AGLI Recortes de Prensa    Miércoles 19 Abril 2017

Presupuestos Generales o "el timo de la estampita"
Antonio García Fuentes Periodista Digital 19 Abril 2017

Los presupuestos “oficiales” (Estado, autonomía, ayuntamientos, etc.) en España, suelen ser eso, un timo a la población, en vez de un acto de justicia máxima y como debe ser un presupuesto, que como son “habas contadas”, debieran administrarse bien por cuanto es y representan, pero aquí “cada gobernante o gobernantillo hace lo que quiere, ya que como dijo una ministra que se fue de la lengua, el dinero público no es de nadie y dio a entender con ello, que lo maneja como quiere aquel que llega al mismo” (lo dijo en público una ministra del PSOE). Y como el político en España goza de una impunidad incomprensible por demás, siguen haciendo lo que les viene en gana.

Por ello los presupuestos de este año (que cuando escribo aún no han sido aprobados) son unos más y que nos arruinarán cada vez más, pese a todo lo contrario que es lo que nos han dicho el primer ministro y el de Hacienda, veamos el por qué:

*****
http://blogs.elconfidencial.com/economia/el-disparate-economico/2017-04-03/presupuestos-gobierno-rajoy-pib_1359538/ Con seis meses de retraso —dado que la Comisión, siempre al servicio de Alemania, ignora el Pacto de Estabilidad y mira hacia otro lado ante los incumplimientos sistemáticos de compromisos y déficit, que suple luego con ríos de deuda—, Rajoy ha presentado los PGE-2017. Nuevas cuentas de ficción donde nada se cumplirá y no pasará nada, excepto que el pueblo español estará cada día más endeudado y más empobrecido, con un reparto de la renta y la riqueza que clama al cielo. Desde 2007, la deuda se ha multiplicado más de tres veces —cada familia media debe ya 133.000 euros—, los salarios han caído un 20%, la riqueza de las familias un 40%, un tercio de la clase media ha sido destruida, el empleo creado es temporal y los salarios, tan miserables que como dice la propia Bruselas: “El empleo en España ya no garantiza el salir de la pobreza”.

Pero lo más grave del asunto es que los medios, salvo honrosas excepciones, son colaboradores principales del desastre político, económico y social al que nos ha llevado el régimen del 78, el más corrupto, nepotista y despilfarrador de nuestra historia. Se limitan a comentar las cifras del Gobierno como si de un ejercicio serio de previsión se tratara, en lugar de explicar a los españoles lo que sucede en realidad: prometen todo, no cumplen nada y nos endeudamos en 592.082 millones en cinco años —la cifra más alta en términos de PIB de nuestra larga historia—. Eso significa la ruina de la próximas generaciones de españoles durante no menos de 50 años. Hay una correlación clara y demostrable entre decisiones de endeudamiento y golfadas políticas como el FLA o Sareb, y sumando todo —deuda, avales, intereses, etc.—, 50 años resultan una visión muy optimista.

La nula credibilidad de los Presupuestos
Por ello, antes de opinar sobre los PGE-2017, es imprescindible recordar lo ocurrido con Presupuestos anteriores elaborados por las mismas personas.

PGE-2012
Fueron los primeros elaborados por el Gobierno de Rajoy. En ellos se preveía una caída del PIB del -1,7%, un déficit público del 4,4% y una reducción del gasto de 17.000 millones de euros. Lo que ocurrió en realidad fue una caída del PIB un 70% mayor, que además falsearon 'as usual' hasta 2016, cuando el INE publicó la cifra definitiva. El déficit público fue más del doble, del 10,5%, superando al desastre Zapatero, y no hubo reducción de gasto, sino un incremento de 13.000 millones.

Y lo compromisos no es que se incumplieran, es fueron exactamente lo contrario. Prometen una Ley Orgánica de Estabilidad Presupuestaria, "se obligará a todas las AAPP a alcanzar el equilibrio estructural", prometieron “racionalizar el sector público para evitar duplicidades”, y en el colmo del engaño y la miseria moral, prometieron “crear empleo estable y de calidad”.

