AGLI Recortes de Prensa    Martes 18 Abril 2017

El costoso y perjudicial rescate autonómico
EDITORIAL Libertad Digital 18 Abril 2017

Aunque el rescate de las muy politizadas cajas de ahorros centró buena parte del debate público durante la pasada legislatura, el coste que ha supuesto para el bolsillo del contribuyente ha sido muy inferior a la asistencia que ideó el Gobierno del PP para evitar la quiebra de las comunidades autónomas. En concreto, tal y como reconoce el propio Ejecutivo en el proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2017, los mecanismos de liquidez diseñados para tal fin dispararon la deuda pública en más de 170.000 millones de euros desde 2012, mientras que la factura de las cajas supera los 40.000 millones en términos de deuda. Y lo peor de todo es que buena parte de ese dinero no solo no se recuperará, sino que generará graves incentivos perversos de cara al futuro.

Tras el estallido de la crisis, primero el PSOE y después el PP acudieron raudos en ayuda de sus particulares feudos regionales y de sus aliados políticos a nivel territorial, con especial atención a los nacionalistas catalanes, para evitar el imprescindible ajuste presupuestario que debían acometer para poder cuadrar sus cuentas y, de este modo, recuperar la solvencia perdida. Así, bajo el mandato de Zapatero se hizo la vista gorda, permitiendo el impago masivo a proveedores y la acumulación de elevados déficits públicos en las autonomías, mientras que la posterior llegada de Rajoy al poder supuso un inmenso reguero de millones para mantener en pie a las regiones más insolventes e irresponsables a costa, eso sí, del dinero de todos los españoles.

En medio de la grave tormenta financiera que padeció España en 2012 y 2013, el Ejecutivo del PP puso en marcha varios mecanismos excepcionales para atender el pago de la deuda y los gastos corrientes de las comunidades con mayores desequilibrios fiscales, dada la gran dificultad que registraban entonces para financiarse en los mercados a tipos de interés moderados. Y algo similar sucedió con la Administración Local. Sin embargo, lo que se anunció inicialmente como una medida temporal y condicionada al cumplimiento de una serie de objetivos se ha terminado convirtiendo en una barra libre permanente, cuyo mantenimiento supondrá un coste muy elevado y perjudicial para los contribuyentes y para el correcto funcionamiento de las instituciones.

En primer lugar, el rescate autonómico no ha solucionado nada, salvo trasladar al Estado el agujero de las comunidades más manirrotas y despilfarradoras. Ante la imposibilidad de financiarse en los mercados, los gobiernos regionales se habrían visto obligados a reducir sus elefantiásicas e inútiles estructuras mediante recortes de gasto y venta de activos para seguir prestando los servicios públicos esenciales, pero el tándem Rajoy-Montoro evitó la adopción de esas impopulares, aunque necesarias, medidas, sin resolver el problema de fondo. Además, es una inmoralidad que la nefasta gestión del algunos tenga que ser sufragada por todos los españoles, diluyendo con ello la responsabilidad de cada cual.

Y puesto que el Gobierno ha optado por no aplicar los mecanismos sancionadores que establece la Ley de Estabilidad Presupuestaria para alcanzar los objetivos de déficit, a diferencia de lo que ha sucedido con los ayuntamientos, la citada asistencia se ha convertido en un indiscriminado colchón financiero que premia a las regiones más incumplidoras e ineficientes a costa de las más austeras y responsables, con los consiguientes incentivos perversos que ello genera. Y ello sin contar que Cataluña ha sido, de lejos, la región más beneficiada por dicho rescate, a pesar de las numerosas amenazas e ilegalidades que han cometido los nacionalistas en el transcurso de su alocada deriva separatista.

Por último, la actual debilidad del Ejecutivo y la necesidad de reformar el sistema de financiación autonómica ofrece una oportunidad de oro a las autonomías más endeudadas para deshacerse de su pesada carga mediante el impago de los cuantiosos préstamos que adeudan al Gobierno central, cuya factura recaerá sobre los hombros de todos. El rescate autonómico que implementó el PP, por tanto, no solo fue una pésima y muy onerosa idea, sino que ahonda todavía más en los importantes fallos estructurales que sufre la financiación y el reparto de competencias a nivel territorial.

Por la senda deficitaria camino del precipicio
José María Gay de Liébana okdiario 18 Abril 2017

Mientras que parece que la tasa de inflación se modera, con el índice de precios al consumo cayendo en marzo al 2,3%, por debajo de ese inquietante 3% de los últimos meses, asoma ante nosotros mucha madera presupuestaria que cortar con los Presupuestos Generales del Estado para 2017. No obstante, ahora lo realmente preocupante es constatar el rumbo errático y sumamente negativo de nuestras cuentas públicas en 2016. Estamos ante una enfermedad crónica, como tantas veces decimos, que representa un auténtico lastre para la economía española, una amenaza para la ciudadanía en clave tributaria y un fantasma aterrador que sobrevuela nuestro tejido empresarial dado que los descuadres de nuestra contabilidad pública son costeados a la postre por todos y cada uno de nosotros. De ahí que uno desde hace tiempo proponga que los políticos y sus respectivas formaciones avalen con su peculio parte del déficit que arrojen nuestras finanzas públicas. Así, seguro que se esmerarían y no se comportarían con esa frivolidad reprobable de quien sabe que por mucha palabrería que suelte al final no rinde cuentas a nadie.

El año pasado cerró con un déficit de 50.576 millones de euros —4,54% del PIB—. En principio, dentro del objetivo, muy holgado, del 4,6% aunque en cifras absolutas de una envergadura tremebunda. ¡Gastar más de 50.000 millones de euros de lo que se ingresa tiene que provocar un cargo de conciencia hasta la eternidad! En 2015, el déficit alcanzó, siempre en números negativos, 55.128 millones de euros. En apenas dos años, más de 105.000 millones de euros tirados por la borda por culpa de que quienes tendrían que cuadrar nuestros guarismos son incapaces de hacerlo o, simplemente, por mucha labia de la que tiren no les da la gana de equilibrar las cuentas públicas. En cualquier caso, queda patente la absoluta incapacidad para embridar el déficit público de España que de 2012 a 2016 acumula unos 350.000 millones de déficit público. A este paso, nos acercamos al precipicio. Y eso pese a que 2016 fue un año excelente para la economía española con un crecimiento magnífico de nuestro producto interior bruto. Las dudas afloran cuando piensa en ello. Si en 2016, ejercicio triunfal económicamente hablando, las finanzas públicas han ido así de renqueantes o de taradas, ¿qué no sucederá cuando la expansión económica se modere?

