AGLI Recortes de Prensa   Lunes 30  Novietubre  2015

La deuda de Rajoy arruinará a varias generaciones
Roberto Centeno El Confidencial 30 Noviembre 2015

El enorme volumen de deuda contraída por el Gobierno de Rajoy y ya imposible de devolver arruinará el futuro de varias generaciones de españoles. Una legislatura en la que el inmenso poder que acumuló el PP y que habría podido utilizarse para solucionar los graves problemas generados por su predecesor fue empleado para todo lo contrario. Ha conseguido algo que se consideraba imposible: hacer bueno al indigente mental José Luis Rodríguez Zapatero, y a su equipo tan incompetente y tan zafio que mas parecía haber salido de un vertedero.

Rajoy, el jefe de Gobierno mas mentiroso de Europa, repite cada día que solo él es garantía de solvencia. Es imposible mayor cinismo y mendacidad. El próximo lunes, detallaré la desastrosa herencia de Rajoy pero, como acaba de denunciar la Comisión Europea, España es uno de los países de la UE con más desequilibrios económicos, el que mayor paro tiene doblando el límite impuesto por la Comisión (el 10%) y que esta califica de “alarmante” . Y lo que es peor: "La mejora del paro no se ha traducido en una mejora de los indicadores de pobreza”.

La deuda externa, la mayor del mundo desarrollado con un 94,1% del PIB, es el triple que el límite máximo. Y ya el colmo: en contra de las mentiras del Gobierno, España está perdiendo cuota exportadora a chorros, un 11,5% en los últimos años (del 1,9% del comercio mundial al 1,7% con Rajoy), y es el quinto país con menor crecimiento de las exportaciones de la UE. La Comisión analizará a España en febrero para ver si la sanciona por los desequilibrios excesivos. ¡Y el mentiroso compulsivo de Rajoy vendiendo recuperación y 'experiencia'! Su única 'experiencia' es el apego al cargo.

Rajoy ha arruinado a las generaciones futuras
La deuda del Estado en circulación a octubre de 2015 ha crecido un 57% desde que Rajoy llegó al poder. Nunca, ni en la historia de España ni de Europa, un Gobierno había incrementado tanto la deuda en un periodo tan corto. En cifras absolutas, la deuda total o pasivos en circulación del conjunto de administraciones públicas (AAPP) a junio de 2015 ascendía a 1,45 billones de euros, ¡500.000 millones de euros más que en 2011! Pero es que, además, durante el mismo periodo, la riqueza destruida en relación al PIB nominal de 2011 ha sido de 96.000 millones de euros. Es el gran legado de Rajoy y de quienes le votan.

Resulta grotesco que Rajoy y sus secuaces utilicen como gran baza electoral la patraña de que nos ha sacado de la crisis (en 2015, por cada euro de PIB creado nos han endeudado en 4,1, deuda que ha impulsado el consumo interno, único motor del crecimiento porque el sector exterior resta en lugar de sumar). A los únicos que el presidente ha sacado de la crisis ha sido a las cajas y bancos europeos que financiaron la burbuja inmobiliaria, a los oligarcas del Ibex, a los que ha pagado con dinero público todos sus agujeros. Y ahora Rajoy y Susana Díaz pretenden salvar Abengoa, la empresa que más subvenciones ha recibido en España, pagando con dinero público un agujero de 27.000 millones.

Pero es que el tema es peor. En Abengoa, como en la cajas, los barones del PP y del PSOE han tenido puestazos con sueldos de lujo por conseguirles las subvenciones (Borrell, consejero y presidente del Comité de Tecnología y Estrategia con un par, Arenas y otros). Y lo que ya es el colmo, Equipo Económico (antes Montoro Asociados) ha sido su gran asesor. Y aquí no hay sobres de 25.000 euros como los que Bárcenas repartía a la cúpula del PP, sino dinero de verdad, cuyo presidente actual, Martínez Rico, exsecretario de Estado de Hacienda con Aznar, es también consejero de Abengoa. Un caso particularmente escandaloso fue el enfrentamiento de Montoro y Soria en el Consejo de Ministros por un decreto de renovables que Montoro quería publicar y Soria demostró que lo había redactado Abengoa. ¡Rajoy zanjó el tema a favor de Montoro!

A mediados de 2012, Rajoy tuvo la posibilidad de pedir un rescate como haría Grecia, en el que a cambio de una reducción del déficit público habría conseguido una enorme quita de deuda. En el caso de Grecia, la quita fue del 70%, pero aunque en el caso de España, cuya economía es cinco veces la griega, la quita hubiera sido menor, con un 50% habría sido de casi 500.000 millones de euros. Y el insensato de Rajoy la rechazó porque no estaba dispuesto a reducir ni un euro el despilfarro de las AAPP. La razón que dio es que así ha evitado recortar pensiones, sanidad y educación, la mentira más grande jamás contada porque acabaría recortando pensiones de viudedad y orfandad, sanidad y educación, pero sobre todo porque para cumplir con los requisitos del rescate bastaba haber eliminado las duplicidades entre AAPP.

Lo que sucedió en realidad fue algo muy diferente. Merkel pidió a Rajoy que no solicitara el rescate porque el BCE iba a lanzar un programa masivo de expansión monetaria y le prestaría a España todo el dinero que necesitara y, además, iba a reducir drásticamente la prima de riesgo, pero, eso sí, la Sra. Merkel le puso a Rajoy una condición inaudita: devolver a las cajas alemanas, francesas y holandesas que tan irresponsablemente habían financiado la burbuja inmobiliaria hasta el ultimo euro. Esto no ha ocurrido en ningún otro país del planeta, donde todos los bancos han tenido que asumir fuertes pérdidas por su insensatez. El caso más extremo seria el de Islandia, que no devolvió un solo euro a los bancos ingleses que se lo habían prestado.

Rajoy aceptó encantado pues evitaba el rescate vendiendo como heroico algo que nos llevará a la ruina, y pasaba a disponer de una masa de dinero ilimitada. El desastre para los españoles no pudo ser mayor. El rescate habría supuesto una quita de deuda de 470.000 millones de euros más unos 100.000 millones que se devolvieron a las cajas alemanas, francesas y holandesas. En total, 570.000 millones de euros ha costado a las generaciones futuras el disparate histórico de este irresponsable, pero como la mayoría no se entera, a Rajoy le daba igual. Además, con el dinero sin control del BCE, el despilfarro continuó a toda máquina.

El incontrolable déficit público
En ningún año desde que gobierna Rajoy se han cumplido los objetivos de recorte de déficit. En el primero, 2012, el déficit sería del 10,4%, superior al del indigente mental en 2011, que fue del 9,5%, y casi el doble del que se había fijado como objetivo. En 2013 después de la mayor subida de impuestos de nuestra historia: ¡2.100 euros al año más por familia!, el déficit bajaría al 6,9% porque respecto a recortar gasto público improductivo o duplicidades entre AAPP Rajoy fue contundente: “Eso no se toca” diría. En 2014 el objetivo de déficit era del 5,5% y también fue incumplido.

