AGLI Recortes de Prensa   Domingo  17  Abril  2016

ENRIQUE CALVET CHAMBON
‘En Cataluña manipulan a niños para acosar a otros menores’
El eurodiputado denuncia en GACETA.ES los derechos civiles básicos de compatriotas se pisoteancon las peores prácticas intimidatorias, y se destroza la niñez y el futuro incumpliendo la ley. Acusa a “los gobiernos de los últimos lustros de afanarse en banalizar esta monstruosa situación” y a algunos medios de comunicación de “complicidad”.
Rosalina Moreno  www.gaceta.es 17 Abril 2016

“Los españoles no podemos quedar impasibles ante el abyecto aplastamiento de los derechos civiles de niños españoles, que se está produciendo a unos niveles ya aterradores”. Es el grito en GACETA.ES del eurodiputado Enrique Calvet, que en su cruzada contra el separatismo ha llevado al Parlamento Europeo los testimonios de padres de alumnos de Cataluña, así como del catedrático Andrés Betancourt, de la profesora de la UAB Isabel Fernández Alonso, profesores de universidad y de instituto, respectivamente, y de Dolores Agenjo, la única directora de instituto que se negó a incumplir la ley el septiembre de 2014 para el referéndum.

Quería que Europa conociera que “en Cataluña se pisotean los derechos civiles básicos con las peores prácticas intimidatorias, y se destroza la niñez y el futuro incumpliendo la ley”. Revivieron “las épocas de peor acoso totalitario”.

El acto, que celebró Bruselas el pasado marzo y ahora rememora en este diario, se enmarcaba en una jornada sobre derechos civiles en Europa para evaluar la calidad democrática en las naciones europeas. Calvet quería incidir en cómo “el mal funcionamiento del Estado de Derecho, o incluso la renuncia a él, termina laminando los derechos civiles de los más débiles”, y quedó patente a través de los testimonios que se vertieron.

Cuenta que el relato de la intimidación a la que la que fue sometida Dolores Agenjo, como a otros tantos compañeros suyos, fue “tristemente aleccionador”.

Informa de que Agenjo alertó de cómo fue “presionada y amenazada por representantes del Estado, que no tuvieron ni siquiera el valor de darle la orden por escrito”. “Y fue desoladoramente revelador saber cómo muchos, aun pensando como ella, cedieron a las amenazas”, destaca Calvet. Dice que así los asistentes comprendieron mejor al catedrático Andrés Betancourt cuando dijo que se había implantado “la cultura del miedo, que es el peor atentado contra los derechos civiles”, y que “se instala precisamente porque el Estado se ausenta, y donde se ausenta ni hay democracia ni hay libertad”.

Europa también conoció aquel día los escalofriantes testimonios de tres madres y padres, que revelaron el calvario vivido en defensa de los derechos fundamentales de sus hijos. Una de las madres, Ana Belén Moreno, acabó entre sollozos recordando cómo había tenido que cerrar su empresa y llevar a sus pequeños a un colegio a 30 kilómetros para proteger su derecho a la felicidad y a una convivencia sana entre niños de corta edad. Un relato “sobrecogió aún más” a los asistentes al acto.

Calvet manifiesta que allí “se oyeron cosas que recordaban las épocas siniestras de la historia de Europa: Acoso y persecución a padres a través de redes y manifestaciones organizadas por las autoridades, encierro individual con el progenitor por parte de la autoridad para presionarle, campañas de medios locales, escraches a las puertas de los padres liderados por representantes de las autoridades, con las fuerzas del orden levemente distraídas…”.

Informa de que lo que llevó a la “total indignación” a los congregados a su conferencia fue cuando “quedó patente la utilización de los propios niños para acosar y atacar a sus propios compañeros”. Denuncia que esto ocurre porque los pequeños son "orientados y organizados" por padres adictos a la causa y "por enseñantes y autoridades”.

Los asistentes quedaron “espantados”, como el propio Enrique Calvet. Sabía lo que ocurría, pero no hasta qué punto hasta que escuchó a estas personas.

Calvet también repartió entre el público la portada de un periódico ilerdense donde se veía a niños uniformados, perfectamente formados y alistados por edades, reclamando que su colegio no cumpliera la ley ni las sentencias con algún compañero suyo. “Les manipulan, los encuadran, les lavan el cerebro para generar odio a otros niños”, resalta, y apunta que “lo de la película ‘Cabaret’ se queda a nivel de poesía al lado de esto”.

Explica que en la conferencia se conoció también que los hijos de los ponentes llegaron a perder amigos “por orden de otros padres”, “por padecer un aislamiento racista teledirigido por parte de compañeros de apenas 10 años”, y que fue “esta monstruosidad” lo que más conmocionó. Considera que esos padres que aleccionan a sus niños para separarlos de sus amigos “son víctimas de su fanatismo”. “La gran mayoría es víctima de su propio lavado de cerebro”, apostilla.

El eurodiputado indica que aunque lo que se escuchó en el Parlamento Europeo pueden ser casos aislados, “si lo son es probablemente porque en muchísimos otros casos la intimidación ha funcionado y los padres no se rebelan”. No obstante, apunta que “basta con un caso aislado para ver el horror del problema estructural”.

Calvet considera que “lo que está podrido es la estructura”. Afirma que estamos ante “una estructura intimidatoria, manipuladora, e intoxicadora desde las autoridades”. “Lo más grave es que está permitido, y tal vez con complicidad por parte de las instituciones del Estado”, alerta.

De su cruzada dice que desgraciadamente sólo es el principio y que le gustaría ""que se acabara la tortura para esta pobre gente cuanto antes", pero que “hay que seguir luchando”. Calvet comprendió con el cónclave que organizó que “está bien llevar esta realidad a una Europa cloroformizada, víctima de años de engaños separatistas consentidos”, pero que “es más necesario todavía que se conozca en España”.

