AGLI Recortes de Prensa    Lunes 27  Febrero 2017

Basta de difamaciones.
Vicente A. C. M. Periodista Digital 27 Febrero 2017

Que los secesionistas intenten convencer con mentiras sobre sus demandas no es nada raro. Lo que no parece muy normal es que nadie del Gobierno de España inmediatamente responda y deje claro la manipulación descarada en quienes quieren disfrazar de democracia lo que no es sino una usurpación de los derechos de todos los españoles. Porque la pregunta es ¿si queremos ceder nuestra soberanía a solo una parte en un aspecto esencial que afecta a toda España? Votar es democrático, pero limitarlo al ámbito local o autonómico ya no lo es. Porque la pregunta de si se permitiría la independencia de una determinada parte de España, necesariamente debe ser respondida por todos los españoles y no solo por aquellos que determinen los partidarios de la secesión. Eso sería como preguntar a los madrileños si desean seguir aportando con sus impuestos a sufragar la independencia de Cataluña. Lo más seguro es que la respuesta fuese abrumadoramente NO.

En el caso de Cataluña, tras décadas de concienciación y fomento de la singularidad como un imaginario “pueblo” diferenciado del español, y educado en el sentimiento de haber sido sometido, expoliado y humillado por el Estado español, sin que los diferentes Gobiernos de la democracia hicieran nada por evitarlo, parece tarea imposible razonar y convencer a quienes han visto ya su oportunidad para alcanzar sus objetivos, a pesar de que no cuentan con una mayoría incontestable, y sí una clara división en la sociedad enfrenada entre los partidarios de la independencia y los de mantener su españolidad y su cultura ya reconocidas en la propia Constitución.

Lo secesionistas Romeva y Neus Munté, siguen en su campaña de difamación en foros internacionales acusando a España de anti democrática por no permitir que la gente vaya a votar sobre la independencia en Cataluña. Va siendo hora de que tengan la descalificación rotunda que se merecen. No se puede dejar pasar ninguna declaración de estos miserables secesionistas y menos aprovechando fondos de todos los españoles en sus viajes de promoción y propaganda internacionales. Basta ya de impunidad y de silencio cobarde. Un Consejero de una Comunidad Autónoma no puede ir libremente difamando e injuriando nada menos que a un Gobierno de España democráticamente elegido.

EL Ministro de Exteriores tiene la responsabilidad de no dejar pasar por alto este tipo de declaraciones que afectan al Honor y a la credibilidad de nuestra nación. Se requiere una respuesta firme y contundente aludiendo a la Ley , la Constitución de España, la misma que esos desleales gestores un dudan en violar y despreciar, sin que hasta ahora se haya hecho algo más que escudarse en los tribunales y no tomar medidas coactivas que devuelvan la legalidad a una comunidad autónoma en franca rebeldía en manos de estos sediciosos y radicalizados nacionalistas.

Va siendo hora de aplicar de una vez la Ley y llevar ante los jueces a estos delincuentes.
¡Que pasen un buen día!

Jamal Dreyfuss-Zougam
FEDERICO JIMÉNEZ LOSANTOS El Mundo 27 Febrero 2017

Este fin de semana se ha producido un fenómeno rigurosamente inédito en la historia del periodismo español. Por primera vez desde Las Casas, en un país extranjero, y nada menos que Francia, se ha publicado un trabajo que deja a España fatal, y ningún periódico de papel, sólo dos en la Red, una cadena de radio y ninguna de televisión lo han comentado. Se trata además de un largometraje y, por si eso no produjera habitualmente reseñas infinitas en todos los medios, no se refiere a Don Quijote, Don Juan, La Celestina o Almodóvar. Ni siquiera a la Guerra Civil, Franco, Juan Carlos, la Movida, la Tomatina, los Toros o la Liga. El complejo de inferioridad de los españoles se manifiesta desde hace siglos en una obsesión enfermiza por lo que los extranjeros dicen de España. Con una excepción: el 11-M.

