AGLI Recortes de Prensa   Jueves 21  Abril  2016

España cerró 2015 con el segundo déficit más alto de la UE, sólo superada por Grecia
 www.vozpopuli.com 21 Abril 2016

Bruselas y el BCE se han mostrado críticos con España al señalar que "el progreso necesario en la consolidación fiscal se ha detenido". Guindos asegura que ha "coordinado" con Bruselas una flexibilización de las metas de un año.

España cerró 2015 con un déficit del 5% del PIB excluyendo la ayuda pública destinada a la banca, y con un 5, % si se incluye este factor, lo que supone el segundo más elevado de toda la Unión Europea (UE), según los datos publicados este jueves por la agencia comunitaria de estadística Eurostat.

El dato se sitúa ocho décimas por encima del 4,2% del PIB que España se comprometió a alcanzar el año pasado de cara a sus socios de la Unión Europea (UE). Solo Grecia, inmersa en un tercer rescate, tiene un déficit más alto que España, con un 7,2% del PIB. España tendría que bajar este año el déficit al 2,8%, según lo establecido por sus socios cuando le dieron más tiempo para cumplir con el máximo del 3% exigido por la legislación europea, tal y como recoge la agencia Efe.

El ministro de Economía y Competitividad en funciones, Luis de Guindos, ha asegurado que ha "coordinado" con Bruselas una flexibilización de las metas de un año, para que se sitúe en el 3,6% del PIB este año y el 2,9% en 2017 a fin de evitar un ajuste "muy intenso".

La Comisión Europea (CE) ha dicho oficialmente que no se ha decidido nada aún, a la espera de los datos de Eurostat de este jueves, las previsiones de primavera en mayo y del análisis del programa nacional de reformas y de estabilidad que España debe enviar este mes.

La CE y el BCE se han mostrado críticos con España en su evaluación preliminar de la quinta misión de supervisión posterior al rescate a la banca, al señalar que el "progreso necesario en la consolidación fiscal se ha detenido" y que "ha quedado revertido parte del ajuste estructural implementado en años pasados". Igualmente lamentaron que las ventajas derivadas de un crecimiento dinámico y un entorno de intereses bajos "no hayan sido utilizadas para acelerar la reducción del déficit".

España cerró además 2015 con una deuda del 99,2% del PIB, una décima menos que en el ejercicio anterior, cuando habría finalmente tocado techo, tal y como esperaba el Gobierno español. En el conjunto de la eurozona y la UE en 2015 descendieron tanto el déficit como la deuda en comparación con 2014.

Luxemburgo, Alemania y Estonia registraron superávit
En la zona del euro el déficit bajó al 2,1% del PIB desde el 2,6% anterior y en la UE al 2,4% desde el 3% del PIB en 2014. En los diecinueve países del área de la moneda única la deuda bajó al 90,7% del PIB desde el 92,0%, y en los Veintiocho al 85,2% desde el 86,8%. Por países miembros, el año pasado tres países registraron superávit en sus cuentas públicas: Luxemburgo (1,2%), Alemania (0,7%) y Estonia (0,4%), en tanto que Suecia consiguió un equilibrio presupuestario. Los déficit más bajos los registraron Lituania (0,2%), la República Checa (0,4%), Rumanía (0,7%) y Chipre (1%).

En total siete países miembros tenían déficit iguales o por encima del 3% del PIB que establece el Pacto de Estabilidad y Crecimiento (PEC) europeo: Grecia (7,2%), España (5,1% con ayuda a la banca), Portugal y el Reino Unido (4,4%), Francia (3,5%), Croacia (3,2%) y Eslovaquia (3%).

Eurostat expresó reservas a los datos proporcionados por Bélgica por la clasificación sectorial de hospitales; así como a los de Francia, por el fondo de garantía de depósitos y de liquidación y por los costes relativos a la reestructuración de instrumentos de deuda complejos por parte de entes locales.

En cuanto a la deuda, los ratios más bajos se registraron en Estonia (9,7%), Luxemburgo (21,4%), Bulgaria (26,7%), Letonia (36,4%) y Rumanía (38,4%). Diecisiete países rebasaron el límite del 60% del PEC, siendo las deudas más elevadas las de Grecia (176,9%), Italia (132,7%), Portugal (129%), Chipre (108,9%) y Bélgica (106%).

El año pasado, el gasto gubernamental en la eurozona equivalió al 48,6% del PIB y los ingresos al 46,6%. En la UE, fueron del 47,4% y del 45%, respectivamente. En ambas áreas los ratios del gasto estatal y de los ingresos bajaron entre 2014 y 2015.

La ‘fiabilidad’ de Rajoy-Montoro: no cumplirán con Bruselas hasta cuatro años después de lo prometido
España pierde una legislatura completa para alcanzar el objetivo de déficit. ¿Cuáles serán las repercusiones de los sucesivos incumplimientos?
D. Soriano Libertad Digital 21 Abril 2016

Cuatro años. Es una legislatura completa y el período de tiempo que los políticos venden como necesario para que su proyecto dé frutos. Este Gobierno, por ejemplo, aseguraba en 2012 y 2013 que la reforma laboral generaría empleo a medio plazo, incluso aunque en los primeros meses tras su aprobación siguiese creciendo el paro. Y acertó. Tras un año y medio muy malo, a partir del verano de 2013 el mercado laboral comenzó a recuperarse.

No se puede decir lo mismo del déficit, aunque ésta fue una de las banderas a las que se agarraron Mariano Rajoy y Cristóbal Montoro cuando llegaron a La Moncloa. El mensaje del gallego y su ministro de Economía podría resumirse en algo así como: "Frente a la falta de fiabilidad de Zapatero, ahora ha llegado un Gobierno responsable en el que se puede confiar". En Bruselas, en los famosos road-shows ante los inversores extranjeros y la prensa internacional, en el Parlamento… si había una palabra con la que el Gobierno quería asociarse era "fiabilidad" frente al caos anterior. De hecho, desde 2014, con la aparición de los nuevos partidos, esa supuesta confianza también se ha manejado como argumento electoral a futuro.

El problema es que no es cierto. Este martes conocimos los últimos datos que maneja el Gobierno. Son las cifras que llevará a Bruselas en el nuevo cuadro macro. El ministro de Economía, Luis de Guindos, insinuó que ya se le habían mostrado los números a los mandamases comunitarios y que más o menos han acepado que son "realistas". Oficialmente, la Comisión Europea no se pronuncia y dice que estudiará la cuestión con tiempo. El vicepresidente de la CE, Valdis Dombrovskis, subrayó que "no se han tomado decisiones sobre el Pacto de Estabilidad y Crecimiento (PEC). Evaluaremos a Portugal y a España una vez que tengamos todos los datos necesarios", aseguró en referencia a la norma europea que obliga a los países a mantener su déficit por debajo del 3 % del PIB y la deuda menor al 60%. Pero leyendo entre líneas parece que no será un drama.

Otro incumplimiento, uno más, de España, pensará alguno. Han sido ya tantos que se ha perdido la cuenta. En las últimas semanas, en Libre Mercado, hemos apuntado cómo en este tema del déficit Rajoy ha cometido los mismos errores (o ha dicho las mismas mentiras, según como se quiera leer) que José Luis Rodríguez Zapatero. Lo de esta semana, en ese sentido, no es más que la constatación de un fracaso. Pero las cifras sí son significativas en sí mismas, más aún si miramos al pasado. De lo que se dijo a lo que ahora se plantea hay un mundo… bueno, hay una legislatura completa. Cuatro años de incumplimientos, de retrasos, de cambios de previsiones. En resumen, "fiabilidad y confianza", muy poquita.

- Se han dado muchas cifras para explicar lo grave que es el último incumplimiento del Gobierno en materia de déficit. Por ejemplo, ese 5,1-5,2% con el que se cerró 2015. Pero normalmente se compara con la última de las previsiones del Gobierno. En este caso, sería el 4,2% con el que nos habíamos comprometido con Bruselas para el pasado año.

Pero hay otra forma de verlo, comparando las cifras de déficit con las primeras promesas del Gobierno. Es decir, ¿a cuánto se comprometió Rajoy cuando llegó al poder y cómo dejará las cuentas al próximo Ejecutivo? En el Programa de Estabilidad que Cristóbal Montoro presentó en abril de 2012, se establecía un objetivo del 3% para el año 2013. Es decir, se fijaba un límite igual al que recoge el Pacto de Estabilidad y Crecimiento de la UE.

Pues bien, según el cuadro macro que Luis de Guindos llevó este martes al Congreso, ahora se compromete a bajar del 3% en 2017 y con una cifra del 2,9%. Es decir, cuatro años después de su primera promesa, si todo sale bien y España sigue creciendo al ritmo (optimista) previsto por el Gobierno, cumpliremos por los pelos con lo que le prometimos a la UE para 2013. ¿Qué pensarán nuestros socios europeos de un país en el que sucesivos gobiernos han ignorado de forma reiterada sus compromisos?

- Pero es que si se compara con lo que llevaba el Gobierno en su última propuesta la cosa no es mucho más tranquilizadora. En el Programa de Estabilidad 2014-2017, aprobado en la primavera de 2014, cuando el crecimiento ya empezaba a apuntar como una realidad, España se comprometía a un déficit del 1,1% en 2017. Es decir, casi tres veces menos de la cifra que hay ahora sobre la mesa (y es una cifra optimista). Incluso en la revisión que se hizo en 2015, en el Programa de Estabilidad 2015-2018, la cifra que se dio a Bruselas fue del 1,4% de déficit para 2017, la mitad del 2,9% que ahora se pide. En un año con un crecimiento superior al 3%, el objetivo de déficit para 2017 ha empeorado más de un punto y medio.
Las consecuencias

Llegados a este punto, todo suena a ya leído y escuchado. Tantas veces España ha incumplido sus objetivos de déficit que puede parecer que una más no tiene importancia. Pero hay una serie de cuestiones que siguen encima de la mesa y que pueden tener consecuencias:

- Déficit y objetivos de la UE: cada vez que sale el tema del déficit público todo el mundo mira al objetivo marcado por Bruselas. Y la defensa de Luis de Guindos el pasado martes fue por ahí. Más o menos el ministro de Economía vino a decir: "En Bruselas nos van a pasar la nueva cifra, así que no hay por qué preocuparse". Pero no hay que olvidar que el déficit es déficit, lo apruebe la UE o no. Es decir, el dinero que ahora no se tiene habrá que pedirlo prestado y pagarlo en un futuro.

