AGLI Recortes de Prensa    Jueves 30  Marzo 2017

La vuelta de los rebaños
Jorge Vilches vozpopuli.es 30 Marzo 2017

La ocupación violenta de la sede del PP en Barcelona por parte de las Tropas de Asalto independentistas, armadas de atril y micrófono de la TV pública, es una muestra de la vuelta de los rebaños. Los pastores silban y las ovejas, disfrazadas para la violenta performance, obedecen como un solo hombre, felices de cumplir su objetivo colectivo.

Los sociólogos de la izquierda y sus periodistas lo llaman “activismo”; es decir, la puesta en práctica del “compromiso social” frente la pasividad de la gente que no sabe o no puede enfrentarse a “la verdad”. Es una manera snob de llamar a la tradicional agitación y propaganda propia del socialismo desde mediados del siglo XIX.

Aquellos agitadores y propagandistas veían la vida social como la lucha de sujetos colectivos, por lo que, en contra del espíritu liberal y democrático, trataron de convertir a la gente en rebaño obediente. El proletariado solo era uno, con un interés y un objetivo, y ellos eran sus únicos y verdaderos portavoces. Por eso, el rebaño proletario debía moverse, balar o saltar las vallas cuando el pastor dijera.

Luego llegó el nacionalismo tardío, ese que constituye la columna vertebral del catalanismo ideológico, y aprovechó la barata mecánica de la identidad colectiva. Tristemente, la nación y el trabajo, libres ya de la competencia con el cristianismo, aparecieron como los dos pilares únicos para definir la personalidad individual.

La vida política del siglo XX, antes y después de 1945, terminó por inocular a la sociedad que solo se era persona sintiendo una identidad colectiva con un proyecto común, si se era parte del engranaje de una máquina en dirección al Bien, al Paraíso.

Ahora nos encontramos con el paroxismo del paradigma colectivista. Al tiempo que las instituciones de la mundialización se empeñan en agrupar a la gente por su género, inclinación sexual o raza, el internacionalismo antiglobalización, ese que se mueve entre el nacional-populismo y el populismo socialista, retorno a las naciones y al pueblo. Es una guerra contra la burocracia y la imposición de las instituciones globales para imponer otras que hagan ingeniería social en otro sentido. En el fondo es una lucha de oligarquías, el juego de la circulación de élites de Pareto, usando las técnicas del pastor.

La utilidad del pastoreo político es indudable. Por eso, entre otras cosas, se ha impuesto en el PP balear el pancatalanismo. ¿Para qué defender la libertad cuando es más útil en las urnas sumarse al Concejo Político de la Mesta de Pastores? El rebaño, con su diminuta identidad colectiva, su victimario y martirologio, y el callejeo de su crítica subvencionada, es mucho más manejable en esta sociedad infantilizada y sentimental, que el individuo libre.

¿Por qué no alentar a las masas, simples cifras con camisetas de colores, banderas y pancartas, para usarlas en la negociación? Es una respuesta lógica si comprobamos que a un pulso a la legalidad, a la Constitución, o a un anuncio de golpe de Estado, el Gobierno contesta con una lluvia de millones. Más dinero público para introducir a los orondos secesionistas en un Estado Minotauro, interdependiente, con un falso juego donde unos amagan con romper y otros subvencionan gracias al despojo fiscal de la “sociedad opresora”. El negocio político es redondo porque la responsabilidad siempre es del otro.

Los rebaños no han vuelto a la primera línea porque existen pastores, sino porque el estatismo de un lado y de otro ha destruido la individualidad que tanto costó construir en el XIX. Contaba Ludwig von Mises en “Gobierno omnipotente” (1944) que la idolatría del Estado se inoculó en Alemania en un lento proceso en el que profesores, escritores y artistas ridiculizaron el liberalismo y la democracia, y exaltaron la reconstrucción de la comunidad nacional sobre la legitimidad proporcionada por los derechos sociales.

Ese estatismo no es nada sin soberanía ni territorio; es decir, sin la posibilidad de que ese Estado redentor y mágico pueda hacer sin cortapisas “el Bien” sobre su pueblo. Es un resorte movilizador que responde a la lucha de oligarquías –los pastores-. Mientras, los defensores de la libertad y del individuo quedan inermes en una sociedad articulada sobre la existencia ineludible y necesaria del Estado paternalista constructor de rebaños al servicio de la oligarquía “benefactora”.

Ya escribió George Rude en “La multitud en la Historia” (1964), que todos esos motines, algaradas, huelgas, saqueos, ajusticiamientos, incendios de la época contemporánea, y lo que ahora llamaríamos “perfomances”, dirigidos por políticos, solo alimentaron la esperanza de la gente, pero no cambiaron sus condiciones de vida. Fue, y es, “el vino nuevo en odres viejos”.

Al pastor solo le interesa que el rebaño sea feliz y le sirva en el mercado político. En la democracia del futuro, escribía Tocqueville, habría una masa de hombres ansiosos de ser iguales y de conseguir pequeños placeres para “llenar sus almas”. Sobre ellos, decía, estarán los políticos que harán todo lo posible para mantener a la gente en la infancia, como ciudadanos-niño, “felices, siempre que no piensen en nada más que en pasarlo bien”.

El rebaño político se pastorea prometiendo la felicidad que llena las almas de sus ovejas. La oligarquía en pugna consigue ese “estado feliz” si consigue que el individuo vea como única solución vital el sentirse participe de un proyecto colectivo histórico, y que comulgue con el pensar, sentir y actuar marcado como moderno y conveniente. Los rebaños han vuelto para quedarse, pero como diría el cerdo orwelliano de “Rebelión en la granja”: “Todos los animales son iguales, pero algunos animales son más iguales que otros”.

Una Europa necesaria y responsable
ARACELI MANGAS MARTÍN El Mundo 30 Marzo 2017

El sexagésimo aniversario de creación de las viejas Comunidades Europeas está marcado por el temor a la continuidad misma del sistema de integración europeo. Hasta que pasen las elecciones francesas no sabremos si la democracia, el bienestar y la paz tendrán futuro en el continente.

Los otros dos grandes fenómenos, el Brexit y la irrupción de Trump, son manifestaciones del populismo que amenaza al sistema democrático liberal desde su epicentro. No será el fin del proceso de integración por la retirada del Reino Unido, porque la Unión existía antes de que los británicos ingresaran en 1973. Sólo acaba la partida con los británicos. Aunque ha sido un caballo de Troya, no habrá grandes dividendos tras su retirada, ni siquiera para la política exterior ni para la defensa autónoma, aunque ambas tendrán su oportunidad si los grupos políticos europeístas saben trasmitir a la ciudadanía que el nuevo escenario exige afrontar una seguridad y defensa europea propia, sin dependencias incondicionales. Quiero centrarme aquí en la dimensión interna de los 60 años de la Unión.

Hay que pensar en iniciativas que hagan volver a creer en ella, que emocionen a los europeos, que generen sentimientos de compromiso por los valores maltratados por la propia UE. La celebración de este 25 de marzo se ha hecho en las peores condiciones para trasmitir emociones por líderes en vías de liquidación electoral. No veo cómo nos contagiarán ideas firmes para este futuro que ya comienza superando una injustificada sensación de fracaso y decadencia europea.

Europa ha sido y es un éxito, como reconoció la premier Theresa May en enero, cuando dijo que Londres se va porque no comparte el ritmo, la profundidad y las consecuencias de la integración en la soberanía nacional, no porque la UE sea un fracaso.

La retirada británica debería servir a la Unión para reflexionar ahora y emprender en pocos años reformas de fondo. Qué se ha hecho mal y cómo dar un golpe de timón ofreciendo a los pueblos ciertas garantías.

Por ejemplo, las ampliaciones fueron un grave error. Las indigestas ampliaciones del siglo XXI con 13 nuevos Estados miembros de golpe han debilitado el proyecto político. Se necesitarán varias décadas para que los nuevos miembros del Este se adapten políticamente a la integración y encuentren los valores extraviados -como el Estado de Derecho, la multiculturalidad y la solidaridad-. Buena parte del problema británico, aderezado por la propaganda xenófoba, ha estado en la masiva libre circulación de personas sin las transiciones adecuadas; también ese error fue la causa en 2004 de que a Francia y Países Bajos se les atragantase el Tratado constitucional.

Necesitamos el propósito de enmienda de los jefes de Gobierno de que no ingresará ni se negociará la adhesión de Estados que no reúnen condiciones socio-económicas estructurales estables ni democráticas; que no ingresarán Turquía, Kosovo, Macedonia ni Ucrania.

Necesitamos una Unión firme en la defensa del Estado de Derecho frente a Gobiernos de ejercicio no democrático, como sucede en Polonia o Hungría, cuyos derechos debieron haber sido suspendidos hace tiempo sin esperar a paños calientes de marcos de diálogo que no están en los Tratados.

Otro gran error del siglo XXI es la letanía de "más Europa" o "mejor Europa". Esta manida propuesta es un tópico tan simple intelectualmente como torpe políticamente. Por cierto, fue el lema de Aznar en la Presidencia española de 2002. Ese simple eslogan es una amenaza para el ingenioso sistema de poderes en red que constituye la original integración europea.

La cesión de competencias a la UE es a costa de los poderes locales, o de los regionales de tanta raigambre en algunos Estados europeos (Alemania, Austria, Italia, o España), o de los parlamentos nacionales. Y esas materias se alejan del control más próximo de los ciudadanos; hay otros controles en la UE, cierto, pero se alejan del núcleo ciudadano y vacían de competencias a los parlamentos nacionales y regionales.

