AGLI Recortes de Prensa   Domingo 13 Agosto 2017

Los “cachondos” de Bruselas (I)
Juan Laborda www.vozpopuli.com 13 Agosto 2017

De hilarante y puro cachondeo se puede calificar el panfleto de la Comisión Europea sobre la Gran Recesión y su impacto en Europa. Su diagnóstico y análisis de la situación refleja una caradura que haría sonrojar a los bufones y pícaros del Barroco español. Producirían risa si no fuera por el enorme daño que han ocasionado, sobretodo, a la ciudadanía del sur de Europa, con el apoyo inestimable de las élites autóctonas –políticas, económicas y mediáticas-, nuestros “patriotas de hojalata”. La crisis fue aprovechada para practicar un expolio a favor de las élites rentistas y en contra de los más débiles, especialmente los más jóvenes -indefensos, sin futuro-. Para ello han contado con el apoyo inestimable de ese 20%-25% de la población cuya percepción de rentas se está financiando con la emisión masiva de deuda pública.

Estos pícaros y bufones postmodernos dan por terminada, tras 10 años de dura crisis, la Gran Recesión en Europa. Dicen que “tomaron importantes decisiones para contener la crisis, preservar la integridad del euro y evitar peores posibles resultados” y que después de 10 años han logrado sus objetivos: “los bancos son más fuertes, la inversión está aumentando y las finanzas públicas están en mejor forma”. Una de dos, o mienten, o son unos ineptos.

Es mentira que los bancos estén en mejor forma. ¿Se acuerdan de lo que nos decían antes de la caída de bancos como Dexia o Popular? El sistema bancario europeo, especialmente la banca sistémica, sigue siendo frágil e ineficiente. Las razones son varias. Por un lado, su opacidad, complejidad e interconectividad. Por otro, su excesiva dependencia de la deuda. Unamos a ello graves problemas de gobernabilidad y distorsiones que no se resuelven en los mercados; leyes y reglamentos defectuosos; y una absoluta falta de rendición de cuentas por parte de las gerencias bancarias. Los bancos sistémicos europeos son cada día más sistémicos, y el total de activos medio y el apalancamiento promedio es mayor que en 2007. El déficit de capital, ante un escenario adverso, preocupante.

Les importa un bledo el bienestar de la ciudadanía
Pero además carecen de empatía. No comentan nada del empobrecimiento generalizado que han tenido que soportar, como un sacrificio ante no sé qué deidad, los ciudadanos de países como Grecia, España, Portugal o Irlanda. Bajo cifras promedio ocultan una realidad. El paro en algunos países del sur de Europa, España y Grecia, es el doble del que había antes de la crisis, y con una situación mucho más deplorable. El empleo que se crea es temporal y precario, inestable y de bajos salarios. Todo es humo, no hay nada, ningún cambio de modelo productivo basado en la industria, en la innovación, en el conocimiento, en las nuevas tecnologías y en otras milongas que nos vendieron. Pretenden, además, reactivar otra burbuja inmobiliaria. Las tasas de paro corregidas por precariedad, temporalidad, parcialidad no deseada y falta de expectativas se sitúan en España y Grecia alrededor del 30% (medidas de desempleo equivalentes a las U6 y U7 estadounidenses). Me produce sonrojo cuando Bañez y/o Rajoy hablan de empleo. Con estos mimbres, una de las razones detrás del proyecto de Unión Europea, la convergencia de rentas entre el Sur y el Norte de Europa, hecha añicos.

Detrás de todo, como responsables últimos de esta situación, las políticas económicas y un diseño del euro totalmente inadecuado. El diagnóstico de la crisis fue erróneo, y las recetas completamente tóxicas. Solo cuando vieron las orejas al lobo –la posibilidad de perder el control político- empezaron a cambiar tímidamente de rumbo ciertas políticas. Pero el daño ya estaba hecho. Y miren que no he hablado de algo tangencial pero inherente a la crisis, la sobrevaloración del PIB patrio, al menos en un 17%. Porque nuestro nivel de deuda pública sobre PIB es mayor de lo que nos dicen; nuestra presión fiscal, de las más altas de Europa pero con unas prestaciones sociales deficientes –ya saben a dónde van a parar parte de las cuantiosas cantidades de euros de deuda pública soberana emitida, a financiar a lobbies y grupos de electores influyentes-.

La Comisión Europea como problema
Cuando se inicia la Gran Recesión, allá por 2008, las autoridades políticas, económicas y monetarias del momento achacaron los males de la economía española a la ineficiencia del sector público y a una baja productividad del factor trabajo, que debería, según ellos, compensarse vía salarios más bajos. En base a este diagnóstico aplicaron el recetario de la Teoría Neoclásica dominante, bajo el cual se educaron. Consistía en un cóctel peligroso para la salud de los españoles: política fiscal restrictiva, política monetaria expansiva (papel del BCE), y deflación de salarios. Como consecuencia la economía española se vio abocada a una brutal contracción económica, que en términos técnicos se conoce como Recesión de Balances. Algunos aprendieron más tarde qué es una crisis “a la Minsky”, creada por una brutal expansión de la deuda privada alrededor de un colateral-burbuja inmobiliaria y/o financiera.

Pero lo peor es que detrás de esa burbuja los principales responsables, más allá incluso de las autoridades políticas y económicas patrias y de nuestro sistema bancario, fueron las autoridades económicas y monetarias europeas (Banco Central Europeo y Comisión Europea). El economista jefe de Nomura, Richard Koo lo explicó en una excelente nota bajo el sugerente título “The entire crisis in Europe started with a big ECB bailout of Germany”. Según Koo el denominado “problema de competitividad” de los países del sur de Europa fue consecuencia de una política monetaria excesivamente expansiva del BCE. Ésta tenía como objetivo último estimular la economía con el fin de que Alemania no tuviera que expandir su crecimiento vía política fiscal. Sin embargo, el impacto sobre la demanda interna de Alemania fue nulo, al encontrarse en recesión de balances. Por el contrario aceleró e infló hasta límites insospechados las burbujas en la periferia, especialmente la inmobiliaria, lo que impulsó las importaciones alemanas, rescatando al país teutón de los miedos provocados por el estallido de la burbuja tecnológica, de la que apenas se beneficiaron los países europeos del sur. Lo que subyace en el fondo es algo que dejamos para el siguiente blog, el diseño del Euro como problema.

