AGLI Recortes de Prensa    Martes 24  Enero 2017

Los perseguidores del español están en España, no en EEUU
EDITORIAL Libertad Digital 24 Enero 2017

Para que no parezca una desvergonzada infamia fruto de la más miserable hipocresía, el celo por el español que ha poseído a los odiadores de Trump debe dirigirse también y especialmente contra quienes lo proscriben en España.

Como sucede siempre que se produce un relevo en la Presidencia de los Estados Unidos, la web de la Casa Blanca ha sido completamente renovada. Aún no se sabe cuál será su nueva estructura, pero ha llamado poderosamente la atención la ausencia de la versión en español, que enseguida se ha atribuido a la pretendida hispanofobia de Donald Trump, que se alzó con uno de cada tres votos latinos en las presidenciales de noviembre y obtuvo en este sector del electorado norteamericano más apoyo que su predecesor republicano en 2012, el afable Mitt Romney que se afanaba por chapurrear el español en alguno de sus mítines.

En España, el clamor ha sido generalizado y ha unido en un mismo grito a la extrema izquierda mediática y al Gobierno, así como al PSOE y al director de la Real Academia Española. El ministro de Exteriores, Alfonso Dastis, ha proclamado que la de la Administración Trump no ha sido una "buena idea", mientras que su colega Rafael Catalá, titular de Justicia, ha sentenciado: "No tiene sentido". En cuanto al director de la RAE, Darío Villanueva, ha visto en lo sucedido un hecho "negativo" muy "significativo", una "regresión importante".

Conviene tener presente que EEUU es un país angloparlante en el que el español tiene un gran peso pero donde no tiene rango de lengua oficial. En el nuestro, del que toma su propio nombre, sí lo tiene, y la Constitución incluso habla del "deber" de conocerlo y el "derecho" a usarlo. Pero, como todo el mundo sabe, empezando por la extrema izquierda mediática y terminando por el Gobierno, pasando por el PSOE y la Real Academia, en España el español, la única lengua común de todos los españoles, está sometido a asedio desde hace decenios. Un asedio dictado, diseñado y alentado por instituciones del Estado.

En efecto: como saben la extrema izquierda mediática, el Gobierno, el PSOE y la Real Academia Española, el español es una lengua proscrita en la enseñanza en buena parte de España; el español es una lengua desterrada de callejeros y documentos oficiales, y hasta de la toponimia, en numerosos lugares de España. En España, poner un rótulo en español a un comercio español puede llevar a su propietario a soportar muy elevadas multas, y a sufrir el acoso de chivatos y matones subvencionados por instituciones del Estado. Todo esto, todos esos lo saben. Pero no se rasgan las vestiduras. Pero callan. Pero incluso justifican o aplauden a quienes cometen semejantes fechorías.

Para que no parezca una desvergonzada infamia fruto de la más miserable hipocresía, el celo por el idioma español que ha poseído a los odiadores del presidente Donald Trump debe dirigirse también y especialmente contra quienes lo proscriben en España. En cuanto al Gobierno de España, ese que quiere mercadear apoyos parlamentarios a cambio de que las Administraciones locales vascas puedan eludir el español en comunicaciones oficiales, antes de meterse a juzgar los movimientos que hace el Gobierno de un país angloparlante en sus primeros minutos de andadura debe cumplir su cometido primordial y cumplir y hacer cumplir las leyes españolas, empezando por las que instan a la utilización del español como lengua vehicular en la enseñanza. El Ejecutivo de Mariano Rajoy conseguiría así dos objetivos: cumpliría un mandato constitucional básico y dejaría de hacer el ridículo.

Un último apunte: la versión en español de la web de la residencia oficial del presidente de los Estados Unidos de América volverá a estar disponible en breve, según ha informado el nada trumpista Washington Post este mismo lunes de tremenda excitación de los guardianes del español fuera de España, dando como fuente al propio portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer.

El español en Cataluña no es cosa de Trump
Guillermo Dupuy Libertad Digital 24 Enero 2017

Hay que ver el revuelo que se ha armado con la decisión del nuevo Gobierno estadounidense de suprimir la versión en español de la web de la Casa Blanca: nuestro ministro de Exteriores, Alfonso Dastis, tras una reunión de ministros y altos cargos de Exteriores celebrada en Barcelona, ha lamentado la noticia y, aunque ha admitido que "las gestiones sobre la web de la Casa Blanca son internas de Estados Unidos", ha recordado que EEUU tiene 52 millones de habitantes que hablan español.

Más contundente ha estado el ministro de Justicia, Rafael Catalá, quien ha opinado desde Salamanca que la retirada de la web en español "no tiene sentido" y ha reconocido que el Gobierno asiste con "una cierta inquietud al reforzamiento de los valores y la mirada hacia dentro" de los Estados Unidos.

Finalmente, el director de la Real Academia Española, Darío Villanueva, ha calificado de "muy negativa, muy significativa y una regresión importante" la supresión del español en la web de la Casa Blanca, así como "un gesto esperable si se cumplían los vaticinios" anunciados por el presidente Trump.

Aunque les he de confesar que yo no tenía ni la más remota idea de que hubiese una versión en español de la web de la Casa Blanca, me sumo desde aquí al lamento de nuestras autoridades por semejante pérdida, que, no obstante, no creo que vaya a impedir que EEUU siga siendo, tras México, el país con mayor número de hispanoparlantes del mundo o que el español siga siendo el segundo idioma de comunicación internacional tras el inglés.

En cualquier caso, la encomiable preocupación y el riguroso celo que nuestras autoridades muestran en este asunto contrastan con su total despreocupación ante la erradicación de la enseñanza en español en Cataluña. Ni una sola declaración en defensa de los catalanes castellanohablantes conozco –y miren que las he buscado– del actual director de la RAE o de alguno de sus antecesores. Otro tanto podemos decir del ya veterano ministro de Justicia, Rafael Catalá. En cuanto al nuevo ministro de Exteriores, su mutismo en este asunto tendría un pase en razón de su cargo si no fuera porque lo ha roto nada menos que para salir en defensa de la "legitimidad" y la "libertad de expresión" del golpista Puigdemont a la hora de defender en Bruselas la celebración de un ilegal referéndum separatista.

Claro que la culpa de todo esto no la tiene Donald Trump, por lo que no hay razón alguna para el escándalo.

Este país está loco, loco, loco
Ascensión Corcuera Ruiz latribunadelpaisvasco.com 24 Enero 2017

Al PSOE no le importa que sea imposible estudiar en español en el País Vasco o Cataluña, pero quiere pedir explicaciones a Donald Trump por suprimir el castellano de la web de la Casa Blanca

El PSOE, el partido que por acción u omisión ha consentido que en regiones españolas como el País Vasco o Cataluña sea prácticamente imposible que la gran mayoría de los niños que tienen como idioma materno el español puedan educarse en esta lengua, ha registrado en el Congreso dos preguntas por escrito en las que cuestiona al Gobierno de Madrid sobre qué gestiones pretende llevar a cabo tras la decisión de la nueva administración del presidente estadounidense Donald Trump de eliminar la versión en español de la web de la Casa Blanca.

El portavoz socialista en la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso, un tal Ignacio Sánchez Amor, también reclama al Gobierno que haga una valoración de esa medida del nuevo Gobierno de EE.UU., que además ha eliminado el resto de cuentas oficiales en español que la administración estadounidense tenía en las redes sociales.

No se sabe si el PSOE, que por ahora continúa siendo el principal partido de la oposición, va a aprovechar la ocasión para, por ejemplo, preguntar al actual equipo de Gobierno cómo va a defender el derecho de los vascos, catalanes, gallegos, etc. que quieren estudiar en español en su tierra y no puede hacerlo.

Tampoco se sabe qué razones llevan al PSOE a entender que el español deba de ser un idioma de pleno derecho en una nación soberana que no lo tiene como lengua oficial y que, por cierto, tampoco tiene el inglés como idioma oficial. Por el contrario, la Constitución española sí que señala claramente que “el castellano es la lengua española oficial del Estado. Todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla”. ¿Qué va a hacer el PSOE para que se cumpla el Artículo 3.1 del Título Preliminar de la Constitución Española?

Desprecio de Trump al español
Rditorial La Razon 24 Enero 2017

Donald Trump anunció en su campaña electoral que una parte de los males –violencia, droga y pobreza– que sufre Estados Unidos viene del sur. El sur geográfico de la gran potencia es, por orden, México y, a continuación, el resto de países hispanos susceptibles de importar personas que quieren cruzar la frontera en busca de trabajo y un futuro mejor. Cuando Trump dijo en las escalinatas del Capitolio que «América es lo primero» dejó a entender, y ahora lo ratifica, que se estaba refiriendo a la América blanca, de raíz sajona y, a poder ser, protestante en sus muchas variedades, es decir, los «wasp». Como él.

El mundo hispano, que ya es una «inmensa minoría», quedaba relegado del nuevo país que Trump se propone construir. La medida de eliminar la versión en español de la página web de la Casa Blanca es un mensaje inequívoco de cuál es el trato que para el nuevo presidente merece la comunidad hispanohablante. Es un gesto simbólico de gran significado político, aunque no se corresponde con la realidad sociológica del país. EE UU no tiene una lengua oficial –sí algunos estados–, aunque es obvio que el inglés, por uso y por transmisión materna, es la lengua «oficial» –o la que todos deben conocer para abrirse camino– y en la que está redactada su Constitución.

El carácter instrumental que siempre han dado a la lengua y la variada procedencia de la emigración desde principios del siglo XX han alejado cualquier intento de nacionalismo lingüístico de raíz europea. De ahí que el español se haya abierto paso como la segunda lengua de EE UU, hablada en estos momentos por más de 50 millones de personas (el censo oficial federal hablaba de 47,8 millones en 2010 y de 59,7 en 2020).

Es decir, en estos momentos, un 12,4% de los estadounidenses habla español, y lo hacen integrados plenamente en el país que, en su día a día, la considera una lengua propia. Los especialistas consideran que es la primera vez que una comunidad de emigrantes no ha perdido su idioma de origen, algo que nunca ha ocurrido en EE UU y que explica en parte el porqué de su avance. Casos como los de Miami, con el 62% de población hispanohablante, y de Chicago y Nueva York, con cerca del 30%, indican que no es una realidad culturalista y ni mucho menos étnica. Desde la experiencia directa del Instituto Cervantes en la última ciudad citada, se trata de una evolución hacia el «bilingüismo funcional».

La revalorización que hubo en 2008 en la campaña electoral que llevó a Obama a la Casa Blanca dejó claro que el mundo hispano no sólo era una realidad electoral nada desdeñable –ni siquiera para Trump–, sino un mundo rico culturalmente. Por ejemplo, en el sector del libro, la literatura en español –en la que se incluye con un peso determinante la latinoamericana– tiene un cuota de mercado del 10%; Amazon, la mayor plataforma de venta electrónica, dispone de más 360.000 títulos en español; la música latina es un inmenso mercado en expansión y un género en sí mismo, así como el de los medios de comunicación. Es por esto que la medida de Trump de eliminar la versión en español de la página oficial de la Casa Blanca encierra un mensaje claro: da la espalda a una comunidad en desarrollo que ha mejorado su nivel educativo, de ingresos y posición social y cuyas expresiones culturales y literarias han sido aceptadas en el ámbito académico. Cualquier iniciativa que se emprenda desde España para denunciar este desprecio debe partir de un hecho fundamental: el español ya no sólo pertenece a la tierra donde nació –después de todo, estamos por detrás en número de hablantes de Colombia, México y EE UU–, sino que forma parte del conjunto de sus hablantes, 472 millones, que es un patrimonio común y que, por lo tanto, merece una respuesta colectiva.