Acusa de esta situación “a los gobiernos de los últimos lustros, afanados en banalizarla”. También apunta a algunos medios de comunicación, “por su complicidad”. “Es una vergüenza que se haya invertido dinero y tiempo por parte de los políticos nacionales en disimular esto, en vez de impedirlo”, sentencia.

El europarlamentario subraya que no conoce ninguna democracia asentada en Europa en la que después de la IIGM haya habido “escraches, presión por parte de las autoridades o se haya protegido por las autoridades, que es lo grave”. “Se ha organizado por las autoridades, protegido y financiado por las autoridades. Escraches, presiones, intimidaciones, amenazas por motivos neoracistas”, recalca nuevamente Calvet, que advierte también una vez más de la gravedad de la situación: “Es la puerta abierta a muy malos periodos”.

Tiempos de decepción
La incapacidad de los políticos para evitar que se repitan las elecciones es un fracaso, pero pone de manifiesto que les pedimos más de lo que pueden
Gonzalo López Alba El Confidencial 17 Abril 2016

“Los años venideros van a estar caracterizados por la decepción. Viene una época de desilusión democrática”. Este es el pronóstico que en 2015 hizo Daniel Innerarity, catedrático de Filosofía Política, en 'La política en tiempos de indignación' (Galaxia Gutemberg).

La dinámica política que vive España desde las elecciones generales del 20-D nos dice que ya estamos instalados en esos “años venideros”, aunque cabe la duda de si la sociedad está preparada para asumir la parte que le toca en el cambio de mentalidad que exige el nuevo escenario, pues la balcanización política es un reflejo de la balcanización de la sociedad, integrada por unos ciudadanos que se mueven más por intereses identitarios que por los de clase social, que ha perdido su antigua capacidad para la identificación global de un ciudadano y, por tanto, para la simplificación de la lucha de intereses.

Los españoles votaron en diciembre pluralidad y cambio; votaron más política, porque la esencia de la política es el diálogo y la búsqueda de zonas de encuentro. Pero las encuestas poselectorales indican que las combinaciones de Gobierno que podrían surgir de los resultados electorales no son del agrado de la mayoría. Queremos más de lo que es posible y de este contraste procede buena parte de la desafección política.

Innerarity no hace, sin embargo, un juicio globalmente negativo del nuevo estado de la política ni enfoca los problemas derivados con un enfoque pesimista. “Una sociedad es democráticamente madura cuando ha asimilado la experiencia de que la política es siempre decepcionante y eso no le impide ser políticamente exigente”, afirma.

Los tiempos de la épica política que caracterizaron la Transición han dado paso a otros de normalidad, en los que la gestión de la cosa pública ha ocupado el espacio de las grandes decisiones, entre otras razones porque las de auténtico calado escapan al ámbito de la soberanía de los Estados-nación y, por tanto, están condicionadas por factores y actores supranacionales.

Innerarity señala que “la causa de que se hayan atenuado las diferencias entre unos y otros (partidos) no es la debilidad ideológica ni la voluntad de encuentro, sino el duro hecho de que los partidos políticos tengan menos espacio de maniobra sobre los resultados económicos de lo que suelen admitir”, de modo que “las cualidades personales de los políticos ocupan el primer plano a la hora de determinar nuestras preferencias”.

Un cierto grado de teatralización siempre ha sido consustancial a la política, en tanto que esta es en gran medida una representación de gestos, “una forma de hacer cosas con las palabras”, pero cuando la puesta en escena sepulta los contenidos, como ha ocurrido demasiadas veces en estos meses, la teatralización de la política es el reconocimiento de su debilidad, de su pérdida de capacidad de maniobra.

Los excesos en la personalización de la política, unida a la deriva del periodismo hacia el espectáculo de la comunicación, y al comportamiento de una sociedad educada para el consumo, componen un cóctel que puede ser explosivo para la democracia representativa. “El triángulo formado por unos políticos sobrepasados por las circunstancias, unos medios que dan a sus lectores carnaza para el entretenimiento y unos ciudadanos convertidos en espectadores pasivos es fatal para la vida democrática”, dice Innenarity.

La parte buena es que estamos viviendo “un momento en el que se está procediendo a una redistribución de la autoridad política”, por lo que “no tiene nada de extraño que esta redistribución produzca una especial perplejidad y desorientación”. Pero, como advierte Innerarity, “o la política introduce estrategias de largo plazo y aprende a gestionar la complejidad, o el recurso creciente a los expertos” se convertirá en la pauta para combatir el “tacticismo en el que con demasiada frecuencia caen los políticos electos”.

Con la velocidad de las decisiones políticas limitada por sus procedimientos, “bajo la complejidad de las exigencias de decidir y la presión mediática de la inmediatez, las instituciones políticas ven reducida su esfera de influencia, en el mejor de los casos, a la reparación de los daños generados por el sistema económico y tecnológico”. Pero “olvidamos con demasiada frecuencia que las sociedades encomiendan a sus sistemas políticos la gestión de los problemas más complejos, los que no se resuelven mediante una pericia profesional indiscutible”.

En definitiva, como concluye Innerarity, “los políticos son como los entrenadores de fútbol, los chivos expiatorios o los fusibles: cumplen la función de que podamos culpabilizar a alguien de nuestros fracasos en vez de disolver el equipo o disolver la sociedad”. Y no vienen de Marte.

La conspiración de la muñeca asesina
Jesús Cacho www.vozpopuli.com 17 Abril 2016

Juan Manuel Soria escapó a Canarias a última hora del miércoles, dispuesto a encontrar en la chistera de las islas, revolviendo en el cajón de los papeles perdidos, el conejo capaz de asombrar al personal con su lomo lustroso y despejar de un plumazo las dudas sobre su tingladillo offshore. El combate estaba fijado para el lunes 18 en el Congreso, donde el de Industria estaba llamado a rescatar su honor de la ignominia, pero a la hora de embarcar hacia las islas lo hizo ya tocado del ala, con los amigos más cercanos intercambiando miradas suspicaces, la gente que hasta la mañana del jueves, hasta que salió a la luz su firma en la documentación relativa a una sociedad radicada en la isla de Jersey, le había defendido con ardor, los ministros que habían dado la cara por él en el Gobierno, todos ya tocando retreta, porque “lo de José Manuel no está claro, y es el momento de poner punto en boca y no asumir compromisos”. La suerte del canario parecía echada. Había cantado muy mal.

