AGLI Recortes de Prensa   Jueves 29  Diciembre  2016

Las lenguas como formas de no entenderse
Amando de Miguel Libertad Digital 29 Diciembre 2016

Las distintas especies animales utilizan ciertos lenguajes simplicísimos que les ayudan a comunicarse para poder sobrevivir y aparearse. Pero el autodenominado Homo sapiens recurre a la capacidad de hablar, gesticular y escribir para operaciones mucho más complejas y también bastante contradictorias. Llama atención un hecho: la profusión de lenguas en el mundo, varios miles de ellas. A primera vista parece un esfuerzo inútil. ¿No habría sido más funcional una sola lengua o al menos solo unas pocas? Se sabe el fracaso del esperanto y de otras lenguas inventadas, con la intención de llegar a ser universales. En las cifras sí se ha llegado fácilmente a un acuerdo cuasi universal, pues se utilizan para aspectos utilitarios.

La multiplicidad de las lenguas se acompaña del hermoso mito de la torre de Babel. (Desde entonces el sonido ba se utiliza para expresar la dificultad de hablar o entenderse. Por ejemplo, bárbaro o balbucear). Pero se impone una explicación racional. Yo la veo muy sencilla.

Simplemente, el Homo sapiens necesita vivir en sociedad: familias, clanes, tribus, aldeas, ciudades, naciones. La salida más simple para procurar tal adscripción consiste en dotarse elementos de diferenciación. De esa forma se logra distinguir bien el nosotros (los de dentro) del ellos (los foráneos). El recurso más elemental es la lengua, que, convertida en nuestra, se presenta como idioma. La formación de una lengua, derivada o emparentada con otra, consiste en lograr continuos rasgos diferenciadores. Incluso, dentro del territorio natural de una lengua, se cultiva el acento, algo que es todavía más difícil de aprender por los bárbaros, los extraños al idioma.

No paran ahí las cosas. Aun con mismo idioma y con un acento característico, dentro de un territorio lingüístico surgen todo tipo de dialectos, jergas, jerigonzas que distinguen a ciertos grupos ocupacionales, de edad, de condición social. Así funciona en España el politiqués o modo de expresarse de los hombres públicos. Lo fundamental de todas esas variaciones es hacer que los de fuera no logren entender bien a los de dentro. Siempre habrá trujimanes y traductores, pero la traducción perfecta se hace imposible, sobre todo porque se manejan no solo sonidos o voces sino expresiones enteras. ¿Cómo buscar la equivalencia de "echar la casa por la ventana" a otros idiomas alejados del español? ¿O "hacer de tripas corazón"? ¿O "respirar por la herida"?

Se podría pensar que al menos los insultos fueran algo universal, pero cada cultura idiomática cultiva los suyos. Quizá lo común sea mencionar las palabras que son tabú en cada territorio lingüístico. Por ejemplo, las voces relacionadas con los defectos físicos, los excrementos, la sexualidad. Aun así, subsisten variaciones llamativas. En inglés las alusiones al diablo o a la sangre producen expresiones vitandas, cosa que a los españoles nos dejan fríos. Al revés, nombres propios muy comunes en la comunidad hispanohablante, como José María (masculino) o Maria José (femenino) a un anglófono le producen extrañeza. Un español no considera irrespetuosas expresiones como "armar un cristo" o "un belén" para indicar algún desastre organizativo, cosa que choca mucho a un cristiano de otras latitudes lingüísticas.

Los nacionalismos en España (ahora dicen "independentismos") fuerzan el desarrollo público de la lengua privativa de su región para demostrar que deben mandar los que la consideran como materna. Es una forma sinuosa de excluir a los metecos hodiernos. En definitiva, son abundantes las ilustraciones que prueban la sospecha de que la lengua sirve también para no entenderse.

Contacte con Amando de Miguel fontenebro@msn.com

3º de idiotés
Antonio Burgos ABC 29 Diciembre 2016

YA saben ustedes, queridos alumnos, que han elegido el estudio del Idiotés como contenido curricular troncal, que nuestra lengua es un dialecto cada vez más hablado en España, derivado de un lado del Politiqués y del otro del Tertulianés, de los que toma muchas de sus voces, que cada vez tienen mayor uso y éxito pues, como bien conocen, en nuestra Patria el número de gilipollas que quieren pasar por cultos se multiplica exponencialmente. Gracias a las lecciones anteriores, me comprenderán perfectamente si les digo que en estas clases se trata de verbalizar los nuevos modos de la significatividad expresional de la ciudadanía, reportando contenidos para los eventos de la visualización de la problemática.

Calendaricemos curricularmente, pues, y viabilicemos la sostenibilidad del empoderamiento. Empoderamiento transversal, nunca se olviden de esto. Hay que posicionarse en la verbalización para viabilizar que todo empoderamiento sea transversal; si no es transversal, ni es empoderamiento ni es ná. Y mucho menos vale si no produce empatía, por la gloria de mi tía. Teniendo además en cuenta que nunca se debe descontextualizar lo que nos verbaliza nuestro interlocutor. Interlocutor válido, obviamente. En estas clases de Idiotés les recomendamos siempre que no hablen con desconocidos y mucho menos verbalicen con un interlocutor si no es válido: mírenle la fecha de caducidad, como a los yogures. Exíjale incluso, si se trata de cerrar un negocio o firmar un pacto político, el carné oficial de Interlocutor Válido, o en su defecto, el título convalidado por nuestra Facultad de Ciencias de la Gilipollez, que tan notables resultados académicos está obteniendo en los modos de verbalización de la ciudadanía y, en ocasiones, incluso del ciudadanío.

Todo esto debería estar ya protocolizado, como el tratamiento contra la gripe, mas para ello es necesario precisamente optimizar recursos. Si no optimizamos recursos es que no valemos un pimiento, y ustedes lo saben, pues ya empiezan a chapurrear Idiotés. Se trata de inicializar la interlocución, de acuerdo siempre con las tendencias y después de testarlas. Testar, mis queridos y empoderados alumnos, no es ir a una notaría para hacer testamento y, con la última voluntad allí expresionada, hacer la puñeta a unos cuantos sobrinos que se creen todavía los tontos que van a trincar algo cuando la palmemos. Testar en Idiotés Clásico es poner a prueba algo. Por ejemplo, los resultados de la esponsorización de eventos o la sostenibilidad de la movilidad, que nunca deben confundir con la movilidad de la sostenibilidad, que parecen que son lo mismo, pero son asuntos distintos. Lo que los rancios, fachas y antiguos llamaban «diametralmente opuestos» y que nosotros, desde la modernidad y el progreso, dejamos bien claro, negro sobre blanco, que están «en otro orden de cosas», que son las pocas cosas que están en orden dentro de este caos en el que tan a gusto nos sentimos y con el que tan bien nos va, hasta el punto de que aquí me tienen, de catedrático de Idiotés en la Facultad de Ciencias de la Gilipollez.

Podría también estar de conductor de programa. «Conductor», creen los lerdos que no dominan el Idiotés, es el señor que va al volante de un automóvil o un camión. Están más equivocados que monseñor Cañizares en un Círculo de Podemos, que para eso ya está el Padre Ángel. «Conductor» es el que lleva un programa informativo de radio. Bueno, informativo... Ustedes me entienden. Allí hay que dominar la psicogeografía multicausal y transversal. No se les ocurra, si a tal puesto llegan, verbalizar palabras como «España». Cuando deban hablar de asuntos patrios, digan «dentro de nuestras fronteras». Y cuando ya se les acaben los asuntos sobre Podemos a los que quieran hacer propaganda, digan, que queda bien lindo: «Otra vez fuera de nuestras fronteras». Lo que no tiene fronteras, como ven, es el Idiotés. Como que parece esponsorizado por Guilipollas sin Fronteras.

Podemos: comunismo en estado puro
El Libre Pensador esdiario 29 Diciembre 2016

Por suerte para Errejón, el Congreso de la franquicia chavista será una oda a la cursilería y el sectarismo. Son tan patéticos y cobardes, que ni siquiera nos ofrecerán un espectáculo digno

Año 1920. El Ejército Rojo, bajo las órdenes de Trotsky, se dispone a atacar Varsovia. Las órdenes son claras: el ejército, comandado por Mijail Tujachevski, atacaría desde el norte y Stalin lo haría desde el sur, para aplastar a los polacos en la batalla decisiva. Sin embargo, Stalin hace oídos sordos y no obedece las órdenes de Trotsky y permanece asediando la ciudad de Lwow. La batalla se salda con una derrota aplastante de los soviéticos y todos señalan a Stalin como culpable del fracaso.

El 23 de mayo de 1924, cuatro meses después del fallecimiento de Lenin, se celebra el Congreso del Partido Comunista Ruso. Stalin, había preparado minuciosamente aquel congreso para liquidar políticamente a Trotsky, ya que era consciente de que su impopularidad iba in crescendo en sus propias filas, mientras que Trotsky se había convertido en el favorito para liderar el partido.

Stalin sabía que, para ostentar el poder absoluto, debía enfrentar a los miembros del Politburó (el máximo órgano del Partido Comunista Ruso) y asegurarse el apoyo de los dirigentes más influyentes por aquel entonces (Zinoviev y Kamenev). Así pues Stalin, sabedor del resultado del Congreso, que él mismo había preparado, planteó a los asistentes, previamente seleccionados para el show, marcharse del partido y dejar paso a los demás. Los asistentes, en un ejercicio de propaganda, propio de los regímenes totalitarios, ofrecieron a Stalin una ovación interminable por ofrecerse a sacrificarse por el bien del partido. Trotsky, ante esa situación, afirmó que el partido siempre tiene la razón y que acataría el mandato de los delegados. Obviamente, hay que ser muy estúpido para no saber que quien organiza el Congreso, es el que va a salir triunfante del mismo. A partir de entonces, Stalin fue el líder indiscutible y comenzó a erradicar a la oposición trotskista.

Ahora, los comunistas tienen otro aspecto que en cierto modo resulta más grotesco. Son comunistas de iPhone y Visa Oro; incluso son más iletrados, farsantes y estúpidos que sus antiguos camaradas. Pero ello no les impide demostrar el odio que se tienen entre ellos y de lo que son capaces de hacer, por erradicar a todo aquel que se atreva a discutir al pastor supremo del rebaño. Es evidente, que las diferencias entre Iglesias y Errejón, son puramente formales. Ambos son igual de mediocres, totalitarios y miserables. Ambos tuvieron que ir a ganarse el jornal a Venezuela, país analfabeto y sumiso, porque aquí no les contratarían ni para hacer la portada de un informe. Los franquiciados chavistas, acusan a Errejón de responder al interés de las élites; nada nuevo si la turba iletrada supiera que Stalin acusaba a Trotsky de ser un servidor de Hitler y denominó a sus seguidores Hitler-troskistas. De hecho, en muchas publicaciones propagandísticas contra el régimen nazi, aparecía Trotsky como miembro de las SS.

Además, el líder del coletariado tiene una predilección por la violenci, que Errejón no tiene. Uno se maneja como pez en el agua en la fosa séptica de la crispación social, el linchamiento público y en la defensa de criminales, mientras que el otro, se siente incómodo en ese escenario. A uno, la prensa del Establishment lo ataca, mientras que al otro lo tratan con complacencia, e incluso dicen de él, que es un tipo brillante, a pesar de que un chimpancé recién nacido tiene mayor recorrido intelectual. Y posiblemente ese último punto, (el trato que se le otorga a Errejón) sea lo que más reconcome a Iglesias, como Stalin envidiaba a Trotsky, por ser considerado un tipo, que jamás conseguirá alcanzar el poder, a pesar de tener todos los medios de comunicación a su disposición.

Todos sabemos cómo terminó Trotsky, asesinado por un emisario de Stalin en su propia casa de Ciudad de México con un piolet. Pero no sólo él fue asesinado; también lo fueron aquellos que en el pasado otorgaron su apoyo a Stalin y que posteriormente se atrevieron a cuestionar sus decisiones, como fue el caso de Zinoviev y Kamenev. Pero por suerte para Errejón y la turba que lo apoya, el Congreso de la franquicia chavista será una oda a la cursilería, el sectarismo y la mediocridad. Son tan patéticos y cobardes, que ni siquiera nos ofrecerán un espectáculo digno y que valga la pena. Quizás con un poco de suerte veremos a Rita Maestre alertar a su novio de que su fin político está cerca, al grito de "morirás como en el 36" mientras enseña las tetas al personal, aunque me temo que Rita Maestre, al igual que todos los que acudirán al acto, no sabe nada de "Los procesos de Moscú".

En definitiva, como dijo Lenin: "La revolución empieza por casa".

Podemos: democracia social y piolets
Jorge Vilches  vozpopuli.com 29 Diciembre 2016

Uno de los resultados más nefastos de la infantilización de la política y de la sociedad del espectáculo en la que vivimos es la primacía de la “democracia social” por encima de la democracia política. Joseph Raz, filósofo del Derecho, sostiene que es la hora de los derechos colectivos porque el individuo es impotente frente al sistema. Para conseguirlos no hay más que encender la máquina de la lucha de clases; es decir, enfrentar al pueblo oprimido con las “élites extractivas”, aquel concepto progre y moralista de Daron Acemoglu y James A. Robinson. A partir de ese maniqueísmo emocional se alienta a la rebelión contra las instituciones para conquistar derechos sociales e imponer unas políticas. Porque en la Historia, dice esta gente en un triste y falso presentismo, solo las trincheras han sido útiles. El instrumento que reclaman es un Estado más intervencionista en manos de una élite que eliminó a la anterior utilizando a las masas, y que, paradójicamente, niega también al individuo. Pero todo esto no es una Teoría del Derecho, sino una Teoría del Poder. Y aquí entra Podemos, su democracia social y sus piolets.

La idea podemita de democracia, siguiendo el populismo socialista, no es más Estado, sino otro Estado fundado en un nuevo principio de legitimidad: el bien común basado en derechos sociales, lo que llaman “democracia social”. Ese bien común estaría interpretado por su gobierno, que establecería arbitrariamente la agenda, los conceptos y su timing. Las políticas públicas para cumplir con dichos derechos estarían en manos de cada sujeto colectivo; es decir, asambleas o asociaciones controladas por los podemitas. El discurso emocional y tramposo es claro: “Hay una sociedad civil esperando convertir sus necesidades en derechos”. Atentos al engaño, porque la sociedad civil no es un sujeto único, ni todas las necesidades son iguales, justas, razonables, ni compatibles.

Es una gran contradicción: hablan de pluralidad pero niegan la individualidad, que es el verdadero reconocimiento de la sociedad plural. Desde el momento en el que vemos una comunidad como un conglomerado de sujetos colectivos hemos perdido la batalla del lenguaje, de la política y, en definitiva, de la libertad. En todos sus planteamientos está presente la vieja inquina socialista contra la revolución tecnológica e industrial, que hace doscientos años y hoy sirve para censurar al rico, al emprendedor. Son esos mismos “internacionalistas” que, en una nueva contradicción, odian la globalización y la apertura de fronteras, y quieren volver a los gremios medievales y los mercados comunales. Los podemitas del ayuntamiento de Madrid, por ejemplo, están traduciendo en prohibiciones ese rechazo a la modernidad para volver a un ruralismo impostado y pijo.