En 2015, y por muchas trampas que haga Montoro, el déficit será superior y no inferior al de 2014 como consecuencia de los incumplimientos masivos de las CCAA y de la Seguridad Social, cuyos déficits están fuera de control. En 2014, el déficit oficial fue de 60.187 millones de euros, y hoy, a poco más de un mes del final de 2015, el déficit más probable está entre los 63.000 y los 65.000 millones de euros. En 2016, el objetivo de déficit fijado por Bruselas es del 3%. Pura ciencia ficción, a no ser que gane las elecciones Ciudadanos, en cuyo caso el recorte de gasto político y las duplicidades entre AAPP puede ser espectacular.

Y las cosas se van a poner peor. Mientras que en EEUU los tipos de interés están a punto de subir, en la eurozona van a seguir bajando. Se espera que en la reunión del próximo 3 de diciembre el BCE baje de nuevo desde 10 puntos básicos hasta 30 puntos básicos negativos, ¡en vez de cobrar, pagarán por prestarnos dinero! O sea, el paraíso para los gobiernos despilfarradores y corruptos como el nuestro. Además, es también probable que el BCE extienda su expansión monetaria hasta finales de 2017. En el momento actual, están comprando activos por valor de 60.000 millones de euros al mes, en román paladino: barra libre sin control alguno. ¡Viva la fiesta! Ya la pagaran nuestros hijos y nietos.

En términos de balanza comercial, el euro se estima que irá a 0,95 frente al dólar en 12 meses (1,059 hoy), lo que, en contra de lo que muchos piensan, perjudica más que beneficia a nuestra economía porque el grueso de nuestras exportaciones va a la eurozona o a países con monedas que también se depreciarán respecto al dólar. Y, sin embargo, nuestras importaciones de petróleo, gas y otras muchas se encarecerán y, lo que es más grave, el dinero saldrá de Europa en busca de activos que ofrezcan rentabilidades no negativas. Los bancos españoles que recibirán un río de dinero del BCE invertirán el grueso fuera y no en pymes y autónomos. En conjunto, es el disparate nacional, con una deuda que caerá como una losa sobre nuestros hijos y nietos, estamos haciendo de locomotora de Europa comprándoles de todo.

No necesitamos más gasto público en educación
Juan Ramón Rallo Libertad Digital 30 Noviembre 2015

Todos los partidos políticos están centrando una parte significativa de su campaña electoral en sus propuestas para reformar el sistema educativo. La idea central sigue siendo la misma desde hace lustros: incrementar el gasto público para que la escuela pública cuente con mayores recursos. En esta campaña, además, se ha incorporado la idea de que las administraciones públicas deban ofrecer plazas escolares hasta los 18 años. Al parecer, pues, los problemas de la educación española pasan por inflar el presupuesto público: la voracidad de la burocracia educativa no se sacia nunca.

Sucede que, hace apenas unos días, la OCDE publicó su famoso informe Education at a Glance correspondiente a 2015 y la radiografía que se desprende de él no casa en absoluto con el diagnóstico que están efectuando nuestros políticos. A la postre, no es verdad que la educación pública española esté exageradamente infrafinanciada ni que, en consecuencia, cuente con menores recursos que en el resto de la OCDE.

Así, el gasto público por estudiante sólo está ligeramente por debajo de la media de la OCDE (página 251 del informe): en 2012 ascendió a 9.004 dólares por estudiante (frente a 9.317 en la OCDE). Ahora bien, si ponemos este gasto por estudiante en relación a nuestra renta per cápita, estamos ya gastando más que la media: el gasto por estudiante representa el 28% de nuestra renta per cápita, frente al 27% de la OCDE o de la mismísima Finlandia (p. 221).

Este considerable gasto público en educación permite contar con una de las plantillas de profesores más grandes y mejor remuneradas de la OCDE. Así, y como podemos leer en la página 424, la ratio de estudiantes por profesor es de 14 en Primaria (frente a los 15 de la OCDE), 11 en Secundaria (13 en la OCDE) y 12 en la Universidad (16 en la OCDE). Por otro lado, y según encontramos en la página 440, el salario inicial de los profesores en el sistema público es de 36.422 dólares en Primaria (frente a los 29.807 de la OCDE o los 32.356 de Finlandia) y de 40.752 dólares en Secundaria (31.013 en la OCDE y 34.945 en Finlandia). Por último, el profesorado español también trabaja menos horas que en el resto de la OCDE (si bien imparte más horas de clase que la media): en Primaria y en Secundaria inferior, los profesores españoles han de trabajar 1.140 horas anuales en la escuela, frente a las 1.196 o 1.172 de la OCDE; sólo los profesores de Secundaria superior pasan cinco horas más al año en el centro de enseñanza que sus pares de la OCDE (página 458).

Tengamos presente que las nóminas del profesorado representan alrededor del 70% del total del gasto público en educación. Por consiguiente, cuando los partidos políticos reclaman aumentos del gasto público, lo que, en el fondo, están reclamando es o mayores salarios o menos horas de trabajo para los profesores (por la vía de contratar a más profesores y, por tanto, reducir la ratio de alumnos por profesor).

En principio, y a tenor de lo que estamos escuchando en la campaña electoral, cabría una tercera posibilidad: hay que aumentar el gasto para contratar a más profesores, pero no con el propósito de reducir sus horas medias de clase, sino con el de incrementar las horas lectivas que reciben los alumnos. Aquí encajaría, por ejemplo, la propuesta de elevar la oferta de plazas escolares hasta los 18 años.

Sucede que esta idea tampoco casa demasiado bien con la realidad de nuestro entorno: el porcentaje de la población escolarizada en España ya es de los más elevados del mundo (p. 316). Por debajo de los dos años de edad, el 32% de la población española se halla en una institución educativa (frente al 21% de la OCDE o al 28% de Finlandia); entre los 3 y 4 años esta cifra se eleva al 96% (frente al 81% de la OCDE o al 71% de Finlandia); entre los 5 y los 14 años, el porcentaje se mantiene en el 97% (frente al 98% de la OCDE o el 97% de Finlandia); y entre los 15 y los 19 cae hasta el 87% (frente al 84% de la OCDE o el 86% de Finlandia). Pero no se trata sólo de que un porcentaje altísimo de la población juvenil esté en la escuela, sino que el número de horas que obligatoriamente pasa en el centro educativo también es de los más altos del mundo: 8.991 horas frente a 7.570 en la OCDE o 6.327 en Finlandia (página 412).

En definitiva, el sistema educativo español no adolece de una insuficiencia de recursos financieros: gastamos más de lo que deberíamos según nuestra renta per cápita, nuestros profesores están mejor remunerados que en la mayoría de los países occidentales y nuestros niños y adolescentes pasan más horas en las aulas que en otros países de nuestro entorno. Los pésimos resultados obtenidos no se deben a la falta de medios, sino al muy ineficiente uso de esos medios: no tenemos que añadir más gasto al agujero negro del sistema educativo público, sino que debemos cambiar de raíz su organización. No despertar y cebar al diplodocus, sino extinguirlo. Es decir, necesitamos reemplazar un sistema educativo burocratizado y políticamente planificado por un sistema educativo privado, libre y en competencia.

