AGLI Recortes de Prensa   Jueves 13  Octubre  2016

La Fiesta Nacional, la izquierda siniestra y lo mejor y lo peor de Cataluña
EDITORIAL Libertad Digital 13 Octubre 2016

Los separatistas son lo peor del Principado; lo mejor, quienes se les oponen y salen a la calle a manifestar su españolidad.

Ni la lluvia ni el resentimiento antiespañol de la peor izquierda y de los nacionalistas han logrado impedir una nueva celebración del Doce de Octubre, que no por casualidad también es festivo en numerosas naciones de América. Con todo, se impone comentar el bochornoso espectáculo que han dado, una vez más, los dirigentes de Podemos y sus semejantes, los separatistas catalanes.

Pablo Iglesias no tuvo mejor ocurrencia que criticar la celebración de la Fiesta Nacional y la participación en ella de los militares con este patético argumento: "Algunos piensan que seguimos en los años más oscuros del siglo XX". Para empezar, pocas cosas tan oscuras como los estragos que, no sólo en el siglo XX, todavía hoy, causa el comunismo, ideología de la que es adepto el personaje. Obsesionado con el franquismo, este treintañero nada ejemplar ve con malos ojos que el Ejército participe en los fastos del Doce de Octubre. Como resulta que es un rendido admirador de la militarizadísima tiranía bolivariana que devasta Venezuela y está a partir un piñón con el aún más belicista régimen de los ayatolás iraníes, su comentario es de una hipocresía especialmente repugnante.

No menos infame es presentar la celebración del descubrimiento y colonización de America, que convierte a España en uno de los grandes protagonistas de la Historia, como se si se tratara de una reivindicación del más detestable de los imperialismos. ¿Acaso los millones de hispanoamericanos que celebran con gran entusiasmo lo que muchos de ellos denominan Día de la Raza son también nostálgicos del franquismo o del colonialismo? ¿A qué viene la propuesta del impresentable Juan Carlos Monedero, alabardero de los peores criminales que padece hoy mismo Hispanoamérica, de cambiar la fecha de la Fiesta Nacional para que "no moleste" a los "latinoamericanos"? A los hispanoamericanos no corroídos por el bolivarianismo o por ideologías igualmente infectas lo que les molesta, lo que detestan cordialmente es que haya sujetos como éste mangoneando en sus países y cantando las glorias de regímenes y sistemas que no padecen.

En cuanto a los separatistas catalanes, siempre liberticidas, han hecho que más de 40 ayuntamientos se negaran a celebrar el Día de la Hispanidad de la matonesca manera que les es propia. Especialmente sangrante ha sido el show que ha perpetrado el miembro de la CUP y teniente de alcalde del Ayuntamiento de Badalona Josep Téllez, que se ha permitido hacer añicos ante los medios de comunicación la resolución de un juzgado barcelonés que prohibía la apertura de las dependencias municipales en la Fiesta Nacional.

Destruir es lo único que sabe hacer esta banda de fanáticos antiespañoles, es decir, saturados de autoodio. En su Cataluña talibanizada dinamitarían estatuas como la majestuosa de Cristóbal Colón que embellece Barcelona y, como en las peores teocracias islamistas, tendrían policías de la virtud encargados de vigilar que nadie exhibiera una bandera de España. Son, sin la menor duda, los peores enemigos de Cataluña.

Y si ellos son lo peor del Principado, lo mejor lo representan quienes luchan con casi todo en contra por que no se salgan con la suya. Es decir, gente como los miles de catalanes que, sin dejarse arredrar por el mal tiempo, celebraron este miércoles con un ejemplar espíritu cívico la Fiesta Nacional en la Plaza de Cataluña de Barcelona y denunciaron el proceso secesionista que separatismo golpista viene perpetrando con escandalosa impunidad desde las mismísimas instituciones autonómicas.

Hay que tener siempre presente el desamparo que sufren todos estos compatriotas que no renuncian a seguir siéndolo, ni a escolarizar a sus hijos en la lengua que les une al resto de los españoles, aunque por ello sean estigmatizados como fascistas o malos catalanes por quienes verdaderamente lo son. Esos heroicos compatriotas aguantan como pueden la incesante lluvia antiespañola que les cae... no precisamente del cielo, sino de las escuelas, los medios de comunicación y las instituciones públicas catalanas, ante la indigna indolencia de la Administración central, que con ello no hace más que faltar a su deber primordial: velar por los derechos de unos individuos que son tan españoles como los demás.

Pistolerismo político
Agapito Maestre Libertad Digital 13 Octubre 2016

Un viento de violencia brutal recorre España por todas partes. El pistolerismo político empieza a ser hegemónico en la vida pública española. Presidentes de comunidades autónomas se niegan a celebrar el día de España. Dirigentes políticos amenazan a los ciudadanos por celebrar el día de la fiesta nacional. Son numerosos los ayuntamientos que desobedecen las normas más elementales para sembrar la violencia. El pistolerismo político y la puesta en cuestión del Estado de Derecho es parte sustancial de los partidos separatistas vascos y catalanes. La inacción de los diferentes gobiernos de España contra esas formas violentas nos ha conducido a la instalación de un ambiente de violencia que nadie sabe cómo puede acabar. La responsabilidad, pues, de ese ambiente irrespirable es de quien lo crea y, sobre todo, de quien es incapaz de atajarlo con medios legales y legítimos.

La retórica de la revuelta y la revolución, la retórica de Podemos y todos los partidos secesionistas, borra la sencilla y civilizada distinción entre la mera violencia y la llamada violencia legítima. Este estúpido y criminal planteamiento ha sido llevado hasta el grado máximo de estulticia con las declaraciones de Carolina Bescansa, dirigente de Podemos, quien ha dicho que en ningún lugar de las leyes de España está recogido que se prohíba el "derecho de decisión" (secesión), o sea, para esta señora no existe norma alguna que prohíba atentar contra el mayor bien de una comunidad política: la unidad nacional. No perderé ni una línea de esta columna para demostrar lo obvio: el derecho de decisión o autodeterminación es una patraña. Una expresión desgraciada, o peor, una funda para guardar el revolver que llevan escondidos quienes esgrimen a todas horas una retórica de revolución de los años veinte del siglo pasado. No existe tal "derecho de decisión" en sociedades democráticas como la española.

El "derecho de decisión", sí, es solo una fórmula ideológica, o sea, falsa para imponernos a todos los españoles la destrucción de la unidad nacional. Cuando oigan, pues, la expresión derecho de decisión, pónganse en lugar seguro porque inmediatamente llega la violencia brutal, la coacción y el pistolerismo político. Estamos al borde de la destrucción del poco Estado de Derecho que nos queda, pero los gobernantes y, en general, quienes tienen que parar esto, callan. Si las terribles declaraciones de la señora Bescansa no causan pavor entre los ciudadanos, entonces es que estamos peor de lo que pensábamos. Empezamos a ver como normal la absoluta anormalidad: el pistolerismo político. Todo está permitido, porque no hay una ley que diga expresamente que tenemos derecho a destruir la nación. Terrible. Y el problema es que el número de pistoleros políticos crece día a día, sin que nadie haga algo para preservar la paz ciudadana. El pistolerismo político y sus terminales mediáticas están poniendo en evidencia uno de los mayores logros civilizatorios de la política democrática, a saber, el monopolio de los medios de aplicación legítima de la violencia está en manos del Estado.

Sólo hay una opción: o pistolerismo político o monopolio legítimo de la violencia. Pero, cuidado, nadie se confunda: la base sustancial de la autoridad del Estado no reside únicamente en el monopolio de la violencia como un fin en sí mismo.

¡Viva España!
El Libre Pensador okdiario 13 Octubre 2016

Todos sabemos que aquellos que hoy berrean y reniegan de nuestra patria, lo hacen porque quieren implementar una patria comunista cochambrosa y odian que seamos un país envidiable.

Como cada 12 de octubre los españoles celebramos nuestro día nacional. Un día que viene a ser un reconocimiento a todos los que han hecho grande este país y nos han convertido en una de las grandes economías mundiales, permitiendo que tengamos un nivel de vida superior a más del 87% del resto del mundo. España es tragicómica, desesperante, extenuante, inoperante, lenta, perezosa, indolente, desmedida, quejosa, etc. Pero a pesar de todas esas características, y de muchas otras que no he citado, es un grandísimo país.

Se ha convertido en una tradición escuchar la berrea de los analfabetos funcionales y sus continuos ataques e insultos a cualquier símbolo que nos representa. De poco sirve explicar a esa turba iletrada que la bandera española pasó a ser rojigualda a través de un Real Decreto aprobado por Carlos III en 1785 para la Marina de Guerra, aunque no sería hasta 1843 cuando se convirtió en la bandera oficial del Reino de España. Carlos III tenía muchas cualidades, pero ahora me entero que poseía el don de predecir el futuro e intuía que Franco tomaría el poder 154 años más tarde. De poco sirve explicar a los que no quieren saber, sólo balar las soflamas de cuatro trasnochados, que España no se dedicó a aniquilar per se a todos los indígenas. El comportamiento fue en muchos casos menos violento que el esperado por parte de una potencia conquistadora europea del siglo XVI, de hecho, por poner un ejemplo, en Argentina los indígenas fueron vilmente asesinados por los militares argentinos en el siglo XIX y no por españoles.

Es estéril intentar explicar a estos indigentes intelectuales que no se instauró la esclavitud y que la misma Isabel ‘la Católica’ escribió en 1503 un manifiesto en defensa de los indígenas: "Mando a vos, el dicho nuestro gobernador, que hagáis pagar a cada uno, el día que trabaje, el jornal y mantenimiento que según la calidad de la tierra y de la persona y del oficio vos pareciere que debiere haber. Que lo hagan y lo cumplan como personas libres, que lo son, y no como siervos, y hacer que sean bien tratados. No consistáis ni deis lugar a que ninguna persona les haga mal ni ningún daño u otro desaguisado alguno".

