AGLI Recortes de Prensa   Jueves 8 Diciembre  2016

Seguridad jurídica, inversión y fiscalidad
Vicente Baquero Gaceta.es  8 Diciembre 2016

Tal grado de presión fiscal va a llevar al país y a Europa en general, a la parálisis primero, y a la banca rota y miseria.

Resulta doloroso y sorprendente descubrir que una de las grandes ventajas de que disfrutan casi todos los legisladores y gobiernos españoles es la falta de memoria y sentido del derecho de sus ciudadanos, que solo contemplan lo que con carácter inmediato les afecta, y la segunda ventaja con la que cuentan es una total ausencia de adhesión a causas que no les estén perjudicando personalmente en un momento determinado.

Eso ha permitido que se tomen impunemente medidas aleatorias y sin fundamento jurídico serio, que afectan negativamente de forma decisiva a algunos grupos de ciudadanos, medidas que se toman irresponsablemente para resolver problemas inmediatos, vulnerando así en el largo plazo la confianza inversora, que es mucho más importante que cualquier coyuntura de estrecheces fiscales.

Un ejemplo grave y evidente, manifestación clara de esta inseguridad legal y del consiguiente perjuicio que de tal proceder se deriva, se abate sobre los ciudadanos contribuyentes desde hace unos años. Cualquiera que haya adquirido una vivienda bajo un régimen fiscal en el que la venta de la vivienda habitual al cabo de 20 años quedaba exenta del pago de plusvalías, hoy se ve asediado y expoliado fiscalmente por dos leyes posteriores: una de Zapatero, eliminado ese supuesto parcialmente, y la más letal del propio PP, eliminado el coeficiente de abatimiento en el cálculo de las plusvalías a la hora de tributar en la venta de inmuebles.

La medida tiene su lógica recaudatoria, eso no se puede negar, perversa pero la tiene, no son ignorantes quienes la establecieron, lo cual es más grave desde un punto de vista de la fiabilidad de la clase dirigente, pues al ciudadano, cuyo voto se corteja, no se le puede seguir castigando con subidas en el impuesto sobre la renta o el IVA, eso es impopular, los impuestos especiales, estatales y municipales, ya son bastante elevados, los sociedades pueden defenderse. ¿Qué queda entonces para seguir recaudando fondos para mantener este Estado de las Autonomías elefantiásico y benéfico? Muy sencillo habrán pensado: ¿Dónde todo español de renta alta, media o baja, ha acumulado su ahorro durante los últimos 30 años? ¿En la bolsa, en fondos…? No significativamente en España, en este país el ahorro y los patrimonios, mayoritariamente se han invertido en inmobiliaria y con perfecto sentido común, pues por un lado la moneda era débil y la inflación ha sido una constante de ese período. Por tanto donde queda la mayor bolsa de ahorro a disposición del Estado pues ¡Eureka! El patrimonio inmobiliario nacional…

¿Cómo meterle mano a esa bolsa de ahorro? Muy sencillo igualmente, se elevan los impuestos municipales (no desgravables) y sobre todo se gravan de forma irracional las transmisiones y las sucesiones. Consecuencia: nos hacen tributar por el coeficiente inflacionario que nada tiene que ver con un beneficio real.

Una de las características fundamentales de la inflación es que se trata de otro impuesto, el más letal a la larga. Se tributa una vez por el IRPF, una segunda por el IVA, luego por el IBI, las tasas municipales, los de circulación, transmisiones patrimoniales, y demás impuestos especiales, ya que para abonarlos es necesario recurrir a un dinero que ya ha tributado, no quiero apuntar al efecto que el impuesto de sociedades tiene sobre el coste de los productos que a su vez adquieren los ciudadanos, y ahora, ¡añadimos otro impuesto sobre otro impuesto! Un tercer nivel impositivo sobre la misma renta generada por el ahorro durante 30 años: la inflación.

Tal grado de presión fiscal va a llevar al país y a Europa en general, a la parálisis primero, y a la banca rota y miseria a continuación, pues si no compensa ahorrar, invertir, o transmitir a nuestros descendientes el patrimonio acumulado, deja de tener interés toda actividad económica lucrativa. La idea socialista, hoy abrazada parece ser, por todo la “socialdemocracia”, la de que cada uno produzca según su capacidad y reciba según su necesidad, y el estado se encarga de distribuir la riqueza, es una idea utópica que solo ha funcionado en regímenes de tipo conventual, voluntario y religioso, y aún así con cuidado.

Si la mayoría de la población que tiene más de 60 años, que es propietaria de un piso y tiene hijos, fuera absolutamente consciente de este hecho, muy real para aquellos que ya lo están padeciendo, se echarían a la calle con bastante más determinación que los “airados podemitas”, al fin y al cabo hijos de esa generación. Eso no está ocurriendo porque mientras esa situación no le surja individualmente a cada uno, nadie se mueve colectivamente para defender derechos ajenos, nadie se toma la molestia de exigir a sus representantes políticos que corrijan semejante disparate, económico- jurídico, y estos lo saben…

El obligar a ingresar esas plusvalías, para quedar exentos de esa tributación, a los mayores de 65 años cuando enajenan su vivienda habitual, en un fondo o seguro vitalicio, y no más de 240.000€ no es más que una nueva tomadura de pelo para seguir dando licencia a determinadas instituciones a que sigan lucrándose con nuestros ahorros. Lo honesto, serio y justo sería que se respetase la voluntad de la persona y que esta meta su dinero como y donde quiera, ¡que para eso ya ha pagado todo lo que le corresponde!

Si a alguien le quedaban dudas, no tiene más que repasar la propuesta de revisar las valoraciones catastrales de las viviendas a principios de año. Si fuera una revisión que hiciera honor a la realidad, lo que tendrían que hacer es reducir tales valoraciones ya que están infladas por la burbuja inmobiliaria, las propiedades han bajado de precio significativamente durante los últimos años ¡esto es algo incuestionable y comprobable! Si la valoración catastral debe reflejar la realidad de mercado con una reducción proporcional las valoraciones actúales son un escándalo de sobrevaloración… ¡Aún pretenden subirlas descaradamente para recaudar más! Si lógicamente los ayuntamientos requieren financiación, pues asumen una serie de servicios de cara al público a su nivel, esos gastos se los ahorra el Estado. En el sistema tributario español (no así en otros, donde los impuestos locales son muy altos en proporción a los nuestros pero entonces los estatales son menores. Al contribuyente lo que le afecta directamente es la tributación total, no le importa como se la distribuye el Estado) con lo cual deberían ser al menos deducibles directamente en la renta, como un impuesto más ya abonado.

Pero, sobre todo, para ver cuáles son de verdad sus necesidades financieras, las autoridades locales deben redimensionarse a un nivel responsable ya que no son “mini estados” que es en lo que se convirtieron tras la inflación de la burbuja merced a los beneficios obtenidos a través de las recalificaciones de solares y licencias, lo primero reducir personal y gastos locales y luego ver si con una contribución razonable se pueden mantener aquellos servicios esenciales que son propios y consustanciales de un municipio: la limpieza, saneamiento, orden y seguridad, control del urbanismo etc.…no otros servicios como mantener simposios y conferencias, empresas municipales de ¿fomento al desarrollo? o gabinetes psicológicos, clases de idiomas o de cualquier actividad lúdica, conservatorios o centros culturales, festivales, subvenciones al tercer mundo y otra serie de actividades, loables sin duda, pero fuera de su contexto. Instrumentos de captación y corrupción al servicio de las clases políticas locales.

No es con estas políticas con las que se le devuelve la confianza y el interés al ciudadano, mientras eso no ocurra, no hay recuperación económica real posible. Estamos solo ante espejismos monetarios.

DE LA LEY A LA LEY
Bieito Rubido ABC  8 Diciembre 2016

Aquellos que creen, con más buena voluntad que otra cosa, que el problema del secesionismo catalán se arregla con una reforma de la Constitución se equivocan por completo. Como tampoco se resuelve con un pacto territorial unilateral, que nos empuje a todos al caos.

A nada que se apliquen pequeñas dosis de racionalidad y honradez, se concluye que el desafío solo se puede enfrentar desde una claridad que desmonte las mentiras de nacionalistas e independentistas, y con una estrategia ganadora de la idea de España basada en el afecto y la compresión mutua.

El resto, digámoslo con franqueza, es un intolerable y falso relato de los separatistas vascos y catalanes, cuya situación privilegiada les permitió pasarse estos años de crisis poniendo zancadillas y recreándose en su megalomanía, no exenta de una extraña mezcla de complejos de inferioridad y superioridad, de intensidad variable según el día, el lugar o el interlocutor. Entre los miles de comentarios que se vierten sobre este asunto, me quedaré con aquel que dice que solo desde la Ley se puede reformar y construir otra Ley

El catastrazo de Montoro, sin oposición
EDITORIAL Libertad Digital  8 Diciembre 2016

Las promesas del PP de Rajoy de reducir los impuestos sólo han servido para sostener la ficción de que hay una derecha liberal gobernado el país.

