AGLI Recortes de Prensa   Jueves 29 Septiembre  2016

Añoraremos a Sánchez
José García Domínguez Libertad Digital 29 Septiembre 2016

Desde el pasado siete de septiembre, inicio de la temporada política, siete portadas del diario El País contra Pedro Sánchez, siete, prácticamente una cada dos días, han sido munición suficiente para consumar el golpe de estado interno cuyas últimas escaramuzas se desarrollan a estas horas en Ferraz. Una asonada palaciega con la que, en nombre de los sagrados principios doctrinales de la socialdemocracia, los conjurados pretenden evitar a toda costa que esos 180.000 militantes de base con que cuenta el PSOE impidan que Mariano Rajoy Brey vuelva a ocupar la Presidencia del Gobierno de España durante otros cuatro años más. El corazón del establishment, es sabido, tiene razones que la razón no entiende. Como a Borrell en su día, otro ingenuo que también se quiso creer el cuento de hadas de que en el partido socialista mandan sus militantes, a Sánchez lo defenestrarán a no tardar en ese nido federal de víboras. Ganarán la batalla, seguro, pero no la guerra.

Lo que mueve a Carme Chacón, siempre paradigma viperino del oportunismo más rastrero, y al resto de figurantes menores de la trama, ilustres mediocridades provinciales como Ximo Puig, Paje, Gómez el del tranvía y demás ralea, es la pulsión por cambiar las respectivas moquetas de sus despachos. Esa gente no tiene nada en la cabeza, absolutamente nada; solo ansían mandar, eso es todo. Y se podría alegar que Sánchez tampoco. Pero Sánchez, que no es hombre de pensamiento como de inmediato salta a la vista, sin embargo posee una cualidad acaso más importante, al menos en política. Sánchez, quién nos lo iba a decir, se ha revelado intuitivo. Y su intuición primigenia, que el PSOE podría transitar por idéntica vía que el difunto Pasok de Papandreu en caso de ceder el espacio todo de la disidencia institucional a Podemos, esa intuición tan simple y elemental, resulta que es acertada.

En un gremio, el de los estadistas de Twitter, donde el largo plazo significa como mucho una semana, Sánchez, quién nos lo iba a decir, conducía con las luces largas permanentemente encendidas. De ahí que haya sido capaz de entrever, él sí, que el juego de la nueva política condenará al PSOE a morar ad calendas graecas en la oposición mientras persista el veto del establishment a Podemos. Y por una razón obvia: porque Ciudadanos ha devenido demasiado débil y Podemos, por el contrario, demasiado fuerte. Así las cosas, esto es, excluida la posibilidad de apelar al auxilio parlamentario de alguna de esas dos muletas, el PSOE está condenado a no volver a gobernar nunca. Asunto nada baladí al que los golpistas no dan la impresión de haber dedicado ni cinco minutos de atención. Y sin embargo, la gran cuestión es esa. Deponer a la turca al cándido Sánchez quizá resulte empresa barata. Investir a Rajoy Brey en nombre de los valores eternos de la izquierda tal vez les salga gratis. Pero que se olviden entonces de recuperar jamás esos cinco millones de votos que carga Pablo Iglesias en su mochila. Jamás. Añoraremos a Sánchez. Al tiempo.

CUENTAS Y CUENTOS
Bieito Rubido ABC 29 Septiembre 2016

Los independentistas catalanes vuelven a colocar a España al borde del abismo. Otra vez se empeñan en aprovechar la situación de interinidad y crisis política para reactivar una demanda desorbitada y fuera de la Ley. Lo hemos escrito en muchas ocasiones, pero es preciso insistir: el problema catalán debe ser abordado con claridad y sin complejos, desde la defensa de la legalidad y de la Constitución.

Si para detener ese ataque a España y a su ordenamiento es necesario utilizar todo el poder del Estado de Derecho, deberá hacerse. A la sociedad catalana, además, se le sigue hurtando un debate sereno, honesto, riguroso, científico, objetivo y político sobre el embrollo en que se la ha metido. Se trata de desmontar la falacia de que España vive a costa de Cataluña, y de que las políticas de solidaridad territorial y social son un atraso, cuando en realidad son pilares del Estado moderno y del avance democrático. Para afrontar una controversia de esta altura, es imprescindible recuperar el pacto constitucional entre todos aquellos que creen en las leyes y en nuestra Carta Magna.

Marx y Sánchez
Agapito Maestre Libertad Digital 29 Septiembre 2016

Marx, Carlos Marx, el barbudo alemán me ha dado la clave de lo que pasa en el PSOE. Felipe González eliminó de los estatutos de su partido la palabra marxismo, pero el pensador alemán sigue siendo importante para comprender la vida política en general y la de los partidos políticos en particular. Marx es más que un autor para citar los días de fiesta. Es un clásico, o sea siempre podemos aprender de él. Gracias a Marx he visto claro que Sánchez tiene sus horas contadas en la dirección del PSOE.

Sí, amigos, no entro en las razones de Sánchez ni en las de sus críticos para mantener ese vaticinio. No discuto si el discurso, aunque tácito, claramente revolucionario, casi bolchevique, de Sánchez para conformar un gobierno con Podemos y los separatistas tiene viabilidad, frente al discurso elíptico y socialdemócrata, casi menchevique, de la señora Susana Díaz y el diario El País de dejar gobernar a la derecha hasta que Dios quiera o ellos tengan fuerza para tomar el poder, naturalmente, a través de la sacralización de las urnas. No entro tampoco en las negociaciones, o peor, conspiraciones que haya urdido Sánchez con Iglesias para arrebatarle el poder a los suyos en Castilla-La Mancha, Extremadura y Aragón. Menos aún contemplo que la recomposición de la izquierda en España, después del apoyo que el PP le ha prestado a Podemos para que salga todos los días y a todas horas en las grandes cadenas de televisión privadas y, a veces públicas, pase por buscar personas con más cintura política que la demostrada por Sánchez en los dos últimos años.

Nada de esas circunstancias, motivos y razones tienen entidad al lado de unas palabritas de Marx en uno de los textos más geniales de la historia de la filosofía. Me refiero a ese genial panfleto que lleva por título Manifiesto comunista. Lo releo frecuentemente o, al menos, lo consulto con asiduidad parecida a la que dedico a El Político, de Max Weber, o el Mirabeau, de Ortega y Gasset, lecturas siempre recomendables para que no olvidemos que la modernización de la existencia afecta tanto a la economía como a las relaciones sociales en su conjunto. No hay órdenes fijos de la vida. Todo se transforma de acuerdo con su propia lógica... En otras palabras, lean a esos clásicos, paradójicamente, contemporáneos, porque nunca defraudan. Puedes discutir con ellos a tumba abierta y salir fortalecido. Pero, a lo que iba, Marx me ha hecho ver que Sánchez tiene el tiempo tasado para permanecer al frente del PSOE.

Nunca me ha convencido el Manifiesto comunista en su mensaje fundamental, o sea, nunca he aceptado el rulo de la lucha de clases para pasarle el cepillo a contrapelo a la historia de la humanidad. Pero reconozco que contiene ideas, fórmulas y conceptos geniales para interpretar la realidad. Marx me ha enseñado que todos, sí, todos los que de verdad tienen representación en la junta de administración que gestiona los negocios comunes de las clase dominantes en España quieren expulsar a Sánchez del PSOE. Es un obstáculo para que siga avanzando políticamente el sistema. Sánchez no es funcional para el sistema político actual. Marx lo dice con más elegancia que este cronista: "Cada uno de estos grados del desarrollo de la burguesía iba acompañado de su correspondiente avance político (…). La burguesía conquistó finalmente, desde la instauración de la gran industria y del mercado mundial, la hegemonía política exclusiva en el moderno estado representativo. El poder estatal moderno no es más que una junta administradora que gestiona los negocios comunes de toda la clase burguesa. La burguesía ha desempeñado un papel altamente revolucionario en la historia."

Pues eso, exactamente, es lo que le ha dicho Felipe González, uno de los grandes representantes de la actual burguesía política nacional y extranjera, a Sánchez: "Me has mentido". Dijiste que dejarías de molestar a la junta de administración que gestiona los negocios de los nuestros, pero quieres romperla. ¡Por su osadía, sin duda, será expulsado! Sánchez ha puesto en cuestión la verdad de Marx. Repitámosla: "La burguesía ha desempeñado un papel altamente revolucionario en la historia."

