AGLI Recortes de Prensa   Jueves 3  Noviembre  2016

Lumpen asusta a damisela
Hermann Tertsch ABC 3 Noviembre 2016

Tippi Hedren nos acaba de informar de que Alfred Hitchcock era un peligro público. A sus 86 años y 36 años después de morir don Alfredo, la señora Hedren, que rodó a sus órdenes la célebre película de "Los pájaros", da la voz de alarma. Revela que el maestro del "suspense" era un pervertido sexual que acosaba a sus actrices más allá de la molestia y muy cerca del terror tan presente en su cine. Ya no importa nada a nadie. La denuncia de Hedren me ha sonado tan a destiempo como las voces escandalizadas que suenan desde el sábado entre columnistas y políticos del ultracentrismo y aledaños en relación a la conducta de cierta gentuza, elegida por la gente para el Congreso de Diputados. Pero la denuncia llega como la de Tippi, tarde. Hay que recordar a los escandalizados, que todo ese elenco de figuras extravagantes del lumpen político está allí y en otras instituciones gracias a ellos. Gracias a los separatistas, gracias a los socialistas y gracias a los populares. Gracias a la prensa biempensante, a unas elites inexistentes por falta de coraje cívico y a una sociedad siempre dispuesta a tolerar lo intolerable para no correr el mínimo peligro de ser tachado de intolerante. O hasta de franquista. ¡Uy, qué miedo!

Los separatistas han logrado que la mayor parte de la izquierda adopte el odio antiespañol como fuerza de movilización, cohesión y autoestima. Los socialistas, con excepciones, lejos de combatir ese odio, lo asumieron y promovieron desde los zapateriles comienzos del Pacto del Tinell y desde entonces no han dejado de aupar a lo peor a las instituciones. La única condición parecía ser odiar lo suficiente al Partido Popular y al Águila de San Juan. Y una incansable voluntad de ofender. Como eso lo consigue hasta el último desecho de feria de la extrema izquierda, ahí tienen al Rufián para confirmar que Iglesias solo era el comienzo del descenso a los bajos fondos. Los socialistas han considerado tan moderno el odio que, ahora que este se vuelve contra ellos, reaccionan como damiselas ofendidas, incapaces de parar los pies a las camadas rojipardas de Zapatero. Y acabar con todos sus gobiernos locales. Porque son las criaturas del que fuera su caudillo incontestado las que atacan, desprecian y quieren destruir a los socialistas. Y los que se han infiltrado hasta la secretaria general como se vio el domingo. Suerte hemos tenido todos de que Pedro Sánchez sea lo que es, un desasistido como solo unas primarias pueden encontrar.

Pero nada de lo que disfrutamos ahora en la Carrera de San Jerónimo habría sido posible sin este PP, el extremo centro de la nada, cuya obsesión de estar en el gobierno le quita el tiempo de pensar para qué. Su política de comunicación ha logrado que el fracaso estrepitoso de Zapatero cuando perdió el poder se convirtiera en los cinco años de Rajoy en el triunfo apoteósico de todas las tesis ideológicas tóxicas del híbrido leonés de Atila y Quisling. Solo el profundo desprecio a la política y a los valores de sus electores explican cómo el PP ha utilizado todos los medios a su alcance para promocionar a los enemigos del Estado que ahora ocupan un tercio del Parlamento. Ahora han conseguido su único objetivo estratégico de los 12 pasados meses: que Rajoy tenga gobierno. Sería el momento de un golpe de timón que animara a todas las fuerzas políticas decentes a ver la gravedad de la peste y unirse para acabar con el rufianismo comunista y separatista. Bastaría con la voluntad, eso sí, firme e incondicional, de hacer cumplir toda la ley en toda España. Cumplir la ley, una revolución.

El iceberg de la partitocracia
Cristina Losada Libertad Digital 3 Noviembre 2016

A la espera de que el presidente del Gobierno anuncie la composición del gabinete, yo siento el mismo interés por conocerla que por las vicisitudes de los concursantes de Gran Hermano. Tiene su morbo saber quiénes se quedan y quiénes se van, igual que ver qué caras nuevas aparecen, pero me temo que la faz del Gobierno revelará poco más que la manera en que el Partido Popular decide afrontar una demanda externa de renovación y una demanda interna de colocación, y cómo resuelve el conflicto de esas dos demandas con una tercera: la de que se recompensen los servicios prestados de quienes han estado ahí todo este tiempo, a las duras y a las maduras, fielmente al lado del jefe. El presidente Rajoy tendrá que equilibrar las dosis de esos tres elementos, porque en conjunto son tan importantes (¿o más?) como considerar quiénes son las personas mejor preparadas para ocupar el cargo.

La composición del Gobierno, sin embargo, sólo es la punta del iceberg de todos los cargos que reparte un nuevo Gabinete, o uno remodelado, como parece que será el caso. A ese iceberg se le presta menos atención, quizá porque venimos conviviendo con él durante mucho tiempo, pero es la madre del cordero. La gran cantidad de cargos que un partido puede repartir cuando llega al poder en España, sea a nivel central, autonómico o local, es el síntoma de un problema que afecta a todo el edificio institucional y a la calidad del gobierno y de la democracia. Es el problema de la colonización del Estado por los partidos: el hecho de que los partidos se hayan comportado como si el Estado o partes del Estado fueran su patrimonio. En unos casos, como si fuera una suerte de botín a distribuir entre los suyos; en otros, como si se tratara de un espacio a ocupar y a tener bajo control.

La patrimonialización del Estado por los partidos camina en sentido contrario a la modernización del Estado. El Estado moderno es precisamente el Estado que deja de ser patrimonial, que deja de ser un Estado en el que, siguiendo la descripción de Max Weber, el sistema de gobierno se entiende como una propiedad personal del gobernante y la administración, como una prolongación de su casa. Frente a ese carácter personal, el Estado moderno es impersonal: no es propiedad de los gobernantes y los miembros de la Administración se reclutan mediante pruebas que acreditan el mérito, la formación y los conocimientos: no entre familiares, amigos y amiguetes.

Eso es la teoría, y como toda teoría presenta modelos que no existen puros en la práctica. Pero, dando margen a la impureza y estirando la analogía, lo que ha pasado en España puede verse como una sustitución del antiguo carácter personal del Estado por el carácter partidario. Donde antaño estaban los príncipes y los nobles, están el partido y sus cuadros (y ojalá fueran cuadros de verdad). Pongamos matices. Es cierto que el grueso de nuestra Administración está formada por funcionarios de carrera, pero también lo es que los numerosos cargos de confianza que puede designar libremente el partido del Gobierno introducen desincentivos a la independencia. O la castigan. Y con ello castigan la eficiencia y amenazan la impersonalidad que debe caracterizar a la acción de la administración.

Es notorio que el fenómeno de la colonización ha perjudicado en nuestro país a la propia separación de poderes, y a la autonomía de agencias y órganos de control independientes sobre el papel. Pero es menos evidente que la tendencia a la patrimonialización interfiere con la iniciativa de la sociedad, en lo económico, lo social y lo cultural. No sólo interfiere, sino que la pervierte. El palo y la zanahoria de la subvención, como el clientelismo, se pueden cultivar y alimentar gracias a los amplios márgenes de maniobra, asegurados por la falta de controles, de que disponen los partidos en los Gobiernos (local, autonómico, central). Y el elemento primero de este modus operandi es que en los distintos ámbitos del Estado haya tantos de los nuestros como sea posible.

En esas democracias nórdicas que tanto se han mentado como modelo, cuando cambia un Gobierno cambian los ministros y poco más. Aquí no cambian hasta los conserjes, ni cambian los carteros (como sucedió en EEUU en el XIX), pero cambian cientos de cargos, por lo cual estarán en vilo a estas horas muchos más que los ministrables. La reducción del tráfico de cargos de confianza es una de las reformas por hacer, y una de las que va a despertar mayor resistencia. Pero es esencial. La patrimonialización del Estado por los partidos, aunque está en gran parte oculta a la vista, proporcionó la materia prima para que la sempiterna desconfianza en los partidos se extendiera a las instituciones.