La realidad: cero estabilidad presupuestaria, a las AAPP se les abre un crédito ilimitado a interés cero para que puedan seguir despilfarrando —donde Cataluña se lleva la parte del león para que financien cómodamente la sedición, un delito de alta traición por el que Rajoy y su Gobierno deberán ser juzgados algún día—. Y es que el PP se ha convertido hoy en un partido de traidores, traidores a España y traidores a sus votantes: hacen todo lo contrario de aquello por lo que han sido votados. Se mantiene íntegro todo el despilfarro público, y el grueso del empleo creado sería temporal y a tiempo parcial con un sueldo medio de 600 euros.

*****
Al terminar de este “negro” artículo, me he acordado de un “muy negro chiste español” (El chiste en España es una enciclopedia de filosofía pura, que ni los sabios griegos intuyeron) que es breve pero agudo como un puñal malayo; dice así: Entra muy alterado un individuo en una taberna; y nada más entrar grita para que lo oiga toda la concurrencia, que es abundante: ¡¡Está la cosa ya tan mal que vamos a tener que comer mierdaaaa!! Se produce un silencio sepulcral, hasta que uno desde un rincón le interpela lo siguiente… ¡¡¿Pero habrá para todos?!!

Sin comentarios por mi parte, hágalos el lector, hay para hincharse y no precisamente de risa.

Antonio García Fuentes
(Escritor y filósofo)
www.jaen-ciudad.es (aquí mucho más) y
http://www.bubok.es/autores/GarciaFuentes

¿"Será fuerte" Mariano?
FEDERICO JIMÉNEZ LOSANTOS El Mundo 19 Abril 2017

El Gobierno dijo ayer que se sentía sorprendido por el cambio de actitud, opinión o posición de la Audiencia llamando a declarar a Rajoy por la financiación ilegal de las campañas electorales en la época de Gürtel. Lo sorprendente es que no haya tenido que declarar antes, porque es el que más ha cobrado de esos fondos en dinero negro que allegaban los bárcenas y correas para lubricar las articulaciones de los galeotes genoveses. La segunda es Soraya y, tras ella, toda la cúpula del PP, con dos excepciones: Aguirre y Gallardón. Y si Aguirre, para regocijo rajoyesco, dimitió de su cargo en el partido por no haber sabido vigilar a los que desde el PP de Madrid infringían bajo las próvidas alas de la gaviota el Código Penal, el Civil y, sobre todo, el ético, ¿no debería hacer lo mismo Rajoy, al que ya a finales de 2003 legó Aznar la responsabilidad del partido a nivel nacional?

Por supuesto, es inevitable recordar los 'sms' publicados en EL MUNDO y que cada cual recuerda con la misma música aunque distinta letra: "Luis, sé fuerte", "Luis, resiste" y, sobre todo, el "Mañana te llamo", que acredita la continuidad en el trato y esa cercanía fraternal, digna de cualquier asesor fiscal, que en esta España fiscalmente torturada ocupa el lugar del confesor. Rajoy no puede decir que no sabía de dónde venía lo que cobraba; si no lo sabía era porque no quería enterarse; y si no se enteraba es porque lo sabía. Pero de nada sirvió, porque los sms lo retrataron. Y estamos ante el típico caso que en Europa lleva a un presidente del Gobierno a dimitir por un escándalo de financiación ilegal de su partido.

No es que Rajoy o el PP sean distintos o peores que otros -en España son cuantitativa o cualitativamente peores el PSOE, CiU y Podemos-. Lo singular en Mariano es la negación, incluso en el Parlamento, de la evidencia; no admitir que la rueda de la Justicia lo había arrollado. Y por más que, con la inestimable ayuda del PSOE e IU (hoy Podemos), la haya pervertido, está tan politizadita y lela la pobre que lo mismo te perdona que te empitona a la altura del telediario. La incógnita es si podrá aparecerse en plasma a los doctores de la Audiencia o se sentará en el banquillo, como una infanta cualquiera. La diferencia es que Cristina-le-irá-bien nunca se presentó a unas elecciones. Rajoy, a todas.

Desandar lo andado
Carlos Díaz Güell Cronica Global 19 Abril 2017

Tacita a tacita, pasito a pasito, los españoles, vivan donde vivan, van incorporándose al proyecto de interoperabilidad de recetas electrónicas del Sistema Nacional de Salud, por el que los ciudadanos, en su condición de pacientes, puedan moverse por todo el territorio nacional y obtener sus medicamentos prescritos en cualquier farmacia, independientemente del lugar en que hayan sido prescritas. Aragón ha sido la última en incorporarse a una normalidad que nunca debió romperse.

