AGLI Recortes de Prensa   Jueves 25  Mayo 2017

¡España es solo un mercado!
Agapito Maestre Libertad Digital 25 Mayo 2017

El gallinero mediático está revuelto con la elección de Sánchez. La gente peor informada cree que crecerá el poder de Podemos y el PSOE, e incluso algún que otro atolondrado pretende asustarnos con una "revuelta de carácter revolucionario". Son ganas de justificarse. Mentiras sobre mentiras sobre la única realidad de España: su retórica. De este país, España, sólo queda retórica. Decir lo contrario es mentir. Hoy por hoy, nuestro mayor peligro es ocultar la realidad, o sea, este país ha muerto.

¿Qué quieren pruebas de su fallecimiento? Por favor, amigos, abran los ojos. Están por todas partes. Bastaría levantar acta de la impasibilidad del jefe de Gobierno ante cualquiera que dé patadas ante el cadáver de la nación. El Ejecutivo no hace nada contra la agresión frontal que todos los españoles, empezando por los de Cataluña, estamos sufriendo del mesogobierno de Cataluña. Calla Rajoy, o peor, solo dice simplezas contra la agresión que nuestros derechos fundamentales sufren todos los días por las acciones del gobierno de la Generalidad. Y, por supuesto, callan todos los parlamentarios españoles, empezando por la presidenta de las Cortes Españolas, ante el mayor ataque que ha recibido la democracia en su corta historia. Un Congreso de los Diputados incapaz de reaccionar ante quienes cuestionan su existencia queda reducido a mala retórica. La declaración de independencia de Cataluña si no hay referéndum, anunciada por la prensa el pasado lunes, asusta a muy pocos, o peor, se diría que la desaparición de España carece de significado para la inmensa mayoría de españoles. Terrible.

¿Quieren ustedes más pruebas para levantar acta de la muerte real de España? Miren a Podemos, la tercera fuerza política del país, que no es nada en el Parlamento. ¿Para qué queremos un partido político, como Podemos, si es incapaz de traducir sus energías en leyes y medidas aprobadas por el Parlamento?, ¿para qué una moción de censura si tiene que defenderla en las calles?... Podemos es poca cosa, casi nada, por ejemplo, la manifestación de Podemos del sábado en la Puerta del Sol ya está olvidada. Tampoco da para mucho lo del PSOE; por ejemplo, el triunfo de Sánchez a la Secretaria General del PSOE fue devorado la misma noche del domingo. Ha desaparecido de la escena política. Lleva sin decir nada más de tres días. Tengo la sensación de que este hombre ha pactado con los independentistas catalanes hasta la política de información, o sea, serán los golpistas quienes se desgastarán en esa labor de propaganda contra la desaparición de España.

Nadie se engañe, pues, con revoluciones, unidades populares y mociones de censura. Aquí no pasa nada. Nunca pasará nada, sencillamente, porque ya ha pasado. Parece que solo nos queda la retórica, la mala retórica, para sobrevivir a la realidad. Trágico país es el que no tiene mayor aspiración que dejar pasar el tiempo. Sí, aquí nunca pasa nada.

Reaccionar o sucumbir.
Vicente A. C. M. Periodista Digital 25 Mayo 2017

El PP no acaba de digerir que desde el domingo el PSOE ha tocado fondo y se encamina hacia la radicalización, conducido por un ególatra vengativo y ambicioso. El PP da por supuestas actitudes como la de la responsabilidad en asuntos de Estado, que ya no se pueden asegurar que se vayan a dar. El PSOE que vuelve a liderar el transfigurado Pedro Sánchez, no es predicible como tampoco lo es su líder. Un hombre que ha dado sobradas muestras de su extrema ambición y falta de convicciones, al que solo le mueve ahora el rencor, la venganza y la ansiedad al verse desplazado de la tribuna de oradores del Congreso. Como dije ayer, un error del que ahora se arrepiente.

Ayer hubo hechos m!uy significativos de la realidad de la deriva del PSOE hacia su fractura total. El reconocimiento de Felipe González de haber quedado en minoría y ponerse.al servicio del Secretario General, otro al que le cuesta decir el nombre de Pedro Sánchez. La euforia indisimulada del "neutral" Mikel Iceta del PSC donde Sánchez obtuvo una aplastante mayoría, pidiendo que esperaba que se reconociera a Cataluña como nación. O la dimisión de Antonio Hernando como portavoz del grupo socialista en el Congreso. O la renuncia a la militancia de uno de los históricos militantes como Corcuera declarado anti Sanchís. Hechos a los que pronto se sumarán otras dimisiones - ceses en la dura purga que Pedro Sánchez y sus fieles, casi todos nacionalistas pro independentistas preparan para eliminar la disidencia emulando a Pablo Iglesias en PODEMOS. Ya lo hizo Pedro Sánchez con su contrincante Eduardo Marina y lo volverá a hacer.

Hace muy mal el PP en apelar a un inexistente sentido de Estado en quien solo intenta no tener de nuevo un Comité Federal que le ate las manos a la hora de conseguir su único objetivo personal, ser elegido Presidente del Gobierno sin importarle las promesas y concesiones que tenga que hacer incluidos los enemigos de España. Un comportamiento que ya hemos visto en los asesores del régimen dictatorial de Venezuela y en el oportunismo carroñero de federaciones como el PSC del melifluo Iceta. El PP debe preocuparse de asegurar las escasas y mercenarias alianzas y ganar tiempo para que está ola de revolución involuciónista acabe en la orilla mansamente. Hay que poner al PSOE de Sánchez frente a sus contradicciones y mensajes populistas ajenos a lo que ha sido el PSOE desde la transición.

No menos importante es que el PP deje de dar la imagen de estar noqueado por el acoso en el tema de la corrupción. No se puede estar a la defensiva arrinconado soportando el castigo. Hay que salir al centro y contraatacar con dureza. Se tienen los medios, las pruebas y la legitimidad para no dejarse amilanar. Ya se ha comprobado hasta la saciedad que no han servido de nada los paños calientes, ni los silencios. Hay demasiado en juego, la Unidad y el futuro de España y de los españoles como para seguir aceptando desafíos y propuestas económicas lesivas y contrarias a los compromisos adquiridos. No puede admitirse más gasto y más endeudamiento, ni soluciones involuciobistas que pongan en peligro la salida de la crisis. Hay que combatir a la demagogia y el populismo.

El PP debe entender que con Pedro Sánchez el PSOE ya no volverá a ser lo que fue. Está por ver si además dejará de ser y solo quedará una extrema izquierda radical como la única alternativa de Gobierno para España. Deben de ser los propios socialistas los que decidan si quieren contribuir a su transmutación en clon de PODEMOS.

¡Que pasen un buen día!

Golpe o mascarada
RAÚL DEL POZO El Mundo  25 Mayo 2017

Hablo con buen patriota catalán -que además es jurista y demócrata- y piensa, como Cicerón, que un buen patriota es aquel que se opone a que en su nación haya un poder superior a las leyes. Le consulto que hasta dónde puede llegar la amenaza de Cataluña: "No es una amenaza de Cataluña, sino la exteriorización de la rabieta de unos dirigentes incompetentes que quieren atemorizar al Gobierno con una máscara de carnaval", responde.

Le pregunto por el borrador de la DUI -o sea, por la Declaración Unilateral de Independencia-. Con esa ley de excepción urgente, sin debate parlamentario se decretaría la amnistía para los corruptos ataviados de patriotas, declararían el catalán lengua oficial de la república y se negarían a pagar las deudas. El Gobierno de Madrid parece que, de pronto, ha tomado en serio la bravuconada. Ahora dice que la Ley de Desconexión es un desafío al Estado y una agresión a los españoles de Cataluña y del resto de España. Califica las andanzas de los secesionistas de delirio y aberración. La escalada de los alaridos ha alcanzado una altura de vértigo cuando el presidente del Gobierno ha hablado de golpe de Estado. Golpe de Estado, que paren las máquinas, ésas son palabras mayores. Hasta ahora habían callado y la política también se corrompe con el silencio.

El gentil jurista, de sosiego indignado, estalla: "No es golpe ni Estado. Mariano Rajoy está preparando algo para cuando se convoque el referéndum. No creo que sea el artículo 155, será suficiente con el TC y la aplicación de la Ley de Seguridad Ciudadana. El borrador de la Ley de Desconexión es delirante, hecho por resentidos con coeficientes por debajo de lo normal. Lo malo es que son los que mandan y le están haciendo un favor a Mariano Rajoy y jodiendo a Cataluña, a la que dicen defender. Para Rajoy esto es un chollo", comenta. Cataluña siempre ha estado en manos de los mejores burgueses y de los peores políticos y una vez más -y van cinco- se acercan al esperpento sin subirse esta vez al balcón. Cuanta más tensión y enfrentamiento, más gloriosa y absoluta será la victoria de Moncloa. "Al final, el Gobierno podrá llevarse piedra a piedra hasta la Sagrada Familia", me explica.

