AGLI Recortes de Prensa   Sábado 4 Junio  2016

De banderas y máscaras
Hermann Tertsch ABC   4 Junio 2016

En ciertos sectores de Podemos irrita la costumbre de sus nuevos aliados de Izquierda Unida de acudir a todos los mítines y festejos comunes con sus banderas comunistas. Con las de verdad y de siempre, las rojas con su hoz y su martillo. En Podemos molesta la vieja parafernalia comunista porque estropea la nueva imagen. La que presentaron ayer: un corazón multicolor y mucha sonrisa, los niños de las flores y la gente feliz. Dicen. Saben que le han robado ya la cartera de la hegemonía en la izquierda al PSOE de Pedro Sánchez, un chico facilón. Y muchos creen que además es posible acercarse mucho al resultado del PP. Ahora ya es Podemos el voto útil contra Rajoy. Porque el colapso electoral de los socialistas es más que posible. El auto judicial de Chaves, Griñán y Zarrías ha dejado al PSOE sin campaña viable a tres semanas de la cita. Un drama que es una gran oportunidad para un Podemos sin estridencias, aceptable para la mayor parte de la sociedad. No está ya nada claro que en la sociedad española hoy sea mayor el miedo a Pablo Iglesias que el rechazo a Mariano Rajoy. Por lo que en este juego de la polarización que ha fomentado el Gobierno puede pasar de todo y cualquier cosa. Eso sin contar con algún imponderable propio de estos tiempos como autos judiciales demoledores, acciones policiales o revelaciones desestabilizadoras. O un atentado aquí o fuera. O el Brexit, que ponga todo patas arriba. Podemos ahora pretenderá ser lo que quiera cada votante. Hay de todo y para todos. Lo único que hay que querer es cambio, odiar convenientemente al PP y querer echar a Rajoy de la política. No es mucho programa. Pero desde luego es más concreto y excitante que la inexistente campaña de un PP cuya única idea es que los españoles le deben votar a Rajoy por gratitud a él o por terror a los otros.

Claro que son comunistas en Podemos. Lo son todos los jefes. Son una franquicia de fuerzas exteriores enemigas de nuestra democracia y nuestras alianzas. Con ayuda de servicios de información de dictaduras extranjeras. La mayoría creció en las mismas cuadras marxistas leninistas que el simple de su socio Alberto Garzón, un comunista golpista a la nueva/vieja usanza. Iglesias sabe que dar la murga con Lenin asusta a la gente. Por eso tiene ahora la caradura de negar ser comunista cuando le preguntan en los publirreportajes del duopolio televisivo italo-podemita. Ahí no ha de temer la repregunta de un periodista que le confronte con su pasado y sus mil declaraciones que lo identifican incuestionablemente como un comunista partidario de la dictadura y de la represión de toda fuerza discrepante. Que lo desenmascaran como un duro, partidario de ejercer el poder con las armas si se da el caso y partidario de concentrar los medios de comunicación en manos del Estado. Pero él nunca ha temido repreguntas porque los periodistas que se les acercan son rubias que hablan del kamasutra o militantes tan leninistas como él, que no acuden a preguntar sino a jalearle. Nadie ha plantado cara a la amenaza comunista con bandera roja o sin ella. No lo hizo Rajoy porque cree beneficiarse del miedo. No lo hizo Sánchez porque Iglesias lo acomplejó pronto y siempre lo quiso como socio. Y no lo hizo el más capaz, Albert Rivera, porque no supo librarse del buenrollismo generacional. Los tres han trivializado de forma temeraria un peligro mortal para nuestra democracia y la estabilidad europea. Nadie quiso desenmascararlos. El precio podría pagarse ya el 26-J. O tras otro desastre de legislatura amputada. Dentro de un año

El próximo lunes día 6 de junio Nota del Editor: no encuentro mas información sobre esto.
Intelectuales y activistas en defensa de la libertad lingüística presentarán un manifiesto a favor del español
www.latribunadelpaisvasco.com  4 Junio 2016

Un numeroso grupo de personas ligadas al mundo de la cultura, las letras, la ciencia y la educación presentarán el próximo lunes el “Manifiesto por la igualdad de los derechos lingüísticos de los castellanohablantes de España”.

Durante la exposición pública del documento, que tendrá lugar en la Casa Árabe de Madrid y que se acompañará de la emisión de un documental, se contará con la presencia y participación de múltiples personas que, a lo largo de los últimos años, han visto vulnerados sus derechos lingüísticos en los ámbitos de la enseñanza, de las Administraciones Públicas y de las relaciones privadas.

Con esta iniciativa, los promotores del manifiesto, todos ellos ciudadanos castellanohablantes de comunidades autónomas con diversidad lingüística, pretenden que los poderes públicos reconozcan derechos lingüísticos a la comunidad castellanohablante de España en todo el territorio nacional.

El Banco de España pone deberes al próximo Gobierno
EDITORIAL El Mundo  4 Junio 2016

LAS RECOMENDACIONES sobre la economía española recogidas en el informe anual del Banco de España que se publicó ayer son un compendio de los deberes que tendrá que hacer el próximo Gobierno para encarrilar el crecimiento económico. O, de otra forma, recuerda las reformas que el Ejecutivo popular se dejó en el tintero en la última legislatura y que por no llevarlas a cabo han frenado la actividad.

El Banco de España constata que el fuerte crecimiento del año pasado tiene factores estructurales, como «el ajuste de precios y costes que ha permitido mejorar la capacidad competitiva de la economía», unido al saneamiento bancario, al dinamismo de las exportaciones y al aumento del consumo de los hogares. Pero también se ha sustentado en otros aspectos de «naturaleza transitoria» que no dependen de la acción del Gobierno: «El descenso del precio del petróleo, la expansión monetaria del BCE, la depreciación del euro y la orientación expansiva de la política fiscal».

Luis María Linde, gobernador del Banco de España, destacó que se percibe «un agotamiento progresivo de estos factores temporales», lo que va a provocar una «moderación gradual» del crecimiento económico a corto y largo plazo.

El Banco de España hace hincapié en la necesidad de la consolidación fiscal: «No deben minimizarse, dice el gobernador, los riesgos que para la economía tiene un nivel de deuda y de déficit públicos tan elevados, incluso en un entorno de tipos de interés muy bajos». Tras constatar una relajación de la disciplina presupuestaria, fruto de la bajada de impuestos sin controlar a la vez el gasto, Linde considera «prioritario retomar la senda de corrección del desequilibrio fiscal» y para ello, su receta es lograr una «combinación más eficiente de los ingresos y gastos públicos». Como pedía ayer este periódico, el Banco de España considera imprescindible que si el próximo Gobierno, del signo que sea, considera emprender una nueva rebaja de impuestos, tiene que acometer a la vez una decidida política de reducción del gasto público.

El PP es el único partido que, de momento, prevé otra bajada del Impuesto de la Renta a los ciudadanos. El Banco de España piensa que sería contraproducente acometerla sin un plan concreto de control del gasto, a pesar de que Cristóbal Montoro continúe manteniendo que con impuestos más bajos se genera más actividad y, por tanto, más ingresos para el Estado. Eso es cierto, pero sin recortar el gasto corremos el riesgo de volver a incumplir los objetivos de déficit y, lo más grave, perpetuar un desequilibrio básico de nuestra economía.

El Banco de España vuelve a hacer hincapié en que el elevado nivel de desempleo es inaceptable. Para reducirlo es imprescindible mejorar la productividad y considera imprescindible «reducir las barreras al dinamismo empresarial». En concreto, cita la necesidad de «revisar la regulación de ciertos sectores», como el energético, y menciona «el elevado precio» de la electricidad que pagan las empresas y consumidores. Advierte que esto mismo se produce en sectores como el transporte o los servicios profesionales que presentan «márgenes más elevados» -es decir, más beneficios- en España que en otros países desarrollados. Como decimos, son reformas que el Gobierno del PP no terminó de poner en marcha y que debería emprender el Ejecutivo que salga de las elecciones del 26-J.

Dos últimas consideraciones, que también son importantes. La primera es que el Banco de España pide dotar de una mayor flexibilidad al mercado de trabajo. La segunda es que en el documento hay continuas referencias a la responsabilidad de los políticos para dar una respuesta adecuada y decidida a los «retos que plantea el envejecimiento de la población». En definitiva, el Banco de España dice que el próximo Gobierno va a tener poco margen de actuación si quiere que la economía mantenga la senda de crecimiento iniciada en 2014, lo cual parece evidente.

La corrección política: una bomba a punto de explotar
El fenómeno Donald Trump, o el ascenso de la extrema derecha en algunos países europeos, surgen tras décadas de imposición de la corrección política.
Juan M. Blanco Juan M. Blanco www.vozpopuli.com  4 Junio 2016

Hay un partido, el más votado, que busca siempre ese voto de la corrección...

Muchos intelectuales e informadores han descrito el irresistible ascenso de Donald Trump. Pero muy pocos se han tomado la molestia de analizarlo con rigor, de determinar cuál es la corriente de fondo que impulsa con fuerza al magnate neoyorkino. Diríase que la dimensión del “fenómeno Trump” es directamente proporcional a la estupidez de no pocos analistas, mucho más dispuestos a escandalizarse, a rasgarse las vestiduras, que a investigar sus verdaderas causas.

Que un personaje histriónico, con peinado ridículo y bronceado naranja fosforito, capaz de pronunciar las sentencias más altisonantes, obtenga el apoyo de millones de ciudadanos, obliga a un análisis mucho más profundo y objetivo, libre de aspavientos y lamentos de cara a la galería. Trump no sólo gana apoyos en la “América profunda”, sino también en el nordeste, incluso en regiones tan industriales y prósperas como Virginia y Massachusetts. Sus seguidores crecen en el Norte y en Sur, en el Oeste y en el Este: en todas partes. Así pues, la clave está en el origen de esa potente mar de fondo que no sólo está generando turbulencias en EEUU sino también al otro lado del Atlántico.

¿Qué está sucediendo?
Nada puede entenderse sin tener en cuenta la perversa acción de los políticos durante las pasadas décadas: su intromisión en la vida privada de los ciudadanos, su insistencia en legislar basándose en lo que llamaron derechos colectivos y, especialmente, su pretensión de imponer a la población una nueva ideología: la corrección política. Todo ello ha acabado comprometiendo la libertad individual, la igualdad ante la ley, los principios, la honradez, el juego limpio, el pensamiento crítico y, por supuesto, el bienestar económico. Y de aquellos polvos, estos lodos.

Durante décadas, los políticos han aprovechado el viento de popa de la prosperidad económica para desviarse de sus obligaciones y dedicarse a "defender al ser humano de sí mismo", de su avaricia y capacidad de destrucción. Han utilizado la seguridad, la salud y el medioambiente como coartadas para perseguir sus propios intereses. Para ello, han promulgado infinidad de leyes y normas que se inmiscuyen cada vez más en el ámbito privado de las personas e interfieren de forma inexorable en sus legítimas aspiraciones. Las consecuencias más evidentes de esta deriva son, por ejemplo, los enormes obstáculos administrativos para abrir una empresa, por modesta que sea, o simplemente encontrar un trabajo decente.

