AGLI Recortes de Prensa    Sábado 14  Enero 2017

El círculo vicioso de Montoro
EDITORIAL Libertad Digital 14 Enero 2017

Si "impuestos altos, déficit y deuda son lo contrario del círculo virtuoso", tal y como acertadamente advertía el expresidente del Gobierno José María Aznar, la combinación de estos tres factores dan como resultado un círculo vicioso a nivel presupuestario y económico, cuya consecución, por desgracia, ha sido obra del actual ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. Su comparecencia en el Congreso el pasado jueves para explicar los objetivos y estimaciones generales de cara al presente ejercicio presupuestario demostró, una vez más, la absoluta desidia, falsedad e irresponsabilidad con la que ha actuado el Gobierno de Mariano Rajoy en esta materia.

A pesar de reconocer que España afronta este año el mayor ajuste fiscal de la legislatura, puesto que tiene que reducir el déficit en cerca de 17.000 millones de euros para cumplir el objetivo del 3,1% del PIB acordado con Bruselas, Montoro no anunció ni una sola medida para acometer tan ardua tarea, dejando todo al albur de una favorable coyuntura económica cuya evolución es imposible de predecir. En este sentido, el ministro de Hacienda se limitó a señalar que el gasto público subirá, aunque a un ritmo inferior al del crecimiento económico previsto, y que la recaudación registrará un nuevo récord histórico gracias al avance del PIB. La combinación de ambos factores recortará el déficit de forma automática hasta el límite establecido.

Este diagnóstico, sin embargo, yerra en varios puntos. En primer lugar, que la evolución de los ingresos fiscales, al igual que la del propio crecimiento, es imprevisible y, por tanto, incontrolable. Son muchos los factores inesperados que pueden surgir a lo largo del año con capacidad suficiente para truncar las estimaciones del Gobierno. En segundo lugar, que el aumento del gasto público agrava la peligrosa burbuja estatal que todavía sufre el país, impidiendo con ello la eliminación de gasto público inútil y la necesaria reestructuración de organismos y servicios para mejorar la eficiencia de la Administración. Y, por último, que confiar la reducción del agujero fiscal a la mera coyuntura se traduce en un aumento del déficit estructural, de modo que la solvencia del Estado volvería a estar en riesgo en caso de que surjan nuevas dificultades económicas.

Lo más grave, sin embargo, no es que Montoro se acomode en esta peligrosa complacencia, sino que haya optado por la senda incorrecta de impuestos, déficit y deuda que ya en su día inauguró Zapatero para tratar de combatir la crisis. El Gobierno de Rajoy ha aplicado la mayor subida fiscal de la democracia para evitar, en la medida de lo posible, los impopulares, aunque necesarios, recortes que precisaba, y aún precisa, la Administración Pública. Estos aumentos fiscales han erosionado la capacidad de ahorro e inversión de las familias y empresas españolas, lastrando con ello el crecimiento potencial del país. Y puesto que el gasto no se ha reducido con respecto a los niveles de burbuja, España se sitúa ya a la cabeza del déficit en la zona euro, mientras que la deuda pública supera el 100% del PIB, la cifra más alta del último siglo.

Toda la atención presupuestaria del PP se ha centrado en presionar a Bruselas para negociar al alza, una y otra vez, los objetivos de déficit para poder decir que cumplía, y lo peor de todo es que ni así ha logrado alcanzar los umbrales fijados. En definitiva, impuestos altos, déficit elevado y deuda desorbitada, una fórmula que lo único que garantiza es menos crecimiento, menos empleo y futuras tensiones financieras en caso de nuevas tormentas.

Pagar, pagar y seguir pagando
Isabel San Sebastián ABC 14 Enero 2017

Nos guste o no, el horizonte de los españoles para este 2017 es pagar, pagar y seguir pagando los excesos de una Administración incapaz de apretarse el cinturón. Ser esquilmados mediante políticas fiscales confiscatorias. Asistir, impotentes, a nuestro propio expolio, que la ministra de Sanidad amenaza con agravar por el procedimiento de imponer un nuevo impuesto a la enfermedad del pensionista «rico»; esto es, del que se haya dado el «lujo» de cotizar durante toda una vida laboral para cobrar, una vez jubilado, más de 30.000 euros anuales.

Acierta plenamente el expresidente Aznar cuando señala que impuestos altos (nunca en la historia democrática habíamos pagado tanto), deuda disparada (más del cien por cien del PIB) y déficit incontrolado son lo opuesto a un círculo virtuoso de recuperación económica. Es más; son lo opuesto a lo que predicaba el PP desde la oposición, cuando Mariano Rajoy repetía una y otra vez, con buen criterio, eso de que «no podemos vivir por encima de nuestras posibilidades». Aquel mantra, lanzado en cada debate a la cara de un Zapatero culpable de arrastrarnos con sus errores a la crisis más grave conocida en décadas, auguraba un viraje de ciento ochenta grados en la forma de administrar los dineros públicos. Pero el augurio se quedó en eso, una promesa hueca, y la realidad es que seguimos viviendo a crédito, muy por encima de lo que podemos permitirnos y recomendaría la más elemental prudencia, sin otra receta que dar vueltas y más vueltas de tuerca a las cantidades sustraídas de nuestros bolsillos a través de exacciones diversas.

El globo sonda lanzado por Dolors Montserrat en una emisora de radio catalana, rápidamente matizado, es un paso más en la mala dirección. La confirmación de que, lejos de plantearse reducciones del gasto, el Gobierno está pensando en la forma de ordeñarnos un poco más a fin de mantener abierto el agujero de su mano. Ahora se trata de hacer «progresivo» también el copago farmacéutico, como si no lo fuera ya suficientemente el IRPF que tributan los pensionistas. Señalar a los «ricos» siempre resulta más popular que meter la tijera a los presupuestos, especialmente en este contexto de pugna por ver qué partido consigue el premio gordo a la demagogia. De ahí que hace unos meses el ministro Montoro ampliara el margen otorgado a las comunidades autónomas para pasarse con los números rojos, del 0,3 al 0,7 por ciento, en un país que destaca en el marco de la OCDE por ser el que mejor paga a sus funcionarios en relación con los menguantes sueldos vigentes en el sector privado: 30.000 euros al año de media frente a 20.000. Nada permite prever que en la próxima reunión destinada a tratar la financiación autonómica vaya a corregirse el rumbo. La pólvora del rey constituye una munición electoral inagotable para los encargados de repartirla, siempre prestos al derroche bajo la máxima de «el que venga detrás, que arree». A ellos lo que les importa es ganar sus elecciones. Los demás, desarmados, vamos «arreando» a escote.

Pues bien, dado que se trata de estrujar un poco más a las clases medias, condenadas a cargar sobre sus espaldas todo el peso de unas políticas basadas en la irresponsabilidad, ahí van algunas ideas: Que los «ricos», a saber, quienes sostienen con su trabajo todo el tinglado administrativo que encarece hasta lo insoportable la gestión del estado del bienestar, paguen también más por las multas de tráfico, la retirada de las basuras, el billete de autobús o la matrícula en la universidad. Que les cobren por ir al médico, por existir, por respirar. Hasta que no quede ni uno.

Cuanto más conozco a los castellanohablantes, más quiero a mi perro
Jesús Laínz Libertad Digital  14 Enero 2017

Acaba de admitir Josep Piqué en una entrevista concedida a El Mundo que los gobiernos españoles, incluido aquél del que él fue ministro, llevan mucho tiempo equivocándose con Cataluña. ¡A buenas horas, mangas verdes!

Según Piqué, lo importante en la llamada construcción nacional impulsada por Pujol no ha sido la lengua, sino la utilización del sistema educativo para el adoctrinamiento de los niños. Esto último es muy cierto, tanto que ha sido denunciado a lo largo de cuatro décadas por infinidad de personas y entidades sin que los políticos, de ningún partido, les hayan prestado atención jamás. Pues para los políticos, esa casta de mediocres engreídos, sólo cuentan las palabras de otros políticos. Como si solamente de los cargos salidos de la urnas pudieran emanar opiniones dignas de consideración.

Lamenta también Piqué que ningún gobierno haya dado el combate ideológico y la respuesta legal que exigían las acciones de los sucesivos gobiernos separatistas. Tiene razón de nuevo. Pero si la ausencia de combate ideológico es de idiotas, la ausencia de respuesta legal es de delincuentes. ¿No juró Piqué, y todo el gobierno del que formó parte, y todos los gobiernos anteriores y posteriores, cumplir y hacer cumplir la Constitución y el ordenamiento jurídico?

Pero, retomando la frase sobre la importancia de la educación y la no importancia de la lengua, no nos queda más remedio que quitarle la razón a Josep Piqué y dársela a Jordi Pujol, el político más inteligente y taimado que ha dado España en el último medio siglo. Pues bien claro lo dejó en la conversación con el ministro socialista Francisco Fernández Ordóñez recogida por José Bono en sus memorias:

La independencia es cuestión de futuro, de la próxima generación, de nuestros hijos. Por eso, los de la actual generación tenemos que preparar el camino con tres asuntos básicos: el idioma, la bandera y la enseñanza.

Idioma, bandera y enseñanza: tres terrenos de juego en los que los separatistas llevan cuarenta años marcando miles de goles a puerta vacía por incomparecencia del adversario.

Pero ¿de dónde viene tanto interés por extirpar una de las dos lenguas que hablan los catalanes desde hace muchos siglos? ¿Por qué tienen los supuestos defensores de las esencias catalanas tanto afán en atentar contra la misma entraña de Cataluña eliminando la lengua en la que escribieron Boscán, Capmany, Aribau, Balmes, Pi y Margall, Milá y cientos más de escritores catalanes pasados y presentes, como Marsé, Matute, Salisachs, Mendoza, Falcones, Cercas, Vila-Matas, Ruiz Zafón, Regàs, Argullol, Goytisolo, Azúa… y en la que hablan hoy millones de catalanes?

La respuesta es fácil: porque los separatistas, anticuadísimos seguidores de la decimonónica idea de que una lengua es igual a una nación (bastaría recordar las aproximadamente 6.900 lenguas habladas en los 193 países sentados en la ONU para darse cuenta del disparate), están convencidos de que cuanto menos lengua española se hable en Cataluña, más nación será ésta.

Ahí nace el odio. Nadie mejor para explicarlo que el padre de la criatura, Enric Prat de la Riba, en sus inmortales líneas sobre la "monstruosa bifurcación" del alma catalana –es de suponer que similar a la del Dr. Jekyll y Mr. Hyde– que había que curar mediante un "proceso de nacionalización" movido por "el odio". Y uno de los elementos claves de esa bifurcación espiritual es, naturalmente, esa "irreductible diferencia que separa a Castilla y Cataluña" y que "según decía san Agustín (…) nos hace preferir a la compañía de un extranjero la de nuestro perro, que al fin y al cabo, más o menos, nos entiende: les separa la lengua".

