AGLI Recortes de Prensa   Jueves 26 Mayo  2016

El chiste de la multa de Bruselas
Manuel Muela www.vozpopuli.com  26 Mayo 2016

Lo que me ha resultado más llamativo de la semana han sido los aspavientos por el crecimiento incontrolado de nuestra deuda pública y la amenaza de Bruselas de multar a España por su exceso de déficit. Parece que, de repente, se descubre el secreto peor guardado de los muchos que circulan por la decadente Unión Europea: que España debe lo indecible y que no cumple ni cumplirá con los objetivos de déficit, porque su economía renquea por el fondo del pozo en que se sumergió años ha y sus gobernantes se niegan a cambiar todo aquello, empezando por el modelo de Estado hipertrófico y continuando por la educación, que pudiera permitir la ejecución de políticas públicas serias paralelas con el estímulo de iniciativas privadas, para dar otro aire al país. Y ante eso sólo se oyen lamentos entreverados con la amenaza de los eurócratas de echarnos una multa. Desde luego, no me extraña que, con esa visión de la jugada, crezca el euroescepticismo hasta en España donde las críticas a este proyecto europeo por parte del conglomerado político y mediático son prácticamente inexistentes.

La UE camina como un zombi por el filo de la navaja
Desde que en Grecia se armó el lío en la primavera de 2015, ahí andan con el tercer rescate y me imagino que preparando el cuarto, que puso de manifiesto la fragilidad de los dogmas financieros y la imposibilidad de sacar a flote una economía hundida por mor de corrupciones y exigencias desorbitadas, las vías de agua en el proyecto comunitario han seguido aumentando - refugiados, Brexit, Hungría, Polonia, Austria etc.,- y ya poca gente duda de que la UE camina como un zombi por el filo de la navaja con sus errores de diseño y los resultados devastadores de sus políticas. De hecho, en poco menos de un año el mapa político dominante en el seno de la Unión se va a parecer poco al actual, lo que permite pensar que nadie en su sano juicio quiera alimentar en plazo inmediato el incendio español, mucho más peligroso que la pequeña hoguera griega. Por eso, creo que nuestras preocupaciones deben centrarse en la realidad que se deriva de un modelo ineficaz y no en si nos ponen o no una multa.

Precisamente las consecuencias que tendría reavivar el incendio español ha obligado a reflexionar a los responsables de las instituciones europeas que, de momento y con carta del jefe de Gobierno en funciones por medio, optan por mantener la tregua con España, aunque el comisario Moscovici prácticamente ha venido a decir que le importa una higa el gobierno que surja del 26J, porque, según él, no hay margen de maniobra. Mensaje descarnado de democracia limitada que resucita en la UE la versión peor del concepto de la soberanía limitada del Bloque Soviético durante la Guerra Fría. Es un recordatorio de que el sufragio universal está en tiempo de rebajas, lo que permite aventurar que la tregua no será indefinida y menos si en nuestro país no se acometen los cambios imprescindibles para simplificar las administraciones públicas y producir una ordenación del gasto, que preserve el mantenimiento digno de los servicios públicos. Sea lo que sea, la tregua y la liquidez que suministra el BCE, deberían ser aprovechadas para poner en pie un proyecto nacional de reconstrucción política y económica que inspire confianza y que saque del letargo a la iniciativa privada, tan ausente desde que estalló la crisis con el pinchazo de las burbujas especulativas.

España sola ante su problema
Es verdad que tal proyecto no existe, o al menos yo no lo conozco, y cualquier lector puede pensar que estoy pidiendo la luna a la vista de lo que se ha hecho estos años y de las promesas que circulan con motivo de la campaña electoral. A pesar de ello, es obligado insistir en que, por primera vez después de nuestra gran crisis nacional de finales de los años 70, con la economía revuelta y la muerte del General Franco, España no va a disponer de las asistencias y tutelas que tuvo entonces para salir del trance, ya que la continuación de la tregua financiera europea en absoluto es comparable a la actuación de las grandes potencias de aquella época, USA, Francia y Alemania, para fabricar en nuestro país el sistema político que ya no parece dar más de sí. Y que, por tanto, nos corresponderá a nosotros resolver el problema.

El pasado diciembre se proclamaba que las cosas iban a cambiar y no fue así. En mi opinión, no hubo proyectos ni encarnadura para hacerlo posible. Ahora se repite un discurso análogo, cuyo argumento principal es que, esta vez sí, habrá jefe de Gobierno sin explicar qué gobierno y para hacer qué, con lo que corremos el peligro de desaprovechar la tranquilidad financiera y la paz social aparente sin salir del ladrillo de la parálisis. En este sentido, la polarización política no ayudará a poner las bases de la reconstrucción que, de momento, son más un deseo que una realidad.