La gran depresión de la izquierda española
Roger Senserrich  vozpopuli.com 3 Noviembre 2016

A principios de los años treinta, cuando la Gran Depresión atenazaba a los países industrializados, se empezó a hacer cada vez más evidente que el patrón oro era una de las causas principales de la crisis. El patrón oro era una institución artificiosa, caduca, un artefacto institucional salido de tiempos pasados que nadie había diseñado de forma consciente. Para muchos gobiernos de la época, sin embargo, mantener la convertibilidad de su moneda se había convertido en una cuestión de prestigio. Ser un país serio requería estar en el patrón oro, por mucho que mantenerlo empujara economías enteras a la deflación y la ruina. La reputación del país a largo plazo exigía sacrificios a corto, incluso si eso implicara forzar una depresión económica sobre sus ciudadanos.

Por fortuna, los gobernantes en todo el mundo poco a poco empezaron a entrar en razón. El prestigio nacional a largo plazo era menos importante que la crisis económica inmediata. Sin excepción, la recuperación de la crisis empezó en todas partes cuando los países salieron del patrón oro, uno detrás de otro. Los políticos empezaron a pensar más en lo que era necesario en ese momento, y menos en la honra nacional en un futuro incierto que no iba a llegar nunca si no solucionaban los problemas del presente.

La izquierda española estos últimos años vive en algo parecido a la Gran Depresión. Desde el 2009, con el estallido de la crisis económica, tanto la vieja como la nueva izquierda parecen haber decidido que era más importante mantener y defender los símbolos, políticas públicas usos y costumbres de la mitología obrera de toda la vida antes que intentar afrontar los problemas más inmediatos de la socialdemocracia actual. El resultado ha sido una caída a cámara lenta de las fortunas electorales y políticas de los partidos progresistas, más preocupados en viejas ideas de honor y prestigio que en afrontar cambios.

Podemos hablar, por ejemplo, de la crisis de la minería del carbón, uno de esos temas eternos para cierto sector de la izquierda española. El sector lleva en reconversión desde tiempo inmemorial. En las últimas décadas el estado se ha gastado más de 24.000 millones de euros en ayudas, rescates, subvenciones, prejubilaciones y demás programas públicos. Hace unos años el gobierno del PP decidió recortar las subvenciones al sector de 855 a 655 millones anuales como parte del ajuste presupuestario. A pesar de ser una industria obsoleta, horriblemente contaminante y caduca que empleaba menos de 4.000 mineros, un nutrido grupo de plumillas, activistas y políticos de izquierda se lanzó a protestar ruidosamente esta reducción de gasto, por mucho que las minas tuvieran los días contados debido a la regulación europea. La mitología del obrero, en este caso, pudo más que cualquier racionalidad social o económica.

Esto sería un problema menor si se limitara a los símbolos, pero la izquierda española parece dedicar una cantidad desmesurada de tiempo a hablar sobre su propia pureza estos días. Lo vimos durante las protestas del 15-M, cuando en un país con un 20% de paro los manifestantes acabaron hablando más sobre cómo mejorar la representación democrática (“no nos representan”) que a debatir medidas de gestión económica. Lo vimos durante las negociaciones fallidas del primer debate de investidura, cuando el perfil ideológico de Ciudadanos fue objeto de más debate que cualquier reforma social o política fiscal. Lo hemos visto durante la crisis del PSOE, cuando el veto a hablar con nacionalistas catalanes resultó ser más importante que poder cambiar el país desde el gobierno. Los líderes de Podemos, Izquierda Unida y el PSOE han preferido tomar decisiones basadas en salvar su honra progresista, no en la realidad del planeta tierra.

Esta clase de discusiones son especialmente frustrantes porque son debates que la izquierda tiene consigo misma, no con la derecha. Antes de la gran recesión los gobiernos de Zapatero vivían en un mundo confortable donde la izquierda aún podía fingir que el mundo no había cambiado. La burbuja inmobiliaria ocultaba los problemas estructurales de nuestra economía y la eurozona, y el PSOE se podía permitir posponer reformas. La crisis, sin embargo, hizo obvia la necesidad de introducir cambios serios en nuestro mercado laboral, sistema político, Estado de bienestar; el modelo económico debía cambiar. Los socialistas apretaron los dientes y afrontaron un brutal ajuste fiscal. Cuando intentaron ir más allá en sus reformas, el 15-M primero, y Podemos después, los tildaron de traidores a la causa de forma incesante.

Tras la derrota socialista el 2011, la izquierda debería haber analizado dónde sus políticas públicas habían fracasado. En vez de evaluar los motivos de su fracaso, los socialistas primero, y Podemos después, se enzarzaron en un inacabable debate sobre quién era más izquierdas, quién o qué era la “casta”, y (cómo no) sobre el derecho a decidir en Cataluña. La discusión llego a extremos absurdos en la campaña de las elecciones generales, cuando en vez de discutir sobre políticas públicas Podemos y socialistas se pasaron semanas debatiendo sobre si habría o no gran coalición.

Los votantes, con cierto criterio, castigaron a ambos partidos con un mal resultado electoral en diciembre del 2015, pero que dejaba a Rajoy sin mayoría de gobierno. Lejos de comportarse como adultos, la izquierda respondió con cuatro meses de kabuki político, peleándose por la hegemonía de su menguante electorado, con Pablo Iglesias confiando cínicamente en un acuerdo con IU para mejorar tras la repetición electoral. Un nuevo castigo en las urnas, sin embargo, no sirvió para que ni unos ni otros dejaran de hablar de las esencias y la pureza de la izquierda, con el PSOE saboteándose a sí mismo para no ensuciarse las manos.

Todos estos años de pelea por mantener las esencias han acabado en fracaso. Socialistas y Podemos han dedicado todas sus energías a proteger ideas antiguas y competir por una marca cada vez más deteriorada, olvidándose que los votantes quieren que alguien les solucione los problemas, no alguien que les dé buenos discursos. Más que hablar de congresos, el IBEX, los poderosos o quién es realmente el heredero del glorioso movimiento obrero de antaño, el PSOE y Podemos deberían ponerse a discutir sobre qué van a hacer para cambiar España a mejor de una vez. De lo contrario, la derecha seguirá ganando por incomparecencia de alternativas hasta el fin de los tiempos.

Pedro Sánchez y el Totalitarismo Invertido patrio
La pregunta es qué nos espera durante la legislatura que comienza a andar. Mantenido el “Régimen”, todo aquello que nos ocultaron lo sacarán a relucir poco a poco y nos impondrán nuevos ajustes.
Juan Laborda  vozpopuli.com 3 Noviembre 2016

La entrevista de Jordi Évole -Salvados- a Pedro Sánchez es un botón de muestra de aquello en lo que se ha acabado convirtiendo nuestra querida España, un ejemplo de manual del término acuñado en 2003 por el profesor emérito de filosofía política de la Universidad de Princeton, Sheldon Wolin, Inverted Totalitarianism, es decir, Totalitarismo Invertido. No entro a valorar ni la forma ni el momento elegido por Pedro Sánchez para manifestar su punto de vista tras el bochornoso Comité Federal de finales de septiembre, donde sufrió un golpe de estado en toda regla. Pero hay algo que todo demócrata no debe pasar por alto, las presiones de determinados grupos de interés -antiguos monopolios naturales y sector financiero- y mediáticos para colocar a aquellos que mejor defienden sus intereses.

Esos intereses se desvían profundamente del bien común y por eso hay que denunciar dichas presiones o extorsiones. Elijan el término que ustedes deseen. Sánchez, por un lado, hablaba de presiones de ciertos empresarios pertenecientes a los antiguos monopolios naturales, ejemplos claro de ineficiencia y extracción de rentas, además excelentes agencias de colocación de los políticos del Régimen. Son empresas muy endeudadas que bajo el objetivo último de maximizar el valor de la acción, han incrementado los flujos destinados a dividendos y a la recompra de acciones, disminuyendo de manera significativa la tasa de inversión en capital y desarrollo empresarial. Los costes sociales de tales estrategias han sido un aumento del desempleo y una presión a la baja de los salarios. Además la productividad de los factores productivos se ha hundido. Nada bueno, de manera que lecciones de ellos las justas. Además su proceso de internalización ha sido un desastre.