El imperio de los "derechos" colectivos
Los políticos descubrieron que dividir a la sociedad en rebaños, en constante pugna entre ellos, es la mejor forma de tenerla controlada. Por ello, la política ha primado los derechos colectivos en detrimento de los derechos individuales, unos derechos grupales que implican, por definición, la prevalencia de unos grupos en perjuicio del resto. La consecuencia más grave, sin duda, ha sido la quiebra de la igualdad ante la ley. Pero también, dado que lo que cuenta no es el mérito individual sino la pertenencia a un colectivo, el decaimiento del esfuerzo y la eficiencia. O la desaparición de la responsabilidad individual: al fin y al cabo, si los sujetos se ven obligados a compartir el fruto de sus aciertos, ¿por qué habrían de cargar con los costes de sus errores? El sistema de favores, prebendas y privilegios acaba deformando la mentalidad de muchas personas, genera ciudadanos infantiles, acostumbrados al paternalismo, a reivindicar más que a esforzarse.

Así, la adhesión a grupos interesados constituye la vía más directa hacia la ventaja y el privilegio. El sistema de derechos por colectivos no sólo discrimina; también favorece la picaresca cuando los beneficios se asignan con criterios meramente burocráticos. Al final, muchas personas no encuentran trabajo, simplemente por no conocer a nadie que les consiga un certificado de discapacidad, por no haber denunciado a su pareja, o por no pertenecer a alguno de los múltiples colectivos con ventajas para ser empleados o subvencionados.

La tiranía de la corrección política
Lo más grave, con diferencia, es la pretensión de políticos y burócratas de moldear la forma de pensar de las personas para evitar que se resistan a la arbitrariedad, al atropello. Generaron, para ello, una ideología favorable a los intereses grupales, una religión laica: la corrección política, que arroja a la hoguera a todo aquel que cuestiona su ortodoxia. Esta doctrina determina qué palabras pueden pronunciarse y cuales son tabú, aplicando el principio orwelliano de que todo aquello que no puede decirse... tampoco puede pensarse. Propugna que la identidad de un individuo está determinada por su adscripción a un determinado grupo y dicta que la discriminación puede ser buena: para ello la llama “positiva”. Pero toda persona consciente sabe en su fuero interno que ninguna discriminación es positiva.

En los países con convenciones democráticas consolidadas, con una sociedad civil desarrollada y consciente de sus derechos y obligaciones, celosa de sus principios y convicciones, el avance de esta mentalidad ha sido lento, aunque inexorable. En España, sin embargo, carente de tradición democrática, con una mayoría que cree que la democracia consiste solo en votar, la ortodoxia de lo políticamente correcto progresó a una velocidad vertiginosa, convirtiéndose en dogma de general aceptación a izquierda y derecha en tiempo récord.

Pero, tarde o temprano, estos sistemas, como cualquier otro basado en la mentira, acaban saltando por los aires. En ocasiones, porque la crisis lleva a una reducción del botín a repartir, con el consiguiente choque entre grupos interesados. Otras, por el hartazgo de muchas personas productivas cansadas de tanta trampa y marrullería que les impide ganarse la vida dignamente, o cansadas de que otros vivan a su costa. Pero también por una reacción exacerbada, puramente irracional y desmesurada, contra la imposición de los códigos políticamente correctos. Es lo que se conoce en psicología como reactancia, una reacción emocional que se opone a ciertas reglas censoras, vistas como absurdas y arbitrarias por reprimir conductas e ideas que el sujeto considera justas y lícitas.

Así, el péndulo oscila al extremo contrario, la tortilla se voltea, y muchos ciudadanos acaban apoyando posiciones indeseables, igualmente alejadas de la razón o la moderación. El fenómeno Donald Trump, o el ascenso de la extrema derecha en algunos países europeos, surgen tras décadas de imposición de la corrección política, por el hartazgo de muchos ciudadanos que, tan cabreados como desesperados, se pasan al extremo opuesto. Cierto es que, cuando una campaña es puramente emocional, la racionalidad es lo de menos. Pero millones de personas no caen a plomo en el error por obra y gracia de una campaña de marketing sino por la verdad que en ese error se encierra. Y mucho menos en contra del statu quo, si no existe un caldo de cultivo adecuado, una potente causa de fondo: mentiras que han estado golpeando sus oídos, y su conciencia, durante años.

Próximas elecciones: ¿la misma cantinela?
Más vale prevenir que lamentar. Para lograr en España un sistema justo, eficiente y racional, debemos cambiar las leyes, simplificarlas, retirar muchas trabas administrativas, eliminar las normas que conceden prebendas, restaurar la igualdad ante la ley. Pero ello no basta: hay que desterrar la nefasta corrección política, esa ideología justificadora de privilegios grupales y sustituirla por convenciones sanas: honradez, inclinación al juego limpio, ética, libertad y responsabilidad individual, igualdad de todos los ciudadanos ante la ley.

Es una pésima noticia que los principales partidos concurran a las próximas elecciones con un enfoque que se mantiene dentro de lo políticamente correcto, haciendo promesas muy similares que, en todo caso, difieren en la dosis prescrita. Cierto, España no es Estados Unidos, ni siquiera Austria. Aquí, el control que ejerce el establishment alcanza cotas inaceptables en aquellas latitudes. Y muy pocos medios osan desafiar sus directrices. Pero lo que pudiera parecer un seguro en el corto plazo generará, a la larga, tensiones extraordinarias. Cada vez son más las personas hastiadas de tanta discriminación y tanta majadería, que desean ser ellas mismas, no clones sin identidad dentro del grupo asignado. Y podría llegar el día en el que el fenómeno Trump, en comparación, nos parezca una minucia.

Así pues, es deseable que ciertas mentes pensantes de algún partido comiencen a plantar cara de forma decidida a lo políticamente correcto. Pronto se percatarán de que no es tan difícil. Que es rigurosamente falso que la verdad no venda. Los monstruosos guardianes de la ortodoxia no son más que degastados y achacosos tigres de papel. Se puede romper el tabú si se hace con convicción, explicándolo con argumentos razonables, y ganar a la larga el apoyo de un enorme sector de la población, hasta ahora silente. Recuerden: en una época de engaño universal, decir la verdad es un acto revolucionario. Pero deben darse prisa, no sea que algún Donald Trump versión española, con tupé o sin él, asalte el poder y se haga con los mandos.

Aviso a navegantes de Linde: quedan muchas reformas por hacer
El Gobernador del Banco de España pide más flexibilidad y alerta de que sigue habiendo riesgos asociados a las cuentas públicas.
D. Soriano Seguir Libertad Digital  4 Junio 2016

Luis M. Linde ha entrado este viernes en la campaña electoral. Lo ha hecho durante la presentación del informe anual de la entidad, en el que los expertos del organismo regulador ofrecen su análisis de la situación actual de la economía española, sus perspectivas a futuro y sus recetas para mantener el buen rumbo de los últimos años.

Precisamente, esta última cuestión es la que ha generado más polémica. Las propuestas del Banco de España no son novedosas. De hecho, suenan muy parecidas a las que se han planteado en anteriores informes y boletines y también son similares a las que plantean los organismos internacionales. Por poner un ejemplo, las recomendaciones de la Comisión Europea van en la misma línea que Linde.

La presentación del gobernador es moderadamente optimista. Recuerda el 3,2% de crecimiento del PIB y el medio millón de puestos de trabajo creados en el último año. Pero no es triunfalista. Linde recuerda que sigue habiendo importantes "riesgos" en el futuro a corto plazo y pide que se mantengan las reformas para enfrentarse a esos peligros.

En concreto, hace referencia a tres "retos pendientes" a los que nos enfrentamos. El primero es el desempleo, que sigue por encima del 20% incluso a pesar de los dos últimos años de dinamismo en el mercado laboral. En esta cuestión, Linde defiende que para consolidar esta tendencia hay que "mantener y ampliar las ganancias competitivas". ¿Y cómo se consigue esto? Pues para el gobernador del Banco de España con un "marco laboral que refuerce la flexibilidad interna y facilite la adecuación de los salarios". Además, pide "potenciar el atractivo de la contratación indefinida, evitando que su excesiva protección siga incentivando la temporalidad".

Se intuye en las palabras de Linde (aunque evite los términos más polémicos) que su propuesta va en la línea de igualar la indemnización por despido de fijos y temporales (principalmente reduciendo la de los fijos) y aumentar la flexibilidad que tienen las empresas para ajustar sus condiciones a la realidad de su mercado. En este sentido, sería dar un paso más respecto a lo aprobado en la reforma de 2012. Sólo el PP apunta en esta dirección. Ciudadanos mantiene una postura más ambigua: plantea una reforma integral del mercado laboral que contiene algunos elementos de este discurso. PSOE y Unidos Podemos no sólo no apuestan por esta alternativa, sino que que proponen derogar la reforma de Fátima Báñez.

El segundo apartado de las propuestas de Linde está dedicado a las cuentas públicas. Linde advierte que no se pueden "minimizar" los riesgos que tiene para el conjunto de la economía, "un nivel de déficit y deuda tan elevados". Por eso mismo, aboga por mantener "la senda de corrección del desequilibrio fiscal", a través de una "combinación más eficiente de los ingresos y los gastos públicos". No se queda ahí, sino que pide la aplicación "estricta" de los mecanismos previstos en la Ley de Estabilidad Presupuestaria.

Esta parte es interesante porque se aleja del discurso político predominante en España en los últimos años. Los cuatro grandes partidos se presentan a las elecciones con la promesa de acudir a Bruselas a exigir más margen con los objetivos de déficit públicos. Es decir, PP, PSOE, Ciudadanos y Podemos creen que se puede gastar más y que el único problema con los actuales números rojos deriva de la negociación con Bruselas y no del hecho de que este nivel de déficit sea negativo en sí mismo. Frente a esta interpretación, Linde recuerda que la credibilidad del conjunto del país, especialmente de las administraciones públicas, depende de su capacidad para embridar las cuentas y alerta de que tenemos retos por delante (habla, por ejemplo, del "envejecimiento de la población") que será mucho más sencillo confrontar si nuestras finanzas públicas están equilibradas.

En tercer lugar, el siguiente "reto" de la economía española al que el gobernador se enfrenta es el de la "mejora de la productividad". Si queremos salarios más elevados, subir la recaudación de impuestos o crear empleo de forma sostenida hay que "converger a los niveles de productividad de las economías más avanzadas". Es cierto que esto ni es sencillo ni se hace de un día para otro, pero esta "tarea compleja" tampoco se conseguirá si no se ponen los elementos necesarios: “Acciones diversas y sostenidas en el tiempo”, reclama el discurso.

En este sentido, Linde pide "incrementar el nivel de eficiencia en la utilización de los recursos productivos disponibles". ¿Esto en qué se concreta?:

"Facilitar la financiación de nuevos proyectos de inversión y reducir las barreras al dinamismo empresarial"
"Algunas de estas barreras tienen su origen en distintos elementos regulatorios, lo que aconseja la revisión de aquellos que resultan excesivamente restrictivos para la competencia en determinados mercados o que establecen incentivos contrarios al crecimiento empresarial"
"Elevar la productividad exige fomentar la acumulación de capital humano y tecnológico, y mejorar las instituciones que establecen el marco de relaciones legales y administrativas entre el sector público y el privado"

Circo Nacional: el peor espectáculo del mundo
Roberto L. Blanco Valdés La voz  4 Junio 2016

El pasado 19 de enero estrenó sus funciones en Galicia el maravilloso Circo Nacional que, bajo la dirección de dos de los más grandes profesionales del oficio, Pinto & Chinto, hizo las delicias de un público atónito por lo que venía sucediendo en el país desde la celebración, el 20 de diciembre, de las elecciones generales.