Tiene que haber una clara necesidad para aumentar las competencias de la UE en una futura reforma de los Tratados: cuando sean necesarias para asegurar el mejor funcionamiento de la UE; las competencias que necesitemos ejercer en común. Sólo se deben sacar del seno regional o nacional competencias que permitan mejoras para los ciudadanos; lo que se precise para el bienestar y seguridad de los ciudadanos es lo que se puede y debe atribuir a la UE. Solo el interés común europeo justificará nuevos vaciados del ejercicio de la soberanía nacional de los pueblos europeos a favor de las instituciones democráticas europeas.

No olvidemos que el Consejo Europeo y el Eurogrupo han asumido de facto en la UE todo el poder político y buena parte del poder normativo indirecto en la gestión de las sucesivas crisis (la económico-financiera, la de refugiados, el Brexit) más allá de sus atribuciones en los Tratados y sin asumir las responsabilidades derivadas. Ninguno de los dos se sujeta a control democrático ni a las normas de transparencia; el Eurogrupo ni tan siquiera se somete a control judicial. El patrimonio constitucional europeo exige que no haya poder sin responsabilidades; todas. No ha ganado la democracia con algunas atribuciones de poderes a la UE.

Por ello, vaciar y vaciar de competencias a las estructuras internas a favor de un ciego centralismo europeo dañará al propio sistema de integración. Hay que pensar en reformas sin tópicos banales de más Europa que, posiblemente, estén entre las causas de nuestros males al haber provocado el vaciado de competencias de los parlamentos nacionales, perder consistencia la democracia en nuestros Estados y, con ello, la pérdida de la asunción de responsabilidades democráticas y judiciales. Ese vacío ha sido caldo de cultivo del populismo. No "más" ni "mejor", sólo la Europa necesaria y la Europa responsable.

Los españoles hemos visto las consecuencias de residenciar tantas competencias en la UE, en buena medida por lagunas de la Ley de Gobierno y falta de cultura democrática del presidente Rajoy. El Gobierno en funciones legisló en el Consejo de la UE durante un año sin previo ni posterior control de las Cortes. La democracia nacional se ha debilitado en algunos casos sin haber fortalecido la europea. Al igual que la globalización y la integración europea han sofocado identidades nacionales sin alumbrar una identidad europea.

Los cuatro grandes se decantaron en Versalles por una Europa diferenciada para seguir avanzando. Bien, siempre he defendido esa opción para evitar la toma de rehenes por los menos europeístas. Pero no sé si la ciudadanía lo comprenderá ni cuánto le va a emocionar como salida a tantos errores. ¿Cuánta heterogeneidad más podrá soportar la Unión con tantos estatutos particulares con una complejidad tal que la hace incomprensible a sus ciudadanos? ¿No será mejor abordar de pleno las dos Europas? ¿No es hora de optar por convivir en una Eurozona integrada, armonizada fiscalmente, cuasi federal, con otra Europa replegada a un mercado interior y fuera del sistema institucional?

Igualmente, no caigamos en la simpleza de la refundación. Son las palabras hueras del europeísmo banal: refundar la UE. Los fundamentos de la UE son excelentes. ¿O es que reniegan de las cuatro grandes libertades (personas, mercancías, servicios y capitales) que son los fundamentos de los padres fundadores? Ni con Maastricht ni con Lisboa hubo un antes o un después ni una refundación, menos aún con el Brexit.

No debemos vivir con la frustración de una Europa en constante refundación ni bajo el absurdo de la retórica del nuevo comienzo tras cada crisis. Es más, creo que a la ciudadanía le produce desasosiego la incertidumbre del horizonte europeo. Hay que ir fijando y cerrando el proceso: no debemos mitificar la Europa inacabada, a la que siempre le falta un tratado. Nuestros Estados deben ser conscientes de la fatiga que produce la idea del horizonte infinito de reformas. Una Europa cierta y necesaria.

Araceli Mangas Martín es catedrática de Derecho Internacional Público de la Universidad Complutense de Madrid.

¿Es económico el problema catalán?
Eladio del Prado cronicaglobal 30 Marzo 2017

Sin novedad. Se repite la historia. Dos años de incordio catalán y la misma solución. Dinero. Mucho dinero. Sucedió con Aznar. Sucedió con Zapatero. Sucede con Rajoy. El problema catalán lo han solucionado con dinero. ¿Cuál es el problema? Que no se soluciona. Es una prórroga. Pasamos el problema al siguiente que llegue al Gobierno. Y así un año, y otro, y el siguiente y... ¡zas! Terminó la prórroga.

Volvió Mariano a Barcelona tres días después de haber estado. ¿Otra vez viene? Se preguntaban por la Diagonal. Pues volvió. Con sorpresas, aunque no tantas. Iba con los Presupuestos. Lo que quieran les daré, llegó a murmurar, con tal de tener una legislatura tranquila. Y terminarla. Esa es la aspiración de Mariano. Quieren dinero, toma dinero. Y Cataluña será un Parque Güell. Ya casi lo parece. A cambio pide "ayuda para ganar la batalla". ¿Qué batalla Mariano? Deberías explicarte mejor.

Mariano por Barcelona y Puigdemont dando clase en Harvard comparando España con Turquía. ¡Qué contradicción! Algo falla aquí. Ofrece cuatro mil millones de euros y el president no está para recibirlos. Puede que no los quiera. ¿Alguien se lo ha preguntado? Si en septiembre declara la independencia, se supone que no quiere dinero del opresor. Normal. ¿Entonces? ¡Ah! Que el 3% o el 4% sigue estando vigente y a más de cuatro ya se le llena la boca y la cartera con los negocios que se avecinan... Ah, bueno. Aclaremos entonces el asunto. Así cualquiera. ¡Bienvenida sea la pasta! Tres años y a Mariano que le den.

Con el tiempo que lleva Soraya S.S. --la Triple S-- paseando por el Paseo de Gracia, ha comprobado la belleza y la maravilla de ciudad que es Barcelona. Y no puede ser. Hay que hacer obras para que se manchen las calles y se estropeen las aceras. Demasiado limpias. Y no es por la lluvia. Obras y barro. Ruido. Mucho ruido. Que está demasiado bien Barcelona. Hay que estropearla un poco. Hagamos obras. Muchas obras. Se van a enterar.

Claro que habrá que preguntarse si las demás comunidades autónomas se van a enterar también de las obras a realizar en su comunidad. Algunas desearían el ruido y el barro para sí. Mariano no dice nada. Silencio. Así hace él las cosas. Que pasen los meses en silencio y otro acontecimiento lo olvide. Vendrá la guerra del PSOE y tapará el ruido del AVE descargando el dinero en Sants. Tendrán que venir guerras de otras comunidades autónomas para que el Gobierno de Madrid que preside Mariano se entere de que no hay infraestructuras, ni AVE, ni Talgo. Ni... tren. No hay tren en la mayoría de pueblos de España. Ni autovías. O que Mariano vaya en coche como antes de ser presidente por la autovía que le lleva a Pontevedra y verá lo intransitable que está. Sendero de cabras. Necesita mantenimiento. Y los Presupuestos hace años que borraron esa partida. Mantener las infraestructuras. En toda España. Y terminar el corredor del Cantábrico, y el corredor del Atlántico, y el corredor Central, y el corredor... de galgos.

Bueno, pues ya tenemos a Mariano repartiendo justicia con una mano y euros con la otra. Para que calle el independentismo. Para que Puigdemont se calle la boca y se lleve la mejor parte. De momento. ¿Solucionado el problema? El problema sigue. Sólo se pospone. Que se enfrente otro a ese toro independentista. Mariano ha escogido la solución fácil. Y, si no, le preguntamos a Neus Munté, portavoz del Gobierno catalán: "Si alguien cree que la demanda que existe en Cataluña es un tema económico, el desconocimiento que demuestra sobre los últimos años es absoluto". Mariano no se ha enterado y la Operación diálogo ha fracasado. Aunque lo adornen. Hay quien opina que el independentismo "está en un camino sin retorno". El problema no es económico, Mariano.

El ejemplo de Londres
Óscar Elía gaceta.es 30 Marzo 2017

Por fin llegó el día, y Londres ha activado el proceso de desconexión de Reino Unido con la Unión Europea. Pese a las predicciones apocalípticas lanzadas en los últimos meses desde las instituciones comunitarias, ninguna plaga bíblica ha caído sobre el Reino Unido. La diplomacia británica, forjada por siglos de esfuerzos y sobresaltos, camina libre de nuevo. Cualquier atento observador encuentra hoy en las actividades del Foreign Office un comportamiento conocido.

El estrechamiento de las relaciones con Estados Unidos, el refuerzo de las relaciones diplomáticas con sus ex colonias, y la puesta en marcha de tratados bilaterales con países europeos, pertenecen a la tradición británica: son anteriores a la aventura de la Unión Europea y también lo serán posteriores. Ni las bolsas se han hundido, ni las empresas están abandonando la City, ni la convivencia en la sociedad británicas se ha roto en pedazos. Londres camina con paso seguro hacia una nueva etapa, en la que los británicos se sienten más dueños de su propio futuro.

No sabemos que deparará el futuro a los británicos. Lo que sí sabemos ya es que la Unión Europea restante ha quedado más tocada que lo que cabría esperar. Desde la caída del Muro de Berlín y la reunificación europea, el éxito de la UE se basaba en dos constataciones que a todos parecían evidentes. En primer lugar, que todas las grandes potencias europeas apostaban sin excepción por ella, animando y arrastrando otros con el ejemplo. En segundo lugar, era unánimemente aceptado que ninguno de los pasos comunitarios tendría marcha atrás. Cada vez más y más países se unirían a la Unión, y cada vez cederían más y más competencias a Bruselas.

El ejemplo británico rompe con las dos cosas. Por un lado, por primera vez una de las tres potencias europeas considera que la UE no tiene futuro, o que el futuro que tiene no satisface las necesidades a las que hay que hacer frente en el siglo XXI. Sin Londres, la UE se ve amputada de un socio esencial, que aportaba a la Unión criterios institucionales, históricos y militares. Por otro lado, nadie había pensado nunca que la Unión Europea no fuese sólo y únicamente un camino de ida hacia una mayor integración y una mayor extensión. Por primera vez, alguien dice no a la Unión y ésta, en vez de sumar países, los resta. El ejemplo británico muestra que la Unión Europea es por un lado prescindible y, por otro, reversible.

