AGLI Recortes de Prensa    Miércoles 5 Abril 2017

Rajoy, plastas y presupuestos falsarios
Juan Carlos Bermejo vozpopuli.es 5 Abril 2017

El pasado sábado 1 de abril, el presidente del gobierno, Mariano Rajoy, hizo las siguientes declaraciones:
Hay muchos “plastas” y “voluntarios” empeñados en decir lo mal que van las cosas en España.

Estas palabras se refieren, sin ningún género de duda, a los cuatro profesores y economistas que hemos realizado el estudio que demuestra, más allá de toda duda razonable, que el PIB español está sobrevalorado un 17%, y, por lo tanto, la deuda pública se situaría en el 170% del PIB y la presión fiscal en España sería la más alta de la OCDE.

Señor presidente. Parece estar nervioso, ya que, como bien sabe, importantes personalidades y organismos europeos se han interesado en este asunto, y alguno de ellos ya ha pedido formalmente a su gobierno explicaciones sobre las discrepancias, tras contrastar previamente que nuestra metodología de cálculo es adecuada.

Le recordamos, señor Rajoy, que nosotros no realizamos juicios de valor, sino que nos limitamos a analizar los datos y los hechos. Nos sentimos orgullosos de ser españoles, y es obligación legal, y moral, de todos los ciudadanos, proteger a su nación y denunciar los actos que puedan dañarla o perjudicarla.

Lamentablemente, sus logros en los años de gobierno han sido incumplir sistemáticamente todas sus promesas y compromisos. Sus modelos de gestión han empobrecido al país, según los datos del Banco de España, en más de 947.000 millones de euros. Ha incrementado la deuda pública en más de 590.000 millones de euros, superando los 1,55 billones de euros. España ha pagado, durante su mandato, la friolera de más de 155.000 millones de euros de intereses de la deuda, y el déficit público acumula, desde que usted gobierna, la insoportable cifra de más de 348.000 millones de euros.

Debemos subrayar que sus precedentes presupuestarios no se han cumplido nunca en lo que se refiere a objetivo de déficit público y recaudación, lo que ha supuesto, entre otras cosas, que el fondo de reserva de la Seguridad Social se agote sin remedio, y los servicios públicos se estén financiando con la emisión de nueva deuda, con el beneplácito de sus irresponsables ministros.

A lo anterior, debemos sumar el despilfarro constante que supone la industria política y las duplicidades entre administraciones, a lo que usted, señor Rajoy, ya dijo que “eso ni se toca”, y que supone un gasto extra de más de 100.000 millones de euros anuales, para seguir manteniendo a familiares, amigos y correligionarios.

Todo ello, perjudica a los más débiles, como son los dependientes, los pensionistas, los estudiantes, los parados y los enfermos, aumentando el grado de desigualdad de la sociedad española, para convertirnos en una de las más preocupantes de la OCDE, como su gobierno bien sabe por los informes que recibe.

Además, señor presidente, llama usted creación de empleo a seguir reduciendo las horas de trabajo en la economía, repartiendo menos horas entre más personas, con trabajos precarios y sueldos de miseria, que han convertido a España en uno de los países con la más injusta distribución de la renta y riqueza de la UE.

Todos los datos anteriormente dichos, están documentados, y lo que demuestran, señor Rajoy, es que, a diferencia de lo que usted dice, las cosas, no van bien en España.

Ayer, su ministro de Hacienda, el señor Montoro, nos presenta una propuesta de presupuestos generales del Estado que no reflejan la imagen fiel de lo que necesita España. Tampoco se ruboriza cuando dice, en la página 7 del PowerPoint, que es “importante aprobar los PGE para poder otorgar un préstamo a la Seguridad Social para pago de pensiones”, porque usted, señor Rajoy, repetimos, se ha fundido el fondo de reserva, y ahora quieren pagarlas con la emisión de deuda, cómo ya anticipó su gurú económico, el señor Nadal.

Analizando su propuesta de presupuestos, sitúa el objetivo de déficit en el 3,1%, es decir, por encima del 3%. Una trampa para mantenerse según la directiva del protocolo de déficit excesivo y, de ese modo, seguir ocultando un tercio de la deuda real a la opinión pública y a los inversores.

Establece “el techo de gasto” en 118.337 millones de euros, un 1,8% más que en 2016. Esto significa, que, en lugar de eliminar gasto superfluo, duplicidades e industria política, lo aumenta, con la puntilla de la consolidación de 250.000 plazas de empleados públicos y la cesión de 5.387 millones de euros adicionales a las comunidades autónomas. Justo todo lo contrario de lo que necesita España, señor Rajoy.

Pretende, recaudar 200.963 millones de euros, un 7,9% más que en 2016, confiando en la creación de empleo, el crecimiento económico y el aumento del consumo.

Pues, mal empieza usted, señor Rajoy. Los ingresos por IRPF, hasta febrero, crecieron la mitad: un 4%. El índice general anual de comercio minorista se sitúa en el 0%, que, sumado a que el IPC de marzo vuelve a caer, sus previsiones por ingresos por IVA tienen mal pronóstico.

En cuanto al cuadro de previsión de ingresos por el impuesto de sociedades, dónde pretende recaudar 24.399 millones de euros (un 12,3% más que en 2016), su contenido es totalmente incoherente. Usted pretende recaudar 2.721 millones más que en 2016, con un crecimiento estimado del PIB del 2,5%, cuándo en 2016 se recaudaron 1.029 millones más que en 2015, con un crecimiento del PIB del 3,2% y anticipando más de 4.000 millones de 2017, que este año tiene usted que devolver a las empresas. Esto, señor Rajoy, es un claro ejemplo de que el papel, el qué usted utiliza, lo soporta todo.

Ahora, me voy a referir a una de las “justificaciones” que usted esgrime en el PowerPoint, con el objetivo de que le aprueben los presupuestos en el Congreso. Me refiero, a lo que ustedes han llamado “Reducción del empleo temporal hasta un 90% en 3 años”. Es decir, que, según su gobierno, la aprobación de sus presupuestos propiciará que nueve de cada diez contratos que hoy son temporales sean indefinidos en 2020. Esto, con todos los respetos, es una tomadura de pelo.

Ayer su gobierno anunciaba, a bombo y platillo, que los datos de empleo de marzo eran fabulosos, diciendo que el paro registrado bajó en 48.559 personas, y la afiliación media a la seguridad social fue de 161.752 cotizantes.

Sobre los datos de paro registrado, ya sabemos todos que no tienen nada que ver con la encuesta que refleja una imagen más fiel del paro, la EPA, y, por lo tanto, no son creíbles y ningún analista serio los tiene en cuenta.

En cuanto a los datos de afiliación a la seguridad social, sí que se considera un dato relevante, aunque dependerá del volumen de cotización que implique, porque, con los salarios que su gobierno promueve, las cotizaciones son muy bajas. Pues bien, señor Rajoy, lo que su gobierno no dice es que el 31 de marzo de 2017 hubo 214.028 bajas en la afiliación a la seguridad social. Esto, señor presidente, destroza su titular falaz de las “afiliaciones medias” y nos da la realidad del empleo que usted crea en España.

Por último, según los datos del ministerio de empleo y seguridad social, los ingresos hasta febrero han crecido un 1,67% respecto a 2016, pero resulta que los gastos, señor Rajoy, le han crecido un 3,51% respecto a 2016. Entiendo que usted y su gabinete saben lo que esto supone ¿verdad, señor presidente? ¿Se han estudiado, usted y sus ministros, estos datos antes de hacer el presupuesto?

Mire, señor Rajoy, usted podrá pensar que puede engañar a los ciudadanos, pero nosotros no somos estúpidos. Los datos que le he citado, señor presidente, sólo indican un camino. Sus presupuestos para 2017 son, como todos los anteriores, una falacia que su ministro, Montoro sabe perfectamente que no va a cumplir. Y aquí estaremos “los plastas” para denunciar sus engaños y poner luz en la mente de los ciudadanos ante el grave e irreparable daño que usted y su gobierno está provocando a nuestra gran nación.

PD: Hoy, quiero tener un especial recuerdo y solidaridad, con el pueblo ruso, por el atentado terrorista sufrido el lunes. La lacra del terrorismo es un problema que debemos combatir todos unidos. Por ello, les dedico el tema “It's a long way to Tipperary” interpretado por el Red Army Choir https://youtu.be/-CZ74m28I3E

Repensar Europa
J. F. Merladet gaceta.es 5 Abril 2017

En Europa, donde se acaba de celebrar el 60 aniversario de la firma del Tratado de Roma con 7 manifestaciones opuestas por las calles de Roma con miles de partidarios y contrarios a la Unión, reina un consternación mucho mayor que el llamado “europesimismo” de hace unas décadas: Brexit, Trump, auge de los nuevos populismos, varios de ellos anti-UE, y en países de su núcleo fundador como Francia, Italia, Holanda…, terrorismo, envejecimiento demográfico, paro (especialmente lo que ya se denomina el “precariado” juvenil), crisis de los refugiados…La sensación que se percibe es que los EE.UU de Trump van a acercarse a Putin para repartirse esferas de influencia y hacer frente al superpoder creciente de China a la par que retornarán al viejo aislacionismo americano respecto a Europa, dejando de lado a la UE. O, lo que es incluso mucho peor, promocionar fuerzas centrifugas estimulando nuevos Brexit hasta hacer estallar la UE en fragmentos.

Y, sin embargo, Europa es una necesidad vital. En un mundo de mutaciones constantes, cada vez más peligroso y plagado de desafíos, el único horizonte de los ciudadanos y los pueblos europeos solo puede ser una respuesta común. Aislados, no somos nada, no podemos hacer frente a la crisis económica, financiera y social, a la globalización, a la competencia de las nuevas potencias emergentes o al cambio climático. Debemos unirnos de verdad. Pero, primero debemos refundar Europa.

Durante décadas, la Europa supranacional ha sido un factor importante de paz, prosperidad y progreso social, útil y apreciado por casi todos. Este éxito, que perduró durante toda la segunda mitad del siglo XX, fue consagrado por la caída del telón de acero y la reunificación alemana, y, después, por la creación de una moneda única.

Pero la UE está amenazada en el siglo XXI porque ya no protege y no acompaña a los europeos. Las instituciones europeas, cada vez más incomprensibles hasta para un ciudadano informado, incluso para aquellos que trabajan en ellas, no han estado a la altura ya que no favorecen la construcción de una auténtica soberanía europea. Esto permite a las autoridades de los Estados miembros “europeizar” todos los fallos y, por el contrario, “nacionalizar” todos los éxitos. Así vemos como, cada vez más, Europa deviene un instrumento de las élites y no de los ciudadanos que no ha anticipado las múltiples crisis que enfrenta nuestro continente. Y, lo que es peor, aparece hoy a muchos como la responsable de estas dificultades.

Hay hoy un rechazo de esta Europa, en la que los ciudadanos europeos sienten que no deciden nada y desconocen a quienes controlan el sistema. Una UE, así desencarnada, aparece como ilegítima. Sin confianza, sin consentimiento, sin instrumentos institucionales, sin un liderazgo real europeo, no podrá haber más que contestación, no adhesión.

Sin embargo, nuestro continente tiene todas las bazas para redevenir un jugador importante en la escena mundial, en lugar de sufrir pasivamente la globalización. Es ahora o nunca cuando habrá que trazar las nuevas líneas maestras que eviten la continua desintegración de la UE. Pero, la crisis de la UE es una crisis de la democracia y por ende la refundación europea debe basarse en normas más simples, ser más transparente en sus procedimientos, y adoptar un marco más democrático que integre a los representantes de las diversas instituciones legislativas concernidas en ciertas fases de la toma de decisiones. La agenda política europea está hoy demasiado a menudo dictada por el Consejo Europeo, que reúne a los Jefes de Estado y de Gobierno y generalmente toma las decisiones clave con métodos opacos. Sus líderes, celosos de los intereses nacionales de su país, no actúan pensando plenamente en los intereses comunes de la Unión y sí en función del calendario electoral de sus países.