Y encima con exigencias.
Vicente A. C. M. Periodista Digital 13 Agosto 2017

¡Y vuelta la burra al trigo! El PSOE, en este caso la representante del PSC Meritxell Batet, por razones más que obvias, viene a “exigir” a Mariano Rajoy que presente una propuesta de reforma de la Constitución sobre los cambios de la Carta Magna que reclaman los socialistas, para poder iniciar una negociación y buscar el máximo consenso con el resto de partidos del arco parlamentario. Añade que el PSOE ya ha hecho todo lo que estaba en su mano, en referencia a su panfleto de 25 páginas de la Declaración de Granada de 6 de julio de 2013 que titularon “Un nuevo pacto territorial: la España de todos”. Afirma que para combatir el proceso soberanista (curiosa forma de referirse al desafío secesionista del Gobierno y Parlamento de Cataluña aprovechando mayoría parlamentaria ultra nacionalista), no es suficiente con apelar a la legalidad, sino que hay que “abonar” una acción política para mejorar la organización del Estado y que esto debe hacerse desde la Carta Magna. Añade que si mariano Rajoy es reacio a impulsar una propuesta, el PSOE la impulsará esta legislatura, porque esto se tiene que abordar en esta legislatura.

Es increíble, aunque ya no tanto por su reiteración, el cinismo, la demagogia y la falacia artera que contienen estas declaraciones de la líder de la federación asimétrica del PSC, que desde luego no se puede poner de ejemplo como la quintaesencia del acierto del tipo de federación que piensa el PSOE imponernos a los españoles. Una federación que puede influir en las decisiones del Comité Federal del PSOE, pero que no permite que exista reciprocidad y no admite injerencia en las decisiones del PSC. Y lo primero que provoca rechazo es su “exigencia” de reclamar una propuesta, de poner la suya como base de debate y de establecer hipócritamente una urgencia que no parece haber existido durante sus dos legislaturas de Gobierno de José Luís Rodríguez Zapatero, y sí que echa en cara la única en la que el PP con Mariano Rajoy, se dedicó a tratar de enmendar la debacle provocada por los socialistas negando la crisis económica y no abrir otros frentes de debate inoportunos justo en el momento del desafío secesionista mayor habido durante la democracia.

Y es que el panfleto ese de Granada del año 2013 no hay por dónde cogerlo, ni en su argumentario lleno de falsedades y apreciaciones puramente subjetivas y sectarias, hasta su demencial propuesta de federación asimétrica en la que da por sentado que se debe ceder a las pretensiones de los nacionalismos para que el resto de los españoles reconozcamos sus singularidades y lo justo de sus reivindicaciones de autogobierno. Y eso, Sra. Batet, es simplemente pedir que nos rindamos en un trágala, como el que ustedes los socialistas han admitido con esa federación del PSC de la que usted es su máxima representante y, por tanto, parte afectada interesada en conseguirlo. Un panfleto que niega la mayor y equipara sin debatir en profundidad las alternativas de “recentralización” y la del “secesionismo” (independencia), por lo que proponen su idea estrella la de la existencia de la plurinacionalidad y la solución mediante una federalización asimétrica, aunque hablen de la exigencia de unos derechos “básicos” para todos los españoles, y conceptos como solidaridad.

Piden :1.-“Respeto a las identidades diferenciadas dentro de España”, como si ahora no se recogiera eso en la Constitución. 2.- “Solidaridad para seguir reduciendo las desigualdades territoriales”, como si el FLA no sirviera precisamente para ese fin y el Estado no tuviese un comportamiento equitativo, proporcional y justo en el reparto de las inversiones en las diferentes autonomías.3,- “Cooperación efectiva entre el Gobierno de España y los Gobiernos autonómicos, y de éstos entre sí.” A lo que añado que falta cooperación de los Gobiernos autonómicos con el Gobierno de España, algo que no se da, por ejemplo, con el Gobierno de la Generalidad, ni con el Gobierno de El País Vasco, ni otros que han malinterpretado autogobierno, como forma de descentralización de las Administraciones públicas, con plena autonomía de un Estado soberano.4.- “Igualdad de derechos básicos de todos los ciudadanos, cualquiera que sea el lugar en el que residan. Sí a los legítimos hechos diferenciales, no a los privilegios o a las discriminaciones”. Esos derechos básicos ¿es que no están asegurados ahora? Si no lo están, ¿de quién es la culpa de este caos legislativo inflacionario? 5.- “Eficacia en la gestión de los recursos públicos, lo que exige una racionalización de las Administraciones, de todas ellas, para que éstas faciliten la vida a los ciudadanos”. De acuerdo, pero cuando el PSOE tuvo el poder tampoco hizo nada por eliminar duplicidades, empresas públicas nido del enchufismo más obsceno y descarado, etc.

Finalmente, en ese panfleto que no puede llamarse propuesta motivada no sectaria, añaden un decálogo de razones por las que el PSOE dice verse impulsado a exigir la reforma de la Constitución. Las transcribo brevemente para dar idea de su extrema hipocresía ya que todos están recogidos en la Constitución de 1978.