A poco que pensemos, muchas subidas de impuestos, mucha persecución al contribuyente, mucha presión al ciudadano, reajustes en el Impuesto sobre Sociedades de dudosa inconstitucionalidad y con pecaminosa retroactividad, esfuerzos y más esfuerzos por parte de todos nosotros, sacando la lengua en cuanto a tributos, extenuados hasta el límite y entretanto sin que se logre frenar la hemorragia por parte de nuestros gobernantes. Las Comunidades Autónomas han hecho un ejercicio de disciplina presupuestaria, fondos de liquidez autonómicos al margen, y el déficit de 2016 es de 9.155 millones de euros, menos de la mitad que en 2015 y 2014 cuando superó los 18.000 millones. Por tanto, la mano dura sí que ha sido para las autonomías pero no para la Administración Central. Conviene resaltar que el gasto público que corre a cargo de las Comunidades ascendió en 2016 a más de 167.000 millones de euros.

Ejemplo consistorial
Los ayuntamientos vuelven a marcar una seria disciplina en sus cuentas al saldar 2016 con un superávit de más de 7.000 millones de euros. Los ingresos totales de las corporaciones locales, encarnadas esencialmente por los municipios, fueron de casi 71.000 millones de euros mientras sus gastos se situaron por debajo de los 64.000 millones. Además, las grandes ciudades españolas, aquellas que cuentan con más de 300.000 habitantes, han sabido rebajar su deuda. No cabe duda de la seriedad y responsabilidad de los políticos de proximidad quizás por esa cercanía que a diario tienen con la gente de a pie, con sus conciudadanos.

Los números son trémulos en cuanto a la Seguridad Social. El déficit de 2016 es de 18.096 millones de euros, muy por encima de los 13.150 millones de 2015. O se actúa con prontitud o vamos hacia el abismo… En 2016 el gasto total de la Seguridad Social se ha elevado a más de 162.000 millones de euros en tanto sus ingresos se han quedado en 144.000 millones. El problema radica en que los gastos del sistema año tras año van en aumento y los ingresos, que por ejemplo en 2011 fueron de casi 158.000 millones de euros, se reducen cada vez más. Cotizantes y cotizaciones, empleo, más trabajo, mejores sueldos e imaginación para empujar al país y crear puestos de trabajo de raigambre, cuestiones éstas que no cristalizan frente a una población cada vez más numerosa de jubilados, con una esperanza de vida alargándose de año en año, cuyas pensiones mes tras mes van al alza, situándose en promedio en marzo de 2016 en 1.059 euros cuando en diciembre de 2016 era de 1.051 euros.

Victoria de la verdad y la libertad de expresión
OKDIARIO 18 Abril 2017

Quizá le cueste comprender a Pablo Iglesias, tan de Maduro en las formas y tan de Chávez en el fondo, que la libertad de expresión, la veracidad y el derecho a la información prevalecen en democracia ante cualquier intento de censura o represión. Quizá le cueste asimilar, impulsor en Europa de ese populismo bolivariano asentado en la misantropía, que España no es Venezuela ni lo será jamás mientras las instituciones públicas ejerzan como garantes de la democracia. Quizá todo esto le resulte difícil a alguien que pretende borrar los renglones de la Transición —inicio del periodo de paz y prosperidad más fértil de nuestra historia— pero no tendrá más remedio que aceptar el funcionamiento del Estado de Derecho. El Juzgado de Primera Instancia número 84 de Madrid lo ha dejado muy claro: la noticia sobre los 272.325 dólares que el Gobierno de Venezuela ingresó a su nombre en el banco Euro Pacific del territorio offshore de Islas Granadinas forma parte de una investigación periodística veraz, contrastada a través de fuentes policiales, de interés general y escrupulosamente ajustada a la ley.

A Pablo Iglesias no le gusta OKDIARIO porque es de los pocos medios que se atreven a informar con total libertad sobre Podemos tanto en lo referido a su génesis —la relación previa de sus dirigentes con la dictadura venezolana y con la teocracia de Irán— como a partir de su constitución oficial como partido político en enero de 2014. De ahí que el secretario general de los morados haya utilizado esta denuncia para tratar de amordazar a un medio que hace bandera del periodismo de investigación, que es como hacer bandera de la libertad. Especialmente cuando cada noticia está sometida a las reglas deontológicas de este oficio y al principio inexcusable de “veracidad”, tal y como ha certificado la magistrada Gladys López Manzanares.

Esta jueza archivó en 2015 una querella del Partido Popular contra Tania Sánchez por falta de pruebas. Los populares acusaban a la entonces concejala de Rivas Vaciamadrid de haber adjudicado contratos a su hermano por valor de 1,2 millones de euros. En la actualidad, Iglesias pedía una multa de 250.000 euros para este diario pero, sobre todo, pretendía coartar la libertad de expresión de una casa que tiene en el escrúpulo profesional uno de sus principios fundacionales. Ni Pablo Manuel Iglesias ni sus espurios y circunstanciales aliados y colaboradores han logrado noquear a OKDIARIO en un caso que deja una clara lección de cara al futuro: nada tiene que temer el que respeta la verdad y transita por el camino adecuado para llegar a ella. Es la victoria de la libertad de expresión ante la corrupción política, la mentira como base de los discursos y las ayudas interesadas de los periodistas de cámara de Podemos. Ahora y como desde el principio, mientras los ladridos se amontonan uno sobre otro hasta hacer una montaña de insignificancia, nosotros seguimos cabalgando.

Incitación al odio y a la violencia
OKDIARIO 18 Abril 2017

No hay nada tan universal y contagioso como la estupidez. No obstante, llegados a cierto punto de radicalidad, según qué fatuidades van más allá de su inherente frivolidad y adquieren un cariz que puede acarrear peligrosas consecuencias. El ‘Tramabús’ de Podemos es mucho más que la última jaimitada de sus dirigentes. Supone una clara incitación al odio y a la violencia, delitos tipificados en el artículo 510 del Código Penal. Para encontrar un clima tan crispado como el que vive la política española en estos momentos hay que retrotraerse a principios de los años 30 del siglo pasado. Los impulsores patrios del populismo chavista no reparan en medios a la hora de poner en el centro de la diana pública a todo aquel que ose ir contra sus postulados, aunque ello suponga un claro riesgo para la integridad física de personas que, como en el caso del director de OKDIARIO, Eduardo Inda, sólo hacen un uso libre y con arreglo a la ley de la libertad de expresión.

