AGLI Recortes de Prensa   Viernes 15  Enero  2016

Ahora, política
Gabriel Albiac. ABC 15 Enero 2016

La política ha sido en España una excepción. Una excepción que dice las rarezas de nuestra historia. La política es una artesanía de las combinatorias sobre las cuales se ejercen poderes, que son sólo democráticos cuando no son monolíticos. Contra esa combinatoria plural se alzaron, en la Europa de entreguerras, los modelos totalitarios. Subsumían los tres poderes en uno, bajo la disciplina unificada del partido que, como voz espiritual del pueblo, ejercía la tutela del Estado. A esa apelación sentimental al alma unívoca del pueblo se llamó populismo. De él nacieron Mussolini y Hitler. Derrotado con un inmenso coste en 1945, renace hoy de sus cenizas en la Francia de Marine Le Pen y en la España de Pablo Iglesias.

En 1978, España salía de una dictadura. Ni siquiera, en rigor, totalitaria: eso era demasiado moderno para un militar africanista. Lo suyo fue sólo un anacrónico autoritarismo decimonónico. Cerrado por defunción, los constituyentes del 78 hubieron de sortear obstáculos peligrosos. Se apostó por un modelo bipartidista, bajo la constricción del miedo cerval a un golpe de péndulo que del monolitismo franquista pudiera devolver al rompecabezas insoluble de partidos. Reducida la partida a los dos grandes contrincantes, con el adorno -se pensó entonces que simbólico- de los nacionalistas, el modelo se veía a sí mismo como eterno. Pero eternidad y política se excluyen. Duró 37 años. Y se acabó.

Tan corta es nuestra perspectiva, que esta rareza española ha acabado por aparecernos como normalidad democrática. No lo es. Mientras aquí socialistas y populares se iban turnando, con más o menos equidad, en el gobierno, en Italia ha gobernado una plétora de partidos, en composiciones cuya combinatoria requería álgebras complejas. En versión menos vistosa, es lo que ha sucedido en todo el continente. La aparente excepción francesa no lo es en absoluto: primero, porque el presidencialismo -peculiar monarquía transitoria y electiva- confronta a un presidente y un parlamento con origen en distintas urnas; luego, porque los partidos de la Quinta República se hacen y se deshacen para cada proceso electoral, a «izquierda» como a «derecha», si es que tales palabras siguen significando algo.

Y éste es nuestro maldito problema. En España «izquierda» y «derecha» no son sólo el anacronismo en que quedaron para toda Europa. Aquí, son mitologías que hunden ancla en la subjetividad, diversamente delirante, del electorado. Y mueven comportamientos que poco tienen de política, esa negociada gestión del Estado, y sí demasiado de la teología que mueve las grandes creencias: las que hacen al votante del siglo XXI rehén de unos antepasados ante cuyos enmohecidos altares familiares sacrifica, impávido. «Izquierda» y «derecha» remiten, entre nosotros, a una guerra civil cuya hazaña épica sólo existe en la fantasiosa memoria, esa gestora de sentimentalidad imbécil.

Eso acabó. Aunque un vejestorio populista como Pablo Iglesias traté de resucitarlo. El cadáver de «izquierda» y de «derecha» no vale ya ni para mover afectos. Eso acabó. Si España lo entiende, se abrirá la ocasión de hacer política. Y aprenderemos a trazar sus fronteras en términos funcionales: los que aceptan las leyes y los que las violan. Aquellos que se someten a la norma, les guste o no les guste, de un lado; del otro, los populistas: secesionistas o bolivarianos. Toda alianza es posible entre constitucionalistas. Toda alianza es posible entre golpistas. Ninguna, transversal a ambos.

Guerra de egos
Vicente A. C. M.  Periodista Digital 15 Enero 2016

¿Qué esperaba el PP retrasando las elecciones un mes hasta Navidad? ¿Un milagro? No ha pasado ni un mes y aún estamos en los preliminares de asentamiento de un Congreso donde desde el primer minuto está habiendo claros signos de la dificultad para arrancar una legislatura con un Gobierno razonablemente estable. Lo que parece claro es que Mariano Rajoy vive con una inercia de ensoñación en su mundo totalmente alejado de la realidad. Tal ha sido el shock recibido que en su egocentrismo patológico se niega a admitir su derrota y muerte política. Lejos queda aquella escena del balcón la noche de su primera derrota electoral como candidato, su posterior huida a ultramar y su regreso transfigurado como el nuevo mesías del PP. Algo que consolidó en aquél mezquino Congreso de Valencia donde comenzó su traición ideológica, la expulsión de todos los referentes éticos y la imposición del pragmatismo del burócrata. Y en esas seguimos con una Ejecutiva de súbditos acobardados incapaces de ver la destrucción a la que les lleva su líder y a lo poco que queda de Liberal en el PP.

El enroque y silencio cómplice de esa Ejecutiva en el apoyo al rechazado liderazgo de Mariano Rajoy solo puede contribuir a acelerar el final. Deberían ser capaces de verse reflejados en las experiencias de la recordada y desaparecida UCD de la que algunos de ellos contribuyeron a su descalabro, y de la extinguida UPyD. Pero ya se sabe que nadie aprende de experiencia ajena y que el ser humano es el único que tropieza dos veces en la misma piedra. Todos hablan de consensos, de grandes pactos de Estado, pero ni Mariano Rajoy, ni Pedro Sánchez están dispuestos a bajarse de su pedestal y liderar el rumbo hacia una nueva “transición”. Pero de lo que no se dan cuenta es que España no necesita una transición sino una transformación que incluya la renovación de los vicios ocultos de los cimientos, sin exclusiones ni prejuicios a la hora de acometer los cambios.
Publicidad

La Constitución fue eficaz para una etapa determinada de la historia, pero su desarrollo ha sido durante estas décadas objeto de presiones y concesiones que han ido deformando el tronco hasta retorcerlo y convertirlo en algo deforme y con ramas crecidas de forma anárquica que han llegado al punto de amenazar con provocar la caída del árbol. Ha llegado la hora de decidir si podamos este árbol en lo superfluo para que el tronco común tome fuerza y siga creciendo de forma homogénea. Y aquí viene la gran pregunta que todos debemos hacer a quienes son los responsables de haber llegado a esta situación, PP y PSOE, ¿Están dispuestos por una vez a dejar de lado sus posicionamientos partidistas, egoístas y mercantilistas en pro del bien común de España y de los españoles?

La responsabilidad histórica solo puede admitir una respuesta positiva y cualquier otra opción nunca será entendida ni aceptada por los ciudadanos que desean para España un futuro mejor que aquél que quieren imponer fuerzas radicales regresivas de izquierda, los separatistas y los enemigos de España que ven su oportunidad para sus mezquinos planes de independencia y sometimiento de sus ciudadanos en algo que no desean, a pesar de haberles inculcado durante décadas el odio a España, su única patria.

Gracias a la torpeza y ceguera de unos y otros, el tiempo se ha convertido en un inexorable enemigo y cuanto más se retrase el pacto de Estado, más difícil será la solución a la que no ayudará la celebración de unas nuevas elecciones que solo contribuirán a una radicalización mayor. Solo espero quizás un milagro pero que es la única esperanza de que no derivemos en una balcanización tipo Yugoslavia, el que la razón y la sensatez se impongan sobre los egoísmos y aspiraciones mediocres de unos líderes igualmente mediocres.

¡Que pasen un buen día!
Podemos: el envés siniestro de la astracanada

EDITORIAL Libertad Digital 15 Enero 2016

Podemos inició este miércoles su andadura en el Congreso de los Diputados con lo que no se puede calificar sino de astracanada, tanto dentro como fuera del hemiciclo. No faltó de nada: niños, puños en alto, tomas de posesión para todos los colores, rastas, lágrimas, abrazos, bicicletas, música… cualquier cosa que sirviese para llamar la atención, hacer propaganda y ganar espacio en los medios de comunicación; algo que, evidentemente, han logrado los de Pablo Iglesias.

Pero el Congreso no es sólo el espacio en el que se escenifica la batalla política –en ese caso tendría al menos algo de sentido la representación podemita–; el Congreso es también el lugar en el que se hace la política de verdad, se legisla y se representa a la Nación y a sus ciudadanos.

Y es cuando cae el telón de semejante teatrillo cuando se puede ir distinguiendo la política que parecen dispuestos a perpetrar los ultras de Podemos, qué quieren legislar, cómo y cuáles son sus prioridades.

Sus intenciones que no pueden estar más claras, habida cuenta de la exigencia tan persistente como lamentable de que el Congreso inicie la legislatura rompiendo sus propias normas para garantizarles cuatro grupos parlamentarios. Hay que tener muy poca vergüenza para defender que esos grupos son necesarios, o que se trata de una demanda del electorado; pero la extrema izquierda nunca ha tenido escrúpulos ni apego a la verdad.