La reacción continental durante estos meses, tanto de medios de comunicación como de clase política, muestra a partes iguales histeria e ira. Las poco disimuladas llamadas desde el continente a forzar con manifestaciones callejeras el resultado, a que el referéndum se repitiese o anulase, o incluso a que el Parlamento rechazase cumplir con el mandato del pueblo británico ponen de manifiesto el nerviosismo, la ira y la irracionalidad con la que la UE restante se tomó el portazo británico. Al tiempo ponen sobre la mesa el hecho preocupante de que el europeísmo comunitario ha degenerado en una ideología con escaso apego a los valores parlamentarios que dice defender. El frío cálculo y las maneras suaves de la diplomacia británica contrastan con las palabras gruesas de la comunitaria.

La salida británica ha tenido dos efectos, según tengamos en cuenta la política la Unión Europea o de los países miembros. Respecto a la Unión, trata de recuperarse del enorme golpe moral sufrido. En las tres últimas décadas se ha extendido por el continente una suerte de religiosidad comunitaria acerca del carácter casi sagrado de la Unión, y de su futuro casi salvífico: en pleno éxtasis, en el lenguaje político euroescéptico ha llegado a ser considerado sinónimo de antidemocrático. Ahora sus instituciones han sufrido el golpe de la realidad, y el espectáculo de sus altos funcionarios ha sido insuperable. En la reciente cumbre de Roma, más allá de las declaraciones grandilocuentes, se observa una incapacidad absoluta de pensar sobre la Unión Europea, de hacer diagnóstico y proponer salidas realistas.

Así ha surgido, como solución mágia y sencilla, la idea de una Unión a dos velocidades. La idea es tan sorprendente como parece a simple vista. Puede mantener el nombre, pero una “Unión Europea” así será una estafa del lenguaje.

La unión a dos velocidades certificará una doble ruptura: por un lado, evidente, entre aquellos que quieren una Europa con más atribuciones y competencias y aquellos que quieren justo lo contrario. Por otro lado, entre aquellos que creen en buscar un acuerdo que arregle los excesos de Maastricht y Lisboa y aquellos que creen que ese acuerdo no es necesario y que hay que seguir adelante contra viento y marea, dejando atrás a quien sea. Una ruptura profunda de objetivos y de concepciones de Europa, que podría llamarse de muchas maneras, pero no “Unión”.

No hay término medio aquí, como acertadamente ven polacos y húngaros: la estafa de una Europa a dos velocidades puede funcionar un tiempo, pero a medio o largo plazo, se certificará la construcción de un bloque europeo frente a los demás países, o de bloques europeos cercanos entre sí pero que no constituirán una Unión.

Según se mire a los países, verdadero origen del problema, ni Francia ni Alemania parecen en condiciones de liderar a la Unión Europea: su peso demográfico, económico, institucional y militar en Europa se ha desequilibrado considerablemente en relación con el resto de Europa, y mucho más con las potencias extraeuropeas. En relación con el mundo, ni Berlín ni París son hoy lo que eran en 1957, 1917, 1897. Más bien hoy lo son Pekín, Washington, Moscú o Teherán.

Y en Europa, La desafección británica, la rebelión abierta del Grupo de Visegrado, el escepticismo norteamericano, y la osadía turca hacia estos países muestran bien la falta de liderazgo que les afecta. Alemania y Francia conservan enorme capacidad de maniobra, pero esa capacidad no es ni de lejos la que se les presupone. Pueden no llegar otra vez a una guerra, pero en el mundo actual no parecen capaces de llegar mucho más lejos.

Por fin, en el caso de España la postura nacional se funde doblemente con las urgencias del partido en el poder y con la personalidad de su líder.

Mariano Rajoy se siente cómodo aplicando pasivamente las directrices comunitarias, evitando tomar decisiones y asumir responsabilidades en política exterior: la agenda internacional sólo le interesa en relación con la política nacional. Y aquí lo que prima para Moncloa es evitar problemas, polémicas y decisiones arriesgadas: no meterse en líos con la oposición de izquierdas o con el mainstream televisivo izquierdista, el mismo que achaca a Londres los peores pecados.

Para Rajoy, seguir la senda abierta por Alemania o asumir como inevitable el rumbo de la UE es la postura más cómoda puesto que no se quiere hacer política exterior, por debilidad o por aburrimiento: en este caso, probablemente las dos cosas.

Rajoy, el Partido Popular, España, apuestan por la Europa a dos velocidades, entre otras cosas porque es la que menos trabajo y esfuerzo diplomático exige. Justo lo contrario de lo que aconseja el ejemplo inglés, que exigirá a Londres readaptarse ante un escenario internacional que, por primera vez en siglos, no será europeo.

Realidad en descomposición
Hermann Tertsch ABC 30 Marzo 2017

Pablo Iglesias, el líder de Podemos, el mayor partido comunista de Europa hoy en día, con 70 escaños distribuidos por sus franquicias, pedía ayer que se aboliera la figura delictiva del enaltecimiento del terrorismo. Está claro que los comunistas españoles quieren entrar en una nueva fase de agresión al Estado en la que quieren desmontar impedimentos. El enaltecimiento de los crímenes terroristas y violencia contra gobernante e instituciones justifica por adelantado posibles acciones futuras y ayuda a intimidar aun más a la sociedad. Ahora que con leyes de Memoria Histórica cada vez más perversas pretenden prohibir por ley que se exprese la verdad sobre el pasado de España. Y la verdad sobre unos y otros. Cuando se publican en libro las pruebas de que la II República nada tenía de democrática cuando llega el 18 de julio. Porque además de los golpes de Estado de octubre de 1934, el Frente Popular había robado las elecciones de febrero a la derecha. Casi evocando los asaltos de aquella época, una banda juvenil de otra organización comunista y separatista, las CUP, asaltaba ayer una sede del PP.

Esta organización es cómplice de la Generalidad. Una y otra, inmersas en el delito flagrante. Es el hampa que ya gobierna. Pues un día antes, en el Congreso del PP de Baleares, el nuevo presidente, Gabriel Company, se negaba a utilizar el castellano en su alocución final. Y se rechazaba una enmienda que otorgaba a los padres el derecho a elegir la lengua de educación de sus hijos. El PP se une a la política de marginación de la lengua española. Contra los derechos de los españoles. Por mucho que nos cubran de eufemismos. No lejos, también en un Congreso del PP, del catalán, en Hospitalet, el presidente Mariano Rajoy se quejaba de que los separatistas violan el Estado de Derecho porque "sin el cumplimiento de la ley no hay democracia". Cuatro trazos de la actualidad española que dan toda la razón a Rajoy: No se cumple la ley, ergo no hay democracia. Pero Rajoy no tiene derecho a la queja. Sino el deber de atajar la realidad que lamenta.

No se cumplen las leyes, se violan impunemente y quienes están obligados por ley y juramento a hacerlas cumplir dichas leyes, no lo hacen por cálculo político y conveniencias propias. Son capaces de todo con tal de no hacer nada. No es solo falta de voluntad. No hay recursos. Ni coraje para asumir la responsabilidad de poner fin a esta deriva suicida. No hay músculo político y moral para aplicar la ley con la razón que asiste al Gobierno de España. Por eso el proceso de descomposición, que ya afectó al PSOE de lleno, arrastra ahora al PP. Y sin reacción se llevará por delante tarde o temprano a las instituciones.

La victoria total del golpismo de la Generalidad, la independencia de Cataluña, es imposible. Porque nadie en Cataluña está dispuesto a sacrificar nada, no hablemos de la vida propia o de un hijo, por esa independencia. Y porque arrastraría a violencia y destrucción a medio plazo a toda España. Pero los efectos de este desafío son devastadores. La nauseabunda actitud del PP de Baleares hacia la lengua común –de ahí su importancia y el odio que le profesan, por unificadora–, sería impensable sin la agitación y dinero del catalanismo separatista y agresivo en Baleares o Valencia. Toda España está ya secuestrada en su desarrollo y convivencia por el chantaje permanente de la sedición separatista. La deriva es terrorífica para una España inmensamente frágil en una Europa en serio peligro. La única solución real está en la restauración incondicional de la ley. Cuando más tiempo tarden los gobernantes en llegar a esta conclusión más traumática habrá de ser.

Entre el Brexit y Trump está Cataluña
Javier Caraballo elconfidencial 30 Marzo 2017

Definición moderna del populismo: “Un movimiento político con tendencia a expresarse a través de un liderazgo carismático y de exacerbar una visión maniquea del mundo y de las relaciones sociales, que suele representar como un campo de batalla entre el bien y el mal, entre los amigos y los enemigos, sin compromiso alguno posible”. Lo de 'definición moderna', como puede entenderse, solo se refiere a la actualización y proliferación del fenómeno, no al origen mismo de esa práctica política que se remonta a la antigua Grecia, que fue donde la diagnosticaron primero.

En todas las fases, el populismo ha pasado por etapas en las que se consideraba como un fenómeno positivo, otras en las que provocó enormes catástrofes en algunos continentes y esta era populista de ahora, en que, travestido de las más diversas formas, maquillado de las ideologías más distintas, se presenta como un fenómeno imparable que sacude el mundo entero como nunca antes había ocurrido.

