AGLI Recortes de Prensa   Lunes 2  Mayo  2016

Camino hacia el abismo: la deuda (I)
Mariano Rajoy ha seguido la estela emprendida por José Luis Rodríguez Zapatero. La irresponsabilidad de ambos pasará factura a los españoles a la vista de los indicadores
El Confidencial 2 Mayo 2016

Con la clase política más irresponsable, inmadura y ayuna de la Patria de Occidente, que no ha vacilado en mantener seis meses a España sin Gobierno mientras la economía se desacelera, los ingresos fiscales se hunden y el déficit de enero y febrero es ya la mitad del de todo el año, y solo para defender las miserables ambiciones personales -primero las poltronas y luego Dios dirá-, resulta penoso el contemplar cómo la mayoría del desinformado pueblo español no parece consciente de la profunda degradación económica y social en la que están sumiendo el país y las devastadoras consecuencias que se avecinan para la clase media, la clase trabajadora, los pensionistas y las generaciones futuras. 

Y no es consciente porque, aun sufriendo en su propia casa el empobrecimiento y la falta de expectativas -un 46% de jóvenes está en paro-, donde por primera vez en siglos los hijos vivirán peor que los padres, creen ingenuamente las patrañas del Gobierno y de la clase política, prometiendo soluciones mágicas o estrafalarias, porque nadie está dispuesto a tomar las medidas que nos permitirían salir de la crisis. El problema es que ya no hay margen, vivimos en tiempo de descuento gracias al río de dinero a interés cero y sin control alguno del BCE y al blindaje de la prima de riesgo, pero el deterioro es ya tal que solo un cambio radical del disparatado modelo de Estado, que elimine el despilfarro anual de los 100.000 millones de euros que supone, podría arreglar la situación. 

Los problemas a los que se enfrenta el país pueden resumirse en tres principales: una burbuja de deuda, que es la que mas crece de la UE; un déficit de las AAPP fuera de control, y un sistema de pensiones que ha sido y es el sostén de millones de familias, pero que está quebrado y exigirá fuertes recortes, que se iniciarán el año que viene cuando se agote la caja de las mismas y culminarán en 2019 con un recorte de mas dej 40% a los jubilados futuros, que solo se repartirán lo que haya. Y para arreglarlo, todos proponen lo mismo: más impuestos, más enchufados públicos y más gasto. Aunque Podemos, cuya inmadurez y demagogia supera a la de todos, añade la reestructuración de la deuda: “Préstennos el dinero que haga falta que no se lo vamos a devolver”. 

Y en todo ello, la crónica tendencia a ocultar la realidad y a sobrevalorar las cifras clave de la contabilidad nacional asume ya proporciones grotescas. El INE acaba de estimar un crecimiento del 0,8 en el 1T, cuando todos los indicadores de actividad, los ingresos fiscales y la creación de empleo muestran lo contrario. ¿Pero cómo osan? No tienen vergüenza. Hoy analizaré la burbuja de deuda. El lunes próximo, la situación del déficit de las AAPP, su carácter estructural y la brutal subida de impuestos que nos espera después de verano. Y finalmente, la quiebra del sistema de pensiones acelerado por la deflación salarial y los trabajos basura.      

Los distintos conceptos de endeudamiento

La deuda pública -Estado, CCAA, corporaciones locales y Seguridad Social- representa la suma de los préstamos pedidos a terceros. La deuda es la suma de los déficits de los presupuestos públicos de años anteriores. La cifra total de activos sobre el sector público en circulación constituye la deuda pública. Dentro de esta definición general de deuda, se inscriben distintos conceptos, dependiendo del contexto a que estén referidos. Los dos más importantes a nuestros efectos son los pasivos en circulación o pasivos totales y la deuda elaborada según el protocolo de déficit excesivo (deuda PDF), que no es toda la deuda pero que es la que maneja el Gobierno, porque es menor que la deuda total, y también los medios, una forma mas de ocultar la realidad a los españoles.

Los pasivos totales (en circulación) constituyen el concepto de endeudamiento más amplio posible, y es el reflejado en las 'Cuentas financieras de la economía española', publicación trimestral del Banco de España con un elevado grado de detalle. Es el concepto de endeudamiento  más amplio posible, porque comprende la totalidad de los pasivos contraídos por las AAPP, independientemente de su naturaleza. La deuda PDF no es un concepto de endeudamiento tan amplio como el anterior, se diferencia principalmente del concepto de 'pasivos totales' en que no incluye los pasivos de las AAPP en poder de otras AAPP ni los créditos comerciales y otras cuentas pendientes de pago. En 2015, la deuda PDF fue el 71,2% de los pasivos totales, 1,07 billones de euros PDF vs. 1,51 billones los pasivos totales. 

La evolución del endeudamiento desde el comienzo de la crisis ha sido exponencial, y mayor que en ningún otro país de la UE, habiéndose llegado a un límite en el que resulta imposible su devolución, por lo que antes o después será obligada su 'reestructuración', es decir, la suspensión de pagos y la negociación de las quitas correspondientes con los acreedores.

               Pasivos totales        De los cuales, deudas entre AAPP         Deuda PDE
                                                                  (millones de euros)

    2007          508.534                          42.720                                           383.898

    2011          956.57                             79.781                                           743.530

    2015       1.505.905                         206.770                                         1.072.183

Rajoy ha cerrado la legislatura con una deuda relativa al PIB del 140%, la mayor en siglos, superior por ejemplo a la alcanzada durante la guerra de Cuba, que fue del 123% del PIB. Durante sus cuatro años de mandato, la deuda subió en 550.000 millones de euros, equivalentes al 51% del PIB, el mayor incremento jamás alcanzado en nuestra historia en tan corto periodo desde las quiebras de los Austrias. Pero este no es todo el problema, que también, su extrema gravedad deriva de la rapidez de su crecimiento, la mayor no solo de la UE sino de todo el mundo desarrollado (OCDE), y de que el déficit estructural de las AAPP, cinco veces superior al límite permitido, no va a desaparecer hasta que el BCE o los mercados nos corten la financiación. 

¿Por qué vamos hacia la suspensión de pagos?

Que salvo milagro divino España va hacia la suspensión de pagos y la intervención no es un juicio de valor, son matemáticas. La extrapolación pura y simple de la situación actual de deuda, déficit y desaceleración del crecimiento, junto con los programas de los partidos que se resumen en más déficit y más deuda, no dejan margen de duda. Puede discutirse el cuándo pero el qué no tiene discusión, excepto refugiarse en un negacionismo irracional o en creerse las cifras y declaraciones falsas del Gobierno, como cuando Zapatero, el BdE, la banca y los medios afirmaban en 2007 que no existía una burbuja inmobiliaria y que los pisos nunca podrían bajar de precio, y en 2008 cuando afirmaban que la crisis financiera internacional no nos afectaba porque teníamos el sistema bancario más sólido de la galaxia. Millones de familias han pagado un precio muy alto por ello. 

España debió pedir el rescate en 2012, conseguir una quita del 50% de la deuda, no devolver un solo euro a las cajas alemanas, francesas y holandesas que tan irresponsablemente habían financiado la burbuja inmobiliaria, como hizo Islandia con los bancos ingleses, y recortar el gasto acabando con el despilfarro autonómico. Rajoy no lo hizo, pactó con la señora Merkel, a cambio de devolver hasta el último euro a las cajas alemanas y las otras, una política de dinero sin límite por parte del BCE. Y en cuanto a cortar el despilfarro autonómico, Rajoy fue rotundo: “Eso ni se toca”. En el colmo de la mentira y de la miseria moral, este demagogo saca pecho diciendo que gracias a él España se ha librado del rescate, algo 'horrible' porque hubiera supuesto el fin del Estado de bienestar: No cabe mentira ni vileza mayor.

