AGLI Recortes de Prensa   Domingo 23 Agosto 2015

Cabezazos contra la pared
Alejo Vidal-Quadras www.vozpopuli.com 23 Agosto  2015

Las peripecias del primer ministro griego en su absurda aventura contra la lógica y la evidencia, demuestran que las políticas populistas pueden ganar elecciones en coyunturas de crisis y de desesperación, pero que invariablemente empeoran aquello que supuestamente habían venido a arreglar. Como consecuencia de décadas de comportamiento irresponsable de sus ciudadanos y de venalidad de sus gestores públicos, tanto de derecha como de izquierda, Grecia se encuentra en la ruina, abrumada por una deuda que no puede pagar e incapaz de generar mediante el normal funcionamiento de su economía los recursos suficientes para satisfacer a sus acreedores y mantener un Estado elefantiásico e ineficiente y un sistema de bienestar abusivo.

El problema de la sociedad griega no es la maldad de la Troika y la injusta perfidia del capitalismo, esas son fantasías para movilizar a un electorado sin esperanza, sus graves dificultades derivan de sus propios errores y disparates cometidos durante demasiado tiempo. La libertad de mercado que Syriza combate con estulto ardor proporciona excelentes resultados a los daneses, a los holandeses, a los finlandeses y a los neozelandeses, por citar tan sólo cuatro ejemplos de países en los que unas instituciones bien diseñadas, unos contribuyentes honestos y un modelo productivo competitivo basado en la innovación y en el conocimiento, crean la riqueza necesaria para que sus gentes vivan confortablemente y estén en condiciones además de ayudar generosamente con sus impuestos a los que se encuentren en situación de precariedad o vulnerabilidad.

Aunque es cierto que la entrada de Grecia en el euro fue un error monumental, las consecuencias nefastas de cobijar bajo la misma moneda a hormigas y cigarras son el resultado del despilfarro y la inconsciencia de las cigarras y no de que las hormigas las insten a cumplir con sus compromisos. Tsipras, como todos los colectivistas utópicos, prometió el paraíso y les ha dado a sus compatriotas el infierno. Es un dato objetivo que no hay indicador económico de Grecia que no haya empeorado tras la errática y estúpida etapa de gobierno de Syriza, partido que ha acabado dividiéndose y reconociendo su impotencia al precipitar a los griegos a unas dramáticas elecciones anticipadas. Syriza es un ejemplo paradigmático de cómo los políticos son capaces de estropear aún más lo que ya de por sí va muy mal porque es de cajón que en períodos de penuria y de agobio lo primero que hay que garantizar es la estabilidad y la previsibilidad, condiciones indispensables para que la confianza regrese, los inversores acudan y la población trabaje y se esfuerce en la recuperación. El caos creado por las oscilaciones sin ton ni son de Tsipras, cuya estrategia delirante ha consistido en una combinación incomprensible de intentar lo imposible para contradecirse a continuación, ha arrastrado a Grecia del fracaso en el que ya se encontraba a la quiebra irreversible que ahora padece y la tan cacareada dignidad y soberanía del pueblo griego, que en el imaginario demagógico de Syriza se iba a recuperar gracias a su firmeza frente a Bruselas y Washington, es hoy inexistente porque Tsipras ha convertido a su país en esclavo de los poderes que tanto había denostado.

En España tenemos nuestra versión autóctona de la fórmula que ha hundido definitivamente a Grecia en la miseria y asistimos cada día con asombro a propuestas de medidas que nos sumirían en la pobreza. Tan sólo la posibilidad de que tal horror se materialice repercute muy negativamente en las cotizaciones bursátiles, que es lo mismo que decir en las posibilidades de crecimiento y de proporcionar empleo a los millones de españoles que lo piden angustiadamente. Si la simple amenaza de que Pablo Iglesias y su caterva de incendiarios llegue al Gobierno está ya perjudicando sensiblemente a los bolsillos de las capas de renta modesta y media en España, produce escalofríos pensar que sucedería si esta pesadilla fuese real. La técnica de propinar cabezazos a la pared ha demostrado en Grecia su nula viabilidad, esperemos que los españoles lo hayan constatado y sepan conservar la integridad de sus cráneos.

Carrera por la solidaridad.
Vicente A. C. M. Periodista Digital 23 Agosto  2015

No hay como el periodo preelectoral para desatar la “guerra de propuestas populistas” entre los partidos políticos. Porque ¡Qué fácil es ser generoso con el dinero de los demás! Me refiero a querer disfrazar de sensibilidad social lo que no es sino un arma arrojadiza más con la que atacar al oponente político. Y nadie quiere quedarse como “el malo de la película”. Pero lo realmente patético es que en el esfuerzo por resolver la supuesta marginalidad social de los inmigrantes ilegales, se olvida la de resolver la otra marginalidad social de millones de españoles. Porque en el “papeles para todos” y “sanidad para todos”, se obvia que esa generosidad cuesta ingentes cantidades de dinero que van a ir en detrimento de otras partidas presupuestarias de carácter social o directamente necesitarán del incremento de impuestos para sufragar el gasto.

La gran hipocresía radica en que esa inmigración ilegal es la que representa la casi totalidad de la inmigración que sufrimos no solo en España sino en toda la UE. Estamos ante un problema que afecta a millones de personas que huyen de sus países por muy diversas razones pero que comparten el mismo objetivo, aspirar a una vida mejor, la que han visto en esa Europa rica, próspera y defensora de los derechos humanos con unos sistemas de sanidad y seguridad social inexistentes en los países de donde proceden los inmigrantes. Pero ese sistema tan solidario y generoso no está concebido para ser una ONG global.

