AGLI Recortes de Prensa   Jueves 21  Julio  2016

De fantasmas y votos.
Vicente A. C. M. Periodista Digital 21 Julio 2016

Albert Rivera ha sufrido lo que vulgarmente se conoce como “un ataque de cuernos” y el responsable es nada menos que el anodino Presidente de Gobierno en funciones que ha sorprendido a propios y a extraños con sus discretísimas conversaciones con el, hasta ahora, enconado enemigo de España, el partido de Artur Mas, de Homs, de Puigdemont, o sea el CDC adalid del plan secesionista en Cataluña e impulsor de la insumisión y de la declaración unilateral de independencia. Así que, con el rebote lógico por ser el último en enterarse, ha advertido al PP que su apoyo en forma de abstención a la investidura puede cambiar a un rotundo NO en el caso de que el PP incorpore en sus pactos a los secesionistas de CDC y PNV. Lo que muchos han considerado “una jugada maestra” de Rajoy, equivalente a la de su renuncia a ser investido en la pasada mini legislatura, puede hacer volverse las cañas en lanzas y perder cualquier posibilidad de ser investido. Demasiado riesgo que no debería asumir.

La alternativa ya no pasa solo por convencer a CIUDADANOS de que modifique la abstención por un apoyo positivo puntual que favorezca la investidura forzando la abstención del PSOE o parte de sus diputados ausentes de modo oportuno en el momento de la votación. Volvemos a la casilla de salida y se deben urgentemente retomar las conversaciones con el PSOE y convencer a la opinión pública de que el PP no se va a vender al secesionismo, a aquellos que quieren destruir España y que esas son las mismas líneas rojas que el Comité Federal del PSOE impuso a su candidato Pedro Sánchez y que parece aceptar a regañadientes. Pero desgraciadamente los últimos acontecimientos demuestran que el PP sí que ha sucumbido presa de la desesperación de ver comprometida la investidura.

Es sintomático el que la Fiscalía haya eliminado de los cargos contra Artur Mas el único delito que le imputaban que conllevaba pena de prisión: el de malversación de fondos públicos, con el rebuscado argumento de que esos fondos ya estaban reservados con anterioridad a la prohibición formal del simulacro de referéndum por parte del Tribunal Constitucional. Se obvia que con esa sentencia, el TC anulaba todas las que se hubieran tomado con destino a ese objetivo ilegal, entre ellas esa ilegal dotación de fondos públicos. Tampoco puede ser casualidad el que hayan aparecido diez votos fantasmas para afianzar los cargos de vicepresidencia de CIUDADANOS y del PP en la Mesa del Congreso, ni el que el Parlamento de Cataluña haya dejado temporalmente aparcado el proceso de secesión.

En política se aplica la máxima que se le atribuye a la mujer del Cesar: no basta que sea honesta, sino que además debe parecerlo. Las apariencias son tan importantes como las verdades y tienen mucha mayor influencia. Las infamias y las calumnias son más fáciles de expandir y muy difíciles de justificar su falsedad. Siempre quedará el poso de la duda. Así que el PP haría bien en aprender de las historias de Plutarco y no provocar gratuitamente la desconfianza del que hoy por hoy es su único valedor. Ha bastado un simple gesto en una votación que se tenía asegurada, para sembrar de dudas y de reproches una relación en fase preliminar de afianzamiento y que puede saltar por los aires.

Hay demasiado en juego como para jugar con la endeblez de unos apoyos condicionados y basados en una relación franca y sin engaños. Aquí no caben ni “jugadas maestras”, ni ser el más espabilado, el “listillo de turno” que minusvalora a su partenaire con una prepotencia impropia de quien tiene mucho que perder.

No se puede jugar con las cosas serias, algo que Mariano Rajoy no se cansa de repetir. Sería cuestión de que se aplique el cuento y deje de jugar al estratega listillo. Hablar catalán en la intimidad, como en su día dijo Azanar, es tan peregrino e increíble como su supuesta defensa de la Unidad de España. Sus acciones durante la décima legislatura, fueron una infame sucesión de cesiones al chantaje de los secesionistas con la aportación descontrolada de fondos públicos para tapar los agujeros de la pésima gestión de gobierno de la Generalidad embarcada en su "proceso" de secesión, con una ERC radicalizada, una CUP desquiciada y una CiU rota por la deriva radical separatista de CDC, esa a la que ahora galantea el PP sin pudor ni vergüenza.

¡Que pasen un buen día! Si son capaces de seguir soportando esta chusma de políticos que tenemos en España.

Rajoy juega con fuego si hace concesiones a los separatistas
EDITORIAL El Mundo 21 Julio 2016

La sorprendente abstención de diez diputados nacionalistas en la elección de la Mesa del Congreso, que facilitó la presidencia de Ana Pastor, ha revolucionado las conversaciones para una posible investidura de Mariano Rajoy por la presencia entre los abstencionistas de parlamentarios del Partit Demócrata Catalán -antigua Convergència-, formación que ha echado un pulso al Estado por su deriva independentista.

El portavoz de los nacionalistas catalanes, Francesc Homs, ha sido muy cáustico al responder por las razones que motivaron ese voto y no ha reconocido la existencia de un acuerdo entre partidos, pero su homónimo del Grupo Popular, Rafael Hernando, fue muy claro al manifestar en la noche del martes en la Cope que se trata de un «acuerdo puntual con PNV, Coalición Canaria y Convergència». A cambio de este apoyo el PP estaría dispuesto a que CDC contara con un grupo parlamentario propio, algo que, según la legislación no tiene derecho. Convegència, que cuenta con ocho diputados, no supera el 5% del voto a nivel nacional ni el 15% en cada una de las circunscripciones en las se presentó.

Habrá que esperar acontecimientos, pero si esto es así, como parece, se trata de un hecho grave que el PP debe explicar y que puede dificultar aún más la investidura de Rajoy. Entendemos la reacción de Ciudadanos, cuyo vicesecretario general, José Manuel Villegas, afirmó ayer que si se confirma la existencia de «un pacto entre el PP y los que quieren romper España» su partido se replantearía la abstención en la segunda votación para la investidura de Rajoy «para volver al no».

Es legítimo que el PP busque acuerdos con otras fuerzas políticas para conseguir la presidencia del Gobierno, pero no lo es que para ello haga concesiones a partidos que han hecho de la ruptura de España su único objetivo en la política. Sin ir más lejos, CDC forma parte de la coalición Junts pel Sí que esta misma semana aprobó en el Parlamento catalán, forzado por la CUP que se vale de su debilidad electoral, la creación de un «mecanismo unilateral» que aprobara «la desconexión con la legalidad del Estado español a través de la aprobación de las leyes» en el Parlanment.

Es la misma CDC que aprobó en el Parlament en 2015 la Ley de Medidas Fiscales y Financieras que contempla la creación de «estructuras de Estado». Una norma que acaba de ser anulada por el Tribunal Constitucional. No se entiende que con estos antecedentes, el PP pueda conceder un grupo parlamentario propio a los nacionalistas catalanes, lo que les daría mayores recursos financieros y, sobre todo, mucha más visibilidad en los debates en el Congreso. ¿Para qué la iba a utilizar quienes quieren romper España?

Hay que recordar también que Artur Mas y Francesc Homs -con quien negocia directamente el PP en Madrid- están imputados por desobediencia y prevaricación al organizar la consulta del 9-N de 2014 cuando había sido suspendida por el Tribunal Constitucional. El PP, además, tendría que explicar a la opinión pública por qué criticó al PSOE hace apenas unos meses, cuando este partido prestó senadores a CiU para que pudiera conformar un grupo propio en la Cámara Alta.

Este movimiento popular tampoco se entiende en el ámbito de la estrategia de cara a la investidura de Rajoy. En primer lugar, puede cambiar el clima de entendimiento con Ciudadanos, un partido clave para que Rajoy pueda seguir ocupando el Palacio de La Moncloa. Después, porque quita presión al PSOE ante la investidura. Sánchez ha empujado al PP a «buscar acuerdos con la derecha nacionalista», que concederían a Rajoy la mayoría para ser investido y evitarían así a los socialistas la abstención para formar Gobierno.

Pero más allá de la estrategia política coyuntural, el PP se juega perder su discurso sobre la unidad de España si hace concesiones a Convergència sin conseguir que ésta abandone sus postulados separatistas.