English only
Nota del Editor 24 Enero 2017

Ya he escrito en otras ocasiones que un país con más de un idioma es un carajal (termina por irse al carajo).
Y si en USA a los hispanos se les atiende en algunos temas en español, no se debe a una atención por el idioma sino a la mejora la dispersión de información a un grupo que de otro modo incurriría en problemas de atención más costosos.

Si en USA hay hablantes de más de doscientos idiomas, el english only es fundamental, lo mismo que si solo hubiera hablantes de dos idiomas. Canada es un ejemplo del problema de tener hablantes de más de doscientos idiomas y dos de ellos en número más destacado y considerados oficiales.

¿Y las multas por rotular en castellano?
Quienes desprecian el español en España, contra Trump por quitarlo en WhiteHouse.gov
La Gaceta 24 Enero 2017

La misma España que tolera las multas linguísticas -140.000 euros recaudados en 2015- por rotular los comercios en español se escandaliza ahora por la retirada de la versión española de la Casa Blanca, un 'invento' de Obama

Es la noticia lingüística del día: Donald Trump elimina la versión en español de la web de la Casa Blanca. Opiniones para todos los gustos pero, sobre todo en España, un motivo más para indignarse con el nuevo presidente de los Estados Unidos. ¿Por qué políticos y progresía defienden el español sólo fuera de España?

Es la pregunta que se hacen no pocos tuiteros, que recuerdan cómo gobiernos de todo color han aceptado -cuando no fomentado- que partidos separatistas menosprecien el castellano, que se pueda multar a los comerciantes que rotulan en el idioma oficial de todo territorio español o que aceptan que niños recién llegados a una comunidad autónoma tengan que estudiar en una lengua autonómica a pesar de no conocerla.

La presidenta de Andalucía, Susana Díaz, ha sido una de las primeras en calificar como "desprecio a la comunidad hispana" la acción de Trump. “Trump retira el español de la web de la Casa Blanca: un desprecio a la comunidad hispana y un ataque intolerable a la segunda lengua en EEUU”, escribe en Twitter.

Tras una búsqueda en su cuenta no hemos encontrado ninguna queja similar al Ayuntamiento de Vic (España, donde el español es lengua oficial), y que tampoco tiene versión en castellano. Así se lo recuerda también un internauta…

Sólo en 2015, el gobierno catalán aumentó un 173% el importe de las multas lingüísticas, llegando a imponer 140.000 euros en sanciones de este tipo mediante la sanción de hasta 68 comercios. Convivencia Cívica Catalana lleva desde 1998 denunciando "los excesos del nacionalismo”. Entre ellos, el "adoctrinamiento" en las aulas y el 'apartheid' catalán, de los que recientemente han alertado en Europa tres familias, de Mataró, Balaguer y Hospitalet, víctimas de escraches continuados por reivindicar la educación en castellano. Pero eso parece ser menos importante que la retirada de la versión española de la web de la Casa Blanca.

'La página está en construcción'
El portavoz del presidente Donald Trump, Sean Spicer, ha sugerido que la ausencia repentina de la versión en español de la web de la Casa Blanca se debe a que esa página está "en construcción" con la llegada del nuevo Gobierno de EEUU.

"Hemos hecho mucho trabajo en esa web y vamos a continuar desarrollando esa web", ha dicho Spicer al ser preguntado al respecto en su primera rueda de prensa como portavoz de la Casa Blanca.

"Va a tomar tiempo, vamos a ir trabajando pieza por pieza", ha agregado Spicer sobre el desarrollo de la página web, aunque no precisó si la versión en español volverá.
Invento de Obama

La versión en español de esa página web se abrió por primera vez en los meses posteriores a la llegada al poder del ahora expresidente Barack Obama y hasta días antes del traspaso de mando tenía un blog dedicado a temas de interés de la comunidad hispana. La nueva administración Trump ha clausurado también otras secciones de la web como la dedicada al cambio climático o la exclusiva del lobby LGTB.

Aznar vuelve a cargar contra Rajoy: “Tenemos un país que se está desvertebrando en todos los sentidos”

Luz Sela okdiario 24 Enero 2017

Tercer acto en menos de 15 días y José María Aznar ha vuelto a apuntar sus dardos contra la gestión de Mariano Rajoy.

En la inauguración del ciclo de conferencias “El necesario fortalecimiento de España”, organizado por la Fundación Valores y Sociedad, que preside Jaime Mayor Oreja, y la Fundación Villacisneros, y en críticas siempre veladas, Aznar ha cargado contra la política territorial del Gobierno, a quien, también de forma implícita, ha responsabilizado de no saber frenar una “brecha” que, ha considerado, puede conducir a la “ruptura definitiva”.

“Durante años vertebramos España, hoy tenemos un país que se está desvertebrando en todos los sentidos”, ha dicho, rotundo, el expresidente. La aseveración se ha entendido como una crítica clara a sus compañeros de partido.

Aznar ha dibujado un escenario pesimista, en el que el Estado ha sido reducido a un papel “residual” y en el que “se desdeñan por anticuados todos los proyectos nacionales y en su lugar se propone un viejo sectarismo hueco y estéril”.

“Con un Estado débil y fragmentado perdemos todos”, ha avisado. Hace apenas un mes, la fundación que dirige Aznar ya cargó contra la política de Rajoy con Cataluña, acusando al PP su “tendencia a asumir el relato que hacen de él sus adversarios”.

Los jóvenes, sin futuro
El expresidente ha apuntado además a la brecha social, de la que, considera, las clases medias y los jóvenes han sido los grandes damnificados. En este sentido, ha advertido del riesgo de ruptura por la falta de atención a los problemas de las nuevas generaciones “que padecen una desconexión entre sus expectativas y su mercado laboral” y que habrán de asumir en el futuro el “peso de la deuda” sin “contrapartida”.

“No estamos jugando limpio con nuestros jóvenes, y eso es alimentar el riesgo de que la brecha termine definitivamente en fractura”, ha reprochado. Aznar ha avisado de los riesgos electorales de esas brechas, consecuencia del “despoblamiento” de las clases medias.

Como ejemplo, el expresidente del Gobierno ha invitado a recuperar el espíritu de la Transición que permitió “pasar de la ruptura a los objetivos compartidos y del inmovilismo al proyecto de futuro”. Aunque también ha ensalzado la labor de sus gobiernos. En este sentido, ha considerado que desde 2009-cuando gobernaba Rodríguez Zapatero-existen “grandes dificultades” para mantener un proyecto de cohesión y progreso de la sociedad española.

“El impulso modernizador, ambicioso y profundo, que nos permitió obrar la mayor transformación de nuestra historia se ha agotado”, ha resuelto finalmente.
Intensa presencia pública

Aznar ha retomado con fuerza su presencia pública, a través de distintos actos de FAES. De hecho, el expresidente descartó hace unos días su intención de fundar un nuevo partido-como le animan desde algunos sectores- aunque advirtió de su intención de seguir trabajando desde esta Fundación, convertida ya en una plataforma para la crítica al gobierno de Mariano Rajoy.

“España es tarea de todos no solo de algunos. España es nuestra tarea y queremos hacer nuestra tarea bien, desde nuestro sitio. Ahí vamos a permanecer, ahí nos van a encontrar”, dijo ante la atenta mirada de los vicesecretarios Javier Maroto y Andrea Levy.

Aznar considera a FAES-desde el pasado octubre desligada del PP-como el laboratorio de ideas que debe marcar el rumbo de la política de centro-derecha española. Más aún desde que el expresidente abandonó la presidencia de honor del PP, un movimiento cuya finalidad es, precisamente, disponer de una mayor autonomía para participar en ese debate.

En la dirección del Partido Popular quitan importancia a la influencia del exdirigente en la escena política y aseguran que no existe instrucción alguna para responder a sus declaraciones, muchas de ellas, una crítica directa a las políticas de Rajoy.

Política y proyecto en la época de la post verdad. Derecha alternativa
Ricardo Chamorro gaceta.es 24 Enero 2017

La política, para aquellos que pretenden hacerse hueco desde un punto de vista alternativo, debería observarse de manera estructural.

En la denominada época de la post verdad, la política, mas allá de como ha sido conocida en los últimos decenios, vuelve a sus orígenes, por encima de su sentido ideológico superficial o sus formas rutinarias alentadas por el propio sistema, la política esta rompiendo con sus contradicciones e incoherencias asentadas.

La política, para aquellos que pretenden hacerse hueco desde un punto de vista alternativo, debería observarse de manera estructural, reduciéndose a un conjunto invariable de elementos. Principalmente podemos señalar tres importantes elementos: un sujeto, un objetivo (o varios) y un camino a seguir para lograrlo. Tener presente estos elementos, ser conscientes de ellos y de la propia realidad en la que nos movemos, son aspectos fundamentales para ir logrando hábilmente pequeños logros en política.

Los anteriores elementos están ausentes en muchas formaciones que pretenden hacerse hueco ante el bipartidismo autonómico imperante heredado de nuestra transición, muchas de estas formaciones funcionan a golpe de efecto o de improvisación lo que produce unas bases tremendamente endebles frente a un sistema político muy asentado.

Sin tener en cuenta los elementos anteriores en conjunto, ninguna formación política podrá llegar a los fines, ni obtener éxitos realmente estables o constructivos. En este ámbito los pequeños triunfos electorales suelen estar vinculados a la personalidad y el entusiasmo de unas pocas personas, en muchos casos no está relacionado con aspectos de gran envergadura a nivel de objetivo y son obtenidos con un esfuerzo excesivo. Ese trayecto lleva a medio plazo a la desilusión, a la desmotivación por los fracasos, a la marginalidad y a que se mantengan en esta vía los menos brillantes, los menos innovadores y aquellos que necesitan de este círculo vicioso de manera vital o parasitaria, cerrando el paso a la autocritica, la innovación y a las nuevas generaciones, las cuales si entran en el circulo lo harán penetrando en un ambiente atrofiado.

Partir de Cero en el ámbito de la derecha alternativa
En el ámbito de la Derecha Alternativa 2017 será clave.

Efectivamente es necesario, en estos tiempos, partir de cero en muchas concepciones políticas. Realmente nunca se parte de cero, los fracasos como elementos de aprendizaje y las reformulaciones son aspectos fundamentales para el éxito en cualquier empresa.

En el ámbito de la derecha alternativa en España hay elementos que producen un bagaje fundamental para la toma de decisiones:

La erradicación a mínimos de la abultada derecha social surgida en tiempos de Zapatero, los movimientos del Partido Popular, la irrupción de VOX y su trayectoria, el auge de formaciones populistas de derechas en toda Europa, el triunfo de Donald Trump en EEUU, la crisis de la Unión Europea, los gobiernos de Polonia y Hungría, el Brexit, la crisis del orden neoliberal, la falta de reformas estructurales en España, el endeudamiento de España por encima del 100% del PIB, el pacto soterrado PP-PSOE con la coreografía de Cs, la subida de impuestos en España mientras todos los países se inclinan por bajarlos, la descentralización política de España mientras la tendencia en todos los países es la centralización política, la crisis de identidad, el descontrol de la inmigración…

Tres palabras son claves en la derecha alternativa en España y así lo he escrito en otras columnas digitales: Soberanía, Reformismo e Identidad

-Soberanía: La soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado (artículo 1.2 de la Constitución Española)

-Reformismo: Para que España sea competitiva en un mundo global es necesario hacer las reformas estructurales pertinentes para que seamos una nación adaptada a los tiempos y, a la vez, se mantengan los servicios y derechos de los ciudadanos españoles.

