AGLI Recortes de Prensa   Domingo 24  Enero  2016

El presidente que nunca subía a la red
DAVID JIMÉNEZ El Mundo 24 Enero 2016

Quienes crean que los periódicos vivimos de las malas noticias pensarán que el martes tuvimos un buen día. Nuestra portada era especialmente deprimente, con la corrupción ocupando todo el espacio: desde el 3% de la cleptocracia catalana a los paraísos fiscales, y desde el escándalo Acuamed a la prostitución del circuito profesional de tenis, contaminado por las apuestas ilegales. Ya dice Andre Agassi en su autobiografía, quizá la mejor que haya escrito un atleta, que el tenis es un reflejo de la vida y de ahí que utilice su mismo lenguaje.

'Love'. Ventaja. Rotura. Muerte súbita.
La forma de jugar al tenis de cada uno suele ir ligada al carácter. El tramposo canta como mala la bola que ha entrado, el optimista apenas se lamenta si no pasa la red -cree que le irá mejor en el siguiente punto-, el temerario arriesga con golpes improbables y el conservador espera a que el rival falle, la estrategia con la que Mariano Rajoy ha sobrevivido a todo y a todos durante más de tres décadas de carrera política.

Ya fuera para lograr su designación como sucesor de Aznar o en su empeño en continuar al frente del partido tras dos derrotas electorales ante Zapatero, en su forma de resistir el rescate o ante el desafío catalán, el presidente ha ganado y perdido despistando con su aparente quietud. Y así ha llegado hasta el partido definitivo: aferrado a la esperanza -otra forma de prolongar el tormento, según Nietzsche- de que el rival vuelva a fallar.

Por supuesto existe la posibilidad de que la izquierda no llegue a un acuerdo, Ciudadanos no entre en el juego, se convoquen nuevas elecciones y Rajoy se presente e incluso gane con algo más de margen. Pero en la casa de apuestas no hay grandes colas de gente poniendo su dinero en esa opción. Al evitar en el último momento la investidura, el presidente se ha ahorrado el mal trago de ser linchado políticamente en el Parlamento, pero a cambio ha dejado toda la iniciativa a rivales que le tienen las suficientes ganas al Partido Popular como para aparcar los principios por la causa común de desalojarlo de Moncloa.

Pase lo que pase, siempre quedará como otro de los misterios insondables que rodean a Rajoy por qué ha permanecido paralizado durante el mes que ha seguido a las elecciones, ignorando a quienes le decían que esta vez sí, o se movía o se enfrentaba a la soledad de la derrota. Cierto que sus posibilidades de éxito eran escasas y que Pedro Sánchez no le ha dado opciones, prefiriendo hacer guiños a partidos que abiertamente declaran su intención de romper España, pero el presidente ni siquiera ha dado la batalla para enfrentar al líder socialista ante sus contradicciones. ¿Dónde está su oferta con medidas concretas de regeneración y reformas?

¿Dónde la batería de propuestas que, recogiendo ideas de los programas de los partidos a quienes reclama su apoyo, pudiera mover posiciones o abrir grietas en esa negativa obstinada al pacto que mejor le vendría al país? ¿Dónde las reuniones con un Albert Rivera que, tras pagar el coste de su errático final de campaña, vuelve a demostrar su sentido de Estado?

No fue hasta el viernes, tras días de parálisis, que Rajoy anunció que preparaba una «oferta generosa» para Sánchez de cara a la investidura que después abortó. No se sorprendan si la noticia les pasó desapercibida. Para entonces Pablo Iglesias, el único candidato del que tenemos la certeza de que ha leído a Maquiavelo, ya le había robado la cartera a los demás, aprovechando la inacción de Rajoy y la debilidad temeraria de Sánchez para lanzar su "chantaje" al líder socialista: o me hacen presidente -¿alguien cree que sería otro el que mandara en ese eventual gobierno de izquierdas?- o que me sirvan unas nuevas elecciones en las que poder engullir los restos del PSOE.

El partido está pues abierto y, como en Match Point, la película de Woody Allen, la pelota ha golpeado la red y permanece suspendida en el aire, a la espera de caer en uno u otro lado de la cancha. "Con un poco de suerte pasa la red y ganas. O no lo hace, y pierdes", dice la voz en 'off', que bien podría ser la de un presidente que de nuevo espera ganar el partido sin subir a la red.

El matón, el faltón y el cobardón
Federico Jiménez Losantos Libertad Digital 24 Enero 2016

El viernes 22 de Enero de 2016 fue, sin duda, el día más disparatado, sorprendente, abracadabrante y humillante de la democracia española. Abrió plaza el primer matón del Reino, Pablo Iglesias, que, como siempre, apareció rodeado de su banda, figurantes de Torrente en Caracas con ínfulas de Reservoir dogs, chulos del Caiga quien caiga que Wyoming también copió de Argentina en uniforme de descamisados. La puesta en escena del caudillo podemita es típicamente tercermundista y zafiamente antidemocrática, propia de un tipo que conjura su miedo a la gente libre apatrullando con sus montoneros los pasillos de las televisiones y dando ruedas de prensa rodeado por sus escrachadores. Este viernes, el dizque cerebro Errejón, siempre en primer plano, soplaba y resoplaba, ponía nariz de payasito, tensaba las muñecas y miraba al horizonte como un "búfalo" del APRA de Haya de la Torre, matonería peruana de los feroces años 30.

Un vicepresidente que forma Gobierno
Por supuesto, el espectáculo de Pablo Iglesias y su indudable eficacia sólo se comprende en una sociedad cuyos medios de comunicación fueron tomados hace tiempo por la extrema izquierda y con Rajoy y sus sorayos han consolidado un dominio abrumador, acostumbrando a celebrar como hazaña política lo que en la España de hace apenas quince años se hubiera tomado como una falta de educación y un alarde golpista despreciable.

Nunca habíamos visto al jefe de un partido que quedó tercero en las elecciones proclamarse vicepresidente de un Gobierno cuyos ministerios importantes se reserva y al que invita a unirse a un presidente ornamental. Tampoco a convertir al Jefe del Estado en testigo afable de su llegada al Poder. Pero si alguien tenía alguna duda de que si Podemos gobierna va a instaurar desde el primer minuto una dictadura que pondrá las instituciones a sus pies y los ciudadanos al alcance de sus coces, ya no la tiene. También es de agradecer la claridad con que humilló al PSOE y a su Presidente invitado, el que le regaló el poder municipal que las urnas le negaron, así como a los periodistas en la persona de Ana Romero, que debió levantarse, llamarle machista e irse.
La puesta en escena de Iglesias

Ese sencillo gesto habría desnudado la chulería de Iglesias y habría reventado el telechantaje al PSOE, pero hace demasiado tiempo que los medios observan el Santo Temor a Podemos como para atreverse a tanto. Con su perilla ulianoviana, Iglesias me recordaba al Lenin de "La revolución proletaria y el renegado Kautsky", el planfleto más sectario, injurioso y brillante que se ha escrito nunca contra la socialdemocracia. Y con más éxito.