Dicho lo anterior, poner el foco en el chiste de la multa o de las décimas de déficit, me parece una extravagancia ante los problemas que tenemos en España y en la UE, porque, no hay que engañarse, la realidad es que todo está cogido con alfileres y el castillo de naipes no sabemos cuánto aguantará, teniendo en cuenta la situación de los países de la Eurozona y el estado levantisco de sus opiniones públicas. Por supuesto, la Comisión Europea y el Eurogrupo me imagino que harán encaje de bolillos y de ingeniería financiera para que el asunto español no vaya a mayores, pero ello no debería inducir a la inacción, sino todo lo contrario, porque, si el castillo de naipes se derrumba, nos pillará en una lóbrega orfandad.

La farsa de un sistema electoral insostenible
Editorial El Espanol  26 Mayo 2016

El pasado 17 de noviembre, coincidiendo con el final del plazo de presentación de las candidaturas a la Junta Electoral, publicamos una estimación de escaños con dos centenares de aspirantes a diputados que, desde el preciso instante en que fueron registradas las listas, podían brindar por su escaño.

El resultado del 20-D confirmó nuestros pronósticos: acertamos al 100% con el primer centenar de candidatos y al 90% con el segundo. Lo primero que pone de manifiesto esta situación es la farsa de nuestro sistema electoral: un mes antes de ir a votar, usted ya puede encontrar hoy en EL ESPAÑOL a la mayoría de quienes le representarán en su circunscripción.

Hay una segunda conclusión no menos decepcionante: la primera y amplísima mayoría absoluta en todas las elecciones que se celebran en España es siempre la conformada por los enchufados de los partidos políticos, dado que son las cúpulas las que confeccionan las listas a gusto del líder y no de los votantes.

Más partitocracia
Hoy lamentamos decir que, salvo la creciente sensación de impotencia y frustración ciudadana por la incapacidad de nuestros políticos para formar Gobierno, nada ha cambiado desde el 20-D. Más bien al contrario. Volveremos a votar el 26-J, y una vez que este jueves se publiquen en el BOE las candidaturas, otra vez habrá cien diputados -prácticamente los mismos que hace seis meses- que pueden celebrar que les ha tocado una beca en el Congreso, y lo mismo el 90% del centenar que les siguen.

En esta ocasión se puede decir que la partitocracia ha impuesto su marchamo de un modo si se quiere más obsceno, pues las listas son prácticamente idénticas y, allí donde han cambiado, las modificaciones han sido dictadas incluso por los partidos que presumen de celebrar primarias.

En el PP, la presencia en las candidaturas de más que probables futuros imputados, como la senadora Rita Barberá, subraya el desprecio de Rajoy por los procedimientos democráticos en la confección de las listas.

Vieja política
En el PSOE, la celebración de primarias sin primarias agrava la sospecha de que 18 años después del experimento fallido que enfrentó a Almunia y Borrell siguen sin creerse del todo eso de que sean las bases quienes decidan quiénes deben representarles.

Ciudadanos ha cambiado una veintena de nombres sin otro criterio que el parecer de su cúpula directiva, lo que supone al fin y al cabo defraudar las expectativas de quienes les votaron confiados en su voluntad de democratizar la política.

Por lo que se refiere a los carteles de Unidos Podemos han resultado ser un indisimulado apaño con el que Pablo Iglesias ha demostrado su cesarismo: la representación de IU ha quedado relegada a unos cuantos puestos de salida casi decorativos.

Perversión democrática
Es decir, si tuviéramos que valorar el efecto de la nueva política por el modo en que los partidos han cocinado sus listas sólo podríamos decir que únicamente ha procurado cambios cosméticos relativos a la juventud y vestimenta más o menos informal de un buen número de diputados.

El 26-J volveremos a votar con la misma ley electoral con la que arrancó la Democracia, cuando la sociedad era políticamente inmadura. Es inconcebible que, cuatro décadas después, todavía sean las cúpulas de los partidos las que deciden a dedo quiénes nos representarán en el Parlamento. Este sistema pervierte el ejercicio democrático y promueve una cultura servil y corporativa por la que los altos cargos defienden a quienes deben el sueldo antes que a los ciudadanos a los que dicen representar.

