AGLI Recortes de Prensa   Miércoles 22  Junio  2016

Promesas de los que quieren explotar “el botín España” I
Antonio García Fuentes  Periodista Digital 22 Junio 2016

Como hemos visto la actuación en general de los políticos que nos han mangoneado en los últimos cuarenta años (Sálvese el que pueda) y tras la ruina que asola a España e inmensidad de españoles; el profesor D. Roberto Centeno; hace un análisis sobre las promesas de los partidos; les resumo una primera parte y espero que cuando nos dé la segunda, lo pueda hacer antes de las votaciones: vean y juzguen:

“Análisis de las propuestas electorales:
Izquierda Unida-Podemos: El programa de Podemos no es para tomárselo a la ligera, si les dan poder y tiempo, arruinarán España y a los españoles para 50 o 100 años. El próximo día 26 tendrán lugar elecciones legislativas donde, como explica Antonio García Trevijano, el mejor pensador político en la historia de las ideas de nuestro país, “no se va a elegir a los representantes del pueblo o de la sociedad, sino a refrendar unas listas de partido cuyos componentes han sido colocados en ellas por los jefes de los mismos, no por los votantes. No representan pues a los electores ni a la sociedad civil, sino a una oligarquía política que desprecia a la democracia y a los electores”. Pero para quienes decidan participar en esta farsa en lugar de abstenerse, creo que el mínimo exigible es que conozcan lo que piensan hacer con este país y con su futuro aquellos cuyas listas piensen votar.

Hoy analizaré la propuesta de Unidos Podemos, que emerge como segunda fuerza gracias a la estupidez absoluta de Sánchez, que ha sido engañado y llevado a una trampa mortal por Iglesias, y al PSOE que lo ha permitido, que puede quedar destrozado para siempre. En lo económico, hay casi unanimidad en los grandes partidos: más impuestos sobre los 'ricos', es decir, sobre la clase media y trabajadora, más despilfarro político y más enchufados públicos. El récord de gasto lo propone Podemos con 96.000 millones más, un disparate estratosférico. Y Rajoy, un mentiroso compulsivo que dice que va a bajarlos por la mejora de la recaudación, cuando esta se ha desplomado en el primer cuatrimestre. El pensamiento de IU/Podemos: Como es de sentido común, lo relevante no son los programas que ofrecen una colección de promesas incumplibles para engañar al mayor número de incautos e ignorantes posible -¿recuerdan a Chaves prometiendo casa gratis a todas las familias andaluzas?-, lo relevante son las ideas expresadas por los líderes sobre lo que de verdad piensan hacer si gobiernan.

IU definió su ideario económico en su último congreso y lo que piensa es salir del euro, impagar la deuda, nacionalizar la banca, las grandes empresas y hasta las grandes cadenas de distribución, desde Mercadona a Eroski, y dos millones más de enchufados públicos. Iglesias, que es ya su jefe, les ha obligado a olvidarse de momento y hasta a esconder sus banderas: la republicana y la roja con la hoz y el martillo. Viven en el siglo XIX. Por su parte, Pablo Iglesias ha expuesto con toda claridad sus ideas y su estrategia para la conquista del poder, en un artículo publicado en una revista izquierdista británica bajo el título de 'Understanding Podemos'. Iglesias, sin fuerza armada que lo sostenga, a no ser que acabe haciendo lo de su mentor Maduro, que ha reclutado y armado una 'milicia popular' de 100.000 hombres ante la pasividad del Ejército -que son quienes le mantienen, en contra de la mayoría del pueblo-, utiliza la televisión, “el aparato ideológico central en nuestras sociedades”, que el oligopolio privado -Sexta y Cuatro-, sostenido por la publicidad del Ibex y la prohibición publicitaria a TVE que el cobarde de Rajoy ha mantenido, le presta en forma prioritaria para dar una imagen falsa de piel de cordero y promesas incumplibles. Si gana, los tres van a tener lo que se merecen.

Su intención declarada es implantar un régimen tipo Venezuela, Ecuador o Bolivia, que son sus grandes referentes políticos. “América Latina vivió derrotas históricas de la vieja izquierda, pero surgieron formaciones populares y progresistas que consiguieron victorias electorales que transformaron en proyectos de recuperación de la soberanía del pueblo”. Soberanía del pueblo que significa dictadura sin paliativos. Como explica Ada Colau: “No estamos dispuestos a acatar leyes injustas”, es decir, todas la que se opongan a su poder. Una de sus medidas estrella si llega al Gobierno es obligar a jueces y tribunales a prestar juramento de fidelidad al 'Gobierno del cambio' igual a lo que ocurría en la Alemania nazi. (Resto aquí: http://blogs.elconfidencial.com/economia/el-disparate-economico/2016-06-06/analisis-propuestas-electorales-iu-podemos_1211974/ )

Análisis de las propuestas electorales (II):
PSOE: A los pensionistas les engañan diciendo que van a garantizar las pensiones con un 'impuesto solidario', un invento de Jordi Sevilla, el que enseñó economía a Zapatero en dos tardes: Hoy quiero analizar el pensamiento del PSOE o, lo que es mejor en este caso, lo que han hecho cuando han gobernado. Ha ocurrido en tres ocasiones: 1931, 1982 y 2004, así como el programa que presentan en esta ocasión. Todas las encuestas pronostican un desastre por la insólita decisión de Sánchez -cuya estupidez solo es superada por su ambición- de someterse a una investidura que no podía ganar, mientras Iglesias se partía de risa al ver cómo había caído en su burda trampa. Que un tonto quiera ser presidente del Gobierno en lugar de pasar a la irrelevancia política y social, se puede entender. Que los barones socialistas se lo hayan permitido antes y reincidan ahora es incomprensible. Han puesto en riesgo cierto el futuro del PSOE, una ceguera que se convertirá en error histórico.

Pero antes, dado que la propuesta central de los cuatro grandes partidos es subir impuestos -tres explícitamente y otro mintiendo como bellacos diciendo que no-, incrementar gasto y contratar cientos de miles de enchufados públicos -200.000 el PSOE y dos millones IU-, tengo que volver a subrayar la canallada histórica que esto supone para el cuarto país de laOCDE con mayor presión sobre las familias y sobre el trabajo, porque esto no afecta a un partido, nos afecta a todos. Pero es mucho peor aún, porque la carga fiscal que soportan las familias más pobres en España es mayor que la que soportan las familias más ricas, y solo ligeramente inferior a las muy ricas, lo que no sucede en ningún otro país del planeta. Es lo que demuestra un nuevo estudio de FEDEA, según el cual las rentas más bajas, los mileuristas (hasta 11.584 euros de renta bruta), pagan de media el 28,1%, la cifra más alta del mundo desarrollado, básicamente por el IVA, que es el impuesto más regresivo del sistema fiscal. Los tramos de renta siguiente pagan algo menos y hay que subir hasta el tramo entre 62.447 y 133.721 euros para llegar a una carga fiscal similar a la de los más humildes, ¡un 29,9 %! Solo las rentas realmente altas, entre 133.721 y 438.728, pagan algo más, un 33,1%.

Decir que la izquierda representa el progreso y los intereses de los trabajadores es un dislate total: cuando esta gobierna, solo hay dos cosas que aumentan: la incompetencia y la miseria, en las tres ocasiones que han gobernado España la han llevado al desastre. La experiencia histórica: Solo el hecho de que los españoles seamos un pueblo tan ignorante como desinformado, víctima ideal de la demagogia y de la mentira, puede explicar su persistencia en el error cuando vota algo que será su propia ruina. De nada le sirve la mala experiencia del pasado. Vuelve a repetirla. En 1931, cuando se proclama la República y el PSOE se hace con el poder, España había alcanzado un grado de prosperidad como jamás en el pasado. Lo lógico en cualquier Gobierno sensato habría sido conservar todo lo bueno y cambiar al menos bastante de lo malo. No harían nada semejante, lo primero fue derogar todo lo anterior paralizando en seco el crecimiento, lo segundo, nombrar a unos necios al frente de los ministerios económicos, lo que les daría la puntilla.

