AGLI Recortes de Prensa   Jueves 28  Abril  2016

Rajoy y su forma de evitar nuevas desobediencias de la Generalidad
EDITORIAL Libertad Digital 28 Abril 2016

El Gobierno en funciones de Mariano Rajoy parece haber encontrado la forma de evitar que la golpista Administración regional catalana siga desobedeciendo las sentencias del Tribunal Constitucional como de forma tan clamorosa ha venido haciendo con todos aquellos pronunciamientos que entorpecen o contrarían su ilegal aspiración de dotarse de un Estado independiente.

La fórmula de Rajoy no pasa por cumplir su deber de hacer cumplir las sentencias, ya sea mediante la intervención directa de la Generalidad al amparo del articulo 155 de la Constitución, ya sea instando el procesamiento de sus dirigentes por desobediencia, usurpación de atribuciones o prevaricación, ya sea, simplemente, con la supeditación de la ayuda financiera extraordinaria que Montoro sigue brindando a la Generalidad –vía Fondos de Liquidez Autonómica– a un público y verificable acatamiento del orden constitucional y la consecuente renuncia al proyecto de ruptura.

Como la Generalidad sigue siendo fiel, de palabra y obra, a la ilegal resolución secesionista por la que el Parlamento autonómico y el "proceso de desconexión democrática" no se supeditarán a "las decisiones de las instituciones del Estado español, en particular del Tribunal Constitucional", al Gobierno no se le ha ocurrido otra cosa que dejar de recurrir ante el TC los nuevos pasos que Puigdemont y compañía están dando.

Esto al menos es lo que Rajoy ha decidido hacer respecto de tres leyes catalanas claramente susceptibles de ser recurridas ante el TC, como la relativa a la transformación del Institut Català de Finances –el ICO local– en un banco nacional, estructura de Estado fundamental contenida en todos los planes separatistas; la que se refiere al sistema autonómico de protección de la infancia y la que, con la excusa de la "simplificación administrativa", permite a la Generalidad cobrar impuestos que debe recaudar el Estado.

Se dirá que la invasión de competencias que pueden conllevar estas leyes autonómicas no es, tal y como sucede con la relativa a la protección de la infancia, especialmente grave, y que podría evitarse si se desarrollaran con buena voluntad y plena lealtad a la Nación y al ordenamiento jurídico. Pero eso es precisamente en lo que no está la Generalidad, por mucho que no quiera verlo la ceguera voluntaria de tantos no nacionalistas. Así, que una agencia tributaria autonómica pase a recaudar los impuestos que debe recaudar el Estado central no tendría en principio especial gravedad si aquélla se limitara a ejercer como intermediaria a las órdenes de un Gobierno autonómico leal al Estado; pero es un disparate transferir esa estructura de Estado a una Administración abiertamente instalada en un proyecto secesionista.

A estas alturas, debería suponer una afrenta a la inteligencia de todos los españoles argüir en defensa de esta mal llamada "tregua judicial" el hecho de que la Generalidad carezca por completo de capacidad financiera para activar los planes que marcan sus ilegales designios legislativos. La Generalidad bien podrá hacer lo que de hecho viene haciendo desde 2012, como desviar parte de sus recursos propios al proceso y luego pedir ayuda extraordinaria al FLA para terminar de atender sus competencias legitimas, como el pago a proveedores, funcionarios y farmacias.

No. Esto no es un "gesto de buena voluntad" del Gobierno de Rajoy, sino una nueva y contraproducente forma de intentar contentar a los que no se van a contentar. Se trata de una acomplejada y estéril maniobra de Rajoy para evitar que le acusen de judicializar la política aquellos que, como los nacionalistas catalanes, han llevado la política al terreno de lo delictivo.

Si hay algo que reprochar al Gobierno de Rajoy en lo relacionado con los recursos que ha planteado ante el TC es que se haya limitado a eso y que, sin hacer cumplir las sentencias a la Generalidad, tampoco haya dado las batallas financiera e ideológica contra el nacionalismo identitario. No es sumando la tregua judicial a la ideológica y a la financiera como se derrotará al nacionalismo secesionista. Mas aun cuando en ningún momento los nacionalistas han carecido de impunidad y de financiación para llevar a cabo su golpe de Estado.

Las mentiras irlandesas del nacionalismo vasco
Jesús Laínz Libertad Digital 28 Abril 2016

Carta abierta a Bertie Ahern
Estimado señor Ahern:

Ya que ha recibido recientemente a Arnaldo Otegi con motivo de su gira irlandesa para participar en la celebración del centenario del alzamiento de Pascua de 1916, le hago llegar estas líneas para informarle de algunos detalles que, sin duda, nunca le habrá contado él.

Porque su amistad es todo menos desinteresada: el objetivo del Sr. Otegi es arrimarse a ustedes para intentar equiparar la causa política que representa con la secular lucha del pueblo irlandés por su libertad nacional. Pero la realidad es bastante distinta.

1. No hará falta que le explique que los irlandeses han sido un pueblo secularmente enfrentado con los ingleses. Por el contrario, los vascos siempre han formado parte de España, nación que han construido desde sus mismos orígenes junto con el resto de los españoles.

2. En la Edad Media, mientras los ingleses conquistaban militarmente Irlanda, los vascos conquistaban militarmente España. Abra cualquier libro de historia y consulten el término Reconquista. Verá que consistió en el proceso bélico y repoblador que llevaron a cabo los cristianos del norte –entre ellos, los vascos– para expulsar a los invasores islámicos de todo el territorio español.

3. Los ingleses impusieron en Irlanda el dominio de un reino extranjero. Los vascos, junto con otros cristianos septentrionales, originaron el reino de Castilla.

4. Los ingleses hubieron de vencer en numerosas batallas a los irlandeses, quienes lucharon una vez tras otra para librarse del dominio inglés. Nunca, en toda la historia de España, hubo ninguna batalla para obligar a los vascos a formar parte de ella.

5. Los irlandeses fueron conquistados y colonizados por los ingleses. Los vascos han sido conquistadores y colonizadores privilegiados de medio mundo. Durante siglos fueron navegantes, conquistadores, almirantes, gobernadores, generales y virreyes españoles. ¿Cuántos irlandeses tuvieron ese papel en Gran Bretaña?

6. Los irlandeses fueron marginados económica, social, jurídica y políticamente durante siglos por el hecho de ser irlandeses. No hará falta que le explique en qué consistieron los Estatutos de Kilkenny y las Penal Laws. Los vascos han disfrutado de importantes privilegios y han formado parte de las castas dirigentes españolas durante siglos por el hecho de ser vascos. Esto escribió el guipuzcoano Pío Baroja:

El guipuzcoano no ha sentido nunca opresión alguna, al revés, el guipuzcoano ha visto que era uno de los privilegiados de España, lo que le ha dado una posición aristocrática dentro del estado español.

7. ¿Cuántos irlandeses han gobernado el Reino Unido? Ninguno. ¿Cuántos vascos han gobernado España? Incontables.