-Identidad: "La Nación española es la patria común e indivisible de todos los españoles" (Artículo 2 de la Constitución Española). La Constitución se fundamenta en ella, es decir la nación es previa y tiene una identidad histórica, comunitaria, humana y cultural indisoluble que hay que defender, proteger y fomentar.

Cambio de aptitud política
Para evitar un destino hacia la frustración, los protagonistas de una experiencia política en derecha alternativa tendrían que ser plenamente conscientes de lo que hacen y lo que realmente son, sin ambigüedades. Esto es fácil decir en teoría pero no hay nada más difícil que corregir aptitudes.

Todos sabemos que el aprendizaje de cualquier técnica gimnastica es mucho más fácil cuando eres niño, cuando eres más viejo lo tienes más difícil para asimilar las bases, y no porque tú cuerpo no se lo pueda permitir sino porque a veces es nuestra propia mente la que nos lo impide, por obstinación o soberbia, al poner nuestros movimientos en tela de juicio. Lo que se trata es de ir al gimnasio para practicar nuevos movimientos, partiendo de cero, corregir la esclerosis, huir de zonas de confort que nos parecen efectivas porque las dominamos pero que son extremadamente limitadas.

La Derecha Alternativa que está surgiendo en el mundo es alternativa porque es muy versátil mas allá de dogmas aprendidos, es original, es creativa y consciente de la realidad social, huye de lo anquilosado, en la derecha alternativa no se da nada por hecho. En los dirigentes de la Derecha Alternativa la consciencia, la humildad por propia necesidad, la funcionalidad, el no confundir rutinas ociosas con política y la impersonalidad para llegar a la meta, son elementos fundamentales que acompañan cualquier éxito. Al final, después de innumerables caídas, esos líderes dominan un arte que les empieza a llevar a la eficacia constante a través de pequeños logros. Ir a la raíz de los problemas, comprender los acontecimientos en profundidad, saber ponerlos en perspectiva, es una técnica esencial para cualquier dirigente de la Alt Right.

Empezar de cero con el bagaje de lo aprendido, cuestionar todo sobre la base de un proyecto consistente, huir de aquello innecesario que nos impida llegar a la meta trazada, conectar con la gente, aceptar el verdadero juego de la política, no entrar en el activismo ciego y anarcoide, no mantenerse fuera de juego con la excusa de falsas purezas ideológicas, buscar la legitimación, evitar desempeños políticos ineficaces o catastróficos y huir de la marginalidad, ese es el camino.

Lo bueno de Trump
Rafael L. Bardají Libertad Digital 24 Enero 2017

Para mí hay dos cosas que creo se le deben reconocer como méritos a Donald J. Trump. La primera, el haber entendido que para vencer no sólo a Hillary, sino a todo un ejército de progres que invadía todos los terrenos, desde Wall Street a la CNN, tenía que abandonar la actitud modosa y acomplejada de los republicanos y lanzarse a la yugular de sus adversarios, ya fueran éstos el clan Clinton, empresarios, banqueros o periodistas. Sólo siendo incorrecto, directo y siempre a la ofensiva podía ganarles, como de hecho hizo.

La segunda, íntimamente ligada a la primera, es que, actuando como ha actuado, sin complejos, sin sentirse prisionero de las normas establecidas por los republicanos, siempre timoratos a la hora de cuestionar a sus rivales demócratas, poniendo el énfasis en el individuo, en el ciudadano, y no en las 37 categorías de orientación sexual que permite Facebook, defendiendo las fronteras y protegiendo al americano frente a los ilegales, llamando al enemigo por su nombre, no sólo descolocaba a los demócratas, cada vez más desesperados, sino que también ponía de relieve lo desnudos que estaban los conservadores republicanos, carentes de ideas, sin ganas de pelear por su propio triunfo y entregados a las comodidades del establishment.

De hecho, esta segunda faceta, la de exponer sangrantemente el vacío republicano, es lo que más me interesa hoy, a tenor de lo que se está publicando sobre el 45º presidente americano desde las filas del supuesto conservadurismo español.

Por ejemplo, Isabel San Sebastián escribía este lunes en el ABC una columna titulada "Cría cuervos como Trump…" donde, además de una defensa corporativa de la profesión de periodista, deslizaba entre otras lindezas que ofrecer a los americanos América primero era apelar a los bajos instintos de las masas. No estoy seguro de qué le hubiera sugerido que dijera al candidato de una nación que siempre se ha considerado excepcional. ¿A quién debería dejar pasar primero sobre los intereses de América? No recuerdo a Isabel San Sebastián criticando al venerable senador John McCain, cuando hablaba en su carrera presidencial, allá por 2008, de "Country first". Y country no lo empleaba como campiña donde relajarse, sino como América. Según esta lógica de que anteponer los intereses del país de uno es deplorable, supongo que Mariano Rajoy debería afirmar que Marruecos o Francia primero, y que tendríamos que insultarle si tuviera la osadía de defender que España primero o ante todo.

Por su parte, mi querida amiga y admirada Cayetana Álvarez de Toledo, en su segunda entrega en El Mundosobre su viaje a Washington DC, titulada "El gato y la ardilla", además de evitar educadamente llamar a las cosas por su nombre y perdonar así la chabacanería de las manifestantes de la marcha de las mujeres, afirma rotundamente que instaurar el Día Nacional del Patriotismo es un acto de "impúdico adanismo, aislacionista hipocresía" por parte del recién estrenado presidente Trump. Me llama la atención poderosamente de alguien que siempre ha defendido para España el denominado patriotismo constitucionalista. No entiendo muy bien si lo que critica es el reconocimiento del patriotismo norteamericano como valor positivo o que sea Donald Trump quien lo haya oficializado. Imagino que si hubiera sido Ronald Reagan o Margaret Thatcher esa fiesta sí se habría recibido con entusiasmo y considerado ejemplo a seguir por estos lares tan faltos precisamente de eso, de patriotismo (salvo que uno sea independentista, que es una forma jibarizada y excluyente de patriotismo). Pero me pregunto: si no se puede celebrar ser patriota, es decir, un enamorado de tu patria, estar dispuesto a realizar sacrificios en su defensa, luchar por la nación que te ha visto nacer o que te acoge, ¿qué debemos celebrar?, ¿qué nos queda? ¿El día del niño, del orgullo gay, de la defensa del elefante pigmeo? Estamos tan acostumbrados a oír que el nacionalismo es el peor de los males, que hemos acabado olvidando que sin nacionalismo, patriotismo, se borran los vínculos con la tierra, tu gente y el Estado que protege a la nación.

En fin, también me extraña que mi buen amigo Enrique Navarro publique en este medio un artículo titulado "Las falacias de Trump que arruinarán su presidencia". Además de la letanía habitual de dibujar a Trump como simplista y populista, su tesis central es que no podrá cumplir ninguna de sus principales promesas porque no dependen de él. Y puede que tenga razón, pero me sorprende que alguien que ha vivido en suelo americano desdeñe los vericuetos con los que puede actuar un presidente. Por ejemplo, dice que la Casa Blanca apenas tiene competencias en educación, uno de los asuntos estrella durante la campaña. Trump ha criticado por activa y por pasiva la politización de colegios y universidades y ha defendido una reforma para devolver al sistema educativo la capacidad de formar de nuevo a los mejores del mundo. Navarro parece desconocer cuál es la propuesta concreta de Donald Trump: cambiar el sistema e instaurar el cheque educativo de 12.000 dólares por niño para devolver a los padres la capacidad de elección de centro educativo para sus hijos. Cierto, la burocracia educativa puede intentar frenar este y cualquier otro cambio, pero eso no tiene nada que ver con las competencias federales, estatales y municipales.

Por último, más sentido tiene la crítica que ha realizado nuestro ministro de Exteriores, Alfonso Dastis, sobre la desaparición de la versión en castellano de la web de la Casa Blanca. Más sentido porque hay toda una corriente de pensamiento en nuestro país que quiere ver el uso del español en Estados Unidos como un valor que favorece nuestros intereses nacionales. Desgraciadamente, la realidad es que España poco ha sacado del hecho de que más de 50 millones de hispanos vivan en los Estados Unidos. Entre otras cosas, porque esos hispanos en poco o nada valoran nuestro país o lo que podemos aportarles. En todo caso, como ya sabemos desde Babel, la lengua es un arma de unión pero también de fragmentación. Samuel Huntington, el respetable sociólogo de la lucha de civilizaciones, también publicó otro libro, menos conocido en España, titulado ¿Quiénes somos?, en el que se preguntaba si las políticas demócratas de separación por grupos raciales, lingüísticos y culturales no estaría socavando la idea de nación americana, crisol de crisoles, y conduciendo inexorablemente hacia la balcanización de América. Trump ha dicho que quiere una América regida por la idea de E pluribus unum, una nacida de todos. En su alocución de inauguración, calificada de tétrica, maliciosa, corta, brutal, insultante, entre muchas otras cosas, Donald Trump, que yo sepa, llamó a la unidad y a la asimilación. Para personas que llevan tiempo criticando las lacras del multiculturalismo, como las tres citadas anteriormente, será fácil entender que el inglés es el mejor instrumento para acabar con los guetos de las minorías y poder ofrecer un futuro mejor para todos por igual.

Hasta ahora, a los nuevos gobernantes se les concedía un plazo de 100 días de espera para pasar a juzgarles. Trump no ha disfrutado ni de cien segundos. Tal vez se lo merezca. Yo creo que no. Más bien parece que la rabia a izquierda y derecha impide ver la realidad. Cierto, aquí nadie se ha vuelto loco de un día para otro, pero decir que Trump se ha especializado en destruir porque lo primero que ha hecho ha sido parar el Obamacare o es puro desconocimiento sobre lo que representaba dicho programa, y el rechazo generalizado que había causado, o es ideología disfrazada. Para que luego se extrañen de que Trump llame deshonestos a los periodistas.

El problema para los llamados conservadores españoles es que, en realidad, han dejado de serlo hace mucho. Han aceptado las reglas de juego de la izquierda y han acabado por asumir sus postulados culturales sin darse cuenta. Por eso ni defendemos nuestras fronteras, ni primamos lo español (salvo en su aspecto mercantilista de marca), ni sabemos quiénes son nuestros enemigos ni cómo tratarles, y posiblemente ni sepamos ya qué significa ser español. Todo es Europa, ese paraíso mítico donde solucionar el problema que es España, o todo es un mundo globalizado donde debemos someternos a los designios de los más grandes o más fuertes o más ricos, o que producen más barato que nosotros. No me extraña que González Pons, el exportavoz del PP, diga que la victoria de Trump es una mala noticia para la democracia. Que hubiera llegado a la Casa Blanca una mentirosa, corrupta y sin escrúpulos sí hubiera sido bueno.