La primera sinrazón es que esa inmigración ilegal está, por su propia esencia de ilegal, incontrolada y se está produciendo el rebrote de enfermedades casi olvidadas y el surgimiento de otras nuevas características de otras latitudes. No hace ni días que era noticia la campaña de exterminio de una especie de mosquito llamado “tigre” portador de diferentes patógenos virulentos. Porque antes de dar cualquier tipo de documento acreditativo para dar asistencia sanitaria, lo primero sería identificar el origen de la persona y realizarle un examen de salud general para valorar su estado. Pero no, se trata solo de cubrir el expediente y lanzar un “papelito” o como en España 17 papelitos diferentes si el Gobierno, tal y como ha prometido Mariano Rajoy, no impone una homogeneidad en la solución a adoptar, algo difícil por aquello de haber transferido las competencias en materia de Sanidad.
Publicidad

Y vuelvo al tema de la “sensibilidad social”, patrimonio que quiere apropiarse la izquierda en su intento de marcar a la derecha como el gran tacañón insensible. Quizás sería mejor hablar de “racionalidad” y de “proporcionalidad” antes de querer vender una “igualdad” imposible. Porque no hace mucho estábamos en el debate de si era apropiado pasar factura, aunque no se cobrase, por los servicios sanitarios prestados a quienes no tienen las dichosas tarjetas. Claro que estas eran las de verdad, las que garantizan las prestaciones entre Comunidades autónomas o con otros países de la UE, aunque sea a través de complejos sistemas de resarcimiento de costes.

Hay temas como este que por su gran impacto económico no pueden ni deben ser tratados a la ligera y sí haciendo un análisis en profundidad del alcance de las medidas a adoptar. No se puede dejar que cada Comunidad autónoma haga lo primero que se le ocurra y mucho menos con medidas que comprometan a España ante terceros, sobre todo con la UE. ¿Una atención sanitaria local? ¿Con qué alcance? ¿Bajo qué condiciones y derechos? ¿Con qué limitaciones o sin ellas?

Todas estas cuestiones caso de no tener una resolución adecuada tendrían su posible efecto negativo en la opinión de unos ciudadanos que pueden sentirse agraviados al considerarse superados en derechos por unos “recién llegados”. La xenofobia es un sentimiento tan fuerte o más que el de la misericordia y posible empatía con el sufrimiento de los demás, cuando se está en una situación subjetiva de inseguridad debido a la crisis económica, al paro y al fantasma de la pobreza y de la exclusión social.

Franco, el mejor aliado de Cataluña
Pedro de Hoyos Periodista Digital 23 Agosto  2015

Conste que a mí me daría vergüenza que Belén Esteban fuese un argumento contra los independentistas catalanes. O Kiko Rivera o esta caterva de indeseables morales que asilvestran las tardes de Telecinco… Bueno, pues en el lado catalanista tienen también lumbreras de los que la inteligencia mandaría alejarse, de los que la vergüenza ajena mandaría desentenderese. Karmele Marchante, por ejemplo. A mí me bastaría para pasarme al bando contrario, pero en fin…

La actriz Montserrat Carulla forma parte de esa lista de Artur Mas para conseguir la independencia. Recientemente ha manifestado con gran escándalo mediático que “Franco llenó trenes de gente para diluir a los catalanes”. A pesar del alboroto montado yo le concedo cierta parte de razón. Franco envío trenes enteros al País Vasco y a Cataluña para diluir el nacionalismo catalán, que no a Cataluña. En eso se confunde la actriz con nacionalista intención.

La sombra de una de las estaciones más importantes de España ha acompañado mis primeros años, así que durante mi infancia he visto pasar trenes inmensos llenos de emigrantes con destino al País Vasco y a Cataluña. Y así varias veces al año. Durante muchos años. El andén ferroviario más largo de Europa ha sido pertinaz testigo de la longitud de aquellos trenes. No hay por otra parte más que echar un vistazo a la lista telefónica de Hospitalet o Santa Coloma de Gramanet por ejemplo. Están llenas de esos García y Pérez que sin embargo no aparecen en la lista de Mas.
Publicidad

Claro que Franco quiso diluir, está muy bien escogido el verbo, el nacionalismo, e insisto: no a Cataluña. Y para ello arruinó al resto de España. Hoy millones de castellanos y sus hijos contribuyen al crecimiento y a la riqueza de Cataluña y el País Vasco, y pagan sus impuestos en Cataluña y en el País Vasco en vez de contribuir al crecimiento de Castilla, esa Castilla que para los políticos no existe. ¿Cuándo pagará Cataluña a Castilla por todos esos obreros desplazados forzosamente por Franco, arrancados de campos maltratados, de pueblos sentenciados al abandono por las políticas franquistas? Nunca Cataluña tuvo mejor aliado que Franco, ese Franco que condeno a Castilla a la desindustrialización, al abandono y a la miseria para enriquecer a otros. ¿Cuándo España reconocerá la contribución económica, social y humana a otras regiones de España?

Mientras Franco instalaba la SEAT en Cataluña millones de castellanos estaban mano sobre mano esperando que las autoridades (franquistas, por supuesto) instalaran un tallercito mecánico o una fábrica de material agrícola allí donde tanta mano de obra sobraba por la mecanización del campo… ¡Jamás! Los planes quinquenales de Franco invertían donde no había paro, desplazando forzosamente a millones de castellanos para contribuir a la industrialización de otros, a crear riqueza para otros, a pagar impuestos para otros. ¿Cuándo se compensará a Castilla por haber servido de felpudo a los deseos de Franco y sus ministros de desarrollo? ¿Cuándo se compensará a Castilla por la desertización forzada, cuándo por el abandono, cuándo por el sacrificio de los suyos, cuándo por el empobrecimiento? ¿Cuándo se compensará a Castilla por haber servido, manu militari, al régimen?