Este olvido se ha visto claramente durante las recientes crisis griega y de los refugiados. La UE debe cambiar el principio anticuado de 'seguridad nacional' por el de 'seguridad europea', según la naturaleza global y total de las amenazas del terrorismo internacional y los conflictos que están desestabilizando nuestro entorno. El posible descuido de la OTAN por la nueva administración USA puede que paradójicamente nos impulse, por fin, a tener una verdadera política exterior y de defensa, un sistema de inteligencia consolidado y, sobre todo, un ejército europeo que, por mucho que nos cueste, acabará con décadas de cómoda subordinación y de opulenta dependencia sin responsabilidad ni impacto universal reales y nos dará una espina dorsal para toda la Unión. Vegetar a la defensiva sin tomar grandes decisiones, careciendo de un proyecto y sin la creencia en una misión constituye una forma segura de entrar en una espiral de decadencia hasta la extinción. Preservar inanemente el statu quo es la forma más segura de perderlo. El miedo hace milagros y, cuando nos percatemos de la situación, tal vez logremos salir de este conservadurismo estéril y las amenazas puedan transformarse en oportunidades.

La UE debe revitalizar sus valores fundamentales, anclados en los derechos y las libertades fundamentales, y en el imperio de la ley y promover un desarrollo sostenible ya que el actual, basado en un consumismo galopante, es inviable. Ello, sin renunciar a la solidaridad con las crisis en su entorno y seguir siendo el donante número uno en cooperación al desarrollo y en ayuda humanitaria. Debe resolver, sobre todo, los dos grandes problemas a los que se enfrenta el continente: el envejecimiento demográfico, que dentro de poco será irreversible y el paro. El modelo social europeo, el más desarrollado y deseado del mundo, debe permitir crear empleos de calidad e incorporar en el sistema productivo a todos los talentos disponibles particularmente incorporando y dando perspectivas a los jóvenes y a las mujeres. Solo así la Unión podrá reconquistar los corazones y las mentes de los europeos que, en gran parte, la ven como lejana e ineficaz.

Este proceso de desafección y desconfianza de los ciudadanos hacia las instituciones parece afectar hoy a muchas democracias. Los ejemplos más vibrantes son la victoria del Brexit, el referéndum colombiano y la elección de Trump. En todo el mundo la gente rechaza cada vez más el orden establecido, porque se sienten marginados por el “establishment”. Pero el cambio que buscan, lo encuentran muchas veces a través de slogans caricaturales, peligrosos “flashbacks” y de medidas radicales que proponen tirar el bebé europeo con el agua del baño. Sin embargo, hay que percatarse de que estos movimientos anti-Sistema están atrayendo a mucha gente de toda procedencia y, por lo tanto, hay que estudiarlos sobre la base de sus propuestas y no meramente con adjetivos descalificativos. Todo partido es, por definición, populista hasta que gana las elecciones. Es decir promete demagógicamente lo que sabe no puede o no debe cumplir, hasta que gana. Cuando triunfa o bien se transforma en un partido serio de gobierno con quien contar o bien permanece fuera del sistema y en este caso puede provocar conflictos civiles e incluso guerras ya sea por propia iniciativa o por aquella de quien les manipula para beneficiarse de dichos enfrentamientos. Y ese es el peligro.

En respuesta, se impone adoptar de forma democrática ese cambio profundo y necesario que la gente demanda si no queremos soportar más tarde un mundo sobre el que ya no podríamos actuar. Es necesario pensar una nueva Europa y una nueva democracia.

Las últimas organizaciones que son sincera y claramente pro europeos en los Estados miembros y en la Eurocámara, apelan a un salto cuántico en la integración, la cooperación y la convergencia europea. El objetivo es una mejor asociación de los ciudadanos con las instituciones europeas y su participación efectiva, de abajo arriba, a la reflexión previa a la toma de decisiones. Hay mucho por hacer, pero a corto y medio plazo pueden ya proponerse las siguientes medidas concretas:

- El Parlamento Europeo , la única institución elegida directamente por los ciudadanos europeos, debe ser el corazón de esta nueva democracia. Y su elección no debe ser una mera yuxtaposición de elecciones nacionales, sino convertirse en verdaderas elecciones europeas originales. También las leyes electorales de los Estados miembros deben ser coherente con el lema 'Unidos en la diversidad' y garantizar que todas las realidades estén representadas en una Cámara que acoja la rica pluralidad del continente.

- Los poderes del Parlamento deberían extenderse e incluir el derecho de iniciativa del que ahora carece. Y dársele la oportunidad de recaudar directamente impuestos para alimentar el presupuesto europeo, en lugar de depender de las actuales contribuciones de los Estados miembros. Solo así el Parlamento será el verdadero árbitro de la acción de la Comisión Europea y ésta saldrá reforzada en su independencia.

- El principio de la iniciativa ciudadana europea , verdadera innovación del Tratado de Lisboa, debe reforzarse. Hoy es demasiado complejo para ser implementado y debe ser simplificado para favorecer, junto a otras iniciativas ciudadanas proactivas, la emergencia de una legislación colaborativa sometida al escrutinio público.

- El papel de los partidos políticos europeos debe ser reconsiderado. Hoy simples alianzas de partidos nacionales, deben convertirse en actores reales en la vida política europea, en estructuras reales de conexión entre los ciudadanos y las instituciones. En este sentido, proponemos que un mínimo de 15% de los diputados elegidos lo sean en una circunscripción europea única en representación proporcional, con un candidato a la Presidencia de la UE en cabeza de la lista.

- La Presidencia de la Unión Europea necesita simplificarse, poniéndose fin al principio de presidencia rotativa del Consejo de la UE. Para darle por fin un rostro exterior a la Unión, las presidencias de la Comisión y del Consejo deberían combinarse en una única, legitimada por las elecciones europeas. Entonces tendríamos finalmente un líder de Europa democrático, representativo y eficaz al que Kissinger hubiera podido llamar cuando dijo que en Europa no tenía un interlocutor...

- La Comisión Europea debe ser profundamente revisada. Al igual que su Presidente, toda ella debería proceder de las elecciones europeas, actuando en el marco de un mandato claro definido por el Parlamento, es decir, por los ciudadanos. No es necesario tener un Comisario por Estado miembro. Además, la audiencia en el Parlamento de los comisarios propuestos debería ser precedida por un control estricto de su declaración de intereses por el Tribunal de Cuentas Europeo.

- Es más necesario que nunca hacer públicas y accesibles a los ciudadanos las reuniones del Consejo Europeo hoy secretas. De este modo, todo responsable político nacional será responsable de su palabra dentro y fuera del Consejo, para poner fin al doble lenguaje que hay en Bruselas y en las capitales. Ello debe acompañarse por un apoyo real a los medios de comunicación transnacionales.

- Debe completarse una unión verdadera de los mercados financiero, digital y de la energía. La consolidación del papel de la Unión y su capacidad para aportar soluciones a los problemas que genera la globalización pasa igualmente por acelerar la gobernanza económica, consolidar los mecanismos de supervisión y completar la unión de estos mercados financiero, energético y digital, así como poner en marcha un verdadero sistema de movilidad integrado e inteligente a nivel europeo.

- Hay que acabar con la competencia fiscal entre los estados miembros ejecutada hasta hoy sobre la base de la “ingeniería fiscal” de las compañías lo que redunda en una pérdida de los recursos públicos disponibles a nivel de la Unión. La urgente armonización de los tipos del impuesto de sociedades debe completarse con una progresiva unificación de la presión fiscal global efectiva en todos los Estados miembros, la aplicación del principio de que se tribute donde se obtienen los beneficios y un mecanismo común para prevenir y reprimir la corrupción.

- Habría que poner definitivamente en marcha una tasa europea sobre las transacciones financieras (la llamada tasa Tobin) en la que se está trabajando desde hace años con el fin de devolver al sistema financiero a su papel instrumental de mediar entre el ahorro y las actividades productivas. Así se reducirían o evitarían las operaciones puramente especulativas con la compra a mediana y gran escala de activos financieros que no generan empleo y benefician exclusiva e instantáneamente a los ricos financieros que las practican desestabilizando de paso monedas y valores (otro ejemplo de la nefasta cultura del “pelotazo” en operaciones que no son precisamente habituales para la inmensa mayoría de europeos). Al ser recaudada dicha tasa por la UE tendría como efecto beneficioso el proporcionar una financiación estable a la Comisión, dotándola por fin de la deseada independencia económica respecto a los Estados miembros. Estos fondos servirían para impulsar la innovación, realizar políticas sociales y de redistribución, rescatando personas de la marginación, es decir, para potenciar la solidaridad y el humanismo que son los grandes valores europeos que volverán a hacer atractivo el proyecto europeo a los ciudadanos de este continente.

- El perímetro de la acción europea debe ser reorganizado. Con una “Europa de círculos”, podremos permitir que aquellos que quieren avanzar hacia una mayor convergencia puedan hacerlo. El primero y más central de estos círculos debe ser la zona del euro, dotada de una gobernanza política real, y de una visión política. Este primer círculo podría construir rápidamente una verdadera Europa social así como una Europa de la seguridad y defensa comunes. Podría relanzar nuestra economía y recuperar acometividad y dinamismo sobre la base de grandes proyectos basados en la innovación. Podría también actuar con más energía acabando con nuestra endémica ingenuidad en la materia y, gracias al reforzamiento de nuestros instrumentos de defensa comercial, asegurar una concurrencia leal entre los actores de la mundialización y mandar un mensaje claro a los otros países de que el acceso a nuestro gran mercado interior solo podrá hacerse respetando nuestras normas sociales, medioambientales y de consumo.

En conclusión, para resolver los graves problemas internos y globales que enfrentamos, la solución no es 'menos Europa' y mucho menos caer bajo el tsunami destructivo de la 'no-Europa", que preconizan los nuevos populismos de las extremas derecha e izquierda, sino “más y mejor Europa". Una cada vez más democrática Europa donde la opinión pública siempre sea tenida en cuenta y no una tecnoburocracia anónima o bien una élite distante que gobiernan como los déspotas del Ancièn Régime: "para el pueblo pero sin el pueblo". Una Europa atractiva, que forje una identidad europea común y perdurable sobre la base de las profundas creencias, tradiciones y valores decantados a lo largo de los siglos en su suelo. Una Europa de los pueblos que garantice mantener en armonía y mutuo respeto, las diferentes y enriquecedoras idiosincrasias nacionales y que se mantenga siempre subsidiaria d lo que podemos hacer mejor localmente. Una Europa abierta al mundo y solidaria sin por ello perder su personalidad libre y su propia civilización. Una Europa que, con todos los contratiempos posibles, ha sido durante milenios, es y será siempre una experiencia única en la historia de la humanidad que, encaminada en el camino correcto para la paz y la solidaridad reencontrado hará pronto 60 años con el Tratado de Roma, se moverá gradualmente hacia un futuro mejor. En un planeta en cambio acelerado y sometido a poderosas amenazas, Europa debe seguir siendo ese faro potente donde podrán, si así lo desean, continuar guiándose las otras naciones de la Tierra.

La hora de actuar.
Vicente A. C. M. Periodista Digital 5 Abril 2017

Empiezo a estar más que harto de la desvergüenza de los dirigentes del Gobierno de la Comunidad autónoma de Cataluña, de su chulería, de su permanente frentismo y crispación de la sociedad. Es más que cansino, irritante el tener que soportar a diario los mensajes de desafío a la legalidad, a la Constitución y a los Tribunales de España. Pero este sentimiento de hartazgo se ve incrementado hasta la saciedad al ver la nula respuesta del Gobierno de España ni de ninguno de los partidos políticos que se dicen “constitucionalistas” que no hacen nada más que cacarear como gallinas de corral. Hay declaraciones como las de la portavoz del Gobierno de la Generalidad, Neus Munté, que merecen sin duda algo más que una advertencia por ser constitutivas de un delito de sedición. Sus mensajes constituyen un desacato a una sentencia directa del Tribunal Constitucional, algo inadmisible en una cargo de representación parlamentaria autonómica cuya legitimidad solo la adquiere por la Soberanía de todo el pueblo español al que le debe fidelidad.

