AGLI Recortes de Prensa   Martes 31  Mayo  2016

Échale la culpa al neoliberalismo, que algo queda
Javier Benegas www.vozpopuli.com  31 Mayo 2016

Según dicen, la crisis actual es producto del neoliberalismo. Un desastre que se inició con el thatcherismo, allá por los años 80 del pasado siglo XX. Hasta entonces, la era dorada del colectivismo, que alcanzó su apoteosis en la década de los 70, había avanzado pari passu a un periodo de paz y prosperidad como nunca antes había conocido Occidente. En la creencia de que las materias primas eran inagotables, que la energía sería barata indefinidamente y que la economía seguiría creciendo imparable, los políticos se vieron libres de ataduras y dedicaron sus esfuerzos a combatir denodadamente los abusos del capitalismo. Puesto que los perros se ataban con longanizas, era el momento de defender al ser humano de sí mismo, de su avaricia y capacidad de destrucción. Para lograr tan loable propósito, había que primar los derechos colectivos sobre los individuales. Y a ello se pusieron con entusiasmo.

Por un tiempo pareció que la iniciativa reguladora no comprometía la prosperidad. Aunque la economía mostró una suave desaceleración con el paso de los años, no parecía alarmante. Los países occidentales siguieron creciendo a buen ritmo, y las élites se sintieron confiadas. Según aprobaban un nuevo paquete regulador, ya tenían en la cartera nuevas recetas legislativas. Así, mientras unos seguían dedicados a crear riqueza, otros se aplicaron con denuedo a fiscalizar ese proceso.

Quedaba tanto por hacer, tanto por someter al control político que los esfuerzos se redoblaron. En menos de una década se multiplicaron por 100 el número de leyes y normas (en algunos países, por 1.000). Y la regulación progresó a un ritmo vertiginoso. No sólo se controlaron los grandes negocios, sino que se fue descendiendo por la cadena alimenticia hasta alcanzar al común de los mortales, hasta controlar al más diminuto empresario o comerciante. Pronto, abrir una tienda o negocio dejó de ser un mero trámite. La seguridad, la salud y el respeto al medioambiente se tradujeron en infinidad obligaciones. Fue sólo el comienzo. En pocos años, los obstáculos administrativos se multiplicaron hasta el punto que abrir una simple zapatería se convirtió en una odisea administrativa. Y si se trataba de un taller o una fábrica, los requisitos eran ya de pesadilla. Sin embargo, muy pocos advirtieron del peligro; la corriente “civilizadora” de los 70 era tan poderosa que poner objeciones a la regulación estaba pésimamente visto. Además, era la época de la abundancia. Y los crecientes costes de transacción podían repercutirse en el precio; el público tenía acceso al crédito y la estabilidad laboral había dejado de asociarse con la bonanza económica para convertirse en un derecho que nadie pensaba que pudiera irse al traste.

En comparación con lo logrado por la socialdemocracia occidental de entonces, el mediocre milagro económico de la República Democrática del Este, del que presumía Erich Honecker, era una filfa. Los comunistas y socialistas de Occidente habían descubierto que no era necesario llegar a los excesos del otro lado del Muro, que no hacían falta revoluciones ni luchas de clase. El socialismo no sólo podía convivir con el Capitalismo sino que debía tolerarlo para poder parasitarlo. Así, al mismo tiempo que se mantenía la ilusión de la libertad individual, se socavaba subrepticiamente en beneficio de derechos colectivos. Se redistribuyó gradualmente la riqueza sin que quienes la creaban, absortos como estaban en sus quehaceres, se percataran de lo que estaba sucediendo. Hasta que un día muchos países amanecieron con tipos máximos que superaban con holgura el 70%. Pero los políticos ni pestañearon. Estaban convencidos de que las personas ambiciosas, inconformistas, eran como mulas con anteojeras capaces de escalar cualquier montaña con cualquier carga.

Al final, las magnitudes se invirtieron. Los derechos colectivos se impusieron sobre los individuales, la creación de riqueza quedó comprometida y la economía empezó a mostrar alarmantes signos de agotamiento. La inflación se disparó, el dólar fue devaluado, estalló la crisis del petróleo y el artificio se vino abajo. Súbitamente, Occidente había colapsado generando millones de perdedores.

Cuando hoy se hace revisionismo y se señala al neoliberalismo como germen de la crisis actual, se olvida que en realidad ésta es la continuación de la que se inició en los años 70 del pasado siglo, agravada por los avances tecnológicos y la globalización que han puesto a los países occidentales frente al espejo de sus ineficiencias. Si algo hay que achacar al invento del neoliberalismo es que, como el resto, ignoró el problema de unas instituciones en franca decadencia que eran fiel reflejo de la cultura imperante de las últimas décadas. De ahí que incluso en los momentos más “liberalizadores”, los legisladores siguieran vomitando leyes. Y fue imposible retrotraer la burocracia a niveles anteriores.

Lo cierto es que los costes de transacción no se han reducido; ni ahora ni entonces. Muy al contrario, han seguido aumentando. Y mientras hay quienes tienen cada vez más incentivos para patentar causas sociales, otros lo tiene cada día más complicado para patentar medicamentos. O mientras la toma por asalto de una propiedad privada es vista con simpatía, los legítimos derechos de los propietarios nos resultan antipáticos. ¿Quién con dos dedos de frente va a invertir sus ahorros en una sociedad cada vez más amenazada por la inseguridad jurídica? ¿Cómo va a funcionar el ascensor social, salvo que sea hacia abajo, si la selva legislativa, que es el ecosistema predilecto de los delincuentes de cuello blanco, no deja de crecer en todas direcciones?

Resolver la ecuación institucional no es tarea sencilla, desde luego. Pero ahí es donde están las claves para la resolución de la crisis. No en la vuelta al pasado. Si la búsqueda de certidumbre nos devuelve al colectivismo de los 70, será una catástrofe. El socialismo moderado fue un fracaso sin paliativos, entre otras razones, porque, dicho coloquialmente, un socialdemócrata no es más que un comunista con una paciencia extraordinaria. Por lo demás, no hay demasiadas diferencias. Después de todo, creen que el fin justifica los medios, que la democracia es una cuestión de mayorías o, lo que viene a ser muy parecido, un medio para que triunfe el bien mayor al que, por supuesto, se encargan de poner nombres y apellidos. Pero la democracia no es un medio para un fin sino un conjunto de principios, de líneas rojas. Una serie de salvaguardias cuya función es proteger a la persona, tanto de las mayorías como de las minorías organizadas. La igualdad ante la ley y la propiedad privada son derechos inalienables que no pueden supeditarse a las circunstancias, a las emergencias o al criterio del momento. Si desaparecen, desaparecen con ellas la responsabilidad individual. Porque si el individuo no tiene derecho al beneficio que se deriva de sus elecciones particulares, ¿por qué, sin embargo, habría de cargar con los costes de sus equivocaciones?

Como explicaban Thomas y North, el entorno humano es dinámico, cambiante, y genera incertidumbre. Las humanos, como es lógico, intentamos reducir esa incertidumbre mediante decisiones. Pero no siempre estas decisiones obran los efectos esperados, porque están sujetas a las creencias, a la mentalidad, a la cultura y a las percepciones. Al final, son las creencias las que acaban determinando la estructura de nuestras instituciones y, por lo tanto, nuestra capacidad de adaptación a los cambios. Así pues, si no cambiamos de mentalidad es lógico que tropecemos con la misma piedra. Echarle la culpa Thatcher, sinceramente, suena a chifla.

El paseíllo de Chaves y Griñán, la puntilla para la comisión de investigación
Pedro de Tena Libertad Digital  31 Mayo 2016

Faltó poco para que el paseíllo inicial se convirtiera en una salida a hombros por la puerta grande para los más que diestros Manuel Chaves y José Antonio Griñán, a la espera de que este martes haga lo propio la debutante, Susana Díaz.

Se estaba hablando del destino de 3.100 millones de euros, cuando menos. De ocho informes de interventores denunciando irregularidades y descontrol. De una operación política que consintió que empresarios y sindicatos se financiaran con la formación. De una operación policial extensa e intensa, de centenares de detenidos. De una desvergüenza sindical sin precedentes por desviaciones de subvenciones a la formación a gastos de funcionamiento. De un procedimiento judicial en marcha con imputados a go gó. En fin, se estaba hablando de uno de los mayores escándalos de la democracia.