Cataluña no ha sido diluida por Franco, ha sido apoyada y fortalecida con millones de emigrantes. Sé que Franco quiso desactivar el catalanismo, una opción política tan represaliada como las demás, pero nunca quiso diluir a Cataluña. Castilla en cambio sí fue diluida. Y la prueba no solo está Hospitalet, Granollers o Gavá. Basta un paseo por los pueblos vacíos de cualquier provincia castellana. En cuantito se acabe agosto, claro.

******************* Sección "bilingüe" ***********************
Cataluña o la inquietante equidistancia

José Rosiñol Lorenzo Periodista Digital 23 Agosto  2015

Antes de nada quisiera comentar un fenómeno muy corriente que por su habitualidad pasa desapercibido para casi todo el mundo, podríamos denominarlo el yin/yang informativo, como es de esperar no tiene nada de inocente ni espontáneo y las declaraciones de algunos políticos sirven de colaborador necesario (a veces sin saberlo siquiera), es algo muy bien orquestado y que se incardina en el plan de demonización de toda información que provenga de “Madrid” (o de “España” para los avezados en el neolenguaje nacionalista), esto es, cuando es imposible centrar el flujo informativo/deformativo en noticias esperpénticas ocurridas en el territorio nacional más allá del Ebro, cuando llega algún tipo de información que favorece de alguna forma a los intereses de los ciudadanos de Cataluña, inmediatamente después es “neutralizada” o bien por una noticia opuesta o por esa otra costumbre de editorializar la misma con una explicación que ha pasado por los órganos de propaganda de la Generalitat.

Pero vayamos a la cuestión central de lo que pretendo tratar en este artículo, parece que la izquierda de nuestro país –bueno, parte importante de ella- sigue jugando con esa especie de equidistancia ingenua que pretende hacer creer que existe una responsabilidad igual ante el problema del secesionismo en Cataluña entre el Gobierno de la Nación y la Generalitat de Cataluña, como si colocar el discurso en el terreno de la candidez política dotase a la misma de una especie de superioridad moral de quien tiene el lujo de convertirse en mero observador, naturalmente detrás de este comportamiento no solo hay un enorme complejo de inferioridad antes un pasado que ya no existe, también hay una más que reprochable utilización electoralista de cuestiones que deberían estar más allá de la arena sociopolítica habitual, pero esto no lo afirmo por una especie de sobredosis patriótica, sino porque está en jeugo la salud de nuestra democracia y, por tanto, de nuestra propia libertad.

Ciertamente, este comportamiento sirve de excusa y legitima el victimismo de los próceres del nacionalismo, sirve de combustible para la justificación de actos y discursos que rozan la legalidad y cuya ética democrática es escasa o nula –la sola tergiversación de los conceptos democráticos ya vislumbran el auténtico espíritu instrumental del nacionalismo-, son piezas fundamentales con las que construir, entre otras cosas, el fenómeno yin/yang del que hablaba al principio, quizás esta estrategia equidistante pueda responder a una percepción atenuada del problema creado por el soberanismo en Cataluña, pero quien crea que el escenario rupturista planteado por Artur Mas y los suyos es un simple problema de “negociación” es que no ha entendido la auténtica naturaleza esencialista y dogmática del separatismo catalán.

Pondré dos ejemplos muy recientes de esta tendencia, el primero entra de lleno en la carrera electoral cara a las próximas Generales y tiene por protagonista a Pedro Sánchez cuando dice que Rajoy “…no ha sabido sentarse en una mesa para hablar del anhelo democrático del pueblo catalán…el mejor aliado de Mas es Rajoy en La Moncloa” y acusó al presidente de alimentar el independentismo de Mas “con su inmovilismo””, inmediatamente después de las declaraciones de Mariano Rajoy –y con el “favor” de Sánchez- TV3 emite las del President Mas, con esa perversa lógica cínica como su mejor instrumento de manipulación, diciendo “…el desafío soberanista se podría haber evitado si Rajoy no hubiera sido presidente de España…” y que, además, la culpa de lo que pasa es de Rajoy porque ya sabía lo de la lista única y no quiso “negociar”.

Si nos damos cuenta, seguimos en la misma dinámica que durante el bipartidismo imperfecto que ha gobernado España durante los últimos decenios, los dos partidos nacionales anteponen su confrontación electoral a las políticas de Estado, ahora cuando estamos ante el mayor desafío democrático desde el 23F, el jefe de la oposición identifica un movimiento vertical, antidemocrático, que apuesta por saltarse la ley y el estado de Derecho con un “anhelo de democracia”, ¿cree realmente el Sr. Sánchez que el problema del nacionalismo catalán es de falta de democracia?, ¿acaso no ve cómo en Cataluña la democracia, las instituciones públicas y privadas están siendo instrumentalizadas con el único objetivo de romper España y obligarnos a dejar de ser lo que somos?, ¿acaso no percibe que lo único que quiere negociar el Sr. Mas es el cómo pero no el qué?, ¿el socialismo no ha aprendido la dura lección con Zapatero cuando cuestionaba en sede parlamentaria el concepto de nación y así dar “vidilla” al nacionalismo pero que la única nación que cuestiona el nacionalismo es precisamente España?