El faltón faltado se queda pasmado
Tras visitar al Rey, el Presidente invitado al Gobierno de Iglesias compareció en rueda de Prensa sin comprender la magnitud del reto del que había sido objeto minutos antes. Y como es tan faltón de modos como falto de criterio, perdió la ocasión de hacerse con la Presidencia del Gobierno y el liderazgo del PSOE para dos décadas. Si en vez de salir del paso con bromitas perplejas Sánchez retrasa media hora su rueda de Prensa, habla con los que ya estaban declarándose humillados por el número del matón y asume el papel de presidente en vez de presidido, le hubiera bastado decir algo así:

"El señor Iglesias ha pretendido hacer un chantaje inaceptable a mi persona, que es lo de menos, a mi partido, que es bastante más que yo, y a España y sus libertades, que están por encima de mi persona y del PSOE. Si Podemos no respeta las reglas más elementales de la democracia, ni mi partido ni yo lo consideramos compatible con la formación de un Gobierno para España. Desde ahora mismo declaro rotas todas las conversaciones y disueltos todos los pactos que han permitido a Podemos ostentar un Poder municipal y regional que no merecen y que el PSOE no les va a facilitar más. Desde ahora mismo, voy a trabajar en la formación de una mayoría constitucional que haga frente a los retos políticos y sociales de nuestro país. Desde aquí mismo, convoco a todos los partidos democráticos para trabajar con el PSOE en esa dirección. Muchas gracias. Buenas tardes"

El Rey recibiendo a Sánchez el pasado viernes
Pero toda la chulería exhibida por Sánchez frente a Rajoy se esfuma cuando se trata de hacer frente a un discurso que la extrema izquierda hace tiempo que ha arrebatado a la izquierda moderada. Sánchez no tuvo reflejos para convertirse en líder efectivo y casi Presidente porque, desde Zapatero, el PSOE exhibe un discurso antidemocrático, guerracivilista, antinacional y radicalmente contrario al régimen democrático nacido de la Transición. No es que Sánchez no quiera hundir a Iglesias, es que ni puede ni sabe hacerlo.

El Cobardón encuentra su ocasión
Y como Sánchez no fue capaz de entender y destruir la trampa de Iglesias, Rajoy vio el cielo abierto y se lanzó por el camino de Iglesias, el de unas nuevas elecciones en las que los partidos entre el PP y Podemos, es decir, el PSOE y Ciudadanos, queden triturados. No pocos, dentro y fuera del PP, le habíamos pedido a Rajoy que no acudiera a una investidura que sería suicida para él y, sobre todo, para su partido. Lo que no esperábamos, porque siempre Rajoy nos sorprende cuando hace de Rajoy, es que pudiera renunciar a la investidura pero no a la candidatura a ser investido, que dijera que no tenía votos a favor suficientes y que tenía demasiados votos en contra, pero que esperaría a tenerlos, no se sabe muy bien por qué arte o conjuro milagroso. El chantaje de Iglesias podía y puede llevar al PSOE a pactar con Ciudadanos y el PP, pero siempre que no esté al frente Rajoy.

Mariano Rajoy, anunciando que renuncia a la investidura por ahora
¿Y qué pretende, cobardeando en tablas, este manso pregonao? Evidentemente, esperar el fallo del PSOE o dejar que se pudra el proceso para llegar a lo que quería y quiere: ser Presidente o ser de nuevo candidato del PP. Del desgaste que van a sufrir todos los partidos y el propio sistema democrático no se librará el PP, pero eso le importa poco. Lo que le importa a Mariano es Rajoy. Y el Matón y el Faltón le han puesto en bandeja al Cobardón la oportunidad de seguir idéntico a sí mismo, ensoberbecido en su nada.

También le brindan a Sánchez la ocasión de formar gobierno con Ciudadanos y pedir la abstención del PP para ser investido. El PP no podría negarse. Pero son tantas las ocasiones desperdiciadas por el PSOE para hacer lo que conviene a España que no se atreve uno a pensar que, por una vez, hagan lo que conviene a todos. Demasiado bonito para no estropearlo.

Rajoy o el estorbo nacional
Pedro J. Ramírez El Espanol 24 Enero 2016

¿Se puede caer más bajo? Rajoy lo ha demostrado al engañar al Jefe del Estado, anunciando el jueves por la noche que concurriría a la investidura, provocando que le hiciera el encargo y declinando acto seguido acometerlo. La excusa de su voltereta no puede ser más pueril e inconsistente pues la oferta que, en un golpe de audacia pasado de revoluciones, dirigió Iglesias a Sánchez no pasa de ser una propuesta envenenada, falta de apoyos y con escasas posibilidades de prosperar, a la vista de la reacción en el PSOE.

Que algo en el fondo tan nimio le haya servido de coartada para escurrir el bulto revela su nivel de cobardía. Pero aún mayor es su egoísmo al empecinarse en bloquear cualquier combinación que incluya al PP y no pase por hacerle presidente. Mi "proposición muy decente" ha saltado así por los aires: ni Rajoy consume su turno ni se aparta a un lado para que lo intente otro. Esto es lo peor que está sucediendo ahora.

Reconozco que lo que venimos proponiendo para España desde EL ESPAÑOL no parece español. Estamos convencidos de que, en las actuales circunstancias, sólo un pacto de Gobierno entre el PP y el PSOE, con la soldadura de Ciudadanos, permitiría afrontar el desafío separatista catalán, evitar su contagio de ida y vuelta al País Vasco, estabilizar la economía, regenerar la democracia y emprender la reforma constitucional. La necesidad de esa gran coalición ha quedado aún más patente después del vodevil del viernes. Pero supondría que una parte importante de la izquierda y la derecha se fundieran en un abrazo político que hiciera, al menos durante un par de años, de las dos Españas una sola; y esto, como digo, no está en nuestra naturaleza ni a primera vista tiene precedente en nuestra Historia. ¿O si lo tiene?

No estamos hablando sólo de otro consenso constitucional u otros pactos de la Moncloa -que ya sería mucho- sino de un gobierno a la alemana con ministros del PP, ministros del PSOE y ministros de Ciudadanos. Esto no ha sucedido nunca ni durante la transición porque siempre ha habido un claro vencedor en las urnas, capaz de completar su mayoría; ni durante la República porque sólo se pactaba entre afines, hasta llegar al frentismo de las elecciones de hace 80 años que Iglesias sueña reeditar; ni durante la Restauración alfonsina porque el pacto entorno al trono requería el turnismo de Cánovas a Sagasta y de Sagasta a Cánovas, con la alternancia de sus estructuras caciquiles.

Pero aunque tantos compatriotas ignoren todo sobre ese periodo, en el siglo XIX ocurrieron algunas cosas entre el final de la Guerra de la Independencia (1814) y la reposición de los borbones en el trono (1874). Fue la etapa de la desventura de la libertad primero y del triunfo del parlamentarismo luego, pletórica en pronunciamientos, revoluciones y constituciones. Y ahí, en plena era isabelina, es cuando ese primer vistazo sobre la falta de precedente de lo que se requiere ahora queda desmentido y rectificado.

Es el 29 de julio de 1854 y hemos acudido como tantos madrileños, recién salidos de detrás de las barricadas, a la Puerta del Sol. La muchedumbre se apiña ante la Casa de Correos. Todas las miradas están pendientes del balcón principal. Mientras dura la espera se alternan los cánticos y chistes soeces contra la corrupción del inmovilista partido derrocado, con los cánticos y chistes soeces contra la corrupción de una parte de la familia real: el conde de San Luis y sus ministros "polacos" también tenían su Gurtel, su Púnica y sus Bárcenas; y el único negocio que dejaron de hacer la reina madre María Cristina de Nápoles y su consorte Fernando Muñoz fue el del fondo Hispano-Saudí de Juan Carlos y Corinna.

De repente se abre el gran ventanal y a la terraza salen dos figuras de uniforme. El uno es el general Espartero, líder histórico del partido progresista. La Reina ha tenido que sacarle de su huerta logroñesa junto al Ebro para encauzar la revolución. El otro es el general O'Donnell, líder del partido moderado que, al alzarse en Vicálvaro contra la insoportable podredumbre de la situación, ha precipitado los acontecimientos. La chispa de la vicalvarada ha prendido la mecha de la sublevación popular y media España está en manos de juntas revolucionarias, dominadas por radicales de inquietantes intenciones que ríete de los de Podemos.

Sólo los grandes remedios pueden atajar los grandes males. La multitud sabe que Espartero y O'Donnell no sólo son rivales políticos, sino enemigos personales. Unos creen que se odian, otros que simplemente se detestan. Pero ambos tienen un adversario común execrado por el pueblo: el reaccionario rey consorte Francisco de Asis, alias "Paco Natillas", que creyéndose gracioso ha bautizado a Espartero como "Perdigón" -ay, "siempre tan negro y tan feo"- y a O'Donnell como "Fieramosca" -ay, "muy alarmado y muy malo a mi modo de ver"- y ya se sabe que en España el enemigo de mi enemigo se convierte fácilmente en mi amigo. Por eso cuando uno y otro se funden en un público abrazo, el júbilo estalla entre el pueblo.

