AGLI Recortes de Prensa   Miércoles 20  Abril  2016

Tras incumplir el déficit, más electoralismo del Gobierno
EDITORIAL El Mundo 20 Abril 2016

El Gobierno ha acabado dando la razón a la Comisión Europea al reconocer que este año no será capaz de cumplir con el déficit pactado con Bruselas por nada menos que ocho décimas. El ministro en funciones Luis de Guindos compareció ayer en la Comisión de Economía del Congreso y empeoró las previsiones macroeconómicas del Ejecutivo. Según sus nuevos pronósticos, el déficit cerrará 2016 en el 3,6% del PIB (frente al 2,8%previsto) y el próximo año en el 2,9% (lejos del 1,4% acordado con la UE).

España volverá así a incumplir sus compromisos fiscales con Bruselas. Un hecho que Guindos trató de vincular al menor crecimiento que experimentará nuestra economía este año (un 2,7%, tres décimas menos de esperado). Pero que no ha supuesto ninguna sorpresa, dado que la ComisiónEuropea llevaba meses sosteniendo que los Presupuestos de este año que elaboró el Gobierno de Mariano Rajoy antes de la campaña electoral eran demasiado optimistas.

Mientras el ministro de Economía daba cuenta de este desfase presupuestario en el Congreso, el sindicato de funcionarios CSIF anunció que el Gobierno devolverá a los trabajadores de la Administración Pública y el Ministerio de Justicia en la nómina de abril casi la mitad de la paga extra que suprimió en 2012.

Esta decisión del Ministerio de Hacienda sí va a suponer una amarga sorpresa para Bruselas. No tanto porque sea inesperada, que no lo es, sino por el momento en el que el Gobierno va a cumplir con esta promesa que hizo a los funcionarios meses antes de la cita con las urnas.

El pasado año, poco antes de las elecciones municipales y autonómicas de primavera, Hacienda ya devolvió a los empleados públicos el 25% de la extra suprimida en 2012. Después, un mes antes de las generales, volvió a devolverles otro tramo de algo más del 26%. Y además, se comprometió en los optimistas Presupuestos elaborados por el equipo de Cristobal Montoro en verano a reembolsarles el casi 50% restante a lo largo de 2016.

Sin embargo, no parece oportuno elegir el mes de abril para cumplir esta promesa. Y menos aún cuando el Gobierno en funciones se ha visto obligado a acudir a la Comisión Europea a pedir una prórroga en los objetivos del déficit por su incumplimiento presupuestario.

Se estima que devolver la paga a los funcionarios tendrá un coste para las arcas públicas de unos 450 millones de euros. No hay nada que justifique no aplazar este desembolso que sólo parece explicarse por la precampaña que ya ha iniciado el Gobierno en funciones con la idea de que los españoles volveremos a las urnas en junio.

España ya faltó a sus compromisos con Bruselas en materia de déficit el pasado año. El calendario electoral no sólo animó al Gobierno a iniciar la devolución de esa paga, sino que también bajó los impuestos pese a la suspicacia que este anuncio generó en Bruselas. Por su parte, las comunidades autónomas celebraron elecciones aumentando su gasto en inversiones y elevando sus plantillas de personal público.

Lejos de escarmentar con el resultado de esa estrategia, el Gobierno en funciones decide ahora seguir por el mismo camino con el anuncio de la devolución de la extra. Con el agravante de que ya está confirmado que el próximo Ejecutivo recibirá una herencia envenenada en materia de déficit.

No es consecuente la actitud de Montoro en este tema. El ministro no sólo ha pedido a las comunidades autónomas que extremen el control del gasto este año, sino que el pasado viernes anunció un recorte de 2.000 millones de euros para tratar de enmendar el desfase presupuestario de este ejercicio.

España, sin Gobierno, se enfrenta a un año difícil en el que los logros económicos de los últimos cuatro años se pueden dar al traste.

En la comisión de Economía de ayer, Guindos no sólo empeoró los datos de déficit y crecimiento. También reconoció que el empleo crecerá a un ritmo menor al previsto (la tasa de paro acabará en el 19,9%, dos décimas por encima de lo contemplado en el último cuadro macroeconómico). Y que la deuda, que por fin en 2016 empezará a caer, acabará este año seis décimas por encima de lo previsto en el 99,1%.

El deterioro de la economía global y el impasse de las inversiones que ha provocado la situación política están haciendo mella en la economía española. Para evitar un daño mayor es imprescindible responsabilidad política y seriedad en materia fiscal. Sólo así España podrá mantener la credibilidad que tanto le ha costado recuperar en los últimos años.

Menor crecimiento, más déficit: un problema grave y una solución evidente
Daniel Lacalle El Espanol 20 Abril 2016

“Nowhere to run, everything to lose and no alibies” Bee Gees

Las previsiones de crecimiento, déficit y desempleo presentadas ayer por el ministro De Guindos suponen un ejercicio de responsabilidad que merece valorarse. Muy pocos gobiernos hacen revisiones a la baja tan cerca de un escenario electoral. Todos recordamos el déficit oculto de 30.000 millones de euros y los 45.000 millones de facturas escondidas de 2011 y la negación de los mismos hasta el último minuto. Pero también debemos alertar sobre los riesgos y mostrar que la solución es muy evidente.

Nadie parece dar ninguna importancia al hecho de que la inversión directa lleve estancada desde que empezó la incertidumbre política. A nadie parece sorprenderle que los gobiernos del “cambio” hayan paralizado más de 6.000 millones de euros en inversiones que crearían más de 160.000 puestos de trabajo. Eso sí, sin atraer un solo euro de capital para reemplazarlas. Recuerdo que un político dijo recientemente “no queremos ser Las Vegas”. Tal vez ignoraba que dicha ciudad tiene un desempleo inferior al 6% y un salario medio de $45.000 anuales, pero es que nosotros sí que sabemos.

La Comisión Europea resaltaba en su informe sobre España 2016 la importancia de la recuperación de la inversión privada como motor de la economía española. En 2015, España se situó como uno de los diez países con mayor recepción de inversión extranjera directa a nivel mundial, siendo uno de los primeros países de la zona Euro y el cuarto de la OCDE. No solo mostraba un crecimiento evidente superior al de la media de la UE sino que el principal factor ha sido la inversión en bienes de equipo.

Se calcula que un punto porcentual de aumento del PIB de la tasa de inversión aumenta el crecimiento potencial de la economía de 0,35 puntos porcentuales del PIB. Y atacar la inversión es atacar el empleo y el estado del bienestar.

Por lo tanto, deberíamos estar indignados como ciudadanos al ver que a lo largo de nuestra geografía se entorpece y se rechaza la inversión. Por supuesto, el argumento es el “modelo productivo” pero si algo nos ha demostrado el dirigismo público a la hora de invertir es que no genera ni de lejos los mismos impactos positivos. En el historial de más de 44 países se demuestra que el efecto multiplicador es muy pobre en economías abiertas, y puede ser hasta negativo en las altamente endeudadas. Como la española.

La tasa de inversión bruta de las empresas no financieras había crecido desde 2011 hasta situarse a niveles similares a los que teníamos previos a la burbuja inmobiliaria, y sin acudir a un enorme aumento de la construcción. Sin embargo, las estimaciones de consenso y de los organismos internacionales ya alertan sobre el impacto de la incertidumbre con expectativas de que esa inversión caiga a niveles de 2012 tras años de crecimiento sostenido. La confianza es esencial. Y se tarda mucho en recuperar y muy poco en perder.

Las constantes llamadas a revertir todas las reformas y acudir a los mismos errores del pasado no ayudan. Si no ponemos como centro de la política económica la atracción de capital, la inversión y la creación de empresas y de empleo, no solo continuaremos incumpliendo los objetivos de déficit, sino que erosionamos el crecimiento potencial y, con ello, la posibilidad de reducir el paro.

Es una buena noticia que España estime reducir sus necesidades netas de financiación a 40.000 millones de euros. Hemos mejorado la capacidad de financiación en más de un 40% y la labor del Tesoro en un periodo de tipos bajos y alta liquidez ha sido excepcional. El problema es que el ahorro nos lo hemos gastado, y más, y el desequilibrio se ha generado fundamentalmente por gastos corrientes innecesarios en muchas administraciones. No podemos desaprovechar los periodos de crecimiento aumentando los desequilibrios.

España puede crear muchos más de 900.000 puestos de trabajo en los próximos dos años y reducir el déficit por debajo del 3% . Hemos reducido dicho déficit a la mitad y cercenado el desajuste comercial, en lo que han sido más de 14 puntos del PIB de desequilibrio exterior y fiscal, y lo hemos hecho creando empleo por encima de la media histórica de correlación con el PIB.

Lo más peligroso de las nuevas estimaciones del Gobierno no es la ralentización, que se soluciona como lo hemos hecho, exportando más y mejor a pesar de que nuestros principales socios comerciales estaban en estancamiento o recesión, atrayendo capital y creciendo a nuestro ritmo potencial. No, lo que realmente me preocupa de esas nuevas estimaciones es la facilidad con las que las incumpliremos acudiendo a las mismas políticas erróneas del pasado, y, cuando entremos de nuevo en riesgo de recesión, no de desaceleración, lo rápidamente que le echaremos la culpa a Merkel o al BCE después de ya ocho años con más de 600.000 millones de expansión fiscal.

“Todos queremos hacer políticas sociales”, decía un partido al pedir más déficit. La mejor política social es crear empleo, no repartir las migajas de lo que queda de entorpecer y ahuyentar la inversión.

Déficit y funcionarios: ¿y si el Gobierno ha perdido el juicio?
El Ejecutivo ya ha comunicado oficialmente que incumplirá este año y el próximo los objetivos de déficit público
Carlos Sánchez El Confidencial 20 Abril 2016

El delirio, ya se sabe, es un trastorno patológico que, básicamente, consiste en que un individuo pierde sus facultades mentales. Ese proceso de enajenación afecta en determinados momentos a ciertos colectivos y no solo a las personas de forma individual. Incluso puede ocurrir que en algunas ocasiones una nación -en el sentido cultural y político del término- pierda el sentido de la realidad. La historia está llena de trágicas transformaciones colectivas. Pero es un hecho verdaderamente singular cuando ese estado afecta a un Gobierno. Aunque sea en funciones.

El Ejecutivo, como se sabe, ya ha comunicado oficialmente, lo ha hecho este martes ante la Comisión de Economía del Congreso de los Diputados, que incumplirá este año y el próximo los objetivos de déficit público. En lugar del 2,8% del PIB previsto inicialmente, será del 3,6%, mientras que para 2017 la nueva estimación será del 2,9%, muy lejos del 1,4% previsto con anterioridad. Es decir, con menos crecimiento pretende bajar el déficit en 1,4 puntos de PIB (14.000 millones), cuando en 2015, con mayor actividad, apenas lo rebajó en ocho décimas (8.000 millones). Cosas veredes, querido Sancho.

El incumplimiento de los objetivos de déficit no es, desde luego, algo inusual. Como recordó ayer en el Parlamento el ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos, es la tercera vez desde que tomó posesión en la que se ve obligado a renegociar con las autoridades de Bruselas para extender en el tiempo la senda de consolidación del déficit.

Dos de esas negociaciones acabaron con éxito, y la tercera se está debatiendo ahora, lo cual no deja de ser significativo, teniendo en cuenta que se trata de un Gobierno en funciones. Aunque todavía es más sorprendente si se añade el hecho de que un Ejecutivo que, en teoría, debe despachar solo cuestiones administrativas y de gestión ordinaria de los asuntos públicos, tome la decisión de recortar el gasto en 2.000 millones (Acuerdo del último Consejo de Ministros).

Pues bien, ese mismo Gobierno es el que ha comunicado de manera formal al CSIF, según este sindicato, que ya este mes de abril, Hacienda devolverá a medio millón de empleados públicos la mitad de la paga extraordinaria que el Gobierno (cuando estaba en funciones reales) se comprometió a pagar. Dice el sindicato de funcionarios que esa partida estaba ya incluida en el crédito presupuestario de 2016, pero no hace falta ser un taimado analista para entender que el hecho de que se vaya a devolver en abril (cuando se podría haber ejecutado en enero) tenga alguna motivación electoral.

Lo singular, sin embargo, no es eso. Es que la paga (unos 500 millones de euros) se vaya a materializar justo cuando el ministro de Economía en funciones tiene que pedir más árnica (uno o dos años) a la Comisión Europea, lo cual no parece la mejor tarjeta de visita ni ayuda a ganar credibilidad para un país con una prima de riesgo de 135 puntos básicos que encarece el servicio de la deuda. Máxime cuando la mayoría de los empleados públicos trabaja en las comunidades autónomas.

Precisamente, el subsector -junto a la Seguridad Social- con más dificultades para cumplir el déficit, y cuyos gobiernos regionales tendrán, lógicamente, que aprobar una medida en esa dirección. Claro está, salvo que el Estado piense que hay funcionarios de primera y de segunda y que los primeros tienen derecho a recuperar el poder adquisitivo perdido y los segundos, no. Y jugar con el reparto del FLA a estos efectos no parece razonable, toda vez que el Gobierno es responsable de las cuentas de la Seguridad Social y la desviación ha sido mayúscula. No por un problema sobrevenido, sino porque se presupuesta fuera de toda lógica. En 2015, los ingresos por cotizaciones previstos ascendían a 109.833 millones, pero al final los derechos reconocidos alcanzaron los 100.492 millones, Una sustancial diferencia qie refleja los problemas de fondo de las cuentas públicas.

Filosofía fundacional
Lo más incoherente, sin embargo, tampoco es eso. El Gobierno parece que ha descubierto que los ajustes en el gasto público tienen un efecto contractivo sobre la actividad económica. Lo ha dicho con buen criterio el ministro De Guindos en el Congreso, lo cual choca contra la filosofía fundacional de este Gobierno, que siempre ha reivindicado que la consolidación fiscal -el saneamiento de las cuentas públicas- era el camino más recto para crear puestos de trabajo.

Ese argumento podría entenderse si la economía estuviera amenazada con un drástico enfriamiento de la actividad. Al fin y al cabo, la política fiscal -el gasto y los ingresos públicos-, como sostiene De Guindos, no es un fin en sí mismo, sino un medio para lograr determinados objetivos, por lo que puede servir como un poderoso instrumento contracíclico para impulsar la actividad, dejando que funcionen los estabilizadores automáticos (desempleo). Pero no.