En cuanto a la ominosa y liberticida Ley 25, de emergencia social, no representa otra cosa que proponer la importación de políticas económicas que no es que hayan fracasado en otros lugares, sino que directamente han hundido países enteros en la miseria , como por desgracia saben en Venezuela, donde han desempeñado papeles siniestros algunos cabecillas de Podemos.

Sólo han hecho falta dos días para que se pueda corroborar que el proyecto político de Pablo Iglesias y compañía oscila entre la ópera bufa y el socialismo totalitario. Se les podrá acusar de muchas cosas, pero ya nadie podrá aducir falta de información o ignorancia.

Desprecio a la democracia
FEDERICO JIMÉNEZ LOSANTOS El Mundo 15 Enero 2016

Cada uno de los diputados y senadores elegidos por sufragio universal en las Cortes representa a todos los españoles. No sólo a los que les han votado, sino a todos, por eso al tomar posesión de su escaño se quedan con él en representación de la soberanía nacional y pueden conservarlo si su grupo parlamentario hace algo que, en conciencia, les parece un agravio al conjunto de la nación. Para llegar a este estadio de civilización del que tantos se burlan -a la representación pacífica y por tiempo limitado de los que legislan y gobiernan- los españoles han luchado contra enemigos exteriores -Napoleón- e interiores -carlistas- en guerras con un terrible saldo de penas y ruinas. Como hicieron, casi al tiempo, los norteamericanos, franceses y polacos, que, junto a los héroes de nuestras Cortes de Cádiz, crearon las primeras constituciones liberales del mundo.

España tiene una rica tradición romana y cristiana de Derecho de gentes, gobierno limitado y democracia restringida, pero el fin del Antiguo Régimen, por lo que murieron centenares de miles de españoles, fue por la idea de nación política, de ciudadanos libres e iguales ante la ley. Cuando Napoleón degollaba madrileños el 2 de Mayo o Fernando VII fusilaba a Torrijos lo que querían matar era el principio de soberanía nacional. El mismo en el que se ciscan los diputados podemitas que han convertido el comienzo de la legislatura en una burla a la democracia en la que no creen, a una libertad que desprecian y a la nación que quieren destruir.

Una nación, dicho sea de paso, que también se desprecia a sí misma al elegir a estos grotescos tiranuelos que ponen bebés en el escaño porque no tienen discurso, sólo imagen y caca. Y unas libertades que, desde el mismo juramento del cargo, no defienden quienes deberían. Ante el golpismo de la Cataluña corrupta y carlistona, España ofrece el penoso espectáculo de un poder idiotizado que dice que hará lo que nunca hace y una oposición que es a la política lo que Chikilicuatre a Eurovisión. Me gustaría decir, como ellos cuando asaltaban el Congreso, "no me representan". Pero lo hacen, y como traicionan esa representación, espero que se les declare pronto, como a todos los liberticidas, fuera de la ley. Si no representan a la nación, que se lleven el circo a La Sexta, de la que nunca debió sacarlos Rajoy.

Lo que huele mal en Podemos
  www.gaceta.es 15 Enero 2016

Lo que huele mal en Podemos no es (sólo) el estudiadamente cutre aspecto de sus diputados, sino su hipocresía y la connivencia de ciertos medios, incluso judiciales, con la corrupción de Iglesias, Monedero, Errejón y compañía.

Que Pablo Iglesias ha cobrado gruesas cantidades del régimen islamista iraní no es ningún secreto: se ha publicado hace tiempo y el propio interesado lo ha reconocido. Ahora aparecen datos de la Unidad de Delitos Económicos y Financieros que corroboran lo ya conocido y añaden otras circunstancias: Iglesias infló las facturas hasta un 1.700% y falseó –evidentemente, en su favor- las cifras declaradas al Fisco. Aún más: Irán financió el vídeo de campaña de Podemos en las últimas municipales.

Que Monedero ingresó sustanciosas cantidades de la semidictadura venezolana tampoco es ningún secreto: quedó suficientemente acreditado que Venezuela destinó cerca de millón y medio de euros al número tres de Podemos a través de la Fundación del Centro de Estudios Políticos y Sociales. Las irregularidades fiscales del interesado quedaron igualmente de manifiesto. Ahora sabemos, siempre según los datos de la UDEF, que las cantidades aportadas por Venezuela y por Irán a la cúpula de Podemos supera los 6,2 millones de euros.

Errejón defraudó un contrato público, y eso tampoco es ningún secreto: se publicó, se investigó y se demostró que un departamento universitario de Málaga le había contratado con el objetivo implícito de “liberarle” para que pudiera dedicarse a hacer política en vez de atender al trabajo por el que se le pagaba. Pese a la evidencia de la corrupción, Errejón sigue pontificando libremente incluso desde el Congreso. En cuanto a la rectora responsable de la Universidad en cuestión, Adelaida de la Calle, fue premiada después con la consejería de Educación en la Junta de Susana Díaz.

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, dijo que iba a reducirse el sueldo a la mitad, así como los concejales de ultraizquierda de la corporación capitalina. A fecha de hoy, todos siguen cobrando lo mismo que el anterior equipo de gobierno municipal. Para más escarnio, los interesados se han excusado diciendo que mantienen los sueldos de “la casta” porque la oposición ha vetado la rebaja, lo cual es absolutamente falso, porque ese asunto jamás ha ido al pleno del Ayuntamiento. La mentira, sin embargo, ha sido aceptada y repetida por los medios de comunicación que dan cobertura -¡y qué cobertura!- a Podemos.

Podríamos multiplicar los ejemplos, que incluyen delitos de odio tolerados por la Justicia, connivencias con el terrorismo que han quedado impunes, discriminaciones sectarias de ciudadanos que nadie lleva a un tribunal y arbitrariedades económicas que rápidamente han sido ocultadas por la mayoría mediática. ¿Por qué esta indulgencia del sistema para con quien quiere romperlo? Por miedo, evidentemente: miedo a que la opinión dominante, modelada por la hegemonía ideológica de la izquierda, vapulee a quien ose denunciar los desmanes de esta cuadrilla.

Lo que huele mal en Podemos no es sólo el cutre -pero muy estudiado- aspecto de sus diputados, sino su hipocresía y la connivencia de ciertos medios con la corrupción de Iglesias, Monedero, Errejón y compañía, así como la cobardía de las instituciones regulares del Estado para aplicar a esa gente la misma vara que nos aplica a los demás. Va siendo hora de romper esta gigantesca mentira que es Podemos.

Acabó el teatro, comienza la realidad
Antonio Robles Libertad Digital 15 Enero 2016

Se acabó lo que se daba, el delirio catalán no da para Mas. Los tiempos del teatro han acabado, comienza la realidad. Es el fin de la comedia, del amago o la amenaza. También del peix al cove, la conllevancia orteguiana y el autoengaño gubernamental. Ha llegado el tiempo de los hechos y sus consecuencias, y con ellos, la rebelión institucional, el desgarro social, la inestabilidad económica y las lágrimas por un mundo democrático, tolerante y acomodado que no supimos conservar. Han ganado los golpistas vestidos de Gandhi, los adolescentes de casa bien chuleados por broncas de juguete y enemigos de clase. Y cuando digo han ganado, no estoy diciendo que hayan logrado sus objetivos, sino que han logrado imponer un modelo político basado en las vísceras, el resentimiento, el ilusionismo, el desprecio a la legalidad democrática y la confrontación. Inútil advertir que no han contado con los incalculables daños colaterales de su revolución preescolar.

Si a los golpistas de farol sugestionados por su propio delirio se les ha agotado el teatro, a los responsables institucionales del Gobierno de España y de la oposición, también. A partir de ahora les será imposible mirar para otro lado: en una parte de España, unos golpistas institucionales envalentonados por años de dejadez y cobardía les obligarán a utilizar todos los resortes constitucionales al servicio del Estado para acabar con la insurrección. El Tribunal Constitucional lo dejó claro en su resolución contra la declaración de independencia del Parlamento de Cataluña: "La cámara autonómica no puede erigirse en fuente de legitimidad jurídica y política hasta arrogarse la potestad de vulnerar el orden constitucional que ostenta su propia autoridad". Al Gobierno nacional ya no le quedan más disculpas, y le sobran todas las amenazas. Los amos de la masía ya no van de farol. El juramento del cargo desoye dicha resolución sin matices: "¿Prometéis cumplir lealmente las obligaciones del cargo de presidente de la Generalidad con fidelidad a la voluntad del pueblo de Cataluña representado por el Parlamento?". Sí, prometo. La presidenta del Parlamento, Carmen Forcadell, y el presidente de la Generalidad, Carles Puigdemont, no dejan lugar a dudas. Sus biografías son las de dos catalibanes. Con la misma fijación: “Estos son los adversarios de Cataluña (PP y C’s), y el resto es el pueblo de Cataluña", dice la primera, y asegura el segundo: "Los invasores serán expulsados de Cataluña". Ya nadie se puede engañar.

