AGLI Recortes de Prensa   Lunes 4  Julio  2016

Insostenible: PIB 18% menor; deuda 24% mayor
Ante una discrepancia tan enorme como injustificada de la deuda pública, ni la AIReF, que está precisamente para eso, ni la Comisión Europea lo han investigado
El Confidencial 4 Julio 2016

Un grupo de profesores y economistas independientes (J. C. Barba, J. Laborda, J.C. Bermejo y R. Centeno) hemos realizado un análisis detallado de la actual situación de la economía española. Lo que hemos encontrado difiere profundamente de la versión oficial del Gobierno. Estos son los hechos y las cifras.

1. Una situación insostenible

Los indicadores sectoriales de producción y consumo de la economía española han tenido, desde el año 2008, una evolución extraordinariamente negativa, solo ligeramente corregida en los dos últimos años. Sin embargo, estos datos no se han visto reflejados más que muy parcialmente en los indicadores agregados de valor añadido, es decir, los datos del PIB. Tan extraña situación, es decir, una desvinculación de los datos de producción y valor añadido en medio de una profundísima recesión, se ha “explicado” oficialmente por una destrucción selectiva de actividades de muy bajo valor añadido mientras que al mismo tiempo se incrementaba el valor añadido generado por los sectores que sobrevivían.

Esta hipótesis no se ve respaldada por los datos conocidos, que son fundamentalmente las tablas 'input-output' de la economía española y la macroencuesta que realiza el Banco de España a nivel empresarial (Central de Balances). En el primer caso, si acudimos a las últimas tablas 'input-output' previas a la crisis (2007), vemos que las actividades relacionadas con la construcción, si bien están en cuanto al valor añadido generado por unidad producida ligeramente por debajo de la media de la economía, no presentan ni remotamente una desviación como para que su destrucción tenga una influencia significativa sobre la productividad de los factores.

En el segundo, la Central de Balances del Banco de España, observamos una caída del 17,8% del valor añadido a precios corrientes entre 2008 y 2014, mientras que la de la producción fue solo del 15,2%. Esto lo que quiere decir es que durante ese periodo la productividad de los factores no solo no aumentó sino que disminuyó en 2,6 puntos porcentuales. Esto, en nuestra opinión, desmiente totalmente la hipótesis de que el valor añadido, que es lo que refleja el PIB, pudo disminuir desde el estallido de la crisis mucho menos que la producción. Antes bien, los datos del Banco de España indican justo lo contrario. Por lo tanto, todo pone de manifiesto que han existido problemas muy importantes en la elaboración de la contabilidad nacional que hacen que la cifra realmente informada por el INE difiera profundamente de la realidad.

Ello tiene repercusiones profundísimas sobre la sostenibilidad de la economía española, ya que si asumimos, en la más conservadora de las hipótesis, que el PIB real ha evolucionado en paralelo a los datos de producción de nuestra economía, el PIB real sería un 18,7% inferior al oficial, y el déficit y la deuda pública en relación al PIB, entre un 20 y un 25% superiores a las cifras publicadas por nuestras autoridades.

Así las cosas, comprobamos diariamente la ausencia de voluntad política para reducir el déficit de España. El Gobierno, después de incumplir todos los objetivos de déficit durante cuatro años, incluidas las ampliaciones acordadas por Bruselas a cambio de recortes que jamás hizo, ahora pide otra moratoria de tres años, pero el problema es que el déficit está totalmente fuera de control, los datos conocidos de 2016 son sencillamente catastróficos, en el primer cuatrimestre en vez de una reducción del 28% se han incrementado en un 18%, lo que lleva el déficit de este año al 6,4%, casi el doble del objetivo ampliado por Bruselas.

Comprobamos diariamente la ausencia de voluntad política para reducir el déficit de España. El déficit está totalmente fuera de control

Adicionalmente, resulta absolutamente clara la imposibilidad de que España devuelva su deuda. Solo el soporte ilimitado del BCE y el blindaje de la prima de riesgo que ha rebajado los tipos de interés pagados a niveles históricamente bajos permite mantener artificialmente esta situación insostenible, pero a costa de inflar cada vez nuestra gigantesca burbuja de deuda, que será la ruina de las generaciones futuras.

Si analizamos la evolución de la deuda de acuerdo con el Protocolo de Déficit Excesivo (PDE), esta ha pasado del 37,9% del PIB en 2007 al 99,2% a final de 2015. Pero la deuda PDE no es toda la deuda. El PDE se basa en una directiva europea que aplica Bruselas a aquellos países que tienen un déficit público superior al 3% (caso de España), eliminando del cómputo las denominadas 'inversiones comerciales' (por ejemplo, la inversión en infraestructuras y la deuda de las empresas públicas). La deuda pública total está constituida por los pasivos en circulación menos las deudas entre administraciones públicas, ambas publicadas trimestralmente por el Banco de España. En diciembre de 2015 alcanzó un valor de 1,3 billones de euros. Esta deuda total ha pasado del 41,7% del PIB en 2007 al 119,7% a final de 2015. Y aquí se produce la primera diferencia 'inexplicable', que la diferencia entre deuda total y deuda PDE se ha incrementado desde el 10% al 20,7% en el periodo 2007-2015.

Resulta pasmoso que, ante una discrepancia tan enorme como injustificada, ni la Autoridad Fiscal Independiente (AIReF), que está precisamente para eso, ni la Comisión Europea hayan investigado tan sorprendente hecho. Y sin embargo la explicación más plausible es muy sencilla: en las diferentes administraciones públicas, con toda probabilidad, numerosos conceptos 'computables han pasado a ser 'no computables', por lo que si asumimos que la relación entre deuda total y deuda PDE se ha mantenido invariable, lo que se debe aproximar mucho a la realidad, la deuda PDE a final de 2015 debería ser del 107,7% y no del 99,2%. La inacción de la AIReF y de la Comisión ante manipulaciones tan obvias los convierte en colaboradores necesarios en el engaño a los españoles y a los mercados.

Pero la segunda diferencia es mucho mayor, y en consecuencia mucho más grave. Desde principios de 2008, el Banco de España primero y el INE después, según indican todos los datos disponibles, informaron de datos excesivamente positivos primero y luego mucho menos negativos de la evolución de la economía española, empezando por el cuarto trimestre de 2007, algo que ayudó a que el PSOE ganara las elecciones generales de 2008. A partir de ese momento, las cuentas nacionales sobrevaloraron sistemáticamente el crecimiento, de forma que a día de hoy el PIB real es un 18,7% inferior al oficial. Es la conclusión principal de nuestro análisis.

2. Los hechos centrales del análisis

En industria, comparamos el IPI (índice de producción industrial) con el VAB (valor añadido bruto) industrial. Durante el periodo 1996-2008, observamos una excelente correlación, que se rompe en ese año y se vuelve a recuperar en 2010. Esa falta de correlación durante 2008 y 2009 ha provocado una brecha importante entre el valor esperable del PIB industrial por la correlación histórica. El nivel del IPI en 1996 era de 98, y al comenzar 2008, de 129, mientras que el PIB industrial en 1996 era de 74 y al comenzar 2008, de 105, es decir, que por una subida del 31% del IPI vimos una del 42% del PIB industrial, camino que debería haberse recorrido en sentido contrario durante la caída de 2008-2009. El PIB industrial esperable ahora mismo sería por lo tanto de 75, y no de 91 como se informa oficialmente. Eso supone un 17,6% de diferencia, que para un PIB industrial en 2015 de 167.000 millones de euros supone algo más de 29.000 millones de sobrestimación.

Gráfica compartiva del IPI y VAB industrial.

La mayor diferencia la encontramos en los servicios de mercado. Comparamos el VAB de los servicios, en volumen, con el IASS (índice de actividad del sector servicios) deflactado con el IPC, ambos con base 2010. Como vemos, desde 2002 a 2008 la correlación es absolutamente perfecta, rompiéndose esta súbitamente en esta fecha. En ese momento, el PIB de servicios era 95, mientras que el IASS era 125. Desde 2002 a 2008, la subida del IASS fue del 19%, mientras que la del PIB fue del 26,5%. Luego, durante la bajada del IASS, deberíamos haber esperado la misma relación con el PIB de servicios. Por ello, el nivel esperable ahora, con un IASS un 22,5% menor, debería ser un 31,4% menor. Si suponemos que el PIB atribuible a sanidad y educación (mayormente públicas) y a administraciones públicas se ha medido correctamente, ya que existe buena correlación entre el PIB informado y las partidas correspondientes de gasto público, esto afectaría al 75% del PIB de los servicios, que fueron en 2015 550.000 millones de euros. La sobrestimación del PIB de servicios sería por tanto en 2015 de 173.000 millones de euros (el 31,4% esperable por la caída del IASS). Como observación, destacar que en 2014 y 2015 se ha vuelto a recuperar la correlación en las cifras oficiales de las cuentas nacionales entre IASS y PIB de servicios, algo que ocurrió en la industria, como hemos dicho, en 2010.

Gráfica de VAB servicios y cifra de negocios del sector servicios.

Si asumimos que las otras pequeñas partidas del PIB están correctamente medidas (agricultura e impuestos sobre importaciones, producción e IVA), algo perfectamente asumible ya que la agricultura no ha tenido grandes variaciones en el empleo en el periodo y los impuestos son conocidos, esto implicaría que el PIB real sería en estos momentos un 18,7% menor de lo informado. Eso sin tener en cuenta la mayor caída del valor añadido de la producción, de la que informa el Banco de España en su encuesta de la Central de Balances, lo que presentaría una situación aún peor.

No tiene sentido para justificar las cifras oficiales el decir que no tenemos en cuenta en estos cálculos el sector exterior, ya que aplicamos la metodología de medida del PIB desde la perspectiva de la oferta, no de la demanda, ni tampoco que pueda deberse a un aumento de la economía sumergida, que por definición queda fuera del PIB.

3. ¿Cuál es la riqueza real de España?

Por las razones explicadas, la riqueza real de España o PIBpm, asciende a 879.000 millones de euros en lugar de 1,081 billones oficiales, y esto lo cambia todo. La deuda según el PDE a final de 2015 no sería del 99,2% del PIB, sino del 122%, la deuda total no sería del 122,5% del PIB sino del 151%. El déficit 2015 no sería del 5,4% -poniendo la cifra correcta de la Seguridad Social- sino del 6,6%, y este año será aún mayor porque los ingresos fiscales homogéneos han caído un 2,8% hasta mayo mientras que los gastos -sobre todo por la reducción de los gastos por desempleo- han disminuido mucho menos que los ingresos.

La presión fiscal situada en el entorno del 38%, según la versión oficial, es realmente del 47%, algo coherente con los altísimos tipos impositivos que se aplican

La presión fiscal, una de las mayores patrañas aducidas por la clase política para justificar las subidas de impuestos, situada en el entorno del 38% según la versión oficial, es realmente del 47%, algo coherente con los altísimos tipos impositivos que se aplican y con las cifras de presión fiscal sobre las familias y sobre el trabajo que calcula la OCDE, que no cuadraban en absoluto con la cifra oficial. Con el nuevo PIB, queda explicado también el tremendo aumento del paro sufrido, algo absurdo si creemos la contabilidad nacional oficial, si se tiene en cuenta que desde 2007 los salarios reales han perdido el 25% de su poder adquisitivo. Teniendo en cuenta que el PIB oficial ha bajado un 3,3% y el empleo ha bajado un 13,3%, los datos con el PIB corregido sí que resultan congruentes.

El Banco de España estima mensualmente el crecimiento en base a tendencias sin registros contables reales. Después el INE, con datos incompletos, encaja a martillazos los parciales para que sumen la 'estimación' del Banco de España. Justo al revés de como se realiza una contabilidad de verdad, y a como se hace en el resto del mundo, aquí se empieza la casa por el tejado, no por los cimientos. El INE ni da explicación ni corrige sus gravísimas incoherencias, por lo que resulta imperioso que la Comisión audite las cuentas nacionales, es demasiado lo que está en juego. Si no lo hacen, serán colaboradores necesarios en un engaño masivo al pueblo español y a los mercados, y el BCE no podrá exigir legalmente la devolución de la deuda. Una democracia merecedora de tal nombre debe basarse siempre en la transparencia y en la verdad. Si no es así es que tenemos un problema aún más grave del que estamos poniendo de manifiesto aquí.

¿A qué espera Rajoy?
Rajoy debería haber convocado ya a PSOE y C's a un diálogo político para explorar las posibilidades de afrontar con éxito el proceso de investidura.
Editorial Libertad Digital 4 Julio 2016

Una semana después de celebradas las elecciones generales, Mariano Rajoy mantiene su agenda vacía de cualquier contenido relacionado con la necesaria formación de un nuevo Ejecutivo. En otras condiciones, esta dilación sería un prudente paréntesis destinado a analizar en profundidad los resultados obtenidos por unos y otros, pero, tratándose de la segunda vez que se convoca a la ciudadanía a las urnas en el plazo de seis meses, es un retraso intencionado que va claramente en contra de los intereses generales de los españoles.

A la vista de los resultados electorales del 26-J, corresponde a Mariano Rajoy tomar la iniciativa para lograr una investidura que permita a España dejar atrás la parálisis institucional. También era su obligación tras las elecciones del 20-D como candidato del partido ganador, pero su cobardía política y su falta de compromiso le llevaron a rechazar el encargo formal del Rey para formar Gobierno, lo nunca visto en nuestra democracia.

No cabe bajo ningún concepto incurrir en el mismo error, por más que el cálculo político de los dirigentes populares les incite a seguir dilatando en el tiempo este proceso.

Mariano Rajoy debe tomar la iniciativa y debe hacerlo ya. Es el presidente en funciones, el candidato del partido más votado y uno de los responsables de que se hayan tenido que repetir las elecciones. Por todo ello, no se entiende que no haya convocado ya a PSOE y Ciudadanos a un diálogo para explorar las posibilidades de afrontar con éxito el proceso de investidura. Las dos formaciones tienen la llave del futuro político de España y es a ellas, en primer lugar, a las que debe dirigirse el presidente en funciones si quiere hacer un esfuerzo sincero.

Esos dos partidos nacionales, uno socialdemócrata y otro de centroderecha, deben ser los referentes para iniciar este proceso, antes de introducir en la ecuación a agentes desestabilizadores como son, sin excepción, los partidos nacionalistas. Con estos últimos parecen tener los populares mejor sintonía, tal vez porque en el pasado posibilitaron Gobiernos en minoría del PP.

