AGLI Recortes de Prensa   Miércoles 20  Enero  2016

Rajoy tiene que hacerse a un lado
Editorial  www.gaceta.es 20 Enero 2016

Un gobierno de izquierda, extrema izquierda y separatistas sería la peor opción para España. Y sin embargo, la nulidad de Rajoy en esta hora está logrando que tal paisaje parezca cada vez más factible.

El Partido Popular ganó las elecciones del 20-D. Ojo: el Partido Popular, no Mariano Rajoy. Aun siendo los peores resultados desde finales de los años 80, las listas del PP obtuvieron 7,2 millones de votos (un 28,72% del total) y 123 escaños, es decir, 1,7 millones de votos más que el PSOE y 2 millones de votos más que Podemos, y un 35% del hemiciclo. Esas cifras son, básicamente, el suelo electoral de la derecha española, el resultado que el PP obtendría con cualquier candidato y en cualquier situación, porque corresponden a un sector social plenamente convencido que encuentra en el PP su opción natural. Si alguien tiene derecho a auparse en esos votos, a hablar en su nombre, ese es el PP, y en modo alguno Mariano Rajoy. Al contrario, la gestión de Rajoy ha conducido al PP a perder inmensas parcelas de poder político y de fuerza social.

En un partido normal, un líder así se retiraría –o sería retirado- para salvar al partido.Dentro del PP es un secreto a voces que el presidente ya es una rémora, que con cualquier otro nombre se habrían conseguido mejores resultados el 20-D y que cualquier otro candidato también recibiría más apoyos en una hipotéticas nuevas elecciones. Pero, asombrosamente, Rajoy y sus sorayos parecen dispuestos a terminar de machacar al PP para salvarse ellos. El gallego trata de mantenerse en el plasma a toda costa, se niega a celebrar un congreso que según los estatutos ya debería haberse convocado y pretende mantener “secuestrado” al partido para que avalen su imposible candidatura.

Rajoy ha sido víctima de sí mismo, de sus enormes errores estratégicos, de su petulancia personal, de su vanidad política. Encastillado en la presunta superioridad objetiva de una tecnocracia que ha terminado manifestándose bastante incompetente, Rajoy ha sido el perfecto ejemplo del hombre que apaga incendios con gasolina. Para hundir al PSOE estimuló el crecimiento de una extrema izquierda que ha terminado adquiriendo dimensiones ciclópeas. Para neutralizar al separatismo catalán renunció a la defensa franca de la unidad nacional y optó por maniobras subterráneas que no han mermado, al revés, a los secesionistas. Para afianzarse en un paisaje social escorado a la izquierda optó por una política socialdemócrata que ha flagelado a los propios sin conquistar a los ajenos. Lo peor es que las consecuencias de esos errores no las pagará sólo Rajoy, sino que pueden convertir al PP en un gigante marginal y putrefacto, como lo fue en su momento la democracia cristiana italiana.

La campaña de Rajoy se basó en dos cosas, ninguna de ellas afirmativas: la primera, un balance económico que no será tan bueno cuando tanto hay que explicarlo; la segunda, el miedo a un pacto de izquierdas. Sucede ahora que es precisamente el inmovilismo de Rajoy el que está facilitando un Frente Popular. El empeño personal del presidente en funciones (¡tan parecido, ay, al de Artur Mas!) está dando argumentos a Pedro Sánchez para buscar otra alternativa. Todo el mundo sabe que un gobierno de izquierda, extrema izquierda y separatistas desorejados sería la peor opción para España. Y sin embargo, la nulidad de Rajoy en esta hora está logrando que tal paisaje parezca cada vez más factible. Un nuevo error –trágico- para sumar a una lista inagotable.

Es evidente que un gobierno frentepopulista sería catastrófico para la unidad nacional y para la economía española. Es también evidente que la figura de Rajoy queda descartada por quienes deberían sentarse a negociar. En consecuencia, la salida lógica sería que el Partido Popular, que es, insistimos, el que ganó las elecciones, explore otras posibilidades: proponer a un tecnócrata, a otro miembro del partido que no haya escrito sms a personas en prisión, a otro líder de la casa que sea capaz de encarnar un proyecto de unidad nacional…

Para que Artur Mas cediese fue necesario que los miembros más destacados de su gobierno y de su coalición se lo exigieran. Esto es lo que parece que se está gestando dentro del PP, convencidos los populares que ahora mismo Mariano Rajoy es un obstáculo para la gobernabilidad para y el propio futuro del partido. Y es tarea urgente.

Los ricos de Podemos
EDITORIAL Libertad Digital 20 Enero 2016

Decididamente, no parece que Pablo Iglesias se dedique a repartir sus bienes entre los parias de la tierra: con unos ingresos brutos anuales que superan los 107.000 euros y un patrimonio financiero que excede los 112.000, el joven comunista se sitúa ya en la élite mundial en términos de riqueza. Según Eurostat, en España sólo el 1% más rico gana más de 52.846 euros anuales, mientras que sólo el 7% de la población mundial, según estudios de Credit Suisse, tiene un patrimonio financiero valorado en más de 100.000 euros.

Está claro que una cosa es criticar a los ricos y otra, muy distinta, negarse a serlo. Sobre todo si uno se hace rico a costa del masacrado contribuyente –ya sea español, iraní o venezolano–, tal y como es el caso del dirigente podemita.

A diferencia de muchos de los ricos que tanto crítica, Iglesias no ha creado en su vida un solo puesto de trabajo ni ha contribuido en forma alguna a una creación de riqueza y prosperidad que no sea la suya propia. Su aportación a la comunidad, en forma de bienes o servicios, se ha limitado siempre a la divulgación de una ideología retrógrada y totalitaria que no ha generado más que muerte y miseria.

Pablo Iglesias no es el único, ni siquiera el más clamoroso, exponente de pijopogre o izquierdista caviar de que hace gala Podemos. Ahí están, sin ir más lejos, Carolina Bescansa, la diputada que dejó en casa a la niñera para exhibir su bebé en el Congreso, o la millonaria alcaldesa de Madrid Manuela Carmena. También en estos casos, una cosa es predicar y otra muy distinta dar trigo. Que se lo pregunten a los extrabajadores del marido de Carmena.

La riqueza que se amasa gracias al expoliado contribuyente y mediante la prédica del resentimiento social, la envidia y la demagogia más infecta no es tal, es de hecho rapiña miserabilizadora. Desgraciadamente, esa es la única que saben generar Iglesias y su partido, saturado de vivos que, sin vergüenza, claman puño en alto en pro de famélicas legiones que sólo se materializarán si aquellos tienen la oportunidad de venezolanizar España.

España no es una farola
RAÚL DEL POZO El Mundo 20 Enero 2016

«Nos vienen hostias de todas partes, pero nosotros vamos a intentar conquistar el castillo y, cuando estemos en el torreón, empezaremos a lanzar calderos de aceite hirviendo a los que nos asedian», dijo hace unas horas uno de los dirigentes del PSOE.

El gran califa Felipe, desde su finquita de Extremadura -en realidad es más bien una maceta-, sigue siendo el modelo de Pedro Sánchez, mientras que la sultana de Triana se va desinflando. César Luena, el político más astuto de Ferraz, apoya a su capitán -como en El motín del Caine-, sabiendo que nadie de la tripulación puede escapar de ese barco que irá a la atarazana del Pasok si no logra la púrpura. Me lo acaba de decir Luena: «Nosotros asumiremos nuestra responsabilidad cuando nos llegue el turno».

El caso es que ya nadie ve tan irreal un Gobierno de izquierdas. Albert Rivera vislumbra un posible acuerdo entre PSOE, Podemos y PNV para formar una mayoría. Susana Díaz recuerda que tiene la cuarta parte del poder en el partido, y una gran presencia en el Congreso y en el Senado, y que no va dejar que el PSOE cometa el error de gobernar con el apoyo de los independentistas. Éstos, como se ha comprobado una vez más en Cataluña, son de atrezo. Ahora dicen que la patria no corre tanta prisa, pero éste sería el momento de que el PSOE no cayera en las redes de los que creen que romper España es tan fácil como romper una farola. Dejen ya de marearnos.

Lincoln luchó para que EEUU fueran un solo país, porque creía que la secesión sería la esencia de la anarquía. «Si un Estado se separa -dijo Lincoln-, también puede separarse cualquier otro, hasta que no quede nada de la nación». Aquí y ahora, más que nunca, se niega a España. Se borraron de los libros escolares hasta los «ríos sonorosos» de San Juan de la Cruz, como recuerda Serafín Quero en su libro Los ríos del vino.

Escribió Gustavo Bueno que los que han militado en la izquierda, sobre todo durante la metamorfosis o transformación de la monarquía franquista en democracia coronada, se olvidaban de España y decían «este país» o «Estado español» y, a veces, hablaban de la Administración como si se tratara de un mero cuerpo de correos.

El PP presentará una proposición no de ley contra el referéndum en Cataluña. Se votará enseguida y cada partido se quedará desnudo ante esa nueva Santa Gadea. A ver qué hace el PSOE y a ver qué hace Podemos ante eso de la España plurinacional, la España nación de naciones o el misterio de la Santísima Trinidad llevado a la política. La nación es un sentimiento y había cuatro: España, Cataluña, Galicia y País Vasco; pero también reclaman bandera e himno las islas adyacentes y los países catalanes. El senador Camilo José Cela lo advirtió: «La polisemia de nación -pluralidad de significados- lastró capacidad de ponerse de acuerdo acerca del futuro de España desde el mismo momento en que se aprobó la Constitución del 78».