¿Por qué arrancamos en Covadonga?
Santiago Abascal Libertad Digital 30 Noviembre 2015

Ya son varios los que me preguntan el motivo de la elección de Covadonga como arranque de nuestra campaña electoral. Espero con estas líneas calmar su curiosidad y a su vez concienciar a los lectores de la importancia de tan simbólico lugar. Covadonga es el corazón de nuestra nación, de nuestra cultura, de nuestras costumbres y valores. Covadonga es el bastión de lo que fue el último reducto de aquellos hombres y mujeres que no se rindieron, que no claudicaron ante el invasor ni ante la bajeza moral imperante en la sociedad. Covadonga fue durante muchas generaciones el hogar de esos heroicos desplazados que dejaron todo atrás y que lucharon hasta su último aliento para preservar su identidad y poder así trasmitírsela a sus hijos como la más preciada de las joyas.

En el año 711 España se perdió por primera vez. Las tropas de Don Rodrigo, último rey visigodo, fueron derrotadas por Tarik a orillas del río Guadalete. Hoy sabemos, para vergüenza propia, que el cruce del Estrecho no hubiera sido posible sin la ayuda de Don Julián, gobernador visigodo de la actual Ceuta, el cual puso a disposición del invasor los medios necesarios. Por desgracia, no acabó ahí la traición. Alcanzada la ansiada orilla, las tropas musulmanas se vieron en superioridad numérica gracias a la desbandada que realizaron gran parte de los nobles godos, que ni siquiera entablaron combate. Y es ahí, a partir de la cobardía, donde nació la claudicación. Tras la derrota, la mayor parte de los nobles visigodos se pusieron al servicio de los nuevos amos. Muchos de ellos, incluso convirtiéndose al islam y renunciando a lo más sagrado que tiene un ser humano, su identidad y su libertad.

La decadencia de la España visigótica se produjo por la propia debilidad interna. El ansia de poder, la corrupción moral existente y las continuas conspiraciones internas de los nobles propiciaron el caldo de cultivo para que la cultura musulmana se estableciera en la península.

Solo unos pocos, muy pocos a decir verdad, se refugiaron en las montañas de Asturias. Renunciaron a placeres y comodidades. Cambiaron sus viviendas por grutas, la tranquilidad por el continuo hostigamiento musulmán. De entre ellos, un líder, Don Pelayo que al mando de un grupo de valientes plantó cara al opresor, consiguiendo en Covadonga la primera victoria en el año 722. La Reconquista había comenzado.

En Vox estamos orgullosos del ejemplo de aquellos antepasados guerreros. Y tratamos de emularles en su perseverancia, y en su valentía. También les emulamos en su soledad. Somos el único partido que denuncia la corrupción política y la pérdida de cohesión nacional que ha generado el disparatado sistema de las autonomías. Un sistema que empobrece al ciudadano y consume en favor de una clase política corrupta los recursos que deben ser destinados a la defensa de los más desfavorecidos. Por eso estamos determinados a terminar con las comunidades autónomas, el Senado, el Tribunal Constitucional, las televisiones autonómicas y todo el entramado de empresas públicas y privadas apadrinadas por políticos de todos los partidos. Recortaremos a los políticos, no a los ciudadanos.

Pero en Vox cada vez estamos menos solos cuando advertimos del combate del siglo; de la pelea entre libertad y la sumisión. Son muchas las voces en Europa que empiezan a alertar de los peligros del multiculturalismo. La última de ellas ha sido la del socialista francés Manuel Valls, que se ha visto obligado a pedir un mayor control de las fronteras europeas. Mientras tanto, la inmensa mayoría de la clase política española colabora o contemporiza con la expansión del Islam en nuestro suelo. Desde Vox nos atrevemos a denunciar alto y claro el error que supone continuar aceptando de manera indiscriminada una inmigración musulmana que no se está integrando en nuestras sociedades. Una falta de integración que, como hemos visto en París, es la base para que los fundamentalistas conviertan a una parte de los jóvenes musulmanes europeos en yihadistas.

En Vox estamos convencidos de que la familia es el pilar en el que se basa la sociedad. Mientras todos los demás partidos, incluido el Partido Popular, han aceptado la agenda social de Zapatero, en Vox defendemos la vida del ser humano en el seno materno. Sin ningún tipo de complejos, apoyaremos a las familias para que puedan tener hijos y frenar así el suicidio demográfico de nuestra nación. A diferencia de otro partidos como Ciudadanos, que insisten en mantener la Educación para la Ciudadanía, nosotros apoyaremos siempre que sean los padres, no el Estado, quienes decidan la educación moral que van a recibir sus hijos.

Y también somos los únicos que exigimos la aplicación de nuestra Constitución a rajatabla y que los golpistas separatistas sean encerrados de una vez por todas. Estamos solos en esta exigencia, sí. Pero acompañados por millones de españoles que hoy estaban espiritualmente presentes en Covadonga.

Estos son los motivos por el que hemos comenzado nuestra campaña electoral en la cuna de la Reconquista. No importa que aún parezcamos pocos. Al Igual que aquellos primeros españoles, estamos convencidos de que merece la pena luchar por nuestras ideas y que, aunque hayamos elegido el camino más difícil, terminaremos venciendo.

Porque nuestra identidad es la libertad, nuestra herencia y nuestro anhelo es la unidad de España, y nuestra seña es la perseverancia secular.

Santiago Abascal, presidente de Vox.

El descansillo
Rajoy aplica a la guerra de Siria la misma «no estrategia» que usó con el rescate: la del gallego en la escalera
IGNACIO CAMACHO. ABC 30 Noviembre 2015

Con sus ocho apellidos gallegos anda Rajoy plantado en el rellano de la escalera de la guerra en Siria, silbando con cara de palo para que nadie sepa si la sube o la baja. Arriba le aguarda la socialdemocracia deseosa de que se implique en la coalición bélica para poder echárselo en cara, y abajo está la izquierda del pacifismo preventivo reunida ya en torno a sus tradicionales aunque algo desvaídas pancartas. Más que nunca el presidente se muestra estos días fiel a su estereotipo inmovilista; si hay algo a lo que esté acostumbrado es a esperar –sus críticos más ácidos sostienen que en realidad es su única forma de abordar los problemas– y esta vez tiene la coartada de que le van a reprochar cualquier decisión que tome, incluida la de no hacer nada.

En un país normal, entendiendo por normalidad el estándar político europeo, el Gobierno habría fijado postura sin dilación y la oposición lo secundaría con responsabilidad de Estado. Francia reclama ayuda ante una sangrienta agresión y cualquier aliado está moralmente obligado a prestársela. Pero España sentó once años atrás, en ocasión parecida, un precedente de enfrentamiento social ante el que Rajoy, que recibió en su culo aquella patada de descontento contra Aznar, salió escarmentado. Aunque las circunstancias objetivas sean diferentes, el izquierdismo de escrache muestra idénticas intenciones torticeras de asaltar la calle. El menor movimiento militar servirá de pretexto para agitar el espantajo de la derecha mataniños y con las urnas a la vista no parece plausible la hipótesis de contar con el acuerdo del PSOE, que pese a haber propuesto en enero el pacto antiyihadista se mueve ahora en él con la remolona renuencia de un perrito arrastrado. Con todos los partidos buscando la manera de marcar diferencias, el único consenso posible es el de esta expectativa inerte. Que además cuadra con el estilo marianista, esa clase de estática pasividad capaz de hacer de la procrastinación un método de trabajo.