Si en esas otras ocasiones aprovecharon la circunstancia para obtener de forma abusiva un trato privilegiado, es fácil suponer lo que puede costarle a la Nación un acuerdo en esta hora dificilísima, en que de hecho una Administración regional anda inmersa en un proceso ilegal de secesión que amenaza con generar una crisis de incalculables consecuencias.

Qué nos enseñan los referéndums del señor Cameron
Fue como salir a campo abierto, en medio de una tormenta, con un bastón de metal.
Cristina Losada Libertad Digital 4 Julio 2016

Resolvamos esto de una vez por todas. Ese es, diría yo, el estado de ánimo que induce a preferir la opción del referéndum como forma de solucionar conflictos que parecen eternizarse. En lugar de un prolongado y tedioso intento por contener el problema o ponerle algún parche, solucionémoslo ya, sin mayor dilación, y, además, para siempre. ¿Por qué dar largas al conflicto que crece o se enquista? El espíritu de esta clase de referéndums es tan impaciente que no se para a pensar en sus limitaciones.

La primera limitación viene del propio carácter del referéndum, que limita las opciones a una y su contraria, a un sí y a un no. Son límites especialmente restrictivos cuando la decisión que toman los votantes es el principio de un proceso en el que se abrirán, maldita sea, nuevas bifurcaciones. Una cascada de nuevos dilemas, en realidad. Este es el caso del Brexit, sin ir más lejos. El próximo Gobierno británico, el que suceda al de David Cameron, tendrá que decidir qué clase de relación mantendrá el Reino Unido con la UE, y ésta tendrá su propia agenda al respecto. Pero acerca de este crucial asunto no han dicho nada los votantes, ni podían decirlo. El referéndum no entraba en el detalle de las alternativas o en el orden de las preferencias.

Queríamos resolver un problema de una vez, y lo que nos encontramos al terminar el recuento, aparte de la satisfacción de unos y la rabia de otros, son más problemas que resolver. ¿Han de resolverlos el Gobierno y el Parlamento interpretando la voluntad de los votantes o han de resolverlos los votantes en otros referéndums? Cierto, los electores han tomado la gran decisión, y a los representantes políticos corresponde aplicarla. Pero aplicarla entrañará elegir entre opciones, cada una con sus costes, que no se pudieron tomar en consideración antes. Son los gajes de poner el referéndum como punto de partida, en vez de como colofón.

Las cuestiones que han quedado abiertas no se reducen al carácter general de la futura relación con la UE. Han aflorado problemas como la inmigración y el gasto público, y habrá que afrontar disyuntivas como más apertura o más proteccionismo, más desregulación o más intervención. ¿Por qué dar margen de maniobra ahora a los dirigentes para que negocien, acuerde o decidan todo eso al modo tradicional, cuando están en juego asuntos trascendentales? Sin olvidar lo de Escocia: ¿qué hacer ante la presión de los nacionalistas para hacer un segundo referéndum de independencia? Sí, hemos topado con otra limitación que ignoran o desdeñan los impacientes de "resolvamos esto de una vez por todas". Al día siguiente, la solución para siempre se revela tan provisional o tan insuficiente como cualquier otra.

El referéndum para resolver conflictos, incluidos los conflictos internos de un partido, como ha sido el caso del británico, es como el atajo que toma el caminante inexperto y audaz. Cree que va a acortar el camino, y resulta que el camino se alarga y dificulta. O que acaba perdiéndose. Pero Cameron hizo algo aún más temerario, porque sus referéndums, el de Escocia igual que el de la UE, sirvieron de imanes que atrajeron hacia el no a todos los descontentos, fuese cual fuese la causa de sus problemas. Fue como salir a campo abierto, en medio de una tormenta, con un bastón de metal.

Cómo extrañarse, en fin, de que hayan dimitido, no ya el perdedor, sino los ganadores, Johnson y Farage. Una cosa es ganar el referéndum que va a resolver el problema y otra, muy distinta, resolver todos los problemas que trae haber ganado el referéndum.

El PP tiene que bajar de la nube
Cayetano González Libertad Digital 4 Julio 2016

137 escaños son exactamente eso, 137 escaños. Con eso no se puede gobernar.

Es comprensible el estado de euforia que se apoderó de las huestes del PP tras el triunfo en las elecciones del pasado 26-J, que tuvo su máxima y a la vez ridícula expresión en el numerito de esa noche en el balcón de Génova, con Rajoy como actor principal de una función que en su conjunto produjo más vergüenza ajena que otra cosa.

Pero han pasado más de ocho días y va siendo hora de que tanto Rajoy como su guardia de corps bajen de la nube a la que ocho millones de votos les subieron el 26-J y sean conscientes de que 137 escaños son exactamente eso, 137 escaños; es decir, el segundo peor resultado del PP desde su refundación, en el Congreso de Sevilla de 1990. Un resultado que, efectivamente, mejoró en catorce escaños el cosechado hace seis meses, pero que deja a Rajoy y a su partido a 39 diputados de la mayoría absoluta que sí consiguió en 2011 de forma holgada, al obtener 186 diputados.

Una vez que bajen de la nube, en el PP empezarán a darse cuenta de varias cosas: la primera y más urgente, que, para que en la segunda votación de su hipotética investidura Rajoy tenga más síes que noes, es imprescindible la abstención del PSOE. Si los socialistas no se abstienen, no habrá investidura. Y a día de hoy, a tenor de las declaraciones de los actuales dirigentes y de una buena parte de los barones regionales socialistas, la abstención del PSOE cotiza a la baja.

Pero, haciendo un ejercicio de optimismo, pongámonos en el caso de que al final los socialistas, todos o los diputados necesarios, se abstienen y Rajoy es investido presidente. ¿Qué pasará entonces? ¿Cómo y con quién gobernará el líder del PP? La primera interrogante está muy condicionada por la segunda. Si Rajoy no logra ningún apoyo, se encontrará en la soledad más absoluta; eso sí, con esos 137 escaños que le produjeron tanta alegría en la noche del 26-J, pero que son totalmente insuficientes para aprobar cualquier proyecto de ley en el Congreso.

En el escenario de un acuerdo con Ciudadanos, es de prever que el partido de Rivera no se lo ponga fácil a Rajoy; entre otras cosas, sus más de tres millones de votantes no entenderían que apoyaran, entrando en él o no, un Ejecutivo del PP sin pactar previamente muchas de las reformas que España necesita. ¿Hasta dónde estarían dispuestos a ceder Rajoy y su partido para granjearse el apoyo de los 32 diputados naranjas?

Y mientras que empieza el baile, Rajoy a lo suyo: disfrutando como él solo sabe hacerlo de este momento, donde ni los suyos conocen si ha llamado a alguien, si piensa hacerlo, si le dirá sí, no o depende al Rey cuando empiece la ronda de consultas... Rajoy en estado puro, con un partido además totalmente entregado, a sus pies, en cuyo próximo Congreso hará y deshará a su único y exclusivo parecer.

Los estados de ánimo, los momentos de fervorín son pasajeros y se acaban diluyendo porque carecen de consistencia. Unos momentos en los que, por lo demás, España se ha convertido en una especie de zoco, donde los nacionalistas aprovechan para lo de siempre: los de ERC quieren venir a la Moncloa para "ponerle colorado" a Rajoy, sin más precisiones; el lehendakari Urkullu plantea la agenda vasca con los presos de ETA incluidos en ella; los nacionalistas canarios algo reclamarán, y también los gallegos. Pero en el PP están muy contentos: han ganado las elecciones, el momento hay que disfrutarlo, y para todo lo demás ya está Rajoy con su "magistral manejo de los tiempos".

¿Existe clientelismo en Andalucía? Los jueces no se aclaran
A veces nos encontramos con que existen pronunciamientos judiciales dispares ante casos que pueden ser idénticos
Javier Caraballo El Confidencial 4 Julio 2016

Irene Sabalete. ¿La recuerdan? Saltó a la fama hace unos años cuando trascendió una de esas grabaciones clandestinas que sorprenden por dos cosas, por el desparpajo y por la caradura. Lo que todo el mundo puede sospechar de las cloacas de la política, se contenía en aquella grabación, como ahora con el escándalo del ministro de Interior y el jefe de la oficina antifraude catalana. Ella, Irene Sabalete, era delegada de Empleo de la Junta de Andalucía en Jaén y en víspera de las elecciones andaluzas de 2012, en las que el PSOE andaluz veía en riesgo su hegemonía de décadas, reunió a los trabajadores con un mensaje directo: “Lo tengo que decir muy claro; si no ganamos las elecciones, vosotros no vais a seguir trabajando en la Junta de Andalucía. Os quiero a todos en la calle haciendo campaña por el PSOE”.

Luego les explicaba que, como ganar las elecciones era la única prioridad, que se olvidaran de tramitar más expedientes, nada de trabajo de oficina, y que fueran empresa por empresa recordándole al personal que gracias al PSOE recibían subvenciones y que, si querían seguir recibiéndolas, tenían que votar al partido. “Os quiero a todos en la calle. Esto es lo que más se parece a los testigos de Jehová. Es verdad, que no lo digo de broma”.

¿Diría usted que lo anterior es un caso de clientelismo político? Pues esa es la cuestión, que a raíz de algunas sentencias judiciales recientes la respuesta depende del juez que interprete la legislación existente. El clientelismo político y el enchufismo son materias resbaladizas en España. Porque a veces nos encontramos con que existen pronunciamientos judiciales dispares ante casos que pueden ser idénticos, o eso al menos nos parece.

En alguna ocasión se ha destacado aquí lo llamativo del caso de Pedro Pacheco, por ejemplo, que cumple una condena de cinco años de cárcel por enchufar en el Ayuntamiento de Jerez a dos asesores de su partido: ¿cuántos enchufados hay en política? ¿porqué no ocurre igual en todos los casos? Ya se sabe que existen matices esenciales que diferencian unos casos de otros y que no seguir el procedimiento administrativo puede ser determinante para que haya o no delito en un caso de enchufismo, pero nadie negará, de todas formas, que si la ley se aplicara con el mismo rigor ante todas las denuncias de enchufismo, Pacheco no sería el único que estaría en la cárcel por ese motivo.

Pues bien, lo que se ve venir ahora es que una paradoja similar se puede acabar produciendo con el escándalo de los cursos de formación en Andalucía, un proceso judicial que no está unificado como el de los ERE sino que está disperso en 18 causas repartidas por distintos juzgados de las ocho provincias andaluzas. Irene Sabalete, a la que se mencionaba antes, es quizá el ejemplo más notorio por la grabación que se difundió. Y lo que ha ocurrido es que los tribunales han archivado todas las denuncias que existían contra ella.

La primera que se archivó fue la de la grabación; la archivó la Fiscalía de Jaén al entender que no había ni delito de amenazas, ni de coacciones ni tráfico de influencias en su actuación. “Sin perjuicio de los reproches que estas manifestaciones puedan merecer en otros ámbitos”, decía el fiscal en su archivo para justificar que, desde el punto de vista penal, todo se reducía a una mera “presión moral” que no perseguía “la consecución de una resolución beneficiosa, sino el desarrollo de una actividad de propaganda electoral a favor del partido gobernante”. ¿Poner a los trabajadores públicos a hacer campaña electoral como “testigos de Jehová” no merecen más que un reproche moral? Pues esa fue la interpretación del fiscal.

La segunda causa que se ha archivado contra Irene Sabalete ha sido hace unas semanas, en plena campaña electoral, por eso apenas ha trascendido. Tras conocerse la grabación, Sabalete fue detenida, por orden de la jueza Alaya, junto a otros delegados de Empleo del Gobierno andaluz, en el marco de la investigación de los cursos de formación. Las causas quedaron repartidas y lo que ha sentenciado una jueza de Jaén es que todo lo que ha investigado la Policía en estos años atrás no tiene consistencia desde el punto de vista penal para mantener las imputaciones de delitos. ¿Qué investigó la Policía?

A raíz de las primeras denuncias de fraude en la formación, lo que trataba de acreditar es la existencia de una red clientelar extendida por toda Andalucía gracias al reparto de subvenciones a aquellas empresas a las que Irene Sabalete, como todos los altos cargos de Empleo, le mandaba luego a los trabajadores para recordarles que si no votaban al PSOE, no habría más dinero público. Ahora donde la Policía encontraba arbitrariedad e irregularidades, la jueza de Jaén no encuentra nada. Hasta descalifica el informe policial con trazo grueso: “No existen razones para suponer, sospechar o presumir que los fondos propios que la Junta de Andalucía destina al pago de tales subvenciones fueran malversados” (…) “Resulta manifiestamente absurdo, salvo que se aleguen y no se prueben, finalidades espurias por los responsables de la administración que se debaten y no se acreditan, como clientelismo electoral”.

Por supuesto que los dirigentes del PSOE andaluz, encabezados por Susana Díaz, han exigido en los últimos días que se le pida perdón a Irene Sabalete “por el linchamiento” al que ha sido sometida, pero lo más curioso es que la contundencia de la magistrada de Jaén es justo la contraria a la que había empleado, unas semanas antes, un compañero suyo de Huelva, que instruye la misma causa, con la misma investigación policial, pero referida a aquella provincia. En esa ocasión, el juez de Huelva lo que veía claro es que no sólo existían irregularidades, sino que a la Junta de Andalucía en su conjunto había que considerarla responsable de ese despilfarro.

“La Junta de Andalucía se ha limitado a destinar un dinero (fruto del esfuerzo de todos los contribuyentes) que cataloga como fondo propio para el pago de unas subvenciones destinadas a unos cursos para la formación que no han cumplido para nada su objetivo de formación para el empleo, limitándose a entregar el dinero solicitado a las empresas que lo solicitaron, sin cumplir con los requisitos mínimos, en su concesión, en su fiscalización, ni en su supervisión, despreocupándose totalmente si el dinero invertido cumplía o no el objetivo para el que estaba destinado”, sostiene el magistrado que instruye la pieza onubense de los cursos de formación.

Donde un juez ve despilfarro y graves irregularidades en la concesión y en el control de las subvenciones, otro juez no ve razones para presumir, suponer o sospechar que algo se haya hecho mal. ¿Cómo acabarán las 18 piezas de los cursos de formación? ¿Existe clientelismo político en Andalucía? Los jueces no se aclaran. Así que, de momento, sólo podemos repetir la máxima anterior: La interpretación de una misma ley puede derivar en sentencias dispares y una sensación agria en la ciudadanía.