Pero si en Cataluña el teatro no da para más, en España se ha adueñado del Congreso de los Diputados, convertido ahora en un Congreso mediático, como si fuera un plató de televisión. Con los chicos de Podemos como aprendices de brujos. Efectismo, postureo, braceo y excentricidad, exceso de arengas en formato You Tube para neutralizar la libertad racional del vulgo y sugestionarlo con instintos básicos. Esta debe de ser la nueva política de los políticos más antiguos. O si quieren, los nuevos políticos con la más vieja de las políticas: todo por el pueblo pero sin el pueblo. Ya Goya nos advirtió de los monstruos de la razón.

En este nuevo Congreso mediático, ha entrado para quedarse la simplicidad de Twitter, el golpe de efecto de un minuto en You Tube o el fingir indignación por todo cuanto mueva el corazón de los más indefensos. Tal desprecio por la razón busca la empatía de la víscera, del resentimiento social, en una palabra, emocionar. La manera más cruel y cínica de erosionar la capacidad libre de los ciudadanos para discernir con criterio.

Paradoja cruel, los profetas de la nueva política, los chamanes contra la corrupción, practican la peor de ellas: el postureo. Se predica de muchas maneras y posee múltiples registros. Podemos los domina todos. Con éxito. Ayer logró que el niño de Carolina Bescansa fuera la portada de un país sin Gobierno. Ha llegado la nueva política.

La política española en fase de crisálida
J. L. González Quirós www.vozpopuli.com 15 Enero 2016

La situación parlamentaria, tras las recientes elecciones, se encuentra en un período de crisálida, que es una fase procesual que la naturaleza sabe resolver con facilidad, pero que, por lo inhabitual que resulta en política, suscita interrogantes que no son fáciles de responder. Para empezar, se trata de un momento en el que abundan las representaciones paradójicas, y en el que se va abriendo paso una lenta toma de conciencia de que las cosas ya no resultan ser lo que parecían. Frente a la suposición de que el PP ha ganado las elecciones (¿?) se va abriendo paso la idea de que Rajoy no dispone de las fuerzas necesarias para gobernar, y ante la sospecha de que se avecine un gran cambio, se abre paso la evidencia de que la sede de la soberanía ha sido asaltada por lo imprevisible, una sarta de ocurrencias que van desde la epifanía de una tierna maternidad a un sorprendente desfile de figuras del perroflautismo, aunque las aporías aritméticas persistan haciendo obvio que, pese a tanto barroquismo lumpen, sigue vigente la vieja sabiduría torera que el Guerra le robó a Talleyrand, “lo que no puede ser, no puede ser, y además es imposible”.

¿Un gobierno fuerte?
Los electores parecen haberse resistido a la demanda de un gobierno fuerte que repiten a toda hora los que se supone tienen el Estado en la cabeza, siempre los mismos y siempre con idéntica receta, acudir presurosos en auxilio del que manda, sólo que esa recomendación es de difícil cumplimiento cuando resulta que nadie puede mandar, pero se insiste en no pedir una segunda decisión al pueblo al que retóricamente se sigue suponiendo soberano. Los déspotas ilustrados asumen que la plebe no será capaz de lograr por sí misma la alquitarada solución que ellos preconizan, olvidando que esa solución es, precisamente, la que ha obtenido un rechazo razonablemente rotundo, tanto, digamos, por el flanco liberal como por la costado de los demandantes de milagrosos portentos sociales. Una nación hastiada de la forma patrimonial, corrupta y populista de entender la política no se va a curar de sus dolencias potenciando el poder y las triquiñuelas de los que han dirigido el chiringuito haciendo oídos sordos a la censura de los prudentes y a los lamentos, reproches e iras de los desesperados.

Rajoy en 144 caracteres
En medio de un desconcierto que no se acabará en apenas unas semanas, el buen sentido se hace preguntas que debieran tener respuesta fácil, pero que pueden parecer impertinentes. Una elemental, rebosante de lógica: ¿para qué quiere Rajoy un gobierno fuerte si no hizo nada con la mayoría absoluta que tenía? Es una de esas preguntas que desnuda al Rey, porque pone de manifiesto la preeminencia del interés personal sobre cualquier otra consideración, por intrigantes que puedan resultar las razones de Rajoy, que pierde dinero en Moncloa según propia confesión, para permanecer en un puesto en el que ha cosechado tanta ingratitud. Claro es que siete millones de españoles si han pensado que Rajoy ha hecho lo que debía y que tendría que seguir haciéndolo, pero, en el estado de crisálida, esa enorme cantidad de votos se convierte en un espejismo, porque el juego consiste en ser Cesar o en ser nada, y para eso no alcanzan.

La larga sombra de Bárcenas
Bárcenas ha contribuido a que la situación no tenga salida dando suelta a partes interesantes de un rico arsenal testimonial. Al hacerlo ha mostrado que no confía en que Rajoy pueda seguir en el machito, pues de lo contrario hubiera sido más prudente seguir apostado por lo que Rajoy hubiere podido hacer para aliviar sus sufrimientos (los de Bárcenas, digo). Aunque, en medio del vendaval mediático por la presentación de la crisálida en sociedad, las revelaciones barcénicas han recibido un tratamiento anestésico, hay piezas suficientes como para asegurar que la reina del ajedrez puede estar bajo jaque mate en unas pocas jugadas, y cabe que eso se tema el aludido. Tiene ante sí un gran problema, un dilema dramático: ¿me seguirán mis fieles hasta el abismo y se precipitarán en él para salvar mi capitanía? ¿no será más práctico dejar paso a otros, aunque bueno me hagan? Por absurdo que pueda parecer, la respuesta no está ni siquiera en el viento, todavía, pero, en estas circunstancias epigenéticas, no hay mal que cien días dure.

“O rinnovarsi o perire”
Cuatro versos de Machado (Proverbios y Cantares, XXXIV)
“O rinnovarsi o perire''...
No me suena bien.
Navigare é necessario...
Mejor: ¡vivir para ver!

Pueden estar rondando las memorias de diputados y líderes del PP, con un dilema parecido al de Rajoy y que depende en parte de él, porque puede resultar muy duro poner en la calle a quien te ha puesto en las listas, y es muy tentador esperar a ver qué pasa, que es lo que recomendaba el poeta sevillano, pero ese consejo puede ser inteligente para un sabio de provincias, pero es letal para una tripulación a la que, además, se le está llenando el barco de piratas que presumen de que tomarán el mando a la primera de cambio. Los comunicados oficiales nos informan de que la determinación de los peperos a morir con las botas de Rajoy puestas es absoluta, pero puede que tras la aparente devotio ibérica, aparezca pronto un poderoso impulso de supervivencia, por no hablar de que puedan despertarse las conciencias a la idea de que el cumplimiento del deber no siempre tiene que ser cómodo. Días como el del pasado miércoles pueden hacer mucho en la toma de conciencia de que, debiéndole mucho a Rajoy, todavía le deben más a los españoles, y que puede ser mejor hazaña y mejor negocio hacer que al presidente en funciones le crezcan pronto los adornos y las virtudes de los expresidentes, ha pasado con casi todos.

La alegre muchachada
El miércoles parecía día de visita en el Congreso, las chaquetas sobre los escaños, tal vez para evitar perderlas, el aliño callejero, las camisas fuera. Me parece que la imagen da para convencerse de que se puede ser de Podemos, pero es absurdo encargarles de que nos representen, porque sólo saben hacer de ellos mismos. Si hubiere una convocatoria inmediata, Podemos podría perder muchos de los votos recibidos en representación, no los propios, pues propios son los votos de ese anarquismo inseparable de nuestras más recias tradiciones, esa especie de liberalismo socialista y cañí, popular y sin lecturas, que piensa que se puede fabricar el maná sin escaseces ni sinsabores, que los nombres cambian las cosas, que la realidad es un sistema de gestos. Por el contrario perderán muy pronto los robados, los de quienes votaron a Podemos para castigar a otros muy diversos, del PSOE, de IU o del PP, o quienes pudieron pensar que estaban ante unos tipos decentes, ilustrados y eficaces, y verán pronto que no van a ser capaces ni de gobernarse a sí mismos, que se agolparán y se pisotearán a las puertas de un cielo muy terrenal en el que no caben todos. Tal vez me equivoque, suele suceder, pero el liderazgo de Iglesias es un resto insepulto del zapaterismo apoyado en los mismos particularismos egoístas que le dieron la mayoría a ZP en el 2008, y que ya no van al PSOE, como dejarán de ir con el Iglesias que aspira a plaza fija en Palacio. Tampoco ayudarán mucho las revelaciones que muestran qué clase de intereses reales han hecho posible esta eclosión podemita, los ayatolas, la inteligencia chavista, con perdón, y el afán de Rajoy y su cuadrilla por desestabilizar todavía más a un PSOE que ha pasado demasiado deprisa de la inmadurez a la demencia senil.

