AGLI Recortes de Prensa   Sábado 30  Abril  2016

Un plan que no aborda los males estructurales de la economía
EDITORIAL El Mundo 30 Abril 2016

El Gobierno presentó ayer a los medios la actualización del Plan de Estabilidad para el cuatrienio 2016-2019. Según sus previsiones, la economía crecerá un promedio del 2,5% en los próximos cuatro años, con una creación de empleo de 1,8 millones. El Ejecutivo estima que la tasa de paro se situará en el 14% a finales de 2019.

El escenario que predice no es malo porque se seguirá creando empleo, aunque a menor ritmo que en estos dos últimos ejercicios, y porque la actividad seguirá creciendo gracias al consumo y la inversión. Por el contrario, el comercio exterior arrojará un saldo negativo este año y el que viene.

Si hay algo que se echa a faltar en el documento que el Gobierno va a enviar a Bruselas es que no aborda los tres grandes males estructurales de nuestra economía. A saber: el gasto público no productivo, la viabilidad de la Seguridad Social y la competitividad.

Empezando por el primero, el déficit del conjunto de las Administraciones Públicas será en este ejercicio del 3,6%. Para ello, el Estado tendrá que recortar el gasto en unos 4.000 millones de euros, algo que sólo será posible si las comunidades cumplen con sus objetivos.

El cuadro refleja que el déficit irá reduciéndose lentamente hasta el 1,6% en 2019, una tendencia que se va a traducir en un progresivo incremento de la Deuda aunque el crecimiento de la economía paliará ese efecto en términos porcentuales.

Está claro que el Gobierno ha desistido hace mucho tiempo de realizar una reforma de las Administraciones Públicas que recorte el enorme gasto de personal, que se sigue incrementando a pesar del discurso oficial de austeridad. La prueba es que la EPA del primer trimestre acredita que la contratación de funcionarios sigue creciendo, mientras cae el empleo en el sector privado.

Los datos son elocuentes: mientras las Administraciones Públicas tienen hoy el mismo número de empleados que a finales de 2007, el sector privado ha perdido 2,8 millones de puestos de trabajo. Es, por tanto, infundado el optimismo del Gobierno que se jacta de haber cerrado miles de empresas públicas y de haber hecho grandes recortes en el empleo público. La triste realidad es que lo público sigue creciendo.

Igual sucede con el déficit de la Seguridad Social, que el Gobierno estima que se situará en el 1,1% del PIB este año. Esto supone un nuevo desfase entre ingresos y gastos de 11.000 millones. Extrapolando las proyecciones del Plan, el Fondo de Reserva de la Seguridad Social se habrá agotado a finales de 2017.

Urge la revisión del modelo que debería empezar porque el Estado se hiciera cargo de las pensiones no contributivas de las viudas y los huérfanos, que deberían ser sufragadas por los Presupuestos. Aun así, el envejecimiento de la población acrecienta cada año que pasa el problema.

El actual modelo de financiación de la Seguridad Social no es viable y esta realidad tendrá que ser afrontada tarde o temprano por los partidos. Probablemente en el futuro el Estado tendrá que contribuir con impuestos a la sostenibilidad del sistema, además de la incorporación de fórmulas que ya existen en otros países.

El tercero de los grandes problemas que queda sin resolver es el de la competitividad de nuestra economía, que se ha acrecentado tras la reforma laboral pero que necesita de superiores niveles de innovación e inversión.

Una de las claves es la introducción de mayor competencia en los mercados regulados, lo cual es la eterna asignatura pendiente de nuestra economía, en la que hay una serie de oligopolios que frenan la aparición de nuevos competidores.

Hay que recordar que Zapatero sacó adelante una pomposa ley para fomentar la competitividad de la economía, que, ya dijimos en su día, no ha servido para nada. Sólo una bien sonante fraseología sin contenido real alguno.

La economía española, como recuerda Bruselas una y otra vez, necesita unas profundas reformas si queremos mantener el nivel de bienestar conseguido tras decadas de progreso.

Foro de la Sociedad Civil
Lo que de verdad debería importar
Jesús Banegas www.vozpopuli.com 30 Abril 2016

Caminamos inexorablemente a unas nuevas elecciones como consecuencia de un sistema electoral obsoleto y la incapacidad de suplirlo por un acuerdo de gobierno de los partidos mas votados.

Tras un largo tiempo perdido en “marear la perdiz” de la investidura por quienes sin posibilidades ciertas de formar gobierno lo han intentado tan vana como irresponsablemente, toca volver a las urnas para votar aquellos programas políticos que más se parezcan al gusto de los votantes.

Por lo que ya vimos en la última campaña electoral e incluso en su prolongación hasta ahora, los temas que de verdad debieran interesar a los españoles tienen poco que ver –incluso están en las antípodas– con lo que está de moda política: gastar mas de lo que producimos esperando que el ahorro extranjero lo financie, como si ello fuese posible.

Es doctrinalmente incuestionable y de sentido común que el primer desafío de la España de nuestros días es el crecimiento económico y del empleo. Sólo el crecimiento económico puede hacer posible la devolución de nuestra enorme y lastrante deuda pública y la disminución del desempleo.

Para crecer es imprescindible liberalizar la economía para que pueda desplegar todo su potencial y sobre todo facilitar que las nuevas empresas y sus trabajadores no vean constreñidas sus actividades por restricciones a la competencia impuestas por las empresas y sectores mas añejos.

En una economía que se está “uberizando” –al decir The Economist- querer seguir manteniendo a toda costa los intereses creados del pasado de unos pocos para perjudicar a la inmensa mayoría es justo lo contrario de lo que se debería hacer.
He aquí un posible catálogo de cuestiones que siendo realmente importantes tienen en común que no formarán parte de la próxima campaña electoral:

Reformas institucionales:
Sistema electoral que garantice la formación de gobiernos estables por los ganadores de las elecciones al estilo de EE.UU., Reino Unido, Francia, Alemania a elegir.
Justicia despolitizada, rápida y de calidad mediante una carrera judicial semejante a la militar que tan bien funciona y el desvío de casos a la jurisdicción voluntaria
Regeneración de los partidos políticos: autofinanciados y con democracia interna.
Adelgazamiento de las administraciones públicas mediante la racionalización de sus competencias.

Reformas económicas:
Liberalización del comercio, los servicios y la industria.
Eliminación de barreras a las nuevas empresas y a su crecimiento.
Relaciones laborales sin convenios superiores al ámbito empresarial, voto secreto de los trabajadores y liberalización del trabajo a tiempo parcial.
Fiscalidad favorable al ahorro y a la creación de empleo y mas basada en la imposición indirecta que la directa.

Ciencia & Innovación:
Plan de conversión de la ciencia en tecnología mediante incentivos a la carrera académica y fiscalidad favorable al capital riesgo.
Atracción de talentos tecnológicos extranjeros e inversiones en centros de competencia tecnológica multinacionales.

Sistema educativo:
Regreso a la disciplina, el rigor, la jerarquía del saber, el esfuerzo y el mérito.
Programas educativos con contenidos tecnológicos de su tiempo
Profesores seleccionados de élite, bien remunerados y con autoridad.

Estado de bienestar:
Mejora de la eficiencia, ya alta, de la gestión de la sanidad pública frente al desafío de una creciente demanda.
Restructuración de las pensiones para hacerlas viables a largo plazo: retraso edad jubilación, derechos pasivos acordes con las contribuciones, prohibición de traslado de costes a las siguientes generaciones.

Buena parte de los temas que se acaban de plantear forman parte de las preocupaciones de todas las naciones desarrolladas y han sido objeto de diversos ensayos entre los que cabe reseñar dos recientes: Orden y decadencia de la política de Francis Fukuyama y La cuarta revolución de John Micklethwait y Adrian Wooldridge.

Del primero ha hecho fortuna mediática la frase: Ser como Dinamarca, que el autor describe como “una trayectoria hacia una sociedad próspera, democrática, segura, bien gobernada y con baja corrupción lo que se consigue con una burocracia subordinada al interés general –no politizada por tanto- compuesta por técnicos competentes operando con una clara división del trabajo y reclutados exclusivamente por méritos profesionales”.

Del segundo cabe señalar la denuncia de los excesos de gastos de los Estados y la perentoria necesidad de frenarlos por su imposible financiación, lo que exige una ineludible mejora de la eficiencia del gasto público y la reestructuración –la cuarta revolución- del Estado de bienestar que es posible porque ya la ha hecho con éxito Suecia.

