AGLI Recortes de Prensa   Miércoles 27  Abril  2016

Una simple fórmula invalida cualquier ajuste de déficit en España
Si el coste de la deuda pública española aumentara 100 puntos básicos, su impacto sobre el déficit sería cerca de tres veces el último ajuste que se pide a las AAPP
S. McCoy El Confidencial 27 Abril 2016

Y no solo en nuestro país, sino en la mayoría de las economías desarrolladas y en alguna de las emergentes.

Vamos a ver, el déficit público no es sino un saldo presupuestario negativo, diferencia entre ingresos y gastos a favor de estos últimos. Se puede producir, por tanto, porque se haya recaudado menos de lo previsto, porque se haya gastado más de lo estimado, o por ambos factores a la vez. Esa cifra absoluta carece de valor si no se compara con la renta generada por un país en un periodo de tiempo concreto, que es el PIB. Cuando hablamos del X% de déficit, nos estamos refiriendo al cociente entre el saldo y dicho producto interior bruto.

Bien, ¿cómo se corrige?
De lo anterior se deduce que hay dos caminos: actuando sobre el numerador (más impuestos, menos prestaciones a fin de corregir el desequilibrio) o mejorando el denominador (a más PIB, menor déficit).

En un entorno de magro crecimiento económico, la autoridad fiscal española pide operar sobre la parte de arriba de la división y solicita un ajuste a las regiones de 2.000 millones de euros, complementarios a los 2.000 que va a acometer el Estado central. Eso garantizaría, a un PIB constante, la reducción del agujero y su convergencia hacia las exigencias de Bruselas.

Sigamos.
Más allá de las implicaciones políticas y sociales para el conjunto de los partidos y para la ciudadanía de una recomendación como esa, la pregunta inevitable que surge es: de llevarse a cabo ese esfuerzo, ¿verdaderamente servirá para algo?

Mi respuesta es no. Y les voy a explicar por qué.
La aritmética no falla. Las distintas capas de la organización administrativa de España deben una cantidad aproximada al 100% del PIB nacional, que a cierre de 2015 se situaba en un billón 80.000 millones de euros. Este porcentaje convierte en muy fácil la aritmética a la hora de calcular el impacto de un 1% al alza en el coste de financiación de esa deuda sobre el conjunto de las cuentas públicas.

Por cada 100 puntos básicos de más que España -su aparato central, sus comunidades, sus ayuntamientos, sus demás entes públicos- tenga que pagar por sus letras, bonos y obligaciones, un 1% del PIB se irá por el sumidero de los intereses a abonar a los acreedores. Puesto en cifras redondas, 10.800 millones de euros, es decir, dos veces y pico del sacrificio adicional que ahora se exige a los distintos gobiernos.

Alguno de ustedes podrá decir que, de momento, con la acción de los bancos centrales, esa sangre no va a llegar al río. Que mientras el dinero se mantenga a los precios actuales y haya una mano fuerte que contenga las veleidades del mercado, esta alerta es infundada.

Vale, estoy de acuerdo.
Pero eso no quita que el problema siga ahí. Cualquier déficit es necesidad de financiación y, por ende, más recurso al dinero de terceros. La bola sigue creciendo cuando, más bien al contrario, debería reducirse a pasos agigantados.

Comentábamos hace bien poco que España debe tres veces el ebitda que genera cada año. Y que, como noticia positiva dentro de la tragedia que eso supone, la parte pública de tal endeudamiento comienza a estabilizarse. Menos es nada. Sin embargo, la amenaza está latente y, antes o después, si no se desarrollan políticas de estímulo de crecimiento e inversión que lo impidan, terminará manifestándose con toda su crudeza.

Avisados quedan.
Todo lo que se debe se termina pagando, directa o indirectamente. No se dejen engañar por los apóstoles del despilfarro.

Caen como astros
RAÚL DEL POZO El Mundo 27 Abril 2016

España sigue corrompida, entrampada y sin Gobierno. Es necesario un ajuste urgente de 4.000 millones de euros porque las cuentas públicas son insostenibles y el Gobierno en funciones tiene que irse de mítines para que no lo aplasten en las elecciones reiteradas o lo sienten en la rilera.

Centenares de políticos, alcaldes, mangones, conseguidores, pillos, rateros, padres de la patria, ex presidentes, 'púnicos', 'señores black', princesas y cantaoras estaban en el trullo, o a punto de entrar, cuando les ha caído del cielo una amnistía inesperada. El líder de Manos Limpias -en la trena por mangue y extorsión- va a cerrar el sindicato y a retirar las denuncias que supondrían la suspensión de los grandes juicios del Reino de España. Puede haber carpetazo del 'caso Gürtel', los ERE, etc., y aquí no ha pasado nada. Otra ronda de gambas.

En los 'papeles' de Suiza y de Panamá, de las Seychelles y Andorra están los sumarios no activados, las prácticas de los botineros de cuello blanco, avisados e indultados por Hacienda. Los tragones que dirigieron España, su Gobierno, sus periódicos, sus bancos, sus partidos y sus burdeles se van a ir, como siempre, de rositas. Pero esto no es el ocaso. A pesar de todo, apenas nos enfrentemos a un nuevo ajuste, a una repetición del desgobierno que, eso sí, envalentonará a los que quieren desguazar el país. El Rey aconseja una campaña austera, los partidos harán lo de siempre.

Según algunos escritores, en la Península Ibérica estaba el fin de la Tierra, adonde llegaron los argonautas y Odiseo, famoso por su astucia. Borges, en su famoso poema, describe la España incesante y fatal, la del inútil coraje que descifró los mares. "España, donde Ulises descendió a la Casa del Hades". Ese destino siniestro no ha sido constante en nuestras aventuras, genialidades y aciertos.

En realidad, siempre se vio a España como el primer El Dorado. Llevamos en lo alto la fatídica leyenda del desgobierno, la intolerancia y la picaresca, pero no es cierto que nuestra historia siempre termine mal. Ésta es una crisis leve. La segunda transición ha muerto en el parto. No hubo Gobierno ni a la portuguesa ni a la valenciana ni a la alemana. Habrá nuevas elecciones y lo que tendría que hacer la gente, si le sale del pijo, es no dejarse engañar por sus propias manías y sectarismos. Habrá en las listas toda clase de reaccionarios, populistas, rojos, corruptos, liberales, socialdemócratas. Tápense las narices, blasfemen, olvídense de sus propias terquedades políticas y voten al que les parezca mejor.