En palabras del profesor Velarde, uno de los grandes economistas españoles, “la II República fue un auténtico desastre en lo económico. España era entonces un país eminentemente agrícola, una importación disparatada de trigo de Argentina -decidida por Marcelino Domingo, ministro de Agricultura del que Alcalá-Zamora decía que estaba tan ayuno de preparación que no sabía distinguir el maíz de las algarrobas- y la puesta en marcha de una reforma agraria demencial, hundió el poder de compra de parte esencial de nuestra población”. Otro irresponsable: “Álvaro de Albornoz, ministro de Fomento, paralizó la política de obras públicas, lo que produjo una crisis masiva en la siderurgia y demás industrias básicas, lo que remató el desbarajuste económico”. “Para comprobar en la práctica lo que supone un Gobierno progresista, nada como analizar lo que ocurrió a partir del 14 de abril de 1931”. El paro y el hundimiento de la renta per cápita fueron las consecuencias más visible. “Después de haberse logrado el pleno empleo -3,9 millones de asalariados- en la dictadura de Primo de Rivera, en diciembre de 1935 el paro llegaba al 14,8%, para una renta per cápita de 100. El último año de Primo de Rivera, 1930, esta era de 90, el fin del binomio azañista-socialista”. De ellos escribiría Azaña: “Realizaron una política tabernaria,incompetente, de amigachos y de botín, sin ninguna idea noble. La primera experiencia de gobierno socialista hundió económicamente a la nación y políticamente intentaron el aplastamiento de la media España que no pensaba como ellos, lo que llevó a la Guerra Civil".

De nuevo, en 1982, después de que ese desastre llamado Suárez pusiera en marcha la desintegración y el saqueo de España con el “todos café” y el Estado de las autonomías, el golpe frustrado del 23-F llevó en volandas a González, financiado por la socialdemocracia alemana, a La Moncloa. Un colaborador de 'El País' se asombraba el lunes pasado ante la desafección masiva (92%) de los españoles hacía el régimen político, porque “si echamos la vista atrás, vemos los enormes esfuerzos para modernizar España que venía de 40 años de dictadura”. ¡Realmente inaudito! Es el auténtico imperio de la mentira. ¿De qué modernización habla? Y no es una opinión aislada, es la gigantesca patraña construida por la oligarquía política y mediática, y cuando alguien pretende contar la verdad, se le tacha de franquista y se le proscribe sin más de los medios.

En 1975, España era la octava economía del mundo, tenía un renta per cápita equivalente al 81,6% de la de los nueve países centrales de Europa que entonces constituían la CEE, la producción industrial era el 36% del PIB, el sistema de enseñanza público, el tercero mejor de Europa, y la cualificación de la Administración, gracias a un sistema riguroso y transparente de oposiciones y a los cuerpos de élite, la mejor que había tenido España en toda su historia.

Todo esto sería literalmente destruido por el Gobierno socialista de Felipe González. Sus “enormes esfuerzos para modernizar España” nos harían retroceder seis puestos en potencial económico hasta el lugar 14º, hundirían el PIB per cápita 10 puntos respecto a la media de los nueve centrales de la CEE, destruirían la industria con la llamada 'reconversión industrial' para entrar en la UE como fuera, hasta reducirla al 15% del PIB, y aniquilarían el sistema público de enseñanza, que ha dejado de ser el ascensor social que fue en el pasado. Sustituyeron las oposiciones por la endogamia y la militancia de izquierdas, el conocimiento dejó de importar. A día de hoy, el 80% del profesorado universitario no está capacitado para enseñar las asignaturas a su cargo. Esto es modernizar España y lo demás, puro franquismo.

El segundo Gobierno socialista se saldó con un desastre económico. González, que había prometido crear 800.000 empleos, destruiría 1,4 millones, pero como las CCAA contratarían a 1,3 millones de enchufados, la destrucción de empleos privados sería de 2,7 millones. La reforma educativa aniquiló la cultura del esfuerzo, del respeto a los profesores y del trabajo bien hecho, convirtiendo muchas universidades públicas en gigantescas fábricas de parados. Y la herencia económica fue penosa: el paro ascendía a 3,7 millones de personas, el 23% de la población activa (desde el 3 % en 1975). El déficit público, el 6,7 % del PIB;la deuda, el 70% (7% en 1975); la inflación, del 4,3%, y los tipos a largo plazo, al 11%. El socialismo volvía a batir récords de ruina para los españoles.

Y luego llegó Zapatero, un necio, malo y felón, con quien todo lo que podía ir mal fue mal. Zapatero jamás supo por qué la economía crecía en la primera parte de su mandato y mucho menos por qué se hundía después. Zapatero fue una plaga bíblica para España y para los españoles, el daño producido y luego acentuado por Rajoy -algo que parecía imposible- tardará generaciones en recuperarse. E incluso lo que ha dividido (aceptar el Estatut sin leérselo, la impunidad total el ante incumplimiento de la ley y la violación sistemática de los derechos humanos en Cataluña) puede no recomponerse nunca. Nos ha hecho retroceder varias generaciones en lo económico, en lo moral, en lo social, en la cohesión territorial, en nuestro papel en el concierto internacional y en la unidad de la patria.

El programa del PSOE para el 26-J: Y ahora llega un tal Sánchez, más ayuno en preparación que todos los líderes socialistas anteriores, lo que ya es decir, y afirma sin sonrojarse: “Tenemos proyecto, equipo y líder para gobernar el país inmediatamente después de las elecciones”. Este es el programa: lo primero, como todos los gobiernos socialistas del pasado, derogar lo anterior sin pararse a pensar un segundo si es bueno o si es malo; lo segundo, subir impuestos a la clase media y trabajadora para seguir financiando el despilfarro político, subir el gasto y crear 200.000 nuevos enchufados públicos con un coste de 7.000 millones de euros año.

A los pensionistas les engañan diciendo que van a garantizar las pensiones con un “impuesto solidario”, un invento de Jordi Sevilla, el que enseñó economía a Zapatero en dos tardes. Según el 'profesor', serán 1.500 millones de Sociedades, 1.000 de grandes fortunas y 1.000 de impuestos medioambientales, o sea, IVA camuflado, sobre los más pobres, total 3.500. ¿Pero, hombre, Jordi, es que ya no sabes sumar? El agujero de las pensiones será este año de más de 20.000 millones y en 2017, de más de 25.000; con 3.500 millones no tienes ni para pipas. Eres un tramposillo, Jordi, y piensas que los pensionistas son imbéciles, pero lo que no vas a poder hacer es pagarles las pensiones”. (Resto aquí: http://blogs.elconfidencial.com/economia/el-disparate-economico/2016-06-13/analisis-de-las-propuestas-electorales-psoe_1215849/ ) Tras todo esto, quedamos “más liados que la pata de un romano” (que se dice en mi tierra por las correas que llevaban los legionarios de aquel imperio, sujetando sus sandalias). ¿Votar, no votar y que se lo jueguen a los “chinos”? De lo que no nos quepa duda, es que el pueblo, la masa, no pintamos nada en absoluto; “la camarilla que gane hará lo que han hecho siempre, o sea, lo que les ha dado la gana. ¿Y cómo aquí no responde nadie de “las alturas”? pues…?

Antonio García Fuentes (Escritor y filósofo) www.jaen-ciudad.es (aquí mucho más) y http://blogs.periodistadigital.com/nomentiras.php

La encrucijada
Marcial Martelo esdiario 22 Junio 2016

Hace unas semanas, decía aquí que España se encontraba en una encrucijada. Que eran varios los caminos que se abrían ante ella, y que el 26 de junio los españoles teníamos que decidir cuál de ellos queríamos recorrer para quedarnos en su destino cuatro largos años.