Un memorándum para acabar (o no) con Rajoy
Miguel Alba www.vozpopuli.com 4 Julio 2016

Semana 1 tras el 26J. Los vetos a Mariano Rajoy se balancean como la aguja del metrónomo. Ahora sí, ahora no. Todo en cuestión de horas. Sin rubores en las filas de Ciudadanos. Su líder Albert Rivera es capaz de argumentar una cosa y su contraria en cuestión de horas. Para ambos razonamientos se parapeta en ‘sus’ más de 3,5 millones de votos. Destellos parecidos salpican al PSOE. El extremeño Vara, antes de recibir el toque de atención de Ferraz, o Borrell se han atrevido a decirlo en público. Otros muchos también lo refrendan en privado. ¿Y por qué no abstenerse en la investidura de Rajoy?

Quienes defienden mantener la mano caída en la sesión de investidura son conscientes del nuevo panorama. Con 137 diputados y su discurso hilarante desde el balcón de Génova, Rajoy, pese a que nos pese, ya no es la pieza a cobrar en el mercadeo de la investidura. Se sabe (es) ganador del 26J, para nada sinónimo de seguir como inquilino en Moncloa. Ahí, en el tapete de las negociaciones, es donde Rajoy debe ganarse ser presidente con unas reglas a las que no está acostumbrado: los pactos. Se acabaron los tiempos de los Reales Decretos en el BOE. Del ordeno y mando. Una oportunidad única para ensamblar aquellos párrafos escritos con todo el sentido común y acertada intención política en los programas del PSOE y Ciudadanos en un memorándum de investidura. Un contrato social en el que Rajoy debe retratarse. Con cesiones por izquierda y derecha para salir de una situación de bloqueo político que amenaza con llevarse por delante la recuperación. Ya suenan determinadas alarmas. La caída de la demanda interna, según los últimos datos del Banco de España, es una de esas variables macro que empiezan a torcer el gesto.

El contrato debe poner a Rajoy en una encrucijada, sustentándose en la cura del mayor mal de nuestro país: la corrupción. Las condiciones deben ser duras. Tanto como para que el propio Rajoy acepte limpiar el PP desde Moncloa. Ese debe ser uno de los grandes precios de la abstención del PSOE y Ciudadanos. Atreverse a introducir en el código penal el delito del enriquecimiento ilícito, toda una inyección letal para los corruptos. El antídoto, reflejado en los programas ‘rojo’ y ‘naranja’, funciona de la siguiente manera. Se sanciona penalmente la ilícita obtención de beneficios económicos de todos aquellos cargos públicos que se corrompen. Dicho en otras palabras, se contempla la cárcel para todos aquellos alcaldes, concejales, presidentes de comunidades, ministros, o incluso, el propio presidente del gobierno, que llegando a su cargo con un mínimo patrimonio lo abandone con una cantidad de bienes desproporcionada entre sus ingresos legales y los injustificados. ¿Cuántos cargos y ex del PP podrían estar afectados? Decenas, sin duda.

Hasta la fecha, el corrupto puede llegar a ser condenado por prevaricación. Sin embargo, se puede haber quedado con el dinero que sea y eso, en sí mismo, no está tipificado como delito. El enriquecimiento ilícito llenaría esta laguna jurídica actual, que España refrendó, sin embargo, en la Convención de Naciones Unidas contra la Corrupción celebrada en 2003. En su artículo 20 se hace una mención especial para que se introduzca expresamente este delito en el código penal. Una medida que viene reclamándose desde entonces por algunos sectores de la Fiscalía Anticorrupción, jueces y magistrados, Tribunal de Cuentas, organismos antifraude, Fuerzas de Seguridad, instituciones representativas de entidades públicas y locales, universidades y ONG.

Junto al castigo penal que conllevaría el delito de enriquecimiento ilícito, ambos partidos abogan por el decomiso del patrimonio ilegalmente obtenido, no sólo el del condenado, sino también los bienes transferidos a terceras personas. Una dura exigencia para el líder del primer partido imputado en la causa del borrado de los discos duros de su extesorero Luis Bárcenas. ¿Se imaginan a Rajoy obligando a levantar las alfombras de los supuestos sobresueldos en el PP?

La situación es difícil de imaginar, ciertamente. Más cuando las pasadas elecciones generales han vuelto a demostrarle a Rajoy, y por expansión, a todo el PP, que la corrupción no castiga en las urnas. Los populares han recuperado 300.000 votos en aquellas comunidades y municipios salpicados por la corrupción. Uno de los casos más notables es Valdemoro. El epicentro de la Púnica aportó 1.717 votos más al PP el 26J. En este municipio, donde en las municipales de mayo de 2015 la formación de Mariano Rajoy sufrió un fuerte varapalo y perdió la alcaldía a manos de Ciudadanos, el PP volvió a ganar las elecciones y, además, con más votos que el 20D, cuando ya había recuperado el primer puesto. ¿Acuden los españoles a votar sin tener en cuenta sumarios y escándalos políticos? Basta echar un vistazo a los resultados del 26J para ver que sí y que el PP es, de hecho, el más beneficiado de esa amnesia.

En manos del PSOE y Ciudadanos está evitar que Rajoy se mantenga en su inacción habitual. Corrupción incluida. Que adquiera el compromiso, como reclama el partido de Rivera, de llevar a los tribunales los casos de acogidos a la amnistía fiscal de 2012 relacionados con corrupción y blanqueo de capitales. No sólo eso, sino también incluir como paraísos fiscales aquellas geografías no cooperan con la Hacienda española. Habría más casos Rato, sin duda.

Semana 1 tras el 26J. Seguimos sin fecha para tener gobierno. Los optimistas apuestan porque Rajoy estará investido antes de agosto. “Las negociaciones entre los partidos ya están muy avanzadas”, aducen. De confirmarse sería una buena noticia porque los políticos habrán demostrado tener esa longitud de miras de la que vienen adoleciendo desde las elecciones del pasado diciembre. No es buen momento para estar sin gobierno. El brexit no sólo espantará inversiones en Reino Unido, sino también en toda Europa. Y la falta de Gobierno es otro foco de inestabilidad ante la falta de horizonte sobre las consecuencias de la salida de los británicos de Europa.

En una democracia, como la nuestra, el ganador tiene derecho a liderar ese memorando de reformas urgentes, con la regeneración y la lucha contra la corrupción, como premisas irrevocables. Y ahí Rajoy tendrá que comprometerse (y ceder) para ser investido. Si no, deberá apartarse y entender que 137 escaños no son un bastión suficiente para llevar a la parálisis de un país. Como tampoco el veto de Ciudadanos y PSOE a Rajoy.

@miguelalbacar

Neoliberalismo neopopulista
Santiago Navajas www.vozpopuli.com 4 Julio 2016

El liberalismo ha estado en contra de todo tipo de absolutismos, del aristocrático al democrático, aunque, en ocasiones, ha sentido la contradictoria tentación del absolutismo liberal: la idea de que una élite tecnocrática sabe mejor que el pueblo lo que le conviene. Para ello, pensadores liberales han despreciado al pueblo calificándolo de “masa”, una mezcla de ignorancia enciclopédica y sesgos cognitivos que haría que sus juicios estuviesen condicionados por la pereza, la cobardía y/o la estupidez. Los liberales se dejan llevar, entonces, por la impaciencia y la pedantería, arrogándose la paradójica misión de convertirse en “vanguardia de la burguesía” para llevar a los supuestamente indocumentados y errados votantes, consumidores y ciudadanos hacia lo que verdaderamente es bueno para ellos.

Un ejemplo de esto lo tenemos en el referéndum que ha conducido al Brexit. En lugar de reflexionar sobre todo lo que se ha hecho mal en la Unión Europea, una indigestión de elefantiasis burocrática y voluntarismo utópico, para que los británicos lo hayan rechazado, se ha preferido satanizar a los votantes euroescépticos tildándolos de “viejos”, “paletos” y otras lindezas clasistas por parte de unas supuestas élites que, para empezar, ni se han tomado la molestia de votar porque, supongo, creen que votar no es cool ya que, mordiéndose la cola, votar es de viejos y paletos. ¡Cómo comparar la anodina y vulgar urna electoral con la intensidad y la emoción de un concierto en Glastonbury! O un discurso del “brexiter” Nigel Farage (seguramente el político más infravalorado del panorama europeo) con otro del “bremainer” Thom Yorke, cantante de Radiohead (posiblemente el grupo más sobrevalorado de la última década).

La muestra más significativa de esta peligrosa tendencia entre los liberales para tratar de vencer mediante argucias retóricas, cuando no han sido capaces de convencer en el debate mediático, la ha protagonizado el filósofo inglés A. C. Grayling que ha enviado una carta a todos los parlamentarios de Gran Bretaña en la que justifica un golpe de estado intelectual contra el plebeyo referéndum. Invoca Grayling una serie de razonamientos que justificarían la negativa del Parlamento a llevar a cabo el mandato de las urnas. Es realmente patético que Grayling considere que por realizar algunos referéndums la democracia representativa no sólo no se mejora sino que degenera en “oclocracia”. La cuestión que legitima tanto los referéndums como la misma democracia representativa es si los mecanismos de debate son limpios, transparentes y se ha dado la oportunidad a todas las voces relevantes para expresarse en igualdad de condiciones. Y mal que le pese a Grayling, Gran Bretaña se parece en ese aspecto más a Suiza que a Venezuela. Una vez que se ha perdido no cabe, en fair play democrático, tratar de negar las reglas del juego sino empezar a trabajar para que a la próxima oportunidad se haga más y mejor campaña.

En todo caso, sería la Unión Europea el más acabado ejemplo de cómo pervertir la democracia representativa. Con Angela Merkel ejerciendo de facto de Presidenta de los “Estados Unidos de Europa” y con instituciones como el Banco Central Europeo o el Tribunal de Estrasburgo que convierten las pesadillas institucionales de Kafka en un anime al estilo de Heidi, los “grandes burócratas” y “altos funcionarios” como Jean-Claude Juncker ven espantados como les crecen los enanos, esos ciudadanos a los que desprecian pero que pagan con unos impuestos cada vez más exorbitantes unas instituciones sobredimensionadas y sufren unas leyes de laboratorio sobre las que nadie les pide opinión, no digamos voto. Cuando fue nombrado Juncker presidente de la Comisión, el muy poco bolivariano Bloomberg escribió

"Siempre fue una mala elección para el puesto, impuesta a los 28 Gobiernos nacionales por un Parlamento Europeo deseoso de ampliar sus poderes.”

El referéndum británico, así como todos los que se están planteando a lo largo y ancho de la Unión Europea, es, en realidad, un grito de reivindicación democrática al estilo del “No taxation without representation” que recogía las quejas de los colonos de las Trece Colonias hacia las autoridades británicas a finales del siglo XVIII. Todavía estoy esperando que me envíen el ejemplar de la Constitución europea que solicité cuando el referéndum sobre la misma. Y eso que han pasado más de diez años. De ahí el éxito de los populismos a derecha e izquierda. Son la expresión de una legítima y razonable demanda por parte de los ciudadanos de que su voz sea tenida en cuenta. Es ridículo criticar los referendos, como hace Mark Leonard, porque en ellos se pidan cosas contradictorias. Claro, como si los políticos profesionales no lo estuvieran haciendo día sí y otro también. El argumento de Mark Leonard no se dirige, entonces, contra las consultas populares sino contra el núcleo de la democracia representativa y hace emerger, en el horizonte de su argumentación, la sombra de la “dictadura de los sabios” platónica, el sesgo por excelencia entre los filósofos, como evidencia el caso Grayling. En este caso, la “tiranía suave” a la que aspiraba Jacques Delors.

Por todo ello, el liberalismo en una vertiente “populista”, es decir, radicalmente democrática, es la única receta que puede cortar este nudo gordiano, combinando los clásicos parámetros de la acción política liberal -la separación de poderes, las libertades individuales, el Estado de Derecho, la propiedad privada- con la satisfacción de las demandas populares ante las que hacen oídos sordos los caudillos tecnocráticos de Bruselas o Frankfurt. Este liberalismo populista promueve la democratización, favorece a las clases medias y bajas, minimizando el poder de los lobbies de presión ligados a élites extractivas, corporativistas y caudillistas. Por ello, este neoliberalismo neopopulista critica tanto al gobierno como a las empresas, y la colusión que se realiza, en el contexto español por ejemplo, entre el BOE y el IBEX 35, favoreciendo a los organismos independientes que vigilan por el cumplimiento de la competencia, defendiendo a los más desfavorecidos contra los que detentan el poder, de la CNMV a la CNMC. Porque a diferencia del populismo de extrema izquierda, carismático y voluntarista, el neoliberalismo neopopulista favorece las instituciones despersonalizadas y la racionalidad como método. Entre la oclocracia de Pablo Iglesias y la tecnocracia de Grayling, cabe una neodemocracia neoliberal y neopopulista, no donde reine el “Sapere aude!” kantiano que nos libre tanto de filósofos apocalípticos como de integrados.

Los letales efectos del Brexit
Fernando González Urbaneja Republica 4 Julio 2016

El referéndum es un artefacto peligroso, las razones del que pregunta no suelen coincidir con las de los que responden; las asimetrías entre lo que se pretende y lo que se obtiene son llamativas, sobre todo en sociedades poco familiarizadas con el mecanismo. Para suizos o norteamericanos el referéndum es un mecanismo recurrente y frecuente para resolver algunos asuntos, sobre todo de ámbito local, que escapan de la discrecionalidad de los políticos electos. Una forma de democracia directa que complementa la representativa sin desplazarla. Otros países recurren ocasionalmente al referéndum para cuestiones críticas (o no tanto) con efectos que pueden ir más allá del objetivo. El penúltimo referéndum en Europa (el pasado abril) ocurrió en Holanda con el acuerdo comercial de la UE con Ucrania (un contrato de dos mil folios) como materia. Un referéndum consultivo, pero que no puede ser irrelevante. Participó el 32% del censo con rechazo al acuerdo del 61%. Sus consecuencias están por concretarse pero, ¿qué sabia el holandés medio sobre el convenio con Ucrania?, ¿qué votaron, el acuerdo o más bien una oportunidad para castigar al gobierno y protestar?

