AGLI Recortes de Prensa   Sábado 10  Septiembre  2016

SIN COMPLEJOS
Bieito Rubido ABC 10 Septiembre 2016

Ante el nacionalismo independentista e insolidario faltan en España pensamiento y voces que le hagan frente de manera desacomplejada. Ahí radica gran parte del problema. Los nacionalistas quieren romper el país de todos y para ello osan decir todas las barbaridades que quieren y se dejan pasar por buenas sin que nadie las rebata. En ese pecado de inhibición y cobardía estamos todos: políticos, intelectuales, jueces y periodistas. Es cierto que las opiniones no delinquen, pero también es cierto que la misma libertad que ampara a los sediciosos nos cobija a quienes creemos lo contrario. Y es llegado el tiempo en que debemos alzar nuestra voz para hacer frente, en el democrático y civilizado terreno de las ideas, a quienes quieren terminar con la hermosa realidad de la nación española. Frente a la permanente impostura moral del independentismo están el Estado de Derecho y la racionalidad. Con tal respaldo se debe hacer frente sin complejos a tanta iniquidad.

La infernal máquina de desempleo y pobreza que nadie quiere parar

Javier Benegas y Juan M. Blanco vozpopuli.com 10 Septiembre 2016

Aunque es el bloqueo político lo que copa los titulares de los diarios, hay otro bloqueo mucho más dramático y terriblemente costoso, cuyo origen no se remonta siete meses atrás sino décadas.

El pasado verano, dos ingenieros reconvertidos en empresarios se lamentaban amargamente de las enormes dificultades que entrañaba poner en marcha un negocio en España. Habían sido advertidos del horror de iniciar cualquier actividad empresarial algo más sofisticada que la apertura de un bar de barrio, pero jamás imaginaron el infierno en el que se iban a introducir. “Es de locos –se lamentaba uno de ellos–. Hemos gastado un dineral sólo en cumplir trámites administrativos. Y aún no hemos resuelto ni la mitad”. Y entonces empezó a sudar imaginando el papeleo que vendría después, la selva en la que se internarían cuando quisieran distribuir sus productos en 17 autonomías con normativas discordantes. A su socio sólo se le ocurrió rebajarle la tensión arterial recurriendo al refranero: “Tranquilo, fulano. Cuando lleguemos a ese puente ya lo cruzaremos”… Pero en España no hay puentes. Quien se atreva a cruzar al otro lado debe hacerlo a nado. ¿Se acabarán ahogando nuestros dos amigos, como muchos otros antes que ellos? Lo veremos más adelante. Pero, por ahora, este episodio sirve para suscitar varios interrogantes ¿Por qué existen tantas trabas al establecimiento de empresas, a la actividad económica creadora de empleo? ¿Se trata de ignorancia o quizá de mala fe por parte de los gobernantes? ¿Cómo resolver el problema?

La corrupción: el secreto a voces del abuso administrativo
Un caso africano sucedido hace pocos años puede aportar algunas respuestas. Dennis era un empresario inglés que intentó abrir una fábrica de refrescos en Tanzania. Previamente había calculado los costes de producción y distribución concluyendo que podría vender bebidas gaseosas a precios mucho más económicos que la filial de una multinacional que copaba aquel mercado. Y estaba en lo cierto pero... había pasado por alto un detalle crucial. Las leyes que regulaban allí la actividad industrial eran anormalmente complejas y enrevesadas, obligando a realizar infinidad de larguísimos y penosos trámites que, misteriosamente, nunca se resolvían.

Dennis descubrió que, según se adentraba en aquella jungla administrativa, las mordidas eran cada vez más sustanciosas

Con el tiempo, Dennis descubrió que los expedientes sólo progresaban si, en cada escalón, sobornaba a los burócratas de turno. Pero también que, según se adentraba en aquella jungla administrativa, las mordidas eran cada vez más sustanciosas. Desesperado, decidió apelar directamente al gobierno. Y logró ser recibido por el ministro de industria. Animado, pensó que por fin vería la luz al final del túnel, pues estaba seguro de convencerlo con el sólido argumento de la creación de empleo en una zona especialmente deprimida. Sin embargo, lo único que obtuvo del encuentro fue un consejo: que contratara a un abogado mejor. Desconcertado, Dennis sólo acertó a preguntar al ministro si conocía algún letrado especializado. Y éste le respondió: “Yo mismo puedo llevarle el caso: soy un estupendo abogado”.

Hace décadas, los economistas aún pensaban que la corrupción era un mal menor. Una reacción de la sociedad para superar las trabas a la actividad económica. Aunque autoridades bienintencionadas, pero torpes e ignorantes, impusieran regulaciones muy restrictivas y perjudiciales, los sobornos conseguían una aplicación mucho más laxa de las normas y la agilización de los trámites, permitiendo la apertura de nuevas empresas y la creación de empleo. Así pues, aunque la corrupción fuera moralmente inaceptable, tenía una contrapartida: engrasaba la maquinaria de la economía.

Esta ingenua visión cambió radicalmente cuando se comprobó que las regulaciones extraordinariamente complejas, y necesariamente contradictorias entre sí, no surgían de manera inocente, sino que eran establecidas por los propios gobernantes para crear zonas de sombra donde proliferasen las oportunidades de enriquecimiento ilícito. Su objetivo era, pues, restringir la libre competencia generando una compleja maraña normativa, de manera que sólo unas pocas empresas acapararan el mercado y obtuviesen pingües beneficios que compartían con los políticos a través de pagos ilegales. Los requisitos y normas debían ser lo suficientemente complejos como para permitir a las autoridades decidir arbitrariamente. Por tanto, los Estados donde existen más dificultades para abrir empresas, suelen ser también los más corruptos; y a mayor cantidad y complejidad de leyes y normativas, mayor es la corrupción.

Un problema perfectamente identificado…
En efecto, el exceso de normas favorece la discrecionalidad en las decisiones públicas. Así, las autoridades pueden, en la práctica, decidir interesadamente a quienes otorgan un privilegio mientras, en apariencia, cumplen las reglas. A la hora de conceder una licencia, un permiso para operar en un sector o una contrata pública, la Administración encontrará en todos los casos alguna argucia legal para favorecer a los “amigos” y, a la vez, algún requisito que no cumplan las empresas o particulares que deben quedar excluidos.