Ríos que no desembocan
Son muchos los intereses del miedo, los que quieren cobrar comisión por propiciar una salida chapucera que, supuestamente, sepultaría la llamada vieja política, que no es otra cosa que esa política insuficiente y mal hecha, con afeites de una política de Estado, y que, ahora mismo, dejará una democracia todavía más maltrecha. Frente al oportunismo disfrazado de responsabilidad, cabe reclamar la responsabilidad desnuda, el valor de recuperar la política y de llamar a las urnas para que los españoles decidan entre dos formas distintas de resolver sus problemas, pero ello exige necesariamente una fuerte conmoción del PP, un nuevo líder y la vuelta al programa abandonado en 2011, al espíritu de partido sepultado en Valencia, a esperar que no para siempre. Ya se ha visto a lo que conduce hacer del PP un partido en que están fuera de juego todos los que realmente creen en algo, y en que solo cuentan Rajoy y los que siempre están dispuestos a ser clones de lo que haga falta, esos que ahora piden un gobierno fuerte que les permitiese seguir en su nadería por un poco más. Es mucho lo que se podría ganar a cambio, claro es que con riesgos, pero de nada sirve a España mantener una ficción de partido al que se ha llevado a la jibarización y, como es lógico, a la derrota, y puede merecer la pena arriesgarse por un partido que sepa y pueda defender con vigor la libertad, la dignidad y la esperanza en que los españoles sabremos superar este sarampión provocado por la insana práctica de sacrificar la política en aras de la mediocridad burocrática, al servicio de unos cuantos funcionarios que no creen ser servidores civiles de la administración, sino dueños del Estado.

La izquierda y el virus del nacionalismo
José Miguel Villarroya Cronica Global 15 Enero 2016

Afirmaba Rosa Luxemburgo que "la socialdemocracia es el partido de clase del proletariado. Su objeto histórico es expresar los intereses de clase del proletariado. Por lo tanto está llamado a realizar no el derecho de las naciones a la autodeterminación, sino solamente el derecho de la clase trabajadora explotada y oprimida a la autodeterminación. Es desde esta posición en la que la socialdemocracia debe analizar todas las cuestiones políticas".

No era nada baladí esta afirmación de la socialista polaca, ya que desde sus inicios el principal enemigo del socialismo ha sido el nacionalismo; mientras que otras ideas y cuestiones unían, el virus nacionalista ha provocado siempre rupturas y discusiones en el seno de los partidos socialistas, que sólo han llevado a divisiones y fracturas en el seno de la organización.

El nacionalismo tiene la virtud de ir siempre al corazón de las personas, no hace falta hacer un discurso elaborado, sólo hablar de la pertenencia a un territorio y de la especificidad propia de un pueblo y ya tenemos a una masa dispuesta a seguirlo. Los socialistas no han sido inmunes a este discurso e históricamente han caído en las redes del hegemonismo cultural que éste genera; incluso el propio Gramsci (tan citado por todos), cayó en él.

A día de hoy, tanto en España como en Cataluña, estamos viendo cómo el virus nacionalista sigue marcando la agenda de la izquierda y, cómo no, provocando discusiones y rupturas fratricidas y estériles. En el caso catalán, quizás el más paradigmático, siempre ha sido un peligro latente, algo así como la peste negra medieval, que aparecía y desaparecía. Desde tiempo inmemorial afectaba a organizaciones como el PSC y el PSUC, que hablaban de dos almas en el partido, lo que ha llevado al final a escisiones y a pérdidas electorales; pero es que incluso en un movimiento anticapitalista y antisistema como la CUP, el virus se ha extendido llevando a que por el tema nacional hubiera quien estaba dispuesto a votar a Artur Mas, pasando por encima de las cuestiones sociales. Al final, enfrentamiento y rupturas también en la CUP.

En España, las líneas rojas se establecen no por temas sociales, sino por el tema nacional, unos con el derecho a decidir (invento burgués) de los catalanes y otros por la defensa de la unidad de España, pero de temas sociales ni hablamos. Podemos, por ahora, ha conseguido contra el nacionalismo una victoria táctica, que no estratégica --y leyendo a Clausewitz sabemos que las tácticas no llevan a la victoria final---, y es más, lleva en su seno el virus de la derrota, porque sus marcas están más pendientes del tema nacional que del social, más división; y es que ya se sabe que la victoria es más difícil de gestionar que la derrota.

Para finalizar citaré a Oskar Lafontaine, quien en el Congreso del SPD del año 1990 en Berlín dijo: "En las postrimerías del siglo XX la idea de un Estado nacional ya no puede constituir la base de una política de futuro. Hoy se requiere más bien una política que enlace con la tradición del internacionalismo socialista, y que subordine la cuestión nacional a las cuestiones sociales y ecológicas".

Estamos ya en el siglo XXI, y no es que estemos igual, estamos peor. El virus nacionalista, con su cohorte de procesiones y de flagelantes, ocupa toda la agenda política de las formaciones de izquierda por encima de las cuestiones sociales, lo que a la larga significará la victoria de la derecha del PP en España y de la derecha de Ciudadanos en Cataluña. Es lo que pasa cuando la izquierda pierde de vista su sujeto histórico, como decía Rosa Luxemburgo. Proletarios del mundo uníos o no.

Pedro Sánchez pacta con los independentistas catalanes
Pablo Sebastián Republica.com 15 Enero 2016

Pedro Sánchez ha perdido la cabeza y el respeto a la unidad de España al ceder a los partidos independentistas ERC y DL (de Junqueras y Mas) cuatro senadores socialistas para que cada uno de ellos pueda formar un Grupo parlamentario en la Cámara Alta. Lo que contradice la que ha sido hasta ahora la actitud del PSOE y el mandato del Comité Federal socialista de los pasados días. Y dice el portavoz del PSOE en el Senado, el inefable Oscar Lopez, que se trata de una cuestion de ‘cortesia parlamentaria’. ¿Cortesía con quienes han declarado la ruptura con España y no acatan la Constitucion, ni declaran lealtad al Rey de España y anuncian la desobediencia al Tribunal Constitucional?

Estamos ante un disparate mayúsculo por parte de un primer dirigente político nacional como Pedro Sánchez . El que ha pintado una línea roja en las puertas del PP para no pactar con Rajoy, quien se ha opuesto a que Podemos tenga cuatro Grupos en el Congreso y que da facilidades y protagonismo político en el Senado a dos partidos secesionistas de DL y ERC. Los que presentaron y han votado la declaración del 9N del parlamento catalán para provocar la ‘desconexión’ de Cataluña con España y violentar la Constitución y burlar al Tribunal Constitucional.

Y después de tomar semejante y disparatada decisión, que pone en riesgo la españolidad del PSOE, todavía algunos portavoces de este partido lo justifican diciendo que eso es algo habitual que se hizo en otras legislaturas. Pero obviando que los protagonistas de CiU y ERC de los tiempos pasados no lideraban en Cataluña el proceso independentista como ahora ocurre bajo la presidencia de Carles Puigdemont, quien, por cierto, no acató la Constitución ni ofreció su lealtad al Rey en su toma de posesión, y a quien el tal Pedro Sánchez está llamando por teléfono en aras del talante y de lo que él llama la normalidad política.

Y vamos a ver qué dice ahora el presidente del Congreso Patxi López y la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz ,y como explican a los españoles en general y a sus votantes y militantes la decisión de Pedro Sánchez de promocionar en el Senado a los independentistas para darle un altavoz político en contra de la unidad de España.

Pero, vamos a ver, este Pedro Sánchez ¿no sabe lo que está pasando en Cataluña y en este país, ni conoce la gravedad de la situación nacional? Pero si el Comité Federal del PSOE le ha prohibido hablar con Podemos mientras el partido de Pablo Iglesias defienda el referéndum a favor de la autodeterminación de Cataluña, ¿cómo va Pedro Sánchez a dar un paso que es mucho más grave, como el de apoyar política y directamente a dos partidos independentistas ofreciéndoles dos tribunas en el Senado para atacar a España y publicitar la independencia catalana desde las instituciones del Estado y contra el Estado?

Si el PSOE no rectifica inmediatamente esta decisión ya veremos lo que ocurre con Sánchez. Y no solo en sus pésimas relaciones con el PP que van a saltar por los aires y con natural estruendo, sino también con sus actuales amigos de Ciudadanos porque esperemos que Albert Rivera denuncie semejante actuación del secretario general del PSOE y, en un principio, líder de la Oposición.

