AGLI Recortes de Prensa    Viernes 13  Enero 2017

Aznar y la negación de la política
José Luis González Quirós  vozpopuli.com 13 Enero 2017

El aprecio a los políticos no suele ser muy grande ni siquiera cuando los políticos lo son, de forma que puede imaginarse a lo que llega cuando los políticos no pueden, ni siquiera, intentar serlo. Como sabe cualquiera que haya estudiado un poco de historia, la grandeza de los políticos se mide en términos de la aventura histórica que han propuesto, y eso se ha convertido en un proyecto muy difícil en un momento, como el actual, en el que son multitud los que creen que todas las perspectivas se han cerrado, y solo cabe una administración discreta de las cosas públicas tratando de evitar que se nos venga encima el ruinoso edificio de una deuda pública inasumible, del gigantismo estéril de las administraciones, y nos llegue el abatimiento general cuando la gente acabe por caer en la cuenta de que los poderes públicos nos están esquilmando sin que nadie pueda explicarle claramente los beneficios específicos de ese latrocinio.

Rajoy representa un caso admirable de ejecución de esa política miedosa y puramente adaptativa que se nutre de un escepticismo feroz frente a cualquier clase de ideales, del miedo a que “otros” lo podrían hacer insoportablemente peor, y de la esperanza, bastante vana, en que el conjunto del tinglado aguante, dado que estamos metidos en un escenario, el europeo, en el que el riesgo de perderlo todo puede servir para consentir los vicios e ineficiencias de los socios que más torpemente ejecutan sus políticas nacionales.
La condena del liberalismo como pecado político

A Rajoy se le puede reprochar muchas cosas, pero no que haya sido inconsecuente con esa forma de entender la política, con el arte de sobrevivir sin nada que ofrecer a cambio. Desde el Congreso de Valencia ha dejado claro que su partido no podría ser otra cosa que un guiso destinado a perpetuar la política del conformismo ideológico con el esquema socialdemócrata, y de ahí que expulsara nominalmente a cualesquiera que pretendieran atenerse a otra doctrina. Rajoy está convencido de que el destino de la derecha se reduce a administrar con cierta parsimonia el legado doctrinal de la izquierda, y a hacerlo sin que le tiemble el pulso a Montoro, un personaje que ha llevado a cabo la mayor, y la más inútil, subida de impuestos de la democracia, que ha provocado el déficit más alto de la zona euro, y que ha elevado las cifras de la deuda pública española a cotas que habrían constituido una pesadilla para cualquiera de los anteriores ministros de hacienda de España.

El precio que el PP ha debido pagar por esta conversión en una izquierda avejentada y timorata ha sido altísimo, y solo se ha podido hacer efectivo convirtiendo al PP en una sombra de lo que fue, sepultando en el pasado, que a nada que se pueda se ensucia un poco más, a un partido que fue capaz de presentar una batalla finalmente victoriosa al felipismo de los noventa. Esto ha convertido al PP en una organización política que solo puede tratar de sobrevivir convirtiendo el absoluto falseamiento de sus principios nominales en una continua ceremonia de la confusión, una conversión que ya ha llegado a su extremo, desde el punto de vista ideológico, hasta el punto de que los socialistas más avispados se han convertido en los verdaderos tifosi de Rajoy, pero que todavía no ha mostrado hasta qué punto podrá resistir los embates de una izquierda a la que el travestismo rajoyano condena a la radicalización.

El papel de Aznar
La aparición de Aznar en la escena representa el intento de evitar que muera del todo el legado liberal, con todos los matices del caso, que supo enarbolar con éxito en el 96. No creo que Aznar se engañe acerca de la compatibilidad entre ese proyecto y el camino a ninguna parte al que se está llevando al PP. Como es lógico, el PP de Rajoy no ha renunciado a disfrazarse de moderación y de centrismo, dos de las ideas que sirvieron a Aznar apara arrinconar el camino errado del fraguismo, pero lo hace al precio de condenar como derecha extrema cualquier intento de enarbolar ideas distintas a las del manual de supervivencia personal en que Rajoy ha convertido el supuesto ideario político del PP que preside, y, muy en la línea de la España alegre y faldicorta, confundiendo la necesaria renovación de su ideario con contratar algunas caras juveniles para que vendan lo que es políticamente indigerible.

Si Aznar no abandona la senda emprendida, le espera un auténtico calvario. A diferencia de la actitud frente a Rajoy, al que consideran con extrema benevolencia, la izquierda realmente existente considera que Aznar es un réprobo contra el que valdrá cualquier clase de acusación, incluida la de haber matado a Manolete, y es claro que les va a faltar munición, porque a diferencia de Rajoy, casi exclusivamente dedicado a la supervivencia, Aznar no tuvo un proyecto personal sino político, y eso, que es lo que ahora tratará de poner de nuevo en píe, no puede hacerse sin dolor y sin pisar minas. Pero no solo le apedrearán sus enemigos, que le conocen bien y le temen, sino que sus supuestos herederos tendrán enorme interés en enterrarle definitivamente, y buscarán diversa munición, con el regocijo de la izquierda, en todos y cada uno de los Ministerios a su disposición. Cuando alguien teme ser desenmascarado, su crueldad puede ser ilimitada.

¿Cabe una derecha liberal?
En el mundo contemporáneo, la política se ha convertido en una actividad sospechosa precisamente en la medida en que se ha propuesto una tarea casi imposible, la de representar de manera unitaria la realidad dividida de unas sociedades en cambio continuo. A grandes rasgos cabían dos soluciones a esa imposibilidad, la liberal, dejar que la sociedad marche a su aire y utilizar las instituciones de manera moderada, y la estatista, acabar convirtiendo a los gobiernos en los ejecutores de una gigantesca ingeniería social que contase con el apoyo de mayorías políticas y que se pudiese presentar como un camino de progreso. En Europa la corriente liberal quedó muy seriamente dañada y apenas ha tenido oportunidades, mientras que la corriente colectivista ha ido haciéndose cada vez más nítidamente con el panorama, de forma que la discusión entre derechas e izquierdas ha solido reducirse a una cuestión de ritmo, porque el objetivo de fondo no se ha puesto nunca en duda por casi nadie. Es lo que se ha llamado consenso socialdemócrata y, ahora mismo, representa una opción que se enfrenta a graves dificultades de principio, como sabe cualquier persona medianamente avisada.

Pese a ello, la posibilidad de que prenda una fuerza de inspiración liberal en España es escasa. Los que usurpan la posición que debiera tener una política liberal, presentarán cualquier atisbo de tal tendencia, por moderado y realista que sea, como un peligroso extremismo, siguiendo al pie de la letra el catecismo ideológico que le pretenden birlar a la izquierda, y amenazarán al que lo enarbole con el pecado contra el espíritu, aquel que no puede tener perdón, con facilitar el triunfo de la izquierda, como si fuera posible que un economista de izquierda le arrebate a Rajoy su récord confiscatorio.

No se trata sólo de esa dificultad, es que, además, en una mayoría muy amplia, el electorado conservador es miedoso y no ha sido jamás liberal, sino autoritario, proteccionista y estatista. De forma que queda pendiente una honda y extensa tarea doctrinal para evitar la disonancia política que reina en la derecha, pero esa es una tarea que Faes lleva haciendo desde hace tiempo, pese al ceñudo disgusto del núcleo rajoyano.