Está claro que de la corrupción no nos libramos desde Cánovas, sin ir más lejos. Cánovas -según Ortega- era el hombre de más talento político de su siglo y un gran corruptor; lo ahogó la corrupción; «fue el profesor de la corrupción»; «corrompió hasta lo incorruptible». Nos conformaremos con ver a los que tanto mandaron y tanto evadieron avergonzados cuando saluden al portero. Subieron como astros -dice Brecht-, y como astros están cayendo.

Vuelta al cero
Gabriel Albiac ABC 27 Abril 2016

No, no ha habido sorpresa alguna. Desde la noche de las elecciones, el veredicto era inapelable. Un país racionalmente político, aquella misma madrugada hubiera visto tenderse puentes hacia cualquiera de los gobiernos de coalición aritméticamente viables. Que eran dos, en los fríos números. O bien la coalición restringida de los dos partidos mayoritarios, o bien el gobierno de concentración formado por los tres partidos constitucionalistas del Parlamento. La primera alternativa, un acuerdo de mínimos entre PP y PSOE, hubiera permitido ir tirando. La segunda, un pacto de Estado entre PP, PSOE y Ciudadanos, hubiera abierto lo que tantos juzgamos hoy indispensable: la completa refundación de una democracia que hace agua por todas partes y amenaza adentrarse en una zona de tormentas cada vez más azarosa.

Del otro lado, quedaban las dos variedades del totalitarismo que acechan a un país desnortado por la doble herida de la corrupción y de la incompetencia: nacionalismo y populismo. Que no son, desde luego, enemigos menores. Ambos cuentan a su favor con el irracional impulso de los afectos salvíficos más elementales. Y, en sociedades tan analfabetas como la nuestra, los afectos irracionales son un arma de eficacia temible.

La conjunción de desesperación más ignorancia es la quintaesencia de eso a lo cual el final del siglo diecinueve ruso bautizó como «populismo». Y a lo cual Mussolini primero y, sobre todo, Hitler acabarían por dar una estructura disciplinaria lo bastante fuerte como para emprender, bajo su estandarte, el asalto final del «vejestorio burgués» llamado democracia. El populismo fue entonces la matriz de los fascismos. En Europa primero. Más tarde, en Latinoamérica. Ahora, en un bucle cerrado que mueve a meditación muy pesimista sobre la capacidad humana para aprender de sus más bárbaros errores, el populismo retorna al viejo continente. Y una tosca versión, histriónica hasta el bochorno, de aquel Tirano Banderas del gran Valle Inclán delira desde la barra libre que ponen a su disposición los dueños de los televisores. También a los grandes burgueses alemanes de los años treinta les parecía la mar de divertido promocionar las encendidas arengas de un payaso con bigote. Cuando fueron a apercibirse de que el payaso podía ser peligroso, era demasiado tarde.

Eso es lo que hubiera podido frenar una coalición amplia de partidos constitucionalistas. En su versión más completa, PP, PSOE y Ciudadanos hubieran sumado más de dos tercios de la Cámara. Y todas las reformas necesarias para aplastar en el huevo populismos y nacionalismos hubieran estado al alcance de aquellos a quienes el electorado dotó con el mandato de defender la democracia. No lo hicieron. Puede que sean tan nulos que ni se dieran cuenta de lo que estaba en juego. O puede -todo es posible aquí- que lo viesen y que no les importase; no tanto, al menos, como les importaba salvaguardar su personal cargo. Al cabo de cinco meses, vuelta al cero. ¿Va el votante a perdonarlos?

Sánchez y el árbol del ahorcado
Jesús Cacho www.vozpopuli.com 27 Abril 2016

El árbol del ahorcado o Pedro Sánchez no sabe dónde ahorcarse. Dos títulos alternativos para una misma película: la del relato de la vida y milagros de un hombre sin atributos, también sin ideología, dominado por la suprema ambición de ser presidente del Gobierno a cualquier precio y con cualquier compañía. Final del teatrillo. Punto y aparte de estos meses de impostura, de tomadura de pelo, de mala ficción de novela de a peseta. El chico apuesto que durante meses ha faltado al respeto a los ciudadanos dotados de una sesera mínimamente amueblada, nos obsequió ayer con un fin de fiesta a tono con su performance: un plan de última hora dizque de Compromís, el grupo valenciano con el que Sánchez se ha hartado de tontear en las últimas semanas para darle celos a Podemos: 30 puntos susceptibles de llevarle en volandas hacia La Moncloa con el apoyo de toda la izquierda, que parecen inventados por Sánchez, y seguramente lo son, para poder sostener a partir de ahora que nuestro esforzado Gary Cooper lo intentó hasta el último minuto, hasta el último aliento, todo con tal de librar a los españoles del cáliz amargo de unas nuevas generales.

Las 30 medidas de marras son para tomárselas a risa si nos atenemos a su literalidad y nos olvidamos de lo que hay detrás. Definiciones tan absolutamente genéricas, inconcretas, hilarantes incluso, como “Adoptar medidas contra la pobreza, desde una perspectiva multidimensional e integral” (¿mande…?); “reindustrializar la economía”; “impulsar la agricultura de calidad y proximidad”, o “promover un aumento de las políticas redistributivas entre países de la Unión Europea”. No se sabe bien si lo de la “agricultura de proximidad” tiene que ver con la idea de plantar nabos y coles en el Paseo de la Castellana, o con la de “reeducar” a los habitantes del barrio de Salamanca obligándoles a marchar al campo para cultivar la tierra al estilo del sanguinario dictador camboyano Pol Pot. En todo caso, ideas que arruinarían la economía, minarían las libertades, y harían retroceder la prosperidad de los españoles a los tiempos más duros de la posguerra. Estatismo a palo seco, recetas de un rancio izquierdismo de imposible convalidación en la Europa de nuestros días.

Con todo, lo sorprendente no es el recetario de esta izquierda sectaria y pasada de fecha, enemiga del mercado y de la libertad de elegir, reacia a valores como el de la responsabilidad individual ligada a nuestros actos, la recompensa del esfuerzo y la prevalencia del talento como antesala del éxito, no. Lo alucinante de verdad, lo acollonante, es que Sánchez y sus edecanes salgan de inmediato anunciando urbi et orbi que al PSOE le parecen bien 27 de las 30 medidas del recetario de Compromís, prácticamente la totalidad del paquete. Así, los socialistas se oponen a derogar la reforma laboral de Zapatero y solo aceptan acabar con la de Rajoy (elemental, querido Watson); matizan algunas de las exigencias del bloque valenciano (que asumen el paquete completo de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, PAH) en materia de desahucios, y propone una redacción alternativa a la exigencia nº 14 que dice tal que así: “reformar el art.135 de la Constitución, priorizar el gasto social y reestructurar la deuda”. A palo seco.