Sánchez, el enterrador
Jorge Vilches www.vozpopuli.com 29 Septiembre 2016

Cuando esperábamos un poco de dignidad, nos han vuelto a fallar. El intento de golpe de mano en el PSOE ha fracasado, de momento. La iniciativa de los tres ex secretarios generales, muchos dirigentes territoriales, y la desafección de El País, aventuraba el próximo fin de la era Sánchez. Pero no ha sido así. César Luena salió ayer por la tarde para decir que no caben traidores, y que la militancia es la que debe decidir. Pero la militancia no existe, nadie conoce a ese sujeto colectivo.

El culpable no ha sido solo Sánchez, quien se ha erigido en consecuente enterrador del partido socialista. La era González supuso la definición del régimen del 78 como una partitocracia y asentó la hegemonía cultural de las izquierdas. Si bien se desprendió del marxismo y de un republicanismo revanchista e inútil, fue incapaz de asentar una cultura política socialdemócrata en su partido, y mucho menos un sentido democrático en la sociedad española. Tras traicionar a su electorado con el personalista referéndum de la OTAN, y echar a los guerristas, pareció que derivaba hacia algo parecido a la socialdemocracia europea. Nada más lejos de la realidad. Su gobierno supuso la aparición de la corrupción como el motor de las políticas públicas, y solo tras una dura batalla política y electoral perdió el poder. De su época quedó la superioridad moral que se atribuye la izquierda, su hegemonía cultural, la creencia de que la democracia es un invento suyo y que les pertenece por derecho.

Este lastre para un régimen representativo, y aun más para uno como el español enfangando en la partitocracia, se acentuó con Zapatero. Antes, las primarias, esa democracia interna que tanto veneran algunos pero que todavía no ha demostrado ser la fórmula para arreglar nada, habían colocado a Borrell frente al apparatchik de Almunia. Pero la oligarquía del partido y los medios de referencia se lo cargaron. Zapatero llegó al poder del socialismo en uno de esos Congresos que parecen democráticos pero que marcan las oligarquías territoriales. ZP le dio una identidad al PSOE basada en el guerracivilismo, el anticlericalismo y la exclusión del PP de las instituciones, a esto unió conceptos sin contenido como el buenismo, el republicanismo cívico, la Alianza de Civilizaciones, y otros artificios. Zapatero se sentó con ETA al tiempo que firmaba un pacto antiterrorista con el PP, y decía en el Parlamento de Cataluña que aceptaría lo que de allí viniera.

La calamidad de su gobierno no fue solo económica, sino que puso las bases para la destrucción del PSOE alimentando sociológicamente la creación de una izquierda populista, y cargando de auctoritas a los independentistas. Pedro Sánchez no es más que la prolongación de la política de Zapatero: un partido quebrado porque sus bases están de corazón con Podemos mientras que sus oligarquías territoriales se aferran al poder pactando con cualquiera que no sea el PP. Sin identidad ni discurso, Pedro Sánchez ha perdido seis elecciones y ha dejado el grupo parlamentario socialista más pequeño desde 1977.

Ahora, los críticos se han decidido a dar un golpe de mano contra un proyecto, el de Sánchez, que no ha cumplido ninguno de sus objetivos: el PP se recupera en las urnas, el socialista no gana votos sino que los pierde, y Podemos, al que entregó el poder en Madrid, Barcelona, Valencia, Zaragoza o Cádiz, ha realizado ya el “sorpasso” en Galicia y País Vasco.

Los críticos se pusieron en marcha porque el partido se va por el sumidero. Rubalcaba pasó a El País, medio de referencia socialista, que machacó a Sánchez con durísimos editoriales. Y Felipe González, el creador del PSOE, dio la señal: “Sánchez me ha engañado”.

La reacción de Sánchez de lanzar contra los críticos a la militancia, a la que se cree “podemizada”, es inútil. Es cierto que históricamente la apariencia es que las bases de los partidos están más radicalizadas que la dirección, si es que por radicalismo entendemos la acción emocional e inamovible motivada por tres ideas gruesas, a modo de fe político-religiosa. Esas tres ideas, siendo generoso, que son la superioridad moral de la izquierda, el derecho natural a gobernar, y la obligación de sepultar al PP, las defendían de forma más “radical” Madina y Pérez Tapias en las primarias de 2014. Pero fue entonces cuando la delegación andaluza de Susana Díaz, esa oligarquía del partido, puso pie en pared, y ganó Sánchez.

La oligarquía se impuso, como siempre. El motivo es que la militancia no existe, es un concepto retórico, solo hay militantes individuales, víctimas de la persuasión personal, política o profesional, quienes luego deciden de forma solitaria y anónima. Los militantes no están más radicalizados, sino que son más manipulables. William H. Riker, politólogo estadounidense que por supuesto no está traducido al español, hablaba de “herestética” como el arte de manipular el voto controlando la agenda política –los temas y su timing-, y el número y naturaleza de las alternativas que se le presentan al elector. Es algo más que persuadir a través de la palabra y la imagen. Se trata de canalizar la respuesta de la masa para que refrende una decisión previa.

Los críticos han marcado la agenda y su timing. El arma de la militancia que esgrime Pedro Sánchez no valdrá para nada una vez que ha asumido el papel de responsable de los fracasos. El sector crítico hará un discurso que presentara alternativas que solo pueden conducir a eliminar de la ecuación el problema: Sánchez. El argumento será sencillo: seguir plantando cara a Rajoy y al PP sin perder la iniciativa y manteniendo la unidad interna para remontar en las elecciones. Frente a esto, dirán, Sánchez debe rectificar o será un obstáculo, y los militantes lo creen por puro instinto de supervivencia. Querrán un Congreso, pero sin prisas, porque dirán que el PSOE debe dar una imagen de tranquilidad, de tener las cosas claras, y que es preciso dar a los militantes tiempo suficiente para pensar; es decir, para ser manipulados por los dirigentes y cuadros locales. “Hacer pedagogía” lo llaman.

Sánchez fue cambiando direcciones territoriales y haciendo guiños retóricos a la militancia preparando una guerra contra la vieja guardia, los socialdemócratas y los constitucionalistas que perduran en el partido. Ahora se ha desatado y parece que solo habrá una víctima: el PSOE.

La broma de la democracia participativa
Amando de Miguel Libertad Digital 29 Septiembre 2016

Mala cosa la de poner un adjetivo a la voz democracia: democracia social, democracia popular, democracia orgánica, democracia cristiana, etc. Son formas de desnaturalizar el hermoso concepto de los clásicos griegos o de las revoluciones liberales. Ahora se ha inaugurado una nueva y estupefaciente modalidad: la democracia participativa. Vaya por Dios.

Por lo visto, no basta con que el pueblo elija a sus representantes. Ahora hay que volver a consultar a ese mismo pueblo. Así, en los partidos y partidas se han puesto de moda las mal llamadas primarias. Consisten en que los gerifaltes hacen un amago de consultar a las bases (afiliados y simpatizantes). No existe un censo público de los posibles votantes, pero nadie parece preocupado por tal minucia. Encima, las votaciones se pueden hacer por internet, lo que hace imposible el voto secreto. Los mismos que organizan la consulta llevan a cabo el escrutinio y publican los resultados. Naturalmente, siempre ganan.

La costumbre plebiscitaria y oligárquica se ha extendido a la consulta a los empadronados de un municipio. No importa que voten solo unos pocos. Se trata de que la democracia es ahora participativa. Por ejemplo, los barandas de Sevilla acuerdan que la famosa Feria se extienda una semana más. ¿Por qué no hacerla que dure un mes o un año completo? Sería un verdadero filón para el turismo. La idea es tan buena que se podría ampliar al calendario de fiestas de muchos otros municipios. Que lo decidan los vecinos.

Por la misma regla de tres se podría abolir la fiesta de toros en muchas ciudades. Basta un referéndum en cada una. Suprimida la fiesta, las plazas de toros podrían transformarse en mezquitas o en cosos para espectáculos de torneos medievales. Que decida la gente en cada caso.

