AGLI Recortes de Prensa   Miércoles 28  Febrero 2018

La miseria de los 'países catalanes'
Amando de Miguel Libertad Digital 28 Febrero 2018

Lo de los países catalanes parecía un despropósito, una finura dialéctica de algunos letraheridos catalanes, pero va en serio, por lo menos en el terreno (ahora dicen "ámbito") lingüístico. En Cataluña ya tenemos activa una generación (30 años) que se ha educado fundamentalmente en catalán. La lengua castellana se la enseñaron como una lengua extranjera. Bien es verdad que la fuerza del castellano resulta arrolladora por razones que nada tienen que ver con la política en España. Ahora parece que hay una nueva iniciativa para volver a poner el castellano como lengua vehicular en la enseñanza obligatoria de Cataluña. Pero ya es tarde. ¿De dónde van a sacar de golpe los miles de profesores de literatura española que se necesitan?

En la Comunidad Valenciana tratan de seguir con retraso la misma pauta de la inmersión lingüística de Cataluña. Se agradecería que al menos no la llamara inmersión, que suena a ahogamiento. En la práctica lo que quiere decir esta operación es que Cataluña trata de extender su influencia política sobre la Comunidad Valenciana. Cuando se consiga el desplazamiento del castellano de esa región (que "ofrendó sus glorias a España"), no sé qué harán con la memoria de Vicente Blasco Ibáñez, Gabriel Miró, Azorín o Miguel Hernández. Supongo que no tratarán de convencer a los escolares de que tales maestros del idioma común escribieron en castellano porque se les prohibió hacerlo en valenciano. En Baleares se sigue la misma pauta de política lingüística que en la Comunidad Valenciana. El fenómeno es una muestra del irredentismo (ambición de nuevas tierras), que caracteriza a muchos nacionalismos.

El intento de arrinconar el castellano de la vida pública de los llamados "países catalanes" es una insigne tontería; solo que va a suponer un atraso notable en la expansión cultural de esos territorios. Desde luego, Barcelona ha dejado de ser la capital del mundo editorial en el mundo hispánico. La tal industria abarca hoy el abanico completo de los medios audiovisuales, que ahora se instalan en Madrid como capital cultural de España.

No creo que haya mucha gente en la Comunidad Valenciana o en la de Baleares que se sienta feliz con la sensación de ser un apéndice de Cataluña, aunque solo sea en el aspecto del idioma. Con lo sencillo que es imaginar el supuesto de un territorio con dos idiomas o varios de ellos, incluidos variantes dialectales y diversos acentos. Esta es la situación de una buena parte de los países europeos. Pero en ninguno se llega a la aberración de que los escolares no puedan estudiar en la lengua común de la nación. Aunque pueda parecer estrafalario, ese es el caso de la enseñanza en Cataluña, y ahora va camino de ser en Valencia y Baleares. Con su pan (con tomate) se lo coman. El resto de los españoles poco podemos hacer ante tanta tropelía cultural, ante tanta inepcia política. "No se puede hacer querer no queriendo querer", decían los escolásticos.

Comprendo la tentación nacionalista de constituir una especie de nueva nación con los territorios que se entienden en catalán. Pero la lengua no lo es todo. Menorca no terminó siendo una perla de la diadema del Imperio Británico, ni las Baleares actuales pueden pretender constituirse como un nuevo espacio del pangermanismo. La lengua solo puede ejercer un verdadero peso político si ve acompañada de la Historia. Me refiero a la Historia enteriza, la que se mide con siglos, no con años.

¿Y si dejáramos las cosas como están? "Los experimentos con gaseosa, mozo", que dijera un exquisito cultivador del catalán y del castellano como Eugenio d’Ors.

Un Gobierno sin dignidad
Santiago Abascal. gaceta.es 28 Febrero 2018

Lo pudimos ver el pasado viernes, durante el acto de celebración de la festividad de la abogacía en Barcelona. El presidente del parlamento catalán, el separatista Torrent, dijo en su discurso que en España había presos políticos encarcelados por delitos inexistentes. Al escuchar esas palabras, el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), Jesús María Barrientos, y los fiscales jefes de Cataluña y de Barcelona, Francisco Bañeres y Concha Talón, se levantaron de la sala con gran dignidad, dejando a Torrent con el rostro desencajado. Muchos abogados siguieron el ejemplo de jueces y fiscales.

Por desgracia, el dignísimo comportamiento de los juristas no fue compartido por los miembros del Gobierno de la Nación presentes en el acto. Ni el delegado del Gobierno ni el ministro de Justicia tuvieron a bien realizar ningún tipo de gesto. Eso sí, el ministro dijo después que había regañado en privado al golpista. En privado, eso sí, no vaya a ser que los separatistas golpistas se molesten.

Lo que ocurrió el viernes no es una casualidad. Es más bien una causalidad. Es lo que lleva pasando desde que comenzó el golpe separatista. Algunas instituciones y el pueblo español, con su Rey al frente, han actuado de forma ejemplar siendo determinantes en la detención del golpe. Mientras tanto, el Gobierno lo único que ha hecho ha sido tratar de aplacar a los separatistas.

Solo VOX y laFiscalía, no la abogacía del Estado, han tomado la iniciativa para que se pudiera detener y procesar a los golpistas. Han sido los Jueces los que han garantizado el Estado de Derecho manteniendo la prisión incondicional para los cabecillas golpistas. Ha sido el Rey, no el presidente del Gobierno, el que con su discurso a la Nación el día tres de octubre dió moral a esa mayoría de catalanes que quieren seguir siendo españoles y no se rinden a la dictadura secesionista.

Han sido la Policía Nacional y la Guardia Civil las que han dado la cara en Cataluña durante meses. Y ha sido el pueblo español el que ha salido a las calles y ha colocado su bandera en el balcón para decir a los separatistas que España no se rompe.

Mientras tanto el Gobierno ha seguido una estrategia de apaciguamiento. Primero con la “operación diálogo” y después con una aplicación absurda y timorata del artículo 155 que no ha servido para desalojar a los golpistas del poder ni para terminar con la propaganda y adoctrinamiento en los colegios y los medios de comunicación públicos.

¿Y en qué está ahora el Gobierno? Por lo que parece, se contenta con obstaculizar la candidatura de Puigdemont a la presidencia y se atreven a decir, sin sonrojarse, que un gobierno de ERC sería una buena noticia.