Las gorras proletarias y los sombreros burgueses vuelan por el aire mientras sus propietarios, unos con blusa gris, otros con levita parda, remedan el ejemplo de los dos militares. Es imposible resistirse a la tentación de abrazar al vecino. Todos creen que el trono está salvado, que la Constitución será reformada y que la gran familia liberal podrá hacer frente al mismo tiempo a la involución carlista, de la que proceden los Puigdemont, Urkullu y compañía, y a la subversión revolucionaria.

Así, a la vista de todos, nace el gobierno de la Unión Liberal -hoy lo llamaríamos de unidad constitucional- con Espartero como presidente y O'Donnell como Ministro de la Guerra. Pero hay una tercera figura clave, probablemente oculta entre los visillos: el gran jurista Joaquín Francisco Pacheco, cabeza de los moderados "puros" que ocupa, como Albert Rivera, el centro del espectro y que, según Urquijo y Goitia, antecede al líder de Ciudadanos en dos de sus obsesiones: "necesidad del respeto de la legalidad, práctica del juego limpio". Pacheco ha sido el gran muñidor del acuerdo y su presencia en el gabinete como ministro de Estado es su mejor rúbrica.

"¿Será una utopía, un sueño del buen deseo, esta anhelada fusión?", se pregunta enseguida el dirigente progresista e historiador de los hechos Cristino Martos. "Las circunstancias, dueñas y señoras de la política, se imponen a los propósitos de los hombres y obligan a perdonar los agravios", sentenciaría Romanones en su estudio sobre Espartero, admitiendo que la singular combinación dio lugar a "una lucha sorda" desde el primer día.

Aquello duró los dos años del "bienio progresista", tras los que Espartero se volvió cual Cincinato a su huerta y O'Donnell subió el último peldaño hacia el poder. Ahora tampoco haría falta más tiempo, media legislatura, para dar estabilidad a la política, crecimiento a la economía e impulso a las reformas, incluida la constitucional. Y elecciones en 2018. El problema es que ni Sánchez tiene la envergadura de "Perdigón" ni Rajoy la flexibilidad de "Fieramosca".

El líder del PP ha terminado convirtiéndose en ese "estorbo nacional" que veía Ortega en quienes encarnaban la vieja política. Escuchándole decir que "no renuncia a nada" porque esa es la "voluntad de la gente" queda claro que ya sólo "aspira a sustentarse con vocablos como san Francisco de Asis se alimentaba del canto de la cigarra". Al mismo tiempo las tres cuartas partes de los dirigentes del PSOE tienen los pelos como escarpias ante la prepotencia perdonavidas de Iglesias y la amalgama, en la que los separatistas tendrían la llave, sobre la que pretende encaramarse Sánchez. El Comité Federal del sábado lo pondrá de manifiesto, veremos en qué términos.

De hecho el único propósito del estatuario de Rajoy es estimular el conflicto interno en el PSOE para que los barones bloqueen a Sánchez y todo fluya turbulentamente hacia unas nuevas elecciones que vuelvan a aplazar la democratización del PP y le permitan a él atornillarse en la que sería su quinta candidatura a la Moncloa.

Pero tener que ir otra vez a las urnas sería un fracaso de tal envergadura para el espíritu de negociación y compromiso que da sentido al sistema parlamentario, que desde ahora mismo habría que arrancar a los 350 electos la promesa de no volver a presentarse si eso sucediera. No es broma: ustedes son, de uno en uno y sin mandato imperativo de ninguna clase, los representantes de todos los españoles; ustedes tienen la obligación de configurar una mayoría de la que emane un Gobierno; y si no lo consiguen se van todos a su casa con unas inmensas orejas de burro y sin emolumento alguno. Sería el equivalente a la amenaza de quitarles el tejado o racionarles la comida que pesaba sobre los cardenales cuando en los cónclaves medievales remoloneaban a la hora de elegir Papa.

El campo estará mucho más abierto de lo que parece, siempre que desde el entorno social de los dos grandes partidos se trabaje en favor del equivalente a aquella Unión Liberal. Lo único positivo de lo ocurrido el viernes es que el reloj de los dos meses a partir de la primera votación de investidura no se va a poner aun en marcha. Lo adecuado sería seguir la hoja de ruta de Rivera y formar una comisión negociadora tripartita que sólo hablara de nombres y cuotas de poder una vez que hubiera acuerdo en el programa. Como ponemos de relieve hoy, en Europa hay 24 gobiernos de coalición y el presidente de 6 de ellos no pertenece al partido más votado.

A nada que tome impulso la búsqueda del gran acuerdo, Rajoy comprenderá que su único papel es facilitarlo, quitándose de en medio. Y si se empeña en seguir ahí, plantado como un mueble inservible que ocupa el espacio e impide redecorar la habitación, llegarán los idus de marzo o en último caso tocará manifestarse ante Génova hasta que los pretorianos lo arrojen por la ventana. Sánchez tendrá entonces la oportunidad de reconvertirse, pivotando sobre Rivera para virar 180 grados y entenderse con otro dirigente del PP, siempre y cuando no haya llegado ya el AVE de Sevilla. ¿Será él o Susana Díaz quien desempeñe el papel de "Perdigón"? ¿Podría irrumpir un Feijoo o una Cristina Cifuentes en el papel de "Fieramosca"?

Tan importante como quien aparezca en el balcón es quien trabaje tras los visillos. En una circunstancia así el rol de los ex presidentes González, Aznar y Zapatero o de figuras con predicamento transversal como Bono o Gallardón puede ser coadyuvante. Pero también los intelectuales o los empresarios tienen mucho que decir. Pocos conocen el papel decisivo que el industrial de origen catalán Matheu, muy amigo de Espartero, desempeñó en su acuerdo con O'Donnell.

Y en último extremo queda la opinión pública. Puesto que la mayoría de los españoles prefiere los pactos a la repetición de elecciones, es hora de redoblar el activismo social para que el mensaje llegue nítido a la clase política. Y el papel de los medios de comunicación vuelve a ser crucial a ese respecto. La mayoría siguen prisioneros del tradicional frentismo pero la viralidad de internet provoca huracanes que derriban los cercados. Eso era lo que parecía augurar aquel "mal poema", en justa evaluación de Jorge Vilches, que el progresista Pedro Matas dedicó "Al pueblo de Madrid" tras la revolución de 1854: "¡Ya despertó el león!... a sus rugidos/ de hondo pavor se estremeció la tierra". El león español, sí, queridos leones de EL ESPAÑOL.

Sánchez quiere ahora a Ciudadanos para la «gran coalición» que despreció
Editorial La Razon 24 Enero 2016

En el PSOE, con 5,3 millones de votos, consideran que es un chantaje que Podemos, con casi 5 millones, se atreva a proponer un gobierno de coalición. La propuesta comporta, como sucede en toda Europa, un reparto de carteras ministeriales y unas propuestas de gobierno sobre las que tendrán que negociar los dos socios. En este caso, fue Pedro Sánchez con sus insinuaciones y ofrecimientos quien ha permitido que el PSOE haya acabado como un partido que sólo sirve para facilitar la llegada a La Moncloa de Pablo Iglesias.

El Ejecutivo confeccionado por el «primer ministro en la sombra» no ha gustado al conjunto del socialismo español; sólo ha servido, que no es poco, para que el PSOE considere que Podemos busca insistentemente su destrucción, como ya ha hecho con IU, para convertirse así en la única fuerza de la izquierda.