Pero Podemos no es el portavoz de un clamor por derechos, es la traducción política de una Teoría del Poder. El discurso que abanderan, y que ha conseguido la hegemonía cultural, sirve para justificar unas políticas públicas; esto es, una ingeniería social que solo ellos dicen ser capaces de poner en marcha. Esto supone tener presencia en las instituciones, y con ello repartir cargos y presupuestos. Así, el proyecto de “democracia social” se convierte en la coartada de una oligarquía para alcanzar y conservar el gobierno, y administrar el Estado a su antojo. Esto, como bien señalaron Ostrogorski y Michels hace cien años, genera una lucha interna entre facciones y personalidades. No hay detrás planes o ideas, tácticas o estrategias diferentes, sino ambiciones incompatibles. Por eso, la polémica entre Iglesias y Errejón es solo un espectáculo sin contenido filosófico ni político. Los manifiestos por la unidad, con ese lenguaje infantil de “fraternidad”, “abrazos” y “todas y todos”, no son más que ruido entre la furia desatada por la posesión de cargos y presupuestos. Por eso vuelan los piolets, no las ideas.

Cuando Stalin quiso hacerse con el poder no publicó manifiestos pidiendo abrazos, ni convocó un congreso para debatir como hermanos el proyecto socialista. No. Puso a su servicio a un grupo de unos treinta mediocres con ciertas habilidades, Beira y Jrushchov entre ellos, que liquidaron a sus oponentes. Y lo hicieron hasta el final. ¿O es que nadie recuerda al comunista Ramón Mercader, quien luego vivió plácidamente en la Cuba de Castro, perforando con un piolet el cráneo del antiestalinista Trotski? Hoy no hace falta tanta violencia, afortunadamente, porque dada la mediocridad basta con quitarle una portavocía, un complemento salarial, o una tertulia al podemita del bando contrario para silenciarlo.

Las purgas son un clásico en las izquierdas. La liquidación del adversario interno se ha vendido como la condición necesaria para mantener la “pureza” del proyecto político, y se hace acompañar con un discurso que engaña a la gente, a los medios de comunicación, y a los Beiras y Jrushchovs de turno. Y en esa lucha por el poder se habla de “desviacionistas”, “revisionistas” o “tacticistas”, y para lograr el advenimiento del paraíso socialista se apela al sacrificio –el sacrificio del otro, se entiende-. Tras la “autocrítica” llega el fraccionamiento, los lamentos por la unidad perdida y por la “buena idea” desperdiciada. Pero no es una buena idea aquella que no ha funcionado nunca en ningún sitio.

Hay que reconocer que han conseguido que muchos sigan picando con el cuento de los derechos sociales que legitimen la democracia, y que repitan lo del combate contra las desigualdades, el empoderamiento y la sinergia del centro irradiador. Es una Teoría del Poder tan bien construida que siempre encuentra portavoces involuntarios, gratuitos o comprados.

No tienen media hostia
José García Domínguez Libertad Digital 29 Diciembre 2016

Una nación solo puede existir si, llegado el caso, se está dispuesto a defenderla con las armas en la mano. Por eso España lo es y Cataluña nunca lo será.

Una chica de la CUP que creo que es concejal o algo así en un pueblo de comarcas acaba de augurar que pronto habrá hostias con lo del procés. Y alguna hostia claro que tiene que caer. Por lo menos, una. Una cae seguro. Y la cuestión no va a ser quién se la lleva, sino qué hará aquí todo el mundo cuando el Estado saque, por fin, la caja de las galletas y le dé la merienda al primer idiota que se ofrezca a ejercer de héroe de la pàtria. Yo, que vengo observando a los catalanes desde que con apenas tres añitos cumplidos comencé a convivir con ellos en el cole, hace mucho que llegué a la conclusión de que son gente extraña. Y es que, si los coges por separado, de uno en uno, resultan seres de una sensatez tan racional, medrosa y prudente que los hace por entero incapaces de matar una mosca sin antes desarrollar un complejo análisis coste-beneficio que podría llenar decenas de pantallas de ordenador con alambicadas fórmulas matemáticas y sofisticados algoritmos estadísticos.

Sin embargo, los pones a todos juntos en un campo de fútbol o en la calzada de la Diagonal y se transforman de repente. Como le leí el otro día a Jaume Sisa, que es uno de mis contados conciudadanos que todavía conservan la cabeza encima de los hombros, ningún catalán se embarcaría por su cuenta en un viaje a Ítaca (ni a Ítaca ni a ninguna parte) sin antes saber quién pagaría los taxis y si el desayuno y el almuerzo irían incluidos en la tarifa del hotel. Bien, pues juntos en tropel resulta que están dispuestos a comprar la burra ciega de la independencia, convencidos de que la broma les va a salir gratis total. Les han hecho creer, y lo asombroso es que se lo hayan tragado, que se puede romper uno de los mayores y más antiguos Estados de Europa sin que ocurra nada, sólo saliendo a pasear con unas banderitas cuando la romería del 11 de septiembre. Claro que habrá hostias. No muchas, pero una, como mínimo, se está rifando ya.

Hay dos cosas, también lo decía Sisa, que a los catalanes no les gusta que les toquen: la cartera y la cara. Pero si de verdad quieren la independencia no les va a quedar más remedio que arriesgarse a que les toquen las dos, la cartera y la cara (y no necesariamente por ese orden). Y aquí, en Cataluña, salvo el/la tonto/a del pueblo, que como en todas partes también lo/a hay, nadie tiene lo que hay que tener para comenzar a hablar en serio en ese lenguaje, el de las palabras mayores. Nadie. El héroe de la Castilla que creó España, y sigo parafraseando a Sisa, era don Quijote, un loco dispuesto a dejarse matar por un ideal romántico. Las naciones y los imperios solo los crean los locos dispuestos a dar hasta la vida por una causa. ¿Pero quién es el héroe de Cataluña? ¿Dónde están sus locos? ¿Es Lluís Llach? ¿Tal vez la monja Forcades? ¿O quizá la otra, la de las camisetas con dibujitos que se huele el sobaco? Una nación, queridos niños y niñas de la CUP y adláteres, solo puede existir si, llegado el caso, se está dispuesto a defenderla con las armas en la mano. Por eso España es una nación y Cataluña nunca lo será. No tienen media hostia.

¿Qué hacemos con los presos de ETA?
Gorka Maneiro okdiario 29 Diciembre 2016

A día de hoy, cumplen condena en las cárceles de España y Francia más de 350 presos de ETA, bastantes menos de los que había hace algunos años, consecuencia de la inactividad terrorista de la banda desde hace más de cinco años y del simple paso del tiempo. Históricamente, la organización terrorista y su entorno se han negado a cumplir la legislación española como forma de acceder a los beneficios penitenciarios. Sin embargo, la llamada “izquierda abertzale” —que yo incansablemente denomino “los servicios auxiliares de ETA”— ha intensificado la campaña de gestos para que el colectivo oficial de reclusos, el EPKK, dé el paso de abrazar… sólo parte de la legalidad vigente. La dirección del EPKK ha trasladado a las cárceles un documento de debate en el que da por superada la fase de “resistencia” y apuesta por opciones jurídicas inéditas hasta ahora. Sin embargo, plantea dos límites: el arrepentimiento y la delación.

Respecto a su negativa a mostrar ningún tipo de arrepentimiento por los crímenes cometidos contra seres humanos inocentes, demuestra la catadura moral de los criminales y la de los que les dan apoyo, asistencia y cobertura. Y en cuanto a la delación de la que hablan, se refieren a que los presos que tengan información que pudiera ayudar a clarificar los crímenes cometidos por ETA guarden silencio y no digan nada, de modo que los familiares de las víctimas que llevan años tratando de conocer a los autores materiales del asesinato de sus seres queridos no puedan hacerlo: son más de 300 los crímenes pendientes de clarificación y los presos, salvo contadas excepciones, se niegan permanente a trasladar a las autoridades españolas la información de la que disponen. Impiden, de este modo, que se conozca la verdad y se haga justicia.

Su actitud, por tanto, es inmoral y miserable; pero más allá de la repugnancia que su actitud nos provoca, muchos seguimos clamando que se les impida acceder a dichos beneficios porque, además y sobre todo, no asumen los requisitos legalmente establecidos. Por tanto, para impedir cualquier tipo de impunidad o injusticia, cabe volver a exigir al Gobierno de España que aplique rigurosa y estrictamente el Código Penal y la Ley General Penitenciaria, de modo que se condicione la obtención de cualquier tipo de beneficio al cumplimiento por parte del preso de todos los requisitos: desvinculación definitiva de la banda terrorista, petición de perdón a sus víctimas, asunción de la responsabilidad civil derivada de las acciones por las que fue condenado y colaboración fehaciente y acreditada con las autoridades y la justicia que permita resolver los crímenes cometidos por ETA pendientes de resolución.

Conviene volver a recordárselo al Gobierno de España, por si se le ocurre pensar que es momento propicio para pasar página o flexibilizar lo que no puede flexibilizarse. Por tanto, esto es lo que debe hacerse con los presos de ETA: nada especial, simplemente aplicarles la ley. Se lo debemos a las víctimas del terrorismo… y al conjunto de la sociedad democrática.

España, riesgo terrorista
LUIS MARÍA ANSON El Mundo 29 Diciembre 2016

EL MINISTRO Fernández, en lugar de alardear y apuntarse el éxito, tuvo la prudencia, para evitar alarmas, de disminuir o silenciar la acción de las Fuerzas de Seguridad al desarticular en los últimos años varios atentados del terrorismo yihadista que hubieran ensangrentado España en proporción no inferior a lo ocurrido en Francia o Alemania. Si la prudencia política aconsejaba la discreción, el deber periodístico exige la información, como ha hecho Oscar López-Fonseca en Vozpopuli. Los periodistas solo somos los administradores de un derecho ajeno: el que tienen los ciudadanos a la información.

Y bien. Sin tapujos ni veladuras, es necesario afirmar que España está en el punto de mira del califato, es decir, del Estado Islámico. Gracias a la eficacia de nuestras Fuerzas de Seguridad y servicios de inteligencia, así como de la estrecha colaboración con Marruecos y otras naciones, se han conseguido abortar atentados yihadistas de considerable magnitud.

En 2016 se han contabilizado, según el informe de López-Fonseca, 42 advertencias a España en los medios audiovisuales del Estado Islámico y sus cómplices de Al Qaeda y otras bandas terroristas. Cuando un italiano contempla el acueducto de Segovia no experimenta el menor sentimiento de reivindicación. Cuando un yihadista se detiene ante la Alhambra granadina o la mezquita de Córdoba, se despiertan en él vehementes deseos de reconquista. "Esta será la generación que conquistará Damasco, Bagdad, Jerusalén, la Meca, Medina, Roma y Al Andalus", se decía en La generación del Califato, un espacio audiovisual del Estado Islámico.

Para los yihadistas y una parte no desdeñable del entero mundo árabe, existe un Al Andalus norte, que es España, y un Al Andalus sur, Marruecos y su entorno. Tierra de musulmanes, una parte sustancial de España forma parte de la reivindicación yihadista. Sus instrucciones de atacar a los "criminales españoles" están claras: "Secuéstralos, decapítalos", "vamos a matar a cualquier infiel español si lo encontramos en tierras musulmanas". Y tierras musulmanas son para el yihadismo las de España.

No se trata de crear innecesarias alarmas. Sí conviene advertir que nuestra nación está en el punto de mira del mismo yihadismo que ha provocado los últimos atentados en Francia y Alemania. No se trata de una especulación. Tuvimos un 11-M especialmente sangriento. Desde entonces han sido desarticulados varios comandos yihadistas que estaban preparados para atentar. Hay que confiar en que los servicios de inteligencia españoles, nuestra policía y nuestra guardia civil, continúen teniendo éxito en la compleja lucha contra el yihadismo. Pero sin hacerse demasiadas ilusiones. Se puede combatir a los terroristas cuando estos aspiran a salvar sus vidas. Es casi imposible evitar los atentados perpetrados por suicidas. Los musulmanes en España son, en su inmensa mayoría, pacíficos y en gran parte de las mezquitas reina la espiritualidad profunda de la doctrina coránica. Está claro, sin embargo, que existe una minoría yihadista dispuesta al crimen y hay que estar preparados para reaccionar con serenidad si se produjera una situación como la que recientemente han padecido en Francia o Alemania.

-------------------------
Luis María Anson, de la Real Academia Española

GUERRA CONTRA EL YIHADISMO
La imposible derrota del Estado Islámico
ANDRÉS ORTIZ MOYANO El Mundo 29 Diciembre 2016

La expulsión del Daesh de sus bastiones de Siria e Irak puede llevar al grupo yihadista a volver a operar como organización clandestina
Casi 18.000 yihadistas han vuelto a Europa. El reto es distinguir a los dispuestos a atentar de los que retornan desilusionados

Podemos aventurar, con cierta aproximación, que el día en el que el Estado Islámico, el pérfido Daesh, sea vencido en Siria e Irak, y su Califato del mal sucumba, una ola de alegría y euforia recorrerá el mundo. Un mundo en vilo por las barbaridades cometidas por el grupo terrorista desde hace más de dos años, cuando la proclama de su líder, Abu Bakr al Baghdadi. Occidente respirará al rebajar su psicosis por los atentados, y los propios países musulmanes, con Siria e Irak a la cabeza, podrán sentirse, quizás, algo más aliviados.

Pero la realidad es que, tras ese virtual día épico, consecuencia de lo que imaginamos ingenua pero irresistiblemente como una última batalla contra la oscuridad, el ejército de interrogantes que plantea la caída de Daesh obligará a digerir rápidamente el optimismo por el triunfo. La victoria final no solucionará lo que aqueja a gran parte de Oriente Medio, porque Daesh, a pesar de todo, no es el problema fundamental; siempre ha sido el síntoma de un cúmulo de despropósitos mayores.

La caída del Califato, pues, no implica realmente la caída de Daesh. Es fácil caer en la tentación de interpretar lo contrario, pero existe una potente posibilidad de que el también llamado ISIS, extraordinariamente versátil en todas sus acciones, será capaz de transformarse de nuevo e involucionará de protoestado islámico medieval a organización terrorista clandestina.

"Casi con total certeza podemos aventurar que el Estado Islámico volverá a comportarse como un grupo clandestino cuando sea obligado a perder más territorio, sobre todo tras las futuras caídas de Mosul y Raqqa", asegura Kyle W. Orton, investigador del think tank Henry Jackson Society. No sería una decisión nueva, desde luego, pues en el mantra yihadista siempre se ha repetido el principio de "inhiyaz ila al-sahra" ("Retiraos al desierto"), un proceder habitual al perder territorio. "No es nuevo. Daesh y los grupos terroristas de los que nació ya lo hacían en el Irak post-Saddam. El problema es que las circunstancias actuales son incluso peores que entonces. Ya tenemos informes de actividades clandestinas de Daesh en zonas supuestamente liberadas, donde extiende su influencia a través de redes de células yihadistas", añade Orton. Efectivamente, se han registrado ataques en Kirkuk, Rutba, Sinjar o la propia Bagdad. Por su parte, en Siria, los yihadistas se han propuesto recuperar Palmira, todo un símbolo de liberación apenas ocho meses antes.

