AGLI Recortes de Prensa   Miércoles 14  Septiembre  2016

Una sociedad... ¿oprimida o entretenida?
Juan M. Blanco www.vozpopuli.com 14 Septiembre 2016

El creciente descontento con el sistema político español, la percepción de su avanzado estado de deterioro, la comprobación de que falla el mecanismo de control y representación, ha conducido a cierto consenso de que algo huele a podrido... y no precisamente en Dinamarca. La pérdida de credibilidad de la clase política y de las instituciones se extiende también a los medios, generalmente incapaces de ofrecer información y opinión independientes. Pero existe desacuerdo en la causa. Mientras unos cargan la culpa sobre las élites y los grupos de presión por su poder desmesurado, sin límites razonables, por manipular la información, por resistirse a introducir controles y contrapesos, otros atribuyen la responsabilidad al ciudadano común por su pasividad, indolencia, desconocimiento o comodidad, una dejación que permite a los gobernantes actuar a placer y voluntad. ¿Hay que buscar la raíz de estos males arriba o abajo? ¿En la perversión de las instituciones, en la depravación del poder o, por el contrario, en la acentuada desidia de las masas? Quizá no exista respuesta sencilla porque ambos problemas se encuentren interconectados.

En Amusing ourselves to death (1985) Neil Postman plantea ingeniosamente esta disyuntiva contraponiendo las dos distopías más geniales del siglo XX: 1984, de George Orwell y Un mundo feliz de Aldous Huxley. Ambas describen sistemas totalitarios con un desmedido control político y social, donde no queda rastro de democracia clásica. Pero cada novela señala un camino muy distinto hacia el despotismo. En la distopía orwelliana la opresión es explícita, agobiante y activa. Pero la tiranía huxleyana resulta sutil, imperceptible para mucha gente que se siente feliz, cómoda, encantada con ella. En una, el gobierno prohíbe los libros peligrosos; en la otra no necesita proscribirlos pues a nadie le interesan. En la primera, el poder tergiversa la verdad, controla la información y la ofrece a cuentagotas; en la otra, el torrente de información es tan abrumador que la verdad queda disimulada, disuelta en un océano de noticias irrelevantes. En la sociedad orwelliana la cultura está cautiva, en la huxleyana es simplemente insustancial, frívola y trivial.

La tiranía de 1984 es aparentemente más opresiva... pero resulta mucho más fácil de identificar y combatir que la de Un mundo feliz. Siempre habrá personas dispuestas a resistirse a una dictadura represora pero no tantas a un tipo de despotismo paternalista, donde la gente se deleita con diversiones banales mientras se desentiende de los problemas reales. Suele rebelarse antes el oprimido que el narcotizado. Alexis de Tocqueville anticipó hace casi dos siglos este peligro: "Trato de imaginar nuevos rasgos con los que el despotismo puede aparecer en el mundo. Veo una multitud de hombres dando vueltas constantemente en busca de placeres mezquinos y banales con que saciar su alma. Cada uno de ellos, encerrado en sí mismo, es inconsciente del destino del resto. Sobre esta humanidad se cierne un inmenso poder, absoluto, responsable de asegurar el disfrute. Esta autoridad se parece en muchos rasgos a la paterna pero, en lugar de preparar para la madurez, trata de mantener al ciudadano en una infancia perpetua".

El devastador efecto de la televisión
Postman afirmaba que el mundo occidental había evolucionado con las pautas de Huxley, no con las de Orwell. Pensaba que los cambios en la tecnología de la información, especialmente la televisión, habían generado una sociedad de banalidad y diversión, que rechaza el pensamiento y se infantiliza a pasos agigantados. La tele no requiere formación, capacidad comprensiva o lectora ni pensamiento crítico. Y ofrece noticias sin contexto, seriedad ni valor. No hay conceptos, sólo variedad, novedad, acción y movimiento; puro placer y entretenimiento. La pequeña pantalla anula los conceptos, las ideas, atrofia la capacidad de abstracción y anquilosa el entendimiento, sustituyendo el conocimiento profundo por una visión superficial.

Por ello, los televidentes estarían muy entretenidos pero pésimamente informado, aunque crean justo lo contrario gracias a esa falsa sensación de conocimiento que ofrece la pantalla. Pocas cosas resultan más correosas, más difíciles de combatir que la ignorancia disfrazada de sabiduría, ese panem et circenses para unas masas embrutecidas que se creen Cicerón. La tele no prohíbe los libros; simplemente los desplaza por la ley del mínimo esfuerzo. Para Postman, no es que los dirigentes engañen ahora mejor que antes; es la sociedad la que ha perdido la capacidad de detectar la mentira.

Centrándonos en la sociedad española, Postman acertaría, en parte, a juzgar por esa apoteosis de vulgaridad que se ha contagiado incluso a buena parte de la prensa seria. Algunos medios escritos imitan a ciertos programas televisivos promocionando el cotilleo más obsceno, el chascarrillo, el escándalo, el sensacionalismo, esas noticias que hacen las delicias del público con mentalidad adolescente. Se percibe una fuerte deriva hacia el puro entretenimiento, la mera diversión, en detrimento de la información y análisis rigurosos. Lo que vino a llamarse la preponderancia de ubres y glúteos sobre la opinión razonada.

Pero existen otros elementos más en la línea de 1984, como el control que ejercen los partidos sobre los medios para manipular la información, sea de forma directa o a través de la publicidad de grandes empresas en connivencia con los gobernantes. O los malsanos vínculos que parte del periodismo mantiene con el poder político y económico, unas relaciones basadas en intercambio de favores, corrupción, utilización de la información como moneda de cambio para obtener ventajas, prebendas o subvenciones. También es orwelliana la asfixiante opresión de la corrección política, creadora de una absurda neolengua, que condena a los transgresores a la marginación, el vilipendio o el ninguneo. Aceptémoslo, nuestro sistema posee bastantes elementos huxleyanos y unos cuantos orwellianos. Pero también algunos espacios de libertad... para quien tenga los arrestos de ejercerla

Piolets y manos blancas en Podemos
Jorge Vilches www.vozpopuli.com 14 Septiembre 2016

La democracia interna de los partidos es un viejo camelo. Toda organización humana tiende al liderazgo, que se ejerce en condiciones de oligarquía; es decir, que el grupo que detenta el poder configura las normas y las costumbres para conservar su posición. Además, las presuntas reglas democráticas con las que se organizan suelen limitarse a un mínimo gesto de elección directa o indirecta de personas, bajo la influencia coercitiva del reparto de cargos, presupuestos y favores; o simplemente por algo tan humano y habitual como votar contra alguien.