Quizás el referéndum se convoque, porque harán todo lo posible y un poco más. Pero no darán el golpe, no llegarán siquiera a la pantomima. Recordemos que esa manera de tomar el poder en la Modernidad se inició con El 18 Brumario de Luis Bonaparte (según Marx, un golpe de mano de jugadores tramposos). Aquí cuajó en la dictadura de Primo de Rivera y en Italia, en la marcha sobre Roma. Para tener éxito en un putsch no hacen falta masas, sino un grupo de soldados, de aventureros, de políticos rufianes que se cuelen en el Estado para apoderarse, en este caso, de una parte del mapa, vulnerando las leyes del Estado democrático.

En realidad, lo que están buscando son votos para ganar nuevamente unas elecciones autonómicas. Si buscan la independencia, se van a dar con la ley en las narices.

De la dictadura en Cataluña y otras pequeñeces
Jorge Vilches vozpopuli.es 25 Mayo 2017

En el prefacio que Curzio Malaparte escribió en 1948 para su clásico “Técnicas del golpe de Estado” decía que le achacaban el no haber incluido después los que habían tenido lugar desde 1930, año de la primera edición. La respuesta que daba el italiano era bien sencilla: las maneras de dar un golpe de Estado no habían variado, solo las formas de evitarlo. Estoy convencido de que aquel periodista hubiera seguido con atención lo que está pasando en España con el golpe en Cataluña y la respuesta de las instituciones del Estado, porque quizá variaba dicha opinión.

La Ley de Transitoriedad Jurídica que está preparando la Generalidad de Cataluña no solo sirve para dar un golpe de Estado, sino que pone las bases de una dictadura. Quizá esto haya pasado desapercibido para los partidos que tratan de remarcar solo la ilegalidad que supone, y no ven la consecuencia de la propuesta independentista. Esa Ley es lo más parecido al Estatuto Jurídico de la República, de abril de 1931, que el autonombrado Gobierno Provisional se dio para deshacer la Monarquía e imponer un régimen; un Estatuto que reunía en el Ejecutivo todos los poderes.

Eso mismo es la también llamada “ley de ruptura” o de “desconexión”. Esa norma suprema que nadie ha votado reúne en el mismo grupo de personas el poder de hacer las normas, el de ejecutarlas y el nombramiento de magistrados, y da forma y estructura a la nueva administración y a su personal. La Ley independentista asume la forma externa de “República parlamentaria”, pero en realidad crea un Comité de Salvación Pública; es decir, un órgano colegiado a la espera de un Robespierre (que sin duda saldrá), para ejercer la dictadura. Además, esa Ley actuará de Constitución, dicen, hasta que decidan cuándo y cómo se reunirá una asamblea que, siguiendo los parámetros establecidos en dicha norma, elabore un texto constitucional.

El hecho de la nacionalidad de esa dictadura en ciernes, según la Ley de Transitoriedad, pertenece al Estado catalán, como ha sido durante toda la Historia en cualquier régimen totalitario. La pertenencia a una nación deja de ser algo inherente al individuo, como en la legislación española, para ser potestativo de su Comité de Salvación, que podrá privar de las condiciones de nacionales a aquellos que consideren “traidores” o que no acepten la “independencia del Estado”. Los autores de esa Ley quieren privar al hombre de sus derechos, como vienen haciendo desde hace décadas, y que ahora su identidad dependa del arbitrio del gobierno independentista.

Esa idolatría del Estado responde al estilo populista del nacionalismo catalán. Es ese propósito de reconstruir una comunidad imaginada, homogénea, forzosamente feliz, sobre la base de la expulsión del disidente, de los traidores y apóstatas que osan poner en duda la unidad de destino en lo universal. Y el Estado es imprescindible para este propósito, es el gran instrumento de los ingenieros sociales, visionarios y creadores de pueblos. Se creen eso del “escultor de pueblos” del que hablaba Joaquín Costa.

El catalán FrancescCambó, uno de los padres del catalanismo, escribió al respecto un libro muy curioso titulado “Las dictaduras”. Apareció en 1929, algo tarde. Hacía seis años que Primo de Rivera había salido de Barcelona en loor de multitudes tras dar un golpe de Estado. Cambó contaba que antes de 1914 las dictaduras vivían amenazadas por revoluciones o conspiraciones, pero que a partir de entonces era al revés: eran las revoluciones y las conspiraciones las que establecían las dictaduras. El motivo era que antes un régimen dictatorial suponía el acorralamiento y la asfixia de los políticos. Pero en la actualidad, decía, son los políticos ahogados los que pregonan y buscan una dictadura hablando falsamente en nombre del pueblo y de su porvenir. Como hoy.

Los populismos contemporáneos, ya sean socialistas o nacionalistas, buscan la imposición de un régimen autoritario y dictatorial en el que la libertad se sacrifica al proyecto común. Sí, a un objetivo marcado por una oligarquía que utiliza dicho estilo en su combate contra otra oligarquía. Porque el populismo puede ser en filosofía política la respuesta del pueblo al mal gobierno oligárquico, pero en la práctica de las democracias contemporáneas es una forma rentable de hacer política –discurso, liderazgo, organización y movilización-, máxime en democracias sentimentales, con sociedades infantilizadas. Esas mismas que desprecian su libertad a cambio de un amo protector.

Un referéndum en cajas de cartón reciclable, una conferencia en el Ayuntamiento podemita de Madrid, un desfile al compás del paso de la oca con la coreografía independentista, un tumulto de bastones municipales a la salida de un juzgado para acompañar al Mesías del 3%, un órdago cheli y parlamentario de Soraya, una adhesión del Barça (“Més que un club”, oiga), y un Rufián tuitero en Madrid, son pequeñeces en comparación con el propósito de establecer una dictadura para laminar la libertad de los que no comulguen con su paraíso. Esto es lo que debería detener el proceso.

España se mira en el espejo de la adolescencia
Antonio Robles lavozlibre.com 25 Mayo 2017

Periodista, profesor y político

¿Estamos asistiendo a una revolución generacional de la sociedad? ¿Quizás a una involución?

La militancia de base del PSOE (sus hijos, según Josep Borrell), han matado al padre. Nunca antes el aparato del PSOE (expresidentes, barones territoriales y medios afines incluidos), fueron desautorizados de forma más diáfana.

Ya tenemos un partido más dirigido por un adolescente en guerra contra sus padres. Y ya son tres, de cuatro. En la izquierda populista, Pablo Iglesias; en el centro, Albert Rivera (Cs); y en el centro Izquierda plurinacional, Pedro Sánchez (PSOE).

Es casi biológico, hay una etapa de la vida en todo ser humano donde su socialización pasa por la confrontación con sus ascendentes para afirmar su personalidad aún en formación. La acompañan de aspavientos y desplantes, como si fuera el primer ser humano en descubrir la luz. Adanismo inevitable. Suele acarrear quebrantos y disgustos a sus mayores, para pasar a reintegrarse en el regazo familiar en cuanto se ha creado un lugar emocional y material en el mundo. Como si hubiera entendido al fin, que no se puede estar eternamente en guerra con el mundo, porque no es el mundo, sino uno mismo, que viene defectuoso de fábrica.

Este tipo de adolescentes, a menudo consentidos, llevan mal el rigor del esfuerzo y la coherencia. Para eso ya están los padres. Ellos han venido al mundo a disfrutar y despotricar. Y si hay que girar como una veleta para ponerse al sol que más calienta, se cambia el fondo de pantalla de una bandera más grande que las que lucía Obama y se cuelgan 17 con subtítulos de nación de naciones. Un alegato a las bases por conveniencia, y a vivir, que son dos días. Al fin y al cabo, ¿quién se acuerda de la destitución de Tomás Gómez mano militari con mayor arbitrariedad que la suya por la Gestora?

Pasa lo mismo con Podemos, otro partido de adolescentes políticos empeñado en matar al padre. En este caso no es el aparato del partido, porque Pablo Iglesias es a la vez, el adolescente en guerra con sus mayores y el aparato, sino el propio Estado Constitucional surgido de la Transición Política del 78 encarnado en el poder corrupto del PP. Un padre capitalista confabulado con los poderes conspirativos de la tierra, sostienen. Es el tratado de la “ética” de la razón pura, subtitulado como la guerra de los de abajo contra los de arriba, reducción de parvulario de la factoría adolescente, formato 140 caracteres.

Estos adolescentes de izquierdas tercermundistas y populistas han convertido el Congreso de los Diputados en un plato de televisión, y las RRSS en un agip pro diario. Lo importante no es el esfuerzo, el trabajo bien hecho, la honestidad, la promesa sujeta a los rigores de la realidad económica, y la responsabilidad de los propios actos, sino el espectáculo, las emociones y el derribo por el derribo. Ni siquiera el afán de limpieza es constructivo, antes que ninguna otra cosa están empeñados en destruir el orden constituido con la determinación que muestra el adolescente contra la figura del padre, contra la del profesor o de las normas universales más cotidianas. Adanismo puro, repito. Ni un instante de duda antes de arremeter contra el complejo orden institucional que tantos desahogos vitales se han necesitado sacrificar. Lo malo es, que cuando bien se quieran dar cuenta, como tantas veces antes, ya será demasiado tarde. Y vuelta la burra al trigo.