Hasta Pablo Iglesias de Podemos tiene razones suficientes para decir a Sánchez que lo que acaba de hacer contrasta con su posición respecto a Podemos porque les niega su propuesta de un referéndum catalán y su petición de cuatro Grupos del Congreso y en cambio le regala a DL y ERC, dos Grupos en el Senado. Lo que en principio parece asombroso en el vigente momento político español.

Y lo que sin duda va a traer cola y responsabilidades. Y puede que de una vez por todas la convocatoria de un Congreso del PSOE antes de que Sánchez, tras su flagrante derrota electoral, conduzca el partido a una crisis de tamaño mucho mayor.

Las patrañas de Puigdemont
John Müller El Espanol 15 Enero 2016

En su toma de posesión, el martes 12 de enero, el nuevo presidente catalán, Carles Puigdemont, afirmó que “estamos ahogados y humillados financieramente, estamos desatendidos en inversiones del Estado”. Estas patrañas nacionalistas, no por repetidas, se convierten en verdades.

Es muy difícil que un ciudadano que vive en España crea que Cataluña ha sido “ahogada” financieramente cuando desde 2012 ha recibido más de 40.000 millones en medidas de apoyo financiero. Esto supone alrededor del 35% del total de 115.000 millones que se ha facilitado a las comunidades autónomas mediante el Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) y el mecanismo de pago a proveedores en los últimos cuatro años.

En diciembre, Cataluña además recibió 3.000 millones de euros adicionales del fondo de casi 8.000 millones de la partida extraordinaria que se liquidó al final de la legislatura anterior.

Lo cierto es que Cataluña no hubiese podido sobrevivir a la crisis sin este dinero adicional al estar fuera de los mercados financieros desde 2011. Las únicas regiones que lograron superar la crisis sin acudir al FLA entre 2012 y 2014 (en 2015 los mecanismos fueron reformados) han sido las de régimen foral (País Vasco y Navarra), Aragón, Castilla y León, Galicia, La Rioja, y Madrid. En cambio, al mecanismo de pago a proveedores acudieron todas, excepto el País Vasco.

Y en cuanto a la inversión en infraestructuras de transporte, un nuevo libro elaborado por el economista José Luis Feito, que se presentará próximamente, desmonta la presunción catalana desde un ángulo original. A mediados de 2014, la Cámara de Comercio de Barcelona presentó un informe en que aseguraba que el stock de inversión pública en infraestructuras en Cataluña osciló entre el 12,9% de las inversiones totales realizadas en España en 2004 y el 13,9% en 2010. Esto arrojaría un déficit respecto de la aportación de la economía catalana al PIB español que en estos años ha fluctuado entre el 18% y el 19%. También estaría por debajo del peso de la población catalana, que representa el 16% de la española. Es decir, según el informe, el Estado ha invertido sistemáticamente menos en Cataluña.

En su libro, Feito cuestiona estos datos porque olvidan que el territorio catalán representa apenas el 6,4% de la superficie de España. Esta cifra es la tercera parte del 18,7% de Castilla y León o del 17,3% de Andalucía. Cataluña, por ejemplo, tiene 250 kilómetros de litoral menos que Andalucía. Si se toma en cuenta esta dimensión, en Cataluña se ha sobreinvertido en la última década.

El informe de la Cámara barcelonesa se centraba en el déficit de inversión en carreteras (el 9,1% del total), pero lo cierto es que si se hubiese invertido un porcentaje proporcional a la aportación al PIB de Cataluña, la región estaría alicatada hasta al techo. Trabajos como el de Feito, que es presidente del Instituto de Estudios Económicos (IEE), o como el último libro de de Josep Borrell (Las cuentas y los cuentos de la independencia publicado en 2015 con Joan Llorach por Ed. Catarata) han puesto de manifiesto que el poco interés que ha existido hasta ahora por cuestionar con rigor los mantras nacionalistas ha permitido que se consoliden muchos mitos.

El pedregal
Ignacio Camacho. ABC 15 Enero 2016

Ardua tarea la de las magistradas de la Audiencia de Palma: abrirle paso a la justicia en medio de una pista de circo. O más bien al Derecho, porque la justicia es un concepto demasiado ambicioso que además lleva mucho tiempo zarandeado en la calle y malversado en los propios juzgados, cuyos titulares han decidido a menudo vestirse con togas de tribunos de la plebe para convertir los sumarios en sentencias anticipadas. El uso habitual de la instrucción como herramienta punitiva es la mayor perversión de nuestro sistema judicial, que ante su propia lentitud administrativa parece haber sustituido la condena penal por la reputacional. Con la ayuda -cooperación necesaria, más bien- de los medios de comunicación y las redes sociales, modernas bastillas en cuyas plazas virtuales se producen ejecuciones populistas al gusto de esas nuevas tricoteuses que llamamos pomposa y colectivamente opinión pública.

La pena de escarnio preventivo se aplica habitualmente en España. Igual en los ERE que en la Gürtel, con la Pantoja o con la Infanta. La imputación es un objetivo más fácil y rápido que la condena; con ella se consolida un veredicto social determinante que, si no coincide con el procesal, produce un efecto de decepción gravemente lesivo para el crédito del sistema. Nada hay más triste que un reo absuelto; al cabo de varios años de estigma, con la fama arrasada por el oprobio y la hacienda consumida en gastos de defensa, obtiene una razón tardía y desconsolada que nunca borra el rastro moral de la sospecha. Eso si tiene suerte y no ha sufrido prisión provisional, una experiencia del todo irreparable que algunos ropones iluminados consideran parte de su misión justiciera y redentora.

El caso Nóos reúne todos los ingredientes de la justicia-espectáculo. Su banquillo constituye el retrato de una época vergonzosa, del tiempo infame de los alegres pelotazos y del tráfico de influencias. Los abogados, carentes de argumentos defensivos solventes, amenazan con un ventilador de estratagemas insidiosas. Y el principal acusado es un desahogado trepador que jugaba al juanguerrismo en el entorno mismo de la Corona. La clase de vista oral que promete morbo, ruido, cotilleo, carnaza, todo ello aderezado con los confusos ingredientes de una supuesta razón de Estado. Por ese pedregal que la Infanta debía haber alisado siquiera en parte con la renuncia dinástica tendrán que transitar a pies descalzos las tres juezas, cuya misión principal consiste en impedir que el derecho, la conciencia y la ley se fuguen espantados de un escenario embarrado por los prejuicios y las suspicacias. En realidad, solventada de antemano la culpa de los procesados en el tribunal de opinión pública, se trata de un juicio popular a la propia Administración de justicia. A su neutralidad, a su rectitud, a su independencia. Y será difícil, muy difícil, que no salga descalabrada.

La ‘universidad terrorista’ del Estado Islámico, al descubierto
Pablo Molina Revista El Medio  15 Enero 2016

http://porisrael.org/2016/01/15/la-universidad-terrorista-del-estado-islamico-al-descubierto/

Hasta ahora, los servicios de inteligencia occidentales sospechaban que la organización terrorista dirigida por el califa Bagdadi estaba tratando de hacerse con armamento pesado para llevar a cabo ataques masivos contra Occidente. Las agencias de espionaje conocían este proyecto criminal, aunque no habían sido capaces de concretar en qué fase de desarrollo se encontraba. Gracias al canal británico Sky News, esta incógnita ha sido despejada.
Ocho horas de videos de formación para terroristas

El material en poder de Sky News, que ya ha sido entregado a las autoridades, fue requisado por el Ejército Libre de Siria (ELS), una de las facciones rebeldes que combate al dictador Asad, a un instructor del Estado Islámico enviado a Europa a través de Turquía para instruir a terroristas de la organización en la fabricación y uso de nuevos artefactos explosivos.

Los dirigentes del ELS hicieron entrega del material a los enviados de Sky News sin percatarse de la importancia del contenido de esas grabaciones, que finalmente se han revelado una auténtica mina para combatir la amenaza terrorista, según los expertos.

En ellas se puede ver la universidad terrorista que el Estado Islámico mantiene en Raqa, su gran bastión sirio. La cadena británica apunta que las instalaciones se encuentran en el antiguo centro ecuestre de la ciudad. Allí, grupos de terroristas, procedentes principalmente de Siria, Irak, Sudán, Somalia, Túnez, Egipto y Pakistán, reciben formación para poder llevar a cabo atentados mucho más potentes y sofisticados que hasta el momento viene perpetrando el EI.

En uno de los vídeos se puede ver cómo aprenden a convertir un vehículo desguazado en uncoche bomba activable por control remoto y con un maniquí a bordo con distintos sensores para sortear controles.

