AGLI Recortes de Prensa   Martes 20  Septiembre  2016

Ciudadanos y el pensamiento ‘buromágico’
Javier Benegas www.vozpopuli.com 20 Septiembre 2016

El pasado 11 de septiembre, Benito Arruñada, Catedrático de Organización de Empresas en la Universidad Pompeu Fabra y hombre con la cabeza bastante bien amueblada, ponía el dedo en la llaga a propósito de un artículo escrito conjuntamente por Jesús Alfaro y Luis Garicano sobre el caso Soria, pieza publicada, cómo no, en el diario El País. La frase escrita en Twitter por Arruñada, tras leer la pieza de marras, era tan concisa como demoledora: “…Crean burocracia incluso sin querer. ¿Será genético?”

A este respecto, en el “timeline” de Benito Arruñada aparecen otras apreciaciones que apuntan de forma directa y certera al principal defecto de Ciudadanos y sus terminales “racionalizadoras”: el pensamiento “buromágico”; es decir, esa visión fruto de la abrumadora presencia en la dirección del partido de funcionarios, leguleyos y académicos que evidencian una peligrosa arrogancia.

Se hace cada vez más evidente que la sociedad española no está ni de lejos simétricamente representada en el partido de Villegas, Rivera y Garicano. Que tampoco en Ciudadanos tienen demasiado aprecio por la sociedad abierta y, en consecuencia, no terminan de cuajar como alternativa, aun a pesar del lamentable espectáculo que están dando los partidos tradicionales. Siendo justos, hay que decir que esta carencia no es ninguna novedad en la política española, pero no se entiende que en Ciudadanos se vendan a sí mismos como “nueva política” cuando su mentalidad es en realidad muy vieja, tan vieja al menos como la invención de la macroeconomía. Y es de temer que muchas de sus iniciativas, si algún día fueran aplicadas, harían más mal que bien a esa parte de la sociedad que no sólo vive al margen de la Administración sino que sobrevive aun a pesar de ésta.

Diríase que Ciudadanos ha decaído hasta quedarse en un invento con el que parchear el Estado desde dentro y, después, relanzarlo como la quintaesencia del progreso. Tal vez sea por eso que no ven más allá de las narices de una Administración convertida en el ser o no ser de la existencia humana. Y tal vez sea por eso también, como apuntaba Arruñada, que crearán más burocracia aun sin proponérselo. No entienden, o no quieren entender, que el problema de la Administración es su tamaño. Y esto, evidentemente, no se arregla creando nuevos organismos que supervisen a los existentes, tampoco cambiando de organigramas, sino simplificando el invento, imponiendo un drástico régimen al monstruo. Pero en Ciudadanos no hay un valiente no ya dispuesto a expliárselo al gran público, sino a los colegas de esa Administración en la que han echado los dientes.

Esta cerrazón en que ha devenido Ciudadanos tiene a su vez derivas muy preocupantes. Una de ellas es la comprensión netamente tecnocrática de la acción política y la obsesión por redistribuir la riqueza. Otra es la renuncia a la política constitucional y su suplantación por una orgía de medidas arbitristas –una especie de “pedrea”, en acertada expresión de Arruñada- que le deja a uno estupefacto.

Respecto a la obsesión por redistribuir la riqueza, tiene mucho que ver con la corriente de ex militantes del PSOE que en su día recalaron en UPyD y después, cuando el partido magenta se negó a fusionarse y certificó su defunción, saltaron en paracaídas al partido naranja; pero también tiene relación con un núcleo democratacristiano que mezcla convicciones religiosas y políticas; y por supuesto, con esa pulsión del burócrata por convertir todas las incertidumbres humanas en competencias administrativas. Ni que decir tiene que, en consecuencia, detrás del cientificismo que exuda Ciudadanos hay también un prejuicio moral mal disimulado, fruto de una inconveniente mezcla entre socialismo, distributismo cristiano e intereses de grupo.

Dicen que la política es el arte de lo posible. Y debe ser verdad. Aunque el aserto bien valdría para cualquier actividad, incluso para la vida misma. En cualquier caso, parece evidente que en España el arte de lo posible da para muy poco, cada vez para menos. Y es una pena, porque, por más que a Rosa Díez le moleste, en Ciudadanos también hay buena gente, arriba y abajo, gente capaz, honesta y preparada. Pero parece que el partido se les ha ido de las manos, que no han sabido o no han querido abrirlo a la sociedad, que no han entendido que para hacer política de una forma mejor a como se ha venido haciendo, era necesario sumar también a otro tipo de perfiles, personas con una experiencia práctica y una visión de la que carecen funcionarios, académicos y juristas. Lamentablemente, el mundo de lo real no se puede explicar en una pizarra, ni siquiera en mil "papers". Sin embargo, en Ciudadanos parecen empeñarse en lo contrario con su pensamiento "buromágico".

La delicia de no tener Gobierno
Henry Kamen El Mundo 20 Septiembre 2016

El alargamiento del Gobierno en funciones, según el autor, ha sido una bocanada de aire fresco
La economía ha funcionado sin sobresaltos y se ha mitigado la obsesión de los políticos españoles por promulgar leyes

En una situación en la que el país ha estado sin un Gobierno ejecutivo durante casi 12 meses, y puede seguir careciendo de un Gobierno durante varios meses más, inevitablemente han surgido voces de alarma. ¿Puede continuar funcionando la Administración? ¿Puede el Estado sobrevivir? Quizá ya es el momento para reflexionar un poco sobre ello.

En realidad, un país puede funcionar perfectamente aunque no disponga de un Gobierno con plenas facultades. A nuestros políticos les gusta que creamos que necesitamos desesperadamente un Gobierno cuanto antes, pero hay muchos lugares en el planeta que no disponen de éste y, en cambio, son capaces de mantener los servicios básicos. La ONU, por ejemplo, enumera 16 países que no son autónomos y que subsisten con poca o ninguna administración: la lista incluye el Sahara Occidental (los españoles lo llamaban Ifni), y las Bermudas. Un país como Somalia no tiene un Gobierno efectivo desde hace años, gracias a la guerra constante. Pero no es preciso mirar a pequeños territorios o países en guerra por una ausencia de gobierno. Una de las naciones más tranquilas de Europa, Bélgica, entre los años 2010 y 2011 estableció un nuevo récord mundial al no tener un gobierno elegido durante un total de 589 días, casi dos años. No pasó nada negativo. La política interior y exterior continuó sin problemas, y no había ninguna crisis de deuda estatal. Si Bélgica puede hacerlo, España también.

Por tanto, es oportuno preguntarnos: ¿por qué deberíamos estar preocupados por la ausencia de Gobierno? Los gobiernos, en opinión de muchas personas que no son sospechosos de anarquistas, son responsables de todas las cosas malas que nos suceden: hacen leyes absurdas, se llevan nuestros bienes a través de los impuestos, estimulan la corrupción en la vida pública y, con frecuencia, provocan la violencia, la guerra y la muerte. Es cierto que los grandes filósofos explican, como John Locke, que elegimos voluntariamente los gobiernos con el fin de protegernos a nosotros mismos y a la propia sociedad. Pero también explican que los gobiernos no deberían oprimirnos a través de las leyes, los impuestos y las guerras. Es por ello que uno de los principios básicos de la creación de los EEUU fue afirmar que la gente debe estar libre del peso del Gobierno. El escritor estadounidense Ralph Waldo Emerson declaró en 1844 que "cuanto menos gobierno tengamos, mejor". Otro escritor del mismo periodo afirmó: "El mejor gobierno es el que gobierna menos". No todo el mundo estará de acuerdo con esos principios, pero no puede haber ningún mal en reflexionar un poco sobre ello. En cuanto a lo que ha ocurrido en España durante los últimos meses, hay muchas razones para pensar que la situación es buena, precisamente, porque no hay un Ejecutivo activo. La extensión del Gobierno en funciones ha sido como una bocanada de aire fresco y refrescante. La economía ha funcionado sin sobresaltos -con una tasa de crecimiento superior a la de Francia o Alemania-; el empleo ha mejorado -bajando al 20% desde el 23% del año pasado-; y en un mundo donde las finanzas son gobernadas desde los centros internacionales, los gobiernos nacionales parecen cada vez menos importantes. El director general del Banco Santander ha comentado que "la falta de Gobierno no ha tenido ningún efecto hasta el momento". El turismo ha aumentado, los atletas han ganado medallas de oro olímpicas, la policía ha seguido deteniendo a los políticos corruptos, y ha habido menos incendios forestales que en cualquier otro verano.

Por encima de todo, se ha mitigado la obsesión constante de promulgar leyes. Desde las elecciones de diciembre pasado, no ha habido normas nuevas, y la población se ha librado de la carga de la nueva legislación que nadie entiende y que muchos pasan su tiempo tratando de desobedecer. Me parece particularmente divertido el hecho de que los demagogos separatistas en Cataluña, desesperados por proclamar que están siendo sofocados por un Gobierno opresor, no han podido en este tiempo decir nada convincente porque no ha habido ningún Gobierno, ni siquiera un Gobierno opresor. Mientras no exista un Ejecutivo que no esté en funciones, están completamente confundidos cuando tratan de identificar al enemigo opresor. ¿Quién sabe? Esa podría ser la solución a la existencia de movimientos separatistas: la ausencia de un Ejecutivo central.

Estos meses de tranquilidad, sin embargo, pronto podrían ser interrumpidos por la formación de un Gobierno. No nos tomemos en serio las protestas que se han planteado acerca de la posible necesidad de votar el día de Navidad. La posibilidad de una elección el 25 de diciembre es sólo un pequeño problema. El problema real, como todo el mundo sabe, será la realización de una campaña electoral coincidiendo con las vacaciones más populares de España, las que comienzan el 6 de diciembre y continúan hasta el 6 de enero, día de Reyes. Normalmente, la gente coge unas vacaciones de una semana completa a partir del 6 de diciembre en adelante, para celebrar el puente de la Constitución. Es poco probable que cancelen dichos días a causa de un asunto tan agobiante como votar por un Gobierno, que es el principal baluarte de la Constitución.

¿Las autoridades cambiarán la fecha por una posible elección? Probablemente, los próximos comicios acarrearán una victoria del PP, como consecuencia del tedio generado por el PSOE, un partido que ha demostrado que busca las terceras elecciones a pesar de que todos los pronósticos indican que van a perder más escaños.

En estos momentos, con la amenaza de aumentar el caos provocado por el eterno conflicto entre los políticos, a uno se le puede perdonar que simpatice con los que esperan que la ausencia de Gobierno continúe. Después de todo, un país pequeño como Suiza tiene un exiguo Gobierno central, pero sigue siendo uno de los estados de mayor éxito en Europa. Un gobierno débil significa menos control gubernamental, que no es una mala cosa cuando nos damos cuenta de que gran parte de los controles ejercidos por el Gobierno son un obstáculo para la prosperidad. La prosperidad se origina mediante el trabajo duro y los esfuerzos de la gente común, no por las leyes y regulaciones gubernamentales.

A la luz de todo esto, es justo decir que la posibilidad de aún más elecciones no debe verse como esencialmente malo. Si la estructura de la sociedad y el tejido de la economía no se ven afectados por la ausencia de Gobierno, y si no hay ninguna posibilidad para los separatistas de desconectarse de España porque creen que el Ejecutivo no está mirando o está en otra cosa, entonces el pueblo español puede seguir celebrando elecciones dos veces al año por muchos años más, si eso es realmente la preferencia del PSOE. Llegará un momento en que alguna emergencia requiera una decisión de especial trascendencia por parte de un Consejo de Ministros que no esté instalado en la provisionalidad, y lo más probable es que será la CEOE la que lo exija. En ese momento, el PSOE tendrá que decidir si permite que el país vuelva a la normalidad. La pregunta más importante, por supuesto, será si el electorado desea realmente dejar el control de nuevo en manos de los políticos de quienes ha aprendido a desconfiar, y que han demostrado que anteponen los intereses de su facción a los de la nación.
------------------
Henry Kamen es historiador británico.

Los trucos soberanistas no cuelan en el Supremo
Gonzalo Bareño La Voz 20 Septiembre 2016

Entre los espectáculos más patéticos que cabe contemplar está el de un prestidigitador al que no le salen los trucos, los naipes se le caen de las manos y sus trampas quedan al descubierto. Alguien que, acostumbrado a manipular a los demás, controlar sus emociones y revestirse de un aura casi mágica, acaba convertido en un bufón que provoca la risa cuando sus mañas dejan de funcionar. Algo de eso se pudo contemplar ayer en Madrid cuando Artur Mas y sus conmilitones independentistas trataron de reeditar en las calles de la capital el auto sacramental que acostumbran a representar en Cataluña cada vez que uno de ellos tiene que responder ante la Justicia por casos flagrantes de corrupción o por saltarse la ley a la torera.

