AGLI Recortes de Prensa   Domingo 6  Noviembre  2016

El mirón, la Virreina y la ministra de Autodefensa
Federico Jiménez Losantos Libertad Digital  6 Noviembre 2016

La arquitecta y la aparejadora de esa obra que al sol de noviembre observa con media sonrisa el jubileta Mariano son Soraya y Cospedal.

Este Gobierno parece el típico edificio construcción, la obra, que en España suele presidir un castizo jubilado, con abrigo, pelliza o gabardina y la gorra de visera que acompaña más que tapa al amable sol de invierno. El mirón puede muy bien llamarse Mariano; y, acodado en un cómodo puesto de privilegio, obtenido tras la obstinación de muchas mañanas, observa la barahúnda de humanos y máquinas en ese gran foso que guarda las huellas cuadriculadas de los cimientos, aún erizado de pilares de hierros sin cubrir y acompañado por el runrún apicultor de las hormigoneras que voltean en el vacío el mortero gris, antes de que las vacíen y vuelvan a llenarlas los obreros.

Pero el placer del mirón consiste en ver venir, si no anunciar, las peleas del aparejador con el jefe de obra, del que trae cemento y no sabe dónde ponerlo, del que pide el agua que está encharcando otro rincón, las mil quisicosas que le permiten explicar socarronamente los fallos de la colmena humana y el desgobierno de la obra en general. España ha vuelto, tal vez, a la tibetanización que le achacaba Ortega. La novedad es que el mirón es también el constructor, ese jubilado de la gorra llamado Mariano.

Para Soraya, el Palacio de la Virreina
La arquitecta y la aparejadora de esa obra que al sol de noviembre observa con media sonrisa el jubileta Mariano son Soraya y Cospedal, una, encargada del Gobierno de España y del Desgobierno de Cataluña, la otra, encargada de compensar un poco el poderío de la primera. Lo nuevo, en este Gobierno de jóvenes que parecen viejos y viejos que parecen eternos, es la extraña competencia que añade la Vicepresidenta al ministerio de la Presidencia y, como diría Verónica Pérez, a todos los perejiles ministriles, porque la cartera de Soraya es de orden marsupial y en ella habita cierto número de crías que se alimentan de su vitalísima savia: Montoro, Nadal, Montserrat, Báñez y otros muchos canguritos que entran y salen de la bolsa sorayina. Las mamás fecundas no deben ser grandes sino próvidas y no hay duda de que Mamá Soraya lo es. Casi no hay ministerio que no sea suyo y, en rigor, es más fácil contar los que no lo son. Sólo dos: Defensa e Interior.

Pero el perejil más emperejilado de la perejilería vicepresidencial es esa competencia sobre esas Administraciones Territoriales que no sabemos si son versiones en miniatura de la Jefatura del Estado, Regiones Militares, Cuencas Hidrográficas, Zonas Mineras, Distritos Electorales, Filatélicos o, simplemente, Cataluña. Todo el mundo interpreta que se trata de esto último, así que Soraya recuperaría para la región rebelada contra el orden constitucional la condición de Virreinato, extinta desde hace varios siglos.

Obviamente, Soraya hará por todo lo alto lo que el mirón Mariano viene haciendo por lo bajo: financiar a los separatistas catalanes con el dinero de todos los españoles para que su burla de la Ley parezca menor y para que sus alardes contra España se maticen a través de las nóminas. Sórdida tarea; pero Soraya no deberá invadir la Delegación del Gobierno. Para eso está, en plenas Ramblas, el Palacio de la Virreina, ahora Centre d l´Imatge, o sea, de la fantasmagoría.

En realidad, esa va a ser su imprecisa función, que tendrá algo de legal y todo de ilegal, un aire de Monarquía al servicio de la anarquía, un alarde de legalismo y un ejercicio sistemático de alta prevaricación. La nueva Virreina de Cataluña va a cohonestar el golpismo, a dar jarabe de competencias al separatismo menos diabético y a pasear a caballito en el Círculo Ecuestre, montando a mujeriegas la "Juliana" del Conde de Godó. Si no repite aquella majadería de Pemán: "el catalán es un vaso de agua clara", será porque Moragas anda mohíno por no haberlo hecho ministro.

Pero seguro que irá a las paellas de la Rahola, con Cocomocho y Rufián. Lo que vimos cuando presentó elpais.cat junto a Cebrián y Pdr Snchz no será nada al lado de lo que veremos en el Liceo o el Nou Camp. Si el Duque de Lerma, valido del Rey, fue capaz de vender la capital del reino a Valladolid, ¡qué no será capaz de vender y regalar en Barcelona la todopoderosa e infatuada virreinita, esta ignorantísima e irresponsable chica de Valladolid!

