AGLI Recortes de Prensa   Lunes  22  Febrero  2016

Plan Podemos: ruptura de España y caos económico
Habría que estar ciego para no ver que el 'Gobierno del cambio' nos lleva a la quiebra. Tal vez por ello, trabajan en un plan B: no pagar la deuda, salir del euro y fabricar pesetas como si fueran confeti
Roberto Centeno El Confidencial 22 Febrero 2016

Desde Grecia hasta hoy, jamás se había presentado un programa de gobierno cuyo objetivo fuera la destrucción política y económica de la propia nación. Es lo que propone el programa de Podemos, 'Bases para un Gobierno estable', unido a la implantación de un Gobierno totalitario mediante el control de los resortes esenciales de poder. Los 79 cargos más importantes, militares, económicos, judiciales, policiales, de inteligencia, diplomáticos y medios de comunicación, serían nombrados no por sus capacidades sino por su lealtad al 'Gobierno del cambio', algo que jueces y fiscales han calificado de “aberrante”. Un control que Iglesias pretende ejercer desde una Supervicepresidencia que concentra todo el poder efectivo, a la que suma el control directo de todos los ministerios clave. Se trata de un asalto al poder análogo a las técnicas de un golpe de Estado, pero ¡con solo un 20,8% de apoyo en las urnas y sin fuerza armada que les respalde!

Es un ataque directo a la unidad de la nación, a lo poco que queda del Estado de bienestar con la proletarización definitiva de la clase media, y a nuestro sistema de libertades, tanto que si Podemos subiera al poder, no lo dejaría aunque perdieran las elecciones, al igual que está ocurriendo en Venezuela con Maduro. La destrucción de España y su economía obedece a la estrategia de sus financiadores -Irán y Venezuela- de desestabilización de Europa occidental. Si Podemos tuviera acceso a los datos de inteligencia antiterrorista y a los planes militares de la OTAN, en opinión de las agencias de seguridad europeas norteamericanas, estos llegarían de inmediato a Teherán, a Hezbolá y demás grupos terroristas patrocinados por Irán, lo que obligaría a dejar a España totalmente aislada del mundo occidental.

Que el documento señale la “absoluta urgencia” de reconocer a Palestina y que la Fuerza de Intervención Rápida norteamericana con base en Morón “es un peligro para España”, cuando es un escudo formidable frente al terrorismo yihadista en el Mediterráneo, muestran la estrategia de Podemos para dejar el sur de Europa indefenso, y lo que es infinitamente peor, facilitar la 'reconquista' de Al-Ándalus, objetivo esencial de la yihad. En cuanto a las medidas económicas, son un 'remake' del golpe chavista bolivariano: subvencionar todo lo improductivo, donde obtienen su apoyo, y expoliar lo productivo. Y aunque no hablan de expropiar directamente, el sector eléctrico y el bancario difícilmente sobrevivirán, y acabarán nacionalizados total o parcialmente.

Orgía de gasto y corte a la libertad económica
Con Moody's empeorando nuestra perspectiva y a dos escalones del bono basura, con una deuda total de más de cuatro billones (pública, de 1,5), y la prima de riesgo subiendo un 25% a pesar de estar totalmente intervenida por el BCE, el plan de Podemos sería nuestra ruina. La parte económica no solo es un fraude a sus votantes, es que forma parte de su “asalto a los cielos”, como denomina Iglesias a su golpe de Estado. Fraude, porque sus cifras son todas falsas; fraude, porque dicen que van a 'negociar' con Bruselas flexibilidad de cuatro años en el déficit, algo imposible. Y es parte de su golpe de Estado, porque busca la 'expropiación' de la actividad empresarial a través de un incremento sin precedentes de la presión fiscal -la banca tendría que devolver los 60.000 millones del rescate, un impuesto a las transacciones financieras, o devolución de hipotecas; las eléctricas, devolver los costes de transición a la competencia, sustituir nuclear y carbón por renovables con un costo cuatro veces mayor y otros-; crean un gran banco público (Bankia, ICO, Mare Nostrum) para financiar su intervencionismo, priorizan la inversión pública sobre la privada y más empleo público para enchufar a sus leales.

Desde el punto de vista del gasto, el plan prevé un incremento de 96.000 millones de euros, un dislate absoluto, pero es que además omite el déficit de la Seguridad Social, que se acercará a los 20.000 millones en 2015 y será de no menos de 30.000 millones en 2019, el año de referencia, y también el déficit de las CCAA, que la inacción de Rajoy ha dejado fuera de control. Deben refinanciar 40.000 millones de deuda este año y los nuevos gobiernos autonómicos han empezado a elevar el gasto de forma desaforada. Solo los 96.000 millones suponen un 9% del PIB oficial, que es un 20% superior al verdadero, ¿a qué espera Eurostat para auditar la contabilidad nacional? Cifra que compara con la propuesta de Tsipras de un 6% de su PIB, que fue rechazada y dejada en casi cero, lo que llevó al enfrentamiento, al corralito y a recortes brutales al final.

Luego las partidas de gasto no pueden ser más aberrantes, empezando por la derogación de la Ley de Estabilidad Presupuestaria, algo que sin duda encantará al Eurogrupo y al BCE. En Sanidad y Educación, con 30.000 millones, proponen medicina gratis para todos, incluidos los inmigrantes a los que las mafias colocan en las urgencias de nuestros hospitales para tratamientos millonarios; ampliación de número de medicamentos cubiertos; eliminación del copago y recuperación de la gestión pública. En Educación, adoctrinamiento a gran escala, para lo que “se revisarán los contenidos educativos en historia y ciencias sociales”, y contratar a miles de sectarios indocumentados como profesores, para “fomentar la plurinacionalidad y diversidad de lenguas", es decir, dividir aún más España.

En 'Protección social', 15.000 millones para mejora de las pensiones y atención a la dependencia, otros 15.000 millones para la renta garantizada, y para Transición energética, I+D+i y otras inversiones públicas, 36.000 millones. En el tema de pensiones, cuyo déficit en 2015 se acercara a los 20.000 millones, no tienen esto en cuenta para nada, estos insensatos proponen “restablecer la indexación de las pensiones con el IPC y derogar el Factor de Sostenibilidad”, así como “aumentar el importe de las pensiones no contributivas para que en dos legislaturas sean iguales al salario mínimo”. El engaño a los pensionistas resulta aterrador. Estos disparates llevarían al sistema de pensiones a la ruina total, con un agujero al final de la legislatura de más de 30.000 millones imposible de financiar con impuestos.

Una muestra cuantificable del despropósito es su Plan de Transición Energética, “hacia una economía descarbonizada menos dependiente y más eficiente”. Se trata del cierre de las centrales nucleares y de carbón, que generan 100.000 Gwh anuales a un coste medio de 25 euros/Mwh, y de los ciclos combinados -que quedarían solo como apoyo-, que generan 30.000 Gwh a un coste de 40 euros/Mwh -28,5 euros de media-, y su sustitución por energías renovables, cuyo coste para un mix 80 eólico/20 solar sería de 120 euros/Mwh, un total adicional de 11.000 millones de euros anuales que obligaría a subir la tarifa eléctrica en otro 50%. Y resulta que el tener la electricidad más cara del mundo desarrollado será el pilar esencial de su política industrial, porque “elevará la productividad y las exportaciones”. Estaríamos en manos de auténticos locos peligrosos.

Ingresos: Iglesias piensa que somos imbéciles
Si la vertiente del gasto es una estafa a sus votantes, la de los ingresos es un insulto a la inteligencia de todos los españoles. Estas son las partidas.

1.- Lucha contra el fraude, 12.000 millones
Todos los gobiernos han incluido una partida similar y jamás se ha conseguido más que una mínima parte de lo presupuestado. Montoro, que utilizaría un procedimiento tan radical que casi ningún contribuyente salía de una inspección sin un acta debajo el brazo, consiguió recaudar una media anual adicional 2012-2014 de 670 millones. Zapatero, en 2007-2011, conseguiría una media anual de 740. Que Iglesias lo cifre en 12.000 millones, el doble de la cifra total actual, simplemente es una broma. Si consiguen 1.000, sería un éxito.

2.- Reforma fiscal, 28.000 millones
En IRPF, pretenden recaudar 10.000 millones más, pero solo a los contribuyentes que ganan más de 60.000 euros año, y eso no son más de 1.000 millones, aunque luego quitarán deducciones a todos, con lo que podrían llegar a 4.000 millones. En sociedades, 12.000 millones, el 54% más que lo que se recauda hoy, como a los grandes del Ibex, que apenas pagan, es difícil cobrarles más porque trasladarían sus sedes fuera de España, el impuesto recaería sobre sociedades medianas y pymes, lo que es un desastre porque daría la puntilla al tejido productivo de la nación, y no obtendrían ni la mitad. El resto de impuestos, Patrimonio y Sucesiones, el impuesto más injusto imaginable que expolia lo ya gravado, y el resto sí serían posibles. O sea, reforma fiscal, 16.000 como máximo.Se refiere a la mayor recaudación derivada del crecimiento. Su previsión del 4% anual es tan irreal que no merece ni comentarse, pero tampoco estamos en las mentiras de De Guindos y ni siquiera en las de la Comisión y del FMI, que jamás han dado una.

3.- Crecimiento económico, 29.700 millones
La fuerte desaceleración del crecimiento en el 4T2015, cuantificable a través del desplome de la creación de empleo privado medido por la EPA, nos da una cifra elevada a tasa anual entre el 1,2 y el 1,6, y luego el frenazo adicional producido por la incertidumbre política y si gobierna Podemos, el crecimiento caería primero a cero y luego a negativo. Un incremento recaudatorio la tercera parte del previsto, unos 10.000 millones, sería algo manifiestamente optimista.

4.- Nuevo calendario de reducción del déficit
Lo primero a señalar, es la ignorancia de los autores, solo superada por su sectarismo y odio radical hacia la derecha, que confunden incremento de deuda con incremento de ingresos. Pero como de todas formas la posibilidad de un incremento de endeudamiento en 2019 es nula, no hace falta recurrir a más argumentos. Los 26.300 millones serán cero.

xPor tanto, la recaudación máxima vista con un optimismo desbordante sería de 27.000 millones. Iglesias debería explicar a sus votantes, que ven en él al mesías salvador, de dónde narices va a sacar los 69.000 millones que faltan para financiar su orgía de gasto, a lo que hay que añadir los 30.000 millones de déficit de las pensiones en 2019 y el incremento de déficit de las CCAA. Moody's, que se acaba de enterar de que “el control de las cuentas públicas por Rajoy, especialmente CCAA y pensiones, ha sido peor que el previsto”, amenaza con degradarnos a bono basura si no se va en serio a una “consolidación fiscal”, justo lo contrario de lo que plantea Podemos.

Habría que estar ciego para no ver que el 'Gobierno del cambio' nos lleva a la quiebra por la vía rápida. Tal vez por ello, en Podemos se está trabajando en un plan B: no pagar la deuda, salir del euro y empezar a fabricar pesetas como si fueran confeti para financiar lo que sea menester. O sea, a la destrucción de la unidad nacional añadirán su destrucción económica, aunque esto no pueden hacerlo solos, necesitarán al PSOE.

Cifras, cantidades y tasas imponibles del programa económico de Podemos para la legislatura
Desmontando el plan económico de Podemos
Los economistas de Podemos han formulado unos números destinados a hacer atractiva su propuesta que no son realistas
No existe un solo caso de semejante subida de impuestos y aumento del gasto en la OCDE que haya generado crecimiento del empleo
DANIEL LACALLE, SEBASTIÁN PUIG, PILAR GARCÍA DE LA GRANJA. El Mundo 22 Febrero 2016

El proyecto económico-fiscal de país de Podemos es fundamental, para entender qué modelo de política económica quieren implantar en España, sobre qué premisas y cuáles pueden ser sus consecuencias para los españoles. Aunque lo primero que debemos tener en cuenta es que Podemos quiere y defiende un referéndum de independencia para Cataluña -y posiblemente para el resto de comunidades que lo pidan, como el País Vasco- de realizarse este referéndum y de salir sí, todo este proyecto de ingeniería económico-fiscal quedaría en agua de borrajas, para empezar porque se perdería el 18% del PIB de España que actualmente supone Cataluña.