Fue así como, por el módico precio de La Voz, sus lectores pudimos no solo informarnos de lo que sucedía en nuestra comarca, en Galicia, en España y en el mundo, sino también asistir, sin recargo adicional, a un espectáculo fantástico, que cada día tenía un plato fuerte, es decir, un soberbio número circense, que ponía de relieve con una claridad siempre insuperable con palabras, el desarrollo de lo que pomposamente se llamó el proceso de investidura del presidente del Gobierno.

Los grandes protagonistas de cada una de las espléndidas veladas fueron, como era de esperar, la banda de los cuatro (Rajoy, Sánchez, Iglesias y Rivera) a los que en ocasiones se unía el rey Felipe VI, quien en un gesto de innegable cercanía democrática no tuvo inconveniente en saltar a la pista para contemplar cómo los cuatro grandes tenores de la política española eran capaces de montar una verdadera exhibición ellos solitos, asumiendo con una admirable habilidad todos los papeles de una función circense digna de tal nombre: equilibristas, trapecistas, malabaristas, domadores, acróbatas, funambulistas, titiriteros, magos, ventrílocuos, tragasables, contorsionistas, el hombre bala, mimos y, sobre todo, ilusionistas y payasos.

Ya la función inaugural del 19, cuando el funambulista Rajoy debía pasar el cable para llegar al sillón presidencial, número que más tarde habría de repetir Sánchez cogiéndose al trapecio en llamas de Podemos, daba una idea cabal de que el divertimento para el público estaba plenamente asegurado. Y así fue: Sánchez el león, obligado a pasar por el aro manejado por Iglesias; el impresionante mutuo lanzamiento de cuchillos entre el propio Iglesias y Rivera; Rajoy montado en el toro loco de la corrupción o quitándoles cucamente la red salvavidas a los líderes de Ciudadanos y Podemos que ejecutaban un brillante salto mortal en el trapecio; el rey Felipe VI tratando en vano de empujar al pesado elefante de la investidura; Iglesias apretujando a Sánchez el contorsionista para embutirlo en la urna del referendo catalán; el ilusionista Rajoy perfumando las cagadas del elefante del PP; o, en fin, y entre otros muchos y colosales números de circo, el terrible arrancamoños de los cuatro tenores con sus respectivos rabos de chimpancé gritando «¡leña al mono!».

Mañana entrega La Voz, por un precio menor que el de un café, una recopilación de todas y cada uno de las inigualables viñetas con las que esos dos genios del humor gráfico que son nuestros queridos Pinto & Chinto nos han ayudado a pasar con una sonrisa, cuando no con una sonora carcajada, las tristezas del peor espectáculo del mundo, es decir, del protagonizado por unos líderes incapaces de ver más allá de sus narices. Nunca como con esta maravillosa recopilación de números circenses que se quedan para siempre en la retina fue más cierto que una imagen vale más que mil palabras. Y se lo dice quien ha escrito muchos miles sobre lo que nos enseñan en su circo Pinto & Chinto.

¿Son elementos compatibles la inteligencia y el ejercicio de la política?
Francisco Hervás Maldonado. Coronel médico en la reserva www.latribunadelpaisvasco.com  4 Junio 2016

Hace tiempo se comentaba irónicamente acerca de los hijos que, si tenías uno con pocas luces lo mejor era que se dedicase a la política o tal vez al ejercicio sindical. Desde luego, la afirmación era un tanto irónica, pero no estaba totalmente exenta de razón, pues lo que abunda entre la clase política o sindical, no son los grandes intelectuales, sino los pícaros, quienes no son precisamente inteligentes, sino más bien descarados y oportunistas. Hay excepciones, naturalmente, como Sir Winston Churchill, pero son poquísimas.

Pero claro, cuando hablamos de una cosa debemos ser precisos. Por tanto, la primera cuestión a preguntarse es… ¿qué es la inteligencia?, no vaya a ser que estemos hablando de una cosa y luego sea otra. De un modo muy simplista, si acudimos a la semántica, podríamos afirmar que es la capacidad de elección, pues se trata de una palabra compuesta de otras dos: intus (entre) y legere (escoger), pero esto es demasiado ambiguo. ¿Entre qué, cuándo, cómo, para qué, etc.? Hemos de ser un poco más precisos. Además, son precisamente todas estas características las que utilizan los pícaros para simular capacidades intelectivas que no tienen.

Los seres humanos tenemos siempre la manía de clasificar, ya desde los tiempos de Aristóteles, lo cual no es siempre ni necesariamente bueno. De todas formas, como ya dijera Paul Valéry, “hemos de falsear la verdad para poder llegar a comprenderla”. Estemos o no de acuerdo, lo cierto es que sin método no se aprende. Por eso, podemos decir que hay varios tipos de inteligencia:

La inteligencia psicológica, relacionada con la capacidad de comprender el aprendizaje y la relación con el medio.

Hay una inteligencia biológica o adaptativa, que nos facilita nuestra respuesta adecuada ante situaciones nuevas o sorpresivas.

Existe una inteligencia operativa, mediante la que procesamos datos y elaboramos conclusiones en base a los resultados obtenidos tras dichos procesos.

Tenemos otros muchos tipos de inteligencia, no todos ellos bien conocidos, pero que asociativamente producen unos resultados determinados.

Hay psicólogos, como el norteamericano Gardner o el bueno de Karl Gustav Jung, que piensan que la inteligencia es modificable, pues se trata de un potencial evolutivo de difícil cuantificación y que puede ir a más o a menos con el transcurso del tiempo. Yo no estoy muy de acuerdo con eso, porque hay dos factores que condicionan definitivamente esa evolución: el entrenamiento y las características utilizadas de nuestro ADN, especialmente en lo tocante a la producción y distribución de los llamados neurotransmisores, las sustancias bioquímicas que crean y difunden la información entre las células del sistema nervioso, aunque no solo de él. Esas varían poco, por más que te entrenes.

Lo que sí se ha demostrado ya claramente es que la medición del cociente intelectual solo sirve para determinar un campo, más o menos pequeño, de nuestra capacidad intelectiva. No es útil, desde luego, y menos en el plano sanitario, donde puede ser hasta perjudicial su determinación. Pero volvamos al inicio y concretemos cómo utilizan la inteligencia los políticos y sindicalistas, en relación con aquellos que no lo son, y para poder llegar ahí, habremos de recurrir nuevamente a la clasificación, aunque esta vez de una forma mucho más precisa.

La inteligencia lógica y matemática es la que nos permite la resolución de problemas secuenciales, la de los fenómenos que suceden o pueden suceder, en base a un sistema de cuantificación y relación previa de unos hechos con otros. Los políticos y sindicalistas andan muy flojitos de ésta. Ellos funcionan a base de estímulo - respuesta, como las jacas, que responden al estribo, la brida o la fusta. Pero no son capaces de elaborar una secuencia larga evolutiva sin la ayuda de otras personas, expertas en este tipo de inteligencia. Es muy típico de los pícaros presentar destellos de un solo paso: “esto está mal porque me molesta o esto está bien porque me gusta”; pero, ya sea por falta de neurotransmisores o por deficiencias en su ADN evolutivo, el caso es que no son capaces de comprender procesos de más de dos o tres pasos. Y pese a ello, opinan y dogmatizan.

Existe una inteligencia lingüística o verbal, propia de los escritores y poetas. Esta inteligencia nos facilita el uso de la palabra con destreza. Aunque su vocabulario es limitado, los políticos y sindicalistas utilizan la palabra bastante bien, por lo general. Hay excepciones, que todos conocemos, como cierto político que de tanto callar se está cargando su partido. Ese parloteo, esa parola exhaustiva, les hace a los políticos creerse que saben algo, cosa que es falsa, de hecho es como un envoltorio maravilloso de una caja vacía. Igual sucede con los sindicalistas. Hay un refrán que a todos ellos los define muy bien: “eres como la perdiz de abril, mucho piar y poco acudir”.

También tenemos una inteligencia visual de modelos espaciales, con formas y colores, durezas y blanduras, etc. Es la de los artistas y sirve para asociar la memoria de objetos con significado en el espacio, tras verlos. Bueno, esta si la pueden tener desarrollada los políticos y sindicalistas, porque frecuentemente se asocia con la posesión de objetos. Ahora bien, solo la utilizan para objetos comunes, como coches, casas, etc. En cuanto ya llegamos a objetos complejos, no hay nada que hacer. Por eso, siempre necesitan secretarias informáticas, gente que maneje sus sistemas de maquinaria compleja, etc. Es decir, que empiezan bien, pero acaban pronto.

Hay una inteligencia del movimiento corporal, la de los deportistas. Los políticos no la tienen, porque les supondría un entrenamiento notable, al cual no están dispuestos a someterse.

La inteligencia intrapersonal, que es la conciencia, no creo que la tengan muy desarrollada, a juzgar por lo que cada día vemos. La interpersonal, la de relación con otras personas, si la tienen bien desarrollada, pero solo la utilizan en su propio beneficio. Es normal verles sonreírte un día y al siguiente, ignorarte. Ambas inteligencias van juntas. Por eso, quien no tiene conciencia, acaba chocando con los demás.

La inteligencia musical es fundamental para dilatar el deterioro cognitivo. La música es la mejor terapia contra el Alzheimer, hoy por hoy. Los políticos no suelen ser especialmente melómanos, como los sindicalistas, y ello les lleva a una situación de soledad muchas veces, cuando se retiran. De todas formas, no es un aspecto especialmente deficitario en ellos. Algo tendrían que tener normal.

Finalmente, la inteligencia medioambiental, que nos lleva a relacionarnos con la biología, geología y astronomía, por ejemplo, como elementos de la naturaleza, la tienen muy poco desarrollada por lo general.

Vemos por tanto que nuestra clase política y sindical deja bastante que desear. Tal vez como poetas, con un instrumento musical junto a ellos, les iría un poco mejor, o tal vez no.

Bueno, pues no me reprimo. Lo digo: son como Nerón con la lira, capaces de quemar Roma o de matar a su madre (Agripina la menor) y provocar el suicidio de su mentor (Séneca), sin que les produzca ello el más mínimo remordimiento. Eso sí, Nerones de vía estrecha, con coleta y sin coleta…

Volver a empezar
Ya están aquí de nuevo los comunistas, orgullosos de la ideología de los Cien Millones de Muertos.
Eduardo Goligorsky Libertad Digital  4 Junio 2016

Cuando cayó el Muro de Berlín y se derrumbó el imperio soviético, los congénitamente optimistas pensaron que había llegado el momento de arrinconar en la biblioteca los libros que desenmascaraban las utopías sanguinarias. La realidad acababa de demostrar que los horrores que Stéphane Courtois y otros estudiosos documentaban en El libro negro del comunismo (Ediciones B, 2010) no alcanzaban a reflejar en toda su dimensión la perversidad del sistema. Otro tanto se podía decir de los desmitificadores ensayos de George Orwell, Albert Camus, Arthur Koestler, Jean-François Revel, François Furet, Isaiah Berlin o Karl Popper. No obstante su rigor, se quedaron cortos. Por fin el escalpelo de Alexander Solzhenitsyn se hundió hasta el fondo en las llagas del Gulag. Los optimistas se equivocaron al guardar esos libros. Hoy vemos circular por las calles y las redes sociales la réplica del monstruo y urge refrescar la memoria colectiva.