Del PSOE de Felipe al de Pedro Sánchez
Y si al PSOE le parece bien 27 de las 30 medidas de Compromís y pone apenas leves reparos a las tres restantes, entonces es que lo de España, el “enigma histórico” que decía Albornoz, tiene difícil arreglo y está mucho peor de lo que sospechábamos. En efecto, si al partido que ha gobernado este país durante 22 años tras la muerte de Franco y que es alternativa de Gobierno le parece bien, en líneas generales, un programa que rechazaría de plano cualquier partido socialdemócrata europeo, entonces es que en España hemos llegado a un punto de no retorno francamente preocupante, emparedados como estamos entre el nihilismo rajoyesco y el aventurerismo de un líder, de un PSOE, que está pidiendo a gritos partido de homenaje, fin de fiesta con cohetería incluida y refundación de plano, de principio a fin. Y, de paso, enviar al baúl de los recuerdos a un personaje que aúna inseguridad, improvisación y ambición de poder sin límites.

Lo que va de ayer a hoy. El PSOE rescató a la izquierda española de los dogmas del marxismo, la integró en la OTAN haciéndole abandonar el no alineamiento que pregonaba la Internacional Comunista y, lo que es más importante, lo que ha resultado decisivo en los últimos 40 años, contribuyó de forma relevante a la modernización de España y a la extensión de muchas de las ventajas del Estado del Bienestar a grandes capas de población española. Aquel era un partido, el de Felipe González, el de Solchaga, el de Solbes, el de Rubalcaba, el de tantos otros, que difícilmente se reconocería hoy en el izquierdismo infantiloide de un Sánchez que definitivamente no sabe dónde ahorcarse, si en el árbol de Ciudadanos o en el de Compromís y/o Podemos, porque cualquier rama parece venirle bien con tal de alcanzar sus objetivos personales. Demostración empírica de cómo los criterios de selección de la democracia expulsan del juego a los mejores, al aplicar esa “selección negativa” de la que hablaba Sartori. Este chico es un peligro. Un peligro para la estabilidad y la prosperidad de los españoles. Estamos avisados.

Ciudadanos se suma al despojo
Jorge Vilches www.vozpopuli.com 27 Abril 2016

A Frédéric Bastiat le sorprendía que la primera idea de la gente al recobrar los derechos políticos fuera la de sistematizar el “despojo”; es decir, que el Estado arrebatara con impuestos la riqueza a todos para “distribuirla” a su antojo. En esa “distribución”, claro, no solo se pisoteaban los derechos y se ahogaba la iniciativa individual, sino que se establecía la corrupción. Ya se sabe: cuánto más dinero maneje el poder público, más posibilidades hay de que el político se corrompa. Aquello que dijo Bastiat hace casi doscientos años, parece que lo corroboran las últimas noticias sobre Ciudadanos.

Cuando el partido de Albert Rivera irrumpió en la vida política nacional izó la bandera de la “regeneración”; un recurso discursivo arriesgado, ese del regeneracionismo, que implica una transformación profunda de forma y fondo. C’s resumía su promesa en un cambio institucional y un cambio moral: quitar y sustituir instituciones ineficaces, y propagar virtudes cívicas como la honradez y la humildad. Bien: no ha cumplido una ni otra cosa.

Tras las elecciones del 20 de diciembre, una vez sabido que sólo habían obtenido 40 escaños, aceptaron un programa de gobierno con el PSOE de Pedro Sánchez que contradecía la ambición regeneracionista. Era un plan gubernamental al uso, sin cambios institucionales de entidad que sirvieran para mejorar la calidad democrática. Pero tampoco su líder, Albert Rivera, se condujo humildemente en la escena, sino que lo hizo con prepotencia y engreimiento, mostrando distancia con la imagen que muchos, yo incluido, teníamos de una persona que podría haber encarnado la construcción en España de una socialdemocracia a la europea.

Porque el PSOE nunca ha sido homologable a los socialistas o laboristas del Continente, y menos desde la etapa que inició Zapatero en el año 2000. Los socialistas españoles han despreciado la “Tercera Vía” o “Nuevo Laborismo” de Tony Blair, el “Nuevo Centro” de Schröder, la transformación del socialismo francés de Manuel Valls, o incluso al italiano Renzi. ¿O es que alguien se imagina a Blair haciendo una campaña electoral sacando a un dóberman que simbolice al candidato tory? Ese era el espacio de Albert Rivera y los suyos: una socialdemocracia con toques liberales, reformista –que no “regeneracionista”-, que se comiera al PSOE. Y no ha sido así. Eran el “centro”, que según Girauta en su libro La eclosión liberal (2006) es un “concepto que demuestra su inutilidad operativa cada vez que se intenta trabajar con él” y que finalmente solo concierne a “meras cuestiones de imagen por lo demás dudosas y discutibles” (p. 42).

La tendencia de Ciudadanos a pactar o a dejar gobernar a los socialistas, como en Granada, sin impulsar ningún cambio salvo el del ocupante del sillón, es más que preocupante. Como el que apoyen al gobierno popular de Cifuentes en Madrid, pero formen un tripartito parlamentario con el PSM y Podemos en la Asamblea que saque adelante propuestas de redacción de leyes como la de “Memoria Histórica” –la memoria solo puede ser individual, el resto es relato oficial del Poder-, alimentando el guerracivilismo y el odio calculado de las izquierdas. La “Nueva Política” de Ciudadanos ha asumido así lo peor del discurso de la “Vieja Política”.

A estas decepciones se suma la “financiación irregular” de Ciudadanos. Es decir; que ya ni siquiera van a cumplir la promesa de “regeneración moral”. La existencia de una “carta ética” que obligaba al candidato municipal a ingresar los fondos que recibe un grupo en el Consistorio en una única cuenta administrada por Villegas y Cuadrado solo desvela varias tristezas. Primera, que no les importa la gestión municipal, porque ese dinero es sacado del bolsillo de los vecinos para acometer acciones en su localidad, no fuera. Segunda, que no se han leído la Ley, o eso parece, porque ésta indica perfectamente que si el Consistorio decide que no se ha gastado el dinero para el propósito inicial deben devolverlo. Y tercera, que hay una alta concentración y centralización de poder en una persona y en su directiva, cuando al mismo tiempo defienden la desconcentración y la descentralización como mecanismos constitucionales para asegurar la libertad.