Ocurre que, según De Guindos, España seguirá siendo en 2016 y 2017 la economía de mayor crecimiento entre los países de mayor tamaño, lo cual es una buena noticia. Es decir, que el sesgo de la política fiscal será procíclico, lo que lógicamente puede afectar a los desequilibrios macroeconómicos. Y lo que es todavía peor, el sector público puede quedarse sin artillería en caso de necesidad, como le sucedió al Gobierno de Rodríguez Zapatero en 2009, que tuvo que endeudarse para hacer frente a la crisis cuando los mercados estaban cerrados, lo que explica el aumento de la prima de riesgo.

No es un asunto menor. Como ha puesto de relieve recientemente la Autoridad Fiscal, desde el inicio de la crisis tanto el anterior Gobierno como el actual han hecho casi siempre (fundamentalmente a partir de 2010) políticas procíclicas: más gasto público cuando menos se necesitaba y menos expansión fiscal cuando más se requería para hacer frente a la recesión o al debilitamiento de la actividad. Por ejemplo, se han bajado los impuestos cuando la economía crecía más de un 3% en lugar de hacerlo cuando caía un 1% o un 2%. Y lo que todavía tiene más importancia. En lugar de destinar esos recursos adicionales para reducir la deuda (solidaridad intergeneracional), lo que se ha hecho es adelantar la rebaja de impuestos para hacerla coincidir con las elecciones.

El resultado es dramático. Después de duros ajustes y de un desplome sin precedentes de los gastos financieros por la caída de los tipos de interés (descomunal ahorro para los estados más endeudados), España volverá a ser este año (como lo fue el anterior) el país con mayor déficit público de la eurozona. Sin embargo, al ministro de Economía le parece un éxito, toda vez que este año 'solo' tendrá unas necesidades de financiación de 40.000 millones de euros que podrá colocar fácilmente gracias a la política ultraexpansiva del BCE.

Lo que no dijo es que el déficit estructural -al margen de ciclo económico- sigue clavado en el 2,5% del PIB y sin bajar una décima, lo que significa, ni más ni menos, que el que venga detrás que arree, que diría el clásico. El próximo Gobierno, sea el que sea, nace con un déficit de 25.000 millones de euros bajo el brazo. No tengan ninguna duda, que diría De Guindos.

Cumplir el objetivo del déficit con más déficit
Ignacio del Río Republica.com 20 Abril 2016

Las reacciones de los partidos de la oposición al incumplimiento del déficit por el Reino de España reflejan el estado de inmadurez de las fuerzas políticas, instaladas en la negación de la realidad y la retórica de la demagogia. Y más en estos momentos en que se avecina una segunda campaña electoral.

La desviación de la senda para alcanzar el objetivo, situar el déficit público por debajo del 3 por ciento este año, tiene causa en el ejercicio 2015, un año electoral en el que si algo hay que objetar es que se ha relajado la política del Gobierno de Rajoy, que no ha tenido ningún acompañamiento en el esfuerzo por los gobiernos de las Comunidades Autónomas.

La desviación se ha producido como consecuencia del incumplimiento del programa por las Comunidades que debían haber limitado su déficit al 0,7 por ciento y han alcanzado el 1,66 por ciento del PIB, junto con el incumplimiento del objetivo que tenía establecido la Seguridad Social.

Dice la oposición que la política económica del Gobierno es un fracaso del principio de austeridad y al mismo tiempo presentan en el Congreso, en situación de interinidad, proposiciones para aumentar el gasto. Si leemos los programas de la izquierda y la cuantificación de las promesas que lanzan como globos electorales a los ciudadanos, el nivel de incoherencia alcanza las máximas cotas.

Hace unas semanas, todos los partidos declaraban que era necesario relajar el objetivo del déficit y pedir una prórroga a la UE. Y ahora, cuando el ministro Guindos está ya negociando el documento con los eurócratas, la oposición se siente sorprendida, se rasga las vestiduras y organiza un aquelarre para echar al fuego al Gobierno y al presidente Rajoy.

En el entorno europeo, la recuperación de la economía no está alcanzando el ritmo que se presumía. El Brexit, las turbulencias en el mercado de divisas y en las economías emergentes, específicamente China y Brasil, están provocando incertidumbres y dudas que se acrecientan en España como consecuencia del espectáculo promovido por el PSOE con la fracasada investidura y el veto reiterado a negociar con el PP que ha mantenido el descartado candidato Pedro Sánchez.

En los momentos difíciles, en los que los riesgos en la economía, en la seguridad y en la organización territorial del Estado siguen abiertos, se requiere un Gobierno sólido que aporte estabilidad, ofrezca garantía a los inversores y aplique un segundo paquete de reformas que afiance el crecimiento.

El modelo autonómico que ha descentralizado el gasto público sin responsabilidad en la política de ingresos, es una organización excesivamente rígida que se adapta mal e ineficientemente en los momentos de crisis a la volatilidad económica. Las Comunidades mantienen gastos estructurales altos e ineficientes en la producción de bienes sociales, con un modelo de ingresos tributarios propios residual y obsoleto, vinculado básicamente al mercado inmobiliario. Los impuestos cedidos a las Comunidades no dan para más.

Los virreyes territoriales no han querido asumir la corresponsabilidad fiscal y han planteado su modelo financiero bajo un único principio: considerarse agraviados permanentes en la relación con la Administración del Estado, bien como hecho histórico o como situación presente.

Lo cierto es que hay un evidente fracaso en el modelo autonómico como corrector de desequilibrios territoriales. La brecha entre la riqueza de las Comunidades ricas y pobres, en medición de PIB por habitante, no se ha reducido en los 37 años de la Constitución y sus gobernantes no dan ninguna explicación más allá de que el sistema de financiación es injusto, tanto para las ricas como Cataluña o Valencia, como para las pobres, como Andalucía o Castilla León. Aquí cada uno cuenta sus singularidades, olvida sus responsabilidades propias y una concepción unitaria del Estado. El mejor sistema es el que establece una financiación igualitaria por ciudadano para sanidad, educación y justicia, independientemente del lugar en que resida.

El esfuerzo más eficaz con la finalidad de disminuir las brechas territoriales es el que se ha realizado desde la inversión pública de los Presupuestos Generales del Estado en los años de bonanza que, habiendo sufrido el mayor ajuste en los últimos cinco años, ha limitado consecuentemente el efecto corrector de la solidaridad entre Comunidades.

Las nuevas elecciones van a permitir plantear los cuatro grandes debates que continúan en la mesa política. El modelo territorial, las reformas económicas, la modernización de la Justicia y de la Administración y el sistema electoral. Reformas que necesitan amplios acuerdos sin necesidad de iniciar una revisión constitucional.

Es más inteligente definir objetivos realizables que plantear metas inalcanzables que es cómo funcionan las sociedades maduras y más avanzadas.

¡Que se vayan!
Mikel Buesa Libertad Digital 20 Abril 2016

Las elecciones del 26 de junio podrían ser una bendición, aunque me temo que no ocurrirá tal cosa, pues la mayoría de los electores tendremos que escoger entre un elenco de fracasados. En política lo normal es que aquellos que prometen y no llegan se queden en el camino, dando paso a otros. El éxito se premia y el fracaso se castiga. Pero España no es un país normal; aquí nos hemos ido acostumbrando a que los políticos se apalanquen en los resortes del poder aunque vayan de frustración en frustración, perdiendo votaciones, abandonados de su anterior prestigio y proporcionando un espectáculo deplorable. Los líderes derrotados se consideran imprescindibles y no hay manera de que se aparten.

En diciembre tuvimos unas elecciones generales que no han dado lugar a nada. No hay nuevo gobierno y las Cortes parecen una jaula de grillos. Han pasado los meses y los políticos han sido incapaces de arbitrar los pactos que serían necesarios para sacar adelante el país. Porque, no se olvide, los electores, que nunca nos equivocamos, no se lo hemos puesto fácil al fragmentar en exceso la representación parlamentaria. Pero que no sea fácil no significa que resulte imposible, pues es evidente que, liberados de prejuicios infundados, pasiones desenfrenadas y ambiciones desmesuradas, había espacio para el juego de la negociación y el acuerdo.

No ha sido así y los tres contendientes que han participado como actores principales de este drama no han llegado a nada, se han quedado desnudos de apoyos y han sido incapaces de ofrecer a los ciudadanos una solución para hacer gobernable el país. Podrían escudarse en sus partidos para diluir su responsabilidad, pero ese cuento ya no lo cree nadie porque en esas organizaciones hay un personalismo desmesurado y al fin y al cabo son poco más de lo que determinan sus líderes. Por eso, con toda justicia, podemos decir que Mariano Rajoy, Pedro Sánchez y Albert Rivera son unos fracasados y que deberían abandonar la arena política.

El líder del PP no llegó al nivel de representación que pretendía para, desde una posición minoritaria aunque relativamente cómoda, asegurar su continuidad. Le faltó un puñado de diputados y se quedó en una radical soledad. Creía que, aun así, le quedaba alguna oportunidad porque, como realmente ha ocurrido, para los demás resultaría muy complicado llegar a la mayoría que la aritmética parlamentaria exige. Y entonces, impulsado por esa pachorra conservadora que ha caracterizado toda su trayectoria en el gobierno, se sentó a esperar. Ahí sigue porque le fallaron los cálculos y el Rey, lejos de la parsimonia, le encomendó a Sánchez la investidura.

Este último se las prometía muy felices pensando que bastaba el veto a Rajoy para ser encumbrado hacia la presidencia del gobierno. Pero la tarea era mucho más difícil de lo que parecía, no sólo en virtud de la aritmética, también porque para suscitar adhesiones no basta con decir que uno lo va a derogar todo, sino que es necesario tener propuestas específicas para los grandes problemas nacionales, incluyendo los territoriales. La estrechez intelectual de este individuo es paradigmática de los políticos de nueva generación, hechos en las estructuras del partido a la medida de quienes, en cada momento, ostentan el poder y, por ello, dúctiles hasta que llegan a la cumbre e inflexibles posteriormente. De su fracaso dan cuenta sus múltiples y contradictorias declaraciones, hechas más para epatar en un tuit o en un total televisivo que para marcar una línea de pensamiento, así como su patética apelación al apoyo pasivo de Podemos.

El único que acabó encandilado por Sánchez fue Rivera. No sabemos si por la bisoñez de su partido o porque esperaba más de Rajoy, Ciudadanos acabó enganchado al PSOE defendiendo, incluso más allá de lo esperable, un pacto que su socio estaba dispuesto a tirar por la borda si hubiera tenido ocasión para asociarse con Podemos. Y de paso el partido naranja soportó a este último en una negociación que duró poco, pero que resultó significativa de su orfandad política y programática. Al final, Rivera ha sido arrastrado por los acontecimientos al no dar por cerrado ese pacto una vez que se constató su rechazo en el Congreso de los Diputados. Y ha sucumbido en el mismo fracaso que el PSOE, pues no sólo no ha llegado al gobierno sino que ha desdibujado el mensaje regenerador con el que se presentó a las elecciones.

Los tres líderes han visto malogrado su proyecto de hacerse con el poder para esta legislatura, uno por su pachorra, otro por su inflexibilidad y el último por su candidez. Y ahora pretenden presentarse con su fracaso a unas nuevas elecciones en vez de asumir la responsabilidad de marcharse con dignidad tras haber demostrado su incapacidad para dar una respuesta política a una situación compleja. Sus movimientos, desde hace semanas, se limitan a endilgarse mutuamente las culpas de tan nefasto resultado, cuando no a sugerir que, al fin y al cabo, los equivocados son los electores. ¡Que se vayan! ¡Que no vuelvan a encabezar las listas electorales! España no está, a estas alturas de la crisis política que se ha ido desarrollando en los últimos años, para volver a experimentar con los que han demostrado su incompetencia. Que dejen el sitio a otros dirigentes que, armados con el sustrato ideológico de sus respectivos partidos e investidos de una mayor tolerancia, sean capaces de encauzar los nuevos consensos sobre los que asentar la continuidad de nuestro sistema democrático. Solo así las nuevas elecciones que están prontas a convocarse podrán servir a una genuina renovación política de la sociedad española sin violentar la Constitución de 1978.

El riesgo para la economía está en el aumento de la presión fiscal
Editorial La Razon 20 Abril 2016

La decisión de relajar los objetivos de reducción del déficit público para los próximos dos años no es, desde luego, una buena noticia, entre otras razones porque supone prolongar el alto nivel de endeudamiento del Estado, que drena importantes recursos hacia el pago de intereses en detrimento de la inversión. Sin embargo, no parece que en las actuales circunstancias sea aconsejable para la economía española afrontar un nuevo esfuerzo fiscal –que es en lo que se traduciría el empeño de mantener los objetivos iniciales–, el cual, sin duda, supondría un parón en el crecimiento del PIB, muy dependiente de la reactivación del consumo interno.

Pero, incluso, las nuevas cuentas que se ha hecho el ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos, los cuales proporcionan un «colchón» de 17.100 millones de euros para los ejercicios de 2016 y 2017, parten de una hipótesis probable pero cuya confirmación está sujeta a imponderables que escapan a la voluntad de cualquier gobernante, y no es el menor de ellos la amenaza de que se prolongue la inestabilidad política en España. En efecto, las previsiones del ministro de Guindos se basan en dos pilares: un aumento sostenido del PIB del 2,7 por ciento para este año y del 2,4 por ciento para 2017 –es decir, crecer lo mismo que la suma de Alemania y Francia, como en 2015– y que las distintas administraciones del Estado, especialmente las comunidades autónomas, cumplan con la regla de gasto establecida por Hacienda.

De la solidez del primer pilar depende, como es obvio, que se cumplan los pronósticos de reducción del paro, con la creación de 900.000 puestos de trabajo y el reequilibrio subsiguiente de las cuentas de la Seguridad Social. La perspectiva actual, con un mejor comportamiento de la demanda interna y los avances del sector exportador, pese a las dudas que presenta el entorno internacional, permiten un cierto optimismo. Pero el segundo pilar está en manos de unos gobiernos autónomos que, salvo en tres casos, no sólo se han demostrado incapaces de afrontar sus responsabilidades en la contención del gasto, sino que manifiestan su voluntad de oponerse a las indicaciones del Gobierno central.