Por otro lado, el otrora secretario general del PSOE, se quejaba amargamente de las presiones del sector financiero. En un blog previo denuncié la conexión entre la defenestración de Pedro Sánchez y el Target 2. Las entidades financieras españolas, para evitar que colapsen, reciben ingentes cantidades de inyección de liquidez del Eurosistema (Banco Central Europeo y Bancos Nacionales), lo que ha provocado el aumento de los desequilibrios del Target 2. Por eso las élites aquí y en Bruselas, quieren tener todo controlado, prietas la filas. Vamos querían mantener el Régimen actual en pié, dócil con sus intereses.

Dejo para el final la presión mediática. Los medios de comunicación convencionales, en virtud de un endeudamiento megalómano, se han convertido en rehenes finales de sus acreedores, quienes al final acaban dictando sus editoriales. Triste devenir de ese cuarto poder que debería velar por el correcto funcionamiento de nuestras frágiles democracias. Es fundamental limitar la participación en su pasivo de los distintos grupos empresariales.

Lo que nos espera
La pregunta es qué nos espera durante la legislatura que comienza a andar. Mantenido el “Régimen”, todo aquello que nos ocultaron lo sacarán a relucir poco a poco y nos impondrán nuevos ajustes -en educación, sanidad, dependencia, e inversión pública-; aumentos de impuestos -el factor trabajo español, y la pequeña y mediana empresa patria ya no puede asumir más subidas de impuestos-; y empezarán a recortar las pensiones –después de hundir los salarios y transformar España en un país de camareros-. Convocarán el Pacto de Toledo y después de análisis sesudos sobre su viabilidad aumentarán la edad de jubilación, reduciendo la pensión, e incentivando planes privados de pensiones –absolutamente ineficientes-.

La clase dominante -política, económica y mediática- se aferró a un poder menguante, produciendo números positivos falsos y afirmando no solo que la suya es la única manera de actuar -cuando solo es más de lo mismo- sino que además no hay alternativa. Un ejemplo es lo sucedido alrededor del déficit presupuestario patrio, la deuda soberana y la política fiscal. Al final pasará aquello que predijimos, mantenido el “Régimen” se volverá a implementar un duro ajuste presupuestario que afectará negativamente al crecimiento económico.

Respecto a las pensiones, en su momento denunciamos las falacias sobre la insostenibilidad del sistema público de reparto. Los problemas asociados al actual sistema de pensiones público de reparto, y que se deberían atacar, son otros a las tonterías que oímos en los medios de comunicación: el estancamiento del crecimiento de los salarios, la desigual distribución de la renta, la caída de la productividad, y la pirámide poblacional, todos estrechamente relacionados. Remediar el estancamiento de los salarios y la desigualdad salarial, unido a un crecimiento de la productividad son, por lo tanto, partes intrínsecas que permitirían solucionar los problemas de las pensiones públicas bajo el sistema de reparto, sin necesidad de acudir a sistemas financiados y a sus efectos perversos. Pero de eso, no se preocupen, nada de nada.

España, en definitiva, Totalitarismo Invertido
Como en su momento definimos, y el tiempo nos da la razón, España, en su actual deriva, es un excelente ejemplo de Totalitarismo Invertido. El Totalitarismo invertido es el momento político en el que el poder corporativo se despoja finalmente de su identificación como fenómeno puramente económico y se transforma en una coparticipación globalizadora con el Estado. Mientras que las corporaciones se vuelven más políticas, el Estado se orienta cada vez más hacia el mercado.

Según Wolin en el Totalitarismo Invertido, "los elementos clave son un cuerpo legislativo débil, un sistema legal que sea obediente y represivo, un sistema de partidos en el que un partido, esté en el gobierno o en la oposición, se empeña en reconstituir el sistema existente con el objetivo de favorecer de manera permanente a la clase dominante, los más ricos, los intereses corporativos, mientras que dejan a los ciudadanos más pobres con una sensación de impotencia y desesperación política y, al mismo tiempo, mantienen a las clases medias colgando entre el temor al desempleo y las expectativas de una fantástica recompensa una vez que la nueva economía se recupere”. ¡Qué párrafo más ilustrativo!

Y como afirmaba el profesor emérito, “ese esquema es fomentado por unos medios de comunicación cada vez más concentrados y aduladores, por la integración de las universidades con sus benefactores corporativos; por una máquina de propaganda institucionalizada a través de grupos de reflexión y fundaciones conservadoras generosamente financiadas, por la cooperación cada vez más estrecha entre la policía y los organismos nacionales encargados de hacer cumplir la ley, dirigido a la identificación disidentes internos, extranjeros sospechosos…”.

Al final, los grandes perdedores somos nosotros, la ciudadanía en su conjunto, representada por los trabajadores, las clases medias, y, sobretodo, los más desfavorecidos. Pero mientras se lo permitamos continuarán haciéndolo.

Espinar deja en evidencia la lucha interna en Podemos
Editorial La Razon 3 Noviembre 2016

La figura del predicador moralista que cada vez que puede lanza sus soflamas, también en sede parlamentaria, y que se pone como ejemplo de rectitud ha encontrado en Podemos una de sus mejores canteras políticas. En vez de trabajar legislativamente allí donde tiene representación y proponer formas de control que impidan las malas prácticas en la administración por parte de políticos y también de ciudadanos particulares, prefiere el histrionismo mitinero, sin poner límite en los insultos al adversario y sin sonrojarse.

El caso del senador y dirigente de Podemos Ramón Espinar es en este sentido canónico. En 2011 compró una vivienda protegida en Alcobendas –sin participar en sorteo público alguno–, acogiéndose al Plan Joven de la Comunidad de Madrid, por la que pagó 146.224 euros. Sin que se cumpliera el año y sin llegar a vivir en ella, la vendió por 176.000 euros, obteniendo un beneficio de 30.000 euros. En su defensa, el dirigente de Podemos ha argumentado que los gastos de esta operación, más los impuestos, redujeron la plusvalía conseguida a entre 19.000 y 20.000 euros. También en su defensa, dijo que cuando compró esta vivienda era un estudiante de 23 años y que sólo disponía de una exigua beca de 400 euros mensuales para hacer frente a la hipoteca que había contraído, por lo que se vio obligado a poner la casa en venta (la entrada de 60.000 euros corrió a cargo de su familia).

Es decir, el mensaje de Espinar es que él, como otros estudiantes empobrecidos por la crisis, no puede costearse una vivienda de 60 metros cuadrados, con trastero y dos plazas de garaje. El senador ha defendido la legalidad de esta operación, incluso desde el punto de vista ético. Ni siquiera ha tenido en cuenta un principio básico: no se puede obtener una plusvalía, grande o pequeña, con pisos de protección oficial. Lo alarmante es que se contradice abiertamente con lo que dijo con vehemencia y, claro está, dando lecciones de comportamiento ético a toda la Asamblea de Madrid: en una sesión de finales de 2015, dijo: «El objetivo final de la promoción de vivienda pública no es venderla, el objetivo final de la promoción de vivienda pública es garantizar el acceso al derecho a la vivienda de la ciudadanía que no puede acceder en mercado libre». Hacía cuatro años que Espinar había obtenido un beneficio de 20.000 euros (después de impuestos) por la venta de su vivienda protegida. Este dinero lo utilizó para pagarse un máster y un ordenador que necesitaba para su actividad académica. Habría que oír su intervención en aquella ocasión para comprender la inmunidad especial con la que están investidos los dirigentes de Podemos para olvidar sus errores y, además, dar ejemplo.