Experto en parar el reloj, en establecer tiempos muertos y compases dilatorios de desesperante demora, Rajoy se ha petrificado en el simbólico descansillo dispuesto a abrasar a los adversarios en su propia impaciencia, aun al precio de irritar a los socios internacionales que le empiezan a urgir una respuesta. Aviados van unos y otros: se trata del mismo hombre que se cruzó de brazos cuando media Europa le apremiaba el rescate de una prima de riesgo sobrecalentada. Al final tuvo que actuar Mario Draghi desde Fráncfort porque en Madrid no había más consigna que la de dejar que se enfriara sola. Esa es su táctica y su estrategia: quedarse quieto, pura ataraxia, mientras todo se mueve a su alrededor hasta que alguien derrapa o se pasa de frenada. La guerra puede empezar sin él; no tiene ninguna prisa por participar y a poco que aguante esta vez igual se decide cuando esté terminada.

La 'Administración paralela', ¿ha sido legalizada por el TC?
Pedro de Tena Libertad Digital 30 Noviembre 2015

Uno de los pilares de la democracia, junto a la división de poderes y la libertad de expresión, es, sin duda, la existencia de una Administración pública profesional, eficaz e independiente de los partidos que sirva a la legalidad y a los ciudadanos por encima de cualquier otro interés. El PSOE en Andalucía, una región donde logró un resultado electoral extraordinario en 1982, pudo haber erigido una Administración autonómica donde lo público estuviese por encima de lo partidario. Ni lo quiso ni lo hizo. Al contrario, siempre pretendió poner en pie una administración al servicio de su partido y penetrada por su partido desde su misma raíz, incluso antes del desarrollo del estado autonómico. De hecho, metió a dedo a los que se conocieron luego como "los preautonómicos", luego a los conocidos como "transitorios" y luego a muchos más. Se ha tratado y se trata de dominar, antidemocráticamente, los resortes de la Administración andaluza haciendo que el poder socialista se imponga al Derecho Administrativo y a la Constitución. Es lo que ha ocurrido desde 1979 y, lamentablemente, parece que es lo que acaba de consagrar el Tribunal Constitucional.

No es la primera vez. En 1991 el Tribunal Constitucional dictó una de esas sentencias vergonzosas que legitiman que se exija su desaparición. Desde 1979, el PSOE andaluz había invadido la Administración andaluza metiendo a dedo o con pruebas específicas ad hoc a sus afines. Se tardaron casi diez años en convocar oposiciones regladas, mientras la Administración autonómica crecía y crecía de forma irregular. De hecho, el Gobierno socialista trató de que se declararan empleados públicos sin más a todo aquel ejército al margen de toda legalidad constitucional. En 1991, con el PSOE al frente del Gobierno de la Nación, se produjo la sentencia, inolvidable sentencia, del Tribunal Constitucional (27/1991, de 14 de febrero) que dio validez a los empleos públicos obtenidos sin garantía alguna para la igualdad de los ciudadanos. La sentencia, inequívocamente política, se refirió al "carácter excepcional de dicho sistema de acceso, que, por una sola vez, ha de coexistir con el común de la convocatoria libre (procedimiento que, en lo sucesivo, habrá de utilizar la administración autonómica a fin de permitir el libre acceso de quienes no mantienen con ella relación alguna)". Y sentenció increíblemente que tales procedimientos no vulneraban el artículo 23.2 de la Constitución, que dice que los ciudadanos tienen derecho a acceder en condiciones de igualdad a las funciones y cargos públicos, con los requisitos que señalen las leyes. O sea, que el dedo se convirtió en ley y los afines quedaron colocados como funcionarios o empleados públicos para siempre.

Pero la sentencia consideraba excepcional el procedimiento. O sea que para seguir colando afines en la Administración andaluza había que valerse de otro método. La piedra filosofal hallada por el PSOE andaluz desde 1991 fue la construcción de una Administración paralela donde los amigos, adheridos, afines y correligionarios entraran sin someterse a las pruebas que eran exigidas al común de los ciudadanos en el acceso a la Administración autonómica. Desde entonces, vía empresas públicas, fundaciones, luego agencias y entes públicos varios un nuevo contingente de 35.000 empleados, según UGT, fue contratado a lo largo de más de veinticinco años sustancialmente a dedo. José Antonio Griñán quiso legalizar al colectivo intruso mediante un decretazo convertido luego en Ley. Se trató de hacer empleados públicos de la Junta a quienes habían entrado en entidades paralelas a pesar de no haber realizado prueba homologada de aptitud alguna. Tal situación, unido a que esta Administración paralela usurpaba las funciones públicas de los funcionarios de carrera, la potestad administrativa entre ellas, provocó la indignación de los funcionarios y empleados públicos, que se manifestaron por decenas de miles en las calles andaluzas en un hecho histórico insólito y esperanzador. Sólo el PP y los funcionarios impulsaron o presentaron recursos de constitucionalidad.

Se acaba de emitir la sentencia del Tribunal Constitucional sobre la ya famosa Ley del Enchufismo, recurrida por diputados del PP, con Soraya Sáez de Santamaría al frente, ante lo que consideraban una manifiesta inconstitucionalidad. Las primeras impresiones de los expertos son pesimistas. Se conocerá a fondo el significado del fallo del Constitucional en los próximos días, esto es, en plena campaña electoral. Tal y como ocurrió en 1991, la manipulación sectaria, la usurpación de funciones públicas por personas no cualificadas y la intromisión partidista en la Administración pública pueden ser legalizadas. Y va Ciudadanos, el señor Marín, y ya se alegra de sea así. Que Dios nos coja confesados el próximo día 20 de diciembre.

Ni paz ni guerra, sino todo lo contrario
Editorial  www.gaceta.es 30 Noviembre 2015

Nadie ha pedido ayuda militar a España para afrontar la crisis provocada por el Estado Islámico. No sabemos si es verdad o mentira, pero eso es lo que repite obsesivamente el Gobierno para quitarse de encima un problema que, con unas elecciones a la vuelta de la esquina, sólo le inspira pavor. Era el momento propicio para que una oposición con sentido del Estado aportara otra visión de las cosas, pero la oposición en España se encuentra igualmente atenazada por el miedo. No hay más que ver las ambigüedades y contradicciones del PSOE, que aún no sabemos si quiere desfilar con Hollande o “empatizar” como Carmena. Ni paz ni guerra, sino todo lo contrario.

La mayoría de los españoles está por hacer la guerra a los bárbaros de Al-Bagdadi, pero con la condición de que la hagan otros. Somos un país pacifista y “muy nuestro”. Las guerras, entre nosotros. ¿Qué es eso de ir a pelear por ahí fuera? Si nos matan a doscientos en unos atentados, los enterramos y luego nos peleamos en casa, que es donde se lavan los trapos sucios. Ante todo, pacifismo y “no a la guerra”. El trauma del 11-M nos persigue y aún nos perseguirá muchos años. Ahora hemos entrado en una fase nueva: no a la guerra, pero, al mismo tiempo, también no al “no a la guerra”, que este fin de semana cosechaba un fracaso espectacular con una manifestación a la que no acudió ni Pablo Iglesias. Quizá para no llamar la atención.