En otro de los vídeos se ve a un hombre en un almacén de explosivos explicando, en ruso, cómo se pueden construir bombas con materiales plásticos.
La nueva batería térmica para misiles tierra-aire

Pero lo que más ha sorprendido y preocupado a los organismos occidentales de seguridad ha sido el descubrimiento de que el Estado Islámico ha conseguido elaborar artesanalmente una de las piezas clave para el lanzamiento de misiles guiados contra objetivos aéreos. Se trata de la batería térmica que este tipo de ingenios necesita para cumplir su fin, un dispositivo que, por ejemplo, la organización terrorista irlandesa IRA fue incapaz de elaborar en sus largas décadas de actividad criminal.

Pues bien, según el material de que dispone Sky News, el EI habría conseguido fabricarla en suuniversidad. Hasta ahora, se consideraba que esto estaba fuera del alcance de las organizaciones terroristas, al carecer éstas de una poderosa infraestructura de producción militar.

Con estas baterías, el grupo terrorista podría volver a poner en funcionamiento artefactos considerados actualmente inservibles y montar misiles tierra-aire de cabeza térmica con un grado de precisión del 99%.

Un desertor del Estado Islámico localizado por Sky News en Turquía asegura que este programa de entrenamiento de la universidad terrorista está pensado para organizar atentados masivos en suelo occidental.
Una mina para los servicios de Inteligencia

El mayor Chris Hunter, antiguo experto en explosivos de las Fuerzas Especiales del Ejército británico, ha declarado, tras estudiar el material de Sky News, que estamos ante “uno de los hallazgos más significativos en materia de inteligencia sobre el Estado Islámico” y explicado que las grabaciones “proporcionan una muy buena visión sobre dónde están ahora, qué aspiran a hacer y, sobre todo, la diversidad de amenazas a las que vamos a tener que enfrentarnos”.
La existencia de estas grabaciones permite suponer que hay otras similares en manos de terroristas islamistas circulando por distintos países. Los vídeos de Sky News van a permitir a los servicios de seguridad occidentales conocer mejor las amenazas del Estado Islámico. El problema es que el califato terrorista, ahora, asusta todavía más.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Un préstamo al diablo
Okdiario  15 Enero 2016

Pedro Sánchez comienza a definir cuál será su plan de acción en el asalto a La Moncloa. El favor a ERC y CDC en el Senado denota que el secretario general del PSOE prefiere poder y Presidencia, aunque sea a cualquier precio, a un gran pacto de Estado entre fuerzas constitucionalistas que desbloquee la ingobernabilidad en España. El préstamo de cuatro diputados a los golpistas va mucho más allá de un gesto puntual, es un acuerdo tácito para un futuro que Sánchez espera cercano y que, sin escrúpulos, le permitiría gobernar la misma nación a la que sus potenciales socios pretenden amputar una parte muy importante. Un contrasentido que el secretario general del Partido Socialista parece llevar hasta sus últimas consecuencias con tal de no convertirse en un “jarrón chino” dentro de su propio partido.

No obstante, la legitimidad de Sánchez para gobernar es muy limitada por mucho que se afane en pregonar lo contrario. De seguir así, y como rehén de esa circunstancia, empeñará su futuro, el de su partido y, lo que es peor, el de toda España en base a un pacto inverosímil con aquellos que quieren romperla. No debemos obviar el hecho de que el hombre que le guiña desesperadamente el ojo al diabólico nacionalismo es el mismo que consiguió los peores resultados del PSOE en unas generales desde la Transición. Alguien a quien habría que exigirle unas miras más amplias y, sobre todo, menos egoístas. En el contexto actual hay mucho más en juego que fatuos egos e intereses partidistas, tenemos entre las manos el futuro del país. Por eso resulta aún más preocupante que en las últimas horas, además de la maniobra en la Cámara Alta, el líder socialista haya mantenido una línea de declaraciones que provocan estupor incluso entre los propios barones de su partido: Guillermo Fernández Vara, Emiliano García-Page o Susana Díaz.

El préstamo de hoy es, por una parte, una perversión del sistema y una burla directa a una institución en constante entredicho como es el Senado. Por otro lado, supone una tomadura de pelo a los electores que se decidieron por el PSOE y que ahora ven cómo sus votos sirven para dar mayor presencia estatal a unos políticos que han hecho del desprecio a España y sus instituciones el leitmotiv de su actividad política. Un hoy por ti y mañana por mí que Pedro Sánchez ha llevado hasta el punto de criticar al propio Rey Felipe VI, símbolo máximo de la unidad de España, por no recibir a la presidenta del Parlament, Carmen Forcadell. Una mujer que asumió su cargo al grito de: “¡Viva la República catalana!”.

Dos partidos, Esquerra Republicana y Convergència, cuyos consejeros en Cataluña, capitaneados por el más radical entre sus iguales, el president Puigdemont, han despreciado sistemáticamente tanto al Rey como a la Constitución durante la jura de sus respectivos cargos. Una prueba más de que esta minoría de fanáticos ubicados al otro lado del Ebro no espera diálogo y comprensión, sino la ruptura absoluta con España. Un país al que quieren secuestrar y a cuya historia pasaría Sánchez, si no recapacita, como el hombre que les entregó su unidad en bandeja de plata para que la pisotearan.

Pre independencia
Antonio Burgos. ABC 15 Enero 2016

Puigdemont el del pelucón, que preside la autonomía catalana después que la CUP («of cofee», que decía Ana Botella) haya mandando a Arturo Mas a la mismísima Venta del Nabo, era hasta ahora alcalde de una ciudad que no sé dónde está. Sé el sitio donde está Gerona, la de los Sitios, pero no tengo ni puñetera idea de dónde lo que las radios en lengua española dicen acerca del lugar de procedencia de quien hasta antier era un desconocido: eso de «Yirona». Hay toda una geografía de España que desconozco. Oyendo hablar en español no sé dónde está Yirona, ni dónde Ondarribia, ni dónde Lleida, ni dónde Eivissa, ni dónde Iruña. Me pasa igual que a los catalanes en sus televisiones, diarios y radios, que como saben dónde está Terol, andan buscando a Teruel, y como desconocen la situación de Osca, no acaban de encontrar a Huesca.

Tienen los separatas catalanes mucha suerte con Puigdemont, presidente de su autonomía gracias a las flequis de la CUP. Ea, ya tienen en el Palacio de San Jorge lo que no soñaban ni con el deshonrado Pujol ni con Mas: un descendiente directo del mismísimo «Guifré el Pilós». Este Guifré el Pilós debe de ser, en plan «Yirona», el Wifredo el Velloso de toda la vida. A quien conozco no porque sea experto en historia del Noreste del Reino de Aragón, sino porque en la Feria de Sevilla había una caseta que se llamaba así, en plan de cachondeo. O sea, lo mismo que nos hemos tomado muchos al tal Casademont o Puigdemont o como sea. Si ellos no respetan las leyes y se las saltan a la torera (aunque hayan prohibido la Fiesta, por Nacional y por española), ¿cómo quieren estos gachés que los respetemos a ellos? Si se pasan las sentencias del Constitucional por el forro de los paños de Tarrasa, ¿cómo hemos de tenerles la menor consideración? No sólo no cumplen las leyes: ni la voluntad de las urnas. Mas, antes de coger el camino a la Venta del Nabo, dijo una de las frases más antidemocráticas que he oído: «Hemos corregido en la negociación lo que no nos dieron las urnas». Eso está no a cinco minutos, sino a tres segundos (y con «foto-finish») del fascista y totalitario: «El mejor destino de las urnas es romperlas».

Ellos, de hecho, las han roto. Y No Passssa Nada. Y el Gobierno de Madrid, tragando, y publicando comunicados cada vez más duros sobre el cumplimiento de las leyes, pero cada vez menos resolutorios: acobardamiento en fase creciente y valentía en fase menguante. Me paran por la calle y me preguntan:

—Oiga, Burgos: ¿usted sabe si por un casual el artículo 155 sigue estando en la Constitución o los separatistas catalanes lo han mandado quitar para aceptar la última morterá de dinero que les ha dado Madrid?

Lo del «Barsa es más que un club» es cierto. De esa fábrica azulgrana de separatistas y de anticatalanistas han debido de aprender que hay veces en que los partidos que se pierden en los campos se ganan en los despachos. Así ha llegado a presidente Puigdemont el Pilós, con los amaños que se han traído de espaldas al resto de los españoles, limpiándose en las cortinas de la soberanía nacional, qui- tando la Bandera de la Patria y los retratos de su Rey ante una Justicia encantada de haberse conocido con este Gobierno acogotado y con estos sediciosos rompedores de la Unidad nacional.

