AGLI Recortes de Prensa   Sábado 11  Noviembre 2017

Escudos humanos con chupete
Borja Gutiérrez gaceta.es 11 Noviembre 2017

Esta huelga política obedecía exclusivamente a la voluntad de continuar manipulando a la sociedad catalana.

Observo atónito la foto de la vergüenza: cinco pequeños sentados sobre el frío asfalto de una carretera en Cataluña, utilizados por sus propios padres como escudos humanos en una guerra política sin sentido y sin futuro. Cinco criaturas que posan inocentemente, dos de ellos aferrados a sus chupetes, junto a un cartel que les han colocado a sus pies, que reza “Libertad presos politicos”. La palabra “vergüenza” se me queda corta, muy muy corta. Sinceramente, jamás pensé que en España pudieran producirse este tipo de imágenes.

Cada vez que se produce un atentado en el mundo perpetrado por el Estado Islámico, reflexiono con un dolor profundo, sobre las atrocidades que el ser humano es capaz de afligir a sus propios congéneres. Con demasiada frecuencia, nos llegan imágenes e informaciones sobre cómo esos grupos terroristas islámicos utilizan niños como meros instrumentos bélicos, usándolos como escudos humanos o como portadores de bombas que detonan al poder introducirse sin levantar sospechas en autobuses, mercados o plazas y, así, ocasionar el mayor daño posible. Muchas veces son los propios padres o madres, los que se encargan de adiestrar a sus hijos, para que sepan cómo manejarse con discreción mientras llevan su pequeño cuerpo cargado de bombas y cómo hacerlas explotar, sin que teman que esa será la última acción que llevarán a cabo en este mundo injusto y sórdido que les ha tocado vivir.

Pienso en ello y se me corroen las entrañas. Jamás mi capacidad humana de entendimiento podrá lograr comprender cómo un padre o una madre es capaz de enviar a su hijo a la muerte con tanta premeditación, puesto que esta aberración a la vida, es una cuestión de entrenamiento de años y de una desgarradora sangre fría.

Hasta ahora solía pensar que en Occidente esa radicalidad propiciada por el fundamentalismo islámico no tenía cabida. Pero cada día, desgraciadamente, los hechos y las imágenes que nos llegan desde Cataluña, orquestados por los radicales independentistas, me empujan a alejarme de esa idea.

El sedicionismo radical en Cataluña no deja pasar un día, sin superar el umbral de nuestra sorpresa e incredulidad. Su última hazaña: utilizar niños como escudos humanos para cortar carreteras, para formar piquetes y representar la farsa de la opresión por parte de nuestro Estado de Derecho.

El pasado miércoles el independentismo radical colapsó Cataluña con una huelga política convocada por la Coordinadora Obrera Sindical (COS) que no pudo parar la economía, pero sí que pudo parar gran parte de la Comunidad, cortando carreteras, autovías y asaltando infraestructuras como las vías del AVE en las estaciones de Gerona y Barcelona. Y en todo este avispero, los Comités de Defensa de la República, controlados por la CUP y diseminados por todo el territorio, tuvieron un papel determinante.

Esta huelga política, evidentemente no respondía a intereses o reclamaciones de índole laboral, sino que obedecía exclusivamente a la voluntad de continuar manipulando a la sociedad catalana y hacerla partícipe, bien como víctima o bien como cómplice, de planteamientos y acciones totalmente inadmisibles para personas decentes. Entre estas acciones, la utilización de menores como escudos humanos ante la policía o formando parte de piquetes, con el peligro y el riesgo para la integridad física de los pequeños, para su bienestar y su desarrollo educativo y personal.

Pero… qué moralidad y qué humanidad se puede esperar de grupúsculos organizados y dirigidos por gentes como Carles Sastre, secretario general de COS, quien fuera militante de la banda terrorista Terra Lliure, condenado a 48 años de cárcel por los asesinatos de del empresario José María Bultó y del exalcalde de Barcelona, Joaquín Viola.

Efectivamente, no se puede pedir peras al olmo, ni a asesinos que respeten la vida o que tengan la decencia de proteger a los menores, pero sí, se debe exigir a los padres de esas criaturas inocentes utilizadas propagandísticamente por el independentismo, responsabilidad sobre sus acciones. Tolerancia cero contra el uso de menores, las batallas sean políticas o bélicas, no se ganan con chupetes.

Que elijan los padres, no los golpistas
OKDIARIO 11 Noviembre 2017

La nueva Ley de Educación ha de garantizar el derecho de los padres a elegir la lengua en la que quieren educar a sus hijos. Al margen de cuestiones más técnicas como la financiación, este asunto debe ser capital por tratarse de algo tan sensible como la formación de las futuras generaciones de ciudadanos. Así se evitarán casos de sectarismo como los que padecen en Cataluña, donde hay profesores que se niegan a dar clases en español amparados por la permisividad institucional. Los independentistas saben que si controlan la educación, imponen la lengua. La herramienta más potente para adoctrinar desde la cuna. El modo óptimo, a la par que perverso, de instalar el pensamiento único en una determinada comunidad de individuos.

Pura ingeniería social destinada a manipular a los catalanes, que es lo mismo que manipular Cataluña. Por eso, el Ejecutivo tiene que prestar suma atención a este particular. Especialmente si tenemos en cuenta el contexto de incertidumbre política que vivimos desde el golpe de Estado independentista. Como hemos podido comprobar en numerosas ocasiones —la última con los cinco bebés en medio de una autopista para reclamar la libertad de los Jordis— las personas en formación son su objetivo prioritario. Con una mentalidad autoritaria y censora que los emparenta con el modus operandi de las dictaduras más rancias, los golpistas han hecho de las aulas auténticos lavaderos de cerebros. Dice el ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, que la nueva norma será “flexible” y tendrá en cuenta las “singularidades” de las comunidades autónomas.

La apreciación es oportuna, además de necesaria, si tenemos en cuenta que dicha ley requiere de un acuerdo mayoritario que aúne el criterio de los expertos consultados y las distintas sensibilidades políticas. Sin embargo, esas “singularidades” tienen que ser revisadas y vigiladas por constantes inspecciones. No puede ocurrir bajo ningún concepto que estudiar en español sea motivo de marginación social, política y educativa según la región. Del mismo modo que no se puede permitir que unos determinados profesionales se opongan a hacer su trabajo en español. Nadie niega el derecho —enriquecedor además— de que se pueda elegir en una comunidad autónoma donde haya más de una lengua oficial. No obstante, la elección final siempre ha de ser de los progenitores y no una imposición institucional destinada a contribuir a un plan de adoctrinamiento perfectamente orquestado.

El camuflaje en política
Vicente Baquero gaceta.es 11 Noviembre 2017

Desde tiempos inmemoriales la utilización de estrategias de confusión en política ha sido una constante, cuanto más en el era de las comunicaciones y el internet. El intentar camuflar los verdaderos propósitos de una acción política impopular mediante la difusión de varias alternativas, más acordes con el sentir colectivo, sobre todo en un régimen electoralista, en el cual la opinión pública se supone que debería contar a la hora de asumir unas responsabilidades o ejecutar una acciones concretas, resulta muy arriesgado.

Lo que sí es evidente es ver como los medios, públicos y privados, salvo algunas honrosas excepciones, con sus formatos informativos y análisis de los hechos, pretenden empujar a la opinión pública en un sentido determinado, modulando esas obviedades contrarias al objetivo oficial que surgen intempestivamente. En ocasiones es una manipulación tan burda que salta a la vista, por ejemplo: las manifestaciones populares masivas de Madrid y sobre todo en Barcelona, son la verdadera razón que movió al gobierno y a los partidos de la oposición a poner en marcha el artículo 155 de la Constitución para frenar al secesionismo catalán, no hubo razones jurídicas específicas; no fue que de pronto les iluminara el Espíritu Santo, ya que la vulneración de la Constitución e irregularidades jurídicas que hubieran justificado la intervención, llevan produciéndose con mayor o menor gravedad en Cataluña desde hace años. Lo que ocurre es que les sorprendió con el pie cambiado y de pronto se percataron de que la ciudadanía estaba harta, y se manifestaba por España como nación, al margen de leyes o cualquier otra entelequia jurídica.

Me temo que tanto el gobierno como la oposición se encuentran en una posición incómoda, propiciada por la increíble e irracional actitud del nacionalismo catalán, ¡no podían creerse que fueran tan insensatos como para proceder con su proyecto utópico con luz y taquígrafos! por eso no tenían nada preparado y estaban esperando cualquier disculpa como para correr un “tupido velo” y seguir con el sistema habitual de “me apoyas y te doy”…Pero esta vez se pasaron de frenada poniendo en evidencia a todas las fuerzas vivas.

El problema para el “establishment” en estos momentos es que se han visto forzados a activar unas leyes que nos llevan en una dirección lógica: Juzgar, condenar y recluir en prisión a los culpables de tal conducta. Por ello están viendo de qué manera consiguen excarcelar a los responsables y poner en marcha una operación política que a la larga lleve a una amnistía o perdón de los responsables, para evitar un conflicto frontal en Cataluña, lo que les obligaría a dar por terminada la interesada convivencia mantenida por los partidos mayoritarios a lo largo de tantos años con los separatistas catalanes y vascos.

Pero lo cierto es que el conflicto a estas alturas es inevitable, no porque de pronto los responsables del sistema se hayan sentido iluminados por una ola de patriotismo, sino que es la propia ciudadanía, “la calle”, la que está furiosa, y a cualquier partido que desee “salir en la foto” le interesa la opinión pública. La sociedad catalana está trágica, emocional e irremisiblemente dividida, mientras una mayoría de la población española, aunque haya núcleos importantes de población, tanto en Cataluña, juventudes indoctrinadas y radicales separatistas, como en el resto, izquierdas de corte marxista o anarquista, no está a favor de ninguna componenda y desean que España siga siendo España. Por primera vez una parte de la población, normalmente pasiva, se está manifestando con bastante claridad, y siente vivamente que este problema va más allá de una disputa constitucional o electoral.

No se pueden resolver problemas de fondo a base de actos o medidas administrativas o normas legales edulcoradas, lo cierto es que un sector importante está realmente ofendido y enfadado con la situación y sobre todo con la actuación de nuestros dirigentes.