8. A los irlandeses se les expulsó de sus tierras para entregárselas a los ingleses. A los vascos jamás se los expulsó de ningún sitio.

9. Irlanda fue repoblada con colonizadores ingleses y escoceses. Los españoles no repoblaron el País Vasco; fueron los vascos los que, durante siglos, repoblaron España. Todo el territorio español está lleno de topónimos que así lo atestiguan.

10. Los irlandeses fueron diezmados en varias ocasiones a manos de los ejércitos ingleses. Simplemente recuerde a Cromwell. A los vascos jamás les sucedió nada similar.

11. Miles de irlandeses fueron esclavizados y deportados a las colonias inglesas del Caribe. En España jamás se esclavizó ni deportó a ningún vasco. Cuando los irlandeses iban a América para servir de esclavos, los vascos iban para servir de virreyes.

12. Un millón de irlandeses murió de hambre y enfermedades en el siglo XIX por sus malas condiciones de vida y el desinterés de los gobernantes de Londres. Recuerde a Sir Charles Trevelyan. Ni en España sucedió jamás nada parecido ni los vascos tuvieron que sufrir a ningún Trevelyan. El vasco Miguel de Unamuno escribió a principios del siglo XX sobre su provincia:

Allí se vive la vida material bien, muy bien; acaso no haya en España región en que se viva mejor. Se come bien, se bebe bien –tal vez en exceso–, se duerme bien, la gente trabaja y se divierte.

13. Mientras los irlandeses debían emigrar para no morirse de hambre en su país, el País Vasco era receptor de trabajadores de otras partes de España debido a su prosperidad. Las provincias vascas han estado durante muchas décadas –y siguen estando– a la cabeza de España en lo que se refiere a renta per cápita y nivel de vida.

14. En Irlanda ha habido y sigue habiendo dos comunidades religiosas enfrentadas. En España no. Los irlandeses han sufrido siglos de persecución a causa de su religión. En España jamás se ha perseguido a los vascos por su religión ni por cualquier otra causa.

15. Los irlandeses han engrosado tradicionalmente las filas del proletariado en un país económicamente dominado por los ingleses. En el País Vasco no sólo no hay una explotación extranjera del proletariado local, sino que, en todo caso, de lo que hubiera podido hablarse en determinadas épocas es de la situación contraria. Por eso una de las cunas del socialismo español fue Bilbao. Además, el capital vasco lleva varios siglos invirtiendo en toda España.

16. El nacionalismo irlandés se desarrolló sobre todo a partir de la Gran Hambre de 1845-48, cuando la desastrosa situación de Irlanda pareció hacer inevitable un cambio político. El nacionalismo vasco nació cuando la industrialización y la riqueza del País Vasco superaban en mucho la media española.

17. Durante mucho tiempo en Irlanda hubo un conflicto armado con dos bandos enfrentados mediante el terrorismo. En el País Vasco no ha habido ningún conflicto armado entre dos bandos. Uno de los bandos ha puesto las balas. El otro ha puesto las nucas.

18. Por regla general, los irlandeses del norte que no son partidarios de la unificación de Irlanda son los descendientes de los colonizadores protestantes ingleses y escoceses. Los vascos que no son separatistas no son los descendientes de colonizadores extranjeros, sino que son tan vascos como los separatistas. Y muchos separatistas son recién llegados que se han apuntado a ese bando por moda y para evitar la posibilidad de ser víctimas del terrorismo.

19. En Irlanda el nacionalismo y el terrorismo son consecuencia de siglos de dominación británica. En el País Vasco, donde no hay ni ha habido dominación española alguna, el terrorismo y la opresión son fruto del nacionalismo vasco.

20. Y, finalmente, aunque el Sr. Otegi haya puesto flores a los caídos de 1916, tenga presente que mientras que aquéllos fueron patriotas irlandeses que proclamaron la República en nombre de Dios y se enfrentaron en campo abierto contra el ejército británico, los representados por el Sr. Otegi, además de comunistas, son una banda de cobardes fanáticos que llevan medio siglo asesinando por la espalda.

No se deje engañar. Esperando haberle sido útil, le envío un atento saludo.
Nota: En www.jesuslainz.es pueden leer la versión en inglés de este texto.

Por qué las Autonomías son más corruptas
José García Domínguez Libertad Digital 28 Abril 2016

¿Por qué los gobiernos autonómicos, los controle quien los controle, igual socialistas que populares o nacionalistas varios, han resultado ser todos ellos muchísimo más corruptos y entregados a vicios nepotistas o clientelares que el Ejecutivo central, lo controle quien lo controle, igual socialistas que populares? Y es que tiene que haber algo más que simple azar tras esa clamorosa evidencia estadística. Un algo más, el plus de corrupción asociado a las administraciones regionales, que en última instancia remite a una concepción pesimista de la propia democracia. A fin de cuentas, el principio rector del gobierno eficaz, que no es otro que la meritocracia, tiende en todas partes a mantener una relación de tensión crónica con el fundamento primero del sufragio universal, que es la participación popular. La meritocracia, por definición, apela a criterios de selección elitistas, sesgo que propende a chocar con el igualitarismo y su fuente de legitimación a través del voto. Históricamente, esa tensión se ha producido siempre, desde el origen mismo de los sistemas democráticos. Es la tesis central de esa soberbia obra mayor, de madurez, el monumental Orden y decadencia de la democracia que acaba de publicar Fukuyama en medio de la habitual indiferencia española.

Los países que crearon administraciones públicas sólidas cuando todavía eran Estados autoritarios –Prusia sería el paradigma– lograron dotarse de instituciones autónomas, duraderas e independientes del poder político, que sobrevivieron a los cambios de régimen hasta hoy mismo. Al punto de que ni siquiera los nazis cayeron en la tentación de patrimonializar la administración del Estado alemán, colonizándola con sus militantes. De hecho, y salvo en la dirección del Ministerio del Interior, el aparato burocrático del Estado siguió siendo el mismo que ya existía con anterioridad al Tercer Reich. Aparato, por cierto, que tampoco fue purgado tras la caída de Hitler. Dede Bismark hasta Merkel, el Estado alemán ha permanecido independiente, profesional, igual a sí mimo y por entero ajeno a cuál fuese la conducción política del país. Por el contrario, los países que se democratizaron mucho antes de contar con un Estado fuerte –Estados Unidos es principal ejemplo, pero también Italia o Grecia– dieron lugar de inmediato a redes clientelistas que luego fue muy difícil desmontar. Tan difícil que en Italia y Grecia se ha revelado imposible el empeño. Estados Unidos inventó, de hecho, el clientelismo político. Durante más de un siglo, el Estado fue allí muy poco más que un botín a repartir entre el Partido Demócrata y el Republicano, según quién ocupase la Casa Blanca.