Sobre el futuro de la derecha, Iglesias no tiene planes concretos, pero todo se andará... Ayer, tal vez bajo el efecto ruborizante de haber sido elegido futuro presidente del Gobierno por su adversario más peligroso (y aquí el adjetivo se refiere al causante de todos los males que le pueden venir), Sánchez llamó a Albert Rivera con un mensaje corto, claro, pero que, en la semántica socialista, es cada vez más confuso: España «necesita diálogo». Estamos de acuerdo: tuvo la oportunidad de hacerlo con Rajoy, pero se aferró al no, no, no. Ahora ha emplazado al líder de Ciudadanos a hablar en los próximos días. También quedó para dialogar con Pablo Iglesias.

Claro está que de lo único que en los próximos días pueden hablar nuestros líderes es de su posición ante futuros pactos de Gobierno. ¿Quiere decir que las líneas rojas del PSOE son diferentes cuando habla con Podemos que cuando lo hace con Ciudadanos? Lo que es evidente es que la desorientación de Sánchez, su tacticismo y su ambición de alcanzar La Moncloa con 90 diputados puede llevar a un partido histórico a la insignificancia y el desprestigio. De momento, el líder socialista ha suavizado su receptibilidad ante el ofrecimiento de Podemos motivado por la presión dentro del propio PSOE tras el escarnio sufrido por parte de Podemos, que, de nuevo, ha demostrado que en su asalto al poder es necesario quebrar las resistencias del partido histórico de la izquierda.

Es incomprensible que Sánchez no sea consciente de este hecho y que esté apareciendo ante la opinión pública y sus propios votantes como un líder sin principios, sin una idea de país y abocado a secundar a Podemos. Si Sánchez se sienta a hablar con Rivera, incluso con la idea un programa común, para conseguir un acuerdo de gobierno, comprenderá que es un político aislado, incapaz de conseguir aliados, más allá del abrazo mortal de Podemos. Sería disparatado pensar que esta hipotética coalición entre PSOE y Ciudadanos –y sus 130 escaños– contaría con la abstención del PP. Sánchez ha cometido un error que no solamente es formal: incumplir con las normas de la cortesía política y el respeto al adversario. Es decir, adonde no llegan las ideas, llegan los exabruptos.

La situación es que, en estos momentos, los socialistas no tienen aliados por no saber situarse como fuerza central, de ahí que despachara con malas formas la primera propuesta de Rajoy de una gran coalición entre PP, PSOE y Ciudadanos, una fórmula que, de alguna manera, estará presente en la conversación entre Sánchez e Iglesias. La realidad para el PSOE es contradictoria, incluso dramática: nunca ha necesitado para su supervivencia alcanzar el gobierno y, a la vez, nunca puede ser tan perjudicial para su futuro aceptar la alianza con su peor enemigo, Podemos.

Discurso íntegro de Consuelo Ordóñez en el acto por el XXI aniversario del asesinato de Gregorio Ordóñez
“Hoy se manipula la historia, se diluye la bala que mató a mi hermano en un mar de violencias”
www.latribunadelpaisvasco.com 24 Enero 2016

Muy buenos días a todos y gracias por estar hoy aquí, por acompañarnos en un día difícil.

Hoy se cumplen 21 años del asesinato de Goyo. Tal día como hoy, ETA le mató en esta ciudad porque los intransigentes, los fanáticos, no podían soportar que alguien dejase en evidencia las incoherencias de la sinrazón. Así era mi hermano. Él no fue un político comprometido, fue más bien un ciudadano comprometido, honrado, que peleó por la gente buena a través del don que él tenía: la fuerza, la palabra certera, la perseverancia.

Hoy es un día difícil no tanto por el recuerdo de una bala cerrando los ojos de mi hermano para siempre. Es un día difícil porque esa bala no ha servido para que 20 años después nosotros abramos los ojos y luchemos por lo que Goyo intentó conseguir a sabiendas de que lo iban a matar. Hablo, sencillamente, de dignidad.

Una sociedad digna, una ciudad digna o un país digno deben luchar contra la barbarie, pero, hoy más que nuca, también contra su legitimación en el plano moral, educativo o social. Y hoy, amigos, apedrean nuestra razón con millonarios planes de paz y convivencia previstos para una comunidad en la que no ha habido guerra sino terrorismo, donde el demócrata siempre ha sabido convivir y el que necesita lecciones de convivencia reivindica la radicalización desde instituciones públicas. Hoy, amigos, se manipula la historia, se diluye la bala que mató a mi hermano en un mar de violencias; muchas por supuesto ilegítimas, pero que nada tienen que ver con el terrorismo, con la característica diferencial del País Vasco, con la intención de imponer un proyecto político mediante el tiro en la nuca.

Cuando en 1983 mi hermano se presentó por primera vez a unas elecciones municipales en San Sebastián, le votaron 9.581 donostiarras. El año que le mataron, en 1995, su partido logro 22.611 votos y se convirtió en la primera fuerza política en esta ciudad con el 23,84% de los sufragios. Mi hermano no lo consiguió buscando el interés de su formación política, lo logró luchando por la dignidad de toda una ciudad, de la gente de la calle.

Muchos estaréis pensando: “Hombre, ya, pero la gente votó masivamente porque le mataron”. Yo, en cambio, os digo: “Si su asesinato sirvió para que miles se posicionaran en contra de quienes legitiman el fanatismo, ¿cómo es posible que quienes justifican aquel disparo en la cabeza sean hoy la segunda fuerza política de la ciudad?”.

A Goyo lo mataron porque luchaba con todo lo que tenía contra el pistolero del pasamontañas y contra el “pistolero verbal”, que era como llamaba a quienes, desde el mundo de la política, generaban empatía hacia terroristas, justificaban asesinatos selectivos y se negaban a condenar el historial de terror de ETA. Así era mi hermano. Jamás se prestó a atajos ni a concesiones porque, y le cito, “por mucho que maten, no deben conseguir nunca nada”.

Hoy, lamentablemente, la clase política, salvo honrosas y escasísimas excepciones, está más preocupada por las formas que por el fondo, por los problemas de los partidos que por los problemas a los que deberán enfrentarse las nuevas generaciones si no ponemos remedio de inmediato.

Voy a poner un ejemplo muy simple lanzando un par de preguntas directas a los aquí presentes: ¿cuántos de vosotros pusisteis el grito en el cielo cuando la dirigente de Podemos Carolina Bescansa llevó a su hijo al Congreso? Ahora os pregunto: ¿ese mismo día, cuántos alzasteis la voz públicamente contra la presencia de pistoleros verbales en el Congreso de los Diputados?

Es importante que los intereses de los partidos no entren en conflicto con los intereses de la sociedad, de las nuevas generaciones. Cuando quienes justifican el tiro que le dieron a Goyo entran en el Congreso de los diputados, los ojos no pueden estar centrados en un bebé. Ese bebé, sin quererlo, ha dejado al descubierto nuestras vergüenzas como país.

En el Congreso de los diputados, además de aquel niño, se sentó, por ejemplo, Marian Beitialarangoitia, alguien que no solo pidió “un chaparrón de aplausos” para asesinos de seres humanos. Además de negarse a condenar el terrorismo, todos los españoles pagamos su sueldo para que, desde la honorabilidad que da un escaño en el Congreso, alabe a diario el compromiso de miembros de ETA con una causa que califica de justa. Mi hermano defendía “el aislamiento de los violentos”.

Con dolor, hoy debo decir que ese objetivo ha perdido peso y significado en Madrid y en Vitoria, desde partidos de izquierdas hasta de derechas.Como no podría expresarlo mejor, os leo estas líneas escritas por mi querida cuñada, Ana Iríbar, estos días: “He buscado, sigo buscando algún rastro de victoria en la muerte de Gregorio Ordóñez. Escucho el discurso oficial del gobierno referirse continuamente a la derrota de ETA; asisto a la decisión de ETA de dejar de matar; sin embargo, no encuentro signos para la victoria. Al contrario: más de 300 asesinatos de ETA sin resolver, el proyecto político de ETA bajo siglas diversas en nuestras instituciones, una organización terrorista que ni se ha disuelto ni se ha entregado ni colabora con la justicia. No siento ni la derrota de ETA, ni la victoria de los demócratas. Resulta frustrante. Tal vez no ha llegado todavía el momento. Tal vez la victoria la consigan las generaciones que están por venir, alejadas de prejuicios y sectarismos trasnochados. Ellos quizás serán capaces de dignificar nuestra democracia desde la Justicia, la que se escribe con mayúsculas, la que conseguirá resolver los más de 300 casos de asesinatos de ETA pendientes. De dignificar la política, si consiguen terminar con la corrupción y construir un discurso esperanzador y sólido, desde el respeto. De ellos será tal vez la victoria, si son capaces de entender la Historia y de construir el relato veraz de lo sucedido”.