Porque si un juez de la Audiencia Nacional considera que basta con la intencionalidad para que exista la comisión de un delito, las declaraciones públicas de Neus Munté y otros dirigentes como el actual Presidente Carles Puigdemont donde afirman su voluntad de desobedecer al Tribunal Constitucional, una vez más, deben ser también consideradas como delitos. Y creo que debe ser el Parlamento de España, Congreso y Senado, los que se pronuncien de forma rotunda sobre esta inadmisible conducta de un servidor público que niega tener otra legitimidad que no sea la que le viene de los votantes de su comunidad autónoma a los que atribuye en exclusiva la soberanía, negándosela al resto del pueblo español y despreciando a la Constitución.

Ya está bien de seguir eludiendo la responsabilidad depositándola en los Tribunales. El Gobierno de España y el Parlamento tienen la legitimidad y los medios necesarios para terminar de una vez con esta situación límite a la que unos golpistas de salón están llevando a la sociedad española en Cataluña, sin que el resto de España podamos hacer nada más que asistir entre atónitos e irritados a la impunidad de unos sediciosos. Y esto es un virus que se ha permitido que se extienda y que ahora haya contaminado a otras comunidades autónomas que ven una oportunidad para afianzar un estatus de prevalencia sobre el resto y aspirara a ese mismo futuro de independencia al que, si no se remedia ya, habrá que enfrentarse y someter por otros medios más persuasivos.

En Cataluña, que a pesar de lo que digan los secesionistas y otros apátridas podemitas, también es una casa común de todos los españoles, han venido unos okupas que nos han cerrado las puertas, se han quedado con nuestro mobiliario, con nuestras pertenencias y pretenden además quitarnos la propiedad y presentarse como sus exclusivos dueños. Una usurpación intolerable que no puede resolverse solo con denuncias y esperar que una Justicia lenta y garantista reconozca nuestros derechos y sentencie el desalojo de esos okupas ilegales. EL Gobierno y el Parlamento de España tienen toda la legitimidad para actuar y defender la propiedad común de todos los españoles de aquellos que nos la quieren arrebatar.

Al igual que los secesionistas declaran públicamente “mantener intacto su compromiso para celebrar el referéndum” demostrando su intención de desobedecer las sentencias del Tribunal Constitucional, creo necesario que el Gobierno y el Parlamento de España mantengan intacto su compromiso con la defensa de la legalidad, de la Constitución y de la Soberanía Nacional que reside exclusivamente en el pueblo español del que obtienen la legitimidad para el ejercicio de sus cargos de representación. Algo que los sediciosos parlamentarios y Gobierno de la Generalidad no respetan ni están dispuestos a acatar, envueltos en su bandera separatista y en una parte no despreciable de una sociedad dividida por décadas de adoctrinamiento en el odio a todo lo que significa España y ser español.

Ya es hora de acabar de una vez con una situación que, si se deja avanzar, tendrá peores consecuencias que lo que llaman “choque de trenes”. A esta Hidra del secesionismo hay que cortarle todas las cabezas para asegurar su neutralización y que no seguirá haciendo daño a España ni a los españoles.

¡Que pasen un buen día!

GUERRAS ENTRE POLÍTICOS: EL PUEBLO INDIFERENTE
Antonio García Fuentes Periodista Digital 5 Abril 2017

La política se ha convertido en una especie de “gangrena” a la que no se le encuentra cura, por lo que cada vez avanza más “en el cuerpo social” y lo va devastando cada vez más; o sea que en vez de solucionar problemas va creando nuevos en vez de eliminar los ya viejos e inservibles.

Se demuestra ello con una simple observación que es la siguiente: “Los españoles deben trabajar de media 182 días al año (15.706 euros) sólo para cumplir con sus obligaciones con Hacienda, si bien por ejercicio consecutivo el Día de Liberación Fiscal se adelanta una jornada, al celebrarse el 30 de junio, un día antes que en 2015, según un estudio elaborado por La Unión de Contribuyentes (UC) y la Fundación para el Avance de la Libertad. http://www.eleconomista.es/economia/noticias/7586090/05/16/Cuantos-dias-hay-que-trabajar-solo-para-pagar-impuestos-El-Dia-de-Liberacion-Fiscal-.html Los gobiernos se ensañan con las clases medias porque no pueden 'huir': Las rentas más bajas y más altas ahora pagan una porción menor. Las clases medias ahora soportan unos "impuestos más agresivos". La desigualdad de ingresos se debe la respuesta fiscal de los gobiernos”. http://www.eleconomista.es/economia/noticias/7583709/05/16/Los-gobiernos-se-ensanan-con-las-clases-medias-porque-no-pueden-huir.html

Aparte de lo que nos cobra ya la administración central, unamos lo que nos cobra la municipal, la autonómica y lo que nos imponen los muchos monopolios que nos ahogan; a saber, carburantes y combustibles, luz, agua, basura, teléfono, internet, etc. recibos que en general nos cobran cargados de impuestos que se han inventado, pero los que ya “causan miedo” al consumidor, que estamos indefensos ante tanto latrocinio, junto a los abusos incalificables por cómo nos tratan.

Ante todo ello, si ahora el denominado “Partido Socialista Obrero Español”, batalla dividido en tres facciones, nos importa dos cojones, si continua o desaparece; de igual forma nos importan todos los demás; que a los únicos que les importa son a los que viven de ello, que como vemos son meros mercenarios y sólo luchan por su panza y su bolsillo. ¿El pueblo? Somos “la simple ganadería” que nos necesitan para su mantenimiento, pero al que no aportan nada más que PROBLEMAS.

* “COSAS A RECORDARLES Y SIN ESPERANZA DE QUE TOMEN NOTA*
POLÍTICO Y SU ASESOR: Un político no tiene por qué saber de todo; como estos insensatos y en mayoría pretenden; el político tiene que recurrir a asesores, pero no esos asesores “de cabecera y cama”; que no son otra cosa que parásitos a mantener por el contribuyente. Un asesor se busca cuando se necesita y se busca entre los mejores que existan y oído y examinado la solución que aporten, entonces es cuando el político debe actuar y en caso de error, siempre podrá decir que lo asesoró el mejor o uno de los mejores y dará nombres y apellidos; puesto que un político no es un “dios”, ni falta que nos hace.

"Ser de la izquierda es, como ser de la derecha, una de las infinitas maneras que el hombre puede elegir para ser un imbécil J. Ortega y Gasset. YO LE AÑADO: El sistema de gobierno no es el malo, los malos son los que lo manejan con arreglo a sus perversos instintos, por tanto el nombre no dice nada en sí. “El precio de desentenderse de la política es el de ser gobernado por los peores hombres”: (Platón). La política nos afecta a todos y por ello no debemos dejarla sólo en manos de los políticos.

Hobbes dejó escrito, que si una realidad no se encara puede tener perturbadoras consecuencias. "Las obligaciones del súbdito con el Estado duran lo que dura la capacidad de éste para protegerle. Ni un minuto más", sugería el filósofo inglés.

Casi todos podemos soportar la adversidad, pero si queréis probar el carácter de un hombre, dadle poder. (Abraham Lincoln)

“Está claro que la gente no entiende el sistema monetario y bancario, porque si lo entendiese creo que habría una revolución mañana por la mañana”. (Henry Ford lo dijo en 1922)

POLÍTICA Y JUSTICIA: "La ley es como una red que atrapa las moscas y deja pasar a los pájaros". La política se creó para "legalizar" la corrupción. (Anacarsis. siglo VII a.C.)

BIPARTIDISMO: «Los dos partidos que se han concordado para turnarse pacíficamente en el poder, son dos manadas de hombres que no aspiran más que a pastar en el presupuesto. Carecen de ideales, ningún fin elevado los mueve.» (Benito Pérez Galdós)

De todo ello se desprende LA NECESIDAD DE UNA ADMINISTRACIÓN PROFESIONAL; y con ella eliminar la inmensidad de puestos políticos que sobran, sólo dejar “las cabezas” bien seleccionadas, para que asesorados por la administración estatal y la opinión de “otras cabezas individuales del pueblo” (prensa totalmente libre y que responda sólo ante los jueces INDEPENDIENTES) pienso que sería suficiente para que todo marchara infinitamente mejor que hoy. FUERA LAS DICTADURAS INCLUIDAS LAS DE PARTIDOS

Antonio García Fuentes
(Escritor y filósofo)
www.jaen-ciudad.es (aquí mucho más) y
http://www.bubok.es/autores/GarciaFuentes

La extraña serenidad zen del Partido Popular
El PP ocupa un Gobierno ultraminoritario. Está a merced de la oposición, obligado a recabar ayuda para cualquier iniciativa y expuesto a sufrir continuas derrotas parlamentarias
Ignacio Varela elconfidencial 5 Abril 2017

El ciclo electoral 2015-2016 fue funesto para el Partido Popular. Uno de cada tres de sus votantes lo abandonó y el 20-D perdió la friolera de 63 escaños. Previamente, vio cómo le volaban más de la mitad de sus gobiernos autonómicos y de sus alcaldías. El Partido Socialista sufrió un desastre parecido en 2011 y seis años más tarde no solo no ha salido del socavón, sino que lo sigue cavando con empeño digno de mejor causa.

El PP está enfangado en múltiples causas de corrupción. La cosa es tan gorda que por primera vez se ha imputado a una organización política como tal, rompiendo el antiguo principio jurídico de que la responsabilidad penal es personal ('societas delinquere non potest'). El número de los dirigentes del PP ya condenados solo es superado por el de los que están en lista de espera.

Además, afronta una comisión de investigación en el Congreso sobre su financiación ilegal en la que no podrá impedir, si los demás grupos lo deciden, que se someta al presidente del Gobierno a un interrogatorio que será cualquier cosa menos amable. Tampoco podrá controlar las conclusiones de la comisión: estas serán tan duras como sus adversarios quieran.

El PP ocupa un Gobierno ultraminoritario, sostenido por 137 diputados de 350. Está a merced de la oposición, obligado a recabar ayuda para cualquier iniciativa y expuesto a sufrir continuas derrotas parlamentarias. De hecho, ya ha sido dolorosamente revolcado en varias ocasiones. Para este Gobierno, cada pleno del Congreso es una aventura y cada votación, un jaque.

Por si fuera poco, afronta una crisis constitucional desencadenada por las autoridades de una comunidad autónoma resueltas a romper el Estado y a romper con el Estado de derecho; y que solo esperan un acto de fuerza desde Madrid para cantar victoria en términos políticos.

Todo ello con un líder que sigue siendo el segundo político más impopular del país, con una puntuación de 3 sobre 10 y un 76% de la población que dice desconfiar de él.

Cualquier partido que presentara un cuadro clínico como este viviría al borde de un ataque de nervios, dividido por dentro y desestabilizado por fuera. Si ese partido fuera el PSOE, hace tiempo que en su universo político habría prendido la histeria.

Y sin embargo… Sin embargo, este PP de Mariano Rajoy vive una de las épocas más plácidas desde su fundación. Se los ve relajados, cómodos, seguros de sí mismos y en perfecta armonía.

Rajoy maneja la situación política con facilidad sorprendente. Nada parece inquietarlo: cualquiera diría que en lugar de una permanente borrasca esta legislatura fuera para él un paseo por un apacible lago. Conlleva las contrariedades causadas por su precaria posición con estoica deportividad. Si hay que retroceder, se retrocede sin perder la compostura. Si hay que entregar un triunfo a Ciudadanos o al PSOE para que tengan algo que exhibir ante sus clientelas, se hace sin asomo de drama. Y si hay que hablar con gente seria, ahí está el PNV.