En breve, en otoño, los italianos irán a las urnas para determinar por referéndum la entrada en vigor o el rechazo de las reformas constitucionales de Renzi. Si saliera NO, habrá elecciones legislativas con Renzi en retirada y el Movimiento 5 Estrellas (antieuropeo y anti euro) en alza. Si gana Renzi también convocará elecciones para refrendar su liderazgo que no pasó por las urnas. Será otro momento crítico para el proyecto europeo.

Pero el referéndum del año, por ahora, fue el británico, el BREXIT que determinó la primera salida de un socio de la Unión Europea y una crisis de dimensión que está por llegar a sus últimas consecuencias. Ganó la salida pero como primera consecuencia se ha quedado sin gestor del triunfo, sus promotores han dimitido y el sistema británico de partidos, uno de los más sólidos y experimentados del mundo y de la historia, ha entrado en crisis.

El referéndum británico ha enfrentado a los británicos a sus obsesiones y a sus fantasmas, al mito de la soberanía y al temor a lo nuevo y a los de fuera. Y una vez conocido el resultado los promotores del LEAVE (salir) quieren poner sordina, salir pero sin daño, sin perder privilegios. La sociedad británica está ahora amenazada de fragmentación generacional y territorial, si buscaban plena soberanía, capacidad de decidir y oportunidades para prosperar, el resultado puede ser el contrario. Una victoria pírrica con fatales consecuencias. No son pocos los que votaron SALIR que ahora votarían permanecer, pero pretender la repetición de la consulta resulta inverosímil.

De manera que británicos y europeos tendrán que negociar el divorcio sin descartar a lo largo del proceso ninguna hipótesis, porque Inglaterra podría estar fuera pero mantener en vigor la mayor parte de las normas europeas, que son difíciles de derogar o sustituir. De momento Gran Bretaña tiene que recomponer su estructura política con nuevos líderes, nuevas estrategias y objetivos no previstos. La ventaja del BREXIT es que ha puesto las cartas boca arriba, que se acabaron los amagos, que las decisiones tienen consecuencias.

El Estado Islámico venga sus derrotas
Editorial La Razon 4 Julio 2016

El Estado Islámico ha demostrado que mantiene intacta su capacidad para causar el terror con salvajes atentados como el cometido ayer en Bagdad, uno de los más mortíferos perpetrados en la capital iraquí. Esta masacre confirma que el potencial de los yihadistas de actuar más allá de las líneas del frente no ha mermado. Es un hecho que la ofensiva del Ejército iraquí, apoyado por EE UU, ha reducido ostensiblemente la dimensión de su autoproclamado califato en Siria e Irak, el cual acaba de cumplir dos años. La ciudad de Faluya ha sido la última en caer, pero el avance de las fuerzas iraquíes les habían arrebatado antes localidades como Ramadi o Hit.

La matanza de Bagdad bien puede ser una venganza ante lo que ya es un hecho: la extensión que este supuesto nuevo Estado ocupa en Irak se ha visto reducida de un tercio del país a sólo el 14%. Sin embargo, las victorias militares de la coalición internacional no deben hacernos perder la perspectiva. Los yihadistas conservan una estructura organizativa que les permite golpear en Oriente Medio casi en cualquier momento con los letales resultados que hemos visto. Si en Occidente se sirven de «lobos solitarios», sobre el terreno los ataques son acciones bélicas en toda regla. Puede que el Dáesh esté perdiendo la guerra convencional, pero sigue muy por delante en la del terror.

PIDEN MÁS CONTROL DE LAS FRONTERAS
La inmigración musulmana, una amenaza para el 70% de europeos
A los europeos les preocupa en abrumadora mayoría el crecimiento de la población musulmana en sus países, según un reciente estudio.
Carlos Esteban Gaceta.es 4 Julio 2016

Si le alarma el aumento de la inmigración musulmana en su país y le preocupa ser señalado con el dedo como xenófobo e islamófobo, sepa que no solo no está solo sino que coincide con el 70% de los ciudadanos de la Unión Europea, que ven en el fujo islámico una amenaza, y con el 86% que ve probable un ataque yijadista en su patria.

Estas son las conclusiones de un estudio a nivel comunitario realizado por el 'think tank' húngaro Fundación Szazadveg el pasado mes de abril y cuya publicación se retrasó deliberadamente hasta después del referéndum británico. Aunque nadie lo diría teniendo en cuenta el desprecio con que los medios de comunicación convencionales se refieren a quienes objetan contra la avalancha de inmigrantes del Tercer Mundo que sigue llegando a nuestras fronteras desde el pasado verano, los cierto es que los europeos no se sienten nada satisfechos ni con la entrada masiva de estos recién llegados ni con la respuesta de las autoridades comunitarias a la crisis de los refugiados.

En concreto, la mayoría de los europeos opina que "el flujo masivo de inmigrantes aumenta el riesgo de terrorismo, el número de actividades delictivas y supone un riesgo para la integridad cultural de los países a los que afecta". El 84% de los consultados expresaron su preocupación ante el nivel de inmigración ilegal en Europa, mientras que un 63% teme el impacto que estos flujos puedan tener sobre la cultura nacional. La mayoría coincidía en que el islam plantea una amenaza a sus sociedades, una opinión que en la Europa del Este se dispara por encima del 80%. En el caso de un referéndum similar al británico, sin embargo, la mayoría de los encuestados sería partidario de permanecer en la UE, pese a estar descontentos con la política migratoria del bloque.

El 83% de los europeos desea que las autoridades de Bruselas dediquen mayores esfuerzos al control de las fronteras externas -algo por lo que tan denostado fue el primer ministro húngaro Viktor Orbán-, y el 77% sostienen que la UE está gestionando mal la crisis. Según declaraciones del profesor Andras Lánczi, de la Universidad Corvinus de Budapest, en la presentación del estudio, "nunca había sido mayor la distancia entre lo que piensan las élites gobernantes y lo que opina la calle".

VOX SE SUMA A LA REIVINDICACIÓN
Corella se moviliza contra la mezquita salafista
Un grupo de vecinos se organiza en la plataforma ‘Corella sin Salafismo’ "para tratar de evitar que esta corriente radical del Islam, antesala del yihadismo, se implante en el municipio”. Emprenden una recogida de firmas y convocan una concentración para este martes.
Rosalina Moreno Gaceta.es 4 Julio 2016

Contra la construcción de una mezquita salafista en Corella (Navarra), gobernada por la coalición Alternativa Corellana Independiente (ACI) y el PSN, un grupo de vecinos de la localidad se ha organizado en la plataforma Corella sin salafismo.

De momento, han puesto en marcha una recogida de firmas en Change.org, que ha recabado hasta este lunes 324 apoyos, y han convocado una concentración para este martes, 5 de julio, en la plaza del Ayuntamiento de Pamplona, a las 18.00 horas.

“Queremos vivir en paz y en tranquilidad, y no que estos radicales alteren la normal convivencia vecinal que existe en nuestro municipio”, declaran estos vecinos del municipio, que reclaman al Gobierno navarro, presidido por Uxúe Barcos, y al Ayuntamiento de Corella, en manos de Gorka García (ACI), que impidan que se levante un centro con tal ideología, así como las “charlas y conferencias radicales que están teniendo lugar en la comarca”

Además, piden respeto a la mujer, y a la ley y las costumbres establecidas en la zona, “sin que pensamientos machistas, retrógrados y aplicaciones salvajes de la ley hagan cambiar nuestro estilo de vida”.

Explican que desde finales de 2011 “se vienen sucediendo distintas noticias que apuntaban a que esta corriente radical del Islam, antesala del yihadismo, se quería implantar” en Corella, y que en los años posteriores se realizaron una serie de “gestiones en busca de parcelas y financiación internacional (Arabia Saudí, Kuwait, Qatar)”.

Indican que “en los últimos años ha ido incrementándose el movimiento, tanto en financiación (alrededor de un millón de euros) como en encuentros y conferencias de carácter salafista en toda la Ribera navarra”. “Mismas conferencias y asistentes que asisten a Cataluña y que tanto asustan a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad”, subrayan.

En la plataforma destacan que son respetuosos con otras culturas e ideologías y dicen “SÍ al Islam, pero NO a los radicalismos, y por ende al salafismo, rama que busca los orígenes de la interpretación de la religión como estableció Mahoma y que entre otras posturas, reclama la sharía como ley islámica”.

VOX se suma a la reivindicación
Desde VOX, que recientemente ha exigido el cierre preventivo de la mezquita de la M-30 por las donaciones a la yihad, han informado a GACETA.ES de que se unen a esta reivindicación de los vecinos de Corella. Posteriormente, la formación que preside Santiago Abascal también ha reflejado este apoyo en un tuit:

Lo cierto es hay quienes afirman que no hay nadie mejor que este partido para apoyar la causa, como recoge, por ejemplo, el siguiente tuit:
Cabe recordar que VOX reclama una intervención militar de coalición internacional, aérea y terrestre contra el Califato Islámico “hasta su aplastamiento”, cerrar las mezquitas fundamentalistas y expulsar a los imanes que no condenen el yihadismo.

Hace hincapié en la necesidad de combatir el terrorismo yihadista con contundencia. “Hay una Yihad en marcha, no podemos ser tibios ni débiles”, insiste Santiago Abascal, que es uno de los escasísimos políticos españoles que apunta la necesidad de intervenir en los países de origen. Advierte de que "si no ayudamos sobre el terreno en los países islámicos, no podremos parar la barbarie".

Las 20 medidas de VOX contra la amenaza yihadista

La formación de Santiago Abascal propone 20 medidas contra la amenaza yihadista:

1. La solidaridad con las víctimas de atentados y con los verdaderos refugiados pasa por asumir un escenario de guerra contra el fundamentalismo.
2. Intervención militar de coalición internacional, aérea y terrestre contra el Califato Islámico hasta su aplastamiento.

3. Cierre inmediato de las mezquitas fundamentalistas en toda Europa y expulsión de los imanes que no condenen el yihadismo.
4. Legislar la retirada de la nacionalidad y expulsión de Europade quienes muestren por cualquier medio su apoyo al yihadismo.

5. Endurecimiento penal hasta la cadena perpetua efectiva para los terroristas yihadistas cuando sean apresados vivos.
6. Suspensión de alianzas con los regímenes sospechosos de financiar la yihad o expandir el Islam fundamentalista.

7. Exigir a la ONU la expulsión de Arabia Saudí del Consejo de Derechos Humanos de la ONU hasta que no respete derechos humanos.
8. Exigir a países islámicos reciprocidad, no permitiendo la construcción de mezquitas mientras no permitan construir iglesias.

9. Oposición a la entrada de Turquía (donde engorda la yihad) en Europa y evitar así que la UE sea fronteriza con Siria e Irak.
10. Aumento del presupuesto de Defensa y Seguridad y recuperación del control de las fronteras nacionales.

11. Cambio drástico en política sobre refugiados priorizando refugiados cristianos, yazadíes y otras minorías perseguidas.
12. Contención de ola inmigratoria islámica y canalización hacía países musulmanes ricos donde su integración sean posible y real.

13. Exigencia de responsabilidades a los líderes europeos por su inacción o débil acción ante crímenes del Califato Islámico.
14. Exigencia de responsabilidades a líderes europeos por el efecto llamada de refugiados que su postura demagógica ha provocado.

15. Exigencia de responsabilidades a los líderes europeos que han sido cegados por la codicia y por su avidez de petrodólares.
16. Fin de políticas de amistad con regímenes que pretenden introducir el Caballo de Troya en Europa promoviendo fundamentalismo.

17. Abandonar el fracasado modelo multicultural, que ha llegado adosado al relativismo, y que amenaza con destruir Occidente.
18. Recuperación de nuestra identidad judeocristiana y grecorromana, de los verdaderos valores del humanismo, y de la libertad.

19. Promover políticas de natalidad que eviten el suicidio demográfico de la Europa de la libertad, del humanismo y la democracia.
20. Todas estas medidas se resumen en: reconquistar nuestra libertad, nuestra identidad y nuestra seguridad.

Sin miedo a nada
Javier Igartua Ybarra. Nieto de Javier Ybarra, asesinado por la banda terrorista ETA en 1977
Asociación Reacciona por España
 latribunadelpaisvasco 4 Julio 2016

Estimados Lectores de La Tribuna Del País Vasco.

Hoy os quiero hablar del nacimiento de la Asociación Reacciona Por España que tengo la suerte de dirigir junto a un equipazo.


Esta Asociación nace en Baleares de la mano de dos socias fundadoras, Marilena y Vanessa, que son las que me llaman para participar en este proyecto nacido desde la sociedad civil y para ser sociedad civil llamado Asociación Reacciona por España.

Esta Asociación es el punto de unión de todos los Españoles que quieren mantener nuestras costumbres, nuestras tradiciones, que quieren derrotar a los terroristas y que no quieren dictaduras chavistas sino que creen en el espíritu de la Transición que nos ha llevado a poder vivir en democracia aunque ETA haya intentado acabar con ella.

Aquí no se diferencia a la gente por colores sino por valores y principios, hecho que lleva a que personas de partidos diferentes estén englobada personalmente en Reaccióna Por España.

Os invito desde aquí al Homenaje a las Víctimas del Terrorismo que la Asociación Reacciona por España va a realizar en Ávila el Lunes 11/07 a las 19.00 en La Plaza del Mercado Chico de la Capital Abulense, tan bien preparado por mi Coordinador Regional en Castilla y León, David Sierra.

Espero veros y charlar después del acto.

Memoria, Dignidad y Justicia.
No olvidemos, lo inolvidable.
Un abrazo.

Javier Igartua Ybarra
(Presidente de la Asociación Reacciona por España)

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Enseñanzas del Brexit para Cataluña
Javier Fernández La voz libre 4 Julio 2016

Periodista

Definitivamente la sociedad británica ha decidido abandonar la Unión Europea en un claro triunfo de lo emocional sobre todo tipo de advertencias negativas acerca del futuro de la economía del Reino Unido y que tiene su traslación sobre la pretendida independencia de Cataluña del Reino de España. De poco han valido los avisos tremendistas sobre el futuro de la economía británica, lanzados durante la campaña del referéndum en el caso de triunfar el Brexit y a la postre, una mayoría de los británicos han preferido votar contra el intervencionismo, la burocracia o el déficit democrático de Bruselas que a favor de su futuro económico, que ha sido pintado de un negro intenso por diferentes instancias e instituciones
británicas, europeas o mundiales.