No es la primera vez que nos sorprenden con casos de manifiesta irregularidad administrativa (ellos no se hubieran privado de calificarlo de «corrupción») y, en todo caso, ética, como en los casos de Juan Carlos Monedero y sus informes para Venezuela o Tania Sánchez y su piso. Espinar ha dicho ser víctima de una campaña para evitar que alcance el liderazgo de Podemos en Madrid. Probablemente sea así y estemos ante una de las peleas intestinas de la «nueva política», pero la reacción de Pablo Iglesias y otros miembros de la nomenclatura es la de la más oscurantista «vieja política»: solo es una conspiración de los poderes innombrables contra ellos. Es evidente que hay una lucha por el poder de los errejonistas, con la candidatura de Rita Maestre y Tania Sánchez, que genera más simpatías en el PSOE y la derecha, y la pablista, que es el enemigo a batir.

Carmena, o el sentimentalismo criminal
Hoy las mafias del tráfico humano bendicen el nombre de la alcaldesa Carmena.
José Javier Esparza gaceta.es 3 Noviembre 2016

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, hondamente conmovida por el hecho de que a los inmigrantes ilegales se les interne en centros para inmigrantes ilegales, ha decidido proveerles de pisos de protección pública gratis total. Hoy, en Baguineda, en las afueras de Bamako, o quizás en Niaga, en la periferia de Dakar, alguien verá la noticia de que una generosa gobernante de Madrid instala gratuitamente en pisos públicos a los inmigrantes sin necesidad de papeles. Hoy también, las largas redes que controlan los diversos tráficos ilícitos a través de África, incluido el tráfico humano, venderán la misma noticia en sus puntos de reclutamiento. Carmena avala la operación.

Atraídos por el espejismo parabólico de la Jauja occidental, un buen número de jóvenes de cualquiera de estos países acudirá a ese tipo del barrio que, como todo el mundo sabe, organiza los viajes al opulento norte. Porque todo el mundo lo sabe, en efecto: las mismas redes que trafican con armas, tabaco, drogas o gadgets electrónicos se dedican igualmente al transporte de mercancía humana, y no faltan funcionarios venales que cobran su correspondiente comisión por hacer la vista gorda. En su periplo, después de vender lo que no tienen, nuestros amigos llegarán a puertos donde otras mafias les procurarán una embarcación. El Estado Islámico ha ganado 88 millones de euros sólo en Libia –lo contaba ayer El País- por la vía de acaparar el tráfico humano hacia Europa. Los “migrantes” subirán a bordo de embarcaciones de lance. Un cierto porcentaje de ellos morirá; sus cadáveres flotarán sobre las aguas del Mediterráneo curtiéndose al sol del sueño de Carmena. Otro porcentaje, el mayor, llegará a Europa. Quizás alguno pregunte por Carmena.

No habrá Carmena, sin embargo. Aquí esa gente se encontrará con que no hay pisos ni hay nada, salvo un policía que, como es su obligación, le preguntará por sus papeles, y un consulado, el del país de origen, que declinará cualquier responsabilidad, porque ningún Estado avala a un ilegal. Es posible que Carmena llame al consulado. Al de Mali, por ejemplo. Y allí, tal vez, un funcionario le recuerde que lo que quiere Mali no es que la gente se la vaya del país, sino que se le quede dentro, porque nadie puede construir un país sin paisanos, como decía hace poco en París el ex primer ministro Musa Mara. Tal vez Carmena reflexione: “qué racistas son estos africanos, que no quieren que los africanos de vayan de África”. La alcaldesa llegará a su casa, después de un duro día de trabajo, y dormirá con el espíritu reconfortado por la propia bondad. Mientras tanto, un cadáver se pudrirá en el Mediterráneo después de tributar su último pensamiento a los pisos de Carmena, varios cientos de desconcertados inmigrantes seguirán preguntándose dónde están los pisos de Carmena y algún canalla en cualquier puerto de Libia contará los billetes que ha ganado gracias a los pisos de Carmena.

Gracias, alcaldesa. Eso se llama filantropía.

Los ‘cinco sabios alemanes’ contra Dragui y su política de tipos bajos
El consejo asesor del Gobierno alemán considera desproporcionadas las medidas del BCE y asegura que minan la estabilidad financiera de la eurozona.
Teresa Lázaro  vozpopuli.com 3 Noviembre 2016

La política de bajos tipos y expansión monetaria del presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, cada vez levanta más ampollas. Esta vez han sido los llamados ‘cinco sabios alemanes’ los que han alzado la voz para considerar “deproporcionadas” las medidas de Draghi y asegurar que minan la estabilidad financiera de la eurozona.

Así lo señala el consejo asesor del Gobierno de Alemania para asuntos económicos, conocido popularmente como los ‘cinco sabios alemanes’, en su último informe anual, entregado este mismo miércoles a la canciller alemana, Angela Merkel. El consejo ataca directamente a la política de Draghi por esconder los problemas reales de la unión monetaria y poner en peligro cada vez más la estabilidad de los mercados financieros

"Vista la evolución de la macroeconomía, tanto la expansión cuantitativa practicada por el BCE y los tipos de interés mínimos correspondientes no son adecuados ni para la zona euro ni para Alemania", sostienen en el documento.

No es la primera vez que se cuestiona la política del BCE. Las entidades financieras llevan ya tiempo sufriendo las bajas rentabilidades que genera esta política y hace solo unos días la firma de asesoramiento Arcano alertó de la nueva burbuja de bonos soberanos que se está creando por la agresiva política de los bancos centrales de los últimos años y que puede acabar provocando otra crisis financiera.

Por otro lado, el informe, titulado ‘Tiempo de reformas’, resalta la importancia de empezar a empezar a hacer cambios estructurales tanto en Alemania como en el resto de Europa, puesto que la solidez económica actual no será eterna. El objetivo de estas reformas tiene que ser flexibilizar salarios y precios y generar una mayor movilidad en los trabajadores. También incluyen un nuevo aumento progresivo de la edad de jubilación.

En cuanto a los grandes riesgos a los que se enfrenta la UE, los ‘cinco sabios’ no dudan al situar al ‘Brexit’ en primera línea y aprovechan para pedir a Alemania y al resto de Europa que intenten detener la salida de Reino Unido o que, al menos, luchen por conseguir un acuerdo que trate de minimizar daños de este hecho histórico. En cualquier caso, avisan de que, a largo plazo, sin duda será el Reino Unido el más perjudicado de su salida.

Indignación de los asesores de Merkel: "En el euro falta disciplina presupuestaria"
Los "sabios" critican al BCE y quieren que Alemania baje impuestos y amplíe superávit fiscal para dar ejemplo.
Diego Sánchez de la Cruz Libertad Digital 3 Noviembre 2016

Para guiar el rumbo de la política económica alemana, el gobierno teutón creó en 1963 un organismo consultivo conocido popularmente como el "consejo de los cinco sabios". Esta entidad juega un rol centrar a la hora de guiar al Ejecutivo germano en la toma de las grandes decisiones.

Esta semana, el "consejo de los cinco sabios" ha dado a conocer su informe anual, que servirá como pilar para las próximas decisiones de la canciller Ángela Merkel. El documento incluye propuestas para Alemania, pero centra su análisis en el plano europeo, por lo que sus conclusiones son relevantes para toda la Eurozona, sobre todo por el duro tono de algunas recomendaciones.

Críticas al BCE
Según el informe anual del consejo, el crecimiento en Alemania va a llegar al 1,9% en 2016 y al 1,3% en 2017. La proyección para la Eurozona apunta a un aumento del PIB del 1,6% durante el presente ejercicio y un repunte del 1,4% a lo largo del siguiente año. Sin embargo, el "consejo de los cinco sabios" entiende que el crecimiento alemán cuenta con bases mucho más sólidas que el del resto de países integrados en la moneda única.

Así, los cinco sabios denuncian que la política monetaria del Banco Central Europea ha sido "extraordinariamente flexible", lo que ha contribuido a la recuperación por la vía de reducir la urgencia de aplicar reformas. Para los asesores del gobierno teutón, "la recuperación económica no está siendo adecuada, dado que persisten los problemas estructurales y el repunte del crecimiento no es sostenible".

Según denuncian los expertos germanos, "el empeño reformista está decayendo y algunos países miembros no demuestran la disciplina presupuestaria necesaria". Mirando adelante, el informe apunta que "salir de una política monetaria tan expansiva se está convirtiendo en un reto cada vez más complejo".