A su favor, hay, no obstante, todo un horizonte político, porque lo que en verdad ha llegado a su caricatura y ha sobrepasado cualquier clase de límites razonables es el estatismo burocratizado y ruinoso que padecemos los europeos, y señaladamente, los españoles sometidos al tormento de una multiplicación inaudita y ruinosa de administraciones públicas perfectamente inanes, y a la amenaza contra la unidad y la igualdad política que supone el separatismo nacionalista, al que Rajoy parece querer matar a besos.

En la medida en que se piense que la política deba reducirse a ser un mero disfraz y halago del poder, Aznar estará meando fuera del tiesto, pero si se cree que la política es una de las pocas cosas realmente ambiciosas que podemos hacer los seres humanos para enriquecer y ennoblecer la convivencia, lo que Aznar alienta tiene por delante un horizonte largo, atractivo, y muy difícil, y eso mismo hace que su mera posibilidad sirva para suscitar una enérgica esperanza.

La reforma territorial y retener el talento, grandes retos de España en 2017
Aunque la situación de España es envidiable tras el fin de la crisis, queda mucho por hacer. La reforma de la Administración y crear oportunidades para los jóvenes, los mayores retos
Eduardo Segovia El Confidencial 13 Enero 2017

España se encuentra en una situación envidiable con un crecimiento cercano al de un país emergente y con una fuerte reducción del paro. Sin embargo, todavía queda mucho por hacer, tanto por parte del Gobierno como de los agentes económicos. Entre los principales desafíos de nuestro país, los participantes de primera fila del III Foro El Confidencial-Pimco, celebrado el jueves en Madrid, destacan la reforma de la Administración pública, en especial el "caos territorial", para dinamizar las iniciativas empresariales, y la reducción del déficit público. Los ponentes estuvieron también de acuerdo en que es vital mantener la reforma laboral dado su gran éxito, pero señalan que España debe crear oportunidades para que el talento no tenga que emigrar a otros países.

La apertura de honor del Foro corrió a cargo de Íñigo Méndez de Vigo, ministro portavoz del Gobierno, quien repasó las reformas llevadas a cabo en los últimos cinco años para sacar a España de la crisis y aseguró que el nivel de riqueza (el PIB) alcanzará este año los niveles anteriores a la recesión. Pero consideró imprescindible para ello que se aprueben los Presupuestos Generales del Estado, por lo que "no entendería un rechazo frontal sin argumentos de fondo", en referencia al PSOE. Asimismo, aseguró que este Gobierno está a favor de la bajada de impuestos, como demostró al final de la pasada legislatura.

Pero el resto de intervinientes no se mostró demasiado comprensivo con estas palabras y varios pidieron un mayor esfuerzo de reducción del déficit que permita rebajas de impuestos. "No está aceptado realmente que hay que reducir el déficit y la deuda y la complejidad de la Administración", afirmó Juan Pedro Moreno, presidente de Accenture. Y añadió: "Nos conviene tener una Administración ágil porque somos el país donde es más difícil emprender, la Justicia es lenta, etc. Lo que hay que hacer es reducir el endeudamiento, el gasto público y los impuestos, y una palanca debe ser la reforma de la Administración".

Imprescindible reformar las estructura territorial
Esa reforma debe abordar también la forma en que se toman las decisiones de inversión de dinero público, que muchas veces son "de puro y copa de coñac", según Ignacio Garralda, presidente de Mutua Madrileña. A su juicio, en muchas ocasiones la corrupción ha provocado el despilfarro de dinero en inversiones que no sirven para nada. Pero, sobre todo, hay que reformar el modelo territorial: "Hay que arreglar la administración territorial del Estado. Hacer una Ley de Unidad de Mercado con el caos territorial actual no sirve de nada; es una pieza más del caos. Hay que abordar ya la reforma constitucional, es imperativa".

Moreno apoyó esta visión porque los tres niveles de Administración generan una complejidad enorme y una acumulación de leyes porque el Estado se construye acumulativamente. Jaime Echegoyen, presidente de Sareb, coincidió en que "el mundo público tiene mucho que mejorar en integración: es difícil invertir en España, conseguir una licencia de obra es muy complicado, hay un maremágnum de complejidad". No obstante, también advirtió de que "si nos enredamos en tratar de arreglar viejos imposibles, desaprovecharemos el buen momento económico, porque nadie tiene interés en solucionar el problema".

Dentro del debate sobre la estructura territorial, surgió la cuestión catalana. Méndez de Vigo advirtió a los independentistas de que "los que pretenden amputar partes del Estado están condenados interna e internacionalmente al fracaso". Sin embargo, la sensación entre los empresarios es que el "suflé independentista" se ha desinflado. "Nadie pregunta ya por la banca ni por Cataluña cuando se plantea invertir en España", según Moreno. Echegoyen considera que "los mercados nos han dado un voto de confianza y piensan que vamos a ser capaces de resolverlo", si bien Garralda advirtió de que "no vale la patada adelante, hay que solucionarlo".

España no se puede permitir la salida de talento
Otro de los grandes desafíos de España en el que coincidieron los participantes en el Foro es la creación de oportunidades para que el talento no se vaya del país. El Nobel de Economía Michael Spence se lamentó de que "la mayoría de la gente joven con talento se va fuera, es necesario que tengan oportunidades en su país si no quieres que se vayan. La agenda reformista debe centrarse en estas personas". Moreno añadió que es una paradoja que nuestro país "envejezca a una velocidad impresionante y al mismo tiempo los 'millennials' tienen dificultades para encontrar trabajo".

Spence también alabó la reforma laboral de 2012: "Fue difícil sacar adelante la reforma del mercado laboral, pero tuvo un efecto inmediato en la economía y en los inversores". En este sentido, Garralda mostró su preocupación porque el PSOE diga que quiere derogar esta norma. "Espero que el PP nunca entregue ese trofeo al PSOE. Su efecto ha sido tan fulgurante que es muy difícil deshacer una ley que ha sido tan beneficiosa para la creación de empleo", afirmó.

"La banca debe ganar dinero"
La intervención de clausura del III Foro El Confidencial-Pimco corrió a cargo de José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia, quien se mostró muy preocupado por el problema de reputación que tiene la banca. A su juicio, esa culpabilización es injusta, porque hay más responsables y porque pagan justos por pecadores. Pero admitió que el sector debe trabajar para explicar a la sociedad por qué los bancos son útiles, ya que "un negocio solo es sostenible a largo plazo si la sociedad percibe que es útil". Más aún, cree que "es imprescindible transmitir que la banca tiene que ganar dinero, porque si no es rentable, no podrá financiar la economía y eso será malo para el bienestar de los individuos".

Goirigolzarri también entró en la polémica actual sobre la devolución de las cláusulas suelo. Lo hizo para advertir de que la reforma de la Ley Hipotecaria anunciada por Luis de Guindos a raíz de las cláusulas suelo no puede ir en contra de la inmensa mayoría de los clientes, que se benefician de las hipotecas más baratas de Europa, para proteger al 2% que ha tenido problemas: "Es verdad que ha habido gente que ha tenido problemas, desahucios, etc. Pero solo afectan al 1%-2% de los hipotecados, y hay que preservar un mercado que ha funcionado extraordinariamente para el 98% restante", concluyó.