Pero el pueblo español, excesivamente acomplejado, reniega de su historia, de su cultura, de su idioma, de su forma única de vivir la vida, de sus logros y de sus fracasos. España no es Liberia por mucho que algunos indeseables quieran trasladarnos un mensaje de vivir en un país perverso y maléfico. Tenemos un sistema sanitario que lidera la inmensa mayoría de los ránquines, nuestra esperanza de vida es la más alta del mundo (83 años) sólo por detrás de Japón. Nuestro sistema educativo permite estudiar a todo el mundo y garantiza mediante becas, el año pasado récord histórico de becas concedidas, la posibilidad de estudiar a aquellos que sufren problemas económicos. Nuestra envidiable gastronomía, nuestro clima privilegiado y nuestro carácter hace que cada año recibimos a más de 65 millones de turistas. Nuestras Fuerzas Armadas arriesgan su vida a diario, tanto en España como en terceros países, en misiones humanitarias y de paz, por nosotros. Nuestros cuerpos y fuerzas de seguridad nos permiten vivir en uno de los países más seguros de Europa consiguiendo que la tasa de delincuencia y criminalidad cada año sea más baja.

Todos sabemos que aquellos que hoy berrean y reniegan de nuestra patria, lo hacen porque quieren implementar una patria comunista cochambrosa y odian que seamos un país envidiable en muchísimos aspectos. Les da rabia ver como su mezquino mensaje, de momento, no ha conseguido calar lo suficiente como para alcanzar su sueño de ser los "caudillos" de España, aunque ello signifique convertirnos en un país miserable. Somos un grandísimo país a pesar de todas las cosas negativas que tiene España actualmente. Debemos estar orgullosos de nuestro pasado, de nuestro presente y luchar unidos por nuestro futuro.

En definitiva, más allá de la ideología que podamos tener cada uno, de nuestras creencias, de nuestras costumbres, de nuestras tradiciones, de nuestra forma de ver la vida, más allá de todo lo que nos diferencia hay algo que nos une a todos los españoles y eso es nuestra milenaria historia, nuestra cultura, nuestra lengua, nuestra nación. Todo ello lo representa el 12 de octubre.

Así pues, sin ningún tipo de complejo….
¡Viva España!

¿Debate en el PSOE?
Jesús Laínz Libertad Digital 13 Octubre 2016

En esta España nuestra, en la que todo se discute a gritos, jamás se discute de ideas. Cuando los españoles creen que tratan de política, lo que realmente suelen hacer es cotillear sobre políticos, cosa muy distinta. Y, por supuesto, no sobre lo que dichos políticos piensan, sino sobre sus últimas ocurrencias, sus últimas poses, sus últimas anécdotas, sus últimas bobadas y, sobre todo, sus últimas corruptelas. Por eso Miguel Ángel Revilla es tan popular, pues representa mejor que nadie la chiquitodelacalzadización de la política de un puerilizado país que tiene la risa por valor supremo.

Pero los culpables de este ínfimo nivel no son los simples votantes, pues al fin y al cabo se limitan a repetir lo que les enseñan sus influyentes profesores: unos próceres de la patria que, en su inmensa mayoría, son una banda de mediocres ignorantes incapaces de sostener un discurso ideológico sólido y de discutir con honradez, inteligencia y dignidad. La prueba de ello es que los que se presentan por dichos políticos y por los medios de desinformación como debates internos de los partidos no suelen ir más allá de enfrentamientos de egos y disputas sobre meras cuestiones de imagen.

Confiéselo, memorioso lector: ¿recuerda usted algún contenido ideológico en la célebre polémica entre Aguirre y Gallardón, o en la elección aznariana entre Rajoy, Mayor y Rato para su sucesión? Este amnésico escribidor confiesa que no recuerda ninguno. Y si lo hubo, fue muy secundario frente a los asuntos de imagen, simpatía y locuacidad. Por eso la política de hoy es lo más parecido al lanzamiento de un nuevo perfume.

Con el terremoto socialista está pasando lo mismo: lo que se está discutiendo va poco más allá de un candidato con carisma y buena imagen para ser impreso en los carteles una vez demostrada la ineficacia de Sánchez para contrarrestar el espantoso ridículo de ZP. Pero de debate ideológico, muy poco o nada. Y si hay un partido que necesita un debate ideológico profundo es un PSOE caracterizado por su repugnante guerracivilismo y su rechazo a la nación que aspira a gobernar.

Respecto a lo primero, la izquierda en bloque, incurablemente narcisista, insuperablemente sectaria, refractaria al conocimiento, incapaz de reflexión y encantada de creerse el cuento de hadas que ha elaborado para engañarse a sí misma, sigue convencida de que en el 36 defendió la democracia y la legalidad frente a sus enemigos fascistas. Inasequible al argumento y al documento, jamás comprenderá que fueron las izquierdas las que las destruyeron tanto en 1934 como en 1936 y que, como proclamó el presidente de la República en el exilio, Claudio Sánchez-Albornoz, el principal culpable de la Guerra Civil fue Francisco Largo Caballero.

Y respecto a lo segundo, ¿qué se puede añadir sobre la perpetua alergia de la izquierda española a su propia nación, fenómeno inimaginable en cualquier otra izquierda europea?

¿Cabrá todavía la esperanza de que en el PSOE, aparcando superficiales debates de estrategia electoralista, se aborden estas dos cuestiones esenciales para su propia existencia y, lo que es infinitamente más importante, para la existencia de España?

No parece que haya nadie en la izquierda española con la talla intelectual y personal suficiente para abordar este gravísimo problema. Por eso, mientras el PSOE siga existiendo y no surja con contundencia un partido izquierdista no guerracivilista y no filoseparatista, España no tendrá remedio. UPyD lo intentó pero fracasó. Veremos qué consigue Ciudadanos. Pero, de momento, el recambio del PSOE es ese partido en el que, como muy acertadamente dijo hace unos días Josep Borrel, "están nuestros hijos". Pablo Iglesias acaba de confirmárselo: "Por nuestras venas corre la sangre de luchadores antifranquistas". El debate sobre cómo gobernar mejor una nación, convertido en un enfrentamiento hereditario entre montescos y capuletos.

Y, además del renovado guerracivilismo –¡gracias, ZP!–, Podemos, fruto del vaciado cerebral masivo diseñado por Felipe González y compañía, ha demostrado en mil ocasiones que es un partido todavía más hispanófobo que el PSOE y que está encantado de servir de caballo de Troya a los separatismos.

Sería de justicia que el PSOE desapareciera con ignominia por la cloaca de la Historia. Se lo merece tanto por su infame trayectoria como por su toxicidad ideológica. Pero el recambio será peor. Que a nadie le quepa duda.

www.jesuslainz.es

El PSOE y la enseñanza
José Aguilar Jurado Libertad Digital 13 Octubre 2016

El PSOE siempre ha considerado la educación como su buque insignia. Es su terreno. Presumen de que les preocupa la educación. De que ellos han sido los que han generalizado y universalizado el acceso a la educación en España. De que antes de ellos esto era un páramo.

¿Pero qué han hecho los gobiernos socialistas en educación?
Pues efectivamente, ellos han generalizado… no la educación, sino la palabra educación, con la que han sustituido el vocablo enseñanza. Enseñanza y educación no son exactamente sinónimos. Enseñanza es instrucción, transmisión de conocimientos. Y educación es, sobre todo (para ellos), adoctrinamiento. De hecho, hasta les han cambiado el nombre a los colegios públicos, que antes eran "de Enseñanza General Básica" y ahora "de Educación Primaria". O a los institutos, que fueron "Institutos Nacionales de Enseñanza Media", pasaron a ser "Institutos de Enseñanza Secundaria" y ya son "Institutos de Educación Secundaria". Y no crean que esto es un melindre filológico: tiene más importancia de lo que parece.

El caso es que el PSOE es el responsable de la Logse, promulgada en 1990, una ley que profundizó de manera radical y catastrófica en los males de la enseñanza española, que, para ser justos, ya venían apuntando desde antes, sobre todo desde la Ley General de Educación (1970) del tardofranquismo.

La Logse es una ley dogmática, que consagra una doctrina pedagógica como la única posible. La enseñanza comprehensiva (de vieja raigambre progre anglosajona), según la cual a los alumnos hay que agruparlos por edad, y no por conocimientos, es la piedra angular del arco logsiano. Los socialistas presumen de que ellos introdujeron la enseñanza obligatoria hasta los 16 años. Antes de la Logse la obligatoriedad era hasta los 14, pero lo cierto es que muy pocos alumnos abandonaban antes de los 16. O sea, la generalización no fue llevar a la escuela a grandes masas de chicos que estaban fuera, sino obligar a quedarse hasta los 16 a un pequeño porcentaje de alumnos que resultó que sí, que se quedaron, pero fundamentalmente para obstruir el derecho a la educación de los demás y para reventar las clases. La caída en picado de la disciplina a partir de la Logse fue vertiginosa. Porque a este pequeño porcentaje de chicos, que realmente no tenían interés por estudiar, no se le dio una salida práctica, sino que se les mantuvo en las mismas aulas que el resto. E imaginen lo que un adolescente aburrido puede liar durante seis horas diarias sentado en un aula recibiendo lecciones que ni entiende ni le interesan.

Otro aspecto básico de la Logse socialista es la ausencia de pruebas de nivel externas. Es decir, de reválidas. Pero ojo, porque las reválidas no las quitó el PSOE. Las reválidas las quitó Franco. Así como suena. Las reválidas, exámenes estatales o como ustedes quieran llamarlas, existían en la República y Franco las mantuvo… hasta que en 1970 se las cargó. Y, claro, se acabó el control de calidad del sistema.