Pero, claro, este lunes se estaba en período preelectoral, en precampaña pura y dura, vamos, y eso imprime carácter. Salvo por algunas dudas moderadas de IU y el martillo pilón de la diputada popular Teresa Ruiz Sillero, amortiguado por la infame gestión del PP andaluz, aquello mutó de paseíllo infernal a paseo triunfal.

Por una parte, Ciudadanos, que puso a un ex socialista al frente de la Comisión, no está interesado en que el PSOE de Susana Díaz salga muy perjudicado. Ya se sabe. Albert Rivera no ataca a Pedro Sánchez y mucho menos ordena que se ataque al PSOE andaluz con el que contubernia el sostenimiento de un régimen corrupto mientras habla de transparencia y pacto anticorrupción sólo para el resto de España y el PP. Pero, además, la impericia, bobería o sumisión de sus diputados, a pesar de que de este caso tienen la mejor información gracias a asesores más que cualificados, quedó de manifiesto.

Izquierda Unida, ahora ligada por su destino fatal a Podemos, no puede salirse del guión de intentar llegar a un acuerdo futuro con un PSOE sorpassado. Su representante se limitaba a decir que no se explicaba qué hacían los empresarios en el sistema de la formación andaluza. Lo de los sindicatos sí tiene explicación, claro, así como sus razzias contra las subvenciones públicas.

Sorprendente fue tanto el tono como la atonía de Podemos. Un guante no ha sido nunca menos suave que el podemita encorbatado que preguntaba con inclinación reverencial a unos ex presidentes que se crecían por momentos. Ya la Junta no había obstaculizado nada, ni perpetrado retrasos en la entrega de documentos, ni puteado a la Comisión de Investigación. O sea, que, a la espera del 26 de junio para comerse vivo al socialismo de Suresnes, no cabe cabrear a la Bestia. ¿Y el ex consejero Ojeda? ¿Y los racimos de afines al PSOE favorecidos? Fantasmas de antes de la precampaña electoral.

El PP andaluz anda turulato porque está como un pollo sin cabeza. Independientemente de que el gobierno haya llevado razón, incluso razón parlamentaria andaluza, en la incomparecencia de la ministra en funciones, Fátima Báñez, lo cierto es que Juanma Moreno anunció unas declaraciones explosivas de la misma en el seno de la Comisión que luego se comió con patatas. Y por sí o por otros, sirvió en bandeja al PSOE la navaja barriobajera de "mis ex valientes presidentes comparecen y tu cobarde ministra no". Es comprensible la desesperación de algunos de sus diputados que trabajan como mulos para que todo quede luego en agua de borrajas.

Y luego, claro está, estuvo la habilidad y astucia dinosáuricas de un Manuel Chaves, la gran figura de este lunes, que parece otra cosa por su modo de expresarse, pero que es correoso, malévolo y sajante cuando se le deja. Eso sí, le salva su humildad, en el sentido que, conocedor de sus limitaciones, se deja asesorar. Y cortó orejas. Unas pocas. De lo penal, no podía ni quería hablar. De lo de después de 2009, fecha de su marcha, tampoco. Que le preguntaran a Griñán y a Susana Díaz. Y de lo suyo, de 2000 a 2009, sólo menudencias, nada de tramas y nada de fraudes masivos. O sea, cuatro o cuarenta golfos, tal vez pero él ni estaba por allí ni se le esperaba.

Luego Griñán, en lo suyo, aupado a su soberbia, aunque más recatado dadas sus experiencias anteriores con declaraciones altivas. Aquí no habido nada, como no lo hubo en los ERE. Claro que, en este caso, gozaba de ovaciones porque comparado con quiénes debían embestirlo, parecía un Nobel en Derecho Administrativo con capote de paseo más que de paseíllo.

Tanto es así que, inquietado por mi pesadilla, tuve que recurrir a los informes de los 8 interventores provinciales andaluces, que publicó en exclusiva Libertad Digital, para convencerme de que el caso del fraude de la formación en los cursos para parados y trabajadores en Andalucía (y posiblemente en más partes de España), es un caso real que está en los Tribunales gracias a la labor pericial de la Policía y de la Seguridad Social.

¿Qué queda ahora? Pues la comparecencia de Susana Díaz en precampaña electoral, que vista la estrategia de sus compañeros, teniendo en cuenta que ella misma suspendió los cursos por sospechar que no todo estaba bien y la espantá providencial de la Ministra, será pura y dura campaña electoral. ¿Y después? El fin de una Comisión Parlamentaria de Investigación, a la que entre todos han matado aunque ella misma ha sabido apuntillarse. Quedará, menos mal, la Justicia.

Sánchez «podemiza» su programa y pone en grave riesgo al psoe
Editorial La Razon  31 Mayo 2016

A medida que se acerca la cita electoral, se hace cada vez más evidente que el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, no confía en otra opción para llegar a La Moncloa que un acuerdo con Podemos. Al menos, es lo que se desprende del contenido de su publicitado «compromiso para un Sí al gobierno del Cambio», que significa, pura y simplemente, apostatar del acuerdo de investidura que firmó con el partido de Albert Rivera en la fallida legislatura.

Así, la nueva «hoja de ruta» deviene en una confluencia con las posiciones políticas de Pablo Iglesias y, desde luego, significa la radicalización de un partido que se define como socialdemócrata. Otra cuestión es si ese cambio de postura servirá para recuperar los apoyos electorales perdidos por su izquierda o, por el contrario, alejará a los votantes socialistas más moderados. La experiencia dicta que, a igualdad de programas, los electores prefieren la autenticidad a los sucedáneos.

Con el problema añadido de que es cada vez más difícil sustraerse a la sensación de que el Partido Socialista ha caído en la esquizofrenia, con unos dirigentes que dedican toda su artillería gruesa contra el supuesto populismo de Podemos y sus aliados comunistas mientras se multiplican los guiños de complicidad hacia Pablo Iglesias. En efecto, sólo así pueden interpretarse las declaraciones apaciguadoras como la del ex ministro José Borrell –que reconoce paladinamente que Pedro Sánchez está dispuesto a llegar a un acuerdo de gobierno con Podemos y que defiende que entre los seguidores de Pablo Iglesias debe haber gente con capacidad y mérito suficientes para sentarse a la mesa del Consejo de Ministros– o la participación del líder del PSC, Miquel Iceta, en una manifestación convocada por el nacionalismo catalán contra el Tribunal Constitucional, como si la última «línea roja» impuesta por el Comité Federal del PSOE, el rechazo a la celebración de referendos independentistas, pudiera sortearse con alguna fórmula imaginativa.

Por lo pronto, del «compromiso» hecho público ayer se desprende la entrega con armas y bagajes a las exigencias que había formulado Podemos en materia fiscal y de políticas sociales. El candidato socialista se compromete a derogar de inmediato la reforma laboral, sin las prevenciones que constaban en su acuerdo con Albert Rivera, y a aprobar una reforma fiscal que supondrá incrementar los impuestos a la creación de riqueza, amén de crear un tributo extra para sufragar las pensiones, que se hará recaer sobre las rentas más altas. Exactamente, la misma política que sólo consigue debilitar el mercado de trabajo y, en consecuencia, la reducción de los ingresos fiscales.

Sánchez «podemiza» su programa social con la promesa de una legislación antidesahucios que pone en riesgo el mercado hipotecario y que se contradice con la legislación que aprobó el último Gobierno socialista, además de hacer propias las propuestas de Podemos de incrementa sustancialmente el salario mínimo y aprobar una ley de pobreza energética con cargo a los Presupuestos, en lugar de operar sobre la racionalización de la generación eléctrica. Es un cambio hacia la radicalidad que, entre otras cuestiones, dejará fuera de juego a Ciudadanos en unas futuras negociaciones pero que, fundamentalmente, supone caer en los mismos errores populistas que acaban por no generar más que paro y déficit. Con el riesgo añadido de legitimar al gran rival de los socialistas en la lucha por la hegemonía de la izquierda española.

Sánchez pone en riesgo la supervivencia del PSOE
EDITORIAL Libertad Digital 31 Mayo 2016

La presencia de Miquel Iceta en la manifestación convocada por los grupos separatistas contra el Tribunal Constitucional representa, en una sola imagen, la rendición del PSC al nacionalismo catalán y sus aliados antisistema. Las organizaciones convocantes protestaban contra una decisión del Alto Tribunal en virtud de la cual deja en suspenso dos leyes autonómicas de fuerte contenido intervencionista que, además, podrían invadir competencias estatales.