Y de hecho el canario no volvió de Canarias. Desde allí anunció su muerte, aceptó su decapitación y decidió abandonar todos sus cargos con un comunicado casi ejemplar, un buen ejercicio de retórica que contrastaba frontalmente con el pobre desempeño que había acompañado su andadura desde que los papeles de Panamá le pusieran en la diana de los medios. “Es que José Manuel es un cagaprisas, además de un chapuzas”, asegura un íntimo. “Si el lunes, cuando salió la noticia, se hubiera estudiado el caso en condiciones, y con toda la información disponible, incluso la rastreada en su casa canaria, hubiera salido a los medios dando una información cabal de sus vínculos empresariales y diciendo la verdad y nada más que la verdad, las cosas le hubieran ido mucho mejor, porque, aún en el caso de que hubiera tenido que acabar dimitiendo, lo hubiera hecho de forma más honorable. Se precipitó y, lo que es más grave, mintió. Nos mintió a sus amigos, nos utilizó, lo que ha causado graves daños colaterales en su entorno”.

Seguramente nunca pudo decir la verdad. Ese entorno es hoy un lamento: “Ha dejado con el culo al aire a García-Margallo y De Guindos, que le han defendido en el Consejo de Ministros, y ha arruinado, dejándola huérfana, la oposición a Sáenz de Santamaría en el seno del Gobierno, una vicepresidenta que debe estar crecida, recordándole al jefe, ves, Mariano, cómo al final somos lo único limpio y no contaminado por la corrupción que queda en tu equipo?” Los amigos de Soria apuntan directamente a La Moncloa, al equipo de fontaneros que dirige Soraya, como responsable directo de la decapitación del canario mediante la filtración de esa sociedad en Jersey de la que no hubo noticia hasta el jueves, lo que vino a suponer el golpe de gracia para un político que en apenas 3 días se había quemado a lo bonzo a cuenta de sus errores de comunicación.

Los cadáveres, sin embargo, van quedando abandonados por las cunetas. El último, el de Soria, un candidato menos en la línea de salida, en la lista de potenciales aspirantes a presidir un Gobierno de coalición cuando, el lunes 27 de junio, se haga evidente que Mariano tiene que irse a casa si el PP, que habría vuelto a ganar las elecciones, quiere seguir gobernando, porque esa sería conditio sine qua non que Albert Rivera, no digamos ya el PSOE, impondría para sentarse a hablar. Esta es, en esencia, la “conspiración” de la que todo el mundo habla en las filas del PP: la batalla por sustituir a Rajoy y hacerse con los restos calcinados del partido de la derecha. Desde el silencio de su despacho, la vicepresidenta dirige el coro de rayos y truenos que diariamente preside la actualidad española, ¿no queríais corrupción?, territorio kafkiano donde reina Dolly Dearest, la muñeca asesina dispuesta a liquidar enemigos con la ayuda del CNI y de su aliado Cristóbal Montoro (“no se puede estar en el Gobierno y operar en paraísos fiscales”), capaz no solo de acabar con Soria sino de dejar en evidencia a Aznar (¡esa inspección que le ha costado 270.000 del ala!) cuando el del bigote se pone farruco y niega en público el saludo al gran jefe Mariano.

Gobierno tecnocrático de inspiración socialdemócrata
Soraya liquidando aspirantes y Montoro usando su ejército fiscal para ajustar cuentas con los adversarios. “Me acuerdo cuando leía cuentos de hadas y me parecía que nunca podían ocurrir cosas como aquellas. ¡Y aquí estoy yo en medio de una aventura completamente mágica!” (Lewis Carroll en Alicia). Soraya y Montoro como cabezas visibles de un Gobierno tecnocrático de inspiración socialdemócrata. Romanza de tenores huecos, coro de grillos que cantan a la luna, que diría Machado. Es el paisaje que preside un Ejecutivo convertido en patio de Monipodio donde no manda nadie y donde cada cual va a lo suyo, con Rajoy convertido en una especie de oyente dentro de su propio Gobierno. “Lo más llamativo de Soraya es que ahora ya no se corta un pelo, porque sabe que no le va a pasar nada. Ahora le buscarán algún gatuperio a Margallo, y después irán a por el propio Mariano. Al tiempo”.

Gente juiciosa, dentro y fuera de Moncloa, pone sordina, sin embargo, a esta interpretación en clave conspirativa de lo que está sucediendo en el Gobierno. “Echar las culpas a Soraya de la muerte política de Soria es un poco simplista, en mi opinión, por más que ella y su gente hayan aplaudido con las orejas la dimisión del canario. De ahí a suponer en ella la mano que mece la cuna media un abismo”, asegura un buen conocedor de las entrañas del PP, “por la complejidad de los tiempos que vivimos, y porque Soraya no cuenta en la trastienda con un Deux ex machina capaz de hacer realidad la carambola de que haya elecciones, que las vuelva a ganar el PP, que C´S exija la desaparición de Rajoy y que sea posible un pacto a dos o a tres bandas. No está en su mano hacer realidad tal ensoñación; todo eso no son más que pájaros volando…”