La experiencia de Dennis es llamativa pero no extraordinaria. Sobre el papel era fácil mejorar el precio final de los refrescos, pero en su ingenuidad pasó por alto costes fundamentales: los relativos a sobornos, mordidas y comisiones. En este ejemplo, el coste de la hiperregulación, y de la consiguiente corrupción, acababa recayendo sobre los consumidores del país africano en forma de sobreprecio. Sin embargo, otros tipos de corrupción, como los relacionados con la licitación de obra pública, trasladan la carga al contribuyente en forma de sobrecostes. En uno y otro caso, es el ciudadano corriente, al comprar o pagar impuestos, quien se empobrece. Pero también infinidad de empresarios que o bien no pueden abrir su negocio o bien se ven impedidos para prosperar y crecer. Una cadena de sucesos que desemboca en el desempleo, en un endeble tejido económico de empresas minúsculas y en la abundancia de contratos precarios.

No es ya que siguieran sin poder vender una rosquilla, es que ni siquiera tenían permiso para enchufar la fotocopiadora a la red eléctrica

Pero regresemos a nuestros valientes empresarios. Después de meses de trámites, de cumplimentar innumerables papeles y gastar grandes cantidades de dinero, no es ya que siguieran sin poder vender una rosquilla, es que ni siquiera tenían permiso para enchufar la fotocopiadora a la red eléctrica. Impertérritas, las Administraciones no aflojaban el lazo, como si prefirieran verles ahorcados antes que creando puestos de trabajo. Como contraste, en otros países de nuestro entorno ya habían abierto, durante ese tiempo, dos establecimientos. Y no porque las administraciones de esos países no vigilaran celosamente el cumplimiento estricto de la normativa sino porque allí era mucho más clara y sencilla.

…que no interesa solucionar
Aunque es el bloqueo político lo que copa los titulares de los diarios, hay otro bloqueo mucho más dramático y terriblemente costoso, cuyo origen no se remonta siete meses atrás sino décadas: es el bloqueo a la creación de riqueza. Así, año tras año, España aparece en los últimos lugares del informe Doing Bussiness del Banco Mundial, que mide la facilidad para llevar a cabo la actividad económica según países.

El caso de estos dos ingenieros es uno más en esa lista interminable de empresarios que se estrellan contra las murallas administrativas que erigen el Gobierno Nacional, las Comunidades Autónomas y los Municipios. Muros que no sólo impiden el paso a empresas más o menos sofisticadas, sino también a negocios tan convencionales como puede ser un taller de reparación de automóviles, cuya apertura requiere una maraña de prolijos y costosos trámites, hasta el punto de que pueden suponer un 35% del total del capital desembolsado, incluida la compra de todo lo necesario para poder reparar algún que otro automóvil.

Ante este formidable problema, verdadero nudo gordiano de una economía secularmente frágil, con un desempleo estructural disparatado, el acuerdo que firmaron PP y Ciudadanos es una aciaga señal de lo que nos espera, otro duro revés a la esperanza de que algo mejore en el futuro, pues en lugar de proponer sin ambages la radical simplificación de la legislación, in claris non fit interpretatio, se dedican a proponer más leyes para resolver los problemas que crearon las anteriores. ¡Y también más organismos para reconducir el funcionamiento perverso de los ya existentes! Es decir, añadir más burocracia y más burócratas para vigilar a la burocracia y a los burócratas actuales, en un círculo vicioso que acaba en el infinito.

Para colmo, el documento señala con un lenguaje indescifrable que pretende "mejorar la financiación pública de sectores estratégicos a través de la creación de fondos de inversión públicos de match-funding que coinviertan con capital especializado (siguiendo el ejemplo del exitoso programa Yozma en Israel), mejorando los programas existentes (Fondos Invierte, ICO, CDTI, SEPIDES, etc.). Y establecer un Programa de Fomento del Capital Semilla (inspirado en el exitoso Seed Enterprise Investement Scheme británico) que favorezca el desarrollo de StartUps en España. Se recuperará la deducción previa por la remuneración mediante “stock options” para las StartUps y se ampliarán los beneficios fiscales en el IRPF para los inversores de proximidad. También, impulsar el crowdfunding como método de financiación alternativa para los emprendedores y las StartUps".

Antes de proponer cocinar StarUps, match-funding, crowdfunding, Seed Enterprise Investement Scheme y demás sofisticados platos, en España hemos de poder cuajar una vulgar y proletaria tortilla de patata

No es ya que este tipo de literatura se encuentre en las antípodas de las perentorias necesidades de los empresarios, autónomos y trabajadores españoles, o que el lenguaje empleado parezca propio de un club de intelectuales estupendísimos que pretenden epatarnos aprovechando que España es un país un tanto acomplejado, donde impresiona mucho aquello que no se entiende, es que antes de proponer cocinar StarUps, match-funding, crowdfunding, programas Yozma, Seed Enterprise Investement Scheme y demás sofisticados platos propios de economías muy desarrolladas, en España hemos de poder cuajar una vulgar y proletaria tortilla de patata. Tal vez piensen que los problemas empezarán a resolverse si el dueño de un taller de mecánica, en lugar de afrontar menos trabas y barreras administrativas, se convence de que su modesto negocio es ahora una StarUp de servicios para la automoción financiada por Crowdfunding y Seed Capital.

Lo señaló con cierta perspicacia José Ortega y Gasset: "cualquier pelafustán que ha estado seis meses en un laboratorio o seminario alemán o norteamericano, cualquier sinsonte que ha hecho un descubrimiento científico, se repatría convertido en un «nuevo rico» de la ciencia, en un parvenu de la investigación, Y sin pensar un cuarto de hora (...), propone las reformas más ridículas y pedantes". Al menos Mary Poppins lo expresaba de forma mucho más original y simpática: supercalifragilisticoespialidoso... Y, al contrario que ciertos taumaturgos postmodernos, era capaz de volar con un paraguas.

De Guindos revela que España estuvo a un mes de dejar de pagar pensiones y sueldos
El ministro ha revelado que España estuvo "a un mes" de dejar de pagar pensiones y sueldos de funcionarios y se barajó pedir ayuda al FMI.
Agencias Libertad Digital 10 Septiembre 2016

"El acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) se interpretaría quizá como un rescate light, aunque lo podíamos plantear como un apoyo o asistencia técnica que completaría la labor reformadora del Gobierno. No como una imposición", narra el ministro en su libro España amenazada. De cómo evitamos el rescate y la economía recuperó el crecimiento (Ediciones Península), que se publica el próximo martes.