Y describía los caminos, pero sin poner nombres a sus indicadores. Hoy toca hacerlo, al menos con uno de ellos, porque el 26 de junio puede dar lugar a algo más que a un mero cambio de gobierno: el primer acto de un cambio de sistema, que termine sustituyendo nuestro régimen de libertades por algo que ni sus propios introductores se atreven a definir.

Podemos es el letrero de ese camino que conduce al pasado, a esas imágenes en blanco y negro de una España instalada en el odio, el resentimiento y la confrontación. Una España asfixiada por la falta de libertad y atemorizada por la amenaza de un futuro de ruina y aislamiento. Da igual cuál sea el disfraz elegido (un corazón multicolor, el yugo y las flechas o la hoz y el martillo), el monstruo que se esconde detrás es siempre el mismo: un totalitarismo depredador que mata la libertad, hoy con la excusa de la justicia social.

El segundo tiene ese mismo punto de llegada, aunque a cuatro años vista. Es el camino de la pasividad y, como consecuencia, de más de lo mismo: de más corrupción y, por tanto, de más desconfianza en nuestra democracia como un sistema justo de convivencia. Y tras cuatro años más de esta nausea que hoy nos ahoga, el final del trayecto terminará trayendo de la mano a Podemos, aunque esta vez será un Podemos con una mayoría ya invencible.

El tercer camino es mucho más corto que todos los demás. De hecho, ni siquiera está construido. Lo ha parado el Ministerio de Caminos por falta de proyecto. Tan sólo está a la espera de ser absorbido por el mejor postor.

Pero resta un cuarto camino: el que tiene como meta una regeneración sincera del sistema, una catarsis propiciada por una profunda reforma institucional que sustituya a la actual partitocracia (corrupta, presente hasta el hartazgo en todos los ámbitos de la sociedad, castradora y cortoplacista) por un gobierno controlado por un poder judicial liberado de su servidumbre política, y alimentado por un proyecto ambicioso de país, pensado para generaciones y no para legislaturas.

Éste es el camino de los que abogan por curar lo enfermo, pero también por salvar lo sano, que es la libertad.

La suerte está echada. En una España tantas veces juguetona con su propio suicidio, esperemos que esta vez la frivolidad se aleje, impere la cordura y logremos superar la única prueba verdadera de la dignidad de un pueblo, que es la defensa a ultranza de su libertad. Porque si perderla es una tragedia, despreciarla es una degradación: allí, en la derrota, puede haber héroes; pero aquí, en el regalo, nunca hay más que idiotas o villanos.

No, a ti no te voy a votar
Liberal Enfurruñada okdiario 22 Junio 2016

Porque, por mucho que ahora lo niegues tú eres comunista y chavista y en tu partido todos sois comunistas y chavistas. Lo de que eres socialdemócrata –socialista de penuria y violencia callejera, como Allende- es ese rollo que te has inventado para ver si aún eres capaz de engañar a más pardillos, pero no lo eres; ni tampoco patriota. Tu ideología comunista es la responsable de millones de muertes, es dictatorial y liberticida, y tú, si fuera posible, aún la has pervertido más, dándole ese giro chavista populista con el que pones de tu parte a los más resentidos y a los menos listos, mintiéndoles. No Pablo, a ti no te voy a votar.

Ni a ti tampoco. Porque eres el heredero del peor presidente que hemos sufrido en nuestra historia reciente, ese Zapatero al que Arturo Pérez-Reverte definió como “gobernante patético, de asombrosa indigencia cultural, incompetente, traidor y embustero hasta el último minuto”. Porque perteneces al partido de la corrupción que está inhabilitado para gobernar por los EREs y los Cursos de Formación, que tiene imputados a dos de vuestros expresidentes. Corrupción que viene de antiguo, desde los GAL a los Fondos Reservados, pasando por Filesa y un interminable etcétera. Y también porque has demostrado que tienes menos luces que un Seat Panda, que eres pura pose, fachada y sonrisa Profidén, pero nula capacidad. No Pedro, a ti no te voy a votar.

Ni tampoco a ti. Aunque me caes bien y creo que tu partido resulta imprescindible en Cataluña. Pero pienso que la expansión al resto de España la has hecho fatal. Has recogido desechos y tránsfugas de todos los colores, lo que nadie quería. Nos has propuesto un programa electoral socialista, maquillado de liberalismo. Y has demostrado menos reparos para consentir a los corruptos vestidos de rojo que a los vestidos de azul. Y porque no tolero que me mientan. Porque a mí no se me olvida cuando, a falta de 48 horas para las elecciones del pasado 20 de diciembre, te comprometiste públicamente a que, si tú no ganabas las elecciones, te abstendrías en la investidura del próximo presidente del Ejecutivo y facilitarías que gobernase la lista más votada. Y que, en ningún caso, votarías SÍ a la investidura de otro Presidente que no fueras tú mismo. Mentiste. No Albert, a ti no te voy a votar.

Pero a ti tampoco. Porque también me has mentido. Me prometiste que no ibas a subir los impuestos y a los pocos días estabas metiéndonos a todos los españoles el mayor puyazo fiscal de nuestra historia. Porque te presentaste a las elecciones de 2011 con un programa electoral que no has cumplido en aspectos que justificas por la herencia recibida y la presión de Bruselas y en otros muchos para los que ni siquiera intentaste darnos una justificación. Porque prometiste que ibas a recortar gastos burocráticos y, en vez de hacerlo, nos dejaste la mayor deuda pública de nuestra historia. Porque, aunque has legislado contra la corrupción, has sido blando y has mirado para otro lado cuando te ha salpicado a ti. Y, sobre todo, porque cuando sabes que eres un estorbo para tu partido, no has tenido la grandeza de dar un paso atrás y has antepuesto tus intereses personales. No Mariano, a ti no te voy a votar.

Por eso, votaré en blanco otra vez, con la esperanza de que, para unas terceras elecciones, no os volváis a presentar ninguno de vosotros cuatro. Eso, para mí, es ser patriota.

Británicos y separatistas
Javier Orrico  Periodista Digital 22 Junio 2016

El verdadero fantasma que hoy recorre Europa es el separatismo, la ilusión egoísta por la que los problemas se resuelven solos si nos quedamos solos. El separatismo es hijo, como aquí sabemos muy bien, del nacionalismo, esa pulsión xenófoba que culpa a los demás de nuestros problemas y se fundamenta en el supremacismo racial, como en el racismo aranista vasco (hoy latente, pero inocultable a poco que converses con cualquier ‘abertzale’), o en la superioridad cultural y económica, como en el caso catalán, en el de la Lega Nord italiana (Roma ladrona), o en los populismos de los países ricos de Europa.

En fin, separatismo y nacionalismo no son más que formas de lo que se ha llamado populismo, que hace unos días me definía con claridad un amigo, conductor de autobús, y buena gente donde los haya: “…estos, estos le dicen a cada uno lo que quiere oír”. Hablaba de Podemos, obviamente, y acertaba las claves del patético éxito de los charlatanes que abanderan la desesperación de algunos desheredados y el postureo de muchos instalados: además de enfrentarse a un régimen carcomido, han sabido reunir bajo su manto a todos los separatistas de algo y a todos los que anhelan seguridad y protección frente a una crisis que arrambló, acaso para siempre, con la seguridad económica. Su reaccionaria fortaleza radica en haber prometido el regreso al paraíso anterior. Por eso, ninguna razón que pueda aducirse les hará mella ni hundirá su atracción creciente. “La gente” lo que quiere es que el Estado le resuelva la vida. Aunque cuando despertemos, y ellos ya gocen del poder, el dinosaurio seguirá estando ahí.