Acto de fuerza
ARCADI ESPADA El Mundo 21 Julio 2016

C's se queja del apoyo de los nacionalistas catalanes a la presidenta del Congreso. Yo también. Es una injuria al Estado que los que trabajan abiertamente por su destrucción participen en la toma de decisiones institucionales. La conducta nacionalista no supone novedad. Les importa un pimiento que sea Pastor o López. Su interés por uno u otro, por la presidencia del Congreso, y por el propio Congreso es nulo. Han venido a este mundo a cobrar y alargan la mano en cuanto ven la oportunidad. Hasta que no rectifiquen su compromiso con la ilegalidad los nacionalistas deben ser políticamente aislados.

C's tiene razón; aunque tendría mucha más si hubiese ofrecido al Pp un pacto como el que ofreció al Psoe, que incluyera, además, su entrada en el gobierno. La gran novedad de la política española es que hay ya una bisagra parlamentaria que no es nacionalista. Habría sido interesante lubricarla desde el primer momento. Entre otras razones porque así el Psoe se habría enfrentado radicalmente a sus contradicciones.

Parte de los votos que ha recibido Pastor son indeseables. ¿Pero qué pasa con los que recibió López? ¿Acaso no dijo la alcaldesa Colau, con la que el Psc gobierna en Barcelona, que solo cumplirá las leyes que le parezcan justas? ¿Alguien se tomaría el trabajo ímprobo, contaminante, de distinguir entre la ruralidad de Francesc Homs o la de Diego Cañamero?

La responsabilidad del pacto con los nacionalistas es la del presidente Rajoy, que sigue sin entender lo que pasa en Cataluña y hasta qué punto el viejo pactismo quedó destruido el 9 de noviembre. Sin embargo, pedro sánchez castejón es el cooperador necesario. Dados los resultados electorales, el presidente debió ser pactado entre Pp y Psoe, como entre Pp y Psoe debería pactarse, al nivel que fuese, la investidura y la formación de un nuevo gobierno.

Aunque no lo parezca, la elección de Pastor es un episodio más del grave bloqueo político español. Un bloqueo cuya única causa profunda es el camino de sedición emprendido por el gobierno de la Generalidad. El nacionalismo catalán no volverá a la senda de la ley si no es por un acto de fuerza sostenido en el tiempo. Y no será la fuerza de los legendarios tanques, Diagonal arriba, sino la de los anodinos y cruciales votos, proporcional y racionalmente empleada por los partidos constitucionales.

Subastan las Cortes
ANTONIO LUCAS El Mundo 21 Julio 2016

Como decíamos ayer, hace un calor magnífico y en Las Cortes comienzan las alianzas. Para que Ana Pastor sea presidenta del Congreso hizo falta un puñado de votos secretos que vienen del nacionalismo. Es decir, el PP buscó a su enemigo para poner en marcha su estrategia. Antes, unos dos meses antes, quien se acercase a los nacionalistas era un verdugo de esta España nuestra y sólo quería despojarnos de los solares y la bandera. Las cosas cambian. Es otra modalidad acrobática de política sin pueblo. O sea: hacer lo que me salga de los huevos.

Alguna vez dijimos en este mismo hueco que el asunto catalán (y el otro, y el de más allá) es un problema de transferencias bancarias. Después está lo de la patria y sus abstracciones de despensa para cuando no hay nada que echar de comer a los periódicos. Casi nadie deduce ahora, después de la permuta de votos al PP por parte de sus renovados socios, que España se desintegra. O engañaron antes o mienten ahora. Quiero decir, de todos los apocalipsis sobre el asunto esta parece la ocasión más indiferente y tranquila. Es julio, el calor asfixia y hasta las ganas de reír se evaporan. Lo nítido es que alguien se va a enriquecer con esos 10 votejos. La transparencia, Dios, la transparencia (Juan Ramón Jiménez).

El pacto que más se lleva ahora es el de silencio (algunos dicen "nauseabundo"). Contábamos con él, pero no tan descarado y tempranero. La operación permanencia le puede salir cara a Rajoy. El precio es el desprestigio, pero eso no le importa a nadie. El presidente en funciones es un hombre convencido de que sólo lo relativo desemboca en lo absoluto. Así empieza esta legislatura flotante con el préstamo que ellos no habrían consentido a los de enfrente. Más que una alianza, en el Congreso se ha perpetrado una subasta. Las Cortes también se tasan.

La democracia sigue funcionando como un juego de prendas. Fijándose en cosas mucho más importantes, Junichiro Tanizaki escribió un hermoso ensayo con un título para tener cerca: El elogio de la sombra. Por ahí va la moda.

Retorciendo la Ley
CARLOS SEGOVIA El Mundo 21 Julio 2016

Los españoles están obligados a pagar los impuestos, pero si la Ley no especifica que deben pagar «todos y cada uno» de ellos, entonces es legal dejar de tributar por alguno. ¿Hay alguien que defienda este engendro de interpretación de la Ley General Tributaria? Afortunadamente, no. Por eso es tan asombroso que algo similar esté perpetrando la Mesa del Congreso de los Diputados, teórica guardiana del cumplimiento de las leyes. El plan es retorcer el reglamento para ayudar a Convergència a formar grupo parlamentario propio y concederle así tres millones de euros públicos en la legislatura.

El artículo 23 del Reglamento del Congreso establece que solo podrán formar grupo parlamentario propio -y, por tanto, recibir subvenciones- los partidos que, en las últimas elecciones, hayan conseguido «al menos, el 15% de los votos correspondientes a las circunscripciones en que hubieren presentado candidatura».

El partido de Artur Mas ha conseguido ocho escaños, pero no el 15% en las circunscripciones catalanas en las que se presentaba. Superó ese umbral en Girona y Lleida, con un 25% y un 22,6%, respectivamente, pero apenas llegó al 12,26% en Barcelona -la provincia más poblada y clave- y al 13,72% en Tarragona.

Da igual. El cabeza de lista, Francesc Homs, defiende que como el reglamento no especifica el 15% «en todas y cada una de las circunscripciones», él saca una media de porcentajes que llega al 17,97% y caso cerrado. Cuenta para ello con el apoyo, por distintos motivos, de nada menos que PP, PSOE y Podemos, mayoritarios en la Mesa.

Es cierto que hay numerosos precedentes de hacer la vista gorda. Sin ir más lejos, al PNV le falta nada menos que un 40% de escaños para conseguir grupo propio en el Senado, pero el PP confirmó ayer que le ayudará en otro escándalo paralelo.

Es importante que se produzca un deshielo y se reanude el diálogo entre los partidos estatales y los soberanistas, pero no puede hacerse burlando la ley. Si no es adecuada la norma, cámbiese cuando proceda, pero la Mesa del Congreso tiene que dar ejemplo aplicando estrictamente las reglas de juego vigentes.

Formar grupo propio tiene consecuencias políticas, puesto que ofrece un altavoz al partido beneficiario que prácticamente le equipara con los partidos que le sacan decenas de escaños. En el caso de Convergència, es, encima, un megáfono para difundir en las Cortes la necesidad de romper España.

En cuanto a las consecuencias económicas, pueden ser incluso constitutivas de delito contra la Hacienda pública, como defiende el ex presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Manuel Conthe. Formar grupo parlamentario da derecho a subvención por envío gratuito de propaganda electoral, lo que para Convergència supone 950.000 euros, según los últimos informes del Tribunal de Cuentas. Además, ese estatus asegura al partido nacionalista catalán otros 500.000 euros anuales de subvención, lo que suma en total tres millones en la legislatura en la cesta de Convergència, deteriorada por los embargos judiciales derivados de los casos de corrupción.

Si ningún ciudadano puede aspirar a recibir subvenciones sin tener derecho a ellas, es aberrante que se retuerza la ley para partidos políticos en la mismísima sede de la soberanía nacional.