Esta moda podemita de señalar y perseguir a los “opositores” —casi como si nuestra sociedad fuera un remedo de la Venezuela bolivariana— supone un intento de coartar la libertad de las personas, justo lo contrario de lo que debería ser la esencia democrática. Convertidos por ellos mismos en casta gracias a las actuaciones del “macho alfa” Pablo Iglesias, del sinvergüenza fiscal Juan Carlos Monedero o del inmobiliario Ramón Espiblack —de cuyo padre, defraudador en Bankia, no se dice nada en el autobús del odio— ahora utilizan la palabra “trama” para definir a los poderes que, según ellos, dominan España. Un esperpento a modo de indigencia intelectual donde meten en la misma categoría a personas sin condena como Eduardo Inda, Mariano Rajoy, José María Aznar o Felipe González junto a imputados como Jordi Pujol o Luis Bárcenas. Precisamente, fue Inda el que destapó los casos de corrupción del clan Pujol o el célebre ‘sms’ de Rajoy a Bárcenas. Por lo tanto, toda esta camapaña es una idea disparatada e irresponsable —por el evidente peligro físico y el perjuicio moral que supone para los señalados— que sale de unos políticos que representan a los ciudadanos en el Congreso y que, no lo olvidemos, cobran del dinero que aportan todos los españoles. Esto no puede seguir así. Se hace absolutamente imprescindible que la Fiscalía tome cartas en el asunto. De lo contrario, estos advenedizos acabarán con la paz social.

Los dos modelos hacia los que avanza Europa
La fractura de la UE: Países de inmigrantes frente a identidad nacional
Mientras Alemania avanza -según las Asociaciones de Empleadores- hacia un modelo de país de inmigrantes, el Grupo Visegrado mantiene su desafío a Bruselas. República Checa ha anunciado que soportará cualquier sanción impuesta por la UE antes de renunciar a su soberanía e identidad.
Pepe G.-Saavedra Gaceta.es 18 Abril 2017

Nunca se había dicho de manera tan clara: la inmigración significa mano de obra barata y precarización de las condiciones laborales y sociales de los Estados.

Al multimillonario impulsor de las fronteras abiertas, George Soros, le ha salido un aliado en Alemania. Las Asociaciones Alemanas de Empleadores (BDA) han solicitado la supresión de los controles fronterizos y han declarado su país como una ‘’nación de inmigrantes’’, en el que no debería haber fronteras.

‘’Alemania es un país de inmigrantes, y Alemania debe ser consciente de esta situación’’, ha espetado Ingo Kramer, presidente de la BDA. Según la Agencia Alemana de Prensa, Kramer ha aseverado que el país perderá en 2030 seis millones de personas en edad de trabajar, y ha pedido a los políticos que ‘’se den cuenta rápidamente de que el Estado necesita inmigrantes’’.

El empresario, tal y como recoge Breitbart, ha admitido que estas políticas no serán fáciles de llevar a caso por la ‘’inquietud’’ que ha generado la crisis de los refugiados entre la sociedad.

La disyuntiva planteada por Kramer establece que: o bien se abren de par en par las puertas, o Alemania dejará de ser una potencia económica. Además de solicitar nuevas políticas migratorias orientadas al trabajo, el director de las Asociaciones de Empleadores ha dicho que el Estado debería ofrecer facilidades para cuidar a los niños para asegurarse que las mujeres trabajen al máximo.

Un país de inmigrantes
‘Einwanderungsland’, el término empleado por Kramer, se refiere tradicionalmente al conjunto de naciones de ‘’inmigrantes’’ como EEUU, Australia y los países hispanoamericanos.

En los últimos tiempos activistas y políticos favorables a la inmigración masiva se han mostrado partidarios de incluir a Alemania en este grupo.

En 2015, tras la decisión de Angela Merkel de abrir las fronteras a más de un millón de extranjeros, el editor del Die Zeit, Josef Joffe, dijo lo siguiente: ‘’Alemania, como los países anglosajones, se está convirtiendo en un ‘’Einwanderungsland’’, aceptando diferentes colores, religiones y orígenes’’.

República checa, el otro modelo
Europa debate la segregación de sus Estados miembro en dos modalidades: los que apuestan por una integración total, y aquellos que abogan por el mantenimiento de la soberanía. Este modelo a dos velocidades no sólo se centra en el campo legal, fiscal, económico o de defensa. Desde hace unos meses los países también se han dividido entre aquellos que apuestan por la inmigración masiva y, en el otro extremo, el Grupo Visegrado.

República Checa forma parte -junto a Polonia, Hungría y Eslovaquia- de este selecto club identitario. Visegrado tiene un objetivo común: respetar los valores europeos, mantener su soberanía y combatir la inmigración masiva.

En este contexto, República Checa ha ido un paso más allá y ha anunciado que no aceptará a más inmigrantes incluso si eso significa ser sancionada.

‘’Los controles de seguridad que estamos llevando a cabo muestran que el país no puede aceptar a nadie más’’, ha esgrimido el ministro del Interior, Milan Chovanec. El país ha acogido sólo a 12 de los 1.600 refugiados a los que le obliga Bruselas.

Tras asegurar que la investigación a los demandantes de asilo es ‘’complicada’’, el ministro ha explicado que éstos ‘’no han querido siquiera permanecer en los lugares de llegada (Grecia e Italia) mientras se realizan las comprobaciones’’.

Ha confirmado que su país ‘’no tiene en mente acoger a más inmigrantes’’, subrayando que es consciente de que dicha decisión puede acarrear sanciones ‘’incluso de muchos millones de euros’’. Una situación que el Gobierno checo está dispuesto a atravesar.

‘’Corresponderá entonces al Gobierno determinar si merece la pena pagar la multa o no. En mi opinión, sí. No puedes dejar entrar a gente sin garantizar todas las comprobaciones’’, ha concluido.

Visegrado vs Bruselas
Se trata de un nuevo desafío a Bruselas, que ya la semana pasada amenazó a Hungría y Polonia con llevar a cabo acciones legales si sus Ejecutivos ‘’populistas’’ seguían negándose a dar cobijo a miles de inmigrantes.

Tanto Varsovia como Budapest se han opuesto desde un principio a las cuotas de la UE, que contemplan el reasentamiento de 160.000 inmigrantes por todo el territorio comunitario.

¿Y por qué Bruselas amenaza y no aplica sanciones? Según ha explicado la agencia Reuters, el club comunitario está preocupado por el incremento del euroescepticismo y teme que imponer sanciones a estos países podría recrudecer la situación.

EL FRENTE NACIONAL RESPALDA EL PROYECTO DE VOX
Encuentro entre Le Pen y Abascal: 'Europa decide entre dos modelos'
La Gaceta  18 Abril 2017

Los dirigentes de VOX acudieron a los actos electorales de Le Pen en Perpiñán, donde pudieron constatar las coincidencias entre el Frente Nacional y VOX en tres puntos clave: defensa de la soberanía nacional, la protección de la identidad cristiana de Europa y la reacción frente a la dictadura de la corrección política

Santiago Abascal, junto a varios miembros del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) de VOX, mantuvo un encuentro con Marine Le Pen este fin de semana en la ciudad francesa de Perpiñán. VOX fue invitado por el Frente Nacional francés a un mitin de la candidata que según los sondeos es una de las grandes favoritas a las elecciones presidenciales, que este domingo celebra su primera vuelta.