Poco tardó el Gobierno de Rajoy en incumplir sus promesas de reducir la presión fiscal en la pasada legislatura y poco ha tardado en esta: junto a las subidas anunciadas el pasado viernes relativas a los impuestos indirectos y al de Sociedades, el Ejecutivo ha aprobado los coeficientes de actualización de los valores catastrales, que se traducirán en un incremento de los valores en casi dos mil localidades de toda España, lo que derivará a partir del próximo 1 de enero en una subida de impuestos como el IBI o la plusvalía municipal en todos esos municipios.

Es cierto que esta revisión aprobada por el Ejecutivo la piden previamente los ayuntamientos; como cierto es que la Administración municipal, a diferencia de la autonómica, viene cumpliendo el equilibrio presupuestario. Lo que resulta una vergüenza es que el Gobierno haya relajado los objetivos de reducción del déficit a las autonomías y que compense a los ayuntamientos con una artera subida de impuestos como es la actualización de los valores catastrales. Lo que tendrían que hacer todas las Administraciones Públicas es reducir su demencial nivel de gasto como forma de erradicar el déficit y reducir el asfixiante nivel de deuda pública y de presión fiscal que soportan los ciudadanos.

Lo peor de toda la política típicamente socialista que por el contrario sigue llevando a cabo el Gobierno de Rajoy es que no tiene oposición alguna en el Parlamento y casi ninguna en los medios de comunicación. Los ciudadanos partidarios de reducir el gasto público, la deuda y los impuestos carecen en España de representación parlamentaria. Y los medios de comunicación que criticaban el socialismo del PSOE guardan silencio ante el socialismo del PP.

Las promesas del PP de Rajoy de reducir los impuestos habrán servido para sostener la ficción de que hay una derecha liberal gobernado el país. Lo cierto, sin embargo, es que no hay una alternativa liberal y nacional al consenso socialista en la que está instalada la clase política. Eso es lo más grave. Lo más grave y lo más silenciado.

Error tras error en el tratamiento del tema catalán
“No hay nada más engañoso que un hecho evidente” Arthur Conan Doyle
Miguel Massanet www.diariosigloxxi.com 8 Diciembre 2016

Lo malo de todo este serial en el que se ha convertido el tema del independentismo catalán y vasco, en especial del primero, radica en que, si se hubieran tomado las medidas pertinente, las que están recogidas en nuestra Constitución, en el primer momento en el que un político bocazas y desautorizado por los votos de sus ciudadanos, el señor Arthur Mas, tuvo la desfachatez, la imprudencia, la insensatez y ligereza de atreverse a desafiar al Estado español, afirmando que iba a separar a Cataluña de España; en estos momentos ya no se hablaría de las pretensiones catalanas, de las amenazas de la declaración unilateral de la independencia de esta autonomía española, de la prohibición de la enseñanza del español en las escuelas públicas ni de, esta estafa al derecho de los ciudadanos, de prohibir rotular sus comercios en el idioma patrio, el español.

Hay que decir que este proceso, hoy en día en plena efervescencia y con una parte importante de la ciudadanía catalana de parte del famoso “derecho a decidir”; tiene un componente de osadía, una impronta de locura y una traza suicida, como componente necesario del paso siguiente que sería, sin duda alguna, el de separarse de España para pasar a formar una nación independiente; uno de estos estados malditos, condenados a navegar en los piélagos desconocidos del aislamiento internacional, como náufragos abandonados a su destino, obligados a sustentarse de lo que consiguen pescar y expuestos a las inclemencias del tiempo y bajo la amenaza un sol implacable, dispuesto a acabar con ellos de sed y deshidratación. Nada de formar parte de Europa, nada de evitar las tasas arancelarias, nada de ayudas o subvenciones de los bancos europeos o internacionales, nada de exportaciones y nada de la pretendida influencia, de la que vienen presumiendo, en el ámbito internacional. Nada de nada.

No obstante resulta incomprensible que, a estas alturas del proceso, cuando ya los independentistas han puesto todas sus cartas boca arriba, cuando han repetido hasta la saciedad cuáles son sus verdaderos objetivos, sus intenciones inmediatas, sus planes y su programa respecto al camino que van a recorrer hasta el momento de la declaración unilateral de independencia y su voluntad de no dar ni un paso atrás; algo que, por otra parte, les iba a resultar prácticamente imposible, cuando se han pasado años utilizando las escuelas para formar independentistas de nuevo cuño, cuando han prometido el oro y el moro a los catalanes, cuando les han hablado de las ventajas de vivir solos y libres de lo que ellos denominan como “la rapiña” del resto de españoles, que les han estado “robando” hasta ahora, aprovechándose de la riqueza engendrada por el pueblo catalán.

Que, a estas alturas de la historia, los políticos del PP de Madrid sigan en plena Babia, respecto a lo que está sucediendo en estas tierra levantinas y sigan pensando que se trata de “dialogar”, negociar o buscar arreglos económicos ( algo que tuvieron ocasión de hacer en otros estadios de la cuestión); para lo cual han decidido poner a un peso pesado del partido, a la indispensable y ojito derecho de don Mariano, señora Sáez de Santamaría; que se ha tomado el encargo con verdadera diligencia, convencida de que ella solita, con su palmito, su savoire faire y su don de gentes, va a conseguir roer este hueso, demasiado duro para sus dientecitos y excesivamente correoso para una damita tan frágil, a la que se le ha confiado la misión de meter en vereda a sujetos como Junqueras, Mas, Puigdemont o el flamante “ministro de asuntos exteriores catalán”, este fatuo y engreído caballero (Juan sin tierra), conocido como Raül Romeva. Lo malo, lo verdaderamente incomprensible y lo más humillante de este nuevo intento, a destiempo y cuajado de posibilidades de que, finalmente, la negociadora tenga que regresar a Madrid con el rabo entre piernas o, lo que todavía sería peor, pensando que ha conseguido vencer en su empeño, les haya concedido nuevas prebendas, más subvenciones, nuevas obras de infraestructuras, léase corredor Mediterráneo, y otros beneficios, por ejemplo, cesiones en temas lingüísticos o en traspasos de la Justicia, un tema que hace tiempo que tienen in mente todos estos que aspiran al independentismo.

Mientras tanto se producen síntomas, se manejan términos equívocos, se introducen propuestas federalistas, se insiste en pactos, para los cuales es preciso modificar la Carta Magna, encaminados a facilitar caminos, resquicios legales, salidas honorables o cesiones espurias; de modo que, el famoso derecho a decidir, defendido por cierto por el mismo presidente del TC, en unas declaraciones impropias de la representación que ostenta, desafortunadas y especialmente inapropiadas en unos momentos en los que el darles alas, argumentos a los que agarrarse o facilidades para vender sus teorías ante los suyos, les otorgan una especial gravedad. Sí señores, el señor Francisco Pérez de los Cobos, acaba de hacerles un flaco favor a los españoles cuando ha dicho: “el derecho a decir constituye una aspiración política que puede defenderse en el marco de la Constitución”. Veamos si nos entendemos ¿cómo puede admitirse como “una aspiración política” algo que va en contra de lo dispuesto en la misma Constitución? En todo caso debería ser un derecho a decidir por todos los españoles y no sólo de una parte de ellos, y, además, una parte muy minoritaria por muchos que fueran los catalanes (hoy, al menos el 50%, no comulgamos con tales inventos) No hay posibilidad alguna de que, dentro de una nación democrática, cada región tuviera la posibilidad de decidir emanciparse del resto del país, es un absurdo y contradice, de una manera artera, el contenido y todo el mismo entramado constitucional. Puede que el señor Pérez Cobos sea de aquellos a los que les viene ancho el cargo que ocupan y sostenga, como parece que algunos lo hacen, que su tarea en el Constitucional no abarca el obligar a que la Constitución se cumpla en todos sus términos. No le corresponde a él el decidir sobre si la actual Constitución está mejor o peor o necesita reformarse, porque su labor es simplemente de vigilante de que nadie actúe en una forma anticonstitucional. El Legislativo ya se ocupará de lo otro.

El peligro que entrañan estas dilataciones, estos intentos absurdos de dorar la píldora a los ciudadanos, estos apaños secretos o estas negociaciones oscurantistas, de las que, seguramente, no puede salir nada bueno, es el de que se produzca un descalabro insuperable de nuestra nación. Los ciudadanos ya estamos cansados de que se nos predique lo blanco y luego se nos engañe aplicando lo negro. España, señores, es indivisible y una, todo intento de conseguir modificar esta idea, sea a las claras o por medio de artimañas o juego sucio, debería ser rechazado por el pueblo español. Cuidado con estos que piden incesantemente cambios constitucionales; cuidado con los que insisten en dar más facultades a las autonomías o los que hablan de un estado federal, algo que, en España, no se ha aplicado nunca y que, el sólo nombrarlo, ya nos recuerda a muchos otros tiempos en los que estas aspiraciones, como hoy las de Cataluña y País Vasco, se plasmaron hasta el extremo de la ridiculez, como fue el desgraciado episodio de Cartagena, cuando pretendió constituir en cantón independiente dentro de España.