Aznar apostó por Bush y le salió un 11-M, y Zapatero apostó por Erdogan, con el que quería construir el “diálogo de civilizaciones”, y ahora nos ha salido lo del avión ruso, que es una forma muy singular de diálogo. La agudeza visual de nuestros gobernantes en materia de política internacional es bastante limitada. A lo mejor por eso Rajoy ha decidido, simplemente, no mirar hacia fuera, no vaya a ser que se le quede la mirada congelada en el exterior. Dicen que Adolfo Suárez terminó sus días de gloria obsesionado por el problema del estrecho de Ormuz. El problema era –y sigue siendo- peliagudo, pero Suárez no lo resolvió y, lo que es peor, a él lo fulminó. Ocurre que la política exterior, para un estadista, sólo puede ser prolongación de la política de Estado –del propio Estado-, pero nuestros políticos tienden a verla como espejo de la propia grandeza personal. O sea, de su pequeñez. Y así nos va.

No, España no irá a la guerra. No, España tampoco ejercerá de abanderado de la paz. No, España no dejará solos a sus aliados. No, España tampoco estará con ellos. Ni paz ni guerra, sino todo lo contrario. Lo que tenga que pasar, pasará. O más precisamente: nos pasará por encima y tendremos que cargárnoslo a la espalda, porque nosotros, sencillamente, ya no existimos en el escenario internacional. Hemos llevado aquella “tibetanización” de la que hablaba Ortega a un nivel extremo. Como la balsa de piedra de Saramago, aspiramos a ser una isla rota por los Pirineos que navegue a la deriva en un mundo donde no haya más problemas que nosotros mismos. ¿Y nadie se ha preguntado si acaso esa radicalización de los propios problemas no es consecuencia, precisamente, de nuestra renuncia a existir en el exterior?

¡Vamos a la guerra!¡Hala!
Vicente A. C. M.  Periodista Digital 30 Noviembre 2015

¡Estamos en guerra! Se dice fácil pero pocos son los que realmente tienen conciencia de lo que significa. La Historia contada, la que se admite como oficial y que proviene de fuentes siempre dispares y muchas veces contrapuestas, solo nos da una idea bastante irreal de los hechos, de las motivaciones y de las consecuencias sociales y políticas. Pero en lo esencial las cosas no han cambiado en milenios. Los poderosos han sido los promotores y los pueblos los sacrificados. La diferencia principal en nuestro selecto mundo occidental radica en la supuesta democracia y en la defensa de valores que consideramos irrenunciables y que podríamos condensarlos en el lema de la revolución francesa de “libertad, igualdad y fraternidad”. Ello en contraposición con la secular visión del poder de dinastías familiares, étnicas o religiosas en sistemas dictatoriales que niegan esos y la totalidad de derechos humanos de los que para ellos son parte de sus propiedades, la plebe, la gleba, esclavos cuya vida carece absolutamente de valor.

¡Estamos en guerra! Pero ¿estamos dispuestos a los enormes sacrificios que ello conlleva? Es una verdad que la decadencia y caída de imperios y sociedades, principalmente viene a causa de no asumir la realidad de un mundo diferente que no ha alcanzado el nivel de desarrollo de nuestra sociedad y que sigue anclado en sus creencias, usos y costumbres que nosotros fuimos abandonando en ese proceso de desarrollo del intelecto. Es por eso que nuestra perspectiva es de incomprensión y de asombro. Queremos entender desde nuestra elevada posición el comportamiento y las motivaciones de lo que displicentemente consideramos inferior y bestial. Supongo que es la misma sensación que podría tener un observador de una civilización extraterrestre desarrollada al vernos en nuestro pequeño planeta destrozándolo, matándonos y suicidándonos de modo inconsciente, pero además con la suficiente tecnología y medios para llevarlo a cabo. Com un niño con una psitola cargada y sin seguro.

¡Estamos en guerra! Y sabemos contra quienes y lo que pretenden. Algunos parecen ahora descubrirlo por primera vez a pesar de haber sufrido desde hace décadas los ataques y son los que incitan a responder ahora con toda energía. Eso sí, su ardor guerrero no va más allá de hacer declaraciones grandilocuentes y de abogar por soluciones creativas del palo y de la zanahoria. Luchar sí, pero también dialogar y convencer. Una equidistancia imposible ante un enemigo fanatizado y bestializado que nos supera en algo esencial, su disposición a dar la vida por sus creencias. Y aquí es donde comienza la derrota. Una vez iniciada la guerra lo que hay que tener claro es que solo existe una forma de terminarla. No es un juego, el empate no existe y solo representa una pausa en el combate hasta que uno de los contendientes lo gane neutralizando al otro o acabando con su vida. El final es el sometimiento del vencido al vencedor.

¡Estamos en guerra! Dicen los medios de comunicación y aquellos partidos políticos que quieren sacar provecho de la debilidad de su enemigo particular en la lucha por el poder. Los mismos que asediaron las sedes de su oponente, les acusaron de asesinos y de ser los causantes de que el enemigo real nos hubiera atacado. Los mismos que defienden el “NO a la guerra”, los que incitaron a suprimir el servicio militar obligatorio y dejar nuestras FFAA en la mínima expresión operativa. Los mismos que desvirtúan las misiones militares intentando camuflarlas de labores “humanitarias” como si fueran unas ONG’s. Los mismos que exigen antes de intervenir en una coalición con nuestros “aliados”, disponer de la “bendición” de una ONU corrupta, politizada e hipócrita dominada por un Consejo de Seguridad compuesto por un selecto grupo de países con armamento nuclear y con derecho a veto.

¡Estamos en guerra! Pero nadie está dispuesto a dar su vida y mucho menos aquellos que no se sienten implicados. ¿Bajo qué bandera irían?¿La de la ONU, la de la OTAN, la Roja y Gualda, la tricolor, la Ikurriña, la estelada? ¿A quienes defenderían? Esto no es un juego de la Play Station. Aquí se muere de verdad, el armamento no es tan sofisticado y los enemigos no se comportan como zombis como pollos sin cabeza. Es verdad que en España tenemos un ejército profesional y muy sacrificado, pero como ha sido costumbre ancestral, ni tienen los medios adecuados, ni se les ha tenido la menor consideración en su labor heroica en las misiones de alto riesgo en las que nos han defendido con valor y de la que los que ahora azuzan al Gobierno del PP ocultaban vergonzosamente ante la opinión pública para no sufrir el desgaste que ellos no tuvieron pudor en provocar cuando estaban en la oposición.

¡Estamos en guerra! Pero de aquellas maneras, a nuestro estilo, a la española, como el ejército de Pancho Villa, como en la guerra civil en el bando republicano, cada uno a la suya y por sus intereses. No fue mérito de Franco ganar la guerra, sino demérito de una República que nunca tuvo los ideales de la francesa. Así que con ese panorama de desacuerdo y objetivos dispares y contrapuestos, lo mejor será poner orden en este gallinero y después intentar acometer de modo conjunto otros objetivos y metas más relevantes. Además, la supuesta coalición nos desprecia. Unos hasta hace días nos llamaban los PIGS y nos señalaban como un problema, apestados que no merecíamos estar en su selecto club. Otros además siempre nos han mirado por encima del hombro, y quieren enrocarse en sus fronteras aislándonos y señalándonos como origen de sus males. ¿Son esos los aliados a los que tenemos que apoyar? Creo que ya está bien de ser parte de la plebe y de la gleba de la UE. Debemos exigir respeto, pero lo primero es hacernos respetar.

¡Estamos en guerra! Sí, pero o vamos todos a una como iguales ante un enemigo común o que cada cual se las apañe. La hipocresía, el chovinismo y la soberbia no son un buen modo de lograr adhesiones.

¡Que pasen un buen día!

