AGLI Recortes de Prensa   Martes 16  Enero 2018

El PSOE trabaja con los independentistas catalanes para quebrar España
www.latribunadelpaisvasco.com 16 Enero 2018

Según informa OKdiario, el PSC-PSOE y los independentistas catalanes están trabajando ya para impulsar un referéndum independentista “pactado” que quiebre la actual concepción de España. Con el conocimiento de Pedro Sánchez, ex cargos del PSC, de ERC y de la CUP mantienen contacto desde los días posteriores al golpe del 1-O para preparar el segundo asalto del plan nacionalista. Su objetivo, según OKDiario: “lograr una votación que cuente, además, con la legitimidad de una aceptación oficial para poder exigir, acto seguido, una modificación constitucional que allane el camino al reconocimiento de la autodeterminación catalana. O, como le llaman en el seno del PSC con Miquel Iceta a la cabeza, el reconocimiento de las aspiraciones nacionales de Cataluña”.

El primer paso -prosigue la información- de estos contactos tuvo lugar a comienzos de noviembre. Y permitió alumbrar un documento donde se recogía ya la petición de caminar por la senda de lo que ellos denominan “la consulta pactada” de cara a las elecciones del 21-D. Los impulsores de esos contactos fuerob Andreu Mas Colell -el apoyo económico de Artur Mas y mentor por excelencia de la actual mano derecha de Carles Puigdemont en el golpe de estado: Elsa Artadi. Artadi ha sido, además, la jefa de campaña de JxCAT en las últimas elecciones del 21-D y la artífice del plan de fuga del presidente regional depuesto para evitar que pudiese ser apresado por la Justicia.

En la plataforma se encuentra también el cerebro financiero del Estatuto catalán y del tripartito que unió ya en 2003 a ERC y PSC: Antoni Castells. Él fue, de hecho, el que negoció y logró de Zapatero el privilegio de diseñar un modelo de financiación que fue impuesto a todo el resto de comunidades autónomas. Y fue el autor del argumentario que ha servido para que todo el separatismo repita sin cesar desde aquellos años que España roba a Cataluña.

También se halla en primera línea de los contactos en favor del referéndum pactado el impulsor y padre político de Anna Gabriel en la CUP: David Fernández. El mismo que relanzó el papel violento de las CUP contra las empresas y el turismo.

Todos ellos preparan ya el segundo asalto tras la neutralización por el 155 de la votación ilegal del 1-O: un asalto que consiste en proponer, desde la predominancia en el Parlamento catalán de la unión de JxCAT, ERC y la CUP, un referéndum “pactado” que afiance el separatismo y consiga lo que el 155 frenó: seguir avanzando hacia la autodeterminación de Cataluña.

Se desploma Podemos y el PP acabará pagando caro uno de sus peores errores
EDITORIAL Libertad Digital 16 Enero 2018

Junto a la espectacular subida de Ciudadanos, que a día de hoy podría ser el partido preferido por el votante español, destaca en todas las encuestas el hundimiento de Podemos, que podría perder hasta un millón y medio de votos con respecto a las últimas elecciones generales. Lo de los neocomunistas no parece un descenso momentáneo sino una caída imparable desde hace ya bastante tiempo. Caída que puede llevar a la banda de Pablo Iglesias perfectamente al colapso.

Como en el del PP, en este promisorio desplome del partido ultraizquierdista tiene gran importancia la crisis desencadenada por el golpe de los separatistas catalanes contra el Estado de Derecho. La posición adoptada por Iglesias y sus secuaces ha tenido consecuencias electorales, dentro y fuera de Cataluña. Podemos ha sido adecuadamente visto como un partido desleal a la Nación y muchos votantes han procedido en consecuencia.

El partido morado de los descalificables profesorcillos rojos tuvo su gran momento cuando la crisis económica causaba más estragos. Explotaron sin vergüenza y con una demagogia infame la pésima situación. Apostaron al cuanto peor mejor y, afortunadamente, perdieron. En unas circunstancias mucho menos acuciantes, y cuando ya todo el mundo sabe cómo se las gastan desde el poder en ayuntamientos como el de Madrid, su futuro es mucho más negro. Especialmente tras haber jugado con el fuego del separatismo, que les ha terminado por quemar y por descalificar hasta para ejercer de muy tontos útiles de unos golpistas supremacistas que en el fondo los desprecian.

Podemos es una auténtica amenaza para la democracia y el sistema de libertades. Una organización capaz de todo con tal de llevar a sus dirigentes al Poder. Si ha descollado tanto ha sido, en buena medida, por el formidable altavoz mediático que le ha servido el Gobierno de Mariano Rajoy y Soraya Sáenz de Santamaría por medio de sus distintas plataformas mediáticas, públicas y privadas. Los chamanes insensatos del PP han agitado hasta la náusea el voto del miedo a esta banda bolivariana para mantener cautiva a buena parte de la clase media. Pero felizmente esa apuesta infame parece estar fracasando. Y el PP acabará pagando muy caro este tremendo error, uno de los más imperdonables que ha cometido.

La pólvora mojada del PP
Alfonso Merlos okdiario 16 Enero 2018

El que teniendo un gran potencial no lo explota ni lo usa, lo desperdicia. La pólvora no sirve si no actúa verdaderamente como esa mezcla deflagrante que se utiliza como propulsor y que, en el caso de los tipos modernos, aumenta de manera formidable la precisión de los disparos. No es la que hoy está gastando el Partido Popular, en cuyo cuartel general —por razones ya tan obvias, manidas e insoslayables como peligrosas— se ha pasado de la inquietud a la incertidumbre, que es la madre del nerviosismo; no digamos cuando lo que se huele y se extiende como un manto que a todos afecta y a todas cubre es la avenida a pasos agigantados de relevantes citas electorales. “¡Algo hay que hacer! ¡Está claro!”, me confesaba hace unas horas un destacado miembro de la dirección general que, en el propio enunciado de la expresión —pronunciada buscando la complicidad, en tonos agudos y volumen alto—, venía a admitir que la estrategia de reactivación, de reconquista de los corazones y las mentes de los votantes está por parir, y el embarazo sin llegar.

Pero, ¿por dónde empezar? No es un proceso fácil ni rápido el de recomponer una organización que a nivel autonómico está aquejada de falta de tono muscular, de ideas potentes, de actividad estimulante… desdibujada. Es verdad que hay liderazgos que tras imprescindibles ejercicios de autocrítica por causas muy opuestas, como el de Monago en Extremadura o el de Bonig en la Comunidad Valenciana, se mantienen vigorosos, con expectativas de dar la batalla y ganarla, y con serias opciones de mantener en sus respectivos feudos a Ciudadanos como una fuerza marginal con tenues posibilidades de ganar parroquia. Es cierto que Castilla La Mancha permanece en el territorio de la incógnita ante las dudas producidas por la continuidad de Cospedal como candidata, y ante el casi ausente movimiento entre las reducidas y débiles tropas de Rivera. Debe ponderarse, desde luego, que la solidez de Feijoo o la consolidación de Cifuentes en el plano regional son una válvula de escape impresionante, incluso en horas bajas, para derivar tensiones y minimizar los golpes de ‘la marca PP’.

Pero en el resto de Comunidades son muchas más las sombras que las luces: pérdida de votos por la incapacidad de poner de relieve la inoperancia de los gobiernos de PSOE y Podemos, secuelas generadas por la larga resaca de la corrupción a diferentes escalas, un elenco de dirigentes sin brillo o fuste con excesivo protagonismo de las endogámicas Nuevas Generaciones… y un panorama en el que escasean los ‘mirlos blancos’, esos políticos que aparecen de cuando en cuando y que, dada su rara excelencia y sus superiores cualidades, pueden aportar un valor extraordinario, atraer un caudal inmenso de ilusión y erigirse en los mejores imanes de papeletas.

Para que la combustión —también la política— tenga lugar, debe haber un oxidante, calor y combustible. O el PP contempla desde ya si dispone en perfecto estado de revista de todos los elementos para que su motor carbure, o el camino a la victoria terminará por convertirse en breve en una cuesta insufriblemente empinada.

Placebos de la demogresca
Juan Manuel de Prada ABC 16 Enero 2018

Resulta muy aleccionador contemplar la evolución de los dos placebos que la demogresca brindó hace unos años a la ciudadanía (o sea, el pueblo hecho papilla). La facción denominada Podemos empezó con ínfulas de «asaltar los cielos»; pero el tiempo ha probado que solo quería asaltar las poltronas, que son mucho más cómodas y pingües. Creada para capitalizar la indignación del 15-M, la facción llamada Podemos prometió una nueva patria fundada sobre la justicia social, en la que los bancos dejasen de robar, las multinacionales inclinasen la testuz ante el Estado, los servicios públicos fuesen universales y los trabajadores volviesen a disfrutar de un salario digno. Pero, una vez asaltadas las poltronas, Podemos no hizo nada por lograr aquella patria prometida: crecieron las desigualdades sociales, los servicios públicos siguieron adelgazando, los bancos robaron con más desparpajo que nunca (como todo modesto ahorrador sabe) y las multinacionales pusieron de rodillas al Estado y dieron por retambufa a los trabajadores, cuyos salarios se parecen cada vez más a las propinas. ¿Y que hizo Podemos, entretanto, además de lanzar eslóganes vacuos? Desde los Ayuntamientos, instalar carriles bici y cambiar los nombres a las calles; y desde el Congreso, proponer más derechos de bragueta, para que los trabajadores puedan indagar el «género» de sus orificios, mientras los despluman de sus últimos derechos laborales y a sus pobres hijos los empluman en la escuela. Y, para completar su traición a los trabajadores, Podemos se ha dedicado a hacer un patético postureo en Cataluña, tan ambiguo como contrario a esa patria fundada sobre la justicia social que había prometido.

La traición de Podemos ha sido tan mayúscula que muchos de sus desorientados votantes confiesan a los encuestadores que, si ahora hubiese elecciones, votarían de buen grado al otro placebo urdido por la demogresca, la facción llamada Ciudadanos. Lo que no deja de tener su gracia cínica, pues Ciudadanos fue aupado en su momento como un «Podemos de derechas» desde ámbitos plutocráticos, temerosos de que Podemos se saliese de madre y no se atreviese a consumar la traición que la demogresca le había encomendado. Estos temores se han revelado a la postre infundados, incluso irrisorios, pero entretanto Ciudadanos ha crecido como la espuma, en volandas de la crisis catalana, para regocijo de quienes la auparon. Si el éxito de Podemos consistió en capitalizar la indignación de una izquierda a punto de echarse al monte, el éxito de Ciudadanos consiste en capitalizar la mala conciencia de una derecha que ha renegado de todos los principios que sus mayores defendieron. Y, para hacerse perdonar, esa derecha que antaño se proclamaba católica necesita aferrarse a un fetiche que supla y haga olvidar los principios que otrora defendió (siempre con menguante denuedo), hasta finalmente traicionarlos (siempre con creciente entusiasmo). Ese fetiche es la «unidad de España»; una unidad fantasiosa, pues la única unidad posible para España (como un Menéndez Pelayo profético nos enseñó) es la que se funda en la fe común y en los principios que esa fe proclama, de los que la derecha ha renegado. Pero, allá donde faltan los principios, los fetiches dan el pego y limpian conciencias renegridas.

Es comprensible que los votantes de Podemos estén dispuestos a votar de buen grado a Ciudadanos; como mañana lo sería que los votantes de Ciudadanos estuviesen dispuestos a votar a Podemos. Unos les prometen una justicia social falsa; los otros les prometen una unidad nacional fantasiosa. Y ambos les regalan derechos de bragueta a mansalva, que es lo que en el fondo anhelan los pueblos esclavizados y envilecidos.
 
El forajido bruselense
Amando de Miguel Libertad Digital 16 Enero 2018

Ya se sabe que forajido se refiere al malhechor que anda huido de la Justicia. Ha habido algunos muy ilustres; por ejemplo, en Cataluña se puede recordar a Roque Guinart, inmortalizado en el Quijote. Más cerca tenemos al que fuera presidente de la Generalidad de Cataluña, el muy honorable Colina del Monte, acogido al asilo de Bruselas. Al huir de la Justicia, el hombre se ha cercenado a sí mismo el derecho a la presunción de inocencia y los privilegios inherentes a su antiguo cargo. Por cierto, en buena lógica la presunción de inocencia solo debe reservarse a jueces, fiscales y abogados dentro de la sala donde se tramita el juicio de un reo, injustamente llamado ahora investigado. La turbamulta de los que nos situamos fuera de esos estrados podemos opinar con entera libertad que una persona nos parece un delincuente.

En el caso del que fuera muy honorable presidente de la Generalidad, es notorio que perpetró un crimen flagrante: atentar contra la Constitución. No otra cosa fue proclamar la República de Cataluña con la mayor solemnidad. Es, además, un delito continuado, pues el ahora proscrito hace ostentación de volver a dar el golpe y, lógicamente, seguir en sus trece.

Por si alguien se escandalizara del juicio anterior, no tienen más que pensar en un precedente famoso, el de Al Capone en los Estados Unidos. Nadie se ofenderá si afirmo que fue un contumaz asesino en serie, por mucho que solo fuera condenado por fraude fiscal.

Otro principio jurídico que admite controversia es si las personas jurídicas o las organizaciones pueden ser sujetos de responsabilidad penal o política. Al menos, caben pocas dudas de que sí son responsables las personas que se hallan al frente de tales entidades. En el caso del muy honorable forajido bruselense, es claro que pertenece a la cúpula del partido político más corrupto de todos los que han medrado en la actual democracia española. Es el partido de los varios nombres, y no digo más. Solo recuerdo que ha gobernado medio convenciendo a los catalanes de que "España nos roba". Ya se sabe, cree el ladrón que todos son de su condición.

Por si fuera poco literaria la figura del proscrito bruselense, ha terminado por desempeñar el papel de lo que representó en su día el sebastianismo político en Portugal. Es decir, el rey Don Sebastián se había esfumado misteriosamente en la campaña de Marruecos, pero podía reaparecer de improviso para reconducir a sus fieles, poniendo paz en su reino. Se comprende que una fantasiosa situación como esa pueda ser acogida con mesiánico entusiasmo por parte de la hueste catalanista, hoy en desbandada.

Contacte con Amando de Miguel

El hijo de Gregorio Ordóñez
Cayetano González Libertad Digital 16 Enero 2018

Javier Ordóñez Iríbar tenía tan solo catorce meses cuando, el 23 de enero de 1995, la banda terrorista ETA asesinó a su padre mientras comía en el bar La Cepa, en la parte vieja de San Sebastián. A punto de cumplirse el vigésimo tercer aniversario del asesinato de Gregorio Ordóñez, dirigente del PP de Guipúzcoa y teniente de alcalde del Ayuntamiento de la ciudad, Javier ha hablado por primera vez a través de una larga entrevista publicada este pasado domingo en El Correo de Bilbao y en el Diario Vasco de San Sebastián.

El testimonio y las consideraciones que Javier hace a lo largo de la entrevista me han suscitado tres reflexiones. En primer lugar, que, como es obvio, lleva los genes de su padre. Javier es claro, directo, sincero, valiente, como era Goyo, que así le llamábamos los amigos. En segundo lugar, me he vuelto a reafirmar en que las víctimas del terrorismo, sus familiares, son lo mejor de nuestra sociedad, su parte más noble; personas que han renunciado al odio (Javier dice expresamente que no siente odio por nadie: "Es un sentimiento que no lleva a nada positivo y hay que sacarlo de nuestras vidas, porque no nos ayuda ni a nosotros ni a los que nos rodean") y a tomarse la justicia por su mano.

Y en tercer lugar, me ha producido una profunda emoción una de las fotos publicadas, en la que se ve a la madre de Javier, Ana Iríbar, contemplando con orgullo de madre, embobada, desde el gozne de una puerta a su hijo, mientras se ultimaban los preparativos de la entrevista. Cuando Javier tenía cinco años, un día, mientras desayunaban en la cocina de su casa, Ana decidió contarle la verdad: su padre no volvería nunca porque unos terroristas le habían matado en un bar de San Sebastián. Ana ha sido la que ha sacado adelante a Javier, y este le corresponde –fluye en sus palabras– con un amor, un respeto y un agradecimiento infinitos.

Esta entrevista al hijo de Goyo Ordóñez prácticamente ha coincidido en el tiempo con la emisión, el pasado día 9, en la televisión pública vasca (ETB), del reportaje Los niños de la mochila, en el que se recogen los testimonios y las vivencias de un grupo de chicos y chicas que tienen a sus padres en la cárcel. ¿Por ser delincuentes comunes? No, por ser miembros de ETA y participado o colaborado en los asesinatos de la banda terrorista.

El reportaje hace hincapié en la vida tan difícil que tienen estos jóvenes, con uno o sus dos progenitores en la cárcel, y en lo duro que es para ellos tener que recorrer una vez al mes cientos de kilómetros para verlos, al estar alejados de las prisiones ubicadas en el País Vasco. Una vez más, la ETB, como bien ha denunciado Covite, "blanqueando" a ETA.