Plaga de vandalismo
Hay que volver a empezar en condiciones harto difíciles. La clase media y emprendedora, que forma la columna vertebral de la resistencia liberal y socialdemócrata a las embestidas de los totalitarismos, no está en vías de desaparecer, víctima de la crisis, como piensan algunos, pero sí se ha desmoralizado y se ha convertido en presa fácil de demagogos y sembradores de odio. Sorprendentemente, al caer en estas trampas ha descuidado sus ya maltrechos intereses. Alarmado por la plaga de vandalismo que se ha instalado en Barcelona cabalgando sobre la campaña de desobediencia a la ley que el secesionismo estimula, el editorialista de La Vanguardia, hasta ahora propalador complaciente de dicha campaña, clama (27/5):

La propiedad privada es la base de la economía emprendedora catalana, pero hoy en día apenas tiene defensores públicos en Catalunya, lo que contribuye a crear un clima de justificación de los antisistema. Los ataques al derecho a la propiedad son tolerados en nombre de vagos principios de justicia social. (…) Por si fuera poco, algunos grupos políticos en alza (singularmente la CUP, pero también sectores que apoyan a la alcaldesa Colau) defienden abiertamente estas posiciones: ya que el sistema capitalista es opresor y practica una "violencia sistémica", la violencia de los grupos antisistema está justificada por ser defensiva. (…) Nadie se atreve a defender a pecho descubierto la legalidad frente al fenómeno okupa que recurre a la violencia.

Eso sí, el editorialista tampoco quiere enemistarse con los pijoprogres y advierte de que los remedios propuestos por partidos y personalidades más derechistas "seguramente serían peores que la enfermedad". Con su pan se lo coma.
Entramado de falacias

Es en las páginas de La Vanguardia donde encontramos también una de las muchas pruebas de que hay que volver a empezar el trabajo de desmontar el entramado de falacias sobre el que descansa el Moloch comunista. El galardonado sociólogo Manuel Castells encabeza su filípica semanal con un título que, después de las experiencias vividas, debería interpretarse como una acusación pero que él emplea como diploma de honor: "Comunistas" (21/5). ¿Aceptaría el diario una colaboración igualmente halagüeña titulada "Nazis"? Ya lo planteó Jean-François Revel: ¿acaso adoptar la ideología de Lenin, Stalin, Mao y Pol Pot es menos aberrante que adoptar la de Hitler, Göring y Himmler? Apostrofa Castells:

Resulta sorprendente y un tanto deprimente observar en la política española la descalificación de "comunista" como argumento político, como en tiempos de Franco y la guerra fría.

Proceder así es, a juicio del eminente sociólogo, una "bajeza", una muestra de "miedo irracional". Pero atención: Castells no denuncia que se utilice este término sin justificación, sólo para denigrar al adversario socialdemócrata o liberal, como hacían los macartistas. No, ser comunista es, para Castells, motivo de orgullo. Explica:

Resulta que el líder político actualmente mejor valorado en las encuestas es Alberto Garzón, que se declara comunista a mucha honra, sin que les importe a los ciudadanos en un sentido o en otro.

Motivo de más para volver a empezar, divulgando entre los ciudadanos la magnitud de los crímenes asociados a esta ideología. Sobre todo para que no los tomen por idiotas como hace Castells, quien inmediatamente después de subrayar que Garzón "se declara comunista a mucha honra" desliza que "esto no quiere decir que ni él ni nadie esté proponiendo políticas comunistas". ¿Entonces por qué se declara comunista, si las políticas que propone no lo son? Si un candidato se jactara de ser nazi a mucha honra, ¿se lo disculparíamos acotando que las políticas que él y los suyos proponen no son nazis? Los libros que habíamos guardado son pródigos en ejemplos de las tácticas arteras y los disfraces que los comunistas emplearon a lo largo de la historia para copar el poder, traicionando y exterminando después a sus cándidos aliados ocasionales.

Aborto del leninismo
Castells finge ser ecuánime al reconocer que la utopía derivó hacia "un universo totalitario que entronizaron la Unión Soviética y China", a lo que se sumó "la destrucción de millones de seres humanos y la dictadura implacable de un partido". Pero los cien millones de muertos son pelillos a la mar. El universo totalitario tuvo sus ventajas:

Esa realidad histórica también arrojó un balance de éxito. (…) La Unión Soviética se industrializó y modernizó en un tiempo récord y construyó una máquina militar que fue la fuerza decisiva para derrotar al nazismo. (…) China es hoy la segunda potencia económica mundial y el pulmón del capitalismo global bajo la dirección de un partido comunista tan totalitario como el soviético.

Balance de éxito que también se podría aplicar –maravillas del totalitarismo–, a los planes de desarrollo autárquico que impulsaron el nazismo, el fascismo y el franquismo.

Castells manipula la historia para acomodarla a sus necesidades dialécticas y, prescindiendo de lo que sucedió antes de la Guerra Civil y durante ésta, nos cuenta que "el PCE nunca fue amenaza a la democracia". Claro que lo fue en los tiempos de los comisarios estalinistas y las checas, pero también es cierto que las cosas cambiaron, y al evocar ese cambio el sociólogo pone al descubierto una contradicción de la que se deduce, nítidamente, que hoy la meta del PCE y del contubernio Unidos Podemos es el guerracivilismo y no la democracia:

Todos concuerdan en su papel conciliador decisivo [del PCE] en la transición, en la aceptación de la monarquía, en los pactos de la Moncloa y en la construcción de la convivencia constitucional.

Este papel conciliador del PCE que Castells evoca cínicamente para reforzar el engaño es precisamente el que el comunista a mucha honra Garzón y su socio chavista Pablo Iglesias repudian enfáticamente, abominando de Santiago Carrillo, al que canonizarían por Paracuellos pero detestan por sus aportes a la construcción de la convivencia constitucional, mientras abrazan a Julio Anguita, el pirómano senil que confiesa estar obsesionado por el deseo de exhumar el delirio rupturista de 1977. Este compadrazgo los delata: lo que se disfraza de alianza para el cambio y el progreso no es más que otro aborto del leninismo necrófilo. El director de La Vanguardia, Marius Carol, escribió, con su firma, en pleno apogeo del motín de Gràcia, un comentario que podría aplicarse a los trampantojos revolucionarios de su prestigioso colaborador (27/5):

Algunas de las cosas que unos escriben o declaran ante estos hechos son la demostración de que falta reflexión intelectual y sobra estupidez humana.

Autopsia de las plagas
Uno de los libros que rescato de mi biblioteca ya había previsto esta contingencia. Releo en La tentación liberal. Una defensa del orden establecido (Península, 2009), del clarividente Miquel Porta Perales:

Los enemigos de la sociedad abierta no han desaparecido. Lo que ha ocurrido –"Hemos atravesado abismos de crímenes y escombreras de gloria", sentenció Chateaubriand– puede volver a ocurrir. La sociedad abierta, que históricamente ha superado todos los obstáculos, sea cual fuere su disfraz y estrategia, debe seguir superándolos. Y, para ello, se necesita una política conforme a la realidad. De vuelta al mundo real, hemos de asumir que la cultura de la libertad conquistada en las últimas décadas puede retroceder. Y, para que eso no suceda, hay que creer en la superioridad de esta cultura y confiar –de ello hemos hablado en otro capítulo de este libro– en las ideas, armas y estrategias realmente existentes para su defensa y extensión.

Las amenazas que se ciernen sobre la sociedad abierta se han multiplicado desde aquellos tiempos en que el reptil totalitario tenía sólo dos cabezas: la nazifascista y la comunista. Hoy se han clonado las ultraderechas y las ultraizquierdas, acompañadas por un séquito en el que los populismos variopintos con toxinas nacionalistas y clasistas compiten con los fundamentalismos religiosos y étnicos. Porta Perales practica la autopsia de todas estas plagas y desvela cuáles son los eficaces antídotos liberales.

Para los veteranos es trabajoso volver a empezar. Los novatos ni siquiera conocen las caras del mal y con demasiada frecuencia sucumben a la tentación de lo desconocido. He aquí más motivos para volver a empezar. Los valores de nuestra civilización merecen el esfuerzo.

Es hora de abandonar la Unesco (otra vez)
La Unesco, radicalmente antisemita

Guy Millière (*) www.latribunadelpaisvasco.com  4 Junio 2016

El pasado 11 de abril, el Consejo Ejecutivo de la Unesco adoptó una resolución denominada Palestina Ocupada. El título deja claro enseguida que es un documento sesgado. No es una sorpresa. Todos los textos adoptados por la Unesco en relación con Oriente Medio son sesgados.

Aun así, quienes lo hayan leído con atención observarán que esta vez han ido un poco más lejos.

La resolución de la Unesco no solo es sesgada: es negacionista. Elimina de un plumazo cualquier rastro de la presencia judía en Jerusalén y Judea en la antigüedad. El Monte del Templo jamás se menciona. Sólo aparece con el nombre de Mezquita de Al Aqsa (Haram al Sharif). La denominación "Muro Occidental" aparece entrecomillada, para indicar que no es válida: la de Muro de Buraq se utiliza sin comillas. Las tumbas de los cementerios judíos se describen como "falsas tumbas judías".

Es una resolución radicalmente antisemita: niega los hechos históricos, afirma que no existe lo que existe y presenta la historia del judaísmo y de los judíos como mentiras. La mentira está en acusar a los judíos de "colocar tumbas judías falsas". Se quiere decir que el judaísmo es una farsa y que los judíos son unos mentirosos y falsificadores.

El documento es absolutamente antihistórico, refractario a los hechos y antisionista; de manera inequívoca, trata de probar que Israel se fundó sobre una impostura y que no hay razón para que exista. El documento describe constantemente a Israel como la "potencia ocupante" y lo presenta como un país predador y arbitrario.

Votar a favor de dicho texto significa suscribir el negacionismo histórico, el antisemitismo radical y un antisionismo absoluto. Los representantes de seis países occidentales –Estados Unidos, Estonia, Alemania, Lituania, Países Bajos y Reino Unido–, descifrando correctamente el significado de la resolución y sus implicaciones, votaron en contra. Los representantes de otros países occidentales –Francia, España, Suecia y Eslovenia– aceptaron el texto y votaron a favor.

La resolución fue presentada con el apoyo de varios países musulmanes, algunos de ellos definidos como moderados: Egipto, Túnez y Marruecos.

El texto fue redactado por expertos de la Autoridad Palestina. Desde 2011, la AP es miembro de la Unesco con la denominación de "Estado de Palestina".

El Gobierno israelí manifestó inmediatamente su indignación. El primer ministro, Benjamín Netanyahu, dijo que "nadie, y menos una organización que se encarga de preservar la historia, puede negar un vínculo que abarca miles de años". Por su parte, Stand With Us y el International Legal Forum difundieron una petición en la que se exigía a la Unesco que cambiara de actitud y se mantuviera "fiel a sus principios fundadores".

El enfado del Gobierno de Israel y la indignación de los otros es legítima. La petición está plenamente justificada. Sin embargo, es inútil esperar que la Unesco cambie de actitud. Esperar que se mantenga fiel a sus principios fundadores es esperar algo que no va a suceder. Hace mucho que la Unesco los abandonó.