Quizá por eso los enviados de Rajoy; Millo y Catalá, no se levantaron el viernes. No conviene enfadar a ERC. Más aún después de que el partido golpista les haya cedido un diputado para que el PP pueda estar presente en la Diputación Permanente del Parlamento de Cataluña.

¿Cuál ha sido la indudable contraprestación que los de Rajoy han pactado a cambio de este inesperado gesto?

Para empezar el Gobierno ya ha decidido aparcar la cuestión de la enseñanza del español en Cataluña. Solo pensarlo ya es irritante porque la indignidad de este Gobierno parece no conocer límites.

La secesión busca otro «souffleur»
Roberto L. Blanco Valdés La voz 28 Febrero 2018

Desde hace tres años no era tan amplia la ventaja de los catalanes contrarios a la independencia sobre los que dicen apoyarla. De no llegar a un punto en diciembre de 2014 (45,3 % frente a 44,5) acaba de situarse en más de trece (53,9 frente a 40,8), lo que pone de relieve un hecho conocido por quien sabe algo de cocina o de política: que ni es posible conservar un suflé inflado mucho tiempo, ni mantener indefinidamente engañado a un grupo social sin que acabe descubriendo que se le está contando una milonga. Frente a ambas evidencias, el secesionismo ha olvidado lo que ya Abraham Lincoln advirtiera: que no se puede engañar a todo el mundo todo el tiempo.

Por eso, el impresionante aumento en pocos meses de los catalanes que rechazan el disparate histórico, político, cultural, económico y social que sería la secesión de Cataluña en una Europa cada vez más integrada y un mundo más y más globalizado no es sino la inevitable consecuencia de una delirante pretensión: evitar que sucumba una reivindicación que choca con el sentido común más elemental. El que la hayan compartido cientos de miles de personas, una parte de las cuales siguen en sus trece ¡todavía!, pone de relieve la potencia del veneno nacionalista para narcotizar las sociedades a las que se les administra, como a la catalana, en dosis de caballo.

Lo extraño no es, de hecho, que el suflé secesionista haya bajado finalmente sino el tiempo que ha tardado en hacerlo, un fenómeno que solo tienen una explicación: el tipo de activismo sectario y agresivo de los souffleurs (sopladores) nacionalistas, que han conseguido mantener bajo una inadmisible presión a la sociedad catalana con una desvergonzada combinación de palo y caramelo: caramelo en forma de subvenciones y apoyos sociales de todo tipo para los militantes de la causa separatista; y palo, que convertía a los contrarios a la independencia en traidores al país, malos catalanes o simples extranjeros. Es el intento desesperado del secesionismo de avivar la batalla que el Estado democrático les ha ganado por goleada la que explica, a fin de cuentas, su delirante incapacidad para elegir un presidente. Pues la cuestión es cómo convertir esa elección en un nuevo golpe de bombín que insufle aire a un alicaído movimiento del que incluso sus partidarios comienzan a estar hartos: no hay más que ver la menguante capacidad de movilización del separatismo, que, en su deriva enloquecida, va achicharrando incluso a algunos de sus mas fieles partidarios.

La posible propuesta de investir presidente a Jordi Sánchez, que está en prisión preventiva y será suspendido de su cargo de diputado en el momento en que se produzca su casi seguro procesamiento, se sitúa en esa línea de no dar la rebelión por derrotada. Porque todos los secesionistas saben que su mayor enemigo es la normalidad constitucional y democrática, cuando haya que empezar a hablar de las cosas de comer y no solo de las de pelear.

La Memoria Histórica de los crímenes del PSOE
Liberal Enfurruñada okdiario 28 Febrero 2018

El PSOE de Zapatero puso fin al Pacto de la Transición con su Ley de Memoria Histórica que ahora Pedro Sánchez quiere reformar de una forma intolerable. En la Transición, los españoles decidimos perdonarnos mutuamente los desmanes cometidos antes, durante y después de la Guerra Civil, en pos de una paz y una unidad que permitiera sanar nuestras heridas y mirar al futuro con esperanza. De ese modo, los herederos de los criminales de un bando pudieron sentarse junto a los sucesores de los asesinos del otro para pactar una Constitución sobre la que construir nuestra democracia. Ahora el PSOE, que gracias a ese pacto llegó al Gobierno en 1982, quiere reabrir heridas y cobrarse deudas de la guerra que ellos contribuyeron a provocar y que finalmente perdieron. Y a mí me parece que se equivocan, porque su partido tiene un pasado tan vergonzoso que deberían ser los más interesados en que se olvide. Pero si quieren que volvamos la vista atrás, habrá que darles ese gusto.

El fundador del PSOE, Pablo Iglesias Posse, dijo el 7 de julio de 1910 en el Congreso de los Diputados que «tal ha sido la indignación producida por la política del Gobierno presidido por el Sr. Maura en los elementos proletarios, que nosotros hemos llegado al extremo de considerar que antes que su señoría suba al poder debemos llegar hasta al atentado personal». Quince días después intentaron asesinar a Maura descerrajándole tres tiros. En la mencionada sesión parlamentaria, Iglesias justificó la participación del PSOE en la Semana Trágica de 1909, donde causaron 78 muertos e incendiaron 112 edificios, 80 de ellos religiosos. En 1933 el socialista Largo Caballero creó los “batallones de chíbiris” entre las Juventudes Socialistas, grupos paramilitares que recibían instrucción de combate impartida por oficiales del ejército. En siete meses asesinaron a ocho falangistas en las calles de Madrid.

En 1934 el PSOE dio un golpe de Estado contra la II República por la victoria de la CEDA en las elecciones de 1933. El golpe triunfó en Asturias con las armas conseguidas por el socialista Indalecio Prieto. Allí se asesinó a unos 250 miembros de las fuerzas de seguridad, así como a 34 religiosos. Incendiaron la Universidad, el Teatro Campoamor, la Catedral de Oviedo, así como numerosos edificios religiosos. El 27 de enero de 1936, en un mitin en Alicante, Largo Caballero dijo: «Lo primero que tendremos que hacer es desarmar al capitalismo… El comunismo es la evolución natural del socialismo, su última y definitiva etapa… Si ganan las derechas, tendremos que ir a la guerra civil.» El 1 de julio de 1936 el diputado Ángel Galarza (PSOE) interviene en el Congreso dirigiéndose de este modo a Calvo Sotelo: «La violencia puede ser legítima en algún momento. Pensando en su señoría, encuentro justificado todo, incluso el atentado que le prive de la vida».

