AGLI Recortes de Prensa   Miércoles 28  Diciembre  2016

Mi patria es mi lengua
ORFEO SUÁREZ El Mundo 28 Diciembre 2016

Mi patria es mi lengua, escribió Pessoa, para quien habría sido más soportable una agresión a su país que a su cultura. La patria es la infancia, sostuvo Rilke. Lengua e infancia son cuñas de la misma madera: el origen. En cualquier aspecto que nos remita a ese vértice iniciático puede representarse la patria, incluso en el sabor de un gazpacho o en el aroma de unas patatas con chorizo, porque se trata de un espacio emocional, mientras que el Estado es un espacio administrativo. A la primera la delimitan los sentimientos; al segundo, las leyes. Sólo quienes saben diferenciarlos, pueden acompasarlos. Es oportuno recordarlo cuando se avecina un 2017 convulso en Cataluña, asaeteada por un nacionalismo que no diferencia, porque su eje es el maniqueísmo. La confusión no es sólo patrimonio de la sociedad catalana en un país donde la izquierda huye de la palabra España y la derecha demoniza el concepto de república. Siempre nos quedará Pessoa: mi patria es mi lengua, el castellano que aprendí, en el seno de mi familia, en Cataluña.

La traición de Obama
Jonathan S. Tobin Libertad Digital 28 Diciembre 2016

Al final, nada ha podido impedir que el presidente Obama disparara una última vez contra Israel. Pese a la súplica del Gobierno israelí y a la advertencia de su sucesor de que impedir el veto a una resolución tendenciosa de la ONU sobre Oriente Medio sería tremendamente injusto y objeto de repudio inmediato, la Administración ha roto con décadas de política norteamericana y se ha abstenido en una resolución que condena los asentamientos israelíes, abandonando así al Estado judío ante sus enemigos en el Consejo de Seguridad de la ONU.

La referida resolución considera ilegal la presencia judía en cualquier parte de la Margen Occidental o en las zonas de Jerusalén que fueron ocupadas por Jordania entre 1949 y 1967. Y convierte en forajidos internacionales a los cientos de miles de judíos que viven en esos lugares de la patria ancestral judía. La excusa esgrimida por EEUU ha sido que el auge de la construcción en los territorios y en Jerusalén pone en peligro las posibilidades de llegar a una solución basada en la existencia de dos Estados, uno palestino y otro judío. Pero, como advertí cuando se pospuso la votación de la resolución, eso es una filfa. La razón por la que no se ha implantado una solución de dos Estados es que los palestinos han rechazado en repetidas ocasiones la estatalidad, incluso cuando las ofertas les conferían casi toda la Margen Occidental y parte de Jerusalén. La construcción de más viviendas en lugares que incluso Obama admite que Israel retendría tras la firma de un tratado de paz no es un obstáculo para la paz si los palestinos quieren un Estado. Lejos de alentar la paz, la nueva resolución no hará más que cebar la intransigencia palestina y su repetido rechazo a negociar con Israel. También acelerará el apoyo a los esfuerzos por librar la guerra económica contra Israel mediante el movimiento BDS (Boicot, Desinversiones y Sanciones).

Esta puñalada de última hora en la espalda del único aliado democrático de EEUU en Oriente Medio no hará sino alentar al presidente electo, Donald Trump, a cumplir su promesa de trasladar la embajada de EEUU en Israel de Tel Aviv a Jerusalén y hacer ver al mundo que la nueva Administración no sólo repudia la traición de su predecesor, sino que hará que esa alianza sea más fuerte que nunca.

Habrá que esperar hasta que Barak Obama abandone la Casa Blanca, el próximo 20 de enero. En el entretanto, los demócratas amigos de Israel deberían disculparse por ocho años de justificaciones y racionalizaciones a cuenta de la creciente hostilidad de Obama hacia el Estado judío. Aunque algunos, nada ingenuamente, sostendrán que el presidente está tratando de salvar a Israel de sí mismo, la votación en Naciones Unidas ha de verse como lo que es. Liberado de restricciones políticas, el presidente finalmente ha revelado su auténtica faz arrojando Israel a los lobos en Naciones Unidas, de cuya cultura forman parte integral el antisemitismo y el antiisraelismo.