De hecho, habrá quien piense que será peor, a medio plazo, el remedio que la enfermedad. Es como un padre que avale una y otra vez las deudas de un hijo derrochador. Para este hijo, a corto plazo, el respaldo del padre puede suponer un alivio. Pero si esa ayuda no le sirve para cambiar de actitud y sigue endeudándose (usa el aval como un medio para gastar más, no menos) lo que ocurrirá es que al final la montaña de deuda será mucho más alta.

- Riesgos a corto plazo: ¿Cuál será la situación de la economía española si, con estas cifras de déficit, perdemos el apoyo de la UE-BCE o se ralentiza la actividad económica más de lo que el Gobierno teme? ¿Qué margen de maniobra nos deja este nuevo incumplimiento?

- Un país en entredicho: España lleva desde 2008 sin cumplir el Pacto de Estabilidad. Si en 2017 no se alcanza ese famoso 2,9% (que está en el borde del 3%) se cumpliría una década completa de incumplimientos con la principal norma de la Eurozona. Ya no es cuestión de éste Gobierno, el anterior o el que venga después... Es que la credibilidad de nuestras instituciones está muy en entredicho.

- ¿Claudicación?: escuchando a Luis de Guindos, parece claro que el Gobierno no tiene la intención de ir más allá en sus esfuerzos. Habrá algún recorte mínimo de gasto en 2016 (dividido entre Estado y Comunidades Autónomas), pero para 2017, toda la reducción del déficit se fía a los efectos del ciclo económico. En lo que hace referencia a las medidas que están en manos del Gobierno, la sensación es de claudicación.

En busca del poder absoluto
OKDIARIO 21 Abril 2016

Pablo Iglesias quiere convertirse a toda costa en el Luis XIV de Podemos. Si el ‘Rey Sol’ aglutinó todo el poder en la Francia de finales del siglo XVII y principios del XVIII, el secretario general de la formación morada pretende hacer lo mismo con la izquierda española del siglo XXI. Para ello, no parece dispuesto a reparar en formas y movimientos aunque eso suponga desdecirse de sus supuestas ideas y principios éticos… si es que en algún momento su actividad política se ha diferenciado en algo de ‘El Príncipe’ de Nicolás Maquiavelo y su célebre “el fin justifica los medios”.

Después de despreciar al Partido Socialista de todas las maneras y modos posibles, ahora quiere dar un paso más para consumar el sorpasso aunque sea a costa de su credibilidad. Si su fin último es el poder, una alianza entre Podemos e Izquierda Unida de cara a las próximas elecciones del 26 de junio sería la prueba definitiva de que en política a Pablo Iglesias no le importa ni el propio Pablo Iglesias con tal de conseguirlo. El líder podemita ha reiterado en repetidas ocasiones que un pacto con la formación que dirige Alberto Garzón es “imposible”. Por ejemplo, en la televisión iraní donde tiene su programa ‘Fort Apache’. Allí llegó a reconocer que “un frente de izquierdas no puede cambiar políticamente el país, no suma”.

Iglesias olvida —u omite por interés— aquellas otras palabras que le dedicó al militante de IU: “El típico izquierdista tristón, aburrido, amargado…”. Declaraciones que provocaron en su momento una profunda brecha con respecto al partido de Alberto Garzón. Algo que puede pesar mucho a la hora de concretar este nuevo bandazo táctico del politólogo. De hecho, las negociaciones abrirán una sima importante en ambas formaciones. En Podemos, sectores como el de Errejón verán amenazado su modelo de partido y cuota de influencia; en IU, pocos han olvidado los desaires del podemita y consideran como una traición a su propia filosofía una potencial unión con los populistas.

La prueba evidente de las desavenencias entre los compañeros de Garzón está constatada en las palabras de un veterano como Gaspar Llamazares, que ha calificado a los dirigentes de Podemos como “estrategas de la tierra quemada y prepotentes”. No obstante, no habrá guerras internas —la división en Podemos es un seísmo constante que no deja de replicar— ni falla sistémica que detenga a Pablo Iglesias si con ello puede borrar del mapa al PSOE de Pedro Sánchez y optar así al cetro hegemónico de la izquierda en España. De concretarse el acuerdo, y a expensas del cómo, las estructuras orgánicas de unos y otros quedarán muy tocadas. Un factor inane para detener las ansias de poder absoluto que sacuden cada requiebro político de Pablo Iglesias.

Podemos aspira a superar al PSOE
EDITORIAL Libertad Digital21 Abril 2016

Las últimas encuestas, en las que Podemos experimenta un claro retroceso, del que se beneficia en gran parte IU, junto a la posibilidad de que una coalición entre ambas formaciones desbanque al PSOE del liderazgo de la izquierda, han llevado finalmente a al partido de Pablo Iglesias a aceptar una alianza electoral con el de Alberto Garzón de cara a unas cada vez más probables nuevas elecciones generales.

Es cierto que la fórmula D'Hondt que asigna el reparto de escaños penaliza enormemente a las formaciones que, pudiendo concurrir juntas, deciden presentarse por separado. Y que los votos obtenidos por Podemos el 20 de diciembre más los que consiguió IU superan en más de medio millón a los más de cinco millones y medio del PSOE. Está por ver, sin embargo, que esa coalición de extrema izquierda sea capaz de congregar al mismo número de votantes que ambas formaciones obtuvieron por separado el 20-D; pues, si bien es cierto que en los últimos sondeos IU se beneficia de un trasvase de votantes de Podemos, no todos los votantes descontentos con los de Iglesias pasan a respaldar a la que lidera Garzón.

Al margen de estas consideraciones, necesariamente especulativas, lo que resulta claro es que Podemos ha dado un paso de enorme trascendencia que hasta la fecha había rechazado de plano: concurrir a nivel nacional junto a formaciones tradicionales como IU. Es evidente que lo hace en aras de alcanzar ya una vieja aspiración de Pablo Iglesias de asumir el liderazgo de la izquierda. Aunque la coalición con IU no le garantiza per se ese liderazgo, es innegablemente un factor que lo favorece.

Paradójicamente, ese previsible mayor número de escaños de extrema izquierda no significaría necesariamente una mayor probabilidad de un Gobierno de frente popular. Y no sólo por el hecho de que los sondeos apunten a que unas nuevas elecciones podrían conceder la mayoría al PP con el único apoyo de unos crecidos Ciudadanos, sino porque es harto dudoso que el PSOE, no habiendo caído hasta la fecha en la tentación de un frente popular que otorgase a Pedro Sanchez la presidencia del Gobierno, fuera a hacerlo tras las nuevas elecciones en beneficio de Iglesias.

Todo, evidentemente, está por ver. Pero sin duda Iglesias, temeroso de quedar relegado a una cuarta posición, ha cedido a una fórmula que le facilitaría ascender a la segunda.

COMO LOS BUITRES… LUCHAN POR LOS DESPOJOS
Antonio García Fuentes  Periodista Digital 21 Abril 2016

Los buitres son en realidad, los que limpian y sanean la naturaleza allí donde viven; puesto que se comen hasta los huesos (el quebranta huesos). Se organizan tan bien, tan bien; que volando a gran altura en muy amplios círculos, tan pronto detectan el cadáver a devorar; el primero que lo ve, se deja caer con la máxima verticalidad; el inmediato al ver ello, se dirige al mismo punto y así en una cadena perfectamente organizada, en muy poco tiempo ya están sobre el cadáver, una veintena o más de estas aves necrófagas, que en disputa violenta, se van apoderando de los mejores “bocados” y una vez lleno el buche, van cediendo el resto a los que quedan.

Viendo las actuales “peleas políticas” en España, hoy me he recordado de la estampa de “los buitres”; reconociendo que esos buitres “de pico y plumas”, obran como la madre Naturaleza les tiene designado; que al parecer son de “hambres feroces”, para obligarles a la limpieza ya descrita.

Las bandas de políticos, emplean “sus técnicas más o menos sucias y en general no limpian nada, muy al contrario ensucian todo lo que pueden y pudren lo que la ética y el deber les obliga a todo lo contrario”; es “el buitreo humano”, donde la panza, el bolsillo y la ambición desmedida ha hecho de lo que debiera ser un vocación, una profesión de las más pervertidas en que interviene el ser humano.

Por ello… “tragan lo que les echan y hacen tragar ruedas de molino así que pueden ejercer el tipo de presión máximo”; el pueblo a gobernar, les importa un rábano, puesto que si fuera lo contrario, la pudrición social que padecemos en España (también en gran parte del mundo “mundial”) no sería tan desastrosa como lo es.

Mi preámbulo de hoy, obedece al texto siguiente, dejándoles la dirección para que lean el resto y luego, si pueden aguantarlo comenten lo que corresponda, aunque “los buitres políticos” irán “a lo suyo y a cara no ya de perro, sino de lo que queramos imaginar”.

“Ante el fiasco de la política económica de Rajoy -que no ha dejado de vendernos como una “excelente gestión económica” cuando, en realidad, ha sido un desastre que ha llevado a la economía a una situación de agotamiento extremo y ha generado una gigantesca burbuja de deuda y gasto-, increíblemente se alzan voces en la clase política y en los medios clamando por la subida de la presión fiscal, sin que nadie se haya parado a analizar ni un segundo el despilfarro oceánico que supone el Estado de las autonomías, donde se multiplican los gastos más inauditos y estrafalarios sin control alguno. Donde, además, las duplicidades, redundancias y excesos superan los 100.000 millones de euros anuales. Que pretenda mantenerse este dislate aplastándonos a impuestos es un robo inaceptable. La riqueza creada (PIB pm) durante su legislatura ha sido cero -1,07 billones en 2011 vs. 1,075 en 2015– y, a la vez, ha endeudando a la nación como jamás en el pasado -340.000 millones solo en deuda PDE-; ha elevado la deuda exterior a 1,7 billones, la mayor del mundo en términos de PIB. Ambas arruinarán el futuro de las próximas generaciones. Ha recortado salarios, precarizado el trabajo y empobrecido a la mayoría de la población; ha culminado la quiebra del sistema de pensiones, los futuros jubilados solo se repartirán lo que haya, cobrarán un 40% menos, y los actuales un 20% menos cuando se agote la caja de las mismas. Y ha elevado la presión fiscal al mayor nivel de nuestra historia.