No sé si la salida de los hijos de la Gran Bretaña será el fin de Europa, o el inicio de un verdadero Estado para todos. Lo que está claro, desde el mismo día de su incorporación, y casi diría que desde el principio de los tiempos, es que los británicos muy partidarios de vivir con los continentales no son. Han puesto obstáculos siempre, han exigido ‘singularidades’, privilegios, exenciones. Como decía Ortega con los catalanes, el asunto no tiene más solución que conllevarse, es decir, mantenerlos con nosotros a sabiendas de que su recelo es propio de su naturaleza. Como el escorpión.

Pero lo que nos jugamos es mucho más que la salida británica de Europa, en la que no todo sería negativo. Lo que nos jugamos es que la enfermedad del nacionalismo se extienda, como ha ocurrido en España -y lo que nos queda por ver-, y mañana la Unión Europea sea cualquier cosa menos la nación política posible que los mejores europeos soñaron siempre. Detrás sólo está el miedo: el miedo al otro, el miedo a desaparecer si me fundo con el otro, el miedo egoísta a la pérdida de mis privilegios aldeanos. La miserable idea, en fin, de que los ricos, solos, serán más ricos, que alienta detrás del Brexit y del Catalaxit de los catalanistas y Podemos. El populismo ya arrasó Europa una vez. El nacional-separatismo es el pasado. Y construir Europa, el futuro.

¿Es útil votar a Rajoy?
FEDERICO JIMÉNEZ LOSANTOS El Mundo 22 Junio 2016

Mariano Rajoy dice que el voto a Ciudadanos posibilita el triunfo de Podemos. No son los tres millones y medio de votantes -irresponsables todos, semilerdos, bobos de baba- que dejaron de votarle por alguna razón. La primera, tal vez, por su redomada cobardía en la defensa de la nación y la Constitución en Cataluña, cuya Generalidad encabeza una permanente actividad separatista -proclamar la República, perpetrar un referéndum, perseguir periodistas hostiles a la permanente campaña de odio a España- que, cuatro años después de empezar el proceso golpista, sigue financiando el propio Gobierno a través del FLA. ¡Y presume de ello! Pero, al parecer, la culpa de que, tras delegar en los tribunales la defensa de la Ley, Rajoy haya pactado con 'Cocomocho' y Junqueras no llevar sus delitos ante los jueces -no vayan a condenarlos- no es de Rajoy sino... de Rivera.

También será responsable Ciudadanos de los incumplimientos de todas las promesas electorales de Rajoy, el más grave de los cuales, base de la corrupción política, no es la subida fiscal más terrible de nuestra historia, (disimulable por los números rojos de Zapatero) sino la politización absoluta de la Justicia en contra de lo que dijo Rajoy en su discurso de investidura y regurgitó así Gallardón: "Vamos a acabar con el obsceno espectáculo de los políticos que nombran a los jueces que pueden juzgar a esos políticos". Meses después, el PP pactó con el PSOE, la IU de Garzón y los separatistas -sólo UPyD rechazó la vileza- el reparto de todos los vocales del CGPJ, compañía aseguradora de la corrupción de todos los altos tribunales: Supremo, Constitucional y autonómicos. Despolitizar la justicia era y es totalmente gratis. Si Rajoy y Gallardón traicionaron sus promesas fue, simplemente, para no sentarse el banquillo por los casos Bárcenas y Noos.

¿Tiene la culpa Rivera de que Rajoy dijera que no por dos veces al Rey, dejando a Sánchez pechar con la investidura? ¿Es culpa suya que Rajoy haya dicho en Barcelona que si PSOE y Cs no lo hacen presidente volverá a negarse, forzando al Rey a llamar a Iglesias? Y esa investidura, que destruirá al PSOE y puede llevar al Poder a Iglesias, ¿la forzará el PP o Cs? ¿Es útil votar a Rajoy que, de nuevo, para evitarse un disgusto en las Cortes, regala la investidura a Podemos? ¿Útil para quién?

La vía del reformismo
ELISA DE LA NUEZ El Mundo 22 Junio 2016

Cercana ya la segunda vuelta de las elecciones del 20-D los partidos más beneficiados del fracaso de la XI legislatura parecen ser -al menos según las encuestas- los partidos de los extremos, es decir, el PP y Podemos. La polarización de la campaña y del electorado, una vez fracasado el intento de alcanzar un acuerdo reformista de Gobierno desde el centro (PSOE-Ciudadanos) era inevitable. Acuerdo que fue propiciado por el desistimiento del propio presidente del Gobierno en funciones. Sin este intento todavía estaríamos en una situación de bloqueo constitucional que no hubiese permitido disolver el Parlamento y convocar nuevas elecciones, conviene no olvidarlo. Como era previsible, tanto el PP como Podemos están apelando indistintamente al voto del miedo y/o al voto útil (desde su perspectiva se trata del mismo voto) con la finalidad de restar sufragios a los partidos que ocupan el centro político, PSOE y Ciudadanos, y por tanto, al reformismo. En esta estrategia el PP y Podemos se necesitan mutuamente. Mientras que el PP clama contra el populismo que representa Podemos, Podemos clama contra la corrupción y los recortes que encarna el PP. Partidos rojos y azules, negros y blancos, buenos y malos, sin matices. En una contienda electoral sin duda es una estrategia legítima, pero la pregunta que debemos hacernos como ciudadanos responsables es la de si es la más adecuada para emprender las reformas estructurales que necesita nuestro país.

La elección entre un partido rupturista y un partido inmovilista no es la mejor forma de garantizar que se realicen reformas importantes en nuestro sistema político, institucional y económico (me refiero en este último caso a la lucha contra el capitalismo clientelar o de amiguetes y al impulso de la productividad de la economía española). El problema es que son este tipo de reformas las únicas que podrían frenar el auge de un partido como Podemos, cuyo diagnóstico de la situación política ha contactado con un electorado muy amplio. Este electorado ha decidido que no es posible reformar desde dentro el sistema, y que es mejor empezar desde cero. Por supuesto que a Podemos también le votan personas de extrema izquierda, pero no alcanzan el 25% que pronostican las encuestas. Hay algo más.

Desde mi punto de vista, el inmovilismo del PP de Rajoy es un estupendo aliado de Podemos. El PP bajo la presidencia de Rajoy no sólo no ha realizado ninguna reforma importante en el plano político e institucional (teniendo mayoría absoluta), sino que se resiste como gato panza arriba a tocar ninguna pieza del sistema, aún cuando hacerlo no cueste dinero o incluso permita ahorrarlo. Ahí está como ejemplo la campaña a favor de las diputaciones provinciales eludiendo los datos que cuestionan la eficacia de su funcionamiento y su tendencia a favorecer el clientelismo y la corrupción. El discurso es profundamente conservador y anclado en las bondades del indudable crecimiento macroeconómico, pero sin reconocer la necesidad de un cambio drástico en la forma de hacer política. Quizá porque el presidente del Gobierno en funciones no concibe que se pueda gobernar de otra manera.

Sin embargo, la sociedad española -y especialmente las personas más jóvenes- empieza a mostrar su hartazgo ante el clientelismo y la concepción patrimonialista del poder practicada por los grandes partidos en estos últimos 30 años que ha generado una corrupción política generalizada. También hay que tener muy presente la sensación de injusticia derivada del desigual reparto de los sacrificios económicos durante la Gran Recesión; la percepción general es que los más responsables han sido los menos penalizados y que hay muchos colectivos (clase política, funcionarios o pensionistas) que han permanecido al abrigo de la crisis. No sólo eso: el gran peso de los ajustes derivados de la Gran Recesión han recaído en gran medida sobre los jóvenes.