1.- incorporar a ella expresamente el mapa autonómico de España. (será el nuevo que pretende el PSOE y que no termina de concretar)
2.-clarificar y delimitar definitivamente la distribución de las competencias, de las responsabilidades y de las obligaciones del Estado y de las CCAA.(de acuerdo, y recentralizar aquellas que han demostrado ser ineficaces e inflacionarias y sectarias como la sanidad, la educación)

3.- sustituir el Senado por una auténtica Cámara de representación territorial, sin la que no puede funcionar un Estado de corte federal. (Es que España no es un Estado federal).
4.- incorporar los hechos diferenciales y las singularidades políticas, institucionales, territoriales y lingüísticas que son expresión de nuestra diversidad.(¿hechos diferenciales, cuales?¿reivindicaciones y deudas históricas que tenemos los demás que pagar?)

5.- establecer un nuevo sistema de financiación autonómica justo y equitativo que dé certeza, estabilidad y equilibrio al sistema de reparto de los recursos públicos, hoy permanente cuestionado y sometido a continuas revisiones.(¿dónde está lo de la solidaridad?)
6.- incorporar como derechos fundamentales la protección social y la sanidad, y para asegurar la garantía de los servicios sociales básicos, de la educación, la sanidad y las pensiones, para todas las personas que viven en España, cualquiera que sea su origen o su lugar de residencia. Para dar cobertura constitucional a un Fondo de Garantía del Estado del Bienestar.(Eso ya existe)

7.- crear los mecanismos de cooperación institucional que caracterizan a los Estados federales y de los que hoy carecemos en gran medida. (ahora tenemos las reclamaciones de las “deudas históricas”. España no es un Estado federal).
8.- constitucionalizar la participación del las CCAA en la gobernación del Estado y en la presencia de España en Europa, tanto para contribuir a la formación de la voluntad de España, como para garantizar la ejecución en sus respectivos territorios de las decisiones que se tomen en la Unión Europea.(las elecciones al Parlamento europeo deben ser para otra cosa claro).

9.- modificar el control constitucional de las reformas de los Estatutos de Autonomía para que no se repita el hecho de que el Tribunal Constitucional anule parcialmente un Estatuto que ya ha sido votado por los ciudadanos. (Eso, que el Estatuto de autonomía prevalezca sobre la Constitución de España y los ciudadanos de las autonomías sobre el conjunto del pueblo español)
10.- la reforma de la Constitución afecte a las Administraciones Públicas, y que incluya a la Administración Local. Necesitamos regular constitucionalmente las competencias de las entidades locales, reconocer su autonomía política y funcional, articular la intermunicipalidad para apoyar a los municipios pequeños de acuerdo con sus propias características, garantizar que el desarrollo de su régimen jurídico se haga mediante una Ley Orgánica. (Eso me suena a la propuesta abertzale de la “udalbiltza”, la asamblea de pueblos por encima de la representación parlamentaria)

Esta es la propuesta del PSOE de Pedro Sánchez, una aberración de tal magnitud que no merece otro comentario que delirio de alienados. Si lo que pretenden es destruir España, no cabe duda de que así lo van a conseguir. No puede haber diálogo bajo estas premisas. Allá el PSOE y su deriva suicida.

¡Que pasen un buen puente de la Asunción! Personalmente veo imposible la asunción de semejante esperpento.

Rajoy se siente en forma
Alejo Vidal-Quadras www.vozpopuli.com 13 Agosto 2017

La última encuesta del CIS presenta datos inquietantes para el futuro de nuestro país a medio plazo. De acuerdo con este amplio sondeo, el Partido Popular se encuentra en una intención de voto netamente inferior al resultado que consiguió en Junio de 2016, que no fue precisamente brillante. Y lo que es peor aún, la suma de los dos grandes partidos de izquierda supera, debido a la recuperación de los socialistas, al total de las dos principales formaciones de centro-derecha. Junto a esta tendencia global, el Presidente del Gobierno recibe la peor nota entre los cuatro primeros jefes de filas del Parlamento, alcanzando así un nivel de rechazo francamente preocupante. Este debilitamiento progresivo del PP se produce, curiosamente, en momentos en que la economía crece a buen ritmo y el desempleo baja de manera sostenida. Dado que el proyecto de los populares consiste esencialmente, tal como han reiterado sus figuras más destacadas, en crear puestos de trabajo, se da la paradoja de que el supuesto éxito de su política lleva al partido en el poder a perder apoyo social.

Cualquiera dotado de la mínima capacidad de análisis racional advertiría que una estrategia de comunicación y un liderazgo que, pese a la gradual consecución de sus pretendidos objetivos, ven como el electorado les retira ostensiblemente su confianza, reclama un cambio de la una o del otro o preferiblemente de ambos con el fin de transformar el descenso en ascenso. Extrañamente, y contra la lógica más elemental, nadie en el PP, empezando por el propio inquilino de La Moncloa, recomienda una revisión de mensajes y de planteamientos, sino que todos expresan su satisfacción, anuncian grandes victorias y proclaman su adhesión incondicional y entusiasta al jefe.

El colmo de este sinsentido lo revela la afirmación de uno de los más acreditados palmeros del Presidente de que "Rajoy está legitimado" para volver a encabezar la lista dentro de tres años. Si ser el dirigente peor valorado, haber convertido una mayoría aplastante en una renqueante minoría mayoritaria y estar perdiendo votos día a día legitima a un líder, entonces el partido del Gobierno necesita sustituir a su augur de cabecera por un buen oculista. Esta ceguera generalizada en las siete plantas de Génova 13, en sus Grupos parlamentarios y en sus baronías territoriales, se explica por la absoluta carencia de democracia interna y la servil dependencia de todos los que ocupan alguna posición de relevancia de aquel que les ha colocado, que no es otro que el tan "legitimado" para prolongar su agonía.