La Unesco es una entidad de la ONU, y la ONU es una organización donde las democracias están en minoría, rodeadas por una inmensa mayoría de dictaduras y regímenes autoritarios imbuidos de odio hacia Occidente. Israel es prácticamente el único país considerado culpable de violar los derechos humanos por el llamado Consejo de Derechos Humanos, en el que el presidente iraní Mahmud Ahmadineyad fue recibido como un héroe en 2009.

En octubre de 2015, la Unesco ya había emprendido el camino que sigue hoy. Catalogó la Tumba de Raquel como la Mezquita de Bilal ben Rabah y la Tumba de los Patriarcas como la Mezquita de Ibrahim y los declaró "lugares palestinos".

Lo preocupante es que solo seis países occidentales estuvieran dispuestos a rechazar una resolución absolutamente ponzoñosa y fraudulenta.

Los países occidentales que votaron a favor de la resolución aprueban obviamente sus contenidos. Estos países han perdido toda legitimidad para afirmar que quieren la paz en Oriente Medio. Al aprobar la resolución, han demostrado que están en guerra contra el judaísmo, los judíos e Israel. Uno de ellos, Francia, dice que celebrará una cumbre para reavivar el "proceso de paz". En este contexto, es una propuesta grotesca.

El hecho de que un grupo de países musulmanes, a menudo descritos como moderados, apoyara la resolución solo puede conducir a una pregunta: ¿cómo puede un país que respalda dicho documento ser descrito como moderado?

Que expertos de la Autoridad Palestina hayan escrito dicha resolución debería bastar para demostrar que la AP no es moderada. Es evidente que no tiene ninguna intención de crear un Estado junto a Israel. Como suelen admitir abiertamente sus líderes, su plan es que Israel sea demonizado, destruido y sustituido.

El problema de fondo es que este negacionismo, antisemitismo y antisionismo están profundamente arraigados tanto en Europa como en el islam.

El Corán dice que los judíos y los cristianos ("cruzados") han falsificado sus libros sagrados y que la historia del judaísmo y del pueblo judío es falsa. La tradición musulmana dice que Mahoma ascendió al cielo desde Al Aqsa, y que el Muro de Al Buraq es el muro donde amarró a la criatura alada en la que voló al cielo. No hay sitio para el Monte del Templo o el Muro Occidental, aunque llevaran allí, con incontables artefactos arqueológicos, más de mil años antes de que naciera Mahoma.

La tradición musulmana también dice que los judíos, como no creyentes, están condenados al humillante status de dhimmíes, y que todos los territorios conquistados por el islam tienen que seguir siendo musulmanes para siempre. La tradición musulmana no puede aceptar un país gobernado por judíos o cristianos en un territorio que una vez fuera conquistado por el islam, sea Israel, antiguamente parte del imperio otomano, o grandes franjas de Portugal y España.

La resolución adoptada el 11 de abril por el Consejo Ejecutivo de la Unesco es islámicamente correcta. Los países musulmanes moderados no pueden contradecir al Corán y la tradición musulmana sin arriesgarse a ser acusados de irtidad (apostasía). Los expertos de la Autoridad Palestina se mantienen fieles al Corán y a la tradición musulmana.

Los países occidentales que aprobaron la resolución demostraron su sumisión a la corrección islámica. Los dhimmíes, en la historia islámica, son ciudadanos de segunda clase, apenas tolerados, sometidos a leyes especiales que les recuerdan su inferioridad, así como a un impuesto, la yizia, con el que comprar la protección de sus vidas y haciendas.

Los países que rechazaron la resolución podrían considerarse insubordinados.
No basta con rechazar esa resolución. Es hora de pedir al mundo musulmán que deje atrás su pesada carga de tradiciones tóxicas, sus chantajes y la violencia.

Es hora de hacer algo más.
En 1984, bajo la presidencia de Ronald Reagan, Estados Unidos abandonó la Unesco porque ésta era claramente servil a la Unión Soviética y servía intereses contrarios a la libertad y a los valores occidentales.

Estados Unidos volvió a la Unesco en 2003. En 2011, cuando la Autoridad Palestina fue admitida en la Unesco, EEUU congeló su aportación económica.

Estados Unidos tiene que volver a abandonar la Unesco. Urgentemente. La Unesco es servil a la corrección islámica y sirve a intereses contrarios a la libertad y a los valores occidentales. Hace ochenta años, el negacionismo y el antisemitismo condujeron al Holocausto. Es hora de decir "basta".

(*) Artículo publicado inicialmente en la web del Gatestone Institute. Traducción elmedio.com

Dejen a los niños en paz
Jesús Laínz Libertad Digital  4 Junio 2016

Esto de meter a los niños en medio de las disputas políticas es una de las más repulsivas malformaciones del sufragio universal. Pues cuando la soberanía residía en el soberano, ni a él ni a nadie le importaba lo que opinaba la gente, y mucho menos aún los niños. Pero desde que hace dos siglos y medio el mohoso Antiguo Régimen se desplomó bajo el peso de su propia ineficacia, la opinión de la mayoría pasó a ser el epicentro de cualquier sistema político. Y por eso todos los partidos, aunque algunos intenten disimularlo, acaban intentando sembrar votos futuros en el virgen terreno infantil.

Ya en aquellos fundacionales días, el jacobino Louis de Saint-Just planificó un modelo educativo –gracias a Dios inaplicado a causa de su temprana cita con mademoiselle Guillotine– en el que el papel de los padres habría de interrumpirse cuando el niño cumpliese cinco años. A partir de esa edad "los niños pertenecen a la República", tutor universal encargado de su formación. De hecho, el niño no debía regresar a la casa de sus padres hasta que cumpliera veintiún años. La militarización republicana implicaba tal grado de control por parte del Estado que todo joven estaba obligado a declarar quiénes eran sus amigos. Y si posteriormente quería romper una amistad, tenía que explicar los motivos ante el pueblo.

Sus discípulos soviéticos tomaron buena nota. Lenin manifestó: "Por mal que vaya todo, si me dejan a los niños en mis manos durante unos años, no habrá nada después que derribe el régimen soviético". Y su ministro Lunacharsky estableció:
Debemos convertir a los niños en una generación de comunistas. Los niños, como blanda cera, son muy maleables y es necesario modelarlos como buenos comunistas. Debemos rescatar a los niños de la dañina influencia de la familia. Debemos nacionalizarlos. Desde los primeros días de su corta vida, deben encontrarse bajo la benéfica influencia de la escuela comunista. Obligar a las madres a entregar su niño al Estado Soviético: ésa es nuestra tarea".

En la otra orilla del totalitarismo, Hitler declaró en 1933:
Cuando veo a esas gentes de derecha e izquierda encerradas en sí mismas pensando: a nosotros no nos conseguiréis nunca, pienso, me da igual, a vuestros hijos sí los tendremos. A ellos los educaremos desde el principio en el ideal.

Junto a los modélicos totalitarios comunistas y nacionalsocialistas, los separatistas vascos y catalanes también lo tuvieron muy claro desde el principio. Un ejemplo entre mil: el periódico ¡Nosaltres sols! explicó el 14 de noviembre de 1931 sus propuestas para conseguir el apoyo mayoritario de las nuevas generaciones:
La única solución sería la de instruirlos, algo casi imposible si pasan de la treintena: árbol que creció torcido, difícilmente se endereza. Pero si de las generaciones de ahora no podemos esperar gran cosa, ¿cabe pensar lo mismo de las que llegan y las que vienen? Los niños y los jóvenes son dúctiles como la cera, y adoptan la forma que se les quiera dar.

Algunos años antes Jesús de Sarría había dado a la imprenta su Ideología del nacionalismo vasco, estudio en el que subrayó la importancia de la escuela en la formación de la conciencia nacionalista:
Que ninguna energía se pierda. Que en adelante ningún joven deje de caer en sus garras –garras de amor–. Multiplicar los institutos técnicos, las escuelas especiales, las bolsas y pensiones, las organizaciones educativas y atrayentes de todas clases es la obra más viva, la más segura que puede hacer el nacionalismo para que la Patria utilice a todos sus hijos y desde la niñez los conquiste. Los adolescentes y los niños deben ser objeto preferente de nuestra atención. Debemos hacerlos nuestros, debemos captarles el corazón, la inteligencia y la energía para dárselos a la Patria. Tenemos que apresarles amándoles, protegiéndoles, abriéndoles un camino en la vida que les conserve dentro de la Patria. Que ninguno huya a servir a extraños. Todos son nuestros y los queremos todos (…) En adelante no podemos consentir que se robe a la Patria sus hijos. Nuestros niños son nuestros. Son de la Patria. Nuestro amor les conquistará a todos.

Pasaron los años, y con ellos la época clásica de los totalitarismos. Pero la voluntad manipuladora sigue muy viva en algunos proyectos políticos. La insistente reclamación de las competencias educativas –apuntalada, no se olvide, por los crímenes del Terrorismo Nacionalista Vasco– durante las negociaciones constitucionales y estatutarias no fue un capricho sin importancia. Según ha revelado José Bono en sus memorias, Jordi Pujol explicó al ministro socialista Francisco Fernández Ordóñez:
La independencia es cuestión de futuro, de la próxima generación, de nuestros hijos. Por eso, los de la actual generación tenemos que preparar el camino con tres asuntos básicos: el idioma, la bandera y la enseñanza.

Pero no son solamente los separatistas los ideológicamente incapacitados para comprender que la educación debería ser políticamente neutra y que cualquier otra opción es eso que se supone que todo el mundo rechaza: totalitarismo. Pues la izquierda, incluida ésa que se supone moderada, nunca ha abandonado sus pulsiones totalitarias, como demuestra, por ejemplo, su insistencia en introducir contenidos ideológicos en las asignaturas escolares y en fijar por decreto la interpretación del pasado.

Pero no podemos concluir estas líneas sin recordar aquellas jornadas de las Juventudes Comunistas en marzo de 2013 en las que un asistente preguntó a Pablo Iglesias:
–¿Hasta qué punto queremos que nuestro movimiento social esté basado en herramientas de propaganda equivalentes a las de los opresores? En otras palabras, tal vez deberíamos plantearnos si lo que queremos es propaganda o educar.

Ésta fue la respuesta de Iglesias:
–Propaganda, sin lugar a dudas. Educar, cuando controlemos un Ministerio de Educación.

La hora de los Estados
  4 Junio 2016

“I was on the outside when you said you needed me. Walk away, I will follow” U2

La Unión Europea se ha encontrado, de nuevo, ante la evidencia de la trampa de liquidez. El presidente del Banco Central Europeo volvía a recordar que la política monetaria no funciona sin reformas estructurales. “Es la hora de los estados”, dijo Mario Draghi con sorna. Los estados, de nuevo, miraron hacia otro lado. Mientras tanto, todos se felicitan por el éxito del plan del BCE.

La Trampa de la Liquidez

Expectativas de inflación del BCE.

Expectativas de inflación del BCE.

¿Un éxito? Ya explicamos hace meses por qué las medidas no iban a funcionar. Cuando se lanzó el plan de recompra de activos del BCE la liquidez excesiva era de 150.000 millones de euros. Hoy ya supera los 801.000 millones de exceso de liquidez. El BCE estima una inflación para 2016 de 0,2% para 2016, pero subiendo a 1,3 y 1,6% en 2017 y 2018.