Es fácil vaticinar que poco o nada –siendo lo verdaderamente importante- de lo dicho aquí formará parte de la próxima campaña electoral, que volverá a tratar como niños –pequeños- a los votantes; porque, lamentablemente, a lo mejor lo somos. (Unos más que otros, claro!)

Todo el poder para Pablo
Isabel San Sebastián ABC 30 Abril 2016

El caudillo bolchevique de Podemos no tolera mencheviques susceptibles de disputarle el poder. No se conforma con una parte del pastel, por goloso que este sea. Lo quiere todo y lo quiere ya. De ahí que haya apuñalado a Pedro Sánchez después de verle suplicar arrastrando por el suelo la dignidad del PSOE, en un alarde de sadismo que debería llevar a Sánchez, si le quedara algo de orgullo, a romper inmediatamente los acuerdos municipales y autonómicos que mantiene con la formación morada.

No hubo Frente Popular en el último minuto, por más que hasta el último minuto estuvieran negociando algunos una salida a la desesperada, como demuestra esa burla bautizada con el ampuloso nombre de «pacto del Prado». Yo erré el análisis, de lo cual me alegro infinito, dando por sentado que la izquierda no desaprovecharía una oportunidad probablemente única de alcanzar el gobierno a través de las urnas. De hecho, esta es la primera vez que la Historia de España contempla tal cosa. También es la primera vez que un partido populista, de vocación totalitaria, dispuesto a romper la integridad de la Nación y amigo de terroristas que han empuñado la pistola, pone en jaque abiertamente la supremacía del puño y la rosa como referente político de ese territorio. La primera vez que el PSOE, en plena guerra interna y bajo un liderazgo tan endeble como debilitado por el fracaso, se enfrenta a la posibilidad real de quedar relegado a la tercera posición en el podio del 26-J. Exactamente lo que ha buscado el caudillo podemita desde que oliera la sangre de su principal rival el pasado mes de diciembre.

Me equivoqué, lo reconozco, atribuyendo al bolchevique Iglesias una mayor carga ideológica de la que ha demostrado tener. Lo suyo no es la ideología, ni la puesta en marcha de ciertas políticas, ni la izquierda, ni mucho menos el «progresismo», sino el poder a secas. El poder puro y duro. Por eso no se apeó de su exigencia inicial de una vicepresidencia política y cuatro ministerios de peso. Nunca buscó un entendimiento programático, sino un acuerdo de sillones que pusiera en sus manos los dotados de mando en plaza. Lo que ansiaba y ansía es destruir al PSOE en aras de sustituirlo. Liquidar cualquier vestigio de izquierda democrática, constitucionalista y española, como la que representaba el partido asentado en la calle Ferraz antes de que Zapatero se hiciera con el timón. Matar electoralmente a Sánchez y dejar tierra quemada al o la que venga después.

El Frente Popular se ha frustrado, gracias a Dios, en parte por el bloqueo de Podemos y en parte también por la actuación de Ciudadanos, que con su pacto de investidura ató en corto a un candidato obligado a honrar la palabra dada a Rivera, a su propio comité federal e incluso a la militancia. Yo puse en duda que así fuera; lo admito. Le veía perfectamente capaz de traicionar a su socio y echarse en brazos de Iglesias, a poco que este le hubiese ofrecido un cambalache presentable con vistas a la opinión pública. Nadie puede negar, empero, que el documento suscrito con los naranjitos hizo las veces de tapón y conjuró las tentaciones de un líder arrinconado. Porque eso es Pedro Sánchez hoy. Un candidato a presidente derrotado en la investidura; un secretario general discutido en el seno de su partido nada menos que por la jefa de la federación andaluza; un cabeza de lista amenazado de derrota y posterior desahucio tras la más que probable fusión entre Podemos e Izquierda Unida, con todas las papeletas para servir de chivo expiatorio y pasar a mejor vida. O sea, un precadáver político, salvo que se obre un milagro

La hipócrita austeridad de los políticos
EDITORIAL Libertad Digital 30 Abril 2016

La repetición de las elecciones generales tras la imposibilidad de acuerdo que han demostrado las principales fuerzas políticas en los últimos meses ha originado un debate que, si bien puede resultar oportuno, ejemplifica, una vez más, la profunda hipocresía y la aún más grave miopía que impera entre los representantes de la soberanía nacional. Tras años de despilfarro público, déficits desorbitados y aumentos históricos de la deuda para mantener a flote una estructura estatal desproporcionada e ineficiente, todos los partidos, desde PP y Ciudadanos hasta PSOE y Podemos, se han enzarzado en una intensa discusión acerca de la necesidad de reducir el gasto electoral, tratando de reflejar con ello una imagen de austeridad que, en realidad, brilla por su ausencia.

Es cierto que dicha partida, unos 140 millones de euros, puede y debe ser reducida en la medida de lo posible para abaratar el coste a los contribuyentes, dado que los últimos comicios generales se celebraron hace apenas cuatro meses, pero el ahorro que podría suponer para las arcas públicas no solo es ínfimo, sino, simple y puramente, ridículo. Aunque se lograran recortar 20 ó 30 millones de euros, un 20 por ciento del total, dicha reducción apenas equivaldría al dinero que se funde el Estado en menos de media hora: el 0,006% del gasto público anual. Es decir, no llega ni a la categoría de calderilla.

Que los partidos centren el debate en una gota de agua (gasto electoral) mientras obvian o, lo que es peor, minimizan el océano (gasto total) en el que se hunde España da buena cuenta del paupérrimo nivel que ha alcanzado la política nacional. España ha incumplido todos y cada uno de los objetivos de déficit fijados por Bruselas y, hoy por hoy, sigue presentando un colosal agujero fiscal, cercano al 5% del PIB, el segundo mayor de toda la zona euro, sólo superado por Grecia; la deuda roza el 100% del PIB, un nivel no visto desde hace un siglo, siendo, además, la sexta más alta de Europa; y todo ello, a pesar de que primero el PSOE y después el PP dispararon todas y cada una de las figuras tributarias, esquilmando a conciencia el bolsillo de los españoles y la capacidad de recuperación de la economía.

La austeridad pública es un mito. El coste de los servicios públicos esenciales se mantiene en niveles propios de burbuja y el empleo público, lejos de bajar, ha aumentado un 3% desde 2007. No es cierto, por tanto, que se hayan aplicado sustanciales recortes en la Administración Pública. Su tamaño es hoy idéntico al existente en 2006 ó 2007, cuando el país nadaba en una abundancia irreal de actividad e ingresos fiscales propiciados por una insostenible burbuja crediticia. El estallido de la crisis despertó al país de su particular sueño, con el consiguiente desplome de la recaudación hasta un umbral más realista, pero el gasto, sin embargo, permaneció intacto durante este período -en los primeros años de crisis se disparó y después se revirtió parcialmente ese aumento, dejando el balance global casi invariable-, mientras los políticos se dedicaban a subir una y otra vez los impuestos.

Además, si hay un gasto necesario, por encima de otros muchos, es el electoral, pues la celebración de comicios es la esencia misma de la democracia. Los partidos han montado un revuelo monumental por esta partida, mientras defienden los miles de organismos, entes, empresas y estructuras que les sirven para colocar a familiares y allegados, al tiempo que reclaman mucho más gasto para comprar votos y mantener clientelas. Ése y no otro es el verdadero debate de fondo. Los políticos despilfarran a placer el dinero de los españoles en beneficio propio, mientras distraen a la opinión pública con el chocolate del loro. No cabe mayor hipocresía y desvergüenza.

Otegi, Iglesias, Rajoy y Zapatero comparten Mentira Histórica
Pascual Tamburri esdiario 30 Abril 2016

Otegui habla de futuro pero los suyos hacen política inventando la Historia. Es imposible no sentirse decepcionado cuando nadie ha derogado, ni propone derogar, la “memoria” de Zapatero.

Si fuese un problema de una sola persona quizá lo llamasen esquizofrenia. Pero toda una sociedad padece un trauma colectivo cuando hablamos de pasado y de presente. Y esa sociedad es la de España, y corremos el riesgo de liquidar la convivencia nacional sólo como homenaje a los complejos de unos cuantos tarados neoleninistas, a su habilidad propagandística y a la cobardía egoísta de los llamados a detenerlos.

El líder separatista, marxista y terrorista Arnaldo Otegi ha sido invitado a Bruselas y ha dicho, orgulloso y consentido, "hemos venido a anunciar una política nueva". Bien. Todo novedoso, el líder independentista vasco pidió al Gobierno español –que no protestó por su presencia allí- que deje de estar "anclado en el pasado" y "mirar hacia el futuro". Claro que cómo iba a protestar, si ese Gobierno lo sacó de la cárcel y mantiene en la legalidad la versión política de ETA.