Por supuesto, los socialistas se muestran muy contrarios a las reválidas, pruebas que permitían, entre otras cosas, que el Estado validara las notas y los títulos obtenidos en los centros privados. Los alumnos de coles de pago tenían que presentarse (junto con los de institutos nacionales) a la reválida. No se les daba el título si no aprobaban. Así que había que prepararlos bien. Y había que exigirles. Y no se podían regalar las notas. Eso se acabó en 1970 por obra de Franco, insisto. Y los socialistas, encantados con la cacicada franquista.

Por cierto, para evitar equívocos: la Logse sigue en vigor. Las leyes posteriores son remodelaciones o repellados mínimos del muro logsiano. Incluidas las del PP. Ahora se llama Lomce, pero es la Logse con colorines. Y las timiditas reválidas que Wert introdujo, de momento, ya no se van a aplicar. Porque, además, otro de los grandes logros socialistas (con ayuda, también, del PP) es la fragmentación de las competencias educativas. El Ministerio de Educación se ha quedado en nada. Ahora son los sátrapas taifeños los que hacen y deshacen. Sobre todo, en un asunto crucial como la lengua vehicular. El apoyo socialista (y de la izquierda en general) a la inmersión lingüística obligatoria ha sido entusiasta. Y la derecha pepera también ha contribuido, porque los abusos se han producido no solo en Cataluña (donde han llegado al extremo totalitario de negar la enseñanza en lengua materna al 55% de la población), sino en otras comunidades autónomas gobernadas por el PP, que, en distintos grados, también han dificultado o impedido la elección de lengua.

Los socialistas presumen de que buscan la igualdad entre los españoles, y repiten insistentemente que la educación pública es una inversión social destinada a ayudar a los desfavorecidos… Pero lo cierto es que el resultado de sus políticas ha sido justamente el contrario. No hay ley que haya beneficiado más a la enseñanza privada que la Logse. Para huir de la ruina logsiana muchos padres han hecho economías y han metido a sus hijos en la privada. El prestigio de los institutos nacionales se ha venido abajo estrepitosamente. Hubo un tiempo en que las familias pudientes enviaban a sus hijos a los institutos, que contaban con unos profesores, en general, mucho más preparados que los de los colegios privados. Había catedráticos y agregados que pasaban unas duras oposiciones nacionales. La Logse se cargó el acreditado cuerpo de catedráticos de instituto (los últimos están a punto de jubilarse). También el de agregados. Se hizo un remix con el cuerpo de profesores de Formación Profesional. Y con el de maestros de Primaria, a los que se permitió optar a plazas de institutos de Secundaria, mientras por arriba se cegaban las vías de acceso del profesorado de Secundaria a la Universidad. Las oposiciones se autonomizaron y se descafeinaron. Los profesores ya no son, en la práctica, funcionarios del Estado, sino de la autonomía. Además, ahora para opositar a profesor es mucho más importante el dominio de la jerga pedagógica que el de los contenidos de la asignatura. Cualquier parecido entre las oposiciones de los años 70 y las actuales es mera coincidencia.

Por otro lado, la posibilidad de que los hijos de los obreros, con su esfuerzo (y con las becas por nota, que también se cargó el PSOE), se abran camino en la vida se dificultó muchísimo con las leyes socialistas. Es que bajar los niveles a quienes más perjudica es a los de abajo. Los títulos ya no valen nada. Incluso muchos títulos universitarios son papel mojado. El que quiere preparación necesita la pasta de papá para irse al extranjero o costearse un máster. O dos, mejor.

La enseñanza pública durante mucho tiempo había sido un ascensor social. Pero la falta de rigor, el buenismo y la comprehensividad la han convertido en un aparcamiento de jóvenes. La profundidad de los contenidos y el rigor académico han ido adelgazando o desapareciendo desde la Logse, hasta que han pasado pasado a convertirse, en el mejor de los casos, en un tenue barnicillo cultural. Y, por supuesto, donde esto se ve de manera más clara es precisamente en las comunidades autónomas gobernadas más tiempo por los socialistas. Andalucía, a la cabeza. Extremadura, inmediatamente detrás. Y Castilla-La Mancha, muy cerca.

Los logros socialistas en educación son todos mentira podrida. El PSOE, los sindicatos de izquierda, las Asociaciones de Padres (ahora Ampas) manejadas por ellos reaccionan con una crispadísima sobreactuación contra cualesquiera medidas encaminadas a limpiar mínimamente el tinglado infecto en que se ha convertido la enseñanza pública. Es imposible cualquier reflexión serena, cualquier pacto, cualquier reparación o cualquier parche en este chiringuito educativo. El terreno de la educación, como dije al principio, es de ellos. Sin discusión. La charca pestilente la han llenado ellos, con demagogia, con sectarismo, con desatino y con estupidez extrema. Y con la ayuda de los nacionalistas, por supuesto. Y con la del PP, partido ya despojado de cualquier enjundia ideológica, que ha abandonado vergonzosamente la batalla de las ideas y que ha entregado la legitimidad a la izquierda. Ah, y la de Ciudadanos, que lleva tiempo ya instalado también en el maricomplejinismo.

Así que cuando me dicen que el PSOE trabaja por la educación, por la igualdad de los españoles, por la cultura y por la ciencia, me entran unas irrefrenables ganas de reír. O de vomitar.

Día de España... ¿O de la HISPANIDAD?
Antonio García Fuentes Periodista Digital 13 Octubre 2016

He escrito sobre el tema infinidad de veces; este trabajo lo hice ayer mismo y tras oír, la cantidad de imbecilidades y de mentiras, que individuos que se dicen políticos, lanzan al público y por aquello de la maldad que afirma el que “una mentira repetida muchas veces su convierte en una verdad”. Lo que nos dice ese dicho es que en ella participan sólo los cortos de inteligencia, que en el mundo son masa y de ahí todo lo demás que ocurrió, ocurre y ocurrirá. Precisamente por todo ello escribí ayer, asqueado de que en mayoría sigan callados y den pábulo a lo que es mentira, cuando tendrían (los que saben) que rebatir tanto oprobio.

Al mismo tiempo recordando que en países y en mayoría, sus valores los resaltan a toda hora y en cada segundo: muestra de ello son los Estados Unidos de Norteamérica, los que lucen su bandera con profusión admirable, los habitantes de cualquier clase o color, desciendan de esclavos negros o de los pocos nobles que allí acudieron de sus colonizadores ingleses; pues ante todo se consideran como norteamericanos y por ello respetan su bandera, su himno y todo lo norteamericano y pese a su corta historia en la de todo el mundo.

Aquí en mi España, puesto que yo me siento español y lo proclamo siempre que puedo aceptando todos los pros y contras de nuestra historia que es más que bimilenaria; pero aun así hoy me considero igualmente “hispano” y por ello en mi titular resalto “HISPANIDAD”… ¿por qué de ello? Sencillo; la verdadera patria del ser humano no es la tierra en que naciera, sino “el idioma en que se desenvuelve en este miserable planeta en el que vino a nacer”. Veamos el porqué de ello: Somos lo que somos en cuanto a nuestro idioma; y por la historia y el trabajo de nuestros antepasados, somos hispanos, que es como decir que pertenecemos al segundo idioma más hablado en el planeta y que pudo ser el primero y no lo fue por los imbéciles e idiotas que dominaron el mayor imperio que ha tenido este planeta y lo dilapidaron miserablemente, de lo que se aprovecharon los muy inteligentes y pragmáticos ingleses; y es por ello por lo que se impuso su idioma; pero matizo aún más… “el ser humano es su idioma”, ya que sin este no es nada y si su idioma es reducido, terminará siempre por ser absorbido por el dominante que “con vida propia y fuerza imparable”, avanza invadiéndolo todo y a la realidad me remito, por la fuerza expansiva de inglés y español que reitero son los más hablados en todos los ámbitos de este mundo; y es por ello por lo que ya el español, es estudiado y enseñado en todas las universidades del mundo, al igual que el inglés… “tan es así que hasta en la Universidad de mi ciudad, que es de las más jóvenes españolas, hay hasta chinos que vienen a Jaén a aprender español, que no castellano que esa es otra falacia o mentira que se fomenta aquí en España”.

Por qué se celebra el doce de octubre el día de España o la Hispanidad; sencillo y admirable… “porque uno de los dos reyes católicos (la gesta la ordena y costea Isabel de Castilla) es la que protege y financia a Cristóbal Colón, para que vaya a descubrir lo que ni él mismo sabía; y es por ese motivo por el que España y aquella reina que lo es de Castilla y como soberana de los reinos de aquella España, cree en aquel “loco navegante” (que había ofrecido antes igual empresa a otros reyes extranjeros) y con sus dineros y sus súbditos, llevan a cabo lo que en realidad muy pocos creían o confiaban en que fuera un éxito.

Hay que ir a Huelva y al que entonces fuera el “puerto de Palos” (hoy bastante retirado de la costa) y ver la laguna artificial en que flotan, las réplicas de las tres famosas “carabelas”, entrar en ellas e imaginar a su tripulación (exceptuando al iluminado Colón) navegando en la terrible “mar océana” el tiempo que allí navegaron, las penurias que tuvieron que sufrir, hasta que por fin, aquel famoso día, aquel marinero (Rodrigo de Triana: que eran andaluz, como lo fueron casi la totalidad de la tripulación y los dueños de aquellos tres “cascarones” o pequeños barcos de la época)… gritó con toda la fuerza de sus pulmones… ¡¡Tierraaaaaa!! Y desembarcaron en Guanahani, una minúscula isla cercana a la de Cuba.