Trump también tiene otra cosa buena, que nos ha borrado de un plumazo al peor presidente de la historia de América, Barack Hussein Obama. Claro, que si fuera por los nuestros no sólo le concederíamos otro Nobel: estoy seguro de que más de uno ya está hablando con Francisco para que lo beatifique.

Donald Trump, la idiocia y la sumisión (islam)
La Verdad Ofende latribunadelpaisvasco.com 24 Enero 2017

La fotografñía que ilustra esta columna no admite interpretaciones. Ocurre en Washington DC. Varias mujeres islámicas colocan la bandera de la libertad americana como velo musulmán de sumisión (traducción de "islam") sobre las cabezas de mujeres libres americanas.

La manifestación (mundial) donde se tomó esta foto "por la libertad y los derechos civiles" fue la #WomensMarch del sábado pasado, convocada por su co-presidente, la musulmana palestina Linda Sarsour (36 años) para protestar contra el “machismo misógino” de Donald Trump. Tal cual. Millones de personas acudieron a su llamada en los países occidentales.

Linda Sarsour, vinculada por su apoyo a Bernie Sanders, es una conocida activista relacionada con Hamas. Saltó a la fama, entre otras proezas en su lucha por los derechos civiles y la libertad de las mujeres, por pretender que la “sharia” (ley islámica) fuera reconocida como ley en los Estados Unidos, desde la "Asociación Árabe Americana de Nueva York”, que preside. En EE.UU. la conocen por ser parte de los "Intifada Brigade”.

Linda no esconde su abierto activismo antisemita, liderando campañas del declarado ilegal movimiento BDS (Boicot, Desinversión, Señalamiento) contra los judíos, y tras el ocaso de la administración de Barack Hussein Obama II, pretende ir al frente en la lucha por el feminismo y las minorías.

En esa batalla, el emérito Premio Nobel de la Paz Barack Hussein Obama II, deja un saldo desolador tras ocho años de mandato. No hubo un solo día sin guerra, deja Guantánamo abierto, las catastróficas primaveras árabes, una alianza con la tiranía cubana, la aparición y consolidación del DAESH (autodenominado Estado Islámico), una alianza nuclear con Irán, aliado de Venezuela y líder en el terrorismo iberoamericano (AMIA). Obama inauguró su mandato con una foto postrándose ante el rey Abdala de Arabia Saudí, a quien permitió presidir la Comisión de los Derechos Humanos de la ONU.

Las contradicciones de los “lefties” americanos no son pocas. En los disturbios vividos en el día de la jura de Donald Trump, vivimos momentos gloriosos; banderas anarquistas ondeaban mientras se asaltaban comercios, se quemaban coches y se destruía mobiliario urbano. 216 detenidos y 22 policías heridos. ¿Se acuerdan del 15M?

Que Donald Trump es un fanfarrón de barra de bar poca duda cabe, pero olvidamos que un impero económico como el que levantó no se construye con fanfarronería sino con inteligencia. Ganó las elecciones con un 10% del presupuesto de Hillary - apoyada por todas las satrapías árabes gracias a ingentes donaciones – contra todo el “establisment”, la prensa, la CIA y el aparato del Estado, solo con su dinero y su estilo zafio y provocador.

Imaginen cómo han de estar los americanos de hartos para elegir a este señor. Su delito es ejercer -¿podemos?- de “macho alfa” en una sociedad idiotizada tras la nebulosa de los derechos civiles y la imposición durante ocho años de la ideología de una minoría LGTB (1.4% de la población).

Ha rechazado un nuevo “Air Force One”, un muy oneroso sueldo de presidente y ha acabado con el “ObamaCare" con la misma velocidad con la que Zapatero trajo de vuelta de Irak a la compañía de la Legión que construyó y mantenía un hospital de socorro en el teatro de operaciones (la guerra de Aznar). ¿Entienden las razones por las que le odian?

Para colmo, es hijo de una madre inmigrante que llegó fregando suelos y cumplió el sueño americano en su hijo; está casado con una mujer despampanante y también inmigrante; tiene un astronómico imperio económico y un gusto de nuevo rico, chabacano y ostentoso, típicamente americano a lo Jesús Gil de Marbella. Jamas se corta, siempre se jacta.

“Vamos a reforzar viejas alianzas y formar otras nuevas, y vamos a unir al mundo civilizado contra el terrorismo islámico que será completamente erradicado de la faz de la Tierra" anunció Trump en su discurso de investidura.

De momento, ya nos ha regalado momentos impagables:
Está acabando con el cirrótico hígado de los "Hollywood lefties”, consentidos y acostumbrados a lonchas de blanco caviar colombiano y a la falsa moral, quienes no terminan de digerir que en democracia, se pierde. En su último ataque de bilis, travestido de derechos civiles -la #WomensMarch- asaltaron las calles, pasearon activistas del terrorismo musulmán, pero, sobre todo, dejaron clara cuál es su idea de ejercer la democracia y cuáles es su aliado para promoverla: el islam.

Bienvenido, Mr. Trump.

La Casa Blanca de Trump volverá a hablar español y alega "problemas técnicos" en su web
El portavoz del recién investido presidente de EEUU asegura que la 'caída' de la versión en castellano no responde a motivos políticos.
E. E. Agencias. El Espanol 24 Enero 2017

La Casa Blanca volverá a hablar castellano. El portavoz del recién investido presidente de EEUU, Sean Spicer, ha aclarado este lunes que el cierre de la web en español de la Presidencia no se debe a motivos políticos sino técnicos y ha asegurado que el equipo informático está trabajando para que todas las opciones sigan estando disponibles.

"Teníamos mucho trabajo que hacer en la página web para asegurarnos de que estamos preparados para reunir la máxima información posible cuanto antes", ha explicado Spicer durante una rueda de prensa ante los medios.

En este sentido, ha asegurado que los técnicos "siguen construyendo" el portal para que puedan estar abiertas opciones como la de ver el contenido en español. "Creedme, va a llevar algo más de tiempo, pero estamos trabajando pieza por pieza para conseguirlo", ha dicho el portavoz.

Con el cambio de inquilino en la Casa Blanca ha comenzado también una mudanza en Internet que se ha extendido a todos los dominios oficiales de la Administración federal y a las cuentas en redes sociales.

La desaparición de la versión en castellano de la web de la Casa Blanca ha provocado incluso la queja de las autoridades españolas. Varios ministros del Gobierno expresaron su preocupación. El titular de Exteriores, Alfonso Dastis apuntó que no le parecía una buena idea.

Aznar y Faes
Aznar describe una España sin aliento, amenazada por la brecha territorial
José María Aznar dibujó una España amenazada por tres graves brechas: la social, la política y la territorial. En su tercera intervención en quince días, describió una situación inquietante, necesaria de un nuevo impulso como el que supuso la Transición.
Jose Alejandro Vara  vozpopuli.com 24 Enero 2017

“No vengo a hablar de opciones perdidas sino de oportunidades auténticas”, comentó José María Aznar en su tercera intervención pública en quince días ante un numeroso público convocado por la Fundación Valores y Sociedad que presiden Jaime Mayor Oreja, quien fuera su ministro del Interior. Ni rastro de miembros del Gobierno ni de altos dirigentes del PP.

No fue un discurso incendiario ni una enmienda a la totalidad al labor del Gobierno de Mariano Rajoy, a quien no se refirió a lo largo de su mensaje. Dibujó Aznar, eso sí, un panorama inquietante, ya que, a su criterio, España se encuentra amenzada por tres graves grietas: La social, la territorial y la económica. No percibe aliento suficiente para plantarle cara a estos males. “Nos convoca hoy la reflexión sobre el fortalecimiento de España. Una reflexión oportuna y casi apremiante. Los países se fortalecen en la acción y se debilitan en la inacción”. Achacó estos problemas, este “decaimiento” a la ausencia de una voluntad nacional por sacar adelante esta tarea compartida. “Es necesario que se movilicen las capacidades que siguen siendo muchas pese a todo”.

El presidente de Faes centró buena parte de su discurso en poner el foco en los problemas de la España autonómica, en ese “proceso de centrifugación institucional” derivado del mal uso de este modelo territorial que nos dimos los españoles en la Transicón. “No es un problema de su diseño, sino de la falta de un empuje político que no ha favorecido la apertura sino el repliegue identitario”. La cohesión territorial es tarea urgente, señaló, porque los partidos “no han tomado el relevo de sus predecesores en su capacidad de integrar y de impulsar España transversalmente”.

Los jóvenes y el populismo
“España no se va a romper, pero no basta con evitar lo peor, hay que aspirar a lo mejor”. Por eso habló de que es necesario “impulsar una reordenación del mapa electoral para que primen los programas con ambición nacional y deseo de progreso, alejados del localismo empobrecedor, del populismo mendaz y del adanismo insustancial”.

Mención especial dedicó a los jóvenes, con los que “no estamos jugando limpio y se les pasará al cobro la factura del bienestar que ahora no disfrutan. Hay que devolverles oportunidades claras y dignas” que se les ha hurtado.

No hubo presencia de miembros del Gobierno en el acto ni altos dirigentes del PP. Asistió Esperanza Aguirre, una fiel a estas citas con el expresidente del PP, Manuel Pizarro, Eugenio Nasarre, Luis Peral y algunos diputados autonómicos de su signo. En la última conferencia de Aznar, dentro del Foro Faes, estuvieron presentes Javier Maroto y Andrea Levy, vicesecretarios generales del partido, quienes subrayaron el carácter de ‘referente’ de quien fuera fundador de su formación.

María San Gil, expresidenta de los ‘populares’ en el País Vasco y retirada ya de la política aunque forma parte del Patronato de Faes, presentó al orador. Pidió un minuto de silencio en memoria de Gregorio Ordóñez, asesinado por ETA hace 22 años, así como por el resto de las víctimas del terrorismo. “El mejor proyecto para todos se llama España”, señaló en su intervención, sumamente aplaudida por los presentes. La sala de actos de la Fundación Areces ofrecía un lleno muy respetable. El tirón de Aznar sigue siendo notable.

Trump, el legado de Obama
Daniel Rodríguez Herrera Libertad Digital 24 Enero 2017

Un par de semanas después de la derrota de Mitt Romney en 2012, la Oficina de Patentes y Marcas de Estados Unidos recibió la petición para registrar "para acciones políticas" la marca Make America Great Again. Donald Trump nos puede parecer un patán que no sabe de lo que habla, pero no cabe duda de que hace tiempo que tenía muy claro lo que quería hacer: convertirse en presidente de los Estados Unidos. Este viernes ha jurado su cargo e inmediatamente la izquierda se ha lanzado a la calle, como ya hizo con Bush en 2000 o David Cameron en 2010, o en general cuando un candidato de derechas gana las elecciones, dando muestras de su sectarismo y su concepción de la democracia como un juego donde todos votan para que siempre gane un político de izquierdas.

Para los demócratas, y para la prensa a su servicio, un político republicano sólo puede ser tonto o malvado. Trump fue lo primero durante las primarias y pasó a ser lo segundo cuando se enfrentó a Clinton y comenzaron las habituales comparaciones con Hitler. ¿Qué candidato republicano no ha sido Hitler desde hace décadas? Trump puede recibir numerosos insultos, y muchos incluso los merece. Ha dicho auténticas barbaridades durante la campaña. Pero hasta este viernes no había hecho nada. No tenía una historia como senador o gobernador, ninguna decisión como responsable público de nada porque no era político. Así que dar por sentado que elegirlo abre paso al fascismo en la única democracia que durante más de doscientos años ha resistido los cantos de sirena de la dictadura y el totalitarismo parece cuando menos aventurado. Y si acusas de nazi a quien aún no ha hecho nada, quizá te quedes sin calificativos cuando haga algo mal, que lo hará.