El ministerio de Autodefensa del PP
Muchos son los ministerios que deberán mostrar si lo son en estos meses. Tiempo habrá de referirnos a ellos si dan señales de vida política. Pero lo más curioso de este Gobierno es el ministerio de La Otra, que es Cospedal. Su presencia en el gabinete tiene como única función equilibrar el desequilibrio disparatado en favor de Soraya, que cumple el deseo que Pablo Iglesias le pidió a Pedro Sánchez: quedarse de florero en la Moncloa y dejarle a él la tele, el CNI, Economía, Hacienda, Exteriores e Interior.

Este ministerio de Defensa es, en realidad, el de Audotodefensa de todo lo que en el Gobierno -poco- y en el partido –bastante- no es sorayo. Por supuesto, en un ministerio básicamente fotogénico, la ministra podrá alimentar la esperanza de una reconquista del PP, casi región a región, y como saldrá mucho en la tele, entrando con nuestros blindados en algún Mosul accesible, brindando con vinillo de rioja con los legionarios de algún puesto imposible en un lugar lejanísimo, posando con todos los uniformes y accesorios de nuestras tropas en cualquier fecha entrañable, alcanzará una popularidad imaginaria enorme, sólo comparable a su falta de poder real.

Zoido y El Álamo del PP
La primera batalla de la Virreina contra la Ministra de Autodefensa tuvo lugar este viernes en el estreno de Méndez de Vigo como Portavoz de Una de las Dos. Al preguntarle si las televisiones dependerían de él, dijo que creía que sí, pero que no sabía. Conmovedora ignorancia que aclaró de inmediato La Una para fastidio de La Otra: las televisiones serán de Nadal, no de Cospedal. Guindos tendrá una Energía sin energía, fotovoltaica o así. Montará numeritos como el de las black hasta que Montoro le haga block.

La segunda y definitiva batalla se librará en el Ministerio de Interior, donde Ignacio Zoido, que se presenta como el único amigo de Cospedal y el casi único superviviente de las fechorías andaluzas de Soraya y Arenas, tiene la ocasión de limpiar aquello y alimentar la ilusión de que el PP tiene remedio. O de rendirse a la Virreina y dejar al Ministerio de Autodefensa en Génova 13, El Álamo contra Santa Anna, el caudillo que enterró su pierna con honores militares. Él verá.

Mientras, Soraya debería enterrar, simbólicamente, a su asesor de vestuario, porque la única batalla que ha ganado hasta ahora Cospedal ha sido la estética en la toma de posesión. Por cierto, todos juraron menos ellas dos, que como ya se han jurado odio eterno, se limitaron a prometer. La Una, sonrió y La Otra, desfiló. El Rey se mosqueó y el jubilado sonrió.

El fin de las FARC es incompatible con la impunidad
EDITORIAL El Mundo  6 Noviembre 2016

El rechazo de los colombianos al acuerdo de paz que firmaron el presidente Juan Manuel Santos y los cabecillas de las FARC fue, además de un hecho inesperado para la comunidad internacional, un triunfo político de Álvaro Uribe. Un 50,2% de los 13 millones de colombianos que acudieron a votar en la consulta del 3 de octubre rechazó los términos del plan que busca cerrar un conflicto -el más largo de Latinoamérica- que ha segado la vida de 225.000 personas y ha provocado 45.000 desaparecidos y más de seis millones de desplazados. Uribe, pese a no disponer de los medios propagandísticos al alcance del Gobierno, no dudó en liderar la campaña del no a un acuerdo que para los colombianos suponía pagar un precio demasiado elevado por la paz.

Desde entonces, el ex mandatario colombiano ha exhibido un talante conciliador que invita a proseguir con el diálogo para materializar el ocaso de la narcoguerrilla. En la entrevista exclusiva que hoy publica EL MUNDO, Uribe puntualiza con acierto que las FARC comenzaron como una guerrilla marxista-leninista y han acabado en el narcotráfico hasta ser el mayor cártel de cocaína del mundo. En todo caso, la clave que explica por qué los colombianos rehusaron el plan auspiciado por Santos es la impunidad. "Si las FARC obtienen un premio, otros verán en el narcotráfico y el terrorismo un incentivo", apostilla Uribe.