La impresión generalizada es que tiene todo bajo control y que cualquiera de sus adversarios lo está pasando peor que él. La duración de la legislatura está en sus manos: vigila a los socialistas por si en un rapto de locura reponen a Sánchez en Ferraz y hay que convocar elecciones para el otoño. Administra con cautela las impaciencias de Rivera, que no ve la hora de corregir el error que cometió renunciando a entrar en el Gobierno. Ignora olímpicamente a Podemos. Y lo de Cataluña lo reenvía a la ventanilla del Tribunal Constitucional para que se encargue.

En el partido reina la 'pax romana'. Un congreso nacional y 17 territoriales sin una ola de más. Se han adentrado por el camino de las primarias, del que siempre renegaron. Es cierto que declarando tener 800.000 afiliados, en las primarias de toda España han participado apenas 60.000, lo que significa que o lo de los 800.000 es un fraude o el proceso ha sido un fracaso completo. Algo similar en unas primarias del PSOE causaría un terremoto, pero a este PP del marianismo zen todo le sale gratis; se ve que los cobradores están en huelga o a lo suyo.

Se disponen a sacar adelante un Presupuesto que exigirá cientos de votaciones y, por tanto, cientos de posibles accidentes, con 175 votos prendidos con alfileres. ¿Ustedes los ven nerviosos o preocupados? Si lo están, lo disimulan divinamente. Y les va bien: con el nuevo estilo, hasta Montoro parece un tipo con sensibilidad social, Cospedal y Soraya buenas amigas y Rafael Hernando un señor educado.

Conocemos tres versiones del Partido Popular:
Cuando están en la oposición, actúan como depredadores implacables dispuestos a recuperar algo de su propiedad que les hubieran robado. Hoy escuchas a este Rajoy que predica mansamente la necesaria responsabilidad de todos los grupos políticos para sostener la economía; evocas a aquel incendiario personaje de mayo de 2010 que en un momento crucial no vaciló en empujar a España al abismo con tal de derribar al Gobierno, y no te crees que se trate de la misma persona.

Cuando tienen la mayoría absoluta, simplemente aplastan sin contemplaciones todo lo que se interpone en su camino. Esos periodos despóticos suelen desembocar en duros castigos electorales (2004 y 2015).

Y cuando les toca gobernar en minoría (Aznar en 1996, Rajoy en 2016) se tornan razonables, dúctiles, jesuíticamente comprensivos. Pasan de la dureza del pedernal a la flexibilidad de una bailarina de ballet con una naturalidad admirable.

El caso de Murcia es muy ilustrativo de lo que trato de expresar. Por cultura de partido, defienden a los suyos, hayan hecho lo que hayan hecho, hasta el límite de lo prudente. Y cuando la cosa se pone imposible o hay un Gobierno propio en peligro inminente, los dejan caer sin aspavientos, incluso dando lecciones de ejemplaridad.

Está por ver en qué resultará esta versión zen del PP que ha implantado Mariano Rajoy para atravesar el desfiladero de la legislatura. Que hasta ahora le vaya saliendo demuestra, a mi juicio, dos cosas. Que la derecha mantiene una relación adaptativa con el principio de realidad que a la izquierda siempre le costó asimilar. Y que lo que hoy tiene enfrente… en fin, no abusemos de los adjetivos: lo que tiene enfrente es justamente eso que usted está pensando.

Rajoy, el mejor para lidiar con Gibraltar
Emilio Campmany Libertad Digital 5 Abril 2017

En este asunto, lo mejor que puede hacer España de momento es no hacer nada.

Tiene gracia la ocurrencia inglesa de recurrir a la Armada para defender su roca de nosotros. Todo el mundo sabe que España jamás defiende sus intereses con medios militares. Como mucho, protege los de los demás. Además, lo que les interesa a los llanitos es que les dejemos la Verja abierta y las líneas telefónicas que pasan sobre ella intactas. Casi más importantes son las líneas que la verja porque a través de ellas pasa el 60 por ciento del negocio del juego online británico. Cualquier baladronada de Londres tan sólo ayudaría a que España, a pesar de su habitual flojera, se decidiera a acabar con al menos una de las dos cosas.

Sin embargo, en este asunto, lo mejor que puede hacer España de momento es no hacer nada. Porque el problema de Gibraltar se lo han buscado los propios ingleses votando a favor de salirse de la UE. La verja se abrió para que Reino Unido no vetara nuestra entrada en el club. La UE nos impuso la ficción de que Gibraltar, que es colonia británica de ultramar, pertenece a la Unión. Así fue como se integró en el mercado único, con libre tránsito de personas y servicios (especialmente, los financieros). Lo único que se nos concedió fue restringir el tráfico de bienes por su especial régimen fiscal. Y si en la verja se siguen pidiendo los pasaportes es porque Reino Unido está fuera de Schengen, no en atención a nuestros intereses.

Una vez que se vayan, todo eso perderá su razón de ser. Entonces será la propia UE la que exigirá que ese territorio sea tratado como lo que inequívocamente va a ser, un territorio extracomunitario, diferenciado del propio Reino Unido. Dada su condición de paraíso fiscal, nadie en la Unión peleará para que conserve sus actuales privilegios. En esas condiciones, haga lo que haga España, es imposible que la economía de servicios de Gibraltar no sufra un duro golpe. Luego, nosotros tendremos que decidir si cerramos o no la verja. Pero, para eso, faltan dos años.

Así que, hoy por hoy, el problema de Gibraltar es mucho más inglés que español. Da pena ver al pobre Picardo decir que el Gobierno británico no cerrará ningún acuerdo que perjudique a Gibraltar. May no ha dicho eso. Ha dicho que tratará de alcanzar el mejor acuerdo posible para Reino Unido y para Gibraltar. Son cosas muy distintas. La prueba de lo poco que le preocupa el destino del pueblo gibraltareñoes que, en la carta con la que puso en marcha el Brexit, donde sí se acordó de Irlanda del Norte, se olvidó de mencionar a Gibraltar.

En todo caso, lo más probable es que para marzo de 2019 lo único que haya logrado la primera ministra es pactar cómo se va Reino Unido sin haber cerrado todavía ningún acuerdo de libre comercio. Entonces empezarán los problemas para Gibraltar sin que nosotros hayamos tenido que hacer casi nada. Para llegar a ese momento, tenemos al mejor presidente. Es un raro caso en el que tener a Rajoy es un chollo, porque es el que mejor garantiza que hasta entonces se hará lo mejor, que es no hacer nada.

Un crimen de lesa humanidad por parte de Asad
EDITORIAL El Mundo 5 Abril 2017

Las imágenes que llegaban ayer a las redacciones eran espeluznantes. Un nuevo bombardeo de la aviación siria con armas químicas -probablemente gas sarín- acababa con la vida de 67 personas, entre ellas 20 niños, y dejaba decenas de heridos en la localidad de Jan Seijun, al noroeste del país. Incluso fue bombardeado el hospital que atendía a las víctimas de este brutal ataque. «Familias enteras se asfixiaron mientras dormían», relataron testigos presenciales.

Se trata de otra atrocidad del régimen de Bashar Asad y de sus cómplices rusos que suponen un auténtico crimen de lesa humanidad que no puede quedar impune. Precisamente la existencia de armas químicas en Siria fue el pretexto para la segunda intervención militar de Occidente, encabezado por Estados Unidos, en el país. A la vista está que, tres años y medio después, aquella decisión no ha servido para nada y el dictador sigue destrozando a la población sin miramientos.

Francia pidió ayer la convocatoria urgente del Consejo de Seguridad de la ONU y la UE, por boca de Federica Mogherini, responsable de la diplomacia europea, acusó directamente al régimen sirio de ser responsable del «horrible» ataque químico, que nos dejó ayer escenas de lo peor de la guerra. No hay excusas para mantener al sanguinario Asad en el poder, que debe responder ante los tribunales penales internacionales por crímenes contra la humanidad.

No hay por qué abatir a los terroristas
Amando de Miguel Libertad Digital 5 Abril 2017

El verbo abatir incorpora un nuevo significado. Se refiere a la acción de los policías que rematan a un terrorista cogido in fraganti. Apresúrense los inmortales académicos de la Española para incorporar el palabro.

Lo que me preocupa es que la opinión pública aplauda sin rechistar tal acción de los policías. Seguramente la ven como una heroicidad de las películas de violencia que tanto gustan y que se nos cuelan por todas partes. Sin embargo, lo que realmente produce esa matanza es que el terrorista abatido queda como un héroe para sus huestes. No olvidemos que el tal terrorista se ha prestado a su fechoría para al final suicidarse (ahora dicen "inmolarse"). Si lo suicida la Policía, mejor para él y sobre todo para la banda que está detrás.

En el reciente suceso del terrorista de Westminster sabemos que solo portaba un par de cuchillos. Bien es verdad que logró apuñalar a un guardia de seguridad, pero habría sido fácilmente reducible con tiros a las piernas. Se supone que los policías han sido entrenados para tal menester. Reducido por la fuerza el matachín, se podría haber convertido en una valiosa fuente de conocimiento para la Policía. La lucha contra el terrorismo se resuelve sobre todo con información. Los terroristas abatidos son mudos. Solo sirven para satisfacer el espíritu de venganza de la población.

Supongo que a los policías que abatieron al terrorista de Westminster les habrán dado alguna medalla o un sobresueldo. Yo los habría destituido por falta grave de profesionalidad. Claro que el supuesto es por completo irreal. Mis sentimientos poco cuentan y discurren contra corriente.

Ya sé que algunos lectores estarán en desacuerdo con la tesis que acabo de exponer. Pero yo no he venido aquí a agradar a nadie sino a hacer pensar. Mi impresión es que en Occidente estamos librando la III Guerra Mundial, solo que ahora con escasos despliegues de tropas y pertrechos militares. El enemigo es el terrorismo islámico; cuenta con un arma difícil de contrarrestar: el suicidio de sus combatientes, los que mueren matando. No les ayudemos en tal empeño.

Un corolario de lo anterior es que en esta III Guerra Mundial no solo cuentan los Ejércitos y los Policías. Se trata de una guerra total, aunque por nuestra parte se prefiera el eufemismo de seguridad. Es decir, deben cooperar militares, policías y civiles, no solo voluntarios de organizaciones benéficas. Asunto principal es el de la información, la inteligencia en su sentido bélico. Que conste que no es una innovación de los británicos contemporáneos. Los tercios españoles del siglo XVI ya la utilizaban.

El terrorismo no se combate de manera efectiva con medidas tan ridículas como prohibir a los viajeros de determinados orígenes que porten aparatos electrónicos. Es claro que siempre pueden hacer escala y hacer ver que proceden de otros países tenidos por seguros. Más eficaz sería controlar de verdad la venta indiscriminada de armas y explosivos. Al menos de momento, los terroristas importan todo ese arsenal básico de los países centrales. Incluyo a España. Sobre tal asunto domina un clamoroso silencio. No estaría mal que empezáramos a romperlo.

Contacte con Amando de Miguel

EL FRENTE NACIONAL SEÑALA SUS FALLAS
La incapacidad del Estado de Emergencia para controlar el islamismo en Francia
Desde los atentados de París, el Gobierno socialista mantiene el nivel de alerta antiterrorista al máximo pero los incidentes se repiten. ¿Por qué? Éric Zemmour explica los motivos.
Arturo García gaceta.es 5 Abril 2017

La seguridad es la principal preocupación de los franceses. Las encuestas así lo demuestran y todos los candidatos han centrado parte de su discurso en la idea de reforzar la protección. No obstante, como en el resto de debates ideológicos, hay una diferencia muy amplia entra las medidas propuestas por Le Pen y las del resto de contendientes. Desde el Frente Nacional siempre han apostado por aumentar de forma notable el presupuesto dedicado a Seguridad y Defensa.

Desde que el pasado 13 de noviembre de 2015 un grupo de yihadistas se aprovechara de la debilidad del espacio Schengen para asesinar a 130 personas, las autoridades francesas elevaron el nivel de alerta antiterrorista al máximo y decretaron el Estado de Emergencia. Los militares tomaron las calles y su presencia en los lugares más concurridos se hizo habitual. Según François Hollande, se habían puesto en marcha "los mecanismos necesarios" para evitar nuevos ataques.