El segundo ejemplo son las declaraciones de Miquel Iceta cuando, refiriéndose a otros dos grupos (PP y C´s), declaró que “…no estaría con quienes fuesen en contra de la identidad catalana…”, naturalmente los socialistas catalanes también están en campaña, pero cabría esperar mayor altura de miras más allá de tratar de situarse (¿de nuevo?) en tierra de nadie recurriendo al lenguaje que nutre la doctrina nacionalista, porque ¿qué significa la identidad catalana?, ¿qué dice el libro de estilo del buen catalán (identitariamente hablando)?, ¿quién dice cómo ha de ser el comportamiento social e íntimo de un individuo para ser considerado identitariamente catalán y que ello presuponga que puede ser atacado por unas inexistentes fuerzas del mal?, ¿acaso la democracia no se basa precisamente en la pluralidad ideológica y política pero también en la diversidad de seres y estares?, ¿acaso la democracia no fue pensada precisamente para defender al individuo frente a las injerencias en sus sagrada esfera privada y en su libertad pública de los poderes públicos y privados?

¿Cuándo los políticos nacionales van a adoptar una amplitud de miras, una perspectiva temporal no mediatizada por el calendario electoral, una mirada como hombres y mujeres de Estado, para alcanzar acuerdos que cimienten una nueva España más democrática, más justa, más incluyente, diversa y europea, una España cuyo relato sea un marco de referencia ilusionante y modelo para todos los que vivimos en este país?.

Mas dedica 200 millones año a financiar la independencia

Jesús Cacho www.vozpopuli.com 23 Agosto  2015

La Diada del 11 de septiembre se ha puesto en marcha en pleno sofoco agosteño, que las cosas no se improvisan, aunque parece que, de momento, el personal no está muy animado, tal vez por eso mismo, por la caló, que los organizadores sólo tienen cubiertos 2,2 kilómetros de los 5,2 con que cuenta la Meridiana, el gran teatro en el que la Cataluña secesionista quiere dejar boquiabierto a medio mundo. El temor de los organizadores de la cosa que es, como la Diada coincide con el arranque de la campaña para la consulta del día 27, muchos independentistas simpatizantes de otras candidaturas, mayormente de izquierdas, se nieguen a hacerle el caldo gordo a Arturo, Oriol y demás familia, a oficiar de comparsas en la macromanifa de la Assemblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium Cultural, criaturas, como todo el mundo sabe, engendradas y mantenidas por la Generalitat hasta el punto de que sus ex presidentas, Carme Forcadell y Muriel Casals, figuran en la lista “Junts pel sí” en la que Artur Mas viaja emboscado en el número 4, todos por debajo de Romeva, el aparatoso hombre de paja que la comanda.

Un tal Jordi Sànchez, nuevo presidente de la ANC, ha dicho que de momento sólo hay 170.000 inscritos, y que “eso no es suficiente”, pues el año pasado lo hicieron 550.000 personas. “No nos conformamos”, afirma, gallardo, Sànchez, que para animar al gentío ha puesto en marcha una campaña publicitaria “que ha costado 200.000 euros” según la prensa catalana, una cifra que ha provocado la carcajada de quienes conocen la pasta que se mueve por las sentinas del independentismo. En realidad Sànchez y su gente lo tienen fácil: todo consiste en llamar a Blue State Group, la firma de estrategia digital de Joe Rospars –responsable de las campañas electorales de Barak Obama o Dilma Rousseff, entre otras-, y dar la voz de alarma. Ellos son los que el año pasado dirigieron en la sombra con precisión de cirujano La Diada de 2014, un éxito de movilización. Ellos dan las pautas, destilan los mensajes, deslizan las provocaciones, encienden los motores, marcan los tiempos y dicen cuándo hay que apretar el acelerador. Ellos son auténticos maestros en el arte de movilizar grupos humanos. “Our work inspires and movilices people”. No son baratos: nada menos que 100.000 dólares diarios como pauta. Un lujo que sólo se puede permitir una Generalitat quebrada, hasta el punto de que el Gobierno Rajoy, que ha querido contratarlos para dirigir la inminente campaña del PP a las generales de noviembre, ha tenido que abandonar la idea: demasiado caros.

A Mas, aliviado de la presión de tener que cargar con impuestos al personal que vive más allá del Ebro, el dinero parece salirle por las orejas. Miembros del aparato del Estado aseguran en privado que, a partir de 2013, la Generalitat viene inyectando no menos de 200 millones de euros al año a la causa independentista, 200 millones que Mas y su Govern detraen del dinero que los PGE destinan a Cataluña y que en lugar de invertirse en Educación o Sanidad se van a financiar el Estadito clientelar paralelo que el secesionismo ha creado y del que ya vive mucha gente, cuya misión esencial no es gestionar el día a día de los ciudadanos de Cataluña, sino poner en jaque al Gobierno central. “Ese dinero explica fichajes como el de Blue State Digital, o el lobby Independent Diplomat del británico Carne Ross, responsable en parte del despliegue que vienen efectuando en el exterior, con la presión constante que ejercen ante cancillerías de todo el mundo, particularmente europeas, o las asesorías de todo tipo, agencias de comunicación, el ejército de robots y perfiles falsos en las redes sociales, la compra de medios de comunicación… Por no hablar del mantenimiento de la ANC, Òmnium y demás parafernalia, todo para poner en jaque a un Estado aparentemente indefenso, al que obligan a un agotador juego de perro guardián a través de las embajadas, dedicadas estos años a contrarrestar ese juego de iniciativas subterráneas, a tapar los túneles que la deslealtad de Mas le abre al Estado”.