Se trata de un procedimiento habitual que suele producirse en no pocas ocasiones cuando se pide al TC que se pronuncie sobre la delimitación competencial en un ámbito concreto. Todas las comunidades autónomas han vivido, en mayor o menor medida, episodios de este tipo, que entran dentro de la normalidad administrativa y el funcionario ordinario del Estado. Sin embargo, lo que en el resto de España es aceptado con lealtad, en el caso del nacionalismo catalán se convierte en un nuevo episodio de vergonzoso victimismo.

Ahora bien, mientras que la histeria política es lo habitual en el separatismo y el radicalismo antisistema, el alineamiento de la franquicia catalana del PSOE con semejantes compañeros de viaje es un argumento contundente contra la pretensión socialista de que es un partido de fiar. Pedro Sánchez y, con él, la plana mayor de su Ejecutiva no sólo no han censurado la presencia de Iceta en la malhadada manifestación, sino que lo han apoyado sin fisuras. Sánchez incluso ha llegado a decir que él haría lo mismo en caso de vivir una situación similar, lo que pone deja a las claras la manera en la que el todavía líder socialista entiende la unidad de España y el respeto al orden constitucional.

La actitud de Pedro Sánchez desbarata por completo las posiciones sensatas y antipodemitas que mantienen socialistas de relieve como Margarita Robles o Josep Borrell.

Para convertirse en una alternativa creíble al radicalismo bolivariano y sus alianzas antinacionales, el PSOE necesita contar con un líder que demuestre con hechos el compromiso del partido con la Constitución, la unidad de España y la igualdad de todos sus ciudadanos. Con Pedro Sánchez no sólo está en cuestión este elemento fundamental; su aplauso a la humillación ancilar del PSC demuestra que, con tal de prolongar su mandato al frente del PSOE, está dispuesto a sacrificarlo todo. Incluso su propio partido.

Ayuntamientos paralíticos
Antonio Pérez Henares  Periodista Digital  31 Mayo 2016

Para la consigna no tienen rival. Lo mismo para destruir que para embaucar. La ley de Seguridad Ciudadana no ha amordazado a nadie ni conculcado derecho fundamental alguno pero con Ley Mordaza se ha quedado. A los ayuntamientos Podemitas les pasa algo parecido pero en contrario. Les han bautizado como del Cambio y ello parece conllevar dinamismo, acción, movimiento y avance. En realidad lo que han estado en estos primero doce meses es paralíticos. Y aún peor, paralizantes y destructivos con cualquier posibilidad de progreso, de futuro y de trabajo. Han dejado a las ciudades sin proyectos. En Madrid, en Valencia, en Zaragoza y para que voy a contarles de Cadiz o ahora de Barcelona a quienes los okupas, así llamada una turba dedicada a la destrucción y que en muchas ocasiones por la noche duerme en el chalet de mama en Pedralbes, incendian cada noche y su alcaldesa exige a la policía que se dejen pegar no vayan a enfadarse los rompelunas con ella.

Ha pasado un año desde que llegaron al poder. Con exiguas minorías en la mayorías de los casos pero aupados a los sillones municipales por el PSOE, Madrid, Zaragoza, Valencia y por los separatistas como segunda muleta allí donde hizo falta, Barcelona y Galicia. Se han dedicado, mayormente, y como parte esencial de su tarea a la ideología, la propaganda y la ocurrencia. Quitar placas de calles, bustos de reyes, prohibir ocas en la cabalgata de Reyes y toda una ristra de actos de parecido pelaje. Eso es lo que se ha visto y comentado.

Ocurrencias y propaganda.
Pero no ha sido ello lo más malo. Lo peor ha sido lo que con sordina se han llevado por delante. Lo que nos comienza ya a afectar y lo que va a suponer un parón y un retroceso en esas ciudades que comenzaremos a percibir crecientemente es la parálisis de todos los proyectos a los que su sectarismo ideológico, su antojera sectaria está arrumbando y arruinando. Las inversiones huyen-la burda mentira de Iglesias es un insulto a la inteligencia- y los puestos de trabajo que iban a dar lugar se esfuman. Y ellos tan contentos. Han logrado ahuyentar a los malvados capitalistas, a los pérfidos empresarios. Han “conseguido” que por primera vez el paro en la ciudad de Madrid sea mayor que en el conjunto de la Comunidad. Han dinamitado la operación Chamartín y pretenden imponer un delirio ajardinado sobre las vías que, eso si, no hay, ellos no por supuesto, quien pague ni modo ni manera de poner en marcha que En Barcelona y en Valencia le han declarado la guerra al turismo y a la apertura de hoteles y complejos de ocio. A cambio les ofrecerán “La Ruta del Okupa” con quema de contenedores y destrozo de comercios como “Deportes de Aventura”. En Zaragoza su alcalde Santiesteve, cuya mayor hazaña fue borrar ilegalmente el nombre de don Felipe de la fachada del pabellón de baloncesto, es alguien y según el propio presidente la Comunidad autónoma, el socialista Lamban que “No tiene capacidad intelectual para gobernar y solo toma medidas estúpidas”. Y dice que entrar en el Gobierno de la ciudad con sería ir “al matadero político más insufrible”.

Pero el señor Lamban resulta que gobierna en su comunidad merced a sus votos, porque el mismo sacó un resultado raquítico, lo mismo que Puig en Valencia y tantos otros. Porque, en su bipolardidad cada vez más rampante, el PSOE dice una cosa y hace la contraria, y eso, además, variable y dependiendo del lugar y del momento. Ahora los de Podemos, que era los cortejados ayer, son hoy los malos, pero resulta que en Barcelona se mendiga entrar en el Ayuntamiento y lo mismo sucede en Madrid y en el primer caso aún se va más allá y se marcha con ellos y los separatistas en manifestación contra la Constitución Española. Eso hizo el domingo Iceta.

Los de Podemos pueden volver a ser colegas mañana y de estos improperios pasarse de nuevo a las zalemas y los requiebros. Porque todo eso del “cambio” y otras rimbombante palabras biensonantes y hueras solo son poder, poder y poder. Y si se puede con Podemos pues con Podemos se puede y se pilla. Eso y nada más que eso son los hechos, los que han hecho y van a seguir haciendo. Si pueden.

Chaves y Griñán o el arte de culpar a otros
Editorial La Razon  31 Mayo 2016

Los dos últimos ex presidentes de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves y José Antonio Griñán, rechazaron ayer cualquier responsabilidad propia ante la comisión del Parlamento andaluz que investiga el fraude de los cursos de formación. En todo caso, y ante el alud de irregularidades comprobadas, aceptaron que pudieron cometerse errores «administrativos» o «pequeños fraudes», pero que caían en la competencia de los consejeros de Empleo y no en la Presidencia. Hablamos de las sombras que se ciernen sobre el uso de más de tres mil millones de euros destinados a la formación de desempleados en la región con más paro de España. Hablamos de casos sonrojantes, como el de un ex consejero que, al mismo tiempo, se hizo con todos los fondos destinados al reciclaje profesional de los despedidos de Delphi. Hablamos, en definitiva, de una de las cabezas de la Hidra que conformó la política clientelar del PSOE y de una Comisión que la Junta ha tratado de esterilizar bajo toneladas de papel. Pero, poco a poco, la verdad se va abriendo camino. El Gobierno andaluz, por lo pronto, reconoce la malversación de 80 millones de euros. Pero, a la espera de lo que la lenta Justicia dictamine, los ex presidentes se limitaron a transferir las responsabilidades a sus subordinados.

