AGLI Recortes de Prensa   Miércoles 29 Junio  2016

No cumpliremos el déficit de 2016
Juan Ramón Rallo Libertad Digital  29 Junio 2016

Gusta Mariano Rajoy de sacar pecho a propósito de la rigurosa austeridad de su Ejecutivo. Sin embargo, el Gobierno de España no ha cumplido sus objetivos de déficit ni uno solo de los años en los que Montoro se hallaba al frente del Ministerio de Hacienda.

Especialmente sangrante fue el desajuste de 2015: las Administraciones Públicas deberían haber cerrado con un desequilibrio equivalente al 4,2% del PIB y, en cambio, concluyeron el ejercicio con uno del 5%. Se trató de una indisciplina especialmente irresponsable por cuanto en 2015 el PP bajó en dos ocasiones el IRPF y, además, reintegró a los empleados públicos la paga extra suprimida en 2012: gastar más e ingresar menos justo el año en que el agujero presupuestario engrosó más.

Precisamente por ello, la Comisión Europea está estudiando en estos momentos si sancionar a España y, precisamente por ello, nuestro país tuvo que renegociar con ella un nuevo calendario para, esta vez sí, cumplir con los objetivos de déficit: así, según el nuevo acuerdo con Bruselas, España deberá reducir su desajuste presupuestario hasta el 3,7% del PIB en 2016 y al 2,5% en 2017. ¿Lo lograremos?

Esta misma semana hemos conocido la evolución del déficit del conjunto de las Administraciones Públicas (gobierno central, autonomías, corporaciones locales y Seguridad Social) hasta el primer trimestre del año. Para pasar del 5% de 2015 al 3,7% de 2016, deberíamos estar recortando el desajuste a un ritmo del 26% pero, desgraciadamente, éste no sólo no se ha reducido nada, sino que se ha incrementado: más en particular, a cierre del primer trimestre de 2015, el déficit fue del 0,72% del PIB, mientras que en el primer trimestre de 2016 ascendió al 0,74%. La culpabilidad pesa sobre la administración central, la municipal y la Seguridad Social: la primera vio disminuir su déficit muy insuficientemente (menos del 8%, cuando debería estar cayendo casi al 30%), mientras que las dos restantes vieron caer su superávit más de un 30%.

La causa de este mal ritmo de nuestras cuentas públicas se halla tanto en el lado de los ingresos como en de los gastos: los primeros se reducen un 0,1% y los segundos crecen un 0,3%. Especialmente notable es la caída del 9,3% en la recaudación por IRPF (debida a las electoralistas rebajas de 2015) y el incremento del gasto del 1,4% en las prestaciones sociales (sobre todo por pensiones). Fijémonos que ambos factores no son fruto de actuaciones transitorias, sino que se mantendrán estructuralmente a lo largo del año, por lo que su influencia será persistente a lo largo de todo el ejercicio.

Acaso consideremos que tres meses son un período muy corto para extrapolar conclusiones a la totalidad del año: quizá nos hayamos encontrado con algún elemento en los primeros tres meses de 2016 que no existió en 2015 y, sin necesidad de grandes golpes de timón, tales tendencias vayan reconduciéndose durante los próximos meses. Pero no.

Esta semana también hemos conocido otros dos que ahondan en la preocupación: el déficit conjunto de la administración central, autonómica y Seguridad Social (esto es, no incluyendo los ayuntamientos) siguió incrementándose hasta abril del 1,08% al 1,24% del PIB. A su vez, el déficit del gobierno central hasta mayo aumentó del 2,04% al 2,08%, rebasando así el objetivo de esta administración para el conjunto del año.

No parece, pues, que haya un cambio de tendencia que nos permita ajustar automáticamente el déficit un 30%, tal como necesitamos lograr para rebajarlo al 3,7% del PIB. Y tampoco esperen que ese cambio acaezca durante el resto del año: el crecimiento económico -que permitiría incrementar las bases imponibles y la recaudación sin aumentar los tipos impositivos- ha empezado a desacelerarse a partir del segundo trimestre, tal como constató ayer el Banco de España. Por tanto, en los próximos trimestres creceremos menos que en el trimestre en que ya hemos incluido gravemente los objetivos de 2016.

Así las cosas, la única vía para rebajar el déficit del 5% al 3,7% del PIB sería o aumentar los impuestos o recortar los gastos. La primera fórmula se antoja complicada: si, por segunda legislatura consecutiva, Rajoy volviera a contradecir sus promesas electorales de alivios tributarios, el desplome del PP en los próximos comicios (que, probablemente, serán antes de cuatro años) sería incluso mayor que la experimentada hasta ahora. La segunda fórmula no se antoja previsible: practicar este ajuste por el lado del gasto implicaría un recorte de casi 15.000 millones de euros que, para más inri, debería concentrarse íntegros en la segunda mitad del año (con lo cual su efecto sería equivalente al de 30.000 millones durante todo el ejercicio). Recordemos, simplemente, que el impacto de los recortes en el crítico año 2012 ni siquiera alcanzó los 26.000 millones de euros.

En definitiva, el problema del déficit público está lejos de haberse solucionado, pese al engañoso triunfalismo del PP. Rajoy confió en que el crecimiento económico hiciera el trabajo sucio que su incompetente ministro de Hacienda se negó a realizar y ahora, en permanente pre-campaña electoral y con un Congreso lo suficientemente fragmentado como para no convalidar ningún recorte adicional, todavía cargamos con un gigantesco ajuste pendiente de realizar. ¿Hasta cuándo nos aguantará Bruselas? ¿Hasta qué punto continuarán endeudando con impunidad a los españoles?

¿Corren peligro los bancos?
Daniel Lacalle El Espanol  29 Junio 2016

“I keep nothing but hundred dollar bills in the bank roll, I got the kind of money that the bank can't hold” 50 cent

Siempre que los economistas de consenso defienden la represión financiera olvidan que con ella destruyen y ponen en peligro el sistema financiero. Tras añadir más de 58 billones de dólares de deuda en los últimos ocho años, y bajar los tipos hasta niveles completamente desligados de la realidad, el sistema es cada día más frágil. Y un evento como el Brexit se convierte en un tsunami. En dos días se han evaporado $2,5 billones de capitalización bursátil, según Bloomberg, y la cantidad de bonos que ofrecen rentabilidad negativa se ha disparado en 380.000 millones, hasta 8,7 billones de dólares.

Si alguno piensa que la solución para mitigar el riesgo es bajar aún más los tipos o aumentar la liquidez, está loco. Pero me encuentro, a veces con sorpresa, que algunos analistas están comparando caídas en bolsas con riesgo de solvencia de los bancos. El desplome de la banca europea no es una novedad y me aterra que en televisión me digan que capital –solvencia- es lo mismo que capitalización –valor bursátil-.

Que un banco caiga en bolsa no significa que pierda solvencia. El sector bancario europeo ha caído un 18% desde el 23 de julio y un 32% desde principio de año a cierre de este artículo. Sin embargo, según datos del BCE, su ratio de capital de máxima calidad se ha mantenido, de hecho ha aumentado ligeramente.

Desde 2011 la banca europea, según Bloomberg, ha caído un 4% en bolsa y sin embargo sus ratios de capital han mejorado de 9,7% a 12,6%. De hecho, parte de su debilidad bursátil es la prioridad por fortalecer su balance. Ampliaciones de capital, emisiones de cocos (bonos con parte de consideración de capital), hibridos, desinversiones etc. Las provisiones realizadas por pérdidas y el control de los préstamos de baja calidad también ha sido muy importante.

La banca, como no puede ser menos, sufre en un entorno muy frágil. Los tipos de interés muy bajos hacen que la rentabilidad del negocio sea pobre y el riesgo muy parecido. La demanda de crédito solvente no crece de la misma manera que los bancos centrales desearían y la enorme liquidez no se convierte en más crédito.

Pero repito, es un error de libro equiparar comportamiento bursátil con fortaleza de balance. La volatilidad no aplica a todos los componentes de sus activos y hay que valorar la concentración y riesgo subyacente de todos los elementos que conforman eso que se llama “capital de máxima calidad” (CET1). Por ejemplo, los bancos europeos han sufrido la crisis brasileña, mucho más grave que la del Brexit, o la de otros petroestados, pero han mantenido la senda de refuerzo de su balance.

Los bancos deben evitar convertirse en las nuevas discográficas. Agarrarse a un modelo obsoleto y de bajo margen no va a funcionar.

A la banca se le está exigiendo soplar y sorber a la vez. Pero el problema es otro. El mecanismo de transmisión de la política monetaria ultra expansiva no funciona… Porque el problema de Europa no es de falta de crédito o de liquidez, sino de sobrecapacidad y exceso de endeudamiento previo. Porque la política monetaria se ha diseñado esperando que se recupera un nivel de crédito y de endeudamiento que era una locura y una absoluta burbuja. Porque el banco central piensa que hay un problema de exceso de ahorro con respecto a la inversión utilizando como “normal” la década de mayor exceso de nuestra historia.

Y por ello baja tipos de interés pensando que se debe “recobrar” ese nivel. Y no ocurre. Ni ocurrirá. Porque niega la sobrecapacidad y el impacto de fuerzas mucho más relevantes, la demografía en el envejecimiento de la población, la baja competitividad y la fiscalidad que ataca el consumo y la inversión.