Pero seamos positivos y pensemos que con o sin consulta, Cataluña seguirá siendo parte de España. El cuadro macroeconómico que contempla la memoria del documento programático es el siguiente:

Las cifras presentadas trabajan a propósito con ratios sobre PIB, que permiten dibujar un panorama más difuso y favorable a la propuesta. Traducción: los economistas de la formación morada han formulado unos números que están destinados a beneficiar y hacer atractiva su propuesta, y que no son realistas.

Un PIB disparado
Los cálculos de Podemos suponen una estimación de crecimiento sostenido del PIB en el entorno del 6% hasta 2019, lo que casi nos empareja con países como China. Estamos hablando de más de 280.000 millones de euros respecto a 2015, algo realmente inaudito, teniendo en cuenta la evolución de nuestra economía.

Ni España, ni ningún país del primer mundo han crecido en los últimos 30 años a un ritmo del 6% del PIB. España no cuenta con recursos naturales que permitan pensar que de su explotación se podría incrementar el PIB de esa manera -no tenemos ni petróleo, ni minas de diamantes, ni yacimientos de coltán-.

Ni está claro que, aún teniendo esos recursos, España pudiera generar riqueza de esa forma tan espectacular. El Producto Interior Bruto (PIB) es la suma de bienes y servicios que produce un país, y hay ejemplos de países que incluso teniendo fuentes naturales de riqueza se han arruinado simplemente por coyunturas globales y defectuosa gobernanza, como Venezuela, Argentina o Nigeria. Hay países como Japón, con enorme riqueza y mucha mayor inversión pública, que están sumidos en la estanflación desde hace décadas.

La formación morada parte, además, de las propias previsiones del Partido Popular, que ya de por sí incluyen una sobrevaloración del PIB; todo ello sin considerar los riesgos coyunturales que pueden llevar a la baja estos datos, desmontando todo el tinglado ya desde el primer año.

El crecimiento anterior se acompaña con una nueva senda de reducción del déficit, que del -2,8%/-1,5%/-0,3%/-0,3% actuales previsto entre 2016 y 2019, pasa a ser del -3,9%/-3,5%/-2,3%/-2,2%. Todo ello, expresado en cantidades absolutas, significa un déficit anual de 45.300, 42.700, 30.400, 30.200 millones de euros respectivamente, déficit que se traducirá en un incremento muy notable de la deuda pública, eso sí, camuflado por nuestro increíble crecimiento, que la dejará en el 90,7% del PIB. Todo muy bonito.
Números al servicio de la ideología

El primer escollo con el que se encuentran los economistas de Podemos, y que, por supuesto, no aparece en su plan es Bruselas. España forma parte de la Unión Europea y tiene unos compromisos de déficit que debe cumplir. Por supuesto Europa, que ya está siendo flexible en el cumplimiento de déficit para España, no permitirá un cuadro como el que pinta Podemos. Pero, lo que es aún peor, este escenario nos enfrentaría a las instituciones europeas de la misma forma en la que Varoufakis se enfrentó en su día, y ya estamos viendo los resultados de Grecia.

Pablo Iglesias se la juega al movimiento "revolucionario político por el cambio" que lidera en Europa el fracasado Varoufakis, un economista que fue expulsado del Gobierno de Tsipras sin contemplaciones. Piensa Iglesias que con Varoufakis, Tsipras y Renzi pueden promover un movimiento de la Europa del Sur contra la Europa del Norte que bien, apoye sus políticas, o bien salga del euro.

Resulta importante destacar que las acciones programáticas de Podemos se basan en estos supuestos económicos, que se dan por hechos. Cabe preguntarse cómo, de cumplirse, pretenden convencer a la Unión Europea que, creciendo como motos, pasemos olímpicamente de reducir nuestros números rojos. Puro wishful thinking.

Sobre este endeble armazón, Podemos construye su propuesta de gasto adicional para la legislatura -96.000 millones hasta 2019-, destinado a "revertir los recortes en los servicios públicos fundamentales" a la puesta en marcha de programas sociales (entre ellos, un Plan de Renta Garantizada) y a inversiones públicas (Plan de Transición Energética, gasto en I+D+i,...) potenciada por una banca pública creada a partir de Bankia, Banco Mare Nostrum e ICO, lo que implicaría, para empezar, sacar de Bolsa a Bankia. Como apuntaba un sensato tuitero, "que todo ello no dependa del Gobierno español sino de las autoridades europeas, es un detalle irrelevante".

¿De dónde proceden los ingresos?
No vamos a entrar en el detalle de los gastos, porque se trata de una decisión política sometida a la ideología de los proponentes, pero sí debemos analizar con detalle los ingresos que van a posibilitar dichos gastos. Y ahí entramos en los terrenos del Mago de Oz: De los 96.000 millones señalados, 68.000 (un 70,83%) se encomiendan a fuentes de financiación totalmente inciertas y poco acreditadas:

12.000 millones obtenidos de la lucha contra el fraude fiscal. Al menos, ya no son los 45.000 millones que proclamaban antes de las elecciones. Les invitamos a revisar las medidas del programa, donde advertimos muchos más gastos probables (de personal, operativos y costes ocultos) que ingresos esperados. Este dato, siendo el más plausible de todos no se implanta con un mayor número de inspectores fiscales (que se sepa hasta la fecha), sino con el concurso ciudadano, algo así como chivarse de lo que tiene el vecino en nombre del patriotismo mal entendido.

29.700 millones de "efecto multiplicador". Merece la pena leer la explicación sobre esta cantidad: "El gasto público del Estado genera actividad económica, lo cual se traduce finalmente en un mayor consumo e inversión y, con ello, en mayor recaudación fiscal. Teniendo en cuenta que este multiplicador del gasto es claramente mayor que el multiplicador de los impuestos, el efecto estimado sobre los ingresos que cabe esperar por esta vía es de 29 .700 millones de euros".

Ahí lo dejan. Nos lo tenemos que creer, porque sí. En este punto, hay que explicar que el gasto público se financia de dos maneras: vía impuestos, o vía financiación en los mercados. Una financiación que tiene un coste (denominado el interés de la deuda), y que hay que pagarlo al prestamista. Es decir que es una premisa falsa.

26.300 de los "ahorros" (menos esfuerzo de ajuste) derivados de la nueva senda de reducción del déficit. Sí, ésa que las autoridades europeas concederán graciosamente sin contrapartida alguna. Vamos, como en el caso de Grecia o de Portugal.

El resto de ingresos, 28.000 millones (un 29,17%) corresponden a la recaudación adicional esperada de una nueva reforma fiscal. Dicho en román paladino: más impuestos, salvo en el caso de IVA (merced a unos confusos ajustes), lo que supone superar los 200.000 millones de euros en las principales figuras impositivas, techo que sólo se consiguió en el pico más alto de nuestra monumental burbuja inmobiliaria. Ya nos explicarán cómo se consigue tal objetivo con un 20% de paro y con una economía todavía en lenta senda de recuperación de niveles precrisis, sin construcción ni turismo y con el ajuste productivo aún sin consolidar.

¿Dónde irá la inversión?
La pregunta en este punto es obvia: ¿pretende Podemos construir más carreteras, más trenes Ave a ninguna parte, más universidades, más puentes? ¿Quizá pantanos? ¿Exactamente en que piensa invertir Podemos el dinero público? Dicen que contratarán un millón de funcionarios más, España pasaría de tres millones a cuatro millones de funcionarios: ¿Es eso inversión productiva o se puede denominar de otra manera?

En materia de Inversión Inmobiliaria, su política es franquista: se trata básicamente de regresar a las medidas que estaban en las leyes de 1947, 1957 y 1964. Merece la pena recordar en este punto que el impacto de las reformas fiscales emprendidas en el período 2011-2014, tan ferozmente criticadas por Podemos, supuso ya 31.112 millones de euros adicionales a las arcas del Estado. También resulta interesante destacar que el desvío de los ingresos tributarios sobre lo presupuestado, en ese mismo período, fue de -17.107 millones de euros. Hagan cálculos. ¿En cuánto se pueden quedar finalmente esos 28.000 millones?

Reforma del IVA y del IRPF
Interesante también es el punto del IVA del 25% para los "productos de lujo". Una propuesta que es imposible porque la UE no permite tipos impositivos superiores en el IVA al general (que está en el 21%). Pero les da igual, porque ellos en realidad lo que quieren es cambiar Europa. En todo caso, conviene recordar que la industria del lujo da trabajo en España directamente a 200.000 personas (individuos con familias), y que el año pasado supuso ventas superiores a 10.000 millones de euros. El ingreso medio de un artesano de la marroquinería, joyería, industria del calzado de lujo o de moda es superior a la media. Todo ello sin entrar en el turismo de lujo y su impacto en la economía, o en la gastronomía de lujo y su capacidad de movilizar crecimiento económico local. Detalles sin importancia: el lujo es malo.

El documento establece que el esfuerzo en IRPF recaerá sobre las rentas mayores de 60.000 euros de base imponible. De nuevo, recordemos: las rentas de más de 60.000 euros generan apenas un 33% del total de la recaudación. Apretando a estos contribuyentes, retocando deducciones y corrigiendo "la dualidad de la tarifa entre rentas del trabajo y ahorro" se pretende recaudar 10.000 millones adicionales. Ahí es nada.

Sumen a ello una "reforma en profundidad del Impuesto de Sociedades" (+12.000 millones) y la recuperación de Patrimonio y Sucesiones (+2.000 millones). Pero es que además se sacan de la chistera otros 8.000 millones de euros en "fiscalidad verde" (atentos a las medidas), un "impuesto de solidaridad" a las entidades financieras y el Impuesto sobre Transacciones Financieras (la famosa Tasa Tobin).

Otras tasas imponibles
Esto es: impuestos, impuestos y más impuestos que, de forma directa o indirecta, acabarán pagando sí o sí "la gente" para la que pretenden legislar.

Es más, ¿tal incremento fiscal sobre familias y empresas no va a tener repercusión en el estratosférico crecimiento esperado? ¿No afectará al consumo, a la inversión y al emprendimiento, y por ende al multiplicador mágico? ¿Dónde se contempla la reacción de los agentes económicos a estas medidas? ¿Y la supervisión y armonización europeas? Demasiados interrogantes para tanto humo.

Montoro, con la mayor subida de impuestos de la historia, elevando cinco puntos el marginal por la necesidad de cuadrar las cuentas, aumentó la recaudación de IRPF en 4.000 millones. Ellos creen que van a sacar más del doble. No hablan ya de "impuestos a rentas altas" sino "acomodadas". En Navarra o Cantabria ya han demostrado que suben los impuestos a todos. Especialmente a los pobres, incrementando los indirectos -gasolinas, etc,-.

La media histórica de errores en estimación de ingresos fiscales, según el BCE, es del 1% del PIB. Eso significa que Podemos lanzaría a España a un déficit anual superior al 8%, el mayor del mundo y unos 240.000 millones más de deuda. Eso llevaría a la prima de riesgo a dispararse aunque el BCE nos apoye, como hemos visto en Portugal o Grecia.

Podemos se ha inventado el multiplicador del gasto corriente. Estiman una expansión económica que duplica el crecimiento medio histórico del PIB nominal aumentando en 93.000 millones el gasto corriente. No la inversión.

Es una broma pensar que la solución es gastar más cuando llevamos ocho años con una expansión fiscal de más de 60.000 millones anuales. Pero es alucinante que Podemos pida más déficit -más deuda- cuando en sus mítines y sus cientos de horas de televisión han estado pidiendo insistentemente auditoria de la deuda, impago y salida del Euro. ¿Quieren pedir más para luego no pagar? Genial.