Un nuevo Dreyfuss: Jamal Zougam, ¿chivo expiatorio del 11-M ?, de Cyrille Martin, es un documental concienzudo, fruto de años de trabajo, sobre la peor masacre terrorista de la historia de España y de Europa. Y se refiere a la autoría, investigación policial, actuación judicial, la invención y la destrucción sistemática de pruebas, así como la manipulación política y mediática y judicial que condujeron, tres días después, al vuelco electoral. Pero se centra, sobre todo, en la absurda condena siniestra que llevó y mantiene en una celda de aislamiento desde hace 12 años a Jamal Zougam, que a su juicio es inocente y, como Dreyfuss, debe su prisión a motivos políticos.

Me ha gustado mucho el homenaje de Martin a Fernando Múgica y cómo cuenta la guerra de El País a las portadas de EL MUNDO o de la SER a Libertad Digital. Pero sobre lo que él aporta, que es mucho aunque no siempre coincida con lo que EL MUNDO denunció antes que nadie, la noticia es el estruendoso silencio de los medios y partidos políticos en vísperas de los 13 años de la masacre. Entre todos los periodistas que los medios han dedicado esta noche a los Oscar, ¿no había un solo crítico de cine, un redactor de Cultura, Sucesos, Nacional o Internacional que se tomara la molestia de ver la película? ¿Por qué tomarse tantas molestias para que nadie la vea? Según Freud, "la sociedad se basa en un crimen cometido en común". La omertá mediática, en tapar el 11-M.

La película, subtitulada en español, puede verse gratis en Vimeo y Libertad Digital.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

El golpismo separatista y "el fin del Estado español"
EDITORIAL Libertad Digital 27 Febrero 2017

Con ellos, enemigos jurados de Cataluña y del resto de España, no hay 'operación Diálogo' que valga. Ceder ante semejante hatajo de liberticidas sí que sería "el fin del Estado español".

El portavoz del nuevo avatar de la estructuralmente corrupta Convergència Democràtica de Catalunya, Francesc Homs, ha afirmado que si la causa abierta contra los separatistas catalanes que, en franco desafío de la legalidad constitucional, perpetraron el referéndum tercermundista (urnas de cartón, censo adulterado que incluyó a menores de edad, conteo incontrolado...) del 9 de noviembre de 2014 se sustancia con una sentencia condenatoria, advendrá "el fin del Estado español" y se constatará que "la democracia puede ser castigada con el Código Penal".

Homs, paradigma de la corrupción moral e intelectual que está arrasando al en tiempos denominado "nacionalismo moderado", ha vuelto a dejar en evidencia la desvergüenza e insensatez de los peores enemigos de Cataluña, esos que hablan y no paran de fer país pero no hacen más que arrastrarlo por el fango. Siguiendo el infecto manual del perfecto totalitario, Homs practica la inversión semántica para clamar por la democracia mientras él y sus compinches andan volcados en dinamitarla. Con la insoportable desfachatez de los fanáticos, Homs se presenta como el puro que se planta ante los impuros cuando su vida política ha estado inextricablemente unida a la CDC del execrable Jordi Pujol, tremendamente responsable de que hoy en día Cataluña no sea sino una suerte de pseudo-Estado canalla, donde los primeros que quebrantan la ley son los que detentan el poder.

Homs y todo lo que representa Homs son una afrenta a la vida cívico-política de una democracia digna de tal nombre. Homs y todo lo que representa Homs son un contraejemplo, buenos para nada. A fin de que Cataluña salga de la tremenda crisis en que se halla inmersa, Homs y todo lo que representa Homs deben acabar en el basurero de la Historia, saberse y reconocerse políticamente derrotados. Con ellos, enemigos jurados de Cataluña y del resto de España, no hay operación Diálogo que valga. Ceder ante semejante hatajo de liberticidas sí que sería "el fin del Estado español".

Nacionalistas sin escapatoria
Pablo Sebastián Republica 27 Febrero 2017

Se han encerrado en su propia trampa de la independencia de Cataluña y no tienen escapatoria. Y lo que es peor a varios de los dirigentes del nacionalismo catalán y especialmente a los de CDC les espera por la parte de la consulta ilegal del 9-N la inhabilitación y si los cazan en la corrupción del 3% -hay muchas pruebas – la cárcel por robar. Y todo apunta a que tanto Jordi Pujol (y familia) como Artur Mas o Viloca y Gordó, los que utilizan el disparate de la independencia como escudo de sus graves responsabilidades en la corrupción.