Las FARC constituyen una organización criminal responsable del secuestro de más de 11.700 niños y la violación de 6.800 mujeres a lo largo de medio siglo de actividad terrorista. Este periódico ha defendido en todo momento la necesidad de dar respuesta a la voluntad de paz de los colombianos. Pero no puede hacerse a cualquier precio. El mecanismo especial de justicia que contemplaba el pacto tumbado en el referéndum puede calificarse de excesivamente laxo para los execrables crímenes cometidos por las FARC. Es verdad que los guerrilleros se enfrentaban a penas de 20 años de cárcel. Sin embargo, quienes admitieran su responsabilidad hubieran redimido su condena con labores sociales, evitando así su ingreso en prisión. Otra concesión que siempre hemos juzgado excesiva estriba en reservar a las FARC reconvertidas en movimiento político hasta 10 escaños fijos en las dos Cámaras del Congreso hasta 2022.

Santos ha asegurado en más de una ocasión que la paz en Colombia no es compatible con una "justicia perfecta". En realidad, lo que resulta incompatible con el fin de esta guerra es la impunidad de quienes asesinaron, secuestraron, chantajearon y extorsionaron en nombre del Estado paralelo en que se han convertido las FARC.Por tanto, no basta con el perdón entonado por sus portavoces, ni tampoco escudarse en el subterfugio de que el fin de la violencia requiere concesiones que nunca serán tan perniciosas como la continuación del conflicto armado.

El presidente colombiano no tenía la obligación legal de convocar un referéndum para ratificar la hoja de ruta que rubricó con Rodrigo Londoño, Timoshenko, y el resto de jefes de las FARC. Si lo hizo es porque estaba convencido de que iba a ser refrendada, máxime después de rebajar el umbral mínimo de participación al 13% y de resumir en una simple pregunta un documento de 297 páginas. Tras el fracaso de sus planes, Bogotá debe aprovechar que las FARC han decidido respetar el alto el fuego para renegociar el acuerdo y endurecer las condiciones para los terroristas -especialmente para quienes tienen a sus espaldas delitos de sangre-, además de fijar unos requisitos severos a la hora de habilitar el acceso de las FARC a la política. La memoria de las víctimas tiene que estar muy presente a la hora de alcanzar la paz en Colombia en una nueva oportunidad que, cabe esperar, sea la definitiva.

El islam y el derecho a la burla
Douglas Murray. Vía Gatestone Institute. latribunadelpaisvasco.com  6 Noviembre 2016

Si hay una pregunta que preocupe a la opinión pública en torno al asunto del islam radical es: "¿Cuál es el vínculo entre los extremistas y los moderados?". Los principales políticos del mundo occidental no son muy útiles para dar una respuesta, ya que insisten en que el islam radical no tiene nada que ver con el islam y en que los extremistas no pueden estar más alejados de los moderados. Sin embargo, la opinión pública tiene la impresión de que las cosas no son así.

A pesar de la sorprendente ausencia de debate público sobre los verdaderos perfiles de la discusión, la gente sabe que algo no cuadra en el análisis que ofrecen los políticos de la izquierda –y otros–. De hecho, no sólo percibe que sí hay cierta relación entre ambos (algo que niega el Partido Demócrata norteamericano, por ejemplo), sino que esa relación podría ser más estrecha de lo deseable. Un ejemplo se planteó hace poco en el Reino Unido en el lapso de tan sólo 24 horas.

El pasado día 7 el London Evening Standard publicaba la noticia de que la Policía había empezado a investigar un posible delito de odio en unos textos que, según había descubierto el periódico, se estaban repartiendo en una mezquita de Londres. El posible delito de odio no era de la especie más conocida –un tuit malévolo o un comentario repugnante–, sino de la categoría antes conocida como incitación. Lo que se estaba repartiendo en la mezquita de Walthamstow era un folleto que insistía en que "todo musulmán debe matar" a cualquiera que insulte al profeta del islam. Aquellos que insulten al gran hombre "deben morir", incidía.

El panfleto apoyaba su punto de vista en referencias a la ley islámica tradicional y explicaba que, para el caso de los que "insultan" a Mahoma, como los apóstatas que "merecen ser asesinados", no es necesario esperar a que se tribunal pronuncie tribunal alguno. Lo mejor es tomarse la justicia por propia mano: ése era el quid.

Haciendo referencia a algo conocido por la población británica nativa y también por la de origen paquistaní, el panfleto aludía al caso seminal de Mumtaz Qadri, el paquistaní que en 2011 asesinó a Salman Tasir, gobernador de la provincia del Punyab. Qadri asesinó a Tasir por defender la reforma de las estrictas leyes islámicas sobre la blasfemia en el propio Pakistán. El panfleto dice que "todos los musulmanes deben defender" al asesino Qadri, y que no se debe impedir que alguien como Tasir sea asesinado por un musulmán, por muy "pez gordo" que sea.