Pero Trump jamás habría llegado a donde está sin Obama. Es el producto más perfecto y acabado de la arrogancia y el sectarismo con que ha actuado durante ocho años el presidente al que adoran todos los que aborrecen Estados Unidos y quieren convertirlos en una sucursal de Europa. Despreciando a los que Hillary llamó "deplorables" y el propio Obama "amargados" que se "aferran a su religión y sus armas o la antipatía hacia la gente que no es como ellos", abrió el camino a Trump para hacerse con ese voto en los estados clave y ganar la presidencia. El profundo y tradicional desprecio de las élites de las grandes ciudades hacia el resto de norteamericanos tuvo en Obama su producto más excelso. Y ahora son todos esos despreciados los que van a destruir el legado de Obama hasta dejarlo en las raspas.

Y es que, como ha sido el presidente más arrogante de los últimos tiempos, Obama ha sido completamente incapaz de negociar absolutamente nada de su agenda política con los republicanos. La mayor parte de sus medidas han sido ejecutadas mediante decretos, que en su mayoría podrán y previsiblemente serán echados atrás por el mismo método. Y su única gran victoria legislativa, la reforma sanitaria, fue aprobada por el alambicado método legislativo de la reconciliación para no tener que negociar con ningún republicano en ninguna de las dos cámaras; método que naturalmente puede emplearse de nuevo, ahora que hay mayoría de derechas en Congreso y Senado, para echarla abajo y reemplazarla. Sí, entre Trump y Obama parecen haber culminado el proceso de convertir Estados Unidos de un país donde las grandes reformas se negociaban entre miembros de ambos partidos a algo más parecido a España, donde que cada partido hace sus propias leyes de educación y el resto se aprueba por decreto-ley. Ese, y no otro, será el legado de Obama.

Trump supondrá el mayor revés a la globalización y el libre comercio que ha sufrido el mundo desde los años 80. Pero no es una amenaza a los derechos civiles, siempre y cuando no consideremos abortar o no escuchar jamás opiniones discrepantes en la universidad como derechos civiles, claro. Abandonará la obsesión con el cambio climático y dejará de poner las protecciones medioambientales por encima del empleo, la construcción de infraestructuras y la buena marcha de la economía en general. Quitará regulaciones, facilitará opciones para que más americanos pobres puedan elegir escuela y rebajará impuestos. Abrirá embajada en Jerusalén y revisará el acuerdo con Irán. Se pondrá del lado de la Policía y no del movimiento racista Black Lives Matter. No tendrá ningún respeto por ninguna posición ni política específica por el solo hecho de que lleve mucho tiempo practicándose. Insultará a la prensa en general y a periodistas concretos, que además se encargarán de dejárselo muy fácil. Y los deplorables aplaudirán. Trump ya ha ordenado registrar la marca Keep America Great! para las elecciones de 2020. Pero es un bobo que no sabe nada de política.

POR SUS FUEROS
Un hombre fuerte puede acabar con inmigración y refugiados
Entre los errores de la “primavera árabe” el más vergonzoso fue el de Libia, que llevó el caos a un país y multiplicó la inmigración sólo por torpes cálculos de Francia, Alemania y EEUU.
Pascual Tamburri gaceta.esincapaz

El general Khalifa Haftar, nacido en la Libia italiana, militar primero golpista con Muammar el Gadafi y luego conspirador contra él, controla ahora con su ejército la zona oriental de Bengasi y extiende desde ella su orden al resto del país. Un hombre con un plan. Un plan que conviene a Europa en general y a España e Italia en particular.

Haftar estuvo exiliado en Estados Unidos tras su ruptura con Gadafi, y en 2011 tras la versión libia de la “primavera” volvió a su país con la esperanza de recuperar su papel como militar profesional. Niega incluso indignado que su recorrido sea parecido al de su antiguo rival, pero lo cierto es que ha reorganizado una fuerza armada operativa en la Cirenaica, que la dirige desde una base bien organizada cerca del aeropuerto de Bengasi y que tiene como principales enemigos al Gobierno plantado por los franco-americanos en Trípoli -el de Fayez Serraj-, a las milicias y mafias y a los distintos grupos islamistas. Sobre todo, es un hombre al que últimamente le va bien política y militarmente, con el apoyo de la Rusia de Putin y el de la ENI -la empresa nacional italiana de hidrocarburos, que una vez más hace lo que los políticos profesionales de Roma no se atreven a hacer en las últimas décadas.

Khalifa Haftar está en guerra con muchos, pero sobre todo y ante todo contra el ISIS y sus agentes en la zona. La Cirenaica está bajo control, y Haftar extiende su poder desde Tobruk hasta Sirte mientas avanza sobre la capital. Ahora mismo él es el que marca el ritmo del país; donde está su ejército hay orden, no hay emigración ilegal, no salen refugiados y los islamistas son combatidos sin piedad. Una posición muy parecida a la de Bachar el-Assaden Siria. (http://www.bvoltaire.fr/bacharelassad/france-tient-discours-deconnecte-d...) Y los dos inmersos en la misma paradoja: los países europeos que, en principio, son los mayores beneficiarios de sus éxitos, no sólo no reconocen su legitimidad sino que incluso se permiten apoyar a sus enemigos, que lo son a la vez de los verdaderos intereses de Europa.

Veterano de muchas batallas, no tiene pelos en la lengua. Para él, tras ser derribado Gadafi “los libios esperaban paz, seguridad y democracia” y en cambio vieron crecer “las fuerzas radicales ligadas a los Hermanos Musulmanes”, mientras que las elecciones de 2012 fueron una farsa y “en el Consejo de Transición y en el primer Parlamento de Trípoli dominaron las fuerzas del terrorismo… que han aprovechado para promover a Al Qaeda y al nuevo ISIS, junto a movimientos islamistas locales como Ansar al Sharia y con una visión peligrosa del Islam”. Una visión que él no comparte.

Así que volvió a hacer lo que él sabe hacer. Lanzó un llamamiento político desde Trípoli, reunió a antiguos militares y empezó su guerra con 300 voluntarios fieles, 25 oficiales y 75 vehículos de distintos tipos. En 2014 atacó por sorpresa Rafallah Sati, la base del ISIS y Al Qaeda en el centro de Bengasi. Hoy tienen un ejército mecanizado de 50.000 hombres y controla la explotación de petróleo y gas, que está restableciéndose. Antiguos partidarios de Gadafi, las tribus más tradicionales, los más vinculados a Italia y los contingentes de bereberes de Nafusah también le apoyan

¿Y quién se le opone? El Gobierno de Trípoli, apoyado por algunos de los europeos; las milicias de Misurata en el golfo de Sirte, apoyadas por Estados Unidos; y los islamistas. Una situación, como se ve, muy parecida a la de Siria. También se parece en el apoyo exitoso de Moscú, donde él mismo ha visitado a Putin.

No es un iluso, y sabe que tiene cuarto herramientas para presionar a los europeos, y especialmente a Italia. El miedo al caos; el miedo al islamismo y terrorismo; el petróleo; y la emigración. “No somos un país de paso. Si nuestro ejército controla las fronteras del sur el problema se reducirá para todos. Y lo mismo puede decirse que las instalaciones energéticas que tanto interesan a Italia. Estaré muy contento de hablar de esto con los directivos de la ENI”. Se ve a sí mismo como la única posibilidad de orden en la costa sur del Mediterráneo, y por eso lanza un mensaje muy claro al presidente de Trípoli, Serraj: “Si de verdad quiere luchar para reunificar el país, que coja el fusil y se una a nuestras filas. Siempre será bienvenido”. Alto y claro. Sabe que en este caso puede contar con Italia (cuando tenga un Gobierno digno de ese nombre, sin repetir el error acobardado de Berlusconi en su momento), una Italia que no puede permitirse ni inmigrantes ni terrorismo, y que en cambio necesita petróleo y gas; y con Rusia, mientras que no tanto, de momento, con el resto de potencias.

Haftar pide para su Libia algo de lo que él mismo da: “Aconsejo a los países extranjeros… que no se inmiscuyan en nuestros asuntos internos. Dejen que sean los libios los que se ocupen de Libia”, aunque es por cultura y afectos más cercano a Italia que otra cosa, y aunque dice que “algunos se han puesto del lado equivocado” en su país “los italianos siempre son bienvenidos”. Algo muy parecido acaba de decir el presidente sirio Bachar el-Assad, que dice no quererse entrometer en el debate presidencial francés, pero que afirma que es“un amigo de Francia… siempre estoy dispuesto a abrir el diálogo con Francia”.

Un hombre fuerte en Libia, un hombre fuerte en Siria. Pero sobre todo menos miopía en los países occidentales, verdaderos culpables - Estados Unidos, y a su cola Alemania, Francia y el Reino Unido- de la descomposición de los Estados que, fin o mal, mantuvieron el orden den los países descolonizados y ahora emisores de refugiados, de emigrantes, de problemas, de integristas y de terroristas, desde Somalia a Siria, desde Libia a Irak. Quizá a veces nuestros políticos no han elegido amigos pensando en nuestro interés nacional sino en sus prejuicios ideológicos o en las órdenes recibidas de fuera.

Contra la socialdemocracia
Todo parece indicar que la socialdemocracia se tambalea, pero, en mitad de los estertores de muerte, está alumbrando su última criatura: el nacional-populismo.
Javier Benegas  vozpopuli.com  24 Enero 2017

El título de este artículo no es mío, lo he tomado prestado del libro de reciente aparición "Contra la socialdemocracia" (Editorial Deusto), cuyos autores son Almudena Negro, periodista especializada en análisis político, y Jorge Vilches, profesor en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología de la Universidad Complutense de Madrid, ambos más que curtidos en el terreno del debate de ideas. Es evidente que, con este título, no cabe esperar medias tintas ni tampoco consensos, de hecho, en la contraportada está escrito, casi grabado a fuego, lo siguiente

“La actual crisis política que asola Europa es uno de los efectos del consenso socialdemócrata”

No hay duda de que estamos ante un ensayo combativo, duro, implacable, pero, sin embargo, en absoluto panfletario sino más bien lo contrario: fino, intelectualmente elaborado y, se esté de acuerdo o no con las tesis, consistente y muy bien trabado.

En efecto, el libro consta de 254 páginas perfectamente aprovechadas, donde, con una prosa elegante y concisa (su lectura resulta muy agradable), encontraremos referencias sobre el régimen del 78 (pag. 32), la ley de hierro de las oligarquías (pag. 41), la democracia representativa como estafa (pag. 37), la asfixiante hegemonía cultural (pag. 43), el desastre autonómico (pag. 80), la llegada de José Luis Rodríguez Zapatero (pag. 100), el sentimentalismo político (pag. 147), los mesias (pag. 179)… En resumen, un guion completo y muy bien estructurado, donde además los autores se atreven, en el capítulo final, a hacer propuestas para una política liberal (Pags. 209 a 241).