Habrá que deducir, por lo tanto, que el padre de la nación catalana prefería la compañía de un perro a la de un castellanohablante, con el que, al parecer, no habría podido entenderse ni con gestos. No le hicieron demasiado caso en la Generalidad al redactar en 2012 las instrucciones a los médicos para que intentaran comunicarse con sus pacientes castellanohablantes mediante gestos mejor que mediante la lengua ésa que provoca bifurcaciones ectoplásmicas.

Medio siglo después de Prat, mosén Armengou, uno de los padrinos ideológicos de Pujol tras haber salvado el pellejo sumándose al alzamiento del 18 de Julio, escribió que no son catalanes los catalanes "que rechazan la catalanidad y sus consecuencias". La primera de ellas, evidentemente, "no consentir que ningún catalán hable otra lengua que la catalana". Y mucho ojo, pues incumplir este mandamiento tiene consecuencias zoológicas:

Los zorros y los sapos de nuestro país también han nacido en Cataluña y no decimos que sean catalanes. Pertenecen a la fauna mundial. Estos catalanes circunstanciales tampoco son catalanes. Pertenecen a la fauna española.

No puede estar más claro: la lengua no como medio de comunicación, sino como medio de incomunicación y de agitación del odio.

Se dice que los del partido gobernante están preparando una nueva subida de enaguas en asuntos lingüísticos para saciar a los insaciables separatistas. Del PSOE mejor no hablar, pues ha demostrado mil veces su complicidad en la extirpación de la lengua española en Cataluña. Y aumentan las voces que lamentan que Ciudadanos haya abandonado la trinchera de la libertad lingüística.

¿Habrá algún día algún político español capaz de darse cuenta de todo esto? ¿Harán falta más argumentos y más datos que los que desde hace décadas se han esgrimido en un millón de ocasiones? ¿Cómo habrán de explicárselo quienes sufren diariamente el apartheid lingüístico en Cataluña? ¿Ladrando?

www.jesuslainz.es

¿La derecha se rompe?
Jorge Vilches  vozpopuli.com 14 Enero 2017

El mandato de Mariano Rajoy en el PP ha adelgazado el partido, haciéndolo más uniforme, sin tendencias ni aquel pluralismo que le dio Aznar en 1990. La etiqueta de “liberal-conservador” era tan laxa en la época aznarista que permitía la convivencia de varias familias, desde los democristianos –el ala derecha de la socialdemocracia- hasta los liberales clásicos. Todo esto quedó bajo el extraño concepto de “centro reformista”, que viene a ser la unión de dos palabras que en filosofía política no significan nada, pero que son útiles para flotar en la vida pública.

El inicio de la era Rajoy en 2004 empezó mal, con una derrota en las urnas tras un atentado en Madrid y la toma de las calles por la oposición. La primera legislatura de Zapatero, quien puso los pilares del populismo socialista con su demagogia y política de enfrentamiento, facilitó la elección de la táctica opositora del PP de Mariano: un discurso basado en principios políticos, como la libertad y la unidad nacional, el adelgazamiento fiscal del Estado, y la movilización popular. Se trataba de plantar cara como en los años noventa: encauzar la protesta y la ilusión construyendo un mensaje económico, social, cultural y político distinto, que se viera alternativo al zapaterista. No funcionó. El PSOE de Zapatero consiguió reunir en 2008 a todo el voto de la izquierda, emocionado por la resurrección de un guerrismo actualizado, de una idea de cambiar España de manera que no la iba a reconocer ni la madre que la parió.

El marianismo adoptó otra táctica: desprenderse de aquello que supusiera enfrentamiento, tanto personas como principios –lo hizo Aznar en su día-, y resaltar la buena gestión como seña de identidad. Así, entre 2008 y 2011, el globo del PP de Rajoy fue echando lastre y subiendo en las encuestas, en buena medida gracias al desastre del gobierno de Zapatero. Desembarazado de lo que en su opinión eran obstáculos para llegar al poder, ganó las elecciones de 2011. Lógicamente, desde el poder pudo repartir cargos y presupuestos, colocar a los suyos, y modelar el partido a su gusto; nada que no se haya hecho siempre y en cualquier lugar del planeta. Sin embargo, logrado el objetivo, que es conseguir y mantener el poder, el camino ha quedado lleno de cadáveres. La transición del aznarismo al marianismo se ha hecho con muchas dificultades, y con bastantes tropiezos electorales que han permitido aflorar las críticas.

Es improbable que Aznar, con su divorciada FAES, monte un partido que recupere al PP de los noventa, pero el mero rumor no aventura nada bueno. Dejando a un lado que los aznaristas podían haber encauzado su proyecto dentro del PP y en el próximo Congreso del partido, las posibilidades de éxito de una opción política de este tipo serían muy pocas.

El ejemplo francés no sirve. El gaullismo supuso la unificación de la derecha fundada en los principios republicanos, el patriotismo y la tradición cultural. Esos pilares son inalterables, y cualquier proyecto político que surja de su seno será más o menos liberal o conservador, pero siempre gaullista. Así lo hemos visto con Sarkozy, Juppé y Fillon, en una flexibilidad superficial, que no de fondo, que les permite afrontar nuevos retos, como es la competición con el Frente Nacional. En España es otra cosa. Un nuevo partido de la derecha solo tiene dos caminos, visto el fracaso de otras opciones que intentaron rectificar el marianismo: el populismo nacionalista o el liberalismo.

La construcción de un discurso nacional, de reconstrucción de la comunidad española, tradicional, defensora de sus costumbres, símbolos e instituciones, con visos de éxito electoral, de llegar al poder, como en Francia, no es hoy posible aquí, para bien y para mal. No existe un nacionalismo español como parte de la cultura política general. Ese populismo nacionalista que sí funciona en Cataluña, donde la educación y los medios de comunicación adoctrinan constantemente desde hace cuarenta años sobre las excelencias y superioridad de su nación, no es posible en el resto de España. Esto no significa que no tuviera repercusión en las urnas, sino que no sería nunca mayoritario.

Por otro lado, la creación de un partido con un discurso liberal, sin adjetivos, tampoco funcionaría. La fortaleza del consenso socialdemócrata, la infantilización de la sociedad, la sentimentalización de la política, el miedo a las consecuencias de la libertad y el ansia de un Estado protector que evite el fracaso o las dificultades individuales, están tan arraigadas en España que solo una campaña a largo plazo, con una estrategia de comunicación eficiente, y la adopción de los métodos de los movimientos sociales, podría dar alguna posibilidad. Hasta ahora esto no ha existido, y el inmediatismo de la clase política destierra toda esperanza de que se haga.

La única posibilidad de la derecha en España es la unidad, el dar las batallas dentro del PP, ya sean filosóficas, ideológicas, o económicas, incluso las de liderazgo y modelo organizativo. No voy a poner ejemplos de fracasos recientes, solo recordar que la división del Partido Conservador de Maura y Dato a principios del siglo XX facilitó el gobierno de la izquierda, el crecimiento de los antisistema, el desprecio a la democracia liberal y al parlamentarismo, el gusto por las dictaduras, o la adopción de la violencia como expresión política entre otras lindezas. Esto lo sabe el aznarismo, que prefiere ser cola de león, a cabeza de ratón. Y es que la teoría del mal menor es la certeza del que ha visto muchos árboles caer, y ha entendido la historia contemporánea de Europa.

Aznar y la negación de la política
En la medida en que se piense que la política deba reducirse a ser un mero disfraz y halago del poder, Aznar estará meando fuera del tiesto.
José Luis González Quirós  vozpopuli.com 14 Enero 2017

El aprecio a los políticos no suele ser muy grande ni siquiera cuando los políticos lo son, de forma que puede imaginarse a lo que llega cuando los políticos no pueden, ni siquiera, intentar serlo. Como sabe cualquiera que haya estudiado un poco de historia, la grandeza de los políticos se mide en términos de la aventura histórica que han propuesto, y eso se ha convertido en un proyecto muy difícil en un momento, como el actual, en el que son multitud los que creen que todas las perspectivas se han cerrado, y solo cabe una administración discreta de las cosas públicas tratando de evitar que se nos venga encima el ruinoso edificio de una deuda pública inasumible, del gigantismo estéril de las administraciones, y nos llegue el abatimiento general cuando la gente acabe por caer en la cuenta de que los poderes públicos nos están esquilmando sin que nadie pueda explicarle claramente los beneficios específicos de ese latrocinio.

Rajoy representa un caso admirable de ejecución de esa política miedosa y puramente adaptativa que se nutre de un escepticismo feroz frente a cualquier clase de ideales, del miedo a que “otros” lo podrían hacer insoportablemente peor, y de la esperanza, bastante vana, en que el conjunto del tinglado aguante, dado que estamos metidos en un escenario, el europeo, en el que el riesgo de perderlo todo puede servir para consentir los vicios e ineficiencias de los socios que más torpemente ejecutan sus políticas nacionales.

La condena del liberalismo como pecado político
A Rajoy se le puede reprochar muchas cosas, pero no que haya sido inconsecuente con esa forma de entender la política, con el arte de sobrevivir sin nada que ofrecer a cambio. Desde el Congreso de Valencia ha dejado claro que su partido no podría ser otra cosa que un guiso destinado a perpetuar la política del conformismo ideológico con el esquema socialdemócrata, y de ahí que expulsara nominalmente a cualesquiera que pretendieran atenerse a otra doctrina. Rajoy está convencido de que el destino de la derecha se reduce a administrar con cierta parsimonia el legado doctrinal de la izquierda, y a hacerlo sin que le tiemble el pulso a Montoro, un personaje que ha llevado a cabo la mayor, y la más inútil, subida de impuestos de la democracia, que ha provocado el déficit más alto de la zona euro, y que ha elevado las cifras de la deuda pública española a cotas que habrían constituido una pesadilla para cualquiera de los anteriores ministros de hacienda de España.

El precio que el PP ha debido pagar por esta conversión en una izquierda avejentada y timorata ha sido altísimo, y solo se ha podido hacer efectivo convirtiendo al PP en una sombra de lo que fue, sepultando en el pasado, que a nada que se pueda se ensucia un poco más, a un partido que fue capaz de presentar una batalla finalmente victoriosa al felipismo de los noventa. Esto ha convertido al PP en una organización política que solo puede tratar de sobrevivir convirtiendo el absoluto falseamiento de sus principios nominales en una continua ceremonia de la confusión, una conversión que ya ha llegado a su extremo, desde el punto de vista ideológico, hasta el punto de que los socialistas más avispados se han convertido en los verdaderos tifosi de Rajoy, pero que todavía no ha mostrado hasta qué punto podrá resistir los embates de una izquierda a la que el travestismo rajoyano condena a la radicalización.

El papel de Aznar
La aparición de Aznar en la escena representa el intento de evitar que muera del todo el legado liberal, con todos los matices del caso, que supo enarbolar con éxito en el 96. No creo que Aznar se engañe acerca de la compatibilidad entre ese proyecto y el camino a ninguna parte al que se está llevando al PP. Como es lógico, el PP de Rajoy no ha renunciado a disfrazarse de moderación y de centrismo, dos de las ideas que sirvieron a Aznar apara arrinconar el camino errado del fraguismo, pero lo hace al precio de condenar como derecha extrema cualquier intento de enarbolar ideas distintas a las del manual de supervivencia personal en que Rajoy ha convertido el supuesto ideario político del PP que preside, y, muy en la línea de la España alegre y faldicorta, confundiendo la necesaria renovación de su ideario con contratar algunas caras juveniles para que vendan lo que es políticamente indigerible.