Muchas gracias a todos por haber venido.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

A propósito del Fake Pablo Iglesias. #Masby
Juan Vicente Santacreu  Periodista Digital  24 Enero 2016

Si te gusta el artículo, divúlgalo, el poder está en tus manos. Gracias
El mayor enemigo de un gobierno es un pueblo culto. – Juan Vte. Santacreu

Seguir en Twittwer a @JVSantacreu

Lo pensé y lo dije, se acercan tiempos trágicamente divertidos para España, y en ello estamos. Así que sólo queda tomar asiento, que esto promete ser entretenido. Lo vais a flipar.

Para ir abriendo boca hemos visto cómo el Rey de España ha recibido a un Pablosky marcando estilo propio, arremangado y “peluo”. Quizá los podemitas no sepan que las formas hay que guardarlas. Todos nos arremangamos, nos tiramos pedos, escupimos, meamos y cagamos, pero eso sí, cada cosa en su sitio. El ir en camisa, arremangado, peluo y sin ducharse no es de izquierdas, es de gilipollas, de cerdos o de maleducados. O de las tres cosas juntas. Ojo, y lo digo yo que soy, por propia naturaleza, un transgresor de normas pero no de formas.

Pablo Iglesias es un autentico “fake” de la política y el que tenga cinco millones de seguidores sólo demuestra la mella que ha hecho la Educación endogámica en los últimos 35 años con los dialectos separatistas. Véanse los principales feudos de podemos: Galicia, Vascogadas, Cataluña, Valencia y Baleares. Todos con dialecto propio. ¿Es que nadie se ha dado cuenta?

Últimamente el “Sistema” ha levantado las alfombras sobre la financiación de Pablo Iglesias y Podemos, pues mire usted, todos los partidos que han tocado poder se han financiado ilegalmente menos Podemos que lo ha hecho antes de llegar al gobierno. Pero es más, Podemos es el único Partido que se ha financiado de un país donde cuelgan a los maricones, cortan el clítoris a la niñas, apedrean a las mujeres, las someten como perras con trapos en la cabeza, las inhabilitan como seres humanos y les eliminan todo resquicio de dignidad. No puedo comprender cómo una sola mujer o un solo homosexual en este país puede ser simpatizante de Podemos.

Demasiadas cosas se ciernen en torno a Pablosky y toda su troupe. ¿No será Pablo Iglesias un topo islámico introducido en nuestra sociedad con estrategias políticas? Lo es, o por lo menos parece el tonto útil del islam. A mi cada día me lo parece más.

Los pilares de cualquier país son la unidad territorial y el idioma, romper estos dos cimientos sería como tender una alfombra roja para la entrada de la islamización en España, por ejemplo. Lo de los dialectos tribales ya está impuesto, ahora viene la plurinacionalidad. ¡Seguid jugando imbéciles!

El colmo ha sido ver al “fake” Pablo Iglesias formando un Gobierno de paridad en la sombra y autoproclamarse vicepresidente del futuro Gobierno de España. A todo esto sin contar con el tonto de turno Pedro Sánchez, humillándolo y haciéndole perder hasta la dignidad.
Y digo yo, si proponen que el Presidente marioneta sea Pedro Sánchez, ¿el vicepresidente no debería ser una mujer? ¡¡Ah, la paridad es a partir de Pablo Iglesias!! Más que paridad, lo que parece es una parida zurdosa más.
Las ideologías se pierden cuando se llega al poder menos Podemos que las pierde por el camino antes de llegar.

Si finalmente Pedro Sánchez se encama con Pablo Iglesias terminará con el culo como un colador y el PSOE como CIU. Alguien debería contarle la moraleja de la rana y el escorpión que tanto ha recordado Federico Jiménez Losantos últimamente. En todo caso formar Gobierno con minorías de Mareas, en Comú, Izquierda Unida, Compromís, etarras y demás hierbas es en toda regla fraude de ley y un fraude moral.

La única solución que yo veo es que cada uno barra su casa para repensar una nueva España con un solo territorio y un solo idioma, como cualquier país, y que los putos dialectos tribales vuelvan a sus casas de donde nunca debieron salir para romper España. Así que Rajoy, lárgate y llévate a Soraya que aquí hace falta un Gobierno que defienda el español y España.

Así lo pienso y así lo digo.

Quizá te interese leer; Podemos y la joderemos – Pedro y Pablo, los Picapiedras
http://www.masaborreguera.com/politicos/podemos-y-la-joderemos.html
Con el PP, ni los amigos reciben lo esperado ni los enemigos lo temido. – Juan Vte. Santacreu

Pedro: ¿y tú vas a pactar con esta peña?
EDUARDO INDA ekdiario 24 Enero 2016

Nada tendría que objetar al hecho de que Pedro Sánchez se presentase a la investidura y fuera elegido séptimo presidente de la democracia sólo con los votos de su partido o con los votos de su partido y Ciudadanos. O incluso con el respaldo de PP y Ciudadanos. El PSOE ha sido hasta la fecha una formación estrictamente socialdemócrata que contribuyó a templar las aguas de un país marcado a sangre y fuego por el guerracivilismo. Es más, un servidor siempre ha mantenido que la Transición llegó a buen puerto el día en el que los que perdieron la Guerra ganaron el Gobierno. Aludo, claro está, a ese 28 de octubre de 1982 en el que Felipe González conquistó La Moncloa con el mejor resultado de nuestra democracia: 202 diputados. La primera hégira felipista tuvo, como casi todo en esta imperfecta vida, una cara A y una cara B. El símbolo de la primera es un socialismo con rostro humano que comportó la universalización definitiva de la Sanidad, las pensiones y la Educación y la modernización de nuestro sistema productivo.

Al hijo del vaquero de Heliópolis le votaban las gentes del centroderecha que echaban pestes de Fraga por su pasado franquistoide y sus tics autoritarios, los que provenían de la UCD y obviamente ese centroizquierda en el cual se encuadran más ciudadanos que en ninguna otra zona del espectro político. Por eso nunca nadie jamás concitó tanto consenso a su alrededor. Lástima que el lado B manchase buena parte de ese legado. Me refiero al terrorismo de Estado y la corrupción (léase Roldán, Mariano Rubio, las escuchas del Cesid, Vera o los fondos reservados). Pero en conjunto a España no le fue mal. Zapatero fue socialdemócrata en lo económico, respetuoso en lo mediático y de profundas convicciones democráticas. Pero como todos los inquilinos de La Moncloa acabó confundido. Todos han salido mal y él no fue la excepción. El crash provocado por unas políticas salvajemente gastonas y la resurrección del rencor guerracivilista (que había quedado sepultado gracias al Pacto de la Transición) mancharon su herencia. Pero en conjunto el PSOE ha sido mejor que peor para España. Pedro Sánchez tiene ahora ante sí un dilema: ser presidente a costa de lo que sea, incluido su partido e incluida España, o renunciar al suicidio colectivo que supondría pactar con los sicarios políticos de Irán y Venezuela en España, con los que quieren destrozar la unidad de España y, por extensión, con los representantes políticos de los autores de 900 asesinatos, decenas de secuestros y miles de extorsiones.

