AGLI Recortes de Prensa   Lunes 31  Octubre  2016

La alianza PP-Podemos augura una legislatura corta y mala
Federico Jiménez Losantos Libertad Digital 31 Octubre 2016

Mariano irá al Congreso en febrero y será entronizado como candidato eterno, disolverá las Cortes en mayo y nos obligará en junio a elegir entre su peste y el cólera podemita.

Lo malo no es que Rajoy no pueda gobernar de otro modo; es que no le da la gana. Y esta fea Investidura ha servido para demostrar en sólo dos días que sin Mariano no podía haber Gobierno, pero con él es imposible tener un Gobierno de España capaz de ser lo primero al servicio leal de la segunda. Si en el primer discurso leído estuvo aseado, en el debate, dueño ya de su discurso y de su payasesca gesticulación se entregó de lleno, con la sórdida colaboración de la Presidenta del Congreso, a lo que ya intentó en la anterior: investir a Iglesias como alternativa no sólo a su gobierno sino al régimen constitucional. Porque si la alternativa a Rajoy es Podemos, la alternativa es de sistema no de Gobierno. Y ese crimen de lesa patria y lesa libertad es lo que muchos se niegan a ver, aunque bien a la vista está.

La absoluta cerrazón marianil
Si en el debate quedó claro que Rajoy sigue apostando por machacar al PSOE y coleguear obscenamente con Podemos, ayer, poco antes de la votación, no perdió la ocasión de desquitarse de su obligada mansedumbre. Tras decir que, por supuesto, iba a dialogar, aclaró, muy campanudo, que eso no implicaba ceder en lo fundamental, que para él es, simplemente, no ceder. Muchos pensamos que Rajoy debería mantener la reforma laboral y plantar cara al separatismo ilegalizando a la ETA y cortando la financiación del separatismo catalán, pero en Rajoy la cerrazón lindante con el autismo no se refiere a nada concreto, porque en nada cree, sino en el simple hecho de tener que contar con alguien para gobernar. Él dejó claro que seguirá en lo mismo y con los mismos, incluso para no hacer nada, pero él y sólo él.

Con una escuálida mayoría de 137 escaños, esa apuesta por sí mismo contra todo y contra todos aseguraría una legislatura de medio año. Sólo una cosa lo impide: que la alternativa sea Podemos. Por eso sus televisiones seguirán al servicio del matonismo podemita y sus aliados, incluido 'Snchz'. Claro que eso coloca a España ante el abismo comunista-separatista, pero como es lo único que le garantiza el poder a Rajoy, el Gobierno del PP va a seguir apostando por Iglesias para destruir al PSOE y aislar a Ciudadanos.

Naturalmente, esta sórdida alianza de Rajoy e Iglesias podría facilitar la resurrección del PSOE y el crecimiento de Ciudadanos. Una mayoría de españoles quiere cambios dentro del campo constitucional y aborrece a los extremistas. Pero los partidos políticos llegan a la opinión pública a través de los medios de comunicación y el control de Soraya y 'Carmenfavó' de la inmensa mayoría es hoy tan apabullante que ni un PSOE decente ni C´s van a tener la menor oportunidad de llevar sus ideas de reforma a la ciudadanía.

Los periodistas, peores que los políticos
Yo estoy convencido -y en esta legislatura recién nacida vamos a tener ocasión de comprobarlo- de que el problema más grave entre los muchos que aquejan a España no son los partidos políticos sino los medios de comunicación, que legitiman y animan al Ejecutivo a atropellar a los demás poderes, del Judicial al Legislativo, y que han convertido lo que debería ser un valladar de la sociedad civil frente a los abusos de Poder político en un gallinero de aclamación del despotismo contra las libertades.

Generalizando un poco, pero sólo un poco, puede decirse que sólo hay un enemigo peor para la libertad que los políticos: los periodistas. Es verdad que los medios de comunicación están enfeudados económicamente de forma casi absoluta a los partidos y/o gobiernos estatales o regionales que los mantienen a flote (PRISA) o los hunden, a voluntad. Pero nunca los periodistas que escriben, hablan y televisean se han mostrado tan serviles y complacientes con el despotismo partidista. Y no sólo con el que ahora padecemos sino con el mucho más salvaje que Podemos quiere implantar.

Y nunca como en este debate de investidura se ha visto con claridad que la corrupción de los partidos sólo es superada por la idiocia y la malicia de los que deberían criticarla. Infame fue la actuación de la Presidenta del Congreso ante la matonería de Iglesias o Rufián, que han podido insultar de forma repugnante a diputados con nombre y apellidos y a partidos enteros sin que la Presidenta les privase del uso de la coz, que no palabra. Y es que esa protección del matonismo obedece al mismo guión graciosiño de Rajoy con Iglesias, respondiendo a las injurias al PP en plan Club de la Comedia.

Pero lo peor, a mi juicio, no es que Mariano empezara tolerando el insulto a los diputados del PP y terminara haciendo chistes con sus sms a Bárcenas, demostrando lo muy en serio que se toma la lucha contra la corrupción. Ni siquiera que Pastor desprotegiera el honor de la Cámara y de los que hace pocos meses se sentaban junto a ella en la bancada del PP. Lo peor es que la mayoría de los periodistas, algunos de ellos jóvenes, listos y con vocación de independencia, no se dieran cuenta de la gravedad del asunto y no abroncasen a Rajoy y a Ana Pastor por hacer chistes o permitir los rebuznos del Rufián o del Matón, aspirante a Gorila de todas las Españas.

Con Podemos no hay estabilidad posible
Por esta politización de los medios, en manos del PP y al servicio de Podemos; y por esa especie de graciosa banalización del mal que está imponiéndose en el periodismo español -la escuela es antiespañola: TV3- la fuerza del PP se mantendrá, pero la de Podemos no dejará de crecer. Y como una fuerza antisistema no puede nunca mantener el sistema y como un partido solo nunca puede ser un sistema político, si no es una dictadura, me temo que esta legislatura será mala y durará poco. Actualizando algo el refrán: Por San Juan a las urnas irás; y si no fueres, a Susana lo debes.

Naturalmente, si Susana Díaz y la parte mayoritaria del PSOE mandara al Grupo mixto a los que ayer rompieron la disciplina de voto y rompiera todos los pactos municipales y regionales con Podemos, forzando al PP a desalojarlos de sus televisiones, la fuerza de los matones podemitas desparecería. Pero como no espero de este PP decencia ni de este PSOE valor, creo que Mariano irá al Congreso en febrero y será entronizado como candidato eterno, disolverá las Cortes en mayo y nos obligará en junio a elegir entre su peste y el cólera podemita. Hasta que gane el cólera

El precio de la Moncloa para Podemos
José García Domínguez Libertad Digital 31 Octubre 2016

Pablo Iglesias Turrión posee muchas posibilidades para llegar a ocupar esa alta magistratura antes incluso de haber cumplido los cuarenta.

Nada en el discurso del jefe de la oposición durante la investidura de Rajoy invitó a inferir que quien lo pronunciaba estuviese en disposición de ser en breve el próximo presidente del Gobierno de España. Y sin embargo, Pablo Iglesias Turrión posee muchas posibilidades para llegar a ocupar esa alta magistratura antes incluso de haber cumplido los cuarenta. Algo que va a depender en gran medida de él y solo de él. Porque la fantasía balsámica con la que se pretende exorcizar ese riesgo desde las instancias creadoras de opinión, esto es que Rajoy, el mismo Rajoy que no acometió ninguna transformación de calado estructural cuando dispuso de una cómoda mayoría más que absoluta en las Cortes las va a emprender todas de golpe con apenas 135 diputados pelados y las lágrimas de Pedro Sánchez comiéndole la moral (y las primarias) a la Reina del Sur y su gestora de chusqueros, no es más que eso: una fantasía. Una fantasía, la de que todo en España irá volviendo a la normalidad de siempre al compás de la recuperación del crecimiento del PIB, que se sustenta en el error de no haber entendido el cambio cualitativo que se oculta tras ese medidor estadístico. Y es que, a diferencia de lo que por norma ocurrió desde los gloriosos sesenta, aquí y ahora, más crecimiento del PIB ya no es sinónimo de más clase media sino de más precariado.

La vieja España de los cabreros rojos y los cabreros azules logró civilizarse un poco gracias a la eclosión de la clase media a partir de la segunda mitad del siglo XX. Una civilidad efímera que se está llevando por delante la destrucción acelerada de esa misma clase media que exige la nueva división internacional del trabajo en el seno de la Eurozona. Esta crisis se la hemos hecho pagar, sobre todo, a los jóvenes menores de cuarenta años surgidos de sus filas. Y ellos nos han devuelto el golpe votando a Podemos. Desde que, en 2008, arribó a la península la Segunda Gran Depresión, aquí hemos enviado al paro a 16 empleados temporales, que eran los jóvenes de las plantillas, por cada indefinido despedido, que son los protegidos por los sindicatos y blindados por los convenios colectivos. Un dato, un simple dato, que sirve por sí solo para entender de dónde ha salido la mitad de esos cinco millones de votos que hay detrás de Pablo Iglesias en el hemiciclo del Congreso (la otra mitad, ni siquiera sabe qué es eso de firmar un contrato temporal). Pero si el anterior aún no fuera suficiente, repárese en este otro dato: de los jóvenes españoles que logran entrar en el mercado de trabajo con veinte años o menos, el 40% todavía sigue atado a un contrato temporal con cuarenta y cinco años cumplidos. Existencias al filo de la navaja de modo crónico que no se ven reflejadas por ningún lado en las cifras del PIB.

Porque el PIB puede seguir creciendo en el futuro inmediato, claro que sí, pero eso no va a hacer que cambie el modelo productivo. Y mientras eso no cambie, nada en España volverá a ser normal. Iglesias, pues, podría ganar las próximas elecciones, pero ello exige que Podemos trascienda las lindes de ese nicho ecológico de cinco millones de votos que le provee el precariado urbano y juvenil. Para soñar con el cielo no hace falta mucho más que la demagogia escénica de siempre en las tertulias-circo de La Sexta. Para soñar con la Moncloa, en cambio, se antojan imprescindibles, como mínimo, dos millones de votos que tendrán arrancarle al PSOE. ¿A quién si no? Algo que exigirá un urgente aggiornamento ideológico a Podemos. En su día, el abandono precipitado del marxismo nominal que aún figuraba en los estatutos del PSOE no fue más que eso: el pago del preceptivo peaje simbólico para acceder al electorado tibio que les abriera las puertas de la mayoría en el Congreso. El mismo pago que luego se vería forzada a realizar la difunta Alianza Popular, aquel partido depositario de las esencias sentimentales del franquismo sociológico y que jamás hubiera superado la barrera del testimonialismo marginal sin un intenso lavado de cara, el que daría origen al actual PP. ¿Estarán dispuestos ellos a romper su apasionado idilio con la Antiespaña de Rufián & Cía. para alcanzar esos dos millones de votos que les faltan en Cáceres, Albacete, Granada, Salamanca y demás parajes de la otra España, esa que todavía se tiene a sí misma por una vieja gran nación europea? Lo dudo. Demasiada patria para Pablo.

La herencia de Rajoy en materia laboral
Alejandro Inurrieta  vozpopuli.com 31 Octubre 2016

El mercado laboral en España, frente a los irresponsables que jalean cada cifra positiva como algo sobrenatural se encuentra en una tesitura realmente peligrosa. No basta con analizar los datos puntuales de la EPA, las del paro registrad es mejor ignorarlas, ni tampoco los de la Seguridad social, porque nos darán fotos fijas en un momento del tiempo. Pero lamentablemente, y por mor del electoralismo barato que nos inunda, solo nos quedamos en el número que nos interesa para proclamar el fin de los problemas estructurales que nos acechan.

Los problemas estructurales del mercado laboral siguen sin ser abordados en España
Por empezar por el principio. Existe una realidad palpable y objetiva y es que hay dos estructuras paralelas en el mercado laboral español: la economía formal, de la que sabemos más o menos sus cifras, aunque con una calidad de las estadísticas mejorable, y la economía informal, de la que prácticamente no sabemos nada, y de la se hacen estimaciones a vuela pluma para justificar que el paro en España no es tan alto como muestran las cifras oficiales. Esto ya nos da idea de qué tipo de país tenemos en el que existen supuestos empresarios que prefieren contratar en negro para ahorrarse los costes laborales, pero también las medidas de seguridad e higiene, de ahí que seamos uno de los países con mayor siniestralidad laboral.