Es la realidad de un Estado obligado a jugar a la contra de un Estadito que funciona en paralelo con el dinero que le proporciona el primero. “Es una aventura muy compleja [la independencia] que necesita mucho dinero, voluntarios y dinero”, como dijo la buena de Casals, la ex de Òmnium. Sobre todo dinero. La pasta dedicada a financiar la ensoñación nacionalista de la burguesía de CDC podría explicar el hecho de que Cataluña se encuentre a la cola de España en lo que a gasto social se refiere. Un estudio de la conselleria de Economía de la propia Generalitat, incluido en la última “Nota de Coyuntura Económica” publicada este mes, asegura que “Según datos de 2012, el gasto de Cataluña en protección social fue de 43.034 millones de euros, cifra que representa un 22,3% del PIB. Este porcentaje es inferior a la media española (25,9%), de la UEM-18 (30,4%) y de la UE-28 (29,5%)”. Los datos de 2012 son consecuencia, entre otras cosas, de la decisión de Mas de, en pleno 2011, lo más duro de la crisis, recortar la renta mínima de inserción (PIRMI), dejando sin los 645 euros de ayuda a un 25% de los que hasta entonces la recibían. Había que ahorrar para financiar la secesión. El recorte del molt honorable se ha mantenido a lo largo de 2013, 2014 y 2015. Son esos pequeños “detalles” que parecen ignorar los Romeva de turno, los marxistas desorejados que alegremente forman la cohorte acrítica que escolta el nacionalismo rancio y reaccionario de don Arturo y los suyos.

Avanza la deslocalización de empresas
Es verdad que, como dice propio estudio de la consellería de Economía, “las prestaciones sociales tienen un papel fundamental en la redistribución de la renta y en la reducción de la pobreza” pero, pelillos a la mar, ¿qué supone la pérdida de esa prestación para la gente más humilde, cuando lo que está en juego es la independencia de la patria inventada? Una más de las contradicciones del prusés, difícilmente entendibles en cualquier democracia al uso. “Casi mil empresas se han deslocalizado de Cataluña desde que se ha iniciado el proceso soberanista”, ha advertido esta semana Josep Bou, presidente de Empresarios de Cataluña, la patronal de las pymes catalanas. “Cuando se constata que ese camino conduce a la nada, las preocupaciones crecen y la deslocalización también (…) Los empresarios ya sabemos el daño que Mas ha causado y no queremos pensar lo que sería la independencia: un verdadero disparate”.

El trabajo de los embajadores de España en el exterior es, con todo, relativamente sencillo, pues consiste en explicar que en la deriva del nacionalismo hacia el precipicio de la independencia no se encuentra ningún genuino intento por mejorar las condiciones de vida de los catalanes, muy castigadas, como la del resto de españoles, por la crisis (dificultades más fácilmente superables juntos que separados, como es fácil imaginar), sino la necesidad de evitar dar explicaciones ante los electores por el fracaso del Govern a la hora de gestionar la crisis y gobernar para todos los catalanes, y, en última instancia, el deseo de huir de las responsabilidades penales derivadas de la corrupción en que ha venido nadando Convergencia (con Jordi Pujol a la cabeza) y la elite política nacionalista.

Según el estudio “Regional Governance Matters: Quality of Government within EU Member States”, de abril de 2013, documento oficial de la UE, obra de Charron, Dijkstra y Lapuente (Universidad de Goteborg), Cataluña ocupa el puesto 130 en la clasificación de los Gobiernos regionales más corruptos y es la última de la península, por detrás de Galicia (69), Madrid (115) y Andalucía (120). La breve presentación en distintos idiomas del informe señala que “El índice europeo de la calidad del Gobierno (EQI, en inglés) para los 27 países de la UE, entendido como baja corrupción, servicios públicos imparciales y estado de derecho, muestra variaciones notables dentro de los diferentes Estados: mientras que algunas regiones con un alto desempeño en Italia y España (por ejemplo, Bolzano o País Vasco) están clasificadas entre las mejores de la UE, otras muestran un pobre desempeño por debajo de la media en la Unión (caso del Veneto o Cataluña). El índice está altamente relacionado con los niveles de desarrollo socioeconómico y de confianza social, aunque la descentralización política no está vinculada a una mejor calidad del Gobierno”. Blanco y en botella.

Movilizar a la Cataluña silenciosa
Llega el momento de la verdad, el momento de confrontar con los electores esa anomalía –en realidad auténtica perversión- democrática que es hoy Cataluña. Artur Mas se encuentra justo al borde del precipicio. Que caiga o no al vacío dependerá de lo que ocurra el 27-S, lo que a su vez dependerá de la movilización de la Cataluña silenciosa por parte de los partidos constitucionalistas y de la carne que, por una vez, el Estado, es decir, el pusilánime Gobierno Rajoy, sea capaz de poner en el asador catalán. Recursos tiene para aburrir. Si no logra un resultado que pueda vender como un éxito indiscutible, Arturito estará muerto y el independentismo recibirá un golpe capaz de ponerle contra las cuerdas durante años. De ahí la importancia del envite del 27-S. Con una participación del 60/65%, la mayoría separatista en el parlamento catalán estará garantizada, como ayer afirmó en El Escorial José Ramón Bosch, presidente de Societat Civil Catalana.

Las dádivas al separatismo catalán están ya fuera de lugar. Los paños calientes tendentes a reconciliar al independentismo mediante concesiones fiscales o más cesiones políticas están condenados al fracaso, puesto que ellos ya no están ahí. Las políticas deberían orientarse ahora a fortalecer y rescatar de la cloaca de la demagogia separatista a los millones de catalanes asustados y/o aturdidos, también confundidos, emprenyats incluso, que aún no se han rendido de una forma explícita al nacionalismo, desplegando ante ellos la oferta de una España integradora, más próspera, más libre, más democrática y más justa. Una España que en nada debería parecerse a la desnortada y corrupta que ahora padecemos. La única forma que se me ocurre para rehacer los puentes sentimentales con Cataluña dañados o destruidos, es haciendo posible entre todos esa España digna de ser vivida. Una España reconciliada con la regeneración democrática. ¿Es tan difícil de entender, señor Rajoy?