El 'Brexit' sería un gran dislate político y un pésimo negocio
EDITORIAL El Mundo  31 Mayo 2016

Apenas faltan 24 días para que se celebre en el Reino Unido el referéndum sobre su permanencia o salida de la Unión Europea y la incertidumbre es máxima. Las encuestas no aciertan a predecir el resultado por lo profundamente dividida que está la población británica sobre esta cuestión. Así, mientras algunos sondeos auguran una victoria raspada de los partidarios de permanecer en el club comunitario, otros dan una ventaja de tres puntos a quienes prefieren el divorcio de Bruselas (un 41% frente al 38%). La movilización será, pues, determinante, en especial de colectivos como el de los jóvenes, que mayoritariamente se identifican con la UE, pero que se caracterizan por acudir a las urnas mucho menos que los ciudadanos de más edad, entre los que sí predomina el sentimiento euroescéptico. En este escenario es fundamental una campaña de datos y argumentos, más allá de las apelaciones a los sentimientos -siempre volubles- que han caracterizado hasta ahora las intervenciones de los dirigentes políticos del Reino Unido, favorables o no al 'Brexit'.

La European Round Table of Industrialists -que representa a más de 50 empresas punteras de la UE, que dan trabajo a casi siete millones de personas- se suma hoy a este debate público animando a los británicos a mantenerse unidos a los Veintiocho. Con una carta abierta, los ejecutivos de compañías como Volvo, Nestlé, Vodafone o Ericsson y las españolas Telefónica, Iberdrola e Inditex, por citar sólo algunas, reivindican la importancia de Europa. Y pese a incidir en la necesidad de seguir acometiendo reformas en las instituciones de la UE, subrayan el innegable beneficio en las esferas económica, social o de seguridad, que la UE ha supuesto desde su creación y sigue suponiendo para más de 500 millones de ciudadanos.

En la carta se puede leer que "una Europa sin el Reino Unido sería más débil, como también lo sería Gran Bretaña fuera de ella". No es una frase hecha o voluntarista. La realidad es que el 'Brexit' tendría consecuencias muy negativas para todos, empezando por los propios británicos. Los estudios señalan que, en lo económico, el abandono de la UE le costaría a Londres hasta un 3% de su PIB y a la Unión, al menos otro 2,2%. La OCDE ha cualificado, en este sentido, que el 'Brexit' supondría a cada familia británica 3.000 euros al año durante un largo periodo difícil de determinar.

Pero en lo político las consecuencias no serían menores. Para la UE una ruptura sería muy negativa porque supondría un daño irreparable a lo que hasta ahora se consideraba como un proceso irreversible de integración política del Viejo Continente. El divorcio de Londres daría alas a las corrientes euroescépticas de otros muchos países y podría tener un peligroso 'efecto dominó', auténtica pesadilla hoy por hoy en todas las cancillerías. En cuanto al Reino Unido, en solitario sufriría una enorme merma de su peso real en el concierto internacional. En un mundo cada vez más globalizado, en el que los principales asuntos en materias económicas y de seguridad se deciden en foros multilaterales, Londres dejaría de ser un actor principal, como insinuó el presidente de EEUU, Barack Obama, en su reciente visita a la capital británica. Hace mucho tiempo que el Reino Unido dejó de ser un imperio, por más que muchos euroescépticos mantengan cierta ensoñación con un pasado de grandeza superado por el devenir histórico. Hoy ni siquiera el estatus de socio preferente de Washington reportaría a Gran Bretaña beneficios claros fuera de la UE.

De ahí que cuando el 'premier' David Cameron subraya que el 'Brexit' pondría en riesgo "la paz y la estabilidad de Europa", lo hace pensando en los peligros que conllevaría una quiebra de la cooperación intracomunitaria tan necesaria, por ejemplo, para luchar contra el yihadismo global. Como por desgracia se ha demostrado con los recientes atentados en París o Bruselas, este desafío exige mucha más Europa, en ningún caso menos.

El propio Cameron se juega su futuro político el 23 de junio. No olvidemos que este referéndum fue un órdago suyo a la UE para conseguir algunas modificaciones en el funcionamiento comunitario. El líder conservador no cejó hasta lograr ver ampliado el estatus excepcional británico. Bruselas, tapándose la nariz, para evitar un mal mayor, aceptó en febrero devolverle algunas competencias en materias migratoria, económica o de justicia. Pero Cameron ha demostrado una gran irresponsabilidad. Porque con el objetivo de apuntalar su situación interna y de conjurar al ala euroescéptica de su partido, ha creado un gran problema en toda Europa, que nadie sabe ahora cómo se resolverá.

Internacional / La polémica del velo
El Tribunal de Justicia de la UE respalda prohibir el velo islámico en el trabajo
Considera «admisible» la medida si responde a una política de «neutralidad religiosa y de convicciones» que el empresario aplica a todos sus empleados.
Bruselas. La Razon  31 Mayo 2016

La abogada del Tribunal de Justicia de la Unión Europea Julianne Kokott ha considerado este martes que es "admisible" que se prohíba a una trabajadora musulmana el uso del velo islámico en su lugar de trabajo, si la medida responde a una política de "neutralidad religiosa y de convicciones" que el empresario aplica a todos sus empleados.

"Mientras que un trabajador no puede 'dejar en el guardarropa' su sexo, su color de piel, su origen étnico, su orientación sexual, su edad o su discapacidad, cuando accede a las instalaciones del empresario, sí se le puede exigir cierta reserva en el puesto de trabajo respecto al ejercicio de su religión", según recoge en sus conclusiones la magistrada.

La opinión de la letrada responde a una consulta del Tribunal de Casación belga sobre el caso de una recepcionista de confesión musulmana que, tras tres años en la misma empresa, fue despedida al anunciar su intención de acudir a su puesto con el velo islámico.

La compañía alegó que está prohibido para todos los empleados llevar "de modo visible símbolos religiosos, políticos y filosóficos".

Al tratarse de una norma "general" de la empresa, la abogada del TUE considera que en este caso "no existe una discriminación directa" por motivos de religión, y descarta que se base en "estereotipos o prejuicios contra una o varias religiones concretas". "En este caso no se da un trato menos favorable por motivos de religión", ha explicado la abogada en su dictamen.

Sí contempla la posibilidad de que se trate de una discriminación "indirecta" por motivos de religión, ya que la medida puede afectar de manera más acusada a las personas de determinada confesión, como la musulmana, pero considera que "puede estar justificada".

Esa justificación reside en que la empresa pueda poner en práctica una "política legítima de neutralidad religiosa y de convicciones", siempre que se respete el "principio de proporcionalidad".

Por todo ello, la magistrada del TUE considera que incumbe al Tribunal de Casación belga "buscar un justo equilibrio" entre los intereses contrapuestas de la trabajadora y la empresa, aunque subraya que, en su opinión, "no cabe duda" de que en este caso la prohibición es "adecuada" y "necesaria" para cumplir el principio de neutralidad.

Kokott ha tenido en cuenta también que durante el procedimiento ante el TUE no se han propuesto alternativas "menos gravosas e igualmente adecuadas", al tiempo que ha valorado que la medida "no perjudica excesivamente los intereses legítimos" de la trabajadora.

La opinión del abogado general no vincula al Tribunal de Justicia europeo, sino que su misión es proponer una solución jurídica a un asunto sobre el que los jueces comienzan ahora sus deliberaciones. Las sentencias del TUE siguen en la mayoría de los casos las recomendaciones de la Abogacía.

ISLAM: ENSEÑANZA EN ESPAÑA A PARTIR DE SEPTIEMBRE
Antonio García Fuentes  Periodista Digital  31 Mayo 2016

NOTA DE Antonio García Fuentes: Como lo que sigue es algo que lo considero de interés general visto la actuación de los seguidores de Mahoma y su libro el Corán; creo mi deber de escritor, filósofo y articulista, informar de todo ello a mis lectores y que ellos procedan o decidan si les interesa o no. Por mi parte y habiendo estudiado todas las religiones que a mi alcance han llegado, digo que el mejor mensaje religioso, lo encontré en el Evangelio de San Mateo; en él pueden leer el denominado “SERMÓN DEL MONTE O DE LA MONTAÑA”; El que contiene las palabras del propio Cristo y que para mí es “la Constitución del Cristianismo”: Está considerado como el mejor discurso de todos los tiempos, incluso superior al anterior “Sermón de Benarés”, debido al Buda; no he encontrado otra enseñanza religiosa mejor; si bien Pitágoras y anteriormente ya dejó predicado cosas similares y que en nada afectan a este en sentido contrario.