 Y gracias al apoyo incondicional de los medios, que sobreviven gracias a los oligarcas del Ibex, los grandes beneficiarios del endeudamiento masivo con el dinero del BCE, ya que casi la mitad del incremento de deuda fue para tapar los agujeros de la oligarquía económica y financiera, Rajoy consiguió engañar a la mayoría y vender tamaña fechoría como un hecho heroico que salvó de la ruina a los españoles, cuando ha sido exactamente lo contrario. La burbuja de deuda alimentada por un déficit derivado del modelo de Estado más disparatado de Occidente y único en el mundo seguirá creciendo hasta su explosión, porque el gasto no va a detenerse, algo que sucederá bien en cuanto los mercados tomen conciencia de la imposibilidad de que dicha deuda sea devuelta o bien en cuanto las condiciones de dichos mercados cambien. Pero cuanto más tiempo pase, mayor será la burbuja y más devastador su estallido. 

El corazón del problema son los reinos de taifas de las CCAA creados en la infausta Transición. Rajoy prometió durante la campaña electoral intervenir a las CCAA no cumplidoras y cerrar la mitad de las empresas públicas. Pero como siempre, este mentiroso compulsivo hizo justo lo contrario, les dio un río tal de dinero a través de los sucesivos planes de los fondos de pago a proveedores y los Fondos de Liquidez Autonómica sin interés y sin control alguno que ha elevado la deuda entre AAPP desde 42.720 millones de euros en 2007 a 206.770 en 2015. Rajoy se hartó de afirmar que cumplirían a rajatabla los objetivos de déficit, el pacto de estabilidad y lo que haga falta, y luego se ha pasado por el forro lo que le ha venido en gana, no ha cumplido ni un solo año y se ha fumado un puro con el artículo 135. 

Y la situación está empeorando. Montoro se ha comido ya en dos meses más de la mitad del déficit del Estado, si es que consiguen que Bruselas acepte un total del 3,6% -1,14 vs. 2,2-, ha devuelto la paga extra a los funcionarios y les ha subido el sueldo un 1%, y si este es el único que está medio controlado, imagínense los demás a los que ha más que doblado el objetivo de déficit. Todo envuelto en la demagogia populista más mendaz, la oposición mas inmadura e ignorante que cabe imaginar, porque no tienen ni idea de lo que hablan, estos insensatos hablan de “reindustralizar”, “priorizar el gasto social”, “renta básica”, suprimir cualquier compromiso de reducción de déficit, eliminar el artículo 135 o sea el compromiso de pacto de estabilidad... deberían aprender de Rajoy, comprometerse a todo y hacer lo contrario. 

Así las cosas, justo el viernes el Gobierno publicó el cuadro macroeconómico del nuevo Plan de Estabilidad 2015-2019. Es la mayor colección de disparates y mentiras imaginable, y nada mejor para comprobarlo que coger el primer Plan de Estabilidad elaborado por el Gobierno de Rajoy en el año 2012, bendecido por el BdE y la mayoría de analistas. Servidor, como es un catastrofista, lo calificaría entonces de ciencia-ficción en estas mismas páginas. Ya tendremos ocasión de analizarlo en detalle, pero esto es lo que decían respecto a 2015: déficit de las AAPP -1,1%, deuda PDE 80,8%; y hoy la cifra oficial, porque la real es peor, déficit -5,1%, deuda 99,2%. ¿Alguien en su sano juicio puede conceder la más mínima credibilidad a este Gobierno de tramposos? Entramos en tiempo electoral, a la oposición se lo han puesto como a Fernando VII: si no se comen con patatas a estos falsarios, es que son aún más ineptos de lo que parece. 

NOTA: el problema real es mucho mayor. La riqueza nacional o el PIB pm de España que ha venido sobrevalorándose por la contabilidad nacional desde 2008 es hoy un 20% inferior al oficial, según muestran todos los indicadores de actividad, de fiscalidad y de empleo. Algo que un grupo de economistas pensamos denunciar ante las instituciones comunitarias a finales de mayo próximo y exigir una auditoría de nuestra contabilidad nacional. Esto significa que los pasivos totales representan en realidad el 176% del PIB, la cifra mas alta de la UE.

Podemos se queda sin programa económico
Libertad Digital 2 Mayo 2016

La revisión del Programa de Estabilidad 2015-2019 por parte del Gobierno no sólo ha puesto de manifiesto que las estimaciones del PP eran tramposamente optimistas para así aparentar sobre el papel un mayor grado de cumplimiento con el déficit del que finalmente iba producirse. La revisión también ha servido para poner de manifiesto que el programa económico de Podemos era absolutamente irreal y que, de haberse aplicado a machamartillo, habría sumido a España en la bancarrota incluso en mayor medida de lo que cabía imaginar.

Recordemos que Podemos proponía que el gasto público del año 2019 fuera 135.000 millones de euros superior al del año 2015: una cifra equivalente a duplicar los gastos actuales de la Seguridad Social. Lo sorprendente, empero, es que Podemos consideraba que semejante desparrame de gasto era totalmente compatible con la consecución de los objetivos de déficit: así, para 2019 la formación morada pronosticaba un déficit público de tan solo el 2,2% del PIB… un déficit mucho menor al actual con muchísimo más gasto público.

¿Cómo es posible? Pues por dos razones. La primera es que es que Podemos pretende incrementar la presión fiscal desde el 38% del PIB hasta el 41%. Pero sólo así no cuadran las cuentas: en 2015, tres puntos de PIB aportarían unos ingresos adicionales de poco más de 30.000 millones, monto totalmente insuficiente para compensar un incremento de los desembolsos de 135.000 millones. La segunda razón es, pues, la clave: Podemos esperaba que la economía española creciera anualmente a una tasa nominal media del 6,2%, un tercio más rápido que las ya infladas previsiones del propio Gobierno. En términos reales, la diferencia era todavía más exagerada: Podemos aspiraba a que el PIB se expandiera anualmente un 5%, mientras que el Gobierno confiaba en alcanzar un 3%; esto es, el escenario macroeconómico en el que la formación morada confeccionó sus cuentas era un 66% más optimista que el ya optimista del PP.

De este modo, las cifras sí cuadraban: un 41% de presión fiscal sobre un PIB nominal de 1,377 billones de euros arrojaba una recaudación adicional con respecto a 2015 de 150.000 millones de euros. Por tanto, aun incrementando el gasto público en 135.000 millones, el déficit público se reducía en 15.000 millones hasta ubicarse en apenas 30.000 millones (el 2,2% de 1,377 billones de euros).

En su momento ya tuvimos ocasión de explicar por qué tales cifras eran pura ciencia ficción: los analistas de Podemos confiaban en que nuestra economía sería capaz de crecer a uno de los mayores ritmos de su historia gracias a los efectos multiplicadores derivados de sus planes de estímulo: pero las condiciones necesarias para que esos efectos multiplicadores pudieran hacer su aparición en el corto plazo –jamás en el largo– simplemente no se daban. Al contrario, en la actuales condiciones macroeconómicas de España (crecimiento económico con elevado endeudamiento), todo apuntaba a que los efectos multiplicadores del gasto público degenerarían en efectos divisores, por lo que no había motivo razonable alguno para que Podemos inflara todavía más las ya infladas previsiones de crecimiento del Gobierno.

Y así, lo que hemos comprobado con la revisión del cuadro macroeconómico del Gobierno es que España crecerá bastante menos de lo que inicialmente pronosticara el PP. Comparen, si no, el actual escenario base del Gobierno con el anterior y, sobre todo, con el de Podemos.