Por otro lado, las cabezas de la hidra yihadista se expanden por el mundo a través de sus provincias (wilayat). La influencia de Daesh es amplia pero dispar, y cuenta con filiales o grupos asociados en el Cáucaso, Libia, Nigeria (de la mano de Boko Haram), Yemen, Afganistán, Arabia Saudí o Egipto. Muchas de esas provincias se han adherido a Daesh en su cúspide de popularidad y éxito, siendo grupos terroristas locales que de facto no pertenecen a la organización. Habrá que esperar al final del Califato para saber si renuevan su lealtad a ISIS o si le dan la espalda y vuelven a andar su propio camino.

Viejas o nuevas fronteras
Paralelamente, analistas y expertos se preguntan si se podrá volver al status quo previo al Califato. En este sentido no parece que el fin de ISIS suponga la catarsis definitiva para apaciguar la zona, sino un elemento más, de tantos otros, que quizás haga las veces de acelerante de una concatenación de acontecimientos inquietantes.

Por un lado, políticos. ¿Volverán Siria e Irak a ser los legítimos posesores de las tierras ahora en manos yihadistas? Ciertamente, a pesar de que la situación nos pueda parecer homogénea en la zona, el desarrollo de los conflictos está siendo muy dispar en ambos países, cada uno con su propia idiosincrasia y urgencia. De acuerdo con Ignacio Álvarez-Ossorio, profesor titular de Estudios Árabes de la Universidad de Alicante, "hay que distinguir claramente entre los casos de Irak y Siria. En Irak, la ofensiva contra Daesh sólo ha sido posible cuando ha existido un consenso interno entre los principales actores políticos chiíes, kurdos y sunníes para combatirlo y, sobre todo, en torno a quién gobernará sus territorios. Ese consenso todavía no existe en Siria, donde el régimen está concentrando todas sus fuerzas en combatir a los rebeldes y la lucha contra ISIS ha quedado relegada a un segundo plano". Sobre el terreno, quien realmente lo está combatiendo son las Fuerzas Democráticas Sirias, una heterogénea coalición armada por EEUU y dirigida por las YPG kurdas.

Igualmente, los papeles y responsabilidades de Damasco y Bagdad se antojan tan distintos como difíciles. "La herida abierta desde 2003 todavía es muy fuerte en Irak", explica el corresponsal en Oriente Medio Mikel Ayestaran, "por lo que es el momento de probar una forma distinta de tratar a sus ciudadanos tras la caída del Califato. En Siria, la gente va a volver a estar de lado del gobierno y muchos abrazarán a a Asad como un mal menor, pues no les queda otro remedio y la alternativa que han visto no es la que esperaban". En efecto, la supervivencia del régimen a lo largo de estos más de cinco años de intensa guerra civil se ha acentuado en los últimos tiempos hasta el punto de estar cerca de decantar el conflicto hacia su lado.

En cualquier caso, parece evidente que no será un proceso ni sencillo ni rápido. En muchos puntos de ambos países se recibió con los brazos abiertos a los yihadistas por parte de ciudadanos hastiados de sus respectivos gobiernos. Sólo la crueldad de Daesh y el paso del tiempo, ahogado por una creciente presión militar, han provocado imágenes de alivio en las plazas liberadas. Pero siguen las dudas, a pesar de todo. "En muchísimos sitios no hay apoyo social y civil a Damasco o Bagdad, y superar ese escollo va a ser muy complicado. Por ejemplo, mantener una autoridad iraquí en Mosul se me antoja casi imposible", añade Ayestaran. El propio Daesh se ha encargado durante su ocupación de emponzoñar aún más las tensas relaciones entre los distintos grupos bajo su control, con el fin de enfrentar a unos con otros.

Así, ¿qué alternativa política eficaz queda para pacificar el escenario post-Califato? La modificación de fronteras es una de las opciones que se barajan. Sin embargo, hasta ahora sólo parece una opción maculada por los ingentes intereses internacionales en la zona. La guerra contra el Califato, el indiscutible enemigo común de puertas afuera para todas las potencias, se ha destapado como un enorme tablero de ajedrez con muchos jugadores, desde EEUU y Rusia, hasta Irán y Arabia Saudí, quienes libran su particular guerra fría. No es ningún secreto el interés de Teherán en incrementar su influencia en un debilitado Irak, una prioridad desde la caída de Saddam. Su postura es la de no cambiar los estados afectados y dejar las fronteras tal y como están, algo secundado por Rusia y la Siria de Al Assad. Por otro lado, Riad no vería con malos ojos un Oriente Medio aún más fragmentado en el que poder proyectar su poderosa sombra.

"Irán y Arabia Saudí, con sus aliados del Golfo, han financiado desde el primer momento a distintos grupos en Siria e Irak para incrementar su influencia", explica el experto en geopolítica y seguridad Peter Bergen. "De hecho, las milicias chiíes apoyadas por Teherán han alcanzado una expansión enorme. Éste es otro episodio del pulso que libran ambos países y que, precisamente, tiene como una de sus consecuencias la aparición de grupos como Daesh pasado un tiempo en estados fallidos como Libia, Yemen o los propios Siria e Irak".

En cualquier caso, cuesta creer que un Asad reforzado por una victoria militar frente a los rebeldes permita la autonomía de alguno de sus territorios, aun habiendo amplias zonas del país que no ocultan su desprecio a Damasco tras un lustro de salvaje conflicto. Tampoco parece probable que Bagdad se preste fácilmente a negociar la modificación de sus fronteras.

Sin embargo, existe un elemento que sí podría influir en esta alternativa, los kurdos. "La modificación de fronteras regionales no tendrá relación con la caída de Daesh, pero sí con la posible irrupción de un estado kurdo", señala Álvarez-Ossorio.

En los últimos tiempos los kurdos sirios han intentado emular a sus compatriotas iraquíes en la exigencia de un estado federal en Siria, donde dispondrían de una amplia autonomía. "Se está creando una política de hechos consumados en la zona que podría allanar el terreno a la proclamación de un estado kurdo, opción que ni Damasco ni Bagdad aceptarán de buen grado, y tampoco Turquía, sobre todo si dicho estado está en la órbita del PKK", explica Álvarez-Ossorio. Aun así, también es evidente que las identidades nacionales se están redefiniendo a toda velocidad. Si en el caso iraquí los kurdos tienen una posición de fuerza, en el caso sirio esta fortaleza es más coyuntural y está directamente relacionada con la necesidad de combatir a Daesh. Una vez derrotado y con la guerra siria finalizada, la autonomía de las zonas kurdas sí podría ser puesta en tela de juicio por el poder central.

Paralelamente, Turquía ha sido un elemento de importancia capital desde el comienzo de las operaciones yihadistas. Llegó a ser una de las fronteras más porosas para la llegada de combatientes voluntarios y autopista del mercado negro para el abastecimiento de Daesh. Sólo hasta el cierre a cal y canto de sus puertas y ventanas apenas hace unos meses, el gobierno de Erdogan no ha dado un decidido paso para combatir a las huestes de Al Baghdadi. O para ser justos, al menos no facilitarle tanto las cosas. El precio que han pagado los otomanos, y que aún están pagando, tampoco es pequeño. Sufren un incesante rosario de atentados aliñado con el terror provocado por independentistas kurdos como los miembros del grupo terrorista TAK.

El destino de kurdos y turcos parece inevitablemente entrelazado, pero ni siquiera la derrota de Daesh, el supuesto enemigo común, ni el innegable mérito y sacrificio de los peshmergas, garantiza un futuro nuevo estado.

Principalmente porque los propios kurdos demuestran unas irreconciliables brechas políticas entre ellos. Un ejemplo son las pésimas relaciones entre el KRG, el organismo de gobierno oficial del Kurdistán iraquí, y las autoridades de Rojava. La frontera entre ambas regiones está cerrada parcialmente desde hace meses, la primera conservadora y la segunda socialista. El partido del presidente kurdoiraquí Barzaní en Rojava, el PDK-S, ha sido incluso acosado por el PYD, brazo del PKK en Siria. "Se puede decir que el KRG tiene mejor relación con Turquía que con Rojava, especialmente en materia comercial", señala el corresponsal Lluís Miquel Hurtado. Más allá, hay muchos territorios del Califato, como Raqqa, Deir Ezzor e incluso áreas de Mosul y Nínive, donde es muy difícil que la población tolere un dominio kurdo, al que consideran extranjero o, en cualquier caso, ajeno.

Casi 18.000 yihadistas han vuelto a Europa
Pero más allá del aspecto político-militar de la futura derrota de Daesh, uno de los temores más extendidos y acuciantes en Occidente es el retorno a sus países de origen de los yihadistas que vuelven del Califato. A medida que las tierras en su poder se constriñen, el incremento de retornados se incrementa. Fuentes de la UE calculan que son ya cerca de 18.000. El periódico alemán Die Welt ha publicado recientemente algunos datos de un informe confidencial del gobierno de Berlín en el que se alerta de que sólo el 10% de todos los retornados al país teutón desde Siria e Irak manifestaban cierta desilusión con su experiencia yihadista. Por otro lado, cerca de la mitad (48%) sigue comprometida con los ideales de la yihad y mantiene vínculos familiares o amistosos con otros extremistas. El informe concluye que cerca de un ocho por ciento sólo volvió a Europa para tomar un respiro antes de volver a los campos de batalla del Califato.

El experto en yihadismo e investigador de la Universidad George Washington, Amarnath Amarasingam, explica la existencia de distintos perfiles de retornados y la necesidad de tratarlos especialmente a cada uno de ellos. "Vemos cómo, por un lado, existen retornados que podríamos llamar 'operacionales', es decir, aquellos capaces de atentar, como los atacantes de París o Bruselas. Por otro lado, están los 'desilusionados', quienes fueron al Califato en busca de la utopía yihadista pero encontraron algo muy diferente. Y, por último, los 'desocupados', individuos que han abandonado el campo de batalla por heridas de guerra o pura supervivencia pero que se mantienen radicalmente convencidos por el ideario del yihadismo". El gran problema, sin embargo, es saber quién es quién en este peligroso juego en el que no faltan voces que recelan de una posible reinserción posterior a un castigo penal. "Personalmente sí creo en la reinserción", indica Amarasingam, "ya hemos tenido experiencias similares con individuos provenientes de Afganistán o Somalia. Todos deben pagar por sus crímenes, pero siempre en pos de una reinserción".

Por su parte, Mubin Shaikh, experto en radicalización y contraterrorismo, apunta: "Hay que ser conscientes de que no puedes reintegrarlos a todos. Simplemente porque muchos de ellos creen de verdad que no han hecho nada malo e incluso llegan a radicalizarse aún más al sentirse acosados".

El propio Shaikh fue un adolescente radicalizado por los talibán cuando viajó desde su Canadá natal hasta Pakistán. Tras los atentados del 11S, comenzó un proceso personal de 'desradicalización' y actualmente es una de las figuras más activas en el mensaje de la recuperación de jóvenes radicalizados. "Los jóvenes son los mejores candidatos a la reinserción y hay que apostar por ellos. Sin embargo, con aquellos que han crecido en una zona de guerra, es mucho más difícil", añade Shaikh.

Es un problema, desde luego, que no acepta prórrogas y para el que se han propuesto soluciones de todo tipo, desde programas de reinserción como los iniciados en varios países, Francia entre ellos, hasta teorías polémicas como la publicada por el centro de estudios israelí Begin-Sadat y firmada por el profesor de la Universidad de Chicago Efraim Inbar. Inbar propone no acabar con el Califato, sino mantenerlo debilitado y cercado para contener dentro de sus fronteras la mayor cantidad de yihadistas contenidos. ¡Ah!, y de paso frenar las ambiciones de Irán. "Es de locos", señala Amarasingam, "primero, porque la naturaleza de los grupos terroristas es siempre expansiva, no se pueden contener. Segundo, por una cuestión puramente moral y ética; ¿cómo dejar que un grupo tiránico establezca su control en vastas áreas donde viven millones de personas?".

Pero, ¿cómo reintegrar lo que parece una causa perdida? Shaikh explica que la cooperación con las autoridades, el deseo sincero de rehabilitación, el testimonio público de sus acciones pasadas, y la colaboración con la comunidad, son "requisitos básicos para empezar a trabajar".

En realidad, Daesh ha sido consciente en todo momento del tremendo potencial destructivo de los retornados. Y nunca ha escatimado recursos y estructuras para sacarle el mayor partido posible. En una entrevista publicada en el New York Times el pasado mes de agosto, un excombatiente alemán de ISIS hoy preso, Harry Sarfo, confesaba haber pertenecido al EMNI, un organismo del grupo terrorista dedicado al entrenamiento específico y a la 'importación' de individuos extraordinariamente radicalizados. "Me dijeron, '¿Volverías a Alemania? Te necesitamos allí'". Querían multitud de ataques a la vez en Inglaterra, Francia y Alemania", aseguraba Sarfo. "Nos enviaron a cientos. A cientos. Eso fue antes de los atentados de París".

El EMNI estuvo en su día gestionado por Abu Mohamed al Adnani, célebre portavoz del Califato, mano derecha del califa Al Baghdadi y finalmente abatido en un bombardeo este verano. Al Adnani es fundamental para entender la naturaleza y el desarrollo de Daesh. Autor del célebre discurso en el que instaba a todo musulmán a atentar con cualquier medio a su alcance, además fue el jefe y uno de los principales diseñadores de la descomunal maquinaria de comunicación y propaganda de los yihadistas.

Cuando caiga Daesh, su actividad en estos campos ya habrá marcado un claro e irrenunciable precedente para grupos similares. En comunicación y propaganda, con la figura de Al Adnani bien reconocible, esta revolución marca el discurso terrorista del futuro cercano. Las bases del relato terrorista clásico han variado indudablemente, fundamentado ese cambio en las nuevas tecnologías y el cuidado de la narrativa, mucho más eficiente y atractiva que antes. Desde el asesinato filmado del periodista James Foley, muchos medios occidentales asumieron como noticioso cualquier contenido emitido por Daesh, llegando a cerrar el circuito de la propaganda precisamente deseada por los terroristas. En este sentido, ante la avalancha de contenidos, en muchos casos efectistas y con ningún valor informativo, tiene lugar una nueva reflexión sobre lo que en realidad es noticioso más allá del espectáculo. Se antoja fundamental, por consiguiente, establecer una política de consumo y una formación apta para contrarrestar estos perniciosos efectos, sobre todo para aquellos segmentos de la sociedad especialmente sensibles a la propaganda del terror y la captación. Hay que asumir que los nuevos canales de comunicación, con las redes sociales al frente, requieren un uso responsable y concienciado, pues se ha convertido en la principal autopista informativa del terrorismo moderno.