El atentado en el paseo marítimo de Niza o el ataque en el aeropuerto de Orly demostraron las fallas del sistema y -aunque el Gobierno socialista y los medios globalistas fueron raudos en tachar a los terroristas como 'lobos solitarios'- su incapacidad para controlar la amenaza islamista que se cierne sobre el país.

Le Pen denunció la inoperancia de Hollande frente al islamismo y subrayó que sus medidas son "insuficientes". "Se trata de un Estado de Emergencia chapucero donde no se han articulado los mecanismos necesarios para controlar la situación", mantuvo la candidata del Frente Nacional, que mandó un mensaje de apoyo al presidente ruso, Vladimir Putin, tras el atentado terrorista de este lunes en el metro de San Petersburgo.

"De poco sirve desplegar a los militares si no seguimos uno de los principios vitales para luchar contra el terrorismo internacional: controlar las fronteras", explicó Le Pen, que hace meses denunció la connivencia de las autoridades francesas con las organizaciones islámicas. El fenómeno no es nuevo, pero la lucha de Hollande contra las mezquitas radicales y los imanes fundamentalistas que adoctrinan a los más jóvenes en los barrios de las grandes ciudades ha resultado ser un verdadero fracaso.

Le Pen criticó la distribución de los inmigrantes "sin controles previos" cuando estalló la polémica con el Reino Unido tras la llegada de los primeros “niños” procedentes de Calais. Según la convención de Dublín, los menores debían ser acogidos por el país donde se encuentran sus familiares, en ese caso Inglaterra. Sin embargo, el conflicto llegó cuando los recién llegados desembarcaron y no tenían aspecto, precisamente, de adolescentes.

“Es necesario reformar el derecho de asilo, pues se ha convertido en el nido de la inmigración ilegal a Europa”, subrayó Le Pen. “La ley actual de asilo tiene criterios excesivamente amplios y es el resultado de la transposición de tres directivas europeas. Además, la gran mayoría no son refugiados y no huyen de ninguna guerra”, sentenció.

'Hay que cerrar muchas mezquitas'
Durante su comparecencia, Le Pen aseguró que su primera medida será "cerrar las mezquitas radicales desde las que se propugna el odio hacia los franceses y la cultura europea". La candidata alternativa definió el actual Estado de Emergencia como un "fracaso" con un "enorme coste para los ciudadanos".

"Antes que cualquier cosa, los franceses quieren seguridad y poder vivir tranquilos. Yo elijo la seguridad de los ciudadanos cueste lo que cueste", concluyó Le Pen.

'La guerra civil está más cerca'
El periodista Éric Zemmour, uno de los mayores conocedores de la realidad del islam en Francia, lanzó una bomba en una intervención pública al asegurar que "la guerra civil está más cerca y las autoridades lo saben". Haciendo referencia a fuentes próximas al Estado Mayor francés, Zemmour desveló que efectivos de las Fuerzas de Seguridad francesas habrían recibido información de sus colegas israelíes para controlar este tipo de situaciones.

Zemmour explicó que, para entender la situación del país, el primer paso es entender que "islam e islamismo son lo mismo". "El discurso globalista inventó en Francia la palabra islamismo para hacer como con otras religiones (véase cristianismo) y equilibrar, pero en el siglo XX nadie hacía esta distinción".

"Lo que nosotros llamamos islamista, ellos lo llaman el islam. Las suras del Corán hablan de degollar a cristianos y a judíos y el propio Mahoma degolló a muchos de ellos", recordó Zemmour, que denunció el plan de Hollande para "hacer que los ciudadanos distingan entre dos conceptos iguales".

Hizo referencia Zemmour al principio que ha imperado durante toda la legislatura socialista: más islam para frenar al islamismo. A finales de agosto, el Elíseo anunció la creación de una fundación y de varias asociaciones religiosas cuyo principal propósito era buscar financiación con la intención de seguir construyendo mezquitas y formando nuevos imanes. El objetivo del Gobierno de París pasaba por reorganizar las instituciones islámicas existentes en el país y evitar la radicalización de los más jóvenes. Lo que no aclaró -y sigue sin aclarar- Bernard Cazeneuve es la procedencia de los “nuevos fondos” en favor del islam.

El plan del Gobierno de Hollande recibió los aplausos de buena parte de la ciudadanía, pero muchos otros no tardaron en señalar sus fallas. Y es que resulta paradójico que las autoridades reconozcan lo que ocurre en las mezquitas nacionales y no tomen medidas directas para evitarlo. Si los procesos de radicalización son fomentados por determinados imanes, es incomprensible que las Fuerzas de Seguridad no actúen y ordenen su inmediata expulsión. Una muestra más de la tibieza del actual Ejecutivo con un problema que, desgraciadamente, se ha demostrado muy real durante los últimos dos años en el país.

Las medidas de Hollande estaban centradas en conseguir “un islam moderno” en Francia, alejado de las corrientes radicales financiadas por Arabia Saudí. Sin embargo, es cuestionable, además del método, que este proceso llegue a buen puerto cuando más del 70% de los imanes que actualmente operan en Francia son extranjeros y viven ajenos a los costumbres del país. Los barrios periféricos de las principales ciudades francesas cuentan con auténticos guetos, donde la sharia se impone sobre las leyes oficiales y el francés no es, ni mucho menos, la lengua predominante. Este fenómeno se agrava durante el Ramadán, cuando decenas de imanes se desplazan desde Marruecos y Argelia para atender las necesidades de los millones de musulmanes que viven en el país.

La realidad de los barrios de París
Zemmour puso de manifiesto un fenómeno que se viene repitiendo en los barrios periféricos de las grandes ciudades europeas: la creación de grandes barrios musulmanes donde la ley islámica ha sustituido al Estado. "Es necesario afrontar el problema en muchas zonas. Hay innumerables barrios donde las 'no-go zones' son habituales. Allí no se vive a la francesa, sino al estilo musulmán".

"¿El futuro de Francia pasa por lugares donde los hombres se visten con túnicas, las mujeres no tienen permitido salir de casa y las costumbres no tienen nada que ver con la tradición occidental?", se preguntó Zemmour, que denunció la connivencia de las autoridades con estos fenómenos: "Tras los disturbios de Trappes, la ley del burka integral no se aplica. Los policías creen que es mejor no hacerlo "para evitar incidentes".

La realidad de las 'no-go zones' fue desvelada por dos activistas de la llamada Brigada de las Madres, que denunciaron los hechos y grabaron las reacciones de los musulmanes con cámara oculta. Las imágenes no dejan lugar a dudas.

Société : quand les femmes sont indésirables dans les lieux publics
Cuando Madia y Aziza acceden a un establecimiento, los hombres se sorprenden. Las mujeres tienen prohibido "de facto" entrar en estos negocios y su presencia incomoda a muchos musulmanes que admiten sin ambages que "no deberían estar aquí".

"Esto no es París. Aquí tenemos una mentalidad diferente y seguimos las enseñanzas del islam", reconoce otro hombre, ajeno a la cámara que le está grabando. Cuando una de las activistas le pregunta si no estaría mejor viviendo en Arabia Saudí, el musulmán responde: "Francia es un paraíso para nosotros".

'El islam no es una religión'
Zemmour mantuvo que, a pesar del discurso mundialista, "conviene entender que el islam no es una religión". "El islam es una ley propia, un derecho y unas costumbres de vida", sentenció el periodista, que recordó la aplicación de la sharia en muchas regiones del país y rechazó las comparaciones con otras religiones: "No tienen absolutamente nada que ver".

Para Zemmour estamos ante "una colonización moderna". Según sus palabras, los recién llegados y los musulmanes que llevan décadas viviendo en el país llevan mucho tiempo "luchando para imponer sus creencias" y en los últimos años "lo están consiguiendo". Gracias a la Ley de 1905, que prevé la prohibición de portar símbolos religiosos y promueve la laicidad, la comunidad musulmana goza de unas impresionantes ventajas fiscales y la capacidad de recibir donaciones con una reducción del impuesto equivalente al 66% de la cantidad en cuestión.

La metralla en los atentados de San Petersburgo y Madrid
Carlos Sánchez de Roda elespanol 5 Abril 2017

Al poco tiempo de ocurrir el atentado del metro de San Petersburgo, la policía informa de que el artefacto explotado contenía metralla. Así se deduce de los datos obtenidos en el propio tren. A parecer el asunto no ofrece ninguna duda, e incluso se tiene la certeza de que lo ocurrido es un atentado gracias a esa presencia de metralla.

La versión oficial del 11-M también afirma la presencia de metralla en las explosiones, pero vamos a ver las evidentes diferencias entre ambos casos.
La metralla en la mochila de Vallecas

La existencia de metralla en el 11-M está fundamentada en una mochila aparecida en la comisaría de Vallecas y que nadie vio en los trenes. La primera referencia a la existencia de esa metralla la dio el comisario Sánchez Manzano en su informe personal del 12 de marzo de 2004 sobre la desactivación del artefacto de Vallecas (1), en el que incluye una fotografía de la metralla y cita expresamente la presencia de clavos, con la función de ser dispersados como metralla.

Se atribuyó a esa mochila su presencia en el tren de El Pozo, y sus características se tomaron como atribuibles a todos los artefactos explotados, sin que nadie hubiese visto en ellos esa metralla.

En anteriores artículos he puesto de manifiesto las enormes dudas que rodean todo lo relacionado con las muestras de metralla del 11-M. Pero, tras lo ocurrido en San Petersburgo, cabe pensar que también en Madrid pudo haberse detectado la presencia de metralla a través de las huellas dejadas en los propios trenes. Vamos a comprobarlo.
No existen datos periciales

Al igual que ha ocurrido en San Petersburgo, de haber existido metralla en las bombas de Madrid, un elemento tan fundamental para la investigación habría sido inmediatamente detectado por los especialistas policiales. Pues bien, en ninguna de las inspecciones oculares de los trenes realizadas por agentes de la Policía Científica el mismo 11 de marzo se da cuenta de la existencia de esa metralla (2). Tan sólo se habla de explosiones. La única referencia a la naturaleza del artefacto incluida en esas actas se encuentra en la de Santa Eugenia, en la que se afirma que “hizo explosión una mochila” y por dos veces más se habla de la “mochila", aunque sin explicar por qué se llega a esa identificación del artefacto, y se da su ubicación en alto, sin tener en cuenta que en el suelo se había abierto un cráter.

No se conoce documento policial posterior alguno en el que se dé cuenta de la existencia de metralla o de huellas de metralla en los trenes. Se asumió policial y judicialmente que, como en la mochila de Vallecas había metralla, todas las bombas de los trenes también la contendrían, pero no hay noticia de que nadie ordenase comprobarlo en los trenes ni de que nadie hiciese esa comprobación.

El rápido desguace de los trenes
Por otra parte, no hubo demasiado tiempo para hacer esas investigaciones pues, como es sabido, los trenes fueron rápidamente desguazados y convertidos en chatarra. Lo cual no impidió al Tribunal Supremo afirmar que "la conservación y destino de los vagones en cuestión -una vez hechos en ellos todas las pericias que se estimaron necesarias- corresponde a su legítimo propietario (RENFE), que además cuenta con lugares apropiados para ello".

Así que según el Supremo se habían hecho en los trenes todas las pericias que se estimaron necesarias, pero al parecer no se estimó necesario hacer una pericia en relación con la presencia o ausencia de huellas de metralla. No existe tal pericia, o al menos no se conoce. Si se hizo, quedó oculta.

Nueve años para buscar huellas
Pero hay un caso en el que los peritos habrían tenido mucho más tiempo para buscar huellas. El tren de Santa Eugenia, único no desguazado, permaneció apartado durante seis meses, hasta el 11 de septiembre de 2004, en la estación de Vicálvaro.