Según explica, España llegó a finales de 2012 con una destrucción de más de 800.000 empleos y una caída interanual del PIB del 3,12 %, lo que llevó al Gobierno de Mariano Rajoy a plantearse "una fórmula nueva con el FMI", que fue bautizada como Programa de Asistencia para el Acceso al Mercado (PAAM), "un acrónimo poco tranquilizador", dice De Guindos.

"Se trataba de que el FMI aportara una especie de sello de calidad a nuestras medidas aunque sin financiación, es decir, diferente a los programas de rescate de Grecia, Irlanda o Portugal. Se pretendía poner otro muro que evitase, precisamente, el rescate completo", relata.

Finalmente, la oposición del entonces presidente de la Comisión, Durao Barroso, llevó a Rajoy a descartar el plan, a pesar de que el ministro de finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, era partidario de llevarlo a cabo.

De Guindos rememora en el libro las dificultades para "enderezar el rumbo" del país, tras un rescate de la banca en el mes de junio que cree que no fue bien entendido por los mercados, y recuerda cómo dentro del Gobierno "a algunos les costaba comprender lo que estaba pasando".

Cuenta que el 24 y 25 de julio vivió los momentos más críticos, cuando le pidió a Schäuble en Berlín que actuará para reforzar la moneda única porque el debate sobre la continuidad de Grecia en el euro estaba "matando" a España, que "solo podía aguantar un mes" antes de dejar de pagar las pensiones, las prestaciones por desempleo o los sueldos de los funcionarios.

Revelaciones sobre Bankia
Buena parte del libro está dedicada a la crisis de Bankia, el epicentro del terremoto que casi llevó a España al rescate del país, y a la gestión realizada al frente de la entidad por Rodrigo Rato, su jefe cuando era vicepresidente económico del Gobierno.

Guindos evoca una relación tensa e incómoda con Rato durante las semanas previas a su dimisión en mayo y le afea que se comportara como un político y no como un banquero en sus días finales al frente de la entidad, entre otras cosas presentado su dimisión a Rajoy, en lugar de al gobernador del Banco de España.

"Tardó tiempo en darse cuenta de que debía profesionalizar la gestión de la entidad", dice De Guindos, que confirma el frustrado proyecto de fusión con La Caixa, que "se descartó por motivos que no se han terminado de aclarar".

Además, describe el último intento de Rato por aferrarse al cargo cuando ya le había dicho a Rajoy que se iba: "La propuesta (de Rato) era nombrar de inmediato a Goirigolzarri vicepresidente y consejero delegado para que después pasara a ser su sustituto. Tampoco daba crédito. Le pedí que convocase al día siguiente el consejo de Administración para dimitir sin más regates".

Respecto al fraude de las tarjetas black de Caja Madrid, opacas a efectos fiscales, afirma que no tuvo "ningún dilema moral" en mandar el caso a la Fiscalía Anticorrupción, a pesar de que estaban implicados miembros del PP, así como del resto de partidos políticos y de los sindicatos: "Digamos que las balas me silbaban muy cerca. Alguna inquietud y situación tensa tuve en aquellos días, pero mi seguridad era que contaba con el respaldo del presidente del Gobierno".


******************* Sección "bilingüe" ***********************

Cataluña, agujero negro
TEODORO LEÓN GROSS El Mundo 10 Septiembre 2016

La Diada, entre lo de ayer y lo de mañana, aún puede envenenar un poco más la política española. Si eso es posible. Desde hace meses la política española está más envenenada que la parentela de los Borgia. Secesionismo, corrupción y desigualdades son lo peor del catálogo. Por supuesto la clave, como sostenía Paracelso, está en la dosis. Y aunque por tacticismo electoral se tiende a dar más relieve al pudridero de la corrupción, el secesionismo es la mayor amenaza. Claro que esta es una afirmación políticamente incorrecta.

Y ahí está el primer problema: recuperar la realidad.

Todo el prusés se ha construido contra la realidad. Así es como se sostiene, desde las aulas con la inmersión a la maquinaria de propaganda. Los datos falsos no han impedido el éxito del Espanya ens roba -desmontados quirúrgicamente por Borrell- o la retórica de comunidad sometida. Debe ser el único caso de pueblo sometido más rico que los sometedores, a los que imponen su lengua, desoyen sus leyes... Chirbes apuntaba con acierto que si las ideas no te permiten ver la realidad, no son ideas sino mentiras. Pero nada, ni siquiera un elemental sentido del ridículo, desvía la hoja de ruta del independentismo.

En definitiva el proceso ha establecido una realidad paralela.

Y la política española no ha querido dar respuesta a eso, o no ha sabido. En todo caso, según la vieja máxima de Goethe, no basta con querer, además hay que hacerlo. Y las grandes fuerzas nacionales (grandes por tamaño, entiéndase) han renunciado.

El gran pecado de Rajoy es precisamente no haber hecho nada para que se cumpla la ley. Antes y después del 9-N, su estrategia política ha sido laissez faire, siempre de perfil. Se movilizó contra el Estatut como operación de alta rentabilidad electoral, pero después no se ha movilizado por la legalidad. Su ventaja es la claudicación insólita de la izquierda ante el nacionalismo.

Sánchez ha invitado a Rajoy a pactar con sus aliados naturales de la derecha: PNV y la vieja CiU. En definitiva, prefiere independentistas en el Gobierno, con margen para chantajear, a desgastarse él. También a menudo, algo común en la izquierda, ha planteado "gobiernos de progreso" junto a esos nacionalistas. Ya se ve que, según convenga, son la derecha o progresistas. Desde luego identificar nacionalista con progresista es otra estafa conceptual.

Iglesias apuesta por formar "una alianza de regeneración" con los nacionalistas como alternativa a la corrupción del PP. Se requiere un exquisito cinismo para obviar el pujolismo, los escándalos en la ciénaga del 3%, e incluirlos en una alianza de regeneración. También P's identifica nacionalismo y bloque progresista. Qué cosas. Anteponen sus fetiches ideológicos, como el derecho a decidir, a la legalidad.

Incluso Rivera, con el discurso más solvente, tácticamente ha preferido acallar la cuestión territorial para enfatizar la corrupción, que es lo que les imprime carácter como alternativa al PP.