El plan es claramente antiempleo y anticrecimiento, subirá impuestos a pymes y autónomos, y no existe un solo caso de semejante subida de impuestos y aumento del gasto en la OCDE que haya generado crecimiento del empleo.

Podemos olvida el impacto del aumento de flujo de deuda aunque el BCE la monetice. Un dato relevante: cada 1% de eventual incremento del coste de la deuda de aquí a 2019, supone unos 10.000 millones de gasto adicional. Además, aumentar el déficit en tal cantidad va a disparar la prima de riesgo, y con ello destruye el acceso a crédito de empresas y familias.

Daniel Lacalle es economista y director de inversiones en Tressis Gestión.
Sebastián Puig es analista, escritor y conferenciante.
Pilar García de la Granja es periodista, especializada en información económica.

Rajoy, tocado por su aislamiento político y la corrupción
EDITORIAL El Mundo 22 Febrero 2016

Ni Mariano Rajoy debería seguir al frente del Partido Popular ni debería ser su candidato en caso de convocatoria de unas nuevas elecciones. Ésta es la conclusión de la segunda entrega de la encuesta de Sigma Dos que publicamos hoy. El sondeo arroja que el 72% de los ciudadanos considera que Rajoy debe dimitir por los casos de corrupción que salpican a su partido, mientras que más del 74% declara que tampoco debe repetir como candidato. Como es lógico, estos porcentajes son más altos entre los votantes de PSOE y Podemos. Pero resulta muy significativo que el 38% de los simpatizantes del PP responda que Rajoy tiene que asumir sus responsabilidades políticas y, por tanto, dimitir como líder del partido; y que el 48% diga que tampoco debe ser candidato, lo que revela que los militantes están absolutamente divididos sobre esta cuestión.

Ello corrobora que Rajoy no ha acertado en su estrategia tras la noche electoral. En la entrega del sondeo de ayer, el 61% declaraba que debería haber aceptado el encargo del Rey de presentarse a la investidura. Pues bien, en su partido, este porcentaje asciende al 45%, lo que corrobora la percepción tan extendida de que Rajoy se equivocó. Es verdad que tampoco le ha ayudado nada el rechazo de Sánchez a negociar con el PP, lo que ha generado una corriente de que la formación está aislada y con escaso margen de maniobra para formar una alianza para gobernar. Pero la causa de este estado de la opinión pública tiene mucho que ver con la incapacidad de Rajoy de combatir los reiterados y constantes casos de corrupción, lo que ha provocado un grave quebranto a su imagen. Difícilmente se pueden entender actitudes como la de proteger a Rita Barberá, que sigue encastillada en su sillón del Senado, o su falta de autocrítica por escándalos como el del PP de Madrid.

Estos resultados vuelven a suscitar la cuestión de si Rajoy debería dejar paso a otro aspirante de su formación, porque no se debe menospreciar que los datos de intención de voto siguen colocando al partido de Génova en cabeza, muy por delante del PSOE, aunque éste acorta distancias. Recordemos que, según Sigma Dos, el PP perdería casi un punto de apoyo y cuatro diputados.

En este contexto, los encuestados valoran a la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría como la mejor opción para sustituir a Rajoy como candidato. El 33,6% responde que sería su preferida, porcentaje que se eleva al 52% entre votantes del PP. En segundo lugar, a bastante distancia, aparece Cristina Cifuentes, que obtiene un 14,6% de respaldo para optar a la sucesión. Sorprendentemente, Núñez-Feijóo sólo es el preferido para un 8%, lo que puede interpretarse como que tal vez no es demasiado conocido a nivel nacional pese a su experiencia y buena gestión en Galicia.

Hay un significativo consenso en que la falta de acuerdo entre los partidos está perjudicando a la economía. Casi el 72% lo considera así. Y un 73% valora la situación política como «mala» o «muy mala». Los cuatro partidos que aspiran a gobernar deberían tomar nota de los resultados de esta encuesta, que reflejan un claro descontento de la ciudadanía sobre cómo están gestionado los resultados del 20 de diciembre.

Pedro Sánchez tampoco sale bien librado en cuanto a valoración de líderes ni suscita consenso sobre si debe ser el candidato del PSOE en unos nuevos comicios. El 43,6% piensa que sí, pero el 46,7% responde que no. Ello demuestra que el PSOE está dividido, aunque la mejora en intención de voto consolida las aspiraciones del líder socialista, cuestionado por algunos barones. Sánchez inicia hoy una semana decisiva para conformar las alianzas con las que va a concurrir a la sesión de investidura del 2 de marzo. No le queda otra opción que elegir entre Ciudadanos o Podemos, ya que ambos partidos son incompatibles. Y el tiempo se le acaba porque sólo le restan nueve días para acudir al Congreso.

Más allá de lo que suceda en los próximos días, esta encuesta demuestra que la actual incapacidad de los partidos para alcanzar pactos de gobierno está provocando importantes cambios en la opinión pública. Aunque sus expectativas de voto no hayan cambiado demasiado, la imagen de Rajoy aparece muy tocada y es cada vez más dudoso que pueda ser el candidato en unas nuevas elecciones y encabezar el proceso de regeneración ética que necesita España. La única posibilidad de Rajoy puede ser un intento de que el PSOE se abstenga en el último momento si Sánchez fracasa y poder formar así un Ejecutivo con Ciudadanos. Es una hipótesis poco probable, pero que no se debe descartar.

A pesar de la falta de sintonía, por no decir animadversión, entre Rajoy y Sánchez, la opción de Gobierno que suscita más consenso, como veíamos ayer, es una alianza de PP, PSOE y Ciudadanos, que conformaría una mayoría parlamentaria muy amplia para acometer las reformas que necesita el país y consolidar la complicada situación de la economía. Nuestro periódico ha defendido esta alternativa desde el primer día y seguiremos trabajando para que se pueda hacer realidad, puesto que es la preferida por los españoles y porque es la mejor en términos de cohesión y prosperidad.

La celebración de unas nuevas elecciones provocaría un grave daño al país y a la imagen de los políticos, con el riesgo además de que todo siguiera igual. Por tanto, los partidos tienen que ser consecuentes con los resultados y avenirse a pactar para que España tenga un Gobierno a la altura de los grandes retos que se presentan.

La buena antipolítica
FEDERICO JIMÉNEZ LOSANTOS El Mundo 22 Febrero 2016

Hay dos clases de antipolítica: la que busca regenerar la obediencia de los representantes a sus representados y la que quiere sustituir el sistema de representación por unos representantes a los que los representados sólo pueden aplaudir o padecer. Entre estos últimos, están las teocracias, cuyo modelo es el islam, que a lo largo de los siglos han abolido la posibilidad de una política nacida de la sociedad civil y se erigen en sacerdotes de una religión militarizada cuya negación o discusión acarrea la muerte. España tiene, desde las últimas elecciones, dos modelos de antipolítica occidental: Podemos y Ciudadanos. El primero, el leninista, que, como decía Azaña de Primo de Rivera, habla de liquidar las imperfecciones de toda democracia pero busca erigir una dictadura perfecta, con un Ejecutivo que lo primero que debe ejecutar sumariamente es la división de poderes, convirtiendo a Pablenín Iglesias en juez y fiscal supremo, Telehermano Omnipresente y Padre Omnisciente del Verdadero Pueblo, el que lo sigue. El renuente es plebe reprimible. En fin, la URSS: en la ciudad, checa, en el campo, Gulag.

Ciudadanos sería el típico partido reformista europeo si no hubiera nacido de una situación atípica: la destrucción del régimen constitucional español en Cataluña. Podemos quiere acabar con la legalidad democrática para fundar una legalidad revolucionaria, la suya, de partido rector y casta intocable. Ciudadanos busca recuperar la legalidad española y acabar con el golpismo separatista, hoy trufado de extraños pecios antisistema acogidos al golpismo nacionalista, rémoras del tiburón liberticida fundado por Pujol. Su camino viene favorecido por la corrupción del PP y el PSOE, pero está obstaculizado porque el suyo no es un proyecto adanista, salvo por esa estúpida fórmula de la «vieja política» que debería abandonar: no hay política vieja y nueva, sino buena o mala, sin equívocos de calendario.

La ventaja de Ciudadanos es que su proyecto es el de la mayoría de los españoles, que quiere limpiar la democracia, no acabar con ella. La desventaja es que los medios de comunicación para explicar ese proyecto están tomados por una extrema izquierda a la que el PP ha favorecido hasta el suicidio para blindar a Rajoy y Soraya. El futuro de España se juega ahí: reforma democrática o revolución totalitaria.

No puede haber dos varas de medir para luchar contra la corrupción
Editorial La Razon 22 Febrero 2016

Ya lo advirtió Francisco Javier Guerrero, el director general de Trabajo de la Junta de Andalucía que encabeza la trama de los ERE: el caso de los cursos de formación es todavía mayor. La Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil descubrió que ambos asuntos estaban conectados, por lo menos en la medida en que los mismos intermediarios recaudaban fondos. Fue a partir de esta constatación que la UCO puso en marcha la «Operación Cirene» bajo la sospecha de que los falsos cursos de formación generaban un fraude superior incluso al de los ERE.

Hay testimonios, correos electrónicos y documentación suficiente para sospechar que se ha cometido un delito de falsedad y contra la Administración pública. La Guardia Civil calcula que el fraude podría alcanzar 1.298 millones de euros que la Junta de Andalucía habría destinado a falsos cursos de formación entre 2002 y 2014. En total, hay abiertas instrucciones en 18 juzgados, aunque la mayoría de ellas, en los que se implica al Gobierno autonómico, ha recaído en la jueza María Nuñez Bolaños, plaza que ocupaba anteriormente Mercedes Alaya. Esta magistrada fue apartada del caso de los ERE y de los cursos de formación, decisión que respaldó el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) una vez constatado el enfrentamiento entre las dos instructoras.

Desde este momento, el asunto se ha dejado notoriamente de investigar, está prácticamente paralizado e incluso todo indica que no hay voluntad para seguir, teniendo en cuenta que, además, es un caso especialmente complejo, dado que el dinero para los supuestos cursos procedía de diferentes administraciones: Europa, el Gobierno central y la Junta de Andalucía. Por otra parte, la documentación está desperdigada entre más de 1.700 entidades (sindicatos, fundaciones, asociaciones, ayuntamientos y empresas) que no presentaron facturas, algo que el Gobierno autónomo decidió por su cuenta, incumpliendo la normativa europea. ¿A qué espera la jueza María Núñez para retomar el caso?

Los agentes de la UCO se han encontrado con el silencio de la magistrada ante peticiones para seguir la investigación, al punto de que se han enviado a la Fiscalía Anticorrupción para que tenga constancia de las pesquisas. La clave de estas indagaciones está en saber el destino del dinero de las facturas falsas de UGT. La línea de investigación que mantenía Alaya, basada en la unidad de instrucción, se ha roto: en diciembre, Núñez troceó la causa en nueve partes.

Si la investigación no avanza, estaremos ante una situación anormal que en nada favorecerá a la independencia de la Justicia a la hora de abordar los casos de corrupción. Es decir, la celeridad en la investigación y en la resolución es necesaria porque se está dejando la posibilidad de que se destruyan pruebas o que se pierda el rastro del dinero. El PP está colaborando en los casos que le afectan, está dispuesto a limpiar el partido y a emprender una verdadera política de regeneración. Sin embargo, la izquierda y, de manera especial el PSOE –por ser la formación más salpicada por su actividad turbia en las administraciones donde gobierna–, se limita a culpabilizar al adversario.

Para luchar en profundidad contra la corrupción es necesario que no se apliquen diferentes varas de medir en función de quien cometa la infracción. Si partimos de que hay que construir una moralidad pública que no permita el delito, el pedigrí ideológico no puede salvar a nadie.