Lo único que podríamos considerar extraordinario desde el punto de vista de la evolución es que hayan transcurrido más de dos milenios y que algunas de las definiciones sobre el comportamiento del ser humano ante el poder se mantengan inalterables. Por ejemplo, esto que dijo Aristóteles, en su libro 'Política', libro sexto, capítulo IV. Es aconsejable leer lo que dijo Aristóteles y pensar en alguno de los populismos de la actualidad. Dice así: “En las democracias en que la ley gobierna, no hay demagogos, sino que corre a cargo de los ciudadanos más respetados la dirección de los negocios. Los demagogos solo aparecen allí donde la ley ha perdido la soberanía. El pueblo entonces es un verdadero monarca, único, aunque compuesto por la mayoría, que reina, no individualmente, sino en cuerpo. Tan pronto como el pueblo es monarca, pretende obrar como tal, porque sacude el yugo de la ley y se hace déspota, y desde entonces los aduladores del pueblo tienen un gran partido”.

Podemos detenernos en una sola afirmación, que los demagogos aparecen allí donde la ley ha perdido soberanía. ¿No es acaso lo que se produce en nuestros días? Todos los populismos de la actualidad suponen una clara amenaza para la legalidad vigente, y es lo primero que proponen, modificar el marco legal en el que se desenvuelve la sociedad a la que se dirigen.

La definición 'moderna' que se ofrecía antes es la que realizó en su libro 'Populismos' uno de los primeros investigadores del fenómeno de estos días, el politólogo, historiador y ensayista italiano Loris Zanatta. Lo llamativo es que, al igual que Aristóteles, lo que constata Zanatta en los populismos del siglo XXI es que tienden a concretarse en “movimientos” más que en “partidos”, que en todos ellos destaca el mismo discurso obsesivo por arrogarse la verdadera representación del pueblo y que, por ello, acaban manifestando una actitud anticonstitucional o antisistema.

¿No es acaso lo mismo que decían los filósofos de la antigua Grecia? Pues claro, porque lo que no ha cambiado en todo este tiempo es el origen del populismo. El porqué de esta degeneración social tiene que ver con el momento histórico, porque comprobaremos que en la inmensa mayoría de los casos existe previamente una situación generalizada de inseguridad, miedo al presente y al futuro, y descrédito de las clases gobernantes para solucionar los problemas existentes. Sin esos elementos, no hubieran existido los demagogos que espantaban a Aristóteles, no hubiera ganado Hitler unas elecciones y no estaría Marine Le Pen a la cabeza de las encuestas en Francia.

El origen del populismo es una exaltación de egoísmo motivada por situaciones críticas en todos los órdenes, económicos, políticos y sociales. Si no existe ese deterioro del entorno, el populismo no encuentra el caldo de cultivo que necesita para arraigar y extenderse. La crisis económica globalizada que se desató en 2007, el aumento del terrorismo fundamentalista islámico y su incursión en los países occidentales a partir del atentado de las Torres Gemelas, y el descrédito de la clase política por sus privilegios y por los casos de corrupción son los tres elementos fundamentales que determinan la incertidumbre y el miedo de nuestro tiempo.

¿Y qué es lo que se le ofrece a la sociedad para encandilarla? Una sociedad mítica que, en muchos casos, supone un regreso a un pasado idealizado en el que desaparecerían todos los problemas de la actualidad. “Los fenómenos populistas prometen restaurar, redimir, una comunidad homogénea mítica. En todos los lugares del mundo es lo mismo. Pero para entender la naturaleza de cada uno de los fenómenos populistas, hay que entender ese pasado que están reivindicando”, sostiene Zanatta.

Y eso, y no otra cosa, es lo que hace Donald Trump en los Estados Unidos cuando promete cerrar el país y hacerlo autosuficiente; eso, y no otra cosa, es lo que prometen los dirigentes políticos británicos que han sacado adelante el Brexit, devolverle el aislamiento al Reino Unido en todos los sentidos; eso, y no otra cosa, es lo que proclaman los independentistas catalanes cuando recrean una Cataluña independiente, aislada de España, en la que todos los problemas encontrarían solución.

GUERRAS ENTRE POLÍTICOS: EL PUEBLO INDIFERENTE
Antonio García Fuentes Periodista Digital 30 Marzo 2017

La política se ha convertido en una especie de “gangrena” a la que no se le encuentra cura, por lo que cada vez avanza más “en el cuerpo social” y lo va devastando cada vez más; o sea que en vez de solucionar problemas va creando nuevos en vez de eliminar los ya viejos e inservibles.

Se demuestra ello con una simple observación que es la siguiente: “Los españoles deben trabajar de media 182 días al año (15.706 euros) sólo para cumplir con sus obligaciones con Hacienda, si bien por ejercicio consecutivo el Día de Liberación Fiscal se adelanta una jornada, al celebrarse el 30 de junio, un día antes que en 2015, según un estudio elaborado por La Unión de Contribuyentes (UC) y la Fundación para el Avance de la Libertad.
 http://www.eleconomista.es/economia/noticias/7586090/05/16/Cuantos-dias-hay-que-trabajar-solo-para-pagar-impuestos-El-Dia-de-Liberacion-Fiscal-.html

Los gobiernos se ensañan con las clases medias porque no pueden 'huir': Las rentas más bajas y más altas ahora pagan una porción menor. Las clases medias ahora soportan unos "impuestos más agresivos". La desigualdad de ingresos se debe la respuesta fiscal de los gobiernos”.
 http://www.eleconomista.es/economia/noticias/7583709/05/16/Los-gobiernos-se-ensanan-con-las-clases-medias-porque-no-pueden-huir.html

Aparte de lo que nos cobra ya la administración central, unamos lo que nos cobra la municipal, la autonómica y lo que nos imponen los muchos monopolios que nos ahogan; a saber, carburantes y combustibles, luz, agua, basura, teléfono, internet, etc. recibos que en general nos cobran cargados de impuestos que se han inventado, pero los que ya “causan miedo” al consumidor, que estamos indefensos ante tanto latrocinio, junto a los abusos incalificables por cómo nos tratan.

Ante todo ello, si ahora el denominado “Partido Socialista Obrero Español”, batalla dividido en tres facciones, nos importa dos cojones, si continua o desaparece; de igual forma nos importan todos los demás; que a los únicos que les importa son a los que viven de ello, que como vemos son meros mercenarios y sólo luchan por su panza y su bolsillo. ¿El pueblo? Somos “la simple ganadería” que nos necesitan para su mantenimiento, pero al que no aportan nada más que PROBLEMAS.

* “COSAS A RECORDARLES Y SIN ESPERANZA DE QUE TOMEN NOTA*
POLÍTICO Y SU ASESOR: Un político no tiene por qué saber de todo; como estos insensatos y en mayoría pretenden; el político tiene que recurrir a asesores, pero no esos asesores “de cabecera y cama”; que no son otra cosa que parásitos a mantener por el contribuyente. Un asesor se busca cuando se necesita y se busca entre los mejores que existan y oído y examinado la solución que aporten, entonces es cuando el político debe actuar y en caso de error, siempre podrá decir que lo asesoró el mejor o uno de los mejores y dará nombres y apellidos; puesto que un político no es un “dios”, ni falta que nos hace.

"Ser de la izquierda es, como ser de la derecha, una de las infinitas maneras que el hombre puede elegir para ser un imbécil J. Ortega y Gasset. YO LE AÑADO: El sistema de gobierno no es el malo, los malos son los que lo manejan con arreglo a sus perversos instintos, por tanto el nombre no dice nada en sí. “El precio de desentenderse de la política es el de ser gobernado por los peores hombres”: (Platón). La política nos afecta a todos y por ello no debemos dejarla sólo en manos de los políticos.

Hobbes dejó escrito, que si una realidad no se encara puede tener perturbadoras consecuencias. "Las obligaciones del súbdito con el Estado duran lo que dura la capacidad de éste para protegerle. Ni un minuto más", sugería el filósofo inglés.

Casi todos podemos soportar la adversidad, pero si queréis probar el carácter de un hombre, dadle poder. (Abraham Lincoln)

“Está claro que la gente no entiende el sistema monetario y bancario, porque si lo entendiese creo que habría una revolución mañana por la mañana”. (Henry Ford lo dijo en 1922)

POLÍTICA Y JUSTICIA: "La ley es como una red que atrapa las moscas y deja pasar a los pájaros". La política se creó para "legalizar" la corrupción. (Anacarsis. siglo VII a.C.)

BIPARTIDISMO: «Los dos partidos que se han concordado para turnarse pacíficamente en el poder, son dos manadas de hombres que no aspiran más que a pastar en el presupuesto. Carecen de ideales, ningún fin elevado los mueve.» (Benito Pérez Galdós)

De todo ello se desprende LA NECESIDAD DE UNA ADMINISTRACIÓN PROFESIONAL; y con ella eliminar la inmensidad de puestos políticos que sobran, sólo dejar “las cabezas” bien seleccionadas, para que asesorados por la administración estatal y la opinión de “otras cabezas individuales del pueblo” (prensa totalmente libre y que responda sólo ante los jueces INDEPENDIENTES) pienso que sería suficiente para que todo marchara infinitamente mejor que hoy. FUERA LAS DICTADURAS INCLUIDAS LAS DE PARTIDOS

Antonio García Fuentes
(Escritor y filósofo)
www.jaen-ciudad.es (aquí mucho más) y
http://www.bubok.es/autores/GarciaFuentes

CRÍTICAS A LOS 4.200 MILLONES EXTRA PARA CATALUÑA
Las CCAA se reparten 170.937 millones gracias a tres vías de financiación
El presupuesto total de las comunidades supone un 34% del total del gasto público en España. El pago a Cataluña se aparta del modelo de financiación que sólo hacía excepciones con Navarra y el País Vasco.
Juan E. Pflüger gaceta.es 30 Marzo 2017

Mariano Rajoy vuelve a intentar frenar el separatismo regando con millones a las regiones donde los dirigentes se muestran más díscolos. La vieja tradición ha llevado a que comunidades autónomas como Cataluña y el País Vasco reciban cuantiosas partidas presupuestarias mientras que otras deben apretarse el cinturón, paradójicamente, por mantener su compromiso con España.