Tal como la sociología política ha demostrado incontestablemente desde que las democracias modernas hicieron su aparición, el triunfo electoral no está relacionado necesariamente con la realidad, sino con la percepción de la misma que tenga la gente, esa gente cuyo monopolio de representación se arroga presuntuosamente Pablo Iglesias. Y ¿quién es la gente? Pues una masa heterogénea e imprevisible de decenas de millones de personas, la mitad de las cuales jamás ha leído un libro, que entiende el mundo básicamente a través de las imágenes que absorbe de las pantallas de televisión y del efecto de los impactos comprimidos de las redes sociales, presa fácil de los impulsos emocionales, capaz de lo mejor y de lo peor, y mucho más receptiva a las impresiones que a los razonamientos. Para conseguir que acudan a las urnas y depositen una papeleta determinada hay que construir un relato que las fascine, no que las convenza. En este aspecto, Mariano Rajoy es un auténtico repelente del voto. Su discurso plano plagado de sosas obviedades, su aversión al riesgo, su pasividad frente a los acontecimientos, por urgentes o dramáticos que sean, su lenguaje vacío de metáforas, su relativismo moral, su concepto monótonamente administrativo de la acción de gobierno, su intrínseca incompatibilidad con cualquier asomo de exaltación épica o de sentimiento lírico, su fatalismo escéptico y su inclinación permanente a la indolencia, le convierten en el arquetipo del candidato no votable. Su espectacular resultado de 2011 no se debió para nada a su candidatura, sino a pesar de ella, dadas las muy peculiares circunstancias en las que se encontraba España en aquellas fechas. De hecho, el PP habría obtenido mayoría absoluta con cualquier otro número uno y es muy probable que con un cabeza de cartel carismático y con capacidad de arrastre se habría salido de la tabla. El todavía amo y señor indiscutido del PP ha declarado sentirse "en forma" para aspirar a la Presidencia del Gobierno por quinta vez. Semejante apreciación indica lo poco que se conoce a sí mismo o la magnitud de su desprecio por sus correligionarios y por sus compatriotas en general.

Las ciudades europeas asimilan la ley de la sharia
Giulio Meotti latribunadelpaisvasco 13 Agosto 2017

Días después de que el Estado Islámico conquistara la ciudad de Sirte en Libia, hace dos años, aparecieron unos enormes carteles en el bastión islamista advirtiendo a las mujeres de que debían llevar prendas holgadas que cubrieran el cuerpo entero, y no ponerse perfume. Estas "estipulaciones de la sharia sobre el hiyab" incluían llevar materiales densos y ropa que no "se parezca al atuendo de los no creyentes".

Dos años después, las tres ciudades más importantes de Europa —Londres, París y Berlín— se están inclinando de la misma manera hacia la sharia.

París ha dicho au revoir a los anuncios "sexistas" en las vallas publicitarias. El ayuntamiento de París anunció que los iba a prohibir después de que la alcaldesa socialista, Anne Hidalgo, dijera que la medida significaba que París estaba "siendo pionera" en la lucha contra el sexismo. El alcalde de Londres, Sadiq Jan, también prohibió los anuncios que promovieran "expectativas no realistas sobre la imagen física y la salud de las mujeres".

Ahora Berlín prevé prohibir las imágenes donde las mujeres aparezcan como "guapas pero débiles, histéricas, tontas, locas, ingenuas o gobernadas por sus emociones". Harald Martenstein, de Der Tagesspiegel, dijo que la medida "podría haber sido sacada del manifiesto talibán".

Lo irónico es que esta ola de moralidad y "virtud" proviene de ciudades gobernadas por políticos de izquierdas desinhibidos, que durante años han defendido la liberación sexual.

Hay una razón para esta grotesca campaña de prohibición de imágenes. Estas ciudades tienen importantes porcentajes de población musulmana. Y los políticos —los mismos que promulgan fanáticamente el multiculturalismo obligatorio— quieren complacer al "islam". Ahora, uno de los puntos centrales "feministas" es defender la política de la sharia, como hace Linda Sarsour. De resultas que hoy pocas feministas se atreven a criticar al islam.

Está ocurriendo en todas partes. Los ayuntamientos holandeses están "aconsejando" a sus empleadas que no lleven minifalda. Hay horarios sólo para mujeres en las piscinas suecas. Los colegios alemanes están enviando cartas a los padres pidiéndoles que las alumnas eviten llevar "ropa sugerente".

El primero que propuso pedir la prohibición de los carteles o anuncios que "redujeran a la mujer o al hombre a objetos sexuales" fue el ministro alemán de Justicia, Heiko Maas, socialdemócrata.

"Exigir el velo en las mujeres o reprimir a los hombres se podría esperar viniendo de los líderes religiosos islámicos radicales, pero no del ministro de Justicia alemán", dijo Christian Lindner, líder del Partido Democráta Libre.

En 1969, Alemania estaba sumida en un debate sobre la introducción en los colegios del Sexualkundeatlas, un "atlas" de ciencia sexual. Ahora lo que se intenta es desexualizar a la sociedad alemana. El periódico Die Welt dijo:
Gracias al ministro de Justicia, Heiko Maas, por fin sabemos por qué en Nochevieja, en la Estación Central de Colonia, unas mil mujeres fueron víctimas de violencia sexual: por culpa de la publicidad sexista. Demasiados modelos erotizadas, demasiada piel desnuda en nuestras vallas publicitarias, demasiadas bocas eróticas, demasiadas minifaldas en las revistas de moda, demasiado contoneo de traseros y pechos turgentes en los anuncios de televisión. Es otro paso en el camino de la "sumisión".

En vez de pezones y nalgas, concluye Die Welt, "¿deberíamos instar al uso del burka o el velo, como hace Erdogan?"

Las mismas élites alemanas que proponen prohibir los carteles "sexistas" censuraron los crudos detalles de las agresiones sexuales masivas en Colonia. Entretanto, una mezquita liberal de Berlín, que prohibió los burkas y abrió sus puertas a gais y mujeres sin velo, está ahora bajo protección policial tras haber recibido amenazas de supremacistas musulmanes.

Las élites europeas han adoptado una doble vara de medir: se enorgullecen de acoger una exposición con un crucifijo cristiano sumergido en orina, pero claudican rápidamente ante las exigencias musulmanas de censurar viñetas del profeta islámico Mahoma. Las autoridades italianas se tomaron muchas molestias para ahorrarle al presidente de Irán, Hasán Ruhaní, ver la desnudez de las antiguas esculturas en los Museos Capitolinos de Roma.