Hasta mediado el primer tercio del siglo XX, la administración pública norteamericana no se diferenció en nada sustancial de las típicas de cualquier república bananera contemporánea. Y, por cierto, la larga batalla para lograr separar administración y política todavía no está ganada del todo a día de hoy. Bien al contrario, se ha producido un retroceso palpable desde la década de los setenta. Una vuelta a los orígenes que va desde el creciente poder de los lobbies vía la financiación de las campañas electorales hasta el dominio absoluto de los sindicatos de profesores sobre el sistema educativo a través de su influencia en el Partido Demócrata. Aquí, en España, la columna vertebral del Estado moderno se fue formando cuando la Restauración, un régimen de participación popular en extremo limitada. De ahí sus vicios crónicos, pero también sus virtudes manifiestas. Las Autonomías, en cambio, nacieron mucho más tarde, en el último tercio del siglo XX, y de forma simultánea a la implantación de la democracia. También de ahí que sea en ellas donde las peores lacras, esas universalmente asociadas al clientelismo, hayan encontrado acomodo principal. Nada nuevo bajo el sol.

Manos sucias
Juan Francisco Martín Seco Republica.com 28 Abril 2016

Entre los múltiples casos de corrupción que inundan la actualidad española, la semana pasada nos ha obsequiado con el escándalo de Manos Limpias y de Ausbanc. Sin embargo, no creo que este descubrimiento haya sido especialmente sorpresivo. Concretamente en el caso de Ausbanc era un secreto a voces que se movía entre la presión y el chantaje; y no recientemente sino desde muchísimos años atrás, cuando era poco más que un chiringuito sin apenas estructura. Todo el que se haya movido por ámbitos financieros y periodísticos ha escuchado más de una vez la insinuación de su comportamiento cuasi mafioso.

Lo más interesante a considerar no es el caso en sí, del que los jueces dirán en su momento lo que crean conveniente, sino lo que podríamos llamar “daños colaterales”. Porque a río revuelto, ganancia de pescadores. El descrédito de ambas organizaciones se puede emplear para atacar una institución, tal como la de la acusación popular, que ha mostrado en múltiples ocasiones su eficacia. Los brochazos de trazos gruesos de tertulianos y comentaristas pueden terminar tirando al niño junto al agua sucia.

La acusación popular tiene profundas raíces en nuestra tradición jurídica. Surge unida a los primeros conatos del Estado liberal, en la Constitución de 1812, y se ha mantenido durante largos periodos, precisamente en todos aquellos en los que se acentuaba la democracia. Es cierto que se trata de una figura poco conocida en el Derecho comparado, pero no siempre lo foráneo es mejor que lo nacional. Junto con la institución del Jurado, compone la vía de participación de los ciudadanos en uno de los poderes del Estado, el judicial. Pero es que, además, supone un buen exponente de la consistencia del bien público y de cómo este no es algo etéreo, sino que afecta e incide en el bien de cada uno de los individuos que integran la comunidad.

Es por ello por lo que cuando se daña el bien común se perjudica el interés de todos y cada uno de los ciudadanos, y parece lógico habilitar a aquellos que lo deseen a ejercitar las acciones penales correspondientes. La acusación popular resulta más lógica y al mismo tiempo más útil en aquellos casos en los que el delito no se dirige contra una persona concreta y, por lo tanto, no hay ningún legitimado para ejercer la acusación particular. De no existir la acción popular, todo quedaría en manos del ministerio público.

Es por eso también por lo que la doctrina Botín resulta tan disparatada e inadmisible. Es difícil mantener que el delito fiscal no representa un robo a todos y a cada uno de los ciudadanos, y que cada uno de ellos no tiene derecho a defenderse con independencia de que la acción penal la ejercite o no también el abogado del Estado y el Ministerio Fiscal. La Agencia Tributaria resulta perjudicada tan solo en cuanto que es la encargada de la recaudación de los ingresos públicos, es decir, de todos los españoles.

Los delitos que hayan podido cometer Miguel Bernad y Luis Pineda no deben utilizarse para desprestigiar la figura de la acusación popular y mucho menos para orquestar una campaña en pro de su eliminación de nuestro ordenamiento jurídico. Cualquier institución puede utilizarse indebidamente. A nadie se le ocurre poner en tela de juicio la función de la fiscalía o de la judicatura porque determinados jueces o fiscales hayan sido acusados de prevaricación o de cohecho. Podrían ponerse miles de ejemplos. A menudo, el chantaje consiste en la omisión de denunciar un delito a cambio de una remuneración dineraria. Sería absurdo que para evitarlo se prohibiesen las denuncias.

Tampoco los procesamientos de Bernad y Pineda tienen por qué implicar a priori ningún cambio en la situación procesal de la Infanta. Esta será inocente o culpable según lo que se derive del juicio. Y mucho menos puede implicar una descalificación, tal como se ha pretendido hacer en alguna tertulia, de la actuación del juez Castro. Sus argumentos no pierden un ápice de rigor por las intenciones presuntamente bastardas de quienes ejercitan la acción popular.

Dicen que en el timo tan culpable es quien lo realiza como quien lo sufre. En la mayoría de los chantajes se produce algo similar. Si el que lo efectúa es un delincuente, el que lo sufre anda cerca porque algo vergonzoso o incluso delictivo pretende ocultar. Por eso hay que preguntarse qué sucede en nuestro sistema financiero cuando, según parece, las entidades financieras han estado padeciendo durante tantos años el chantaje de una organización relativamente pequeña, al menos en un principio, sin rebelarse ni denunciarlo. Incluso el tema se eleva de grado cuando el chantaje se dirige, como parece ser en el caso de UNICAJA, a un directivo, pero se paga con el dinero de la entidad. E incluso lo más grave consiste en que el resto del Consejo hace oídos sordos como si no se hubiese enterado.

Si Ausbanc, con el silencio cómplice de todos, ha llegado a desarrollarse tal como lo ha hecho, se debe a que ha sabido ocupar, aunque fuese mediante tácticas mafiosas, un lugar que los poderes públicos habían dejado vacío, el de la defensa de los clientes de las entidades financieras. El Banco de España ha pasado olímpicamente de esta tarea. Se ha preocupado exclusivamente de la solvencia de las entidades y, como hemos visto, de forma bastante deficiente, ya que han sido frecuentes las quiebras bancarias, pero ha dejado en total indefensión a los usuarios, expuestos a todo tipo de prácticas abusivas.

Relevancia tiene también la noticia un tanto escandalosa de cómo Ausbanc montaba ciclos de conferencias para que las impartiesen jueces y magistrados, todos ellos muy bien remunerados. No es la primera vez que el tema de las conferencias, becas o publicaciones hace temer que se deteriore la independencia judicial. Ciertamente, no son los únicos pero el especial papel que ocupan en la sociedad jueces y fiscales hace imprescindible, más allá de un tema de incompatibilidades, una especial vigilancia de todos aquellos mecanismos que pueden representar un soborno, aunque encubierto y sibilino.