Antes de que la diabólica sonrisa del destino convierta a Sánchez en presidente me permito el lujo de hacerle treinta y nueve preguntas, tantas como años tiene nuestro sistema de libertades:

1.-¿Vas a pactar con un partido como Podemos financiado y, por tanto, a las órdenes, de dos dictaduras como la venezolana y la iraní?
2.-¿Vas a meter en tu Gobierno a los sicarios políticos de Maduro y Jamenei?
3.-¿Vas a tener en el Consejo de Ministros al macarra que el viernes te perdonó la vida, te humilló y te enseñó la correa que te va a anudar al cuello?

4.-¿Vas a dar el CNI a los subordinados de Venezuela e Irán?
5.-¿Aceptarás que sea vicepresidente y portavoz (manda huevos) un sujeto como Pablo Iglesias que ha ensalzado públicamente a la banda terrorista ETA y al que paga el teléfono una potencia extranjera?
6.-¿Te parece ético tener de 2 a un sujeto que ha participado en actos públicos con la gentuza que aplaudió y promovió el asesinato de tus compañeros Enrique Casas, Ernest Lluch, Froilán Elespe, Fernando Múgica, Joseba Pagazaurtundua, Fernando Buesa, Juan Priede, Juan Mari Jauregi, Isaías Carrasco o Germán González?

7.- ¿De verdad te vas a acostar políticamente con un partido entre cuyos dirigentes está un tipejo llamado Juan Carlos Monedero que dixit textualmente: “Viendo la represión del Estado, uno puede comenzar a entender la violencia de ETA”?
8.- A más, a más, ¿no te das cuenta que estos tíos han permitido que ETA mande en el Ayuntamiento de mi ciudad (Pamplona)?
9.-¿Consideras gente normal a individuas como Irene Montero que amenazó con “guillotinar” y “lanzar a los tiburones” a Felipe VI o a individuos como Zapata que se ríe de los seis millones de judíos asesinados en el Holocausto?

10.-¿Consideras siquiera medio normal que el Gobierno de España cuente con un Ministerio de Plurinacionalidad?
11.- ¿O es que acaso tú también opinas que España está compuesta por varias naciones?
12.-¿Es coherente que encima te endilguen de ministro de esa ficción intelectual denominada “Plurinacionalidad” a un independentista (Xavier Domènech)?

13.- ¿De verdad un partido que no sé si es ya “Obrero” pero sí “Español” está dispuesto a aceptar semejantes barbarités?
14.- ¿Quieres pasar a la historia como el presidente que aceptó que una parte de España, que jamás ha dejado de ser España porque siempre fue España, se independice como quiere tu colega Pablo y tu amiga Ada?
15.- Otra cosa: ¿acaso has olvidado que no puedes dar vía libre al referéndum independentista porque es imposible física y metafísicamente reformar la Constitución al gozar el PP de mayoría absoluta en el Senado?

16.- ¿No se te ponen los pelos como escarpias de la mera posibilidad de fraguar un acuerdo con un extremista que asegura que una de sus pasiones es “salir a cazar fachas”?
17.- ¿No te provoca vómitos morales que los que pueden ser tus futuros socios se nieguen a condenar el encarcelamiento de 77 dirigentes de la oposición venezolana?
18.- ¿No te da asco cuando insultan o se mofan del socialdemócrata (como tú) Leopoldo López, que en unos días cumplirá dos años entre rejas?

19.- ¿No te encolerizas al comprobar cómo los que pueden ser tus colegas de viaje defienden por acción u omisión a una dictadura como la iraní que cuelga a los homosexuales, lapida a las adúlteras y trata a las mujeres en general como si fueran animales o ciudadanos de quinta?
20.-¿Como buen economista que eres no te llevas las manos a la cabeza cuando proponen que los que ganan más de 60.000 euros brutos sean considerados fiscalmente “ricos”?
21.- ¿Estás dispuesto a subir a estas clases medias los impuestos hasta el 55%?

22.- ¿O tal vez te parece más adecuado lo que plantea Pablo Echenique, situar el tipo máximo en el 90%?
23.- ¿Vas a prohibir que en una economía de mercado como todavía es la nuestra un ex presidente o un ex ministro pueda fichar por la empresa que le dé la gana?
24.- ¿Meterás en tu Gabinete a un jeta como Errejón que cobraba dinero público de la Universidad de Málaga por la patilla, es decir, por no trabajar?

25.- ¿O te parece mejor tu vicepresidenciable (Pablemos), que pagaba en black o menos del Salario Mínimo Interprofesional a los trabajadores de esa tapadera que es La Tuerka?
26.- ¿Quieres ir de la mano de un partido que cuenta en sus filas con ex etarras, agredepolicías o camellitos?
27.- ¿No vas a poner un solo pero a un partido que sigue teniendo como ideólogo a un sinvergüenza fiscal que se metía en el Monedero decenas y decenas de miles de euros que debía astillar a esa Hacienda que, por mucho que diga la Abogacía del Estado, somos todos?

28.- Y si te plantean que Monedero, el tipo que tributó sus (sospechosos) ingresos personales al modo Urdanga (por Sociedades y no como toca, por IRPF), sea el ministro de Hacienda… ¿qué harás?
29.- ¿Darás el Ok también a que la ejemplar Tania, la política que junto con su padre colaboró en la entrega de 1,4 kilazos públicos a su hermano, sea por ejemplo ministra de la Mujer?
30.- ¿Tienes alguna objeción a que esta banda se quede con el Ministerio de Economía, esto es, a que diseñen nuestra política económica?

31.-¿Te imaginas la gracia que eso le haría a Mario Draghi? ¿Quieres que nos pase lo mismo que a Grecia, que está en bancarrota por la locoide prepotencia de ese eximio representante de la gauche caviar que es Varoufakis?
32.- ¿Vas a poner a la zorra a guardar el gallinero? Dicho en román paladino: ¿les piensas ceder también la Defensa nacional?
33.- ¿También permitirás que esta panda de sectarios eduquen a nuestros hijos?

34.- ¿Y qué me dices de sus deseos de controlar el Ministerio de Justicia, que es lo mismo que controlar el poder judicial, la Fiscalía General y por ende la Fiscalía Anticorrupción?
35.- ¿Consentirás que los esbirros de los bolivarianos que asesinan a sus conciudadanos cuando se manifiestan dirijan nuestra Policía y la Guardia Civil?
36.- ¿Te imaginas la que pueden liar en Interior unos impresentables que elogian las checas, los paseíllos y las sacas de hace 80 años?

37.- ¿Te parece bien sentar a la mesa del Consejo de Ministros a un partido que se iba en el avión oficial del asesino Maduro de la manita del suegro del ex número 1 de ETA (no fue una casualidad, Dios los cría y ellos se juntan)?

38.- ¿Tirarás adelante la rigurosa investigación de la Udef sobre la financiación iraní y venezolana de Podemos o la enterrarás como te exigen los afectados?
(Y) 39.- ¿Estás dispuesto a arrojar a la basura 136 años de historia del Partido Socialista por tus intereses personales?

¿ESTAMOS LOCOS?
Tú eliges: o Alemania, o Francia, o Suecia, o Venezuela e Irán. Ésa, y no otra, es la cuestión. Tú verás. Pero ni los socialistas en particular ni los demócratas en general te lo perdonaremos.