Por mi parte soy respetuoso con todas las creencias que se asimilen a este mensaje mucho más antiguo y que en sí encierra todo lo “religioso, social y político” a mi leal saber y entender: Y el que dice así: “NO HARÁS A NADIE, SEA HOMBRE, ANIMAL O PLANTA, NADA QUE TÚNO DESEES QUE A TI TE SEA ,HECHO”. Si de verdad fuésemos capaces de cumplir este solo mandamiento, el mundo lograría una paz y concordia y un progreso verdadero, nunca alcanzado; por tanto huelga todo lo demás. Y visto que de seguir con el fanatismo hoy protagonizado por esos fanáticos musulmanes, es de toda conveniencia que esas enseñanzas fanáticas de ellos o de otros que pudieran practicarlas, el mantener controlados y bien controlados, todos los intentos de que esas enseñanzas proliferen, puesto que ello nos beneficiará a todos, sean o no creyentes en la religión que sea. Ojo pues a las nuevas luchas religiosas, de las que en el pasado y ahora mismo en determinados lugares, sus consecuencias y secuelas,e fueron y son horribles… “que cada cual busque a su Dios de la forma que estime oportuno pero sin dañar a los demás”.

Y por otra parte ¿Quién va a pagar esas nuevas enseñanzas, el ya arruinado contribuyente español? ¿Y qué tipo de Islam puesto que por las guerras a muerte que entre diferentes bandos hay se supone que hay diferentes interpretaciones del mismo? Conviene ir pensando en que la enseñanza de las religiones han de asumirlas ellas mismas y sus creyentes, esto es primordial para un mejor entendimiento entre todos. Reciente está “el nuevo escándalo del Palmar de Troya y lo que nos demuestra que una cosa es la religiosidad y otra los negocios materiales que al amparo de lo religioso realizan algunas sectas denominadas religiosas”.

Lo que antecede es debido al comunicado siguiente, que me llega el sábado 28 de Mayo del 2016 y en el que van direcciones en Internet para mayor información del que así la precise: Saludos cordiales: AGF.
*******
“Por primera vez desde hace cinco siglos, se va a enseñar el Corán en las escuelas de España. En el curso 2016-2017 en todos los colegios del país, gracias a un acuerdo alcanzado por el Estado y la Comisión Islámica.

Es decir que los alumnos que lo deseen (se calcula que hay 281.725 alumnos musulmanes en las etapas no universitarias) podrán cursar la asignatura de religión islámica en las aulas. Tendrán derecho a ello en todos los centros educativos independientemente de su financiación.

Nada habría que objetar desde el punto de vista del derecho constitucional a la libertad religiosa. Nada excepto dos cosas. Una, que aquí los chicos pueden aprender el Corán, pero en muchos países árabes no se enseña religión cristiana a las minorías de este credo. Por no hablar de la libertad de culto, inexistente en muchos de esos países, desde Arabia al Mogreb, donde practicar otra religión que no sea la mahometana equivale a perder la libertad e incluso la vida.

Hay una segunda objeción. ¿Puede convertirse la enseñanza del islam en un caballo de Troya del islamismo radical en España? ¿Hasta qué punto es inteligente por parte de las autoridades españolas?... o por el contrario, ¿no será acertada esta iniciativa, en la medida en que puede contribuir a integrar a los musulmanes en la sociedad y la cultura españolas?

El tema es delicado y complejo. Pero es lo que vamos a tener en España a partir de septiembre, y en Actuall decidimos abordarlo hablando con especialistas desde la óptica institucional, jurídica, religiosa y cultural. Quisimos sopesar los pros y contras de esta iniciativa. Y uno de nuestros reporteros, Javier Torres, ha mantenido entrevistas con juristas, historiadores y profesores para recabar argumentos.

El resultado es un reportaje que te ofrecemos en exclusiva como suscriptor del Brief.
http://www.actuall.com/criterio/educacion/raad-salam-a-actuall-si-ensenas-el-islam-en-las-escuelas-los-musulmanes-nunca-se-van-a-adaptar/

El tema no es baladí, entre otras razones, por su proyección de futuro: cada vez habrá más población musulmana en España. Con lo que el debate no ha hecho más que empezar. Pero es preciso abordarlo con seriedad, con argumentos y sin prejuicios.

Te dejo dos opiniones para abrir boca...
Una, "si enseñas islam en las escuelas a los musulmanes nunca se van a adaptar” diced Raad Salam Naaman, católico iraquí, y doctor en Filología árabe.

Y dos, “la iniciativa significará, ante todo, una reafirmación más del principio de libertad religiosa, al que tiene derecho todo miembro de una confesión religiosa. La legitimidad de esta medida responde a la tradición secular en nuestro país, con relevante importancia en la formación de la identidad española" dice Rafael Navarro-Valls, catedrático de Derecho y académico de la Jurisprudencia y Legislación.

Espero que estas y otras valoraciones del reportaje así como los datos que te ofrecemos te sirvan para formarte un juicio ante un asunto de tanto calado que, sin duda, va a ser la comidilla de las tertulias (televisivas o caseras) de los próximos meses.

Sigue nuestras actualizaciones a lo largo del díaen Twitter. Hazte fan de Actuall en Facebook.
¡Hasta el sábado que viene!
Alfonso Basallo y la Redacción de Actuall.

Antonio García Fuentes
Escritor y filósofo
www.jaen-ciudad.es (Aquí más artículos y otros)


******************* Sección "bilingüe" ***********************

El PP de Rajoy, la peor de las izquierdas
Guillermo Dupuy Libertad Digital  31 Mayo 2016

A pesar de que la izquierda bajo las siglas del PP ha protagonizado la mayor subida de impuestos de la historia de nuestra democracia –mayor incluso que la que contemplaba el programa electoral de IU en 2011–, seguro que un Gobierno del PSOE en alianza con Podemos haría todavía mucho más pesada la presión fiscal que padecemos.

Más difícil, pero en modo alguno imposible, sería para un Gobierno del PSOE y de Podemos superar el colosal ritmo de endeudamiento público alcanzado por los socialdemócratas de Rajoy, el mayor que ha experimentado España en el último siglo. Y digo "difícil" no porque socialistas y comunistas no sean partidarios de gastar a costa de las futuras generaciones tanto o más que los socialdemócratas de Rajoy, sino porque para poder incrementar la deuda te tienen que prestar más, y es harto dudoso que la Troika, ante un futuro Gobierno de extrema izquierda, fuese a avalar un ritmo de endeudamiento en España mayor que el que le ha consentido al Gobierno de Rajoy. En este sentido, si los populistas de Syriza no están incrementando, sino reduciendo, la demencial deuda pública que dejó en herencia la casta socialdemócrata de aquel país –allí también estaba cómodamente instalada la supuesta derecha democristiana–, no es por falta de ganas sino de acreedores.

Pero supongamos que la Troika consintiese a un Gobierno de PSOE y Podemos un nivel de deuda aun mayor que la que ha consentido al Gobierno de Rajoy, dado que todavía no hemos alcanzado las cotas alcanzadas en Grecia. Y supongamos también que este Gobierno de extrema izquierda llevase todavía más lejos la impunidad y la financiación extraordinaria que el Gobierno de Rajoy ha brindado a los separatistas catalanes.

A pesar de que bajo el Gobierno de Rajoy también se han batido todos los récords en cuanto a excarcelación de etarras se refiere, demos también por descontado que un Gobierno de extrema de izquierda terminaría de excarcelar a los etarras que quedan en prisión.

No sé ahora mismo cómo podría el Gobierno del PSOE y Podemos hacer todavía más infranqueable el muro que Zapatero y Rajoy han erigido entre la España húmeda y la España seca, como tampoco sabría ahora decirles cómo podría un Gobierno de comunistas y socialistas llevar más lejos la agresión contra la vida de embriones y fetos humanos que ampara la ley del aborto que el PP de Rajoy ha hecho suya. Pero imagínense que les da por subvencionar los abortos a cargo del contribuyente, algo en absoluto descabellado viniendo de un Gobierno de izquierdas pata negra como sería el de Iglesias.

Estén seguros, por otra parte, de que un Gobierno del PSOE y de Podemos encorsetaría todavía más nuestro ya de por si rígido mercado laboral y haría todavía más demencial el mercado energético heredado de Rajoy y Zapatero. También den por descontado que un Gobierno de frente popular daría varias vueltas de rosca a la politización de la Justicia y agravaría la inseguridad jurídica –y de toda índole– que ahora sufrimos.

