AGLI Recortes de Prensa   Jueves 7 Julio  2016

No pregunten, coño, ¡gobiernen!
Andrés Herzog www.vozpopuli.com 7 Julio 2016

El que haya seguido los artículos que empecé a publicar en esta tribuna hace unos meses sabrá que nos soy especialmente amigo de los referéndums, de las consultas ciudadanas, del “derecho a decidir” ni de cualquier otra creativa fórmula de democracia directa. Llámenme escéptico pero tampoco creo mucho en eso que llaman la “democracia participativa” (los presupuestos participativos, por ejemplo, que tanto fascinan a Podemos) o en esa otra quimera de la “inteligencia colectiva”, pues la experiencia nos dice que cuando se junta una masa informe de gente de forma más o menos espontánea lo normal es que sea para quemar a alguien o cometer cualquier tipo de crimen, barbaridad o tropelía. Que se lo pregunten sino a Jesucristo.

De hecho, la víspera del Brexit, y antes de saber del desastroso resultado de la consulta popular, ya alerté de los peligros que entrañan este tipo de preguntas en mi artículo Malos tiempos para la solidaridad, en el que denunciaba la utilización que siempre ha hecho el populismo nacionalista, en sus más variadas formas, de esta peculiar forma de gobierno (de desgobierno más bien), que muchas veces busca manipular la opinión pública, cuando no responsabilizar al “pueblo” de decisiones que son competencia de los políticos. No es casualidad que, además de Suiza (cuyo ejemplo siempre se cita, ocultando que también ha dado lugar a alguna que otra decisión de tipo xenófobo), un número significativo de dictadores, sátrapas y dirigentes populistas de cualquier tiempo y lugar hayan tenido una especial querencia por las consultas populares. Sin ir más lejos, el mismo Franco utilizó de forma entusiasta este instrumento, convocando y ganando, por abrumadora mayoría, el referéndum de la Ley de Sucesión, por medio de la cual España pasó a constituirse en Reino y se estableció que el sucesor del dictador seria propuesto por él mismo (igual que ocurre en el PP de nuestros días), abriendo la puerta, aunque de manera indirecta, a la posibilidad de reinstauración de la monarquía borbónica.

El citado referéndum franquista de 1947 sirvió (como tantos otros) a inconfesables finalidades ajenas a la cuestión consultada, como por ejemplo reforzar la figura personal del Caudillo en un momento de especial debilidad. Igual que el de Cameron buscaba acabar –con gran éxito como hemos visto- con la fractura del partido conservador británico. Y es que es una constante habitual en cualquier tipo de consulta que la misma se acaba convirtiendo en una especie de moción de confianza del gobierno, alejada radicalmente de su propósito original. A ello contribuye casi siempre la oposición, pero también a veces el propio gobierno convocante o aquellos políticos disidentes del partido del gobierno que aspiran a liderar sus respectivas formaciones. Cualquier cosa menos atender a lo que se pregunta.

Por cierto, debo ser de un optimista recalcitrante, pues pienso que el referéndum británico sobre la salida de la Unión Europea ha sido una malísima decisión de los ingleses pero nos regala al resto dos posibles beneficios susceptibles de compensan el desafuero:

Por un lado, puede servir de revulsivo al resto de países que todavía creen en el proyecto europeo, a ver si, una vez soltado el lastre de la eterna “singularidad” británica (igual de cansina que las “singularidades” e “identidades” nacionalistas que sufrimos dentro de nuestro país) somos capaces de insuflar algo de vitalidad al proyecto de construcción europea. Igual hasta descubrimos que también corre algo de sangre por las venas de tanto insulso burócrata europeo. Algo de eso me pareció ver en las ardientes palabras que le dedicó Jean-Claude Juncker al ya dimitido líder de Ukip, Nigel Farage en la eurocámara: ¿Por qué está Ud. aquí? (algo por cierto que también podríamos decir en el Congreso de los Diputados a los nacionalistas vascos y catalanes que abogan por la independencia).

Por otro, puede servirnos como ejemplo en España de hasta qué punto levantar muros en el siglo XXI no solo va en contra del sino de los tiempos, sino que lleva directamente al desastre económico y social, a la fractura y al empobrecimiento. El aislamiento es básicamente imposible en el mundo globalizado actual. Creo que viendo a los ingleses a más de uno en nuestro país se le va a pasar la tontería, vamos.

Pero al margen de todo esto lo que asombra (como ya desarrolló Cipolla en su ya mítica teoría sobre las Leyes Fundamentales de la Estupidez Humana) es que después de esto todavía hay personas que siguen diciendo cosas tales como que “no tiene nada de malo preguntar a la gente” (¿pero no han visto en el caso británico los riesgos que tiene?) o que arguyen como máxima inapelable que “también los políticos se equivocan”. Pues claro que también se equivocan, pero desde luego en mucha menor proporción que eso que llaman “la gente”. No porque sean más listos o estén más preparados (que en algún caso lo están) sino simplemente porque tienen más elementos de juicio y un proceso en la toma de decisiones que favorecen una mejor elección.