¿Es posible otro Califato?
Es, quizás, la gran pregunta que nos haremos todos cuando se capture la última bandera de Daesh. Aventurar con certeza la posibilidad de un nuevo Califato puede resultar peregrino, pero lo cierto es que los ingredientes que se cocinaron a fuego lento durante años y que dieron luz al protoestado de Al Baghdadi, no son elementos tan extraordinarios en una zona inestable como Oriente Medio.

En su día, la fallida primavera árabe siria, el fracaso de la postguerra iraquí, y el secular conflicto entre suníes y chiíes, traducido a modo de cuantiosos patrocinios de Arabia Saudí y las monarquías del Golfo al todavía germinal Daesh, provocaron el auge del Califato.

"Claro que es posible que Daesh u otra organización pueda recuperar y establecer de nuevo un Califato similar", opina Kyle W. Orton. "Más aún, en el improbable caso de la erradicación total de Daesh, lo que sí pervivirá será el modelo y la certeza de que el Califato puede lograrse".

Es entonces cuando todos los ojos vuelven a la gran organización terrorista, la que siempre ha estado ahí aun siendo eclipsada por Daesh. No parece probable que Al Qaeda inicie un proyecto califal, pero quizás no lo necesite. Aunque también haya sufrido por el ingente trasvase forzado de yihadistas con el meteórico auge de ISIS, de la que fue matriz en su día, las huestes clandestinas de Al Zawahiri controlan de facto varios territorios en Siria, Yemen o el norte de África, entre otros enclaves del mundo árabe.

En este panorama incierto, pero con evidentes sombras tenebrosas en el horizonte, parece una obviedad destacar la importancia de iniciativas políticas que comprendan la conciliación, el trabajo, la educación y el desarrollo. Como vemos, será sumamente complicado, pues dependerá del grado de influencia y cooperación de las distintas potencias internacionales y regionales. Y por supuesto dependerá también del tiempo; el que será necesario en grandes cantidades para intentar cicatrizar las muchas y profundas heridas que ha provocado Daesh.

Tres hechos sobre el Islam que deberías conocer
lagaceta.eu 29 Diciembre 2016

La mayoría de ciudadanos sólo busca información que concuerde con su forma de entender el mundo. No es agradable hacer lo contrario. A pesar de ello, nos gustaría ofrecerte cierta información sobre el Islam. También te pedimos que busques más allá de lo que los medios de comunicación dicen y, si tienes tiempo para ello, lee el Corán.

Para empezar, nos gustaría presentarte tres hechos que probablemente no sabías sobre el Islam.

1. El Islam no está siendo utilizado por otros con fines perversos.
Que el Islam está siendo utilizado por otros con fines perversos es lo que, de forma natural, asumen los no musulmanes, pues asumen que todas las religiones son iguales. La razón por la que los no musulmanes están tan confundidos, es que la mayor parte de nosotros no se da cuenta de la diferencia entre el Corán y cualquier otro libro religioso familiar para nosotros.

La Biblia cristiana es una colección de escritos de diferentes autores, a veces separados por cientos de años, con parábolas, consejos y sueños, todos ellos recopilados juntos en un solo libro. Lo mismo sucede con la Tora judía. Incluso aquellos de nosotros en Occidente que ni somos cristianos ni somos judíos, estamos lo suficientemente familiarizados con estas religiones para saber esto y por ello asumimos que lo mismo es cierto con respecto al Corán.

Pero el Corán es un único libro, escrito por una única persona durante su vida. Debe ser entendido literalmente y no está lleno de simbolismos ni vagas analogías. Es, en su mayor parte, una colección de órdenes directas.

Por supuesto, el Corán contiene afirmaciones contradictorias, al igual que otros libros religiosos. Pero el mismo Corán ofrece al lector una respuesta a qué hacer con estas contradicciones.

En el Corán se explica que si tienes dos pasajes que se contradicen mutuamente, el que haya sido escrito posteriormente anula el escrito anteriormente:
No anulamos un verso o lo condenamos al olvido a no ser que mostremos otro mejor o parecido. ¿No sabes acaso que Alá es competente en todo? (Sura 2:106).

Y cuando sustituimos un verso por otro y Alá es consciente de lo que nos envía, los no creyentes gritan: “Tú [Mahoma] no eres más que un farsante”. Pero estos no conocen la verdad (Sura, 16:101).

Un ejemplo de anulación es el siguiente:
Aquellos que creen en el Corán y aquellos que siguen la Torah y los cristianos y sabianos, cualquiera que crea en Alá y en el Día Final y que sea honrado, obtendrá su recompensa del Señor (Sura 2:59)

Queda anulado por el siguiente:
Si alguien es de cualquier otra religión que no sea el Islam, nunca será aceptado por Alá (Sura 3:79).

O el verso:
...habla con justicia a la gente... (Sura 2:77).

Queda anulado por:
...lucha y asesina a los paganos, allí donde los encuentres captúralos, rodéalos, miente y espéralos con cualquier estratagema; pero si se arrepienten y siguen la oración y la caridad establecidas, abre tu camino a ellos... (Sura 9:5)[1].

La mayoría de los occidentales no saben que los pasajes sobre la paz y la tolerancia fueron escritos a principios de la carrera profética de Mahoma. Según el Corán, esos pasajes han sido anulados por pasajes posteriores, más violentos y menos tolerantes[2]. Por ello, cuando los occidentales escuchan a Yihadistas citar pasajes violentos del Corán y musulmanes pacíficos citando pasajes pacíficos, interpretan esto como si estuviesen citando la Biblia o la Tora. Piensan: “Oh, debe haber muchos pasajes diferentes y contradictorios, como en cualquier otro libro religioso, así que los musulmanes pueden escoger el que más les guste para justificar cualquiera de sus acciones”. Pero el Corán no es así. No hay nada que escoger, pues dice clara y explícitamente que un musulmán no debe alterar o ignorar parte alguna de sus mensajes o arderán en un feroz tormento para siempre:

Aquellos a quienes les ha sido entregada la escritura se regocijan en lo que han recibido. Mas en los clanes hay algunos que niegan partes de ella (13:36).

Y cuando nuestros claros versos son recitados ante ellos, algunos que no desean encontrarse con nosotros dicen: Dadnos un Corán que no sea éste. Mas Mahoma dice: No es mi función cambiar una sola palabra. Sólo sigo lo que se me ha revelado. Ciertamente temo el tormento del Día Final por desobedecer al Señor (10:15)[3].

2. Luchar por la institución de la Shari’a es un obligación religiosa.
Poca gente se da cuenta de la orientación política del Islam. En realidad, el Islam es antes una ideología religiosa que una religión. Incluye un específico conjunto de órdenes de carácter legal y político para toda la sociedad: Shari’a. No existe separación alguna entre lo religioso y lo político en el Islam, sino que, al contrario, Islam y Shari’a constituyen los medios totalitarios de ordenación de la sociedad a todos los niveles: culto ritual, transacciones y contratos, moral y costumbres, creencias y castigos.

En el Corán, Alá deja claro que los gobiernos creados por los hombres (como la democracia) y la libertad de expresión (como criticar el Corán), son abominaciones y deben ser eliminadas:
El profeta dijo: ‘Tres cosas son la raíz de la fe: evitar matar a quien grita ‘No hay Dios salvo Alá’ y no declararlo apóstata sea cual sea su crimen, ni excomulgarlo del Islam por sus acciones. Y la Yihad será llevada a cabo continuamente desde el día en que Alá me envió como profeta hasta el día en que el último miembro de mi comunidad se enfrente al Anticristo. Ni la tiranía de otros tiranos ni la justicia de otros pueden invalidarlo (SAD 14, 2526)[4]

La moderna expresión “Shari’a sigilosa” se utiliza para describir el lento y deliberado avance metódico de la ley islámica en países no musulmanes. Cortes legislativas de Shari’a ya están operativas en Inglaterra, ocupándose de casos tales desde divorcios y disputas financieras a violencia doméstica. Los intentos de introducir la Shari’a en el sistema legal de Alemania, Suecia y otros países europeos está en marcha.

Mientras la Shari’a ya tiene un pie en nuestra puerta, en lo relativo a disputas menores, tales como herencias y violencia doméstica, debería preocuparte que la Shari’a:
Ordena que sean azotados los alcohólicos y los jugadores (aH 38, 4469)[5];
Permite que los maridos puedan pegar a sus esposas (Sura 4:34);
Permite que el demandante pueda tomar venganza legal, literalmente, ojo por ojo (USUN O.1; aD 39:4481, 4484);
Ordena que a un ladrón debe cortársele la mano (H 8.81, 778);
Ordena que los homosexuales (liwat) deben ser ejecutados (Sura 4:15–16; SAD 3.4447–8);
Ordena que los que mantienen relaciones extramatrimoniales deben ser azotados (aH 38, 4447);
Ordena que los adúlteros deben morir lapidados (SB 8.82, 805).
Ordena la muerte a los críticos de la Shari’a, de Mahoma o del Corán tanto para musulmanes como para no musulmanes (SM 19, 4436);
Ordena que los apóstatas sean asesinados (SB 9.84, 57; USUN O.8);
Ordena realizar una Yihad ofensiva, agresiva e injusta (USUN O.9; Sura 8:39; 9:29).

Tal y como dice el Corán, la Shari’a es la ley de Alá. Cualquier otra forma de gobierno es un pecado. Es obligación de todo musulmán continuar luchando hasta que todos los gobiernos hayan sido convertidos a la ley de la Shari’a.

3. Los musulmanes pueden engañar a los no musulmanes si ello ayuda al Islam.
Para los no musulmanes, este principio, llamado Taqiyya[6], es otro sorprendente concepto islámico. Mientras la mayoría de las otras religiones hablan con orgullo de la honestidad, el Corán instruye a los musulmanes a mentir a los no musulmanes en lo que respecta a sus creencias y ambiciones políticas para con ello proteger y extender el Islam:

Alá y sus mensajeros están exentos de responsabilidades para con los idólatras (Sura 9:3).

Y los no creyentes fueron engañados y Alá los engañó y Alá es el mayor engañador (3:54).

Hay muchos ejemplos de líderes islámicos actuales diciendo una cosa en inglés para los medios occidentales, para luego decir algo totalmente diferente a sus seguidores en árabe unos días después. Engañar al enemigo es siempre útil en la guerra y el Islam está en guerra con el mundo no islámico hasta que todo el planeta siga la ley de la Shari’a:

El profeta dijo: ‘Cosroes caerá y no le seguirá otro Cosroes; César sin duda caerá y no habrá otro César tras él y sus tesoros se entregarán a la causa de Alá’. Él dijo: “La guerra es engaño’ (SB 4.42, 267).

El profeta dijo: ‘Tres cosas son la raíz de la fe: evitar matar a quien grita ‘No hay Dios salvo Alá’, y no declararlo apóstata sea cual sea su crimen, ni excomulgarlo del Islam por sus acciones. Y la Yihad será llevada a cabo continuamente desde el día en que Alá me envió como profeta hasta el día en que el último miembro de mi comunidad se enfrente al Anticristo. Ni la tiranía de otros tiranos ni la justicia de otros pueden invalidarlo (SAD 14, 2526).

Todo no musulmán viviendo en estados no musulmanes es, pues, un enemigo. Por ello, engañar a los occidentales es totalmente aceptable –incluso se anima a ello– si así se puede avanzar en la expansión del Islam.

Como ejemplo reciente, la Islamic American Relief Agency decía estar recaudando dinero para huérfanos, pero enviaba en realidad el dinero a terroristas. Engañaban a los benevolentes infieles occidentales para que diesen su dinero a organizaciones que, activamente, asesinaban a infieles occidentales[7]. Investiga tú mismo: éste no es un caso aislado.

El Islam como religión de paz.
Organizaciones musulmanes de todo el mundo declaran a menudo que el Islam es una religión de paz. Pero, ¿qué significa esto realmente? Parece fácil para un musulmán citar un verso pacífico de las partes más antiguas del Corán, mientras, siguiendo el principio de kitman (ver nota 6), obviar mencionar que, en realidad, ese pasaje ha sido oficialmente anulado por otros versos posteriores más violentos. Según el Corán el mundo estará en paz sólo cuando el Islam y la Shari’a reinen en todos los países y nunca hasta entonces[8]. Ésta es la razón por la cual todo musulmán puede decir honestamente que el Islam es una religión de paz.

Si cualquiera de estos puntos te ha cogido por sorpresa, sin duda hay mucho más que todavía no sabes. Este problema te afectará en un futuro próximo, así que aprovecha para informarte ahora, antes de que sea demasiado tarde.

[1] Una relación de todos estos pasajes puede encontrarse en Anwarul Haqq, Abrogation in the Koran, Methodist Publishing House, India, 1925, pp. 11–73, disponible online en http://www.muhammadanism.org/Quran/abrogation_koran.pdf.
[2] Ibn Khuzyamh, Al-Nasikh wal–Mansukh (Sobre la anulación), Dar al–Kutub al–‘Ilmiyyah, Beirut, 1986), afirma que 113 versos son anulados por el verso 5 de la novena Sura, esto es, la “Enseñanza de la Espada”, mientras nueve lo son por el “verso de la Lucha” (9:29): “Lucha contra aquellos que no creen en Alá ni en el Día Final”.
[3] La misma idea en 3:78; 6:115; 10:17, 64; 18:27, etc. De aquí que surgieran diferentes tradiciones interpretativas sobre cómo “anular” o “sustituir” versos contradictorios o cómo leer determinados pasajes para que no fuesen contradictorios con la “Enseñanza de la Espada”. Véase Abu ?amid Mu?ammad, al-Musta?fa min ‘ilm al-u?ul, Cairo, 1904, 2vv., I, p. 125; ?abari, Tafsir, II:471-2.
[4] Sunan Abu–Dawud, en su capítulo titulado Yihad.
[5] Las siglas que siguen corresponden a los siguientes textos de la Hadith y jurisprudencia islámica: aD=Kitab Al-Diyat; aH=Kitab al–Hudud; H= Hudood; SAD= Sunan Abi Daawud; SB=Sahih Bukhari; SM=Sahih Muslim; USUN='Umdat as-Salik wa 'Uddat an-Nasik.
[6] Al musulmán no se le permite mentir a otro musulmán. Los no musulmanes pueden ser engañados de dos formas diferentes: según la taqiyya, mintiendo o el kitman, omitiendo algo. Esto se basa en diversas partes del Corán, por ejemplo, 2:225; 3:28; 9:3; 16:106; 40:28; 66:2, etc.
[7] Por ejemplo, véase “Siljander pleads guilty in Islamic American Relief Agency lobbying case”, Washington Post, 8 de julio de 2010, artículo disponible online en http://www.washingtonpost.com/wp-dyn/content/article/2010/07/07/AR2010070705205.html.
[8] “Y lucha contra ellos hasta que se acabe su persecución y la religión sea toda de Alá” (8:39).