A lo mejor pensaban que si lograban la independencia no pagarían por sus fechorías, pero si han pensado o creído en la secesión de Cataluña es que además de presuntos delincuentes son unos perfectos idiotas. Los que están al final de su escapada y necesitan llegar al famoso choque de los trenes porque no reservaron una puerta de escape, o salida de urgencia, y ahora están presos de su propia trampa.

Y solo falta saber si Oriol Junqueras y ERC quieren acompañar a los de CDC en el camino de la inhabilitación o si se reservan para unas elecciones autonómicas anticipadas con el objetivo de Junqueras de ser el nuevo presidente de la Generalitat.

Lo que está claro es que a los dirigentes del nacionalismo secesionista no les preocupa la fractura social catalana, ni las consecuencias del desafío. Entre las que puede estar la suspensión de la Autonomía y el pleno control por el Estado de las de instituciones (incluida la fábrica de mentiras y de manipulaciones de TV3), así con el registro a fondo de los despachos de malversación de los fondos públicos y los contratos del 3 % de la corrupción.

Y por supuesto los independentistas buscarán la tensión social en las calles y las provocaciones de la violencia, lo que empeorará más si cabe la imagen de Cataluña en Europa y el mundo con un grave deterioro económico para sus negocios, empresas, sector financiero y el turismo.

La pregunta que muchos se hacen en Barcelona y Madrid es la de ¿cómo logrará Junqueras sustituir la convocatoria del referéndum ilegal por las elecciones anticipadas sin perder la cara?
Porque si firma -como quiere Puigdemont- la convocatoria de referéndum acabará por sufrir su inhabilitación, aunque puede que meses después (cuando se agoten los recursos judiciales), lo que le permitiría presidir durante algún tiempo la Generalitat. Salvo que el Gobierno de Rajoy se ponga serio de verdad y aplique el artículo 155 de la Constitución y suspenda la autonomía sin rodeos y de manera directa y fulminante ante la rebelión flagrante de una institución del Estado.

Lo que sí está claro es que, a partir de ahora, vamos a entrar en el tiempo descuento decisivo y que el discurso del diálogo se empieza agotar. En teoría quedan seis meses para la convocatoria del referéndum pero incluso se horizonte se podría acortar. Lo que sí parece claro es que esta vez a Rajoy no le temblará la mano, como en la consulta del 9-N con su tibia respuesta ‘proporcional’. Rajoy sabe que hay mucho en juego y también que para él este es un reto complicado pero a la vez una oportunidad para demostrar su talla política en la dificultad.

En pleno cachondeo, nos toca un desinhibido
Pedro de Tena Libertad Digital 27 Febrero 2017

Pues, sí, como vociferó Pedro Pacheco, la justicia es un cachondeo. O lo parece. Los Pujol andan por la calle con dos pares dirigiendo en la sombra el golpe nacionalista –suponer que es Mas 3% quien lo fragua es una broma– y el duque Urdangarín va y viene a Suiza sin problema de pasaporte. El pobre Matas baila con la fea, como el Correa, el Bigotes y resto de la banda, mientras los sobresueldos del PP, los botes de UGT y otros cosechadores irregulares van por libre. Rato, Blesa y decenas más son fustigados, pero no con barrotes. Cúpulas uniformadas, o no, inexplicablemente adineradas, van al cine, tal vez con José Bono, nietos inclusos, cuando etarras transitan sin remordimiento por las calles vascas. Por colocar a tres socialistas, un consejero andaluz es absuelto y por colocar a dos andalucistas Pacheco lleva en la cárcel varios años. Ya pedí su indulto, y lo pido de nuevo, porque el asco es poco para el cachondeo que se siente.