Cuando las diecisiete comunidades autónomas se hayan incorporado al proyecto, se pondrá fin a una locura colectiva que tiene su origen en la actual Constitución y que ha impedido, por ejemplo, que un paciente crónico de Andalucía pudiera adquirir su medicamento en La Rioja por el mero hecho de que la receta de su autonomía no era reconocida por la autonomía de enfrente. Un absoluto dislate que empezó a corregirse en julio de 2015 cuando los gobiernos de Canarias y Extremadura decidieron involucrarse en el proyecto estatal.

Desde hace más de diez años, las farmacias españolas han estado operando con la receta electrónica, una herramienta que permite a los facultativos del sistema público de salud emitir y transmitir prescripciones por medios electrónicos que están conectados directamente con las farmacias. Esto ha resultado especialmente útil para los pacientes crónicos, que ya no tenían que acudir cada pocos días al médico para recoger las tradicionales recetas de papel, salvo porque, en lugar de desarrollar una única aplicación para la totalidad de los servicios sanitarios del país, cada autonomía desarrolló su propio sistema, con lo que las farmacias no podían dispensar medicamentos recetados en otra comunidad autónoma. En resumen, un elevado coste económico multiplicado por diecisiete.

En 2012, conscientes del dislate cometido, los políticos de turno decidieron emprender el camino de retorno hacia el sistema único, lo que según las estimaciones va a tener un coste que no bajará de los 600 millones de euros. A esta cifra que hay que añadir al coste --no calculado-- que supuso la puesta en marcha de los diecisiete sistemas de prescripción de recetas electrónicas, aunque las cifras han perdido todo su sentido para buena parte de la ciudadanía incapaces de entender que 600 millones de euros equivalen a 100.000.000.000 de pesetas.

Una vez más, en un aspecto concreto, el sistema autonómico nacido con la Constitución del 1978 ha demostrado su grado de ineficiencia, y sigue habiendo multitud de cuestiones que representan un gigantesco despilfarro de dinero público, cuando no de ineficaces mecanismos que van contra los intereses ciudadanos en sus diferentes áreas de actividad.

Hace poco, el BOE publicaba la adhesión de Galicia al convenio de colaboración entre el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente y las comunidades autónomas que lo deseen para el establecimiento de las licencias interautonómicas de caza y pesca en aguas continentales para su ámbito territorial, con lo que se trata de poner fin a otro despropósito repudiado por decenas de miles de practicantes de la caza y de la pesca en España.

Parece llegado el momento de desnudarnos de sentimentalismos y echar números sobre lo que cuesta el sistema autonómico español y el despilfarro que supone el mantenimiento de este Estado de las autonomías que, a lo largo de los últimos cuarenta años, ha generado una pesada estructura que comporta, inevitablemente, un colosal gasto y no todo el nivel de eficacia que hubiera sido deseable.

Embridar el gasto es importante, pero mejor que embridarlo es racionalizarlo. Porque está demostrado que no es cierta aquella afirmación de la que fuera ministra de Cultura, Carmen Calvo Poyato, de que "el dinero público no es de nadie".


******************* Sección "bilingüe" ***********************
Rajoy tendrá que declarar
EDITORIAL Libertad Digital 19 Abril 2017

Pocas ocasiones como esta para que el presidente del Gobierno haga de la necesidad, virtud.

Es lógico que la citación como testigo de Mariano Rajoy en el caso Gürtel haya creado profundo malestar en el PP por varios motivos: Para empezar, la citación del actual presidente del Gobierno por parte de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional contradice claramente su propia doctrina, de febrero y octubre de 2016, en la que ese mismo Tribunal rechazó el testimonio de Rajoy por no considerarlo "ni pertinente, ni útil" para la causa; criterio que también había sostenido en su día el juez instructor Pablo Ruz "por adivinarse en la motivación de la solicitud" de la acusación popular un interés ilegítimo y de carácter extraprocesal.

En segundo lugar, la citación de Rajoy como testigo contradice también el criterio tanto de la Fiscalía como de la Abogacía del Estado, y sólo había sido solicitada por la citada acusación popular de ADADE, asociación liderada por personas muy próximas al Partido Socialista, como Javier Ledesma y Marino Benítez de Lugo.