Ha llegado la hora de que quienes se negaban a ver el daño que ha hecho el presidente a la alianza EEUU-Israel admitan su error. Pero para la comunidad proisraelí en su conjunto, una coalición en la que confluyen republicanos y demócratas, conservadores y progresistas, es un momento de rabia al que afortunadamente seguirá una firme determinación de trabajar junto con el próximo presidente para reparar el daño causado por Obama.

© Revista El Medio - Commentary
Jonathan S. Tobin, editor jefe online de la revista Commentary.

La venganza de Obama
Emilio Campmany Libertad Digital 28 Diciembre 2016

La resolución 2334 del Consejo de Seguridad de la ONU, de 23 de diciembre, que exige el levantamiento de los asentamientos judíos en los Territorios Ocupados, está bien fundada jurídicamente. No tanto como algunos pueden creer, pero bastante más de lo que al Gobierno israelí le gustaría. Sin embargo, la cuestión no es sólo jurídica.

Lo primero es que la resolución no va a ayudar a resolver el conflicto. Dice condenar los asentamientos judíos con el fin de favorecer la solución de dos Estados. Pero no es Israel quien rechaza esa solución, conocida como paz por territorios, sino los árabes, que niegan a Israel el derecho a existir. Al menos, a existir donde está. La Guerra de los Seis Días gracias a la cual Israel ocupa los Territorios la empezó el Egipto de Naser, no ningún sionista. Y la ocupación fue consecuencia de una exigencia estratégica, para tener espacio desde el que poder defenderse de un futuro ataque árabe. Siempre hubo disposición a devolverlos a cambio del reconocimiento y de unas fronteras seguras. Salvo con el Egipto de Sadat, no hubo tal. E Israel empezó a autorizar los asentamientos en los mismos. Declararlos ilegales no resolverá el problema porque Israel no va a devolver los territorios mientras no se reconozca su derecho a existir y se garanticen sus fronteras.

¿Y por qué no aceptan los palestinos el plan de paz por territorios? Para empezar, ya no hay un actor, sino dos, Al Fatah y Hamás. Luego, aparte la poca prisa que ahora pueda tener Israel en resolver el conflicto sobre esa base, está el que los Gobiernos palestinos dependen económicamente de la ayuda internacional, moralmente justificada por el hecho de gobernar territorios militarmente ocupados por Israel. Desaparecida esta circunstancia, gran parte de la ayuda cesaría y no está nada claro que los actuales gobernantes fueran a conservar el poder. Tampoco están claras las posibilidades de supervivencia que tendría cualquiera de los dos Gobiernos palestinos tras reconocer al Estado de Israel. Luego lo que ayudaría a alcanzar la paz son las medidas dirigidas a animar a los palestinos a reconocer el derecho de Israel a existir, no condenar los asentamientos de éste, por muy ilegales que sean.

Con todo, lo más notable del caso es que un presidente de los Estados Unidos haya tirado abajo uno de los pilares de la política exterior de su país. Es verdad que Obama ha querido ser revolucionario y lo ha demostrado con Irán y con Cuba. Pero ¿también con Israel? ¿Y a días de dejar la Casa Blanca? Ni siquiera las malas relaciones con Netanyahu justifican el desplante, pues son pésimas desde hace mucho tiempo y no tiene sentido haber esperado tanto para hacerlo patente. La única explicación que encuentro es el deseo de desdeñar por última vez a los norteamericanos que, votando a Trump en noviembre, desautorizaron su política exterior. Algo así como: ¿no quieres Obama?, pues toma tres tazas. Si fuera esto, sería un irresponsable. Y encima, fatuo y engreído.

El déficit del Estado se dispara un 21% en noviembre y supera el objetivo anual
El déficit público, en cambio, se modera y suma 29.912 millones de euros hasta octubre, el 2,68% del PIB, a dos puntos del objetivo del 4,6% para el conjunto del año.
Teresa Lázaro  vozpopuli.com 28 Diciembre 2016

Si el pasado mes de octubre el déficit del Estado sumaba poco más de 21.000 millones, en noviembre ha cogido carrerilla y ha aumentado prácticamente en 5.000 millones, de forma que el desfase alcanza ya los 26.413 millones de euros y supone el 2,36% del PIB, por encima del objetivo fijado para el conjunto del año en el programa de estabilidad (2,2%).

Esto significa que en el mes de diciembre, en el que tradicionalmente se acumulan muchos gastos pospuestos en otros meses, habrá que reducir el déficit. Sin embargo, también es cierto que en el último mes del año se producirán los ingresos del último pago fraccionado del Impuesto de Sociedades que, tras los cambios de Hacienda, generá muchos ingresos adicionales.