La existencia y el desconocimiento de la economía informal revela e gran fracaso de todas las Administraciones públicas.
El segundo aspecto reseñable, y del que se habla poco, es que la economía española es incapaz de generar empleo suficiente para todos los activos, siendo la tasa de paro mínima alcanzada, con Zapatero, por cierto, del 7%. Esto, que es común a muchas economías, se explica por la incapacidad de invertir suficientemente por parte del sector privado, ya que el sector público está restringido y así lo notamos todos los días al entrar en un Hospital o visitar colegios o Universidades. Las grandes empresas apenas crean empleo en términos relativos y las PYMES están en una coyuntura que les incapacita para tirar de la ocupación. No hay que olvidar que un logro de las últimas legislaturas, que arranca con el admirado Felipe González, ha sido menguar y diluir el empleo industrial, aquel mejor formado, más productivo y con mejores salarios, para apostarlo todo por los servicios de bajo valor añadido, turismo, hostelería y comercio, para poder presentar cifras positivas. Sin capacidad de innovación, con baja calidad educativa y un número de hogares en situación socioeconómica mala o muy mala muy elevado, el crecimiento de la productividad se ha situado en cifras cercanas acero o incluso negativa.

España no llegará al pleno empleo nunca dado el ritmo de inversión pública y privada
Esta apuesta por lo más fácil y lo que da más redito político, junto con la estructura demográfica, reduce el crecimiento potencial de la economía española a cifras ridículas, aunque sí permite crear este tipo de empleo basura con tasas de crecimiento económico bajo. Esto es así, en parte, por los factores exógenos que nos han beneficiado más que a otras economías de nuestro entorno, como es la desviación de comercio en el sector turístico, que nos ha situado ante cifras nunca vistas, gracias a la situación geopolítica Oriente Medio, África o Turquía. Pero al mismo tiempo, ha elevado de forma significativa la tasa de temporalidad en el empleo, aunque no estemos en máximos. Esta dualidad del mercado laboral ha sido objeto de estudio de forma recurrente, llegándose a conclusiones muy discutibles, como que la solución pasa exclusivamente por un cambio en la legislación sobre contratación, el llamado Contrato Único. No siendo el objeto de este artículo, sí parece que esta no es la única solución plausible, ya que la estructura productiva a la que nos dirigimos, aunque similar en algunos casos a a de otros países, no permite eliminar fórmulas contractuales que los que contratan necesitan. Esta lacra no se ha solventado bajo ningún gobierno, y seguramente seguirá oscilando con el ciclo, pero el drama estructural se queda.

La dualidad y la mala calidad del empleo son ya un elemento estructural
Las últimas reformas laborales se han hecho a imagen y semejanza de la CEOE, aunque sin alcanzar todavía su programa máximo. Estas normas han ido en la dirección neoclásica, es decir, culpar del desempleo a los costes relativos (salarios) por lo que una vez eliminada la supuesta rigidez sindical, las empresas pueden pagar el salario que deseen al desaparecer prácticamente el convenio sectorial. Las condiciones laborales se pueden modificar de forma unilateral, y el trabajador ha perdido el derecho a la negociación colectiva de facto, aunque la Constitución lo consagre. Esta pérdida de salario no es coyuntural y ha venido para quedarse, lo que sin duda seguirá presionando al alza las cifras de pobreza relativa y el número de hogares que no pueden hacer frente a gastos imprevistos.

La CEOE consiguió el fin del derecho a la negociación colectiva de facto en PYMES y nadie se atreverá a cambiarlo
Por tanto, estamos ante un escenario a futuro tenebroso, con amplios colectivos de población cuya vida laboral será cada vez más corta e irregular, con rentas percibidas cada vez más bajas y una capacidad de ahorro tendente a cero, por lo que no tendrán acceso a ninguna fórmula de pensión pública, y por supuesto tampoco privada. El poder de negociación de los trabajadores ha desaparecido y en todas las negociaciones políticas, PP-C,s o PSOE-C,s no se recogía ninguna modificación, más allá de retórica. El triunfo histórico que ha supuesto el desmantelamiento de la negociación colectiva para las empresas nadie se atreverá a revertirlo, porque las fuerzas que han forzado todo tipo de tropelías en el PSOE son las mismas que lo impedirían.

Finalmente, otro efecto del desmoronamiento del mercado laboral en España es la actividad, variable prociclica que nos avanza las perspectivas de los agentes en relación al empleo. Si miramos dos puntos fijos en el tiempo nos encontramos con que desde 2011 (3trim) hasta 2016 (3trim) el empleo apenas ha crecido en 43.000 personas, pero el desempleo ha descendido en más de 677.000. Gracias a esta brusca caída de la actividad la tasa de paro se ha podido reducir del 24% hasta el 18,9% actual, es decir porque los activos se van o abandonan el mercado laboral. Es por ello, que tenemos en España más de 15 millones de inactivos y 18,5 mill ocupados. Con estas cifras es prácticamente imposible cerrar la brecha del sistema de Seguridad Social que tiene en la actualidad un agujero de más de 20.000 mill€.

Solo la caída de la actividad permite reducir el desempleo poco a poco
En suma, la herencia que recoge Rajoy de sí mismo es terrible, a pesar de la euforia. El desempleo se reduce en gran parte por la reducción de la actividad, la temporalidad es del 27% y la Seguridad Social está en riesgo real de quiebra, si no hay cambio en la financiación. Los salarios siguen en niveles ínfimos lo que ayuda al deterioro de la Seguridad Social, y los niveles de subempleo nos llevarían la tasa de paro U6 a niveles superiores al 24%. Si a esto le añadimos la mala calidad del empleo, el deterioro de la industria y la alergia a la investigación que ha demostrado Rajoy, solo podemos esperar que los 1,4 mill de hogares con todos los miembros en paro y los 5,4 mill. con todos los miembros inactivos, se eleven hasta marcar nuevos records.

La Junta ocultó informes que discutían el funcionamiento de su Administración paralela
Andalucía ocultó informes jurídicos que negaban que el personal laboral de la Administración “paralela” pudiera desempeñar labores de funcionario.
Pedro de Tena Libertad Digital 31 Octubre 2016

Los informes emanaron de la Asesoría Jurídica de la Consejería de Hacienda y Administración Pública, dejaban en entredicho, según subraya el blog El Demócrata Liberal, la reordenación del sector público y su administración paralela abordada por José Antonio Griñán, mediante un decretazo en 2011, convertido después en Ley.

A causa de las consecuencias prácticas de esas normas jurídicas impulsadas por el PSOE, UGT y CC.OO. pero apoyadas asimismo desde Izquierda Unida, Ciudadanos e incluso por el PP, altos cargos de la Junta podrían haber incurrido en la comisión de presuntos delitos de prevaricación y usurpación de funciones, a sabiendas del contenido de unos informes que fueron ocultados.

En estos informes se negaba que personal contratado por la Junta al margen de los procedimientos que rigen para los funcionarios, pudieran actuar en calidad de tales, algo que se ha venido haciendo sistemáticamente. De hecho, la imputación del actual alcalde de Granada, Francisco Cuenca, se debe a estas prácticas irregulares de nombramientos y otorgamiento de funciones administrativas a personal no adecuado.

Es más, muchas de las Agencias conceden subvenciones con "interventores" que no son funcionarios, es decir, sin fiscalización previa, incumpliendo la Ley 38/2003, General de Subvenciones. Por ejemplo, la empresa pública VEIASA, que realiza los controles de comprobación e inspección técnica de vehículos, lo hace con personal no funcionario -antes lo era-. Precisamente el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía ha anulado parte de un Decreto de la Junta que otorgaba a dicha sociedad esas funciones públicas -esta cuestión está pendiente de sentencia del Tribunal Supremo-

Ocultación de dos informes de la Junta
El Demócrata Liberal ha destapado que hubo dos informes de la Asesoría Jurídica de la Consejería de Hacienda y Administración Pública, perteneciente al Gabinete Jurídico de la Junta de Andalucía, suscritos por la Letrada Jefe, Araceli Morato Pérez, y fechados a 22 de febrero y 1 de marzo de 2011.

En dichos informes silenciados por la Junta de Andalucía se establecían unos límites definidos para las actuaciones del personal laboral de los entes instrumentales de la Junta de Andalucía –y del propio personal laboral de la Administración General -, límites que han sido incumplidos una y otra vez en dichos entes instrumentales -Agencias, Fundaciones, Sociedades Mercantiles, etc.- durante muchos años con conocimiento de los órganos directivos de la Consejería de Hacienda y Administración Pública y de otras Consejerías.

En el informe de 22 de febrero de 2011, "relativo al tratamiento que debe darse a las potestades públicas en los estatutos de las agencias afectadas por la reordenación del sector público", destinado a todas las Consejerías afectadas por entes instrumentales, se concluía que no se pueden otorgar de forma generalizada potestades administrativas a sectores o ámbitos de actuación, sino que hay que descender a cada puesto de trabajo concreto…para poder aplicar a cada uno las posible funciones, según ley y no meramente según disposiciones reglamentarias.

Sin embargo, el Servicio Andaluz de Empleo (SAE) con una Resolución de la Dirección Gerencia, de 24 de enero de 2012, dejó en manos de las Jefaturas de Servicio, de las direcciones de las oficinas del SAE y puestos asimilados, la atribución de funciones propias de funcionarios a su personal laboral.

En el segundo informe, de tres páginas y complementario del anterior, se reserva exclusivamente a los funcionarios todos aquellos "actos de voluntad que obliguen a los particulares, en el sentido de que se pueda exigir su obediencia, o si no se obedecieran forzarse a conformarse a ello", o lo que es lo mismo, todos los actos que sobrepasan el ámbito del Derecho común, "con privilegios y poderes coercitivos que obligan a los ciudadanos".

El primero de los informes ocultados fue solicitado por la Secretaría General para la Administración Pública, cuyo titular fue Manuel Alcaide Calderón durante el periodo comprendido entre el 9 de noviembre de 2010 y el 26 de junio de 2012.

Tal informe tuvo que ser conocido por la Comisión General de Viceconsejeros, presidida por la titular de la Consejería de la Presidencia, cuando se debatieron los distintos Estatutos de las Agencias Públicas Empresariales que fueron después aprobados por distintos Decretos del Consejo de Gobierno que otorgaron potestades administrativas al personal de dichas Agencias, que se regía exclusivamente por el Derecho laboral según la propia Ley de Administración de la Junta de Andalucía.

En los últimos años han desempeñado la presidencia de la Comisión General de Viceconsejeros Mar Moreno (22/03/2010 - 05/05/2012), Susana Díaz (07/05/2012 - 07/09/2013) y Manuel Jiménez Barrios desde el 09/09/2013, y la Presidencia de la Junta José Antonio Griñán (23/04/2009 - 07/09/2013) y Susana Díaz desde el 07/09/2013.

¿Son nulos estos actos administrativos?
Como destaca El Demócrata Liberal, disposiciones y actos que hayan incumplido la legislación vigente sobre las funciones del personal laboral, podrían ser anulados. Además, si tales disposiciones y actos se perpetraron a sabiendas de la existencia de dichos informes de la propia Junta de Andalucía, podría estar ante presuntos delitos de prevaricación.

Esto es, los centenares de millones de euros en subvenciones y ayudas que se tramitaron con un personal que presuntamente usurpaba las labores propias de funcionarios y otras autorizaciones, reintegros de ayudas públicas, daciones de fe pública, registro de documentos, etc., efectuada por ese personal no funcionario no han mantenido "las notas de objetividad, imparcialidad e independencia" que exige el Tribunal Comunitario, refiriéndose a la Unión Europea.

Por ejemplo, un hecho escandaloso, que aún no ha sido investigado por la Fiscalía General de Andalucía, fue la modificación en 2014 de los Estatutos de la Agencia Idea, siempre en todas las salsas de las irregularidades en Andalucía. Se trataba, con tal modificación, de otorgar potestades administrativas a personal laboral.

La Letrada de la Junta, Tatiana Ayllón Vidal de Torres, ocultó al TSJA en la contestación a la demanda presentada por la asociación de funcionarios Defiendo mi Derecho y la Gestión Pública la existencia de dichos informes, así como la naturaleza de la vinculación laboral del personal directivo de la Agencia IDEA, denuncia el mencionado digital.