El público occidental parece fascinado por los velos islámicos. Ismail Sacranie, fundador de Modestly Active, la empresa que diseña burkinis, declaró a The New York Times que el 35% de sus clientes son no musulmanes. Aheda Zaneti, una libanesa que vive en Australia y que inventó el burkini, afirma que el 40% de sus ventas son a mujeres no musulmanas. El público occidental, que ha romantizado el islam, parece estar asimilando la piedad de la ley islámica. The Spectator lo llamó "nuevo puritanismo" y se preguntó "por qué algunas feministas hacen causa común con el islam".

Parafraseando al escritor estadounidense Daniel Greenfield, la ironía de que las mujeres celebren su propia anulación es tan sobrecogedor como estupefaciente.

Europa podría muy pronto tener que disculparse con la alcaldesa de Colonia, Henriette Reker. Fue criticada —condenada— por aconsejar a las mujeres mantenerse "alejadas" de los desconocidos para evitar el acoso sexual.

Si Occidente sigue traicionando el valor democrático de la libertad individual sobre el que se basa la civilización occidental, los fundamentalistas islámicos, como aquellos que impusieron el burka a las libanesas, empezarán a imponérselo a las mujeres occidentales. Puede incluso que empiecen por esas élites feministas que primero crearon la revolución sexual para la emancipación de la mujer en los años sesenta, y ahora están locamente enamoradas de una prenda oscurantista que oculta a la mujer en una cárcel portátil.

Darío Villanueva: "Lo último que interesa a los soberanistas es el castellano"
“Hay 300 millones de hispanohablantes que utilizan la palabra amigovio”/ “Me parece peligrosa la idea del político profesional"/ “España no ha sido nunca un país muy lector”.
Brais Cedeira. Baiona (Pontevedra). El Espanol 13 Agosto 2017

Darío Villanueva Prieto (Vilalba, Lugo, 1950) se sienta en uno de los salones del Parador de Baiona (Pontevedra) en pleno reposo estival. Los terrenos de este castillo gallego delimitaban hace 524 años el pueblo que se convirtió en el primer lugar de Europa en conocer la noticia del Descubrimiento de América. Desde entonces, ambos continentes se han retroalimentado de todas las formas posibles. También en el desarrollo del idioma.

Sobre la mesa, una lengua hablada por más de 500 millones de personas. Abajo, detrás de las murallas, el mar, y al fondo, aunque no se ve por la niebla –o a veces no se quiera ver- el que Colón llamó el Nuevo Mundo: la enorme América Latina. En la actualidad, la inmensa mayoría de hispanohablantes están allí con sus dejes, sus jergas y sus respectivos acentos. Darío Villanueva vuelve al principio, mira al espejo y se enfrenta al castellano.

En la primera visita de Hemingway a Vigo, el escritor quedó asombrado con los atunes de casi dos metros que vio en las mesas de mármol de la lonja y con el precio barato de los licores. Luego se sentaba a escribir frente al mar, en el Berbés. García Márquez hacía siempre referencia a los orígenes gallegos de su abuela, Tranquilina Iguarán. Cortázar estuvo aquí, en Baiona, y no perdió ocasión de fotografiarlo. ¿Qué tiene Galicia para los escritores?

Y Torrente Ballester tenía aquí al lado su casa, Carlos Casares vivía en Nigrán… Sí, eso es evidente. Baiona, en concreto, tiene una significación muy especial. Es la primera localidad europea a la que llega la noticia del Descubrimiento de América. Yo siempre he apreciado ese dato como algo interesante y muy literario, porque al fin y al cabo era el comienzo de algo que ha dado mucho de sí en la literatura y en la cultura en general. Desde el punto de vista lingüístico, que es a lo que yo me dedico, abrió la posibilidad de una expansión lingüística del español allá.

Es el primer nexo.
Claro, el primer nexo de unión al comienzo mismo de esta historia compleja, con momentos muy duros, pero que deja ese poso extraordinario de personas, de ideas. También de arte popular y de arte culto y, de manera especial, que es lo que a mí me toca, de literatura. La literatura en español es una de las más potentes del mundo. Solo hay que ver el número de Premios Nobel que hay.

Uno sale de aquí y le puede citar a Cela, Pardo Bazán, Valle, Torrente, Rosalía… Algunos reescribieron su obra en castellano. Pero los que escriben en gallego, ¿están históricamente y académicamente minusvalorados?
Rosalía, que escribió en las dos lenguas, es una de las poetas referentes del XIX. Gracias a la traducción es accesible a los lectores. Álvaro Cunqueiro es otro caso de un escritor que manejaba ambos idiomas. Y sigue extraordinariamente vigente.

¿Valora la RAE la retranca gallega como un elemento diferenciado de esta lengua?
Lo tendría que mirar. Vamos a ver qué significa retranca. [Coge el móvil y busca la palabra en el diccionario digital de la Academia]. Dice: “Intención disimulada y oculta”. Las otras acepciones ya no tienen que ver, la que vale es la primera. Pero no hay ninguna referencia a lo gallego en concreto. Otra cosa es que de los gallegos se dice que tenemos una habilidad especial para la retranca.

Se dice que Rajoy es ejemplo de ello.
Yo veo en la prensa, y en muchos comentaristas políticos, que con mucha frecuencia aluden a la condición de gallego de Rajoy. O sea, que atribuyen determinados comportamientos y reacciones suyos en el terreno político a su origen. Como gallego, no dejo de reconocer que algunas de las características que nos atribuyen son reales, sobre todo por nuestra manera de afrontar la realidad.
Villanueva es uno de los directores de la RAE más activos de los últimos tiempos.