Si comparamos la cifra con la registrada en el mismo periodo del año 2015, las cosas mejoran, pero no mucho. El déficit del Estado sube un 3,7% respecto a los 25.471 millones del año pasado. Sin embargo, es cierto que en términos de PIB la cifra es más o menos la misma.

Si nos centramos en la recaudación, vemos que los ingresos hasta noviembre crecieron un 2,8%. En términos homogéneos (corregidos los distintos ritmos de devolución, la devolución del céntimo sanitario y los aplazamientos de entes públicos), crecieron un 1,9%.

Por impuestos, los ingresos por IRPF hasta noviembre se mantuvieron prácticamente igual que en 2015, cerca de los 68.000 millones, mientras que los de Sociedades mejoraron un 10% por la recuperación del mínimo obligatorio del pago fraccionado de Sociedades. El IVA, por su parte, se acercó a los 60.000 millones, lo que implica un crecimiento de más del 4% y los Impuestos Especiales rondaron los 18.000 millones.

La mejora de la recaudación se debe a las medidas que tomó el ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro, para cuadrar el déficit de 2016. Recuperó el mínimo obligatorio del pago fraccionado de Sociedades, lo que aportará unos ingresos extra de unos 9.000 millones en la última parte del año. Con esta medida, el Gobierno se garantiza el cumplimiento de 2016.

Por su parte, el déficit del conjunto de las administraciones públicas, excluidas las corporaciones locales, alcanzó los 29.912 millones de euros hasta octubre, lo que supone el 2,68% del PIB, un 15,4% menos que en el mismo periodo del año anterior y todavía lejos del objetivo del 4,6% para el conjunto del año.

Por niveles de la administración, destaca la situación de las comunidades autónomas, que redujeron su déficit más de un 70% interanual, hasta los 3.726 millones de euros, equivalente al 0,33% del PIB y muy por debajo del 0,7% del objetivo para este año. En igual periodo de 2015 las comunidades registraron un déficit de 13.175 millones de euros, cuatro veces más.

Las cifras conjuntas van con cierto desfase, solo llegan hasta octubre, pero es cierto que todo apunta a que el Gobierno no tendrá problema para cumplir con el nuevo margen concedido por Bruselas, que implica dejar el déficit en el 4,6%. Así lo aseguran casi todos los analistas.

El Gobierno valenciano pone a los colegios públicos a los pies de los niños transexuales
www.latribunadelpaisvasco.com 28 Diciembre 2016

El Gobierno valenciano, en manos de la extrema izquierda, obligará a los centros educativos públicos a que faciliten a los menores transexuales el acceso a baños o vestuarios del género con el que se identifiquen, y no a los que corresponden al sexo con el que han nacido.

La Consejería de Educación, obedeciendo a la dominante ideología de género, obliga a los colegios a que recojan en su documentación administrativa el género escogido por los estudiantes transexuales o intergénero. Los centros deberán respetar su imagen física y la libre elección de su indumentaria, además de proporcionarles del libre acceso y uso de instalaciones como baños o vestuarios.

Easyjet da una bofetada al independentismo catalán en defensa del español

ESdiario 28 Diciembre 2016

Easyjet no parece demasiado preocupada por el boicot.

Buena la ha liado la compañía aérea con un inocente tuit que ha herido la sensibilidad -siempre a flor de piel- de centenares de separatistas. Claro que la empresa no parece muy preocupada.

Los independentistas catalanes han encontrado una nueva víctima en su cruzada: Easyjet. Centenares de ellos están alentando en Twitter un boicot contra la compañía aérea por, supuestamente, un desprecio al catalán que en realidad fue tal.

Todo comenzó cuando un usuario de la red social pidió a Easyjet que para operar en Barcelona utilice el catalán. A lo que la aerolínea de bajo coste respondió:

Hola Xavi gracias por tu contacto contestamos en español, inglés, italiano, portugués, francés, holandés ó alemán
Un saludo
Gabz

Ese simple mensaje ha provocado la ira de los separatistas, que se han levantado en armas contra la empresa, exigiendo que mientras esté en Cataluña priorice una lengua que hablan 10 millones de personas sobre otra con más de 400 millones. Y de la que la Constitución dice que todos los españoles tienen "el deber de conocerla y el derecho a usarla".