La arbitrariedad de las oligarquías en los partidos es mucho mayor que en el régimen –que ya es decir-, el control democrático no existe y el clientelismo es la norma. En el caso de Podemos, el “partido de la gente”, ese que busca dar la vuelta al Estado desde abajo dando “la voz al pueblo”, el engaño es muyo mayor. El ejercicio del viejo “centralismo democrático”, sí, el de Lenin y Stalin entre los bolcheviques, aumenta según crece o se diversifica su organización. La clave de Iglesias y su séquito es atar a los cabecillas, hambrientos de dinero público y cargo, sin perder el poder.

Uno de los problemas de los partidos-movimiento creados a partir de innumerables grupúsculos es la satisfacción de las correspondientes oligarquías por parte del líder. Evidentemente, ese hambre se sacia a través del reparto de puestos y posibilidades de notoriedad; porque el socialismo del siglo XXI es muy vanidoso y necesita mucha tele. “Visibilidad”, lo llaman. Así, Alberto Garzón, auténtico responsable del fiasco electoral de Unidos Podemos en las elecciones del 26-J con su campaña de corazoncitos comunistas, no necesita nada más que una cámara que lo enfoque. Está satisfecho con el viraje izquierdista de la formación –ese mismo giro que molesta al transversal Errejón-, y la defensa del “derecho de autodeterminación”. Garzón solo protestó al líder porque no había recibido el cargo que creía merecer: la portavocía de Hacienda. El carácter democrático en la elección de puestos en el partido de la gente es un chiste.

Pero también es preciso castigar a los cabecillas que se salen de los cauces reglados para el logro de cargos: la petición al líder supremo. Contaba el novelista C. P. Snow, que en una cena de madrugada en el Kremlin, Stalin reunió a varios literatos del grupo de Gorki. El escritor Leonov, ya en la ronda del vodka, apuntó que Dostoievski, censurado por el régimen porque había enseñado al pueblo ruso a aceptar los sufrimientos, siempre sería necesario. Stalin, que no solía hablar en estas reuniones, se levantó de un salto y le espetó a la cara: “¿Qué derecho tienes para decir eso?”. Gorki intervino y salvó la vida a Leonov. Muchos otros talentos rusos desaparecieron en las purgas progresistas del “Padrecito de los Pueblos”.

Tania Sánchez, la del “No y punto”, ha sido cabeza de turco en la gran guerra civil que se avecina en el populismo socialista español. Iglesias la ha separado de su cargo de portavoz en la Comisión de Defensa. El delito ha sido pasarse al bando errejonista. La batalla estará entre quienes defienden un discurso más izquierdista, heredero de Julio Anguita, que aboga directamente por desmontar el capitalismo, salir de la “Europa de los mercaderes”, y el obrerismo de trazo grueso; y el que se empeña en el uso de fórmulas populistas, típicamente transversales, suaves, que conviertan al partido en un catch-all, y que se sirvan para acercarse, no espantar, al PSOE. Los primeros son seguidores de Iglesias, imbuido en su papel de mesías del pueblo oprimido, y los segundos de Errejón, conscientes de que la sociedad española está harta de los fallos del régimen del 78 pero que no quiere aventuras al borde del precipicio. Cuidado: no se trata de radicalidad frente a moderación, sino de tácticas para llegar al poder.

Y Madrid, que gracias a Pedro Sánchez y al silencio cómplice y ambicioso de Carmona, es el gran laboratorio de Podemos, va a contemplar la guerra civil entre pablistas y errejonistas. Tania, Rita y los de Iñigo son ya una oligarquía que quiere desalojar a otra oligarquía –todos podemitas- para detentar el poder en su organización. Su plataforma llamada “Proceso Adelante” –nombre de reminiscencias bolcheviques- se enfrentará a la del apparatchik Ramón Espinar, acumulador de cargos públicos, denominada “Podemos escucha”. Entre medias está “Uniendo Podemos”, que dice que no va a participar en el “reparto entre familias”. Ya.

Ante tal panorama, Iglesias insiste en que “manos blancas no ofenden”, como se dice que respondió el ministro Calomarde a Luisa Carlota de Borbón tras ser abofeteado. Pero no deja de ejercer de líder de la oligarquía del “partido de la gente”: otorga cargos, cesa a otros, bendice candidaturas, y prepara los piolets, esos mismos que otro Ramón, Mercader, llevó en su excusión política a México. Historias de comunistas.

Joseph Chamberlain y el bloqueo institucional español
Juan López Benito www.latribunadelpaisvasco.com 14 Septiembre 2016

A consecuencia de las reformas electorales británicas del último tercio del siglo XIX, el nacionalismo irlandés había sabido capitalizar muy bien sus oportunidades. En las elecciones de 1885 su representación en Londres ascendía a 86 escaños sobre los 103 que tenía asignada Irlanda, convirtiéndose de este modo, en el tercer partido del Parlamento británico. Lógicamente esta circunstancia otorgaba a los nacionalistas irlandeses gran influencia en el panorama político británico. Para alejar esta amenaza de Londres, William Gladstone, Primer Ministro y líder de los liberales, capitaneó en el Parlamento de Westminster un proyecto que establecía en Dublín una cámara con amplias atribuciones.

Esta arriesgada y polémica acción provocó la escisión del Partido Liberal británico: un total de 93 diputados liberales, acaudillados por Joseph Chamberlain, votaron en contra del propósito de su propio gobierno. Se fraguaba así el grupo “Liberal – Unionista”, una nueva formación cuyo principal axioma era la oposición furibunda a la autonomía irlandesa. La flamante facción “Liberal – Unionista” encabezada por el célebre político londinense, iría adquiriendo coaligado con el Partido Conservador y al abrigo de la extraordinaria expansión del Imperio británico, una notable ascendencia en el tablero político hasta la Primera Guerra Mundial.

Definitivamente el proyecto de Gladstone había fracasado fruto del enfrentamiento interno. Indudablemente los categóricos preceptos que ya anunciase el líder conservador Benjamin Disraeli en su famoso discurso de 1872 en el Cristal Palace, habían calado profundamente, no sólo en el seno del partido Tory, sino también en gran parte de la sociedad británica, incluido como vemos en sus adversarios políticos. Decía Disraeli:

“(...) El partido Tory si no es un partido nacional no es nada (…) Siempre he sido de la opinión de que el partido Tory tiene tres grandes objetivos. El primero es mantener las instituciones del país, no por algún sentimiento de superstición política, sino porque creemos que encarnan los principios bajo los que una comunidad como Inglaterra puede descansar. Los principios de libertad, u orden de ley, y de religión no están hechos para descansar en la opinión individual o en el capricho y pasión de la multitud, sino para ser encarnados en una forma de permanencia y poder (…) Hay un diferente y segundo gran objetivo del partido Tory es en mi opinión sostener el Imperio de Inglaterra.

(…) Otro gran objetivo del partido Tory es la mejora de la condición del pueblo (...) Ha de resultar obvio para todos los que consideran la condición de la multitud común deseo de mejorarla y elevarla, que nada importante puede conseguirse sin alguna reducción de sus horarios laborarles y una humanización de sus trabajos (...)