Ahora, el presidente del Gobierno anuncia que regará a Cataluña con 4.200 millones de euros extra para infraestructuras durante los próximos 8 años. Como es lógico, algunas comunidades autónomas se han sentido perjudicadas por esta medida y han reclamado un trato igual para sus habitantes.

La primera en responder al anuncio de Rajoy ha sido Asturias. El consejero de presidencia del Principado de Asturias, Guillermo Martínez, ha explicado que su Ejecutivo no está dispuesto a permitir que no se cumplan los compromisos, en materia de infraestructuras.

Igual de rápido, pero menos beligerante, se ha manifestado la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, que ha recordado las necesidades “más modestas” que tiene Madrid y ha señalado, entre ellas, la necesidad de una vía que descongestione la A-1 para mejorar el tráfico de entrada en la capital por su zona norte.

Desde Andalucía, el consejero de Economía, Antonio Ramírez Arellano, ha reclamado una inyección para infraestructuras de 10.000 millones. Por su parte, el presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara, ha pedido un comportamiento similar con su comunidad y a pedido que esas transferencias a Cataluña no se hagan “a costa de los compromisos adquiridos ya con los demás".

Desde Valencia Ximo Puig ha considerado "razonable" el anuncio de inversiones para Cataluña, pero ha advertido de que "no se puede jugar con las infraestructuras a beneficio de inventario partidista", y ha amenazado con que “la paciencia tiene un límite”.

El presidente popular de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, ha reivindicado la "equidad" que debe existir entre las inversiones del Gobierno en las diferentes comunidades, después de indicar que las anunciadas ayer para Cataluña son "inobjetables", pero ha incidido en la idea expresada por Fernández Vara de que estas inversiones no deben comprometerse “en perjuicio de otro territorio” y ha solicitado "equidad" para que el denominado Corredor Atlántico reciba el mismo trato que el Corredor Mediterráneo.

Ante el anuncio de Rajoy de una inyección de dinero público de esa magnitud, habría que preguntar si el Consejo de Política Fiscal y Financiera de las Comunidades Autónomas tiene algo que decir al respecto. Este organismo, creado en 1980, está compuesto por el ministro de Hacienda del Gobierno y por los consejeros de Hacienda de cada una de las comunidades autónomas. Su función es la de coordinar las políticas presupuestarias de las comunidades con el Estado y la coordianción de las políticas de inversiones públicas.

Sin embargo, los 4.200 millones de euros comprometidos por el presidente del Gobierno irán a Cataluña sin haber pasado por las deliberaciones de este organismo.

¿Cómo se financian y cuánto cuestan las comunidades autónomas?
Los presupuestos de las comunidades autónomas que forman parte de España ascienden, para el jercicio de 2017, a la friolera de 170.937 millones de euros. O lo que es lo mismo, las regiones gestionan el 34% del gasto público en España si lo calculamos en base a los Presupuestos Generales del Estado de 2016 que ascendían a 299.032 millones de euros.

En su conjunto, el sector público maneja casi el 50% del Producto Interior Bruto (PIB) de España.

La financiación de las comunidades autónomas, dejando a parte inyecciones como la anunciada por Rajoy para Cataluña, tiene tres fuentes: los impuestos compartidos, los impuestos cedidos y los fondos.

Los impuestos compartidos son aquellos que recauda el Estado, pero una parte va para las diferentes regiones. Hay tres impuestos de este tipo que son el IRPF, el IVA y los impuestos especiales (aquellos que gravan el precio del alcohol, el tabaco y los hidrocarburos).

Los impuestos cedidos son aquellos cuya recaudación ha sido cedida por el Estado a las comunidades autónomas. Son impuestos como el de patrimonio, sucesiones, donaciones, actos jurídicos documentados o transmisiones patrimoniales.

Finalmente encontramos los fondos, que son partidas de dinero público gestionadas por el Gobierno y que, a través de del Consejo de Política Fiscal y Financiera, se transfiere a las regiones. Hay tres tipos de fondos para la financiación autonómica: el Fondo de Garantía, el Fondo de Suficiencia Global y el Fondo de Convergencia Autonómica.

El Fondo de Garantía tiene como objetivo garantizar que todos los habitantes de España tengan el mismo acceso a los recursos. Por lo tanto, la entrega de 4.200 millones de euros para Cataluña no podrían encajar en la región que disfruta del mayor presupuesto.

El Fondo de Suficiencia Global está ideado para financiar aspectos globales que afectan a toda la autonomía a la que están destinados y tienen el objetivo de mejorar la situación en la que se encuentran cada una de las comunidades. Otro fondo en el que la generosidad de Rajoy tendría poco encaje.

Finalmente está el Fondo de Convergencia Autonómica, que tiene como objetivo reducir las diferencias y desigualdades entre las CCAA. De este fondo dependen dos líneas de financiación: el Fondo de Competitividad y el de Cooperación. En ninguno de estos casos podría justificarse el pago del presidente del Gobierno.

Fuera de estas líneas de financiación se encuentran el País Vasco -con un presupuesto de 11.059 millones de euros- y Navarra -con 4.061- que tienen su propia fiscalidad y modelo recaudatorio de carácter foral.

Cataluña, el gran despilfarro
De los casi 171 mil millones de euros que suma el presupuesto de las autonomías, más de la mitad corresponde al dinero que, a través de los fondos y los impuestos compartidos, reciben del Ejecutivo central. Esta cantidad asciende a casi 92.800 millones. Hasta el año 2015, la comunidad más beneficiada por esta transferencia de dinero era Andalucía, pero parece que la reactivación del desafío separatista le resulta rentable a Cataluña y ahora, con una transferencia anual de 17.225 millones de euros, se convierte en la región que más recibe del Estado.

El presupuesto catalán, que asciende a 22.687 millones de euros, se completa con su propia gestión de impuestos que le reportan algo más de 5.400 millones de euros al año. Estas cantidades se verán incrementadas en 525 millones durante cada uno de los los ocho años que durará la entrega de dinero extra para infraestructuras anunciado por Rajoy.

Historiadores profesionales... del fraude
Pío Moa gaceta.es 30 Marzo 2017

Hace ya bastantes años que vengo, no diciendo, sino documentando y demostrando, que las elecciones del Frente Popular fueron un fraude. Y que en ese fraude se apoyan la gran mayoría de las versiones circuladas a partir de la universidad sobre la guerra civil y el franquismo, así como gran parte de las políticas actuales y, por supuesto, la infame ley de memoria histórica. Puede admitirse que en un primer momento muchos de esos historiadores creyesen de buena fe lo que decían, pero hace bastante tiempo que no es así. Sus historias, contengan más o menos datos reales, están desenfocadas y en lo esencial son tan fraudulentas como las bases de que parten, y ellos lo saben perfectamente. Viven en el fraude y del fraude.

En diversos libros, en particular Los orígenes de la Guerra Civil y El derrumbe de la república, he tratado todo lo referente al significado de la revolución de octubre del 34 y su repercusión en las elecciones del Frente Popular; a la conducta golpista o guerracivilista de la izquierda en general, también de Azaña; a la utilización electoral de una campaña falsaria sobre la represión de Asturias, campaña que he analizado y cuya transcendencia histórica nadie había señalado; al tono de violencia y amenaza de guerra civil en que se desarrollaron las elecciones, con avisos de Azaña, Largo Caballero y otros de recurrir a “otros medios” si ganaban las derechas; a la ausencia de garantías en el escrutinio y las falsificaciones evidentes en varias provincias; a la continuación de un proceso de ilegalidades hasta la destitución de Alcalá-Zamora; a la ausencia de investigación sobre la supuesta represión de Asturias, pese a haberlo prometido las izquierdas como eje de su campaña electoral; al estallido inmediato, desde el 16 de febrero, de una violencia extrema con cientos de muertos y de incendios de iglesias, registros, periódicos y sedes de la derecha; ea significado y muy probable autoría intelectual del asesinato de Calvo Sotelo... Conjunto de hechos tiránicos y totalitarios que hicieron inevitable la guerra civil. Estas y otras cuestiones decisivas las he adelantado en mis trabajos hace ya bastante tiempo.

Por supuesto, no he sido el único, pues unos u otros aspectos han sido tratados por Ricardo de la Cierva, Tusell y otros historiadores; pero creo que sí he sido quien más ha documentado esa historia en conjunto y más ha insistido en ella, contra la marea de distorsiones pque nos ha abrumado durante tanto tiempo. Pues bien, el reciente libro Fraude y violencia en las elecciones del Frente Popular recoge gran parte de mi trabajo anterior --sin citarme-- y lo completa en un aspecto: el examen de muchas de las actas que fueron falsificadas. Esto realmente no era imprescindible para decidir sobre el carácter, ya aclarado, de aquellas elecciones, pero es importante porque pone el último clavo en el ataúd de las versiones que han circulado durante tantos años de manera imperiosa y a menudo amenazante.

Me pregunto qué dirán los historiadores, intelectuales y políticos que han cultivado el fraude desde hace tanto tiempo, hasta hacerlo una seña de identidad profesional. Sospecho que pasará como cuando cayó el muro de Berlín (y el fraude de aquellas elecciones ha elevado un verdadero muro contra la verdad histórica en España): seguirán como si nada pasara, sin el menor debate de alguna enjundia. Y, por supuesto, los autores de este último libro, procuran desde el principio contentar a los falsarios advirtiendo que no ponen en cuestión la legitimidad del Frente Popular. Son cómicos en su falta de honestidad intelectual y de valor moral.