Las consecuencias de un PIB sobrestimado
Juan Laborda www.vozpopuli.com 21 Julio 2016

El 4 de julio un grupo de profesores y economistas independientes presentamos un análisis, reforzado por otro complementario publicado el 12 de julio, que nos llevó a la conclusión, bastante prudente, que el PIB real del reino de España sería al menos un 18,7% menor de lo informado por las fuentes oficiales. En ambos casos la metodología era la misma, comparar la evolución del PIB por subsectores con la de otros indicadores económicos del mismo subsector, si bien en el segundo análisis nos preocupamos de buscar indicadores alternativos en aquellos subsectores que no abarcaba ni el índice de servicios ni el de industria. Estos análisis serán complementados con otros desde el lado de la demanda y de las rentas.

Han sido muy numerosas las muestras de agradecimiento y apoyo que hemos recibido por parte de ciudadanos, quiénes nos han animado a profundizar en este hecho tan relevante y que tanto les preocupa. Por ello, creemos necesario explicar a todos ellos las consecuencias que, a nuestro juicio, tiene para un país el presentar un dato sobrestimado del PIB.

Déficit Público desbocado. Según nuestro análisis, el déficit público real del año 2015 habría sido el 6,6% del PIB, en lugar del 5,1% presentado por el gobierno. Las consecuencias son muy graves, ya que en primer lugar el “agujero” de las cuentas públicas sería mayor, rondando los sesenta mil millones de euros. En segundo lugar, los esfuerzos para abandonar el estado de Protocolo de Déficit Excesivo, marcado por la Comisión Europea, serían mucho más exigentes, ya que el umbral del 3%, que es el que marca este Protocolo, estaría mucho más lejos. En la actual Unión Europea, los ciudadanos españoles se verían abocados a una oleada de recortes y subidas de impuestos mientras que la clase política dominante y sus satélites económicos mantienen su estatus privilegiado en detrimento de los ciudadanos.

Líderes en Carga Fiscal. Esto es muy sencillo de entender. El gobierno nos dice que nuestra presión fiscal es de las más bajas de Europa (38%). Sin embargo si el PIB es un 18,7% menor, la presión fiscal se convierte en el 47%. Esto quiere decir que, de media, un ciudadano español paga casi la mitad de sus ingresos en impuestos de todo tipo. En resumen, cobramos salarios modestos, pero pagamos impuestos como los países más ricos. ¿Para qué?, pues muy sencillo, para mantener el estatus privilegiado de ciertas élites extractivas. Nos dicen que generamos más riqueza de la real para después expoliarnos vía impuestos. Tampoco olvidemos que una presión fiscal muy elevada provoca una situación de inestabilidad e incentiva a la picaresca que agrava el problema de la evasión y fraude fiscal.

Deuda pública insostenible, dificultad de financiación y riesgo de bancarrota. Si el PIB es un 18,7% menor, entonces la deuda real es un 150% del PIB y la deuda sobre el Protocolo de Déficit Excesivo (recordamos, aplicable a países con un déficit público mayor del 3%) es del 122%. Por lo tanto, el riesgo de país se incrementa, los inversores que nos prestan el dinero mediante inversión en deuda pública lo harán a cambio de mayor interés, el coste de la deuda se dispara, con ello el déficit público y por lo tanto el país se acerca a la suspensión de pagos si no consigue contrarrestar el efecto con ingresos impositivos. El país se convierte en un “zombi”, que sólo puede sobrevivir gracias al “grifo” del Banco Central Europeo (carecemos de soberanía monetaria), que en el caso de que lo corte provocaría el colapso económico y la bancarrota del país, sumiéndolo en una depresión de la que costaría muchos años salir y que se llevaría por delante a millones de ciudadanos.

Pérdida de credibilidad, riesgo de conflictos y pérdida de libertades. Imaginen ustedes que, para conservar un nivel de vida determinado acuden al banco a pedir un préstamo, y con el objeto de facilitar la concesión del mismo, presentan unas cuentas donde sus ingresos figuran muy por encima de los reales dando una imagen de más solvencia. Al cabo de varios plazos de amortización ustedes fallan en sus obligaciones, el banco les investiga y descubre que la realidad era distinta. Imaginen esta situación, pero al nivel de un país miembro de la Unión Europea ante sus socios comunitarios, los cuales deciden expulsarle de la organización o simplemente desconfían por completo de nosotros, y posteriormente los gobernantes de ese país tienen que explicar a sus ciudadanos que la “imagen fiel” del país no era real, que han sido recriminados por sus socios y que se encuentran en una situación de bancarrota. Revisen los libros de historia y estudien las consecuencias de situaciones pasadas como ésta cómo acabaron.

Desde nuestra humilde posición, vamos a seguir trabajando para presentarles datos adicionales para reforzar estas tesis y cumplir nuestro objetivo de abrir un debate que consideramos fundamental para el futuro de nuestro querido país. Como ya dijimos el primer día, una democracia merecedora de tal nombre debe basarse siempre en la transparencia y en ofrecer una imagen lo más próxima a la realidad.
___
Este post ha sido escrito conjuntamente por J. Laborda, J.C. Barba, J.C. Bermejo y R. Centeno

Varapalo de la autoridad fiscal: hay que ajustar otros 5.000 millones para cumplir con Bruselas
Lorenzo Ramírez okdiario 21 Julio 2016

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) ha dado hoy un toque de atención al Ministerio de Hacienda, al considerar que es necesario aprobar medidas de ajuste extraordinarias que reduzcan la brecha fiscal en otros 5.000 millones de euros antes de que finalice el año, para cumplir así el objetivo prometido a las autoridades comunitarias en la última revisión del plan de estabilidad. El Gobierno confía en cerrar 2016 con un déficit público del 3,6% del PIB, pero la AIReF señala que, sin nuevas medidas, la tasa será del 4,1%.

La razón de esta desviación se encuentra principalmente en el despilfarro de las comunidades autónomas y en el descuadre de la caja de la Seguridad Social. La autoridad fiscal critica al departamento que dirige Cristóbal Montoro por su “laxitud” a la hora de meter en cintura a los gobiernos regionales, citando expresamente los casos de Cataluña, Murcia, Comunidad Valenciana, Extremadura, Aragón y Castilla-La Mancha.

Según el informe publicado por la AIReF si Hacienda hubiera actuado con diligencia “la ejecución de los presupuestos autonómicos aprobados habrían permitido alcanzar un déficit inferior al 0,7% del PIB si recortar su nivel de gasto”, pero “la aplicación de la misma propuesta del Ministerio para todas las CCAA ha conducido a que casi todas ellas prevean agotar el margen dado por la flexibilización del déficit, sin que la regla de gasto haya actuado como elemento de contención”.

Además, la institución (creada por exigencia de Bruselas tras la firma del memorando previo al rescate del sector financiero) asegura que “no se han instrumentado los acuerdos de no disponibilidad por parte de las CCAA”, una de las medidas estrellas anunciadas por el Ejecutivo para cumplir su objetivo fiscal. La AIReF critica también que se haya mantenido el salvavidas a los gobiernos regionales (a través del Fondo de Liquidez Autonómico, el FLA), sin que estos hayan aprobado los correspondientes planes de ajuste.

A todo esto se une, que “el superávit registrado en años anteriores por las corporaciones locales se reducirá en 2016”, que “la reforma tributaria está teniendo un impacto negativo” sobre la recaudación y que “no se está materializando la recuperación de precios” que estimaba la AIReF que podría ayudar a cumplir con el citado objetivo del 3,6% del PIB al cierre del año. Todo ello llevará, a su juicio, a un déficit público del 4,1% del PIB en 2016, cinco décimas más de lo prometido por el Gobierno, lo que equivale a unos 5.000 millones de euros.

Sin embargo, la autoridad fiscal considera que el escenario puede ser incluso peor, generando un agujero entre gastos e ingresos públicos en el entorno del 4,7% del PIB, lo que haría necesario un ajuste extraordinario de 9.000 millones de euros respecto al anunciado por el Ejecutivo (incluyendo la última reforma del Impuesto de Sociedades comprometida con Bruselas y por la que España pretende ingresar 6.000 millones extra).

Este deterioro se producirá si no se aplica la citada medida fiscal de forma adecuada y si no se ejecuta de forma correcta el acuerdo de no disponibilidad del Estado, que asciende a 2.000 millones de euros. “En la medida en que la no disponibilidad se aplique al crédito destinado a aportaciones y transferencias a empresas o entidades públicas que se encuentren dentro del perímetro de consolidación, el impacto real en el déficit tan solo se hará efectivo si estas disminuyen sus propios gastos”, indica el organismo.