En el Centro derecha también han llegado los jóvenes. Más educados y mejor planchados, pero dispuestos a confundirse con el paisaje que más convenga en cada instante. Albert Rivera los encarna con la virtud del vendedor de provincias: se adapta a cada situación libre de ataduras y principios. Le dice a cada cual lo que quiere oír y se abstiene cada vez que implica retratarse, o asumir un riesgo. Con un Cs hecho a su imagen y semejanza, vende gente joven y guapa, amoldada a las exigencias del departamento de comunicación, de las tendencias políticas de moda y atento a aprovechar el acontecimiento electoral más prometedor. Antes Kennedy, después Obama, más tarde Adolfo Suárez y ahora, Macron, siempre a la última moda y al ritmo de las RRSS. Al fin y al cabo, los padres son una carga: "La regeneración democrática y política pasa por gente nacida en democracia” nos digo el angelito.

Todos ellos desprecian la edad, el respeto por la obra hecha, la madurez, el conocimiento acumulado, las arrugas de la experiencia y la advertencia del pasado.
¿Quieren cambiar el mundo? ¿o quieren sustituir a quienes dirigen el mundo?

Pero concretemos más. ¿A qué nos referimos cuando hablamos de la mentalidad adolescente de la sociedad actual? Alta conciencia para exigir derechos, y escasa predisposición por hacerse cargo de los deberes que conllevan; sensibilidad extrema por la justicia social y muy poca por cooperar con sus costes o hacerse cargo de sus limitaciones; hedonismo compulsivo y escasa resistencia a la frustración, rechazo del esfuerzo y la constancia, desprecio por las causas empíricas y las soluciones responsables, desprecio por las políticas de Estado a largo plazo; la inmediatez, el efectivismo, el éxito a cualquier precio y ahora mismo…

Puede parecer ofensiva la descripción, pero sólo pretende ser descriptiva, no de las personalidades de los líderes que quieren gobernar España, sino de la España política que se mira en la adolescencia. La LOGSE ha hecho mucho daño. Ahora las personas son tan volátiles como la tecnología digital líquida que nos marea sin tiempo para macerar nada. Ya no se valora la sabiduría largamente obtenida por el sosiego de la vida. Manda el marketing, y el marketing tiene aristas de pechos recién reventados y torsos depilados. El iluso de Platón pretendía que el arconte perfecto (el gobernante) no debía ejercer el poder hasta los 54 años, después de haber demostrado una vida de estudio, sabiduría y prudencia. Hoy un macho alfa del tres al curto, pretende enseñar al mundo que su corta vida, su escaso esfuerzo intelectual y su mínima experiencia le avalan para echar abajo la Transición política del 78 y el orden constitucional. Pues ya tiene quién le imita, Pedro Sánchez y cada uno de los votos de la militancia que se le ha entregado gozosa.

Mientras tanto, la sensatez del único líder experimentado, Mariano Rajoy, está emponzoñada por la corrupción que los adolescentes con razón quieren erradicar. Quizás por poco tiempo, porque ya hay en la posición de salida una partida de jóvenes para competir con garantías en una sociedad de adolescentes.

Esta es la España política que tenemos, una España que se mira en la adolescencia y se dispone a cambiar la sensatez y la complejidad de la experiencia por una lluvia de ocurrencias encapsuladas en twist. Sorry.

El cuarto rescate de Grecia
Juan Francisco Martín Seco Republica 25 Mayo 2017

La reunión del Eurogrupo del lunes pasado terminó sin acuerdo acerca del cuarto rescate a Grecia. Cuarto rescate, así lo llaman los sindicatos y la oposición. La razón de esta dominación radica en que, si bien en puridad el dinero que va a recibir el país heleno pertenece al tercero, al que se firmó en 2015, ahora se condiciona su desembolso a nuevas medidas y recortes. Otra vuelta de tuerca. Es la enésima. La verdad es que no se debería llamar ni cuarto ni tercero ni primer rescate, porque nunca se ha rescatado a Grecia. Solo hay que contemplar su situación actual. A los que en realidad se ha rescatado ha sido a los bancos alemanes y franceses, mientras que se hundía al país heleno más y más en la crisis. Grecia no levanta cabeza. Y se confirma una y otra vez la nefasta política impuesta por Berlín y Bruselas.

La Comisión, no obstante, presenta estos días una visión triunfalista e idílica, quizás para justificarse y para que la esperanza haga los recortes menos duros y amargos. Afirma que está resurgiendo la confianza, despuntando el consumo, aumentando el empleo, que la temporada turística va a ser buena y que el saldo presupuestario primario (antes de pagar intereses) es mejor de lo esperado. En 2016, 3,95% del PIB.

De todo ello lo único cierto es lo que hace referencia al déficit público, que por otra parte parece que es tan solo lo que le interesa a Bruselas. Grecia acaba de entrar de nuevo en recesión (tal como se suele considerar técnicamente, dos trimestres seguidos con tasas negativas del PIB). Durante el cuarto trimestre de 2016 el PIB se redujo en el 1,2%, y en el primero de 2017 el 0,1%. Pero es que, además, hay que presumir que los nuevos recortes (2% del PIB, 3.600 millones entre 2019 y 2020), tendrán un efecto contractivo sobre la economía, con lo que se pierde toda esperanza de que la situación mejore.

Los sucesivos ajustes han tenido sobre Grecia un efecto devastador, la economía ha sufrido tres recesiones, la renta nacional se ha reducido en un 25%, la tasa de desempleo alcanza el 24% y el stock de deuda pública el 180%. El castigo sufrido parece propio de una situación de posguerra. Además las medidas adoptadas no han dañado a todos por igual. Han sido las capas bajas y medias de la población las que más las han sufrido, y la pobreza y desigualdad ha alcanzado niveles alarmantes e inconcebibles hace años.

Las condiciones impuestas ahora en lo que se ha llamado cuarto rescate continúan en la misma línea, son humillantes e injustas y gravitan sobre las clases más humildes. Las pensiones sufren el decimocuarto recorte, y disminuirán entre el 9 y el 18%, y el límite exento en el impuesto sobre la renta pasará de 8. 600 a 5.700 euros. Hay que preguntarse si la intención de los representantes de las instituciones comunitarias es tan solo eliminar el déficit público o si, por el contrario, se mueven por motivos ideológicos y a la hora de escoger las medidas se inclinan por las predilectas del neoliberalismo económico, tales como hundir lo más posible las pensiones públicas y potenciar así los fondos privados de pensiones o atacar los tributos directos y progresivos.

Esta clara intencionalidad ideológica se percibe también en el resto de medidas impuestas, diferentes de los recortes presupuestarios. Se abarata el despido y -cosa insólita en la democrática Europa- se suspende la negociación colectiva por lo menos hasta 2019. Es decir, se profundiza en la liberalización del mercado laboral con la finalidad evidente de reducir los salarios.

Pero no solo es el mercado de trabajo el que se pretende liberalizar. Las medidas afectan también al comercio y a la energía. Se establece la posibilidad de abrir treinta domingos al año en lugar de los ocho actuales. Uno no puede por menos que preguntarse qué tiene que ver esta condición con el control del déficit público. De tener algún efecto, será negativo tanto sobre la economía como sobre las finanzas públicas. Constituye, eso sí, una vieja aspiración de las grandes superficies y del poder económico, pero va en contra del pequeño comercio que es el que de verdad crea el empleo. La argumentación de que de esta manera se potencia el consumo es una falacia y una cierta ironía cuando desde 2009, año en el que comienzan los ajustes, no se ha hecho otra cosa que hundir el consumo. La llamada liberalización del sector energético pretende el mismo objetivo, abrir espacios rentables al poder económico. De ahí las privatizaciones impuestas hasta ahora y la exigencia en este acuerdo de que el Estado se desprenda de su 40% de participación en el sector.

A cambio de todas estas cesiones del Gobierno griego, lo único que se ofrece es desembolsar 7.000 millones de euros y promesas. Los 7.000 millones de euros no se destinan realmente a Grecia sino a los acreedores, ya que servirán para que este país pague los intereses de los créditos que vencen en julio. Se demuestra una vez más que lo que se pretende rescatar no es tanto los países como los prestamistas. El FMI tiene mucha experiencia en ello. Los préstamos de esta entidad a los países con problemas iban siempre orientados a que los acreedores pudiesen cobrar sus deudas. Ello explica la insistencia de Merkel en que el FMI estuviese presente en los rescates de la Eurozona.

Las promesas no dejan de ser eso, promesas, y casi nunca se han cumplido. En esta ocasión la golosina radica en que los bonos helenos entren en los programas de expansión cuantitativa del BCE, pero sobre todo en la reestructuración de la deuda pública griega. El FMI hace tiempo que viene manifestando que Grecia en ningún caso podrá hacer frente al stock de deuda pública, que en los momentos presentes alcanza el 180% del PIB. Su postura es tan radical que condiciona su participación en el rescate a que esta reestructuración se lleve a cabo. Los planteamientos del FMI dan más credibilidad actualmente a la promesa. Sin embargo, la reunión del pasado lunes del Eurogrupo indica de forma clara que Merkel es absolutamente reacia, especialmente antes de que se celebren las elecciones de septiembre, a que sus ciudadanos tengan que asumir el coste; aunque en honor de la verdad no lo van hacer en un porcentaje mayor que el resto de los contribuyentes de la Eurozona.