Ciudadanos, que proponía un comportamiento moral basado en ser y parecer honesto, en educar con el ejemplo, en criticar con dureza cualquier irregularidad, es ahora investigado por Anticorrupción. No ha respetado el artículo 73.3 de la Ley de Bases de Régimen Local, y el resultado es, por ejemplo, que el delegado territorial de Ciudadanos en el País Vasco ha cobrado del Grupo Parlamentario de la Rioja. C’s se defiende diciendo que se trata de un “error administrativo”. Pero es que ese dinero era municipal, no para que un poder central “distribuyera” la riqueza a su antojo, saltándose la ley, so pretexto de servir a altos intereses y principios. No se trata ya de una cuestión de ceses y dimisiones, como ha pasado en Murcia, donde cargaron a la Asamblea regional facturas de su campaña electoral, sino de que Ciudadanos ha asumido un sistema basado en ese “despojo” del que hablaba Bastiat, que aleja la Política de las personas, anula la iniciativa individual o local, y no tiene nada que ver con la “regeneración”.

El ocaso de Pablo
Almudena Negro Almudena Negro www.vozpopuli.com 27 Abril 2016

“¿Va estando ya claro que este hombre, además de narcisista y prepotente es tonto?”. Quien así se expresa en referencia a Pablo Iglesias es el catedrático de Ciencias Políticas, Ramón Cotarelo, director de tesis de Juan Carlos Monedero y ex profesor de Iñigo Errejón y del propio Pablo Iglesias. Y lo hace justo después de que Coleta Morada atacase a la prensa al modo y manera de Hugo Chávez, pero sin el carisma y liderazgo de éste. En realidad, Pablo Iglesias perdió los nervios. Le pudo su soberbia. Se cree el elegido para conducir al pueblo, a la gente, al paraíso populista. No por casualidad el episodio tuvo lugar durante la presentación de un libro titulado “En defensa del populismo”.

Lo que no se esperaba el líder de Podemos, formación a la que todas las encuestas auguran una caída importante en las próximas elecciones que sus dirigentes pretenden evitar engullendo a Izquierda Unida, es la reacción de los periodistas. Los mismos que llevan lamiéndole las botas, consciente o inconscientemente, desde hace meses. Esos que hablaban del sabio “profesor universitario” para referirse al chisgarabís que no ha obtenido plaza por oposición, sino por enchufe, y al que le faltan muchas lecturas. Ni siquiera las tímidas disculpas “a quien haya podido sentirse ofendido” han bastado para que amaine el temporal. Y es que los vientos ya no soplan a favor de Iglesias, a cuyo ocaso, antes de ser engullido por los suyos, estamos asistiendo.

Verán, es posible que Podemos consiga absorber, en contra del criterio de personas como Gaspar Llamazares, a Izquierda Unida. Pero es dudoso que el millón de votantes de IU se pase en bloque a los morados. Y que estos mantengan sus cinco millones de votos. La absorción pasará factura a ambas formaciones. De ahí que incluso el sorpasso a un PSOE decadente y menguante, que volverá a ser cuarta fuerza en Madrid, no sea algo tan evidente. Y es que, como sostienen los sociólogos, en esto de las elecciones y la Ley D’Hondt, uno más uno no son dos. Pero es que, además, hacerlo supondrá que en el gallinero que es Podemos entren los bien formados, jerarquizados y organizados cuadros del PCE. Unos cuadros que de momento se oponen a la absorción. Como también lo hace Cayo Lara. Julio Anguita es el gran muñidor. La fusión, además, supondría rehacer las listas electorales. Cuando Pablo Iglesias, temeroso de haber perdido poder, no quería repetir primarias. ¿Cómo explicará Iglesias ese asalto a los puestos de salida a los participantes en los cada vez más vacíos círculos? Además, está en el aire qué harán las mareas, unas confluencias que Iglesias no ha conseguido domeñar. Es lo que tienen los partidos-movimiento cuando falla el líder.

Pero es que, incluso consiguiendo el sorpasso, Iglesias, al engullir a Izquierda Unida y andar de telonero-pelota de Arnaldo Otegi, ha renunciado a la transversalidad, propia del populismo, para pasarse al izquierdismo clásico, al Frente Popular. O si quieren, al Pacto del Tinell. Podemos ya es uno más de ellos. Algo que nada tiene que ver con el movimiento de Hugo Chávez o de Marine Le Pen, por citar a dos insignes populistas que supieron ganar votos a todos los lados del espectro político. Asaltar los cielos requiere que te voten las clases medias, Pablo. Eso lo sabe hasta Nicolás Maduro. Con Otegi y Garzón lo más que asaltarás será la casa común de la izquierda. Pero no el poder.

Precisamente, es el defenestrado y más pragmático Iñigo Errejón el que defiende dicha transversalidad –la que permitiría pactar hasta con Ciudadanos - y la construcción de un partido de arriba abajo, al modo y manera de los tradicionales. Pero Pablo, quien jamás ha sido el Mesías que se cree que es, ha preferido el asamblearismo de las mareas, el leninismo de Monedero. Un movimiento éste de Iglesias que desplaza sociológicamente a Podemos hacia la izquierda, dejando de nuevo el centro-izquierda libre para un PSOE que será incapaz de darse cuenta, porque sus dirigentes son unos incompetentes. Y abrirá la posibilidad a Ciudadanos, otros que tal bailan, de consolidarse como alternativa de izquierdas, que es lo que siempre tuvo que ser. Y que es lo que gustaría ser a buena parte de su dirección.

PD La fiscalía pide pena dos años y medio, o sea, de ingreso en prisión, a dos periodistas del diario ABC por hacer bien su trabajo. La juez del Juzgado de Instrucción número 53 ha ordenado la apertura de juicio oral. Se trata de que los mensajeros paguen la incapacidad de la judicatura para poner freno a las filtraciones. Algo inadmisible en democracia.

No es exclusivo del País Vasco
Vicente Torres  Periodista Digital 27 Abril 2016

El mismísimo Satanás saldría huyendo despavorido si tuviera delante a Otegui, sin embargo unos canallas, porque no se puede llamar de otro modo a quienes pisotean a las víctimas del terrorismo, lo han invitado al Parlamento Europeo.