Declaraba ante el Tribunal Supremo Francesc Homs, portavoz de Partido Demócrata Catalán (marca que sustituye a la de CDC, hundida en un pozo de corrupción), acusado de desobediencia, prevaricación y malversación de fondos públicos como responsable de la ilegal consulta independentista celebrada en Cataluña el 9 de noviembre del 2014. Homs, Mas y los suyos recorrieron el camino hacia el tribunal como una procesión que acompaña a un mártir al que aguarda la hoguera. Pero, en lugar de los vítores ciudadanos que suele provocar este numerito en las calles de Cataluña, esta santa compaña soberanista solo provocó el silencio de los atareados viandantes y la chufla de algún curioso ante la solemnidad que la estrafalaria comitiva pretendía dar a algo tan sencillo como que un acusado responda ante un juez por sus presuntos delitos.

Traspasada la puerta del Supremo, Homs constató también que, al contrario que a los jueces y fiscales catalanes sometidos a la permanente presión de las huestes independentistas, al alto tribunal no le impresionó nada su tropel de bravatas para justificar lo injustificable: «Esto es un proceso político», «mi sentencia ya está dictada», «la fiscalía es el brazo armado del PP». Ni tampoco las falacias de Artur Mas: «Lo que está en juego es la democracia, no la independencia». A los jueces solo les interesaba ayer determinar si Homs desobedeció conscientemente la prohibición del Constitucional de celebrar aquella consulta. Y ahí, la épica de Homs se vino abajo, porque de lo que se trata al fin y al cabo es de salvar el pellejo y no acabar inhabilitado. Por ello, echó mano de un argumento tan peregrino como el de que él no desobedeció porque la prohibición era algo confusa y no llegó a entender qué era lo que se prohibía.

Todo esto no pasaría de ser una farsa ridícula si no fuera por un pequeño detalle que nos deja el esperpento. Entre quienes procesionaron junto a Homs y respaldaron su olímpico desprecio a todas las leyes españolas figuraban representantes de PDC, ERC, PNV y Podemos. Y eso permite que todos tengamos ya claro que, si en España se pretende formar un Gobierno que garantice el imperio de la ley y el respeto a la Constitución, en la ecuación no podrá figurar ninguna de estas cuatro formaciones.

El economista Rallo desmonta la propaganda de Podemos sobre la deuda de Madrid
A.I.M. esdiario 20 Septiembre 2016

En un artículo ha puesto negro sobre blanco la verdad a medias que los de Pablo Iglesias están usando para sacar pecho de su gestión allá por donde van. Los números dicen lo que dicen.

Con Manuela Carmena, es decir Ahora Madrid, es decir Podemos, la deuda del Ayuntamiento de Madrid se ha reducido en 1.000 millones de euros en el último año. Es el argumento de brocha gorda que repite machaconamente el partido de Pablo Iglesias desde que a mediados de junio el Banco de España publicó las últimas cifras de endeudamiento de las corporaciones locales.

Este fin de semana, sin ir más lejos, Íñigo Errejón sacaba pecho de ello en un mitin de En Marea en Pontevedra, para sacudirse esa crítica extendida de que el partido morado no sabe gestionar:

"Hoy, algún tiempo después de ganar los ayuntamientos del cambio para la gente, tenemos que decir muy orgullosos, con humildad pero con muchísimo orgullo, que gobernamos mejor. Allí donde gobernamos reducimos la deuda de los ayuntamientos, 1.000 millones menos de deuda en el Ayuntamiento de Madrid, allí donde gobernamos se abren comedores para que nadie se quede sin tres comidas al día (...). Gobernamos mejor y lo hemos demostrado".

Ocurre, sin embargo, que los números de los que presume Podemos son una verdad a medias. Y así se ha encargado de destaparlo el mediático economista Juan Ramón Rallo en un artículo en La Razón que le está provocando airadas críticas por parte del ciberactivismo podemita.

En él, Rallo sitúa el origen del descenso de la deuda del Ayuntamiento de Madrid en la gestión de Ana Botella, mal que les pese a Rita Maestre y compañía. Porque si con Carmena el pasivo del Consistorio se ha reducido, con Botella lo hizo más.

El economista da las cifras contantes y sonantes, sin mucho lugar a discusión: "Entre el segundo semestre de 2014 y el primero de 2015 (etapa de Ana Botella), la deuda del Ayuntamiento se contrajo en 1.286 millones; en cambio, en el segundo semestre de 2015 y el primero de 2016 (etapa Carmena), la deuda cayó en 1.074 millones".

Y sostiene a renglón seguido: "Si los resultados de Ahora Madrid fueron tan espectaculares, entonces habría que calificar a los de Botella de mucho más espectaculares". Resultado que, no obstante, atribuye al estrecho marcaje al que el Ministerio de Hacienda está sometiendo a los ayuntamientos para que no gasten más de la cuenta.

La pregunta ahora es, ¿será capaz Carmena de mantener el ritmo de descenso de la deuda en los dos próximos ejercicios". Y Rallo tiene claro que no: "Entre 2016 y 2017, la deuda municipal debería reducirse en 2.200 millones de euros: de momento sólo lo ha hecho en 200 y Ahora Madrid, en el ya mentado Plan Económico-Financiero, amenaza con hacerlo sólo en 1.300. ¿La razón? Que, esta vez sí, quieren incrementar el gasto público en 1.000 millones de euros al año. Si Hacienda no se lo impide, será entonces cuando comprobaremos que más gasto público es más deuda o, al menos, mucha menos reducción de deuda".

Ya sé para qué sirve el Senado
Antonio Burgos ABC 20 Septiembre 2016

HAY cosas inútiles, inservibles, baldías, superfluas.... y Senados de España, resumen y síntesis de todas. En la Historia de España nos quedan grandes enigmas. ¿Quién mató a Prim? ¿Por qué Fernando VII usaba paletó? ¿En qué lugar exacto de Calatañazor perdió Almanzor el tambor? Y la que nadie ha sabido nunca responder, por muchas vueltas que le han dado al asunto y muy a fondo que lo han estudiado los más preclaros varones de la ciencia política: ¿para qué puñetas sirve el Senado?

En tales circunstancias, pueden empezar a enviarme mensajes de felicitación e incluso, si quieren, pavos de Navidad, cajas de yemas de San Leandro y centros de flores elegantones. Porque, señoras y señores, acabo de descubrir para qué demonios sirve el Senado. De momento, para que no hablemos de los 741 millones de euros del ala que han volado en los ERE de Andalucía, según ha dicho el fiscal anticorrupción, no una gaceta facha ni una radio macuto; ni un tertuliano que sabe de todo, de descarrilamientos de tren de Galicia y de muertes de turistas españoles en Bali, así como de las corrupciones: que son las del PSOE si el tal tertuliano es un facha y las del PP si es un progresista de toda modernidad, como manda el Reglamento de Aplicación y Tiro de La Cuatro y la Sexta, así como de Radio Nacional de España y de Canal Sur.

El Senado, gracias a la inestimable colaboración de doña Rita Barberá y del blanqueo de sus famosos 1.000 euros... Por cierto, y antes de que se me olvide. Junto con la utilidad del Senado he descubierto también el origen de un dicho andaluz que se aplican a sí mismos quienes andan con menos fondo que una lata de anchoas, los que están completamente tiesos:

-Estoy para un blanqueo...

Estar para un blanqueo se dice de los que no tienen un céntimo. Ahora podemos cifrar la cifra exacta de los que están para un blanqueo: son 1.000 euros. Los que blanqueó doña Rita Barberá, no sé si con Titanlux o con albayalde, porque 1.000 euros es una mierda de cantidad para blanquear. Hombre, ya puestos, se blanquean 4.316 millones de euros, que son los que se sospecha que ha apaleado el PSOE en sus distinta mangoletas en el Régimen Andaluz, donde de momento van por 600 imputados. De los cuales la Fiscalía Anticorrupción ha pedido ya penas para el 40 por ciento de los presidentes que ha tenido la Junta. Ese porcentaje es el que sobre los cinco que ha habido significan Chaves y Griñán, los padrinos políticos, por cierto, de Susana Díaz. A la que muchos señalan como la tabla de salvación del PSOE. Será por una vieja copla de Pepe Marchena: «Que la mancha de la mora/ con otra verde se quita».

Gracias a que Rita Barberá estaba en el Senado por la comunidad autónoma del que me gusta seguir llamando Reino de Valencia (y que se mueran los feos), la Brunete Mediática de la Izquierda ha podido tapar el escandalazo de un cuarto de siglo del PSOE andaluz de la Foto de la Tortilla con peticiones de penas de cárcel. Gracias a que Rita Barberá no suelta el escaño del Senado como un pitbull el pantalón de un señor al que le ha pegado un mordisco en la pierna, se han podido tapar las vergüenzas de dos expresidentes de la Junta y de exconsejeros y altos cargos de tres en fondo camino de Sevilla 2, con petición de penas de 8 años. Lo de Rita Barberá ha sido como el cuplé que rescató Sarita Montiel: «Tápame, tápame, tápame/ que lo han cogío,/ a ese Chaves y a Griñán,/ y Rita nos da el avío».

Así que ya saben ustedes perfectamente para qué sirve el Senado. De momento para que a Rita Barberá no la puedan echar de allí ni con agua caliente. Con lo que está dando un juego que ni de Messi a los que quieren silenciar que por el maldito parné de los ERE, Junta de Andalucía rima ya con penal del Puerto, Puerto de, Puerto de Santa María...

Las zahúrdas de la Justicia
Amando de Miguel Libertad Digital 20 Septiembre 2016

La diosa de la Justicia sabe muy bien de qué lado se inclina la balanza.

Si lo de zahúrdas les suena demasiado despreciativo, quédense en covachuelas, en sentina. La cosa empieza por la enorme afición de los españoles a los litigios. No es tanto por la satisfacción de ganar a un contrario, sino por el placer de que la otra parte pierda. España es el paraíso de los abogados. A algunos rábulas de moral más laxa les ha dado ahora por anunciarse, en contra de los usos establecidos. Es más, no pocos insinúan en la publicidad pactos de litis. Debe de ser la importación de la mala costumbre norteamericana por la que el abogado cobra una parte del beneficio que logra para su cliente. Representa una corruptela lamentable. No se sabe que ningún colegio de abogados haya perseguido estas prácticas.

En los periódicos de antaño existía una modesta sección de tribunales. Ahora constituye la primera plana de muchos medios. Asociamos ya la política a la delincuencia, llamada tímidamente corrupción. Abusamos de la calificación de presunto para todo individuo encumbrado, aunque sea más ladrón que Caco. Se ha desgastado el principio de presunción de inocencia. El político acusado de aprovecharse del erario (que siempre es público) debe dimitir al momento, lo que significa una pena antes de ser declarado culpable. A eso lo llaman "regeneración democrática". A cualquier cosa llaman chocolate las patronas.

La Justicia es injusta por otras muchas razones. Nadie duda de que hay jueces ejemplares, dedicados, equitativos. Pero el problema es estructural, es decir, en la base misma del sistema judicial se encuentra la injusticia. La prueba es que muchos jueces se adscriben ideológicamente a una u otra asociación, paralelas a los respectivos partidos políticos. No es de extrañar, pues, que la pregunta "¿qué juez te ha tocado?", hecha a un procesado o litigante, indique la probable prevaricación. La expresión banquillo de los acusados indica ya una lamentable falta de igualdad. El banquillo simbólicamente carece de respaldo, si bien es un mueble que va desapareciendo. Más grave es la llamada pena de telediario, por la que un acusado recibe la condena moral de la opinión pública o al menos del medio correspondiente. Dicha pena equivale moralmente a la picota donde antaño se exponía públicamente a los reos o sus despojos. La diferencia es que el telediario se produce antes del juicio propiamente dicho. Otra vez baila la presunción de inocencia.

A lo anterior debe añadirse el estatuto social tan privilegiado que tienen jueces y fiscales. El juez recibe el tratamiento de señoría (como los diputados), pero el acusado va solo con su nombre y apellidos. Durante mucho tiempo existió el delito de desacato a un juez, que no podía extenderse a otras autoridades. La cortesía democrática exige respetar las sentencias de los jueces, cuando todas las demás opiniones son debatibles. No se colige bien por qué los jueces son intocables a la hora de opinar sobre su proceder.

Se habla mucho de la crueldad con la que funcionan las relaciones personales en España. La crítica parece atinada. Pero no hay que descender al ejemplo de las corridas de toros. Son otros campos donde se desarrollan esas malas prácticas. El de la Justicia es uno de ellos. Con la particularidad de que el principio es el de una Justicia con los ojos vendados y una balanza en equilibrio para indicar su imparcialidad. Pero se sospecha que la diosa de la Justicia sabe muy bien de qué lado se inclina la balanza. Digamos que casi siempre se inclina del mismo lado.