A la vicepresidenta le ha venido bien lo ocurrido, en tanto en cuanto descalabra a sus opositores en el Gabinete, el llamado G-7, que la responsabiliza del bloqueo de muchas iniciativas por culpa de su rígido esquematismo, al tiempo que la acusa de no coordinar la acción del Gobierno por estar más pendiente de su agenda personal que de otra cosa. “Yo creo que, a pesar de algún distanciamiento, que lo ha habido, Soraya sigue siendo básicamente leal al presidente”, prosigue la fuente. “Todos los presidentes operan igual, todos quieren obtener lo mejor de sus ministros, todos tratan incluso de enfrentarlos: Montoro se encarga de lidiar con las CC.AA. y su financiación; De Guindos le cubre el flanco de la UE; Fernández Díaz le cuida el frente antiterrorista… Y Soraya le aporta la seguridad de que el Gobierno no se meterá en ningún lío jurídico con la aprobación de una Ley que haya conseguido sortear de mala manera la Delegada o el propio Consejo de Ministros. Soraya sigue siendo una pieza clave en el engranaje de Mariano, lo que no es óbice para que, si los Dioses le fueran propicios, se lanzara de cabeza a presidir un eventual Gobierno de coalición. Aquí el problema no es Soraya, sino el propio Mariano, pero yo no voy a hablar mal de un amigo…”

Rajoy en modo Justino de Nassau
El problema es Mariano, en efecto, una verdad de Perogrullo a estas alturas. El daño provocado por el “caso Soria” es mayúsculo en términos de partido y tiene efectos letales para el presidente del Gobierno en tanto en cuanto mina su ya escaso crédito como candidato a una nueva ronda electoral. En el rosario de escándalos semanales que afectan al partido, el de Soria sube un peldaño, escala un nivel, al sentar la corrupción en torno a la mesa del Consejo de Ministros. ¿Por qué se ha ido José Manuel Soria en realidad? ¿Sólo porque se ha equivocado a la hora de explicarse? El presidente queda en una posición muy comprometida, casi insostenible, porque, además de ministro, Soria es amigo personal suyo. Por más que conozcamos su numantina capacidad para enrocarse y resistir, Rajoy luce cara de Justino de Nassau a punto de entregar las llaves de Breda mientras hace ademán de arrodillarse, sin que en este cuadro haya un Ambrosio de Spinola dispuesto a evitar la humillación. La retreta del torpe, oscuro, confuso ministro canario sume al PP en una especie de cansancio infinito, decaimiento nervioso cercano a la astenia. ¿Qué demonios decir a tus votantes dentro de cuatro días? El agujero de crédito es mayor que el del déficit público. Mariano tendría que marcharse ya en bien del partido, aunque todo apunta a que no lo hará.

Le quedan, en todo caso, 10 semanas o 70 días para hacer compañía a Soria en Canarias y, cual Marqués de Bradomín, comenzar a desvelar en sus memorias el misterio del hombre que amó con pasión el Poder para no usarlo.

Ante el caos, se abre una oportunidad
Juan Laborda www.vozpopuli.com 17 Abril 2016

Dejemos las cosas claras. Estamos al borde de un nuevo colapso económico global cuyo epicentro se localiza en un sistema financiero quebrado, a punto de colapsar. Las élites lo saben. No solo son los informes de distintos organismos multilaterales que nos avisan sutilmente de la que se nos puede caer encima. El último, el del Fondo Monetario Internacional (FMI), acaba de recortar por enésima vez sus proyecciones de crecimiento económico. El título del informe sobre las perspectivas de la economía mundial, publicado antes de las reuniones de primavera del Banco Mundial y del FMI, es tremendamente sintomático: Too slow, too long, algo así como “demasiado lento, demasiado largo”. Y más específicamente demanda "una respuesta política de base amplia para aumentar el crecimiento y gestionar las vulnerabilidades."

Sin embargo existen otros síntomas característicos de final de ciclo. Estos días estamos asistiendo atónitos a los codazos entre las distintas élites globales de cara a su posicionamiento para la toma y control del poder en una situación post-crisis. ¿O acaso se piensan ustedes que toda la información que ha salido a la luz en los papeles de Panamá es el resultado de un proceso de investigación altruista? No, es la puesta en escena de la lucha soterrada en las alturas por el control del poder tras el tsunami que se avecina.

Los ciudadanos, por lo tanto, deberemos estar ojo avizor, empezar a movilizarnos, posicionarnos. No debemos permitir bajo ningún concepto que los grupos de presión ganadores quieran continuar con la depravación y distopía de los últimos años. Las actuales élites económicas y financieras han fracasado, al legitimar decisiones económicas y políticas que acabaron generando deuda, desempleo, pobreza, desigualdad y stress medioambiental. Y estas élites y sus referencias morales y académicas deberán quedar al margen del mundo post-crisis. La deflación salarial, la inflación de activos, el endeudamiento global, las desigualdades, la delicada situación del sistema bancario, el apalancamiento masivo de los bancos sistémicos, la fragilidad financiera, la caída de la productividad, son las con secuencias de la puesta en práctica del pensamiento económico dominante. Y ahora, la Segunda Fase de la Gran Recesión. ¡Basta ya!

Nueva ventana de oportunidad
Se nos abre a la ciudadanía, por lo tanto, una nueva ventana de oportunidad. El objetivo debe de ser claro y contundente, barrer el capitalismo neoconservador dominante, en fase agónica, profundamente depredador, tanto en términos sociales como económicos y medioambientales. Debemos aprovechar la crisis que se avecina para aplicar todo un conjunto de medidas que además de no dejar a nadie en la cuneta, sea compatible con el respeto al medio ambiente. El lema debería ser “creciendo juntos”.

Obviamente ello requiere acabar con el Totalitarismo Invertido en el que estamos inmersos. Hoy más que nunca es necesaria la "movilización cívica" que acabe con los fuegos de artificio y la profunda apatía actual. Hemos de echar a la calle democráticamente a todos aquellos que se empeñan en reconstituir el sistema existente con el objetivo de favorecer de manera permanente a la clase dominante, los más ricos, los intereses corporativos. Es vital, en este sentido, poner fin al ritmo intenso ritmo de trabajo y horarios prolongados, que combinados con la inseguridad laboral son la fórmula para la desmovilización política, para privatizar la ciudadanía.