ETA es un excremento de la sociedad vasca. En todos los lugares en los que el nacionalismo arraiga y se hace fuerte surge lo peor del ser humano. Eso no significa que todos los vascos sean iguales, ni mucho menos, sino que los vascos que eran malos se hacen peores. Bastantes de ellos, incluso llegaron al asesinato, mientras los más pusilánimes procuraban mimetizarse con el entorno para salvar el pellejo. La vida de los vascos buenos, en cambio, estuvo y está plagada de dificultades y muchos ni siquiera lograron conservarla.

Pero esa maldad latente que había en el País Vasco también estaba en el resto de España y del mundo. En Cataluña hubo otro grupo terrorista, aunque no duró tanto como el vasco, pero quienes no se adaptan allí a lo establecido por las oligarquías locales lo tienen más complicado que el resto.

Cuando Aznar salió ileso de un atentado terrorista, delante de mí alguien dijo: ¡Lástima!, y otra persona respondió con la misma palabra. ETA ha tenido y tiene admiradores por toda España, e incluso la Francia daba cobijo a sus pistoleros.

El nacionalismo, que funciona como una religión, es el caldo de cultivo en el que florecen, se desarrollan y medran los más bajos instintos humanos. Últimamente han surgido otros partidos que también funcionan como una religión, y se dedican a favorecer, utilizar y aprovechar para sus propios fines las peores maldades que han surgido de los nacionalismos. Algunos de los líderes de estos partidos de nuevo cuño son retoños de antiguos terroristas del FRAP. Fantasmones sin alma, con un desparpajo que excede todo lo imaginable. Rebuznan y se creen a la altura de Savater.

'TENDENCIA HACIA EL NACIONALISMO'
El Consejo de Europa ve los Derechos Humanos, la democracia y la seguridad amenazados por el populismo
El secretario general ha señalado que todavía en muchos estados existen leyes y prácticas que hacen que derechos fundamentales, como la libertad de expresión, la libertad de reunión y el derecho a la privacidad se encuentren "cada vez más restringidos".
EP Estrella Digital 27 Abril 2016

El secretario general del Consejo de Europa, Thorbjorn Jagland, ha afirmado en el último informe anual de la institución que los Derechos Humanos, la democracia y la seguridad están amenazadas en todo el continente por el populismo.

"Europa está luchando actualmente con muchos problemas graves, como el terrorismo o la crisis migratoria, y esto está siendo explotado con éxito por los nacionalistas y populistas en muchos lugares, y la confianza en las instituciones nacionales y europeas está disminuyendo", ha asegurado Jagland.

Asimismo, el secretario general ha señalado que todavía en muchos estados existen leyes y prácticas que hacen que derechos fundamentales, como la libertad de expresión, la libertad de reunión y el derecho a la privacidad se encuentren "cada vez más restringidos". En este sentido, ha subrayado que si no se defienden los principios democráticos y se respetan "plenamente" los Derechos Humanos, la situación empeorará.

El informe también indica que la independencia y la imparcialidad de los sistemas de justicia en Europa es un foco importante y destaca que la interferencia política, la corrupción y la no ejecución de las resoluciones judiciales son algunos de los temas de preocupación.

Por otra parte, Jagland observa una "peligrosa tendencia hacia el nacionalismo legislativo" con estados que inician leyes opuestas a las normas internacionales, sobre todo en relación con el trato a los migrantes y refugiados.

El informe también pone de manifiesto que casi la mitad de los 47 estados miembros del Consejo de Europa no garantizan la seguridad de los periodistas, y señala que la situación ha empeorado en el último año con un aumento a los ataques físicos y la destrucción de la propiedad. La libertad de expresión en Internet es otra de las áreas en la que el documento expresa su preocupación.

Finalmente, el Consejo presenta una serie de iniciativas propuestas para el Consejo de Europa, entre las que se encuentra un nuevo plan de acción sobre la independencia e imparcialidad del poder judicial o un conjunto de normas comunes para los Estados miembros en el bloqueo y filtrado de sitios de Internet. Además, también hace recomendaciones relativas a la integración y la protección de los grupos vulnerables y los defensores de los Derechos Humanos.

El asunto, a debate en Bruselas
¿Es el nacionalismo una psicopatología?
Unas conferencias organizadas en la UE se preguntan por "las raíces biológicas del fenómeno" separatista. CDC y ERC montan en cólera y lamentan que se les trate “como alienados mentales”.
Rafael Núñez Huesca  www.gaceta.es 27 Abril 2016

Euromind es un proyecto de la antropóloga y eurodiputada de UPyD Teresa Giménez Barbat. Se trata de un foro que celebra encuentros sobre ciencia y humanismo en el Parlamento Europeo que busca propiciar el diálogo entre ciencia y política para transformar la sociedad.

La catalana Giménez Barbat, que pertenece como Convergència y el PNV al grupo de los liberales y demócratas europeos (ALDE), ha organizado el martes 26 de abril una conferencia de título: ¿Una sociedad enajenada?: una disección psicobiológica del secesionismo catalán.

La jornada, que ha indignado a las formaciones separatistas y a sus medios afines, ha abordado entre otros asuntos, los “Fundamentos neurobiológicos del parroquialismo” (a cargo de Carsten De Dreu, profesor de Psicología Social y Organizativa en Holanda) y se aproximará al aspecto psicobiológico del secesionismo catalán (a cago del profesor de Psiquiatría en la UAB Adolf Tobeña).

Esquerra Republicana en la Eurocámara exigió sin éxito la suspensión del acto por entenderlo “una manifestación de argumentos discriminatorios y antidemocráticos". Y de una manera parecida ha reaccionado CDC, con su portavoz Ramon Tremosa a la cabeza, que ha querido vincular el acto “a regímenes totalitarios”. Tremosa, en declaraciones a Directe.cat, ha denunciado que la jornada “busca deshumanizar a los adversarios políticos, como paso previo a su liquidación " y ha lamentado que les traten “como alienados mentales”.

¿Por qué ha ocurrido eso?
La organizadora advierte que los nacionalismos siguen funcionando en las sociedades abiertas como combustible para avivar fricciones secesionistas acuciantes.

La Unión Europea, explica, que en un principio parecía el escenario ideal “para diluir particularismos beligerantes y pulsiones secesionistas” está fracasando en su empeño y las “tensiones secesionistas” que se han vivido en los últimos tiempos en Cataluña o en Escocia son ejemplos de ello.