Sobre este tema ha escrito mucho y bien José María Ruiz Soroa, desmontando la falacia instalada entre nosotros de la superioridad de la democracia directa sobre la democracia indirecta o diferida, esto es la democracia representativa. Como dice en su obra, Encialismo Democrático, “el mito del pueblo que toma él solo decisiones en la plaza pública no es más que eso, un mito. El pueblo él solo no puede formar una voluntad, no puede tomar una decisión, porque le falta el indispensable polo de alteridad que se precisa para ellos, además del espacio, la separación y el tiempo precisos para que el proceso reflexivo-volitivo genere esa voluntad. El pueblo dejado solo en su mismidad instantánea puede generar caprichos, explosiones o aclamaciones pero no voluntad”. Eso por no hablar, como bien dice, “del riesgo real de que los pocos se adueñen de las estructuras de participación (sea las del ámbito público de comunicación o de las estructuras burocráticas de los partidos) de manera que excluyan de la voz a los muchos” (la tiranía de las supuestas mayorías).

En mi experiencia (sobre todo en las redes sociales) me he encontrado no solo con el pensamiento mágico de los amantes de la democracia directa o asamblearia (inasequibles a cualquier contraste con la realidad de las cosas), sino también con un grupo diferente de personas, un poco más críticos con los referéndums, que sostienen que esta forma de gobierno sirve solo para decisiones poco importantes, cuestiones simples o de ámbito local. De esta manera, vienen a decir, se satisface este supuesto anhelo de la gente por participar y se hace una suerte de contención de daños.

Sinceramente, me cuesta creer que un sistema nefasto para la toma de las grandes decisiones sea bueno para las decisiones menos importantes, pues como hemos visto el problema no es solo la eventual complejidad de lo preguntado (el Brexit, por ejemplo, bajo su aparente simpleza, ocultaba una cuestión de enorme trascendencia y dificultad) sino que mucha gente vota movido por otras finalidades que nada tienen que ver con la pregunta en sí formulada, la cual en la mayor parte de las ocasiones ni siquiera es neutra u objetiva (en muchas ocasiones hay, bajo la literalidad de la pregunta, un contexto y subtexto que ninguna persona mínimamente inteligente puede ignorar y que pervierte ya de por sí todo el proceso consultivo).

Pero además me parece paternalista defender que este sistema puede funcionar para cuestiones de ámbito local o menor y no para las cuestiones relevantes, pues es tanto como tratar a la gente como menor de edad, cuando lo que hay que hacer es simplemente asumir que el sistema es en sí mismo inferior a la democracia representativa y solo válido para muy concretos momentos en que es necesario legitimar socialmente un nuevo poder constituido, en los cuales es la ciudadanía misma (el pueblo) la que ejerce su función de poder constituyente, normalmente mediante la promulgación de una constitución. Fuera de estos casos excepcionales, los experimentos con gaseosa por favor.

La Unión Europea, en funciones y sin guion
Manuel Muela www.vozpopuli.com 7 Julio 2016

Conforme se van enfriando los discursos y la propaganda que rodearon al referéndum inglés, se va cayendo en la cuenta de dos cosas importantes: la primera es que existían causas sociales, políticas y económicas que hacían posible lo sucedido, y la segunda, que en las instituciones europeas nadie se había tomado la molestia de prever esa posibilidad y, como consecuencia de ello, el mastodonte burocrático de la Unión ha sufrido un shock del que aún no ha salido. Desde mi punto de vista, tardará en salir, si es que sale, porque los países centrales de la organización europea, Italia, Francia y Alemania, tienen desafíos electorales a la vista, lo que les llevará a preocuparse de sus asuntos domésticos, dejando aparcada cualquier iniciativa para superar el trance. La verdad es que los diferentes brochazos de inconformismo con la UE, y el del brexit ha sido el mayor por ahora, son las piezas de un cuadro sin terminar, cuya imagen final debería preocupar a todos aquellos que se obstinan en ignorar el estado de las opiniones públicas ante lo que, a juicio de sectores numerosos de ellas, supone un retroceso en la vida de sus naciones.

Dudas sobre una mayor integración
Creo que aquellos que esperan las buenas nuevas fraguadas alrededor de un modelo diferente al actual, con mayores dosis de integración, pueden armarse de paciencia y empezar a preocuparse más por el hecho de que una maquinaria burocrática en funciones y ayuna de dirección nos sorprenda con la aplicación del reglamento a palo seco, sin medir las consecuencias de ello. Ese sí es un peligro cierto como se demostró en las crisis irresueltas de Ucrania y de Grecia. Por eso conviene estar atentos a la historia de las multas a España y Portugal no vaya a ser que, si finalmente se materializan, provoquen una zapatiesta de consecuencias imprevistas.

Por otra parte, el desarrollo gris de la Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de la semana pasada confirma, a mi juicio, que el zarpazo inglés ha situado a todos frente a las consecuencias de unas políticas que lo han hecho posible y que, mientras eso no cambie, continuaremos bajando peldaños de la escalera de un edificio que, en su día, suscitó la admiración y la ilusión de millones de europeos y que hoy se ha convertido en una caricatura, con algunos trazos siniestros, que está poniendo en peligro los equilibrios sociales y políticos del Continente. Tampoco Inglaterra va a tener fácil la digestión de lo acontecido, entre otras cosas, porque gran parte de sus élites dirigentes no contaban con ello, empezando por el Premier Cameron, pero, a diferencia de la UE, disponen de soberanía y de resortes para galvanizar a la nación en el desafío de buscar un porvenir mejor. Para ello, los dos partidos políticos tradicionales, el Conservador y el Laborista, deberán recuperar la unidad perdida y, si lo consiguen, estarán en condiciones de mantener la iniciativa en las negociaciones de la retirada de la UE, teniendo en cuenta la falta de guion y la heterogeneidad de intereses en el seno de ésta.