Igualmente, en el recurso contra la modificación de los Estatutos de la Agencia Andaluza de la Energía, la también letrada de la Junta, Helena García Rodríguez, ocultó igualmente en la contestación a la demanda, suscrita el 17 de mayo de 2016, la vinculación de los directivos con la Agencia mediante contratos de alta dirección, de naturaleza laboral.

En este caso, incluso se equiparaba el nombramiento de un Director General de una Consejería con el del Director Gerente de la Agencia, diciendo que ambos eran nombrados por el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía. Ocultaba, pues, que el director de una Agencia "paralela" firma un contrato laboral mientras que el Director General de la Junta se rige por el Derecho Administrativo.

Susana Díaz conocía estas ilegalidades
La Cámara de Cuentas, controlada por los grandes partidos desde su puesta en marcha a finales de la década de los 80, tuvo conocimiento en el caso de la Empresa Pública del Suelo de Andalucía, en 2011, de que su personal laboral ejercía potestades administrativas.

El gobierno de Susana Díaz conoce naturalmente que agencias públicas empresariales como IDEA, la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional para el Desarrollo, Agencia Andaluza de la Energía, Agencia de Servicios Sociales y de la Dependencia, etc., de la Junta de Andalucía, que manejan cientos de millones de euros de los presupuestos andaluces, están actuando al margen de la Ley con su personal laboral.

Incluso la Fiscalía general de Andalucía, que tuvo conocimiento del tema por una denuncia, archivó el caso porque, dijo, no le estaba permitido abrir lo que llamó una "causa general" contra la Junta de Andalucía. Sin embargo, Los hechos han demostrado que la "generalidad" de la causa ya está en los numerosos juzgados que instruyen estos casos.

La Junta, organizada administrativamente con un tinglado dual, el oficial y legal y un tinglado paralelo donde la arbitrariedad y la discrecionalidad campan por sus respetos, ha permitido y sigue permitiendo que el personal laboral de muchos de esos entes instrumentales -Agencias, Sociedades Mercantiles, etc.-, incluido el personal directivo con contrato de alta dirección, sigan ejerciendo funciones que no pueden realizar, incluida la gestión de los fondos procedentes de la Unión Europea.

Pide 'cooperación' con Podemos
Sánchez admite que intentó un pacto con los que quieren romper España
El exsecretario general del PSOE responsabiliza al "sector financiero" y los "medios de comunicación" de la abstención de su formación en la investidura de Rajoy y pide una "reforma constitucional" para reconocer a Cataluña como nación.
Agustín Benito gaceta.es 31 Octubre 2016

El ex secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha acusado al "sector financiero" de utilizar a medios de comunicación, incluso "supuestamente progresistas", para impedir un pacto entre el PSOE y Podemos para alcanzar el Gobierno, y ha censurado la campaña "abusiva" e "insultante" que según él se hizo en prensa escrita y "algunas televisiones" en medio de la crisis socialista.

En una entrevista en La Sexta en la que ha analizado su dimisión como secretario general y la situación actual del PSOE, Sánchez ha admitido que "hubo conversaciones con Podemos y los independentistas" para formar un Gobierno alternativo tras el 20D y el 26J y ha defendido que el PSOE debe "hablar y negociar con los nacionalistas vascos y los independentistas catalanes". En este sentido, ha señalado que la "crisis en Cataluña se tiene que resolver votando bajo un acuerdo, la reforma constitucional". "España es una nación de naciones. Cataluña es una nación dentro de otra como lo es también el País Vasco. Esto es algo que tenemos que reconocer y que tenemos que articular en una reforma constitucional para que sienta integrada dentro de España”.

Sánchez, que en todo momento ha hecho guiños al electorado de Podemos, ha abogado por un mayor "entendimiento" y "cooperación" entre el partido liderado por Pablo Iglesias y el PSOE. "Si mi partido quiere seguir siendo alternativa de Gobierno tiene que mirar de tú a tú y trabajar codo con codo con Podemos. Me equivoqué al llamarles populistas", ha reconocido antes de asegurar que meditará con la militancia si se presenta a las primarias para dirigir de nuevo el PSOE, algo que según ha reconocido le gustaría: "No voy a faltar a la cita".

Además, ha cargado contra la gestora por obligar a los miembros del grupo parlamentario socialista a una abstención en bloque: "Era innecesario. No se tenía que haber producido ese desgarro", y por querer ponerle en "una situación imposible" haciéndole elegir entre romper con el mandato del Comité Federal o salir del Congreso, opción que finalmente ha escogido. "Algunos de mis compañeros querían quitarme la plataforma para que en el proceso de primarias tenga menos recursos contra los aparatos del partido que lógicamente actuarán a favor de otras candidaturas".

Sánchez ha pasado de "puntillas" sobre los resultados electorales del PSOE bajo su liderazgo -los peores de su historia- asegurando que "lo importante es que se hace con los escaños y que él defendió al PSOE como alternativa al PP y no poniendo en cuestión su identidad" y ha confesado que decidió oponerse a la investidura de Rajoy tras una conversación con el propio presidente del Gobierno en la que este le dijo que necesitaba al PSOE tanto para la investidura como para gobernar. "Rajoy me convenció para el 'no es no'", ha dicho, justo antes de reivindicar el rumbo que había tomado el PSOE desde que él accedió a la secretaría general y volver a criticar a la gestora por una decisión -la abstención- que "no comparten los militantes, los votantes y los cargos medios del partido".

Ha dicho haber recibido, a raíz de su dimisión tras un Comité que ha definido como "vergonzoso", mensajes de políticos como Manuela Carmena, Albert Rivera, Pablo Iglesias y Alberto Ruiz Gallardón. "Lo que me ha sorprendido para mal es que hay dirigentes del PSOE que no me han escrito desde entonces", ha zanjado.

Finalmente, ha dejado un recado para los dos miembros del PSOE que más han criticado su gestión, Susana Díaz y Felipe González. Respecto al expresidente del Gobierno ha dicho que "muchos militantes del PSOE ya no se reconocen en él" y sobre la presidenta de Andalucía ha asegurado que "tiene que dar un paso al frente y presentarse al congreso extraordinario si de verdad quiere liderar la formación" y le ha pedido una "reflexión" sobre su papel en los dos años de su liderazgo. "El socialismo andaluz debe ser un factor de estabilización del socialismo español. Díaz a los pocos meses de ser elegido dijo que no compartía la estrategia. Una organización política no puede estar sufriendo la agenda personal de un dirigente".

Madrid era una checa: había cuatro por cada kilómetro cuadrado
Una investigación dirigida por Alfonso Bullón de Mendoza ha descubierto que en la capital existían 345 checas, 120 de ellas sin inventariar en la «Causa general» que se hizo durante la posguerra.
Jorge Vilches. Madrid. La Razon 31 Octubre 2016

Entre julio y octubre de 1936 se produjo la gran represión, el terror rojo. Madrid se llenó de checas; alrededor de 345 tribunales populares. La Dirección General de Seguridad del gobierno republicano dejó la purga en manos de los partidos y sindicatos del Frente Popular. En aquellos primeros meses de la Guerra Civil se produjo la primera fase de la revolución: la liquidación del enemigo. Las checas contaban con la documentación electoral de las autoridades, lo que fue muy útil para una represión masiva ya que 220.000 personas votaron al Frente Popular y 180.000 a la derecha.

La represión en estas condiciones era sencilla. Es más; los revolucionarios asesinaron al 30% de la policía madrileña y la sustituyeron con chequistas. Ocuparon edificios emblemáticos, como el Cinema Europa, en la calle Bravo Murillo –hoy un centro comercial–, o el Círculo de Bellas Artes; incluso conventos, como el de las Salesas Reales. Allí llevaban a los «fascistas», definidos como aquellas personas que no eran de izquierdas, y los encarcelaban, interrogaban, torturaban y asesinaban. Algunos pasaron por varias checas hasta que eran incluidos en una «saca». En esos meses la ratio de muertos a manos de los chequistas fue de veinticinco al día. Todo cambió cuando Santiago Carrillo, Margarita Nelken y el PCE se ocuparon de la represión: la liquidación se racionalizó, al estilo estalinista y nacionalsocialista, y se llegó a episodios como la matanza de Paracuellos del Jarama, entre noviembre y diciembre de 1936.

El equipo de investigación dirigido por Alfonso Bullón de Mendoza, catedrático de Historia en la Universidad CEU San Pablo, y compuesto por los historiadores Francisco Marhuenda, Sara Izquierdo Álvarez, Ángel David Martín Rubio, y Jaime Escolar García, ha llevado a cabo un estudio tan esencial como escalofriante de la represión revolucionaria en Madrid durante la Guerra Civil. Al calor de la Ley de Memoria Histórica, y tras cinco años de trabajo, el equipo ha localizado y cartografiado las 345 checas madrileñas –hallando 120 que no estaban inventariadas en la «Causa General» que se hizo en la posguerra–, a las que suman 23 prisiones oficiales y diez comisarías. A esto han añadido dos bases datos –de víctimas y chequistas–, que dan un panorama muy completo del terror que se tuvo que vivir en la ciudad desde 1936.
Sin defensa del 31

Tras el golpe de Estado del 18 de Julio, el Gobierno renunció a controlar a los revolucionarios. En la práctica, las autoridades de la República fueron sustituidas por comités comunistas, socialistas y anarquistas. No hubo una defensa del régimen de 1931, sino la intención evidente de hacer la revolución. A esto el equipo de investigación de Alfonso Bullón lo llama, con razón, «colapso republicano». Las milicias frentepopulistas no distinguieron entre la ofensiva contra los sublevados y el exterminio en la retaguardia. El instrumento fueron las checas, nombre dado a la policía política bolchevique en 1917. Los comunistas ponían al frente de la checa a un jefe, y los anarquistas a un comité. Los nombres eran muy variados, desde «Agrupación Socialista», a «Ateneo Libertario», o «Comité de Vecinos». La excarcelación de presos comunes al inicio de la revolución provocó que algunos montaran su propia checa como modo de vida y ajuste de cuentas.

El informe de la investigación clasifica las checas en oficiales –como la «Escuadrilla del Amanecer», dependiente de la Secretaría Técnica del Director de Seguridad–, políticas o sindicales –las montadas por el PSOE, la CNT o Izquierda Republicana–, y las de milicias, que combatían en el frente y actuaban como jurado y ejecutores.

La actuación de estas checas era conocida y apoyada por el Gobierno republicano; especialmente tras la creación en agosto del 36 del Comité Provincial de Investigación Pública, llamado Checa de Bellas Artes, y luego de Fomento. La Dirección General de Seguridad dio atribuciones a aquel comité frentepopulista para que actuara sin límites, y le enviaba los presos políticos para su exterminio.

Más de la mitad de las víctimas fueron detenidas de julio a octubre de 1936, entre la creación de la checa de Bellas Artes y la formación de las Milicias de Vigilancia de Retaguardia de la mano del socialista Ángel Galarza. A partir de ahí, las checas se dedicaron a asesinar de forma sistemática a miles de presos.

La mayor parte de los chequistas abandonaron Madrid junto al Gobierno en su huida a Valencia ante el avance de las tropas sublevadas. Fue entonces cuando la ciudad quedó en manos de la Junta de Defensa, con Santiago Carrillo al frente del Orden Público, y organizó la represión y muerte de los «fascistas», como en Paracuellos del Jarama y Torrejón de Ardoz.

El método de liquidación social está perfectamente recogido en el informe. La checa interrogaba al detenido con cuantos medios fueran necesarios para sacarle confesión de idea política o creencia religiosa. La tortura hacía que la persona dijera cualquier cosa. A continuación, era declarado «culpable» pero se le entregaba un papel que ponía «libertad». A la salida le montaban en un coche y le asesinaban. Los crímenes y registros en domicilios iban acompañados de robos. Otras checas conducían a los detenidos en autobuses o camiones hasta las afueras, donde los asesinaban y tiraban a una fosa previamente abierta.
Servicio de recogida

Los espacios que ocuparon las checas, descubiertos por el equipo de investigación de Alfonso Bullón, nos muestran un mapa inédito de un Madrid salpicado de centros de detención y asesinato. Había cuatro checas por kilómetro cuadrado, lo que aumenta si se suman las cárceles. La mayor concentración estaba en los distritos Centro, Palacio, Latina y Universidad, y en el extrarradio en Vallecas y Pueblo Nuevo.