Contacte con Amando de Miguel fontenebro@msn.com

EXIGE RECUPERAR 'LA LIBERTAD'
Le Pen: 'Los estados europeos deben luchar por su soberanía'
La lucha contra el islamismo, la recuperación de la soberanía nacional y la defensa de los valores tradicionales franceses marcarán la campaña del Frente Nacional. Le Pen continúa siendo la candidata favorita para la primera vuelta de las presidenciales de marzo.
Gaceta.es 20 Septiembre 2016

La lideresa del partido francés Frente Nacional, Marine Le Pen, comenzó la precampaña con un discurso en el que se presentó como la candidata del pueblo, defensora de su soberanía y libertades.

El encuentro de dos días de su agrupación en Fréjus, en el sur de Francia, clausurado este domingo con su intervención, marcó según sus palabras el "inicio de la movilización" de cara a las elecciones presidenciales de 2017.

El comienzo de su campaña propiamente dicha no tendrá lugar hasta mediados de febrero, a la espera de que se conozcan la totalidad de candidatos en el resto de bandos, entre los que la derecha celebrará sus primarias en noviembre y la izquierda en enero.

"Miramos con pasión el 'Brexit': nosotros también estamos ansiosos por recuperar nuestra libertad", indicó la dirigente ultraderechista, a la que los sondeos recientes le auguran un paso victorioso a la segunda y última ronda de las presidenciales, prevista para el 7 de mayo.

Le Pen hizo un llamamiento en favor de una Francia "dueña de sus leyes, de su moneda, y guardiana de sus fronteras", y criticó que los sucesivos gobiernos franceses hayan firmado "tratados absurdos que impiden el patriotismo económico".

La también eurodiputada subrayó que Francia ya no es una nación soberana, y advirtió de que "sin soberanía dejará de haber democracia", porque la población se ve plegada a los intereses ajenos.

"Hemos dejado que nos desarmen militar, intelectual y culturalmente", añadió Le Pen, que, en referencia al islamismo radical, apuntó que en el territorio nacional hay "enemigos que pretenden imponer los valores del exterior".

La representante del FN se apoyó también en su condición de mujer, destacando que las francesas pueden contar con ella para "protegerlas".

"Francia es una nación de conquistadores, una nación de conocimiento e ideas. (...) En nombre del pueblo, confiados y orgullosos, trabajaremos para devolverle su destino", recalcó la aspirante al Elíseo.

El inicio oficial de la campaña de la derecha tradicional no tendrá lugar hasta este miércoles, tras la publicación de la lista final de candidatos, mientras que en el bando socialista el presidente del país, François Hollande, anunciará en diciembre si se presentará a las primarias.

Un sondeo difundido por el diario "Le Journal du Dimanche" apunta que el 84 % de la población está insatisfecha con su gestión, porcentaje que en el caso del primer ministro, Manuel Valls, se reduce al 75 %, lo que en ambos casos supone un avance de dos puntos respecto al pasado agosto.

Por sus fueros
Lo que el latín une, que no lo separe el progre
El idioma secreto de la educación de calidad. Los progres lo odian, los liberales lo desprecian, los nacionalistas lo temen.
Pascual Tamburri  www.gaceta.es 20 Septiembre 2016

A veces nos provocan. Y algunas de esas veces es para bien. El otro día, inesperadamente, en un Bachillerato internacional del máximo prestigio, un alumno preguntó por qué el latín no se había convertido en lengua de Europa. Al fin y al cabo, el hebreo resucitó para dar una seña de identidad al nacionalismo israelí, y ha funcionado. Me hizo pensar.

Dice el profesor Nicola Gardini que saber latín es tan importante como saber cómo se reproducen las células o saber física cuántica. Y aunque él se dedica a enseñar Literatura en la misma Facultad que fue de J.R.R. Tolkien, creo que se equivoca. Saber latín es más importante. Si hay una identidad -occidental para unos, europea para todos- el latín está en su ADN y además es una parte esencial de su sistema inmunológico.

La pregunta más reveladora sobre el que la hace es cada día más frecuente: “¿Para qué sirve el latín?”. Una pregunta que con frecuencia pretende ser irónica y que ya a menudo se nos ofrece convertida en negación. Entre los políticos, y muy especialmente entre los políticos dedicados a la Educación, la moda se ha extendido. Una pregunta-trampa en la que, llevados por los progres que crean desde 1968 las modas culturales y educativas, han caído unos tras otros todos los ministros centristas, moderados, confesionales y/o pacatos, desde José Luis Villar Palasí a Íñigo Méndez de Vigo, pasando por un José Ignacio Wert que casi, pero sólo casi, rompió la norma con su LOMCE.

Y por supuesto esa pregunta tiene una respuesta, en los términos del capitalismo y del liberalismo como en los del progresismo y el marxismo: no sirve para nada. Si el “servir” se mide en utilidad económica, no sirve. Si el “servir” implica utilidad cortoplacista, sea individual sea electoral, no sirve. Si el “servir” se mide en “progreso” social (o sea uniformización forzosa y destrucción de identidades), el latín no sólo no sirve sino que es peligroso.

El latín es parte de lo que somos como comunidad humana: sólo con latín desde el latín somos españoles y somos europeos. No se trata de un amor o de un gusto personales, sino de la constatación de un hecho: España empieza a ser, y a ser Europa, cuando llegan los Escipiones a nuestras costas. En latín se une Hispania y recibe nombre, y produce un Séneca tras haber pasado por ella un César y un Augusto. En latín rige el mundo el hispano Trajano. No entenderíamos el mundo como lo entendemos sin Cicerón y sin Virgilio, ni España sería España sin tener en el latín su primera lengua común. No hace falta saber lingüística ni literatura para ser deudores del latín, como lo somos todos. ¿Y entonces para qué suprimir el latín en vez de extenderlo? Quizá porque, con la excusa de la formación empresaria u otras memeces sórdidas, hay más partidarios de los que creemos de la liquidación de la identidad milenaria de estas tierras.

Conocer el latín nos da conciencia de ser lo que somos y de no ser lo que no somos. Por supuesto, quienes crean que sólo somos un trozo de carne animado que sólo puede medir el éxito vital en su cuenta bancaria lo verán inútil. Y tendrán razón. Pero el latín, además de pertenecernos en lo más íntimo, como individuos y como comunidad, nos permite ver el mundo -y las demás materias de estudio- con otros ojos, con una visión más amplia. De hecho, en sistemas educativos más libres, el latín es un instrumento pedagógico de primer orden en los centros y los grupos más elevados en calidad. No por casualidad: más allá de la “utilidad” inmediata que se puede pretender de una materia de FP, el latín forma y vertebra a los futuros dirigentes de esta comunidad, si ha de seguir existiendo.

Todo esto hace lógico que quienes no quieran un futuro ni para España ni para Europa quieran el latín fuera de las aulas. El latín es inútil para cualquier materialista miope. Es un mal en sí mismo para cualquier marxista, sea progre sea ortodoxo. Y es un enemigo para todos esos separatismos periféricos que, para tener alguna oportunidad, han de negar la identidad española e inventar de nuevo la historia de Europa. Por eso queremos el latín en las aulas y en los corazones, porque sí es una lengua viva y su vida es la nuestra.

Como era de esperar, su artículo no ha sentado nada bien entre los simpatizantes de Podemos, que están intentando desacreditarle en las redes sociales y acusándole de escribir al dictado del PP.

Yazidíes
Gabriel Albiac ABC 20 Septiembre 2016

Los seis hermanos varones fueron ejecutados sobre la marcha; las tres hermanas, vendidas como esclavas sexuales

Mi gran temor, dice ella, «es que, una vez vencido el Estado Islámico, los terroristas del EI se afeiten sus barbas y se diluyan en la muchedumbre como si nada hubiera pasado». Ella es, desde el viernes, embajadora de la ONU «para la dignidad de las víctimas del tráfico humano». Y Nadia Murad Basee Taha sabe muy bien de lo que está hablando: de su propia historia. Que es la historia de las mujeres que profesan la religión más perseguida del planeta: el yazidismo. Culto antiquísimo, en el cual el islam ha cifrado, desde siempre, la última fortaleza del mal. Los yazidíes son para los yihadistas, sin más, aniquilables.

Acantonados en territorio kurdo, los yazidíes libran su última batalla por la supervivencia. El Daesh los considera una población maldita, hija del diablo. Allá donde el EI ha sido implantado, los varones yazidíes son directamente pasados por las armas. Las mujeres, conforme a la norma dictada por el «Departamento de prisioneros» del Califato, son mercancía expropiada al enemigo. Y pertenecen a sus captores. Reducidas a la condición de esclavas, su venta en mercado público ha sido una nada despreciable fuente de ingresos para el EI. Sigue siéndolo. La incapacidad de Barak Obama para dar orden de que el Ejército estadounidense acabe en tierra con lo que no puede ser destruido mediante pulcra cirugía aérea, unida a la criminal indiferencia europea ante el horrible genocidio que se está perpetrando entre Irak y Siria, hacen que la prosperidad de ese comercio no parezca, de momento, amenazada.

Nadia Murad Basee Taha tenía veintiún años cuando, el 3 de agosto de 2014, el Daesh arrasó Kocho, la aldea iraquí en la cual vivía. Su familia siguió el procedimiento de rutina: los seis hermanos varones fueron ejecutados sobre la marcha; las tres hermanas, vendidas como esclavas sexuales (la madre, demasiado vieja para hallar comprador, sería también ejecutada) en un mercado cuyos precios codifican las autoridades, entre los 35 y los 150 euros. Fue adquirida, usada y torturada. La rutina. Logró escapar. No muchas tuvieron esa suerte.

Rusia y los Estados Unidos dirimen, entre tanto, sobre el teatro de combate iraquí, sus litigios de vieja hegemonía. Y Europa acepta ir transformándose en el territorio de retaguardia desde el cual el Daesh pueda golpear eficazmente y sin coste militar apenas. Nada de esto tenía por qué haber sucedido. Cuando el actual presidente norteamericano llegó al poder, el territorio entre Irak y Siria era una franja bajo control de su Ejército. Lo sacó de allí. Hoy, esa franja es el asiento del Califato. Y aquella retirada militar marcó el origen de este genocidio. El EI impuso la sharía. Con una brutalidad que tiene pocos precedentes. Contra cristianos y, aún más, contra yazidíes. Para estos últimos, ha sido un genocidio. Consumado. Cuya responsabilidad moral es también nuestra.

******************* Sección "bilingüe" ***********************
La sustitución del español por lenguas regionales
Ernesto Ladrón de Guevara www.latribunadelpaisvasco.com 20 Septiembre 2016

Cada vez es más evidente que hay un diseño para eliminar el castellano, sobre todo en la enseñanza, sustituyéndolo por las lenguas locales, hasta un grado que roza el esperpento.

Para empezar fue un grave error de los constituyentes el llamar a la lengua de España el castellano, con lo que se estigmatizó a la lengua común predominante sobre lenguas regionales. La lengua de España se tendría que llamar español, como la lengua de Inglaterra es el inglés, la de Noruega el noruego, el sueco en Suecia, el francés en Francia, y así un largo etcétera. Solamente ocurre esto en España. Es para pensarlo, ¿no?

Otra cuestión sería las lenguas de España. Pero el español no es de Castilla, es de todos los hablantes que hemos vivido en España. Es una razón tan obvia que resulta una estupidez explicarlo. En la II República esto quedó claro, pero somos tan políticamente correctos con el nacionalismo que nos han tomado la delantera. Y hoy todos los partidos del arco parlamentario están contagiados con una estupidez genuina que está produciendo un fenómeno ya advertido desde décadas atrás por algunos -ciertamente no muchos-. Este “proceso” iba a concluir con la secesión con ciertas partes de España. La lengua (catalán, euskera…) iba a ser el instrumento para modificar la cosmovisión de las gentes, adoctrinar en la escuela, seleccionar al profesorado y a los funcionarios como vehículos de un comisariado político y una forma de distribución del mercado de trabajo, nepotista. Y que iba a desarrollar una promoción profesional hurtando el mérito y la capacidad, con el objetivo de lograr la conformación de un nuevo espíritu nacionalista que diera lugar a la destrucción de España y su fragmentación. Los hechos son rotundos y dan la razón a los que avisábamos.

¿Y quién está tan empecinado en destruir España? Seguro que los que han manejado estos hilos no están entre nosotros. España es demasiado importante geoestratégicamente como para que tenga verdadera soberanía. Y sembrando la ignorancia, el aldeanismo, la visión cortoplacista, la incapacidad para pensar en términos de sensatez y rigor, tanto filosóficos como históricos, se consigue manejar a la masa y llevarla a donde esos poderes en la sombra desean para que no haya unidad entre los españoles y pueda manejárselos como ratones tras la flauta de Hamelin, o como rebaños a su redil. Sobre esto habría mucho que hablar, aunque es un tema de una complejidad que supera al análisis propio de un artículo que por fuerza ha de ser constreñido a unos pocos párrafos.