La vieja expresión de que “nadie mata sin quedar herido” es perfectamente aplicable a lo ocurrido en estas semanas y está por ver cómo nuestro Continente se enfrenta a esa desasosegante realidad. Por el momento, el encefalograma es bastante plano, más allá de algunas declaraciones aisladas teñidas de preocupación y de prudencia por parte de los gobernantes alemanes. Da la impresión de que estos son los únicos que han acusado el golpe y por eso su primera tarea será llevar al ánimo de los demás socios que el esquema con el que se ha funcionado hasta ahora no va a ser posible mantenerlo en el futuro. Ahora bien, la cuestión por definir es cómo sería el nuevo, cuyo objetivo inicial debería centrarse en enmendar errores y restablecer las seguridades e ilusiones en las opiniones públicas de los diferentes países de la Unión. No es tarea fácil porque se ha puesto demasiada carne en el asador con los credos de la globalización y del capitalismo financiero, aunque los males resultantes de no hacerlo ya están a la vista y nos advierten, elección tras elección, que hay cada vez más huevos de serpiente sembrados a lo largo y ancho de la Unión, que podrían alumbrar situaciones indeseables para la mayoría.

El entendimiento de Inglaterra y Alemania, la opción previsible
Tanto la UE como Inglaterra han quedado en funciones, cosa que no es ningún drama como venimos comprobando felizmente los españoles, ya que podría transformarse en algo positivo, si se reflexionara sobre por qué hemos llegado a eso, rectificando los abundantes errores cometidos. El guion seguido para superar la crisis ha causado efectos perversos para el bienestar y la seguridad de los europeos, amenazando no sólo la estabilidad de los gobiernos sino el modelo democrático y representativo que antes de los años de plomo de la crisis era motivo de orgullo para el Continente. Ese es, a mi juicio, el verdadero problema y no si los ingleses consiguen más o menos concesiones en su desenganche de la Unión. De momento, por si o por no, las Bolsas de Londres y Fráncfort se han fusionado, lo que indica que la vida sigue, sobre todo la de los mercados financieros.

Al final de este drama singular, no me extrañaría que se recupere para bien el entendimiento entre Inglaterra y Alemania, orillando toda la hojarasca burocrática y regulatoria de la Unión Europea, que ha demostrado ser un instrumento corrosivo para los valores que hicieron posible su nacimiento.

Madrid: el laboratorio de Podemos o el año surrealista de Manuela Carmena
Antonio R. Naranjo esdiario 7 Julio 2016

Se cumple un año de la alcaldesa de Madrid, más recordado por sus contribuciones involuntarias a inspirar una película de Pedro Almodovar que por sus propuestas.

La imagen era del informativo territorial de TVE. Se veía a Celia Mayer, la vanguardista intelectual que perpetra la cultura madrileña con la misma sutileza que un castrador de cerdos vietnamitas, explicando por qué habían girado un escrito a los 21 Distritos de la capital invitándoles a participar en el Día sin Bañador en la red de piscinas públicas.

Frente a ella, con cara de “Ay mi niña”, una embelesada Rita Maestre aprobaba la genial idea, tal vez pensando que ella ya lo había celebrado mucho antes y con mucha más entrega, con aquel célebre topless eclesiástico ya suficientemente condenado. Algo ha mejorado la cosa: no hace tanto lo que defendían era el derecho a enseñar las mamas en una capilla; ahora ya se conforman con invitar, si ustedes quieren, a orear el níspero en un espacio polideportivo.

Con esta propuesta se cumple un año de Carmena en la alcaldía, más recordado por sus contribuciones involuntarias a inspirar una película de Pedro Almodóvar que por sus propuestas para solventar los problemas por los que cobra unos emolumentos no menores: olvídense de aquello de que Pabli y sus amigos iban a cobrar sólo el triple del SMI, promesa tan boba como bobo es el que vota creyendo que iba en serio o, peor aún, exigiendo que sea en serio.

Cabalgatas, empresarios chinos y una capital entre basura
En doce meses se ha convertido la cabalgata de Reyes en un ensayo del Orgullo Gay; el Orgullo Gay en un botellón comercial ajeno a la pelea de tantos Zerolos y contraproducente a efectos del necesario avance social de la causa; se ha ahogado a un pez llamado Wanda como emblema de un urbanismo alternativo parecido al de un niño jugando al Lego y se ha logrado invertir la tendencia natural del desempleo en Madrid, por primera vez superior al del resto de la región.

Algo han hecho bien: nos hemos reído mucho, y nada indica que se hayan acabado las tardes de gloria. Esto acaba de empezar, y resulta de lo más divertido constatar que el único avance del que realmente pueden presumir es una herencia de su odiada Botella: sí, Madrid ha reducido la deuda, en perfecto cumplimiento del presupuesto de 2015 aprobado por la predecesora de doña Carmen.