Hay que reconocer la sabiduría de aquellos soberanos (ambos) al encargar al también andaluz, Elio Antonio de Nebrija, la codificación del nuevo idioma para con él controlar pero al mismo tiempo darles un habla única a sus reinos; o sea el que desde entonces es “el Español” y no castellano que desaparece como tal una vez impuesto el nuevo (que se nutrió de todos aquellos reinos e incluso de los nuevos de la conquista –“canoa, cacique y hamaca” ya los incorpora el propio Colón después de su primer regreso a España”- y el que en continuo crecimiento es el Español de hoy; y el que incluso permanece en la independencia de los más de veinte países que surgen (hoy es el segundo idioma en los propios USA) y los que para entenderse y lograr ser más fuertes lo siguen empleando, puesto que otra solución no tienen, ya que es impensable el adaptarse a los cientos y cientos de “idiomas vernáculos” que aún hoy existen en la enorme “América Española”, cuya extensión fue desde el denominado “cono sur”, hasta las tres cuartas partes de lo que hoy son los Estados Unidos de Norteamérica.

Todos estos analfabetos y muchos canallas actuales, no hablan de todo esto; mejor hablan de exterminios y otras chuminadas; olvidando que la historia mundial es igual o similar en todas sus latitudes, “colonización, explotación y dominio”; ya que la propia “península ibérica” es conquistada, explotada y dominada, en diferentes épocas y nuestro idioma se lo debemos al entonces potentísimo Imperio de Roma.

Tampoco hablan “estos capullos” de que las primeras universidades que llegan “al nuevo mundo” son españolas y en cantidad suficiente; luego siglos después llegaron las inglesas y otras; pero aquella colonización también lo era para enseñarles lo que sabían los españoles de entonces; y también los mentados reyes, dieron leyes concretas para “sus súbditos de las Indias”, cosa que desconozco lo hicieran, ingleses, franceses y otros, cuya política fue… “el mejor indio es el indio muerto”. ¿Qué hubo canallas, esclavistas, tiranos y explotadores”? ¡Como los ha habido en todos tiempos y en todos lugares y los sigue habiendo hoy, camuflados por leyes “democráticas”, que exterminan igual, si bien lo hacen más sibilinamente!

Resalto y reitero lo de “HISPANIDAD” y por cuanto fue obra de lo que se conocía milenios antes de este descubrimiento, como HISPANIA; que si bien y por los motivos incultos e idiotas de sus gobernantes, hoy son España, Portugal y la minúscula Andorra; debió seguir siendo aquel territorio que aquellos antiguos con mucho tino denominaron “Hispania”; cosa que viendo un mapamundi, se aprecia a una primera vista por muy ceporro que sea el examinador de ese mapa. Por ello lo de HISPANIDAD; que no la nueva “chorrada” que va imperando sin que nadie combata el error idiota cual es denominarla como, “Latinoamérica”; puesto que cuando llegan los primeros latinos allí, que fueron y en realidad siguen siendo pocos, ya llevaban allí los españoles y seguidos de los portugueses… “unos cuantos siglos haciendo lo que hoy es América”.

Podría escribir mucho más, pero hoy no me da la gana… que lo hagan con la buena voluntad de llegar a la verdad como yo hago, otros muchos que más que yo, tienen la ineludible obligación de proclamarla y que no lo hacen porque y como yo digo hace mucho tiempo… son “de panza y bolsillo” y por tanto son unos desgraciados, más dignos de lástima y desprecio que de otro sentimiento mejor. Amén.

Antonio García Fuentes
(Escritor y filósofo)
www.jaen-ciudad.es (aquí mucho más) y http://blogs.periodistadigital.com/nomentiras.php

La imbecilidad en todo lo alto
Miguel Font Rosell Periodista Digital 13 Octubre 2016

El 12 de octubre se celebra en España oficialmente la “Fiesta Nacional de España”, como consecuencia de la ley 18/1987, de 7 de octubre, que la instituye con ese nombre, conmemorando “el inicio de un periodo de proyección lingüista y cultural más allá de los límites europeos”.

Con anterioridad y por primera vez, en 1918, se establece en esa fecha la “Fiesta de la Raza”, aunque años más tarde, en 1935, Ramiro de Maeztu le llamase ya el Dia de la Hispanidad. En 1939, no obstante, y ya con la dictadura, pasa a ser el “Dia de la Raza”, día que Franco celebra en Zaragoza ante la virgen del Pilar, algo que aprovecha el arzobispo de Toledo (dandole la vuelta a todo, como no) para apropiarse de la hazaña como un viaje de evangelización y de mensaje de la cristiandad a los pueblos indigenas sometidos, en su ignorancia, a cultos paganos. Ello consigue que, pasado un tiempo, la Iglesia otorgue el titulo de “Reina de la Hispanidad” a la virgen de Guadalupe, como “evangelizadora de América”. Años más tarde, en 1958, pasa a llamarse “Fiesta de la Hispanidad”, para finalmente, como se ha expuesto, pasar a ser la “Fiesta Nacional de España”.

Hoy la Hispanidad y la Raza, como orgullo patrio de conquista o de evangelización, no tiene ya la misma lectura desde America, quienes aunque si reconocen el aporte cultural y lingüístico de España, niegan las supuestas bondades de la conquista, y aunque siguen celebrando la fecha como Dia de la Raza en algunos paises, en Argentina se celebra con el nombre de “Dia del respeto a la diversidad cultural”, o “Dia del idioma español” en las Naciones Unidas.

¿Porqué ese día?. El 12 de octubre de 1942, Cristobal Colón, pretendiendo llegar a Japón, vía marítima (la toma de Constantinopla cortó la vía terrestre), a los efectos de comerciar con aquellas tierras ricas en mercancías pretendidas en las Cortes europeas y demostrando así una redondez de la Tierra que, aunque ya conocida en la antigua Grecia (incluso su diámetro, casi exacto), era negada por la todopoderosa Iglesia de entonces (siempre tan celosa de sus “conocimientos”), alcanza a desembarcar en la isla de Guanahaní (Bahamas), creyendo, en un principio, haber llegado a su destino.

Conviene aclarar, no obstante, que en aquel entonces aun regía el calendario Juliano, sustituido posteriormente por el Gregoriano y que debido a sus errores, muy posiblemente la gesta de Colón realmente tuvo lugar entre el 20 y el 21 de octubre, y no el 12, día de la Virgen del Pilar, patrona de Zaragoza desde 1642, del Cuerpo de la Guardía Civil, de Correos, de los secretarios, interventores y depositarios de las Administraciones públicas, así como del arma submarina de la Armada. Al parecer, la virgen del Pilar, aunque no llegó al protagonismo de la de Guadalupe, evangelizando America, al menos y según la propia Iglesia ha manifestado en más de una ocasión, también ha tenido un cierto protagonismo en el asunto.

Se trata no obstante de una fecha instituida oficialmente por ley, por una ley democrática que aclara perfectamente que ya no se trata ni de una festividad militar ni religiosa, por mucha tradición que hubiera en la dictadura a considerarla de tal cariz, sino puramente cultural y si se quiere científica y comercial, por encima de cualquier otra consideración, de una fiesta que celebre nuestra influencia en el mundo, nuestra aportación al poder de comunicación que el uso de una lengua común implica, de que fuimos quienes dimos a conocer al mundo un continente que nuestro saber de entonces ignoraba, que abrimos nuevas vías de comercio, que contribuimos a desasnar científicamente a una sociedad aprisionada por una Iglesia ignorante, intransigente y feroz, que se oponía al viaje aprovechándose más tarde de lo que combatía, para barrer del mapa y laminar cualquier otro tipo de religión que en aquellas tierras se practicaba, y tantas otras cosas que España, como tal, ha transmitido al mundo.

Historias, inexactitudes, fantasías, canalladas y bobadas aparte, el problema a día de hoy, es la confusión del personal sobre el motivo de la celebración de la Fiesta Nacional de España. Por un lado se nos dice, por ley, que lo que se conmemora es el inicio de un periodo de proyección lingüística y cultural, mientras en su lugar, el día se convierte en una exaltación de las fuerzas armadas, sin protagonismos significativos ni de nuestro legado cultural, ni del conocimiento de una lengua que hoy es ya la segunda más hablada del mundo, razón que ya por si misma debería eclipsar cualquier otro tipo de celebración, muy por encima de cualquier evento religioso (España es, legalmente, un pais aconfesional) o militar, pues el identificar la Hispanidad con lo militar en nada ayuda ni al entendimiento de la labor cultural y lingüística de España en Hispanoamérica, y hoy ya el los mismos Estados Unidos, ni al poder de nuestra presencia en todos los ámbitos de la vida en el mundo.

Nuestras Fuerzas Armadas, a las que hay que admirar por su enorme preparación, valor, prestigio, sentido común y consideración que atesoran, ya tienen su día, el 28 de mayo, ni el día de la Constitución (día de exaltación política), ni el de la Fiesta Nacional de España (día de exaltación cultural).

¿Cuando abandonaremos esa extraña y eterna pareja de curas y militares para celebrar cualquier cosa en este pais, !a estas alturas!? ¿Aun no somos consciente de como nos ven por ahí afuera cuando hacemos estas cosas, cuando no somos capaces de celebrar algo tan significativo, simplemente con actos culturales?. Hoy que nuestro maravilloso idioma es tan elogiado en el mundo y tan vilipendiado en parte de nuestra España, cuando toca glorificarlo, loarlo y agradecerle su riqueza, ¿hemos de esconderlo, de nuevo, tras sotanas y espadones?. ¿Somos capaces de comunicar al mundo, en gran pantalla y a todo color, nuestra fiesta del orgullo gay, y no la de nuestro orgullo cultural?, ¿Es eso, en este estado que vivimos de la dictadura de lo políticamente correcto, acaso más disculpable que el homenaje a la lengüa española?, ¿Somos solo un poco imbéciles, o lo somos ya todos?.

