AGLI Recortes de Prensa   Jueves 27  Octubre  2016

El tabú del gasto público
Aleix Vidal-Quadras gaceta.es 27 Octubre 2016

He asistido a un seminario organizado por un conocido diario digital con motivo del primer aniversario de su aparición cuyo tema general son las grandes reformas que necesita España. Sucesivas sesiones sobre la justicia, las pensiones, la fiscalidad, la educación y los órganos reguladores, van tratando esta semana mediante coloquios a los que se invita a expertos la situación en cada uno de estos ámbitos y las medidas que se deberían tomar en la legislatura que ahora se inicia para corregir los defectos de nuestro sistema institucional y normativo y transformar España en un país competitivo, estable y próspero. Dado que este es un asunto sobre el que he pensado y escrito abundantemente a lo largo de los últimos años, he seguido con lógico interés todo lo que allí se ha tratado y discutido.

Pues bien, en las dos horas dedicadas esta mañana a la cuestión fiscal un representante de cada uno de los cuatro principales grupos parlamentarios, PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos, dos de ellos inspectores tributarios y dos economistas -no han especificado si de profesión o sólo de titulación- han desgranado los análisis y las propuestas de sus respectivas formaciones en relación al presupuesto público, los impuestos, el desequilibrio entre lo recaudado y lo gastado, las obligaciones derivadas de nuestra pertenencia a la zona euro, la austeridad, los supuestos o reales recortes y demás puntos propios de la convocatoria que nos reunía.

Dos horas dan para bastante y el cuarteto de oradores ha expuesto sus puntos de vista con profusión de datos y consideraciones técnicas sin que el componente ideológico enturbiase demasiado el debate. Todo lo que ha salido de esas cuatro elocuentes bocas, así como de las preguntas y las cuñas aportadas por el moderador y por un destacado miembro de la redacción, especialista de bien ganado renombre en periodismo económico, ha sido indudablemente interesante y correctamente argumentado, pero nadie, absolutamente nadie, se ha referido a lo largo de los ciento veinte minutos de rico intercambio de pareceres a un epígrafe concreto que, habida cuenta de los problemas que se abordaban, parecía obligado y sin duda crucial: la naturaleza del gasto de las Administraciones, su justificación y las posibilidades de reducirlo con el propósito de cuadrar las cuentas del Estado. En cambio, las distintas maneras de incrementar los ingresos vía aumento de la presión fiscal y de combate contra el fraude y la economía sumergida sí se han examinado con aparente delectación. Dicho de otra forma, para los cuatro intervinientes, cualificados representantes de la ciudadanía de cuyo trabajo, esfuerzo, creatividad e iniciativa se extraen los recursos que ellos manejan, el único camino para solucionar el déficit y el consiguiente endeudamiento es el aumento de lo que entra, y ni una palabra sobre cómo disminuir lo que sale.

Ni nuestra disfuncional y costosísima estructura territorial, ni la miríada de entes de variado pelaje y más que dudosa utilidad que pueblan la Administración paralela, ni las infladas plantillas de asalariados públicos no funcionarios ni la multitud de subvenciones clientelares o electoralistas que no aportan beneficio económico o social alguno, han merecido la atención de los cuatro diputados presentes que, en cambio, se han extendido y recreado sobre los posibles métodos para exprimir aún más a los sufridos contribuyentes. El célebre consenso socialdemócrata ha campeado sobre la sala sin resquicio de preocupación por la magnitud del gasto que manchase el pensamiento único keynesiano.

Tan llamativa ha sido la ausencia de esta perspectiva, bautizada no sin razón por la ciencia económica como la del buen padre de familia, que uno de los asistentes sentado en las filas del auditorio ha mencionado a la bicha y ha requerido a los diputados a pronunciarse al respecto. Con evidente incomodidad, como si el inquisitivo y anónimo hombre de la calle hubiese soltado un exabrupto o una grosería, se ha alzado un canto renuente a la necesidad de gastar de forma eficiente, aunque como principio genérico y sin entrar en molestos y escabrosos detalles.

Nuestra clase política a lo ancho de todo el espectro del hemiciclo del Congreso comparte una misma base conceptual a la hora de tratar la grave dificultad que representa un déficit recurrente e indomable: hay que apretar la tuerca de los ingresos y mantener incólumes o subir los gastos. Es como si un tabú protegiese el despilfarro hasta el punto que sólo pronunciar su nombre trajese grandes catástrofes y castigos divinos. Sin embargo, la reacción espontánea de los receptores de la sabiduría de los cuatro tribunos ha sido la de un aplauso cerrado a la pregunta sobre la necesidad de controlar el gasto, lo que demuestra una vez más que nuestra democracia degradada a partitocracia requiere de una revisión muy profunda de sus fundamentos si queremos evitar la ruina que nos acecha.

Según Arcano Valores
Por qué se está gestando el riesgo a una crisis financiera mundial
El despertar de la inflación puede pinchar la burbuja actual de los bonos, "la mayor de la historia", según el economista jefe de Arcano, Ignacio De la Torre,
R. J. L El Espanol 27 Octubre 2016

“Nos encontramos ante la mayor burbuja de bonos soberanos de la historia y su corrección no sólo provocaría intensas pérdidas para muchos inversores, entre ellos, algunos sistémicos como bancos o aseguradoras, sino que presentará enormes consecuencias negativas en la valoración del resto de activos como los bonos corporativos, las bolsas y los activos reales (inmobiliario)”. Es el agorero escenario que ha presentado Arcano, la firma financiera que primero alertó de la recuperación económica en 2012 y que ahora se sube al carro de quienes afirman que la actual burbuja de la deuda soberana y la expansión sin límites de los balances de los bancos centrales puede acabar mal.

En un informe titulado “Apocalipsis Now”, Ignacio De la Torre, economista jefe y socio de Arcano,dibuja su escenario base. Este experto considera que “lo más probable” es que los bancos centrales pueden llevar a cabo el proceso de ajuste de manera gradual y con consecuencias limitadas, “ya que todavía cuentan con un cierto margen de maniobra”. Sin embargo, como escenario de cola emerge un riesgo que está cobrando fuerza que desemboque en un proceso de “histerismo colectivo” en los mercados.

“La Historia nos enseña que si suben los tipos de interés bajan los precios de los activos y que hay más aterrizajes forzosos que suaves y que las burbujas estallan, no se deshinchan”, concluye. Los precios de los bonos han subido tanto que su rentabilidad -que se mueve de manera inversa al precio- ha entrado en negativo en buena parte del mundo desarrollado, es decir, se paga por invertir. Pero esto está cada vez más cerca.

En este sentido, el despertar de la inflación en las principales economías desarrolladas de la mano de un alza del petróleo, junto con el aumento de los costes laborales y la situación de pleno empleo de países como EEUU o Reino Unido, puede provocar un cambio en el sesgo de la política monetaria por parte de la Fed y el Banco Central Europe (BCE). “El mercado da por hecho que el balance de los bancos centrales va a seguir crece a 200.000 millones al mes y esto puede que no sea así. En el momento en el que se perciba que esto puede que no se prolongue hay riesgo en la corrección del precio de los activos. El riesgo de un ajuste rápido y brusco está en aumento”, señaló Latorre en su presentación.