Sin que podamos hablar de insumisión, a nadie se le escapa que las dificultades para financiarse que encuentran la mayoría de las comunidades autónomas, especialmente Cataluña, podrían gravitar sobre la firmeza de un futuro Ejecutivo que dependiera parlamentariamente de partidos nacionalistas o de las nuevas formaciones populistas de izquierda. Porque, sin despreciar las consecuencias que tendría para la economía española el deterioro de la situación internacional, que da señales ciertamente alarmantes, el riesgo mayor para el futuro es la renuncia a mantener la disciplina fiscal y a perseverar en el programa de reformas. No creemos que haya otra vía. Frente a las críticas de la oposición socialista, que achaca la imposibilidad de cumplir los objetivos del déficit a la última reforma impositiva, lo cierto es que, como reconocen los organismos financieros internacionales, España es el único país de la UE que ha conseguido mantener el crecimiento al tiempo que reducía su desfase presupuestario. Y eso no hubiera sido posible ahogando el consumo y la productividad con más impuestos. Lo sabe Bruselas y nos dará el plácet.

Impuestos para estos
F. JIMÉNEZ LOSANTOS El Mundo 20 Abril 2016

En plena campaña de la Renta, nada mejor que saber a dónde va el dinero de los impuestos, así que he leído con interés el informe de Juanma del Álamo en 'Libertad Digital' sobre algunas de las partidas en que acaba lo que debemos entregar a Montoro so pena de multa y befa en los calabozos de la Sexta. Sinceramente, muchas no me gustan. Así la 'Viabilidad del sistema silvopastoral roble-cerdo celta en la Galicia Atlántica'. Me parece discriminatorio el concepto «celta» y aún más el «sistema roble-cerdo», que excluye a otros animales y vegetales. ¿No sería más 'inclusivo' «celtíbero» que «celta», gaitas aparte? En Teruel, entre dinosaurios, se han encontrado muchos poblados celtas. ¿No los habrá iberos o celtíberos en Orense y Lugo, cuyas termas y murallas, maravillas hispanorromanas, prueban una cultura 'post-post-celta-ibero-celtíbera'?

Aunque como ha expuesto la Abogacía del Estado en el 'caso Nóos', eso de que 'Hacienda somos todos' es publicidad engañosa, ¿debe gastarse nuestro dinero en la 'Conservación in-situ y ex-situ de la gallina valenciana de Chulilla'? ¿Y en la 'Elaboración de snacks de nueva generación con compuestos bioactivos de algas y garrofín', más la obligada 'Validación de los beneficios del snack de nueva generación'? ¿Pues y el 'Encuentro internacional de cucurbitáceas', en Cartagena? La calabaza de Cieza, villa natal de Camacho, estaba seguramente muy alejada del pepino esloveno, pero ¿hemos de pagar su lío? ¿Para cuándo la ley de mecenazgo vegetal?

Claro que, para derroche, las ayudas al Exterior. Así la 'Ejecución del proyecto de gestión de conflictos rurales y salvaguarda de los espacios pastorales en las regiones de Maradí y Tahoua'. ¿Qué se nos ha perdido en el Níger? Que se rompan la crisma los pastores por un quítame allá esa linde, ¿no será una forma de vida ancestral, tipo celta, digna de conservar?

Tres universidades del Sur y el CSIC, investigan a fondo el 'lenguado senegalés'. ¿Por qué él? Presuntos podemitas trincaron cientos de miles de euros para el 'Empoderamiento de los jóvenes de Jerusalén Este'. ¿Y los jóvenes de Jerusalén Oeste, Norte y Sur? ¿Se 'empoderará' Rita, a su manera, del Vía Crucis? En fin, mucho gastamos siempre en Palestina, sin fruto. Y muy poco en el proyecto 'Descentralización de Panamá': 30.000 euros. Sería el billete de Corinna.

¿Por qué unos a 'chirona' y otros no?
Juan M. Blanco www.vozpopuli.com 20 Abril 2016

Hay una pregunta que se formula el ciudadano. Cuando se trata miembros de la élite política y económica, sospechosos de graves delitos, algunos reciben todo el peso de la ley pero otros tienden a irse de rositas, ¿a qué se debe esta asimetría?, ¿cuál es la diferencia entre ellos? Mientras Luis Bárcenas o Francisco Granados fueron encarcelados sin miramientos, los Pujol o Rodrigo Rato continúan disfrutando de su libertad. Mientras Emilio Botín o los "Albertos" se libraron de cualquier castigo, recibiendo incluso doctrinas jurídicas ad hoc , Javier de la Rosa o, de más rabiosa actualidad, Mario Conde, ingresaron en prisión para cumplir condena. Este último constituye un caso muy ilustrativo, ¿que tendrá Conde para ser el pupas, el pimpampum, el monigote que recibe todas las bofetadas?

Salvando la intensidad o la cuantía, todos esos personajes cometieron irregularidades similares. Su dispar destino no es fruto de la posición; invariablemente eran ricos y poderosos. Ni de la consistencia de las pruebas. Ni del mero azar, esa mala suerte de sacar la bolita equivocada. Para que un miembro de la élite política o económica sea castigado duramente, no basta con que, presuntamente, se apropie del dinero del accionista o del contribuyente. Debe, además, infringir esas particulares reglas no escritas que rigen esos mundillos. Bien es sabido que en ciertas organizaciones informales, como la mafia, existen normas muy estrictas que todos sus miembros deben cumplir. Se tolera el delito pero... de ningún modo saltarse las reglas. Ahí reside el trato tan dispar, el distinto rasero aplicado a cada uno de los personajes.

Aunque la corrupción siempre fue endémica en España, el Régimen del 78 introduciría una nueva dimensión. Dejaría atrás la corruptela de carácter individual y artesanal, para pasar a una corrupción organizada, donde la concesión del favor y el cobro de la comisión se llevaría a cabo por personas distintas y en diferentes momentos del tiempo. Se formó un conglomerado de ubicuas y complejas tramas que cubriría todos los rincones de la geografía, unas redes en las que participarían todos, del Rey al concejal. Y del concejal al empresario. Parte del dinero recaudado financiaría los gastos de los partidos pero la mayor parte fluiría a cuentas privadas en determinados paraísos fiscales.

Las reglas del Patio de Monipodio
Una vez que el sistema se fue "perfeccionando" las relaciones dentro del colosal entramado corrupto se hicieron cada vez más complejas, implícitas y sobreentendidas. El gigantesco Patio de Monipodio generó sus normas tácitas, unas reglas informales que todos, políticos o empresarios, debían acatar, so pena de recibir un castigo ejemplar. El código de conducta incluye respetar la jerarquía, abstenerse de invadir la demarcación de otros y, sobre todo, acatar estrictamente la omertá o ley del silencio.

Lo que verdaderamente se castiga en las élites no es llevarse el dinero, sino saltarse las reglas no escritas, especialmente la ley del silencio. Pobre de quien se atreve a airear las miserias del sistema, contar al público cómo funciona realmente. Quedó ya patente en 1981, cuando Alonso Puerta fue expulsado de su partido, y desposeído fulminantemente de su acta de concejal, por denunciar públicamente la corrupción sistémica en el Ayuntamiento de Madrid. Bárcenas actuó a placer durante años pero se anudó la soga al cuello cuando dio publicidad a su famosa libreta.

Mario Conde es un ejemplo paradigmático para comprender el funcionamiento del sistema. Aceptó las perversas reglas mientras estuvo en la cima pero intentó retorcerlas en su provecho, adaptarlas a su particular modus operandi, forzar los límites aunque tuviera que saltarse la jerarquía establecida e invadir la demarcación de otros. Con osadía y astucia pudo entrar por los resquicios del sistema. Se hizo íntimo de Juan Carlos, una amistad que, bien es sabido, requería inmensa fortuna. Mucho menos costoso resultó obtener un doctorado honoris causa por la Complutense, entrar por la puerta grande en unos ambientes universitarios que abundan en almas dispuestas a venderse a precio de saldo. Poderoso caballero es don Dinero.

El castigo es... por irse de la lengua
En el fondo, la conducta de Conde no fue distinta a la de muchos otros. Pero su ambición, petulancia e inclinación a la ostentación eran muy superiores. También su ingenuidad. Así, sobrevaloró sus fuerzas, se sintió capaz de saltarse las normas informales y alcanzar la cúspide, convertirse en el protagonista indiscutible de la España contemporánea. Lo que determinó finalmente su condena fue la estrategia de airear, presuntamente, las vergüenzas de peces muy gordos, con la complicidad de un famoso periodista, que también acabó cayendo en desgracia. No fue consciente de que el sistema es implacable con tal violación de la omertá. Conde no fue más villano que otros, incluso menos que algunos. Pero tampoco un héroe: no denunció el perverso sistema hasta su caída, sólo tras ser engullido por la implacable maquinaria.

Incluso al salir de la cárcel, continuó soltando perlas, dejando miguitas para quien tuviese la perspicacia de seguirlas. Narra, por ejemplo, en Los días de gloria (2010), cómo en 1987, habiendo acordado la venta de empresa Antibióticos S.A. a un grupo italiano, sólo faltaba la preceptiva autorización del gobierno español, que se negaba a concederla. Por fin, el pago de dos millones de dólares a un intermediario obró el milagro: el gobierno cambió súbitamente de criterio y autorizó la venta de la compañía. Un buen caso que ilustraba cómo se pagan y cobran las comisiones. Conde no se callaba ni bajo el agua, algo muy de agradecer para el ciudadano, pero bastante molesto para quienes ostentan el poder. Corre gran riesgo quien airea las alcantarillas del sistema, mostrando al público lo que se cuece por allí. Todo esto explica los últimos acontecimientos, el trato tan dispar otorgado a quienes cantan La Traviata frente a los que mantienen la omertá.

Los ciudadanos comunes somos condenados si sustraemos algo ajeno. No es el caso de las élites. Mediante el control de los altos estamentos judiciales, la fiscalía o las fuerzas de seguridad, el sistema tiende a proteger y exonerar a políticos, empresarios, financieros, al rey emérito y a otros miembros de la Casa Real ... si se atienen a las normas no escritas, principalmente a esa repugnante omertá. Pero corta de un tajo la cabeza de quienes osan sacar los pies del plato, infringir esas reglas informales. Más que protegidos por la justicia, nos encontramos a merced de la arbitrariedad.

Ausbanc, crisis institucional y cobardía
Editorial www.vozpopuli.com 20 Abril 2016

Ha tenido que pasar una década para que la trama Ausbanc saliera a la luz. Ahora, las denuncias por las presuntas prácticas mafiosas llevadas a cabo por el “sindicato” Manos Limpias y por la citada Ausbanc, dos caras de una misma moneda llamada extorsión, se amontonan en los juzgados y en los medios de información, roto en mil pedazos un ominoso silencio de años que ilustra a la perfección el desfallecimiento que sufren las instituciones democráticas. Sólo así puede explicarse que Luis Pineda, un personaje tan siniestro como menor, pudiera extorsionar impunemente a todo un sector, el bancario, al que el imaginario popular adjudica poderes extraordinarios, y solo así cabe concebir que presidentes y consejos de administración de nuestros bancos se plegaran al chantaje y no se atrevieran, actuando de frente y por derecho, a denunciar al chantajista, quizá porque ninguno tenía la conciencia tranquila.

Sea como fuere, hoy sabemos que Javier López, primer ejecutivo de la firma CreditServices, fue el único que se rebeló contra la extorsión, lo que le supuso una demanda contra el honor. Los jueces le exoneraron en primera instancia. Pero Pineda recurrió y ganó el pleito en instancias superiores. López fue condenado a pagar 600 euros diarios. Lamentablemente, tal y como advirtió León Felipe, en un mundo injusto el que clama por la justicia es tomado por loco. En el caso de Javier López fue aún peor. Los más altos tribunales no sólo le negaron el pan y la sal, sino que, además, le condenaron con extrema dureza. Fue apuntillado con esa falta de rigor que, a la vista está, se ha vuelto consustancial a la Justicia española.

Visto lo sucedido, no es de extrañar que en esta democracia de mínimos el grado de descreimiento del ciudadano corriente haya alcanzado cotas superlativas. Si los más altos ejecutivos de la banca prefieren plegarse al chantaje antes que acudir a los tribunales, ni que decir tiene que el ciudadano verá en los jueces un problema más que una solución. Ya no es sólo que los pleitos se eternicen, es que, además, las sentencias tienden a ser imprevisibles. Excesivos factores extrajudiciales en liza. Desde el afán de notoriedad de algunos magistrados, pasando por la reverencia a lo políticamente correcto, hasta la más que evidente politización, dan lugar a sentencias que, en no pocos casos, parecen ser más fruto de la discrecionalidad del juez de turno, o algo peor, que resultado de la imparcialidad y el rigor profesional exigible a la administración de la justicia.

La responsabilidad de los jueces
Los jueces son, quizá, los menos perjudicados por el descrédito institucional que recorre España de norte a sur cuando, en realidad, de una manera o de otra, están siempre en el ojo del huracán, algo que desde aquí queremos denunciar para que se tomen las medidas oportunas. Carece de toda lógica que, a cuenta de la crisis institucional, la clase política se haya convertido en la diana predilecta de la opinión pública, y también de la publicada, pero los jueces se las ingenien para quedar en un segundo plano, como si sólo pasaran por allí. Entendemos que en un Estado de derecho que se precie las cosas son de otra manera, que cada palo debe aguantar su vela. La lógica indica que cuando la corrupción se ha convertido en una de las lacras del modelo político, la Justicia no es la excepción que confirma la regla sino más bien lo contrario. Es hora de que sus señorías dejen de pontificar con sus sentencias, bajen del estrado y asuman la parte de culpa que les corresponde.

Con todo, que una trama de este jaez haya prosperado en la absoluta impunidad durante 10 años pone de relieve algo más que la falta de escrúpulos de cierto tipo de personajes, la degradación de nuestro marco institucional, incluida la Justicia, o la laxitud moral de la élite bancaria española: evidencia también la cobardía de una sociedad incapaz de reaccionar desde la responsabilidad individual ante la degradación colectiva. Con estos mimbres, la regeneración democrática se antoja imposible. Es evidente que si en lo político urgen las reformas profundas, en lo social es necesaria una catarsis colectiva. Desde aquí apelamos a ambas cosas.

