AGLI Recortes de Prensa   Jueves 18  Mayo 2017

Argucias suicidas
Aleix Vidal-Quadras gaceta.es 18 Mayo 2017

Los errores siempre se pagan y los corruptos acaban tarde o temprano en la cárcel. Cuando en un país sus elites construyen un sistema institucional y político a su servicio ignorando el interés general, se benefician del mismo durante un tiempo que puede ser largo, pero al final el tinglado se derrumba porque las disfunciones, tensiones e ineficiencias que crea lo hacen inviable. Hay dos cosas que las sociedades no toleran y terminan castigando sin remisión, una es que se les imponga desde el poder un modelo ideológico contrario a la naturaleza humana, caso del comunismo soviético, otra es que los abusos de sus gobernantes, con independencia de sus postulados doctrinales, rebasen el límite de lo tolerable, tal como sucede con la corrupción sistémica. Es por estas implacables razones estructurales que la URSS se deshizo, el Muro de Berlín se derrumbó con estrépito y Hitler perdió la Segunda Guerra Mundial. Por exactamente los mismos motivos de fondo, salvando las distancias y diferenciando netamente los contextos, Maduro tiene los días contados, el régimen de los ayatolás iranís no durará eternamente y nuestra arquitectura constitucional del 78 y su partitocracia extractiva está ya en sus estertores.

Sin embargo, antes de que sus defectos y contradicciones liquiden un determinado modelo social y normativo, el daño que causan las tiranías sanguinarias, las oligarquías cleptocráticas o los Estados invasivos de las libertades individuales, puede ser considerable. Normalmente, la agonía de una casta opresora es la fase de su existencia en la que se vuelve más agresiva y peligrosa porque en la desesperación de su declive inevitable intenta las maniobras más sucias y destructivas con tal de prolongar su hegemonía. La repentina y meteórica ascensión en España de Podemos, un pequeño grupo de extrema izquierda situado en los márgenes del sistema y dedicado a la violencia callejera y a la revuelta universitaria, es un ejemplo de libro de este fenómeno. Cuando una célula de revolucionarios de pacotilla que en circunstancias normales jamás habría salido de la irrelevancia de canales de televisión underground o de algaradas de desharrapados en plazas públicas, se encumbra sorprendentemente a la posición de tercera fuerza parlamentaria en una democracia occidental cuyos principales medios de comunicación están estrictamente tutelados por el Gobierno, es obvio que su ascenso no ha sido fruto de su capacidad de arrastre, del apoyo popular espontáneo o de sus propios méritos. Se trata a todas luces de una operación teledirigida desde arriba con el astuto fin de dividir a la izquierda y evitar así la alternancia que se produciría debido al descrédito acelerado del partido mayoritario, ahogado en el lodazal de su venalidad descarada. Por mucho que el clima de opinión en España fuese de desatada indignación por los latrocinios de la clase política y por los arrasadores efectos de la recesión, Pablo Iglesias jamás habría alcanzado el nivel de notoriedad al que trepó meteóricamente ni su aglomerado de tribus subversivas habría invadido el Congreso, cámaras autonómicas y ayuntamientos, sin el impulso decidido que recibieron de cadenas de televisión de gran audiencia que les pusieron en pantalla machaconamente para que pudiesen difundir eficazmente su mercancía venenosa. Y esa promoción intensa y continua no se produjo ni a espaldas ni contra los deseos de La Moncloa, que no hemos nacido ayer.

François Mitterand llevó a cabo una estratagema similar para debilitar a la derecha y asegurarse la presidencia de Francia. De hecho, la invención de Podemos por el estado mayor del Partido Popular ha sido un calco a la inversa de aquella argucia irresponsable. El monstruo entonces creado en nuestro vecino septentrional ha ido engordando con el tiempo y en el calor de la crisis financiera global y de la llegada masiva de refugiados musulmanes ha estado a punto de destruir la Unión Europea y de causar una catástrofe política, económica y social de dimensiones pavorosas. Los experimentos con gaseosa, recomendó el genial Eugenio D´Ors, pero hay desaprensivos que con tal de seguir sentados en la poltrona intentan arriesgadas acrobacias sin red jugando con el bienestar y la estabilidad de una nación y de un continente enteros.

Si los millones de españoles sensatos, laboriosos y honrados que es esfuerzan cada día por mantener nuestra máquina productiva en marcha y nuestra sociedad estable y cohesionada, quieren salvarse de la pinza mortal del populismo liberticida y del separatismo destructor han de comprender que la hora del reformismo ambicioso, riguroso y constructivo no se debe demorar y han de hallar el instrumento político que lo lleve adelante por encima de intereses creados, de pulsiones vengativas y de fatalismos brumosos.

Al PP no le cabe ni un imputado más
Javier Caraballo elconfidencial 18 Mayo 2017

Al Partido Popular ya no le cabe ni un imputado más. El colapso de las estructuras se intuye tras cada nuevo sobresalto, como esas iglesias góticas mal calculadas que comienzan a llenarse de grietas hasta que un día se desploma la bóveda y todo se viene abajo. Y como ese fenómeno se percibe, como ya todo el mundo sabe de la debilidad extrema del Partido Popular pese a su fortaleza electoral, todos los que tienen intereses en su contra han comenzado a agitar las estructuras para ver si pueden precipitar que ese edificio se desmorone de una vez.

Fiscales cabreados con el Gobierno que comienzan a filtrar sumarios secretos, medios de comunicación y periodistas dependientes que difunden intoxicaciones, cuerpos policiales descontrolados y manipulados, políticos sin escrúpulos que se suman y jalean el acoso, ciudadanos crédulos a los que les molesta que cualquier matiz pueda estropearles su sentencia anticipada… Así que, es verdad, al Partido Popular ya no le cabe ni un imputado más, pero a este país, a España, a su Estado de derecho, tampoco le cabe ya ni un exceso más.

Desde que comenzaron las investigaciones del caso Gürtel han pasado ya 10 años en los que, de una forma continuada, los escándalos no han dejado de acosar al Partido Popular. Es curioso este paralelismo exacto de la corrupción del Partido Popular con la crisis económica, porque los dos se inician en 2007 y, desde entonces, en multitud de ocasiones se ha pronosticado el final de ambas y al poco tiempo han llegado nuevos datos, nuevas revelaciones, que lo han desmentido.

Solo con un dirigente tan peculiar como Mariano Rajoy puede comprenderse que no haya acabado ya achicharrado. Será, con toda probabilidad, por esa exasperante táctica suya de dejar que el tiempo vaya pudriendo los problemas. Como dijo el otro día, se trata de “saber decir que sí, saber decir que no, mirar hacia otro lado cuando hay que hacerlo y tener fortaleza en las circunstancias difíciles”. Entre esto último de “mirar para otro lado” y lo de hace unos años de “a veces la mejor decisión es no tomar ninguna decisión”, se va completando un ideario político novedoso que convierte en virtudes lo que tradicionalmente se han considerado vicios y defectos.

Pero aunque a Mariano Rajoy esa política pueda servirle para resistir y sobrevivir, gracias al descrédito general de la clase política española, la escalada de corrupción de su partido ya no resiste más. Esta semana lo hemos comprobado con Cifuentes y la sensación que se produjo, si llega a ser imputada, de que al Partido Popular no le cabe ni un imputado más.

Ocurre, sin embargo, que siendo así la situación de debilidad máxima del Partido Popular, lo peor que le puede ocurrir a España es que esa misma debilidad contamine a otras estructuras que son clave en un Estado de derecho, como el poder judicial y los medios de comunicación. Y todo porque algunos solo ven una posibilidad de prosperar o de medrar cuando se destapa un caso de corrupción. Bomberos que acuden a un incendio con gasolina en las mangueras. También esa es una situación de colapso.

Lo ocurrido el martes por la tarde en España lo deja bien claro. En poco más de tres horas se desató un ‘escándalo monumental’ a partir de la nada más absoluta. Los titulares inflados todavía deben mantenerse hoy en algunos medios de comunicación, y periodistas que se autodefinen de izquierdas, y que persisten en la intoxicación contra la presidenta de la Comunidad de Madrid: “Cifuentes, contra las cuerdas”, “Cifuentes, implicada en la financiación ilegal”. Sin reparo deontológico alguno, sin la vergüenza profesional que quizá nunca han conocido, se utiliza un informe de la Guardia Civil para sembrar la sospecha sobre alguien con la certeza de que, aunque nunca llegue al juzgado, acabará calando en sus parroquias de seguidores.

Y tienen razón, no hay más que repasar los cientos, o miles, de comentarios de lectores que han generado las noticias de Cristina Cifuentes para saber que para muchos ciudadanos los matices que le desmonten su condena previa suponen un odioso contratiempo.

Y los políticos, claro, en la espuma de todo oleaje de esta naturaleza siempre habrá un político surfeando. O varios. Como Pablo Iglesias, este martes, cuando dijo aquello de que “Cristina Cifuentes es la nueva Esperanza Aguirre; en el PP hay pocos príncipes que no acaben convirtiéndose en ranas”. Decepcionante y vomitivo. Cuando hace un año escribí, aquí mismo, en defensa de Podemos, zarandeado por algunos informes falsos o manipulados de la policía, como aquel que se llamaba zafiamente ‘Pablo Iglesias Sociedad Anónima', me envió una carta personal uno de sus líderes, Juan Carlos Monedero, agradeciéndome “la honestidad de tu artículo y su advertencia de salud democrática; es lo de Martin Niemöller, ‘primero se llevaron a los judíos’...”.

No llegué a contestarle a Monedero aquella carta suya, que agradecí, pero lo hago ahora para exigirles a él y a su formación política la misma honestidad en defensa de la salud democrática de España. Una mentira cien veces repetida no puede justificar nunca una moción de censura, como la que pretende impulsar Podemos en la Comunidad de Madrid contra Cristina Cifuentes, aprovechando la filtración de un informe de la Guardia Civil, que no han considerado válido ni la Fiscalía y ni el juez del caso. Al Partido Popular no le cabe ni un imputado más, pero a la salud democrática de España tampoco le cabe ya ni una adulteración más.

Política a golpe de titular.
Vicente A. C. M. Periodista Digital 18 Mayo 2017

Hace tiempo que ya dije que ni CIUDADADNOS ni Albert Rivera son socios de Gobierno confiables. Una vez más están demostrando su diferente vara de medir con el PSOE y con el PP, muy exigente y cicatera con este último y demasiado condescendiente con el primero. Basta comparar su comportamiento en autonomías como Madrid, o Murcia, con el que mantienen en Andalucía. Estos nuevos justicieros censores, predican, pero no dan trigo, denuncian, pero no actúan. Su conducta es tan irreflexiva y desproporcionada que terminan por alinearse con los verdaderos enemigos de España, la ultra izquierda de PODEMOS y Pablo Iglesias, y el nacionalismo secesionista. Justo aquellos a los que dice oponerse. Estos que se dicen renovadores del sistema político, practican las mismas viejas políticas de desgaste y acoso solo con el objetivo de obtener un rédito electoral. Un interés partidista alejado del interés general de todos los españoles.

Y es que para un partido que lleva a nivel nacional menos de una década de ejercicio político y que nunca ha querido ni compartir gobierno ni responsabilidades, le es muy fácil enarbolar la bandera de la lucha contra la corrupción y presentarse como impoluto. Lo malo es que la corrupción es solo cuestión de las personas y también del tiempo. No hay que olvidar que CIUDADANOS durante su implantación nacional tuvo sus casos de advenedizos de dudosa reputación o incluso de contrastada mala reputación. Y es que los errores en la selección de personas es algo bastante común cuando existe premura para cubrir puestos en listas electorales. Digamos que se tiene la “manga más ancha” y no se profundiza en el “curriculum vitae” ni se contrasta la información que contiene. Así que nadie, ni siquiera CIUDADANOS puede decir que entre sus filas no tenga “ovejas negras” como cada quisque.

La política no es hacer caso a la opinión publicada, ni la de las redes sociales de internet, sino basarse en la propia información contrastada. Es más que evidente que al igual que pasó en la Comunidad de Andalucía con los escandalosos casos de corrupción de los falsos ERE’s y de los cursos de formación, en la comunidad de Madrid se han destapado otros casos de corrupción como el Púnica y el Lezo, que afectan en ambos casos a ex altos cargos de la Comunidad respectiva. En un caso llegando a dos expresidentes como Manuel Chaves y José Antonio Griñán, así como diversos Consejeros de la Junta, y en el otro a un expresidente Ignacio González y un exConsejero Francisco Granados, ambos en prisión provisional. Pero lo último ha sido dar pábulo a un informe de la UCO (Unidad Central Operativa del servicio de policía Judicial de la Guardia Civil) que el juez instructor no consideró en su momento suficiente para investigar a la señalada, la actual Presidenta de la Comunidad, Cristina Cifuentes.