En su opinión, el bono a 10 años, considerado el activo libre de riesgo y la referencia para valorar otros activos, “es uno de los activos con más riesgo del mundo su enorme sobre valoración, y por ende burbuja”, que ha provocado el trasvase de dicha burbuja hacia los bonos corporativos, las bolsas y activos reales. “En este sentido, si pincha la valoración del mal llamado bono libre de riesgo nos podemos encontrar con una crisis financiera sin precedentes”, dijo el economista en defensa de las tesis del informe.

Según De la Torre, en cuanto se empiecen a ver caídas significativas en los precios de los bonos, "volveremos a tener que mirar el balance de los bancos y de la aseguradoras, que son sistémicos". La alternativa a este escenario es que los bancos centrales neutralicen los efectos adversos de la retirada de estímulos y que los gobiernos comiencen a implementar políticas fiscales enfocadas al crecimiento económico.

No obstante, De la Torre identifica tres eventos próximos que pueden hacer descarrilar la burbuja de la deuda. Primero, las elecciones de EEUU con una hipotética victoria de Donald Trump. En segundo lugar, el referéndum en Italia que puede desembocar en una crisis del Gobierno Renzi. Tercero, la próxima reunión de diciembre sobre política monetaria de la Fed en EEUU, en la que los gobernadores que preside Janet Yellen puede comenzar a exhibir un tono más duro sobre tipos.

“Creo que pasaremos de un mundo adicto a la política monetaria a uno que necesitara más soluciones desde la política fiscal y la estructural no escenario que producirá una menor demanda y una mayor oferta de bonos soberanos lo que hará caer su precio algo que puede provocar una tormenta en el resto del precio de los activos el riesgo”, explicó este experto, coautor del informa junto al resto de analistas de Arcano.

¿Qué alternativas observa De la Torre ante un escenario tan cenizo? “Hay que identificar activos que no están en burbuja. Por ejemplo, el inmobiliario en España, aunque si todo el mundo hace eso iremos a una burbuja. También se puede invertir en países que peor lo han hecho durante la recuperación económica. Y lo tercero es hacer cash (dinero en efectivo)”, pronostica. La alternativa que tradicionalmente aparece como activo refugio, el oro, es otra de las alternativas, aunque su precio actual puede estar sobrevalorado. “¿Cuál es su precio correcto? Adam Smith distinguía entre precio económico y financiero (coste y expectativas). Antes o después ambos retornan al mismo punto. El coste marginal de producir oro es 900 dólares la onza (y cotiza en 1.300)”.

¿Hacia un apocalipsis financiero?
La inflación de activos provocada por los bancos centrales no sólo ha prostituido la valoración fundamental de los bonos soberanos, sino que ha ido trasvasándose al resto de activos
Ignacio de la Torre El Confidencial 27 Octubre 2016

“No luches contra un banco central”. Este axioma permanece inmanente en la mente de mucho inversor. Se basa en una hipótesis: la capacidad de un banco central para crear dinero es infinita, en tanto que los fondos gestionados por un inversor son finitos, por lo tanto si realizas una apuesta contraria al banco central tienes todas las de perder.

Bajo esta premisa, los inversores han aceptado como normales precios de activos que son a todas luces desorbitados. Así, Bulgaria se financia a 10 años al 1,8%, prácticamente igual que los EEUU, y Argentina, protagonista de la que fue la mayor quiebra soberana de la historia, hoy se financia al 5%... Como hemos ido elaborando en esta columna, la inflación de activos provocada por los bancos centrales no sólo ha prostituido la valoración fundamental de los bonos soberanos, sino que ha ido trasvasándose al resto de activos: crédito, bolsa y en muchos países, activos inmobiliarios. Los bancos centrales han expandido sus balances desde los seis billones (españoles) de dólares de antes de la crisis a los actuales casi dieciocho billones. Al expandir el balance se compran activos, de ahí la enorme inflación de precios. La fiesta aún no se ha acabado. Cada mes se siguen inyectando unos 200.000 millones de dólares adicionales.

Si en el pasado el oficio de invertir se basaba en encontrar disonancias entre el precio de un activo y su valor fundamental, hoy se centra mucho más en intentar intuir lo que van a hacer los bancos centrales. Sin embargo, esta última es una materia de competencia de las ciencias sociales, y me pregunto la cualificación de muchos de nosotros para pronosticar con arreglo a tan difusas y sociales luces. Hagamos un intento.

El axioma que encabeza este artículo, y en el que en mi opinión se basan muchos “fundamentales” de la actual valoración, se fundamenta en una premisa cuestionable: la capacidad de los bancos centrales para crear dinero hasta el infinito. Yo creo que esta capacidad se está agotando. Los banqueros centrales realizan política monetaria como oficiales no electos, algo en general benigno para una economía. Pero dicho poder se basa en un mandato otorgado por los ciudadanos, que lo confieren a cambio de confiar en que los banqueros centrales cumplan tres objetivos (a veces difícilmente compatibles): a) generar crecimiento y reducir el desempleo, b) conseguir estabilidad en precios de consumo (el 2% es el objetivo oficioso) y c) evitar la inestabilidad financiera, que puede generar una futura crisis.

Para conseguir el primer objetivo, desde la crisis los bancos han triplicado sus balances, pero ahora toca afrontar las consecuencias: ha subido dramáticamente el riesgo de inflación de consumo, y el riesgo de inestabilidad financiera. Si en el pasado todos éramos conscientes de los riesgos que dicha política conllevaba en la adulteración de los precios de los activos, hoy cabe considerar si hemos alcanzado el punto de inflexión a raíz de los recientes datos.

En EEUU, que opera a pleno empleo, los salarios suben ya al 2,6%, lo que se filtra en forma de inflación subyacente, que en ciertas variantes supera el objetivo de la FED. En Europa, la subyacente se ha situado en niveles del 0,7-0,8%, y a medida que se reduzca el desempleo los salarios subirán, lo que alimentará más riesgo de inflación. A medida que el crédito se acelere (fenómeno que ya sucede en EEUU y poco a poco en Europa), el dinero acelerará la inflación, como muy bien saben en Argentina. La subida del petróleo añadirá leña al fuego al hacer subir la inflación general hacia la subyacente los próximos meses.

A su vez, el riesgo de inestabilidad financiera está servido. La deuda corporativa en los EEUU está en máximos, lo que podría ser el germen de una nueva crisis si la economía entrara en recesión. En Europa, los tipos ultra-reducidos están gestando una nueva crisis de crédito a medida que se vierten préstamos a precios insostenibles hacia proyectos con riesgos considerables.

Por otro lado, los bancos no están consiguiendo el objetivo primigenio de la política laxa: reducir el nivel de ahorro y subir el volumen de inversión. Ante este fracaso parcial ¿merece la pena mantener la política actual con los enormes riesgos que conlleva? Yo creo que no, y otros ciudadanos parecen opinar algo parecido, como se refleja en la sostenida reducción del nivel de apoyo popular que mantienen los bancos centrales durante la última década.