No se puede esperar que la banca refuerce su balance, y lleva haciéndolo a ritmo de casi un 1% anual y a la vez que “fluya el crédito” y, por supuesto, se reduzca el riesgo al mínimo. Los reguladores simplemente deliran esperando un enorme flujo de crédito sin riesgo y que se endeude todo el mundo en una Europa de débil crecimiento y sobrecapacidad industrial superior al 20%.

Los políticos y reguladores están haciendo todo lo posible por evitar que se repita la anterior crisis. Y ese no es el problema. La próxima crisis se va a generar, como todas, desde aquellos activos que se consideran con menor riesgo.

Los bancos deben evitar convertirse en las nuevas discográficas. Agarrarse a un modelo obsoleto y de bajo margen no va a funcionar. Se enfrentan a cuatro grandes problemas:

1-Digitalización y oferta diversificada. Los productos bancarios ya no van a ser un monopolio y los servicios no pueden seguir anquilosados en “tiene usted que ir a la sucursal” o basados en comisiones que solo debilitan, porque aparecen los transferwise, los bitgolds, de monopolizar y limitar los fondos en los que quieren invertir sus clientes. Todas esas prácticas de defender un modelo anticuado solo debilitan, y si no se lanzan al futuro les pasará exactamente lo mismo que a las discográficas y a los dinosaurios de las telecomunicaciones.

2-Vivir en un entorno de tipos bajos a casi perpetuidad. Recuerden que hay alguno en MIT que le sugiere a los bancos centrales que la política expansiva no funciona porque los tipos son demasiado altos y se espera que la política se normalice, haciendo que el dinero se vaya a activos líquidos. Recuerden que esos mismos dicen que hay que implementar tipos de -3% -por ejemplo- y a perpetuidad para “obligar” a tomar riesgo (“reprimir hasta que los inversores claudiquen” decía Krugman). Y recuerden que esos economistas están muy cerca de unos estados que escuchan estas locuras con ojos como platos pensando “más déficit y más deuda para mí”.

3-La desbancarización de la economía real es inevitable. Los activos totales de la banca no van a seguir superando al PIB de Europa en tres veces. Así, la banca necesita asumir que el mundo que ha facilitado su expansión ha desaparecido, y orientarse a valor añadido, menor tamaño, más flexibilidad y mucha mayor innovación.

4-No, los bancos no corren peligro porque “bajen en bolsa”. Han estado durante años mejorando su capital. Que a ustedes no les amarguen con errores de primero de carrera. Pero esa caída, que es ya plurianual muestra muchas cosas. Bajan en bolsa ante riesgos que demuestran que su estructura actual es ineficiente, obsoleta y demasiado frágil. Italia, tras años de ayudas y políticas expansivas, tiene una morosidad del 10% del total comparado con el 5% de la media europea. Los tiempos de exceso de liquidez hay que aprovecharlos para adelgazar, no para engordar. La época en que una entidad se endeudaba 20-25 veces sus activos hace tiempo que se acabó. No entender que 10-12 veces es también insostenible puede ser un error.

El miedo a los comunistas salva al PP
Quizás ha llegado momento de preguntarnos si el señor de Pontevedra no será un genio político… y todos los demás estamos equivocados.
Pedro Fernández Barbadillo Libertad Digital  29 Junio 2016

Nos han vuelto a engañar las encuestas. A todos. ¿Se podría denunciar a las empresas por hacer sondeos falsos como se puede demandar a cualquier fabricante que pone un producto defectuoso en el mercado? Porque nos dejan en ridículo y nos causan insomnio y subidas de tensión.

Yo creía que el PP había fracasado en su estrategia de movilizar el voto útil con el miedo a Podemos… y resulta que al final ha sido un éxito. Con una participación similar a la de diciembre pasado, el PP ha aumentado en casi un 10% su número de votos (más de 700.000) y en escaños ha pasado de 123 a 137 en el Congreso.

Su principal rival, el PSOE, se alegra de ser segundo, aunque Pedro Sánchez sigue cavando en el hoyo donde se entierra el partido socialista: 100.000 votos, cinco diputados y cuatro senadores menos, y deja de ser el más votado en Andalucía y Extremadura. El PSOE ya sólo tiene el 48% de los votos obtenidos por Zapatero en 2008. La distancia respecto al PP sube a 52 diputados. Y encima PSOE y Ciudadanos, que juntos sumaban 130 escaños en su pacto de la anterior legislatura, ahora han bajado a 117. Podemos, que daba por seguro el ‘sorpasso’ al PSOE (yo también, lo reconozco) gracias a su alianza con Izquierda Unida y a la inanidad de Sánchez, se queda por debajo de 5,1 millones de votos, cuando sólo seis meses antes obtuvo 5,3 millones, más los 923.000 de sus aliados.

¿Quién ha sido el mayor agente electoral del PP? Desde luego, no Mariano Rajoy. Ni Jorge Fernández Díaz, el ministro de la Policía al que le graban en su propio despacho, ni el eterno Javier Arenas, ni la rasputina Soraya Sáenz de Santamaría. Durante cuatro años, las mismas televisiones que han hinchado a Podemos han aireado, sin descanso, los casos de corrupción del PP… y resulta que al final La Sexta no tiene la influencia que en los años 80 tenían los editoriales de El País: el PP sube su porcentaje de voto del 28,7 al 33%, y recupera papeletas y diputados en Valencia y Madrid, sus pozos negros.

La única explicación que encuentro a esta victoria del PP (veremos si Rajoy puede formar Gobierno o se mantiene durante otros seis meses más en funciones) es Podemos. La estrategia de Moncloa de impulsar a los morados para recuperar voto asqueado con Rajoy ha funcionado. Y lo ha hecho gracias a las banderas tricolores, a las proclamas por una "España plurinacional", a la memoria histórica, a la extensión del sedicente "derecho a decidir" a toda España. El sóviet de la Complutense recordaba a los ciudadanos qué era el comunismo en cuanto sus miembros se ponían delante de un micrófono.

¿Cuántos votos llevaría al PP Juan Carlos Monedero con sus palabras de que en las listas de Podemos había jueces y guardias civiles "esperando un Gobierno presidido por Pablo Iglesias que les dé la orden de meter en la cárcel a todos estos sinvergüenzas del PP", o Íñigo Errejón cuando explicaba las colas por hambre en Venezuela por la "cultura muy oral" de los venezolanos?

El PP de Rajoy ha obtenido una gran victoria sin hacer nada más que dejar a los rojos exponer sus planes y sus interpretaciones del mundo. ¿Voto del miedo? Sí. Como el invocado por el PSOE con su dóberman en las elecciones de 1996 o por Donald Tusk con su anuncio del riesgo de destrucción de la civilización occidental en caso de triunfo del Brexit.

Mientras los partidos y los gobernantes que se han enfrentado a la crisis en Europa pierden elección tras elección, el PP y Rajoy son los únicos que no parecen temer por su continuidad en el poder. En los próximos meses, la izquierda se despedazará entre sus elementos: Susana Díaz no puede venir a Madrid después de quedar segunda en Andalucía, IU reclamará cuentas por el fracaso de la coalición con los morados y dentro de Podemos Pablo Iglesias puede temblar por su coleta. El PNV no imitará a CDC porque Podemos ya es el primer partido vasco. Los burgueses catalanistas, que han perdido un 15% de los votos recogidos en diciembre (85.000), han sido rebasados por Podemos y ERC, con lo que puede repetirse la historia de Cambó, que pasó de incendiar Cataluña a financiar a Franco. ¿Será capaz Ciudadanos de mantenerse en paz y de imponer condiciones a un Rajoy triunfante, o aceptará convertirse en el bastón de éste para los próximos tres o cuatro años?

Quizás ha llegado momento de preguntarnos si el señor de Pontevedra no será un genio político… y todos los demás estamos equivocados. Homer Simpson dijo una vez que "En teoría, hasta el comunismo funciona, en teoría". ¿Habrá lecciones similares de sabiduría política en el Marca?

¡Basta de cinismo!
Vicente A. C. M.  Periodista Digital  29 Junio 2016

¡Sí se puede! Solo hace falta voluntad para hacerlo. Me refiero a terminar por aislar el populismo radical de PODEMOS y sus confluencias desnudando sus mentiras y defendiendo el espacio que han intentado descaradamente apropiarse. La pregunta es si Pedro Sánchez es el líder que el PSOE necesita ahora para iniciar “la reconquista”. No basta con decir que se sigue siendo la primera fuerza de la izquierda cuando el pánico se había apoderado ante la posibilidad que daban las encuestas de un “sorpasso”. Y la verdad es que los de PODEMOS han pecado de pardillos al creerse esas encuestas y ahora andan preguntándose en qué han fallado en su estrategia electoral. Desde luego que la auto crítica no es su fuerte y Pablo Iglesias ha sufrido el primer revés en su orgullo propio y está demostrando no tener cintura ni talante para asimilar el fracaso.