Si Aznar no abandona la senda emprendida, le espera un auténtico calvario. A diferencia de la actitud frente a Rajoy, al que consideran con extrema benevolencia, la izquierda realmente existente considera que Aznar es un réprobo contra el que valdrá cualquier clase de acusación, incluida la de haber matado a Manolete, y es claro que les va a faltar munición, porque a diferencia de Rajoy, casi exclusivamente dedicado a la supervivencia, Aznar no tuvo un proyecto personal sino político, y eso, que es lo que ahora tratará de poner de nuevo en píe, no puede hacerse sin dolor y sin pisar minas. Pero no solo le apedrearán sus enemigos, que le conocen bien y le temen, sino que sus supuestos herederos tendrán enorme interés en enterrarle definitivamente, y buscarán diversa munición, con el regocijo de la izquierda, en todos y cada uno de los Ministerios a su disposición. Cuando alguien teme ser desenmascarado, su crueldad puede ser ilimitada.

¿Cabe una derecha liberal?
En el mundo contemporáneo, la política se ha convertido en una actividad sospechosa precisamente en la medida en que se ha propuesto una tarea casi imposible, la de representar de manera unitaria la realidad dividida de unas sociedades en cambio continuo. A grandes rasgos cabían dos soluciones a esa imposibilidad, la liberal, dejar que la sociedad marche a su aire y utilizar las instituciones de manera moderada, y la estatista, acabar convirtiendo a los gobiernos en los ejecutores de una gigantesca ingeniería social que contase con el apoyo de mayorías políticas y que se pudiese presentar como un camino de progreso. En Europa la corriente liberal quedó muy seriamente dañada y apenas ha tenido oportunidades, mientras que la corriente colectivista ha ido haciéndose cada vez más nítidamente con el panorama, de forma que la discusión entre derechas e izquierdas ha solido reducirse a una cuestión de ritmo, porque el objetivo de fondo no se ha puesto nunca en duda por casi nadie. Es lo que se ha llamado consenso socialdemócrata y, ahora mismo, representa una opción que se enfrenta a graves dificultades de principio, como sabe cualquier persona medianamente avisada.

Pese a ello, la posibilidad de que prenda una fuerza de inspiración liberal en España es escasa. Los que usurpan la posición que debiera tener una política liberal, presentarán cualquier atisbo de tal tendencia, por moderado y realista que sea, como un peligroso extremismo, siguiendo al pie de la letra el catecismo ideológico que le pretenden birlar a la izquierda, y amenazarán al que lo enarbole con el pecado contra el espíritu, aquel que no puede tener perdón, con facilitar el triunfo de la izquierda, como si fuera posible que un economista de izquierda le arrebate a Rajoy su récord confiscatorio.

No se trata sólo de esa dificultad, es que, además, en una mayoría muy amplia, el electorado conservador es miedoso y no ha sido jamás liberal, sino autoritario, proteccionista y estatista. De forma que queda pendiente una honda y extensa tarea doctrinal para evitar la disonancia política que reina en la derecha, pero esa es una tarea que Faes lleva haciendo desde hace tiempo, pese al ceñudo disgusto del núcleo rajoyano.

A su favor, hay, no obstante, todo un horizonte político, porque lo que en verdad ha llegado a su caricatura y ha sobrepasado cualquier clase de límites razonables es el estatismo burocratizado y ruinoso que padecemos los europeos, y señaladamente, los españoles sometidos al tormento de una multiplicación inaudita y ruinosa de administraciones públicas perfectamente inanes, y a la amenaza contra la unidad y la igualdad política que supone el separatismo nacionalista, al que Rajoy parece querer matar a besos.

En la medida en que se piense que la política deba reducirse a ser un mero disfraz y halago del poder, Aznar estará meando fuera del tiesto, pero si se cree que la política es una de las pocas cosas realmente ambiciosas que podemos hacer los seres humanos para enriquecer y ennoblecer la convivencia, lo que Aznar alienta tiene por delante un horizonte largo, atractivo, y muy difícil, y eso mismo hace que su mera posibilidad sirva para suscitar una enérgica esperanza.

Hasta nunca, Obama
Fernando Díaz Villanueva  vozpopuli.com 14 Enero 2017

Son pocos los momentos verdaderamente históricos que tenemos la ocasión de contemplar en el curso de nuestra vida. La toma de posesión de Donald Trump podría ser uno de ellos a poco que el protagonista se decida a transformar el juramento en una reivindicación propia y un alegato contra la era Obama que ahora termina.

Los norteamericanos tienen motivos para celebrar el final de una época marcada por una crisis cerrada en falso y en la que han resucitado fantasmas familiares que se creían enterrados desde hace décadas. Los Estados Unidos no hacen hoy honor a su nombre. No están unidos. El país se quebró en algún momento durante el segundo mandato de Obama. Una división profunda que cristalizó durante las pasadas elecciones en forma de dos candidaturas pésimas que no gustaban a casi nadie, pero que eran la expresión viva del abracadabrante legado que Barack Obama deja a su país.

Los americanos son hoy más pobres que hace ocho años, están más endeudados y dependen en mayor medida de las dádivas del Estado. Las denostadas élites financieras, por su parte, han prosperado como nunca antes. El Dow Jones está hoy muy por encima de los años más calientes de la burbuja inmobiliaria. Los lobos de Wall Street, el 1% que quitaba el sueño a los niños de aquella acampada frente a la Bolsa de Nueva York, nunca habían ganado tanto dinero como con Obama.

Las deportaciones de emigrantes han alcanzado un récord histórico. En estos ocho años se ha expulsado del país a 2,5 millones de personas. Con razón los críticos le llaman el “deportador en jefe”. Trump tendrá complicado superar el listón, y no solo ahí, también en todo lo relativo a la seguridad de la frontera sur. Bajo la presidencia de Obama la verja con México ha seguido creciendo, especialmente en sofisticación, sistemas de videovigilancia, sensores de movimiento y nuevas dotaciones para las patrullas fronterizas. Si Trump se decide finalmente a construir el célebre muro simplemente estará completando la obra de su antecesor en el cargo.

Entretanto Guantánamo sigue abierto y operativo al ciento por cien. Su nueva política en Medio Oriente, la que iba a traer la paz y la concordia a la región tras los funestos años de Bush, se ha sustanciado en una sangrienta e inacabable guerra civil en Siria e Irak. Estados Unidos ha perdido peso específico en el mundo. Rusia, un país cuyo PIB es similar al de España, le torea y condiciona hasta las mismas elecciones. Su economía se ha convertido en adicta a las emisiones de deuda del Tesoro y muchos norteamericanos de todo el espectro ideológico están asqueados de serlo. La tierra de los libres y hogar de los valientes nunca había criado tantos complejos de culpa como en el último y malhadado octenio. Para un presidente que decía traer la esperanza y el cambio para la gente común no parece desde luego el mejor de los registros.

Los años del obamato ni siquiera han conseguido que el país mejore su popularidad más allá de sus fronteras. El antiamericanismo sigue gozando de idéntica buena salud que en los tiempos de Bush, Clinton o Reagan. Ha crecido incluso en algunas regiones como Oriente Medio, China o ciertas partes de Europa del este. El mundo, por añadidura, es un lugar más inestable, más incierto y menos seguro de lo que lo era en 2008. A Estados Unidos le costó medio siglo convertirse en la cabeza del mundo libre. Si siguen por este camino en menos de medio siglo habrán dejado de serlo.

Pero el verdadero daño no es ese. La política exterior se puede revertir con mano izquierda, unas cuantas firmas y voluntad de prevalecer. La economía se arregla aplicando reformas sencillas que no tardan en surtir efecto. Ahí tenemos los reaganomics de los ochenta como evidencia empírica. Pero lo otro no. Cuando una sociedad cae enferma de resentimiento y se engolfa en interminables querellas mutuas el tratamiento es más complejo y la cura se demora en el tiempo. El obamismo ha cabalgado furioso sobre causas como la raza, el género, el ecologismo y el pacifismo de boquilla, ensayadas todas a modo de tanteo durante la última etapa de la era Clinton pero que felizmente naufragaron juntas el 11 de septiembre de 2001.

Lo ha hecho impregnándolo todo de una nauseabunda corrección política que, como el cáncer, se ha infiltrado en todos los tejidos de una sociedad antaño sana, confiada, vitalista y risueña. Los frutos de esta división premeditada de la sociedad entre buenos y malos, blancos y negros, mujeres y hombres, ángeles demócratas y demonios republicanos, presuntas víctimas y supuestos verdugos, los tenemos a la vista. Trump es la resulta final de estos ocho años de pose buenista atiborrada de ideas caducas y, además, letales para una sociedad de personas libres. No se le echará de menos. Ni ellos ni nosotros.

La inmigración de sustitución: cuando las Naciones Unidas y la Unión Europea organizan la desaparición de los pueblos
Yolanda Couceiro Morín latribunadelpaisvasco.com 14 Enero 2017

Recientemente esta noticia pasó relativamente desapercibida, donde se publicó a pesar de la prohibición, estadísticas “étnicas” en Europa: Londres está poblada en un 45% de población no autóctona, (inglés de pura sepa), Bruselas cuenta con el 76% de su población directa o indirectamente de la inmigración y la île-de-France (región francesa que cuenta con 11,6 millones de personas, más habitantes que Grecia, Bélgica o Suecia), cuenta que el 60% de los nacimientos son el resultado de las poblaciones no europeas.

Fuente: L’immigration de remplacement : quand l’ONU et l’UE organisent la disparition des peuples

Este proceso de rápida erosión de las poblaciones europeas de origen y su sustitución por los inmigrantes no viene de la nada. Esta política conducirá al desarrollo de la minoría de la población cristiana y tradicional de Europa, que se decidió en Nueva York (Naciones Unidas) y en Bruselas (UE).

La demografía europea resulta que, como se sabe, es una causa perdida, los pueblos originarios de Europa ya no tienen suficientes niños para renovar las generaciones. Esto es inevitable y la tendencia va en aumento de manera significativa. Por el contrario, las poblaciones de África y Asia experimentan sin precedentes un boom demográfico inversamente proporcional a su calidad de vida y a los recursos disponibles para la población local. En este estudio existe una doble fatalidad: virtual desaparición de algunos y el agotamiento y hacinamiento de los demás, y la ONU había encontrado la solución, explicándose minuciosamente en su “informe sobre las migraciones de reemplazo publicado por la División de Poblaciones de Naciones Unidas”.