Decía que no es el único caso porque ello explica el auge de las fundaciones, medio por el que el poder económico representado por las grandes empresas, ahorman la ideología, la cultura y la doctrina económica a sus intereses, manejando económicamente a aquellos que pueden ser sus emisores. Tenemos un buen ejemplo en FEDEA. Y todo ello financiado con dinero público mediante deducciones fiscales.

www.martinseco.es

SCC reivindica el Manifiesto de los 2.300 en un documental sobre el totalitarismo nacionalista
Sociedad Civil Catalana presenta "Disidentes", una obra dirigida por Fran Jurado que denuncia las prácticas lingüísticas y mediáticas del separatismo.
 Libertad Digital  28 Abril 2016

"Hay un hecho fundamental, la publicación en el año 81 del Manifiesto por la Igualdad de los Derechos Lingüísticos en Cataluña, el llamado Manifiesto de los 2.300. Es la primera respuesta social de una parte del pueblo de Cataluña a la pretensión totalizadora de imponer una lengua única. Los profesores, porque básicamente es un manifiesto de docentes, intentan reaccionar contra esa deriva totalitaria. La respuesta al Manifiesto es brutal. (...) A uno de los líderes disidentes se le secuestra y se le dispara en la pierna. (...) La consecuencia es inmediata: miles de profesores se van de Cataluña". Quien habla es José Domingo, exdiputado de Ciudadanos y veterano en la lucha contra las imposiciones lingüísticas y en la defensa de los afectados. Sus palabras se intercalan con imágenes de los diarios de la época que reflejan el atentado contra Federico Jiménez Losantos y las contramovilizaciones nacionalistas.

Es parte de "Disidentes. El precio de la discrepancia en la Cataluña nacionalista", un documental dirigido por Fran Jurado y producido por Sociedad Civil Catalana, en el que se recogen las voces de Ana Losada, de la Asociación por el Bilingüismo, de Agustín Fernández, el padre de Mataró que tuvo que cambiar a sus hijos de colegio por tener a su favor una sentencia del TJSC que ratifica el derecho a recibir el 25% de las clases en español, de Dolores Agenjo, la directora de Instituto que se negó a ceder las llaves del recinto para el referéndum del 9-N.

Habla la Cataluña silenciada
El historiador Joaquim Coll, vicepresidente de SCC, declaró durante la presentación del trabajo que "en Cataluña se escucha el silencio, un silencio que es muchas veces cómplice con los déficits de calidad democrática". La Cataluña silenciada es la que protagoniza el documental. A los antes citados se suman Jordi Cañas, exdiputado de Ciudadanos, Joan Ferran, ex del PSC, Juan Milián, diputado del PP, Félix Ovejero, el politólogo y periodista Ignacio Martín Blanco, Susana Beltrán, de Ciudadanos, la periodista Andrea Mármol y la promotora cultural Miriam Tey, entre otras personas.

Fran Jurado explica que su documental se basa en la trilogía del doctor en Ciencias Políticas Martín Alonso publicada en la editorial El Viejo Topo sobre el nacionalismo catalán. Arranca con la arenga de Pujol cuando la quiebra de Banca Catalana: "A partir de ahora, de ética hablaremos sólo nosotros", dijo en 1983 el entonces presidente de la Generalidad. Tendrían que pasar más de tres décadas hasta su confesión, en pleno proceso separatista. Jurado comenta que el documental "permite dialogar y destapar la "señalización del disidente". "Quienes lo vean se enfrentarán a hechos, no a opiniones".

En el acto de presentación también participaron Francesc de Carreras, el presidente de SCC, Rafael Arenas, y su antecesor, Josep Ramon Bosch, así como el citado Martín Alonso, que declaró: "Cuando alguien impide que el otro se exprese no podemos considerar que exista pluralismo y nos acercamos a un concepto más propio de los tics autoritarios".

El ocaso del chavismo arruina a los venezolanos
EDITORIAL El Mundo 28 Abril 2016

La debilidad extrema del Gobierno de Nicolás Maduro y la galopante recesión que atenaza la economía venezolana están abocando a este país a una descomposición paulatina que corre el riesgo de desembocar en una implosión de imprevisibles consecuencias. Acorralado por la sequía que aqueja a Venezuela, el régimen chavista ha decretado que el sector público sólo trabajará dos días a la semana como medida de ahorro energético. Maduro ha intentado enmascarar su última ocurrencia por el estado de emergencia nacional que arrastra el país debido a la falta de agua. En realidad, el racionamiento eléctrico supone la constatación del fracaso mayúsculo que ha significado la economía estatalizada y corrupta orquestada alrededor de la utopía bolivariana.

Venezuela es hoy un país gangrenado por un sistema político incapaz de garantizar las libertades, una estructura económica fallida y una sociedad cercenada por la falta de alimentos y suministros básicos. Aupado durante más de una década en el monocultivo del petróleo, el régimen chavista es un ejemplo de cómo convertir en un lastre lo que era una ventaja competitiva. Desde ayer, 20 estados del país -el 75% de la población-, se ven afectados por la 'dieta eléctrica' del hijo político de Chávez para paliar la sequía que afecta al embalse de Guri, que proporciona el 63% de la electricidad al país con mayores reservas de petróleo del planeta. Los cortes serán de cuatro horas diarias durante 40 días y en turnos rotatorios. A ello hay que sumar el alarmante cuadro macroeconómico que arrastra Venezuela, con un Estado en bancarrota -incapaz de garantizar la importación de materias primas-, una inflación del 180% y un aumento del precio de la gasolina del 6.000%.

Todas las medidas adoptadas hasta ahora por el régimen chavista no han servido más que para empobrecer aún más a los venezolanos. Esta lacerante coyuntura ha movido a la oposición venezolana, que en las elecciones de diciembre obtuvo 112 de 167 diputados, a redoblar su acción política con un doble objetivo: superar las trabas del chavismo, que controla todos los resortes del poder; y aventar la esperanza de salir de una gravísima crisis cuya responsabilidad recae en Maduro. De ahí que la alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática haya logrado dar el primer paso que desemboque en el referendo para revocar a Maduro. Tras mes y medio de espera, el Consejo Electoral facilitó anteayer el procedimiento para la recogida de las firmas del 1% del censo electoral nacional, que equivale a poco más de 195.000 personas. Después, la alianza opositora deberá alcanzar el 20% de las firmas para activar el referendo antes de que finalice 2016.

Maduro, que sigue instalado en el delirio, acusó ayer a la oposición de «destruir» la revolución bolivariana. Y añadió que quienes le atacan en España «están en los 'papeles de Panamá'». A estas alturas ya no cabe esperar ningún gesto de responsabilidad en Maduro, quien hace tiempo que debería haber abandonado su cargo dada la dramática situación que atraviesa la sociedad venezolana. En cambio, sí hay que pedir altura de miras a la clase política española. El Congreso debatió ayer una proposición no de ley presentada por el PP para exigir la liberación de todos los presos políticos. Podemos no apoyó esta iniciativa, lo que retrata su hipocresía con el chavismo. Pero la votación fue tan loable como estéril, dado el ocaso de la legislatura. Desde España sería más conveniente centrar los esfuerzos en un apoyo nítido y eficaz a la oposición venezolana. Y ello hasta que Caracas asimile que, sin democracia ni derechos humanos, el futuro es una quimera en Venezuela.