Subidas de sueldo y enchufes: los nuevos políticos siguen en lo mismo
Jorge Solís www.vozpopuli.com 23 Agosto  2015

La polémica sigue sobrevolando a los ejecutivos regionales: subidas de sueldo, asesores sin experiencia, cargos sospechosos de corrupción, amiguismo, gente de dudosa capacidad para asesorar o enchufismo de compañeros sin cargo… la historia de nunca acabar.

A punto de cumplirse los tres meses de las elecciones del 24-M, que dieran entrada a la ‘nueva política’ en los ayuntamientos de todo el país, las cosas parece que no han calado en algunos sitios. En estos tres meses de nuevas caras, las viejas costumbres que tanto logran enfadar a los votantes siguen a la orden del día. Y es que la polémica sigue sobrevolando los ayuntamientos: subidas de sueldo, dedazos, amiguismo y clientelismo político, asesores sin experiencia o de dudosa capacidad para el cargo...

Pese a que alguno pudiera pensar que las pasadas elecciones cohibirían a los partícipes de la 'vieja política', nada más lejos de la realidad, siguen al pie del cañón. Y es que no se libra nadie, desde los afianzados alcaldes del bipartidismo que copan la mayoría de los casos, hasta los aislados, pero existentes, desmadres de algunos representantes de la nueva política. Algo para lo que no han esperado demasiado. Desde el primer pleno tras su investidura, muchos alcaldes han hecho una declaración de intenciones directa: subirse el sueldo.

Incremento salarial
Hasta la fecha, según las informaciones que se han ido publicando en los diarios de todo el país, hay al menos 40 ayuntamientos cuyos regidores se han subido el sueldo, en los que los incrementos van desde los 2.000 euros al año en el caso del primer edil de Benejúzar (5.000 habitantes), a los 38.745 euros que se ha subido -cobrará 84.500 euros anuales- respecto a la anterior legislatura el alcalde popular de Pelayos de la Presa, Antonio Sin, una localidad de algo más de 2.500 habitantes y cuyos planes respecto a su retribución no fueron mencionados de ninguna forma durante la campaña electoral, según detallaba el diario El País.

La media de la subida de sueldo entre los primeros ediles está en torno a los 10.000 euros anuales, siendo algunos casos estas subidas de algo más de 200 euros al mes en 14 pagas, y, en algunos casos, de más de 20.000 euros anuales, lo que supone más de 1.000 euros al mes de subida en el salario. Las formaciones que más casos de subida de sueldo tienen son el PP con 15, el PSOE con 11, en algunos casos gracias a los apoyos de Coalición Canaria e Izquierda Unida, que también se benefician de las subidas, y PNV, con 5 casos de alcaldes que se suben el sueldo.

Entre los casos más destacados, además de los 38.745 euros del alcalde de Pelayos de la Presa, está la subida de sueldo de los alcaldes de PNV de 20.000, 10.000 y 22.000 euros en Arrigorriaga, Beasain y Azkoitia, que se subían el sueldo por la "singularidad vasca" entre gritos, en el caso de Arrigorriaga, de "sinvergüenza" y "chorizo" por parte de los vecinos. También está el caso del alcalde de Brunete, que se ha subido el sueldo un 33%, hasta los 37.900 euros brutos anuales, pese a estar imputado por intentar sobornar a una concejal de UPyD, alegando que su salario "está por debajo de la media". O el alcalde socialista de Baena, que se subió 9.000 euros el sueldo nada más llegar al cargo, excusándose al decir que dicho salario está dentro del límite impuesto por el Gobierno de Rajoy.

Además, cabe destacar otro caso particular, el de la alcaldesa de Getafe, la nueva secretaria del PSM, Sara Hernández, que pese a no registrar una subida de sueldo -el anterior alcalde cobraba 700 euros al mes más que ella-, rompió, según la marca de Podemos en la ciudad, Ahora Getafe, su acuerdo firmado bajo notario sobre su salario y pactó con el PP tras ser investida un sueldo mayor del acordado -4.500 euros mensuales frente a los 2.500 que le pedía la agrupación-, lo que provocó las críticas del nuevo partido.

Asesores
Pero la cosa no se queda solo en el sueldo, y es que si hay algo que indigne más al electorado que la subida de los salarios de los alcaldes, son los enchufes que se ejercen desde los consistorios. No es ningún secreto que la figura del asesor, pese a que es usada correctamente en muchos ayuntamientos, se utiliza en multitud de ocasiones para situar en cargos de confianza remunerados con dinero público a personas del partido que se han quedado sin cargo en los anteriores comicios electorales y, por lo tanto, sin salario.

Precisamente esta situación la denunciaba hace una semana CGT, según recogía el diario Economía Digital, los partidos en la Diputación de Barcelona ya han nombrado a los primeros 37 asesores -pueden nombrar hasta un máximo de 92, que percibirán entre 3.506 y 4.643 euros brutos al mes por 14 pagas-, siendo en su mayoría dirigentes que han perdido su escaño o miembros del partido colocados para que la formación pueda ahorrarse el sueldo a cargo del partido, y que, en muchos casos, "no hacen ningún tipo de asesoramiento ni tienen ninguna obligación de pisar la Diputación", explicaban al diario desde el sindicato.

Un caso que sirve de ejemplo en este campo es el del Govern balear del PSOE que, desde que llegó al poder, sus asesores han sido el foco de la polémica, que ha estado a punto de costar el apoyo de Podemos, indignado con los nombramientos. En primer lugar, el Govern nombró asesor en la consellería de Salud a Jordan Thomas Llamas, un joven de 20 años sin estudios superiores ni experiencia, que fue número tres de los socialistas en las municipales de Santanjí (Islas Baleares), en la candidatura que encabezó Juli Fuster, pareja de la actual consejera de Salud, Patricia Gómez, y que también ha sido fichado para la consellería como director del Servicio de Salud balear (Ib-Salut).