Un informe realizado sin el debido contraste en cuanto a la legalidad de las actuaciones de la sospechosa y acusada, infiriendo de forma arriesgada y pretenciosa la existencia de la comisión de delitos tan graves como prevaricación y cohecho . Hubiera bastado que tuvieran un mayor conocimiento de los Reglamentos de funcionamiento interno de la Comunidad y de sus órganos de dirección, como el de la Mesa de Contratación. Lejos de eso, la UCO se crea su propio guion basándose en hechos inconexos, totalmente circunstanciales y absolutamente legales para establecer una relación de casualidad y de premeditación para la comisión de supuestos delitos en las adjudicaciones. Una clara presunción de culpabilidad inaceptable desde el punto de vista jurídico y por el cual ni la Fiscalía, ni en último término el juez Elías Velasco decidió seguir las recomendaciones del informe.

Nadie va a negar que desde la Transición PSOE y PP han intentado mangonear la Justicia en España y protegerse mediante los aforamientos, controlando los nombramientos de los Altos Tribunales que les deberían juzgar. Nadie puede negar que ni PSOE ni PP han hecho nada por cambiar esta realidad cuando tuvieron la oportunidad de hacerlo. Así que ahora, ninguno delos dos tiene legitimidad ética para alzarse con la bandera de la regeneración política. Tampoco PODEMOS puede alzar mucho la voz, mientras no dé explicaciones convincentes de su independencia de financiación de regímenes totalitarios como el de Irán o Venezuela, al menos en lo relativo a sus principales líderes. Ni siquiera CIUDADANOS puede hacerlo, ya que demuestra incoherencia en su valoración y un claro prejuicio por quien sin duda comparte el espectro electoral. De ahí su empeño en el desgaste en cada ocasión que surja y su exagerado celo inquisidor.

Hace muy bien Cristina Cifuentes en dar una rápida respuesta y defenderse de las difamaciones vertidas en un informe claramente tendencioso y que se extralimita en establecer unas conclusiones acusatorias sin base jurídica y solo basadas en hipótesis muy endebles. No hay caso, y tampoco existen responsabilidades políticas en algo que está suficientemente reglamentado y aceptado por todos los partidos políticos con representación en los diferentes órganos de la Comunidad. Así que si CIUDADANOS, como socio de Gobierno de la Comunidad de Madrid, prosigue en su actitud y pide la comparecencia de Cristina Cifuentes, creo que se debería plantear muy seriamente la posibilidad de terminar la legislatura y convocar nuevas elecciones autonómicas para que decidan los madrileños.

Albert Rivera parece tener un serio ataque de ansiedad provocado por su radicalización en su intento de romper un pacto de Gobierno aprovechando los escandalosos casos de corrupción que afectan al PP. Se trata de forzar la ruptura y convocar elecciones generales ahora que las encuestas parecen ser más favorables. Lo malo es que esas cuentas de la lechera van a fracasar estrepitosamente por la torpeza de querer avanzar muy deprisa, tropezando y rompiendo el cántaro. Los votantes del PP no van a caer en brazos de CIUDADANOS porque ya le han visto cómo actúan y lo poco o nada que vale su palabra.

¡Que pasen un buen día!

Cs y y la impunidad para la violencia sindical
EDITORIAL Libertad Digital 18 Mayo 2017

No sabemos si Albert Rivera, en el colmo de la ignorancia o del despiste, lo considerará una muestra de ese liberalismo "centrista" y "progresista" con el que ha querido etiquetar a su partido; pero el hecho cierto es que uno de los acuerdos que Ciudadanos suscribió en su día con el PSOE, de cara a la fallida investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno, fue derogar del Código Penal el articulo 315.3 que castiga con penas de prisión de entre un año y nueve meses hasta tres años a aquellas personas que "actuando en grupo o individualmente, pero de acuerdo con otros, coaccionen a otras personas a iniciar o continuar una huelga".

A nadie debería sorprender que Pablo Iglesias haya reivindicado como suya esta pretensión liberticida que trata de otorgar impunidad a la violencia sindical; ni tampoco que Podemos la haya presentado este martes como Proposición de Ley al Pleno del Congreso, donde ha salido adelante gracias al apoyo del PSOE y de los separatistas. Lo que resulta escandaloso es que una formación como Ciudadanos se haya abstenido ante esta proposición de ley que trata de dejar impune la violación del derecho al trabajo y que trata el derecho a la huelga como si fuera poco menos que una obligación.

Recordemos que el artículo que se pretende derogar fue introducido en el Código Penal en tiempos de Felipe González, donde también se castiga –y con la misma severidad- a quien empleara las coacciones para "impedir o limitar el derecho a la huelga". Resulta, por tanto una rotunda falsedad afirmar, tal y como ha hecho el diputado podemita Alberto Rodríguez, que dicho articulo supone "un ataque a la libertad sindical y a un derecho constitucional", cuando lo cierto es que ese articulo viene precisamente a castigar la coacción sindical y la consideración del derecho a la huelga como si de una obligación se tratase.

No menos descaradamente falaz ha sido el socialista Rafael Simancas al asegurar que "los piquetes no son comandos violentos" y que "cuando se persigue a un piquete no violento se busca deslegitimar la acción sindical, y debilitar a los sindicatos es debilitar la democracia y los fundamentos que la sustentan". Lo cierto es que ningún artículo del Código Penal –empezando por el que nuestra izquierda, cada vez más radicalizada, quiere derogar- penaliza los "piquetes no violentos" que se limitan a informar a los trabajadores de la huelga. Lo que se penaliza es la coacción, la violencia contra los trabajadores que no quieren secundarla.

Con todo no menor es la desfachatez de Ciudadanos al justificar su bochornosa abstención a esta totalitaria pretensión de otorgar impunidad al matonismo sindical: A saber, que en la porposición de ley se incluye "el sobreseimiento de los casos en proceso o la revisión de las condenas". ¿Se ha de entender que de no tener este añadido Ciudadanos todavía defendería la impunidad para los piquetes violentos? Pues que sepan en Ciudadanos tanto que la retroactividad de los cambios legislativos sí es aplicable cuando benefician al acusado o condenado, como, sobre todo, que el amparo a este salvajismo sindical, con independencia de que tenga o no carácter retroactivo, nada tiene que ver con el liberalismo, por muy "centrista" y "progresista" que se considere. De hecho, no es admisible ni siquiera para la socialdemocracia que representa el PP o la que representó en su día Felipe González.

¿DÓNDE ESTÁ EL PROGRESO Y EN QUÉ CONSISTE?
Antonio García Fuentes Periodista Digital 18 Mayo 2017

Sobre todo los políticos, luego los financieros especuladores, después cierto tipo de empresarios demasiado ambiciosos y poco escrupulosos; siempre que pueden, siempre que les preguntan o viene a cuento... o incluso son ellos los que provocan las declaraciones grandilocuentes; hablan del progreso. Los pensadores, los filósofos, los verdaderos intelectuales o simplemente las personas medianamente formadas y que saben analizar lo que nos rodea o incluso el mundo en que estamos obligados a vivir, simplemente decimos... ¿dónde, cómo, cuando... qué es eso del progreso?

Pues por torpe que sean esas personas que ya tienen ciertas “luces”, piensan y dicen o se dicen... ¿cuándo y en qué época o civilización han existido más medios que en la que tenemos hoy en día? ¿Cuántas escuelas, bibliotecas, universidades, centros de todo tipo de enseñanzas había entonces y cuantos hay hoy?¿Cuánto se disponía para alimentar a la humanidad o para curarla de sus enfermedades y producirle un bienestar y cuanto de ello disponemos hoy?¿Cuántos verdaderos sabios, maestros o estadistas había y hoy hay?....¿cuándo, cuando, cuando?... así podíamos ir poniendo “cuándos” hasta agotar una interminable lista de preguntas generales o puntualizaciones más duras y crudas. ¿Dónde, pues está el progreso y en qué consiste?... si nunca y que se sepa, ha habido tanto desencanto, tanta desorientación, tanto tipo de drogas, prostituciones, fraudes, corrupciones y degradaciones del tipo que queramos... incluyendo los suicidios y asesinatos por cosas y causas que horroriza analizarlas... si supiéramos llegar al origen de cada caso. Es claro que lo principal que ha fallado es la formación del hombre como tal ser humano y al que sólo se le ha estimulado a consumir... a tener más... no a ser más que es lo importante.

Si nos fijamos en lo que se entiende por progreso hoy en día, indudablemente hay que irse a los muy progresados Estados Unidos de Norteamérica (EE.UU.) dónde en este mismo año en que escribo, se publica la contundente y atroz noticia siguiente: “EE.UU. alcanza el mayor porcentaje de población reclusa de todo el mundo; uno de cada 37 norteamericanos adultos está o ha estado en la cárcel” (ABC 21-08-03). No se incluyen por tanto los delincuentes menores de edad y recordemos la gran proliferación de éstos que allí existen y que llegan frecuentemente al asesinato, por aburrimiento o por divertirse; habiendo algunos incluso condenados a cadena perpetua... ¿cuántos cientos de miles hay de éstos o puede que millones?... pues no olvidemos que en sólo adultos, nada menos que el 5,60 % tienen experiencias carcelarias según dice la misma noticia.

Pero es que si nos fijamos en España, nunca ha habido tanta población penal o reclusa en las cárceles o penitenciarías españolas, las que por cuanto se deduce, están llenas a rebosar (se está pretendiendo edificar seis u ocho a gran velocidad) y es por lo que en cierta medida, podemos pensar, que hay tanto delincuente en la calle... sencillamente por cuanto no hay dónde meterlos siendo adultos... los menores de edad y que hay gran proliferación, pues ya sabemos lo que ocurre y para qué referir un caso, habiéndolos a cientos o miles.

Bajo estos baremos de lo que hoy se entiende por civilización y progreso, seguro que por ejemplo, los pocos indígenas más o menos puros (ya casi todos están contaminados) que existen en ciertos apartados lugares del mundo, viven mucho más civilizadamente que el resto de ese mundo mal denominado desarrollado, puesto que su desarrollo en gran medida ha sido para todo lo material... los valores humanos quedaron atrancados, olvidados y por cuanto ocurre... cada vez van a quedar más atrás.

Uno en sus cortas “luces” piensa que lo necesario, lo inmediato, lo ya imprescindible es empezar una serie de reuniones a todos los niveles y desde abajo arriba (“arriba ya se sabe, lo único que hacen es complicarnos la vida con cada vez más absurdas decisiones”) y en progresión continua, para ir formado foros a ciertos niveles e ir llegando a conclusiones, de qué es lo que hay que hacer... ya mismo... en el ámbito local o municipal, provincial, regional, nacional, continental y así hasta llegar a ese ámbito mundial. cuyo mayor fracaso, lo atesora esa organización denominada ONU o “Naciones Unidas”... la que en más de medio siglo poco ha hecho por contener todo cuanto en síntesis digo hoy... ¿dónde están y qué esperan las verdaderas fuerzas económicas y religiosas que son las que tienen un cierto poder para iniciar algo que está necesitando la humanidad más aún que el comer y el beber?... los políticos, ya sabemos que en general, son “mandados” de esas fuerzas ocultas, que son las que en verdad, pueden ordenar y dirigir a este pobre planeta que sucumbe... “incluso pudriéndose el contenido de sus inmensos mares y océanos... ¿Habrá respuestas efectivas... o todo seguirán siendo voces al viento y sin nadie ceder nada de lo mucho que tiene que ceder para llegar a equilibrios verdaderos y duraderos?. ¿Contamos de verdad con verdaderos estadistas para reorientar la caótica situación actual?... “algunos deben existir entre los seis mil millones de monos humanos que poblamos hoy el planeta”. Esperemos que surjan y pronto.

ANEXO: En los EE.UU. la población penal supera los SEIS MILLONES SEISCIENTOS MIL (6.600.000) individuos, cuya hora de trabajo se paga a 0,60 $ . El tema sobrecoge por que ya no hay interés en la prevención del delito, ni siquiera en la rehabilitación del condenado, tan sólo en la creación de una enorme masa de trabajo sin derecho de ningún tipo. (Belén Boville en ABC 07-04-2003)
Jaén: 13 de Noviembre del 2003… ¿Qué podría añadir hoy?