¿Conocerán nuestras señorías este trascendental pasaje de “rebeldía parlamentaria”? Más allá de las motivaciones ideológicas que encierra este episodio, una actuación parlamentaria como la efectuada por Joseph Chamberlain en defensa de unos principios por encima de los intereses de la cúpula de su partido, y aludo por ejemplo, a los diputados socialistas andaluces o extremeños del PSOE que simulan pertenecer al sector más díscolo de Ferraz, sin duda, podría desenredar la parálisis institucional que sufrimos. No me negarán que algún paralelismo se podría trazar.

Sin embargo, en España hemos asumido con demasiada naturalidad una circunstancia que no deja de ser un auténtico fraude para los electores: la falta de libertad de los diputados en el momento de expresar su voto en la cámara correspondiente. Éstos no encarnan los intereses de sus electores sino más bien las pretensiones de la camarilla que gestiona el partido que integran.

En el trance de las votaciones no constatamos fisuras, cada grupo parlamentario es un conjunto monolítico. No hay lugar para la libertad de conciencia a menos que te expongas a una sanción o depuración por parte de la nomenclatura del partido. En función del número de representantes de un grupo parlamentario, cual perfecto mazacote, auguramos el desenlace ¡Qué fácil resulta de antemano pronosticar el resultado de una votación de investidura! Se trata de reproducir en pleno siglo XXI la primitiva “Devotio ibérica”, en virtud de la cual los clientes consagraban su vida a un jefe o reyezuelo protegiéndole en combate aún a costa de sus vidas, a cambio de su mantenimiento y otros beneficios.

Los interrogantes son claros: ¿Con el proceder actual es necesario albergar un Congreso compuesto por 350 representantes? ¿No sobrarían decenas y decenas de señorías? ¿Creen además que si las votaciones fuesen anónimas se desbarataría el bloqueo?

Reiniciando la democracia
Juan Laborda www.vozpopuli.com 14 Septiembre 2016

Si echamos una mirada en derredor de nuestro país inmediatamente cunde el desánimo. La democracia está siendo devorada desde dentro, a marchas aceleradas. Lo peor es que había señales de advertencia, muy claras, pero las ignoramos. En la década de los 80 las élites empezaron a fraguar el gran negocio, y de una manera muy sutil iban perfeccionando su capacidad de presionar e influir, guiados por un instinto de clase depredador y el diseño de una conspiración continua contra la ciudadanía, contra la democracia. Ese proceso se ha acelerado tras la crisis sistémica de 2008. Mientras todo iba bien, y había algo que repartir a la plebe, más o menos todo iba cuadrando. Pero cuando ya no hay nada que repartir y además se trata de rescatar y ayudar a los que mandan la cosa cambia. Sale a la luz la gran mentira.

La “superclase” hace tiempo que decidió que la democracia era una amenaza para su riqueza y poder, y empezó a maquinar como neutralizarla, obviamente sin dar la sensación de que lo estaba haciendo. Hay que sustentar la apariencia externa de democracia, con el fin de mantenernos tranquilos y entretenidos, a la vez que se elimina cualquier sustancia de ella. En nuestro país, como en la inmensa mayoría de las democracias de nuestro entorno, determinadas fundaciones, grandes corporaciones e individuos profundamente ricos se dedican a financiar, directa o indirectamente, centros de pensamiento que simplemente producen estudios con resultados sesgados a su ideología y sus intereses. Pero ahora ya no hay sutileza que valga, han entrado a saco en los grandes medios de comunicación escritos y hablados, y en la mayoría de ellos, mediante un riego generoso de euros, solo se da voz a aquellos que justifican lo que hay y que incluso hacen que el sistema parezca hasta piadoso. Además si hace falta se les crea puestos ad hoc.

Lo sustantivo es mantener todo como está con el fin de continuar aplicando de manera sistemática aquellas políticas distópicas empeñadas en reconstituir el sistema existente. El objetivo no es otro que favorecer de manera permanente a la clase dominante. Para eso, y por eso, el interés de la ciudadanía en participar en la vida pública lo han rebautizado como "populismo mal informado”.

El fracaso del proceso de selección natural
Desde un punto de vista económico, para ayudar a encubrir este continuo latrocinio, se necesitaba un determinado brillo intelectual atractivo. Así intelectuales públicos y subvencionados fueron reclutados para convertir la globalización, el neoliberalismo y el consenso de Washington en un sistema de creencias teológicas. La ciencia sombría de la economía se convirtió en un milagro de la fe. Wall Street y la City brillaban como la nueva tierra prometida, pero muy pocos percibieron que aquellos ángeles que bailaban alrededor de sus cabezas eran realmente chamanes. La codicia se transformó en una virtud.

Pero al final la inmensa mayoría de la gente acabó perdiendo. Se ha evaporado más un 30% de la riqueza promedio de las familias. Muchas familias no solo no han salido de la crisis, sino que se adentran más profundamente en ella. Todavía tienen que cargar con una deuda onerosa; sus salarios se ven menguados; y sus pensiones de jubilación futuras, y aún no lo saben, serán anémicas. Todo esto fue cínicamente definido como una mejora en el proceso de selección natural. Chorradas. Esta doctrina de "progreso" nos lleva de nuevo a la selva.

En teoría política existe suficiente literatura que advierte contra el poder de las facciones privilegiadas para capturar la maquinaria de las democracias. Hay que desconfiar, incluso detestar, el poder privado concentrado, y es necesario erigir salvaguardias para evitar que éstos subviertan el principio moral y político básico de toda democracia, y que debería comenzar así: "Nosotros, el pueblo". Pero las hienas han acabado devorándonos. Las grandes empresas, esas que no pagan un euro de impuestos, pobrecitas ellas, y sus colaboradores, generosamente regados con dinero por doquier, han contado con el apoyo del establishment político para legitimar una desigualdad creciente en la renta y riqueza, para proteger las redes de privilegios y monopolios de las principales industrias. Una mención especial merecen los medios de comunicación, en su mayoría quebrados, pero generosamente financiados por la superclase. Algunas editoriales de ciertos medios producen sonrojo.

Yo personalmente no dejo de sorprenderme de cómo una pequeña facción privilegiada guiada por una codicia extrema, y políticamente protegida, nos llevó al borde de una segunda Gran Depresión. Para, a continuación, culpar gobierno, a los más débiles e indefensos, a los menos formados, a los más pobres, y a los inmigrantes de nuestros problemas. Ya saben cómo ha acabado todo, ellos más ricos y poderosos que nunca. Y la ciudadanía perpleja y empobrecida. Pero ahora toca levantarse y actuar. Aquellos que defendían como algo bueno la creciente desigualdad han fracasado, sus teorías, mitos y dioses son falsos. Pero la sociedad debe reconocerlo y “botarles”. Solo de esta manera podemos reiniciar la democracia.