Berat's Box. Los correos electrónicos de Berat Albayrak, ministro turco de Energía y yerno de Tayyip Erdogan
Una filtración de Wikileaks revela la trama oculta que hizo estallar la guerra de Siria y descubre el objetivo de atraer a millones de refugiados a Europa (1ª Parte)
www.latribunadelpaisvasco.com 29 Diciembre 2016

Recientemente, Wikileaks ha hecho público un extenso archivo de 57.934 correos electrónicos de la dirección personal de email de Berat Albayrak, yerno del presidente turco Recep Tayyip Erdogan y Ministro de Energía de este país.

Los mensajes filtrados demuestran que el Gobierno turco contrabandeó con el petróleo controlado por los terroristas islamistas del Estado Islámico en Irak y revelan cómo el Ejecutivo de Erdogan trata de acabar con la libertad de prensa en su país, castigando a los medios de comunicación críticos y tratando de manipular las redes sociales. Pero, sobre todo, analizando con detenimiento los miles de correos electrónicos de Berat Albayrak pueden extraerse informaciones cruciales para entender el origen de la guerra en Siria y para comprender las razones por las que los dirigentes de los principales países europeos se han convertido en los principales impulsores de las políticas a favor de la llegada de millones de inmigrantes y refugiados al viejo continente, obviando hasta el estupor los evidentes retos para la seguridad derivados de esta llamada de bienvenida realizada a millones de personas procedentes de culturas diferentes y poco dispuestas a acatar los valores éticos y los marcos normativos de Occidente.

Orígenes de la guerra de Siria
Los correos electrónicos publicados por Wikileaks explican cómo, en 2012, Catar se había empeñado en construir un gasoducto desde su territorio hasta Turquía a través de Siria, ya que los cataríes, que se encuentran entre los principales productores de gas del mundo, no querían dejar de perder la oportunidad de vender su preciada producción a Europa, siempre excesivamente dependiente de los suministros rusos. El presidente sirio, Bashar al Assad, entendió rápidamente que se encontraba en una posición de fuerza y decidió subir la apuesta creando un diferente diseño geoestratégico y una fuente alternativa de combustible para el oleoducto que habría de acercarse a Europa a través de Siria.

En este punto, hay que recordar que la mayoría de los países de Oriente Medio, incluyendo Siria, son musulmanes sunitas. Por el contrario, el régimen post-Hussein en Irak, diseñado por Estados Unidos, fue dominado por los musulmanes chiítas. Bashar al Assad es un musulmán alauíes -un credo también chií que los sunitas de Catar y Arabia Saudí quisieran ver borrado de la faz de la Tierra-. Por este motivo, y en lugar de dar alas a un posible oleoducto Catar-Turquía, el presidente sirio firmó un acuerdo con el gobierno chiíta de Irak y otro con su vecino Irán, la mayor nación chiíta del mundo. Así nació el proyecto de oleoducto Irán-Iraq-Siria.

En un momento en el que la economía siria se encontraba absolutamente estancada, Assad ideó un plan de gasoducto alternativo que llevaría el gas iraquí a Irán y al resto de Europa. Este proyecto, además, complació a Vladimir Putin, ya que éste tenía firmado acuerdos de larga duración con Irán, un país con el que Rusia siempre se había mantenido cómodo a la hora de establecer precios para el gas. Además, es muy importante tener en cuenta que la única base militar de Rusia en el Mediterráneo se encuentra en la costa de Siria, lo que estratégicamente permitiría a Putin controlar un segundo gasoducto a Europa. Por ello, el oleoducto iraní hacia Siria rápidamente se convirtió en una prioridad para Moscú y, consecuentemente, Assad y los rusos comenzaron a moverse para paralizar el proyecto de gasoducto de Catar y para promover el plan iraní. Pero, en el camino, Bashar al Assad se había ganado unos enemigos muy poderosos…

Un correo fechado en el mes de octubre de 2015 que, según Wikileaks, fue hallado en el ordenador personal del Ministro de Energía turco, explica cómo la decisión de Assad indignó a las monarquías sunitas de Arabia Saudí y Catar que, gracias a sus compras masivas de armamento norteamericano y británico, se jactaban de tener a las potencias occidentales en un puño “para que lucharan por ellas”. Por este motivo, según este email, “el presidente Obama y el primer ministro de Gran Bretaña, David Cameron, no tardaron en programar ataques aéreos contra Siria en un esfuerzo por derrocar a Assad. Pero, a finales de agosto de 2013, el parlamento británico votó en contra de esta acción, lo que, a su vez, ejerció una fuerte presión sobre el presidente estadounidense, quien calculó que el Congreso de Washington seguiría el ejemplo de Londres y bloquearía cualquier ataque contra Siria. Paralelamente, Rusia incrementó la apuesta moviendo sus barcos de guerra al Mediterráneo, listos para defender Siria. Los principales amigos de Arabia, Estados Unidos y Gran Bretaña, retrocedían, y fue en ese momento cuando el rey saudí resolvió resolver el solo el problema de Siria”.

Tal y como se recoge en los correos electrónicos de Berat Albayrak, ministro turco de Energía y yerno de Tayyip Erdogan, publicados por Wikileaks, “el primer paso que dieron Arabia Saudí y Catar fue incrementar su apoyo económico a la Hermandad Musulmana, que pretendía imponer el control sunita en todos los países del Medio Oriente. Los saudíes persuadieron a los Estados Unidos para que apoyaran esta política y los grandes medios de comunicación occidentales se sumaron a esta causa al encuadrar las acciones totalitarias de los Hermanos Musulmanes bajo el benevolente paraguas de las ‘primaveras árabes’”.

“Por otro lado, Arabia Saudí también tomó otra decisión trascendental: abaratar el precio de su petróleo, lo que provocaba una grave pérdida de competitividad al petróleo ruso, impedía a Irán (beneficiada por el reciente levantamiento del embargo) reestructurar su industria del crudo, paralizaba la producción de fracking en Estados Unidos. De este modo, los saudíes castigaban a todos los implicados en el apoyo a Assad en el Gobierno sirio”.

Lo que ya se conoce como el “Berat's Box”, la más importante filtración de correos electrónicos de un alto cargo del Gobierno turco que ha tenido lugar hasta la fecha, también explica cómo Catar y Arabia Saudí han sido claves en el fomento y la financiación de grupos terroristas musulmanes sunitas en Irak y Siria, incluyendo, por supuesto, el autodenominado Estado Islámico (EI).

Los documentos exponen como el EI ha sido ampliamente financiado por donantes de Arabia Saudí y Qatar, “pero no controlado por ellos”. De hecho, los líderes del Estado Islámico, en sus diferentes ramas, buscan ingresos que les permitan avanzar por delante de los líderes de las ramas rivales y obtener independencia política de Arabia Saudí. En el norte de Irak, por ejemplo, manejan las refinerías de petróleo que toman para obtener ganancias. Pero, por el contrario, en Libia destruyen las refinerías como si éstas fueran una ofensa hacia Dios. La rama libia del EI prefiere el dinero fácil del contrabando de personas, ya que “las rutas de tráfico de personas establecidas también les sirven para proyectar combatientes a todo el mundo”.

“La estrategia es clara: el Estado Islámico provoca el caos en Siria, genera una grave crisis humanitaria para que los refugiados huyan y el propio Estado Islámico, generalmente a través de Libia, ofrece a estos refugiados, entre los que introduce a sus terroristas, una ruta hacia Europa”.

Para completar el cuadro, y según se revela en un correo electrónico en poder de Berat Albayrak que incluye un análisis realizado por la web oil-price.net, “no es una coincidencia que en este punto, Alemania, de repente, decidiera ofrecer recompensas de bienestar muy generosas a cualquier inmigrante ilegal que pudiera llegar, a través del Meditarráneo, desde la costa de Libia a las islas italianas. Alemania necesita mano de obra de trabajadores huéspedes de los países más pobres para mantener sus productos competitivos”.

El analista de oil-price.net que envía su trabajo al ministro de Energía turco ironiza, además, señalando que “la capacidad de Alemania para seguir exportando con una economía de altos salarios es aclamada por el Gobierno germano como un homenaje al sistema educativo alemán. Pero, en realidad, entre bastidores, el gobierno alemán sabe muy bien que su economía de salarios bajos, de alto rendimiento, es un tributo al sistema educativo turco. El gobierno alemán ha permitido la migración sin restricciones desde Turquía desde los primeros años ochenta del pasado siglo. Las ambiciones de salarios bajos de los obreros turcos emigrantes socavaban las facultades de negociación de los sindicatos alemanes. Los trabajadores alemanes tenían que mantener sus demandas salariales bajas para evitar que sus trabajos fueran entregados a la mano de obra no calificada turca. Pero el resurgir económico de Turquía en los últimos años ha hecho que el flujo de mano de obra barata hacia Alemania se secara. Y, por ello, el Ejecutivo de Angela Merkel trabaja insistentemente para que millones de inmigrantes lleguen al país a ocupar puestos de trabajo de sueldos bajos con los que ayudar a solventar las presiones inflacionarias…"

Siguiente capítulo: "Europa, rota"

La traición de Obama
Jonathan S. Tobin Libertad Digital 29 Diciembre 2016

Al final, nada ha podido impedir que el presidente Obama disparara una última vez contra Israel. Pese a la súplica del Gobierno israelí y a la advertencia de su sucesor de que impedir el veto a una resolución tendenciosa de la ONU sobre Oriente Medio sería tremendamente injusto y objeto de repudio inmediato, la Administración ha roto con décadas de política norteamericana y se ha abstenido en una resolución que condena los asentamientos israelíes, abandonando así al Estado judío ante sus enemigos en el Consejo de Seguridad de la ONU.

La referida resolución considera ilegal la presencia judía en cualquier parte de la Margen Occidental o en las zonas de Jerusalén que fueron ocupadas por Jordania entre 1949 y 1967. Y convierte en forajidos internacionales a los cientos de miles de judíos que viven en esos lugares de la patria ancestral judía. La excusa esgrimida por EEUU ha sido que el auge de la construcción en los territorios y en Jerusalén pone en peligro las posibilidades de llegar a una solución basada en la existencia de dos Estados, uno palestino y otro judío. Pero, como advertí cuando se pospuso la votación de la resolución, eso es una filfa. La razón por la que no se ha implantado una solución de dos Estados es que los palestinos han rechazado en repetidas ocasiones la estatalidad, incluso cuando las ofertas les conferían casi toda la Margen Occidental y parte de Jerusalén. La construcción de más viviendas en lugares que incluso Obama admite que Israel retendría tras la firma de un tratado de paz no es un obstáculo para la paz si los palestinos quieren un Estado. Lejos de alentar la paz, la nueva resolución no hará más que cebar la intransigencia palestina y su repetido rechazo a negociar con Israel. También acelerará el apoyo a los esfuerzos por librar la guerra económica contra Israel mediante el movimiento BDS (Boicot, Desinversiones y Sanciones).

Esta puñalada de última hora en la espalda del único aliado democrático de EEUU en Oriente Medio no hará sino alentar al presidente electo, Donald Trump, a cumplir su promesa de trasladar la embajada de EEUU en Israel de Tel Aviv a Jerusalén y hacer ver al mundo que la nueva Administración no sólo repudia la traición de su predecesor, sino que hará que esa alianza sea más fuerte que nunca.

Habrá que esperar hasta que Barak Obama abandone la Casa Blanca, el próximo 20 de enero. En el entretanto, los demócratas amigos de Israel deberían disculparse por ocho años de justificaciones y racionalizaciones a cuenta de la creciente hostilidad de Obama hacia el Estado judío. Aunque algunos, nada ingenuamente, sostendrán que el presidente está tratando de salvar a Israel de sí mismo, la votación en Naciones Unidas ha de verse como lo que es. Liberado de restricciones políticas, el presidente finalmente ha revelado su auténtica faz arrojando Israel a los lobos en Naciones Unidas, de cuya cultura forman parte integral el antisemitismo y el antiisraelismo.

Ha llegado la hora de que quienes se negaban a ver el daño que ha hecho el presidente a la alianza EEUU-Israel admitan su error. Pero para la comunidad proisraelí en su conjunto, una coalición en la que confluyen republicanos y demócratas, conservadores y progresistas, es un momento de rabia al que afortunadamente seguirá una firme determinación de trabajar junto con el próximo presidente para reparar el daño causado por Obama.

© Revista El Medio - Commentary
Jonathan S. Tobin, editor jefe online de la revista Commentary.

¿Es la deuda de españa el 100% del PIB? No. Es el 140%
Juan Carlos Bermejo  vozpopuli.com 29 Diciembre 2016

Muchas personas me habéis pedido en las últimas semanas, tras la publicación de este artículo, que trate de explicar si la famosa frase “La deuda de España se sitúa en el 100% del PIB” es verosímil. Espero poder esclarecer el dilema con el siguiente texto.

Carlos y Juan son dos alumnos de grado de ingeniería en una universidad pública madrileña. Como cada martes, alguien ha dejado centenares de ejemplares de un periódico gratuito muy popular entre los alumnos, la Gaceta del Campus. Juan toma uno de ellos. En la portada del periódico, un titular le llama la atención:

—¡Mira Carlos! La deuda de España alcanza los 1,1 billones de euros, y se sitúa en torno al 100% del PIB. ¡Qué pasada!
—¿Qué es eso del PIB? ¿Un índice bancario?

—¡Mira que eres mendrugo! Nos lo explicó el profesor don Roberto la semana pasada. Es el valor de todos los bienes y servicios finales producidos en el interior de un país durante un periodo de tiempo determinado, generalmente un año.
—¡Fantástico! Eso quiere decir que España debe lo mismo que produce.

—Eso parece. Oye, Carlos. Creo que ahora tiene horario de tutoría don Roberto. ¿Por qué no vamos a verle para que nos explique este asunto?
—¡Buena idea! Así luego se lo explico a mis padres, que están todo el día con la mosca detrás de la oreja porque creen que el gobierno y los medios afines no nos dicen la verdad.

Ambos toman la escalera para dirigirse al despacho de don Roberto, situado en la tercera planta. Don Roberto es catedrático emérito de la universidad. Goza de admiración por parte de sus alumnos, especialmente por su carácter “políticamente incorrecto” así como por su enorme capacidad para explicar las cosas de forma sencilla y con altas dosis de sentido común.

Carlos y Juan llegan al despacho de don Roberto, quién siempre tiene la puerta abierta. En ese momento, se encuentra redactando un artículo para un conocido periódico digital. Los alumnos se anuncian con unos golpes en la puerta.

—Buenos días don Roberto. ¿Se puede?
—Claro. Adelante. ¿Qué se os ofrece?

—Verá profesor. Nos preguntábamos si nos podría explicar cómo se calcula la deuda pública y si es verdad que se sitúa en torno al 100% del PIB como dice este periódico.
—Por supuesto. Será un placer. Lo primero que debo recordaros es que la deuda pública, o deuda soberana, es la deuda total que mantiene el conjunto de las Administraciones Públicas de un Estado con inversores particulares y con otros países. Esta deuda total se denomina “Pasivos en Circulación”, y es el resultado de sumar la deuda de la Administración Central, Comunidades Autónomas, Corporaciones Locales y la Administración de la Seguridad Social.