Entonces, y por resumir, si un Gobierno de extrema izquierda dejaría en evidencia que no existen limites al deterioro, ¿por qué considerar al PP de Rajoy "la peor de las izquierdas"? Por la sencilla razón que el Gobierno del PP es el único que hace y hará una política de izquierdas con siglas y votantes de derecha. Porque prefiero ponerme una vez rojo que ciento amarillo. Porque la socialdemocracia rajoyesca, a la que le ha conducido su acomodaticia inercia, no es cura ni antídoto frente a lo que está a su izquierda. Porque sólo la pérdida del poder podrá traer la cura a este partido envilecido.

¿federalista?, ¿nacionalista?, ¿independentista? El caos ideológico del PSC
Sánchez consiguió que el PSC renunciara a la autodeterminación, pero el domingo Iceta se manifestaba con ERC y CDC en contra del TC. Estos son los vaivenes de un partido que llegó a 52 escaños y hoy tiene 16.
Rafael Núñez Huesca  www.gaceta.es 31 Mayo 2016

Representantes del PSC, CDC, ERC, Podemos y las CUP se manifestaron el pasado domingo en contra del Tribunal Constitucional. Hubo profusión de simbología independentista y Miquel Iceta marchaba orgulloso en primera línea junto a los Junqueras, Forcadell o Rufián. Se da la circunstancia, además, de que a la misma hora se conmemoraba el 25 aniversario de la matanza de la Casa Cuartel de Vic.

Pocos días antes el Parlament tumbaba, con los votos de los socialistas, de JxSI, CSQP y la CUP, una iniciativa del Partido Popular que instaba al Ejecutivo de Puigdemont a ejecutar una sentencia judicial contraria al uso exclusivo del catalán. El partido de García Albiol pedía que se reconociera el derecho de los catalanes a expresarse en cualquiera de los dos idiomas oficiales. El PSC votó en contra. La semana anterior los socialistas catalanes se integraban en el gobierno de Ada Colau, que ha emprendido una cruzada contra las calles relativas a la Monarquía y ha retirado el busto de Juan Carlos I del consistorio. Y al mismo tiempo, en Gerona, el PSC facilitaba con sus votos que la ciudad retirara la medalla de la ciudad a Felipe VI.
Y el Partit Socialista de les Illes Baleares no es muy diferente en cuanto a su adhesión al catalanismo: su lideresa y presidenta de la comunidad votó en contra de la unidad nacional en el parlamento autonómico y sostiene su gobierno sobre partidos independentistas. Recientemente se ha conocido que el diputado socialista por Baleares, Enric Casanova, ha sido denunciado por supuestos insultos xenófobos después de que al pedir un té en catalán la camarera, de nacionalidad rumana, le pidiese que se dirigiese a ella en castellano a lo que Casanova respondió: " Si no te enteras de nada, ¿qué estás haciendo aquí? Vete a tu puto país".
A más nacionalismo menos apoyo electoral

La deriva nacionalista del PSC no es nueva. El partido gobernó por vez primera Cataluña en 2003, con el famoso primer tripartito de Pasqual Maragall. El cambio generó grandes expectativas entre los catalanes libres de nacionalismo, pero el que fuera alcalde olímpico de Barcelona, apoyado en ERC, defraudó a propios y extraños. Fueron los días en los que se aprobó el Estatut y Cataluña se sumió en un ambiente de crispación política desconocido hasta la fecha. En su libro "El derecho a delirar" el periodista barcelonés Ramón de España explicaba de esta forma el legado de Maragall:

“Tuvo la oportunidad de intentar arreglar las cosas, tras 23 insoportables años de pujolismo, y lo único que hizo fue empeorarlas, sacándose de la manga un estatuto de autonomía que nadie le había pedido, pero que, ahora, mira tú por dónde, resulta que es la base de todo nuestro nacionalismo. (…) Sí, amigos, algo que se la sudaba a todo el mundo marca ahora el punto de no retorno entre Cataluña y [el resto de] España. Y ese es el principal legado de Pasqual Maragall: haber contribuido poderosamente a envenenar aún más el ambiente en Cataluña”.

Nadie esperaba que la última vuelta de tuerca nacionalista viniera desde el socialismo, y sin embargo así fue. Tanto es así que nació una formación política nueva, Ciutadans de Catalunya, fundada por intelectuales vinculados al socialismo catalán y espantados por la deriva que había tomado el PSC. El tripartito de Montilla resultó aún más catastrófico que el anterior, se establecieron multas lingüísticas, se organizaron manifestaciones y el partido se entregó casi por completo a los dogmas nacionalistas. El PSC se desmoronó en apoyo electoral y acabó siendo superado por el partido que había nacido para corregir su deriva: Ciutadans. El Pasqual Maragll anterior al primer tripartito logró 52 diputados en el Parlament en 1999 y desde aquella fecha el PSC ha ido apoyo a cada nueva elección hasta los 16 diputados actuales de Miquel Iceta.
Más de 70 alcaldes socialistas por la independencia

Cuando se quiso virar el rumbo, si bien tímidamente, la formación ya estaba instalada en una inercia imparable. El nacionalismo había echado raíces, el independentismo en algunos casos. Las luchas internas, los bandazos ideológicos, la indefinición y por fin el proceso separatista acabaron por hacer estallar el partido con sede en la barcelonesa calle de Nicaragua.

Pere Navarro se arrastró, de polémica en polémica, durante sus tres años de presidencia. Navarro pagó en las urnas su indefinición en un contexto, el del proceso rupturista, que se presentó necesariamente dicotómico. Por momentos se llegó a dar por hecha la escisión del PSC respecto del PSOE, algo que fue incluso reclamado por algunos líderes nacionales como Guillermo Fernández-Vara. Pere Navarro apostaba por el federalismo, la autodeterminación o la eliminación de los conciertos económicos vasco y navarro según el día de la semana. La tensión con Ferraz alcanzó niveles nunca antes vistos, pero también la tensión con los sectores más abiertamente nacionalistas encarnados por diputados como Joan Ignasi Elena, Marina Geli, Núria Ventura, Montserrat Tura, Joaquim Nadal o Ernest Maragall. Este último es hoy eurodiputado por Esquerra Republicana. El grupo llegó incluso a romperse en algunas votaciones del Parlament. En la política municipal ha sido aún peor: más de 70 alcaldes socialistas han apoyado la secesión a través de la Asociación de Municipios por la Independencia (AMI), una red ideada por CDC y ERC para construir la independencia desde los pueblos.

Además: Cataluña: ¿hacia una 'consulta a la canadiense'?
Muchos cuadros medios se alejaron del partido y otros se integraron directamente en formaciones nacionalistas. El que fuera conseller de Cultura con Mas, Ferrán Mascarell, era, por ejemplo, antiguo miembro del PSC, igual que el actual conseller de Sanidad Antoni Comín.

La llegada de Iceta supuso abandonar la defensa del derecho a decidir y tomar la bandera del federalismo, incluso se llevaron a cabo algunas acciones conjuntas con PP y C’s, como cuando el pasado mes de noviembre se juntaron los 52 diputados de los tres partidos en el Parlament para presentar juntos un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional contra la admisión a trámite de la declaración independentista de Junts pel Sí. Fue la primera y la última vez que coincidieron. De hecho, al poco tiempo Iceta relativizaba incluso su compromiso de renunciar al derecho de autodeterminación: si la pretendida reforma constitucional no era aprobada por el pueblo de Cataluña, éste tendría el derecho a autodeterminarse. Esto es, a escindirse. Y el pasado domingo, como es sabido, Iceta se manifestaba con ERC, CDC y las CUP contra el Tribunal Constitucional. Y vuelta a empezar.

La proporcionalidad de Ada
Antonio R. Naranjo esdiario  31 Mayo 2016

Después de una semana de violentos incidentes protagonizados por los okupas en Barcelona, su alcaldesa se limita a pedir “proporcionalidad”... a los Mossos.

Ada ha pedido “proporcionalidad” a los Mossos con la buena gente de Gracia, sin aclarar si han de tomárselo literalmente. Aún no se ha visto a un policía autonómico lanzando a un entrañable okupa una lata de cerveza, dos manojos de harina o medio litro de lejía, ni a elevar el dedo índice hasta una posición erguida en claro homenaje a la Sagrada Familia de Gaudí.

Dado que los agentes no han sido “proporcionales”, es razonable pensar que, en realidad, lo que Colau les pedía es que se dejaran pegar un poco, lo justo para encontrar el creativo equilibrio que busca la alcaldesa entre estar con “la gente” y a la vez con “la gente” uniformada.