¿A quién tienen cogido de sus redaños?
Editorial OKDIARIO 13 Enero 2017

No hace falta que recurran a los clásicos de Francis Ford Coppola, Martin Scorsesse o Brian de Palma. Tampoco tienen que retrotraerse hasta la Sicilia del siglo XIX, Nueva York a principios del XX o Chicago en los años 30. Para encontrar a una familia asentada en el lujo y emparentada con la alargada sombra del delito basta con vivir en 2017 y detenerse por un instante en el apellido Pujol. ¿Quién y por qué les debe omertá para que sean intocables ante la justicia? ¿A quién tienen cogido por sus redaños para que sus entradas en los juzgados comuniquen de manera casi inmediata con la puerta de salida? Este jueves por la mañana, la Fiscalía Anticorrupción pedía prisión sin fianza para Oleguer Pujol por riesgo de reiteración delictiva. Unas horas más tarde, el juez de la Audiencia Nacional José de la Mata lo dejaba en libertad con la única privación de su pasaporte. Al pequeño de la “molt honorable” estirpe catalana se le imputa un delito de blanqueo de millonarias comisiones obtenidas en la operación de compra-venta de 1.152 sucursales de Banco Santander en 2007 por valor de 2.040 millones de euros, además de otras seis operaciones inmobiliarias que completaron un desembolso total de 3.000 millones. Unas cantidades que, según las sospechas de Anticorrupción, procederían de empresas radicadas en paraísos fiscales y vinculadas a su vez con el propio Oleguer.

A pesar de que los fiscales del caso creen que el blanqueo sigue produciéndose en la actualidad, e insisten en la continuación del delito por las “maniobras de opacidad” detectadas —en 2015 desvió 2,5 millones a Miami a pesar de tener las cuentas bloqueadas—, Oleguer ha evitado el presidio una vez más. Así, la familia sigue sin ver a ninguno de sus miembros entre rejas. OKDIARIO nació al público denunciando las interminables ramificaciones de esta organización familiar. De hecho, nuestras dos primeras exclusivas se centraron en desentrañar los secretos de lo que es el mayor escándalo de corrupción política conocido hasta ahora en España. Un legado delictivo —y una fortuna de varios miles de millones de euros— que parte de tres décadas de gobiernos de CIU en Cataluña bajo la sombra del 3% y se extiende de manera incomprensible hasta nuestros días. En una España en sólido avance económico, y donde la corrupción ha sido una lacra social, no caben los intocables ante la justicia. Los tribunales deben poner coto de una vez por todas a las corruptelas de una familia que ha expoliado las arcas públicas en democracia. El primer paso es acabar con una impunidad que dura ya demasiado tiempo.

La prisión de Oleguer Pujol estaba más que justificada
Editorial La Razon 13 Enero 2017

Si por algo se ha caracterizado la larga investigación de los presuntos delitos cometidos por el ex presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, y su numerosa familia, es por la exquisita instrucción judicial –en la que la presunción de inocencia, como no podía ser de otra forma, siempre ha operado a favor de los imputados– y por la ausencia de medidas cautelares graves, sin duda, por la correcta interpretación de los fiscales y magistrados actuantes de que la privación de la libertad de un ciudadano que no ha sido juzgado debe ser la excepción y no la norma. Se podrá argüir que han sido varios los casos de corrupción en los que el juez instructor ha determinado el ingreso en prisión preventiva del investigado, incluso acudiendo a la prórroga extraordinaria de cuatro años reconocida por la Ley para casos de especial peligrosidad –situación extraordinaria por la que pasó Francisco Correa y en la que el juez Eloy Velasco mantiene actualmente a Francisco Granados–, pero se trata de casos excepcionales, justificados normalmente en el riesgo de ocultación de pruebas.

Precisamente, el «mapa de la corrupción» presentado ayer por el Consejo General del Poder Judicial señala que de las 1.378 personas implicadas en delitos de esta materia, entre julio de 2015 y septiembre de 2016, sólo 5 están en prisión preventiva en la actualidad. Con esto queremos señalar que, pese al ruido mediático, el oportunismo partidista y la presión pública de una sociedad devenida en exceso justiciera a raíz de la grave crisis económica padecida, la inmensa mayoría de los fiscales y de los magistrados instructores se han mantenido escrupulosamente en el espíritu y la letra de la Ley de Enjuiciamiento Criminal.

Ayer, sin embargo, la Fiscalía Anticorrupción consideró necesario solicitar la prisión preventiva y sin fianza de Oleguer Pujol –decisión que no había adoptado en otros casos que afectan a su familia, especialmente al primogénito, Jordi Pujol Ferrusola, considerado el «cerebro» de la trama–, lo que fue rechazado por el juez de la Audiencia Nacional, José de la Mata, que limitó las medidas cautelares a la retirada del pasaporte y a su presentación en el juzgado cada quince días. Justifica su decisión el magistrado en que «la incómoda pero perfectamente legítima falta de colaboración del investigado» no puede justificar por sí sola la prisión provisional, aunque, de hecho, ese mismo criterio se haya aplicado en otros casos. Pero creemos que el instructor se equivoca porque, en efecto, no se trataba de encarcelar al benjamín de los Pujol por su negativa a colaborar con la Justicia en un procedimiento que le incrimina, sino porque entienden los fiscales y los agentes de la Guardia Civil que llevan a cabo las pesquisas, que Oleguer Pujol ha aprovechado su situación de libertad para seguir delinquiendo, pese a que se halla formalmente procesado.

En una trama en la que, como señala el juez, la familia Pujol al completo se ha negado a colaborar «ocultando todos los datos relativos a productos en que invirtieron sus recursos; los rendimientos obtenidos; los montos globales alcanzados; la rendición de cuentas final realizada, así como meros datos obvios», el que uno de sus miembros haya continuado con operaciones financieras opacas en el extranjero, pese a que desde marzo de 2015 tiene sus cuentas bloqueadas por orden judicial, justifica una medida como la solicitada por los fiscales. No para calmar a una opinión pública perpleja, sino para evitar la contumacia en el delito.

El soviet de Soraya
FEDERICO JIMÉNEZ LOSANTOS El Mundo 13 Enero 2017

La Conferencia de Presidentes que, en el caso de que Soraya supiera algo de Historia, sería su particular homenaje al centenario del golpe de Lenin, es uno de los engendros más inmorales y anticonstitucionales del prolijo y abundoso golpismo español. También, porque la ignorancia es atrevida, uno de los más desvergonzadamente innovadores. Aparentemente, esa Conferencia es una especie de poder ejecutivo paralelo o una asamblea mixta de poderes ejecutivos -central y regionales-, que tiene acceso ilimitado al presupuesto, está libre de control parlamentario y tampoco se ve sujeta al poder judicial, o sea, a la ley, porque, como explicaba en su extraordinaria y espeluznante crónica de anteayer Marisa Cruz, resulta que la base documental en la que hocica y hoza el soviet de Soraya es secreta.

Hete aquí que a escondidas y por la gracia de San Mariano, en España se ha creado un poder que no es ninguno de los tres legítimos -ejecutivo, legislativo y judicial- pero sobrepasa al primero, ignora al segundo y se oculta del tercero. Tampoco está en ninguna categoría legal ni existe figura que lo ampare en la Constitución, pero tiene acceso ilimitado al dinero público y como las bases de su actuación, redactadas en alguna logia paragubernamental, son secretas, el resultado es que los parlamentarios las desconocen, los medios no las pueden difundir y los ciudadanos no pueden formarse una opinión al respecto. Menos mal que se aprobó a bombo y platillo una Ley de Transparencia, porque si no, nos dan un golpe de Estado y no nos enteramos.