Bastante tienen estos jóvenes con la desgracia de tener un padre o una madre, o ambos, que han dedicado parte de su vida a matar a gente, único motivo por el que ahora están en la cárcel. La diferencia es que mientras que ellos al menos pueden verlos de vez en cuando, o hablarles por teléfono, el hijo de Gregorio Ordóñez no puede hacer nada de eso: "ETA no solo asesinó a mi padre. Me robó tener recuerdos de una vida con él", dice Javier en la entrevista citada. Esa es la cruda y dura realidad del inmenso daño causado por ETA. Los hijos de los terroristas, los niños de la mochila, pueden visitar a sus padres en las cárceles; Javier, si quiere estar con el suyo, tiene que ir a visitarle al cementerio de Polloe, en San Sebastián. Y lo mismo que Javier, los hijos, las viudas, los padres, los hermanos de las 857 víctimas mortales causadas por ETA.

¿Hará ETB algún día un reportaje con los hijos de las verdaderas víctimas? Apuéstense lo que quieran a que no.

Los ayuntamientos vuelven a contar con más de 500.000 empleados públicos
Las plantillas municipales crecen en casi 23.000 efectivos en la primera mitad de 2017, un 5% más.
Patricia Malagón Libertad Digital 16 Enero 2018

El Boletín Estadístico de Personal al Servicio de las Administraciones Públicas, elaborado por el Ministerio de Hacienda, ha informado de los datos de empleados públicos con los que cuenta el Estado a nivel estatal, autonómico y local a fecha de julio de 2017. Los ayuntamientos y las entidades locales han vuelto a superar la barrera de los 500.000 empleados. En concreto, la cifra se sitúa en 504.235, un crecimiento del 5%, que supone 22.915 empleados más con respecto al 2016.

Los trabajadores públicos locales, entre los que se encuentran los funcionarios, han sido los que más se han reducido a lo largo de la crisis. En el año 2010, su número alcanzó los 580.869, pero, desde entonces, año tras año, se fue reduciendo, hasta que en 2016 se situó en 491.320, una corrección de casi 100.000 empleados, que ha comenzado a volver a la senda del crecimiento en 2017. Por tipología de contratación, de ese más de medio millón de empleados, 176.653 son funcionarios, el 35,8% del total, mientras que el resto es personal laboral.

Barcelona, Madrid y Sevilla son las provincias con mayor número de empleados locales. En concreto, la capital catalana suma 57.876 empleados; Madrid alcanza los 55.172 y la capital andaluza llega a los 29.291. En el lado contrario, las tres provincias con menos empleados públicos se encuentran en Castilla y León -Soria con 1.628 trabajadores, Palencia con 2.214 y Zamora con 2.446 marcan los mínimos nacionales-.

Andalucía, por su parte, se corona como la región con más empleados públicos locales de España, tras sumar un total de 125.141, 37.719 trabajadores más que Cataluña, la segunda autonomía en este ranking.

Diputaciones, cabildos y consejos insulares
Por otro lado, el empleo público también ha crecido en las diputaciones, cabildos y consejos insulares. Actualmente, 61.906 personas trabajan para estos organismos, 2.580 más que en 2015, año en el que se marcó el mínimo de los últimos doce. Cabe señalar, que en los últimos cuatro años el volumen de empleados a sueldo de estas instituciones se ha reducido considerablemente: 2017 registró 20.461 efectivos menos que en 2008, cuando se marcó el máximo, al superar los 82.367. Así pues, el personal al servicio de la Administración Local suma algo más de 566.000 efectivos en total.

Ferraz respalda la cooficialidad del bable en Asturias y divide al PSOE
Los sanchistas quieren aliarse con Podemos e IU para forzar la reforma del Estatuto de Asturias
Roberto Pérez ABC 16 Enero 2018

La dirección nacional del PSOE se pronunció ayer a favor de que el bable sea declarado lengua cooficial en Asturias, la controvertida apuesta abanderada por el sanchista Adrián Barbón, que en septiembre se hizo con el timón de los socialistas asturianos. Los sanchistas coinciden con Podemos en este particular, pese a que la cooficialidad del bable genera división en el seno del PSOE -no solo en Asturias- y es una apuesta electoralmente arriesgada.

La cuestión enfrenta abiertamente a la actual dirección del PSOE asturiano con el presidente del Principado, Javier Fernández, que encara el último año y medio de mandato antes de su anunciado retiro. Durante los 17 años en los que Fernández ha estado al frente del PSOE asturiano, el partido nunca incluyó en sus bases programáticas la cooficialidad del bable. Y ha dejado claro que, mientras sea presidente, que nadie le espere en esa aventura.

La división ya se hizo evidente en el congreso del PSOE asturiano de septiembre. En la comisión congresual que aprobó la enmienda del bable hubo 38 votos a favor, pero 35 no la respaldaron -23 en contra y 12 abstenciones-. Desde Ferraz afirman que apuestan por una cooficialidad «amable», que no sea «agresiva» y que se centre en «reforzar la voluntariedad del uso del asturiano». El PP, sin embargo, advierte que no hay «amabilidad» posible en una cooficialidad que «crearía problemas donde no los hay, que afectaría a las familias, a las empresas, a las administraciones y a sus empleados públicos, y que generaría un coste multimillonario que recaería en el bolsillo de los asturianos». Así lo subraya la líder regional del PP, Mercedes Fernández, quien insiste en que «para la inmensa mayoría de los asturianos la oficialidad del bable ni es una preocupación ni una prioridad». Los sanchistas fían su objetivo a sumar suficientes escaños junto a Podemos e IU tras las elecciones autonómicas de 2019, para así poder forzar la reforma del Estatuto de Autonomía -es imprescindible para declarar la cooficialidad del bable-. La reforma estatutaria exige de al menos tres quintos del Parlamento asturiano: 27 de sus 45 diputados. Actualmente el PSOE ocupa 14 escaños, 11 el PP, 9 Podemos, 3 Ciudadanos y otros 3 Foro Asturias.

Desde Podemos aplaudieron ayer al PSOE por sumarse a su tesis de la cooficialidad del bable, informa Alexis Romero. «Ya hay una amplia mayoría del Parlamento asturiano que apuesta por la oficialidad», dijo ayer el responsable de Derechos Lingüísticos de Podemos-Asturias, Lluis Miguel Orviz. Por parte de Ciudadanos se mostraba ayer un frontal rechazo a la cooficialidad. El vicepresidente del Congreso de los Diputados, el asturiano José Ignacio Prendes, indicó a ABC que «somos contrarios absolutos» porque el «marco jurídico actual nos parece correcto y adecuado». Prendes lo considera «un debate artificial» porque no hay demanda social y que solo se explica porque «la federación socialista asturiana compra argumentos identitarios y nacionalistas en su acercamiento a Podemos». Prendes criticó que se vaya a «convertir un patrimonio cultural en un elemento de división social».

Musulmanes convertidos al catolicismo escriben una contundente carta abierta al Papa Francisco: "Toda complacencia frente al islam es traición"
www.latribunadelpaisvasco.com 16 Enero 2018

Santísimo Padre:
Muchos de entre nosotros, en diversas oportunidades y desde hace varios años, hemos tratado de contactarlo sin que hasta ahora hayamos recibido el menor acuse de recibo de nuestras cartas o de nuestras solicitudes pidiendo ser recibidos. Sabemos que usted no ama lo mundano y nosotros tampoco, así es que permítanos decirle muy francamente que no comprendemos su enseñanza sobre el islam, tal como lo leemos por ejemplo en los párrafos 252 y 253 de Evangelii Gaudium, porque este no da cuenta del hecho de que el islam viniendo DESPUÉS de Cristo, no puede ser sino un Anticristo (Cf 1 In. 2.22), ni que es uno de los más peligrosos que puedan existir, ya que él se presenta como el cumplimiento de la Revelación ( y Jesús no habría sido sino un profeta). ¿Si el islam es en si mismo una buena religión como usted pareciera enseñarlo, para qué nos habremos convertido nosotros al catolicismo? ¿Acaso vuestras enseñanzas no ponen en duda la bien fundada elección que hemos hecho… con riesgo de nuestras propias vidas? ¿Ignora usted que el Corán prescribe la muerte de los apóstatas? (Corán 4.89 ; 8.7-11). ¿Es posible comparar la violencia islámica con la pretendida violencia cristiana? ¿Qué relación hay entre Cristo y Satanás? ¿Qué unión entre la luz y las tinieblas? Qué participación entre el fiel y el infiel? (2 Co 6.14-17). De acuerdo con las enseñanzas de Cristo, lo hemos preferido a Él a nuestra propia vida. ¿No estaremos entonces bien situados para hablarle del islam?

En realidad desde el momento en que el islam nos quiere hacer sus enemigos, lo somos, y ninguna intención de amistad de nuestra parte cambiara nada. Como buen Anticristo, el islam no existe sino siendo enemigo de todos. “Entre nosotros y vosotros existirá la enemistad y el odio para siempre hasta que no creáis únicamente en Alá” (Corán 60.4). Para el Corán, los cristianos “no son sino impureza “ (Corán 9.28), “los peores de la Creación” (Corán 98.6), condenados al infierno (Corán 4,48), también Alá debe exterminarlos (Corán 9,30). No hay que engañarse con los versículos coránicos conocidos como tolerantes, puesto que todos han sido derogados por los versículos del Sable (Corán 9.5). Mientras el Evangelio anuncia la buena noticia de Jesús muerto y resucitado por la salvación de todos, cumplimiento de la alianza comenzada con el pueblo hebreo, Alá no tiene otra cosa que proponer sino la guerra y la matanza de los “infieles” a cambio de su paraíso: “Ellos combaten en el camino de Alá, ellos matan y son matados” (Corán 9.111). Nosotros no confundimos el islam con los musulmanes, pero si para vosotros el “diálogo” es el camino de la paz, para el islam es otra manera de hacer la guerra. Del mismo modo que el angelismo ha sido frente al nazismo y al comunismo, frente al islam es suicida y muy peligroso. ¿Cómo hablar de paz y avalar el islam como usted parece hacerlo? “Arrancar de nuestros corazones la enfermedad que envenena nuestras vidas (…) Que quienes son cristianos lo hagan con la Biblia y quienes son musulmanes con el Corán? (Roma, 20 de Enero de 2014) “ ? ¿Acaso no es inquietante que el Papa parezca proponer el Corán como camino de salvación? Deberíamos nosotros volver al islam?

Os suplicamos de no buscar en el islam un aliado en el combate que usted lleva adelante contra las potencias que buscan dominar y someter el mundo a la esclavitud, puesto que están todos en una misma lógica totalitaria, fundada en el rechazo a la realeza de Cristo (Lucas 4. 7) . Alá lo prohíbe (Corán 5.51)! Nosotros sabemos que la Bestia del Apocalipsis que busca devorar a la Mujer y a su Hijo tiene muchas cabezas… Aparte de que Alá prohíbe tales alianzas (Corán 5.51)! Pero sobretodo los profetas siempre reprocharon a Israel su voluntad de hacer alianza con potencias extranjeras, en detrimento de la confianza absoluta que hay que tener en Dios. Es cierto, la tentación es fuerte en el sentido de que mantener un discurso pro islam ahorrará añadir sufrimientos a los cristianos en países convertidos en musulmanes, pero además que Jesús no nos ha indicado jamás otro camino que el de la cruz, de tal suerte que es en ella donde encontraremos nuestra felicidad, y no en rehuirla con los condenados. Nosotros no dudamos que la Verdad trae con ella la salvación y la libertad (Juan 8.32). Nuestro deber es dar testimonio de la verdad “en tiempo y a contratiempo (2 Timoteo 4.2) y nuestra gloria es decir con San Pablo: “pues no quise saber entre vosotros sino a Jesucristo, y éste crucificado” (1 Corintios 2,2).

Concordante con el discurso de Su Santidad sobre el islam y al mismo tiempo en que el Presidente Erdogan, entre otras cosas, solicita a sus compatriotas de no integrarse en los países en que han sido acogidos, Arabia Saudita y las petromonarquías, no acogen a ningún refugiado, lo que es una manifestación entre otras del proyecto de conquista y de islamización de Europa, oficialmente proclamado por la OCI y otras organizaciones islámicas, hace algunos decenios. Santísimo Padre, usted predica la acogida de inmigrantes sin tener en cuenta del hecho de que se trata de musulmanes, lo que el mandamiento apostólico lo prohíbe: “Si alguno viene a vosotros rechazando el Evangelio, no le recibáis en casa ni le saludéis, pues el que le saluda se hace solidario de sus malas obras” (2 Juan 1. 10-11); “Pero aun cuando nosotros mismos o un ángel del cielo os anunciara un evangelio distinto del que os hemos anunciado, ¡sea anatema!” (Gálatas 1.8-9).

Del mismo modo que: “Porque tuve hambre, y no me disteis de comer” (Mt. 25.42), no quiere decir que Jesús hubiese deseado ser un parásito; y cuando dice “Yo era un forastero y me acogisteis” tampoco quiere decir yo fui un invasor y vosotros me acogisteis. Esto solo quiere decir Yo tuve necesidad de vuestra hospitalidad por un tiempo y vosotros no me la habéis dado. La palabra ξένος (Xénos) en el Nuevo Testamento no se traduce solamente por extranjero sino también por huésped (Rom 16.23; 1 Co 16.5-6 ; Col 4.10 ; 3 Jn 1.5). Y cuando en el Antiguo Testamento YHWH ordena de tratar bien a los extranjeros, porque los hebreos fueron ellos mismos extranjeros en Egipto, es con la condición de que el extranjero se asimile tan bien al pueblo elegido que adopte la religión y la practica del culto… ¡Nunca ha sido cuestión de acoger al extranjero que guarda su religión y sus costumbres! Así nosotros tampoco comprendemos que usted abogue porque los musulmanes practiquen su culto en Europa. El sentido de la Escritura no debe ser dado por los jefes del mundialismo, sino por la fidelidad a la tradición. El Buen Pastor, saca al lobo, no lo hace entrar en el redil de las ovejas.

El discurso pro islam de Vuestra Santidad nos lleva a deplorar el hecho de que los musulmanes no sean invitados a abandonar el islam, que numerosos ex musulmanes como Magdi Allam, abandonen la Iglesia, descorazonados por la cobardía y heridos por gestos equívocos, confundidos por la falta de evangelización, escandalizados por el elogio del islam… Así se pierden las almas ignorantes y los cristianos no se preparan a una confrontación con el islam, a la que los llamó san Juan Pablo II (Ecclesia in Europa, n°57).

Tenemos la impresión que vuestro hermano en el sacerdocio Mons. Nona Amel, arzobispo católico caldeo, exiliado de Mosul, habla en el desierto: “Nuestros sufrimientos actuales son el preludio de los que vosotros, Cristianos europeos occidentales vais a sufrir en un futuro próximo. Yo he perdido mi diócesis. La sede de mi arzobispado y de mi apostolado ha sido ocupada por islamistas radicales que desean que o nosotros nos convirtamos o que muramos… Vosotros acogéis en vuestro país un creciente número de musulmanes. Vosotros estáis también en peligro. Debéis tomar decisiones fuertes y valientes… Vosotros creéis que todos los hombres son iguales, pero el islam no dice que todos los hombres sean iguales… Si vosotros no comprendéis rápidamente esto, vosotros seréis las víctimas del enemigo que habéis acogido en vuestra casa (9 de Agosto del 2014)”. Es cosa de vida o de muerte y toda complacencia frente al islam es traición. Nosotros no queremos que el Occidente continúe islamizándose ni que vuestra acción contribuya a ello. ¿Donde podríamos buscar nuevamente un refugio?

Permitidnos solicitar a Vuestra Santidad, que convoque rápidamente un sínodo sobre los peligros del islam. ¿En efecto, qué queda de la Iglesia donde el islam se ha instalado? Si ella tiene allí aún derecho de ciudadanía, es en “dimitud”, bajo condición de no evangelizar, debiendo renunciar a ella misma… En un afán de justicia y de verdad, la Iglesia debiera revelar por qué son falsos los argumentos que expone el islam para blasfemar la fe cristiana. Si la Iglesia tuviera el coraje de hacerlo, no dudaríamos que millones de musulmanes y otros hombres y mujeres que buscan al Dios verdadero, se convertirían a la fe cristiana. Como usted lo ha recordado: “Quien no reza a Cristo reza al diablo. (14.03.13)”. Si la gente supiera que van al Infierno, darían sus vidas a Cristo (Cf. Corán 3.55).

Con el más profundo amor a Cristo que por medio vuestro conduce su Iglesia, nosotros católicos que venimos del islam, apoyados por numerosos hermanos en la fe, particularmente los cristianos de oriente y por nuestros amigos, venimos en pedir a Su Santidad confirmar nuestra conversión a Jesucristo, verdadero Dios y verdadero hombre, único Salvador, por medio de un discurso franco y recto sobre el islam. Asegurándole nuestras oraciones en el corazón de la Inmaculada, solicitamos vuestra bendición apostólica.

