AGLI Recortes de Prensa  Domingo 11  Marzo 2018

11M/2004 – 8M/2018: la izquierda golpista toma las calles 14 años después
Federico Jiménez Losantos Libertad Digital 11 Marzo 2018

“Mientras no se sepa quién ideó y perpetró el 11M, en España todos los días serán 11M”. Pues no se sabe. Y por eso, hoy, 11 de marzo de 2018, estamos como en 2004.

Hoy se cumplen catorce años de la masacre que cambió la historia de España. Cien veces lo hemos escrito aquí; mil veces lo hemos repetido en la radio y, cuando hemos podido, por la televisión: "mientras no se sepa quién ideó y perpetró el 11M, en España todos los días serán 11M". Pues no se sabe. Y por eso, hoy, 11 de marzo de 2018, estamos como en 2004.

Esta misma semana, como prueba de que los golpes de Estado que no se aclaran, depuran, juzgan y eliminan están condenados a repetirse, hemos visto a la izquierda mediática y política tomando otra vez las calles, tratando de imponer por las malas lo que las urnas le niegan por las buenas. Y como la derecha no quiso aprender del 11M/2004, que vino precedido de dos años de agit-prop callejero a cuenta del Prestige y la Guerra de Irak, catorce años después, no sólo ha desertado de la lucha ideológica y se ha organizado para resistir la movilización en la calle de unas fuerzas que se ponen deliberadamente fuera del sistema para apoderarse de él, sino que se les ha unido, haciendo como que no sabía que la operación iba contra ella.
¿Qué hacía Ciudadanos en una manifestación contra ellos?

Dejando aparte el espectáculo cómico-dantesco de Rajoy con lacito morado (le faltó hacerse un kiki con él) el momento más lamentable del 8M/2018 fue el padecido por las representantes de Ciudadanos, Begoña Villacís y Patricia Reyes, en la manifestación tras la "huelga feminista". Abroncadas, insultadas, y no más agredidas porque la policía se interpuso, la que puede ser dentro de un año alcaldesa de Madrid, que ya había dicho que no estaba de acuerdo con la huelga, declaró entre el griterío del rojerío femicomunista: "¡Luego dirán que esta manifestación no está politizada!"

Por supuesto que lo estaba. ¿No lo sabía Villacís? Y si lo sabía, ¿por qué participó en una mascarada siniestra, contra su partido y el PP? Era la segunda fase de un proceso de recuperación de la iniciativa política, ante su hundimiento en las encuestas, de una izquierda decididamente golpista, con Podemos a la cabeza y el PSOE a la cola.

Antes, fue la de los pensionistas, orquestada por las "mareas" de obediencia podemita, los veteranos del "nunca mais", que tres lustros después del "Prestige" ya están en edad de jubilarse. Y tras el secuestro del Día de la Mujer Trabajadora por un rebaño de multimillonarias mediáticas y sus dos machotes, Pablote y Pedrote, vendrá la tercera fase de agitación callejera: la de estudiantes y profesores, a la vuelta de Semana Santa. Con esto y el circo de tres pistas Barcelona-Waterloo- Moncloa, llegamos al verano. Puede haber nuevas elecciones en Cataluña pero seguirá la vieja financiación del golpe de Estado por el Gobierno que debería detenerlo.

Lo que se busca es la desestabilización callejera de un proceso de recuperación de las instituciones representativas que, tras el 1 de Octubre, el discurso del Rey y las grandes movilizaciones nacionales, había colocado a la izquierda, según todas las encuestas, en una pésima posición ante las elecciones municipales, autonómicas y europeas del año que viene. Si la izquierda quería darle la vuelta a los pronósticos, la campaña tenía que empezar cuanto antes. Y hay que ver cómo ha empezado. Y de qué manera.
El extremismo izquierdista en los medios