Puta parió bastardo
RAÚL DEL POZO El Mundo 22 Febrero 2016

Los ingleses quieren irse y dejarnos a merced de los alemanes. Brexit es un síntoma más de la paranoia antieuropea. Los tories han degenerado de imperialistas en nacionalistas, y han logrado, en una vergonzosa cumbre, que los jefes de Europa -con los morros llenos de patatas fritas- permitan el nuevo gran aislamiento: amurallar la City y reducir los derechos de los inmigrantes. La derecha británica, tan cínica, se ha vuelto cursi. «No amo a Bruselas. Amo al Reino Unido», ha dicho Cameron y los podridos huesos de Churchill se han removido en el panteón de Bladen porque se negó a ser enterrado en la Abadía de Westminster. También se han canteado, a pesar de su epitafio, los huesos de Shakespeare en el presbiterio de la iglesia de Stratford cuando el premier ha destrozado las palabras de Bruto, para justificar su rebelión: «No porque he querido menos a César, sino porque amo mucho más a Roma».

Los que no creen en la Unión Europea ni en la moneda única se hacen cada vez más fuertes. «Como Europa está en crisis -dice Tony Blair- ser antieuropeo es popular». Ser popular: he ahí la cuestión, el escrache del bien contra el mal. También, al otro lado del mar, un millonario desequilibrado y racista, puede ser presidente de Estados Unidos atacando a los millonarios. A esa corriente despiadada le llaman populismo; revive aquel adagio florentino tan reaccionario: quien se sostiene en el pueblo se sostiene en el barro. Los nuevos políticos antieuropeos hablan con dulzura a la plebe. Julio Anguita en una entrevista de Gonzalo Suárez en Papel se une a la marea contra el sistema de partidos. «Los viejos partidos -dice- son los capataces del señorito global». Defienden a los indignados que el llamaba «puteados», los que en el canon marxista serían «señoritos pequeños burgueses» o «lumpenproletariado». En plan paternalista reconoce que el pueblo se equivoca siempre, pero comenta que gracias al pueblo Pablo Iglesias ha conseguido con Podemos el sorpasso, que él nunca pudo lograr.

En todas las ciudades de Europa surgen demagogos contra gobiernos democráticos. Las ideas viejas que se venden como novísimas. La venganza anticorrupción y la peligrosa antipolítica son banderas que llevan los ídolos. Vuelven a prometer cielo, mar y tierra, y el fin de los partidos. La puta que, según Brecht, parió al bastardo está de nuevo en celo y ladra pidiendo la salida del euro. En el sur, el antieuropeismo es de izquierdas, en el centro y el norte, de extrema derecha.

Yanis Varoufakis, ex ministro de finanzas de Syriza, declara en Madrid, que Europa está herida; se está destruyendo y felicita a los españoles por no haberse creído las mentiras de De Guindos. La alcaldesa de Madrid, ciudad que un día fue roja, es muy crítica con los partidos que «impiden el desarrollo de la personalidad». Las hordas eurófobas se unen a la peste nacionalista y a los ex rojos, para destruir Europa y los partidos.

Europa empieza a deshacerse en Londres
En ninguna parte está escrito que las naciones europeas debamos renunciar a nuestra historia nacional, a nuestra identidad cultural y a nuestra soberanía popular para ser “realmente” europeos.
EDITORIAL  www.gaceta.es 22 Febrero 2016

Al Reino Unido de la Gran Bretaña se le ha permitido disponer de un estatuto especial en la Unión Europea. Ese estatuto le facultará para no aplicar determinadas políticas de integración que sin embargo seguirán rigiendo para el resto de países miembros, en especial en lo que concierne a movilidad laboral y económica. Gran Bretaña queda libre a la hora de tratar como extranjeros a los ciudadanos comunitarios en su suelo, lo cual se aplicará particularmente en materia de derechos sociales. Por el contrario, los demás sí tendremos que aceptar a los británicos como ciudadanos europeos. Asimismo, las empresas británicas gozarán de preferencia en su suelo frente a las de otros países comunitarios, pero el resto de los países no podremos aplicar ese criterio a nuestras propias firmas. En cierto modo, el plan supone un retorno a las condiciones de los años 80, pero sólo para un país. Eso es lo que Cameron llevará a referéndum el próximo mes de junio. Cameron propondrá mantenerse en la UE dentro de esas condiciones. Bruselas se lo ha aceptado e incluso trata de hacernos creer que es una victoria de “Europa”. No es verdad: la Unión Europea acaba de inaugurar su propio desmantelamiento. Y lo ha hecho en Londres.

Sin duda es posible censurar la posición británica –egoísta en sentido estricto- en nombre de la solidaridad comunitaria, pero, objetivamente, los ingleses tienen razones para actuar de esa manera. Es una evidencia que el proyecto europeo se ha convertido en algo cada vez más alejado de los propios ciudadanos europeos. No sólo de su sensibilidad, sino también de sus intereses. Y, por supuesto, también muy alejado de los intereses concretos de nuestras naciones. Desde Maastricht primero y Lisboa después, la Unión Europea se ha fijado un horizonte de plena integración que sería apetecible si alguien nos hubiera explicado antes sus objetivos y condiciones. Lo que hoy vemos es esto: la Unión Europea se configura como un espacio sin identidad cultural ni histórica, sin proyecto geopolítico propio, inerme en lo político y lo militar, abocado a constituir un espacio de libre circulación subordinado al orden económico global, donde las decisiones se toman bajo orientaciones supuestamente técnicas que en realidad ocultan la sumisión a las presiones de lo “políticamente correcto” y a intereses que los ciudadanos desconocemos. ¿Es eso lo que queremos los europeos? La verdad es que nadie nos lo ha preguntado. Al menos, a los españoles.

La mayoría mediática suele despachar las reticencias al rumbo que ha tomado la UE con el remoquete de “euroescepticismo”, como si los reticentes no fuéramos europeos y Europa no pudiera ser otra cosa que ese paquetito que nos propone Bruselas con la etiqueta “Tómalo o déjalo”. Pero en ninguna parte está escrito que las naciones europeas debamos renunciar a nuestra historia nacional, a nuestra identidad cultural y a nuestra soberanía popular para ser “realmente” europeos. Eso es lo que están diciendo Hungría, Polonia o, en Francia, Marine Le Pen, para escándalo de la nueva clase dominante. Y es también lo que ha dicho Londres, y en términos aún más desgarrados, aunque aquí las reacciones han sido ostensiblemente menos vehementes, quizá porque la posición británica viene amparada por la “special relationship” que mantiene con los Estados Unidos.

En España el debate europeo no existe: hemos asumido el horizonte comunitario como una especie de “tierra prometida” que nos librará de nuestras propias penas internas. Incluso la ultraizquierda, cuando se levanta contra las directrices de Bruselas, no habla de “Europa”, sino de “la troika”, para eliminar toda sospecha de “euroescepticismo”. La realidad, sin embargo, es que el proyecto de Unión sólo da motivos para ser escéptico. No sería malo que los españoles, por una vez, abandonemos ese “europaletismo” tan característico de la cultura política de la transición y nos hagamos la misma pregunta que se hacen en Londres, París, Varsovia o Budapest: ¿es esta la Europa que nosotros, europeos, queremos?

Cameron de su isla
JORGE BUSTOS El Mundo 22 Febrero 2016

La Unión Europea es la única utopía que nos gusta, precisamente porque sus cautelosos fundadores no partían del adanismo sino del escarmiento. De la guerra, que es otro de los nombres del nacionalismo. La construcción europea avanzó con lentitud, como la ciencia lo hizo en medio de la superstición, pero la historia no es lineal y sirve recaídas oscuras: Grexit, Brexit, radicalismos al norte, populismos al sur.

-La UE no funciona porque sus ciudadanos no nos sentimos europeos -se dice.

Y quizá el sentimiento nacional no sea tan elástico como para apiadarse del destino de un ucraniano o alegrarse por la pacificación balcánica. Kissinger advierte que el orden salido de Wetsfalia, que acuñó la medida natural del Estado-nación soberano, se resiste al universalismo democrático con que soñó Kant, siempre tan optimista. El europeo es primero francés, primero alemán, primerísimamente inglés. Y el español mira a Europa para pedir su subvención. Todo el capital unificador que acopiaron Schumann y Adenauer hoy lo distribuyen apenas la Champions y Eurovisión.

Van quedando menos kantianos que opongan la razón constructiva al nacionalismo sentimental y disgregador. La solidaridad con extraños es una utopía demasiado inasumible para los votantes de Cameron, quien a diferencia de Tsipras recibe porque da. Concedamos a Albión que siempre supo aliarse con la libertad: lo que deploramos es que esa causa no puede ya representarla a sus ojos el normativismo continental. Los ingleses amagan con irse porque pueden pagarse el viaje, y porque no desean polizones. Idéntico espectáculo de gélida insolidaridad ofrece el nacionalismo catalán, que fantasea con deshacerse del fardo del pensionista extremeño o andaluz.

El triunfo del localismo caudillista, desde Le Pen o Farage hasta el mínimo Puigdemont, nos devuelve a tiempos previos a Westfalia, aunque aquí todavía hay políticos que juzgan progresista el tribalismo territorial: esta retrógrada confluencia de taifas que deshacen el Estado y cambian la democracia por un cenáculo feudal en camiseta, ni siquiera en cota de malla.

Cameron acaba de romper Europa
José García Domínguez Libertad Digital 22 Febrero 2016

Haciendo el ruido justo, que no ha resultado ser demasiado, los ingleses acaban de destruir la Unión Europea. A partir de ahora, permanezcan formalmente o no dentro de la UE tras la celebración del referéndum, que eso habrá de ser lo de menos, los británicos vivirán insertos de hecho en una vulgar zona de libre cambio, algo así como en la EFTA resucitada. Para ellos, Europa siempre había sido un prosaico asunto de aranceles. Nada más que eso. Y a eso, a un prosaico asunto de aranceles, queda reducida su participación en los Tratados tras la vergonzante capitulación de París y Berlín ante su chantaje descarado. El proyecto federal de Europa, simplemente, acaba de morir. No se puede negar, por lo demás, que ese Cameron tiene una flor en el culo.

Primero, y contra todo pronóstico, consiguió salir vivo de lo de Escocia. Y ahora, gracias justamente a lo de Escocia, esto es por efecto de la reacción nacionalista del electorado inglés ante el riesgo cierto de una fractura del país, ha forzado el mejor de los escenarios para sí mismo y, de paso, para los intereses del Reino Unido. Y es que todos, empezando por el propio Cameron, contaban con que el referéndum nunca se convocaría, al oponerse a la idea los liberal-demócratas, sus frustrados socios de gobierno. Lo que nadie previó, empezando también por el propio Cameron, fue que los conservadores arrasasen en las urnas luego de la ducha escocesa, al punto de coronar una inopinada mayoría absoluta que ahora le obliga a cumplir la palabra dada en su día. Gentes siempre lúcidas esos ingleses, procede reconocerlo. No por casualidad tuvieron que ser ellos los que inventasen el empirismo.

Al principio fueron lo bastante inteligentes como para no querer entrar bajo ningún concepto en la jaula dorada del euro. Y al final vuelven a revelarse lo bastante despiertos como para correr a abandonar el barco antes que nadie. Al modo ancestral entre las ratas, cierto, pero es que las ratas también llevan justa fama de listas. La suya, por lo demás, no deja de constituir una reflexión simple. Ellos barruntan, y no sin razón, que las tensiones crónicas suscitadas por una zona monetaria inviable provocarán, más pronto o más tarde, grandes movimientos migratorios desde el Sur y el Este hacia el Norte. Algo que, por cierto, ya está ocurriendo ahora mismo. En inobjetable consecuencia lógica, han reaccionado izando una valla legal que impida los desplazamientos de ciudadanos comunitarios hacia su territorio. El sueño del sector más racista y más cafre del Partido Republicano, que los mejicanos paguen de su bolsillo la construcción de un gran muro en la frontera del Río Grande, materializado en la muy culta y civilizada Europa. Bienvenidos, pues, a la EFTA.