Aunque el comunicado del PP no le haga mención, también se puede entender el malestar que ha debido causar en este partido el hecho de que los dos magistrados que han ordenado la declaración de Rajoy sean dos conocidos miembros de la llamada "izquierda judicial", como Julio de Diego –propuesto en su día como ponente por la acusación popular ejercida por Izquierda Unida- y Ricardo Javier de Prada –conocido por justificar el chivatazo a ETA en el bar Faisán en base a las negociaciones que en esos momentos mantenían la banda terrorista el gobierno; o por declarar que en España "se torturaba" a los etarras.

Por otra parte, y en un país en donde el mero hecho de ser encausado o simplemente investigado por un asunto relacionado con la corrupción ya puede suponer para un político el final de su carrera, es lógico que el PP tema un linchamiento mediático y político contra el presidente del gobierno por el hecho de que tenga que declarar ante un Tribunal aunque sea en condición de testigo. El bochornoso autobús de Podemos, donde se mete en el mismo saco a condenados por corrupción, con simples imputados o con personas que sólo son periodistas o simplemente pertenecen a determinados partidos, es una muestra de la nauseabunda y artera utilización que algunos hacen de la lucha contra la corrupción.

Pero precisamente porque no hay que criminalizar ni someter a pena de telediario lo que más que una obligación es una imperativo moral como es el dar testimonio ante un tribunal respecto de lo que se sabe –o no se sabe- de un determinado hecho delictivo, nos parece muy bien que Mariano Rajoy comparezca ante la Justicia, aun en el formato que sea más compatible con sus actuales responsabilidades como presidente del Gobierno, por la presunta financiación ilegal de su partido cuando ostentaba el cargo de secretario general. El hecho de que pueda haber claras motivaciones políticas tras esta citación judicial del presidente del gobierno no es por sí incompatible con el hecho de que ese testimonio pueda tener también un interés estrictamente jurídico. Y pocas ocasiones como esta para que el presidente del Gobierno haga de la necesidad, virtud.

A Rajoy se le debe echar en cara muchas cosas, incluida su falta de contundencia a la hora de limpiar de corrupción su partido o sus lamentables sms de apoyo a Luis Bárcenas. El que vaya a declarar como testigo no es ni debe ser una de ellas. Más bien esta citación debe ser motivo de preocupación por un lamentable y politizado sistema judicial capaz de contradecirse a sí mismo en función de quienes sean los encargados de administrar justicia.

Patria y el relato

Luis de Velasco Republica  19 Abril 2017

“Termino ahora de leer “Patria”. Impresionante y emocionante testimonio de la miseria moral de muchos/demasiados. Gracias Fernando Aramburu”.

Este tuit lo puse ayer lunes y se refiere a la novela de Fernando Aramburu. Dudo al llamarla novela, es más bien una narración novelada de una tremenda, dolorosa realidad y por eso, porque sabemos que es una realidad, nos entristece y nos avergüenza. ¿Cómo ha podido suceder ese horror durante años?

No pretendo hacer una crítica literaria. No estoy capacitado para ello. La mejor crítica, la más contundente votación la están haciendo las decenas de miles de lectores de todo el país que están comprando el libro y lo están leyendo. Felicitémonos todos por ello porque una condición necesaria, aunque no suficiente por desgracia, para que un mal no se repita es conocer primero cómo es y cómo actúa ese mal.

Conozco algo Euskadi por vínculos familiares y por haber estado allí varias veces. Me gusta el entorno y su gente. Pero al juzgar esos años de plomo, de terrorismo, de iniquidad me siento digamos con limitada “autoridad” por no haberlos vivido “in situ”. Pero este apasionante libro me ha ayudado a conocer mejor el tema y a apreciar, siquiera como lector, el irrespirable entorno de terror, hipocresía, miedo, crueldad, miseria moral de muchos, sin duda demasiados, habitantes del País Vasco, sobre todo en las zonas descritas en la narración.