—Don Roberto. Si mi familia tiene Letras del Tesoro, ¿es acreedora del Estado?
—Efectivamente. Tú y tu familia, junto con el resto de acreedores, formáis parte de la deuda pública.

—¿Y entre todos suman el 100% del PIB?
—No. La deuda total de España (pasivos en circulación) la publica el Banco de España. Podéis verla en este enlace. Se sitúa en 1,56 billones de euros. Si el PIB de España, según el Instituto Nacional de Estadística, es aproximadamente de 1,1 billones de euros, entonces la deuda pública es el 140% del PIB, y no del 100% del PIB como dice el titular del periódico.

—Y entonces ¿por qué el gobierno y la prensa dicen que la deuda se sitúa en torno al 100% del PIB?
—Buena pregunta Juan. Eso es porque el dato que ellos dan se refiere a la deuda según el Protocolo de Déficit Excesivo (PDE), que como podéis comprobar en el enlace, es de 1,1 billones de euros. Es decir, el 100% del PIB.

—¿Y qué es eso del PDE?
—El artículo 126 del Tratado de la Unión Europea establece que los Estados miembros tienen que cumplir dos requisitos a nivel económico. El primero, que su déficit presupuestario no supere el 3 % del PIB. El segundo, que su deuda pública no puede superar el 60 % del PIB.

—¡Qué barbaridad! España incumple los dos requisitos.
—Correcto. ¿Y qué hace la Unión Europea con los países que incumplen uno, o los dos requisitos, como en el caso de España? Pues les aplica el reglamento 479/2009 relativo al PDE. Este reglamento, en su artículo primero, dice: Por “público” se entenderá lo perteneciente al sector “administraciones públicas”, con exclusión de las “operaciones comerciales”. La exclusión de las “operaciones comerciales” significa que el sector “administraciones públicas” abarca exclusivamente las unidades institucionales que producen, como función principal, servicios no mercantiles.

—Profesor. Eso quiere decir que no incluye la deuda de las empresas públicas, que se consideran servicios mercantiles ¿Verdad?
—Lo has entendido muy bien, Juan. El reglamento también dice: Por “deuda pública” se entenderá el valor nominal total delas obligaciones brutas del sector “administraciones públicas” pendientes a final del año, a excepción de las obligacionesrepresentadas por activos financieros que estén en manos delsector administraciones públicas.La deuda pública estará constituida por las obligaciones de lasadministraciones públicas en las categorías siguientes: efectivo ydepósitos, títulos que no sean acciones, con exclusión delos productos financieros derivados y préstamos.

—Madre mía. Don Roberto. Esto es un poco complicado. Y al final ¿cómo queda el cálculo de la deuda según el PDE?
—Pues la metodología la explica el Banco de España en este enlace. Finalmente, tras eliminar del cómputo de la deuda las operaciones comerciales, derivados y préstamos, se obtiene la deuda según el PDE, que es 450.000 millones de euros inferior a la deuda total. Los datos, tanto de la deuda total como de la deuda PDE, están accesibles para cualquier ciudadano en el enlace.

—Entonces… ¿eso quiere decir que desaparecen de la deuda 450.000 millones de euros y ya no los tenemos que pagar?
—Mira, Carlos. Cómo vuelvas a hacer otra reflexión así, te mando de vuelta a la ESO. ¡Pues claro que no desaparecen y hay que pagarlos! Lo único que hacen es quitarla para que “no se vea”, igual que hicieron con la creación del “banco malo” para tapar los activos “tóxicos” inmobiliarios.

—Don Roberto. Da la impresión de que la finalidad del PDE es ocultar la realidad de la economía de un país en dificultades con el objetivo de que pueda seguir financiándose en un camino sin retorno que sólo le provoca mayor endeudamiento y empobrecimiento.

—Apreciado Juan. Me sorprende gratamente que uno de mis alumnos se haya percatado de algo tan importante, en contraste con el comportamiento de la gran mayoría de los ciudadanos y de la opinión pública de este país que lo dejan pasar como si no ocurriera nada. En este enlace publicado por el Banco de España, cualquier persona puede comprobar ese empobrecimiento al que haces mención. Precisamente, un grupo de profesionales independientes hemos elaborado un estudio…

En ese instante, suena el teléfono de don Roberto. Un ujier le informa que debe dirigirse al aula sin más demora, ya que pasan diez minutos de las doce y los alumnos reclaman su presencia.

PD: Este artículo NO es una inocentada. Hoy me gustaría dedicar un especial recuerdo al gran artista, tristemente fallecido, George Michael. Os dejo una de sus mejores interpretaciones junto al también genial, y creador del tema “Don't Let the Sun Go Down on Me”, Elton John. https://youtu.be/7t-AVCTn8JA

DEUDA El chantaje institucionalizado
Juan Laborda  vozpopuli.com 29 Diciembre 2016

La superclase no cede. Ya han visto cómo se las gastan por estos lares. Lo antepenúltimo, el recibo de la luz; lo penúltimo, el rescate de las autopistas privadas. Y detrás el apoyo inquebrantable del brazo político del régimen, esa mezcla viscosa entre conservadores, social-liberales y liberales. De vez en cuando notas de teatro Barroco, hay que aparentar que se hace algo por una ciudadanía desnortada. Pero de fondo, nada destacado, se mantienen e incluso se mejoran los privilegios de los de siempre, base de una desigualdad creciente. Y para su regocijo un Podemos con gestos de vieja política donde algunos no dudan en aplicar las correspondientes purgas para colocar a los suyos. Un panorama desolador. Pero, a pesar de eso, déjenme soñar.

En el trasfondo de todo, una desigualdad profundamente desestabilizadora, autodestructiva, que no deja de aumentar aquí y allá. Detrás de tales diferencias no existe ningún proceso de destrucción creativa “a la Schumpeter”. Las desigualdades son fruto de ciertos privilegios que aportan beneficios, riqueza y poder. Esos privilegios se han ganado en base a favores, a la actuación de lobbies, de rentistas, con la connivencia del entramado institucional. Al distorsionar la asignación de recursos para el beneficio de algunos, la búsqueda de rentas no sólo fomenta la desigualdad, sino que también ahoga el crecimiento. Y para ello se necesita el apoyo de un relato económico que lo justifique, la ortodoxia neoclásica. La búsqueda de rentas que ahogan el crecimiento toma muchas formas, desde transferencias ocultas, pasando por subsidios del gobierno a grupos de presión, leyes que favorecen los oligopolios y una aplicación laxa de leyes de competencia.

El privilegio es desestabilizador. Reduce la productividad, genera incentivos perversos y alimenta la injusticia social. La innovación y la competencia son amenazas a los monopolios privilegiados y, por lo tanto, son suprimidas. Debemos desmantelar todos esos privilegios institucionalizados que se apropian de nuestras rentas. Despojado de su esencia, el privilegio no es otra cosa que el chantaje institucionalizado. Por eso, la única manera de revertir la creciente desigualdad es erradicando su fuente: el privilegio que los buscadores de rentas han conseguido.

Un halo de esperanza
Hay un halo de esperanza. La superclase lleva tiempo sumida en profundas contradicciones. Han generado un sistema perverso, intensamente destructivo, con horribles incentivos para la depredación, la explotación y el fraude. Está claro que caerá. El problema es cómo y cuándo. En el peor de los casos acabará en un escenario similar a la trilogía de los Juegos del Hambre, con todas sus consecuencias. Pero caerá.

Para poder mantenerse en una situación como la actual, donde las contradicciones son evidentes, las élites no dudan en manipular y enfangar hasta los conceptos más románticos de la sociedad para su beneficio. Ello ha sido posible, y es posible aún, por el uso y abuso de cuatro elementos clave: educación, escuelas de pensamiento, medios de comunicación y lenguaje. Con estos mimbres el poder corporativo se despojó de su identificación como fenómeno puramente económico y se transformó en una coparticipación globalizadora con el Estado. Mientras que las corporaciones se volvían más políticas, el Estado se orientaba cada vez más hacia el mercado. Como resultado, la represión y la depredación por parte del Estado y sus socios corporativos.

A fecha de hoy es poco probable pensar que nuestro gobierno y el resto de gobiernos, democráticos o no, se atrevan, parafraseando al gran Franklin Delano Roosvelt, a luchar contra los monopolios empresariales y financieros, la especulación, la banca insensible, los antagonismos de clase, el sectarismo, los intereses bélicos. Al revés, son copartícipes del gobierno del dinero organizado, que, tal como afirmaba Roosvelt, es tan peligroso como el gobierno de la mafia organizada.

Sin embargo, como mantenemos desde estas líneas, estamos en los albores del final de una era basada en la deuda privada como motor de crecimiento y prosperidad. La adición a la deuda ya no crea crecimiento; todo lo contrario, el servicio de la deuda (los pagos de intereses) resta crecimiento potencial, más allá de un crecimiento espurio de corta duración. Y el final del consumo basado en el crédito será un desarrollo muy positivo, que además permitirá la recuperación del Estado como elemento al servicio de la ciudadanía y no en conchabo con los poderes corporativos, básicamente financieros. Obviamente, en el ínterin de ese proceso, los partidos políticos que sustentan el actual sistema desaparecerán o serán reducidos a posiciones insignificantes, y gran parte de la superclase perderá su riqueza y privilegios. La alternativa, los Juegos del Hambre.

29 Diciembre 2016

Parece difícil que la Administración Central cumpla en 2016 porque ya superó en noviembre su objetivo anual, pero eso no supondrá un problema para alcanzar el 4,6% fijado por Bruselas, algo que no ocurría desde 2010

Todo apunta a que el Gobierno será capaz de dejar el déficit público en el 4,6% pactado con Bruselas. Pero si miramos a cada uno de los subsectores que componen la administración, las cosas no están tan claras. Parece que las comunidades sí llegarán al 0,7%, que los ayuntamientos acabarán en superávit y que la Seguridad Social se anotará el mayor desfase de su historia, un 1,7% del PIB. Hasta ahí, todo el mundo está de acuerdo, pero al analizar la situación de la Administración Central, las cosas se complican.

¿Es la deuda de españa el 100% del PIB? No. Es el 140%

En el primer plan presupuestario que el Gobierno envió a Bruselas a mediados de octubre, se fijó un desfase del 2,6% para el Estado, incluyendo ya los últimos cambios en el Impuesto de Sociedades, que van a aportar a las arcas del Estado nada más y nada menos que unos 9.000 millones. Además, se esperaba que los Ayuntamientos volviesen a registrar un superávit del 0,4% y que las comunidades fueran capaces de reducir su saldo al 0,3%.

Así figura en este cuadro que formaba parte de la documentación enviada a la Comisión Europea cuando el Gobierno aún estaba en funciones. En ella también se detallaban ya las principales líneas de la política económica de 2017, a pesar de que no se hubiera despejado el panorama político. Y junto a esta documentación, se envió además una explicación de las medidas específicas destinadas a contener el déficit en 2016, que se aprobaron el 30 de septiembre.

Plan presupuestario de octubre

Plan presupuestario de octubre Ministerio de Economía

Pero las cosas cambiaron. Hacienda se dio cuenta de que los ayuntamientos no iban tan bien como se esperaba y que las comunidades necesitaban algo más de margen. Así que modificó estas cifras en la actualización del plan del mes de diciembre. Solo la Seguridad Social mantuvo el desfase del 1,7% que se había planteado dos meses antes, que además será el mayor de su historia.

Con el cambio, el Estado pasó a contar con un objetivo del 2,2%, cuatro décimas más ambicioso, los ayuntamientos salieron del superávit para acabar el año en equilibrio y las comunidades podrían dejar su desfase en el 0,7%, cuatro décimas más de lo previsto inicialmente. Esto son los objetivos definitivos que posteriormente pasaron por el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF), por el Consejo de Ministros y por el Congreso de los Diputados. Y que han quedado finalmente aprobados.

Objetivos de estabilidad aprobados

Objetivos de estabilidad aprobados Ministerio de Hacienda

¿Cuál es el problema? Que parece difícil que el Estado pueda llegar a ese 2,2%. De hecho, el Gobierno comunicó una cifra superior en la última notificación sobre el déficit enviada a Bruselas cuando ya se había despejado la investidura. En ese documento, el Gobierno reconocía que el Estado acabaría con el 2,6% que se había fijado inicialmente, a pesar de ya contemplaba el desfase del 0,7% en el caso de las comunidades. Y de hecho las cifras no sorprenden, porque el déficit del Estado se disparó un 21% en noviembre y se situó ya en el 2,3%, por encima del objetivo de todo el año.

Notificación a Bruselas

Notificación a Bruselas Ministerio de Hacienda

¿Cómo puede ser que a pesar de este desfase entre las cifras se cumpla con el 4,6%? Porque aunque los ayuntamientos van peor que otros años, sí parece posible que acaben el año con superávit y no en equilibrio, lo que permitiría compensar el desvío de la Administración Central. En la comunicación a Bruselas, que se envió a finales de octubre o principios de noviembre, el Gobierno seguía confiando en obtener un superávit de 4.500 millones.

Y las cifras que publicó este martes a Hacienda invitan al optimismo. En el tercer trimestre, las entidades locales seguían anotándose un superávit del 0,5%, la misma cifra que se obtuvo al cierre de 2015. Así que todo apunta a que los ayuntamientos permitirán que el Gobierno cumpla sus compromisos presupuestarios por primera vez desde 2010.  

El 4,6%, prácticamente garantizado
Y así lo cree también la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), que reconoce que el superávit de los ayuntamientos, que ha supuesto un gran colchón para el resto de las administraciones durante estos años, se va a ir reduciendo poco a poco. Pero seguirá en el 0,4% al cierre de 2016 y bajará al 0,3% el año que viene. Es decir, que seguirán saneando sus cuentas, pero a un ritmo algo menor.

En definitiva, que el Estado difícilmente podrá cumplir con el 2,2%, a pesar del extra de recaudación que aportarán los cambios en Sociedades. Pero lo cierto no será un problema mayor, porque el objetivo verdaderamente importante, el del 4,6% que exigen las autoridades comunitarias y que miran con lupa desde Bruselas, está prácticamente garantizado. Hoy en día ningún analista pone en duda esa cifra


******************* Sección "bilingüe" ***********************


Ellos son los culpables en vez de gobernar nos enfrentan
Antonio García Fuentes Periodista Digital 29 Diciembre 2016

Sí, en mi titular creo sinceramente que se dice todo el drama. Los políticos en vez de gobernar responsablemente, lo que hacen es enredar las cosas y provocar enfrentamientos, más que buscarle solución a los problemas. Por ello todo termina por pudrirse y vienen los enfrentamientos que llegan a no tener solución, provocando tragedias que se pudieron evitar si en su momento se hubiese obrado con honradez y haciéndose las leyes que para ello fueron adoptadas. El ejemplo lo tenemos en España, donde existen leyes cruciales y que no se cumplen. Ello ha llegado al asunto de “los separatistas” como el tema más peligroso que hoy tenemos encima toda la nación española, que como tal la sostiene una Constitución votada en plebiscito nacional y que fue aprobada por inmensa mayoría; pero como estos “secesionistas” no la aceptan y se la pasan por “los guevoncios” y los gobiernos no actuaron ni actúan con la contundencia que la ley ordena, lo que no debió ocurrir terminará ocurriendo.