Llega la hora de ponernos de acuerdo en Geografía y convencer a los separatistas de que Lincoln era el que tenía razón.

Pablo Iglesias, empresario de éxito
Pablo Molina Libertad Digital 20 Enero 2016

A medida que vamos conociendo la dimensión aproximada de los negocios del líder podemita va quedando de relieve que estamos ante un empresario cuyo ejemplo debería comenzar a estudiarse en las escuelas de negocios pero ya.

Iglesias empezó prácticamente de la nada, haciendo escraches a los políticos socialdemócratas en las zahúrdas universitarias, donde medraba a diario por un sueldo de miseria. Sin embargo, el avispado Iglesias pronto vio que había un amplio nicho de mercado en el terreno de la política, con grandes oportunidades para un emprendedor ambicioso como él.

El desencanto popular con la clase dirigente a causa de la corrupción y la crisis económica había dejado huérfanos de representación política a varios millones de ciudadanos. Iglesias decidió que él iba a satisfacer la demanda de una clientela abundante que pedía a gritos un partido como Podemos, capaz de convertir el resentimiento social en el principal argumento de su proyecto político.
Publicidad

El empresario Iglesias llegó así al Parlamento Europeo y comenzó a trincar un sueldo estratosférico, que, sumado a sus proyectos mediáticos, le ha venido proporcionando unos ingresos anuales de seis cifras. Y todo esto en tan solo dos años, un mérito añadido para su hazaña empresarial.

El ejemplo de Pablo Iglesias –como el de Wyoming y el de tantos otros iconos millonarios de la izquierda radical– es muy valioso, especialmente para los jóvenes que han cifrado en Podemos sus esperanzas de prosperar en la vida y llegar a formar parte del selecto club del 1% de súper ricos. Iglesias es un referente y los votantes de su movimiento harían bien en imitarlo para alcanzar el éxito. Tan sólo tienen que olvidar todas las tonterías que dicen continuamente él y el resto de dirigentes podemitas y comenzar a actuar exactamente como ellos. Tan sencillo como eso.

La ventaja de Snchz
FEDERICO JIMÉNEZ LOSANTOS El Mundo 20 Enero 2016

La ventaja de Pedro Sánchez es que, si no te gusta lo que le oyes, tienes la absoluta seguridad de que en sus próximas declaraciones sobre lo mismo dirá lo que quieres oir. Entre su mitin con la gran bandera de España detrás y la llamada al trabucaire Puigdemont jurándole que cambiará lo que haga falta su idea de Estado Federal para que en él quepa el separatismo catalán no ha mediado un mes ni ha cambiado el hecho de que ahora Mas se llame Masdelomismo; simplemente, Sánchez no había tenido ocasión de desdecirse, para volverse a desdecir mañana, llevarse la contraria pasado mañana, cambiar y descambiar (palabro creado para él) lo dicho, decir lo contrario, lo contrario de lo contrario y lo contrario de lo contrario de lo contrario. Para que Snchz diga lo que le queremos oír basta mantener abiertos el micrófono, la cámara o la grabadora, porque lo dirá. Ella siempre dice sí, como Michelle Pfeiffer en la película; pero, como en su canción Polnareff, la poupée fait non, non, non. Et oui; et non, etc.

También su estilo, fanfarrón y matonesco, presenta un perfil rural o urbano según el día, la hora, el minuto o la frase dentro del minuto. Suele atacar (al PP, claro) en tono borde, poligonero, de puertas de discoteca, pero de pronto ahueca la voz y es talmente un mozo de mulas entrando en Zaragoza mientras el perro del carretero juega con la mula torda y se oyen las campanas del Pilar. Pero, maño, llega al Puente de Piedra y deja el trigo de Las Cinco Villas por el Plata o el Saratoga. Todo en él es desmañado, atropellado y contradictorio. Por eso creen en Ciudadanos que, aun con su voto en contra, será Presidente gracias a Podemos y al PNV. Lógico: no hay nadie en el Sistema más antisistema. Comunistas y separatistas son ideológicamente esquizofrénicos y políticamente totalitarios: no hallarán mejor socio para el frenopático.

Lo único que necesita un bipolar gravemente trastornado para hacer vida corriente, con grave peligro para la población civil, es que el médico le dé el alta sin mirarlo. Y esa es la suerte de Esquizosánchez: el galeno Rajoy está peor que el enfermo. Irá a una investidura atroz para el PP sabiendo que perderá por mayoría absoluta y simple pero creyendo que Snchz hará lo mismo y habrá nuevas elecciones. Pero Snchz puede perder y, por llevarse la contraria, ganar.

Pedro Sánchez y los estúpidos-maliciosos
Juan M. Blanco www.vozpopuli.com 20 Enero 2016

En su ensayo satírico sobre la estupidez humana, Carlo M. Cipolla clasificó a los individuos en varias categorías, una taxonomía muy útil para comprender el pelaje de los políticos en España. Los dirigentes públicos suelen ser básicamente egoístas, incluso egocéntricos, perseguidores de su propio beneficio. Pero existen matices que permiten distinguir tres subgrupos. Los políticos inteligentes se preocupan también de favorecer a sus conciudadanos: hacen compatibles sus intereses con los de la mayoría. Los inteligentes-maliciosos perjudican al ciudadano, pero, al menos, la pérdida que provocan a la sociedad es inferior a la ganancia que obtienen. Los más nefastos son, con diferencia, los políticos estúpidos-maliciosos, unos fulanos completamente dominados por la estulticia, capaces de causar gigantescos quebrantos a su país, irreparables estragos, con tal de alcanzar un beneficio particular relativamente pequeño. Desgraciadamente, el sistema institucional español generó demasiados dirigentes de esta última ralea. Y así nos va.

En estos días ha sido Pedro Sánchez el abanderado de este enfoque, el encargado de demostrar que, en la política española, la estupidez constituye una tentación demasiado irresistible como para no sucumbir a ella. Si para alcanzar la presidencia es necesario contar con el voto de los partidos secesionistas, aquellos que niegan la propia esencia de la legalidad española... se cede ante sus exigencias y santas pascuas. Si hace falta conceder una independencia de facto, por la puerta de atrás, un quebranto que imposibilitaría al propio jefe del ejecutivo gobernar en una parte de España... se consuela pensando que queda la otra parte. ¿Qué importa acabar de hundir un país comparado con el placer de ser llamado "presidente", de recibir reverencias de una nube de pelotas y aduladores? El estrecho fin justifica los medios. Para Sánchez, y para una abundante patulea de políticos actuales, los intereses de España importan un comino si se comparan con la inmensa satisfacción de asentar las posaderas en una mullida poltrona, el placer de repartir prebendas a sus paniaguados o, llegado el caso, el deleite de recoger algún sobre despistado por ahí.

Egoístas, tontos y maliciosos
Pero sería injusto atribuir al secretario general del PSOE la exclusiva de estas inclinaciones. Sánchez es sólo un ejemplo paradigmático, el sujeto que se encontraba en la escena del crimen el día de autos, quien tenía el motivo, el medio, el arma y la oportunidad. Y, según su criterio, el ángulo de tiro adecuado y la puntería suficiente como para cometer el crimen. Sin olvidar unos reflejos pavlovianos que le llevan a apretar automáticamente el gatillo cuando se abre cualquier vía para acrecentar su poder. El comportamiento estúpido-malicioso se encuentra demasiado arraigado en la élite gobernante española, para la que el aprovechamiento de lo público para fines privados, la ausencia de responsabilidad o la numantina resistencia a abandonar cargos que proporcionan inmunidad, constituyen la tónica general. Si dispusiera de esa misma opción, seguramente Mariano Rajoy, y muchos otros, explorarían un nuevo pacto con los secesionistas, o con el diablo de ser necesario, como vía para permanecer en el cargo. La letal combinación de maldad y estupidez asemeja los políticos españoles a esos burdos ladrones que, para robar una determinada cantidad, causan un destrozo de incalculable valor. Con tal de figurar, gozar de coche oficial, mangonear profusamente, presumir de cargo rimbombante o embolsarse discretamente unos millones de euros, nuestra clase política genera costes sociales inmensamente superiores.

No hay que caer en la ingenuidad de esperar dirigentes generosos y altruistas, personajes que se limiten a velar por el bien común: la clase política es interesada en todas las latitudes. Pero existen algunas diferencias. En países más asentados, el egoísmo queda atemperado por un entorno de valores, ideales y visiones del mundo; los intereses particulares constreñidos por un estricto marco legal. Los políticos de democracias con apropiados controles, suelen perseguir su propio interés, por supuesto, pero también otros objetivos más nobles. Miran por ellos mismos sin renunciar a una visión de futuro. Intentan beneficiar a su patria al tiempo que obtienen los réditos. Y muy pocos se permiten perjudicar desproporcionadamente a su país tan sólo para obtener una magra ganancia. No así en España, donde la política es un mercadillo donde todo está en almoneda. Sin ideas profundas o aspiraciones elevadas, las leyes y valores se retuercen en beneficio particular; y el bien común importa un comino.

Rajoy y Sánchez... a subir cafés
¿Por qué no surgen en la política española principios y valores capaces de atemperar el egoísmo más pedestre? ¿Por qué padecemos la plaga bíblica de los tontos-maliciosos en lugar de males menores como políticos tontos-bondadosos o listos-malvados? No es nuestra mala estrella sino el resultado inevitable de un diseño institucional pensado con los pies, de unos inadecuados procesos de selección de las élites que, combinados con la ineficacia de los controles sobre poder, producen una degradación extrema de la política.