Me temo que si seguimos estancados con los mismos en el poder (y seguiremos…), vamos a tener “Raza”, por cierto, película firmada por Franco, quien aseguró haberlo dejado todo atado y bien atado, por muchos años.

El liberticidio y matonismo políticos se hacen con Cataluña
“Aquel que te perdona un pecado que no has cometido, se perdona a si mismo su propio crimen” Jalil Gibran
Miguel Massanet diarioalsigloxxi.com 13 Octubre 2016

Barcelona y Cataluña siempre han tenido personajes que, con mayor o menor razón, han pretendido dar el cambiazo a la sociedad. Y esto sucedió con el famoso Noi del Sucre, Salvador Seguí, un anarquista nato que, juntamente con Ángel Pestaña y Juan Peiró, marcaron una época de luchas sindicalistas y enfrentamientos con la burguesía catalana que acabó, como solían acabar en aquella época todos aquellos conflictos, con el asesinato de Salvador Seguí, en el barrio del Raval de Barcelona, por los llamados “pistoleros blancos” del Sindicato Libre de la patronal catalana. La CNT y la FAI las dos centrales sindicalistas de los anarquistas catalanes fueron las principales causantes de la ola de asesinatos, secuestros, robos y atentados de aquellos turbulentos años 30 del siglo pasado. Parece, no obstante, que lo que sucedió en la sociedad catalana en aquellos tiempos que precedieron al estallido de la Guerra Civil, se hubiera borrado de la memoria del pueblo catalán, así como las consecuencias nefastas que, toda aquella cadena de crímenes, venganzas, torturas y represalias tuvieron para la sociedad catalana que, sin darse cuenta de ello, se vio envuelta en uno de los momentos más trágicos de su historia.

Alguien ha dicho que, la juventud actual, no tiene conciencia de adónde llevan determinadas doctrinas que alguien está interesado en infundirles. Posiblemente los poderes públicos no hayan prestado la debida atención de quienes eran los que accedían a las cátedras de las l6 universidades catalanas, ni han estado atentas a la clase de enseñanza, especialmente política, que desde sus cátedras han impartido a sus alumnos, mentes abiertas al conocimiento y fácilmente influenciables por quienes eran sus mentores. El hecho es que, el fenómeno universitario es y será uno de los problemas con los que deberá enfrentarse el Estado español y, si nos referimos al problema catalán, una de las causas de este aumento exponencial del catalanismo separatista, inculcado desde las escuelas de enseñanza primaria y cultivado y convertido en adoctrinamiento en las mismas aulas universitarias. Claro que, en el caso catalán, han sido los mismos políticos, los integrantes de partidos como Convergencia, dependiente de la burguesía catalana o ERC de tendencia izquierdo-separatista quienes impulsaron por todos los medios disponibles su desafección al Estado español.

Últimamente ya han entrado en liza terceros en discordia que intentan disputarles la supremacía en Cataluña a los partidos tradicionales. Cierto que, aquellos que durante años mantuvieron en alto su influencia sobre todo el territorio catalán, en la actualidad apenas son sombras de lo que entonces fueron y se debaten, como es el caso del PSC del señor Izeta, entre una existencia inestable, que se mantiene gracias a sus acuerdos con otras formaciones y el miedo a que, de producirse unas próximas elecciones, queden definitivamente apartados de la política local. Es cierto que, un fenómeno mediático como es el caso de la rocambolesca señora Colau, un prodigio político que podría comparase, sin peligro de errar, al caso de esa señora, Belén Esteban, como un producto televisivo que ha triunfado gracias, exclusivamente, a la proyección mediática que las televisiones han hecho de ella, aunque, en realidad, no es más que una pobre mujer a la que se le han jaleado sus ordinarieces, sus patochadas, su forma hortera de expresarse y su infinita ignorancia. La señora Colau es, a la vez, un producto de los antisistema, una activista de profesión que ha formado parte de este aluvión de comunistas que nos llegó de Venezuela, pero que ha conseguido, gracias a sus espectáculos con la policía, sus desplantes contra las hipotecas y su parecido en sus formas y maneras a aquella triste señora, de tiempos de la república, a la que se la conocía como La Pasionaria, y a quien se le atribuía haber sido la inductora del asesinato del parlamentario de derechas, don José Calvo Sotelo.

Por mucho que nos duela reconocerlo, deberemos admitir que, en Cataluña, hemos entrado en una especie de recidiva, que nos hace recordar aquellas épocas, que muchos ya dábamos por amortizadas, convencidos de que el escarmiento sufrido por aquellas bandas de facinerosos, que acabaron con la II República, por parte del ejército nacional del general Franco, habían acabado con aquellos intentos del comunismo de intentar hacerse con el Estado español. Lo que sucede es que, en estas tierras catalanas, parece que, desde distintos enfoques políticos y por parte de diferentes fuentes ideológicas, seguramente formando parte de una especie de plan general de tipo golpista, en el que están involucrados separatistas, nacionalistas, anarquistas y comunistas; se ha entrado en una campaña de desobediencia civil que lleva trazas de irse generalizando de cara a ir preparando a la opinión pública catalana a la gran rebelión contra el Estado español, algo que, el mismo señor Puigdemont, ha anunciado para de aquí a seis meses en cuyo momento parece que, si no se ha llegado a un acuerdo con el Gobierno español ( algo imposible que pueda ocurrir) va a convocar el tan cacareado referendo “por el derecho de los catalanes a decidir” ¿Decidir sobre qué? Pues sobre si Cataluña quiere seguir siendo parte de España o si, por el contrario, aboga por su independencia.

Y, en este contexto, nadie puede extrañarse de que, la señora Colau, la que dijo que las leyes que no le gustasen no las cumpliría, ha empezado por convertir a Barcelona en su laboratorio de pruebas, empezando por el sector inmobiliario, donde ha decidido aplicar sus teorías marxistas, entre ellas, gravar con impuestos absurdos los locales y viviendas vacíos, amenazar con expropiarlos, intentar fijar un límite máximo para los alquileres de las viviendas privadas, alojar okupas en viviendas públicas; decretar una moratoria turística que ha afectado a todo el sector turístico ( hoteles, restauración, bares, espectáculos, comercios etc.), enfrentarse al Ejército e intentar arruinar a las empresas y ciudadanos con el aumento de los impuestos. O que el señor Puigdemont se haya puesto magnífico anunciando que va a contratar a 7.000 nuevos funcionarios, esto sí, sin decirnos como va a pagar los más de 7 millones de euros que le van a costar al Erario público. ¿O es que no recuerda que, esta comunidad, está endeudada por encima de los 68.000 millones de euros y que, si no fuera por la ayuda que recibe del Estado español, por medio del FLA, estaría en plena quiebra?

Todos sabemos que, desde el Parlamento catalán, la señora Forcadell, su presidenta, nos anunció que Cataluña no iba a respetar ninguna disposición del Estado español ni sentencias de los tribunales, incluidos el Supremo y el Constitucional, que afectasen a su proceso independentista. De hecho, no hacía falta que lo anunciase en público, porque ya era evidente que se pasaban por el Arco del Triunfo todas las sentencias del Supremo y del propio TC relativas al uso del castellano en las aulas y del derecho de los padres a escoger la educación que querían para sus hijos. Sin embargo, por si todas estas irregularidades no hubieran quedado en el baúl de los recuerdos, debido a que ningún fiscal, al parecer, haya pedido su ejecución, como les correspondía hacer, ante tan repetitivos incumplimientos de las leyes y de las resoluciones de los tribunales; parece que se sigue aparentando ignorar tales desafíos.

Pero, lo último que hemos conocido quizá sea la guinda que corona este pastel virtual de insensateces, ha tenido lugar recientemente, en este día 12 de octubre, día de la Hispanidad y fiesta nacional en España y destacada efeméride en otros muchos países, donde también se conmemora con festejos alusivos a lo sucedido en esta fecha tan significativa para la Historia patria. En Badalona una de las ciudades más grandes de Cataluña e importante por su vecindad con Barcelona, feudo tradicional del PP que, aun habiendo vencido por gran cantidad de votos, la unión de todas las izquierdas, con la colaboración especial del PSOE, lograron desbancar al vencedor y aspirante a la alcaldía, señor Albiol. La nueva alcaldesa y su equipo municipal dieron la nota discordante cuando, el martes por la tarde el señor Josep Téllez, teniente de Alcalde y Oriol Lladó en calidad de alcalde accidental, convocaron a la prensa para informar que, a contrapelo, acatarían el fallo del Juzgado de Barcelona que les obligaba a respetar la fiesta, por ser nacional, aunque el Ayuntamiento había decidido decláralo día laborable.

Más tarde, el miércoles, el mismo Téllez, rompía ante las cámaras el documento de la resolución judicial, mostrándose en rebelión ante la autoridad judicial. Se dice que el artífice en la sombra de este cambio de actitud fue el, omnipresente, Homs, portavoz convergente en Madrid, quien tachó de cobarde al cupero Tellez por haberse allanado al criterio de la Justicia. Y ahora como ciudadanos españoles que residimos en Cataluña no nos queda otro remedio que preguntarnos, por enésima vez, ¿qué piensan hacer las autoridades ante este goteo constante de incumplimientos, estas amenazas que pretenden que paguemos nuestros impuestos a la Hacienda catalana y a las presiones que, continuamente, se vienen recibiendo en cuanto al trato que podremos recibir de la nueva administración separatista en el caso de que llegaran al poder? Muchas palabras grandilocuentes, muchas afirmaciones de que los separatistas no tiene posibilidad alguna de salirse con la suya, mucho hablar de la defensa de los derechos de los españoles catalanes que no pasamos por eso de la independencia, pero ¿cuándo se van a decidir a pararles los pies a todos estos que, no obstante, van quemando etapas, incumpliendo las leyes impunemente, agobiándonos a impuestos sin que, desde Madrid, ni una sola voz se levante para que, de una vez por todas, haya alguien que acabe de con semejantes tropelías y se decida a poner orden en esta especie de delegación del comunismo independentista made in Venezuela.