Además, en medio de una situación política delirante, donde las ambiciones personales de cuatro insensatos tienen paralizada a la nación, la economía está desacelerándose y los beneficios de bancos, cuyas cotizaciones han caído más del 40% en un año, ya ni les cuento. Es intolerable que el BdE mienta descaradamente hablando de un crecimiento de 0,7 cuando todos los indicadores se han desplomado. El consumo de electricidad corregido ha pasado de +2,6% en el 4T15 al -0,7. El crecimiento de ventas en grandes empresas ha caído a la mitad, el consumo aparente de cemento en un tercio, la matriculación de vehículos de carga fuertemente correlacionada con la inversión igual, y el índice de producción industrial un 50%”.

http://blogs.elconfidencial.com/economia/el-disparate-economico/2016-04-11/no-mas-impuestos-para-el-despilfarro-autonomico_1181425/

Añadamos una “guinda enmierdada” que nos sirve un diario nacional, que la amplía con dos páginas dedicadas a “lo mismo o peor”: “Las autonomías subsisten a costa de pedir prestados 125 millones cada día – La Generalitat, pese a estar asfixiada es la que más dispara su gasto estructural” (ABC 02-04-2016).

Ante todo ello que imaginen “nuestros políticos”, con “la leche que vamos a ir de nuevo a visitar las urnas” a que nos obligan a ir, para luego que como el 20 de diciembre, no sirvan para otra cosa que para malgastar enormes cantidades de dinero y perder un tiempo precioso… ¿qué podemos decirles y para qué?

Antonio García Fuentes
(Escritor y filósofo)
www.jaen-ciudad.es (aquí mucho más) y http://blogs.periodistadigital.com/nomentiras.php

El círculo vicioso de la desconfianza
Cristina Losada Libertad Digital 21 Abril 2016

El partido Unión, Progreso y Democracia, que no consiguió representación parlamentaria en las elecciones de diciembre, acaba de poner una petición en change.org para que los diputados del Congreso devuelvan los sueldos que percibieron estos meses en razón de que no han hecho su trabajo. En declaraciones a este periódico, el dirigente de UPyD, Gorka Maneiro, dijo:

Pdimos a sus señorías que devuelvan sus sueldos porque han fracasado y porque han antepuesto sus intereses partidarios a los intereses de los ciudadanos en una campaña de cuatro meses subvencionada con dinero público.

La iniciativa de UPyD toca una fibra muy sensible durante estos años de crisis, una fibra que tocó dicho partido en su momento, que es la indignación con los sueldos de los políticos. La cuestión, bien manejada por los populistas más avezados, fue un elemento clave de su ascenso y de sus avances electorales, y, en consonancia, una de las primeras cosas que anunciaron los alcaldes de Podemos y asociados fue que se bajaban el sueldo. El caldo de cultivo de la demanda de esta suerte de voto de pobreza fue la idea, ampliamente extendida, de que los políticos eran los causantes de la crisis, pero no penaban como los demás mortales, sino todo lo contrario. Aunque esta adjudicación de la culpa de la crisis era errónea, resultó políticamente muy rentable para algunos de los que se dedicaron a la más fácil tarea de señalar culpables antes que a buscar soluciones.

En los meses transcurridos desde las elecciones, se ha abierto paso otra asignación de culpa a los políticos que es justo la que plantea la petición de UPyD: no han logrado llegar a acuerdos para formar gobierno, luego no han cumplido la tarea para la que fueron elegidos y para la cual les pagamos el sueldo. Como no han hecho su trabajo, que devuelvan el dinero: todos ellos. Esta es el primer aspecto extraño del asunto, la generalización de la culpa. Y no son los de UPyD los únicos que generalizan. Hay una corriente de opinión, que irá a más si se repiten las elecciones, que prefiere no distinguir a la hora del reparto y entiende que los cuatro partidos involucrados son culpables por igual.

De nuevo, es más fácil meter a todos en el mismo saco que examinar la conducta de cada uno. Pero lo interesante es el tema subyacente, que es la noción de que los políticos están completamente alejados de los intereses de los ciudadanos, y que no nos representan. Esto lo decían los del 15-M, pero lo dicen también, de otro modo, los nuevos regeneracionistas. Para unos y otros, el problema es que los políticos no responden a los deseos de los ciudadanos: que los partidos no vehiculan con autenticidad y fidelidad la voluntad de sus votantes.

Vale, bien, pongamos entonces el caso de la formación de gobierno y guiémonos por los sondeos, que es lo único que tenemos para conocer las preferencias ciudadanas. Según las encuestas, una amplia mayoría quiere que se llegue a un acuerdo, pero al tiempo resulta que hay mayorías en contra de cualquiera de los pactos posibles. Así, el último rechazo a una fórmula de gobierno no fue sólo fruto de la voluntad de una cúpula partidaria. Se preguntó a las bases de Podemos, y las bases, en un ejercicio de democracia directa notablemente sesgado por el enunciado de la consulta, rechazaron apoyar al gobierno que era factible: el fundado en el acuerdo PSOE-C's. La negativa de los dirigentes fue avalada por los afiliados. ¿Tampoco ellos representan a los votantes del partido?

La tradición de grandes coaliciones en Alemania es muy mentada como ejemplo modélico, pero no se menciona tanto que hay allí un grado de confrontación política mucho más bajo que en España. De hecho, uno de los factores que alimentan la confrontación es la desconfianza hacia los políticos, que siempre ha sido alta entre nosotros. La desconfianza tiende a encapsular a los votantes, a reducir sus opciones de confianza a los suyos: el votante del PP desconfiará radicalmente del PSOE y viceversa, el de Podemos sólo confiará en Podemos, y así sucesivamente.

Tenemos un círculo vicioso. Cuanta más desconfianza en los políticos, más se cierran los votantes de un partido a acuerdos con otros, y cuantos menos acuerdos se logran, más desconfianza hay en la política. Yo no sé cómo se rompe ese círculo vicioso. Sólo sé que con estos mimbres no es que sea difícil llegar a acuerdos: es que los partidos pueden temer, con razón, que sus votantes los penalicen por el acuerdo alcanzado. Culpar a los partidos de la falta de acuerdos para formar gobierno, obviando que responden también a las preferencias de sus votantes, refuerza nuestro círculo vicioso de la desconfianza.

La socialdemocracia y Pedro Sánchez: de la historia a la histeria
Tomás Cuesta Libertad Digital 21 Abril 2016

Antes de hacerse con un papel protagonista en la escena política del ominoso siglo XX, los paladines del ideal socialdemócrata tuvieron que emplearse en convencer a los escépticos de que esa amalgama conceptual que proponía su etiqueta no era un grotesco oxímoron, una coyunda inverosímil del agua y el aceite. Para vender las excelencias de un socialismo ¿democrático? había que afirmar lo que se era sobre la negación tajante de lo que no se era. De ahí que su construcción retórica -aseguraba Tony Judt- se sustanciase en una especie de titubeo esquizofrénico entre un "nosotros" luminoso y un "ellos" siniestro. "Nosotros" respetamos la propiedad privada, la libertad individual, la economía de mercado e incluso, hasta cierto punto, los valores burgueses. "Ellos", por contra, han convertido la utopía en una sucursal del infierno en la tierra y han manchado con sangre el virtuoso anhelo de construir un mundo más solidario y más fraterno. Socialistas veniales, no banales; demócratas -¡pero que muy demócratas!- de la cruz a la fecha, "nosotros" no somos comunistas, "nosotros" no somos "ellos".

Obvio es decir que, a estas alturas de la historia, la cantinela exculpatoria resulta improcedente. La socialdemocracia no sólo ha demostrado que es una opción legítima -y hasta beneficiosa, a veces- sino que resultaría absurdo negar que sus propuestas son la clave de bóveda del European way of life, el molde de un consenso que compromete por igual a la izquierda templada y la derecha circunspecta. A la hora de mantener a cualquier precio las sinecuras del Estado Providencia, la receta de Hollande es la misma de Merkel, la de Rajoy idéntica a la de Zapatero. Metidos a incrementar el gasto, disparar los impuestos y disparatar el déficit, los que reniegan de los socialdemócratas son su doble, su exactísimo espejo. Pero si lo social es un imperativo categórico contra el que nadie se revuelve y Otegui, verbi gratia, es más demócrata que Kennedy, ¿qué socialdemocracia defiende Pedro Sánchez frente al chequismo-populismo que patrocina Pablo Iglesias?

La historia se repite y la farsa (Marx dixit) reinterpreta el drama en el sentido opuesto. El objetivo, ahora, no es deslindar los territorios del "nosotros" y el "ellos". No es recordar que el odio es regresivo y que el rencor no ha sido nunca el combustible del progreso. No es remachar que, aunque a algunos les pese, la condición de ciudadano está muy por encima del párvulo mejunje que atiende por "la gente". Ahora, al parecer, el objetivo es tender puentes sobre el abismo ideológico que les justificaba in illo tempore. Ayuno de discurso, ajeno a los conceptos, el candidato Sánchez es un castigador de vía estrecha, apenas un sparring de los especialistas en pressing catch mediático y guerrilla dialéctica.

Si hubiese leído a Gramsci a ojeadillas -si se hubiese asomado, al menos, a un digesto- sabría que renunció a la hegemonía (a jugar en su campo y con sus reglas) en el mismo momento en que devaluó el "nosotros" y dio pábulo al "ellos". Doctor en ignorancias y perito en fachendas, el candidato Sánchez no ha caído en que "ellos", los usureros del poder, rubrican los acuerdos matando al limosnero. Que el porvenir nos sea leve.