El Ministerio de Educación (o lo que queda de él) bien podría consultar al profesorado para abolir los exámenes y aumentar el periodo de vacaciones. Los colegios de segunda enseñanza consultan a los padres para ver si se eliminan los deberes para casa. Es fácil predecir el resultado. Por el mismo expediente sería posible suprimir los suspensos. Así se acabaría con el problema del abandono escolar.

En un plano más general, se va imponiendo un nuevo derecho: el de decidir si una región o territorio cualquiera se proclama independiente. Basta levantar un referéndum más o menos legal. Estoy pensando en la independencia de Zamora, naturalmente con salida al mar. Es la vieja aspiración de mi tierra de nación.

Puestos a extender la democracia participativa, se me ocurre un referéndum sobre el infausto IBI, impuesto sobre bienes inmuebles. Es un impuesto que se nos coloca por utilizar nuestra vivienda en propiedad. Me parece clara su intención confiscatoria. Imagínense que hubiera más impuestos de ese tipo. Por ejemplo, serían los IBM, impuestos sobre bienes muebles. Se pondrían por utilizar el ordenador, los libros, el frigorífico y otros cachivaches domésticos, incluso por la ropa o los zapatos. Así se vería lo canallesco que es el IBI, que el Diablo confunda. ¡Y encima nos llaman ciudadanos! En la Edad Media eran más directos y los llamaban pecheros. Los pechos eran los impuestos.

Nada, nada. Hay que extender la democracia participativa a todos los terrenos. No estaría mal arbitrar una consulta diaria por internet para resolver todas nuestras preocupaciones y demandas.

Contacte con Amando de Miguel fontenebro@msn.com

El permanente síndrome de Boabdil de algunos políticos vascos
Felicísimo Valbuena LVL 29 Septiembre 2016

Consultor y Periodista

QUÉ ENTIENDO POR 'SÍNDROME DE BOABDIL'
Entiendo por 'síndrome de Boabdil' el que padecen algunos y que reúne los siguientes síntomas:

a) Han tenido algún tipo de conflicto dentro de su propio partido o con otros partidos (como Boabdil, movido por su madre, intrigó contra su padre);

b) No han tenido el coraje suficiente de ver la realidad política del entorno en que vivían y resistir frente a sus enemigos políticos (aquí es donde la leyenda de Boabdil recoge los reproches de su madre por su falta de valentía).

c) Buscan unlugar tranquilo, protegidos por los responsables máximos de sus partidos (como Boabdil pidió a los Reyes Católicos que le protegieran de sus enemigos durante su exilio en Fez).

Vengo escribiendo sobre este síndrome desde 2012. Confieso que los boabdiles vascos no han variado sino que están demostrando cada día que su síndrome sigue aumentando su fuerza. Son demasiado conservadores, aunque proclamen que están renovando la realidad.

Y ahora, cuando la mayor parte de los medios escriben sobre Pedro Sánchez y lo que hará en los próximos días, prefiero centrarme en un asunto que a mí me parece muy importante, como es el que he elegido para esta columna.

CUANDO LOS BOABDILES NO QUIEREN RECONOCER LA REALIDAD
En 2012, después de las elecciones autonómicas en la Comunidad Autónoma Vasca escribí lo siguiente:

“Los responsables del PP han dado muestras de que no saben reflexionar después de una derrota. Al revés, apoyan por unanimidad a Antonio Basagoiti y al grupo de colaboradores de éste, que han logrado lo que parecía imposible: Conseguir sólo un tercio de los votos que tenían hace ocho años. Acomplejados, han ido cometiendo un error tras otro, y lo peor es que llevan camino de no darse cuenta de lo que ha ocurrido. Pues nada, vamos a ver la agonía del que fue un partido político pujante en la Comunidad Autónoma Vasca. La falta de sentido de la realidad de los políticos del PP vasco es tan grande que dudo mucho de que lo puedan recuperar. Entonces, ¿qué futuro les espera a los líderes del PP vasco? Me gustaría mucho equivocarme, pero desean venirse a Madrid. Le sucedió a Alfonso Alonso que, de responsable del PP vasco en Álava pasó a ser portavoz del PP en el Congreso de los Diputados. Consecuencia: Su retirada de Álava ha propiciado un cambio histórico: Ha pasado del primer lugar al cuarto. Pues nada. Ahí le tienen, tan contento en Madrid. Y lo mismo le pasa al gran inútil Iñaki Ormazábal, que suspira por abandonar la Comunidad Autónoma Vasca y venirse a desarrollar no se sabe qué funciones en Madrid.

Creo que estos responsables del PP vasco han escrito una de las páginas más tristes de la política española. Y en vez de irse a su casa, que es el lugar más apropiado para ellos, todavía querrán sacar pecho cuando se encuentren en Madrid. Y el PP demuestra falta de sentido de la realidad cuando se consuela con la victoria del PP en Galicia.”

ALFONSO ALONSO (Y UN ETCÉTERA CADA VEZ MÁS AMPLIO)
Alfonso Alonso ha sido un gran responsable de esa derrota, y de otras anteriores, por no aceptar que era mucho más importante su presencia en Vitoria que en Madrid. Le falta reflexión y carece de ideas. Es un hombre que no ejerce autocrítica alguna. Muestra que está encantado consigo mismo. Hace cuatro años escribí lo siguiente: *Con lo fácil que hubiera resultado si Alonso hubiera dicho: Sí, me vine de Vitoria a Madrid porque no aguanté más la crispación continua. Y ya en Madrid, fui lo suficientemente hábil como para posicionarme como portavoz. Ahora reconozco que es mucho más importante estar en Vitoria que en Madrid. Lo que me falta es pararme a pensar y tener más valentía. Dejo el Parlamento y me voy a Vitoria a reconstruir el partido e intentaré que, dentro de cuatro años, el PP vuelva a la primera posición, puesto que yo me siento responsable de haberle hecho descender hasta la cuarta.

¿En qué ha beneficiado al PP su estancia en Madrid durante cuatro años? En nada. Al revés, ha contribuido a debilitar al PP y, sobre todo, a desmoralizar a los indomables que durante tantos años han dado la cara en la Comunidad Autónoma Vasca.

Muchas cosas tienen remedio en política. Por ejemplo, si Alfonso Alonso dedica tiempo a pensar y a saber quién es, porque pienso que el mayor problema que tiene, como muchos políticos, es que no sabe realmente quién es. Ha opinado sobre algunas figuras críticas del PP, no sobre los que debería haberse pronunciado en la CAV. Cualquier día pega la espantada, como Antonio Basagoiti o como Arancha Quiroga. O a lo mejor tiene más fe que la hemorroísa y acaba enterándose de quién es. Personalmente, pienso que Javier Maroto es el político con más futuro en el PP vasco. Ha demostrado que sabe hablar y debatir. Mejor que se le vea mejor en la CAV.

IÑAKI OYARZÁBAL
Hablando de Basagoiti y de Alfonso Alonso, ¿cómo han podido confiar nada menos que en un contumaz perdedor, como Iñaki Ormazábal? ¿No se da cuenta de que la falta de sentido de la realidad política de Oyarazábal es veneno para la taquilla, como decían en Hollywood de algunos actores? Con personas como Iñaki Oyarzábal, ¿para qué necesita el PP enemigos? Y a Oyarzábal le premian con un puesto en Génova, donde estará más protegido. Y dedicado, como Fernández Díaz, a hacer daño al Partido Popular con sus palabras y sus hechos. Está más interesado en atacar a un sector del PP vasco y a las Víctimas del Terrorismo que a otros partidos. Logró que, cuando Arantxa Quiroga le destituyó, ella fue la que acabó dimitiendo.

Todavía recuerdo cómo en la noche electoral de las autonómicas vascas de 2012, en una conexión con la sede del PP, estaba Ormazábal hablando y detrás de él, un pequeño letrero decía que estaban por el 85% de votos escrutados. Y hablaba de para el PP lo importante no era lo que dijeran las encuestas, sino el resultado final; y que éste iba a ser favorable. Creo que en las clases de Comunicación Política, los profesores deberían rescatar ese momento para mostrar la conducta ciega de un político inútil.

Si puede vivir por su cuenta, y no sólo de la política, ¿por qué no se dedica a estudiar una carrera, por ejemplo? Y a pensar, que siempre es muy bueno. Y que abandone su triste papel de aparecer como decorado de Alfonso Alonso cuando éste sale declarando alguna de sus simplezas ante los micrófonos. Así dejaría de hacer daño allá arriba.