Marine Le Pen trasladó a Santiago Abascal la importancia de que haya una alternativa patriota en España y que se consolide antes de las próximas elecciones europeas de 2019. "Tenéis todo nuestro apoyo", afirmó Marine Le Pen.

Durante el encuentro, los dirigentes de VOX pudieron constatar las coincidencias con el Frente Nacional en tres puntos clave: defensa de la soberanía nacional, la protección de la identidad cristiana de Europa y la reacción frente a la dictadura de la corrección política.

Santiago Abascal, tras el viaje, ha declarado que “los resultados de las elecciones francesas serán trascendentales para el futuro de Europa”. “Supondrán elegir un modelo de civilización: el de las naciones libres que no aceptan el islam y defienden el derecho de las naciones a decidir su futuro, frente al modelo del mundialismo salvaje, que trata de imponer sociedades multiculturales, arruinando a las clases medias, y que no cree ni en las fronteras ni en la soberanía de los pueblos”, ha señalado el presidente de VOX.

VOX y el Frente Nacional francés
VOX ha mantenido encuentros con partidos europeos que sostienen puntos coincidentes sobre el “diagnóstico” de los problemas que sufre Europa y el posible “tratamiento político” que se debe aplicar. Estos puntos coincidentes son la defensa de los intereses nacionales frente a los organismos supranacionales, el mayor control de las fronteras y de la inmigración masiva y la importancia de garantizar las identidades nacionales de los estados miembros de la UE.

En este contexto, VOX ha avanzado en los últimos meses estas relaciones y abriendo perspectiva de colaboraciones futuras con estos partidos. El 21 de enero de este año, Santiago Abascal participó en la cumbre "Libertad para Europa”, en Coblenza, junto a los líderes de los partidos integrados en el grupo “Europa de las Naciones y de las Libertades” del Parlamento Europeo, entre los que caben destacar Marine Le Pen, del Frente Nacional francés, Frauke Petry, de Alternativa por Alemania, y Geert Wilders, del partido holandés PVV (Partido de la Libertad).

En el caso del Frente Nacional Francés, respetando las diferencias y centrándose en los puntos coincidentes, una delegación de VOX mantuvo, el día 9 de noviembre de 2016, una reunión con Louis Aliot, vicepresidente del partido Frente Nacional francés en el Parlamento Europeo de Bruselas (Bélgica) y el pasado 25 de febrero Edouard Ferrand, vicepresidente del Eurogrupo Europa de las Naciones y de las Libertades y Miembro del Comité Político del Front National francés, participó en la conferencia “La nueva era en la política mundial” del Campus de Invierno de VOX que el partido celebró en Burgos.

Durante la conferencia, Edouard Ferrand afirmó: “Es crítico que el pueblo español desarrolle y expanda un verdadero movimiento popular al servicio de su soberanía y de su identidad. Y eso se hará aquí con VOX.Amigos de VOX, no estáis solos. Somos capaces hoy por hoy, con el grupo Europa de las Naciones y de las Libertades en el Parlamento Europeo, con el Movimiento por una Europa de las Naciones y de las Libertades, de proponer un proyecto europeo totalmente alternativo a la Europa mundialista de Bruselas”.

La campaña en Francia
Meses y meses llevan la prensa mundial y las élites de Bruselas alertando sobre los peligros del Frente Nacional y especulando acerca de una posible victoria de Marine Le Pen. El arranque de la campaña electoral en Francia llega cargado de incógnitas ante el ascenso -según los últimos sondeos- del candidato antier antisistema Jean-Luc Mélenchon, que ha abandonado 'La Internacional' y ha adoptado el discurso patriótico para dirigirse a unas bases electorales que durante los últimos meses han mostrado su predilección por la derecha alternativa.

Las prioridades de Le Pen son claras. La dirigente de la alt right nunca ha ocultado los principios que vertebran su programa: defensa de la identidad nacional, control de las fronteras y la inmigración y un proyecto económico orientado a favorecer el consumo nacional. Unas medidas que convencen a gran parte de los franceses y que le han servido al Frente Nacional para consolidarse como el principal partido nacional por delante de 'Los Republicanos' y socialistas.

Hablar de pinza en Francia es algo de otra época. El tablero europeo y la caída de la socialdemocracia -que ha encontrado rivales a izquierda y derecha- hacen imposible valorar la situación francesa con un lenguaje ya convertido en patrimonio de anteriores comicios. Un ejemplo revelador. Hace unas semanas Manuel Valls anunció que iba a dar su apoyo a Emmanuel Macron, dejando de lado al candidato de su partido, Benoît Hamon, quien le venció en las primarias de enero. La primera gran victoria de Le Pen le ha llegado antes de comenzar la campaña. Los grandes perdedores de la política francesa ya se arremolinan en torno a Macron, incluso dejando a su propio partido de lado.

¿Liberal? Ni de broma.
Vicente A. C. M. Periodista Digital 18 Abril 2017

CIUDADANOS está dispuesto a terminar de una manera u otra con la aparente seguridad que Mariano Rajoy exhibe, casi dando por hecho que logrará la aprobación de los Presupuestos Generales. Aún no sabemos el precio a pagar por mantener al PP en el Gobierno este año y quizás el siguiente, pero mucho me temo que sea escandalosamente alto y profundamente injusto para la mayoría silenciosa que me sigue sorprendiendo por ser eso mismo. Su acercamiento al PSOE en su plan justiciero ofreciéndose como un tránsfuga mercenario a otros para echar del Gobierno de Murcia al PP, y su apoyo explícito mediante la abstención a asuntos de Estado como el Decreto para la reforma de la estiba, dejan al PP en una situación harto embarazosa en la que deberá tomar una decisión sobre su cada vez más cuestionado socio principal.

Una legislatura ante todo debe ser razonablemente estable y facilitar la gobernabilidad y la aplicación de unas políticas que parecen estar empujando a la economía hacia la recuperación. Lo que no puede ser, y no hay Gobierno que lo aguante, es una carrera de obstáculos con empujones, codazos y tácticas estratégicas de conveniencia envolventes para cortar el paso al oponente común con el único objeto de hacerle caer para que no llegue a meta. Una pinza en toda regla de la que, en la política española, por desgracia, ya tenemos bastante experiencia. Que CIUDADANOS se alíe con el PSOE es algo natural y eso que ahora se proclama como un partido Liberal, cuando realmente se enmarca mucho más en una socialdemocracia adaptable y cambiante con las circunstancias. O sea, un ideario típicamente social, pero con escasa aplicación real. Buenas ideas no secundadas por acciones. Y es que la socialdemocracia es cara y profundamente inflacionista algo que no se pueden permitir muchas economías.