Más allá del cierre de este año, la AIReF ofrece una serie de recetas al Gobierno para retomar la senda de la disciplina presupuestaria, entre las que destaca la necesidad de obligar a las comunidades autónomas a cumplir sus objetivos bajo la amenaza de retirada del fondo de rescate (el FLA), realizar informes mensuales que se lleven al Congreso sobre la ejecución fiscal y “corregir las diferencias interpretativas y de exigencia” a la hora de determinar la regla de gasto de los gobiernos locales.

Finalmente, el organismo manifiesta la necesidad de “adoptar las decisiones necesarias para garantizar el equilibrio financiero de la Seguridad Social, en el marco de la Comisión del Pacto de Toledo. Y es que el sistema de protección tiene un agujero superior a los 13.000 millones de euros y todo parece apuntar a que cerrará el año con un déficit del 1,6% del PIB, lejos del 1,1 del PIB estimado por el Gobierno. La intención del Ejecutivo es cubrir ese desfase con el superávit de los ayuntamientos, pero el diagnóstico de la AIReF arroja dudas sobre este objetivo

El indepesimismo catalán
Pablo Planas Libertad Digital 21 Julio 2016

El separatismo está cocido en su propia salsa, reducido a jugo, exprimido, esferificado y macerado en el sofá de skay. 2014 era el año.

Fatiga, hastío, bochorno, cefalea y pereza. El separatismo está cocido en su propia salsa, reducido a jugo, exprimido, esferificado y macerado en el sofá de skay. 2014 era el año. Tricentenario de la Guerra de Sucesión y referéndum del 9 de noviembre. No pasó nada. Un año después, las "plebiscitarias" del 27-S, que se llevaron por delante a Artur Mas y dieron todo el poder a los soviets de la tribu de Anna Gabriel. La próxima cita es la Diada, la fecha mágica del 11-S. Pintan bastos.

La Assemblea Nacional Catalana (ANC), el brazo "cívico" del proceso separata, convocó una manifestación delante de la Delegación del Gobierno en Cataluña en plena campaña y con la excusa de la filtración al Público de Roures de las tardes de café, pastas y alucine del ministro de Interior Jorge Fernández con el jefe de la Oficina "Antifrau", el inenarrable Daniel de Alfonso. Sólo medio millar de personas acudió al evento de protesta

Los independentistas que van quedando se refieren a la Delegación como Fort Apache, igual que la película y el programa talibán de televisión de Pablo Iglesias. Favor que le hacen al Estado. Podrían llamar al edificio El Alcázar, pero utilizan el nombre de Fuerte Apache, lo que convierte a Llanos de Luna y sus compinches en John Wayne, Henry Fonda, John Ford y todo el equipo de producción. Poca broma para tan poca madera. Sólo El Álamo rivaliza con ese nombre comansi.

El problema es que Francesc Homs no da para el papel de Cochise, el apache mezcalero que coleccionaba cabelleras tipo Carles Puyol. El apaño de la mesa del Congreso da que pensar que una parte de los tabajaras separatas se ha vendido a cambio de mucha agua de fuego, grupo parlamentario propio y trato vip para los imputados del 9-N, el trío de Mas, Ortega y Rigau y el mismo Homs, cuyo expediente se tramita en el Tribunal Supremo.

El separatismo está en horas bajas, en fase de reflujo, harto de estar harto y de llevarse puesto como un abrigo pesado, incómodo y descosido. La ANC ha detectado la fatiga de los materiales, la obsolescencia programada, el agotamiento de la batería. La imprescindible página "dolçacatalunya.com" se hace eco de un acto de la cuchipanda asamblearia que lleva por título "Contra l'indepessimisme". Además de la escasa afluencia en la manifestación delante Fort Apache contra las maniobras de Fernández Díaz y las cloacas, otro dato planea sobre la ANC. Sólo nueve mil de sus treinta mil asociados participaron en el referéndum para pedir otro referéndum.

No cabe duda de que lo volverán a petar el 11-S con la ayuda de los helicópteros de TV3 y la aplicación para eliminar los abdominales de Cristiano Ronaldo y ponérselos al barrilete Messi. No obstante, puede que sólo sea folklore, como la fiesta de las cervezas y salchichas en Alemania. Indepesimismo es el palabro.

Dimite Hocine Drouchine
El imán que recordó que el extremismo sí existe
Hocine Drouiche, imán de la ciudad francesa de Nimes y candidato para el cargo de Rector de la gran mezquita de París, ha decidido desvincularse de la comunidad musulmana francesa. Muestra su rotundo rechazo a “las instituciones incompetentes que no dejan de repetir que el extremismo no existe”.
A. Mtz-Bordiú Gaceta.es 21 Julio 2016

Hocine Drouiche ha abandonado su cargo como imán de la ciudad francesa de Nimes y como Vicepresidente de la Conferencia de los imanes en Francia debido a que –según sus palabras- “hoy es difícil distinguir entre el Islam y el islamismo”.

Drouiche, que era candidato para el cargo de Rector de la gran mezquita de París ha decidido desvinculares de la comunidad musulmana francesa y abandonar todas sus obligaciones. “Anuncio mi renuncia y mi rechazo a estas instituciones incompetentes que no hacen nada para la paz social y que no dejan de repetir que el extremismo no existe, que es producido por los medios de comunicación”, ha declarado.

Esta información la vierte el diario italiano Il Foglio –traducida en España por Infocatólica- y otros diarios franceses, donde se subraya la valentía del imán frente al resto de predicadores musulmanes residentes en Francia, que continúan ignorando que el odio se ha convertido en el elemento clave del discurso islámico y que no han querido hacer ninguna declaración sobre los atentados perpetrados por el autodenominado Estado Isámico..

“Espero que los imanes de Francia dejen de lado sus reservas negativas y, sobre todo, que no hablen en sus homilías de argumentos que nada tienen que ver con el atentado de Niza. Su función es combatir el odio y el integrismo religioso”, ha defendido el imán.

A contracorriente
No es la primera vez que el imán Hocine Drouiche denuncia el silencio de las instituciones musulmanas frente a la radicalización y el integrismo cada vez más evidentes.

Tras el atentado del pasado 13 de noviembre en París, el ahora ex Vicepresidente de la Conferencia de los imanes en Francia defendía que “nunca se podrá progresar si los musulmanes europeos no se meten en la cabeza que el extremismo se ha convertido en un fenómeno evidente dentro de su propia comunidad”.

Drouiche insistió en que los imanes “deben decir la verdad” y aseguró que “entre los musulmanes no se ha llegado a un compromiso real para encontrar una solución al gran problema de la radicalización y del odio. Espero que los sucesos de París puedan despertar a los musulmanes en Francia, en Italia y en toda Europa para salvar nuestra convivencia y el futuro de nuestras sociedades”.

El letargo de la avestruz
Vicente Baquero Gaceta.es 21 Julio 2016

Se dice que la avestruz es un animal que ante el peligro esconde su cabeza en un agujero, afirmación que nunca me he tomado el trabajo de averiguar si es cierta o no, pero como imagen de esquivar aquello que nos resulta difícil o arriesgado abordar, es perfectamente válida.

En el caso de los dirigentes de Europa, no solo esconden la cabeza como el avestruz del cuento, sino que siguen inmersos en un sueño beatífico de lo que consideran correcto y aceptable, resistiéndose a admitir, ni siquiera a considerar, aquellas realidades que les resultan incómodas o que no coinciden con su visión ideal del mundo. ¿Es por idealismo o solo un aspecto más de la falta de voluntad y energía para enfrentarse con los problemas reales? ¿Acaso un reconocimiento vergonzante de que nuestra sociedad actual europea sería incapaz de enfrentarse a dichos problemas y por ello es preciso ignorarlos a ver si por un milagro desaparecen…?

Hay muchos temas que requerirían una atención, un estudio y unas acciones determinadas, que aunque incómodas y duras, sería necesario plantear y ponerse manos a la obra, pero no me voy aquí a alargar con todos, solamente apuntaré unos hechos, algunos muy recientes, relacionados, en que sería urgente plantearse un cambio de rumbo y unas acciones muy serias si es que queremos buscar una solución que nos evite males mucho mayores.