PATXI LÓPEZ
También hace cuatro años escribí lo siguiente:

“Acaba de hundir a su partido en la Comunidad Autónoma Vasca y es posible que busque refugio en Madrid. Ya están hablando de él como sucesor de Rubalcaba. Viendo algunas de sus actuaciones en la reciente campaña electoral, me di cuenta de que es una de las cabezas más huecas de la política española. Quien no sepa qué es una empanada mental, puede averiguarlo inmediatamente: que escuche a López. En algunos momentos, podemos creer que utiliza el mecanismo de defensa que Sigmund Freud denominaba "identificación con el agresor temido". Alcanzó el acabóse cuando se opuso al censo de votantes que habían salido de la Comunidad Autónoma Vasca por la amenaza terrorista. También le falta leer, pensar y abandonar la agitación contra el PP. De los agitadores no salen grandes políticos. Creo que ahora está racionalizando, pues piensa que con él- y por él- ha llegado la pacificación. Ya decía Freud que dos de las ilusiones que padecen muchas personas es creer que son irresistibles y omnipotentes”.

¿Qué ha hecho López en estos cuatro años? Pues formar también parte del decorado de Pedro Sánchez. Y cuando éste, con ayuda de Ciudadanos, le hizo presidente del Congreso, demostró que la negociación no es un fuerte. López es capaz de, partiendo de una solución, crear cuatro problemas. Necesita de la política para ganarse la vida haciendo muy poco, pero la política no le necesita a él.

Madina podría levantar al Partido Socialista Vasco si optara por regresar a la CAV o hacerse más presente en ella. Ha preferido lo cómodo: refugiarse en Madrid. Pues que aprenda de Josu Erkoreka. Dejó el Parlamento nacional y decidió permanecer en la CAV. Ahí están los resultados. Y que Madina reflexione y tenga un proyecto propio, sin centrarse tanto en los ataques al PP. Como el inútil López. O como Odón Elorza, etc.

Ya he escrito no sé cuántos artículos sobre el gran problema del PP: Ganen o no ganen las elecciones, su gran problema es la gran incultura de Mariano Rajoy. Él es muy responsable, también, de la situación tan triste por la que atraviesa el PP vasco. Por eso, los socialistas no pueden vivir en una actitud reaccionaria, limitándose a atacar al PP. Han de ser proactivos y dar lo mejor de sí mismos, hasta que recuperen la posición tan importante y decisiva que tuvieron en la CAV.

Es decir, que tanto los populares como los socialistas se encuentran en una disyuntiva: O dejan de refugiarse en Madrid y abandonan el síndrome de Boabdil o deciden recuperar tiempos más valientes y ejemplares.

De verdad que no me gustaría volver a escribir dentro de cuatro años lo mismo que ocho años antes.

PARA GOBERNAR EN ACEH
Los candidatos indonesios, obligados a estudiar el corán
Tras un acuerdo de paz con la guerrilla, las autoridades indonesias permitieron la proclamación de un califato islámico en la zona, donde la sharia rige la vida diaria y las mujeres se ven privadas de sus derechos.
Gaceta.es 29 Septiembre 2016

Los candidatos a gobernar la región indonesia de Aceh superaron el test de lectura del corán, requisito obligatorio para presentarse a las elecciones de esta jurisdicción, única del país regida por la ley islámica.

La comisión electoral de Aceh validó a los seis aspirantes a gobernador y subgobernador que se presentarán a las elecciones de 2017, después de que todos ellos recitarán correctamente pasajes del libro santo musulmán, según el diario The Jakarta Post.

La prueba tuvo lugar ayer en la mezquita de Baiturrahman, en Banda Aceh, la capital de esta provincia situada en el extremo norte de la isla de Sumatra, en el oeste del archipiélago.

"El requisito de saber recitar el corán solo se aplica en Aceh y los aspirantes que no puedan leer el Corán no pueden superar el proceso de candidatura", dijo el presidente de la comisión, Ridwan Hadi.

A diferencia de anteriores ocasiones, ninguno de los candidatos fue descartado en esta prueba por la comisión, que también validará a los aspirantes en función de su capacidad por ejercer el liderazgo de acuerdo con los valores del Corán.

Aceh, un antiguo sultanato que tuvo su momento álgido entre los siglos XVI y XVII, es considerada la puerta de entrada del islam en el Sudeste de Asia.

El tsunami de 2004 que devastó esta región, donde murieron unas 170.000 personas, propició la paz entre el gobierno indonesio y la guerrilla separatista y el desarrollo del gobierno regional islamista, que en 2009 generalizó la sharía como fuente del Código Penal.

En los últimos años el radicalismo se ha extendido en este territorio de unos cuatro millones de habitantes donde la policía vigila la moral pública y se prohíbe que las mujeres canten o bailen.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Los golpistas se aprovechan del desgobierno
Editorial OKDIARIO 29 Septiembre 2016

El desgobierno que reina en España desde hace casi un año es el caldo de cultivo idóneo para las veleidades de independentistas y radicales. Sin la posibilidad de tomar medidas serias contra sus chantajes e intentos golpistas —ya no hablamos de aplicar el artículo 155 de la Constitución— el bloqueo político alimenta aspiraciones sin sentido que ponen en jaque la unidad de España. Carles Puigdemont vuelve a insistir en la idea de un referéndum secesionista para otoño de 2017 a pesar del día a día que padece Cataluña. Con una deuda del 35,9%, sobreviven gracias a la inyección de 1.600 millones de euros del Fondo de Liquidez Autonómica. Las empresas salen en desbandada camino de Madrid y las inversiones internacionales caen un 60%. A pesar de todo ello, la falta de solidez y rumbo fijo en el Estado provoca que intenten sucesivos golpes aunque les lleve a desafiar, incluso, al Tribunal Constitucional.

En OKDIARIO hemos reclamado en repetidas ocasiones la necesidad de un gran pacto entre las fuerzas constitucionalistas para garantizar la viabilidad económica, política y social de España. Una necesidad que se manifiesta especialmente cuando asistimos a ataques como el que intenta lanzar Carles Puigdemont. Desafortunadamente, la irresponsabilidad ha prevalecido en Pedro Sánchez y esto ha imposibilitado que el país se ponga en marcha. La carencia de sentido de Estado por parte del líder socialista nos condena a un Ejecutivo en funciones que, maniatado, asiste impotente a las provocaciones que llegan desde Cataluña y País Vasco, donde los proetarras de Bildu, con Arnaldo Otegi a la cabeza, también pretenden aprovechar el contexto de stand by que vive España.

Desde el punto de vista catalán, Puigdemont, rehén de los antisistema de la CUP, ni siquiera ha podido aprobar aún los presupuestos autonómicos. Otegi, por su parte, está totalmente desautorizado por su pasado terrorista para cualquier tipo de prédica política. Sin embargo, aprovechando la actual laxitud institucional, ambos espolean los instintos más primarios de sus seguidores para inocular el odio a la nación. Respetando siempre las particularidades inherentes de cada autonomía, la única idea que puede albergar una España de futuro, europea y moderna, es la cohesión territorial de todas sus partes. Para ello, la responsabilidad de nuestros líderes constitucionales se hace imprescindible de cara a conformar un gobierno estable. Ahora que el PSOE parece comenzar poco a poco una nueva etapa, esperemos que la parálisis institucional tenga los días contados. Será la mejor manera de contestar a iniciativas abyectas como las de Puigdemont, al que cabría preguntarle qué sería de Cataluña sin la respiración asistida que le proporciona el Estado a través del FLA.

Adictos al "Jaque Mate"
Iván Redondo El Mundo 29 Septiembre 2016

Joaquín Sabina y su Rock and Roll de los Idiotas tenían razón: qué disparate de partida de ajedrez, con un partenaire tan "adicto" al jaque mate. Piensen en el actual secretario general del PSOE, Pedro Sánchez y en la disputa con todos sus barones, presidentes y presidenta regionales. Así es el PSOE actualmente. Todos se sienten rockstars y, como siempre en política profesional, tarde o temprano, sólo puede quedar uno. Sánchez lleva con este ajedrez político interno desde el inicio de su mandato hace dos años.