Desde el primer momento, la economía ha sido el eje sobre el que ha girado la campaña de quienes eran favorables a la permanencia británica en la UE, recordando a los súbditos de Su Graciosa Manejad que, de triunfar el Brexit, el PIB podría reducirse entre el 6% y el 9,5% y la economía entrar en recesión. Atrás quedan las advertencias del Banco de Inglaterra, del BCE, del FMI o de la OCDE que han resaltado hasta la nausea la costosa factura económica que debería afrontar el Reino Unido en caso de que el “sí” a la salida de la UE se confirmara. Atrás quedan las palabras de Obama recordando a los habitantes de las islas que si triunfaba el Brexit el país perdería influencia y se pondría “al final de la cola” para alcanzar un acuerdo comercial bilateral con EEUU. Atrás quedan las advertencias de 1.200 líderes empresariales, incluidos los de 50 compañías del índice de la Bolsa de Londres, banca incluida, instando públicamente a los votantes a apostar por el Bremain. Atrás quedan, en definitiva, tantas y tantas razones contrarias a la salida de la UE, pérdida de 100.000 puestos de trabajo, empobrecimiento del país o deslocalización de empresas, que no han logrado el objetivo buscado y a los que los ciudadanos británicos han dado la espalda al
decantarse, a través de sus votos, por los sentimientos y las emociones.

La nostalgia del imperio perdido, una inmigración que algunos consideran descontrolada, el temor a la pérdida de independencia y soberanía, el miedo ante el terrorismo, la ola migratoria de refugiados o las desigualdades han pesado mucho más que las pesimistas razones económicas en la clase trabajadora menos cualificada y la clase media baja, los que más han sufrido en la crisis, que culpan a Bruselas de todos los males y han optado definitivamente por un peligroso mix en el que se entremezclan el nacionalismo exacerbado, la eurofóbia, el egoísmo, la insolidaridad, el cheque británico que ahora tendrán que pagar el resto de los miembros de la UE y el populismo que han terminado por imponerse en el referéndum del día 23.

El proceso vivido en el Reino Unido, como consecuencia de la muy criticada por irresponsable decisión del premier Cameron de convocar referendos como el que frecuenta un fish & chips, ha encontrado su paralelismo en España, en donde se trata desde siempre de atemperar el movimiento independentista catalán con argumentos de carácter económico en donde se mezcla la salida de la UE, la deslocalización de empresas, la caída del PIB y un sinfín de perversas consecuencias sobre el votante catalán que no parecen merecer el interés de los independentistas catalanes que prefieren moverse por las emociones y los sentimientos que por otro tipo de argumentos y que a la hora de optar entre el seny (la sensatez) y la rauxa (vehemencia/arrebato), optan por ésta última. Aprendamos de la enseñanza británica.

La izquierda totalitaria y los escraches
Vivimos en una vergonzos a época de extorsiones y agresiones a la libertad de expresión.
Carlos Alberto Montaner Libertad Digital  4 Julio 2016

César Nombela es el rector de la Universidad Internacional Menéndez y Pelayo, radicada en Santander, España. Se trata de un prestigioso investigador en el mundo de la Microbiología. Al doctor Nombela y al Consejo Rector se les ocurrió la razonable idea de conceder al expresidente colombiano Álvaro Uribe la Medalla de Honor de la institución, como antes habían hecho con otros políticos del ámbito democrático de Occidente, e inmediatamente la izquierda totalitaria, que se la tiene jurada a Uribe, armó una protesta.

Ante el escándalo orquestado, las autoridades de la institución, asustadas, decidieron aplazar la entrega del galardón y "ampliar las consultas". Uribe, que nada había hecho por recibir la inesperada condecoración, pidió se revocara e instó al rector a propiciar un buen debate sobre el tema colombiano. Una persona a la que sus enemigos han tratado de asesinar 15 veces está más interesada en la sustancia que en la vanidad.

Este es un perfecto ejemplo del creciente clima de intolerancia cultivado en España por la izquierda totalitaria. En el 2010, el entonces profesor Pablo Iglesias organizó un escrache en la Universidad Complutense de Madrid para impedir que la diputada Rosa Díez, una socialdemócrata abierta y tolerante, pudiera desplegar sus ideas. Escrache es un siniestro aporte lexicográfico argentino, aparentemente de origen occitano, que describe los actos violentos encaminados a silenciar al adversario ideológico.

Hace pocas semanas le tocó el turno al profesor de Psicología Haim Eshach de la universidad israelí Ben Gurión. Era un tema muy importante. Lo habían invitado a la Universidad Autónoma de Madrid a que explicara cómo en su país se enseña Ciencia y Tecnología a niños muy pequeños, lo que acaso explica, al menos parcialmente, por qué la diminuta nación de Oriente Medio, con cinco veces menos habitantes, genera todos los años cuarenta veces más patentes y hallazgos científicos que España.

No pudo hablar. La izquierda totalitaria, que suele ser propalestina –ésa es una de sus señas de identidad más visibles–, cuyos hilos y financiamiento en parte los manejan (según el Mosad) Hezbolá y Hamás, lo impidió, como parte de una obscena campaña antiisraelí y antisemita a la que llaman Movimiento BDS (Boicot, Desinversiones y Sanciones), creado en el 2005, cuya estrategia es aislar a Israel hasta provocar su desintegración, aunque en el trayecto perjudiquen severamente al millón largo de árabes-israelíes de religión islámica que viven en el país.

El argumento palestino para tratar de demostrar que el Movimiento BDS es aintisraelí pero no antisemita es que lo apoyan unas cuantas organizaciones israelíes y algunos judíos del mundo académico, como el lingüista y activista político Noam Chomsky.

Es cierto, pero se trata de una proposición tan absurda como la de intentar justificar al nazismo porque (relata el historiador César Vidal) el judío Hans Sander fue condecorado por el partido nazi, al tiempo que también eran judíos los generales del ejército de Hitler Helmuth Willberg y los hermanos Johannes y Karl Zukertort.

Vivimos en una vergonzosa época de escraches, extorsiones y agresiones a la libertad de expresión. En Cuba, los actos de repudio comenzaron en 1960 y cincuenta y seis años más tarde continúan realizándose constantemente. La policía política recluta a muchachos en las escuelas y a ciertos militantes de rompe y rasga del Partido Comunista, y los conduce a las iglesias para que maltraten a las Damas de Blanco, o los lleva en autobuses a las casas de los opositores demócratas para que los insulten y a veces los golpeen.

En Ecuador existe una de las leyes de prensa más restrictivas de Occidente. El autócrata Rafael Correa es capaz de ordenar el arresto de una persona por hacerle un gesto de desagrado, de perseguir periodistas por revelar verdades incómodas o de desatar una virulenta campaña contra personas inocentes acusándolas de ser "agentes de la CIA", como le acaba de ocurrir a la doctora Karen Hollihan, víctima de una operación de desinformación típica de los servicios de inteligencia.

¿Conseguirá la izquierda totalitaria callar a los demócratas? No lo creo, pero, aunque lo lograra, seguiría siendo cierta la frase de Cervantes:

La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierran la tierra y el mar: por la libertad, así como por la honra, se puede y debe aventurar la vida.

elblogdemontaner.com

Nace Resistencia Civil Catalana
Catalanes leales a España, hartos de ilegalidades, gestan una nueva plataforma en defensa de la unidad nacional que se declara insumisa ante cualquier decisión adoptada por los separatistas que no respete la Constitución.
Rosalina Moreno Gaceta.es  4 Julio 2016

Catalanes leales a España acaban de gestar una nueva plataforma en defensa de la unidad nacional, de la soberanía nacional de España y en rotunda oposición al movimiento separatista.

Eduardo García González, un histórico en la lucha contra el separatismo, es su presidente. Avanza a GACETA.ES el nacimiento de esta nueva entidad que ha puesto en marcha y pretende luchar utilizando todos los medios que pueda para resistirse al secesionismo. Revela cómo se gestó, cuáles son sus objetivos y cómo está la situación en Cataluña.

-¿Cómo surge Resistencia Civil Catalana?
-El pasado 4 de abril presente mi carta de dimisión internamente a los socios de D'Espanya i catalans. Tomé esta decisión justo después de la última manifestación que organicé el 3 de abril en plaza España, a la que fue muy poca gente, unos pocos cientos de personas nada más y lo consideré un fracaso. Ante esta situación, en búsqueda de una mayor unión lo que he hecho ha sido crear esta nueva asociación, Resistencia Civil Catalana, que nace con la voluntad de fomentar la unidad de acción de los catalanes que más activamente nos resistimos a la tirania secesionista.

-¿Quiénes la forman?
- Yo soy el presidente de la plataforma, la abogado penalista María Juher es la vicepresidente, Bernardo Casique es el secretario y Elena Gómez Rovira la tesorero. Aglutina a personas que llevamos en la lucha contra el separatismo muchos años y ya nos conocíamos. Hay profesores, algunos juristas y profesionales de diferentes ámbitos y de diferentes sectores sociales que tenemos como denominador común la defensa en Cataluña de la unidad nacional, de la soberanía nacional de España y nuestra rotunda oposición al movimiento separatista en Cataluña. Somos catalanes leales a España. Estamos hartos de arbitrariedades, ilegalidades y fantasías paranoicas, y de la vergonzosa actitud de los separatistas en el Parlament. La CUP debería haber sido ilegalizado ya como partido. Somos insumisos ante cualquier decisión adoptada por estos que no respete la Constitución, y asistimos con gran estupor e indignación a que se den las condiciones para suspender la autonomía, pero Mariano Rajoy, en vez de parar el secesionismo, lo ha alimentado.

-¿Y cuáles son los objetivos?
- Resistencia Civil Catalana pretende luchar utilizando todos los medios que se puedan, medios legales se sobreentiende, medios pacíficos, pero resistirse al separatismo. Es una resistencia civil catalana contra el separatismo, que exige aplicar las medidas necesarias con firmeza y fortaleza. Tenemos que frenarlos y luego pasar nosotros mismos a la ofensiva, y cuando digo nosotros me refiero a todos los españoles.

-¿Para cuándo su puesta de largo?
-No tardará. Haremos actos, conferencias, manifestaciones… todo tipo de actividades de lucha política.

-¿Cómo ve el panorama en Cataluña?
-Está realmente peor de lo que parece. Los diferentes gobiernos de España han permitido durante décadas que el nacionalismo catalán se apoderase de todos los resortes del poder en Cataluña y que el Estado. Por ejemplo, a que la guardia civil desapareciese de Cataluña y quedase reducida a su mínima expresión. También a que hayan permitido que todo el sistema educativo esté en manos de separatistas. Al no haber un discurso alternativo, contrario, un proyecto nacional español en Cataluña, el único discurso que ha sonado ha sido el del nacionalismo catalán, que ha ido calando y calando, y actualmente hay una parte muy numerosa de la población que está en eso. Y esto no cambia de un día para otro.

-¿Y cómo ve el desenlace?
Hay una cantidad enorme en Cataluña de fanáticos que estaban convencidos de que tenían su independencia, su objetivo, tocaban su república catalana, que iba a caer como fruta madura enseguida. No lo han conseguido ni lo van a conseguir, pero la situación se ha envenenado y tiene mala salida.

-¿Va de cara a un enfrentamiento civil?
-Prácticamente lo veo inevitable, lamentablemente. De hecho, ya hay conatos de eso. Hay agresiones y va a ir a más. La situación es muy preocupante.

-¿Y qué piensa que algunos consideren las políticas de apaciguamiento la solución al secesionismo?
- Todos los poderes del Estado deberían tener conciencia de una vez por todas de que son contraproducentes. Al separatismo catalán no se le puede dar ni agua, nada. No se trata de ver qué le podemos dar para que se conformen. No, ese siempre ha sido el error porque ellos se lo toman siempre como una muestra de debilidad y se crecen. El separatismo catalán es el gran enemigo. Lo que hay que hacer es derrotarlo, pero para eso hace falta una voluntad política que no se ha tenido nunca. Siembre ha habido voluntad de llegar a algún tipo de compromiso y lamentablemente eso sigue existiendo hoy aunque lo disimulen.

-¿Qué cree que pasará el próximo septiembre, cuando Puigdemont se someta a una cuestión de confianza?, ¿Cree que habrá nuevas elecciones?
-Sí las habrá porque Puigdemont está ahora mismo en una situación muy complicada. Se da cuenta de que no puede cumplir su promesa de pisar el acelerador, como le exigen en la CUP.

-¿Qué balance de su gestión?
-No puedo hacer ningún balance positivo por la sencilla razón de que es un separatista. Comparándolo con su predecesor, ser más malo y peor que Artur Mas es difícil. Hay que esforzarse mucho realmente. Puigdemont está pisando un poco el freno hacia la república catalana. Está bajando la velocidad única y exclusivamente porque sino se va a pegar una leche impresionante. Ve que va a tener un accidente, que se va a dar contra un muro.

-¿Modera por miedo?
-Sí, única y exclusivamente por miedo.

-Eso no evita, por desgracia, que esté saliendo la inversión de Cataluña…
-Y más que va a salir. Sobre todo el gran inversor que puede tener más facilidades para decidir dónde invierte. Evidentemente, lo hará en un lugar donde no hay una seguridad jurídica ni expectativas de futuro estable da mucho miedo y prefiere optar por territorios sin tantos problemas ni horizontes con tantas nubes de tormenta. Es normal.

-¿Qué balance hace de las generales?
-Lo primero es que las encuestas se han equivocado totalmente y no es la primera vez. O bien a los españoles nos encanta engañar a los encuestadores o los encuestadores no hacen bien su trabajo. Una de dos. O las dos cosas.

Luego está que pese a la subida del PP y que evidentemente, contra pronóstico, ha obtenido un buen resultado en relación a las expectativas, sigue sin tener la mayoría para decidir formar gobierno, depende de pactos, y no veo yo que esos pactos estén al alcance de la mano. No es descartable, en absoluto que cueste muchísimo o incluso no se llegue a formar gobierno. Veo muy difícil que el PSOE diera ese paso mediante una abstención, aunque fuese una abstención que garantizase alguna clase de gobierno por parte del PP. Ciudadanos, evidentemente, otra vez ha estado por debajo de las expectativas, lo cual empieza a ser ya casi una costumbre. Tiene menos peso y no veo que pueda imponer nada. Es el PSOE el que tiene que mojarse y facilitar el gobierno.