Estos son algunos de los mensajes colgados en las últimas horas por el independentismo, acusando a Easyjet incluso de catalanofobia:
******************* Sección "bilingüe" ***********************

Razón y emoción en política
Aleix Vidal-Quadras gaceta.es 28 Diciembre 2016

El concejal de la CUP en el Ayuntamiento de Vic, Joan Coma, ha sido detenido por orden del juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno y su arresto ha sido realizado por los Mossos, la policía autonómica catalana. El motivo de la drástica medida ha sido la incomparecencia de Coma ante una citación a declarar por un posible delito de sedición. En un pleno municipal a finales del año pasado, el representante independentista de extrema izquierda instó al consistorio a desobedecer las sentencias del Tribunal Constitucional y a actuar al margen del orden legal vigente. El Código Penal contempla este comportamiento como delito de sedición, agravado si es cometido, como es el caso, por una autoridad. La sanción que podría recibir el concejal si fuese declarado culpable es de inhabilitación total y reclusión hasta un máximo de diez años. No se trata, por tanto, de una cuestión menor y todo apunta a que Joan Coma, al negarse a acudir a la cita de la Audiencia Nacional, ha pretendido precisamente forzar su detención para generar victimismo en los sectores sociales que apoyan la separación de Cataluña y España, provocar movilizaciones callejeras, tumultos y una más que probable espiral de violencia. Nada nuevo bajo el sol, se trata de aplicar los métodos clásicos de los levantamientos revolucionarios “pacíficos” que tanto han abundado en diversas latitudes a lo largo del último siglo. En la dinámica provocación-reacción se va tensando la situación hasta desembocar en un conflicto incontrolable entre las instituciones y los grupos de oposición que abra paso a una nueva estructura de poder. Este suceso es uno entre los muchos que los partidos que impulsan el proceso soberanista catalán organizan recurrentemente para poner a prueba la resistencia del Gobierno de la Nación e ir creando un clima de subversión imparable en aquella Comunidad Autónoma. La ineficacia de la estrategia seguida hasta ahora por el Ejecutivo que preside Mariano Rajoy es manifiesta y su insistencia en aplicar la mezcla inútil de oferta de diálogo, zanahoria financiera y estaca judicial resulta irritante y patética.

La explicación del fracaso del Estado al enfrentarse a la ofensiva separatista en Cataluña es tan evidente que sorprende que políticos supuestamente experimentados como los que llevan dirigiendo el PP y el PSOE durante las últimas cuatro décadas no la hayan entendido ya y no actúen en consecuencia. El instrumento que manejan en Junts pel Sí, la CUP y su extensa red de medios y de organizaciones afines o sometidas no es, por supuesto, la apelación al análisis racional ni al examen desapasionado de hechos y datos porque esta batalla la perderían, sino a emociones, instintos y sentimientos que son impermeables a la realidad. En su comunicado tras su detención, Joan Coma utiliza términos como “abrazo”, “corazón” y “amor eterno”, que es obvio que no buscan para nada convencer a partir del uso del raciocinio. El marco mental que opera en el votante medio, como demostró, entre otros expertos en comunicación, George Lakoff, en su conocida obra No pienses en un elefante, está construido básicamente de impresiones, fobias y filias, con frecuencia inconscientes, inmunes a la información objetiva y a la lógica. Si no fuese así, el Brexit no habría triunfado ni el fundamentalismo islámico tendría miles de adeptos dispuestos a matar ni una aventura absurda y dañina como la destrucción de la unidad nacional española sería apoyada por tanta gente en contra de sus propios intereses. Por tanto, ninguna de las herramientas que hasta ahora ha empleado el Gobierno para atajar el problema catalán ha funcionado ni va a funcionar.

A la hora de combatir instintos primordiales de origen prehistórico como la solidaridad tribal, el miedo al extraño o la necesidad de autoafimación, frente a cuya fuerza primigenia no hay evidencia ni silogismo que valgan, la pálida pasividad y el discurso fríamente funcionarial del equipo monclovita equivalen a una aspirina para curar una neumonía aguda. Cuando una multitud de catalanes excitados por treinta años de mentiras propagadas por TV3, aulas escolares adoctrinadoras y una prensa subvencionada, dirigidas directamente al sistema límbico de sus cerebros, recibe en las pantallas de su televisor las sosas imágenes de Rajoy y su Vicepresidenta llamando al sentido común y exhibiendo debilidad en cada uno de sus gestos, lejos de reflexionar sobre lo que tan tediosamente les transmiten, se reafirman en sus deseos ardientes de romper la baraja.