Hacia una nueva banca
FRANCISCO GONZÁLEZ El Mundo 20 Abril 2016

DESPUÉS DE cinco décadas de éxito, el proceso de integración europea vive, seguramente, su período más difícil. La crisis financiera ha tenido un fuerte impacto negativo sobre el crecimiento en el área y ha puesto de relieve los puntos débiles de la fase presente del proceso: por un lado, una unión monetaria sin unión bancaria ni mecanismos suficientes que aseguren la compatibilidad de las políticas económicas de los países miembros. Por otro, el grado relativamente bajo de integración política, en comparación con los avances en el ámbito económico.

Como ha ocurrido en episodios anteriores de dificultad, la última crisis ha dado un nuevo impulso al proceso de integración; sin embargo, este movimiento se está desarrollando en un marco de fuertes desacuerdos entre países acerca de la cesión de soberanía nacional y de aumento de las tensiones sociales y las actitudes nacionalistas en muchos países miembros.

Y, todo ello, en un contexto más amplio marcado por las tensiones geopolíticas en zonas geográficas vecinas: Rusia, Oriente Medio y el Norte de África, lo que pone de relieve otras carencias de la Unión: la dificultad de articular una política exterior común o de afrontar cuestiones perentorias como la de los refugiados.

La clave para recuperar la senda de éxito del proyecto europeo pasa por fortalecer el crecimiento y creación de empleo, lo que aliviaría gran parte de las tensiones sociales y políticas. Esta tarea, sin embargo, exige afrontar las dificultades de un entorno macroeconómico global muy complejo. La recuperación cíclica después de la última crisis ha sido mucho más débil y vacilante que después de otras crisis, a pesar de todos los esfuerzos de los Bancos Centrales.

Como resultado, después de casi nueve años de políticas monetarias ultraexpansivas, hoy tenemos un crecimiento global muy modesto, con previsiones revisándose a la baja, inflación muy reducida -en muchos países negativas- y tipos de interés próximos a cero -o negativos, en muchos países desarrollados-.

Se han apuntado diferentes explicaciones a esta situación: para algunos reflejaría todavía los efectos de la crisis financiera, que exige una reducción de los niveles de deuda acumulados por muchos agentes públicos y privados, un proceso largo y costoso que la ausencia de inflación dificulta aún más. Para otros, las causas principales se asocian a una caída de la productividad (lo que resultaría mucho más preocupante).

Ciertamente, las medidas de productividad muestran, al menos en los países desarrollados, una tendencia decreciente desde los años 70, y más acusada a partir del año 2008, lo que resulta muy sorprendente en un período de fuerte aceleración científica y tecnológica. Esto se ha intentado explicar con distintos argumentos: el primero es que ésta es una revolución de los servicios y no de los bienes, que plantea dificultades de medición del PIB de forma que se estarían infravalorando el crecimiento y la productividad. Otros sostienen que las revoluciones tecnológicas se desarrollan y dan fruto en un período largo de tiempo y que estamos sólo al inicio de la revolución tecnológica. Puede, también, que en corto plazo, el ritmo vertiginoso del cambio tecnológico esté generando incertidumbre, y esté reduciendo la inversión simplemente porque las empresas no saben dónde, cómo y en qué invertir.

Sin embargo, yo estoy convencido de que la nueva economía producto de la revolución digital acabará por mejorar fuertemente la productividad y por impulsar el crecimiento y el bienestar. Sin embargo, el proceso de ajuste no va a ser suave, y puede resultar penoso para muchas empresas y sectores, especialmente si no se toman las medidas apropiadas.

Uno de los sectores que afronta un período muy complejo de ajustes es la banca. El impacto del entorno macro sobre la banca es muy directo: el bajo crecimiento económico reduce la demanda y la calidad del crédito, mientras que el entorno de tipos muy bajos o negativos y curvas de rendimiento planas tiende a comprimir sus márgenes. A todo esto se suma el efecto de la nueva regulación postcrisis, con mayores exigencias de capital. Como resultado, la rentabilidad de los recursos propios de los bancos se ha reducido a niveles incluso inferiores al coste de ese capital. Esta situación limita el crecimiento del crédito y, en definitiva, reduce la eficacia de la política monetaria expansiva que, en el límite, puede volverse contraproducente.

Esta situación afecta al conjunto de las instituciones financieras de los países avanzados pero hoy es particularmente alarmante en Europa, porque las perspectivas de crecimiento son inferiores a las de, por ejemplo, Estados Unidos; y porque muchos bancos europeos tienen todavía en sus balances cantidades importantes de activos de baja calidad.

En estas condiciones, ¿qué se puede hacer para impulsar el crecimiento? En primer lugar, es necesario reconocer que los Bancos Centrales han alcanzado sus límites razonables. Su contribución ha sido muy positiva y continúa siéndolo. La economía global necesita todavía que los Bancos Centrales mantengan un tono expansivo pero ya no hay márgenes significativos de maniobra para reducir aún más los tipos de interés. En cambio, sí que se puede -y se debe- utilizar los márgenes disponibles de aumento del gasto fiscal, pero concentrándolo en inversiones en infraestructuras, educación e investigación y desarrollo. Y, por supuesto, hay que impulsar de manera decidida las reformas estructurales dirigidas a incrementar la flexibilidad de los mercados, facilitar la creación de empresas, impulsar la legislación antimonopolista, estimular la investigación, la innovación y el desarrollo y, lo que al final resulta clave, mejorar la educación. En paralelo, es ineludible promover, a nivel global un marco adecuado para la movilidad de las personas. La inmigración descontrolada es fuente de graves problemas, pero bien regulada puede ser un mecanismo muy positivo para ayudar a resolver simultáneamente los problemas de las áreas desarrolladas y las menos favorecidas del mundo.

En el contexto de estas reformas es crítico articular un sistema equilibrado y justo para los flujos globales de comercio y de inversión, incluyendo reglas comunes mínimas para el desarrollo de la economía digital. Y, por último, pero no menos importante, es necesario mejorar la eficiencia de los intermediarios y los mercados financieros. Ésta es la vía más eficaz para abaratar el coste del capital mejorando la transmisión de la política monetaria y posibilitando la canalización de más recursos hacia las actividades productivas.

EN EL ámbito europeo, todos los avances hacia una mayor integración de mercados y movilidad de los factores son positivos para mejorar la eficiencia de las economías. En este ámbito son especialmente importantes los progresos hacia la unión bancaria. Pero, seguramente, el factor más poderoso que va a impulsar una mejora rápida y drástica de la eficiencia del sistema financiero es el propio cambio tecnológico.

Los avances en la tecnología han forzado ya reconversiones radicales en muchas industrias: la comunicación, los medios, la música, los viajes, distintos sectores de distribución... Este proceso está llegando ya a la banca. Los clientes ya están cambiando y demandan nuevos servicios y otras formas de acceder a ellos. Y centenares -o miles- de 'startups', de compañías de nueva creación, están ya atendiendo a esta necesidad, especializándose en productos y servicios muy concretos y atacando segmentos determinados de la cadena de valor de los bancos.

Esta presión, por encima incluso del deterioro de la rentabilidad del negocio, va a ser el motor de una mejora drástica de la eficiencia y la productividad en la banca. Sin duda, es un reto para los bancos existentes, y muchos no serán capaces de afrontar el largo y costoso proceso de adaptación al nuevo entorno, que requiere no sólo una exigente actualización tecnológica sino, sobre todo, una profunda transformación organizativa y cultural.

Las tecnologías actuales ofrecen un enorme potencial para mejorar la calidad, la conveniencia y el coste de los servicios financieros, lo que supondrá grandes beneficios para los consumidores y un gran impulso a la inversión y al crecimiento. Sin embargo, para que todo esto sea posible, es imprescindible una regulación que al tiempo que preserva la estabilidad financiera y protege a los consumidores, apoye la transformación de los bancos y la industria financiera a la nueva era digital. Es, sin duda, una tarea difícil, fundamental para materializar el potencial de la tecnología e impulsar el crecimiento y el bienestar en Europa y en todo el mundo.

Francisco González es presidente de BBVA. El grupo financiero acaba de editar 'La búsqueda de Europa', que se puede descargar gratuitamente en www.bbvaopenmind.com.

Analizar la Historia de España es de bochorno
Antonio García Fuentes  Periodista Digital 20 Abril 2016

La verdadera historia de Iberia, Hispania; ESPAÑA; ha sido tan prostituida (sigue siéndolo) que en realidad, hay que leer a autores extranjeros, para poder completarla y llegar a unas verdades… “Verdaderamente verdaderas”. La plaga última y española cual son “las autonomías” (Las Autonosuyas, según el sagaz autor valenciano, Fernando Vizcaíno Casas) al serles “pasado la educación nacional” por los idiotas gobiernos nacionales, cada cual ha hecho su propia historia pero como les ha dado la gana y tendenciosamente todas ellas, son “una mierda de historia” y que deforma aún más al ya deformado y desinformado súbdito español. El escritor y académico Arturo Pérez Reverte; en su página de la revista XLSEMANAL; nos viene ilustrando de forma, cachonda y crítica al máximo, de esa nuestra historia, pero vista por tan sagaz autor, que con su trabajo invita a conocerla por uno mismo pero buscando fuentes fiables.

Por mi parte, puedo decir, que la mejor historia del reinado de los Reyes Católicos, la he leído de un autor norteamericano, nacido en el S XIX; y es así y por otros similares autores, como llegas a entender del desastre de una nación, que se conformó en ese reinado, para ser una destacada potencia mundial y terminó, en el último Borbón reinante, siendo este niño (luego de mayor terminó como un cobarde abandonando España y los españoles en 1931). O sea que los Reyes Católicos, terminan de conformar lo que debiera ser ESPAÑA y tras ordenar la codificación del IDIOMA ESPAÑOL ; inician el enorme Imperio Español que fue después y que su nieto (ya un Austria) y alguno otro, terminan de conformarlo; para luego, llegados “los nefastos Borbones (antes también algunos Austrias); irlo destruyéndo o “comiéndoselo”, hasta terminar por entregarlo sin pena ni gloria, a los emergentes Estados Unidos de Norteamérica; durante esos cuatro siglos, el pueblo español y como siempre “es la bestia de carga y sumida en la más terrible de las ignorancias y abandonos” (aquí colabora mucho la Iglesia Católica, que al propio tiempo se llena de riquezas inmensas) vegeta y aún sigue vegetando, puesto que aún con muchos atenuantes, a ningún gobernante español, le ha interesado nunca, formar y educar al pueblo… “sencillamente, mantenido en la ignorancia y el embrutecimiento, se domina y dominó mucho mejor”.

No es que España no diera buenas inteligencias, pero lo que aquí ocurrió siempre (hoy también) es que la envidia a la inteligencia es crónica, y a estos destacados seres, o se les ha matado, u olvidado, o han tenido que irse al extranjero para allí poder desarrollar todo su saber; o sea, otra idiotez elevada al máximo, por parte de la realeza, los gobernantes y también la Iglesia, con su intransigencia y dogmas de fe.

Discutiendo sobre estos temas, uno de los foros donde intervengo o en uno de mis blog, un lector me espeta y dice lo que sigue:
“Sr. GARCIAFUENTES: ¿Sugiere Vd., que lo mejor es vivir anárquicamente, sin gobierno? ¿U otra guerra civil? ¿Otra dictadura?
En cuanto al Sr. Centeno arremete contra Rajoy, pero nada dice de los demás partidos (claro, porque no gobiernan) pero al menos podría indicar quien es el que le gusta para dirigir a España… Es fácil destruir sin proponer alternativa.

Y al que correspondo lo que sigue: “Tristemente en España y desde los reyes católicos (y con sus más y sus menos) NO HAY DONDE ELEGIR; quizá en los tiempos modernos, las dos dictaduras de Primo de Rivera y la de Franco (también quitando lo negro del franquismo) se podría aceptar bastante, pero reitero, es que en España no hay nada para elegir en conjunto, aún están por aparecer los estadistas que necesita España”. Yo y lo he dicho muchas veces, me inclino por una democracia, pero QUE SEA VERDADERA; no este bodrio que nos impusieron, que no es otra cosa que una nueva dictadura de partidos, pero la que ni estos quieren cambiar, puesto que el que llega a la cúspide, tiene “los garbanzos y el caviar” ya seguros y de por vida.

La prueba definitiva la hemos vivido y lo estamos viviendo, desde 1976 hasta hoy, donde una España que volvió a ser “rica” (al menos en lo material, con los gobiernos de Franco) termina exangüe o empobrecida al máximo, con estos nuevos o plaga de “galafates”, que inútiles cuasi totales, llegan al día de hoy, donde ni tienen inteligencia para con generosidad formar un gobierno de “salvación” y reformar lo que sea necesario y reemprender caminos de prosperidad que se vivieron en la época anterior, puesto que España es rica lo suficiente como para que vivamos mucho mejor que lo que nos han obligado a vivir. Les dejo “algo para pensar”:

“El precio de desentenderse de la política es el de ser gobernado por los peores hombres”: (Platón). La política nos afecta a todos y por ello no debemos dejarla sólo en manos de los políticos. POLÍTICA Y JUSTICIA: "La ley es como una red que atrapa las moscas y deja pasar a los pájaros". La política se creó para "legalizar" la corrupción. (Anacarsis. siglo VII a.C.). BIPARTIDISMO: «Los dos partidos que se han concordado para turnarse pacíficamente en el poder, son dos manadas de hombres que no aspiran más que a pastar en el presupuesto. Carecen de ideales, ningún fin elevado los mueve.» (Benito Pérez Galdós).

Antonio García Fuentes
(Escritor y filósofo)
www.jaen-ciudad.es (aquí mucho más) y http://blogs.periodistadigital.com/nomentiras.php

López-Negrete seguirá con la acusación en el juicio del caso Urdangarin por “decencia profesional”
Juanan Jiménez okdiario 20 Abril 2016

López-Negrete: “A mí me han intentado sobornar para retirar la acusación a la infanta”

La abogada de Manos Limpias seguirá adelante con la acusación popular en el caso Nóos: "Mi decencia profesional me hace estar aquí hoy y lo que tengo que hacer es seguir con el encargo y el mandato que tengo de mi cliente".