Salman Tasir (en el carte de la imagen izquierda) era el gobernador de la provincia paquistaní del Punyab cuando, en 2011, fue asesinado por un radical islamista por su defensa de la reforma de la estricta legislación islámica antiblasfema de aquel país. Imagen derecha: la Policía de Londres podría estar lanzando una investigación por 'delitos de odio' a cuenta de un libro difundido en una mezquita de la ciudad que explica que "todos los musulmanes deberían apoyar" al asesino de Tasir.
La Policía está investigando en estos momentos la mezquita Dar ul Ulum de Walthamstow, donde se repartía el folleto, y haría bien en indagar sobre su imán, Sayed Abdul Qadir Yilani, cuyo nombre y fotografía figuran en la portada del mismo. Por supuesto, la respuesta de la clase política británica es ignorar cualquier asunto así. El recurso a la "manzana podrida" es probablemente lo máximo que puede esperar la población de cualquier político, si es que alguno se ve obligado a hacer algún comentario sobre Yilani, su panfleto o su mezquita. Sin embargo, la gente lee noticias como esta y se pregunta, con razón, de dónde sacan sus ideas tipos como Yilani, y qué difusión pueden tener.

Al día siguiente (sábado), los lectores de The Sun tuvieron noticia de que un famoso gimnasta británico, Louis Smith, se había emborrachado con sus amigos en una boda y grabado un vídeo que había vuelto para perseguirlo. Decía el Sun: "¿Ha perdido Louis un tornillo? El as olímpico Louis Smith, acusado de burlarse del islam tras gritar 'Alá Akbar' y fingir rezar en el vídeo de una borrachera". En el vídeo de marras aparecían Smith y un amigo quitando una alfombra de una pared y gritando "Alá Akbar", mientras el amigo simulaba rezar en un estilo vagamente islámico. El periódico presentaba así la información:

La estrella olímpica (...) Louis Smith ha sido acusado de burlarse del islam tras aparecer borracho en un vídeo con un amigo que simulaba rezar. En la grabación aparecen Smith y el también gimnasta Luke Carson gritando "Alá Akbar", expresión islámica que significa "Dios es el más grande".

No es precisamente la noticia más importante del año, ni afecta precisamente a alguna de las figuras más importantes de nuestro tiempo. Pero la noticia habrá sido leída por millones de lectores, que habrán podido observar las reacciones. La primera, la de una "fuente de las fuerzas de seguridad" que le decía al periódico: "Burlarse de la religión es muy estúpido. En el caso del islam, también puede ser algo muy arriesgado". Después, el Sun incluía las obligatorias declaraciones de un "musulmán moderado"; en esta ocasión, Mohamed Shafiq, miembro de una organización unipersonal llamada Fundación Ramadán. Shafiq ya había sido elogiado en Gran Bretaña por su supuesto coraje moral y su excepcional valentía cuando se pronunció en contra de la violación masiva y colectiva de menores. En 2013 fue acusado de intentar provocar un linchamiento cuando el musulmán reformista Maayid Nawaz tuiteó una inocente imagen que, según insistía Shafiq, era ofensiva para todos los musulmanes del mundo.

En respuesta al vídeo de la borrachera de Louis Smith, el Sun recurre a Shafiq, que dice de Smith: "Creo que debería disculparse de inmediato. Nuestra fe no debe ser objeto de burla; nuestra fe debe ser celebrada y creo que va a ofender a la gente". Shafiq no explica por qué no se deben hacer chanzas sobre su religión. Ni parece saber nada sobre el derecho de las personas libres en los países libres a decir o hacer lo que les plazca, sobre el islam o sobre cualquier otro credo, cuando les plazca. En el islam no hay nada especial que conlleve que no se puedan hacer bromas sobre él. De hecho, sería muy positivo (tanto para los musulmanes como para todos los demás) si se hicieran bromas más a menudo. Pero esa frase lleva implícita, de nuevo, la amenaza. Es menos descarada que la amenaza contra Maayid Nawaz, pero se acerca mucho a las palabras empleadas por el imán de Walthamstow y los extremistas que defendieron a Mumtaz Qadri.

Todos insisten en que "no se deben hacer burlas" sobre su fe. Y a quienes dicen ser moderados, y son presentados en los medios como tales, parece resultarles extraordinariamente útil el no tener que ser mucho más explícitos al respecto. Afortunadamente para ellos, hay otras personas dispuestas a ocuparse de los asesinatos en países como Pakistán y, a veces, en Occidente. Del resto de nosotros, seamos gimnastas en una noche de fiesta o cualquier otra cosa, se espera que hayamos aprendido ya la lección. Pero en esta intimidación, no demasiado sutil, ¿no vemos, precisamente, lo que más le preocupa a la opinión pública? Que, a pesar de lo que dicen nuestros políticos, la distancia supuestamente abismal que separa a los extremistas de los moderados parece tener, a veces, el grosor de una hoja de papel.