O así es como, señores, desde la óptica de un ciudadano de a pie, nos sentimos como si estuviéramos viviendo en otro país, fuera de España y sometidos a un bombardeo doctrinario, entre los que intentan que nos convirtamos en traidores a la patria y nos hagamos separatistas y los que piensan que, la salvación para los españoles, está en volvernos todos comunistas bolivarianos y seguir el camino de los infelices que viven bajo la dictadura del señor Maduro. ¡Pues, vaya alternativa para escoger!

¿Y si fuéramos suficientes?
Gorka Maneiro latribunadelpaisvasco.com 13 Octubre 2016

Comprendo y defiendo sin mayor problema que la actividad política exige ciertas dosis de pragmatismo, flexibilidad y mano izquierda. Comprendo y defiendo sin mayor problema que los partidos políticos deben tener cierto margen para corregir sus posiciones originales, dialogar y converger con sus adversarios allí donde haya margen, acordar con quienes piensan distinto, adecuar en parte sus ideas a los tiempos que corren y pulir y actualizar su argumentario de modo permanente, según el momento político y a las necesidades de la gente. Una cosa es eso, pero otra cosa es la modulación de su mensaje a conveniencia, ser capaces de decir sin rubor una cosa y la contraria, la preeminencia de la nada o el postureo como forma permanente de hacer política o incluso la traición a los electores y a los principios que supuestamente uno tiene. Pienso que los principios uno no debe nunca abandonarlos y que, si los abandona, es que no eran principios. Y sin principios no puede hacerse política digna.

Observo el comportamiento de los principales partidos políticos y me indigno. Tengo la sensación creciente de que se ríen de nosotros porque no les damos miedo. No les importamos. Creo que se comportan como se comportan porque se creen impunes y descartan que seamos capaces de ponerles en su sitio: algunos de ellos incluso se plantean como opción factible insultarnos con unas terceras elecciones y todo lo que ello supone.

Les preocupan sus problemas internos (eso sí) y los resuelven como pueden (o no), pero no les preocupa el hartazgo social que permanece soterrado a la espera de una chispa que vuelva a colocarlo en la superficie y en los telediarios. Si no tienen otro objetivo que confundirse con el paisaje, asentar sus posiciones políticas o mantener su escaño, es mejor pedirles que se vayan. Y articular los mecanismos políticos que se precisen para hacerlo posible y regenerar de verdad la política en España. Tras meses durante los cuales han humillado a los españoles, creo que ya va siendo hora.

El PP exige al PSOE que se abstenga y facilite la conformación de un gobierno. Dadas las circunstancias actuales, no parece que haya otra alternativa posible… pero lo hace sin inmutarse, el mismo día en que se pone a la altura de Bárcenas en el caso Gürtell… en lugar de regenerarse y pedir perdón por la corrupción política que ha generado.

El PSOE no quiso negociar y plantear propuestas cuando pudo y ahora que parece que quiere, no creo que en absoluto pueda. Mientras tanto, sigue sin ofrecer un programa nacional y progresista para España mientras coquetea con los nacionalistas vascos y los secesionistas de Cataluña (incluso estuvo dispuesto a alcanzar el gobierno con quienes quieren romper España), como si uno pudiera ser considerado progresista mientras da cancha a los que pretenden romper el Estado y propiciar más desigualdad ciudadana. Sus errores estratégicos recientes son evidentes, pero su problema es mucho más profundo: no tiene un proyecto para España.

Podemos ha sido transversal, socialdemócrata, comunista y socialista en unos pocos meses y ha defendido una cosa y la contraria, modificando su programa incluso drásticamente a conveniencia. Canalizó el hartazgo de millones de personas pero no plantea soluciones viables para España y no cumple con las ideas regeneradoras que prometieron. Es pura propaganda. Si a esto se le añade su asunción del derecho a decidir de los nacionalistas (esa falacia), concluyo que se ha convertido en uno de los problemas esenciales para regenerar y cambiar a mejor la política en nuestro país: dicho de otro modo, hoy, Podemos ya es casta.

Ciudadanos inició su andadura en Cataluña con la bandera de la libertad lingüística, la igualdad y una fuerte oposición a los nacionalistas ante el desbarre nacionalista de los socialistas. Esas banderas han sido abandonas por el partido naranja y otras cuantas que quedaron por el camino. La semana pasada Inés Arrimadas ofrecía al golpista Puigdemont “sumar fuerzas para una nueva financiación” para Cataluña. Le recomiendo humildemente que piense en el interés general de los españoles y actúe en consecuencia: aunque parezca complicado siendo diputada autonómica, se puede… y se debe. Lo otro es asumir definitivamente las tesis del catalanismo.

Observo el comportamiento de los principales partidos políticos y me indigno. Comprendo y defiendo sin mayor problema que la actividad política exige ciertas dosis de pragmatismo, flexibilidad y mano izquierda. Pero hoy prevalece en los principales partidos el sectarismo, la mentira y la falta de principios. Hoy es tan urgente como hace un año, dos, tres… ofrecer un proyecto político decente, nacional y progresista a los españoles, regenerar la política, impulsar reformas institucionales y constitucionales y parar los pies con argumentos y con política a los corruptos, a los populistas y a los nacionalistas que pretenden romper España.

Somos muchos los que lo hemos hecho. Ahora hay que tratar de que seamos los suficientes para poder seguir haciéndolo… y tener éxito (es decir, ganarles en las urnas).

POR SUS FUEROS
El cielo espera cada vez menos: trending topic islamista
Pascual Tamburri gaceta.es 13 Octubre 2016

El islamismo avanza sin que haya respuestas eficaces. Jóvenes europeos o nacidos en Europa buscan una salida a la vaciedad del mundo moderno.

Sólo en el mes de septiembre, al menos cuatro adolescentes han sido detenidos en Francia mientras preparaban atentados yihadistas. Seguramente son más, y con seguridad no es un fenómeno sólo francés. Sólo que es extremadamente incómodo para los políticamente correctos (que no ven problema en la identidad no europea de millones de habitantes de Europa) y para los que se benefician del gran negocio -sólo a corto plazo y sólo para ellos- que es esta inmigración.

Uno de los últimos detenidos tenía 15 años. Las fuerzas policiales de una Francia en nivel 5 de alerta lo detuvieron en el departamento de Val d'Oise, al Norte de París, en medio de grandes medidas de seguridad. Estaba siendo reclutado y entrenado por Rachid Kassim, un conocido propagandista francés del Estado Islámico. Algunos de los militantes formados por él han viajado como combatientes voluntarios a Siria e Irak, y otros se han quedado en Europa como agentes y posibles terroristas.

De hecho, el adolescente ha sido acusado de pertenencia a un grupo terrorista y de preparar atentados en Francia. No es el primero. Cada vez más células yihadistas, como las formadas por Kassim, se inician, reclutan y consolidan a través de las redes sociales, conociéndose en persona sólo en una fase muy avanzada de su militancia. Así sucedió ya con Abdel Malik Petitjean y Adel Kermiche, que el pasado julio asesinaron a un cura cuando oficiaba Misa en una iglesia de Normandía.

Se acaba de presentar una película de Marie-Castille Mention-Schaar, ‘Le ciel attendra’, ‘El Cielo esperará’, que relata con toda crudeza el reclutamiento, la evolución y la entrada en acción de unas jóvenes adolescentes de Instituto. En la ficción, Sonia, de 17 años, y Mélanie, de 16, emprenden a través de la red el camino hacia el islamismo. Y es una buena película, que tengo que agradecer especialmente a Gaelle Bunouf; pero es una película inquietante, que preocupará a muchos también al llegar a España.

Un adolescente normal de una familia de clase media-baja o trabajadora, que se beneficia del Estado social, de la educación pública y de un cierto grado de bienestar, ¿por qué tendría que hacerse islamista? Visto desde la ortodoxia liberal-capitalista o desde el progresismo de raíz marixsta no hay razón para nada así: al fin y al cabo, lo importante en la vida es triunfar, trabajo, riqueza, fama, bienestar y placer… ¿o no siempre basta? Parece no bastar: tanto en la dura realidad francesa como en esta película vemos que el individualismo, la negación de la trascendencia, el olvido del futuro, el aislamiento de una familia y una sociedad orgánicas crean un vacío, especialmente en las vidas de los jóvenes más inquietos.

Y los vacíos tienden a llenarse: unos tapan el hueco con las drogas y otros placeres a corto plazo, otros se someten a la rutina del rebaño, pero algunos quieren más, sea en el amor, sea en la religión, sea en la construcción de un mundo mejor. El Islam, vendido por gente como Kassim y a través de los canales y técnicas más modernos, no es una respuesta tan absurda. Para el que lo necesita, explica el mundo y todos sus males, y da una respuesta a cada vida y todos sus vacíos. Una respuesta que no complace a los defensores de la prevalencia del egoísmo, pero una respuesta; algunos católicos dan una respuesta igualmente satisfactoria -aunque no a los dispuestos a arriesgar su vida en la empresa. Y en otros tiempos y lugares esas respuestas se han dado en nombre de la Patria, de la Fe, o de los mayores desafíos.

No hay justificación para el terrorismo. Pero nadie va a impedir que los terroristas aprovechen la vaciedad del mundo moderno para vender su producto, y más a espíritus jóvenes, nobles e inquietos. Hombres y mujeres jóvenes que no se conforma y que no quieren esperar su Cielo. La única solución, por supuesto, es que Europa sea capaz de llenar por sí misma ese vacío; y no precisamente con la basura al uso. ¿Nos atreveremos, nos rendiremos o seguiremos esperando un ‘milagro laico’?