Panasonic y Mitsubishi Electric abandonan Cataluña
Desde el referéndum ilegal del pasado 1 de octubre, más de 3.200 compañías que tenían su domicilio social en Cataluña han decidido trasladarlo a otras comunidades autónomas, especialmente a la Comunidad de Madrid
larazon.es.  16 Enero 2018

La multinacional japonesa Panasonic, la electrónica Mitsubishi Electric, el grupo hotelero Gargallo y la cadena de restauración Pastificio Restaurantes, dueña de La Tagliatella, han pasado a engrosar la larga lista de empresas que se han llevado su sede social fuera de Cataluña en los últimos meses.

Desde el referéndum ilegal del pasado 1 de octubre, más de 3.200 compañías que tenían su domicilio social en Cataluña han decidido trasladarlo a otras comunidades autónomas, especialmente a la Comunidad de Madrid, según datos del Colegio de Registradores.

Una de las últimas empresas que han dado este paso, moviendo su domicilio desde Cornellà de Llobregat (Barcelona) hasta Alcobendas (Madrid), es Panasonic España, la firma que gestiona el negocio del gigante asiático en este país y que emplea a 150 personas.

Mitsubishi Electric, una de las empresas líderes en el mundo dentro del sector electrónico, también ha movido su sede social de Sant Cugat del Vallès (Barcelona) a San Fernando de Henares (Madrid), mientras que la sociedad Pastificio Restaurantes, filial del grupo AmRest, propietario de la marca La Tagliatella, la ha llevado a Pozuelo de Alarcón (Madrid).

Por su parte, el grupo hotelero Gargallo, propietario de establecimientos en Cataluña y Aragón, entre ellos el Hotel Suizo de Barcelona, el Colonial o el Barcino, ha elegido el municipio de Mora de Rubielos, en Teruel, para instalar su domicilio social, hasta ahora ubicado en la céntrica Via Laietana de Barcelona.

Estas son las empresas más destacadas cuyos cambios de sede aparecen hoy publicados en el Boletín Oficial del Registro Mercantil, pero hay una treintena más de menor tamaño que han optado también por irse a la Comunidad de Madrid, como la empresa de transportes Expediciones Montcada, la firma de refrigeración Epta Iberia, la financiera Mercury Capital o la empresa de aparatología médico-estética Becomedical Aesthetic.

******************* Sección "bilingüe" ***********************
Más mérito de Rajoy que de Rivera
Guillermo Dupuy Libertad Digital 16 Enero 2018

No es necesario reproducir el apabullante cúmulo de traiciones que, desde antes incluso de llegar a la presidencia del Gobierno, Rajoy ha perpetrado contra los principios y el electorado liberal-conservador de su partido para entender los incesantes reveses que esta formación cosecha en las elecciones y que le pronostican los últimos sondeos. Ahora bien, una cosa es que el desplome del PP rajoyesco sea merecido y otra cosa muy distinta que lo sea el espectacular auge que está experimentando Ciudadanos, formación a la que algunos sondeos ya sitúan como la más votada de nuestro país. Y es que, en honor a la verdad, y aunque no lo parezca, el partido de Albert Rivera, desgraciadamente, no se ha diferenciado en gran medida de esas irreconocibles políticas llevadas a cabo por el PP, y que han provocado el hartazgo de sus votantes.

A muchos nos horroriza los enormes niveles de endeudamiento, gasto público y presión fiscal a que nos someten, muy especialmente, nuestras sobredimensionadas Administraciones autonómicas; pero ¿qué diferencias de calado respecto del PP ofrece Ciudadanos en este u otros asuntos? Pregunten a los que han dejado o van a dejar de votar a Rajoy para votar a Rivera –entre los que me incluyo– y se darán cuenta de que en esa decisión pesa más el comprensible rechazo a lo que ha hecho el PP que el entusiasmo o la mera consideración positiva de lo que propone Ciudadanos. Y así podríamos seguir con la irreconocible política hídrica, antiterrorista, social y, aun en menor medida, con la que el PP ha llevado a cabo para afrontar la principal crisis que padecemos, que es la que afecta a España como nación y Estado de Derecho.

En este ultimo año, quinto del procés, con una segunda consulta secesionista y una declaración de independencia de Cataluña de por medio, es verdad que Ciudadanos parecería que ha recordado para qué nació, concediendo el protagonismo al combate de ideas contra el nacionalismo y dejando en un segundo plano la denuncia de la corrupción económica de los dos grandes partidos políticos; corrupción que, aun siendo grave, no constituye ni el principal problema de nuestro país ni, menos aún, la principal razón por la que los votantes del PP o del PSOE (incluso de Podemos) se han pasado a Ciudadanos. La formación de Rivera se ha beneficiado y se va a seguir beneficiando del hartazgo que provoca el nacionalismo, pero lo cierto es que Ciudadanos no se ha diferenciado en gran medida de unas formaciones como el PP y el PSOE, a las que en todo momento les ha parecido muy bien que el Estado auxiliara financieramente a través del FLA a una Administración en rebeldía como la catalana, embarcada públicamente desde hace años en un ilegal como carísimo proceso de ruptura.

Tampoco Ciudadanos –a diferencia de UPyD o de Vox– ha instado en el ámbito judicial la menor demanda contra los golpistas, a pesar de las clamorosas desobediencias y delitos perpetrados hasta la celebración del 1-O. Suya es también la irresponsabilidad de esperar a que los golpistas terminaran de perpetrar todos sus delitos anunciados –declaración de independencia incluida– para llevar a cabo una tan ridícula como tardía aplicación del artículo del 155 de la Constitución, orientada, para colmo del disparate, a celebrar unas nuevas elecciones autonómicas, que han devuelto el poder a los secesionistas.

Así las cosas, resulta una bochornosa adulación afirmar, tal y como ha hecho el coordinador general del PP, Fernando Maillo, en una entrevista en La Razón, que "el mayor activo que tiene el PP sigue siendo Rajoy". Lo cierto es que Rajoy, el desastre de Rajoy, sigue siendo el mayor activo de Ciudadanos. Ahora bien, el hecho de que el voto a Rivera pueda constituir un merecido voto de castigo a Rajoy no significa necesariamente que Ciudadanos sea una buena y real alternativa a este indeseable e irreconocible PP. Para eso, los de Rivera tendrán, decididamente, que poner más de su parte.

El expolio de los patriotas de la 'estelada'
EDITORIAL El Mundo 16 Enero 2018
 
Que el manido oasis catalán no era más que una mitificación alimentada por el nacionalismo era cosa sabida desde la estafa de Banca Catalana. Sin embargo, los 500 folios de la sentencia del caso Palau, hecha pública ayer, sellan definitivamente cualquier atisbo de resurrección de la fábula de una Cataluña impoluta. Ocho años después de iniciarse la instrucción, la Audiencia de Barcelona condenó a penas de cárcel a Félix Millet y Jordi Montull, máximos responsables del Palau de la Música;y a Convergència por lucrarse con 6,6 millones de euros mediante el cobro de comisiones ilegales a cambio de adjudicar obra pública a la constructora Ferrovial.

El expolio del Palau certifica el "entramado delictivo" que alentó el pujolismo para cimentar su hegemonía política a lo largo de tres décadas en Cataluña. Convergència es ya, después de Unió, en el segundo partido condenado por corrupción. El tribunal considera que Millet y Montull crearon una trama que permitió, entre 1999 y 2009, el expolio continuado de 23,7 millones de las arcas del Palau: 14 de ellos se los embolsaron para su lucro personal los ex directivos de esta entidad y 6,6 millones fueron a parar a la caja de CDC. En sí misma, la burda explotación de un templo insigne de la cultura catalana revela hasta qué punto la vieja guardia de la extinta Convergència se creía impune, en connivencia con algunos de los prohombres de la burguesía y de las empresas que participaron en las mordidas, con independencia de la prescripción de los delitos probados.

La sentencia centra las responsabilidades penales de CDC en su ex tesorero, Daniel Osàcar, aunque el fallo admite que en la trama hubo "participación de otras personas" de esta formación. Políticamente, el saqueo de esta institución atañe de manera especial al periodo en el que Artur Mas lideró Convergència. Resulta inadmisible, por tanto, que tanto él como su entorno traten ahora de diluir sus responsabilidades. Máxime teniendo en cuenta que algunos de sus colaboradores más cercanos, como Turull y Rull, son cabezas visibles del PDeCAT.

El hereu político de Pujol, que saltó como un resorte cuando en 2005 Maragall le espetó la acusación del 3%, apretó el acelerador independentista cuando se destapó la olla podrida de escándalos cocinados durante el largo mandato de Pujol. Pero su balance no puede ser más nefasto. La incompetencia y el sectarismo de Mas dejan una Cataluña dividida, una política radicalizada y un partido reducido a los escombros de un ex president fugado, al que ayer los letrados del Parlament le recordaron su obligación de asistir en persona al Pleno si quiere ser investido.

Ni el mar de esteladas ni las trapacerías antidemocráticas del separatismo catalán pueden tapar ya el fétido olor de sus vergüenzas.

Convergència saqueó a los catalanes
EDITORIAL ABC 16 Enero 2018

La condena al partido de Jordi Pujol, Artur Mas y Carles Puigdemont no deja lugar a dudas sobre la escombrera de corrupción #en que habían convertido su gestión política

Ocho años después de que la Justicia empezase a investigar el caso Palau, la Audiencia de Barcelona impuso ayer condenas de hasta nueve años de cárcel a doce personas por el expolio continuado de 23,7 millones de las arcas del Palau de la Música de Barcelona. Catorce de esos millones fueron desviados por miembros de la trama para su lucro personal, y otros 6,6 millones en mordidas se camuflaron para financiar a Convergencia Democrática de Cataluña. La condena al partido de Jordi Pujol, Artur Mas y Carles Puigdemont no deja lugar a dudas sobre la escombrera de corrupción en que habían convertido su gestión política, y ahora deberán reintegrar a la Justicia esos casi siete millones de euros con los que CDC pagaba gastos de partido y los prolegómenos del desafío separatista. Ya es un hecho juzgado que entre 1999 y 2009 Convergència convirtió al Palau en una mera cobertura de apariencia institucional para ocultar cientos de pagos y cobros a través de falsos patrocinios, convenios de colaboración hinchados y facturas fraudulentas por servicios que nunca se prestaron. Convergència ideó, nutrió y ocultó un sistema perfectamente diseñado para delinquir, y para sustraerse a cualquier tipo de control en manos de un tesorero corrupto, de un grupo de «ingenieros» del robo, y unos testaferros del fraude que camparon a sus anchas haciendo discurrir por el Palau a multitud de empresarios y constructores que, antes de recibir adjudicaciones de obras públicas en Cataluña, debían «pasar por caja». La sentencia no es firme y podrá ser recurrida ante el Tribunal Supremo, pero supone el final de una era y de una generación de políticos que, bajo la coartada emocional del independentismo, se dedicaron a delinquir sin miramientos. O como mínimo, a avalarlo. Más allá de que ningún secretario general de Convergència haya tenido que sentarse en el banquillo, es innegable que formaban parte de un circuito irregular y lesivo para los intereses de Cataluña.

Hasta ahora, la Justicia ha mantenido embargada la sede principal de CDC en Barcelona, y es previsible que el inmueble se utilice como moneda de cambio si el partido no pudiera hacer frente a su condena y al pago de los 6,6 millones. De hecho, los gastos de responder ante la Justicia, y ante el Tribunal de Cuentas en algunos casos, se le van acumulando tanto al partido como a antiguos dirigentes de CDC. Lo determinante no está tanto en el resarcimiento a las cuentas públicas, que deberá producirse en todo caso, sino en la ejemplaridad. Por un lado, ocho años para juzgar un caso es una eternidad no asumible en una democracia sólida. Por otro, de los doce condenados solo cuatro de ellos ingresarán en prisión. Bien sea por su edad avanzada, bien porque las penas no son excesivas, el riesgo de que se perciba una justicia insuficiente sigue estando ahí.

La independencia corrupta
A esos que son tan amantes de los ‘cordones sanitarios’ en política, no les ha importado servir de tapadera a los corruptos del nacionalismo catalán
Javier Caraballo elconfidencial 16 Enero 2018

Ha llegado el delirio del independentismo al papanatismo de que hay quien piensa que es preferible que si alguien roba dinero público, al menos que sea catalán. Semejante fanatismo dice mucho de dos elementos fundamentales del caso Palau: por un lado, la resignación, o incluso comprensión, que existe ante la corrupción política, y por otro lado, la grosera utilización política de la independencia para tapar el vergonzoso saqueo del nacionalismo catalán en su larga hegemonía. Lo primero, ya ven, ni siquiera es exclusivo de Cataluña porque sucede en toda España, mientras que lo segundo sí se puede considerar un fenómeno propio que ha llevado incluso a los ‘feroces’ portavoces de Esquerra Republicana a taparse la nariz mientras han compartido Gobierno y estrategias políticas. A esos que son tan amantes de los ‘cordones sanitarios’ en política, no les ha importado servir de tapadera a los corruptos del nacionalismo catalán que han utilizado el aire de las esteladas, agitadas al viento, para disipar el olor putrefacto que han dejado a su paso por la Generalitat, desde Pujol hasta Artur Mas.

La aceptación social que tiene la corrupción en España, como ya se ha comprobado en otras ocasiones, es un fenómeno sociológico generalizado y muy complicado de analizar porque la apariencia que se ofrece es la contraria. Es decir, cuando se le pregunta a un español por la clase política, dirá en primer lugar que lo que más le preocupa es la corrupción y añadirá incluso que todos los políticos son iguales, que acaban aprovechándose del cargo que ocupan. En cada encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas la corrupción y la clase política siempre figuran entre los principales problemas de los españoles. Sin embargo, como se ha comprobado en multitud de ocasiones, esa aversión a los corruptos no se refleja con posterioridad en las elecciones. ¿Cuántas veces ha resultado reelegido para su cargo un gobernante implicado en un caso de corrupción? ¿Y cuántas veces se ha mantenido en el Gobierno un partido político horadado por varios escándalos? A Jesús Gil, y a sus discípulos, lo seguían votando en Marbella hasta que la Justicia acabó encerrando a todos los concejales de la misma forma que en Valencia o en Madrid han votado hasta el final al Partido Popular.

Desde el lejano caso Juan Guerra, tras el que el PSOE volvió a revalidar su mayoría absoluta en Andalucía y Felipe González siguió gobernando dos legislaturas más en España, nada ha cambiado. Será porque existe un sustrato sociológico de picaresca y en el fondo se justifica que alguien se aproveche de su situación; será porque se tiene asumido que toda la clase política española es corrupta, o será porque se antepone la ideología a la ética. La cuestión es que sucede y lo acabamos de comprobar con el caso Palau, porque ha sido el heredero directo de toda aquella podredumbre, Carles Puigdemont, quien mejor parado ha salido del voto independentista en las últimas elecciones.

¿Qué influencia ha tenido la corrupción de Convergència i Unió en las elecciones catalanas desde que se destapó el escándalo hace 10 años? Ninguna; la deriva de CiU hasta su desaparición camuflada —ya que lo único que hizo fue cambiar el partido de nombre— se produce por otros motivos, por la absurda conversión de Artur Mas desde la asentada hegemonía nacionalista a la disparatada e insensata huida hacia delante independentista. Lo que no existe, lo que no se ha detectado en todo este tiempo, es un rechazo social a la corrupción catalana, ni a la de la familia Pujol ni a la del 3%. El fanatismo independentista se ha impuesto al repudio de la corrupción. Como dijo al inicio de la vista oral el fiscal anticorrupción, Emilio Sánchez Ulled, "la bandera ha justificado el atropello de la cartera". Episodios obscenos como aquel que protagonizó un exdirigente de Esquerra Republicana Àngel Colom, en tiempos de Pilar Rahola: recibió 12 millones de pesetas del saqueo catalán para financiar el ‘Partit per la Independència’ y lo justificaron con un falso convenio de 'Pedagogía sobre la cultura catalana en las nuevas migraciones'. Cuando aquello se vino abajo, se pasó a Convergència y acabó dirigiendo la fundación Nous Catalans y predicando en las mezquitas las virtudes de un ‘Estat propi’ en Cataluña.

Ese tipo, Àngel Colom, estaba en Esquerra Republicana en tiempos de Pilar Rahola, que es un perfecto ejemplo de cómo todos esos han acabado justificando sutilmente a los corruptos de Cataluña para no perjudicar el proceso independentista. Su esquema mental en este macroproceso ha sido elemental y burdo: en Cataluña se ha robado, pero eso ya es historia; ahora lo fundamental es la independencia. “En los tiempos del pujolismo algo se hizo muy mal, pero hace mucho que el pujolismo pasó a mejor vida; [ahora] el Estado quiere destruir a Convèrgencia y al propio Mas, porque consideran que ‘el independentismo con corbata’ es letal para sus intereses”, llegó a escribir Rahola en un artículo de prensa a mediados del año pasado. Al menos 23 millones de euros desaparecieron en el saqueo del Palau, billete a billete, como aquellos de 500 euros que utilizaba Fèlix Millet cuando iba a comprar tabaco. Al igual que en otros casos de corrupción de partidos hegemónicos, el origen del caso Palau fue un estado consolidado de prepotencia, de impunidad y de abuso del poder que se fue confundiendo progresivamente con el proceso independentista hasta convertirse, como se puede contemplar hoy, en su primer gran caso de corrupción. Aunque el independentismo prefiera leer la sentencia con la nariz tapada del fanatismo.