-¿Y cómo ha acogido el descalabro de Unidos Podemos?
-Es muy positivo. Pese a las expectativas excesivamente prepotentes de Pablo Iglesias y su intento de camelar mediante una rebaja de su extremismo aparente en el discurso no ha cuajado. No ha convencido a la gente que pretendía y probablemente ha desanimado a algunos de sus más conspicuos seguidores.

-¿Y qué lectura hace de los resultados en Cataluña?
-El PP estaba en una situación realmente fatal, últimamente estaba bajando y bajando, y esta vez ha ganado un diputado más, con lo cual demuestra que de alguna manera había tocado suelo y empieza a remontar, pero sigue estando en una situación muy minoritaria en el ambiente político catalán.

El escaño arrebatado a C’s es un voto de ida y vuelta. En Cataluña hay un sector del electorado que tiene un vaivén entre el PP y C’s, que no sabe muy bien a qué carta quedarse, y puede votar en el último minuto, delante de la mesa electoral, como quien deshoja una margarita entre C’s y PP, y ese sector dentro del voto del PP en Cataluña y del de C’s es importante, no es anecdótico.

-El PSC sufre una lenta agonía…
-La gente prefiere el original a la copia. El PSC apostó en su momento por un nacionalismo catalán, pero el sector más separatista del PSC o más nacionalista catalán ya se ha ido. Está en un terreno de nadie. Si desaparece no hay ningún problema. Siempre he sido partidario, y no soy el único, de que el PSC desaparezca. En todo caso, lo que tiene que haber es el PSOE que hay en toda España.

-¿Es lo que pasa con ERC frente a Convergencia?
-Lo mismo. ERC siempre ha sido separatista de una forma no ambigua. Convergencia ‘ha jugado a la puta i la Ramoneta’, a veces una cosa y a veces la otra; le ha ido muy bien durante la época en la que era controlada por la organización criminal que dirige Jordi Pujol y familia, y el expresident era proclamado español del año por el ‘ABC’. Durante tres décadas fue cada vez mejor hasta que, arrastrada por el separatismo, el movimiento secesionista empezó a darle todo a ERC.

-¿Y qué dice de los datos de En Común?
-Una mayoría de la población se ha tragado absolutamente el mal llamado derecho a decidir, que en realidad es una forma eufemística de reclamar un inexistente derecho a la autodeterminación. El derecho se rige por unas reglas y un territorio que no es colonia no puede reclamarlo. Hay mucha gente que por desgracia ha sucumbido a la propaganda y se lo ha creído. Piensan que tienen derecho a decidir sobre el conjunto de España ellos solitos. Ése es el problema.

-¿Y cuáles son las consecuencias de tener a estos podemitas gobernando?
-Gente que no está preparada para llevar una alcaldía de una gran capital como es Barcelona, por ejemplo, o Badalona están ahí controlando el presupuesto municipal y haciendo cosas como proteger a los okupas y manteros antes que a la policía. Tienden a proteger a los delincuentes, a los que incumplen la ley.

¿Es "Balearia" tierra de mudos?
La Verdad Ofende www.latribunadelpaisvasco.com 4 Julio 2016

Nadie sabe su nombre, y a fe mía que mejor no se sepa. Es solo un camarero más de la exitosa empresa Balearia. Forma parte, como yo, de esa sociedad ibicenca multicultural y diversa que se afana desde la aparición de la industria turística en trabajar y ayudar al crecimiento del exitoso turismo que vivimos en Baleares, cundo no gobierna el socialismo pancatalanista.

Hablo de Ibiza, tierra amable donde la convivencia es inmejorable (doy fe), simbiosis de culturas y personas de todo el orbe, clases sociales, ideas políticas, gustos sexuales y poder económico, en irrepetible armonía.

Hasta ayer.

Amadeo Altafaj, representante del gobierno separatista y golpista CAT en la comunidad europea (@aaltafaj ) y Pilar Boix Escolies “community manager” (gestora de redes sociales) de Balearia (ha borrado su cuenta separatista en Twitter @PilarBoix) decidieron, en un acto del más cerril macartismo inquisitorial, dar pábulo a un tuit de un músico de última fila, un tal Quimo Portet, quien dice haber nacido en cautividad, y en cuyo perfil (@Quimi_Portet) si no lo borra antes, además de subir fotos de zoofilia, decidió linchar al camarero de turno de un buque de Balearia y pabellón español, en el trayecto Ibiza Formentera, y que no entendía catalán.

Léanme bien, ¡catalán!, no ibicenco, menorquín o mallorquín. Presumo que la inmersión lingüística impidió a Quimo aprender nada más que lemosín, que es un borde de narices, que estaba aburrido o que es otro integrista CAT. Elijan ustedes. Yo creo que todas a la vez.

La explicación ante semejante acto de fascismo de barra es esta: en Baleares, la población en el siglo XIII era muda. Si, créanme, y estará hasta documentado (ya dicen que “el Mio Cid” era del Ampurdán). Y, de esta forma, el gracioso y bondadoso reino de Cataluña nos trajo a las islas el bendito don de una lengua en la que entendernos, y también una cultura. Previo a ellos, en Baleares todo era yermo… la nada.

La realidad histórica es bien distinta: la “marca hispánica” (condados catalanes francos) pasa al Reino de Aragón en el Tratado de Corbeil, firmado con Luis X “el Santo” de Francia (imaginen las razones por las que santo) en 1258. Jaime I de Aragón conquista Mayuca en 1231 e Ibiza, en 1238.

Luego, aquí, a los catalanes jamás los vimos. Y como ya entenderán ustedes, en Baleares la gente sí se comunicaba. Se hablaba el árabe, pero, sobre todo, el legado de Roma: el romaní (latín), hoy mallorquín, menorquín e ibicenco.

Tras la pérdida de Cuba, monopolizada por la industria catalana (Güell, Codorniu, etc..) y la aparición del catalanismo, el químico Pompeyo Fabra (jamás lingüista) expolia los libros de gramática y diccionarios de Baleares y Valencia para montar el refrito lingüístico hoy llamado catalán (Sabino Arana hace lo mismo en Vascongadas e inventa el euskera ‘batua’) y dar base política para el “lebensraum” separatista de Prat de la Ribs y otros chiflados. Ya saben, una lengua, una nación (Schmitt – Hitler) y de ahí al “anschlus” anexionista de la tierra vital, hoy lo dicen "los países catalanes" (Valencia, Baleares y lo que haga falta, hasta Grecia, sí, sí).

En el siglo XX, las buenas gentes catalanas se referían a su lengua por su nombre real, lemosí (también le decían barceloní), herencia de los más de 500 años de pertenencia francesa (reinos francos). Pero como ya imaginarán ustedes, contar esta historia es de fascistas, y ante semejante título, las clases dirigentes prefieren rendirse y callar. Vean sino: fue el Partido Popular quien cometió la cobarde indignidad de colar en el Estatuto de Baleares como lengua oficial el... catalán.

Así que ya saben la historia. En Baleares, todos eran mudos. Ayer. Y, por desgracia, también hoy. Nadie hará nada ni contará nada.

Disfruten del verano.

“Barones, ya podemos marcharnos; hoy, a lo menos, hemos dejado bien puesto el honor de España” (Jaime I de Aragón, Concilio de Lyon, 1274)

Pancatalanismo imperialista
Ernesto Ladrón de Guevara latribunadelpaisvasco 4 Julio 2016

En el año 1999, la Comisión Europea contra el Racismo y la Intolerancia (ECRI) del Consejo de Europa, destacaba en un informe las dificultades a las que se enfrentaban (se enfrentan) los niños castellanohablantes en ciertas regiones españolas para recibir una enseñanza en su lengua materna, considerando que habría que hacer un seguimiento para corregir este tipo de situaciones. Destacaba el caso de Cataluña y País Vasco. Es evidente que lejos de corregirse esta situación se ha agravado sin visos de solución ni propósito de preservar los genuinos derechos de niños y adolescentes a recibir la educación en su lengua materna, o de respetar la libre decisión de los padres de elegir la educación que quieren para sus hijos. El reciente atropello del Ayuntamiento de Pamplona en manos de podemitas y bilduetarras, expulsando a los niños castellanohablantes de dos guarderías de la capital navarra, es un claro ejemplo del desprecio de ciertos poderes hacia los ciudadanos cuando de lo que se trata es de aplicar la apisonadora lingüística para la construcción nacional. Antes el problema era de los ciudadanos vascos que tenemos de origen la lengua de Cervantes como propia –y no es culpa de Franco el que la tengamos, precisamente, pues, por ejemplo, en Álava y otras partes del territorio vasco el euskera quedó prácticamente desaparecido durante el siglo XVIII y XIX sin que interviniera en ese proceso ninguna autoridad pública, sino por el devenir natural de las cosas-. Ahora el problema se ha extendido a Navarra.

Es obvio que en Cataluña se ha erradicado el español (castellano) del sistema educativo, de manera nada democrática, y también es evidente que los padres y madres que optan por el castellano como vehículo de aprendizaje han sido literalmente barridos de la escena escolar. Lejos de resolverse el problema los poderes públicos catalanes han decidido hacer un desacato de las sucesivas sentencias que jurídicamente dan la razón a los padres que demandan una protección a los derechos de sus hijos; sin que nadie obligue a esas autoridades a ceñirse al imperio de la ley, dejando así sin ninguna protección efectiva a los demandantes.

Pues bien, en Valencia, Baleares y Aragón –leen bien, en Aragón- se está extendiendo el pancatalanismo, que consiste en la extensión del catalán a estas comunidades.

“Al menos quince AMPAs de centros de enseñanza pertenecientes a la plataforma Ampas Torrevieja, han respaldado un escrito dirigido al conseller de educación, D. Vicent Marzà protestando y rechazando la propuesta de imponer el catalán -que no valenciano- en las comarcas valencianas castellano-parlantes”. (“Valencia Oberta”)

“La Fundación Nacional Círculo Balear (FNCB) ha anunciado que intensificará su actividad junto a otras asociaciones debido a que los "acciones políticas" de los actuales gobernantes de Baleares para "incrementar la catalanización de Baleares "a través de la modificación y tergiversación" de las principales efemérides que "conmemoran importantes acontecimientos históricos del antiguo Regne de Mallorca". (“20 minutos”)

"La Plataforma Aragonesa No Hablamos Catalán acusa a Izquierda Unida-Chunta Aragonesista y al Partido Socialista de querer catalanizar Aragón con sus enmiendas la nueva Ley de Lenguas. A juicio de la Plataforma, la izquierda aragonesa se ha plegado a los deseos y mandatos de sus jefes de Cataluña: Iniciativa per Catalunya, Esquerra Republicana y Partit Socialista de Catalunya. (“Nohablamoscatalan”)

Incluso en Murcia: “La Generalitat Valenciana ha anunciado ayudas para la promoción de la lengua «valenciana» en un programa en el que se divulga una exposición del Instituto de Estudios Catalanes (IEC), entidad que trabaja desde la unidad lingüística del catalán, en la zona de El Carche (El Carxe), que comprende parte de los términos municipales murcianos de Abanilla, Jumilla y Yecla” (ABC)

Quien niegue la realidad o está ciego o es cómplice. Está claro el intento de los nacionalistas catalanes, con la ayuda inestimable de la izquierda en todo su espectro, de crear una amplia región de ámbito cultural, que abarque a comunidades que históricamente no han tenido nada que ver con Cataluña aunque sí con el Reino de Aragón; para, en un futuro, extender su dominio a todo el Mediterráneo; de la misma forma que está intentándolo el mundo abertzale con ese diseño de Krutwig de la gran “Euskalherria”. Con ello hay en el transfondo de esta operación de medio-largo plazo un intento de desgajar de la España milenaria a la mitad de su territorio y romper los lazos culturales, antropológicos e históricos que han sido durante siglos la argamasa de eso que desde los visigodos se llamaba Hispania, con toda su diversidad y riqueza etnográfica. ¿Qué es lo que pretende la izquierda ayudando a los nacionalistas en su pretensión imperialista? No lo sé porque no lo entiendo. Nunca la izquierda ha estado en esta tesitura hasta estos últimos decenios negros. Véase lo que afirmaba Indalecio Prieto: “Nadie del Frente Popular reniega de España […] aunque internacionalista, me siento cada vez más profundamente español. Todas mis luchas, todas mis energías, las he consagrado a España.”

¿Qué estupidez ha arraigado con tal fuerza en nuestro territorio patrio? ¿Es ignorancia? ¿Es mala fe? ¿Existe una intencionalidad de fondo? ¿O es, simplemente, imbecilidad colectiva?

Twitter, Portet y la lucha de clases
Pablo Planas Libertad Digital 4 Julio 2016

El inframundo de la red séptica Twitter se ha convertido en el libro de reclamaciones del bar Tolo. Ciénaga inmunda, el servicio de mensajería es una reunión de vecinos en la calle Infierno de la ciudad Maldita, el fin de los tiempos y el principio de la impunidad. El choque lingüístico entre el músico Quimi Portet y un camarero del ferry Formentera-Eivissa (Ibiza en español) es trending topic.

Un puto empleado de una naviera y un afamado y reconocido artista de la rama musical que en su ficha tuitera se presenta como "nacido en cautividad".

Un músico del derecho a decidir frente al hombre que hay detrás de la barra; un excomponente de Los Burros y El Último de la Fila ante el tipo que sirve el desayuno de los distinguidos usuarios del ferry entre la isla de Formentera y la de Ibiza, capital internacional del pijerío mundial en verano.

Portet venía de dar un concierto en Formentera y el anónimo empleado a saber si doblaba turno, tenía un contrato fijo-discontinuo temporal más allá del concepto basura o se las había tenido previamente con un par de adolescentes millonarios de la saga de los Rius en compañía de la misma Paris Hilton.

Así de brumosa la mañana del domingo, Portet denuncia que a las ocho horas pidió un "café amb llet" y el camareta replicó, en teoría, supuestamente y a saber con qué entonación lo siguiente: "Mira: en gallego, español, francés, inglés y hasta en italiano te entiendo, pero en catalán o mallorquín, ya no". Horreur. ¡Qué barbaridad! ¡Cuánta ignominia! Eso es un atentado contra la lengua patria, la jerga de la tierra, el idioma de los elegidos, el lenguaje de Dios y la parla de los dioses. Ese marinero es merecedor de cien latigazos por no entender el catalán y de otros cien por no reconocer al gran Portet. Además, su imagen será exhibida en internet con un arroba wanted por enemigo del pueblo catalán y de su idioma propio.