CATALUÑA - ESPAÑA - y lo que "chorrea""
Antonio García Fuentes  Periodista Digital 24 Enero 2016

CATALUÑA ESPAÑA O EN CUALQUIER OTRO LUGAR DE ESTE PERRO MUNDO
Me permito difundir lo que me envía un lector y lo que se encuentra en la red, para lo que les dejo la dirección. Lean, difundan y opinen… “De patriotas, patriotismo, independentismos y tantas otras MENTIRAS COMO CIRCULAN POR ESTE PERRO MUNDO, EXPOLIADO Y ROBADO EN EXTREMO POR MINORÍAS BIEN ORGANIZADAS y que saben mover a la “siempre imbécil res pública”: Amén:

http://dolcacatalunya.com/2016/01/16/un-catedratico-de-harvard-nos-explica-lo-que-esta-pasando-en-cataluna/

Christopher Dawson no vivió para ver el prusés. Pero su descripción de la Revolución Francesa en Los dioses de la Revolución se parece extraordinariamente en lo que estamos viviendo en Cataluña:

 Creación de la nueva religión del nacionalismo: la Fiesta de la Federación del 14 de julio de 1790, celebrada en el Campo de Marte de París, fue “un acto deconsagración nacional a la nueva religión del patriotismo (…) la Asamblea nacional disuelve los monasterios y abole las órdenes religiosas; crea una Iglesia nacional que en la práctica es (…) plenamente dependiente del Estado (…) confisca todos los bienes de la Iglesia (…) No basta con incorporar al nuevo Estado los restos de la vieja Iglesia. Lo que la Revolución exige es una nueva religión civil de espíritu totalitario, cuya tarea fundamental, por delante de cualquier otra, sea el servicio al Estado”. Esta nueva religión es el nacionalismo con sus 3 mandamientos: somcollonuts, espanyansroba, Catadisney.

Creación de una clerecía nacionalista amb subvencions milionàries pagades pel Pepet i la Maria, con los impuestos confiscatorios más altos de España: “Como el Estado asume el mantenimiento de la clerecía, es natural que la trate como a funcionarios públicos“. Así funciona el reparto presupuestario de la Generalitat; así funcionan los medios del Règim que dominan la sociedad, como los que alimentaron a la familia Puigdemont hasta ayer.

Creación de una camarilla económica adicta y corrupta pagada con el dinero de nuestros impuestos: “La confiscación masiva de los bienes de la Iglesia altera profundamente la distribución de la riqueza y la estructura económica de la sociedad. (…) La clase más beneficiada con la expropiación de las corporaciones religiosas es precisamente la capitalista -gentes con dinero para invertir (…) Quien tiene dinero para gastar participa en el saqueo: el agiotista y el especulador que amasan fortunas adquiriendo y revendiendo los bienes eclesiásticos; el burgués rico, comprador de las mejores tierras de los monasterios y conventos; el prestamista local y el tendero (…) Se crea entonces una gran masa de propietarios de clase media, con un espíritu intensamente individualista, que se adhiere a la causa de la revolución por interés económico“. Así funciona el 3-5-10%, el caso Palau, Prenafeta, Alavedra, las familias Pujol, Sumarroca, Massot y resto de empresarios extractivos de Cataluña.

Excitación propagandística del odio a Espanya como causante de todas las desgracias: “Ni la pobreza ni la aflicción de la necesidad revuleven a los trabajadores contra la Revolución. Tiene el efecto contrario, predisponiéndoles aún más a escuchar la propaganda de agitadores como Marat, quien atribuye la penuria y la carestía a maquinaciones de la corte y de los aristócratas. De modo que la prosperidad de la burguesía y la miseria de los pobres favorecen la causa revolucionaria, haciendo cada vez más difícil una vuelta atrás”.

¿Cómo acabó la cosa en Francia? Ya sabemos que después de esto llegó la fase del parlamentarismo totalitario, la dictadura de comités populares, el Terror de la guillotina, el cesarismo bonapartista y guerras que duraron 150 años. También sabemos que el pueblo catalán se levantó hasta en 7 ocasiones contra estos planes nihilistas cuya filosofía ahora abraza el nacionalismo.
Esperem que el seny torni aviat a casa nostra.
Dolça i guillotinesca Catalunya…

ANIVERSARIO DE SU ASESINATO A MANOS DE ETA
Gregorio Ordóñez, cuando el PP ganaba en San Sebastián
El popular nunca tuvo reparos en llamar a las cosas por su nombre, sobre todo basura a la basura, algo extremadamente peligroso cuando se vive en una ciudad en la que opera la mayor mafia de Europa.
KMM  www.gaceta.es 24 Enero 2016

Gregorio Ordóñez había nacido en Venezuela, que es un sitio magnífico para que nazca un español, como en ese tiempo en que nacían españoles en varios continentes y en los dos hemisferios, y que pone de relieve algo de lo absurdo y lo miserable que tiene el separatismo. Su familia se había ido hasta Caracas por culpa de una epidemia de odio peninsular, porque a su abuelo lo habían asesinado los socialistas de los años treinta. No es algo que sepamos porque Gregorio Ordóñez lo fuera pregonando, qué va. Él estaba muy lejos de vivir obsesionado por guerras antiguas, pero es que resulta que su hermana Consuelo no pudo contenerse cuando el presidente Zapatero recibió a las víctimas de ETA en la Moncloa y les espetó ese estúpido y famoso “a mí me mataron al abuelo”, como si así justificara su rendición. Consuelo Ordóñez supo sobreponerse al estupor del auditorio para replicar: “y a mí también al mío, pero los rojos”. Y si ZP hubiese tenido un mínimo de decencia habría pedido perdón. En vez de eso, metió a los asesinos en los ayuntamientos.

La madre de Gregorio Ordóñez, por tanto, ha perdido a su padre y a su hijo en el panteón gigantesco del odio socialista. Y aunque en esas lápidas todos son merecedores de memoria dignidad y justicia, algunos sobresalen porque no fueron objetivos elegidos al azar, ni víctimas colaterales, sino auténticos héroes que se jugaban el tipo para dificultar los movimientos de la bestia. Por eso, porque les molestaba mucho, a Goyo Ordoñez lo asesinaron.

Había llegado a la política después de un paso muy corto por la prensa, en un periódico fallido por llevar una línea editorial sin complejos. Después se afilió a Alianza Popular, en el peor momento, cuando muy pocos se atrevían a oponerse al camino de sangre con el que los separatistas estaban cimentando su mito nacional. En 1983, con apenas 24 años, ya ocupaba un sillón de concejal en Donosti. Desde entonces se convirtió en un incordio permanente, porque llamaba a las cosas por su nombre, sobre todo basura a la basura, algo extremadamente peligroso cuando se vive en una ciudad en la que opera la mayor mafia de Europa.

Quizá le hubiesen soportado si la fuerza de Gregorio se acabase en sus palabras, pero es que al discurso romántico -heroico- de “esta tierra es mía”, era capaz de sumarle una magnífica gestión, crear equipos, ocuparse de verdad de los problemas de la gente, que es lo que debe hacer un político en vez de tratar de desarrollar sus paranoias ideológicas. Su trayectoria fue en ascenso tanto en el partido como en las urnas, y llegó a ser teniente de alcalde. En 1994, la lista del Partido Popular fue la más votada en San Sebastián, y algunas encuestas pronosticaban un triunfo de Ordóñez en las municipales que se avecinaban.

EL 23 de enero del 95 le siguieron hasta La cepa, un conocido restaurante de lo viejo, donde por supuesto no hay una mísera placa que le recuerde. Allí lo mataron a balazos, por la espalda, delante de sus colaboradores. Después han destrozado su tumba en varias ocasiones, como si quisieran matarle más veces. Pero la verdadera profanación la hicieron los magistrados del Tribunal Constitucional, amparando a sus asesinos para que ocupen el sillón en el que él se sentaba. Y por supuesto los votantes, todos esos que metieron en la urna la papeleta del odio, y que piensan que pueden construir su nación criminal con la sangre heroica de los nuestros. Al ver ahora a los mercaderes del plomo más fanfarrones que nunca, volando en aviones militares a Venezuela, casi parece que la muerte de Gregorio Ordóñez no ha servido para nada. Pero no es cierto, porque su lápida, y la de centenares de víctimas, son las piedras sobre las que se reconstruirá la unidad nacional.

'La bala que mató a mi hermano no ha servido para luchar'
La hermana del edil popular ha conmemorado, junto a centenares de personas, el asesinato de Gregorio Ordónez junto a su tumba en el cementerio de Polloe.
Gaceta.es

"Hace 21 años ETA mató a Gregorio Ordónez porque no podía soportar que dejara en evidencia la sinrazón". Así ha comenzado Consuelo Ordónez, hermana del edil popular asesinado por ETA hace 21 años, su discurso en el homenaje que ha tenido lugar junto a su tumba en el cementerio de San Sebastián, esa ciudad por la que luchó sin descanso durante sus años en política.