Doce días después, Calvo Sotelo fue secuestrado en su casa por un grupo que incluía a miembros de las fuerzas de seguridad, que lo asesinaron de un tiro en la cabeza abandonando su cadáver en el cementerio de La Almudena. El disparo lo hizo Luis Cuenca Estevas (PSOE) guardaespaldas de Indalecio Prieto (PSOE). A los dos meses del inicio de la Guerra Civil, los socialistas Largo Caballero y Negrín expoliaron más de 500 toneladas del oro del banco de España que enviaron a Moscú. Resulta imposible recoger aquí todos los crímenes cometidos por el PSOE que los españoles decidimos olvidar en el Pacto de la Transición, pero si insisten en reabrir heridas con su Memoria Histórica, deberán estar preparados para rendir cuentas por todos y cada uno de ellos.

La subversión de la memoria
Cualquier lector de «Patria» puede imaginar esa atmósfera opresiva de vileza, esa exhibición de complicidad fétida
Ignacio Camacho ABC 28 Febrero 2018

El 3 de mayo de 1997, al guardia civil José Manuel García Fernández le pegaron un tiro en la nuca, delante de su esposa, cuando tomaba unas tapas en una marisquería de Ciérvana. Uno de los terroristas que recopiló información para matarlo, llamado Lander Maruri, sentenciado a 20 años de cárcel, salió este domingo en libertad tras cumplir su condena y fue recibido en Santurce por su paisanos con una jubilosa acogida entre pancartas y banderas. El fin de semana anterior, en Andoain, los chivatos que prepararon el crimen de Joseba Pagaza fueron objeto de bienvenida idéntica, aunque al menos en esa ocasión se movilizaron algunos militantes del PP para manifestar su protesta. El entorno filoterrorista que prepara estos homenajes sabe lo que se hace: para soslayar el posible delito de enaltecimiento se cuida de mencionar en sus concentraciones a ETA. Pero el escarnio a las víctimas es incuestionable y amenaza con convertirse en costumbre si las autoridades le otorgan impunidad manifiesta. Cualquier lector de «Patria» puede imaginar, aun sin haberlo vivido, ese ambiente intimidatorio de orgullo cerril, esa atmósfera opresiva de complaciente vileza, esa impúdica exhibición de complicidad petulante y fétida.

Es de esto de lo que trata la cuestión del «relato», el elemento pendiente tras el final de la violencia. Nadie va a poder hablar con propiedad de paz mientras el clima civil de cierta sociedad vasca esté contaminado de encubrimiento, de connivencia con los criminales, de una empatía viscosa, abyecta. Mientras las familias de los muertos se sientan aisladas en el drama de la soledad espesa y asfixiante de sus vidas deshechas. Mientras los verdugos gocen de absolución moral entre los suyos sin arrepentimiento ni voluntad de enmienda. Mientras la experiencia del sufrimiento quede cuestionada en comunidades impermeables a la compasión, a la humanidad, al remordimiento, al sentido más elemental de la convivencia.

La disolución definitiva de ETA, si se produce, será una buena noticia para la sociedad española. Lo que ya no será es un salto cualitativo porque la banda, cuyos últimos irreductibles parecen estar votando su autoliquidación, aceptó en la práctica hace tiempo su derrota. Sin embargo, el éxito del Estado y de la democracia no será completo hasta que prevalezca sin asomo de duda una verdad palmaria, objetiva, satisfactoria; un contexto de ética social que cierre toda rendija a la reivindicación del terror como una causa útil, no digamos ya noble o heroica. Ésa es la tarea pendiente de la política: el repudio completo, abrasivo, de cualquier tentación de narrativa equidistante, acomodaticia o contemporizadora. Algo que no tiene que ver sólo con la justicia penal, ni siquiera con la reparación del daño, sino con el compromiso contra el olvido, contra la manipulación histórica. En definitiva, contra la subversión de la memoria.

"Un tema menor", dice
FEDERICO JIMÉNEZ LOSANTOS El Mundo 28 Febrero 2018

Mariano Rajoy, presidente de la Generalidad de Cataluña, no quiso acompañar al Rey a Barcelona para defender el mantenimiento del MWC. Se había ido a Túnez, a celebrar el mantenimiento o resurrección de la democracia, que debe de importarle más allí que aquí, porque si en un sitio resulta difícil defenderla, ése es precisamente la región de la que es dos veces Presidente: por la Constitución en general y por el 155 en particular. Como en su día delegó en la acreditada inutilidad de Soraya la presidencia de aquella región, cabe suponer que no la da por hecha sino por perdida.

Lo que no es de recibo ni en un mansazo resabiado como Rajoy, si se me permite la metáfora taurina, son sus declaraciones sobre las afrentas que, en reedición de las posteriores al atentado de las Ramblas -y también con Soraya de cuerpo político tan presente como inútil- ha tenido que soportar el Rey, como Jefe del Estado y símbolo de España, es decir, de los españoles salvo los que apoyan a los golpistas. Echeminga Dominga dice que él se siente representado por Colau porque no es "sierva". Habló el esclavo moral de Pablenin, célebre defraudador a la seguridad Social cuya jota navarra a los pimplados Pablo y Tania (ay) hizo pasar por baturra.

Dijo Rajoy: "El hecho de que alguien desconozca sus obligaciones institucionales o necesite hacerse notar es un tema menor que en ningún caso puede empañar lo importante", que es que el MWC siga en Barcelona. Y remató: "Hay que ir a la mayor".

Obviamente, "la mayor" es la incapacidad de Rajoy para frenar la estampida de empresas huyendo del Golpe en Cataluña. Se han ido ya 3.000, empezando por las catalanas del IBEX y las multinacionales. Si el MWC se queda es porque el Estado Español, desde Montilla, le regala una fortuna en exenciones fiscales. Pero la seguridad jurídica, confiar en la Ley, es el criterio básico para que una empresa se quede en un sitio. ¿Cómo lo hará el MWC ante la evidencia de que, por los golpistas y los inútiles que los mantienen en sus cargos, la Cataluña oficial no respeta ni al Rey? Como casi todos los que lo han afrentado, desde Puigneró el martes, dependen de Rajoy, ven como "tema menor" la defensa del símbolo de la resistencia constitucional al golpismo, que financia el FLA. Si el símbolo fuera él, lo vería como una bofetada en Pontevedra.