Ser Liberal es otra cosa muy diferente de lo que se auto define CIUDADANOS. Sus políticas son de todo menos liberales, al igual que PODEMOS se auto proclama demócrata con sus círculos y sus bases a las que se ningunea y somete a la voluntad del único e indiscutido líder. CIUDADANOS es un partido nacido en Cataluña como la parte sensata y moderada de la sociedad catalana que orgullosa de serlo y de su cultura, no renunciaba a su identidad española. Una parte diferenciada de la derecha clásica representada por el PP con el que solo compartía la defensa de la Unidad de España y de la constitución, algo de lo que el PSC no terminaba de confirmar ni desmentir en una estudiada ambigüedad, en la que incluía el “derecho a decidir” tal y como defiende el resto de partidos del Parlamento de la C.A. de Cataluña.

Su salto a la política nacional ocupando un supuesto centro con claras alusiones y referencias al extinto partido de la UCD y a Adolfo Suárez y ser un partido bisagra, pronto ha quedado evidenciada en su progresiva escora hacia posiciones más socialdemócratas, que nada tienen que ver con el liberalismo del que ahora coge la pegatina. Y es que hacer un partido con aspiraciones a ser determinante no es tarea fácil si no se tienen las ideas, los principios y los objetivos muy claros desde el principio. En esto no cabe improvisar ni dar bandazos porque, como le ha sucedido en las sucesivas elecciones, se pierde credibilidad. Es por eso que la caída en votos y representantes de CIUDADANOS lo que demuestra es su errática estrategia y su incongruencia a la hora de reclamar sus exigencias éticas y compromisos pactados.

Y si a eso le añadimos el excesivo protagonismo de su líder Albert Rivera, en una especie de divismo de justiciero implacable pero selectivo y la nula disidencia interna, podemos establecer un cierto paralelismo con el otro partido, PODEMOS y su líder Pablo Iglesias, nacido de movimientos anti sistema y de la protesta de los actos del 15M en Madrid y ahora transformado en una secta ultra comunista radical de inspiración bolivariana de una concepción totalitaria, dictatorial e involucionista más propia de la conflictividad social de primeros del siglo XX y la revolución rusa.

CIUDADANOS ni es de fiar ni sabe muy bien cuál debe ser su lugar en la política española. Anda como España, un país a la deriva, a merced de las olas de un desafío separatista en aumento y con un Gobierno débil que solo mira por su propia supervivencia intentando ganar tiempo ante lo inevitable del fracaso y colapso que se avecina si no se toman medidas drásticas. No todo es aprobar los PGE, sino dominar la situación usando todos los resortes del Estado de Derecho y hacer partícipe al pueblo español en la toma de decisiones. Y eso solo se resuelve democráticamente de una forma y es en unas elecciones generales donde se plantee la crudeza de la situación actual. No hacerlo es actuar como el avestruz.

¡Que pasen un buen lunes de Pascua! Hoy se impone la famosa “mona de pascua” con su clásico huevo duro, regalada por los padrinos a sus apadrinados. Esperemos que CIUDADANOS no termine por cabrearnos como una mona a todos los españoles.

Una victoria de ETA
Ignacio Vidal-Folch Cronica Global 18 Abril 2017

Ante la entrega de un arsenal de ETA, siento discrepar de algunos analistas que, haciendo balance de las actividades criminales de la banda, señalan que "el enorme sufrimiento social que ha causado no le ha servido políticamente para nada", por citar textualmente a Joaquim Coll, el otro día en El Periódico.

Desde luego, la banda no consiguió sus confusos propósitos de instaurar a tiro limpio un Estado soviético en el País Vasco. Pero, aunque su proyecto político no haya llegado a buen puerto, ha sido de una gran utilidad para las fuerzas que la hicieron nacer y le dieron cobijo: el nacionalismo vasco, el etnicismo vasco, la burguesía vasca vertebrada por el PNV.

Aunque sus militantes y pistoleros creyesen ser otra cosa, ETA no ha sido sino la herramienta militar de la burguesía nacionalista regional para asegurarse de dos cosas: por un lado, mantenerse en el poder --por disuasión y amedrantamiento del adversario para que abandonase el espacio público--; y por otro, que sus privilegios económicos, que hacen que los ciudadanos vascos sean sustancialmente más ricos que los de cualquier otra autonomía española, no hayan sido jamás, o sólo muy tímidamente, puestos en cuestión, sometidos a escrutinio, a debate.

¿Por qué regla de tres, "ellos" (los vascos) tienen independencia fiscal y económica, y encima se benefician de los presupuestos del Estado, y "nosotros" (los catalanes) no? La respuesta, claro, es: porque "ellos" tenían a su cuerpo de sicarios matando gente, y "nosotros" no

Nadie se atreve a poner sobre la mesa el cupo y el concierto económico, factor de quiebra de la igualdad entre todos los ciudadanos del Reino y único argumento racional que podría justificar las reivindicaciones de los secesionistas catalanes: ¿Por qué regla de tres, "ellos" (los vascos) tienen independencia fiscal y económica, y encima se benefician de los presupuestos del Estado, y "nosotros" (los catalanes) no? La respuesta, claro, es: porque "ellos" tenían a su cuerpo de sicarios matando gente, y "nosotros" no. Por eso.

En fraternidad nacionalista sobreentendida, implícita --y a veces explícita, como cuando Arzalluz hablaba de unos que "arrean" y otros que "discuten", unos que sacuden el árbol y otros que recogen las nueces--, en complicidad objetiva aunque quizá no claramente sospechada por unos ni por otros, ETA ha sido el brazo armado del PNV. Por eso duró tanto y por eso, para vencer a aquella, era imprescindible echar a éste del poder, como hicieron socialistas y peperos bajo el breve pero decisivo mando de Patxi López.

Me temo que ésta es una de esas realidades que se prefieren ignorar porque significan una victoria parcial de la inmoralidad en la vida política: un gran servicio político prestado por ETA a su amado pueblo, al que podría decir: "Os sumimos en la indignidad y en el miedo, y matamos a quienes nos pareció, pero en cambio os hicimos ricos. No os quejéis. No nos olvidéis".

Erdogan y el caso catalán
Pablo Planas Libertad Digital 18 Abril 2017

El caso turco pone de relieve una de las características fundamentales de los referéndums, cual es la irrefrenable propensión de quienes los promueven a ganarlos a toda costa y a aplicar el resultado de forma inmediata, con carácter retroactivo si hace falta y aunque el pucherazo, pese a las descaradas irregularidades, no dé más que para una victoria pírrica cuya primera consecuencia sea una peligrosa fractura social. Quizá Erdogan pretenda disimular a diferencia, por ejemplo, de Franco, que ganó de calle el referéndum que montó en el 66 para aprobar la Ley Orgánica del Estado. En algunas papeletas ponía "Franco triunfó en el pasado, asegura el presente, promete el futuro. ¡Vota sí a Franco en el referéndum nacional 1966!".