El Ayuntamiento de Madrid dispuso de un servicio de recogida de cadáveres, que eran trasladados al Cementerio del Este y tirados en fosas comunes. Nunca será posible saber cuántas víctimas hubo de las checas, ni dónde están. En torno al 10% eran mujeres, 25% militares, y 21% religiosos.

El informe de esta investigación pionera, que tendrá forma de libro, fue presentado a Francisca Sauquillo, presidenta del Comisionado de la Memoria Histórica del Ayuntamiento de Madrid, a quien se propuso la colocación de placas en los lugares de las checas más emblemáticas –como en los edificios hoy del Ministerio de Hacienda, Agencia Tributaria, Casa-palacio del duque del Infantado, o Palacio de la Prensa–, la creación de un centro de interpretación, y la elaboración de rutas culturales para el conocimiento imprescindible y completo de la guerra en la ciudad.
Madrid era una checa: había cuatro por cada kilómetro cuadrado
Los asesinatos y torturas de comunistas y socialistas

Cada checa tenía su lugar de ejecución. La del Radio Comunista del Oeste mataba en Ciudad Universitaria, Casa de Campo, Carretera del Pardo y Puerta de Hierro. La socialista, sita en Marqués de Riscal, lo hacía en la Pradera de San Isidro. Los anarquistas del Ateneo Libertario de Vallehermoso asesinaba en la calle Bravo Murillo, y otros los enterraban en el cementerio de las Concepcionistas franciscanas. El socialista García Atadell convirtió en checas dos pisos en Marqués de Cubas y otro en Montera para el asesinato y el robo, acumulando un buen tesoro con el que huyó. La checa de la Agrupación Socialista Madrileña, en Fuencarral, 103, contaba con un censo electoral para las matanzas, hasta el punto de que cavaron una enorme fosa en Boadilla. La checa «El Castillo», en Alonso Heredia, 9, se distinguió por las torturas: hierros candentes y arrancamiento de uñas. El Círculo Socialista del Sur mataba en los altos del Hipódromo, por arma de fuego, entre las once de la noche y la madrugada. Los edificios públicos, religiosos o de espectáculo fueron utilizados, como el teatro Beatriz, en Claudio Coello, 47, la Residencia de los Maristas o la estación de Atocha. j. v.

PRIMER ANIVERSARIO DE EL ESPAÑOL
Balance del primer aniversario de El Español: 55 reformas e ideas para mejorar España
Numerosos y reputados expertos analizaron los cambios necesarios en el seminario de este diario.
John Müller El Espanol 31 Octubre 2016

La celebración del I Aniversario de EL ESPAÑOL, tras una semana de coloquios desarrollados en la Universidad Camilo José Cela de Madrid, ha dejado una fructífera cosecha: 55 reformas, ideas o planteamientos que merecen la pena ser considerados por los españoles. Todos ellos fueron formulados por expertos que abarcan desde la reforma constitucional y política hasta las pensiones, pasando por los presidentes de tres de las nuevas instituciones llamadas a modernizar el Estado (Comisión Nacional de Mercados y Competencia, Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal y Consejo de Transparencia y Buen Gobierno), un aspirante a la Presidencia del Gobierno, Albert Rivera, y un ex presidente, José Luis Rodríguez Zapatero.

Este es el resumen de una semana donde EL ESPAÑOL ha puesto al día la agenda de las reformas que necesita España.

REFORMA CONSTITUCIONAL Y POLÍTICA
1.- Reforma de la Constitución de 1978. Los expertos son partidarios de una reforma constitucional aunque son conscientes de que, como describió Jorge de Esteban, en la población española hay cinco actitudes: los que quieren seguir como están, los que quieren introducir cambios limitados en la Constitución para mejorar las cosas, los que quieren evolucionar hacia un Estado federal, y dos posturas extremas que, además, podrían requerir procesos constituyentes para sustituir el régimen de 1978, la de quienes quieren un Estado centralizado y la de los que desean un Estado plurinacional.

El consenso de los expertos gira en torno al Informe del Consejo de Estado de 2006 que propuso la eliminación de la discriminación de la mujer en la sucesión a la Corona, la inclusión de los nombres de las 17 comunidades y dos ciudades autónomas en la Carta Magna, la reforma del Senado y la llamada cláusula europea, un artículo que plasmaría la voluntad de España de participar en la construcción europea. Esta propuesta es un mínimo común denominador. Sin embargo, los expertos, especialmente del PSOE, propugnan una reforma más ambiciosa (como se verá en las propuestas más adelante).

2.- Reforma del artículo 168 de la Constitución. Este artículo contiene las reglas para reformar la Constitución. Para modificar aspectos fundamentales, el procedimiento es extraordinariamente agravado. Requiere la aprobación de dos tercios del Congreso y el Senado, la disolución de las Cortes y una nueva aprobación por la siguiente Legislatura por dos tercios de los votos. Y después, un referéndum popular de ratificación. Aunque los expertos coinciden en que “la única forma de mantener viva una Constitución es reformarla” fue Jorge de Esteban quien propuso directamente su modificación. Según De Esteban, este artículo ha hecho que fuera más fácil modificar las leyes fundamentales del franquismo para pasar a un sistema democrático que reformar la Carta de 1978.

3.- Reforma del Senado. La transformación del Senado en cámara de representación territorial al modo del Bundesrat alemán es una idea que el PSOE ha hecho especialmente suya. Este Senado sería pieza clave de un modelo federal que fijaría el Estado autonómico, como explica Gregorio Cámara, responsable del comité de sabios del PSOE para la reforma constitucional. Santiago Muñoz Machado, en cambio, se muestra partidario de la eliminación del Senado y de la implantación de un sistema unicameral. Piensa que habrá regiones que no querrían participar en un Senado paritario, en igualdad de condiciones con otras de menor tradición.

4.- Eliminación de la discriminación de la mujer en la sucesión real. Esta reforma es quizá la única que cuenta con un consenso casi absoluto en la sociedad española.

5.- Cláusula europea. La Constitución no hace referencia al proceso de integración de España en Europa que se inició ocho años después de aprobado el texto. Este proceso no sólo ha estructurado la identidad política sino que ha modificado el ejercicio de las competencias entre los distintos poderes del Estado. Esta cláusula, que a primera vista parece contar con un amplio consenso, podría ser cuestionada o matizada por partidos radicales que rechazan la actual gobernanza europea.

6.- Cierre del modelo autonómico, federalización y ‘la cuestión catalana’. Esta propuesta abarca desde aquellos que entienden el cierre del modelo autonómico como la mera inclusión del nombre y número de comunidades autónomas en el texto constitucional a los que prevén cambios radicales, como la creación de un Estado plurinacional al estilo boliviano. Muñoz Machado, uno de los mayores expertos en descifrar el título VIII de la Constitución, plantea que al menos se deberían eliminar los preceptos transitorios y detallar el reparto de competencias. También aboga por aclarar conceptos como la “federalización” que propugna el PSOE.

A este respecto, Gregorio Cámara indicó que el estado autonómico se ha desarrollado con lógica federal, pero con desorden y sin rigor. Su planteamiento incluye recuperar una cara olvidada del federalismo a la que también apuntó Francesc de Carreras: la cohesión y la lealtad institucional. Sobre el reparto competencial, Cámara argumentó que hay muchísimo trabajo avanzado en las sentencias del Tribunal Constitucional sobre los estatutos de autonomía de segunda generación.

Fue Muñoz Machado quien subrayó que en este aspecto de la reforma constitucional se incardina “la cuestión de los catalanes”, que consideró compleja, porque será muy difícil explicar a sus ciudadanos de que no existe el derecho de secesión. Es urgente hacerlo, subrayó. El ex presidente José Luis Rodríguez Zapatero coincidió en esa urgencia. Por su parte, Francesc de Carreras sostuvo que los nacionalistas no van a estar nunca contentos en un Estado que no sea el propio y abogó por incrementar la lealtad institucional bajo un modelo federal.

7.- Reforma de los partidos políticos. Hubo una clara discrepancia entre los constitucionalistas y los politólogos respecto de los partidos políticos. Los primeros estuvieron de acuerdo en que los partidos han alcanzado un enorme poder en nuestro sistema democrático gracias a que la Constitución los protegió en exceso para que apoyaran la Transición. Los segundos consideraron que los partidos son esenciales para el buen desarrollo del proceso democrático y que cualquier reforma puede tener efectos inesperados e indeseados.

Mientras Gregorio Cámara apostó por promover la democracia interna de los partidos a través de la Ley de Partidos y, sobre todo, a través de las normas de financiación, Francesc de Carreras descartó ese camino y sostuvo que la única forma de que modifiquen su conducta de manera efectiva es cambiando el sistema electoral.

8.- Reformas del sistema electoral. La discrepancia sobre los partidos políticos entre constitucionalistas y politólogos se reprodujo en este asunto. De Carreras se mostró a favor de copiar el sistema alemán que otorga dos votos al ciudadano, uno para el diputado y otro para la lista del partido. Su propósito es mejorar la democracia interna y la representatividad de los diputados.

Su postura a favor del modelo alemán (no de cambiar la cultura partidaria) fue cuestionada desde distintos ángulos. Cámara dijo que no se debía sacralizar el sistema alemán. Alberto Penadés subrayó que el 70% de los alemanes desconocen cómo funciona su sistema. El propio elector, además, suele anular el efecto buscado al votar “en plancha”, es decir favoreciendo a todos los candidatos de un partido. Pablo Simón subrayó que idénticos sistemas pueden producir resultados diversos. “No sobrevaloremos el rol de la ingeniería institucional”, añadió.

Berta Barbet precisó los tres subtemas que cuelgan de la reforma electoral: mejorar la representación electoral y evitar sesgos, limitar el poder de los partidos en la confección de las listas y favorecer la gobernabilidad.

8.1.- Mejorar la representatividad: 400 escaños. Aquí hubo coincidencia entre los constitucionalistas y los politólogos: la clave de bóveda de la reforma es la circunscripción. Cámara abogó por eliminar de la Constitución la referencia a la provincia como circunscripción electoral y situarla en una ley. Pablo Simón propuso elevar a 400 el número de diputados, lo cual mejoraría la proporcionalidad entre escaños y votos (los escaños que elige Soria requieren menos votos que los de Tarragona, por ejemplo). Frente a los constitucionalistas que plantearon que la circunscripción sea única o coincidente con la comunidad autónoma, Penadés abogó por circunscripciones pequeñas y homogéneas.

8.2.- Limitar el poder de los partidos en la confección de las listas. La propuesta de Penadés citada en el punto 8.1 permitiría que en vez de gestionar listas de 40 candidatos, en una circunscripción más pequeña se presentaran sólo 7 u 8. Esto mejoraría la calidad de la representación. Sin embargo, los politólogos se esforzaron por demostrar que cuando el poder del partido sobre sus diputados se debilita, también se producen problemas. Algo similar sugirió el ex presidente Rodríguez Zapatero al referirse oblicuamente a la situación de su partido en torno a la disciplina de voto en la investidura de Mariano Rajoy.

8.3.- Gobernabilidad. De Carreras recordó que un sistema electoral debe buscar un equilibrio entre mejorar la representatividad y garantizar la gobernabilidad. Pablo Simón también valoró que el sistema español ha funcionado bastante bien, garantizando sobre todo la alternancia política, “asunto no menor”. El ex presidente Rodríguez Zapatero subrayó que no ve clara la necesidad de promover una mayor proporcionalidad que ocasione más fragmentación en el Congreso. “Me ha tocado gobernar sin mayoría y sé lo difícil que es eso”, dijo.

9.- Adoptar el sistema de “investidura constructiva”. Pablo Simón propuso cambiar el mecanismo previsto en el artículo 99 de la Constitución para designar el Ejecutivo. “Si no lo cambiamos ahora tras 300 días sin Gobierno, no sé cuándo lo haremos”. Pidió adoptar el sistema de “investidura constructiva”, como el que prevén los estatutos vasco y asturiano, que en la segunda votación para la formación del gobierno sólo permiten votar a favor o abstenerse. De esta forma, se evitan las mayorías de bloqueo. La propuesta es muy coherente con el espíritu de la moción de censura constructiva que la Constitución española copió en 1978 de la alemana.

Alberto Penadés también señaló la necesidad de reflexionar sobre el plazo perentorio de dos meses para formar gobierno que funciona como un incentivo para el partido que quiere forzar la repetición de elecciones.