En un sistema medianamente sano, espíritus tan estrechos, tan cortos de miras como Pedro Sánchez o Mariano Rajoy, no habrían pasado de meros oficinistas de partido, o de chicos para subir los cafés. Pero nuestro perverso sistema tiende a promover a quienes carecen de criterio, de ideales, a los más desprovistos de escrúpulos, a los veletas, a los más inclinados a cambiar de posición según sopla el viento de los cargos. E impone enormes costes a los militantes con principios, saber, inteligencia, generosidad y visión de futuro. Nuestra partitocracia constituye un campo abonado para esos tontos-maliciosos que, finalmente, toman decisiones por todos, promueven la arbitrariedad, la ausencia de reglas, impulsan una política que margina el bien común. Y fomentan un desmoralizador relativismo que se extiende por toda la sociedad. La estupidez y la malicia se muestran públicamente como las características más valoradas, aquéllas que permiten medrar, alcanzar los puestos de mayor responsabilidad. Ése es el ejemplo, el mensaje que recibe la juventud.

¿A qué espera la Fiscalía?
Editorial Okdiario  20 Enero 2016

El Irángate ha reventado por completo las costuras del traje demagógico que ha vestido a Podemos desde su origen. Al falso buenismo morado se le ha caído la máscara gracias a las investigaciones de la Unidad Central de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) que ha contado en exclusiva Okdiario. Las dictaduras de Irán y Venezuela han entregado 6,2 millones de euros a la cúpula de Podemos. Pablo Iglesias, Juan Carlos Monedero, Tania Sánchez, Carolina Bescansa o Íñigo Errejón son fieles y acaudalados siervos del horror iraní y de la opresión venezolana. Ahora que la UDEF ha descubierto sus corruptelas, la cuestión que subyace es cuánto tardará en intervenir la Fiscalía y si será tan diligente como, por ejemplo, en los casos de Gürtel o Bárcenas.

La Fiscalía Anticorrupción comenzó a investigar la trama encabezada por Francisco Correa a finales de 2007. A principios de 2009, la Fiscalía ya había denunciado a los responsables de un caso que se saldó con 187 imputados, 74 de ellos políticos. En base a la información que les hemos contado durante la última semana, habría sobradas evidencias para imputarle a Podemos delitos fiscales tan graves como la financiación ilegal del partido y el blanqueo de capitales. Además de la gravedad cuantitativa de estos hechos, está el agravio cualitativo, ético y moral que supone recibir dinero y soporte de dos países que desprecian hasta el paroxismo la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Las irregularidades de Podemos no acaban ahí. En nuestro serial sobre el Irángate, hemos contado como Juan Carlos Monedero mintió sobre los 425.000 euros que recibió por hacer, teóricamente, un informe sobre la moneda única para los países bolivarianos. Según él, los había donado a La Tuerca pero al medio sólo llegaron 15.000 euros. Una falacia tan evidente como la dependencia podemita al respecto de Irán. Por pagar, la dictadura teocrática paga hasta el teléfono de Pablo Iglesias. No es casualidad que los caminos de Venezuela e Irán se crucen con tanta frecuencia en esta trama. Recordemos que HispanTV, la televisión que lanzó a Iglesias y compañía a la fama, es creación del sátrapa iraní Mahmud Ahmadineyad, que estuvo en Venezuela promocionando el canal poco antes de su estreno en enero de 2012. De hecho, Hugo Chávez llegó a saludar a toda la audiencia a través de un mensaje durante la inauguración.

La Fiscalía debe actuar, y pronto, ante todas estas evidencias que apestan a delito en sus variadas formas, matices y aristas. Lo más curioso de este caso es cómo se lo están tomando en el núcleo duro de Podemos. Desde su creación, han aplaudido hasta la saciedad todos los casos de corrupción que implicaron al PP. Ahora, sin embargo, cuando la UDEF pone cerco a sus miserias, hablan de “manipulación” y tachan como “gravísimo” que Interior haya pedido una investigación sobre todas sus cuentas. La Fiscalía no puede caer en la trampa del fatuo victimismo y debe hacer que la ley, y sólo la ley, esclarezca definitivamente todos los indicios de este Irángate que deja a la formación morada con los dos pies al borde del precipicio y su discurso político como mero papel mojado.

Según CEPREDE
El precio de la secesión de Cataluña
El organismo señala que una eventual segregación provocaría la deslocalización de empresas productivas, entidades financieras y una brusca caída de las ventas de Cataluña al resto de España.
Gaceta.es 20 Enero 2016

El Centro de Predicción Económica (CEPREDE) ha analizado las posibles consecuencias económicas que tendría una eventual secesión de Cataluña, comunidad que representa actualmente el 18,9 % del PIB nacional y que concentra casi el 16 % de la población total, así como buena parte de la industria química (40 %), textil (34 %) o papelera y editorial (29 %) del país. Para el organismo, una posible independencia de Cataluña comportaría la deslocalización de empresas y una brusca caída de las ventas al resto de España.

En su análisis, el centro apunta a una posible caída de las exportaciones catalanas al resto de España, bien sea por el denominado efecto frontera como por un posible boicot a los productos catalanes. El efecto frontera podría suponer una reducción de entre el 30 y el 50 % del comercio con el resto de España, según las experiencias previas de secesión en el este europeo y un posible boicot podría elevar el impacto hasta el 17 % del PIB catalán.

El segundo de los factores de coste del proceso independentista analizados estaría vinculado con la posible deslocalización de empresas productivas para evitar el posible aumento de costes arancelarios derivados de la salida de la Unión Europea, que podrían suponer entre un 8 y un 10 % de los precios finales.

En la misma línea, señala que una posible salida de la moneda única podría inducir movimientos de deslocalización de entidades financieras que, de otro modo, no podrían acudir a los recursos de liquidez del Banco Central Europeo (BCE) ni podrían utilizar activos financieros del nuevo estado como garantías colaterales para adquirir dicha liquidez. "Esta deslocalización de entidades financieras podría provocar un efecto de reducción de la oferta monetaria en Cataluña como consecuencia de una disminución de depósitos y otros activos líquidos", subraya el organismo.

Además, el organismo señala como aspecto positivo para la región "la desaparición del déficit fiscal". En el escenario más favorable, este saldo podría acercarse al 9 % del PIB, mientras que según los cálculos oficiales de las balanzas fiscales se limitaría al 4%.

Enrique Tierno Galván, el gran impostor
Pedro Fernández Barbadillo Libertad Digital 20 Enero 2016

"La prensa de izquierda le fabrica a la izquierda los grandes hombres que la naturaleza y la historia no le fabrican" (Nicolás Gómez Dávila).

A principios de los años 90 elaboré unos índices bibliográficos para un libro editado por la Fundación Cánovas del Castillo, hoy subsumida en la FAES. Para ello, tuve que consultar la colección de la Revista de Estudios Políticos, editada por el que trató de ser el think tank del franquismo, el Instituto de Estudios Políticos (rebautizado en la democracia como Centro de Estudios Constitucionales), y que, como casi todo centro de pensamiento o cultura en España, dependía del Presupuesto General del Estado, en este caso del Ministerio de Presidencia.

En los ejemplares de los años 40 y 50 encontré numerosas reseñas y crónicas firmadas con unas iniciales, E. T. G. Le pregunté al coordinador del volumen, Dalmacio Negro Pavón, si sabía a quién pertenecían. "A Enrique Tierno Galván", me respondió. ¡Uno de los santones de la izquierda y del antifranquismo, colaborador (retribuido, por supuesto) de la publicación más ideológica del Régimen del 18 de Julio!

Y es que si alguien puede encarnar la "mentira antifranquista" que ha definido Hermann Tertsch y que está descarnando España es Enrique Tierno Galván (1918-1986), de cuya muerte en un hospital privado, la clínica Ruber, se cumplen 30 años.

En uno de los grandes libros de investigación escritos en España desde el final de la dictadura, La verdad sobre Tierno Galván (1997), César Alonso de los Ríos demolió el edificio de mentiras y silencios levantado en torno a la persona de Enrique Tierno Galván por él mismo y por su tribu. Como otro farsante, el supuesto deportado a Mauthausen Enric Marco, Tierno Galván se había inventado de arriba abajo, incluso un pasado de hijo de una familia tradicional de campesinos sorianos, cuando había nacido en un modesto barrio de Madrid y su padre era un suboficial del Ejército.

Seamos sinceros, ¿cómo podía ser un resistente antifranquista alguien a quien el régimen le permitía ganar una oposición a la cátedra de Derecho Político de la Universidad de Murcia en 1948? O Tierno no era tan demócrata ni tan rojo como pretendía o el franquismo no era tan dictatorial.

Como otros intelectuales que consiguieron sus cátedras y otras prebendas en los años más duros del franquismo, de los que podemos citar a José Luis López Aranguren, Pedro Laín Entralgo y Antonio Tovar (¡intérprete de Serrano Súñer en sus viajes a la Italia fascista!), en los años 60 se pasó a la oposición. Otra coincidencia entre todos los profesores citados es que colaboraron en El País. Tierno fundó el Partido Socialista del Interior, que luego se llamó Partido Socialista Popular. Su PSP compitió con el PSOE de Felipe González por ser el partido socialdemócrata elegido por EEUU y Europa para la democracia y, también, por el dinero del extranjero.