La superación de este sistema es crucial, por ejemplo, para acabar con la ley del silencio en casos de corrupción, pero sobre todo para avanzar como sociedad. Por eso una de las Obsesiones de EL ESPAÑOL es reformar la ley electoral según el modelo alemán para que se pueda desbloquear las listas y elegir de forma directa a la mitad de los parlamentarios. Es un paso necesario para acabar con la partitocracia. O al menos con la cupulocracia.

Europa teme a España
Enrique Arias Vega www.lavozlibre.com  26 Mayo 2016

Periodista y economista

Europa no vive, precisamente, su mejor momento de las últimas décadas. Desconcertada sobre su identidad, escéptica sobre su presente y pesimista sobre su futuro, se revuelve en convulsos movimientos antagónicos, cuyo último y mejor exponente han sido el alineamiento de los austríacos tras un ecologista radical, por un lado, y un extremista autoritario, por otro.

Motivos no sobran para esta esquizofrenia colectiva, agudizada tras la crisis económica de 2008 y que alcanza su apogeo con la devastación del sur del Mediterráneo, el terrorismo yihadista y la invasión de masas desesperadas que huyen de conflictos en los que la misma Europa ha colaborado con su ignorante ingenuidad.

Ante todo esto, un continente angustiado no sabe adónde mirar y duda, interesadamente o no, sobre la pervivencia de sus instituciones. De ahí el crecimiento de los nacionalismos, el euroescepticismo, el auge de la extrema derecha y la propuesta de salida británica de la UE.

El panorama no resulta nada alentador para una Europa asustada de sí misma, de su crecimiento desordenado y de la imposibilidad de mantener las cotas de bienestar alcanzado en sus mejores momentos.

No obstante, lo que más preocupa a la Unión Europea en este mismo momento, según algunos analistas, no es ni la crisis griega, que da ya por amortizada, ni la inmigración musulmana, que considera encauzada, ni protestas como la de los franceses ante las reformas, inevitables o no, de su aparato económico. La mayor preocupación de la UE, aquí y ahora, es España y el resultado de sus próximas elecciones.

Nuestro país tiene un peso determinante en Europa y sus problemas pueden desestabilizarla. ¿Y cuáles son éstos?: una economía que no acaba de enderezarse y con un paro endémico y desolador, la posibilidad de que una izquierda antisistema alcance el poder y ponga patas arriba el sistema político y productivo y, finalmente, los movimientos separatistas que podrían cuartear España.

En algunos despachos europeos, al parecer, esta posibilidad resulta sencillamente aterradora. Sería, según ellos, el pistoletazo de salida de un “sálvese quien pueda”, que acabaría con la inestable unidad continental. En esa hipótesis, la fragmentación de España podría contagiarse a algunas otras regiones europeas y, en cualquier caso, supondría el final de la UE tal como ahora la conocemos.

No sé que hay de cierto o no en esas previsiones. Lo único seguro es la importancia de las próximas elecciones legislativas en una España que no da muestras a sus socios europeos de saber salir de la maraña en la que está enredada.

España: Tierra de ladrones fulleros y otros “bichos”
Antonio García Fuentes  Periodista Digital  26 Mayo 2016

Reconozcámoslo sin rubor alguno, puesto que “esto viene de viejo” y no hay más que leer libros de los clásicos, incluido el famoso “Quijote”; aquí el que no engaña, miente, roba, estafa, malversa, es porque no tiene donde o cómo; sálvense los que puedan, pero que cada cual mire su interior y luego respóndase a sí mismo, puesto que la verdad aquí no se le dice ni a Dios.
Lo resume muy bien un chiste “muy español”: El del “creyente que está orando a su santo querido y que en voz en grito le está pidiendo prebendas de todo tipo y termina sus oraciones con esta petición final… “Si tú sabes que yo no te pido nada en concreto, pero ponme donde haya, de lo demás me encargo yo”.

Y en ese “donde haya”; desde en la casa del rey hasta en el mínimo rincón del puesto político en el más modesto municipio, abunda este tipo de “oradores” que aprovechándose del cargo, “se llevan hasta las grapas y los folios públicos que luego emplearán en el uso privado sin escrúpulo alguno”.