¿Para qué sirve la UE y el Euro?
Alejandro Inurrieta www.vozpopuli.com 22 Febrero 2016

Después de la rendición de los últimos europeístas convencidos, los franceses, ante el chantaje xenófobo, racista y economicista del Reino Unido, la UE, y por ende el Euro, deberían disolverse y volver a los orígenes. Una vez más, el egoísmo e individualismo del liberalismo anglosajón ha triunfado en Europa, ante la mirada impávida del otrora eje europeo (franco-alemán) que solía ser el contrapeso a las veleidades rupturistas del librecambismo británico.

Ya en su día, Thacher, la principal enemiga del modelo de bienestar europeo, logró una regalía más, la del cheque británico por el gasto agrícola de los países ribereños, sumando así a un conjunto de privilegios y excepciones que han hecho de la UE un club a medida y que incumple sistemáticamente sus orígenes. Lo que más sorprende es que en este caso, se ha ido un paso más allá. A partir de ahora el Reino Unido discriminará por razón de pasaporte a los trabajadores comunitarios que vayan a trabajar y a producir allí. Las ayudas para menores, mujeres, o a la vivienda podrán no ser concedidas por el mero hecho de no haber nacido en el Reino Unido. Incluso la indexación para la revalorización de las mismas se hará con respecto a los índices del coste de la vida del país de origen del trabajador o trabajadora, algo que no tiene ningún sentido económico, pero que sí marca, como si fueran apestados o ladrones, a aquellos que decidan ir a trabajar al Reino Unido. Cada vez más, ser inmigrante en la UE recuerda a los infaustos días del nazismo, tanto si eres legal, como si eres refugiado, como se está viendo estos días viendo cómo se trata a los refugiados en Hungría o Austria, pero también en Dinamarca o Suecia.

La gran pregunta es, ¿cómo hemos llegado hasta aquí? Tal vez, el déficit democrático de las instituciones de la UE y el propio euro expliquen parte de la desafección que nos ha llevado hasta aquí. Invocar todo el sufrimiento y la miseria que asola a una gran parte del continente por la doctrina monetaria y financiera de los criterios de Mastricht sólo se justifica por el carácter de guerra fría entre acreedores y deudores que se libra entre el gran capital y los señores que ocupan las diferentes cancillerías.

Esta guerra y la postura servil y dócil de la vieja Europa para con las imposiciones del mundo financiero, cuyo origen emana de EEUU y Reino Unido han marcado el origen y el desarrollo de las instituciones y finalmente del propio euro, instrumento que solo garantiza el bienestar real para Alemania que logra imponer su hegemonía industrial al consumismo del sur, atrapándoles con el señuelo del consumo vía deuda, eso sí no mutualizando la misma para que los ahorradores alemanes no tengan que pagar, parcialmente, los vehículos y lavadoras que compran los españoles. Este señuelo del consumo a crédito ha beneficiado también a la banca alemana que, ante una política monetaria tan errónea como dañina para la economía productiva, se lanzó a la compra de basura financiera, incluyendo las famosas subprime, y que puede acabar con gran parte del entramado financiero alemán, y con ello, el europeo, tan enfangado en aventuras de inversiones financieras, habiendo abandonado el papel clásico de la banca pública creada tras la II Guerra Mundial.

Con este panorama, no sorprende que cada vez se empiecen a escuchar voces que, desde el rigor y el conocimiento, aboguen por un abandono del proyecto europeo y se rescate la soberanía monetaria, cambiaria, productiva, presupuestaria y normativa. Todo lo vivido hasta ahora ha sido una mera película falsa, en la que se pone como ejemplo la cantidad ingente de trasferencias de renta que hemos recibido, pero no se netea con las pérdidas de gran parte de nuestros sectores productivos que tuvimos que desmantelar. El proceso de convergencia ha sido un mero espejismo, ya que, a la mínima, y dada la asimetría de dotaciones iniciales, se impone el yugo financiero para que se cumplan los preceptos de Mastricht, aunque solo se impongan siempre a los más débiles, Portugal, España o Grecia, y no a los grandes cuando incumplían sistemáticamente las verdades reveladas del Tratado de Mastricht.


El señuelo de la libre circulación de personas y mercancías no ha sido tal, y únicamente el capital financiero ha gozado de plena capacidad de paso y asentamiento, lo cual viene impuesto por los grandes grupos financieros que solo usan la UE para implantarse y lograr plusvalías rápidas, ante la ausencia de rentabilidad a lo largo del planeta. El capital financiero ha sido el gran beneficiado de esta y las anteriores crisis y por ello ante el mínimo obstáculo, como la timorata tasa de transacciones financieras, vendida como un éxito por las exhaustas fuerzas socialdemócratas del viejo continente, ponen firmes a los redactores y logran fácilmente el vaciamiento normativo de la misma.

La Europa diseñada tras la II Guerra Mundial ha sucumbido ampliamente a la influencia del capitalismo anglosajón y lo poco que queda, sanidad y educación pública y gratuita, tienen los días contados cuando entre en vigor el TTIP, algo que también votarán en secreto los ilustres diputados de los dos grandes grupos políticos del Parlamento Europeo.

En suma, personajes como Varoufakis, denostado entre la derecha y la llamada izquierda posibilista y moderada, ha comenzado una cruzada para recuperar la vieja idea de Europa, algo de lo que nos podamos sentir orgullosos y que se aleje del modelo mercantil, egoísta y con claros signos de selección de la especie, algo que poco a poco se va impregnando en la vieja Europa y que explica el escaso rechazo que han tenido entre los principales países europeos, las conquistas racistas, xenófobas del Primer Ministro británico. En el fondo, Rajoy, Merkel, Hollande o Renzi no se diferencian en casi nada. Con todo, es muy posible que, a pesar de todo, Cameron pierda el referéndum y el Reino Unido salga de la UE. Sin duda, será el más coherente de todos.

Operación Rafalito 2: el error Podemos
Pedro de Tena Libertad Digital 22 Febrero 2016

La Operación Rafalito 1 fue una venenosa estrategia política de liquidación del andalucismo de Alejandro Rojas Marcos, urdida precisamente por Rafael, Rafalito, Escuredo, entre huelgas de hambre plagadas de langostinos y menosprecios verbales, cuando no de indignaciones ante la "traición", proferidos contra el "señorito" del Partido Socialista de Andalucía. Contra la competencia del sevillano blasinfantista, Rafalito logró maquiavélicamente reducir casi a la nada a un emergente andalucismo que había llegado a tener cinco escaños en el Congreso de los Diputados. El instante elegido para la estocada final fue propiciado por un acuerdo suscrito por Adolfo Suárez y el propio Rojas Marcos que fue presentado por Escuredo como una humillación a Andalucía causada por la España de dos velocidades autonómicas: una de privilegio para algunas regiones, como Cataluña, País Vasco y Galicia, y la otra, la de las demás regiones españolas. Escuredo y el PSOE andaluz se envolvieron en la bandera de Blas Infante y se pusieron a la cabeza de la manifestación que terminó triturando y suplantando tanto al andalucismo auténtico como a la ingenua UCD de Suárez. No, no era el café para todos, sino el café para cuatro, incluyéndose Andalucía, ilegalmente por cierto, en el cuarteto autonómico fetén.

Aquella aventura tuvo como resultado los 34 años continuados de régimen socialista en Andalucía, el triunfo de Felipe González en 1982 con 202 escaños, su hegemonía nacional durante casi 14 años y el hundimiento del centro político liberalconservador hasta 1996. Desde entonces, Andalucía fue el motor del socialismo nacional, a nivel general y a nivel orgánico.

Ahora, un error estratégico de calado cometido por Podemos ya ha puesto en marcha la Operación Rafalito 2, operación que se irá haciendo evidente tras la reciente entrevista sostenida por Susana Díaz con Rafael Escuredo. En su propuesta original de negociación, Podemos, presionado por sus separatismos interiores, ha resucitado la España de dos velocidades, la de Cataluña, País Vasco y Galicia (tal vez alguna región más), que son las naciones, y la de las demás comunidades autónomas. Dado que es obvio que de lo que se trata, bajo la hojarasca del separatismo, es de dinero y de privilegios fiscales, políticos y sociales, Andalucía, que ni siquiera es mencionada en el documento podemita, vuelve a la posición de cola autonómica de 1977, que vendría a unirse a su vergüenza de última de la fila en casi todos los indicadores de bienestar y prosperidad.

Este error le puede costar a Podemos su futuro prometedor y chulesco y conducirlo directamente a las cloacas electorales donde ahora se encuentra Izquierda Unida. Susana Díaz, a la que no le gusta nada que Pedro Sánchez pacte con Podemos y a la que tampoco gusta el propio Pedro Sánchez, acaba de encontrar la artillería pesada con la que dinamitar el pretendido pacto de las izquierdas aparentemente querido por Pedro Sánchez. La Operación Rafalito 2, ahora no meramente limitada a Andalucía sino extendida a las demás regiones de España no contaminadas de separatismo, opondrá con claridad –sea o no cierto– una España sin privilegios para región alguna a una España asimétrica con centros de gravedad en tres o cuatro regiones hasta ahora españolas y privilegiadas por Podemos con el derecho a decidir por encima de los demás ciudadanos. Eso, en Andalucía y en estas regiones, dejará a Podemos a los pies de unos caballos que podrían terminar descuartizándolo. También dejará maniatado al federalismo de Pedro Sánchez, que o es igualitario o no será.

Al nuevo PSOE, antes o después felipista-susanista, sólo le quedaría refundarse en los territorios infectados de separatismo y envolverse en la bandera de la igualdad nacional de todos, se viva donde se viva, para resurgir de nuevo como potencia política nacional. Si Ciudadanos y el PP no se dan cuenta de la envergadura de la Operación Rafalito 2, allá ellos.

Votar a Europa sin sentirse europeos
David Jiménez Torres Libertad Digital 20

Uno de mis pequeños placeres durante los años que viví en Reino Unido consistía en corregir a los británicos cuando decían algo acerca de Europa. Y es que, como se habrá dado cuenta cualquiera que haya pasado algún tiempo en aquellas islas, la mayoría de los británicos habla de Europa como un lugar lejano, foráneo, exógeno.

Esto no aparece tanto en el discurso oficial como en los pequeños deslices del habla cotidiana. Es habitual oír decir a los británicos cosas como "la comida europea es mucho mejor que la nuestra", "los equipos europeos no pueden competir con los de la Premier", o sobre todo frases relacionadas con desplazamientos: "Esta Semana Santa vamos a pasarla en Europa", "tengo que ir a Europa por el curro", "estamos pensando en comprarnos una casa en Europa". Todo lo cual abre un flanco fértil para la parodia: no resultaba difícil avergonzar al que hablaba de unas vacaciones en Europa preguntándole si es que pensaba embarcar en Nairobi; o al que iba a Europa por razones de trabajo preguntarle si es que en estos momentos curraba en el sudeste asiático, lo cual convertiría su presencia diaria en los pubs de Camden en una proeza.

Cuando ellos respondían que bueno, que es que ellos eran una isla y por lo tanto era legítimo que se considerasen como un ente aparte de Europa, les respondía que no, que si acaso Islandia tiene derecho a sentirse así, que Gran Bretaña no es más que una península de Europa occidental con el istmo algo encharcado y un túnel que pasa por debajo; que vayan a Dover a saludar con la mano a los franceses de Calais y se darán cuenta de lo que digo. Cuando ellos salían con que no era sólo una cuestión geográfica sino también política, y citaban su numantino curriculum contra invasiones continentales desde Napoleón hasta Hitler, no costaba sacarles el pequeño asunto de Guillermo el Conquistador y el hecho de que, tras su invasión en 1066, toda la realeza y toda la aristocracia de Inglaterra habían sido de origen normando, más predispuesta a hablar en francés que en inglés. ¿Qué hace si no Ricardo Corazón de León enterrado en el valle del Loira?