Puigdemont & Cía.
José García Domínguez Libertad Digital 21 Abril 2016

Lo raro no es que llegue a presidente alguien carente de estudios reglados más allá del bachillerato, alguien que tampoco posea una fortuna económica fruto de su personal esfuerzo emprendedor; alguien que no haya demostrado ningún talento natural extraordinario en ámbito alguno, ni cualquier otro mérito cívico digno de particular reseña. Lo raro no es que una persona con la trayectoria profesional y vital del señor Puigdemont haya llegado a ser la máxima autoridad del Estado en un territorio de la Península Ibérica. Si bien se mira, lo en verdad extraño es que existan otros lugares en el mundo, Dinamarca pongamos por caso, donde personas como el señor Puigdemont, por lo demás dignas de todo respeto, jamás podrían ocupar las máximas magistraturas del país. Ni en sueños. Desde que cumpliera la mayoría de edad legal y hasta el instante mismo de verse cooptado para dirigir la Generalitat, el señor Puigdemont ha encarnado el paradigma del régimen de patrocinio político que rige en Cataluña (aunque no solo en Cataluña) como forma inconfesada de reparto de los frutos del poder institucional.

Así, todas las fuentes de rentas de que ha disfrutado el señor Puigdemont a lo largo de su existencia, tanto las procedentes de sus muchos cargos de confianza política como las surgidas de sus varias empresas periodísticas auspiciadas con dinero público, todas, han sido fruto de ese peculiar régimen omnipresente en este rincón del Mediterráneo (pero no solo en él). Al cabo, si algo demuestra el caso del señor Puigdemont es que la naturaleza humana resulta ser igual en todos los tiempos y en todos los lugares. El nepotismo y las mil variantes del patrocinio clientelar, el beneficiar desde el poder con sinecuras y privilegios a parientes y amigos es algo que forma parte consustancial de nuestra especie. El gran misterio, decíamos ahí arriba, es que haya sitios donde eso no ocurre, pues nada se corresponde más con nuestro instinto natural que proceder de tal modo. Por eso resulta tan difícil construir un Estado moderno, el que Cataluña, al igual que Italia o Grecia, tampoco tendría aunque se declarase independiente de España. Y es que comportarse de manera diferente, designar para los puestos de máxima responsabilidad y relevancia a las personas más cualificadas, con independencia de su relación de proximidad con el poder, crear un una administración pública impersonal, es algo que va en contra de nuestras inclinaciones biológicas más profundas. Porque extravagante es lo que pasa en Dinamarca. Lo normal es Puigdemont.

La liberación "nacional, social y sexual"
Pablo Planas Libertad Digital 21 Abril 2016

La Candidatura de Unidad Popular (CUP) es algo así como la conciencia pava de la izquierda nacionalista y el nacionalismo de derechas, los tres deseos del mago de la lámpara, la destilación más rotunda de la escuela pujolista, la formación política que le quiere pegar fuego, en teoría, al sistema que les ha criado a cuerpo de rey. Un/una chico/a de la CUP le metería un cóctel molotov a un cajero de la banca, pero jamás renunciaría en su vida de boy-scout a los principios básicos de la inmersión lingüística. Lo cuestionan todo, menos el meollo. No les va mal. Y acceden al sistema porque son más antitampones que antisistema.

Lo acaba de demostrar la CUP de Manresa, localidad principal de la provincia de Barcelona, el corazón de Cataluña y la referencia urbana más próxima a la abadía de Montserrat. Estamos en la desconexión, en la desobediencia, pero también en la revolución social, guerra y colectivización. De ahí que la CUP plantee un cambio radical en la higiene íntima de las adolescentes manresanas. Fuera támpax y hola esponjas marinas, copas menstruales y compresas de trapo. El proceso exige procedimientos ecológicos y sostenibles y los tampones no son ni una cosa ni la otra, según los ideólogos cuperos. Nada queda fuera del alcance de la CUP y sus teóricos. No sólo tienen un plan para proclamar la independencia de los países catalanes (creen que la Franja, parte de Francia, la Comunidad Valenciana, las Baleares y un trozo de Murcia son Cataluña), salir de la Unión Europea e imponer la economía de intercambio y el idioma único. Quien ha previsto el escenario de una república catalana también ha diseñado una sociedad ideal, concienciada hasta el punto de aceptar las costumbres de higiene íntima promulgadas por el partido, sea por patriotismo o por placer, porque entre un rígido tampón de algodón y una esponja marina blandita y redundantemente esponjosa no debe haber color.

Pero no se trata de la CUP de Manresa. La de Barcelona discurre, un decir, por los mismos derroteros. Josep Garganté, alias Olaf el Vikingo, es el ariete cupero condal, el conductor de autobuses que lo mismo intenta coaccionar a un médico para que altere el parte de lesiones de un mantero que lanza en el Salón de Plenos un puñado de fotocopias de billetes de quinientos euros. Consumado actor, Garganté se ha liado a soflamas este miércoles en la comisión de presidencia de la Casa Gran de la Ciudad Condal. Andaban por los suelos de la risa con la Constitución los señores ediles. El PP había presentado una propuesta para que el día de la Carta Magna del 78 tuviera una agenda oficial en Barcelona (algo menos ostentoso, en cualquier caso, que las fiestas del 85 aniversario de la Segunda República) cuando Garganté, cráneo rapado, barba de leñador, tatuajes del Che, amor y odio en los nudillos, se ha encendido como una moto y ha proclamado que ellas (sic), la CUP, están por la "liberación nacional, social y sexual". "¡Al fuego la Constitución!", ha añadido. Qué manía en Cataluña con quemar libros, con el sexo de las esponjas marinas y con echar la culpa de todo a España. La regla como metáfora de la Constitución...

¿Peligra España, como en 1936, caer en el frente populismo?
“La locura de la Revolución consistió en querer instituir la virtud sobre la tierra. Cuando alguien pretende que los hombres sean buenos, juiciosos, libres, moderados y generosos, acaba fatalmente por desear matarlos a todos” A.France.
Miguel Massanet diariosigloxxi.com 21 Abril 2016

A algunos nos cuesta admitir que llevamos unos años en los que alguien nos viene queriendo cambiar España, darle otro sentido al patriotismo español, considerar algo accesorio la unidad de nuestra nación, prescindir de aquellos valores que durante siglos han sido el sustento de nuestra civilización cristiano romana, banalizar el concepto de familia y torpedear cualquier sentimiento religioso que perviviera desde el año 1 de nuestra era. La idea de descuartizar la piel de toro, de convertir sus regiones o autonomías, como se las quiera calificar, para transformar cada una de ellas en naciones independientes, ha calado en la mente de muchos ilusos que han creído que, en un mundo de avances digitales, de comunidades de naciones, de grupos económicos de carácter internacional, de continuos cambios y progresos derivados de los avances imparables tanto en las ciencias, la medicina, como en el resto de materias técnicas , que no dejan de progresar, cada vez con mayor rapidez, a medida que los medios exploratorios se perfeccionan y generalizan.

Cada vez resulta más impensable establecer límites a la libre circulación entre naciones, tanto de personas como de mercancías, al intercambio de ideas, a la mezcla de culturas, a la creación de organismos internacionales, en los que se limen los roces entre etnias o se pacten acuerdos para unir esfuerzos en busca de una sinergia provechosa para los adelantos imprescindibles para seguir avanzando en la búsqueda de un mundo mejor, más racional, más perfeccionado, en el que se pueda ir venciendo los viejos tabúes y rencillas, a la vez que se avanza en las nuevas técnicas, procesos, remedios y erradicación de enfermedades, que hasta ahora han sido una verdadera lacra para la sociedad.

Tenemos la sensación de que llevamos unos años en los que, en nuestro país, se han ido perdiendo, con la llegada de nuevas ideas; nuevas filosofías; nuevos conceptos sobre la riqueza; concepciones distintas sobre la relación deberes y derechos; la relativización de la importancia del esfuerzo, el empeño, el sacrificio y la constancia, para conseguir nuestros objetivos; unos valores que, durante muchos años, han sido norte y guía para generaciones de españoles, que los consideraban como hitos indispensables para poder triunfar en la vida. La llegada de unas ideas rupturistas con el estatus establecido, la puesta en cuestión de la autoridad paterna en las familias, la captación de la juventud para someterla a un lavado de cerebro al estilo nazi, imbuyéndole la idea de que debían ser libres; no someterse a la autoridad paterna, no aceptar la disciplina en las escuelas; convertirse en censores y críticos en su etapa universitaria, convirtiendo las aulas en centros de activismo político en detrimento de las funciones educativas tradicionales; han acabado para convertir el cambio generacional en un medio para conseguir, a la vez, en un cambio político mediante el cual, cosa curiosa, se ha querido retroceder en el tiempo volviendo a fórmulas, como el comunismo o el anarquismo que, bajo nuevos conceptos, como el llamado progresismo o los grupos antisistema, no han hecho otra cosa que resucitar las viejas doctrinas leninistas y los procedimientos de captación de afiliados, propios de los sofisticados sistemas del llamado “frente populismo”, propio de los años previos a la llegada de la llamada II Guerra Mundial.

Lo malo es que estos sistemas, que ya fueron ensayados en los tiempos de la post guerra, en la Unión Soviética y en todas las naciones de detrás del llamado Telón de Acero, es que fracasaron en sus objetivos, no consiguieron en ningún momento superar la competencia de los países libres, con la particularidad de sujetar, a los ciudadanos que estuvieron sometidos a su tiranía, a los efectos nefastos y ruinosos de un régimen policial, estatalizado y represivo en el que no existían las libertades individuales bajo la presión de un régimen autoritario que actuó de forma inflexible contra aquellos ciudadanos que estuvieron sometidos a aquel régimen de terror.

La realidad es que comenzando por la degradación de la preparación de los políticos, algunos de los cuales deberían volver al parvulario; el desprecio existente por el cumplimiento de las leyes algo que se ha convertido en una práctica habitual, no del pueblo llano, sino de aquellos políticos investidos de facultades de gobierno que, como se ha venido demostrando, no han tenido empacho alguno en enfrentarse al gobierno central, al Estado de Derecho y a los tribunales de Justicia, incluido el TC, incumpliendo sus resoluciones y desafiando la autoridad de las instituciones cuando han creído que debían hacerlo. Lo mismo se puede decir de los encargados de hacer cumplir las leyes que, para no crearse problemas, han venido consistiendo que se les subieran a las barbas aquellos que se han valido de la impunidad para ir avanzando en sus objetivos revolucionarios.