Ante este dilema están recurriendo a la técnica defensiva del calamar, intentando sembrar la confusión en la mente de esa opinión pública adversa: planteando dudas, recursos potenciales, planteamientos jurídicos sofisticados, alternativas constitucionales, procesos electorales a destiempo, cualquier nube de opacidad para volver a controlar la situación. La maniobra de distracción y desviación de perspectiva puesta en marcha por la mayoría de los medios lo que pretende es ocultar la obviedad y transparencia de los delitos cometidos y la incalificable conducta de los responsables, así como evitar las medidas necesarias a corto y a largo que hay que poner en marcha para pacificar política y socialmente esta región española, esta parte de España, en que una parte minoritaria de la población pretende imponer una realidad utópica a una mayoría, y en el intento están dispuestos a llevarse por delante el bienestar de tantos años y siglos de convivencia pacífica. Son estos unos delitos gravísimos en cualquier legislación ante el simple sentido común.

Las tácticas evasivas, dilatorias, cesiones, concesiones, privilegios, prebendas, o declaraciones de intenciones, podrán tapar la brecha en el corto plazo, para que continúe el juego político; se pretenderá que con la rutina todo volverá a su cauce normal, y las cosas volverán al punto en que estaban antes de la actual crisis, pero eso ya no es posible, a más o menos plazo si no se toman las medidas oportunas, aunque sean dolorosas, el sistema quebrará, pues que

nadie piense que la actual estructura y número de partidos existente en la actualidad se mantendrá si no se llevan a cabo medidas enérgicas y decisivas para acabar con la dictadura de los nacionalismos periféricos y se corrige a fondo el desconcierto del actual sistema autonómico que se está deshilachando por todas las costuras.

Cualquier que no esté abducido por los medios oficiales, puede comprobar cómo las contradicciones entre la realidad y los objetivos o proyectos oficiales, no solo en España, se están poniendo de manifiesto a diario. Se está continuamente “fabulando” o fabricando una visión políticamente correcta que no se corresponde con la realidad. Por un lado se dice: “La salida de empresas de Cataluña es muy grave…” por otro lado se dice que su efecto será limitado: El PIB se mantendrá casi sin variación por un lado y vemos como está derrumbándose la facturación y las perspectivas de crecimiento. ..

Las próximas elecciones locales no servirán para nada, es prolongar la agonía del enfermo, podrían incluso arrojar unos resultados que compliquen más todavía la situación, ninguno de los actores sobre el escenario político en este momento, al menos en su catadura actual, tienen ni la autoridad ni la energía ni la convicción necesaria para resolver este desastre, una panoplia multiforme de alianzas naturales y antinaturales de conveniencia y reparto de sillones no puede resolver los problemas de fondo, ni en el norte ni en el sur, y en esta nueva situación hay un grupo cada vez más numerosos de españoles muy irritados con el falso discurso que se practica. Salvo, y eso sería suponer una acrisolada astucia maquiavélica, que lo que se pretenda desde el gobierno con la pasividad es dejar que la propia población catalana se harte de sus propios delirios confrontados con la realidad cotidiana, “que lo resuelvan ellos” obligándoles a enfrentarse en el día a día con sus propias contradicciones y expulsen ellos mismos a estos iluminados de su sistema, tras lo cual serán de nuevo bienvenidos a la concordia nacional…Eso sería muy bonito, y cómodo, sobre todo para el que manda, ya que le evita ensuciarse las manos, lo malo es que no parece tener en cuenta la mecánica de la mentalidad revolucionaria emocional mientras sobrevalora la capacidad de la mayoría silenciosa a la hora de decidir el resultado de una confrontación real. Ninguna sociedad admite vacíos de poder, y esa actitud sería considerada una clara manifestación de relegación de poder, que acabaría por ser ocupado por quienquiera esté dispuesto a recogerlo de la calle…

El abuso de la calle de los separatistas lastra al comercio
Editorial larazon 11 Noviembre 2017

Cuando la desaparecida CiU incluyó por primera vez en su programa electoral, para los comicios autonómicos de 2012, la necesidad de proclamar la independencia («es hora de que Cataluña inicie el rumbo hacia un estado propio») saltaron las primeras alarmas sobre las consecuencias económicas de romper con España y, por consiguiente, con Europa. Se advirtió de que la deuda pública catalana pasaría del 35% a niveles entre el 80% y el 105%, pero el independentismo, que ya daba síntomas de estar fuera de la realidad –o de utilizar la mentira como mejor arma, como luego hemos comprobado–, dijo que con la secesión todo sería riqueza y bienestar.

Tampoco tuvieron en cuenta que los bancos con sede en Cataluña, Caixabank y Sabadell, perderían la liquidez del BCE, hasta que el 5 y 6 de octubre pasado ambas entidades financieras anunciaron que trasladaban sus sedes a Palma y Madrid. La marcha de grandes empresas instaladas en Cataluña a otros lugares de España superan ya las 2.000; hay un aplazamiento de inversiones extranjeras –según algunos estudios, superaría el 55%–; la caída de reservas hoteleras va más allá de lo predecible; desde el 1 de octubre pasado, cuando se celebró el referéndum independentista, las ventas de coches en Barcelona ha caído entre un 30% y un 40% en sólo 15 días.

Hay más datos preocupantes que indican la tendencia al decrecimiento de la economía catalana, como ya ha constatado el Gobierno en su previsiones. El último dato que da pruebas de este desastre político, social y económico es que el pequeño y mediano comercio en Cataluña ha caído en octubre hasta el 30%, que es un baremo para medir la confianza del consumidor, pero que puede afectar pronto al empleo. No hay que olvidar que Cataluña cuenta con unos 100.000 establecimientos de este tipo –el 25% del total de toda España–, lo que supone el 20% del empleo. Los últimos datos certificaron que Cataluña fue la comunidad donde más creció el paro (14.698 desempleados más). Pese a la realidad de los hechos, el independentismo sigue insistiendo en la viabilidad de un nuevo Estado desgajado de España y fuera de Europa. Una de las razones para la aplicación del artículo 155 fue el de frenar la sangría económica que estaba suponiendo el «proceso».

Por más descabellado que parezca, la estrategia del nacionalismo es forzar al Estado hasta el límite, degradar la vida social hasta la creación de dos bandos y desestabilizar la economía. El diario independentista «Ara» publicaba el pasado día 4 de octubre un artículo firmado por Josep Ramoneda –como tantos compañeros de viaje de esta disparatada aventura puede que ahora se desdiga– en el que planteaba cuáles debían ser los objetivos del soberanismo. «¿Qué puede llevar al gobierno español a negociar de verdad? ¿Qué puede llevar a Europa a entrar en juego?», se preguntaba. La respuesta es peligrosa y de una perversa moralidad: «Una estrategia de doble filo, que requiere mucha cintura, porque queriendo debilitar al adversario se puede acabar debilitando a uno mismo. Si la economía comienza a dar señales negativas, puede pasar que la inquietud se traslade a Cataluña antes que a España». Así están las cosas y esta parece ser la estrategia seguida por las huestes de la CUP, tal y como están demostrando en la calle y los «paros de país» salvajes: cuanto peor, mejor.

AVT
Las víctimas recuerdan que la sombra de ETA ‘aún está en las instituciones’
La Gaceta  11 Noviembre 2017

El presidente de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), Alfonso Sánchez, ha instado este viernes a “matar” de una vez por todas a la “serpiente” de ETA, porque pese a la derrota policial de la banda terrorista, su “sombra” está aún presente en algunas instituciones y municipios vascos y navarros.

Sánchez ha hecho estas manifestaciones tras el acto “La derrota policial de ETA”, celebrado en el Senado, y en el que la AVT ha entregado condecoraciones a las Fuerzas de Seguridad, a la judicatura y a la sociedad civil por su lucha contra el terrorismo.

Tras el acto, Sánchez ha asegurado que las “amenazas veladas” aún siguen existiendo en algunos municipios, donde la “presión” de ETA aún se ejerce, y ha dejado claro que la AVT “no bajará la guardia” y seguirá luchando para erradicar a la banda de las instituciones.

Asimismo ha recordado que la AVT está personada en 120 procesos judiciales en la Audiencia Nacional y ha insistido en que los presos de la banda son delincuentes que han cometido graves delitos y su asociación velará para que paguen por ellos.

Mientras, el presidente del Senado, Pío García-Escudero, ha dedicado un “recuerdo emocionado” a los senadores Enrique Casas, Manuel Broseta y Manuel Giménez Abad, asesinados por ETA, de los que ha dicho que “fueron personas firmemente comprometidas con la democracia y con el imperio de la ley”.

Los tres, ha manifestado, por sus “convicciones democráticas” y por “su empeño en defenderlas” pagaron “el más alto precio, el de la propia vida, a manos de los enemigos de la convivencia en paz y en libertad”, a manos de una banda cuya “fijación” fue acabar con la democracia y el régimen de libertades y sustituirlo por “su pesadilla totalitaria”.

Al clausurar el acto, García-Escudero ha explicado que lo que derrotó a ETA y siempre derrotará a cualquier grupo terrorista fue una “eficaz combinación” entre la acción policial y judicial, la cooperación internacional, una serie de reformas legales y la unidad de los partidos políticos, acompañada de la movilización social.

“Cada uno de estos ingredientes era y es imprescindible. Y fue su acción simultánea la que nos permitió acabar definitivamente con la banda ETA”, ha remarcado.

También ha dicho que el Senado asume el “compromiso” adquirido por la AVT por mantener “siempre viva” la memoria colectiva de las víctimas del terrorismo y de “reivindicar su impagable valor como referente moral para toda la sociedad”.

Durante el acto, la AVT ha entregado a García-Escudero una placa como homenaje a los tres senadores asesinados.

Luego se ha guardado un minuto de silencio por todas las víctimas para hacer entrega después de la “Corbata” de la AVT al Servicio de Información de la Guardia Civil, cuyo general jefe, Pablo Salas, ha sido el encargado de recoger el galardón.

Salas ha sido condecorado también con la “Cruz de la dignidad” de la AVT, al igual que el jefe de la Primera Zona de la Guardia Civil de Madrid, José Luis Arranz, y el jefe de la Comandancia del Instituto Armado en Guipúzcoa, Antonio Campos.

Por la Policía Nacional han sido condecorados con el mismo galardón el exdirector del cuerpo Ignacio Cosidó; el comisario general de Información, Enrique Barón, y el subinspector Isidoro Zamorano.

El vocal del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y antes magistrado de la Audiencia Nacional Fernando Grande-Marlaska, y los abogados de la AVT Antonio Guerrero y Carmen Ladrón de Guvera también han sido distinguidos con ese mismo galardón.

Mientras, han recibido la “Cruz de la dignidad” la presidenta de la Asamblea de Madrid, Paloma Adrados; y los regidores de las localidades madrileñas de Boadilla del Monte, Antonio González Terol; Pozuelo de Alarcón, Susana Pérez Quislant, y Getafe, Sara Hernández Barroso.