Cataluña ya ha entrado en una fase de plena revolución, de declarada rebeldía en contra del Estado español, de enfrentamiento abierto contra de las leyes españolas, de incumplimiento descarado las sentencias de la Justicia española y, por si era poco, de desafío abierto del Parlamento catalán anunciando que, en la segunda quincena del mes de septiembre del 2017, con acuerdo o sin él, van a proceder a declarar unilateralmente la independencia de la autonomía catalán del Estado español. ¿Qué más hace falta para que se ponga coto a tamaña desfachatez? ¿No tenemos en nuestra Constitución medidas previstas para solucionar conflictos semejantes, incluso para casos de mucha menor importancia que éste, ante el cual nos encontramos? ¿Qué dicen los encargados de defender la unidad de España? ¿Cabe escuchar las voces de estos vendidos buenistas que siempre esperan que, con negociaciones y hablando, se solucionan todos los conflictos? Pues los hay que es preciso tratarlos a garrotazos.

Lo cierto es que, si los rebeldes catalanes siguen esperando ir consiguiendo ventajas chantajeando al gobierno español, ciertamente lo seguirán haciendo hasta que ya lo hayan exprimido a fondo, llegado dicho momento se desentenderán de España y empezarán su anunciada declaración unilateral. ¿Qué va a suceder entonces? ¿Se les va a permitir, para no incomodar a los pacifistas o ponerse en contra a los vendidos, que lo que buscan es la división del territorio español, que se salgan con la suya y se independicen tranquilamente? O, en el caso contrario ¿Va a ser necesario acudir a los métodos que se debieron de haber aplicado al principio de esta rebelión? ¿Acaso será el Ejército el que deberá poner orden? Pues si es así, ¿para qué ha servido estar una serie de años aguantando, en Cataluña, que unos filibusteros de la paz y unos traidores a España, hayan hecho de su capa un sayo infringiendo, todas las veces que se les ha antojado, las leyes nacionales e incumpliendo todas las sentencias de los tribunales que a ellos no les han parecido correctas?

O así es como, señores, desde la óptica de un español de a pie, una vez más queremos insistir en la inutilidad de aplicar paños calientes a un tema que no tiene otra solución que la que se ha llevado a cabo en las anteriores ocasiones en las que, la Historia, nos ha puesto ante la misma situación: como han sido, los casos de Maciá y Companys. No hay más cera que la que arde.

España caería en una nueva crisis de deuda sin el respaldo del BCE
Funcas advierte de un "duro ajuste" del gasto en España si el BCE abandona su actual política de tipos bajos.
LM/Agencias Libertad Digital  8 Diciembre 2016

El director de Coyuntura y Estadística de Funcas, Raymond Torres, ha advertido de que si el Banco Central Europeo (BCE) abandona su actual política de bajos tipos de interés y de compra de títulos públicos y privados, podría desencadenarse una "espiral de deuda" que obligaría a España a un "duro ajuste" en las cuentas públicas.

En la revista 'Ahorro' de la Confederación Española de Cajas de Ahorro (CECA), Torres recuerda que la deuda pública acumulada por España durante la crisis como consecuencia del aumento del déficit público y de las ayudas a las entidades financieras excede un año de renta nacional y aunque en la actualidad la financiación de la deuda no plantea dificultades, un cambio de la política del BCE puede cambiar estas circunstancias.

Según Torres, se anticipa un aumento de los tipos de interés en la Reserva Federal antes de final de año, pero en el caso del BCE no se prevé una reacción de la autoridad monetaria hasta la segunda mitad de 2017, dada la elevada tasa de paro en la eurozona y una inflación por debajo del objetivo del 2%, lo que, por el momento, "no aconseja un cambio radical de estrategia".

Junto con la necesidad de reducir el actual nivel de deuda pública, Torres cita el empleo como el otro gran reto de la economía española, que considera un "mal endémico" para el país. En su opinión, no se trata solo de luchar contra el paro, sino también de preparar el mundo del trabajo a la transformación digital.

En este sentido, asegura que el trabajo a tiempo completo, desempeñado de forma permanente para la misma empresa y en un único lugar, se va a convertir en la "excepción", cambios que, a su juicio, también conllevan riesgos para la precariedad, las desigualdades y la cohesión social. "Por ello se requiere de políticas innovadoras que fortalezcan la protección social y a la vez adapten la normativa y las instituciones a las transformaciones que se están produciendo", subraya.

En su opinión, para reducir la vulnerabilidad de los puestos de trabajo es importante facilitar la creación de empleos "estables" cuando la necesidad de la empresa sea estable, lo que significa, según Torres, "mayor seguridad jurídica" en materia contractual, de forma que el empleador sepa lo que conlleva un contrato fijo. "No se trata de recortar sueldos o protección de los trabajadores sino de mejorar la previsibilidad del sistema", añade.
Servicios públicos de empleo eficientes

En cuanto a la colocación de los parados, Torres echa el falta un servicio público de empleo eficiente y dotado de recursos adecuados porque sólo así se podrán llevar a cabo políticas de ayuda a la búsqueda de empleo, contactos con empresas que necesitan mano de obra o programas de formación de parados y de acompañamiento personalizado.Además, apuesta por aumentar la ayuda financiera que incentiva la búsqueda de empleo.

Por último, alerta de que parte de los factores que están detrás del crecimiento de la economía española por encima del 3% durante los dos últimos años irán desapareciendo, como el recorte de impuestos, el abaratamiento del petróleo o la política monetaria del BCE, al tiempo que se producirá una mayor incertidumbre en el contexto internacional, derivada de la desaceleración de China, el aumento de tipos en Estados Unidos, el Brexit o la situación de la banca italiana.

Con todo, Funcas estima que el PIB crecerá un 2,3% en 2017, y destaca que hay factores de dinamismo que van a perdurar, como la competitividad externa de la industria y los servicios de mercado, el desendeudamiento de las empresas que se encuentran en situación de invertir y el saneamiento del sector bancario.

La manipulación de la memoria
Amando de Miguel Libertad Digital   8 Diciembre 2016

Lo de la 'memoria histórica' es una ruin operación de propaganda política para hacer creer que la última guerra civil la ganaron los republicanos.

Ciertos pedagogos progresistas suelen entender que el cultivo de la memoria empece el de la inteligencia. Tonterías. Da la impresión de que confunden la pedagogía con la podología e incluso con la pederastia. La inteligencia sirve para establecer relaciones significativas entre las cosas y poder así imaginar el futuro de forma más verosímil. Para ello se vale de una facultad tan necesaria como la memoria, que, a su vez, se auxilia continuamente del olvido. Si no retuviéramos en nuestra mente todas las experiencias desagradables, nos volveríamos locos.

Me parece un error la total confianza en los cachivaches informáticos que nos ayudan a recordar lo olvidado o lo no aprendido. Claro es que la señora Google resulta utilísima, pero no conviene que sustituya siempre a nuestra facultad personal para almacenar información y procesarla.

Se sabe que con el avance de la edad vamos perdiendo información, pero, por eso mismo, un buen ejercicio para los viejos (ahora dicen los "más mayores") consiste en esforzarse en recordar lo que a veces se olvida. Es una práctica tan saludable como dar frecuentes paseos o minorar la ingesta de grasa y azúcar. ¿Que se borra de la mente una palabra, un nombre o una fecha? Lo mejor es esforzarse deportivamente hasta recuperar lo que se había perdido. No importa si la operación dura horas o días. Tampoco hay que desplazar otros pensamientos. Basta habilitar una parte de la mente para esa operación de búsqueda. Se puede realizar incluso durmiendo. Es lo que se llama "consultar con la almohada". No es una superchería; funciona.

Me parece una mala decisión de las autoridades de la enseñanza la de evitar que los escolares aprendan poemas. No solo resulta conveniente pertrecharse de ellos, sino que se puede estimular el ingenio para componer otros. Es algo tan fácil y placentero como hacer dibujos, tocar un instrumento musical o montar en bici, entre otras muchas habilidades. La mente y el cuerpo descansan cambiando de ocupación.

La aberración máxima es lo que se llama "memoria histórica". Realmente no es ninguna de las dos cosas. Consiste en una ruin operación de propaganda política para hacer que los españoles se traguen la píldora de que la última guerra civil la ganaron los republicanos. O lo que es casi lo mismo, que el bando vencedor no existió. Para ello conviene hacer desaparecer todos vestigios de esa época. La sarcástica ensoñación de George Orwell en 1984 se queda chiquita. No exagero. Comprueben las películas que se han hecho en España en los últimos 40 años sobre la guerra civil de 1936. Verán quiénes son los héroes y los villanos.

No se sabe qué resulta más chocante: que el PSOE lanzara una ley de "memoria histórica" con el fin de tergiversar la historia contemporánea o que el PP no la derogara. Irrita pensar que sobre el particular haya funcionado un acuerdo tácito tan estupefaciente. En donde se demuestra que el famoso consenso de los políticos no siempre lleva a felices resultados. Sin ir más lejos, me parece abominable la coincidencia actual de todos los grupos parlamentarios en considerar que debe aumentar el gasto público. Claro que más insensato es todavía pretender que el consiguiente aumento de los impuestos va a incidir solo en las "grandes empresas". Áteme usted esa mosca por el rabo.