El reciente “golpe de estado” en Turquía , si es que fue tal, y no una maniobra de una facción fundamentalista para arroparse del poder necesario para derrumbar la actual constitución turca, su carácter laico, la libertad y tolerancia vigentes, hasta este momento al menos, y revertir el proceso que en su día comenzó Mustafá Kemal “Ataturk” para modernizar Turquía, habría que ponerlo en su contexto histórico geográfico, demográfico y las consecuencias que a largo plazo pudiera tener tal maniobra respecto a Europa.

Nadie puede negar que Turquía, de un tiempo a esta parte, ha ido perdiendo muchas de sus características distintivas de estado moderno, frente al resto de países musulmanes, a medida que el partido Islámico AKP se ha ido instalando en el poder apoderándose de las instituciones. Tal deriva se puede explicar en gran medida porque se ha ido imponiendo el criterio democrático occidental a ese país, coincidiendo con la gran emigración del campo, del interior, donde se encuentra la población más retrógrada y religiosa de la península anatólica, y las clases rectores de las capitales y las zonas costeras, más avanzadas en todos los sentidos, han ido perdiendo poder y preponderancia en las instituciones del estado.

Frente a esta resurrección islámica, el gran baluarte defensivo siempre ha sido el ejército, heredero del legado de Mustafá Kemal, al menos ha sido así ha sido hasta hace poco, el que estos hipotéticos golpistas tengan su inspiración, como dice el presidente Erdogan, en las enseñanzas y doctrinas de un clérigo musulmán, su oponente político, pero colega en el celo religioso, es lo que me resulta sorprendente, pues contra quien parece que de verdad se está preparando una purga, al más tradicional estilo de asesinatos en cadena en el serrallo, es contra los que teóricamente representan los sectores más ilustrados y avanzados ideológica y socialmente de la moderna sociedad turca.

¿No será esta la disculpa para barrer los obstáculos institucionales más serios que tendría el propio Erdogan para instalarse en el poder en forma de dictadura islámica? Si esto fuera así, y es muy probable que por uno u otro motivo esa sea la conclusión a la que vaya a llegarse, sea quien sea el responsable, Europa debe replantearse, pero muy en serio, toda su estrategia geopolítica en el Este.

Una Turquía revivida en forma de califato es una amenaza mucha más seria que el DAESH o cualquier califato de opereta que monten tres fanáticos en mitad de Irak o Siria, Turquía es una gran potencia regional, solo equilibrada, histórica y militarmente, en la zona por Irán, desde tiempos inmemoriales, y desde luego esa realidad, haría saltar por los aires todo el equilibrio artificial que hemos montado los europeos en Oriente Medio tras la primera guerra mundial a raíz del tratado de Skyes-Picot.

Quizá conviniera volver a congraciarse con Rusia, cuyos intereses coinciden con los nuestros bastante más que con los de una Turquía islamizada y que tradicionalmente, y que han contrapesado a Turquía en ese área ejerciendo de tapón frente al avance turco estepario, aunque sea a costa de llegar a algún acuerdo en el tema de Ucrania que satisfaga a todas las partes.

Por otro lado quizá conviniera también, visto la abrumadora presencia de musulmanes en Europa y de activistas islámicos entre ellos, replantearse igualmente las condiciones que a la población musulmana en Europa deben exigírsele para que su presencia no lleve a una confrontación directa con las poblaciones europeas, y a aquellos que no acepten las leyes ni las costumbres europeas y sigan manteniendo su fidelidad a la ley islámica la sharia (contraria a todos los ordenamientos jurídicos occidentales) se les invite amablemente a abandonar el territorio europeo.

Suena anacrónico, terrible y desagradable intelectualmente, para cualquier persona civilizada de Europa en el siglo XXI el tener que volver a un planteamiento, guardando las distancias, como el que se vivió en el siglo XVI-XVII. Pero como no somos los únicos actores de esta tragedia humana, los demás también nos pueden marcar las reglas del juego, aunque estas nos obliguen a quebrantar algunos de nuestros principios e ideales y enfrentarnos a problemas y actitudes que creíamos superadas hace mucho tiempo.

Lo que nadie puede negar, salvo que lleve su “optimismo antropológico” a extremos demenciales, es que desde hace unos años estamos asistiendo a un resurgir y a una ofensiva del mundo musulmán frente a Occidente y que o se toman medidas muy serias o estamos condenados a sufrir un acoso cada vez más intenso.

Espero que lo de Turquía tenga una evolución constitucionalmente favorable, y el partido islámico no la convierta en un segundo Irán, no hay que olvidar que es de credo suní, lo que les hace más peligrosos que los shíes persas, de lo contrario, a medio plazo, tendremos un problema que hará palidecer a los que hemos tenido hasta este momento.

La involución del islam
Si en algo puede ponerse de acuerdo todo el mundo, ya sean musulmanes o no, es que la principal amenaza de la humanidad en este nuevo siglo es el terrorismo islamista
Javier Caraballo El Confidencial 21 Julio 2016

El debate se suele zanjar con una simple sucesión de fotografías que deja boquiabierto a cualquiera. Muchas veces, cuando se habla de Turquía, de Egipto o de Marruecos, se buscan en la web algunas imágenes de mujeres en esos países en los años sesenta o setenta y se comparan con las actuales: el resultado es abrumador. A medida que han pasado los años, las fotografías se han ido llenando de velos y de burkas. Las presentadoras de televisión que hace 40 años aparecían sin velo ya no existen. Las estampas de un grupo de mujeres con falda, sentadas en una terraza, ya no existen. Las fotografías de un grupo de alumnos en la puerta de alguna universidad en que solo se apreciaba la juventud, sin signos externos de religiosidad, ya no existen. ¿Tenemos que verlo como un síntoma de normalidad, irrelevante, o la expresión más clara de que el islam involuciona?

Estos días, a raíz de lo ocurrido en Turquía, hay quien acertadamente ha recordado aquello que decía Ortega y Gasset de que conviene esforzarse en ver claro. “No vivimos para pensar, sino al revés: pensamos para lograr pervivir”, sostenía el filósofo español. Y, ciertamente, ese debería ser el principio de toda reflexión sobre el islam de la actualidad.

Como ya ha quedado plasmado en otras ocasiones, lo que nadie debe interpretar es que cualquier crítica que se haga sobre el islam, de la misma forma que las que se puedan realizar sobre otra religión cualquiera, incluida la católica, presupone un desprecio general por el hecho religioso. La religión forma parte de la libertad individual de las personas y como tal derecho fundamental, debe respetarse. Más claro aún: la crítica al islam no conlleva ningún tipo de matiz despreciativo, apártense los islamófobos. La cuestión es que si en algo puede ponerse de acuerdo todo el mundo, ya sean musulmanes o no, es que la principal amenaza de la humanidad en este nuevo siglo es el terrorismo islamista, que ha derivado hacia una nueva guerra mundial, global, porque lo que está en peligro, lo que se ataca, es la civilización, la convivencia y la paz.

A partir de ahí, lo que también ha quedado claro es que para combatir el terrorismo islamista del Estado Islámico, es fundamental que el islam evolucione hacia la normalización de la religión en estados laicos. Ningún país islámico puede profundizar en una verdadera democracia mientras siga imperando la ley islámica. En el siglo VI después de Jesucristo, el arcángel Gabriel se le apareció a Mahoma y le reveló el Corán. Mahoma ejercía el poder político, social y religioso de toda la 'umma', la comunidad de creyentes, como ocurría en otras religiones y culturas que durante siglos y siglos defendían el origen divino de sus reyes, de sus emperadores, de sus zares o de sus faraones. De ese esquema clásico, básico, de la historia de la humanidad, el avance decisivo que se da en la civilización es la separación de Iglesia y Estado. Lo extraordinario, la verdadera anomalía de quienes profesan el islam con respecto a otras religiones, es que, tantos siglos después, lo que impere sea la defensa de la ley religiosa en el Estado. No solo eso, sino que a medida que avanzan los años, existe una clara regresión hacia estados cada vez más supeditados a la ley islámica, la sharía.