Enfrentarse a la realidad no es fácil, pero enfrentarse a una realidad paralela, una realidad irreal, es endemoniado. Y eso sucede con la cuestión catalana. Pero sobre todo es endemoniado cuando a esa irrealidad no se responde con la fuerza de la realidad, sino con otra clase de irrealidad. Es lo que sucede en la clase política española. El tacticismo se antepone a todo, incluso a la legalidad, y todos los conceptos están pervertidos por el ventajismo partidista. Por eso, como un agujero negro, nada queda indemne a su influjo.

El PIB del independentismo
Carles Enric López Cronicaglobal 10 Septiembre 2016

En las últimas elecciones catalanas, de septiembre de 2015, hubo sólo 9 comarcas --un 21% de las 42 existentes en Cataluña-- donde los partidos independentistas sumaron menos del 50% de los votos. Ese escaso 21% representa, según los datos del último PIB por comarcas en Cataluña, el 72% del PIB total de nuestra Comunidad.

Es más, en ninguna de las 3 comarcas motores de la economía catalana --las únicas con más del 10% del PIB--, el Barcelonès, el Vallès Occidental y el Baix Llobregat, ganó el independentismo. Tampoco en la cuarta, el Vallès Oriental, ni en la sexta, el Tarragonés. La primera comarca --por ranking de PIB-- donde gano el independentismo fue el Maresme. Logró un 53% de los votos. Eso sí, perdió en su capital Mataró (58% a 42%) de forma significativa.

Imaginar una independencia basada en unas comarcas que apenas representan el 28% del PIB del territorio es un suicidio intelectual

Curiosamente, un dato interesante. Ya saben que el procés siempre gira en torno a temas curiosos hasta que alguien los documenta. En las 23 comarcas con peor PIB de Cataluña, a excepción de la Vall d'Aran --con una idiosincrasia propia--, el independentismo ganó. Incluso podríamos decir que arrolló. Los datos son datos. Podemos afirmar con rotundidad que la Cataluña menos productiva tira del independentismo mientras la Cataluña más productiva no está por la labor. Hablamos de economía, no de votos. Un 72% frente a un 28%.

La economía fue vendida en los inicios del procés como el catalizador del movimiento independentista. El mantra del “España nos roba” caló con fuerza en una parte de Cataluña. Sin ánimo de ofender, que sabemos que hay gente muy sensible a los datos estadísticos, es un segmento de la población más rural, con menos ingresos; en resumen, con un PIB bastante menor. Comarcas, en definitiva, más fácilmente definibles. Obviamente hay excepciones personales, pero los datos son los datos.

Pensar en una Independencia con un porcentaje menor al 50% de los votantes a favor es complejo. Imaginar una independencia basada en unas comarcas que apenas representan el 28% del PIB del territorio es un suicidio intelectual. Aunque fuera un marciano en TV3, nadie podría entender un gobierno serio pidiendo la independencia con un 48% de los votantes, aún menos pensando en esos porcentajes sobre el censo, y con un aporte territorial inferior al 30% del PIB. Cuando, además, esas comarcas con menos recursos se mantienen gracias al aporte del resto de comarcas. Es obvio, Cataluña es el hinterland de Barcelona, aunque algunos se empeñen en decir que ésta es simplemente su capital.

Cuando los datos económicos sonrojan cualquier interpretación del independentismo sólo queda recurrir a la épica. En esa fase estamos. Ya no hablan los intelectuales --ciertamente, nunca los hubo--, ahora es turno de los titiriteros. Esos que viven de Cataluña, no por Cataluña. Esos asociados a espectáculos casi circenses donde la épica siempre está asociada con la lengua, con la cultura local. Los Soler, los Moliner, los Terribas... todos esos cuyo único oficio ha sido vivir del resto de catalanes toda su vida.

Cuando los datos económicos sonrojan cualquier interpretación del independentismo sólo queda recurrir a la épica. En esa fase estamos

Todo ello, un paradigma extraño alejado del siglo XXI de la globalidad. Hemos escrito en multitud de ocasiones que los catalanes, nosotros, somos unos afortunados en mantener nuestra lengua. Y eso, en gran parte, es gracias a pertenecer a España. Algo duro de escuchar para algunos pero cierto desde el principio al final. En Francia, por citar un país cercano, ni catalanes, ni corsos ni bretones tienen esa suerte.

Al final, el valor de un PIB mide un territorio. En este caso una comarca. Pero su redistribución mide la riqueza de un país. Si todos los catalanes quejosos de la solidaridad económica en España hicieran ese mismo canto con la distribución interna en Cataluña, hace años que Cataluña habría dejado de existir. Porque gran parte de Cataluña no deja de ser la zona rural de Barcelona y su área. Un área urbana que genera el 72% del PIB de Cataluña. Y uno debería preguntar en voz alta a los independentistas de guardia, ¿quien genera el 28% del PIB de Cataluña quiere realmente dejar escapar a quien genera el 72%? Un idioma no justifica semejante locura. El PIB del independentismo es su gran problema.

Queremos traidores catalanes... y champán
Manuel Trallero Cronicaglobal 10 Septiembre 2016

Cataluña sufre un tsunami de patrioterismo. Hay independentistas de toda la vida, como tras la muerte de Franco había demócratas pata negra. Hay un verdadero overbooking de protomártires, dispuestos a servirles de merienda a los leones del Tribunal Constitucional o la Fiscalía General del Estado. Todo el mundo quiere ser Abraham y sacrificar, si fuera necesario, hasta a su propio hijo. Incluso se van a celebrar misas por los caídos por Cataluña, como antes se hacían por los caídos por Dios y por España.

Gracias a la encomiable labor altruista de una de las damas distinguidas con la banda de la Orden de la República Catalana del Cuarto de Baño de Pilar Rahola y Paella del Comisario Trapero, la señora Helena Garcia Melero, nos hemos enterado por medio de un anuncio pagado por el Gobierno catalán que una de las mejores leches de Europa es precisamente le leche de Cataluña. No podemos estar en la pole position de la leche europea y tener unos traidores de chichinabo que no pasan de neo falangistas o neo franquistas, como la cerveza sin alcohol, los yogures light y el café descafeinado. Queda de un casposo total. Cuando un catalán llama a otro catalán botifler, en honor a los partidarios catalanes de Felipe V, es decir traidor, se le ensancha la capacidad torácica, es una persona nueva, plenamente realizada. Solo falta escupirle a la cara, cosa que en ocasiones se efectúa de forma certera. El efecto es total.