La abogada de Manos Limpias en el juicio del caso Urdangarin, Virginia López-Negrete, ha declarado hoy, tras el ingreso en prisión preventiva del secretario general del sindicato, Miguel Bernad, por presunta extorsión: “Los hechos me parecen horribles, estoy espeluznada con este asunto”. La letrada ha manifestado su intención de continuar con la acusación popular en el caso Urdangarin por “decencia profesional”

“En mi vida ni en mi carrera profesional había pasado por algo parecido”, ha dicho López Negrete a su llegada a la Escuela Balear de la Administración Pública (EBAP) de Palma, donde el juicio del caso Nóos alcanza la trigésimo cuarta jornada. López-Negrete se ha visto inmersa en el escándalo que se ha desatado por las detenciones de los responsables de Manos Limpias y Ausbanc.

El lunes reconocía que la habían ofrecido un soborno por retirar la acusación de la infanta. La presión sobre la abogada ha llegado hasta el punto de que en los ejercicios 2012, 2013 y 2014 ha sido sometida a un profundo escrutinio por parte de Hacienda que la ha sometido a tres inspecciones fiscales consecutivas sin motivo aparente.

Después de que el juez Santiago Pedraz ordenara ayer el ingreso en prisión sin fianza para los máximos responsables de Manos Limpias y Ausbanc, Miguel Bernad y Luis Pineda, respectivamente, a los que atribuye cuatro chantajes para que el sindicato retirara acusaciones en causas judiciales, entre ellas la de la infanta Cristina en Nóos, la letrada ha recordado que ella se enteró de esta investigación por la prensa.

“Yo no tengo absolutamente nada que ver en toda esta maniobra, en la que lo que se haya realizado ha sido complemente ajeno a mí y a mis espaldas”, ha dicho López Negrete, que ha insistido en que seguirá adelante con la acusación popular contra la infanta y otros 16 acusados que ejerce en esta causa.

“Necesito tener una valoración completa de los hechos para tomar las decisiones correctas y oportunas”, ha pedido la letrada. “No quiero ni puedo precipitarme en una causa tan importante como ésta”, ha añadido.

López Negrete ha explicado que una posible renuncia por su parte a continuar en la causa afectaría a todo el procedimiento judicial. “Si yo renuncio, si me lo permitieran si llegara el caso, este procedimiento se suspendería, habría que nombrar un nuevo letrado, habría que darle un mínimo de dos o tres meses de tiempo para que se instruyera de una causa tan compleja, con el perjuicio económico para las arcas del Estado de todo ello y a todos los imputados en esta causa, no es un asunto tan fácil”, ha detallado.

Ante semejante situación, López Negrete ha dicho que continuará ejerciendo su labor: “Mi decencia profesional me hace estar aquí hoy y lo que tengo que hacer es seguir con el encargo y el mandato que tengo de mi cliente“, ha detallado.

La letrada considera que, como acusación popular, representa “a muchísima ciudadanía” más allá de que formalmente la acción procesal la ejerce en nombre de Manos Limpias, y ha señalado que desde que Bernad fue detenido el pasado viernes ha recibido “cantidad de correos electrónicos y anónimos pidiendo que no renuncie al procedimiento”.

“Habrá que ver cómo se dilucidan los acontecimientos en los próximos días”, ha señalado López-Negrete. Como ya manifestó el pasado viernes, la abogada ha reiterado su convencimiento sobre la acción que ejerce en el caso Nóos: “Creo en esta causa”.

Ha pedido que se diferencie entre los hechos que investiga la Audiencia Nacional y lo que juzga la Audiencia de Palma: “Lo que defiendo yo aquí son unas presuntas conductas irregulares y entre ellas a la infanta doña Cristina presumiblemente responsable de unos delitos fiscales”, ha recordado.

En relación con la investigación de presuntas extorsiones por parte de Bernad, López-Negrete es partidaria de “dejar que funcione la Justicia” y si se comprueban irregularidades se determinen las personas responsables y “caiga sobre ellas todo el peso de la Ley”.

“Lo mismo que creo que en este procedimiento se está haciendo Justicia y tenemos sentada a una infanta de España porque presuntamente ha cometido unos hechos delictivos”, ha reiterado sobre su petición de 8 años de prisión para doña Cristina como presunta cooperadora en dos delitos fiscales de su marido, Iñaki Urdangarin. “Me voy a limitar a ejercer mi labor en este procedimiento”, ha concluido

Denuncia Circulo Balear
Baleares se apunta al ‘apartheid’ lingüístico
Jorge Campos alerta de que el consejero de Educación “pretende acabar con la libertad de educación en Baleares al dificultar aún más la libre elección de centro al crear un nuevo distrito escolar e imponiendo el catalán a través, incluso, del engaño a las familias”.
R. Moreno  www.gaceta.es 20 Abril 2016

Las solicitudes de escolarización que la Consejería de Educación está empleando en el proceso de adscripción de educación infantil, primaria y ESO incluyen una casilla en la que se indica: "Conozco y respetaré el proyecto educativo y el proyecto lingüístico de los centros que he seleccionado". La Fundación Circulo Balear (FNCB), alerta de que esto constituye “una clara medida de coacción hacia los padres para obligarles a aceptar proyectos lingüísticos que desconocen”.

Además, destaca que se ha eliminado la casilla para poder elegir la lengua vehicular en la primera enseñanza, un derecho reconocido legalmente en la actualidad.

Circulo Balear informa a los padres de que esta casilla, aunque la marquen, no vincula jurídicamente, ya que no se les hace entrega de los proyectos lingüísticos de los centros seleccionados en el momento de la adscripción o escolarización y, además, legalmente, siguen teniendo derecho a elegir la lengua vehicular entre las dos oficiales en la primera enseñanza.

"El consejero de Educación del Gobierno balear, Martí March, pretende acabar con la libertad de educación en Baleares dificultando aún más la libre elección de centro al crear un nuevo distrito escolar, e imponiendo el catalán a través, incluso, del engaño a las familias”, denuncia el presidente de esta entidad constitucionalista, Jorge Campos. Afirma que "el nacionalismo del PSOE balear demuestra así su cara más ruin y su clara animadversión a la libertad”. Campos anima a los padres a que no marquen esta casilla que pretende obligarles a aceptar proyectos que desconocen, y que “mayoritariamente son de inmersión en catalán”.

Les anima a que hagan uso de su derecho de elección de lengua reconocido por el Tribunal Supremo, Tribunal Constitucional, LOMCE, e, incluso, Ley de Normalización Lingüística de Baleares.

Para ello, la entidad ha colgado en su web unos formularios que los padres pueden entregar en los centros educativos.

También ha denunciado recientemente el ‘apartheid’ lingüístico en Cataluña el eurodiputado de ALDE Enrique Calvet, que ha vuelto a plantar cara a los secesionistas y a quienes permiten que éstos sigan avanzando con un cónclave en Bruselas en el que, entre otros, participaron tres familias de Mataró, Balaguer y Hospitalet, víctimas de escraches continuados por reivindicar la educación en castellano.

Estos padres contaron a Europa las "presiones" que sufren a diario por parte del separatismo catalán y el "ataque directo" a sus derechos civiles, a la vez que reivindicaron un sistema educativo que represente a la sociedad catalana y que sea neutral ideológicamente.

Una de las madres, Ana Belén Moreno, denunció en el Parlamento Europeo que "los niños escolarizados en castellano llegan a padecer bullying en las escuelas con el consentimiento de la propia Generalidad".

Calvet pide a los “españoles no quedar impasibles ante el abyecto aplastamiento de los derechos civiles de niños españoles que se está produciendo y a unos niveles ya aterradores”.

Acusa de esta situación “a los gobiernos de los últimos lustros, afanados en banalizarla”. También apunta a algunos medios de comunicación, “por su complicidad”.

AUTOR DE 'EL REY PEQUEÑO'
Antonio Pérez Henares: "La España medieval nos enseña que al fanatismo islámico hay que aplastarlo"
"Juego de Tronos de verdad es la España de Alfonso VIII"
Entrevista: Luis Balcarce. Periodista Digital  20 Abril 2016

Es la gran y esperada novela sobre Alfonso VIII. La historia de un niño huérfano y acosado que acabaría siendo el gran vencedor de Las Navas de Tolosa.

Pérez Henares acaba de publicar "El rey pequeño", novela histórica editada por Ediciones B, en la que el escritor recrea la vida de Alfonso VIII, una obra ambientada en una etapa clave de La Reconquista y en la que reproduce la educación medieval del monarca y la vida cotidiana en las tierras de Castilla en el siglo XII.

Es la segunda novela que el escritor encuadra en esta época tras "La tierra de Álvar Fáñez", en la que recuperó la figura de este héroe de la resistencia cristiana contra la invasión almorávide en España.

"Entre los cinco reyes cristianos que había se daba de todo, bodas, traiciones, guerras... Da para mucho más que un 'Juego de Tronos' y sin dragones", bromea el autor.

Pérez Henares (Bujalaro, Guadalajara, 1953) reconoce que existe una razón emocional en su predilección hacia la Edad Media porque, asegura, nació "a la sombra de los castillos" y para él un castillo forma parte del paisaje.

A mediados del siglo XII, tras la muerte temprana de su padre, el joven Alfonso se convierte en rey con el nombre de Alfonso VIII. Su tío, el rey de León, ve en esto una oportunidad para tener Castilla bajo su control.

Pero la poderosa familia de los Lara no quiere que esto ocurra, y para evitarlo se lleva al pequeño monarca a la villa fortificada de Atienza, donde también vive un niño de ocho años, Pedro, junto a su abuela Yosune.

A lo largo de los años Pedro se convertirá en el amigo más fiel de Alfonso, quien crecerá decidido a emular a sus antepasados y engrandecer su reino. Cuando por fin deban separarse, Alfonso VIII le encargará una tarea secreta: será sus ojos y oídos por toda Castilla, para informarle de aquello que los poderosos le oculten.

El Rey Pequeño está ambientada en una etapa clave de la Reconquista, la que culminó en la batalla de las Navas de Tolosa. Además de la vida del rey, Pérez Henares ha querido contar la "epopeya" de las gentes de a pie, una vida "tremendamente difícil" pero en la que podían ser libres.

Porque, asegura el autor, la "idea tenebrosa" que se tiene de la Edad Media "no se ajusta en todo o en nada a la realidad".

Miguel Bernard y Manos Limpias, o cómo destruir un prestigio y reputación
Ramiro Grau Morancho. www.latribunadelpaisvasco.com  20 Abril 2016

Abogado. Académico Correspondiente de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación
La “justicia” española ha inventado el sistema para hundir a una persona para siempre: la detención televisada. Es lo que le sucedió a don Luis Pineda, el pasado viernes, cuándo las cámaras de La Sexta (qué casualidad), estaban preparadas en la estación de Atocha para televisar su detención en directo…

¿Quién les había avisado? Se me ocurren varias posibilidades: el propio juez instructor (Garzón ya lo hacía, según dicen), la fiscalía o algún funcionario del juzgado.

A don Miguel Bernad Remón, un señor de setenta y tantos años, jubilado, que seguramente tendrá que tomar varios medicamentos diarios (un auténtico peligro público, como vemos), se le detiene y exhibe públicamente, se le lleva de aquí para allá, registrando su domicilio particular, para espanto de sus vecinos, ignorantes de que habían convivido con un presunto terrorista, poco menos, integrante de una “organización criminal”, según el Juez Pedraz y la Fiscalía de la Audiencia Nacional, y luego se les retiene a ambos tres días, el máximo posible, en los calabozos de la policía, para que se vayan “macerando”, siguiendo la doctrina del inefable ex juez Garzón, del que Pedraz es un discípulo y gran amigo, como se vio públicamente cuándo le acompañaba a declarar al Tribunal Supremo, en la causa promovida por Manos Limpias, precisamente, y que supuso su alejamiento durante once años, creo recordar, de la carrera judicial.

¿Y ese Juez Pedraz no se abstendrá de intervenir en un asunto que afecta al promotor de la persecución contra su amigo del alma, Garzón? Por supuesto que no. Los progres son así. Las leyes son para los demás, no para ellos mismos, pues están por encima del bien y del mal, ya que persiguen la “justicia universal”, aunque siempre escorada a babor.

Como obras son amores, y no buenas razones, miremos que dice la legislación procesal española al respecto:
Art. 520, 1, Ley de Enjuiciamiento Criminal: “La detención y la prisión provisional deberán practicarse en la forma que menos perjudique al detenido o preso, en su persona, reputación y patrimonio".

La detención preventiva no podrá durar más del tiempo estrictamente necesario para la realización de las averiguaciones tendentes al esclarecimiento de los hechos. Dentro de los plazos establecidos en la presente Ley, y, en todo caso, en el plazo máximo de setenta y dos horas, el detenido deberá ser puesto en libertad o a disposición de la autoridad judicial”.

Vemos pues como se han incumplido los preceptos de la bicentenaria ley procesal, que data de 1882, nada menos.,.. En otras palabras, que los “derechos” de los ciudadanos cada día son más reducidos, sobre todo cuándo se tiene la desgracia de caer en manos de una suerte de policía política, como es la UDEF, y es algo que es público y notorio, y no necesita de mayores explicaciones.

Como lo corroboran, además, las notas informativas facilitadas por esta “policía política”, hablando del abultado patrimonio del presidente de AUSBANC, y procurando enmerdar, de paso, a don Miguel Bernad Remón y a MANOS LIMPIAS, mezclando churras con merinas. que si de algo ha pecado, ha sido de ingenuo (como ya demostró con su confianza en el pequeño Nicolás), pues hay compañías indeseadas, que conviene evitar, más que nada para que no te confundan con ellos, siguiendo el viejo refrán del dime con quien andas, y te diré como eres.

Garzón tenía por costumbre irse de vinos, comidas, cenas, a lugares públicos, para ser visto y disfrutar de su tremendo –y efímero- poder, mientras mantenía en los calabozos de la policía, o de los juzgados, a personas que en la mayoría de los casos luego terminaban siendo declaradas inocentes, o incluso se sobreseían los procedimientos, por falta de pruebas. Pero el mal ya estaba hecho. Y esas personas ya no podían levantar cabeza, o les era muy difícil volver a una vida ordinaria.

Obviamente ignoro si el Juez Pedraz sigue la misma costumbre, o se trata de una exigencia policial, para intentar encontrar datos con los que incriminarles.