Como puede observarse, el Gobierno prevé ahora que el PIB crezca en 180.000 millones de euros durante los próximos cuatro años… mientras que Podemos necesita que crezca en casi 300.000 millones. Un desfase de casi 120.000 millones (y ello creyéndonos los actuales vaticinios del Gobierno).

¿Qué implicaciones tiene todo ello sobre las cuentas de Podemos?

Si el PIB de 2019 es de 1,26 billones de euros (previsión del Gobierno) y no de 1,377 (previsión de Podemos), entonces el ambicionado incremento del gasto de 135.000 millones elevaría en 2019 el peso del Estado a más del 47% del PIB, lo que combinado con una presión fiscal del 41% arrojaría un déficit público de más del 6% del PIB (77.000 millones) y una deuda pública del 106% (1,35 billones). Todo ello, repito, suponiendo siempre que un aumento del gasto, de los impuestos, del déficit y de la deuda de esta magnitud no hundiera nuestro crecimiento económico muy por debajo de lo actualmente anticipado por el PP: escenario que a buen seguro se materializaría.

En definitiva, el PP trazó un cuadro macroeconómico demasiado optimista para venderle a Bruselas que el déficit público se lograría sin necesidad de ajustes adicionales. Podemos empleó exactamente la misma treta, sólo que convenientemente corregida y aumentada: "Si el PP pronostica un crecimiento medio del 3%, nosotros uno del 5%". De ese modo, sobre el papel les resultaba posible multiplicar el gasto público rebajando el déficit y la deuda pública. O dicho de otro modo: el PP no quería rebajar el gasto y por eso adaptó las expectativas de crecimiento a sus intereses; Podemos quiere multiplicar el gasto y por eso adaptó las expectativas a sus intereses. La pinza de los manirrotos dirigida a engañar a la población. Un unicornio de mentiras colocado sobre otro unicornio de mentiras.

Lo que no queremos.
Vicente A. C. M.  Periodista Digital 2 Mayo 2016

Los españoles debemos tener muy claro lo que queremos, pero más claro aún, lo que no queremos, porque en ambos objetivos debemos poner la misma intensidad de nuestros esfuerzos. Es verdad que nuestra capacidad de influencia es en la mayoría de los casos muy limitada y la mayor de las veces, nula. Pero ello no nos debe impedir poner todo nuestro empeño en, al menos, intentarlo. El inmovilismo nunca puede ser nuestra opción, porque la naturaleza es movimiento, a veces caótico y aparentemente sin propósito, pero como se atribuye al genio Galileo Galilei “e pur si muove” (y sin embargo se mueve), cuando intentaba convencer a la comunidad científica de su tiempo orgullosa e intransigente de que la Tierra era la que se movía y no el centro del Universo.

Y entre lo que no queremos es que unos mamarrachos apátridas digan que España es una marca y que su patria son sus gentes. Porque en primer lugar entre esas gentes hay quienes no consideran su terruño como parte de España, ni se consideran sus gentes, sino que luchan por independizarse de esa Nación opresora. Porque esos mamarrachos están dispuestos a que esos compatriotas ejerzan un inexistente derecho a decidir sobre su futuro negándoselo al resto de españoles y acepten como legítima la separación de determinados territorios y se constituyan en Estados independientes y soberanos. Porque esos mamarrachos son unos apátridas que desprecian la libertad y quieren imponer su régimen ultra comunista bolivariano a todos los españoles.

Y es que tampoco queremos a partidos que vetan pactos de Estado y acuerdos de Gobierno o simplemente apoyo a que el partido más votado forme Gobierno. Partidos que se dicen defensores de la Unidad de España pero que mantienen una estructura heterogénea con discursos antagónicos y amoldables a los auditorios a los que van dirigidos. Partidos que son capaces de llegar a pactos con otros de corte secesionista cuyo fin es la destrucción de España. Líderes que no dudan en anteponer sus intereses personales y de partido sobre el interés general de España y de los españoles. Líderes que proclaman hipócritamente que palabras como Patria y Nación son conceptos discutidos y discutibles. Líderes que vergonzosamente se atreven a llamar a terroristas como “hombres de paz”.

No queremos que el Gobierno de España ceda y se rinda al chantaje terrorista y permita el acceso al poder del brazo político de la banda terrorista ETA, que no haya hecho lo imposible por impedir la vergüenza de que uno de ellos haya usado las Instituciones de la UE como altavoz a sus reivindicaciones y discurso cínico de “conflicto” “lucha armada” “héroes vascos” “presos políticos”, etc. No queremos que se intente poner tierra y una losa pesada de olvido de las víctimas del terrorismo de ETA. No queremos que admita como normal la violación de derechos fundamentales de los españoles en determinadas regiones de España como El País Vasco, Navarra, Cataluña, Comunidad de Valencia, etc. ni que se insulte impunemente a los símbolos que respetamos todos los españoles, nuestra bandera y nuestro himno, mientras se exhiben sin pudor otras banderas ilegítimas.

No queremos que se nos trate como gleba adocenada y dispuesta a transigir con todos los desmanes de una casta política que fomenta la corrupción en todos los sentidos y que ejerce su poder blindada con prebendas inadmisibles como los aforamientos. No queremos mantener más parásitos en nuestra sociedad, ni que la presión fiscal dependa de un modo discrecional donde se favorezcan a los grandes capitales y exista un descontrol de los movimientos de fondos hacia paraísos fiscales. No queremos que España sea el cortijo de unos pocos y nosotros los braceros en semiesclavitud.

Hay muchas cosas más que no queremos y que debemos exigir en estos momentos en que se nos permite ir a unas urnas y depositar nuestro voto. Abstenerse es permanecer inmóvil y permitir que las cosas sigan igual. Muévete con el mundo.

¡Que pasen un buen día!

55 días para apuntalar el rajoyismo
Federico Jiménez Losantos Libertad Digital 2 Mayo 2016

Va a ser, muy probablemente, la campaña electoral más triste de la democracia. Ni siquiera quedará, como en la de Diciembre, el temor o el temblor, según se mire a Izquierda y Derecha, de que pueda cambiar algo. Los tres partidos constitucionales y el Frente Popular Separatista van a ir a mantener los resultados, esperando el fallo del contrario más que el acierto propio, el desfondamiento del enemigo –no habrá adversarios- más que la victoria. Los tres partidos y Podemos saldrán a no perder, ninguno a ganar. Primero, porque no se puede. Segundo, porque no se quiere creer otra cosa.

Ciudadanos ha escarmentado y no creerá más encuesta que la de las urnas. Por otra parte, su trabajoso pacto de Gobierno con el PSOE ha sido para los novatos de Rivera una escuela de realismo sobre lo que seguramente será la política española de los próximos años: un trabajoso equilibrio de decepciones para no perder del todo las ilusiones. Si no vuelven a caer en la tentación juvenilista, tan cara a su líder –y a todos los líderes totalitarios o populistas del siglo XX- su propuesta sólo puede aspirar a mantener los votantes conseguidos el 20-D y acrecentarlos en lo posible por la buena fe y el empeño en conseguir ese Gobierno que querían los españoles y no querían los que podían impedirlo: PP y Podemos.

Si C´s tuviera la presencia mediática de la mara de Iglesias, podría explicar bien en televisión lo que ha hecho, que es algo más que pactar con el PSOE, y lo que quiere hacer, que es algo más que pactar con PSOE y PP. Temo, sin embargo, que como en la pasada campaña, el enemigo único del PP va a seguir siendo Rivera. Y temo que Rivera no se atreverá a hacer la campaña contra Podemos, la ETA y el separatismo que no va a hacer el PP. ¿Porque es de izquierdas? En absoluto. Porque es tan de derechas –laico y aseado, pero formal- que el maricomplejinismo es en él una segunda piel.