Y luego criticamos ferozmente a los políticos (ni se me ocurre decir “nuestros” porque no lo son; son suyos y sus intereses, el resto les resbala en la más perniciosa de las formas que podamos pensar)… ¿Pero quiénes son y de dónde proceden los políticos que gobernaron y gobiernan a España? ¿No son españoles y proceden de todas las clases sociales que aquí hay y han nacido en vientres de españolas como usted o yo mismo? Pues “eso”; y ese “eso” es que los políticos como los componentes de otra cualquier “profesión”, lo componen o componemos, elementos similares y los que en gran cantidad (y sálvese el que pueda) harían o hacen lo que hacen esos políticos, que los único que les importa es conseguir poder y cuanto más poder mucho mejor; entiendan que la palabra poder en política, es decir DINERO PÚBLICO; puesto que a más poder conseguido, mayores serán las sumas de dinero a manejar sin apenas responsabilidad alguna; y a la vista está, los ya innumerables asuntos dinerarios fuera de la ley, los miles de los ya localizados, pero los pocos que han devuelto el dinero que se llevaron de forma ilegal y los menos aún que están en la cárcel, en espera de esos larguísimos trámites hasta ser juzgados y que luego cuando llegan las sentencias (la mayoría susceptibles de otros muy largos recursos) el resultado no es aceptable nada más que por los beneficiarios de leyes, tan complicadas e inentendibles, que muy bien las resumen la sentencia que abajo copio de nada menos que un rey que lo fue siete siglos antes de que naciera Cristo.

Tengo ante mí un diario de los de prestigio puesto que ya es centenario (ABC del 10 de mayo del 2016: páginas 58 y 59) y de él copio los siguientes sueltos y que se refieren a Andalucía (uno de los casi veinte nuevo “virreinatos” en que han dividido a una nación que se sigue denominado España)… lean y piensen después, si todo esto se traslada al resto de “Hispania”.
“El consorcio público paga con ayudas el porte de una yegua German al Rocío” – “Un alumno declara que lo pusieron a hacer moldes “para prensar cocaína” – “otra empresa se quedaba con los incentivos para formar y contratar a discapacitados” – “Una empresa paga cenas y catering a políticos con el dinero de los cursos” – “La policía denuncia “trato de favor” del Gobierno andaluz a la empresa Inturan que recibió casi diez millones de la Junta de Andalucía” – “Ayudas dirigidas a instruir a jóvenes con el objetivo de sacarlos del paro, acabaron costeando el reparto de cestas de Navidad, desayunos en cabalgatas de Reyes Magos y el traslado de una yegua desde Alemania al parque de Doñana y pagar para equipar persianas para las oficinas y despachos del citado centro” – “Entre 2007 y 2012 La Policía destaca los ingresos “escandalosos” que recibe el Servicio Andaluz de Empleo”… etc., etc., etc., (los etcéteras son míos, puesto que me da asco seguir copiando cosas así).

Y sobre este “muladar o pudridero”; los políticos aparecen en sus discursos (rodeados de sus afines, pues dudo que el pueblo los acompañe en nada) como si aquí no hubiese pasado nada y todo estuviese limpio; ya veremos lo que nos dejan las urnas en este ambiente, ya irrespirable en asuntos políticos y sociales, en esta deshecha nación que aún se denomina ESPAÑA.
*********
“El precio de desentenderse de la política es el de ser gobernado por los peores hombres”: (Platón). La política nos afecta a todos y por ello no debemos dejarla sólo en manos de los políticos.

Hobbes dejó escrito, que si una realidad no se encara puede tener perturbadoras consecuencias. "Las obligaciones del súbdito con el Estado duran lo que dura la capacidad de éste para protegerle. Ni un minuto más", sugería el filósofo inglés.

Casi todos podemos soportar la adversidad, pero si queréis probar el carácter de un hombre, dadle poder. (Abraham Lincoln)
“Está claro que la gente no entiende el sistema monetario y bancario, porque si lo entendiese creo que habría una revolución mañana por la mañana”. (Henry Ford lo dijo en 1922)
POLÍTICA Y JUSTICIA: "La ley es como una red que atrapa las moscas y deja pasar a los pájaros". La política se creó para "legalizar" la corrupción. (Anacarsis. siglo VII a.C.)

Antonio García Fuentes
(Escritor y filósofo)
www.jaen-ciudad.es (aquí mucho más) y http://blogs.periodistadigital.com/nomentiras.php


******************* Sección "bilingüe" ***********************

Barcelona, de Ada a Nada
Pablo Planas Libertad Digital  26 Mayo 2016

Barcelona está que arde, pero a la alcaldada Colau le importa una higa que los Mossos d'Esquadra hayan desalojado un local okupado. Es propiedad privada, replica la Super Ada que antaño se disfrazaba de abeja maya para denunciar la especulación y los desahucios. Los okupas y los antisistema flipan con el cambio de actitud de la primera edil. ¿Qué queda de Ada? Ella, que se encadenaba a un portal si hacía falta, que era la tocapelotas oficial del capital, que clamaba "¡sí se puede!" cuando lograba parar un desalojo. De Ada a Nada. Un año en la alcaldía de la segunda ciudad de España ha cambiado la perspectiva de Colau.