Lucha de titanes.
Vicente A. C. M. Periodista Digital 28 Febrero 2018

CUANDO SE ANTEPONEN INTERESES PARTIDISTAS SOBRE LOS INTERESES GENERALES. PABLO LLARENA EL NUEVO CID CAMPEADOR.

Los que me leen ya saben mi debilidad por acudir a los proverbios y a los refranes a la hora de referirme a las actuaciones políticas. En este caso quiero aludir a la lucha cainita por el centro derecha, o centro izquierda según se mire, en un momento en que lo que se requiere es la unidad de acción entre todas las fuerzas que se llaman inapropiadamente constitucionalistas y que en realidad son solo partidos políticos con ambición de poder que anteponen sus intereses partidistas y clientelares sobre el interés general. Se trata del refrán que dice: “cuando dos elefantes pelean, sufre la hierba”. Es esa lucha entre dos partidos que aspiran a ser líderes de la manada que representa al centro derecha. Ambos partidos tienen a una buena parte del electorado conservador moderado como principal granero de donde surtirse de los votos que necesitan para auparse al poder. Y ambos partidos se consideran herederos del verdadero centro derecha que fue ideado y fundado por Adolfo Suarez en su labor de liderazgo de la transición pacífica de la dictadura franquista a la democracia que le encomendó el rey emérito D. Juan Carlos.

Por supuesto que estoy metafóricamente hablando del PP, un elefante de aspecto imponente ya en declive con severos achaques y muestras de heridas de mil combates y de CIUDADANOS, un joven elefante ambicioso dispuesto a disputar el mando de la manada y ser el guía que la lleve a nuevos pastos. El caso es que además de la lucha por la manada, en este caso existe una indisimulada aversión personal entre los contendientes. Son caracteres totalmente opuestos y con casi nulas coincidencias ideológicas, salvo la de declararse ambos defensores de la unidad de España. Y aquí no me refiero solo al evidente choque generacional por la notable diferencia de edad, sino también a la diferente forma de acometer los problemas. Porque Mariano Rajoy, es el paradigma de la inacción, de ser el campeón del inmovilismo y fiel defensor del viejo proverbio árabe de “Siéntate en el umbral de tu casa y verás pasar el cadáver de tu enemigo”. Una actitud que irrita a propios y extraños, aunque algunos se empeñen en confundirla con una especial habilidad del “control de los tiempos”.

Por otro lado, tenemos a ese joven ambicioso, Albert Rivera, al que como a todo adolescente, la fase de crecimiento rápido, el consabido estirón y desarrollo de músculo electoral, al menos en Cataluña y en las encuestas, le ha provocado un subidón de autoestima y de sensación de poder que le anima a enfrentarse con el viejo elefante en la disputa por el liderazgo. Lo malo es que como le pasa a la juventud en esta etapa de su vida, lo que precisamente adolece es de paciencia. Sus movimientos pueden ser erráticos, atolondrados y bastante osados, carentes por completo de la necesaria reflexión y con un exceso hormonal de confianza en las propias fuerzas. Una actitud que puede ser perjudicial para aquello que pretende defender. En este caso un exceso de confianza y una actitud tan beligerante no beneficia a nadie salvo a los enemigos que esperan aprovecharse de esta lucha cainita para tomar el poder.

Que CIUDADANOS no es un socio fiable, ya no puede nadie tener ninguna duda. Una formación que va dando bandazos de izquierda a derecha, según el viento que sople, y que no termina por mantenerse en esa posición centrada que a que presume y se pavonea y que no deja de ser un postureo fingido. Una actitud que ha terminado por despertar desconfianza, por mucho que las encuestas predigan lo contrario. Al fin y al cabo, las encuestas han demostrado no ser fiables en sus predicciones y lo que vale son los recuentos de votos el día de las elecciones. Otras veces se ha dado a CIUDADANOS como ganador y el resultado final ha sido decepcionante. Y no se puede extrapolar a nivel nacional lo que ha sido sin duda un fenómeno exclusivamente excepcional y local con su propia idiosincrasia en una sociedad partida en dos obligada a elegir entre dos opciones contrapuestas, la nacionalista independentista y la unionista (que no constitucionalista).

La actitud de enfrentamiento en una legislatura particularmente inestable entre los dos principales y forzados socios, PP y CIUDADANOS, es una completa irresponsabilidad por ambos partidos, al anteponer sus mezquinas aspiraciones partidistas sobre el interés general de los españoles en unos momentos decisivos para el futuro de España con el desafío secesionista. Ambas formaciones y sus líderes demuestran una total falta de escrúpulos a la hora de mantener este enfrentamiento público que está siendo aprovechado por aquellos que esperan su oportunidad, como es el caso de los golpistas catalanes de JXCAT, ERC y CUP, de los hipócritas del PNV, del involucionismo radical de izquierda de PODEMOS, y del peor de todos, el desnortado PSOE liderado por un ególatra ambicioso, revanchista y apátrida.

Así que a la espera del resultado de esta lucha de titanes, nuestra esperanza tenemos que depositarla en la Justicia, no en toda claro, pero sí en esa parte que ha asumido el papel que debiera realizar el Gobierno de España y un anodino Mariano Rajoy en la defensa de la legalidad, de la Constitución y de la unidad de España. Me refiero a ese nuevo Cid Campeador, el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena que esta siendo el dique de contención contra las oleadas de los golpistas catalanes en su empeño de mantener el desafío separatista. Una labor ingrata y titánica que se ve cuestionada por aquellos que de forma hipócrita dicen defender los mismos principios pero que en realidad se posicionan del lado de los golpistas al defender unos supuestos derechos a decidir de los pueblos, o los derechos de los golpistas. Un juez que es consciente de su soledad a la hora de tomar determinadas decisiones y adentrase en un pantano inexplorado donde puede terminar por hundirse.