Del Duque de Alba a Rajoy, pasando por Franco
Jesús Laínz Libertad Digita 11 Noviembre 2017

Cenando hace unos quince años en una ciudad de la Lombardía más septentrional y fabril, a un par de kilómetros de la frontera suiza. Vivero de votantes de la Lega Nord –ésa de la que los romanos dicen que "La Lega ci fa una sega"– en los tiempos heroicos de Umberto Bossi.

–Una de las cosas que más me sorprenden de Italia son las enormes diferencias entre sus regiones. No parecen estar en el mismo país. Ni siquiera en el mismo continente. Supongo que, visto desde el orden milanés, será difícil comprender y admitir el caos napolitano –dijo el amable inglés pretendiendo halagar a sus anfitriones lombardos–. ¿A qué se deberá?

–Bueno –disparó el militante liguista con la mejor de sus sonrisas y la peor de sus intenciones–, hay que tener en cuenta que Nápoles perteneció a España...
–Efectivamente. Como Lombardía –zanjó el españolito que suscribe.

Si estas palabras pueden oírse en la muy católica Italia, no será difícil imaginar las que circulan a orillas del Mar del Norte desde aquellos lejanos tiempos en los que las hollaron los tercios del Duque de Alba, el coco de los niños holandeses. Porque entre los protestantes (o exprotestantes, tanto monta) sigue muy vivo el complejo de superioridad sobre los católicos, intrínsecamente atrasados e inevitablemente autoritarios.

No es necesario haber leído a Orwell para darse cuenta de que el pasado provoca efectos muy serios en el presente. Ahí tienen al alcalde de Amberes, Bart de Wever, dando la bienvenida al honorable fugado subiendo a las redes sociales un grabado de su ciudad asolada por la "furia española" en 1576. La misma furia española que, al parecer, ha vuelto a desencadenarse en 2017, esta vez contra los virtuosos, pacíficos y democráticos gobernantes catalanes por la minucia de haber construido un régimen totalitario, dado un golpe de Estado y provocado tal tensión que todavía está por ver si no acaba corriendo la sangre. ¡Lástima que quien había gobernado los Países Bajos durante los últimos tres años, sometiendo repetidamente a los rebeldes –como en la aplastante victoria de Mook– y falleciendo pocos meses antes del citado saqueo de 1576, no fuese el castellano Duque de Alba, sino el catalán Luis de Requesens!

¡Larga tradición, por cierto, la de los grabados flamencos con propósitos políticos! Muy influyente fue Théodore de Bry, creador en 1597 de las abracadabrantes ilustraciones de españoles cocinando indios que acompañaron durante varios siglos las reediciones de la Brevísima de Las Casas aparecidas en Holanda, Francia, Inglaterra o los Estados Unidos cada vez que convenía justificar alguna acción contra España: la propia guerra de Flandes, la conquista inglesa de Jamaica, la guerra franco-española de 1640, las emancipaciones americanas de principios del XIX o la guerra de Cuba. Pues, aparte de que los dibujitos soportan cualquier disparate, con ellos se ahorra uno argumentar y consigue influir hasta en el más obtuso de los entendimientos. ¿Qué sucedería si algún día a algún gobernante español, como argumento político contra Bélgica, se le ocurriese distribuir por ahí, no ya dibujitos fantasiosos del siglo XVI, sino fotografías del genocidio congoleño a manos de los belgas en el siglo XX?

Pero los pecados de España no concluyeron con Felipe II, naturalmente, ya que en el siglo XX rebrotó su incurable autoritarismo personificado nada más y nada menos que en el vencedor de aquella guerra civil que enfrentó a la democracia contra el fascismo: Francisco Franco. Ese Franco cuya influencia de ultratumba en Mariano Rajoy ha recordado hace unos días el ex primer ministro socialista belga Elio Di Rupo. Y, claro, si España es eternamente igual a Franco, y Franco es igual a fascismo y fascismo es igual a mal absoluto, España es igual a mal absoluto. Y, por consiguiente, los separatistas representan el bien. Así se razona allende nuestras fronteras. Purita lógica.

Nuestro miope Gobierno no tiene derecho alguno a quejarse, dada su responsabilidad tanto en el atronador silencio sobre la ideología y hechos de nuestros mimados separatistas como en la perpetuación del mito antifranquista incesantemente agitado por dichos separatistas y por la izquierda en lógica defensa de sus intereses. Los actuales gobernantes del Partido Popular, al igual que los presididos por el igualmente inútil Aznar, habrían tenido bastante fácil deslegitimar la pueril historieta de buenos y malos, tabú intocable de la España postransicional. E incluso habrían podido recordar que, con todos sus defectos, las fuerzas que se alzaron el 18 de julio de 1936 lo hicieron contra el bolchevismo, "la aberración política más grande que han conocido los siglos", contra la que se habían batido los alistados en "la gran cruzada anti-Komintern", según palabras del muy autorizado socialista Julián Besteiro.

Pero como esto habría sido inimaginable para nuestra mojigata derecha, habría bastado con que hubiera sido coherente con el borrón y cuenta nueva que se supone que se pactó en la Transición y hubiera exigido mantener la historia al margen del debate político. Sin embargo, tampoco eso ha sido posible, debido a tres factores: el insaciable afán de venganza de izquierdistas y separatistas por su derrota de 1939, el analfabetismo de unos derechistas incapaces de entablar un debate ideológico serio y, finalmente, un detalle que no suele mencionarse: el plebeyo resentimiento del rey Juan Carlos hacia quien toreó a su padre cuanto quiso y acabó regalándole la corona cuando quiso.

Aunque nuestros vacuos gobernantes sean incapaces de comprenderlo, las ideas –y la ausencia de ellas– tienen consecuencias. Lo estamos viendo hoy con toda claridad allende nuestras fronteras.

www.jesuslainz.es

En nueve tuits
Lección sobre el franquismo y la mentira de la izquierda de Hermann Tertsch
La Gaceta  11 Noviembre 2017

“Es hora de que los españoles pierdan el miedo a reconocer su pasado y a ser llamados franquistas o fascistas por los censores y totalitarios”, ha dicho.

El periodista Hermann Tertsch y columnista del diario ABC ha dado este sábado una lección de Historia a los “antifranquistas sobrevenidos” en nueve tuits que ha sido ampliamente compartidos en las redes sociales.

Recuerda que la Fundación Francisco Franco es una institución privada que defiende el legado de quién “fue aplaudido por una inmensa mayoría de los españoles”, aunque ahora “prefiriera mentir y decir que todos habían sido enemigos”, y evitó una “dictadura mucho peor”.

Señala además que “la amenaza a nuestras libertades en España proceden del comunismo y sus variaciones totalitarias” y asegura que es hora de que “los españoles pierdan el miedo a reconocer su pasado y a ser llamados franquistas o fascistas por los censores y totalitarios”. Un hilo imperdible que le dejamos a continuación:

1. “La Fundación Francisco Franco es una pequeña institución privada que defiende el legado de un dictador al que aplaudió y sirvió lealmente una inmensa mayoría de los españoles hasta su muerte.

2. Que una vez muerto y tras una transición pacífica la mayoría de los españoles prefiriera mentir y decir que todos habían sido enemigos de ese hombre no cambia los hechos.

3. Que su Régimen fue una dictadura, muy cierto. Fascista en un principio, también. Que evitó una dictadura mucho peor, trajo bienestar y se autodisolvió, también.

4. Que ni su Fundación ni nadie pretende un franquismo que fue un momento histórico vinculado a un hombre es evidente. Que la amenaza a nuestras libertades en España proceden del comunismo y sus variaciones totalitarias, igual de evidente.

5. Que las permanentes evocaciones a Franco y al franquismo son una mentirosa y ridícula falacia de la izquierda española para eternizar su mordaza sobre la libertad de expresión de los españoles está claro.

6. Que la izquierda llama franquismo y fascismo a todo lo que no le obedece es tan cierto como que la cobardía de los españoles al no reconocido su pasado y defender la verdad ha facilitado esa mordaza.

7. Y ha sido esa mordaza “antifranquista” la que ha permitido al separatismo y la izquierda totalitaria llegar tan lejos en su permanente agresión a una España que identificaba con el franquismo y a la que ha enseñado a odiar.

8. Es hora por tanto de que los españoles pierdan el miedo a reconocer su pasado y a ser llamados franquistas o fascistas por los censores y totalitarios. Y expresen sus temores y su defensa de la nación española y de su legado civilizatorio milenario.

9. Es hora de decir la verdad, combatir la mentira totalitaria y defender la nación que nada tiene que ver con Franco, un dictador español que forma parte, cada vez más lejana, de su historia, con sus luces y sus sombras”.

Carta a un 'fistro' de ministro de Cultura
Peio H. Riaño elespanol 11 Noviembre 2017

Estimado ministro de Educación, Cultura y Deporte, don Íñigo Méndez de Vigo y Montojo, barón de Claret, en esta ocasión he preferido escribirle una carta abierta para felicitarle por algunos pequeños pasos con los que, poco a poco, va corrigiendo desmanes propios de otra era, en los que ni usted ni uno de los que le rodean, tan complacientes, eran capaces de ver. El BOE dice que acaba de otorgar la Gran Cruz de Alfonso X a seis hombres y seis mujeres. Paridad después de una trayectoria absolutamente machista. Enhorabuena.

Sin embargo, lamento tener que volver a llamarle la atención, porque todavía tiene mucho que pulir para llegar a representar algún día a la Cultura y a sus creadores. No sé si se ha enterado, pero ha muerto Gregorio Esteban Sánchez Fernández. Un nombre cualquiera, un apellido sin pulir. Era un hombre más, de los que mueren en los hospitales a los 85 años, exprimido y trabajado por los años de supervivencia y faena hasta los sesenta y pocos. A Gregorio le llegó la jubilación en forma de contratos de estrella y título nobiliario: Chiquito de la Calzada, un ser único, con un lenguaje irrepetible que quizá usted no haya intentado probar.

Era un fenómeno
Siempre fue Chiquito, aunque ocupase mucho. Su sobrenombre viene del lugar en el que nació, un barrio malagueño llamado Calzada de la Trinidad. Donde estaba el cuartel de la Guardia Civil. Un barrio, estimado barón. Gregorio cantaba bien desde chico. Se le daba tan bien que rompía los corazones a todo el mundo. “Yo cantaba que era un fenómeno”.

A los ocho años hacía bolos por la provincia con un grupo llamado Capullitos Malagueños. Ganó el Primer Premio del Conservatorio de Música de Málaga, al que según contaba el propio Gregorio, se presentaron unas cincuenta personas. Él no tenía ni chaqueta y se la pidió a otro niño. Le dijo: “Déjame la chaquetita que yo no te la voy a manchar”.