Consuelo Ordóñez, presidenta de Covite, ha estado arropada por centenares de personas que han acudido al campo santo de Polloe para rendir tributo a un "político valiente que luchó por la libertad en el País Vasco". Ordónez ha recordado que su hermano "jamás se prestó a atajos y concesiones porque, le cito, 'por mucho que maten no deben conseguir nunca nada".

Junto a diversos dirigentes del Partido Popular, incluido el que casi con toda seguridad será candidato a lehendakari, Alfonso Alonso, Ordónez se ha lamentado por la situación actual de las instituciones vascas, donde los acólitos de los asesinos de ETA se mueven a sus anchas: "La bala que mayó a mi hermano no ha servido para luchar por su dignidad", ha sentenciado.

"Una sociedad digna, debe luchar contra la barbarie, pero, hoy más que nunca, también contra su legitimación", ha aseverado Ordónez.

“LA ONG DEL CATALÁN”, SE AUTODENOMINA
Una ONG subvencionada crea un manual de catalán para comercios chinos
La entidad 'Plataforma per la Llengua', subvencionada por el Gobierno catalán, edita un manual chino-inglés-catalán con vocabulario específico destinado a los negocios regentados por chinos.
Bernat Garau  www.gaceta.es 24 Enero 2016

La entidad 'Plataforma per la Llengua', que se autodenomina “la ONG del catalán”, ha editado un “manual trilingüe de vocabulario básico para el sector del comercio que pretende contribuir al proceso de inclusión social de los comerciantes de origen chino mediante su acceso a la lengua catalana, entendiéndola como herramienta integradora y eje básico de la cohesión social en nuestro país”, según la propia entidad. El documento (https://www.plataforma-llengua.cat/media/upload/pdf/guia-comerc-xines-web_1449749985.pdf), con logo de la Generalitat, está redactado en chino, inglés y catalán y va destinado a los establecimientos regentados por chinos que hay en Cataluña. El objetivo es potenciar el uso de la lengua catalana en este tipo de negocios, y por eso el manual incluye terminología útil para el día a día en un establecimiento comercial o de restauración, dos de los sectores en los que hay más presencia de trabajadores y empresarios chinos.

Cada una de las palabras y expresiones que figuran en el manual está traducida del catalán al inglés y al chino. Incluye apartados específicos con léxico de ropa, fruta y verdura y expresiones propias de bares y restaurantes. Asimismo, tiene capítulos dedicados a saludos y relaciones interpersonales, meteorología, léxico relacionado con el tiempo (días de la semana, meses, partes del día y estaciones), colores, horarios, conjunciones, preposiciones, interrogaciones, exclamaciones, etc. Incluso, en el primer capítulo, el relativo a saludos y relaciones interpersonales, aparece la traducción de preguntas como '¿cómo se dice… en catalán?', '¿hablas catalán?' o '¿puedes hablarme en catalán?'.

Al final, hay un apartado titulado 'Recursos' en que aparecen enlaces a webs con instrucciones para abrir un comercio y normativa comercial, además de información sobre cursos de catalán online y presenciales, servicios de corrección y traducción, diccionarios online, páginas con vocabulario específico y hasta un portal de dudas sobre la terminología en catalán y otro para consultas sobre la lengua catalana. También hay enlaces a folletos publicitarios en chino y catalán sobre 'El catalán, lengua de oportunidades'.

Los taxistas paquistaníes ya tienen el suyo
El catálogo, cuya primera edición tiene una tirada de 1.000 ejemplares que ya están siendo repartidos en los barrios de Barcelona con mayor presencia de establecimientos regentados por chinos, no es el primero que edita esta entidad. De hecho, ya elaboró hace aproximadamente un año un manual similar destinado al colectivo de los taxistas paquistaníes que han proliferado en la capital catalana en los últimos años, si bien en ese caso sí incluyó el castellano junto al inglés y el catalán entre los idiomas presentes en el catálogo.

El manual ,editado con la colaboración de la Asociación de Taxistas Paquistaníes de Cataluña, también incluía un apartado con información sobre los lugares emblemáticos de Barcelona y otro sobre cultura popular catalana, con entradas sobre los 'castellers' como “símbolo de unión y ejemplo de la filosofía catalana del trabajo en equipo”, los 'correfocs' y la sardana.

La Generalitat aporta 36.000 euros anuales
'Plataforma per la Llengua', que recibe una subvención anual de la Generalitat de 36.000 euros anuales desde 2006, se define como “una organización no gubernamental que trabaja para promover la lengua catalana como herramienta de cohesión social” y trabaja “en los diferentes territorios de habla catalana y desde una perspectiva transversal en el ámbito socioeconómico y audiovisual, en la acogida lingüística a los recién llegados, en las universidades y en la educación y en las administraciones, entre otros ámbitos de actuación”. Tiene presencia, además de en varias localidades catalanas, en la Comunidad Valenciana y en L'Alghero (Cerdeña) y cuenta con unos 8.000 colaboradores. En 2008 recibió el Premio Nacional de Cultura, otorgado por la Generalitat de Cataluña, en la categoría de 'Proyección social de la lengua catalana'.

Entre sus principales actividades, destacan las “iniciativas que pretenden, con el catalán como herramienta, favorecer la inclusión de las personas recién llegadas y contribuir, de este modo, a la igualdad ya la cohesión sociales”. En el capítulo de “empresa y consumo”, trabaja para “conseguir la plena normalización lingüística en el mundo socioeconómico”, garantizando la preeminencia del catalán, “de manera preferente, en la atención oral y escrita, la publicidad, los catálogos y los folletos de distribución, el etiquetado, las instrucciones y los manuales de productos y servicios, la rotulación y la cartelería, la megafonía, las webs, los contratos y otros documentos similares, las listas de precios en bares y establecimientos de restauración y el paisaje lingüístico ante el cliente”.

La colaboración de Forcadell y Flaix
La plataforma otorga desde 2013 su propio premio “a la ejemplaridad en defensa de la lengua”, dotado con 3.000 euros. En el jurado destaca la presencia de gente tan ilustre en el mundo del catalanismo como la presidenta de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y del Parlamento de Cataluña, Carme Forcadell; la presidenta de la Academia de Cine Catalán, Isona Passola, y el director del Centro de Normalización Lingüística de Barcelona, Jordi Manent. Entre los nominados para la última edición del galardón figuran la Asociación de Trabajadores Paquistaníes de Cataluña, los supermercados Bonpreu-Esclat y el Grupo Flaix, al que pertenece la radio que se ha hecho famosa por la reciente broma telefónica del falso Puigedemont que habló por teléfono con Mariano Rajoy.

La entidad también es muy combativa en la defensa del cine en catalán, que considera que “vive una situación totalmente insólita e injusta” por culpa de las “grandes distribuidoras de Madrid”, a las que acusa de “abusar de las ayudas” que reciben “para el doblaje en catalán de sus películas”, ya que “el poco cine en catalán que se ofrece, se hace en unas condiciones totalmente desfavorables: menos promoción que la versión española, menos sesiones y menos poblaciones a las que llega”. A su juicio, “los catalanes tienen que pagar más que cualquier ciudadano español para ver una película de las grandes distribuidoras en nuestra lengua”. “A pesar de la buena voluntad de la Generalitat, las grandes distribuidoras ejercen una gran presión hacia los poderes políticos para que no tengan margen de maniobra para cambiar la situación”, denuncia.

Además, edita estudios sobre temas como “el tratamiento del catalán respecto al castellano en el Estado español” ('Balanzas lingüísticas' o la “situación del juego y el juguete en ctalán en el mercado del dominio lingüístico catalán” y guías con consejos para “situaciones en que nos pueda parecer difícil usar la lengua catalana”, como “¿qué hacer si una persona se me dirige hablando en castellano?”.
 


Recortes de Prensa   Página Inicial