Por supuesto, aquellas conversaciones nunca conducían a ninguna parte puesto que no tenían que ver con cuestiones racionales sino con supuraciones identitarias, el acantilado contra el que se estrella -bien lo sabemos en España- cualquier debate racional. Los deslices del habla diaria muestran verdades profundas y, al mismo tiempo, graníticas. Y tampoco era cuestión de meter mucho el dedo en la llaga, porque también es cierto que la mayoría de los británicos sienten un gran aprecio por el resto de Europa -o, al menos, por Europa occidental-, y son capaces de alabar sus aciertos con ese talento suyo para la autoparodia, para el self-deprecating humour. Que no se sientan parte de Europa no quiere decir que no sientan gran cariño hacia ella. Yo me limitaba a tocarle un poco las narices a mi interlocutor, éste lo soportaba con la afabilidad ecuánime que distingue a los nativos de aquel extraordinario país, y pasábamos a otra cosa.

Un referéndum incierto
Todo esto puede parecer una trivialidad, meras anécdotas propias de Españoles por el mundo, y sin embargo tiene una enorme consecuencia política. Los sentimientos británicos hacia Europa serán uno de los principales factores que influyan en el resultado del referéndum sobre su pertenencia a la Unión Europea, e introducen una volatilidad en la campaña que, en mi opinión, no se está valorando en su justa medida. Creemos que la Unión Europea es una cuestión racional cuando es también una cuestión identitaria.

A priori, el referéndum debería ser pan comido. Cameron ha conseguido la mayoría de concesiones que quería del Consejo Europeo, y tanto él como Jeremy Corbyn, líder del partido laborista, harán campaña a favor del "sí" a la permanencia en la UE. A ellos se les unirán tanto los nacionalistas escoceses como los liberal-demócratas. Resultaría inconcebible que los británicos votaran en contra de las indicaciones de los cuatro principales partidos en representación parlamentaria, ¿no?

Pues veremos; porque resulta que los partidos británicos no tienen la disciplina borreguil de la que hacen gala los nuestros. Varios dirigentes del partido conservador, incluyendo al influyente ministro de Justicia, Michael Gove, harán campaña a favor de la salida de la UE. Y es posible que Boris Johnson, el carismático alcalde de Londres y candidato a suceder a Cameron como líder de los conservadores, se sume a la campaña del "no". No son pocas las similitudes entre el gobierno actual y el de John Major a principios de los 90, que acabó despedazándose internamente por las divisiones que provocó el Tratado de Maastricht.

Y no es solamente un problema de los conservadores; también existe una corriente anti-europea dentro del partido laborista que no ha hecho sino crecer en los últimos años a raíz del drama de la deuda griega, y con la que el propio Corbyn llegó a flirtear hace unos meses. Uno de los columnistas más influyentes de la izquierda británica, Owen Jones, llegó a escribir a cuenta de la última renegociación de la deuda griega que "es hora de que la izquierda haga campaña para salir de la Unión Europea". Todo esto por no hablar del eurófobo UKIP de Nigel Farage, por el que en 2015 votaron casi cuatro millones de británicos, un 12.6% del total y más de los que votaron a favor de los liberal-demócratas y los nacionalistas escoceses juntos.

Los mensajes que les llegarán a los británicos de las élites políticas no serán, por tanto, nada unívocos, y podemos augurar una división transversal entre la clase política británica sobre la cuestión del "sí" o el "no" a la UE; una división que se hará extensiva a los medios y a la sociedad. Si bien los pro-europeos tienen ganada la batalla racional, nadan a contracorriente en el terreno emotivo e identitario. Y hay que insistir en que este es un terreno fundamental cuando hablamos de un proceso desgarrador y agónico como es un referéndum nacional: también en el referéndum escocés se empezó con unas encuestas que daban una clarísima ventaja al "no" a la independencia, y cuanto más fue subiendo la adrenalina y calentándose la sangre más aumentó el nacionalismo cerril, el nosotros contra ellos, el erotismo de la ruptura.

No, me temo que no está nada claro lo que va a suceder en el referéndum británico. Y aunque al final gane el "sí" y el Reino Unido permanezcan en la Unión Europea, cabe preguntarse hacia dónde se encamina el proyecto europeísta. Las palabras de Cameron tras anunciar el acuerdo al que había llegado con el Consejo Europeo cifraban sus ventajas en el terreno del interés puramente nacional. Presionado por los euroescépticos tanto en su propio partido como en la sociedad británica, Cameron ha desterrado por completo de su discurso cualquier atisbo de un proyecto mayor y más altruista, de un ideal para Europa que vaya más allá de la capacidad de exportar a los países del Este sin tener que pagar aranceles.

Muchos presentarán las palabras de Cameron como el discurso racional sobre el que se erigirá la nueva Unión Europea, un proyecto más maduro que el que lleva haciendo aguas desde 2008. Pero cabe preguntarse: ¿es posible una Europa sin europeísmo?

El Estado Islámico se enfrenta a la bancarrota
Pablo Molina Libertad Digital 22 Febrero 2016

Los golpes recibidos por el Estado Islámico en sus principales feudos, sobre todo por parte de la coalición internacional liderada por EEUU, han dañado severamente las principales fuentes de financiación con las que mantiene su maquinaria bélica. No solo eso: las penurias económicas por las que atraviesa, agravadas por el descenso acusado del precio del crudo (el contrabando de petróleo es uno de sus grandes negocios), están provocando rebajas salariales y drásticos racionamientos en las zonas controladas por los hombres de Bagdadi.

Tal y como detalla Associated Press en su último reportaje sobre el Estado Islámico, el califato terrorista trata a estas alturas de mantener a flote una vasta organización con aspiraciones estatales que se tambalea en el terreno financiero.

Atrás quedaron los tiempos en los que el EI cuidaba a sus hombres con altos salarios, ayudas por hijo nacido y viajes de luna de miel a gastos pagados. La situación en estos momentos es completamente distinta. No sólo se han eliminado las gratificaciones habituales a los yihadistas, sino que los sueldos han sufrido fuertes recortes:

En Raqa, feudo del grupo en Siria, los salarios se han reducido a la mitad desde el pasado diciembre, la electricidad está racionada y los precios de los artículos básicos están disparados, fuera de control, de acuerdo con individuos que se han exiliado de la ciudad.

Aymen Jawad al Tamimi, un investigador del Middle East Forum que ha examinado documentos internos del EI, asegura que los problemas económicos del califato tienen su origen en el esfuerzo bélico, cada vez mayor, al que se ve obligado por el acoso de la coalición internacional. Según Tamimi, dos tercios del presupuesto total del EI va destinado a actividades militares, pero los combatientes de Faluya, en Irak, sólo comen ya dos veces al día.

Las restricciones presupuestarias no se limitan tan sólo a los terroristas. Los empleados públicos de las zonas que controlan (jueces, maestros, personal sanitario, etc.) han visto también cómo sus sueldos se reducen un 50 por ciento.

El Estado Islámico amenazó en su día con acuñar moneda propia y hacer caer el dólar. La realidad, hoy, es que exige el pago de las tasas a los habitantes de sus feudos precisamente en la moneda estadounidense, única manera de poder acceder al mercado internacional para aprovisionarse de armas y suministros.

Pero tal vez el dato que pone de relieve la gravedad de la situación financiera del EI es el cambio sustancial en el régimen de castigos impuesto en Mosul. En la tercera ciudad de Irak, los detenidos por la policía religiosa pueden evitar las fustigaciones pagando una multa en dólares. En Faluya, los familiares pueden obtener la libertad de un prisionero pagando 500 dólares, y salir de la ciudad entregando a los terroristas 1.000 dólares.

El Estado Islámico se acerca a la bancarrota, pero el disciplinado fanatismo de sus integrantes y su férreo control de la situación en los territorios que subyuga pueden prolongar la agonía de manera impredecible. De hecho Tamimi, el experto consultado por Associated Press, no cree que esté a punto de desencadenarse una revuelta contra el califato, sino que más bien estaríamos ante un declive que cada vez será más acusado. En todo caso, el hecho de que una organización terrorista que ofrecía como aliciente para el alistamiento un alto nivel de vida según los estándares de la región ya no pueda financiar esos gastos es un elemento del que pueden derivarse consecuencias de todo tipo en un futuro próximo.

© Revista El Medio

******************* Sección "bilingüe" ***********************

MarianUCO y Tele-Soraya, la gestora del PP
Federico Jiménez Losantos Libertad Digital 22 Febrero 2016

La diferencia entre la implosión de UCD y la autodestrucción del PP es que en aquella no hubo maldad y en esta no hay otra cosa. Calvo Sotelo adelantó las elecciones, cediéndole la candidatura presidencial a Landelino Lavilla, que como buen democristiano prefirió morir antes que pactar con la pujante AP de Fraga, vencedora ya de UCD en Galicia y Andalucía. En la final del Mundial 82, Alemania-Italia, cuando Calvo Sotelo le contó al presidente Pertini el adelanto electoral, el viejo partigiano socialista, que se había metido en el bolsillo al Bernabéu, le preguntó algo bastante lógico:

- Entonces, es que están ustedes seguros de ganarlas.
- No, no; estamos seguros de perderlas.

- ¿Y por qué las adelanta usted?
- Porque podría ser peor. Cuanto más tardemos, más votos al PSOE.

- Io non capisco niente, ma… evviva Don Quichiotte!

"¡Viva Pertini!" –coreaban los aficionados. Eliminada España, todos apoyaban a Italia, cuya victoria fue celebrada como propia en la Gran Vía. Sólo tres años antes, le habían dado la segunda victoria a la UCD suarista. La España de centro-derecha había empezado a vivir de victorias prestadas.

La UCD perdió, pero ni Calvo Sotelo ni Lavilla pensaban ganar. Lo que perdió al centro-derecha español y garantizó trece años de socialismo y corrupción no fue una ambición personal sino la confianza en las encuestas. En Julio les daban 80 escaños; 60, seguros. En Octubre, frente a los 202 del PSOE, fueron 12. El 13 por Madrid, se lo regaló Guerra así a Calvo Sotelo:

-Déhale el trese ar coho, que da mú mala suerte.

Pero salvo la guerra de media democracia cristiana contra la otra media que se había ido a AP, azuzando el viejo rencor del juanista Calvo Sotelo a Fraga, en el empeño de UCD por ir sola a las elecciones no hubo afán de permanencia en el Poder, siquiera del partido, a cualquier precio. La impresión que daban era justamente la contraria: tenían ganas de irse a casa cuanto antes, sin estorbar al PSOE ni al CDS, aunque sin ayudar a AP. Catorce años pasaron, este 2016 se cumplen veinte, hasta que el PP de Aznar lograra derrotar a la Izquierda en unas Generales. Si los dos millones de votos de UCD y los del CDS se hubieran sumado a los seis millones de AP, el PSOE habría ganado por menos y la oposición habría ejercido como tal, no como mera comparsa de la apisonadora socialista. Pero UCD pasó de siete millones de votos en 1979 a dos en 1982 y había desaparecido en 1986. La diferencia entre la derecha de entonces y la de hoy es que aquellos líderes de UCD pagaron con su patrimonio las deudas del partido y todo el dinero de Génova 13 no bastará para pagar las fianzas de los líderes del PP.

Tres factores contra el cuento de La Lechera
Rajoy ha anunciado que impedirá un gobierno PSOE-Ciudadanos en la sesión de investidura del 2 de marzo. Y que votará No, junto a Podemos y sus mareas, ERC y los pujolistas, Bildu y compañía. En Génova 13, Rue del Percebe Imputado, creen, encuestas en mano que aunque en las nuevas Elecciones del 29 de Junio el PP no saque más escaños y el PSOE quede detrás de Podemos, el peligro de los comunistas a las puertas de la Moncloa llevará al PSOE, entonces ya en manos de Susana Díaz, a votar a Rajoy o al Pacto de las Damas (Soraya-Susana) para repartirse por turnos la Moncloa.