Pero en primer lugar empecemos por corregir los desmanes del sector que nos ha llevado hasta aquí, el sistema financiero; y acabemos de una vez por todas con el oscurantismo que mueve a los distintos lobbies a fijar con los políticos de turno, al margen de la ciudadanía, tratados de libre comercio distópicos. Hay que poner fin a los procesos de financiarización, privatización de servicios públicos, y abaratamiento masivo del factor trabajo.

La nueva arquitectura financiera debe pasar ineludiblemente por reducir el tamaño de los bancos y restaurar la ley Glass-Steagall, que separa la banca comercial y la de inversión, añadiendo a ello una más efectiva supervisión de las instituciones financieras bajo la tutela pública. Es necesario, además, una reestructuración del sistema financiero occidental insolvente a costa de gerencia, accionistas y acreedores, que además conlleve una reestructuración de la deuda familias y empresas. Se debe prohibir a las instituciones financieras especular en derivados de ciertas materias primas, energía y productos básicos agrícolas. Finalmente es necesaria la creación de un nuevo sistema monetario internacional basado en una cesta de monedas de las principales economías del mundo.

Nuevos principios para el comercio.
La expansión monetaria, la devaluación interna, y el crecimiento de la deuda soberana ilegítima permitieron a las élites recuperar la caída de la tasa de ganancia del capital y, sobre todo, seguir financiación un gigantesco proceso de acumulación y adquisición de riquezas por todo el globo, en favor de las grandes multinacionales y de la “superclase”. Hasta ahora. La desigual distribución de la renta, la sobrevaloración de los distintos activos financieros e inmobiliarios, junto a los límites físicos y energéticos del planeta, han abortado el nuevo intento de fuga hacia delante. Por eso ya tienen preparado nuevas formas de mantener las tasas de ganancias. Y es aquí donde entra en juego el Tratado de Comercio Transatlántico. Entre otras cosas presupone, a través de la información aportada en documentos secretos que han salido a la luz, y que hemos ido conociendo los últimos meses, nuevas privatizaciones y liberalizaciones de servicios públicos -educación, sanidad, agua, energía, transporte…- para que los mismos que nos han arruinado continúen a lo suyo. Por eso debemos decir no. Para hacer frente a la creciente desconfianza de los ciudadanos en relación con los acuerdos comerciales, hay que garantizar la transparencia de negociaciones y la participación de las sociedades civiles interesadas en este campo.

A la vista de los acontecimientos que están por venir, parte de las élites y del capital piensan que aún pueden darle una vuelta de tuerca al mercado global liberalizado, posicionándose otra vez para seguir dominando la extracción de rentas especulativas, aprovechando los escenarios de geoescasez energética y alimentaría, y diseñando, a espaldas del poder democrático, las nuevas arquitecturas financieras globales. Y ante eso debemos decir ¡no!, y actuar en consecuencia.

El PP lucha contra la corrupción persiguiendo a los denunciantes: Miguel Bernard y Manos Limpias
Ramiro Grau Morancho. www.latribunadelpaisvasco.com 17 Abril 2016

Abogado. Académico Correspondiente de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación

Estoy pasando un día francamente malo, viendo cómo en España se persigue a los denunciantes, no a los denunciados.

El gobierno en funciones está haciendo más política ahora que en los cuatro años que ha estado en ejercicio real y efectivo del poder.

Han sido cuatro años de inanidad, en todos los aspectos, a excepción del económico, que han hecho lo que han podido, más bien poco, pues no han emprendido ninguna de las grandes reformas que España necesita.

Pero ahora están ya en campaña electoral, y pretenden demostrarnos que han emprendido una cruzada contra la corrupción. Una cruzada en la que el objetivo a batir no son los corruptos, como sería lo lógico, sino quienes persiguen la corrupción, en este caso concreto, Miguel Bernad Remón y Manos Limpias.

Confieso que colaboro con el sindicato, y la verdad es que nunca he visto un euro, por lo que no me explico dónde están las ingentes cantidades de dinero que según la UDEF se recaudaban en cantidades millonarias, “extorsionando” a la banca, como si los bancos fueran entidades que se dejaran extorsionar por nadie…

Y todo esto con el telón de fondo del caso Noos, que ni siquiera han tenido la decencia de esperar a que acabase el juicio, por lo menos para guardar las formas.

Que España es una monarquía bolivariana, no me cabe ya ninguna duda, aunque en este caso habría que hablar más bien de monarquía rajoyista, ya que Rajoy aspira a sucederse a sí mismo, sin darse cuenta de que su tiempo ya ha pasado, pues ha demostrado –con creces- su ineptitud para dirigir barco alguno, ni siquiera uno de juguete en la bañera de su casa.

Nada puedo decir respecto a don Luis Pineda o a Ausbanc, e incluso he leído y oído comentarios francamente desfavorables, pero sí me consta que Manos Limpias trabaja con una carencia de medios que rayan el espartanismo, y que su secretario general, don Miguel Bernad Remón, con cuya amistad me honro, es un caballero, de los pies a la cabeza.

Un señor que se licenció en Derecho, con brillantes calificaciones, que aprobó unas oposiciones para técnico superior del Ayuntamiento de Madrid con veintipocos años, y que acabó allí su vida funcionarial, como director de Personal, nada menos.

Un hombre que seguramente cobrará la pensión máxima, que podría estar paseando por el Retiro, dando de comer a las palomas, y tomando café con sus amistades, pero que ha preferido embarcarse en la aventura de luchar contra la corrupción, y no sólo privada, sino sobre todo institucional, que nos circunda y amenaza con ahogarnos a todos.

Una persona que ha dedicado, dedica y dedicará, miles de horas a atender a personas desfavorecidas, necesitadas, enfrentadas con el poder, que en España siempre tiene la razón, y que precisamente por eso han decidido cortarle las alas…

Espero que no lo consigan. Desde luego, cuenta con mi apoyo, ayuda y colaboración. Y como decíamos en el extinto servicio militar, el valor “se le supone”.

Estoy seguro de que don Miguel seguirá batallando en muchas escaramuzas jurídicas, políticas y sociales, dando mucha guerra.