Se objeta que hay referéndums que se realizan con todas las garantías democráticas posibles y el Reino Unido sería el paradigma de esa clase de consultas. El 'Brexit' es la última destilación del procedimiento en condiciones calificadas de normales. En plena campaña, la diputada laborista Jo Cox fue asesinada por un partidario de abandonar la Unión Europea. Los sondeos que pronosticaban una amplia victoria del remain desactivaron a gran parte del electorado europeísta y los sistemas informáticos que sustentaron la votación sufrieron ataques masivos de procedencia rusa y china. Como en Turquía, el margen fue muy estrecho, pero las consecuencias fueron inmediatas respecto a la consideración social en las islas de las enfermeras españolas y los fontaneros polacos, entre otras.

En cuanto a los referéndums llamados de autodeterminación, su aplicación fuera del ámbito de las descolonizaciones arroja una singular cualidad. Tanto en el de Quebec como particularmente en Escocia, que gane el "no" a la secesión significa que se tendrá que repetir la votación hasta que salga lo que quieren los nacionalistas del lugar mientras machacan a la población con sus consignas y crean el caldo de cultivo para que si no es hoy, la secesión sea mañana o cuando las circunstancias se pongan de cara. En la tesitura de una victoria separatista no habría repetición ni aunque se ganase por un voto nulo.

Como cada caso es un mundo, en el de Cataluña concurren los peores rasgos de los tres grandes modelos referendarios, de la ausencia de garantías a la toxicidad ambiental. Que Podemos se sume al carro de los nacionalistas es una prueba más del desastre al que parecen abocados los ciudadanos de Cataluña y del resto de España en aras de una delirante concepción de la democracia que se basa en la ignorancia y el odio. En ella coinciden, convergen o confluyen los gurús del chavismo y los herederos del pujolismo. Lo intuyó Zapatero. Erdogan marca el camino.

Los enemigos de la libertad
Santiago Navajas www.vozpopuli.com 18 Abril 2017

Con la publicación del tercer tomo de su trilogía Los enemigos del comercio. Una historia moral de la propiedad, Antonio Escohotado se ha confirmado como nuestro ensayista maratoniano por antonomasia (aunque también ha demostrado su excelencia en distancias más cortas, ver Caos y orden o El espíritu de la comedia). Si con su monumental Historia de las drogas dejó un legado de referencia, con su genealogía de las ideas “pobristas” ha marcado un nuevo hito para entender el mecanismo ideológico que subyace a las muy variadas tendencias que se han opuesto tradicionalmente a las ideas de la libertad política y económica para crear diversos modelos de “oasis no mercantiles”.

Esta entrega está además de “rabiosa actualidad” ya que se cumplen cien años de las dos revoluciones que se produjeron en Rusia. 1917 comenzó luminoso y terminó tenebroso en el país que había sido de los zares. En febrero, un golpe de Estado dio lugar a la primera democracia constitucional en Rusia. En octubre, otro golpe acabó con el incipiente régimen liberal e instauró una dictadura bolchevique de tan nefastas y totalitarias consecuencias durante gran parte del siglo XX. Entre ambos, por supuesto, la otra gran ideología que competía con las dos anteriores, el fascismo, esa versión del comunismo sustituyendo la “lucha de clases” por la “lucha entre naciones”, “razas” u otras entidades colectivistas. El comunismo y el fascismo llegaron a formar un gran frente (popular) contra la propiedad privada y el libre comercio.

“El gran logro político de bolcheviques y nazis fue precisamente consolidar como posturas enfrentadas una misma pasión totalitaria, reñida con las libertades civiles en función de su fervor mesiánico”

Un frente común basado también en una metodología política de acción violenta que llevaría a Gorki, convertido finalmente en marioneta de los bolcheviques, a exclamar: “¡Por la fuerza será arrastrada la humanidad a ser feliz!”. Donde no se sabe si da más repelús el medio propuesto o el fin perseguido, la fuerza o la felicidad, un concepto escurridizo y variopinto que no significa lo mismo en la mente de Aristóteles, Belén Esteban o Pablo Iglesias, cuyo ídolo Lenin proclamó

“El terror es el único atajo hacia la virtud pública en épocas de revolución”

Precisa, rigurosa y exhaustiva, la investigación de Escohotado no resulta nunca árida o seca debido a su prosa de fino ensayista que le lleva a encontrar imágenes estilistas de gran fuerza plástica. Además, a Escohotado le caracteriza el temperamento irónico y el carácter guerrero. Durante años ha estado investigando enfrascado en la gran biblioteca de Internet como uno de los monjes-soldado epicúreos, a la vez líricos y épicos, que trabajaban entre libros, azucenas y vides junto a los acantilados de mármol que describió su idolatrado Ernst Jünger. Podemos imaginarlo con un par de vasos de vino y dos grandes rebanadas de pan negro y salado, mientras googlea algo así como “ingenieros sociales filantrópicos” o “religión rigurosamente científica” con una sonrisa en la comisura de los labios.

“El marxismo fundó una religión política prolongada como gobierno totalitario”

O, en palabras de Trotsky: “Marx es el profeta que trae las tablas de la Ley y Lenin es su ejecutor”. A veces, leyendo sobre los gurús te indignas, otras veces te horrorizas pero en ocasiones te tienes que reír. Por ejemplo, con Schopenhauer y su “utopía razonable” consistente en castrar a todas las “sabandijas” mientras que a los hombres de carácter noble se les concedería un harén entero, y así en una generación tener una casta de seres humanos mejores que Pericles. Claro que la sonrisa se hiela cuando se advierte que la utopía schopenhaueriana de una eugenesia de corte platónico dio lugar a una casta por la izquierda con Lenin y Stalin a la cabeza, mientras que por la derecha con Hitler (todos ellos, afortunadamente para el proyecto de mejores hombres que Pericles, más bien castos. Mao Tse Tung fue la excepción entre los más bien reprimidos sociópatas políticos). Por otro lado, “castrar a las sabandijas” se transmutó en el proyecto de exterminar a las “razas inferiores” o al “enemigo de la clase trabajadora”.