Por supuesto, el PP no contempla que sus encuestas yerren o queden superadas por los acontecimientos. Que el goteo de casos de corrupción, que acaba de empezar, lleve al PP a un hundimiento como el de UCD pero a plazos: 11,7 millones de votos en 2011; 7,6 en 2015; de 4 a 6,5 en 2016. ¿Por qué iba a pactar Pedro Sánchez, líder del PSOE, con el PP que le ha impedido llegar a la Moncloa? ¿Por qué iba a respetarlo Ciudadanos, tras sufrir una sucísima campaña en las generales del 2015, repetida en 2016? Igual que AP y el PSOE se repartieron los restos de UCD, antes y después de 1982, Ciudadanos y el PSOE se repartirían los despojos del PP tras las Elecciones de Junio y no digamos las de Navidad, si el resultado fuerza a repetirlas, por culpa del sórdido egoísmo personal de Rajoy.

Hay tres factores que olvida el cuento de La Lechera pontevedresa:
1- El voto negativo del PP al gobierno de centro-izquierda en una sesión de investidura que seguramente perderá Sánchez pero de la que puede salir cadáver Mariano Rajoy, hundiendo las expectativas de voto del PP. Si por traicionar a su electorado ha perdido en cuatro años casi cuatro millones de votos, ¿cuántos perderá Rajoy tras votar no junto a Podemos, Bildu y ERC?

2- El afianzamiento del liderazgo de Pedro Sánchez en el PSOE. Si los noes de Rajoy e Iglesias impiden un gobierno PSOE-Ciudadanos, que es el que según las encuestas prefiere una mayoría de españoles, ¿cómo va a impedir Susana Díaz que el candidato derrotado por defender la misma alianza que a ella le permite a gobernar Andalucía, no vuelva a serlo del PSOE, y con razonables perspectivas de subir, o no bajar, el número actual de escaños?

3- El reforzamiento de Ciudadanos, que parecerá como un voto centrista, constructivo, en el que cabe confiar para defender la integridad nacional y limitar el estrago del programa socialista. El voto perdido por Rajoy iría a Albert Rivera, que, en contra de lo que se creyó tras las elecciones pasadas, ha subido y no bajado en intención de voto, a costa siempre del PP. No se beneficiaría del voto del PSOE, porque compartirían honrosa derrota en la investidura, pero si ya le quitó al PP más de dos millones de votos el 20D, en Junio volvería a morder el mechado, sabroso y estofado lomo popular.

La estrategia del PP la deciden la UCO y la Sexta
Naturalmente, todos los líderes, lideresas, lidercitos y lidercitas del PP no se han vuelto idiotas y ven lo mismo que ve cualquiera que mire de cerca y sin prejuicios interesados los dos procesos políticos en marcha: una investidura que puede perder Snchz pero de la que sale muerto Rajoy y una inundación, como dijo Esperanza Aguirre, de casos de corrupción en el PP. Esta última semana, como denunció el editorial de Libertad Digital el viernes, ha sido absolutamente escandaloso ver cómo los medios controlados por Soraya, el duopolio televisivo, pero alimentado por PRISA, limitaban al PP los casos de corrupción, pese a que la mayoría son historias recicladas o aventuradas indagaciones garzonitas del juez Velasco.

Hay pocas novedades en la corrupción supuestamente madrileña, aunque la trama Gurtel sea totalmente nacional, y la caudalosa fuente sea siempre Marjaliza, socio de Granados. Pero si hay algo que muestra cómo la Prensa y las televisiones de Soraya se mueven al ritmo de la UCO -la MarianUCO, porque depende de Interior-y perjudican casi exclusivamente al PP es cómo se está dando el caso de Caixa Catalunya, con el agujero de 900 millones de euros por el que se imputa a Narcís Serra y el Caso Rato, a cuyos agresores en la puerta del juzgado entrevista la Sorayexta con rango y honores de Ejército de Liberación. El goteo de casos del PP y el drenaje informativo de los casos del PSOE y los nacionalistas, incluídos los Pujol, es escandaloso, evidentísimo. Y no sería posible sin el placet de Soraya.

¿Por qué? ¿No podría esperar a que tras las nuevas elecciones le deje el puesto Rajoy? Podría, pero a Dios rogando, con la UCO allanando y con la Sexta machacando. En los dos meses que mediarían entre la investidura de Snchz y las nuevas elecciones, pueden surgir cuatro o seis marjalizas que eleven la temperatura del gélido Rajoy a extremos casi tibios, es decir, insoportables para el mecanismo endocrino del Percebe, aferrado a su roca. Es posible que después de Junio el naufragio de la candidatura de Rajoy no de paso a un congreso de regeneración interna sino a algo letal pero harto previsible con la nomenklatura actual: un liderazgo por cooptación, un sorayismo de emergencia que garantizaría a Rajoy que no acabará en el banquillo pero que precisa para su entronización de las hazañas de la UCO amplificadas por PRISoraya y la Sorayexta, o sea, la información política que vemos a diario en televisión.

En realidad, aunque se supone que ahora se nombrará una gestora para el PP de Madrid, con Cifuentes como Presidenta-rehén, hace ya tiempo que en el PP hay una gestora oculta, la de Soraya, que encamina mansamente al rebaño hacia el precipicio electoral. Si el proyecto de Rajoy era flotar sobre las ruinas del PP, el de Soraya es navegar sobre el tronco muerto de Rajoy.

indignación entre los padres
Bildu quiere 'euskaldunizar' Navarra imponiendo el euskera a los niños
El ayuntamiento de Pamplona, en manos de Bildu, sigue la hoja de ruta abertzale e impone el euskera a los niños para que empiecen desde la infancia a dominar el idioma vasco, a pesar de las posturas contrarias de muchos padres
G.M.  www.gaceta.es 22 Febrero 2016

La indignación es máxima entre muchos padres de Pamplona por la decisión del ayuntamiento de Bildu de suprimir las plazas para estudiar en castellano imponiendo el euskera y avisando sólo con cuatro días de antelación de este cambio. La hoja de ruta del nuevo gobierno municipal de ‘euskaldunizar’ Navarra sigue su curso dentro del afán de lograr la anexión de la comunidad foral con el País Vasco.

Así ha sucedido en las escuelas infantiles de Donibane y Pritzearen Harresi. El alcalde Joseba Asiron, de Bildu, que gobierna gracias al apoyo de Aranzadi (Podemos), I-E (IU) y Geroa Bai, ha decidido que la enseñanza se imparta desde ahora exclusivamente en euskera. El aviso a los padres de los niños ha sido traumático, ya que les ha llegado con un plazo de sólo cuatro días para cursar las inscripciones para el año que viene.

Los directores de estas escuelas infantiles municipales que dependen del ayuntamiento remitieron a los padres una carta para informarles que el próximo curso 2016-2017, cuya matriculación hay que hacer en marzo, tendrán un modelo lingüístico distinto y pasará a ser en euskera en su totalidad.

La concejal de cultura de Bildu, Maider Beloki, se reunió con los irritados padres y les señaló, ante su asombro, que “responde a una estrategia de zonificación”. Como adelanta okdiario, las cifras que les presentaron a los padres para justificar estos cambios no convencieron a los progenitores, que le decían a la concejala que la demanda de plazas en castellano era muy superior a las que les mostraba. Las cifras mostradas por el ayuntamiento proceden de estudios propios y, según los padres, “son muy poco rigurosas”.

Los problemas no serán sólo para los docentes y sus padres, también se verá afectado el personal docente de las escuelas infantiles señaladas que no tenga el conocimiento de euskara necesario. Pero el ayuntamiento de Bildu ya lo tiene solventado y recurrirá a una lista de trabajadores cuyo mérito será el conocimiento de euskera, sin importar nada más.

El domingo 21, cientos de personas se concentraron en la Plaza del Castillo, al lado del ayuntamiento, en contra del cambio de modelo lingüístico. Estos padres han contado con el apoyo de UPN, PPN y PSN

Las encuestas señalan que la euskaldunación navarra no la desea la inmensa mayoría de la población, por lo que Uxue Barkos, presidenta de la comunidad, sabe que para darle la vuelta a esta situación de cara al futuro hay que empezar educando a las nuevas generaciones, siendo el primer paso la imposición del euskera desde la niñez y la educación “a lo euskaldun” de las nuevas generaciones de niños.

El proceso de euskaldunización va más allá de los niños de 0 a 3 años y sigue en los alumnos de primaria. El Gobierno de Uxue Barkos contribuye a la inmersión abriendo aulas incluso en zonas no vascófonas. Este modelo ya es conocido como de “todo incluido”, ya que si los padres optan por el modelo D (euskera), sus hijos tendrán comedor y transporte gratis y abrirán grupo sólo con ocho alumnos.

El diputado del PPN Javier García denuncia que pretender “euskaldanizar navarra a base de privilegios”, ya que una familia que opte por el modelo en castellano o inglés carece de estos privilegios

Critican al 'prefecto de París' en la isla
ERC alienta el separatismo corso
Terricabras, presidente del grupo europeo Verdes/ALE, rompe con la equidistancia habitual en la paradiplomacia nacionalista y celebra el "auge del sentimiento nacional corso".
Rafael Núñez Huesca  www.gaceta.es 22 Febrero 2016

Josep Maria Terricabras es Eurodiputado por Esquerra Republicana de Catalunya y presidente del grupo Verdes/ALE (Alianza Libre de Europa), un grupo que reúne a las formaciones ecologistas e independentistas europeas. Sorprende, por lo tanto, que un representante de la paradiplomacia nacionalista, cuyo objetivo es la búsqueda de apoyos internacionales, se muestre abiertamente partidario de la secesión de, en este caso, Córcega. Una ambiciones rupturistas, las corsas, que acabarían con la unidad de Francia, Estado clave para el devenir del proceso de sedición catalán.

Terricabras, que se refiere a la isla en todo momento como “el país”, aplaude los “resultados espectaculares” que llevaron a los nacionalistas al gobierno de Córcega: “fueron una gran alegría”. Para el dirigente de ERC, el éxito nacionalista “ha despertado una gran ilusión en la isla”. Y hace un poco de historia. En su texto explica cómo “unos gendarmes prendieron fuego intencionadamente a dos establecimientos frecuentados por nacionalistas corsos”, y cómo París ha procurado reprimir el “sentimiento nacional corso” sin contemplaciones.
El sentimiento nacional corso emerge y es una buena noticia

El Gobierno francés nombró a un prefecto para Córcega, Bernard Bonnet, de infausto recuerdo para la “Catalunya Nord”. Terricabras acusa a Bonnet de “hijo de militar” (sic), “beligerante contra el catalanismo”, “jacobino” e inclinado a “mostrar el autoritarismo de Estado”.

Además, critica que París no autorice que el corso sea lengua oficial en la isla y su Parlamento no tenga poderes legislativos. Son, dice, “anomalías que en esta nueva etapa (nacionalista) se tienen que ir corrigiendo”.

El presidente de Verdes/ALE celebra que “el sentimiento nacional corso” emerja y lo considera “una buena noticia”. Confía, además, en que en las elecciones previstas para el año próximo “se confirme el ascenso (nacionalista) que ahora se ha iniciado”.

Contra la unidad de España… y de Francia
No es la primera vez que el separatismo catalánm -su versión más extrema- se posiciona públicamente en contra de los intereses del Estado francés. Tanto las CUP como Esquerra Republicana de Catalunya, integrada en JuntsPel Sí, llevaron en sus programas la “recuperación” de una parte del territorio francés.

Las CUP, Candidatures d’Unitat Popular, cerraron incluso la campaña electoral en el sur de Francia, una región que, según la mitología nacionalista, formaría parte de los llamados Països Catalans. De hecho, la televisión pública francesa ya hablaba, hace dos meses, de “riesgo de contagio”. El espacio empleó términos muy críticos para referirse al proceso separatista -"hay un componente racista en los catalanes"- y alertó de que lo que en un principio era un problema regionalista estrictamente español, podría estar convirtiéndose en un problema común a España y Francia.