Porque son decisiones valientes y arriesgadas las que ha tomado a la hora de mantener la prisión a los principales encausados responsables del golpe de Estado, a excepción de aquellos que siguen huidos de forma cobarde en Bélgica. Una decisión que está siendo decisiva a la hora de que los golpistas no consigan sus objetivos y terminen por burlar de nuevo la ley. Pablo Llarena se ha convertido en el adalid de la democracia y en el que ha desnudado la hipocresía y la cobardía del poder. Una actitud noble pero expuesta a la venganza de aquellos que han sido avergonzados públicamente. Y estos ya han demostrado cómo se las gastan con sus enemigos. Y el juez Llarena, como defensor del pueblo, es el enemigo declarado de los que están o aspiran al poder.

¡Que pasen un buen día!

Que marque la ‘X’ Puigdemont
OKDIARIO 28 Febrero 2018

El papel connivente de la Iglesia Católica con los independentistas catalanes acabará consiguiendo que nadie les destine sus impuestos en la declaración de la renta. Quizá Puigdemont y sus acólitos, ya que el apoyo que les han dispensado desde el golpe de Estado ha sido casi incondicional. La librería Claret de Barcelona, sin ir más lejos, funciona como plataforma de exhibición de la propaganda independentista en pleno centro de la capital de Cataluña. Entre sus libros hay obras como ‘Cien motivos para ser independentista’, ‘Héroes indepes’ o ‘Ser independentistas no es un pecado’. Todo un catálogo de los que han tratado de romper la estabilidad política, económica y social en España.

Parece mentira que una institución con tanto peso en el Estado como la Iglesia haya dado pábulo a los independentistas. A veces, a través del silencio cómplice. En otras ocasiones, cediéndoles incluso sus templos para celebrar auténticos aquelarres separatistas. El pasado mes de diciembre Barcelona vivió una exaltación eclesiástica del secesionismo con varias misas a favor de los golpistas encarcelados. Así, hubo ceremonias por los Jordis, Joaquim Forn y Oriol Junqueras. Ceremonias que tuvieron muy poco de religioso y, sin embargo, sí una sobredosis de política. Justo lo contrario de lo que, en teoría, debería ser un templo de culto religioso.

Concentraciones para burlar la acción policial que no fueron un hecho aislado, ya que contaron con el beneplácito de la Archidiócesis de Barcelona. Los sacerdotes deberían ocuparse de luchar por los más necesitados, de hacer el bien y profundizar en el estudio espiritual, no de dar cobertura a unos pirómanos de la política que viven de manera continuada al otro lado de la legalidad. La mezcla de religión y política resulta ponzoñosa. Puestos a hacer misas temáticas, quizá sería más adecuado que la Iglesia utilizara ese tipo de iniciativas para denunciar los casos de niños violados en todo el mundo por sacerdotes. Eso sí es condena. Lo que han hecho hasta ahora con los independentistas es apoyar la ilegalidad más absoluta.

CAMPAÑA DE LA GACETA
Más de 12.000 firmas contra la nueva Ley de Memoria Histórica
La Gaceta  28 Febrero 2018

Más de 12.000 personas se han sumado a la campaña de recogida de firmas de La Gaceta contra la nueva ley de Memoria Histórica del partido socialista.

12.248 personas han firmado la carta dirigida al secretario general de los socialistas, Pedro Sánchez, y en la que se insta al dirigente a poner fin a la reforma de la ya totalitaria Ley de Memoria Histórica aprobada por su partido y consolidada por la administración Rajoy. “Si la ley original es, en esencia, una perversa herramienta de división que sólo consigue fomentar la triste idea de las dos españas y lo hace, además, con la mentira por bandera, la nueva ley que su partido prepara es un atentado contra la inteligencia, el rigor histórico y, lo que es peor, la libertad individual”, termina la misiva.

De esta forma, la campaña de La Gaceta se suma a las numerosas quejas presentadas ante un totalitario proyecto que establece la ilegalización de cualquier asociación o fundación que sostenga puntos de vista contrarios a los del propio socialismo con respecto a la historia reciente de España y que amenaza, además, con penas de cárcel y elevadas multas a quienes sostengan opiniones o estudios favorables a la figura de Franco y a su régimen. Ley, además, que pretende expropiar, destruir o transformar el patrimonio histórico y artístico procedente de aquel régimen.

Las firmas serán depositadas en la sede socialista en los próximos días.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

El Rey y la okupa
Hacen daño, dan la lata, pero al final pierden
Hermann Tertsch ABC 28 Febrero 2018

El Rey Felipe VI no solo ejerce como el principal bastión de la dignidad de la Nación. De una España que muchos atacan, otros traicionan y cada vez más españoles se muestran dispuestos a defender por mal que se pongan las cosas en un futuro próximo. También ha de hacer labores de pedagogía e ilustración básicas a una clase política que cuenta con una patulea de seres ignorantes como no tuvo este país en puestos de responsabilidad ni en los momentos peores de su historia. Ahora ha tenido que explicar a la alcaldesa de Barcelona el funcionamiento más elemental de las cosas. Que el papel del Jefe de Estado no es el de mediador entre los delincuentes y los defensores de la ley, como a ella le gustaría, sino por el contrario ser el máximo defensor de la ley y del Estado. La alcaldesa y muchos viven del malentendido. La culpa no es solo suya. Muchos han dado pie a la dramática confusión moral.

Tuvo España un presidente del Gobierno que hizo de mediador entre el terrorismo y el Estado y siempre estuvo más cerca del primero que del segundo. Hoy se cree mediador entre un pueblo venezolano torturado y su torturador, cuando es un mero lacayo del segundo. La confusión entre legalidad y delito, entre probidad y crimen, que tienen Colau, y tantos otros del separatismo e izquierdismo catalán, no tiene parangón en Europa. Hasta en posiciones burguesas tienen ya de ídolos a gente como el etarra Arnaldo Otegui y Carles Sastre, el carnicero de Bultó y otros criminales. La Cataluña autosatisfecha de los obispos adopta a notorios asesinos como referentes morales y de lucha. El culto a la transgresión de la izquierda y el odio a España del nacionalismo lo hacen posible. En casos como Colau, hay además un tierno enfoque biográfico.