Incalificable silencio de Rajoy
EDITORIAL Libertad Digital 14 Septiembre 2016>

Rajoy no es presidente en funciones del PP y debe dar la cara y hablar con claridad meridiana en casos como el de Barberá.

Ni tras hacerse público el martes que el Tribunal Supremo abría una causa contra Rita Barberá por un supuesto blanqueo de capitales a favor del PP ni tras conocerse la demanda de la exalcaldesa de Valencia de solicitar la baja en el partido el presidente del PP, Mariano Rajoy, ha hecho la menor declaración en torno a un asunto que ha venido a relevar al caso Soria como principal noticia de los medios de comunicación.

Algunos dirán que, para hacer declaraciones repletas de falacias y medias verdades como las que Rajoy pronunció en torno a la designación de Soria, es preferible que el presidente del PP guarde silencio. Sin embargo, su mutismo en el caso de Barberá es igualmente criticable, pues Rajoy no es presidente en funciones del PP, por mucho que sí lo sea del Gobierno; y quien preside un partido tiene el deber de hacer público su postura ante el procesamiento de uno de sus miembros más destacados; más aun cuando a Barberá se le investiga por un donativo de 1.000 euros efectuado a su partido que supuestamente podría encubrir un blanqueo de dinero negro perteneciente al partido que preside Rajoy.

Por el propio comunicado de la exalcaldesa, en el que Barberá manifiesta su voluntad de no dimitir como senadora, se sabe que ha solicitado la baja en el PP porque así se lo ha pedido el partido. Lo que no se sabe, dado el mutismo de la dirección del PP, es si dicha petición se limitaba a la baja de militancia o, por el contrario, incluía también el abandono del escaño de senadora.

Si la dirección del PP considera que cualquier imputación de uno de sus miembros debe llevar, siempre y de manera forzosa, la dimisión del imputado de todos sus cargos –tal y como pactó recientemente con Ciudadanos para la finalmente fallida investidura de Rajoy–, es evidente que la "petición del partido" a Barberá se ha quedado corta o la política valenciana no la ha atendido en toda su plenitud. Si, por el contrario, el PP se siente liberado de los acuerdos alcanzados con Ciudadanos, y considera ahora que dicho automatismo en el ámbito político puede ser en algunos casos una violación excesiva del principio de presunción de inocencia propio del ámbito penal, que así lo manifieste y que ponga también de manifiesto las más que justificadas dudas que le pudiese suscitar la imparcialidad del inefable Conde Pumpido, el juez de cupo socialista que ha imputado a Berberá, y que fue fiscal general del Estado con Zapatero.

Lo que no es de recibo es dar la callada por respuesta y dejar que algunos miembros del PP –como Alfonso Alonso o Cristina Cifuentes– especulen sobre lo que Barberá debería hacer o lo que debería hacer la dirección del partido. La imagen de caótico y ominoso desconcierto que da el PP es total, y no hay que olvidar que de lo que se acusa a Barberá no es de haberse enriquecido ella ilícitamente, sino de haber contribuido a la financiación irregular del partido que ahora le ha exigido su baja.

El hecho de que la formación de Albert Rivera dé por bueno el surrealista desenlace por el que Barberá va a dejar de ser del PP pero va a continuar siendo senadora no reduce el estupor de la ciudadanía ni deja en muy buen lugar a la formación naranja, que está haciendo unos papelones de escándalo estos últimos días por salvar la cara a un aliado que a las primeras de cambio le ningunea. Por el contrario, lo incrementa. No es de extrañar que siga cundiendo el hartazgo ciudadano.

La tieta Rahola y el supremacismo
Pablo Planas Libertad Digital 14 Septiembre 2016

Resulta en extremo delirante que los matones del catalanismo operen con tamaña impunidad y se cisquen en las leyes de todos sin la más mínima consecuencia.

Puede que a Mariano Rajoy le parezca que escampa cuando jarrea y que Pedro Sánchez sea el asesino de Manolete, pero la concatenación de casos de inmoralidad política requeriría algo más por parte del presidente en funciones que prologar el libro de su amigo Guindos, cuyo título, España amenazada, sería suficiente para desencadenar su cese fulminante. Sí, es verdad, la idea y la realidad de España están amenazadas, entre otras razones por la estulticia de un Consejo de Ministretes que toca la lira y premia al Gobierno catalán por cada acto de rebeldía con abundantes partidas económicas para inundar el Camp Nou de banderas separatistas, montar embajadetas en Vladivostok y mantener regado el jardín de la tieta Rahola en Cadaqués.

Guindos ha puesto negro sobre blanco lo que era y es un clamor: las amenazas de la Generalidad con un default para ensuciar el crédito de España y alimentar la castaña separata. ¿Respuesta? Más pasta para pisotear los derechos de miles de ciudadanos en Cataluña, enfrentar a la sociedad, reventar la economía y dar satisfacción y salida a individuos como Artur Mas, la definición de cuya catadura requeriría el uso de la jerga de tahúres, alcahuetas y vendedores de crecepelo. Que personajes como Mas, Homs, Puigdemont o Anna Gabriel hayan medrado como lo han hecho sólo se explica por dos razones: tres décadas de pujolismo xenófobo, racista y supremacista en la escuela, los medios y la Administración y la pasmosa, patética, suicida y cómplice pasividad de los sucesivos Gobiernos del PSOE y del PP.

Cataluña es tema aparte y territorio ignoto para los partidos nacionales, que supeditan a su ansia de poder la igualdad entre españoles, la estabilidad jurídica e institucional y la misma sustancia de España. ¿Qué más tiene que hacer el separatismo para obtener una respuesta acorde al desafío? Resulta en extremo delirante que los matones del catalanismo operen con tamaña impunidad y se cisquen en las leyes de todos sin la más mínima consecuencia.

Se escudan en que sobre la presidenta del Parlamento regional, Carme Forcadell, planea el riesgo de una inhabilitación cuando ellos, los nacionalistas, han lesionado, vulnerado y pateado los derechos de cientos de miles de personas que no comulgan con el credo separatista. Mas se broncea las lorzas en un yate de lujo, Puigdemont se pone a tocar la guitarra en un guateque ampurdanés de lo más pijo, Forcadell disfruta de unas vacaciones exóticas y el resto de gerifaltes del separatismo se pegan la vida padre mientras el Gobierno, el PSOE y la Judicatura calibran, valoran y sopesan el efecto que podría tener en el denominado proceso la aplicación de la ley. Creen que actuar contra los golpistas provocaría un estallido social. Pues no. Pasaría igual que en el País Vasco. Nada de nada. Al menos hasta el próximo 11-S, en el que políticos, maestros, padres, abuelos y TV3 convertirían a los niños en simbólicos escudos humanos contra la ley y la libertad en una enésima y marmotífera exhibición de masas, coros y danzas. Igual que cada año desde hace un lustro, pero con menos asistencia.