¿Cuál es el truco? El BCE se ha equivocado siempre en sus estimaciones de crecimiento e inflación, y además lo ha hecho con un mayor error en el segundo y tercer año previsto, como muestra el gráfico compartido por nuestro compañero Javier Jorrín. Lo mismo ocurre con las estimaciones de crecimiento. El BCE estima un aumento del PIB en la Eurozona del 1,6% en 2016. "Los tipos bajos o negativos son una consecuencia de una economía débil, y la política más acertada" decía Draghi. El error es de diagnóstico.

No es un problema de ahorro

El BCE estima que hay "falta de inversión y exceso de ahorro" y entonces asume que hay que bajar tipos para incentivar el gasto y la inversión y desincentivar el ahorro porque consideran "normal" el exceso de gasto improductivo y deuda de 2005-10.Y al errar en el diagnóstico, el BCE baja tipos que no estimulan nada porque el problema no es de "recuperar inversión" sino digerir la mala asignación de capital de 2005-2010. Y los tipos bajos ni alientan la inversión -porque se perpetúa la sobrecapacidad- ni aumentan la concesión de crédito -porque no hay demanda solvente en la cantidad pre-determinada por la planificación centralizada.

Y todo ello nos puede hacer sospechar que el banco central no busca evitar burbujas sino recuperar y perpetuar la anterior. Sobre todo si es estatal. De ahí que se considere un “éxito” que los bonos de estados ultra-endeudados deficitarios estén a mínimos de rentabilidad exigida y que las estimaciones de crecimiento muestren un paupérrimo 1,6% tras implementar más de un billón de euros de aumento de masa monetaria. Que se lance a comprar bonos de entidades europeas que ni en 2008 o 2011 tuvieron jamás problema para financiarse, y jamás emitieron deuda a más de 200 puntos sobre midswaps- alienta esas sospechas. Parece que se quiera intentar volver a 2007, no evitarlo como la plaga que fue.

No se puede hablar de un problema de "exceso de ahorro" con una deuda total europea (privada y pública) que supera el 300% del PIB y la capacidad de repago de dicha deuda está a niveles de 2008 (ingresos operativos sobre deuda neta) según Moody´s y Standard & Poor's. El BCE ignora las señales de alarma del alto nivel de sobrecapacidad -cerca del 27% ociosa en utilización industrial-.

No es una sorpresa que el Plan Juncker haya atraído a menos de un tercio de la cantidad planeada (lean ) y menos de un 10% de lo que el BCE “imprime” anualmente.que la ratio deuda sobre EBITDA sigue siendo peligrosamente alta en 3 veces en la eurozona y se sitúa en 5 veces en España (empresas no financieras). Es decir, se está forzando a los bancos y empresas a tomar más riesgo y gastar mucho más sin atender a la fragilidad remanente en sus balances.

El problema de Europa nunca ha sido de liquidez. El BCE calmó el riesgo de ruptura del euro, pero nada más. El problema del viejo continente no es de ahorro, es de exceso de deuda del pasado. Todos los estados despilfarradores se dan palmadas en la espalda por la baja prima de riesgo y lo que “ahorran” en intereses… Los partidos de uno y otro lado se lo quieren gastar con creces.

La liquidez no dura siempre

Las propuestas presentadas en estas semanas en España -que comentamos aquí y aquí preocupan precisamente porque ignoran la temporalidad de esa liquidez y que, si no ponemos urgentemente los medios para reducir los desequilibrios de la economía española, caeremos de nuevo en otro doloroso shock como el de 2011 si vivimos pensando que el déficit eterno y el gasto político es intocable. Draghi repite que es la hora de los estados, pero cuando ciertos políticos oyen, solo piensan en gastar. Ni palabra de “reducir impuestos y bajar gastos”. Cuando Draghi recuerda esto, los políticos han salido por la puerta.

El plan económico del comunista Iglesias: nacionalizaciones, impago de la deuda y más impuestos
Carlos García-Ovies okdiario  4 Junio 2016

En 2014, Pablo Iglesias dio una conferencia en el Ateneo de Madrid en la que desengranaba las líneas principales de un Gobierno de izquierdas. En los últimos dos años, el secretario general de Podemos ha tratado de edulcorar sus planteamientos de cara a la opinión pública con el objetivo de recabar más apoyos políticos, pero estas son las siete propuestas de Pablo Iglesias para instaurar “un Gobierno de unidad popular” en España.

1. Suspensión del pago de la deuda
La principal propuesta de Pablo Iglesias siempre ha sido el impago de la deuda, acompañado de una auditoría y una reestructuración de la misma, aunque siempre bajo “criterios de justicia social”, un argumento muy recurrido por la izquierda para justificar este tipo de medidas económicas.

Decretar el impago de la deuda supone cerrar el grifo de la financiación internacional, lo que obligaría a España a acometer recortes para, como mínimo, igualar los gastos y los ingresos.

Numerosos países optaron por esta vía a lo largo de la historia. En los años 30, la URSS se negó a abonar la deuda generada por los zares y, varias hambrunas y 81 años después, no le quedó más remedio que pagar 400 millones de dólares para poder acceder a los mercados internacionales. Argentina y Ecuador se vieron en situaciones similares.

2. Devaluar la moneda
“Si nos echan del euro, haremos lo que hacían todos los países que tenían soberanía monetaria: devaluar la moneda para favorecer las exportaciones“, explica el líder de Podemos.

Depreciar la divisa es el principal recurso de los gobiernos socialistas una vez acometen el impago de la deuda. El cierre de los mercados financieros internacionales hace que los recursos disponibles se encuentren dentro de las fronteras y eso pasa por extraerle recursos a la población mediante un impuesto encubierto: la inflación.

Además, devaluar no implica incrementar las exportaciones. En el año 2000, Zimbabwe sufrió un colapso económico, los precios subieron y el país decidió impagar la deuda al FMI. Los inversores huyeron, la inflación se disparó, el 80% de la población acabó en el paro y el banco central continuó imprimiendo más billetes.

Tras años de hiperinflacción, el presidente Mugabe decidió imprimir aún más dinero para reactivar la economía. ¿El resultado? Cualquier ciudadano pobre tenía un trillón de dólares en su bolsillo, pero ni siquiera le daba para una barra de pan.

3. Nacionalización de la banca
Otra de las propuestas favoritas de Pablo Iglesias es la nacionalización de la banca. Una medida con la que el Gobierno penaliza a los contribuyentes para salvar a los propietarios de unas instituciones quebradas.

La nacionalización del sector bancario se llevaría a cabo con el objetivo de financiar proyectos, sectores e incluso familias que no pueden acceder a créditos de la banca privada porque no son solventes.

Si no son lo suficientemente solventes, lo más probable es que se impague dicha deuda, elevando las tasas de morosidad y provocando un agujero en las arcas del Estado a costa de todos los contribuyentes. En resumen: socializar las pérdidas. Al fin y al cabo, ya había banca pública en España y tenía un nombre: Cajas de Ahorros.

4. Sistemas de control de fuga de capitales
Al cortar el grifo de la financiación exterior, los recursos disponibles únicamente son los que se encuentran dentro de las fronteras. Si se van, no hay recursos, y por eso hay que retenerlos como sea.

Pablo Iglesias sugiere “reformar el Código Penal para perseguir a aquellos que quieran traicionar a la patria llevándose el dinero fuera”. Es decir, si alguien, tras toda una vida ahorrando (y tras el correspondiente pago de impuestos) trasladar el dinero ganado a otro sitio es un “antipatriota”, según Iglesias.

Y tampoco es que se trate de una medida eficaz. Según un estudio del economista venezolano Miguel Ángel Santos y la catedrática de la Universidad de Harvard Carmen Reinhart, la fuga de capitales en Venezuela fue mayor bajo control cambiario que sin él.

5. Titularidad pública de las áreas clave de la economía
El secretario general de la formación morada pide “la titularidad pública de las áreas centrales de la economía como los transportes, la energía, la sanidad y la educación“. Todas ellas son, a día de hoy, de titularidad pública en mayor o menor medida. En especial las dos últimas, como el mismo Iglesias reconoce.

En cuanto a la energía, el problema es que el actual déficit de tarifa, consecuencia directa de la subida del precio de la luz, surge precisamente de subvencionar energías renovables; es decir, de la intromisión de los políticos en lo que debería ser un mercado libre de energía.

En España, desde el año 2000, la energía solar y la eólica han ido ganando peso en detrimento del resto de fuentes, a pesar de que el coste de generación de electricidad era y es muy superior al de estas últimas. Si el precio no se había disparado hasta ahora (y más que lo hará) es porque está regulado por el Gobierno.

Como las energías verdes son ineficientes, el mayor peso de éstas en la producción provoca que el coste de generación energética sea mayor y, por lo tanto, que el margen de beneficios de las eléctricas sea menor. Porque, al estar regulado por el Gobierno, no pueden subir los precios. Esa diferencia entre el precio en tarifa y el cada vez mayor coste de generación es el llamado déficit tarifario. Y lo pagan en última instancia, los ciudadanos vía impuestos.

6. Reindustrialización mediante inversión pública
Iglesias continúa pidiendo una reindustrialización “que garantice que nuestros licenciados, nuestros arquitectos, que ha costado mucho dinero formar en las universidades, no se vayan del país”.

Lo importante no es lo que haya costado formar a esos universitarios, sino si el mercado los puede absorber. Al no haber demanda, tienen que buscar trabajo en otro país o adaptarse a otro tipo de empleo.

Lo que quiere el líder de Podemos es distorsionar el mercado mediante la inversión pública para absorber a todos esos licenciados. Una especie de Plan E a lo grande que fracasará como lo hizo en su día la inversión de José Luis Rodríguez Zapatero.

Y es que los políticos no disponen de la información suficiente para asignar de forma eficiente los recursos, lo que deriva en que se acaben construyendo líneas de AVE a ninguna parte o que el país se llene de rotondas y polideportivos públicos.

7. Reforma fiscal redistributiva para que paguen los ricos.
La última de las siete medidas que propone Pablo Iglesias para ese Gobierno de unidad popular es “una reforma fiscal redistributiva “para que paguen los ricos”.

Los ricos, en España, ya pagan más. Y de hecho la fiscalidad en España es mucho más redistributiva que la de los países nórdicos, espejo en el que Iglesias asegura mirarse.
Tramos de IRPF 2016 (Fuente: Ministerio de Hacienda)

Tramos de IRPF 2016 (Fuente: Ministerio de Hacienda)

Lo que esconde esa propuesta es una subida de impuestos, como la que propuso al PSOE de cara a las pasadas elecciones, de 10.000 millones de euros en IRPF, 12.000 millones en Impuesto Sociedades y otros 2.000 millones en Sucesiones y Donaciones. Todo ello acompañado de un nuevo tributo medioambiental con un coste de 8.000 millones de euros

en Cataluña
El 70% de los conversos al Islam están vinculados con la CUP y ERC
Un 5% de los conversos, unos 140, supone a día de hoy un peligro para la seguridad del Estado.
Gaceta.es  4 Junio 2016

Cataluña encabeza la lista de comunidades autónomas que cuentan con mayor presencia musulmana, con 510.481 personas que profesan esta religión. Es también en esta comunidad donde se sitúan los principales focos de radicalización, según fuentes gubernamentales.