La señora Inmaculada Colau se ha ganado la vida desde la tierna adolescencia con la transgresión de la ley. De jovencita se fue a «okupar» casas ajenas y lo hizo profesión. Con la ampliación del negocio montó la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH). No porque ellos se vieran afectados por hipotecas. ¡Qué va! Ni Colau ni sus amigos tuvieron jamás hipotecas. Tontos habrían sido de meterse en algo tan complicado como un préstamo con esos buitres de los bancos. Al margen de las propias complicaciones técnicas que supone convencer a los tigres del capitalismo de que presten dinero a desaliñados personajes sin estudios ni trabajo ni intención de trabajar. Cuyo curriculum era haber vivido de gorra desde que dejaron de ser niños. Antifascista a fuer de no dar un palo al agua, Ada se encumbró a cabeza visible de la referida PAH. Así se erigió en defensora de los agobiados por sus hipotecas. De los «pringaos» que no pretendieron nunca vivir usurpando casas ajenas y que además querían pagar los préstamos para una vivienda digna y una vida honrada y trabajadora. Es decir, todo lo contrario que Inmaculada. Pero ella vio el nicho de mercado. Eran legión los que dejaron de poder pagar por la catastrófica crisis. Colau no solo comenzó a recibir subvenciones a tutiplén. Empezó a aparecer por las televisiones como ángel de la guarda de los maltratados por el capitalismo.

Entre el culto a la transgresión, la ayuda de dictaduras y delincuencia internacional y un gobierno de España deseoso de fomentar en televisión lo peor para asustar al votante, llevaron al éxito a toda la patulea citada de enemigos de España. Cierto es que al final, nadie se equivoque, aquí no hay mediador y pierden los malos. Pero hay que ver qué daño hacen y qué lata están dando.

Esperpento

Javier Barraycoa gaceta.es  28 Febrero 2018

ERC regala un diputado al grupo mixto y así el PP de Cataluña podrá acceder a las mesas y comisiones del Parlamento ¡Milagro o misterio!

Según el gran etimólogo Joan Corominas, la palabra esperpento significaba “persona o cosa fea”. Pero rastrear las raíces etimológicas del término francamente es difícil ya que puede derivar de distintas procedencias. Empero casi todas nos van bien para ilustrar lo que queremos exponer en este artículo. Algunas apuntan al perpéndere latino que significaría colgajo, espantajo o muñeco deforme; o bien al perperam: cosa torcida o falsa; de donde derivaría el verbo italiano esperperare o arruinar una cosa, perderla o desbaratarla. Vengan por donde vengan los tiros etimológicos, todos nos vienen como anillo al dedo para explicar la situación actual del asociacionismo antinacionalista en Cataluña.

Y es que toda Cataluña -de un bando u otro- ha sido transformada en un esperpento. La clase política no deja de ser una especie de muñeco deforme donde Puigdemont es el primer analogado. También recorre la espalda un escalofrío que nos hace sospechar que todo está torcido y rezuma falsedad. Y, lo peor de todo, es la terrible sensación de que Cataluña nunca volverá a ser lo que fue. La mayoría de seres humanos hemos nacido para vivir la vida entre pausados cambios que poder asimilar, juzgar, entender y -en su caso- aceptar o combatir. Pero ahora todo va rápido; excesivamente rápido para siquiera ser analizado con la prudencia debida. Y la sensación de que alguien ha movido el suelo bajo nuestros pies, es inevitable, pues el vértigo acecha ante tanto esperpento diario.

La revolucionaria Anna Gabriel decide largarse a una de las ciudades más caras del mundo a costa de la Caja de resistencia de la CUP y su nuevo look nos recuerda a un cartel electoral de Ciudadanos. Por su lado, ERC regala un diputado al grupo mixto y así el PP de Cataluña podrá acceder a las mesas y comisiones del Parlamento ¡Milagro o misterio! Lo que Ciudadanos no le concedió, ERC se lo regala. A cambio, el PP y sus marcas blancas no dejan de repetir que el 155 no tocará el sistema de inmersión lingüística y mucho menos intervendrá en los contenidos del sistema educativo dependiente de la Generalitat. ¿Qué recibirá el PP a cambio de preservar la fortaleza educativa del separatismo?

El secesionismo prepara su propia puesta en escena de una investidura esperpéntica. A cambio de una dramaturgia en Bruselas, de la que Puigdemont saldrá investido simbólicamente como presidente de la Generalitat, el candidato formal y oficial será Jordi Sánchez. ERC ha aceptado esta propuesta porque intuye que el de la ANC no podrá ser un presidente efectivo desde la cárcel ni siquiera desde fuera. No es un hombre preparado para la gestión, sino para la confrontación contra el Estado. No sabe hacer otra cosa y ello pondría en peligro la estabilidad institucional que los poderes fácticos desean.

ERC ha aceptado el cambio de cromos porque Junts per Catalunya le ofrece a cambio de la presidencia, el control del portaviones mediático: TV3 y Catalunya Ràdio. Ahí es nada. Poco podrá Jordi Sánchez, encausado, en prisión con medidas cautelares, con la espada de Damocles de la inhabilitación sobre la cabeza, y la TV3 en manos de ERC segándole la yerba bajo los pies. Ya dijimos que la venganza de Junqueras contra Puigdemont será lenta pero efectiva. Y aunque parezca mentira, tanto al PP como a ERC les interesa aunar esfuerzos para rematar al de Waterloo, cuya lenta agonía se hace ya más que pesada.

Lo relatado hasta ahora es el esperpento estructural. Luego, nos llueve cada día las extravagancias coyunturales que nos nublan el entendimiento y no nos permiten tener una perspectiva clara para diseñar una estrategia frente al nacionalismo. El presidente del Parlament, Roger Torrent, sufre el desplante de la judicatura catalana ante uno de sus impertinentes discursos; Torrent desplanta al Jefe del Estado en la inauguración del Mobile World Centre. La única autoridad catalana que recibe a la jefatura del estado, es la que representa a los Mossos d´Escuadra, los ahora hasta sospechosos de sedición. Los Mossos ahora cargan contra los separatistas y TV3 no manda las imágenes al resto del mundo. Y la resistencia contra el nacionalismo se ha transformado en una sopa de letras con las que no hay forma de aclararse quién es quién. El colorido de la resistencia suple las propuestas para una alternativa política a las quiméricas intenciones separatistas y a las encajonadas propuestas del gobierno central. Lo dicho, todo es esperpéntico.