Madrid está sucia, hay quien dice incluso haber visto a ratas y cucarachas vomitando desbordadas por el exceso de mierda, y culturalmente la anunciada primavera aperturista no ha pasado de dar la nota con unos titiriteros y de cambiarle el nombre a lo que ya se hacía desde la noche de los tiempos en involuntario homenaje al Gatopardo.

El emblema de los "alcaldes del cambio"
El intento de crear una especie de Policía de barrio, tan Orwell como todo Podemos, disipa las risas y lanza una inquietante pregunta al aire: ya contábamos con la incompetencia de un Gobierno que cumple estrictamente el aforismo de Machado sobre España –“De cada diez cabezas, una piensa y nueve embisten”- y ya descontábamos tanto episodio hilarante a cuento de una visión infantil de la vida tan válida para un instituto como sonrojante en un Ayuntamiento.

Pero viendo a Carmena, por mucha tropa que llevara detrás con honrosas excepciones como Inés Sabanés, cabía al menos la esperanza de que los alucines ideológicos y las tentaciones liberticidas inherentes al paleocomunismo encontraran en la entrañable superabuela un freno, algo así como el de aquel Yoda de una entrega de Star Wars que nos sorprendía a todos cambiando los achaques de la edad por un soltura juvenil con la espada láser cuando llegaba el momento de partir el bacalao con los malos.

Pero no. Aunque al Gobierno le moleste, la propuesta de crear delegados de barrio es un inquietante primer paso para lograr el ansiado paraíso ensayado por algunos de los peores dirigentes del planeta: acabar con el sistema anunciando que en adelante se va a encargar de todo “el pueblo”. Y el pueblo, al final, siempre es uno de ellos. Uno.

El único consuelo para Carmena es que no está sola. En Cádiz, Barcelona, Alcalá de Henares, Zaragoza o Santiago; hay otros gobiernos con distintas mezclas pero similares ingredientes –Podemos y un PSOE a la deriva- capaces de discutirle a Madrid la candidatura a ciudad más desnortada de España.

Y nada indica que ninguno de los aspirantes esté dispuesto a ceder en tan peculiar carrera hacia el ridículo.

Bruselas afirma que España no tomó medidas efectivas para reducir el déficit y abre la vía a una posible multa
Los comisarios de la Comisión Europea han adoptado esta decisión por procedimiento escrito, asegurando que el veredicto para Portugal es idéntico
EFE Bruselas ABC 7 Julio 2016

La Comisión Europea (CE) dictaminó hoy que España «no ha tomado medidas efectivas» para reducir el déficit, con lo que se abre la vía a una posible multa.

Los comisarios de la CE han adoptado esta decisión sobre la situación presupuestaria de España por procedimiento escrito, según dijeron a Efe fuentes europeas, que agregaron que la decisión sobre Portugal es idéntica. España tenía que situar este año el déficit por debajo del 3% del PIB, pero en 2015 se desvío hasta el 5,1% -si se cuenta la ayuda financiera a la banca- y se alejó definitivamente de poder situar el déficit en el 2,8% en 2016.

Portugal tenía que hacerlo en 2015 pero cerró el ejercicio con un 4,4% del PIB, incluido el impacto fiscal por el rescate de Banif. El vicepresidente de la CE para el Euro y el Diálogo Social, Valdis Dombrovskis, y el comisario europeo de Asuntos Económicos y Financieros, Pierre Moscovici, presentarán la decisión formalmente a las 14:00 GMT en una rueda de prensa en Bruselas, indicó por su parte el portavoz comunitario Margaritis Schinas.

El procedimiento por escrito formar parte del proceso decisorio de la Comisión y se ha producido tras el primer debate mantenido en el colegio de comisarios el martes en Estrasburgo, donde está reunido esta semana el pleno de la Eurocámara.

Los embajadores de los países ante la UE, el Coreper, han tomado nota de la decisión de la Comisión y confirmado que será abordada en la reunión del Ecofin que se celebra el próximo martes 12, aunque antes será tratada mañana a nivel técnico por el Comité Económico y Financiero, confirmaron fuentes diplomáticas y comunitarias a Efe.

Si los ministros deciden que efectivamente España no ha tomado medidas eficaces para cumplir sus objetivos de reducción del déficit, la Comisión tiene 20 días para recomendar al Consejo en otra decisión una multa, que en el peor de los casos puede ascender a casi 2.200 millones de euros, (el 0,2 % del PIB) y suponer la suspensión de parte de los fondos estructurales europeos.

Dombrovskis dijo el miércoles una comparecencia en la Eurocámara que la Comisión tendrá en cuenta los esfuerzos hechos por España en los últimos años, y reiteró -al igual que ya lo hiciera Moscovici- que se aplicarán las reglas de disciplina fiscal «con inteligencia».

La decisión será considerada adoptada salvo que los países miembros decidan por mayoría cualificada rechazar la recomendación de la CE en un plazo de 10 días. También puede el Consejo, por mayoría cualificada, enmendar la recomendación de la multa. Ésta a su vez puede, en base a «circunstancias económicas excepcionales» o tras «una solicitud razonada» por parte de España presentada en un plazo de 10 días reducir el monto de la multa o cancelarla incluso.