Ciudadanos y la bandera de España
Si Rivera se atreviera a levantar la bandera de España que Rajoy ha abandonado, haciendo el discurso contra la corrupción pero sobre todo contra la corrupción de la soberanía nacional española, podría lograr, creo yo, ese millón de votos más que lo convertirían en clave del nuevo centro derecha y de todas las combinaciones de gobierno posibles tras el 26-J. Sin embargo, el otro día decía Gustavo Bueno, que simpatiza con Rivera, que le había parecido "un jugador de ajedrez". Y esta campaña, que parece tan forzosamente táctica, exigiría más sturm und drang que cálculo razonable.

La razón no es que la política premie el riesgo -a veces sí y a veces no- sino que la única manera de resistir una campaña tan brutal como la que va a padecer la formación naranja es no encerrarse en la propia área, presionar la salida del balón, no dejarles mover la pelota… en definitiva, descomponerlos. Sólo mediante un discurso contra Podemos y el reproche al PP de ser su aliado objetivo –que lo es- puede poner al PP a la defensiva. Y sólo si el PP está demasiado ocupado defendiéndose de Ciudadanos por la derecha no lo machacará por la izquierda, presentándolo, como ya hace, como "el partido que ha pactado con el PSOE". ¡Como si el PP no hubiera intentado hacerlo! Pero la desconfianza, sembrada en los medios de forma sistemática, será el gran enemigo de Rivera. Y no va a ganar sonriendo ni esperando a que se cuenten los votos el 26D. O sale al ataque o le irá mal.

Porque el rajoyismo se lo juega todo a la carta de estas elecciones. Ha prescindido de cualquier programa político y económico, ha abjurado de la defensa de España como una nación de ciudadanos libres e iguales y lo fía todo a la desconfianza en el centro y al pánico a la extrema izquierda, sus movimientos van a ser estrictamente destructivos. La rendición ante el separatismo catalán, solemnizada por Soraya y Junqueras esta semana, es tan grosera, su voluntad de vendernos como inevitable el tributo anual a los golpistas de la Generalidad es tan obvia que Ciudadanos podría atacar ese flanco sin piedad. Pero temo que el éxito de Arrimadas haya hecho mucho más conservador a Ciudadanos, justamente allí donde su radicalismo en favor de la libertad y la Nación los ha legitimado como partido nacional. Me gustaría equivocarme, pero lo que veo o entreveo no me gusta nada.

En realidad, el "sorpasso" de Podemos-IU al PSOE depende de cómo esa política de supervivencia a toda costa del rajoyismo se concrete en los medios de comunicación, donde por primera vez un Gobierno del PP tiene en su mano, mediante buenas y malas artes, delitos y concesiones, guiños y apaños, una mayoría mediática aplastante. Evidentemente, como el PP de Rajoy renunció desde 2008 a la batalla de las ideas, su dominio mediático no supone una derechización de los contenidos, que, sobre todo en TV, administran periodistas de izquierda y nacionalistas. El último caso de "fuego amigo" ha sido el de Telemadrid, donde el PP y C´s han liquidado la única televisión regional que todavía plantaba cara a la dictadura progre.
Prietas las filas mediáticas

Pero si nunca veremos a los comunicadores favoritos de Soraya –los cebrianes y otras star-oils qataríes- defender nunca en la televisión, rara vez en la radio y pocas veces en la prensa una sola idea liberal, sí pueden hacer algo con un resultado electoral semejante: marginar al PSOE dando trato de favor a Podemos e ignorar a Ciudadanos en beneficio del PP. Y en los últimos días se multiplican los signos que anuncian que ese prietas las filas mediáticas se ha producido ya. Esos intereses creados van a apostar por Rajoy hasta el 26j. Ni un día más, pero ni un día menos.

El rajoyismo tiene, pues,55 días en Pekín, o sea, Madrid en la extravagante producción de Bronston (Rajoy no será Charlton Heston, pero Soraya bien podría ser la favorita Yan Kwe-Fei) para apuntalarse y sobrevivir como lo que es, un tinglado de Poder, sea embalsamando al Inmortal Cadáver, sea coronando a la Sepulturera Jefa como Reina del Sepelio Popular. Porque lo seguro es que, sea cual sea el resultado electoral, la Derecha que hemos conocido desde la Transición ha muerto. Y con ella, muchos de los valores que durante muchos años representó. No está claro si, tras la defección de la Izquierda del campo nacional, a esta voladura controlada de la Derecha podrá sobrevivir la idea misma de España como régimen constitucional. Ni si entre el PP de ayer, hoy hecho pedazos, y el Ciudadanos de mañana podrán acometer la dura e ingrata tarea de resucitarla.

Último 1º de Mayo
F. JIMÉNEZ LOSANTOS El Mundo 2 Mayo 2016

La histórica jornada de reivindicación del trabajo industrial -nunca se consideró fuerza revolucionaria a los agricultores ni a las mujeres, que se deslomaban en casa y a menudo en el campo- ha alcanzado tal nivel de caricatura que, si tuvieran decoro y vivieran de su trabajo, los propios jefes de los sindicatos llamados obreros dejarían de convocarla. Pero la mayor parte de los sindicalistas que ayer acudieron a las concentraciones del Primero de Mayo -cuyo número debió de ser tan gigantesco que ya no se cuenta- no ha trabajado jamás, pertenece a ese escogidísimo grupo que, en nombre de los trabajadores, cobra sin trabajar. Ésta sí que es la 'aristocracia proletaria' que Lenin y los 'revolucionarios profesionales' de la III Internacional decían que representaba la II Internacional -socialdemócrata o reformista, cuyos dirigentes, a diferencia de los bolcheviques, sí venían de la fábrica-.

Pero ni el proletariado fue nunca el Mesías de la Historia que Marx anunció -todas las revoluciones comunistas han sido golpes de mano o guerras civiles, a espaldas de las masas obreras y campesinas, aunque se hicieran en su nombre-, ni los que realmente trabajan en la sociedad actual pueden verse representados por una burocracia sindical que compite en corrupción con la empresarial, porque la comparte. Los 'cursos de formación' con que se forran tanto UGT y CCOO como la CEOE, son una de las mayores estafas perpetradas en España. No es de extrañar, si a la farsa de esos cursos que no se dan se añade lo que trincan juntos de los Presupuestos, la Medalla del Trabajo otorgada por ese émulo de Stajanov llamado Rajoy al líder de UGT, Cándido Méndez, jubilado tras casi cuatro décadas liberado de la maldición laboral. Dicen que Méndez hizo la mili cuando era obligatoria y una carrera técnica cuando era voluntario estudiar. Lo que no consta es que trabajara jamás.

Aun así, este burócrata del socialismo andaluz, cuna de todas las corrupciones, es el Camacho de la Perkins o el Redondo de La Naval (líderes obreros que allí trabajaban) comparado con su sucesor en el sindicato ugetista, un tal Álvarez, que como toda la 'aristocracia roja' del sindicalismo catalán es nacionalista y partidario del "derecho a decidir", o sea de la ruptura de España y de la clase obrera que debía dirigirla. Otro rojillo de bolsillo.

La rémora sindical
EDITORIAL Libertad Digital 2 Mayo 2016

Un año más, los denominados sindicatos mayoritarios han salido a la calle para conmemorar el Primero de Mayo a la habitual manera desangelada. Un año más, han asestado a la magra concurrencia los reiterados discursos rancios e insustanciales y llamado a votar a los partidos de izquierda.