Desde hace mucho tiempo todo el mundo está convencido de que antes o después, de buen grado o por la fuerza de los hechos, tendrá que realizarse una quita de la deuda pública griega. El problema es que sería la segunda y nadie garantiza que, de continuar con esta política suicida, sea la última. El endeudamiento público del país heleno en 2009 era del 120% del PIB, en la actualidad y después de la primera restructuración y de las atrocidades y sufrimientos que se han infligido al pueblo griego, del 180%.

La expropiación de derechos y los atropellos a los que se ha sometido a la población griega pasan de los límites posibles en una sociedad democrática. Nunca se sabe hasta cuándo los ciudadanos están dispuestos a soportar. Las manifestaciones y huelgas generales se han multiplicado, y hoy en día las clases bajas y medias se han sumido más bien en la tristeza y en la desesperanza, pero la violencia puede estallar en cualquier momento, especialmente después del fiasco de Syriza.

Tsipras cometió dos errores. El primero, enfrentarse en solitario a Berlín, Bruselas y Frankfurt, si no se estaba dispuesto a llegar hasta el final, es decir, a la salida de Grecia de la Eurozona. El segundo, gobernar en esas pésimas condiciones, con lo que está quemando a su partido y cegando toda posibilidad de cambio en el país heleno. Algo parecido le sucedió a Zapatero en España.

En nuestro país las formaciones políticas de izquierdas deberían tomar nota y no tener tanta prisa en llegar al gobierno. La pertenencia a la Unión Monetaria dificulta, cuando no imposibilita, cualquier política de izquierdas. Si resulta forzoso aplicar la política de Bruselas, mejor que se queme la derecha, y que las formaciones políticas de izquierdas desde la oposición vendan caro su apoyo, doblen la mano al Gobierno y le obliguen a adoptar determinadas medidas que palien la situación, al tiempo que se trabaja para aunar fuerzas en Europa en el objetivo de romper la Eurozona y retornar a las monedas y políticas nacionales.

www.martinseco.es

Con el permiso de Alá
Si Alá permite lapidar a una mujer musulmana en Irán, ¿por qué no iba a permitir asesinar a una infiel de Europa?
Javier Caraballo elconfidencial 25 Mayo 2017

Con el permiso de Alá, una niña de 15 años lloraba el lunes con la mirada perdida, absorta, a la salida del estadio en el que los cadáveres de sus amigos estaban esparcidos por el suelo porque un fanático hijo de puta los había asesinado unos minutos antes. La mente humana, y menos aún la mente de un adolescente, no es capaz de asimilar una tragedia así, ocurrida a la puerta de un concierto, cuando salían cantando las canciones de su estrella favorita y sus madres las esperaban para volver a casa.

Cómo asimilar que un instante después todo sea sangre y destrucción. Tus amigos ya no están y las cámaras han captado su cara, paralizada, viva y muerta, envuelta en las mantas térmicas de la policía, los ojos abiertos, enrojecidos, y sobre el pelo una diadema con orejas de conejita. Poco después, el grupo terrorista Estado Islámico ha emitido un comunicado: todos ellos eran “cristianos infieles”, “cruzados”, que acudían a un “concierto desvergonzado”. En el comunicado del Estado Islámico incluyeron esa frase, “con el permiso de Alá”. Por eso había que matarlos.

Con el permiso de Alá, también a un bloguero al que consideraron transgresor o a un estudiante que llevaba una camiseta que solo ponía 'Una nación sin tortura' los detuvieron y encarcelaron en Egipto hasta que se perdió el rastro de ellos en los periódicos. Alguna campaña de Amnistía podrá rescatarlos un día, y que sus fotos de carné circulen otra vez por las redes sociales, con la sonrisa que ya habrán perdido para siempre, tirados sobre el asqueroso suelo de una cárcel de Egipto. O de Turquía, o de Arabia Saudí, o de Yemen. La represión religiosa somete a los ciudadanos de la inmensa mayoría de los países árabes que jamás han conocido una democracia completa. Porque un Estado teocrático nunca podrá albergar una democracia completa.

Con el permiso de Alá, habrá una niña de Yemen que contraerá matrimonio estos días con el hombre que le ordenen sus padres. No tiene más que 14 años, pero está obligada a casarse y entregarse para el resto de su vida a un hombre que ni conoce. Las esclavizan, las ignoran, las desprecian, las mutilan. Como en otros países, no podrán viajar, tener trabajos remunerados, recibir educación superior, ni siquiera salir a la calle sin el permiso de un tutor varón. Si algún día las violan, habrán firmado su condena de muerte porque la ley islámica va a interpretar que se trata de relaciones extramatrimoniales. Como en los Emiratos Árabes, donde las víctimas de violación son acusadas de haber mantenido relaciones sexuales ilícitas y las acusaciones contra el agresor se quedan sin investigar. El embarazo se considera prueba del delito cometido.

Con el permiso de Alá, persiguen, torturan y asesinan a los homosexuales. En países con los que los gobiernos europeos se esfuerzan en mantener buenas relaciones, en países que consideramos amigos y aliados, la homosexualidad es una condena que puede costar la vida, aunque siempre será penada con la humillación, con la tortura, con la muerte civil. En Irán, Mauritania, Arabia Saudí, Sudán, Yemen, en Nigeria y en Somalia existen leyes que sancionan la homosexualidad con la pena de muerte. Y todo el mundo mira hacia otra parte. Como Ahmadineyad, cuando se fue a una gira de conferencias por Estados Unidos y, en la Universidad de Columbia, un estudiante le preguntó por la represión. Ahmadineyad, sin inmutarse, lo negó: “Nosotros no tenemos homosexuales como en su país; nosotros no tenemos de eso”.

Con el permiso de Alá, ignoran el Estado de derecho porque la única ley a la que atienden es la Sharia, la ley islámica. Incluso en el Reino Unido existen barrios completos en los que la sharía es la ley que todos están obligados a acatar. Existen otro Estado y otras leyes, pero en esos barrios cerrados, cuya vida gira en torno a un imán y a una mezquita, el gueto islámico impone sus normas. En una escuela islámica del barrio londinense de Myrdle Street, dominado plenamente por musulmanes, a las niñas se les impone como uniforme obligatorio a partir de los 11 años el 'niqab', que solo deja al descubierto los ojos. Si esto ocurre en Londres, por la imposición de la sharía, es fácil imaginar las reglas de la ley musulmana en Arabia Saudí, en Yemen, en Mauritania, en Qatar…

Hace ya muchos años —en una sentencia de 2003 sobre un conflicto en Turquía— que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos estableció que “la sharía es incompatible con los principios fundamentales de la democracia, en los términos de la Convención Europea de Derechos Humanos”, pero la realidad que se ha descubierto en muchos barrios musulmanes repartidos por toda Europa demuestra que se sigue ignorando incluso aquí.

Que sean los musulmanes los primeros en exigir, como esos jóvenes, una revisión en profundidad del Corán. Detrás nos pondremos todos los demás“Con el permiso de Alá” actúan los terroristas porque, cuando observan el mundo en el que viven, el mundo por el que rezan, la vida para la que los han educado, lo primero que aprenden es que Alá es magnánimo con todos aquellos que quieran abusar de sus semejantes. Si Alá permite lapidar a una mujer musulmana en Irán, ¿por qué no iba a permitir asesinar a una infiel de Europa? Alá lo permite todo. Una cosa lleva a la otra, y es de lo que no nos queremos enterar. Es una perversión en cadena del islam lo que amenaza a la humanidad.

El islam no es terrorismo, pero es el islam el que produce el terrorismo. Y no será efectiva la batalla hasta que, sin hipocresías diplomáticas, sin intereses comerciales y sin prejuicios de falsa progresía, se ataque la raíz de esta terrible lacra. Debe acabarse de una vez con “la estructura de la ortodoxia islámica, que se aferra a las enseñanzas de la era medieval”, para adaptarla a la modernidad, a la justicia, a la igualdad y “a la realidad actual de los musulmanes” que nada tiene que ver con la represión ni la violencia. Lo acaba de proclamar así en Indonesia, tras el atentado de Mánchester, la mayor organización juvenil musulmana, llamada Gerakan Pemuda Ansor. Con el permiso de Alá, que sean los musulmanes de todo el mundo los primeros en exigir, como esos jóvenes, una revisión en profundidad del Corán. Detrás, o a su lado, nos pondremos todos los demás.

Análisis en profundidad
Se necesita una mano firme para tratar con el mundo musulmán
Nonie Darwish  latribunadelpaisvasco.com 25 Mayo 2017

La primera reacción de EEUU tras el 11-S debería haber sido cancelar los visados de todos los países de mayoría musulmana, salvo los de máxima importancia. Pero nuestros políticos tenían las manos atadas, no por temor a una reacción violenta de los países islámicos, que probablemente esperaban un boicot de EEUU, sino por temor a una reacción negativa de los medios y los progresistas de Occidente.