La ‘primavera árabe’ ya ofreció signos claros de esa involución que ahora se está redondeando con lo ocurrido en Turquía. Sinceramente, cuando se tuvieron las primeras noticias del golpe de Estado, mi primera reacción inconsciente fue la de contemplar con satisfacción la asonada, porque la deriva más peligrosa de Turquía es, precisamente, la deriva islamista y autoritaria de Erdogán. ¿Acaso no se le ha reconocido siempre al ejército turco su cualidad de garante del laicismo en Turquía, desde los tiempos de Ataturk? Con la represión vivida tras el golpe de Estado, lo único que ha quedado claro es que si Ataturk viviera, estaría entre los encarcelados por Erdogán. ¿Cuál ha sido el verdadero golpe de Estado que se ha vivido en Turquía?

Ninguno de los países occidentales que condenaron el intento de golpe de Estado de los militares turcos ha reaccionado igual, con la misma contundencia, cuando Erdogán proclamó que el golpe era “un regalo de dios para limpiar el ejército”, solo que después lo ha extendido a toda la sociedad, con cerca de 50.000 trabajadores destituidos y 8.000 detenidos entre militares, policías, jueces, fiscales, profesores y civiles, según las cifras que están facilitando algunos medios turcos.

Esforcémonos en ver claro, como decía Ortega: para combatir con eficacia el terrorismo islámico, que es la principal amenaza de la civilización en el siglo XXI, el islam tiene que evolucionar hacia estados libres, democráticos y de derecho que contribuyan a aislar a los fanáticos asesinos y a quienes los amparan. Como ya se ha dicho aquí, el problema no es el islam, pero está en el islam.

El error de diagnóstico más grave de este momento sería que, por la amenaza mayor del Estado Islámico, se comience a tolerar y a respaldar a nuevos dictadores islamistas, que someten a su pueblo con el imperio de la sharía, por el mero hecho de no prestar apoyo formal a los terroristas. La elección no puede ser nunca entre lo malo y lo peor; la aspiración del islam tiene que ser la de avanzar hacia estados democráticos y laicos. La involución que se está fraguando no puede ser nunca la alternativa. Deberían defenderlo así, sobre todo, los millones de hombres y mujeres que profesan en todo el mundo la religión islámica y que son las víctimas principales del fundamentalismo, en todas sus expresiones.

El mito del paraíso andaluz
José María Marco Libertad Digital 21 Julio 2016

El su nuevo trabajo del profesor Darío Fernández-Morera ataca de frente uno de los mitos más arraigados en la imaginación postmoderna, el de la Andalucía tolerante y feliz, la idílica España musulmana donde convivían en armonía moros, judíos y cristianos

El nuevo estudio del profesor Darío Fernández-Morera sobre el mito del paraíso andaluz termina con un breve recuerdo del Greco. El gran pintor, efectivamente, pasó de Creta a Italia y acabó en Toledo, como un recuerdo de la experiencia de otros muchos compatriotas suyos que encontraron en la Cristiandad europea occidental refugio frente a la represión que padecían en su tierra por parte de los musulmanes conquistadores.

Después de su éxito castellano, el Greco cayó en un olvido relativo. Algunos de los que contribuyeron a rescatarlo lo hicieron, mucho después, porque venían buscando en España la esencia de un mundo primitivo que se había salvado, casi por milagro, de la impronta esterilizante de la modernidad. Uno de ellos fue Maurice Barrès, que hizo de la España simbolizada por el Greco uno de los grandes elementos de su muy literaria, y por eso mismo muy eficaz animadversión a todo lo que la modernidad significa: racionalización, igualdad, tolerancia, liberalismo. Así es como el Greco, tan radicalmente cristiano, tan moderno, se encuentra metido en un dispositivo de lectura crítica de la Europa liberal y, más aún, en una recuperación de lo oriental –en este caso, de lo musulmán- interesada antes que nada en acabar con el Occidente moderno.

Por eso la intuición de Fernández-Morera al sacar a relucir el nombre del Greco al final de su estudio es tan brillante. Tirando de ese hilo, se puede reconstruir la historia intelectual de la postmodernidad académica y literaria, deudora –muchas veces sin saberlo- de conceptos creados por los nacionalistas de hace un siglo. Fueron esos mismos nacionalistas los que exaltaron la irracionalidad, la búsqueda de lo auténtico, el concepto de relativismo. También se empeñaron, con gran eficacia –hay que reconocerlo- en demoler la cultura liberal y cristiana propia de Occidente. Aquí hay un trabajo que Darío Fernández-Morera, después de este estudio sobre los mitos de la España andalusí, está bien preparado para realizar.

Darío Fernández-Morera es profesor en la Universidad de Northwestern, en Illinois, Estados Unidos, y es conocido por sus trabajos sobre cultura y literatura española e hispanoamericana. Siempre le han gustado los riesgos, como cuando investigó la obra de Cervantes desde el punto de vista de la teoría económica. Ahora asume uno mayúsculo, al atacar de frente uno de los mitos más arraigados en la imaginación postmoderna, el de la Andalucía tolerante y feliz, la casi idílica España musulmana donde convivían en paz y armonía moros, judíos y cristianos, y que ha sido elevada a la categoría de modelo para nuestra propia cultura. (Hay que reconocer que los nacionalistas, Barrès sin ir más lejos, no llegaban a tanta beatería: lo que les fascinaba era precisamente la brutalidad, la violencia.)

Obviamente, hay numerosos estudios y trabajos que no han participado nunca de esta mistificación. La escuela arabista española sabía y sabe en general muy bien el material con el que estaba tratando (ver a modo de ejemplo los estudios de Felipe Maíllo Salgado, ampliamente citados aquí) y otro tanto ocurría con los franceses (por ejemplo, el muy revelador la vida cotidiana en la Europa medieval bajo dominio musulmán, de Charles-Emmanuel Dufourcq). También ha habido académicos de gran valentía que se han esforzado por aclarar los conceptos, como Serafín Fanjul y Rosa María Rodríguez Magda. En Francia, destacó el estudio de Sylvain Gouguenheim sobre las traducciones del griego realizadas en Occidente, objeto de ataques virulentos y citado con toda intención por Fernández-Morera. Todos ellos han desafiado el establishment universitario, empeñado en convertir la España musulmana, y por extensión el Islam, en un edén multicultural.

El libro de Fernández-Morera no es una historia de la España musulmana. Se organiza por temas y por áreas. Empieza por la España visigótica, de la que apunta –con razón- el alto desarrollo intelectual y cultural, incomparablemente superior al de los invasores musulmanes. Continúa por el hecho mismo de la invasión, en la que el autor acentúa –como es debido- el aspecto de yihad, de guerra santa. Y llega por fin a la situación de judíos y cristianos, minorías toleradas porque sometidas, explotadas y reprimidas. No se olvida la situación de las mujeres, que el autor compara con la de los territorios cristianos, donde tenían una libertad y una autonomía incomparablemente superior. El gusto, tan especial, por el terror y la extensión de la esclavitud son otros elementos bien tratados.

Del mito andalusí queda poco después del repaso. El autor lo realiza teniendo en cuenta un gran aparato bibliográfico y con un recurso intensivo a las fuentes originales. (Por ejemplo, los poemas de exaltación de las decapitaciones masivas de cristianos cobraron hace ya tiempo una nueva actualidad.) Y a esa antología, Fernández-Morera añade otra, que es la de los académicos y periodistas que han cantado las alabanzas del multiculturalismo feliz de la España musulmana. Esta intención, tan claramente polémica, otorga al libro una viveza excepcional. Cuando trata asuntos como el de los mártires de Córdoba –culpables ellos mismos de su martirio, según una bien arraigada interpretación académica progresista- o el de la presunta libertad amorosa vigente en el Islam –que no era más que el reflejo de la sórdida práctica de la esclavitud sexual- el autor estalla en indignación… que no es difícil compartir.

Un libro importante, que estaría bien ver publicado pronto en castellano.
Darío Fernández-Morera. The Myth of Andalusian Paradise, ISI Books, 2016

... La sublevación fue la consecuencia
La Verdad Ofende latribunadelpaisvasco 21 Julio 2016

15 de Julio de 1936. Se mastica la tragedia. España lleva cuatro meses bajo el estado de alarma ordenado por el gobierno marxista del Frente Popular, que mantiene restringidas las garantías constitucionales de libertad de prensa, movimiento, manifestación y asociación.