En la misma semana, no menos heroicos impulsores de las ‘Marchas de la Dignidad’ han pedido ayuda económica para intentar imputar a Cristina Cifuentes por represora en aquel lejano día de hace un par de años que terminó con 69 policías con la cabeza abierta.

Ambos episodios resumen espléndidamente de qué va esto: si eres policía, o te callas o te dejas pegar. Y si eres político, lo suyo es pedir que se dejen pegar o sumarte a los palos. Hasta Carmena, con poca cara de broncas, encuentra un argumento para comprender a los muchachos, cuando afirmó aquello de que el escrache es una protesta “no sólo legítima, sino necesaria”.

A mucha gente le parece folclórico que una tropa con pocas lecturas encima ponga a Bódalo en el mismo epígrafe que Rosa Parks o considere al tal Alfon algo más que un discreto avance evolutivo del cefalópodo. Pero lo sorprendente es que los generales de ese ejército también lo vean así o ya no se atrevan a desmarcarse de los cánticos que ellos mismos han animado en la cantina.

El zapaterismo se ha reencarnado en el sanchismo
Para llegar a este punto siempre hay pasos previos. Uno no se pone del lado de la chusma ni llega al mando formando parte de ella si antes, durante un tiempo suficiente, alguien no lo ha legitimado. Y ésta es la gran aportación del PSOE reciente, del zapaterismo triunfador reencarnado en el sanchismo perdedor aunque Zapatero y Sánchez no se traguen entre ellos.

Esto es, para llegar a Pablo Iglesias y Ada Colau antes ha sido necesario pasar por Leire Pajín diciendo tontunas sobre la crisis –“El PIB es masculino”-, por Miquel Iceta participando en manifestaciones de las CUP, por ZP agachándose ante la bandera americana, por Sánchez entregándose a Podemos para camuflar su derrota en las Elecciones Autonómicas o, por remontarnos a cuando entonces, por esa idea tan poco socialista y tan infantil de que en el colegio la culpa es de todos menos del alumno y del profesor, epítome de todos los males que los socialistas han perpetrado tras los espléndidos años de Felipe González, pese a todo: han dicho tanto que la culpa siempre es de otro que al final se la han terminado por echar a ellos. Podemos es el hijo descarado del penúltimo PSOE, que se bebe su vino, se fuma sus puros y da patadas al viejo.

Cuando en un país ya se discuten las razones de quienes atizan a policías para ocupar por la patilla una propiedad privada, incluso para criticarlas, estamos perdidos. De la miríada de escenas turbadoras que componen el tríptico de ‘El Jardín de las Delicias’ de El Bosco, expuesto ahora junto a otras cincuenta obras en El Prado, hay una que resulta especialmente gráfica para temer que, quinientos años después del nacimiento de ese escrutador de almas, poco ha cambiado.

A la derecha, en la parte superior, una inmensa negrura contrasta con humos desvanecidos sobre fuegos latentes, componiendo una imagen sorprendentemente similar a las mejores escenas de Rutger Hauer en ‘Blade Runner’. El negro perfecto de El Bosco, entre ensoñaciones sobre los pecados capitales y una profunda visión religiosa y moral de su tiempo, era real y salió de los incendios reiterados que sufrió su ciudad cuando él era un joven imberbe.

No se ve a okupas ni a alcaldes en el cuadro a primera vista, pero si se fijan detenidamente, aparecen todos ellos con pasmosa “proporcionalidad”.

DISTURBIOS EN EL BARRIO DE GRACIA
Separatistas y la izquierda se coordinan para sembrar el caos
Los Mossos aseguran que en las protestas se dan cita miembros de tres tendencias políticas diferentes representadas por la CUP, los Grupos Anarquistas Coordinados y el Bloque Negro.
Juan E. Pflüger  www.gaceta.es 31 Mayo 2016

Los vecinos del barcelonés barrio de Gracia viven aterrorizados desde que comenzaron los disturbios protagonizados por radicales separatistas de extrema izquierda. No salen de sus casas y critican que los vehículos e inmuebles que están siendo dañados por los violentos son propiedad de personas que nada tienen que ver con el problema del banco ocupado que fue desalojado hace una semana.

Los comerciantes de la zona están teniendo numerosas pérdidas como consecuencias de los destrozos y robos que se están produciendo, pero también a causa del descenso de las ventas causadas por el clima de inseguridad que vive el barrio.

El barrio de Gracia es una zona de concentración de casas ocupadas. Según los datos de la Guardia Urbana de Barcelona y de los propios Mossos d’Esquadra, hay en esa zona de Barcelona 22 casas ocupadas que funcionan de manera colectiva, es decir que son centros de trasiego de personas, y que se organizan de dos maneras diferentes. Algunos de estos locales son residencias de elementos radicales que viven allí; otros son “centros culturales gestionados”, es decir, lugares en los que se realizan actividades vinculadas al ámbito de la cultura alternativa o que se encuentran fuera de los circuitos culturales al uso.

Cuando Barcelona se convirtió en el referente de la ocupación en España, a mediados de los años noventa, el barrio de Gracia fue una de las zonas en las que más apoyo vecinal y asociativo obtuvieron los grupos que decidían apropiarse de inmuebles que no les pertenecían. Hasta hace pocos años llegó a concentrar el 25% de los locales ocupados de toda el área metropolitana de Barcelona, pero con la prolongación de la crisis se han producido numerosas ocupaciones por familias que fueron desalojadas o que no podían pagar sus viviendas.

El incremento de la presencia de centros ocupados en los que se realizan numerosas actividades de las que denominan culturales ha generado muchas molestias a los vecinos. Entre conciertos, macrofiestas, ocupación de la vía pública, consumo de drogas, etc… los vecinos y las asociaciones que les representan han ido retirando su apoyo a estos colectivos y ahora, se plantan en contra de estas prácticas.

En los disturbios violentos que están protagonizando los elementos radicales que apoyan la ocupación, y en este caso la devolución de la antigua sucursal bancaria al grupo de ocupas que la mantenía desde hace años, se ha notado la presencia, así lo aseguran los Mossos como consecuencia de sus identificaciones, de personas de otras nacionalidades y de tres grupos radicales distintos.

Hasta el momento se ha identificado, durante el pasado fin de semana, a dos italianos y un francés. Pero a los cuerpos policiales les consta la presencia de personas de diferentes nacionalidades que se han desplazado hasta Barcelona con el único objetivo de participar en los ataques contra la policía. Son los profesionales de la protesta que se suelen hacer presentes en las grandes convocatorias de los movimientos antiglobalización.
Separatistas, anarquistas y comunistas

Entre los diversos grupos antiglobalización que se están dando cita en las protestas del barrio de Gracia, hay tres que preocupan especialmente a los agentes que intentan reestablecer el orden y garantizar la seguridad a los vecinos y comerciantes de la zona.

El primero es el de los autodenominados “separatistas insurrectos”, vinculados a las CUP y, especialmente, a Arran, sus juventudes, que recientemente lanzaban un comunicado en el que defendían las protestas violentas de la siguiente manera: "Se preguntaban cómo fue posible que quemarais aquellos autobuses y aquellos trenes cuando la pregunta correcta, la que debieron hacer, es la de cómo es posible que no os lanzéis a quemar todos los autobuses, todos los trenes, todos los bancos, todos los coches de policía, todos los cuarteles y todas las iglesias".

Pero no solamente los cachorros antisistema del separatismo más radicalizado apoya las agresiones y ataques a la Policía en el barrio de Gracia, alguno de sus cargos electos ha participado muy activamente en las protestas, incluso ha recibido un porrazo de los agentes que han evitado que la sucursal bancaria volviera a ser ocupada. Es el caso de José Garganté, concejal de la CUP en el Ayuntamiento de Barcelona, que publicó en sus redes sociales el hematoma que le provocó un golpe dado por la defensa reglamentaria de un agente del cuerpo de antidisturbios de los Mossos.