Pero, como codificó Murphy, si algo puede empeorar, lo hará. Incluso si se perpetra por sorteo. Es el caso andaluz que soportamos en pleno Día de Andalucía. Como saben, se ha rifado qué tribunal debe juzgar a Chaves, Griñán y los 24 demás por la conspiración de los ERE y va la bolita y recae en la Sección de la Audiencia Provincial de Sevilla que preside Pedro Izquierdo, ex secretario general de Justicia de la Junta de Andalucía, 2008-2014. Izquierdo coincidió en los Gobiernos de la Junta con casi todos los acusados porque tuvo el rango de viceconsejero.

Pero fíjense, nos ha tocado un desinhibido, al menos por ahora. Espontáneo, tal vez, o enemigo de reprimir sus impulsos, Pedro Izquierdo, sigue sin inhibirse a día de hoy. Es más, reta a quien lo recuse a que pague las consecuencias y la multa correspondiente. Tan seguro está de ser el juez indicado para conocer el caso de los ERE, pieza política, que no le importa que, como mandamás de la Junta, haya tenido relaciones con todos los organismos judiciales durante seis años. Y, además, ya como juez, ha intervenido y va a intervenir en otros procedimientos en los que hay altos cargos de la Junta imputados.

Tampoco le importa haber ocupado cargo público con ocasión del cual pudiera participado directa o indirectamente en el asunto objeto del pleito o causa o en otro relacionado con el mismo. Ni siquiera le intimida haber ocupado cargo público o administrativo con ocasión del cual haya podido tener conocimiento del objeto del litigio y formar criterio en detrimento de la debida imparcialidad. Tampoco le asusta haber dispuesto de la oportunidad de tener "amistad íntima o enemistad manifiesta con cualquiera de las partes", algo que no se sabe. No, no encuentra motivos para su inhibición, por lo que será presidente y ponente del tribunal.

Imaginen que el presidente y ponente del tribunal que juzque, cuando Dios quiera, a los Pujol, a Mas y al resto de la cuadrilla hubiera sido secretario general de Justicia de la Generalidad nombrado por ellos mismos. Figúrense que en el caso Gürtel el presidente y ponente del tribunal hubiera sido un ex alto cargo de un Gobierno del PP. Horror, anatema, blasfemia, se gritaría.

Pero en el Día de Andalucía va la suerte y nos agracia con un desinhibido que nos condena a tener fe, sí o sí, en su imparcialidad porque él lo dice. Está claro que, no siendo mujer de ningún César, no le importa la apariencia. Pero convendrá en que la imagen de la Justicia en Andalucía caerá, como la tostada, por el lado del cachondeo.

'Esteladas' para tapar basura
M. Rivera De la Cruz El Espanol 27 Febrero 2017

Creo que fue Inés Arrimadas la primera persona a la que escuché decir que no había estelada lo bastante grande como para tapar toda la corrupción de Cataluña. Al paso que vamos, parece que ni siquiera en la sede de la ONU íbamos a encontrar banderas suficientes para ocultar el inmenso basural de cobro de comisiones y demás abusos que han marcado la vida de la comunidad catalana.

Ya sólo los bien intencionados, los ignorantes o los bobos siguen creyendo que la petición de independencia obedece a intereses políticos. La bandera de la estrella y el delirio de los països catalans, ese Narnia con barretina, son sólo una cortina de humo para ocultar las vergüenzas de un nutrido ejército de caraduras que se lo llevaban crudo mientras gritaban aquello de “España ens roba”. Y si alguien osaba señalar que las cuentas no cuadraban, que la cosa olía raro, que si el tres per cent, se agitaba una bandera imposible como patente de corso para el mangazo.

La información sobre la supuesta implicación de Artur Mas en el cobro de comisiones ilegales desató el sábado un aquelarre de declaraciones entre victimistas –“vienen a por nosotros”– y chulescas. Lo de “según qué se planteen con la autonomía catalana se encontrarán con la reacción de la sociedad” daba un poco de risa, porque en la calle el tema era muy otro: un contratista acababa de acusar ante el juez al propio Artur Mas de formar parte del entramado del tres por ciento

Así las cosas, había que hacer ruido, atizar el fuego, amenazar con majaderías varias y dibujar un paisaje apocalíptico. Pero esta vez no coló: este fin de semana los informativos no hablaban de independencia ni nada por el estilo. Hablaban del presunto choriceo, del supuesto robo, del aparente olor a chamusquina, de la sombra ominosa del comisionazo que se alarga en dirección al mismísimo Artur Mas. Y esto no tiene nada que ver con el destino de Cataluña, sino con la posible comisión de delitos penados por la ley, que no entiende de disparates independentistas.