Sí, han leído bien: una política liberal. Pero no se confundan, y mucho menos empiecen a tener sudores fríos, se trata del verdadero liberalismo, el de los principios; no de doctrina económica que, a lo que parece, es lo único que hoy muchos presuntos liberales tienen en la sesera. Y es que, según explican los propios autores, hay cosas que van antes que la economía; es decir, que no sólo de pan vive el hombre. De hecho, no tienen reparos en afirmar que el economicismo no es liberal sino socialdemócrata. Y su explicación resulta interesante. Así, en la página 229 escriben

“Una vez se produjo la renuncia a la batalla de las ideas, la política fue progresivamente sustituida por el positivismo jurídico, la burocracia, la asunción de las bioideologías que había hecho suyas el PSOE en la última década del siglo XX… y el economicismo. La en parte exitosa gestión de la economía por el PP sustituyó a la defensa de los principios liberales”

Y añaden
“Y es que el capitalismo, como el liberalismo, no es sólo una doctrina económica, sino moral y filosófica completa. De hecho, el capitalismo es el único sistema moral, porque permite al individuo desarrollarse libremente, sin coacciones gubernamentales o estatales, y buscar la felicidad como mejor considere"

Un servidor, al menos en esto, les da la razón. Es más, sólo por encontrar apuntes así vale la pena leer Contra la socialdemocracia. He de reconocer que hacía mucho tiempo que no caía en mis manos un ensayo donde se apelara a los verdaderos principios liberales, esto es, el valor del individuo, de la persona, en contraposición al alienante colectivismo. Y además, anteponiéndolos a los omnipresentes dogmas económicos, por lo que el mérito es doble. El liberalismo como reglas del juego, no como ideología finalista.

Habrá quien lo prefiera al revés, pero de lo otro, de lo económico, hay ya mucha literatura. Y quizá sea por esta razón que el ensayo de Almudena y Jorge resulte fresco y gratificante. Además, soy de la opinión de que a los liberales les iría mejor –y al mundo en general también– si incidieran más en valor de la persona y menos en la teorías económicas. Y es que, como parecen apuntar los autores, nos encontramos en mitad de una colosal convulsión, casi en los preámbulos de una batalla ideológica, donde los números, las matemáticas y las omnipresentes estadísticas agregadas palidecen frente a las convicciones. Desde este punto de vista, ¿qué puede haber más emocionante, más esperanzador, que luchar por librarnos del abrazo de un mundo en el que gurús, mesías, burócratas y políticos se han propuesto hacernos felices a la fuerza?

En efecto, todo parece indicar que la socialdemocracia se tambalea, pero, en mitad de sus estertores de muerte, está alumbrando su última criatura: el nacional-populismo. Así pues, este ensayo llega en el momento indicado para ayudarnos a no caer en la trampa. Desengáñense, ningún gobierno, partido o político podrá sacar a España, a Europa o a Occidente del atolladero hacia el que parecen dirigirse. Es mentira que la política lo pueda todo. Por eso el “yes we can” de Barack Obama fracasó, como también fracasará el “American first” desenpolvado hoy por Donald Trump. Por eso ni el PP, ni el PSOE, ni Ciudadanos, ni mucho menos Podemos, obrarán ningún milagro. Sólo si las personas maduran y se libran de ataduras las sociedades tendrán alguna oportunidad de salir airosas del trance. No necesitamos una revolución, tampoco una regresión, sino una transformación liberal. Y precisamente de eso va este ensayo: de que tal vez contra la socialdemocracia vivamos mejor.

Feliz lectura.

'POR LOS DERECHOS DE LOS PATRIOTAS'
Manifestación contra el 'caso Blanquerna': 'Defender a España no es delito'
La Gaceta 24 Enero 2017

"El 'caso Blanquerna' va contra todo aquel que ose defender a España". Así lo han advertido diferentes grupos identitarios como Democracia Nacional, que han realizado un llamamiento para que los ciudadanos asistan el próximo sábado 28 a la movilización que tendrá lugar en la madrileña Puerta del Sol a partir de las 11:30 horas para protestar contra la que califican como "sentencia infame". El mismo día se ha convocado otra manifestación en Barcelona, a las 11:00 horas, para apoyar de la misma manera a los asaltantes del centro cultural Blanquerna durante la celebración de la Diada de 2013.

El pasado 17 de enero, el Tribunal Supremo elevó las penas impuestas por la Audiencia de Madrid a los 14 acusados e impuso condenas cercanas a los cuatro años, al haber aplicado la agravante de motivos de discriminación ideológica.

Sin embargo, como ya publicó Gaceta.es, la consideración jurídica que se ha dado en el caso del asalto a la librería catalanista contrasta con la que se dio al asalto a la capilla de la Universidad Complutense de Madrid protagonizado por la portavoz de Ahora Madrid, Rita Maestre. En ese caso, la sentencia absolutoria no tuvo en cuenta las mismas consideraciones que la Justicia ha tenido con los asaltantes de Blanquerna.

"Acude a la concentración por los derechos de los patriotas", han animado desde Democracia Nacional, a la vez que han insistido en que "no es una convocatoria de una sigla o tendencia, sino una manifestación por España, para decirles que no nos van a asustar y que seguiremos peleando por nuestra patria".
Rita Maestre, absuelta

Los mismos que censuran la protesta contra el separatismo no dudaron en tildar de "activista" a Rita Maestre, y justificar su asalto y profanación de la capilla de la Universidad Complutense semidesnuda en 2011. El 16 de diciembre era absuelta por la Audiencia Provincial de Madrid de la sentencia que la condenó a pagar una multa de 4.320 euros.
'La bandera que nos une a todos'

El centro cultural Blanquerna también fue el lugar elegido el 14 de noviembre de 2014 por la plataforma España Generosa para realizar una protesta contra los deseos secesionistas de Artur Mas y la "consulta" celebrada ese 9-N. En un clima pacífico y tranquilo, los jóvenes fueron rodeando poco a poco Blanquerna con una bandera de España de 50 metros.

Tras ser agredida por radicales de izquierda
La víctima de Murcia, a La Gaceta: ‘Me pegaron por llevar la bandera de España’
Juan E. Pflüger gaceta.es 24 Enero 2017

La víctima, que asegura a este diario no tener militancia política, ha explicado que “no llevaba ningún signo político, sólo una pulsera de la bandera de España. Me pegaron por eso, quieren prohibirnos llevar nuestra bandera”.

El video corrió por las redes sociales y la Policía actuó contra los agresores. Dos de ellos ya han sido detenidos y otros tres, identificados, se encuentran en búsqueda por los agentes encargados de la investigación. La joven, de 20 años, se encuentra ahora recuperándose de las heridas causadas por los asgresores, un grupo de radicales de izquierda. Ha perdido una pieza dental, tiene el lagrimal de un ojo dañado por una patada, magulladuras en el cuerpo y tres traumatismos en la cabeza.

La Gaceta ha hablado con la joven agredida brutalmente en Murcia. Cuenta cómo estaba con un grupo de amigos en un conocido bar de copas de la ciudad y salió a fumar un cigarro. Cuando se encontraba mirando hacia la puerta, recibió un empujón que le propinó una de las chicas del grupo de agresores y recibió una lluvia de insultos. “Guarra, cerda, te vamos a matar”, cuenta que le dijeron. Después, la chica que comenzó la agresión se retiró y fueron los chicos del grupo los que empezaron a golpearla.

Hubo dos, “el de la cazadora verde y otro”, que se ensañaron especialmente. La joven cuenta como cuando ya estaba en el suelo intentando protegerese “me empezaron a dar patadas en la cabeza”. Y explica que “después de la agresión intenté levantarme, pero me maree y me volví a caer, entonces empezó a salir gente del bar, entre ellos mis amigos, y me ayudaron”.

Este diario le ha preguntado por la causa de la agresión y afirma que “no llevaba ningún signo político, sólo una pulsera de la bandera de España. Me pegaron por eso, quieren prohibirnos llevar nuestra bandera”. La joven ha asegurado que no milita en ningún grupo político y que no había tenido anteriormente ningún contacto con los agresores, pero “recuerdo perfectamente sus caras”.

“He estado en comisaría y los he identificado, me han dicho que dos ya estaban detenidos, a otros tres los reconocí sin problema, además, está el video en el que se puede comprobar que son ellos”, ha explcado.

En los próximos días volverá a hacerse un reconocimiento médico porque “tengo mareos y me duele la espalda y el cuello”. Además, señala, que también tiene daños psicológicos “desde que me agredieron, me da miedo salir a la calle, no me siento segura. No es justo que puedan hacerte esto y espero que la Justicia lo reconozca”. Una razón que, además, esgrime para mantener el anonimato ante el “miedo a nuevas agresiones”.

Posible delito de odio
Fuentes de la Policía Nacional de Murcia han asegurado a La Gaceta que “estamos ante una forma de actuar propia de estos grupos que se autodenominan como antifascias, se caracterizan por atacar siempre en grupo y en mayor número”. También han confirmado que varias de las personas identificadas y detenidas tenían antecedentes policiales. Esta es la razón por la que los agentes han podido mostrar fotos de los agresores a la víctima.

“La agresión por motivos ideológicos se enmarca dentro de los denominados como delitos de odio, razón por la que este caso tendrá ese tratamiento”. La misma fuente asegura que no le consta el motivo concreto de la agresión y que, hasta que no pasen a disposición judicial los detenidos, no se podrá concretar este extremo, pero considera factible el hecho de que consideren como una posiblemente a “quien porta una bandera de España, lo que redunda en la línea de los delitos de odio”.

Por otro lado, la Policía investiga las posibles vinculaciones de los detenidos e identificados con grupos radicales de extrema izquierda. Concretamente señalan la vinculación de alguno de ellos con City Bois, el grupo radical de seguidores del Ciudad de Murcia.

La Policía tiene localizados en la ciudad a cinco centenares de violentos de extrema izquierda que tienen relaciones, además de con los ultras del mundo del fútbol, con las Brigadas Antifascistas, movimiento “sharp” y con diversos grupos anarquistas.

PREOCUPACIÓN EN LA POLICÍA
La extrema izquierda, cada vez más violenta
Juan E. Pflüger gaceta.es 24 Enero 2017

Los datos preocupan mucho a la Policía: la extrema izquierda cada vez es más violenta y sus grupos más radicales están muy organizados. “Desde hace cinco años, la violencia de estos grupos de extrema izquierda no ha hecho más que multiplicarse”, como confirma a La Gaceta un miembro de la Brigada de Información. Explica, también, que no solamente es “el crecimiento, que preocupa y mucho, es que hay una infraestructura de organización que está muy bien diseñada. Cuentan con locales, casas ocupadas, pantallas legales asociativas, abogados propios,...”.

Los datos de esta violencia hablan por sí solos: 130 grupos localizados por la Policía Nacional y algo más de 4.000 miembros activos. Son los datos del informe anual sobre violencia que publica el ministerio del Interior. Unos números que, según las fuentes consultadas, “no hacen más que subir”. Y es que estos datos, correspondientes al año 2015, últimos con cifras totales cerradas, se han incrementado desde los del año anterior cuando los grupos eran 120 y los miembros considerados como peligrosos no llegaban a 3.000.