Se podría decir que Puigdemont ha conseguido lo que quería, convertir Cataluña a su imagen y semejanza: una mamarrachada que no hay por dónde cogerla, una vorágine sin lógica ni sentido, una desestructuración anómica donde la “política” es una palabra sin sentido. Cataluña ya no es una comunidad autónoma, ni mucho menos un principado. En estos momentos Cataluña es una esperpéntica performance colectiva. Todo este desborde de acontecimientos, someramente descritos, pasarán. Y tras ellos, muchos ilusionados con revertir la situación a la que nos había arrastrado el nacionalismo, volverán a sus casas hastiados. Se está jugando con sus ilusiones pues estamos perdiendo la capacidad de estructuración y establecer objetivos en este movimiento de resistencia. Los partidos están ganando la partida. El asociacionismo libre, preparado, fuerte, con doctrina y propuestas reales, ni le interesan a ERC ni al PP, ni a cualesquiera de los otros partidos con representación parlamentaria.

El despotismo ilustrado sigue más vivo que nunca. Y en Cataluña, hemos contemplado como el Tout pour le peuple, rien par le peuple (que aquí se tradujo como: Todo para el pueblo, pero sin el pueblo), se ha convertido en el eje programático, tanto de los partidos separatistas como de los constitucionalistas. El asociacionismo corre grave peligro de quedar dinamitado en Cataluña. Demasiadas marcas blancas, demasiadas ilusiones desbordadas sin concreciones estratégicas, demasiados intereses partidistas para amaestrar iniciativas y nula resiliencia en los partidos constitucionalistas para aceptar las críticas que se han ganado a pulso.

Al asociacionismo se le puede matar de muchas formas: reblandeciéndolo, agitándolo sin orden ni concierto, comprándolo, enfrentándolo, engañándolo, desprestigiándolo, manipulándolo, estigmatizando a los díscolos y todas las maniobras que se les pueda ocurrir. Los que hemos sido protagonistas estos últimos cuatro años de cómo emergía un verdadero asociacionismo, con sus dificultades, imperfecciones y méritos, tristemente estamos siendo testigos de que todo puede quedar fagocitado por una esperpéntica estrategia de supervivencia de los partidos políticos. Pero que no se engañen.

Sin verdadera sociedad civil, los partidos constitucionalistas nada tiene que hacer frente al separatismo. Y este sería el último de los esperpentos del momento actual: que el constitucionalismo partitocrático matara al asociacionismo real, concediendo así la victoria al separatismo. Aún estamos a tiempo. Podemos evitarlo, pero que cada uno haga examen de conciencia.

COPIA A ERC Y PDECAT
El PSC asume y hace suya la tesis separatista sobre presos e inmersión
La Gaceta  28 Febrero 2018

Rechaza la prisión preventiva de Junqueras, Forn y los Jordis, y se opone a que los padres puedan elegir el español como lengua vehicular de sus hijos.

El PSC ha asumido la tesis separatista sobre los golpistas presos y la inmersión. Así, la portavoz del PSC en el Parlament, Eva Granados, ha recalcado este martes que su formación rechaza la “desproporcionada” prisión preventiva de los golpistas presos y defiende el acercamiento a cárceles catalanas, pese a recordar que dicha decisión no depende de los partidos.

Lo ha hecho después de que la alcaldesa de Santa Coloma de Gramenet (Barcelona), Núria Parlon, y el grupo municipal del PSC respaldarán una moción en el pleno del ayuntamiento a favor de “excarcelar” al exvicepresidente Oriol Junqueras, al exconsejero de Interior Joaquim Forn y a los líderes de las dos grandes asociaciones secesionistas Jordi Sànchez (ANC) y Jordi Cuixart (Òmnium Cultural) o trasladarlos a prisiones de su comunidad.

Preguntada al respecto en rueda de prensa en el Parlament, ha recordado que el PSC ya se ha posicionado en un mismo sentido en los últimos días, como por ejemplo hizo la semana pasada el líder del partido, Miquel Iceta, cuando defendió en una entrevista radiofónica el acercamiento de los encarcelados por una cuestión de “humanidad” y calificó de “desproporcionada” la prisión preventiva y de “exagerado” que se les acuse de rebelión.

La portavoz parlamentaria de los socialistas ha opinado que “ya es hora que en Cataluña se deje la brocha gorda y los titulares grandes”, negando que haya diferencias de criterio en el PSC. “Hemos dicho desde el primer momento que es desproporcionada la acusación de rebelión y la prisión provisional, y lo hemos dicho desde el respeto estricto a las decisiones judiciales”, ha señalado.

Este martes además, el PSC de Tarragona ha apoyado una propuesta de ERC que denuncia que el alejamiento penitenciario “es un castigo social que vulnera el derecho internacional y los derechos humanos”.

Apoyo a la inmersión
Cabe señalar que el PSC impulsará mociones en municipios de toda Cataluña para defender el modelo de escuela en catalán, en un momento en que se debate la introducción de una casilla que garantice el derecho de los padres a elegir el español como lengua vehicular de sus hijos.

El partido utilizará su presencia en muchos consistorios para reivindicar la “inmersión lingüística”, tal y como ha explicado el secretario de Política Municipal de la formación, Jaume Collboni, que no ha dudado en asegurar que presentarán mociones para este fin como respuesta a la “ofensiva del PP y Cs”. En este sentido, ha manifestado que “el modelo de escuela catalana ha permitido durante los últimos 40 años de democracia construir una sociedad cohesionada que no divide por razón de lengua”.

Y todo viendo como sus históricos se marchan porque “no reconocen al partido”. Es el caso del exministro de Trabajo Celestino Corbacho, que aseguró que entre los motivos que le han llevado a tomar esa decisión están “errores” políticos como la falta de determinación ante el procés u oponerse a una hipotética investidura de Inés Arrimadas “debilitando el constitucionalismo antes del 21D”, y su malestar por no sentirse valorado.

PAGAZA SE REBELA CONTRA ETA DE NUEVO
La exigencia de una heroína
ESdiario 28 Febrero 2018

Mientras se multiplican los homenajes a etarras al salir de prisión, Maite Pagaza hace un llamamiento: que no desaparezca el delito de ensalzamiento del terror, vigente en toda Europa.