Por visualizarlo de una manera sencilla: imagínense una partida sin peones, les harían muchos jaques, porque al Rey (Sánchez) nadie le protege. No ha habido tregua y siempre ha estado desnudo políticamente. No es para nada la única causa de sus derrotas, pero sí es una de las razones estratégicas para entender los resultados de los socialistas, por ejemplo, en las dos últimas elecciones generales.

Durante este tiempo su desencuentro fundamental ha sido con aquellos dirigentes socialistas que tienen poder institucional, pero no por ello el poder de la razón socialista, compuesta históricamente por la confluencia entre militantes, dirigentes y electores.

El calendario ha sido la mejor herramienta con la que ha contado Sánchez para defenderse ante los ataques y lo ha gestionado hasta ahora con su equipo político con maestría. ¿Cuántas veces ha sobrevivido ya a un jaque? Siempre ha estado en el timing un paso por delante de sus opositores. Ha crecido como político y sigue queriendo ser legítimamente, estamos en una democracia parlamentaria, "presidente por bloqueo".

Tras la noche electoral de las elecciones vascas y gallegas del pasado 25S ha dicho basta. Se acabaron las conspiraciones y el hablar en voz baja. Dinamitarse las estrategias de unos y otros. Demasiado ruido interno que desmoviliza a la izquierda y con una participación en los comicios cada vez más baja. Unidos Podemos también está padeciendo los mismos síntomas y lo está pagando en las urnas como el PSOE.

Mientras tanto, el único punto del orden del día de la agenda nacional desde hace un año es la gobernabilidad. No hay agenda económica ni agenda social. Cualquier propuesta política cae por ello en vacío. Ese punto es indudable que favorece la continuidad. Y ésa una de las grandes lecciones de la segunda vuelta del 26J y de los comicios de Euskadi y Galicia. Ante la inestabilidad, la generación de la transición vota seguridad y los gobernantes se refuerzan. Que nadie olvide en este punto que el mandato del Comité Federal desde enero y que Sánchez ha cumplido "escrupulosamente" era un "no a un Gobierno del Partido Popular". Un Comité Federal de todos debería ser lo más adecuado, cerrando filas y ganando tiempo. Pero parece que nadie está ya en ello. Estamos ante una lucha de poder y cuando se producen siempre dejan cicatrices a corto plazo entre tus electores.

Cualquiera de las personas que están en el bando de sus críticos deberán plantear ahora una alternativa y presentarse a las primarias contra él. Y si somos honestos no necesitan más de 24 horas para reunir los avales si se lo proponen.

El PSOE puede recomponerse electoralmente siempre y cuando tenga un modelo claro y una hoja de ruta precisa. La clave es mantener su autonomía practicando la abstención patriótica, si así se estima, o pactando con Unidos Podemos. Un fenómeno al que, como mínimo, deberían entender estratégicamente para despúes tender puentes hacia él, definiendo lo que es el PSOE (y lo que no es) frente a Podemos y la relación entre ambas fuerzas. El votante de izquierdas no comprende, es lógico, que no haya una agenda de mínimos compartida.

Nunca deberían dar la espalda a esta realidad en ninguna Comunidad Autónoma. Deben practicar la empatía con los de Pablo Iglesias diferenciándose, hay muchos ex votantes suyos entre los morados. Al igual que era básico para el PP entenderse en aspectos fundamentales con Ciudadanos.

La ruptura pública entre dirigentes y militancia es el mayor temor de la presidenta de Andalucía, Susana Díaz, del presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García Page o del presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara. Un PSOE que se despedaza en televisión, vamos a ser sinceros, es como el fútbol un deporte nacional en nuestro país. Es comprensible, por lo tanto, esa preocupación, porque abre al PSOE en canal ante unas hipotéticas terceras elecciones que cada vez tenemos más cerca. Y que les conviene evitar.

Sólo faltan poco más de cuatro semanas para su convocatoria automática (límite el 31 de octubre). Y ahora el debate público en el PSOE es "primarias y Congreso Federal frente a una gestora" que tumbe a la dirección actual de Ferraz. No son las mejores condiciones para concurrir a unos nuevos comicios.

Los críticos con Sánchez deben saber que desde el 20D han cometido un error tremendo, en clave interna, mezclando el liderazgo de su secretario general con la abstención del PSOE para la reelección del presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy y la formación de un nuevo Gobierno del Partido Popular. Si querían preparar un asalto a la federal deberían haberse explicado mejor y gestionado estas dos realidades como debates distintos. Éste hecho contamina su alternativa internamente. Por eso es difícil que cualquiera de ellos dé "el paso definitivo" frente a su secretario general.

Con ello, Sánchez les ha llevado al lado del tablero en el que él gana peso político interno y externo entre los electores de izquierdas. El "no a la derecha" tiene, como hemos explicado en muchas ocasiones, un claro mercado electoral y el líder del PSOE ocupa un espacio con ello, que si no se lo llevaría Iglesias.

El más inteligente de todos los barones ha sido el presidente de Asturias, Javier Fernández, en un silencio casi monástico, sin quemaduras, posicionándose como ese primer "El Santo" (¿se acuerdan?) que interpretaba Rooger Moore. Un 007 al que muchos pueden acabar mirando es en este puzzle socialista. La tan cacareada tercera vía.

Si el PSOE tiene una única voz mejorará sus resultados electorales cuando le convenga ir a elecciones. En la matemática electoral que no se publica siguen disponiendo de 5 millones de votos estructurales, una buena base desde la que crecer y potencialmente podrían, si dan con la tecla intro del ordenador, llegar a los 6 millones. Se trata de un partido con 137 años de historia. El coche rojo es mágico en nuestro país y siempre ha tenido históricamente una capacidad de crecimiento más rápido que la de sus rivales. La belleza de un movimiento en política no se refleja sólo en su apariencia, sino en el pensamiento que ha habido antes detrás de él.

Hay tres ingredientes imprescindibles para una candidatura ganadora: en primer lugar, una dirección política y cultural fuerte, en términos gramscianos, con vocación clara de hegemonía y de alternativa frente a lo establecido; en segundo lugar, una organización e implantación territorial sólida; y en tercer lugar, unidad de mensaje en los cuadros nacionales, autonómicos y municipales. El debate es siempre regenerador y estimulante, pero en los momentos clave se necesita lealtad y, como saben, manu militari. Ésa es la principal fortaleza del Partido Popular y la gran debilidad del PSOE.

Capablanca decía, y tiene tanta razón en ello, que si quieres mejorar realmente tu juego debes primero estudiar los finales, ya que el medio y la apertura deben de ser estudiados sólo en relación a ellos. ¿Los críticos de Sánchez han trabajado la estrategia proyectando antes su último movimiento? El sábado podrán intuirlo todos aquellos que vean a través de su cabeza y dejen de hacerlo a través de sus ojos. Así es tanto en el ajedrez como en la política.

Iván Redondo
Consultor político
@thewarroomblog
https://telegram.me/redondo_asociados

Puigdemont agita de nuevo la farsa del referéndum
EDITORIAL El Mundo 29 Septiembre 2016

Instalada desde hace años en la excepcionalidad, la política catalana vivió ayer una nueva situación inédita. Carles Puigdemont se convirtió en el primer presidente de la Generalitat en someterse a una cuestión de confianza desde la reinstauración de la autonomía en la Transición. Lo hizo acuciado por la debilidad del Govern, condicionado desde el inicio de la legislatura en enero por el apoyo de los diez escaños de la CUP. Puigdemont no tendrá hoy problemas, en la segunda sesión de este trámite, para superar la cuestión de confianza porque tiene garantizados los votos de los diputados anticapitalistas. A cambio de este respaldo, el peaje pagado por el president es un referéndum para la independencia de Cataluña que, según anunció ayer Puigdemont, tendrá lugar durante la segunda quincena de septiembre de 2017.

Puigdemont certificó ayer que el antaño nacionalismo moderado sigue dispuesto a alimentar la quimera de la secesión, aunque ello supongo ejercer de gregario de las facciones más radicales del independentismo. Así, calificó el marco autonómico vigente de "obsoleto" y no descartó un referéndum pactado con el Estado, aunque prometió promoverlo haya o no acuerdo. El presidente catalán no tenía otra alternativa que ponerse en manos de la CUP para poder seguir gobernando y sacar adelante los Presupuestos para el año próximo. Sin ese apoyo, descarrilaría el proceso.