Un hombre sin suerte
Pero él no tuvo tanta suerte. Su cuna estaba rodeada de trabajadores, ni rastro de sedas y oropeles. Fíjese, nació con un don, pero no le bastó para salir indemne del hambre y la miseria de la posguerra. Gregorio recordaba que era una época muy mala y que no había trabajo para nadie. Tenían que ir por los pueblos para que le escucharan “de cantar”. En su casa pasó mucha hambre, su estatura ya indica algo. La suya, también. Necesitaban perras para comer, pero les pagaban con un pan. Gregorio ha visto a la gente debajo de los escenarios llorando.

Se lo vuelvo a repetir: Chiquito de la Calzada. Se lo digo porque ha pasado el día y su equipo de comunicación no ha mandado a las redacciones las palabras de condolencia a las que nos tiene acostumbrados cada vez que fallece algún miembro reconocido de su sector. Hasta su querido presidente ha puesto un tuit. Me sorprende que en el momento de escribir estas líneas hayan pasado más de diez horas de este sábado de luto y todavía no tenga en mi bandeja de entrada sus condolencias.

Sorprende que haya decidido no dedicarle unas palabras y desterrar con el olvido a un artista que hizo de la cultura su medio de subsistencia y resistencia. Porque si alguien tenía motivos para tirar la toalla era él y si alguien nos dio motivos para no abandonar la esperanza fue él. En Torremolinos, en los años sesenta, trabajó todos los días en un tablao. Y no cobró por ninguno o lo mínimo. Si tenía la suerte de que se quedaba algún extranjero con ganas de más, les cantaban toda la noche. “Pero a la hora de cobrar te crecía la barba o querían que te conformases con un regalo”.

Canallas de la cultura
Perrerías, ministro, como actuar sin comer, como trabajar sin seguro, como escribir fandangos y registrarlo el empresario. Canallas que se aprovechan del creador débil. Contra ellos trabaja una comisión en el Congreso estos días, para levantar el Estatuto del Artista, seguro que lo recuerda.

Quién sabe por qué ha tomado la decisión de callar, cuando ni siquiera lo ha hecho la Casa Real. “Se nos ha ido el gran Chiquito. Hombre bueno, entrañable, genial, artista de todos. Gracias Chiquito, nos harás sonreír siempre”. Si en la Casa Real lo conocen, seguro que en la suya también. Incluso usted, como reconocido consumidor de cine español en Cine de Barrio, lo ha visto pasar por alguna de las películas en las que trabajó.

Hemos leído su pésame a tantas estrellas y tantas de dudoso brillo, que no logro entender sus razones para que haya dejado escapar la ocasión de ponerse del lado del trabajador de la cultura que emigró a Japón para rascar bola y que al regresar, en edad de jubilarse, se encontró con el reconocimiento. Quién sabe. Quién sabe por qué decidió usted sacar a Miguel de Unamuno -pintado por Gutiérrez Solana- de su despacho ministerial el mismo día que llegó al lugar de trabajo que antes de usted había ocupado José Ignacio Wert y Pilar del Castillo, 13 años con el sabio ahí. Es usted una incógnita cultural o como diría Él, un fistro.

Polémica por un cargo interno
Nestlé o el doble juego de la independencia
La Gaceta  11 Noviembre 2017

En la multinacional suiza de alimentación, que tiene su sede nacional en Cataluña, están preocupados por el boicot a sus productos. Incluso sus empleados han pedido evitar las consignas que llaman a evitar sus productos. Sin embargo, la directora de Comunicación de la compañía hace proselitismo de la secesión en las RRSS.

Hay preocupación en la sede de Nestlé. El llamamiento al boicot, realizado a través de las redes sociales, aún no ha cobrado excesiva fuerza, pero los responsables de las firman temen que coja ritmo y prospere. La llegada de la Navidad, época clave para el gran consumo, podría poner en aprietos a la empresa con sede en Esplugues de Llobregat.

La firma suiza ha preparado un comité de crisis para combatir la caída de las ventas. Según Crónica Global, el director general de la compañía, Laurerent Dereux, se ha colocado al frente. Tan grave es la crisis. Se baraja incluso abandonar Cataluña, como ya han hecho más de 2.000 empresas.

Los empleados de Nestlé piden evitar el boicot a sus productos…
Además, en las últimas horas se ha hecho público un estudio de Reputation Institute en el que se informa de que el 23% de los ciudadanos no residentes en Cataluña evitan los productos de la región y otro 21% se plantearía hacerlo en el futuro.?Y en el caso de que Cataluña accediera a la independencia, el 49,1 % de los consumidores españoles, sin contar a los catalanes, dejaría de comprar productos de dicha comunidad autónoma, lo que se traduciría en una pérdida de 20.000 millones de euros para las empresas catalanas, también según Reputation Institute.
.
Antes incluso de que se conocieran estos datos, los empleados de Nestlé pidieron dejar de lado el boicot porque detrás “hay miles de puestos de trabajo y familias”. Las redes sociales aprovecharon para recordar que la empresa se sumó al llamado “paro del país” el 3 de octubre tras la votación ilegal por la independencia.

Ahora se suma una nueva polémica: mientras los empleados piden el cese del boicot, Silvia Cortés, una de las responsables de Comunicación de la compañía, hace campaña pública por el separatismo en sus redes sociales.

Cortés es la directora de Comunicación Interna de una empresa, Nestlé, que cuenta con 17 centros de producción y una plantilla de 6.600 empleados. Sus objetivos, según sus propias palabras, son “generar ilusión, transmitir cultura y valores y mejorar el conocimiento del negocio”.

En la cuenta de Instagram de la responsable de Comunicación, ahora boqueada, publicaba una fotografía votando en el referéndum ilegal del 1 de octubre. Además, su cuenta de Twitter está dedicada, casi en exclusiva, al proceso de secesión. Toda una incoherencia por parte de una empresa que apela a la fabricación “en toda España” de sus productos y que llama a evitar “boicots” por motivos políticos.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

¡España se rinde!
Enrique Navarro Libertad Digital 11 Noviembre 2017

No es un eslogan político, ni siquiera una metáfora. Mis queridos conciudadanos de un país grande como pocos, con una cultura, lengua, economía e historia ambicionada por todos los países reales y aspirantes, el gobierno de Mariano Rajoy nos ha rendido, y lo peor no es que haya sido sin luchar, sino que lo ha hecho por convicción. La buena noticia, aunque según como se mire también es mala, es que el separatismo también se ha rendido, ya lo vimos el 10 de octubre, después con la fuga de Puigdemont y ahora con el arrepentimiento espontáneo y sincero de Forcadell, la musa del separatismo.

Ya puede el papá llevarse a los niños del asfalto, no hay necesidad de exponerlos para esta pandilla de caganers, que como ya intuíamos inventaron el proces para mantener y acrecentar patrimonio, y que ante la alternativa de visitar la sierra madrileña por un tiempo, han dicho que todo era una broma. Catalanes que fuisteis al Parlament a apoyar la independencia, ¡que era una broma, que no os habéis enterado! Queridos Mossos empeñados en ser de todo menos policías al servicio de la ley, ¡que os han tomado el pelo y habéis quedado como Cagancho en Almagro!

Pero todo este esperpento no puede ocultar una realidad, que ésta no es espontánea ni súbita, sino manipulada y construida por una izquierda radical que aspira a la destrucción de España y de Cataluña, a sembrar el caos y el desorden permanente, para dejarnos a todos en manos de bolivarianos, anarquistas y terroristas callejeros y llevarnos a un régimen totalitario. La amenaza de España no es el nacionalismo, es el totalitarismo.

Después del asalto de la huelga general a los derechos y a la seguridad, ¿hay alguien que no considere, no que estamos ante un delito de rebelión, sino ante un alzamiento violento contra el estado? No nos engañemos, las instituciones separatistas catalanas han declarado la guerra a España utilizando y violentando las instituciones. ¿Hay acaso un crimen más execrable que utilizar los mecanismos de la autoridad para someter al estado y al pueblo? La huelga general consentida y soportada por una parte de los Mossos y alentada por el gobierno supuestamente intervenido, más allá de las implicaciones electorales que pueda tener, constituye un alzamiento violento contra la democracia, que justificaría más que el artículo 155 el artículo 63 de la Constitución, sino fuera porque todo era una broma, de mal gusto eso sí; pero que nos va a llevar a un conflicto inevitable, porque todo esto no ha hecho más que empezar.

Winston Churchill que entendía mucho de principios y de cómo debían ser defendidos afirmó que:
" Si uno no quiere luchar por el bien cuando puede ganar fácilmente, sin derramamiento de sangre, si no quiere luchar cuando la victoria es casi segura y no supone demasiado esfuerzo, es posible que llegue el momento en el que se vea obligado a luchar cuando se tiene todas las de perder y una posibilidad precaria de supervivencia. Incluso puede pasar una cosa peor: que uno tenga que luchar cuando no tiene ninguna esperanza de ganar."

Y este es el escenario al que nos encaminamos ante la radicalización que se va a producir en el conflicto, que ya no será un problema de declaraciones parlamentarias ni de independencia, creo que de esto ya han quedado bastante vacunados los catalanes para toda una generación; el conflicto vendrá de la insumisión permanente, de la algarada callejera y de la alianza radical nacionalista que tomará el poder el Cataluña después del 21 de diciembre. El día que deje de aplicarse el 155 echaremos de menos no tener de contraparte a Puigdemont y Forcadell.

Vistos todos los acontecimientos acontecidos en estos últimos meses, hoy podríamos decirle al gobierno de la nación las mismas palabras que Churchill le dirigió a Chamberlain al regreso de Munich.

" Se te ofreció poder elegir entre la deshonra y la guerra, elegiste la deshonra y tendrás la guerra."

El gobierno de España y no digamos este aborto de gobierno catalán que tiene a parte en el exilio, a otra parte en la sombra y a otra en fuga, han optado por deshonrar a Cataluña y a España. Han preferido una acción de algodón de azúcar para no molestar, con el fin de que nada cambie. El 155 es, como diría el Príncipe De Salina, lo que tiene que cambiar para que nada cambie.