En este contexto, las posibilidades de que veamos un giro en la política monetaria los próximos meses es muy alto. Posiblemente vayamos a más empleo de la política fiscal, nos parezca mejor o peor. En cualquier caso, este giro supondrá menor demanda de bonos y mayor oferta, lo que hará caer su precio. La caída del precio de los bonos provocará caída en el resto de los precios de los activos. Si dicha corrección ocurre en poco tiempo, tendremos una crisis financiera de enorme intensidad. El escenario base es que los bancos tendrán capacidad para graduar su intervención verbal de forma que la corrección sea dilatada en el tiempo. Sin embargo, el riesgo de cola, o sea un cambio más súbito de la política monetaria por los factores expuestos en este artículo, que redunde en una corrección abrupta en los precios de los activos, sube cada día.

El apocalipsis ha sido profetizado con escaso éxito por muchas culturas a lo largo de los siglos. Afortunadamente se han equivocado.
Ojalá yerre yo en las conclusiones de esta columna.

Deben pensar en España más que en ellos mismos
OKDIARIO 27 Octubre 2016

Ahora que el consenso se ha convertido en una obligación contextual, PP, PSOE y Ciudadanos tienen la oportunidad histórica de demostrar que España y los españoles están por encima de sus ambiciones partidistas. Las tres grandes fuerzas constitucionales, garantes de la democracia en nuestro país, deben hacer de la necesidad virtud y afrontar con unión y sentido de Estado asuntos tan importes como el empleo —motor de nuestra economía— la educación, el déficit o la deuda pública. No habrá futuro para la nación si las tres formaciones no adoptan un nuevo campo semántico protagonizado por verbos como ‘pactar’, ‘negociar’ o ‘acordar’. Todo ello, por supuesto, articulado por la primera persona del plural: nosotros. De otra manera, la actividad parlamentaria de la nueva legislatura será una constante carrera de obstáculos que, lejos de llevar a ninguna parte, condenará nuestro futuro y dará al traste con los esfuerzos y avances de los cuatro últimos años. Un periodo en el que hemos pasado de la ruina en el mercado laboral a crear 500.000 nuevos puestos de trabajo sólo en 2016, 1,6 millones desde 2013.

Mariano Rajoy es plenamente consciente de ello y por eso ha marcado la dinámica a seguir a través de la concisión discursiva: “Cualquier decisión que tome tendrá que ser fruto del acuerdo y la negociación”. El reto es pasar del bloqueo político al Estado de lo posible. Un país que termine de reconstruirse sobre la modélica reforma laboral, fórmula magistral para seguir capitaneando el crecimiento económico en la Unión Europea. PP, PSOE y Ciudadanos deben centrarse también en proteger la unidad territorial y garantizar los mecanismos legales contra aquéllos que traten de romperla —independentismo catalán— o que intenten destruir la convivencia pacífica —los cachorros de ETA—. A sabiendas de la fragilidad de su mandato, Rajoy ha renunciado de un modo hábil a cualquier referencia programática para centrarse en persuadir a sus futuros socios: “Espero que todos adquieran el mismo compromiso”. Una actitud clave para que nuestro futuro no se quede varado en tierra de nadie.

La gran patraña
Ignacio Camacho ABC 27 Octubre 2016

Como todos los artificios de la propaganda, el plan extremista de cercar el Congreso se basa en una gran mentira, en una clamorosa falacia. Ni el PSOE va a votar a Mariano Rajoy ni le hace un favor permitiendo la investidura. Lo que de verdad convendría al presidente es un nuevo revolcón que abocase a nuevas elecciones y le pusiera en bandeja una victoria cercana a la mayoría. En cambio va a verse obligado a encabezar un Gobierno débil, cercado por la oposición, expuesto a toda clase de derrotas y acosado en la calle por la izquierda radical. Al marianismo le espera un calvario que representa la mejor opción posible para los socialistas, necesitados de ganar tiempo con el que reconstruir su fractura interna y evitar el seguro varapalo en un regreso a las urnas. Todo esto lo saben, por supuesto, los dirigentes de Podemos que auspician y convocan la movilización y, lo que es mucho peor, lo saben también sus partidarios dispuestos a secundarla. Es decir, que la protesta se basa en un embuste que no sólo no se creen quienes lo inventan, sino tampoco quienes lo aceptan. Se trata de un monumental ejercicio de cinismo político según el más puro manual leninista. La patraña consentida al servicio de una estrategia de deslegitimación democrática.

Ojalá fuese cierto lo que dicen: que PP, Ciudadanos y PSOE conformasen un bloque de consenso constitucional para implantar reformas que fortalezcan al sistema frente al ataque combinado de populistas y soberanistas. Sucede que no es así, sino que vamos a una legislatura precaria, incierta, conflictiva, ingobernable, en la que las alianzas contra la derecha serán mucho más frecuentes que los pactos de Estado. Un desolladero para Rajoy y probablemente un tiempo estéril para España, aunque al fin y al cabo resultado de la expresión de la soberanía parlamentaria. Ese escenario inestable ofrece a Podemos la oportunidad de rentabilizar su importante cuota de representación, pero Iglesias ha preferido darle una desdeñosa patada al tablero porque la disposición inicial de las piezas no le resulta lo bastante favorable. El recurso a la agitación callejera, origen de su identidad política, cataliza la frustración ante el fracaso del asalto al poder por la puerta de atrás que estaba a punto de abrirle Pedro Sánchez.

Sin embargo, hay en la convocatoria algo más inquietante que una rabieta sobreactuada. La impugnación de la legitimidad representativa, ya presente en el germen del 15-M, contiene elementos de golpismo revolucionario típicos de la tradición bolivariana. Un partido que propone cercar el Parlamento, aunque forme parte de él, y que tilda de mafia a todos sus adversarios es un partido que no cree en la democracia. Quizá resulte positivo que descubra tan pronto sus verdaderas cartas. La ruptura como programa, la mentira como herramienta, el escrache como arma. Se acabaron los disfraces: fuera máscaras.

FIDE
Democracia, nación y referéndum sobre la independencia en Cataluña
Juan Martínez Calvo El Confidencial 27 Octubre 2016

Son muy minoritarias las opiniones que, entre los defensores de la unidad de España y nuestra Constitución, apoyan la oportunidad o utilidad de realizar en Cataluña un referéndum sobre la autodeterminación de Cataluña legal (el previsto en el artículo 92 de la Constitución española no lo permite hoy, pero nada impediría una reforma constitucional que lo regulara), convocado por el Gobierno de España y con carácter vinculante. Los pocos que lo defienden, además, suelen unir sus argumentos a favor del referéndum de autodeterminación a ideas críticas sobre la unidad de la nación española.

La que aquí se expone es una de esas opiniones todavía minoritarias que defienden que, para reforzar la nación española, celebrar un referéndum sobre la independencia de Cataluña para que los catalanes expresen su opinión es una alternativa óptima.

Es más, ante las actuales circunstancias de crisis de la nación española, el referéndum sobre la independencia en Cataluña puede ser un instrumento necesario, puede que inevitable, para reforzar la nación española.

En primer lugar, debemos considerar el argumento del puro pragmatismo y la experiencia comparada. Si en países como Canadá o Reino Unido han tenido que celebrar referéndums sobre la independencia de Québec o Escocia, me parece poco realista pensar que en España las cosas puedan ser muy diferentes si hay una mayoría en el Parlamento catalán que lo pide perseverantemente con un apoyo de la ciudadanía muy relevante. En nuestros días, cualquier argumento de legitimación política debe ser democrático. Defender a largo plazo la unidad de la nación española sin esa legitimación va a ser difícil. Valga esto para dejar claro que no solo nos sitúa en una posición difícil celebrar el referéndum (que desde luego tendrá muchos riesgos), sino que también no celebrarlo implica asumir muchos riesgos.