El informe que tumba las mentiras económicas de Ahora Madrid y Manuela Carmena
Isabel de Dios esdiario 7 Julio 2016

Que calladito se lo tenía el equipo de gobierno del Ayuntamiento de Madrid. El documento echa por tierra uno de los discursos que más perplejidad provocaron en las filas de PP y Ciudadanos.

Manuela Carmena se cuela este jueves en los titulares de actualidad, más allá del día sin bañador en las piscinas municipales. En Libertad Digital Diego Sánchez de la Cruz desvela el informe de Hacienda que tumba las mentiras de Ahora Madrid para evitar bajar la plusvalía municipal. La rebaja propuesta por el PP supone un ahorro medio de 2.000 euros por contribuyente. Libre Mercado adelantó en exclusiva que los informes de la Agencia Tributaria desmontan los datos empleados por el gobierno de Carmena para negarse a bajar la "plusvalía municipal". El edil de Economía y Hacienda del Ayuntamiento de Madrid, Carlos Sánchez Mato, había afirmado en el Pleno Municipal que la propuesta de bonificar este gravamen al 95% no era "rigurosa" porque suponía un coste de hasta 500 millones de euros. PP y Cs reaccionaron entonces, denunciando que el concejal estaba inflando las cifras de manera desorbitada.

Antonio R. Naranjo en ESdiario habla de "Madrid: el laboratorio de Podemos o el año surrealista de Manuela Carmena. La alcaldesa de Madrid cumple su primer año de mandato, más recordado por sus contribuciones involuntarias a inspirar una película de Pedro Almódovar que por sus propuestas para solucionar los problemas de sus vecinos".

En OK Diario Fernán González publica que "Carmena sube de forma encubierta un 15% las tarifas de los polideportivos. La apuesta de Ahora Madrid era bajar los precios de los polideportivos hasta un 60% pero, para sorpresa de muchos madrileños, en los centros deportivos anuncian que el abono que pagaban en septiembre deja de incluir la actividad que venían realizando y la tendrán que pagar aparte. La decisión política ya ha sido comunicada a los polideportivos mediante un escrito".

Siguen las quinielas de los pactos a pleno rendimiento
Javier Ruiz de Vergara habla en ESdiario de "la “alarmante amenaza” por la que el PNV se inclina esta vez por “asociarse” con Rajoy. El líder del PP sigue su ronda de contactos bajo la premisa de que “nada es lo que parece” y que sus posibles aliados han puesto sobre la mesa una posición “de máximos”. Pero, con cautelas, es optimista".

Federico Castaño en VozPópuli escribe que "Ciudadanos, PNV y CC exigen al PSOE que deje el paripé y acabe con el bloqueo político. Cada vez más fuerzas políticas se han sumado por separado a la estrategia de Mariano Rajoy de achicar el espacio al PSOE para que obstaculice su investidura. La presión sobre Pedro Sánchez no para de crecer".

En El Español, Daniel Basteiro y Ana I. Gracia señalan que "Rajoy blanquea a ERC en la Moncloa y el PSOE activa el pacto a la balear para investir a Sánchez. ERC anuncia en Moncloa la proclamación de la república catalana. Mientras, en el PSOE crecen las voces que piden a Sánchez que dé el paso".

Entre estas voces está, según Público, la de Felipe González, que pide al PSOE que no impida un Gobierno de Rajoy: "El expresidente considera que el PSOE debe ahora "ocupar su sitio en una oposición responsable" y centrarse en "reconstruir su propio proyecto".

Ibon Uría en Infolibre aventura "las fórmulas de abstención que se barajan en el PSOE en privado. La dirección del partido insiste en que votará en contra de la investidura del líder del PP, pero varios socialistas han sugerido vías para permitir la reelección de Rajoy y evitar unas terceras elecciones".

Fernando Jáuregui va más allá en Diario Crítico y se burla de las peregrinas opciones: "Y aquí llega otro disparate más: se escuchan voces en el PSOE (y en otras formaciones) que insinúan que algunos diputados socialistas podrían ausentarse en día de la votación 'in extremis' (allá por octubre, ya digo) de una investidura de Rajoy, permitiéndole así, mediante esta añagaza, tener la mayoría que le posibilite para formar Gobierno. Con todo descaro se habla de que los 'ausentes' del grupo socialista podrían ponerse súbitamente enfermos, ir al baño o simplemente irse a tomar un café. Así, no sería este grupo el que se abstuviese en su totalidad, sino apenas un puñado de escaños, los necesarios para completar la mayoría de Rajoy en ese momento en la Cámara. Ni siquiera me molestaré en criticar más, por inmoral y cobarde, el dislate".

En El Diario Irene Castro asegura que Sánchez rechaza la invitación de Iglesias para que intente la investidura: "Pedro Sánchez dio un paso al frente y Pablo Iglesias votó con el PP, y gracias a eso Rajoy está empoderado", aseguran fuentes socialistas. El líder de Unidos Podemos y otros dirigentes de la coalición aseguran que estudiarían apoyar al candidato del PSOE "si diera un paso adelante".

Por su parte, Juanma Romero señala en El Confidencial que "Sánchez guarda silencio ante la apuesta de algunos barones de que intente la investidura. El líder socialista pulsa la opinión de los jefes territoriales y solo hará pública su hoja de ruta el sábado ante el comité federal. Francina Armengol y Miquel Iceta abren la espita del debate interno".