Es una de las caras más respetadas de la oposición al terrorismo de ETA, a la ideología que la soporta y al entramado que la impulsa o tolera. Maite Pagazaurtundúa, Pagaza a secas, hermana de un asesinado y víctima colateral ella misma, representa la resistencia cívica a la penumbra del horror. Y ha levantado la voz, de nuevo, contra el artero anuncio de disolución de la banda terrorista.

Así, la aún eurodiputada de UPyD Maite Pagazaurtundúa, pide a la sociedad española que no admita el “circo mediático” que la banda terrorista ETA quiere montar sobre lo que llama “su disolución” el próximo verano, y en cambio se le exija la condena del terror, su colaboración con la justicia respecto a los asesinatos sin resolver y la devolución de los 25.000 millones de euros que costó a los españoles sus 50 años de asesinatos y extorsión.

ETA, considera, costó 25.000 millones de euros a España. Y sus víctimas merecen una asistencia del mayor rango

En el marco de un acto organizado en la sede del Parlamento Europeo de Madrid entorno al libro “La bolsa y la vida”, coordinado por Josu Ugarte, Pagazaurtundúa reclamó que en el debate sobre esa “disolución” se exija a la organización cómo va a pagar a los españoles el millonario coste del terrorismo.

Asimismo, Pagazaurtundúa señala que el nuevo anuncio sobre la disolución de la banda busca en realidad tapar el debate que se está produciendo en el Parlamento vasco sobre una propuesta del PP para rechazar el goteo de homenajes a los etarras. “EH Bildu ha propuesto la desaparición de los delitos de enaltecimiento y apología del terrorismo para poder seguir legitimando la figura de los terroristas que están saliendo de las cárceles sin haber colaborado con la justicia, ni haber condenado la historia del terror”, apuntó.

“No podemos quedar impasibles mientras un partido que gobierna en ayuntamientos y está sentado en el parlamento vasco pretende cambiar la legislación para acabar con un delito reconocido en toda la Unión Europea”, planteó. "Aunque desde EH Bildu dicen que no son homenajes públicos y que son personas que simplemente vuelven a su casa, hay que tener en cuenta que solo lo hacen cuando siguen en la disciplina de la banda. De hecho, a los etarras que han iniciado un proceso de reinserción no les hacen ninguna bienvenida", subrayó.

Por otra parte, Pagazaurtundúa informó de que enviará la información sobre la estrategia de financiación y extorsión de ETA a las instituciones europeas, con el fin de que la experiencia española sea estudiada en Europa para aprender a luchar contra el terrorismo del siglo XXI.

“Necesitamos un conocimiento preciso de las vías de financiación del terrorismo del siglo XXI, pero también del coste real del terrorismo para los Estados miembros y la Unión Europea en su conjunto. Esa factura es una carga económica que desde costes sanitarios hasta infraestructuras pasando por seguros e impacto en la actividad empresarial, supone un sobreesfuerzo en la lucha contra el terrorismo que la Unión Europea debe vigilar”, indica la eurodiputada en una carta dirigida al comisario de Interior, Sir Julian King, al vicepresidente de la CE, Frans Timmermans, y a la presidenta de la comisión especial del Terrorismo, Nathalie Grisbeck.

Asistencia a las víctimas
A su juicio, la obtención de datos precisos es importante para evaluar la necesidad de un fondo de solidaridad para atender de forma inmediata a las víctimas del terrorismo, y una reserva comunitaria de compensación para dotar a todos los ciudadanos europeos, independientemente del Estado en el que residan o sufran un atentado, de los mínimos asistenciales.

Corruptos por omisión
La corrupción no acabará si los partidos siguen en nefanda comunión con las compañías
Agustín Pery ABC 28 Febrero 2018

Recuerdo la cara demudada del director de publicidad. «Te van a llamar». Recuerdo la actitud corajuda de una redacción empecinada en que el mayor servicio a la sociedad era no doblegarse ante la dictadura de la calculadora. Recuerdo también el miedo a que con la actitud quijotesca compartida con mis compañeros de «El Mundo/El Día de Baleares», estuviera cavando nuestra tumba profesional. No porque lo que publicáramos fuera mentira, que no lo era, sino porque al hacerlo agitábamos la ciénaga de la corrupción en la que chapoteaban tantos próceres de la democracia balear.

Me llamaron. «¿Agustín Pery? Me alegra saludarte, quería comentarte que ya no podemos seguir apoyando a tu diario con publicidad». «¿Y eso?», le dije. «Nos ha dicho Maria Antònia Munar que si seguís acosándola no habrá publicidad del Consell para tu diario y tampoco debería haberla de las empresas que contratamos con la administración insular. No me puedo permitir perder a un cliente como el Consell de Mallorca».

A aquella constructora le siguieron otras. Pronto lo negro se tornó rojo en los balances de cuentas. Si les someto ahora a un ejercicio de arqueología periodística es porque se puede cambiar de ciudad, de cabecera, pero lo que permanece inmutable es el mecanismo corruptor. Ya saben, hay corruptos pero no somos un partido corrupto, repiten como un mantra. Obvian que se puede ser mangante por acción pero también por omisión. Consuélense como les venga en gana. Yo prefiero seguir señalando la camaleónica moral que aún hoy preside la relación comercial entre políticos y empresarios. Quien presume de demócrata y de liberal acaba sometiendo la libre competencia a lo abultado del sobre. Así ha sido siempre y así seguirá siendo en Palma, Barcelona, Sevilla o Madrid. La lista de empresas es tan larga como vergonzante el silencio de las asociaciones empresariales que callan porque, dicen, así son las reglas del juego. Para qué esforzarse entonces en preparar la mejor oferta si bastaba con una bolsa de basura, tal cual, entregada en una gasolinera.

La corrupción no acabará si los partidos siguen en nefanda comunión con las compañías a las que conceden, previo concurso amañado, obras desde la administración pública. Mucho menos si las organizaciones empresariales siguen aceptando, participando y ocultando la verdad que todos conocen. Ellos, me atrevo a decir que más que los políticos, son los responsables de que el cuerpo afectado por la gangrena del maletín sea el nuestro. Somos los ciudadanos quienes al final acabamos pagando lo que se empecinan en llamar como desvío de obras. Yo prefiero hablar del sobrecoste de la corrupción. Ese que protagonizan los corruptos por acción o por omisión.
 


Recortes de Prensa   Página Inicial