Antonio García Fuentes
(Escritor y filósofo)
www.jaen-ciudad.es (aquí más)

La Tercera España
Agapito Maestre Libertad Digital 18 Mayo 2017

Mientras que los ricachones y criminales de guante blanco de las televisiones le echan al populacho carnaza, la Tercera España trabaja, aguanta resignada e intuye que las otras dos Españas, la de La Moncloa y la de la Carrera de San Jerónimo, nos llevan al desolladero. Una sensación de cansancio y final de ciclo democrático, o peor, de régimen político se respira por todas partes. ¿Quién representa hoy en términos políticos a la Tercera España? No quisiera exagerar, pero me temo que no existe una sola persona en el Parlamento español para interpretar el trabajo, la resignación y la intuición de la sociedad española.

Y, sin embargo, esas dos Españas enfrentadas, encolerizadas y dispuestas a matarse a garrotazos limpios, es lo único que tenemos. A esa gente hemos de agarrarnos como un clavo ardiendo. Tenemos que hacer como si los representantes de esas Españas fueran normales. Tenemos que esforzarnos por darle legitimidad social a nuestras pobres instituciones judiciales, políticas y científicas. Tenemos que exigirnos a nosotros mismos contención y autolimitación en nuestros juicios sobre los que no piensan como nosotros, entre otros motivos, porque han vuelto otra vez todos los demonios que nos llevaron a lo que aún no se ha superado, después de ochenta años, la Guerra Civil española.

Ya sé, ya sé que cuesta ver a nuestra casta política como personas corrientes y dispuestas a hacer un paréntesis de sus intereses particulares, partidistas y secesionistas, pero, por desgracia, hacer otra cosa, por ejemplo, seguir lamentándonos con la cólera del español sentado o huyendo de la realidad a través de los múltiples canales que nos ofrecen los citados ricachones y criminales de guante blanco, es contribuir al enfrentamiento de unos partidos políticos que desprecian tanto a sus votantes como al resto de españoles.

Una vez más, como en el 36, se ha instalado en España un espíritu de frivolidad que puede llevarse por delante algo por lo que lucharon millones de la Tercera España, incluido el Partido Comunista de España en la clandestinidad, la reconciliación nacional. El odio, el resentimiento y el favor están sustituyendo al encuentro, la generosidad y el trabajo. La "historia" se cuenta sin piedad: solo hay buenos y malos, vencedores y vencidos. Y están ganando los que nos dividen en dos bandos radicales y, por supuesto, identifican al otro con el mal hasta el punto de que no lo tratan como peligro real, ojalá tuvieran en cuenta el saber del contrario, sino que, simplemente, quieren quitarlo de en medio. ¿Creen que exagero? ¡Quién sabe! Desearía equivocarme, pero tengo la sensación de que la política desaparece en España y en su lugar se alza la ideología y la fuerza. Por eso, precisamente, digo que para recuperarla tenemos que hacer como si las instituciones funcionasen democráticamente. ¡Una ilusión! Quizá, pero es lo único que nos queda.

Metástasis populista
Ignacio Camacho ABC 18 Mayo 2017

Lo peor no fue la trifulca televisada en directo, el clima de duelo lorquiano, la reyerta de cuchillos cachicuernos; lo grave es que tres candidatos del partido que más tiempo ha gobernado España se desentendiesen de la economía con tan manifiesto desprecio. No fue un debate de propuestas ni de programas sino un ajuste de cuentas endogámico, una feroz disputa cuerpo a cuerpo. Un intercambio de golpes bajos y una cascada de reproches cruzados sin respeto ni miramientos.

Sólo Patxi López logró ofrecer un hilo argumental con algo de vuelo. Lo tenía fácil: le bastaba con mostrarse sensato en medio de aquel desaforado tiberio, con ofrecer cierta cordura componedora entre tanto ánimo pendenciero. Adoptó el papel de casco azul, el único con el que podía hacerse hueco; pero da igual porque está emparedado, fuera de juego. Su vocación de terapeuta orgánico resulta estéril porque las primarias socialistas han pasado de psicodrama a conflicto fóbico, a duelo cruento.

El PSOE ha entrado en una vorágine autodestructiva. No es que esté «malito», como dijo Susana Díaz; es que sufre metástasis populista. El tumor se lo ha inoculado Pedro Sánchez, que en su afán de revancha se siente imbuido de un espíritu suicida. Investido de mártir de la izquierda, ha encontrado una inesperada adhesión y se ha venido arriba. El perdedor contumaz ha construido con su fracaso un personaje victimista. Ha hecho de la frustración un proyecto para convertirse en el candidato del rechazo, de la ruptura, de la ira.

En los pocos momentos en que no se agarró con Susana, Sánchez expuso un modelo ajeno a la tradición socialista. Lo ancló en el 15-M, en una «democracia horizontal» directa, asamblearia, antirrepresentativa. El nuevo PSOE que propone es el de su caudillaje tornadizo, el de un liderazgo basado más en los sentimientos que en la ideología. Un partido-carcasa, vacío de contrapoderes, sin más estructura que la de su propia jerarquía.

Frente a ese socialpopulismo a favor de corriente, Díaz no logró oponer más que la áspera evidencia de las continuas derrotas de su adversario. Lo hizo en el mismo tono que él, cortante -«no mientas, cariño»-, hostil, enojado. Dado que parte con ligera ventaja le pudo perjudicar el modo bronco en que ambos se fajaron. Se enceló tanto en afearle sus descalabros que dejó ir la ocasión de presentarse como lo que quiere ser: una dirigente responsable, madura, con sentido de Estado. Inquieta por el resultado, adoptó un aire desapacible, agrio. Ambos presumieron de transparencia y cumplieron: todos pudimos comprobar cómo se detestan y asistir en tiempo real a su cruce de navajazos.

En el cénit de su victimismo, Sánchez llegó a presumir de que su coherencia lo ha dejado en el paro. Si los afiliados del PSOE no han perdido del todo el norte y quieren conservar su partido intacto, acaso deberían procurar que siga sin trabajo.

Poner una pica en Cibeles
Santiago Trancón Pérez Libertad Digital 18 Mayo 2017

Conocida es la hazaña de Carlos V que tuvo que atravesar Europa con sus ejércitos desde Génova para imponer su dominio en la lejana Flandes, donde sus soldados clavaron sus picas. El acto simbólico que consagra una victoria militar se anuncia colocando el pabellón (la bandera) en lo más alto. Puigdemont, con su cohorte de mossos al mando del sargento Junqueras el Grosso, se dispone a colocar la estrellada en Cibeles. A diferencia del imperator, el president llegará cómodamente en Ave o en avión, y será recibido con la bendición y la venia carmelitana de la alcaldesa. Haciendo honor a su apellido, se subirá al pico más alto del monte capitalino y desde allí lanzará su arenga al mundo entero para que todos los medios se hagan eco de su hazaña. La toma del palacio de invierno de Cibeles no encontrará resistencia alguna, salvo algún tímido rechazo por parte de algún representante político debidamente autorizado. Los demás callarán y se ocultarán como batracios bajo el fango por miedo a ser tachados de fachas contrarios a la libertad de expresión.

Hemos llegado a un grado tal de claudicación, de confusión, de cobardía y pusilanimidad que no somos capaces de ver lo que, de pura obviedad democrática, deslumbra. No puede admitirse de ningún modo que el Presidente de una Comunidad, que es parte del Estado, utilice todos los recursos públicos necesarios para viajar a Madrid, denigrada como la capital del Estado opresor, ocupar su centro simbólico (Cibeles), contar para ello con la colaboración institucional de la alcaldía, y todo para hacer una exhibición propagandística destinada a legitimar en la opinión pública un acto de secesión, como es la realización de un referéndum ilegal, expresamente prohibido por la máxima autoridad jurídica del Estado, el Tribunal Constitucional. ¿De cuántos delitos penales podríamos hablar? ¿Prevaricación, malversación de dinero público, abuso de autoridad, desobediencia, pertenencia a banda organizada para delinquir…? No soy jurista, pero el sentido común me dice que no hay ley que ampare esta provocación, esta intimidación, este acto simbólica y realmente ofensivo, anticonstitucional, antidemocrático desde la raíz al mocho de la cabeza.

Ya oigo a los apaciguadores, por un lado, y a los podemitas partidarios de amenazar a la prensa, por otro, levantar el grito y el puño en nombre de la libertad de expresión, como si Puigdemont y todos los puigdemones del mundo no estuvieran ejerciendo esa libertad cada día y cada segundo, donde quieren y como quieren. Que nada tiene que ver el defender la independencia como opción política con todo lo que aquí estoy denunciando, que es utilizar al Estado para destruir el Estado, la democracia para destruir la democracia, haciéndolo, además, con el dinero de todos, añadiendo a ello todos los componente simbólicos agravantes.

Puigdemont trae consigo al Parlamento catalán, el Ayuntamiento de Barcelona, las Diputaciones… Viene a proclamar públicamente la independencia, a legitimar su golpe de Estado contra el orden constitucional, a asustar a los demócratas, a intimidar a la prensa opositora, y todo encubriéndolo con el falaz argumento de ofrecer no se sabe qué pacto al Gobierno, como si no hubiera tenido antes tiempo y otros modos y medios democráticos de hacerlo. Viene a hacerse la víctima mientras al mismo tiempo amenaza y actúa como un maltratador que lo único que quiere es que te rindas y le entregues el botín "por las buenas". El problema, digámoslo de una vez, no es él, no está en ellos, sino en quienes nos gobiernan y en quienes nos desgobiernan, del PP al exPSOE y exCiudadanos (Podemos forma parte de la trama independentista), que ya no saben ni por dónde andan, adónde miran, qué ven, qué virus suicida les ha comido las neuronas para albergar en su mollera tanta ceguera, tanta abyecta prevención, tanta cretinez unánimemente compartida. Que este acto antidemocrático se lleve a acabo es la muestra más desalentadora de la degradación de nuestra democracia. Transformemos la provocación en rebeldía. Nunca estaría más justificado recuperar aquél "no pasarán" en boca de todos los demócratas insobornables.

3%, suma y sigue
Ramón De España cronicaglobal 18 Mayo 2017

Noticia bomba: hay un empresario de los del tres por ciento --en su caso, según él, el sablazo se puso en un veinte por ciento-- que se resiste a montarse algún apaño con la fiscalía para arreglarse un poco el futuro. El hombre, un tal Salguero, asegura que le mueve el deseo de hacer justicia y que no está para componendas. Según él, el palo se lo pegaron Ferran Falcó y Felip Puig, cuyos nombres siempre aparecen en las trapisondas convergentes, y el cerebro de la organización e ideólogo de la extorsión era el mismísimo Artur Mas, el de la permanente expresión de yo-no-fui, como diría Rubén Blades. Las acusaciones no pueden sorprender a nadie, ya que lo del Astut es como lo de Rajoy con sus corruptelas del PP. En ambos casos, el líder del partido solo puede ser un tonto de baba que no se enteraba de nada o el responsable de todo. Sea una cosa u otra --yo me inclino por la segunda--, ni un lerdo ni un corrupto son la persona más adecuada para estar al frente de un partido político.

Algo me dice que el señor Salguero no lo va a tener fácil y que le van a buscar la ruina entre los mangantes y la fiscalía, pues en caso contrario se sentaría un precedente funesto para lo que en España, Cataluña incluida, se considera justicia. ¿Dónde se ha visto que haya alguien que no está para apaños y quiere llegar al fondo de la cuestión? No me extrañaría que me lo acusaran de sembrar la alarma social y contribuir al deterioro del Estado de derecho. Hemos llegado a un punto de cinismo tal que una actitud digna se considera un engorro, ya que lo normal es que los acusados, con tal de no ir al trullo, lleguen a todo tipo de acuerdos chungos con los que más interés deberían mostrar por apartarlos de esa sociedad que se han dedicado a ordeñar sin tasa durante un montón de años. Cada día asistimos a un chanchullo nuevo --recordemos los casos bien recientes de Alavedra y Prenafeta?-- y parece que lo encontremos todo de lo más normal. De ahí la sorpresa que representa la actitud de Salguero, a quien puede que mueva el ánimo de venganza, pero es natural después de haber encajado el contundente clatellot convergente para poder pagar, según ha reconocido, a sus empleados.

La justicia no debería basarse en chanchullos, tratos secretos y componendas varias. No basta con arruinar al mangui de turno obligándole a devolver una parte significativa de lo sustraído: ¿Dónde queda, si no, el carácter ejemplarizante de la ley? Y en cuanto al Astut, las afirmaciones de Salguero deberían conducir a una investigación en regla de las actividades del sujeto durante la larga etapa del 3%. No puede ser que un testigo empeñado en hacer justicia sea una anomalía del sistema, como parece ser el señor Salguero, que si sigue por ahí puede acabar consiguiendo que se restaure el garrote vil solo para él.