Estamos en presencia de un colectivo que se ha cansado de aporrear la puerta de un local (el "régimen del 78") con reserva del derecho de admisión, ya se trate de contratos indefinidos, mejores salarios, acceso a la función pública, a la vivienda, a los servicios públicos o a cualquier otra prestación relevante para el bienestar y la dignidad presente o futura de los ciudadanos. Lo cierto es que los jóvenes españoles tienen hoy unas expectativas mucho peores que las que tuvieron a su edad las generaciones que les preceden. Generaciones que, por otra parte, ahí siguen y no tienen especial interés en que las cosas cambien, dado que son las principales beneficiarias del statu quo. Mariano Rajoy es, por edad y por formación, un exponente perfecto de esa generación anterior, que se resiste a oír los golpes en la puerta.

Si a esto añadimos el que muchos de estos jóvenes crecieron en la época de la burbuja y que -al menos sobre el papel- cuentan con mejor formación que sus padres y abuelos, la frustración al entrar en la edad adulta y ser conscientes de la diferencia entre sus aspiraciones y la realidad era inevitable. Que esta generación encontrase un líder dispuesto a convertir en un programa político radical ese descontento existencial era cuestión de tiempo. El problema, a mi juicio, es que el líder tiene una ideología muy marcada, muy poca experiencia fuera del ámbito de la teoría política y una agenda propia con unos objetivos y con unos tiempos que pueden no coincidir con los de una parte importante de sus votantes, precisamente, los menos radicalizados. Algo que, por otra parte, no es de extrañar dada la tradicional debilidad de la democracia interna y de los cauces políticos de participación ciudadana en España incluso en los nuevos partidos.

No hace falta ser un genio para darse cuenta de que se trata de una situación potencialmente explosiva, y que puede arruinar la ventana de oportunidad para realizar reformas estructurales que se abrió el 20-D, gracias, precisamente, a la presencia de los nuevos partidos y a la necesidad de pactos transversales. Si hay una parte importante de la ciudadanía que se siente excluida y más todavía si es la parte más joven, es fácil canalizar su indignación y su descontento hacia propuestas rupturistas y no hacia propuestas reformistas. Esa es la estrategia utilizada sistemáticamente por Podemos en relación con las propuestas de Ciudadanos, el otro partido emergente que ha elegido la vía de la reforma, presentado siempre como la marca blanca del PP o como el partido del Ibex 35. Los tímidos intentos del PSOE en la misma dirección le merecen a Podemos iguales reproches, de forma que la Gran coalición se equipara a un pacto para blindar el régimen. Que esta estrategia puede darles muchos votos es indudable; que pueda favorecer las posibilidades de reforma es otra cosa.

En fin, a los optimistas que pensábamos hace unos meses que iban a primar los intereses generales de España sobre los personales de algunos líderes la realidad nos ha devuelto al punto de partida. Nuevas elecciones, nueva campaña electoral y hasta nuevos envíos de propaganda electoral a nuestros domicilios, ya que ni en su supresión se han puesto de acuerdo los partidos políticos. El problema es que todo suena ya a deja vu y hasta lo que parecía nuevo hace unos meses empieza a parecer antiguo. Quizá porque estamos ante la política de siempre, la del sectarismo, la del voto del miedo, la del voto útil, la de los bloques, la de las dos Españas.

Los incentivos que tiene la débil democracia española no han sido suficientes para obligar a que dos, tres o incluso los cuatro partidos se pongan de acuerdo en asuntos tan básicos como la lucha contra la corrupción, el clientelismo y la sociedad del favor y el enchufe. Aquí hay poca ideología que rascar, no hay que gastar dinero público y está disponible una ingente cantidad de literatura y evidencia empírica sobre los buenos resultados que proporciona, por ejemplo, una Administración pública meritocrática y neutral o un Poder Judicial independiente. Hasta en el Partido Comunista chino lo tienen claro. Pero seguimos mareando la perdiz, hablando mucho de líderes y estrategias y sorpassos y poco o nada de programas y de las reformas y propuestas concretas que pueden mejorar la forma de gobernar. En España no hay nada parecido a una evaluación externa y experta de los programas electorales de los principales partidos -como existe en países como Holanda- quizá porque tampoco se espera que se cumplan, visto lo visto. Sin duda, se trata de asuntos aburridos, poco mediáticos y que pocas ganancias pueden reportar a los partidos políticos que más tienen que perder si los ciudadanos se dan cuenta de que la mejor forma de llegar al futuro no es dando saltos en el vacío ni permaneciendo parados en el mismo punto, sino avanzando paso a paso en la dirección correcta.

En conclusión, las grandes mejoras democráticas logradas a lo largo de la Historia en los países más avanzados no han sido ni el producto de grandes revoluciones, ni el producto de las concesiones de las élites dirigentes acomodadas con el statu quo. Han tenido más bien un carácter incremental y han tardado en llevarse a cabo, siendo el resultado del esfuerzo colectivo de muchos ciudadanos decididos a cambiar las cosas, sin prisas, pero sin pausas. Y sobre todo, sin miedo.

Elisa de la Nuez es abogada del Estado, coeditora del blog ¿Hay Derecho? y miembro del Consejo Editorial de EL MUNDO.

El cortijo de don Mariano
Los barandas del PP no se quitan de encima a Rajoy porque no tienen dónde caerse muertos fuera de la política.
Emilio Campmany Libertad Digital 22 Junio 2016

Todos los electores, simpatizantes, militantes, gerifaltes y cargos electos saben que el PP obtendría unos resultados sustancialmente mejores casi con cualquier otro candidato. Entonces, ¿por qué se presenta con uno tan malo? Porque el PP ya no es un partido, es el cortijo de don Mariano. Es un lugar donde ya no hay dirigentes, sólo pelotas y enchufados que saben que su futuro político, y a veces simplemente su futuro, depende de la arbitraria voluntad del dueño del cortijo. Aquello está lleno de gente que a los veinte años se apuntó a Nuevas Generaciones y no conoce otra cosa que no sea medrar a base de adular y defender lo que el amo hace o dice, aunque para hacerlo haya que sobornar las leyes de la lógica y corromper los ideales para cuya defensa se hicieron un día militantes. No sólo, sino que han visto el ejemplo de sus mayores, que se dividen entre los que se rebelaron, que hoy se ganan la vida con desigual fortuna, dependiendo de la profesión y formación que tengan, y los que quebraron obedientes el espinazo ante el patrón, que cuando finalizó su carrera política se marcharon a sestear a embajadas, consejos de administración y chollos varios.

Quién va a acudir a un Comité Ejecutivo a decir que Mariano es mal candidato, si muchos de ellos no tienen dónde caerse muertos fuera de la política y saben que importunar al propietario del cortijo garantiza el verse en la calle con una mano delante y otra detrás. Incluso los que tienen buenas profesiones y podrían ganarse bien la vida fuera de la política obedecen pastueños porque creen estólidamente que sucederán a Rajoy o ascenderán rápidamente cuando éste se retire. Todos saben en el cortijo que, para dejar de ser labrador y convertirse en guardés, hay que hacerle la rosca al señorito hasta que le duelan a uno las pestañas. No digamos si a lo que se aspira es a heredar el cortijo: entonces hay que ser un lameculos de primer orden, un cobista profesional, un maestro en el arte de la lisonja.

Y así es como sucede que un partido político se presenta a unas elecciones con el peor candidato posible, a costa de decenas de escaños y en perjuicio del futuro de España. Por eso, cuando Rajoy apela al voto útil, quienes serviles lo presentan como candidato deberían saber que son ellos los primeros en conspirar contra la utilidad del voto, por presentar a quien más rechazos provoca. La disyuntiva que se nos plantea a los votantes liberal-conservadores es la de votar al amo, a sabiendas de que se ha limpiado los mocos con todos nuestros principios y de que lo seguirá haciendo, o la de facilitar que venga Podemos a imponer su ideología totalitaria. Choca que el partido no haya sido capaz de librarse de semejante lastre. Y la explicación está en lo que digo: que aquello ya no es un partido, es el cortijo de don Mariano.