Los aventureros cuerdos (y honestos)
Andrés Herzog www.vozpopuli.com 28 Abril 2016

En nuestro país no hay tradición de que los políticos publiquen sus memorias tras abandonar sus quehaceres públicos o tras cubrir una etapa de su carrera. O, por lo menos, no la hay como en otros países, en lo que casi constituye un ritual, como en el Reino Unido, donde existe una arraigada costumbre de que los líderes políticos publiquen sus colecciones de recuerdos, vivencias y anécdotas, no exentas de dardos envenenados, nada más abandonar sus responsabilidades. Ejemplos no faltan, desde el prodigioso Winston Churchill, pasando por Margaret Thatcher, Tony Blair o incluso su mujer, Cherie Blair, gracias a cuyas aclamadas memorias nos enteramos que su cuarto hijo había sido concebido en el castillo de Isabel II en Balmoral por la simple razón de que el servicio real se encargaba de deshacer las maletas de sus huéspedes y ello le había disuadido de llevar su habitual caja de anticonceptivos.

En España no tenemos Balmoral ni tampoco la costumbre de contarlo (y no será por pudor o recato). A primera vista, uno podría pensar que ello obedece simplemente a una falta de tradición o, quizá, si nos ponemos pesimistas, a que nuestros políticos no tienen nada interesante que contar. Pero en mi opinión la principal razón es otra, y tiene que ver con que nuestros políticos, por lo menos los de primera línea, pasan sin solución de continuidad de sus cargos públicos a los consejos de administración de las eléctricas o de los grandes bancos. En esas circunstancias se impone la ley del silencio o, por lo menos, la de la discreción.

La que no ha pasado a ningún consejo de administración ni ha hecho uso de la famosa “puerta giratoria” es Rosa Díez. Prueba de ello es que hoy mismo, 28 de abril, presenta su libro de memorias políticas (a las 19.30h. en la Librería Cervantes, de la madrileña calle del Pez). El libro se titula “los aventureros cuerdos”, en honor a la frase de G.K. Chesterton, que dijo que “la aventura podrá ser loca, pero el aventurero, para llevarla a cabo, ha de ser cuerdo”.

En el libro recorre su experiencia vital y política en estos últimos “ocho años de rebelión magenta”, desde que con un grupo de amigos, curtidos en la lucha contra ETA y el nacionalismo obligatorio, decidió fundar Unión Progreso y Democracia. Como ella mismo dice “no es un libro de memorias, pero hago memoria”. Y vaya que sí hace memoria. La memoria que tiene la gente libre, valiente, sin pelos en la lengua.

En el país del “qué hay de lo mío”, en el que todo el mundo iba (y sigue yendo) a lo suyo, en el que parecía que sólo existían los derechos de los vascos, catalanes, murcianos o de cualquier otra región, ella decidió que era imprescindible empezar a hablar sin complejos de lo NUESTRO, de lo de todos, de lo que nos une, de los intereses generales, de la igualdad de los españoles. Por eso creó un partido que comenzó a decir cosas revolucionarias (si, revolucionarias), como que los territorios no tienen derechos (aunque sean “históricos”) pues los derechos son de las personas, que por encima de los privilegios ha de prevalecer la igualdad de los españoles o a defender una educación libre de adoctrinamientos identitarios o una enseñanza, una sanidad y una justicia común, en un país cada día más desigual y desvertebrado.

En estos tiempos de memoria tan frágil, en el que las noticias y los hechos se suceden de forma vertiginosa, devorados por nuestra sociedad de consumo, del iPad, del tweet, del fast food informativo, me parece fundamental pararse un momento y echar la vista atrás a estos ocho años de frenética actividad política. Es lo que ha hecho Rosa en su libro, contando los grandes hitos de UPyD, pasados por el tamiz de nuestra historia reciente. Desgranando esa constante e impagable labor de cuestionamiento de nuestros tabúes y complejos como país, realizado por dicho proyecto político: defendiendo en el Congreso (cuando nadie hablaba de ello) la reforma de la Ley Electoral, la supresión de los privilegios fiscales vascos, de los privilegios políticos (como los aforamientos), la despolitización de la justicia, la ilegalización de las marcas blancas de ETA o la lucha sin cuartel contra la corrupción política que está corroyendo nuestro Estado de Derecho. Desgrana Rosa Díez todas las propuestas defendidas en el Congreso y las descalificaciones que merecieron por parte del sistema establecido, tanto PP como PSOE, unidos como un solo hombre en todo lo que tiene que ver con el mantenimiento del status quo. Se perdieron las votaciones pero se ganaron las batallas, pues todas esas ideas forman parte del acervo común defendido hoy en día por los partidos (nuevos y viejos), aunque no tengan ni remotamente la intención de llevarlas a la práctica.

Como dijo Kennedy “La victoria tiene muchos padres, la derrota es huérfana”, por lo que podría uno imaginar la tentación de la autora de ensalzar el auge y los triunfos y pasar de puntillas por las derrotas y, en definitiva, la caída del proyecto político de UPyD. Nada más lejos de la realidad. No quiero, como dicen ahora los modernos, hacer un spoiler, por lo que me contento con decir que “Los aventureros cuerdos” también tiene también mucho de thriller político, del lado oscuro, de House of Cards, que en este caso se materializa en una operación política (con nombres y apellidos, los verán…) perfectamente diseñada y ejecutada por nuestras élites para sacar a Rosa Díez y UPyD del tablero político y sustituirlo por un inofensivo placebo. La historia no tiene desperdicio y doy fe de su veracidad.

Algún lector impaciente probablemente pensará que todo esto está muy bien, pero que quiere saber qué fallo. Qué falló para que un proyecto político valiente, coherente y honrado quedara fuera del tablero político. Cada uno, tras la lectura del libro, sacará probablemente sus conclusiones, pero en mi opinión, en última instancia, el gran error (del que fui participe, por cierto) fue pensar que era posible cambiar el sistema sin pedir permiso a los que mandan, sin patrocinadores ni padrinos, con ese atrevimiento de los aventureros que no deben favores a nadie ni tienen nada que perder.

A pesar de esa inapelable derrota con la que termina el libro su gran mérito es que, a diferencia de otras memorias, no son un vano intento de redención personal o de venganza de su autora, sino un testimonio lúcido de una época, narrado en un tono vitalista, alegre y optimista, como sabemos que es Rosa Díez todos los que hemos tenido y tenemos el placer de conocerla.