Cristina Cifuentes y la cabeza ensangrentada de Khartoum
Jesús Cacho vozpopuli.es 18 Mayo 2017

Lo de la señora Cifuentes parece simplemente un aviso. Un primer aviso. Toma nota, María Cristina. Un episodio que recuerda aquella terrible escena de “El Padrino”, Francis Ford Coppola, cuando un productor de Hollywood se niega a proporcionar a un cantante en decadencia apadrinado por don Vito el papel principal en la nueva película que se dispone a rodar. Corleone envía a California a su consigliere, con la misión de convencer al cineasta: “Dile a tu jefe, sea quien sea, que ese cerdo de Johnny Fontane nunca trabajará conmigo y que yo no me bajo los pantalones por muchos italianos que vengan a hacerme la puñeta”. Don Vito agradece el recado metiéndole entre las sábanas de seda de su lujosa cama la cabeza chorreante de sangre de Khartoum, su caballo de carreras favorito.

La presidenta de la Comunidad de Madrid ha acusado el golpe. Tocada, pero no hundida. Ayer se defendió con el brío que le caracteriza peregrinando por radios y televisiones para explicar su verdad. Un acierto, si bien penoso en extremo, porque mientras ella se explica evita que otros se expliquen por ella y añadan más barro a este campo de estiércol español donde chapotea buena parte de la clase política, con el PP a la cabeza, casi todos con mierda hasta las orejas. La propia Cifuentes se ha referido a ese “embarrar el campo”, sin descartar que el hombre de la manguera pertenezca a su propio partido. Fuego amigo. Has ido demasiado lejos, querida. En el lodazal del PP has presumido de limpieza, de modo que tu nombre ha subido muchos enteros en la bolsa de valores donde cotizan los candidatos a sustituir a Mariano, y eso tiene mucho riesgo: María Cristina nos quiere gobernar, y yo le sigo le sigo la corriente, porque no quiero que diga la gente que, después de años escondida en las sentinas de Moncloa, decidida a ser cabeza coronada, no estoy dispuesta, digo, a permitir que una rubia platino me birle tan gracioso destino.

Perfecto ejemplo, nueva demostración en vivo, del carajal español. Esto está muy mal, dije días atrás, y nuevos episodios vienen un día sí y otro también a alimentar la sospecha de que esto está fuera de control, de que la nave camina a la deriva arrastrada por las corrientes de una corrupción que amenaza con llevarse por delante el Régimen del 78 o lo poco que queda de él, sin que aparentemente nadie, ¿hay alguien ahí?, salga a escena dispuesto a decir: 'un momento, señores, esto no puede seguir así, este país no puede seguir siendo la casa de putas que aparenta ser, con la Guardia Civil disparando contra una Cifuentes que pensó que a ella le iban a respetar por su cara bonita, con la Policía esperando su oportunidad tras la salida de los Villarejos -tus fieles periodistas lamentan tan sensible pérdida-, con los jueces de derechas pasando a cobro viejas letras de cambio, con los fiscales de izquierdas poniendo contra las cuerdas a Catalá y sus chicos, con el CNI a por uvas, las uvas de la ira de doña Soraya, y todo sin que nadie, repito, alguien con talento, sentido común y unas gotas de patriotismo salga a reclamar que esto hay que pararlo, porque es mucho, es todo, lo que nos estamos jugando.
Estado de Derecho a pique

Todo fuera de control. ¿Quién controla a la UCO? ¿Quién, a la UDEF? ¿Quién, a jueces y fiscales? ¿Quién filtra los sumarios y las grabaciones secretas? ¿Quién permite asaltar despachos para instalar micrófonos a las cinco de la madrugada? Un Estado de Derecho que parece irse a pique. Ese es el problema: que nadie controla nada. El Gobierno Rajoy es papel mojado, hoja volandera asustada cuyo único deseo consiste en esconderse, cerrar la boca a cal y canto y esperar que escampe. Un Gobierno presidido por un pusilánime que no tiene el valor de salir a escena y asumir su parte alícuota de culpa, diciendo lo que habría que decir con un par: que esto ha sido un lodazal, que lo sentimos, que pedimos perdón a los españoles, y que no se volverá a repetir. Nadie en ese partido sabe lo que hay que decir, ninguna estrategia de comunicación, ninguna narrativa mínimamente coherente, ningún argumento creíble. Sin directrices, sin mensajes. Solo silencio. Solo miedo. Todo miradas de soslayo. Y mucho pánico.

Será difícil encontrar en la historia de España un comportamiento tan infame desde el punto de vista de los intereses colectivos como el demostrado por el actual Ejecutivo. Haría falta remontarse a tiempos de Fernando VII para toparse con tal grado de cobardía a la hora de hacer frente a los problemas del país. Ni un átomo de gallardía. “La estrategia de Mariano es permitir que le marquen goles a puerta vacía hasta que el contrario se aburra y lo deje”, cuenta alguien con fundamento. Mariano se esconde y la gente del PP se avergüenza, transmitiendo a los ciudadanos la sensación de que este espectáculo no tiene fin, no acabará nunca, porque esta es la canción de la corrupción interminable. Dicho lo cual, si Mariano piensa que se va a salvar del incendio está muy equivocado. La marea de la corrupción acabará por llegar a su orilla y mancharle los zapatos. Tú eres el último de la lista, Mariano, ¿no te has dado cuenta? ¿No has notado ya la cabeza de Khartoum entre tus sábanas? Queda por saber quién será el Bruto que te apuñalará por la espalda, aunque lo sospechamos.

Nunca nadie como Rajoy ejemplificó de manera tan perfecta los riesgos del vacío de poder, el aserto de que poder que no se ocupa es inmediatamente ocupado por alguien que sabe bien qué hacer con él, seguramente nada bueno. Ahí está el ejemplo del separatismo catalán o ese golpe de Estado que, con luz y taquígrafos, viene produciéndose en Cataluña desde hace años ante el silencio cómplice de los poderes del Estado y con el dinero que les proporciona el Estado. Poco dado a las teorías conspiratorias, creo sencillamente que vivimos un final de régimen marcado por la esquizofrenia del todos contra todos que caracteriza a los finales de régimen. Con un PSOE internamente fracturado y un PP igualmente hecho añicos por dentro, puñales volando en todas direcciones, lo que está ocurriendo no puede ser más preocupante. Y ello porque al final de este camino enloquecido, de este desgobierno cuasi absoluto, de este descontrol, solo se adivina un ganador o ganadores: aquellos antisistema dispuestos a tumbar el orden constitucional y acabar con el periodo de paz más largo de la reciente historia de España, seguramente para implantar a cambio un modelo enemigo de las libertades.

El increíble socialista menguante
Jorge Vilches vozpopuli.es 18 Mayo 2017

El dilema de las primarias en el PSOE, entre tres candidatos de nivel bajo, demuestra varias cosas: el páramo que dejó Zapatero, la caducidad del partido socialista, lo destructivas que son las elecciones internas, la menguada condición intelectual de la clase política (en general), y el éxito del paradigma socialdemócrata. Hay más, claro, pero sería objeto de un texto más largo.

El páramo de ZP
Zapatero fue elegido en el Congreso socialista del año 2000 para impedir la glorificación de José Bono, quien, dado el espectáculo que ha dado recientemente con los papeles que se llevó del Ministerio de Defensa, hubiera hundido al PSOE igualmente. La renovación zapateresca se basó en asumir los postulados de la New Left -multiculturalismo, pacifismo, feminismo y tercermundismo- añadido a la exclusión del PP de la vida política y al reconocimiento más o menos velado del “derecho de autodeterminación”.

Triunfó, y dio una identidad distinta a la forjada por la generación de Suresnes; de hecho, es justamente lo que marca hoy al PSOE, y señaladamente a Pedro Sánchez. Ese alejamiento de la socialdemocracia europea, de la llamada Tercera Vía, no tuvo detrás una construcción ideológica o filosófica, sino una colección de eslóganes de los que cualquiera –léase “Podemos”- podía apropiarse, como así ha sido.

Al tiempo, Zapatero carecía de una visión organicista del partido y, tras descabezarlo allí donde fuera menester, no aupó a la dirección a personas capaces de liderar la renovación tras su marcha. La prueba es que del zapaterismo no quedan cuadros ni jefes o referentes más que el mismo ZP. De esta manera, sin ideas, identidad ni generación dirigente, entre el año 2000 y el 2008 el socialismo se convirtió en el páramo en el que hoy deambulan los tres candidatos.

La caducidad del PSOE
La clave de la política es lograr empatía y sensación de utilidad. Los socialistas han perdido las dos cosas. La elección de Pedro Sánchez en el Congreso de 2014 fue gracias a Susana Díaz, y para evitar que ganara Eduardo Madina, tan radical o más que el primero. La buena imagen y la creencia de los mandarines socialistas de que podían moldearlo hizo creer al PSOE que conseguiría remontar la derrota de Rubalcaba de 2011. Sin embargo, la empatía de la gente no se consigue cambiando continuamente de opinión y con una actitud y lenguaje agresivos por mucha camisa blanca que se obstine en vestir. El empecinamiento de Sánchez en el “No es no” no se granjeó la identificación los votantes, sino todo lo contrario: cansó. La prueba es que, en otro de esos cambios flagrantemente absurdos, ahora dice “Sí es sí”.

Susana Díaz tiene a media Andalucía en pie de guerra, mostrando la secular imposibilidad de los socialistas para sacar a esa región de los últimos puestos de la lista. Si el PSOE se mantiene allí es por demérito de los demás y la red de influencia subvencionada que ha montado durante más de treinta años.

De Patxi López casi es mejor no decir nada, salvo que es la demostración de que el PSOE ha perdido el sentido de utilidad para el votante. ¿Para qué sirve votar a los socialistas? Todo su discurso de grandes palabras, tan huecas como manidas, ya lo pronuncian los demás. Allí donde gobiernan lo hacen gracias a otros. La única utilidad posible del PSOE es un pacto de izquierdas, un Frente Popular, que es la baza de Pedro Sánchez. Pero es un llamamiento que alimenta a Podemos, al que presentan como imprescindible para “el cambio”. Mala estrategia.

La destrucción interna
Seré breve en esto. La debilidad de la oligarquía dirigente hace que afloren las banderías que se destrozan para conseguir la hegemonía dentro de la organización. En esa guerra, la primera víctima es la imagen del partido, a lo que sigue la marcha de aquellos que estaban ahí por buena fe o servicio público, que se niegan al vasallaje o que huyen espantados.

Viendo el espectáculo y la inquina entre los candidatos, la distancia abismal entre unos y otros, la imposibilidad de maridar las ideas y los proyectos, es mejor un pacto a puerta cerrada entre banderías. Por eso, cuando los socialistas dicen que las elecciones internas son una demostración de democracia es para echarse a temblar. ¿Qué concepto tienen de democracia?

El nivel
La pregunta de Patxi López a Pedro Sánchez sobre qué entendía por nación deprimió a muchos, pero no sorprendió a casi nadie. La despreocupada alegría con la que los candidatos (y candidata, claro) utilizan los conceptos más básicos del derecho, la economía, la sociología y la ciencia política es directamente proporcional a su facilidad para usar el lenguaje políticamente correcto.

No es que los políticos tengan que ser eminencias, pero si advertir al menos que deben conocer algunos conceptos y procesos fundamentales, o bien rodearse de personas que los conozcan y se los pasen en el momento oportuno. No basta con declamar buenas intenciones y palabras grandilocuentes y universales, acompañando una actuación teatral ante las cámaras, hay que saber de qué se habla. Es la mejor manera de recobrar la confianza de la gente.

El PSOE busca casa
La socialdemocracia no está en crisis, sino instalada en todos los partidos, aquí y en el resto de Europa. Lo que está en crisis, como ya escribí, son las siglas de aquellos partidos que se identificaban con esa etiqueta. El zapaterismo convirtió la socialdemocracia en New Left, que ahora está en manos de Podemos, su verdadero heredero; mientras que los principios socialdemócratas los enarbolan el PP de Rajoy y Ciudadanos.

¿Cómo encontrar un hueco en este espacio electoral tan poblado de socialdemócratas? ¿Qué ofrece el PSOE que no ofrezcan los demás? Ni siquiera puede presentarse como la verdadera izquierda, o la mejor izquierda, porque ahí está Podemos, a quien ha regalado el poder local para, en palabras de Sánchez, tener un “mapa rojo” de España.