Cristina Losada, una de las firmantes del extraordinario manifiesto No nacemos víctimas, brillante réplica feminista y liberal al grotescamente analfabeto y zafiamente totalitario de la grey podemita, el oficial ha escrito que la huelga y manifestación del 8M fueron convocadas por los medios audiovisuales, no por los partidos. O sea, exactamente lo mismo que hace dieciséis y catorce años. Porque del "Prestige" y la guerra de Irak al 11M, lo que se impuso en España fue una violenta movilización callejera contra las instituciones representativas, en la que los periodistas llevaron la voz cantante, protagonizaron espectáculos antiparlamentarios tan bochornosos como el de los fotógrafos a Aznar en el Senado tras la muerte de Couso, y asumieron, con el cerco teledirigido por la SER a las sedes del PP en la Jornada de reflexión del 13M, la representación de los partidos golpistas. Rubalcaba y Zapatero se limitaron a recoger las nueces del árbol agitado por el "suicida" García Ferreras "Tres-capas-de-calzoncillos" y Cebrián.

Lo que más ha llamado la atención es el protagonismo de todas las estrellas multimillonarias de la televisión en la convocatoria. Pero hay que reseñar que la huelga como tal, que era lo que se convocaba, fue un fracaso absoluto fuera de los platós de televisión. Y dentro, porque los programas los protagonizaron hombres, demostrando que se podían hacer sin mujeres. El éxito –relativo si se la compara con las que hace pocos meses llenaron Barcelona de banderas nacionales contra el golpe de Estado separatista- se produjo en la manifestación. Y aunque las bochornosas imágenes de la extrema izquierda feminista fueran ocultadas cuidadosa y arteramente por los medios convocantes –con PRISA al frente, como en 2004- lo que se trataba de dilucidar políticamente era si el Centro-Derecha se tragaba el "relato" de lo sucedido, que, repito, fueron dos cosas: una huelga contra la libertad de las mujeres, que fracasó estrepitosamente, y una manifestación de postureo feministo, que triunfó en cantidad pero naufragó en calidad.
El "relato" de la Izquierda, asumido por la Derecha

Y el PP se lo tragó. Feijoo, que empezó mal la semana folloneando, llegó a decir que "la calle es un clamor". ¿Y cómo es posible que si la calle era ese clamor que dice, las fábricas y empresas fueran un remanso de silencio laboral, sólo roto por las manifestantes que, atropellando a las trabajadoras, aullaban frente a Zara "¡La talla 38 me aprieta el chocho!"?

Lo normal en el Centro-Derecha habría sido defender a las que el 8M quisieron trabajar y no pudieron o lo hicieron con dificultad. Lo razonable era apoyar el manifiesto feminista liberal y no desautorizar a sus ministras (Cospedal, Tejerina) o presidentas de comunidad (Cifuentes) como hizo el siempre machuno Rajoy en el Senado. Y Rivera, responsable de que todos -y todas- en Ciudadanos sean carne de televisión, sobre todo de la Sexta, calló como acostumbra, esperando que escampara como un Rajoy juvenil.

Las multimillonarias estrellas de la tele que denunciaban valientemente la brecha salarial, han ocultado en su "relato" lo que realmente sucedió en la manifestación –y estaban allí-, desde las pruebas de intolerancia política –Villacís y Reyes- a la más atroz grosería estética, desde las que pasearon a la Santa Vagina (tras anunciar el apoyo de la Virgen al 8M, Osoro no sacó a la de la Almudena, menos mal) a unas brujas que ahumaron entre conjuros presuntamente andinos y fieros gestos de mucho ¡¡uuuhhh!! las aceras rotas y zanjas abiertas de la Pachamama madrileña.

LD publicó una gran crónica de Elena Berberana sobre la archipijería hembrista y unas fotos tremebundas de Carmelo Jordá que muestran la insondable cutrez, la burda zafiedad, el feísmo atroz de lo que, por desgracia, no ha sido una jornada para olvidar. En rigor, debería servirnos para recordar aquel 11M de hace catorce años, que empezó con lo que los listillos del PP llamaron "algaradas sin importancia" y "carnaval de ocurrencias". Asomémonos a este esperpento, meditemos sobre su significado y pongámonos en lo peor.