10.- Reforma del Tribunal Constitucional. Muñoz Machado propuso la reforma de este tribunal en el sentido de separar mejor a sus miembros de la política y mejorar su marco competencial. El jurista propone que las disputas competenciales entre administraciones sean resueltas por los tribunales ordinarios y también algunos recursos de inconstitucionalidad con el fin de evitar la excesiva concentración en el TC.

11.- Regular los lobbies. “Este es un campo virgen, donde hay amplias posibilidades de mejora”, planteó Pablo Simón al recordar que en nuestro país no existe una legislación sobre lobbies. Ciertas instituciones, como la Comisión Nacional de Mercados y Competencia (CNMC), han adoptado las buenas prácticas implantadas por la Comisión Europea, pero no hay un desarrollo legal en España.

12.- Erradicar malas prácticas legislativas. No todos los problemas de gobernanza en España proceden de defectos constitucionales, sostuvo Muñoz Machado. Albert Rivera estuvo de acuerdo en que la Constitución “no es responsable de todo lo malo que pasa en España”. Hay cuestiones que son fruto de simples malas prácticas. Por ejemplo, el abuso del decreto ley para sortear el debate sosegado en el Congreso. La sustitución de normas sin motivo que provoca inestabilidad legal. Leyes que producen reformas constitucionales en la sombra al alterar el reparto de competencias o el orden de las cosas. Leyes que se cambian con precipitación sin acudir a los expertos, como ha sucedido con las leyes de régimen de las administraciones públicas donde ningún experto administrativista fue consultado.

REFORMA EDUCATIVA
13.- Un pacto educativo impulsado por el Rey. Existe un amplio consenso de que se debe alcanzar un pacto nacional en torno a la Educación tanto entre los partidos políticos como con los distintos sectores interesados para modernizar y dotar de estabilidad el sistema. Pero la idea de que este pacto sea promovido por el Rey o por la presidenta del Congreso es del filósofo y educador José Antonio Marina, quien considera crucial que tenga este rango. “Desde el siglo XIX la educación española está ideologizada hasta la médula”, afirma. Esta es la razón por la que, en 38 años, España ha visto ya siete leyes educativas. “La ideología es a la educación lo que la mixomatosis a los conejos”, remachó.

14.- Un sistema educativo para la “sociedad del aprendizaje”. Marina sostiene que el sistema educativo debe orientarse no hacia la “sociedad del conocimiento”, sino a la “sociedad del aprendizaje”. No sólo hay que transmitir habilidades y conocimientos a los estudiantes, sino enseñarles estrategias para seguirlos adquiriendo e incorporando de manera cotidiana durante toda su vida. Esto requiere adaptar los programas y planes de estudio con ese objetivo

15.- Universidades con su financiación ligada a resultados. A la universidad española se le critica no sólo por su ausencia en los ránkings sino por una realidad más ominosa: la baja empleabilidad de los egresados. La propuesta de Ciudadanos, por ejemplo, es ligar los ingresos de las universidades a la empleabilidad. Rivera fue claro al respecto: “La universidad española se está convirtiendo en un lugar de frustración”.

16.- Educación infantil obligatoria y gratuita entre 2 y 3 años. Ciudadanos también ha propuesto incluir en el sistema de educación obligatoria y gratuita la educación infantil de 2 a 3 años. En este segmento es donde los rendimientos son crecientes. Una pequeña mejora a estas edades tiene una fuerte repercusión en los individuos posteriormente.

17.- Reforma de la formación profesional. La “reformulación del entendimiento entre las aulas y el mundo laboral” es el objetivo de la reforma de la Formación Profesional que distintos sectores vienen propugnando a la vista de los buenos resultados de la Formación Dual en Alemania. La reforma debería abarcar los estudios de alto nivel, es decir la formación profesional de nivel universitario que demanda la industria, y procesos como la digitalización creciente.

REFORMA DEL MERCADO LABORAL
18.- Mejorar la reforma laboral. Hay un acuerdo en que la reforma laboral ha provocado disgustos a todos, pero era necesaria. El secretario de Estado de Empleo, Juan Pablo Riesgo, defendió una reforma laboral que es capaz de crear empleo cuando la economía española crece a tasas inferiores al 1% mientras en el pasado se requería al menos una tasa del 2,5%. Sin embargo, admitió que se debe actuar sobre lo que no ha funcionado bien y señaló tres áreas: seguridad jurídica de los cambios, competitividad y reducción de la dualidad. Toni Roldán, de Ciudadanos, afirma que el equipo de Fátima Báñez es “potente y responsable y saben dónde están los problemas”. Roldán abogó por reducir la dualidad, apoyar a los trabajadores pobres con un impuesto negativo y mejorar la formación profesional.

19- Reformular las políticas activas de empleo. Estas políticas figuran entre las medidas a corto plazo para mejorar nuestro mercado laboral. Falta información para conocer cuánto cuesta recolocar a cada parado de larga duración. Hay que introducir flexibilidad para decidir los contenidos que se enseñan. Cesar Molinas cuestionó el papel de predominio que patronal y sindicatos han tenido en este asunto hasta ahora. “Nos gastamos mucho dinero con una eficacia bastante pobre”.

20.-La necesidad de la concertación social. Patronal y sindicatos coincidieron en la necesidad de la concertación social a través de la negociación colectiva y de que éste es un factor que ordena e impulsa la economía. “El hecho de que no estemos de acuerdo en todo no significa que no podamos ponernos de acuerdo”, dijo el líder de CCOO. En ese sentido, hay un tira y afloja en torno a la negociación colectiva. Los sindicatos quieren tener más poder y que los convenios de rango superior manden sobre los de empresa, pero los empresarios temen perder flexibilidad. Mas hubo consenso en torno a lo que dijo Pepe Álvarez, secretario general de UGT: “La concertación social es valor añadido”.

21.- Contrato único, pero también por tiempo definido. Los sindicatos no creen que el contrato único sea la panacea, pese a la reciente sentencia sobre la indemnización de los interinos. Aunque están de acuerdo con él para combatir la dualidad y las discriminaciones, conocen la realidad de España y saben que tendrá que existir además un contrato por tiempo definido para sectores como agricultura o turismo. “La temporalidad, cuando tiene causa, es razonable”, advirtió Fernández Toxo.

22.- El absentismo, el problema invisible. Antonio Garamendi, presidente de Cepyme, puso este asunto sobre la mesa. Las mutuas gastan 4.000 millones de euros al año por el absentismo de los trabajadores españoles y Garamendi estima que las empresas pierden una cantidad similar. Es importante que la sociedad tome consciencia del problema que representa.

23.- Abordar la “uberización” de las relaciones laborales. Juan Pablo Riesgo señaló que este asunto será clave en la próxima legislatura. Qué tipo de relación laboral liga a los agentes de la economía colaborativa y qué reflejo jurídico tiene eso es uno de los problemas que ocupará en el corto plazo a los expertos del Ministerio de Empleo. Una sentencia reciente en Londres es un anticipo de este asunto.

24.- La revolución de los “millenials” en las plantillas. Las nuevas generaciones se relacionan con sus empresas de manera diferente a como lo hacían sus padres. El 60% de los empleos del futuro no se conocen hoy. La rotación voluntaria en los puestos de trabajo está creciendo. Retener talento en las empresas es cada vez más difícil. La Generación Z prefiere una hora para salir a hacer running cada día que más días de vacaciones pagadas y tampoco quiere un trabajo para toda la vida, sino que se mueve por proyectos, cambiando de empresas y hasta de país según sus intereses. La coexistencia de distintas generaciones, con intereses contrapuestos, cambiará las relaciones laborales dentro de las empresas.

REFORMA DE LA JUSTICIA
25.- Reforma de la Justicia. Hubo consenso en que es un buen momento para abordarla. “No más mañaneos”, dijo el ministro de Justicia Rafael Catalá. Francisco Lesmes, presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial, coincidió: “Pongámonos de acuerdo”. También los representantes de los jueces. Catalá esbozó las líneas generales de su Estrategia Nacional para la Justicia. Prefirió ese nombre al de pacto, que evoca un acuerdo de partidos. Abogó por una reforma integral, completa, estructural y evaluable para conseguir una Justicia más transparente, accesible y mejor gobernada. “Una justicia digital, con menos dependencia del papel; una justicia innovadora, mediante la implantación de la Oficina Judicial y Fiscal en todo el territorio nacional; o una Justicia con un sistema de gestión procesal común”.

Los participantes coincidieron con el magistrado Antonio García Paredes, de la Audiencia Provincial de Madrid, en que hay dos tipos de problemas: de organización y funcionamiento que no permiten atender a las demandas de los ciudadanos con calidad y rapidez, y de falta de independencia o apariencia de politización. “La combinación de estos dos problemas está generando un tercero, la progresiva pérdida de confianza de los ciudadanos en la Justicia”, añadió García Paredes.

25.1.- Reforma de la organización territorial. Existe consenso en que la administración de Justicia debe evolucionar hacia un nuevo modelo de organización basado en órganos judiciales colegiados denominados "tribunales de instancia" (aquí un análisis sobre estos del juez decano de Melilla, Emilio Lamo de Espinosa). Todas las asociaciones de jueces los apoyan.

25.2.- Creación de más plazas de jueces. Abogados, procuradores y letrados coincidieron en que faltan jueces en España. Tenemos 11,2 jueces por 100.000 habitantes mientras la media europea es de 21 por 100.000 y Alemania tiene casi 25 por 100.000, según datos de Jueces por la Democracia. En este sentido, la decana del Colegio de Abogados, Sonia Gumpert, y el presidente del Consejo General de Procuradores, Juan Carlos Estévez, insistieron en la necesidad de crear más plazas de jueces, promesa incumplida por todos los gobiernos.

26.- Despolitización de la Justicia. Las asociaciones coincidieron en la politización. Mientras unos señalaron al Tribunal Supremo como “campo de batalla de los políticos”, otros apuntaron a que ésta procede del reparto de los vocales del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). Hubo discrepancia en torno a si la politización es real o percibida, pero para los efectos entre la ciudadanía da lo mismo. El presidente del CGPJ recordó que España está entre los seis países donde los ciudadanos tienen peor opinión de la independencia judicial: “A los seis países que van en cabeza de percepción de independencia favorable, los jueces del Tribunal Supremo los nombra el gobierno, a propuesta del Ministerio de Justicia. Los seis peores, entre los que está España, son los que tienen un Consejo de justicia”. Carlos Lesmes sostuvo que hay un mito que daña a su actividad. “Creo que lo que hay que atajar es el modelo de nombramiento. Hay que reducir drásticamente la discrecionalidad de los nombramientos”, indicó.

26.1.- Cambio en el sistema de elección del CGPJ. Hubo varias propuestas en el sentido de modificar la forma de elección de los vocales del CGPJ para eliminar la politización de la institución. Las asociaciones judiciales apoyan la elección por parte de otros jueces, recomendación del Consejo de Europa al gobierno español en 2010. Sin embargo, también se advirtió del riesgo de sustituir la politización por el corporativismo.

26.2.- Reforzar la independencia de la Fiscalía. El fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Eduardo Fungairiño, sostuvo que aunque el estatuto del fiscal ha pasado de estar “plenamente implicado” con el Gobierno a su progresiva integración en el Poder Judicial, los problemas de dependencia del Poder Ejecutivo no se han solucionado. Factores culturales e institucionales pesan sobre el asunto. Por ejemplo, que el fiscal general del Estado cese junto con el Gobierno de la Nación.

26.3.- Limitar la acción popular. Carlos Lesmes manifestó que uno de los factores que, a su juicio, contribuyen a la apariencia de politización es la utilización espuria de la acción popular: “La acusación popular es un mecanismo de participación del pueblo en la justicia. En la Unión Europea no existe la acción popular. Se utiliza muchas veces con fines políticos, a veces con fines de chantaje como se ha visto con Manos Limpias”. Abogó por limitar su uso, y hasta impedirlo en el caso de los partidos políticos.

26.4.- Ampliar los requisitos para acceder al Tribunal Supremo. En la actualidad el único requisito para acceder al Supremo es que se tengan 15 años de carrera. El presidente del TS propuso que se amplíen estos requisitos con el fin de reforzar la calidad de la Justicia y su independencia.