La charca convergente y un recuerdo a Pasqual Maragall
La corrupción, o mejor, la huida de las responsabilidades que su investigación y sanción conllevaban está en la raíz del 'procés'. La república catalana amnistiaría a sus gestores e impulsores
José Antonio Zarzalejos elconfidencial 16 Enero 2018

Fue un febrero de 2005. En el Parlamento de Cataluña. Se debatía sobre el hundimiento del túnel de la línea 5 del metro en el barrio del Carmel de Barcelona. Artur Mas era el jefe de la oposición al tripartito que presidía Pasqual Maragall. Encendido por las arremetidas del convergente, el exalcalde de la Ciudad Condal espetó a Mas: “Ustedes tienen un problema que se llama 3%”. Escándalo mayúsculo. El líder convergente amenazó al presidente de la Generalitat con romper el consenso sobre el nuevo Estatuto de Autonomía si no retiraba la acusación. Maragall, apesadumbrado, con la cabeza baja, lo hizo ante la satisfacción de la bancada de CiU.

Casi 13 años después, la Audiencia Provincial de Barcelona, en sentencia dictada ayer, condena —además de a Millet y a Montull, saqueadores del Palau de la Música y catalanistas de pro— a Daniel Osàcar, tesorero de CDC, y al propio partido, que deberá abonar la cantidad de 6.600.000 euros, monto total de las comisiones que a través de esta entidad cultural percibió en comisiones ilegales a cambio de concesiones públicas a la empresa Ferrovial. Si Maragall no fuese víctima de la enfermedad de la desmemoria, podría sentirse satisfecho de haber rasgado el velo de la opacidad del oasis convergente que CDC había ido convirtiendo en una auténtica charca.

Antes de esta sentencia, ya sabíamos que Cataluña no era ese espacio libre de la 'corrupción española', de lo que tanto se preciaban los líderes nacionalistas. El 25 de julio de 2014, Jordi Pujol confesaba la evasión de fondos en un comunicado que causó perplejidad. Al gran hombre de la patria catalana le fueron retirados los honores y distinciones, mientras su familia —mujer e hijos— se sumía en el desprestigio y varios de sus miembros alcanzaban la condición de presuntos delincuentes. Y en ello estamos.

La Cataluña de Pujol y la de Mas, más de un cuarto de siglo de hegemonía, la Cataluña del supuesto catalanismo impecable y ejemplar, aquel remanso de corrección, ha resultado tan vulgar como cualquier otro lugar y, en muchos casos, peor. La corrupción, o mejor, la huida de las responsabilidades que su investigación y sanción conllevaban está en la raíz, con otras causas, del proceso secesionista. La república catalana amnistiaría a todos sus gestores e impulsores. Por fortuna, no ha sido así.

Pero no basta escarnecer a los ciudadanos con el expolio de los fondos públicos. Se añade la pretensión de una impunidad económica absoluta. CDC —que se barruntaba como cierta tanto la corrupción de Pujol, su fundador, como su irregular financiación— fue liquidado y sus dirigentes lo sustituyen por el PDeCAT. Ahora aducen que, con la refundación, se acabaron las “responsabilidades políticas”. El pasado día 9, además, Artur Mas abandonaba la presidencia del partido refundado. Se trata de poner pies en polvorosa. Cuántos males ha causado Mas a su partido y a Cataluña. El domingo no descartaba “volver” a la política. No lo podrá hacer ya. El 'procés' y el caso Palau lo han 'matado' políticamente.

Caso Palau: nueve años de prisión para Millet y Convergència condenada a devolver 6,6 millones
El PDeCAT —fulminado por Puigdemont, que ha dinamitado su partido desde Bruselas— deberá hacer frente a los más de seis millones y medio de euros con los que se lucró ilegalmente porque sucede y se subroga en las obligaciones de CDC, organización de la que conserva, como ayer informaba El Confidencial, desde el NIF hasta el número de teléfono. Los convergentes no solo convirtieron su gestión en una charca, no solo huyeron de sus responsabilidades apelando a la independencia salvadora, sino que ahora resultan los integrantes de un partido patriota que fue el refugio para cometer canalladas. Es el patriotismo de bolsillo. La resistencia de sus partidarios se mide ahora por el silencio sobrecogido con el que reciben este alud de noticias pringosas.

Como quizá tengan que hacer otras organizaciones, la subrogada de CDC, es decir, el PDeCAT, debe asumir la deuda de 6.600.000 euros e ingresarla en las arcas públicas aunque para ello quiebre. Puigdemont, que sonreirá ante el descenso a los infiernos de Mas y los otros dirigentes que se le han resistido, argumentará que su JxCAT es ahora la marca inmaculada del secesionismo. Tampoco es verdad. Él fue un dócil militante —sobresaliente militante de CDC—, y en esa medida no puede llamarse a andanas aunque ahora la coyuntura, otra vez, le favorezca frente a sus enemigos internos.

¿Y ERC? Pues ha sido el partido que en JxS, en la legislatura anterior, apoyó y se apoyó, primero con Mas y luego con Puigdemont, en los ahora exconvergentes, enturbiando las aguas de un oasis que huele tan a cloaca que apesta. Maragall nos alertó hace 13 años. Pero el tiempo le ha dado la razón.

Mas, Capone y el Palau
Pablo Planas Libertad Digital 16 Enero 2018

El que fuera tesorero de Convergència, Daniel Osàcar, ha sido condenado a cuatro años y cinco meses de cárcel. El partido deberá reintegrar 6,6 millones de euros por el cobro de comisiones a cambio de adjudicaciones de obra pública. La sentencia del caso Palau, en la que también se condena a Fèlix Millet, a Jordi Montull y a su hija Gemma a penas de nueve, siete y cuatro años de prisión, puede parecer ejemplar, pero no es mucho más que un vergonzoso carpetazo a dos décadas de saqueo en nombre del tres por ciento, santo y seña del método convergente para robar en realidad mucho más que ese porcentaje.

De 1990 a 2009, el Palau de la Música Catalana fue una de las tapaderas nacionalistas para blanquear chantajes y sobornos, correduría de la mafia catalana, fachada modernista, cultura sardanista, juegos florales de coros y danzas tras los que se urdían grandes negocios, fabulosas comisiones y alucinantes rendimientos al socaire del tráfico de influencias. Un lupanar a su lado sería casi tan decente como una lechería.

La cifra de 6,6 millones que en el peor y bastante lejano de los supuestos tendrá que pagar lo que queda de Convergència, porque cabe recurso al Supremo, es menos que cero en comparación con las cantidades que se trasegaron a través del Palau en plena fiebre del cemento. Cuando Hacienda destapó el garito por el uso indiscriminado de efectivo en forma de billetes de quinientos napos con el que las secretarias y los mandados de los fulanos regaban las oficinas bancarias del centro de Barcelona, se activó un complejo sistema de redes de seguridad que convirtieron la instrucción del sumario en una carrera de obstáculos, de la que desistieron o fueron desistidos varios jueces y no pocos investigadores.

Ocho años después y a trancas y barrancas se da publicidad a un fallo que viene a ser como una versión fallida de la condena de Al Capone por no pagar impuestos, cuatro años y cinco meses de cárcel que le han caído a un ya anciano tesorero que sólo iba y venía, y encima en autobús, del partido al Palau, con un voluminoso sobre en el trayecto de vuelta. Un mandado de Mas que había sustituido al difunto recadero de Pujol y que sólo se trataba con el segundo de Millet, el que ponía el apellido. Pobres granujillas, según una sentencia cuyas consecuencias económicas las paga la ANC pasando el platillo para que estos tipos no tengan que recortar en secretarios, mayordomos y jardineros.

Osàcar era el doble de Mas en las secuencias de acción, el parapeto del hereu de Pujol, el hombre de paja, el testaferro que se come el marrón, un simple blocao, el chaleco antibalas. 6,6 millones de euros. Pero qué me estás contando, replica Mas. Con las sedes embargadas hay para eso y para mucho más. Y aun así, se remueve y queja el sucesor del evasor confeso. Es tanta su soberbia y suficiencia, su sensación de impunidad y chulería, que brama que él, Artur Mas, el expresidente de todas las ruinas, no ha sido juzgado y ni siquiera llamado a testificar, poniendo en riesgo el delicado entramado de influencias que derivó en la obscenidad de que él, eslabón determinante en la cadena de mando de la comisión de los delitos, no se tuviera que sentar en el banquillo.

Sorda y sucia
ARCADI ESPADA El Mundo 16 Enero 2018

Dicen los actuales dirigentes de una cosa llamada Pdecat que la sentencia del caso del Palau no les afecta. Que Convergencia ya no existe. Tienen toda la razón. Profundamente. Ni existe ni existió nunca. Convergencia fue una ilusión a la que llamaron catalanismo político. Un educado movimiento civilizador, tocado de lo mejor de la modernidad, liberal pero compasivo, socialdemócrata sin esclerosis, europeísta, lo mejor de España. Un movimiento basado en la defensa de una identidad social y política, pero que tenía un irrevocable lugar donde ejercerse, que era España y, específicamente, la España constitucional, a la que manifestaba una lealtad que adoptaba con frecuencia la forma de una controlada reivindicación. Mientras gobernó en Cataluña durante más de dos décadas, Convergencia fue la prueba del nueve de la España de las autonomías y el espejo donde se miraban muchos políticos locales. Convergencia, en fin, fue la expresión de una comunidad cohesionada, ¡convergente!, que se contaba entre las más adultas, razonables y envidiadas de Europa.

Nada de todo eso fue verdad. Nunca. Lo único verdadero fue la ingenua admiración de los que lo creyeron. La actividad real de Convergencia fue sorda y sucia y estuvo siempre guiada por un objetivo supremo, que era el de la destrucción sigilosa del Estado. Repito: tiene razón el llamado Pdecat. Él no es el sucesor de la Convergencia convencionalmente considerada. Él es el sucesor, la continuidad pura y dura, finalmente exhibida, de un movimiento sin nombre ni registro, corrompido en los medios y, sobre todo, corrompido en los fines. Algunas gentes beatas aún se preguntan, a veces en las columnas de los periódicos, de dónde ha salido Carles Puigdemont y todo lo que Puigdemont supone. Se lo preguntan como si se tratase de un advenimiento, de una encarnación fantasmal y repentina. Y es que no quieren afrontar lo que fue realmente Convergencia, el grado de su fanatismo simpático, la potencia de su adoctrinamiento sin tregua, el éxito extremo de una prolongada operación de propaganda cuya primera misión fue la de engañar radicalmente sobre sí misma.

La sentencia del Palau ocupará grandes titulares, pero tiene una relativa importancia. Sobre la corrupción económica del catalanismo todo quedó dicho el 26 de julio de 2014 cuando Jordi Pujol y Soley confesó quién era. Sobre la corrupción moral del catalanismo la fecha es la del pasado 21 de diciembre cuando en una Cataluña rota dos millones de alienados xenófobos demostraron lo que eran también. La convergencia de esa doble mentira. Eso fue todo.

La ruleta rusa está girando (9)
Vicente A. C. M. Periodista Digital 16 Enero 2018

LOS LETRADOS DEL PARLAMENTO DE CATALUÑA CONCLUYEN QUE NO ES POSIBLE LA INVESTIDURA TELEMÁTICA. LA MESA DEL PARLAMENTO SE CONVIERTE EN PRIMER OBJETIVO INDEPENDENTISTA.

La lógica y la normativa se han impuesto a la demagogia y la sinrazón de los golpistas fugitivos. Los letrados asesores del Parlamento de Cataluña han concluido en su informe que la Constitución de la Mesa es un acto que requiere la presencia de la mayoría absoluta de los Diputados, una vez que la Mesa de edad les haya nombrado individualmente como tales cargos. En segundo lugar, concluyen que en el Reglamento actual solo se contempla la delegación de voto salvo en tres excepciones: baja por maternidad o paternidad, hospitalización, o enfermedad grave o incapacidad prolongada debidamente acreditadas, y ninguna de esas las cumplen los fugados. En cuanto a los presos su incapacidad proviene de la negativa del Instructor a permitirles asistir a los plenos del Parlamento y solicita que se estudie la posibilidad legal de que puedan delegar el voto. Y esto ultimo requiere un largo camino que hace inviable su tramitación y resolución previa a la sesión de investidura establecida para el 31 de enero. En cuanto a la pretensión de la investidura telemática y delegación en el debate, lo rechazan por vulnerar el concepto de “intuitu personae”, de manera que sin la participación directa y personal del candidato faltaría un elemento esencial del procedimiento de debate sin el cual éste no podría cumplir su función estatutaria y reglamentaria.

Por supuesto que, como ya se han encargado de recordar los independentistas, este informe de los Servicios Jurídicos del Parlamento no es vinculante y, en último término es la Mesa electa la que tiene la última palabra. La ex Presidente del Parlamento de Gispert de manera desafiante dice que ni es vinculante y que la modificación se puede tramitar en 24 horas. Pero aquí cabe recordar las consecuencias que ha tenido para los integrantes de la anterior Mesa cuando decidieron desobedecer sentencias, tramitar propuestas anti democráticas y expresamente suspendidas por el Tribunal Constitucional, y que dieron lugar a la intervención del Estado. Esto deja poco o ningún margen de movimiento dados los plazos entre la Constitución del Parlamento y la sesión de investidura. Parece claro que no será posible el que los ocho diputados electos, tres de ellos en prisión provisional y cinco fugados puedan finalmente ejercer de forma normal sus cargos. Así que necesariamente habrán de plantearse si deciden renunciar a sus Actas de Diputados y dejar correr la lista, si no quieren exponerse a tener que buscar apoyos eternos.

El caso es que, salvo sorpresa de última hora y sin que exista renuncia a las Actas, en la sesión de mañana solo estarán presentes 127 de los 135 diputados electos, 58 entre JxCAT y ERC, 4 de la CUP, 8 de En Comú- Podem, y 57 del bloque constitucionalista CIUDADANOS, PSC y PPC. Se evidencia que los Comunes de Ada Colau y los de PODEMOS de Domenech, se convierten en árbitros para la elección de la Mesa del Parlamento convertida como en la anterior legislatura en el motor principal del movimiento separatista que culminó con la DUI tras una serie de decisiones delictivas. Lo que queda por conocerse es el precio que los de Comú-PODEM pondrán a su apoyo activo o pasivo a la hora de favorecer la elección de la Mesa. Por lo pronto, en esas conversaciones previas, ya han exigido el que sus Diputados no se encuentren en la misma zona de escaños junto a PPC, PSC y C’s, todo un acto simbólico que ya decanta lo que puede ser la futura actuación proindependentista de estos falsarios apátridas y la escenificación clara de los bloques secesionistas y constitucionalistas, ya sin caretas.

Porque mañana la Constitución de la Mesa, presumiblemente se hará con mayoría separatista donde de los siete cargos: Presidente, dos Vicepresidentes y cuatro secretarios, CIUDADANOS podrá optar como mucho a dos secretarios y quizás uno para el PSC, repartiéndose el resto entre JxCAT, ERC y si se pacta, alguno de la CUP. Los Comunes -Podemos y PPC quedarían fuera. Con esta mesa el independentismo se garantiza el control de los tiempos y del día a día de la Cámara, pudiendo forzar tramitaciones como la reforma exprés del Reglamento para adecuarlo a los condicionantes derivados de la intervención del 155 como la existencia de diputados presos y fugados de la Justicia que de volver y presentarse a las sesiones, serían detenidos y presumiblemente mantenidos en prisión provisional.

Dice Mariano Rajoy que nunca se va a permitir que se realice una investidura y toma de posesión de forma telemática, y que de producirse seguirá en vigor la intervención mediante las medidas del 155. Y aquí recuerda que esta intervención terminará solo cuando tome posesión el nuevo Presidente de la Generalidad. Existe aquí una nueva batalla entre lo que la Mesa del Parlamento decida tramitar y someter a aprobación previo a la sesión de investidura y la reacción inmediata del Gobierno de España y de la Generalidad en funciones, denunciando ante el Tribunal Constitucional para la suspensión de la modificación, a la espera de determinar si es o no inconstitucional. Su vehemente declaración, aunque sea ante su Ejecutiva del PP, evidencia hasta qué punto se refleja el nerviosismo y la inseguridad que han producido los resultados de unas elecciones que, como ya advertimos algunos, eran precipitadas, inoportunas e innecesarias dada la situación política y social en Cataluña y el rechazo a la intervención de sus Instituciones.

Mariano Rajoy perdió ayer la compostura y su flema habitual en esa explosión verbal de “aviso a navegantes” si los golpistas siguen empeñados en saltarse la ley o hacer mofa y befa de ella presentando su circo particular con un candidato fugitivo tan cobarde que es incapaz de asumir el riesgo de volver a España y exponerse a ser llevado a prisión. La Mesa podrá despreciar el informe de sus Servicios Jurídicos y volver a querer pasar el rodillo de unas mayorías, pero ese camino ya sabe a dónde los lleva, sobre todo en responsabilidades personales. El Estado de Derecho no puede permitir la reedición del golpismo.