Según recoge el Observatorio Islámico de Perpignan, en Cataluña se han producido más de 7.000 conversiones al Islam en los últimos seis años. El 70% de estos conversos han tenido o tienen vinculaciones con la CUP o con ERC y las autoridades muestran especial preocupación por los jóvenes musulmanes relacionados con el nacionalismo radical, según han informado fuentes policiales a lainformacion.com.

Asimismo, fuentes antiterroristas de la Guardia Civil confirman a lainformacion.com que más del 40% de los conversos al Islam podrían estar inmersos en un proceso de radicalización. Un 5% de los conversos, unos 140, supone a día de hoy un peligro para la seguridad del Estado.

En los últimos cinco años, el número de musulmanes en nuestro país ha aumentado de forma considerable hasta alcanzar los dos millones de personas. En la actualidad hay 300.000 musulmanes más que en 2011 y en el último año este número ha aumentado en 29.497 personas, según datos proporcionados por la Unión de Comunidades Islámicas de España (UCIDE) y el Observatorio Andalusí.

También ha aumentado especialmente el número de musulmanes con nacionalidad española. En 2015, aumentaron un 8,4% los musulmanes españoles mientras que los musulmanes venidos de otros países se redujeron un 2,7%. Hasta un 40,5% del total de detenidos en España desde 2013 hasta noviembre de 2015 por actividades relacionadas con el terrorismo yihadista nacieron en España.

En Cataluña, el salafismo se extiende “sin control” según un informe hecho público por La Vanguardia a principios de 2015 . “De los 98 centros que hacen una interpretación radical del islam detectados por la Policía en toda España, cincuenta se encuentran solo en Cataluña, donde sus responsables instruyen a los musulmanes en una aplicación estricta de la sharia y en los que también se forman los yihadistas que se integran en grupos como Al Qaeda o el Estado Islámico”.

COLGADA POR EL HOGAR SOCIAL MADRID
Una pancarta con 'Españoles Welcome' en el Ayuntamiento de Madrid
Los militantes del colectivo social han colocado esta pancarta en respuesta a la denuncia que Ahora Madrid ha presentado contra ellos ante la Fiscalía.
Gaceta.es  4 Junio 2016

Un grupo de militantes del Hogar Social Madrid (HSM) ha colgado la tarde de este viernes una pancarta en la fachada del Palacio de Cibeles, sede del Ayuntamiento de Madrid, en respuesta a la denuncia que Ahora Madrid ha presentado contra el colectivo social ante la Fiscalía. "Ni las denuncias, ni la criminalización mediática ni el odio ideológico de los ediles podrán parar con nuestra voluntad de ayudar a los nuestros, a los más desamparados, a los españoles abandonados por esos que hoy, tristemente nos gobiernan", han señalado desde el HSM.

En la pancarta se podía leer el lema 'Españoles welcome' y ha sido retirada por trabajadores del Consistorio a los pocos minutos de ser colocada debajo de la instalada hace meses por el Ayuntamiento -esta dice 'Refugiados welcome'-.

El cartel ha sido colocado a las 19:15 horas por ocho activistas que han accedido al edificio como turistas y ha permanecido en su interior durante aproximadamente tres minutos. En la calle aguardaban una treintena de militantes del colectivo, que se autodefinen como identitarios, que al ver desplegada la pancarta han coreado frases como: "No podrán acabar con la ayuda nacional", "Españoles sí refugiados no" o "Ayudas sociales para los nacionales".

El Ayuntamiento de Madrid de Manuela Carmena comunicó el pasado 27 de mayo que la Unidad de Gestión de la Diversidad de la Policía Municipal, un grupo recién creado que se ha constituido en una policía politizada para imponer los valores sociales del partido que gobierna el Consistorio, había elaborado un informe que aprecia indicios delictivos en la manifestación protagonizada por grupo identitario el día 21 del mismo mes. Cabe recordar que ese día hubo otras dos manifestaciones de signo muy contrario, convocadas por organizaciones de extrema izquierda y que no han recibido el mismo trato.

El concejal de Salud, Seguridad y Emergencias del Ayuntamiento, Javier Barbero, fue quien presentó la denuncia ante la Fiscalía Provincial. Explicó la "preocupación" y la petición del Ayuntamiento de que se investigue la manifestación al entender que han podido ser conculcados "derechos importantes". Según Barbero, las manifestaciones hechas por los participantes en la marcha pueden suponer un delito de incitación a la violencia o al odio, y también por la incitación "a la hostilidad y a la discriminación de determinadas personas y grupos sociales".

La realidad es que alrededor de tres mil personas procedentes de toda España se manifestaron desde la Plaza de España hasta la del Dos de Mayo para defender "los derechos de los españoles". El movimiento permanece instalado en la antigua sede del NO-DO, que albergó las dependencias y la filmoteca de RTVE, donde desempeña su labor humanitaria.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

PUIGDEMONT SE VUELCA EN SUBVENCIONARLA
La 'mastodóntica' TV3 lidera la batalla independentista
La plantilla de la Corporación catalana es un 82% superior a la de Mediaset y Artur Mas no quiso reducirla, como indicaba el Plan de Viabilidad que solicitó, para que no hubiera revueltas en su principal órgano de propaganda secesionista
M. A.Estrella Digital 4 Junio 2016

A comienzos de año, Paolo Vasile, consejero delegado de Mediaset, el grupo que se había hecho con el 40% de la catalana 8tv y que aspiraba a ser competencia directa, calificaba a TV3 de "mastodóntica" y no tenía reparos en asegurar que la pública se dedica a "dirigir a los catalanes".

Para los partidos nacionalistas se trata simplemente del mejor aliado de Junts pel Sí para hacer llegar su mensaje de independentismo a todos los catalanes, sobre todo después incidentes como el del veto el pasado año a Josep Borrell, ex ministro socialista y ex presidente del Parlamento Europeo, que iba a ser entrevistado en el canal autonómico con motivo de la presentación de su libro 'Las cuentas y los cuentos de la independencia', que rebate los principales argumentos económicos de los soberanistas.

Este mismo año, el Colegio y el Sindicato de Periodistas emitieron sendos comunicados en los que censuraban el “mercadeo” en el reparto de cargos públicos en TV3 y Catalunya Ràdio y tachaban de “inadmisible” que la responsabilidad de los medios públicos continuara siendo una “moneda de cambio entre partidos”

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, intenta darles la razón tanto a Vasile como a estas formaciones, tanto políticas como de periodistas, con el reparto ahora de los 315,2 millones de euros de los Presupuestos de 2016 para los medios de comunicación catalanes (once millones más que en 2015). La Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA) se quedará con el 74% del total de esa partida, dejando tan sólo 81,4 millones de euros para el resto de medios privados y públicos.

El Gobierno catalán ha justificado esa partida de los presupuestos de 233,8 millones para TV3 y y Catalunya Radio en que con ello desea "fomentar el uso del catalán en los medios y para que los ciudadanos reciban una oferta informativa equilibrada, plural y diversa". Como si de un Ministerio de Propaganda secesionista se tratara.

Lo que sí está claro es que estas subvenciones consolidarán a Cataluña como la comunidad autónoma que más dinero gasta en sus medios públicos, frente a los 137 millones que recibe Canal sur, los 114,2 que van a Euskal Irratia Telebista en el País Vasco o los 92,4 que otorga la Xunta a la TVG.

Presidentes generosos
La generosidad de Puigdemont no es algo nuevo en Cataluña, ya que la misma la mostró su antecesor Artur Mas, que desde que llegó al poder en 2010 inyectó a TV3 casi 900 millones de euros (893). Eso sí, ni uno ni otro han conseguido que la austeridad llegase a las cuentas de la Corporación de Medios Adiovisuales (CCMA) catalana.

En su primer año de legislatura, 2011, el presidente catalán dio el visto bueno a una subvención de 322 millones (incluidas la de explotación y de capital), pero pese a ello la Corporación registró unas pérdidas de 9,2 millones.

Fue el propio Mas quien pagó 64.000 euros en 2012 a Deloitte para elaborar un plan de viabilidad para la televisión pública catalana y en él se estableció un recorte de al menos 700 personas. Desde entonces, la Corporación se ha limitado a pactar 225 prejubilaciones ante el temor de sufrir una revuelta laboral en la empresa destinada a servir de faro a la opinión pública catalana hacia la independencia.

Quizás por eso tampoco sentó nada bien que en el verano de 2012, cuando se rumoreaba la ejecución de un ERE que llegaría poco después, un hacker accediera a las cuentas de correo electrónico del entonces presidente Brauli Duart y otros altos cargos y mostrase a la plantilla los salarios de la mayoría de los más de 2.000 trabajadores del ente, así como un estudio que calculaba los costes de las indemnizaciones por despido.

Ese año, la Corporación cerró con un déficit de 7,4 millones de euros, pese a haber recibido subvenciones públicas por valor de 292,36 millones de euros, que suponía incrementar hasta los 738 millones las pérdidas acumuladas. Lo peor era que las previsiones para 2013 hablaban de otros 27 millones de euros más perdidos, que al final quedaron reducidos a 16 millones.

Esa cifra aumentaría de nuevo en 2014, que la casa cerró con pérdidas de 25 millones de euros. Pese a ello, la Generalitat catalana aprobó realizar un préstamo a largo plazo de 35,5 millones de euros a la Corporación de Medios, además de concederle un aval de otros 63 millones de euro.

Superplantilla
Amparada de nuevo en esa generosidad, Televisió de Catalunya SA sacó una nota en la que precisaba que iba a seguir gestionando los seis canales de la televisión de la Corporació Catalana de Mitjans Audiovisuals desde 1983, que ninguno corría peligro, ya que su objetivo principal era "contribuir a la normalización lingüística y cultural del país”.

Y por supuesto tampoco iba a reducir un plantel que ahora cuenta con 2.312 trabajadores, cifra que supera en un 82% a la de Mediaset (1.266 trabajadores) y en un 30% a la de Atresmedia (1.800), los dos grupos audiovisuales líderes en nuestro país. Lo de menos, por ejemplo, era que en 2014 hubiera pagado 127 millones de euros en salarios cuando los ingresos apenas fueron de 67 millones de euros.

TV3, salvo en materia de audiencia, sale siempre peor parada en todas las comparaciones que se puedan hacer entre ella y el resto de las cadenas autonómicas del país, que en total acumulan una plantilla de 6.623 trabajadores.

La autonómica catalana, pese a haber reducido un 15,5% el número de trabajadores en los últimos ocho años, cuenta en la actualidad con casi el doble de plantilla que Canal Sur, con 1.257 operarios, y es ocho veces superior a la de Telemadrid (317), y casi tres superior a la de Euskal Telebista (975). Estos tres entes públicos suman un total de 2.549 trabajadores, casi los mismos que TV3.
 

Critican que la Universidad, con el patrocinio del Gobierno vasco, sirva como altavoz de un recién condenado por pertenencia a ETA
Víctimas del terrorismo exigen al rector de la Complutense que impida que el etarra Hasier Arraiz participe en un curso de verano
www.latribunadelpaisvasco.com  4 Junio 2016

La presidenta del Colectivo de Víctimas del Terrorismo (COVITE), Consuelo Ordóñez, ha enviado una carta al rector de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), Carlos Andradas Herranz, en la que le solicita que impida que el secretario general de Sortu y recientemente condenado por integración en la banda terrorista ETA Hasier Arraiz participe en un curso de verano. Dicho curso, denominado “Propuestas de futuro para la convivencia en una Euskadi sin ETA”, tendrá lugar entre los próximos 4 y 6 de julio en las instalaciones de la Universidad y cuenta con el patrocinio del Gobierno vasco.