REFORMA DE LA POLÍTICA FISCAL
27.- Un Pacto Fiscal. Pedro Saura, portavoz del PSOE en la comisión de Hacienda, propuso acordar un pacto fiscal entre las fuerzas políticas para asumir las principales exigencias que nos plantea la realidad: resolver el déficit estructural de las finanzas públicas, que cifró en 2,5 puntos porcentuales del PIB, el impacto del baby boom en las pensiones públicas que se expresa en el déficit de la Seguridad Social y garantizar la viabilidad del Estado de Bienestar. Aunque no lo dicen, todos los partidos saben que una subida de impuestos es inminente para reunir los 11.000 millones de desajuste que exige Bruselas entre 2016 y 2017. En este debate se significó la posición de Nacho Álvarez, representante de Podemos, quien sostuvo que “España no puede permitirse ni un recorte más” y se opuso abiertamente a que se eleven los impuestos indirectos (IVA) mientras apuesta porque se eleven los directos (Renta y Sociedades).

28.- Mejorar la elaboración de los Presupuestos. Francisco de la Torre, portavoz de Ciudadanos, propuso optimizar el proceso de elaboración de los Presupuestos. Para ello, indicó que es necesario mejorar las previsiones de ingresos. “Las peores mentiras son las que nos contamos a nosotros mismos”, dijo y recordó que en 2015 ya había una desviación de 25.000 millones en las previsiones ingresos.

29.- Reformar los impuestos y crear un sistema fiscal. También propuso Ciudadanos una reforma que subsane la paradoja de que con los mismos tipos impositivos España recauda mucho menos que el resto de los países europeos. Para ello, De la Torre apuntó a un hecho que pocas veces es destacado: un sistema tributario necesita tener unos ciertos principios inspiradores, que lo articulen, y no ser una simple acumulación desorganizada de impuestos.

30.- Más control del gasto público. La otra cara de los ingresos del Estado es el gasto público. Todos los ponentes acordaron que hay que optimizarlo. Nacho Álvarez, de Podemos, puso énfasis en la necesidad de “poner la lupa” sobre el despilfarro para asegurar las políticas sociales. De la Torre, de Ciudadanos, apuntó a la supresión de las Diputaciones. Saura a la necesidad de un gasto público cada vez más eficiente. Matilde Asián, del PP, defendió que el PP ha hecho una buena gestión del gasto público en los años de la crisis.

31.- Lucha contra el fraude fiscal. Todos los ponentes estuvieron de acuerdo en la importancia de la lucha contra le fraude. De la Torre, Saura y Álvarez, además, abogaron por incrementar los medios para ello. Asián señaló que la ley debe ser dura con el defraudador, pero a aquél que no puede cumplir se le debe ayudar dentro de lo posible.

32.- Resolver el atasco de las reclamaciones de Hacienda en la Justicia. Pese al consenso de la necesidad de luchar contra el fraude, sólo Ciudadanos reparó en la necesidad de desatascar las vías judiciales para recuperar los fondos que Hacienda reclama. Hay más de 200.000 expedientes tributarios atascados en distintas fases de la ejecución judicial. “Se debe exigir el cobro antes a los defraudadores que a los honrados, pero la lentitud de la Justicia lo impide”, subrayó Francisco de la Torre.

33.- Reforma de la financiación autonómica. Los expertos fiscales de los partidos conocen bien los problemas de la financiación autonómica. El principal financiador de las comunidades autónomas ahora es el Fondo de Liquidez Autonómica, un organismo creado al margen de la Ley de Estabilidad Presupuestaria. El PP aboga porque las comunidades “dejen de ser los hijos adolescentes y existan mayor corresponsabilidad fiscal”. El PSOE, en cambio, propone calcular el gasto social mínimo igual para todas las comunidades y admite que hay regiones infrafinanciadas.

REFORMA DE LAS PENSIONES
34.- Reforma de las pensiones. Los expertos están de acuerdo en que una reforma es imprescindible y conocen las líneas generales que se deben seguir, pero destacan que las dos últimas reformas no contaron con el apoyo del principal partido de la oposición. Ni el PP apoyó a Zapatero en 2011, ni el PSOE a Rajoy en 2013. Esto debe cambiar si se quiere una reforma de calado y eficaz.
De izquierda a derecha: John Müller, Luis Miguel Ávalos, Ángel de la Fuente, José Antonio Herce, Pedro J Ramírez, Sophie del Campo, Rafael Domenech y Antonio Camuñas.

De izquierda a derecha: John Müller, Luis Miguel Ávalos, Ángel de la Fuente, José Antonio Herce, Pedro J Ramírez, Sophie del Campo, Rafael Domenech y Antonio Camuñas. Pablo Cobos

35.- Afrontar el reto demográfico de España. El país se queda sin niños, según los datos de población del INE. Pero, como sostiene Antonio Herce, experto de Analistas Financieros Internacionales, hay una gran masa de población que podría trabajar y que cada vez vive más años. Pero la tenemos clasificada como pasiva. Esto tendrá que cambiar, porque la longevidad ya no es un riesgo, sino una certeza. La edad equivalente a los 65 años para alguien nacido en 1900 hoy está en una horquilla que va desde 81 a 91 años según el año de nacimiento, afirma Herce. Por lo tanto, no sólo el fomento de la natalidad es una respuesta al reto demográfico, también el retraso de las edades de jubilación. Según Herce, la longevidad pone en cuestión el concepto de solidaridad intergeneracional en que se basa el sistema de reparto: cada vez los jubilados viven más, cada vez los jóvenes tardan más en encontrar trabajo… así el sistema es insostenible.

36.- La imperiosa necesidad de mejorar la productividad. Ángel de la Fuente, director de Fedea, explicó que la productividad es un poderoso factor que lastra nuestra capacidad de pagar las pensiones. Más de la mitad del deterioro de la salud financiera del sistema se ha producido porque, en los últimos 20 años, el incremento de la productividad ha sido nulo, lo que afecta a los salarios y a la renta del país y, en definitiva, a los ingresos de la Seguridad Social. Si el país mejora su productividad, la sostenibilidad de las pensiones mejorará.

37.- Evolucionar hacia un sistema de cuentas nocionales. Rafael Domenech, experto de BBVA Research, está convencido de que con las reformas paramétricas adecuadas, el sistema de reparto puede garantizar pensiones públicas, pero es partidario de introducir cuentas nocionales para que cada ciudadano sepa qué renta va a recibir en el futuro. Las cuentas nocionales son cuentas individualizadas donde se registran las cotizaciones de cada trabajador al sistema público y sirven como un indicador del nivel de renta que recibirá a cambio. Doménech cree que ayudaría a introducir racionalidad económica en el sistema como ha sucedido en Suecia. En el futuro tendremos 15 millones de pensionistas (hoy hay nueve millones) y para mantenerlos en niveles similares a los actuales se requerirán 27 millones de trabajadores (el objetivo declarado por el actual gobierno es llegar a 20 millones en 2020).

38.- Popularizar la educación financiera. Uno de los grandes problemas al abordar el asunto de las pensiones es la generalizada ignorancia que existe. Es necesario popularizar la educación financiera para que las personas puedan planificar su vida laboral y su futuro.

39.- Favorecer el ahorro privado. Unas pensiones públicas menguantes obligarán a las personas a complementar sus rentas con trabajo o con ahorro. El ahorro privado está muy penalizado fiscalmente en España. Los trabajadores y sus empresas deberán ponerse de acuerdo para generar estrategias de ahorro. Y las instituciones financieras tendrán que innovar para adaptarse a las necesidades del ahorrador español, fuertemente invertido en un tipo de activo: la vivienda.

OTRAS PROPUESTAS
40.- Ciudadanos con un compromiso cívico. Los responsables de los nuevos órganos reguladores y supervisores -Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), Comisión Nacional de Mercados y Competencia (CNMC) y Consejo de Transparencia y Buen Gobierno (CTBG)- demandaron un mayor compromiso de los ciudadanos para que estas instituciones puedan cumplir sus objetivos. Esther Arzimendi, presidenta del Consejo de Transparencia, pidió españoles “más preguntones” para que se pueda materializar la transparencia de la función pública. José María Marín Quemada, de la CNMC, pidió que el reproche social vaya unido a las sanciones que su organismo impone a las empresas que se coluden o se cartelizan dañando los intereses del público.

41.- Reformar el Portal de Transparencia y Buen Gobierno. La presidenta del Consejo de Transparencia propuso que se simplifique al máximo el funcionamiento del Portal de Transparencia y Buen Gobierno, que no controla su institución sino el Ejecutivo, para que el acceso de los ciudadanos a la petición de información sea más simple. El diseño actual es disuasivo, explicó Arizmendi. Los ciudadanos no se animan a consultar cuando se les exige una cuenta bancaria para identificarse.

42.- Hacer realidad el principio de cumplir o explicar. La AIReF no tiene capacidad coercitiva respecto de las administraciones que supervisa. Pero la ley obliga a que quien no siga sus recomendaciones explique por qué no lo hace. Esto permite introducir el principio de rendición de cuentas ante la opinión pública, poco habitual en la tradición española, acostumbrada a la sanción o el reproche público. Pero esta rendición de cuentas debe ser objeto del interés activo de los ciudadanos.

43.- Una ambiciosa ley de mecenazgo.- José Luis Rodríguez Zapatero, en su diálogo con EL ESPAÑOL, abogó por la elaboración de una ley de mecenazgo, inspirada en las mejores prácticas internacionales, para recuperar el saber científico que se ha marchado de España y para mejorar la transferencia de conocimientos de la Universidad a la empresa.

44.- Cambiar el foco de la lucha contra la pobreza. Rodríguez Zapatero también defendió que durante su gobierno se mejoraron mucho las pensiones más bajas lo que repercutió en una reducción del riesgo de pobreza en la vejez. Abogó por un cambio de estrategia ya que ahora los indicadores señalan que el problema estaría en el riesgo de pobreza infantil y de los adultos jóvenes.

45.- Un plan de debate presupuestario para 2017. El ex presidente también planteó que antes de aprobar los Presupuestos de 2017, se abran tres ámbitos de discusión en el Parlamento: sobre el sistema de pensiones públicas, sobre la financiación autonómica y las prestaciones sociales de las comunidades autónomas, y otro sobre las políticas contra la exclusión social. Lo planteó como un método de trabajo para elaborar los nuevos Presupuestos que permita desarrollar un consenso amplio que conduzca a una mayoría parlamentaria que los apruebe. Se evitaría así un rechazo o una aprobación problemática que expondría al país a ser desacreditado ante la Unión Europea y los inversores internacionales.

46.- Un nuevo debate energético para España. También lo planteó Zapatero en su conversación con EL ESPAÑOL. “Un gran debate”, dijo. Si el petróleo sigue su trayectoria ascendente, la factura petrolera de España se incrementará y eso desequilibrará de manera radical nuestra balanza comercial. Salvo que se siga invirtiendo en energías renovables, cada vez más baratas y eficientes, las alteraciones en el precio del crudo pueden acabar con el virtuoso superávit que han exhibido por tres años consecutivos las cuentas españolas.

Mi constitución
Nota del Editor 31 Octubre 2016

Ya saben Vds. que mi constitución sólo tiene dos artículos, 1º La lengua de España es el español. 2º El tinglado autonómico es una ruina.
Así que sin leer las propuestas de la reunión de El Español, he buscado en las mismas idioma, lengua, español, castellano y no aparece nada por lo que  carecen del más mínimo sentido racional y nacional.


******************* Sección "bilingüe" ***********************

Periodismo de frenada
FEDERICO JIMÉNEZ LOSANTOS El Mundo 31 Octubre 2016

Si la Transición salió bien fue porque nadie quería jugar a la guerra civil, porque el franquismo fue generoso y el PCE, inteligente, o al revés, y porque los medios de comunicación tenían claro de qué lado debía estar la Prensa y aquella radio que salía del Parte de Radio Nacional y se convirtió con Martín Ferrand (Hora Cero), Antonio Herrero (El Primero de la Mañana) y los creadores de programas-río como Luis del Olmo y Encarna Sánchez, que combinaban información, opinión y entretenimiento, en el medio más importante en la formación de opinión pública. José María García en la noche del 23-F fue el símbolo de ese medio que muchos dieron por telemuerto y que ha sido clave en la defensa del régimen constitucional.