Una actitud equivalente a la no menos asombrada y estupefacta que dio el líder de CIUDADANOS en su comparecencia ante la pérdida de 8 escaños y un frustrante resultado de 32 diputados. Las culpas a la Ley D’Hont, la misma en vigor a la que el 20D no culpó entonces cuando se sintió gratamente satisfecho con sus 40 escaños a solo 3 de PODEMOS sin sus confluencias. Su posterior pacto de investidura apoyando al candidato socialista Pedro Sánchez y su constante veto a Mariano Rajoy no le parecen causas suficientes de ese efecto de “voto de retorno” o “voto prestado” que se movilizó hacia el PP al verse traicionado en lo que consideraban equivocadamente un centro moderado. Demasiada soberbia para asumir los propios errores y despreciar a un electorado que no ha querido repetir la experiencia de ver su voto en almoneda encumbrando a quien había insultado gravemente y vetado al PP, reeditando el famoso “cordón sanitario” tan anti democrático.

Y es verdad que en esta segunda vuelta ha podido influir decisivamente más que el voto del miedo, un sentimiento de alarma en un futuro incierto ante la salida del Reino Unido de la UE por el voto del 52% de los británicos en el referéndum. Ha bastado ver las orejas al lobo para, al igual que los mercados en época de zozobra buscan refugio en el valor del Oro, buscar a quien consideran que puede garantizar eso que todos dicen prometer y que solo un partido ha sabido gestionar, el Estado del bienestar. Esto es así porque el incremento en votos del PP no se explica solo con ese retorno de votos prestados hacia CIUDADANOS. Es posible que además la abstención multicolor, aunque se mantenga en volumen se haya modificado perdiendo tonos azulados y ganado en el rojo fresa y morado.

Lo que es evidente es que tenemos un partido ganador, el PP con más escaños que aquellos que hicieron posible la segunda legislatura del PSOE de Zapatero. Nadie puede ni negar su legitimidad para formar Gobierno como fuerza más votada, ni querer convencernos de que la abstención en la sesión de investidura es sinónimo de connivencia con las políticas, ya que no impide ejercer la oposición durante la legislatura incluso llegado el caso promover una moción de censura al ser un Gobierno en minoría parlamentaria. La gobernabilidad solo está garantizada con obligados consensos. La hipocresía proviene al declarar que el PSOE va a ejercer la oposición, que no apoyará ni se abstendrá para que el PP forme Gobierno y que el PP debe buscar los apoyos en aquellas formaciones “afines”, siendo plenamente conscientes de que esa afinidad teórica, por ejemplo, con el PNV o partidos regionalistas como Coalición Canaria, y el voluble CIUDADANOS, no está garantizada.

Solo espero que la sensatez se imponga en un PSOE que sigue dominado por políticos inmaduros y radicalizados en una estrategia de puro sectarismo y ambiciones personales. Solo unas pocas voces se han atrevido a reclamar un poco de seriedad y un “fair play” exigible en una democracia avanzada donde las etiquetas son, como en la vestimenta y calzado, solo distinciones de estilos y diseños pero que coinciden en lo básico, contentar a los clientes, los ciudadanos. Lo importante es estar abrigado, lo añadido es la calidad de la materia prima y el corte y confección.

Estamos intentando protegernos del populismo y no acabar con harapos. Es necesaria la unidad de los demócratas y sobre todo la de los que creemos que España debe seguir siendo fuerte y permanecer unida. Y aquí nos vale la marca de esos mismos populistas, Unidos Podemos, pero si cada cual busca su propio interés seremos una presa fácil. Solo pido que se imponga la sensatez y el sentido democrático mirando a un futuro donde nadie cuestione la libertad, el libre mercado y la igualdad de derechos y deberes.

¡Que pasen un buen día!

Víctimas y victimarios
Gabriel Moris Libertad Digital  29 Junio 2016

El caso del 11-M no ha iniciado hasta ahora su andadura internacional. Va siendo hora de que lo haga, ¿no les parece?

Inicio esta reflexión con la intención de que las víctimas sientan el mismo respeto que yo deseo, para ellas y para mí. Deseo por tanto que estas palabras puedan ser útiles para todos los que, un día, sentimos el mismo zarpazo del terrorismo.

En tiempos de votaciones permanentes, no creo que las mayorías que votamos consideren pertinente introducir el terrorismo en la "algarabía democrática" de la petición del voto. Claro, los votantes sólo somos informados sobre las encuestas que pueden condicionar nuestro voto o sobre los dimes y diretes de los protagonistas de las campañas electorales. Las necesidades colectivas o individuales, o no se abordan o se tocan de soslayo.

La expresión víctimas del terrorismo es bien conocida por muchos españoles, no en vano la sociedad española sufre el azote terrorista desde hace casi cincuenta años. Este lunes, y gracias a uno de nuestros recientes Gobiernos, se conmemoró en el Parlamento el Día de las

Víctimas del Terrorismo. A raíz del 11-M, y por iniciativa del Parlamento Europeo se instituyó el día europeo de las víctimas cada 11 de marzo.

Ya tenemos las víctimas dos fechas oficiales para recordar y honrar a los nuestros. Mi agradecimiento y reconocimiento a nuestras autoridades por ese rasgo de generosidad. Muchos de nosotros, no obstante, creo que tenemos un recuerdo más frecuente de nuestros familiares. Lo que sí echamos en falta de nuestros dirigentes es el cumplimiento de sus deberes en lo relacionado con los ataques terroristas. Del citado 11 de Marzo no conocemos nada o muy poco, si es que de la sentencia se puede inferir algo cierto. Sí son ciertos en cambio las ausencias y todos los hechos que derivaron de las explosiones que los autores produjeron en los trenes: pruebas falsas, detenciones erróneas, desguace de trenes contraviniendo la LEC, incineración de prendas de las víctimas, etc.

Después de una sentencia sin autores, no se ha admitido ni se ha investigado ninguna querella sobre el macrocaso. Trescientos crímenes de ETA siguen pendientes; otro tanto podemos decir de casos como el de Publio Cordón, por citar un ejemplo. Estos incumplimientos no pueden ser sustituidos por una acogida protocolaria en el Parlamento a unas pocas víctimas, en la que éstas sólo son objeto de conmiseración.

El término victimario no es de uso frecuente entre nosotros. Se trata de una expresión para definir a las personas cuyas acciones se orientan a causar daño a sus víctimas. La voluntad de hacer daño y la falta de arrepentimiento creo que son características comunes a ellos. En España tenemos varios tipos de victimarios. Los que atentan directamente contra sus víctimas, los colaboradores y los que lo hacen de forma menos directa pero igualmente
dañina y malintencionada. Los autores de los atentados -conocidos o no- son el objeto del delito penal, pero los colaboradores y encubridores no deben quedar impunes ante la justicia. En el caso citado de los atentados de los trenes de Cercanías, creo que existe impunidad para la mayoría de los desconocidos victimarios. De no ser así, ¿alguien puede explicar una sentencia como la única dictada para el mayor crimen de Europa? En ella hay ausencia de autores intelectuales, un sólo autor material y dos colaboradores necesarios. El modus operandi tampoco ha sido descrito de forma incontrovertible. Supongo que
nadie, ni el propio juez ponente, puede dar por concluido el caso. Recuerdo la respuesta del mismo ante una pregunta -formulada por la que fue presidenta del Foro de Ermua- sobre la desconocida verdad del 11-M: "Hay cosas tan graves que no conviene que se sepan".

Después de lo que antecede, no parece irracional pensar que hay victimarios cuya misión y funciones no pueden asociarse directamente con el terrorismo organizado. Para más inri, muchos de ellos han sido premiados o ascendidos.

¿Cómo salir de esta situación que no beneficia ni a las víctimas ni a nuestros representantes legales en el Estado de Derecho? Aunque se trate de algo anecdótico, quiero recordar, como algo positivo para las víctimas, la resolución favorable del Tribunal de Estrasburgo al recurso presentado ante el mismo por el presidente de Libertad Digital y esRadio, relativa a una sentencia previa de la Justicia española.

El caso del 11-M no ha iniciado hasta ahora su andadura internacional. Va siendo hora de que lo haga, ¿no les parece?

¿Y va la tercera?
Aleix Vidal-Quadras  www.gaceta.es  29 Junio 2016

Una vez digerido por los partidos el resultado de las elecciones del 26-J, llega la hora de intentar formar un Gobierno que, al fin y al cabo, es para lo que la gente les ha votado. Este es un hecho que los jefes de fila de las cuatro principales formaciones parece que desconocen. La articulación de un acuerdo para que España disponga de un Ejecutivo estable respaldado por una mayoría parlamentaria suficiente no es algo que se espera de la buena voluntad o del capricho de Rajoy, Sánchez, Iglesias y Rivera, es sencillamente su obligación.