Rosa Díez: “Han triunfado nuestras ideas, pero no hemos triunfado nosotros”
La cofundadora de UPyD presenta 'Los aventureros cuerdos', en el que reivindica el legado de su partido en el cambio político.
Jorge Sáinz El Espanol 28 Abril 2016

Para Rosa Díez, Los aventureros cuerdos (Península) era una obligación. Una manera de reivindicar el legado de UPyD en España. Díez repasa en este libro la historia del partido magenta y las transformaciones que ha vivido el país en los últimos diez años. Díez cree que UPyD fue promotor e inductor de este cambio político, en el que todos los partidos, al menos en su discurso, han asumido las ideas de regeneración.

“¿Hemos contribuido a que cambie España? Yo creo que sí. Han triunfado nuestras ideas, pero no hemos triunfado personalmente nosotros”, ha dicho. “No sé si alguna vez alguien estudiará este periodo y pondrá en valor el trabajo de los rebeldes magentas. Me parece que sí, que ocurrirá. Pero es difícil que triunfen a la vez las ideas y las personas que nos representan. Y eso nos ha ocurrido a nosotros”, ha añadido.

Díez ha presentado este jueves Los aventureros cuerdos en la librería madrileña Cervantes y Compañía en el barrio de Malasaña. La eurodiputada de UPyD Maite Pagazaurtundua y el escritor Andrés Trapiello han partido en el coloquio. El último candidato de UPyD a la Moncloa Andrés Herzog, así como decenas de simpatizantes del partido han asistido al evento.

Se ha logrado el objetivo
Díez ha dicho que el libro no pretende ser un relato triste y melancólico. En su opinión, UPyD nació para reivindicar una verdadera regeneración democrática, separación de poderes y partidos políticos como instrumentos al servicio de la sociedad. Desde ese punto de vista, dice, se ha logrado el objetivo, más allá de que las siglas estén prácticamente fuera de las instituciones.

Para Díez, UPyD abrió una puerta y logró convencer a la gente de que es posible hacer política pensando en "pasado mañana y no en mañana". Según dice, esa puerta la ha franqueado ahora mucha gente. Hay más pluralismo y las instituciones se parecen más al país, aunque son más difíciles de gestionar también.

“Regenerar es tomar el control sobre los partidos políticos y hemos contribuido a hacerlo. Los políticos están más asustados”, ha dicho. “Tuvimos un papel de liderazgo, siendo un partido muy pequeño, en esa transformación profunda de España. Nunca pensamos en lo rentable, lo cómodo”, ha dicho.

Y sobre todo, Díez asegura que el valor añadido de UPyD fue la libertad. “En UPyD había libertad. Con esa libertad hemos funcionado colectivamente. Esto es lo que reivindica el libro; esta forma de hacer política”.

Díez, para acabar con el partido
Díez se dio de baja de UPyD en febrero después de nueve años y dos legislaturas en el Congreso. El partido se quedó sin representación parlamentaria en las elecciones del 20-D. Herzog no logró el escaño, que peleará el 26-J su único diputado autonómico en activo, el parlamentario vasco Gorka Maneiro.

Díez no ha hablado en la presentación del libro de otros partidos. Trapiello ha dicho que se usó la figura de Díez para destruir UPyD. “El fracaso de este partido no es un fracaso de Rosa, es un fracaso de la sociedad española”, ha asegurado.

Pagazaurtundua también ha asegurado que Díez, histórica dirigente socialista antes de su salto a UPyD, ha sido una mujer con un profundo sentido del deber. Y que va a seguir aportando mucho a la vida política española.

“Con Rosa no han podido; no van a poder”, ha dicho. “Ha sufrido una estrategia para la desintegración moral de un proyecto político y de su propia persona, pero no consiguieron la desintegración moral de una idea que está ahí”.


******************* Sección "bilingüe" ***********************

Contra las mentiras de Otegi
Editorial La Razon 28 Abril 2016

La carta que publicamos ayer de Mari Mar Blanco, la presidenta de la Fundación Víctimas del Terrorismo y hermana del concejal del PP asesinado por ETA en 1997, planteó el tema central de todos los procesos de reconstrucción de la memoria: el uso de la mentira de manera inmoral y descarnada a través de la tergiversación de los hechos.

No es nuevo que los movimientos totalitarios –en el poder o insurgentes– quieran imponer un lenguaje en el que la muerte sólo sea la consecuencia de un «conflicto» justo y necesario. ETA alcanzó uno de sus logros más patéticos cuando denominó «socialización del dolor» a matar con un disparo en la nuca, siempre por la espalda.

Todavía ahora, los miembros de la banda y los que le dieron cobertura política quieren prolongar ese estado de gracia semántica y convencernos de que los etarras que cumplen pena por asesinato –como los que fríamente ejecutaron a Miguel Ángel Blanco– son «presos políticos». En la gira que Otegi está realizando tras salir de prisión, éste se ha presentado como «hombre de paz», la esperanza blanca para un electorado que nunca mostró el menor dolor y arrepentimiento por los crímenes de ETA y, ni mucho menos, desobediencia, por la cuenta que le traía, y ahora quiere lavarse las manos de sangre para sumarse a un nuevo tiempo de paz, pero con la condición de ocultar a los muertos.

ETA ha dejado de matar, ha sido derrotada con la fuerza de la Ley, bajo el principio de que una sociedad democrática no puede ceder ante el totalitarismo, pero ha inoculado la mentira en amplios sectores de la sociedad vasca y en los saldos de una izquierda atada a lo peor del pasado. La presencia de Otegi en las instituciones europeas es una anomalía democrática, como su propio discurso: es difícil sostener que el País Vasco ha sido víctima de una represión continuada de los estados español y francés –por seguir la jerga abertzale– cuando, si alguien ha querido destruir con ahínco nuestra democracia y planificó un verdadero exterminio de los partidos no nacionalistas, fueron ETA y el aparato de coacción creado a su servicio.

Oír a Otegi decir que el día que sus compañeros asesinaron a Blanco él estaba en la playa y no intermediando, como cabría suponer en un «hombre de paz», ante sus secuestrados sobrepasa lo soportable en una democracia que se precia de sus valores. Los partidos que forman el grupo Izquierda Unitaria en la Eurocámara deben seguir idealizando ese historial de terror y sufrimiento causado por ETA y su absoluto desprecio a las víctimas y a sus familiares. Entre esas formaciones políticas se encuentran Podemos e Izquierda Unida, que sí conocen ese pasado, pero cuya visión política basada en el resentimiento y la revisión de lo que supuso la Transición les ha llevado a empatizar con un «hombre de paz» que no evitó ni una sola muerte. Tampoco hay que descartar los cálculos electorales en busca de un lugar en la izquierda abertzale.

El presidente del Parlamento Europeo, el socialista Martin Schulz, confirmó que había recibido numerosas cartas contrarias a que Otegi fuese invitado, pero que no estaba en sus manos evitar la visita, ya que ha sido un ofrecimiento particular de un grupo parlamentario. Así es, pero de la misma manera que a nadie se le hubiese ocurrido invitar a los terroristas de la extrema izquierda durante los «años de plomo» en Alemania o Italia, o a las bandas fascistas que han campado por Europa, la aparición de Otegi demostró la debilidad de una institución ante los grupos totalitarios. Tuvo que ser una diputada, la hermana de Alberto Jiménez-Becerril –asesinado junto a su mujer en Sevilla en 1998: dejaron tres hijos huérfanos– quien alzara la voz en nombre de todas las víctimas y contra la mentira.