La alcaldesa no olvida sus orígenes pero los traiciona, razón por la que ofrece a los okupas un nuevo espacio de titularidad municipal, sólo para ellos, barra libre, lo que quieran y fiesta garantizada. Pero estos antisistema no quieren. Son de la facción auténtica. Estaban en la Travesera de Gracia 181, esquinazo con Madre de Dios de los Desamparados, en el cogollo comercial del distrito que más voto registró a favor de la candidatura de Colau. No quieren abandonar la avanzada. Y es que para mayor abundamiento, el local había pertenecido a la Caixa de Tarragona, luego a Catalunya Caixa, tras una absorción bancaria, y después y ahora a una inmobiliaria, que lo compró a precio de ganga cuando explotó la burbuja. Así pues, un símbolo, una vieja oficina bancaria en manos de una inmobiliaria. Pezón de monja radical y separata a menos de cinco minutos del Paseo de Gracia, la calle Serrano de la Ciudad Condal.

El convergente Xavier Trias, exalcalde de Barcelona, les pagaba el alquiler a los okupas. Como lo leen. Un pujolista de primera hora sosteniendo con el dinero del burgo la abolición de la propiedad privada. Cinco mil quinientos euros al mes desembolsaba el municipio en tiempos de CiU para que los antisistema vendieran ropa usada, los discursos completos de Otegi y dieran clases de euskera con gran éxito de un alumnado deseoso de quemar contenedores en vascuence y sorprender así a sus colegas del Goierri.

Colau, que es partidaria de no pagar y punto, no renovó el contrato de alquiler, de modo que el propietario recurrió a la justicia, la cual ordenó a los Mossos el retorno del establecimiento a su legítimo propietario. Una vez procedido al desalojo, grupos de "incontrolados" han decidido adelantar las hogueras de San Juan y celebrar el primer aniversario del mandato de Ada Colau con quemas incontroladas de coches, motos y contenedores próximos al "Banc Expropiat". También han arremetido contra los escaparates de los negocios de los alrededores. Guerrilla urbana y "kale borroka" contra el capital.

Nada nuevo, salvo que Xavier Trias apoya a los chicos de las algaradas y la gasolina. Se dedicaban a vender libros y dar clases, exclama el exalcalde. Por eso estaban subvencionados por los convergentes sin que el pueblo soberano, desahuciado, embargado o multado tuviera la más mínima idea de quién pagaba la juerga revolucionaria en lugar tan principal, cotizado y codiciado. Trias, al que le reaparecen los fantasmas de una cuenta suiza. Fiel a su trayectoria, el converjeta está siempre a favor de los secretos y de los bancos, sean suizos o expropiados. Cosas veredes...

La Generalitat usa el dinero de Montoro para fichar 500 empleados más para su Hacienda independentista
Antonio Maqueda ekdiario  26 Mayo 2016

El 'govern' catalán ha dispuesto en sus presupuestos la contratación de 500 funcionarios más para su administración tributaria. Sin embargo, aún se quedaría muy corta de lo que se necesitaría para constituir una hacienda propia según los números de la Generalitat.

El ‘procés’ no se detiene. O eso intentó demostrar la Generalitat el pasado martes anunciando el gasto de 48,5 millones de euros con el fin de fortalecer la agencia tributaria propia, un instrumento considerado esencial a la hora de construir un país independiente.

Y para ello, Oriol Junqueras ha previsto que la plantilla de la agencia tributaria catalana se multiplique por seis. Tal y como se refleja en los Presupuestos recién presentados, al cierre de 2016 el número de plazas alcanzará las 600 frente al centenar del que disponen en la actualidad. Y eso lo podrá hacer gracias a los dineros que les presta el Fondo de Liquidez Autonómico a un tipo de interés cero.

Sin embargo, esas 600 plazas se antojan harto insuficientes para poder organizar una agencia tributaria con plenos poderes. No en vano, el propio informe que encargó la Generalitat para poder elaborar una hacienda propia admitía que se precisaban unos 7.000 u 8.000 empleados. En estos momentos, la Agencia Tributaria de España cuenta con unos 3.000 funcionarios ubicados en Cataluña.

La Generalitat ya trató de captar personal de la Agencia Tributaria española residente en Cataluña. Incluso les ofrecieron salarios y condiciones mucho mejores. Pero el ridículo fue de unas dimensiones extraordinarias. Tan sólo lograron atraer a una escasa decena procedentes del Estado central.