Puigdemont sabe que cualquier consulta que tenga como fin trocear la soberanía nacional es ilegal, no cabe en el ordenamiento constitucional y será rechazada por el Gobierno de turno. Por tanto, el referéndum que planea para el otoño del próximo año, siguiendo la hoja de ruta marcada por la CUP, es un nuevo señuelo que se saca de la manga el Partit Demòcrata Català -la extinta CDC- y ERC para asegurarse el respaldo de la formación antisistema y, de esta forma, evitar la caída del Govern. Porque tanto Puigdemont como sus socios saben que la exigencia de un referéndum de autodeterminación choca frontalmente con la ley, tal como acreditó el TC a raíz del recurso presentado por el Gobierno tras anunciar Artur Mas su intención de organizar un referéndum. La materialización de aquella ocurrencia devino en una pseudoconsulta ilegal el 9-N que no hizo más que aumentar la fractura de la sociedad catalana y cuyas responsabilidades judiciales pueden acarrear la inhabilitación de Mas y los ex consellers Ortega, Homs y Rigau.

Lo que propuso ayer Puigdemont en el Parlament es perpetuar esta división política y social, lo que constituye una prueba más de la irresponsabilidad del nacionalismo catalán, completamente alejado de los problemas reales que preocupan en la calle. Sus pretensiones, además, esconden el fracaso de la estrategia soberanista desarollada en el último año. Porque fueron precisamente estas fuerzas las que plantearon las elecciones de hace un año como plebiscitarias. La suma de estas formaciones obtuvo el 47,8% de los votos. Que ahora Puigdemont otra vez ponga encima de la mesa una consulta vinculante, de facto, significa un reconocimiento implícito del fracaso del soberanismo en los comicios de 2015, que arrojaron una mayoría de diputados contrarios a la secesión.

En julio, tras desobeceder al TC y aprobar las conclusiones del "proceso constituyente" -paso previo a la vía unilateral a la separación- Puigdemont dijo ir «en serio». La realidad es que se empeña en ignorar que la mayoría del pueblo catalán no desea la desconexión con España. Por tanto, llevar a Cataluña a las puertas de la independencia, además de una amenaza que no es nueva, supone una vuelta de tuerca más del chantaje al que el nacionalismo pretende someter al conjunto de la ciudadanía española.

Con el semáforo en rojo
Eduardo Goligorsky Libertad Digital 29 Septiembre 2016

Pedro Sánchez es tan malo, que por eso lo quieren preservar los enemigos jurados de España.

Quiero creer que –para tranquilidad de los ciudadanos españoles leales a la Constitución– nuestros servicios de inteligencia vigilan lo que se cuece en las cavernas de la Antiespaña. Aunque, sin necesidad de recurrir al espionaje profesional, los lenguaraces de esa Antiespaña dejan entrever que se está tramando un golpe espectacular que obliga a poner el semáforo en rojo.

El títere más dócil
Pedro Sánchez es el hazmerreír del escenario político español. Sólo sus acólitos trepadores, como la patulea del PSC, lo halagan, con la esperanza de que algún día ocupe un cargo subalterno desde el que pueda arrojarles unas migajas. Pablo Iglesias le ofrece un amancebamiento contra natura porque lo ve como el títere más dócil del que podrá servirse en su carrera hacia el monopolio del poder. Al resto del espectro político y mediático sólo le inspira desprecio, como al ciudadano medio.

Atención. El semáforo vira al rojo. Súbitamente, Pedro Sánchez se convierte en la gran esperanza blanca de algunos panfletistas y formadores de opinión enrolados en el secesionismo y el radicalismo extremo. Todo hace pensar que estos nuevos apologistas de Sánchez ponen en práctica la estrategia diseñada en las cavernas. Siempre contra la España constitucional, claro está.

Pilar Rahola lo consagra como "El héroe" en un artículo encabezado con ese mismo título (LV, 22/9). En él le aconseja la táctica que debe seguir para destronar a Mariano Rajoy. Pero no conforme con esto, Rahola explica a sus cofrades, en otro artículo, cuál es el mejor truco para engatusar a quienes, como los socialistas, prometen vetar el referéndum, convirtiéndolos en aliados circunstanciales ("Herejía", LV, 23/9):

A riesgo de pronunciar una herejía, creo que no es políticamente maduro exigir el referéndum como condición, sine qua non, para pactar la abstención de una investidura. (…) Es decir, con la estelada en el corazón, en la mano, en el programa y donde quieran, ¿quién nos impide negociar con Sánchez unos acuerdos fructíferos a ambos lados?
(…)
Y, desde luego, con Sánchez en la Moncloa, el referéndum estará sobre la mesa como gran cuestión de Estado. Pero usarlo como un muro inquebrantable a costa de una abstención, en un momento de gran fragilidad, tiene dos lecturas y ninguna es buena: o es un bajo techo que demuestra un cierto infantilismo en las fuerzas soberanistas, o es una excusa de mal pagador para escaparse de la necesidad de hacer política, definitivamente instalados en la comodidad de la épica retórica.

La trampa sigue abierta
Rahola no predica en el desierto. Lola García, directora adjunta de La Vanguardia, relata "Las dudas del Govern sobre el referéndum" (25/9). Carles Puigdemont a favor de celebrarlo, Artur Mas en contra, Oriol Junqueras "tuvo una intervención discreta, no especialmente entusiasta del referéndum unilateral pero tampoco contraria". La trampa para cazar a Sánchez sigue abierta.

Lo remata el gurú Enric Juliana cuando promete el voto del partido mostrenco a Sánchez, "a cambio de una nueva dinámica política que no margine al PDC (provisional)" ("Catalunya es el factor que impide desbloquear la política española", LV, 11/9):

El PNV podría estar interesado en ese esquema. Y ERC se hallaría ante la difícil tesitura de bloquear en solitario una alternativa a Rajoy. Todos juntos sumarían 178 diputados. Mayoría absoluta.

Patrocinadores del pardillo
El sociólogo Manuel Castells, pontífice de la izquierda radical, otorga un certificado de pureza y da su bendición al candidato convertido en un "espantapájaros" por "los medios y las élites económicas para forzar a la rendición de quienes no quieren un gobierno de Mariano Rajoy" ("El valor de Pedro Sánchez", LV, 24/9). Y acusa:

Porque, en contra de las maledicencias de dentro y de fuera de su partido, lo que ha intentado hasta el límite es salvar el futuro del PSOE. Él sabe perfectamente que la ofensiva de los barones , apoyada por Felipe González y respaldada por Bruselas y Berlín, no es para que haya gobierno, sino para que no haya un gobierno apoyado por Podemos y Ciudadanos [sic] con respaldo indirecto de los partidos catalanistas. (…) Un político malo, Sánchez, por no aceptar la supeditación del Partido Socialista a la derecha. Y uno malísimo, Iglesias, porque se atreve a decir que España es plurinacional y mientras eso no se reconozca y se negocie, nada puede avanzar.

Si algo faltaba para saber lo que le reservan a España los patrocinadores de este pardillo capaz de superar la estulticia del bufón Rodríguez Zapatero, Rahola y Castell nos lo enseñan sin dejar nada librado a la imaginación: el totalitarismo de extrema izquierda en la región desguazada, el caos social en el resto y la exclusión segura de la Unión Europea.
Las etapas del chanchullo

Ignacio Varela desenmascara, con prosa cáustica y precisión magistral, las etapas del chanchullo urdido por los secesionistas y los chavipodemistas, con su apéndice colauita y "con Compromís en funciones de celestinaje", para colocar a su muñeco en la Moncloa ("El timo del referéndum catalán en la maniobra de Sánchez", El Confidencial, 24/9):

Lo que previsiblemente harán será presentar un acuerdo lo más escueto posible –no creo que pase de dos páginas–, justificando el voto favorable a Sánchez únicamente con dos objetivos: echar al PP del Gobierno y evitar la repetición de las elecciones. Nada sobre Cataluña, nada sobre el referéndum ni sobre la unidad de España.

El día después, todo el mundo recuperaría la memoria y la libertad y cada uno regresaría a su posición original: los independentistas a impulsar la secesión; los ‘podemistas’, a su derecho a decidir. Y los socialistas, ya instalados en La Moncloa, a su vaporoso federalismo (más o menos asimétrico según en qué lugar de España se formule).