En la cama con un Estado terrorista
Jonathan S. Tobin Libertad Digital 7 Julio 2016

Si se juzga el acuerdo por su efecto moderador sobre el régimen iraní, el acuerdo nuclear ya debe ser juzgado como un fracaso.

Transcurridos varios meses de su entrada en vigor, el acuerdo nuclear con Irán parece funcionar perfectamente; para Irán y para las empresas occidentales que se unieron a la fiebre del oro de Teherán, claro. Se está volviendo a enviar petróleo iraní a los puertos europeos, mientras que las compañías occidentales están haciendo todo lo posible por satisfacer las necesidades del régimen islamista, con la esperanza de ganar un buen dinero con las transacciones. Aunque las leyes de EEUU (que el presidente Obama no tiene poder para derogar) siguen impidiendo que las empresas estadounidenses participen de esa bonanza, las exenciones garantizadas a Boeing en el pacto han dado como fruto un contrato para proveer a Irán de aviones comerciales y otros bienes y servicios.

Pero si se juzga el acuerdo por su efecto moderador sobre el régimen iraní, ya debe ser juzgado como un fracaso.

El New York Times informaba el 29 de junio de que el líder supremo de Irán, el ayatolá Alí Jamenei, ha purgado al jefe del Ejército iraní. Firaz Shiruzabadi era jefe del Estado Mayor del Ejército iraní desde 1989. Ahora ha sido sustituido por uno de sus adjuntos, Mohamed Bagueri. El nuevo jefe es el antiguo vicedirector de inteligencia y operaciones de los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria de Irán. Los CGRI son la fuerza que se encuentra detrás del trono en Irán. Además, el oscuro grupo militar/de seguridad dirige a la red terrorista de Irán en el extranjero.

El hecho de que se coloque a un agente de los CGRI al frente del Ejército no puede considerarse un detalle sin relevancia, aunque se podría aducir que las diferencias entre el Ejército y los CGRI son de matiz. El ascenso de Bagueri es una señal más de que Irán sigue siendo el Estado terrorista que ha sido desde la revolución islámica de 1979. Es un indicio de que Irán sigue empeñado en su búsqueda de la hegemonía regional y en la guerra contra Israel y los Estados árabes moderados, así como en intentar mantener a Bashar Asad en el poder en Siria.

Situar a los CGRI en esa posición de fuerza también afecta a los intentos de la Administración norteamericana de ampliar sus vínculos económicos con el régimen iraní. El problema del acuerdo de Boeing con Irán es que la organización terrorista controla algunas de las empresas con las que Boeing está haciendo negocios. Pero si ahora el Ejército también queda conectado de esta forma con los terroristas internacionales, la creencia del presidente Obama de que el objetivo de Irán es "llevarse bien con el mundo" resulta absurda.

La realidad del Irán post-acuerdo nuclear es la de un régimen que es mucho más radical que nunca, que tiene como empleados a actores clave decididos a evitar cualquier acercamiento significativo a Occidente. Aunque Teherán esté encantada de hacer negocios con las empresas occidentales que puedan ayudarla, se trata del mismo régimen que sigue siendo el principal patrocinador estatal del terrorismo. No es solo Boeing quien se ha metido en la cama con terroristas: lo mismo se puede decir de quienes están esperando que todos esos nuevos vínculos comerciales cambien la naturaleza de un régimen terrorista.

© Revista El Medio - Commentary
Jonathan S. Tobin, editor jefe online de la revista Commentary.


******************* Sección "bilingüe" ***********************

Cataluña: la corrupción como hecho diferencial
Editorial Libertad Digital 7 Julio 2016

Todo es una conspiración del Estado español. Y si cuela, cuela. Y de paso que también cuele lo de la regeneración separatista con ese 'Nou Partit' al que ni siquiera se han atrevido a poner un nombre definitorio...

En Cataluña, como en el resto de España, la corrupción es endémica. El hecho diferencial estriba en que mientras los concejales, diputados o ministros poco claros (el dimitido José Manuel Soria, por ejemplo) que no participan en la política catalana del procés aguantan, y con razón, la del pulpo, los corruptos separatistas gozan de la presunción mediática y progresista de que se persiguen sus ideas en vez de sus delitos.

Nada más lejos de la realidad. Sus ideas son alentadas por su propios medios de comunicación y por quienes desde la derecha y la izquierda anteponen la nación a una poltrona oficial. Al tiempo, sus delitos se atribuyen a la cloacas del Estado. Los encargados de hacer llegar este mensaje del separatismo a Mariano Rajoy han sido Gabriel Rufián y Joan Tardà, de ERC, tal es el nivel de la delegación separatista en Madrid. Su gesta ha consistido en entregar al presidente en funciones un lápiz USB con las conversaciones entre su ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, y el exdirector de la Oficina Antifraude catalana, Daniel de Alfonso. Un delirio documental en toda regla que no puede ocultar el hecho de que los fiscales anticorrupción de Madrid y Barcelona, el titular del Juzgado de Primera Instancia de El Vendrell (Tarragona) y la Guardia Civil investigan una nueva derivada del tres por ciento que salpica directamente al molt honorable Puigdemont.