Esto ocurre en las Cortes. Cito:
“Es la quinta vez que el Gobierno viene a solicitar de organismos parlamentarios la prórroga del estado de alarma, y no deja de ser extraño que, presentada la comunicación el día 14 a las Cortes, se hayan suspendido ese día las sesiones, hurtando al Parlamento la discusión de los motivos, sin otro propósito que sustraer a la publicidad los graves sucesos que están acaeciendo”.

“Si no tiene eficacia suficiente para garantizar los derechos de los ciudadanos, el estado de alarma, resorte normal y legítimo de todos los Gobiernos, se convierte en una facultad abusiva”.

“El señor Casares Quiroga pronunció unas palabras que eran la promesa formal, venían a ser el compromiso solemne, de la eficacia de las medidas que el Gobierno estaba dispuesto a adoptar: “El Gobierno tiene en estudio la posibilidad, incluso, de levantar la censura, permitiendo a los periódicos emitir libremente su opinión; pero, desde luego, tenga Su Señoría la seguridad de que los textos parlamentarios serán respetado”.

“Tanto lo han sido, que cuando ayer un periódico quiso publicar unas palabras muy nobles del señor Calvo Sotelo, la censura ha sido implacable y las ha tachado. Ni el homenaje al muerto, ni el respeto tampoco a la palabra del Presidente, ni a la inviolabilidad de las palabras contenidas en el Diario de Sesiones, la censura ha sido implacable para unos y para otros”.

“Mirad lo que pasa por campos y ciudades. Desde el 16 de junio al 13 de julio, inclusive, se han cometido en España los siguientes actos de violencia, habiendo de tener en cuenta los señores que me escuchan que esta estadística no se refiere más que ha hechos plenamente comprobados y no a rumores que, por desgracia, van teniendo en días sucesivos una completa confirmación”:

“Incendios de iglesias, 10; atropellos y expulsiones de párrocos, 9; robos y confiscaciones, 11; derribos de cruces, 5; muertos, 61; heridos de diferente gravedad, 224; atracos consumados, 17; asaltos e invasiones de fincas, 32; incautaciones y robos, 16; Centros asaltados o incendiados, 10; huelgas generales, 129; bombas, 74; petardos, 58; botellas de líquidos inflamables lanzadas contra personas o casas, 7; incendios, no comprendidos los de las iglesias, 19. Esto en veintisiete días”.

“Al cabo de hallarse cuatro meses en vigor el estado de alarma, con toda clase de resortes el Gobierno en su mano para imponer la autoridad, ¿cuál ha sido la eficacia del estado de alarma? ¿No es esto la confesión más paladina y más clara de que el Gobierno ha fracasado total y absolutamente en la aplicación de los resortes extraordinarios para acabar con el estado de anarquía y subversión en que vive España?”

“Ni el derecho a la vida, ni la libertad de sindicación, ni la libertad de trabajo, ni la inviolabilidad del domicilio han tenido la menor garantía con esta ley excepcional en manos del Gobierno, que, por el contrario, se ha convertido en elemento de persecución contra todos aquellos que no tienen las mismas ideas políticas que los elementos componentes del Frente Popular”.

“Las sentencias de los Jurados Mixtos no se cumplen; el Ministro de la Gobernación puede decir hasta qué punto los gobernadores civiles no le obedecen; los gobernadores civiles pueden decir hasta qué punto los alcaldes no hacen caso de sus indicaciones; los ciudadanos españoles pueden decir cómo en muchos pueblos del Sur existen Comités de huelga, los cuales dan el aval, el permiso, la autorización para que puedan circular por carretera”.

“Diferentes personas de la provincia de Almería han sido detenidas en cinco pueblos del trayecto por otros tantos Comités de huelga, que, a despecho de las órdenes del Ministro de la Gobernación y de los gobernadores civiles, han impedido la circulación de vehículos, les han obligado a pasar por Comités de huelga y Casas del Pueblo para que les den un volante de circulación, que es el mayor padrón de ignominia, fracaso y vergüenza para un Gobierno que tolera, al cabo de cinco meses, que ese estado de cosas continúe en una nación civilizada”.

“Son las propias organizaciones que apoyan al Gobierno las que no quieren o no pueden cumplir las órdenes que emanan de la autoridad. Ahí tenéis los conflictos obreros, que se están ventilando diariamente a tiros entre las organizaciones societarias, aunque la censura no permite que se diga ni una palabra; ahí tenéis esos obreros que han muerto ayer en Cuatro Caminos bajo las balas de otros hermanos de trabajo, que, en plena subversión contra el Gobierno, no acatan las órdenes emanadas de la autoridad. Las obras paradas, los obreros tiroteándose, Madrid abandonado, la autoridad por los suelos”.

“¿Para eso queréis una prórroga del estado de alarma? ¿Para eso queréis unos resortes excepcionales? ¿Qué confianza podemos tener ni las oposiciones ni la opinión pública en lo que vosotros hagáis? Cuando habláis de fascismo no olvidéis, señores del Gobierno y de la mayoría, que en las elecciones del 16 de febrero los fascistas apenas tuvieron unos cuantos miles de votos en España”.

“El miércoles pasado, señores diputados –hace hoy exactamente ocho días–, el señor Calvo Sotelo me llamó aparte, en uno de los pasillos de la Cámara, y me dijo: “Individuos de mi escolta, que no pertenecen ciertamente a la Policía, sino a uno de los Cuerpos armados, han recibido una consigna de que en caso de atentado contra mi persona procuren inhibirse. ¿Qué me aconseja usted?”. “Que hable usted inmediatamente con el Ministro de la Gobernación”. El señor Calvo Sotelo fue a contárselo, el miércoles o el jueves, al señor Ministro de la Gobernación, el cual, según mis noticias tenidas por el señor Calvo Sotelo, dijo que en absoluto de él había emanado ninguna orden de esa naturaleza. Pero el señor Calvo Sotelo tuvo una confidencia exactísima. ¿Quién dio esa orden? ¿Quién dio esa consigna?”

“El señor Ventosa lo sabe, porque yo le comuniqué: “Contra el señor Calvo Sotelo se prepara un atentado". Usted lo sabe; usted y yo somos testigos de que esta advertencia se ha hecho al Gobierno, de que esa amenaza se está cerniendo sobre la cabeza del señor Sotelo”. Y esa amenaza se ha realizado y ese atentado ha tenido lugar”.

“¿Es que no recordamos, aunque las facultades presidenciales, interviniendo oportunamente, quitaran ciertas palabras del Diario de Sesiones, que el señor Galarza, perteneciente a uno de los grupos que apoyan al Gobierno, dijo en el salón de sesiones –yo estaba presente– que contra el señor Calvo Sotelo toda violencia era lícita?”

“Periódicos inspirados por elementos del Gobierno han venido estos días diciendo que se iba a producir ese acontecimiento; que era inminente en la noche pasada, en la que viene; que el observatorio está vigilante; que va a surgir en seguida lo que se teme. Ya se está dibujando la responsabilidad. Y esa noche cae muerto el señor Calvo Sotelo a manos de agentes de la autoridad”.

“¡Ah! Pero hay otra, todavía mayor, si cabe. El señor Calvo Sotelo no ha sido asesinado por unos ciudadanos cualesquiera: el señor Calvo Sotelo ha sido asesinado por agentes de la autoridad.”

--------------------------------
Extractos del discurso de José María Gil Robles, pronunciado en el Congreso de los Diputados el día 15 de julio de 1936 tras ser asesinado el líder de la oposición, Jose Calvo Sotelo. Los asesinos, miembros del PSOE, habían intentado antes secuestrar a Gil Robles para asesinarlo.

El golpe militar era inminente. Tras terminar la sesión y ante la situación descrita, Gil Robles, al igual que muchas otras personas, huye de España. El Gobierno era conocedor de la conspiración, que esperaba desarticular, como ocurrió con la de Sanjurjo en 1932, limpiando así el ejército de militares desafectos al Frente Popular. Franco había advertido por carta al ministro de la guerra, Casares Quiroga, el 23 de abril, del gravísimo riesgo de una inminente involución o revolución. Pero nada se hizo. Tras el asesinato de Calvo Sotelo, decide unirse finalmente al pronunciamiento.

Lo que ocurrió a partir del 17 de julio de 1936, tras la sublevación de la guarnición militar de Marruecos, es historia.