Hoy en día unos centenares de ciudadanos, unos pocos agitadores o varios insurrectos bárbaros con armas o trancas, son capaces de tener en jaque a la policía que, para mayor vergüenza, está atada de pies y manos por sus superiores que temen que se pueda producir algún herido entre los alteradores del orden debido a que, los jueces politizados, son más proclives a cargar las culpas en la policía que a castigar a los autores de los desafueros. Hoy tenemos como alcaldesa de Barcelona a una señora que se pasó la vida organizando mítines en las calles, protestando contra la aplicación de la ley de desahucios y siendo una protectora de aquellos que infringían las normas. Como era de esperar, ahora que es alcaldesa, impide a la policía que los manteros sean desalojados de las calles, que cometan tropelías en el Metro y que sean expulsados por la policía de modo que hay lugares en los que los manteros actúan impunemente, porque la policía municipal tiene prohibido acudir a ellos. Si quienes deben aplicar la ley son los que favorecen que no se aplique, estamos, señores, ante una situación que, a muchos, nos recuerda aquella en la que las autoridades de la II República, con Azaña, Largo Caballero y Companys, dejaban que las patrullas de forajidos de la FAI y la CNT, pulularan por las calles de Barcelona, matando, robando e intimidando a las personas inocentes, por el simple hecho de ser de derechas, religiosos o iban a misa.

Unos grupos de comunistas bolivarianos han conseguido arrastrar a una serie de viejos activistas comunistas, a miembros de bandas antisistema, a okupas y a todo este lumpen que vegeta en los locales de la farándula, mezclados con politicastros, viviendo en este ambiente revolucionario que tanto les gusta a los que prefieren seguir sin dar palo al agua, patrocinados y subvencionados por quienes tienen interés en crear mal estar y desorden, para favorecer sus ambiciones revolucionarias que, como es sabido, se suelen incubar en el descontento de los ciudadanos a los que se les hace creer que, un régimen de izquierdas, ayudaría a que no hubiera ricos y todos vivieran mejor. Lo que se callan es que nunca, en la historia de la humanidad, se ha dado el caso de que un país comunista alcanzara a cumplir con las promesas de prosperidad sino, por el contrario, han acabado en la miseria más completa, como sucedió en la Alemania del Este y todos los países subordinados a la égida soviética o, como ha sucedido en la China actual, se ha vuelto a reproducir la aparición de grandes multimillonarios ( en este caso del PCC) mientras muchos millones de ciudadanos siguen bajo el nivel de la más absoluta pobreza.

O así es como, señores, desde la óptica de un ciudadano de a pie, vemos como nuestra nación ha entrado en una peligrosa espiral que, al parecer, nos lleva directamente a una situación muy similar a la en que se encontraba España unos meses antes de que estallara la Guerra Civil. Puede que las circunstancias no sean las mismas y que, los actores no estén subvencionados por los mismos países extranjeros, en aquella ocasión Rusia y en esta Venezuela; pero son los mismos mimbres y, si nadie lo remedia, antes de que sea demasiado tarde, es muy posible que los resultados pudieran parecerse mucho. No se puede descartar nada.

Palestinos: así celebran el terrorismo
Jaled Abu Toameh Libertad Digital 21 Abril 2016

Poco después del ataque terrorista contra un autobús registrado ayer en Jerusalén, una serie de facciones palestinas se apresuraron a emitir comunicados en los que aplaudían la "operación heroica" y urgiendo a los palestinos a seguir el camino de la lucha armada contra Israel.

El alborozo ante este ataque terrorista, el primero de este tipo desde los atentados suicidas de la Segunda Intifada, hace más de una década, es un nuevo aviso de la radicalización entre los palestinos, que se atribuye en su mayor parte a la incitación contra Israel y al adoctrinamiento por parte de varias facciones y líderes palestinos.

Como era previsible, la primera organización palestina en aplaudir fue Hamás. Su portavoz Sami Abu Zuhri dijo:
[El movimiento islamista] celebra la operación en Jerusalén y la considera una respuesta natural a los crímenes israelíes, especialmente a las ejecuciones extrajudiciales y la profanación de la mezquita de Al Aqsa.

En realidad, el portavoz de Hamás estaba haciéndose eco de las acusaciones que hizo previamente el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abás, que declaró que los palestinos no iban a permitir a los judíos "ensuciar la mezquita de Al Aqsa con sus sucios pies".

¿Quién podría culpar a Hamás de esas acusaciones contra los judíos, cuando Abás, el socio de Israel para la paz, fue el primero en expresar su oposición a que los judíos visiten el Monte del Templo? Vale la pena señalar que las acusaciones de Abás se produjeron sólo unas semanas después del estallido de la Intifada de los Cuchillos, a principios de octubre.

Otro líder de Hamás, Husar Badran, también saludó el atentado. Dijo que su movimiento tenía la determinación de resistir para "expulsar a los ocupantes de nuestros territorios palestinos".

Cuando los líderes de Hamás hablan de "expulsar a los ocupantes de los territorios palestinos" quieren decir que Israel debería ser eliminado y reemplazado por un imperio islamista.

En Al Aqsa TV, la televisión de Hamás, el presentador Mohamed Hamed estaba tan contento y emocionado tras enterarse del ataque terrorista en Jerusalén que decidió dedicar un saludo militar a sus autores.

Otros palestinos que no son necesariamente seguidores de Hamás utilizaron las redes sociales para jalear el atentado y pedir más. En Twitter, muchos activistas palestinos crearon hashtags como #Bus12 y #TheRoofoftheBusGoesFlying (El techo del autobús sale volando) para celebrarlo. Los viñetistas palestinos, reflejando el estado de júbilo, se unieron rápidamente al coro de los que celebraban la "operación heroica" contra civiles israelíes. Uno de ellos, Omaya Yuha, respondió enseguida dibujando una viñeta donde aparecía una palestina celebrando el atentado con gritos de alegría y repartiendo caramelos.

A las pocas horas del atentado, las facciones palestinas parecían competir entre sí para ver quién hacía la declaración más entusiasta. La Yihad Islámica Palestina y el Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP) reaccionaron emitiendo comunicados ensalzatorios. Dijeron que suponía un "avance cualitativo" en la intifada. Ambos prometieron seguir matando israelíes como parte del esfuerzo por "intensificar" la intifada. Más tarde, un grupo denominado Comités de Resistencia Popular emitió su propio comunicado, donde amenazaba con "más ataques dolorosos contra el enemigo sionista".

Incluso la facción de Abás, Fatah, se volcó en justificar el atentado. En una primera reacción, el portavoz Rafat Elayan utilizó las palabras de Hamás para referirse al ataque:
Esta es una respuesta natural a las prácticas israelíes contra nuestro pueblo, incluidas las detenciones, los asesinatos y las constantes incursiones en la mezquita de Al Aqsa.

Más tarde, por la noche, se supo que algunos palestinos, sobre todo en la Franja de Gaza, salieron a las calles para manifestar su alborozo por el atentado.

Las declaraciones públicas de los líderes y grupos palestinos relacionadas con este atentado son otra señal más de que siguen incitando a su pueblo contra Israel. Este es el tipo de declaraciones que inducen a hombres y mujeres palestinos a agarrar un cuchillo (o, en este caso, un artefacto explosivo) y disponerse a matar al primer judío que se encuentren.

El mayor obstáculo para la paz con Israel sigue siendo la falta de educación para la paz con Israel. De hecho, se puede decir sin temor a errar que nunca ha habido un verdadero intento por parte de los líderes y grupos palestinos de preparar a su pueblo para la paz con Israel. Al contrario: el mensaje que lanzan a su pueblo sigue siendo extremadamente antiisraelí.

Las incitaciones, las amenazas y la retórica fogosa sólo generarán más violencia. Por ahora, todo indica que los palestinos se disponen a ampliar la Intifada de los Cuchillos con una ola de atentados con bomba contra objetivos civiles en Israel. A juzgar por las reacciones de diferentes facciones y activistas palestinos, el apoyo a los ataques terroristas contra Israel es tan generalizado entre los palestinos que están dispuestos a celebrar un atentado contra un autobús lleno de civiles. Esto plantea dudas sobre la voluntad de los líderes y ciudadanos palestinos de ir hacia la paz y la coexistencia con Israel.

© Revista El Medio - Gatestone Institute
Jaled Abu Toameh, periodista árabe-israelí.

DESDE COMIENZOS DE 2014
El ISIS ha ejecutado a 250 mujeres por negarse a ser esclavas sexuales
Gaceta.es 21 Abril 2016

El Estado Islámico ha ejecutado desde 2014 a 250 mujeres en Mosul, Irak, por negarse a convertirse en esclavas sexuales de la agrupación. Tras la caída de Mosul a manos del grupo terrorista en junio de 2014 los militantes comenzaron a obligar a las mujeres a aceptar el matrimonio temporal o yihad sexual (yihad al-nikah) bajo el pretexto de la aplicación de la sharía, publica la agencia ABNA.

"Al menos 250 mujeres han sido ejecutadas hasta el momento por el Estado Islámico por negarse a aceptar la práctica de la yihad sexual, y en ocasiones sus familiares también fueron ejecutados por el rechazo a someterse a la demanda del Estado Islámico", ha afirmado un oficial del Partido Democrático del Kurdistán de Mosul, Said Mamuzin, citado por la agencia.

Otro oficial, Ghayas Surchi, de la Unión Patriótica del Kurdistán, ha señalado que a las mujeres en esta ciudad norteña iraquí se les prohíbe salir solas y deben estar completamente cubiertas cuando estén en público.

En febrero una mujer que huyó de la ciudad reveló que el Estado Islámico utiliza un instrumento de metal para castigar a las mujeres cuya ropa no cubre su cuerpo por completo. Según ella, la herramienta arranca trozos de carne causando un dolor insufrible.

Islamistas infiltrados
David R. www.latribunadelpaisvasco.com 21 Abril 2016

Recientemente, este periódico se hizo eco de una importante noticia que hacía referencia a un informe de los servicios de contra-inteligencia militar de Alemania (MAD), que revela que terroristas islamistas podrían haberse infiltrado en el ejército germano. El MAD reconoce investigaciones en curso sobre un importante número de soldados.