Lo que suceda a partir de ahora se puede evaluar desde el ángulo del interés general o desde la perspectiva del interés partidista. Si prevaleciese el primero, la operación lógica sería un Gobierno de amplia base PP-PSOE-Ciudadanos por varias y sólidas razones. De entrada, se trata de tres fuerzas que respetan la Constitución y el orden legal vigente y están comprometidas con la unidad de España frente a los separatistas y a las veleidades plurinacionales y colectivistas de Podemos. A este factor esencial se añade que el largo catálogo de reformas estructurales que nuestro país necesita en los campos de su organización territorial, la competitividad de su economía, la educación, la Administración, la protección social, el declive demográfico, la despolitización de la justicia y de los órganos reguladores, el sistema electoral y el funcionamiento democrático de los partidos, requiere un Gobierno respaldado por un porcentaje muy considerable de escaños en el Congreso y en el Senado, y eso sólo es posible si dos o más de los cuatro de mayor peso convergen en un programa común de saneamiento, renovación y regeneración. Los defectos del régimen del 78 son ya evidentes después de cuatro décadas de su existencia y desarrollo y las soluciones a aplicar para corregirlos también son conocidas, tanto las que exigen una simple acción legislativa como las que demandan modificaciones de nuestra Ley de leyes. El tercer elemento de peso es que llevamos ya medio año de incertidumbre y vacío de poder, con la consiguiente parálisis de las inversiones y de muchas decisiones, tanto en la esfera pública como en la privada a nivel nacional e internacional, en detrimento de la recuperación y del empleo. Y, last but not least, unas terceras elecciones en el espacio de un año provocarían una reacción tal de indignación y repulsa en la opinión pública que es dudoso que los responsables del desaguisado pudieran sobrevivir políticamente.

Si, en cambio, prima la óptica egoísta del cálculo mezquino y parcial pensando únicamente en el propio beneficio, las dificultades para llegar a un punto de encuentro se multiplicarán. Pedro Sánchez no querrá adoptar un papel de colaborador de un Presidente de Gobierno al que ha denostado públicamente ni arrostrar la irritación que despertaría en su militancia, excitada por décadas de maniqueísmo intolerante, que, de repente, su Secretario General entrase en un Gobierno encabezado por el detestado Rajoy o facilitase con su abstención su investidura. Rivera, por su parte, ha hecho bandera de la lucha contra la corrupción y tragarse el sapo de poner en La Moncloa de nuevo al emisor del SMS “Luis, sé fuerte” o al líder de un partido encausado por pagar las obras de remodelación de su sede central con dinero negro, se le hace, y es comprensible, muy cuesta arriba porque entiende que sus votantes no se lo perdonarían.

Ahora bien, lo que Sánchez y Rivera han de valorar, aparte del cumplimiento de su deber con sus compatriotas, son las ventajas que para su futuro político tendría el mostrar ahora un comportamiento guiado por el sentido de Estado y la altura de miras. Una explicación sincera a los ciudadanos de que, pese a su convicción de que Rajoy no es la persona adecuada para conducir esta etapa de la vida española por su probado inmovilismo y por las sombras que gravitan sobre su biografía, dan prioridad al interés nacional y están dispuestos a compartir el Gobierno con el PP previo pacto sobre una ambiciosa agenda reformadora, les daría la oportunidad de demostrar su competencia en el área de responsabilidad que adquiriesen y de poner de manifiesto que el mérito de la eventual mejora de la situación del país que se produjese habría de serles atribuido.

Este proceso puede ir precedido, por supuesto, de una fuerte presión sobre el PP para que ofrezca un candidato distinto a la presidencia del Gobierno, pero si el enroque de su actual cabeza de cartel fuese inamovible, esta circunstancia no debiera precipitar por sí sola a España al ridículo ante el resto del mundo y a la catástrofe interna.

Unas terceras elecciones no son una opción y Rivera y Sánchez han de asumirlo y sacar lo mejor de una coyuntura que hoy es mala, pero a partir de la cual han de procurar construir un mañana para la Nación en su conjunto, para sus siglas y para su carrera personal, eso sí, en este orden.

Rivera
Hay que ver lo mal que le sientan las campañas electorales a Albert Rivera.
Emilio Campmany Libertad Digital  29 Junio 2016

Hay que ver lo mal que le sientan las campañas electorales a Albert Rivera. Conforme las vive, sus mensajes se vuelven más ambiguos y vacíos. No puso en ellas, especialmente en la última, ningún acento en su programa regenerador. Permitió que lo único que importara fuera saber qué haría ante la tesitura de votar a Rajoy en la investidura. Y a la insistente pregunta, en vez de contestar unas veces que no lo apoyaría y otras que ya veremos, pudo muy bien haber dicho que apoyaría a todo aquel que asumiera la parte irrenunciable de su programa, se llamara Rajoy o Perico de los Palotes. ¿Y cuál era esa parte? Pues está bien claro, la separación de poderes, la independización de la Justicia, sin la que no puede tener éxito ninguna medida regeneradora. ¿Que quería añadir la reforma electoral? Que la añadiera. Lo que no debía haber hecho es dibujar un mohín de disgusto cada vez que le mentaban al presidente de Gobierno y negarle su respaldo en todo caso.

Y ahora que ya no estamos en campaña es igual. Supongamos que Rajoy suscribe ce por be el entero programa de Ciudadanos y reniega del propio con tal de ser presidente. Y ¿qué le cabría entonces a Rivera? ¿Decir que ni así está dispuesto a votarle? La clave de todo pacto ha de ser el programa. Y los vetos a las personas sólo pueden basarse en razones objetivas, como ésa de estar imputado, que ahora se llama estar investigado.

Ya sabemos que los partidos en España carecen de democracia interna, muy en especial el PP. Pero el caso es que el PP se ha presentado con Mariano Rajoy y ha obtenido el resultado que todos sabemos. Es el único que ha mejorado los de diciembre. Además, hoy por hoy, el presidente no tiene ninguna causa abierta. En caso de suscribir la parte del programa de Ciudadanos que Rivera crea necesario y acepte garantizar el cumplimiento de sus promesas del modo que se negocie, ¿qué razón habría para mantener el veto?

Si hay unas terceras elecciones, Rajoy tendrá de ello la responsabilidad que sea, pero la opinión pública culpará a Ciudadanos con razón por no haber siquiera intentado que Rajoy acepte las condiciones que quiera imponerle en base al programa con el que se presentó a las elecciones. Encima, desde un punto de vista práctico, el miedo que con seguridad seguirá inspirando Podemos, porque el PP se preocupará de que lo siga haciendo, hará que nuevos exvotantes del PP, que acudieron a la llamada regeneracionista de Rivera, retornen al PP como ya han hecho algunos. Mucho más una vez que se den cuenta de que votar a Ciudadanos no sirve para nada porque no impone su programa regeneracionista ni siquiera cuando tiene la ocasión de hacerlo por pura inquina personal. El dogmatismo y la intransigencia es en política el camino más seguro hacia la irrelevancia. Rivera debería saberlo, habiendo visto lo que le pasó a Rosa Díez.

La salida
Si los constitucionalistas no son capaces de unirse, merecerán la destrucción que les acecha. Nosotros, no
Gabriel Albiac ABC  29 Junio 2016

Pasé la jornada electoral releyendo la Técnica del Golpe de Estado de Curzio Malaparte, ese manifiesto de inteligencia y de misantropía. En este día de resultado difícil de gestionar, Malaparte parece estar hablando de nosotros. Aunque esté escribiendo en la Italia de 1930. Su envite es el nuestro: «La historia política de estos últimos diez años es la historia de la lucha entablada entre los defensores del principio de la libertad y de la democracia, es decir, los defensores del Estado parlamentario, y sus adversarios». Este domingo, España asistió al segundo asalto del combate que enfrenta a los defensores de esta aburrida democracia parlamentaria nuestra con los de un exaltador golpismo populista. En el 1930 de Malaparte, la exaltación había venido de una escisión del Partido Socialista que se dio nombre de fascista. En el 2016 español, su nombre y modos son bolivarianos. Ambos, «idólatras del Estado, partidarios del absolutismo estatal».

La ofensiva quedó cortada. Los populistas están debilitados, pero al acecho de erosionar el territorio del PSOE. Desde su endeble posición, habrán de remodelar un asalto al poder que sólo la unidad de los aburridos demócratas puede frenar. No es un modelo que se ajuste a la cuadrícula derecha/izquierda. Quienes pretendan reducirlo a ella, habrán perdido ya la batalla. Es una tentación mortal, en especial para el PSOE: cualquier pacto que se diga «de izquierdas» con los populistas sellaría su suicidio. Pero es un riesgo que va mucho más allá: en el acceso de ese nuevo fascismo a zonas de poder, se juega la supervivencia de la democracia parlamentaria, en lo inmediato; y, a medio plazo, la supervivencia de la nación. Sánchez hubiera debido, en el insomnio de anoche, leer a Malaparte: «No hay que olvidar que los camisas negras provienen, en general, de los partidos de extrema izquierda». Y sacar la conclusión lógica: urge echar a los populistas de los ayuntamientos. Urge.

¿Es posible exorcizar el riesgo populista? Sí. No sería difícil en un país con tradición garantista. Un gobierno de unidad nacional, que proceda a las reformas constitucionales sobre cuya ausencia se alzó la amenaza de Podemos, estaría en condiciones de tomar el timón para esta nueva singladura, sin la cual España sigue arriesgándose al colapso. ¿Es tan difícil entender que, sin un gobierno de concentración entre PP, PSOE y Ciudadanos, la democracia entrará en un callejón sin salida? El nombre de quien presida ese gobierno, poco importa.

Hemos sido gobernados por gentes repugnantes, es cierto. Pero, entre ladrón y asesino, debemos distinguir. Los discípulos de Irán y Chávez son más que los simples ladrones que sugiere su financiación. La cual no es tan distinta, por cierto, a la de los partidos de la transición. Lo distinto ahora es que Teherán y Caracas son regímenes homicidas. Y ello abre un horizonte ciego. Si los partidos constitucionalistas no son capaces de unirse frente a eso, merecerán la destrucción que les acecha. Nosotros, no.