Con la deshonra ha venido la rendición, incondicional; incluso antes de hacer las levas, ya nos hemos rendido. Hemos deshonrado a nuestra nación para intentar calmar las ambiciones totalitarias de una minoría. Cuando el gobierno decidió abdicar de sus funciones para transferirlas a los jueces, no era para que fueran tan duros sino para que, como los del Supremo, no actuarán con tanto rigor. Nos da tanto cague defender España que no queremos hacer ni presos en este conflicto. Pero el gobierno optando por la deshonra para evitar el conflicto, ha sembrado el germen de la destrucción nacional. Forcadell y Puigdemont deshonrando al pueblo catalán que creyó en sus mentiras, han sido tremendamente peores, porque no han actuado para evitar el conflicto, sino para salvar su culo, al menos en eso Rajoy ha tenido más altura de miras.

Pudimos haberlo evitado hace ya años, pero faltó la visión y el liderazgo, y ahora ante la incapacidad de luchar, España se rinde. Ya pueden ir quitando todas sus banderas de los balcones. Nunca tantos españoles pusieron a un gobierno en la oportunidad de terminar con problemas históricos y nunca se recibió tanta ignominia. ¡Cuánto más fuertes somos como nación, más débiles son nuestros gobernantes¡, y ese es el drama histórico de nuestro país.

¿Pero acaso no tenemos razón? ¿Es que nos vamos a creer todas las mentiras del separatismo? ¿Es que no estamos dispuestos a luchar por nuestros derechos y nuestra gran nación? ¿Vamos a tirar por la borda tanto acervo común, porque nos tiemblan las canillas? Un pueblo que olvida sus raíces, que incluso las desprecia; que está dispuesto a fracturarse sin la mayor vergüenza, no puede ser el español. No podemos reconocernos en esta pusilanimidad infinita.

No podemos dejar que una minoría nos amedrente, nos haga sentir ciudadanos de segunda; que nos hunda en la miseria moral simplemente porque recelamos de nuestros valores y no estamos dispuestos a tomar la vanguardia de la defensa de la igualdad entre todos los españoles, de la ley y la historia.

España se rinde, saquen las sabanas a los balcones para que no suframos las represalias del separatismo radical, para que no vengan a amenazarnos a nuestras casas por querer ser lo que somos españoles. Saquen banderas blancas y guarden las banderas nacionales en sus corazones, que ya es el único lugar en el que podemos sentirnos español; casi en la intimidad.

Catalanes, guardad las esteladas, y también sacad banderas blancas, aunque en Cataluña corréis el riesgo de que los que vengan gracias a estas elecciones, os obliguen a poner la estelada con el escudo del POUM y si no os harán el matarile, experiencia traumática que ya conoció Cataluña en los años de la Guerra Civil

Pero el conflicto es inevitable. Las bases que lo sustentan permanecen intactas y el nacionalradicalismo que tomará el poder en el nuevo gobierno catalán será infinitamente peor, porque serán los comités de la defensa de la república anarquista los que salgan a las calles para continuar con la amenaza y la extorsión. Todos los procesos revolucionarios siguen el mismo patrón; los pequeños y medios burgueses quieren un cambio y creen que dominarán en su supuesta supremacía intelectual a las masas enfervorecidas; y éstas en cuanto pueden, asestan un zarpazo mortal y ya no hay marcha atrás. Lo de la Declaración de Independencia va a ser un aspecto menor comparado con el ambiente que se está generando en Cataluña por esta nueva mayoría.

Cada día que pasa Junqueras en la celda, cimenta, como otros tantos revolucionarios totalitarios, la presidencia de la república catalana, y ante este inevitable conflicto, no nos van a servir paños calientes ni ministros blandiblú. Entonces habrá que echar a Chamberlain y llamar a Winston para ganar, porque dentro de generaciones se dirá que ésta era el conflicto que España tenía que ganar o que haber ganado.

El difícil retorno a la legalidad (15)

Vicente A. C. M. Periodista Digital 11 Noviembre 2017

EL TRIBUNAL SUPREMO BUSCA IMPONER “SU DOCTRINA FORCADELL” DE EXCARCELACIONES A LOS GOLPISTAS. EL PODERÍO ECONÓMICO DE LA ANC AL RESCATE DE LOS GOLPISTAS. CARME FORCADELL SE VIENE ARRIBA UNA VEZ EN CASA.

El Tribunal Supremo, una vez que el juez de la Sala II Pablo LLarena Conde, ha dejado por escrito su intención de acumular en una macro causa todas las Instrucciones abiertas en relación al proceso independentista y tratarlo de una forma coherente y con amplia perspectiva de un todo homogéneo, se ha metido de lleno en el debate de analizar el tema de las encarcelaciones que la jueza de la Audiencia Nacional, Carmen Lamela, impuso a aquellos componentes del cesado Gobierno de la Generalidad que se presentaron a no declarar, mientras que su también cesado Presidente Carles Puigdemont y otros cuatro Consejeros, habían huido a Bélgica para eludir a la acción de la Justicia de España. Un debate que parte del hecho de que “su doctrina” habitual se basa en adoptar medidas cautelares más garantistas con los derechos de los encausados evitando la prisión provisional incondicional sin fianza. Y la verdad es que la misma composición del Tribunal Supremo como único Tribunal competente para la casta política que goza de aforamiento, muestra una pluralidad de criterios a la hora de enjuiciar, que fácilmente puede identificarse con las tendencias políticas conservadoras o progresistas de los jueces.

Una realidad que se ha venido imponiendo desde que el PSOE, con la complicidad del PP, impuso su criterio para el “reparto” de puestos claves tanto en ese Tribunal Supremo como en el Tribunal Constitucional, con aquella declaración tan obscena de Alfonso Guerra de “Montesquieu ha muerto” en clara referencia al fin de la separación de poderes del Estado. Una lucha por la imposición de mayorías que hace que los criterios y “doctrinas” sean más que cuestionables en todos los Altos Tribunales de España. Una farsa de falsa democracia donde ni siquiera el máximo órgano de los jueces el Consejo General del Poder Judicial, se libra de esas batallas políticas, ni en una Justicia donde con total naturalidad se permiten asociaciones de jueces con claras tendencias políticas, como es el caso de Jueces para la Democracia, como si el resto no fueran demócratas. Así que cualquier sentencia y “doctrina” de los Tribunales ha de tomarse con extremada cautela y con sentido crítico en el que importa mucho el reparto del poder en el momento en que se realiza y quién esté gobernando.

En el caso del juez Pablo Llarena, podría perfectamente encuadrarse en el grupo conservador dentro del Tribunal Supremo que ahora es, digamos, el mas influyente. Y solo basta ver los diferentes mensajes que el Gobierno del PP de Mariano Rajoy lleva lanzando desde hace semanas, para comprobar que son instrucciones nada subliminales y a continuación observar las respuestas de ese Tribunal. Y es un hecho que, para el Gobierno de Rajoy, ha sido un verdadero horror y disgusto el Auto de la jueza de la Audiencia Nacional Carmen Lamela por dos razones: la primera es que le ha desnudado a la hora de hacer el relato del proceso separatista que empezó hace ya dos años y demostrar su incapacidad para neutralizarlo. Y la segunda, por haberse atrevido a considerar a los golpistas como tales y decretar su prisión provisional incondicional por el riesgo evidente de fuga, la más que segura reiteración en los delitos y la destrucción de pruebas.

Ha sido vergonzosa la declaración del Ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido, juez de carrera con categoría de Magistrado, donde insinuaba al juez Pablo Llarena antes de que se pronunciase sobre Carme Forcadell y el resto de encausados de la Mesa del Parlamento que primero tuviese en consideración la Ley y posteriormente “el contexto” y los hechos que influyen en "el entorno”. Es decir, un “no me toques los pendones y me soliviantes al entorno golpista”. Y es que ni doctrina ni gaitas, el único adoctrinamiento es el que proviene de mensajes como este en el que se intenta marcar el camino a quien se supone debe actuar bajo su propio criterio y sobre todo, en base a la ley. Porque la ley es lo único que debería igualar en democracia a todos los ciudadanos. Una máxima que ya no se ve cumplida con la masiva situación de privilegio de los aforados donde España destaca, para mal, dentro del “entorno” de países democráticos como Francia, Reino Unido o Alemania, solo por citar algunos donde el aforamiento es algo excepcional.

Y eso me recuerda cuando también el Gobierno de España presidido por Mariano Rajoy aseguró que no iba a haber excarcelaciones masivas de etarras tras la “doctrina” emitida por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos sobre el recurso de la etarra Inés del Río cuando se le aplicó la famosa “vía Parot” de considerar de modo individual las diferentes condenas y no de forma global. El análisis exhaustivo caso por caso, terminó en pocos días siendo una suelta masiva de etarras, pederastas y violadores, la mayoría de estos últimos que volvieron a reincidir en sus criminales acciones. En total se liberaron 22 etarras, 1 del Grapo, varios violadores y asesinos en serie. Y la pregunta es si ¿está el Tribunal Supremo pensando en una excarcelación masiva basado en “el contexto y el entorno” y en unas declaraciones increíbles de renuncia a reincidir en la rebelión, en la desobediencia y en la sedición? Solo el plantearlo supone una claudicación al principio de cumplir y hacer cumplir la Ley.

Resulta por otro lado sorprendente el poderío económico que la ANC está demostrando a la hora de asumir las fianzas de los golpistas encausados. Al parecer, la Fiscalía y supongo que Hacienda, se van a interesar por investigar la procedencia real de esos fondos en los que parece que se excusa en la extrema generosidad de los afiliados y simpatizantes. Es decir, una especie de “crow funding” que recuerda a la que siempre alude Pablo Iglesias y PODEMOS para justificar su increíble financiación de campañas electorales. El caso es que esos fondos han sido puestos en tiempo récord a disposición del abogado de la defensa de Carme Forcadell que acusó al juez Llarena de no haber dado tiempo para depositar esa fianza el mismo día y así evitar el ingreso en prisión de su defendida. ¿No es eso poderío?

Lo que no resulta sorprendente es el cambio de actitud de la golpista Carme Forcadell una vez se vio liberada y en casa. No han pasado ni horas para demostrar que su acatamiento de la ley era solo una forma de eludir la prisión a largo plazo, confirmando las sospechas del juez Llarena cuando en su Auto dijo que esas declaraciones “pueden se mendaces”. El caso es que Carme Forcadell ha dado muestras de no estar arrepentida en absoluto y muestra su total apoyo a sus camaradas presos escribiendo cosas como: “Volvemos a casa. Con la conciencia tranquila de haber actuado correctamente: garantizar la libertad de expresión en el Parlament, sede de la soberanía nacional”. Y “A los que todavía estáis privados de libertad: No os olvidamos, os queremos libres, os queremos en casa, os queremos con vuestras familias. Estamos con vosotros”. Como se ve, para ella el Parlamento cesado sigue siendo sede de la Soberanía Nacional, por supuesto la del pueblo de Cataluña y no la que emana de del pueblo español. ¿En qué se diferencia esto del que caracteriza al movimiento pro liberación de presos etarras? Si los golpistas están presos no es por sus ideas, sino por sus acciones delictivas, por haber dado un golpe de Estado hasta declarar una república independiente, que desde luego no era “simbólica” sino totalmente real si el Estado de Derecho, aún a regañadientes y con una cobardía supina, no hubiera intervenido para evitarlo.