Tomando nota del desequilibrio demográfico mundial dará lugar a una explosión de la población africana (multiplicado por 3 antes de fin de siglo) y la inducción de Asia a una pobreza aún mayor y crisis insalvable humana y ecológica, y las élites de las Naciones Unidas han elaborado un plan de la inmigración a Europa (y en otros países llamados desarrollados) que va a resolver un lado, la desaparición (o casi) de la población europea, así como aliviar la superpoblación del tercer mundo, que se ha vuelto tan grave como el declive demográfico del “viejo continente”.

Curiosamente, para los expertos, Estados Unidos es una excepción “demográfica”. Sin dar demasiadas explicaciones, dicen que Estados Unidos va a experimentar con la población interna, un ligero aumento de su población. Así que todo los “occidentales” no son iguales en términos de demografía, es al menos la opinión de la ONU. Por lo tanto, los EE.UU. no tienen necesidad de los inmigrantes. Ellos son “autosuficientes” demográficamente.

Por contra, para Europa, las cifras son de los menos edificantes: En el 2100, la población autóctona europea será menos de un tercio de la población de Europa (170 millones) frente a una abrumadora mayoría de inmigrantes o personas de origen inmigrantes (para un total de 520 millones de personas, casi la continuación de la población actual). Las Naciones Unidas decidieron “recomendar” cuotas de inmigración para el reemplazo de los europeos originarios que desaparecen mediante su demografía, que es el concepto de “reemplazo de población” que se está implementando. “Todos los países y regiones estudiados en este informe requerirán un flujo de inmigración para evitar que la población disminuya. Sin embargo, el nivel de la inmigración, en la experiencia pasado, es muy variable”. Para la Unión Europea, las tasas continuas de inmigración observadas en la década de 1990, era casi lo suficiente para evitar una disminución de la población total, mientras que para el conjunto de Europa entera, debe ser el doble de la tasa de inmigración observada en la década de 1990. (Extracto del informe de la ONU)

A finales de la década de 1990-2000, la ONU recomendó una “importación” de inmigrantes de 4,5 millones de personas cada año, sabiendo que la presente población de origen inmigrante ya “ayuda a los europeos de pura cepa” a mejorar su fertilidad. Curiosamente, la cifra aumentó en esta década a 13,5 millones de personas por año. A este paso, los mismos expertos predicen que para el año 2050 algunos países superarán el curso de la mitad (o casi) de la población de origen inmigrante. Esto significa que las grandes ciudades metropolitanas tendrán más cristianos que monumentos y cementerios. Estos serán los únicos lugares donde el “blanco” predominará en la mayoría.

Lejos de culpar a los inmigrantes, también es necesario como la Unión Europea ha empezado a poner en práctica su nueva política de inmigración llamado “seleccionada”. El proyecto “tarjeta azul” fue lanzada por la Comisión en 2007 y aprobada en 2009 (Directiva Europea 2009/050/CE). Se trata de un permiso de trabajo expedido a los residentes de un país no miembro de la UE, que les permite, en determinadas condiciones, venir de forma más fácil a trabajar en el territorio de la Unión.

“La tarjeta azul utiliza el sistema de inmigración selectiva, cuyo propósito es hacer de la inmigración a largo plazo más rentable para los objetivos de los países europeos. Está destinada solo para los trabajadores cualificados, lo que descarta la posibilidad de una inmigración asistida costosa para los estados y que genera un sentimiento xenófobo entre la población”.

Esta directiva ha sido particularmente criticada por las asociaciones para la protección de inmigrantes y por intelectuales africanos que ven una manifestación de un neocolonialismo en la “fuga de cerebros” que se organiza con desde los países menos desarrollados a los países occidentales. A continuación, extraen la materia gris como hicieron los países colonizadores con las materias primas.

Por lo tanto, la pregunta que surge es que la ventaja de la inmigración de reemplazo no beneficia ni a los inmigrantes ni al país de acogida, cuya población es muy desfavorable a la continuidad de la inmigración que a menudo se experimenta como una invasión o parafraseando lo que había dicho el presidente Putin, cuando afirmaba que se estaba dando la colonización de los colonos de sus antiguas colonias.

La ONU y la UE son instituciones supranacionales que están tomando decisiones colectivas después de presentar sus proyectos a un innumerables grupos de presión. Más allá de los sueños dulces de la ONU pensando en que la transferencia de cientos de millones de población salvarán el planeta, las principales organizaciones de apoyo a esta política eran las multinacionales, el lobby del petróleo, la minería, las agroalimentarias… una oligarquía que actúa por sus propios intereses financieros, donde poco importa África el convertirse en un desierto intelectual y una Europa cristiana desaparecida, por un lado, por un mercado de 520 millones de consumidores, que siempre será mejor que un mercado de 170 millones de europeos, por otro, la inmigración puede poner presión sobre los salarios y compensar la falta de mano de obra de trabajo cualificado… para que la economía se recupere.

También debemos preguntarnos acerca de la deificación de la población que en un largo plazo constituirá una amenaza para la humanidad. Cada vez son más los seres humanos y menos aún los recursos cuando la situación es difícil de manejar a nivel local, así que nuestras élites deciden transferir la población mundial a expensas de la otra.

Y no estamos hablando de pequeños grupos de extremistas o de fanáticos ultras, nosotros estamos tomando estas decisiones adoptadas por la Organización de las Naciones Unidas, la misma que defiende la Declaración Universal de los Derechos Humanos en el mundo.

A los dos meses de cometerse el doble crimen, el sumario fue sobreseido por “falta de autor conocido” y nunca más se volvió a investigar
Así logró la Fundación Villacisneros que la Audiencia Nacional reabriera el sumario del asesinato de un guardia civil y su novia, cometido en 1979 por la banda terrorista ETA
www.latribunadelpaisvasco.com 14 Enero 2017

A principios del año 2016, la Fundación Villacisneros, entidad privada comprometida con el apoyo a las víctimas del terrorismo, decidió poner en marcha el “Proyecto Dignidad”, una iniciativa cuyo principal objetivo es contribuir a que se respete y se proteja la memoria de las víctimas y ayudar a que obtengan la justicia que merecen.

Tras analizar los datos de los casi 300 crímenes cometidos por ETA que se encuentran sin resolver, a partir de investigaciones realizadas por diferentes asociaciones de víctimas del terrorismo, así como por la propia Audiencia Nacional, la Fundación Villacisneros consideró que era necesario trabajar para que éstos no quedasen impunes, por lo que firmó un convenio con el despacho jurídico Milans del Bosch Abogados para iniciar un largo proceso de petición de reaperturas de sumarios sobreseídos “por falta de autor conocido”, tanto declarados prescritos como no declarados prescritos.

El 12 de octubre de 2016, el despacho Milans del Bosch presentó ante el juez el primero de los escritos de solicitud de reapertura fruto de esta iniciativa. Se trata del sumario del asesinato de la joven Hortensia González cometido hace ya 38 años, personándose como acusación particular en nombre de su hermana Aurora González.

Juanfer F. Calderín, en su libro “Agujeros del sistema”, explica así la historia trágica de Hortensia González Ruiz. “Es la primera víctima de ETA asesinada por mera vinculación sentimental con un guardia civil. Le dan diez tiros a la salida de una discoteca y nueve a Antonio Ramírez, su novio. Se habían prometido esa misma noche. En ese momento, en virtud de las pruebas de balística, se determina que no hay antecedentes de las armas que se utilizan. Un año mas tarde, ese arma se encuentra en Madrid cuando se desarticula el aparato de información de ETA en la capital. La Guardia Civil encuentra un arma y determina que es la misma pistola que se utiliza en el asesinato de Hortensia González Ruiz y Antonio Ramírez. Se traslada al Juzgado, que se pone en contacto con el Ministerio Fiscal para que actúe conforme a derecho. El Ministerio Fiscal ordena archivar toda la diligencia. Y esa es la ultima actuación. No se imputa ni se procesa a ningún miembro del aparato de información de ETA".

Ahora, en el escrito que el despacho Milans del Bosch en nombre de la Fundación Villacisneros presentó ante el juez, se argumentó que el terrorismo es un delito internacional, que como tal es imprescriptible y que el Estado tiene la obligación de investigar ya que las víctimas tienen el derecho a la tutela judicial efectiva de los tribunales de justicia ante los delitos más graves del derecho internacional. Ello significa que el Estado debe llevar a cabo las actividades necesarias para esclarecer los hechos y las circunstancias que los rodearon e identificar a sus autores. Y señala igualmente que el artículo 96.1 de la Constitución determina que las resoluciones internacionales en las que España participe quedan automáticamente incorporadas a nuestro Derecho interno. Puesto que España ha firmado todos los convenios internacionales contra el terrorismo está obligada a cumplir sus preceptos, como son el deber de llevar a cabo una investigación eficaz y de satisfacción moral y jurídica a las víctimas y el mandato de la imprescriptibilidad del delito internacional de terrorismo. El escrito resalta igualmente que existe una norma de ius cogens en la sociedad internacional consistente en que el terrorismo y sus actos son de los más graves, atentan directamente contra la esencia del ser humano y su impunidad no es concebida por la costumbre internacional y cualquier formulación de menoscabar o cercenar ese bien jurídico, atenta directamente contra una norma imperativa internacional.

Las diligencias solicitadas para la reapertura del sumario fueron un nuevo informe balístico, tanto a la Guardia Civil como a la Policía Nacional, un informe de inteligencia a todos los Cuerpos y Fuerzas de seguridad del Estado que puedan aportar evidencias o indicios, y las actuaciones y juicios relativos a los comandos desarticulados en 1980 que actuaban en el área geográfica en la que se produjeron los hechos.

En el escrito del fiscal Pedro Rubira remitido al Juzgado Central de Instrucción número 2 de la Audiencia Nacional se considera procedente que las Fuerzas de Seguridad elaboren un informe respecto a la autoría y se determina que “no se puede concluir que los hechos estén prescritos” ya que se debe determinar “la autoría objeto de investigación”.

Para la Fundación Villacisneros, en palabras de su presidente Iñigo Gómez-Pineda, esta decisión es un estímulo y un primer paso fundamental para seguir avanzando en el compromiso de lograr que se esclarezcan los crímenes de ETA sin resolver. “Es imprescindible que las familias sepan quiénes fueron los asesinos y que se les haga justicia. Un Estado de Derecho auténtico no puede soportar que los culpables de cientos de delitos de terrorismo cometidos durante décadas en España queden impunes”, ha manifestado.

Las brigadas mixtas, una máquina de asesinar al servicio del Frente Popular
Juan E. Pflüger gaceta.es 14 Enero 2017

La Brigada Mixta es la unidad militar fundamental del denominado como Ejército Popular de la República durante la Guerra Civil Española. Fueron creadas en octubre de 1936. Su objetivo era parar el caos organizativo por la afluencia de pistoleros y milicianos a las tropas republicanas. También se ha vendido en la historiografía marxista que, gracias a esta medida, pararon los asesinatos cometidos por las unidades del Ejército republicano.

Sin embargo, la realidad es muy distinta. Los asesinatos cometidos por las brigadas mixtas fueron continuos y no hay ninguna de estas unidades militares que no los perpetrase ante la misma impunidad que sus precedentes, “las columnas”, en las que los líderes milicianos competían en brutalidad.