La España del 27-J
Es, sin duda, la peor encrucijada electoral en la que recuerdo haber visto a España.
Carmelo Jordá Libertad Digital 22 Junio 2016

Como a cualquiera con un mínimo de sentido común y que no esté poseído por el revanchismo, me preocupa enormemente el Gobierno que pueda surgir de las elecciones de este domingo.

Es, sin duda, la peor encrucijada electoral en la que recuerdo haber visto a España: ni la repetición del corrupto y descompuesto PSOE del 93 o el 96, ni siquiera la llegada del inconsistente Zapatero en 2004 pintaban en el horizonte tan negros nubarrones como el que alcance el poder este grupo de comunistas y ventajistas, enfermos de sectarismo, que se ha dado en llamar Unidos Podemos.

Sin embargo, hay algo tanto o más preocupante que ver cómo el odio y el sectarismo llegan ebrios de sonrisas al poder: comprobar que el 20, el 25 o el 30% de los españoles está por dinamitar el sistema y la convivencia.

Incluso si el resultado de las elecciones no es malo –o no es todo lo malo que puede llegar a ser–, la España en la que nos levantaremos el próximo lunes será terrible: aunque logremos esta vez evitar la llegada de los bolivarianos al poder, estaremos en una España en la que un cuarto de la población se cree no sólo agraviada sino con derecho al odio, a la violencia que ya ejercen los y las asaltacapillas, los bódalos, los alfons y los salvajes anti-Selección.

Una España de españoles que renuncian al logro personal y quieren que la prosperidad e incluso la felicidad les sean entregadas en bandeja de plata y por derecho: por tener un título universitario, por ser parte de "la gente", porque lo contrario es hacerle el juego al Capital…

Un país improductivo, maniatado entre los excesos regulatorios e impositivos del poder y una sociedad civil que mira con malos ojos el trabajo, el esfuerzo, el éxito y no digamos la riqueza.

Una nación débil, convencida de su propia maldad, de que su pasado es infame, de que no existe o sería mejor que no existiera, dando paso a unos presuntos pueblos largamente oprimidos.

Aunque este domingo logremos no acabar convertidos en una sucursal suicida del bolivarianismo, nos queda un durísimo trabajo por delante: tenemos que darle la vuelta a esta dinámica en la que nos creemos con derecho a todo sin obligación a nada; tenemos que abrir la economía y generar riqueza para demostrarles lo equivocados que están; tenemos que prestigiar de nuevo la democracia y no dejar que se olvide que las últimas décadas han sido las mejores en cientos de años, que por supuesto no han sido perfectas, pero sí han sido las más libres y las más prósperas.

En resumen: a partir del 27-J, y si todavía no somos un caso perdido, España tiene que demostrarse que no es tan mala, que no está tan mal y que lo que hará que todos estemos mejor no son las soluciones mágicas, sino el esfuerzo y el talento. No es tarea fácil, pero es imprescindible si no queremos vernos aún peor dentro de cuatro días.

Ni una lección, Cebrián
OKDIARIO 22 Junio 2016

Nadie puede negar que Juan Luis Cebrián es una de las figuras más importantes del periodismo en España. Con una carrera profesional de más de 50 años, el académico de la RAE construyó junto a Jesús Polanco el Grupo Prisa. Gigante creado desde la base que siempre ha tenido por bandera El País, uno de los periódicos más influyentes desde la Transición hasta ahora. No obstante, un hombre de su experiencia y trayectoria se equivoca totalmente al desacreditar por igual informes policiales como PISA (Pablo Iglesias Sociedad Anónima) o informaciones periodísticas de indiscutible trascendencia como las publicadas por El Mundo entre 2012 y 2013 al respecto del caso Pujol. Más, si cabe, cuando lo hace por complacer al comisario Marcelino Martín Blas, ya que fueron sus rivales en la Policía quienes crearon unos informes de indiscutible valor para el óptimo funcionamiento del país.

Informaciones que, a la postre, se demostraron rigurosamente ciertas. Por ejemplo, la financiación iraní de Podemos que arrojaba PISA fue certificada después por la Comisión de Prevención de Blanqueo de Capitales e Infracciones Monetarias (SEPBLAC). Por otra parte, el saqueo de los Pujol asciende a más de 3.000 millones de euros repartidos por los paraísos fiscales de Panamá y Belice. Lejos de acudir a una “presunta fábrica de dosieres políticos”, tal y como apuntaba el editorial de El País de este pasado martes, los periodistas de la competencia tuvieron el mérito de poner negro sobre blanco informaciones que destacaban por sí mismas. Resulta decepcionante el servilismo de Cebrián para con los Pujol por el mero hecho de que sean los caseros del Grupo Prisa. Una defensa de la que también se ha beneficiado el exalcalde de Barcelona, Xavier Trías. Otro padre de la patria catalana que, como demostró OKDIARIO el pasado 22 de mayo mediante pantallazos, posee cuentas bancarias en Suiza.

Después de conocerse su presencia en los papeles de Panamá a través de la petrolera Star Petroleum —radicada en un paraíso fiscal— Cebrián no debería permitirse el desahogo ético de pontificar y dar lecciones morales sobre nada. Menos aún cuando su periódico defiende a Marcelino Martín Blas, quien habría pedido crear pruebas falsas contra ‘El Pequeño Nicolás’. Un asunto turbio que Blas ha intentado utilizar para criminalizar a sus compañeros de la Policía acusándolos de filtración y también a los periodistas que informaron sobre ello. Una versión cercana a la paranoia que ha defendido El País creando una sombra de sospecha general en torno al funcionamiento estructural del Ministerio del Interior.

El medio de Cebrián ha hecho casus belli sobre el caso Nicolay justo el día antes de que el periodista Carlos Mier declare en el Juzgado de Instrucción número 2 de Madrid. Mier comparece para explicar su versión sobre una supuesta “grabación ilegal” contra Blas y la difusión posterior de una reunión secreta entre el propio Martín Blas, otro inspector de Policía y dos agentes del CNI. Cebrián haría bien en dejar que la justicia dictamine antes de repartir culpas a granel y lecciones gratuitas de periodismo. Al fin y al cabo, como decía Juan de Mairena: “La verdad es la verdad, dígala Agamenón o su porquero”.

El domingo España votará suicidio
Pedro de Hoyos  Periodista Digital 22 Junio 2016

(Mi colaboración semanal en Onda Cero Palencia)

Muy buenos días, señores oyentes, tengan ustedes mi aprecio y mi respeto personal a la máxima potencia por haber llegado hasta aquí, aguantando la campaña electoral y estos calores al mismo tiempo. Si encima ustedes se disponen a cumplir con su deber ciudadano e ir a votar el próximo domingo ya no solo tienen ustedes aprecio y respeto sino admiración, por majos, cumplidores y listos, que tienen ustedes una mente más abierta que la paramera de Tariego. En cambio yo soy una duda entre signos de interrogación.

A ver cómo les hablo yo de lo que quiero hablarles sin meterme en berenjenales electorales, que es algo a lo que no estoy dispuesto para que nadie cercene mi monda cabecita antes de que me llegue la hora adecuada… Que, miren, si hay que ir a votar se va, pero ir pa na… pues no. Que yo estoy dispuesto a exprimirme la neurona que me queda hasta encontrar soluciones al dilema que me corroe, pero en el tiempo que llevamos no he podido dilucidar a quien entregarme de brazos y piernas, con la de horas de insomnio que ahorra eso.