La decisión de permitir que los musulmanes, refugiados y demás sigan entrando en EEUU tras el 11-S fue un error, y no ha hecho ningún favor al islam y a los reformistas musulmanes. He aquí por qué:

El caos y el derramamiento de sangre en el mundo musulmán, incluso en los países musulmanes más moderados, como Turquía, se produce entre los musulmanes que quieren aplicar la ley islámica de la sharia, de manera total y sobre todos mediante un gobierno teocrático, y los que quieren menos sharia adoptando un régimen militar. Occidente no entiende que la única forma de gobierno que puede hacer frente a una teocracia islámica totalitaria es un gobierno militar, y ningún otro. ¿Quién podría imaginar que una junta militar podría considerarse el único salvador frente a las tiranías islámicas que quieren que todos vivan totalmente, al ciento por cien, bajo las leyes de la sharia?

Cuando el expresidente de EEUU Barack Obama honró a los Hermanos Musulmanes con su primer gran discurso como presidente, ¿quiénes eran los invitados de honor en las primeras filas? Los líderes de los Hermanos Musulmanes. Las formas de gobierno islamistas militares de Oriente Medio, menos radicales, fueron marginadas y por lo tanto debilitadas. El entonces presidente de Egipto, Hosni Mubarak, cuya relación con los Hermanos Musulmanes había sido muy turbia, entendió el mensaje. No asistió. Con la jugada de Obama, el equilibrio de poder entre dos fuerzas que combaten por el control del gobierno se inclinó inmediatamente a favor de los Hermanos Musulmanes. Por primera vez desde su fundación en 1928, se hizo oficialmente con el control del gobierno egipcio tras el caos en 2011 de la "Primavera Árabe". Un año después, 22 millones de egipcios tuvieron que sufrir una sangrienta contrarrevolución para traer de vuelta el tipo de gobierno que los egipcios siempre habían favorecido frente a la teocracia islámica.

Ahora, la izquierda occidental está lanzando otro peligroso mensaje a los ciudadanos de a pie del mundo musulmán: ¡No deben temer nada los musulmanes moderados y otros por la posible infiltración del islam radical! ¡Miradnos, gobiernos occidentales! Estamos metiendo refugiados a los que no pueden vetar aunque sean infiltrados del ISIS. Aunque los Hermanos Musulmanes son ilegales y está considerada organización terrorista en varios países musulmanes, a nosotros en Occidente no nos preocupan en absoluto. De hecho, nosotros los occidentales somos tan bondadosos y generosos que estamos animando a muchas organizaciones a operar legalmente en Occidente bajo la bandera de los Hermanos Musulmanes, ¡incluso organizaciones que simpatizan con el grupo terrorista Hamás, que están jurando derrocarnos! ¡Mirad qué valientes somos, qué confiados y libres de "islamofobia"!

Al asumir que los Hermanos Musulmanes no son peligrosos para las sociedades libres, y dejando entrar a refugiados de las áreas infestadas de terrorismo en Oriente Medio, estamos enviando un mensaje a los musulmanes moderados de Oriente Medio: los ciudadanos de Occidente ni siquiera se molestan en proteger su sistema libre para que no sea conquistado por los fanáticos de la sharia, así que tal vez los sueños del Califato no son algo tan malo, al fin y al cabo.

Occidente, al aceptar a todos los refugiados sirios, no sólo está enviando el "involuntario" mensaje anterior; también está dejando Siria sin ningún tipo de resistencia ante el Califato (ISIS). La compasión de Occidente al aceptar a los refugiados que escapan del ISIS acabarán permitiendo que los radicales sean los únicos que gobiernen sin oposición en Siria e Irak.

Se ha defendido como un gesto de compasión una política exterior estadounidense que recomienda absorber sin vetos a los refugiados musulmanes, pero en realidad es pura negligencia y pone temerariamente en peligro a los ciudadanos, las libertades occidentales y la democracia.

Rescatar a todos los refugiados musulmanes tiene algunas consecuencias indeseadas:
Les estamos diciendo equivocadamente a los reformistas musulmanes, y en especial a los de Oriente Medio, que no tienen nada que temer por la infiltración del ISIS.

Al no declarar a los Hermanos Musulmanes organización terrorista estamos volviendo a legitimarla y reforzarla.

Al no mostrar la adecuada respuesta agresiva al terrorismo islámico, Occidente no es percibido como gentil, sino como débil.

Al aceptar al islam y sus refugiados sin los vetos adecuados, Occidente no está haciendo ningún favor al islam ni a los musulmanes: para los reformistas, está acabando con cualquier esperanza de reforma.

Se necesita imperiosamente una mano firme para tratar con el mundo musulmán. Debemos decir: no, no podemos aceptar vuestras aspiraciones yihadistas. No podemos aceptar vuestra imposición al mundo de vuestro estilo de vida; vuestro estilo de vida es inaceptable para nosotros. Antes de enviar a vuestros refugiados, debéis acabar con vuestra cultura yihadista de "nosotros contra ellos". El mundo civilizado ya no considera tolerables vuestras aspiraciones a un Califato islámico.

Si Occidente tiene el coraje de hacer esto, tal vez un día la historia atribuya la reforma del mundo musulmán a, en parte, la fuerza y la convicción de Occidente contra la tiranía y el sufrimiento humano.

REINO UNIDO NO TOMA NOTA DEL EJEMPLO FRANCÉS
Por qué elevar los niveles de alerta no es suficiente contra el islamismo
Los autores de los ataques islamistas de Londres y Manchester estaban fichados por el MI5, pero las autoridades no ordenaron su detención. Ahora, Theresa May despliega al Ejército para evitar otra masacre que se fraguará en los guetos y centros radicales que mantiene en las principales ciudades.
Arturo García gaceta.es 25 Mayo 2017

Ni 24 horas habían transcurrido del atentado islamista que terminó con la vida de 22 personas en Manchester cuando Theresa May anunció la subida del nivel de alerta a "crítico" -el máximo de cinco- y ordenó el despliegue del Ejército para apoyar a la Policía ante la posibilidad de que se produzca un nuevo ataque.

La premier británica anunció en su comparecencia en Downing Steeet que la nueva alerta respondía a la posiblidad de que el terrorista suicida, Salman Abedi, contara con una red de apoyo. May desmontó de esa manera la teoría de los lobos solitarios, tan utilizada por gobiernos y medios de comunicación europeos tras cada atentado con el objetivo de restar importancia al islamismo europeo que actúa organizado en células con total impunidad por todo el continente.

El ministro de Defensa, Michael Fallon, ha dado su visto bueno a la puesta en marcha de la "operación Tempora", que prevé que hasta 5.000 soldados colaboren en labores de seguridad bajo mando policial, señaló May, que no dedicó ni una sola línea de su discurso a los servicios de Inteligencia que conocían la radicalización de Abadi.

El aumento de la seguridad era una necesidad en el Reino Unido, pero las autoridades vuelven a ignorar el germen del problema. Como ocurrió con el terrorista de Londres, Khalid Masood, Abadi nació en Inglaterra y se radicalizó en los barrios de Manchester, donde los sucesivos gobiernos han permitido la proliferación de centenares de mezquitas ilegales. En esos centros de rezo, imanes radicales llegados de todo el mundo adoctrinan sobre su particular visión del islam y defienden la yihad como un derecho musulmán.

El gran número de investigados en todo el país hace muy complicadas las labores de vigilancia y ese es el argumento en el que se basan las autoridades para vivir ajenos a la realidad. Basta darse una vuelta por algunos barrios de Londres para darse cuenta de que la teoría del lobo solitario es equivocada.
La realidad de los barrios musulmanes

Abadi se aprovechó del sistema público británico, que financia la educación islámica, y vivió en esos barrios convertidos en guetos donde la sharia es la ley vigente. Numerosos documentales han denunciado la situación de las escuelas británicas, verdadero semillero de jóvenes yihadistas que después son moldeados en las mezquitas por imanes radicales. Todo ello con el beneplácito de las autoridades del país, que dejan la gestión de estos centros en manos de países como Arabia Saudí y su particular visión del islam.

En esos barrios crean el caldo de cultivo ideal para los radicales y para que los imanes hagan el trabajo sucio a los terroristas en las mezquitas, desde donde se organizan recolectas de dinero para financiar la yihad. Las escuelas coránicas sirven para adoctrinar a los más pequeños, todo ello financiado por el contribuyente británico.

Un documental ha puesto de manifiesto cómo, gracias a la connivencia del Gobierno británico, los musulmanes enseñan la sharia en sus propios centros, educando a los niños en valores tales como la inferioridad de la mujer o la enfermedad que supone ser homosexual. Los manuales son un auténtico manifiesto islamista que sigue la ideología del Estado Islámico, también de Arabia Saudí, y que distan mucho de la imagen de musulmanes moderados que las élites tratan de vendernos.

Este plan de estudios es dirigido por el Servicio de Educación de la embajada saudí en Londres, pero es un esquema que, gracias a diferentes organizaciones, se repite en numerosas ciudades británicas. Las autoridades saudíes, que han dado la espalda a los miles de refugiados que huían de la guerra en Oriente Medio a pesar de tener sobrada capacidad para acogerlos, justifican el adoctrinamiento asegurando que se trata de “actividades extraescolares”. Un vacío legal del que se aprovechan, pues este tipo de educación no está sometida al control gubernamental.