La denuncia de Portet fija en la narrativa catalanista el retrato de un español iletrado, de un país de camareros, de una raza de esclavos insolentes e insolventes, necios y altaneros. Un cuadro perfecto acompañado de una fotografía del susodicho, hecho que vulnera todos los cimientos del derecho a la propia imagen, a la intimidad, a la presunción de inocencia, etcétera, etcétera. Quimi, te has pasado. Un buen abogado te deja tieso.

Cualquiera que no esté contaminado por la propaganda nacionalista y muchos de los que lo están no dejan de ver en el caso la pataleta de un revolucionario de salón contra un pobre friegaplatos, un pelagatos y un Torrente de crucero, que es en lo que ha convertido el famoso Portet al anónimo hombre que hay detrás de una barra sometido a una cascada de oyes, tú, jefe, chis y demás apodos mientras sirve cafés cortados, solos, americanos, con poca leche, mucha o una nube, desnatada, de soja o natural, con hielo, con gaseosa, con coñac, con anís del mono, con ron Pujol o con la sidra del gaitero.

Esto no sólo es un problema lingüístico, sino algo incluso más serio. La lapidación digital, el señalamiento viral, la denuncia con hastag del ciudadano contra el servicio revelan una inquina, una rabia y una obsesión que proceden del racismo, la xenofobia y el supremacismo. Todo eso en crudo o tras el in vino veritas de una resaca artística. En el club de la lucha de clases, ricos uno, parias cero.

Embajadores de la UE se quejan de que la Generalitat les miente
Critican que Puigdemont falsee datos y airee reuniones para su propaganda independentista
Salvador Sostres ABC 4 Julio 2016

Distintos embajadores de la Unión Europea en España, que visitan al presidente de la Generalitat de Cataluña como a cualquier otro presidente de las otras comunidades autónomas, están muy disgustados con el trato que les ha dispensado el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. «Primero nos suplica un encuentro, y luego nos miente como si creyera que somos idiotas», dice uno de ellos, visiblemente indignado.

En su propósito de internacionalizar el llamado «proceso», mediante el que el que Convergència, Esquerra y la CUP esperan obtener la independencia de Cataluña, primero Mas y luego Puigdemont solicitaron entrevistas con los embajadores en España de las principales potencias mundiales, especialmente las que conforman la Unión Europea. «El primer error de la Generalitat es creer que España prohíbe o boicotea este tipo de reuniones, cuando la verdad es que el ministro de Exteriores no pone ninguna pega en celebrar encuentros con todos los presidentes regionales sin excepción y mantener con ellos una relación fluida y normal».

Otra cosa es, explican, «la conserjería de Romeva. Varios colaboradores suyos han pedido el traslado porque no tienen nada que hacer. No hay actividad. Nadie le recibe, es cierto, porque en territorio internacional los Estados tratan con Estados y por lo tanto, los oficiales de la Generalitat —que es una broma que se llamen 'embajadores'— están siendo ninguneados. ¿Qué se esperaban? La UE es algo serio, aunque a veces no lo parezca. Además, su acción en general como oficinas de la Generalitat en el extranjero es bastante pobre, por falta de presupuesto. Que tengamos nuestra propia estrategia no significa que no tengamos la más completa información sobre cada tema».

Pero los dos reproches fundamentales de los embajadores son «las mentiras» y «la falta de discreción de la Generalitat». «Nosotros», señala uno de ellos, «acudimos a cada reunión con la lección aprendida y conociendo las cifras, y resulta ofensivo que el presidente falsifique los datos, y los hechos, para la propaganda de su causa. Las cifras del déficit fiscal que difunde la Generalitat son una intolerable exageración de la realidad».

En este sentido, el embajador de un país nórdico recuerda que «no mentir es la primera norma de la diplomacia. Si mientes, ni que sólo sea una vez, pierdes toda la credibilidad, que es lo que a los independentistas catalanes les está pasando».

La falta de discreción de una Generalitat ansiosa por difundir este tipo de reuniones, para dar la sensación que se avanza en algún tipo de reconocimiento internacional de la causa secesionista, irrita al conjunto de los embajadores, que ven en estas filtraciones una falta de lealtad y de seriedad por parte de Puigdemont y de sus colaboradores. «Que nos reunamos con un presidente o con otro no significa que estemos de acuerdo con él o que apoyemos su causa, y el modo irresponsable que ha tenido la Generalitat de publicitar a estos encuentros, lo ha dado a entender y esto es manipularnos».

Más de fondo, el embajador de uno de los países más importantes de la UE, explica que el independentismo catalán «vive en el error de creer que España es un país mal considerado en Europa, un país poco importante o desprestigiado. Es todo lo contrario: España es un país querido y respetado, la canciller Merkel tiene una inmejorable opinión del presidente Rajoy y de su vicepresidenta, lo mismo que el primer ministro Cameron: les valoran extraordinariamente el esfuerzo económico que han realizado, así como su incansable empeño por fortalecer la Unión».

Los embajadores de los países con empresas establecidas en Cataluña tienen un especial interés en dejar claro que «es responsabilidad de cada empresa abrir y cerrar sus plantas u oficinas comerciales donde les convenga, y según las circunstancias de cada momento. Hay más empresas extranjeras en Reino Unido y ninguna de ellas está presionando a sus gobiernos para claudicar ante el gobierno británico para que se quedan en la UE. Intentarán minimizar sus pérdidas y si no hay otra opción ajustarán o cerrarán sus operaciones allí. Con una Cataluña independiente ocurriría lo mismo».

De todos modos, señala otro embajador «nadie contempla ni siquiera remotamente la posibilidad de que Cataluña se independice, y por eso, a pesar de que la inestabilidad asusta a algunos, muchos continúan con su plan de inversiones dando por hecho que Cataluña seguirá siendo española».

Dolça Catalunya habla en exclusiva para Gaceta.es
'Nacimos para hacer lo que el Estado no ha hecho en 35 años'
Son un fenómeno digital en Cataluña y en toda España. Sus videos han alcanzado los veinte millones de visitas y su influencia en redes sociales ya es mayor que la de TV3 o La Vanguardia.
Rafael Núñez Huesca Gaceta.es 4 Julio 2016

Han creado un léxico propio que está haciendo fortuna en “la Cataluña libre de nacionalismo”. Han puesto en circulación expresiones críticas con “el Règim (el Régimen)” y traen de cabeza a los “forcos”, neologismo que hace referencia a Carme Forcadell y que sirve para designar a todos los independentistas que hacen bandera del odio al diferente. Han roto la espiral del silencio con gran estruendo y su blog ya es un fenómeno de masas. Quizá por eso son perseguidos con saña por la policía del pensamiento y por todos los “llepasubven” (lame-subvenciones) del Règim. Personajes intocables en la Cataluña nacionalista como Toni Soler, Pilar Rahola, Miquel Calçada alias 'Mikimoto' o Ramon Carner han pasado por Dolça Catalunya y el resultado es entre estremecedor e hilarante.

Ese terrible “que se vayan”
Se nutren del material que les envían los “dolços” (dulces), que son los catalanes partidarios de convivir con el resto de españoles. De hecho concluyen cada correo electrónico que se intercambian con su entrevistador con un “seguim junts (seguimos juntos)”. Representan a la Cataluña que no está dispuesta a dejar de ser española, y también a la Cataluña “que se despierta para trabajar duro por las mañanas o para buscar trabajo; la que habla en catalán y castellano; la que celebra sus fiestas y lucha por su familia sin rendirse, a pesar de los días malos. Somos así y queremos ser mejores. Ningú no ens treurà la nostra identidad (Nadie nos arrebatará nuestra identidad)”.

Dieron un paso al frente cuando detectaron que en resto de España estaba empezando a hacer fortuna el relato nacionalista. Cuando escucharon ese terrible “que se vayan” de labios de un andaluz o un asturiano. Los dolços entienden el nacionalismo como “una forma excluyente de amar a Cataluña” y por eso se han rebelado: “Nosotros tenemos otra manera de amarla. Uniendo, construyendo, creciendo, compartiendo. Como siempre hemos hecho los catalanes”.

Han roto la omertá
Dolça Catalunya es una iniciativa política que de haber sido empresarial sus anónimos impulsores ocuparían las portadas de las revistas de emprendedores. Al contrario que sus adversarios mediáticos, que son todos en Cataluña, ellos no han visto un céntimo de dinero público. Por el tráfico que generan podrían ganar mucho dinero, pero han renunciado a incluir ningún tipo de publicidad. A los tres meses ya habían recibido un millón de visitas y el crecimiento sigue siendo “en vertical”. Desconocen si llegarán a un techo, lo único cierto es que sus números impresionan. Porque el blog cuenta con un apartado audiovisual y un canal en YouTube que, como recuerdan con legítimo orgullo, cuenta con más visionados que los vídeos de Junts Pel Sí, Convergència, las CUP, Esquerra, la Asamblea Nacional Catalana y Òmnium cultural… juntos. Acaban de superar los veinte millones de videos vistos, una cifra sólo al alcance de artistas internacionales. Son vídeos “familiares, artesanos, improvisados y montados a vuelarratón”, como ellos mismos dicen, pero que rompen récords y alarman a los “forcos”. Esto decía uno de ellos en un digital del Règim:

"Dolça Catalunya (…) cuando quieren que un video tenga repercusión, al día siguiente lo tienen con más de 1 millón de visitas en la primera página de Youtube, fácilmente (... ) Vídeos como estos son más efectivos para llegar y convencer a mucha gente, intelectualmente perezosa, que no mierdas de autoconsumo como ‘L’endemà’ (película documental sobre la independencia), es aquí donde se juega la partida no repartiendo lirios cada 11 de septiembre".

-¿Es la primera vez que os hacen una entrevista?
-Medios nacionales y extranjeros se han interesado por una entrevista personal, pero las normas de la casa no lo permiten.

-¿Por qué razón no dais a conocer al autor o autores del blog?, ¿cuántas personas trabajáis en el blog?
-Nuestros nombres no importan, sólo somos unas docenas de catalanes de la calle que describen libremente la realidad cotidiana apagada por los medios del Règim. Hay dolços en el Parlament, en Igualada, en el Casino de Reus, en el bar de enfrente y en la orilla del lago Ontario, y no escriben para hacerse famosos sino para levantar una Cataluña que se muere de nacionalismo.

-¿Por qué surgió Dolça Catalunya?, ¿por algún hecho en concreto?, ¿por el procés en general?
-DC nació para decir lo que hablábamos en nuestras casas, en los cafés del despacho o en la tienda de la esquina; lo que piensa la Cataluña de verdad, la que dedica su vida a trabajar duro y no a la ideología de turno. Cuando el separatismo ocupó el centro de la pista nos preocupamos; pero cuando algunos amigos del resto de España se tragaron el cuento separatista y nos dijeron “Iros ya, catalanes” decidimos que era el momento.

-¿Cuándo se produjo el éxito?, ¿hubo un momento concreto a partir del cuál el blog aumentó sus visitas?
-Desde el inicio afluyeron las visitas. El primer millón de dolços llegó a los 3 meses, y desde entonces sigue el crecimiento vertical. No sabemos si hay techo.

-¿Existe un ranking de blogs?, ¿en qué posición está DC?
-Dicen que Dolça Catalunya es ya el blog más leído de España. Y Klout sitúa a DC como el medio con mayor influencia en redes sociales de Cataluña, por encima de La Vanguardia o TV3. Y sin dinero, sin publicidad ni bombos mutuos.

-¿Estáis protegidos contra ataques de hackers?, ¿habéis sufrido alguna vez algún ataque?
-Ha pasado de todo pero todo ha pasado.

-¿Habéis recibido amenazas?
-Están en manos de la policía y ya las hemos olvidado

-¿Cuáles han sido las entradas más visitadas?
-A los dolços nos gustan los vídeos, especialmente las lecciones del Català Tranquil, un comentarista que personifica muy bien nuestra manera de ser (a continuación), y también tienen gran difusión las entradas que muestran la Cataluña sencilla que no sale en TV3.

-Los vídeos son una herramienta fundamental del blog, ¿cuáles han funcionado mejor?
-La entrevista de Mas con Jordi Évole (a continuación):

-La entrevista a Mas en la CNN la vieron millones de personas (a continuación):
-También Romeva lo hizo bien en la BBC, hasta el punto de que fue lo más comentado de la campaña del 27-S (a continuación):

-La clase de historia nacionalista de Cataluña impartida por Víctor Cucurull todavía se celebra en toda España (a continuación):
-Y la pregunta de la estudiante estadounidense a su profesor separatista se ha vista en todo el planeta (a continuación):

-¿Desde qué lugares recibís más visitas? Entiendo que de España, ¿pero dentro de España?
-La mayoría de los dolços son catalanes, pero nos dice gente de Málaga o Gijón que está aprendiendo catalán con DC. Nos consta que en el Vaticano y en WestPoint leen DC, así como miles de catalanes expatriados por todo el mundo, desde Filipinas hasta Buenos Aires, que colaboran con ilusión en el blog.

-Los textos están escritos en catalán y castellano indistintamente. Los idiomas se mezclan incluso dentro de una misma frase, ¿por qué?
-Los catalanes somos así, y no nos damos cuenta.

-El mundo independentista se refiere habitualmente a una investigación de Interviú del año 2013 en la que la revista hablaba de una operación del CNI para abortar el procés. Suena ridículo pero señalan a Dolça Catalunya como parte de la operación del CNI para frenar el separatismo.

-El nacionalismo ha desnaturalizado tanto Cataluña que muchos no entienden que algo pueda funcionar sin subvenciones, funcionarios y el apoyo del Poder. Cuando se alcanzan los 30 millones de visitas es todavía más increíble que un puñado de padres y madres de familia duerma poco para hacer, sin otro recurso que el amor a los suyos, lo que el Estado no ha hecho en 35 años.

-Muchas de las entradas tienen que ver con la tradición y la la religión, ¿es DC un blog católico y conservador?