Del Sermón de la Montaña a Sartre pontificando en un café de París pasando por el Manifiesto Comunista y El Estado y la revolución de Lenin, Escohotado transita en esta trilogía magna por las diversos ataques que contra el individualismo se han hecho en nombre del “yo-masa” en sus diferentes versiones político-religiosas, del ebionismo judío al comunismo soviético. En el fondo un hegeliano, pero abonado a una forma expresiva de línea clara, Escohotado se mueve como salmón contra corriente en los turbios torrentes del marxismo dialéctico e histórico, solo que a diferencia de los hegelianos de izquierda no ha olvidado que

“Para Hegel el motor último es un progreso de la libertad -concretamente, que el espíritu se reconozca libre, y obre movido de modo responsable por tal destino-”

La investigación de Escohotado que comienza con la revolución soviética de Lenin termina aproximadamente con la revolución bolivariana de Chávez. De la tragedia a la farsa. Ahora es Xi Jinping, el dictador “comunista” chino, el que abandera el movimiento a favor de la globalización mientras que un presidente norteamericano tontea con el bando populista de los enemigos del comercio libre. Mientras, en un pequeño país que fue durante mucho tiempo tierra promisoria para los adversarios de la libertad y la riqueza, es un empresario multimillonario que se ha hecho a sí mismo, y que dona millones de euros a los hospitales públicos, y un joven intelectual erigido en tribuno de la plebe, y que apoya a los que ejercen la violencia política, los que se polarizan el arco mediático. Y nos viene a la memoria lo que nos advierte Escohotado a propósito de los bolcheviques

“Una y otra vez quien exasperó a los líderes niveladores no fue tanto el rico por filiación o privilegio como el nuevo rico”

Está el panorama del siglo XXI para que Escohotado se suba las solapas hegelianas y se ponga a trabajar ocho horas diarias durante siete días a la semana para escribir otra monumental obra, titulada esta vez Los amigos de la libertad donde, sin duda y haciendo caso omiso a la falsa modestia, un capítulo podría dedicárselo a sí mismo.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

CAT 2017: un pollo sin cabeza
Alfonso Merlos okdiario 18 Abril 2017

¡Vaya tropa! Se las prometían felices corriendo al grito de “español el último” pero ya están empezando a admitir que han dado demasiado hilo a la cometa del delirio soberanista, y será imposible recogerlo sin que se note y muy difícil producir esa maniobra sin generar en paralelo un ridículo espantoso. ¡Ahí están! La banda separatista —demasiado tiempo desafinando— con Puigdemont, Junqueras y las siempre asilvestradas CUP, sin dar pie con bola. Porque en realidad no todos van a una. Al contrario, cada uno va a la suya. ¡Y así les luce el pelo!

En este caso, es lo que parece. El movimiento separatista camina como pollo sin cabeza: desorientado, sin equilibrio, con torpeza, sin rumbo. Así, empieza a asumirse en los cenáculos más radicales que la consagración del referéndum será ciencia ficción. Así, los otrora chicos de CiU murmuran en clave de una Cataluña no independiente sino superautonómica (“ooohhhh”). Así, el todavía molt honorable president enfila una recta que podría terminar en precipicio, emulando y sucediendo al shaheed Artur Mas como un decadente y derrotado epígono: otro mártir inútil para una causa perdida, promovida contra el interés general y conducida por peripatéticos vericuetos con resultados demoledores para las arcas públicas.

Pero, con todo, esta crónica de un fracaso tremebundo retransmitido en vivo y en directo no es lo más grave. Lo que es de aurora boreal es que en plena carrera para salir de la crisis social —y en algunos casos hasta humanitaria— para centenares de miles de catalanes, no pocos de sus politicastros estén entregados a estudiar de forma sesuda de qué forma pueden circunvalar los delitos de prevaricación o sedición si al fin —no parece ser el caso, no tendrán lo que hay que tener— consuman su rotundamente subversiva y rematadamente loca “consulta ciudadana”.

Aún más. Adquiere tintes de entero bochorno que altos y medios funcionarios que sirven al Estado español desde una de sus regiones dediquen sus esfuerzos y su tiempo a actividades tales como diseñar una Hacienda propia, o planificar un Ejército autónomo o trazar las líneas maestras de lo que sería la flamante Constitución de una Nueva República que esperaría contar con las bendiciones internacionales, pero que terminaría estrellada al instante en el muro del aislamiento y de la marginalidad internacional adquiriendo la categoría de paria.

Como en la fábula del escorpión y la tortuga, es determinante que quienes creemos en que la democracia se funda en el respeto a la ley no nos dejemos seducir o embaucar o enredar por las maniobras arteras y pintureras de los separatistas: va en su naturaleza picar y azuzar el dolor aun a costa de sus propios perjuicios. Dejemos que se hundan en el río de su onanista ideología manteniendo, a salvo desde la orilla, la integridad de nuestra nación y nuestra propia dignidad como españoles.

Cataluña 'té un problema'
Javier Caraballo El Confidencial 18 Abril 2017

Artur Mas, qué tío… No se publica una encuesta sobre la evolución del voto en Cataluña en la que no me acuerde de él. Y en los últimos días se han publicado varias. Yo veo a Artur Mas y lo que más me intriga es el papel que le adjudicará la historia, porque es posible que haya muy pocos políticos en la España contemporánea más obsesionados que él con la trascendencia. Eso es una trastada porque uno puede estar obsesionado con pasar a la historia como Julio César y resulta que pasa como Calígula. Qué trastada y qué desperdicio de vida.

Pero esa es la obsesión de Artur Mas; en cada entrevista, desde el principio de la deriva independentista, se ha podido percibir ese delirio de verse a sí mismo como un gran conquistador, con su nombre tatuado en los azulejos de las plazas de los pueblos y las avenidas de las grandes ciudades catalanas; el gran conquistador de la independencia. Un líder convencido de que el dedo del destino lo está señalando, que la historia lo ha invitado a un pedestal, que ha sido designado por la providencia. Artur Mas se lo ha creído tanto que en alguna entrevista se ha llegado a considerar “un mártir”, así, sin cortarse.

A ver, hay que aclarar antes que era una entrevista en 'La Vanguardia' de la inefable Pilar Rahola; una entrevista como de sauna, masaje y aceite, con ‘no-preguntas’ del tipo “presidente, es usted hiperresponsable, austero y, si me permite decirlo, atractivo…”, a lo que el 'president' contestaba con un lacónico “gracias”. Pues bien, en uno de los masajes de esa entrevista, Artur Mas, que todavía era presidente, hablaba de sí mismo, de su trabajo al frente de la Generalitat después de haber pasado del catalanismo al independentismo, con todo lo que ello ha supuesto. ¿Presidente, sufre usted mucho? “Sí, claro que sufro, y mucho. En este año he tenido muy pocas diversiones y he tenido que tomar decisiones difíciles, creo que todas necesarias, pero sin ningún gusto (…) El poder más que sacrificio es sentido del deber. Además, también hay, y no lo digo con petulancia, algo de mártir. No de héroe, sino de mártir. El mártir es el que sabe que la causa a la que sirve es más importante que su propia persona”.

En la mínima perspectiva de la historia que podemos tener en este momento, el balance de Artur Mas es demoledor. Aquello fue en 2012 y lo que ha conseguido en estos cinco años ha sido catastrófico para su partido, demoledor para su prestigio y asfixiante para el propio proceso soberanista. Hundimiento electoral, corrupción política y hartazgo social, esa es la herencia política del mártir. Del 30,7% de respaldo electoral con el que contaba CiU en 2012, Artur Mas ha llevado a su fuerza política a un tercio de esos votos, un 11%, según las encuestas. Ha engordado a los independentistas de Esquerra, por un lado, y a Ciudadanos, por otro.