Ordóñez recuerda en la carta que el pasado 16 de mayo Hasier Arraiz reconoció ante la Justicia que había pertenecido a ETA, hecho por el que fue condenado a dos años de prisión e inhabilitación para cargo público. Por este motivo, pregunta al rector “cómo es posible que un miembro de ETA confeso y condenado utilice la Universidad para hablar de convivencia”. Le cuestiona además acerca de “qué altavoz merece alguien que definió en mayo de 2015 a los miembros de ETA como ‘hombres y mujeres capaces de dar su vida por un sueño”.

Ordóñez expone en la carta que “las nuevas generaciones reclaman que los máximos exponentes de las instituciones públicas evidencien tolerancia cero contra la corrupción y el robo de lo público” y afirma que “no se me ocurre qué puede ser más corrupto que asesinar o ayudar a hacerlo”. Añade que no concibe “apropiación más ilegítima que la de la vida de hombres, mujeres y niños masacrados”.

La presidenta del Colectivo afirma que está “plenamente convencida de que un pederasta condenado, por mucho que lamentase sus crímenes aun sin condenarlos, jamás sería acogido en la UCM para enseñar Pedagogía infantil ni un yihadista confeso y condenado nunca sería tomado en consideración como testimonio de autoridad en la interpretación del islam”. En esta línea, recuerda que Arraiz no sólo no ha condenado el terrorismo, sino que lo considera “una herramienta válida en el pasado y ejercida por personas comprometidas con una causa noble”.

DE LA INDIFERENCIA A LA MEZQUINDAD
Barcelona ofende a Cervantes
Es el autor más importante de la Europa continental, símbolo del español, y no interesa. La política de defensa del catalán pasa por negar el español.
Xavier Horcajo  www.gaceta.es  4 Junio 2016

El amor de Miguel de Cervantes por el lugar donde nací, Barcelona, era del bueno, nada que ver con Frank Sinatra y las ciudades norteamericanas; que se levantaba con un “I wanna wake up in this city”; dedicado a New York; a la hora del vermú decía que Chicago era “my home town” y, por la noche, decía que Los Angeles, era su “lady”. Lo de Cervantes con Barcelona era entrega para toda la vida. La llamaba “flor de las bellas” y eso que antes había vivido en Roma, Sevilla, Alcalá, Madrid o Valladolid. Sin embargo, el desamor de los barceloneses con él; solo tiene 30 años.

“Vieron el Mar hasta entonces dellos no visto, parecióles espaciosísimo y largo… Vieron las galeras en la playa”, que dejaron a Sancho boquiabierto. Ese encuentro con la Ciudad Condal se produjo extramuros, cerca del Portal del Mar (hoy Facultad de Náutica) y más concretamente en la islote arenoso de Maians, hoy calle Ginebra y aledaños. A mí me desasnaron allí. Precisamente en el “Liceo Cervantes”, y luego en La Salle Barceloneta (lo más parecido al Bronx), que están en ese mismo islote formado por las corrientes arenosas donde en el Quijote se bate en duelo con el bachiller Sansón Carrasco, el ensoñado “caballero de la Blanca Luna” y donde recupera la cordura. Saliendo ya de la capital catalana el Hidalgo dice aquello de: “¡Aquí fue Troya!”

Hasta que llegó Jordi Pujol con su laboratorio social, Barcelona correspondía el amor de Cervantes. Sigilosamente, Pujol se convertía en “Español del año” y los restos de Cervantes iban a la almoneda, con la imposición lingüística, el Quijote era el referente más incómodo de un pasado común.

Cervantes vivió al menos tres meses en Barcelona, según Martin de Riquer. Se alojaba -no acogido por Antonio Moreno, como Quijote y Sancho- sino en un albergue del Paseo de Colón, número 2, justo frente al grotesco “Gambrinus” de Javier Mariscal. Hasta hace unos años solo quedaba una placa descantillada, con un casi ilegible: “Aquí vivió…”. No interesaba.

Pero de la indiferencia del catalanismo pasamos a la mezquindad del independentismo. Una reforma reciente de la fachada ha engullido el recuerdo de Cervantes, humillado ahora a ser reclamo de la carta para la “turistada” del restaurante de “Cocina catalana” del inmueble. El desdén es tan explícito, que el restaurador presume de local declarado por la Unesco “patrimonio artístico del gótico catalán”; para dejar de segundo plato que “durante un tiempo, se alojó Don Miguel de Cervantes, conocido en todo el mundo por su novela Don Quijote de la Mancha”. ¿Imaginan algo así con Shakespeare- El Bardo, en Blackfriars, donde, por cierto, vivió?

(En el texto se presume de edificio gótico, menos de albergar al autor de el Quijote).

El Quijote describe una llegada a Barcelona en plena verbena de Sant Joan, con danzas entre flámulas y gallardetes y música de chirimías y atabales. Cervantes alude a la abundancia de balcones con plantas en el Born, la calle Ancha, cerca de la fuente de Joan Fivaller, o los alrededores de la Catedral del Mar, desempolvada por Ildefonso Falcones, pero que data de 1328.

En Las dos doncellas, una de las Novelas Ejemplares, un Cervantes enamorado de la Ciudad Condal, suspira: “solo por haberla visto”; y describe la ciudad como “archivo de cortesía, albergue de los extranjeros, hospital de los pobres, patria de los valientes, donde dan venganza a los ofendidos.” Desde luego, era otra Barcelona. La de hoy ruborizada decidió, a finales de abril, un reconocimiento a la figura de Cervantes, a instancias del PP, que no llevó parejo acto alguno. Es decir con igual frialdad incidental, que si Stendhal hubiera escrito “El Rojo y el negro” en la calle Escudellers, puro accidente. Aún peor, los de Esquerra embadurnaron a Cervantes, con otra declaración simultánea de homenaje a Guillem Aguiló, un independentista de los “maulets”, asesinado por neonazis en Montanejos (Valencia) en 1993.

La implicación de Cervantes con Barcelona se deduce de su capacidad periodística para relatar los dos grandes problemas de los barceloneses en esa época: los bandoleros y los ataques de los piratas moriscos por el mar.

El Quijote narra la vinculación del Hidalgo con el bandolero Perot Roque Guinart (o Rocaguinarda), líder de una cuadrilla de bandoleros asalta-caminos que se colgaban a docenas en los alrededores de Barcelona. Don Miguel describe un territorio azotado por el bandolerismo, en el que incluso pelean entre sí los gangs rivales en caminos y ciudades. Los niarros (cerdos) -como Perot- se enfrentan a los cadells (cachorros) rivales.

El Quijote pinta un bandolero Perot lo lladre (el ladrón) -en el libro más famoso del mundo, lladre se escribió en lengua catalana, sin ningún problema- modelo de justicia distributiva entre ricos y pobres. La calle dedicada a Perot lo lladre existe, está cerca de la iglesia de Santa María del Pi. A los nacionalistas, esa Barcelona con bandas estilo Catalan-Kings y Ñetas, a navajazo limpio, tampoco les gusta nada.

Sobre los corsarios moriscos, el Quijote describe la caza naval de un bajel árabe y de cómo raptaban ciudadanos catalanes –hombres y mujeres- y los esclavizaban, en sus incursiones por el litoral barcelonés. Hay documentación histórica de estas incursiones en 1610. Purita actualidad para el reportero Cervantes, que los incluye en la Segunda parte del Ingenioso caballero don Quixote de la Mancha (publicado en 1615). A señal vigía de Monjuí” -donde la soldadesca tenia piezas de artillería-, describe el Quijote la brutalidad contra los raptores-invasores moros (ya saben, del latín maurus, mauri…); actos que ofenderían el “multiculturalismo” actual de Ada Colau.

Cervantes pudo haber estado en Barcelona en varias ocasiones. La primera, para embarcar rumbo a Roma en 1569 camino de Roma a servir al Cardenal Aquaviva o al volver. Los barcos enlazaban el puerto romano de Ostia o Nápoles, con la costa barcelonesa. Aún hoy se conoce como Barri de Ostia, ese populoso barrio de la Barceloneta. Cervantes habla en el Quijote de vizcaínos, de gallegos o de aragoneses, pero ninguna referencia a los catalanes. ¿No detectó sentimiento “nacional” excluyente entonces? ¡Menuda turbación!

Cervantes pasó unos meses en Barcelona esperando el de la flota de Felipe II para unirse a la Liga reunida por el Papa para enfrentarse a los turcos en Lepanto. Por eso Cervantes cita las Reales Atarazanas (Drassanes). Los grandes capitanes de Juan de Austria (el héroe de Lepanto, con el que acabaron las hemorroides), como Luis de Requesens, Álvaro de Bazán o Alejandro Farnesio, tuvieron que esperar -junto a los soldados, como Miguel de Cervantes- la llegada de los archiduques Rodolfo y Ernesto para darles transporte seguro hasta Génova. La primera etapa de la campaña militar contra el turco, que se libró frente a la costa griega de Návpaktos (Lepanto, en italiano), zarpó de Barcelona el 20 de julio de 1571.

A pesar de todo esto, los barceloneses han vuelto la espalda a Cervantes. Es el autor más importante de la Europa continental, símbolo del español, y no interesa. La política de defensa del catalán pasa por negar el español. Ni aunque en tu tremenda aportación al léxico español, Cervantes invente en el Quijote el tratamiento de “Sus magnitudes”; y se lo asignase al “visorrey“de la Ciudad Condal.

Tres décadas de ingratitud han convertido a Cervantes en un extraño para el barcelonés de hoy. El recuerdo a Cervantes es una estrecha calle del barrio gótico y ni medio octosílabo más.

Hay quien cree que Cervantes vio –por primera vez- el falso Quijote de Avellaneda en la imprenta de Sebastián de Cormellas, al parecer la visitada en el relato por el Hidalgo. En el edificio, cercano a la Generalitat, hay una placa cerámica que dice: “Entre 1591 y 1670, este edificio albergó la oficina typográphica Cormellas”. Sin más. El resto es leyenda urbana.

Además, como prueba del oportunismo del botiguer catalán, resulta que a expensas de esa placa se desarrolló un negocio de bisutería, al que se puso por nombre “Dulcinea”. Y es que, la pela es pela.

(La imprenta Cormella, con el oportunismo de “Dulcinea” debajo).
Cervantes descubrió una Barcelona pujante gracias al comercio, a la Llotja, a su vida gremial, miratllers (espejeros), toneleros, plateros, fabricantes de salazones, pescadores, carpinteros de ribera… Descubrió que podía vivir lejos de la Corte ingrata, que le había encarcelado tres veces, y cuya defensa le costó cinco años de cautiverio en Argel. Barcelona estaba lejos de un Rey al que pidió ir a hacer las Américas y recibió por respuesta: “Busque por acá, en qué se le haga merced”. Barcelona olía a salitre, a vientos y a menos encorsetamientos cortesanos. Era otra Barcelona.
 


Recortes de Prensa   Página Inicial