“El capitalismo moderno, abierto y competitivo, es una prodigiosa máquina de hacer pan”
El canto al libre mercado y la libertad
Carlos Alberto Montaner www.latribunadelpaisvasco.com 30  Noviembre 2015

El periodista, escritor y profesor universitario cubano Carlos Alberto Montaner, que reside en Madrid desde 1970, es uno de los columnistas más influyentes en lengua española y, en uno de sus más recientes artículos, “Gracias, dios mío, por el mercado y la libertad”, ha dado un poderoso ejemplo de sinceridad y lucidez al analizar las profundas y enriquecedoras relaciones que existen entre el libre mercado y las libertades individuales de los ciudadanos.

Montaner toma como referencia para su texto lo que ocurrió en la noche del “Día de acción de gracias (Thanksgiving)”, cuando decenas de miles de norteamericanos durmieron a las puertas de las tiendas “para arramblar con todo lo que pudieron en el llamado ‘Viernes negro’ (Black Friday). Luego siguió la fiesta durante un fin de semana en el que las rebajas de precio y la competencia entre tiendas y marcas incitaban sin tregua el insaciable apetito de los consumidores”.

El escritor nacido en La Habana explica que entre “Thanksgiving” y las Navidades, los norteamericanos compran el 20% de todo lo que adquieren a lo largo del año. Y detalla cómo se sabe que la extraordinaria vitalidad de la economía de Estados Unidos –que este año producirá más de 17 billones de dólares– depende en un 70% de las compras de su sociedad. “Cuando ese porcentaje disminuye sustancialmente, el país entra en recesión, aumenta el desempleo y la situación de los más pobres suele agravarse”.

“Los responsables de ese asombroso milagro económico”, escribe el coautor del ensayo “Manual del perfecto idiota latinoamericano” en un párrafo magistral, son los apóstoles del mercado: “los emprendedores que lanzan las empresas, los legisladores que las protegen con leyes justas, los tribunales que administran el derecho mercantil, los financieros que procuran los recursos, los capitalistas que arriesgan sus ahorros o parte de ellos, los abogados que le dan forma legal al empeño y lo defienden en los conflictos, los ingenieros que construyen los bienes u organizan los servicios, los comerciantes que los transan, los publicitarios que despiertan el interés de las gentes, los especialistas en marketing, los vendedores, y un sudoroso etcétera de gente febrilmente dedicada día tras día a producir y a innovar para poder competir”.

“De ese aguerrido ejército depende el bienestar del conjunto de la sociedad y una recaudación de impuestos que permita sostener a un Estado eficiente. Si hay beneficios y excedentes, son posibles la educación, la policía, la sanidad, las carreteras y alcantarillados, y el resto de los servicios públicos, incluidas las Fuerzas Armadas que nos protegen de los depredadores exteriores”.

“Si hay beneficios y excedentes, se multiplican las pulsiones caritativas y filantrópicas que permiten que florezcan las religiones organizadas y la miríada de oenegés que subsisten de la solidaridad ajena, aunque desprecien el aparato productivo del que viven, y le muerdan la mano al que les da de comer, acaso porque no entienden cómo se crea, conserva o malgasta la riqueza”.

Para Montaner, cuando nos preguntamos por qué Corea del Norte es veinte veces más pobre que Corea del Sur, la respuesta hay que buscarla en el colectivismo y la planificación centralizada. “Son casi los mismos coreanos, unos instalados en la utopía totalitaria y los otros en el mercado libre. Lo de casi es porque el promedio de estatura de los del norte es tres centímetros menos que los del sur y, además, su esperanza de vida es 11 años menor (69 frente a 80)”.

Cuando queremos saber por qué la infinita mayoría de los cubanos no tienen esperanzas racionales en las pseudo-reformas de Raúl Castro y continúa tratando de escapar del paraíso de los trabajadores, como los casi cuatro mil que hoy se agolpan en Costa Rica, y los millones que esperan su oportunidad en Cuba, es porque en esa Isla persisten los mitos del colectivismo, la planificación centralizada y la hegemonía total del Partido Comunista. La perspectiva, pues, es de hambre”.

“Démosles gracias, pues, al mercado y a la libertad, en estos días tan significativos”, concluye Montaner. “El capitalismo moderno, abierto y competitivo, como se ha dicho, es una prodigiosa máquina de hacer pan”.


******************* Sección "bilingüe" ***********************

‘En el exterior da la imagen de un loquito fanatizado’
La herencia de Mas: Cataluña endeudada hasta 2055
La Generalitat tiene pellas de 92.443 millones de euros, pero el 'president' no escatima en gastos para su delirio secesionista: un millón para los 'casals' en el exterior, seis millones para sus terminales mediáticas… En cinco años habría gastado hasta 3.609 millones en su causa identitaria.
R. Moreno  www.gaceta.es 30 Noviembre 2015

Cataluña amasa deudas de nada menos que 92.443 millones de euros, según se desprende del informe de la Sindicatura de Comptes sobre la cuenta de 2013. Una pella que estarán pagando los catalanes hasta el 2055.

Lo cierto es que no sólo es mérito de Artur Mas, sino que el ‘president’ ya se encontró con pesadas losas de “compromisos de gasto adquiridos con cargo a ejercicios futuros”, aunque este, lejos de apretarse el cinturón, se lo ha quitado para su delirio secesionista.

Eso ocurre mientras el Govern no reduce la deuda que asfixia a los catalanes, que han visto duros recortes en Sanidad o Educación. No hay dinero para pagar a las farmacias catalanas, ni para mantener abiertos hospitales, ni asilos... Según cuenta a GACETA.ES la portavoz de Salud del PP en el ‘Parlament’, Eva García, ha recortado un 14 por ciento el presupuesto del Servicio Catalán de la Salud, y los hospitales han tenido que reducir personal, recortar salarios y cerrar salas enteras, con 1.500 camas menos sólo entre 2010 y 2013.

Además, en los últimos días se ha conocido que hay 22 farmacias catalanas en peligro grave por los impagos. Se encuentran en concurso de acreedores, en venta por los problemas económicos que arrastran o bien han tenido que cerrar parcial o definitivamente. El pasado octubre, la Generalitat comunicó a los farmacéuticos que se había acabado el dinero para pagar los medicamentos proveídos al CatSalut y el incremento de la deuda se eleva hasta los 330 millones de euros.

Más aún, fuga de empresas a Madrid, como la de Pau Guardans (Unico Hotels), que sigue los pasos del hotelero Jordi Clos; y los Mossos, sin prácticas de tiro desde el pasado 1 de noviembre por falta de munición.

Sin embargo, el Govern prevé un ‘saqueo’ a la cuenta de un millón para sus 'embajadores' internacionales. El pasado 18 de noviembre se abrió la convocatoria anticipada para la concesión de subvenciones para las comunidades catalanas del exterior en 2016, con un incremento del 25 por ciento respecto al año anterior.

En octubre, seis días después del 27-S también repartió seis millones entre sus terminales mediáticas: 'La Vanguardia', el grupo Ara, el 'Punt-Avui', y el 'Periódico de Cataluña' fueron las más beneficiadas.