En segundo lugar, la evolución de la vida política en Cataluña en los últimos 40 años nos pone de manifiesto claramente que, en el 'status quo', el tiempo juega a favor de quienes quieren declarar independiente Cataluña. Había muchos menos catalanes independentistas hace 38 años que ahora, y me cuesta pensar que, con la situación actual, dentro de 10 años no vaya a haber más. Con la mayoría de los instrumentos de ejercicio del control social y, sobre todo entre ellos, la educación en manos de los defensores del proyecto independentista, y sin una voluntad y estrategia claras y efectivas para contrarrestar esa acción de conformación de una mayoría independentista que tienen las élites de catalanes que la defienden, el tiempo no juega a favor de los que queremos que España siga unida.

Pero en todo caso, todo esto no deja de ser instrumental —como no celebrar el referéndum también—. La pregunta es más bien para qué, con qué objetivos y de qué manera.

Es asombroso en el debate actual de la cuestión catalana la ausencia de reflexión y definición de objetivos sobre cómo queremos los españoles continuar siéndolo, cómo queremos que sea Cataluña en el futuro y qué debemos hacer para conseguirlo. El qué debe ser Cataluña en el futuro no es solo una cuestión de los catalanes, y si todos los españoles renunciamos a definirlo, perderemos a Cataluña como parte de España a largo plazo con seguridad. La táctica partidista de los partidos españoles —en general, muy cortoplacista— condiciona todas las opiniones, y no queremos ver ya que cerca de la mitad de catalanes no quieren seguir siendo españoles, como decía, muchos más que en 1978.

La estrategia de otorgar más autonomía a Cataluña y dejar a los catalanes independentistas toda la iniciativa en crear la identidad nacional de la población (estrategia base de nuestro vigente acuerdo constitucional material) ha fracasado como vía para integrar a Cataluña en España. Esa mayor autonomía en ningún momento ha generado procesos de mayor afección al proyecto nacional español. Mayor autonomía o federalismo, como se quiere plantear ahora, no es sino más de lo mismo y nos abocará a la independencia de Cataluña antes o después.

Las naciones no nacen ni se justifican por la historia común, ni hay razones históricas que sustenten indefinidamente la unidad de las mismas. Por supuesto, tampoco ningún supuesto agravio histórico, inventado o real, justifica un procedimiento de independencia ahora. Las naciones se fundamentan en un proyecto compartido a futuro. Y ese proyecto no nace por generación espontánea, sino que es una construcción racional de las élites políticas, económicas y culturales de la nación que quiere crearse o mantenerse. Por eso, las naciones —como ha explicado recientemente Álvarez Junco— no son sino una 'invención'. Pues bien, o hacemos un esfuerzo para seguir inventando la española integrando Cataluña, y ponemos en marcha los instrumentos de construcción de la misma (lo que no ha ocurrido los últimos 40 años), o la nación española tal y como hoy la conocemos desaparecerá más pronto que tarde. Me puedo, por supuesto, imaginar cosas peores, pero que a nadie le quepa duda de que ese proceso, si se produce, y hay grave riesgo de que ocurra, va a ser muy traumático para todos.

¿Y entonces por qué un referéndum sobre la independencia? El referéndum es necesario porque el nivel de desintegración territorial que el vigente sistema político y constitucional ha generado es tal que España, más allá de que Cataluña se independice o no, tiene un modelo territorial que es insostenible (por supuesto, no solo en relación con Cataluña) y hace de España, por su falta de integración, un Estado ineficiente para conseguir el progreso social y económico.

Es necesario centralizar de manera notable el Estado, reformar el sistema autonómico profundamente y generar un nuevo modelo constitucional que, en asuntos como la educación, el sistema fiscal, la simplificación institucional o en general el sistema de distribución territorial, permita cambiar profundamente el Estado. No se trata solo de aclarar la distribución competencial regulada de forma inmanejable en los artículos 148 y 149 de la Constitución, se trata de reforzar las competencias e instituciones del Estado.

Para ello es necesario modificar la Constitución (en general, todo el Título VIII, pero específicamente los citados artículos 148 y 149), limitando las competencias de las comunidades autónomas, y hacer eso no es posible sin una consulta democrática que incluya otras alternativas y, en concreto, la posibilidad de que las regiones cuyos parlamentos electos, a la vista de la reforma centralizadora, propongan una consulta sobre la independencia la voten.

Mi propuesta es la de acometer, en primer lugar y antes de ningún referéndum, una reforma de la Constitución profunda que centralice el Estado, otorgue los instrumentos constitucionales al Estado central que permita el refuerzo de la nación, y con todo ello acordemos socialmente un proyecto común de nación. Por supuesto, esta reforma exige su trámite por el extraordinariamente rígido procedimiento del art. 168 de la Constitución, pero realmente el calado de la misma y la necesidad de legitimación del resultado aconsejan dicho trámite.

Por tanto, en esta reforma de la Constitución, debe incluirse también la posibilidad de un referéndum de independencia con determinadas cautelas como la imposibilidad de repetirse en un periodo largo de tiempo. Junto con ello, y antes de que se celebre, deberá aprobarse una ley orgánica que regule con detalle el proceso de independencia. Esto último es clave: el día después en relación con la deuda pública, las infraestructuras, la nacionalidad, los tratados internacionales, las relaciones fronterizas… debe estar definido unilateralmente por el Estado español antes del hipotético referéndum.

Solo entonces podrá celebrarse, y así un voto en favor de la unidad de la nación será una legitimación democrática de un nuevo proyecto de nación española. Este tipo de referéndum es la única alternativa clara para reforzar la nación española a largo plazo. El resto de estrategias son versiones de la 'del avestruz', seguro que desastrosas para la nación española y para el progreso de todos nosotros, los españoles (catalanes o no). Por supuesto, no es seguro que en el referéndum gane la opción del mantenimiento de la unidad de la nación española pero, al menos, todavía hay posibilidades de ello si se gestiona adecuadamente.

Combatiendo mitos ideológicos
Neoliberalismo intenta persuadirnos de que el mercado es el estado natural del hombre y que cualquier otra forma de organización social y política es artificial.
Juan Laborda  vozpopuli.com 27 Octubre 2016

Uno de los graves problemas que tiene la economía como ciencia social en el momento actual es que está repleta de mitología y de un lenguaje perverso que ha calado en la ciudadanía. En nuestro país, por ejemplo, los grandes medios de comunicación ocultan la existencia de alternativas económicas ampliamente respaldadas por la evidencia empírica, pero cuyas conclusiones van en contra de los intereses de sus acreedores. Uno de esos chascarrillos generalizado entre ciertos economistas es que el ahorro determina el ingreso. A nivel individual sí, a nivel agregado jamás. Ya lo hemos comentado hasta la saciedad. Y si a eso le unimos que el principio de demanda efectiva es dominante, invalidamos todo un discurso vacio alrededor de las famosas “reformas estructurales”. Es pura ideología, la neoliberal. Por eso tienen tanto pánico a la Teoría Monetaria Moderna. Invalida su discurso vacío.