Desde hace un año, oímos y leemos que, dado que las urnas dibujaron un mosaico de partidos que no permite un Gobierno de mayoría clara, el Parlamento se convertía en el centro de la vida política. ¿El Parlaqué? Para que Las Cortes fueran realmente una instancia democrática que, además de hacer las leyes, controlara al poder ejecutivo, sería preciso que existiera la especie parlamentaria como tal, no este híbrido de culiparlantes y absentistas que periódicamente ocupa sus escaños para jugar en el móvil o reducir a tuits la herencia de Castelar.

Pero lo más grave es el secreto en la elaboración de documentos, que nos devuelve a la época en que las leyes nacían en las logias, se bautizaban en el Parlamento y eran aplicadas por el Gobierno. Y en esas volvemos a estar.

Entrañable "gilipollas"
Antonio Robles Libertad Digital 13 Enero 2017

He escuchado con entrañable condescendencia la entrevista que le ha realizado TV3 a Toni Martín Iglesias, dirigente del PP andaluz, tras colgar en su Facebook que se siente "gilipollas", después de pasar unos días de vacaciones en Gerona, por haberse tragado los estereotipos sobre Cataluña.

¡Alma de cántaro! Producen ternura y cierta desazón sus ganas de agradar. ¿Qué ganso de 50 años, político profesional, con cargo de responsabilidad en el PP, puede haber pasado toda su vida sin reparar en que en Cataluña no se comían a los niños crudos?

No es una pregunta menor, es la tragedia de nuestro tiempo. Nos dirigen indocumentados, inútiles, y toda clase de acomplejados y traficantes de penas.

No es que el pepero Toni Martín se haya dado cuenta después de 50 años de que en Cataluña hay gente amable, que atiende bien a los visitantes y hace carantoñas a sus hijos, es que el lumbreras se ha pasado 50 años confundiendo Cataluña con los nacionalistas. Hay muchas Cataluñas, no solo la de los catalanistas, aunque éstos han logrado vender en el resto de España que ellos son Cataluña a base de dar la brasa con el expolio fiscal, lo de que el castellano es fruto de una violencia antigua o lo de "Fuera las fuerzas de ocupación". A ver si él y todos los indocumentados como él dejan de referirse a Cataluña o a los catalanes cada vez que quieran despotricar contra los independentistas. De la misma manera que en la dictadura no todos los españoles eran franquistas, aunque el caudillo se empeñase en confundir el franquismo con España, en Cataluña los nacionalistas no son todos los catalanes, sino una parte de ellos. Desgraciadamente, quien cae en esa simplificación fortalece el independentismo y es injusto con millones de catalanes demócratas, que los padecen más que nadie.

Este papanatas se tragó el tópico de una Cataluña que prohíbe hablar castellano por la calle y no reparó en que donde se excluye de verdad es en la escuela, a los hijos de andaluces como él; se tragó el sapo de que todos los catalanes piensan que, mientras Cataluña produce, los andaluces se pasan la mañana en el bar; se creyó el cuento de que los catalanes odian a los españoles, sin reparar en que la mayoría de los catalanes son españoles que lloran y ríen con las mismas penas y alegrías que el resto de los españoles y padecen más que nadie la exclusión. No es privativo de dirigentes andaluces del PP –el ránking lo encabezan actores, famosos e intelectuales orgánicos– que dicen sin sonrojarse que en Cataluña no hay problema alguno ni se excluye a nadie por cuestiones lingüísticas. Y se quedan tan anchos. Suelen pasar por Cataluña como nuestros progres por Cuba, del brazo del poder.

Es una lástima que nuestro Pablo de Tarso, a sus cincuenta años, siga siendo ciego, a pesar del fogonazo vacacional: ¿no se dio cuenta de que no hay ni una calle en español a causa de la limpieza lingüística puesta en marcha por Pujol? ¿Tiene constancia de que la escuela se ha convertido en una fábrica de independentistas? ¿Reparó en la nula pluralidad ideológica de las tertulias de TV3? ¿Se interesó por la historia que se enseña en los colegios? ¿Contactó con la ANC o cualquier otra organización independentista para que le explicaran la pedagogía del odio que esparcen a diario contra España por las calles de Vic? ¿Habló con los numerosos comerciantes que han sido multados por rotular en español? ¿Invitó a un helado a los niños de las familias que han sido acosadas por pedir el derecho a estudiar en la lengua materna? ¿Tuvo la deferencia de preguntar por qué un andaluz como él tendría vetado cualquier trabajo en la Administración de Cataluña por no saber catalán? Y ya para ir terminando, ¿se ha preguntado por qué, por un simple post en su Facebook, un político completamente desconocido como él es llamado por TV3 para que le hagan la ola en una entrevista y, por el contrario, a quienes denuncian esos excesos los ocultan?

Me da la sensación de que ha pasado de tragarse los tópicos anticatalanes a zamparse los pronacionalistas, sin transición. Deje de comer helados y documéntese. El saber no ocupa lugar.

La impunidad de los Pujol es indignante
EDITORIAL Libertad Digital 13 Enero 2017

Ni aun cuando la Fiscalía lo pida, ni aun cuando exista un riesgo altísimo de fuga o de que se destruyan pruebas cruciales para la investigación: parece imposible que un miembro de la familia Pujol pise la cárcel.

Los miembros del clan nacionalista por antonomasia gozan de una alucinante impunidad, pese a ser los presuntos responsables de una de las mayores redes de corrupción de Europa Occidental. El propio patriarca de los Pujol ha reconocido haber practicado la evasión fiscal durante décadas, y las pruebas de la comisión de otros delitos parecen abrumadoras. Pero nada, ahí siguen todos, tan tranquilos, mientras otros se pudren en prisión provisional con muchísima menos evidencia en contra.

Es absolutamente indignante constatar que en España hay dos Administraciones de Justicia: la que se ocupa de gente como la familia Pujol y la infanta Cristina y la que padecen los demás españoles. Indignante por la impunidad con que se mueve una familia de multimillonarios que, según todos los indicios, ha estado décadas lucrándose a través del delito y el saqueo de los fondos públicos. E indignante por la doble vara de medir con que la Justicia –¡el propio juez De la Mata!– aborda los casos de corrupción, en función de a quién afecten.

Los Pujol siguen sin pisar la cárcel, sí, mientras miembros destacados del Partido Popular están en ella –Francisco Granados– o lo han estado durante un tiempo considerable –Luis Bárcenas y Jaume Matas–. Los Pujol han seguido en libertad mientras han sido encarcelados empresarios y hombres de negocios como Miguel Blesa o Gerardo Díaz Ferrán. Los siete hijos de Jordi Pujol y el propio patriarca no han pasado un solo día entre rejas, pero se ha tenido en prisión casi un año y medio a Isabel Pantoja por unos hechos infinitamente menos graves que los que se imputan a los grandes agitadores del nacionalismo catalán del último medio siglo.

Es cierto que el Drecho tiene tecnicismos que no todo el mundo puede comprender; pero cuando una resolución judicial resulta no sólo incomprensible sino jurídicamente inexplicable es un claro síntoma de que algo no está funcionando bien en una sociedad que tiene por uno de sus grandes pilares la igualdad de todos ante la Ley.

Si el sistema no es capaz de garantizar la igualdad, es urgente la adopción de las medidas que lo posibiliten; y si el problema es de un juez particular, debe ser apartado con la misma urgencia de sus funciones, pues el daño que puede causar es tremendo.

Por último, llama poderosamente la atención el escandaloso comportamiento de Podemos, acusación particular en el caso, que ni tan siquiera se ha sumado a la petición de la Fiscalía. Los que se decían azotes de la corrupción demuestran, cada vez que tienen la menor oportunidad, que son los grandes cómplices del nacionalismo antiespañol y que las únicas persecuciones que les interesan son las políticas.