Terminales mediáticas, sus famosas ‘embajaditas’, 'casals' en el extranjero… denuncian políticos catalanes y plataformas constitucionalistas que Mas ha regado hasta encharcar. Este es el panorama económico de una Cataluña dividida por el desafío secesionista, que Mas pretende volver a ‘gobernar’ con el apoyo de los radicales anticapitalistas de la CUP, que aunque este domingo han vuelto a decirle que no, algunos políticos catalanes y plataformas civiles ven una realidad.

El ‘president’ ha gastado hasta 3.609 millones en su causa identitaria, ha informado recientemente el ABC:36 millones, en procesos electorales; 1.736, en medios de comunicación, de ellos 1.347 para TV3 y Catalunya Ràdio; 189, en el fomento de la lengua en organismos internacionales y subvenciones a industrias culturales; 1.072, a cultura catalana; 148, a la red de oficinas y embajadas y ayudas a países recónditos y otros 426, en proyectar la imagen de Cataluña en el mundo con el deporte.

Mas ha abierto embajadas en Roma, Viena, Washington, Nueva York, Londres, Berlín, París y Bruselas, y ha anunciado otras 50. También ha contratado toda clase de ‘think tanks’, asesores y asesorías como Independent Diplomat. La Generalitat cifra el coste de sus delegaciones internacionales en unos dos millones y medio, y la suma de organismos y partidas destinadas a la 'acción exterior' elevan el montante a más de 30 millones anuales.

Artur Mas inició su ofensiva internacional a finales de 2013. En diciembre remitió una carta a los líderes de 26 Estados de la UE con el fin de buscar complicidad, y envió un memorándum a ministros de asuntos exteriores de 45 países, embajadores en Madrid y cónsules para rebatir las consecuencias negativas que acarrearía. En el memorándum afirmaba que era 'falso asegurar que Cataluña dejaría de ser miembro de la UE' y que la independencia no provocaría ninguna brecha, sino que el territorio se convertiría en la séptima mayor economía de la UE.

El pasado julio, lanzó otro desafío al Gobierno de Rajoy y aprobó un Plan Estratégico de Acción Exterior y de Relaciones con la UE, aunque según la Constitución, las "relaciones internacionales" son competencia exclusiva de la Administración General del Estado. Promover y defender Cataluña en Europa y el mundo" porque “Cataluña no puede mirar el futuro sin hacerlo más allá de sus fronteras” fue su premisa para impulsarlo.

Con todo, al 'president' le han salido por la culata sus intentos de internacionalizar su delirio separatista. Al menos 10 líderes internacionales le han dado con la puerta en las narices en su frenético esfuerzo para conseguir aliados. Lo que ha conseguido es dar la imagen de un loquito fanatizado, ha afirmado a GACETA.ES el analista de política internacional y doctor en Historia Contemporánea Florentino Portero.

El pasado abril, Mas dejó en la Gran Manzana perlas ridículas y sin fundamento como el equiparar el 11-S con la Guerra de Sucesión de 1974. ‘En Cataluña también tenemos nuestro 11S. Hace 300 años sufrimos la aniquilación de nuestras libertades, de nuestro derecho, de nuestras instituciones e incluso de nuestra lengua’, ha llegado a declarar también.

“Da la imagen de una persona fanatizada que está tensionando de forma irresponsable y que, al final, como todo aprendiz de brujo, va a ser desbordado por los que de verdad son radicales”, ha manifestado Portero.

Por su parte, el ministro del Interior y candidato del PPC al Congreso, Jorge Fernández Díaz, ha asegurado que “el hecho de que CDC esté suplicando a un partido como la CUP que le invista presidente a Artur Mas, deja claro que la presidencia de la Generalitat no podría caer más bajo”. Considera “esta situación perjudicial para los ciudadanos de Cataluña y sus intereses, que ahora necesitan estabilidad jurídica, e institucional, así como un gobierno serio que se preocupe de atender las necesidades de la gente: culminar la salida de la crisis, trabajar para añadir inversión en Cataluña, y crear puestos de trabajo, así como mejorar el estado del bienestar, la sanidad, o la educación, pero dependiendo de la CUP, no se va a dar ninguno de estos casos”.

'Mas está quemando las naves'
En quiebra, pero ‘con un Ejército de periodistas bien pagados’
Los políticos Juan Milián y Carlos Carrizosa y las plataformas ‘Empresaris de Catalunya’, ‘Somatemps’ y ‘Societat Civil Catalana’ analizan en GACETA.ES las cuentas de Artur Mas.
Rosalina Moreno  www.gaceta.es 30 Noviembre 2015

Los dispendios del ‘Govern’, tras el anuncio de que ha incrementado un 25% el presupuesto destinado a las "comunidades catalanas del exterior" y haber recomendado a los farmacéuticos poner una vela si quieren cobrar los 330 millones que les debe, vuelven a estar en la picota.

También, que se están paralizando inversiones y deslocalizando empresas. De 2010 al 2012 hasta 1.068, y en 2014 otras 987, de las cuales 446 han ido a Madrid, alerta en GACETA.ES José Bou, presidente de Empresaris de Catalunya, que considera que “ningún empresario, nacional o extranjero invertirá en Cataluña en los próximos meses o años, a no ser de que vuelva la cordura, el sentido común y el respeto a la legalidad”. Critica que la Generalitat esté "totalmente quebrada", pero siga destinando grandes cantidades al delirio secesionista, algunas con el objetivo de internacionalizar su delirio independentista.

Sin embargo, “su acción exterior ni atrae inversiones ni ayuda a exportar”, afirma Juan Milián, portavoz de Acción Exterior del PPC, que critica que la Generalitat “ha usado el dinero que iba dirigido a farmacias para otros gastos", pero afirma que a eso se le pondrá fin. Se refiere a las nuevas condiciones impuestas a Cataluña por el Gobierno de Mariano Rajoy para acceder al Fondo de Liquidez Autonómica y a la condicionalidad de no usar los 3.038 millones del FLA en gastos independentistas para que el Ejecutivo haga el desembolso.

Sobre la partida de un millón para los ‘casals’ dice que le consta que “hay comunidades en el exterior a las que les preocupa la radicalización de la Generalitat”. “Algún responsable de la Generalitat les amonestaba si no seguían al pie de la letra el discurso de la Generalitat”, asegura. esto se le pondrá fin. Se refiere a las nuevas condiciones impuestas a Cataluña por el Gobierno para acceder al Fondo de Liquidez Autonómica y a la condicionalidad de no usar los 3.038 millones del FLA en gastos independentistas para que el Ejecutivo haga el desembolso.

Destaca que más allá de esta partida, ha habido un “despilfarro absoluto” en cooperación y que “se está multiplicando el gasto en delegaciones, que se conocen como las 'embajadas', y recuerda que el secretario de acción exterior ya advirtió de que si llegaban a gobernar abrirían 50más. También dice que “ha multiplicado sus presupuestos” el Diplocat, una red de diplomáticos ‘amateur’ encargados de explicar al mundo el proceso soberanista.

Milián subraya que pese a este “despilfarro para internacionalizar el conflicto, el fracaso es absoluto” y que la Generalitat está “absolutamente sola”. Eso sí, “lo que está consiguiendo es desprestigiar Cataluña", lamenta. “Lo único que ha conseguido con todo este derroche es desprestigiar la comunidad, las instituciones catalanas y el nacionalismo catalán, que ha quedado como lo que es: una ideología radical, que está en contra de los valores de la EU, como son el Estado de derecho, la solidaridad…”, explica el ‘popular’.