Dinero de Gadafi para el PSP
En muchos partidos e instituciones del régimen actual es inocultable la influencia de las dictaduras musulmanas: los vínculos de la Casa de Saúd con Juan Carlos I, del régimen de los ayatolás iraníes con Podemos, del sultanato marroquí con el PSOE, el Partido Popular y el pujolismo… El libio Gadafi, que se presentaba como socialista, financió al PSP de Tierno y a otros partidos de izquierdas. En 1976, para convencer a Manuel Fraga de que permitiese la apertura de una oficina de la Fundación Ebert en Madrid, los socialdemócratas alemanes plantearon en Bonn al entonces ministro de Gobernación este dilema (v. Antonio Muñoz Sánchez, El amigo alemán): ¿qué prefería para su proyecto de un sistema de partidos turnista, un socialismo dominado por un PSP que colaboraba con líderes revolucionarios no europeos o por un PSOE asociado a los partidos germanos y escandinavos? Fraga, que tenía simpatías por Tierno basadas en el escalafón y los libros leídos, dio el permiso a la Ebert.

En las elecciones generales de 1977 el PSP obtuvo poco más de 800.000 votos y cinco diputados, entre ellos Tierno. Al año siguiente se integró en el PSOE. Pero la extinción del PSP no se debió únicamente al fracaso electoral. José Manuel Otero Novas (Lo que yo viví) cuenta que el Gobierno de Adolfo Suárez recibió varias sugerencias de Washington para que dejaran morir al PSP y así todo el socialismo se unificara en un solo partido que impidiera a los comunistas españoles convertirse en un movimiento tan poderosos como en Italia.

A Otero, que en esos meses despachaba a diario con Suárez, Fernando Morán le había pedido sólo 30 millones de pesetas para sobrevivir; y planteó como argumento para que el Gobierno posfranquista salvase al PSP que el PSOE era "un partido inmaduro, con un nivel intelectual bajo". Al principio, Suárez aprobó la ayuda. Pero poco después Otero recibió la petición de un consejero político de la embajada de EEUU de que dejaran "morir" al PSP. La ayuda se anuló y el PSP desapareció en mayo de 1978.

En el debate constitucional, el preámbulo de la Ley Fundamental, que habla de "democracia avanzada", lo redactó una comisión del PSP, formada por diputados y profesores, supervisada por Tierno.

Gónzalez y Guerra recompensaron a Tierno con la típica patada hacia arriba: le presentaron como candidato a la Alcaldía de Madrid en las elecciones de 1979. Aunque quedó por detrás del candidato de UCD, un pacto con el PCE le nombró alcalde.

La última mentira sobre él es la de haber sido el alcalde más popular de Madrid. En su descargo hay que decir que ésa se la inventó el aparato de propaganda de la izquierda, con la colaboración del periódico Ya, entonces propiedad de la Conferencia Episcopal Española. Tal condición corresponde a José María Álvarez del Manzano, y para afirmarlo no nos basamos en la asistencia a los funerales, sino en las elecciones. En las de 1983 la lista de Tierno Galván recibió 803.983 votos. En las de 1995 la lista encabezada por Álvarez del Manzano tuvo 945.634 votos, marca que no se ha superado desde entonces.
Archivo entregado a una logia masónica

Otro asunto oscuro que podría explicar el acceso a la financiación por la socialdemocracia alemana y el Departamento de Estado de EEUU es su pertenencia a la masonería. El historiador Ricardo de la Cierva, experto en la organización, la daba por segura. Para zanjarla baste aducir que el único hijo de Tierno Galván entregó el archivo personal de su padre a la Gran Logia Simbólica de España.

A los 30 años de su muerte, nada de la verdad de su pasado aparece en los programas de televisión, las tribunas en los periódicos y los obituarios. Alonso de los Ríos escribió sobre las reacciones a su biografía:

Debo decir una palabra sobre algunas reacciones a mi investigación sobre Tierno. Prefieren los mitos a la verdad. Por otra parte tenemos una tradición anticientífica. A partir de la guerra se hizo un pacto de silencio, gracias al cual nuestra historia parece más un rosario de milagros que un comportamiento colectivo contradictorio y lógico a la vez. Se ha llegado a tales grados de complicidad en el ocultamiento de la realidad que quien se atreve a romperla se convierte en un aguafiestas cuando no en un inquisidor. Qué se va a hacer. Son riesgos del oficio.

Su frase más recordada es la de que "los programas electorales están para no cumplirlos", indicativo de la corrupción moral que padecemos. Cuando la pronunció, muy pocos se indignaron; la opinión general alabó la sinceridad del socialista. Pero para este artículo yo prefiero citar otra. Cuando en 1981 presentó su libro Cabos sueltos se negó a calificarlo de memorias, sino de recuerdos, y añadió:

Los españoles no sabemos escribir memorias como el resto de los europeos. No es un género español.

Más bien los españoles mentirosos como Tierno Galván no saben escribir memorias. Quizá sea porque les queda algo del rechazo católico a la mentira o porque temen que alguien descubra su pasado oculto. En ello estamos.

Cómo y por qué asustan al mundo los dirigentes palestinos
Jaled Abu Toameh Libertad Digital 20 Enero 2016

¿Qué se hace cuando tu casa se ha convertido en un infierno? Si eres el presidente palestino, Mahmud Abás, desvías la atención del caos lo más rápido que se pueda.

Para empezar, Abás pretende asustar a la comunidad internacional para que crea que, sin una mayor presión sobre Israel, la Autoridad Palestina se verá obligada a recurrir a medidas unilaterales como tratar de crear nuevos "hechos sobre el terreno" en la Margen Occidental. Después, amenaza con renovar el llamamiento palestino para convocar una conferencia internacional de paz en Oriente Medio y redoblar los ataques dialécticos contra Israel. Por último, el mandatario palestino ha perfeccionado el arte de la extorsión. Cada jueves y cada martes amenaza con dimitir o disolver la Autoridad Palestina. La táctica tiene un doble propósito: conseguir dinero contante y sonante de Europa y Norteamérica y desviar la atención del caos de la AP.

Abás quiere que las miradas del mundo entero se dirijan a Israel y nada más que a Israel. Así la feroz batalla por la sucesión que libra entre bambalinas la cúpula palestina en la Margen Occidental quedará lejos del foco de atención.

La semana pasada el portavoz de Abás, Nabil Abu Ruidaneh, anunció que la Autoridad Palestina estaba coordinándose con Egipto, Arabia Saudí y Jordania para crear "hechos sobre el terreno" y establecer un Estado palestino. Ese anuncio tenía como finalidad que la comunidad internacional apretara las tuercas a Israel. La amenaza de "crear hechos sobre el terreno" era un mensaje directo a Estados Unidos y la Unión Europea: sería mejor que presionaran más (y más rápido) a los israelíes, o a los palestinos no les quedaría más remedio que construir en el Área C de la Margen Occidental, que actualmente está bajo control exclusivo de Israel.

Pero que los palestinos construyan en ese área no es sólo una amenaza. De hecho, gracias a la ayuda financiera y logística de la UE, ya han iniciado ese proyecto en algunas zonas de la Margen Occidental. Lo que quiere la Autoridad Palestina es que la comunidad internacional responda así: "Oh, Dios mío, tenemos que hacer algo para salvar el proceso de paz. Tenemos que presionar aún más a esos israelíes antes de que las cosas se descontrolen".

La AP busca que a Israel le sea impuesta una solución por parte de la comunidad internacional, cosa que está clara desde hace tiempo, pero el reciente anuncio del portavoz palestino ya no deja lugar a dudas. Abás no tiene incentivo alguno para volver a la mesa de negociaciones con los israelíes. ¿Por qué negociar cuando las potencias occidentales están dispuestas a hacer lo que sea para poner de rodillas a Israel?

Como parte de esa estrategia, la semana pasada Abás reiteró su llamamiento a la celebración de una conferencia internacional para debatir "formas de resolver la cuestión palestina". Según el presidente de la AP, la comunidad internacional que ha alcanzado acuerdos sobre Siria, Libia e Irán debería ser capaz de resolver el conflicto palestino-israelí.

No es más que una reedición de las tácticas amedrentadoras de Abás. Tenemos que creer que el islam radical y el terrorismo serán derrotados al resolver la disputa palestino-israelí. El presidente de la AP quiere implantar en las mentes occidentales la existencia de un vínculo directo entre el grupo terrorista Estado Islámico (ISIS) y dicho conflicto.

Pero Abás haría bien en comprobar sus fuentes. Al ISIS y al resto de grupos terroristas que destruyen actualmente el mundo árabe no les importan lo más mínimo los asentamientos o los puestos de control israelíes. En su orden del día tampoco tienen una solución de dos Estados. Esos grupos tienen unos planes distintos: conquistar el mundo y establecer un imperio islámico. En el camino hacia su objetivo, los terroristas musulmanes matarán a apóstatas e infieles, incluidos Abás y otros líderes árabes.

"El llamamiento del presidente Abás para que se celebre una conferencia internacional refleja el estado de confusión y torpor en que se encuentra", señaló el exministro palestino Hasán Asfur. "Ese llamamiento pretende buscar una fórmula confusa y endeble y carece de legitimidad". Asfur señaló que no hay necesidad alguna de semejante conferencia, dado que Naciones Unidas ya reconoció un Estado palestino en 2012.

Así pues, ¿qué es exactamente lo que pretende Abás? La mayoría de los analistas políticos palestinos están convencidos de que el presidente, de 84 años y a punto de iniciar el undécimo de sus cuatro años de mandato, no busca sino mantener las riendas del poder. Según ellos, la mejor forma de conseguirlo es mantener los rumores de conferencias internacionales y potenciales movimientos unilaterales palestinos sobre el terreno.

Para poder dirigir el show palestino hasta el último momento, Abás tiene que desviar la atención de la batalla por la sucesión que ha saltado al primer plano en los últimos días. Altos cargos de Fatah le han presionado para que elija un presidente adjunto, con la esperanza de que así se podrá evitar el vacío de poder cuando abandone la escena por el motivo que sea.