¿Pero de verdad que los abertzales miran siempre “hacia el futuro”? No parece. El gobierno de Uxue Barkos en Navarra, gobierno sostenido en Bildu y en Geroa, en el PNV y en los batasunos, y por supuesto en Podemos, empezó nombrando a mi amigo Álvaro Baraibar Etxeberria director general de Paz, Convivencia y Derechos Humanos. Es decir creando un área destinada no sólo a reelaborar el pasado sino, en él, a devaluar el sufrimiento de las víctimas del nacionalismo y a revalorar el de las llamadas víctimas del franquismo, poniendo a su nivel incluso el supuesto sufrimiento de los terroristas de ETA. Pero sólo fue un primer paso, porque la “memoria”, nueva lectura (y escritura) del pasado, es la piedra filosofal del “kanvio”.

Mientras Otegi, veterano de ETA, hablaba de “futuro”, los suyos recreaban el pasado. Emilio Majuelo, un hombre humanamente simpático por lo demás, dirige el Fondo Documental de la Memoria Histórica de la represión en Navarra durante la guerra civil y el franquismo 1936-1975, financiado por el Parlamento de Navarra y gestionado por la UPNA. ¿Futuro? No. ¿Memoria objetiva? Tampoco.

A la vez, por en cargo del alcalde de Pamplona, Joseba Asirón, la misma Universidad Pública de Navarra va a elaborar “un informe pericial sobre la vulneración de derechos humanos durante la guerra civil y el franquismo en la capital navarra”, y esto para ¡presentar una querella en los juzgados! ¿Contra quién, con qué base jurídica, con qué soporte histórico? Desde el 2 de mayo hay un punto de información en la calle Mercaderes para recoger datos, historia y documentación de víctimas o testigos. Sólo de un lado, y veremos con qué fiabilidad. ¿Futuro? No. ¿Memoria objetiva? Tampoco.

Sin duda pensando en el futuro, los concejales de Pamplona Joxe Abaurrea, Edurne Egino, Alberto Labarga, Mikel Armendáriz y Maite Esporrín han presentado en el Colegio Público de San Francisco la iniciativa Abriendo camino: Pamplona lidera las querellas contra los crímenes del franquismo encauzada por Jacinto Lara y Fernando Mendiola. Sin duda la mayor necesidad de Pamplona y de Navarra son los llamados crímenes contra la humanidad, sólo de un lado, sin pruebas, y de hace 80 años. ¿Futuro? No. ¿Memoria objetiva? Tampoco.

Johan Huizinga, que sí era historiador, recordó que “nos vemos rodeados por la mueca de la imagen torcida de la Historia, esclava de un sistema temporal de opiniones y de autoridad. Una Historia con una tendencia política o social prescrita”. Hablaba en 1934 y hablaba del uso político del pasado reelaborado, en su opinión, en los sistemas totalitarios. Pero lamentablemente aquello es más válido que nunca aquí y ahora.

La historia, o mejor dicho la imposición como verdad histórica de una mentira conveniente a quien gobierna la conciencia social, está de moda. No es futuro, como dice Otegi, sino uso del pasado para anular toda oposición social y para acorralar en la economía, la tecnocracia y la corrupción a sus acomplejados rivales. Y no encuentro mucho para reprochar a la habilidad de Otegui y de los suyos, pues cumplen bien su función. También lo hace la izquierda de Podemos, al fin y al cabo alérgica por naturaleza a España. No hay perdón si no hay enmienda para la dejación, alternada con sumisión, de quienes en teoría se les oponen pero en la práctica han dejado en vigor la “memoria” de Zapatero.

Por eso no es extraña la decepción, y por supuesto la abstención, de los que querían otra cosa. “La decepción, el abandono, sentirse traicionado también por quienes supuestamente están del lado de uno, son sensaciones aún más peligrosas que una simple batalla luchada y perdida. De una derrota surge una reacción, de una traición –tanto más si es por ignorancia de unos, cobardía de otros e intereses de muchos- sólo nace la división”. Todos los que hemos leído a Jean Larteguy en sus libros dedicados "a la memoria de todos los centuriones que mueren para que Roma sobreviva" no podemos evitar un gran desagrado cuando vemos que la propaganda batasuna sólo es combatida a veces, según si conviene o no a determinados cálculos. La propaganda de los mismos que se han manchado las manos de la sangre derramada, no ciertamente por esos intereses o esos miedos, sino por Navarra, por España y por la defensa de esa misma verdad sobre el ayer y el hoy, que no puede depender de una amistad ni de una cuenta de resultados.

Decepcionado y desgarrado murió ya, para volver a la mejor Pamplona, el gran Ángel María Pascual (1911-1947). El pamplonés soñó con una Pamplona mejor y con una España distinta, rotos los tabúes y las rutinas, además de vencidas las amenazas. Soñó, escribió, transgredió, y la Pamplona de la reacción y la conformidad, de la rutina y los dividendos ante todo, le fue aún más hostil que la España del soviet. Diseñador, osado, inventó imágenes y palabras sin miedo, y dejó en las páginas de Jerarquía su juventud enemiga del localismo pueblerino, mediocre y cobardón. Los centuriones de Lartéguy murieron defraudados en sus sueños, Ángel María Pascual murió con ellos. Pero la conclusión es la misma: esta “capital de tercer orden”, sea de Rajoy sea de la UPN, es capaz de ceder ante el dragón por miedo a San Jorge. Definitivamente, dejar el poder en manos de quienes no han leído y entendido la Monarquía de Dante supone entregar el futuro a los Oteguis, regalando el pasado a sus cipayos y condenando a los demás o a la amargura o a la rebelión. Es la hora indecisa. Pronto los gatos pardos…

BRONCA EN EL EUROPARLAMENTO
Jiménez-Becerril planta cara a Otegi: 'No había ninguna guerra'
La eurodiputada popular recordó a su hermano Alberto, asesinado por la banda terrorista en 1998, cuando era concejal del PP en Sevilla. Otegi fue recibido entre gritos de 'asesino'
Gaceta.es 30 Abril 2016

La visita del secretario general de Sortu, Arnaldo Otegi, al Parlamento Europeo (PE), invitado por el Grupo de Amigos del País Vasco, ha provocado un enfrentamiento verbal entre diputados del PPE y de la Izquierda Unitaria Europea.

"Mi hermano no iba a ninguna guerra. Lo mató ETA. En España no había ninguna guerra, había democracia", gritó la eurodiputada del PP Teresa Jiménez-Becerril puesta en pie en el hemiciclo, en referencia a su hermano Alberto, asesinado por la banda terrorista en 1998, cuando era concejal del PP en Sevilla.

Poco antes otro eurodiputado español calificaba a Otegi de "asesino" también a gritos.

Otegi, excarcelado el pasado primero de marzo tras cumplir una pena de seis años y medio en prisión por pertenencia a organización terrorista, visita el PE a invitación del grupo de Los Verdes/Alianza Libre Europea (ALE), lo que ha causado polémica y críticas de otros grupos parlamentarios.

Las quejas de los eurodiputados se produjeron tras la intervención en el pleno de la presidenta del grupo de Izquierda Unitaria, Gabriele Zimmer, que respondió a las preguntas del presidente del grupo del Partido Popular Europeo en la Eurocámara, Manfred Weber, sobre la presencia de Otegi en el PE.

"Todos estamos unidos en lucha contra el terrorismo", subrayó Zimmer, quien dijo que también "tiene que haber una posibilidad para que integremos en el debate democrático de este parlamento a personas que se han decantado conscientemente por un proceso de paz y participan en él activamente".

Weber, por su parte, hizo referencia al minuto de silencio que organizaron este martes Jiménez-Becerril y la portavoz de UPyD en el PE, Maite Pagazaurtundua, ambas víctimas de ETA, mientras que Otegi participaba en un acto organizado por Izquierda Unitaria.

Weber subrayó que el PPE que se examine esta invitación a Oregi para visitar la Eurocámara, lo que calificó de "provocación".

"Hace pocos días hemos vivido delante de nuestras puertas el terror (en referencia a los atentados del 22-M en Bruselas). No vamos a tolerar esto. El PE es una casa de la democracia y espero que esté unido en la lucha contra el terror", añadió.

El presidente del PE, Martin Schulz, intervino tras el enfrentamiento verbal para asegurar a Jiménez-Becerril que comprende su situación y su agitación, y que los órganos relevantes de la Eurocámara se ocuparán de este caso.