Para colmo, el ideólogo de la construcción de la hacienda propia abandonó al poco el barco en medio de un gran revuelo. De poco le importó su salario cienmileurista. El director del Programa de definición del Modelo de Administración Tributaria de Cataluña, Joan Iglesias, regresó no hace mucho a su puesto en la Agencia Tributaria española. Otro fiasco más que se apuntaron los soberanistas.

En realidad, los 48,5 millones de euros comprometidos en los presupuestos dan para poco. El mismo informe de la Generalitat sostiene que se necesitarían unos 400 millones de euros. Y eso sería con un cálculo a la baja y consiguiendo una eficiencia recaudatoria de las más elevadas del mundo. Con una eficiencia media, cualquier país de unas características parecidas a las de Cataluña gastaría 600 o 700 millones de euros según los estándares de la OCDE. A modo de ejemplo, España desembolsa unos 1.200 millones de euros al año, y es una de las agencias más baratas de Europa por estar muy informatizada.

La partida destinada a la agencia tributaria catalana se eleva un 35%, lo cual en principio sólo permitirá que se desarrollen unas competencias que son propias de la Generalitat y que servirían de muy poco en el supuesto de la independencia.

Según explican diversas fuentes, Junqueras únicamente va a reclamar para sí la gestión de sus impuestos. Por un lado, la comprobación de las declaraciones de patrimonio. Y por otro, la recaudación ejecutiva de sus impuestos, a saber, sucesiones, donaciones patrimonio y poco más. Se trata de algo que ya hacen otras comunidades como Madrid y que en ningún caso tendría el músculo suficiente como para financiar el tránsito hacia la soberanía. “No se puede evitar que hagan uso de su autonomía”, responden los interlocutores del Gobierno.

La Generalitat incluso podría pedir a los ciudadanos o empresas que así lo deseen que tributen a través de la agencia tributaria catalana. Sin embargo, eso ya ha sido un fracaso. Muy pocos lo han hecho. En parte, porque el Ministerio de Hacienda ya ha advertido que si la agencia tributaria catalana no ingresa el dinero en las arcas del Estado central, entonces el contribuyente sería el responsable y el Fisco del Estado central cargaría contra el cliente y no contra la Agencia catalana. Y así, ¿quién se arriesgaría a eso?, máxime cuando los poderes para embargar en todo el territorio español se encuentran en manos de la Agencia Tributaria de España.

Asfixia financiera
La deuda de la Generalitat rozará los 80.000 millones de euros a fin de año
Necesita que le presten 8.375 millones de euros para mantenerse a flote y pide de nuevo ayuda al Estado del que reniega
Roberto Pérez. Madrid ABC  26 Mayo 2016

La deuda financiera de la Generalitat sigue creciendo al galope, tras haberla duplicado en apenas seis años. Sin haber aprobado aún sus presupuestos para el presente ejercicio, ya da por hecho que, como mínimo, la aumentará en otros 1.300 millones de euros más, lo que supondrá que a final de año el endeudamiento del Gobierno catalán se habrá elevado hasta rozar los 80.000 millones de euros. Y esto como mínimo, porque desde hace años las previsiones de sobrendeudamiento de la Generalitat se han ido superando con creces ejercicio tras ejercicio, muy por encima de lo previsto en cada uno de sus presupuestos anuales.

La asfixia es tal que el dinero que necesita recibir prestado este año la Generalitat equivale prácticamente a todo el presupuesto de la Sanidad pública catalana. Dicho de otra forma, que si no fuera por ese gran volumen de dinero que pide prestado, no tendría dinero para abrir sus hospitales y centros de salud. Algo que, sin embargo, no le ha impedido presentar unas cuentas para este año que dobla el gasto previsto para su departamento de «relaciones exteriores», o seguir incidiendo en su deriva independentista tratando de armar su pretendida Hacienda secesionista.

Según las cuentas que ha presentado el Ejecutivo de Puigdemont para este 2016, la Generalitat necesita recibir prestados este año 8.375,5 millones de euros para cuadrar sus cuentas, para mantener a flote su sector público. Las partidas dedicadas a Sanidad ascienden a 8.745 millones de euros.

Ahogada por las deudas, la Generalitat lleva años subsistiendo gracias al dinero que le presta el Gobierno central. Incapaz de acudir con solvencia a los mercados ordinarios de deuda, sus finanzas han pasado a ser avaladas por el Estado de forma creciente.