La UE tras el Brexit
En clave europea, los sabios apuntan que "en campos como la seguridad, la inmigración o el medio ambiente, es deseable una mayor integración europea. Sin embargo, los asuntos fiscales, laborales y sociales deben seguir siendo una responsabilidad de los gobiernos nacionales".

El organismo entiende que aprobar los tratados comerciales con Estados Unidos y Canadá es un reto crucial para el Viejo Continente, sobre todo a raíz del Brexit. Los expertos teutones entienden que "impulsar reformas es fundamental, porque si los resultados económicos de la Unión Europea no mejoran, habrá nuevos contratiempos en el proceso de integración".

De hecho, el consejo apunta que "habida cuenta de las crecientes fuerzas centrífugas en la UE, hay que entender con inteligencia la subsidiariedad: en algunos campos, como la seguridad, la inmigración o el medioambiente, es deseable que haya más cooperación entre los países miembros; sin embargo, en el plano fiscal, laboral o de las políticas sociales, la responsabilidad debe permanecer en el plano nacional".

En cuanto a las normas de estabilidad fiscal, el mensaje que mandan los asesores de Merkel es claro: "las reglas deben hacerse cumplir". Mirando al futuro, los sabios hablan de la importancia de concebir eventuales "rescates" desde el punto de vista privado y no público, pasando del bail out al bail in.

Toque de atención a Merkel
Pero el documento incluye además una serie de advertencias que deben leerse en clave nacional, ya que están dirigidas al gobierno de la canciller Merkel. Por ejemplo, el "consejo de los cinco sabios" señala que "la mejoría de los márgenes presupuestarios no debe utilizarse para gastar más, sino para reducir la deuda pública y para impulsar reformas fiscales".

A pesar de la crisis, Alemania ha avanzado con paso firme hacia la estabilidad presupuestaria, modificando su Constitución y sus reglas presupuestarias para hacer posible un superávit presupuestario que alcanzó los 18.500 millones de euros durante la primera mitad de 2016. Pero los sabios insisten en que esto no debe llevar a la relajación e insisten en que Alemania "debe ser un ancla de estabilidad fiscal para la Eurozona".

De hecho, el consejo considera que el margen presupuestario necesario para aprobar cualquier medida de gasto adicional debe obtenerse previo recorte de otras partidas de gasto, y nunca vía recorte del superávit. Además, los sabios recomiendan que, en caso de introducirse cambios, lo deseable no son "medidas de estímulo" sino recortes de la fiscalidad empresarial o reformas tributarias encaminadas a ensanchar bases y reducir tipos.

También señala el informe que Alemania debe "revisar el sistema de pensiones, fortaleciendo el pilar del ahorro privado que generan empresas y trabajadores". Además, los asesores apuntan que "la llegada de refugiados e inmigrantes no requiere más regulación laboral, sino un mercado de trabajo más flexible, con más movilidad y menos paro".

Pero los expertos también le echan un capotazo al gobierno de Merkel a la hora de abordar el debate sobre la desigualdad: "las diferencias, ya sea en el plano de los ingresos o en lo tocante al patrimonio, se han mantenido prácticamente constantes durante la última década. En cualquier caso, la mejor forma de potenciar la inclusión económica es mantener un mercado laboral flexible, mejorar la educación y potenciar la movilidad social. que no debe hacerse es introducir impuestos al patrimonio, que lo único que hacen es introducir distorsiones.
"La banca no es lo suficientemente resistente"

Quizá con un ojo puesto en la crisis del Deutsche Bank, el informe anual de los cinco sabios proclama que "las turbulencias que estamos viendo en los mercados financieros muestran que el sector no es lo suficientemente resistente a los golpes".

En documento insiste en la necesidad de aumentar la capitalización de las entidades. Inciden también los expertos en la importancia de reducir el apalancamiento y las deudas que recogen los balances del sistema bancario.

'campaña de movilización a nivel mundial'
La UNESCO exige adoctrinar con contenidos LGTB en colegios de todo el mundo
Bajo el pretexto de luchar contra la discriminación, esta organización promueve nuevas políticas a favor del colectivo gay y exige que se inserten materias LGTB en los programas de todas las etapas escolares “a partir de una edad temprana”.
A. Martínez-Bordiú gaceta.es  3 Noviembre 2016

Un nuevo informe publicado por la UNESCO -la agencia de la ONU encargada de velar por la educación, la ciencia y la cultura- aboga por la inserción de materias LGTB en los programas escolares de los colegios públicos de todo el mundo.

Siguiendo la línea de la ONU, que el pasado octubre nombró a un experto para promover dentro de la organización la doctrina de la ideología de género, la UNESCO lanza una campaña "de movilización y sensibilización que se llevará a cabo a nivel mundial” con el objetivo de "crear nuevos derechos para los homosexuales".

Bajo el título "Out in the Open", esta organización promueve nuevas políticas a favor del colectivo gay y exige que se inserten materias LGTB en los programas de todas las etapas escolares “a partir de una edad temprana”.

'Los estudiantes LGTB son más vulnerables'
Asimismo, instan a que en los planes de estudio se proporcione a todos los estudiantes "el acceso a información no crítica y precisa sobre la orientación sexual y la identidad/expresión de género” y a que se elimine cualquier contenido que -según su criterio- pueda ser "inexacto y estigmatizante", con la justificación de que “los estudiantes LGTB están más predispuestos a ser acosados y a ser víctimas de la violencia".

Bajo el pretexto de luchar contra la discriminación, la UNESCO propone que todos los centros incluyan en los currículos y programas educativos los postulados de la ideología de género con contenidos transversales, es decir, que se inserten en todas las asignaturas como historia, política, lengua, literatura o educación sexual.

Datos poco fiables
El reciente informe defiende al mismo tiempo que “los estudiantes que no se ajustan a las normas tanto sexuales como de género, incluyendo aquellos que son lesbianas, homosexuales, bisexuales o transgénero son más vulnerables”.

Para demostrar esta teoría, utilizan datos que, según denuncia el "Center for Family & Human Rights", son proporcionados directamente por grupos LGTBI, a partir de encuestas anónimas cuyos datos son imposibles de verificar.

Cabe señalar que, según informa la UNESCO en el documento, dicho informe ha sido financiado por el gobierno de Holanda, que pagó 396.802 dólares por un proyecto en el que se incluye este informe.

A continuación, volvemos a mostrar el documental publicado por la asociación Family Watch International, en el que se advierte de los peligros a los que están expuestos los niños por los programas de educación sexual que promueven las organizaciones internacionales, como es el ejemplo de la ONU.

Castas y empleo en España
De ese período "fundacional" se arrastra, además de la forma de hacer política, el hacer creer que la situación de la oferta es la misma que cuando Franco y la anomalía de tener un mercado laboral rígido en la contratación estable y en los salarios.
Luis Riestra  vozpopuli.com 3 Noviembre 2016

La semana pasada, el candidato a ser investido Presidente del Gobierno central dio en su discurso una importancia preponderante al empleo. Lamentablemente, lo que empezó bien duró poco y una vez más, la parte más populista de la casta, los nacionalistas y, sobre todo, los neo-comunistas, estuvieron embistiendo como siempre, con sus rancias poses, eslóganes, delirios y de más trucos de listillos sin oficio ni beneficio, que viven del cuento a costa del contribuyente sin rendir cuentas por sus actos, y siempre con la excusa de Franco; solo faltó el pequeño Nicolás. Para colmo, tras el progre-sismo de ZP2, Mariano Rajoy participó complacido del circo y les siguió su juego ruinoso, dejando los intereses ciudadanos fuera del Congreso. Afortunadamente, España no es así.

La buena noticia

A diferencia de esa casta, el sector privado hace sus deberes y sigue creando empleo, haciendo que esa posibilidad, que analizamos la semana pasada, de que la expansión se agotara, se aleje en el tiempo, consiguiendo que los datos de empleo del tercer trimestre mejoraran y aumentando la tasa de crecimiento interanual medida trimestre a trimestre. Es cierto que hay riesgos políticos internacionales, pero también lo es que 2017 es año electoral en Europa, nuestros principales clientes, y eso añade cierta tranquilidad a muy corto plazo, cosa que aprovechará la casta para seguir con su cancamusa, que diría Villanueva.