Schulz se negó a permitir un debate sobre la visita de Otegi en sesión plenaria, pero recalcó que las invitaciones individuales de eurodiputados o partidos políticos no pertenece a su competencia ni a otros órganos del PE "si no hay razones extraordinarias, graves penales" que motiven una intervención.

Una plaza en recuerdo de todos los muertos
Pedro Fernández Barbadillo Libertad Digital 30 Abril 2016

Cuando Federico Jiménez Losantos entrevistó a Ignacio Aguado, le reprochó que Ciudadanos hubiera apoyado en la Asamblea de Madrid la ley regional de memoria histórica. Aguado respondió que ellos querían "cerrar de una vez viejas heridas". Esta matraca la estoy escuchando desde los años 80 y compruebo que la asunción de la guerra civil, y más en concreto, la asunción por la izquierda de su derrota militar y política es como el viaje al centro del PP: un destino al que nunca se llega.

De manera nada casual, la primera asociación de la memoria histórica se registró a finales de 2000, año en el que José María Aznar obtuvo la primera mayoría absoluta del PP, ante la sorpresa de la izquierda, y, también, en el que José Luis Rodríguez Zapatero llega a la secretaría general del PSOE. La izquierda se había quedado sin su modelo, el socialismo real del bloque oriental, y, además, sin el dóberman de la derecha; ésta no quitaba las pensiones a los jubilados, ni entregaba el Estado a las multinacionales. Necesitaba un elemento de agit-prop, tanto para movilizar a sus desanimadas masas como para mantenerse como clase moralmente superior. Y éste era la memoria histórica.

El PSOE (y El País) creyeron encontrar un filón en la memoria histórica para desgastar al PP, pero ya se sabe que quien cría cuervos acaba teniendo muchos. En España, donde no hay ningún partido en las Cortes que se defina de derechas (el PP se presenta como centro, mondo y lirondo), todo discurso y toda idea acaba situándose a la izquierda. La memoria histórica, que fue una elaboración de la extrema izquierda cuando vio que su propuesta de reconciliación nacional (planteada ya en 1956) no le daba votos en los años 70 y 80, fue introducida en el debate público por el PSOE, pero de ella se están beneficiando sus creadores. Así, la deslegitmación de la Transición y la condición de colaboracionistas con el "régimen genocida" se ha extendido también a los socialistas.

Por muchos esfuerzos que los políticos del PP y de Ciudadanos quieran hacer para sacar de las fosas a los 114.000 supuestos desaparecidos (¿dónde está la lista?; si hay listas de los muertos en el bombardeo de Guernica y de los asesinados en Paracuellos del Jarama, ¿cómo no la hay de los asesinados por el franquismo, para que se pueda cotejar?); aunque Rajoy, Rivera, Aguado y Cifuentes formasen una cuadrilla y fuesen a cavar fosas o a demoler la cruz del Valle de los Caídos, la izquierda jamás declarará cerrada esa llamada herida, ya que le concede poder político, pureza moral… y subvenciones para sus liberados.

Mientras la república, la guerra y el franquismo sean mitos, es decir, narraciones fuera del tiempo histórico, que determinan la política actual no podrán estudiarse de manera objetiva ni dejarán de estar presentes, por más que el tiempo nos distancie de ellos.

Aunque sé que es inútil, me gustaría hacer una propuesta a la clase política para tratar, de una vez, de honrar a quienes murieron por una España mejor, en cualquiera de los dos bandos, y sin apellidarles como asesinos o genocidas: que los ayuntamientos reserven una plaza o un jardín para que las asociaciones y los descendientes de los combatientes de la guerra instalen, sin restricciones, monolitos, bustos, estelas o placas en recuerdo de quienes perdieron su vida o al menos la arriesgaron por su fe, sus ideas, su patria o sus compatriotas. En esos lugares se podrían reponer los discretos monumentos retirados en las últimas décadas.

Me llama la atención que mientras que la derecha (hasta la Transición) honró a sus héroes militares, desde los más altos a los más humildes, como los alféreces y sargentos provisionales, la izquierda no haya aprovechado nunca los callejeros de las ciudades para recordar a los héroes de su bando. Tres personajes que podrían tener calles son el socialista Julián Besteiro, el coronel Segismundo Casado y el general anarquista Cipriano Mera, que se sublevaron en marzo de 1939 contra los planes descabellados de Juan Negrín y los comunistas de alargar la guerra hasta enlazarla con la que estallaría ese año entre Alemania, Francia y el imperio británico (antes, el III Reich y la URSS firmaron un pacto de no agresión que les habría dejado en ridículo). O Melchor Rodríguez, el ángel rojo que salvó a miles de madrileños de las sacas. Tampoco tiene calle el católico general Vicente Rojo, que dirigió el ejército republicano. Ni los ases de la aviación republicana. Conocemos a los pilotos del bando nacional Joaquín García Morato, Carlos de Haya o Julio Salvador, pero no a los del bando rojo, los José María Bravo, Manuel Zarauza Clavero o Leopoldo Morquillas.

¿Por qué la izquierda quiere honrar sólo a sus jefes políticos (en gran parte responsables del estallido de la guerra), o a las víctimas más cinematográficas, como las trece rosas, pero no a los soldados que lucharon con las armas en la mano? ¿Por qué rechaza ofrecer como modelos a quienes se enfrentaron a la muerte, en vez de emboscarse (como hizo, por cierto, Santiago Carrillo, que nunca pisó el frente, pese a que tenía 21 años cuando estalló la guerra y había sido un apologeta de la violencia)?

¿Ignorancia o más bien odio a las virtudes tradicionales y guerreras? Yo creo que se trata de una mezcla de ambos sentimientos. Pero recuerdo que la misma Pasionaria que vitoreaba a Rusia en los años 30 arengaba en la guerra a los milicianos con loas al dos de mayo de 1808. Seguramente la destrucción del sentimiento nacional en los años previos hizo que las últimas invocaciones no tuvieran efecto…

He aquí otra razón por el que la memoria histórica no busca la justicia, ni la reconciliación, sino la venganza.

Las penurias del Estado Islámico, en sus documentos
Pablo Molina Libertad Digital 30 Abril 2016

Las agencias de inteligencia y los expertos en terrorismo islamista analizan continuamente la situación de la organización del sedicente califa Bagdadi. Tras las pérdidas de territorio que ha experimentado en Siria e Irak y los ataques de la aviación aliada en Mosul, en los que habría sido destruida gran parte de sus reservas financieras, es harto probable que el Estado Islámico padezca muy pronto muy graves dificultades económicas.

Eso es lo que piensan las agencias y los expertos… y lo que se desprende de los propios documentos del Estado Islámico.

Peter E. Gersten, general del Ejército estadounidense y vicecomandante de la coalición internacional contra el EI, sostiene que la agonía financiera del grupo terrorista es un hecho que ya está comenzando a tener consecuencias.

Cuando vine aquí, veíamos que llegaban a luchar [con el Estado Islámico] entre 1.500 y 2.000 combatientes extranjeros [cada mes]. Ahora, tras un año de combatir al enemigo, las estimaciones han descendido hasta unos 200. Y de hecho lo que estamos viendo es un aumento en las tasas de deserción, desmoralización [de la tropa terrorista] e incapacidad [del EI] para afrontar los pagos.

Las dificultades financieras del EI eran ya un hecho conocido, pero nuevos documentos de la propia organización revelan su vasto alcance. El investigador del Middle East Forum Aymen Jauad al Tamimi ha recopilado informes internos del Ei con datos de gran interés.

Mientras las afirmaciones rutinarias que circulaban acerca del salario base hablaban de 400 dólares mensuales para los combatientes locales y 800 para los extranjeros, la única evidencia fiable por ahora proviene de documentos que apuntan a un esquema salarial de 50 dólares mensuales, con pagos adicionales de 50 dólares por esposa, 35 por hijo, 50 por esclava sexual (sic), 35 por hijo de esclava sexual, 50 por progenitor dependiente y 35 por otros familiares dependientes. Puede haber también otros complementos, relacionados con el suministro diario de alimentos y el coste de la calefacción, y bonificaciones por llevar a cabo ciertas tareas.

El general Gersten incide en las dificultades del EI para mantener en pie su aparato militar y administrativo. Los propios documentos de la organización acreditan sus penurias. En ellos aparecen constantes apelaciones a reducir el consumo eléctrico y el uso de vehículos oficiales. También incluyen llamamientos para reclutar a civiles.