El líder de Convergencia puede buscar a la versión Junts pel sí de Mariana Pineda, pero ni bordando una estelada gigante va a ser capaz de distraer la atención de lo mollar del asunto: los que robaban no estaban en Madrid, sino en la puerta de casa.El sábado dijo Mas que los catalanes habían “perdido el miedo a la acción del Gobierno”. Me temo que don Arturo se equivoca: quienes han perdido el miedo son otros, y están empezando a cantar.

Homs quiere patente de corso
El rugido del león El Espanol 27 Febrero 2017

Las manifestaciones de Francesc Homs en las que pronostica "el fin del Estado español" si él acaba siendo condenando por su participación en la consulta soberanista del 9-N parecen más fruto del delirio que de la racionalidad que se espera de un dirigente político. Homs, que comparece este lunes en el Supremo para ser juzgado por prevaricación y desobediencia, ha acusado también al Estado de estar "violentando las reglas de juego". El mundo al revés.

En su afán por seguir alimentando el victimismo, a Homs no parece importarle entrar en flagrantes contradicciones. ¿Cómo puede sostener un diputado nacional que la aplicación de la ley por parte de los jueces dinamita el Estado de Derecho? ¿No ocurre precisamente al contrario, que un Estado que no garantiza el cumplimiento de la ley ha perdido su razón de ser?
El tres por ciento

Por otra parte, puesto que Homs y su partido pretenden abiertamente romper España, ¿por qué presenta como algo dramático o apocalíptico la destrucción del Estado? Al contrario, Homs debería de mostrarse encantado con la posibilidad de ser condenado por el Supremo.

Es muy posible, sin embargo, que los aspavientos del dirigente nacionalista tengan que ver con los avances en la investigación del 3%, la cantidad que cobraba su partido para financiarse a los contratistas de la Generalitat. Hoy desvelamos que Andreu Viloca, el tesorero de Convergencia, se llevó a casa los contactos de los empresarios para avisarles de que destruyeran las pruebas del delito.
El cerco sobre Mas

Y el cerco ha empezado a estrecharse sobre el propio Artur Mas. EL ESPAÑOL acaba de desvelar que uno de los empresarios arrepentidos, Josep Manel Bassols, le ha relacionado con la trama corrupta: el expresidente de la Generalitat estaría al tanto de las irregularidades.

En este contexto es fácil entender por qué Homs alerta de que el Estado se desmoronará si se le aplica la ley. Cuando se rasga las vestiduras no es para evitar "el fin del Estado español", sencillamente busca una patente de corso para salvarse él y salvar a los suyos. El Estado no puede dársela, entre otras cosas, porque al hacerlo se suicidaría.

Irene Montero y la oposición textil
Iván Vélez gaceta.es 27 Febrero 2017

Irene Montero lució camiseta con mensaje frente a Mauricio Macri ¿Qué reivindicaba la remera?

Husos, hilaturas y telares, jornadas de trabajo interminables y explotación humana son el trasfondo sobre el que se escribió El Capital, obra cumbre del Carlos Marx que localizó en la lucha de clases el motor de una Historia que consideró Prehistoria. La morosa alusión al principal autor sobre el que se edificó el primer régimen comunista, seguida de la apelación al mundo textil, está justificada cuando se trata la figura de Irene Montero. No en vano, y sin que los podemitas hayan propuesto más que tímidas iniciativas de carácter estatalizador que ni por asomo se acercan a las que Franco fue capaz de articular al desarrollar un régimen mucho más socialista que el de sus sucesores, la formación morada es a menudo tildada como comunista, siendo tributaria, a través de dicho calificativo, de una profunda carga despectiva que no requiere de matices. Si este es el reduccionismo ideológico que se les aplica, el otro factor, el textil, lo sirven un día sí otro también en todo escenario al que tienen acceso, a excepción de la gala de los Goya, que para eso comulgan con aquella vieja y maniquea dicotomía establecida entre las fuerzas del trabajo y las de la cultura.