A propósito de ello, he recibido un comunicado publicado y el que les reproduzco: “Ahora que están en cuestión tantos dogmas de la Transición española, sería un buen momento para hacerse la pregunta. Porque sin duda es pertinente -dada la espita secesionista que el modelo autonómico ha propiciado y dada también otra fuga no menos irritante: la económica-... pero la respuesta se antoja quimérica, por la tupida malla de intereses políticos creados en torno a las comunidades autónomas.

En el terreno de la política resulta poco práctico plantearla, porque todos los partidos se juegan poder e incluso supervivencia en el escenario autonómico. Pero como especulación económica puede resultar muy sano calcular cuánto le ahorraría al bolsillo de los españoles acabar con la parafernalia de cargos, con la montaña de gastos -algunos tan surrealistas como las embajadas de la Generalitat en los cinco continentes-, con el sinsentido de las duplicidades (con la Administración central) o con la compra de voluntades de las redes clientelares… Es decir dinero perdido y foco de corrupción.

El problema es que nadie le pone el cascabel al gato. Porque todos los partidos son juez y parte. Y recuperar el austero y eficaz modelo jacobino es implanteable. Con la excepción del denostado Vox -que sí lo propone-, cuyo grado de sensatez parece inversamente proporcional a su grado de fracaso en las urnas. Paradojas de la voluntad popular.

En Actuall le hemos ido con la consulta a un economista sabio y singularmente libre de ataduras y pleitesías, dada su fecunda trayectoria y también su carácter emérito.

Juan Velarde Fuertes, 89 años, ex catedrático, premio Príncipe de Asturias, recibió a Pablo González de Castejón, redactor jefe, en su despacho de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas en la madrileña Torre de los Lujanes. Y allí dieron un repaso a la economía nacional e internacional, al futuro del mundo -con el crecimiento de China en primer término- y las ventajas e inconvenientes del proyecto europeo, entre otras cuestiones.

El profesor Velarde explicó los pros que para la economía y el empleo tendría la hipotética eliminación de las comunidades autónomas, y también la forma de embridar ese gasto sin recurrir a la traumatología constitucional.

Te adelanto como suscriptor la jugosa conversación http://www.actuall.com/entrevista/economia/juan-velarde-entre-espana-y-bruselas-prefiero-que-las-ordenes-vengan-de-bruselas/ con un experto que amén de economía sabe de historia de España, no sólo por haberla estudiado sino también por haberla hecho -véase el papel clave que tuvo en los acuerdos de la España de los años 60 con el Mercado Común, germen de la actual Unión Europea-. Alfonso Basallo y la Redacción de Actuall”.

Mis conclusiones son más claras y contundentes y las resumo así:
DINERO PÚBLICO Y QUIENES LO ROBAN IMPUNEMENTE:
Asquerosamente ya lo estamos viendo hace mucho tiempo: A LA POLÍTICA SE VA PRINCIPALMENTE A SAQUEAR ESA MENTIRA QUE DICE QUE EL DINERO PÚBLICO ES DE TODOS, pero la realidad ES QUE se lo llevan los que ya preparados para ello, entraron en política para HACER SUS NEGOCIOS Y ADEMÁS CON LA SEGURIDAD DE QUE QUEDARÁN IMPUNES.

CATALUÑA VASCONGADAS y sus SEPARATISTAS: Toda esta "horda" lo que quieren es crearse un reino en forma de satrapía y explotarlo como tal y en beneficio propio, La Población les importa un bledo; recordemos lo que hicieron la familia Pujol, cuando fueron "dueños de Cataluña" (Ninguno está aún en la cárcel) y como la han dejado; el español incluidos catalanes y vascos, no quieren ver lo claro de los hechos ya padecidos; y los cobardes que tienen la obligación de gobernar, teniendo todos los elementos en sus manos, callan y se limitan a… “Marear la perdiz”.

Antonio García Fuentes
(Escritor y filósofo)
www.jaen-ciudad.es (aquí mucho más) y
http://www.bubok.es/autores/GarciaFuentes

Los valores cristianos y los valores ciudadanos: el Foro el Salvador
Ernesto Ladrón de Guevara latribunadelpaisvasco.com 29 Diciembre 2016

Hace tiempo que el significado profundamente humano de la Navidad ha sido desdeñado, ignorado y adulterado hasta resultar irreconocible. La conmemoración del nacimiento de Jesucristo y el mensaje que conlleva de revitalización del legado evangélico han devenido en una parafernalia consumista desposeída de ese sentido originario, que es perfectamente conciliable con una sociedad como la nuestra, oficialmente aconfesional pero “culturalmente cristiana” en sus raíces. Lo positivo, aún desde una perspectiva laica, de este ritual que realizamos de forma irreflexiva todos los años, es el encuentro de los miembros de la familia y el estrechamiento de los lazos que la unen. La familia tendría que ser el principal valor a proteger por un Estado que tenga entre sus objetivos el fortalecimiento social, pues es su cimiento y su célula. Así como posibilitar la continuidad de esa sociedad mediante una natalidad que permita el sostenimiento vegetativo de la misma. Ni uno ni otro concepto tienen contenido en los objetivos políticos de los actuales gobernantes y sus mentalidades cortoplacistas y de pequeño recorrido. La familia está abandonada, sin permitir los lazos que la unen, entre otros la conciliación de la vida laboral y la familiar. Ni se fomenta la natalidad, con lo que una de las amenazas fundamentales que tenemos es la regresión demográfica, su envejecimiento y sustitución de los actuales componentes por foráneos demasiado a menudo portadores de culturas teocráticas ajenas y contrarias a los valores de la civilización occidental tal como hoy la conocemos.

Pero no solo tienen que ver los agentes políticos y sociales que tratan de romper los puentes con nuestro pasado cultural e histórico, con la destrucción de nuestra herencia cultural y moral. Ha sido la propia Iglesia como institución la que ha dado pie al derrumbe de los pilares que la sostenían. En mi caso, la idea de la religión tiene que ver más con la realidad empírica que con las creencias derivadas de la fe. Como Gustavo Bueno, el lúcido filósofo fallecido este año, soy un agnóstico cristiano, pero firmemente convencido de que fuera de la civilización que se teje en torno al legado de Roma y de Nazaret para culminar en el Siglo de las Luces con el mensaje ilustrado, se vive peor. Las libertades apenas existen en esas sociedades y los valores que caracterizan a nuestra civilización, cuyo baluarte principal son las cartas de Derechos Humanos, y el sentido democrático de vida en sociedad están claramente cuestionados.

En lo referido a la presencia de la Iglesia en el País Vasco, tierra donde vivo, hace tiempo que se sembró el germen de la división y la discordia. Si hay un sitio donde no ha estado protegida la familia, donde se ha roto de la manera más violenta por el asesinato o por una ideología criminal que separaba a sus miembros de manera dificilmente reconociliable es en mi tierra. La obscenidad del mundo nacionalista llegó a reivindicar el “vuelve a casa por Navidad” de un conocido anuncio de turrones para los presos de ETA cuando eran ETA y el nacionalismo indulgente con ETA los que dinamitaban estas fiestas y el reencuentro familiar. En el País Vasco se ha atentado contra la familia asesinando a padres, hijos, hermanos, primos, cuñados o, en el más leve y benigno de los casos, enrareciendo la relación entre unos y otros gracias a un nacionalismo de raíz totalitaria y de naturaleza exclusivista que ha saboteado una infinidad de Nochebuenas entre la ciudadanía de este rincón de España. De eso también se tenía que haber ocupado la Iglesia, de la familia dividida, porque algunos de sus miembros estaban en Lizarra, en el Estado Libre Asociado de Ibarretxe, en ETA o en el cementerio por culpa de ETA. La novela de Aramburu, "Patria", refleja muy bien ese drama, con profundidad en el retrato y en el relato.

Recuerdo como en 1999 se proclamó un manifiesto fruto del cual nació un Foro, paralelo al de Ermua, que tenía el nombre de “El Salvador”. Fue en un contexto en el que la Iglesia vasca se posicionaba claramente a favor de los vientos del nacionalismo y de los que generaban un clima irrespirable en la convivencia y el pluralismo social. Una abrumadora mayoría de representantes eclesiásticos se manifestaba de forma comprensiva con el mundo proetarra llegando a subvertir perversamente el mensaje evangélico, haciendo de éste una lectura interesada y sesgada para hacer beneficiario al mundo de ETA de dicho mensaje predicando a la sociedad una interpretación legal de la doctrina del perdón y del postulado cristiano de ofrecer la otra mejilla a quien te abofetea. Se usaba, en definitiva, los Evangelios no para una sociedad más ética sino para lo contrario: para envilercerla introduciendo en ella un sentimiento de indulgencia dirigida a quienes ponían bombas y asesinaban, así como eludiendo la proclamación del principio de la prevalencia del Estado Democrático de Derecho y minusvalorando tanto la “sed de Justicia” como la primacía de la legitimidad moral de las víctimas.

Fue Iñaki Ezkerra el redactor de aquel manifiesto al que se adhirieron con gran valentía y coherencia los sacerdotes Jaime Larrínaga y Antonio Beristain, este último jesuita y profesor de criminología; referente académico en ese campo. Tanto Larrínaga como Beristain no tardarían en constatar que ese compromiso no salía gratis. Lo pagaron con el ostracismo. A Antonio Beristain, que ya había sido excluido por el obispo José María Setién en su función sacerdotal fundamental, el oficiar misas, en el barrio donostiarra de Amara, le hicieron el vacío muchos de sus compañeros y Jaime Larrínaga tuvo que soportar manifestaciones en su contra coincidiendo con el oficio religioso dominical que le correspondía como párroco de Maruri (Vizcaya). Al final, la tibieza del Obispado en la defensa de la verdad tuvo como colofón el traslado de Larrínaga a Madrid. Otro sacerdote, cuyo nombre me reservo, tuvo una llamada severa de atención por los rectores de la Diócesis de Vitoria, por unirse a aquel nuevo Foro con su firma.

Conozco esos detalles porque yo fui uno de los firmantes de aquel manifiesto referencial que posibilitó, junto al papel desempeñado por el Foro Ermua como faro intelectual, situar a las víctimas en el escenario social y del debate que se pretendía sólo “político”, tras un largo período en el que estuvieron en una postración indigna, olvidadas por las instituciones. Reproduciré algunas partes sustanciales de aquel manifiesto, en forma de frases aisladas, para no extenderme demasiado: “Es alarmante y escandaloso el amedrentamiento al que han sido y son sometidos aún los ciudadanos no nacionalistas el País Vasco; las agresiones y amenazas que les impiden presentar en libertad y en igualdad de condiciones su opción política en las elecciones. Y demandamos para ellos toda la solidaridad de la comunidad cristiana y de sus representantes eclesiásticos”.

“No es aceptable ni desde la ética laica ni desde la cristiana incluir en una lista electoral a presuntos asesinos que se vanaglorian de tal condición y la hacen valer como seña de identidad ideológica. Semejante aberración desautoriza moralmente tal opción política, ofende gravemente a las víctimas y promete la perpetuación de la misma violencia sufrida por éstas”.


“ETA debe disolverse y entregar las armas sin reclamar contrapartidas políticas que ni son acordes con la democracia ni con el verdadero espíritu de la Iglesia, que prohibe matar y que añade la ley del amor a las leyes de los hombres”.

“No es aceptable desde la ética política un proyecto de construcción nacional que se cimenta sobre bases etnoculturales y que genera necesariamente procesos de exclusión incompatibles con el respeto a los derechos y libertades de todos los ciudadanos. El orgullo étnico y la ideología del privilegio no están en el espíritu de Cristo, que nos llamó hermanos, ni en el del Padre que nos hizo a todos iguales”.

“La paz no puede llegar de la mano del chantaje político ni del empecinamiento en una violencia ideológica que ratifique y reemplace a la violencia armada; ni del olvido, la injusticia o la mentira.”

“Ser fieles a la verdad nos obliga a reconocer los crímenes de ETA y del GAL, así como la vigencia del Estado de Derecho tanto para juzgarlos.”

“Ser consecuentes con la justicia nos obliga a asumir el poder judicial como pilar básico del Estado de Derecho así como a exigir y acatar la actuación de los tribunales. Y nos obliga también a honrar a las víctimas del terrorismo, a erigir monumentos en su memoria y rendirles homenajes públicos, pues no sólo han de ser indemnizadas económicamente sino moralmente por la sociedad y el Estado.”

“El perdón debe ser pedido, no negociado ni con Dios ni con los hombres. Debe apelar a la generosidad, no al mercadeo político. Y no es exigible o gratuito ni siquiera en el Evangelio. En los verdugos está el solicitarlo, arrepentirse del daño hecho y adoptar el propósito de enmendarlo. El arrepentimiento y la penitencia son inherentes al perdón cristiano".

“Como cristianos y personas libres, nos sentimos alarmados por la grave hegemonía del nacionalismo en la Iglesia en el País Vasco y el uso perverso que hoy se hace de la doctrina de la caridad y del perdón para amparar al fascismo de ETA y a sus cómplices políticos".

Como contrapunto a aquel claro posicionamiento a favor del primigenio derecho al reconocimiento del daño causado por el terrorismo y en apoyo a las víctimas, el equipo de zona de mi parroquia proclamaba “Queremos diálogo, necesitamos paz”, como si la justicia, la dignidad y la verdad estuvieran supeditadas a la necesidad de un diálogo con los terroristas. De lo que se trataba, como puede observarse, es de poner por delante de la justicia un perdón que sobrepasara el ámbito personal, privado, para traslucirse legal y judicialmente sin que los verdugos dieran la más mínima muestra de arrepentimiento ni reconocimiento del daño causado.

No cabe duda de que este tipo de falacias, repetidas hasta la saciedad desde muchos púlpìtos del País Vasco han dañado gravemente a la Iglesia en el más amplio sentido del término: a su imagen oficial y a su feligresía, que o bien se dejaba envilecer o bien se sentía abandonada por quienes tenían la misión de reconfortarla y orientarla con un verdadero sentido cristiano. Esa puesta en escena de falsos ídolos sustitutorios del carácter universal y agápico del mensaje evangélico ha conllevado una lamentable pérdida de los referentes que han dado cuerpo y forma a nuestra civilización, de tal manera que ese sustrato axiológico se encuentra hoy gravemente debilitado. Cuando no es socavado por el zapaterismo o por el discurso antisistema, lo es por el neoliberalismo sin alma, por el nacionalismo fariseo, por la idolatría que hizo de ETA una divinidad que administraba la muerte a su arbitrio, o por un fundametalismo islámico que la administra en nuestros días sin que sepamos esgrimir frente a esa amenaza los valores cristianos que coinciden con los ciudadanos, como supo hacer el Foro El Salvador hace 17 años.