Employment growth in Spain.

Employment growth in Spain. L.R.

Empleo en democracia

Que es la muletilla que ha impuesto la casta política y que, aparte de su incorrección lingüística, sabemos que es mentira, pues no hay ni representación del elector ni división de Poderes, algo que, consecuentemente, se traduce en delirios políticos y corrupción. Si fuera una Democracia, tratarían nuestros problemas, se parecerían a nosotros y, obviamente, no habría tantos saltimbanquis y delincuentes, que muchos parecen salidos de un casting de Torrente.

GDP growth and Employment growth in Spain.

GDP growth and Employment growth in Spain. L.R.

El caso es que, a pesar de las deficiencias estadísticas, cuando se estudia la tasa anual de crecimiento del PIB real y la del empleo, medidas trimestre a trimestre, se observa, además de que la última crisis ha sido peor que la de los 70's, que hay al menos cuatro períodos importantes y todos ellos bastante malos para el español medio; o sea, nosotros, que somos los sujetos pasivos de los inventos y corrupciones del establishment.

El primer período es aquel en que se establece la actual forma de gobierno, es decir: la actual "oligarquía de partidos estatales con un sistema electoral proporcional de listas de partido", que es el mismo que encumbró a Chávez, Hitler, Mussolini y al citado gamberrismo político en el Congreso. Desde entonces nos pegan el timo del modelo nórdico (como en Latinoamérica, que vimos es imposible) cuyo último promotor ha sido ese miembro de la casta política y académica que es Verstrynge, ¡y ha colau! El resultado más cruel es de esta mala forma de gobierno es el destrozo demográfico de todos conocido.

Transicionismo y mentalidad franquista

Para colmo, hemos vivido recientemente una estampida de chupópteros del PSOE a Podemos y del PP a Ciudadanos, que es calcada de aquella de los "falangistas" durante la Transición, en otra demostración de que padecemos el mismo orden momiocrático implantado entonces, ese que algunos quieren regenerar o derribar para imponer una oligarquía totalitaria, sea nacionalista o neo-comunista.

Durante la Transición se vivió la "anomalía" de que la Economía crecía y destruía empleo por la peculiar reconversión industrial, nuevas cargas sociales y fiscales, etc. Entonces se venía de un sistema nacional-católico obsesionado con el empleo y había moneda propia; hoy, los saltimbanquis que asesoran a Maduro, mucho peores en Economía que la casta de la Transición, en su delirio y su pre-golpe al Congreso rodeándolo, quieren volar el Euro y/o la unidad de España. De locos.

Ese período primero lo conocen y solo señalaré que hay un efecto secular, que tratamos en "Remuneraciones y Ciclo Largo" (les doy el título pues hay problemas con los enlaces que espero se solucionen), consistente en que, en la segunda parte del ciclo largo, que empezó a mediados de los 80's, la Oferta (el trabajador es oferta laboral) pierde progresivamente capacidad de negociación y de ganancias extra-económicas, pues la Economía ha ido adaptándose sin problemas a las necesidades del la Demanda; un proceso que, al final, produce deflación.

De ese período "fundacional" se arrastra, además de la forma de hacer política, el hacer creer que la situación de la Oferta es la misma que cuando Franco (otro engaño más) y la anomalía de tener un mercado laboral rígido en la contratación estable y en los salarios, dos cosas imposibles en una Economía abierta que necesita importar materias primas y, por tanto, exportar. En Japón, por ejemplo, se evita despedir, pero compensan esa rigidez con alta tecnología, defensa comercial y un componente variable en los salarios, además de Educación, orden, disciplina, respeto, responsabilidad, trabajo en equipo, honestidad y un largo etcétera, mientras que aquí, las castas (incluida la sindical) y sus medios de masas, públicos y privados, fomentan justo lo contrario, con especial atención a sembrar cizaña; luego nos quejamos de la precariedad laboral, simple efecto del expolio político.

Posteriormente, de 1996 al 2006, el empleo creció artificialmente más que el PIB real gracias a la burbuja inmobiliaria. Explotado el globo, se han tenido que corregir algunas rigideces del mercado laboral en el peor momento, aunque sigue pesando que se tengan que destruir empresas para ajustar el coste salarial medio en tiempos de crisis. Los efectos sobre el bienestar de cuarenta años de nuestra mala forma de gobierno los conocemos y padecemos día a día.

Castas y Salarios

Como al establishment nuestras calamidades laborales no le afectan y, si hacen un ajuste temporal de salarios en "lo público", como en el de 2012, no lo hacen progresivo y quitan una paga extra a todos, sea a Artur Más, que entonces ganaba casi 140.000 euros año (Puijdemont se lo subió a 145.000), igual que al funcionario que gana mil y pico al mes y al que usan de excusa para subirse el sueldo después. Similar método usarán con las pensiones (que no se pueden pagar por su mala gestión) donde, en vez utilizar el sistema progresivo que propuse en 2010 en "El ajuste que impondría a España el Fondo Monetario Internacional", artículo que lamentablemente no se debatió para buscar soluciones y adaptarse a lo que vendría y solo sirvió para que me insultaran. Para colmo, por electoralismo, esa mala estructura salarial se ha separado más de la del sector privado, en un Estado descontrolado con una insuficiencia fiscal grave y estructural.

Labour cost and CPI in Spain.

Labour cost and CPI in Spain. L.R.

Termino señalando que aunque el debate sea malo, lleno de insultos y se utilice nuestro trabajo como arma arrojadiza por los causantes de nuestros males, no tiraremos la toalla y próximamente haremos lo que ellos no hacen: intentaremos ver lo que podría dar de sí en términos de empleo "nuestro" sistema económico, buscando que les sea útil en sus previsiones vitales. Hasta entonces, esperemos que no nos lo pongan peor


******************* Sección "bilingüe" ***********************
No han terminado las mayorías absolutas

Jorge Vilches  vozpopuli.com 3 Noviembre 2016

“Se acabó el tiempo de las mayorías absolutas”, hemos oído innumerables veces en boca de representantes de los dos partidos de la vieja “nueva política”. No hay nada más lejos de la realidad que estas predicciones fruto de la retórica electoral, en un marco tan en movimiento como es ahora el español. No se trata ya de que a nivel local y autonómico se avecina una recuperación del PP, como vimos en las elecciones del 26-J, dada la inoperancia y el ridículo de los “gobiernos del cambio”, sino que las izquierdas están destrozadas y divididas. El bipartidismo, o “el turnismo” como dicen los manipuladores retóricos de Podemos, cojea por el hundimiento y desintegración del PSOE. Por eso, en un momento de transición como éste, en el que se pone en cuestión todas las instituciones y principios, con un discurso político general enfangado en un democratismo falso, lo más probable es que estemos abocados a un sistema de partido dominante. Hablo de un tiempo en el que el PP si no consigue mayoría absoluta, se quedaría tan cerca que solamente necesitaría el apoyo de un partido pequeño.

Ya pasamos por una situación así cuando la UCD desapareció (o la hicieron desaparecer), y el centro-derecha se quedó desorganizado y con muchos lastres sociológicos y discursivos. Si bien el PP de hoy no es el PSOE de 1982, es cierto que la consecución de 202 diputados no se repitió jamás. En las elecciones de 1986 los socialistas obtuvieron 184 escaños con poco más de ocho millones de votos, y Coalición Popular llegó a los 105 con cinco millones. El CDS de Suárez no alcanzó los veinte representantes con el 9% de respaldo electoral. Pero tres años después, en 1989, el PSOE de González no logró la mayoría absoluta, aunque sí pudo gobernar como si la tuviera porque los batasunos se ausentaron toda la legislatura. Aznar llevó al Partido Popular a los ocho millones de votos en 1993 y subió a 141 escaños, que fueron insuficientes ante los 159 de González. Los resultados se invirtieron en 1996 por apenas 300.000 votos, y el PP alcanzó la mayoría absoluta en el 2000. En consecuencia: un bipartidismo imperfecto, con pactos frecuentes.