La Generalitat catalana gasta 30 millones al año en altos cargos: 242 cobran más que Rajoy
Antonio José Chinchetru okdiario 28 Abril 2016

Puigdemont se sube el sueldo: ganará 145.000 €, 8.600 por encima de Mas y casi el doble que Rajoy

Los sueldos de 376 altos cargos públicos del Gobierno catalán cuestan a los contribuyentes algo más de 29,55 millones de euros al año.

El Gobierno independentista de Cataluña tiene, incluyendo el presidente de la Generalitat, un total de 376 altos cargos. De ellos, 242 ganan más que Mariano Rajoy. En total, sus sueldos le cuestan a los contribuyentes algo más de 29,55 millones de euros.

Convivencia Cívica Catalana ha elaborado un informe en el que analiza los datos relativos a los altos cargos del Ejecutivo autonómico presidido por Carles Puigdemont, recientemente publicados por la Generalitat de Cataluña. El departamento que cuenta con una mayor cantidad de altos cargos es el Presidencia, con 71. Le siguen Salud, con 43, y la Vicepresidencia de Economía y Hacienda, con 40.

La élite política catalana es una de las mejor pagadas de toda Europa

Por la retribución de sus altos cargos, se repite el mismo orden. Los de Presidencia cobran en total 5,41 millones de euros; los de Salud 3,63 millones de euros. La polémica consejería de Asuntos Institucionales y Exteriores se sitúa en el quinto puesto, sus altos cargos tienen una retribución conjunta de 2,63 millones de euros.

Esta última consejería tiene entre sus altos cargos muy bien retribuidos dos de los más llamativos. Uno de ellos es el secretario general del Consejo de Diplomacia Pública de Cataluña (Diplocat), Albert Royo, que cobra 81.433 euros anuales. Poco menos gana el representante permanente (al que suelen referirse como “embajador”) ante la Unión Europea en Bruselas, Amadeu Altafaj. Este último tiene un sueldo de 81.395 euros. El jefe de ambos, Raül Romeva, recibe una retribución anual de 109.663 euros. Todos ellos cobran más que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que recibe 78.967 euros al año.

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, se subió el sueldo hace un par de meses, tras lo que pasó a cobrar 145.471 euros anuales, 8.600 euros más que Artur Mas y casi el doble que Mariano Rajoy. también los consejeros (109.633 euros), los secretarios generales (84.920 euros) y los directores generales (81.396 euros) de la Generalitat superan el salario anual del inquilino de La Moncloa. En todos esos niveles, los altos cargos de la administración autonómica catalana cobran más que sus equivalentes del Ejecutivo central.

Esos altos cargos no son los únicos que cobran más que el presidente del Gobierno. Hay varios casos más. Algunos son el presidente de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (de la que dependen las radios y televisiones autonómicas), Brauli Duart, que cobra 139.650 euros; el presidente de Infraestructuras de la Generalitat de Cataluña, Joan Jaumes Oms, con 136.350 euros; el gerente del Consorcio Puerto de Mataró, Joan Bellavista, con 132.376 euros, o el presidente de Ferrocarriles de la Generalitat de Cataluña, Enric Ticó, con 128.368 euros.

Convivencia Cívica Catalana denuncia que es “difícil de justificar ante los ciudadanos en un momento de recortes y ajustes en los servicios públicos esenciales las elevadas retribuciones que perciben los altos cargos y directivos de la administración catalana. Y, más aún, la anomalía de cobrar sustancialmente más que sus homólogos del Estado”.

La organización añade que resulta sorprendente que el gobierno catalán se lamente de padecer una supuesta “asfixia financiera” cuando sí dispone de dinero para que su élite política sea, con diferencia, la mejor pagada de toda España y una de las mejor pagadas de toda Europa.

aumentan las sanciones un 173%
Denuncian las multas lingüísticas en Cataluña ante Europa
La eurodiputada Giménez Barbat pregunta a la Comisión Europea si tiene prevista alguna medida contra gobiernos regionales o nacionales que dentro de la UE promueven o toleran una legislación discriminatoria basada en la lengua.
R. Moreno  www.gaceta.es 28 Abril 2016

Teresa Giménez Barbat, eurodiputada de ALDE, ha presentado este miércoles una pregunta a la Comisión Europea sobre si las sanciones que está imponiendo la Agencia Catalana de Consumo de la Generalitat de Catalunña a los establecimientos que rotulan en lengua española no suponen una vulneración del artículo 22 de la carta de derechos fundamentales de la UE.

Para Giménez Barbat “es inverosímil que un gobierno regional de un país miembro multe a empresas por rotular en una lengua oficial de la UE”, pero para la eurodiputada lo más grave “es que se permite la delación anónima de conciudadanos”.

Giménez Barbat cree que las políticas de promoción y defensa de la lengua catalana “no se pueden sustentar en la confrontación, la coacción y la sanción como es el caso”.

La eurodiputada ha reaccionado así tras conocer que el Govern de la Generalitat aumentó un 173% el importe de las multas lingüísticas en el año 2015.

En concreto, y según una respuesta parlamentaria del conseller de Empresa Jordi Baiget a la parlamentaria, el importe de las sanciones lingüísticas en 2014 fue de 51.350 euros y en 2015 alcanzó los140.000. En 2014 fueron sancionadas 57 comercios y en 2015 hasta 68.

El PPC ha anunciado que registrará una proposición de ley en el Parlament para la supresión del régimen lingüístico de la Ley 22/2010 del Código de Consumo de Cataluña.

El texto pedirá que se paralicen los expedientes sancionadoresque estén en marcha “para que queden sin efecto y directamente archivados”, y que se devuelva con carácter retroactivo el importe de las sanciones a los multados, junto al interés legal que corresponda.

Por su parte, desde la plataforma Convivencia Cívica Catalana, que preside Francisco Caja, recuerdan que la administración no puede imponer el uso del catalán a un comerciante, tal como está realizando el gobierno autonómico, ni es legal la imposición del catalán.

“En tu comercio, tienes total libertad para utilizar la lengua que tú desees, español o catalán. La Constitución te ampara”, subraya la plataforma, que se ofrece desde su página web a ayudarles, asesorarles y analizar las acciones a emprender.

Convivencia Cívica Catalana lleva desde 1998 denunciando "los excesos del nacionalismo”. Entre ellos, el "adoctrinamiento" en las aulas y el 'apartheid' catalán, de los que recientemente han alertado en Europa tres familias, de Mataró, Balaguer y Hospitalet, víctimas de escraches continuados por reivindicar la educación en castellano.

Se da la circunstancia de que un día después de que tuviera lugar este acto, organizado por el eurodiputado Enrique Calvet, Europa debatió sobre ‘discriminación’ hacia quienes hablan en catalán.