El independentismo hace higo
Jesús Royo Arpón La Voz Libre 29 Diciembre 2016

Lingüista

O sea, se viene abajo. Decimos “fa figa” a todo lo que falla por la base, se derrumba por falta de solidez, de energías: “les cames (piernas) em fan figa”. También, por extensión, lo aplicamos a cualquier otro fallo: el cotxe fa figa. Pla en sus artículos castellanos solía traducir descaradamente los dichos catalanes: para él los utópicos sueñan tortillas (somien truites). Lo mismo la Trinca (o sea, Maria Aurèlia Capmany), que ante algo estentóreo, esperpéntico o fuera de lugar decían que es como para alquilar sillas (per llogar-hi cadires). Cada lengua tiene su lado surrealista.

Pues bien, coincidiendo con el final de la crisis –mira qué casualidad- el procés fa figa, hace higo, se desinfla. Me dirán que soy un optimista irredento, que el soberanismo ahora ha sumado a los podemitas y exhibe músculo como nunca. Pues desengáñense: miren el barómetro del GESOP (El Periódico 18.12.2016): apenas el 18% de catalanes confían en que el procés desembocará en la independencia de Cataluña. ¡Solo el 18%! O sea que lo más caliente, en la fresquera (el més calent, a l’aigüera). Después de todo lo que se han movido, con Cadenas y Uves Triunfantes, después de la impúdica parcialidad de los poderes públicos, después de la metódica desviación de todos nuestros males hacia España (Espanya ens roba), ¿solo el 18% creen en la independencia? Es -como diríamos, ahora sí, en castellano- para mear y no echar gota. Un 44% creen que toda la movida se resolverá al final con “más autogobierno”. Y casi un tercio, un 28%, vaticinan que no acabará en nada, por falta de apoyo social. O sea, chicos, pleguemos (nois, pleguem).

Es la versión catalana de aquello que decía Arzallus de zalear el árbol y recoger las nueces. Aquí decimos pez al cuévano (peix al cove), que ha sido el proceder tradicional del pujolismo. Lo de Puigdemont de “sí o sí” (en catalán castizo “tant sí com no”), “referéndum o referéndum” viene a ser lo equivalente del jugador que aguanta el órdago con un mus del ojete: cuatro, cinco, seis, siete. La diferencia con el sistema vasco –ya saben, ETA y todo eso- es que lo nuestro es más divertido, aunque no sé si más eficaz: la adicional primera de la Constitución, por la que se amparan los “derechos históricos de los derechos forales” fue consecuencia del terrorismo de ETA, y ya es hora de eliminarla, basta ya, aunque sea por vergüenza torera.

Ahora los estrategas del procés ven que el barco que nos tenía que llevar a Ítaca está haciendo aguas, zozobra y amenaza con irse a pique (tres probables catalanismos náuticos del castellano, que datan del siglo XIV, cuando Castilla llegó al Océano y los navegantes catalanes se establecieron en Sevilla). Por eso se centran en hacer posible el referéndum, que presuntamente apoya el 80% de la población, y por eso les están echando los tejos a Podemos y la Colau. Pero ni aun así: según el barómetro de marras no llegan al 50% los que aceptan, siguiendo las directrices del Govern, un referéndum por las bravas. El 49% o no lo aceptan (14%) o lo aceptan solo con un previo acuerdo con España. O sea que aquello del 80% era propaganda, truco y triquiñuela.

¿Pero el resultado del hipotético referéndum sería favorable a la independencia? Pues de los que irían a votar (seguro o probablemente) no llegarían ni a 49%. Pero resulta que los que irían a votar serían apenas un 60%: los que no irían a votar (deliberadamente, como abstención activa) son un 33% (probablemente no 6%, seguro que no 27%). El 49% de 2/3 son apenas el 33% del total. Ese sería el resultado de un hipotético referéndum.

Consecuencia: a la pregunta de si Rajoy le hace alguna oferta a Puigdemont, el 72% creen que debe cogerla, y el casi 22% dice que no, que limosnas no. Lo dicho: pez al cuévano. O más vale pájaro en mano que ciento volando. O toma el dinero y corre. Y pasemos página.

Informe de fiscalización de 2015 de la sindicatura de cuentas
Alerta financiera en Valencia: la Generalitat tiene un agujero de 10.000 millones
El auditor advierte del "grave desequilibrio" de las cuentas valencianas a consecuencia del déficit de ingresos y la dependencia del FLA. La deuda se duplica en cinco años hasta los 41.000 millones
29 Diciembre 2016

El Gobierno autonómico de Ximo Puig y Mónica Oltra ha terminado el año dando buenas noticias a proveedores y perceptores de subvenciones como prestadores de servicios sociales básicos. Gracias al desbloqueo de tramos ordinarios y extraordinarios del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) por parte del Gobierno la pasada semana, la Generalitat ha cargado más de 900 millones de euros en facturas pendientes de pago que se abonarán antes de final de año. Pero que nadie se confunda. Este desembolso navideño no es más que la constatación de cómo la Administración autonómica es al FLA lo que un yonqui a la metadona: un dependiente absoluto del mecanismo de préstamo del Estado a los territorios.

La Generalitat valenciana es al FLA lo que un yonqui a la metadona: un dependiente absoluto
La Generalitat valenciana está en situación de alerta máxima financiera. El informe de fiscalización anual, que este miércoles ha publicado la Sindicatura de Cuentas, (el Tribunal de Cuentas autonómico) advierte de un “grave desequilibrio” en las cuentas públicas valencianas, con un patrimonio neto negativo de 25.419 millones de euros y un Fondo de Maniobra Negativo (capacidad de afrontar gastos inmediatos) de 10.078 millones de euros a cierre de 2015. La Administración valenciana soporta una “posición delicada de liquidez y solvencia” que se tradujo el año pasado en un resultado negativo presupuestario de 4.185 millones y un remanente de tesorería también en números rojos de 2.593 millones.

Evolución de la deuda autonómica valenciana (2001-2015). (Fuente: Sindicatura de Cuentas)

Evolución de la deuda autonómica valenciana (2001-2015). (Fuente: Sindicatura de Cuentas)

Y todo esto ha ocurrido pese a que la Comunidad Valenciana no destaca precisamente por sus elevados niveles de gasto público. El gasto per cápita está doce puntos por debajo de la media española. La conclusión de la Sindicatura que desde junio dirige Vicent Cucarella es contudente: “Hay un estancamiento de ingresos por la crisis económica general y por el deficiente sistema de financiación autonómica que penaliza de forma notable a la Comunidad Valenciana”.

Montoro inyectará 31.373 millones a las CCAA a través del Fondo de Liquidez
Carlos Sánchez  vozpopuli.com 29 Diciembre 2016

El Consejo de Ministros aprobará hoy el llamado 'extraFLA', que corresponde a las desviaciones de déficit del año 2015

Con estos números, la Generalitat vive obligada al recurso permanente al endeudamiento. Y como tiene cerrados los mercados institucionales de deuda, depende para su supervivencia financiera de los mecanismos estatales, es decir, del Ministerio de Hacienda de Cristóbal Montoro. De los algo más de 17.000 millones de presupuesto, menos de la mitad (8.819 millones) se cubren con ingresos procedentes de tributos cedidos. Hay otros 8.844 que llegan a la caja gracias a “pasivos financieros”, mecanismos de préstamo del Estado.

La deuda se ha duplicado en el último lustro. (Fuente: Sindicatura de Cuentas)

La deuda se ha duplicado en el último lustro. (Fuente: Sindicatura de Cuentas)

Este “doble ajuste fiscal”, como define el auditor el hachazo en ingresos derivado de la crisis y la menor financiación, explica que la deuda de la Generalitat haya alcanzado los 41.000 millones de euros, de los cuales 32.049 millones (casi el 80%) son deuda con el Estado. En apenas un lustro (entre 2010 y 2015) los pasivos autonómicos se han multiplicado por dos, una carga que provoca que Puig y Oltra destinasen el año pasado el 40% de su presupuesto a pagar deudas financieras, comerciales (proveedores), de las universidades o de entidades como Feria Valencia o la Institución Ferial Alicantina (IFA).

Subvenciones sin ejecutar
“Además de influir en menor estado del bienestar, en la Comunidad Valenciana la menor financiación también repercute en menores dotaciones para el fomento del desarrollo regional, lo que no ayuda a la convergencia en renta per cápita”, se escribe en el informe. El Síndico no duda en poner cifras a lo que considera una “deuda histórica” del Estado con la Comunidad Valenciana, la derivada de
calcular el déficit de financiación acumulado desde el año 2002, cuando pueden compararse competencias homogéneas entre autonomías. Según este cálculo, la deuda de la Generalitat se habría visto reducida en 14.000 millones de euros por la percepción de mayores ingresos.

La dependencia del FLA, el incremento constante de la hipoteca de la Generalitat con el Estado y el impacto que los menores ingresos conllevan a la hora de desplegar políticas explican que la reforma del sistema de financiación autonómica se haya convertido en un discurso repetitivo y obsesivo en el Gobierno que preside Puig. Socialistas y Compromís se han encontrado atados de pies y manos a la hora de gastar. El informe de la Sindicatura destaca, por ejemplo, que muchas de las subvenciones presupuestadas el año pasado pasado se han quedado sin ejecutar. Se ha pagado la novatada del primer año en algunos departamentos por falta de experiencia y capacidad para desastacar expedientes, pero también es que no hay dinero y las exigencias de déficit obligan al conseller de Hacienda, Vicent Soler, a establecer prioridades.

política lingüística
El villancico trilingüe que divide a los aragoneses
La iniciativa del Gobierno autonómico de felicitar las Navidades en sus tres lenguas oficiales reabre el debate sobre el sesgo nacionalista del PSOE y la Chunta Aragonesista.
Álvaro Sierra  El Espanol 29 Diciembre 2016

El Gobierno de Aragón ha decidido transmitir los deseos de felicidad, paz y amor en estas fechas navideñas con un villancico trilingüe. Las tres lenguas propias de Aragón (castellano, catalán y aragonés) que el Gobierno autonómico (PSOE-Chunta Aragonesista) incorporó hace escasos meses a la normativa aragonesa, y las cuales considera enraizadas en la cultura popular, han sido las protagonistas en el villancico navideño entonado por el Coro Infantil Amici Musicae. El villancico se titula En nuei chelada / En nit gelada / En noche helada, compuesto por un clásico de la literatura aragonesa, el poeta Veremundo Méndez Coarasa.

La iniciativa ha surgido de la dirección general de política lingüística capitaneada por Chunta Aragonesista (CHA), partido nacionalista y defensor de la realidad trilingüe en la comunidad. En esta legislatura, CHA cuenta con dos diputados autonómicos en las Cortes de Aragón, los cuales fueron indispensables para la formación del Gobierno por el PSOE de Javier Lambán.
LA DIFUSIÓN DEL CATALÁN

En los últimos meses, el ejecutivo aragonés le ha otorgado importancia a la difusión de las tres lenguas propias aragonesas mediante subvenciones, exposiciones culturales o difusión mediática. Tal y como informó EL ESPAÑOL, desde el Gobierno de Aragón se promovió una línea de subvenciones para rotular exclusivamente en las lenguas minoritarias, el aragonés y el catalán, desde las asociaciones vecinales, culturales o las instituciones públicas.

El principal argumento que esgrime el gobierno en la defensa del polémico villancico es la promoción y difusión de la cultura y patrimonio aragonés. Según fuentes de la Consejería de Cultura, de la que emana la dirección general de política lingüística, “consiste en difundir a todo el territorio la realidad trilingüe”. “Es la intención política que queremos implantar desde el Gobierno, la difusión de nuestra cultura y de nuestro patrimonio”, explican a este periódico.

Sin embargo, es la primera vez que se incluye el catalán en la promoción navideña del Gobierno mediante un villancico. Además, está siendo difundido por la televisión y la radio pública aragonesa durante estas navidades. Desde la Corporación Aragonesa de Radio y Televisión (CARTV) afirman que “encajaba en nuestros contenidos” y apuntan que pretenden “darle movimiento en redes sociales e incluso en programas culturales navideños”. Según ha podido conocer EL ESPAÑOL, el primer acto de difusión del villancico se produjo durante el programa especial de la Lotería de Navidad, el 22 de diciembre, así como en espacios informativos en Aragón TV.
PP: “UN INTERÉS PURAMENTE NACIONALISTA”

“El tiempo nos da la razón, están dando pequeños pasos para crear una realidad trilingüe que en Aragón no existe”, explica la diputada del PP en las Cortes de Aragón, María José Ferrando. La popular insiste a este diario la “preocupación” de su grupo ante la posición política en materia lingüística del Gobierno autonómico. La diputada popular cree que “los aragoneses no entienden que se gaste dinero público para promocionar el catalán o el aragonés” y subraya que el ejecutivo está “secuestrado por Chunta Aragonesista aplicando políticas con un interés puramente nacionalista”.

La portavoz de Ciudadanos en las Cortes de Aragón, Susana Gaspar, atiende a EL ESPAÑOL para explicar que “es una forma de darle visibilidad a las lenguas de Aragón”, pero matiza que “en ningún caso Ciudadanos entiende el catalán como lengua oficial, aunque respetamos el catalán como cultura y tradición de la comunidad aragonesa”. Por su parte, el Partido Aragonés aprueba la difusión del villancico al corresponder con la realidad aragonesa, pero su portavoz adjunta, María Herrero, defiende que “el problema es la denominación de catalán a modalidades lingüísticas que son particulares de la zona oriental de Aragón”.
¿UNA NUEVA LEY DE LENGUAS?

Aragón, desde el año 2010, ha conocido dos leyes con contenido lingüístico y está preparando la tercera para esta legislatura. La primera Ley de Lenguas fue aprobada por el Gobierno de Marcelino Iglesias (PSOE) y se definió el catalán como lengua propia de Aragón. En el año 2011, después de la victoria del Partido Popular con Luisa Fernanda Rudi, se derogó aquel texto legislativo negando el catalán como realidad lingüística en la comunidad.

El único estudio científico en torno a la realidad lingüística aragonesa, en la zona que limita con Cataluña, data del año 1995. En ese estudio, se determinaba que el 90% de la población consideraba que su idioma materno no era el catalán, pese a la necesidad de conocerlo por motivos laborales por su cercanía a Cataluña. El dialecto más común es el chapurreau o aragonés oriental, del cual emergen diferentes dialectos. Sin embargo, la similitud con el catalán es evidente. Son lenguas con una raíz común, pero según diferentes lingüistas, más de la mitad de su gramática y léxico es diferente.

Actualmente, el ejecutivo aragonés está preparando un nuevo marco legislativo en una nueva Ley de Lenguas para blindar el catalán como lengua propia de Aragón. De momento, continúa adoptando iniciativas políticas para institucionalizar en la realidad aragonesa el catalán como modalidad lingüística.
 


Recortes de Prensa   Página Inicial