Esto es fascismo puro
OKDIARIO  29 Junio 2016

Manuela Carmena vuelve a utilizar el teatro para adoctrinar políticamente a los menores de edad. El Ayuntamiento programó este lunes una obra en las fiestas de Carabanchel donde criminalizaban a los empresarios y ridiculizaban al expresidente del Gobierno, José María Aznar, al ganador de las últimas elecciones generales, Mariano Rajoy, y a María Dolores de Cospedal. Lo peor de la representación no es ya el grave mensaje manipulado que exhibían, sino que entre los presentes había una mayoría de niños. La alcaldesa parece empeñada en instalar en Madrid un sesgo ideológico basado en el pensamiento único. El hábito de lavar la cabeza a los más jóvenes es más propio de algunos de los peores regímenes de la historia que de un Gobierno local y democrático.

Carmena es incapaz de aprender de sus errores. La jefa del Consistorio comparte el sectarismo ideológico de Podemos, matriz que controla sus actos y las acciones de todo su equipo. Si el pasado mes de febrero organizaba una función con motivo del carnaval donde se daban vítores a ETA, ahora utiliza otra vez el dinero público para organizar una representación totalmente politizada que resume a la perfección la desastrosa gestión intelectual y económica del Palacio de Comunicaciones. Después de que Unidos Podemos se haya dejado más de 105.000 votos en Madrid en tan sólo seis meses, el equipo de la alcaldesa persevera en sus errores para estupor de los madrileños.

La obra ‘En el mismo barco’ es una trampa argumental de principio a fin. De hecho, después de presentar un arquetipo de empresario explotador y machista, la conductora del espectáculo explica a los presentes cómo tienen que pensar. El secretario general del Partido Socialista, Pedro Sánchez, debería tomar una decisión definitiva sobre el apoyo de su partido al Ejecutivo de Carmena. Algo que, además, le haría ganar credibilidad en sus propias filas. Si mira para otro lado, o sigue haciendo de la omisión su modo de respuesta, será cómplice y responsable de un disloque que sume en el caos a la capital de España.

VOX sigue adelante pese a sus 47.000 votos: '¡Por España! ¡Todo por España!'
Santiago Abascal cree que ha triunfado "la estrategia del miedo de Rajoy" y que "millones de españoles han votado con la nariz tapada"
Redacción www.lavozlibre.com  29 Junio 2016

Madrid.- VOX, igual que UPyD, ha anunciado su intención de seguir adelante pese a que en las elecciones generales del pasado 26 de junio apenas consiguió 46.781 votos, menos que el 20 de diciembre, cuando sumó 58.114. Con estos resultados, fue la cuarta fuerza de las que no han conseguido representación en el Congreso, por detrás de PACMA (284.848 votos), Recortes Cero (51.742) y UPyD (50.258).

En una carta a los militantes y simpatizantes, el líder de VOX, Santiago Abascal, reconoce que los resultados han sido "una vez más decepcionantes" y los achaca a que la "estrategia del miedo" a Podemos seguida por Mariano Rajoy ha triunfado. "Millones de españoles han votado presos del miedo, con la nariz tapada", señala.

Aún así, anuncia su intención de mantener el proyecto: "Una vez más nos ponemos en pie y nos disponemos a seguir adelante. Creedme cuando os digo que esas 50 mil personas seréis recordados como los primeros valientes que dijeron 'Mariano Rajoy, no somos un pueblo de cobardes, deje de insultarnos. Nosotros no votamos con miedo'", afirma.

"La realidad es descorazonadora: en estos meses nadie dirá en el Congreso que hay que desmantelar el Estado de las Autonomías, que hay que defender la soberanía de España frente a los intereses de Bruselas, que la idea de multiculturalismo ha fracasado, que hay que bajar los impuestos y eliminar algunos de ellos, que hay que luchar contra el fundamentalismo islámico en las mezquitas españolas, que el derecho a la vida ha de ser preservado por el Estado, que la inmigración ha de ser regulada y controlada… En definitiva, nadie va a pedir que se cambie la política de José Luis Rodríguez Zapatero. Y eso generará un profundo desencanto", explica.

Por eso, añade Abascal, "tenemos una responsabilidad gigantesca". "Seguir diciendo esas cosas fuera del Congreso, y ahí estaremos los valientes para, sin rencor, seguir ofreciendo esa representación a millones de españoles huérfanos. [...] Más pronto que tarde regresemos a la trinchera con la fortaleza y la determinación que caracteriza a los hombres y mujeres de VOX", asegura en su misiva, que concluye con un "iPor España! iTodo por España! iViva España!".

UPyD sigue adelante pese a sumar sólo 50.000 votos en las elecciones
"No ha podido ser en esta ocasión pero lo será en el futuro. No nos damos por vencidos", aseguran desde la formación magenta
Europa Press www.lavozlibre.com  29 Junio 2016

Madrid.- Unión, Progreso y Democracia (UPyD) ha anunciado este martes su intención de seguir adelante y continuar con la defensa de sus ideas, pese a no haber logrado su objetivo de volver a tener representación en las Cortes Generales al sumar poco más de 50.000 votos en toda España el pasado domingo.

UPyD se presentaba a estas elecciones generales con un nuevo portavoz y candidato, el vasco Gorka Maneiro, después de un proceso de refundación interno que llevó a muchos de sus fundadores y líderes iniciales, como la propia Rosa Díez o su último candidato, Andrés Herzog, a abandonar el partido.

Sin embargo, no ha conseguido recuperar el apoyo de los ciudadanos y, con 50.282 votos, se ha quedado fuera del Congreso como tercer partido extraparlamentario, por detrás del Partido Animalista (PACMA) y de Recortes Cero.

"No ha podido ser en esta ocasión pero lo será en el futuro", ha anunciado sin embargo la formación 'magenta', que ha asegurado que seguirá adelante con su labor. "Tras un día de tranquilidad hoy volvemos con más fuerza que nunca, UPyD no se da por vencida, no descansa, queda mucho por hacer y por cambiar para mantener más vivos que nunca los ideales en los que creemos", ha avisado.

PRESENCIA EN EL PAÍS VASCO Y EL PARLAMENTO EUROPEO
De momento, seguirá con su trabajo en el Parlamento vasco, donde Maneiro ocupa escaño desde el año 2009, en el Parlamento vasco con su eurodiputada Maite Pagazaurtundua y en los casi 150 ayuntamientos en los que tiene representación.

El partido asume que esta nueva etapa "no será fácil", pero cree que su presencia sigue siendo necesaria para "levantar España y salir adelante", defendiendo propuestas como la unidad de España, el futuro de Europa o la regeneración democrática.

En este contexto, UPyD ha lanzado un vídeo como homenaje a todas aquellas personas que han seguido creyendo en su proyecto, empezando por Maneiro, Pagazaurtundua y el filósofo Fernando Savater, que ocupaba el puesto número 5 en la lista por Madrid.

La trama de financiación ilegal del PSC adjudicaba “contratos ficticios” a sus 3 ‘empresas pantalla’
Movieron un total de 70 millones
Miguel Ángel Pérez okdiario  29 Junio 2016

Antifraude descubre una trama de financiación ilegal del PSC que movió 70 millones

Las tres empresas implicadas en la presunta trama de financiación ilegal de 70 millones de euros del PSC resultaban adjudicatarias de “contratos ficticios”. La investigación de esta causa es llevada a cabo por la Oficina Antifraude de Cataluña en coordinación con el Juzgado de Instrucción nº 1 de Tarragona y afecta a 14 consistorios gobernados por los socialistas catalanes.

Según ha podido saber OKDIARIO, las empresas investigadas Inipro, Itinere y Educare, gestionadas por el entorno del PSC, resultaban ganadoras de “contratos fantasma”. La mayoría de los expedientes eran de obras, servicios y para crear puestos de trabajo en las localidades implicadas.

Según estas mismas fuentes, entre los “contratos ficticios”, se encontraría la construcción de un centro de mayores o una residencia en un municipio catalán que jamás se llegó a edificar. También se creaban empleos como el de “dinamizador de lectura de la biblioteca”, un puesto que nadie conocía y desarrollaba en el municipio donde se creó esta “plaza falsa”.

Según los investigadores, todos estos contratos tendrían presuntamente el objetivo de financiar ilegalmente al PSC y por ello, se habría solicitado a los consistorios implicados “todos los expedientes” suscritos con las tres empresas mencionadas entre 2008 y 2015. La instrucción se encuentra muy avanzada y en próximos días se podrían conocer algunos de los dirigentes socialistas catalanes involucrados. Otro de los puntos clave del caso, se encuentra en el consistorio barcelonés de Viladecans.

Esta supuesta trama delictiva del PSC investigada por la Oficina Antofraude de Cataluña, dirigida por Daniel de Alfonso, se habría desarrollado a lo largo de ocho años, coincidiendo en gran medida con la etapa del gobierno tripartito catalán de PSC, ERC e ICV entre los años 2003 y 2010. La investigación habría comenzado a dar sus primeros pasos gracias al denominado ‘caso Inipro’, en el que se imputó al alcalde de Tarragona del PSC desde 2007, Josep Félix Ballesteros.