CIUDADANOK VISITA LA MEZQUITA DE LA M30
“En las mezquitas se radicalizan y se forman los verdaderos yihadistas”
OKDIARIO 13 Octubre 2016

Esta semana, CiudadanOK, Cake Minuesa, se acerca a uno de los puntos señalados por las autoridades como foco de radicalización y captación de yihadistas en España: la mezquita de la M30. ¿Es el centro cultural islámico más grande de Madrid un lugar de culto en el que se da a conocer el islam o hay algo más detrás?

En ‘La mezquita de la M30, bajo sospecha’, el reportero entrevista a Sami El Mushtawi, portavoz del centro, para averiguarlo. Después de que un hombre se le encare por grabar en la zona, Minuesa pregunta a El Mushtawi por los actos terroristas cometidos por radicales, a propósito del juicio a los miembros de la llamada ‘Brigada Al-Andalus’, que captaban y radicalizaban a futuros yihadistas en los alrededores de la mezquita.

El portavoz asegura que “el terrorismo ha existido toda la vida” y sostiene que los actos de “individuos” como los del Daesh no representan a 1500 millones de musulmanes. “Ninguna religión, ni por supuesto el islam, avala o apoya actos de violencia”, defiende.

Serafín Giraldo, portavoz de la Unión Federal de Policía, tiene una opinión distinta. Según el inspector, a día de hoy la captación de yihadistas se realiza en Internet, pero es en algunos centros islámicos como el de la M30 donde se realiza el adoctrinamiento. “Es en las mezquitas donde se radicaliza y se forma a los verdaderos yihadistas”, puntualiza.

¿Cuál es el papel de Arabia Saudí?
La mezquita de la M30 recibe financiación directa de Arabia Saudí, a diferencia de otros centros donde lo habitual es obtener apoyo económico entre los fieles. Para el vicepresidente de la mezquita de Villaverde, Said Bensellam, recibir los fondos de un país concreto implica importar el modelo religioso imperante en esa sociedad, que desde las altas esferas ayuda a grupos terroristas “a sembrar el terror”. Giraldo está de acuerdo: “Arabia Saudí ha sido señalada como fuente de financiación del Daesh”.

Minuesa también charla con el portavoz del centro de la M30 sobre este tema. ¿Está de acuerdo con la ley islámica que impera en Arabia Saudí y que obliga, entre otras cosas, a la encarcelación de homosexuales o a la lapidación de mujeres adúlteras? El Mushtawi es rotundo: “No soy juez, soy predicador del islam”.

El académico francés se suma a las voces que alertan sobre un próximo conflicto bélico en Europa entre las democracias liberales y la “Generación Yihad”
Gilles Kepel: “Estamos al borde de una guerra civil en Europa”
www.latribunadelpaisvasco.com 13 Octubre 2016

Hace unas semanas, Patrick Calvar, jefe de la Dirección General de Seguridad Interior de Francia (DGSI), se mostraba rotundo: “Estamos al borde de la guerra civil", incidiendo en un mensaje que el pasado 12 de julio ya había transmitido previamente a la comisión parlamentaria encargada de realizar un estudio sobre los ataques terroristas islamistas que sufrió París a finales de 2015.

También recientemente, Ivan Rioufol, periodista, ensayista y editorialista del periódico francés “Le Figaro”, ha publicado un libro que bajo el título de “La guerre civile qui vient” (“La Guerra Civil que viene”), está conmocionando a la sociedad francesa por la contundencia y lo poco habitual de su mensaje: “Es urgente que la República se despierte y venza su derrotismo. Estamos en medio de una guerra de civilizaciones en Siria, pero también en Francia, contra un enemigo interior desasimilado. Esto es lo que no nos dicen nuestros gobernantes”.

Ahora es el prestigioso orientalista, politólogo y académico francés Gilles Kepel, especialista en el Islam y en el mundo árabe, quien advierte de una futura guerra civil en Europa. El autor de “Les banlieues de l´Islam. Naissance d´une religion en France” (“Los barrios del Islam. El nacimiento de una religión en Francia”) sostiene que un número cada vez mayor de musulmanes jóvenes, con pobres perspectivas de empleo, están conformando lo que llama la “Generación Yihad”, para seguir cometiendo actos de terror en toda Europa.

Kepel afirma que “el objetivo a largo plazo de la Generación Yihad es destruir Europa a través de una guerra civil y luego construir una sociedad islámica sobre sus cenizas”. El periódico alemán “Die Welt”, que ha recogido las palabras de Kepel, explica que, según este pensador, “el objetivo del grupo terrorista Estado Islámico es incitar al odio hacia los musulmanes del resto de la sociedad, que con el tiempo lleve a la radicalización de los demás musulmanes, hasta que ello conduzca a que Europa se meta de lleno en una guerra civil total. Los fanáticos de Estado Islámico no sólo quieren destruir Europa, sino que además buscan eliminar a la oposición islámica más moderado”.

La mayoría de los salafistas no son violentos, dice Kepel, “Pero predican una ruptura cultural con las sociedades occidentales a las que consideran no creyentes. Eso atrae a gente que ve esta oportunidad como una salida a su frustración social y se dedican se adhieren a esta base ideológica emprendiendo un camino hacia la violencia”.

Kepel cree que esta estrategia es similar a la expansión del Estado Islámico en Siria, Irak y Libia, donde la organización terrorista fue capaz de utilizar el caos de la guerra civil para construir poco a poco su estructura, crecer en poder, y rápidamente tomar todos los territorios.

LAS ASTRONÓMICAS CIFRAS DE LA VENTA DE ARMAS
Europa gana 25.800 millones de euros gracias a su alianza con el islamismo
Los Estados miembros de la UE, desde 2005 hasta 2014, exportaron armas a Oriente Medio y el Norte de África por un valor de más de 82.000 millones de euros. Las Primaveras Árabes resultaron un negocio de lo más lucrativo.
Arturo García gaceta.es 13 Octubre 2016

El nombramiento del embajador saudí como miembro de la comisión de Derechos Humanos de la ONU sorprendió a la opinión pública, pero sólo unos meses después comienza a entenderse todo. Riad se ha convertido en los últimos años en un socio perfecto para los Estados miembros de la Unión Europa. La ausencia de derechos de las mujeres, que no están autorizadas siquiera para conducir, los duros castigos a los hombres y la ausencia de libertad de prensa no parecen motivos de peso para cancelar los lucrativos negocios que mantienen con la dictadura islamista.

El crecimiento económico del gigante de Oriente Medio, también el de muchos países vecinos hasta las Primaveras Árabes, ha provocado que los países europeos busquen aprovecharse de los petrodólares gracias a la venta masiva de armamento. Hace unos meses, la ONU denunció las presiones recibidas para retirar a la coalición árabe liderada por Arabia Saudí de una lista junto a otros grupos terroristas internacionales por sus bombarderos en Yemen. A Riad le bastó con levantar el teléfono y amenazar con retirar las subvenciones para que las Naciones Unidas dieran marcha atrás.

El poder económico de Riad encuentra en Europa el destino ideal. Según el último informe ‘Guerras de Frontera’ publicado por el Transnational Institute, Stop Wapenhadel y el Centro Delàs de Estudios por la Paz, los Estados miembros de la UE otorgaron licencias de exportación de armas a Oriente Medio y el Norte de África por valor de más de 82.000 millones de euros. La mayor parte del armamento fue a parar a manos de las autoridades saudíes, que gastaron 25.844 millones de euros en reforzar sus Fuerzas Armadas.

Y es que la dictadura islámica ha disparado durante los últimos años su gasto militar, convirtiéndose en el segundo mayor importador de armas de todo el mundo. En apenas cinco años, Arabia Saudí ha aumentado en un 257% sus adquisiciones con respecto al anterior lustro.

España, por supuesto, no queda fuera de la influencia saudí. La mezquita de la M-30, uno de los lugares donde hasta hace poco se recaudaba dinero en favor del Estado Islámico, está dirigida por una fundación de Riad y su doctrina del islam, muy cercana al wahabismo, es similar a la del Estado Islámico, el grupo terrorista que ha autoproclamado un califato en las zonas dominadas de Siria e Irak.

Durante el último año de la legislatura de Mariano Rajoy, la venta de armas alcanzó una cifra récord: en el primer trimestre de 2015 se vendió a Riad material de defensa por valor de 448 millones de euros. Otro dato significativo. Tan sólo en 2013, el informe registra ventas de 406 millones de euros. En comparación con 2011, la diferencia es realmente reseñable: únicamente 14 millones de euros de ganancia.

El ‘golpe de Estado’ turco
Detrás de las grandes transacciones que realizan los países de los petrodólares se encuentran otros estados con una dudosa posición con respecto al Estado Islámico. Entre ellos uno de los grandes socios de la UE: Turquía. Entre 2004 y 2014, se exportaron licencias valoradas en 6.320 millones de euros al país turco.

En Yemen la exportación de licencias para vender armas asciende a 250 millones de euros; en Irak, 1.352 millones; y en Israel, 2.195 millones. Porque pese a los embargos parciales de armas que han instado la ONU o la UE contra Egipto, Irán, Libia, Siria, Somalia, Sudán, Sudán del Sur y Yemen, la venta en esa década no se ha detenido.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Las leyes están para no cumplirlas en Cataluña
editorial OKDIARIO 13 Octubre 2016

La imagen chulesca del tercer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Badalona rompiendo el auto judicial que impedía abrir el Consistorio el día que se celebra la Fiesta Nacional supone otro desafío más a la ley de los de siempre: Podemos, la CUP y ERC. La impunidad campa a sus anchas en Cataluña y, a imagen y semejanza de lo que hacen sus mayores, es decir, los Puigdemont, Munté y Mas, los cachorros políticos que han infestado los ayuntamientos con la idea de destrozar la unidad de España se permiten el lujo de pasarse por el forro cualquier decisión judicial, venga de donde venga.