ORBÁN ALERTA DE LA 'POLÍTICA INGENUA' DE BRUSELAS
'Perderemos nuestros valores, habrá más musulmanes y no reconoceremos Europa'
S. Toro GCT  14 Septiembre 2016

El ministro de Exteriores húngaro, por su parte, ha recordado a Luxemburgo -que ha pedido expulsar a Hungría de la UE- que su país defiende a Europa y que los ciudadanos húngaros son los únicos que pueden decidir con quién quieren vivir, un derecho que "ni los burócratas de Bruselas ni Luxemburgo pueden quitarles".

"Perderemos nuestros valores, poco a poco habrá cada vez más musulmanes y no reconoceremos Europa". Estas serán las consecuencias -ha advertido el primer ministro húngaro, Viktor Orbán- de la "política ingenua" aplicada por Bruselas. Este lunes en el Parlamento, Orbán ha recordado que el plan de la Unión Europea (UE) para reubicar a los refugiados "lleva a una catástrofe de la civilización europea" y ha vuelto a denunciar la "relación clara" que existe entre el terrorismo y la inmigración ilegal que está azotando al Viejo Continente.

Este martes ha sido el ministro de Exteriores húngaro, Péter Szijjártó, el que se ha visto obligado a recordar que Hungría defiende a Europa después de que su homólogo luxemburgués, Jean Asselborn, haya planteado la posibilidad de expulsar a Hungría de la UE por su política migratoria. Szijjártó ha recordado además que los ciudadanos húngaros son los únicos que pueden decidir con quién quieren vivir, un derecho que "ni los burócratas de Bruselas ni el ministro de Exteriores de Luxemburgo pueden quitarles".

El jefe de la diplomacia luxemburguesa, contagiado por la "generosidad mal entendida" de la canciller alemana Angela Merkel, no entiende que Hungría rechace el sistema de cuotas de refugiados, a pesar de que este -tal y como han denunciado tanto las autoridades polacas como las húngaras- "reduce la soberanía nacional" y "viola las leyes nacionales". Además cabe recordar que, como ha reivindicado en diferentes ocasiones el viceministro polaco de Exteriores, Konrady Szymanski, la decisión de países como Hungría, Polonia, Eslovaquia y República Checa de rechazar la acogida de inmigrantes ha sido tomada de acuerdo a la opinión de la mayoría de la población.

En una entrevista en el diario alemán Die Welt, el ministro luxemburgués se ha atrevido a decir que Hungría "no está muy lejos de dar la orden de disparar contra los refugiados". Y todo por defender la forma de vida, la cultura y las tradiciones cristianas de Europa. Pero las acusaciones han ido a más y no ha tenido reparos en señalar que "no podemos tolerar que se vulneren los valores fundamentales de la UE", a pesar de que es precisamente la UE quien quiere aniquilar a las naciones europeas -así lo han denunciado recientemente desde Polonia-.

El ministro húngaro ha mostrado su malestar por estas declaraciones y ha calificado a Asselborn de "frustrado, aleccionador y presuntuoso", a la vez que ha denunciado que "trabaja sin cansancio en erradicar la seguridad de Europa". "Es bastante curioso que Jean Asselborn y el también luxemburgués Jean-Claude Juncker -presidente de al Comisión Europea-, que llegan de la patria de los 'beneficios fiscales', hablen de igualdad de obligaciones", ha añadido Szijjártó.

El país celebrará un referéndum contra esas cuotas el próximo dos de octubre. "¿Quiere que la Unión Europea disponga, sin el consentimiento del Parlamento, sobre el asentamiento de ciudadanos no húngaros en Hungría?", será la pregunta en esa consulta. El Ejecutivo, que pide a los ciudadanos que voten "no", lleva meses alertando de que la llegada de inmigrantes traerá terrorismo y crimen. "Desde el inicio de la crisis migratoria en Europa murieron más de 300 personas en ataques terroristas", "el atentado de París fue cometido por inmigrantes" o "desde el inicio de la crisis migratoria en Europa ha aumentado considerablemente el número de acosos contra las mujeres" son los mensajes más importantes de la campaña de cara al referéndum.

El primer ministro húngaro, consciente de la necesidad de restablecer el orden europeo y de defender al pueblo húngaro de las políticas de Bruselas, anunció el pasado mes de agosto la construcción de una nueva valla más robusta en su frontera sur para proteger el país ante un posible incremento en el número de inmigrantes y refugiados si el acuerdo con Turquía fracasa.

Gaceta.es alertó contra la política migratoria
Más refugiados detenidos por terrorismo. Realidad frente a propaganda
Gaceta.es  14 Septiembre 2016

Los hechos están ahí y pueden ser probados; los carteles y las proclamas duran algo menos. Es la diferencia entre propaganda y realidad. Una realidad -la de los peligros de la suicida política de refugiados emprendida por Europa- que Gaceta.es denuncia desde hace casi dos años. Las últimas detenciones de Alemania reconfirman que, lamentablemente, teníamos razón.

Fiscalía alemana. Tras una operación policial de meses, que ha supuesto la creación de un grupo especial, la intervención de numerosos teléfonos y el registro de varios centros de refugiados, las autoridades anuncian la detención de tres hombres de origen sirio, solicitantes de asilo en Alemania, que habían llegado a Europa “para llevar a cabo una misión concreta o esperar instrucciones adicionales” del Estado Islámico. Es decir, para matar a cuantos más occidentales infieles mejor y sembrar el terror, siguiendo las órdenes del autodenominado Califato Islámico. Son tres jóvenes acusados de "colaboración con un grupo terrorista extranjero" y de los que se sabe, al menos, que recibieron entrenamiento sobre empleo de armas y explosivos en Siria para, después, comprometerse ante un responsable del Estado Islámico a viajar a Europa. Lo hicieron con los pasaportes proporcionados por los terroristas, que también les dieron dinero y teléfonos móviles con programas de comunicación preinstalados.

Su plan es el guión, paso a paso, punto por punto, sobre el que alertaban hace ya casi dos años el primer ministro húngaro Viktor Orbán, la líder del Frente Nacional, Marine Le Pen o, ya en España, el presidente de VOX, Santiago Abascal. Todos eran tachados de xenófobos por denunciar la entrada de cientos de miles de personas -hombres jóvenes en su mayoría- sin identificar. Alertaba sobre ello también, y en un desierto mediático pocas veces visto, este diario -Gaceta.es- que, con notas editoriales e información, analizaba qué estaba ocurriendo en Europa. Como a los anteriores líderes políticos, se le tachaba de xenófobo, racista y desalmado.