Los eurodiputados organizadores se reconocen preocupados por la situación y se preguntan cómo ha sido posible la emergencia de estos movimientos separatistas “en un marco libre, avanzado y sin fracturas sociales profundas o abusos de gobernación intolerables, que pudieran haberlas justificado”. Confiesan el estupor y la perplejidad: “¿por qué ha ocurrido eso?, ¿por qué en esta época?, ¿por qué con tal despliegue de entusiasmo y fervor? y, sobre todo, ¿por qué en esos rincones europeos y no en otros?”.

'La psicobiología del gregarismo'
La respuesta, según los organizadores, no puede hallarse únicamente en un análisis de los aspectos económicos o sociológicos, también deben abordarse “los vectores psicológicos de fondo”. Así, en un estallido de entusiasmo colectivo ante un horizonte gozoso de “libertad nacional”, hay ingredientes que demandarían una disección “desde la psicología del comportamiento político cotidiano”. Se advierte, eso sí, que no hay que caer en la tentación de recurrir alegremente a “conjeturas psicopatológicas”. Tal es el motivo de la conferencia: dirimir hasta qué punto es adecuado hablar del nacionalismo en términos de “la psicología política normativa”.

A eso va dedicada la conferencia: a bucear en la psicobiología del gregarismo, el etnocentrismo y la xenofobia, como resortes primordiales de los nacionalismos de base “identitaria”, “aunque se presenten ataviados con toques de engañosa modernidad”.

Actualmente, advierten los organizadores, hay hallazgos suficientes que van desde la genética hasta la psicología social, pasando por la neuroimagen de los sesgos, las marcas y los afectos progrupales, que permiten efectuar esa exploración con provecho.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Los 27 puntos
Pablo Molina Libertad Digital 27 Abril 2016

De los 30 puntos incluidos en la última oferta de la izquierda silvestre para un Gobierno de cambio, el PSOE ha aceptado 27. Más barato imposible. Pedro Sánchez podría haber aceptado también esas tres medidas rechazadas en primera instancia. Al fin y al cabo, las propuestas antidesahucios de la PAH, la derogación del artículo 135 de la Constitución y de las dos últimas reformas laborales no son asuntos en los que las fuerzas de izquierda sostengan fuertes discrepancias. Mientras se mantengan los dos objetivos principales -aumentar el gasto público a ritmo salvaje y expulsar a la derecha de la vida pública-, el resto de asuntos son muy fáciles de negociar. Sólo la negativa de Ciudadanos a pasar por el aro ha esterilizado una iniciativa que se habría aceptado hace ya meses si la aritmética parlamentaria hubiera sido más propicia.

El texto de esa propuesta de Gobierno, elaborada por Compromís, formación valenciana de izquierdas y partidaria del imperialismo catalán, está redactado con gran ambigüedad, según ha dado a conocer Joan Balldoví, el diputado que acudió a la toma de posesión en el Congreso acompañado de una charanga de moros y cristianos como muestra de respeto a la institución. A tenor de las graves dificultades que los diputados procedentes de regiones con lengua vernácula sufren para expresarse en español (lo de Xavier Domènech es ya espectacular), puede que esa falta de concreción programática no sea una fina estrategia política, sino la constatación de que el analfabetismo provocado por la inmersión lingüística ha llegado finalmente al Hemiciclo. La calle en el Parlamento, ya saben.

El borrador presentado por Compromís se ha dado en llamar Pacto del Prado. El que consagró el acuerdo para el Gobierno del cambio en Valencia se denominó Acuerdo del Botánico, porque la izquierda nacionalista es muy medioambiental. Así combaten al mismo tiempo a España y al cambio climático, las dos principales amenazas que pesan sobre el ser humano democrático destepaís.

Hasta lo de Balldoví y Antonio Hernando, los únicos 27 puntos que conocía nuestra historia política eran los principios fundacionales de Falange Española y de las JONS. El último de estos principios se lo cargó Franco para permitir alianzas con otras fuerzas, con gran escándalo de los camisas viejas, que jamás se lo perdonaron. Rezaba así:

Nos afanaremos por triunfar en la lucha con sólo las fuerzas sujetas a nuestra disciplina. Pactaremos muy poco. Sólo en el empuje final por la conquista del Estado gestionará el Mando las colaboraciones necesarias, siempre que esté asegurado nuestro predominio.

Los podemitas de hoy piensan exactamente lo mismo, solo que lo habrían escrito mucho peor.

Otegi y sus infames compañeros de viaje
EDITORIAL Libertad Digital 27 Abril 2016

Gracias a la infame iniciativa de los eurodiputados de Podemos e Izquierda Unida –y, obviamente, de EH Bildu–, el veterano dirigente del brazo político de ETA recientemente excarcelado Arnaldo Otegi ha dado este martes una conferencia en una de las salas anexas del Parlamento Europeo sobre "La situación del proceso de paz vasco", toda una afrenta a la memoria, a la dignidad y a la justicia que merecen todas las víctimas del terrorismo.

Por supuesto, Otegi no ha hablado de terrorismo sino de "conflicto", y a los criminales etarras presos o prófugos los ha calificado de "presos políticos" o "refugiados". Para todos ellos ha pedido la excarcelación y la impunidad en "justa reciprocidad" al hecho de que ETA lleve tiempo sin asesinar o secuestrar.

Otegi ha hablado de "las víctimas de un lado y del otro", y en ningún momento ha condenado uno solo de los crímenes perpetrados por la organización terrorista a la que durante tantos años ha servido.

Por todo ello, resulta bochornoso ver al Parlamento Europeo, sede de la defensa de la democracia, la libertad y los derechos humanos, convertido en auditorio de un discurso que bien podría constituir un delito de ofensa y humillación a las víctimas del terrorismo. Pero no olvidemos que eso mismo ocurre en los Parlamentos español, vasco y navarro, por no hablar de algunas cadenas de televisión, cada vez que Otegi o sus correligionarios de Bildu, Sortu o Amaiur toman la palabra.

Si ha habido blanqueamiento de los proetarras, el más grave y el que ha desencadenado todos los posteriores ha sido el llevado a cabo por el Tribunal Constitucional al dar amparo legal, con la acomodaticia condescendencia de la clase política, a las marcas batasunas que habían sido justamente ilegalizadas por el Supremo. Es ese blanqueamiento institucional el que ha dejado en papel mojado la supuestamente vigente Ley de Partidos y el que permite espectáculos tan indecentes como el que se ha producido en Estrasburgo y los que seguirán produciéndose en España.