Esos altos cargos llevan mucho tiempo criticando a Abás por dirigir la Autoridad Palestina como si fuera su feudo particular. Entre esos críticos se encuentran Yibril Rayub, Tawfik Tirawi, Mohamed Dahlán, Salam Fayad y Yaser Abed Rabo; todos ellos se consideran posibles sucesores del rais.

Por otra parte, el candidato preferido de Abás para el puesto de presidente adjunto parece no ser otro que Saeb Erekat, el negociador en jefe de la OLP recientemente ascendido al cargo de secretario general de la organización. Sin embargo, esa elección no es del agrado de los dirigentes de Fatah, muchos de los cuales han manifestado su oposición al intento de allanar el camino a Erekat para que se convierta en el próximo presidente palestino.

Por tanto, sí que existe un vínculo directo, pero no –como defiende Abás– entre el ISIS y el conflicto palestino-israelí; la verdadera relación directa es la existente entre la urgencia que siente Abás por apuntalar un imperio que se desmorona y su intimidación a la comunidad internacional. En otras palabras: cuando Abás siente el fuego, Israel es arrojado a las brasas.

© Revista El Medio - Gatestone Institute
Jaled Abu Toameh, periodista árabe-israelí.

El catedrático más prestigioso de Políticas desmonta a Iglesias
ESdiario 20 Enero 2016

Antonio Elorza ha vuelto a romper el silencio que se vive en la Facultad de Políticas de Somosaguas y no se ha andado con remilgos al sacar a la luz el rostro oculto del líder de Podemos.

La Facultad de Políticas de la Universidad Complutense de Madrid ha sido considerada el semillero de Podemos. Pero en sus pasillos no todo el mundo se muestra favorable a Pablo Iglesias o Juan Carlos Monedero. La oposición subterránea al líder morado existe aunque se ande con mucho tiento.

Al fin y al cabo, destacados cuadros de Podemos siguen siendo habituales de la mole gris de Somosaguas, donde todavía mantiene actividad una asociación como Contrapoder, volcada, entre otras cuestiones, en la defensa de su antigua militante Rita Maestre.

Las críticas sotto voce, sin embargo, no han sido el modo de proceder del veterano catedrático Antonio Elorza, que ya ha cargado contra el "leninismo amable" de los dirigentes podemitas en alguna otra ocasión.

El enfrentamiento del catedrático con el grupo de profesores morados viene de largo pero ha subido varios grados con su último artículo en El País, que toma como percha el libro que difundió Iglesias durante la campaña electoral, Disputar la democracia.

Elorza ha hecho trizas la concepción demócrata de Iglesias, al que considera "un político actuante en la democracia, en rigor no un demócrata" del que recuerda una frase como "el poder nace de la boca de los fusiles" y seguidor de un "Maquiavelo emparentado con Carl Schmitt, y maestro de dictadores, de Napoleón a Mobutu, pasando por Mussolini".

"Aún cuando se llene la boca de la palabra una y otra vez, rechaza la democracia", asegura el compañero de facultad de Iglesias, al que achaca una "presentación militarizada de la política, de impronta leninista".

Aunque el secretario general de Podemos haga alusión constante a la democracia, para Elorza es tan sólo un truco: "Su democracia responde a un criterio finalista: hay democracia si se incrementa el poder de la mayoría y se logra que desaparezcan los privilegios de los menos. Resulta claro que si los menos controlan las instituciones y vencen en el voto, es que ejercen la manipulación y la democracia no existe.

El silencio interesado sobre Venezuela
El catedrático también tiene claro que Podemos no ha renunciado a su esencia bolivariana, como demostró en su discurso postelectoral en el que coló una propuesta chavista, el llamado revocatorio, que le serviría para "librarse de opositores elegidos mediante la democracia".

De ahí el "silencio de Podemos", con Iglesias y los suyos, respecto a la situación venezolana, que "ahorra todo comentario" sobre el líder y su formación.

No es la única similitud que le achaca Elorza a Iglesias con Hugo Chávez, ya que ambos son "animales televisivos" que han progresado gracias al papel de los medios de comunicación y comparten el "culto a la personalidad".

'LUCHA SIMULADA'
¿Por qué Occidente no puede derrotar a ISIS?
Analistas rusos aseguran que si las tropas occidentales combatieran a los yihadistas como lo hace Rusia "apenas dejarían huella del grupo terrorista".
Gaceta.es 20 Enero 2016

Analistas rusos entrevistados por el periódico Vzgliad tras la masacre en la provincia siria de Deir ez Zor -se saldó con al menos 250 muertos- han criticado las acciones de la coalición occidental que, aseguran, simplemente está simulando luchar contra el Estado Islámico (EI) en Siria e Irak.

"Se está repitiendo una pauta común a aquellas situaciones en las que nadie puede derrotar a los combatientes. La situación es así porque, aparte de las Tropas Aeroespaciales rusas, nadie tiene intención de derrotarles", ha añadido Yevgueni Satanovski, director del Instituto de Oriente Medio, con sede en Moscú.

El experto ha dicho que la actuación de la "comunidad internacional", que ha declarado la lucha contra el terrorismo como uno de sus objetivos principales, obliga a plantearse varias preguntas. "El número de militantes del Estado Islámico, considerado el principal reto para la humanidad, es de 30.000 personas en ambos frentes, en Siria y en Irak. Es más que inquietante que la comunidad internacional no pueda derrotar a estas dos divisiones", ha indicado.

Según Satanovski, la coalición occidental no puede combatir realmente al EI porque aliados de EE.UU. como Turquía, Catar y Arabia Saudita son "patrocinadores clave" del grupo terrorista. Si las tropas occidentales combatieran a los yihadistas como lo hace Rusia, esta amplia y auténtica coalición antiterrorista "apenas dejaría huella de los islamistas" en la región.

El miembro del Comité de Defensa del Parlamento ruso Frants Klintsévich ha apuntado por su parte que el EI, considerado como la plaga del siglo XXI, se podría eliminar si la comunidad internacional hubiera creado una coalición antiterrorista unida similar a la unión militar que derrotó a la Alemania nazi durante la Segunda Guerra Mundial.

Los judíos dicen volver a tener miedo de “hacerse visibles en las calles europeas”
Mientras la UE asila a más de un millón de musulmanes, Putin da refugio a los miles de judíos que comienzan a huir de Europa occidental
www.latribunadelpaisvasco.com 20 Enero 2016

Mientras la UE ha asilado a más de un millón de musulmanes durante los últimos meses, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, ha vuelto a anunciar que los judíos de Europa occidental que huyen del antisemitismo que asola la Unión Europea, pueden refugiarse en la Federación Rusa, donde serán bienvenidos. “Salieron de la Unión Soviética; ahora deben regresar ".

En un encuentro mantenido con Moshe Kantor Vyacheslav, presidente del Congreso Judío Europeo (CJD), Putin explicó que los judíos “salieron de la Unión Soviética, pero ahora deben regresar”.

Kantor, que acogió la propuesta de Putin como una “idea positiva” que sería debatida en la próxima reunión del CJE, explica que los judíos huyen ahora de la Europa que un día les acogió no solamente por los ataques terroristas “contra nuestras comunidades” en Toulouse, Bruselas, París, Copenhague o Marsella, sino también porque, simplemente, “ahora tienen miedo a hacerse visibles en las calles europeas”.

Moshe Kantor Vyacheslav ha recordado que la violencia contra los judíos ha aumentado un 40% en todo el mundo durante el último año y que, por ejemplo, en Francia, un reciente estudio ha revelado que el 43% de los judíos que viven en este país están interesados en emigrar. El motivo de esta presión antisemita en Europa hay que buscarla en "un crecimiento explosivo de los nacionalismos, la xenofobia y el racismo, con los movimientos de derecha radical que brotan como hongos, los fundamentalistas islámicos y los extremismos".

"El viejo continente sigue cometiendo los mismos errores que en el pasado: en tiempos de crisis socio-económica, golpea nuevamente con el virus del antisemitismo. Es por eso que los judíos que llevan en su memoria genética los horrores de la década de los años treinta del pasado siglo XX, están abandonando Europa".

Unos días antes de la reunión entre Kantor y Putin, Jonathan Arkush, presidente del Consejo de Diputados Judíos británicos, explicó también que había mantenido un encuentro con el líder ruso y que ésta había sido “sorprendentemente amable”. "Vi esta reunión como una señal clara de cómo están mejorando las relaciones de confianza entre Rusia y el pueblo judío de Israel”.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Los tramposos
Almudena Negro www.vozpopuli.com 20 Enero 2016

Me refiero a aquellos que creen saber mejor qué hacer con los frutos que usted con su trabajo y esfuerzo se gana a diario. Esos que dicen hacerlo todo por su bien. Aquellos que reparten moralina, y vaya si reparten, en teles, radios, tribunas periodísticas y boletines oficiales. Porque ni por asomo saben, o les importa un colín, que las leyes moralizantes son propias de regímenes donde se aplasta la libertad. La Justicia degenerada en justicia social, que es lo que les mola a los diputados mejor vestidos del Congreso, no crean que es sólo cosa de rastas. Me refiero a aquellos a quienes no se les cae de la boca la palabra democracia, que han vaciado de contenido. Son Sus Señorías. Menudo espectáculo están dando estos días. Como para votar si se repiten las elecciones, ¿verdad? Algo, eso de las urnas, por cierto, a lo que parecen tener terror. Todo para el pueblo… pero sin el pueblo.