En esta batalla de la razón contra la emoción, los que muestran la calidez y la capacidad de arrastre de un palo de escoba, tienen la derrota asegurada. Lo trágico es que a estas alturas del drama, el único incentivo que puede ser efectivo es el temor al castigo, pero esto requeriría por parte de los que deberían recurrir sin contemplaciones a la fuerza de la ley la demostración de un coraje del que por desgracia carecen.

Víctimas del terrorismo reprochan al lehendakari Urkullu que su partido se reúna con uno de los etarras más sanguinarios
“El PNV vuelve alinearse con los verdugos en lugar de hacerlo con las víctimas”
www.latribunadelpaisvasco.com 28 Diciembre 2016

El Colectivo de Víctimas del Terrorismo (COVITE) ha reprochado al lehendakari del Gobierno vasco Iñigo Urkullu que su partido se reuniera recientemente con el etarra José Antonio López Ruiz, Kubati, en la sede del partido en Bilbao. El encuentro no fue anunciado previamente y se hizo público gracias a una imagen publicada en las redes sociales por el perfil de “Kalera, kalera”, una campaña de la autodenominada izquierda abertzale en la que Kubati ejerce de portavoz y que defiende que los presos de ETA se acojan a beneficios penitenciarios sin arrepentirse ni colaborar con la Justicia. Las víctimas del terrorismo consideran "indigno que el PNV de carta de naturaleza a un terrorista que no solo está orgulloso de su trayectoria criminal, sino que además tiene una causa abierta en la Audiencia Nacional por un doble asesinato".

En un comunicado, el Colectivo ha recordado que Kubati está siendo investigado actualmente por la Audiencia Nacional por el doble crimen de los guardias civiles Ignacio Mateu Isturiz y Adrián González Revilla, cometido en el municipio guipuzcoano de Arechavaleta en 1986. La Audiencia ha reabierto la causa hace escasos días y Kubati ha sido llamado a declarar en calidad de investigado. Además, en su currículo criminal figuran 13 asesinatos consumados —entre ellos los del gobernador civil de Guipúzcoa, Rafael Garrido, su mujer y su hijo; el del cabo de la guardia civil Antonio Meto Melero; o el de la exmiembro de ETA María Dolores González de Catarain, Yoyes— y 16 asesinatos frustrados. El terrorista abandonó la prisión precipitadamente gracias a la aplicación de la doctrina Parot. “El PNV vuelve alinearse con los verdugos en lugar de hacerlo con las víctimas ”, han resaltado desde COVITE.

Por otro lado, el Colectivo ha advertido al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que “es inmoral negociar con un partido político que se sienta con asesinos orgullosos de su pasado y que critica continuamente las operaciones policiales contra ETA”. El Colectivo ha afirmado que confía en que el Ejecutivo “anteponga la dignidad de la sociedad a sus intereses partidistas” en las negociaciones con el PNV.

Colau y Carmena: fraude gestor y activismo sectario
Para ambas dirigentes, las alcaldías son púlpitos ideológicos que albergan un propósito ideológico y revisionista (también empobrecedor) y en modo alguno gestor e integrador
José Antonio Zarzalejos El Confidencial 28 Diciembre 2016

Madrid y Barcelona, las dos ciudades más importantes de España, van a llegar a fin de año sin presupuestos para 2017. En la Ciudad Condal la oposición ha tumbado la propuesta financiera a Ada Colau y se tendrá que someter a una cuestión de confianza. En la capital de España, el PSOE comunicó ayer a Carmena que le no aprobará la previsión de ingresos y gastos para el año que viene si no acepta un nuevo enfoque presupuestario. Ambas alcaldesas –las dos icónicas representantes del “cambio” municipal liderado por Podemos en plataformas ciudadanas heterogéneas- zanjan su segundo ejercicio con un considerable fracaso de gestión.

En el caso de Madrid, la coyuntura es particularmente grave: el equipo de Carmena ha dejado sin ejecutar el 40% de las inversiones previstas. De un importe de 580 millones, 220 irán –no a las necesidades inmediatas de las muchas que tiene la ciudad- sino a amortizar por adelantado la deuda. En Barcelona, Colau pretende una política de remunicipalización de servicios –también en Madrid- que quiere la gestión directa de los de carácter funerario (compitiendo con empresas privadas) y, nada menos, que también la del agua (económica y técnicamente, un despropósito) Las dos alcaldesas y sus equipos son incapaces de aprobar y ejecutar los presupuestos pero aspiran a imponer un modelo de ciudad y de la gestión de los servicios tan anacrónico como ideologizado.