“Es evidente que existe desde hace muchísimos años hay un despilfarro y un gasto absolutamente censurable en promover la independencia”, señala también Juan Arza, impulsor de 'Societat Civil Catalana', y subraya que “en los últimos años, además, ese gasto se ha puesto por encima de las necesidades sociales y de los ciudadanos”.

La plataforma celebra que el Gobierno de Rajoy esté tomando medidas que garanticen que el dinero de todos los españoles llegue realmente a los ciudadanos de Cataluña y a los proveedores de los servicios esenciales y “no se desvíe a la máquina de propaganda de la Generalitat y a los numerosos sectores y grupos sociales subvencionados por el nacionalismo, como la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales”.

Hace hincapié en que “hay un listado enorme de asociaciones, grupos y medios de comunicación que están recibiendo subvenciones públicas, muchas veces a costa de las necesidades sociales de los ciudadanos”.

Pone como ejemplo que “la televisión pública catalana tiene unos 2.000 trabajadores, más que Telecinco, Antena 3 y la Sexta juntas, y con unos salarios promedio elevadísimos de en torno a 50.000 euros brutos anuales” y “forman un ‘Ejército’ muy buen pagado y absolutamente fiel al nacionalismo”.

“Después, están todos los medios del Grupo Godó y otros como el ‘Punt Avui’ y Ara, que se suman a este auténtico ‘Ejercito’ de periodistas y de medios de comunicación que son el ejemplo más palmario de cómo se desvía el dinero público para hacer política”, resalta.

Además: Mas reparte seis millones entre sus terminales mediáticas
Arza denuncia que hay asociaciones y grupos que “bajo la excusa cultural o de la defensa y promoción de la lengua catalana en realidad lo que están haciendo es nacionalismo y política” y recuerda las partidas de la Generalitat a la actividad exterior en embajadas en lugares emblemáticos, lujosos y costosos no son para promover la economía catalana y sus empresas, sino para hacer política de ese secesionismo, y que los ‘casals’ o agrupaciones de catalanes en el extranjero “son absolutamente nacionalistas y también actúan como agentes del nacionalismo en el exterior”.

“Esperemos que la Generalitat cumpla las condiciones impuestas por el Gobierno y no actúe, como en otras ocasiones, por encima de la ley o por debajo de la ley, según se mire, y sea mínimamente leal con sus propios gobernados y con los proveedores de servicios esenciales como los sanitarios”, concluye.

Por su parte, el portavoz de Ciutadans en el Parlament, Carlos Carrizosa, censura que “cuando hay que pagar el FLA y el Ejecutivo de España dice al ‘Govern’ que especifique las facturas que tiene escondidas y que el dinero vaya justamente donde tiene que ir, la Generalitat venda que es un ataque y una agresión y se instale en el victimismo”.

Ciudadanos también comparte que se pida cuentas de cada euro gastado y exige que si en Cataluña están en bancarrota “se eviten pagar esos fastos y esas subvenciones a los medios absolutamente afines al proceso secesionista” y se pague donde verdaderamente interesa, que son las farmacias, a los dependientes, en abrir quirófanos por las tardes, y en libros a los niños, “como reconoce la ley en Cataluña y no se cumple”.

Recuerda que además del gasto en la causa identitaria contabilizada por ‘ABC’ en 3.609 millones sólo en los últimos cinco años, “entre lo que se ha robado con el 3 por ciento para aprovecharse la cúpula de CiU personalmente y financiarse ilegalmente el partido y los que se ha tirado en el separatismo, en Cataluña llevan 30 años en los que se ha estado expoliando a los catalanes por parte de Pujol, Mas y todos los que han estado en la cúpula de CiU”.

El sociólogo y politólogo Javier Barraycoa, promotor de Somatemps, también reprueba que Mas esté lanzando acciones de gobierno con subvenciones cuando todavía no se ha investido presidente y dice que este con la presidencia interina “honestamente no tendría que destinar ese dinero, aumentando la deuda pública de Cataluña, ni tampoco estar firmando contratos con empresas como Teyco, de Sumarroca, imputado en casos de corrupción”.

A su juicio, estos derroches que la Generalitat está haciendo son “para ganarse voluntades de última hora”. Condena que el president “está quemando las naves y le da igual cómo le deja Cataluña”. “Cualquier persona honrada y un poco digna, en este caso que no sabe si quiera si va a ser investido, no puede estar derrochando dineros públicos”, sentencia.

Recuerda que un reciente estudio calcula que la deuda que ha acumulado la Generalitat en estos últimos años la tendrían que estar pagando los catalanes hasta el 2055. "Si ahora el Gobierno catalán dejara de embargarse más, aun así estaríamos hasta el 2055 pagando”, recalca indignado. También destaca que últimamente se están produciendo toda una serie de goteos de empresas que se han trasladado a Madrid, como la de Pau Guardans, Unico Hotels, y que una importante empresa de san Andrés de la barca se ha marchado a Praga.

Le consuela que "en la calle la gente se haya dado cuenta de lo que conlleva la independencia de Mas". Asegura que se empieza a notar un agotamiento general y que la propia Asamblea Nacional Catalana ya no es capaz de movilizar masas.

PROPONE 'UNA ESCUELA PLURAL'
SCC denuncia el uso de la lengua como instrumento ideológico
Lamentan la exhibición de esteladas en los centros educativos así como la utilización del lenguaje para presentar a España como un ente político que nada tiene que ver con Cataluña.
Gaceta.es 30 Noviembre 2015

Los miembros de Sociedad Civil Catalana (SCC) que este fin de semana se han reunido en Barcelona en la jornada "Por una escuela plural en una Cataluña de todos" consideran necesario "construir un consenso en la educación" a partir de "una escuela plural y la vehicularidad de todas las lenguas".

El profesor de Filosofía de la Educación de la Universidad de Barcelona Eduardo Butragueño ha leído una declaración en la que se "denuncia la manipulación de la lengua y de la historia en la enseñanza como instrumentos ideológicos". En la declaración se pide "recuperar dos principios que jamás se deberían haber abandonado: la necesidad de una escuela ideológicamente plural que respete la diversidad interna catalana y el carácter vehicular de las lenguas oficiales (catalán, castellano y aranés) y de la lengua extranjera que se considere conveniente".

Por su parte, Daniel Perales, profesor y vocal de la Junta Directiva de Societat Civil Catalana, ha descrito una serie de casos en los que se utiliza la escuela de Cataluña para el adoctrinamiento ideológico, como la exhibición de esteladas en los centros educativos o la utilización del lenguaje para presentar a España como un ente político que nada tiene que ver con Cataluña. Aunque la infinidad de ejemplos mostrados “no generalizan al 100% la enseñanza en Cataluña”, Perales ha recordado que “no son casos anecdóticos” y ha propuesto “una reforma en profundidad del sistema educativo que acabe con estos ejemplos de mala praxis”.

Así, esta reforma incluiría un profesorado que “responda a la realidad plural” catalana y española, “unas pruebas homogéneas para toda España que muestren el dominio de la lengua y la historia comunes” y “acabar con la inmersión lingüística como norma general y desarrollar una política lingüística buscando opciones en las que las lenguas oficiales del Estado tengan la posibilidad de ser estudiadas en todo el territorio nacional”.
 


Recortes de Prensa   Página Inicial