¿Cómo se soluciona el sudoku? Por la vía del olvido momentáneo. Un ataque de amnesia colectiva durante unas horas –las necesarias para votar la investidura– durante las cuales la palabra ‘referéndum’ y la propia existencia del problema catalán se borrarían de la memoria para reaparecer al día siguiente.

Les recuerdo que lo que se está gestando no es un acuerdo de gobierno ni de legislatura, por lo que no se requiere un contenido programático específico. La coyunda empieza y acaba en el acto de la votación de investidura, sin que ello suponga compromisos ulteriores para nadie. Nos encontramos en el AVE, echamos un polvo y si te he visto no me acuerdo.

Estamos avisados. Por los protagonistas y por los observadores sagaces. Con el semáforo en rojo. Si el entorno de Sánchez opta por la complicidad y no defenestra al advenedizo que está destruyendo su partido y poniendo en peligro la unidad y los valores de España, será porque como advierte el mismo Ignacio Varela: "En pleno siglo XXI aún sigue funcionando el timo de la estampita".

Inoportunas e impertinentes declaraciones del presidente del TC

Pérez de los Cobos da alas a los independentistas
Miguel Massanet diariosigloxxi.com 29 Septiembre 2016

Hubo un tiempo en que muchos se preguntaban ¿a cuenta de qué se le hurtaba al Tribunal Supremo del país el determinar sobre una serie de cuestiones relativas al cumplimiento de la Carta Magna, para entregarle la correspondiente competencia al TC, como único encargado de resolver los recursos de inconstitucionalidad contra leyes, disposiciones normativas o actos con fuerza de ley del Estado y de las Comunidades Autónomas amén de otras cuestiones relativas a la aplicación de la normativa constitucional española? Sin embargo, por Ley Orgánica del 3 de octubre de 1979, se creó la figura de este alto tribunal que asumió para él lo que, en resumen, se podría definir como la defensa de que, en el Estado español, se cumplieran, por todos los españoles, las normas Constitucionales que el pueblo se dio cuando, en referéndum, se aprobó la Constitución de 1978, de acuerdo con el espíritu y la recta hermenéutica que, sus redactores, le quisieron imprimir a dicho cuerpo legal.

Es evidente que los magistrados, 12, que forman parte de dicho tribunal tienen por única y esencial misión el velar por el cumplimiento de la vigente Constitución, pronunciándose y aclarando sobre cualquier cuestión o duda que tenga que ver con lo que dispone dicha Ley Orgánica, creando doctrina jurisprudencial en cuanto a los temas sobre los que se pronuncia.

Ello evidencia que, la función de los magistrados ( no necesariamente procedentes de la carrera judicial) tiene la singularidad de buscar ayudar, tanto a los tribunales como al resto de españoles, a aplicar las normas constitucionales según están establecidas en los artículos que la integran, aclarando el sentido de aquellas que pudieran provocar dudas interpretativas en aquellos juzgados, administraciones, corporaciones etc. que pudieran tener dudas al respeto y obligar a rectificar, ajustándose a la ley cuando alguien se hubiera equivocado o aplicado incorrectamente la norma, en su aplicación.

Ello nos lleva a que, en manera alguna, los magistrados del TC pueden escurrir el bulto cuando deban decidir sobre las cuestiones de su competencia ni dejar que los temas se eternicen en las estanterías de tan alto tribunal cuando, a juicio de quienes tiene que resolver sobre ellos, el dictamen que pudieran emitir pudiera crear rechazo en algunos grupos políticos influyentes. Tal es el caso de los viejos recursos contra la ley socialista sobre el aborto libre, que llevan años durmiendo el sueño de los justos (mejor diríamos de los injustos) cuando, de la resolución que se pudiera emitir sobre el caso, sabemos que depende la vida de cientos de miles de fetos que, en la actualidad, son sacrificados impunemente de acuerdo con la libertad que la actual legislación les da a las madres para deshacerse de ellos, sin apenas restricción alguna.

Y en este contexto, nos sale el señor presidente del TC, don Franciso Pérez de los Cobos, cuando, en dicho organismo quedan pendientes de sustanciarse importantes decisiones sobre cuestiones de tanta entidad y tan esenciales, para la defensa de la unidad de España, como son todas aquellas actuaciones urgentes de las que depende que se ponga fin a las pretensiones de los separatistas catalanes, a sus intentos de crear un estado paralelo al actual y a sus expresas declaraciones, negándose a someterse a los dictámenes de los tribunales españoles y, en concreto, al TC; encaminadas, todas ellas, a negar la unidad de la nación y a prescindir del Estado español, en un claro ataque directo a lo establecido en nuestra Carta Magna de 1978; de modo que, en una conferencia dada en su tierra, Murcia, en la que, a nuestro juicio, se extralimitó, habló imprudentemente y expresó opiniones personales que pudieran tener su reflejo en su responsabilidad como magistrado del TC en las resoluciones que, actualmente, están pendientes de resolución precisamente sobre cuestiones referidas al independentismo catalán. Habló sobre ser partidario de una reforma de la Constitución para “garantizar su perdurabilidad y eficacia”, quiso dar a entender que el problema se centra en que, la evolución del estado autonómico se ha visto sometida “al juego partidario”.

Admitió que, para el TC el “derecho a decidir” es una “aspiración defendible” y que no cabe “exigir adhesión a la Constitución”. Es obvio que, para un ciudadano de a pie, las palabras del magistrado pueden resultar contradictorias y hasta difíciles de comprender procedentes de una persona cuya función es precisamente hacer que la Constitución se cumpla en todos sus términos sin que se espere de él que opine sobre si se debe modificar o no y, mucho menos, cuando debe conocer que sus palabras, en cuanto a la pretensión independentista de separarse de España, pueden ser mal interpretadas como un apoyo a la causa del “derecho a decidir”, que es evidente que no se trata más que de un intento de un plebiscito que avale su intención de atentar contra la unidad del país, algo que, expresamente, está defendido en nuestra Constitución y que no puede ser puesto en duda, ni mucho menos, apoyado por una persona de su categoría. Precisamente si, en estos momentos, nos encontramos ante una situación que podríamos definir como límite se debe, en gran parte, a la forma negligente como los distintos gobiernos democráticos han intentado soslayar las incesantes demandas de más independencia y gobierno autonómico que, a través de los distintos estatutos comunitarios han conseguido (unas autonomías más, como la catalana y otras menos) han ido arrancando al Estado las autonomías independentistas y, no debemos olvidarlo, a la politización evidente que se ha detectado dentro de los magistrados del propio TC, cuando hubo un momento en el que, contrariamente a lo decidido por el TS, tuvieron el gran error de legalizar a los etarra de BILDU, una decisión política que, tan graves consecuencias, ha traído a la comunidad vasca y, por ende, al resto de España.

No somos capaces de entender que ahora, el TC, se parapete en lo que ellos entienden como “juego partidario”, para quejarse de que tienen que tomar decisiones para resolver los recursos de inconstitucionalidad que pudiera presentar cada partido, cuando considera que, o bien el Gobierno o cualquier comunidad autónoma toma decisiones, adopta posturas o ejecuta actos que, en sí mismos, pudieran ser contrarios a nuestra Constitución. ¿De qué se queja, el señor Pérez Cobos?, ¿acaso de tener demasiado trabajo o de no disponer de medios para solventar tanta tarea?, pues que pida más ayudas al Estado o que evite que se les vayan acumulando asuntos por resolver, como el indicado del tema del aborto. ¿O es que hay alguien tan incauto que pueda pensar que, en todos los años que hace que se presentaron los recursos sobre la ley de aborto, no les ha dado tiempo a poder decidir sobre ellos? No lo han hecho porque saben que es un tema peliagudo, que se han pasado de unos a otros sin que, en ningún caso, se hayan decidido a ponerle el cascabel al gato.