Una vez me metieron en la cárcel por asegurar que la guerra de 1936 fue efectivamente una guerra civil y no una cruzada de liberación. Me imagino que podría acabar otra vez en la trena por razonar que la sedicente "memoria histórica" es una patraña, un disparate mayúsculo. Sus fautores y propagandistas deberían ser pasados por las armas… del ridículo. No sucederá tal cosa. Antes bien, merecerán toda suerte de plácemes, cargos y recompensas.

Contacte con Amando de Miguel fontenebro@msn.com

Verdad racista y ocultación
Se considera que ofrecer a la población información de este tipo de crímenes fomenta el racismo y la islamofobia
Hermann Tertsch ABC  8 Diciembre 2016

María L., una joven estudiante de Medicina, desaparece mientras hace ejercicio en un parque en la ciudad alemana de Friburgo. La encuentran poco después violada y ahogada en un arroyo. El miedo se extiende por la ciudad cuando dos semanas después es hallada otra joven mujer asesinada también con signos de haber sido forzada sexualmente. En cuestión de días se genera auténtica psicosis en la región de esta ciudad fronteriza con Suiza, de un cuarto de millón de habitantes. El sábado pasado la Policía detiene finalmente al sospechoso de la primera muerte. Y resulta ser lo más temido por Policía y autoridades: un refugiado musulmán. Un afgano de 17 años que llegó a Alemania sin familia, entre otros muchos varones jóvenes, en el aluvión de centenares de miles de refugiados. La televisión pública alemana ARD no informó sobre el caso. Consideró que el asesinato y el pánico en la región no tenían importancia. Eso no sería noticia. Son centenares los casos de delitos graves, en gran parte violaciones, que son ignorados por los medios si tienen como autores a refugiados. Por sistema. Se considera que ofrecer a la población información de este tipo de crímenes fomenta el racismo y la islamofobia. Por esta razón se ocultan o maquillan estadísticas en muchos países.

El derecho a la información ha sucumbido por completo ante las precauciones que las autoridades creen tener que tomar para evitar lo que consideran actitudes políticamente incorrectas, bajas pasiones o sentimientos hostiles. En cuanto se produce ahora un crimen violento, los políticos y demás responsables rezan por que el autor no sea lo que ellos temen que será. Porque si lo es, un inmigrante llegado con solicitud de refugiado y musulmán, se impone una reacción moralmente difícil, antes inconcebible y hoy habitual: la ocultación. Muchas veces con la impunidad como consecuencia. Todo en aras de bienes supuestamente superiores a la verdad y la seguridad de la ciudadanía, que serían la tranquilidad multicultural y la armonía interracial.

El caso más tremendo en Alemania de la masiva ocultación de delitos de refugiados e inmigrantes se produjo durante la fiesta de Nochevieja pasada en Colonia y en muchas otras ciudades alemanas. Las más de mil agresiones solo en Colonia fueron ocultadas por la Policía, por los políticos, por los fiscales y también por la prensa. Nadie quería iniciar procedimientos susceptibles de ser tachados de racistas. Tanto que las dimensiones reales de lo sucedido tardaron en establecerse casi una semana. En los primeros días hubo intentos de negar la propia existencia de la agresión masiva y atribuirlo todo a malentendidos en la juerga multitudinaria. De las 1.205 denuncias presentadas en Colonia apenas hubo procesados, seis condenas, y un solo reo cumple prisión once meses después. Recuerda a la red de prostitución y maltrato de niñas blancas por unos poderosos miembros de la comunidad paquistaní de Rotherham en Yorkshire. Ayuntamiento, Policía y servicios sociales estaban al tanto de las monstruosidades de la red y nadie se atrevió a salvar a las niñas de aquellos desalmados por no enfrentarse a acusaciones de racismo e islamofobia. Ahora en el caso de Friburgo ha sucedido algo insólito.

La presión de la opinión pública sobre la cadena ARD ha sido tal que esta se ha visto obligada a informar sobre el asesino afgano de Maria L., a informar sobre la realidad. Partes de la sociedad europea comienzan a tomar conciencia de que ciertas prácticas de sus gobernantes que obedecen a mandamientos ideológicos impuestos por la izquierda y asumidas por la derecha gobernante suponen un peligro inadmisible y una agresión intolerable. Ocultos tras la complicidad ideológica de poder y periodismo. Por eso exigen más verdad y menos ocultación. A esa demanda también la llaman populismo.

La novia del agente agredido: «He abandonado Alsasua porque me siento atemorizada»
«Me dijeron que iban a reventar a mi novio». Las declaraciones de María José, de 19 años, novia del teniente de Alsasua, describen la saña de los proetarras.
J. M. Zuloaga. La Razon  8 Diciembre 2016

«Me llamó la atención que un hombre rapado golpeaba a mi novio con mucha saña en la cabeza, de forma constante, sin detenerse. En mi desesperación para que este hombre cesara, le mordí en el brazo fuertemente sin que detuviera la agresión mientras trataba de cubrir a mi novio para protegerle de las agresiones». Estas palabras corresponden a la declaración que María José, una ecuatoriana de 19 años, que vive en España desde los tres, realizó para reconstruir, con todos los detalles que pudo recordar, el linchamiento de que fueron objeto el pasado 15 de octubre en Alsasua por parte de medio centenar de proetarras.

La narración de la joven demuestra su extraordinaria sangre fría y valor, lo que evitó a su novio, el teniente jefe del puesto de la Guardia Civil de la citada localidad navarra, males mayores de los sufridos (sigue de baja médica).

Desde el primer momento, se encaró con los agresores, les pidió que les dejaran en paz y recibió por ello una tremenda paliza que, pasados los días, ha producido los lógicos efectos sicológicos para una chica de su edad, que ha tenido que abandonar Alsasua. Tiene que tomar ansiolíticos y sufre taquicardias.

«Reventar» al teniente
María José llegó a decir a uno de los proetarras que si iban a pegar a su novio, antes la tenían que pegar a ella, a lo que su interlocutor le respondió que a ella no le iban a pegar pero que al teniente lo iban a «reventar».

«Al alcanzar la primera puerta (del bar) y sobrepasarla, llegamos a un pasillo interior en el que había todavía más gente, que nos agredía mediante patadas, puñetazos y empujones. Cuando conseguimos atravesar este pasillo y alcanzar la puerta, observamos que había más gente fuera en actitud violenta, con intención de unirse a la agresión y que ninguno de ellos se acercó a auxiliarnos», declaró. Asimismo, subrayó que los que estaban fuera aplaudían en medio de grandes carcajadas, al tiempo que grababan con teléfonos móviles lo que estaba ocurriendo.

Durante las agresiones, el teniente, que ya tenía el peroné fracturado y sangraba de forma abundante por la boca, como consecuencia de dos certeras patadas, recomendó a María José que se fuera a su casa para que no siguiera recibiendo golpes. No le hizo caso y se quedó con él en todo momento, hasta que llegó la ambulancia y les trasladaron al centro hospitalario de Pamplona.

Durante la toma de declaración, se le hicieron a María José una serie de preguntas, cuyas respuestas dan idea de su estado actual:

– ¿Es cierto que tan sólo ha salido un día de casa, puntualmente, y que tuvo que ir agarrada a su madre y mirando al suelo?
– Sí, fue el día que tuve que acudir al médico; tenía que agarrarme al brazo de mi madre, avanzaba mirando continuamente al suelo, me entró taquicardia y fuimos casi corriendo, a pesar de que el facultativo se encuentra tan sólo a una calle del domicilio de mis padres. Me siento atemorizada, tengo miedo a salir a la calle y por eso ya no vivo en Alsasua. Todo esto ha marcado mi vida.

–¿Cree que esto le ha ocurrido por ser novia de un agente de la Guardia Civil?
–Sí. Nunca ha tenido ningún problema con nadie antes de esto pero no voy a tolerar que nadie me imponga con quién debo o no debo relacionarme.

–¿Los golpes que recibió fueron dirigidos directamente contra usted?
–Sí, y cuando no me encontraba defendiendo a mi novio, continuaba recibiendo golpes directos.

–¿Cuando la gente le pegaba lo hacían con odio y con saña?
–Sí, aunque se notaba que a los guardias civiles les profesaban aún mayor odio.

–¿Ustedes golpearon a sus agresores?
–No éramos capaces de ello puesto que el elevado número de agresores tan sólo nos permitía repeler la agresión.

–¿Necesita ayuda psicológica?
–Actualmente estoy siendo tratada por ello.

Patada en el tobillo
Sobre las agresiones sufridas por el teniente, las de mayor gravedad, en el informe de la Guardia Civil se indica que, tras salir del bar y alcanzar la acera, recibió una patada muy fuerte en el tobillo, a consecuencia de la cual cayó al suelo sin poder levantarse de nuevo. Además, perdió de vista a sus acompañantes, ya que seguía recibiendo múltiples golpes en el suelo, ante lo cual trataba de cubrirse la cabeza. Lo único que percibió, además de los golpes, era que su novia se acercaba para protegerle y se tumbaba encima de él, por lo que los proetarras agredían a la pareja indistintamente.

Cuando se presentó la patrulla de la Policía Foral, varios de los presentes trataron de cubrir a uno de los agresores que había sido identificado, Adur Ramírez de Alda. Le prestaron una sudadera con capucha para tratar de ocultarle. Era de una talla más pequeña de la que necesitaba ese individuo, por lo que tuvo mucha dificultad en ponérsela.