Villanueva es uno de los directores de la RAE más activos de los últimos tiempos. Mónica Ferreirós
Hace varias semanas se produjo el anuncio de la aceptación del termino 'iros'. Arturo Pérez Reverte adelantó la medida de la Academia a través de las redes sociales. ¿Es habitual que se comuniquen de ese modo las decisiones de la RAE?

Detrás de esta noticia, vamos a llamarla así, hay algo real, y es que la Academia estudió este hecho en uno de sus plenos y tomó el acuerdo de admitir que la frecuencia en el uso del término iros tenía que ser registrada frente a la norma canónica que es idos. Los propios novelistas han mencionado frecuentemente que en los diálogos de sus novelas nunca le harían decir a sus personajes frases como “idos a la mierda”, sino que usarían el iros.

Por supuesto, no es habitual que la Academia comunique las novedades de su trabajo a través de la Red, a través de Twitter. Eso lo hace Trump en Estados Unidos. Pero nosotros no seguimos el mismo camino. Me refiero a la Academia en sentido institucional. Luego lo que ya haga cada académico en particular es cosa de él.

Pero, ¿cuál es realmente la función de la RAE como guardiana de la lengua ¿Llegará el día en que, por ejemplo, debido a la influencia de los mensajes de móvil y de las nuevas tecnologías la RAE acepte la reducción de palabras?
La Academia lleva funcionando 304 años y lo que hace es fijar los códigos de la lengua castellana. Así es desde su fundación. El código ortográfico es absolutamente fundamental. Y en eso, el que en este momento haya prácticas comunicativas que alteran la ortografía oficial no va a hacer cambiar la ortografía de la Academia.

Pero eso tampoco nos preocupa mucho porque, por ejemplo, cuando se implantó el telégrafo en el siglo XIX los telegramas se escribían de una manera rudimentaria: se economizaban las palabras, no se ponían adjetivos, los verbos eran siempre simples... Claro, el telegrama se cobraba por palabras. Eso no destruyó la ortografía del idioma ni su gramática.

Las prácticas comunicativas que una nueva tecnología permite, traen consigo la posibilidad de hacer uso de determinadas licencias. Pero esas licencias sirven exclusivamente para esa situación e instrumento comunicativo. Quien escribe un whatsapp o un SMS lo hace con una dejadez, con una desinhibición que cambia cuando tiene que escribir un currículum o mandar una carta seria. Lo que se impone es la ortografía del español académico y lo mismo ocurre con la gramática y con el léxico.

Quien hace cambiar el idioma no son los académicos, sino la gente que lo habla. Por tanto, efectivamente, la Academia debe ser sensible a los cambios y debe advertir de los riesgos y de los peligros. Por ejemplo, cuando se creó la Academia, en 1713, había una preocupación muy grande por la influencia del francés sobre el castellano.

El francés era entonces la lengua de la cultura y de la política…
Claro, era la lengua más poderosa en aquel momento. Eso ocurre ahora con el inglés. Y nosotros lo que procuramos es favorecer que los hablantes hispanos, a la hora de tener que utilizar un concepto que viene del inglés, si es traducible, lo traduzcan. Si no es traducible, que lo adapten a la prosodia del castellano. En último término existe la posibilidad de aceptarlo. Todas las lenguas están repletas de préstamos de otras.

Por ejemplo, es bastante incomprensible que digamos tablet cuando la palabra española que hay que usar es tableta. Los que usan la palabra tablet en castellano no saben si es femenino o masculino. Hay quienes dicen el tablet o la tablet. Con tableta ya no hay ningún problema. Sabemos que es femenino. Además, en el diccionario ya hemos introducido una nueva acepción de la palabra tableta: “Un dispositivo móvil...”.

Hablamos de la RAE como cronista de la lengua y también como legisladora. Es verdad que 'tablet' se dice mucho. Pero, por ejemplo, 'amigovio' fue aceptada por la Academia. ¿Cuál fue el motivo?
Hay 300 millones de hispanohablantes que utilizan la palabra amigovio. En España no, en España no la utilizamos, pero es que somos el 9% del conjunto de los hablantes. Aquí, amigovio se refiere a “amigo con derecho a roce” o a una palabra muy grosera que es la que sustituye a ese término elegante, bien construido, que en gran parte de América Latina utilizan para referirse a esa relación entre dos personas que sin formalizar el noviazgo tienen un contacto amoroso y afectivo intenso.

Y está muy bien que se acepte. Nuestro diccionario es un diccionario para 500 millones de hablantes. No es un diccionario de España. Y eso a veces los españoles lo olvidamos.

Quizá sea ese complejo de superioridad heredado de otras épocas...
O un sentido de propiedad de la lengua que no tiene ya ninguna justificación. Es absurdo, y además nosotros en eso somos especialmente militantes. Es decir, hay que ser conscientes de que la Academia española forma parte de una asociación de academias formada por 23 instituciones en total. Aunque sí es cierto que la presidencia de esa asociación nos corresponde a nosotros.

Hay que pensar que en México hay 115 millones de hablantes en español. En Estados Unidos hay 55 millones de hispanos. Nosotros estamos en el tercer lugar. Luego viene Colombia, que está un poco por debajo de los 45 millones. Y eso hay que tenerlo en cuenta.

Si Cataluña se independizase, ¿se crearía una Academia del Español en Cataluña?
Yo creo que lo último que les interesa a los soberanistas catalanes es el castellano. Allí está el equivalente a la academia española, que es el Institut d'Estudis Catalans. Pero a ellos, lingüísticamente, lo que les importa dentro de ese proyecto es sobre todo el catalán. No tendría ninguna viabilidad esa posibilidad porque no les interesaría para nada.

¿Pese a haber una gran parte de ciudadanos que hablan en castellano en Cataluña?
No creo que, institucionalmente, les interesara. Por otra parte, en esa asociación de academias de la lengua española hay unos trámites para ingresar. También tendría que haber una aceptación por parte de los miembros.