¡Que pasen un buen día!

Hacia el crimen perfecto
MAITE PAGAZAURTUNDÚA El Mundo  16 Enero 2018

Los nacionalistas y secesionistas juegan la batalla de las palabras, de imponer su marco desde hace décadas, porque las palabras son fundamentales para la transformación cultural, política y del poder con mayúsculas. En el constitucionalismo democrático se minusvaloró su importancia, por lo que los partidos tradicionales sufren una debilidad extrema en el País Vasco, Navarra o Cataluña. Son las ideas, estúpido, podríamos decirles, pero no parecen conscientes en el Gobierno popular del destrozo que les viene si sigue su embeleco con el Partido Nacionalista Vasco.

Al grano. El llamado desarme de ETA se celebró en el País Vasco francés a comienzos de abril del año pasado. Interesa poner el oído sobre lo que indicó Arnaldo Otegi. Señaló que había concluido una fase, "pero no los objetivos". Para aclarar un poco el sentido de las palabras, en el estrado de las personalidades, Jesús María Zabarte, asesino múltiple, contestó a un periodista: "Yo no he asesinado a nadie. Yo he ejecutado. No me arrepiento y no sé el nombre de las víctimas".

Otegi indicaba en Bayona: "Pondremos desde mañana encima de la mesa los temas que quedan pendientes: los presos, el reconocimiento de las víctimas y la desmilitarización del país". Esto en argot sólo significa un juego de palabras para acercar a los presos de ETA al País Vasco. Lo demás, retórica. Si el Gobierno del Estado llega a traspasar la competencia de prisiones al Gobierno vasco, como desea el PNV, se facilitará el sendero hacia el crimen perfecto, porque las instituciones regionales llevan varios años fabricando una memoria que mezcla todo tipo de victimizaciones. El objetivo: que la responsabilidad de los etarras resulte menos visible, para borrar pistas de lo que el nacionalismo gobernante no hizo cuando perseguían a muerte a sus adversarios políticos y ellos seguían negociando cupos y privilegios con el Gobierno central.

La legalización del partido político de ETA se realizó con bastantes triquiñuelas que superan el espacio útil de estas líneas. Estaban vencidos operativamente, pero no se les obligó a la deslegitimación del terror y de su historia. Lo mollar desde el punto de vista de las ideas es que se aceptaba la condena de la violencia sobre el futuro, pero se aceptaba que no asumieran la condena política, ni responsabilidad social, histórica y política sobre décadas de acoso, extorsión y asesinatos. Porque no debe olvidar quien lea esto que el asesinato fue la punta del iceberg. Lo más escalofriante fue la expansión de la red de chivatos, cómplices y seguidores a cada rincón de la comunidad vasca y navarra generando silencio y miedo en todo el tejido social durante más de dos generaciones. En algunos espacios sociales o municipios, el control social de este mundo no se interrumpió ni con la ilegalización, que nunca llegó a ser completa.

El Gobierno popular ha ganado tiempo desde 2011 y ha impulsado tímidamente un memorial, un plan piloto de testimonios de víctimas en algunos centros escolares. Pero son instrumentos absolutamente insuficientes porque hace falta política, con dirigentes que no confundan su fatiga moral -comprensible en los políticos vascos y navarros- con el pragmatismo o con la generosidad.

El secretario general del PP de Guipúzcoa aún creía posible que los lobistas de ETA firmaran con el resto de grupos políticos de Zarauz un comunicado indicando que fue injusto y que no debió ocurrir el asesinato del joven concejal popular de la localidad Ramón Iruretagoyena hace 20 años. No lo hicieron, por supuesto.

Como consumados artistas de la manipulación, toman el pulso al ambiente sobre qué podrían sacar para los presos de ETA si "reconocen el daño causado" en el vacío, porque mantienen expectativas objetivas de poder terminar expandiendo entre la mayoría de vascos y navarros del futuro la misma retórica exculpatoria que el IRA coló en Irlanda del Norte.

Así son. La piel de cordero encaja mal a estos lobos. Un año antes de ser asesinado, Fernando Buesa habló en el Parlamento Vasco aludiendo a lo que entonces era la recién estrenada perversión del lenguaje por parte de Batasuna: un proceso de paz para remitir "el sufrimiento". Con serenidad, Buesa indicó que lo que estaban haciendo era defender los derechos de ETA y les indicó que el verdadero conflicto vasco era la violencia contra los que no pensaban como ellos. El socialista finalizó su intervención señalando que "las víctimas deben ser nuestra preocupación porque la paz no se construye sobre el olvido".

Fue uno de los más íntegros y valientes políticos de los últimos 40 años. Aquellas palabras siguen siendo de utilidad en los primeros compases del posterrorismo etarra. A los nacionalistas vascos no se les cae la palabra "sufrimiento" de la comisura de los labios para tapar a los perpetradores, para que no tengan que afrontar cabalmente la deslegitimación del terrorismo y de toda la estrategia de control social y acoso.

En el País Vasco se precisa afrontar con rigor el significado de lo sucedido, analizar lo pendiente para la reparación efectiva, erradicar el germen de la violencia que padecimos... Pero esto no será aceptado por Batasuna mientras al PNV le interese suavizar la memoria del pasado y mientras la Audiencia Nacional permita homenajes a los presos etarras, reforzando la codicia del largo plazo, no sólo de minimización de su responsabilidad, sino de imposición de su relato, su mirada, su justificación.

Hay gente que me suele preguntar cada año por qué tanta gente acudía a las manifestaciones pidiendo que nos mataran, cuando ETA asesinaba, y por qué los mismos -y algunos otros por coyuntura o despiste- piden ahora el acercamiento de los presos etarras a las cárceles del País Vasco. Suelo contestar que los políticos que les guiaron a cometer delitos tienen la obligación de ser lobistas, claro. Están los miles que pedían a ETA durante décadas que asesinara, y que ahora piden impunidad ya que necesitan tranquilizar su mala conciencia por embarcar a otros -que cumplen cárcel- en la maquinaria de acoso y asesinato. Y están los no pocos miles que actuaron como chivatos de ETA para señalar asesinatos, que nunca fueron detenidos. Éstos también piden para sí mismos, porque ellos sí saben lo que hicieron. Hay cientos de asesinos que nunca fueron detenidos o condenados. Éstos es posible que vayan a las manifestaciones con mayor motivo. Y están los amigos y familiares de los anteriores y de los presos etarras.

En sociedades postraumáticas, la apelación a recordar el pasado es constante. Pero, en realidad, desde los poderes regionales se pretende evocar un pasado vacío, atiborrado de historia, para tapar la historia de ETA, porque es lo que conviene a todo el nacionalismo vasco. Por eso la televisión pública vasca ofrece ahora un documental sobre los hijos de los etarras presos sin contar qué hicieron sus padres y no habla de los 20 niños que asesinó sin piedad la banda terrorista ni cuenta cuántos miles vivieron aterrorizados en casas cuartel, por ejemplo. La emoción compasiva tiene un objetivo político, que tal vez Moncloa no tiene tiempo de evaluar.

Los asesinos siguen siendo considerados héroes por una parte de la sociedad vasca y para los herederos políticos de ETA esto es lo más estratégico. De momento, le sirve la política del PNV según la cual todas las formas de victimación colectiva son comparables en el daño sufrido, en tanto que se omite la causa, para privatizar a la víctima de ETA, la gran coartada.

La exposición itinerante de los poderes vascos recordaba víctimas de la Guerra Civil y franquismo, violencia policial, GAL, ETA, sin voluntad de enmarcar y explicar. "Todo es nada y todos es nadie", dijo Arregi en un artículo.

El olvido no significa reconciliación, ni la memoria significa necesariamente venganza. La convivencia no es amnesia del pasado, sino lectura crítica del mismo, en palabras de Echeburúa. Coincido con él. Desde la trampa y mentira de los lobistas de ETA y el oportunismo siempre electoral del Gobierno vasco seguirá podrido el pasado, serán sarcasmo las palabras melosas.

Maite Pagazaurtundúa es europarlamentaria.

Y ahora, además, la ruina
Ramón De España cronicaglobal 16 Enero 2018

La justicia ha tardado lo suyo pero, finalmente, Millet, Montull y la niña de Montull van a acabar entre rejas. Y Daniel Osàcar, tesorero de Convergència, aquel señor al que le enseñaban papelotes chungos firmados con las iniciales D. O. y que, por mucho que se estrujara el magín, no se le ocurría a quién podrían identificar. Aunque el talego de estos individuos es la noticia fundamental del asunto, uno prefiere fijarse en un dato, aparentemente secundario, pero de una importancia capital para lo que queda de Convergència: los más de seis millones de euros que le reclama la justicia por haberse puesto las botas, como partido político, con las trapisondas del patricio Millet y su secuaz.

Seis millones de euros es un montón de dinero, como bien sabe el embargado Artur Mas, aunque lo suyo no alcanzaba esa suma. Parafraseando a Josep Pla, cuando deambulaba, pasmado, por una iluminadísima Times Square, I tot això qui ho paga? Vamos a ver, el PDeCAT es un partido del que pasa olímpicamente hasta su supuesto líder, el fugado Puigdemont, que le ha hecho unos feos de padres y muy señor mío. Es un partido con un futuro muy poco claro que no tiene nada que ver con aquella máquina de ganar dinero e influir en la sociedad que fue Convergència hasta que el Astut decidió cargársela en un ejercicio de caudillismo del que su sucesor ha tomado buena nota.

La táctica del PDeCAT se ve venir: dirán que ellos no tienen nada que ver con Convergència, que la multa no les atañe y que no tienen por qué cargar con las consecuencias de las fechorías de otros. Nice try, como dicen los anglosajones, pero a nadie se le escapa que el PDeCAT está trufado de convergentes de toda la vida y que, a sus supuestos líderes renovadores, Marta Pascal y David Bonvehí, no les hace caso nadie. Y menos que nadie, el iluminado Puigdemont.

Estamos ante la versión política de esa fea costumbre empresarial de declararse en quiebra, montar otro negocio y decir que, como el anterior está muerto, no se debe nada. En el caso de los pedecatos, aunque compartan con Converència la misma dirección social y hasta el mismo número de teléfono, me temo que van a intentar endosarle la deuda a esa entelequia insolvente en que el Astut convirtió el clan de los Pujolone. A un partido político que se está yendo al carajo y al que basurea hasta su propio líder, solo le falta un pellizco de seis millones de euros para irse directamente a la ruina. ¿Cuánto faltará para que le cancelen las tarjetas de crédito al pobre Puchi? La excursión a Bruselas se debe de estar poniendo en un pico, con lo que no debería extrañarnos que el presidente 130 tenga que acabar volviendo a Cataluña en autostop.

El 3% no fue una 'maragallada'
Jordi García-Soler cronicaglobal 16 Enero 2018

No, no fue ninguna maragallada aquella denuncia pública hecha en sede parlamentaria por el entonces presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, al aludir al 3%. Existe ya una sentencia judicial, la de la Audiencia de Barcelona sobre el caso Palau, que considera demostrada de forma fehaciente que Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) se financió con importantes pagos de la constructora Ferrovial como comisiones o mordidas por la adjudicación por parte del Gobierno de la Generalitat, entonces presidida por Jordi Pujol y con Artur Mas ocupando siempre destacados cargos, de concesiones de grandes obras públicas.

La sentencia de la audiencia no solo considera probadas estas mordidas sino que va más lejos, puesto que condena al extesorero de CDC, Daniel Osàcar, a una pena de cuatro años y cinco meses de prisión, y condena asimismo a la propia CDC con el decomiso de 6,6 millones de euros. Este es, según lo que la audiencia juzga como demostrado, el importe de las ilegales comisiones que CDC recibió de Ferrovial.

Es la primera sentencia judicial que condena a CDC por financiación ilegal​. No será la última, según todos los indicios. Existe otra causa paralela, iniciada en los juzgados de El Vendrell, en un principio por una denuncia presentada por una edil de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), pero que se ha extendido a otros muchos casos de supuesta financiación ilegal de CDC a través de cuantiosas comisiones recibidas de diversas empresas constructoras a las que tanto la Generalitat como ayuntamientos, diputaciones provinciales y consejos comarcales controlados por CDC concedieron importantes contratos de obra pública.

Conviene recordar que la sentencia del caso Palau ha sido dictada por la Audiencia de Barcelona, esto es, un tribunal catalán, y que los ilícitos condenados se produjeron, según lo que la misma sentencia considera probado, durante al menos una década, de 1999 a 2009, hasta que los Mossos d'Esquadra, actuando como policía judicial y con los correspondientes mandatos, irrumpieron tanto en el Palau de la Música Catalana como en los domicilios y los despachos de Fèlix Millet, Jordi Montull​ y Gemma Montull, los tres principales gestores del Palau, y también en las sedes de CDC y de Ferrovial.

Han pasado casi trece años desde aquel día de febrero de 2005 en que el socialista Pasqual Maragall, como presidente de la Generalitat y en el hemiciclo del Parlamento de Cataluña, públicamente le dijo a Artur Mas, entonces líder de la oposición y de CDC, "ustedes tienen un problema y es el 3%". La respuesta de Mas --"usted ha perdido completamente los papeles"--, amenazando con retirar su apoyo a la elaboración de un nuevo proyecto de Estatuto de Autonomía, hizo que Maragall frenase en seco y retirase aquella acusación tan contundente.

Pasados casi trece años, es evidente que aquella denuncia de Pasqual Maragall ha quedado rotundamente demostrada. No, aquella denuncia no fue ningún invento; no fue ninguna maragallada. Las auténticas maragalladas, pero en este caso vergonzosas y moralmente inadmisibles, son las de quienes ahora dan su apoyo parlamentario y político a los sucesores de aquel 3%​. Sobre todo cuando pretenden hacerlo en nombre y representación de Pasqual Maragall, el único político catalán que, aunque fuese solo por unos instantes y luego se retractase, tuvo el coraje y la honradez de decir en público lo que casi toda la sociedad catalana sabía pero no se atrevía a denunciar.

¿Qué hubiese sucedido en Cataluña si aquel día de febrero de 2005 Pasqual Maragall no se hubiese retractado de su acusación? Ignoro lo que hubiera podido ocurrir. No obstante, estoy seguro de que la situación actual en Cataluña no sería peor que la actual. Probablemente sería incluso mucho mejor.

Ladrones envueltos en una bandera
El Semanal Digital 16 Enero 2018

La durísima sentencia del 'Caso Palau' retrata cuarenta años de régimen corrupto en Cataluña y obliga a buscar una alternativa al soberanismo o a aislarlo y fiscalizarlo sin tregua.

La sentencia del llamado 'Caso Palau' retrata definitivamente toda una época de la política catalana y explica, probablemente, su lamentable deriva antisistema hacia el soberanismo. El tribunal ha condenado a Convergencia, marca primigenia de una estirpe que comenzó con Pujol, continuó con Mas y terminó en Puigdemont, por financiarse sistemáticamente con dinero de mordidas a empresas adjudicatarias de jugosos contratos de la Generalitat.

Han sido 40 años de saqueo en nombre de una patria a la que robaban y enfrentaban
Es decir, la maquinaria política y electoral del partido hegemónico en Cataluña durante 40 años se activaba subordinando a sus intereses las decisiones económicas de las instituciones de todos los catalanes, en el ejemplo más palmario de la existencia de un régimen patrimonialista y además corrupto.

Porque en los cobros millonarios, que llevarán a la cárcel a los responsables técnicos del partido pero en realidad condenan estética y políticamente a sus máximos dirigentes, se resume la voracidad totalitaria de un auténtico régimen: cómo no dar por supuesta la utilización perversa de la educación y los medios de comunicación públicos cuando se llegó aún más lejos poniendo el presupuesto total al servicio de una causa.

Bandera y botín
El nacionalismo ha pervivido y crecido en Cataluña al calor de una banda perfectamente organizada que ha sometido desde 1978 las instituciones del conjunto de los ciudadanos a la estrategia de permanencia en el poder de un partido concreto. Y es razonable intuir que, cuando esos vergonzosos privilegios se han visto amenazados por la acción de la justicia en un país agotado por la corrupción, han respondido redoblando los esfuerzos soberanistas.

Porque el 'procés' es, no sólo pero ante todo, una huida hacia adelante de unos cuantos políticos temerosos de la acción judicial que, para mantener su impunidad y privilegios, se han envuelto en una bandera que en realidad intentaba tapar sus vergüenzas y poner a salvo su botín.

La sentencia obliga aún más a desalojar al soberanismo de Cataluña, un régimen corrupto y frentista
La cantidad y variedad de casos delictivos en que andan sumidos los patriarcas del nacionalismo catalán es tan amplia como indiciaria de la magnitud de sus desfalcos, de la temeridad de sus formas y de la tranquilidad con la que perpetraban todo ello desde el poder. Por graves que sean tantos otros casos de corrupción como la Gürtel o la Púnica, sólo los ERES en Andalucía alcanzan la magnitud de Cataluña, pues en ambos casos se da una circunstancia única especialmente reprobable: se han cometido desde las propias instituciones y denotan un carácter sistémico.