ERC parece empeñada en salvar a toda costa a Convergencia, a pesar de la acumulación de indicios sobre la degradación corrupta de sus líderes morales y sus herederos formales. Los resultados de las elecciones generales en el Principado muestran a las claras cómo CDC se precipita hacia la insignificancia, mientras ERC ocupa su lugar. Sin embargo, Oriol Junqueras sostiene a Puigdemont como si fuera un guiñol de guante, como si también hubiera participado en el método 3% y tendido la ropa puertas adentro.

Es obvio que el proceso separatista es una huida hacia delante ante la magnitud del delito, que las pruebas sobre el pago de comisiones forman un expediente cada día más inabarcable, que CDC era una máquina recaudatoria basada en su control de la Generalidad y de centenares de ayuntamientos. Que ERC defienda a la Convergencia del tres por ciento sólo puede responder al hecho de que también tenga mucho que tapar. Montserrat Gasull, exconcejala de ERC en Torredembarra y denunciante de los hechos que han provocado la detención de la mano derecha de Puigdemont, le explicó la historia de los contratos a dedo y sin control a Junqueras y este pasó de todo, igual que Mas y Puigdemont.

En Cataluña, la mordida institucional es del tres por ciento mínimo, la transparencia es una broma que estuvo en manos de la señora de un detenido, no dimite nadie y nadie da explicaciones. Todo es una conspiración del Estado español. Y si cuela, cuela. Y de paso que también cuele lo de la regeneración separatista con ese Nou Partit al que ni siquiera se han atrevido a poner un nombre definitorio...

Puigdemont, uno de los nuestros
Pablo Planas Libertad Digital 7 Julio 2016

El 'capo di tutti capi' y su 'consigliere' no tenían dudas sobre Puigdemont cuando le invistieron hombre de paja para satisfacer a la CUP.

En la retórica ditirámbica separatista, Carles Puigdemont es un mirlo blanco, un extraño caso de auténtico patriota de los que piden café amb llet aquí y en Guandong y que no se apea del burro de pedir la carta en catalán en todos los restaurantes a los que acude para comprobar que se cumplen las normas sociolingüísticas de la Generalidad. Puigdemont es un depurado espécimen político del pujolismo, un joven cacique gerundense que responde al arquetipo carlista y que en lugar de toparse con las autoridades franquistas se topó con su mujer, la rumana Marcela Topor, en un festival de teatro en Gerona cuando era el gran ganga cultureta municipal y pagano, vía pueblo, del sarao veraniego.

Como en el caso de Lluís Llach, los antecedentes familiares de Puigdemont son de camisa vieja, azul y postinera, el yugo y las flechas por blasón, tararí, tarará... Nada que objetar, faltaría más. No se puede elegir a los padres. Sólo que resulta un tanto indigesto que un sujeto que siempre ha estado al lado del poder y la fuerza oscura nos dé lecciones casi diarias de democracia, libertad, justicia, transparencia y buen rollo. Pero no es su herencia genética, si la hubiere, lo que distorsiona las clases de ética de Puigdemont, sino su, como mínimo, complicidad y connivencia con el timo generalizado del tres por ciento, obra magna del Padrino Pujol.

Hasta seis contratos había firmado el alcalde Puigdemont con la consultora Efial, un chiringuito paraconvergente con trato preferente con las administraciones del partido de Pujol, Mas y Puigdemont. La acumulación de pruebas es abrumadora. Eifal era la administración local paralela de Convergencia, que se saltaba o untaba a interventores y secretarios municipales para privatizar y poner en manos del partido cuanto servicio municipal quedara al alcance de su afán de rapiña.

El capo di tutti capi y su consigliere no tenían dudas sobre Puigdemont cuando le invistieron hombre de paja para satisfacer a la CUP. Como en la película de Scorsese, se trataba de uno de los nuestros, un testa di ferro sin manías a la hora de sacar la pluma a pasear. O sea, en lo de firmar lo que a uno le pongan por delante.

Ya no está tan claro que Puigdemont sea fiel a Mas y por tanto a Pujol padre. El tipo a veces parece Tony Montana (Al Pacino) en la Scarface de Brian de Palma. Que va a su bola, vamos. Ahora bien, el marrón actual es cosa suya. El detenido estrella es Josep Manel Bassols, el estratega electoral que le aupó a la Alcaldía de Gerona en 2011 tras décadas de poder de los Nadal. El Puigdi de la Pastelería Puigdemont del municipio Amer, último reducto del Tigre del Maestrazgo, estaba en tratos con la consultora. El caos municipal en Cataluña es colosal y Puigdemont estaba en el secreto procedimental de la pasta desde los dos lados, primero como beneficiario y luego como repartidor.

Como era previsible, Convergencia dice que todo es mentira, que Mortadelo Fernández Díaz (hasta el lunes el ministro del Interior más torpe de la historia) es el autor intelectual nada menos que de la detención del consejero áulico del president, el antedicho Bassols. ¿Bassols? Sí, hombre, un exalcalde convergente de Anglès, en Gerona, metido a empresario. ¿Quién? El marido de Núria Bassols, exmagistrada del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) y comisionada de la Transparencia cuando Mas era presidente de la Generalidad.