Uno de los “argumentos” de los historiadores de este género, sean de derechas o de izquierdas, es que ellos son profesionales y yo no puedo serlo porque no he recibido sus sabias lecciones en la universidad. Y no cabe duda de que son profesionales... del fraude. Y en una universidad degradada que produce cosas como Podemos. Su pedantería solo tiene comparación con su ineptitud y majadería. En Nueva historia de España he señalado cómo el Siglo de Oro de España tiene relación con una enseñanza superior más nutrida que en otras naciones europeas, y de una calidad a menudo muy elevada. Hoy, la cantidad es mucho mayor, pero la calidad ha descendido a niveles pedestres. A ver si denunciándolo logramos ir demoliendo este muro de Berlín y abriendo vías a la verdad que, según el dicho, "nos hace libres".

Apología del comunismo
Jesús Laínz Libertad Digital 30 Marzo 2017

En 1990, exactamente cincuenta años después de los hechos, Mijaíl Gorbachov admitió oficialmente que la NKVD había asesinado en 1940 a los miles de polacos enterrados en las fosas de Katyn, así como en las de Mednoye y Piatykhatky. Y dos años después Borís Yeltsin entregó al presidente polaco Lech Walesa los documentos firmados por Beria y Stalin en los que ordenaron aquella masacre.

Por el camino habían quedado ocultaciones de los gobiernos aliados para no entorpecer el esfuerzo de guerra contra Hitler, acusaciones falsas a los nazis en el juicio de Nuremberg y, sobre todo, confesiones arrancadas mediante tortura y varios oficiales alemanes ahorcados por un crimen que no cometieron.

Una minucia si se compara con el genocidio cometido por Stalin, en tiempo de paz y contra su propio pueblo, para meter en vereda a unos ucranianos que no mostraron todo el entusiasmo que hubieran debido ante el proceso de colectivización. Entre 1932 y 1933 murieron de hambre planificada por el Estado alrededor de tres millones de personas en lo que posteriormente sería bautizado como Holodomor ("matar de hambre" en ucraniano), uno de los episodios más espantosos de toda la historia de la Humanidad y que, sin embargo, casi nadie conoce. Y podríamos continuar con el horror del gulag soviético, con las decenas de millones de muertos a manos de Mao o Pol Pot y con mil y una maravillas más de la ideología política ganadora de la medalla de oro en producción de cadáveres. Pero todo esto no son más que unas breves notas al pie en una historia de los crímenes políticos casi monopolizada por los de los regímenes antagonistas del comunismo, sobre todo durante la Segunda Guerra Mundial.

El eximio historiador francés Emmanuel Le Roy Ladurie, antiguo militante de los partidos comunista y socialista, resumió así este curioso desequilibrio:

Existe una amnesia hacia el pasado del comunismo, mientras que sobre el nazismo y sus secuelas, tanto las reales como las supuestas, lo que domina es la hipermnesia.

¿Cuáles son las causas de este desequilibrio? Le Roy Ladurie señaló que mientras que los campos nazis fueron fotografiados y publicitados por los vencedores de 1945, ningún ejército extranjero llegó a derribar y filmar el gulag soviético. A ello habría que añadir que los crímenes nazis fueron condenados con efectos universales y perdurables en el Juicio de Nuremberg, mientras que los de sus victoriosos enemigos fueron olvidados o al menos justificados. Finalmente, del mismo modo que las películas de John Wayne han hecho más por la consolidación de la nación estadounidense que todos los artículos de su Constitución, Hollywood lleva setenta años sacando jugo a la victoria sobre el nazismo, mientras que Katyn y el Holodomor no han tenido ni un Gerald Green que los novele ni un Stanley Kramer que los juzge ni un Steven Spielberg que los eleve a la cima del Oscar.

Por todos estos motivos el totalitarismo fascista, que cometió el insuperable error de perder la guerra, ha sido condenado a la ignominia eterna mientras que el totalitarismo socialista, que tuvo la suerte de estar en el bando vencedor, sigue gozando de una respetabilidad inmerecida. Y no sólo por sus enormes crímenes, sino también por tratarse de unos regímenes que tuvieron que levantar un muro, no para defenderse de los enemigos exteriores, sino para impedir que el paraíso proletario se les vaciara; y que, finalmente, acabaron derrumbándose por su propia ineficacia e injusticia.

A pesar de todo ello, los últimos restos del naufragio socialista, la estrábica China capitocomunista, la alucinante Corea, la paupérrima Cuba y la esperpéntica Venezuela, siguen cautivando la imaginación de millones de pijos occidentales, españoles sobre todo, de ignorancia sólo superada por su irresponsabilidad.

Lo trágico de este inconmensurable disparate es que la gran mayoría de incautos sólo acabarán dándose cuenta de su error cuando ya no haya curación para los males causados.

www.jesuslainz.es

Por qué defiendo el franquismo
Pío Moa gaceta.es 25 Marzo 2017

****En Una hora con la Historia: ¿Cuándo se derrumbó realmente la república? / ¿Es Inglaterra realmente un país amigo y aliado? ¿Nos conviene la OTAN, o es preferible la neutralidad?: https://www.youtube.com/watch?v=wk1Zcs-3c7E&t=5s

*******************************
En suma, su libro Los mitos del franquismo podría considerarse una apología de Franco y su régimen. Es la impresión que he sacado y que no le ganará muchas simpatías.
R. Si quiere puede considerarlo una apología, excepto en un sentido. Por apología suele entenderse una defensa retórica y a menudo interesada. Yo dejo la retórica de lado para centrarme en los hechos y la relación entre ellos. Ud ha podido tener un atisbo en nuestra discusión sobre los años 40, y la verdad es que, aclarado ese punto, puede hacerse una idea de cómo va el resto. Realmente es el estudio más documentado y mejor argumentado sobre el franquismo que se haya publicado hasta ahora. Que yo diga eso puede sonar a jactancia infantil, pero tampoco es demasiado mérito, ya que la inmensa mayoría de lo publicado sobre aquella etapa histórica es pura farfolla, pura bazofia, así que superarlo no resulta tan difícil: basta un poco de aplicación investigadora y un poco de sentido común. De hecho mis libros desmienten la mayor parte de lo publicado sobre cualquier tema, pero los contrarios no han sido capaces de desmentir nada importante de lo que yo he escrito. Por eso han recurrido al silenciamiento. Y se ha creado tal cantidad de embustes y prejuicios sobre el franquismo y otros temas, que mucha gente tiene miedo a defender la verdad.

En España hay miedo a decir la verdad, lo que evidencia la degradación, putrefacción realmente, de la democracia. Un detalle entre muchos, no sé si se lo he contado: mi libro Nueva historia de España rompe con gran cantidad de tópicos sobre nuestro pasado, lo que fue apreciado por varias personas de relieve intelectual. Estas organizaron una reunión con Gonzalo Anes, entonces presidente de la Academia de la Historia, y conmigo, a fin de romper el muro de silencio y presentar el libro en la sociedad académica, llamémosla así. Se tomaron acuerdos, pero pasó el tiempo y la cosa quedó en nada. Nunca pregunté al respecto, porque tampoco me interesaba demasiado, ya que el nivel académico en España es flojo; pero años más tarde, muerto Anes, me enteré por un próximo que este se había “rajado” ante las presiones de otros académicos e historiadores de la recua. Bueno, es un caso entre muchos.

Pero si esos medios le rechazan a usted será por algo
R. Naturalmente que es por algo, ya se lo dije: porque su nivel intelectual, de simple honradez intelectual, es demostradamente bajo. No pueden aceptar el debate porque queda en evidencia su escasa enjundia. Hoy sí existe un páramo cultural. Tienen miedo. Pero a la larga la verdad se va imponiendo. Hoy salen autores que dicen cosas semejantes a las que yo he adelantado, pero el miedo persiste y no tienen la mínima cortesía de citarme. Es cómico, porque mis libros se leen más que los suyos, pero ahí están exhibiendo sus miserias. Allá ellos...

Pero déjeme decirle otra cosa: yo no defiendo el franquismo, o más bien la verdad sobre el franquismo, por ningún interés particular. Hacerlo hoy es un riesgo y un perjuicio en muchos sentidos, intentan condenarte a muerte civil. Pero observe este dato: el antifranquismo hermana en España a De Juana Chaos con Rajoy, a Mas o Junqueras con Soraya o Pedro Sánchez o Bolinaga, a Josu Ternera con Zapatero o con Susana, al asesino de Bultó con el juez delincuente Garzón, al asesino de Miguel Ángel Blanco con Iglesias, al finado héroe de Paracuellos con Cebrián o Ansón... Puede decirse que hay algo que une a comunistas, terroristas, socialistas, centristas, derechistas diversos, ciertos monárquicos, a ciertos clérigos, ciertos liberales, algo que les une como un fondo común, y es el antifranquismo. Este es un hecho objetivo. Y todavía más grotesco por cuanto casi todos ellos son franquistas de después de Franco o que no vivieron aquel régimen, o que en realidad prosperaron en él –como la mayoría de la población--, incluso en las filas del funcionariado franquista. El antifranquismo en general, y solo hay que verlo en las redes, es fundamentalmente chabacano, reúne lo que decía Marañón: la estupidez y la canallería. Aparte de la mentira. Siempre digo que lo que dicen los antifranquistas es falso mientras no se demuestre lo contrario, que rara vez se demuestra.

El hecho real es que el franquismo no tuvo ni tiene oposición democrática, porque todo ese conglomerado, como expliqué en el libro sobre la guerra y la democracia tiene más de corrupto y demagógico que de democrático. Por otra parte, yo sí estuve en la oposición antifranquista, arriesgando mucho, incluso la vida. Y éramos muy pocos entonces, por cierto. Y muchos que hacían el paripé de oposición debían de tener conductas muy turbias, como confidentes o así, y luego hicieron carreras políticas en la democracia. Lo digo porque en tiempos de Felipe González, creo recordar, se destruyeron los archivos de la BPS, la policía política del régimen. Aquellos archivos tenían el mayor valor histórico. ¿Y por qué se destruyeron? Evidentemente porque debían de contener muchos datos comprometedores para tantos “héroes” antifranquistas que luego supieron hacer buena carrera, como el que llamaban “amo de Asturias”, el jefe de la UGT allí. Yo protesté y me burlé del hecho, de la destrucción del archivo, pero nadie o casi nadie más lo hizo. En otras palabras, lo que expongo en mis libros es el resultado de bastantes años de investigación, reflexión y crítica de los datos y personas, no de un oportunismo garbancero como el de tantos “próceres” de hoy. Creo que eso es precisamente lo que da miedo a estos historiadores, intelectuales y políticos de medio pelo.