También apunta que “dado el volumen de denuncias y procedimientos abiertos en 2016, las próximas cifras que tendremos serán mayores aún”. Además, los comportamientos violentos han variado en los últimos años. Hasta hace dos años, se producían momentos de concentración de la violencia. Ejemplos como la Marcha de la Dignidad o los episodios de Rodea el Congreso, iban seguidos de una presión por parte de los grupos radicales que llevaban a que las convocatorias terminasen con duros enfrentamientos con los agentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP).

Esa estrategia “les dio mal resultado y muchos grupos políticos y asociaciones que, hasta entonces los amparaban o toleraban les han dado de lado”. Muchos de estos grupos “crecieron en el entorno del 15-M y amparados por lo que hoy es Podemos, pero su entrada en las instituciones les ha llevado a una ruptura”, una circunstancia que les ha llevado a actuar de otra manera: “ahora la mayoría de las agresiones son aisladas, en grupos que funcionan en zonas determinadas y se dirigen contra todos aquellos que piensan diferente”.

Esa es otra de las claves para entender la violencia de la extrema izquierda: no atacan solamente a lo que ellos consideran “fascistas”, en muchos casos agreden a miembros de partidos políticos de izquierdas: “en los últimos años hemos encontrado un aumento considerable de agresiones a miembros de partidos políticos de izquierda o de centro. Antes no atacaban a socialistas, este año ha habido muchos casos”. También han encontrado nuevos blancos: “un partido como Ciudadanos parece haberse convertido en centro de sus agresiones. Solo hay que acordarse de casos como el de las fiestas de Moratalaz, cuando uno de estos grupos atacó la caseta que el partido había montado en la zona de la feria”.

Las fuentes policiales son claras con la solución a este problema: aplicación de la legislación sobre delitos de odio y actuación judicial estricta que corrobore el trabajo policial con condenas ejemplares.

Gregorio Ordóñez, un hombre libre
Gorka Maneiro La Razon 24 Enero 2017

Hoy que escribo estas breves pero sentidas líneas se cumplen 22 años del asesinato de Gregorio Ordóñez por la banda terrorista ETA en San Sebastián. 22 años ya. Gregorio, al que yo solía observar con una mezcla de admiración y sorpresa y al que tenía por un señor mayor, tenía apenas 35 años cuando lo asesinaron. Ya saben, de niños nos parecen viejos hasta los chavales jóvenes.

Hoy tengo 42 años y sigo recordando perfectamente el momento en que me enteré de su muerte: volvía a casa, llamé a la puerta y me abrió mi madre, con lágrimas en los ojos:

- ¿Qué ha pasado?
- Lo han matado.
- ¿A quién han matado?
- Han matado a Gregorio Ordóñez. Pobre. No hay derecho, no hay derecho....

Escupí una retahíla de insultos y descalificaciones varias y tacos diversos dedicados a esa banda de indeseables que nos amargó tanto la vida durante tantos años, al menos a quienes supimos mantener la dignidad dos escalones por encima del miedo y fuimos sensibles a lo que les hacían a otros y, por tanto, nos lo hacían a cada uno de nosotros.

Ni yo era del PP ni votaba al PP. Al menos hasta que los asesinatos nos obligaron a adquirir un compromiso mayor y optamos a veces por votar a quienes estaban siendo exterminados, más allá de las diferencias que no eran tales cuando se trataba de defender la vida frente a la muerte.

Es posible que Gregorio fuera de derechas y asumiera postulados o ideas políticas que yo no compartía. Aquello no era relevante. En aquella época se trataba de defender la libertad y la democracia frente a la dictadura más infame. Y Gregorio, como algunos otros pero él de manera destacada, enarboló la bandera de la justicia y de la lucha contra ETA. Pocos hablaban con tanta claridad y tanta valentía. Pocos se atrevían a decir tantas cosas y tan meridianas. Pocos se pusieron tanto en riesgo. Casi nadie dio tanto ejemplo.

Con aquel vil asesinato, ETA acababa con el Presidente del PP en Guipúzcoa, con el parlamentario vasco y con el teniente de alcalde de San Sebastián, mi ciudad. Pero, por encima de todo, un hombre libre. Con aquel vil asesinato, ETA volvía, como con todos los anteriores y con todos los que después vinieron, a tratar de imponer su proyecto político totalitario al conjunto de la sociedad. Gregorio era un representante democrático, un abanderado de la lucha contra el terrorismo y, sobre todo, un hombre libre, de esos a los que no se les calla fácilmente.

La mejor forma de defender la libertad de expresión es expresarse libremente. Es justo lo que Gregorio hacía.

Un joven de 35 años vilmente asesinado. Un hombre libre al que no olvidamos.

La vía de Negrín, el trabajo esclavo impuesto por los frentepopulistas
Juan E. Pflüger gaceta.es 24 Enero 2017

Uno de los tópicos, en gran parte desmentido por la documentación publicada, de la izquierda española es que la Basílica de la Santa Cruz del Valle de los Caídos fue construida por mano de obra esclava tras la Guerra Civil. La verdad es que la legislación permitía la aplicación de la pena de cárcel por medio del trabajo como obrero en la construcción.

Donde sí que hubo mano de obra esclava fue en la construcción de la vía ferrea que unía Torrejón de Ardoz con Tarancón. La llamada vía de los 40 días o vía de Negrín se inauguró el 11 de junio de 1938 y estuvo en funcionamiento durante dos años. Se le llamó inicialmente la vía de los 40 días porque el plan, impulsado por el presidente republicano Juan Negrín, era que los 91,3 kilómetros de tendido ferreo fueran construidos en ese plazo de tiempo. Sin embargo, se emplearon finalmente 100 días en su construcción.

Para realizar esta importante obra de infraesructura se empleó a cerca de 12.000 personas. De ellas, dos terceras partes eran prisioneros políticos sacados de las cárceles republicanas, muchos de los cuales fueron asesinados cuando ya no eran útiles para el trabajo.

Entre los presos destacaban los religiosos y los militares a los que se obligaba a trabajar en jornadas de doce o catorce horas. En el recorrido de la nueva vía tuvieron que construir diez túneles, salvar desniveles importantes y construir tres estaciones y ocho apeaderos. Todo ello con escaso material y dirigidos por el Batallón de Fortificaciones del Ejército Popular de la República.

Los presos eran alojados en diversos edificios a lo largo del trazado de la vía ferrea. En la capilla de Nuevo Baztán en la que estuvieron alojados durante varias semanas, se conserva una placa que recuerda la estancia de estos presos que fueron usados como esclavos.

La construcción de este trazado ferroviario, que permitió la entrada de comida y suministros a Madrid, era conocida por el alto mando del ejército de Franco. Éste, decidió no bombardear las obras de construcción porque sabía que la mano de obra que se estaba usando eran prisioneros usados como esclavos por los republicanos.

El proyecto que tenía un plazo de construcción de 40 días, se terminó en 100, por eso el nombre del trazado se cambió y en le bando republicano se le llamó la vía de Negrín.

Puedes comentar el blog con el autor en @Juanerpf o en la página de Facebook Los Crímenes del Comunismo y el twitter del blog: @crimencomunismo

Cambio de nombre de las calles en Vitoria: Ignorancia o mala fe
Ernesto Ladrón de Guevara latribunadelpaisvasco.com 24 Enero 2017

En mi artículo anterior denunciaba la demencia del cambio del nombre de calles en Bilbao y el bloqueo a la iniciativa del PP a, en correspondencia, eliminar el nombre de dos personajes con trayectoria totalitaria, no caracterizadas por sus pulsiones democráticas, como fueron Dolores Ibarruri y Sabino Arana, mientras se suprimía en el callejero a otros simplemente por ser derechistas, sin vinculación alguna con el franquismo, ya que no lo vieron llegar al ser asesinados antes de la sublevación de Franco. Estas dos personas eran José Antonio Primo de Rivera y José Calvo Sotelo, que no pudieron ser franquistas por razones obvias, como tampoco fue franquista Cervantes, pese a que un ayuntamiento catalán le proclamó adicto al Régimen autoritario. Opinen ustedes mismos.

En mi ciudad, yo vivo en la calle Francia, antes llamada Calvo Sotelo, se cambió el nombre a principios del régimen democrático sin que nadie explicara el motivo, pues si se tratara de estigmatizar al personaje por ser franquista no tendría sentido y si lo fuera por ser un característico representante de la derecha republicana tampoco, pues si de algo se puede hablar al respecto es de que fue una víctima del proceso de sovietización de la República como bien relata Stephen Koch:

“Una vez el Frente Popular asumió el poder en España, la siguiente fase estuvo marcada por las provocaciones y contra-provocaciones de izquierdas y de derechas. Estas fueron tanto espontáneas como controladas secretamente; el objetivo era la desestabilización de la sociedad española. Las acciones eran aterradoras por su violencia y crueldad y se convirtieron en una característica normal de la vida política nacional. Rápidamente el país se polarizó y pronto se llegó a una situación próxima a la histeria colectiva. Manifestaciones multitudinarias llenaban las plazas de Madrid; carteles con el rostro de Stalin se veían por todas partes; el mismo gobierno servía como medio de divulgar la retórica de la revolución. Mientras tanto, los intelectuales españoles sucumbían casi sin excepción en la ceguera sistemática del pensamiento “politizado”, ebrios de elixires ideológicos. […] De hecho, la razón verdadera de esta decisión de Stalin no fue tanto ayudar en la lucha a Largo Caballero como utilizar esta ayuda como pretexto para hacerse con el control del gobierno español, estalinizarlo en todos los aspectos posibles para que terminara completamente a su merced. La consideración de que esto podía perjudicar el esfuerzo bélico republicano, incluso condenarlo al desastre, no tenía gran importancia a los ojos de Stalin. Lo único importante era que el gobierno de Largo Caballero pudiera ser reemplazado por gente realmente nash, nuestra. Y por solamente eso, Largo Caballero debía ser reemplazado por un títere de obediencia ciega”. (El fin de la inocencia)

Ese títere se llamaba Negrin.

En este caso me veo obligado, por indignación, hacer lo propio ante el despropósito de un “grupo de trabajo” designado por la corporación vitoriana para evaluar la huella del franquismo en la ciudad y eliminarla, en lugar de hacer una sana elaboración histórica que quede en eso, en un relato ceñido a la objetividad de los hechos, no de los prejuicios subjetivos. Por tanto, trabajar, lo que se dice trabajar, no parece que haya hecho esa Comisión, si no, el resultado hubiera sido algo más objetivo y honesto desde el plano de la elaboración científica de esa memoria histórica que más que memoria es deconstrucción de la memoria y su manipulación en el mejor estilo orwelliano.

Veamos la estupidez del asunto y el desvarío de la propuesta:
Se propone eliminar de las calles los nombres de los siguientes personajes, cada uno de ellos con más valía que la de los concejales cuya ignorancia o mala fe dan lugar a este tipo de despropósitos:
Obispo Ballester, cuya única cuestión en su contra es haber sido obispo durante el franquismo.

Obispo Bueno Monreal, sucesor del anterior citado. Este obispo, tenía este currículo académico. A ver si alguno de los concejales llega a solo uno de sus títulos: Fue profesor de Teología, Derecho Canónico y Teología Moral en el Seminario de Madrid (1927-1945); Profesor de Derecho Público Eclesiástico en el Instituto Central de Cultura Superior Religiosa (1923-1945); Profesor de Ética Periodista en la Escuela de Periodismo "El Debate" en 1935; canónigo doctoral de la catedral de Madrid; fiscal general de la diócesis y Tribunal Eclesiástico de Madrid (1935-1945). En marzo de 1972 fue elegido vicepresidente de la Conferencia Episcopal Española.