El siguiente de los grupos que se ha hecho presente como protagonista de las protestas y los disturbios es el de los anarquistas. Organizados en los Grupos Anarquistas Coordinados (GAC) que manejan y gestionan la mayoría de las casas ocupadas y con presencia en varios países europeos como Italia o Gracia y con muchos miembros también en Hispanoamérica, se encuentran vinculados a graves actos de violencia. Desde la bomba en la Basílica del Pilar a atentados de menor intensidad contra entidades bancarias o religiosos,

Finalmente, las Fuerzas de Seguridad han detectado también a elementos del comunismo radical. Los grupos que la Policía Nacional dio en llamar durante la Marcha de la Dignidad como el Bloque Negro, por su indumentaria oscura y el uso de pasamontañas negros para evitar las identificaciones.

Los mandos policiales consultados por Gaceta.es lo tienen claro. Buscan repetir el modelo de lo que ocurrió hace dos años en Can Vies donde, tras cinco días de disturbios, los violentos que apoyaban a los ocupas se salieron con la suya y doblegaron al Ayuntamiento de Barcelona que había ordenado el derribo del edificio en el marco de la remodelación del barrio de Sants en el que está ubicado. Esta derrota de la legalidad supuso un acicate para el movimiento ocupa aglutinado en la Asamblea de Okupas de Barcelona, que también está alentando los disturbios del barrio de Gracia.

El interés particular de TV3
Editorial OKDIARIO  31 Mayo 2016

Los medios de comunicación públicos en Cataluña olvidan que el interés general debe ser un principio inexcusable en sus emisiones. Tanto TV3, su principal canal televisivo, como la cadena radiofónica Catalunya Ràdio han ignorado todo lo relativo a la Champions League después de que el Real Madrid se proclamara vencedor en la tanda de penaltis frente al Atlético. Un evento con una audiencia mundial de más de 350 millones de espectadores que ha copado la actualidad informativa en la mayoría de medios nacionales e internacionales y que a la televisión pública catalana tan sólo le ha dado para cinco minutos en el informativo del domingo a mediodía. Los directivos del ente público Corporació Catalana de Mitjans Audiovisuals (CCMA) desprecian de este modo al conjunto de sus principales accionistas: los ciudadanos.

Cataluña cuenta con más de 30 peñas madridistas y miles de seguidores. Sin embargo, las celebraciones del equipo entrenado por Zinedine Zidane desaparecieron del informativo del domingo por la noche, el de máxima audiencia. Un comportamiento incomprensible que, además, contradice el posicionamiento inicial de la cadena. TV3, que comparte los derechos de la competición con Atresmedia hasta 2018, hizo un pormenorizado seguimiento tanto de la previa como del partido con el apoyo de su canal deportivo Esport3. Empero, en cuanto el Madrid consiguió su undécima Copa de Europa, la información sobre el evento desapareció de cualquier espacio audiovisual. Una utilización sesgada y particular del principal medio público de todos los catalanes.

No es la primera vez que esto ocurre en Cataluña. De hecho, el interés general brilla por su ausencia. Sus emisiones a favor del nacionalismo y sus instigadores suelen ser dinámica habitual. De esta manera, arrinconan informativamente a la mayoría ciudadana que se siente tan catalana como española. Un claro ejemplo es el caso de Empar Moliner. La periodista y escritora quemó la Constitución Española en directo en el programa ‘Els matins’ de TV3. Los responsables del canal, lejos de tomar medidas ante este ataque contra uno de los principales símbolos del Estado, respaldaron a Moliner diciendo que era “crítica satírica, irónica y punzante de la actualidad”. Más allá del fútbol, y del interés que por sí misma tenía la victoria del Real Madrid, es una desgracia que los catalanes tengan que soportar una televisión pública de este nivel.

El Gobierno catalán gastó 940.000€ en suscripciones a diarios en 2015
Los más favorecidos son sus medios afines, 'La Vanguardia' (249.198€) y El Punt Avui (124.884), siendo Bienestar Social el departamento que más gastó (334.324€)
María Jesús Cañizares Cronica Global  31 Mayo 2016

¿Apoyo empresarial o financiación encubierta de medios afines? El gasto anual de la Generalitat en suscripciones a medios de comunicación demuestra que el pastel, que según ha podido saber Crónica Global supera los 940.000 euros, se lo reparten básicamente tres diarios afines a la ideología soberanista del Ejecutivo catalán, es decir, La Vanguardia, El Punt Avui y Ara.

Hay que tener en cuenta que este capítulo solo se refiere a la compra directa de ejemplares, no incluye el dinero que esos mismos medios reciben en concepto de ayudas a proyectos, subvenciones estructurales y publicidad institucional.

Así, el diario del Grupo Godó recibió el año pasado más de 250.000 euros solo en suscripciones, mientras que El Punt Avui se embolsó más de 125.000 euros y Ara, 49.588 euros. El resto se divide en diarios de ámbito español y local, así como revistas especializadas, muchas de ellas poco conocidas.

Por departamentos, Bienestar y Familia se sitúa en cabeza en gasto de suscripciones con 334.324 euros, seguida de Presidencia (132.844 euros), Cultura (125.486 euros, que incluyen las suscripciones destinadas a la red de bibliotecas) y Territorio (114.315 euros). A gran distancia Enseñanza (69.875 euros), Empresa (29.834 euros), Interior (19.865 euros), Economía (20.412 euros), Gobernación (15.678 euros), Agricultura (16.573 euros) y Salud (8.643 euros). En total, el gasto el suscripciones superó los 940.000 euros.

En algunos casos, las partidas dirigidas a La Vanguardia y El Periódico de Catalunya (que se lleva 66.337 euros) se vehiculan por dos vías, pues se adquieren ejemplares en catalán y castellano. En el caso del Ara, hay departamentos que adquieren la versión en papel y digital.

Cifras abultadas
En respuesta a una pregunta parlamentaria presentada por Marta Ribas, diputada de Catalunya Sí Que Es Pot, el departamento de Presidencia aporta documentación referente al número de ejemplares y las suscripciones contratadas por el Gobierno catalán durante 2015, así como del gasto total que supone.

Las cifras, que ha podido consultar este diario, son especialmente abultadas y denotan la financiación encubierta que determinados diarios afines, como La Vanguardia, Ara o el Punt Avui, tienen gracias a esas partidas.

Según esos datos proporcionados por la Generalitat, el departamento de Presidencia se gastó 114.116 euros en la compra de diarios. Destacan los 11.065 euros destinados al Ara por 24 suscripciones, así como los 10.948 euros que obtuvo La Vanguardia por 32 suscripciones. El Punt Avui y El Periódico de Catalunya recibieron cifras que superan los 10.000 euros por 39 y 26 suscripciones, respectivamente. Por debajo de esas cifras se encuentran El País (5.195 euros por 22 suscripciones) o El Mundo (7.076 euros por 15 suscripciones).

Diplocat
Las empresas públicas que dependen de las consejerías también están abonadas a la prensa. Así, el órgano que se encarga de la diplomacia catalana, Diplocat, se gastó el año pasado 4.400 euros, siendo el International New York Times y Financial Times los que se llevaron la mejor partida, 1.122 euros y 940 euros, respectivamente.

El departamento de Cultura gastó 39.590 euros en suscripciones, entre las que destacan las de El Temps, un total de 56 con un coste de 8.120 euros. Nuevamente, La Vanguardia (3.411 euros), El Punt Avui (2.908 euros) y Ara (1.350 euros) se encuentran entre los más beneficiados. Organismos dependientes de Cultura, como el Museo Nacional de Arte de Catalunya, Teatre Nacional de Catalunya, el Consejo Nacional de Cultura y de las Artes o el Instituto Ramon Llull, también compran diarios.

Hola, Enderrock
Sin embargo, es el departamento de Bienestar Social y Familia el que más generoso se muestra en suscripciones. Mientras el Punt Avui recibió 79.079 euros en 174 suscripciones, La Vanguardia obtuvo 65.034 euros por 198. Ara recibió 13.415 euros por 36 suscripciones. La revista Cavall Fort se lleva un buen pellizco, 34.847 euros por 1.026 suscripciones. Asimismo, la Agencia Catalana de Juventud, dependiente de Bienestar y Familia, destinó 14.635 euros por 300 suscripciones de la revista Enderrock.

Especialmente sorprendente es la partida destinada a la revista Lecturas, pues recibió de este departamento 4.557 euros el año pasado por 99 suscripciones, frente a los 639 euros que pagó por tres suscripciones de la revista Hola, líder indiscutible de su especialidad.
 


Recortes de Prensa   Página Inicial