Pongamos un ejemplo: leo que en un colegio de Vigo -Ayuntamiento regido por socialistas, y no de la parte más irracional precisamente- se ha puesto un cartel que reza: “Fala gallego. Non sexas lelo” (Habla gallego. No seas lelo”, asimilado a aquel que se ponía en las paredes de mi ciudad en los años ochenta, que decía algo así como que el que no recibía la educación en euskera era un analfabeto; o aquel lema institucional que rápidamente se retiró que decía “Para ser buena persona hay que saber euskera”. Habrá sin duda quien piense que poner carteles tan insultantes e insustanciales es una libertad de expresión. Pero imaginen que fuera a la inversa, y que pusiera algo así como “Si no hablas español eres un idiota” o “Es de tontos no hablar en español. Se armaría, con toda la razón, una marimorena de aquí te espero. Pero no tanto por la verdad o mentira del aserto, sino porque es una estupidez de tamaño descomunal insultar a alguien por hablar en la lengua que se le ponga en sálvese la parte. Porque hablar es un atributo genuinamente humano, y las lenguas no se imponen, simplemente se hablan, de la misma manera que sería una idiotez obligar a la gente a andar con una sola pierna o caminar sobre manos y piernas como si fuéramos cuadrúpedos. Hablar es un derecho sin el que la persona no puede desarrollarse como humano, y se hace en el código que apetece, normalmente aquel predominante en el medio social o el que se ha aprendido en el hogar paterno/materno-filial. Pero reina la gilipoyez más supina, y de pronto una masa aborregada ha descubierto que puede separarse de España, sin medir las consecuencias o establecer esquemas de comparación sobre calidad de vida o de desarrollo social, cultural y económico. Es el reino de la caverna. Y eso, estimados lectores, no es una casualidad, tiene que ver con la escuela adoctrinadora y la lengua. Si quieren desarrollamos esta tesis de forma más exhaustiva.

Es muy ilustrativo el discurso que el eminente Unamuno dejó impreso en el diario de sesiones de la II República allá por el año 1931, del que voy a extraer algunos párrafos, aunque recomiendo la lectura completa:

Veamos:
“Yo debo confesar que no me di cuenta de qué perjuicio podía haber en que fuera el castellano el idioma oficial de la República (acaso esto es traducción del alemán), e hice una primitiva enmienda, que no era exactamente la que después, al acomodarme al juicio de otros, he firmado. En mi primitiva enmienda decía: «El castellano es el idioma oficial de la República. Todo ciudadano español tendrá el derecho y el deber de conocerlo, sin que se le pueda imponer ni prohibir el uso de ningún otro.» Pero por una porción de razones vinimos a convenir en la redacción que últimamente se dió a la enmienda, y que es ésta: «El español es el idioma oficial de la República. Todo ciudadano español tiene el deber de saberlo y el derecho de hablarlo. En cada región se podrá declarar cooficial la Lengua de la mayoría de sus habitantes. A nadie se podrá imponer, sin embargo, el uso de ninguna Lengua regional.»”

“Y ahora me vais a permitir, los que no los entienden, que alguna vez yo traiga aquí acentos de las Lenguas de la Península. Primero tengo que ir a mi tierra vasca, a la que constantemente acudo. Allí no hay este problema tan vivo, porque hoy el vascuence en el país vasconavarro no es la Lengua de la mayoría, seguramente que no llegan a una cuarta parte los que lo hablan y los que lo han aprendido de mayores, acaso una estadística demostrara que no es su Lengua verdadera, su Lengua materna; tan no es su verdadera Lengua materna, que aquel ingenuo, aquel hombre abnegado llegó a decir en un momento: «Si un maqueto está ahogándose y te pide ayuda, contéstale: «Eztakit erderaz.» «no sé castellano.»» Y él apenas sabía otra cosa, porque su Lengua materna, lo que aprendió de su madre, era el castellano.”

“Yo vuelvo constantemente a mi nativa tierra. Cuando era un joven aprendí aquello de «Egialde guztietan toki onak badira bañan biyotzak diyo: zoaz Euskalerrira.» «En todas partes hay buenos lugares, pero el corazón dice: vete al país vasco.» Y hace cosa de treinta años, allí, en mi nativa tierra, pronuncié un discurso que produjo una gran conmoción, un discurso en el que les dije a mis paisanos que el vascuence estaba agonizando, que no nos quedaba más que recogerlo y enterrarlo con piedad filial, embalsamado en ciencia. Provocó aquello una gran conmoción, una mala alegría fuera de mi tierra, porque no es lo mismo hablar en la mesa a los hermanos que hablar a los otros: creyeron que puse en aquello un sentido que no puse. Hoy continúa eso, sigue esa agonia; es cosa triste, pero el hecho es un hecho, y así como me parecería una verdadera impiedad el que se pretendiera despenar a alguien que está muriendo, a la madre moribunda, me parece tan impío inocularle drogas para alargarle una vida ficticia, porque drogas son los trabajos que hoy se realizan para hacer una Lengua culta y una Lengua que, en el sentido que se da ordinariamente a esta palabra, no puede llegar a serlo.

Y ¿qué ha ocurrido? Ha ocurrido que por querer hacer una Lengua artificial, como la que ahora están queriendo fabricar los irlandeses; por querer hacer una Lengua artificial, se ha hecho una especie de «volapuk» perfectamente incomprensible. Porque el vascuence no tiene palabras genéricas, ni abstractas, y todos los nombres espirituales son de origen latino, ya que los latinos fueron los que nos civilizaron y los que nos cristianaron también. (Un señor diputado de la minoría vasconavarra: Y «gogua» ¿es latino?) Ahí voy yo. Tan es latino, que cuando han querido introducir la palabra «espíritu», que se dice «izpiritué», han introducido ese gogo, una palabra que significa como en alemán «stimmung», o como en castellano «talante» es estado de ánimo, y al mismo tiempo igual que en catalán «talent», apetito. «Eztankat gogorik» es «no tengo ganas de comer, no tengo apetito». (Un señor diputado interrumpe, sin que se perciban sus palabras.- Varios señores diputados: ¡Callen, callen!)”

“Me alegro de eso, porque contaré más. Estaba yo en un pueblecito de mi tierra, donde un cura había sustituido -y esto es una cosa que no es cómica- el catecismo que todos habían aprendido, por uno de estos catecismos renovados, y resultaba que como toda aquella gente había aprendido a santiguarse diciendo: «Aitiaren eta semiaren eta izpirituaren izenian» (En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo), se les hacia decir: «Aitiaren eta semiaren eta Crogo dontsuaren izenian», que es: «En el nombre del Padre, del Hijo y del santo apetito.» (Risas.) No; la cosa no es cómica, la cosa es muy seria, porque la Iglesia, que se ha fundado para salvar las almas, tiene que explicar al pueblo en la Lengua que el pueblo habla, sea la que fuere, esté como esté; y así como hubiera sido un atropello pretender, como en un tiempo pretendió Romero Robledo, que se predicara en castellano en pueblos donde el castellano no se hablaba, es tan absurdo predicar en esas Lenguas.

El hombre más grande que ha tenido nuestra raza ha sido Iñigo de Loyola y sus Ejercicios no se escribieron en vascuence. No hay un alto espíritu vasco, ni en España ni en Francia, que no se haya expresado o en castellano o en francés. El primero que empezó a escribir en vascuence fue un protestante, y luego los jesuitas. Es muy natural que nos halague mucho tener unos señores alemanes que andan por ahí buscando conejillos de Indias para sus estudios etnográficos y nos declaren el primer pueblo del mundo. Aquí se ha dicho eso de los vascos.”

“Y ahora hay una cosa. El aldeano, el verdadero aldeano, el que no está perturbado por nacionalismos de señorito resentido, no tiene interés en conservar el vascuence.

Se habla del anillo que en las escuelas iba pasando de un niño a otro hasta ir a parar a manos de uno que hablaba castellano, a quien se le castigaba; pero ¿es que acaso no puede llegar otro anillo? ¿Es que no he oído decir yo: «No enviéis a los niños a la escuela, que allí aprenden el castellano, y el castellano es el vehículo del liberalismo»? Eso lo he oído yo, como he oído decir: «¡Gora Euzkadi askatuta!» («Euzkadi» es una palabra bárbara; cuando yo era joven no existía; además conocí al que la inventó). «¡Gora Euzkadi askatuta!» Es decir: ¡Viva Vasconia libre! Acaso si un día viene otro anillo habrá de gritar más bien: «¡Gora Ezpaña askatuta!» ¡Viva España libre! Y sabéis que España en vascuence significa labio; que viva el labio libre, pero que no nos impongan anillos de ninguna clase. (Un señor Diputado: Muchas gracias, en nombre del pueblo vasco.)”

“Vuestra misma Rosalía de Castro, después de todo, cuando quiso encontrar la mujer universal, que era una alta mujer, toda una mujer, no la encontró en aquellas coplas gallegas; la encontró en sus poesías castellanas de Las orillas del Sar. (Denegaciones en algunos señores diputados de la minoría gallega.) ¿Y quiénes han enriquecido últimamente a la Lengua castellana, tendiendo a que sea española? Porque hay que tener en cuenta que el castellano es una Lengua hecha, y el español es una Lengua que estamos haciendo. ¿Y quiénes han contribuido más que algunos escritores galleros -y no quiero nombrarlos nominativamente, estrictamente-, que han traído a la Lengua española un acento y una nota nuevos?”

“Y ahora vengamos a Cataluña. Me parece que el problema es más vivo y habrá que estudiarlo en esta hora de compresión, de cordialidad y de veracidad. Yo conocí, traté, en vuestra tierra, a uno de los hombres que me ha dejado más profunda huella, a un cerebro cordial, a un corazón cerebral, aquel gran hombre que fue Juan Maragall. Oíd:

«Escolta, Espanya le veu d'un fill
que't parla en llengua no castellana,
parlo en la llengua que m'ha donat
la terra apra,
en questa llengua pocs t'han parlat;
en l'altra..., massa.

En esta Lengua pocos te han hablado, en la otra... demasiados.

Hon ets Espanya? No't veig enlloc,
no sents la meva ven atronadora?
No entensa aquesta llengua que't parla entre perills?
Has desaprés d'entendre an els teus fils?
Adeu, Espanya!»

Es cierto. Pero él, Maragall, el hombre qué decía esto, como si no fuera bastante lo demasiado que se le había hablado en la otra Lengua, en castellano, a España, él habló siempre, en su trabajo, en su labor periodística; habló siempre, digo, en un español, por cierto lleno de enjundia, de vigor, de fuerza, en un castellano digno, creo que superior al castellano, al español, de Jaime Balmes o de Francisco Pi y Margall. No. Hay una especie de coquetería. Yo oía aquí, el otro día, al señor Torres empezar excusándose de no tener costumbre de hablar en castellano, y luego, me sorprendió que en español no es que vestía, es que desnudaba perfectamente su espíritu, y es mucho más difícil desnudarlo que vestirlo en una Lengua. (Risas.) He llegado -permitidme- a creer que no habláis el catalán mejor que el castellano. (Nuevas risas.)”

“Es verdad. Toda persecución a una Lengua es un acto impío e impatriota. (Un señor diputado: Y sobre todo cuando procede de un intelectual.) Ved esto si es incomprensión. Yo sé lo que en una libre lucha puede suceder. En artículos de la Constitución, al establecer la forma en que se ha de dar la enseñanza, trataremos de cómo el Estado español tendrá que tener allí quien obligue a saber castellano, y sé que si mañana hay una Universidad castellana, mejor española, con superioridad, siempre prevalecerá sobre la otra; es más, ellos mismos la buscarán. Os digo aún más, y es que cuando no se persiga su Lengua, ellos empezarán a hablar y a querer conocer la otra. (Varios señores diputados de la minoría de la Izquierda catalana pronuncian algunas palabras que no se entienden claramente.- Un señor diputado: Lo queremos ya.- Rumores.) Como sobre esto se ha de volver y veo que, en efecto, estoy hiriendo resentimientos... (Rumores.- Un señor diputado: Sentimientos; no resentimientos.) Lo que yo no quiero es que llegue un momento en que una obcecación pueda llevaros al suicidio cultural. No lo creo, porque una vez en que aquí en un debate el ministro de la Gobernación hablaba del suicidio de una región yo interrumpí diciendo: «No hay derecho al suicidio.» En efecto, cuando un semejante, cuando un hermano mío quiere suicidarse, yo tengo la obligación de impedírselo, incluso por la fuerza si es preciso, no tanto como poniendo en peligro su vida cuando voy a salvarle, pero sí incluso poniendo en peligro mi propia vida. (Muy bien, muy bien.)”