Nuevos Textos
'Micronacionalismos', un viaje por los movimientos separatistas de España
Desde el Bierzo hasta La Moraleja, pasando por Cartagena u Olivenza
EP www.lavozlibre.com 13 Enero 2017

Madrid.- Los periodistas Rebeca Arroyo ('Expansión'), Víctor Martínez ('El Mundo'), Ángeles Caballero ('Ctxt'), Iñaki de las Heras y Enrique Bullido (Europa Press), y David García-Maroto y David Page ('El Independiente') se han unido para escribir 'Micronacionalismos', un libro que narra la historia de algunos pequeños movimientos identitarios que existen en España.

Así lo ha dado a conocer la editorial independiente Nuevos Textos, que ha explicado que se trata de un libro colectivo, en el que cada autor ha recibido el encargo de elaborar una crónica sobre uno de estos movimientos identitarios sin recibir ninguna directriz de la editorial.

De este modo, la editorial ha detallado que, "con un tono amable y respetuoso, el libro es una invitación al viaje por otra España, la de las pequeñas identidades, a menudo eclipsadas por el mensaje deslumbrante de los grandes nacionalismos". Así, ha precisado que en las crónicas hay una intención de "ser rigurosos, de exponer cada caso de forma descriptiva y de entender las distintas sensibilidades".

"Alejadas de los grandes nacionalismos, estas corrientes sobreviven a los tiempos y mantienen vigentes sus reivindicaciones", afirma el periodista Ikañi De las Heras que introduce la obra, y añade: "Conocerlos es una forma de relativizar nuestra frontera y nuestro relato histórico de brocha gorda".

Respecto al primer capítulo, Nuevos Textos ha avanzado que ha sido elaborado por David Page, que en su viaje por la A-6, en dirección a El Bierzo, percibe la "guerra de guerrillas" entre distintos micronacionalismos castellanos, librada a golpe de pintadas en fachadas y carteles de señalización. 'Ni Castilla ni León, Bierzo nación' es la pintada que recibe al periodista e inspira su relato, según apunta la editorial.

Seguidamente, Rebeca Arroyo aborda el caso de la madrileña urbanización de lujo de La Moraleja y su intento de independizarse del municipio de Alcobendas al que pertenece. De esta forma, Arroyo relata el origen de esta urbanización, asentada sobre una finca a la que Francisco Franco iba de caza y perteneciente al conde de los Gaitanes.

La autoría del tercer capítulo de este libro es de Víctor Martínez, quien aborda la historia de un pueblo cuya población apenas supera los 40 habitantes. Según avanza Nuevos Textos, se trata de Petilla de Aragón (Navarra), un municipio enclavado en la provincia de Zaragoza debido a un préstamo solicitado en el siglo XIII y el curioso aval presentado por el deudor, Pedro II de Aragón.

Por su parte, el cantón de Cartagena es el protagonista del cuarto capítulo, escrito por Ángeles Caballero. La editorial indica en este punto que el cantón fue un experimento al abrigo de la Primera República y un termómetro de la España del momento, en la que el ímpetu de transformación se enfrentaba a fuertes corrientes reaccionarias.

Quince provincias, sobre todo en el Levante y Andalucía, proclamaron su cantón, pero el de Cartagena fue sin duda el que dejó poso para la historia. Allí se llegó a aprobar el divorcio y se resistió con bravura al asedio enemigo. 'Siempre nos quedará Cartagena', proclama Caballero, quien no se olvida de los actuales defensores de la segregación frente a Murcia: el 'Cartagexit'.

El quinto capítulo, escrito por Iñaki de las Heras, describe el caso del valle de Arán, una comarca pirenaica ubicada al oeste de Cataluña que ha logrado, en pleno auge del secesionismo catalán, más avance en el autogobierno que la comunidad autónoma en la que se halla. Cómo lo ha logrado es una de las principales preguntas a las que intenta responder el autor.

Además, ha añadido que Enrique Bullido aborda en el sexto capítulo el caso de Olivenza, un pueblo de Badajoz al que bien puede considerarse 'el Gibraltar portugués'. "La mayoría de los españoles no lo sabe, pero Portugal lleva desde la época de Napoleón intentando recuperar la soberanía de este enclave perdido por culpa de un ardid diplomático", ha afirmado.

Finalmente, el periodista David García-Maroto viaja hasta la isla de los Faisanes, un montículo en mitad del río Bidasoa que pertenece seis meses a España y otros seis meses a Francia.

No, España ni ha superado la crisis ni ha cambiado el modelo productivo
El discurso de Felipe VI demuestra un absoluto desconocimiento de la realidad española
El Confidencial 13 Enero 2017

En su discurso en la inauguración de la VII edición del Spain Investors Day (SID), Felipe VI nos sorprendió a muchos analistas económicos con unas declaraciones en las que afirmaba que “España ha superado la crisis” y que “hemos cambiado el modelo productivo”.

Es muy preocupante que el jefe del Estado sostenga unas opiniones que los datos nos dicen que se hallan absolutamente alejadas de la realidad, ya que con ello solo demuestra un desconocimiento total de lo que ha ocurrido y sigue ocurriendo en nuestro país.

Sobre el primer punto, las opiniones del monarca se pueden rebatir con absoluta facilidad, simplemente atendiendo a tres indicadores clave. El primero es la producción industrial, en que se ve que esta es actualmente un 25% menor que la previa a la crisis.

El panorama en servicios no es mucho mejor, como vemos en el gráfico. Si deflactamos con el IPC desde 2007, el índice todavía está un 23% por debajo del valor de 2007, aunque en el gráfico, que está a precios corrientes, la recuperación pudiera parecer mayor.

El empleo también muestra una recuperación muy parcial, con un 13% menos de ocupación equivalente a tiempo completo que en 2007.

Así pues, no se comprenden las declaraciones del jefe del Estado. Es cierto que se observa una recuperación firme, pero en modo alguno se ha superado la crisis, ya que eso implicaría estar en niveles de empleo y producción similares a los de 2007, situación de la que estamos lejísimos.

En cuanto a la segunda parte de sus declaraciones, ¿qué hay de cierto en que hemos cambiado de modelo productivo?

Primero, deberíamos definir qué es un cambio de modelo productivo, algo que los analistas económicos tenemos bastante claro: un predominio de una economía intensiva en capital y de alto valor añadido, con altos niveles de inversión en I+D. Y, ¿ha ocurrido tal cosa? Desgraciadamente, el jefe del Estado vuelve a opinar contradiciendo los datos, ya que miremos el indicador que miremos nos encontramos mucho peor que en 2007. Es decir, que si ha habido cambio en el modelo productivo, ha sido a peor. Esto lo vemos en los indicadores de inversión en equipo, un 29% por debajo de los de 2007, y en la inversión en I+D, en que España sigue ocupando uno de los puestos de cola dentro de los países considerados desarrollados a nivel mundial y, mucho más preocupante, ha sido de los que menos han progresado en la última década.

 Pinche para ampliar el gráfico.

Es desalentador para los que nos preocupamos por nuestro país el ver cómo el jefe del Estado tiene tal desconocimiento de lo que ocurre a su alrededor, algo que para los 4,3 millones de parados puede ser más bien ofensivo.