El final menguante
El PSOE lo tuvo todo para convertirse en el partido hegemónico, pilar del régimen, con vaivenes, pero inalterable, en este país de mentalidad estatista y socialdemócrata. Sin embargo, el páramo que dejó el zapaterismo, la incapacidad para generar empatía y sentimiento de utilidad, la autodestrucción por las primarias, y la realidad de un espacio político copado por otros, aventuran un futuro menguante para lo que quede de PSOE.

El gobierno responde
Girauta denuncia la manipulación nacionalista en los libros de texto
La Gaceta 18 Mayo 2017

El ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, ha recordado que el Gobierno solo puede activar la labor subsidiaria de supervisar los contenidos de los libros de texto cuando hay una denuncia de que la comunidad autónoma, que es la competente, no ha velado por el rigor de esos contenidos.

Así ha respondido el ministro, en el Pleno del Congreso de los Diputados, al diputado de Ciudadanos Juan Carlos Girauta sobre las actuaciones del Gobierno para garantizar "el rigor académico de los libros de historia y evitar distorsiones en los mismos", tal y como se produce en algunos textos editados en Cataluña.

Méndez de Vigo ha señalado que el reglamento vigente establece que "todos los textos deben cumplir los requisitos de rigor y respeto de valores constitucionales y que la competencia de supervisar los libros es de las CCAA en su ámbito territorial, mientras que la función de Educación es subsidaria".

"Corresponde a las comunidades autónomas velar por ese rigor y al Ministerio velar porque cumplan las comunidades autónomas" con esa función, ha insistido.

El diputado de Ciudadanos ha instado al Gobierno "a poner en marcha esa subsidiaridad" para que se cumpla "con la ley y con el currículo básico".

Ha explicado que según un informe del sindicato de profesores AMES hay libros de texto en Cataluña en los que se ha detectado "falta de rigor científico" porque presentan esta región "separada del resto de España y enfrentada", sembrando en los contenidos "la discordia respecto a lo que no nos diferencia y se oculta lo que nos une".

El ministro ha defendido que su departamento cumple con su labor y para activar la tarea subsidiaria debe haber una denuncia, tal y como establece la ley educativa.

No obstante, Méndez de Vigo ha mostrado su disposición a cambiar la ley y ha recordado que puede defenderse a través del pacto educativo.

Libros de texto Educación pide a la Alta Inspección un informe sobre los libros de Cataluña
La petición llega tras la denuncia del sindicato de profesores AMES sobre la "falta de rigor" en alguno de los contenidos de los libros de texto.
Vozpópuli 18 Mayo 2017

El secretario de Estado de Educación, Marcial Marín, ha pedido a la Alta Inspección del Estado un "informe detallado" para comprobar si algunos libros de texto catalanes "vulneran la normativa vigente", tras la denuncia del sindicato de profesores AMESsobre "falta de rigor" en algunos de sus contenidos.

"Hay un currículo que respetar, que no entra en concreciones pero sí es genérico, y si en algún libro de texto se vulnera o no cumple ese currículo o de alguna manera se desenfoca, nosotros tenemos que actuar a través de la Alta Inspección", ha dicho Marcial Marín.

El ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, aseguró ayer que "todos los libros de textos deben cumplir los requisitos de rigor y respeto de valores constitucionales y que la competencia de supervisar los libros es de las CCAA en su ámbito territorial, mientras que la función de Educación es subsidaria", en el caso de que no se haya realizado esa función.

Tras asistir a un acto de la Confederación Española de Centros de Enseñanza (CECE), que cumple 40 años, el secretario de Estado ha explicado que él mismo pidió hace unos días a inspección ese informe de manera urgente tras conocer las informaciones sobre los libros de texto de historia catalanes.

Marín ha insistido en que si cuando reciba ese informe de inspección se comprueba que "se incumple la legislación básica, entonces se hará el oportuno requerimiento e iremos a través de los juzgados". "Nos pronunciaremos una vez que conozcamos si se vulnera o no el currículo", ha dicho Marcial Marín, quien ha añadido que la competencia está en los profesores, que son los que eligen los libros, y en las CCAA que "permiten esa libertad".

El secretario de Estado ha detallado que una vez recibido el informe de inspección y si se apreciaran supuestas vulneraciones del currículo, se haría un "requerimiento para que la comunidad haga alegaciones y si no lo cumple o no se rectifica en el periodo que se le da" se abriría la vía contenciosa-administrativa.

Méndez de Vigo respondió ayer en el Pleno de Control al Gobierno a una pregunta de Ciudadanos sobre qué actuaciones iba a hacer el Gobierno para garantizar "el rigor académico de los libros de historia y evitar distorsiones en los mismos", en referencia a textos editados en Cataluña.

El ministro recordó que el Gobierno solo puede activar la labor subsidiaria de supervisar los contenidos de los libros de texto cuando hay una denuncia de que la comunidad autónoma, que es la competente, no ha velado por el rigor de esos contenidos. El ministro mostró su disposición a estudiar un posible cambio de la ley en esa materia y recordó que puede plantearse en el debate del pacto educativo.

Adoctrinamiento Libros Sociales 5y6primaria Cataluna by Vozpopuli on Scribd

Informes y comisiones
Nota del Editor 18 Mayo 2017

Hace treinta años que se nos están meando encima y ahora pretenden que digamos que llueve. A ver si de una vez hay alguien que dice lo único que hay que decir: hay que derogar todas las leyes de lenguas regionales y dejarse de pedir informes y gilipolleces por el estilo. Ahora se rasgan las vestiduras por la indoctrinación nazionalista en las regiones donde el español es lengua impropia y a nosotros nos han dado ostias en todos los tribunales españoles e internacionales donde hemos reclamado nuestros derechos constitucionales y humanos como personas español hablantes. Y ojo, si viene el Defensor del Pueblo, peligro, huyamos a toda velocidad.

Atraco perfecto a la Comunidad de Madrid
Pablo Sebastián Republica 18 Mayo 2017

Hay que reconocer que lo de Valencia en tiempos de Camps y Barberá no estuvo nada mal pero lo ocurrido bajo la presidencia de Esperanza Aguirre e Ignacio González en la Comunidad de Madrid ha sido el atraco perfecto, una obra de arte de la delincuencia organizada contra bienes públicos. Una parte en beneficio de las fraudulentas campañas electorales del PP de Madrid pero la parte del león, o de las insaciables ranas de la ciénaga madrileña, para los bolsillos de los jefes de la banda, sus compinches y allegados de todo tipo y calaña.

No han dejado títere con cabeza ni palo del flamenco sin tocar en este gran butrón que comenzó con el Tamayazo -la compra de dos diputados para que Aguirre llegara en calesa a la Puerta del Sol- y que se extendió por todos los campos de la gestión del gobierno autónomo, empresas públicas y pueblos madrileños.

Y conste que las operaciones Lezo, Púnica y Gürtel son solo parte de un todo completo que se esconde en los concursos públicos que duermen reflejados en el Boletín Oficial de la Comunidad Autónoma de Madrid (el BOCAM) bajo cuyas alfombras figuran las empresas concesionarias de contratos públicos de los últimos años en los que se hicieron trampas y pagaron comisiones a los políticos corruptos e intermediarios encartados, a los que écheles usted ahora un galgo.

Mucho ha ido saliendo. Desde el Canal de Isabel II, buque insignia de la flota de fantasmales empresas Latinoamericanas pagadas al precio del oro, hasta Bankia (con la inestimable ayuda de los Blesa y Rato), Telemadrid, la Plaza de Toros de las Ventas, el Palacio de Deportes con sillas y videomarcadores (y lo que habrá caído a los amplios bolsillos de los estadios de Bernabéu y Manzanares) y empresas como Arpegio, Avalmadrid, etcétera, etcétera.

Y luego las obras públicas del famoso tren de Navalcarnero que nunca llegó a su destino y las obras del Metro, autovías, carreteras comarcales, tranvías locales, pisos de protección oficial, terrenos públicos y servicios de Sanidad, Educación, limpieza, seguridad y otro gran etcétera, en el que hay que incluir licencias y dineros a los medios de comunicación que estaban al servicio de Aguirre, sus andanzas y empeño en derribar a Mariano Rajoy del liderazgo del PP nacional.

Porque, por simplificar, lo de Bankia les parecía poco y ellos querían tocar poder nacional para ir a por el Banco de España, y puede que más adelante y sin complejos a por la Reserva Federal de los EE.UU., el banco central USA con sede en Fort Nox. De ahí que guionistas de Hollywood deberían estudiar una producción titulada ‘De Madrid al Cielo’ si es que Almodóvar y Segura no se atreven a plantearse una coproducción o una serie televisiva de los Soprano de Madrid.

Y ella, la lideresa liberal Esperanza Aguirre nunca supo nada del Tamayazo ni de las aventuras de González, Granados, López Viejo y demás artistas de su gobierno y partido en esta extraordinaria función del ladroneo regional.

Y si la ‘pobre’ Aguirre no sabía nada de la bacanal que se celebraba a su alrededor pues imagínense el hoy asombrado Mariano Rajoy quien puede que conociera el Tamayazo desde su entonces despacho de vicepresidente del Gobierno de Aznar. Como en 2007 fue informado del asalto al tren de Navalcarnero en un tiempo en el que se le oyó decir: ‘todo lo que usted me cuente de Ignacio González me va a parecer poco’.

Y así fue y así les va a todos ellos mientras decenas de ranas de la ciénaga de Aguirre, como si de una plaga bíblica se tratara, inundan los medios y la vida política nacional y se enseñorean en el Congreso de los Diputados donde le cantan coplas de ciego a los ministros de Justicia e Interior Zoido y Catalá que tan contentos están.

 
******************* Sección "bilingüe" ***********************

Más inspecciones para que no se adoctrine en los libros de texto
EDITORIAL El Mundo 18 Mayo 2017

Una de las principales falsedades difundidas por el independentismo catalán es que el proceso soberanista se ha generado de abajo a arriba, de tal manera que es la sociedad civil la que espolea a las fuerzas nacionalistas hacia la "desconexión". Basta repasar la Historia reciente de Cataluña para comprobar que este aserto no se ajusta a los hechos. Aunque algunas entidades sociales -como la Asamblea Nacional Catalana (ANC)- han actuado de aglutinante de las formaciones políticas secesionistas, el desafío independentista no responde a un impulso de la calle. En realidad, es la consecuencia de la política excluyente y de corte identitario que ha venido ejecutándose en Cataluña desde el pujolismo. Una política que no se frenó durante el tripartito de izquierdas y que tiene en la Educación uno de sus pilares fundamentales, junto al uso de los medios de comunicación públicos, la manipulación del deporte y la explotación de un discurso que incide en el memorial de agravios que, supuestamente, Cataluña mantiene con el resto del Estado.

En este contexto hay que enmarcar las conclusiones que arroja el estudio realizado por el sindicato catalán de profesores AMES, que acredita la burda distorsión que aún hoy se sigue practicando en los libros de texto en Cataluña. Es cierto que esta nefasta práctica, fruto de la descentralización de competencias en materia de Educación, es extensible a otras comunidades autónomas. Pero es en el País Vasco y, sobre todo, Cataluña, donde la obsesión por impulsar un sentimiento nacionalista entre profesores, padres y estudiantes ha alcanzado cotas más escandalosas.

El informe de AMES, que analiza los manuales de Ciencias Sociales de 5º y 6º de Primaria empleados en Cataluña, concluye que en los textos que manejan los alumnos de entre 10 y 12 años persisten "planteamientos ideológicos partidistas" y "tendenciosos". Los contenidos de geografía e historia españolas se reducen a la mínima expresión, mientras se fabula sobre una inexistente "Corona catalanoaragonesa" -en lugar de la Corona de Aragón- y se da a entender que Cataluña es otro país de la UE. Por ejemplo, el manual de 5º de Primaria de la editorial Cruïlla presenta la organización de Cataluña con sus características identitarias sin ninguna referencia a España ni a la lengua española; el libro de texto del mismo curso de la editorial Edebé se pregunta cuál es la lengua oficial de Cataluña, omitiendo que esta autonomía dispone de dos lenguas cooficiales; y el manual de 6º de Primaria de Conocimiento del medio la editorial de La Galera se dice que la ley principal de Cataluña es el Estatuto, sin mención alguna a la Constitución.

La Lomce fija un currículum común con contenidos que deben impartirse en todas las comunidades autónomas. Sin embargo, es evidente que la Generalitat hace tiempo que decidió vulnerar esta normativa. La propia Asociación Nacional de Editores de Libros de Texto ha denunciado «presiones políticas» por parte de varias comunidades «de todo tipo» a la hora de sesgar los contenidos en la parte autonómica de los currículos.