Qué pasó el 11-M
Luis del Pino Libertad Digital 11 Marzo 2018

Hoy, aniversario de la masacre del 11-M, no voy a reiterar las razones por las que sabemos, desde hace mucho, que aquella tragedia no fue un atentado islamista, sino una operación de las cloacas de los servicios de inteligencia. Quien quiera, puede consultar los centenares de artículos que hemos publicado al respecto.

Baste recordar tres hechos fundamentales:
1) Todas las pruebas directas del caso fueron hechas desaparecer con una celeridad inusitada. En menos de 48 horas tras la masacre, se dio la orden de desguazar los vagones atacados, es decir, los escenarios del crimen, al tiempo que desaparecían todas las muestras recogidas en los trenes, así como los propios informes de recogida de esas muestras.

2) En paralelo a esa desaparición de las pruebas directas del caso, 18 horas después de la masacre apareció en una comisaria de policía de Vallecas una bolsa-bomba sin estallar, sin que se haya podido determinar quién la depositó allí, ni de dónde procedía. Y a partir de los elementos contenidos en ella (teléfono móvil, dinamita, detonador y metralla) se construyó toda la versión oficial, llegándose a los teóricos culpables (los supuestos islamistas). Esos presuntos culpables morirían semanas después en circunstancias extrañas, al estallar un piso en Leganés.

3) Si esa operación de sustitución de pruebas fracasó (es decir, si las investigaciones periodísticas pudieron demostrar que se había producido el escamoteo de las pruebas originales y su sustitución por una cadena de pruebas colocadas) fue por un error básico de quien confeccionó la bolsa-bomba aparecida en aquella comisaría de Vallecas: esa bolsa-bomba tenía metralla, mientras que en ninguno de los cuerpos de las casi 200 víctimas del 11-M apareció el más mínimo rastro de metralla de origen terrorista. Por tanto, es físicamente imposible que las 10 bombas que estallaron en los trenes tuvieran la misma composición que la bolsa-bomba de Vallecas. La bolsa-bomba de Vallecas era una prueba colocada.

Esto debería haber bastado para echar por tierra, durante el juicio en la Audiencia Nacional, toda la investigación oficial de la masacre. Pero nadie quiso en aquel juicio ahondar en esos extremos. Solo después del juicio del 11-M, cuando un numeroso grupo de víctimas denunció a mandos policiales por la falsificación de pruebas, se corroboró ante un juzgado de instrucción de Madrid (en octubre de 2011) aquel dato demoledor: la prueba fundamental del caso tenía metralla, mientras que los cuerpos de las víctimas no la tenían. Lo normal es que ese dato hubiera obligado a la Audiencia Nacional a rehacer toda la instrucción del 11-M: si la prueba fundamental del caso (de la que derivaban todas las demás) era falsa, toda la instrucción lo era. Pero nadie ha movido un dedo en estos últimos siete años para reabrir la instrucción. Al contrario: a las víctimas que reclamaban justicia en los tribunales se las sometió a la más abyecta campaña de desgaste judicial, hasta terminar cerrándoles todas las vías de recurso.

Con estos mimbres, ¿puede alguien extrañarse de la mala conciencia que envuelve al 11-M? ¿Puede alguien extrañarse de que el 11-M sea un atentado fantasma del que ningún político quiere hablar, salvo cuando llega el aniversario y para decir tres lugares comunes por mera formalidad? ¿Puede alguien extrañarse de que no haya calles ni plazas dedicadas a la mayor masacre terrorista que ha sufrido nuestro país? ¿Puede alguien extrañarse de que el monumento a las víctimas del 11-M en Atocha esté semiabandonado, y solo al acercarse el aniversario lo adecenten mínimamente para cumplir el expediente? ¿Puede alguien extrañarse de que aquellos jueces y fiscales a los que les tocó el caso (Juan Del Olmo, Javier Gómez Bermúdez, Olga Sánchez) hayan salido de escena casi como de tapadillo, en vez de ser reconocidos pública y cotidianamente como héroes, que es lo que correspondería por instruir, esclarecer y juzgar un atentado terrorista de tan enorme envergadura?