El proceso no termina aquí. Aunque Occidente se afane en hablar de lobos solitarios -las detenciones posteriores a cada ataque evidencian la falsedad de la afirmación-, los terroristas siempre cuentan con cómplices y células bien organizadas. La yihad moderna no pasa por el Estado Islámico, sino por el islamismo radical vigente en Europa. Hace apenas un año, el Gobierno británico admitía la "imposibilidad" de controlar a todas las células activas en el país, pero las unidades antiterroristas no han sido reforzadas.
Acoso a los británicos que luchan contra el ISIS

La Inteligencia británica, que admitió no disponer de medios para controlar a los terroristas de Londres y Manchester, ha dedicado sus esfuerzos en los últimos meses a vigilar a las familias de los occidentales que decidieron partir a Oriente Medio para luchar contra el islamismo.

Las imágenes que los medios británicos publicaban de Siria e Irak obligaron a Kimberley Taylor a tomar una decisión. Esta se convirtió en la primera mujer británica que decidió viajar a Oriente Medio a combatir al Estado Islámico, un camino que muchos occidentales tomaron antes y después al ver en peligro la cultura tradicional europea.

Tras meses de combates, trincheras y mucha tensión, Taylor denunció la "persecución" que sufre su familia en el Reino Unido y advirtió de que corre el riesgo de ser procesada judicialmente a su vuelta.

En unas declaraciones para la BBC, la mujer explicó que teme "por su propia seguridad" a su regreso al Reino Unido: "No se trata de controlar amenazas terroristas, sino de asustar a las personas que quieren un cambio para el mundo y para el Reino Unido", sentenció.

Taylor, que ha venido luchando contra los yihadistas en las filas de las Unidades de Protección a las Mujeres -brazo armado del Comité Supremo Kurdo del Kurdistán sirio-, subrayó que sus padres y hermana han sido interrogados por la Policía antiterrorista británica y que hace un mes sus ordenadores portátiles y teléfonos móviles fueron confiscados y aún no han sido devueltos.

Además, la joven ha manifestado que las acciones de las autoridades británicas "no están justificadas en absoluto" y que simplemente "se trata de un juego político". Hace unos meses, el Gobierno británico anunció que los ciudadanos que viajaran al extranjero con el fin de tomar parte en conflictos podrían ser procesados a su regreso al Reino Unido.

El ejemplo de Francia
Desde que el pasado 13 de noviembre de 2015 un grupo de yihadistas se aprovechara de la debilidad del espacio Schengen para asesinar a 130 personas, las autoridades francesas elevaron el nivel de alerta antiterrorista al máximo y decretaron el Estado de Emergencia. Los militares tomaron las calles y su presencia en los lugares más concurridos se hizo habitual. Según François Hollande, se habían puesto en marcha "los mecanismos necesarios" para evitar nuevos ataques. Pero el atentado en el paseo marítimo de Niza o el del aeropuerto de Orly demostraron las fallas del sistema y su incapacidad para controlar la amenaza islamista que se cierne sobre el país.

El nuevo presidente francés, Emmanuel Macron, pedirá al Parlamento prolongar el vigente Estado de Emergencia, que expira el próximo 15 de julio, hasta el 1 de noviembre. El mandatario, además, pidió al Gobierno que le presente "medidas de refuerzo de la seguridad fuera del Estado de Emergencia" con el fin de desarrollar un texto legislativo contra la amenaza terrorista en las próximas semanas.

Sin embargo, Macron todavía no ha dado marcha atrás en el plan iniciado por Hollande el pasado verano, el cual creaba una fundación de varias asociaciones religiosas cuyo principal propósito era buscar financiación para seguir construyendo mezquitas y formando nuevos imanes. El objetivo del Gobierno de París pasaba por reorganizar las instituciones islámicas existentes en el país y evitar la radicalización de los más jóvenes.

Es decir, mientras Macron pide más fondo al Parlamento para paliar la amenaza terrorista, permite la proliferación en los barrios periféricos de las principales ciudades de la versión más radical del islam. En este diario hemos denunciado en centenares de ocasiones la connivencia del Elíseo con la dictadura islámica de Riad, que cada año envía decenas de imanes con motivo de la celebración del Ramadán.

Société : quand les femmes sont indésirables dans les lieux publics
Pero la realidad en algunas calles francesas es todavía más grave. Hace unos meses, un reportaje denunciaba la aplicación de la sharia en zonas de París. En las cafeterías y las calles de estos barrios hay un aspecto común que se repite: las mujeres desaparecen. Dos activistas de la llamada Brigada de las Madres denunciaron los hechos y mostraron la reacción de los musulmanes gracias a una grabación con cámara oculta. Cuando Madia y Aziza acceden al establecimiento, los hombres se sorprenden. Las mujeres tienen prohibido "de facto" entrar en estos negocios y su presencia incomoda a muchos musulmanes que admitían sin ambages que estas "no deberían estar aquí".

"Esto no es París. Aquí tenemos una mentalidad diferente y seguimos las enseñanzas del islam", reconocía otro hombre, ajeno a la cámara que le está grabando. Cuando una de las activistas le pregunta si no estaría mejor viviendo en Arabia Saudí, el musulmán respondió: "Francia es un paraíso para nosotros".

La losa de la burocracia: España publica 900 leyes y 960.000 páginas de regulación al año
Gobierno y comunidades autónomas publican casi 8 millones de páginas de regulación durante la crisis.
Libertad Digital
25 Mayo 2017

La economía española todavía tiene importantes retos por delante para dar por superada la crisis, a pesar de la buena marcha que ha registrado la recuperación en los dos últimos años, con avances del PIB superiores al 3% interanual. La alta tasa de paro, la escasa productividad y la elevada deuda pública son los grandes lastres que quedan por solventar, tras el progresivo cambio del modelo productivo, la mejora de la competitividad y la sustancial amortización de deuda privada que han protagonizado familias y empresas.

Y buena parte de esos problemas pendientes tiene que ver, además de con un excesivo gasto público, con una copiosa y muy compleja regulación, cuya aplicación frena la capacidad de las empresas españolas para generar riqueza y empleo. Basta echar un vistazo al número de leyes aprobadas y a los boletines oficiales publicados para percatarse de la ingente normativa a la que están sometidos los españoles y, muy especialmente, autónomos y empresarios en su día a día.

El pasado año fue, hasta cierto punto, una excepción, debido a la existencia de un gobierno en funciones desde diciembre de 2015 hasta noviembre de 2016. Así, entraron en vigor un total de 436 normas de distinto rango a nivel estatal, lo que supone un descenso del 50,7% interanual, mientras que el Boletín Oficial del Estado (BOE) editó 171.905 páginas, un 2,6% menos, según el informe La producción normativa en 2016, elaborado por la patronal CEOE.

Y algo similar sucede con las comunidades autónomas, ya que aprobaron 245 normas (-19,4%) y publicaron 723.915 páginas en sus respectivos boletines oficiales, una caída del 7,8% con respecto a 2015. Cataluña, con casi 91.000 folios de normativa, fue la región más prolija en esta materia

admin-br2.png

En total, Estado y autonomías aprobaron 681 nuevas normas y 895.820 páginas de regulación en 2016, lo que implica una reducción del 42,7% y 6,8% interanual, respectivamente.

Y todo ello, a pesar de la existencia de un gobierno en funciones. La situación, por tanto, empeora si se echa la vista atrás. Así, el BOE publicó más de 1,6 millones de páginas de regulación desde 2009, que, sumadas, a los más de 6 millones emitidas por las CCAA, hacen un total de 7,7 millones de folios de nueva normativa en los últimos ocho años. De este modo, los políticos han publicado una media de 960.000 páginas al año en los boletines oficiales durante la crisis económica (unos 203.000 el Estado y otros 757.000 los gobiernos regionales).

admin-br1.png

Además, si se echa la vista atrás, se observa que España ha aprobado un total de 41.336 normas estatales entre 1970 y 2016, a un ritmo medio de 900 leyes al año, lo cual da idea del denso y complejo marco normativo que sufre el país, lo cual, entre otros efectos, se traduce en graves distorsiones en el mercado y un alto nivel de cargas administrativas.

admin-br3.png

"Esta situación tiene un impacto directo sobre nuestra capacidad de crecimiento económico, puesto que las empresas no pueden dedicar sus recursos y esfuerzos plenamente a lo que saben hacer, que es crear riqueza y generar empleo", advierte la patronal. "Hemos de tener presente que si queremos convertirnos en polo de competitividad en la economía globalizada, hemos de contar con una Administración y una legislación simplificada, moderna, estable y al servicio de las necesidades de las empresas", concluye.

Entre otras medidas, la CEOE solicita que el Instituto Nacional de Estadística (INE) recabe los datos sobre empresas que ya tiene de forma directa, que el Gobierno cree la "carpeta del empresario" para facilitar la tramitación del conjunto de procedimientos con las Administraciones Públicas, así como ampliar la operativa del sistema de remisión electrónica de documentos-red, tramitar de forma electrónica las solicitudes de exención del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos, simplificar el Impuesto de Sociedades, sustituir el libro de subcontratación por un modelo de libro electrónico o simplificar la solicitud y renovación de certificados electrónicos.