“Solo en su cárcel, Joxe Mari, 43 años, diecisiete de ellos en prisión, abandonó ETA… sus cavilaciones, las de una conciencia en la que poco a poco habían dejado de resonar consignas, argumentos, toda esa chatarrería con la que durante largos años él había oscurecido su verdad íntima. ¿Y cuál era esa verdad? Cuál va ser. Pues que había hecho daño y había matado. ¿Para qué? Y la respuesta le llenaba de amargura: para nada…abrigaba la firme convicción de haber sido víctima de una estafa”.

Este resumen que me he permitido hacer de unos párrafos finales creo que es lo más importante del libro. No es otra cosa que la derrota del terrorismo, la derrota de ETA y el convencimiento de la misma por parte de sus militantes, simpatizantes, “indiferentes” y “equidistantes” por mucho que lo quieran camuflar. Faltan todavía cosas imprescindibles como es sabido pero lo más importante es eso, el fin de una pesadilla, Ahora hay que echar eso que ellos llamaron “la lucha armada” adonde debe estar, al basurero de la historia.

Se habla ahora de “construir un relato” de lo ocurrido. La primera duda es si eso es posible. La respuesta es negativa si entendemos “único” por “uno”. En una democracia con pluralidad de opiniones y de opciones no cabe un relato único, aceptado por todos. No lo hay ni de la guerra civil o, sin irnos tan lejos, de la transición a la democracia. El relato sobre ETA no va a ser el mismo en ciertas regiones como las del libro que en el resto de España. Por lo menos en los próximos años. Lo que hay que ir construyendo es un relato predominante, que cuente la versad y difundirlo y para eso este libro, Patria y lo que narra, es imprescindible porque no es fantasía, es realidad.

Una cita final, la bien conocida de Edmund Burke:”Para que el mal triunfe basta que las personas de bien no hagan nada”. Nunca más.

Cataluña, ante el desafío secesionista
Ian Gibson: 'La separación de Cataluña es una locura'
El historiador irlandés se declara 'sanchista' y le pide más memoria histórica al PSOE
Europa Press La voz libre 19 Abril 2017

Madrid.- El exsecretario general del PSOE y actual candidato en las primarias Pedro Sánchez ha participado este lunes en la presentación de 'Aventuras Ibéricas', el último libro del historiador irlandés Ian Gibson, quien ha mostrado su estima hacia Sánchez, al que le ha deseado suerte en las primarias y al que le ha pedido que solucione asuntos como la memoria histórica.

Gibson, que se ha declarado 'sanchista' y ha reivindicado mayor liderazgo español en Europa, ha mantenido un diálogo distendido con el aspirante socialista en el que ha repasado distintos puntos que ha abordado durante su carrera como hispanista.

Así, el historiador irlandés ha llamado a buscar una solución a la memoria histórica y a asuntos como el Valle de los Caídos, sobre el que ha afirmado que "con un poco de magnanimidad" se resolvería "de la noche a la mañana".

"Espero que el partido y tú afrontéis el problema para resolver esta asignatura pendiente", ha subrayado Gibson, que ha tachado de "terrible" la situación actual de la memoria española sobre la Guerra Civil y el Franquismo. "No es reabrir heridas, eso es una falacia", ha apuntado.

Durante sus intervenciones, en un ambiente relajado y dialogante con el autor, Sánchez ha respondido comedido que él "mira más a Portugal" sobre las tendencias derechistas en las últimas elecciones europeas. Si bien, el exsecretario ha evitado realizar declaraciones sobre el proceso de primarias que este lunes se abrió oficialmente en el seno del PSOE.

Además, Sánchez ha ironizado cuando el historiador irlandés ha señalado que los políticos españoles son corruptos porque históricamente "sabían que les iba a durar poco tiempo el puesto", a lo que Gibson le ha deseado que dure al menos cuatro años como presidente del Gobierno español.

MAYOR INFLUENCIA ESPAÑOLA EN EUROPA
Por otra parte, Gibson ha destacado que "la mezcla de culturas" que hay en España le hace un país que debería tener mayor proyección regional e influencia pues "tiene mucho que darle a Europa". Si bien ha señalado que el "gran error" ha sido ese rechazo de lo multicultural de la península por parte de "cierta mentalidad derechista".

Sobre el desafío soberanista, el historiador ha llamado a un mayor diálogo y entendimiento, sobre todo en aspectos culturales y lingüísticos ya que "no es normal que en Madrid no se sepa ni un poco de catalán".