La tergiversación de los libros de texto -especialmente en materias troncales como la Historia- resulta grave y reprobable, por lo que cabe exigir una respuesta inmediata del Gobierno. Es verdad, tal como ayer adujo el ministro de Educación -en contestación a una pregunta parlamentaria de Ciudadanos-, que el Ejecutivo sólo puede actuar "si hay denuncia", dado que las competencias están transferidas a las CCAA. Sin embargo, sí está en su mano reforzar las inspecciones para asegurar una mayor homogeneidad y rigor en los manuales. El PP se ha comprometido a ello y lo deseable es que el resto de fuerzas políticas de ámbito nacional se sumen a este propósito, en aras de ampliar las competencias de los inspectores del Estado.

Intervenir en el proceso educativo con criterios políticos o partidistas es inadmisible. Y no sólo porque erosiona la vertebración nacional -se enfatizan las diferencias y no lo que une a los españoles-, sino por una elemental exigencia de rigor académico.

El nacionalismo catalán, desde las leyes educativas y de política lingüística de Pujol, está acostumbrado a manosear la Educación para saciar sus fines políticos. El Gobierno no puede resignarse ante esta intolerable práctica, que lesiona gravemente el rigor pedagógico y que perpetúa la apología del secesionismo.

Marear la perdiz nazionalista
Nota del Editor 18 Mayo 2017

Que a estas alturas de la película de terror de la inmersión lingüística haya gente que se preocupe de los libros de texto de los nazionalistas solo indica que hemos perdido la batalla del sentido común y de los derechos constitucionales de los español hablantes.

Todo este ruido son bombas de humo para despistar al personal, para hacerle pensar que se preocupan por algo importante, que alguien está haciendo algo que va a tener consecuencias positivas para los español hablantes sometidos al terror de las lenguas propias, lo que es rotundamente falso. Y en eso seguimos treinta años después.

Si alquien quiere hacer algo positivo, que pida la derogación de todas las leyes de lenguas regionales, a ver si lo consigue. Precio económico cero, beneficio económico enorme, beneficio político enorme, pues supondría desmantelar el tinglado nazionalista.

Despacito
Jaime González ABC 18 Mayo 2017

En el libro de Ciencias Sociales de segundo de ESO publicado por la editorial Eumo podía leerse: "El acatamiento del marco constitucional vigente no significa la renuncia del pueblo catalán a la autodeterminación"; el capítulo VII del libro "Marca", también de segundo de ESO y publicado por la editorial Vicens-Vives, dedicaba un tema completo a los "Orígenes de Cataluña como Estado"; el libro de cuarto de Primaria de Conocimiento del Medio de la editorial Baula explicaba el Descubrimiento de América sin citar a Cristóbal Colón ni a los Reyes Católicos, pero el de tercero de Primaria le dedicaba un apartado a Rafael de Casanova que servía de enganche a los autores para abordar, de aquella manera, la Guerra de Sucesión de 1714.

El presidente de la Asociación de Editores de Libros de Texto ha alertado sobre las presiones territoriales a las que se ven sometidos por parte de las autonomías. No lo dudo, pero convendrá conmigo el señor José Moyano que algunas editoriales se dejan someter con gusto y contribuyen con delectación al adoctrinamiento ideológico. Son el brazo indocto de los nacionalismos, especialmente el catalán, y han hecho de la tergiversación una fuente de negocio. Al exministro José Ignacio Wert le montaron la mundial por pretender "españolizar" España, pero en Barcelona, por ejemplo, la idea que se transmite al alumno es que Cataluña tiene derecho a ser un estado independiente, que su situación actual es transitoria y que está expoliada económicamente. Tal como están las cosas, o "españolizamos" o nos "desespañolizan", porque el sesgo nacionalista de los libros de texto de los alumnos catalanes es directamente proporcional al complejo patriótico que destilan los libros de texto de los alumnos de otras comunidades, a los que se les ofrece una visión del mundo que va de lo planetario a lo local y pasa de soslayo sobre España, víctima de ese cateto "regionalcentrismo" que ha fagocitado hasta la náusea el concepto de identidad nacional.

Los editores de libros de texto hacen bien en reclamar un marco de contenidos comunes, pero la reivindicación llega tarde. Como esto ya no se arregla por consenso, habrá que "españolizar" despacito, como Luis Fonsi. Empecemos lento, después salvaje. Pasito a pasito, suave suavecito…

Cataluña: ni libertad ni democracia

Pablo Planas Libertad Digital 18 Mayo 2017

No es previsible que en un súbito ataque de decencia, cordura y dignidad los líderes del proceso separatista suspendan sus planes de organizar, convocar y celebrar lo que llaman referéndum y no es más que la culminación de un golpe de Estado en toda regla. Cuando los guionistas del denominado procés se refieren a un referéndum o consulta hablan en realidad de la consumación de un enorme pucherazo en un contexto totalitario, de modo que eso que pretenden celebrar es ajeno por completo al más liviano conato de democracia.

Un amplio informe presentado este miércoles por Sociedad Civil Catalana describe con profusión de ejemplos, categorías y detalles el adoctrinamiento nacionalista en las escuelas, la difusión del odio a España en los colegios y en los medios de comunicación controlados por la Generalidad, el delictivo hostigamiento a las familias que solicitan una educación bilingüe, el acoso administrativo, la anulación sociolaboral de los discrepantes y la ocultación mediática de la disidencia.

Se censuran los hechos, datos y circunstancias que descuadran el discurso nacionalista, se ridiculizan y marginan las opiniones diferentes, se anulan y machacan las objeciones al modelo lingüístico, al sistema educativo y al sesgo informativo. Debido al nacionalismo y a la pasividad de los partidos nacionales, Cataluña es un agujero negro de la democracia donde el imperio de la ley se ha sustituido por un autoritarismo nacionalista avalado además por una izquierda que del PSOE a la CUP -resultado esférico del engendro educativo implantado por el pujolismo- ha asumido los códigos totalitarios del catalanismo, la infundada y perversa teoría de que el nacionalismo es perfectamente democrático y los catalanes, un pueblo escogido.

Que los impulsores del procés no contemplen la hipótesis de una derrota electoral del separatismo debería poner sobre aviso a quienes sostienen los lirios del derecho a decidir, de la fragmentación de la soberanía popular, de la vulneración de la ley y de que Oriol Junqueras, el tapado, no es un talibán como Mas o Puigdemont, sino alguien con quien pactar un par de décadas de estabilidad y mamoneo.

La trampa es doble. Si el Gobierno no accede a tolerar el referéndum deberá impedirlo, con lo que el guión nacionalista acentuará los perfiles supuestamente antidemocráticos de un Estado ladrón, jacobino y mangurrino. Si el Estado accede a las concesiones económicas de fondo, una versión ampliada del trespercent para pasar página, dará alas a la imposición más pronto que tarde de una república nacionalista cuya única escapatoria plausible es la de convertirse en una ampliación de Andorra, propósito en el que llevan décadas empeñados los Pujol y demás grandes familias del nacionalismo.

La única salida racional y legal es la aplicación del artículo 155 de la Constitución e intervenir la administración autonómica. La única alternativa política pasa por el mismo precepto, una recomposición institucional de Cataluña mediante la que las paletadas de recursos generales y abstinencias partidistas que se han gastado en fomentar el odio a España y los españoles se destinen a reconstruir la realidad, la libertad y la dignidad ciudadana. Como en el caso del ataque de cordura nacionalista, el regreso del Estado a Cataluña tampoco es previsible.

El "sándwich" a la escuela concertada y el decreto del "chantaje lingüístico" en Valencia
El PP, que se reúne este jueves con el ministro Méndez de Vigo para pedir amparo, denuncia la vulneración de derechos de los padres en Valencia.
Olivia Moya Libertad Digital 18 Mayo 2017

Miles de padres, alumnos y docentes unieron sus fuerzas el pasado 6 de mayo en las calles de Valencia en contra del decreto que la consejería que dirige Vicent Marzà llevará a cabo para el próximo curso escolar. Dos son las cuestiones espinosas que tienen soliviantada a la comunidad educativa valenciana: la supresión de los conciertos y la cuestión de la lengua.

No es la primera marcha. Hubo otra justo hace un año más multitudinaria incluso que ésta. El motivo, pretendían eliminar en Primaria 46 unidades (aulas) y "sólo la presión de los padres, en mayo de 2016 y las elecciones generales de junio de 2016, donde Compromís y Podemos perdieron 190.000 votos en menos de un año", consiguieron que sólo se redujeran 11 unidades en toda la Comunidad Valenciana, explicó la presidenta del PP valenciano, Isabel Bonig.

Pero el siguiente paso será el curso que viene, donde han empezado ya los recortes en los conciertos en Bachillerato. "Las unidades que han sido suprimidas en primero de Bachillerato han sido 30 en toda la Comunidad Valenciana". Esto afecta a más de 1.200 alumnos, un 14%. "Actualmente hay 437 unidades en toda la comunidad de conciertos en primero y en segundo y el año que viene habrá 407. "¿Esto obedece a un criterio técnico y objetivo? No: no se han dado nuevos conciertos a colegios que reunían todos los requisitos y, además, esta supresión no ha tenido en cuenta la demanda social. Es más, en muchos colegios donde había fuerte demanda social se han suprimido aulas de primero de concierto por lo que estás taponando que toda esa gente que no entra en el sistema pueda pasar a segundo de Bachillerato", explicó la dirigente popular en un encuentro informal con periodistas en la sede de la calle Génova.

"Si yo quito unidades de Primaria, empiezo este año con 30 unidades suprimidas de primero de Bachillerato, y después ya no pasan, hago una especie de sándwich a la concertada, la tapono por arriba y por abajo", ejemplificó Bonig.

Las escuelas infantiles y el distrito único
Además, el Gobierno del socialista Ximo Puig está creando aulas para niños de Infantil y de Primaria en los colegios públicos que no reúnen los requisitos que se les exigen a las escuelas infantiles privadas y donde el profesorado no está especializado. Esto está perjudicando claramente, a juicio del PP, a las 615 escuelas infantiles privadas que había en la Comunidad Valenciana, que dan trabajo a 5.000 personas. Y es que los padres que escolaricen a sus hijos en estas nuevas aulas de los centros públicos, cuando tengan que inscribirlos en la siguiente etapa será un proceso automático: no tienen que pasar la baremación, presentar la documentación… "Sin embargo, en las concertadas no les dejan crear ese aula y además si quieren llevar a su hijo de 3 años a la concertada tienen que pasar la baremación y tienen que presentar la documentación con lo cual es un handicap más para las familias", señaló Bonig.

El primer año crearon 69 y hoy desde la consejería se ha anunciado 96 aulas más con un total de 1.728 plazas. "Con lo cual las escuelas infantiles, y para las que existía el bono infantil, están abocadas a cerrar", a pesar de enorme inversión realizada por muchas de ellas.

También se ve afectado el distrito único que introdujo el PP y que permitía que los padres pudieran elegir el centro al que querían llevar a sus hijos. Con los gobiernos populares, "casi el 94% de las familias llevaban a sus hijos a la primera opción elegida. La medida ha hecho que desaparezca el distrito único y que vuelva la zonificación, por lo tanto, los padres sólo pueden llevar a sus hijos a los colegios donde estén. El año pasado fueron 10.000 familias las que no pudieron llevar a sus hijos al centro que eligieron como primera opción. Este año se prevé otra cantidad igual o mayor".

Los datos
En la Comunidad Valenciana hay aproximadamente 250.000 familias afectadas, que llevan a sus hijos a la escuela concertada. 228.000 alumnos en centros concertados y privados. El 70%, más o menos, está en la educación pública y el 30% entre educación privada y concertada. "Somos la décima comunidad en número de alumnos en la concertada. Esa es una realidad". De los 2.700 colegios e institutos que existen en la Comunidad Valenciana, 1.692 son públicos, 427 privados y 576 concertados. La concertada está dando trabajo a 19.300 personas. Anualmente sólo el 2% de las plazas en la concertada se quedan vacantes frente a un 25% en la pública. Sólo en la ciudad de Valencia 600 familias se quedan sin poder llevar a sus hijos a un colegio concertado porque no hay oferta o porque está todo saturado.

El "chantaje lingüístico"
Pero si hay algo que está "incendiando" a los valencianos es el decreto del plurilingüismo. Ha sido recurrido ante el Tribunal Superior de Justicia por la Diputación de Alicante, por el PP, por la Plataforma de los Derechos del Castellano y por muchas otras asociaciones y padres. Y es que el consejero de Educación, Vicent Marzà (Compromìs) "hace algo maquiavélico": como es consciente de que no puede implantar la inmersión lingüística porque sabe que "se la van a tumbar" ofrece un "caramelo a los padres para imponer el valenciano".