Me sorprenden las “noticias” filtradas a determinados medios, haciendo constar que como los detenidos ya sabían que estaban siendo investigados, habrían podido destruir las “pruebas”. ¡Qué curioso, no!

Todo ello aderezado con la entusiasta colaboración de los gabinetes de comunicación social de los tribunales superiores de justicia, y en este caso supongo que de la Audiencia Nacional, dónde unas personas nombradas a dedo, personal eventual, nivel 24, se dedican a mandar noticias y filtraciones interesadas a todos los medios, con el lema de injuria, que algo queda, o parodiándolo: “ensucia, que algo queda”.

Y se de lo que hablo, pues lo he vivido en carnes propias.

Las noticias que no cuentan, más allá de Aznar y Hacienda
¿Por qué la corrupción de la izquierda no resulta (tan) telegénica?
B. Rojo / R. C-M  www.gaceta.es 20 Abril 2016

3.200 millones de euros VS 450. O lo que es lo mismo, la corrupción del PSOE (ERE y cursos de formación) en la Junta de Andalucía VS corrupción del PP (Bárcenas, Púnica y Gürtel). ¿Cuál pesa más en los medios y en la sociedad? Y, sobre todo, ¿por qué?

Un rápido zapping por las cadenas del todopoderoso duopolio televisivo en España es suficiente para estar al día de la actualidad: las “irregularidades” con Hacienda de Aznar; el ático de Ignacio González; los papeles de Bárcenas y el pitufeo del Partido Popular; la firma de Soria en los Papeles de Panamá; la dimisión del alcalde popular de Granada... y ya. 

¿Y ya? ¿No hay ninguna novedad sobre los ERE de Andalucía? ¿Y sobre la justificación de la violencia política que -vía Free Otegi, Free Alfon y Free Bódalo- hace el partido que aspira a la vicepresidencia del Gobierno? ¿Qué pasa con el viceconsejero del PSOE en Aragón, Carlos Escó y su condena a prisión por malversación? Nada mejor para entender el fenómeno que un análisis comparativo: 

Las irregularidades de Aznar con Hacienda y la guerra del expresidente con el ministro Montoro: si Aznar abría telediarios y era objeto de comentarios, memes y análisis en redes sociales por los 270.000 euros que le pedía la Agencia Tributaria (70.000 como multa y 200.000 como liquidación complementaria por haber tributado a través del impuesto de sociedades y no del IRPF), Juan Carlos Monedero –ideólogo de Podemos y partidario de la presión fiscal a los ricos- apenas fue objeto de información cuando se supo que había tributado 425.150 euros de la misma forma que Aznar y que, para evitar una sanción, tuvo que hacer frente a un pago de 200.000 euros. 

Vamos con la financiación irregular del PP. Todavía con el símil PP-Podemos, cabe preguntarse por qué se escucha día tras día, por pequeña que sea la novedad, toda información referida a los papeles de Bárcenas -sobres, ordenadores trucados, las notas- y de las presuntas comisiones cobradas en Valencia para financiar las campañas del partido y por qué se ha establecido un abrumador silencio sobre las relaciones financieras del germen de Podemos con Irán o Venezuela. ¿Es por qué la Justicia ha archivado el caso? ¿No hay nada más que investigar o analizar sobre actividades que, si bien pueden ser perfectamente legales quizá no demasiado estéticas? 

La corrupción del PSOE

Viajemos hasta Granada. De nuevo, aperturas de telediario y ríos de tinta por la detención primero –discutida por cierto por la propia Fiscalía- y la dimisión después del alcalde de la ciudad, José Torres Hurtado. Un rasero mediático muy distinto al del caso de quien fuera viceconsejero del PSOE en Aragón, Carlos Escó, condenado a 4 años de prisión y 10 de inhabilitación por haber malversado casi 9 millones de euros en el desempeño de su cargo. 

Y si distinto es el tratamiento que reciben los cargos provinciales de uno y otro partido, lo mismo ocurre con los miembros que en su día formaron parte de PP o PSOE. Rodrigo Rato, protagonista de todas las portadas por su implicación en las tarjetas black (estando ya fuera del Gobierno) o las supuestas sociedades offshore que tendría en Panamá. 

Rato es un habitual en medios y tertulias políticas. ¿Y de Chaves y Griñán? Bajo sus mandatos la Junta de Andalucía vivió la mayor estafa a las arcas públicas -1.200 millones por el caso de los ERE y otros 2.000 por los cursos de formación-, que comparado con el caso Bárcenas (50 millones de euros), la trama Púnica (250 millones) o Gürtel (120), queda algo por encima. Sin embargo, nadie se acuerda hoy de los exdirigentes socialistas.

Fuente: @CECAE

Vamos con el capítulo de dimisiones: Mientras el ya exministro Soria abandonó su cargo y su acta de diputado, además del PP de Canarias por la aparición de su firma en los papeles de Panamá y su participación en una offshore de Jersey, el número dos de Podemos, Íñigo Errejón, sonríe desde la tribuna del Congreso tras haber sido suspendido de empleo y sueldo por la Universidad de Málaga donde era titular de una beca que cobraba sin trabajar. Pese a este hecho confirmado –y a haber fichado como diputado a quien le había concedido esa beca- la Junta se resiste a fijar una sanción para Errejón, que ni se plantea dimitir.  

Con las comparaciones en la mano, parece que la corrupción, si viene de la izquierda, no interesa. Eso, o que la política de comunicación de los afectados por escándalos de corrupción en el PP deja mucho que desear, como expresa, en su libro, la propia Esperanza Aguirre.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Évole o la amoral justificación del crimen
Almudena Negro www.vozpopuli.com 20 Abril 2016

No es la primera vez que Jordi Évole ofrece su programa en “La Sexta” a Arnaldo Otegi. Siempre para ponerse de alfombrilla de un criminal que fue condenado en 1989 por el secuestro del director de la fábrica Michelin de Vitoria, Luis Abaitua. Tras un largo historial de denuncias, condenas y absoluciones, en 2011, Otegi, junto a Díaz Usabiaga, fue condenado a diez años de prisión como dirigente de la banda terrorista. Ya por entonces el siniestro y soberbio gordito marxista, ahora gramsciano por puro utilitarismo y moda, se veía a sí mismo como “el Gerry Adams español”. Pero hete aquí que Otegi fue condenado con la accesoria de inhabilitación para cargo público hasta el año 2021. Una inhabilitación que pretende saltarse para presentarse a las elecciones vascas. Lo que sentaría ejemplo, dicho sea de paso, para todos aquellos condenados a quienes también se ha impuesto esta pena accesoria. Tanto da. Ya vimos con la denominada “doctrina Parot” cómo se ha puesto en libertad a violadores y asesinos en serie para encubrir la excarcelación de etarras. Lo de Otegi, quien amenaza con aplastar el Estado español, está en la hoja de ruta hoja del “proceso de paz” pactado entre ETA y el gobierno de Rodríguez Zapatero. De aquellos polvos, estos lodos.

Los de ETA, se ponga Évole como se ponga, son unos delincuentes que, como debió de aprender un sorprendido Pablo Iglesias en “El Hormiguero” cuando su público calló en el momento en que reivindicó medidas de gracia para los del tiro en la nuca y el coche bomba, cuenta con el desprecio de la gran mayoría de la sociedad española. Han sido demasiados los asesinados. Demasiado dolor. Demasiada coacción. Gran parte de los votantes de Podemos, que se nutre de la ira y la desafección del pueblo hacia las élites oligárquicas, no comparten la simpatía de Coleta Morada hacia los de Otegi. El programa en cuestión no fue más que otro intento de blanquear a un personaje repugnante y la justificación del crimen. Crímenes, por cierto, que Otegi no condenó en ningún momento.

Alfonso Sánchez, primer guardia civil que preside la mayoritaria Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), asegura que los etarras no se van a salir con la suya. Las víctimas, a quien los españoles debemos “Verdad, Memoria, Dignidad y Justicia”, harán cuanto esté en su mano y, como siempre han hecho, desde la legalidad y el respeto a la democracia, para evitar que el secuestrador acabe siendo Lehendakari de los vascos. Lo llevan claro. El régimen hace tiempo que decidió incluir en el consenso a la banda terrorista. Acaso por el papel jugado por ésta durante los ochenta y noventa para consolidar dicho consenso. Un consenso en el que parece no tener cabida la derecha, la media España repudiada por todos. También por los de Rivera, que se han sumado, quizá inconscientemente, al pacto del Tinell.

La derecha, por su parte, anda estos días a tortazo limpio a causa de la presunta ambición de la vicepresidenta del gobierno de suceder a Rajoy. Algo a lo que se opondría frontalmente el Partido Popular, con la excepción, dicen, del andaluz Moreno Bonilla (me extraña) y el vasco Alfonso Alonso (me lo creo). Nada que sirva para ganar un Congreso que, por demás, se presume deberá ser abierto a la militancia. Tengo para mí que a Soraya Sáez de Santamaría le sucede lo mismo que le pasaba a Alberto Ruiz-Gallardón: que tiene el apoyo, casi veneración, de los medios, pero no el apoyo de los afiliados de su partido. Gallardón en su mejor época en los medios, cuando “El País” lo llamaba progresista, no hubiera ganado ni unas elecciones internas en su distrito madrileño. Otro tanto sucederá con Soraya, para quien la única opción es el dedazo deslegitimador de Rajoy. Y el gallego no está por la labor. Las operaciones-detenciones, por otra parte, sólo sirven para hacer daño al PP de cara a las elecciones de junio y poco más. Los partidos, Soraya que no te enteras, se mueven en otra clave. Cosas del Estado de Partidos.

PD. El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz, encarcelador de Mario Conde, Miguel Bernad y Luis Pineda en Soto del Real, ha sufrido un contratiempo, porque el sumario de la operación Nelson (Manos Limpias y Ausbanc) ha sido “reventado” al publicarse en los medios la existencia de la investigación días antes de las detenciones. Por otra parte, en España comienza a ser habitual ver en la prensa diligencias o partes de sumarios secretos. El secreto de sumario limita el derecho de defensa de los investigados, que acaban enterándose por la prensa y no por el juez, de qué se les acusa. Un escándalo en toda regla que pasa desapercibido en un país en donde Hacienda filtra datos fiscales de los ciudadanos, cuando no publica liberticidas listas de morosos.

Comienza a ser urgente legislar medidas duras contra las filtraciones. Y la solución, discrepo del brillante abogado José María de Pablo en este punto, no es cargar contra el mensajero, que hace su trabajo, y limitar el derecho de información, sino poner orden en los juzgados, la policía y en la agencia tributaria. Con durísimas sanciones

Otegi inmaculado
Emilio Campmany Libertad Digital 20 Abril 2016

Algo tiene la ETA que encanta a la izquierda. En los tiempos de Franco, muchos socialistas y comunistas admiraban el coraje que demostraban los gudaris cuando se acercaban a un policía nacional por la espalda, le descerrajaban un tiro en la cabeza y huían corriendo. Era lo que a ellos les hubiera gustado hacer si hubieran tenido el valor. Luego llegó la democracia y muchos siguieron admirando a los etarras porque se atrevieron a rechazar la reforma con todas las de la ley, no como ellos, que se arrugaron y renunciaron a todo aquello en lo que creían, la ruptura, la república, la tricolor, el himno de Riego y todo lo demás. Incluso cuando la izquierda accedió al poder, una parte de ella siguió admirando el coraje de esos luchadores que se negaron a transigir con el capitalismo, la burguesía, los curas, el ejército y los bancos. La llegada de Aznar al Gobierno tuvo, entre otras muchas, una consecuencia desoladora para la izquierda, la demostración de que se podía acabar con la admirada banda sin necesidad de negociar nada. Y eso no podía ser. Estando más o menos equivocada, la ETA era de los suyos y había que darle una salida digna. Así que vino Zapatero de la manera en que vino y le ofreció dejar de matar a cambio de, entre otras cosa, la posibilidad de que Otegi sea un día lehendakari.

Luis Aizpeolea, el periodista de El País, que se sabe muy bien los entresijos de esa negociación, aunque no la ha contado del todo, escribe en su periódico un artículo que es paradigma de lo que la ETA sigue siendo para buena parte de la izquierda. Empieza contando que un grupo de historiadores a sueldo de Ajuria Enea ha concluido que la continuidad de la ETA tras la llegada de la democracia carece de justificación. Claro que, para hacer juicios morales, deberían haber contratado a filósofos, no a historiadores, por muy dispuestos a cobrar que estuvieran. Luego es el periodista el que prosigue con las obviedades y explica que, sin el acoso policial, judicial, político y social, ETA no hubiera dejado las armas. Pero que también hay que reconocer que

Otegi contribuyó, en su último tramo, a ese final y que sin su trabajo dentro de la izquierda abertzale difícilmente se hubiera logrado que ETA acabara en octubre de 2011 por muy debilitada que estuviera.

O sea, que tenemos que estar todos muy agradecidos a Otegi por haber reconocido, aunque le haya costado un poco, que lo de matar a tanta gente no iba a ningún lado y era mejor hacer política por lo normal. Cualquier cosa antes que admitir que lo que merece un terrorista es estar en la cárcel y, una vez cumplida su condena, en su casa. Pues nada, que le pongan un monumento a Otegi, que le hagan una estatua ecuestre llevando a la grupa a Zapatero y que pongan a Eguiguren y a Aizpeolea de pie delante, llevándole el caballo por el freno

Aquel día en que Otegi se paseaba por la playa
Roberto L. Blanco Valdés La Voz 20 Abril 2016

De los miles de personas que hay en España dignas de ser entrevistadas, Jordi Évole escogió este domingo a Arnaldo Otegi. Évole y su conciencia sabrán si todo vale para ganar la batalla de la audiencia, aunque somos muchos los que damos a esa inquietante pregunta una respuesta rotundamente negativa. De hecho, el visionado de la conversación resulta repugnante, por decirlo con el calificativo empleado por el portavoz socialista Antonio Hernando, que se separa así, por fortuna, de las tesis de su antiguo jefe de filas, Rodríguez Zapatero, quien alabó a Otegi por hacer «un discurso por la paz». Sí, sí, un discurso por la paz, ¡nada más ni nada menos!, el de quien ha salido recientemente de prisión, tras cumplir seis años y medio de condena, por tratar de reconstruir a la ilegalizada Batasuna siguiendo las órdenes de ETA.