Pero vayamos a los hechos, a la irrefutable e incontestable realidad. Tal como ocurrió. Paso a paso.

Es septiembre de 2015. La crisis de refugiados llevaba meses golpeando las fronteras de Europa y las retinas y los corazones de los occidentales. Ya se había difundido la trágica foto del pequeño Aylan ahogado en una playa turca. Gaceta.es denunciaba entonces la irresponsabilidad de una Europa personificada en Angela Merkel que, al grito de Welcome Refugees, animaba a sirios, afganos, eritreos, nigerianos y un largo etcétera a embarcarse en una insegura aventura para alcanzar una tierra que estaba muy lejos de ser la prometida. Denunciaba también el peligro que esa política de puertas abiertas podía suponer para la seguridad europea en un momento de auge del terrorismo islamista más radical que encarnaba el Estado Islámico.

Llegamos, entre acusaciones de xenofobia y racismo, al 20 de noviembre de 2015. Hay 130 muertos -las víctimas de la masacre parisina de Bataclan y el Estado Saint Denis ocurrida el 13 de noviembre- sobre la mesa, pero casi ninguna mención en la prensa a lo que la Fiscalía francesa contaba: al menos dos suicidas de París habían entrado en Europa aprovechando la crisis de refugiados. Gaceta.es lo contó, y se preguntó también si tenía sentido un espacio Schengen de frontera única que no cumpliera con su deber de control.

Avanzan los meses; llegamos a diciembre de 2015 y se conocen con más detalle las consecuencias de la política de puertas abiertas practicada por una adormecida Europa: Abdeslam, coautor del 13N, había recorrido dos veces Europa por la conocida como ruta de los refugiados y contactado con algunos de los terroristas que, meses después, estarían implicados en los atentados de Bruselas. El 11 de enero, la realidad volvía a imponerse a la corrección política: el atacante a una comisaría de París había entrado en Alemania como refugiado.

Y 15 días después más hechos confirmaban un secreto a voces: El Estado Islámico explota las rutas de refugiados para acceder a Europa con pasaporte falso y órdenes para atacar. El mismo día se anunciaba la detención de un presunto yihadista en un centro de refugiados de Bélgica.

Ya en febrero de 2016, con la información sobre los atentados de París y Bruselas en manos de los políticos, Gaceta.es continuaba denunciando la peligrosa decisión que habían tomado las élites europeas: la seguridad de sus conciudadanos no podía empañar el proyecto cultural de la inmigración masiva. Así, denunciamos el ocultamiento por parte de medios de comunicación e instituciones oficiales de agresiones a mujeres, de desapariciones de menores refugiados, de matrimonios con niñas, de maltrato a los cristianos en los centros de acogida…

Y seguimos contando las no pocas detenciones de radicales yihadistas… algunas en centros de acogida.

Desde aquellos primeros meses de 2016 hasta ahora, con un verano negro en lo que a ataques islamistas se refiere -el yihadista Larossi Abdalla mataba a un policía y a su mujer en presencia de su hijo; una masacre con un camión deja 84 víctimas mortales en Niza; un refugiado afgano de 17 años hiere con un hacha y un cuchillo a cuatro personas; un solicitante de asilo sirio muere al detonar un artefacto explosivo que hirió al menos a 15 personas; dos yihadistas degüellan al sacerdote Jacques Hamel...- las alertas sobre la amenaza que se cierne sobre Europa han sido constantes… con escaso eco mediático entre las grandes cabeceras, más preocupadas por la falta de libertad de las mujeres que querían ir a la playa en burkini.

Este martes 13 de septiembre, con unas crisis de refugiados que cumple ya un año y medio, las palabras de la Fiscalía alemana reconfirman, punto por punto, que las previsiones -islamofobias y xenofobias aparte- eran correctas.

La otra política
Y con las élites europeas obcecadas en sacar adelante su plan migratorio, la ciudadanía de Occidente comienza a dirigir su mirada a partidos hasta ahora minoritarios que cosechan, en esta Europa, abultados resultados en las urnas. Es el avance en Austria del FPÖ, que espera la convocatoria de nuevas elecciones tras las sospechas de pucherazo que llevaron a anular los resultados de los anteriores comicios, donde la derecha identitaria perdió por unos pocos miles de votos ante el candidato ecologista. Es el caso, en la patria de Merkel, de Alternativa por Alemania, que ya supera en votos al partido de la canciller, la CDU, en su propio feudo, o del Frente Nacional de Marine Le Pen que, según no pocos analistas políticos, no llegará al poder en las presidenciales de2017, pero sí en las siguientes. Es la Europa de los refugiados.

Los libros escolares de Baleares, repletos de propaganda pancatalanista
www.latribunadelpaisvasco.com 14 Septiembre 2016

Según una información publicada en su web, la Fundación Círculo Balear (FNCB) ha tenido acceso a los libros de "Lengua y Literatura Catalana" que los institutos de Baleares van a utilizar durante este curso escolar, “confirmando la intensificación del adoctrinamiento político pancatalanista en las aulas”.

FNCB explica que, concretamente, “para los estudiantes baleares de segundo curso de Bachillerato, la editorial catalana Casals dedica temas enteros a contenidos políticos favorables a la Cataluña nacionalista, los ‘países catalanes’, criticando la legislatura pasada presidida por José Ramón Bauzá, apoyando al actual gobierno tripartito, o promocionando la entidad separatista radical Obra Cultural Balear (OCB)”.

“Estos manuales no hacen referencia alguna a la lengua y cultura balear”. Referente a las Islas Baleares esto es lo que se enseña a los alumnos: "El gobierno autonómico de los últimos años ha sido muy hostil al uso social del catalán. Pero la contestación social de entidades como la Obra Cultural Balear a esta situación es muy importante. El cambio de gobierno autonómico de 2015 (Pacto entre PSOE y separatistas pancatalanistas) abre una nueva etapa esperanzadora en el uso público y fomento del catalán en las islas".

También se pueden encontrar actividades en las que se resalta que "el catalán es la única lengua europea sin Estado propio que consigue significarse en Twitter", siendo constantes las referencias a los inexistentes "paises catalanes", a Cataluña y a su Estatuto de Autonomía de 2006. Tomando como ejemplo a seguir el cuerpo legal catalán que establece el catalán como única lengua de enseñanza, "lengua propia que la singulariza como pueblo", "el deber de conocerla", "la lengua de acogida de los inmigrantes", etc...

El presidente de la FNCB, Jorge Campos, afirma que "es intolerable que a los alumnos de Baleares se les adoctrine en el pancatalanismo, con una historia falsa, con conceptos anticonstitucionales, y todo ello promocionado ahora por el gobierno de la socialista Armengol."