En cualquier caso, la bajeza de Podemos e IU de brindar apoyo activo a este indeseable –reiteradamente elogiado por Pablo Iglesias– es indecente y repugnante. Y de ella deberían tomar buena nota todos los españoles, así como del hecho de que sus representantes se hayan ausentado del acto –convocado por PP, PSOE, Ciudadanos y UPyD y celebrado en otro espacio del Parlamento Europeo– en el que se ha dedicado un emotivo minuto de silencio a las víctimas del terrorismo.

Al amparo del populismo transversal, Podemos no sólo representa una amenaza a la democracia liberal y a la prosperidad, sino el más poderoso y artero instrumento para fragmentar la soberanía nacional. Esperemos que de aquí a las elecciones generales la corrupción moral de Podemos y su condición de compañero de viaje del secesionismo vasco y catalán no sean silenciadas sino expuestas y, sobre todo, combatidas.

renuncia a llevar al TC cinco leyes de Puigdemont
Rajoy cede a cinco de las exigencias del separatismo
El Gobierno acepta la petición de la Generalitat y renuncia a llevar al Tribunal Constitucional cinco temas polémicos, entre ellos el nuevo Institut Català de Finances (ICF).
Gaceta.es 27 Abril 2016

El Gobierno y la Generalitat catalana han pactado cinco temas sobre los que tenían disputas competenciales, entre ellos el nuevo Institut Català de Finances (ICF), con lo que han evitado acudir al Tribunal Constitucional, según ha anunciado hoy el senador del PPC Xavier García Albiol.

Los acuerdos han llegado una semana después de la reunión entre el jefe del Ejecutivo en funciones, Mariano Rajoy, y el presidente catalán, Carles Puigdemont, que le pidió que se bajara la conflictividad y la judicialización de la política.

Ambos acordaron que esta semana se reunirían los vicepresidentes de sus respectivos gobiernos, Soraya Sáenz de Santamaría y Oriol Junqueras, que se verán mañana en Madrid. Pero antes de ese encuentro, la comisión bilateral entre el Gobierno y la Generalitat alcanzó el lunes cinco acuerdos en ámbitos del ICF, el sistema de protección a la infancia y la simplificación de la actividad administrativa del Govern catalán.

Según Albiol, este hecho pone de manifiesto que "existe la clara voluntad del Gobierno por llegar a acuerdos con la Generalitat en todos los aspectos que se ajustan al marco legal, a la Constitución y al Estatut".
Es también, a su juicio, una buena base para la reunión de mañana y para que Junqueras acuda con actitud "positiva y constructiva", intentando avanzar por el camino del desbloqueo de las relaciones institucionales y que la Generalitat sea consciente de que "no puede estar legislando al margen de la distribución de competencias que le son propias".

Que la Generalitat "deje de legislar contra España"
García Albiol ha considerado que se tendría que incidir en estos momentos en la vía de diálogo y que la Generalitat "deje de legislar en contra de España", intentando "romper España", y se sume a las medidas para consolidar la recuperación económica.

Hay "cosas que son básicas", ha remachado, como que "no se puede estar gobernando en contra de la mitad de la población", de aquella parte que no es separatista, porque "sólo gobiernan para aquellos que piensan como ellos" y quieren "convertir en invisibles" a los no independentistas. Tampoco se puede estar legislando "en favor de construir una república catalana", ha advertido, convencido de que esa situación está generando "inquietud política e inseguridad jurídica con repercusión en el ámbito empresarial".

De la reunión de mañana entre los dos vicepresidentes, ha indicado que Sáenz de Santamaría "no tiene pinta de ser un dragón", en alusión a las palabras de Puigdemont del pasado sábado, con motivo del día de Sant Jordi. Ahora bien, ha precisado que si Junqueras acude con planteamientos "inasumibles" e insistiendo en que pretenden "romper Cataluña del resto de España", entonces se encontrará con la oposición de Sáenz de Santamaría, que "tiene las ideas muy claras".

Ha recordado asimismo que la Generalitat ha puesto más recursos en el TC (51, según sus cifras) que el Gobierno (36), los últimos tres aprobados en el pasado Consejo de Ministros.
La Generalitat subraya que los acuerdos con el Gobierno son sólo "técnicos"

Por su parte, la Generalitat ha querido dejar claro que los acuerdos sólo son de carácter "técnico" y no están vinculados a la reunión del pasado miércoles entre el jefe del Ejecutivo y el presidente catalán.

Fuentes de la Generalitat han señalado que ven "chocante" que el coordinador del PP en Cataluña anuncie en nombre del Gobierno acuerdos que el ejecutivo catalán recalca que son "técnicos", por lo que sospechan que el PP busca "politizar" el tema.

Las mismas fuentes han asegurado que el acuerdo sobre la remodelación del Institut Català de Finances (ICF) se produjo entre los servicios jurídicos de los dos ejecutivos y que se cerró antes de esta cita.

La Generalitat apunta que ha habido un acuerdo de carácter "técnico" en el ámbito de la infancia, pero en este caso para que el gobierno catalán no recurra al Tribunal Constitucional la ley del sistema de protección a la infancia. En cuanto a la simplificación de la actividad administrativa del Govern, las fuentes de la Generalitat indican que se ha llegado a acuerdos sólo sobre la mitad del contenido.

Bronca en el Parlamento Europeo por la visita del etarra Otegi
OKDIARIO  27 Abril 2016

Eurodiputados españoles califican al dirigente abertzale de "asesino" durante el pleno de la Eurocámara.

El pleno de la Eurocámara ha arrancado este miércoles con bronca por la visita de este martes y miércoles a la institución europea del secretario general de Sortu y ex líder de Batasuna, Arnaldo Otegi, y entre gritos de “asesino” y “sinvergüenza”.

El presidente del Grupo Popular Europeo, el eurodiputado alemán Manfred Weber, ha invitado “una moción de orden” para pedir la palabra al inicio del pleno invocando el reglamento interno de la Eurocámara para expresar su rechazado a la invitación de Otegi, “un antiguo terrorista” y “un terrorista condenado” a un acto del grupo de la Izquierda Unitaria Europea.

“Esto es una provocación, que ofende a las víctimas, el acoger aquí a un antiguo terrorista y darle foro y cancha y darle representación”, ha denunciado el dirigente popular europeo, que ha pedido en nombre de su grupo que “se examine esta cuestión”.

“Este proceder es intolerable en el Parlamento Europeo. Va contra la democracia, la libertad y la paz y espero que estemos todos juntos contra el terrorismo”, ha dicho, recalcando el “trasfondo” de los “atentados terroristas” recientes de Bruselas.