Los asesinatos de las brigadas mixtas están documentados. Contienen nombres y apellidos y demuestran la criminalidad institucionalizada en el Ejecutivo republicano durante la Guerra Civil.
Así mataban las brigadas mixtas:

-Primera Brigada Mixta: Asesinato de D. Miguel Millas Caballero, de cuarenta y dos años, tipógrafo.

-Cuarta Brigada Mixta: Asesinato de D. Francisco Romero del Valle, de veintisiete años.

-17 Brigada Mixta: Asesinatos de D. Enrique Sanz Carrasco, de veintiséis años, ebanista, y de D. Juan Francisco Salazar Rozadilla, de veintiún años, estudiante de la Escuela de Artes e Industrias.

-18 Brigada Mixta: Asesinato de D. José Gárgoles Barrientos, de veinticuatro años, realizado en el verano de 1938.

-19 Brigada Mixta: Asesinato de D. Silvestre Campillo Pellicer, de veintiséis años. Según declaraciones de su viuda, doña Ignacia Carrera Alonso, fue asesinado por unos oficiales, un sargento, un soldado y un Comisario Político, siendo después profanado el cadáver por la mujer del Comisario, que se encontraba presente.

-21 Brigada Mixta: de la que formaban parte elementos del Batallón «Leones Rojos», integrado por dependientes de comercio pertenecientes a la U. G. T. Asesinatos de D. Santos Alonso Fernández, comerciante; de D. Feliciano Villoslada Sobrino, de veintidós años, comerciante; de D. Lisardo Ponchero Pérez de León, empleado, y de D. Vicente Pérez. Los cuatro mencionados, detenidos en el frente de Teruel, en unión de Juan Jarrote Naredo y José Pintado Calvo, fueron conducidos al pinar de Bézar, donde fueron amarrados a los árboles, siendo martirizados y privados de comida y agua durante algunos días, al cabo de los cuales y después de varios simulacros de fusilamiento, fueron asesinados los cuatro primeros el 10 de agosto de 1937, obrando declaraciones en este sentido de D. José Villoslada Sobrino y D. José Pintado Calvo, prestadas respectivamente el 18 y 19 de noviembre de 1941.

-24 Brigada Mixta: Asesinato, en el año 1937, de D. Francisco Hilario López Castellanos, de veintiséis años, industrial.

-26 Brigada Mixta: Asesinato de D. Máximo Burgos Arribas, dependiente de comercio de veintiún años. Seguido por el Tribunal Militar Permanente del Primer Cuerpo de Ejército rojo, con motivo de este crimen, procedimiento número 1.792, del año 1938, correspondiente a la 1.a División, fue sobreseído sin responsabilidad. Por declaraciones prestadas ante la Causa General de Madrid, en 26 de febrero de 1943, por el que fue sargento rojo Anastasio Prudencio García, resulta que la víctima fue asesinada en la madrugada del 3o de marzo de 1938 por orden del Capitán de su Compañía. Asesinatos de D. José Morcillo Sánchez, de dieciocho años, estudiante, y de D. Juan Carballar Pujol, de veintiocho años, cometidos el 20 de diciembre de 1937; seguido igualmente por la Jurisdicción militar roja, por este motivo, un procedimiento de pura fórmula, resultó sobreseído sin responsabilidad. Después de la liberación de España, declaró sobre estos hechos, ante la Causa General, en 12 de enero de 1943, el sargento rojo Antonio Sánchez Román, quien manifestó que el Capitán de la Compañía a que pertenecían las víctimas, ordenó al declarante fueran éstas asesinadas, mandato que fue cursado a dos cabos de la unidad, que lo cumplimentaron, realizándose el crimen en presencia de un Teniente, del declarante y de un sargento. Fueron también asesinados D. Manuel Izquierdo Ros, natural de Alcalá de la Serva, de profesión campesino, muerto en 12 de diciembre de 1938; D. Jesús Rodríguez Serrano, de treinta y un años, dependiente de vinos, asesinado en 17 de junio de 1937 por la patrulla de Comisarios Políticos; D. Severino González Pelayo, D. Manuel Ciudad Real González, D. Fortunato García Monteagudo, D. Gregorio Sánchez Camaraz, D. Alfredo González Gonzáles y otros muchos.

-27 Brigada Mixta: formada a base del Batallón de la U. G. T. «Ángel San Juan», cuyo Comandante fue el tranviario Sebastián Pérez: Asesinato de D. Rafael Fernández del Pino y Almenar, que en la noche del 22 al 23 de septiembre de 1937 fue detenido en su chabola y muerto por la espalda por un teniente, un sargento, un cabo y un soldado de la Unidad, habiendo sido denunciado este asesinato en 24 de junio de 1941 por D. Manuel Fernández del Pino y Almenar.

-28 Brigada Mixta: El 16 de noviembre de 1937 fueron detenidos Carlos Río Miranda Ameijeira, Victoriano Paje Martín, Jerónimo Hijón, Baldomero Fernández, Pablo Carpeño Fuentes, José Antón Antón, Manuel Martín García, Eduardo Gálvez Galera y otros muchos, la mayor parte de los cuales fueron asesinados. En diversas ocasiones fueron realizados otros asesinatos, en grupos de tres, cuatro y hasta seis detenidos, constando sobre tales hechos declaraciones testificales, como la que el superviviente D. Eduardo Gálvez Galera prestó ante la Causa General en 26 de junio de 1941. Fueron asesinados también D. Aquilino Cuadrado (detenido en su casa, estando enfermo, y llevado directamente al frente), D, Lucas de Agustín Valdeolivas, don Agustín Flórez Martín, D. Fernando Carreras Miral y D. Victoriano Bastante Díaz, siendo archivados sin responsabilidad los procedimientos judiciales instruidos por las autoridades militares rojas con motivo de estos hechos. En la misma Unidad fueron arrancadas las orejas a un sargento de la Legión, prisionero, que fue a continuación asesinado, habiéndose publicado el hecho en la Orden correspondiente: «para que sirviera de estímulo y de ejemplo».

-29 Brigada Mixta: formada a base del Batallón comunista ((Leal», que tuvo su origen en una «checa)) de la barriada de la Guindalera; también integraban esta Unidad elementos del Batallón «Tomás Meabe»: Asesinatos de D. Diego Gutiérrez Fernández, de veinticinco años; D. Rafael Fernández Viscón, de veinte años; D. José María Correcher Benedito, de veintisiete años, sastre; D. Secundino Rodríguez Gómez, de veinticinco años, dependiente de comercio, y don Romualdo Ortiz Santiago.

-34 Brigada Mixta: Asesinato, en la madrugada del 15 de noviembre de 1937, del soldado D. Modesto Pérez López, con intervención del Comisariado Político de la Unidad.

-36 Brigada Mixta: Guarneció el sector de la barriada de Usera: Entre la multitud de asesinatos cometidos por esta Brigada, de significación marxista, figuran los de D. Antonio Gordón Maillo, don Hipólito Laya Baeza, D. Gregorio Lavalle de Miguel, D. Carlos Aguado Ros, D. Francisco Pérez Martín, D. Miguel Torres, D. Julián Berenguer Villaescusa y D. Angel Martínez Zuazúa. Los mandos de esta misma Unidad roja, de acuerdo con organismos comunistas de la capital, cometieron en el sector que guarnecía la 36 Brigada los asesinatos y expoliaciones conocidos por «Crímenes del Túnel de la Muerte», que se relatan por separado.

-39 Brigada Mixta: Esta Unidad, de filiación anarquista, tenía como Comandante a un ex presidiario por delito común de sangre. Guarneció el sector de El Pardo, y a su demarcación eran conducidas numerosas personas residentes en la capital, cuyo asesinato, ordenado por el Comité Regional de Defensa de la C. N. T., se realizaba con mayor sigilo en el frente que en la retaguardia; servía de enlace para estos crímenes entre el referido Comité y la 39 Brigada un oficial de la misma apellidado Adrados Almazán. Otros asesinatos cometidos contra soldados de la Brigada, tuvieron por víctimas a D. Luís Pardo Rodríguez, de veintitrés años, empleado; D. Joaquín Caballero Salamanca, D. Pedro Cachaza y D. Felipe Beaumont León, de veintitrés años, estudiante.

-40 Brigada Mixta: Constan, entre otras muchas víctimas, las siguientes: D. Emilio de la Pinta Marcilla, D. José López Elche, D. Emilio Mao Carballada, D. José Vilches, D. Mauricio Rochel Lucas y D. Germán Morales (que fue asesinado mientras dormía de un machetazo en el costado izquierdo, siendo obligado el Médico por el Comisario de la compañía a certificar que la muerte de la víctima había sido producida por herida de bala disparada a distancia, para atribuir la muerte a disparo de las Fuerzas nacionales; existe prueba testifical de la versión exacta de estos hechos).

-41 Brigada Mixta: Entre otros asesinatos, puede mencionarse el de D. Manuel Hernández Castañedo, de veinte años, que se incorporó a esta Brigada en cumplimiento de obligación impuesta por la Dirección General de Seguridad roja, donde la víctima había estado detenido.

-43 Brigada Mixta: Asesinato de D. José González Ramos, de veintidós años, empleado; de D. Miguel Cortés González, de veinte años (asesinado en unión de otros 12), y de otro soldado apellidado Ancós Hernández, de treinta y un años, comerciante (que fue asesinado en el sector de la Casa de Campo en unión de 22 soldados más.)

-44 Brigada Mixta: Consta, entre otros crímenes, el relativo a D. Francisco Lebrero Ortega, de veintiséis años, comerciante, asesinado, cuando se encontraba herido y acostado sobre una camilla, por el Comisario político; después de la total liberación de España, por el triunfo de las armas nacionales, la familia de la víctima realizó la exhumación del cadáver, apareciendo éste con manos y pies atados. También fue asesinado D. Florentino Pinés del Castillo, de treinta años de edad, carnicero.

-46 División: Esta Unidad, tristemente célebre, se encontraba mandada por Valentín González, “El Campesino”. La capacidad de mando de este cabecilla rojo era escasísima, pero en cambio gozaba de gran influencia política, y su carácter era tan duro, según declaraciones de sus propios subordinados, que tan pronto como era desobedecido, o se sentía descontento de algún oficial o soldado, ordenaba su fusilamiento, siendo esta División considerada como una Unidad de castigo a causa de los malos tratos que en ella sufrían los soldados. Era frecuente que los mandos de la 46 División organizasen, sobre todo en Alcalá de Henares, alegres reuniones, que se prolongaban algunas veces por espacio de varios días, embriagándose los jefes rojos de tal manera que en algunas ocasiones arrojaban en este estado bombas de mano, habiendo resultado muertos con este motivo algunos soldados de la Unidad. Fueron asesinados en esta División, entre otros muchos, D. Eduardo Álvaro de Benito y Costa, D. Juan Verín Garrido, D. Jesús Ros Emperador, D. Agustín Ramírez Callar, D. José Riaza González, D. Manuel San Bartolomé Rodríguez y D. José Antonio Cascales Sánchez. Como muestra de los instintos criminales de «El Campesino», puede citarse el caso ocurrido en la posición denominada «Pico y Pala», del frente de Quijorna: Habiéndole sido regalado un día al cabecilla comunista una pistola, para probarla hizo varios disparos a corta distancia sobre unos prisioneros, que quedaron muertos en el acto.