Pues bien, ese supuesto hombre de paz, se negó en redondo a reprobar el terrorismo en la entrevista con Évole, echando mano del supuesto argumento de que «es absurdo condenar ahora a ETA, no contribuye en nada a la actual situación». Otegi, eso sí, afirmó, mostrando ese cinismo infinito que caracteriza a los canallas de la peor especie imaginable, que los terroristas que colocaron la bomba en Hipercor «no tenían intención de matar» y relató el «desgarro personal y político» que produjo en el mundo aberzale (es decir, el que llevaba años aplaudiendo asesinatos, secuestros y todo tipo de extorsiones) la muerte de «gente trabajadora y humilde haciendo la compra».

La cosa, pues, no ofrece dudas: la muerte de gente trabajadora y humilde producía en los miembros y amigos de ETA, Otegi entre ellos, un gran desgarro, pero no la de los oligarcas, merecedores, al parecer, del tiro en la nuca o el bombazo. Oligarcas entre los que estaban, por supuesto, los 203 miembros de la Guardia Civil, 146 de la Policía Nacional, 98 de las Fuerzas Armadas, 24 de la Policía Local o 13 de la Ertzaintza asesinados por ETA, así como los profesores, periodistas, políticos o personas que sencillamente pasaban por allí cuando estallaba el explosivo colocado por los patriotas de la goma dos y la pistola.

Sin embargo, pese a toda esa basura despreciable, el indigno espectáculo que decidió servirnos Jordi Évole culminó en el momento en que Otegi habló del día en que Miguel Ángel Blanco fue asesinado por ETA, tras mantenerlo secuestrado y fijar una cuenta atrás para su muerte. Cuando estaba a punto de concluir, millones de personas en España y muchas otras fuera del país contenían la respiración, solo pendientes del desenlace final de aquella crónica de un asesinato anunciado. ¿Y qué hacía entre tanto Otegi? Muy sencillo: se paseaba tan tranquilo por la playa de Zarauz, acompañado de su mujer y de sus hijos. En algún momento de ese paseo, la compañera de Miguel Ángel y, con ella, unidos en su dolor, los españoles recibíamos la noticia de que el joven concejal de Ermua había aparecido con las manos atadas a la espalda en un descampado de Lasarte con dos tiros en la cabeza. Entre tanto Otegi seguía, por supuesto, con su agradable paseo por la playa.

El palomo de la paz
Santiago González El Mundo 18 Abril 2016

Pie de foto.-Ayer en Bilbao: Kubati, el del pelo blanco, es el asesino de Yoyes. Detrás, Isidro Garalde, 'Mamarru' y detrás. Otegi. El de la boina que grita es Zabarte, 17 veces asesino.

Arnaldo Otegi ya había grabado su entrevista en Salvados cuando arrancó su manifestación en Bilbao junto a otros ex presos de la banda terrorista. Por eso producía cierta perplejidad ver esta mañana su foto junto a Zabarte Arregi, el carnicero que no se ha arrepentido de ninguno de los 17 asesinatos por los que fue condenado. "Yo no he asesinado, he ejecutado", reivindicó ante Ángeles Escrivá, un respeto, soy verdugo.

Aunque Jordi Évole no se puede librar de ese colegueo que es marca de la casa, estuvo más contenido que en la entrevista de 2009: "Arnaldo Otegi, tío, qué fuerte. Es la primera vez que saludo a un líder de la izquierda abertzale, tío", dijo entonces y aunque ahora mantuvo el tuteo, no fue tan efusivo, quizá porque ya era la segunda vez y se había roto el efecto novedad. Lo cierto es que el periodista ejerció de tal y le planteó las preguntas necesarias. Quizá no todas las repreguntas, pero lo enfrentó con los testimonios contundentes y las preguntas de las hijas de José Luis López de Lacalle y Fernando Buesa; cuándo debió dejarlo ETA le planteó esta última, que le recordó que al disolverse ETA p-m, banda en la que militaba, él se pasó a ETA militar para seguir con la lucha terrorista.

Fue un recital de falacias del hombre de la paz, que se mostró insuficiente ante su hemeroteca. Se agarró a la llamada de aviso hecha por ETA para sostener que en Hipercor no pretendía matar, obviando el hecho acreditado en sentencia de la AN de que al explosivo le habían añadido bidones de gasolina para añadir más fuego, destrucción y muerte a la explosión. Según él, la Policía y la Guardia Civil hacen lo posible para impedir el desarme de ETA. La cosa tuvo aspectos grotescos cuando Évole le recordó el secuestro por el que fue condenado. "Yo lo negué. Era un directivo de Michelin. Creo que se llamaba Luis Abaitua Gomeza", dijo. Su víctima se llamaba Luis Abaitua Palacios. Luis Ignacio Abaitua Gomeza, era un colega suyo, miembro del comando Txikia, uno de los asesinos de Carrero Blanco.

Expósito le canta las cuarenta a Évole, al PSOE y a la “puta basura” de Otegi
David Lozano esdiario 20 Abril 2016
.
En un duro editorial como se le recuerdan pocos, el director de “La Tarde de COPE” airea los crímenes y vergüenzas de quien aspira a ser lendakari a propósito de su paso por “Salvados”.

“Otegi reaparece en la tele y al frente de una manifestación de asesinos. Y presume de querer ser el lendakari más peligroso para el Estado, lo ha dicho él. La palabra peligroso en su boca tras su currículum y sus amigotes es para llamar a la Guardia Civil. A los mismos guardias que su pandilla o él mismo secuestraron o mataron”, de esta manera arrancaba el tramo de las cinco Ángel Expósito su programa La Tarde en COPE, un editorial que quiso dedicar al ahora liberado Arnaldo Otegi, a propósito de su paso por el programa de La Sexta que conduce Jordi Évole, Salvados, y también a posiciones políticas sobre este asunto de partidos como el PSOE o Podemos.

Expósito dijo al respecto: “No me imagino en Estados Unidos o Francia o en Rusia una manifestación de yihadistas con asesinos confesos portando las pancartas… pero Spain is different” y a vueltas con el programa de televisión añadió: “Aquí se les hace la pelota, se le ríen las gracias…” , para volver a los argumentos políticos: “Hasta el partido que más tiempo ha ocupado La Moncloa quiere plegarse ante lo que haga falta. Y lo que es peor, un 30% de los votantes ignoran o no les importan nada los muertos”. “Que si hombre de paz, que si movimiento político, que si referéndum… Mira con quién gobierna Podemos allá donde puede. ¿También tragaría con esto el PSOE?”.

El director de La Tarde de COPE concluyó su comentario editorial volviendo a la intervención del líder de Sortu en Salvados: “Soy de los que piensan que ETA es pasado y que habrá que tragar. Pero también puedo, ¡vamos digo yo!, también puedo vomitar en alto. Dijo Otegi que cuando murió su madre le permitieron llamar desde la cárcel y que comprendió el dolor de las familias cuando les daban da… la, la puta la noticia. Perdón pero lo dijo tal cual. Dijo la puta noticia de que su familiar había muerto”.

Concluyo entonces Ángel Expósito su comentario con las palabras más duras de toda su alocución: “No Otegi, no. La noticia no es que alguien ha muerto. La puta noticia es que le había asesinado una basura de terrorista como tú. No es lo mismo morir a que te asesinen, amigo. Otegi lo sabe mejor que nadie, aunque los que les votan y con los que pactan, a esos les da igual”.

DESDE EL PSOE A PODEMOS, PASANDO POR IU
El interés de la izquierda por ‘blanquear’ a Otegi
Condenado por su relación con el entramado político de la banda terrorista ETA, el líder batasuno está siendo presentado por un sector político como “un hombre de paz”.
Juan E. Pflüger  www.gaceta.es 20 Abril 2016

España vive la mayor crisis de credibilidad política de su historia. El PP se deshace en numerosas investigaciones por corrupción, lo que le ha llevado a tener sus dos principales feudos –Madrid y Valencia- dirigidos por gestoras tras la implicación de sus líderes regionales en tramas como Gürtel, Púnica, Taula,… Por si fuera poco los papeles de Bárcenas amenazan a la dirección nacional del partido, la de antes y la de ahora y la sospecha de los sobres y los pagos en dinero B salpican a Génova 13.

Los socialistas, pese al empeño de Susana Díaz y Pedro Sánchez –quizá sea en eso en lo único en lo que coinciden- viven en su bastión de Andalucía el mayor caso de corrupción conocido por las cantidades que aparecen en el sumario. Los ere fraudulentos y la trama de los cursos de formación podrían superar los 4.000 millones de euros. Además, en la sede de la calle Ferraz la división es más que evidente.

Los nuevos partidos, Podemos y Ciudadanos, también tienen lo suyo. El primero es acusado por la UDEF de financiación ilegal vía Venezuela e Iraq, todo ello sin contar los líos con Hacienda de Monedero o la beca black de la que disfrutó el número dos de la formación morada en la Universidad de Málaga. El segundo ya se ha visto salpicado por varios escándalos: dirigentes que aparecen en los papeles de Panamá, o la imputación de Cañas por un supuesto fraude a Hacienda.

Los nacionalistas de Convergencia y Unión han tenido que desmontar el partido tras los millones de euros de los Pujol en paraísos fiscales o los casos de las ITV. Todo ello sin contar la huida hacia adelante, en pos del separatismo, de los nuevos dirigentes nacionalistas.

Cuando al ex ministro Soria se le inhabilita por manejos de dinero en Jersey, es por unos manejos turbios de dinero a través de sociedades opacas. Los hechos ocurren en 2002 y la lógica de su dimisión y pérdida de apoyos en su partido se deben a la sucesión de mentiras a la hora de intentar justificarse. Es lógico que alguien que oculta estos movimientos quede social y políticamente incapacitado para dedicarse a la política. Pero ¿qué ocurre con Otegi?¿Por qué la izquierda española, tan dura con casos como el de Soria, perdona y limpia la trayectoria criminal de Otegi que ha sido condenado por su colaboración con la banda terrorista de ultraizquierda ETA?

Si bien el PP se ha posicionado frontalmente contra Otegi y Ciudadanos ha soslayado la cuestión, el resto de los partidos –la izquierda- ha iniciado una campaña de beatificación social de quien fue condenado en varias ocasiones por la Justicia española. Y no por delitos económicos, sino por colaborar con quienes han asesinado a casi 900 españoles por el mero hecho de serlo.

Pablo Iglesias no ha dudado en posicionarse, desde el encarcelamiento del dirigente batasuno por su intento de reorganizar el brazo político de ETA. Así, en 2010 aseguraba en su perfil de la red social Twitter “#Otegi Que escándalo que se condene a 10 años a dos de los artífices de la paz”. Iglesias identificaba, de esta manera, la paz con el secuestro del empresario Luis Abaitua, o con el asalto del Gobierno Militar de San Sebastián, o con el robo de vehículos para ETA,… No contento con esta afirmación, saludó al líder batasuno el día de su excarcelación con otro comentario en Twitter: “La libertad de Otegi es una buena noticia para los demócratas. Nadie debería ir a la cárcel por sus ideas”. En este caso Iglesias iguala ideales con atentados y asesinatos y obvia que Otegi no fue a la cárcel por sus ideas sino que ingresó en varias ocasiones. Primero por secuestro y luego por dar cobertura política a los asesinos.

Otegi no ha dudado en devolver los halagos al líder de Podemos y a su salida de la cárcel, en su primer discurso hizo suyos los argumentos del dirigente de la formación morada. Habló de la “nueva política” y aseguró que “la casta” actúa contra los etarras porque son “peligrosos” para su mantenimiento.

Desde el entorno de Podemos también se ha intentado limpiar la imagen de Arnaldo Otegi. La asociación universitaria Contrapoder, fundada por Pablo Iglesias e Íñigo Errejón, se mostró encantada de la salida del dirigente separatista y le dio la bienvenida en la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Complutense con una gran pancarta que decía: “Ongi etorri Otegi. Viva la lucha de los pueblos. Egun bat. Herri bat”.

Desde el PSOE, un partido cuyos miembros en el País Vasco han sufrido los atentados de ETA, ha salido a dar la cara por Otegi una víctima de ETA. Eduardo Madina, que perdió parte de una pierna en el atentado que sufrió en 2002, ha asegurado que cree que el líder batasuno “debe salir de la cárcel” y lo ha justificado en que “la violencia forma parte del pasado”.

Por su parte la coalición comunista Izquierda Unida (IU) también se han mostrado a favor de Otegi señalándole en la cuenta oficial de Twitter de la formación que no era un dirigente de ETA y que “su papel puede ser positivo”.

Por si el apoyo de la izquierda política no fuera suficiente para Otegi, también la izquierda mediática se ha volcado en apoyo del líder de la izquierda separatista vasca. El programa de Jordi Évole le dio el fin de semana pasado un buen altavoz al realizarle una entrevista en un tono amable y exculpatorio que le ha presentado como un luchador por la libertad y le ha permitido desvincularse del terrorismo, aunque la Justicia le condenase por su vinculación, y le ha dado la oportunidad de dar su punto de vista sesgado y justificar a los terroristas de la banda terrorista.

Pero no ha sido el único. El digital Diario.es, que dirige Ignacio Escolar, publicaba un artículo titulado “Diez razones para excarcelar a Arnaldo Otegi”, en el que se le presentaba como una víctima. Y como este medio, muchos de los que se posicionan en una línea editorial autodenominada progresista.

Oferta a precio de derribo por la Ciudad de la Luz: "Tenemos un gran proyecto industrial"
Empresarios conectados con productores americanos quieren quedarse un complejo que ha costado 500 millones por algo más de 20. La Generalitat estudiará si compensa la generación de empleo
Víctor Romero. Valencia El Confidencial 20 Abril 2016

Se llama Cine Space Ñ, es una sociedad limitada constituida en junio del año pasado y apenas tiene 3.120 euros de capital social. Esta es la identidad tras la única plica recibida hasta este lunes por la noche (plazo límite, si no hay notificación de alguna otra Administración europea) en el proceso de subasta del complejo cinematográfico de la Ciudad de la Luz organizada por la Generalitat valenciana. La mercantil esta presidida por James Martínez, un británico afincado en Alicante que asegura estar conectado con productores y profesionales del cine con experiencia en Hollywood.