Dichos intentos de movilización sugieren que el Estado Islámico está sufriendo problemas de mano de obra. Esto quedóampliamente reflejado cuando el EI publicó una amnistía general para los desertores a comienzos de octubre de 2015. La escasez de personal quedó también demostrada en un documento del EI que apareció el año pasado. Publicado en la provincia de Deir Ezzor, en el este de Siria, el documento indicaba que miembros del EI habían intentado hacerse con informes médicos falsos para librase de ir a la primera línea del frente.

Todo este material viene a resaltar las crecientes dificultades que está viviendo la organización terrorista liderada por Bagdadi. Sin embargo, como reconocen los principales analistas de la yihad, decretar el colapso inminente del EI sería prematuro. Entre otras razones, porque la mayoría de quienes viven de la organización terrorista están acostumbrados a sobrellevar condiciones aún peores, en una zona asolada por la guerra desde hace ya más de cinco años.

© Revista El Medio

Brujos de España: José Bono
Gabriela Bustelo www.vozpopuli.com 30 Abril 2016

Las ciencias avanzan imparables: planetas circumbinarios, biodinámica corporal, robótica cuántica. Nunca como hoy las líneas paralelas de la ciencia y la religión se habían acercado tanto. Mientras la cosmogonía se perfila como un prodigio infinito, las humanidades se empequeñecen por comparación, inmersas en un remolino de esquemas y prejuicios. Las sociedades occidentales manejan hoy las mismas jerarquías y falsedades que esas aldeas de la Amazonía desconectadas de la civilización. Los indígenas tienen sus brujos de la tribu y nosotros los nuestros.

La verdad que era mentira
En España mandan todavía los brujos del 78, que tienen al país hechizado. Los jueces asociados con los políticos, los políticos con los banqueros, los banqueros con los periodistas, los periodistas con los políticos, los políticos con los jueces y así sucesivamente. Para pasar el rato, se recriminan unos a otros. Tiene una cuenta en Panamá. No paga impuestos. Mira dónde vive. Le han despedido de La Ser. Frases perdidas por los entresijos de una realidad construida con mentiras sobre cimientos hechos de mentiras. “La verdad se ve, no se escucha”, decía Gracián con tino. En España también la mentira se ve perfectamente, está a la vista de todos, pero es la versión autorizada, hecha de palabras con certificado de autenticidad. Esa verdad oficial, que es mentira, es la que al final se convierte en la Historia que estudian los niños en los colegios. Ahora por fin todos los españoles han hecho un aterrizaje forzoso en el nuevo milenio. Saben ya que durante el siglo XX España ha sido un país-burbuja y que para sincronizarse con el mundo tendría que estar haciendo un esfuerzo triple. Entonces, ¿a qué demonios estamos jugando?

Un manto de impunidad
Estamos esperando a que acabe la obra y caiga el telón. Los brujos del 78 parecen dispuestos –como las folclóricas–, a morir sobre el escenario. Ungidos por un manto de impunidad, los brujos veteranos como Jordi Pujol, cuyo pillaje ronda los 3.000 millones de euros, tienen cubierta la retirada. Otros brujos les solapan. España es una gran democracia occidental, nos repiten. Guinea Ecuatorial, eso sí es un país corrupto, claman furiosos. Y no les falta razón. Teodoro Obiang lleva al frente de Guinea Ecuatorial desde 1979, cuando dio un golpe de Estado para defenestrar y asesinar a su tío. En agosto de este año cumple 37 años en el poder, lo que le convierte en el dictador más antiguo del continente africano y en el presidente más longevo del mundo. En 2009 fue “reelegido” por un periodo de siete años con una mayoría del 98% de la población, pese a la ruina económica en la que mantiene a su país, catastrófica de no haberse descubierto petróleo hace quince años.

Querido amigo Obiang
Dos de los españoles mejor relacionados con el dictador Obiang son los ex ministros socialistas Miguel Ángel Moratinos y José Bono, que mantienen con la antigua colonia unos misteriosos nexos –comerciales, al parecer– para los que resultará útil que Guinea Ecuatorial sea el único país africano con el español como idioma oficial. Sabido es que Bono nunca ha explicado el origen de su abultado patrimonio, pues una nutrida colección de contactos le permitió zafarse de un cerco judicial que en otros casos ha sido implacable. Entre rumores sobre una fingida separación matrimonial para eludir al fisco, Bono conservó tras su divorcio tres casas, una hípica, una jugosa pensión y el contrato de 800.000 euros para publicar sus memorias con la editorial Planeta.

Los viajes de Bono y Moratinos
Pero el inquieto Bono –retirado de la política–, no se conforma con escribir y cuidar de sus caballos, ya que entre 2012 y 2014 voló varias veces a Guinea Ecuatorial –donde tuvo un avión a su disposición– acompañado de compatriotas empresarios en una serie de viajes extraoficiales no explicados de forma clara al Gobierno español, cuyas relaciones con esta dictadura africana son, como es lógico, delicadas. En cuanto a Moratinos (gran amigo de Castro y Asad, como lo fuera de Arafat), tras reunirse en secreto en 2012 con Obiang en Malabo, ha acompañado entre 2014 y 2015 a Zapatero en viajes a Bolivia, Cuba y, cómo no, Guinea Ecuatorial. Los socialistas que antes se bañaban en las blancas playas de Mamaia, invitados por Ceaucescu, hoy prefieren las exuberantes costas de la isla guineana de Bioko. Siempre tuvieron querencia por las dictaduras.

Más madera, estancamiento secular y empleo
El Espanol 30 Abril 2016

“Again and again and again and again, why don´t we do it again” Rick Parfitt

El Banco Central de Japón se ha convertido en casi el mayor fondo especulativo del mundo. Acumula más del 55% de todos los fondos cotizados (ETFs) del país. Tras dieciséis años de política de tipos cero y quince de expansión monetaria (el primer QE se lanzó en 2001), la deuda se ha disparado al 240% del PIB, el consumo minorista cae y vuelven a la deflación, además de no crecer. Todo ello a pesar de contar con el “estímulo escondido” de los precios del crudo y gas bajos –Japón es una de las economía más beneficiadas por el petróleo barato-. El balance del Banco Central de Japón no ha parado de aumentar hasta ser ya casi el 65% del PIB del país.

Para los defensores del déficit y los que dicen que aumentar la deuda no importa “mientras el coste sea bajo”, Japón es un aviso a navegantes. Bill Gross comentaba esta semana que, a pesar de que un 70% de la deuda emitida está a tipos negativos, el país gasta más del 23% del presupuesto en intereses de la misma. Alguno dirá que “no se hizo suficiente”, pero el fracaso de Abenomics, el plan “más madera” lanzado hace poco más de tres años, ha sido estrepitoso y, como saben mis lectores, ese desastre no ha sido una sorpresa

El aviso a navegantes es claro. Perpetuar los desequilibrios económicos y esconder los problemas estructurales bajo el manto de la política monetaria, solo lleva a agrandar el agujero. Ignorar el envejecimiento de la población, la productividad, cargar al contribuyente con cada vez mayores impuestos para sostener sectores improductivos, gasto y deuda pública crecientes solo lleva a crear una enorme burbuja, y cuando salte, las consecuencias serán impredecibles.

".

Porque toda esta fe religiosa en que “hubiera sido peor” y “los bancos centrales deben hacer más” solo se sustenta en la esperanza, casi la idolatría, de que el gas de la risa monetario va a generar crecimiento e inflación “algún día”. Y ocurre lo contrario a lo que se pretende conseguir. En Japón, la inversión real productiva está a mínimos de ocho años y la acumulación de “caja” a máximos –ya casi el 50% del PIB-. La represión financiera no lleva a tomar más riesgo, sino menos.

EEUU y China tampoco tiran

En EEUU, los datos de la semana nos muestran esa ralentización de las economías globales que hemos comentado en varias ocasiones. El PIB crecía al menor ritmo en dos años, y mostraba una caída de la inversión fija del 5,8% -y esta vez no pueden culpar al sector petrolero- y de un 2,6% de las exportaciones.

".

China alcanzaba un récord de deuda, un total del 237% del PIB. Lo preocupante del dato no es solamente la magnitud en una economía cíclica, sino la constatación del inexistente “desapalancamiento” de la economía. En 2007 esa deuda era un 148% del PIB. El propio Financial Times alertaba de que el enorme desequilibrio llevaría o a una “crisis de crédito” –credit crunch- a la europea o a un estancamiento prolongado a la japonesa, siempre entendiendo las diferencias demográficas. Las recetas de “mitigar” el impacto de un enorme desequilibrio como el acumulado son precisamente las que pueden hacer que China sufra un prolongado proceso de frenada. Prestemos atención a esta desaceleración global, pero seamos también conscientes de que las probabilidades de que se convierta en una recesión similar a la de 2008 son relativamente bajas.