Lo de la corrupción en el PP y en el PSOE es tremendo, alucinante y escandaloso, tenga o no tenga efecto electoral. Pero lo del nacionalismo catalán no se queda atrás. Este fin de semana se disuelve oficialmente Convergencia y se funda un Nou Partit, la cloaca de los comisionistas. Mas, Puigdemont y el espíritu del clan Pujol son sus tres cimientos, el tres por ciento.

El Constitucional anula la Agencia Tributaria catalana
El pleno de tribunal adoptó la decisión por unanimidad.
Efe Madrid, La Voz 7 Julio 2016

El Tribunal Constitucional ha declarado inconstitucional la Agencia Tributaria catalana en un fallo adoptado por la unanimidad del pleno del tribunal de garantías que se notificará en los próximos días y que acepta el recurso del Gobierno central contra este organismo.

El TC suspendió en septiembre de 2015 la Ley de la Agencia Tributaria de Cataluña al admitir a trámite el recurso que presentó contra ella el Gobierno, basado en que la norma catalana integra a los funcionarios de la agencia en cuerpos dependientes de la Generalitat. Ahora, ha resuelto sobre el fondo del asunto a favor de los argumentos del Ejecutivo central.

El fallo aún no ha sido notificado y sus fundamentos jurídicos no han sido aún expresados en una sentencia. El recurso del Gobierno basaba sus argumentos en que la norma catalana integra a los funcionarios de la agencia en cuerpos dependientes de la Generalitat.

El artículo 4 de la ley impugnada prevé la «integración voluntaria» de estos funcionarios en los cuerpos superiores de inspectores tributarios y técnicos de gestión de la Generalidad de Cataluña. El Gobierno considera que ese precepto vulnera el derecho al acceso en condiciones de igualdad a la función pública previsto en la Constitución y el estatuto del trabajador.

El recurso ahora aceptado argumentaba que la ley vulnera el derecho fundamental «por el que los ciudadanos de toda la nación tienen derecho a acceder en condiciones de igualdad a las funciones y cargos públicos con los requisitos que señalen las leyes».

Asimismo, argumentaba que la norma vulneraba el artículo 103.3 de la Constitución que establece el acceso a la función pública «de acuerdo con los principios de mérito y capacidad», así como los artículos 55 y siguientes del Estatuto Básico del Empleado Público, «relativos al acceso al empleo público y la adquisición de la relación de servicio».

El verdadero motivo de la bochornosa actitud de Portet más allá de la lengua
El Aguijón esdiario 7 Julio 2016

Al polémico músico inquisitorial le han llovido las criticas por su feo gesto con el camarero que no le entendió en catalán. Pero detrás hay mucho más que un sentimiento independentista.

La información es poder, y en la era de las telecomunicaciones, el manejo de las Redes Sociales es básico como medio de control de las fuentes de creación de noticias.

Esta semana nos hemos despertado con una denuncia pública de Quimi Portet. El “reconocido” músico catalán, aprovechaba Twitter para ridiculizar en público a un camarero de Balearia que osó responder con un “hablo cuatro idiomas, pero no entiendo el catalán”.

Portet, minutos después, usó la red de los 140 caracteres para exigir a la naviera responsabilidades por la actitud del empleado, publicando en el medio una foto del condenado, sin juicio, sometiéndolo a vejación popular.

Hasta ahí, todo más o menos normal. El problema surge cuando Balearia contesta afirmando que tomará medidas oportunas contra el camarero del “café amb llet” (café con leche).

Detrás de esta vergonzosa respuesta se encuentra Pilar Boix, reconocida activista independentista catalana, quien, unas horas después, suspendía su cuenta en Twitter. ¿Tirón de orejas o huida cobarde?

Al final, la acusación cobarde del músico catalán se convertía en tiro por la culata en las RRSS, el Hashtag #BoicotABalearia se convirtió en TT nacional y varios medios de información se hicieron eco de la vergonzosa noticia, con el consecuente perjuicio para la empresa.

Reconocidos intelectuales catalanistas actuaron como alimañas en busca de presa indefensa. Gabriel Rufián, usaba su cuenta institucional para apoyar públicamente al comisario Portet.

El Embajador de Cataluña en Bruselas, quien cobra un sueldo pagado con los impuestos de los españoles, también usó Twitter para mofarse del camarero de Balearia, y para eso aprovechó el aspecto físico del trabajador proyectado en la fotografía de Portet.

Detrás de toda la campaña, se esconde el aire de superioridad moral de la izquierda soberanista, que busca el escarnio público de un empleado de una empresa privada.

Abel Matutes Jr., en un ejercicio de responsabilidad y coherencia, afirmó que la empresa no cederá a chantajes y que estará al 100% con su trabajador

Manolo García, en una entrevista concedida hace unos años, apuntaba al excesivo empeño de Portet en la producción en catalán como principal responsable de la desaparición de la mítica formación, una pista importante sobre la controvertida ideología del músico.

García, evolucionó exitosamente en su carrera profesional, curiosamente, Quimi Portet quedó anclado en la primera formación musical, Los Burros.

Hoy, aquellos que no pintan canas y que jamás habían escuchado hablar de Portet, lo conocen, y no por su música precisamente, sino por su dudosa catadura moral.

 


Recortes de Prensa   Página Inicial