De las investigaciones realizadas, la Guardia Civil deduce que la agresión contra el teniente, el sargento y sus parejas sentimentales había sido «previamente planificada por el mayor número posible de individuos para lograr una mayor impunidad bajo el amparo de la masa y asegurar la finalidad de la misma, que no es otra que la de infundir el miedo entre los agentes de la Guardia Civil y de sus vinculaciones».

Todo lo ocurrido se enmarca en el «miedo que dichos individuos (los proetarras), a semejanza de organizaciones criminales organizadas, infunden entre la práctica totalidad de la población al saber que cualquier persona que manifieste cualquier tipo de simpatía con miembros de la Guardia Civil pudiera convertirse en víctima de hechos similares».

Sin otras versiones
También se destaca que salvo la denuncia presentada por el sargento ante la Policía Foral en los primeros momentos, ninguna otra persona dio una versión de lo sucedido y no colaboraron como testigos ni acusando al sargento ni al teniente de ninguna acción. Lo que da a la versión del suboficial, subraya el informe, mayor veracidad al no haber ningún testigo que hubiese dicho nada contra ellos.

La intencionalidad de los agresores se dirige a crear un clima de miedo entre los ciudadanos para no entablar ningún vínculo afectivo o simplemente de amistad o cortesía con miembros de la Guardia Civil, en un intento de aislarles socialmente, señala el informe en sus conclusiones.

ENTREVISTA A LA VIUDA DE UNO DE LOS POLICÍAS ASESINADOS EN EL ATENTADO A LA EMBAJADA ESPAÑOLA EN KABUL
“Aquel día mataron a una parte de todos nosotros”
OKDIARIO  8 Diciembre 2016

Se acerca el primer aniversario del atentado talibán contra la Embajada española en Kabul. Un trágico suceso que acabó con la vida de diez personas, entre ellas dos españoles: el subinspector de Policía Nacional Jorge García Tudela y el agente de policía Isidro Gabino Sanmartín Hernández.

CiudadanOK muestra en exclusiva el testimonio de Gema De los Ríos, viuda de Jorge García, que habla por primera vez con los medios de comunicación.

Gracias a sus palabras y a la Asociación de Víctimas del Terrorismo conocemos con detalle cómo era la vida de su marido en el lugar donde fue asesinado. Además, construimos con detalle cómo desarrolló Jorge su labor hasta los últimos instantes y cómo vivió ella el peor momento de su vida: “Aquel día no sólo mataron a Jorge. Mataron a una parte de todos nosotros”.

Con la generosidad de sus palabras hacia la Asociación de Víctimas del Terrorismo, el testimonio de Gema proporciona un golpe de realidad que nos recuerda que nadie está libre de convertirse en objetivo del terror yihadista.

Lo último de Paracuellos
Santiago González El Mundo  8 Diciembre 2016

Para Pedro Corral, un periodista, un escritor, un amigo

Habíamos anunciado el pasado día 4, el último de la pesadilla de Paracuellos, que el día 8 iba a publicar una información de Pedro Corral sobre el derribo del avión en el que viajaba el delegado de la Cruz Roja Internacional, George Henny con las pruebas sobre las matanzas que se hicieron en Paracuellos del Jarama, entre los días 7 de noviembre y 4 de diciembre de 1936.

Henny y el encargado de Negocios de Noruega, Felix Schlayer, fueron los primeros testigos de los crímenes: vieron los restos humanos que aparecían entre la tierra removida de la fosa número 1. También vieron una escena análoga en el caz de Torreón de Ardoz. Ellos fueron a hablar con el presidente de la Junta de Defensa de Madrid, el general Miaja y con el consejero de Orden Público, Santiago Carrillo, ante quienes expusieron su denuncia. La explicación de carrillo a Mª Antonia Iglesias en EPS del 9 de enero de 2005, es, en realidad una confesión de culpa:

"la única decisión que yo tomé, de acuerdo con el general Miaja, en la Junta de Defensa en la que yo era responsable de las cuestiones de orden público, fue, respecto a aquellos 2.000 militares que estaban en la cárcel de Madrid porque se habían sublevado en el cuartel de la Montaña, fue, ya digo, trasladarlos a Valencia. Porque nos dimos cuenta de que esa gente podía formar perfectamente un cuerpo de ejército, que eso era, en realidad, la Quinta Columna. Yo entonces estaba desbordado organizando la resistencia de Madrid y puse aquella misión en manos de mis colaboradores, que tuvieron que organizar, con muchas dificultades, la seguridad de aquel traslado. La conclusión a la que llegamos el general Miaja y yo fue que la gente de la calle que vio aquel traslado, que era gente que ya había sufrido los ataques fascistas, se lanzó a por ellos, y la guardia que iba custodiándoles no les defendió. En Madrid, en aquellos momentos de caos, había grupos radicales, igual que había grupos fascistas que salían de noche a poner bombas. Pienso que si alguna responsabilidad tuve yo en aquello fue la de no tener capacidad para controlar y castigar a los responsables. Pero? en fin, no se puede olvidar que había un frente de guerra en Madrid. Sin duda fue muy doloroso que muriera aquella gente así, pero también estaban muriendo niños, y mujeres, y viejos, y defensores de Madrid que eran chavales que ni siquiera habían hecho el servicio militar. Es verdad que yo no pude defender a aquella gente con eficacia y llevarla a Valencia con seguridad. Fue una desgracia tremenda, pero en tiempos de guerra hubiera sido mucho peor que se hubieran unido al ejército que estaba atacando Madrid. Le puedo asegurar que si Franco hubiera tenido un grupo de presos de esas características, los hubiera fusilado sin más. La República, no. Nosotros hicimos lo que pudimos, pero la verdad es que no teníamos fuerzas con moral suficiente y ganas para defenderles. Y no lo hicimos, eso está claro. Pero, mire usted, en la Guerra Civil murió mucha gente inocente que no debería haber muerto y otra gente que ha muerto que no era tan inocente."

No admite esta versión contraste con los hechos. Lo que hoy publica en ABC Pedro Corral, adelantado un día sobre el plan inicial, publicarlo el día 8 en el que se cumplirán 80 años del atentado contra Henny, perpetrado por casas de la República viene a poner un punto final adecuado a la superioridad moral que la izquierda establece para sus propios asesinos, gente espontánea y cabreada (con razón) que se escapaba a la autoridad de la República, mientras el franquismo tenía un plan de exterminio. Lean aquí la investigación de Pedro Corral. no hay más que decir.

Aviones republicanos hirieron al delegado de la Cruz Roja que iba a informar de la matanza de Paracuellos
Un documento inédito formula la protesta del Gobierno francés tras el ataque en el que Henny fue herido y murió un periodista galo

PEDRO CORRAL. Periodista Y Escritor El Mundo
  8 Diciembre 2016

El 8 de diciembre de 1936, hace hoy justamente ochenta años, era ametrallado por un avión de caza, cuando sobrevolaba la localidad alcarreña de Pastrana a 3.000 metros de altura, un avión bimotor Potez-54 de la Embajada francesa en Madrid, con dos tripulantes y cinco pasajeros.

A consecuencia del ametrallamiento, el aparato francés, un bombardero reconvertido en avión civil que había despegado de Barajas a las 12,20 horas, tuvo que hacer un aterrizaje forzoso sobre un campo de labranza a cuatro kilómetros de Pastrana. El impacto produjo el vuelco del avión. El ataque causó heridas de bala a tres de los cinco pasajeros -el doctor suizo George Henny, delegado de la Cruz Roja Internacional en Madrid, y los periodistas franceses Louis Delaprée y André Château- y la fractura del antebrazo a la una niña española que viajaba en el avión.

El suceso provocó inmediatamente la reacción de la prensa de la zona republicana, que no dudó en achacar el ataque al avión civil a la «aviación fascista». El diario madrileño «La Voz» llegó a titular el 9 de diciembre: «Alemania dispara nuevamente contra los aviones de Francia». Sin embargo, muy pronto empezaron a suscitarse dudas sobre esta versión.

Así quedó el avión Potez-54 tras el aterrizaje de emergencia

Así quedó el avión Potez-54 tras el aterrizaje de emergencia- Del libro «Morir en Madrid», Editorial Raíces

En los primeros días de enero de 1937 varios periódicos franceses se hacían eco de una información oficiosa difundida el 31 de diciembre según la cual el Gobierno francés habría acreditado, tras una investigación, que el ataque fue obra de aviones republicanos.

El hispanista Ian Gibson refiere en su libro «Paracuellos, cómo fue», reeditado en 2005, que «parece ser que el Gobierno francés llevó a cabo una investigación sobre el incidente ocurrido en el cielo de Pastrana. Si algún día se publica tal informe podrá arrojar luz sobre un episodio hasta ahora envuelto en incógnitas”.

El informe existe y se conserva en los archivos de la diplomacia gala en Nantes. El hispanista Martin Minchom lo consultó hace años y lo utilizó para documentar su artículo «La verdad sobre Guernica: Picasso y la prensa mentirosa», publicado en 2012.