******************* Sección "bilingüe" ***********************
El Gobierno y el problemón de Cataluña
Melchor Miralles Republica 25 Mayo 2017

Lo de Cataluña no es un problema, es un problemón, aunque por ahora no términos de percibir que el Gobierno de España lo percibe como tal, si atendemos a como lo despacha, por más que tras conocerse el delictivo y disparatado borrador de ley para la independencia el tono de Rajoy y sus muchachos se endureciera. La ley que se han trabajado Junts pel Sí y la Cup es una amenaza en toda regla, sobre todo, una agresión a los derechos y libertades esenciales de los ciudadanos catalanes, que desde hace mucho tiempo han sido abandonados por el Estado mientras el nacionalismo y el independentismo se beneficiaban del dinero de todos para que sus mandamases se llevaran un porcentaje cuantioso a casa y con lo que sobraba han diseñado la desconexión con la complicidad de la burguesía catalana, a la que no le ha ido mal.

Puigdemont y sus cuates absolutistas se cargan incluso lo que ellos llaman “el derecho a decidir”, porque la Constitución catalana que se han montado, una trampa de libro, viene a convertir el referéndum en un paso para aprobar un proyecto decidido por una evidente minoría social que, al disponer de millones y millones de todos para su propaganda, presentan como aspiración esencial de “los catalanes”.

Las preguntas son: ¿Qué ha hecho, hace y va a hacer el Gobierno para defender los derechos de los ciudadanos? ¿Qué ha hecho, hace y va a hacer el Parlamento? ¿Qué han hecho, hacen y van a hacer los partidos democráticos? Al conocimiento del texto gracias a El País se añade la proclama secesionista y antidemocrática de Puigdemont y los suyos en Madrid, con la complicidad de Podemos y la alcaldesa Carmena, que no lo sería si el PSOE no hubiera querido. ¿Qué va a hacer el nuevo PSOE de Pedro Sánchez?

Lo dicho, un problemón. Nos cuenta hoy el Fantasma de La Moncloa en esta República de las ideas que Rajoy tiene un plan: primero, aprobar los Presupuestos, después abordar el problema catalán y después, quizá, convocar elecciones. Este fantasma se las sabe todas. O sea, que Rajoy, primero, a lo suyo, es decir, a procurarse el mantenimiento en el machito. Después, si eso, ocuparse de los catalanes. Y así nos va. Los capos de la desconexión provocando, elevando la tensión y pretendiendo imponer la independencia por la vía de los hechos y Rajoy a lo suyo. Sin más respuesta al ultimátum de Puigdemont que decirle que le parece muy mal.

El presidente de la Generalitat sabe que su sueño no es posible. Me malicio que lo que pretenden es elevar al máximo la tensión, llegar al límite, y cuando la realidad legal y constitucional le tumben el Estado totalitario que se quieren fabricar, victimizarse y convocar elecciones a ver si consiguen acumular fuerzas y que les vaya mejor.

Otro de los rumores que circulan por la villa y corte es que Rajoy, con Soraya Sáenz de Santamaría como lideresa de la operación, tiene un acuerdo secreto con Puigdemont para dejar llegar a Puigdemont al límite y, en ese instante, bajarse del caballo y presentarse como la solución. Es tan de abracadabra que quizá tenga algo de cierto. Vistos los antecedentes del plan para acabar con el PSOE procurando el ascenso de Podemos, todo es posible con Rajoy y los suyos.

Del proceso catalán al drama español
Xosé Luis Barreiro Rivas La Voz 25 Mayo 2017

Con perdón de los millones de sabios que hablan del proceso catalán, creo que el único paso lógico y entendible de esta mamarrachada nacional en que se ha convertido el procés es la Ley de Desconexión, que, haciendo suyo el principio formulado por Carl Schmitt -«el orden jurídico reposa sobre una decisión y no sobre una norma»-, determina el procedimiento que van a seguir para mandar al carajo la Constitución Española y fundar el nuevo orden jurídico catalán. Lo van a hacer -si me permiten el exabrupto- por cojones. Por los que ellos tienen y al Gobierno le faltan. Y si nadie se atreve a pararlos, ni a definir con precisión esta temeraria gilipollez de las autoridades del Estado en Cataluña, acabarán fundando su Estado de la misma manera que Hitler fundó su III Reich -¡por un acto de voluntad!-, y sin que la ciencia jurídica haya podido contradecir, porque Schmitt no era tonto, que todo el orden europeo nació así.

Si el Gobierno se empeña en darle prioridad a la defensa de la Constitución sobre la defensa del Estado, y si todos los ensayos hechos por las autoridades catalanas para saber hasta dónde pueden chulear a los poderes del Estado, a los editorialistas, a los intelectuales y académicos y a las masas, siempre concluyen que este chuleo no tiene límites, es evidente que el golpe de Estado se lo está dando España contra sí misma, o el complejo de inferioridad contra la histórica evidencia del Estado, cuya inaudita tolerancia hace sonrojar a todos los ciudadanos que interiorizan que su casa común no está defendida por nadie, o que solo la defienden -¡mal, por supuesto!- los incapaces, los pusilánimes y acomplejados, y los nostálgicos del imperio.

Todo lo que se hizo y se dijo sobre Cataluña, desde que Zapatero puso a España a los pies del Estatut, constituye, en su conjunto, un enorme e irresponsable desvarío. Y lo único que es lógico -como colofón de los chalaneos, cobardías, oportunismos y complejos- es la Ley de Desconexión, cuya entrada en vigor puede convertirse en el jaque mate a un Estado que tendremos que llorar -como Boabdil a Granada- por no saber defenderlo. El artículo 155 de la Constitución, y sus medidas complementarias, deberían haberse aplicado hace dos años, cuando la corrección de las ilegalidades podría haber funcionado como una medida tan seria y expeditiva como normal. Ahora esta aplicación puede ser inútil, porque todas las líneas rojas del procés se rebasaron hace tiempo. Por eso debemos prepararnos para lo que viene. Porque si el Estado se divide, tendremos que felicitar, por la desconexión, a Mas y Puigdemont, padres de su patria común e indivisible, y juzgar por traición a los gobernantes que mutilaron la nuestra. Un proceso para el que no van a faltar fiscales voluntarios y audaces jueces estrella. Porque España solo tiene valor para suicidarse.

Recurrir al inglés para imponer el valenciano
Los alumnos que opten por el castellano deberán acudir a academias o centros de idiomas si quieren obtener el título de inglés correspondiente
EDITORIAL Libertad Digital 25 Mayo 2017

La llegada del PSPV al gobierno de la Comunidad Valenciana de la mano de Podemos y Compromis ha supuesto un doble ataque a la libertad de los padres en el ámbito educativo. Por un lado, la consejería de Educación que dirige Vicent Marzá (Compromis) ha restringido la libertad de elección de centro escolar mediante la paulatina supresión de los conciertos con las escuelas privadas y mediante la coactiva asignación de centro escolar en función de la residencia del alumnado. Por otro lado, el mal llamado "decreto del plurilingüismo" trata de imponer el valenciano mediante una artera maniobra consistente, básicamente, en vincular un mayor nivel de inglés a la elección del valenciano como lengua en la que se enseñe un mayor número de asignaturas. De esta forma, sólo los alumnos que cursen el programa mayoritariamente en valenciano obtendrán de manera automática al terminar sus estudios de Bachillerato el certificado de B1 en Inglés. Sin embargo, los alumnos formados en programas que opten por el castellano, deberán acudir a academias o centros de idiomas si quieren obtener el título de inglés correspondiente.

Para colmo, es la dirección de cada uno de los centros escolares, sin contar apenas con el concurso de los padres, los que han recibido la potestad de elegir entre los seis niveles que la Consejería de Educación ofrece en función de la menor o mayor presencia del valenciano. De nada ha servido la multitud de manifestaciones que profesores y asociaciones de padres han realizado en Castellón, Valencia y Alicante contra esta artera maniobra de ingeniería social. Téngase en cuenta que el castellano es la lengua materna de la inmensa mayoría de los valencianos y lo es hasta tal punto que incluso en muchísimos municipios pertenecientes a la llamada "zona de predominio lingúistico valenciano" sólo un tercio de la población residente utiliza la lengua valenciana siempre o más que la castellana en el hogar.

Con todo, la cuestión no radica en la defensa de una lengua frente a la otra, sino en la defensa de la libertad de elección de los padres y del derecho a estudiar en una lengua u otra sin ser penalizado con una menor enseñanza de una lengua tan importante como es el inglés.

La decisión del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana de suspender cautelarmente este decretazo lingüístico, tal y como había solicitado el recurso planteado por la Diputación de Alicante, abre la puerta a la esperanza pero no olvidemos que de nada servirá que los tribunales fallen definitivamente a favor de la libertad y de los preceptos constitucionales –o a favor del recurso que también se ha planteado contra la supresión de los conciertos- si luego el Gobierno de la nación no hace cumplir la ley y las sentencias. Y si no, recuerden lo que sucede en Cataluña.