A costa del Estado
Entre los años 2012 y 2014, el Estado le inyectó a la Genralitat algo más de 32.000 millones de euros en ventajosos préstamos, fundamentalmente por la vía del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) y el fondo para pago a proveedores. El año pasado el Estado suscribió casi 11.000 millones de euros más de deuda pública catalana, y este año Puigdemont aspira a que le inyecte al menos otros 7.500 millones por la misma vía.

Si Puigdemont ve cumplido este plan, supondrá que al terminar el año el Estado tendrá en sus manos unos 51.000 millones de euros de deuda de la Generalitat, sobre un total de unos 80.000 millones de euros de endeudamiento del sector público catalán.

El pasado 1 de enero la Generalitat ya sumaba 74.600 millones de euros de endeudamiento. De ellos, 72.274 correspondían a deuda de la Administración catalana propiamente dicha, y 2.394 millones a la deuda financiera de sus empresas públicas.

El 22% del presupuesto, para la deuda
Su abultada deuda le costará este año a la Generalitat 8.182 millones de euros: 1.140 millones por intereses y el resto, 7.042 millones, por los vencimientos de deuda a los que tiene que hacer frente, el dinero que un día le prestaron y que ahora le toca devolver a quienes se lo dejaron.

El 22% del presupuesto total de la Generalitat para el presente año se irá para pagar deuda, tanto vencimientos como intereses. Y eso que éstos, gracias a las ventajosas inyecciones financieras del Estado, se han aliviado respecto a años anteriores.

Sólo C’s apoya la propuesta del PP
El PSC rechaza que los funcionarios hablen en castellano
El Parlament tumba, con los votos de los socialistas, de JxSI, CSQP y la CUP, una iniciativa del PPC que instaba al Govern a ejecutar una sentencia judicial contraria al uso único del catalán.
R. Moreno  www.gaceta.es  26 Mayo 2016

El PSC, junto a JxSI, CSQP y la CUP, ha tumbado este miércoles una propuesta de resolución del PPC que pedía acatar y cumplir la sentencia firme del TSJC de 9 de diciembre de 2015 que reconoce el derecho de los catalanes a expresarse en cualquiera de los idiomas oficiales. La iniciativa sólo ha sido apoyada por Ciudadanos.

Cabe recordar que también gracias al PSC -que acaba de entrar en el Gobierno de la podemita Ada Colau-, Gerona retirará la medalla de la ciudad al Rey, y vetaron la presencia de la Legión en la Semana Santa en Barcelona. Se da la circunstancia, además, de que la alcaldesa de Santa Coloma de Gramenet (Barcelona), la socialista Núria Parlon, está a favor de romper la soberanía nacional y de que el PSOE ha votado contra la unidad de España en Baleares, donde un ‘pancatalanista radical’ gobierna Palma gracias a su apoyo.

Esta iniciativa del PP, que ha sido debativa este miércoles en la Comisión de Cultura, pedía la derogación de los artículos anulados del ‘Protocol d’usos lingüístics per al sector sanitari públic a Catalunya’ y del ‘Protocol d’usos lingüístics per a la Generalitat de Catalunya i el sector públic que en depèn’.

Asimismo, instaba al Govern a asegurar la disponibilidad lingüística en la lengua oficial en la que el ciudadano se dirija a la Administración, "sin necesidad de una petición expresa, que sería discriminatoria". Esto se concretaría garantizando la disponibilidad de impresos e información escrita en las dos lenguas oficiales en todas las oficinas, entidades y servicios públicos catalanes y con el personal cualificado para atender a los ciudadanos en la lengua oficial de su elección, "sin realizar imposiciones lingüísticas a ningún empleado público o funcionario".

La diputada del PPC, Maria José García Cuevas, ha lamentado que el Parlament rechace “algo que debería ocurrir en un país normal” como es “garantizar la libertad lingüística del personal adscrito a la administración pública”.

“Es imprescindible garantizar a los ciudadanos de Cataluña la posibilidad de relacionarse con la Administración catalana oralmente o por escrito en la lengua oficial de su elección con normalidad, admitiendo cualquier lengua oficial y respondiendo en la misma desde el inicio”, ha subrayado Cuevas, que ha lamentado que “siendo algo de sentido común no tenga el apoyo del resto de partidos”.

La diputada ha indicado también que “es evidente que en un Estado de Derecho las sentencias firmes de los tribunales se deben cumplir con diligencia, especialmente por los responsables públicos, que deben acatarlas y aplicarlas, más allá de sus opiniones o proyectos personales”. “Esta es la base de la convivencia libre y democrática, que no puede basarse sino en el respeto a la legalidad”, ha sentenciado García Cuevas.