Durante la reparación a la que fue después sometido recibió la visita, por dos veces, de policías y guardias civiles (4), aunque no consta por qué estuvieron allí esos agentes, qué investigaron y si encontraron huellas de metralla. Casualmente, por esas mismas fechas policías y guardias civiles estaban realizando un informe pericial conjunto sobre las explosiones de los trenes, el único tren que todavía podían visitar era el de Santa Eugenia, y seguramente lo hicieron, pero en su informe no dicen nada al respecto, era el único que podían investigar directamente y ni siquiera mencionan esa circunstancia.

El informe se emitió con fecha 24 de junio de 2005 (5). En todo caso los restos del foco de ese tren se conservaron durante nueve años y, según afirmó la fiscalía, se adoptaron con esos restos,medidas para su conservación, ante la eventualidad de posibles análisis posteriores. Todo ello se llevó a cabo con pleno conocimiento de los órganos judiciales de la instrucción de la causa y del enjuiciamiento, que fueron informados en su momento. Es decir, se conservaron durante nueve años para posibles análisis posteriores, pero no hay noticias de que se hiciera ninguno de esos análisis, incluido el de búsqueda de huellas de metralla.

Así que no hay dato alguno de que, tras la aparición de la metralla en la mochila de Vallecas, nadie investigase su posible presencia en los trenes.

No había metralla en las víctimas
Hasta aquí hemos visto la gran cantidad de irregularidades, de actuaciones inexplicables, de dudas que surgen sobre la autenticidad de la metralla analizada en las distintas periciales realizadas antes y durante el juicio del 11-M. Pero hay algo definitivo en el asunto, se trata de la inexistencia de metralla en los cuerpos de las víctimas.

En ese sentido, es fundamental lo que afirmó en el juzgado la doctora Carmen Baladía, que el 11-M, como directora del Instituto Anatómico Forense, coordinó y supervisó las labores de identificación y las autopsias de las víctimas. Si hubo metralla en las bombas, ésta tuvo que dejar su huella en los cuerpos de las víctimas. Y la doctora Baladía fue muy clara al respecto cuando al preguntársele directamente sobre el asunto respondió bajo juramento: "Nada, nada en absoluto. No había metralla entre nuestros 191 muertos. En los informes en los que se hicieron radiografías, no se aprecia eso que se ha venido a llamar la tornillería, ni tuercas, ni clavos, ni tornillos". En ninguno de los cuerpos se encontraron restos de metralla. En ninguno de los cuerpos había "ni tuercas, ni clavos, ni tornillos”.

En el atentado de San Petersburgo, tras una sola explosión, se detectan inmediatamente huellas de metralla en el propio tren explotado. No hay ninguna duda al respecto.

El 11- M, con diez explosiones terroristas, no se detectan huellas de metralla en los trenes, los cuales se destruyesen a toda prisa y sin investigarlo. Los restos del único no desguazado se conservan durante nueve años, pero tampoco hay noticias de que los policías y guardias civiles que lo visitaron investigasen ese asunto. Sin embargo, a pesar de esas enormes lagunas, se dio como segura la existencia de metralla en los artefactos de los trenes, y ello con el único fundamento de que la tenía una mochila que nadie vio en los trenes A lo que hay que añadir que tampoco la había en las dos explosiones controladas efectuadas por los Tedax, y que tampoco la había en los cuerpos de las víctimas.

1. De 12 de marzo de 2004. Folios 431 a 433.
2. Folios 11.132 a 11.181 del sumario.
3. Decisión judicial de 1 de diciembre de 2006 sobre la querella presentada por el sindicato Manos Limpias contra el Magistrado titular del Juzgado Central de Instrucción número 6, y contra la Fiscal de la Audiencia Nacional, Razonamiento jurídico CUARTO.
4. Así lo declaró el director General de Remimfer, Carlos Simón Fernández, en su declaración prestada ante la juez Coro Cillán el 20 de enero de 2012, dentro de la instrucción de la querella presentada por la Asociación Ayuda a las Víctimas del 11-M contra el ex responsable de los Tedax, Sánchez Manzano.
5. Folios 53.801 a 54.019 del sumario.
6. Declaración de Carmen Baladía, el 28 de octubre de 2011, en la instrucción de la querella de la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M contra Sánchez Manzano, ante la juez instructora del caso. Según información del 23 de enero de 2008 aparecida en 'Libertad Digital' y 'El Mundo'.
*** Carlos Sánchez de Roda es ingeniero y autor del libro 'Los trenes del 11-M' (Última línea, 2015), donde expone cómo la precipitación en el desguace de los vagones provocó grandes lagunas e incluso errores judiciales que podrían haberse evitado.

EL CRUEL MOSCARDÓ Y EL GOLPISTA MONASTERIO
Una clara muestra de la manipulación histórica de la izquierda
Juan E. Pflüger gaceta.es 5 Abril 2017

Hace unos días el diario El Mundo publicaba un artículo titulado La Barriada de Falange en el que criticaba la creación, a mediado de los años cincuenta, de un barrio de viviendas protegidas en Alicante al que se le dió el nombre de José Antonio Primo de Rivera y a sus calles, el de destacados militares y políticos de la Guerra Civil y la posguerra. El artículo es un compendio de tópicos, además de un claro ejemplo de manipulación histórica en cuya práctica, no ahorra la ocultación de hechos importantes para entender la realidad. Curiosamente, este artículo no obedece a los dictados de la Ley de Memorida Histórica, pues ésta ya pasó por la barriada José Antonio antes de promulgarse cuando el alcalde socialista Lusi Lassaletta borró del callejero todos los nombres de la historia de España de los cuarenta años de franquismo.

La barriada fue una obra social del Instituto Nacional de la Vivienda, en la que trabajaban falangistas que, en el conjunto de España, gestionaron cientos de miles de viviendas sociales para personas con pocos recursos económicos. En concreto, estas 632 viviendas fueron a caer en manos de personas con pocos recursos, en su mayor parte empleados del puerto de Alicante y de varias fábricas de la ciudad.

Entre las cosas que oculta se encuentra el hecho de que José Antonio Primo de Rivera, a quien el autor califica con un despectivo “hijo del dictador Miguel Primo de Rivera”, fue asesinado en la cárcel de esa ciudad el 20 de noviembre de 1936 tras pasar en la cárcel desde el 14 de marzo. Es decir, fue encarcelado en plena Segunda República y no participó en el Alzamiento. Su crimen fue un asesinato político por cuestión ideológica, algo que en este tipo de artículos siempre se oculta.

Entre las mentiras con la que el autor siembra su artículo se encuentran algunas tan ramplonas como decir que: “el cruel general José Moscardó Ituarte, quien tras tomar el Alcázar de Toledo lo defendió usando de muralla humana a destacados republicanos y al propio Gobernador Civil con sus hijos y esposa”. La verdad es que Moscardó, que era coronel en julio de 1936, no tomó el Alcázar, sino que se acuarteló en el edificio y se hizo fuerte en él, dando refugio a muchos civiles que lo pidieron. Uno de ellos fue Manue María González, Gobernador Civil de Toledo, que junto a su mujer y sus hijos pidió protección a Moscardó y renunció a su cargo. Según declaró, por el pánico que sentía a ser asesinado por los milicianos que campaban a su aire por Toledo. Quién sí que fue asesinado, por la negativa de su padre a rrendir el Alcázar, fue Luis Moscardó, hijo del coronel.

Otra de las mentiras tradicionales de la historiografía marxista que reproduce el artículo es la que hace referencia a la supuesta represión que cometió Juan Yagüe en Badajoz tras la toma de la ciudad. Es de agradecer que no repita el absurdo de la corrida de toros en la que se habrían toreado a los prisioneros republicanos, sobre todo tras quedar demostrado que la plaza había sido bombardeada días antes y era imposible hacer uso de la plaza. Además, como han demostrado los historiadores Francisco Pilo, Moisés Domínguez y Fernando de la Iglesia en su libro “La Matanza de Badajoz ante los muros de la propaganda”, no hubo una represión de 4.000 personas tras la toma de la ciudad extremeña. Esta se reduce considerablemente a una cifra muy inferior de un par de centenares y todos ellos sometidos a juicios de guerra.

Del general Queipo de Llano dice que es inductor de la violación de numerosas mujeres en Andalucía tras alentar a ello en sus crónicas radiofónicas. Otro mito del que no hay ningún tipo de prueba. Una leyenda de transmisión entre determinada historiografía que nace de declaraciones de supuestos oyentes. La verdad es que ni se alentó a ello ni se produjeron esas violaciones. Es curioso que a los escritores de izquierdas les llame la atención esa información falsa y que jamás recuerden que la violación fue una técnica de tortura recurrente para doblegar a las religiosas detenidas en la retaguardia republicana. Hay cientos de casos comprobados de violaciones previas al asesinato de estas víctimas.

Finalmente le llega el turno a otro de los generales que tenía calle en la barriada José Antonio: José Monasterio Ituarte. De quien, como no tiene bulo tradicional de la izquierda para atacarle, se limita a decir que fue golpista. Es cierto que se sumó al Alzamiento desde el principio obedeciendo las órdenes de su inmediato superior, el general Cabanellas. Durante la guerra se limitó a hacer su trabajo al frente de la Caballería del Ejército Nacional. Es odiado por haber pasado a la historia tras haber mandado la última carga de caballería de la historia militar de España, en Alfambra (Teruel), donde derrotó al Ejército Republicano con fuerzas muy inferiores permitiendo con su acción la recuperación de Teruel, única capital de provincia que habían conseguido recuperar los republicanos durante toda la Guerra Civil.

El artículo, en definitiva, no es sino una muestra más del desconocimiento de la historia de España, en el mejor de los casos. Y en el peor, otro nuevo intento de falsearla con una clara finalidad política. Aunque en este caso sea con “efecto retroactivo”, ya que el callejero de los militares españoles fue eliminado de Alicante hace más de veinte años.

Se presentará el próximo jueves 6 de abril
Víctimas del terrorismo impulsan el manifiesto “Por un modelo de fin de ETA sin impunidad”
www.latribunadelpaisvasco.com  5 Abril 2017

Víctimas del terrorismo y ciudadanos vascos que durante los últimos años han estado siempre en primera fila de la lucha contra la violencia de ETA, presentarán el próximo jueves, 6 de abril, a las 11.30 de la mañana, un manifiesto titulado “Por un modelo de fin de ETA sin impunidad”.

El texto, promovido por conocidas personalidades como Fernando Savater, Luis Castells o Consuelo Ordóñez, recuerda en su introducción que la sociedad “no debería olvidar que en un Estado de Derecho el derecho a la justicia real no es negociable, ni relativo. El fin de ETA debe ser manejado desde los principios que inspiran el Estado de Derecho. Hoy, el anuncio por parte de la banda terrorista ETA de una entrega de armas mediática y propagandística — con una inequívoca connotación de autoblanqueo— requiere de una respuesta clara y determinada. Por un modelo de fin de ETA sin impunidad. Con ley y justicia”.

El documento que se hará público en las próximas horas se encuentra dividido en cinco epígrafes: “No al proyecto político de ETA”, “Sí a la justicia, no a la impunidad”, “Sí a la verdad, no a la falsificación de la historia”, “La política penitenciaria no debe convertirse en una política de gracia” y "Por un final de ETA basadi en la dignidad”.

El manifiesto explica que “los fanáticos de la identidad nacionalista han buscado a lo largo de varias décadas destruir la pluralidad de la sociedad vasca y navarra para el cumplimiento de su delirio. Se han valido para ello de poderosos mecanismos de control comunitario, desde el amedrentamiento a la propaganda en sus múltiples formas”. En este sentido, los autores de la declaración aseguran que, por este motivo, “el futuro de la sociedad vasca y navarra no puede escribirse en la estela del miedo y la autocensura generados por ETA, aunque su acción terrorista haya dejado de amenazarnos. Si así ocurre, no habrá verdad en la memoria, ni dignidad, ni justicia para sus víctimas; porque las víctimas fueron asesinadas, heridas, secuestradas, extorsionadas, vejadas o amenazadas con el objetivo de conseguir la instauración del proyecto político de ETA y anular otras ideologías.