Cuando un catalán llama a otro catalán botifler, es decir traidor, se le ensancha la capacidad torácica, es una persona nueva, plenamente realizada

Durante el franquismo se llevó a cabo, por parte de los dirigentes del nacional catolicismo catalán, una encomiable y subversiva campaña de movilización popular bajo el lema "Volem bisbes catalans" que demandaba la designación de prelados autóctonos para las diócesis del Principado. El poeta Joan Oliver, Pere Quart, no vaciló en acuñar la suya "Volem meuques catalanes" reclamando también señoras de la vida de incuestionable catalanidad. Desde que el señor Duran i Lleida ha dejado vacía la suite del Palace y ahora toca la batería y su fiel escudero, el señor Josep Sánchez Llibre, quien denunció los vuelos intimidadores de los aviones de combate español sobre Cataluña y los catalanes, desde la tribuna de oradores de las Cortes, méritos suficientes --y más ahora-- para representar a la gran patronal catalana, Fomento del Trabajo Nacional, en la CEOE española con sede en Madrid, todavía España. La plaza de traidor oficial está vacante, hacen de lobberos.

Un verdadero patriota catalán era alguien que bebía cava convencido de que era lo mejor del mundo mundial, cuando el único cava que se puede beber es el Vichy Catalán. Ahora aparece en la referida orden del WC de Pilar Rahola el señor Laporta, conocido por bajarse los pantalones, echarse el champán por encima, como síntoma de distinción, o bebérselo a morro con yate y rubia recauchutada a juego. Todo por Cataluña.

Cataluña, preparada ¿para qué?
Melchor Miralles Republica  10 Septiembre 2016

Este domingo se celebra una Diada en Cataluña que en realidad comenzó el viernes. La Asamblea Nacional Catalana (ANC), acollonada por el descenso de inscritos y previsible de asistentes, ha optado además por descentralizar la manifa, y habrá actos en Barcelona, Tarragona, Lleida, Salt y Berga, al menos. El lema es “A punt”, o sea, preparados, listos, ya….. no se sabe para qué, incluso no se sabe quiénes. O sea, un exitazo de sus promotores, que se pagan además la fiesta con el dinero de todos los catalanes.

Los partidos llegan más que divididos al gran día. En Junts pel Sí no se ponen de acuerdo acerca de si deben celebrarse unas elecciones constituyentes o un referéndum unilateral. Sus socios de la CUP tampoco lo tienen claro, y sortean batallas de control interno y algunas divisiones estratégicas. La izquierda que ahora aglutina la alcaldesa Colau se acerca cada día más a los independentistas radicales. Anna Gabriel y sus anticapitalistas ganan algo de terreno en el colage. ICV, lo que era Izquierda Unida, existe, pero poco, y se ha alejado de la movilización. El PSC sigue con respiración asistida. Vamos, un jaleo. Y el acto del viernes en el que Podemos le bailó el agua al independentismo hace sospechar a muchos que se esté tratando de fraguar un nuevo tripartito de izquierdas (ERC-Podem-CUP) que genera temblor de piernas en quienes tienen memoria del anterior tripartito del desastre. Y como guinda, Puigdemont, el presidente de todos, que rompe la tradición de Mas y dice que él sí asistirá a la Diada “porque me ha elegido una mayoría independentista con un mandato explícito”. O sea, que al presidente se la bufan los catalanes que no piensan como él, y que les den.

Charlo largo rato en Tarragona con un abogado de prestigio y un Catedrático de Derecho Administrativo más que solvente. Ambos nacidos en Cataluña, ex votantes de formaciones nacionalistas o independentistas, me explican su cabreo, su deserción de esos partidos, su hastío y su seria y fundada preocupación por el futuro. Coinciden en lo esencial.

“La Diada, una fiesta que conmemora una derrota, es una falsificación barata de la verdadera historia de Cataluña. Solo derrochando el dinero público de todos los catalanes, los políticos nacionalistas e independentistas, con la complicidad cobarde de los Gobiernos de España en su mirar para otro lado, han dispuesto de una maquinaria de propaganda insuperable, fabulosa, para darle lustre a una leyenda que está destrozando Cataluña”.

“La descomunal ineficacia de los gobiernos catalanes que han sido ha llevado a Cataluña a la quiebra, empleado el término tanto desde el punto de vista económico como desde el punto de vista institucional y moral. Por no saber no han sabido siquiera sacar adelante su propio proyecto sectario y su plan de desconexión, y el partido que aglutinó y marcó el camino, de centro derecha, una vez constatado que era una máquina de despilfarrar, robar y esquilmar lo público en beneficio propio, se ha desintegrado, y trata ahora de renacer con el apoyo de una amalgama de formaciones radicales de izquierda.”.

“Tantos años después, tanta propaganda abusiva después, tantas movilizaciones manipuladas después, las cosas siguen como estaban pero peor. Ellos saben que la independencia es imposible, pero no cesan en su dislate. Juegan y juegan con los sentimientos de muchos. Y llegado el momento, le dan otra vuelta a la tuerca para quedarse en el mismo sitio. Pero la cosa ha de tener su fin. Han creado un problema donde no lo había, han generado una división social que no existía, han enfrentado a hombres y mujeres que convivían pacíficamente y hemos llegado a un punto que aquí no se conocía, tal cual es que en las familias ya no se habla de política, para poder convivir. Esto sucedía en el País Vasco en los años de plomo, pero jamás ocurrió en Cataluña”.

Muchos piensan así. Muchos. No sé cuántos son, ni si conforman una mayoría o se quedan por debajo del 50%. Lo que sabemos todos es que son catalanes, que son muchos y que merecen un respeto de quienes gobiernan Cataluña, y no lo tienen. Y merecen un apoyo político, institucional, legal y moral del Gobierno de España que durante años ha brillado por su ausencia. O sea, que sí, que Cataluña está preparada. De eso no había duda. Lo que no sabemos es para qué están preparados quienes convocan y manipulan la Diada. Lo veremos.

Arnaldo Otegui: el mono del circo
Josele Sánchez www.latribunadelpaisvasco.com 10 Septiembre 2016

Afirmaba Arnaldo Otegui, con esa chulería a la que nos tiene acostumbrado: “no va a haber tribunal, ni Estado, ni Guardia Civil, ni Ejército español, que vayan a impedir que sea el candidato de EH Bildu a Lendakari”. Su gozo en un pozo; habrá de conformarse con ser el mono del circo que los amigos de los asesinos pasearán por pueblos y ciudades de las Vascongadas en esta campaña electoral.