'PARA SALVAR A ESPAÑA HAY QUE PRINGARSE'
Nace la 'Plataforma Patriótica Millán Astray' en defensa del fundador de La Legión
Los antiguos caballeros legionarios han puesto en marcha esta asociación para defender judicialmente el nombre de la calle Millán Astray ante los ataques de los más radicales defensores de la Ley de Memoria Histórica.
Sandra Toro gaceta.es 4 Noviembre 2016

Los antiguos caballeros legionarios han puesto en marcha la Plataforma Patriótica Millán Astray para defender judicialmente el nombre de la calle Millán Astray ante los ataques de los más radicales defensores de la Ley de Memoria Histórica. Al frente de esta asociación se encuentran, entre otros miembros significados de los colectivos legionarios, el teniente coronel y antiguo caballero legionario José Pérez Recena -con más de cuatro décadas de servicio en La Legión-, que desempeñará la labor de presidente, y el también antiguo caballero legionario Guillermo Rocafort, que se pondrá al frente de la secretaría.

Haciendo gala del espíritu de servicio que caracteriza a los legionarios, los miembros de esta organización se muestran decididos a "honrar la memoria del héroe de Filipinas y Marruecos y fundador de La Legión en 1920" y a luchar por la permanencia de la vía dedicada al general Millán Astray en el callejero de Madrid. Para ello se opondrán con firmeza al Comisionado de Memoria Histórica del Ayuntamiento, a su "sesgada interpretación" del artículo 15 de la citada ley y a su intención de "limpiar" la ciudad de lo que el Gobierno dirigido por Manuela Carmena considera restos del franquismo.

El artículo 15 de la Ley de Memoria Histórica recoge que: "Las administraciones públicas tomarán las medidas oportunas para la retirada de escudos, insignias, placas y otros objetos y menciones conmemorativas de exaltación, personal o colectiva, de la sublevación militar, de la Guerra Civil y de la represión de la Dictadura". Pero, como ya publicó Gaceta.es, la Historia dice que al general se le dedicó una calle con su nombre en febrero de 1925, años antes de que diera comienzo la Guerra Civil.

Tras jurar fidelidad al "espíritu legionario que Millán Astray nos legó" aseguran sentirse en la obligación de defender su memoria "en base a la herencia y obras llevadas a cabo por el bienestar de España y de todos aquellos legionarios que -independientemente de su condición social, económica, racial o política- engrosaron las filas de esta gloriosa unidad de élite del Ejército español".

Además de proteger en todo el territorio español la memoria del general, la Plataforma Patriótica desarrollará diferentes actividades para difundir su vida, su obra y su legado. Así aparece reflejado en los Estatutos de la organización, a los que ha tenido acceso Gaceta.es, donde también se recoge que se fomentará su presencia en la vida pública española, por ejemplo -dice el texto- "con calles o estatuas".

Esta asociación dará amparo también a aquellos que "en la vida civil ponen en práctica los valores legionarios fijados por Millán Astray". Especialmente ofrecerán ayuda tanto económica como moral a los veteranos que se encuentren en una situación precaria, demostrando así el aspecto más humanitario, social y solidario de La Legión.

La Plataforma Patriótica Millán Astray carece de índole política y no cesará en su "defensa de la verdad y de la memoria histórica" que representa la obra del general. Para inculcar a las nuevas generaciones "el amor y el respeto a España" que manifestó el fundador de La Legión y reivindicar su figura organizarán conferencias y homenajes que acercarán su vida y su legado a la sociedad.

'La Hermandad Nacional tiene miedos y complejos'
Guillermo Rocafort ha relatado en declaraciones a Gaceta.es que la creación de la Plataforma Patriótica se ha producido ante la pasividad de “una minoría” que no sólo no ha luchado por el honor de Millán Astray, sino que además “ha tratado por todos los medios de boicotearnos a los que sí defendemos a nuestro fundador”. Esa minoría se encuentra enquistada en la Junta Directiva de la Hermandad Nacional y la componen una minoría de coroneles de infantería que "apenas han pasado por La Legión y no viven el espíritu legionario”.

Denuncia que hay algunas Hermandades dirigidas por un lobby de coroneles de infantería “que no están comprometidos y nos han hecho la vida imposible”. “Nos boicotean porque ellos no tienen el mismo compromiso que nosotros con nuestro fundador, para nosotros Millán Astray es nuestro padre”, ha relatado.