El Ejecutivo de Ximo Puig renegoció con Bruselas las condiciones de colocación en el sector privado del recinto financiado con fondos públicos, después de que la Comisión de la Competencia obligase a la Ciudad de la Luz a devolver a la Administración pública 264 millones de euros, considerados ayudas públicas ilegales. Tras un primer intento fallido del Consell del popular Alberto Fabra de vender la sociedad, el nuevo presidente autonómico paralizó el proceso para intentar mejorar las condiciones y asegurar mayores ingresos para las arcas públicas. Fijó un valor de los activos de 94,4 millones y exigió a los aspirantes que comprometiesen como mínimo el 50% del importe (47,2 millones) y un plan de negocio para rescatar la actividad de producción audiovisual de la Ciudad de la Luz.

Cine Space Ñ se compromete en su única oferta a tratar de captar rodajes, pero su propuesta económica podría quedar muy lejos de las pretensiones de la Generalitat. No será hasta la próxima semana que viene cuando se convoque al consejo de administración y se abran los sobres, pero según adelantaba este martes 'Expansión', Martínez y sus socios apenas habrían puesto sobre la mesa unos 20 millones de euros. Eso sí, nadie podrá negarle que su objeto social no vaya ligado al proyecto: "La producción, realización y desarrollo de todo tipo de productos audiovisuales, especialmente relacionados con el cine digital, cine 3D. La explotación y mantenimiento de todo tipo de estudios y platós de grabación audiovisuales, cinematográficos, de cine digital, televisión, video".

Fuentes de la Generalitat consultadas por El Confidencial señalaron que mirarán con lupa el contenido de la propuesta. “Si de verdad hay un proyecto serio para poner en marcha producciones audiovisuales, con promesas de generación de empleo y actividad económica, seremos flexibles por 10 millones arriba o abajo; pero si han venido a aprovecharse y no está clara la solvencia, seremos implacables”, señalan estas fuentes, que no descartan volver a dejar desierto el proceso. De momento, la prueba de fuego es la fianza económica del 5% que fija el concurso para poder ser evaluado, que obliga a cualquier aspirante a depositar casi cinco millones de euros.

Los pliegos de la subasta establecen que los responsables de la Ciudad de la Luz "podrán" rechazar ofertas por debajo del 50% de los 94 millones en que se han valorado los lotes en licitación si consideran que son "antieconómicas". Es decir, que si con un precio inferior a 47 milllones, como es el caso de Cine Space Ñ, el proyecto industrial y audiovisual no convence a la Generalitat en materia de inversión y generación de empleo, la subasta podría quedar desierta. Pero al mismo tiempo esta claúsula abre la puerta a que el nuevo propietario pueda quedarse la Ciudad de la Luz por un importe muy inferior al de su valor contable. El contenido de ese proyecto industrial no se conocerá de forma oficial hasta la semana que viene, cuando se abran los sobres.
Los fondos de inversión se desentienden

James Martínez ya intentó hacerse con el recinto en 2014, cuando se ofreció a la Generalitat para quedárselo a cambio de asumir unos 80 millones de deuda. Ahora podría adjudicárselo todavía por menos y con el pasivo limpio de polvo y paja. En aquel momento llegó apadrinado por profesionales como Fred Fuchs, quien fuera director de producción de Francis Ford Coppola; Roger Davis, experto en rodajes digitales, o John W. Kastelic, ex de Warner. Sin embargo, en la sociedad que ha presentado la oferta solo figura Kastelic, además de Martínez y Francisco Pastor Quereda, una persona sin apenas antecedentes empresariales en el mundo del cine.

Fuentes cercanas a Cine Space Ñ señalaron a El Confidencial que Fuchs y Davis no aparecen en la sociedad por un mero problema administrativo, pero que son las personas que encabezan el proyecto: "Fuchs es el jefe de todo esto". Según dijeron desde la empresa aspirante, su oferta busca generar "un gran proyecto industrial de cine digital" que contará con las inversiones necesarias para realizar un proceso de digitalización de los estudios. En el grupo de promotores de la oferta figura también Carolina Cruz Neira, conocida por su contribución como informática a la creación de entornos de realidad virtual, según el mismo portavoz de la ofertante.

La aspirante quiere quedarse todos los lotes en que se había dividido el complejo para la subasta, tanto los estudios y platós como los 500.000 metros cuadrados de pastilla de suelo por desarrollar en sus inmediaciones. De hecho, una de las esperanzas de los responsables de la Generalitat era que los inversores ligados a la industria del cine llegasen acompañados de algún fondo inmobiliario para aumentar los ingresos por la venta, algo que no ha ocurrido. La Ciudad de la Luz ha tenido un coste para la Administración valenciana de más de 500 millones de euros, si se suman la inversión en su construcción y equipamientos (185 millones) y todos los gastos posteriores en funcionamiento, manteniento, apoyo a rodajes, etc., desde que se inició el proyecto en el año 2000 por decisión del entonces presidente autonómico, Eduardo Zaplana.

Ex miembro de los G.A.R. de la Guardia Civil y autor de “Los verdugos voluntarios”
Juan José Mateos: “Nuestro único objetivo era acabar con ETA”
 www.latribunadelpaisvasco.com 20 Abril 2016

Nacido en Ciudad Rodrigo (Salamanca) en 1972, Juan José Mateos San José se hizo guardia civil por vocación (“en mi infancia, mi familia vivía al lado del cuartel”) y llegó a los G.A.R. (Grupo Antiterrorista Rural que hoy se ha transformado en Grupo de Acción Rápida) en 1999, después de padecer un grave atentado tres años antes, cuando fue sorprendido por la explosión de una bomba colocada por ETA en el aeropuerto de Reus (Tarragona).

“La explosión no la escuchas, no la percibes, seguramente quiera decir que estabas demasiado cerca, que te los has ‘comido’ (en nuestro argot), cuando recuperas la consciencia e intentas incorporarte ya sabes que la amenaza era seria y que ese artefacto que intentabas localizar hizo explosión, no sientes demasiado dolor en principio, no haces recuento de tus extremidades, no te paras a pensar en ello, solo quieres ayudar a las personas que tienes a tu alrededor, ese caos sí lo ves, sí puedes apreciar que a alguna de ellas le falta partes de su cuerpo, saboreas tu misma sangre, ves tus manos manchadas y todavía no has tocado al resto de los heridos, esos segundos y minutos tardan en pasar una eternidad y sin duda tu vida ya no es la misma después de una vivencia de estas características”.

Tras padecer esta experiencia, Juan José Mateos llegó al País Vasco a luchar contra ETA formando parte de la que, según señala, es la única unidad especial policial existente en España creada y diseñada para combatir la amenaza terrorista. Y ahora recoge aquella experiencia en un libro que acaba de publicar bajo el título de “Los verdugos voluntarios” (Editorial Círculo Rojo”) que, en esencia, presenta una crónica terriblemente real de cómo era la vida policial bajo la amenaza de los terroristas y cómo era la lucha contra éstos.

“Seguí observando los movimientos de esas tres personas al igual que mi compañero. Portaban armas, eran pistolas, y uno de ellos llevaba un subfusil, con intención clara por lo que se podía observar de utilizarlas de forma inminente. Antes de que pudiéramos reaccionar ya habían disparado, su objetivo era un camión, que no lograron detener. De forma inmediata, les dimos el alto, acto seguido se escucharon varios disparos desde puntos diferentes hacia nuestras posiciones, nosotros, como es obvio, bien parapetados (es doctrina en la unidad), respondimos con nuestras armas hacia sus siluetas con disparos certeros, en pocos instantes abatimos a los tres terroristas”. (“Los verdugos voluntarios”)

“Yo soy guardia civil y lo llevo en la sangre”, explica Juan José Mateos. “Y, dentro de la Guardia Civil, el G.A.R. te marca especialmente porque el esfuerzo que es necesario hacer para entrar y permanecer en esta unidad, especialmente físico y mental, es lo más duro y lo más difícil que un profesional de las fuerzas de seguridad puede hacer. Quienes formamos parte del G.A.R, somos diferentes, y aunque ya no estemos en la división, como es mi caso, siempre llevamos el grupo en el corazón”.

Mateos recuerda que el G.A.R. llegó al País Vasco exclusivamente a trabajar contra los terroristas, “y ETA se dio rápidamente cuenta de que le llegada de esta unidad especial a Euskadi suponía un peligro de verdad para ellos. De hecho, en no pocos comunicados que la banda terrorista hizo públicos en los años ochenta del pasado siglo, se exigía, con especial énfasis, en que esta división debía marcharse del País Vasco”.

¿Cómo recuerda su llega al País Vasco como miembro de los G.A.R.?
- Los guardias civiles se encontraban en una clara situación de indefensión y desventaja. Malamente armados, con vehículos anticuados y con unas casas cuartel que, tal y como estaban construidas y donde estaban situadas, eran de alto riesgo. Los miembros de los G.A.R. veníamos muy bien preparados desde un punto de vista armamentístico y nuestro objetivo era ayudar al resto de nuestros compañeros de la Guardia Civil a poner freno a los terroristas. En este sentido, lo que no se sabe es que solamente a partir de la llegada de los G.A.R. al País Vasco comenzó a alimentarse de una forma seria la gran basa de datos de información y de documentación policial sobre los terroristas, sus cómplices, sus propiedades, sus infraestructuras, sus redes y contactos, que luego sería fundamental para acabar con ETA.

¿Cree que la sociedad vasca ha actuado como debía en la lucha contra ETA?
- Creo que, en el País Vasco, como en otras regiones, la mayor parte de la gente es buena. Pero el terror impuesto por ETA era máximo y es lógico que los ciudadanos tuvieran miedo. Ahora bien, dicho esto, también hay que decir que la sociedad vasca, en general, nunca estuvo a la altura a la hora de apoyar a tantas personas víctimas de atentados de todo tipo, asesinatos, secuestros, extorsiones, amenazas… Dejó a las víctimas de lado.

¿Qué pensaba cuando ocurría un atentado?
- Yo mismo fui víctima de un atentado, y estuve cerca de otros que se produjeron. Compañeros míos pagaron su labor con la vida. Pero cuando había un ataque de ETA, en lo que único que pensábamos era en seguir luchando contra ellos. Y estoy convencido de que ese empeño es el que ha llevado a la derrota de ETA, pues a los terroristas les ha vencido la Guardia Civil.

Juan José Mateos explica que, aunque la banda terrorista ETA está muy controlada porque se ha hecho un gran trabajo policial, la historia no ha terminado. De hecho, “personas que han estado en ETA, que han estado en los comandos, están en muchas instituciones, en diputaciones, en ayuntamientos”.

“Al inicio de este libro, en el verano del año 2012, me preguntaba si con el paso de los años podría desvelarle a mi hijo mi verdadera profesión. En la actualidad tengo dos hijos, y aunque son muy pequeños, no veo ese momento, no lo tengo clero, quizás sea pronto (…) ¿Cómo reaccionarían todas las personas con las que coincido cuando llevo a mi hijo al colegio si descubriesen mi verdadera profesión, para determinados colectivos de la sociedad vasca es muy difícil integrarnos con sinceridad; coincido con verdugos en libertad, a raíz de la derogación de la doctrina con nombre mal sonante de este verdugo al que no quiero nombrar, familiares de presos etarras, gente del entorno radical y otras personas, de la mayoría desconozco lógicamente sus ideologías, afinidades o profesiones, es muy doloroso que ni siquiera en tu propio domicilio puedas tener la seguridad de exponer los diplomas de todos los logros dentro de tu vida profesional. Nunca sabes si ese técnico, ese electricista o cualquier trabajador del sector que sea, cuando acude a reparar o montar lo que le has encomendado, pueda simpatizar con el entorno radical, difundiendo dentro de su ambiente lo que pudo observar colgado en una de las paredes de tu casa, ese tipo de situaciones no se dan fuera de Euskadi. Esta sociedad le hace la vida mucho más llevadera a un terrorista arrepentido o sin arrepentir que a un servidor público, sea éste militar, policía o guardia civil”. (“Los verdugos voluntarios”)

Matonismo separatista en la Universidad Autónoma de Barcelona
Amenazan a estudiantes de Sociedad Civil Catalana (SCC) con una navaja y les obligan a desmontar una carpa informativa.
Pablo Planas (Barcelona) Libertad Digital 20 Abril 2016

Las universidades catalanas son terreno conquistado del separatismo, feudos de difusión y escenarios de sus proclamas. El manifiesto Koiné a favor de desterrar el uso del español fue presentado en el Paraninfo de la Universidad de Barcelona con el bombo y boato de los grandes actos académicos, pero también cabe la acción directa. En el campus de la Universidad Autónoma de Barcelona, a unos veinte kilómetros de la capital del Principado, se ha registrado este martes un episodio de matonismo político que recuerda las frustradas conferencias en universidades catalanas de Fernando Savater, Rosa Díez o Francisco Caja, entre otros. En esta ocasión no se trataba de reventar ninguna conferencia, sino de amedrentar a los estudiantes no nacionalistas agrupados en Sociedad Civil Catalana (SCC), la organización que se opone al "relato soberanista".

La agrupación universitaria de SCC había colocado un punto informativo en el campus, una "provocación" que jóvenes que se identificaron con toda clase de sindicatos y fuerzas independentistas no estaban dispuestos a pasar por alto. Venían al parecer de la presentación de un libro contra SCC en la facultad de derecho, un acto en el que SCC era denostada como organización fascista, plagada de elementos ultras, católicos y "unionistas", la versión "gore" de la caverna. La visión de una carpa de semejante entidad les resultó intolerable y a punta de navaja obligaron al desmantelamiento del punto de información, no sin antes amenazar e insultar a los estudiantes "españolistas".

Dadas las circunstancias, producidas delante de personal de seguridad de la UAB, según explica una nota de los estudiantes afectados, los miembros de SCC decidieron desmantelar el chiringuito y redactar un comunicado para la prensa y el rectorado en el que piden que se identifique a los agresores, en especial a quien ha blandido la navaja, y que se condene los hechos. De momento, no ha habido respuesta.

En su nota, los estudiantes de SCC afirman: "Han venido (los jóvenes separatistas) en conocimiento por las redes sociales de que se está convocando a los estudiantes para atacar la carpa de SCC, una vez finalizada la presentación del libro de Jordi Borrás Desmuntant Societat Civil Catalana, que tiene lugar en el paraninfo de la facultad de Derecho de la UAB".
 


Recortes de Prensa   Página Inicial