Tengo todos los programas electorales en mi mesita de noche y una vez que me he puesto el pijama y he escondido el orinal debajo de la cama me pongo, erre que erre, a averiguar cuál de todos los contendientes será merecedor de mi afecto electoral. Dobladas y decoloradas tengo ya las esquinas de todos los prospectos… borradas de puro desgaste están las letras. ¿He dicho prospectos? Fascículos, cuadernillos, folletos, manifiestos, catálogos, quería decir. Se me empiezan a parecer a esas instrucciones de “hágalo usted mismo” que algún empleado loco ha traducido del coreano a un idioma incomprensible después de un curso acelerado de “Aprenda usté castellano en cinco minutos”.

A veces llega el amanecer y me sorprende tumbado sobre la cama, con los ojos como platos, pensando si votar a Iniesta como presidente del gobierno o a Del Bosque como portero de la comunidad de vecinos. Sé que es el amanecer porque oigo al paisano del piso de arriba acordarse de su puñetero jefe y a su mujer contestarle que se vista y deje de decir la misma tontería todas las mañanas. Y también lo sé porque oigo su cisterna, su ducha, su radio, sus pasos... Lo llevo con mucha paciencia y lo ofrezco por la conversión de los chinitos, al fin y al cabo él se tiene que ir a la calle y a mí todavía me queda un rato de cama.

Pero estaba con lo de los prospectos… con lo de la propaganda electoral. La de arbolitos que se podrían salvar si se lo ahorraran. Bueno, insisto en que no me aclaro, que son confusos. Que no sé si los que me prometen el cambio me lo van a dar en monedas sueltas o en besos y abrazos; que no sé si los que quieren la salvación eterna de las almas de okupas, vagos y maleantes van a apoyar en mis hombros dicha eternidad o no. El otro día creía haber decidido que iba a votar a los que prometen que todos los años habrá una gran cosecha de cereales, pero de pronto me di cuenta de que no soy agricultor. Yo les confieso que estoy muy nervioso y que no sé por dónde voy a responder ante tanta demanda interesada. Por lo pronto ayer empecé a morderme las uñas y ya me llego por los codos.

De momento lo que hago es rezar, encogerme de hombros y rezar para que todo pase pronto, para que no se note mucho en los impuestos y para que vuelvan pronto todos los que se han tenido que ir, especialmente una vecinita mía que estaba de muy buen ver y con la que coincidía todas las mañanas en la charcutería. Por lo que me cuentan ahora coincide con ella en la cama un alemanote de dos metros y medio que se encontró una buena mañana en Dusseldorf. Eso que se pierde España, oiga.

Y me despido, señores. ¿Saben lo que me molesta? En lo único en que coincide toda la publicidad electoral es en hablar de Cataluña, pero yo vivo en Palencia. Y de Castilla nadie habla. Conste que no obstante iré a votar, aunque sea para ver si regresa mi vecinita.

Adiós, gentiles oyentes, que ustedes voten bien, ya saben que si quieren más guerra me pueden encontrar tomando una cerveza en twitter. @pedrodehoyos se despide hasta la semana que viene.

VOX pide la puesta en libertad del dirigente detenido por poner una bandera de España en Gibraltar
OKDIARIO 22 Junio 2016

Miembros de VOX se han manifestado en la tarde del martes frente al ministerio de Asuntos Exteriores para solicitar que se ponga en libertad al presidente de la formación en Madrid, Nacho Mínguez, después de que, junto a otro miembro de su partido, ubicara una bandera de España de grandes dimensiones en el peñón de Gibraltar.

Mínguez fue arrestado pasadas las 13.30 del mismo lunes y este miércoles pasará a disposición judicial, por lo que pasará detenido 48 horas. Según fuentes de VOX, los de Santiago Abascal, han intentado sin suerte que el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo, hiciera “lo que estuviera en su mano” para mediar con las autoridades gibraltareñas y lograr la puesta en libertad de Nacho Mínguez. Sin embargo el responsable de la cartera no ha atendido a esta demanda, explican fuentes del partido.

Mínguez ha sido acusado por la Royal Gibraltar Police de un delito de enaltecimiento del orden público. Dos miembros de esta formación llegaron a nado hasta el peñón y una vez allí desplegaron una bandera de 11 x 18 metros, motivo por el que fue detenido.

El presidente de VOX, Santiago Abascal, emitió el lunes un comunicado en el que aseguraba que: “Con este acto, Vox ha querido reivindicar que jamás cejará hasta recuperar la plena soberanía española del Peñón, usurpación que conlleva la existencia de un paraíso fiscal inaceptable, de un perjuicio a nuestros pescadores, la depresión económica del campo de Gibraltar y la conversión de los trabajadores de la zona en rehenes del pirata Picardo”.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Dolça Catalunya (*)
Aplica la teoría jurídica del régimen nazi: Un ex vicepresidente del Tribunal Constitucional: El golpe, la ruptura de Cataluña con España, “no tardará”
 www.latribunadelpaisvasco.com 22 Junio 2016

Carles Viver Pi-Sunyer fue durante nueve años y hasta 2001 magistrado del Tribunal Constitucional e insigne defensor del orden legal. Tanto se lo creía que fue vicepresidente del mismo Tribunal durante cuatro años.

Viver Pi-Sunyer fue uno de los juristas que trabajó en la redacción de la propuesta de reforma del Estatut de 2006. Parece que se cabreó (con perdón) porque, de los más de 200 artículos del farragoso texto, sus antiguos compañeros del Constitucional le tumbaron 14 por inconstitucionales y le interpretaron otros 8. La rabieta -o la vergüenza- todavía le dura, así que se hizo separatista y se cobijó bajo las alas de Artur Mas. Le salió bien: es el presidente del CATN, la“estructura d´Estat” de Mas que se encarga de emitir informes sobre las “estructures d´Estat” que Mas tiene que crear para que toda Cataluña sea una “estructura d´Estat“. Si suena incomprensible es porque lo es. Viver cobra de “tots els catalans” 102.907,2€, dietas no incluidas. Es sólo el 31% más que el presidente de España.

Hoy Viver se dedica a demoler ese orden legal que defendió y promueve una secesión inconstitucional con el inventado argumento de que la mayoría de los catalanes- elVolkgeist– está a favor. Para Viver la voluntad de algunos y la fuerza de los hechos debe imponerse al derecho. Esta manera de ver las cosas no es nueva, en la Alemania nazi pensaban exactamente igual.

Ayer Viver mitineó en el Centro Cultural del Borne y explicó que los separatistas van a dar un golpe de Estado:

“No haremos saltos al vacío. La desobediencia, la ruptura, se hace de una sola vez, de golpe. El momento será cuando el Govern y el Parlament se sientan fuertes y preparados, y eso no tardará“.

Viver ostenta desde 2004 la Gran Cruz de Isabel la Católica, que “premia a aquellos comportamientos extraordinarios de carácter civil, realizados por personas españolas y extranjeras, que redunden en beneficio de la Nación” . En la misma Gran Cruz está inscrito el lema “A la lealtad acrisolada por Isabel la Católica” y pueden verse las dos columnas de Hércules y el lema “Plus Ultra” que campean también en el escudo de España. El Gran Maestre de la Orden es el Rey, hoy Felipe VI.

Viver ostenta también desde 2005 la Orden del Mérito Constitucional, concedida a «aquellas personas que hayan realizado actividades relevantes al servicio de la Constitución y de los valores y principios en ella establecidos». La mayoría de sus miembros son vascos que se ha distinguido por su valor físico e intelectual ante el terrorismo separatista de ETA. El canciller de la Orden es el Ministro de la Presidencia, hoy Soraya Sáenz de Santamaría.

Majestad: ¿Qué opina del anuncio del golpe de Estado? ¿Considera que la labor actual del Sr. Viver redunda en beneficio de la Nación? En caso negativo, ¿puede proponer al Consejo de Ministros la separación del Sr. Viver de la Orden de Isabel la Católica?