-Los dolços hablamos de la realidad y eso incluye aspectos que no se pueden colgar de un dinamómetro, como el arte o la religión. Y dado que la religión más extendida en Cataluña es el nacionalismo no es extraño que nos ocupemos a menudo de ella.

-Visto el éxito de DC, ¿os planteáis nuevos proyectos? Me refiero a celebrar conferencias, editar un periódico, constituir una asociación cultural…
-Dolça Catalunya es sólo un blog. Los dolços piden que sea un blog muy grande, pero sólo un blog.

-¿Se os han acercado partidos o líderes políticos para proponeros algún tipo de colaboración?
-Nos siguen en Twitter, leen nuestras entradas y comentan nuestros vídeos, pero nada más. Mejor así.

Sobre la realidad política catalana
-¿Existe un problema de convivencia en Cataluña?
-Es evidente que la amistad social se ha deteriorado. Hasta los años 90 se decía: “esto no es el País Vasco, aquí se puede hablar de todo en las familias”. Pero desde el invento del Estatut los políticos y sus medios de comunicación han situado el nacionalismo en el centro de toda la vida social: deporte, economía, arte, trabajo, educación, religión… Quien no ha querido someter su existencia a este criterio ha visto cómo la ideología envenenaba sus relaciones familiares y de amistad.

Además, desde el poder se han sembrado sentimientos negativos mediante consignas como espanyansroba o ensvolenaixafar (nos quieren aplastar). Pensar que tus parientes y amigos del resto de España sólo piensan en perjudicarte y son un lastre para tu bienestar no mejora la convivencia. Por otro lado, a millones de catalanes no les gusta que desde la Generalitat se les intente privar de su identidad catalana y española. Es evidente que esta tensión estimulada desde los despachos de la plaza San Jaime no estimula la sociabilidad, sino que tiende a destruirla.

-Algunos sitúan el inicio de todo esto en la negativa de Rajoy a hablar de un pacto fiscal, otros en la respuesta del TC al Estatut... ¿cuándo empezó de verdad el proceso?
-El prusés empezó con el nacionalismo. El separatismo es el fruto inevitable de esta ideología del siglo XIX; por eso el gran error de todos los Gobiernos de España ha sido no querer entender la naturaleza y las metas del nacionalismo. Es clave entender que no hay un “problema catalán”, sino un problema nacionalista.

-¿Se está sabiendo combatir el separatismo desde el Gobierno central?, ¿y desde dentro de Cataluña?
-Lamentablemente no se trata sólo de combatir el separatismo, sino también la manera de entenderlo que tienen los gobiernos nacionales.

En 35 años el Estado no ha dedicado un solo funcionario a comprender y desarticular el nacionalismo, que se veía sólo como un capricho cultural, administrativo o económico. Todos los Gobiernos del PP y PSOE han engordado el problema con el “tú apóyame en Madrid y haz lo que quieras en Barcelona”. No solo no se han enfrentado al nacionalismo en el campo de las ideas, sino que lo han favorecido dándole un poder que no le correspondía.

Gracias a La Moncloa en Cataluña el nacionalismo domina los presupuestos, la educación, los medios. Dispone de miles de funcionarios pensando 16 horas al día en cómo conseguir la secesión. Los partidos nacionales en Cataluña representan más a sus jefes de Madrid que a los catalanes que les votan y han puesto su partido por encima de nuestro bien común. Todavía hoy permanecen en la mecánica de la Transición, cuando podía dudarse de la fiabilidad nacionalista.

Pero la sociedad civil catalana es indomable. De ella ha salido un partido que puede cambiar el juego en toda España, una vibrante asociación de historiadores (Somatemps), un grupo de empresarios con nervio (Empresaris de Catalunya), una asociación de grassroots que ha desconcertado a la ANC (SCC), y medios sin miedos como Dolça Catalunya. Están por nacer más cosas, porque hoy no hay zona de España más viva y efervescente que Cataluña.

-¿Ha perdido Podemos la oportunidad de elaborar un discurso contrario al nacionalismo?
-La han perdido todos los partidos, que insisten en moverse en el campo de juego conceptual y semántico del nacionalismo. Sin iniciativa, sin novedad, sin empuje, sin disrupción no se derrota al nacionalismo. En Canadá lo entendieron bien, tomaron la delantera y hoy en Quebec el nacionalismo es un recuerdo.

-¿Está el relato nacional español desacreditado?, ¿es éste uno de los motivos por los que existe nacionalismo en Cataluña?
-España no es un relato, sino una realidad viva. Pocos países han definido la historia universal y han contribuido al bien de la humanidad como lo ha hecho España. En nuestro escudo está todo: la diversidad regional y la unidad de propósito, la corona y el pueblo, lo espiritual y lo terreno, las ganas de ir siempre “plus ultra”, de alcanzar lo universal mediante lo particular y ganarse el cielo desde la tierra. Nuestra forma de vida, que insinúa algo más bajo el sol y las tapas, atrae cada año a más de 60 millones de visitantes.

Es cierto que desde el siglo XIX las ideologías han suplantado nuestro gusto por la realidad y han despistado nuestro propósito, quitándonos la paz. Las regiones de España que con mayor tenacidad mantuvieron esta visión típicamente española, como la Cataluña que libró 8 guerras en menos de 100 años contra las ideas revolucionarias, son hoy las más desencantadas y quizás por eso las más entregadas a las ideologías contra las que combatieron sus abuelos.

Pero ningún pueblo que extravía su propósito vive una vida lograda. El día que España recupere las ganas de decirse a sí misma y ofrecer al mundo su palabra de amor y universalidad es muy probable que nuestra alma se destelarañe y recupere el gusto por la vida viva.

-¿Existe un “fet diferencial” catalán?
-Por supuesto. Como decía Josep Pla, consiste en habernos pasado toda la vida siendo españoles y ahora soportar que nos digan que debemos ser otra cosa.

-¿En qué tiene razón el nacionalismo catalán?
-El nacionalismo no se equivoca cuando dice que Madrid no nos entiende; precisamente por no entendernos han comprado fácilmente la Cataluña que les dibuja el nacionalismo. También acierta el nacionalismo cuando sus historiadores sostienen que España es muy principalmente obra catalana. En lo demás el nacionalismo no tiene razón, sino ideología.

-¿Existe catalanofobia en el resto de España?
-Claro que no, los sentimientos hacia los catalanes son en general de respeto y admiración. Pero es cierto que unos pocos odian lo catalán porque lo consideran antiespañol. Y otros –numerosos en Podemos o la escuela de Zapatero- sienten una devoción excesiva por también porque la consideran algo opuesto a la España que no les gusta. Ambos grupos son reducidos, ninguno asume España como lo que es, y los dos creen que los catalanes somos lo que les ha colado el nacionalismo.

-¿Cómo se da la vuelta a la situación?, ¿cómo abordar el problema?, ¿qué debería hacer el próximo Gobierno de España mantener al país unido?
-Nos merecemos un Gobierno que ponga el problema nacionalista en la primera línea de su agenda y dedique los recursos necesarios para desactivarlo. Hay que entender su naturaleza; hay que dar la batalla de las ideas, organizando en Barcelona un Centro Mundial de Estudios del Nacionalismo con las mejores cabezas del planeta, rebatiendo con datos las mentiras nacionalistas y divulgando los beneficios de vivir juntos; hay que asegurar la independencia de los intelectuales catalanes. Hay que evitar que los medios de comunicación caigan en el bolsillo nacionalista; hay que impedir la opresiva batasunización del espacio público catalán; muchas instituciones españolas deben venir a Barcelona; hay que legislar la libertad de enseñanza y el derecho de los padres a librarse del modelo educativo nacionalista; hay que ingresar el dinero del FLA directamente en las carteras de las familias catalanas.
Son pocas cosas, aunque imprescindibles, y hay que hacerlas con determinación. Es muy importante que los partidos nacionales se de cuenta de que el bien común está por encima de los intereses de partido. Y es urgente que España recupere la alegría de vivir en plenitud y las ganas de decirle algo al mundo. Ese día superaremos el nacionalismo.

Ciudadanos pide a Baleària que respete el derecho de su trabajador a saber sólo castellano
Xavier Pericay, líder de Ciudadanos en las Islas Baleares.
OKDIARIO 4 Julio 2016

Quimi Portet intenta que despidan a un camarero de Baleària por no saber catalán
Baleària “está al cien por cien” con el trabajador señalado por Quimi Portet por no hablar catalán

Quimi Portet, fuera del circuito de los medios de comunicación desde que se disolvió su dúo con Manolo García en El Último de la Fila, ha vuelto a ser noticia. No por su arte, sino por su intolerancia. Si este domingo señalaba públicamente en Twitter a un empleado de la naviera Balearia por no saber atenderlo en catalán y pedirle amablemente que le repitiera su demanda de un “café amb llet” en castellano, la polémica no ha tardado en llegar a las redes y de ellas a la política. Ciudadanos en Baleares ya ha reclamado a la compañía de ferrys que respeten los derechos de su camarero.

Ciudadanos (C’s) Baleares ha pedido este lunes a la naviera respetar el derecho de sus trabajadores “a no conocer otra lengua oficial que la del Estado”, el castellano, tras la queja en Twitter de Portet porque un camarero de la naviera no le atendió en catalán.

El portavoz de C’s Baleares, Xavier Pericay, ha calificado de “intolerable” que la compañía anunciara medidas contra el trabajador por no haber atendido en catalán el pasado domingo a Portet en un trayecto Formentera-Ibiza, destaca en una nota de prensa la formación.

Pilar Boix, jefa de comunicación de Balearia, respondiendo a Portet en Twitter.

“Es verdad que luego la compañía ha matizado sus palabras en un comunicado, pero no lo es menos que su primer impulso, expresado de forma reiterada en las redes sociales, había sido el de complacer al cantante en su reclamación y castigar al trabajador”, ha indicado Pericay.

El portavoz ha lamentado que el artista haya acompañado su queja en las redes sociales de una fotografía del trabajador. “Esta clase de señalamientos son propios de regímenes que uno creía felizmente superados. Se ve que no es el caso de quienes, como Portet, abogan por un Estado catalán independiente”, ha añadido.

“Barco Formentera-Eivissa 8:00 horas. @Balearia. Este camarero no entiende ‘café amb llet'” (café con leche), escribió ayer Portet vía Twitter en un primer mensaje que luego complementó con un segundo, con un supuesto comentario del camarero y que incluía una fotografía hecha a éste: “Mira: en gallego, español, francés, inglés y hasta en italiano te entiendo, en catalán o mallorquín, ya no”.

En respuesta, Balearia anunció que tomará las medidas necesarias para que “no se repitan” situaciones como la denunciada por Portet. Sin embargo, este lunes la naviera se ha mostrado “al cien por cien” al lado de su empleado.

Ésta es Pilar Boix, la independentista catalana al frente de la comunicación de Baleària
OKDIARIO 4 Julio 2016

Ha cerrado su cuenta de Twitter, tras el escándalo. Pero en las redes no dejan de dar vueltas su s imágenes con todo el pack independentista catalán sobre sí. Ella es Pilar Boix, la manager de comunicación de la compañía naviera Balearia.

Pilar Boix Escolies es la periodista detrás de la comunicación de la compañía de ferrys que une las islas entre sí y éstas con la Península. Fue contratada por el presidente de Balearia, Adolfo Utor, y Abel Matutes. Ambos son los accionistas de la compañía. El primero, con el 57,5% y el segundo con el 42,5% del capital social.

Este fin de semana, el músico Quimi Portet, ex integrante del grupo El Último de la Fila junto a Manolo García, señalaba públicamente a un camarero de un ferry entre Formentera e Ibiza. El artista que se hizo rico en los años 80 y 90 publicando todo su repertorio en castellano se mostró tan intolerante con un empleado de la naviera que educadamente le dijo que no le comprendía, por haberle pedido un ‘café amb llet’ (café con leche) que le hizo una fotografía y la publicó en Twitter exigiendo una respuesta.

El tuit, colgado a la hora del desayuno, recibió respuesta antes de comer por parte de la señora Boix, quien se disculpaba públicamente con el músico… ¡por que uno de los empleados de su empresa había utilizado una lengua oficial de su propio país! La jefa de comunicación de Balearia colgaba un tuit con este texto: “Quimi Portet, Disculpa las molestias, desde Balearia no admitimos este trato a ningún cliente. Tomaremos las medidas correspondientes”.

Sin embargo, este lunes la dirección de la naviera se ha mostrado del lado de su camarero “al cien por cien”. Quizás ésta sea la razón por la que su jefa de comunicación ha cerrado su cuenta de Twitter.

Portet no ha borrado los tuits, parece claro que mantiene su postura. Tanto como para confirmar lo que hace un par de años confesó Manolo García, la otra mitad del dúo catalán El Último de la Fila: “El grupo se disolvió porque Quimi empezaba a estar incómodo con el tema lingüístico”. Para García, “lo de los Estados y los Gobiernos no me interesa nada; mientras Quimi quería que hiciésemos música ne catalán, mi lengua materna es el castellano”.

Una catalanista en Baleares
Boix no es natural de las islas, sino de un pueblo de Lérida, Peramola, en el Alto Urgell. El 9 de noviembre de 2014, bajó hasta Barcelona para fotografiarse haciendo la ‘V’ de la victoria en el día del referéndum ilegal por la independencia de Cataluña, por el que el entonces presidente de la Generalitat está imputado y a punto de ser procesado.

Aquel día, se confesó con “la piel de gallina” por las calles de la capital catalana, tras votar en su propio pueblo, donde está empadronada, y se fotografió junto a una urna de cartón, orgullosa del desafío a las leyes: “En Peramola han votado 189 personas, y 163 han dicho SÍ SÍ, hemos votado y hemos ganado”.

No quedó ahí su expresión secesionista pública, pues como publica el portal de internet DolçaCatalunya, una web impulsada por “catalanes con ‘seny’ que viven bajo el nacionalismo”, exigió a Inés Arrimadas, cabeza de lista de Ciudadanos que felicitara “a los ganadores” en lugar de pedir “la dimisión”, acusándola de hacer “demagogia”.

Pero hay más. En la confusión actual en que viven los independentistas catalanes, mezclando secesionistamo con apoyo a terroristas de ETA, Pilar Boix celebró la última entrevista que Jordi Évole le hizo al ex recluso terrorista y actual líder de Batasuna, Arnaldo Otegi: “Buen trabajo !!”.
 


Recortes de Prensa   Página Inicial