Jordan Thomas, que habría recibido un salario bruto como asesor de 46.283 euros anuales, presentó su dimisión después de que Podemos pusiera en duda el nombramiento, tanto C's como PP se sumaron a las acusaciones de "enchufismo" del Govern, que tras las críticas por el nombramiento del hijo del vicepresidente primero del Parlament, Vincenç Thomas, como asesor de la consellería de Trabajo, Comercio e Industria, decidió publicar en su página web los curriculum de todos sus asesores, con el fin de zanjar la polémica generada con sus cargos de confianza.

Otro caso es el ha tenido lugar en la Diputación de Cádiz, donde el PP ha pedido a la presidenta socialista de la institución el cese como asesor de Francisco Collado, que fuera destituido como asesor del Ayuntamiento de Sanlúcar "después de que el Consistorio le adjudicara a una empresa vinculada personalmente un contrato de 18.000 euros más IVA para la realización de las Escuelas municipales de verano y otras vacaciones", según aseguraba el portavoz del Grupo Popular. Además, el portavoz también ha denunciado que en dicha institución, el Partido Andalucista haya contratado como asesor al secretario general andalucista, Antonio Jesús Ruiz.

Un exalcalde socialista que dejó endeudado a su ayuntamiento ha sido nombrado asesor de Hacienda en la Diputación de Sevilla
Sin salir de la Comunidad encontramos otro caso que ha llegado a los medios: el de la Diputación de Sevilla, que según detallaba el diario El Mundo, había fichado como asesores a una veintena de alcaldes y exalcaldes socialistas como asesores con "dedicación plena", algo difícil de compaginar para aquellos alcaldes que están ejerciendo en la actualidad. El presidente de la diputación aseguró que esta contratación se realizaba por la "experiencia" de los mismos al frente de sus consistorios. Además, entre estos alcaldes designados en la Diputación hay un caso que genera algunas dudas: el socialista Jerónimo Guerrero, exalcalde de Coronil, ha sido asignado como nuevo asesor del área de Hacienda con un sueldo anual de 40.758 euros. Hasta ahí todo normal, pero es que Guerrero, según los datos oficiales del nuevo Gobierno del consistorio, dejó una deuda en su municipio que supone un 150% del presupuesto municipal.

Pero estos no son los únicos casos, ni siquiera en Andalucía. Volviendo a Cádiz, el alcalde, José María González, conocido como Kichi, ha sido criticado por hacer un proceso de contratación abierto en el que ha acabado contratando como asesores a personas cercanas a su formación porque en las bases del concurso se evaluaba la trayectoria como activista o la "confianza política", según detalló el propio alcalde. No es la única polémica de las formaciones vinculadas a Podemos en materia de asesores. Además del criticado caso de Manuela Carmena y el marido de su sobrina, situado al frente de Ifema, la formación vinculada al partido de Iglesias, Guanyar-Podemos en el Ayuntamiento de Alicante, con seis ediles, se ha asignado un total de 12 asesores.

Guanyar-Podemos en el Ayuntamiento de Alicante, con seis ediles, se ha asignado un total de 12 asesores
Además, existen otros nombramientos cuanto menos curiosos, como el testigo clave en el caso de los cursos de Formación, Carlos Cañavate, que declaró sobre las irregularidades con las que se encontró en la adjudicación de ayudas en las enseñanzas a desempleados cuando fue nombrado director general de Formación Profesional para el Empleo de la Consejería de Educación, y que llegó a calificar la gestión y el control de las mismas como "desastrosa", ha sido nombrado asesor del Ayuntamiento de Marbella. O el caso de Vicente García, exconcejal del PP, que ha sido nombrado por el PSE como asesor en el Ayuntamiento de San Sebastián.

Y entre tanta vieja medida, la nueva política quiere abrirse camino. ¿Nuevos tiempos? Habrá que hacer balance cuando pasen las elecciones y la presión del poder se calme. Aunque, de momento, hay algunos ayuntamientos que ya han demostrado su descaro o falta de empatía con sus electores, al hacer de su 'vocación por la ciudadanía' una fuente de ingresos.

Cada vez más catalanes pierden el miedo a la 'muerte civil', a ser señalados
Josep Ramon Bosch, la rebeldía frente al independentismo
El presidente de 'Societat Civil Catalana' repasa este sábado en El Escorial la actividad de la entidad en su primer aniversario. Hace un llamamiento a la participación electoral el 27-S.
Rosalina Moreno Gaceta.es 23 Agosto  2015

“Se plantaron frente a mi casa 40 energúmenos durante tres horas para atemorizarme y que me fuese de mi pueblo por fascista y por españolista”. Josep Ramon Bosch, presidente de Societat Civil Catalana (SCC), decidió revelarse contra el independentismo a raíz de este incidente que sufrió en marzo de 2014, en Santpedor, según relata a GACETA.ES.

Confiesa que “fueron las amenazas” las que le empujaron a crear Societat Civil Catalana. “Pensé 'esta mala gente no me va a echar de mi tierra'. Dije a mi familia que estos hijos de su madre a mí no me atemorizaban y decidí dar públicamente el paso y ponerme al frente de esta plataforma antiindependentista”, desvela.

Además: Mas concita la respuesta civil contra la secesión
Ocurrió tras haberse venido significando, desde septiembre de 2013, en contra del separatismo. “Soy historiador y un día me llamó un amigo, que también lo es, contándome que en Cataluña iban a hacer un simposio llamado España contra Cataluña y que teníamos que hacer algo para intentar, como mínimo, revertir lo que se iba a decir allí, y así lo hicimos.