Y el Tribunal Supremo sigue debatiendo sobre si son podencos o galgos y sobre los “excesos” de una jueza que no sigue la doctrina de sensibilidad de contemplar no solo la ley, sino también el contexto y el entorno. ¿Y usted, amable lector, qué opina?

¡Que pasen un buen día!

Foro de la Sociedad Civil
Orden económico frente a desorden político
Sobra Estado –medido en despilfarro público y proliferación normativa- y falta sociedad civil en Cataluña.
Jesús Banegas vozpopuli.es 11 Noviembre 2017

Estamos saliendo, tras casi una década perdida, de la mas grave crisis que se recuerda en la España contemporánea y que estuvo a punto de llevarnos a la bancarrota como consecuencia de los excesos de la política: una alocada expansión del gasto público y la quiebra de las cajas de ahorros gestionadas por políticos que generaron un déficit fiscal superior al 11% del PIB y una consecuente y creciente deuda pública –mayormente exterior- que ha llegado a superar nuestro PIB y lastrará el porvenir de las nuevas generaciones.

Gracias a la necesaria disciplina exigida por la pertenencia a la UE y al Euro, España ha ido reduciendo su déficit y recuperado el crecimiento económico, ahora cuestionado por el desorden político catalán. Manuel Lagares describía, el pasado miércoles en El Mundo, con datos incontestables su indignación por las consecuencias económicas de tal desorden.

Hay quien sostiene, con fundadas razones, que la reciente y fallida declaración secesionista del depuesto gobierno catalán fue un intento deliberado de aprovecharse de una situación de debilidad de la economía española de la que creían podrían obtener ventaja. Por otra parte es una vieja y muy consabida táctica revolucionaria provocar desórdenes sobre los que construir –es un decir- el “nuevo Estado”. A los secesionistas catalanes, como no podía ser de otra manera, les ha salido mal –pase lo que pase el 21 de diciembre- su plan independentista, pero los catalanes en particular y los españoles en general vamos a pagar una enorme y sobre todo estúpida factura económica, al decir de Carlo M. Cipolla*.

Llegados a este punto resulta asombroso que ningún partido político –entre los supuestamente constitucionalistas- esté reclamando el orden económico en Cataluña, entendido este como ausencia de cualquier despilfarro público y en particular de las transferencias y gastos en todo tipo de actividades secesionistas.

¿Cómo es posible que una comunidad autónoma sobreendeudada, incapaz de obtener financiación en los mercados, pueda seguir despilfarrando nuestros impuestos –de todos los españoles- para fabricar un verdadero golpe de Estado a la nación española? Ante tamaño desmán deberíamos reclamar los españoles aquello que los habitantes de la Norteamérica de mediados del siglo XVIII plantearon a Inglaterra:No taxation without representation(No debe haber tributación sin representación, es decir, sin votar para qué).

¿Por qué hemos de seguir pagando todos los españoles una televisión pública regional que despilfarra un coste superior al de todas las televisiones nacionales privadas, un verdadero ejército de independentistas a sueldo de organizaciones financiadas con recursos públicos, subvenciones a partidos políticos declaradamente antisistema, enormes gastos en propaganda antiespañola –¿o es que es gratis el filo-secesionismo de ciertos medios de comunicación internacionales?-, la estancia en Bruselas de ex -gobernantes y alcaldes, etc..? ¿Hasta cuando van a seguir estando al margen del control de la hacienda pública –que debería velar por el buen fin del uso de nuestros impuestos- la miríada de empresas públicas catalanas y sobre todo su relación económica y financiera con el proyecto secesionista?

Sería de suponer que la aplicación del famoso artículo 155 debería servir al menos para ordenar la economía pública catalana rescatándola de sus innumerables despilfarros entre los que se han llegado a denunciar trasferencias de presupuestos para servicios sociales a fines propagandistas de los secesionistas. Sin embargo, no tenemos noticia de que nada haya sucedido al respecto y lo que es peor, que ni siquiera se anuncie acción alguna al respecto.

Después de todo lo dicho, resulta evidente la tesis que se viene defendiendo desde esta columna: el despilfarro del gasto público, que tanto males causa a la sociedad, tiene una estrecha relación causal con el desorden político catalán; por tanto, un mayor orden económico es el mejor antídoto contra el desorden político.

Porque, ¿cuántos secesionistas habría en Cataluña sin su financiación pública y la programación política de los contenidos educativos? Después de haber dado lugar en el pasado al reaccionario carlismo y al destructivo anarcosindicalismo, la Cataluña de nuestros días ha resucitado aquellos viejos fantasmas en forma de una tercera innovación institucional: la revolución desde arriba, es decir, desde la Generalitat, financiada –algo asombrosamente inaudito– con dinero de todos los españoles.

Sobra Estado –medido en despilfarro público y proliferación normativa- y falta sociedad civil en Cataluña; que habiendo sido protagonista del mejor pasado catalán ha sido arrinconada por sucesivos gobiernos totalitarios.

*Las leyes fundamentales de la estupidez humana. “Una persona estúpida es la que causa un daño a otra persona o grupo de personas sin obtener, al mismo tiempo, un provecho para sí, o incluso obteniendo un perjuicio”.

Las emociones justificadas
Eduardo Goligorsky Libertad Digital 11 Noviembre 2017

La Justicia italiana condenó a 16 años de cárcel a Francesco Schettino, capitán del crucero Costa Concordia, por haber provocado el naufragio de la nave al desviarla de su rumbo y estrellarla contra unas rocas, y por haberla abandonado precipitadamente sin organizar las tareas de salvamento, que se convirtieron en un caos y dejaron 32 muertos. Si a Schettino lo hubieran juzgado en Cataluña, tratándolo con la benevolencia y complicidad que los correligionarios de Carles Puigdemont dispensan al desertor que dejó fracturada y en bancarrota la región que gobernaba, tras embestir las rocas del Estado de Derecho, al deshonrado capitán lo habrían premiado con el título de almirante de la flota de cruceros. Aquí, algunos escribas casi equiparan al depredador prófugo con el Mesías. Sostiene el editorial "El papel de Puigdemonr" (LV, 6/11):

Estos son unos comicios difíciles para el PDECat según todos los sondeos. Solo un candidato como Puigdemont podría frenar la caída de esta organización, atravesada por varias tensiones internas. El ascendiente de Puigdemont entre el votante independentista es muy superior al de las siglas que representa.

Aunque estoy en las antípodas del votante independentista, tengo mejor opinión de él que el editorialista. Y no puedo creer que siga dejándose encandilar por este émulo del capitán Schettino. Por otros caraduras sí, pero por este no.

Embaucador escurridizo
Algunos de nuestros adversarios nos ven a los defensores del imperio de la ley y el orden como frías máquinas de razonar. Se equivocan. También nos mueven las emociones. Emociones que no nacen de las vísceras sino del cerebro. Pensar que un embaucador escurridizo conserva parcelas de poder produce emociones diversas: vergüenza, indignación, miedo. Precisamente el miedo es la emoción que se repite con más frecuencia entre mis amigos liberales catalanes, que ven los injertos del autoritarismo y el maniqueísmo franquistas en el tronco de la república fallida.

Eso sí, debemos encauzar nuestras emociones, cuidando que estas siempre sean fruto del razonamiento. Nos saca de quicio, por ejemplo, que las brigadas de demolición que están arrasando Cataluña desvíen la atención de personas de buena fe trasmutando en presos políticos a los acusados de sedición, rebelión, malversación de fondos públicos, desobediencia a la autoridad y prevaricación. Y debemos denunciar a los enredadores con la crudeza que merecen. El predicador Francesc-Marc Álvaro monta descaradamente la nueva estrategia para enmascarar el objetivo intocable de la cruzada secesionista ("Asco y esperanza", LV, 6/11):

A los que han repetido que el independentismo fractura Catalunya les digo esto: la única fractura real y profunda –insalvable– se produce cuando Junqueras, los consellers y los presidentes de ANC y Òmnium son encarcelados como criminales. (…) Sea con tres o con una lista, el independentismo tiene que aprovechar este nuevo marco para reescribir la estrategia a largo plazo y con más realismo. Todo aconseja acumular fuerzas y hablar de democracia más que de república.

Toman a los ciudadanos por imbéciles y además se lo refriegan por las narices.

Convivencia dañada
Los engañabobos de Álvaro tienen, esta vez, corta vida. Basta dar vuelta la página del mismo diario, el mismo día, para topar con la realidad. Según la encuesta de GAD3, la fractura de Cataluña existe y quienes la han provocado premeditada y sistemáticamente son, ni más ni menos, los conjurados que están entre rejas o fugitivos. Veamos algunos datos, poco reconfortantes para los golpistas:

El 58,3% opina que Cataluña ha salido perdiendo en cinco años de proceso soberanista. Un 54,5%, que ha empeorado la imagen exterior. Un 61,3%, que Cataluña saldría de la Unión Europea si consiguiera la independencia. Un 66,6% se siente en su propio país cuando viaja por España. Un 52% se siente entre tan español como catalán y solo español. Un 67,2% opina que la economía ha empeorado en las últimas semanas. Y un 64,1%, que la fuga de empresas afectará a la economía catalana a corto y largo plazo.

Hay que destacar, por su impacto social, que el 68% opina que el proceso soberanista ha dañado la convivencia en Cataluña. Cómo no la va a dañar si nuevamente el mismo día el mismo diario informa de lo siguiente:

Ocho maestros declararán por "incitación al odio" – La denuncia fue interpuesta por familias de guardias civiles.
Denuncia que se suma a otras muchas de familias a las que ayuntamientos sectarios, maestros adoctrinadores y asociaciones de padres insolidarios acosan por exigir que se cumplan las sentencias judiciales sobre enseñanza en castellano.