Y es que estamos asistiendo en las instituciones a un espectáculo digno de un mercado persa. Al show de los tramposos. Todo sea con tal de trincar. Poder o nuestra pasta. Los de ERC, IU y Bildu, que son los herederos de Herri Batasuna, brazo político de la banda terrorista ETA que aún no ha condenado cientos de asesinatos, van a formar un grupo parlamentario durante 48 horas. Para trincar dos milloncejos del ala. Un fraude de ley como una casa, dicta el sentido común. Sentido común que en España no se compadece en demasiadas ocasiones con la legislación vigente, aunque leguleyos positivistas que lo justifiquen, de los que te dicen que los derechos “se generan”, haya más que botijos. Más de cien mil despojos legales, muchos de ellos antijurídicos, están en vigor. ¿Cuántas leyes está usted incumpliendo en estos momentos? A saber. Cosas de la falta de división de poderes. Y del Estado policial, que necesita de la profusión legal para perseguir al disidente y perdonar al amigo. Si no, miren a ver cómo está lo del régimen tributario y fiscal, sólo permisivo para quienes pueden pagarse un asesor fiscal, pero jamás para la clase media o baja. También es cosa de la falta de moral de gentes como Alberto Garzón, quien tiene de marxista lo que yo de bombero torero. Al invento para meter mano en el dinero público (que no es de nadie, según insigne ministra socialista) estos tres lo llaman “grupo técnico”. Y se quedan tan anchos. Si eso, ahora que nos vengan a hablar de democracia real. Ya.

Como tan anchos se quedan los niños bien de Podemos exigiendo a Pedro Sánchez, todo sea por la Moncloa, que les permita formar un solo grupo parlamentario, pese a haber concurrido a las elecciones generales con cuatro. Otro fraude del sentido común. Pero lo exigen alto y claro y aquí no pasa nada. Pedro no transige, pero les promete que Patxi, la nueva promesa política, les permitirá hacer uso de la palabra cuanto quieran. Como escribe Javier Benegas, en España es normal lo anormal. ¿O acaso se imaginan una tomadura de pelo así en Francia o Alemania?

Indignación y escandalera por el préstamo de dos diputados de esa cosa asamblearia que ha devenido en centralismo democrático a lo Stalin, llamada las CUP, por prestar dos diputados al hortera Puigdemont. Horas después, sin que Albert Rivera diga nada, el PSOE hace lo propio en el Senado, en donde el Partido Popular se encuentra como pez en el agua. Los separatistas lo aprovecharán para proponer la mentira del derecho de autodeterminación. Si Pablo Iglesias, el linotipista, levantara la cabeza…

Verán, ya no es sólo que no haya representación, conditio sine qua non de la libertad política. Es que en estos momentos de crisis total de régimen, han perdido la vergüenza. Han pasado de designar directamente el presidente de un partido (o del gobierno) al presidente del Congreso de los Diputados, a mercadear con los escaños de aquellos que, permítanme citar a los de la coleta, no nos representan. Y a eso, encima, van y lo llaman nueva política.

Otrosí. El espectáculo se engrandece por momentos. Casi todos están descolocados, dependiendo de la voluntad de Podemos para convocar nuevos comicios, una vez que Pedro Sánchez parece haber dejado claro que a él lo de la Grosse Koalition a la alemana no le mola. Así que yo les desmiento que el ministro Margallo vaya a ser propuesto como candidato a presidente de gobierno por Felipe VI. No es una broma. La cosa corrió por las redacciones durante horas. ¿Adivinan quién lo filtró?

Bonet formula un llamamiento a los pactos
EDITORIAL El Mundo 20 Enero 2016

La incertidumbre política por la falta de capacidad de los líderes de los partidos para cumplir con el mandato de pactos que dieron las urnas el pasado 20 de diciembre se ha convertido en el principal escollo para la recuperación económica. España está demostrando tener potencial para generar crecimiento a un ritmo mayor que las otras cinco grandes economías de la Unión Europea, como reconoció ayer el FMI. Pero, la ingobernabilidad a la que puede quedar condenado el país en los próximos meses es una seria amenaza para la vuelta de la prosperidad económica y la creación de empleo.

En este contexto, fue muy oportuno el mensaje que trasladó ayer a la clase política el presidente de la Cámara de Comercio de España y de Freixenet, José Luis Bonet, desde el foro La España necesaria organizado por El Mundo. Bonet acertó al hacer un llamamiento al «diálogo» y al «pacto» entre los distintos partidos con representación parlamentaria para garantizar que no se trunque la recuperación que tanto ha costado emprender.

Si esa receta se pusiera en práctica, España podría situarse en una posición privilegiada para asentar un modelo económico que permita generar empleo y valor añadido. El viento de cola que sopla desde el exterior, como señaló el FMI, no puede ser más favorable para los intereses de un país importador de petróleo y materias primas como es el nuestro.

Es por ello que es pertinente apelar al espíritu de la Transición, como hizo ayer el empresario catalán. «España ha logrado grandes avances cuando las principales fuerzas políticas han sido capaces de negociar y llegar a acuerdos», afirmó antes de recordar que «los partidos políticos deben someterse al interés de los españoles».

Coincidimos con Bonet en que la estabilidad política «es una condición necesaria para el desarrollo de la actividad empresarial», pero además es fundamental para hacer frente al desafío secesionista del Govern catalán.

El presidente de Freixenet es una de las voces que con más valentía viene defendido desde Cataluña la unidad de España.

Con sensatez, aprovechó ayer el foro que organiza este periódico para recordar al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y a su Gobierno, que Artur Mas y sus socios «perdieron el plebiscito independentista» en el que convirtieron las últimas elecciones autonómicas. Así, no es legítimo que ahora actúen «en contra de la mayoría».

Para defender a esa mayoría de catalanes y combatir la amenaza rupturista es imprescindible la unidad de quienes defienden el proyecto de España. Como subrayó en el foro el presidente de Unidad Editorial, Antonio Fernández-Galiano, «no hay alternativa que no sea un gran consenso entre los partidos constitucionalistas».

La crisis política en la que está sumido este país no debe empañar la recuperación económica que se ha producido en los últimos años. En 2012, España estaba sumida en una profunda recesión y todos los grandes organismos internacionales apostaban porque el país tendría que ser rescatado por sus socios europeos. En enero de 2016, la economía española ha pasado a ocupar otro tipo de titulares en la prensa salmón internacional.Este martes, el FMI revisó al alza sus previsiones de crecimiento para nuestra economía. El organismo con sede en Washington espera ahora que la economía española crezca un 2,7% en 2016 y otro 2,4% en 2017.

Con esta evolución, nuestro PIB avanzará en los próximos meses a un ritmo superior al de Alemania (1,7%),Reino Unido (2,2%), Francia (1,3%) e Italia (1,3%). Esa inercia debe ser aprovechada por los empresarios españoles para afrontar la internacionalización de las pymes.Y es que, como dijo ayer el presidente de la Cámara de Comercio, la globalización es uno de los mayores retos que tiene por delante la empresa española.

El lamentable espectáculo del mercadeo parlamentario

EDITORIAL El Mundo 20 Enero 2016

SI ANTES de las elecciones generales el desprestigio de la clase política había caído a niveles preocupantes, la semana transcurrida desde que el pasado día 13 se inaugurase la legislatura ha acabado por proyectar una lamentable imagen de nuestros representantes políticos. A la falta de altura de miras de algunos líderes como Pedro Sánchez que, ajeno al deseo de consenso que expresaron las urnas, antepone sus intereses partidistas a la gobernabilidad del país, se unen ahora los movimientos desesperados de los grupos minoritarios y pretendidamente regeneracionistas para intentar conseguir con acuerdos contra natura lo que le negaron los ciudadanos el 20-D.

Si desde estas páginas criticamos duramente que el PSOE cediese dos parlamentarios a ERC y otros dos a CDC para que los dos partidos que piden la ruptura de España pudiesen tener grupo propio en el Senado, no podemos dejar de censurar el acuerdo estratégico al que llegaron ayer IU, Bildu y ERC en el Congreso. La coalición encabezada por Alberto Garzón ha pedido integrarse junto con la formación 'abertzale' en el grupo parlamentario de ERC, sólo para poder recibir un dinero al que no tiene derecho, ya que según el reglamento de la Cámara con sus resultados electorales no puede formar grupo propio. Dado que tras recibir la subvención los diputados de ambas formaciones se incorporarían al Grupo Mixto, estamos ante un fraude que no debe ser aceptado por la Mesa del Congreso, que se reúne hoy, ya que obligaría a entregar dinero público a dos organizaciones a las que no les corresponde. Alberto Garzón, que vio ayer frustrada su pretensión de formar grupo con Compromís, está pagando su confusa estrategia de ir en coalición con las mareas en Galicia y en Cataluña (que han terminado por fagocitar a sus diputados) y con sus siglas en otras provincias, por lo que está condenado a la irrelevancia política en la Cámara Baja.

Igual de censurable era la pretensión retirada sólo a última hora de la tarde de ayer, de Pablo Iglesias, que con 69 diputados quería formar cuatro grupos parlamentarios. Ello le habría procurado no sólo multiplicar las subvenciones económicas sino también la presencia en comisiones parlamentarias y la posibilidad de intervenir de forma independiente en los debates parlamentarios.

Hicieron bien PSOE, PP y C'S al no ceder a las pretensiones de Podemos, porque ello contravenía flagrantemente el reglamento de la Cámara. El artículo 23.2 del mismo especifica que en ningún caso «podrán formar Grupo Parlamentario separado los Diputados que, al tiempo de las elecciones, pertenecieran a formaciones políticas que no se hayan enfrentado ante el electorado».