“El más grande poeta valenciano el siglo pasado, uno de los más grandes de España, fue Vicente Wenceslao Querol. Querol quiso escribir en lemosín, que era una cosa artificial y artificiosa y no era su lengua natal; el hombre en aquel lenguaje de juegos florales se dirigía a Valencia y le decía:

«Fill so de la joyosa vida qu'al sol s'escampa
tot temps de fresques roses bronat son mantell d'or,
fill so de la que gusitan com dos geganta cativa
d'un cap Peñagolosa, de l'altre cap Mongó,
de la que en l'aigua juga, de la que fon por bella
dues voltes desposada, ab lo Cid de Castella
y ab Jaume d'Aragó.»

Pero él, Querol, cuando tenía que sacar el alma de su Valencia no la sacaba en la Lengua de Jaime de Aragón, sino en la Lengua castellana, en la del Cid de Castilla. Para convencerse no hay más que leer sin que se le empañen los ojos de lágrimas.”

“Y ahora, permitidme un pequeño recuerdo. Al principio del Libro de los Hechos de los Apóstoles se cuenta la jornada de aquello que pudiéramos llamar las primeras Cortes Constituyentes de la primitiva Iglesia cristiana, el Pentecostés; cuando sopló como un eco el Espíritu vivo, vinieron lenguas de fuego sobre los apóstoles, se fundió todo el pueblo, hablaron en cristiano y cada uno oyó en su Lengua y en su dialecto: sulamitas, persas, medos, frigios, árabes y egipcios. Y esto es lo que he querido hacer al traer aquí un eco de todas estas lenguas; porque yo, que subí a las montañas costeras de mi tierra a secar mis huesos, los del cuerpo y los del alma, y en tierra castellana fui a enseñar castellano a los hijos de Castilla, he dedicado largas vigilias durante largos años al estudio de las Lenguas todas de la Patria, y no sólo las he estudiado, las he enseñado, fuera, naturalmente, del vascuence, porque todos mis discípulos han salido iniciados en el conocimiento del castellano, del galaico-portugués y del catalán. Y es que yo, a mi vez, paladeaba y me regodeaba en esas Lenguas, y era para hacerme la mía propia, para rehacer el castellano haciéndolo español, para rehacerlo y recrearlo en el español recreándome en él. Y esto es lo que importa. El español, lo mismo me da que se le llame castellano, yo le llamo el español de España, como recordaba el señor Ovejero, el español de América y no sólo el español de América, sino español del extremo de Asia, que allí dejo marcadas sus huellas y con sangre de mártir el imperio de la Lengua española, con sangre de Rizal, aquel hombre que en los tiempos de la Regencia de doña María Cristina de Habsburgo Lorena fue entregado a la milicia pretoriana y a la frailería mercenaria para que pagara la culpa de ser el padre de su Patria y de ser un español libre.(Aplausos.) Aquel hombre noble a quien aquella España trató de tal modo, con aquellos verdugos, al despedirse, se despidió en Lengua española de sus hijos pidiendo ir allí donde la fe no mata, donde el que reina es Dios, en tanto mascullaban unos sus rezos y barbotaban otros sus órdenes, blasfemando todos ellos el nombre de Dios. Pues bien; aquí mi buen amigo Alomar se atiene a lo de castellano. El castellano es una obra de integración: ha venido elementos leoneses y han venido elementos aragoneses, y estamos haciendo el español, lo estamos haciendo todos los que hacemos Lengua o los que hacemos poesía, lo está haciendo el señor Alomar, y el señor Alomar, que vive de la palabra, por la palabra y para la palabra, como yo, se preocupaba de esto, como se preocupaba de la palabra nación. Yo también, amigo Alomar, yo también en estos días de renacimiento he estado pensando en eso, y me ha venido la palabra precisa: España no es nación, es renación; renación de renacimiento y renación de renacer, allí donde se funden todas las diferencias, donde desaparece esa triste y pobre personalidad diferencial. Nadie con más tesón ha defendido la salvaje autonomía -toda autonomía, y no es reproche, es salvaje- de su propia personalidad diferencial que lo he hecho yo; yo, que he estado señero defendiendo, no queriendo rendirme, actuando tantas veces de jabalí, y cuántos de vosotros acaso habréis recibido alguna vez alguna colmillada mía. Pero así, no. Ni individuo, ni pueblo, ni Lengua renacen sino muriendo; es la única manera de renacer: fundiéndose en otro. Y esto lo sé yo muy bien ahora que me viene este renacimiento, ahora que, traspuesto el puerto serrano que separa la solana de la umbría, me siento bajar poco a poco, al peso, no de años, de siglos de recuerdos de Historia, al final y merecido descanso al regazo de la tierra maternal de nuestra común España, de la renación española, a esperar, a esperar allí que en la hierba crezca sobre mi tañan ecos de una sola Lengua española que haya recogido, integrado, federado si queréis, todas las esencias íntimas, todos los jugos, todas las virtudes de esas Lenguas que hoy tan tristemente, tan pobremente nos diferencian. Y aquello sí que será gloria. (Grandes aplausos.)”

Perdonen la extensión de las citas, pero es que no tienen desperdicio. Pero que lo lean algunos es misión imposible. Para eso hay que tener cultura de la buena, no la que fabrica nacionalistas.

Los líderes catalanes no pueden estar al margen de la ley
Editorial La Razon 20 Septiembre 2016

La Constitución ampara a todos los españoles. También obliga a todos. No estaría de más que el ex consejero de Presidencia de la Generalitat y portavoz del Partido Demócrata Catalán en el Congreso de los Diputados, Francesc Homs, se releyera el apartado que versa sobre Derechos y Libertades: «Los españoles son iguales ante la Ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social». Ante semejante enunciado no caben dudas. Su tesis de que el proceso judicial abierto tras el 9-N es «político y no jurídico» no se sostiene. De hecho, su presencia ante los tribunales es otro capítulo más de todos los que, en aquellos días, tuvieron alguna responsabilidad en dar alas al secesionismo en Cataluña.

No es casual, por otra parte, que Homs insista en repetir lo contrario de lo que dijeron los tribunales en otro momento. Hace bien poco. Cuando los magistrados de la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña instruyeron el mismo caso contra el ex presidente de la Generalitat Artur Mas, la ex vicepresidenta Joana Ortega y la ex consejera Irene Rigau. Los magistrados aseguraron en el escrito, que rechaza los recursos de la defensa, que en el «caso 9-N» «no se trata de enjuiciar actos políticos ni tampoco convierte la causa en una causa política la presunta participación en el delito de personas que tienen o han tenido elevadas responsabilidades gubernamentales».

Ayer, tras el circo mediático montado por Homs ante el Tribunal Supremo –a donde acudió por su condición de aforado, al ser diputado en Cortes–, repitió, como un mantra nacionalista, que la sentencia –la suya–, «ya está dada» por los «prejuicios» existentes contra el independentismo. Así se expresó en una rueda de prensa en la Delegación de la Generalitat de Cataluña en Madrid, una vez concluyó su declaración ante el magistrado del Tribunal Supremo Andrés Palomo, al que respondió por espacio de dos horas como presunto responsable de los delitos de malversación, prevaricación y desobediencia, relacionados con la convocatoria de la consulta soberanista del 9-N de 2014. A la misma hora, pero desde Valencia, donde estaba de visita institucional, Carles Puigdemont, presidente de la Generalitat catalana, repitió, de nuevo, lo del «juicio político», aunque, en su caso, subió el tono y entró en la amenaza más o menos velada. Puigdemont afirmó que si hay condena judicial por el 9-N, «todos», entre los que se incluyó, se sentirán «condenados» y las consecuencias irán «mucho más allá de la queja». Puigdemont debe explicar ese escenario futuro en el que todos nos veremos si, como cabe pensar, el Tribunal Supremo falla en el mismo sentido que el TSJ de Cataluña. El presidente catalán debe explicar a dónde conduce esa voluntad de confrontación de un poder autonómico que, precisamente, recibe su autoridad del Estado. La Ley obliga a todos por igual –a los actuales líderes catalanes también–, como ayer se vio con su presencia ante las instancias judiciales. Esos mismos tribunales que algunos se empeñan en desprestigiar por su ejercicio constante de imparcialidad y por no plegarse a su presión, a su «marcha sobre el TS» como ayer asistimos en Madrid. Esos líderes catalanes buscan la confrontación directa con las instituciones del Estado. Ellos son los que decidieron saltarse las leyes. Romper con la igualdad de todos los ciudadanos.

El porqué de la doble vara de medir
Liberal Enfurruñada okdiario 20 Septiembre 2016

Que en España existe una doble vara de medir según la cual a la izquierda se le consiente absolutamente todo mientras que la derecha, acomplejada, debe hacerse perdonar continuamente hasta su existencia, es algo tan evidente que no merece la pena perder mucho tiempo enumerando la infinidad de ejemplos que sustentan esta afirmación. A mí me interesa más hablar sobre los motivos que provocan que esto sea así y para ello voy a hacer un esbozo de la historia de los dos grandes partidos españoles.

El PSOE es un partido con 137 años de sangrienta historia bolchevique, golpista, terrorista y corrupta. Fue fundado marxista y revolucionario en 1879 por Pablo Iglesias, quien en sesión parlamentaria del 7 de julio de 1910 amenazaba de muerte al ex presidente del Gobierno y jefe del partido conservador Antonio Maura, y reconocía su participación en la Semana Trágica de Barcelona de 1909 en la que quemaron 80 iglesias y conventos y murieron 78 personas. 15 días después, el socialista Manuel Posa Roca disparó contra Antonio Maura, hiriéndole en la pierna y el brazo. En 1917 el PSOE apoyó la Huelga General Revolucionaria que trató de destruir el sistema legalmente establecido mediante la violencia callejera para sustituirlo por un nuevo régimen revolucionario y bolchevique. Esta huelga provocó 100 muertos. En 1933, el socialista Largo Caballero -el Lenin español- creó el grupo paramilitar de las Juventudes Socialistas, los chíbiris, quienes recibían instrucción militar y sembraban el terror en las calles. En 1934 el PSOE, de la mano de Indalecio Prieto, organizó y proporcionó las armas para otra nueva Huelga General Revolucionaria, un movimiento armado organizado por los socialistas en toda España que sólo arraigó en Asturias con el apoyo de los anarquistas, el cual se saldó con más de 1.000 muertos. Entre febrero y julio de 1936, en la Primavera Trágica, los socialistas, liderados por Largo Caballero, provocaron cientos de incidentes con 262 muertos y centenares de iglesias y conventos asaltados e incendiados. El 13 de julio de 1936 un grupo de socialistas secuestraron y asesinaron al líder de la derecha monárquica, José Calvo Sotelo. Ya en la democracia, Felipe González, quien sólo tres años antes había llevado al PSOE del marxismo a la socialdemocracia, alcanzó el poder en 1982. Este nuevo PSOE socialdemócrata de Felipe González organizó el terrorismo de Estado de los GAL y generalizó la corrupción —Fondos Reservados, Roldán, Juan Guerra, Filesa— todo lo cual no impidió al PSOE alcanzar de nuevo el poder en 2004 con José Luis Rodríguez Zapatero, quien con los millones invertidos en su Ley de Memoria Histórica y su Educación para la Ciudadanía, sentó las bases para el resurgimiento del guerracivilismo y el nacimiento de Podemos.

El PP, antes AP, fue fundado en 1976 como una federación de otras pequeñas agrupaciones políticas, principalmente por exjerarcas franquistas, los llamados “siete magníficos”. Su primer presidente fue Federico Silva Muñoz, Ministro de Obras Públicas con Franco y su primer secretario general y candidato a presidente del Gobierno, Manuel Fraga Iribarne, Ministro franquista de Información y Turismo. Durante los años de la dictadura franquista las escuelas españolas enseñaron una Historia falseada en la que la Guerra Civil había sido una Cruzada y una Guerra de Liberación contrarrevolucionaria, anticomunista y antiseparatista, en defensa de la ley y el orden. El carácter sangriento de la represión quedó silenciado durante décadas, los muertos del lado republicano se hacinaron olvidados en las cunetas y a los del bando golpista se les erigieron monumentos por doquier. Muerto Franco la Transición española se convirtió en un modelo a imitar por otros países, por los cambios pacíficos y negociados que nos trajeron la democracia actual. Pero la derecha cometió un error cuyas consecuencias hemos empezado a ver hace poco, pensó que si ellos olvidaban el pasado sangriento y golpista del PSOE se harían perdonar a su vez su pasado franquista y esto no ha sido así. La Historia que se estudia ahora es igual de falsa que la franquista, pero de signo contrario. Ahora enseñan que la Segunda República era un régimen democrático ideal donde se convivía en paz y armonía, la cual vinieron a romper unos sanguinarios fascistas. Se ha convertido en mártires a los asesinos del bando republicano y en monstruos a sus víctimas y eso lo han aprendido así muchos votantes actuales.