El sistema quedaría estructurado más o menos de la siguiente manera: habría seis niveles de inglés. Los padres que quieran que su hijo vaya al colegio en donde se oferte el nivel más alto de este idioma, y que cuando finalice los estudios el centro lo certifique, tendrán que escoger la línea del valenciano. En cambio, si se decantan por la del castellano su hijo tendrá menos horas de inglés, de peor calidad y el centro no estará habilitado para certificar su capacidad lingüística.

Serán los colegios los que decidan en qué nivel quieren situarse. Obviamente, cabe prever que la mayoría optará por el más alto. Será el consenso de dos tercios del consejo escolar el que lo decida. Si no hay cuórum, la decisión recaerá en la propia consejería de Marzà. "Eso es el chantaje lingüístico. Cualquier padre -en una Comunidad Valenciana donde el 14% del PIB depende del turismo, una comunidad donde todas las empresas exportadoras exigen como mínimo el inglés- quiere escoger la línea más alta de inglés, cogiendo las lineas en valenciano, que es más de lo que existe ahora. Llegamos prácticamente a la inmersión de valenciano", denuncian desde el PP. Pero es que además las evaluaciones diagnósticas, "solo evalúan el valenciano, no el inglés".

"De un plumazo, han reconvertido más del 50% de los centros en la Comunidad Valenciana en centros de línea exclusivamente valenciana". Isabel Bonig lo tiene claro: "es seguir la hoja de ruta que en se empezó en Cataluña hace 20 años".

De momento, desde el Ministerio de Educación se han limitado a enviar una carta a la consejería valenciana advirtiendo de que el decreto podía vulnerar derechos constitucionales así como la ley orgánica de educación. No obstante, la propia Bonig se entrevista este jueves con Íñigo Méndez de Vigo para solicitar amparo ante estas políticas educativas.

"Control de la escuela pública" y "adoctrinamiento"
"Un partido como Compromís es un partido nacionalista que tiene una hoja diseñada perfectamente de control de la escuela pública y de eliminación de cualquier alternativa de la escuela pública. Por eso fue un caballo de batalla, en las negociaciones del Pacto del Botánico, el que Compromís asumiese la consejería de Educación, algo a lo que se plegó el PSOE. Al presidente Puig le ofrecimos ya en febrero de 2016 un pacto, un apoyo para que se sintiese libre de las ataduras de Compromís y presentamos un acuerdo en materia educativa", pero sin éxito, recuerda la presidenta del PP valenciano. "Yo vuelvo a reiterar ese pacto sin pedir nada a cambio".

"No estamos hablando de ricos y pobres o de escuela pública vs escuela concertada o privada, sino de un derecho que reconoce la Constitución y que el Gobierno de los señores (Ximo) Puig y (Mónica) Oltra están atacando. Hay un adoctrinamiento claro en las aulas. El último informe del Defensor del Pueblo valenciano establecía que, en el 2016, el 37% de las quejas presentadas hacían referencia a educación exclusivamente, más de 5.000 quejas en materia educativa". El PP ya ha presentado también una iniciativa en las Cortes Valencianas para que se revisen los contenidos de los libros de texto para que estos respeten algo tan básico como el Estatuto de autonomía: "la lengua oficial es el valenciano, no el catalán y no se puede hablar de Països Catalans". Así lo denuncia también la Plataforma Valencianista.

primer encuentro
Círculo Balear desconfía del nuevo presidente del PP en Baleares
R. Moreno gaceta.es 18 Mayo 2017

El presidente de la Fundación Círculo Balear, Jorge Campos, se ha reunido este martes con el nuevo presidente del PP balear, Gabriel Company -considerado catalanista y condenado por agredir a un niño de 12 años recién cumplidos-. En el encuentro, que ha tenido lugar a las cinco y media de la tarde en la sede del PP balear, Campos le ha trasladado las reivindicaciones de la entidad en la defensa de las libertades constitucionales, y le ha preguntado por cuáles serán las políticas generales a seguir por la nueva dirección del PP, especialmente en el ámbito lingüístico y educativo.

Campos fue acompañado por el empresario Pablo de la Peña y el profesor Carlos Serra, del Patronato de la fundación. Además de Company, también estuvieron en la cita el secretario general de la formación, Antoni Fuster, y la responsable de Educación, Mercedes Celeste.

Según ha relatado Jorge Campos, en Círculo Balear no ha salido con buen sabor de boca del encuentro, sino con “desconfianza”.

¿Por qué? La Fundación Círculo Balear ha mostrado su decepción ante la ambigüedad mostrada por el PP frente al nacionalismo o la indefinición en cuestiones que afectan a miles de familias como la libertad lingüística y educativa.

Por ejemplo, Campos no da crédito a que el PP esté dispuesto a pactar con "MÉS, que se define como la marca de Bildu en Baleares”.

Dice que hablando sobre la política del PP frente al nacionalismo, Company ha expresado que la formación debe ser capaz de pactar con todos. Al preguntarle sobre si estas alianzas también incluyen a “partidos nacionalistas como el PI o separatistas radicales como MÉS”, el popular ha manifestado que si una determinada política en una materia concreta es beneficiosa no tendrá problemas en pactar con ellos.

Al presidente de Círculo Balear le parece “increíble que se pueda llegar a pactar con proetarras simplemente porque haya una determinada política con la que se pudiera estar de acuerdo”. “Hay principios irrenunciables frente a los que pretenden acabar con nuestra democracia y unidad", subraya.

Respecto al ámbito educativo, Círculo Balear ha hecho hincapié en la reunión sobre la aberrante situación actual de inmersión lingüística obligatoria en catalán.

Campos también ha informado de que la nueva dirección del PP balear se ha mostrado defensora del "trilingüismo" para que los alumnos dominen las dos lenguas oficiales y el inglés, pero que no ha concretado el modo de aplicarlo. En realidad, Biel Company ha reconocido que “aún no tiene cómo previsto” como hacerlo, aunque ha dicho que se hará con el consenso de los profesores.

Cuenta que Pablo de la Peña ha trasladado al popular sus dudas sobre si posibles pactos con nacionalistas permitirían acabar con la imposición del catalán y que entonces Company y Fuster han asegurado que lo harán sin ceder en sus principios.

Cruzada contra el pancatalanismo
Jorge Campos lidera desde Círculo Balear y Castellanohablantes una cruzada contra la "vulneración de derechos y de la legalidad vigente" que supone la "imposibilidad de estudiar en español en los centros educativos públicos de Baleares", así como en el resto de comunidades autónomas con lenguas cooficiales.

Su trabajo altruista le ha acarreado amenazas de muerte, insultos e injurias. Por ejemplo, del rapero mallorquín Josep Miquel Arenas, alias Valtonyc, que ha sido condenado a tres años y seis meses. Un individuo que también amenazó a Intereconomía con un kalashnikov.

La Fundación Círculo Balear, que no recibe subvenciones, sino que se sustenta de las cuotas de sus socios, fue fundada en Palma de Mallorca en 1999 por un grupo de universitarios que llevan por bandera la defensa de la libertad y la tolerancia.

En este tiempo se ha convertido en la entidad constitucionalista más importante de Baleares, con más de 3.500 socios y simpatizantes.

Hace una defensa apasionada de la libertad en una España unida, plural y de todos, y asesora a familias cuyos hijos que sufren esta “dictadura” pancatalanista en las aulas que dura ya más 30 años. Defiende a las víctimas del terrorismo y las libertades ciudadanas.

Su presidente es, además, promotor de Castellanohablantes, una entidad, que engloba a 12 plataformas, que se presentó en sociedad el pasado junio y fue gestada por la necesidad de dar una solución nacional a un problema nacional: más de 16 millones de españoles sufre una discriminación lingüística si su lengua es la oficial del Estado. "Un calvario", que Jorge Campos le hizo saber al Rey el pasado agosto, en la recepción que el Monarca ofreció a una representación de la sociedad civil balear.

Societat Civil Catalana denuncia el deterioro democrático en Cataluña
La entidad pide que el Defensor del Pueblo pueda actuar en la comunidad
ÁLEX GUBERN ABC 18 Mayo 2017

«El deterioro democrático en Cataluña afecta a todos los españoles». De esta forma justificaba ayer el expresidente de Societat Civil Catalana (SCC), Rafael Arenas, la presentación en el Congreso de los Diputados del informe elaborado por la entidad antisoberanista que recoge todos los "déficits de calidad democrática" que se dan en Cataluña desde el inicio del «proceso». Invitados por los grupos del PP y Ciudadanos, los representantes de SCC comparecieron en la Comisión de Calidad Democrática del Congreso, donde apelaron a «todos los españoles y todas las instituciones» a que «asuman la necesaria solidaridad y corresponsabilidad» en la solución de un problema que, aseguraron, afecta directamente a los derechos de los ciudadanos.

El informe presentado ayer es una puesta al día del que ya se presentó en 2015, año a partir del cual, como apuntó Rafael Arenas, «la situación se ha agravado». Con ejemplos concretos, el informe se centra en denunciar las agresiones a la libertad ideológica, la participación política, la transparencia de las administraciones, el derecho a una información plural en los medios públicos, el derecho a la educación en un contexto de escuela plural y neutral, la seguridad jurídica, la tutela judicial efectiva y el derecho a la intimidad.
«Perversión»

Los ejemplos son variados, empezando por la asunción por parte de las administraciones y corporaciones, como algo oficial y propio, del discurso secesionista, lo que se traduce de manera visible en la colocación de «esteladas» en edficios públicos. Otro ámbito sensible es el de la educación, recordó SCC, donde la "injerencia nacionalista" se traduce en los libros de texto y el funcionamiento ordinario de los centros. El sesgo secesionista de los medios públicos de la Generalitat es otro de los aspectos denunciados, como también, y de manera muy acusada desde hace meses, la «perversión de la dinámica parlamentaria». En este último campo se señala por ejemplo el veto independentista a todas las comparecencias en la comisión del caso Vidal, lo que a la práctica ha llevado a su bloqueo.

Sobre esta base, Rafael Arenas reclamó por ejemplo que el Defensor del Pueblo pueda actuar en Cataluña con plenitud de competencias, al constatar que su homólogo catalán, el Síndic de Greuges, es un «instrumento del nacionalismo» que no actúa de acuerdo con el interés general.

La intervención de SCC en el Congreso fue recibida con hostilidad por parte de los grupos del PDECat y ERC, que trataron de vincular a la entidad con la extrema derecha.

Cataluña, ante el desafío secesionista
Societat Civil Catalana contraprograma a Puigdemont en Madrid
Celebrará el próximo lunes 22 de mayo un acto que lleva por título 'Contra el referéndum tóxico'
 lavozlibre.com 18 Mayo 2017

Madrid.- Societat Civil Catalana celebrará el próximo lunes 22 de mayo un acto en Madrid para contrarrestar la conferencia que ese mismo día ofrecerá el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, en dependencias del Ayuntamiento de la capital para promocionar el referéndum separatista.

La rueda de prensa está prevista para las 11:30 horas en la sede de la Asociación de Periodistas Europeo. Bajo el título 'Contra el referéndum tóxico', en la misma se explicará por qué el referéndum secesionista que quiere celebrar la Generalitat divide a los catalanes. Participarán el presidente de SCC, Mariano Gomà; el vocal de la Junta Directiva de la entidad, Joaquim Coll; y el coordinador del Observatorio Electoral de Cataluña, Felipe Moreno.

EN EL CONGRESO PARA DENUNCIAR LA FALTA DE CALIDAD DEMOCRÁTICA EN CATALUÑA
Por otra parte, el expresidente y actual vocal de SCC, Rafael Arenas, ha comparecido este miércoles en la Comisión de calidad democrática, contra la corrupción y reformas institucionales y legales del Congreso de los Diputados para explicar las conclusiones de un extenso informe elaborado por esta entidad, que recoge abundantes evidencias sobre vulneración de derechos y libertades fundamentales por parte del poder separatista en Cataluña, en particular desde septiembre de 2015.

Arenas ha denunciado graves agresiones a la libertad ideológica por parte de administraciones y corporaciones públicas, que pretenden, mediante símbolos y declaraciones, imponer como oficiales los postulados separatistas, coaccionando de este modo a los ciudadanos que no los comparten. Por ello, ha condenado actuaciones como la presencia de esteladas en espacios públicos, particularmente en locales electorales, y también otras actuaciones, que tachó de reprobables, como la adscripción del Colegio de Abogados de Barcelona al “Pacto Nacional por el Derecho a Decidir”.