El dominio del PSOE se debió a que el centro-derecha estaba reorganizándose, entre 1981 y 1990, pasando de la UCD al PP de Aznar. Una vez que se pudo entablar batalla, porque Fraga era amante de las escenas de sofá con el poder más que de construir una alternativa, se derrumbó el sistema de partido dominante.

Las izquierdas entraron en crisis en 1996, cuando perdieron el poder. Esto no solo produjo un colapso para una mentalidad que se atribuía la paternidad de la democracia y, por ende, el derecho a gobernar en exclusiva, sino que sus máximos líderes se fueron. Felipe González y Julio Anguita abandonaron la primera línea de la vida política. La marcha del jefe socialista, que había sido su imagen y alma desde 1977, quebró el partido. Las luchas internas entre guerristas y felipistas, palpables desde 1991, mostraron toda su crudeza en el nombramiento de Almunia, y en la elección y derribo de Josep Borrell. El poder del socialismo español quedó entonces en las manos de los barones territoriales, y costó ocho años, y algún que otro suceso dramático, el que Zapatero llegara al poder en 2004. Pero el zapaterismo puso las bases de la autodestrucción socialista: descabezamiento de la vieja guardia, populismo cainita, y connivencia con los independentistas. Ahí quedó el germen de la crisis que ahora vive el PSOE y, como efecto colateral, el régimen.

Pedro Sánchez no ha hecho más que seguir la senda abierta por Zapatero, pero sin discurso, ni hegemonía cultural, trufado de corrupción, sin cuadros relevantes ni proyecto para España, o las más básicas características del liderazgo: coherencia, firmeza, seducción interna, y capacidad de ilusionar al electorado. Es más; Sánchez cambió veinte de las cincuenta direcciones provinciales por gestoras afines, sin que eso le haya servido para sujetar al partido. Otro fracaso más. De esta manera, al tiempo que regalaba el poder a su competidor, Podemos, mentía a González y a Rajoy pactando bajo cuerda con Pablo Iglesias, y permitía que se produjera una afiliación masiva de podemitas en las agrupaciones socialistas desde julio de 2016. A esto hay que sumar que el PSC de Iceta, aliado de Sánchez en el pacto con los independentistas para un “gobierno del cambio”, está a punto de romper con el PSOE.

Los graves errores del gobierno popular desde 2011 y el escándalo de la corrupción deberían haber dado el gobierno a un PSOE sensato y moderado. Sin embargo, la incapacidad de los socialistas para engendrar ese tipo de alternativa ha roto el mapa de las izquierdas, bloqueado la situación hasta este mes de octubre, y permitido al PP de Rajoy renovar el poder en las urnas.

Ahora, tras el espectáculo ofrecido en Ferraz y en el Congreso de los Diputados, los socialistas hablan de “reconstrucción”, a la vez que Pedro Sánchez maniobra y habla contra la dirección de su partido para indisponer a la militancia. Esto no va a suponer que Podemos o Ciudadanos, o algún partido nuevo al acecho, sustituya de ipso facto al PSOE, sino que la oposición al PP, que acabará siendo el único partido con implantación nacional, estará dividida y debilitada.

Los tiempos de las mayorías absolutas no han terminado, sino que estamos en un periodo de ajuste del sistema de partidos. Mientras, dominará el PP, que a poco que juegue bien sus cartas, mantenga la cohesión, no vuelva a traicionar a sus votantes como en 2011, y renueve la dirección en un congreso tranquilo, encontrará otra vez el respaldo del electorado. Veremos si es capaz.

Rufián, el prototipo esperpéntico del adoctrinamiento nacionalista

Antonio Robles Libertad Digital 3 Noviembre 2016

Periodista, profesor y político

Lo conocí en un debate al que me habían invitado como contrapunto a tres independentistas antes de ser una celebridad. Uno era él, Gabriel Rufián, otro el presidente de Súmate, Eduardo Reyes. Nunca antes había participado en una confrontación tan escasa de ideas, argumentos, hechos y razonamientos. Daba vergüenza ajena la ignorancia desplegada por estos dos mercenarios castellanohablantes utilizados por ERC para atraer a los inmigrantes a la independencia. Dos mindunguis indocumentados sin oficio ni beneficio.

El debate se produjo unos meses antes de convertirse en cabeza de lista por ERC a las elecciones generales. No me lo podía creer. En ERC son independentistas, pero no analfabetos. ¿Cómo habían elegido como cabeza de lista para el Congreso español a un gañán de tan escasas entendederas? Ni siquiera era alguien conocido o reconocido por algo. Había salido de la nada. Llamé inmediatamente a un compañero de la prensa de Madrid y le adelanté con choteo: “Este Rufián os dará tardes de gloria en el Congreso”. Una evidencia que el sujeto no ha tardado en confirmar. La última vez, en la investidura de Mariano Rajoy.

No repasaré las gansadas del personaje. Se está ganando él solito la atención mediática con la misma desenvoltura que en su día lo hiciera Belén Esteban. Pero sí analizaré el fenómeno, y sobre todo, la oportunidad que nos da de atrapar en una simple mirada el objetivo de la ingeniería social desplegada por el nacionalismo catalán para reducir Cataluña a su identidad.

Rufián es el resumen perfecto del modelo educativo impuesto por el nacionalismo catalán. El molde forzado por la inmersión y el adoctrinamiento escolar concretado en el eslogan pujolista: una “escola catalana en llengua i continguts”. En su sentido más zafio, esperpéntico y esquemático. Nunca antes tuvimos ocasión de comprobar en vivo y en directo cómo la falsificación de la historia pasada para imponer una historia inventada, como la destrucción del pasado para recrear el presente a medida, como la imposición de mantras en sustitución de datos empíricos, argumentos y razonamientos, se encarnaban en un personaje y dejaban en evidencia la pedagogía del odio, la manipulación y el desprecio a todo cuanto representa España, el pluralismo ideológico, cultural y lingüístico, reduciéndolo todo al peor de los etnicismos. Como un loro repite a todo lo que se mueve de su foco nacionalista: ¡facha!, ¡fascista!, ¡facha!, ¡fascista!. Es todo su discurso.

Gabriel Rufián es el prototipo soñado por la forja nacionalista: reducir la realidad a buenos y malos, a colonos y colonizados, a izquierdas y fachas, a verdugos y víctimas, a Estado genocida y nación oprimida, a expolio fiscal y sociedad productiva; en resumen, a una España franquista viviendo a costa de Cataluña y una Cataluña demócrata, empobrecida y perseguida. Sin matices, sin espacio para la duda, la contrastación de hechos, o contextualización de acontecimientos históricos. Empezaron por borrarles el conocimiento en la escuela, y acabaron por imprimirles emociones y mantras en TV3. El resultado es Gabriel Rufián, una mente tan vacía de conocimientos como llena de bilis. Un pobre diablo que no sabe lo que dice, ni alcanza a ver el ridículo espantoso que hace. En su infinita ignorancia cree que es un héroe del procés.

Este tipo de sujetos despreciables (seguirían siendo despreciables si en lugar de Cataluña defendieran a España, si en lugar de creerse de izquierdas se creyesen de derechas), ni siquiera alcanzan a ver que son monos de feria de sus amos, aquellos que desprecian todo cuanto son. A ellos y a sus abuelos andaluces.

Antes de denigrar a partidos como el PSOE, que han dejado en la historia vidas y haciendas para que él pueda ahora decir sandeces en el Congreso, o ciscarse con medios de comunicación con ridículos apelativos de fachas por la simple circunstancia de no coincidir con sus mantras, debería saber de lo que habla. Y eso necesita estudio, lectura y tolerancia. Y algún esfuerzo.

P.D. Ustedes mismos pueden apreciar sus virtudes. Intervención en la investidura de Rajoy (29/10/2016), su irrupción en el Congreso presentándose como charnego independentista, o una de tantas demostraciones de ignorancia, sectarismo y patetismo, que un día u otro se volverán en su contra. Al menos ya empieza a tener currículum.