Y es que la diferencia está en los votantes, no en los líderes políticos. Los líderes de todos los partidos, incluidos los nuevos, usan la corrupción como una herramienta que permite desprestigiar al contrario y alcanzar el poder a los suyos, en esto no se diferencia ninguno. Pero los votantes sí son diferentes. Son los votantes de Podemos los que no le dan ninguna importancia a que Rita Maestre haya sido condenada, a la beca black de Errejón, a los chanchullos de Monedero ni a los millones de Venezuela e Irán. Son los votantes del PSOE los que se olvidan de Indalecio Prieto y Largo Caballero y perdonan los GAL, Filesa y los EREs. Y hasta al etarra Otegi lo transforman en un preso político y “hombre de paz”. Mientras que los votantes de derechas no pasan ni una, no le perdonan unos simples trajes a Francisco Camps, ni el pitufeo de Rita Barberá, piden cuentas a Rajoy por el dinero que Bárcenas se llevó a Suiza y hacen dimitir a Soria por mentir en unas explicaciones que no estaba obligado a dar, por no haber cometido ni ilegalidad ni inmoralidad alguna. El español de izquierdas no siente vergüenza porque se cree heredero de los santos de la Segunda República, mientras que el de derechas se la coge con papel de fumar, creyéndose hijo del fascismo. Unos se enorgullecen de su pasado golpista y terrorista mientras que a los otros les avergüenza su origen franquista… y así nos va. Hasta que en España no se estudie la verdad de la Guerra Civil, sin tergiversaciones partidistas ni falsos héroes, hasta que asumamos lo que ocurrió y las vergüenzas se repartan a todos por igual, la derecha tendrá que seguir haciéndose perdonar cada día. La pretendida superioridad moral de la izquierda no es más que ignorancia de su verdadera historia.

Ortega Lara, el símbolo
FERNANDO LÁZARO El Mundo 20 Septiembre 2016

Uno detrás de otro. Hasta 532 días aguantó José Antonio Ortega Lara en un zulo. ETA había decidido dejar morir en un agujero a este funcionario de prisiones. La Guardia Civil le localizó y liberó.

Y todo bien nacido se puso en aquel momento en su lugar. ¿Quién no recuerda aquella imagen de esta víctima del terrorismo cuando le ayudaban a salir de su cautiverio? Es difícil contemplar como, de nuevo, Ortega Lara, se convierte en víctima... "¡Lo que tú necesitas es un tiro en la nuca!", le llegaron a gritar los doscientos cachorros proetarras que trataron de reventarle el mitin. ¿Que de qué partido? ¿Y qué más me da? Ortega Lara es un símbolo de todos que merece un particular respeto. Lo más grave es que, como siempre, los que se sienten amos de la calle en Euskadi siguen marcando las pautas de quién puede y quién no puede hablar en esa comunidad autónoma española. ¿De verdad este es el nuevo escenario de paz, en el que los proetarras vuelven a controlar? Ortega Lara se merece el apoyo de todos los demócratas.

Los separatistas y el brazo desarmado de la ley
Guillermo Dupuy Libertad Digital 20 Septiembre 2016

Si el Ejecutivo no se atreve a imponer por la fuerza lo que dictan las leyes y las sentencias, estas servirán para tan poca cosa como hasta ahora.

La comparecencia de Francesc Homsante el Supremo por la ilegal consulta secesionista del 9-N ha puesto por enésima vez en evidencia que la desfachatez de los separatistas no tiene límite. Por un lado, el dirigente nacionalista ha fingido no ser consciente de la comisión de delito alguno, mientras que al mismo tiempo ha desafiado abiertamente al tribunal que lo juzga asegurando: "No nos van a amedrentar".

Por mucho que Homs haya tenido la poca vergüenza de considerar que la sentencia del Tribunal Constitucional que prohibía la consulta "no estaba clara", que solicitaron una "aclaración" y que, ante la falta de respuesta, optaron por cumplir con el "mandato del Parlament", lo cierto es que las repetidas sentencias que el TC emitió contra la consulta secesionista de marras, que fueron nada menos que tres, estaban tan claras como clara era la pretensión de los separatistas de hacerles caso omiso. Ya lo había advertido Artur Mas en 2012: "No nos pararán ni los tribunales ni la Constitución". Y, ciertamente, no los pararon.

Pero el colmo de la impostura ha sido cuando Homs ha justificado su negativa a responder las preguntas del fiscal alegando que "la Fiscalía es el brazo armado del PP". Nunca un partido político ha recibido un piropo tan inmerecido como este que le ha lanzado Homs con la intención de denigrarlo. El partido de Rajoy, por ser el partido que ocupaba el Gobierno, debió haber sido el primero en denunciar los hechos con la gravedad que merecían y el primero en instar a la Fiscalía que actuase en contra de los autores. Pero no lo hizo. Lo cierto es que Rajoy –que tiene tanta o más caradura que los separatistas– tuvo la frescura de esperar tres días para comparecer ante los medios para dar luego una versión tan edulcorada y complaciente de los hechos que llegó al extremo de afirmar que la ley se había "cumplido" y que el referéndum que él dijo que no se iba a celebrar "no se había celebrado".

Ya he afirmado en más de una ocasión que quien rehúye su obligación de hacer cumplir la ley está abocado a ocultar la existencia del delito tanto como el que lo perpetra. Y lo cierto es que la versión de Rajoy respecto del 9-N, en aras de hacernos creer que la ley se cumplía en Cataluña, fue tan condescendiente que la exvicepresidenta de la Generalidad Joana Ortega no tuvo inconveniente poco tiempo después en referirse a ella para defender ante el TSJC su "sensación" de no haber hecho "nada contrario a Derecho" ni ser consciente de haber "desobedecido al TC ni a ninguna otra autoridad del Estado".

Y es que el juicio del 9-N no se lo debemos al Gobierno de Rajoy, sino a la iniciativa propia de un fiscal general del Estado –Eduardo Torres Dulce– que decidió muy poco tiempo después presentar su dimisión. Desde su relevo no se ha vuelto a procesar a ningún golpista, a pesar de las muchas y clamorosas desobediencias que se han venido repitiendo desde el 9-N de 2014. Es más, como recordaba hace poco, la Fiscalía ha retirado de forma absolutamente vergonzosa los cargos por malversación contra Artur Mas.

Si los golpistas catalanes gozan de impunidad es precisamente porque el Poder Ejecutivo ha desarmado al Poder Judicial. A la Dama de la Justicia se le personifica, no por nada, con los ojos vendados, empuñando en una mano una balanza y en la otra una espada. Si el Ejecutivo de Rajoy no se atreve a imponer por la fuerza lo que dictan las leyes y las sentencias, estas servirán para tan poca cosa como para lo que han servido hasta ahora contra quienes por confesión propia han decido emprender un "proceso de desconexión con el Estado". Y como la Justicia es también, como decían los romanos, dar a cada uno lo suyo, habrá que decir que lo de violar la ley será cosa de los separatistas, pero que desarmar a la Justicia y rehuir la obligación de hacer cumplir la ley es cosa del Gobierno de España.

Homs recurre al argumento típico de los golpistas
El Merodeador El Espanol 20 Septiembre 2016

En su declaración en el Supremo, el 'convergente' Francesc Homs ha sacado a relucir la mezcla de cinismo, victimismo y arrogancia de que suele valerse el independentismo para presentar como un ejercicio de democracia básica la vulneración de la ley y la burla de los tribunales.

En noviembre de 2014, siendo 'conseller en cap', Homs desoyó la suspensión de la consulta secesionista del 9-N decretada por el Constitucional y utilizó recursos públicos para promoverla, por lo que ha sido encausado por desobediencia, prevaricación y también por malversación, delito éste último castigado con cárcel.

El ahora diputado nacional se ha negado este lunes a contestar al Ministerio Público, se ha presentado como víctima de un "proceso político" y ha acusado al Supremo y a la Fiscalía ante el instructor de actuar en función de los intereses del Gobierno y del PP. Con esta descalificación al Álto Tribunal y al Ministerio Público, Homs hace suyos los argumentos típicos de los golpistas y abunda en el desprecio a la legalidad que ya demostró cuando sacó las urnas a la calle para intentar legitimar un proceso de ruptura unilateral.

Homs se hizo acompañar hasta la puerta misma del Supremo por representantes de su partido, y de ERC, PNV, Bildu y En Comú Podem, que le sirvieron de costaleros en la escenificación de su 'martirio procesal' a manos del Estado. Sin embargo, su actitud arrogante en la rueda de prensa que dio tras declarar en el centro de la Generalitat en Madrid no se correspondió en absoluto con el victimismo que quiere explotar.

Homs insistió en que volvería a incumplir el fallo del Constitucional, dio por hecho que su sentencia ya ha sido escrita, y adelantó que no piensa acatar "las decisiones de un proceso político". Además intentó presentar la causa como la confrontación entre un aparato de justicia al servicio del PP y el "mandato democrático" del Parlament. El descaro de Homs es evidente, pues la primera condición de toda democracia es el imperio de la ley y de los fallos judiciales.

Los pequeños detalles del 9-N
Pablo Planas Libertad Digital 20 Septiembre 2016

Sí, la Justicia está politizada. Y más en Cataluña.

Francesc Homs, como buen nacionalista, es el colmo del descaro, la desvergüenza y el hormigón reforzado a modo de careto. Como se recordará, en los días previos y posteriores al referéndum patatero del 9 de noviembre de 2014, Quico, como le llaman en la comarca de Vich, se mostraba tan ufano como desafiante. En calidad de portavoz del gobierno regional presidido por el Astucias Mas, se choteaba del Tribunal Constitucional, se carcajeaba del Gobierno de España y se limpiaba el trasero con las resoluciones judiciales. Sólo le faltó hacer una pedorreta en rueda de prensa y un corte de mangas en horario de máxima audiencia.

A la manera de los caciques, su palabra y la de Mas y sus cuates eran y son la ley en Cataluña, dominio territorial en el que hacían, hacen y harán lo que les salga de los genitales con un desparpajo alucinante y un cuajo del carajo. A tal punto ha llegado el cachondeo que al entonces presidente del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), Miguel Ángel Gimeno, le han premiado con el puesto de jefe de la oficina antifraude y el fiscal jefe de Cataluña que abogaba por el derecho a decidir, Martín Rodríguez Sol, acabó de número dos de la extinta Unió en las generales del 20-D.

Sí, la Justicia está politizada. Y más en Cataluña, donde el magistrado Joan Manel Abril, que instruyó la causa del 9-N, se ha largado a su otro puesto, el de jefe del consejo del poder judicial de Andorra, tras instruir un sumario en el que con una habilidad pasmosa borró el cargo de malversación para que Mas y las señoras exconsejeras Irene Rigau y Joana Ortega no se vieran en la tesitura de un juicio que podría implicar una liviana condena de prisión que, como es bien sabido, sólo cumplen los pringaos.

Abril, un fenómeno de la judicatura propuesto por CiU en el parlamento catalán, no sólo se olvidó de la malversación, sino de imputar a quien encargó las papeletas y las urnas de cartón (el entonces consejero de Justicia Germà Gordó, esposo de una magistrada del CGPJ a instancias del PSOE), a quien desplegó a los Mossos para preservar el plácido desarrollo de la jornada referendaria (el exconsejero de Interior Ramon Espadaler) y al propio Quico, brazo propagandístico y burocrático del magno acontecimiento. Por no hablar de la fecha que eligió el amaestrado juez para que depusiera Mas, el 15 de octubre del año pasado, que por casualidad coincidía con el 75 aniversario del fusilamiento de Lluís Companys. Menudo baño de masas que se pegó Mas, aunque le sirvió de bien poco cuando la CUP lo arrojó al cesto de los pañuelos de los mocos.

Entonces, como este lunes en el Supremo, la banda del 9-N se llegó hasta las puertas del tribunal para representar el número de los Santos Inocentes con los alcaldes de la vara, los consejeros de la Coronela y la sociedad civil de los chupópteros del proceso. ¡Vaya morro, cuánto cuento y qué escándalo! Todo ello con la complicidad imprescindible de un Gobierno merluzo que pone la cama y la pasta del común para que a los organizadores de las diadas, los referéndums y los golpes de Estado no les falte de nada para montarla parda

LENGUAJE Y POLÍTICA
De la ‘morriña’ de Feijóo, al ‘agur’ de Urkullu: la mentira del separatismo lingüístico
En las elecciones autonómicas las lenguas son utilizadas, por enésima vez, como un arma electoral de la que los protagonistas políticos sólo muestran el filo que corta.
Carlos Mayoral El Espanol 20 Septiembre 2016

El país se ha detenido, extasiado ante una carrera electoral eternizante, para observar desde su pedestal centralista a dos regiones que (parece) resultarán claves a la hora de reanudar la marcha. Galicia y el País Vasco sienten el calor de los focos sobres sus coronillas sin inmutarse demasiado. No es de extrañar, pues están estas coronillas plagadas de votantes cansados de esperar algo de quien nada tiene que ofrecer. Es el juego de la nueva política: imagina lo que nunca conseguirás. Como dijo Galdós en ese célebre Episodio llamado Cánovas: "Esta España se ha quedado tan anémica como la otra".