Ninguno de nuestros políticos se atreverá nunca a remover la mierda, pero todos ellos saben que la versión oficial del 11-M no resiste el más mínimo análisis racional. Todos ellos saben que el 11-M no fue un atentado islamista, sino una operación de inteligencia. Y precisamente por ello no se atreverán nunca a remover la mierda.

Muchas veces me han preguntado, en público y en privado: ¿qué servicios de inteligencia? ¿Nacionales o foráneos? Y aquí hay que distinguir dos aspectos: la ejecución en sí del atentado y la posterior "cobertura" (la fabricación de la versión oficial). Porque quienes elaboraron la cobertura, quienes crearon la versión oficial, NO SON los mismos que ejecutaron el atentado. Si hubieran sido los mismos, no habrían cometido el error garrafal de fabricar una prueba falsa (la bolsa-bomba de Vallecas) incluyendo en ella metralla, cuando en las víctimas del 11-M no aparece metralla. Ese error básico demuestra que quien improvisó a toda prisa la bolsa-bomba de Vallecas en la mañana del 11-M (después del atentado) para usarla como prueba falsa NO SABÍA cómo estaban hechas las bombas de los trenes.

Así que, respondiendo a la pregunta, la "cobertura" del atentado es de fabricación completamente española. De hecho, Fernando Múgica contó en su día cómo hubo varios grupos distintos dentro de las cloacas de nuestros servicios de inteligencia "compitiendo" por colocar las pruebas que les permitieran controlar la investigación oficial. Gracias a esa "competición", el sumario del 11-M es un pastiche plagado de contradicciones y encajado a martillazos. Lo cual al menos nos facilitó la tarea de demostrar la falsedad de la versión oficial.

En cuanto a la ejecución del atentado, carecemos de pruebas para identificar a los autores materiales, pero determinadas características de la operación (la sincronización de las explosiones; el hecho de que éstas se produjeran en las estaciones y no en los trayectos entre una y otra; el hecho de que la primera explosión se produjera en el tren más avanzado, para "inmovilizar" la línea…) apuntan a una cuidadosa y meticulosa preparación y a que la ejecución corrió a cargo de un grupo con considerable experiencia militar. Fue Fernando Múgica el primero en decirme que probablemente la ejecución corriera a cargo de mercenarios a los que jamás llegaremos a identificar. Coincido con él.

Pero la pregunta sigue siendo la misma: ¿quién contrató a esos mercenarios? ¿Quién decidió y organizó el atentado? ¿Cloacas nacionales o extranjeras? La respuesta es que probablemente las dos.

El atentado no habría podido producirse sin participación de alguien de nuestras propias cloacas. Hay determinados datos anteriores al 11-M que apuntan a ello: por ejemplo, la preparación psicológica previa al atentado, uno de cuyos episodios más destacados fue la filtración de aquella reunión entre ETA y Carod-Rovira en Perpignan. Esa filtración no perseguía otra cosa que garantizar que la opinión pública llegara al 11-M en el estado de máxima polarización posible. En vísperas del 11-M, se había conseguido que la opinión pública de "derecha" de este país creyera a la izquierda capaz de cualquier cosa. Y que la opinión pública de "izquierda" creyera capaz de cualquier cosa a la derecha. Solo una sociedad así de polarizada, así de dividida, podía ser adecuadamente manipulada con la masacre. Sabemos también que algunos de los cebos (y lo recalco: cebos) que apuntaban a ETA (como el mapa con el corredor del Henares marcado que se interceptó a unos etarras en Cañaveras) son anteriores al 11-M. Todo eso exige una implicación de nuestras propias cloacas en la preparación de la masacre.

Pero también hay otros datos que apuntan a que hubo una conexión internacional en el 11-M. Y el más evidente de esos datos es otro golpe de estado: el fracasado y esperpéntico golpe en Guinea Ecuatorial tan solo cuatro días antes del 11-M, un episodio que ya he descrito en detalle en otro lugar. Aquel extrañísimo golpe en Guinea Ecuatorial nunca debió producirse: todo el mundo sabía que iba a tener lugar, incluido el propio gobierno ecuato-guinenano; los propios organizadores del golpe sabían que todo el mundo sabía lo que estaban haciendo… y a pesar de todo intentaron dar el golpe usando un nutrido grupo de mercenarios, que fracasaron de manera clamorosa, pero previsible.