Como siempre digo, y reitero ahora: si Manos Limpias no existiera, habría que crearlo.
www.ramirograumorancho.com

¡Abajo la República!
FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ El Mundo 17 Abril 2016

La Guerra Civil no empezó un 18 de julio, sino un 14 de abril. Esta semana han reaparecido banderas tricolores en algunos ayuntamientos. Vivir es ver volver. La guarnición de Melilla se sublevó en una tarde aciaga del 36 contra el Gobierno de la República y activó el mecanismo de lo que unas horas después ya era Movimiento Nacional apoyado por la mitad de los españoles.

Comenzaba así la enésima guerra civil de nuestra sangrienta historia. El 1 de abril de 1939 el actor Fernando Fernández de Córdoba se dirigió a las dos mitades de España entera por los micrófonos de Radio Nacional y puso voz al último parte del conflicto: "En el día de hoy, cautivo y desarmado el ejército rojo, han alcanzado las tropas nacionales sus últimos objetivos. La guerra ha terminado". No era cierto. La guerra siguió en los montes que servían de refugio a los maquis, siguió en las células clandestinas de los partidos puestos fuera de la ley, siguió en las cárceles, siguió en las tribunas del exilio y siguió, sobre todo, en el corazón fratricida de los españoles.

Casi ocho lustros después, tras morir el Caudillo invicto y sufrir la historia un brusco golpe de timón, acabó por segunda vez esa guerra interminable. Los políticos de la Transición repitieron el abrazo de Vergara y suscribieron un armisticio. No duró mucho. A mediados de los noventa, por motivos electoralistas que de poco le sirvieron, Felipe González soltó el doberman cainita que estaba agazapado en su jaula y que ya no volvió a entrar en ella.

Menos de una década después se materializó en La Moncloa el lunático que no tardaría en empuñar la azada para reabrir las fosas convirtiéndolas en trincheras. La Ley de Memoria Histórica, tan dañina como inútil, jaleada por unos y denostada por otros, volvió a desatar las hostilidades entre las dos Españas que hoy como ayer siguen helando el corazón de los españolitos que vienen al mundo y que ya no tienen ni la más mínima idea del horror que precedió al alzamiento del 18 de julio y al que de él se derivó. Así andamos. La llamada Guerra de los Cien Años que en los siglos XIV y XV se libró entre Inglaterra y Francia duró en realidad ciento dieciséis. La nuestra va ya por los ochenta y cinco. ¿Igualaremos la plusmarca de los franceses y los ingleses? ¡Qué va! La superaremos. Para chulos, nosotros. Nuestra guerra civil no acaba nunca.

20 años después desvela su error sobre la integración musulmana
Campaña contra el 'padre' de la 'islamofobia' por rectificar su invento
El documental 'lo que realmente piensan los musulmanes británicos' ha visto la luz y ya ha obtenido respuesta de las élites mediáticas. Mientras unos cargan contra Channel 4 y su presentador, Trevor Phillips, otros optan por pasar de puntillas sobre la brutalidad de los datos que arroja.
Pepe G.-Saavedra  www.gaceta.es 17 Abril 2016

Channel 4, con su emisión del documental What britain’s muslims really think –lo que piensan realmente los musulmanes británicos-, ha logrado desatar la furia de las élites. Los defensores de las fracasadas tesis multiculturalistas han cargado sus tintas contra la cadena y el presentador del informe, Trevor Phillips, padre, ideólogo de la 'islamofobia'. Sin embargo, los medios de comunicación no han recibido con agrado que Phillips haya rectificado la ‘realidad’ que diseñó hace 20 años, no comprenden que haya comprobado que son las comunidades musulmanas en el Reino Unido las que no se integran, que haya tomado la iniciativa para destapar 'la verdadera cara del islam', como decía hace unos días en el diario Sunday Times. Pero ahora, el 'monstruo' que creó, ha terminado por comérselo. El inventor de la 'islamofobia', su padre, el que la ha alimentado durante años, ha sido víctima de su propia creación, ahora Trevor Phillips es considerado por muchos en Reino Unido como un 'islamofobo'.

Ha habido tres diferentes respuestas desde los medios británicos al documental. La primera, empleada por ejemplo por la BBC, ha sido ridiculizar a la cadena y a los encargados de desvelar lo que realmente piensan los musulmanes británicos. Otros como The Guardian o Al Jazeera han optado por tachar de 'islamofobo' todo lo que rodea al documental y ejemplificar el triunfo del multiculturalismo mediante el discurso de jóvenes musulmanes que estudian, trabajan, viajan, hablan inglés... Esta segunda reacción es la más repetida, que demuestra que no han entendido nada de lo que se quería trasmitir y sobre lo que quería advertir el documental. Phillips expone la situación de una mayoría social de religión islámica que se segrega, que no aboga por adaptarse, cuya mentalidad disiente frontalmente de los pocos valores occidentales que sobreviven. Pero también habla de algunos casos en los que ha habido integración, escasos pero existentes, que estos medios se han esmerado en presentar como lo común. En tercer lugar están aquellos como Breitbart que se han tomado en serio los resultados del informe y han querido poner de relieve sus escandalosos datos.

Así intentan desmontar el documental
The Guardian ha sido uno de los medios más implicados en intentar desmontar las premisas del documental de Channel 4. Realizando entrevistas a diferentes musulmanes residentes en Reino Unido ha querido revelar lo que algunos musulmanes piensan sobre 'lo que realmente piensan los musulmanes británicos'. Estos son los solventes argumentos con los que quieren combatir al documental:

1. Una de las primeras dianas de las críticas ha sido ICM, empresa demoscópica encargada de realizar la encuesta. Se han apresurado a recordar que fue esa misma compañía quien vaticinó un estrepitoso fracaso para David Carmeron en las últimas elecciones, en las que finalmente se proclamó vencedor.