Ya no lo es. Tampoco la Prensa de papel, y menos aún la televisión. Si en esta legislatura corre serio peligro el régimen constitucional -y lo corre- no es sólo porque Rajoy siga apostando, como estos últimos años, por aliarse con Podemos para romper el PSOE y hundir a Ciudadanos sino por otra razón: hay una nueva generación de periodistas que, por costumbre o conveniencia, no se toma en serio la libertad, la democracia y la Nación española. Ya sé que no todos son así, pero esa es la tendencia dominante.

Repásense las críticas a las jornadas de Investidura y se verá cómo la mayoría, archiprogre y famélica en Historia de España, se esfuerza en quitarle importancia al desprecio que contra la sede de la soberanía nacional y las víctimas de la ETA mostraron rufianes, paraetarras y podemitas, cuya triple alianza simbolizó el saludo machote del bildutarra, Iglesias y Rufián. La cobarde parálisis de la presidenta del Congreso protegiendo la coz y no a los coceados por rufianes, podematones y euskomatones apenas recibe atención, salvo para exculparla. Ayer, un titular de El País al estilo graciosete de TV3 resumía perfectamente ese periodismo que tiende a banalizar el mal, siempre que el mal -digo, el disculpable error- sea de Izquierda, separatista o proetarra: "Rufián se pasó de frenada". Vamos, que el portavoz del partido aliado con los Pujol y ovacionado por podemitas y proetarras no hizo realmente nada malo, sólo que no lo hizo del todo bien.

Esto es el periodismo de frenada: un freno a la posible indignación de la sociedad contra un matonismo político que, en el fondo, le pone.

La 'singularidad' de Cartagena, la igualdad y la ley
Javier Orrico Periodista Digital 31 Octubre 2016

Vuelve la Asamblea Regional, acorde con su proverbial inutilidad, a desaprovechar otra oportunidad de incorporarnos a la Historia. En medio de la convicción, cada día más generalizada, de que son los nacionalismos y las identidades el lastre más reaccionario de una modernidad que aquí aún no ha llegado, los “constituyentes” (que podría ser perfectamente el título de una película de Pajares y Esteso) de la reforma del Estatuto de la Región de Murcia han decidido ponerse a hablar de singularidades, pero, como siempre, de una sola, la de Cartagena.

Así lo ha afirmado el presidente regional, seguramente para adelantarse a un PSOE obligado a hacerlo tras su pacto con el energúmeno cartagenerista de su alcalde, y antes de que Podemos afirmara en el último debate en el Congreso que Rajoy se olvida de las “naciones sin estado”, ese oxímoron que tan bien funciona en las cabezas sin cabeza, con lo que imagínense la próxima afirmación de Urralburu, nacional de una nación sin estado, Euskalherría, y líder de Podemos aquí-abajo, sosteniendo la necesidad de repartir provincias a las provincias sin provincia. ¡Qué menox!

Así que se han lanzado todos a mover la zanahoria. Es decir, a agitar el cartagenerismo más púnico, para luego dejarlos, otra vez, como pececitos fuera del agua, moviéndose pero sin vida. Todos saben que otra provincia es imposible porque supondría dos cosas imposibles. La primera, un aumento de funcionarios impresentable, pues ahora ya no tendríamos una administración, sino tres: la de la Región, y las de las nuevas provincias de Murcia y Cartagena, y vaya usted a Bruselas a exhibir Cantón. Y la segunda, porque supondría, al modo vasco-catalán, desgajar la parte más rica de la Región y dejar a todas las tierras interiores abandonadas a su suerte y al único sostén de la capital huertana, que nunca se ha distinguido por una amplia visión de la realidad regional, de la que muchos murcianos piensan que no llega más allá de Alcantarilla.

Lo más divertido es que se ponen a repartir singularidades y menciones especiales los mismos que, nada más iniciarse la legislatura, acabaron con el único testimonio comarcalista (fundamentado en la Historia, como la de las Encomiendas, pero también en la naturaleza, el clima, los cultivos…) que nos quedaba: las circunscripciones electorales.

Confieso que no sé cuál es la posición de Ciudadanos en este asunto de las singularidades, pero, de hacer honor a su nombre y a su origen, no cabría duda: en un Estado de Derecho, de ciudadanos, la única singularidad es la de cada uno, y la igualdad ante la Ley y ante la Administración no puede ser matizada por singularidad alguna. Porque singulares somos todos: las personas, las ciudades, las aldeas y los ‘teleclubs’. Sin embargo, como todos sabemos, empezando por sus posiciones actuales en Cataluña, Ciudadanos empieza a ser un partido de matices y adversativas.

Lo que se debate en el asunto cartagenero (y lo que da cuenta del lamentable estado intelectual de nuestra clase política es que nadie lo haya planteado nunca) es la ciudadanía frente a la identidad. Es decir, la igualdad legal frente a la invención romántica y la melancolía histórica. Y si le abrimos la puerta a las ficciones románticas y a los sentimientos, mucho más lejos de Murcia en todos los sentidos están Caravaca y Yecla, que Cartagena.

La única singularidad patente de Cartagena, además de su antigüedad, es que tiene más votos y un demagogo eficaz al frente de las huestes falsamente cantonales, que han manipulado la Historia para presentar como cartagenerismo lo que fue un movimiento revolucionario precisamente a favor de la ciudadanía y la igualdad. Pero nadie se ‘los’ (me encanta este americanismo) dice, porque temen perder votos. Y así es como las democracias se van a tomar por saco, porque ya no quedan políticos enteros y todo se ha llenado de politólogos y tendencias electorales.

Hace treinta y cinco años que venimos perdiendo la posibilidad de situarnos en España como bastión de una defensa de la modernidad frente a la tribu. Ni entonces ni ahora teníamos una identidad regional, gracias a Dios. Nos equivocamos en el nombre. Éramos y somos localistas, sobre todo los que no somos de las vegas del Segura. Y ésa era la oportunidad de ofrecer a España un modelo de convivencia sin más folclore ni más romanticismo que el de cada uno en su pueblo y la ley en el de todos. Exactamente el ejemplo de lo que España necesitaba, convivir aceptando que unos le digan bajoca a lo que otros llamamos alubia verde.

Pero nunca supimos hacerlo, jamás imaginamos ser otra cosa que sucursales arrastradas por la oligarquía Madrid-Barcelona-Bilbao que se reparte la Nación. Y así nos va. Y así nos seguirá yendo.

La alternativa de Mariano no puede ser Pablo
EDUARDO INDA okdiario 31 Octubre 2016

Nada más hacer historia el 21 de mayo de 1981 al convertirse en el primer socialista en ocupar El Elíseo, François Mitterrand ideó una fórmula mágica a modo de cordón sanitario para impedir la llegada de su odiado Jacques Chirac al poder. “Qu’est-ce que je fais? [¿Qué hago?]”, se preguntaba compulsivamente cual letanía el hombre que aterrizó en el Elíseo con la friolera de 65 años y que no murió en esos aposentos por escasos 10 meses. Tras devanarse los sesos en compañía de sus incondicionales Pierre Mauroy y el eterno Laurent Fabius, resolvieron que lo más indicado era dar cuerda a la cometa de un pijo locoide de extrema derecha y antiguo terrorista de la OAS que andaba por ahí dando tumbos desde que en 1972 fundara un partido llamado Frente Nacional. Hablo, obviamente, de Jean-Marie Le Pen. El pendenciero que exhibe un ojo de cristal al haber perdido el natural en una pelea de bar.

El monstruíto fue tomando cuerpo sin prisa pero sin pausa. Al punto que en 1986, el pijo de Saint-Cloud se hizo mayor entrando en la Asamblea Nacional. Hoy día, 30 años después, el monstruo es una suerte de Argentinosaurus (el dinosario más grande de la historia) que puede ganar las elecciones presidenciales de 2017 como quien no quiere la cosa. Eso sí: por hija interpuesta, Marine, ya que él está retirado de la primera línea. Lo que le faltaba a una Europa que está demodé, que bastante tiene con el Brexit, y que jamás superaría que uno de los dos grandes esté presidido por una Marine Le Pen xenófoba, racista y abiertamente partidaria de pasarse por el arco del triunfo los dictámenes económicos del triángulo Bruselas-Francfort-Berlín.

A Podemos no lo ha creado Rajoy ni tampoco Susana Díaz para cargarse a Sánchez. Y tampoco un Albert Rivera que en el Pleno de Investidura ha sido el único que, junto a ese excepcional parlamentario que es Rafael Hernando, ha puesto los puntos sobre las íes a un partido de extrema izquierda que llevaría a la ruina a este país y multiplicaría por dos, tres o n el número de parados. Todo ello por no hablar del retroceso de libertades civiles y constitucionales que padeceríamos. Pero sí es cierto que algunos han pasado de la tentación al pecado de hacer protagonista a Pablo Iglesias para inutilizar al Partido Socialista en general y al lacrimógeno Pedro Sánchez muy en particular. El divide y vencerás de toda la vida. El de los griegos, Julio César, Napoleón o del Imperio Británico en sus colonias también funciona en la España constitucional.

A Mariano Rajoy le ha venido de perlas que Podemos haya pasado de la nada al casi todo (Dios quiera, si existe, que nunca llegue al todo). ¿Cómo es posible que unos okupas de tres al cuarto, profesores de quinta en la Complu, hayan obrado el milagro de convertirse en tercera fuerza política y tengan a tiro de piedra (y nunca mejor dicho) al segundo? ¿Son unos genios? Pues, hombre, viendo al macarra de Pablemos, al zoquete de Monedero o a la resabiada de Bescansa es menester colegir que no. ¿Acaso la Facultad de Políticas de Somosaguas es una suerte de Harvard o Yale en versión patria que concentra tanto talento junto como cualquiera de las grandes universidades de la Ivy League? La respuesta es nuevamente un perogrullesco “NO”.

Ni el encorvado, ni el sinvergüenza fiscal, ni la multimillonaria gallega son Steve Jobs, Mark Zuckerberg o Sheryl Sandberg en versión política. Los tres pasaron por las aulas pero las aulas no pasaron por ellos. Un politólogo de medio pelo jamás hubiera proclamado que hubo “un reférendum de autodeterminación en Andalucía en la Transición”, que la bandera carlista de Borgoña es “la de los gudaris”, que la Ley Electoral es de 1977 (la vigente data de 1985) y que una de las auditoras más famosas del mundo (Pricewaterhouse Coopers) se llama “House Water Watch Cooper”

¿Hubieran llegado donde han llegado sin la colaboración de una misteriosa fuerza a modo de ese dios de las barbas blancas que mueve los hilos del mundo como si los terrícolas fuéramos marionetas? No hace falta ser un clon de Einstein ni poseer el coeficiente intelectual de los genios (180) para adivinar que NO, que seguirían instalados en la irrelevancia y que en todo caso gozarían de los veintipocos diputados que acumuló Julio Anguita en la época de la pinza con Aznar.

Sea como fuere, lo cierto es que en los debates parlamentarios se observa más rollito de la cuenta entre algunos populares e Iglesias. La fortaleza de Podemos ha sido una inesperada buena noticia para el Partido Popular porque a la vez ha representando el principio de la grave enfermedad que desangra al Partido Socialista. Mariano Rajoy ha hecho de la realidad, virtud. Lo cual nada tiene que objetar. Porque el maquiavelismo también hace ganar elecciones. O te permite mantenerte en el poder. Esta semana ha otorgado a Pablo Iglesias el protagonismo de jefe de la oposición por acción u omisión. Digo omisión, y digo bien, porque el PSOE ni estaba de verdad ni se le esperaba. Era una colección de muertos vivientes. Pero que ni Mariano, ni los suyos, ni ningún demócrata olvide que si esta banda toca pelo ellos serán los primeros a por los que irán. O los segundos después de algunos que tendremos que salir pingando rumbo a Miami.

No estamos hablando de gente pacífica o normal. No. Estamos hablando de un Pablo Iglesias que se alegra de que pateen o le peguen un ladrillazo en la cabeza a un policía en una manifestación, que pide perdón “por no salir a partir la cara a los fachas” con los que debate en la tele, que ha participado en mítines a favor de ETA y al que la Guardia Civil tildó en un informe de “enlace de Herrira [la asociación de los presos etarras] en Madrid”. De un Monedero que siempre afirma: “Cuando no sepamos qué hacer, preguntémonos qué haría el presidente Chávez”. Un Chávez que encarcelaba a los opositores, mataba a tiros a los manifestantes de la oposición en la calle y se hizo milmillonario robando a un pueblo que no tiene para comer. De un Monedero que justificó el terrorismo de ETA por “la represión del Estado”. De una Carolina Bescansa que se va por los cerros de Úbeda cuando le piden que condene el encarcelamiento de 80 disidentes en Venezuela o las atrocidades de Maduro. Vamos, que si éstos son demócratas, yo soy virgen, cura o presidente de los Estados Unidos de América.