Los datos de la EPA

En España, la noticia de la semana fueron los datos de la Encuesta de Población Activa. Un empresario, en Santander, me comentó que “en el entorno de incertidumbre actual es un milagro que el paro siga mejorando”. Y es cierto, muchos de nuestros políticos ignoran las señales de riesgo que llegan de fuera, se lanzan a paralizar o retrasar inversiones desde su púlpito y en la prensa solo se habla del derecho a gastar más aún, mientras el mundo habla del reto de crecer y atraer inversión. Somos los expertos redistribuidores de la nada.

La evolución del paro mantiene la tendencia positiva de los últimos tres años, pero se nota el impacto de estos meses de desacuerdos. La economía crece en el primer trimestre por encima de lo esperado, un 0,8%, y supone ya once trimestres consecutivos de avances, un crecimiento en tasa interanual del 3,4%. Claramente el ímpetu de la economía se mantiene aunque se modera la cifra interanual. Aun así, el paro aumenta en 11.900 personas, aunque no sería difícil que termináramos el año con una creación de empleo de 400.000 puestos. No olvidemos de dónde venimos.

Entre 2008 y 2013 la subida media del paro en el primer trimestre fue de 366.000 personas, y en 2011, un brutal aumento de 811.000 parados. Lo que es una pena es que, entre llamadas a derogarlo todo y a soluciones mágicas, se sigan poniendo escollos a la creación de empleo y, a pesar del crecimiento, quedemos por debajo de los 500-550.000 nuevos trabajos de potencial. España puede beneficiarse, como ocurrió en 2014 y 2015, de la situación global al atraer más inversión por su gran potencial y mayor confianza. No debemos entorpecerlo. Si seguimos pensando que las inversiones son para paralizarlas y las empresas para asfixiarlas, no bajará el paro. Pero seguro que crearán un “observatorio” para estudiarlo.

******************* Sección "bilingüe" ***********************
La paz marxista-leninista de ETA

La Verdad Ofende TBN 30 Abril 2016

18 años después del triunfo soviético en Rusia, el 17 de Julio de 1936 un complot de militares se alzaba en armas en España contra el gobierno del marxista Frente Popular, en defensa, según proclamaron, de la II República. La tremenda y virulenta campaña electoral vivida entonces, los cientos de asaltos a templos, sedes de partidos políticos, humillaciones a militares y el asalto final al proceso de recuento de votos en febrero de 1936 habían dado la victoria a la coalición del Frente Popular. Este relato lo cuenta detalladamente en sus memorias tanto el presidente Azaña como el presidente Alcalá Zamora, así como otros significados republicanos de la talla de Julián Besteiro.

El pucherazo de izquierdas de febrero de 1936 que ya nadie discute trajo como primera medida la amnistía y liberación de los miles de criminales protagonistas del golpe de Estado de octubre de 1934. Entre ellos, Prieto, Largo Caballero, Companys y su gobierno golpista que había dejado más de 200 muertos. En Asturias, los muertos se contaban por miles.

La situación pre-revolucionaria se asemejaba muy bien al “octubre rojo” que Lenin protagonizó 17 años antes en Rusia. Nuestro “Lenin”, Largo Caballero, secretario general del PSOE, no ocultó jamás sus ansias de ir a la guerra civil y así lo dejo publicado en "Claridad" y decenas de mítines. El último golpe militar que sufriría la II Republica lo organiza Mola, y había estado precedido de cinco golpes de estado de izquierdas. El levantamiento se desata tras el secuestro en su domicilio, violando su inmunidad parlamentaria, y asesinato inmediato con dos tiros en la nuca del líder de la oposición, José Calvo Sotelo, por los guardaespaldas socialistas de Prieto. Calvo Sotelo era el responsable entre otras de la primera ley de sufragio femenino.

Como digo, la situación pre-revolucionaria al alzarse los militares no era nueva. Cinco golpes de Estado de izquierdas habían llevado a España al límite:

- Golpe de Estado militar de Galán en Jaca, diciembre 1930.
- “Pucherazo” en abril de 1931, declaración de la II República y del Estado catalán.
- Levantamiento anarquista en Casas Viejas, enero 1933.
- Golpe de Estado de 1934 y nueva declaración del Estado catalán.
- “Pucherazo” en febrero de 1936.

La intervención militar en España, una vez iniciado el conflicto civil pedido entre otros por Largo Caballero, Carrillo, Ibárruri y Prieto, tuvo dos apoyos internacionales que evitaron el bloqueo impuesto. Por un lado, la URSS, a través del Komintern (controlado por Stalin), envía brigadistas y comisarios políticos en apoyo del Frente Popular, adscrito a la Internacional socialista. Alemania e Italia, por su parte apoyan, a las tropas de Franco.

En 1937 se rinden en las playas de Laredo y Santoña, sin pegar un solo tiro, todos los gudaris del PNV (que llevaban meses negociando con Italia). Cae así el frente del norte, que entrega toda su industria pesada. La guerra queda sentenciada. El resultado de la contienda es harto conocido y también el régimen totalitario que le sucede.

40 años después, al albor de los movimientos estudiantiles de mayo del 68, aparece la banda terrorista ETA, pero es a la muerte del general y la llegada de la democracia cuando, ya sin dictadura, cuando despliega toda su violencia. El argumento de estos marxistas-leninistas es liberar al pueblo vasco, en plena democracia, de la opresión del régimen heredado de Franco (que había fallecido) y exigir la unificación de la entelequia llamada “Euskal Herria”, imaginada por el fundador del PNV, Sabino Arana, cuya enseña sorprendentemente se impone como divisa de la comunidad autónoma de todos los vascos.

Se declara como “Euskal Herria” los territorios donde se habla el vascuence, también conocido como dogón, lengua africana de la que proviene, herencia de los cartagineses y su Mauritania. Es decir, se construye de nuevo el racismo fascista bajo el que se edificó el nazismo, basado en una lengua como ligazón cultural que será empleada como arma política. Es la esencia de discursos ideólogos como el de Sabino Arana, Prat de la Riba y otros como Goebbles.

Términos como “Lebensraum” (tierra vital), “Anschluss" (anexión), sangre (RH), raza, lengua (se unifican los dialectos vascos en el batua), etnia, y, en base a ello, el horror del asesinato como acto nacionalista de reivindicación de un credo, y en democracia, despreciando el voto, contra quien, en tierras vascas o fuera de ellas, se sienta español. La invención de un conflicto y su prolongación en el tiempo, para deconstruir la realidad y contar otra diferente e interesada que justifique la violencia y se adapte al fin ideológico. Nada nuevo.

Las nuevas tesis que hoy promueve este nacionalismo marxista leninista borran de un plumazo 50 años de crímenes, secuestros, extorsión y asesinatos, pero también siglos de historia común española que regaron el mundo de sangre y apellidos vascos, imposibles de narrar todos aquí, negados por la inquina de Sabino Arana, quien llamo a sus antepasados cipayos o maquetos, para defender su soñada entelequia eusquérica de principios del siglo XX.

Dicen que murió por la enfermedad del cobre, otros que fue la sífilis, en cualquier caso, sus pobres textos demuestran una mente perturbada, absolutamente machista y de una esencia racista de la peor condición. Lleno de contradicciones, en el final de sus días pidió la reconciliación entre españoles y el abandono de sus tesis separatistas. Ahí es nada.

Hoy, sus peores hijos políticos, tras más de 40 años de justificar una nación gracias a un inventado conflicto practicando la violencia más cobarde y asesina, nos dicen que son hombres de paz, que siempre pretendieron la democracia, y que sus crímenes ni fueron tan graves ni los provocaron ellos, sino su necesario y pretendido “conflicto”, que nadie excepto ellos conocen. Cuentan para imponer su discurso con la cobarde aquiescencia del PP y la comprensión y el apoyo del resto de la izquierda española.

La reconciliación verdadera, que ellos rechazan, pasa por pedir perdón, compensar los daños causados e iniciar un camino juntos, desde el respeto de una realidad cierta, rica, diversa, cimentada sobre una historia y pasado común y unos valores mutuos. En 1975, España estaba reconciliada. 40 años después, es hora de recordar desde una memoria histórica justa y veraz, aceptando quiénes fueron nuestros mayores, qué legado nos dejaron para, desde la sinceridad, construir un futuro en paz. Quien practicó el terror en tiempos de paz y democracia debe antes ayudar a esclarecer todos los crímenes, pedir perdón a las víctimas, cumplir las penas, y pagar las indemnizaciones debidas.