"Afortunadamente son las desafectas a Millán Astray una minoría entre las Hermandades", agradece Rocafort. Y es que existen otras como la Hermandad de Zaragoza -dirigida por un "magnífico coronel" comprometido con la ausa- que sí que acudieron a la concentración en Madrid en honor de Millán Astray y que se están dejando la vida diariamente para que en su "heroica ciudad" se mantenga el monumento a La Legión. También es "ejemplar" la labor de la "modélica" Hermandad de Barcelona -dirigida por un antiguo cabo 1º de La Legión-, que desplazó dos autobuses a la capital de España.

Los antiguos caballeros legionarios hacen suya una frase del ilustre marino español Blas de Lezo y advierten que “una nación no se pierde porque unos la ataquen, sino porque quienes la aman no la defienden”. Para ellos ha llegado la hora de darlo todo por defender al fundador de La Legión porque, aseguran, “nosotros no tenemos complejos ni vamos por la línea de lo políticamente correcto”.

Resulta significativo que la actual Junta Directiva de la Hermandad Nacional no cuente con ningún caballero legionario entre sus filas -tras la dimisión de Guillermo Rocafort y de otro vocal- y sí con un objetor de conciencia. La objeción de conciencia es el rechazo a la realización del servicio militar por razones éticas y es ejercida fundamentalmente por antimilitaristas.

Rocafort achaca la inacción de la Hermandad Nacional al “miedo a ser desahuciada del cuartel del Ejército en el que se ubica” y admite sentirse “decepcionado” por los “jefes que se muestran dubitativos ante la defensa de Millán Astray”. La Plataforma Patriótica emprenderá una “lucha independiente y activa” y, advierten los antiguos caballeros, “no vamos a permitir que nadie nos diga de nuevo que debemos cesar en la defensa de nuestro padre”.

La asociación ha nacido tras “cuatro meses de lucha y de noches sin dormir”, porque, afirma Rocafort, “para salvar a España hay que chapotear y hay que pringarse”. Por eso representa a 100.000 antiguos caballeros legionarios “abandonados, que desean defender a su fundador y que están en apuros”, después de que la Hermandad Nacional haya “abandonado su labor social”.
'El patriotismo se demuestra con hechos, no con nóminas o con pensiones'

Millán Astray está siendo víctima de los ataques de la izquierda y Recena y Rocafort -que representan los valores de servicio que La Legión realiza en sus actividades cotidianas- han prometido “una defensa efectiva” de su fundador. Lo hacen, aseguran, “por patriotismo y por muchos legionarios que han dado años de su vida y ahora están abandonados por todos”.

Desde la Plataforma Patriótica han revelado además que la Hermandad Nacional “trató por todos los medios de boicotear la concentración del pasado 24 de septiembre en Madrid” en la que los caballeros legionarios defendieron el honor de su fundador tras la decisión de Ahora Madrid de retirarle su calle y entonaron el Novio de la Muerte contra la revanchista Ley de Memoria Histórica. También los presidentes “inmovilistas” de las hermandades de Cádiz, Badajoz y Córdoba -todos ellos coroneles de infantería pertenecientes a la misma promoción de Academia que relevantes miembros de la Junta Directiva de la Hermandad Nacional- intentaron impedir la manifestación “prohibiendo a sus afiliados desplazarse a Madrid” o simplemente "alimentando confusiones y difamando a sus organizadores".

Rocafort lamenta que “Millán Astray está abandonado por los que más deberían defenderlo” y advierte que “estamos en un momento en España en el que hay que dar un paso al frente”. Finalmente señala que "están esperanzados porque la Plataforma Patriótica Millán Astray está experimentando ya un aluvión de adhesiones a todos los niveles, pues los veteranos legionarios ya están hartos del espíritu derrotista y de claudicación al que les han condenado en esta España que descarrila a cámara lenta". Y es que los antiguos caballeros se definen "como esos almogávares que resurgen en España siempre que se les necesita... y la figura hoy defenestrada de Millán Astray está siendo nuestra espoleta de reactivación".

La libertad predicada...
Juan Jara | Vicepresidente Primero de VOX latribunadelpaisvasco.com  6 Noviembre 2016

Predicar la Libertad siempre fue cuestión hermosa…asumir sus consecuencias y vivir con la Responsabilidad que ello implica…es otra bien distinta.