El vocal de SCC ha señalado que “la imposición ideológica es todavía más grave cuando se manifiesta en la escuela”. Arenas ha apuntado diversos ejemplos de adoctrinamiento en los centros educativos donde se presenta a España como una realidad ajena y enfrentada a Cataluña, se inventan estructuras políticas que nunca han existido como la Corona Catalano-Aragonesa y se cuelgan carteles con mensajes tan excluyentes como “Per un país de tots, l’escola en català” (Por un país de todos, la escuela en catalán). En esta línea, ha calificado de “extraordinariamente grave” la persecución que padecen los padres que reclaman la ejecución de sentencias que les reconocen el derecho a que sus hijos reciban una parte de la enseñanza en español.

Arenas ha incidido asimismo en la falta de pluralismo de los medios públicos de la Generalitat donde se editorializa constantemente (caso del matinal de Catalunya Ràdio), se presenta a un asesino de Terra Lliure como “preso político” y “gran reserva del independentismo” o se quema una Constitución en directo, promocionando profesionalmente a quien lo hace.

El expresidente de SCC también ha denunciado la “perversión de la dinámica parlamentaria, caracterizada por una absoluta falta de transparencia”, como se ha podido advertir con la negativa de Junts pel Sí y la CUP a admitir comparecencias en la comisión de investigación sobre las declaraciones del juez Vidal que advertían sobre la articulación por parte de la Generalitat de bases de datos ilegales y listas de afectos y desafectos.

Otro aspecto destacado de la comparecencia han sido las referencias al acoso a los disidentes del nacionalismo: individuos, partidos políticos discrepantes y entidades sociales de reciente creación como Barcelona con la Selección y la propia Societat Civil Catalana. En todos los casos, ha afirmado Arenas, “el discurso sectario y tóxico del separatismo ha servido para justificar todo tipo de descalificaciones, intimidaciones y hasta agresiones físicas por parte de los sectores más radicales, con la connivencia de demasiada gente”.

El vocal de SCC ha concluido su intervención reclamando una toma de conciencia sobre el riesgo que todos estos hechos suponen para la democracia española y pidiendo la protección del Estado “para una mayoría de ciudadanos catalanes que apuestan claramente por la convivencia con el resto de españoles y ven constantemente vulnerados sus derechos y libertades fundamentales por parte de un poder separatista que ha secuestrado literalmente las instituciones y es insensible cuando no agresivo con cualquier forma de disidencia”.

DENUNCIA EL 'DÉFICIT DE CALIDAD DEMOCRÁTICA EN CATALUÑA'
SCC alerta: 'El poder separatista ha secuestrado las instituciones'
La Gaceta 18 Mayo 2017

El expresidente de Sociedad Civil Catalana (SCC), Rafael Arenas, ha denunciado en el Congreso el déficit de calidad democrática y vulneración de derechos fundamentales "por parte de los separatistas" en Cataluña.

El también vocal de la Junta directiva de esta asociación ha comparecido en la Comisión de Calidad Democrática, donde ha expuesto las conclusiones de un extenso informe elaborado por la entidad en el que aparecen plasmadas abundantes evidencias sobre la vulneración de derechos y libertades fundamentales por parte del poder separatista en Cataluña, en particular desde septiembre de 2015.

Agresiones a la libertad ideológica
Arenas ha denunciado graves agresiones a la libertad ideológica por parte de administraciones y corporaciones públicas que pretenden -mediante símbolos y declaraciones- imponer como oficiales los postulados separatistas, coaccionando de este modo a los ciudadanos que no los comparten. Por ello ha condenado actuaciones como la presencia de esteladas en espacios públicos, particularmente en locales electorales. También tachó de "reprobables" otras actuaciones como la adscripción del Colegio de Abogados de Barcelona al 'Pacto Nacional por el Derecho a Decidir'.

Adoctrinamiento en los centros educativos
El vocal de SCC ha señalado que “la imposición ideológica es todavía más grave cuando se manifiesta en la escuela”. Arenas ha apuntado diversos ejemplos de adoctrinamiento en los centros educativos, donde se presenta a España como una realidad ajena y enfrentada a Cataluña, se inventan estructuras políticas que nunca han existido como la Corona Catalano-Aragonesa y se cuelgan carteles con mensajes tan excluyentes como “Per un país de tots, l’escola en català” (Por un país de todos, la escuela en catalán). En esta línea, ha calificado de “extraordinariamente grave” la persecución que padecen los padres que reclaman la ejecución de sentencias que les reconocen el derecho a que sus hijos reciban una parte de la enseñanza en español.

Falta de pluralismo en los medios públicos
Arenas ha incidido asimismo en la falta de pluralismo de los medios públicos de la Generalidad, donde se editorializa constantemente -caso del matinal de Catalunya Ràdio-, se presenta a un asesino de Terra Lliure como “preso político” y “gran reserva del independentismo” o se quema una Constitución en directo y se promociona profesionalmente a quien lo hace.

El expresidente de SCC también ha denunciado la “perversión de la dinámica parlamentaria, caracterizada por una absoluta falta de transparencia”. Así ha quedado demostrado, asegura, tras la negativa de Junts pel Sí y la CUP a admitir comparecencias en la comisión de investigación sobre las declaraciones del juez Vidal en las que advertía de la creación por parte de la Generalidad de bases de datos ilegales y listas de afectos y desafectos.

'El discurso sectario del separatismo justifica incluso agresiones'
Otro aspecto destacado de la comparecencia han sido las referencias al acoso a los disidentes del separatismo: individuos, partidos políticos discrepantes y entidades sociales de reciente creación como Barcelona con la Selección y la propia Sociedad Civil Catalana. En todos los casos, ha afirmado Arenas, “el discurso sectario y tóxico del separatismo ha servido para justificar todo tipo de descalificaciones, intimidaciones y hasta agresiones físicas por parte de los sectores más radicales, con la connivencia de demasiada gente”.

Ha concluido su intervención reclamando una toma de conciencia sobre el riesgo que todos estos hechos suponen para la democracia española y pidiendo la protección del Estado “para una mayoría de ciudadanos catalanes que apuestan claramente por la convivencia con el resto de españoles y ven constantemente vulnerados sus derechos y libertades fundamentales por parte de un poder separatista que ha secuestrado literalmente las instituciones y es insensible -cuando no agresivo- con cualquier forma de disidencia”.

Manpower, el gigante del trabajo temporal español, traslada su sede de Barcelona a Madrid
La cifra de negocio anual de la compañía asciende a 507 millones
cronicaglobal  18 Mayo 2017

Un nuevo episodio de abandono empresarial en Cataluña. En esta ocasión se trata de Bymanpower, sociedad de cabecera o holding del grupo Manpower, especializado en el trabajo temporal y los servicios de subcontratación para terceros.

Bymanpower ha movido en fechas recientes su sede social al edificio Talent Tower, situado en la madrileña avenida de Burgos, donde ocupa 12 plantas con una superficie total de 6.520 metros. En ese mismo inmueble ya están alojados los empleados del grupo en aquella urbe.

La filial Manpower sigue en Barcelona
Fuentes del grupo explicaron que el movimiento se debe al fuerte crecimiento de todas las líneas de negocio durante 2016, y a la necesidad de albergar en un mismo recinto las distintas marcas de la compañía: Manpower, Experis, ExperisIT, Right Management, ManpowerGroup Solutions, FuturSkill y Human Age Institute. El inmueble está dotado con las últimas tecnologías.

“Con esta nueva sede –explicó un portavoz–, Manpower Group quiere ofrecer una experiencia óptima a sus clientes y candidatos y crear nuevas sinergias entre sus equipos, para favorecer un servicio ágil e integrado que dé respuesta a las necesidades de sus clientes”.

Hasta ahora, el cuartel general de la compañía se encontraba en la calle Còrsega de Barcelona, donde ha radicado desde que se constituyó la sociedad, en 2001. En la capital catalana se mantendrá la sede social de la filial Manpower.

Más de 800 empleados
Bymanpower no es una entidad cualquiera. Cuenta con más de 4.000 clientes. Ocupa el tercer lugar entre las mayores compañías de trabajo temporal en España. Y gestiona una red de 100 oficinas dispersas por todas las provincias.

En 2016, facturó en el mercado español 507 millones de euros, con un alza del 30%. Sus activos consolidados se cifran en 160 millones. La firma da empleo directo a más de 800 personas y cuenta con otros 14.400 eventuales.

La expansión de la empresa experimentó un impulso vertiginoso durante los últimos años, hasta el punto de que desde 2009 su giro se ha multiplicado por seis.

Bymanpower se sitúa en el podio de las ETT. La primera del ramo es Adecco, con 818 millones de ingresos. A continuación figura Randstad, con 738 millones. Y en tercer lugar, Bymanpower, con 507 millones.

El 100% del capital de esta última pertenece al consorcio estadounidense Manpower Group, que se define como “líder mundial en la captación de talento”. Su red comercial abarca 3.500 oficinas en 80 países. Atesora 400.000 clientes e ingresa 21.000 millones de dólares anuales. Bymanpower está presidida por Raúl Grijalba.

Un éxodo imparable
La constante e interminable fuga de empresas desde Cataluña se explica por dos motivos: uno, el desafío independentista, y otro, el infierno fiscal que sufre esta comunidad. Se da la llamativa circunstancia de que mientras el Govern somete al pueblo soberano a los tipos impositivos más gravosos de toda la Península, las elites de la Administración catalana disfrutan de unas retribuciones suculentas que despiertan la envidia del sector en el resto de la piel de toro.

Las cifras de la masiva huida son elocuentes. En 2016, llegaron a Cataluña 531 mercantiles procedentes de otras partes de España, mientras que se largaron 802 compañías, con un saldo deficitario de 271 empresas. Si se amplía el rango hasta 2008, Cataluña ha padecido una pérdida neta de más de 2.500 sociedades.

Este ruinoso proceso no se da de forma generalizada en España, sino que afecta de lleno, y en particular, a Cataluña. Ninguna otra demarcación territorial ha registrado una estampida de semejante calibre. Tras Cataluña, la comunidad autónoma que encajó un tráfico más intenso de huidas en 2016 fue Navarra, con 76. En el mismo ejercicio, Madrid ganó 424 compañías.

Ofrece el documental "El fin de ETA" y produce la película "Fe de erratas"
Acusan a Netflix de blanquear a la banda terrorista ETA y el boicot a la plataforma se extiende a través de las redes sociales
www.latribunadelpaisvasco.com 18 Mayo 2017

Miles de ciudadanos, muchos de ellos víctimas del terrorismo, están expresando a través de las redes sociales su indignación por el tratamiento de “blanqueo” que, en su opinión, la plataforma de televisión a la carta Netflix está dedicando a la banda terrorista ETA. “Quien blanquea a los asesinos de mi familia no merece mi dinero ni el de una sociedad digna”, explica en Twitter José Alcaraz Martos, presidente de “Voces contra el Terrorismo”, que el 11 de diciembre de 1987 perdió a su hermano y a dos de sus sobrinas, de tres años de edad, en un atentado etarra.

Dos motivos impulsan el hastag #BoicotNETFLIX que se está expandiendo rápidamente a través de Twitter: la inclusión en el catálogo de la plataforma del documental “El fin de ETA”, un torticero "reportaje", dirigido por Justin Webster sobre un guión de los periodistas Luis Rodríguez Aizpeolea y José María Izquierdo, que centra su estructura en una permanente equiparación ética, ideológica y política entre las víctimas de ETA y los verdugos terroristas. De hecho, el documental presenta una conclusión tan rotunda como distorsionada: que Jesús Eguiguren, ex presidente de los socialistas vascos, y Arnaldo Otegi (terrorista de ETA y líder de Batasuna) fueron los que acabaron con ETA.

Por otro lado, Netflix acaba de lanzar otra provocación a las víctimas de la banda terrorista ETA al anunciar que su próxima película en España, “Fe de erratas”, será dirigida por Borja Cobeaga y tratará, “en clave de humor”, sobre un grupo de etarras que, localizados en una pequeña capital de provincia, "se atrinchera en un piso a la espera de recibir una llamada, que parece que nunca llega, para pasar a la acción”.

La publicación de la nota de prensa de Netflix en la que se explicaba la apuesta de la cadena por un film que se construye básicamente sobre el blanqueamiento de los terroristas de ETA y sobre la frivolización de sus crímenes, ha sido el detonante final que ha hecho estallar a miles de ciudadanos en la red al grito de #BoicotNETFLIX.


 


Recortes de Prensa   Página Inicial