Uno de los principales responsables de aquel cantinflesco episodio declaró en su día que tenían orden expresa de dar el golpe en Guinea Ecuatorial antes de las elecciones en España. Aquel golpe absurdo no tenía la más mínima posibilidad de triunfar, pero era, sin embargo, una excelente cobertura en caso de que alguien quisiera que pasara desapercibido en España el trasiego de mercenarios en vísperas del 11-M. Hay otros datos no menos inquietantes que apuntan a las conexiones internacionales de la masacre de Madrid, pero permítanme que los deje para otra ocasión.

Y llegamos a la pregunta final: ¿para qué se hizo el 11-M? ¿Para qué se dio aquel golpe de estado? Fue Federico Jiménez Losantos el que acuñó la frase de que "desde el 11-M, todo es 11-M". Y tiene toda la razón. Les invito a que miren a su alrededor, a que miren la actual situación política en España, a que analicen cómo estamos y cómo hemos llegado hasta aquí. Contemplen tranquilamente el abismo a cuyo borde España se ha asomado.

¿De verdad necesitan que les explique para qué se hizo el 11-M?
 
Catorce años después de aquel trágico 11 de marzo
Gabriel Moris Libertad Digital 11 Marzo 2018

Para la inmensa mayoría de los españoles adultos, y para muchos europeos, la fecha que encabeza este artículo remite a un día imborrable en nuestra memoria colectiva. No en vano, la UE lo declaró el Día Europeo de las Víctimas del Terrorismo. Paradójicamente, nuestro Congreso de los Diputados fijó otra fecha –menos relevante– para recordar a las víctimas de nuestras autonomías y nacionalidades. ¿No somos europeos los españoles?

Los menores de 25 años ignoran o no recuerdan lo ocurrido el 11-M. Algunos de los que perdieron la vida como consecuencia de la Guerra Civil, mejor dicho, sus descendientes, han sido objeto de una Ley de Memoria Histórica. No encuentro ningún calificativo para describir esta injusticia y el agravio comparativo que comporta.

Lo importante, al margen de estas consideraciones, es dejar constancia pública de que algunos no podemos olvidar lo inolvidable. Las víctimas, por razones obvias, y el pueblo, porque él era el destinatario directo de aquel horrible crimen, que hasta hoy sigue siendo el peor de los ataques terroristas perpetrados en Europa. Fue tan importante que, el año pasado, trece años después, como los seísmos, tuvo una especie de réplica en Barcelona y Cambrils, es decir, otro atentado contra el pueblo.

Fueran lo que fueren los atentados contra los trenes de Cercanías, hago mía la frase de Sócrates: "Sólo sé que no sé nada". No es la duda metódica cartesiana lo que nos acompaña desde aquel malhadado 11 de marzo de 2004, sino la total oscuridad de lo ocurrido y de todo lo sobrevenido para las víctimas y para el pueblo español. Sí, ambos fuimos los destinatarios del crimen y a ambos nos siguen negando la verdad y la justicia, sin las cuales pasamos a convertirnos en un Estado de Derecho deudor. Y esto, tan sencillo de entender para un ciudadano de a pie, no preocupa ni ocupa a ninguna de las instituciones del Estado, y por ende a ninguno de los servidores que periódicamente elegimos con votaciones democráticas. No quisiera pensar que llevamos otros cuarenta años perdidos.

Sería esta una buena ocasión para reparar en todo lo que comporta el término oscuridad. Creo que ello sobrepasaría el recuerdo que pretende este artículo. Sólo voy a traer a colación una anécdota, el cruce de frases entre la profesora Castilla de Cortázar y el juez Gómez Bermúdez. A la pregunta de la primera: "¿ Cuándo vamos a saber quiénes fueron los autores intelectuales del 11-M?", el juez respondió con una evasiva similar del tipo: no es el momento para abordar este asunto. Ante la insistencia de ella, él replicó: "Este es un asunto tan complejo que la sociedad no está preparada para conocerlo". Mi pregunta es, ¿cuándo estiman nuestras autoridades judiciales, políticas y legislativas que habrá llegado el momento de conocer toda la verdad del 11-M? Sólo faltan seis años para que se cumplan los veinte de los atentados. Espero que este delito no prescriba, pues se trata de un crimen de lesa humanidad.