En dicho caso, también se arrestó al ex jefe de Gabinete de Ballesteros, Gustavo Cuadrado y al primer teniente de alcalde del municipio barcelonés de Viladecans, Joaquín Guerrero, del PSC. La Guardia Civil detuvo también al director de la empresa Inipro, vinculada con los socialistas catalanes, Ricard Campà, y a un consultor de Viladecans, Enrique Miró.

Actualmente, la instrucción estaría en su fase final. Los investigadores estarían concluyendo las cuantías que llegaban finalmente al PSC a través de las donaciones que las tres empresas investigadas, que resultaban adjudicatarias de los contratos de los ayuntamientos implicados, realizaban a las asociaciones y fundaciones de los socialistas catalanes.

Al despertar... ¡anda!, ahí sigue Mariano
Eladio Del PradoCronica Global  29 Junio 2016

Como lo leen. Ya sé que lo saben. Ya sé que han pasado dos días. Pero todavía no se cree del todo. Y, hoy, al despertar aún no lo creía. Pero es verdad. Ahí sigue Mariano. Se terminó el sueño. Sigue la pesadilla. Porque sigue Mariano.

Ha sido un fin de semana agitado. Un domingo con doble sábana. Cuando se cerraron las urnas llegaron los pronósticos. Dos posibilidades: Iglesias de presidente con los votos del PSOE o Pedro de presidente con votos de C’s y PP. Olé por la encuesta a pie de urna. Que no hagan más. Fuera encuestas. Nos vale con la fruta de Andorra. Pero la sábana se dio la vuelta y cambió de color. Avanzaba la noche y el sorpasso estalló en risa. Por un lado, socialistas más o menos sonrientes. Por el otro, se le pintó la cara de varios colores a los ‘podemitas’. Fin del sorpasso y comienzo de la sorpresa. Seguía Mariano.

Sorpresa. Algo ocurrió. ¿El ‘Brexit’? Puede. ¿El ‘engaño’ de las encuestas? También puede. No aciertan una. En las próximas elecciones, por favor, no hagan ninguna. Preferimos equivocarnos por nuestra cuenta. Por nosotros mismos. Sin interferencias malintencionadas. No queremos encuestas torticeras, ni tertulias dirigidas, ni ‘sabelotodo’ de periodistas que antes de votar ya saben el futuro gobierno. Preferimos equivocarnos solos. Tener una noche de recuento de votos tranquila. Y no despertar con ‘sorpresa’. Porque después de seis meses de marasmo político y acusaciones nos hemos despertado con ‘sorpresa’. Mariano seguía ahí.

Algunos ya habían enterrado a Mariano. Dentro del propio partido se preparaban para el funeral. Y para sustituirlo. Aun perdiendo todos, se suponía que la mayor erosión sería para Mariano. Pero ocurrió lo contrario. ¿Qué ha pasado? Dicen que el ‘Brexit’. Que parte de los votos de Ciudadanos han vuelto al PP. Los deseos de un líder más joven los han puesto a esperar mejor oportunidad. Se avecinan fuertes turbulencias y no es conveniente cambiar de montura. Prefieren la veteranía de Rajoy a la juventud e Rivera, a quien le faltan dos hervores. Ya sentenció Víctor Hugo que “nada hay más poderoso que una idea a la que ha llegado su momento”, pero no está claro que a esta idea centrista de Albert le haya llegado su momento, ni tampoco su lugar. Al alma de España le gusta la ‘guerra’ bipolar.

La otra sorpresa fue frenar el sorpasso. Ya se daba por hecho. La izquierda más izquierda ya celebraba la clasificación antes de celebrarse el partido. Unidos Podemos ya celebraba la merienda de los socialistas. Por votos y por escaños. Dos platos calientes que hay que ingerir con mucha prudencia. Lo que le faltado. No es fácil ganar a Italia. No es fácil ganar a los socialistas. Y menos aplastarlos, triturarlos y esparcir sus restos como pretendían los recién llegados ‘podemitas’. Gran defensa y contraataque. Como Italia. Y a casa, la selección. A casa, Iglesias y su cuadrilla. A rumiar la fruta caída del suelo. A rumiar el guantazo. Hay sumas que restan. Ejemplo ha sido Izquierda Unida y Podemos. Su hambre de poder ha desfigurado a la izquierda. Ha reducido sus posibilidades de gobernar. En marzo fue la prepotencia de Pablo Iglesias quien impidió el gobierno. Hoy, es posible que no tenga opción de impedir un gobierno de la derecha, de Mariano. Cuando Iglesias despierte, seguirá Mariano ahí.

Rodeado de su cloaca. Coronado por los escándalos de corrupción. Con ministros incluidos. Ha debido faltar un escándalo más para elegirlo emperador. Pero no pasa nada. A los ciudadanos parece no importarles. Este país vota con las vísceras, no con la razón. El resultado, Mariano al Gobierno. ¿Seguro? Nada es seguro. Los pactos, tampoco. ¿Van a dialogar estos mismos señores? Si en marzo no lo hicieron, ahora parece difícil tras sus posturas enconadas. ¡Ah! Son los mismos. Los mismos personajes. Mariano y Pedro, Iglesias y Albert. ¿Dialogarán o vamos a por las terceras elecciones? ¿Ustedes ven pacto? Yo, no.

Porque los llamados líderes parece siguen igual. No sé de quién será la culpa de que la situación permanezca igual. Lo mismo fue la fecha de las elecciones. Todavía quedaban rescoldos de las hogueras de San Juan. Las hogueras habían nublado el entendimiento de los viejos y roto la inocencia de las vírgenes. Incluso Iniesta perdió el don de la organización. Incluso la hechicería del solsticio ha tenido efectos negativos. Fin de semana negativo para el planeta y para España. El desgobierno puede prolongarse. ¿Gobierno en minoría de Rajoy? La que le espera. Hay que rendir cuentas ya del déficit en Bruselas. Llega la hora de los juicios por corrupción. Recortes para conseguir recursos. Indignación de los ciudadanos por los mismos. Situación de Cataluña. A los cien días primera crisis de gabinete. Y nos hemos quedado sin fútbol para entretener. Mal panorama. Peor porvenir.

¿Cuál ha sido la causa de que la situación sea la misma? Ya empiezan a darse muchas por los platós de los ‘sabelotodo’ pero hay una razón más convincente. Porque le dio la gana a los ciudadanos. El pueblo es libre y soberano. Y pasa de campañas, tertulias y debates dirigidos. A la tercera será la vencida. Puede. Puede que vayamos a las terceras elecciones. Pero a la vuelta, ¿seguirá ahí Mariano?

"Cambio" y desintegración europea
Luis Riestra www.vozpopuli.com  29 Junio 2016

Quienes gustan de emociones fuertes y jugarse vidas y haciendas especulando con la Política están de enhorabuena, pues el rechazo británico al disfuncional superestado europeo solo es un fotograma más del fin de una era, del "espíritu de un tiempo": la socialdemocracia, cuyo colapso ya tratamos en una oportunidad y que, bajo la consigna del "cambio", se recibió en España como si tratara de la Buena Nueva, ese mensaje olvidado incluso por los profesionales del "sector". Hablamos de un proceso lento pero inexorable, que ya se veía agotado en 2011 y que si no se gestiona bien podría traernos la ruina general haciendo saltar la UE por los aires.

El timo del "cambio"

Lo que haremos hoy, dentro de las limitaciones de espacio, será fijarnos en la evolución de las principales estadísticas desde que empezaron a castigarnos con el timo del "cambio", allá por 1982 con aquel vídeo surrealista (palabra que siempre debe pronunciarse con el cariñoso acento de Dalí), que por lo menos te la colaban con cierto ingenio. Posteriormente lo estiraron con "el cambio sobre el cambio" y ahora Pablo Iglesias, paradigma de la copia, ha vuelto a empezar el rollo y caramelos para todos, sobre todo para familiares, amigos y ex (esos secretos), como el ejército de enchufados de los alcaldes del "cambio". Y si no ha colau bien, ya "alguien o alguienes" nos hará una especie de 11M, de poca eficacia esta vez por el Brexit, y "cambia" hasta que revientes o emigres, que para eso prometen "un nuevo país".

Luego está el mantra de la "convergencia europea" que, tras fabricarnos un complejo de inferioridad, les sirve también para casi todo, y tiene su lógica. Verán, todo buen timador sabe que se deben utilizar términos poco precisos, que ya el tonto y la tonta, compañeros y compañeras, se imaginará cosas bonitas, y si les pides precisión, pasan, que todo vale, como quienes reciben dinero del extranjero y te hablan de Soberanía. Y así vamos, "cambiando" y "convergiendo".

Tú tienes tu opinión, yo la mía, todas son igualmente válidas. Resultado: 20% de paro y pobreza estructural

Integración y ciclo económico

El tema de los ciclos era desconocido o se usaba mal hasta que lo tratamos aquí. Todo proceso de integración comercial crea un ciclo de medio plazo, parecido al de infraestructuras nuevas que unen dos mercados aislados, generando crecimiento económico y es un determinante más de los índices bursátiles; ese efecto, pero en sentido contrario por el Brexit, se ha visto parcialmente estos días en las bolsas y en las previsiones adversas de crecimiento.