Las explicaciones del comisionado parlamentario para las Fuerza Armadas, Hans-Peter Barleis deberían preocupar a todos los socios de la Alianza Atlántica (OTAN), de la misma manera que a todos los gobiernos occidentales, aunque solo sea porque estamos hablando de procedimientos con resultados muy peligrosos.

En España ya tenemos ese problema. Hace aproximadamente un lustro un amigo que tiene alta graduación en el Ejército me explicó con preocupación cual era la situación en la hasta ahora prestigiosa unidad de Regulares, con una plantilla de soldados profesionales musulmanes cada vez mayor. Me contó cómo esa situación, que es intrínsecamente problemática, había sido trasladaga al Estado Mayor, y éste, a su vez, al Gobierno, que no ha adoptado la medida solicitada por los oficiales con conocimiento de causa, que no es otra que la disolución de la histórica unidad, porque los mandos ya no la consideran suficientemente operativa ni totalmente fiable, sino potencialmente infiltrada. Y ciertamente así ocurrió con la resolución de la crisis de la isla de Perejil, en la que teniendo en cuenta estos extremos se enviaron tropas aerotransportadas desde la Península, porque la isla había sido ocupada por soldados marroquíes, todos musulmanes.

Su pronóstico era pesimista, pensaba que la siguiente en caer será la Legión.

La infiltración del DAESH (Estado Islámico) en unidades militares occidentales es algo lógico, porque les supone un entrenamiento de calidad sin costo alguno, pero, sobre todo, les proporciona un conocimiento del enemigo que no es posible alcanzar desde la simple observación. Además, la infiltración les aporta una magnifica cobertura para su durmiente presencia.

La infiltración forma parte de las técnicas de combate en cualquier guerra desde que éstas existen, y cabe recordar que ellos nos han declarado una. Y cuando tú declaras la guerra, estás en guerra.

Para que la infiltración se produzca son necesarios cuatro elementos:

1) - Propósito de hacerlo para alcanzar un objetivo concreto.
2) - Oportunidad de conseguirlo sin levantar sospechas que truncarían la misión.

3) - Preparación de la misión con una planificación que se adecua al objetivo.
4) - Disponer del personal capacitado para el cumplimiento de la misión.

Es sabido que en estos procesos de infiltración, DAESH instruye a los futuros infiltrados en pautas de comportamiento que permiten su máximo mimetizaje, por ejemplo la tolerancia del consumo de alcohol y tabaco, aunque su religión se lo prohíba. La permisividad del pecado es en este caso un elemento táctico de la guerra que libran y su posterior martirio les eximirá suficientemente del mismo. Las huríes les seguirán esperando.

Pero las infiltraciones tienen, entre otros, un objetivo principal, que es la obtención de información y, por lo tanto, no estarán pensando únicamente infiltrar unidades militares en Occidente y en Oriente. Su objetivo será, y así lo estarán haciendo, infiltrar todo tipo de instituciones públicas y privadas, utilizando para ello de manera indistinta mujeres y hombres.

Una modificación legislativa adecuada que confiera más poder a los servicios de inteligencia y a las policías, podría ayudar a frenar estos inevitables procesos, pero requiere el apoyo de los políticos legisladores que con frecuencia ocultan estas realidades y pretenden igualar los derechos de los verdugos con los de las víctimas. La imprescindible colaboración ciudadana, que ya está dando sus frutos, cobra aquí especial relevancia. Estimados lectores, ante una sospecha razonable utilicen la web del Ministerio del Interior www.stop-radicalismos.es, o la app policial "Alertacops".

VÍCTIMAS DEL EXTERMINIO
Homenaje en Madrid a las víctimas del Holocausto
La Embajada de Hungría recuerda a las víctimas del Holocausto y a los supervivientes húngaros que encontraron refugio en España
Francisco J. CastañónEstrella Digital 21 Abril 2016

En los últimos compases de la II Guerra Mundial los nazis acentuaron su presión en Hungría sobre el pueblo judío. En marzo de 1944 Hitler no se fiaba ya de su aliado en el este de Europa y las tropas alemanas avanzaron para ocupar Budapest. Fue entonces cuando la comunidad judía húngara, hasta ese momento discriminada y segregada, comenzó a sufrir el odio y la crueldad del nazismo contra los judíos, las deportaciones en masa, el internamiento en campos de concentración y el exterminio en las cámaras de gas. Los gitanos húngaros corrieron la misma suerte.

Muchos murieron. Algunos consiguieron sobrevivir al Holocausto. En el recuerdo de quienes consiguieron huir del genocidio siempre estuvo presente la extraordinaria labor del diplomático español Ángel Sanz-Briz, por entonces destinado en Budapest. Sanz-Briz asumió un alto riesgo para proporcionar, en primer lugar, salvoconductos a judíos de origen sefardí y después a cualquier judío perseguido. Entre los pasaportes españoles expedidos y las casas que alquiló como escondite, las cuales protegió como si fueran dependencias de la Embajada de España en Hungría, consiguió salvar a más de 5.000 judíos del Holocausto orquestado por los nazis.

Ahora, con motivo de la Presidencia húngara de turno de la Alianza Internacional para la Memoria del Holocausto (IHRA), la Embajada de Hungría en España, el Centro Sefarad-Israel y la Comunidad Judía de Madrid han recordado a las víctimas del Holocausto de Hungría, así como la historia de los supervivientes que encontraron refugio en nuestro país. El homenaje ha tenido lugar en el Centro Cultural Nicolás Salmerón del Ayuntamiento de Madrid. Al acto asistieron diversos miembros del cuerpo diplomático acreditado en España.

La embajadora de Hungría en España, Enikö Györi, inauguró el acto recordando que el Holocausto fue “una de las mayores tragedias de la humanidad”. Asimismo, puso de relieve la necesidad de fomentar la educación sobre lo que significó el genocidio, combatir el antisemitismo e hizo mención a la persecución que también padeció el pueblo gitano por parte del nazismo. Recordó que las deportaciones de judíos, iniciadas en abril de 1944, contaron con la colaboración de las autoridades húngaras de aquel entonces. En este sentido, la embajadora Györi subrayó que en la actualidad Hungría “ha comprendido ya lo que supusieron aquellos trágicos acontecimientos para el pueblo judío” pero, añadió, “es imprescindible seguir ahondando en el conocimiento de los destinos individuales” de quienes sufrieron el horror del Holocausto.

Tras evocar que un número destacado de perseguidos llegaron a España, donde pudieron rehacer sus vidas en la medida de lo posible, Györi hizo mención al más de un centenar de actos organizados para perpetuar la memoria del genocidio durante la presidencia húngara de la Alianza Internacional para la Memoria del Holocausto. Rumanía será el país que releve a Hungría en la presidencia de turno de esta institución.

Salvoconductos españoles
En la presentación del acto intervinieron también David Hatchwell, Presidente de la Comunidad Judía de Madrid, quien señaló la importancia de mantener viva la memoria de lo que sucedió, así como la tradición oral a través de la cual hemos podido conocer el testimonio de quienes fueron víctimas del genocidio nazi.

Por su parte, el diplomático Miguel de Lucas, Director General del Centro Sefarad-Israel, tuvo palabras de agradecimiento para la Embajada de Hungría, con la que ha existido “una colaboración muy estrecha” a lo largo de este periodo de presidencia de la IHRA. Asimismo, rememoró la figura de Ángel Sanz-Briz, “nunca suficientemente valorado” y relató la historia de uno de los supervivientes ayudado por el embajador, quien llevó consigo durante toda su vida el salvoconducto que le diera el diplomático español para poder escapar de los campos de exterminio. También recordó Miguel de Lucas que el Ayuntamiento de Budapest dedicó hace unos meses una avenida al “ángel de Budapest”, sobrenombre con el que es conocido Sanz-Briz por haber salvado tantas vidas.

Como parte de este homenaje fue presentado el estudio “España y los supervivientes húngaros del Holocausto. Memorias contadas”. En la presentación del libro estuvieron, además de los historiadores Ignacio Szmolka Vida y Judit Zsolnai, autores de este trabajo, Eva Benatar y Patricia Weisz. El coloquio fue moderado por el abogado y escritor Jorge Trías Sagnier.

Patricia Weisz, hija de la célebre superviviente del Holocausto Violeta Friedman, contó como su madre fue internada en Auschwitz con 14 años, donde murió toda su familia salvo ella y su hermana. Tras un periplo por Canadá y Venezuela recaló en 1965 en España. Durante cuarenta años Violeta no quiso hablar de lo sucedido, hasta que en 1985 unas declaraciones a la revista Tiempo del exjefe de la Waffen-SS Léon Degrelle, negando la existencia de los campos de exterminio, la llevó a iniciar acciones legales contra el excomandante nazi que sentaron doctrina constitucional y precedente para la reforma del Código Penal en nuestro país. El nazi Léon Degrelle vivió en España tras la guerra bajo una identidad falsa, hasta su muerte en 1994. Degrelle estuvo amparado por el régimen de Franco y nunca pudo ser extraditado.

Finalizado el coloquio tuvo lugar un concierto de piano en memoria de las víctimas del Holocausto, interpretado por los hermanos Daniel y Gari Cayuelas-Krasznai.

Libertad y progreso
La libertad (en todas sus facetas, y entendida en la concepción negativa de Berlin como ausencia de coacción a la voluntad del individuo) es el más importante factor de progreso de la sociedad
El Confidencial 21 Abril 2016

“Que haya privilegios especiales para unos pocos supone menos prosperidad para la mayoría”. James Mint, presidente de la Fundación Heritage.

Ayer se presentaba en Madrid 'Índice de libertad económica', el informe de Heritage y 'The Wall Street Journal', distribuido en España por el 'think tank' Civismo. Como viene siendo común desde hace 22 años, el análisis de las características de prácticamente todas las economías del planeta pone de manifiesto algo que algunos mantenemos y que la mayor parte trata de ocultar: la libertad (en todas sus facetas, y entendida en la concepción negativa de Berlin como ausencia de coacción a la voluntad del individuo) es el más importante factor de progreso de la sociedad.