Sin justicia, no hay paz.

Pantomimas para el rebaño

Eduardo Goligorsky Libertad Digital 30 Abril 2016

El desarrollo de los acontecimientos políticos demuestra que tanto los jerarcas de las diversas fracciones que componen el movimiento secesionista catalán como los de las confluencias populistas y radicales antisistema comparten el desprecio por los ciudadanos englobados en la sociedad española, a los que rebajan a la condición de rebaño. Un rebaño que es posible arrear con mensajes demagógicos y pantomimas espectaculares. Una de estas pantomimas ha sido la oferta de acoger unilateralmente en Cataluña a 1.800 refugiados y a 4.500 en el futuro, sin consultar al Gobierno de España ni coordinar con él las actuaciones indispensables.

Despejar equívocos
El comité mixto para la acogida de refugiados se reunió en el Palau de Pedralbes y "dijo basta" (LV, 31/3). Concurrieron cuatro consellers y otros altos cargos del Govern, representantes de las cuatro diputaciones catalanas y de entidades que trabajan con los demandantes de asilo y, por supuesto, la alcaldesa Ada Colau, que amenazó con llevar al Estado español ante la justicia por su desidia. El presidente de la Generalitat transmitió estas preocupaciones e iniciativas a la Comisión Europea, cuyo comisario de Inmigración, el griego Dimitri Avranopoulos, envió una carta a las autoridades españolas valorando la oferta catalana. El catedrático Francesc Granell despejó los equívocos creados en torno a dicha carta ("La carta de Bruselas", LV, 23/4):

El problema no está, pues, en haber recibido tal carta, sino en el significado de reconocimiento internacional de Catalunya que han querido ver algunos observadores independentistas, después del desengaño por la falta de respuesta a las cartas políticas que envió Artur Mas con el objetivo de recibir alguna respuesta que dejara columbrar que se reconocía a Catalunya como actor internacional.

1La realidad dista mucho de tal interpretación, pues la carta de Avranopoulos habla de la responsabilidad y solidaridad hacia el tema de los refugiados que deben mostrar todos los "niveles de gobernanza", refiriéndose claramente a las obligaciones asumidas por los Estados miembros de la UE y calificando a Catalunya como región, algo que no gusta a quienes no son capaces de reconocer que Catalunya es para la Unión Europea, simplemente, una de las 273 regiones estadísticas europeas.

(…)
Internacionalmente no somos más de lo que ya éramos en tiempos de Pujol. (…) Confiar el reconocimiento de la independencia al reconocimiento internacional es, queramos o no, pura utopía.

Bomba de relojería
Está claro que las decisiones sobre acogida de refugiados no forman parte de las competencias de los Gobiernos regionales, entre otras muchas razones porque éstos carecen de los gigantescos aparatos de seguridad e inteligencia que, en las circunstancias actuales, operan como barreras contra la infiltración de terroristas. El libre tránsito de grandes contingentes humanos puede convertirse en una bomba de relojería en el seno de las sociedades receptoras.

"Los yihadistas sólo raras veces se camuflan entre los refugiados", informa el experto Eduardo Martín de Pozuelo (LV, 24/4). Pero esas raras veces existen y se traducen en atentados devastadores contra los cuales nada pueden hacer las fuerzas de seguridad municipales y regionales, cada día más desprovistas de medios para combatir el delito y hostigadas, además, por los partidos antisistema: "Interior frena la compra de pistolas eléctricas ante la presión de la CUP" (LV, 18/2). Una vez más es el Gobierno central, reconocido por sus pares del mundo libre y aliado con ellos, el único que está en condiciones de frenar la ofensiva del yihadismo y de las mafias internacionales.

La pantomima cuenta con la aprobación del ala intelectual del buenismo. "Bienvenidos sean los refugiados", se regocija Guillermo de la Dehesa (El País, 23/3) tras hacer un exhaustivo cálculo demográfico sobre la escasez de mano de obra que padecerá Europa, con la consabida referencia aleccionadora a la emigración española de mediados del siglo pasado. Brillan por su ausencia, empero, datos sobre el clima de confrontación intercultural e interreligiosa en que se desarrollan las migraciones actuales, así como sobre su carácter masivo e incontrolable.

Artillería pesada
El que sí aborda el tema de la seguridad, para desdeñarla y para descargar, desagradecido, su artillería pesada contra quienes nos protegen y lo protegen también a él, es Josep Ramoneda ("Salvar la normalidad", El País, 24/3):

Sobre lo primero: ¿es posible reforzar más la seguridad de modo eficaz (no sólo efectista), sin afectar a nuestras libertades? Sobre lo segundo, ¿cómo podemos creer que los gobernantes defenderán unos valores que han puesto en almoneda en la crisis de los refugiados, asumiendo la agenda de la extrema derecha? (…) En vez de parapetarse en el discurso del miedo, hay que asumir y defender que no hay seguridad sin libertad y que, por tanto, la verdadera seguridad implica riesgo. Para decir que estamos en guerra, ya está el primer ministro francés Manuel Valls, cada vez más desquiciado.

El desquiciado no es Valls. Lo son los ayer humanistas y hoy conversos al secesionismo que colaboran con quienes se confabulan para desmembrar España y arrojar sus trozos a los pies de los bárbaros. La respuesta a la jeremiada de Ramoneda la encontramos en "Nos dan miedo y no lo damos", de Javier Marías (El País Semanal, 10/4):
No recuerdan que el Daesh ha declarado una "guerra santa" a casi todo el mundo: a los chiíes, a los yazidíes, a los judíos, a los cristianos en bloque, a los agnósticos, a los meramente demócratas y a los ateos. Sus miembros no se paran a mirar si un occidental es creyente o no, menos aun si es de derechas o izquierdas: para ellos todos somos "cruzados" y ven idénticos a Rajoy y a Pablo Iglesias (bueno, este último guarda con Aznar grandes semejanzas), a Valls y a Tsipras, a Trump y a Corbyn, a Bachelet, Maduro y Lula. Si los tuvieran a mano los decapitarían a todos sin hacer distingos y con la misma alegría. No estarán tan mal, ni serán tan criminales nuestras sociedades, si millones de desheredados y perseguidos anhelan incorporarse a ellas.

El buenismo pijo
Volvamos a la pantomima montada en Cataluña. La fachada de preocupación solidaria por el drama de los refugiados se desmorona cuando el observador comprueba que, según el editorial "Malnutrición infantil en Catalunya" (LV, 18/3/2015):

La Creu Roja advierte, en un informe hecho público ayer, que nueve de cada diez familias con hijos atendidas por este organismo tienen dificultades para acceder a los alimentos necesarios para disponer de una dieta suficiente, nutritiva y saludable, y sufren por tanto lo que se conoce en el ámbito de las entidades de ayuda social como inseguridad alimentaria. Lo más preocupante del citado informe es que el 61% de ese colectivo castigado por la pobreza no puede ofrecer a sus hijos una dieta óptima. (…) Del total de familias que tienen dificultad para acceder a alimentos, un 29,5% sufre inseguridad alimentaria leve (cuando afecta a la calidad de la dieta), un 40,7% moderada (cuando afecta también a la cantidad), y un 21,7% severa (cuando se pasa hambre).

Arturo Pérez Reverte termina de demoler la farsa del buenismo pijo en su agorero "Llegan los godos al imperio vencido" (La Nación, Buenos Aires, 18/9/2015), donde traza un paralelo entre la caída del imperio romano y la de una Europa autosatisfecha:
Eso nos mete en el cogollo del asunto: la instalación de los godos, cuando son demasiados, en el interior del imperio. Los conflictos derivados de su presencia. Los derechos que adquieren o deben adquirir, y que es lógico y justo disfruten. Pero ni en el imperio romano ni en la actual Europa hubo o hay para todos: ni trabajo, ni comida, ni hospitales, ni espacios confortables. Además, incluso para las buenas conciencias, no es igual compadecerse de un refugiado en la frontera, de una madre con su hijo cruzando una alambrada o ahogándose en el mar, que verlos instalados en una chabola junto a la propia casa, el jardín, el campo de golf, trampeando a veces para sobrevivir en una sociedad donde las hadas madrinas tienen rota la varita mágica y arrugado el cucurucho. Donde no todos, y cada vez menos, podemos conseguir lo que ambicionamos. Y claro. Hay barriadas, ciudades que se van convirtiendo en polvorines con mecha retardada. De vez en cuando arderán, porque eso también es históricamente inevitable. Y más en una Europa donde las élites intelectuales desaparecen, sofocadas por la mediocridad, y políticos analfabetos y populistas de todo signo, según sopla, copan el poder.