Pero mucho más preocupante es, sin embargo, una segunda opción. Que el jefe del Estado actúe nada más que como propagandista de determinado discurso, que trata de tergiversar la realidad para proteger los intereses de una élite empresarial corrupta hasta la médula y que utiliza a los dos grandes partidos políticos (PP y PSOE) y a toda una serie de grandes empresas que orbitan en torno a los presupuestos públicos para extraer rentas, sin mérito real alguno, de la ciudadanía española. Espero que no, y urgiría que lo dejara meridianamente claro


******************* Sección "bilingüe" ***********************

Lo imposible
No se puede pactar un referéndum. Ni Cataluña tiene derecho a la autodeterminación ni constituye un sujeto político soberano
Ignacio Camacho ABC 13 Enero 2017

Acostumbrado a imponerse mediante mitos y marcos mentales falsos, el nacionalismo catalán ha creado ahora la superchería del referéndum pactado; una treta semántica para vencer los escrúpulos de respeto a la ley de los ciudadanos más sensatos. Una reciente encuesta de «La Vanguardia» constataba una amplia mayoría de partidarios de esta fórmula ficticia con la que los soberanistas pretenden apaciguar a sus sectores moderados. Una gran parte de la opinión pública catalana se reconcilia consigo misma mediante este espejismo que le permite sentirse cómoda en un presunto diálogo sin que nadie le aclare la incómoda verdad: que esa consulta acordada no es jurídicamente posible y por tanto se trata de un bucle, un embeleco, un engaño. Porque ni Cataluña tiene derecho a la autodeterminación ni constituye un sujeto político soberano.

Es una noción de parvulario. La Constitución que los catalanes ratificaron con una mayoría del ¡¡91 por 100! dice en su artículo primero que la soberanía reside en el pueblo español y en el segundo que se fundamenta en la unidad indivisible de la nación española. Por tanto ningún Gobierno puede trocear, aunque quisiera, ese derecho a la identidad común que no pertenece a los territorios sino a los ciudadanos. No ha lugar a ninguna transacción política, ni siquiera basada en una Ley de Claridad, que permita soslayar sin cometer delito flagrante ese principio básico de la arquitectura del Estado.

La reclamación es, pues, una argucia retórica que triunfa porque la propaganda nacionalista ha creado una burbuja psicológica en la que sus premisas tramposas caen como semilla en campo abonado. Los dirigentes de la Generalitat tienen perfecta consciencia de la inviabilidad de esa petición pero la promueven, como ayer Junqueras ante la vicepresidenta Santamaría, para fomentar el victimismo y rodear a los constitucionalistas de un halo malintencionado. Ellos son, ante una sociedad anestesiada por la mitología del pueblo cautivo, los pragmáticos pactistas que proponen razonables soluciones negociadas ante un Gobierno intolerante y autoritario.

Sin embargo, tan tosco mantra ha prendido en una comunidad instruida, entre otras cosas por la falta de una pedagogía política capaz de refutarlo. El soberanismo ganó hace tiempo esa partida del pensamiento blando. Nadie ha logrado explicar bien, y sobre todo a tiempo, que las leyes determinan tanto como los votos el funcionamiento del orden democrático. Y que no se trata de cualquier norma fácilmente modificable sino de la que configura y da sentido al Estado como marco de las libertades de los ciudadanos. Muchas cosas han fallado cuando varios millones de personas de personas de un nivel cultural más que aceptable se consideran portadoras de un privilegio colectivo incompatible con cualquier criterio igualitario. Y quizá sea tarde para desengañarlas sin ponerse antipáticos.

Rivera, digno de Rajoy
Guillermo Dupuy Libertad Digital 13 Enero 2017

Asegura Albert Rivera que el 9-N se sintió "desamparado" como catalán cuando vio al Gobierno autonómico hacer el recuento de la ilegal consulta secesionista realizada en cientos de colegios públicos. Por eso ha pedido al Gobierno de Rajoy que esta vez "evite" la nueva consulta secesionista antes de que se produzca, pues "es mucho mejor evitarlo en lugar de ir luego a la vía penal, como se ha hecho al final".

Las aparentemente sensatas declaraciones del líder de Ciudadanos son, sin embargo, una muestra de una monumental hipocresía, por varias razones.

Para empezar, causa bastante sonrojo oír esto a Rivera, cuando él en ningún momento instó al presidente del Gobierno a impedir la celebración del 9-N, por la sencilla razón de que estaba convencido de que esa ilegal consulta no se celebraría, gracias a un supuesto y fantasmagórico pacto no escrito entre el presidente del Gobierno y el de la Generalitat en el que ambos –según dijo Rivera– quedaría bien parados: Rajoy, por impedir la consulta y Mas , por haberla intentado. Que ahora Rivera nos venga con una versión distinta y no menos fantasmagórica de ese pacto no escrito sólo demuestra que el líder de Ciudadanos es capaz de mentir pero no de ocultar el hecho de que él tampoco se atrevió a decir al presidente qué es lo que debía hacer para impedir el 9-N. Lo peor, como veremos más adelante, es que ni siquiera ahora se atreve.

En segundo lugar, Albert Rivera ignora, silencia u olvida que, tras consumarse la desobediencia largamente anunciada, el felón de Rajoy ni siquiera se atrevió a instar la vía penal contra los sediciosos. Fue Torres-Dulce quien decidió motu proprio recorrer la vía penal, pocos meses antes de presentar a Rajoy su dimisión como fiscal general del Estado. Desde entonces, el Ministerio Público, en línea con la pusilánime actitud del Ejecutivo de Rajoy, ha ido diluyendo las acusaciones contra los acusados hasta el extremo de que ya ninguno de ellos irá a prisión por unos delitos que, visto lo visto, no hay duda de que volverán a perpetrarse.

Albert Rivera en ningún momento ha criticado a Rajoy por no hacer cumplir la ley y las sentencias que los secesionistas se jactan públicamente de desobedecer. Albert Rivera en ningún momento ha exigido al Gobierno de la nación que intervenga, en aplicación del artículo 155 de la Constitución, y en prevención de la comisión de nuevos delitos, la Administración regional en rebeldía. Albert Rivera en ningún momento ha exigido al presidente del Gobierno que condicione al menos la financiación extraordinaria a la Generalidad a un público y verificable compromiso de acatamiento del orden constitucional por parte de sus mandatarios. Así las cosas, ¿cómo demonios pretende este decepcionante caradura que el felón de Rajoy, a quien en el fondo sirve como un lacayo, evite que los sediciosos consumen una nueva violación de nuestro orden constitucional y sigan destinando enormes cantidades de dinero del contribuyente a un proceso secesionista radicalmente ilegal?

Pues a Rivera no se le ocurre otra cosa que el que el Gobierno de la nación hable con los funcionarios, con los Mossos d'Esquadra y con los directores de colegio para que "se sientan amparados" y, llegado el día de la nueva consulta ilegal, "resistan" las presiones de todos esos sediciosos a los que el mismo Gobierno de la nación deja que ostenten la máxima representación del Estado en Cataluña.

Esto es como si un armador, al tiempo que deja al mando de su nave a un capitán dispuesto a violar las leyes marítimas, se fuera a los marineros a decirles que no obedezcan las ilegales órdenes que recibirían de él.

Pero en fin este es el delirante espectáculo que nos brinda nuestra decadente clase política, sin que la formación de Albert Rivera sea, lamentablemente, una excepción.