Mi análisis de la situación política española pasa básicamente por esta encrucijada…Libertad y Responsabilidad…en cada uno de los planos sociales, familiares, políticos…

Lo cierto es que es España observamos que nuestro Democracia adolece de grados de Libertad en muchos aspectos… No hay Libertad Sindical, no hay libertad en los salarios, no hay libertad de empresa, no es cierto que todos los votos de los españoles valgan lo mismo, no hay libertad de elección en los colegios, ni siquiera la hay de cátedra, no hay libertad en muchos aspectos de nuestras vidas, en nuestra España de hoy.

Pero desde luego no hay Libertad política.

Y no la hay porque las Normas se han diseñado para que el dinero que financia nuestros partidos políticos o bien sea publico o bien sea opaco…y además si ya están dentro del “Sistema” no es fácil que nada te saque…pero además sucede que la Democracia Interna no existe… si acaso en las formalidades…y poco mas.

Yo pensaba que no había ninguna Democracia Interna en el PP (y lo sigo pensando al día de hoy…véanse los resultados un par de ejemplos: la PURGA leninista de los Diputados PROVIDA hace escasos meses en las listas populares…o el retraso de mas dos años del Congreso Nacional del PP para elegir al Presidente Nacional del PP y su Comité Ejecutivo…sin que nadie de sus cúpulas abra la boca para denunciar tamaño atropello…ni uno solo de ellos. Pues dicho esto he de denunciar que la Democracia Interna en mi actual Partido Político, VOX, es aun más quimérica… Al ser infinitesimal, el control que Santiago Abascal ejerce a través de sus dos incondicionales, el Secretario General y el Gerente (asalariado), es radical, leninista, profundamente ilegal, sectaria, llena de atropellos y amaños, incluso ejerciendo la violencia física contra los afiliados como ha ocurrido el pasado día 24 de Septiembre en la Asamblea General Anual de Afiliados de VOX.

Padecemos un grave déficit de Libertad en todos los ámbitos de la Democracia Española, y estamos acostumbrando a los españoles a vivir cada día mas dependientes de un Estado Social-Demócrata y Anticristiano, que además ha quebrado y que pretende sobrevivir a costa mas Dictadura Social, menos Libertades Publicas y Privadas y mas Impuestos para todos: esa Atmósfera queridos políticos es irrespirable…y de fuera vendremos los que abriremos ventanas y puertas al Aire Fresco de la Mañana de nuestras Libertades.

Juan Jara es
Vicepresidente Primero de VOX
Profesor Honorario de la Universidad Complutense de Madrid
Ex-Director General del Servicio Madrileño de Salud

******************* Sección "bilingüe" ***********************

ETA y el efecto de la irrelevancia
ÁNGELES ESCRIVÁ. Madrid El Mundo  6 Noviembre 2016

Sobre la detención ayer de Mikel Irastorza en Francia hay dos escuelas de pensamiento, o menos frívolamente, hay dos tesis: la de quienes dudan de que fuese en realidad el máximo jefe de ETA y la de quienes dan por seguro -habida cuenta su actitud y su pasado como comisario político de Ekin- que fue aupado a la máxima responsabilidad al frente de la organización al ser detenidos David Pla e Iratxe Sorzabal, con quienes compartía un puesto en el Comité Ejecutivo.

Quienes expresan sus dudas, en realidad lo que quieren hacer ver es que ETA es un verdadero desastre en estado más que terminal, cuya dirección puede estar en manos de cualquiera de los cinco o seis terroristas que permanecen escondidos en Francia y que se arrogan su pertenencia a una estructura de entidad más que cuestionable.

Los que sí dan credibilidad a la posición de Irastorza como jefe de la banda lo hacen porque, obviamente, tienen pruebas. No obstante, coinciden en diagnosticar esa situación de descomposición que habría heredado Mikel Barrios, un tipo de 28 años forjado en los procedimientos de diálogo y negociación del terrorismo callejero (mal llamado kale borroka).

El núcleo duro de la ETA que habría quedado en manos de Barrios está formado por unos 15 terroristas -otras fuentes señalan que los identificados, no los legales, no pasan de la media docena- entre los jóvenes que aparecen como más buscados en la página web de las Fuerzas de Seguridad (Arambarri Etxaniz, Oier Egidazu o Eneko Aguirresarobe). A ellos se añaden algunos veteranos de los que regresaron de Iberoamérica cuando ETA ordenó la vuelta de sus huidos sin causas pendientes y que, a su paso por Francia, decidieron reincorporarse a la organización.