Por eso no se entiende que cuando Iglesias se avino a formar un único grupo, sus socios de Compromís se desmarcasen y, desafiando al líder de la coalición, presentaran la petición para formar uno independiente con sus 4 diputados. Una pretensión que, en virtud del reglamento, deberá ser rechazada por la Mesa del Congreso, ya que en ningún caso se puede sostener que la de Compromís era una candidatura diferente a la de Podemos. La estrategia de alianzas le dio a Iglesias buen resultado en la elecciones, pero ahora se enfrenta a la dificultad de gestionar un grupo parlamentario (un «grupo de grupos», como anunció Errejón) que no considera incuestionable su liderazgo y que le convertirá en rehén de las ambiciones soberanistas de En Comú Podem, controlado por Ada Colau, y de las mareas de Galicia.

Es cierto que de la formación de los grupos parlamentarios dependen la marcha y el funcionamiento así como la visibilidad que cada uno de ellos tendrá en la legislatura, pero no es lícito intentar forzar el reglamento en beneficio propio. Esa importancia no justifica el lamentable espectáculo que hemos visto estos días, en el que formaciones como Podemos han intentado hasta el último momento burlar el reglamento interno de la Cámara para obtener ventajas económicas y políticas, lo que supone un doble fraude de ley a sus propios votantes y a todos los españoles.

Es necesario que los partidos dejen de mercadear con el dinero público y con la voluntad de los ciudadanos expresada en la urnas. Estos les votaron para que lleguen a acuerdos y realicen las reformas necesarias y para que no haya que lamentar que ésta sea una legislatura fallida, un lujo que los españoles no podemos permitirnos.

La cortesía amable e ilegal
Emilio Campmany Libertad Digital 20 Enero 2016

Ya sabemos que las leyes son sólo para que las respetemos los del común. Porque a los políticos tan sólo se les aplica la norma según la cual, para ellos, todo vale. A lo más que llegan es a verse obligados a cumplir alguna cuando les obliga la refriega política, pero nunca porque estén sometidos a ellas. Tan es así, que se las saltan a las claras, con luz y taquígrafos, a culo pajarero. Ni siquiera cuando tienen que cumplir el sencillo requisito formal de jurar o prometer cumplir y hacer cumplir la Constitución. A independentistas, separatistas, soberanistas y filoetarras de toda calaña y circunstancia se les ha venido permitiendo tomar posesión de sus cargos tras prometer con la condición de que lo hacían "por imperativo legal". Que es tanto como decir que la promesa no les obliga. Dando igual hacerlo o no por imperativo legal, qué importa que algunos hayan en esta legislatura añadido las morcillas más mentecatas, los estrambotes más hilarantes. Y, naturalmente, las promesas han sido igualmente dadas por buenas. Algunos de los parlamentarios que hemos elegido son tan bodoques que, incapaces de aprenderse las memeces que se les han ocurrido, las han tenido que leer en una chuleta que llevaban al efecto durante el solemne acto de prometer.

No contentos con ciscarse en la representación que ostentan tomándose a chirigota la toma de posesión del cargo que se la otorga, están dispuestos a seguir cometiendo ilegalidades disfrazadas de cortesía parlamentaria. Alegan que los reglamentos de las cámaras son excesivamente rígidos y que, para facilitar el debate, no pasa nada por que se presten diputados o senadores unas formaciones a otras y poder así cumplir los rigurosos requisitos que se exigen para formar grupo parlamentario. Formado el grupo, los diputados o senadores prestados vuelven al redil de donde salieron y aquí paz y después gloria. Hecha la ley, hecha la trampa. Es verdad que se ha hecho siempre, pero deberían percatarse de que en esta legislatura no está el horno para bollos. Quizá los reglamentos sean en efecto muy rígidos, pero si lo son, que los cambien, que tienen todo el poder para hacerlo. A mí el reglamento del IRPF me parece de una rigurosidad excesiva y me encantaría que la Agencia Tributaria me lo aplicara con la flexibilidad y cortesía que gastan sus señorías los unos con los otros. Mucho más cuando no está en mi mano cambiarlo. Y sin embargo no creo que el inspector esté por la labor.

Y lo peor es que todo esto lo avala, y nunca mejor dicho ahora que hablamos de préstamos, el Tribunal Constitucional, que, cómo no, está para dar oropel jurídico y empaque leguleyo a los enredos de los políticos. Me imagino a todos ellos, parlamentarios de cualquier partido, metiéndose en la cama por las noches, antes de cerrar el ojo, dedicando el último pensamiento a nosotros, sus súbditos, diciéndose: "Hay que ver lo idiotas que son, lo fácil que es engañarles y cómo tragan lo que sea".

«Fin» de ETA Isabel San Sebastián
Isabel San Sebastián. ABC 20 Enero 2016

Vaya por delante que lo que voy a escribir no interesa ya prácticamente a nadie. Desde que ETA no mata, ha desaparecido de la agenda. La «verdad» oficial, según la cual los terroristas han sido derrotados, se ha impuesto a la verdad a secas, pues parece adecuarse mejor al gusto de la sociedad. ETA no derrama sangre, luego ha dejado de existir. Una lógica satisfactoria amén de políticamente correcta.

Sucede, no obstante, que ETA está más viva, cercana a alcanzar sus objetivos y presente en la realidad española que nunca. No en forma de hacha, sino de serpiente, el más peligroso de los símbolos dibujados en su emblema. ETA no nació para dar rienda suelta a los instintos violentos de una cuadrilla de pistoleros, sino para romper la unidad de esta nación secular y conseguir la independencia del País Vasco bajo un régimen de extrema izquierda.

El primero de sus objetivos está a la vuelta de la esquina en Cataluña, con el respaldo decisivo de Terra Lliure, vieja aliada de los etarras, y rebrotará con virulencia en el País Vasco en cuanto Otegi, encumbrado por sus compañeros de armas como el «Mandela vasco», se lance a la carrera electoral en calidad de campeón del separatismo. El segundo pende sobre nuestras cabezas no ya en la comunidad vasca, sino en toda España, si prospera el «frente popular» que persigue Sánchez.

Las siglas de ETA (no así lo que representa) estuvieron ausentes en la campaña previa a las generales, excepto para permitir que el candidato socialista condecorara obscenamente a su partido por haber acabado con ella, cuando lo que hizo Zapatero, con la connivencia del PP a partir de 2008, fue rendir nuestra dignidad ante la banda y sacrificar a las víctimas. Estamos viendo las consecuencias.

Ayer se cumplieron 17 años del secuestro de Ortega Lara, que permaneció 532 días sepultado en un zulo infecto. Su torturador, Bolinaga, pasó en la cárcel 15 de los 200 años a los que le condenaron por ése y otros delitos, incluidos tres asesinatos. Su puesta en libertad fue uno de los tributos pagados a los matarifes en ese proceso infamante que algunos llaman «de paz». Antes y después ha habido otros.

Por ejemplo, la sustitución de Eduardo Fungairiño por Javier Zaragoza al frente de la Fiscalía de la Audiencia Nacional. Fungairiño no habría dejado escapar a Aitor Elizarán, procesado por delitos de lesa humanidad, tras su expulsión de Francia, y no habría dado su visto bueno a que una juez lo dejara marchar tranquilamente después de que él, sabedor de esa benévola disposición hacia su persona, se presentara voluntariamente en el juzgado hace unos días.

Fungairiño no habría pactado con los abogados de la banda penas mínimas para los 35 acusados de reconstituir Batasuna (un «acuerdo de bilateralidad entre el Estado y la izquierda abertzale», en palabras de Hasier Arraiz, lider de Sortu) y no habría inducido a las asociaciones de víctimas del terrorismo a aceptar esa ignominia o arriesgarse a que fuesen absueltos con derecho a ser indemnizados. Fungairiño intentaría esclarecer los trescientos atentados que siguen sin resolverse.

Yo sé que no es popular lo que escribo. Que se paga caro. Que no intersa. Pero la verdad es el hilo con el que se teje la Historia y quien desconoce la suya se condena a repetirla.

Cuando el PSOE era Podemos (II)
Tenemos que volver a repasar la historia para encontrarnos con similitudes entre aquel partido que tanta expectación estaba creando y esta nueva alternativa de izquierdas representada por Podemos
José Joaquín Flechoso Sierra El Confidencial 20 Enero 2016

Hace casi un año, en esta misma tribuna publiqué un artículo donde analizaba las vicisitudes de aquel PSOE que abordaba el camino entre la clandestinidad y la llegada de la democracia a España, y se consolidaba como una fuerza política emergente (algo muy utilizado hoy en día) que se presentaba ante el electorado como alternativa de izquierdas, mas allá del Partido Comunista de España, liderado entonces por Santiago Carrillo.

Pero tenemos que volver a repasar la historia para encontrarnos con similitudes entre aquel partido que tanta expectación estaba creando y esta nueva alternativa de izquierdas representada por Podemos. En mi anterior artículo, donde repasaba ciertos paralelismos, dejé constancia de ciertas promesas programáticas que pronto fueron acomodándose en tiempo y forma merced a la política de consenso de la época. Ahora tengo que evocar otros hechos que parece que nadie quiere rescatar del baúl donde se almacena todo lo viejo, no sé si por temor, o quizá por vergüenza.

Derecho de autodeterminación
Ese era uno de los puntos centrales del programa del PSOE renovado de 1974, expresado de modo claro, preciso y contundente, tan contundente que estuvo a punto de proclamar la autodeterminación para todos sin distinción.