Cataluña, ante el desafío secesionista
C's pide a Bruselas que actúe ante las multas a comercios por no rotular en catalán
Insta a la Comisión Europea a tomar medidas contra la Generalitat, ya que se trata de una discriminación por motivos lingüísticos
Europa Press www.lavozlibre.com 28 Abril 2016

Bruselas.- La eurodiputada de Ciudadanos (C*s) Teresa Giménez Barbat ha instado a la Comisión Europea a aclarar si piensa tomar medidas contra la Generalitat de Cataluña por la multas que está imponiendo a los establecimiento que rotulan en español y no en catalán por entender que se trata de una discriminación por motivos lingüísticos que prohíbe la Carta Europea de Derechos Fundamentales.

Giménez Barbat ha instado a través de una pregunta parlamentaria dirigida a la Comisión a aclarar si prevé "alguna medida contra Gobiernos regionales o nacionales" que "promuevan o toleren una legislación discriminatoria basada en la lengua" tras subrayar que los recursos presentados por los ciudadanos afectados ante la Generalitat como ante el Tribunal Constitucional "no han sido atendidos" hasta ahora.

La eurodiputada ha recordado que el artículo 22 de la Carta de Derechos Fundamentales de la UE "prohíbe la discriminación basada en la lengua" y que "el idioma español es una de las 24 lenguas oficiales de la Unión".

Giménez Barbat, integrada en el grupo liberal europeo ALDE, ha considerado "inverosímil que un gobierno regional de un país miembro multe a empresas por rotular en una lengua oficial de la UE" aunque ha considerado que los más grave "es que se permite la delación anónima de conciudadanos" en un comunicado.

Y ha avisado a la Generalitat que las políticas de promoción y de defensa de la lengua catalana "no se pueden sustentar en la confrontación, la coacción y la sanción como es el caso".

La Generalitat de Cataluña recaudó "hasta 140.000 euros" en multas a comercios por no rotular en catalán en 2015, según sus propias estimaciones.

Valencia
Ciudadanos protesta en Valencia contra la expansión del nacionalismo catalán
“Ante los continuos ataques a nuestra identidad que se han producido, pedimos a los valencianos que se sumen”.
Lorena Ortega El Espanol 28 Abril 2016

“Ante los continuos ataques a nuestra identidad que se han producido estos días en Valencia, que afectan a nuestro Estatuto de Autonomía y son de dudosa constitucionalidad, pedimos a los valencianos que se sumen a este acto en defensa de todo lo que nos une”. Fernando Giner, portavoz de Ciudadanos en la Comunidad Valenciana hacía de esta forma un llamamiento a la sociedad civil valenciana a concentrarse frente al Palau de la Generalitat “en defensa de la Constitución y del Estatuto”.

Entre los ataques a los que se refería, estaba la aparición de una bandera estelada colgada en lo alto de las simbólicas Torres de Serrano de Valencia. El llamamiento se hizo además en un momento en el que el nacionalismo valenciano está ganando espacios antes vetados a raíz del cambio de gobierno. Pero el acto, celebrado esta tarde, ha acabado en pinchazo. Apenas un centenar de personas ha acudido al llamamiento y la práctica totalidad de ellos eran cargos o miembros de C’s.

Detrás de la convocatoria está el intento de Ciudadanos por hacerse con un discurso históricamente utilizado por los populares valencianos para obtener rédito electoral: sacar la bandera del anticatalanismo. “Somos el único partido que actúa como dique de contención contra el nacionalismo en la Comunidad Valenciana”, ha dicho Alexis Marí, portavoz de C’s en el parlamento valenciano, durante la protesta.

El argumento ya lo dijo en la última sesión de control al presidente valenciano, el socialista Ximo Puig, al que interpeló por la “inacción” ante lo que consideraba injerencias de Cataluña y sobre las medidas tomadas para “defender y proteger” la cultura y las tradiciones valencianas. Puig le contestó diciendo que la “paranoia debe tratarse en el ámbito clínico y no en el político” y que pensar que hay un fantasma que quiere invadir la Comunidad Valenciana son “chorradas monumentales”.

Marí ha recordado estas palabras durante la protesta de este miércoles para destacar que dos días después apareció la bandera independentista catalana en las Torres de Serrano y hablar de la manifestación del pasado sábado por el 25 de abril (un acto en el que participan colectivos del nacionalismo valenciano y que contó con la presencia de dirigentes de la CUP y con miembros de Esquerra Republicana, Compromís y Esquerra Unida) como una “manifestación independentista”, criticar la cesión de la Diputación de la plaza de toros para los conciertos organizados por Acció Cultural del País Valencià (a la que se le vetó el uso del coso a partir del año 2000) y denunciar los “gritos de independencia” que se escucharon en la plaza.

PRESENCIA DEL DELEGADO DEL GOBIERNO
El PP valenciano, firme defensor y practicante del mismo discurso identitario y anticatalanista, mostró su “absoluto acuerdo” con el “fondo” de la concentración rechazó su participación. Días antes, el delegado del Gobierno, Juan Carlos Moragues, sí anunció su presencia, así que el PP dijo que todos aquellos miembros del partido que fueran lo harían “a título personal”. Finalmente, Moragues se ha personado junto a Eusebio Monzó, el edil independiente del Ayuntamiento de Valencia que se ha librado de la operación Taula, pero se han marchado cuando iba a comenzar el parlamento de los dirigentes de C’s.

Fernando Giner, el impulsor de la protesta, expuso durante el acto una idea que lleva tiempo defendiendo en tribunas y foros públicos: “Valencia está viviendo el mismo proceso de ingeniería social que sufrió Cataluña en los años 80”. Giner ha manifestado que se trata de un proceso nacionalista que, como está en el principio y no se nota, “se dice que no es para tanto”. “¿Qué pasaría si no hiciéramos este acto? El nacionalismo no puede seguir por este camino”. Giner defendió que el gobierno de Puig y, sobre todo, sus socios de Compromís, han iniciado un proceso de confrontación similar al ‘España nos roba’ por los continuos ataques al Estado por la falta de financiación, así como un proceso de inmersión lingüística similar también al realizado en Cataluña.

El acto lo ha cerrado la portavoz de C’s en el parlamento catalán, Inés Arrimadas, quien ha manifestado que han tenido que manifestarse en Valencia para “defender lo obvio” y que no hay que elegir entre “identidades y banderas”. Con la protesta, convocada la semana pasada y fijada un día después de las consultas para formar gobierno (con pocas o nulas expectativas), los de Albert Rivera han iniciado la precampaña. De hecho, el acto ha tenido más tintes de mitin callejero que de protesta. Y ha sido Arrimadas quien ha realizado un discurso más electoral defendiendo la “coherencia” de su formación frente a aquellos que “sumarán escaños pero no un proyecto firme”, en clara referencia a las confluencias.


Recortes de Prensa   Página Inicial