La nota de protesta del gobierno francés que se conserva en el Archivo de Cruz Roja de Ginebra. El avión atacante fue identificado como del bando republicano

La nota de protesta del gobierno francés que se conserva en el Archivo de Cruz Roja de Ginebra. El avión atacante fue identificado como del bando republicano- CDMH/ Ministerio de Cultura

El informe confirmaba que el ataque al Potez-54 de la Embajada de Madrid había sido realizado por dos cazas con las bandas rojas distintivas de la aviación republicana: un monoplano que identificó al aparato francés y un biplano que después lo ametralló.

A la luz de esta conclusión, Minchom sitúa la filtración de las conclusiones del informe a la prensa dentro del enfrentamiento suscitado en Francia entre partidarios y detractores de la República española. Dicho enfrentamiento se había visto agudizado a consecuencia del fallecimiento, a causa del ataque, de Louis Delaprée, corresponsal de «Paris-Soir», uno de los más firmes denunciantes de los brutales efectos de los bombardeos franquistas sobre la población civil de Madrid.

La campaña de los medios izquierdistas tuvo, no obstante, contestación por parte de su viuda, Camille, que envió un telegrama a «L’Humanité», órgano del Partido Comunista, asegurándoles que «no tienen derecho a utilizar el nombre del hombre que yo tanto amaba para fines políticos» y que su marido «solo odiaba una cosa: la guerra»

 .

Telegrama de Aurelio Romeo Lozano, presidente de Cruz Roja de la zona republicana, que califica de «accidente» lo sucedido

Telegrama de Aurelio Romeo Lozano, presidente de Cruz Roja de la zona republicana, que califica de «accidente» lo sucedido- CDMH/ Ministerio de Cultura

La filtración del informe, según Minchom, habría sido una baza jugada por el Quai d’Orsay en plena polémica, dada su «ambivalente actitud» hacia el bando republicano. Esta ambivalencia, que para otros autores era abierta hostilidad, marcó la postura de la diplomacia francesa bajo el gobierno frentepopulista de Leon Blum, ante el temor de perder el apoyo de Gran Bretaña y dejar a Francia aislada en caso de que hubiera intervenido directamente a favor de Madrid.

Hay un elemento importante que, sin embargo, Minchom ha podido pasar por alto en esta cuestión. Una vez concluido el informe, el Gobierno francés se limitó a enviar oficialmente a las autoridades republicanas, pero sin darle ningún tipo de publicidad, una nota formal de protesta exigiendo que sancionara a los autores del ataque e indemnizara a las víctimas. Pero el Gobierno de Largo Caballero, lejos de darse por enterado, siguió achacando el ataque a la aviación franquista.

Así lo hizo el ministro de Estado, Julio Álvarez del Vayo, el 3 de enero de 1937, cinco días después de recibir la nota de protesta, para responder a las filtraciones aparecidas en la prensa francesa que achacaban el ataque a aviones gubernamentales.

Otra imagen del avión caído, tomada desde la cola

Otra imagen del avión caído, tomada desde la cola- Del libro «Morir en Madrid», Editorial Raíces

Según la nota de la agencia Fabra publicada por «La Vanguardia» el 5 de enero, «en una carta oficialmente dirigida por Álvarez del Vayo al encargado de Negocios francés en Valencia, el ministro de Estado español afirma de una manera rotunda que el Gobierno legal tiene pruebas incontestables de que el avión en el que viajaba el periodista Delaprée fue agredido por un aparato rebelde y no por un avión gubernamental, como han pretendido hacer creer ciertas informaciones de la Prensa derechista francesa».

«El mismo día en que se produjo el incidente –señalaba la carta de Álvarez del Vayo– y unas horas después del mismo, el aeródromo de Alcalá de Henares era atacado por los aviones rebeldes, aviones de bombardeo y de caza, entre los que indudablemente se hallaba el agresor del avión de la Embajada francesa. Una hora antes, los aviones rebeldes efectuaron un vuelo de reconocimiento en los alrededores de Pastrana».

El despacho de la agencia Fabra informaba de que «el Gobierno español termina aconsejando al Gobierno francés que ayude a hacer una encuesta para desmentir las fantásticas informaciones publicadas por el diario fascista L'Echo de París, según el cual los gubernamentales quisieron derribar el avión de la Embajada francesa ya que en el mismo viajaba Hery (sic), delegado de la Cruz Roja Internacional en Madrid».

La nota de Fabra terminaba de un modo realmente fantasiosa, asegurando que, según Álvarez del Vayo, «Hery (sic) fue asesinado hace unos días por 1.500 soldados del Tercio (sic) bajo las órdenes de los generales rebeldes». La realidad es que Georges Henny, delegado de Cruz Roja Internacional, que asumió haber sido la diana del ataque, abandonó España poco después del incidente para no regresar.

Así es hoy el lugar en el que cayó el avión, cerca de Pastrana

Así es hoy el lugar en el que cayó el avión, cerca de Pastrana- PEDRO CORRAL

Fue en respuesta a estas afirmaciones de Álvarez del Vayo cuando el Quai d’Orsay decide finalmente, diez días después de redactarla, difundir en la prensa la nota de protesta que había remitido al Gobierno republicano. Posiblemente la filtración de las conclusiones de la investigación oficial, señalando la autoría de aviones republicanos, pudo ser obra de elementos derechistas del departamento de Exteriores galo, como insinúa Minchom. Pero lo que queda claro es que el gobierno de Blum había preferido hasta ese momento no hacer pública su nota de protesta a las autoridades de Madrid para no dañar la causa de la República española.

La nota de protesta del Gobierno francés, que hoy reproducimos íntegra en traducción de Mercedes Corral, no había sido publicada nunca en España, y deja muy clara la identidad de los aviones atacantes:

29 de diciembre de 1936

El Encargado de Negocios de Francia tiene el honor, por orden de su Gobierno, de llamar la atención del Gobierno español sobre la agresión de la que fue objeto el 8 de diciembre el avión de la Embajada de Francia encargado de asegurar las conexiones con el territorio francés.

Dicho aparato, provisto de las marcas de nacionalidad y números de matriculación reglamentarios de la aviación civil (FA.000), y llevando además la inscripción «Embajada de Francia», dejó el aeródromo de Barajas el 8 de diciembre a las 12.20 h con destino a Toulouse, después de haber cumplido con todas las formalidades requeridas.

Pilotado por el Sr. Boyer, tomó el rumbo habitual que le mantiene constantemente por encima del territorio que ha permanecido fiel al Gobierno español y lo más lejos posible de las fuerzas insurgentes. En los alrededores de Alcalá se cruzó con un avión que llevaba las bandas rojas características de la aviación gubernamental, el cual pareció haberlo reconocido, por lo que no se preocupó. Hacia Pastrana, un biplano de caza con unas bandas rojas parecidas evolucionó alrededor del avión francés durante el tiempo suficiente para asegurarse de su identidad. El Sr. Boyer continuó su camino sin imaginar la posibilidad de un ataque y pensando solamente que había sido reconocido de nuevo, cuando una salva de balas alcanzó el avión de la Embajada y a cuatro de sus pasajeros. La sangre fría y la presencia de ánimo del piloto permitieron un aterrizaje en unas condiciones especialmente peligrosas y evitaron una catástrofe aún mayor.

El ataque tuvo las graves consecuencias siguientes: a pesar de la ayuda encontrada en las autoridades locales y los auxilios médicos prestados de inmediato, el Sr. Delaprée no sobrevivió a sus heridas, y otro francés, el Sr. Chateau, estuvo durante varios días en un estado muy preocupante. El delegado del Comité Internacional de la Cruz Roja y una joven, embarcados regularmente, resultaron igualmente heridos. En lo que respecta a los daños materiales causados, son importantes. El avión francés quedó completamente inutilizable y su estructura destruida. Los objetos pertenecientes a los pasajeros o bien se han perdido o bien han resultado dañados.

Debido a estas circunstancias, así como al hecho de que el ataque se produjo en una región donde las autoridades gubernamentales ejercen efectivamente su autoridad, el Gobierno francés lamenta tener que formular una protesta formal ante el gobierno español, pedirle que sean sancionados los autores de dicho ataque y rogarle que le haga saber las reparaciones que piensa conceder para las personas que fueron víctimas de él y para las pérdidas materiales consecuentes”.

A pesar de la clara identificación de los aparatos atacantes por el piloto Charles Boyer, Minchom sostiene que el Gobierno francés tenía «razonables sospechas, pero pocas evidencias firmes» para atribuir el ataque a la aviación republicana y apuesta a que “el avión de la Embajada francesa fue atacado por error, quizás por aviones franquistas, quizá por aviones republicanos”. Es decir, vuelve al punto de partida.

La nota de protesta del Gobierno francés deja, sin embargo, una firme evidencia: la del testimonio de un piloto que sobrevuela una nación envuelta en una guerra civil y al que se le supone conocimiento suficiente para identificar sin género de dudas los distintivos de los aviones contendientes. A su vez, la nota ofrece la confirmación de que el Potez-54 era el mismo aparato que venía haciendo los vuelos entre Madrid y Toulouse sin que hubiera tenido percance alguno hasta entonces, desmiente la hipótesis de que no estuviera suficientemente identificado, aun tratándose de un bombardero reconvertido para vuelos civiles.