El cansino incansable
Ramón de Españacronicaglobal 25 Mayo 2017

Lo bueno de tener una idea fija, aunque se trate de una memez, es que te puedes agarrar a ella para hacerte la ilusión de que tu vida tiene cierta lógica. Fijémonos, si no, en el Molt honorable Cocomocho, cuya labor de gobierno --por llamarla de alguna manera-- se limita a su obsesión por la independencia de Cataluña, tema con el que nos da la brasa día sí, día también, solo o en compañía de sus inestimables secuaces Cocoliso y el Junqui. Hace unos días se trasladaron a Madrid a dar la tabarra en una sala del ayuntamiento cedida por la alcaldesa a cambio de unos eurillos aportados, intuyo, por nuestro insuperable embajador en la capital, ese modelo de ética y coherencia que es Ferran Mascarell. La sala, todo hay que decirlo, se llenó... pero de catalanes, que ocupaban el 90% de las butacas y ejercían de claca: no faltaba ni Lluís Llach, aunque se había dejado el gorrito y el fular en Barcelona para no ser confundido con una castañera.

Como los madrileños --empezando por los miembros del Gobierno-- tenían cosas más interesantes que hacer que aburrirse con el monotema de Puchi, éste tuvo que conformarse con la presencia de la Falange, un personal tan viejuno, rancio y absurdo como él mismo: gracias a Cocomocho, hasta pudieron instalar una mesa petitoria para recoger firmas en pro de la liberación de los gañanes que se colaron en la Blanquerna hace un tiempo a hacer como que repartían unos sopapos (en realidad, se limitaron a hacer el matón y no llegaron a pegar a nadie).

Nada más volver a Barcelona, los Tres Cansinos se sacaron de la manga una carta que le van a enviar a Rajoy para sentarse todos a hablar en serio de cómo se organiza el referéndum. O sea, que primero te dan la brasa de manera presencial y fácil de esquivar y luego te envían una cartita porque no se han dado por aludidos ante la insistencia del presidente del gobierno en que no habrá ninguna clase de referéndum. Esta gente, ¿es dura de oído? ¿O les entra todo por una oreja y les sale por la otra? ¿De verdad escuchan al que tienen delante y al que siempre le están exigiendo diálogo? Ya vimos en el juicio del 9N que a todos los implicados había que explicarles las cosas veinte veces porque a la primera no lo pillaban. O eso argumentaban mientras le echaban la culpa de todo a los voluntarios.

Como diría Pedro Sánchez, “no es no”. Y esa es la única respuesta que van a encontrar del Gobierno central y de una buena parte de la población catalana: según una reciente encuesta, el 61% no ve nada claro lo del prusés. Pero si tienes una idea fija, como parecer ser el caso, tus caprichitos se convierten en leyes. Pues nada, Cocomocho, tú a lo tuyo, que siempre habrá algún patriota que te lleve unos xuxos al trullo.

“Se ha violentado sistemáticamente a la sociedad para crear una conciencia nacional catalana”
www.latribunadelpaisvasco.com 25 Mayo 2017

Profesores catalanes denuncian que la escuela pública fomenta en los alumnos “odio hacia todo lo relacionado con España”

La Asociación de Profesores por el Bilingüismo (APB) ha hecho público un comunicado mediante el cual valora “muy positivamente” el reciente documento de análisis de los contenidos de los libros de Ciencias Sociales de Primaria elaborado por el sindicato AMES.

“Compartimos plenamente sus conclusiones, especialmente en lo que se refiere al hecho de que se fomenta en los alumnos -de manera habitual y no meramente anecdótica- aversión e incluso odio hacia todo lo relacionado con España”, se explica desde la APB. Y añade: “A la vez, dichos textos presentan Cataluña como una entidad diferente de España, con la que no tendría supuestamente nada que ver, salvo una relación secular de enfrentamiento y opresión. Dicha visión no se basa en la realidad social e histórica, sino en los anhelos y fantasías de una particular ideología política: el nacionalismo catalán. Entendemos que los contenidos de la enseñanza pública deberían reflejar la realidad fielmente y fomentar en los alumnos el aprecio a sus conciudadanos, justamente lo contrario de lo que sucede en Cataluña”.

La APB reitera que las conclusiones del documento elaborado por AMES se corresponden con las de sus análisis. “El adoctrinamiento escolar se inscribe en un largo proceso -descrito en el llamado Programa 2000 y destapado por la prensa en octubre de 1990- a través del cual se ha violentado sistemáticamente a la sociedad para crear una conciencia nacional catalana. Dicho proceso ha sido facilitado por la trivialización de los contenidos, en toda España, pero especialmente en Cataluña, que ha degradado el nivel de la enseñanza pública”.

Los profesores denunciantes rechazan que el Departament d’Ensenyament de la Generalitat promueva “este sectarismo ideológico en la escuela pública con la finalidad de adoctrinar a los alumnos políticamente”. Y explican claramente que han constatado “que esta línea oficial -paralela a la imposición del catalán sobre una población mayoritariamente castellanohablante- pretende obligar a los profesores a realizar una labor de comisario político. Así mismo, denunciamos las represalias efectuadas sobre aquellos funcionarios que, en el ejercicio de su libertad de cátedra, se han intentado apartar de la línea oficial de adoctrinamiento escolar”.

El TSJ valenciano suspende cautelarmente la dictadura del plurilingüismo de Puig
OKDIARIO 25 Mayo 2017

El Tribunal Superior de Justicia valenciano (TSJCV) ha suspendido cautelarmente la aplicación de la dictadura del plurilingüismo impulsada por la Generalitat presidida por el socialista Ximo Puig.

El auto de la Sección Cuarta de la Sala de lo Contencioso Administrativo, sobre este decreto que establece el modelo lingüístico educativo valenciano para la enseñanza no universitaria esgrime, entre sus argumentos, que trata de evitar la posibilidad de que los alumnos vean “disminuidos” sus derechos en cuanto a los idiomas.

La decisión se produce tras el recurso presentado en su día por la Diputación de Alicante, presidida por el popular César Sánchez, y contra el mismo cabe recurso de reposición en el plazo de cinco días.

El auto judicial aclara que no entra “en el fondo del recurso y en absoluto se prejuzga nada de lo que pueda resolverse en su día en la sentencia que se dicte, tras los trámites correspondientes de alegaciones y prueba”.

De esta manera, insiste en que “cualquier declaración que haga la Sala en este auto sólo se refiere a la medida cautelar solicitada por la Diputación Provincial de Alicante”.
“Podrían verse reducidos los derechos de los alumnos”

Tras ello, entre los fundamentos jurídicos, la Sala apunta que “es evidente que de no adoptarse la solución de paralizar la ejecutividad podrían producirse graves daños y perjuicios de reparación imposible o difícil”, a lo que agrega que la suspensión no hace que el servicio público resulte afectado.

“Resulta evidente que, de no suspenderse hasta que recaiga sentencia, un gran número de alumnos podrían ver sus derechos disminuidos en relación a la acreditación de idiomas”, manifiestan los magistrados antes de seguir que, pese a lo que alega el abogado de la Generalitat Valenciana, “existe una diferencia entre las acreditaciones de los idiomas en los niveles básico, intermedio y avanzado”.

El alto tribunal también destaca entre el razonamiento jurídico utilizado que el recurso al decreto de plurilingüismo no lo presenta un particular o asociación de padres de alumnos sino una administración pública.

Para los magistrados, “no es frecuente que una administración tome la iniciativa en defensa de sus ciudadanos frente a lo que considera una disposición general contraria a derecho” y, por ello, la Sala “tiene en consideración esta circunstancia”.

“Por tanto, la Sala considera que debe prevalecer en este momento procesal” y “sin perjuicio de lo que se resuelva en su día en la sentencia” el interés “que defiende la Diputación Provincial de Alicante”.

“Esto es un triunfo de la libertad de los padres”
El presidente de la Diputación alicantina, el popular César Sánchez, ha manifestado que la medida supone “el triunfo de la libertad de los padres a elegir la educación de sus hijos y el triunfo de la Diputación de Alicante en la defensa de los intereses e identidad de la provincia”.

Ha proseguido que “no se puede construir una sociedad solo mirando lo que nos separa sino lo que nos une y lo que tenemos en común”, al tiempo que ha lamentado que el Consell ataque “una lengua, la española, hablada por más de 500 millones de personas en el mundo”.

El popular ha propuesto al Consell presidido por Ximo Puig “un pacto por la Educación valenciana”, y que esta iniciativa sitúe su “debate” y su “proceso de participación” en la sede de la Diputación, es decir, el Palacio Provincial de Alicante.

“Creo honestamente que el señor Puig y la señora Oltra viven en el pasado con debates decimonónicos y que no se han dado cuenta de que la sociedad valenciana ha avanzado y mira al futuro de otra manera”, ha apuntado el popular, quien ha subrayado que “no se puede cambiar un modelo de sociedad a base de decretos, imposiciones, opresión y falta de libertad en menos de dos años”.

Sánchez ha pedido valorar que la Comunitat Valenciana forme parte “de un país que habla el castellano, con más de 500 millones de personas que lo hablan en el mundo, con la identidad que tenemos en nuestra tierra del valenciano y con la oportunidad que supone que el inglés sea una tercera lengua que abra oportunidades a nuestros jóvenes en un futuro cada vez más globalizado”.


Recortes de Prensa   Página Inicial