UGT y CCOO son organizaciones desfasadísimas, auténticos mastodontes obsoletos que injustamente asumen la representación de los trabajadores pese a que jamás, ni por lo más remoto, han gozado del apoyo de la mayoría de ellos. Esa posición inmerecida, que se traduce en privilegios inadmisibles, la detentan por culpa de los poderes públicos, que se sirven de ellos para inmiscuirse de muy ilegítima manera en el mundo de las relaciones laborales, que hacen la vista gorda ante sus abracadabrantes corruptelas y que les han autorizado incluso a ejercer la violencia, con la infame aquiescencia del poder judicial, por medio de los ominosos piquetes informativos, que harían morir del asco a George Orwell.

UGT y CCOO y el sindicalismo que perpetran son una rémora y hasta una afrenta, pues son tremendamente responsables de los muy elevados niveles de paro que padece España. En los últimos años se les ha empezado a poner coto, pero hay que avanzar mucho más por ese camino: no son merecedoras de uno solo de los privilegios que aún detentan, y los trabajadores no tienen por qué seguir viviendo bajo su férula un solo segundo más. No los quieren, como demuestran con sus masivos niveles de no sindicación. Y no los quieren con poderosísimas razones. Porque son maquinarias que no les aportan nada bueno.

Ha llegado la hora de dejarlas caer bajo su propio peso de corrupciones e incompetencias.

Los sindicatos lanzan la campaña de la izquierda
Editorial La Razon 2 Mayo 2016

Tras el Primero de Mayo se entiende el desprestigio de los sindicatos de clase de este país y la desafección de la ciudadanía hacia ellos. Las intervenciones de los secretarios generales de CC OO y UGT, Ignacio Fernández Toxo y Josep María Álvarez, respectivamente, arrumbaron los problemas de los trabajadores y se centraron en los mensajes electorales de la izquierda. El Día Internacional del Trabajado fue la excusa para arrancar la campaña contra el PP. Toxo y Álvarez pidieron el voto «masivo» en las próximas elecciones para ese Gobierno de la izquierda que ellos tildan del cambio. Su papel parece que será calentar la calle para minimizar la abstención, que tanto preocupa al PSOE.

Incluso amenazaron ya con una huelga general para pedir la derogación de la reforma laboral. Lo de ayer ratifica que el papel presente de los sindicatos es el de agentes políticos al servicio de los partidos que apadrinan las políticas que pusieron al Estado del Bienestar al borde del colapso. Desde ese punto de vista, las estructuras dirigentes de UGT, Comisiones y compañía son nocivas para el interés general, aunque importantes para la izquierda. Es lógico su descrédito entre la gente. Mantenidos por el Estado, han entrado en campaña con la esperanza de que un Gobierno amigo les devuelva los privilegios que el del PP les retiró.

Los sindicatos van camino del cementerio
Miguel Alba www.vozpopuli.com 2 Mayo 2016

Han pasado ya los días del compromiso combatiente. De aquel sindicalismo romántico alimentado por la acción en las calles. Y no será por falta de caldo de cultivo de una última legislatura que se aferra a vivir en la prórroga. Estamos aún saliendo de una crisis que ha dejado a los dos grandes sindicatos desnortados. Sin fuerza, con el espacio social arrebatado por las mareas (educación, sanidad…), dejando de ser altavoz de las desigualdades y los desahucios, con el pie cambiado ante el fin del bipartidismo, alicatados de corrupción (caso ERE o tarjetas black) e incapaces de movilizar a una sociedad de la que ya han dejado de ser referencia. Tan solo les queda ese reducto, el 1 de mayo. El día para sacar las banderas y darse un paseo por las principales capitales españolas antes de volver a casa y volver a plegar los estandartes.

La manifestación de este domingo en Madrid fue un baño de realidad, que no de masas, para todos los sindicatos. Pero, con más vehemencia, para los dos grandes: Comisiones Obreras (CCOO) y UGT. La convocatoria, escasa, más que en años anteriores, demuestra su lenta agonía. El desapego social. Sólo los partidos partidos políticos (2,23 puntos sobre 10) logran estar peor valorados que las organizaciones sindicales (2,61 puntos) en la última encuesta del CIS. Un deterioro estructural agrietado entre 2009 y 2015. En esos seis años, las cuatro principales centrales de España -CCOO, UGT, CSIF y USO-, que representan en torno al 80% de los trabajadores españoles en la negociación colectiva, han perdido más de medio millón de afiliados. En concreto, en siete años se han desapuntado de sus filas 584.788 personas.

El sindicato que más pierde, tanto comparativamente como en términos absolutos, es CCOO. Sus afiliados han caído un 24,4% desde los 1.203.307 registrados en 2009 a los 909.052 apuntados a cierre de 2015. A continuación, UGT es el más castigado: sufre una sangría de 276.617 miembros, los que median entre los 1.205.463 de 2009 a los 928.846 del pasado ejercicio, cuando por primera vez desde que empezó la crisis la cifra de asociados ha quedado por debajo del millón. Aunque su tamaño y representatividad sean mucho menores, en los últimos siete años también han disminuido los afiliados de CSIF (-6.622) y USO (-7.249).

El personal anda cabreado con los sindicatos. Han perdido la fe. Y razones no faltan. Escándalos como el de los ERE en Andalucía, las cuentas millonarias del histórico dirigente asturiano José Ángel Fernández Villa, el uso de tarjetas black de Caja Madrid por parte de representantes de los trabajadores y el dinero público dedicado a mariscadas y viajes de placer les han llevado a las puertas del cementerio. “Esto no hay quien lo levante”, comentaba hace pocos días un sindicalista de una empresa del Ibex con respecto al futuro de su organización. “Cada vez más trabajadores te miran con recelo. Hay que cambiar comportamientos, actuaciones y mensajes. Somos anacrónicos. Es vergonzoso escuchar todavía esa vieja dialéctica del ‘compañeros por aquí…”, seguía reflexionando.

Los sindicatos, tal como los conocemos hoy, quedaron anticuados hace una generación. Incapaces de evolucionar en un mundo en el que la carrera profesional actual nada tiene que ver con los tiempos de Marcelino Camacho o Nicolás Redondo. Ahora es inimaginable aquella fórmula de entrar en una empresa como botones y salir jubilado desde algún puesto directivo medio. Las leyes laborales tampoco lo facilitan. Y en esto tampoco los sindicatos han logrado cambiar el ‘chip’. Siguen moviéndose entre teorías, mecanismos de acción que han perdido mucha eficacia, además de tentaciones sectarias y corporativistas.

La decadencia sindical, acentuada durante los últimos años, quizás tenga mucho que ver con la falta de tradición de afiliación en España. No llega al 16% de la masa laboral activa, porcentaje muy parecido al de hace una década, según el Instituto de Estudios Económicos sobre la base de datos facilitados por la OCDE. Tan sólo Francia, Polonia y Estonia presentan cifras inferiores a la española, mientras que, por el contrario, los países nórdicos son los más concienciados sindicalmente: el 88% de afiliación en Islandia, el 70% en Finlandia y el 69% en Suecia y Dinamarca.

Pero no es éste el único argumento. La práctica exclusividad representativa otorgada a las dos grandes centrales de trabajadores es otra de las causas, así como la progresiva pérdida de imagen de CC.OO. y UGT, incapaces de la menor autocrítica y de aclarar convenientemente una larga lista de denuncias en el manejo de fondos públicos. Precisamente, estas prebendas que reciben en sus tratos con los gobiernos de turno son ahora otro azote a su credibilidad. Tanto como el excesivo número de liberados con su puesto de trabajo blindado (más de 50.000 según estimaciones oficiales, con un costo de unos 1.600 millones de euros anuales), la escasa renovación de sus estructuras y la larga permanencia de sus líderes.