"Como hemos denunciado siempre el catalán en Baleares es el instrumento para adoctrinar en el pancatalanismo. Las instituciones autonómicas y del Estado no responden ante estos contenidos con alta carga ideológica". "Es intolerable e ilegal que la administración autonómica y un sector de la docencia adoctrinen a los alumnos para conseguir sus objetivos políticos. La oposición parlamentaria debería utilizar todos los instrumentos legales a su alcance para evitar esta ingeniería social, y los padres denunciar sistemáticamente estas situaciones".

POLÉMICA EN EL GATO AL AGUA
Cuando los socialistas catalanes celebraban los atentados de ETA
En el programa presentado por Javier Algarra, varios contertulios recriminaron al diputado autonómico socialista Juan Segovia el apoyo de un sector de su partido a ETA en los años ochenta.
Gaceta.es 14 Septiembre 2016

El pasado lunes, en el programa El Gato al Agua, que dirige y presenta el periodista Javier Algarra en Intereconomía TV, se vivió un momento de tensión protagonizado por el director de Gaceta.es, Kiko Méndez-Monasterio, y el diputado socialista en la Asamblea de Madrid, Juan Segovia. La disputa se inició cuando el político quiso defender la actuación del PSOE frente a ETA y su radical enfrentamiento. En ese momento terció el historiador Fernando Paz recordando cómo los gobiernos socialistas de los años ochenta y noventa consideraban que “España podía aguantar 30 muertos por ETA al año… siempre y cuando las víctimas fueran militares o guardias civiles”.

En ese momento Segovia recriminó esas palabras y dijo que el PSOE había sufrido muchas muertes y que decenas de socialistas habían muerto a manos de la banda terrorista. En ese momento Méndez-Monasterio recordó como el hoy diputado de Ciudadanos y portavoz de su grupo parlamentario en el Congreso de los Diputados, Juan Carlos Girauta, decidió abandonar su militancia en el PSC al ver como se celebraba el asesinato de tres militares a manos de la banda terrorista de ultraizquierda.

El atentado al que se refiere el director de Gaceta.es es el que tuvo lugar el 17 de junio de 1986 cuando el coche en el que viajaban el comandante Sáenz de Ynestrillas, el teniente coronel Vesteiro Pérez y el soldado Casillas Martín, fue ametrallado causando la muerte de los tres militares.

Al PSC pertenecía, para mayor escarnio, el ministro de Defensa que en aquellos años (lo fue desde 1982 hata 1991) ocupaba la cartera ministerial a la que pertenecían las tres víctimas. Ninguna sanción, ninguna investigación y ninguna disculpa salió de la Federación Socialista de Cataluña cuando años más tarde Girauta revelaba aquella celebración de los militantes.

ANTE LA FISCALÍA
Vox denuncia la quema de símbolos nacionales durante la Diada
Los delitos que se les podrían imputar a los manifestantes serían los relacionados con el ultraje a España, la incitación al odio y a la violencia por razón del origen nacional y delitos contra la Corona.
Gaceta.es 14 Septiembre 2016

Los Servicios Jurídicos de Vox han interpuesto este martes a las 09:00 horas una denuncia ante la Fiscalía Provincial de Barcelona para denunciar la quema de retratos del Rey de España, Felipe VI, banderas españolas, francesas y de la UE, así como ejemplares de la Constitución española durante la celebración de una manifestación de la izquierda radical separatista en la Diada.

Los delitos que se les podrían imputar a los manifestantes serían los relacionados con el ultraje a España (artículo 543 del Código Penal), la incitación al odio y a la violencia por razón del origen nacional (artículo 510 del Código Penal) y delitos contra la Corona (artículo 491.2 del Código Penal).

Estos delitos, tal y como apunta Juan Cremades, miembro de los Servicios Jurídicos de Vox, podrían llevar aparejada una condena de hasta cuatro años de prisión para sus autores y para los responsables de las organizaciones convocantes CUP y sus grupos afines “Arran”, “Endavant” y el “Sindicato de Estudiantes de los Países Catalanes”. Asimismo, Vox solicita que el juez que lleve el caso tome declaración a toda la ejecutiva de la CUP y de las organizaciones antes citadas.

Tal y como ha manifestado Santiago Abascal, presidente de Vox, la acción penal ejercida pretende la defensa de la Corona, la Constitución Española y la bandera de España como símbolos de la convivencia en libertad entre los españoles: “En VOX no vamos a permitir que estos actos de ultraje a los símbolos de la nación queden impunes”. Esta denuncia se suma a la ya realizada por Vox en mayo de 2015 por el mismo motivo durante una manifestación celebrada el 1 de mayo en Barcelona.

El viejo maquis que denuncia las purgas de Carrillo y ‘La Pasionaria’, pero no sus propios crímenes
Juan E. Pflüger GCT 14 Septiembre 2016

Se llama Francisco Martínez-López y le apodaban “El Quico”. Fue miembro del maquis, esa guerrilla que, empleando técnicas terroristas, atormentó durante casi dos décadas el campo español, sembrando los campos de cadáveres de inocentes y asolando poblaciones. Asesinaban igual a civiles que a militares, a mujeres que a hombres y a niños que ancianos.

Ahora, cuando ha superado los noventa años, “El Quico” se pone digno y exige, mediante la publicación de una carta dirigida al Partido Comunista, al que pertenece desde los 14 años y del que ha ostentado cargos de responsabilidad, que haga autocrítica de las purgas -en su lenguaje debemos traducirlo por asesinatos- que “La Pasionaria” y Santiago Carrillo ordenaron durante las décadas de los cuarenta y los cincuenta.

¡Es curioso! Jamás pidió esa autocrítica cuando ocupaba cargos dentro del grupo terrorista, ni cuando formaba parte de la ejecutiva comunista en su exilio en París. Tampoco ha reclamado autocrítica por las matanzas que cometieron mientras decían luchar por el pueblo. Solamente pide autocrítica por la muerte de sus antiguos compañeros, amigos o no, y sólo lo hacen cuando muchas décadas después de los hechos, ya han muerto los responsables a los que ahora exige una autocrítica póstuma.

No tiene sentido. Él fue combatiente en la guerrilla de León-Galicia, y no hizo nada. Después, a partid de 1951, mientras se seguían cometiendo las purgas, volvió a la militancia activa en el PCE en Francia, tampoco hizo nada. Con el paso del tiempo ocupó cargos de dirección. Primero como miembro de la comisión del Comité Central de Europa, después como miembro del Comité Central del Partido Comunista de España y como responsable de organización del partido en Francia, y seguía sin hacer nada.

Y es ahora, cuando sus compañeros de partido responsables de las purgas ya han muerto, exige al PCE “que reconozca públicamente los repugnantes métodos que utilizó durante los años de la guerrilla antifranquista y que rehabilite a quienes los padecieron y particularmente a las víctimas de ejecuciones sumarias impuestas por la dirección del partido", una dirección que ocupaban Dolores Ibárruri “La Pasionaria” y Santiago Carrillo, al que algunos llamaban ya entonces “el carnicero de Paracuellos”.