“En un modelo de fin de ETA que llegue a tolerar diversos grados de impunidad, el pretendido apoyo a las víctimas del terrorismo se convertirá en un cruel sarcasmo, por mucho que lleguen a instalarse en los medios fórmulas retóricas eufemísticas tendentes a enmascararlo”. Por este motivo, “lo primero que se debe exigir a la organización terrorista, y a su trama política, es la condena de la historia de terror de ETA, de toda su historia, para garantizar que no nos encontramos con una de sus habituales jugadas puramente tácticas. De no hacerse así, uno de sus objetivos clave para el futuro será seguir utilizando su depurada capacidad propagandística para establecer que esa historia del terror ha sido una historia legítima, un sacrificio heroico por la patria; lo que añade a la impostura y la tergiversación de la verdad el escarnio a tantas familias rotas como consecuencia del empeño de llevar a cabo su proyecto totalitario. Si los responsables del daño causado no asumen su responsabilidad y no repudian la historia del terror contribuirán a relativizar nuestra memoria y verdad, como si esta fuera una versión más a añadir a un muestrario de relatos equivalentes”.

El manifiesto que se está preparando también recuerda que “una política penitenciaria que llegue a basarse en la excarcelación anticipada de presos juzgados y sentenciados, enmascarándolo en una aplicación laxa de la progresión de grados u otras medidas similares, supondría una forma de impunidad. Firmar interesadamente, a cambio de una recompensa, una petición de perdón, reconocer el daño personal causado o asumir el pago de indemnizaciones pendientes que nunca se efectuará, es un fraude. Es precisa la colaboración con las autoridades en el esclarecimiento de cientos de crímenes sin resolver, tal y como indica la ley. El requisito de la colaboración es el único que beneficia a las víctimas y que prueba el arrepentimiento real de los criminales. La reinserción es un objetivo deseable pero conlleva un arrepentimiento cabal respecto al pasado criminal, el único medio capaz de romper la identidad entre el asesinato (el acto) y el victimario (la persona).

Montoro cruza el Rubicón del gasto
Desde 2012, el PP ha incrementado año tras año el gasto público: su misión era sacar del bache al sobredimensionado sector público para volver a cebarlo tan pronto como le fuera posible
elconfidencial 5 Abril 2017

Cuando Rajoy llegó al poder, allá por finales de 2011, el gasto público consolidado de la Administración Central y de la Seguridad Social ascendía a 297.425 millones de euros. Fue en ese momento crítico en el que el Estado español se hallaba al borde de la bancarrota cuando el primer gobierno del PP se comprometió a equilibrar las muy desequilibradas cuentas del Reino mediante un recorte apreciable del gasto público. Así las cosas, en los presupuestos de 2012 se registraron algunas minoraciones de gasto —que en todo caso terminaron siendo muy insuficientes— que buscaban corregir nuestro déficit: en términos reales, los desembolsos consolidados de la Administración Central y de la Seguridad Social, excluyendo los gastos financieros, se contrajeron casi un 6%.

Sucede que esta rebaja del gasto público tenía más de operación de marketing presupuestario frente a la Unión Europea que de compromiso principial con un progresivo e imparable desarme de la hipertrofia estatal. De ahí que Rajoy optara por aplicar, en paralelo, una histórica subida de todos los impuestos y de ahí que, desde 2012, el PP haya decidido incrementar año tras año el gasto público: su misión era sacar del bache al sobredimensionado sector público para volver a cebarlo tan pronto como le fuera posible hacerlo.

En el siguiente gráfico representamos la evolución del gasto real la Administración Central del Estado y de la Seguridad Social, corrigiendo por inflación y excluyendo del mismo las partidas dirigidas a sufragar los intereses de la deuda y la financiación de los entes territoriales. Dicho de otro modo, el gráfico recoge cuánto están gastando en términos finales y reales aquellos niveles de la administración pública que dependen directamente del Ejecutivo del PP. Y es fácil observar cómo el gasto público dejó de reducirse en 2013 y cómo desde entonces se ha venido incrementando año tras año.

Gasto presupuestado del Estado central sin intereses ni financiación de las Administraciones Territoriales
(millones de euros 2017

Gasto presupuestado del Estado central sin intereses ni financiación de las Administraciones Territoriales (millones de euros 2017). Fuente: Libro amarillo de los Presupuestos

Gasto presupuestado del Estado central sin intereses ni financiación de las Administraciones Territoriales (millones de euros 2017). Fuente: Libro amarillo de los Presupuestos

Acaso lo más relevante, sin embargo, sea que para 2017 el gobierno central ha presupuestado gastar más de lo que lo hacía antes de que el PP llegara al poder: el gasto público proyectado para este año, descontando las partidas anteriores, asciende a 252.400 millones de euros, mientras que el de 2011 era de 251.400 millones de euros (en poder adquisitivo equivalente). Montoro, por primera vez, ha castigado a los españoles con un presupuesto mayor que el que recibió del manirroto Zapatero.

Si desagregamos partida por partida, lo que observamos es que la mayoría de rúbricas apenas experimentan reducciones apreciables del gasto entre 2011 y 2017 (salvo la de desempleo, como consecuencia de la caída del paro), mientras que el gasto en pensiones públicas sí se dispara. Dicho de otro modo, el gobierno central trata de compensar el enorme y continuado incremento de los desembolsos sociales manteniendo a raya el resto de gastos. En agregado, empero, el tamaño del Estado se expande y ya supera el nivel de 2011.

Variación del gasto real de la Administración Central del Estado
(millones de euros 2017)

Variación del gasto real de la Administración Central del Estado  (millones de euros 2017). Fuente: Libro amarillo de los Presupuestos

Variación del gasto real de la Administración Central del Estado (millones de euros 2017). Fuente: Libro amarillo de los Presupuestos

Quizá el único consuelo al respecto sea que en términos de PIB el gasto de 2017 todavía se ubica ocho décimas por debajo del de 2011: pero ello no quita para que, como decíamos, el volumen total de recursos manejado por Rajoy y sus cuates ya sea superior a aquel del que disponían cuando llegaron al poder. Es decir, el PP da por finiquitada la crisis en materia de gasto… pero no en materia de ingresos.

Y esa es la cuestión de fondo de la que deberíamos estar hablando: hemos regresado a los niveles de gasto público previos a los mini-recortes de Montoro pero no hemos regresado —ni vamos a regresar— a los niveles de impuestos previos a la apisonadora fiscal de Montoro. El Estado entró en la crisis con un tamaño sobredimensionado: una burbuja de gasto público inflada merced la recaudación exuberante e insostenible de los años previos. Y el Estado sale de la crisis conservando esencialmente su tamaño a costa de sablear con mucha mayor saña a los ciudadanos.

En definitiva, el PP no alcanzó el poder para desmantelar el Estado de Bienestar, tal como aseguran sus críticos: lo alcanzó para racionalizar y consolidar un Estado de Bienestar que en aquel entonces era insostenible. No vino a sepultarlo, sino a rescatarlo: aun cuando ello haya supuesto sepultar fiscalmente a los ciudadanos. Primero el Estado; después, la sociedad civil

******************* Sección "bilingüe" ***********************
El despilfarro sin fin del separatismo catalán

Erik Encinas Ortega lavozlibre.com 5 Abril 2017

Estudiante de Periodismo y activista político
El independentismo catalán sigue gastando desmesuradamente en el “procés” hacia la ruptura con España. La última jugada por parte del Gobierno de la Generalitat, presidido por Carles Puigdemont, es haber incluido en los Presupuestos catalanes una partida dedicada a la celebración de un referéndum separatista, que la Constitución Española no permite, y que por lo tanto queda al margen de la Ley.

Los tribunales, como era de esperar, no han tardado en actuar contra las autoridades catalanas, uniéndose tanto la propia Fiscalía como el Tribunal Constitucional para poder frenar al independentismo por la vía judicial. Además, no se debe obviar tampoco que algunos miembros de la antigua Convergència, y ahora el partido PdCat han sido condenados por la justicia por delitos de desobediencia, prevaricación y malversación de fondos públicos, fruto de la convocatoria del proceso participativo del 9 de Noviembre de 2014.

En cualquier caso, el incumplimiento de la legalidad en Cataluña es algo que se produce de manera muy constante y por esa misma razón llevamos ya bastante tiempo acostumbrados a esto, pero sin lugar a dudas, esta situación es anormal y alguien lo tiene que expresar de manera clara, porque en ningún Estado de Derecho democrático los políticos deberían saltarse las leyes. Y encima ya no hablemos sí esto supone un coste considerable para los ciudadanos, como es el caso del referéndum independentista catalán.

Es evidente que las facturas públicas empleadas para el proceso rupturista cada vez son mayores, a la vez que va aumentando la división entre catalanes y también con el resto de los españoles, que es generada por los propios gobernantes y que no debería haber sido el camino a seguir ni antes ni ahora. Menos todavía cuando en este mismo preciso instante hay un déficit desorbitado en la Generalitat catalana, que provoca que no se puede pagar a término ni a las farmacias, sino fuera por las inyecciones de dinero que proporciona el Gobierno de España, al mismo tiempo que vamos conociendo más a fondo todos los múltiples casos de corrupción que rodean a la política catalana, como es el famoso 3%.

En conclusión, estamos ante un panorama insólito, que es verdaderamente insostenible y que no puede traer nada bueno, sino hay acuerdos y consenso, pero sobre todo respeto a la legalidad vigente, ya que si no estamos condenados a un prolongado y costoso enfrentamiento político, que ya está resultando bastante estéril e innecesario.

Entrevista a Julian Milián
‘El procés es una estafa, no habrá ni referéndum’
El diputado popular denuncia que el Govern derrocha millones en altos cargos, en contratación de lobbies y en viajes con séquito. Afirma que los separatistas están haciendo tanto ruido para tapar la basura y las vergüenzas de Convergencia.
R. M. gaceta.es 5 Abril 2017

El diputado del grupo parlamentario del PPC, Juan Milián, ha pedido la comparecencia del conseller de Asuntos Exteriores, Raül Romeva, para que informe sobre los objetivos y los resultados de los viajes al exterior que está realizando el Presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. Una solicitud, que a pesar de contar con el apoyo de C’S y PSC, ha sido rechazada en la Comisión de Acción Exterior.

“Romeva tiene que comparecer y explicarnos si con este tipo de actuaciones se consigue mejorar la imagen de Cataluña y atraer más inversión y más talento. Los catalanes tenemos derecho a saber a qué dedica la Generalitat nuestro dinero y con qué objetivos”, ha manifestado el diputado popular.

Milián ha criticado los “millones de euros derrochados en altos cargos, en contratación de lobbies y viajes con séquito”. “Si quieren hacer propaganda independentista, páguensela de su bolsillo”, ha declarado.

El PPC exige al Govern que apueste “por una acción exterior transparente de todos los catalanes”. “El presidente de la Generalitat debería representar a todos y no, a una minoría decreciente”, subraya.

Sobre el despilfarro del Govern en intentar vender el delirio separatista en el exterior, la actuación del Gobierno frente al procés, el ataque de la CUP a la sede de su formación, y cómo cree que acabará esto, entre otros asuntos, conversa con La Gaceta.

-18 meses después Cataluña sigue siendo España, ¿el procés está caducado?
-Sí, aunque lamentablemente la matraca va a continuar, los separatistas van a seguir enredando... El procés viene machacándonos desde el 2012, cada año, cada 11 de septiembre, los separatistas se van inventando un nuevo slogan, una nueva hoja de ruta, un nuevo juguetito. Dicen que será el último autonómico, los últimos presupuestos independentistas, y ahora que ya han pasado los 18 meses salen con que los acuerdos mutan. No van a parar. Van a estar todo el día con que si desobedecen, que si la pregunta, todo para ir calentando el ambiente.