Que la sentencia coincida con la negativa de los letrados del Parlament a avalar la investidura telemática del fugado Puigdemont y se difunda a apenas 48 horas de la constitución de la cámara autonómica catalana ofrece una razón más para que los partidos ajenos al independentismo hagan el mayor esfuerzo posible para buscar alternativas a este régimen corrompido.

Higiene democrática
¿Cómo nadie puede dudar de la necesidad imperiosa de desalojar de todas las instituciones a un partido identificado, ya exclusivamente, por su asalto a la Constitución y sus tropelías económicas? Incluso aunque aritméticamente no salgan las cuentas, Ciudadanos, PSC, PP y En Común Podem tienen la obligación de aliarse contra esta organización criminal que, paradójicamente, puede seguir controlando el mismo Govern desde el que impulsó todas sus fechorías.

Especialmente relevante es lo que haga el partido de Pablo Iglesias y Ada Colau, que van a retratarse como nadie en muy pocas horas. Si además de mirar para otro lado ante el Golpe de Estado impulsado desde la antigua CiU hoy condenada le ayudan ahora a dominar el Parlament, todo el mensaje supuestamente regenerador de Podemos y sus marcas blancas habrá quedado definitivamente enterrado.

Cataluña, por razones de higiene democrática, necesita un cambio, abrir las ventanas y recuperar una mínima sensatez. Y todo ello empieza por el respeto elemental a la ley y termina con la sustitución de los jerarcas del secesionismo ladrón en cuanto se pueda. Mientras, que al menos queden retratados y aislados, sin la más mínima colaboración que ayude a blanquear su indecorosa imagen. Porque no era España quien robaba a los catalanes, sino los autores de tan lamentable eslogan.

LAS CIFRAS DEL ‘NEGOCIO’
Del saqueo del Palau al fraude de los ERE, lo que nos cuesta la corrupción
Pepe Gª Saavedra gaceta.es 16 Enero 2018

Palau, ERE, Gürtel, Lezo… ¿Cuál es la factura de los casos de corrupción más sonados? ¿Es la trama de los ERE la más voluminosa en cuanto a dinero defraudado?

La Justicia ha asestado un duro golpe a la extinta Convergencia con la condena a su tesorero por el expolio del Palau de la Música. La Audiencia de Barcelona ha sentenciado a cuatro años y cinco meses de cárcel al exresponsable de las arcas de CDC Daniel Osàcar por los 6,6 millones de euros de comisiones ilegales que la formación cobró, a través del expoliado Palau de la Música, a cambio de asegurar a Ferrovial un “flujo constante” de obra pública.

Casi nueve años después de que estallara el escándalo por el desfalco del Palau, uno de los bastiones culturales de la burguesía catalana, la Audiencia ha condenado a nueve años y ocho meses de cárcel a Fèlix Millet, al concluir que saqueó la institución en beneficio propio, desviando los fondos públicos y privados de que se nutría para todo tipo de gastos domésticos, viajes y hasta las bodas de sus hijas.

A Jordi Montull, que fue su mano derecha, la sala le ha impuesto siete años y seis meses de cárcel, y otros cuatro y medio a su hija Gemma, ex directora financiera de la entidad, a la que la sentencia ha supuesto un mazazo, dado que confiaba que su condena no superara los tres años de prisión -uno de ellos sustituible por multa, lo que le permitía eludir la cárcel- que pactó con la Fiscalía a cambio de incriminar a CDC en la trama.

Las cifras del desfalco
Si bien Pasqual Maragall situaba en el 3% las comisiones que se embolsaba el partido de Pujol, la Audiencia cree probado que las cuentas del Palau de la Música sirvieron de “puente” para que la constructora Ferrovial pagara comisiones ilegales de hasta el 4 %.

Para recuperar lo robado, la Audiencia ha ordenado el decomiso de los 6,6 millones de euros cobrados por CDC, que sigue con quince de sus sedes embargada como fianza por su responsabilidad en el desfalco, aunque pospone a la fase de ejecución de la sentencia -una vez sea firme- la decisión sobre si es el PDeCat quien debe pagar esa cantidad.

Pero el desfalco del Palau va mucho más allá de los 6,6 millones que se embolsó Convergencia. La Audiencia de Barcelona ha condenado a Millet y los Montull a devolver 23,6 millones de euros robados a la entidad.

Asimismo, Fèlix Millet y Jordi Montull están condenados a ingresar 128.155 euros a Hacienda, a la que además Millet también deberá abonar otros 549.749 euros junto con otro de los procesados, el exasesor del Palau Edmundo Quintana.

El expolio de la Fundación sirvió para costear los caprichos de sus saqueadores. Así queda probado que Millet destinó “indebidamente” 164.269 euros de la Fundación del Palau a sufragar los “ostentosos enlaces” de sus hijas Laila y Clara. Además, tanto Millet como Montull desviaron del Palau 2,5 millones para acometer obras en sus casa particulares y otros 778.428 para realizar viajes particulares.

La factura de los ERE
Y no es este el único caso corrupción que ha sido noticia este lunes. El tribunal que enjuicia la pieza política del caso ERE, con 22 ex altos cargos de la Junta procesados (entre ellos los expresidentes Manuel Chaves y José Antonio Griñán) ha suspendido el juicio hasta el próximo 12 de febrero para estudiar las cuestiones previas planteadas por las partes.

El considerado como uno de los casos de corrupción más voluminosos en cuanto a dinero defraudado de toda España afecta al Partido Socialista. Además de los expresidentes, entre los imputados hay exconsejeros de la Junta y hasta una exministra, Magdalena Álvarez.

Es muy complicado cifrar exactamente la cantidad de dinero hurtada al erario público andaluz. En 2016 la Fiscalía Anticorrupción fijaba en 741 millones el dinero saqueado, algo menos de los cerca de 800 millones que estima el PP. Más modesta es la Junta de Andalucía, que sitúa el fraude (tanto del caso de los ERE como el de cursos de formación) en 284,3 millones. Es la cantidad cuya devolución exigió formalmente la Consejería de Hacienda. Por el momento solo ha recuperado 16,5 millones, lo que supone algo menos del 4%.

Entre la pieza principal y las separadas del caso de los ERE se estima que el saqueo alcanzaría los 1.200 millones, tal y como publicaba hace unos meses El Español. Entre los beneficiados: empresarios, políticos, sindicatos…

Gürtel, Púnica y Lezo
Si el PSOE gana en cuanto a cifras, el Partido Popular se lleva la palma en número de casos de corrupción.

Este lunes arrancaba con las cuestiones previas el juicio a la antigua cúpula del PP valenciano por la supuesta financiación irregular de actos de dichas campañas pagados a Gürtel con dinero B de empresarios. Condenados por la primera etapa del caso, los cabecillas se enfrentan a su segundo juicio.

Resulta también complicado ofrecer una cifra exacta de todo lo defraudado en el marco de la Gürtel. El diario El Plural situó en 2016 la cantidad alrededor de 863 millones en base “las responsabilidades pecuniarias fijadas en los 10 autos de apertura para su celebración”.

La Púnica también ha centrado la actualidad de este lunes con la declaración como imputada ante el Supremo de la senadora popular Pilar Barreiro. La murciana ha negado haber desviado dinero del Ayuntamiento de Cartagena y de la Región de Murcia para sus campañas personales de imagen.

La Sexta hablaba en 2015 de 500 millones defraudados en la causa que acabó con la presidencia de Pedro Antonio Sánchez y llevó a Francisco Granados a prisión.

Y por último está Lezo. El caso que llevó a prisión al expresidente madrileño Ignacio González y terminó con la imputación de Gallardón, ya amenaza el futuro político de Cristina Cifuentes. En el auto de prisión redactado por Eloy Velasco contra la cúpula directiva del Canal Isabel II se fijaba la cantidad desviada a paraísos fiscales en 23,5 millones de euros.

Epitafio del pujolismo: una banda de cuatreros en el 'oasis catalán'
Jose Alejandro Vara vozpopuli.es 16 Enero 2018

La Audiencia de Barcelona certifica que el 'oasis catalán' estaba dirigido por una colla de saqueadores de dinero público, con Convergencia, al frente

"España nos roba", clamaban desde Convergencia, mientras saqueaban los dineros públicos mediante el cobro de 'mordidas' a cambio de adjudicaciones de obra pública. La sentencia de la Audiencia de Barcelona, que condena al partido y a los prebostes del Palau, supone el epitafio en la tumba del pujolismo, de Convergencia y de toda esa burguesía catalana que se hacía pasar por 'sociedad civil' y que no era más que una bandada de aves carroñeras que se enriqueció con el saqueo institucionalizado.

Convergencia se quedaba con el 2,5 por ciento, Montull con el 0,5 y yo con el 1 por ciento. Así lo reconoció Félix Millet, preboste de la entidad músico/cultural catalana, en el juicio por el latrocinios en las cuentas del Palau a la largo de diez años. De 1999 a 2009. Una década del 4 por ciento. No del 3 por ciento, como denunció Pasqual Maragall en sede parlamentaria. "Ustedes tienen un problema. Se llama tres por ciento", le espetó a Artur Mas. Y ahí quedó el asunto. Todos lo sabían, nadie hizo nada. Ni el PSC, ni el PP y, por supuesto, los independentistas, que por entonces estaban camuflados bajo el manto de 'nacionalistas moderados'.

Artur Mas presentó su renuncia a la presidencia del PDCat para ejercer de cortafuegos. El incendio del Palau no ha de salpicar al partido heredero de Convergencia. Se ha cambiado el nombre, se han embargado las sedes, se ha borrado el rastro del escándalo. El 'caso Palau' es el símbolo de las lacras del pujolismo, Más de veinte años de poder absoluto y omnímodo en Cataluña con la anuencia cómplice de los gobiernos de Madrid. Felipe González y José María Aznar se asentaban cómodamente en la Moncloa merced a los escaños con los que Pujol les obsequiaba a buena precio.

La 'papelera de la Historia'
El 'oasis catalán' del soberanismo era una pocilga. El 'pal de paller', el eje de su arquitectura política, Convergencia, el partido sobre el que se sustentó durante años la fábula de la 'nación catalana', acaba de ser condenado a devolver el montante de su bandolerismo insaciable, y deberá devolver los 6,6 millones del botín. A Daniel Osácar, su tesorero, se le impone una pena de más de cuatro años, en tanto que a los 'arquitectos' de la operación, Millet y Montull, les caen casi diez años y siete años y medio, respectivamente.

El efecto político de la decisión judicial está amortizado, señalan en las filas del independentismo. Son asuntos de hace demasiado tiempo. Apenas quedan representantes de la vieja Convergencia en la cúpula del partido. Carles Puigdemont limpió su cartel electoral de nombres del pujolismo, creó una 'plataforma del president' para acudir al 21D y envió, finalmente, a Artur Mas a la 'papelera de la Historia", como explicitaron los activistas de la CUP.

Hay más asuntos vidriosos además del Palau. Está el genuino 'tres por ciento' que investiga un juez, joven y audaz, de El Vendrell, tras la denuncia de una concejal de ERC. Están las andanzas de la familia Pujol, todos los hijos imputados, al igual que sus padres. Salpicaduras pestilentes en la férrea coraza de un nacionalismo que, aún hoy, consigue simpatías y adeptos en otras formaciones políticas.

Este lunes se reúnen los dirigentes del PDECat, de ERC y de la propia CUP para repartirse las sillas de la Mesa del Parlament. La investidura del 'expresident' está sobre la mesa. El separatismo acusa el golpe, pero no va a reaccionar. Va a sacar su pecho patriótico en estas horas convulsas. Quizás, hasta intente pisar el acelerador del desafío, el reto convertirlo en jefe político de la Generalitat a un personaje con cuentas pendientes con la Justicia.

No era España la ladrona
Fernando Salgado La voz 16 Enero 2018

La historia comienza el 24 de febrero del 2005. El presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, lanzó aquel día su célebre invectiva, dirigida a las bancadas de Convergència: «Ustedes tienen un problema que se llama 3 %». Dio en la diana, vista la airada reacción de Artur Mas, jefe de la oposición: «Usted ha perdido los papeles [...], ahora mismo acaba de mandar esta legislatura a hacer puñetas». Pero Maragall lanzó la piedra y escondió la mano. Replegó velas porque necesitaba el concurso del nacionalismo catalán para sacar adelante su reforma estatutaria. El Estatut de la discordia: el texto que Zapatero bendijo antes de conocerlo y el PP combatió irresponsablemente después de ser «cepillado» por Alfonso Guerra y refrendado por el pueblo catalán.

Trece años después, dilatado plazo vinculado a la parsimonia de la Justicia, la Audiencia de Barcelona condena a Convergència por cobrar mordidas por la obra adjudicada. No del 3 % que apuntaba Maragall, sino del 4 %, seguramente por aquello de la inflación. Incluso queda claro el reparto del botín, al menos en el caso del Palau: de cada mil euros robados, 625 para las arcas del partido, 375 para los bolsillos de Fèlix Millet y Jordi Montull. A eso se llama corrupción institucional. La sentencia del Palau -pendientes aún los casos Petrum y Pujol Ferrusola- viene a probar que el partido de Pujol, Mas y Puigdemont se alimentaba en las letrinas. Y cuestiona la legitimidad no solo del omnímodo poder de que gozó, sino también, pese a la capa de pintura de los sucesivos cambios de nombre, de la degeneración independentista.

De la sentencia se extraen varias lecciones. La primera, dirigida a esos dos millones de catalanes todavía instalados en el «Espanya ens roba». No era España la que robaba al pueblo catalán, sino esa panda de dirigentes a quienes los ciudadanos de Cataluña encargaron de la administración de sus asuntos. La segunda lección certifica que la corrupción une a los nacionalismos catalán y español. La ciénaga se extiende de forma homogénea por todos los territorios. No hay singularidades nacionales en esta materia: el caso Palau equivale al Gürtel del nacionalismo catalán. Si la corrupción «es endémica en España», como pretende el hispanista Ian Gibson, quien se remonta a la obra de Quevedo para demostrarlo, catalanes y españoles compartimos ese desgraciado gen.

La última lección está indicada para partidos políticos. Esquerra Republicana y Podemos-Catalunya en Comú, singularmente, deberían mirarse en el espejo y revaluar sus amistades peligrosas. Está bien que se escandalicen cínicamente, como el capitán Renault de Casablanca -«¡Qué escándalo! ¡Aquí se juega!»-, pero estaría mejor que extrajeran conclusiones. Aléjese Esquerra de las formaciones corruptas, para seguir jactándose de partido sin mácula. Y deje Podemos, para quien la corrupción del PP bien merecía una moción de censura, de flirtear con los perceptores del 4 %. Y así podremos, desde la discrepancia política, hablar todos el mismo lenguaje ético.

El Gobierno subvencionó a fundaciones independentistas por hacer estudios sobre “la revolución de Cataluña”
Luz Sela okdiario 16 Enero 2018

El Gobierno otorgó durante años jugosas subvenciones a las fundaciones vinculadas a Convergència (CatDem) o ERC (Josep Irla), que sirvieron para el desarrollo de sus actividades en fomento de la independencia.

Las ayudas, concedidas a través del ministerio de Educación y de Exteriores, nutrieron a esas fundaciones de fondos públicos estatales durante los años en los que el ‘procés’ fue ganando apoyos. Entre los estudios que elaboraron entonces, y cuyos gastos estaban pagados con las ayudas, figuran títulos en abierta confrontación con el Estado, como ‘Cataluña: cambio de hegemonía y revolución democrática’, de la colección de estudios políticos de la organización republicana. Ese año, recibió 14.838 euros.

Otro ejemplo son los 59.558,15 euros otorgados a la misma fundación en 2011 y que, entre otros, sirvieron para pagar el programa de actividades de “formación de la ciudadanía en valores de democracia y libertad”. Ese mismo año, la convergente CatDem- a través de la que, presuntamente, el partido gestionaba el cobro de mordidas en el caso del 3 por ciento-fue beneficiada con 119.423,71 euros. Por entonces, el independentismo comenzaba a ganar adhesiones, convocando Diadas masivas.

Las subvenciones se repiten año tras año y en pleno proceso de preparación para la República catalana. En 2013, por ejemplo, CatDem recibió 61.860 euros y la fundación de ERC, 19.812. Un año después, las cifras fueron similares: 53.145 euros para la primera y 17.082 para la Josep Irla. En 2015, los convergentes se beneficiaron de 46.165 euros del Estado y los republicanos, de 14.838.

Las ayudas de Educación van destinadas a “las fundaciones y asociaciones vinculadas con partidos políticos con representación parlamentaria en las Cortes Generales, que tengan entre sus fines estatutarios de interés general el desarrollo de actividades culturales, incluyendo el estudio y desarrollo del pensamiento político y social, y que se propongan realizar alguna de las actividades referidas”. Sus responsables deben presenta una memoria de los proyectos que justifiquen su concesión, pero una vez concluido el año. Una condición que CatDem incumplió, como publicó OKDIARIO: según el Tribunal de Cuentas, la fundación no justificó la subvención otorgada en 2015 por valor de 46.165 euros y que acabó destinando a pagar el alquiler de su sede y su personal.