El periodista André Château, que perdió la pierna a consecuencia de las heridas sufridas en el ataque, consideraba que el delegado de Cruz Roja Internacional era un «testigo incómodo». El cónsul de Francia en Madrid, Emmanuel Neuville, tampoco tuvo dudas al respecto. Pero lo más importante es que el propio Henny tenía la certeza de que el ataque había tenido como objetivo eliminarlo, lo que indica su convicción sobre su autoría.

Pedro Corral es autor de los libros «Si me quieres escribir» y «Desertores»


******************* Sección "bilingüe" ***********************

desde la torre de babel
Vencer (de verdad) a ETA
Las democracias tienen problemas para terminar de vencer al terrorismo, incluso cuando han sido capaces de ponerlo contra las cuerdas.
Óscar Elía Gaceta.es  8 Diciembre 2016

Al terrorista no se le convence, se le vence. Esta afirmación no es un eslogan vacío sino una evidencia ganada con la experiencia. Por un lado, el terrorista que ha dedicado su vida a matar, o a encubrir y ayudar a los que matan, no cambia de opinión y abandona el terrorismo así como así. En las escasas ocasiones en las que esto ocurre, es la conciencia moral del terrorista la que le obliga a abandonar el crimen, pedir perdón a las víctimas y colaborar con la justicia. A él no hace falta convencerle, ya que se ha convencido él mismo de la monstruosidad de sus objetivos políticos y de sus medios, está listo para la reinserción. Los casos son contados.

Pero al terrorista, al colaborador o al simpatizante no convencidos no se les convence. Ante la derrota policial, que él ve injusta, busca alternativas de actuación para vencer: busca ganar políticamente por otros medios lo no ganado por las armas, dejándolas atrás si es necesario. Por eso las democracias tienen problemas para terminar de vencer al terrorismo, incluso cuando han sido capaces de ponerlo contra las cuerdas. De voluntad perezosa y memoria olvidadiza, la opinión pública tiene tendencia a querer pasar página demasiado rápido, olvidando que lo importante no es la violencia, sino el proyecto que traen consigo los violentos. Al hacerlo, se proporciona al terrorista una última oportunidad de vencer, que la lucha policial no le habría permitido nunca tener. nivel internacional, esto se observa en Colombia con la prisa para olvidar cuanto antes a las FARC a cambio de aceptar su proyecto político; y en Irak tras la apresurada y optimista retirada norteamericano de 2011 que permitió recuperarse al yihadismo.

Este es el momento en el que parece encontrarse España. La Guardia Civil y la Policía Nacional han roto el espinazo de la banda, que a duras penas puede mantener un puñado de supuestos miembros escondidos y amenazados permanentemente. Pero lejos de aprovechar esta derrota para vencer de verdad a la banda, los españoles parecen haber decidido dejar de luchar antes de darle el golpe definitivo: el de la deslegitimación de su proyecto y el de su derrota política e histórica. De ahí que hoy se perciba con claridad un hecho insólito: con los comandos de ETA derrotados, los históricos y los nuevos dirigentes batasunos muestran una euforia que ni quieren ni pueden contener en público. Con la supuesta “derrota de ETA”, sus víctimas muestran pesar, y los verdugos levantan el puño en homenajes continuos.

Lo que significa que en primer lugar algo no se está haciendo bien; que la derrota no es una derrota de verdad; y que por lo tanto si se quiere acabar no sólo con un puñado de comandos sino con un proyecto totalitario, hay que dar más pasos. Pues bien: ante el derrotismo político de unos y la vagancia de otros, hay que recordar que no sólo se puede: se debe derrotar a ETA.

En primer lugar, es necesario derrotar al proyecto político de ETA, lo que pasa por desorganizar las estructuras que su entorno ha construido con habilidad en los últimos años. El oxígeno que ha logrado tiene un origen que es el que hay que afrontar: la legalización de Bildu y del resto de marcas abertzales, por la imprudencia, la dejadez o el temor de los Gobiernos de Zapatero y Rajoy. Por eso es necesario retomar la letra y el espíritu de la Ley de Partidos: revisar las listas en busca de los candidatos contaminados, extender las investigaciones al entorno sindical y asociativo, reimpulsar la lucha contra las actividades de exaltación y apología del terrorismo como contaminantes. El trabajo de las Fuerzas de Seguridad, extenso y esclarecedor sobre la naturaleza de Bildu, es a menudo cortocircuitado tanto por la fiscalía como por los distintos gobiernos: es necesario que esto cambie, y que se recupere la presión legal y policial sobre el brazo político de la banda. Bildu debe ser ilegalizada.

En segundo lugar, el éxito del entorno de ETA a la hora de lograr el control de espacios significativos en el País Vasco y Navarra, tiene que ver con su capacidad para adaptarse a la situación local actual: el caso de Alsasua ha destapado que sin actividad terrorista, el entorno de ETA se mueve con más libertad con el terrorismo frío que con el caliente. Por ello es necesario recuperar el control de las calles para el Estado de Derecho: es necesario preservar y aumentar la presencia de la Guardia Civil en estas localidades, tanto en número como en actividades. Se ha demostrado que la presencia de la Guardia Civil elimina oportunidades de acción del mundo batasuno, mantiene el orden en las calles y evita la coacción de la mayoría silenciada por la mafia proetarra. Acelera y garantiza la normalización de las calles vascas y navarras, reblandece al entorno de ETA y aisla al radicalismo. Hay, por tanto, que reforzar la presencia de la Guardia Civil.

En tercer lugar, sólo será posible eliminar estos espacios seguridad si el PP y el PSOE salen de la marginalidad en estas regiones. A día de hoy los líderes del PP en el País Vasco y Navarra se pasan el tiempo lejos de sus militantes, simpatizantes y votantes, ocupados en sus ambiciones nacionales o internacionales. Desde este punto de vista, el PP-pop vasco, con su imagen puramente mediática, ligera y superficial ha resultado un fracaso: es necesario recuperar el espacio perdido ante los grupos abertzales, lo que pasa por garantizar la presencia constante del constitucionalismo en todas y cada una de las localidades vasco-navarras. El ejemplo de Gregorio Ordóñez en los noventa, o de Regina Otaola en Lizarza entre 2007 y 2010 muestra que un líder real, con apoyo del partido, moviliza a la militancia, atrae votantes y simpatizantes y acaba venciendo al miedo de los vecinos a la mafia proetarra. Para ello son necesarios no sólo líderes regionales nuevos, sino más recursos económicos, nuevas formas de organización y de estrategia política para disputar el electorado al nacionalismo vasco y a sus escoltas podemitas.

En cuarto lugar, la “joint venture” entre el entorno de ETA y el PNV en Navarra se ha convertido en el cinturón exterior que justifica, defiende, o excusa razzias como las de Alsasua. El gran sostén institucional actual de las actividades batasunas es el gobierno de Uxúe Barkos, a través del cual Bildu controla parte del presupuesto, de las políticas de personal y de actividades institucionales. Y sin embargo al PNV esta estrategia de connivencia y amparo le sale gratis. Desde este punto de vista, la estrategia liderada por la vicepresidenta del Gobierno de acercamiento al PNV es sencillamente suicida: premia la estrategia de la impunidad del PNV y su marca blanca en Navarra, Geroa Bai. Mantener el Gobierno de Barkos en Navarra debe tener consecuencias para los peneuvistas: es necesario aislar al PNV mientras éste trabaje con el brazo político de ETA para romper el marco de convivencia de la Comunidad Foral. Y por otra parte, UPN, socio de Rajoy, no debiera permitir el cortoplacismo, sino forzarle a lo fundamental: hacer caer un gobierno que para Navarra es institucionalmente aberrante.

En quinto lugar, urge combatir la estrategia de la violencia legítima contra las instituciones que se ha extendido por los medios de comunicación y por algunos partidos políticos. La facilidad con la que Podemos y los grupos antisistema a su alrededor ejercen la violencia -incluso llevando la propaganda de presos etarras a Madrid- no puede quedar impune: antes que en Alsasua, fue en las “Marchas de la Dignidad” podemitas donde se linchó a la policía. Más allá de eso, es más grave la fascinación actual del periodismo español hacia la violencia callejera, normalizándola: esto se transmite de manera directa a las calles del País Vasco y Navarra. En este sentido, mientras en los dos grandes grupos de televisión privados y un buen número de televisiones públicas no se deslegitime la violencia callejera, el mundo proetarras se seguirá sintiendo legítimado en su estrategia. En otros casos, el duopolio va más allá, como cuando Atresmedia homenajea a Arnaldo Otegui o a terroristas de ETA supuestamente arrepentidos, reinsertándolos moral y políticamente. Acabar con estas actitudes es labor necesaria del Gobierno, propietarios, accionistas y anunciantes. Hay por tanto que terminar con la normalización mediática de la violencia, y es el Gobierno quien debe tomar la iniciativa.