Sin embargo, una sombra se desliza entre los focos ya reseñados, un fantasma tan antiguo como interesada y torticeramente rejuvenecido. Es el fantasma de la separación lingüística, de la identificación de una u otra lengua con uno u otro fin político. Han convertido el idioma en un arma electoral más, por lo que las dos Españas ya no sólo tienden a helarte el corazón sino también la capacidad expresiva. No utilices la lengua oficial de la Comunidad Autónoma si quieres este carné, olvídate de la lengua oficial del Estado si quieres este otro. Como parece que ni votante ni político han caído en la cuenta de que los distintos dialectos tienden a retroalimentarse, a ejercer sobre sus semejantes una influencia útil y beneficiosa, uno debe aprovechar la percha para reclamar dicha influencia. He aquí una serie de términos asimilados por el castellano que demuestran cómo el contacto entre lenguas enriquece:

Izquierda
Qué mejor que abrir con este término cuando de utilizar la percha política se trata. El origen de esta palabra es bastante confuso, aunque está bastante aceptada su raíz prerrománica. Parece, según la RAE, que el castellano se hace con ella gracias al vasco ezquerra. Según Corominas, ésta se habría compuesto gracias a la relación entre esku (mano) y oker (torcido).

Morriña
Este término, utilizado de manera melancólica por el hispanohablante para referirse especialmente a la tierra añorada, llega al español a través del gallego morrinha, de la misma familia semántica que murrio (triste)
.
Chatarra
Chatarra es otro vasquismo absolutamente asimilado por el castellano. El origen de esta palabra es curioso, pues según la RAE proviene de txatarra, que viene a significar "lo viejo". Si seguimos buceando llegamos hasta zatar (en castellano: harapo).

Sarao
Esta palabra sirve para que podamos referirnos, según la RAE, a una reunión nocturna para divertirse con baile. El término llega del homónimo gallego y éste, a su vez, deriva del latín serum (que hace referencia a 'la tarde').

El fantasma de la separación lingüística convierte el idioma en un arma electoral, por lo que las dos Españas ya no sólo tienden a helarte el corazón sino también la capacidad expresiva

Agur
Es cierto que este término no goza de un uso continuado por parte del hablante del idioma español (a pesar de haber sido aceptado por la RAE). Sin embargo, lo rescatamos por lo curioso de su origen: viene del latín augurium (presagio), y deriva en la actual despedida cariñosa.
Chubasco

Topicazo, pero si el castellano necesitaba recoger prestados términos del gallego, qué menos que abrazar semánticamente todo lo relacionado con la lluvia. Efectivamente, chubasco llega a través de chuvia, que a su vez deriva del latín pluva (lluvia).

Guiri
Aunque parezca mentira, este término coloquialmente utilizado para referirse a un extranjero nos llega del vasco guiristino. Así llamaban los carlistas de la zona a esos liberales decimonónicos partidarios de la reina María Cristina.
Sarpullido

Este galleguismo ha sido aceptado por el castellano para hacer referencia a una erupción cutánea. Llega a través de sarpullo, y éste a su vez del latín serpere (extender, cundir). A partir de este verbo nacen, por cierto, términos como serpiente o serpentear.

Pilpil
Vamos con otro vasquismo de lo más curioso. Utilizado en castellano para referirnos a una salsa con la que acompañar el pescado, proviene, según la RAE, de una onomatopeya, es decir, de la imitación del sonido que produce el agua al hervir.
Choza

La palabra choza, construcción rústica, llega del latín plutea (protección militar romana). Nótese cómo la evolución semántica lleva consigo el cambio de grafías, de pl- a ch-. Éste es un rasgo típico del gallego, que ya hemos visto renglones atrás en chubasco (pluva-chuvia).

Alud
Otra palabra de origen prerromano que llega hasta el castellano a lomos del euskera. En concreto, proviene del vasco lurte, que significa según la RAE , "derrumbamiento de tierra".
Mejillón

Es una etimología interesante la que rodea a este molusco. Según la RAE, proviene de la forma mexilhão. Ahora bien, ¿por qué tomó el gallego-portugués esta forma? Según Corominas viene del latín musculus (músculo), por la semejanza con el lamelibranquio. Para completar la rareza, musculus significa ratón pequeño, en otra maravillosa relación entre signo e imagen.

La etimología nos muestra cómo nuestras lenguas absorben imágenes, recogiendo términos, mezclando conceptos e ideas

Muñeca
Otra etimología muy extraña. También prerrománica y también difusa. Parece estar emparentada con la forma vasca muno, que significa colina. Quizás tenga que ver con la forma abultada que tiene la articulación dentro de la larga planicie del antebrazo.

Vigía
Este galleguismo, registrado en castellano para denominar torres y guardias relacionados con la vigilancia, esconde un largo camino etimológico. Llegó al castellano gracias al gallego vigia, que a su vez apareció gracias al latín vigeo (estar atento). De esa raíz nacen vigilia (uno de los turnos de vigilancia romana), vigilare (vigilar) o vigil (guardia).

Órdago
Este término heredado del vasco ha cruzado los límites del mus, famoso juego de cartas, para etiquetar cierta actitud que consiste en retar al receptor. Lo curioso de esta palabra reside en el origen, pues deriva del eusquera or dago, cuya desafiante traducción sería 'ahí está'.

Achantar
Según la RAE, este verbo significa acobardar o apabullar a alguien. Este préstamo del gallego está formado por el prefijo a- (aproximación) y chantar (del latín plantare, que significa clavar en el suelo). Nótese cómo vuelve a aparecer la clásica palatización gallega de pl- a ch- (plantare-chantar).

Chabola
Término relativamente moderno (fue aceptado por la RAE en pleno siglo XX) que proviene del vasco txabola. Éste, a su vez, llega del francés geôle, y éste del latín cavea, que significa algo así como celda o jaula, cárcel.

Buzo
Este galleguismo, que utilizamos para referirnos a la persona que hace inmersiones bajo el agua con un equipo adecuado para respirar, viene de búzio (caracol) y éste a su vez del latín bucina, el cuerno utilizado por los pastores para atraer al ganado.

De todos estos ejemplos se desprende que la etimología recorre la historia de nuestras lenguas, absorbiendo imágenes, recogiendo términos, mezclando conceptos e ideas. No existe ni existirá intención política capaz de acabar con este mestizaje cultural. Ni siquiera por un puñado de votos.

Terrorismo
Una víctima de ETA que batalla contra Interior: Fernández Díaz ni le recibe
José Miguel Cedillo exige que se enjuicie a los terroristas que asesinaron a su padre hace 34 años.
Nerea San Esteban El Espanol 20 Septiembre 2016

El primer recuerdo de José Miguel Cedillo se remonta a sus tres años, cuando dos hombres entraron en su casa a darle la noticia a su madre, Dolores García: su marido y padre de José Miguel, el policía Antonio Cedillo, había sido asesinado por ETA. "No recuerdo la cara de mi padre, pero sí que me acuerdo del sufrimiento de mi madre aquel día", cuenta. También conserva en su mente la imagen de los cuatro ataúdes de los cuatro policías que murieron el 14 de septiembre de 1982 cerca de Oyarzun (Guipúzcoa), cuando los terroristas comenzaron a tirotear los dos coches en los que viajaban; solo sobrevivió uno. Recuerda un ruido muy fuerte junto a los cuatro ataúdes, fue producido por el tiro que se pegó un compañero policía en la cabeza. Y se acuerda de cómo viajó en un Hércules de las Fuerzas Armadas desde San Sebastián a Sevilla, su tierra, mientras observaba el ataúd de su padre, colocado a su derecha.

Lo que José Miguel no recuerda es que nadie le explicara nunca qué había ocurrido con su padre, por qué no estaba con ellos. "Mi madre me contó que, como era policía, había sido asesinado por unos ladrones en el atraco a una peletería, y eso es lo que contaba siempre a mis amigos", apunta. Hasta que comenzó a hacerse preguntas.

34 años después del asesinato, José Miguel se concentra junto con su madre, que está superando un cáncer, y otra viuda de uno de los policías asesinados. Lo hacen frente al Ministerio del Interior. Quieren que el ministro, Jorge Fernández Díaz, les reciba. "Un atestado plagado de imprecisiones y de errores fue el origen de una especie de pacto de silencio que sigue sin esclarecerse, ni se ha perseguido ni se ha enjuiciado a los terroristas que mataron a mi padre", asegura José Miguel.
"El Estado no persiguió a los autores"

La madre de José Miguel, Dolores, pidió información al Ministerio del Interior en 2003 sobre la autoría del atentado que acabó con la vida de su marido cuando ella solo tenía 24 años. Le contestaron que en 1984, dos años después del atentado, se había dictado auto de procesamiento contra cuatro etarras: José María Zabarte (el carnicero de Mondragón), Félix Manzanos, Manuel Urionabarrechea y Juan Antonio Oyarbide.

En aquella carta se explicaba que Urionabarrechea y Oyarbide habían muerto en un enfrentamiento a tiros con la Guardia Civil en Irún en 1989. Al carnicero de Mondragón le juzgaron como cómplice del asesinato. Además, se aseguraba que Manzanos permanecía en paradero desconocido sin que hasta la fecha se le hubiera localizado "ni dentro ni fuera de España". Sin embargo, José Miguel asegura que con una búsqueda rápida en internet se puede ver que Manzanos está en Portugal. Su caso prescribió.

Hace cuatro años, cuando se cumplieron 30 del asesinato de su padre, José Miguel decidió que quería saber con certeza qué pasó el día del atentado y quiénes han pagado por ello. Acudió a la Oficina de Atención a Víctimas, pensando que ellos tendrían todas las respuestas, pero se dio cuenta de que "nadie" se había "preocupado por su caso". "No han sido capaces de dar respuestas sino más bien de lanzar balones fuera", explica.

El peor atentado es el que comete el Estado contra todos nosotros
Concentrado frente al Ministerio del Interior mientras espera a que Fernández Díaz le conceda una charla, José Miguel pide que el Estado sea el que asuma "la responsabilidad" de perseguir a los terroristas, que le den explicaciones a lo hecho en estos 34 años y que las víctimas de segunda generación tengan la cobertura que les permita "desarrollar una vida digna". "El peor atentado es el que comete el Estado contra todos nosotros", asegura. Y añade: "No persiguió a los terroristas identificados como autores, hasta tal punto que ha permitido que prescriba el asesinato".

El recibimiento del subsecretario
El paso 14 de septiembre, en el 34 aniversario del asesinato, José Miguel y su madre también acudieron, desde Sevilla, al Ministerio del Interior. Les atendió el subsecretario, que les aseguró que "se estudiará" el caso. Les dijeron que el ministro contactaría con ellos esa misma semana. No fue así.
Dos de las viudas del atentado de Oyarzun frente al Ministerio del Interior.

José Miguel y Dolores, aún convaleciente de sus operaciones, volvieron a Sevilla para descansar. Pero ahora están de nuevo en Madrid para exigir respuestas. "Solo queremos que Fernández Díaz nos reciba y nos escuche", asegura Dolores.

VALENTÍN PARRAS TOSTADO. EL DESAPARECIDO QUE APARECIÓ
Así torturó la banda terrorista ETA (I)
Francisco López www.latribunadelpaisvasco.com 20 Septiembre 2016

A estas alturas, podría parecer que se conocen los pormenores fundamentales de lo que ha supuesto la violencia terrorista en España. Uno de esos aspectos aparentemente inamovibles era el número de víctimas. Sin embargo, hay indicios de que ni la cifra total está cerrada, ni se han estudiado y valorado correctamente todos los aspectos relacionados con el drama que ha azotado a España en general y al País Vasco en particular.

Ante la opinión pública y a la espera de una investigación en profundidad, traemos el caso de una persona que no figurando en las relaciones oficiales de víctimas, su crimen por parte de la banda fue confirmado por alguien que en aquella época estaba íntimamente relacionado con ella.

En 1975, la tensión en el País Vasco francés era muy grande. Las operaciones policiales en España dieron lugar, por un lado, a una notable afluencia de refugiados de ETA. Merced a la pasividad de las autoridades francesas, la reforzada banda pudo iniciar una gran ofensiva terrorista en España. Las autoridades españolas, respondieron incrementando en la zona la presencia de sus agentes de información.

El 29 de julio de este año, en un breve, la prensa anunciaba el descubrimiento en el río Neville, cerca de San Juan de Luz, del cadáver de un hombre que tenía en el pecho grabada una inscripción que ponía ETA-V (1).

“El Diario Vasco” de San Sebastián, en la sección de noticias provinciales (2), ofreció más datos, ya que reprodujo la información que el diario francés “Sud Ouest” publicó el día 26. Según medios de la investigación, el cadáver había sido descubierto por un pescador que lo vio flotando entre dos aguas. Su cuerpo presentaba huellas de torturas y su muerte habría sido estrangulación.