Políticos y dirigentes independentistas catalanes han formulado un nuevo axioma: la ley está para no cumplirla en Cataluña. Debe ser frustrante ser magistrado en una región en la que sabes que, digas lo que digas, siempre habrá unos cuantos dispuestos a poner de rodillas, a hacer añicos cualquier mandato que no les guste por el simple hecho de no compartir las ideas independentistas que cada día arraigan con más fuerza en los consistorios y en la Generalitat catalana.

Lo que ha sucedido en el Ayuntamiento de Badalona se veía venir. De nuevo faltó previsión, anticipación o, simplemente, valentía para enviar cuatro furgones de los Mossos para vigilar el cumplimiento de las medidas cautelares dictadas por un juez, tomar nota de los insumisos y llevarlos al juzgado previo paso por los calabozos. Pero claro, si hasta las resoluciones del Constitucional y del Supremo se toman a cachondeo por la clase político-independentista catalana…

Peor aún. Estos dictadorzuelos de tres al cuarto retuercen de manera torticera la ley par usarla a su antojo y se permiten restregarle en las narices al juez el artículo 23 de la Constitución para justificar la tropelía llevada a cabo en Badalona. Este es un aviso para navegantes, al más puro estilo de dictaduras como la venezolana. O estás conmigo o contra mí. Este es sólo el principio. La insumisión y el desacato a las resoluciones judiciales, unido a la laxitud de algunos jueces cuando deben entrar a juzgar hechos tan reprobables como hacer pedazos un mandato judicial, son una pequeña muestra de lo que pasaría en España si llegara a gobernar Podemos apoyado por fuerzas independentistas. Usarán la ley como les plazca, para hacer, deshacer y, lo peor de todo, para quebrantar la voluntad de los ciudadanos que no compartan sus ideas.

Desobediencia en Badalona y manipulación burda del 12-O
EDITORIAL El Mundo 13 Octubre 2016

No existe prácticamente ningún país en la Tierra que no tenga su Día Nacional. Y la mayoría lo celebran con actos entre los que destaca un desfile de sus ejércitos. Es ésta una perogrullada que, sin embargo, resulta obligatorio subrayar ante el disparatado debate que algunos actores políticos protagonizan año tras año con motivo del 12 de Octubre. Por un lado, fuerzas nacionalistas -en especial las catalanas- intentan una burda y ridícula manipulación de la Historia tachando la Fiesta de conmemoración del "genocidio perpetrado en América". Es obvio que a partidos cuya máxima aspiración es la ruptura de España cualquier fecha que se escogiera como Día Nacional les parecería igual de mal y retorcerían a su antojo su significado. Lo que ya no resulta ni tan lógico ni tan digerible es que formaciones como Podemos, que ya desempeñan importantes responsabilidades institucionales en Ayuntamientos como el de Madrid y que aspiran a gobernar España, se sumen al mismo despropósito de cargar contra la Fiesta Nacional. Su líder, Pablo Iglesias, hasta arremetió ayer contra la celebración de la parada militar y llamó "hipócritas" a los que acudieron.

Es la espita más ruidosa y kafkiana de nuestra realidad política. Algo impensable en los países de nuestro entorno, donde existe un fuerte patriotismo constitucional que lleva al conjunto de sus ciudadanos y a todos sus dirigentes sin excepción a mostrar un apoyo desacomplejado a sus símbolos, incluidos el himno o la bandera.

Aquí, durante mucho tiempo se justificaron algunas actitudes trasnochadas y hasta ofensivas por el inmenso daño que la Dictadura causó a la propia identidad nacional. Pero hoy ya no cabe parapetarse tras esas excusas. La nuestra es una democracia perfectamente asentada y la del 12 de Octubre es una fiesta constitucional que si algo exalta son los valores compartidos de convivencia y libertad. Quedó regulada por Ley en 1987, cuando incluso se despojó a esta jornada de la denominación Día de la Hispanidad, cuyo uso sigue bastante extendido. Y además de servir para conmemorar nuestra ya larga historia como Nación, sin perder de vista por ello la rica pluralidad cultural y política de España, es cada año una oportunidad para reivindicar los fuertes lazos, sentimentales antes que nada, que nos unen a América. Por encima de todo, el idioma, el español, que hoy hablamos ya más de 500 millones de personas.

Por todo lo dicho, actitudes como la del Ayuntamiento de Badalona suponen una ofensa especialmente grave. Concejales de Guanyem -la plataforma catalana de Podemos liderada por Ada Colau-, ERC e ICV incumplieron ayer la prohibición de abrir las dependencias municipales que la víspera había decretado un juez ante el tosco intento consistorial de que el tercer municipio de Cataluña no guardara fiesta el 12-O. Más allá de la reprobación en el terreno político que este hecho suscita, no cabe pasar por alto que estamos ante un flagrante delito de desobediencia a la autoridad judicial que no puede quedar impune. Hoy mismo los ediles que ayer atendieron desafiantes a algunos ciudadanos en el Consistorio tendrán que declarar en el juzgado. El Código Penal establece que el delito de desobediencia está castigado con pena de prisión de entre tres meses a un año o multa de seis a 18 meses. Pero en el bochornoso espectáculo de ayer se dio, además, el agravante de escenificación y publicidad de la comisión del delito, por cuanto el tercer teniente de alcalde no dudó en romper el auto judicial ante las cámaras a modo propagandístico.

Es éste un ejemplo más de la deriva de confrontación y desaire que algunos imponen en su ridículo pulso con España y con la legalidad vigente. En el caso de Badalona, no olvidemos que la coalición que gobierna lo hace gracias al respaldo implícito de los concejales del PSC, partido que debería reorientar su estrategia de pactos municipalistas tras hechos así.

Hasta un total de 40 Ayuntamientos en Cataluña, en su mayoría gobernados por ERC, llevan años abriendo sus puertas el 12-O, aunque sin la propaganda desplegada en Badalona. También en su día Consistorios de Bildu en el País Vasco intentaron burlar la celebración del Día Nacional y sustituirla por cualquier otra jornada. Las sentencias del Constitucional y del Supremo dejan claro que la fijación de las fiestas nacionales es competencia estatal, de obligado cumplimiento. No hay debate en esta cuestión. Sobre la manipulación de la Historia y sobre el intento de banalizar los símbolos compartidos, por desgracia, estaremos en las mismas el año que viene.

Contra ETA hasta el final
Editorial La Razon 13 Octubre 2016

El 20 de octubre de 2011, ETA anunció con el eufemismo «superar la confrontación armada» que dejaba de matar. El Gobierno y todas las fuerzas parlamentarias comprometidas con la lucha antiterrorista dijeron que lo que la banda debía hacer es entregar las armas y disolverse. No había otra salida: había sido derrotada por el Estado de Derecho. Un operación conjunta entre la DGSI francesa y la Guardia Civil ha permitido descubrir un zulo con 100 pistolas y explosivos. Con esta operación, no se lanza un mensaje, sino que es la única respuesta a una organización que, pese a dejar de asesinar, quiere utilizar su arsenal para escenificar su «voluntad de paz» –a la fuerza, ahorcan, dice el dicho popular–, como ocurrió el pasado 24 de febrero de 2014, cuando «entregaron» unas armas y luego se las volvieron a llevar.

El material incautado en esta última operación era el que la banda tenía previsto exhibir en otro simulacro de entrega para ayudar a la candidatura de Otegi en las elecciones vascas, pero que la confirmación de su inhabilitación frenó. Quienes eligen la equidistancia ante el final de ETA deben tener en cuenta que el Estado democrático no puede negociar ningún desarme. Por lo tanto, la acción de la Justicia y de las fuerzas de orden debe continuar.

Nacionalismo
Armengol paga 180.000 euros a dos diarios digitales por publicarse en catalán
"El Gobierno de Baleares utiliza el dinero de todos para sus intereses partidistas a través de unos digitales agradecidos y afines", denuncia la Fundación Círculo Balear
 La Voz Libre 13 Octubre 2016

Madrid-. El Gobierno de Baleares, presidido por la socialista Francina Armengol, ha otorgado 180.000 euros de subvención a dos diarios de la región por estar editados en catalán, según ha denunciado la Fundación Círculo Balear. En concreto, los beneficiados por las ayudas son arabalears.cat, que será subvencionada con 140.000 euros, y dbalears.cat, que recibirá otros 40.000.

La Fundación denuncia que se trata de dos subvenciones a medida con las que trata de "sufragar el coste total de ambos medios digitales". Uno de los dos diarios, dbalears.cat, ni siquiera está sometido al sistema de medición de audiencias Comscore empleado por el Gobierno para distribuir la publicidad institucional.

En las bases de la convocatoria, se exigía que los medios se publicasen en catalán y tuvieran al menos un año de vida, informa 'Menorca diario'.

Jorge Campos, presidente de Círculo Balear, ha denunciado que ambos son diarios minoritarios con una línea editorial separatista pero que, sin embargo, Armengol ha decidido sostener con dinero público. "La realidad es que el gobierno balear utiliza el dinero de todos para sus intereses partidistas a través de unos digitales agradecidos y afines a su acción de gobierno", ha dicho.

Asimismo, recuerda que Google facilita que las páginas web puedan ser leídas en el idioma que elija cada lector: cualquier diario digital puede ser traducido al catalán a través del traductor de Google. "Armengol destina 180.000€ a lo que Google ofrece de forma gratuita."


Recortes de Prensa   Página Inicial