Para elaborar el índice, la fundación Heritage tiene en cuenta 10 aspectos fundamentales: los derechos de propiedad y la libertad frente a la corrupción (integrados en el epígrafe 'Estado de derecho'), la libertad fiscal y el gasto público (dentro de 'Tamaño del Gobierno'), las libertades empresarial, laboral y monetaria (dentro de 'Eficacia reguladora') y las libertades comercial, de inversión y financiera (englobadas en el apartado 'Apertura de los mercados'). En virtud de la puntuación en esas cuestiones, se establecen cinco categorías de las economías, desde las libres (por encima de 80 puntos en una escala de 100) hasta las reprimidas. Si bien el PIB per cápita no es el mejor indicador de progreso de una sociedad, es sintomático sin embargo que las cinco economías que conforman la máxima categoría (Hong Kong, Singapur, Nueva Zelanda, Suiza y Australia) tuviesen una renta media de 55.623 dólares, más del doble que todas las demás y cuatro veces más que las reprimidas, siempre en paridad de poder adquisitivo. El siguiente gráfico muestra claramente la diferencia en este aspecto entre las cinco sociedades más libres y las más reprimidas en cada zona geográfica.

Quizás otros aspectos puedan considerarse como más significativos del desarrollo de una sociedad en su conjunto, como la esperanza de vida, la salud general de la población, la salvaguarda del medio ambiente o la innovación. En todos ellos, las sociedades libres obtienen mejores indicadores que las intervenidas. Según avanza la libertad económica y se desarrolla el comercio, más se reduce la pobreza, como el siguiente gráfico pone de manifiesto.

Evolución de la pobreza (i) y del valor medio del índice de libertad económica (d). Fuente: Banco Mundial (http://iresearch.worldbank.org/) y Heritage.

Evolución de la pobreza (i) y del valor medio del índice de libertad económica (d). Fuente: Banco Mundial (http://iresearch.worldbank.org/) y Heritage.

Es interesante el caso de los países bálticos (Estonia, Letonia y Lituania, todos ellos por encima de España en el índice), que vienen mejorando sustancialmente su puntuación desde el comienzo de la crisis actual. De ellos ya hablamos en esta misma columna hace tiempo, pero esa lejanía no hace sino poner en valor cómo las reformas que aquí preconizamos marcan el camino del progreso. Otro ejemplo es el de Irlanda, segunda economía más libre de Europa tras Suiza y primera de la Unión, y de la que también hemos hablado aquí recientemente. No se trata en este caso de una economía que proceda, como las bálticas, de la represión comunista, sino de una sociedad tradicional europea que hace 35 años presentaba una renta per cápita inferior a la española y que hoy la dobla. Como puede verse en el siguiente gráfico, el despegue definitivo de Irlanda se produce en el año 1995. No es casualidad que fuese entonces cuando modificó su tipo del impuesto de sociedades al 12,5%. Los flujos de capital generadores de empleo no han cesado de llegar desde entonces.

Evolución de la renta per cápita de España e Irlanda en euros desde 1980. Fuente: elaboración propia a partir de Eurostat.

Evolución de la renta per cápita de España e Irlanda en euros desde 1980. Fuente: elaboración propia a partir de Eurostat.

Como pone de manifiesto el informe, es en los países más libres en los que el peso de la opinión pública mejor se recoge. Y es esa opinión pública informada, con medios independientes sin otro señor que la verdad, la que impulsa desarrollos tecnológicos que obligan a los productores, mediante su libertad de elección, a la reducción de emisiones contaminantes o a la mejora de la seguridad alimentaria. Como subrayan los autores, “allí donde los gobiernos han confiado en las fuerzas del mercado y en la competitividad para espolear la eficiencia medioambiental, se ha creado un ciclo virtuoso de inversión, innovación y dinámico crecimiento económico”.

Los datos que aporta el informe distribuido por Civismo son claros, y no permiten discusión: el progreso de una sociedad es el progreso de sus individuos. Solo con un Estado limitado se garantiza la generación de un valor añadido que redunda en la verdadera igualdad de oportunidades. El mercado, en todas sus formas, es la principal palanca de la riqueza de todos.


******************* Sección "bilingüe" ***********************

Palos a Soria, sonrisas a Otegi Edurne Uriarte
Edurne Uriarte ABC 21 Abril 2016

Un amigo peruano, el economista Daniel Córdova, colgaba este domingo en su muro de Facebook un vídeo fantástico bajo el título «¿En qué momento se jodió el Perú?». Pero no para lo que ustedes han podido imaginar, la habitual arremetida contra la clase política y sus responsabilidades. No, la famosa pregunta del personaje de Mario Vargas Llosa se utilizaba en un sentido completamente diferente, para atreverse a lo que nadie o casi nadie hace. Preguntarse por las responsabilidades de la sociedad civil, de cada peruano, en los problemas del Perú y plantear lo que cada peruano puede hacer para mejorar su país.

Le di un Me gusta entusiasta y pensé en España y en las crecientes posibilidades de que tengamos que aplicar en cualquier momento la pregunta a nuestro país, «¿En qué momento se jodió España?». Si seguimos con este nivel de sectarismo político por parte de algunos, Pedro Sánchez contra la derecha, y con este nivel de demagogia y de irresponsabilidad ética por una parte de la sociedad civil. Y lo pensé el mismo día, el domingo, en que la cadena que ha perseguido con saña al exministro Soria por su vinculación con paraísos fiscales, La Sexta, emitía una cariñosa entrevista del inefable Jordi Évole a Arnaldo Otegi, condenado por secuestro y pertenencia a ETA.

Los mismos que llevaban una semana denunciando al Gobierno y exigiendo la dimisión ejemplar de José Manuel Soria por el terrible crimen de participar en empresas -legales si no se demuestra lo contrario- en paraísos fiscales hace veinte años ofrecían gustosos su horario de máxima audiencia para el blanqueamiento de un tipo que sigue reivindicando a ETA. Que justo unas horas antes se había manifestado junto a algunos de los más sanguinarios asesinos de la banda para exigir la excarcelación de los demás asesinos, no por cumplimiento de sus penas, sino por justificación de su historial criminal.

Hice un esfuerzo máximo para ponerme delante de la televisión, recodando pasados y vomitivos programas de masaje de Évole a lo que él llama «izquierda abertzale» con la conocida estrategia de las dos partes, ustedes no se han portado muy bien, pero, claro, aquí había un conflicto, y yo, Évole, periodista ejemplar, soy capaz de equiparar objetivamente a ambos, a los asesinos y quienes los apoyan y a sus víctimas y quienes se resisten, la otra parte del conflicto. Unos minutos antes, un amigo al que ETA exigió más de 200.000 euros de lo que Évole llamaría «impuesto revolucionario» me recordó las instrucciones etarras de la carta para pagar: «Póngase en contacto con los círculos habituales de la izquierda abertzale», esa que Évole diferencia de ETA. También me recordó mi amigo el final de la carta: «Si no paga, será usted acreedor de las acciones que Euskadi Ta Askatasuna emprenderá contra usted y sus bienes». Añadió con humor negro mi amigo que Évole tendría que preguntar a Otegi si en la «izquierda abertzale» admitían dinero en B, por si la tele de Évole tuviera que montar esta semana un campañón contra los que hayan defraudado a Hacienda, extorsionados e «izquierda abertzale». Para ser coherentes con la persecución a Soria, comentaba mi amigo.

Aguanté la entrevista hasta que habló la hija de Fernando Buesa y preguntó a Otegi si no sintió nada por el asesinato de su padre. Sí en lo personal, contestó, que era lo que ETA decía siempre de cada asesinato. Lo diferenciaba de las razones políticas, las mismas por las que siguen justificando los crímenes etarras. Bajo la dulce mirada de Évole, en la tele que se indigna con Soria.

El diálogo imposible con el independentismo
Editorial La Razon 21 Abril 2016

En las relaciones entre el Gobierno de España y la Generalitat de Cataluña conviene precisar siempre el punto en el que nos encontramos. Son relaciones densas, cargadas con un lenguaje que los nacionalistas bordan hasta despertar los más viejos litigios, con reivindicaciones que van más allá de la política racional y esa perversa contradicción de querer dialogar con el representante de un Estado al que quieren diezmar a través de la segregación de una parte de él. Lo nunca visto. Por lo tanto, hay que echar mano del libro de bitácora para situarnos en el punto exacto, y éste es: el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, fue elegido con el apoyo de los independentistas de Junts pel Sí y los anticapitalistas de la CUP para llevar a Cataluña hasta la independencia en el plazo de 18 meses. Su misión, entre otras, es crear «estructuras de Estado». Con estas condiciones aceptó la presidencia y no ha rebajado ni un decibelio el volumen, aunque sí ha cambiado de nota, propiciado por el hecho de que en un año y dos meses –¿en junio de 2017?– Cataluña declararía la independencia.

Produciría vértigo, de no ser porque es un cálculo hecho fuera de la realidad y gestado desde un nacionalismo milagroso (lo cura todo, pero no tiene remedio para nada). Aun así, el presidente de la Generalitat expuso ayer en La Moncloa el plan de «desconexión» y, como es lógico, Mariano Rajoy le recordó que «sin ley no cabe hablar de democracia». Y, para que no haya malos entendidos dejó muy claro que no aceptaría un referéndum en el que estuvieran en juego la unidad territorial y la soberanía de los españoles. Las dificultades que el Gobierno tiene en estos momentos para hablar seriamente de los problemas de Cataluña –aquellos que tienen solución política, no los derivados de una «lista de agravios» envenenados– es el interlocutor mismo: la desaparición de la centralidad que suponía el catalanismo moderado como agente capaz de comprender los problemas del Estado y llegar a sentirse parte de él. Sobre las bases maximalistas expuestas ayer por Puigdemont, por más buena voluntad que ponga y demuestre apego al cargo –no en balde tiene fecha de caducidad–, es difícil dialogar porque se hablan lenguajes diferentes.