El neo­liberalismo es un proyecto político que considera que el mercado es el mecanismo de procesamiento de información y asignación de recursos superior. Frente a la abundante evidencia histórica y antropológica en contra, intenta persuadirnos de que el mercado es el estado natural del hombre y que cualquier otra forma de organización social y política es artificial. Pero su fracaso está siendo estrepitoso. El desempleo, la ausencia de inversión productiva, la deflación salarial, la inflación de activos, el endeudamiento global, las desigualdades, el descenso productividad del trabajo y del capital, la caída de los PIB potenciales, la delicada situación del sistema bancario y el apalancamiento masivo de los bancos sistémicos, son sus consecuencias, profundamente interrelacionadas.

El gasto agregado crea ingresos agregados
El gasto agregado crea ingresos agregados, y no al revés. El gasto no se va a haber constreñido por los ingresos ya que hogares, empresas o estados pueden gastar más de lo que ingresan: cualquiera de los tres sectores puede incurrir en déficits ya que por lo menos uno de los otros sectores tendrá superávit. Sin embargo no es posible a nivel agregado que el gasto sea diferente a los ingresos ya que la suma de los balances sectoriales tiene que ser igual a cero. A nivel agregado, por lo tanto, la causalidad entre ingresos y gastos se produce a la inversa que a nivel individual y al revés de las tonterías pregonadas por ciertas escuelas netamente conservadoras.

Es vital entender que los déficits de un sector generan los superávits de otro de manera que cuando un sector incurra en déficit por lo menos uno de los otros tiene que tener superávit. Dado que la causa inicial del déficit presupuestario es el deseo de gastar más de lo que se ingresa, la causalidad va desde los déficits hacia los superávits y desde la deuda al patrimonio financiero neto.

Esta visión de las relaciones causales entre gasto agregado e ingresos agregados, y del principio dominante de la demanda efectiva versus las restricciones de ofertas se completa con la visión del dinero según la Teoría Monetaria Moderna. Desde el punto de vista de la teoría del dinero y la banca el cacao de las escuelas neoclásicas es épico. Desconocen que son los préstamos los que generan los depósitos, y no al revés. Y su visión del multiplicador monetario produce sonrojo.

El papel del dinero y el principio de demanda efectiva
En los manuales de texto macroeconómicos que se enseñan las universidades españolas, que todavía no se han reciclado, a pesar de la profunda evidencia en contra –véase este video divulgativo del Banco de Inglaterra-, se trata la oferta monetaria como exógena. Bajo este paradigma, las reservas crean depósitos, los tipos de interés son consecuencia de las leyes del mercado, el tipo de interés de referencia lo guían los mercados, y el racionamiento de crédito es consecuencia de la existencia de información asimétrica.

Pero esta explicación, asumida e interiorizada por la mayoría de los economistas, es falsa. En primer lugar, la oferta de dinero es endógena, es decir, no puede ser fijada de manera arbitraria por los Bancos Centrales, de ahí el fracaso más absoluto de la actual política monetaria global. La oferta de dinero en realidad viene determinada por la demanda de créditos y las preferencias del público. Por lo tanto, los créditos producen depósitos, y no al revés. Surge de esta interpretación la primera causalidad invertida del dinero: para que los bancos abran cuentas y concedan créditos no hace falta que primero tengan depósitos.

Como corolario, la creación de moneda crediticia no requiere que los bancos privados dispongan de reservas excedentarias. Los bancos crean créditos y depósitos, y a continuación se encargan de conseguir los billetes emitidos por el banco central, y demandados por los clientes, así como las reservas obligatorias exigidas por las leyes. De aquí surge la segunda relación de causalidad invertida: el dinero legal, o base monetaria, entendido como la suma de efectivo más reservas obligatorias, es una variable endógena que no puede ser fijada arbitrariamente por los bancos centrales.

Si juntamos ambas causalidades invertidas, se obtiene una implicación contraria a la visión convencional: el dinero legal o base monetaria se relaciona con los créditos realizados y el dinero bancario a través de un divisor del crédito. Por lo tanto el dinero bancario no es un múltiplo de la cantidad de dinero de curso legal o base monetaria. Al revés, la base monetaria es un cociente de la cantidad de dinero bancario.

Aunque parezca una obviedad, los modelos económicos deben tener en cuenta que los contratos están pactados en unidades monetarias, que las empresas tienen deudas y que las familias poseen activos. Las deudas constituyen una característica ineludible de las economías monetarias de producción, y la mayor o menor propensión de las familias a conservar o renunciar a los activos menos líquidos pueden provocar una crisis económica -hipótesis de inestabilidad financiera de Hyman Minsky-.

El motor de la economía es el gasto en inversión decidido con independencia de las decisiones de ahorro. En realidad es la inversión que deciden las empresas lo que determina la cantidad de ahorro. Para invertir no hace falta ahorro previo o depósitos preexistentes. La Ley de Say en una economía monetaria es falsa.

Bajo este análisis el principio de demanda efectiva es dominante. El principio de demanda efectiva nos dice que la producción se ajusta a la demanda. La economía es dirigida por la demanda y no por las restricciones que dependen de la oferta y de las dotaciones existentes. Los factores del lado de la oferta no constituyen una restricción ni siquiera a largo plazo. Pero ahí los tienen, erre que erre distrayendo al personal.

Bluf podemita
Cristina Seguí okdiario 27 Octubre 2016

Es una gran verdad que la abnegación revolucionaria de los líderes del marxismo suele ser de naturaleza ciertamente disoluta. Podemita. Diletante. Incluso infantil. Como un gatillazo frustrante. El “¿ya está?” acusador de la fémina tras las promesas de noche tórrida de un mascachapas ciclado con pinta de George Clooney. Una mezcla entre donna gorda, fofa y doctrinaria y un General Vlasov implacable cuyas exigencias es mejor pasear sobre los hombros partisanos de los demás. Garzón, Iglesias, Bescansa y Montero responden a ese cachondo ideal. ¿Qué queda de aquellos torsos homéricos de la época de ‘Rodea el Congreso 2014’? Demonios, de aquellos prototipos erotizantes, fibrados y forracarpetas de la causa para el alumnado de la Complu sólo quedan diputados de morfología de bombilla vintage. Aquella españolía media, pequeñita y fondona propia del Landismo de los 70. Del galope sedicioso de Floridablanca, Zorrilla y Cedaceros al “pasaremos a saludar con simpatía” de Iglesias. Oigan, la protesta no sé cómo irá, pero a mí, con este segundo escrache a la sede de la soberanía nacional me ocurre como con el Californication de los Red Hot: con semejante pérdida de músculo no creo que salga otro igual.

Ahora estoy confundida. Veo siestas de rastas podemitas en Business Class. A la insurrección desmotivada bostezando bajo el mostacho morenito de Espinar. Veo las manitas de Eduardo Maura forjando pelotillas de polución nasal en lugar de sublevación y desde la comodidad del escaño. Aquel espíritu de lucha que antes brillaba en las crines desprolijas y salvajes de Montero y Maestre ahora está deslucido. Fosco en cortas melenitas de Cleopatra tacañona. Esculpidas y evocando a aquellas oligarcas germanas y pesadísimas de la puñetera amenaza transnacional. En definitiva, que la turgencia antisistema de estos chicos está demostrando ser un bluf por su sumisión voluntaria al capitalismo en su única modalidad sonrojante: la del subsidio sine die, que es el que construye a este tipo de marxista ideal. Vamos, el forrado con el sudor proletario de los demás.