¿Cómo asiste la RAE al fenómeno que se da en España de la utilización de la lengua como arma política?
La RAE está, en cuestiones lingüísticas, absolutamente identificada con la Constitución de 1978. Las constituciones españolas, desde el siglo XIX, no han declarado nunca cuál es la lengua oficial del Estado. La primera que lo hace es la de la República en 1931. Estoy preparando estos días precisamente un capítulo de un libro que se va a publicar con motivo de los 40 años de la Constitución, y comparo la manera en que trata la lengua castellana y las lenguas de España la Constitución de la República y la Constitución del 78. Realmente la diferencia es muy grande.

La Constitución del 78 es la primera que da el carácter de cooficial a las lenguas de las otras lenguas de España en las unidades autónomas respectivas y además hace una declaración de apoyo a la riqueza lingüística del país. Respetamos absolutamente las otras lenguas, tenemos una relación muy buena con las academias que las representan. Tenemos modos de trabajar muy similares y nos podemos ayudar mucho los unos a los otros como realmente estamos haciendo.

En las escuelas, hay una serie de horas mínimas que impartir en la lengua cooficial. ¿Cree que las lenguas, en sus regiones, se imparten el número adecuado de horas en el sistema educativo?
El sistema educativo, en relación a las lenguas de cada una de las comunidades, nunca ha tenido en la historia de España un desarrollo como tiene tras la Constitución del 78. De la Constitución nacen los Estatutos de Autonomía, y de ellos las leyes de normalización lingüística. Por lo tanto, es como una estructura que tiene un vértice en la Constitución y que luego se ha desarrollado.

El sexismo es una actitud social que la Academia reprueba, pero la gramática tiene unas reglas que no tienen por qué padecer esa presión ideológica
A día de hoy, las mujeres ocupan ocho de los 46 sillones. ¿Aspiran a la paridad en la RAE?

Hay paridad si miramos cuales han sido los cuatro últimos académicos elegidos. Dos sillones han sido para académicos y dos para académicas. Tenemos una herencia histórica muy negativa en relación a este asunto. El problema se planteó ya con Gertrudis Gómez de Avellaneda, rechazada antes que Emilia Pardo Bazán con un argumento que era de mal pagador: que los estatutos de la Academia no contemplaban el nombramiento de una mujer... pero tampoco lo impedían. Una respuesta absurda. Y lo malo es que siguió aplicándose hasta llegar a Carmen Conde, la primera que entró en la Academia.

Luego entraron Elena Quiroga, Margarita Salas y Carmen iglesias. Desde que yo estoy en la Academia han entrado el mismo número de hombres que de mujeres. Y la voluntad de la Academia es continuar ganando ese terreno perdido durante tantos años. Reconocemos que ha sido un oprobio hacia las escritoras y las filólogas españolas del XVIII, XIX y gran parte del siglo XX.

Las personas de género no binario -las que no se sienten hombre ni mujer- piden el pronombre 'elle' en lugar de él o ella y la terminación en -e. ¿Hay sitio en la RAE para un tercer sexo?
En nuestra gramática hay ya tres géneros: femenino, masculino y neutro. Es cierto que en la sociedad están cambiando muchos estereotipos. Pero desde el punto de vista gramatical hay esos tres géneros.

Hay ahí un debate continuo porque, en español, el género masculino se considera inclusivo de lo masculino y de lo femenino. Y esto es tachado por algunas opiniones de sexista. Y esto se pretende solucionar con el uso de los dobletes: los niños y las niñas, los riojanos y las riojanas... El problema está en la economía del lenguaje.

Hoy eso ya es muy habitual.
Sí, sí. Y no es un recurso nuevo. Cuando yo era niño, me acuerdo que, como fórmula de cortesía, se decía: “Señoras y señores”. Esa posibilidad siempre existe. El problema está en mantener esa dualidad siempre y no admitir que el género masculino puede representar a los dos géneros desde el punto de vista de la economía del lenguaje. El problema comenzó, quizás, o tuvo un momento de eclosión, cuando una ministra dijo aquello de “miembros” y “miembras”.

Bibiana Aído.

Sí. Eso era introducir un elemento innecesario porque la palabra miembro incluye las dos opciones de género. Además, si esa novedad se aplicara de manera rigurosa en la lengua, los brazos, serían miembros pero las piernas serían miembras. A partir de esa distinción artificiosa habría que regularizar todo el sistema.

¿Hay un problema de sexismo en el lenguaje?
La RAE publicó en el año 2009 un informe sobre el sexismo en el lenguaje y es una referencia continua. Lo que dice la Academia es que no hay que confundir sexismo con gramática. El sexismo es un comportamiento, una actitud individual y social que la Academia reprueba, pero la gramática tiene unas reglas que no tienen por qué padecer esa presión ideológica que nace del rechazo del sexismo.

De nuevo aparece el lenguaje como estrategia o arma política. Los políticos utilizan el lenguaje a su favor con una retórica determinada. Podemos ha demostrado un manejo notable a la hora de inocular determinadas palabra en la opinión pública: 'casta', 'trama'...

Esto ha existido siempre. Ha mencionado usted la retórica. La retórica es una disciplina inventada por los griegos…

Cultivada por los sofistas.

Efectivamente. Una disciplina que utiliza el idioma de la manera más conveniente para los intereses de cada uno. Y el sofista era una persona no preocupada por la verdad, sino por la eficacia de sus comunicaciones.

El lenguaje sigue siendo un instrumento fundamental de la acción política. Lo interesante es que en una sociedad súper tecnológica sigue funcionando aquella vieja disciplina de la retórica griega. Publiqué un artículo comparando los discursos de Obama durante sus primeras presidenciales a la luz de la retórica griega. Y el resultado fue que el expresidente era un auténtico experto conocedor de la tradición retórica de los sofistas.

En el caso de Podemos, los expertos de comunicación política siempre destacan esa capacidad para marcar la agenda con las palabras.