En declaraciones hechas por «El Campesino» en el Mundo Gráfico, de zona roja, del 16 de junio de 1937, número 1.337, manifiesta que a los quince años intervino con otros muchachos en el asesinato de tres Guardias civiles, volando con dinamita la garita en la que estaban encerrados; después de estar unos años en la cárcel y de una vida azarosa, se alista en el Tercio Español en Marruecos, en la 5ª. Bandera, bajo el nombre de Antonio Pérez, desertando y pasándose al enemigo de España, Abd-el-Krim, y continúa diciendo textualmente «El Campesino» : «Al principio, apenas empecé a inspirarles alguna confianza, me dieron el mando de una «jarca», de 300 moritos, de Infantería, y en seguida, otra de Caballería. Después me incorpora el cabecilla a su Estado Mayor, en el que me distinguía particularmente. La acción conjunta de España y Francia acabó con las ambiciones de Abd-el-Krim. Y cuando, ya prisionero de Francia, el movimiento que él acaudillaba fracasó, los miembros de su cuadro militar extranjero teníamos que optar entre permanecer en las kabilas, compartiendo con los indígenas la vida montaraz, o escaparnos. Yo decidí pasar otra vez a la zona española.»

-53 Brigada Mixta: Entre los numerosos asesinatos cometidos por esta Brigada, puede mencionarse el caso referido por los testigos D. Rafael Mora Rodríguez y D. Agustín Paredes Pastor, según los cuales, en marzo de 1939, el Comisario político de la Brigada, apellidado Humanes, asesinó a un cabo del Ejército Nacional que había sido hecho prisionero.

-67 Brigada Mixta: En declaración prestada en 28 de mayo de 1941 por doña Romana Hernández Alcina, manifiesta dicha señora que su hijo fue asesinado de un balazo en la nuca por un sargento de la referida Brigada, siendo incierta la versión --que con arreglo a la fórmula corriente dieron los rojos—de que la víctima había sido muerta al intentar pasarse a las filas nacionales.

-75 Brigada Mixta: Fueron asesinados en el sector de la Casa de Campo dos Tenientes del Estado Mayor del segundo Cuerpo del Ejército rojo, siendo el ejecutor material de los asesinatos referidos un soldado, apodado «Carapalo»; en la misma Unidad se cometieron varios crímenes más, entre ellos el realizado contra cuatro soldados, que fueron asesinados juntos, también en la Casa de Campo. La 75 Brigada tenía su origen en varias Unidades organizadas por el partido de Izquierda Republicana.

-77 Brigada Mixta: Esta Unidad, de carácter anarquista, fue formada sobre la base del batallón «Spartacus» y diversas milicias andaluzas y extremeñas, cuyos oficiales eran en su inmensa mayoría reos de delitos comunes, habiendo cumplido condena algunos de ellos en el presidio de Puerto de Santa María. Las milicias que dieron origen a esta Brigada habían ya cometido toda clase de tropelías, en su huída ante el avance nacional, por todas las localidades por donde fueron pasando hasta llegar a Madrid. Los asesinatos cometidos en esta Brigada pasan de mil, habiéndose dado el caso de que, al incorporarse un reemplazo llamado por el Gobierno rojo, y de cuyo reemplazo fueron destinados a dicha Brigada muchos catalanes, fueron asesinados en dos meses unos doscientos; por lo cual tuvo que ser reorganizada la Brigada sin haber entrado en combate, alarmándose los propios mandos militares rojos, que amenazaron con disolver la Brigada. Entre la multitud de asesinatos llevados a cabo en la Brigada 77, pueden mencionarse los de D. José y D. Fernando García Navarro, D. Enrique Díaz Penen, D. Manuel Díaz Ruiz, D. Alberto Jiménez de los Galanes, D. Victoria-no Bayo Marín, D. Francisco Torres Muñoz, D. Antonio Marín Castro, D. Luís Rodríguez Alonso, D. Carlos Marín Ibáñez, D. Guillermo Collar Collar, D. Baltasar Parra Martínez, D. Evaristo García Alises, D. Manuel Rodrigo Sánchez, D. Estanislao Iturbia García, D. Otilio Guijarro, D. Manuel Benzala Alvín y un soldado, apellidado Monterroso Hernández; pudiendo asegurarse que los asesinatos cometidos en el frente no fueron más que la continuación de una larga serie de crímenes que habían comenzado en Madrid, en la «checa» de la calle de Santa Engracia, número 18, donde fueron asesinadas muchas personas, entre ellas un número muy crecido de Guardias civiles, contándose, entre otras muchas víctimas, la artista Victoria del Mar, asesinada por negarse a entregar sus joyas a los jefes del batallón «Spartacus». Todos estos hechos se encuentran plenamente acreditados por muy numerosas declaraciones de testigos presenciales, que refieren que las víctimas eran previamente martirizadas en el puesto de mando de la Brigada, siendo después obligadas a cavar sus propias fosas.

Puedes comentar el blog con el autor en @Juanerpf o en la página de Facebook Los Crímenes del Comunismo y el twitter del blog: @crimencomunismo

******************* Sección "bilingüe" ***********************
Miopía idiomática
Isabel Bonig La Razon 14 Enero 2017

Los españoles afrontamos 2017 con muchos retos e ilusiones como siempre que se pasa una hoja del calendario y renovamos los propósitos de enmendar los errores del pasado. Los hogares necesitan bienestar y consolidar proyectos de futuro. Abrir la mente y frenar la pérdida de valores en nuestro país son parte de esos futuribles que he marcado en mi agenda política, junto a la lucha por recuperar niveles de empleo aceptables y amarrar a los pilares de la democracia la prestación de un sistema sanitario, educativo y de derechos sociales para los ciudadanos.

La nueva oleada nacionalista sigue, sin embargo, anclada en los viejos fantasmas de la diferenciación cultural, en el ensalzamiento de la división y en la imposición de un pensamiento único que excluye a todos los que se manifiestan de manera distinta a ese universo onírico del nacionalismo.

El País Vasco, durante décadas, fue el territorio español donde más hincapié se hizo en resaltar las diferencias entre regiones y sus habitantes. La época más negra de la España moderna llegó de la mano de ETA quien con su terror amedrentó a miles de vascos que optaron por el “exilio” para no sufrir las dentelladas de la banda terrorista. Muchos de ellos recalaron en nuestra Comunidad Valenciana y fueron acogidos en una tierra con tradiciones, lengua propia y cultura arraigada siglos atrás pero que está entroncada al proyecto nacional español.

La educación en las escuelas vascas se sumergió en una imposición severa del euskera que denostaba el uso del castellano. El relevo lo cogió Cataluña aplicando un modelo educativo en el que todo concepto relacionado con España tenía un matiz negativo. Transformar la sociedad desde la base de la pirámide social con las herramientas educativas ha sido la obsesión de los dirigentes nacionalistas catalanes que ha fructificado en una sociedad dividida al cincuenta por ciento en torno a la independencia de España –si hacemos caso a las encuestas de esta misma semana–.

Sorprendentemente, no para algunos que ya lo advertíamos durante la campaña electoral de 2015, el nacionalismo también prende, si no socialmente, sí entre quienes gobiernan ahora en la Comunidad Valenciana. Compromís se define así en su estatuto fundacional y sus políticas al frente de la cartera de educación se encaminan precisamente a copiar paso por paso la inmersión lingüística que se practicó en el País Vasco y después, incluso con más virulencia, en Cataluña.

La escuela pública es el campo de batalla ideológico de Compromís con Escola Valenciana como ariete de la inmersión lingüística. Es el consejero de Educación, Vicent Marzà, quien en primera persona está diseñando la política en materia de competencia idiomática y donde los colegios deben optar entre valenciano o castellano. Si apuestan por el castellano podrán ofrecer menos horas en inglés que si escogen la línea en valenciano.

Esta manera de coartar la libertad educativa es inaudita, ya que es lógico pensar que los centros escolares prefieran tener más horas en inglés al ser el idioma más utilizado a nivel global y en profesiones de diferentes ámbitos. Arrincona así al español cuando lo lógico es que las tres lenguas pudieran convivir en pie de igualdad. Así lo entiende la mayor organización de inspectores educativos de la Comunidad Valenciana que considera que los padres deben poder elegir el peso de los idiomas en los centros educativos y pone en solfa la medida que el Gobierno valenciano pretende implementar bajo el impulso de Compromís y la permisividad del PSOE.

Esta pasividad de los socialistas valencianos enrolados en una nave rumbo hacia el nacionalismo rancio de la formación que lidera Mónica Oltra se ha podido también comprobar en el reglamento marco para la puesta en marcha de una nueva Radiotelevisión Valenciana. Y es que en esa normativa PSOE, Compromís y Podemos contemplan que los medios de comunicación autonómicos tendrán que «promover el espacio comunicativo propio del ámbito lingüístico», lo que abre la puerta a la unidad de lengua en los Países Catalanes que defiende el pancatalanismo.

El PP ya ha presentado una alegación para garantizar la diversidad territorial de la Comunidad Valenciana, la promoción de la lengua valenciana como idioma propio de los alicantinos, castellonense y valencianos, y la independencia de los profesionales que realicen su actividad en la misma. El intento del nacionalismo de Compromís que el PSPV de Ximo Puig apoya complaciente es que el español sea un idioma residual y que el valenciano tenga un rango predominante en la vida pública mimetizado con el catalán.

Más aún, la incompetencia de los actuales gobernantes en la Comunidad Valenciana les ha llevado a recortar los Presupuestos para el presente ejercicio lo que conllevará una reducción de más de un 20% el número de alumnos de las Escuelas Oficiales de Idiomas pese a que existe una mayor demanda. El fomento de una sola lengua está restando oportunidades a los jóvenes valencianos que se van a ver afectados por la miopía idiomática de Compromís y PSPV. La libertad y la oferta educativa son objetivos irrenunciables que los valencianos deberemos reconquistar.

Los absentistas y el manifiesto contra la hispanofobia
En la sociedad española se percibe una hartura hacia la impostura de los dirigentes nacionalistas que arrastran a los ciudadanos de ese credo a interiorizar lo español como hostil a sus intereses
José Antonio Zarzalejos El Confidencial 14 Enero 2017

El próximo martes en la Conferencia de Presidentes no habrá dos ausentes sino dos irresponsables absentistas: los presidentes vasco y catalán. Ambos, pese a sus diferencias, participan del torticero recurso de protagonizar 'performances' que culpabilizan al Estado, y, por derivación, a España, de los males, insuficiencias y frustraciones —ciertos o inventados— que afectan a sus respectivas comunidades. Lo acaba de decir Josep Piqué: en Cataluña se ha permitido que España sea la “culpable” de las incapacidades de su clase dirigente, antes nacionalista y ahora secesionista.