Estrellados: las consecuencias públicas de un lavado de cerebro orquestado
El Aguijón esdiario  26 Mayo 2016

Los soberanistas catalanes tienen que agradecer a Vicens Albert Ballester el invento de la bandera estelada. Ballester, un tipo cuyo éxito más importante fue firmar sus artículos periodísticos como “Vicime” (Viva la Independencia de Cataluña y Muera España), plagió la bandera cubana durante su estancia en La Habana.

Aquellos “mártires” que durante décadas criticaron la estrecha relación entre el régimen franquista y el Real Madrid, utilizan hoy los clubes deportivos catalanes como escaparates independentistas. Para los dirigentes, el deporte rey se ha convertido en un ejercicio obligatorio de cinismo y nacionalismo, a partes iguales.

En el F.C Barcelona, referente futbolístico mundial, Joan Laporta, antes de su estrepitoso fracaso en la política activa, utilizó la imagen del club que presidía para promover la agresiva campaña antiespañolista que los dirigentes independentistas pagaban con los impuestos de todos los catalanes.

Su sucesor, Rossell, vendió su candidatura como medio necesario para una despolitización del Barça. Apenas unos meses después, copiaba las miserias que habían caracterizado la presidencia de un Laporta investigado por varias irregularidades en su gestión.

Con Bartomeu, actual presidente del F.C. Barcelona, el club, como institución privada, firma el vergonzoso pacto por la independencia junto a otros equipos de la región. Los últimos presidentes del club blaugrana dan muestras de ombliguismo cateto y obvian que la marca Barça, con millones de seguidores fuera de la Comunidad Autónoma, está por encima de un nacionalismo que apesta a rancio en pleno Siglo XXI.

El ejemplo más ruin de politización futbolística lo escenificó un equipo benjamín del Barcelona, que en una competición internacional, se negó a saltar al campo representado por el himno español. Los niños, de apenas nueve años, sufrieron las consecuencias públicas de un lavado de cerebro perfectamente orquestado.

Pep Guardiola, referente del nacionalismo catalán, defendió la camiseta de la Selección Española en 47 ocasiones. En la actualidad, de manera hipócrita, enarbola la bandera estrellada mientras se traga en Alemania una emotiva despedida al grito de “Que viva España”. Para Guardiola, filósofo nacionalista, la “pela siempre es la pela”.

Luis Enrique, nacido en Gijón y actual entrenador del club, se extralimita en sus declaraciones y felicita a los aficionados por una decisión partidista de un juez que permite, en contra del informe de la Fiscalía, entrar la estelada en la final de la Copa de Su Majestad el Rey de España, disputada en el Estadio Vicente Calderón de Madrid. Cobrar una nómina del Barça conlleva acatar las imposiciones de los superiores.

En un comunicado especial, el F.C. Barcelona se congratula por la citada autorización judicial y deja a un lado la seguridad de los miles de abonados y aficionados que acompañaron al equipo.

Mientras tanto, en el Camp Nou, la directiva, tan preocupada por los estandartes, prohíbe a los aficionados visitantes portar banderas representativas de sus colores a la entrada en el Estadio. El concepto de libertad de expresión es muy voluble.

El problema no lo tiene el que grita enloquecido como un mono de feria, sino el que se convierte en cómplice con su silencio

El santuario blaugrana simboliza a la perfección la miseria moral del independentismo catalán, aplaude y jalea en el minuto 17:14 con más ardor que en el minuto 14, que sirve como homenaje al mito holandés Johan Cryff, quien supuso un punto de inflexión en la historia del fútbol moderno.

Conviene recordar que el problema no lo tiene el que grita enloquecido como un mono de feria, sino aquel que se convierte en cómplice con su cobarde silencio.

Tarde o temprano, el movimiento independentista pide explicaciones a los ídolos que después defienden los colores de la rojigualda, Iniesta, hoy héroe culé, se convertirá en villano traidor, al tiempo.

Usar los sentimientos del aficionado que paga su abono para conseguir objetivos políticos es un acto de vileza. Por mucho que se empeñen, el Barça es un club universal que mueve sentimientos por todo el planeta.

El deporte profesional, símbolo internacional de vanguardia y evolución, no encuentra aliados en unos dirigentes deportivos que usan al F.C. Barcelona como estandarte soberanista. Los sujetos que instrumentalizan unos colores para politizar el fútbol, andan como su bandera, estrellados.

 


Recortes de Prensa   Página Inicial