Hasta hace un par de años se les detenía en hoteles o casas rurales, a pesar de todas las cautelas que, disciplinadamente, adoptaban: conscientes del control de la administración francesa sobre este tipo de servicios, pasaban por su habitación apenas para cambiarse de ropa o ducharse y el resto del tiempo vivían escondidos en el monte, en sus coches, en los que incluso dormían por miedo a ser detectados. Ahora, como demostró la detención de Irastorza, se ocultan como antaño en los domicilios de simpatizantes -pocos- que en su día hicieron llegar a ETA su predisposición a servirles de infraestructura y permanecen encerrados en esas casas durante meses. La dirección, que es la que tiene el dinero, les hace llegar a través de colaboradores legales, un sueldo de unos 1.000 euros y con eso sobreviven a la espera del desenlace.

La detención de Mikel Irastorza es un fuerte golpe psicológico a la organización por estas circunstancias y por otras acaecidas en los últimos meses. La actual dirección de ETA había tomado dos iniciativas reseñables: por fin había conseguido acabar el recuento y constatar la geolocalización de sus zulos, la única moneda de cambio que tiene en la negociación con los Estados español y francés a la que todavía aspira. Además, había enviado varias cartas al Gobierno galo solicitando la apertura, precisamente, de una vía de entendimiento.

En una decisión sin precedentes, el Ejecutivo de Françoise Hollande, probablemente influido por la presión realizada por varios partidos de la zona de los Pirineos Atlánticos -no necesariamente de izquierdas-, había ordenado que se establecieran contactos con la banda siempre que se garantizase una discreción máxima.

La orden quedó neutralizada al trascender la noticia de la predisposición francesa a tantear a ETA. Pocos días después, uno de los grandes arsenales de la organización fue desmantelado. Llevaba localizado desde principios de año y las Fuerzas de Seguridad habían llegado a la conclusión hacía ya meses de que los etarras, por seguridad, no iban a pasar por allí, pero eso no implica que ETA, en caso de abrirse una vía de contacto no aspirase a ponerlo encima de la mesa como una de sus bazas.

Esa operación de la Guardia Civil mermó sus potencialidades y no cabe duda de que la detención de ayer puede aumentar la sensación de acorralamiento de sus integrantes. Asimismo, envía un mensaje claro sobre lo perentorio de su situación, sobre la posibilidad de que la organización acabe disuelta de facto tras un goteo largo de detenciones y el desmantelamiento de sus escondites, y que sus presos y huidos queden con menos expectativas de mejorar de las que tienen en estos momentos.

Según las fuentes consultadas, los presos han ido experimentando una mayor sensación de frustración y desorganización a medida que ha pasado el tiempo, exponencialmente agravada por las operaciones contra el colectivo de abogados de ETA que serán juzgados -y éste es un dato también relevante- a principios del próximo año.

A pesar de que la detención de Irastorza constituye el enésimo aviso importante, los expertos admiten que "si ETA quiere seguir cavando en su hoyo y arriesgándose a enterrar a sus presos en él, puede seguir haciéndolo". Porque tanto Irastorza -quien, lejos de ser un posibilista, estaba alineado en las posiciones más duras cuando era comisario político de la banda- como Barrios -del que se dice que es un "descerebrado" tan radical como Txeroki- tienen la senda marcada.

Tras el cese definitivo de la violencia, una vez consultadas las bases, la organización decidió que no se iba a disolver, que quería quedar como una entidad de influencia política y que debía abrirse un proceso de negociación con los Estados español y francés.

En aquellos momentos estaba convencida de que estaba en condiciones de influir en la libertad de sus presos, garantizar el regreso de los huidos aún con causas pendientes y dictar los designios políticos del País Vasco. Intentaba apuntarse algunos logros a pesar de su derrota operativa. Su soberbia fue desinflándose y acabó aceptando el relevo de la izquierda abertzale no sólo en la iniciativa política sino también en la negociación sobre el destino de sus reclusos. Pero, si no hay cambios, la maltrecha dirección de ETA -aunque el llamado Comité Ejecutivo esté formado por cinco miembros de relevancia descriptible-, seguirá intentando crear un contexto en el que no aparezca como una organización vencida.

La última nota de la banda hecha pública el 28 de octubre anticipaba a los "agentes vascos e internacionales que adoptará nuevos compromisos". Días antes, el Foro Social permanente de Aiete, impulsado por la izquierda abertzale, solicitaba a la banda un desarme ante agentes vascos verificado internacionalmente.

Está por ver cuánto tardará el sustituto de Irastorza en escenificar su promesa, qué pedirá a cambio, y si la banda y la izquierda abertzale -que tanto ha trabajado en algunas instituciones francesas por salvar su relato- se resignan a que la vía gala de presión -esa o cualquier otra- sobre el Gobierno español, quede cegada. Al fin y al cabo, ETA ha comprobado la poca relevancia que tiene cuando se le ignora.

 


Recortes de Prensa   Página Inicial