En el País Vasco, y pese a la munificencia del Gobierno de Rajoy con el PNV —que alcanza hasta la negociación sobre la situación de los presos de ETA—, Urkullu levanta acta de su insatisfacción pese a la negociación de la liquidación del cupo, de la financiación de la alta velocidad ferroviaria y del desistimiento de recursos de inconstitucionalidad contra leyes vascas, acreditando que la insaciabilidad, por un lado, y el victimismo recurrente, por otro, son los tónicos adecuados para la sostenibilidad del nacionalismo reactivo.

De una manera o de otra, nunca la hispanofobia —más o menos sutil— alcanzó una formulación con más contenido de 'marketing' político que esta: “España nos roba”. Y como se quiere mantener el eslogan, aun incumpliendo sus obligaciones, ni Urkullu ni Puigdemont estarán con el resto de los presidentes autonómicos. Se trata de una forma de afirmarse tanto en la singularidad propia como en el rechazo a la homogeneidad ajena que, además, es depredadora. Debería quedar claro a los vascos y a los catalanes, piensen como piensen, que sus presidentes no se ausentan, sino que practican el absentismo político, lesivo, sin duda, para los intereses de Cataluña y Euskadi.

Por fortuna el próximo día 19 se presentará en Barcelona una agrupación que, bajo la denominación inicial de Concordia Cívica, lidera la catedrática de Derecho Constitucional, Teresa Freixes. La convocatoria se acaba de producir mediante un escueto manifiesto que, en su concisión, contiene el germen del discurso que es ya urgente desarrollar para situar el debate con el nacionalismo en los términos que más le comprometen: atribuirle, en Cataluña y el País Vasco —en este caso, en la primera— la responsabilidad del devenir de los acontecimientos negativos sobre los que España carece de responsabilidad, o la que le corresponde es secundaria a la suya.

Concordia Cívica dice que “Cataluña ha estado gobernada ininterrumpidamente por fuerzas políticas nacionalistas”, que el “Gobierno de la Generalitat ha sido responsable exclusivo de la mayor parte de la administración pública catalana” y que la “coalición que nos gobierna es el 'establishment'”. Mantiene que el Gobierno catalán, “sin reconocer sus propios errores”, ha huido hacia delante “sectariamente” y no ha gobernado “para todos los catalanes, poniendo en riesgo la convivencia”. Añade que, además, persigue una “utopía independentista basada en la confrontación con nuestros conciudadanos españoles y en la fractura interna”.

Ante esta situación, el manifiesto afirma que los constitucionalistas catalanes “han constituido un ejemplo de civismo, contención y 'fair play'”, lo que ha sido interpretado “como signo de debilidad” y “una concesión a la inevitabilidad de la independencia en Cataluña”. Sin embargo, sigue el texto, “la sociedad civil se ha ido reagrupando” sobre la creencia de que es más lo que une que lo que separa, por lo que llama a “restaurar el tejido social catalán que el poder nacionalista ha empobrecido a propósito”.

Concordia Cívica —que evoca a la obra de Francesc Cambó 'Por la concordia'— parece concitar el apoyo no solo de Ciudadanos, PSC y PP, sino también de Sociedad Civil Catalana y de la organización Federalistas de Izquierdas, muy referencial en Cataluña, además de Empresaris de Cataluña y sectores de Comisiones Obreras en la comunidad. El liderazgo de Freixas garantiza la solvencia de la asociación y de un discurso que acabe con la coartada de la culpabilidad de España como justificación de los líderes nacionalistas de sus errores e incapacidades.

En la sociedad española —incluida buena parte de la catalana y la vasca— se percibe una hartura casi insoportable (también una significativa indiferencia a sus proclamas) hacia la impostura de los dirigentes nacionalistas que, mediante una subrepticia hispanofobia, arrastran a los ciudadanos de ese credo a interiorizar lo español como hostil a sus intereses. Se permiten, para excitar permanentemente ese estado de emotividad negativa, martillear con la tesis de la “baja calidad” de la democracia española cuando —como bien subraya el manifiesto de Concordia Cívica— si el sistema de libertades con el consiguiente desafío a las leyes se ha deteriorado, ha sido, precisamente, en Cataluña y en el País Vasco. En el primer caso, la Constitución se infringe paladinamente; y en el segundo, además de ocultar cualquier símbolo español, todavía se vive bajo las secuelas más terribles de su reciente historia.

El cortafuegos racional
Eduardo Goligorsky Libertad Digital 14 Enero 2017

El profesor Salvador Cardús, sobresaliente intelectual orgánico del secesionismo, ha dado la voz de alarma ("De emociones y de razones", LV, 4/1/2017): se está creando "una plataforma de pensamiento o de propaganda –el tiempo lo dirá– para combatir de manera racional la independencia de Catalunya". Empezamos mal, con una tergiversación. Lo que pretende esta plataforma –ThinkCat– aún en gestación, encabezada por Josep Piqué, Francesc de Carreras y Josep Borrell, no es, según la información periodística (Crónica Global, 2/1/2017), combatir una independencia mítica, cuyo espejismo parece condenado a desvanecerse en el limbo de las alucinaciones etílicas, sino, como cita textualmente el mismo Cardús, "favorecer los argumentos académicos y racionales, más allá del exceso de emocionalidad que suele dominar el debate actual". En otras palabras: abrir un cortafuegos racional para detener el incendio emocional provocado por los pirómanos secesionistas.

Movilizar a las masas
No le toquen las emociones al profesor Cardús ni a sus acólitos secesionistas, porque de ellas se nutren. Las emociones, sostiene, "no son irracionales, sino que también suelen tener una base racional perfectamente analizable". Por supuesto: las emociones que los totalitarios inculcan a las masas se sustentan sobre razonamientos falaces minuciosamente elaborados en forma de ideología por sus propios intelectuales orgánicos.

Martin Heidegger y Carl Schmitt los elaboraron en favor de los nazis; los mistificadores de la Academia de Ciencias de la URSS, Louis Althusser y Roger Garaudy, en favor del comunismo. La prueba de la versatilidad de quienes fraguan los razonamientos falaces es que, a continuación, Garaudy abjuró del marxismo-leninismo para convertirse sucesivamente en exegeta del catolicismo integrista, del negacionismo pronazi y por fin del fundamentalismo islámico, sin modificar, en el trayecto, un ápice de su cosmovisión hostil al humanismo ilustrado. Y en todos estos casos y en muchos otros parecidos son las emociones destiladas metódicamente en los laboratorios totalitarios las que actúan para movilizar a las masas contra sus semejantes, trocados en enemigos ficticios.

Son las emociones, insisto, las que generan fracturas artificiales dentro de la sociedad, como las que nos toca soportar en Cataluña, y en España, y en Europa… y en todo el mundo. Lo ha explicado Karl Popper (La sociedad abierta y sus enemigos, Paidós, 2010):
El racionalismo se halla íntimamente relacionado con la creencia en la unidad del género humano. El irracionalismo, al que no obliga ningún deseo de consecuencia, puede darse en combinación con cualquier tipo de creencia (…) pero el hecho de que pueda combinarse fácilmente con otro credo completamente distinto y, especialmente, el que se preste fácilmente al apoyo de una creencia romántica en la existencia de un grupo elegido, de una división de los hombres en conductores y conducidos, en amos y esclavos naturales, nos demuestra claramente que la elección entre el irracionalismo y el racionalismo crítico involucra una decisión moral.

Y nos atañe también lo que Popper agrega más adelante:
Es característico de la moderna historia romántica el combinar un colectivismo hegeliano en lo relativo a la ‘razón’ con un individualismo excesivo en lo referente a los ‘sentimientos’; de este modo se hace hincapié en el idioma como medio de autoexpresión y no de comunicación.

Emociones cutres
El profesor Cardús sostiene, con aires de superioridad, que si sus antagonistas fueran realmente adictos al discurso racional y académico deberían estar abiertos a las virtudes de la independencia y valorar si esta conviene o no a Cataluña y a España. Sucede que ya han hecho el balance con argumentos muy sólidos, argumentos que el estricto control que la Generalitat sectaria ejerce sobre los medios públicos o subvencionados impide transmitir a los ciudadanos mediante debates cara a cara. Josep Piqué podría disipar muchos equívocos desde el punto de vista político y Francesc de Carreras desde el institucional y constitucional. Josep Borrell sí tuvo una única oportunidad para discutir sobre economía con Oriol Junqueras en 8TV, y le pasó por encima como una apisonadora. Precisamente Borrell estuvo cargado de razones y Junqueras de emociones. Cutres, para colmo. No se repitió el experimento.

Si la Generalitat sectaria no cerrara los espacios de debate, Francesc de Carreras también podría aportar por enésima vez, como ya lo ha hecho en medios españoles, una andanada de razones para desmontar el entramado de mentiras emocionales urdido en torno del Estatut, que los secesionistas han convertido en su banderín de enganche. El funambulista Antoni Puigvert lo desmonta, más modestamente, en uno de sus periódicos arranques de sinceridad ("Las muletas", LV, 21/12/2016):

A pesar de su falta de cohesión interna, el tripartito impulsó la renovación del Estatut, que se convirtió en una confusa competición de catalanidad. El final de esta aventura fue leído como una de tantas caricaturas del tripartito. ERC fue expulsada del gobierno por Maragall y en el referéndum pidió el no al Estatut. Por razones antagónicas, ERC y PP votaban igual. La victoria del sí (73,2 %) fue pírrica: la baja participación (48,9 %) daba alas a los juristas del TC para recortarlo.

Se sigue ocultando estas razones –baja participación, victoria pírrica, alas para el recorte– porque así se estimulan las emociones.

¿Otra razón que, si se comunicara a la masa, enfriaría la emoción suscitada por la mentira de que España nos roba? "El Govern prevé pedir 7.392 millones prestados al Fondo de Liquidez Autonómico en el 2017" (LV, 29/12/2016). Razón complementada, eso sí, con la información de que los sembradores de emociones maquillan (¿malversan?) "con imaginación" los presupuestos del 2017 para colar una partida de 5,8 millones destinada a financiar el referéndum ilegal (LV, 16 y 30/11/2016). Todo tan contrario a la razón como emocionante.