Alberto Garzón ya ha empezado a soliviantar a la tropa que se encargará de abjurar no sólo de la democracia representativa que ampara a Rajoy, sino también de la misma que hace lo propio con IU y Podemos: “Si aspiramos a conquistar el poder sólo mediante las elecciones estamos condenados al fracaso”. Emulando a Fuerza Nueva cuando acudía a reventar mítines al comienzo de la democracia, aunque al contrario que los fachas de izquierdas, hay que reconocer que al menos Blas Piñar acudía a dar la cara. Lo de “estos” es distinto, porque la lucha no es lucha cuando se delega. Es agitación por encargo. Cobardía de una nueva élite hortera, débil, caduca. Matonismo de manual.

Aunque he de reconocer que, a pesar de los tintes fascistas del enunciado, lo dicho por Garzón también me pareció una confesión lastimera y me llenó de honda ternura. En sus palabras había un trasfondo de claro perdedor en romántica actitud de bajada de pantalones. Y la pena que me produjo sublimó todo lo demás, incluida mi indignación. Después de todo, Garzón es esa amiga fea y sosa de la que siempre se acompaña una niña mona —Iglesias en el caso que nos ocupa— para salir a ligar sin la presión de la competencia. ¿Qué quieren que les diga? Debe de ser muy jodido.

El declinar de Europa
VICENTE LOZANO El Mundo 27 Octubre 2016

Cojan un globo terráqueo y mírenlo por Europa. Ahí está, entre América y Asia. Ahora, gírenlo unos grados a la derecha y paren a la altura de India, China y Siberia. Observen dónde y cómo queda Europa: una pequeña península en el Noroeste... Es la forma en la que el mundo empieza a ver al Viejo -Viejo- Continente. Y esto es así por méritos propios. Me recordaba David Ortega, catedrático de Derecho Constitucional y ex portavoz de UPyD en el Ayuntamiento de Madrid, que la UE ha pasado en sólo 11 años del máximo clímax integrador a las dudas crecientes sobre ese proceso. Fue en enero de 2005 cuando se intentó aprobar una Constitución Europea -ratificada por los españoles con un 81% de los votos-. No se logró y, desde entonces, la UE ha marchado hacia atrás, hasta el Brexit... por ahora.

Este fenazo en la unión se traduce en una pérdida de influencia de Europa en el mundo. El fiasco de Valonia en el acuerdo de libre comercio entre la UE y Canadá (CETA) es el ejemplo más reciente. Un Parlamento que representa a tres millones y medio de belgas ha tumbado un pacto que interesaba a unos 550 millones de europeos y canadienses. Seguimos negociando el TTIP con Estados Unidos, pero visto lo visto, ¿qué futuro tiene la UE en la época de la globalización si sacar adelante este tipo de acuerdos va a depender de un parlamento regional? No me refiero aquí a los términos concretos de esos acuerdos, aunque en general los considero favorables para los intereses de los ciudadanos, sino a la forma de negociarlos. Y lo que está claro es que si no llegan esos pactos, la UE -sus empresas- tendrá más difícil ser protagonista del proceso de globalización que está causando la mayor caída de los índices de pobreza del mundo en la Historia.

No es baladí que entre las 100 mayores empresas del mundo por valor en Bolsa sólo haya 14 de la UE -más siete del Reino Unido-, y bajando, por 56 estadounidenses y12 asiáticas, y subiendo. O que entre las 10 primeras se encuentren siete de EEUU y tres chinas. Y si hablamos de compañías de la nueva economía, las de la UE brillan por su ausencia. No hay googles, ni apples, ni facebooks en el Continente. Un ejemplo de aquí. Los dos grandes clientes en España de Correos en los envíos de paquetería -en el comercio electrónico-, con gran diferencia sobre los demás, son la norteamericana Amazon y la china Ali Baba.

Esto no es de ahora. Se ha ido gestando desde tiempo atrás. Lo que ocurre es que la crisis económica, y sus consecuencias en la vida política, han sacado a la superficie lo que antes se encontraba oculto: cuando todo fluía a velocidad de crucero, ha sido fácil seguir la corriente. Cuando los Gobiernos nacionales han tenido que coger los remos para navegar, hemos comprobado que no había coordinación.

En el ámbito de la política, el ejemplo palpable es el de los refugiados. Mientras la inmigración no causaba problemas, los países receptores han ido aceptando las llegadas de personas de terceros países. Cuando se ha hecho imprescindible aplicar una política de acogida común, cada Gobierno ha tirado por su lado y el resultado es la tragedia que vemos a diario: cientos de miles de refugiados en las fronteras de la UE, miles de ellos que mueren al intentar superarlas, y Europa es incapaz de dar una respuesta coordinada a esa catástrofe.

La recesión económica abrió las costuras de la UE de Norte a Sur. La crisis política lo está haciendo de Este a Oeste. Y comprobamos que los organismos comunitarios no están en disposición de atajar la deriva de los gobiernos. En ese caldo de cultivo crecen los movimientos populistas antiunión. El globo terráqueo gira.

@vicentelozano

Sexo, dinero y hordas podemitas
Los mentores de Podemos asaltando el Parlamento en Caracas son el mejor argumento para un PSOE constitucional
Hermann Tertsch ABC 27 Octubre 2016

Ya sabemos todos que en España se habla en debate público de lo que quiera la izquierda. La izquierda en general y la extrema izquierda en particular. Y es así por una exótica comunidad de intereses de propietarios de televisiones con pocos escrúpulos y la cúpula del Gobierno del Partido Popular, además de una hegemonía mediática izquierdista siempre promovida y financiada por la izquierda por lógica, y por la derecha por cobardía. Esto pasa con la corrupción, a diario y de forma obscena. Porque parece haberse asumido que robar para la izquierda es una forma algo irregular y poco burocrática de redistribuir. Mientras que la derecha roba por pura codicia para el Jaguar, el Rolex y el esquí en helicóptero. Ahí mismo está esa grotesca pirueta intelectual por la que los presidentes José Antonio Griñán y Manuel Chaves son unos señores honradísimos que jamás se han beneficiado personalmente con un par de miles de millones robados. Cuando ese dinero robado es lo que les permitió comprar y secuestrar voluntades durante décadas, convertirse en reyezuelos con mando incontestable y hacer de Andalucía su cortijo socialista de subdesarrollo, ignorancia y dependencia. Con poder y fortuna para hundir en la miseria y aupar a la opulencia a enemigos, amigos, familiares y compañeros. A ver si eso no es beneficiarse personalmente.

La doble vara es también escandalosa con las supuestas afrentas morales. Un alcalde del PP que dice que una señora tiene las tetas gordas sufre un acoso infernal, él y su familia. Si uno de Izquierda Unida dice que una señora, incluso la misma, tiene las tetas gordas, igual de gordas, se comenta un día, se sonríe y a otra cosa. Imaginen que un dirigente del PP hubiera dicho que sueña con darle una paliza hasta hacer sangrar a una presentadora de televisión. Pues el caudillo de Podemos lo dijo y aún esperamos a que sus jaurías feministas de ultraizquierda nos cuenten si les parece mal hacer sangrar a una mujer para la mejor excitación sexual de su líder o directamente comprenden el placer de Pablo Iglesias.