Ahora, con el paso del tiempo, asegura que "estos asesinatos fueron cometidos en un contexto de depuración política". La larga carta que ha hecho pública explicando que los actuales responsables del partido, entre los que cita a José Luis Centella, cita varios ejemplos de represaliados dentro del PCE. Pero ni una palabra sobre la necesaria autocrítica sobre los asesinatos que ellos, los miembros del maquis, cometieron.

La mayor actividad criminal del maquis se desarrolló entre 1939 y 1952. Entre esas dos fechas asesinaron a 1.260 personas. De ellas, 953 eran civiles, 257 guardias civiles, 27 miembros del Ejército, y 23 pertenecían a la Policía Armada. Además cometieron 834 secuestros, de los que más de la mitad acabaron con el asesinato de las víctimas. Para financiarse y obtener víveres y munición cometieron 5.963 atracos, en 103 de ellos causaron víctimas mortales y realizaron 538 sabotajes, alguno de ellos especialmente sanguinario.

Son los datos de una historia tan negra, que tras la legalización del Partido Comunista de España tra la muerte de Francisco Franco, los dirigentes del partido ordenaron silenciar la actividad de la “guerrilla antifranquista” en el interior de España. Pese a ello, los que participaron en ella se empeñan en exigir un reconocimiento para aquellos terroristas que recibieron un tratamiento -el asesinato- que ellos no dudaron en dar a más de mil personas.

Y queda en el aire una última cuestión ¿qué papel jugó "El Quico" en la muerte del mítico maquis Manuel Girón? En su carta, Francisco Martínez-López asegura que luchó junto a Girón hasta la muerte de este el 2 de mayo de 1951, después marcharía hacia el exilio junto a los otros tres únicos miembros supervivientes de la partida: Manuel Zapico, Pedro Juan Méndez y Silverio Yebra. Sin embargo hay cosas que no cuadran en su versión. Girón murió solo, cuando el guardia civil infiltrado en su partida, José Rodríguez Cañueto, le disparó en presencia de su novia, Alida González. Se encontraban en Las Puentes de Malpaso. Aquel día, ni "El Quico" ni sus tres compañeros estaban al lado de su jefe. Por entonces, el hombre más buscado en el interior de España. Algunos escritores que han estudiado la vida de Girón, como Macías, se extraña de que ese día no estuviesen juntos ya que jamás se separaban. Además, cuando murió Pedro Juan Méndez en 2012, muchos medios de comunicación leoneses le señalaban como el último superviviente de la partida de Girón. Entonces nadie mencionó a "El Quico", aunque é asegura que permaneció con ellos hasta que juntos abandonaron España en septiembre de 1951.

En la reseña del 104 aniversario del nacimiento de Girón, la web Infobierzo le dedicaba un interesante artículo titulado "El guerrillero que murió cuatro veces", en el texto asegura que cuando murió el líder del maquis: "A pocos metros se encontraba la que había sido su compañera durante los últimos años, Alida González, que fue detenida. Sus cuatro últimos compañeros en la guerrilla, misteriosamente ausentes en el momento del asesinato de Girón, abandonarían el país poco después".

Puedes comentar el blog con el autor en @Juanerpf o en la página de Facebook Los Crímenes del Comunismo.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Hasta pronto, Parlamento vasco

Gorka Maneiro www.latribunadelpaisvasco.com 14 Septiembre 2016

Hubo a quienes escuché decir que yo estaba dispuesto a hacer cualquier cosa con tal de “mantener mi culo” en el Parlamento vasco. Exageraban con lo de “cualquier cosa”… pero sí es cierto que deseaba que UPyD siguiera estando presente en la Cámara vasca: no sólo porque el trabajo hecho allí ha sido extraordinario y el que queda por hacer, enorme, sino porque era una forma adicional de ayudar a nuestro partido político a remontar el vuelo. Y porque un partido político se supone que quiere, y está bien que lo quiera, presentarse a todas las elecciones y lograr el mayor número de representantes posibles. Ahora, sin presencia institucional en Euskadi, las cosas serán más difíciles… y quizás por ello estén hoy día brindando quienes lograron su objetivo, inmovilistas, corruptos, recortadores sociales y nacionalistas incluidos. Que sepan en todo caso que volveremos con más fuerza que antes.

Viendo el percal y, en concreto, el ridículo argumental y la nadería política de quienes supuestamente se nos parecen tanto (y de todos los demás, desde luego), observando además el vacío ideológico y programático que se nos presenta y que sufriremos durante los próximos cuatro años, a uno le entran ganas de salir al ruedo de la campaña y seguir diciendo lo que llevamos diciendo desde 2007… pero va a ser que no va a ser posible (de momento) por mucho que a uno le indigne lo que está viendo y oyendo: al fin y al cabo, en la política, como en la vida misma, no siempre querer es poder. Y además los errores propios se pagan.

Ahí queda nuestro descomunal trabajo durante todos estos años. Con UPyD llegaron cuestiones que nunca antes se habían tratado en el Parlamento vasco y, visto lo visto, no volverán a oírse hasta que volvamos fortalecidos: reforma del entramado institucional vasco, supresión de las diputaciones forales, supresión del Concierto Económico, denuncia de las corruptelas, redes clientelares y actitudes despóticas del PNV, denuncia de la política lingüística nacionalista, reforma de la ley electoral… además de nuestra permanente oposición a los recortes sociales y nuestra defensa del Estado del Bienestar. Qué decir de nuestra oposición al nacionalismo obligatorio y nuestra defensa de las víctimas del terrorismo frente a los servicios auxiliares de ETA. O de nuestra defensa de la igualdad y de los derechos ciudadanos frente a los localismos, regionalismos y nacionalismos de todo tipo. O de nuestros principios inquebrantables mantenidos siempre y en todos los lugares, sin humo ni disimulos ni medias verdades.

Aunque soy de los que defienden ser flexibles en lo accesorio, pero firmes en lo esencial, casi siempre fui bastante revolucionario: repetidamente defendí, idealista de mí, que un diputado vasco no sólo debía defender los intereses de los vascos sino atender las necesidades comunes de España. Me miraban todos como si mirasen a un alienígena agarrado al atril parlamentario. En fin, multitud de experiencias vitales y políticas que, sin duda, merecen ser escritas y contadas, junto con otras experiencias igualmente inolvidables acumuladas durante todos estos años. Durante estos años en los que lo he dado todo en el Parlamento vasco he sido el hombre más feliz del mundo. No hay nada como poder defender libremente aquellas ideas en las que uno cree. Y, puesto que ya nos conocen, nadie duda de que seguiremos haciéndolo.
Artículo publicado inicialmente en el Blog de Gorka Maneiro
 


 


Recortes de Prensa   Página Inicial