Por suerte, lo único que ha cambiado en este tiemplo es que cada vez más catalanes ven que esto es una estafa, que les están engañando, y que el procés no va a ningún sitio. Esta vez la fecha de caducidad era muy clara. Tenían una hoja de ruta escrita, habían asegurado que en 18 meses Cataluña sería independiente, y ahora están intentando cambiarla prometiendo que se hará un referéndum. Cada vez es más evidente que esto es un engaño y que en el fondo lo único que hay es la voluntad de mantenerse en el poder, de tener controlado el poder político y continuar instalados en las poltronas.

-¿Quieren la secesión para no tener que rendir cuentas con la Justicia?
Artur Mas ha dicho muchas veces que con la independencia los procesos judiciales acabarían; en los últimos años Convergencia ha dejado muy clara su voluntad de no cumplir con Hacienda ni con la justicia española…

-Muchos ven irrisorias las condenas por el 9N, ¿qué dice usted?
-Que hay que ver que esto supone el final de la carrera política de Mas porque en menos de dos años habrá elecciones en Cataluña y él ya no podrá ser candidato. Por lo tanto, su carrera política acaba ya que no volverá dentro de cuatro años.

-Puigdemont lo ha nombrado embajador del procés…
Nadie, ningún país, ningún gobierno sensato va a sus mítines. Su público son catalanes que están en esos países o que se llevan desde Cataluña. El medio de comunicación que lo cubre es una de sus terminales mediáticas, TV3… Lo que hacen en el exterior sólo tiene un impacto interior en Cataluña y eso lo que buscan, venderlo en Cataluña a los suyos.

-Pero se gastan el dinero que deben a las farmacias en viajes para venderlo…
Sí, ese es el gran problema, que se derrochan millones de euros derrochados en altos cargos, en contratación de lobbies y en viajes con séquito, pero muchos catalanes, la mayoría, empieza a ver esto. Todo esto es un montaje para mantenerse en el poder. No han conseguido ningún apoyo internacional. Están contra la ley y contra la mayoría de catalanes. Por lo tanto, la independencia no tiene ninguna viabilidad.

-Por cierto, la ANC ha dicho que abrirá una 'fila cero' para 'ayudar' a pagar la multa de Artur Mas…
Sí. Va a pedir que la gente colabore para pagar las multas a los condenados a dar apoyo al procés. Lo que están haciendo la ANC y Omnium es dar apoyo a delincuentes, a personas que han sido condenadas por desobediencia a la ley. Si esa es la Cataluña que quieren construir, una donde los políticos puedan saltarse la ley, donde los políticos estén por encima del bien y del mal hacen un flaco favor a su causa. Deja claro que no es tan democrática como pretenden vender.

-¿Algún mensaje para Rufián? Dijo que en 18 meses se iría del Congreso de los Diputados.
-Que estamos esperando que dimita. Ha perdido toda la credibilidad. Hay un sentimiento compartido entre todos los catalanes, que es el cansancio. Estamos tan cansados, tan hartos de todo esto… Todo el mundo, incluso en el extranjero, los políticos que lo están siguiendo están hartos. Los embajadores, los cónsules… Todo el mundo está harto de este tema. Ojalá acabe pronto.

-Ojalá. La CUP afirma que dejará el Parlamento en septiembre si no hay referéndum. ¿Se celebrará o el Estado no lo permitirá?
No habrá referéndum, el Estado no lo permitirá. No va a haber referéndum y Puigdemont sabe que no pueden hacerlo. No sólo porque no es legal, sino porque hay una mayoría de catalanes que ya no se creen todo esto y tendrían mucha menos participación. Lo único que quieren con este desafío es provocar que el Estado reaccione mal.

-Mano dura es lo que reclaman a Mariano Rajoy tanto plataformas antiindependentistas, como partidos como Unidos Sí y VOX… Denuncian que es demasiado suave y que sólo sabe ampararse en el Constitucional… Respóndales.
Hay que aplicar la ley en cada momento de manera proporcional, pero sin parar, ir cortando cada paso que den y no llegarán a ningún sitio. Se pegarán entre ellos, habrá tácticas partidistas para echarse las culpas los unos a los otros del fracaso del procés e iremos a elecciones anticipadas. Los separatistas no han avanzado ni un milímetro. Llevamos cinco años con esto y no han conseguido más competencias, absolutamente nada.

-Sí despilfarro en su delirio y confrontación, una sociedad dividida…
Sí, que cada vez haya más catalanes contra la independencia y que Cataluña esté dividida. Los no independentistas estamos mejor hoy que hace 5 años porque estamos más movilizados. Cada vez somos más conscientes de que el nacionalismo es una estafa, un engaño, y ellos cada día son menos. Desde hace un par de años van bajando en número. En Barcelona ya no se ven muchas esteladas, hace dos años estaba todo lleno, todo el mundo colgaba su banderita porque quería estar a la moda. Ahora es al revés, se avergüenzan de los políticos separatistas.

-¿Cómo ve a C’S y al PSC? ¿Hay armonía con el PP?
Ciudadanos se está equivocando. Ha ido a buscar el voto convergente. Sus discursos en el Parlament son muy equidistantes. Culpa al gobierno de la Generalitat y a Madrid, y hablan de Madrid como los nacionalistas. Dicen que esto es culpa de Madrid porque es inmóvil y no negocia con los independentistas. Recientemente Albert Rivera ha dicho que el Gobierno de España tiene que negociar con la Generalitat. Esto de echar la culpa a unos y a otros por igual lo ha hecho el PSC siempre.

-¿Y qué dice del PSC? Existe apartheid lingüístico con el consentimiento de los socialistas; gracias al PSC la Cámara catalana ha rechazado que los funcionarios hablen en castellano; y ‘permite’ que Cataluña actúe como Estado en el exterior.
-Que está a favor del independentismo. A parte de lo que ha dejado claro en el Parlament, a nivel municipal está dando apoyo a la CUP en Castelldefels o en Badalona, y en muchos municipios ha votado su adhesión a la AMI.

-En Badelona, que para nada es separatista, arrebataron la alcaldía Xavier García Albiol, que ahora ha sido elegido nuevo presidente del PP catalán, para algunos “con una dirección continuista”. ¿A esto qué dice?,
-Que no es verdad. Sólo continuamos dos vicesecretarios. El resto son todos nuevos. Hemos vivido un Congreso de mucha unidad. Vamos a entrar en el postprocés, el independentismo está ya casi al final, pero esto no quiere decir que no pueda hacer mucho daño. Desesperados pueden dar los últimos coletazos. Por lo tanto, es necesaria la máxima unidad. Dentro de un año, cuando el procés se haya acabado, ya podremos discutir de otras cosas, pero ahora es el momento de la unidad del partido. También se la reclamamos al PSC y a C’s.

-Ya que cree que pronto habrá nuevas elecciones venda qué ofrece el PP frente a C’s y el PSC.
Que el PP no hace cesiones al independentismo y que habrá diálogo con la sociedad catalana. El PSC y C’s se equivocan porque con quien tiene que haber diálogo es con la gente, con los sindicatos, con las asociaciones empresariales, no con los partidos independentistas, no con Convergencia, que se ha echado al monte. En esto no se puede ceder porque al final estarías avalando y premiando una estrategia rupturista, y eso conlleva que dentro de un año o de unos meses volverán a pedir más y más hasta conseguir la independencia.

-Dice que los catalanes pagan más presupuestos porque así lo ha decidido la Generalitat…
En Cataluña está el discurso de que los catalanes somos los que más pagamos en España y que España nos roba, pero detrás de todo esto está que pagamos más impuestos porque así lo quiere el Gobierno de la Generalitat, las leyes españolas son iguales para todos los españoles. Es el Gobierno de la Generalitat el que para pagar todo aquello que no es Sanidad ni Educación ni Servicios Públicos, sino procés, ha tenido que subir los impuestos.

-El Parlament ha dado luz verde para aprobar con urgencia la ley de ruptura, de la que usted afirma en Twitter que es un golpe contra la democracia para tapar la corrupción nacionalista…
Estos días hay un exceso de sobreactuación por parte de todos los partidos, quizás de Esquerra no porque ya le va bien que Convergencia se queme, pero por parte de Convergencia y la CUP, los hijos políticos de Convergencia, están ahora mismo en una fase de sobreactuación. Ahora tienen el caso Palau, el 3 por ciento, el Pretoria… Los juzgados van buscando la corrupción de los últimos años de Convergencia y esto es lo que acelera el procés. El proceso judicial les está obligando a aparentar que están adelantando el procés para tapar la basura y las vergüenzas de Convergencia.

-¿Qué dice del ataque de las juventudes de la CUP a la sede del PPC y del anuncio de que habrá hostias que parirán terror?
Cada día los separatistas van radicalizando más su discurso. Los de la CUP son abertzales. Yo estaba en la sede cuando la atacaron. Entraron en el vestíbulo y acorralaron a dos trabajadores del PP gritando sus consignas y ensuciando todo el vestíbulo con pegatinas. Su objetivo era entrar en los despachos. Lo preocupante es que la CUP no sólo no ha pedido perdón, sino que ha dicho que va a seguir haciendo acciones de ese tipo. Aunque el resto de partidos en Cataluña han condenado esta acción, en las tertulias se escucha que esto es un error de la CUP que perjudica al procés. No es un error, es un delito. No hay que hablar de un error táctico, estratégico de la CUP. Es un delito, antidemocrático, un ataque a la democracia.

-Se desvinculan de Arran. ¿Es o no de la CUP?
Forma parte de la CUP, que es un partido de partidos y de grupúsculos. En el asalto había dos diputadas de la CUP, Anna Gabriel y Mireia, y también David Fernández, el antiguo líder de la formación. Iban animando a estos jóvenes. Tienen un modus operandi que se enmarca en torno a una estrategia política, que es la de intentar meter miedo a la oposición democrática en Cataluña. Ellos trajeron a Arnaldo Otegi a Cataluña y tienen una fascinación por todo lo que es la violencia abertzale. A mí lo que más me preocupa es que el Gobierno de la Generalitat no rompa con estos violentos. Es gente que va quemando banderas de España, y quemar enseñas no es muy democrático. Que la Generalitat esté en manos de estas personas inhabilita a Puigdemont y a Junqueras para dar clases de democracia.

-Vaya imagen que están dando los separatistas de Cataluña en el exterior...
Hace unos años al presidente de la Generalitat lo recibía Helmut Kohl, el canciller alemán; a Jordi Pujol o Maragall, por el presidente de la Comisión europea, hoy no los quiere ver nadie. Van a Bruselas y nadie los quiere recibir porque saben que son tóxicos para la democracia. La imagen del Gobierno de la Generalitat fuera de Cataluña es de toxicidad para la democracia. Cuando Puigdemont fue al Parlamento europeo tuvo que llenar la sala con gente de Cataluña.

-Allí se plantó Empresaris de Cataluña para contrarestar...
Es importante la movilización civil de la Cataluña no independentista. Las plataformas contrarias a la ruptura de Espala que han surgido no cesan de hacer actos denunciando el daño que los separatistas están haciendo a Cataluña. Durante muchos había una mayoría silenciosa y este miedo se ha ido rompiendo. Cada vez somos más los que decimos: ‘Estoy harto. Conmigo que no cuenten’.

-¿Qué le parecen las mentiras de Puigdemont en EE UU?
Las declaraciones en Harvard de desprecio hacia la democracia española demuestran su poco nivel académico y su poca credibilidad, también intelectual, de cara a personas que realmente saben lo que pasa en Europa y le sitúan en el bando de los populistas a los que no les importa decir mentiras para conseguir sus objetivos políticos. Nos vamos otra vez al terreno de la postverdad. Toda la propaganda independentista actualmente se mueve en ese terreno, el de la falsificación de la realidad, como se ve al comparar la democracia española con la turca, algo que no se cree absolutamente nadie. Eso, más que desprestigiar a España, desprestigia la propia figura del presidente de la Generalitat.


 


Recortes de Prensa   Página Inicial