Otegui sólo será el bufón, el animador de aquéllos dispuestos a jalear cualquier despropósito que salga de su boca, a aplaudir sus demagógicas consignas sobre la opresión española y sobre los derechos humanos. ¡Manda huevos cada vez que escucho al portavoz de los terroristas hablar de derechos humanos!

Otegui no es un político porque, políticamente, tan solo es una rata de alcantarilla y como hacen las ratas muerde en cuanto te descuidas o cuando se siente acompañado. No es más que un chulo de barrio, un mascachapas de discoteca presto a la bronca pandillera, a liarse a guantazos o a sacar la navaja, siempre que sea al amparo de muchos de sus amigachos.

El problema no queda resuelto con la imposibilidad de que este perdonavidas encabece ninguna lista electoral porque sus correligionarios, igual de jactanciosos, estarán presentes en el Parlamento vasco. Otegui no resiste el cara a cara con un hombre: ni el cara a cara físico, ni mucho menos, el intelectual. Su catecismo asesino, extraña mezcla entre el marxismo leninismo y las enseñanzas obscenas de Sabino Arana, no entiende de debates ideológicos. En su mundo sólo mandan sus cojones (y eso ahora porque, hasta hace cuatro días, sólo mandaban las 9 milímetros parabellum de sus amigos).

Ni siquiera su estancia en prisión ha sido la estancia en prisión de un hombre. Sé, de buena tinta, que en la cárcel de Logroño había más de un interno dispuesto a explicarle algunas cuantas cosas. Pero resultó imposible porque, hasta entre los muros del talego, el ínclito Otegui estaba protegido, vigilado para que nadie pudiera tener con él un cara a cara, como lo tienen los hombres, condenados o no, pero hombres de verdad. La escuela de Otegui es la misma que la de sus perversos cuates. El tiro en la nuca, la bomba adosada bajo el coche o activada a distancia, siempre guardando las espaldas, siempre huyendo como cobardes… De poco o nada servirá, pues, la ausencia de este facineroso en las listas electorales de los suyos.

El Estado liberal, que por cuestionarse admite incluso la cuestión sobre sí mismo, hace posible que los múridos se pavoneen en las instituciones mientras sus víctimas yacen en los cementerios. Y la sociedad vasca deberá seguir avergonzada por tener, entre los suyos, la peor calaña de representantes.

Abascal Escuza, candidato de VOX por Álava
'Hay que clausurar las instituciones que han construido los nacionalistas'
Santiago Abascal Escuza ha señalado que VOX debe garantizar que los vascos que consideren que hay que recortar en el gasto político tengan voz en el Parlamento Vasco.
Gaceta.es10 Septiembre 2016

VOX arranca su segundo día de campaña con una reunión con su candidato Santiago Abascal Escuza en el hospital, donde se encuentra ingresado desde el pasado miércoles.

Santiago Abascal Escuza ha señalado que VOX debe garantizar que los vascos que consideren que hay que recortar en el gasto político tengan voz en el Parlamento Vasco: “Hay miles de vascos que están hartos de pagar las duplicidades que han generado los políticos para mantener su estado de bienestar, mientras no hacen nada para garantizar cuestiones que preocupan más a los ciudadanos, como por ejemplo el pago de las pensiones”.

Durante la reunión —donde se encontraban también el Presidente de VOX Santiago Abascal Conde y el Secretario General Javier Ortega— el candidato por Álava en estas elecciones vascas ha señalado que “Se ha tirado de las instituciones para que muchos puedan vivir de la política. Nos sobran 17 parlamentos autonómicos, incluido el Parlamento Vasco. Hay que clausurar poco a poco las instituciones que han construido los nacionalistas, a su servicio, aprovechándose de los errores de la Transición. Hay que desmontar el estado de bienestar de los políticos para garantizar el estado de bienestar de la gente. Con el cierre del Parlamento Vasco se devolverían las competencias y el poder a sus legítimos dueños, los ciudadanos, las familias, las diputaciones y el Estado. El Gobierno autonómico ha sido un mal invento de los separatistas”.

Finalmente, ha expresado su deseo de incorporarse cuanto antes a la campaña para defender junto a su equipo “las propuestas de VOX para garantizar una Álava libre del yugo nacionalista y de sus imposiciones”.

Reunión "hospitalaria". El equipo de campaña de #VOX #EleccionesVascas con el candidato @AbascalEscuza #PorEspaña pic.twitter.com/bldG0Ov9Vs— Santiago Abascal (@Santi_ABASCAL) 10 de septiembre de 2016

Después de la reunión, afiliados y simpatizantes de VOX han repartido folletos con las propuestas de la formación por las calles de Vitoria, despertando el interés de muchos alaveses, que han recordado la sorprendente irrupción de Unidad Alavesa en los años 90 en el Parlamento Vasco con tres parlamentarios. “No habrá un solo alavés que no sepa que VOX se presenta a estas elecciones. Daremos la sorpresa”, ha señalado Santiago Abascal, presidente de VOX.

Las propuestas
Con un programa claro, VOX propone trabajar desde el Parlamento Vasco por cuestiones como la supresión del Parlamento Autonómico para que sean las Diputaciones Forales y el Estado quienes asuman sus competencias; el control y la limitación de las Ayudas Sociales además de la creación de una oficina anti-fraude para un mayor control.

Abogan, además, por detener el efecto llamada de la inmigración con unas ayudas sociales de las que no disponen los ciudadanos que han cotizado y por la recuperación de un modelo educativo que garantice una libertad lingüística real para que los padres puedan escolarizar a sus hijos en la lengua española. El euskera, explica la formación, no será un obstáculo ni un requisito indispensable para acceder a un empleo público.

Además, y en materia de terrorismo, la formación luchará por la ilegalización de los partidos que no condenen el terrorismo. “Las marcas de la banda terrorista quedarán fuera de la vida pública y se pedirá el cierre

LOS INTELECTUALES Y ESPAÑA
"No hay pruebas de que Cataluña haya sido nunca un país"
EMILIA LANDALUCE El Mundo 10 Septiembre 2016

Gabriel Tortella no parece ser un hombre precisamente apasionado. "Yo no me siento muy español. Es que soy español". Sin embargo cuenta que se emociona cuando escucha música de Falla o de Granados «Me toca el corazón, como también lo hacen las composiciones de Tchaikovsky o Debussy... pero no los siento tan próximos». ¿Y qué tiene que ver esto con la identidad, con el nacionalismo? "Que lo malo sería que creyese que la música española, pese a lo que me haga sentir a mí, es muy superior a la francesa o a la rusa. Eso es lo que hace el nacionalismo". Tortella (Barcelona, 1936) es uno de los historiadores económicos más prestigiosos del mundo. Doctor en Economía por la Universidad de Wisconsin y en Derecho, por la Complutense, ha sido además profesor en Harvard, Columbia, Chicago... Hace unos años, publicó Los orígenes del Siglo XXI. Un ensayo de historia social y económica contemporánea [Gadir] pero sin duda, su estudio más provocador es Cataluña y España. Historia y mito en donde desmonta racionalmente el argumentario del nacionalismo catalán militante.