Oyéndole, se diría que solo ud tiene acceso a la verdad...
R. Esa es una objeción pueril. Si me equivoco, que lo demuestren, en lugar de recurrir al silencio, al insulto personal o a las maniobras torticeras. Claro que no he sido el único, pero puedo citarle a Ricardo de la Cierva, que es un caso de lo más ilustrativo. Mi argumentario y discurso, por así llamarlo, difieren bastante de los de Ricardo de la Cierva, pero en muchas cosas él es mucho, pero mucho más veraz que sus enemigos. Ahora bien, sus enemigos de izquierda lograron meterlo en un gueto, “erradicarlo de la universidad”, como decía una necia profesora. Y, fíjese usted, el aislamiento y los ataques principales le llegaron de la derecha, por ejemplo de Tusell y otros, que atacándole se congraciaban con el matonismo de la izquierda y creían pasar por demócratas. Lo mismo vienen haciendo conmigo, aunque con menos éxito...Sobre Tusell y sus falsedades he escrito algunos artículos argumentados que puede ud encontrar en Internet. Sobre él y sobre Viñas, Juliá, Moradiellos, Preston, Malefakis, Casanova, Beevor y tantos más, por cierto. Pruebe a encontrar artículos argumentados en contra de mis trabajos. Si los hubiera, tendría mucho gusto en replicarles. Ha habido alguna excepción, como la de Moradiellos en El Catoblepas, la revista digital de Gustavo Bueno, un intelectual importante. Moradiellos, la verdad, no salió muy bien parado y debió de servir de lección para otros...


******************* Sección "bilingüe" ***********************

Navarra 'oficializa' la ikurriña y faculta a los ayuntamientos a colocar la bandera vasca
El Ejecutivo de Barkos deroga hoy la Ley de Símbolos y permite izar la ikurriña pese a que el Consejo de Navarra avisa de que puede "resultar contrario al ordenamiento jurídico”
José Mari Alonso. Pamplona elconfidencial 30 Marzo 2017

La ikurriña puede ondear en Navarra sin impedimentos legales. El Parlamento de Navarra derogará este jueves la actual Ley de Símbolos, lo que 'a priori' faculta a las instituciones navarras a izar la bandera de Euskadi sin tener que estar expuestas a sanciones o prohibiciones. Los cuatro partidos que sustentan el Gobierno de Uxue Barkos (Geroa Bai, EH Bildu, Podemos e Izquierda Ezkerra) harán valer su mayoría en la Cámara para dejar sin efecto la actual normativa sobre la utilización de emblemas que “excluye” el uso de banderas diferentes a las oficiales de la Comunidad Foral, esto es, la de Navarra, la de España, la de Europa y la de cada una de las entidades locales.

El pleno de esta mañana aprobará la proposición de ley foral presentada por el Ejecutivo de Barkos por la que se deroga la Ley 24/2003 de Símbolos de Navarra, despejando así el camino para la visibilización de la ikurriña a nivel institucional. El Parlamento da hoy el paso, si bien la medida entrará oficialmente en vigor al día siguiente de su publicación en el Boletín Oficial de Navarra, con el fuerte rechazo de la oposición, que denuncia la “falta de respeto institucional” a los símbolos navarros por abrazar una bandera ajena a esta comunidad.

La derogación de la ley se justifica, según se recoge en la proposición de ley planteada por el cuatripartito, en base a que la actual regulación “ha contribuido a un camino de enfrentamiento y prohibición de símbolos que eran mayoritariamente aceptados por distintas entidades locales junto a los símbolos oficiales”. A este respecto, establece que “el camino de la exclusión y la prohibición de otros símbolos distintos a los oficialmente establecidos como navarros no soluciona nada”.

El Consejo de Navarra alerta de que derogar la ley “puede producir una situación de incertidumbre jurídica", ya que "no convalida" el uso de la ikurriña
En todo caso, la derogación de la actual normativa no libra a los ayuntamientos de tener que enfrentarse a posibles sanciones, ya que el Consejo de Navarra ha determinado que esta revocación “puede producir una situación de incertidumbre jurídica sobre la utilización de los símbolos en los edificios oficiales” de la Comunidad Foral. Es más, determina que la anulación de la ley “no convalida” la utilización de “banderas o símbolos distintos a los oficialmente establecidos como Navarra” y que “puede seguir siendo contraria al ordenamiento jurídico”.

Este órgano consultivo superior, encargado de asesorar al Gobierno de Navarra y de velar por el cumplimiento de la Constitución española, ha emitido un dictamen a las puertas de la celebración del pleno, realizado a instancias de la oposición, en el que alerta de que derogar la Ley de Símbolos no avala a la ikurriña, ya que “puede resultar contrario al ordenamiento jurídico”. Argumenta que, “desde el punto de vista jurídico”, la revocación de la actual regulación sin que exista una nueva normativa “puede afectar a la seguridad jurídica, pudiendo plantearse una nueva confrontación sobre la legalidad ordinaria de los acuerdos que puedan adoptar diferentes administraciones públicas respecto de la colocación o utilización de símbolos no reconocidos oficialmente como propios de la Comunidad Foral”.

Desde el “plano constitucional”, el Consejo de Navarra refleja que “nada impide” la derogación de la actual ley. Defiende que “es claro que no puede tacharse de inconstitucional” la propuesta del Ejecutivo de Barkos, ya que “su único efecto es derogatorio de una legislación previamente aprobada por el Parlamento de Navarra”. La valoración que emite, según deja constancia este órgano, obedece a “un punto de vista objetivo y técnico-jurídico, prescindiendo de cuestiones de mera opinión o políticas, y sin interferir en las competencias del Gobierno y del Parlamento”. Precisamente, desde esta consideración, advierte de la “situación de incertidumbre jurídica” que se puede producir.

No obstante, no ha habido unanimidad dentro del Consejo de Navarra, que está integrado por cinco miembros nombrados a propuesta del Parlamento foral, ya que uno de sus integrantes, la consejera secretaria Socorro Sotés, ha emitido un voto particular en el que defiende que la derogación de la ley avala la legalidad de la ikurriña, de modo que las entidades locales están facultadas para hacer ondear la bandera de Euskadi con todas las seguridades jurídicas. No piensan lo mismo los otros cuatro miembros, que aluden en el dictamen a anteriores pronunciamientos judiciales para poner en entredicho la seguridad jurídica.

Entre esta jurisprudencia, este órgano alude a la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Navarra de 2000 que determinó que la colocación de la ikurriña por parte del Ayuntamiento de Etxarri-Aranaz “violaba” la normativa entonces vigente, la Ley Foral de 1986 reguladora de los Símbolos de Navarra, y era improcedente igualmente por tratarse de una “bandera de una comunidad autónoma distinta”. El Consejo de Navarra también apunta a sentencias dictadas fuera de la Comunidad Foral, como la “relevante” del Tribunal Supremo de 2004 en relación a la colocación de la bandera de Euskadi en Treviño, en Burgos, y que aludía a la “indefinición administrativa del municipio” que propiciaba. También resulta “de interés” el pronunciamiento del pasado año del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco respecto a la colocación de la bandera republicana en el Ayuntamiento de Azkoitia. Conforme a esta sentencia, señala que “la colocación de una bandera no oficial mal se compadece con el principio de servicio con objetividad a los intereses generales, por cuanto supone tomar partido por determinada causa política”. En esta línea destaca la sentencia del Tribunal Supremo del 28 de abril de 2016, que deja constancia de que “no resulta posible la utilización de una bandera que no se identifique con la comunidad de ciudadanos que, en su conjunto, y con independencia de mayorías o minorías, constituye jurídicamente el referente territorial” de la Administración en cuestión.

En base a estas y otras sentencias, el Consejo de Navarra rebate los argumentos del Gobierno de Barkos para habilitar la ikurriña, al sostener que “cabría decir que no se trata del ejercicio del derecho de libertad de expresión ni de limitaciones al pluralismo político, sino de la utilización, en los lugares legalmente habilitados para ello, de los símbolos en su condición de elementos representativos de pertenencia a una determinada colectividad”. Asimismo, ante los argumentos esgrimidos por el Ejecutivo foral en la exposición de motivos de la proposición de ley, se pregunta si la eliminación de la Ley de Símbolos “conlleva la autorización o el fin de la prohibición” del uso de banderas ajenas a las oficiales.

En su alerta sobre la situación de incertidumbre jurídica en la que quedan los ayuntamientos ahonda la oposición para rechazar la derogación de la Ley de Símbolos con vistas a habilitar la ikurriña. El presidente de UPN, Javier Esparza, asegura que el dictamen del Consejo de Navarra “supone un revés al sectarismo político, al interés partidista y a los postulados ideológicos del nacionalismo vasco”, ya que “se demuestra una vez más la inseguridad jurídica a que tiene sometida a Navarra” el cuatripartito. El líder de la formación regionalista denuncia la “obsesión” del Ejecutivo foral “por conseguir sus objetivos políticos a cualquier precio”. El PSN valora que el Consejo de Navarra pone de manifiesto que los ayuntamientos “no tienen competencias para decidir sobre la colocación de los símbolos oficiales”. En este sentido, la presidenta del PPN, Ana Beltrán, incide en que “no es legal” hacer ondear la ikurriña.