No obstante, ha tachado de "locura" la secesión de Cataluña y ha abogado por un mayor reconocimiento de las diferencias de regiones como Cataluña, Euskadi y Galicia, en busca de un encaje federalista.

"La idea de la separación de Cataluña me parece una locura", asegura el conocido hispanista, aunque antes arremete contra"la derecha que está siempre con eso de la sagrada unidad de España".

Cataluña is is Spain
Puede que haya gente, mucha, que encuentre disparatado cualquier comparación entre el separatismo catalán y el Isis. Pero a pesar de sus enormes diferencias, hay profundas semejanzas.
Daniel Laseca www.diariosigloxxi.com 19 Abril 2017

El Isis se ha autoproclamado unilateralmente estado, al margen de cualquier jurisdicción, que es a lo que aspira exactamente la facción separatista de Cataluña. El Estado islámico pretende una expansión y anexión de territorios para restablecer un mapa de la Península Ibérica del siglo XI, como era en el califato de Córdoba. La Asamblea Nacional Catalana pretende la adhesión de Las Baleares y La Comunidad Valenciana. Esa unión territorial se asemejaría mucho al Condado de Barcelona del Siglo XII.

El estado islámico castiga y persigue a quienes difieren de sus doctrinas. El gobierno catalán ha multado indiscriminadamente, durante años, a comercios por usar la lengua cooficial, el castellano. Lo cual no sólo suena a tomadura de pelo y a la implantación de un impuesto al opositor, sino a un instrumento de adoctrinamiento y de imposición de su ideología. Este apartado tiene mucha más importancia de la que parece, porque el eliminar el castellano prácticamente como lengua oficial es un arma subversiva de imposición ideológica. En el hipotético caso de que alguna vez se realizara un referéndum de autodeterminación para Cataluña, se debería exigir, además de que el referéndum se votara en todo el Estado español, que toda la información pública, al menos durante un año, sobre el referéndum fuera en ambas lenguas por igual y que cada comerciante pudiera rotular libremente; incluso es más, que tuvieran que hacerlo todos en ambas lenguas.

El uso masivo de sus estandartes y símbolos independentistas, principalmente sus banderas, en todo tipo de acto público, sea o no político, es otra semejanza radical que pretende condicionar y adoctrinar con técnicas propagandística una ideología unilateral y reaccionaria.

La usencia de todo reconocimiento extranjero, de apoyos, incluso la negativa de las instituciones europea a recibir a los representantes de Cataluña deja clara otra similitud.

Por supuesto que se podrá alegar que la formas de unos y de otros son muy diferentes. Aunque la gran diferencia no radica en el uso de la violencia de unos y en el no uso de otros. Sino en la concepción radical de estado religioso, o en la concepción moderna de estado laico. Porque la violencia puede ejercerse de muy distintas formas y grados y no tiene que ser violencia física para que se considere como tal. La ruptura sistemática de la ley, el uso de los cauces institucionales para imponer una ideología, el desacatamiento de la norma jurídica, incluso de las sentencias de los tribunales, y por supuesto el aislacionismo sociocultural hacia el unionista castellanohablante son formas sutiles de violencia, que por si cabe aún alguna duda la CUP, el brazo radical que esclaviza y fustiga a Junts pel sí, se encarga de eliminar esas sutilezas y dejar claramente al descubierto.

Pero la mayor de todas las semejanzas quizá radique en el carácter enfermizo de ambas organizaciones de restablecer límites territoriales anacrónicos, en la idea fija, unilateral, y obsesiva, de imponer un mapa del medievo, sin escuchar ni a la ley, ni a las instituciones internacionales ni al momento y la coyuntura histórica actual.

Y en este sentido, del uso partidario de la información, me gustaría realmente que el Govern alguna vez realizara una encuesta sobre cuántos catalanes, especialmente los acérrimos defensores dela independencia, conocen la legislación europea donde se establece que cualquier territorio separado de un miembro de la UE quedará inmediatamente excluido y deberá iniciar de cero sus trámites para ingresar como nuevo estado.

Cataluña es España, y Cataluña es la Unión Europea. “El catalanismo no debería prescindir de España porque los catalanes fabrican muchos calzoncillos, pero no tienen tantos culos” Josep Pla.
Recortes de Prensa   Página Inicial