En el caso de las ayudas de Exteriores y Cooperación, éstas se conceden para la “ejecución de actividades relacionadas con la promoción de la democracia y la consolidación de los sistemas de partidos políticos”. En 2012, por ejemplo, CatDem recibió 32.909 euros por tres proyectos, relacionados con sistemas democráticos y estudios mediterráneos. El ministerio otorgó también a ERC 4.936 euros para un programa de intercambio y “fortalecimiento” del sistema democrático internacional.

El trabajo de estas fundaciones en pro de la causa independentista está más que probada. Ese año, 2012, CatDeM elaboraba informes para avalar los beneficios de la secesión, como ‘Viabilidad de Cataluña como Estado. Análisis de la Hacienda Pública’, en el que concluía que un Estado independiente tendría un beneficio de hasta 21.071 millones de euros y que su PIB per cápita estaría un 9% por encima de la media de la UE.

Los ejemplos son numerosos. En el caso de la Josep Irla, su colección de estudios políticos está prácticamente en exclusiva centrado en la ruptura: ‘Derecho y legitimidad. La negación de la voz catalana’ (2014), ‘Calidad democrática para un nuevo Estado’ (2014), ‘Las instituciones políticas de la Cataluña independiente’ (2013), ‘Reparto de activos y pasivos entre Cataluña y España’ (2015), … y un largo etcétera

ETA o las pintadas
Cristina Losada Libertad Digital 16 Enero 2018

Lo peor es que aún haya gente que reclame impunidad para los crímenes de la organización terrorista.

Todos los años, por enero, decenas de miles de personas salen a la calle en el País Vasco en apoyo a los terroristas de ETA presos. También este año lo hicieron. Lo que no han hecho nunca esas decenas de miles de personas, ni hicieron tampoco este año, es reclamar la disolución de ETA y mostrar algún respaldo a las víctimas de sus asesinatos, atentados, amenazas y extorsiones. Yo diría que esas carencias son lo primero a destacar de tales manifestaciones y de tales manifestantes. Pero no piensan lo mismo en el Ayuntamiento de Bilbao. Desde allí le han hecho críticas a la manifestación, sí, pero por las pintadas. ¡Por las pintadas!

Para el alcalde de Bilbao, Juan Mari Aburto, lo grave de la manifa fue que los participantes dejaron el casco viejo de la ciudad hecho un asco por los lemas con los que pintarrajearon casas, comercios y edificios municipales. "En Bilbao no queremos gente así", concluía Aburto. "El respeto a los derechos empieza respetando a los demás". Al día siguiente, fue el portavoz del PP en el consistorio bilbaíno, Luis Eguíluz, el que se sumó a la denuncia, responsabilizando de las pintadas a Bildu. "Mientras persistan este tipo de actitudes, no son una fuerza democráticamente homologable", dijo. ¿Por las pintadas?

Hombre. Las pintadas son detestables, más si son a favor de ETA y de sus presos. Pero lo peor de la manifestación del sábado no fueron las pintadas. Lo peor, para empezar, es que ETA y sus presos, que son lo que queda de ETA, siguen teniendo detrás a decenas de miles de personas en el País Vasco. Lo peor es que aún haya gente que reclame impunidad para los crímenes de la organización terrorista. Lo peor es que llevan a niños para darle cariz emotivo e inocente a sus actos. Y lo peor de todo es que no tienen una palabra de apoyo para las víctimas ni piden a los presos que colaboren con la Justicia para resolver los crímenes, más de 300, que continúan pendientes.

Reprochar a los simpatizantes de ETA que hagan pintadas, en lugar de su connivencia con ETA, es como reprocharle a un asesino que deje el suelo manchado de sangre, en vez del asesinato. ¿Les parecería bien al alcalde y al portavoz del PP la manifestación a favor de los presos etarras si no hubieran pintado las calles del casco viejo? Seguramente no. Pero prefieren no meterse en políticas. Atacan a la manifestación por las pintadas para no atacarla por lo que es y significa. Y esto es muy revelador de la coacción que todavía ejercen los proetarras y de su capacidad para condicionar el discurso político.

Sería un retroceso democrático que la supuesta normalización del País Vasco, después de que ETA dejara de matar, se tradujera en una mayor tolerancia política hacia las demostraciones de simpatía con la banda. Aunque sobra el condicional. No sería: es. Es un retroceso democrático y moral que los herederos de ETA, sus simpatizantes y cómplices puedan beneficiarse de tolerancia e impunidad políticas ahora que la organización terrorista no mata. Es un retroceso que el entorno de la banda se manifieste a favor de los presos y que sólo provoquen rechazo sus pintadas por aquello de que afean la ciudad. Y, en fin, para confirmar que se trata de un retroceso democrático, allí estaban los compañeros de viaje del exterior. Gentes como el diputado de ERC Joan Tardá; Xabier Sánchez, hermano de Jordi Sánchez, de ANC; David Fernàndez, de la CUP, conocido por su sandalia, y la ex de Juventudes Socialistas Beatriz Talegón. No era la primera vez que los amigos de ETA llevaban a figuras del separatismo catalán, pero en esta ocasión plasmaban un frente común: por los presos políticos.

PRESENTACIÓN OFICIAL DEL GOBIERNO DE TABARNIA EN EL EXILIO
Boadella: "Los rufianes han destrozado Catalunya, pretenden destrozar España"
"A los separatistas no les importa llevarnos a la ruina absoluta"
A.P. Periodista Digital 16 Enero 2018

El primer comunicado oficial de Tabarnia que pone en su sitio a los separatas

¡Tiembla, Puigdemont! La tele belga ya no se traga tus trolas separatistas y abraza exultante a Tabarnia

Tabarnia se ha presentado este 16 de enero de 2018 como la suma de plataformas digitales, redes sociales y webs promovidas por ciudadanos catalanes que no quieren vivir en un lugar donde los gobernantes no respeten a todos, vulneren las leyes y fomenten la confrontación.Boadella, el presidente en el exilio de Tabarnia

Representantes de las diversas plataformas tabarnesas así como de asociaciones cívicas han presentado hoy en Barcelona el movimiento que si bien no pretende ser un partido político si promoverá acciones y movilizará a los tabarneses si los líderes separatistas desde la minoría social pretenden volver a declarar la independencia de Catalunya.¿Tabarnia, al Mundial de Fútbol?

En la rueda de prensa se ha realizado una conexión con el Presidente de Tabarnia en el exilio, el dramaturgo y actor, Albert Boadella quién fue sometido a un consejo de guerra y encarcelado así como fue precursor en su denuncia de los efectos del nacionalismo en la sociedad catalana.El primer comunicado oficial de Tabarnia que pone en su sitio a los separatas

Boadella ha afirmado en un su mensaje a los Tabarneses que "Los rufianes han destrozado Catalunya, pretenden destrozar Espanya y Europa si pueden".

El presidente en el exilio de Tabarnia ha continuado su mensaje a los Tabarneses diciendo que "A los separatistas no les importa llevarnos a la ruina absoluta, afortunadamente -ha dicho Boadella- la Moreneta nos ha iluminado y los ciudadanos de Tabarnia han iniciado el renacimiento del sentido común".

El presidente exiliado, que no prófugo, ha destacado en su mensaje que: "los tabarneses queremos seguir siendo copropietarios del Museo del Prado y de la Alhambra".

Boadella ha cerrado su mensaje a los ciudadanos de Tabarnia afirmando solemnemente que: "En Tabarnia se puede ser libre sin ser perseguido como traidor, en Tabarnia cabemos todos. Viva Tabarnia que es lo mismo que decir Viva España".

El portavoz de Tabarnia, Jaume Vives ha explicado que "Tabarnia es un concepto geográfico que coincide con aquellas zonas donde no ha ganado el separatismo y que desde hace ya años ha desconectado mentalmente de la Cataluña institucional. La constatación de que cuando hablan del pueblo de Catalunya hablan solo de una parte".

Vives ha dicho que Tabarnia "es también un concepto abstracto que trasciende a la geografía y que aglutina a todos aquellos catalanes dispuestos a frenar la amenaza del separatismo".

También ha intervenido en la rueda de prensa de presentación de Tabarnia Miguel Martínez quien considera que "El pueblo de Tabarnia ha desconectado de la "Generalitat de Catalunya". Es por eso que Tabarnia ha pasado de ser una utopía a ser una de las grandes amenazas para el independentismo. Y sí siguen por este camino lo convertirán en lo que ya es, una realidad".

El bable y su cooficialidad
Santiago González El Mundo 16 Enero 2018

El nacionalismo es como las fiebres tercianas. Todo nacionalista lleva dentro un caballero negro, como el personaje inasequible al desaliento y a la derrota de 'Los caballeros de la mesa cuadrada' de los Monty Python. Siempre vuelven. Y los tontos útiles, inútiles y mediopensionistas siempre están ahí, por si es necesario su concurso.

Vuelve a ser noticia en Asturias la reivindicación de la cooficialidad del bable y el pedrosanchismo, arrinconadas ya las muestras de sensatez que aportaba Javier Fernández, se entrega con entusiasmo a la causa de la cooficialidad que respaldaba Podemos. No es el infierno, es la izquierda. Pedro, que habla de 'la derecha bicéfala', no podría llamar a lo suyo y lo de Pablo 'la izquierda bicéfala', porque a ver dónde está la cabeza. En 2011 traté el asunto de la cooficialidá a partir de la conversión de uno de nuestros artistas de izquierda, Víctor Manuel:

"En el Principado de Asturias se empezó a desarrollar el 3 de junio de 2008 una campaña que tiene como objetivo incorporar la cooficialidad del bable a la reforma del Estatuto de Autonomía. Es su avanzadilla la vanguardia natural de la sociedad asturiana y española, esa brigada Voluntarios de la Luz, que no debe confundirse con la Brigada del Amanecer, ojo. Son el epítome de lo que la jerga eurocomunista llamaba hace treinta años y más 'la alianza de las fuerzas del trabajo y de la cultura', conglomerado de intelectuales y artistas, que en los tiempos presentes ha incorporado a sus filas a los deportistas de elite.

Esto se veía venir. Hace ya más veinte años que Finkielkraut describió la lógica de esta santa alianza en 'La derrota del pensamiento': da lo mismo Dostoyevski que un par de botas. Los actores son intelectuales y a las habilidades deportivas se les llama 'talento'.

Pues buen, los voluntarios de la luz asturianos, "reyes de la minería, señores de la labranza," escribió Miguel Hernández (aunque la minería y la luz no sé si casan) están grabando sendos vídeos en los que se manifiestan partidarios. En enero de 2009 se incorporaba a la campaña el músico Víctor Manuel, al que acompañan en esta conquista del futuro nombres egregios de la cultura asturiana: Corín Tellado, (ya fallecida) José Angel Hevia, Manuel Busto, Sonia Fidalgo y otras celebridades locales.

Una primera cuestión llamativa es el nombre de la campaña: "Doi la cara pola oficialidá", esa impostación del heroísmo, caiga quien caiga. Dar la cara es arriesgarse a que se la partan a uno . Eppur si muove. "Afrontar el peligro o la responsabilidad, o no eludirlos", según define el 'Diccionario fraseológico documentado del español actual', de Manuel Seco. Efectivamente, dan la cara, caiga quien caiga, aunque lo que cae mayormente es la subvención.

El texto del video de Víctor Manuel es el siguiente:
"Hola, soy Víctor Manuel. Estoy por la oficialidad porque creo que es bueno y que nos va a ayudar a ser mejores, a ser más cultos, a conocer mejor lo que ha sido nuestra historia, nuestra presencia como Asturias desde hace miles de años."

Extraordinario asunto este de las raíces fosilizadas y que hermana a todos los nacionalismos. Ibarretxe, que es una antonomasia del neolítico, data sus orígenes con algo más de precisión: "tenemos futuro porque somos un pueblo con siete mil años de historia, sólo el que sabe de dónde viene puede saber hacia dónde va", dijo el 21 de octubre de 2006, durante la inauguración de la oficina de intereses del Gobierno Vasco de Argentina.

Víctor Manuel era entrevistado en marzo de 1.999 por Arantza Furundarena para el suplemento del Grupo Correo 'El Semanal'. En la entrevista, Víctor Manuel proclama su ideario: "en la izquierda, en la progresía, en la solidaridad". Él era un tipo de esos que caen bien espontáneamente. Su mujer, Ana Belén, nos tuvo enamorados a todos los progres de mi generación, y él era un buen tipo, inteligente y razonable. Conocía su canción a Franco y a su paz, cuando el referéndum de la Ley Orgánica del Estado en 1966, pero no me parecía muy significativo. Es verdad que los veinte años que él tenía con antecedentes familiares en la minería (El abuelo fue picador allá en la mina) deberían haberle llevado antes al antifranquismo, pero no establezcamos reglas inamovibles ni descartemos las aportaciones de las vocaciones tardías. No hay más que fijarse en el juego que dio Saulo de Tarso al cristianismo.

En la entrevista se muestra inteligente y razonable. Confiesa que tiene gran interés por el problema vasco, que leía con gran atención a Jon Juaristi y en el diálogo que reproduzco a continuación, hace un dictamen muy preciso al hilo de una anécdota luctuosa:

VM.-Recuerdo que la hermana de Iruretagoyena, el concejal (del PP) asesinado en Zarauz, salió en televisión diciendo: "Pero, ¿cómo le han matado, si era vasco?" Eso está ahí e indica que hay un problema, obedece a una enfermedad. No me gustan los nacionalismos de ningún tipo, ni el español, ni el vasco ni el asturiano."

AF.-¿El asturiano?
VM.-Es terrible, todo lo malo se copia. En Asturias ya empiezan a decir qué es de buen asturiano y qué es de mal asturiano. Siempre hay imbéciles que imitan lo peor.

AF.-Pero usted siempre ha demostrado un gran apego a su tierra.
VM.-Claro, es que yo quiero a Asturias tanto como cualquier nacionalista asturiano. Sin embargo, creo que el bable no tiene que ser cooficial, como algunos pretenden. En Asturias, de un tiempo a esta parte, somos expertos en inventarnos problemas donde no los hay. Y éste es un problema claramente inventado. A los nacionalistas les encanta reescribir la historia. Hay gente de mi generación que me ha dicho: "Es que a mí me pegaban en la escuela cuando hablaba en bable". Y yo digo: "Pero si tú eres de la misma escuela que yo, y hablábamos todos igual. ¿De dónde sacas esto?" En mi tierra el nacionalismo es todavía bastante suave. Pero sospecho que va a prender más; la estupidez no tiene fronteras.

Si comparan el mensaje del vídeo con sus declarciones de hace diez años notarán quizá en éstas una fuerza de convicción de la que carece el vídeo. ¿Incoherencia? En modo alguno. Si ustedes recuerdan la letra de 'Asturias', hermosa canción, por cierto, ya prefiguraba algo de esto para quien supiera leer entre líneas, una revisión poética de la ceguera de Edipo. Asturias como Yocasta:

"Los ojos, ciegos los ojos,/ ciegos de tanto mirarte;/ sin verte, Asturias del alma,/ hija de mi misma madre"."
(Lágrimas socialdemócratas. S.G. La Esfera de los Libros, 2011)

NI RASTRO DE PODEMOS
El premio a Societat Civil Catalana que divide a la izquierda valenciana
La Gaceta  16 Enero 2018

Enfado en Compromís y ausencia de Podemos en la entrega del Premio Convivencia en Valencia a Societat Civil Catalana y un Ximo Puig tratando de disimular la condición proseparatista de su Gabinete.

El presidente de Societat Civil Catalana (SCC), José Rosiñol, ha manifestado este lunes que ha llegado el momento de abrir una “nueva etapa” en Cataluña en la que “predomine la sensatez” tras la “fractura sin precedentes” que ha dejado el proceso secesionista.

Declaraciones que no tendrían nada de novedoso -viniendo del presidente de SCC-, si no fuera por el hecho de que las pronuncia en Valencia, en Pleno palacio de la Generalitat y tras recibir un premio de manos del president Ximo Puig (que gobierna gracias al apoyo de Compromís y Podemos). Y aquí es donde está la noticia…

El premio
José Rosiñol recibía este lunes el vigesimosexto Premio Convivencia de la Fundación Manuel Broseta, “por fomentar el espíritu de convivencia que defiende la fundación en el tejido social de Cataluña”.

La concesión del galardón, que concede la Fundación Manuel Broseta en memoria de este político asesinado por ETA en 1992, y que convoca en colaboración con la Obra Social “La Caixa”, fue acordada por el jurado el pasado 29 de noviembre y, según señaló entonces el presidente de la Fundación, Rafael Ferrando, el premio quería reconocer la labor de la Societat Civil Catalana porque “en estos momentos, en una sociedad como la catalana, es importante que haya gente que reivindique la convivencia dentro de la misma”.