Daños colaterales
Los insospechados daños colaterales de la sedición, cuyas víctimas han sido una multitud de ciudadanos inocentes, justifican aun más el rigor de las sanciones que fueron impuestas a los subversivos. Informa otro titular: "Insomnio colectivo – La incertidumbre causa ansiedad y daña sueño, rendimiento y relaciones" (LV, 12/10), y a continuación el artículo sintetiza los diagnósticos de varios especialistas:

Los pacientes también están acusando el impacto de la incertidumbre y de la falta de control sobre lo que les sucede, pero lo que manifiestan es que están hartos. (…) Cabe también estar un poco peor, con dolores de cabeza, diarreas, cambios bruscos de humor debidos al agotamiento, la frustración, la insatisfacción.

Nadie se salva de los efectos patológicos de este clima enrarecido. Lo advierte nada menos que la Generalitat de Catalunya, en un anuncio muy llamativo publicado a toda página (LV, 21/9), con un encabezamiento aterrador: "1 de cada 5 adolescentes vive un problema de salud mental". Y aconseja:

Conoce, aprende, habla – La ansiedad, la depresión y la anorexia son mucho más comunes de lo que creemos.
La mayoría de los jóvenes ocultan su problema por temor a ser discriminados; esto los conduce al aislamiento social, al fracaso escolar e incluso al suicidio. El 70% de estos problemas de salud mental comienza antes de los 18 años. Hablar abiertamente ayuda a los jóvenes a romper con el estigma.

Lo único seguro es que exhortarlos a ocupar la calle para contravenir las leyes no es un recurso terapéutico sino un factor tóxico, cuyos gestores merecen un justo castigo.

Herencia de los vándalos
¿Presos políticos? ¿Demócratas exiliados? Otro editorial ("Alerta por el empleo en Catalunya", LV, 4/11) se explaya sobre la herencia que nos han dejado estos vándalos disfrazados de políticos, empezando por la fuga de más de 2.000 empresas:

En Catalunya se han creado apenas 1.700 nuevos empleos en octubre –la quinta parte de la cifra registrada el año pasado en las mismas fechas–, frente a los 94.308 puestos de trabajo generados en el conjunto del Estado, con Madrid al frente. Asimismo, el paro ha subido en 14.698 personas en las empresas catalanas, una cuarta parte del total registrado en España.

(…)
En definitiva, la situación de las empresas, y por tanto del mercado laboral, es preocupante y puede complicarse aun más con la convocatoria de huelgas generales, que podrían comportar importantes pérdidas económicas adicionales. (…) En este sentido, canalizar las protestas contra el Gobierno de Madrid y los organismos judiciales sobre la base de parar empresas y servicios públicos, así como bloquear la movilidad, solo perjudica a los propios ciudadanos catalanes.

La hez de la política
Empujados por el desprecio a la buena gente a la que pedían los votos, los tahúres de la timba republicana no vacilaban en mentirla diciendo que sus modelos eran las monarquías holandesa y dinamarquesa. Hoy, acorralados por la Justicia, se abrazan a la hez de la política mundial: las ultraderechas flamenca y padana, la red de propaganda rusa, el impresentable Nicolás Maduro y los saboteadores de nuestra civilización Edward Snowden y Julian Assange. Hubo un muestrario en el show que Puigdemont montó en Bruselas con 200 alcaldes de su tribu. Allí estuvieron, según la corresponsal Beatriz Navarro (LV, 8/11), "eurodiputados flamencos del N-VA, un partido donde militan simpatizantes con el colaboracionismo nazi (…) y Bruno Gollnisch, del Frente Nacional, condenado en el pasado por antisemitismo", que "se sumaron a los gritos de ‘libertad, libertad’ por los líderes independentistas en prisión preventiva en España".

Según la misma corresponsal, fuentes del Gobierno belga comentaron: "Parece que el circo va a más", cuando se enteraron de que al hazmerreír se le había ido la olla y había vomitado su fobia tribal contra la democracia española y la Unión Europea.

Estarán más que justificados la emoción y el júbilo que experimentarán los catalanes racionales cuando por fin se libren de estos depredadores en las elecciones del 21-D.

El adoctrinamiento en Cataluña
José García Domínguez Libertad Digital 11 Noviembre 2017

Mi caso particular, el de alguien que vive en Barcelona y colabora de modo más o menos profesional con medios de comunicación madrileños, a cambio de ganar poco dinero me ofrece la posibilidad de palpar en primera persona, sin filtros ni intermediarios interesados, las percepciones dominantes a ambos lados de la trinchera en la cansina querella catalana. Y si un rasgo común comparten unos y otros, todos, es la fe ciega en la eficacia práctica de eso que ahora llaman "adoctrinamiento", el uso instrumental del sistema educativo para inculcar en la población los principios ideológicos de, en el caso que nos ocupa, el nacionalismo catalanista. Cualquiera que haya sido profesor en algún momento de su vida, y ese también resulta ser mi caso particular, tiende a mostrarse de entrada bastante más escéptico a ese respecto, aunque solo sea porque sabe bien que lo de adoctrinar no resulta empeño tan sencillo como parece. No obstante, la percepción general sigue siendo la contraria.

Tan es así que las élites separatistas que han dirigido el Proceso creyeron llegado el momento histórico de dar el paso definitivo, el de la final ruptura con España, convencidas de que, tras 40 años de control directo e hiperideologizado del sistema educativo, ya estarían en disposición de ganar para su causa a la tercera generación de catalanes descendiente de las migraciones peninsulares de la década de los 60 del siglo XX. O, en el peor de los casos, de garantizarse su abúlica pasividad absentista y abstencionista mientras ellos procediesen a consumar el golpe de Estado con el concurso activo de sus partidarios, y solo de sus partidarios, en las calles y plazas de toda Cataluña. Lo creían ellos en Barcelona y lo creían también sus adversarios en Madrid. Pero, tal como se acaba de demostrar con esas dos manifestaciones gigantes que han conmovido los cimientos de un siglo de tópicos y lugares comunes a propósito de Cataluña, estaban equivocados todos, igual los nuestros que los suyos. Y es que la inmensa mayoría de las personas que participaron en esas dos concentraciones multitudinarias de catalanes a favor de España han pasado por la inmersión lingüística, con toda su densa carga política e hispanófoba añadida, durante su periodo de escolarización obligatoria. Y, sin embargo, ahí estaban. Lo cual, y supongo que no hace falta tener explicarlo, no supone que deba permitirse la continuidad de esas intolerables prácticas manipuladoras en las aulas bajo tutela de la Generalitat.

La Cataluña actual, además de un tumultuario frenopático surcado por tractoristas insurgentes y otras especies en extinción aún más exóticas, también es un laboratorio sociológico de primer orden. Y lo que se puede aprender en él es que las adscripciones políticas básicas, esas que determinan las lealtades nacionales por ejemplo, se transmiten en el seno de la familia. Los medios de comunicación y la escuela, esos predicadores histéricos de TV3 y las legiones de maestrillos y maestrillas que van con la estelada calada en el cerebro a dar clase, lo único que consiguen es reforzar (reforzar, no crear) las obediencias transmitidas de padres a hijos en la intimidad del hogar. Es sencillo. Y, sin embargo, nadie lo sabía. No lo sabía Junqueras, por eso está entre rejas ahora mismo. No lo sabía el payés asilvestrado, por eso anda haciendo el ridículo por los platós de las televisiones belgas. No lo sabían Iceta y Sánchez, por eso corrieron a avalar la aplicación del 155 tras la primera gran concentración de Barcelona, sobre todo al constatar con algo más que perplejidad que en medio de aquel mar de banderas rojigualdas estaban sus votantes de siempre. Y tampoco lo sabía Rajoy, de ahí esa medrosa tardanza infinita suya, la previa al decreto del cese del Govern en el BOE. Por lo demás, no es optimismo. Es solo la constatación de un rasgo profundo de la naturaleza humana.

Denuncian ante la UE la vulneración de derechos fundamentales de los niños en Cataluña
Redacción Crónica Global  11 Noviembre 2017

La eurodiputada de Unión, Progreso y Democracia (UPyD) Maite Pagazaurtundúa ha remitido un informe a la Agencia Europea de Derechos Fundamentales en el que denuncia la "sistemática vulneración" de derechos fundamentales a la que se ven sometidos los niños en Cataluña.

Pagazaurtundúa alerta en su misiva de que la educación en Cataluña sigue una estrategia "predeterminada" de adoctrinamiento que es contraria a la Declaración Universal de Derechos del Hombre y la Declaración de los Derechos del Niño de la UNESCO.

"Algunas de las situaciones de vulneración de los derechos de los niños se han acentuado con la estrategia secesionista que se ha intensificado en los últimos años", alerta respecto a una práctica que asegura que lleva "décadas" aplicándose, incluyendo casos "crueles" de acoso a menores de familias no secesionistas o la permisividad de los docentes para eludir las clases y asistir a actos a favor del independentismo.

"Comportamientos aberrantes"
Tanto en la carta remitida a la agencia, con sede en Viena, como en la misiva remitida junto al dosier, la eurodiputada denuncia que "hace décadas" que el Gobierno catalán olvidó que lo importante en la educación de un niño "no es fabricar patriotas para la independencia de Cataluña".

"Los independentistas no acatan la justicia española, sólo les importa la percepción internacional. Por tanto, vamos a internacionalizar la denuncia para acabar cuanto antes con estos comportamientos aberrantes", avisa sobre unos hechos que ya ha denunciado en diversas ocasiones ante la Comisión Europea.

Como en Euskadi pero sin terrorismo
Según sostiene Pagazaurtundúa, la Constitución de 1978 ya reconoce una "rica diversidad lingüística y cultural española" que las comunidades autónomas derivaron en una "intensa" promoción a través del sistema educativo de lenguas como el gallego, el catalán o el euskera.

Y pone su ejemplo personal en Euskadi, donde estudió en una ikastola y años después vivió de primera mano los atentados terroristas de ETA a personas como Fernando Buesa o José Ramón Recalde, que trabajaron por la promoción de la lengua vasca en un sistema educativo en el que "los niños fueran el centro de las políticas educativas y no las lenguas".

"Este punto de equilibrio pedagógico que parece obvio para cualquier demócrata europeo los colocó a ambos en la diana de los que deseaban hacer desaparecer el castellano de la enseñanza y adoctrinar a los niños en ideas secesionistas", lamenta apuntando que "lamentablemente ese tipo de pulsión de fondo ha venido existiendo, sin violencia terrorista, en Cataluña".

En el dosier, Pagazaurtundúa pone el ejemplo de casos denunciados por padres de escolares, libros de texto con ejemplos de adoctrinamiento o vídeo de niños en las escuelas de Cataluña.

LA POLÍTICA DE UXUE BARKOS
La quiebra social llega a Navarra por los intentos de oficializar el euskera
Fátima Gª Manzano gaceta.es 11 Noviembre 2017

El Instituto Navarro ofrecerá 700.000 euros en ayudas para fomentar el aprendizaje del euskera en adultos. Sin embargo ya han empezado a mostrarse las primera evidencias de la fractura social.