Ambas están siendo pésimas gestoras pero eficaces activistas, camuflando con su discurso lo que ya es un fracaso “del cambio” municipal que prometieron

Ni un solo proyecto de desarrollo de ambas ciudades ha salido adelante. En Madrid está atascada la operación de expansión de la ciudad por el norte (paralizando una inversión de más de 6.000 millones de euros), la remodelación de la plaza de España –tras un fracasado “proceso participativo”- se encuentra en punto muerto, la urbe sigue sucia (¿para cuándo la anunciada sociedad de servicios medioambientales?), contaminada (lo que la colapsa) y con graves problemas de movilidad haciendo creer a la gente que la solución es la peatonalización.

En Barcelona, Colau se equipara en ineficacia a Carmena: quiere unir el tranvía en la Diagonal (allí dicen que no lo conseguirá) y hacer más carriles bici, mientras crea una moneda local cuya utilidad es una incógnita. Eso sí: prohíbe que en el salón de la infancia de la Feria barcelonesa se instalen stands de la Policía y las Fuerzas Armadas, expresión de un sectarismo demagógico que Colau suaviza con sus maneras amigables y hasta cordiales.

Carmena y Colau no sólo no son gestoras, sino que sus equipos tampoco están a la altura. Las dos alcaldesas se hacen fuertes en su activismo político. En el Ayuntamiento de Barcelona se está gestando el partido de la alcaldesa para tenerlo dispuesto en una próxima confrontación electoral en Cataluña, razón por la que Colau “ficha” por el independentismo “legal y pactado” a cambio de que le permitan campar por sus respetos con sus escuálidos 11 concejales.

Y en el Ayuntamiento de Madrid se registra uno de los epicentros de la crisis cainita de Podemos. Ambas instituciones –y tanto el grupo de concejales de Ahora Madrid (20 sobre 57, que gobiernan gracias a los 9 escaños del PSOE), como de Barcelona Comú (11 concejales de 41, que gobiernan con un apoyo inestable del PSC, de ERC y de la CUP)- están siendo subordinadas a propósitos no precisamente municipales.

Las alcaldías son para las dos políticas un púlpito ideológico que se sostiene en el equilibrio inestable de una mezcolanza de grupos, organismos y asociaciones

Las ocupaciones ilegales de locales y viviendas en ambas ciudades se consienten. También los asentamientos de grupos variados que utilizan ilegalmente enganches a suministros de agua, luz y gas, y se contempla la mendicidad (auténticas redes de explotación) con los brazos caídos. Parece que tanto en Madrid como en Barcelona se estuviera ensayando un diseño de auténtica subversión al calor del discurso político de Carmena y Colau que, en un ejemplo de desfachatez, son capaces de desplazarse al Vaticano y lanzar desde allí una soflama sobre la acogida de inmigrantes en las dos ciudades al tiempo que ellas son incapaces de gestionar –y, antes, aprobar- los presupuestos de sus respectivos consistorios.

Colau por edad tiene más recorrido que Carmena en Madrid, pero ambas están siendo pésimas gestoras –no han sido elegidas por las plataformas que las apoyan para serlo- pero eficaces activistas, camuflando con su discurso lo que ya es un fracaso “del cambio” municipal que prometieron los populismos que las dos representan.

Madrid tiene un problema gravísimo de proyecto futuro como gran ciudad y Barcelona, que hizo su gran reconversión en los años noventa, debe solucionar un muy serio problema de estrés de sus infraestructuras. En vez de aplicarse a hacer de Madrid una ciudad con nuevas posibilidades y de Barcelona una urbe sostenible, las alcaldías son para las dos políticas un púlpito ideológico que se sostiene en el equilibrio inestable de una mezcolanza de grupos, organismos y asociaciones que, desde posiciones minoritarias y gracias a la ayuda acomplejada de la “otra” izquierda (el PSOE y el PSC principalmente), albergan un propósito ideológico y revisionista (también empobrecedor) y en modo alguno gestor e integrador.


 


Recortes de Prensa   Página Inicial