Y como el que no le da importancia a la cosa, El Pilós ha proclamado por su cuenta la «preindependencia». Muchos se sorprenden y se preguntan si habrá luego «postindependencia». A mí no me extraña nada. Esto de la «preindependencia» me recuerda a la «preautonomía» que les dimos cuando empezamos a tragar, a traspasarles la Educación como un arma para enseñar a odiar a España. Llegó Tarradellas y dijo: «Ciutadans de Catalunya, ja sóc aquí!». El separatista del pelucón ha dicho, en su lengua de «Yirona»: «Ciudadanos de España, la preindependencia ya está aquí; esperen un momento, que a la independencia la están peinando».

Rivera y la legalidad democrática
Guillermo Dupuy Libertad Digital 15 Enero 2016

Aunque ninguna de las iniciativas que los distintos partidos políticos han inscrito en el Congreso vaya a tener mucho recorrido mientras el Gobierno siga en funciones, bien está que Ciudadanos se haya estrenado en el Parlamento con la presentación de una proposición no de ley en defensa de la unidad de España. Ahora bien: si Rivera pretende "comprometer" el respaldo del Congreso al Gobierno en funciones "en aquellas medidas que deba tomar para garantizar la legalidad en Cataluña", no estaría de más que el líder de Ciudadanos apuntara cuáles son, según él, las medidas necesarias para, más que garantizar, restablecer la legalidad en esa parte de España.

Lo digo, más que nada, por el hecho de que la última medida tomada por el Gobierno de Rajoy respecto a la Administración autonómica golpista, ya una vez aprobado el sedicioso programa de Mas, que Puigdemont acaba de ratificar sin modificar una coma, fue la de brindarle 3.034 millones más provenientes del Fondo de Liquidez Autonómica. Eso, por no recordar otras medidas que en el pasado ha tomado este Gobierno contra el proceso secesionista catalán, tal y como tratarlo como simple "algarabia", o tratar de apaciguarle con un nuevo y singular modelo de financiación autonómica muy similar al mal llamado pacto fiscal.

No sé. A lo mejor las medidas para las que Rivera pide un cheque en blanco a favor de Rajoy son esas propuestas de reforma constitucional destinadas a "encajar la singularidad" de Cataluña, tal y como ya propusieron algunos ministros del PP como Catalá o Margallo.

Tengo también mis dudas respecto a si esas medidas para las que Rivera ya adelanta su apoyo se reducirán, nuevamente, a recurrir al Tribunal Constitucional para que emita una nueva sentencia como aquellas que iban a impedir la celebración de una consulta secesionista como la celebrada el 9-N, o como otra más reciente que iba a poner punto y final al procés en la fase en la que ahora se encuentra.

A diferencia de lo que propone miope y lamentablemente no sólo Pablo Iglesias, tengo la tranquilizadora certeza de que ninguna de esas medidas en las que pueda pensar Rivera como solución al secesionismo catalán sea la de acceder a celebrar un referéndum en Cataluña y que la unidad de España pase a sostenerse no en la soberanía nacional, sino en la de esa mayoría de catalanes que parece que todavía quieren seguir siendo españoles.

También estoy seguro y me tranquiliza que ninguna medida de Rajoy para la que Ciudadanos brinda su anticipado apoyo será la de no tomar medida alguna, creyéndose o haciéndonos creer esa cómoda falsedad de que el procés está en sus minutos basura, o como la de que ningún delito se ha perpetrado aun, sino que todos ellos están por llegar.

También estoy seguro, sin embargo, de que este Gobierno ahora en funciones ha sido parte, involuntaria pero decisiva, del problema, como para que ahora me tranquilice ninguna petición de apoyo que no vaya acompañada de medida concreta alguna, diferente, claro está, a las que, lejos de disuadir, han envalentonado a los nacionalistas.

Si Ciudadanos no quiere morir, no debe olvidar para qué nació. Y lo hizo no tanto para ser una alternativa a los nacionalistas como una alternativa a una casta, supuestamente nacional, cuya lucha contra el nacionalismo se ha reducido a verlas venir o a tratar de apaciguarlo vanamente con nuevas concesiones.

Sin duda es hora de unidad entre el PP, el PSOE y Ciudadanos, pero de una unidad entorno a una firmeza y a una detallada hoja de ruta para aplastar un proceso secesionista que no por gradual deja de ser golpista. Si los nacionalistas tienen una muy concreta y detallada hoja de ruta para hacer añicos la soberanía nacional, el Gobierno debería tener una para defenderla. Y mientras no la tenga, de nada servirá brindarle el apoyo.

Entre lo bufo y lo dantesco
Daniel Martín Ferrand Republica.com 15 Enero 2016

Las nominaciones a los Oscar ya han entrado en escena, lo que nos devuelve esa extraña sensación de que, entre días internacionales y galas de premios, vivimos en un eterno “día de la marmota”. Más allá de este desasosegador fenómeno, esta dependencia de lo externo anecdótico parece conformar nuestra realidad como el peor de los realities; es decir, necesitamos de lo irreal para ir construyendo el mundo en el que vivimos.

Quizás por eso el triste espectáculo del pasado miércoles en el Congreso no resulte extraño del todo: causará indignación, tristeza, desesperanza, vergüenza… pero nunca perplejidad ni incredulidad. Poco más se podía esperar de unos sujetos que, cual nazis o comunistas en la República de Weimar, hacen del discurso antisistema su santo y seña y de la constante, inicua y vacua provocación su razón de ser.

El miércoles, con esos heteróclitos acatamientos de la Constitución, con esas pintas zarrapastrosas, con un bebé en el hemiciclo, con, en definitiva, esa falta de respeto hacia el Parlamento como representante de la soberanía nacional, el Congreso devino en un espectáculo bufo y grotesco que, esperemos, no devenga en perfomance dantesca que anuncie el fin de nuestra democracia, quizás no perfecta pero sí mejor que cualquier otro periodo anterior de la historia española.

A este número de circo sin humor ni magia le precedió, el pasado fin de semana, el artero y fácil juego de manos que aupó a la presidencia de la Generalitat a un vesánico que, en confrontación directa con el Estado de Derecho, servirá al suicidio colectivo de Cataluña con el apoyo de otros de esos grupos que creen en la democracia tanto como comunistas o nazis en Weimar.

Lamentablemente, en este mundo globalizado estas imágenes, inmediatamente, serán las que se añadan a la vieja leyenda negra de España, país que, afortunadamente, ha sobrevivido a cosas peores. Pero en Europa, Asia, América e, incluso, en Marte, asistirán al triste espectáculo de nuestro sistema representativo entre divertidos, fascinados y preocupados.

El principal problema de la democracia, como sostenía Coucheau, es que sus enemigos pueden hacerse fuertes a costa de sus principios, de su debilidad en cuanto sistema abierto y tolerante con las minorías. ¿Cómo se puede combatir actos tan reivindicativos, rebeldes y provocativos como amamantar a un bebé en la sala de plenos del Congreso? ¿Se debe combatir o, por el contrario, esperar a que los bufones caigan por su propio peso hacia el anonimato y el retorno a la condición de ciudadanos normales?

Esta es la cuestión de cuestiones. En Weimar las fuerzas democráticas no supieron enfrentarse a los antisistema, a los totalitarios. Hoy en día, según nos gusta pensar, la ciudadanía está mejor preparada. Pero son muchos los que aplauden esta postura como auténticamente democrática pues coloca el Congreso a la altura del teatro bufo y populachero. Y, en Cataluña, después de décadas de pésima y tendenciosa educación, casi la mitad de la Comunidad Autónoma apoya el proyecto secesionista.

De nuevo la educación, eje básico y fundamental de cualquier sistema democrático, entra en juego. Si en ella no hay rigor ni excelencia, jamás se podrá esperar que algo riguroso y excelente salga de nuestras instituciones. Estamos creando ciudadanos de tercera, y cualquier bufonada será celebrada por millones de personas aunque afecten a las formas –esenciales– y al fondo del sistema.

El problema es que esta ópera bufa, esta mala pesadilla, llega en medio de los numerosos procesos por corrupción del viejo establishment. Cuando el espectáculo de lo grotesco se mezcla con la (lógica) indignación ciudadana, es fácil pasar de Rabelais al Satán de Milton . Algo que maldita tiene la gracia porque hablamos de realidad y no de fantasía.

P.S.: La conversión en tremendamente común del nombre de Daniel Martín, con el que he firmado hasta el pasado martes, me llevan a vencer mi enorme respeto por el apellido de mis mayores y adoptarlo como mi nuevo identificativo. Solo espero estar a la altura.

Presenta una Proposición No de Ley en el Parlamento andaluz
C's quiere que las escuelas andaluzas enseñen catalán, euskera y gallego
La formación quiere quiere crear cátedras de todas las lenguas cooficiales de España en las universidades e institutos de idiomas
La medida persigue "aplicar la Constitución", en lo que respecta a "respetar y proteger la diversidad lingüística de nuestro país"
EUROPA PRESS Sevilla El Mundo 15 Enero 2016

El grupo parlamentario de Ciudadanos (C's) ha registrado una proposición no de ley (PNL) en el Parlamento andaluz en la que propone incluir, con carácter opcional y con un número mínimo de estudiantes interesados, la posibilidad de estudiar las lenguas cooficiales del Estado -catalán, gallego y euskera- en los centros educativos de Primaria, ESO y Bachillerato de Andalucía.