P.- ¿Espanya ens roba? Su libro contiene aportaciones originales sobre cómo la región ha sido favorecida por el Gobierno central a lo largo de los siglos.
R.- Sólo para que Cataluña tuviese el monopolio del algodón, España pagó el 1% del PIB. Pero ése [el ens roba] no es el único caso de victimismo que utiliza el nacionalismo. El que se cumpla la Constitución y los padres puedan elegir en qué lengua hablan sus hijos, también se considera una ataque a Cataluña...

P.- La hechos históricos también demuestran que nunca existió ese país catalán...
R.- Los nacionalistas dicen -y no hay pruebas documentales- que fueron independientes en el Siglo XI. Cataluña era un territorio del Imperio Carolingio que se fue disolviendo a lo largo de los años... Parece que durante algún tiempo, esa serie de condados, marquesados... territorios pirenaicos de los que formaba parte Cataluña no dependieron de nadie aunque formalmente seguían dependiendo del Imperio Carolingio. Pero enseguida se fusionaron con Aragón. Independientes, independientes no lo han sido nunca.

P.- ¿Y el intento de 1640?
R.- No fue tal [como tampoco lo fue el apoyo de los catalanes al pretendiente Habsburgo durante la guerra de Sucesión]. Lo de Pau Claris fue una entrega a los franceses. Se rebelaron contra Felipe IV y el Conde Duque de Olivares porque no querían pagar impuestos. Castilla tenía guerra en todas partes y hacía falta que Aragón pusiera dinero y hombres porque su aporte apenas llegaba al 10% del gasto. [Los catalanes contribuían con menos del 2%]. Un solo dato: Portugal también aprovechó ese momento para declararse independiente y lo logró, mientras que en 1652, Barcelona volvió a ser conquistada. Y... ¿quién tiene la renta per cápita más alta? ¿Portugal o Cataluña? Cataluña, por supuesto.

P.- Una parte importante de los catalanes celebrarán mañana la Diada como un acto independentista y en la pasada sesión de investidura, Tardá volvió a hablar del decretos de Nueva Planta [promulgados por Felipe V, tras la caída de Cataluña en 1714]. Es difícil combatir la mitología.
R.- A los nacionalistas les da igual todo. Tienen un relato y aunque los hechos no concuerden, no les importa. A pesar de que los decretos de Nueva Planta beneficiaron a Cataluña, como dijo Vicens Vives, insospechadamente, ellos no lo reconocen. Con un nacionalista es difícil dialogar porque no escucha. Desde que Pujol ganó las elecciones y se convirtió en virrey de Cataluña, su política fue separar Cataluña de España, con la política lingüistica, mediante el adoctrinamiento en los colegios, en la televisión... Ha repetido sin cesar que Cataluña es diferente y que ha sido sojuzgada y explotada. Mi libro y los estudios de Ángel de la Fuente, o Clemente Polo demuestran que no es así... Cataluña paga más porque es una región rica. Eso pasa en España y en cualquier estado redistributivo. ¿Y qué ha pasado cuando los economistas han rebatido las tesis nacionalistas? Pues han dejado de hablar de ello, pero siguen repitiéndolo. Ya decía Goebbels que una mentira repetida 100 veces es verdad y para los nacionalistas, las mentiras son morales.

P.- Prat de la Riba dijo en 1906 que España era una nación de naciones.
R.-Más o menos. Dijo que España era un estado y que la verdadera nación es Cataluña. Lo dijo sin ningún argumento y sin pronunciarse sobre la nación española. Algunos dicen que España nació en 1479, cuando murió el padre de Fernando el Católico y éste se hizo Rey de Aragón. Otros dicen que fue en 1812. En cualquier caso nació mucho antes que esa nación catalana que nunca existió.

P.- Podemos habla mucho de la plurinacionalidad.
R.- Eso es un disparate. La única nación que pueda llamarse "de naciones" es el Reino Unido y ahora van a volver a tener otro referéndum sobre la independencia de Escocia que seguro que sale. Las otras nación de naciones han acabado como el rosario de la aurora: la URSS, el Imperio Austrohúngaro, Yugoslavia... El semillero de una guerra civil es una nación de naciones. Aparte de mí ese cáliz.

P.- Una nación de naciones parece un oximorón.
R.-Una nación es en sí soberana, luego las naciones que contiene no pueden ser soberanas. Y si no son soberanas no son naciones.

P- ¿Y la UE?
R.- Eso no es una unión de naciones. Es una confederación de naciones centenarias. Por eso le está costando avanzar. Pero soy optimista.

P.- Usted critica que los nacionalistas usen la palabra nación de forma en exceso esencialista.
R.- Claro, la nación nace con la Revolución Francesa. Ellos dicen: frente a la Monarquía, la nación. ¿Qué es una nación? Una suma de individuos que decide asociarse para crear un estado que cumpla unas funciones para que no suceda lo que decía Hobbes, una vida solitary, poor, nasty, brutish and short [solitaria, pobre, desagradable, brutal y corta]. EEUU y Francia fueron las primeras naciones en constituirse [y España en 1808]. Más tarde, en Alemania surgieron las naciones sin Estado. La nación, decían, es un alma colectiva, y eso es tremendo. Se dicen nación antes de tener un Estado y eso acaba con un concepto de nación esencialista. Es lo que piensa Prat de la Riva -"la nación está por encima de las voluntades humanas"- y también Jose Antonio Primo de Rivera cuando decía que España es una unidad de destino en lo universal. ¿Qué es eso? Un disparate que da lugar a crímenes.