Todo esto serían meros ejemplos del encanallamiento y la vileza general de las televisiones, si no tuviera una vertiente política tan tóxica que es una causa principal del deterioro de la convivencia y de las instituciones. Las dos televisiones políticas de ese increíble y vergonzoso duopolio estaban volcadas en hacer campaña contra la gestora socialista y agitar en favor del voto del "No" en desacato de la decisión del Comité Federal. Les urge romper el PSOE. Para impedir su retorno al constitucionalismo. Los frentepopulistas, que el 26 de junio a las 20.00 horas se creían en La Moncloa, han fracasado en todo desde entonces. No les queda sino la pataleta. Y hacer planes para sembrar la violencia en las calles. Para lo que contarán como siempre con la ayuda inestimable y gratuita de dichas televisiones. Con dichas cadenas todo el día llenas de podemitas y de los periodistas omnipresentes, nadie, absolutamente nadie, ha sacado a colación muy pertinente el acto más escandaloso y brutal que en el escenario político internacional se ha producido estos días: el asalto al Parlamento venezolano por las turbas del régimen de Maduro, patrono y financiador de la dirección de Podemos. La noticia de que el Parlamento de Venezuela ha sido ocupado y violentado por las hordas del hampa que obedece a los mentores de Podemos habría ayudado mucho a explicar por qué el PSOE debe recuperar la hegemonía de la izquierda dentro de la Constitución y no entrar en alianza con grupos totalitarios dirigidos por agentes de un régimen delincuente. Que intenta en España como allí usar la violencia contra la ley. Pero el duopolio habla de lo que quiere. Y sus respectivas cadenas podemitas, siempre de lo mismo.

Destacado poeta, también fue uno de los fundadores de UPyD
Fallece Vidal de Nicolás, expresidente del Foro de Ermua
www.latribunadelpaisvasco.com 27 Octubre 2016

El primer presidente del Foro de Ermua, Vidal de Nicolás, ha fallecido hoy a los 94 años, según ha informado a EFE el máximo responsable de UPyD, Gorka Maneiro.

Vidal de Nicolás fue uno de los fundadores del Foro de Ermua, junto a políticos e intelectuales vascos contrarios al terrorismo de ETA y al nacionalismo connivente con los asesinos, como el pintor Agustín Ibarrola, el filósofo Fernando Savater y destacados dirigentes del PSE-EE y del PP de esa época. Años después también fue uno de los fundadores del partido Unión Progreso y Democracia (UPyD), junto con otros integrantes del Foro de Ermua y de Basta ya.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

El PSC y las SA de Podemos
Pablo Planas Libertad Digital 27 Octubre 2016

El PSC no es una sucursal del PSOE en Cataluña, sino un satélite del nacionalismo en Ferraz, un organismo parasitario al servicio del derecho a decidir, de los privilegios territoriales y del hecho diferencial. El PSC es en sí mismo un problema que se presenta como solución de sus propios desaguisados (Estatut y tripartitos), un accesorio inútil del que el PSOE haría bien en desprenderse, habida cuenta de que sus hermanos de Cataluña, el partido federado con sus propias normas y ritos, no es más que un lastre y una máquina de perder votos en su casa y en el resto de España, y además aboga por un referéndum sobre el futuro de España sólo para catalanes.

Hace ya mucho tiempo que el PSC se desligó del PSOE, cuya marca sólo airea en las elecciones municipales del cinturón rojo de Barcelona y en las generales, en las que era la primera fuerza de Cataluña hasta la irrupción de las plataformas podemitas, que acentúan un discurso social para ocultar que son como la CUP, radicales antisistema e independentistas furibundos, pero con la diferencia de que su radio de acción no se limita a los Països Catalans.

Así pues, el problema del PSOE en Cataluña no es el PSC. Es el síndrome del miembro ausente o la falta de un referente que sostenga sus mismos postulados y haga frente al separatismo sin complejos. En las últimas fechas han surgido dos iniciativas tendentes a reagrupar los votos y la militancia desencantada del PSC. Antonio Robles, exdiputado de Ciudadanos, ha presentado el Centro Izquierda Nacional, mientras que Julio Villacorta, exdirigente socialista y de UPyD, articula lo que pretende ser el PSOE auténtico en Cataluña. Harían bien los barones y la baronesa Díaz en atender esas iniciativas, que tal vez les sirvan para reintroducirse como especie política a partir de la orilla oriental del Ebro.

En caso contrario, el PSOE está condenado a la irrelevancia en Cataluña y a depender de unos dirigentes que han hecho de la traición una herramienta y sólo buscan el reconocimiento del catalanismo, la palmada en la espalda de Carles Puigdemont, la venia de Carme Forcadell y el amparo de Ada Colau, que les ha dado unos cuantos cargos en el Ayuntamiento de Barcelona para que no molesten.

El caso de la capital de Cataluña expresa a las claras el deterioro y degeneración del PSC. Barcelona era su bastión hasta que Jaume Collboni, amigo de Iceta y exdirigente de la UGT (el sindicato del que provienen Neus Munté, portavoz de Mas y Puigdemont, y cientos de altos cargos que se declaran separatistas), se quedó con cuatro concejales, incluido él, sobre un total de 41. Y en vez de dimitir se ofreció a Colau para lo que fuera menester. Igual que Iceta en el Parlament con Junts pel Sí. Lo raro es que Meritxell Batet, la cabeza visible del grupo del PSC en Madrid, no haya anunciado aún su solidaridad con las SA de Podemos y su cerco al Congreso. En Barcelona ya van de la mano.

El silencio que más duele
FERNANDO LÁZARO El Mundo 27 Octubre 2016

Desde luego a muchos ha sorprendido la decisión de la Audiencia Nacional, siguiendo la ruta fijada por su Fiscalía, de considerar delitos de terrorismo la "cacería" a los guardias civiles y sus mujeres en Alsasua (Navarra). A otros tantos -que no son precisamente de la izquierda abertzale- les ha molestado. No quieren ya "ruido" con el asunto etarra. Desde el minuto uno hubo voces (reconocidas y no) hablando de "hechos aislados", evitando referirse al terrorismo y alejándolo del concepto de kale borroka -aquello de los "chicos de la gasolina", como los bautizó un ex líder nacionalista de ingrato recuerdo-. Pero la Audiencia ve terror mientras esta cacería se convirtió en una manifestación contra la Guardia Civil. Y resulta que a cuatro representativas víctimas del terrorismo se les dejó solas -triste soledad- y los "nuevos demócratas" las calificaban de "fascistas"... Se ha ganado la batalla de la pistola. Pero aún queda pendiente la batalla de la calle (el duro silencio de los demócratas es el que más duele) y la de la memoria. Mucho camino por recorrer.

Tampoco quiere garantizar el bilingüismo
El PSC, a favor del adoctrinamiento político en los colegios
El Parlament tumba, con los votos de los socialistas, de JxSI, CSQP y la CUP, una iniciativa del PPC que instaba al Govern a garantizar la neutralidad e imparcialidad política en todos los centros escolares de Cataluña sostenidos con fondos públicos. Sólo C's apoya a los 'populares'.
R. Moreno gaceta.es 27 Octubre 2016

El PSC, junto a JxSI, CSQP y la CUP, ha tumbado este martes una propuesta de resolución del PPC que pedía a la Generalitat tomar urgentemente las medidas necesarias para garantizar la neutralidad e imparcialidad política en todos los centros escolares de Cataluña sostenidos con fondos públicos. Además, proponía aplicar medidas correctoras y disciplinarias en los centros educativos que hayan permitido la presencia de propaganda política en sus instalaciones, pero el único partido que ha apoyado al PP catalán ha sido Ciudadanos.