El 28 de junio de 1976 fue identificado, gracias a una etiqueta aparecida en su ropa, como Valentín Parras Tostado, natural de Miajadas (Cáceres). Al no tener más familia que dos hermanas mayores que él, lo cierto es que su drama quedó en el olvido hasta que el miembro de ETA Benito Zumalde “El Cabra”, en su libro de memorias “Las botas de la guerrilla" (3), confirmó la autoría de ETA acusando a la víctima de ser miembro de los servicios de información. En la página 378 aparece el siguiente comentario:

... otro individuo (este perteneciente al Servicio de Información del Ejército Español) es cazado en San Juan de Luz, interrogado y ajusticiado. Su cadáver aparece el 26 de julio en la ría de La Nivelle. Según la Policía, estaba maniatado y tenía sujetos sus pies a un bloque de cemento”.

Cuando se habla de una persona que es asesinada y cuando su cadáver se intenta hacer desaparecer atándole un peso y lanzándolo a un río ese “interrogado” sólo puede implicar el uso de métodos violentos para arrancarle la información. Además Zumalde, nos señala que no fue el único caso y que hubo otros agentes eliminados. Al no ofrecer más datos no sabemos si hay más casos aún sin descubrir.

A día de hoy, producto de esas negligencias tan habituales en los aparatos del Estado en todo lo relativo a las víctimas de ETA, Valentín Parras Tostado no está incluido en las listas oficiales de asesinados por la banda.

Hay que aclarar que cuando Valentín Parras fue asesinado, hasta aquel momento ningún refugiado había fallecido y ni tan siquiera había sufrido atentado con intención letal. Desde mayo habían explotado unas pocas cargas explosivas en inmuebles propiedad o relacionados con miembros de ETA, pero la escalada de violencia todavía no había ido a más. También en este caso, fue la banda quien elevó el listón de la guerra sucia que ambas partes llevaban a cabo en el sur de Francia, pasando de las bombas contra instalaciones, al asesinato de personas.

La Vanguardia Española, edición 29 de julio de 1975, página 9.
El Diario Vasco, edición 29 de julio de 1975, página 8.
Las botas de la guerrilla, página , 358 .Xabier Zumalde. Status Ediciones, Arrigorriaga (Vizcaya), 2004.

El Carnicero de Mondragón, partícipe
Rematado en la cuneta. Así asesinaron los etarras al policía Antonio Cedillo
Antonio Cedillo se desangraba por la masacre de Oyarzun. Un camionero lo llevaba al hospital cuando ETA interceptó el vehículo, sacó al agente y lo remató en la cuneta. Hoy, el Carnicero de Mondragón se enorgullece y el hijo de la víctima se querella contra él.
Eduardo García Serrano   www.gaceta.es 20 Septiembre 2016

ETA convirtió la vida de José Miguel Cedillo en un vía crucis de orfandad y terror, de agorafobia y pánico que le mantuvieron durante muchos años encerrado entre las cuatro paredes de su casa. ETA le robó a tiros a su padre y le hurtó la infancia, la adolescencia y la juventud. José Miguel Cedillo tenía sólo 7 años. La mirada de aquel niño tuvo que contemplar, con el espanto cosido a los ojos, en la Capilla Ardiente instalada en el Gobierno Civil de Gupúzcoa, cómo un compañero de su padre se descerrajaba un tiro en la cabeza porque la sangre, el terror y el dolor por sus compañeros muertos le derrotaron la voluntad de seguir viviendo. Jesús María Zabarte Arregui, alias el Carnicero de Mondragón, formaba parte de la partida de asesinos de ETA que en 1982 cosieron a balazos en Oyarzun a tres policías nacionales. A Antonio Cedillo Toscano, padre de José Miguel, lo sacaron del vehículo que le trasladaba a un hospital, como un fardo lo arrojaron sobre la cuneta y lo remataron de dos tiros en la cabeza. El Carnicero de Mondragón, con 17 asesinatos sobre su conciencia, está en libertad y recientemente declaró que "él no había asesinado a nadie, que sólo había ejecutado a enemigos de la patria vasca, y que si ETA se lo volviera a ordenar él volvería a matar".

José Miguel Cedillo, 32 años después, ha vuelto al espanto de su infancia al leer las declaraciones del Carnicero de Mondragón en las que este criminal, al que el Poder Judicial español le abrió la celda de la que nunca debió salir, se envanece y se vanagloria, entre otros muchos, del asesinato de su padre. Por eso le ha presentado una querella, que ya está admitida a trámite, por los delitos de enaltecimiento del terrorismo, pública humillación a las víctimas y, por primera vez en este tipo de querellas, por los delitos de incitación al odio y al enfrentamiento civil.

El asesinato del policía nacional Antonio Cedillo Toscano revistió tintes de especial crueldad. Hay que recordarlo para valorar la magnitud de la traición a las víctimas, explícita en la política de generosidad de Zapatero y de Rajoy para con los terroristas de ETA. Corrían los llamados años de plomo. Estamos en 1982, mediada la mañana del 14 de septiembre un talde etarra, del que formaba parte el carnicero de Mondragón, acribilla a balazos en una emboscada en Oyarzun a los policías nacionales Jesús Ordoñez Pérez, Juan Seronero Sacristán y Alfonso López Fernández. Su compañero Antonio Cedillo Toscano resultó gravísimamente herido al intentar repeler la agresión armada. Un camionero lo encontró arrastrándose por la carretera meintras se desangraba. Era un buen samaritano. Lo subió a su vehículo para llevarlo al hospital más cercano. El coche en el que huían los etarras avizoró el camión, lo interceptaron, encañonaron al buen samaritano que lo conducía, sacarón de la cabina a Antonio Cedillo, lo arrojaron sobre la cuneta y le pegaron dos tiros en la cabeza.

A José Miguel Cedillo aún le quedaba apurar hasta las heces la copa de crueldad que ETA le había servido con el asesinato de su padre. Al día siguiente de la masacre, el sargento de la Policía Nacional Julián Carmona Fernández se suicidaba pegándose un tiro en la sien en la Capilla Ardiente en la que José Miguel Cedillo, un niño de 7 años, lloraba la muerte y velaba el cadáver de su padre. Fue en las dependencias del Gobierno Civil de Guipúzcoa, en presencia del general Félix Alcalá-Galiano y de varios de sus compañeros, cuando el sargento de la Policía Julián Carmona Fernández, casado y padre de tres hijos, que había pasado la noche acompañando a los familiares de sus compañeros asesinados y ocupándose de los trámites de las autopsias, desenfundó su pistola reglamentaria y se pegó un tiro en la sien. Los muertos de la jornada anterior y los de otros muchos atentados de aquellos años de plomo eran todos compañeros y amigos suyos. Además, le habían ordenado acompañar a uno de los cadáveres hasta su lugar de origen y hablar con los familiares del caído. No pudo más. Fue el primer caso que los médicos psiquiatras bautizaron con el terrible diagnóstico conocido como Síndrome del Norte.

El Carnicero de Mondragón se siente muy orgulloso de sus crímenes. José Miguel Cedillo no puede más. Se ha querellado contra él. La querella no se ventilará en la Audiencia Nacional, como procede en los casos de terrorismo. Se hará en un juzgado de la localidad vasca de Vergara, al que el asesino de su padre ni siquiera tendrá que ir a declarar. Su abogado lo hará por él. Y a esto, algunos, le llaman Justicia.

El estado no persiguió a los autores, denuncian
Víctimas de ETA, a Interior: 'Han permitido que los crímenes prescriban'
El hijo de Antonio Cedillo, que fue rematado de un tiro en la nuca por terroristas de ETA, responsabiliza al Ministerio del Interior de la prescripción por no haber solicitado la extradición de los asesinos de su padre.
Agencias  www.gaceta.es  20 Septiembre 2016

José Miguel Cedillo, huérfano de Antonio Cedillo, el Policía Nacional asesinado por ETA hace 34 años junto con otros cinco agentes en Rentería (Guipúzcoa), ha exigido hoy justicia ante el Ministerio del Interior después de que el Estado "vergonzantemente" haya permitido que el crimen prescribiera. Acompañado de su madre, María Dolores García, José Miguel ha leído un comunicado en el que ha solicitado una entrevista con el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, y ha reprochado que después de 34 años siguen "sin juicio y sin sentencia", porque el Estado "no persiguió a los autores".

Cubillo ha relatado que, a pesar de que medios de comunicación hayan situado en Cabo Verde a Félix Manzanos Martínez, uno de los responsables del atentado, la Audiencia Nacional no ha actuado de oficio para extraditarlo y "ha dejado que el caso prescriba". También ha lamentado que, en su opinión, la ley integral a las víctimas del terrorismo "genere injusticias" y sea "restrictiva" con los derechos y coberturas que los huérfanos de ETA deberían tener.

"El Estado, el Gobierno y los tribunales no han hecho más que poner piedras en el camino, cerrarnos puertas, esperanzas y deseos de saber la verdad, descansar en paz y acabar con todo esto", ha subrayado Cedillo antes de reiterar que el Estado está "fallando" cuando los asesinos se van incorporando a la vida publica, tienen "portadas" de periódico y "las instituciones les escuchan".
Interior se justifica, pero no ha hecho nada

Fuentes del Interior han expresado toda su solidaridad con el dolor de esta familia, que se suma al colectivo de víctimas del terrorismo a las que el departamento considera “una prioridad”. Sobre este caso han explicado que son conscientes del desamparo sobre la situación de rebeldía de uno de los autores del atentado y que, por esta razón, desde Interior se ha seguido la situación procesal de la causa.

Las mismas fuentes han señalado además que la viuda ha estado en contacto con responsables del ministerio en diversas ocasiones, incluso ha sido recibido hace pocos días en su sede, al tiempo que han recordado que tanto la esposa del agente asesinado como su huérfano han recibido todas las indemnizaciones que contempla la ley.

Respecto a la petición del huérfano de ser considerado víctima directa y recibir de este modo una pensión vitalicia, además de la pensión extraordinaria de orfandad ya percibida, las fuentes recuerdan que la Audiencia Nacional denegó esta solicitud al considerar que fue su padre la víctima directa.

Ambas víctimas están integradas en los programas de apoyo social del equipo de la Dirección General de Apoyo a las víctimas del terrorismo.

El mensaje del líder de VOX
Abascal a Otegi: 'Da las gracias por que no os hayamos devuelto las botellas y las tuercas'
Gaceta.es 20 Septiembre 2016

El presidente de VOX, Santiago Abascal, ha confirmado que su partido ha hecho sonar la grabación de los insultos abertzales durante el mitin de Otegi y se dirige directamente al líder de la formación EH-Bildu.

El presidente de VOX, Santiago Abascal, ha confirmado este lunes que su partido es el responsable de que, durante un discurso del dirigente abertzale Arnaldo Otegi, se escucharan voces y gritos de ‘españoles, hijos de puta’. Gritos que eran, precisamente, los proferidos por los “cachorros de ETA” a los miembros y simpatizantes de VOX durante el mitin que la formación celebró el pasado viernes en Álava.

“VOX le pone a Otegi la grabación de los ladridos de sus cachorros contra el mitin VOX de Ortega Lara y Ana Velasco”, ha escrito Abascal en las redes sociales junto al vídeo del momento en que Otegi comienza a escuchar los insultos y levanta las manos, bromeando incluso con que el altavoz desde el que se emitían lo había colocado el CNI.

#VOX le pone a Otegi la grabación de los ladridos de sus cachorros contra el mitinVOX de Ortega Lara y Ana Velasco pic.twitter.com/qSmMMLVY3u
— Santiago Abascal (@Santi_ABASCAL) 19 de septiembre de 2016

Además, Abascal se dirige personalmente al abertzale con un claro y conciso: “Y puedes dar las gracias de que nosotros no te hayamos devuelto las tuercas y las botellas lanzadas”, en referencia a la agresión que sufrió VOX, donde los radicales proetarras lanzaron, como relata Abascal, tuercas y botellas.

@ArnaldoOtegi ; y puedes dar las gracias de que nosotros no te hayamos devuelto las tuercas y las botellas lanzadas https://t.co/iJ5MfFPuZt
— Santiago Abascal (@Santi_ABASCAL) 19 de septiembre de 2016

El ataque de Álava
Fue el pasado viernes cuando unos dos centenares de jóvenes atacaban a militantes de VOX a la salida de un mitin en el que participaban como oradores dos víctimas de ETA, el funcionario de prisiones José Antonio Ortega Lara y la hija del jefe de Miñones de Álava Jesús Velasco, Ana Velasco, además del líder del partido, Santiago Abascal. La Ertzaintza se veía obligada a cargar para disolver la concentración del grupo de jóvenes autodenominados “antifascistas” ante el lanzamiento masivo de “botellas y piedras”.

Y la respuesta de VOX
Dos días después, esas mismas grabaciones e insultos vuelven a escucharse, esta vez con el líder abertzale como testigo ‘de excepción’: ....
 


Recortes de Prensa   Página Inicial