2. Sostienen que la encuesta podría estar viciada por haberse realizado en lugares con un alto porcentaje de residentes musulmanes, muchos de ellos nacidos en el extranjero, y que no dominan el inglés, por lo que, denuncian, no podrían entender correctamente lo que se les estaba preguntando. Este es posiblemente uno de los argumentos más ridículos ¿Por qué? Porque sobre eso justamente versa la advertencia de Phillips, de la creación de 'estados dentro de estados' por parte de los musulmanes en las sociedades occidentales.

3. Tachar a la cadena y el presentador –recordemos, padre de la 'islamofobia'- de 'islamofobos' por permitir que esa encuesta vea la luz.

4. La culpa de la segregación no la tiene el islam en sí, es una cuestión cultural y geográfica.

5. Una de las jóvenes a las que entrevista The Guardian, Sarah Ward, contraataca diciendo que hay musulmanes con estudios que son médicos, enfermeras, profesores, y que contribuyen a mejorar la sociedad británica.

Tras la solidez de esta avalancha de argumentos, nada serio puede desprenderse del documental, seguramente todo sea mentira, un acto 'islamofobo' más de los intolerantes contra algo que no existe, que no es real, la integración musulmana es una realidad en Reino Unido y quien diga lo contrario miente descaradamente. Al igual que debe ser mentira que un niño de nueve años de Birmingham tachara de 'escoria' a su profesora por no llevar cubierta la cabeza. O que haya 85 consejos de la sharia en Reino Unido, según el profesor de Zúrich Elham Manea, que aplican internamente la ley islámica en las comunidades musulamanas. Que el 53% quiera ilegalizar la homosexualidad o que el 23% modificaría la legalidad según los preceptos de la sharia no es motivo de alarma. Que el 3% apoye al Estado Islámico o que el 39% crea que la mujer debe obedecer y hacer todo lo que diga el hombres debe ser algo normal...Aunque llega 20 años tarde, Phillips ha reconocido su error y ha querido compartir las conclusiones de su estudio.

¿Quién es Trevor Phillips y qué cuenta?
Trevor Phillips es considerado el ideólogo del término 'isalomofobia'. Quien fuera jefe de la Comisión de Igualdad y Derechos Humanos de Reino Unido (CEDH) -entre 2003 y 2012- y destacado líder del Partido Laborista, ha admitido que ''estaba equivocado'' sobre la inmigración musulmana y su integración en la sociedad británica.

Sunday Times tuvo acceso a varias de las conclusiones del documental, de las que se ha hecho eco el diario Breitbart, y se ha interesado por la opinión de Phillips. ''Creía que los musulmanes se integrarían en Gran Bretaña… Debería haberlo pensado mejor''. Es una de las múltiples reflexiones del exdirector del CEDH. Y su opinión no es como otra cualquiera, a Phillips se le atribuye la creación del término 'islamofobia'. Esta 'realidad', rectificada en gran medida ahora por su ideólogo, nació allá por 1997 de la mano del informe Runnymede, elaborado y potenciado por la Comisión que el laborista dirigía. ''Ha pasado una década desde que se publicó Islamofobia, un reto para todos nosotros –también llamado informe Runnymede-, que no sólo ha fomentado que en Gran Bretaña existe una creciente realidad anti-musulmana y la hostilidad contra el islam, sino que también ha marcado el inicio de lo que podría describirse como 'la primera década de la islamofobia''. Estas líneas fueron publicadas en el periódico de la Universidad de Antropología de Durham en 2007, atribuyendo a Philipps la autoría de este término, que poco a poco se iría enquistando en los discursos políticos y de los medios.

"Cuando hace 20 años publiqué ese informe, pensaba que el riesgo de la llegada de estas nuevas comunidades sería la discriminación hacia los propios musulmanes. Los datos que manejábamos en 1996 nos decían que se estaban produciendo incidentes contra ellos, sin embargo, no atendimos al resto de indicadores de manera correcta'', apunta Phillips.

Lejos quedan ya los días en los que el político defendía fielmente la existencia de una conciencia antimusulmana en el país. Phillips, en declaraciones a Times, sostiene que sus nuevos datos reflejan "un abismo'' en las conciencias de los musulmanes y no musulmanes en cuestiones fundamentales como el matrimonio, las relaciones entre hombres y mujeres, la educación, la libertad de expresión, e incluso la validez de la violencia en defensa de la religión. Señala que ''las diferencias entre los jóvenes musulmanes y no musulmanes son casi tan grandes como las que separan a sus mayores''. El 'padre' de la islamofobia considera que la opinión liberal británica, de la que él formó parte, ha venido defendiendo durante más de dos décadas que ''la mayoría de los británicos creen que los musulmanes son como la chef Nadiya Hussain, o el atleta Mo Farah. Pero ahora sabemos que no es así''.

Mientras pone de manifiesto que hay musulmanes británicos que han logrado perfectamente integrarse en la sociedad, también denuncia que ''existe una brecha cada vez mayor en la sociedad por el número de musulmanes que apuestan por la segregación''.

Para justificar el giro de 180 grados en su percepción de la 'autosegregación' de las comunidades musulmanas, Phillips reconoce que ''hemos fallado repetidamente en advertir las señales'' que lo pronosticaban. ''Actualmente se cree que la población musulmana del Reino Unido se acercará a los dos millones en 2020. Nuestras estimaciones hablaban de casi un millón menos'', advierte. ''Durante mucho tiempo yo también pensaba que los musulmanes que llegaban a Europa sufrirían un proceso similar al de las anteriores olas migratorias, abandonando gradualmente sus formas ancestrales, y se irían adaptando poco a poco a la diversidad de identidades del Reino Unido. Debería haber pensado mejor''.

El incumplimiento supondrá sanciones
Ribó prohíbe el español en las empresas que quieran contratos municipales
Las empresas adjudicatarias tendrán que utilizar el valenciano en todas las comunicaciones que tengan con las delegaciones y con el exterior en carteles o señales.
Gaceta.es 17 Abril 2016

El Ayuntamiento de Valencia, que sigue con su campaña a favor de erradicar el español en el Consistorio, anunció este viernes la introducción de una cláusula lingüística en los nuevos concursos. De este modo, las empresas adjudicatarias tendrán que utilizar el valenciano en todas las comunicaciones que tengan con las delegaciones y con el exterior -en carteles o señales- y no tendrán opciones en los concursos las compañías que no asuman dicha medida.