Un año de 'Societat Civil Catalana en Cataluña y España
Este sábado ha pronunciado en San Lorenzo de El Escorial (Madrid) la conferencia ‘Un año de Societat Civil Catalana en Cataluña y España’.

Además: ‘En Cataluña, la mayoría no apoya el proceso independentista’

Organizado por la Asociación de Abantos y en colaboración con el Ayuntamiento de San Lorenzo de El Escorial, en el evento Bosch ha repasado la actividad de la entidad desde su creación.

Se gestó para advertir de que la mayoría de la sociedad catalana está en contra del desafío soberanista; y denunciar, entre otras muchas cosas, adoctrinamiento masivo en los colegios de Cataluña; manipulación por parte de la televisión pública catalana; y que el presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha creado una fractura social sin precedentes en Cataluña.

Sus promotores ya han mantenido encuentros con los líderes políticos catalanes, así como con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el líder de la oposición, Pedro Sánchez, e incluso han alertado a los embajadores de otros países en España de la realidad en Cataluña para combatir la secesión.

Societat Civil Catalana ha mostrado su capacidad de movilización en la sociedad catalana en los tres grandes eventos que ha organizado, coincidiendo con tres fechas tan señalas como el 11 de septiembre (Diada de Cataluña), el 12 de octubre (Fiesta de España) y el 6 de diciembre (Día de la Constitución).

Ahora está preparando la cumbre ‘La memoria catalana a debate’ que llevará a cabo el próximo 9 de septiembre para "desmitificar el 11 de septiembre de 1714 y poner en valor el 11 de septiembre de 1977". Tendrá lugar en La Pedrera (Barcelona) y contará con la intervención de historiadores y catedráticos.

Su camino no ha sido fácil, porque significarse en contra del ‘proceso’ es sinónimo de “franquista, fascista y quintacolumnista". Según cuenta Josep Ramon Bosch, “si uno no es de la tribu, le posicionan como una persona deplorable, antidemócrata y que no está con esa mayoría que creen que son, aunque no sea así”. Sin embargo, en los últimos meses numerosos catalanes también han decidido plantarle cara a la secesión.

Han surgido más asociaciones antiindependentistas, algunas de ellas vinculadas a Societat Civil Catalana como, por ejemplo, una agrupación de jóvenes que avisa del fin del silencio y del miedo a las represalias y se sublevan contra el adoctrinamiento y la politización nacionalista.

“No queremos limitarnos a reaccionar contra el independentismo y el nacionalismo, sino explicar que la Cataluña que han fabricado y que pretenden dejarnos no nos gusta y no la queremos”, ha señalado a este diario Isabel Porcel, una joven de 27 años abogada y periodista, coordinadora de Jóvenes de Societat Civil Catalana.

La agrupación se presentó a la sociedad el pasado 21 de mayo en Barcelona y en junio alzó la voz en la capital de España "para que se sepa también en Madrid que es falso que la juventud catalana es independentista", como quieren dar por hecho los nacionalistas.

Además: Los jóvenes alzan la voz contra el separatismo
Asimismo, “por el bien del Barça y con el objetivo de fomentar respeto a los demás, el esfuerzo, la humildad, el trabajo en equipo” socios de SCC y simpatizantes de la entidad europeísta constituyeron en vísperas de la final de Copa la Penya blaugrana Per a la Concèrdia.

Coordinada por el vocal de la Junta Directiva de la entidad, Sixto Cadenas, en ella “tiene cabida todo el mundo, gente de izquierdas, de derechas, nacionalistas, no nacionalistas, unidos en torno a los citados valores”, apunta Juan Arza, impulsor de SCC.

Otras plafaformas son Somatemps, Libres e Iguales, Grupo Delta, D'Espanya i catalans, Puerta de Brandemburgo, Catalanes Universales, Ágora Socialista o Empresaris de Catalunya. Todas ellas con el denominador común de ser profundamente catalanes, pero no nacionalistas.
Sus logros

Entre las iniciativas que ha llevado a cabo en este primer año Societat Civil Catalana destacan, por ejemplo, sus 50 propuestas antisecesionistas. La petición de la capitalidad compartida con Barcelona, llevar allí el Senado o el Constitucional y celebrar algún que otro Consejo de Ministros son algunas de las iniciativas para la unión fraternal de todos los pueblos de España que la plataforma anunció el pasado noviembre y prevé trasladar personalmente al Rey.

La entidad ha llevado a cabo una contraofensiva diplomática frente a la independencia. Durante su andadura ya ha consechado un galardón del Parlamento Europeo por promover valores como "la concordia, la convivencia, el respeto, la tolerancia, la libertad de expresión y el diálogo".

Asimismo, viajó el pasado junio a EE UU para dar a conocer sus objetivos y explicar la situación política de Cataluña, en particular, y España, en general, en el extranjero. Con ello, trató de contrarrestar la imagen de "un loquito fanatizado'' que Artur Mas dio en abril en la Gran Manzana.

Además: Mas compara el 11S con la Guerra de Sucesión de 1714
También, dos de sus promotores, Juan Arza y Joaquin Coll, han sacado un libro para desmontar ‘las falacias’ del soberanismo, titulado ‘Cataluña. El mito de la secesión’ (Almuzara).

Ahora, la plataforma está volcada en tratar de "activar a la ciudadanía para que participe en las urnas" el próximo 27-S. Llama a la participación electoral a favor de los partidos que defienden la concordia y la convivencia entre los catalanes y de éstos con el conjunto de los españoles.

 


Recortes de Prensa   Página Inicial