Aquí, los mismos que hacen la pantomima de ofrecer acogida a los refugiados sabiendo que es un brindis al sol, pues carecen de competencias para ello, hacen otras pantomimas, igualmente vanas, para desconectarse de su país y para convencer al rebaño de que los compatriotas que vienen de regiones hermanas para radicarse en el solar vecino son sigilosos colonizadores. Ahora, los embaucadores que se adueñaron de la buena gente como si de un rebaño infantilizado se tratara pretenden sublevarla contra sus conciudadanos sacando de la chistera fábulas mitológicas sobre "dragones feroces". Hablando de fábulas, ¿no serán ellos, los embaucadores, el hombre del saco?

Banderas de primera y de segunda
EDITORIAL Libertad Digital  30 Abril 2016

La organización del Festival de Eurovisión ha dado marcha atrás a su decisión inicial de incluir ar la bandera vasca en el listado de enseñas expresamente prohibidas. Los organizadores, con muy buen criterio, habían decidido excluir de los símbolos autorizados aquellos que sustentan determinadas reclamaciones independentistas o con un marcado carácter polémico en el orden territorial.

Es cierto que la Ikurriña es la bandera oficial de la comunidad autónoma vasca, pero no se puede olvidar que en su origen fue la enseña de una formación política, el PNV, que a lo largo de su historia ha sido el principal responsable de fomentar el nacionalismo separatista.

La reacción del Gobierno de España, como siempre que alguien pone en cuestión algún dogma del separatismo, ha sido la de salir inmediatamente en defensa de los nacionalistas agraviados. Sin esa insistencia de la diplomacia española ante las autoridades suecas, la exclusión de la insignia vasca habría quedado como una anécdota más de las muchas que se producen en este certamen cada año. En cambio, gracias a la determinante actuación de Rajoy y García Margallo, los nacionalistas vascos han ganado otra escaramuza en su permanente afán por hacer visibles sus demandas en la escena internacional.

Esa firmeza en la defensa de las enseñas autonómicas desaparece en cambio cuando es la bandera de España, la única que nos representa a todos, la que resulta ultrajada por esos mismos nacionalistas de epidermis tan sutil cuando alguien menosprecia sus símbolos partidistas. La ley de banderas se incumple metódicamente por numerosísimas autoridades públicas y hay ayuntamientos que colocan en sus balconadas la enseña republicana sin que haya la menor reacción por parte del Gobierno. Su presidente y el ministro de Exteriores reservan su celo simbólico para defender el honor de la enseña del PNV, como acabamos de ver en este incidente eurovisivo.

Pero a pesar de los esfuerzos del Gobierno de España, la ikuriña, las banderas regionales y los símbolos separatistas van a seguir estando excluidos del Festival de Eurovisión, en cuyo recinto sólo se admitirán, con impone el sentido común, las enseñas oficiales de los países participantes. Parece lógico que los organizadores de una celebración continental, que busca reafirmar la unidad de los países europeos en torno a un proyecto común, impidan que el acto se convierta en un acto de exaltación provinciana de los que buscan romper la unidad de esas mismas naciones. Y eso por mucho que moleste a los separatistas españoles y a su principal protector, Mariano Rajoy.

Javier Barraycoa
‘Los Mossos incitan a que no se presente un cómic no nacionalista’
Este historiador y promotor de Somatemps advierte en GACETA.ES de que ‘el totalitarismo en Cataluña no ha hecho nada más que empezar’.
R. Moreno   www.gaceta.es 30 Abril 2016

Este jueves, a las ocho de la tarde, se iba a presentar en la ciudad de Sabadell, gobernada por el republicano Juli Fernández, el primer cómic no nacionalista, Cataluña. La Historia. El acto, en el Centro de estudios de Sabadell, corría cargo de sus autores, el historiador y promotor de ‘Somatemps’, Javier Barraycoa, y del otro guionista, Manuel Acosta, pero no pudieron celebrarlo. Para su sorpresa, “la calle del local estaba tomada literalmente por Mossos d' Escuadra”.

Cabe recordar que, como relataron a este diario sus autores, con esta obra pretenden que “los adolescentes y jóvenes catalanes tengan medios culturales con los que formarse a la par que entretenerse, ya que “por desgracia, el monopolio cultural en Cataluña, durante más de 30 años, ha estado en manos del nacionalismo”.

Según ha informado a GACETA.ES Barraycoa, al llegar al lugar, se encontraron con cuatro coches de los Mossos d´Escuadra y un número similar de furgones antidisturbios. Cuenta que nadie de la organización había avisado a los agentes, pues “en una sociedad normal se supone que un acto cultural es no sólo inofensivo, sino necesario”.

Indica que los Mossos d´Escuadra les explicaron amablemente que habían detectado por las redes sociales que unos antisistema habían organizado una concentración en una plaza cercana. Apunta que, en realidad, “sólo había cuatro perroflautas en la plaza de al lado”, pero que los agentes les advirtieron de lo “que podía pasar”, e instaron a que “mejor no se celebrara” el acto.

Entonces, “para evitar posibles agresiones a personas de avanzada edad” que iban a acudir a la presentación, decidieron suspenderlo, pese a que “muchos jóvenes de los que llegaban para asistir al evento estaban deseando que se celebrara sin temor a las consecuencias”.

“El totalitarismo que espera a los catalanes acaba de empezar. En fin, viva su democracia”, critica Barraycoa.

Cuenta que el cómic, ilustrado por Juan Alonso, se gestó como respuesta a manipulación histórica de los acontecimientos de 1714 y que trata sobre diez episodios claves de la historia de Cataluña.

“Abarca desde la romanización de Cataluña y su temprana cristianización, la unidad político religiosa de la Hispania Goda, Cataluña en la reconquista y su lugar en la Corona de Aragón, la Guerra dels Segadors o la famosa Guerra de Sucesión culminada el 11 de septiembre de 1714, la Guerra de la independencia contra Napoleón, las Guerras civiles del XIX y el patriotismo español de Cataluña durante las gestas de Prim”, detalla.

El cómic, que puede adquirirse en la Librería Balmes de Barcelona (C. Duran y Bas 11, Telf 93 3179443), está editado en versión castellana y catalana. Es una iniciativa totalmente popular, fruto del entusiasmo y esfuerzo de muchos catalanes que desde un principio están apoyando el proyecto.

Hermann Tertsch como fuente
Vicente Torres  Periodista Digital 30 Abril 2016

Aunque el artículo, El abuelo de Pablo, ya fue publicado hace unas semanas, es bueno ir refrescando los datos, habida cuenta del desparpajo del sujeto al que se refiere.

Hace poco ha acusado a un periodista de mentir, por decir éste que su grupo había invitado a un terrorista al Parlamento Europeo, para a añadir a continuación que ese etarra, al que él llama señor, hiciera esa visita. Ese es el percal. Es posible que técnicamente, no fuera Podemos quien hiciera la invitación, pero también es cierto que quienes lo hicieron tienen algo que ver con este partido de la extrema izquierda.

Por cierto, hay un modo de vencer a ETA, y se lo digo a Mariano Rajoy, porque presiento que no es necesario explicárselo a Rosa Díez, y el PSOE da la impresión de que ha olvidado a sus muertos. El modo de vencer a Otegui y sus compinches consiste en ayudar a Covite a mantener viva la llama, https://covite.org/ayudanos/

Si la sociedad estuviera con Covite toda esa turba compuesta por los terroristas y sus cómplices más o menos encubiertos tendría poco que hacer.

Lo que cuenta Hermann Tertsch en ese artículo que hay que considerar como un gran servicio a la democracia es que el abuelo de Pablo Iglesias participó en sacas, y lo hizo de forma principal, no como parte de la chusma, y fue condenado a muerte por ello. Lo que sorprende es lo que viene a continuación y es que se le conmutó la pena de muerte por otra de 30 de cárcel y que a los 5 años salió en libertad y encontró un jugoso empleo en el ministerio de Girón. En aquella época conseguir ese puesto de trabajo sólo estaba al alcance de los muy adictos al Régimen. El padre de Pablo Iglesias fue terrorista del FRAP. Es de esperar que quienes votan a semejante sujeto no sepan de su calaña.


Recortes de Prensa   Página Inicial