Nueva brecha social en Navarra. Tras la crisis de convivencia que hemos presenciado en los últimos años en el País Vasco y en Cataluña parece que el futuro en la Comunidad Foral comienza a enturbiarse. ¿El motivo? Los intentos de ‘batasunizar’ la política y de incorporar el euskera como lengua oficial en una comunidad en la que sólo el 12% lo habla como primera lengua.

Las aspiraciones de la presidenta y líder de Geroa Bai, Uxue Barkos, y del resto de formaciones que integran este gobierno cuatripartito parecen tener más importancia que la división que puede producirse en el territorio. Es más, ya están empezando a darse las primeras evidencias de ello.

“Sin bailar por no saber euskera”. Este era el titular de una información que publicaba este jueves El Diario de Navarra y en la que se dejaba constancia de la situación de una vecina de Valle de Egües. Begoña decidió apuntarse a un curso de ‘dantza’ en castellano.

Sin embargo, al no haber alumnos suficientes apostó por su segunda opción y por intentar matricularse en ‘dantzas vascas’ porque consideraba que el baile tiene un “lenguaje universal” y que, por tanto, no habría problema aunque no fue así.

El Consistorio decidió responder a su petición y argumentó que “no podía matricularse al no conocer el lenguaje en el que se impartirían las clases. “La cultura no es sólo del que sabe vasco, Es de todo el mundo. No entiendo esta discriminación”, señaló ella en el pleno del Ayuntamiento al que acudió como público para mostrar su caso. No obstante, la posición de la concejalía de Cultura, regentada por una edil de Geroa Bai, es la de que “el objetivo de los cursos es el aprendizaje de las danzas pero con un perfil lingüístico concreto”.

700.000 euros en ayudas para implementar la enseñanza del euskera
Quizá por ello, (o no), el Instituto Navarro del Euskera ha lanzado una convocatoria de ayuda destinada a financiar la enseñanza del de euskera a personas adultas, para el periodo de octubre de 2017 a septiembre de 2018, con un importe total de 700.000 euros. Así quedaba reflejado este mismo jueves en el Boletín Oficial de Navarra en el que se mostraba que el plazo final para solicitar las ayudas expira el próximo 20 de noviembre.

Según el Ejecutivo foral, la matriculación los cursos de euskera para vascos han mostrado una “tendencia al alza”. No es para menos ya que el Ejecutivo está dispuesto a oficializar esta lengua tras la creación de una comisión encargada de crear una nueva Ley del euskera con la que “defender la identidad de Navarra”.

«A mi hijo le castigaron sin salir al patio por no cantar ‘‘Els Segadors’’»
La eurodiputada Maite Pagazaurtundua denuncia ante la Agencia Europea de Derechos Fundamentales la «vulneración» a la que se ven sometidos los menores en Cataluña por las presiones y la segregación.
Ainhoa Martínez. Madrid. larazon 11 Noviembre 2017

La educación es uno de los pilares claves para la inoculación del virus independentista en las generaciones futuras y esta maquinaria educativa ha estado hasta ahora trabajando a baja intensidad como una de las armas de manipulación de la Generalitat en su pulso con el Estado. En 1990 se filtraba a los medios el documento «La estrategia de la recatalanización», elaborado por el partido en el Gobierno, CiU –en la actualidad PDeCAT–, y que colocaba la enseñanza como uno de los ejes de la construcción nacionalista, llegando no solo a controlar los contenidos que se imparten, sino «reorganizando el cuerpo de inspectores» y realizando «relevos en el profesorado» con el objetivo de tejer una red de afines, capaz de implantar la semilla del independentismo en las jóvenes mentes, todavía sin formar. La eurodiputada de UPyD Maite Pagazaurtundua ha remitido un informe a la Agencia Europea de Derechos Fundamentales en el que denuncia la «sistemática vulneración» de derechos a la que se ven sometidos los niños en Cataluña, glosando algunos de los ejemplos más sangrantes, que repasamos a continuación.

Acoso a padres y alumnos
«Los padres del colegio decían a sus hijos que no jugaran con los míos»
Ana Moreno exigió que el castellano formara parte de la enseñanza vehicular del colegio de sus hijos, lo que le acarreó el rechazo de los padres y docentes del centro. «Soy la apestada, si hablas conmigo te miran mal. Los padres del colegio decían a sus hijos que no jugaran con los míos», relataba. La segregación a los niños no fue el único arma que utilizaron contra Ana a la que llegaron a amenazar con enviar «una cartita a los servicios sociales» para «retirar la custodia de los hijos». La estrategia de estigmatizacón de los menores discrepantes partía de los propios progenitores que animaban a que «cuando toque hacer Matemáticas en castellano, el resto de alumnos se vayan todos a la biblioteca para que pasen vergüenza (aunque no tengan la culpa) los alumnos que quieren castellano», escribió uno de los padres en su cuenta de Facebook. Ana se vio obligada a cambiar a sus hijos a otro colegio a 30 kilómetros de su casa y sufrió un importante perjuicio en su empresa. «No es muy inteligente montar estos líos teniendo un negocio así», advertía una conocida.

Contenidos sectarios
«propician que se genere aversión, cuando no odio, a lo español»
Los contenidos que estudian los menores en Cataluña apuntalan la estrategia de recatalanización, tergiversando la realidad. Para adecuar los libros de texto a su realidad independentista los editores sufren presiones autonómicas. En concreto se imprimen y distribuyen falacias históricas como que Cataluña, junto a Valencia y Aragón, formaban parte de la «Corona catalano-aragonesa», un reino independiente inventado, ya que en realidad formaban parte del reino de Aragón. Se elimina cualquier referencia a la Monarquía, la Constitución o el Gobierno de España «para favorecer que los alumnos catalanes no adquieran la identidad española», según denunció el sindicato catalán de profesores Acció per a la Millora de l’Ensenyament Secundari. En suma, «los planteamientos contenidos en estos libros propician que se genere en los alumnos aversión, cuando no odio, hacia todo lo español».

Presiones en torno al 1-O
«Sacaron a niños de tres años a guardar un minuto de silencio por las cargas policiales»
La utilización de menores también ha sido una constante en los últimos compases del «procés», el caso más reciente: como escudos humanos en los piquetes de la huelga. «Llegaron a sacar a niños de tres años al minuto de silencio por las cargas policiales», se quejaba una madre. Pero el verdadero infierno lo están viviendo algunos alumnos, hijos de guardias civiles, a los que los profesores les espetan directamente: «Estarás contento de lo que ha hecho tu padre». Los propios menores, que valoran abandonar sus centros lectivos, ruegan a sus compañeros: «Por favor, pase lo que pase, tratadme como siempre, porque somos compañeros».

Estigmatización escolar
«preguntaron uno por uno qué opinaban de la independencia para dejar en evidencia a quienes se oponían»
La estigmatización parte de los propios profesores. Una madre denuncia cómo desde que comenzó el curso los niños cantan diariamente «Els Segadors», el himno que han tomado como propio los independentistas y castigan a quien no comulga con la «tradición». «Por no querer cantarlo, a mi hijo le han dejado sin salir al patio». También se hacen listas de alumnos que no son independentistas y se les señala delante de sus compañeros. «Fue preguntando uno por uno su opinión sobre la independencia para poner en evidencia a los que no eran independentistas». Cuando algún alumno se opone a esta línea de pensamiento, el profesor le espeta: «Bueno, pues te lo deberías pensar».

Adoctrinamiento infantil
«a nuestro hijo de cinco años su profesora le dio una estelada»
Además de casos como el programa infantil de TV3 que explicaba a los niños que eran los presos políticos, los menores deben lidiar con el adoctrinamiento en las aulas. Al cambio en la impartición de las materias regladas, «se han seguido quitando horas de otras asignaturas, como Matemáticas y Lengua Catalana, para dar una cosa que ya llaman en el colegio Infocat», se suma que en las listas de vocabulario a aprender y utilizar se introduzcan palabras como «indignación», «requisar», «papeleta», «urna» y «colegio electoral» y, a partir de ahí, responder a tres cuestiones: «¿Qué se preguntaba en el referéndum?», «¿Por qué la Policía Nacional y la Guardia Civil han recibido tantas críticas?» y ¿cómo se vivió el día del referéndum en tu barrio, pueblo o ciudad?».

TRAS LA PASIVIDAD DE LOS MOSSOS
Dastis, Millo y el miedo a cumplir la ley
La Gaceta  11 Noviembre 2017

El Ejecutivo alaba a los Mossos pese a su pasividad durante la huelga y se muestra decidido a pactar con los sediciosos.

El ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, ha reconocido esta semana en una entrevista en la BBC que el Gobierno prepara una reforma constitucional para dar encaje a los siempre insaciables golpistas, justo lo que la mayoría de los españoles teme: “Una comisión explora una reforma de la Constitución para amoldarla a las aspiraciones de algunos catalanes”.

Además, el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, aseguró el pasado miércoles tras la huelga general convocada por el separatismo que “no era día de caer en provocaciones” y aplaudió la “proporcional” y “muy equilibrada” actuación de los Mossos, a pesar de su pasividad -denunciada con pruebas gráficas por numerosos ciudadanos en las redes sociales-. “Un desalojo de las vías del AVE hubiera tenido consecuencias inimaginables”, señaló.

Pese a la violencia de los piquetes, las carreteras cortadas y los miles de usuarios atrapados en las estaciones de Sants y Gerona, el delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo, siguió la misma línea y tachó de “ejemplar” la coordinación de los Mossos con la Policía y la Guardia Civil.

Millo ya pidió disculpas por las “posibles consecuencias” de las cargas policiales del 1 de octubre, antes de señalar al Govern de la Generalitat como responsable de haber “provocado” la situación. Las asociaciones de policías y guardias civiles pidieron su dimisión y señalaron que era “una forma de escurrir responsabilidades y señalar al mensajero ya que sólo cumplieron las órdenes que les dieron”.

Los complejos de un Gobierno decidido ya a pactar con los sediciosos han aumentado el número de españoles dispuestos a demostrar sin miedo que la calle no es solo de los que burlan la ley.

Asociaciones civiles como Somatemps, Convivencia Cívica o Resistencia Catalana, formada por todos aquellos catalanes que no están dispuestos a dejar perder Cataluña. En las últimas semanas han llenado numerosas ciudades de Cataluña sin rabia ni violencia pese a tanta humillación, tanto insulto y tanto atropello.
 


Recortes de Prensa   Página Inicial