La formación explica que la iniciativa también insta al Consejo de Gobierno a facilitar las lenguas cooficiales en todas las escuelas de idiomas, así como crear las cátedras de las distintas lenguas cooficiales en los departamentos de Filología de todas las universidades andaluzas.

Así las cosas, el parlamentario de C's José Antonio Funes ha afirmado, tras registrar esta iniciativa, que su formación "siempre apostará por la igualdad y por tender puentes entre todos los españoles".

A su juicio, "la posibilidad de estudiar estas lenguas es la mejor manera de aplicar lo que la propia Constitución indica, que es respetar y proteger la diversidad lingüística de nuestro país", al tiempo que ha incidido también en "los efectos positivos para la sociedad cuanto mayor sea su formación".

pellas de 92.443 millones
TV3 rinde homenaje a quien deja Cataluña endeudada hasta 2055
Artur Mas será esta noche el invitado en ‘Acció Política’, que emitirá un documento inédito sobre su persona donde “sentiremos sus reflexiones sobre su aportación política”.
Rosalina Moreno  www.gaceta.es 15

La televisión pública catalana rendirá este viernes homenaje al expresident catalán, Artur Mas, el mismo que como herencia deja a Cataluña endeudada hasta 2055, con pellas de 92.443 millones de euros en la Generalitat, además de una sociedad dividida. Este no ha escatimado en gastos en su delirio secesionista, por ejemplo, para sus terminales mediáticas, entre las que se encuentra TV3. Sin embargo, su Govern recomendaba a los farmacéuticos poner una vela si querían cobrar los 330 millones que les debe.

Mas será el invitado del programa 'Acció política', que se emite a las 22.00 horas. El espacio analizará la situación política que se abre en Cataluña tras el nombramiento de Carles Puigdemont como nuevo jefe del Ejecutivo, si bien todavía no es el presidente legal de Cataluña ya que se saltó la ley durante su toma de posesión. El programa hará una retrospectiva hacia el 27-S de la mano del predecesor en el cargo de Puigdemont y ofrecerá “un documento “inédito” de Mas, “fruto de un seguimiento durante el 27 de septiembre de 2015 al entonces candidato a la presidencia de la Generalitat, cuando aún ni se intuía el desenlace final”.

“Sentiremos sus reflexiones, sentado en el sofá de su casa, sobre su aportación política, y lo veremos haciendo trabajos de su día a día personal”, recoge TV3 en una nota que termina diciendo “En ‘Acción política’ miramos al pasado inmediato para entender el presente”.

Lo cierto es que el sucesor de Mas en la Generalitat tampoco pierde el tiempo. Como ha publicado GACETA.ES, el primer ‘dedazo’ del Puigdemont ha sido ‘colocar’ al frente de la radio pública catalana, Catalunya Radio, otro altavoz del separatismo, a un antiguo socio, el periodista Saül Gordillo, que comulga con los postulados soberanistas. Con él creó en 2006 la mercantil Doble Utopía SL, que recibió subvenciones de la Generalitat aquel mismo año.
‘Un ejército de periodistas bien pagados’

Para ‘Societat Civil Catalana’, TV3, que nos cuesta 225 millones anuales (más del triple que Telemadrid), debería llamarse “Teleindependencia”. Juan Arza, promotor de la plataforma denuncia en GACETA.ES que el ente público “tiene unos 2.000 trabajadores (más que Telecinco, Antena 3 y la Sexta juntas), con unos salarios promedio elevadísimos de en torno a 50.000 euros brutos anuales, y que forman un ‘ejército’ muy buen pagado y absolutamente fiel al nacionalismo”. De hecho, al menos, en 2014 el director de TV3, era mejor pagado de la Generalitat.

En el mismo sentido se pronuncia el periodista catalán Ramón de España, que señala a este diario que TV3 dejó de ser una televisión pública y “es un aparato de agitación y propaganda de la Generalitat, como todos los medios públicos controlados por el Gobierno”. “Sé que en la empresa medran los nacionalistas y son enviados al pasillo los que no están por la labor”, asegura.

Arza, de ‘Societat Civil Catalana’, hace hincapié en que “hay un listado enorme de asociaciones, grupos y medios de comunicación que están recibiendo subvenciones públicas, muchas veces a costa de las necesidades sociales de los ciudadanos”.

“Su 47, 8 por ciento de votos del independentismo el 27-S se ha hecho a base de regar a los medios de comunicación con dinero público, de influir en la Educación durante 35 años y de repartir también entre asociaciones y otros organismos afines y”, afirma también GACETA.ES Carlos Carrizosa, portavoz de Ciudadanos en el Parlament de Cataluña. Se da la circunstancia de que a escasos días del 27-S Artur Mas repartió seis millones entre sus terminales mediáticas. La Vanguardia, el grupo Ara, el Punt-Avui, y el Periódico de Cataluña estaban entre las más beneficiadas.

Carrizosa recuerda que en la campaña electoral, si no llega a ser porque la Junta Electoral obligó a TV3, por su retransmisión de la Diada, a emitir unos espacios de compensación a las candidaturas no separatistas “habrían hecho su publirreportaje para consumo de su público”. Aun así, la cobertura de las elecciones en la Radio y Televisión Pública catalana fue una “auténtica pornografía política”, según denunció en el Congresoel diputado 'popular' Daniel Serrano.

“Todo el panorama mediático en catalán está prácticamente al unísono con el mismo discurso del Gobierno”, manifiesta, además, a este diario el portavoz adjunto del Partido Popular en el Parlament, Santiago Rodríguez, que destaca que su partido, sin embargo, es “silenciado y maltratado”.

Pone como ejemplo el debate en TV3 con los candidatos al 27-S, donde la que tenía que ser moderadora del mismo “participó activamente e interrumpió continuamente a Xavier García Albiol, llegando incluso a rebatirle argumentos”. “Tal fue la situación que pedimos un informe al Consejo Audiovisual de la neutralidad que Mònica Terribas debía tener porque aquello fue un escándalo”, añade.

También cita a RAC 1, que “continuamente desde que amanece hasta que se pone el sol hace apología del independentismo, tomando posición de una forma muy clara a favor del proceso y de la independencia”.

Algunas de las perlas del "aparato de propaganda"
En la larga lista de polémicas que amasa TV3 como “aparato de propaganda” de la causa independentista se encuentra, por ejemplo, que el pasado julio, al tratar en el 'Telenoticies' el incendio que asoló Òdena, quiso dejar claro que el autor del fuego era "español", pese a que este era catalán de Ódena.

Si el pasado 11-S septiembre incluyó un helicóptero, una decena de unidades móviles y casi una centenar de periodistas y técnicos en el despliegue del aquelarre separatista, en octubre quiso seguir la misma línea en la declaración de Artur Mas ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña como imputado por el 9-N.Su declaración monopolizó la programación de TV3 la mañana de aquella jornada, cubierta con una decena de periodistas y técnicos.

Además, el pasado junio uno de sus presentadores, Quim Masferrer, del programa 'El Forastero',se refirió a los españoles como"una panda de mangantes sarnosos y cabrones de mierda".

También forma parte de TV3, en el equipo de ‘Crackovia’ y 'Polònia', el actor catalán Toni Albà, parodiador de Juan Carlos, que ha dejado perlas como que “España ha causado más muertes en su historia que todo el terrorismo”, que "España es el prostíbulo más grande del mundo” o que “el Estado español odia a los catalanes”. Precisamente, la plataforma ‘Societat Civil Catalana pretende concienciar a la ciudadanía sobre la realidad que padecen los contrarios a la independencia con un vídeo de Albà. Quiere que se conozca que "el verdadero rostro de un nacionalismo que se quiere presentar como alegre y democrático, pero tiene las hemerotecas llenas de supremacismo y odio a lo español”.

En diciembre de 2014 la plataforma también denunció que TV3 había emitido en prime time una película sobre las bondades de la independencia, llamada 'L' Endemà' -‘El mañana', dirigida por Isona Passola, “que comparaba a un violador y a un maltratador con España”.

Cabe recordar, asimismo, que la cadena se metió en un berenjenal por sacar el logotipo Junts (juntos) de su campaña promocional del pasado verano, difundida a través de TV3 y Catalunya Ràdio. Su "similitud" con el logo de la candidatura unitaria independentista ‘Junts pel Sí’ llevó a la Junta Electoral Provincial de Barcelona a obligarle a eliminarlo.
 


 


Recortes de Prensa   Página Inicial