La novia del teniente agredido deja Alsasua por la presión proetarra
El coche de un guardia ha aparecido con pintadas y a otro no lo admitieron en un restaurante
s J. M. Zuloaga. La Razon 3 Noviembre 2016

María José, la novia del teniente de la Guardia Civil de Alsasua, que fue una de las agredidas, junto al oficial, el sargento y su esposa, por un grupo de 40 individuos, ha abandonado la localidad navarra para alejarse de la presión que sufría por parte del entorno proetarra y por el impacto emocional que supusieron las agresiones sufridas.

Según han informado a LA RAZÓN fuentes que siguen de cerca este asunto, la joven, que tiene 19 años, se encuentra desde hace días en otro lugar de España como paso intermedio para fijar temporalmente su residencia en una ciudad en la que proseguirá sus estudios.

María José, de origen ecuatoriano (vino a España con sus padres cuando tenía tres años), está en todo momento pendiente de su novio, con el que procura estar el mayor tiempo posible.

Su comportamiento durante el intento de linchamiento fue de una gran valentía, trató de repeler los ataques que sufría el teniente cuando ya estaba en el suelo al tiempo que le protegía con su propio cuerpo.

De los agredidos,el de peor pronóstico es el teniente que sigue de baja, que «se prolongará durante varios meses dada la gravedad de las lesiones, ya que sufrió fractura de peroné y maleólos», según las fuentes consultadas.

Además, tendrá que pasar de nuevo por el quirófano para una operación de cirugía plástica con el fin de recomponerle los labios que quedaron destrozados a causa de los golpes. Entre los proetarras había varios que son expertos en artes marciales.

El sargento ya tiene el alta para trabajar, pero se le han concedido unos días de vacaciones, tras lo cual se incorporará a su puesto en el acuartelamiento.

La decisión de la novia del teniente de abandonar, al menos temporalmente, Alsasua está justificada por la que está ocurriendo en esta localidad, incluso después de las citadas agresiones a la salida de un bar.

El entorno proetarra sigue con la presión sobre los agentes, sus familiares o cualquier persona que esté relacionada con ellos.

Según ha podido saber este periódico, hace unos días un guardia destinado en el cuartel fue insultado y amenazado en el gimnasio al que acude de forma regular.

Al ir a recoger su automóvil en las proximidades del Centro Integrado Politécnico de Formación Profesional «Sakana», se encontró con varias pintadas en los cristales, como «txakurra» («perro») y «alde hemendik» («fuera de aquí»), así como escupitajos en diversas partes del automóvil.

A otro agente destinado en el cuartel no le quisieron reservar una mesa en un restaurante de la localidad. Ese mismo día, fue insultado por varios individuos en un bar de la localidad navarra.

Las citadas fuentes subrayan que estos nuevos incidentes demuestran que los proetarras no están dispuestos a que se normalice la situación.

Por el contrario, tratan, mediante la imposición del miedo, seguir con su campaña contra la Benemérita y evitar que la población civil se relacione con los miembros de este cuerpo.

Por otra parte, la Guardia Civil elabora el informe sobre lo ocurrido en Alsasua para remitirlo a la Audiencia Nacional, que es la que se ha declarado competente en este caso al considerar que puede tratarse de un acto de terrorismo.

Entre 12 y 14 individuos, vinculados a la organización «Ospa Eguna» («Día de la huida») han sido identificados. Entre ellos hay algún menor de edad y los referidos expertos en artes marciales, así como los elementos más significados de las campañas de «alde hemendik».

Decisión del Instituto Etxepare
Un ex-etarra fugado de España dará clases de euskera en Cuba con el aval del Gobierno vasco
www.latribunadelpaisvasco.com 3 Noviembre 2016

El escritor y exmiembro de la banda terrorista ETA Joseba Sarrionandia, en Cuba desde su fuga de la prisión donostiarra de Martutene en 1985, se hará cargo del nuevo lectorado en lengua y cultura vascas que el Instituto Vasco Etxepare, financiado por el Gobierno vasco, inaugurará en la Universidad de La Habana este mes. Según un comunicado hecho público por esta entidad, Sarrionandia se responsabilizará del contenido académico y de impartir las clases, así como del resto de las actividades que impulse el lectorado.

Pese a que en estas últimas décadas se han editado sus ensayos, poemas y novelas, el ex-etarra Sarrionandia no ha hecho apariciones públicas, tampoco para recoger el Premio Euskadi de Literatura en Euskera, en la modalidad de ensayo, que se le concedió en 2011, lo que dio lugar a una fuerte polémica. El Gobierno Vasco, creador del galardón y en aquel momento en manos del PSE-EE con el apoyo del PP, se defendió de las críticas señalando que el escritor podía presentarse al premio tras haber quedado acreditado que no tiene causas pendientes con la justicia.

Sarrionandia, "Sarri", nació en Iurreta (Vizcaya) en 1958, estudió filología vasca y fue profesor de Fonética en la Universidad Nacional de Educación a Distancia. En 1980, con 22 años, fue condenado a 27 de cárcel por pertenencia y colaboración con la banda terrorista ETA y el 7 de julio de 1985 logró fugarse de la cárcel de Martutene, en compañía de Iñaki Picabea, exdiputado de HB al Parlamento vasco, quien fue detenido en 1987.

8.000 asesinatos en la Cataluña republicana de Companys durante la Guerra Civil
Juan E. Pflüger gaceta.es 3 Noviembre 2016

Luis Companys es uno de los padres del separatismo político catalán. Su carrera política es muy dilatada, durante la época del pistolerismo en Cataluña, en la que los empresarios tuvieron que contratar a pistoleros armados para defenderse de los ataques de terroristas anarquistas ejerció como abogado defensor de los miembros de la anarcosindicalistas CNT que habían optado por lo que denominaban “acción directa”, basada en asesinar a quienes consideraban su enemigo. Eran los años 1917 a 1923.

Encontramos a un Companys con poder a partir del 31 de diciembre de 1933, cuando tras la muerte del presidente de la recien inaugurada autonomía de Cataluña, Francisco Maciá, fue nombrado su sucesor. Una de sus primeras medidas fue el nombramiento de José Dencàs como consejero de Gobernación. Le encargó la formación de los escamots. Una milicia armada, vinculada orgánicamente a la formación Estat Català, con la que pretendía imponer el separatismo cuando tuvieran la mínima oportunidad. Una oportunidad que perdieron con la proclamación del Estado Catalán el 6 de octubre de 1934 que a penas le duró unas horas pero que costó 110 muertos en las 10 horas escasas que duró.

Tras ser indultado con la llegada al poder del Frente Popular en febrero de 1936, el líder catalanista se había radicalizado todavía más. Tras el fracaso de la experiencia de los escamots, copió el modelo de milicia armada creando, en mayo de 1936 -meses antes del estallido de la Guerra Civil-, el Comité Militar Revolucionario. Estaba compuesto por 8.000 voluntarios separatistas miembros de su partido, especialmente de las Juventudes de Esquerra Republicana-Estat Catalá, a las que dotó de 20.000 fusiles comprados con dinero público. Tras el estallido de la Guerra, estas milicias serían el núcleo del Comité de Milicias Antifascistas de Cataluña, fundadas por un decreto del presidente Companys el 26 de julio de 1936 y que sembró el terror en la retaguardia durante la guerra.

Durente este periodo, bajo su mandato y responsabilidad directa fueron asesinadas 8.129 personas en Cataluña. Sin juicio ni garantías legales. En su mayor parte eran civiles pertenecientes a partidos de derechas, miembros del clero o empresarios. Ordenó la creación de campos de concentración, como el de Omells de Na Gaia y autorizó a las diferentes formaciones del Frente Popular a constituir sus propias checas. Él mismo firmaría sentencias de muerte.

Las víctimas de la represión que fue responsabilidad de Companys fueron 2.441 religiosos,1.199 carlistas, 281 miembros de la Liga Regionalista: 281, 213 de la CEDA, 108 falangistas, 70 militantes de Renovación Española, 117 de Acción Ciudadana, 110 del Sindicato Libre, 117 de Acción Ciudadana, 18 de la Federación de Jóvenes Cristianos y 34 sin identificación política.


Recortes de Prensa   Página Inicial