Tras más de una generación castigando a personas sensatas por no ser perfectos y premiando a pirómanos y/o sinvergüenzas, aquí y en el Reino Unido, esperar que no tengamos crisis recurrentes es cuando menos absurdo, por no hablar de la burla constante de la Ciencia Económica, o del tú tienes tu opinión, yo la mía, todas son igualmente válidas. Resultado: 20% de paro y pobreza estructural.

Imagínense ahora a Boris Johnson, que las pintas lo dicen todo, sentado a la mesa con franceses, alemanes e irlandeses católicos, con la lógica del castigo siempre presente, negociando la salida de la UE, o al coletas poniéndose soberano para sacarnos del Euro. ¿Jugarán a dividir países, a repartirse nuestras vidas y haciendas? No lo duden, que el que parte y reparte se lleva su parte, pues todo depende del control que se pueda hacer sobre estos mercaderes del "cambio" y en la UE, como en España, ese control no existe, por eso entramos mal y vayan Ustedes a saber cómo terminará el invento.

Una forma de ver como se aprovechó ese ciclo producto de la integración es observando la evolución de la renta per cápita, en este caso en euros de 2010. La comparación la hacemos con los cinco primeros de la UE, así no caemos en otra trampa según la cual, a medida que entraban países pobres subíamos respeto la media; no incluimos a Gran Bretaña, ya ida, por sus enormes peculiaridades estructurales y no compartir el euro. Según el FMI, que como la UE es retiro dorado de los padres de nuestra burbuja inmobiliaria y otros desastres, en este hetero-patriarcado, en 2020, salvo otro "cambio", estaremos como en 2008.

Dos "cambios", de momento

Más allá de la crítica al cálculo del PIB, que sí, que hay que auditar (lo hemos dicho "mil" veces), a la distribución de la renta y la fiscalidad, al efecto emigración, etc., lo cierto es que pasar de un déficit del 11% del PIB (=C+I+G+X-M) en Cuenta Corriente (X-M) a un superávit del 2%, en relativamente poco tiempo, es muy duro, pero como Hispania vincis, ahí van, haciéndola dar bandazos con sus dogmas.

Han  liado tanto la madeja con sus inventos de bombero pirómano que el orden imperante es disfuncional

A estas alturas ya habrán notado la cantidad de aclaraciones, salvedades y consideraciones que deben hacerse para analizar una simple variable económica. ¿Y eso por qué? Pues porque en este área, como en el resto, han impuesto un discurso salvaje y liado tanto la madeja con sus inventos de bombero pirómano que el orden imperante es disfuncional. Esto no lo arregla Bruselas, al contrario, pero sigamos.

En todo caso, en la gráfica siguiente, se puede apreciar que en el primer "cambio" se tardaron cuatro años, de 1982-1986, en empezar a "converger" algo, hasta que terminaron los fastos del 92. Luego se despega en el 94 pero, con el segundo "cambio", el del 11M, llega el modelo Caldera, que cambió la ley de extranjería, que era buena, y se exacerba la burbuja inmobiliaria para aplicar su modelo "inmigrantes y ladrillo", que tanto agradó a "todos" aunque se dejara de converger. Hoy, acabadas las fantasías, toca otra "caldera", la del paso de una economía de consumo con burbuja de crédito a otra de producción, hecha a pelo por la mala restructuración del sistema financiero.

Tendría interés analizar lo anterior gráfica de convergencia agrupando los países por "rivales", por ejemplo Alemania-Francia, Holanda-Bélgica, Italia-España, pero eso será otro día, tal vez.

La espiral destructiva

Lo anterior era producción y ahora viene el gasto, que el negocio de estos parásitos es lo público y por eso quieren que dicho gasto converja a niveles europeos; pero ese nivel de servicios (momio, exs, corrupción y etcéteras incluidos) sale caro y como la renta per cápita es menor, el esfuerzo fiscal por las apropiaciones de recursos termina siendo criminal, destrozando la economía (como todo lo que tocan: cajas, energía, educación, mercado interior, etc.) y produciendo un paro estructural altísimo que destruye la demografía.

egún experimentan con sus cambios se producen crisis recurrentes, se dispara el gasto social, se ponen más impuestos y se daña más la demografía, así que traen inmigrantes con baja productividad, se dañan los salarios y el patrimonio familiar, aumenta la delincuencia, el gasto social y el déficit estructural no mejora en una situación de deflación que daña la recaudación y es regresiva (que lo explicamos, como casi todo) con sus gurús del negacionismo empecinado. Es la espiral destructiva del "cambio" socialdemócrata.

Hay que decir que ese casi 40% de gasto público sobre PIB aumentará por la pobreza incubada en los parados de larga duración de la generación perdida (1962-1983) y por necesidades de defensa que habrá que atender por la nueva geopolítica. Unos retos asumibles; sin embargo, con este modelo partitocrático, el Estado del Bienestar pierde sus sentido y sus economías de escala, como en la Sanidad, dirigiéndose al colapso.

El peso de la deuda

Los dos países que peor "divergen" en renta per cápita (segunda gráfica), Italia y Bélgica, son los que aplican más el anterior "modelo", el del "cambio", que tienen un sistema electoral como el nuestro y tienen más deuda; y sí, hay otros factores, menores, pero tampoco podemos verlos.

Dichas divergencias producidas por la mala gestión económica crean tensiones en Europa, que se agravan por el orden que impone la casta de Bruselas y que anuncian un  mal final, que se acortará si aquí tenemos otro "cambio" o aparece algún otro loco del "cambio" echándole la culpa al euro. Como colofón, hay quien cree que Bruselas pondrá coto a los pirómanos de la extrema izquierda y, como en términos de paro (siguiente gráfica) y renta per cápita con el PP se "converge" mejor, no hará falta quitarnos esta partitocracia ruinosa mientras la UE aguante. Pues se equivocan.

Como hemos comentado en otras ocasiones lo que vivimos es una crisis mayor, de esas que ocurren en Occidente cada cien años, más o menos, que termina cambiando el orden interno en sus países y en que la misma existencia de las naciones está en peligro. El Reino Unido (o no), la Unión Europea y Estados Unidos tendrán las suyas y nosotros la nuestra y el último resultado electoral no cambia nada, al contrario, pues se sigue sin querer aprender de las malas experiencias anteriores repitiendo los mismos errores. ¿Conseguiremos esta vez hacer un cambio de era inteligente? Recursos y capacidades hay, ustedes dirán.

Al menos 36 muertos y 147 heridos en un atentado en el principal aeropuerto de Estambul
Terroristas islamistas mataron a al menos 36 personas. Hay 147 heridos, algunos en estado crítico. Turquía sospecha de Estado Islámico
Agencias Libertad Digital  29 Junio 2016

Al menos 36 personas han muerto y 147 han resultado heridas por el atentado registrado este martes en el aeropuerto Ataturk de Estambul, el principal aeródromo de la ciudad turca, según un último balance de víctimas hecho público por el primer ministro de Turquía, Binali Yildirim, quien también ha advertido que algunos de los heridos se encuentran en situación crítica, por lo que no se descarta que el número de víctimas continúe en aumento.

Las autoridades habían atribuido el ataque a dos terroristas suicidas que se inmolaron en la zona del control de seguridad. El ministro de Justicia, Bekir Bozdag, había explicado que uno de ellos abrió fuego con un fusil kalashnikov antes de detonar los explosivos, según la agencia oficial Anatolia. Sin embargo, el gobernador de Estambul, Vasip Sahin, ha indicado posteriormente que se sospecha de la presencia en el lugar de los hechos de al menos un tercer terrorista suicida.

Los medios locales han difundido imágenes en las que se aprecian los graves daños sufridos en las instalaciones. Según testigos consultados por cadenas de televisión, los taxistas han colaborado con las ambulancias en la evacuación de los heridos.

El primer ministro turco, Binali Yildirim, ha convocado un gabinete de crisis para analizar lo ocurrido y ha estado en contacto con el titular de Interior, Efkan Ala, y con el gobernador de Estambul, Vasip Sahin. El presidente, Recep Tayyip Erdogan, también se ha citado con el primer ministro y el jefe de las Fuerzas Armadas.

Tras varias horas de desvíos y cancelaciones, el aeropuerto ha vuelto a funcionar parcialmente.

Estado Islámico, principal sospechoso
En una comparecencia ante el propio aeropuerto, transmitido en directo por la cadena NTV, el primer ministro turco, Binali Yildirim, señaló al Estado Islámico como probable responsable del atentado. Además desmintió el rumor de que uno de los terroristas hubiera escapado, pero agregó que se investigan todas las posibilidades: "Hay una amenaza global y el objetivo es matar a gente inocente. La lucha contra el terrorismo tiene que ser asumida por todos". Recalcó además que "es significativo que este ataque se haya realizado precisamente cuando estamos normalizando las relaciones con nuestros vecinos", en alusión al pacto con Israel para recuperar relaciones diplomáticas, firmado este lunes, y las tentativas de reconciliación con Rusia

Previamente, fuentes policiales citadas por la agencia de noticias Dogan aseguraron que los indicios apuntan de momento al califato terrorista, que ya había cometido varios atentados en el último año en Estambul. Sus dos ataques anteriores tuvieron por escenario zonas turísticas. Por su parte, el gobernador de Estambul, Vasip Sahin, explicó que el 'modus operandi' de este atentado encajaría con los perpetrados por Estado Islámico en distintas ciudades europeas.