Vicepresidenta: ¿considera usted que la actividad actual del Sr. Viver es al servicio de la Constitución y de sus valores y principios? En caso negativo, ¿puede proponer la separación del Sr. Viver de la Orden del Mérito Constitucional?

Señores Miembros de ambas órdenes: ¿Qué opinan? ¿Tienen algo que decir? ¿Consideran que su compañero de grado dignifica la Orden a la que pertenecen? ¿Van a hacer algo?

Señores Jueces, ministro del Interior… ¿van a hacer algo con este tipo que amenaza de manera creíble con un golpe de Estado o seguimos tocando la pandereta?
(*) Artículo publicado inicialmente en la web de Dolça Catalunya

GRACIAS A LA FILTRACIÓN DE UNAS GRABACIONES
Fernández Díaz da alas al separatismo catalán antes del 26J
El Gobierno habría utilizado las instituciones con un fin partidista y electoral, mientras Mariano Rajoy se niega a aplicar las leyes contra los secesionistas. Estas filtraciones permiten a los partidos que incumplen la legislación vigente enarbolar la bandera del victimismo contra el Estado.
Arturo García  www.gaceta.es 22 Junio 2016

La recta final de la campaña electoral ha traído consigo una filtración que no hace sino arrojar más madera a las calderas de la locomotora secesionista, que durante los últimos cuatro años el pasotismo y la connivencia de Mariano Rajoy se ha encargado de beneficiar. Una conversación entre el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, y el director de la Oficina Antifraude de Cataluña (OAC), Daniel de Alfonso, habría tenido por objetivo "fabricar pruebas" contra ERC y CDC, según los dos principales partidos separatistas.

Según unas grabaciones filtradas por el diario Público, Fernández Díaz y De Alfonso intercambiaron información sobre posibles casos de corrupción de dirigentes de CDC y ERC. La entrevista tuvo lugar en el año 2014 y el tema central fueron las investigaciones oficiales sobre los casos irregulares en Cataluña. Además, los dos protagonistas hablan sin tapujos de Roger Junqueras, hermano del líder de ERC y vicepresidente del Gobierno Catalán, y dan datos sobre adjudicaciones públicas de las empresas donde trabajaba.

"Nosotros estamos investigando cosas de Esquerra, pero son muy débiles. Esa es la verdad, ministro, son de CESPA, pero no acabamos de?", se excusa ante el responsable de Interior De Alfonso, que ante otro posible asunto dudoso dice al ministro: "Afinando, afinando, podríamos decir que la firma del primer decreto por parte de Francesc Homs podría ser un acto prevaricador. Vaya, está en el límite".

La conversación continúa hablando de las contrataciones de familiares del entonces consejero de Empresa y Empleo, Felip Puig, en la Generalitat y el papel del consejero de Presidencia, Francesc Homs, en ellas. De hecho, ambos aseguran que el caso roza la prevaricación, pero que no se atreven a llevar el asunto a la Fiscalía. Las relevaciones han tenido un efecto inmediato en campaña y el Gobierno catalán y las organizaciones separatistas ya han asegurado que se trataba de una "conspiración" contra Cataluña. No obstante, la presidenta del Parlamento, Carme Forcadell, ha convocado una reunión extraordinaria de la Mesa del Parlamento para estudiar "qué medidas adoptar".

En un momento de la grabación, De Alfonso asegura: "Entonces, he hablado con el director de Seguridad de Planeta que es un hombre de la Policía, Antonio López López, y le he dicho: 'Oye, sabiendo cómo piensa José Manuel (Lara), nos interesa. Si quiere, lo podéis hacer vosotros. A mí lo que me interesa es que comprobéis adjudicaciones, recalificaciones, en nombre o como apoderado en los últimos 8 años. Que aparecen nombres y tal, pues dámelo que eso ya lo pondré yo en orden'".

"En el entorno de Puigcerdà por ahí está Carretero, claro", sentencia el ministro Fernández Díaz en ese momento, haciendo referencia al alcalde de la población (también de ERC), hasta 2003, y que luego fue nombrado consejero de Gobernación y Administraciones Públicas de la Generalitat.

El ministro del Interior retorna entonces al hermano de Junqueras y pregunta: "¿Lo de CESPA es endeble?". "Es endeble", le responde De Alfonso, que recuerda que durante la época del tripartito hubo picos de subvenciones, pero en los años que ha gobernado Esquerra no.

No obstante, a Fernández Díaz parece interesarle el hilo e insiste; "Yo es que lo que sé, lo que he visto es que realmente el volumen de facturación, vamos, de CESPA por la vía de concesiones, subvenciones…". De Alfonso corrobora esta información y el ministro, que prefiere ignorar los escandalosos datos acerca del PSC y centrarse en el separatismo, sentencia: "No podemos olvidar que hablamos del hermano de Junqueras".
'Si Eduardo me dice que tire para adelante, yo tiro'

En un momento de las grabaciones, Fernández Díaz y De Alfonso vuelven a hablar de Homs y Puig. El titular de Interior cree que el caso está cerca de la prevaricación, pero el director de la OAC prefiere cubrirse las espaldas y hace referencia a Eduardo Torres Dulce, por aquel entonces fiscal general del Estado: "Yo con Eduardo tengo muy buena relación, nos conocemos muy bien. Si él me dice que tire para adelante, entonces sí lo mando a la Fiscalía".

A Fernández Díaz parecen no importarle demasiado las excusa de su interlocutor e incide: "Pero ahí, ahí están, ahí quedan fatal Felip Puig y Homs". "Felip Puig no aparece", aclara De Alfonso, "lo que pasa es que casualmente son sus dos cuñadas..."

"Esto políticamente le hace mucho daño a Homs porque está en el límite de la prevaricación", sentencia.

'Es una conspiración'
La maquinaria secesionista ha aprovechado la filtración de las grabaciones para crear el caldo de cultivo ideal de cara a las elecciones del próximo 26J. Desde CDC y Esquerra no han tenido reparos en hablar de "conspiración" del Gobierno central y ya han comenzado a sacar réditos políticos de las grabaciones. ERC pidió la "inmediata dimisión" del ministro y del director de la OAC y así lo manifestó también su secretaria general, Marta Rovira, durante un mitin: "En lugar de perseguir la corrupción, persiguen ideas políticas".

También Francesc Homs, candidato de Convergència y cuyo nombre sale en las grabaciones, reclamó, además de las dimisiones, que Fernández Díaz "se retire como candidato del PP por Barcelona ante esta conspiración fúnebre que demuestra que las cloacas del Estado existen”. En su cuenta de Twitter, el dirigente secesionista dejó otro recado al popular: "Recorrer las cloacas del Estado como hace Fernández Díaz no es demócrata, es de cobardes".

Por su parte, el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, recordó que “las toneladas de guerra sucia, las cloacas y las conjuras del Estado no se han salido con la suya a la hora de combatir al separatismo". Desde la oposición, la candidata socialista por Barcelona Meritxell Batel exigió que los dos interlocutores "presentaran su dimisión o fueran cesados".

'No pienso dimitir'
En declaraciones a Catalunya Ràdio, De Alfonso aseguró que no ha pensado en dimitir y subrayó que "es falso" que conspirara con Fernández Díaz para fabricar pruebas contra ERC y CDC. En la misma línea se pronunció el titular de Interior, que ordenó la apertura de una investigación al respecto para conocer de dónde procede la filtración.

Gracias a estas grabaciones, y a las valoraciones políticas que Fernández Díaz hace de los casos de corrupción en Cataluña, el separatismo ha encontrado una nueva bandera que enarbolar contra el Estado. Los partidos que incumplen de manera flagrante la Ley, como CDC o ERC, se convierten en "víctimas" gracias a la inoperancia del Gobierno y de Rajoy, que desde que comenzó la legislatura se ha negado a aplicar la legislación vigente en Cataluña.


 


Recortes de Prensa   Página Inicial