Su intervención ha generado una ola sonora de aplausos en el Pleno, incluidas por parte de las dos eurodiputadas de PP, Teresa Jiménez Becerril, y de UPyD, Maite Pagazaurtundúa, que este martes convocaron un minuto de silencio en honor a las víctimas de ETA coincidiendo con la participación de Otegi en un acto del grupo de Amigos del País Vasco en la Eurocámara para hablar de la situación del proceso de paz en Euskadi.

El presidente de la Eurocámara, el eurodiputado socialdemócrata Martin Schulz, ha dicho tomar “nota de su intervención” pero ha rechazado “permitir un debate” sobre la polémica visita de Otegi porque “no es un asunto que compete al pleno” aunque ha dicho entender el malestar.

Schulz remite la polémica a la mesa
“Lo entiendo”, ha reconocido, tras admitir que ha recibido “muchas cartas” al respecto. Pero ha insistido en que no es competente para “intervenir en contra” de invitaciones de este tipo cursadas a título individual por diputados o grupos políticos salvo que haya “motivos de carácter penal que hayan sido invocados por los Estados miembro”.

“Yo entiendo lo que usted siente, pero no puedo intervenir en contra de este tipo de invitaciones cursadas individualmente”, ha zanjado, recordando que “hay organismos competentes” para discutir esta cuestión, “que es la Conferencia de Presidentes”. “La Mesa se ocupará de ello”, ha dicho.

La eurodiputada de la Izquierda Unitaria Europea, la comunista alemana Gabriele Zimmer, a la que Schulz ha dado la palabra por alusión a su grupo, ha dejado claro que “todos” están a favor de “la lucha contra el terrorismo” pero ha defendido a Otegi al dejar claro que “hay que dar la posibilidad a personas” que han apostado “a favor de un proceso de paz” a “entrar en el debate democrático en este Parlamento”, una intervención que ha sido respondida por varios eurodiputados entre gritos de “sinvergüenza” y “es un asesino”, en alusión a Otegi.

La eurodiputada Jiménez-Becerril ha recordado por su parte que ni su hermano ni su mujer, asesinados por ETA, iban “a la guerra” porque “en España no había ninguna guerra”.

frente a la eurocámara
IU y Podemos desprecian a las víctimas de ETA
Tras invitar a Arnaldo Otegi al Parlamento Europeo, los eurodiputados de Izquierda Unida y Podemos se han ausentado del minuto de silencio por las víctimas del terrorismo etarra.
L.G.  www.gaceta.es 27 Abril 2016

Alrededor de doscientos eurodiputados se congregaron el pasado martes en el Parlamento europeo para recordar a las víctimas del terrorismo de ETA con un minuto de silencio. En este homenaje a los que sufrieron a manos de la banda terrorista acudieron eurodiputados de PP, PSOE, Ciudadanos y UPyD, además de trabajadores de la Eurocámara y el vicepresidente de la institución, Antonio Tajani.

El homenaje se producía de forma paralela a la intervención de Arnaldo Otegi en la Eurocámara invitado por Podemos, EH Bildu e Izquierda Unida. Ninguno de los eurodiputados de estos grupos parlamentarios que han querido dar voz en el Parlamento europeo a Otegi -condenado por su pertenencia a la banda armada- se dignó, sin embargo, a acudir al minuto de silencio por las víctimas de la violencia de ETA.

Podemos e Izquierda Unida no hicieron acto de presencia en el homenaje a las víctimas. Para justificar su ausencia, desde Podemos se ha alegado que el acto fue convocado "de forma atropellada" y sin que hubiera existido un "diálogo previo".

Xabier Benito, eurodiputado de Podemos, ha sostenido que no se puede convocar un acto de homenaje a las víctimas de ETA "sólo por el motivo de que Otegi esté en el Parlamento Europeo" y ha señalado que "hay un día, el 10 de noviembre, el de la Memoria de las Víctimas". Según se desprende de las declaraciones de la formación morada, los homenajes a las víctimas del terrorismo deberían quedar restringidos a los días establecidos previamente para estos actos.

La falta de consenso no fue un problema, sin embargo, para que estas formaciones decidieran invitar a Otegi al Parlamento Europeo a pesar de la oposición de PP, Ciudadanos y UPyD. Los eurodiputados de estos partidos firmaron una carta dirigida al presidente del Parlamento, Martin Schulz, para que expulsara a Otegi de la institución en el caso de que durante su intervención hiciera apología del terrorismo.

Las eurodiputadas Teresa Jiménez-Becerril, del PP, y Maite Pagazaurtundúa, de UPyD, víctimas de ETA y organizadoras del acto de homenaje, denunciaron que la visita del líder abertzale y secretario general de Sortu al Parlamento Europeo suponía una "bofetada" a las víctimas de ETA.

473 millones de inversión pública para cuatro canales sin apenas espectadores
La EiTB filoetarra de Iñigo Urkullu y Maite Iturbe hunde su audiencia
www.latribunadelpaisvasco.com 27 Abril 2016

No puede bajar más. El consejo de administración de EiTB no solo ha constatado que la televisión pública vasca continúa sin aumentar su audiencia sino que, además, y aunque esto pareciera imposible a finales del año pasado, cuando el ente nacionalista alcanzó sus cifras más bajas de espectadores, los datos siguen descendiendo.

Durante los tres primeros meses de este año, los ¡cuatro! canales de la EiTB filoetarra dirigida por Maite Iturbe han visto, una vez más, cómo su audiencia se arrastraba por los suelos. En enero, todos los canales de EiTB apenas alcanzaron al 11% de los telespectadores vascos; en febrero y mazo, al 10%.

El organismo público, que recientemente bailaba alegremente ante Arnaldo Otegi, que hace unos meses convirtió al terrorista Mikel Zubimendi en tertuliano, que muestra un gran entusiasmo informativo al narrar las manifestaciones de apoyo a los presos de ETA y que últimamente ha presentado a bombo y platillo su última gran producción “El legado de Txiki y Otaegui”, ha recibido duras críticas de la oposición en el Parlamento por sus pésimos resultados de audiencia, de lejos, los peores de su historia.

Recientemente, el consejo del Gobierno vasco aprobaba el contrato programa de EITB para el periodo 2016-2019. El acuerdo establecía que el Ejecutivo de Iñigo Urkullu (PNV) se gastará hasta 2019 un total de 473 millones de euros de los recursos públicos en el mantenimiento de un organismo audiovisual vasco que apenas nadie ve ni escucha.
 


Recortes de Prensa   Página Inicial