Las camisetas podemitas, "crisol de casi todas las reivindicaciones"
Pese a que el mayor peso de su labor propagandística lo desarrollan mediante un constante bombardeo de mensajes en las redes sociales, acompañado de su ubicuidad mediática, los podemitas se distinguen por su uso, que algunos califican de abuso, de la camiseta o remera. Es este textil soporte, tan alejado de la formalidad pequeñoburguesa y derechista del traje y la corbata, el que les permite convertirse en verdaderos hombres (y mujeres) anuncio. Si en la Puerta del Sol, revuelta plaza en cuyas aguas supieron pescar Iglesias y los suyos, es fácil encontrar a hombres que exhiben el añejo «compro oro», en la Carrera de los Jerónimos, sus amoratadas señorías prolongan la tradición bilduitarra de convertir su pecho en crisol de casi todas las reivindicaciones.

Recientemente, la encargada de mantener la tradición de la oposición textil ha sido Irene Montero, que apareció en el escaño del que fue desocupado Íñigo Errejón, enfundada en una camiseta que pedía la libertad para activista Milagro Sala, coincidiendo con la visita que ha realizado a España el presidente argentino, Mauricio Macri. Si hace unos años el hombre de paz de Maduro, José Luis Rodríguez Zapatero, tuvo a bien mantenerse sentado al paso de la bandera de los Estados Unidos para expresar su rechazo a la política internacional de Bush, doña Irene Montero, Irene para los compañeros y compañeras, incluidos algunos periodistas, mostró de ese modo su oposición a quien ha desplazado a esa Cristina Fernández de Kirchner por la que hace unos años bebía los vientos Pablo Manuel Iglesias Turrión.

Dos amenazas para la integridad argentina (y boliviana, y chilena)
La protagonista de la camiseta es, naturalmente, una lideresa indigenista en absoluto irenista, pues según se ha sabido, los métodos empleados por el colectivo que representa Milagro Sala, Tupac Amaru, no se han limitado al diálogo, sino que han incorporado una en ocasiones cruda violencia. En definitiva, la hoy encarcelada representa a una organización que ha recibido el apoyo financiero del kirchnerismo y que tiene un fin último: la constitución de un Estado en la provincia de Jujuy, limítrofe con la plurinacional Bolivia. Conocido el objetivo de Tupac Amaru, no es de extrañar que Podemos, partido comprometido con toda iniciativa que tenga un mínimo halo hispanófobo, se haya puesto del lado de una organización que sólo puede conseguir sus objetivos al alto precio de destruir la República Argentina, abriendo de este modo, una nueva fisura a una nación soberana que ya tiene que lidiar con el movimiento mapuche financiado desde el corazón de Europa. Movimientos ambos, que desdibujarían las actuales fronteras argentinas, el segundo de los cuales exigiría también la destrucción de las chilenas, para configurar un mosaico de carácter étnico cuyo banco de pruebas ya se halla en la Bolivia asesorada por gentes de la Fundación CEPS, encargada de exportar la distáxica receta autonómica española. He ahí el alcance del comunismo podemita, consistente en hacer añicos las estructuras estatales que una vez dislocadas serán fácil presa de la depredación de estados –capitalistas- más fuertes, encantados de que tan voluntariosos muchachos les hayan hecho el trabajo sucio a las multinacionales que podrán negociar con el debilitado y corrompible gobernante local.

Abundando en las contradicciones, la asociación que ahora recoge el calor del pecho de doña Irene, lleva el nombre no de un proletario o de una idea sublime y probablemente irrealizable, sino el de un inca de distinguido y teocrático linaje, práctica esta, la de acudir a los caudillos indígenas, que ya tiene una larga tradición en Hispanoamérica de la mano de las logias masónicas. Nada, sin embargo, se interpone ante aquellos capaces de concebir imposibles como la nación de naciones, nada ante los que, como Irene, comparten el algodonado territorio de los sueños con el providencial y democrático hombre elegido por la gente.


Recortes de Prensa   Página Inicial