P.- La nación de naciones es lo que proponen los llamados partidos populistas.
R.- Pero, ¿qué es el populismo? Es el simplicismo. El dar soluciones muy sencillas a problemas sociales y políticos que son muy complicados. La nación de naciones es una de las tonterías. Pero hay populismo de derechas y de izquierdas. Las izquierdas quieren redistribuir la riqueza, aumentar los impuestos, garantizar una renta mínima... son soluciones muy sencillas pero que son imposibles de aplicar. ¿Y el populismo de derechas? Ahí está Trump que quiere hacer una pared y que además la paguen los mexicanos.

P.- ¿Por qué triunfa el populismo?
R.- En los momentos de crisis económica, la proporción de población que quiere soluciones radicales se dispara por el aumento de proporción de personas en situaciones límite. La franja lunática se multiplica en los momentos de crisis. Por eso viene el populismo

P.- Los referéndums son populismo.
R.- Pueden serlo. Los referéndums son una medida populista porque....

P.- Porque las respuestas se simplifican
R.- Exactamente. No puedes poner problemas muy complicados y resolverlos con un sí o no. Es lo que ha pasado con el Brexit. Dijeron: todos los problemas que tenemos con los fontaneros polacos los vamos a resolver saliendo de la UE. Y votaron que sí.

P.- ¿Qué pasará en Cataluña? ¿Se acabará celebrando un referéndum?
P.- No sé. Me preocupa Cataluña porque soy catalán en parte y he crecido allí. Y yo creo que esta deriva a quien más perjudica es los catalanes. Si se celebra, un referéndum, que sea legal... A ver si consiguen cambiar la Constitución para celebrarlo. A mí no me gusta la Constitución -de hecho, yo no la voté- pero los catalanes la aceptaron masivamente.

P- Parece irresponsable legislar con los sentimientos en lugar de hacerlo con la razón.
R.- Por supuesto. Yo es que soy irracionalmente racionalista. Pero lo que pasa es que nos gusta decir que el ser humano es un ser racional pero no lo es. En su mayoría, operan por impulsos emocionales, sentimentales.

P.- Tampoco los políticos parecen guiarse por cuestiones racionales a tenor del bloqueo político.
R.- El sistema electoral español es malísimo y nos ha abocado a esta situación. Favorece el bipartidismo y a los partidos [nacionalistas] concentrados en zonas muy concretas. Ahora se ha terminado con el bipartidismo pero nuestros políticos no son capaces de encontrar una solución. A mí lo de Sánchez... Yo le llamo el Pedro del Hortelano que ni come ni deja comer... No se trata de apoyar a Rajoy sino de reconocer que él ha perdido y darle un chance de gobernar. El cainismo de Sánchez es incomprensible; lo que no quiere decir que Rajoy sea nada...

P.- Se descalifican mutuamente, como si hubiera una aversión personal.
R.- Eso es lo tremendo. En Alemania, Merkel y sus rivales se odian cordialmente pero cuando tienen que colaborar, colaboran. Aquí no. Eso es el cainismo. España es ese cuadro de los gañanes de Goya dándose de garrotazos. Albert Rivera puede acusar a Rajoy de corrupción pero el PSOE... con los ERES. Apártate que me tiznas, le dijo la sartén al cazo. El PSOE nos ha robado mucho más a los españoles que el PP.

P.- La fe del converso... Usted era socialista.
R.- Es que el PSOE desde Felipe González ha ido eligiendo a los peores. Los cuadros directivos del partido dan pena. Sánchez es un tarugo pero los que le asesoran son más tarugos todavía.

P.- Los políticos son una especie aparte.
R.- Tienen una moral diferente al resto, ya lo sabemos. Yo fui un modesto dirigente antifranquista -incluso estuve en la cárcel- y hubo un momento en el que me dije que podía meterme en política... Enseguida me di cuenta de que mi ética no me lo permitía. Para ser político tienes que tener tragaderas y aceptar cosas en las que no crees, decir mentiras...

P.- Basta mirar a EEUU, Francia, Reino Unido y por supuesto, España para percatarse de que no llegan los mejores.
R.- La política hace una selección negativa. Las personas que valen y tienen principios abandonan la política.

P.- Quizás se deba, y retomamos aquí el sentimiento como argumento político, a que vivimos en un sociedad algo pueril.
R.- Vamos a ver: el mundo cambia rápidamente. En la sociedades solía haber una mayoría silenciosa que no dice nada, como su nombre indica. Luego, hay una élite que son las que hablan e influyen... pero claro, en estas sociedades cada vez más democráticas y con unos medios de comunicación cada vez más poderosos, esa mayoría silenciosa es menos silenciosa que antes. Todo el mundo tiene un blog y dice todo tipo de disparates. Yo espero no ser de esa mayoría silenciosa a la que desprecio. Y lo digo bajito. Por otra parte, los medios influyen mucho en esa mayoría y la gente está dominada por ellos. Se ha establecido un diálogo entre unos medios muy estúpidos y una audiencia muy estúpida. Y eso tiene una influencia muy considerable. Los políticos hablan cada vez menos para la minoría y más para esa mayoría infantiloide. Así que desde ese punto de vista, está pasando la rebelión de las masas que tan bien vio Ortega en 1920. Las masas han pasado a primer plano. Quieren argumentos sencillos y de ahí la simplificación de los políticos.

P.- Los males de la democracia, aunque sea el menos malo de los sistemas, son muchos.
R.- La democracia no triunfa hasta la I Guerra Mundial. Hasta entonces, era parlamentarismo. No votaba todo el mundo, sólo algunos. Era un voto censitario. Lo que no está mal visto. Decían: para votar hay que contribuir, los que pagan impuestos, son los que votan. La gente pobre que no contribuía... pues no votaba. En España cuando llegaban los moderados bajaban el número de votantes y luego, los progresistas lo subían. Las primeras elecciones realmente libres fueron en la República cuando se introdujo el voto femenino aunque en Alemania y otros países de Euopa ya había democracia desde los años 20.

P.- Usted es historiador económico. ¿Podré cobrar una pensión cuando me retire?
R.- Le queda mucho tiempo -si cobra será una pensión misérrima- pero es verdad que el sistema exige una reforma profunda y una figura política que coja el toro por los cuernos. Y no sólo para eso sino para muchas otras cosas. Ese es el problema de la democracia. Coger el toro por los cuernos es muy peligroso. Un político honrado que emprenda reformas impopulares sabe que está acabado; lo mejor es lo que hace Rajoy -o sea: nada- porque piensan que le perjudicaría electoralmente. La democracia favorece a los políticos mediocres. Un Churchill sólo surge en situaciones excepcionales.


 


Recortes de Prensa   Página Inicial