El alcalde proetarra de Pamplona impone el euskera en los colegios municipales
Rafa Gallego okdiario 22 Febrero 2016

Los padres de Pamplona se han encontrado de la noche a la mañana con que el ayuntamiento de Bildu se ha cargado de un plumazo un gran número de plazas para estudiar en castellano imponiendo el euskera comunicándolo con un plazo de sólo cuatro días y en base a los datos de un estudio realizado por ellos mismos.

Ha ocurrido en las escuelas infantiles de Donibane, en el barrio pamplonica de San Juan, y en Pritzearen Harresi, en la Milagrosa. El ayuntamiento de Pamplona, que controla Bildu, con la figura del alcalde proetarra Joseba Asiron al frente, ha impuesto que la enseñanza se imparta exclusivamente en euskera, y la comunicación le ha llegado a los padres de forma abrupta y con un plazo de sólo cuatro días para formalizar las inscripciones de cara al próximo curso escolar.

“Responde a una estrategia de zonificación”. La concejal de cultura de Bildu en Pamplona Maider Beloki ofreció en reuniones con los padres en las escuelas municipales, como se observa en el vídeo, una serie de cifras para justificar que en la escuela Donibane, cifras procedentes de un estudio realizado por ellos mismos, “del Organismo Autónomo” de Escuelas infantiles municipales de Pamplona para niños de cero a tres años.

Ante las protestas de los padres, que le explicaban que la demanda de plazas en castellano era muy superior a la que se les estaba contando, con críticas a la utilización de datos “de manera poco rigurosa” por parte de la concejal de Bildu, esta recibía el apoyo del teniente de alcalde Joxe Abaurrea, quien le dijo a los padres que no se fiasen “de las cosas que se están contando”, provocando mayores protestas entre los padres damnificados.

La concejal trató calmar los ánimos justificando que “si las plazas en euskera no se llenan, se revierte”, pero imponiendo a los padres que “esta escuela será de euskera”.

La realidad recogida en este vídeo finaliza abruptamente cuando una trabajadora lo corta a empujones porque “ha dicho la directora que no se puede grabar”.
Plazas de docente para los que hablen euskera

La preocupación alcanza también al personal de las escuelas afectadas, que no contarían con el perfil de euskera necesario. Para sustituir al personal docente se recurriría a una lista seleccionando a trabajadores cuyo único mérito profesional sería el conocimiento del euskera, por encima de otras habilidades.

Este domingo, cientos de personas se han concentrado en la Plaza del Castillo, frente al ayuntamiento, en contra de este cambio en el modelo lingüístico, en una manifestación a la que han acudido representantes de UPN, PPN y PSN. Los convocantes leyeron un manifiesto en el que han declarado sentirse “ninguneados por la decisión de echarnos de nuestras escuelas y de reubicar a nuestros hijos”, denunciando que “nadie nos ha preguntado nuestra opinión”.

El Parlamento Vasco censura mis películas en la televisión autonómica
Iñaki Arteta Libertad Digital 22 Febrero 2016

Ayer mismo, en el Parlamento vasco, un portavoz nacionalista, dejó claro que mis películas no son "equilibradas" como para poder emitirse en la televisión pública vasca. Yo ya le entiendo. Tenemos casi la misma edad y aunque no le conozco, tenemos 11 amigos comunes en Facebook. Qué pequeño es el mundo.

Seguro que paseamos alguna vez por las mismas calles por donde desfilaban manifestantes gritando: "¡Gora ETA!" Pisábamos entonces las mismas baldosas que los asesinos, el mismo asfalto por donde había corrido la sangre o caminábamos comiendo pipas muy cerca del portal donde alguien cayó asesinado. Tomábamos vinos incluso en bares donde semanas antes se había matado a alguien comiendo. Alternábamos con personas que pensábamos buenas, a las que nada de eso no les inmutaba. Una vez tomando un vino con un amigo me dijo que no le importó que asesinaran a Miguel Ángel Blanco. Sentí una gran extrañeza por tener tan cerca un pensamiento tan malvado. Me sorprendí pensando cuánta más gente como él habría fuera de aquel bar. Han pasado muchos años pero me altera cada vez más la gente que, como este parlamentario, con unas pocas palabras, emite inconfundibles señales de sectarismo.

Ayer mismo, mientras una hija de Fernando Buesa declaraba que "todavía hay actitudes que legitiman sutilmente a ETA", el Gobierno Vasco reconocía a 187 víctimas de abusos policiales entre 1960 y 1978. Otros se preparan para el recibimiento a Otegi, el hombre de paz. ¿Cómo entender todo esto?

La Memoria es para la gente de bien una denuncia, es un ansia por reconocer a los que sufrieron injustamente porque no hubo justificación para tanto daño, tampoco para el olvido de algo tan grave. Es el intento presente de cerrar un pasado que fue como una alucinación: vivimos entre asesinatos y asesinos y no hicimos lo que ahora creemos que deberíamos haber hecho.

En esta tierra vasca, para muchos, incluido este parlamentario y su partido, la cuestión de la Memoria resulta un desagradable incordio. Remover el pasado desenfoca la honorabilidad de su presente y significa reconocer actitudes graves de su pasado, los cameos con los auténticos culpables con los que se ha compartido y se comparte lo fundamental: el enemigo son los españoles. Si se toman su trabajo todavía es posible tener suerte para que algunas cuestiones pasen desapercibidas.

Memoria sí, pero confusa
Hubo más violencias, otros muchos muertos, gente que sufrió otros despropósitos, se vulneraron los derechos humanos por todos los lados. Mezclémoslos a todos, haremos un buen servicio a la comunidad y de paso nos libraremos de dar explicaciones por lo nuestro. Memoria sí, pero confusa.

Resulta que los ciudadanos de bien son voluntariosos pero más bien perezosos y quizás más en tiempos de tranquilidad en las calles. Denunciar ahora es un trabajo que supone generar discursos sobre el pasado, revolver acontecimientos tristes, introducirse en terrenos de confrontación estresantes. Tiene su lógica, la ausencia de disgustos relaja mucho el activismo de esta causa. Que trabajen los historiadores.

Pero la ausencia de un debate adecuado en la ciudadanía crea un hueco que rápidamente es ocupado por los que verdaderamente sí tienen que perder en este repaso a los años sucios.

A los que temen el reflejo del pasado no les importa dedicarse a ello en cuerpo y alma, día y noche. Porque les va la vida y la honradez en ello. Es su misión y tiene su tiempo: ahora. Para ellos no hay nada más importante en este momento que ESO, no hay otra cosa mejor que hacer que ESO. No hay nada más transcendente para el nacionalismo vasco en su conjunto, es una cuestión estratégica de primer orden. Es su honor bajo sospecha, su historial laboral y su patrimonio bajo sospecha, son sus hijos mirando hacia atrás, asuntos con los que no se puede jugar.

Ración de artillería
No se trata de tunear una batallita de hace quinientos años, eso ya lo han hecho y ha colado, no. El cuarto oscuro del pasado que quieren dinamitar con silenciador está repleto de suciedad, muchos nombres, largas listas de los que fueron, de los que estuvieron cerca, de los que se beneficiaron de verdad y aún viven de ello, de gente con estudios y sin ellos, de curas y ateos, de gente que pasa por buena junto a pistoleros, de familias con víctimas y verdugos. Para la estrategia, no hay que descuidar ningún momento y cualquier elemento que se salga de lo oficial y se atreva a exhibirlo en público, contará con su buena ración de artillería.

Sólo cuando esté perfectamente instalado su discurso en la tele, el cine, en todos los materiales audiovisuales posibles, en el Parlamento de todos los vascos, en los libros de texto y las librerías, en la universidad, en los cerebros vírgenes de los más jóvenes, en la mente olvidadiza de la ciudadanía gris, dirigirán sus recursos en otra dirección. No interrumpirán su cometido hasta que se silencie la última voz del resistente a olvidar o a pedir justicia.

Un tipo al que no conozco me envía un correo en el que un grupo reivindica con enfado que no se reconoce que el euskera ya se hablaba en Álava hace 1.700 años. Qué pequeño es todo en esta tierra del norte.

ofrenda floral en el lugar donde fallecieron
Homenaje a Buesa y Elorza a los 16 años de su asesinato por ETA
  www.gaceta.es 22 Febrero 2016

Familiares del político socialista Fernando Buesa y de su escolta, el ertzaina Jorge Díez Elorza, han protagonizado un acto de recuerdo en el mismo lugar en el que fueron asesinados por ETA el 22 de febrero de 2000.

Familiares del político socialista Fernando Buesa y de su escolta, el ertzaina Jorge Díez Elorza, han protagonizado este mediodía un acto de recuerdo en el mismo lugar en el que fueron asesinados por ETA el 22 de febrero de 2000.

La Fundación Fernando Buesa Blanco ha organizado una ofrenda floral junto al monolito levantado en el lugar donde ETA hizo explosionar un coche bomba cuando ambos caminaban por la calle Nieves Cano esquina con Aguirre Miramón, cerca del domicilio del dirigente socialista y a escasos metros de la sede de la Presidencia del Gobierno Vasco.

La viuda de Buesa, Natividad Rodríguez, y la madre de Jorge Díez, Begoña Elorza, han sido las primeras que se han acercado al monolito para colocar sendas rosas rojas mientras sonaba de fondo la canción "Ausencia", de Imanol, y a continuación lo han hecho el padre y la hermana del escolta y las hijas e hijo del dirigente del PSE.

El resto de allegados y representantes políticos han depositado también rosas en el monumento y después han saludado a los familiares de Buesa y Elorza.

En representación del Gobierno Vasco ha asistido la directora de Víctimas y Derechos Humanos, Monika Hernando. También han estado presentes la presidenta del Parlamento Vasco, Bakartxo Tejeria; el diputado general de Álava, Ramiro González, y el alcalde de Vitoria, Gorka Urtaran.

Han acudido numerosos políticos vascos socialistas encabezados por su secretaria general, Idoia Mendia, así como representantes públicos del PNV, PP, Podemos y de EH Bildu, como el dirigente de Eusko Alkartasuna Rafa Larreina, y el portavoz de la coalición soberanista en las Juntas Generales de Álava, Kike Fernández de Pinedo.

Ninguno de los participantes en la ofrenda floral ha hecho declaraciones a los periodistas al tratarse de un acto íntimo. El homenaje a ambas víctimas de ETA que organiza anualmente la Fundación Fernando Buesa en Vitoria se celebró el pasado jueves.

En él la hija del político del PSE Sara Buesa alertó de que "todavía hoy se aprecian actitudes que legitiman sutilmente el terrorismo y se alzan voces que justifican la existencia de ETA como una estrategia necesaria en el pasado".

También aseguró que no guarda odio a quienes asesinaron a su padres y que no tiene inconveniente alguno en que cumplan sus penas cerca de sus casas.

"Creo en la reinserción, en las personas, en los procesos de cambio y evolución, y en las segundas oportunidades" pero "cualquier planteamiento que se haga en relación a personas que han cometido crímenes debe ir acompañado de un mensaje claro, contundente y explícito de rechazo de dichos crímenes", señaló la hija del político socialista.

También el jueves pasado el Parlamento Vasco rindió homenaje tanto a Buesa como a Enrique Casas, socialista asesinado en 1984 por los Comandos Autónomos Anticapitalistas, con dos minutos de silencio y con la colocación de sus retratos en el monumento erigido en recuerdo de las víctimas del terrorismo a la entrada de la Cámara, donde se encendió un pebetero.

Carlos García, político del PP vasco y durante años único concejal popular en Elorrio, ha aprovechado esta fecha para agradecer en su cuenta de twitter el trabajo de los escoltas que durante 16 años le han protegido.


Recortes de Prensa   Página Inicial