Los españoles nos quejamos de que, siendo tan evidente el desafío que hace años vienen haciendo al Estado los nacionalistas y los separatistas, todavía no se hayan aplicado los artículos 155 en relación con el 153, como primera providencia, algo que probablemente hubiera frenado la gran expansión que ha experimentado el sentimiento nacionalista, que los políticos catalanes han tenido la habilidad de inculcar en todos los catalanes, a lo que ha venido contribuyendo, en gran manera, la trasferencia de las competencias en educación, uno de los errores más garrafales de los gobiernos de la democracia. Lo cierto es que, el Estado de Derecho, viene siendo puesto en cuestión, en la actualidad, por una serie de grupos antisistema, progres, anarquistas, comunistas bolivarianos y separatistas que, ante la impasibilidad, la falta de autoridad, la mojigatería y la abulia de los sucesivos gobiernos, han ido proliferando y reforzándose, hasta este momento de la historia en el que parece que, España, está pasando por un momento en el que, todas las instituciones, parecen haber entrado en un proceso de descomposición que, de seguir así y nadie tenga el valor de remediarlo, es posible que muy pronto empecemos a sentir los nefastos efectos de la ingobernabilidad del país, algo que seguramente tendría muchas similitudes con aquellos tristes meses del año 1936, que precedieron a la Guerra Civil española de 1936.

O así es como, señores, desde la óptica de un ciudadano de a pie, no podemos menos de lamentarnos de esta situación en la que, existe la sensación en el pueblo español, de que las más altas instituciones del Estado, parecen haber entrado en crisis, renunciado a sus responsabilidades y cedido a la tentación de la politización, de modo que, la Audiencia Nacional y los tribunales superiores de la nación, han sido ocupados por una serie de funcionarios y jueces que han convertido el ejercicio de su cargo en un medio de aplicar sus ideas políticas algo que, en muchas ocasiones, nada tienen que ver con la correcta aplicación de la Justicia que, por ética y responsabilidad profesional, tienen la obligación de aplicar.

La UE analizará si es legal exigir el catalán a las 'start ups' que opten a ayudas europeas

Tras el artículo publicado por 'Crónica Global', el grupo ALDE pide a la Comisión Europea un dictamen sobre las obligaciones lingüísticas de la Generalitat
María Jesús Cañizares El Mundo 29 Septiembre 2016

La Comisión Europea (CE) deberá determinar si es legal exigir la lengua catalana a las empresas emergentes que optan a recibir ayudas procedentes de los fondos comunitarios que gestiona la Generalitat. Tras el artículo publicado por Crónica Global que desvelaba las obligaciones lingüísticas que impone el Ejecutivo catalán, la eurodiputada de ALDE, Beatriz Becerra, ha decidido presentar una serie de preguntas a la CE, tras constatar que ese requisito no aparece en las condiciones para acceder a los Fondos Europeos de Desarrollo Regional (FEDER) que administran las comunidades autónomas en España.

Cataluña gestiona los fondos europeos a través del Instituto Catalán de Finanzas (ICF), dependiente de la Consejería de Economía y Hacienda de la Generalitat, cuyo titular es el republicano Oriol Junqueras. Según consta en las bases reguladoras para la concesión de ayudas a las empresas participantes en proyectos de emprendimiento corporativo, muchas de ellas start ups, el ICF tramita las subvenciones a través de su filial IFEM (Instrumentos Financieros para Empresas Innovadoras, SLU). Las líneas de financiación son microcréditos, garantías, capital riesgo y coinversión. Las condiciones para acceder al préstamo son bastante genéricas, como la capacidad de gestión de la empresa aspirante, la viabilidad técnica del proyecto y la definición de riesgos, entre otros.

Condiciones genéricas
Según ha podido constatar la eurodiputada de ALDE, en ningún sitio oficial del ICF aparece que el uso de catalán tenga que ser un requisito para acceder a los créditos. Solo se establece la obligación --lógica por otro lado-- de que la empresa esté afincada en Cataluña. Asimismo, en la normativa sobre el programa Jeremie tampoco aparecen exigencias lingüísticas.

Sin embargo, tal como publicó este medio, la última convocatoria abierta por la Generalitat, destinada financiar proyectos que surjan como consecuencia de la búsqueda de sinergias entre empresas consolidadas en el mercado y emprendedores --empresas emergentes (start ups), empresas de base tecnológica o pymes--, establece como requisito el cumplimiento de los artículos 32.1, 32.3 y 36.4 de la Ley de Política Lingüística.

En ese articulado se establece que “las empresas y establecimientos dedicados a la venta de productos o a la prestación de servicios que desarrollan su actividad en Cataluña deben estar en condiciones de poder atender a los consumidores y consumidoras cuando se expresen en cualquiera de las lenguas oficiales en Cataluña”.

Ayudas de hasta 200.000 euros
Asimismo, “la señalización y los carteles de información general de carácter fijo y los documentos de oferta de servicios para las personas usuarias y consumidoras de los establecimientos abiertos al público deben estar redactados, al menos, en catalán”.

“Los rótulos e informaciones de carácter fijo --añade la citada ley-- y que contengan textos que han de constar en el interior de los centros laborales dirigidos a las personas que trabajen en los mismos deben figurar, al menos, en catalán”.

El importe máximo destinado por el ICF a estas ayudas es de 5,8 millones de euros y el máximo al que puede aspirar una empresa son 200.000 euros.

Alfonso Sánchez: ‘Los familiares de 312 víctimas de ETA aún no han encontrado justicia’
La AVT ha organizado este miércoles en sede de Godella (Valencia) de la Universidad Católica las primeras jornadas sobre terrorismo, que llevan por título ‘El relato del terrorismo en España: Una visión global’.
  www.gaceta.es 29 Septiembre 2016

El presidente de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), Alfonso Sánchez, ha destacado este miércoles la importancia del "léxico" en la conformación del relato sobre la violencia terrorista en España, especialmente porque a las víctimas "solo les queda la reparación y la memoria".

La Asociación de Víctimas del Terrorismo ha organizado esta jornada en la sede de Godella (Valencia) de la Universidad Católica las primeras jornadas sobre terrorismo, que llevan por título ‘El relato del terrorismo en España: Una visión global’.

En declaraciones a EFE, Sánchez ha considerado que "quizá cojea el relato de ciertas instituciones, el de determinados partidos y el de la izquierda abertzale. Algunos políticos toman ahora a Otegi -líder de EH Bildu- como hombre de paz y tratan de acallar a las víctimas".

"ETA ha causado en España más de 1.200 muertes y decenas de miles de heridos. Ahora lleva casi seis años sin matar, pero no por ello vamos a abrir las cárceles", ha advertido el presidente de la AVT, quien subraya que "todavía hoy los familiares de 312 víctimas no han encontrado justicia ni reparación, al no haberse determinado autores materiales de los asesinatos".

Sánchez ha explicado que las víctimas empiezan a "cerrar el duelo cuando la persona que ha matado a un familiar es detenida y condenada, pero todavía hay 312 casos en los que esto no ha sido posible; y esa labor corresponde al Estado de Derecho".

"De ahí que insistamos en que el relato verdadero sobre terrorismo en España no es el de Otegi, ni el de aquellos que se negaban a condenar la violencia en cada pleno municipal. Es importante el léxico y la reparación de los daños", ha agregado Alfonso Sánchez.

El presidente de la AVT ha precisado que ellos no quieren que "se fustigue ni se criminalice a nadie, sino que se aplique la misma justicia que a todos".

Tras destacar la atención recibida recientemente por parte del lehendakari electo, Íñigo Urkullu, en unas jornadas celebradas en San Sebastián, Sánchez ha manifestado que frente a la "histórica ambigüedad del PNV se ha trabajado de forma positiva".

"Hay buena intención y un compromiso del lehendakari para decir públicamente aquello que se ha hecho mal. A nosotros solo nos queda la reparación y la memoria; no queremos venganza, sino que el relato que se recuerde sea el verdadero", ha añadido.

Además de la presencia del presidente de la AVT, está prevista la intervención en esta jornada de la abogada Carmen Ladrón de Guevara; la psicóloga y profesora de la Universidad Complutense María Paz García Vera y la coordinadora de la Oficina de Asistencia a las Víctimas de la Audiencia Nacional, Carmen Alba.

A juicio de Alfonso Sánchez, esta Oficina de Asistencia a las Víctimas ha sido clave en los últimos años para acompañar a los familiares de asesinados, informarles de sus derechos y del desarrollo de los procesos judiciales abiertos.

"Nos hemos sentido arropados por Carmen Alba, que se ha desvivido por nosotros y nos ha dado siempre información precisa. Su labor ha sido importante para todos nosotros a la hora de cerrar el duelo por las pérdidas de familiares", ha agradecido el presidente de la AVT.


Recortes de Prensa   Página Inicial