Los enfados
Pero la decisión, en plena ofensiva pancatalanista también en Valencia, parece no haber gustado demasiado a algunos compañeros de Gobierno -y de pacto de Gobierno- del presidente Puig.

Así, el secretario autonómico de Empleo y dirigente de Compromís, Enric Nomdedéu, criticaba en la red social Twitter lo que considera “un error no forzado” -“una fundación privada (de la que todavía forman parte algunas administraciones públicas) puede premiar a quien crea oportuno. Por muy inoportuno que me pueda parecer. Pero no en el Palau -de la Generalitat- y no con el president entregando los premios”-. Le respondía el diputado nacional de Ciudadanos por Valencia Toni Cantó: “Compromís, molesto por el merecido premio de @Societatcc en Valencia. Ellos son más de premiar y subvencionar a entidades secesionistas”.

Las explicaciones de Puig
Después de estas directas de los dirigentes de Compromís, el propio Puig salía al paso asegurando presidir el acto “con absoluto respeto a la figura de Broseta”, que ha comparado a la de otras víctimas del terrorismo como Ernest Lluch o Francisco Tomás y Valiente: “Respeto la libertad de expresión de todos, las opiniones diversas, defiendo la tolerancia y la convivencia, y a la sociedad civil que decide de forma autónoma a quién premia”, ha agregado.

Además, abogaba por “superar las divisiones y las disputas estériles” y pedía no aprovechar la situación de Cataluña para “iniciar una deriva recentralista y aprovechar una coyuntura llevada a cabo con torpeza por los independentistas para frenar el desarrollo autonómico”.

Un Puig incómodo ante un premio que ataca la línea de flotación del separatismo radical que ya alcanza con sus tentáculos a la Comunidad Valenciana con el permiso, entre otros, del propio Puig.

Y luego, el discurso de SCC
Pero, con o sin permiso de Compromís, lo que se ha escuchado este lunes en la Generalitat Valenciana es un mensaje de “sentido común, convivencia y reconciliación”.

Frente al “populismo separatista excluyente”, en palabras de Rosiñol, surgido en Cataluña, hay quien está decidido a impedir que se les trate como “catalanes de segunda” o extranjeros en su propia tierra y les “apeen del proyecto europeo”.
Rosiñol, que se ha preguntado “cómo es posible” que en una sociedad avanzada como la catalana “haya surgido un proyecto político más propio del siglo XIX que de nuestros días”, ha avanzado que en el momento en que se produzca alguna acción o declaración “que vaya en contra de la legalidad vigente o que conculquen los derechos de los ciudadanos” no dudarán en “volver a salir a la calle, no para generar conflicto, sino para reclamar respeto a la Constitución y al Estatuto de Cataluña”.

En Cataluña, ha dicho Rosiñol, “hay muchas familias que no se hablan por sus discrepancias en relación a esta cuestión, amigos de toda la vida que han dejado de tener relación, enormes silencios entre compañeros de empresas e incluso grupos de WhatsApp que se han eliminado por esta lamentable causa”.

El separatismo, ha dicho, “está tirando por el sumidero del populismo la recuperación económica y la prosperidad de nuestro hijos”. Por eso, ha pedido apoyo al resto de España para “todos los catalanes que también se sienten españoles”. Y claro, entre algunos miembros del gobierno valenciano ha empezado el sarpullido…

Los ruinosos números de la Ciudad de las Artes y de las Ciencias
La empresa pública que gestiona la institución cultural valenciana reconoce unas pérdidas de 294,7 millones
Cristina Farrés cronicaglobal 16 Enero 2018

La Ciudad de las Artes y de las Ciencias de Valencia se ha convertido en un ente ruinoso para las arcas de la Generalitat. La empresa pública titular de la institución cultural ha decidido reconocer en sus fondos propios las tremendas pérdidas acumuladas en los últimos ejercicios. Así, ha acometido una reducción de capital de 194,7 millones de euros, tal como se aprobó por unanimidad en la junta de accionistas que tuvo lugar el pasado 22 de diciembre. Los acuerdos han trascendido ahora, este lunes 15 de enero, al publicarse en el Boletín Oficial del Registro Mercantil.

Se ha aplicado un hachazo al capital societario “mediante la amortización de 73.676 acciones” de Ciudad de las Artes y de las Ciencias SAU, la empresa conocida en la comunidad como Cacsa. Su capital tras la operación mercantil queda establecido en 319,2 millones.

Con este apunte contable, se borran parte de los fortísimos quebrantos que arrastra el balance. Éstos ascendían a finales de 2016 a 264 millones. El Gobierno de Ximo Puig aprobó en los presupuestos de 2017 una inyección 19 millones en la compañía. Una suma que le ha ayudado a reequilibrar el balance anual y hacer frente al déficit de 14,1 millones con el que cerró 2016.

Pérdidas acumuladas
El grupo presidido por Francesc Colomer, secretario autonómico de la Agencia Valenciana de Turisme, ha hecho frente a unos números rojos que sólo en los dos últimos ejercicios alcanzan los 61,1 millones.

La ruinosa contabilidad del ente público también soporta unas reservas negativas por valor de 120,6 millones, así como unas deudas a largo plazo de 213,9 millones, la inmensa mayoría con entidades de crédito.

Tijeretazo en el capital social de 2013
No es la primera ocasión en que la Generalitat valenciana debe recurrir a una reducción de capital de Cacsa para enjugar pérdidas. En 2013, cuando el PP estaba en el Ejecutivo valenciano, el tijeretazo ascendió a 482 millones.

El problema de la Ciudad de las Artes y de las Ciencias es que nunca ha conseguido alcanzar la facturación necesaria para cubrir sus gastos, indican fuentes conocedoras del día a día de la institución. El proyecto, que se lanzó a finales de los 90, implicó el gasto de 1.300 millones. Tenía un presupuesto inicial de 308.

Más venta de entradas
Los gestores de la casa esperan mejorar la facturación mediante la atracción de más espectadores y el incremento de colaboraciones con otras organizaciones. Este 2017 han trabajado con la fundación Hortensia Herrero en la exposición de esculturas monumentales de Manolo Valdés y con la Obra Social La Caixa en la muestra fotográfica Génesis, de Senastião Salgado.

La institución anunció el pasado viernes que ha vendido un más 13% de entradas que el año anterior, al cerrar 2017. Ha atraído a 2,4 millones de visitantes, cifra que se espera mejorar en el ejercicio en curso.

El 'procés' y su resaca se llevan siete cadenas hoteleras de Cataluña
El traslado de la sede social de Grupo Gargallo, que llevaba 65 años operando en Barcelona, un último mazazo que el sector ve "preocupante"
Ignasi Jorro cronicaglobal 16 Enero 2018

Siete cadenas hoteleras han dejado Cataluña durante el proceso independentista y su resaca. La última, Grupo Gargallo, formalizó ayer lunes, 15 de enero, el traslado de su sede de Barcelona a Aragón, consolidando una tendencia de fuga de cabeceras que el sector turístico ve "preocupante".

Desde que en noviembre de 2015 Derby Hotels, que preside Jordi Clos, máximo dirigente del Gremi d'Hotels de Barcelona, se llevara su sede a Madrid, otras seis cadenas han seguido sus pasos. Son Único Hotels (el mismo año), Hotusa y Axel Hotels (2017) Best Hotels, Continental Hotels Hispania y la propia Gargallo (2018).

Todas ellas han apostado por la capital, salvo Best, que ha instalado su domicilio a efectos fiscales en Benalmádena (Málaga) y la histórica cadena barcelonesa, cuya matriz, Promociones Turísticas Gargallo, ha recalado en Mora de Rubielos (Teruel).

"Problema de imagen y fiscal"
Según José Luis Montalvo, de Atlanteia Ethical Property & Investment Advisors, ello supone un doble problema. "A nivel operativo las consecuencias son pocas. Pero repercute a nivel de imagen y fiscal, ya que la comunidad autónoma dejará de recaudar algunos impuestos", ha indicado.

El directivo considera que los cambios de sedes sociales son "la punta del iceberg de algo mucho más grave: el declive del sector". Desde su punto de vista, el ciudadano y empleado turístico de a pie lo notará "cuando empiecen a no renovar los contratos costeros o de temporada" en Cataluña.

"Cambiar el domicilio social o fiscal, en el fondo, esconde otras tendencias como que el turismo de congresos o de salud crecerán en el resto de España a costa de Cataluña. O que el número de viajeros del Imserso o estudiantes que eligen hacer un máster o un doctorado en la región podría caer", ha concluido.

"Algunas ya no volverán"
Uno de las que vive en propia piel esa zozobra del mercado por las heridas del postprocés es E. Comanda una pequeña cadena barcelonesa y prefiere aportar su versión desde el anonimato. "En nuestro caso también se planteó trasladar la sede fuera de Cataluña, pero el arraigo nos frenó", ha admitido.

En su opinión, la marejada en el sector turístico regional "se ha estabilizado un poco" desde el último trimestre del año, cuando la caída de ingresos de esta enseña se situó casi en el 20% en comparación al año anterior.

¿Ha capeado la hotelería catalana el temporal? "En absoluto. Un funesto último trimestre del año descuadró los presupuestos de las marcas. El primer trimestre de 2018 dependerá del Mobile World Congress. Después, ya veremos", ha avisado el directivo.

Las cadenas hoteleras que se van de Cataluña "lo hacen motivadas por la esperanza en futuras exenciones fiscales para regresar", aunque reconoce que algunas de las grandes cabeceras "ya no volverán".

"Lo peor: seguir en la incertidumbre"
Inquirido sobre la cuestión, el sindicato UGT ha indicado que los cambios en el Registro Mercantil no inquietan. "Lo importante es que los hoteles se quedan aquí y, con ellos, el empleo", ha indicado un portavoz de la Permanente de Hostelería y Turismo de la agrupación.

Por contra, el consultor Alberto Galloso, socio-director de Soluciones Turísticas, sí ve grave la fuga de firmas. "Las cadenas hoteleras no pueden deslocalizar sus activos. Pero sí pueden trasladar su sede para resguardarse", avisa.

El ejecutivo cree que el mercado "otea a Cataluña con mucha preocupación, pues la inseguridad política y social no tiene visos de remitir". Galloso advierte de que las cadenas, además de inscribir sus sedes fuera de la región, empiezan a sopesar descapitalizarse en el territorio.

"Aparecen en el mercado activos a buenos precios. Ello era impensable un año atrás, en plena burbuja hotelera en Barcelona. Y otra tendencia: operadores que estudian retirarse de hoteles-enseña porque no aguantan la caída de negocio. Pagan elevados alquileres y sueldos y su cuenta de explotación no soportará otro trimestre negro", ha concluido.

"Todos los presos tienen derecho a estar en la prisión más cercana a sus familias"
La tremenda respuesta de una víctima de ETA que deja muda a Talegón
"Yo quiero que me acerquen a mi padre. Le echo de menos desde hace más de 17 años"
Periodista Digital 16 Enero 2018

A la exdirigente socialista metida a tertuliana es posible que la respuesta no le haya afectado lo más mínimo, -dada su catadura moral-, aunque es indudable y a la vista está que se ha quedado callada. (La separatista Talegón da un paso más hacia el precipicio con un infame lavado de imagen de ETA).

Y es que el acercamiento de los terroristas de ETA encarcelados es ahora su nueva bandera, y el hijo del fiscal Luis Portero, asesinado en Granada por los terroristas, la ha puesto en su sitio.

La réplica le llega a la mentada tras protagonizar la pasada semana otra enorme polémica, atacando a policías y guardias civiles desplegados en Cataluña. (El merecido talegazo que se ha dado Talegón por burlarse de los policías del 1-0).

Todo después de que Bilbao haya acogido durante estas últimas horas una manifestación convocada por los proetarras de Bildu y por Arnaldo Otegi, y respaldada por ERC y Podemos, para reclamar el acercamiento de los presos terroristas al País Vasco. Una causa que Talegón ha hecho suya.

Su reflexión ha tenido la repuesta de Daniel Portero, hijo del fiscal Luis Portero, asesinado en Granada por los terroristas. Impulsor además de Dignidad y Justicia, plataforma que lucha para que los crímenes etarras sin resolver no queden impunes.

Yo quiero que me acerquen a mi padre. Le echo de menos desde hace más de 17 años. Me lo robaron, secuestraron y asesinaron esos de ETA para los que tú pides acercar a sus familias por DDHH.

Los independentistas ponen a niños a vender lazos amarillos para financiar a los golpistas
La ANC de Valls recaudó dinero para su 'caja de solidaridad' vendiendo lazos amarillos hechos por niños
Gonzaga Durán okdiario 16 Enero 2018

En otra vuelta de tuerca del adoctrinamiento, los independentistas no dudan ahora en utilizar a los niños para recaudar fondos para financiar a los golpistas.

La asociación independentista de la ANC en el municipio de Valls (Tarragona) recurrió a niños pequeños para que vendieran lazos amarillos-el símbolo que identifica a sus líderes en prisión– que ellos mismos confeccionaron. Lo recaudado se ha destinado a la denominada ‘Caja de Solidaridad’, los fondos que usa la ANC para pagar los gastos derivados de los procesos legales en los que están envueltos varios dirigentes separatistas.

“Hoy Arnau, Èric, Dúnia y Joan (9-15 años) nos han llevado para la caja de solidaridad 170 euros conseguidos vendiendo lazos amarillos hechos por ellos mismos. Gracias”, señalaba un mensaje colgado por la ANC en su perfil de Twitter del municipio tarraconense.

Desde las arcas de la ANC se han sufragado las fianzas impuestas por el Tribunal Supremo a los ex consellers que abandonaron la prisión preventiva: Raül Romeva, Jordi Turull, Josep Rull, Carles Mundó, Dolors Bassa y Meritxell Borràs.

También se cubrieron las fianzas impuestos por el mismo Tribunal a Carme Forcadell, y al resto de miembros de la Mesa del Parlament. Todos los gastos que ha tenido que pagar el ex presidente de la Generalitat, Artur Mas, por su causa por el 9-N también han salido de los fondos de la ANC.
El alcalde de Valls participó en el 1-O

En el Ayuntamiento de Valls gobierna el alcalde del PDeCAT (antes CiU), Albert Batet Canadell, gracias a una coalición con su socio de ERC. Batet fue también en las listas de Junts per Catalunya para las elecciones catalanas del 21-D como número 3 por Tarragona. El edil del PDeCAT fue uno de los centenares de alcaldes que cedieron espacios públicos para la celebración del referéndum ilegal del 1-O. El municipio de Valls fue el escogido por la Generalitat para la impresión de las papeletas de la consulta ilegal.

ADEMÁS DE EN CATALÁN
Tajani exige que la oficina del PE en Barcelona rotule en castellano
La Gaceta 16 Enero 2018

El presidente de la Eurocámara señala que el cambio en la rotulación deberá hacerse “en el plazo más breve posible”.

El presidente de la Eurocámara, Antonio Tajani, ha informado este martes de que pedirá a la oficina del Parlamento Europeo (PE) en Barcelona que no rotule solamente su nombre en catalán, sino también en castellano.

Tajani se comprometió a hacer llegar esa demanda a los responsables de la oficina de la Eurocámara en la ciudad Condal, después de recibir una interpelación por carta al respecto del eurodiputado español liberal independiente Enrique Calvet.

“Voy a encargar a los responsables de la oficina de Barcelona que en el futuro utilicen tanto el castellano como el catalán en sus rótulos en la vía pública, el mobiliario y la creación de su imagen corporativa”, señala Tajani en la misiva de respuesta a Calvet a la que tuvo acceso Efe. El cambio en la rotulación deberá hacerse, según Tajani, “en el plazo más breve posible”.

El presidente de la Eurocámara explicó al eurodiputado que si en la imagen corporativa de la oficina se lee “Parlament Europeu”, en catalán, es porque se ha llevado a cabo “la misma práctica” que la de la oficina de la Comisión Europea (CE) abierta siete años antes en la ciudad condal y con la que la del Europarlamento comparte inmueble y espacios.

La oficina de la CE en Barcelona está abierta desde 1991 y la de la Eurocámara desde 1998.

Calvet ha hecho llegar la misma misiva de queja para denunciar lo que según él es “aberrante” al presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, para que pida un cambio de política lingüística también en la oficina del Ejecutivo comunitario en Barcelona.

En la misiva remitida a Juncker, todavía sin respuesta, Calvet reclama al presidente del Ejecutivo comunitario que “reflexione sobre el aberrante caso que denuncio y sus consecuencias en la actual crisis política y social que se vive en esa región de España”.

Según el eurodiputado, “las instituciones europeas han contribuido, queriendo o sin quererlo, a que se distorsione la realidad lingüística y constitucional en la Cataluña hispana, región en la que el idioma español es la única lengua común y oficial del Estado y de todos los españoles”.

Calvet también ha reclamado a Tajani y a Juncker que se considere oficialmente solo a las oficinas en Madrid como “sedes” de las instituciones europeas en España, mientras que las de Barcelona tengan solamente un carácter de portavocía


Recortes de Prensa   Página Inicial