Durante el debate y la votación de esta iniciativa, que se ha tratado en la Comisión de Educación, la diputada popular María José García Cuevas ha denunciado que “en determinados colegios se permite la colocación de carteles explícitamente políticos en las instalaciones escolares, que publicitan posicionamientos claramente partidistas”.

Y ha hecho hincapié en la gravedad de que el centro permita propaganda política o de actos políticos en sus instalaciones, “pues se está influyendo en los menores, induciéndolos a aceptar como más legítimas las opciones políticas publicitadas”.

La popular subrayado que el adoctrinamiento de menores en los centros educativos “es un hecho lamentable, que nos hace retroceder en calidad democrática, un comportamiento propio de regímenes totalitarios, que debemos rechazar y evitar”, y ha abogado por “garantizar de forma urgente a los ciudadanos que pueden enviar a sus hijos al colegio público tranquilos de que nadie los va a utilizar para aspiraciones políticas personales, ni los va a engañar generándoles una sensación de agravio y confrontación en relación a las instituciones y reglas de nuestro Estado de Derecho”.

“Instituciones y reglas que, además, compartimos con las sociedades avanzadas de nuestro entorno, y que se basan en la primacía de la legalidad y de los derechos individuales, y en el respeto por los tribunales y las decisiones judiciales”, ha sentenciado.

Otros posicionamientos polémicos del PSOE
Cabe recordar que gracias al PSC, el pasado mayo, poco después de entrar en el Gobierno de la podemita Ada Colau, el Parlament también rechazó una propuesta del PPC para que los funcionarios hablen en castellano, y que en julio la Cámara volvió a tumbar con los votos de los socialistas catalanes otra iniciativa de los populares que instaba al Govern a garantizar el bilingüismo en el sistema público escolar y a cumplir las sentencias del Supremo.

Asimismo, ha posibilitado que Gerona retire la medalla de la ciudad al Rey, y que se vete la presencia de la Legión en la Semana Santa en Barcelona.

A esto se suma también que la alcaldesa de Santa Coloma de Gramenet (Barcelona), la socialista Núria Parlon, está a favor de romper la soberanía nacional y de que el PSOE ha votado contra la unidad de España en Baleares, donde un ‘pancatalanista radical’ gobernará Palma gracias a su apoyo.

Y no es todo. Según ha alertado recientemente Jorge Campos, presidente de Círculo Balear, en Palma hay una instrucción que impone el catalán como requisito obligatorio para los proveedores de servicios que quieran contratar con este Consistorio, en manos del socialista José Hila. La plataforma constitucionalista ha instado a la Abogacía del Estado a denunciar al Ayuntamiento.

También quería imponer el catalán a las empresas privadas la presidenta de Baleares, la socialista Francina Armengol, que gobierna con los nacionalistas de Més y el apoyo externo de Podemos, pero ante la polémica suscitada se vio obligada a recular el pasado julio. No obstante, mantiene un 'apartheid' lingüístico, según viene denunciando Círculo Balear. "Un calvario", que su presidente, Jorge Campos, le hizo saber al Rey el pasado agosto, en la recepción que el Monarca ofreció a una representación de la sociedad civil balear, en el Palacio de la Almudaina.

Campos le trasladó la "vulneración de derechos y de la legalidad vigente", que supone la "imposibilidad de estudiar en español en los centros educativos públicos de Baleares", así como en el resto de comunidades autónomas con lenguas cooficiales.

Cabe recordar que el presidente de Círculo Balear es, además, promotor de Castellanohablantes, una entidad, que engloba a 12 plataformas, que se presentó en sociedad el pasado junio y fue gestada por la necesidad de dar una solución nacional a un problema nacional: más de 16 millones de españoles sufre una discriminación lingüística si su lengua es la oficial del Estado.

POLÉMICA EN CATALUÑA
Carrefour se apunta al lenguaje de los separatistas
La cadena de supermercados francesa afirma que compra diariamente "en 57 lonjas del l'Estat espanyol" en una publicidad aparecida en Cataluña y que ha encendido las iras de muchos de sus clientes
Carlos Lospitao Estrella Digital 27 Octubre 2016

“Comprem diàriament per a tu en 57 llotges de l’Estat espanyol”. O lo que es lo mismo, “Compramos diariamente para ti en 57 lonjas del Estado español”. Este es el anuncio que ha aparecido en varias publicidades de Carrefour, en Cataluña. Si el lector se acoge a la literalidad de la frase interpretaría que la cadena francesa de supermercados insinúa que las lonjas, y por lo tanto el pescado que adquiere, son adquiridas a la Administración Pública Española. Por su parte, Carrefour, ante la polémica suscitada fuera de Cataluña reconoce que se trata de un “lamentable error” y afirma que lo “subsanarán en futuros folletos”.

Carrefour corre peligro de perder muchos de sus clientes en España. Una simple frase y su traducción han comenzado a cambiar la visión que muchos usuarios tenían sobre la cadena. La publicación corporativa en la que se define a España como “L’Estat espanyol” sólo se ha podido ver en Cataluña, pero en la sociedad digital en la que vivimos es muy difícil ocultar un “lamentable error”, como define Carrefour a la expresión empleada, al resto de ciudadanos.

Así, una imagen de la cuña publicitaria ha comenzado a correr como la pólvora en las redes sociales. Los comentarios de indignación ya se agolpan en la cuenta oficial de la cadena de supermercados que, en principio y ante el revuelo mediático causado, alegó que estaba redactado en catalán y que cumplían la ley, según un usuario que se dirigió a ellos a través de su página web.

Estrella Digital se puso en contacto con el departamento de prensa de la compañía francesa para aclarar si el folleto era real o había sido trucado con algún programa informático. En un primer momento, Carrefour hizo caso omiso a la petición de este diario de conocer su versión. Tras una segunda consulta, fuentes de la compañía afirmaron estar “extrañados” porque su política lingüística es “muy sensible” con estos temas. Al final, reconocieron los hechos como un “lamentable error” y confirmaron que será subsanado en los próximos folletos publicitarios.

La expresión “L’Estat espanyol” es utilizada por los separatistas para referirse a España. En el pasado, fue la fórmula empleada por el régimen franquista para dar nombre a España en tratados internacionales y otros documentos. Hoy es correcto es referirse al Estado Español para hablar de las instituciones y organismos de Gobierno y Administración del Reino de España, por lo que la frase empleada por Carrefour en su anuncio sólo sería válida si las 57 lonjas con las que trata la compañía francesa fueran públicas.

El revuelo por el lenguaje separatista se produce sólo unos meses después de que Carrefour comprará 36 hipermercados a Eroski, del grupo Mondragón. Por último, aclarar que Carrefour no ha concretado en qué plazo de tiempo subsanará su error, tampoco la cantidad de publicidades que han sido distribuidas con esta desacertada frase, ni los soportes utilizados para ello.
 


Recortes de Prensa   Página Inicial