En un principio, el Parlamento de Navarra tenía previsto aprobar la derogación de la Ley de Símbolos el pasado 16 de marzo, si bien el debate se retrasó dos semanas para esperar al contenido del informe solicitado al Consejo de Navarra. Ahora, la oposición denuncia que el gabinete de Barkos no va a respetar el pronunciamiento de este organismo consultor y lo enmarca en la “obsesión identitaria” del Ejecutivo de Barkos, que también pretende “imponer” el euskera en la Educación y la Administración Pública, entre otras cuestiones. “No se puede gobernar a base de ideologías”, censuran los partidos.

Por su parte, el Gobierno navarro ha dejado en un segundo plano la advertencia del Consejo de Navarra para poner el foco en su pronunciamiento de que “desde el plano constitucional nada impide la derogación” de la Ley de Símbolos, tal y como enfatiza su portavoz, María Solana. Por el contrario, elude ahondar en el incierto escenario que se abre tras la supresión de la actual regulación. “Como no hay otro texto alternativo, ni una nueva ley ni una nueva norma, no es el momento del debate sobre una nueva norma que abra otros escenarios”, justifica. Además, se ampara en el voto particular de Socorro Sotés para hablar de posibles “escenarios distintos” (en plural).

El Ejecutivo de Barkos defiende la derogación de la Ley de Símbolos para “permitir el desarrollo de una política democrática de tolerancia e integración” en lo relativo a las banderas, tal y como se recoge en la proposición de ley que será aprobada hoy en el Parlamento. A este respecto, apuesta por una nueva Ley Foral de Símbolos que “recoja todas las aspiraciones legítimas de la ciudadanía”. Hasta entonces, la incertidumbre penderá sobre los consistorios que izen la ikurriña, según ha establecido el Consejo de Navarra. De momento, UPN ya estudia las vías legales para impedir que la bandera de Euskadi ondee en Navarra.

EL ASESINO DE MIGUEL ÁNGEL BLANCO
El infame permiso carcelario al sanguinario 'Txapote', enésimo desprecio a las víctimas de ETA
El etarra va a salir de la cárcel con un permiso y aún no ha desvelado dónde se esconde la pistola con la que fue asesinado el edil del PP
M. ABAD Periodista Digital 30 Marzo 2017

Alfonso Rojo: El PSOE ha elegido por toda España a los a los zarrapastrosos o a los proetarras

Los etarras continúan recibiendo privilegios legales y penitenciarios de parte de un Estado de Derecho benévolo con los asesinos e indiferente ante el dolor de las víctimas.

La enésima infamia de la Justicia es el permiso otorgado a Francisco Javier García Gaztelu, 'Txapote', asesino del concejal del Partido Popular en Ermua Miguel Ángel Blanco, el dirigente del PSE Fernando Múgica, el expresidente del Partido Popular de Guipúzcoa Gregorio Ordónez y el policía Alfonso Morcillo, para que pueda visitar a su padre en Huelva.

Y todo pese a que la Junta de Tratamiento de la prisión de Huelva se mostró en contra de autorizar la salida del etarra, cuya sangre fría e historial asesino le auparon a la cúpula de ETA, hasta su detención en Francia en 2001.

Qué suerte Txapote por poder visitar a su padre. Aquí es donde yo visito a mi abuelo desde hace 21años, por su culpa pic.twitter.com/UrTxGApxW3
— Jorge Múgica (@JorgeMugica) 29 de marzo de 2017

Este miserable pistolero que aún no ha desvelado dónde se esconde la pistola con la que fue asesinado el edil del PP saldrá gracias a la generosidad del el juez de Vigilancia Penitenciaria de la Audiencia Nacional, José Luis Castro por aplicar el artículo 15 del Reglamento Penitenciario, que permite estas salidas de prisión en caso de muerte o enfermedad grave de los padres, hijos y otros familiares directos del reo, siempre "con las medidas de seguridad adecuadas y salvo que concurran circunstancias extraordinarias que lo impidan".

'Txapote' -que dirigió ETA como jefe militar entre 1996 y 2001- asesinó el 13 de julio de 1997 al edil de Ermua del Partido Popular Miguel Ángel Blanco, a quien disparó tres veces en la cabeza, una de ellas tras colocarle de rodillas amordazado, y le dejó moribundo en un bosque. ETA secuestró al edil cuando acudía en tren a trabajar, el 10 de julio, y exigió al Gobierno el acercamiento al País Vasco de los presos etarras para liberarle.

El terrorista cumplirá un máximo de 30 años de cárcel, y no 40, gracias a otro benevolente fallo decisión del Tribunal Supremo que sentenció que los delitos por los que fue juzgado y condenado se produjeron antes de la reforma penal que elevó el tiempo máximo en prisión para los terroristas en 2003. Durante su estancia en prisión, él y su pareja, la también etarra Irantzu Gallastegui Sodupe, 'Amaia', han sido padres de dos hijos.

El mismo juez había rechazado este permiso en un auto dictado el 3 de enero 2017. ¿Algo que ver el permiso a 'Txapote' con el anuncio de entrega de armas de ETA? ¿Algo que ver con que el Gobierno del PP negocia con el PNV su apoyo a los presupuestos a cambio de acercar a los presos de ETA que estén alejados de las cárceles vascas un máximo de 250 kilómetros?

Impunidad
Este fue uno de los jefes de la basura asesina etarra; saldrá en libertad a visitar a su padre
www.latribunadelpaisvasco.com 30 Marzo 2017

"Txapote", el jefe de los "hijos de puta" de los que hablaba Toñi Santiago

"Asesinos cobardes" e "hijos de puta". Toñi Santiago, madre de una niña de seis años asesinada por la banda terrorista ETA en un atentado cometido por los criminales en la localidad alicantina de Santa Pola (Alicante) en 2002, increpó de esta forma a los etarras que la Audiencia Nacional juzgó por estos hechos en febrero de 2012 y pidió "justicia" para que su hija fuera "la última" y no volviera a haber "ningún otro niño asesinado por ETA".

Hoy, el el juez de Vigilancia Penitenciaria de la Audiencia Nacional, José Luis Castro, ha concedido un primer permiso penitenciario "extraordinario" al que fuera uno de los jefes de esos "hijos de puta" asesinos de niños y de jóvenes ante la "dificultad de movilidad" de su padre por su avanzada edad.

Francisco Javier García Gaztelu, "Txapote", el etarra que podrá ir a visitar a su progenitor en contra del criterio de la Junta de Tratamiento de la cárcel de Huelva en la que cumple condena, no intervino directamente en el asesinato de la pequeña de Toñi Santiago, pero sí fue el artífice de la eliminación física de otros hijos de otros padres. Estos son sus nombres: Miguel Ángel Blanco, Fernando Buesa, Jorge Diez Elorza, Fernando Múgica, Gregorio Ordóñez, José Luis López de Lacalle, Irene Fernández y José Ángel de Jesús.

En total, el asesino que fuera jefe de la banda ETA entre 1996 y 2001, nacido en Galdácano (Vizcaya) en 1966, acumula penas que superan los 450 años de prisión. Pero irá a visitar a su padre a su casa. Los familiares de sus víctimas lloran en el cementerio.

Imposición lingüística
El Gobierno exigirá que no haya discriminaciones con el trilingüismo en la Comunidad Valenciana
Europa Press lavozlibre.com 30 Marzo 2017

Madrid.- El ministro de Educación, Cultura y Deporte, Iñigo Méndez de Vigo, ha asegurado que su departamento no aceptará "la diferencia de requisitos" ni la "discriminación" por lengua en la Comunidad Valenciana y ha señalado que se ha enviado una carta a la consejería de Educación de esta autonomía para que se garantice el trilingüismo de los alumnos.

Méndez de Vigo ha respondido así a la pregunta formulada, durante la Sesión de Control al Gobierno en el Congreso, por la portavoz de Educación de Ciudadanos, Marta Martín, quien ha acusado al ministro de inacción ante el nuevo modelo lingüístico que el actual Gobierno de la Generalitat piensa poner en marcha el próximo curso.

Este modelo vincula el nivel de inglés al estudio del valenciano en detrimento del castellano. Si el colegio escoge un proyecto lingüístico de mayor nivel de valenciano, el alumno recibe más horas de inglés y, por tanto, una titulación mayor en este idioma.

Durante su intervención, la diputada de la formación naranja ha criticado el papel de del PSOE en el Ejecutivo valenciano, así como que la única actuación del Ministerio de Educación haya sido enviar una carta a la Consejería.

"AHORA LA CONSEJERÍA TIENE QUE RECTIFICAR"
En este sentido, Méndez de Vigo ha explicado que su departamento actuó en cuanto se publicó el Real Decreto en febrero y el 10 de marzo se remitió a la Consejería de Educación valenciana una "carta de colaboración" porque es "la fórmula habitual".

"Ahora la consejería tiene que rectificar y, si no lo hace en el plazo correspondiente se le enviará un requerimiento o iniciaremos un contenciosos administrativo. Cumplimos la ley", ha declarado el ministro durante su intervención, para insistir en que el Gobierno "va a velar porque en España a nadie se le discrimine".

6.000 EUROS PARA ESCOLARIZACIÓN EN CATALUÑA
Durante la sesión de este miércoles, Méndez de Vigo también ha sido preguntado por el diputado de ERC, Joan Olòriz, por las ayudas de 6.000 euros que han recibido 36 familias catalanas para que sus hijos sean escolarizados en centros privados, una cuestión que el político catalán ya le formuló al ministro la semana pasada.

Entonces, Méndez de Vigo aseguró no conocer el tema del que hablaba y, ahora, ha insistido en que "no existe ninguna ayuda de 6.000 euros". Lo que sí ha reconocido el titular de Educación es que sí se ha mandado a la Generalitat una renovación de las ayudas para la escolarización de estos menores. Sin embargo, apunta que no existe la cifra de la que habla Olòriz.


 


Recortes de Prensa   Página Inicial