En la lista de críticas prevalece la defensa que hacen de los que tienen empleo frente a los desempleados. “Todo un error”, explica un catedrático en Derecho Laboral. “El parado de hoy es el trabajador de mañana y, por tanto, un posible afiliado. Pero si el parado no se siente querido cuando más lo necesita pocas ganas tendrá de afiliarse”, prosigue. Su análisis mantiene que los sindicatos no han movido ficha todavía porque su clientela (muy protegida con contratos indefinidos) no se ha visto tan perjudicada por la crisis económica y, además, no quieren perder sus derechos adquiridos. En este contexto, se entiende que su debate se centre de forma recurrente en el abaratamiento del despido, su principal preocupación.

Más allá de la preocupación por la legislación laboral en conjunto, utilizada en ocasiones en provecho propio y en perjuicio claro de los trabajadores, para llevar a cabo despidos y regulaciones de empleo en las propias centrales sindicales. De su capacidad de autocrítica, de dinamizar sus estructuras para adaptarse a la globalización y la especialización, la despolitización de sus cuadros dirigentes y la ejemplaridad a la hora de organizarse burocráticamente depende su futuro. Si no, cualquiera de los próximos 1 de mayo, en el corto plazo, las manifestaciones se convertirán en un réquiem por unas organizaciones sociales necesarias para esa rehabilitación obligada de España.

@miguelalbacar

Cuando la traición se disfraza de cordialidad
Santiago Abascal Libertad Digital 2 Mayo 2016

El pasado jueves la vicepresidenta del Gobierno y el vicepresidente de la Generalidad de Cataluña se reunieron en el Palacio de la Moncloa. Según reconoció el propio Oriol Junqueras, la reunión fue difícil, pero cordial. Incluso tuvo a bien decir que existía cierto deshielo en las relaciones entre el Gobierno de España y el de Cataluña.

De cualquier forma, a pesar de tanto derroche de cordialidad, el vicepresidente regional catalán no tuvo pudor en declarar que la secesión de Cataluña tendrá lugar dentro de quince meses y que confía en que las futuras relaciones bilaterales entre el Reino de España y la República Catalana sean tan fructíferas como las que tenemos en la actualidad con países como Holanda o Portugal.

La vicepresidenta del Gobierno también habló de las dificultades existentes en la relación, pero se mostró confiada en encontrar puntos de encuentro entre la Generalidad de Cataluña y el Gobierno de la Nación. "Tenemos algo en común con los catalanes y estoy convencida de que él querrá resolver problemas de los ciudadanos de Cataluña, cada uno dentro de sus marcos competenciales", sentenció.

Tuve que leer varias veces la frase de Soraya para cerciorarme de que no me encontraba en un mal sueño. El vicepresidente de un Gobierno regional en rebeldía acude al Palacio de la Moncloa y declara su voluntad de continuar el golpe de Estado y su intención persistir en la violación de la Constitución. Y la vicepresidenta nos habla de respeto a los "marcos competenciales".

Hay algo que no se puede reprochar a los separatistas: no mienten. Llevan desde el principio del proceso secesionista diciéndonos lo que van a hacer.

Y el Gobierno lleva cuatro años sin querer ver el problema. Tenemos un Gobierno de empollones que fueron capaces de aprenderse 400 temas y recitarlos ante un tribunal. Pero que son incapaces de comprender que la Nación es anterior a la Constitución. Y que lo que impugnan los separatistas no es una u otra competencia, sino la propia soberanía nacional. Dice Junqueras que ellos no están sujetos a más soberanía que la de una supuesta nación catalana y que no van a cumplir las sentencias de un Tribunal Constitucional al que no reconocen autoridad para ir contra la voluntad del pueblo catalán.

¿Qué sentido tiene, entonces, recurrir una a una todas las normas del Parlamento catalán? Aunque ganemos los recursos, no van a cumplir las sentencias. ¿A qué viene este estúpido juego burocrático?

No estamos ante un problema jurídico, sino político. Estamos ante un desafío al orden constitucional, ante un golpe de Estado que se está perpetrando a cámara lenta ante la inacción y la pasividad de un Gobierno que carece de los más mínimos resortes morales y que es incapaz de afrontar el problema.

Sólo hay una vía para resolver este problema: hacer que en Cataluña rija el imperio de la ley, garantizar que se cumplan la Constitución y las leyes y que los políticos golpistas paguen por ello.

El Gobierno tiene instrumentos para hacer cumplir la ley en Cataluña. Si no los usa es por pura cobardía y falta de autoridad moral. Un Gobierno con dignidad hubiera aplicado hace tiempo el art.155 de la Constitución. Y habría hecho encarcelar a los sediciosos. Porque mientras en Cataluña siga saliendo gratis violar la ley, los separatistas seguirán campando a sus anchas. Y si el Estado no es capaz de demostrar que manda en Cataluña, los ciudadanos de a pie obedecerán antes al Gobierno regional que al Gobierno de la Nación.

Cada día que pasa, Cataluña está más cerca de la separación. Si alguna vez los separatistas, no lo quiera Dios, consiguen su objetivo, Mariano Rajoy y Soraya Sáenz de Santamaría tendrán el dudoso honor de haber sido cómplices necesarios de un gigantesco crimen.

Menos cordialidad, señora Santamaría. Más resolución y más firmeza. Con el golpismo separatista no hay ni habrá jamás nada que dialogar.

Santiago Abascal, presidente de Vox.

Cataluña no es Europa
Pablo Planas Libertad Digital 2 Mayo 2016

Al cuerpo diplomático catalán le huelen las posaderas a pólvora. El ministro Romeva no se anda por las ramas después de que Puigdemont se haya subido por las paredes y amenaza con cortar cabelleras. El embajador catalán en Bruselas, Amadeu Altafaj, no ha conseguido que ni un conserje de la UE se digne recibir al president, cuyo primer viaje oficial al extranjero se ha saldado con un paseo en gabarra por el puerto de Gante y un abochornante desmentido de una portavoz europea.

Ante la negativa de Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, a recibir a Puigdemont, el titular de la Generalidad afirmó que él no había pedido ninguna reunión con ningún miembro de la Comisión Europea. Falso, según Mina Andreeva, portavoz del Ejecutivo comunitario que deslizó ante los periodistas que el gabinete de Puigdemont había solicitado una reunión al presidente de la Comisión.

El titular de la Generalidad, presidente por accidente, ha quedado retratado, expuesto, desnudo ante la evidencia de que su agenda en Bruselas era la de un turista de fin de semana, un viaje de placer acompañado por Romi, el ministro imaginario, y con Altafaj de guía monumental: aquí el edificio de la Comisión y al lado, una estupenda cervecería en la que sirven mejillones con patatas fritas y donde hemos quedado para comer con un nacionalista flamenco.

La Unión Europea es un juego de engaños en el que se admite no decir nada e incluso no decir la verdad, pero jamás mentir de manera patatera. Si Puigdemont se hubiera callado en lugar de pregonar ante el plante que él no había pedido reunirse con nadie, la Comisión Europea no le habría rectificado y desmentido en toda la boca.

Es improbable que Puigdemont visite Bruselas en 36 ocasiones, tal como Pujol, según el libro La vuelta al mundo con Jordi Pujol, las imprescindibles memorias de Ramon Pedrós, jefe de comunicación del antedicho. El iaio de la deixa era un genio a la hora de colarse en las cancillerías acompañado por un nutrido séquito de servidores públicos, periodistas y empresarios. También Mas se dedicó a extender el catalanismo por el mundo e incluso llegó a reunirse a la primera con Juncker, que dijo una vez y no más.

Puigdemont, asesorado por el inconsistente Romeva, cayó en la trampa propagandística de Mas y se creyó que la diplomacia catalana era una vasta estructura de Estado con contactos de primer nivel. Nein, nen. Las embajadas catalanas son una colocadera de parientes, amigos y colegas cuya función es meramente ornamental, pura fachada con un coste inmobiliario inversamente proporcional a sus efectos prácticos.