Los crímenes etarras no resueltos: para que la bocina deje de sonar

Esa fatídica madrugada del día de Reyes, el cuerpo de Antonio cayó sobre la bocina de su Renault 5 naranja y esta sonó durante veinte minutos sin que absolutamente nadie los socorriera
Javier Chicote ABC 13 Enero 2017

La noticia que avanzamos ayer sobre la reapertura de la investigación del vil ametrallamiento del joven guardia civil Antonio Ramírez y su prometida, Hortensia González, en Beasin en 1979 es un caudal de esperanza para más de 300 familias rotas por el terrorismo etarra. Esa fatídica madrugada del día de Reyes, el cuerpo de Antonio cayó sobre la bocina de su Renault 5 naranja y esta sonó durante veinte minutos sin que absolutamente nadie los socorriera. Ese pitido, largo, constante y sin respuesta, es una metáfora del abandono que han sufrido las víctimas, un grito desesperado. Eran unos años en los que parecía que había que pedir perdón por que te mataran. Perdone usted, señor «gudari», por interponer mi nuca en su nueve milímetros parabellum.

Un ministro del Interior de los años más duros me dijo, recordando las llamadas que recibía con cada atentado, que «parece cínico, pero el Estado puede soportar un cierto nivel de violencia». La prueba es que el Estado ha ganado la guerra a ETA y ellos están buscando al bobo que apague la luz. Pero el Estado se compone de personas, y son casi mil familias las que pusieron los muertos. Éstas no pueden soportar, como el Estado, el nivel de violencia de haber enterrado a un hermano, un padre, una hija... Aun menos las familias que protagonizan estos días las páginas de ABC, aquellas que ni siquiera saben quién mató a los suyos. A mí ETA no me ha matado nadie directamente, pero cuando Diego, el hermano de Antonio, me contó que lleva a su madre al cementerio con el mismo coche en el que acribillaron a su hijo, «porque es el único en el que no se marea», y que su padre tuvo que pagar la reparación de su bolsillo, vi con claridad que Antonio también es un muerto mío y de cualquier persona decente. Es una obligación moral y legal intentar hacer algo para aliviar el sufrimiento de estas familias, para que la bocina sobre la que se desplomó el joven guardia civil deje de sonar 38 años después.
Dos guardias desarmados y de paisano

De paisano y desarmados, los guardias civiles Juan Manuel Martínez Gil y José Manuel Fernández Lozano fueron a un hipermercado de Oyarzun (Guipúzcoa) a hacer unas compras. Cuando volvían a su coche, un etarra les descerrajó nueve tiros.

En la plaza del pueblo
El capitán de la Policía Nacional Basilio Altuna presenciaba unos bailes en la plaza de Erenchun (Álava), cuando un terrorista le disparó en la cabeza. Huyó entre el gentío y nunca se le identificó.
El alcalde incómodo

ETA tenía en su punto de mira al alcalde de Bedia (Vizcaya) Luis María Uriarte por no poner la ikurriña. Cuando ya había dejado el cargo, en septiembre de 1979, los terroristas lograron su objetivo. Los tribunales nunca han logrado el suyo.

El periodista Portell
El periodista José María Portell salió de su casa, en Portugalete, a la nueve de la mañana en su último día antes de las vacaciones. El director de «La Hoja del Lunes» apenas había recorrido unos metros desde el portal de su vivienda para coger el coche cuando lo tirotearon. ETA militar reivindicó un crimen impune.

Guardia civil jubilado
El subteniente de la Guardia Civil Juvenal Villafañe, de 78 años, ya jubilado, murió con el estallido de la bomba lapa que adosaron a los bajos de su coche, en Andoain (Guipúzcoa). Padre de tres hijas, la violencia de la explosión le destrozó la parte inferior del cuerpo y arrojó el resto a la calzada. La víspera, Jon Idígoras (Herri Batasuna) había amenazado con más atentados. El crimen prescribió sin autor conocido.

Un matrimonio, dos niñas huérfanas
Miguel Paredes, de 33 años, y Elena Moreno, de 30, fueron asesinados a la salida de un bar en San Sebastián. ETA dejó huérfanas a dos niñas de 5 y 7 años y calumnió a sus padres relacionándolos con las drogas. Esto se investigó más que el atentado en sí.

Las perlas de Sabino Arana, pilar ideológico del separatismo vasco
Yolanda Couceiro Morín latribunadelpaisvasco.com 13 Enero 2017

Cuando el PNV, partido fundado por Sabino Arana Goiri, celebró el centenario de su muerte, el PP de Bilbao consideró necesario recordar que su pensamiento se caracterizó por ser racista, xenófobo y etnicista. Las citas escogidas proceden de los periódicos y revistas en los que difundió su ideario, como Bizkaitarra, Baserritarra y La Patria.

Bizkaitarra, nº 29:
El bizkaino es de andar apuesto y varonil; el español o no sabe andar, o si es apuesto, es tipo femenino.

Bizkaitarra, nº 19:
Es preciso aislarnos de los maketos. De otro modo, aquí en esta tierra que pisamos, no es posible trabajar por la gloria de Dios.

La Patria, nº 39:
Nosotros, los vascos, evitemos el mortal contagio, mantengamos firme la fe de nuestros antepasados y la seria religiosidad que nos distingue, y purifiquemos nuestras costumbres, antes tan sanas y ejemplares, hoy tan infestadas y a punto de corromperse por la influencia de los venidos de fuera.

Bizkaitarra, nº 6 bis:
Conste que desde luego que de ese roce del maketo con el bizkaino solo brotan en este país irreligiosidad e inmoralidad. Eso lo demuestran los hechos y se explica perfectamente.

Bizkaitarra, nº 10.:
Ya hemos indicado, por otra parte, que el favorecer la irrupción de los maketos es fomentar la inmoralidad en nuestro país; porque si es cierto que las costumbres de nuestro Pueblo han degenerado notablemente en esta época, débese sin duda alguna a la espantosa invasión de los maketos, que traen consigo la blasfemia y la inmoralidad.

Bizkaitarra, nº 16:
Nosotros odiamos a España con nuestra alma, mientras tenga oprimida a nuestra Patria con las cadenas de la esclavitud. No hay odio que sea proporcionado a la enorme injusticia que con nosotros ha consumado el hijo del romano. No hay odio con que puedan pagarse los innumerables daños que nos causan los largos años de dominación.

Bizkaitarra, nº 22:
Nosotros a ningún maketo, a ningún españolista odiamos tanto como al español o españolista que, conociendo de alguna manera la historia de Bizkaya, se la da falseada, adulterada y españolizada al pueblo bizkaino, para servirse de él en provecho de algún partido español.

Bizkaitarra, nº 4.:
Ese camino del odio al maketismo es mucho más directo y seguro que el que llevan los que se dicen amantes de los Fueros, pero no sienten rencor hacia el invasor.

Bizkaitarra, nº 22:
¡Cuándo llegaran todos los bizkainos a mirar como enemigos suyos a todos los que les hermanan con los que son extranjeros y enemigos naturales suyos!

Bizkaitarra, nº 21:
Les aterra oír que a los maketos se les debe despachar de los pueblos a pedradas. ¡Ah, la gente amiga de la paz! Es la mas digna del odio de los patriotas.

Bizkaitarra, nº 28:
Cuando el pueblo español se alzo en armas contra el agareno invasor y regó su suelo con sangre musulmana para expulsarlo, obro con caridad. Pues el nacionalismo bizkaino se funda en la misma caridad.

Bizcaitarra, nº 27:
Gran numero de ellos parece testimonio irrecusable de la teoría de Darwin, pues más que hombres semejan simios poco menos bestias que el gorila: no busquéis en sus rostros la expresión de la inteligencia humana ni de virtud alguna; su mirada solo revela idiotismo y brutalidad.