La ley de la selva
El cortafuegos racional deberá ser muy ancho y profundo para frenar la propagación del incendio alimentado con mentiras generadoras de emociones. Rafael Jorba dibuja con singular crudeza la magnitud de la conflagración, tomando como punto de partida la ley de transitoriedad jurídica o de desconexión ("La ley de la opacidad", LV, 6/1/2017):

Desde el punto de vista formal, el texto ha sido inscrito en el registro del Parlament y está cerrado bajo siete llaves "para no facilitar el trabajo a la justicia española y al Estado". Esta ley de la opacidad no facilita tampoco el trabajo de los otros grupos y es contraria a los usos y costumbres de los parlamentos. Desde el punto de vista del fondo, sólo se han revelado los nueve epígrafes del proyecto y su artículo primero: "Catalunya se constituye en una república de derecho, democrática y social". Sin embargo, haciendo abstracción de la legislación española de referencia, se puede decir que la ley se sitúa bajo mínimos respecto de la propia legislación catalana: si para hacer lo mínimo –la reforma del Estatut– la carta autonómica establece que se requiere el apoyo de las dos terceras partes del Parlament (90 escaños), para hacer la máxima –una República independiente– no bastan los 72 diputados de JxSí y la CUP.
(…)
Paralelamente, Carles Puigdemont explicaba que en el referéndum que debe culminar el proceso, previsto para septiembre de este año, bastará la mitad más uno de los votos, "como ocurre en todos los casos del mundo". Como estoy convencido de que el presidente de la Generalitat no miente, le invito a releer la jurisprudencia internacional de referencia: de La ley de Claridad canadiense a los informes de la Comisión de Venecia o la reciente sentencia del Tribunal Constitucional alemán rechazando un referéndum en Baviera. De lo contrario, nos regiríamos por la ley de la opacidad, por no decir la ley del embudo.

O, ¿por qué no?, la ley de la selva. Que es, también, la ley de la emoción, de la territorialidad, de la segregación, de los impulsos irracionales.

De regreso a la civilización, es urgente exigir que en Cataluña cese el bloqueo del espacio público y se sustituya el discurso hegemónico del secesionismo por un debate racional sobre las necesidades imperiosas de la sociedad, como paso previo al ejercicio del derecho inalienable de los ciudadanos a elegir a sus representantes parlamentarios en impecables comicios democráticos. Con la sentencia del Tribunal Constitucional alemán rechazando el referéndum en Baviera como guía, ya que con las de su homólogo español no basta.

Razones y no emociones tóxicas. Urnas y no fronteras espurias entre compatriotas.

acuerdo con el ejecutivo vasco
El Gobierno avala que los municipios vascos sólo se comuniquen en euskera
Los gobiernos central y vasco han alcanzado un acuerdo que evita la interposición de un recurso ante el Tribunal Constitucional contra la Ley de Instituciones Locales de Euskadi, conocida como ley municipal.
La Gaceta 14 Enero 2017

El portavoz del Ejecutivo autonómico, Josu Erkoreka, ha dado a conocer este acuerdo, después de que ayer mantuviese un encuentro privado en Vitoria con la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Saenz de Santamaría.

En esta reunión ambos hablaron sobre el trabajo de la Comisión Bilateral, en la que las dos instituciones intentan acercar posturas para que no prosperen recursos contra cuatro leyes vascas, entre ellas, la ley municipal. Sin embargo, el Ejecutivo sí ha recurrido finalmente ante el TC la Ley de Adicciones.

En la comparecencia posterior a la reunión del Consejo de Gobierno Vasco, su portavoz ha lamentado también que por el momento no se ha logrado un acuerdo en torno a la Ley de Adicciones y ha apelado a intentar lograrlo antes de que acabe el plazo para presentar recurso, el próximo viernes.

Ha indicado que en lo que se refiere a esta norma las posturas de los dos gobiernos "siguen muy distantes", en concreto, porque el Ejecutivo de Mariano Rajoy "niega a Euskadi la capacidad de regular los clubes privados de consumidores de cannabis".

No obstante, ha confiado en que aún hay margen para el acuerdo y ha dicho que se está a la espera de que el Gobierno central responda a la última propuesta enviada desde el País Vasco.

Sólo euskera en los municipios

En cuanto a la ley municipal, ha subrayado que el acuerdo alcanzado es "importante", ya que "evitará la judicialización" de esta ley y "disipará definitivamente" la posibilidad de suspensión de "una de las normas más importantes" aprobadas por el Parlamento Vasco la pasada legislatura

Según ha explicado, los dos ejecutivos han logrado una "interpretación" común de una docena de artículos, tras un "intenso trabajo" por parte de las comisiones negociadoras.

En concreto, el acuerdo afecta a cuestiones relacionadas con el uso del euskera en los ayuntamientos, la organización interna y la publicidad activa de los acuerdos municipales, y la participación ciudadana en los asuntos locales a través de las consultas populares, entre otras.

Según recoger El Mundo, el Ejecutivo ha aceptado que en la Ley vasca se apele al euskera como una lengua de uso 'general y normal' por los municipios vascos que así lo determinen y ''da carta de naturaleza a la posición defendida por PNV y EH Bildu de que no estarán obligados a remitir sus actas y acuerdos también en castellano cuando entreguen esta documentación oficial ante otras instancias como la Delegación del Gobierno''.

El acuerdo será firmado esta semana entre Erkoreka y Saenz de Santamaría. Una vez rubricado, se publicará en el Boletín Oficial del Estado y en el Boletín Oficial del Parlamento Vasco.

Desde que Mariano Rajoy revalidó la Presidencia del Gobierno, ambos ejecutivos comenzaron a negociar cuestiones relacionadas con estos recursos y también sobre las diferencias en torno al Cupo vasco y las obras del Tren de Alta Velocidad.

A pesar de ello, a finales de diciembre Erkoreka advirtió de que se había presentado otro recurso por parte del Ejecutivo central en el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco contra la 26 promoción de la Ertzaintza.

En este sentido, Erkoreka ha insistido en que la "judicialización es una mala fórmula" para resolver conflictos de "naturaleza eminentemente política".

"El acuerdo de la ley municipal es un paso claro en la dirección correcta, que pone de manifiesto los numerosos pasos que el Gobierno central ha dado en la dirección incorrecta y que sigue dando de manera incomprensible", ha indicado en referencia al recurso contra la OPE de la Ertzaintza.

Sí recurre la Ley de Adicciones
El Consejo de Ministros ha acordado recurrir ante el Tribunal Constitucional (TC) el artículo 83 de la ley vasca de adicciones, ante la falta de acuerdo en la Comisión Bilateral para evitar la interposición del recurso.

Se trata de un acuerdo por el que se solicita del presidente del Gobierno la interposición de recurso de inconstitucionalidad contra el artículo 83 de la Ley del País Vasco 1/2016, de 7 de abril, de atención integral de adicciones y drogodependencias, publicada en el Boletín Oficial del País Vasco de 13 de abril de 2016.

El Ejecutivo recuerda que no ha sido posible alcanzar un acuerdo respecto de la controversia suscitada por el artículo 83 en la Comisión Bilateral de Cooperación Administración General del Estado-Comunidad Autónoma del País Vasco.

El precepto recurrido supone la creación de "Entidades de personas consumidoras de cannabis" que contarán con instalaciones en las que podrá consumirse cannabis y a las que podrán acceder adultos que cumplan unas condiciones que se determinarán; además, promoverán el consumo responsable del cannabis y otras sustancias.

El recurso al TC, que cuenta con el dictamen favorable del Consejo de Estado, se centra en que el artículo 83 de la ley invade competencias del Estado en legislación de productos farmacéuticos, legislación penal, y seguridad pública.

Asimismo, el texto del recurso de inconstitucionalidad invoca, asimismo, el artículo 161.2 de la Constitución, a fin de que se produzca la suspensión del mencionado artículo.

Apartheid lingüístico con fondos públicos
CatalApp, una aplicación separatista para marginar al comercio en castellano
R. M. gaceta.es 14 Enero 2017

La ‘Plataforma Per La Llengua’ crea esta aplicación móvil bajo la excusa de promover el uso del catalán.

Si numerosos establecimientos ya están pasando penurias por las multas que les ha impuesto la Generalitat por no estar rotulados en catalán, ahora también podrían verse con la soga al cuello aquellos que atienden castellano, por ser marginados.

Y es que la Plataforma Per La Lengua, regada con más de 6,5 millones por la Generalitat, lanzará una aplicación para móviles que señalará a los establecimientos que no atiendan en catalán. CatalApp. Así se llamará esta polémica herramienta con la que los separatistas pretenden promover el uso del catalán. Será gratuita y estará disponible próximamente, tanto para IPhone como para Android. Únicamente incluirá los establecimientos en los que se atienda en catalán.

Desde la plataforma llaman a utilizarla con el siguiente lema: “Si estás cansado de ir a restaurantes, bares, comercios ... y que no te atiendan en catalán, la CatalApp es tu herramienta”. “Con tu implicación, utilizando la CatalApp, puedes contribuir a mejorar la situación del catalán en restaurantes, comercios, museos, cines y todo tipo de establecimientos. Como consumidores, los catalanohablantes tenemos derecho de ser atendidos en nuestra lengua. Descárgate CatalApp!”, expresa en su web.

El objetivo declarado es “mejorar la situación del catalán en todo tipo de establecimientos de todos los territorios de habla catalana”, por lo que además de los de Cataluña engloba a los de la Comunidad Valenciana y Baleares. Permitirá geolocalizar más de un millón y medio, que están indexados en Google Maps.
Puntuar del 1 al 5 la atención en catalán

El usuario podrá puntuar del 1 al 5 la atención lingüística oral, escrita o virtual recibida (con un “mal”, “regular”, “bien”, “excelente”....). Según dice la plataforma, el objetivo es controlar y elaborar un listado de los comercios que incluso atendiendo únicamente en catalán a sus clientes "tienen una actitud más responsable con el uso de la lengua".

Con esta información, CatalApp mostrará unas listas con los “mejores y peores establecimientos según las valoraciones que hayan obtenido de sus clientes”. Todo con el objetivo de que “como consumidores podamos frecuentar aquellos responsables con el uso de nuestra lengua y que nos ofrecen un buen servicio y atención”.

Además, cuenta que también “servirá para hacer conocedores a los establecimientos con peor valoración de la necesidad de mejorar su política lingüística”, y que pretende que “aquellos establecimientos peor valorados sean conscientes de la importancia de hacer un buen uso del catalán en su empresa para mejorar su imagen y la relación con sus clientes”.

La Plataforma por la Lengua, que viene recibiendo dinero del Govern desde 2006, ha publicado un informe anual en el que delata a los comercios que no rotulan en catalán y a las empresas que no etiquetan en ese idioma. Saltó a la palestra tras pedir el boicot a Mercadona y asaltar uno de los supermercados de la cadena en Sant Cugat del Vallès para arrancar el etiquetado de algunos productos.

En diciembre 2014 celebró su 20 aniversario convocando un concurso para elegir al mayor enemigo del catalán del año. Los ciudadanos podían elegir entre 20 candidatos, entre los que estaban el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, el líder de C’s, Albert Rivera, el dramaturgo Albert Boadella, la Constitución española y el Tribunal Constitucional.

Así están reaccionando en Twitter los ciudadanos a esta aplicación separatista:

Luis del Pino
@ldpsincomplejos

Una app muy útil: ya sé en qué comercios comprar cuando vaya a Cataluña: aquéllos que esta app puntúe peorhttps://twitter.com/ldpsincomplejos/status/819202251075952640 …

Juan Arza @juanarza
Utilizar la lengua catalana como instrumento político para señalar disidentes es de lo más ruin. http://m.libertaddigital.com/espana/2017/01/11/el-ultimo-disparate-separatista-una-aplicacion-movil-que-excluye-comercios-que-atienden-en-espanol-1276590390/

 


Recortes de Prensa   Página Inicial