Impulsar la ilegalización de Bildu y del resto de sus marcas, incrementar la presencia de las Fuerzas de Seguridad, reintroducir a PP y PSOE en el País Vasco, acabar con el gobierno nacionalista en Navarra, y deslegitimar el empleo de la violencia callejera en los medios de comunicación son medidas de sentido común, que contrasta con la pereza moral de parte de la sociedad española. Esta dejadez se ha trasladado también a la clase política, permitiendo a ETA lograr los espacios de impunidad que periódicamente saltan a la actualidad. Lo cual será sólo necesario con un liderazgo fuerte. El liderazgo, como es sabido, se basa en dos aspectos: en unas ideas claras acerca de la superioridad del proyecto constitucional sobre cualquier otro; y en la voluntad de mantenerlas en circunstancias difíciles.

Desde este punto de vista, es bien cierto que el gobierno actual se caracteriza hoy por la debilidad: por el rechazo a ideas fuertes y por ello con una voluntad débil. Por eso el actual gobierno de Rajoy se muestra incapaz de romper las tendencias viciosas acumuladas: eso explica que no parezca tener conciencia de la necesidad de oponer una estrategia adecuada a la expansión del terrorismo frío por las distintas localidades. De hecho, el empeño del gobierno actual por arrancar a ETA una entrega simbólica de las armas constituye un error de gran calibre: la democracia no habrá ganado nada que no tenga ya (la ausencia de unos atentados que, de todas formas, ETA ya no está en condiciones de cometer) y a cambio ETA logrará legitimarse con un nuevo punto de partida, sin el lastre legal y ante un Gobierno que sólo podrá quedarse de brazos cruzados ante su nueva estrategia. Todo indica que ni PP ni PSOE ni Ciudadanos están interesados en un cambio de estrategia para vencer de verdad a ETA, a sus medios y a sus fines . Esto significa, por desgracia, que el proyecto de ETA no tiene visos de ser derrotado a corto y medio plazo. Hará falta otro gobierno con liderazgo, ideas claras y voluntad férrea.

Del gudarismo camorrista
Jesús Nieto Jurado El Espanol  8 Diciembre 2016

Leídos de carrerilla, los héroes de Alsasua pudieran pasar por alineación del Real Unión, cuadrilla vascongada de buen comer o club ciclista amateur. Mano de obra para levantar Navarra, chicarrones claros del Norte, desaprovechados por esa querencia suya por seguir azuzando el hacha y la serpiente, que es acción que viene teniendo un respaldo moral considerable en los pueblos navarricos donde Hemingway iba por truchas.

Leídos de carrerilla, Adur Ramírez de Alda, Ainara Urquijo, Aratz Urrizola, Iñaki Abab, Jokin Unamuno, Jon Ander Cob, Julen Goicoechea y Oihan Arnanz pudieron cambiar el mundo y hacerlo más verde (el abertzalismo es ecologista, dicen), pudieron salir de la bella Alsasua, meterse a balleneros o a exploradores; pero ellos decidieron quedarse en el caldo nacionalista, reír las gracias a Otegi -ese hombre de paz- y sacar a pasear el cuadro del santo del día -la foto del preso- por la plaza mayor: los días que el etarra cumple condena en número redondo. Sumen el aliento del aita y el de un cura de ésos del sermón envenenado. Se trata de gastar en plástico y en pancartas la paga de los chatos, y así se va sacrificando por Euskal Herría la sangre joven vasconavarra.

Leyendo de corrido los héroes de Alsasua, sale un Unamuno prorruso en el listado, y aquí uno se pregunta por las lecturas y si de verdad la inteligencia ha muerto en ciertas coordenadas patrias; o si Putin tiene noticia cierta de este Unamuno mamporrero.

El miércoles, este periódico publicó el informe de la Benemérita sobre el episodio de Alsasua. Las cuatro horas en que los cachorros fueron de caza, a putear al verde y a la juntera. El día de autos. La jauría del pueblo contra el indefenso. “Al sargento torturador hay que matarlo”. Y dicho así, a calzón quitado, todo me recuerda a la excelente novela de Aramburu, Patria. Me recuerda cómo son capaces de darle la vuelta a todo, al lenguaje y la realidad. A la cerrazón más cavernícola. Y recuerdo también a aquellos amigos míos que han crecido en los cuarteles del Norte, donde la vida y la infancia acababan en el alambre; en el espino coronado por el lema: “Todo por la Patria”.

Los héroes de Alsasua demuestran cómo el terrorismo ha variado la lucha: del plomo al camorrismo tabernero. Del pistolero por la nuca, al gudari karateca de tasca, que se crece con los suyos.

Los héroes de Alsasua han llevado al gremio de la hostelería nocturna eso de la “socialización del terror”. Que te puedan apalear de copeteo, una noche cualquiera, demuestra que por ahí hay poca paz y mucho “nuevo político” genuflexo.

Así se inocula en Cataluña el odio a España desde la más tierna infancia
Un vídeo muestra una representación teatral en un aula catalana con niños de primaria que resume la "pedagogía" del proceso separatista.
Pablo Planas Libertad Digital  8 Diciembre 2016

El adoctrinamiento de los niños es uno de los pilares del proceso separatista catalán. Erradicado en la práctica el español de las escuelas, la formación del espíritu separatista y la interiorización del odio a España ocupan ahora los desvelos de quienes imponen e imparten el modelo de enseñanza nacionalista con el que se imbuye a los niños desde la más tierna infancia. Menudean los ejemplos dada la cada vez más extendida costumbre de los padres de colgar en las redes las representaciones escolares.

En la localidad barcelonesa de Manlleu, el colegio religioso privado concertado Carme-Vedruna cobró fama hace un par de años cuando los padres subieron a internet un "ejercicio de educación física e inglés" consistente en bailar, ondear esteladas y cantar la canción "Cataluña, nuevo estado de Europa", un llamamiento a la lucha y una descripción de los hechos diferenciales, entre ellos la "dark virgin" de Montserrat. Los alumnos que llevaban a cabo la exhibición de coros, danzas y banderas eran de sexto de Primaria.

La Guerra de los Segadores
Ahora circula en las redes otro vídeo, grabado un año después, en febrero de 2015, en el que un grupo de niños aún más pequeños, de primero, representa bajo la estricta tutela de su profesor la batalla de Cambrils, un episodio de la Guerra de los Segadores de 1640 en el que tras un asedio de dos días las tropas de Felipe IV masacraron a los resistentes. Se trata de un ejemplo de cómo se inocula el odio a España y los españoles desde la más tierna infancia y sin concesiones al rigor o la inconveniencia de determinados contenidos en niños de tan corta edad.

El centro que acoge la actividad es el Guillem Fortuny de Cambrils. El profesor apunta a los críos, les da pie y corrige. Un niño con bata de color crema y una corona de tela representa al rey Felipe IV. "¡Los catalanes se están rebelando contra España! Como rey tengo que acabar con esta rebelión. Todos los que la defiendan (Cambrils), morirán", sentencia mientras sus tropas gritan "¡Bien!". Al otro lado de la clase se encuentran los resistentes. El avance de los "españoles" sobre la ciudad es amenizado por el profesor con una tonadilla del no-do. Los niños se preguntan qué música es esa.

Los mataremos a todos
Continúa la actividad. Los alumnos que interpretan a los sublevados se aprestan a derrotar al ejército realista. Sin embargo, pronto se dan cuenta de que deben rendirse. Pactan con sus enemigos, que consultan al rey de los españoles: "Eso no puede ser. Los mataremos a todos", clama el pequeño monarca. Los alumnos están ensayando y todavía no se saben el guión de memoria, de modo que en el momento previo a la matanza dudan. El profesor pregunta ¿y ahora qué pasa?, a lo que un niño responde: "Que los matamos". Y se abalanzan sobre sus compañeros.

El sitio de Cambrils, un "cuento" perfecto para demostrar el carácter invasor, bélico y traidor de los españoles en el marco de un escabroso pasaje del alzamiento de los segadores por el coste del mantenimiento de las tropas; la temática más adecuada para el primer curso de educación primaria.

A pesar de una cierta pérdida de fuelle del proceso separatista, miles de centros educativos aún exhiben en sus fachadas e instalaciones pancartas y carteles de "Som Escola" con la leyenda "Per un país de tots, l'escola en català" y celebran actividades como la descrita, determinadas por contenidos y materiales educativos contrarios a todo lo español y partidarios del independentismo.

TRAS LOS ALTERCADOS VIVIDOS EN ALCORCÓN
'Estamos ante la 'batasunización' de la izquierda en España'
El periodista José Javier Esparza analiza el cambio que ha vivido la política a raíz de la polémica surgida por las declaraciones del alcalde de Alcorcón, David Pérez y carga duramente contra la ultraizquierda de la localidad madrileña: 'Esto hay que pararlo sea como sea'.
La Gaceta  8 Diciembre 2016

"Esto hay que pararlo sea como sea. Esto fue lo que pasó en el País Vasco hace cuanenta años. Estamos en el mismo proceso". Así de contundente se ha mostrado José Javier Esparza a raíz de las protestas vividas en Alcorcón tras unas declaraciones sacadas de contexto del alcalde del PP, David Pérez, en las que presuntamente culpaba al feminismo de la violencia doméstica.

El alcalde de Alcorcón ha denunciado la manipulación de un grupo de extrema izquierda de una intervención suya en el VI Congreso Nacional de Educadores Católicos en abril de 2015, y utilizada por dirigentes de Podemos para atacarle.


Recortes de Prensa   Página Inicial