El Gobierno siempre ha reiterado su oferta de diálogo si ésta no sobrepasa el marco legal de la Constitución y se aparcan las reivindicaciones identitarias por aquellas que están al alcance de la política y, de manera especial, la financiación que, en contra del independentismo, no se ha descuidado, como demuestra el hecho de que Cataluña recibirá 1.862 millones de euros más en 2016 y que sea la comunidad con mayor presupuesto para inversiones en infraestructuras. La Generalitat, como las otras administraciones territoriales, debe tomar posición sobre el límite de déficit, incluso si, como afirman, es «inasumible» (0,3% en 2016), o participar activamente en una reforma de la financiación autonómica que incluya al conjunto de las autonomías, pero de nada sirve convertir los problemas de hacienda en nueva munición para su interminable «proceso», además de ser políticamente muy cómodo. La realidad es que la Generalitat tiene en estos momentos una total dependencia financiera del Estado y el Gobierno está empeñado y tiene la obligación de que las inversiones en Cataluña se mantengan. Si por parte del nacionalismo catalán no hay un cambio de posición que modifique la «hoja de ruta» de los 18 meses (ahora 14) para declarar la independencia, es imposible abrir una vía real que reconduzca la situación.

Gorka Maneiro pregunta al Gobierno por la obligación de acreditar conocimientos de euskera a alumnos de las líneas en castellano de Magisterio de la UPV
UPyD denuncia que “en el País Vasco se siguen produciendo abusos por razones lingüísticas”
www.latribunadelpaisvasco.com 21 Abril 2016

Gorka Maneiro, portavoz de Unión Progreso y Democracia, apoya la reclamación de dos centenares de estudiantes de Magisterio de Álava y Vizcaya que estudian en la línea en castellano pero a los que se les exige unos conocimientos de euskera. Consideran que ese hecho es una discriminación lingüística y ya ha provocado que decenas de alumnos hayan abandonado la Universidad del País Vasco (UPV) para estudiar en otras universidades limítrofes.

Maneiro ha dicho que “se evidencia que en Euskadi se siguen produciendo abusos por razones lingüísticas, consecuencia de las cuales ciudadanos vascos se ven obligados a abandonar su tierra, abusos que debemos seguir denunciando, por mucho que el resto de partidos políticos hayan decidido obviar y enterrar esta cuestión que nosotros, sin embargo, seguimos considerando esencial”.

El parlamentario de UPYD ha presentado una pregunta al Gobierno para pedir explicaciones tras conocer que a los estudiantes de los grados de Educación Infantil y Primaria se les exige, al finalizar sus estudios, estar en posesión del título B2 de euskera o estudiar el equivalente a 30 créditos en esa lengua.

Para UPYD, “no parece lógico que se mantengan unas líneas de castellano para los grados de Educación Infantil y Primaria en los Campus de Vizcaya y Álava y luego a esos alumnos se les obligue a adquirir determinados conocimientos de euskera para poder obtener la titulación. Y no parece lógico cuando existen otras líneas en euskera para esas mismas titulaciones en las que obtendrán el grado aquellos alumnos cuyo objetivo principal sea dar clases en la Comunidad Autónoma y con conocimientos de la lengua vasca. Hay que tener en cuenta que muchos de los alumnos que se matriculan en la UPV/EHU proceden de otros puntos de España e incluso de otros países”.

El 40% no sabe escribir en catalán
El 71% de los catalanes prefiere leer en castellano
Tras 30 años de políticas de inmersión lingüística, de campañas, de subvenciones del libro en catalán la realidad es esta.
R. Moreno  www.gaceta.es 21 Abril 2016

Aunque Cataluña trate peor la lengua española que las extranjeras, haya eliminado la lengua española de los libros de texto, pero no el inglés y el francés; la mitad de los catalanes no sabe escribir en catalán y el 71% de los catalanes prefiere leer en castellano, frente a un 26,4% que lo hace en catalán. Este último dato lo ha dado a conocer en vísperas del día de Sant Jordi, el consejero de Cultura de la Generalitat, Santi Vila.

Este lunes, ha presentado del estudio Hábitos de lectura y compra de libros en Cataluña 2015 donde, no obstante, se asegura que en cinco años el catalán ha ganado 5,2 puntos porcentuales como lengua de lectura habitual entre los lectores.

El estudio, basado en una encuesta realizada a 1.200 personas de las cuatro provincias catalanas, destaca que el índice de lectores en Cataluña se sitúa en el 66,3%, una cifra algo inferior a la media europea, situada en un 68%.

También se desprende del mismo que el 61% de los catalanes lee por ocio una media de 10,6 libros al año, el 22,4% lee por trabajo o estudios, y que más de la mitad de la población lee, al menos, una vez a la semana. Un 33,7% de la población no lee nunca o casi nunca, un porcentaje que se ha reducido un punto en los últimos dos años.

Por franjas de edad, el 89,6% de la población de 14 a 24 años es lectora de libros, mientras que a partir de los 25 años el porcentaje baja hasta el 67,8%. Por sexos, las mujeres tienen una actividad de lectura más alta que los hombres, un 69% frente a un 59%.

El consejero ha señalado que "la constatación de que el inicio de la vida laboral puede suponer el abandono de los hábitos de lectura nos obliga a emprender iniciativas para cambiar esta tendencia". En este sentido, ha expresado la voluntad de "armonizar" las siete líneas de ayudas que tiene actualmente el Departamento de Cultura con el objetivo de favorecer los hábitos de lectura de los ciudadanos.

Cabe también destacar que, según se desprende del último informe de política lingüística, presentado el pasado julio, el 40 por ciento de la población catalana no sabe escribir en catalán tras 30 años de normalización lingüística.

Este estudio indica, además, que sólo sabe escribirlo el 60,4%, aunque esta cifra dobla la de hace 20 años. El número de personas que sabe hablar en catalán ha aumentado en más de 9 puntos porcentuales desde 1986 y se sitúa en el 80,4 por ciento, mientras que lo entienden el 94,3 y saben leerlo el 82,4%.

El informe detalla que el ‘Govern’ de Artur Mas invirtió en 2014 23,6 millones para fomentar el conocimiento y uso del catalán, que fueron destinados principalmente a organizar y subvencionar su utilización en empresas, y que recaudó 51.350 euros por las multas lingüísticas a comerciantes por no rotular en catalán.

La entidad encargada de gestionar las sanciones, la Agencia Catalana del Consumo, recibió 74 denuncias e inició 1.311 investigaciones, aunque sólo constató la existencia de 538 infracciones e impuso 57 sanciones.

Por otra parte, destaca que pese a todos los esfuerzos del ‘Govern’, el uso del catalán es todavía minoritario en algunos ámbitos como la Cultura, la Justicia o Internet.

Sólo el 37% de los usuarios hacen sus búsquedas por la red en catalán, frente al 88% que escoge el castellano. Ocurre igual con el cine. Aunque la Generalitat ha subvencionado el doblaje al catalán y ha conseguido que el 3% de las películas emitidas en las salas estuviesen dobladas o subtituladas, apenas el 5% de los espectadores reconoce que el último film que vio era en catalán.

Además, el 24% de los lectores leyó el año pasado algún libro en catalán, frente al 69%, que prefirió un ejemplar en español.

En el ámbito educativo la lengua catalana sí ha arraigado con fuerza en la Comunidad, donde el catalán es lengua vehicular en las escuelas.

Es la lengua del 76% de los estudiantes universitarios, y el 93% de los alumnos de bachillerato escribe en este idioma sus exámenes de selectividad.

Tras presentar ese dossier, el entonces consejero de Cultura señaló que “el conocimiento se refuerza y aumenta la población que usa el catalán y se identifica con él.

Además, aprovechó para atacar al Estado diciendo que a pesar de las políticas contrarias a la lengua catalana, “tan ofensivas y ridículas”, estos datos constituyen un logro, y pidió al Ejecutivo de Mariano Rajoy "que no ponga dificultades" y dé al catalán "el mismo apoyo que al castellano".

“La salud del catalán se mantiene, pese a las ofensivas del Estado", “sigue siendo una lengua de cohesión y de oportunidades", proclamó.

Hacienda abrió tres inspecciones fiscales a López-Negrete tras sentar en el banquillo a la infanta
M.A. Ruiz Coll okdiario 21 Abril 2016

La abogada que ejerce la acusación popular contra la infanta Cristina recibió la notificación el mismo día que era detenido el presidente de Manos Limpias

El caso Urdangarin se ha convertido en un campo de minas para la abogada externa de Manos Limpias Virginia López-Negrete. La Agencia Tributaria le comunicó el viernes que le ha abierto una inspección fiscal para verificar todos sus ingresos correspondientes de los ejercicios 2012, 2013 y 2014.

López Negrete recibió la notificación el mismo día que eran detenidos el presidente de Manos Limpias, Miguel Bernard, y el de Ausbanc, Luis Pineda, acusados de exigir 3 millones de euros a dos entidades bancarias a cambio de retirar la acusación contra la infanta Cristina.

La acusación popular, en el aire
Tan sólo unas horas después, la letrada debía interrogar al ex presidente de la Generalitat Valenciana Francisco Camps sobre los contratos públicos adjudicados al Instituto Nóos de Iñaki Urdangarin.

Según fuentes próximas a la abogada, López Negrete habría interpretado la inspección que le ha abierto ahora Hacienda como un nuevo intento de intimidación y una medida de presión para que tire la toalla.

Sólo la acusación popular ejercida por Manos Limpias mantiene en estos momentos en el banquillo a la infanta Cristina.

Aunque tanto el juez instructor José Castro como la Audiencia Provincial de Baleares apreciaron indicios de que Cristina de Borbón fue cómplice en los delitos fiscales cometidos por su marido, en la primera sesión del juicio el fiscal Anticorrupción Pedro Horrach pidió al tribunal que aplicara la doctrina Botín para apartar a la infanta del banquillo.

Piden apartar a Manos Limpias del proceso
La detención del presidente de Manos Limpias, Miguel Bernard, acusado de extorsión, puede conseguir ahora el mismo objetivo y librar de la acusación a la hija del Rey emérito Juan Carlos I.

Durante la sesión de este miércoles, el abogado de Diego Torres y Ana María Tejeiro ha pedido al tribunal que aparte a Manos Limpias del proceso, por considerar que el sindicato persigue “intereses espurios”.

También el fiscal Pedro Horrach se ha sumado a esta demanda, si bien el tribunal ha decidido aplazar su decisión.

Por su parte, la abogada Virginia López Negrete ha recordado que el sindicato Manos Limpias no está imputado como persona jurídica en ninguna causa como persona jurídica, por lo que la detención de su presidente no debe afectar a la acusación popular.
 


Recortes de Prensa   Página Inicial