Bizkaitarra, nº 1:
Antiliberal y antiespañol es lo que todo bizkaino debe ser.

Bizakaitarra, nº 27:
En pueblos tan degenerados como el maketo y maketizado, resulta el sufragio universal un verdadero crimen, un suicidio.

Baserritarra, nº 11:
El roce de nuestro pueblo con el español causa inmediata y necesariamente en nuestra raza ignorancia y extravío de inteligencia, debilidad y corrupción de corazón.

Bizkaitarra, nº 29:
La fisionomía del bizkaino es inteligente y noble; la del español inexpresiva y adusta. El bizkaino es nervudo y ágil; el español es flojo y torpe. El bizkaino es inteligente y hábil para toda clase de trabajos; el español es corto de inteligencia y carece de maña para los trabajos más sencillos. Preguntadselo a cualquier contratista de obras, y sabréis que un bizkaino hace en igual tiempo tanto como tres maketos juntos.

Bizkaitarra, nº 29:
El bizkaino es laborioso; el español perezoso y vago.

Bizkaitarra, nº 29.:
El bizkaino degenera en carácter si roza con el extraño; el español necesita de cuando en cuando una invasión extranjera que lo civilice.

Bizkaitarra, nº 29:
Oídle hablar a un bizkaino, y escuchareis la más eufórica, moral y culta de las lenguas; oidle a un español, y si solo le oís rebuznar, podéis estar satisfechos, pues el asno no profiere voces indecentes ni blasfemias.

Baserritarra, nº 11:
Entre él cumulo de terribles desgracias que afligen a nuestra amada Patria, ninguna tan terrible y aflictiva, juzgada en sí misma cada una de ellas, como el roce de sus hijos como el roce con los hijos de la nación española.

Baserritarra, nº 8.
Muchos son los euskerianos que no saben euskera. Malo es esto. Son varios los que lo saben. Esto es peor. Gran daño hacen a la patria cien maketos que no saben euzkera. Mayor es el que le hace solo maketo que lo sepa. Para el corazón de la Patria, cada vasco que no sabe euzkera es una espina; dos espinas cada vasco que lo sabe y no es patriota; tres espinas cada español que habla euzkera.

Bizkaitarra, nº 11:
Etnográficamente hay diferencia entre ser español y ser euskeriano, la raza euskeriana es sustancialmente distinta a la raza española.

Bizkaitarra, nº 4:
Si fuese moralmente posible una Bizcaya foral y euzkeldun, pero con raza maketa, su realizacion seria la cosa más odiosa del mundo, la más rastrera aberración de un pueblo.

Bizkaitarra, nº 31:
¡Ya lo sabéis, Euzkeldunes, para amar el Euzkera tenéis que odiar a España!

Baserritarra, nº 11:
Si hubieran estudiado una miaja de Geografía política y hubiesen tenido una apizca de sentido común, sabrían que al norte de Marruecos hay un pueblo cuyos bailes peculiares son indecentes hasta la fetidez, y que otro al norte de este segundo pueblo hay otro cuyas danzas son honestas y decorosas hasta la perfección; y entonces les chocaría que el alcalde de un pueblo euskeriano prohibiese bailar al uso maketo, como es hacerlo abrazado a la pareja, para restaurar en su lugar el baile nacional de Euskeria.

Baserritarra, nº 4:
Morir por la patria, como por la patria se entienda no un pedazo de este planeta que llamamos Tierra, ni un grupo físico de estos habitantes suyos que llamamos hombres considerado solo en orden a su bienestar material, sino la sociedad, pueblo, nación, o gran familia a que por naturaleza pertenezca uno, constituida y organizada en orden al santo fin de toda sociedad de hombres: no es morir por causa mundana, sino morir por dios, fin ultimo de todas las cosas.

Bizkaitarra, nº 19:
Con esa invasión maketa,... la impiedad, todo genero de inmoralidad, la blasfemia, el crimen, el libre pensamiento, la incredulidad, el socialismo, el anarquismo... todo es obra suya.

La Patria, nº 18:
Que el obrero catalán se lance en brazos del socialismo o del anarquismo, no puede sorprendernos. Pero que los jóvenes vascos busquen en las promesas de gente invasora...

Baserritarra, nº 5:
Lo que es realmente extraño es que haya un solo obrero euskeriano entre los socialistas... ¿Por qué los obreros euskerianos no se asocian entre si separándose completamente de los maketos y excluyéndolos en absoluto?

Bizkaitarra, nº 101:
Cien vidas que tuviera, cien padres, cien madres, cien hermanos, cien esposas y cien hijos, ahora mismo los daría todos, si de ello se siguiera la salvación de mi patria.

Bizkaitarra, nº 15:
Dichosos aquellos antepasados nuestros que perdieron su vida por mantener incólume la independencia de Bizkaya.

Bizkaitarra, nº 15:
Ningún bizkaino digno de este nombre podría ya vivir en su patria, si no tuviese la esperanza de vengarla algún día.

El juez pide que se reabra la investigación de un atentado de ETA de 1979
El atentado tuvo lugar el 6 de enero de 1979 en Villafranca, cuando el guardia civil Antonio Ramírez Gallardo y su novia Hortensia González fueron tiroteados.
larazón.es 13 Enero 2017

El juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno ha reabierto la investigación de un atentado perpetrado por ETA en 1979 en Villafranca (Guipúzcoa) en el que murieron un guardia civil y su pareja, y ha pedido a la Policía y a la Guardia Civil que le informen sobre sus posibles autores.

En un auto, Moreno acuerda la reapertura de la causa a instancia de la Fiscalía y de la acusación particular ejercida por la hermana de la mujer que resultó asesinada.

El atentado tuvo lugar el 6 de enero de 1979 en la calle Jardines de Beasain del municipio guipuzcoano, cuando el guardia civil Antonio Ramírez Gallardo y su novia Hortensia González fueron tiroteados mientras paseaban, lo que les causó la muerte.

La Fiscalía ha informado ahora a favor de la reapertura, alegando que es posible porque se desconoce si está prescrito el delito de integración en banda terrorista que se imputaría a los autores.

El plazo de prescripción de ese delito, indica el fiscal, empieza a contar desde que el etarra en cuestión deja la banda y en este caso, al no saberse los autores, tampoco se puede saber si ha transcurrido el plazo o no.

Considera además que los delitos de integración y de asesinato que se dan en este atentado "no pueden separarse" porque "forman una conexión natural, intima e indestructible al tener un único proyecto", por lo que ambos estarían vigentes si no se demuestra su prescripción.

En vista de este informe de la Fiscalía, el juez ha ordenado a la Comisaría General de Información del Cuerpo Nacional de Policía y al Servicio de Información de la Guardia Civil que elaboren sendos informes respecto a la autoría del ataque terrorista.

Este atentado es uno de los numerosos ataques de ETA que están aún sin resolver. Según el estudio "Los derechos de las víctimas de ETA. Su Situación actual" elaborado en 2015 por encargo del Congreso, aún hay 377 crímenes de ETA de los que no se ha encontrado autor.

La petición de reapertura partió de la Fundación Villacisneros, que el año pasado pidió la investigación de cuatro casos sin resolver.

Su presidente, Íñigo Gómez-Pineda, ha explicado a Efe que esta decisión judicial supone una esperanza para los familiares de la víctimas, cuando prácticamente un 40 % de los asesinatos de ETA "han quedado impunes".
 


Recortes de Prensa   Página Inicial