En esos cinco años de nada, de repetición de lo mismo, de hojas de ruta que recalculan, corrigen y aplazan las hojas de ruta anteriores, la fuerza independentista se ha ido desinflando también, perdiendo todo el vigor que tenía. La mejor demostración la tenemos en los mensajes que van calando en la élite y luego en la sociedad. De la misma forma que hubo un tiempo en el que se hizo arrollador el mensaje del 'Espanya ens roba', una afirmación falsa pero efectiva que sirvió de lomo para que cabalgara el ‘procés’, lo que está latiendo desde hace tiempo, y se extiende igualmente entre las élites y la población, es que 'Catalunya té un problema'. El problema de buscarle una salida digna al castillo de naipes que se ha edificado, a las promesas realizadas que son imposibles, a los juramentos de dinámica imparable que necesita ahora encontrar un final. Entre el hartazgo, los tribunales y los delirios, el 'procés' ya no da más de sí.

Primero fueron algunos de los propios independentistas catalanes, como Alfons López Tena, líder del partido independentista Solidaritat Catalana, quien alertó del engañabobos de un 'procés' que nunca tenía final, que se reeditaba siempre sobre las mismas promesas. “No habrá independencia. Ya decían en 2012 que habría referéndum y no lo hubo; ahora tampoco lo habrá. Los independentistas solo quieren vivir en el 'procés' y de sus beneficios", dijo López Tena. Fuera de Cataluña, también los nacionalistas vascos se apartaron desde el principio de cualquier seguidismo de la ‘vía catalana’ y fue el presidente del PNV, Andoni Ortuzar, quien se cansó de repetir, cada vez que le preguntaban por la independencia, que “no se puede engañar a la gente: hoy en día uno no se declara independiente, lo declaran independiente otros países cuando lo reconocen”.

Los independentistas catalanes, oídos sordos, han mantenido, sin embargo, la ofensiva internacional que solo les ha conducido a ridículos como el pretendido acercamiento a Estados Unidos, un fiasco que se volvió irrisorio y patético cuando la Generalitat interpretó el portazo como una muestra de que la cuestión catalana “forma parte de la agenda política y diplomática de los Estados Unidos”. Impresionante. Faltaba solo la alcaldesa Ada Colau para aguar el poco vigor que le pudiera quedar al 'procés' cuando ha dicho eso de que “suponiendo que ganase la independencia en el referéndum, no quiere decir que se declare". No hace falta mucho más para adivinar el momento. Cataluña 'té un problema': ¿cómo se sale del embrollo?

Los obispos vascos
Cayetano González Libertad Digital 18 Abril 2017

La pantomima del mal llamado "desarme" de ETA -le faltan todavía a la banda terrorista muchas pistolas por entregar- y la presencia en ese acto lleno de indignidad, celebrado en Bayona el pasado día 8, del Arzobispo de Bolonia, Matteo Zuppi, ha devuelto a los obispos vascos a un primer plano de la actualidad, por dos motivos: por los ataques que han sufrido -fundamentalmente el Obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla- por parte del Presidente del PNV, Andoni Ortuzar, que ha llegado a afirmar que se siente más cerca del italiano Zuppi que de los prelados vascos, y también por las distintas posturas que han mantenido el prelado de San Sebastián y el de Vitoria respecto a la presencia del Arzobispo de Bolonia en el aquelarre de Bayona.

Cuando los actuales obispos vascos habían conseguido que fuera algo del pasado las veleidades nacionalistas, la comprensión que muchas veces prestaron al mundo de ETA y la frialdad hacia las víctimas de dos de sus predecesores, José María Setién y Juan María Uriarte, surge ahora este problema, en el que, ¡cómo no!, el PNV y la torpeza de las altas instancias vaticanas han tenido mucho que ver.

El pasado 13 de enero, el lehendakari Urkullu viajó a Roma y tuvo una reunión con el Secretario de Estado del Vaticano, el Cardenal Pietro Parolin. Urkullu estuvo acompañado en esa reunión por el Secretario General para la Paz y la Convivencia del Gobierno Vasco, el exconcejal de Herri Batasuna en Tolosa e impulsor en su momento del movimiento Elkarri, Jonan Fernández.

La visita de Urkullu al Vaticano pasó muy desapercibida en los medios de comunicación, salvo en los que se editan en el País Vasco, pero qué duda cabe que tuvo su importancia. El lehendakari quería implicar a la más alta jerarquía de la Iglesia en lo que él ya sabía que estaba siendo el tramo final de ETA, que conduciría primero a la entrega de las armas y en un segundo momento, a su disolución. ¿Alguien cree que la presencia del arzobispo de Bolonia en Bayona el pasado día 8 no tiene nada que ver con esas gestiones del lehendakari Urkullu ante el Vaticano? Las cosas en política, y si además está por medio la Iglesia, no suceden por casualidad.

Es evidente que la presencia del arzobispo Zuppi en Bayona –por mucho que se diga que lo hizo en calidad de miembro de la Comunidad de San Egidio- fue un feo a los Obispos vascos, que a tenor de lo manifestado por Munilla no tenían ningún conocimiento previo de la misma, como tampoco lo tuvieron de la visita de Urkullu al Vaticano. Es lógico que el Obispo de San Sebastián mostrara su irritación al respecto, no sólo por el gesto, sino también por el significado y la interpretación que algunos iban a dar sobre esa presencia de un prelado de la Iglesia Católica en un acto propagandístico de una banda terrorista que ha causado 858 muertos.

Lo que no es tan lógico es que su colega, el obispo de Vitoria, fuera mucho más comprensivo y señalara que a él no le había parecido mal la presencia del Arzobispo de Bolonia en ese acto. El obispo Elizalde sabrá si en ese posicionamiento suyo, que chirrió tanto con el de Munilla, pudo influir o no el descontento que ya había mostrado el PNV por lo que este partido consideraba falta de implicación de los prelados vascos en el final de ETA. Estoy seguro que Elizalde es consciente que ejercer de obispo en el País Vasco sin ser ni comulgar con las tesis nacionalistas del partido gobernante es complicado y suscita incomodidades. Si no que se lo pregunte al actual Presidente de la Conferencia Episcopal Española "un tal Blázquez" como en su día le "bautizó" Xabier Arzalluz cuando se supo que había sido nombrado Obispo de Bilbao.

Los actuales obispos vascos harán muy bien en seguir, en todo lo relacionado con el proceso del fin del terrorismo de ETA, la máxima de lo que hay que cuidar por encima de todo, de quien hay que estar siempre cerca es de las víctimas que ese terrorismo ha causado, y procurar poner distancia, aunque eso les genere incomodidad, del poder político, de un partido, el PNV, que, se entiende perfectamente, estaba más cómodo con obispos como Setien y Uriarte a los que consideraba de "los nuestros".
 


Recortes de Prensa   Página Inicial