Se avecinan cambios en el departamento de Exteriores de la Generalidad ante el ridículo perpetrado por Puigdemont en su primer desplazamiento oficial al extranjero. Junqueras, que se quedó de presidente de la Generalidad accidental sin viajar a Perpiñán, todavía se está riendo.

Las 10 estocadas de Pérez-Reverte contra la política
El escritor ha arremetido contra el Gobierno al ser condecorado con la Medalla de Plata en el Día de la Comunidad de Madrid. Aquí otros diez codazos del académico a Ministerios y cargos públicos.
Lorena G. Maldonado El Espanol 2 Mayo 2016

Largo es el escritor, periodista y académico Arturo Pérez-Reverte: en la pluma, en los dedos, en la lengua. Sus opiniones -sin pelos, sin recato- lo han convertido en un titular en sí mismo: además de sus fieles lectores, allá lo sigue su horda de más de millón y medio de seguidores en Twitter. Él se pronuncia y afila, de forma natural, sólo existiendo. Y no le importa quién mire. Hoy lunes, 2 de mayo, repartía ante las atentas pupilas del presidente en funciones, Mariano Rajoy; la vicepresidenta del gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría; el ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo; la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes y otras personalidades políticas como Manuela Carmena, Esperanza Aguirre y Albert Rivera.

En el Día de la Comunidad de Madrid -y en el contexto de la Conferencia de Rectores de la Comunidad-, Pérez-Reverte ha recogido su Medalla de Plata y ha aprovechado para cargar contra el Gobierno dedicándola a “los jóvenes exiliados, humillados y ninguneados” a los que “se les ha obligado a buscarse la vida fuera”. “El 2 de mayo es una de las pocas fechas españolas en las que es posible no avergonzarse de ser español. Muchas gracias”, se ha despedido. No es la primera vez que el académico guiña directamente al punto de sutura.

Ya ironizó el 23 de marzo acerca de que “los yihadistas deben de estar acojonados” por las “florecitas, velitas y el enérgico Todos somos Bruselas”, ya colgó la imagen de la Miss España Desiré Cordero -quien se fotografió besando una bandera de España sujeta por legionarios- añadiendo un “Así se vuelve patriota cualquiera”. Hay hasta para el Papa Francisco. No tiene motivos la clase política española para arquear las cejas por el discurso de hoy, cuando son sus miembros quienes suelen protagonizar las estocadas de Pérez-Reverte. Aquí diez codazos del padre de Alatriste que eligen el costillar de los políticos.

1. Mariano Rajoy, la “liebre sinvergüenza”.
Fue el 16 de enero de este mismo año cuando el escritor quiso delimitar con palabras -y tirando de metáfora- al presidente en funciones. “Una liebre paralizada e inmóvil en mitad de una carretera, deslumbrada por los faros, esperando que la atropellaran. Ése ha sido y es Rajoy”.

Una liebre paralizada e inmóvil en mitad de una carretera, deslumbrada por los faros, esperando que la atropellaran. Ése ha sido y es Rajoy.
— Arturo Pérez-Reverte (@perezreverte) 16 de enero de 2016

El tiro venía de lejos: el 28 de abril de 2013, Pérez-Reverte aseguró en su cuenta de Twitter que empezaba a creer “sinceramente”, que “si Aznar era un arrogante y Zapatero un imbécil, Rajoy es un sinvergüenza”. Y continuó: “Está quemando su mayoría (y nunca nadie la tendrá igual) sin tocar un pelo de este monstruoso e inviable derroche autonómico. Tiene miedo de que se rebelen los sicarios, los trincones de lo caliente, los barones locales que han hecho de este disparate su negocio. Así que Rajoy lo exprimirá todo y a todos antes que tocarles el negocio a los compadres y desmantelar este disparate burocrático”.

Empiezo a creer sinceramente que si Aznar era un arrogante y Zapatero era un imbécil, Rajoy es un sinvergüenza.
— Arturo Pérez-Reverte (@perezreverte) 28 de abril de 2013

Apuntó que “hay un sistema clientelar de 20.000 asesores políticos y compadres varios trincando de lo que el Estado expolia” y que “ni 6,2 millones de parados han convencido aún a estas ratas de alcantarilla estatal de reformar la Administración que asfixia a España”. Finalizó recordando que “aún no hemos visto dimitir a ningún ministro, y eso significa que están de acuerdo con la infamia que el Gobierno de su jefe impone; la poca vergüenza, la cobardía moral y el cinismo político se los reparten entre todos, sin inocentes, ese Gobierno, esa gentuza”.

2. Pedro Sánchez y Zapatero.
Para no desmerecer, Pedro Sánchez, secretario general del PSOE, también se ganó una mención de Pérez-Reverte sobre su perfil político: “Eso sí: en comparación con Pedro Sánchez, Zapatero va a parecernos Churchill”.

Eso si: en comparación con Pedro Sánchez, Zapatero va a parecernos Churchill.
— Arturo Pérez-Reverte (@perezreverte) 16 de enero de 2016

3. Los políticos y la cultura.
Ya es común que los usuarios de Twitter consulten con Pérez-Reverte sus dudas ortográficas. El académico tampoco ha dudado en manifestar su opinión sobre los conocimientos y el nivel cultural de los políticos: “Entre ministros y presidentes de Gobierno, el día que en España haya un juicio de Nuremberg cultural, van a faltar sogas”.

Entre ministros y presidentes de Gobierno, el día que en España haya un juicio de Nuremberg cultural van a faltar sogas.
— Arturo Pérez-Reverte (@perezreverte) 16 de enero de 2016

4. Cataluña independiente.
El tuit más difundido de una jornada tan comentada como el 27-S fue de Pérez-Reverte. 3.700 retuits, 2.500 favoritos y un aluvión de comentarios. “Tras 20 años de abandono, incompetencia, indiferencia gubernamental e impunidad de los golfos, votar español en Cataluña es un acto heroico”. El 10 de enero de este año, un usuario instó a Pérez-Reverte a “mojarse” con esta pregunta: “¿Habrá una Cataluña independiente dentro de dos años? ¿Sí o no? Haga su pronóstico”. El escritor respondió: “En efecto. Creo que dentro de dos años habrá una Cataluña independiente. ¿Se le ocurre a usted algo que pueda impedirlo?”.

Tras 20 años de abandono, incompetencia, indiferencia gubernamental e impunidad de los golfos, votar español en Cataluña es un acto heroico
— Arturo Pérez-Reverte (@perezreverte) 27 de septiembre de 2015

5. Sacrificar a Ana Mato.
Quizás el tuit más polémico de toda la trayectoria en redes de Pérez-Reverte cayese con la cuestión del ébola. El marido de Teresa Romero -entonces en estado de observación, como su mujer- pidió con un vídeo a través de redes sociales que se respetase la vida de su perro -al que Sanidad, finalmente, sacrificó para evitar que se propagase la enfermedad-.

Propongo poner el perro en observación y sacrificar a la ministra. No hay color.
— Arturo Pérez-Reverte (@perezreverte) 7 de octubre de 2014

Así se manifestó el autor ante la problemática: “Su incompetencia y estupidez quieren resolverla sacrificando a un perro… ¿Por qué no a la ministra de Sanidad? El asunto es debatible”. Prosiguió: “A fin de cuentas, Ana Mato tiene más peligro como ministra que el perro con ébola”. Y terminó de alicatar: “Propongo poner el perro en observación y sacrificar a la ministra. No hay color”.