Ribó ya aprobó hace unos meses que todas las comunicaciones internas entre funcionarios fueran en valenciano, al igual que las dirigidas a los ciudadanos salvo que hicieran petición expresa de castellano, algo que ya sucedió en Cataluña al calor del movimiento separatista.

Igual que ocurre con el resto de las cláusulas que implantará el gobierno municipal, el incumplimiento supondrá sanciones -que todavía no se han concretado- por incumplimiento de las condiciones lingüísticas. Además, desde el equipo municipal se ha comunicado que las traducciones las tendrán que hacer las empresas y no el Gabinete de Normalización del Ayuntamiento. Pese a esto, la medida sólo se tomará con los nuevos concursos, dado que "no se puede obligar a una empresa que ya tiene contrato. "Eso no quiere decir que no incidamos en ellas para que se pongan en la misma línea, pero de manera legal no están obligadas", aseguró el concejal de contratación, Sergi Campillo.

Pedraza, presidenta de honor
La AVT elige al guardia civil Alfonso Sánchez como presidente
Sánchez asegura que "redoblará esfuerzos" en el ámbito jurídico "tanto en la asistencia y el asesoramiento a víctimas, como en la defensa de sus intereses" y que buscará "potenciar" la presencia de la AVT en el ámbito internacional".
A. B  www.gaceta.es  17 Abril 2016

La Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT) ha elegido este sabado en su asamblea general al guardia civil Alfonso Sánchez como nuevo presidente en sustitución de Ángeles Pedraza, que ha sido nombrada presidenta de honor por su labor en los últimos seis años al frente de la organización.

Según ha informado la AVT en un comunicado, Sánchez ha salido elegido con un cien por cien de los votos y en su discurso de proclamación ha propuesto nombrar presidenta de honor a Pedraza, que no se ha presentado a la reelección.

Sánchez, el primer guardia civil presidente de la AVT y que hasta hoy era secretario general de la asociación, ha explicado a los asociados el plan de acción que guiará el día a día de su junta directiva durante los dos próximos años.

Este plan, ha dicho, seguirá la estela del trabajo realizado por la junta y "redoblará esfuerzos" en el ámbito jurídico "tanto en la asistencia y el asesoramiento a víctimas, como en la defensa de sus intereses", al tiempo que buscará "potenciar" la presencia de la AVT en el ámbito internacional".

En su despedida como presidenta, Pedraza ha afirmado que abandona el cargo cuando ella lo ha decidido y "con la conciencia tranquila", y ha asegurado que seguirá "trabajando por las víctimas y ayudando al nuevo presidente en lo que precise".

Ángeles Pedraza ha agradecido el cariño y el apoyo que ha recibido durante estos años por parte de los asociados y ha resaltado que, aunque está segura de que ha cometido errores, deja un gran legado por el que seguirá trabajando.

La asamblea, que ha aprobado por unanimidad el nombramiento de Pedraza como presidenta de honor, ha finalizado con una ovación de los asociados a su ahora expresidenta, ante lo que ella les ha agradecido una vez más su "implicación, cariño y apoyo".

En el acto celebrado en Madrid también se han refrendado las cuentas de la asociación correspondientes al último ejercicio, así como la gestión de Pedraza y su junta directiva en ese periodo.

Pedraza presidió el pasado día 8 su último acto como presidenta de la AVT, los premios Verdad, Memoria, Dignidad y Justicia instituidos en 2012 con motivo del 30 aniversario de la asociación.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Impunidad para Otegi, populismo judicial en Granada
EDITORIAL Libertad Digital 17 Abril 2016

En una comparecencia ante los medios de comunicación celebrada este viernes en Bilbao, donde mantuvo una reunión con representantes de EH Bildu, Arnaldo Otegi ha asegurado que será "el lehendakari más peligroso para los intereses del Estado". Otegi, condenado por colaboración con banda terrorista, ha vuelto así a la arena política con las mismas convicciones totalitarias de las que siempre ha hecho gala como líder del mundo proetarra.

El dirigente batasuno reafirmó ayer su voluntad de concurrir a las elecciones vascas, a pesar de la inhabilitación que pesa sobre él como pena accesoria de su más reciente condena. Pero junto a esta declaración pública de su intención de cometer un delito, Otegi explicó cuál va a ser la estrategia que va a llevar a cabo en caso de que las urnas le sean propicias. Se trata, en pocas palabras, de iniciar también en el País Vasco una operación secesionista como la que han desatado en Cataluña las fuerzas separatistas.

Las palabras de Otegi constituyen un nuevo desafío al Estado, aunque las instituciones que deben garantizar la vigencia de nuestro sistema constitucional prefieran no darse por enteradas. Sin embargo, esas mismas instituciones que eluden su responsabilidad en un caso de extrema gravedad como el desafío proetarra, actúan con una dureza injustificada en casos de mucha menor relevancia como hemos visto con la detención ilegal del alcalde de Granada, arrestado con un despliegue de medios inusitado y a las pocas horas puesto en libertad sin que nadie, ni él mismo, sepa de qué se le acusa.

Esta doble vara de medir convierte la Justicia en España en un plató de televisión como el que la cadena nacional abiertamente podemita pondrá a disposición de Otegi este mismo fin de semana, en horario estelar, con una entrevista hecha a su medida. Cuando las instituciones judiciales se prestan a realizar escarmientos populistas, mientras toleran delitos flagrantes por ser de carácter ideológico, el Estado de Derecho se convierte en una herramienta bastarda en beneficio de los poderosos. Esta semana hemos tenido un ejemplo palmario de ello.
 


Recortes de Prensa   Página Inicial