El 10 de octubre de 1974, en Suresnes, periferia de París, se celebró el más famoso de todos los congresos federales del PSOE, de donde sale elegido el joven abogado sevillano Felipe González como nuevo secretario general, tras una laboriosa alianza entre diversos sectores de la militancia, algo parecido a lo que ocurrió con la creación de la primera ejecutiva de Podemos, donde salió elegido Pablo Iglesias tras triunfar entre los sectores críticos (léase Echenique, entre otros) que cuestionaron su liderazgo de un modo similar a como la vieja dirección en el exilio encabezada por Rodolfo Llopis se enfrentó al joven 'Isidoro'.

Parece que todo lo que proviene de Podemos atenta contra España, si bien son otros los que defendieron la autodeterminación como un derecho irrenunciable

El programa del PSOE enfocaba como prioritaria la complicadísima cuestión territorial española. Sobre la configuración del Estado español (se evitaba la palabra España), integrado por diversas nacionalidades y regiones marcadamente diferenciadas, el PSOE manifestaba que:

1) La definitiva solución del problema de las nacionalidades que integran el Estado español parte indefectiblemente del pleno reconocimiento del derecho de autodeterminación de las mismas, que comporta la facultad de que cada nacionalidad pueda determinar libremente las relaciones que va a mantener con el resto de los pueblos que integran el Estado español.

2) Al analizar el problema de las diversas nacionalidades, el PSOE no lo hace desde una perspectiva interclasista del conjunto de la población de cada nacionalidad sino desde una formulación de estrategia de clase, que implica que el ejercicio específico del derecho de autodeterminación para el PSOE se enmarca dentro del contexto de la lucha de clases y del proceso histórico de la clase trabajadora en lucha por su completa emancipación.

3) El PSOE se pronuncia por la constitución de una República federal [ahora le llama Estado federal] de las nacionalidades que integran el Estado español, por considerar que esta estructura estatal permite el pleno reconocimiento de las peculiaridades de cada nacionalidad y su autogobierno, a la vez que salvaguarda la unidad de la clase trabajadora de los diversos pueblos que integran el Estado español.

4) El PSOE reconoce igualmente la existencia de otras regiones diferenciadas que por sus especiales características podrán establecer órganos e instituciones adecuados a sus peculiaridades.

Bajo estos principios, otro hombre clave del congreso de Suresnes, el joven librero también sevillano Alfonso Guerra, verdadero fontanero del congreso socialista, que supervisó las ponencias y garantizó la elección de Felipe González como secretario general, defendió a cuchillo los textos referidos al irrenunciable derecho de autodeterminación de las nacionalidades de España. Quién los ha visto... y quién los ve.

Aunque no lo crean los jóvenes lectores o algunos desmemoriados, tal vez porque estos no estaban en el entramado democrático y mucho menos activos en los quehaceres antifranquistas, esa resolución era defendida íntegramente por Felipe González. Ojo, no confundir ese Felipe González de 1974, con el del mismo nombre 41 años después, aunque me juran mis amigos que tiene el mismo DNI, al igual que no se puede confundir al Pablo Iglesias fundador del partido socialista, con el líder de Podemos en ningún caso.. ¡meras coincidencias!

Alfonso Guerra defendió a cuchillo los textos referidos al irrenunciable derecho de autodeterminación de las nacionalidades de España. Quién los ha visto…

Sin irnos tan lejos, este PSOE que ahora lo niega, no puede dejar de lado la postura expresada hace unos meses por Esquerra Socialista, tendencia política del propio PSC, que cuestionó la exclusión de este principio en el programa electoral del pasado 27-S en Cataluña cuando afirmaba: "El derecho a decidir o el derecho de autodeterminación de cualquier nación debe contar siempre con el apoyo del socialismo en virtud de la defensa que nuestra ideología debe ejercer de la libertad de los pueblos y naciones".

Pero sigamos recordando similitudes. Solo cinco años más tarde (1979), estrenadas las Cortes que surgieron de las elecciones convocadas una vez aprobada la Constitución de 1978, se produce otro de los hechos que dan sentido al título de este artículo.

Los tres grupos parlamentarios socialistas
Con el reglamento del Congreso en la mano, el PSOE constituye de manera fraccionada sobre el conjunto de sus diputados tres grupos parlamentarios denominados Grupo Parlamentario Socialista del Congreso, con Felipe González y Alfonso Guerra al frente, Grupo Parlamentario Socialistes de Catalunya y Grupo Parlamentario Socialista Vasco. Esto se produce como consecuencia de la importancia que tenían las siglas y la historia del PSC-Congrés (Partit dels Socialistes de Catalunya), posteriormente integrado en la estructura federal del PSOE, donde líderes como Joan Raventós, Ernest Lluch o Eduardo Martín Toval dejaban su impronta con un discurso matizado sobre el que hacía el propio Felipe González.

¿Por qué si en el PSOE funcionó bien, va a ser un caos en Podemos?
De la misma manera ocurría en el PSE (Partido Socialista de Euskadi), donde Enrique Múgica, Txiki Benegas o un joven desconocido Carlos Solchaga, figura emergente de la economía española, tenían voz propia en la tribuna del Congreso, al igual que los mencionados socialistas catalanes. Y me pregunto: ¿por qué si en el PSOE funcionó bien, va a ser un caos en Podemos?

Tampoco conviene olvidar que cuando muchos acusan de manera directa a Podemos por la inclusión en sus listas del ahora senador electo Josetxo Arrieta Arrieta por su pertenencia a ETA, de la que renunció como tantos otros al crearse Euskadiko Ezkerra e integrarse en él, es precisamente aquel PSE quien años más tarde (1993) y estando como presidente del Gobierno Felipe González, se fusiona con dicho partido, creando el PSE-EE, como una clara demostración del giro que dieron aquellos dirigentes provenientes de ETA VII Asamblea o ETA P-M, entre cuyos miembros estaban figuras como Roberto Lerxundi, Mario Onaindía o el conocidísimo abogado defensor de etarras Juan Mari Bandrés. Todos ellos se integraron posteriormente en la estructura política del PSE-EE-PSOE. Por su parte, Josetxo Arrieta (Podemos) participó en movimientos por la paz, como las movilizaciones a favor de la liberación de José María Aldaya y Miguel Ángel Blanco, entre otros.

Este breve repaso a la historia reciente no hace más que situarnos en un escenario político donde parece ser que todo lo que proviene del partido morado atenta gravemente contra el futuro de España, si bien son otros los que defendieron la autodeterminación como un derecho irrenunciable, del cual ahora reniegan.

Del mismo modo, ese fraccionamiento en varios grupos parlamentarios esgrimido tanto por el Gobierno, en la lectura de resultados la misma noche electoral, como utilizado por el PP como arma arrojadiza para avanzar una posible independencia de criterio entre los parlamentarios de Podemos, encuentra un precedente precisamente en el PSOE, aquel partido que tanto pone en duda la cohesión política de Podemos.

La Constitución hecha sobre el consenso en un momento excepcional de la historia de España no implica que no se pueda reformar, y por supuesto mejorar, adaptándola a los nuevos tiempos. El grave problema de la secesión catalana planteado después del 27-S debe abordarse desde el diálogo y no desde la imposición. Las leyes se adaptan a los tiempos y a los problemas, y realmente ahora tenemos uno muy grave que urge resolver de la forma más genuinamente democrática: votando.

Los socialistas, que siempre se han caracterizado por sus principios progresistas y por su irrenunciable sentido democrático, donde las urnas forman parte de su esencia más pura, no deben temer defender la unidad de España haciendo valer sus sólidos argumentos contra otros ridículos y desfasados, como plantean los nacionalistas que comprometen gravemente el futuro de Cataluña fuera de Europa y de España.

Decía Pablo Iglesias, el de Podemos, claro, que solo por las urnas se puede garantizar la unidad de España, y eso parece 'a priori' un principio democrático de primera magnitud. Identificar el derecho a una consulta como un referéndum independentista es un análisis, además de equivocado, tremendamente injusto y que conlleva un miedo intrínseco de quienes no se ven convencidos ni confiados en defender la unidad de España con las urnas por testigo.

la web oficial
El nuevo Parlament hace desaparecer el idioma español
En la página web oficial del Parlament el español brilla por su ausencia y es obviado al no aparecer una opción para informarse en el idioma de todos los españoles. El contenido sólo consta en catalán.
  www.gaceta.es 20 Enero 2016

Nuevo Gobierno catalán y nueva afrenta contra el idioma español. En la página web oficial del Parlament el español brilla por su ausencia y es obviado. Ya no aparece una opción para informarse en el idioma de todos los españoles y todo el contenido está sólo en catalán.

En la web aparece una ventana con el traductor de Google para que los no catalanoparlantes introduzcan el texto que precisen y lo traduzcan al castellano o al idioma que precisen. Esta es la única manera para lo que no dominan el catalán de conocer el contenido de la página oficial del Parlamento de Cataluña-

Según elconfidencial.com desde el departamento de Comunicación del Parlament alegan “problemas técnicos” porque la página web “está siendo modificada”. Estos cambios son los que, al parecer, están provocando que suele se puede ver la página en catalán.

El Parlament deja claro que no se hace responsable de la traducción del traductor de Google al carecer de “carácter oficial”

La ley marca que tanto el español como el catalán son las lenguas oficiales en Cataluña, por lo que es obligatorio que las webs de las instituciones oficiales estén en los dos idiomas. Sin embargo, parece que estos problemas técnicos sólo afectan al español, porque el catalán sigue presente en página, incumpliendo el propio Estatuto de Cataluña, que señala que “los poderes públicos deben facilitar las medidas necesarias para facilitar el ejercicio de estos derechos y el cumplimiento de este deber” (el uso de los dos idiomas oficiales en Cataluña)
 


Recortes de Prensa   Página Inicial