Pedro Orbea. Cuyo único pecado fue haber sido el primer alcalde elegido tras la victoria de Franco. Igual alguien descubre que fue un criminal. A mí no me consta.

José Lejarreta, llamado el alcalde de los blusas, aclamado por éstos durante años por haber reconstruido la plaza de toros, eje de las fiestas de Vitoria durante décadas, y que puso en marcha el matadero de Vitoria; que al ser Alava una provincia ganadera y agrícola, favoreció el desarrollo del sector ganadero e impulsó la economía de la ciudad.

Además era médico, cuyo padre ejerció la misma profesión en Araya (Alava), siendo muy querido. Fue director del Psiquiátrico y presidente del Asilo y de la Cruz Roja en Alava, entre otras cuestiones filantrópicas. Fue elegido por su talla personal y prestigio. Y como esto no me lo invento, véase la entrevista de la EITB a un experto y estudioso de estos temas, reciente.

Pintor Vicente Abreu. Se le elimina la calle, supongo, porque era militar.

Luis Uriarte. Autor de la tesis doctoral sobre el Fuero de Ayala, que ha sido el eje para reconstruir el Derecho Civil Foral cuyo impulsor principal ha sido el PNV.

Luis Ibarra Landete, que, sin duda, ha sido el mejor alcalde de Vitoria de todos los tiempos y presidente de la Diputación. Artífice del crecimiento económico e industrial de la ciudad en los años 60, provocando un polo de inmigración desde todas las provincias de España para cubrir los múltiples puestos de trabajo de las nuevas zonas industriales durante su mandato. Y, como consecuencia de ello, la construcción de barrios periféricos a una ciudad que se ceñía al casco medieval y poco más, duplicando su población. Ese debe ser su demérito, pues otro no se vislumbra. Lo refiere con profusa precisión un exhaustivo trabajo de Virginia López de Maturana en la Institución Sancho El Sabio de Vitoria.

Y otro obispo, Peralta, cuyo único demérito debe haber sido ser obispo, pues dejó un rastro nada objetable en la ciudad, y cuyo perfil humano no voy a reseñar para no extenderme.

Todos ellos deben tener el hándicap de haber vivido durante el franquismo. Y si ese criterio vale para unos, que valga para todos, por ejemplo de todos aquellos vitorianos que fueron a vitorear a Franco durante la inauguración de la catedral nueva de Vitoria, cuya construcción se inició a principios del siglo XX y finalizada durante el franquismo por un lapsus temporal provocado por la quiebra de las finanzas diocesanas. En esa inauguración no faltaba un alma vitoriana, y soy testigo de que a nadie se le sacó de casa para gritar ¡Franco!. ¡Franco!, ¡Franco! Desaforadamente. La hipocresía, la irracionalidad, la ignorancia y la supina mala fe nunca tuvo tan fiel plasmación como en la actual política, que nada tiene que ver con el espíritu de la Transición de 1978.

Y, no sé si se les ha olvidado Ramiro de Maeztu, de derechas, pero asesinado antes de la llegada del franquismo, cuya obra del pensamiento probablemente no sea comprendida ni conocida por esta gente huérfana del afán de desarrollar su cultura política y filosófica, ni de alumbrar sus mentes con las luces de la Ilustración. Y esperemos que no tiren la cruz del Gorbea o la de Olárizu por idénticas razones. O quiten el nombre de la Calle Dato, presidente del Gobierno de España y benefactor de la ciudad, pero nada de izquierdas, y así un largo etcétera. Todo es posible.

Hace pocos días me comentaba mi buen amigo el escritor Jesús Laínz que mandó a hacer puñetas a la Comisión de Memoria histórica del Ayuntamiento de Santander, en su condición de miembro del Centro de Estudios Montañeses. Me dice Jesús Laínz lo siguiente: “Mi presencia en ella duró tres sesiones, tras las cuales renuncié dada la actitud vergonzosamente genuflexa del gobernante PP ante, como expliqué en la carta de renuncia, la mezcla de ignorancia, mala educación, fanatismo y espíritu chequista de los partidos y entidades izquierdistas, grandes beneficiados del asunto.”

Algo parecido, según vengo relatando, está sucediendo en otras partes, como en la ciudad donde he vivido durante 66 años.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Gasolina para el fuego nacionalista
Editorial OKDIARIO 24 Enero 2017

Alfonso Dastis ha sorprendido a propios y extraños al decir que ve “respetable y legítimo” que Carles Puigdemont defienda su referéndum en la Eurocámara. Si no fuera porque el Partido Popular mantiene una postura de sólida vigilancia ante los golpistas, podría parecer que Dastis ofrece la rendición del Estado al secesionismo catalán. No se entiende en ningún caso la postura y las palabras del titular de Exteriores, por mucho que alegue que “en Europa se defiende la libertad de expresión y es legítimo que cada uno defienda su visión política”. Menos aún cuando figuras relevantes entre los populares como Esteban González Pons, Pablo Casado o Ramón Luis Valcárcel han criticado con dureza la presencia de Puigdemont en las instituciones europeas. De hecho, el propio González Pons, portavoz del PP en el Parlamento Europeo, ha advertido de que el presidente de la Generalitat cuenta con el apoyo de la extrema derecha continental, acusándolos de querer “romper un poco más la UE”.

Ni que decir tiene que el intercambio de ideas y la contraposición de las mismas es enriquecedor para el desarrollo de cualquier sociedad. No obstante, esas ideas deben redundar en el bienestar del país y, sobre todo, acogerse escrupulosamente a la ley vigente. Algo que, por supuesto, no hace en ningún caso Carles Puigdemont ni el resto de los falsos padres de la patria catalana. Un grupo más cercano a la piromanía institucional que al respeto por la nación. Tanto ellos como sus socios de la CUP ultrajan y menosprecian constantemente dos de los símbolos más importantes de nuestro país: la Constitución y el Rey. Unos comportamientos basados en la beligerancia con España que este mismo lunes ha tenido un nuevo capítulo. Puigdemont ha asegurado que la agresión a las aficionadas de la Selección Española no fue “violencia de verdad”. Es en ese tipo de aberraciones donde se resume la verdad política e ideológica del independentismo. Esas son las actitudes revanchistas que no debe olvidar Alfonso Dastis por muy bien que lo hayan tratado de manera puntual en el Palacio de Pedralbes.

Terrorismo
La AVT entrega a la fiscalía 200 indicios para ilegalizar a Sortu, Bildu y Amaiur
La Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) quiere que la Fiscalía General del Estado promueva la ilegalización de Sortu, Bildu y Amaiur en base a doscientos indicios recopilados desde 2011.
Carlos Fonseca  vozpopuli.com 24 Enero 2017

La Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) entregó el pasado día 18 al Fiscal General del Estado, José Manuel Maza, un documento en el que se enumeran doscientos indicios que, en su opinión, justifican la ilegalización de Sortu, la actual formación de la izquierda abertzale, y de Bildu y Amaiur, las coaliciones electorales en las que participa en el País Vasco y Madrid. Se trata, fundamentalmente, de una recopilación de declaraciones de sus dirigentes recogidas en los medios de comunicación y de actividades llevadas a cabo por cada una de las formaciones.
erior estudiará poner el nombre de la presidenta de honor de Covite a la sala principal del Centro Memorial

Carmen Ladrón de Guevara, letrada de la AVT que se ha hecho cargo de la compilación de datos, manifestó a Vozpópuli que el documento entregado al Fiscal General del Estado es una actualización del que en su día facilitaron a su antecesor en el cargo. “La idea era trasladarle una situación que nos preocupa, y es que se ha normalizado algo que no es normal: que los que aplaudían a ETA estén en las instituciones participando del juego democrático sin haber hecho autocrítica ni renunciado a su pasado. Las expectativas de que la fiscalía haga algo son pequeñas, pero no por ello vamos a dejar de denunciar esta situación ni a dejar de recoger indicios para instar la ilegalización de todas estas formaciones”.

La petición se sustenta en el artículo 9.3 de la Ley de Partidos de 2002, que explicita los supuestos en los que se puede instar la ilegalización de una formación política, y en las ‘líneas rojas’ que el Tribunal Constitucional (TC) marcó a Sortu cuando aprobó su legalización en 2012, entre las que figuraba el enaltecimiento del terrorismo, la humillación de las víctimas, la ambigüedad en la condena del terrorismo, la equiparación de la violencia terrorista con la coacción legítima que en un Estado de Derecho se reserva a las Fuerzas y Cuerpos de la Seguridad del Estado, o la comparación del sufrimiento de las víctimas con el de los presos de la banda condenados por actos terroristas, entre otras.

El documento entregado a la fiscalía enumera los nueve epígrafes que la Ley de Partidos considera susceptibles de ser tenidos en cuenta para ilegalizar a un partido, y relaciona con cada uno de ellos las actividades desarrolladas por Sortu, Bilbu y Amaiur desde 2011. Y lo mismo hace con la sentencia del TC. Así, entre las conductas que vulnerarían la Ley de Partidos la AVT cita, entre otras muchas, la negativa de Bildu a participar en una moción de condena del terrorismo aprobada por el ayuntamiento de Ermua en julio de 2007, y de otras de condena a ETA en los municipios de Alsasua (Navarra), Getxo (Vizcaya) y Rentería (Guipúzcoa) ese mismo mes; la ausencia de Amaiur del homenaje a las víctimas en el Congreso celebrado en junio de 2012, o las críticas de Pernando Barrena, dirigente de Sortu, a las asociaciones de víctimas en octubre de 2013.

Asesores y dirigentes.
La AVT considera también que las citadas formaciones habrían infringido la ley al contratar como asesores en muchos ayuntamientos a antiguos miembros de Batasuna (Bildu) como Xavier Olano, Iñaki Errazkin o Zigor Echeburua, por citar tres de ellos, o la inclusión en la dirección de Sortu de miembros vinculados con “organizaciones ilegales por su carácter terrorista”, como Arnaldo Otegi, Amaia Izko o Joseba Permach, entre otros. Las víctimas del terrorismo recogen también entre la documentación la colocación en el balcón del ayuntamiento de Bera (Navarra) de una bandera a favor de los presos de ETA con motivo del txupinazo de las fiestas de la localidad, la distinción honorífica a una etarra por el ayuntamiento de Rentería, las ayudas a los presos de la banda terrorista aprobadas por el municipio de Andoain, las críticas a la extradición de etarras por parte de Francia y a la política de dispersión, o la campaña para suprimir la figura del delegado del Gobierno en el País Vasco.

En cuanto a las ‘líneas rojas’ marcadas en su día por el TC la documentación alude a la toma de posesión de 2011 de Martín Garitano como diputado general de Guipúzcoa en representación de Bildu, en la que equiparó “a víctimas y verdugos”. Una equiparación que volvería a hacer dos meses más tarde. También recoge la negativa de Arnaldo Otegi a condenar la violencia a su salida de prisión, la acusación de Sortu al Gobierno de ser “enemigo de la paz” por detener a una etarra, o a la Guardia Civil de ser “la única amenaza armada en Euskal Herria”.
 


 


Recortes de Prensa   Página Inicial