18 de julio de 1936, cuando los republicanos inventaron el bombardeo sobre población civil
Juan E. Pflüger Gaceta.es 21 Julio 2016

Es otra de las barbaridades cometidas por el bando del Frente Popular durante la Guerra Civil. Nadie lo había hecho antes en ninguna parte del Mundo. Ni siquiera durante la Primera Guerra Mundial. Fue el primer bombardeo intencionado sobre población civil, ¡y todavía no había empezado la Guerra Civil! El levantamiento militar llevaba en marcha escasas horas y los aviones republicanos que despegaron del aeródromo de Tablada tenían órdenes claras: descargar 8 bombas sobre la capital del protectorado de Marruecos, Tetuán.

El día anterior habían lanzado tímidos bombardeos sobre los cuarteles sublevados en Ceuta y Larache. Pero esta vez era diferente. En esta ocasión lanzaron ocho proyectiles: tres sobre la sede del Alto Comisionado, que era el centro político del protectorado, y cinco sobre la medina, el barrio árabe de la ciudad que causaron 15 muertos y más de 40 heridos.

El objetivo buscado por los mandos republicanos no era otro que provocar las iras de la población árabe contra los militares, para dificultar el triunfo del levantamiento causando motines de la población. Para ello no tuvieron ningún inconveniente en matar y herir a civiles inocentes, entre ellos, decenas de mujeres y niños.

Los aviones empleados para ello fueron un Douglas DC-2 y un Fokker F-VII, dos aparatos de uso comercial que habían sido reconvertidos en bombarderos en los talleres de Tablada para aprovechar su mayor capacidad de carga para el transporte de proyectiles de más tamaño y más capacidad destructiva.

Pese a que inicialmente consiguieron provocar protestas de la población árabe, la rápida intervención del teniente coronel Juan Luis Beigbeder que logró la colaboración del gran visir Sidi Ahmed el Ganmia. Éste explicó a los musulmanes que el bombardeo había sido realizado por aviones gubernamentales y consiguió que los que protestaban se alistasen en masa en las tropas sublevadas.

Tras este bombardeo, la Fuerza Aérea republicana tomó como costumbre el bombardeo de todas aquellas poblaciones que fueron cayendo en manos del Ejército en su avance desde Sevilla hasta Badajoz. Los meses de Julio y Agosto vivieron más de tres docenas de bombardeos republicanos sobre población civil, con decenas de muertos y cientos de heridos. Pese a que fue una estrategia inicialmente propia del bando republicano, sus publicistas, con la guerra más avanzada, no dudaron en acusar de esta práctica a los nacionales repitiendo mitos como el de Guernica de manera incansable. Con ello lograron que se olvidaran que estos ataques sobre población civil fueron una invención suya.

España incumple su propia ley y la deuda no bajará del 60% del PIB hasta 2035
La Ley de Estabilidad Presupuestaria es papel mojado. Eso es lo que estima la Autoridad Fiscal en relación al nivel de deuda. La AIReF prevé que no baje del 60% hasta 2035
El Confidencial 21 Julio 2016

La disposición transitoria primera de la Ley de Estabilidad Presupuestaria lo dice con claridad: “En 2020 deberán cumplirse los límites establecidos en los artículos 11 y 13 de esta Ley”. ¿Y qué es lo que dicen esos artículos? Pues ni más ni menos que el volumen de deuda pública “no podrá superar el 60% del PIB o el que se establezca por la normativa europea”.

¿Cumplirá España ese mandato legal? La AIReF, la Autoridad Fiscal Independiente, lo niega de forma rotunda. Es más, considera que el cumplimiento del artículo 13, es decir, situar en el 60% el nivel de deuda, no se logrará “hasta el año 2035”. Por lo tanto, 15 años después de lo previsto por una ley aprobada al principio de la legislatura de Mariano Rajoy y que, por entonces, se consideró la clave de bóveda de la sostenibilidad presupuestaria junto a la reforma del artículo 135 de la Constitución, pactada en su día entre el PSOE de Rodríguez Zapatero y el Partido Popular. De esos 60 puntos de PIB, 13 puntos corresponden a las comunidades autónomas, prácticamente la mitad respecto de su nivel actual.

Hoy, aquello es papel mojado. Y de hecho, como sostiene la Autoridad Fiscal, la deuda pública en circulación continuará creciendo, también en 2016. En concreto, la AIReF considera que este año el endeudamiento público subirá hasta representar el 99,5% del PIB. Por lo tanto, por encima del 99,1% incluido hace apenas unos meses por el Gobierno en la actualización del Programa de Estabilidad. Y ya lejos del 98,5% que el propio Ministerio de Hacienda consideró probable en un acuerdo de Consejo de Ministros de 201

Esa previsión de la Autoridad Fiscal es, incluso, conservadora, si se tiene en cuenta la evolución más reciente del déficit público, que sugiere un claro incumplimiento de la senda pactada con Bruselas. La AIReF ve como muy probable que el déficit presupuestario (la diferencia entre ingresos y gastos) se coloque este año dentro de una horquilla situada entre el 4,1% y el 4,7% del PIB (frente al 3,6% previsto por el Gobierno). Eso quiere decir que si la deuda se sitúa en la parte alta de la horquilla, el endeudamiento público se colocará por encima del 100% del PIB.

El organismo que preside José Luis Escrivá va más allá y recuerda que la Ley de Estabilidad obliga a que cuando la economía alcance una tasa de crecimiento real de, al menos, el 2%, la ratio de deuda pública “debería reducirse anualmente, como mínimo, un 2% del PIB”. Sin embargo, sostiene, se prevé que la ratio de deuda sobre PIB registre una reducción acumulada durante todo el periodo de apenas cinco puntos porcentuales del PIB, situándose el nivel de deuda en 2020 cerca del 94% del PIB (34 puntos más que lo legalmente permitido). La conclusión de la AIReF es que esta senda “no permite” la consecución de dicho objetivo en el plazo fijado (2020), dada la distancia respecto del objetivo del 60%.

La barrera psicológica del 100%

El Gobierno ha puesto todo el empeño -desde luego, en términos diplomáticos- en evitar que la deuda supere la barrera psicológica del 100% del PIB. Y, de hecho, es uno de los argumentos que esgrime en las alegaciones que ha enviado a Bruselas para evitar que España sea sancionada por incumplir la senda de reducción del déficit pactada en 2013 con la Comisión Europea. Es más, el Ejecutivo sacaba pecho ante Bruselas de que en 2015, por primera vez desde la Gran Recesión, la deuda había bajado respecto del PIB.

La tramitación de la sanción está, en cualquier caso, en marcha. Y es probable que la Comisión Europea haga públicas sus intenciones el próximo miércoles, si bien es posible que la congelación de los fondos estructurales -unos 60 programas- tenga que esperar hasta después del verano, toda vez que el Parlamento europeo también tiene voz en este asunto.

El empeoramiento de la ratio de deuda hay que vincularlo parcialmente a la evolución de la inflación. O, mejor dicho, al hecho de que el IPC (principal componente de la inflación) continúa hundido en tasas negativas, como argumentó el Gobierno ante Bruselas en sus alegaciones.

Como sostiene la AIReF, las previsiones de inflación observadas en el primer semestre han supuesto “constantes sorpresas negativas” (tasa media anual del -0,8% en los primeros seis meses del año), lastradas principalmente por la moderación en la inflación subyacente (sin energía y alimentos no elaborados), ya que no se aprecian bajadas adicionales de los precios del petróleo. Y al compararse el nivel de deuda con el PIB nominal, dice la AIReF, las dificultades para reducir la ratio “son mayores”. La baja inflación afecta sobre todo a las bases imponibles, tanto a las impositivas como a las cotizaciones sociales.

Los servicios técnicos del Ministerio de Economía, en concreto, estiman que la necesidad de financiación de las administraciones públicas habría sido aproximadamente 0,7 puntos del PIB inferior en 2015 (el déficit público), si la inflación observada hubiera coincidido con las previsiones trianuales de la Comisión Europea publicadas en 2013 (año en que el Consejo de la UE fijó el objetivo del 4,2% del PIB para 2015).


******************* Sección "bilingüe" ***********************


 


Recortes de Prensa   Página Inicial