Partido Popular, Ciudadanos, medios de comunicación y sociedad civil en general deben acometer un ejercicio de responsabilidad y poner en su sitio a los podemitas. Convertir en normal lo anormal, vendernos una realidad que no es, vestir de padres de la democracia a los que quieren cargársela y otorgar el marchamo de la corrección política a unos sujetos que quieren incinerar el Pacto de la Transición y el mejor periodo en 500 años de historia es un despropósito supino. Al patriota granadino (sí, de las Islas Granadinas) Pablo Iglesias hay que tratarlo con justicia. Y la justicia más elemental sentencia que es un tipo con incontrovertibles tics autoritarios. Amén de un mentiroso compulsivo, característica por cierto que en nada le diferencia del resto de la cúpula morada. Éstos están tan acostumbrados al embuste que no le dicen la verdad ni al médico.

La receta para que esta banda deje de ser alternativa es sencillita. Hasta Espinar la entendería. Es un cóctel en el que hay que meter menos recortes y menos corrupción, más PSOE y más imparcialidad. Sí, imparcialidad. Porque esta gente tiene bula papal. Se le ocurre al bueno de Mariano Rajoy o al gran Albert Rivera soltar que “en esta Cámara hay muchos potenciales delincuentes” y se tendrían que ir a vivir a la Estación Espacial Internacional como muy cerca o a Marte cuando EEUU decida viajar al planeta rojo. Al de la coleta le salió gratis. Los ciudadanos, la gente corriente, estamos hartos de que nos tomen por gilipollas.

Es alarmante que el PSOE fuera un solo partido hace un mes y ahora, proceso de investidura mediante, sean no menos de cuatro. Me explico: por un lado está el PSOE auténtico, el legal, el de la gestora. Por otro, el PSC. Por el de más allá, los pedristas. Y por el de acullá el PSIB (la federación balear), liderado por la más independentista y catalanista que socialdemócrata Francina Armengol. Y quizá cinco si contamos al Partido Socialista de Euskadi. No le arriendo la ganancia al que tenga que reamalgamar este puzzle. Pero o lo consigue o el espacio de la izquierda quedará expedito para las hordas podemitas. Y España se alejará de las grandes naciones europeas en las que el partido se juega entre una gran formación de centroderecha liberal y otra socialdemócrata. Es el caso de Alemania, Francia, Reino Unido y los países escandinavos. Aunque en estos últimos y en las galias las tornas están cambiando: la extrema derecha empieza a horadar el sólido sistema bipartidista.

Crucemos los dedos para que esto último no pase aquí con la extrema izquierda como segunda en liza, porque si es segunda algún día puede ser primera. Y que recen los que crean para que tampoco sea algún día el árbitro del partido. Entre tanto, que el PSOE se ponga las pilas, que la militancia tenga meridianamente claro que con Sánchez van directitos al subsuelo y no a la luna y que tome las riendas de una vez alguien con el carisma y el talento suficientes para resucitar esa vocación mayoritaria, transversal y centrada que le dio 202 diputados a Felipe González. Susana, por ejemplo. Y al PP y a Ciudadanos les rogaría que dejen de hacer prota a nuestro castizo Le Pen. A nuestro Trump de extrema izquierda. Que estas armas las carga Satanás. Y Satanás no suele fallar a la hora de hacer el mal.

El PSOE debe tener capacidad de decisión en el socialismo catalán
Editorial La Razon 31 Octubre 2016

El voto negativo de los siete diputados del PSC a la investidura de Mariano Rajoy, en contra de la abstención acordada por el Comité Federal del PSOE, ha sido una rotunda escenificación de la crisis entre ambos partidos «hermanos». En los socialistas catalanes existía una necesidad de que este desencuentro se visualizase, no tanto por el conflicto interno que viven ambas formaciones, sino para marcar un perfil «anti-PP» con vistas a tomar posiciones en Cataluña para frenar a sus competidores inmediatos, los de Ada Colau, y homologar su radicalismo.

Sin embargo, el paso dado por Miquel Iceta, que ha llevado a socialismo catalán a su nivel de voto más bajo, no podría haberse dado de no mediar la profunda crisis que viven tanto el PSOE como el PSC. Baste recordar que en las elecciones generales de 2005, los socialistas catalanes aportaron 25 diputados –los mismos que en 1982–, que sin duda fueron decisivos para que Rodríguez Zapatero pudiese gobernar con una exigua mayoría de izquierdas. En los comicios de 2015, su representación quedó reducida a ocho escaños y, en la convocatoria del pasado 26 de junio, son siete los diputados, que ahora han escenificado el «no es no», que de poco le sirve a un partido que puede acabar siendo residual en Cataluña. Entre 2008 y 2016 el PSC ha caído 29,3 puntos en votos y no basta decir que es un damnificado más de la crisis del PSOE, pues éste han perdido el 21,3%. Es decir, los socialistas catalanes sufren, además, una crisis propia que tiene que ver con su posición ambigua en determinados momentos del «proceso».

La pregunta que debemos hacernos es cómo un partido que había acumulado un absoluto poder territorial en Cataluña se ve ahora abocado a apoyar en Barcelona un Gobierno municipal tan insustancial y populista como el de Colau. Hay varios puntos de inflexión en la historia de esta debacle. El primero de ellos tiene fecha: el 11 de noviembre de 2003 se selló el Pacto del Tinell, por el que Pasqual Maragall sería presidente pese a haber ganado las elecciones Artur Mas –y a perder diez diputados–, con el apoyo de ICV y ERC, el partido de Rufián. Aquel tripartito supuso redoblar la apuesta soberanista, algo que el votante socialista no esperaba después de 23 años de nacionalismo convergente. Desde entonces, la caída del PSC en Cataluña ha ido en aumento, al punto que ha sido superado por Junts pel Sí y Ciudadanos. En las legislativas de 2011 –tras la deriva independentista propiciada por el fallo de junio de 2010 del Constitucional sobre el Estatuto– los socialistas catalanes cayeron hasta 14 diputados, once menos que en 2008.

La fundación del Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC-PSOE) el 16 de julio de 1978 acordó un claro reparto del trabajo: la dirección política quedaba en manos del sector catalanista –de estilo radical-burgués– y los votos, la militancia y la agitación, los ponía el histórico «cinturón rojo». El Palau Sant Jordi lo llenaba Felipe González. Esta predominancia quedó claramente plasmada en el protocolo de unidad. En su punto dos, dice: «En virtud de su soberanía, [el PSC] decide la participación en organismos representativos y decisorios comunes con el PSOE». Es decir, son los socialistas catalanes lo que siguen decidiendo cómo debe ser su vínculo con el PSOE. En su punto cuatro añade que el PSC enviará sus delegados al Congreso Federal Socialista, pero que sólo ellos tienen potestad para aplicar las resoluciones. Por contra, el PSOE no tiene representación en los órganos del PSC. La situación ha cambiado y parece del todo ilógico que dicho protocolo se cambie, como algunos dirigentes socialistas han solicitado. La crisis del socialismo también tiene que ver con ser incapaces de llevar una misma política en todo el territorio español.

Ni odio, ni miedo, ni vergüenza
Pablo Iglesias aplaudió al representante de Batasuna y sonrió complaciente al oír el río incesante de bilis que salía de la boca de un hombre como Rufián
Francisco Igea Arisqueta El Confidencial 31 Octubre 2016

Nunca pensé que viviría lo que vivimos el sábado en el Congreso de los Diputados. La sede la soberanía popular se convirtió por unas horas en un angustioso recinto donde hasta las paredes rezumaban odio, violencia y sectarismo. Rodeados en el exterior por una turba de intolerancia, ajena a los principios elementales de la democracia representativa, lo peor fue lo que sucedió dentro. Dentro se enfrentaron dos mundos antagónicos. El mundo de quienes creen en la democracia parlamentaria como forma de ordenar la vida de los países y el mundo de quienes solo creen en la imposición violenta, la arrogancia, el insulto y el desprecio al adversario.

Esta mañana se han reunido las 88 organizaciones que secundan la manifestación para organizar todo y decidir quiénes lideran la marcha

El sábado la representación de un porcentaje elevado de la población española aplaudió a los asesinos y se mofó de las víctimas. Pablo Iglesias aplaudió al representante de Batasuna y sonrió complaciente al oír el río incesante de bilis que salía de la boca de un pobre hombre como Rufián. Un personaje que tendría mejor acomodo en un frenopático que en sede parlamentaria. El sábado, mientras tres cuartas partes del hemiciclo aplaudíamos en honor de quienes regaron con su sangre las calles de este país, la otra cuarta parte hacia frente común con quienes olvidan sistemáticamente que si hoy vivimos en un sistema de libertades es porque muchos españoles pagaron con su vida este lujo que hoy desprecian.

La chulería y el desplante de los líderes de Podemos, Esquerra y Bildu solo anticipa en qué se convertiría un país gobernado por ellos. Un país bajo el yugo del totalitarismo y la exclusión. Si algunos se preguntaban por qué Ciudadanos nunca apoyará a un gobierno en el que estuvieran personajes como Pablo Iglesias y que fuera sostenido por esperpentos como Rufián, ya encontró la respuesta. No dejaremos nunca, nunca, nunca el Gobierno de nuestro país en manos de quienes vienen demostrando que creen en la amenaza, la coacción y el señalamiento como armas políticas.

Llevamos semanas y meses oyendo cómo se insulta a los representantes legítimos de la población, cómo se nos criminaliza en sede parlamentaria. Mafiosos y delincuentes es lo más flojo que nos dicen. El sábado sumamos a esto el intento de agresión por parte de una turba que había sido alentada por estos demócratas a la venezolana. Parte de nuestros parlamentarios, mientras los demás atendíamos a los medios, decidió salir por donde salimos siempre, por la puerta de Cedaceros. Allí les esperaban centenares de "demócratas" que les recibieron con insultos, lanzamiento de cervezas, mecheros y monedas. Este es el resultado de la estúpida estrategia del frentismo sectario. Estrategia que algunos han alentado con su egoísta ambición de gobernar un país partido en dos mitades.

Minutos antes y puestos en pie, habíamos aplaudido orgullosos a un Antonio Hernando que reivindicaba el papel del PSOE en la historia de España. Estos niñatos que no han conocido la represión, la lucha por la libertad, ni la violencia etarra se permitieron el lujo de intentar enfangar 137 años de historia. Todas las organizaciones tienen luces y sombras en su pasado pero la historia de España no se entendería sin el honor de Besteiro, el asesinato de Múgica o el sufrimiento de tantos miles de militantes y cargos electos que enfrentaron la cárcel, el exilio y la muerte por la defensa de sus ideas. Algunos de ellos quizás entendieron, en ese momento, por qué no es posible renunciar a una historia de lucha por la libertad para gobernar con quienes representan, sin rebozo alguno, la exaltación de la tiranía. Quizás el sábado algunas vendas se cayeron de algunos ojos.

Si algunos se preguntaban por qué C's nunca apoyará a un gobierno en el que estuvieran personajes como Iglesias sostenido por Rufián, ya halló la respuesta

Pues bien, a estos aprendices de brujo tenemos que darles una mala noticia: no nos plegaremos, no cederemos al odio. No alentaremos la venganza, buscaremos la justicia. No nos vencerá el miedo, pelearemos por la verdad. No compartiremos la vergüenza, ni de la violencia, ni de la corrupción, caminaremos por la senda de la regeneración y la concordia. Algunos hemos venido a la política después de muchos años de trabajar dura y honestamente por nuestras familias. Algunos hemos pasado años mirando a los ojos a la enfermedad y a la muerte. No nos retirará de nuestro camino el odio insensato de quienes no habéis conocido más que la adulación y la abundancia. Lo sentimos mucho, queridos Pablo y Gabriel, hemos venido para quedarnos. Nosotros no os tememos.

*Francisco Igea Arisqueta es médico y político español, actualmente es Diputado en Cortes Generales de Ciudadanos por Valladolid.

 


Recortes de Prensa   Página Inicial