6. Moratinos, el “perfecto mierda”.
Fue en octubre de 2011 cuando Pérez-Reverte escribió en Twitter: “Por cierto, que no se me olvide. Vi llorar a Moratinos [ex ministro de Exteriores]. Ni para irse tuvo huevos”. Ante el aluvión de críticas sobre lo “machista” del comentario, el escritor detalló que “no se es menos hombre por llorar”, sino que “se es un mierda cuando uno demuestra públicamente que no sabe irse. De ministro o de lo que sea. Moratinos adornó su retirada con un lagrimeo inapropiado. A la política y a los ministerios se va llorado de casa. Luego Moratinos, gimoteando en público, se fue como un perfecto mierda”.

Ese estupor creó la etiqueta #perezrevertefacts. El periodista se lo tomó con humor: “No esperaba este éxito. 2000 seguidores nuevos en 24 horas, gracias al extinto ministro. Esto es mejor que mi caricatura en Muchachada Nui. Si lo llego a saber, lo insulto mucho antes”.

7. Contra Gabriel Rufián.
Una más reciente enganchada tuitera del escritor ha sido con el portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián. El 5 de marzo de 2016, Pérez-Reverte sentenció: “Ayer escuché el discurso de Gabriel Rufián (ERC) en lo de Sánchez. La España que sentó en el Parlamento a ese joven merece irse al carajo. A Rufián, Tardá y sus colegas los hizo posibles y sentó en el Parlamento la España estúpida de Aznar, Zapatero y Rajoy. Ahora, a disfrutarlos”. Ante la contestación del joven, el autor le explicó que incluso estaba “de acuerdo” con “el fondo de buena parte de su discurso, sobre todo en lo social”, pero que “como español representado en ese Parlamento, me disgustan la zafiedad, la incoherencia, la mala sintaxis y la demagogia”. Añadió una última “reflexión personal”: “A usted no le llaman charnego en España, sino en Cataluña. Y ése es el problema, creo. Su necesidad de que no se lo llamen”.

A Rufian, Tardá y colegas los hizo posibles y sentó en el Parlamento la España estúpida de Aznar, Zapatero y Rajoy. Ahora, a disfrutarlos.
— Arturo Pérez-Reverte (@perezreverte) 5 de marzo de 2016

8. Contra los concejales asturianos que querían hablar sólo en femenino.
Julio de 2015. Pérez-Reverte cargaba contra los concejales asturianos del grupo municipal Somos Corvera, que habían anunciado que no utilizarían el masculino y hablarían solamente en femenino en sus declaraciones públicas. “Creí que en España no cabía un tonto más, pero resulta que sí”, se manifestó el autor en Twitter añadiendo el link de la noticia que explicaba la decisión de los ediles.

9. Contra el sistema educativo.
Octubre de 2015. Un usuario de Twitter preguntaba a Pérez-Reverte qué hacer con la profesora de Lengua de su hija, que había cometido un error garrafal a la hora de corregir a la pequeña en una redacción. Pretendía la docente que la niña pusiese con hache “echaba de menos”. Le había pintado la letra en rojo en el cuaderno, a modo de corrección. “¿Qué hago con la profesora de lengua de mi hija? ¿Algún consejo?”. El autor contestó: “Resignación. Su hija lo pagaría. no es la maestra, es el sistema. Que la niña aprenda bien inglés para poder largarse pronto de aquí”.

@NTXO1 Resignación. Su hija lo pagaría. No es la maestra, es el sistema. Que la niña aprenda bien inglés para poder largarse pronto de aquí.
— Arturo Pérez-Reverte (@perezreverte) 14 de octubre de 2015

10. España, la “enfermedad histórica”.
11 de enero de 2016. Aquí los tuits que resumen el universo Pérez-Reverte y su visión de la política española. “Dispuesto a disfrutar ahora con Rajoy y Sánchez. Esos estadistas. Acumulo mazorcas para que en esta sesión continua no falten palomitas”. “¿Estarán a la altura de las circunstancias?”, preguntó un usuario de Twitter. “A la altura de las circunstancias, no sé. Pero Rajoy y Sánchez estarán a la triste altura de sí mismos. No le quepa. En España, en vez de guiñarle un ojo al adversario, preferimos sacárselo. Que yo me quede tuerto si dejo ciego al otro, decimos aquí. O lo pensamos. Es tan viejo como nuestra perra historia. Y la explica muy bien”.

.@oreyban@aescanero Del postfranquismo salimos hace mucho. De lo que no salimos nunca es de esta ruin enfermedad histórica llamada España.
— Arturo Pérez-Reverte (@perezreverte) 10 de enero de 2016

“En Suiza mucha gente me pregunta por qué no hemos salido todavía del postfranquismo. no sé qué contestar”, añade un tuitero. “Del postfranquismo salimos hace mucho. De lo que no salimos nunca es de esta ruin enfermedad histórica llamada España”.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Apología de ETA en TVE
Este viernes, en el programa “Ochéntame otra vez” de TVE sonó la canción Sarri Sarri, cuya letra ensalza la fuga de dos etarras en la cárcel de Martutene.
Rubén Olmeda  www.gaceta.es 2 Mayo 2016

La madrugada del pasado viernes se produjo algo vomitivo, insólito y deleznable…la televisión pública española, la que se paga con nuestros impuestos, hizo apología de ETA. Fue en el programa “Ochéntame otra vez”, que en esta ocasión trataba sobre el “Rock”, todo el programa discurría con mayor o menor interés, pero con bastante elegancia, hasta que en el minuto 25´54 aparece un grupo cantando en euskera, seguidamente el narrador (un tal Mariskal Romero) dice “¿por qué hemos marginado esa cultura urbana, de gente que ha luchado en las calles?” y no contento con eso dice “los grandes medios de este País, al rock radical vasco, lo han tenido en las catacumbas, amordazado” y justo después comienza a sonar la canción Sarri Sarri, del grupo proetarra Kortatu.

Yo no daba crédito porque ante mis ojos estaba apareciendo el grupo proetarra, cantando su canción que homenajea a presos fugados, ¡en la televisión pública española!


Me he dirigido a las cuentas de twitter de Televisión Española y de La1, denunciando el caso y pidiendo explicaciones. La callada por respuesta queridos lectores, la callada por respuesta. No han tenido la decencia de explicar el motivo por el que se emite una canción que homenajea etarras.

Y para quien no lo sepa, Sarri Sarri es una canción que ensalza la fuga de dos etarras en la cárcel de Martutene, en 1985 durante un concierto de Imanol, escondidos en los altavoces. Los etarras eran Iñaki Pikabea y Joseba Sarrionandia (alias Sarri) y cumplían condena por pertenencia a banda armada (ETA).

A día de hoy Sarrionandia (Sarri) sigue fugado y se desconoce su paradero, pero aquí en España somos tan tontos que emitimos en nuestra televisión pública una canción que le hace un homenaje y que le reconoce el mérito por fugarse. Y nadie ofrece explicaciones, por eso yo escribo este artículo, para que se sepa, para que el tipejo que ha decidido emitir eso se entere de que no todos somos tontos y no todos tragamos con la basura.

No puedo imaginar que en la BBC se emita una canción que hace apología de un terrorista del IRA, o que en la CNN veamos un reportaje donde se hace un homenaje a Bin Laden. No imagino eso pero tampoco lo imaginaba aquí, no pensaba que llegaría el día en el que TVE hiciera eso. Pero alguien se ha saltado la línea de la decencia y lo he tenido que ver, así que espero que sepamos quien ha sido el que lo ha hecho, el que lo ha permitido y el que ahora calla.

Yo no trago y sigo exigiendo a TVE que nos explique por qué han emitido esa canción.
@ruben_olmeda
 


Recortes de Prensa   Página Inicial