Ola de atentados
Las sospechas se agravan porque Estambul ha sido escenario este año de varios atentados, entre ellos dos cometidos por terroristas suicidas en varias zonas turísticas y de los que las autoridades culparon al Estado Islámico. En Ankara, por su parte, han tenido lugar dos ataques con coche bomba reivindicados por milicianos kurdos.

El segundo aeropuerto de Estambul, el de Sabiha Gokcen, también fue atacado en diciembre de 2015, en un atentado en el que perdió la vida una mujer del personal de mantenimiento y que fue reivindicado por el grupo armado Halcones de la Libertad del Kurdistán (TAK).
******************* Sección "bilingüe" ***********************
A Artur Mas le juzgan por sus actos, no por sus ideas políticas
Editorial La Razon  29 Junio 2016

Parece difícil dar credibilidad a las acusaciones de la Generalitat de Cataluña de que el proceso abierto contra su ex presidente Artur Mas, la ex vicepresidenta Joana Ortega y la ex consejera Irene Rigau responde a una causa política, cuando en todo momento la defensa de los acusados se ciñe a una argumentación procesal con la que trata de sustraer a sus representados de los delitos de desobediencia y prevaricación. Así se desprende de la lectura del auto del instructor de la sala penal del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña por el que se habilita a la Fiscalía y a las acusaciones populares para que soliciten la apertura del juicio oral.

En realidad, estamos ante el habitual ejercicio victimista de los representantes del separatismo catalán, siempre dispuestos a eludir la responsabilidad personal de sus actos, mientras alardean del rechazo al mismo orden constitucional que legitima las instituciones de su comunidad autónoma. Pero, llegada la hora de la verdad, nos encontramos con las habituales argucias de leguleyo de quien, sorprendido en el delito, no está dispuesto a asumir las consecuencias. En este caso, con un agravante que los ciudadanos del Principado no deberían olvidar: el espectáculo de sus dirigentes aliviando su culpa en los voluntarios movilizados para la celebración del sucedáneo de referéndum del 9 de noviembre de 2014.

Porque el eje de la defensa de Mas, Ortega y Rigau se basa en la afirmación de que las actuaciones administrativas que llevaba a cabo la Generalitat para poner en marcha la consulta fueron suspendidas en cuanto se recibió la orden pertinente del Tribunal Constitucional y en que todo lo que sucedió a continuación fue a iniciativa de los voluntarios. Por supuesto, la exhaustiva investigación llevada a cabo por la Guardia Civil a instancias del juez instructor, así como los testimonios recabados entre las empresas suministradoras del material empleado en la consulta –entre el que destacan los 7.000 ordenadores portátiles adquiridos a Telefónica– y de los programas informáticos para procesar y difundir los resultados, echan por tierra la estrategia de la defensa.

Ocurre lo mismo ante la pretensión de los acusados de hacer pasar por impotencia lo que no es otra cosa que un delito de prevaricación cometido por omisión consciente, tal y como ha establecido la jurisprudencia del Tribunal Supremo. En definitiva, las pruebas contra los tres procesados, especialmente las que se refieren a los pagos de dinero público librados por los distintos departamentos de la Generalitat –algunos por importes superiores a los 800.000 euros– son contundentes. Cabría esperar que el ex presidente Mas, que tanto alardeó de su valor personal y de su compromiso a todo riesgo con el proceso secesionista de Cataluña, hubiera reconocido en sede judicial lo mismo que proclamaba públicamente, en lugar de acogerse a complejas interpretaciones jurídicas sobre el alcance del Código Penal. Por supuesto, como a cualquier otro ciudadano español, le ampara la presunción de inocencia y el derecho a no reconocerse culpable, pero casa mal con el discurso «heroico» de tantos años. La Generalitat, empeñada en el «proceso» –aunque con mucho cuidado de no dar un paso en falso que lleve al ámbito penal–, puede seguir propalando el infundio de la persecución política, pero no hay tal. Artur Mas y sus compañeras se encuentran, como otros muchos reos antes que ellos, afrontando un simple proceso penal.

Los que nunca dudan
Ramón De España Cronica Global  29 Junio 2016

Ciertamente, resulta pasmoso que el PP, hundido hasta el cuello en la corrupción y el inmovilismo, haya sacado más escaños ahora que hace seis meses. ¡Si hasta han pillado uno más en Valencia, donde el capítulo local de la secta está desmantelado por latrocinio manifiesto! Y pensar que algunos ilusos creían que el episodio de la serie Las cloacas del Estado, protagonizado por el dúo Sacapuntas del PP, Fernández Díaz y De Alfonso, les iba a pasar factura! No, amigos, a los votantes del PP se la pela todo lo que no sea el partido de sus entretetelas. Y lamentablemente, no son los únicos.

Los votantes nos dividimos en dos grandes grupos: los que nos pasamos la vida dudando y los que no dudan nunca porque les mueve la fe, el arribismo o algún otro sentimiento igual de fuerte. Mientras los primeros nos tiramos hasta el último día de la campaña pensando en si votar o si quedarnos en casa, los segundos tienen claro su voto desde el primer minuto. Los del PP son así. Pero no solo los del PP. ¿Qué me dicen de los de Esquerra Republicana? Después de la sesión de bondage económico que le aplicó Borrell a Junqueras en can Cuní --al Junqui solo le faltó echarse a llorar, aunque el hombro de su contrincante no fuese tan mullido como el de Mònica Terribas--, nadie en su sano juicio podía votar a semejante tarugo, alguien que ante cada nuevo sopapo de Borrell, farfullaba cosas modelo "No, si ya, pero es que a mí me hace ilusión la independencia", apelando a sus sagrados sentimientos en vez de mostrar algún conocimiento, por mínimo que fuese, del área que se le ha confiado en el Gobierno catalán.

Y sin embargo, a ERC no le ha ido nada mal en estas últimas elecciones. ¿Por qué? Pues porque a sus votantes les mueve la fe, no el conocimiento, y en eso son idénticos a los del PP: estamos ante dos colectivos irracionales cuya principal seña de identidad es el fanatismo. Y mientras tanto, lejos del nacionalismo (catalán o español, tanto da), la duda se enseñorea de las demás opciones políticas. Pablemos pierde más de un millón de votos porque mucha gente no se traga que se pueda ser bolivariano ayer y socialdemócrata hoy. A Rivera se le fuga la gente al PP y al PSOE porque, aparte de ser un muchacho muy pulcro, nadie sabe muy bien qué pretende. La izquierda y el centro están trufados de seres dubitativos como quien esto firma, mientras que la derecha española y catalana (incluyo al meapilas de Junqueras y sus seguidores) mantiene prietas las filas e impasible el ademán: sus candidatos podrían violar a un monaguillo en televisión, en horario de máxima audiencia, y les seguirían votando.

Una desesperada Generalitat presiona a Fitch para que le quite la calificación de Bono Basura
Borja Jiménez okdiario  29 Junio 2016

El Govern catalán intenta a la desesperada que la agencia de calificación Fitch reevalúe su deuda y la suba hasta el considerado nivel de ‘investment grade’, es decir, grado de inversión.

La deuda que emite Cataluña en la actualidad es solo apta para inversores, ya sean institucionales o minoritarios, con un perfil de riesgo elevado. Toda vez que las casa de rating, como Fitch, tienen a los bonos catalanes en el denominado ‘bono basura’, es decir, en un rating no apto para compra por la mayor parte de fondos de inversión, fondos soberanos, fondos de seguridad social, fondos de pensiones, grandes aseguradoras o incluso el propio BCE.

Todas estas grandes instituciones tienen, por estatutos, la prohibición de comprar deuda que no sea ‘investment grade’, es decir, que sólo pueden comprar deuda que esté por encima del denominado ‘bono basura’ o, dicho de otra manera, solo pueden comprar bonos de calidad.

Es por ello por lo que el Govern catalán está centrando todos sus esfuerzos en convencer a la agencia de rating Fitch de que le suba dos escalones su rating, es decir, de BB (que es claramente high yield), a BBB-. “La salida del bono basura implicaría menores costes de financiación, porque se reduce progresivamente la tir cuando va subiendo de rentabilidad”, explica Robert Casajuana, de SLM-AFI.

Según ha admitido el propio Oriol Junqueras en el parlamento catalán, la vicepresidenta del Govern está en contacto directo con la agencia de calificación. Unos contactos que, de manera oficial, se han mantenido para trasladar toda la información que la agencia ha considerado necesaria.

Según han reconocido a OKDIARIO desde el propio Govern, el contacto ha sido para tratar la calificación de la deuda. Algo que, en todo caso, es habitual entre los Gobiernos con problemas para financiarse. Y es que emitir deuda con calificación de ‘bono basura’ implica que sea complicado cubrirla, y más en contextos económicos como el que atravesamos, donde el inversor es cada vez más aversivo al riesgo. Y más si cabe, en entornos políticos tan bañados de incertidumbre como es el catalán.


Recortes de Prensa   Página Inicial