Desde sus orígenes, Podemos ha estado siempre atento a la comunicación. En ese sentido, han demostrado una habilidad muy grande recurriendo a lo que siempre ha sido clave en la trasmisión de ideas políticas: la persuasión y el convencimiento.

En los años de la crisis, el PP ha recurrido al empleo de ciertas metáforas para explicar una realidad compleja como es la económica.
El lenguaje de los políticos ha recurrido siempre a las metáforas o a la simplificación. Hablar de crecimiento negativo es algo que a mí me sorprende mucho. Es como decir “hielo caliente”. Es un oxímoron, las dos palabras se destruyen la una a la otra.

Me parece peligrosa la idea del político profesional, el político que desde su juventud no ha sido otra cosa que político
Rajoy o Cristóbal Montoro la han usado con alguna frecuencia.

Insisto, es un modo de actuar generalizado en política desde siempre: encubrir la realidad de las cosas con fórmulas eufemísticas. El lenguaje de los políticos es digno de estudio porque tienen una manera especial de tratar el lenguaje. Por ejemplo, Churchill era un retórico extraordinario.

No hay más que leer su autobiografía. Dos tomos extensos de más de 1.000 páginas de aventura militar, reflexión política y vital.
Le dieron el Premio Nobel de hecho, aunque fue un Premio muy discutido. Pero hay que reconocer que él, verbalmente, era irónico, ingenioso, y conseguía enardecer a la población ante los ataques que llegaban de Alemania.

Churchill pintaba y cultivaba su faceta literaria. ¿Hacen falta políticos con mayor vocación humanística?
Se cometen muchas injusticias advirtiendo de forma generalizada virtudes o vicios. Yo prefiero referirme a cada caso concreto, al político en cuestión. Pero sí que admito esa pregunta y la respuesta es muy clara: en política deben estar personas que representen a la sociedad. Y para ello es importante que sean personas procedentes de las distintas actividades que una sociedad tiene.

Me parece peligrosa la idea del político profesional, el político que desde su juventud no ha sido otra cosa que político. Me parece mucho más interesante el que viene de una trayectoria profesional, que tiene una formación propia. Ahí están los matemáticos, los ingenieros, los fresadores, los mecánicos… No todos con una formación humanística. Pero es que la formación humanística tiene que estar en la formación de una persona. En los estudios humanísticos va también el estudio de las lenguas. Eso, en la política, es de una necesidad absoluta y total.

Un dato del último CIS: al 42 % de españoles no les interesa la lectura. ¿Se está matando el libro y cada vez se lee menos, o quizá tenemos una percepción equivocada porque antes había menos gente que tenía acceso a los libros y hay que valorar el dato en su contexto histórico?

Yo no soy nada catastrofista. He colaborado en el último informe sobre la lectura en España publicado por el Gremio de Editores y Libreros. Los capítulos estadísticos de ese libro hablan de una cierta mejora de la situación. España no ha sido nunca un país muy lector, pero en este momento está habiendo un repunte de españoles que leen.

No creo que debamos pensar que estamos al borde del abismo, por una razón que tiene que ver con algo a lo que apuntaba usted: esos porcentajes se refieren a una población mayor y más educada que hace unos cuantos años.

Es algo que se suele olvidar.

Nunca en la historia de la humanidad se han escrito, publicado, vendido, robado y estudiado más libros que ahora. La tan cacareada muerte del libro no se está cumpliendo en modo alguno.
******************* Sección "bilingüe" ***********************

Cataluña se endeuda más de 12 millones de euros al día desde que arrancó el 'procés'
El desafío separatista de Cataluña ha ido de la mano de un grave proceso de endeudamiento público.
Diego Sánchez de la Cruz  Libertad Digital 13 Agosto 2017

El "proceso independentista" de Cataluña ha ido de la mano de un "proceso de endeudamiento" que ha disparado las obligaciones asumidas por el gobierno de la región. Si tomamos los datos del Banco de España para 2012, año en que cobró fuerza la agenda secesionista, y los comparamos con los números para 2017, cerrados a 31 de marzo, vemos que la deuda autonómica se ha disparado en 23.000 millones de euros.

Para el año 2012, que marca el inicio del órdago secesionista, los datos del Banco de España apuntan que la deuda autonómica ascendía a 52.355 millones de euros. Dicha cifra subió en 2013, hasta alcanzar los 58.179 millones. Un año después, en 2014, el pasivo en circulación de la Generalidad había crecido hasta los 64.466 millones.

El año 2015 vuelve a reflejar un aumento continuado de la deuda de Cataluña. En el primer trimestre ya llegaba a 64.784 millones, mientras que en junio alcanzaba los 66.592 millones. Llegado septiembre, el nivel de endeudamiento autonómico ya alcanzaba los 68.456 millones. Al final del ejercicio, los datos del Banco de España elevaban la deuda catalana hasta los 72.659 millones.

La trayectoria se mantuvo a lo largo del año 2016. En marzo, el gobierno catalán acumulaba una deuda de 72.679 millones; en junio, el pasivo de la Generalidad llegaba a 74.386 millones; en septiembre, el Ejecutivo de Carles Puigdemont acumulaba obligaciones por un monto de 74.400 millones; finalmente, a 31 de diciembre, la deuda llegaba a 75.098 millones.

La evolución al alza de la deuda autonómica ha continuado este 2017. De momento, el Banco de España ya ha cerrado los datos del primer trimestre del año, en lo que se refleja un nuevo aumento del pasivo autonómico catalán, hasta alcanzar los 75.443 millones de euros. En comparación con los datos para 2012, hablamos de 23.088 millones más.

Estos datos confirman que, mientras los políticos hablan del "proceso independentista", los bolsillos de los contribuyentes van sufriendo en paralelo un "proceso de endeudamiento" que, a lo largo de los últimos años, ha añadido 12 millones de euros al día en nuevas obligaciones asumidas por la Generalidad catalana.


Recortes de Prensa   Página Inicial