Podemos hacer el ejercicio de repasar algunas derivas de España durante las cuatro legislaturas que han seguido a los atentados:

– Alianza de civilizaciones y "cordón sanitario". Caso Faisán sin aclarar.
– Segunda generación de estatutos de autonomía. Para vaciar de competencias al Estado y desplazar a la lengua común por las regionales.
– Creación de estructuras de Estado y declaración unilateral de la República Catalana. Todo sufragado por las autonomías más eficientes y más fieles al conjunto de España.
– Permiso parlamentario para negociar con ETA y legalización de partidos proterroristas. Homenajes a terroristas y excarcelación de otros.
– Problemas importantes como la economía, el paro, el Estado del Bienestar, la educación etc., han pasado a un segundo plano ante la potenciación de las identidades regionales y cuestiones de menor importancia.

¿No podrían ser fruto del 11-M y su oscurantismo algunos de estos problemas?
Catorce años creo que es un periodo de tiempo suficiente para demostrar a las víctimas y al pueblo –víctima indirecta del atentado– que los poderes del Estado –Ejecutivo, Legislativo y Judicial– incumplen sus deberes, y sus titulares han olvidado sus promesas y sus juramentos. ¿Qué podemos hacer las víctimas –directas o indirectas– del macrocrimen?

Desde mi ignorancia en este tipo de materias, me atrevo a sugerir tres vías:
– Poner el asunto en manos del Defensor del Pueblo. Vía de dudosa eficacia. Podría ser una acción testimonial.
– Recurrir al Tribunal de Derechos Humanos de la Unión Europea. Este organismo ha resuelto asuntos con fallos favorables para los terroristas, nadie dudará de su equidad para con las víctimas y el pueblo español.
– Recurrir a la Corte Penal Internacional de La Haya, ya que el 11-M puede ser considerado un crimen de lesa humanidad.

La esperanza es lo último que debemos y podemos perder.

Volvemos a la casilla de salida.
Vicente A. C. M. Periodista Digital 11 Marzo 2018

EL TS RECHAZA LA EXCARCELACIÓN DE JORDI SÁNCHEZ QUE PRESENTARÁ UN RECURSO ANTE EL TEDH. ROGER TORRENT APLAZA “SINE DIE” EL PLENO DE INVESTIDURA.

Ayer fue sin duda otro de esos días de la marmota que estamos cansados de vivir. Tras la resaca informativa de las manifestaciones del día de la mujer, con un PP que cada día está más fuera de la realidad, se sucedieron una serie de hechos concatenados relativos al segundo intento de investidura por parte de los golpistas de un candidato contaminado por asuntos judiciales y en prisión provisional, Jordi Sánchez expresidente de la ANC. En esta ocasión y tras otro paripé de consultas, el impresentable Presidente del Parlamento de Cataluña, el ultra nacionalista Roger Torrent, presentó a Jordi Sánchez, actualmente en prisión preventiva, como candidato de consenso y fijó el pleno de investidura para el próximo lunes 12 de marzo. El preso, solicitó de nuevo su excarcelación al juez del Tribunal Supremo, Pablo Llarena, y de ser denegada, que se le concediese un permiso para asistir al pleno de su investidura. El caso es que ayer, el juez emitió un Auto de denegación de ambas solicitudes. Una decisión que trajo como consecuencia la reacción inmediata de los golpistas. Por una parte, los abogados del preso anunciaron que el lunes presentarían un recurso ante el Tribunal de Estrasburgo de Derechos Humanos (TEDH). Y por otra parte, tras las declaraciones de la CUP de mantener su abstención en la investidura de Jordi Sánchez, el Presidente de la Mesa del Parlamento, anunció el aplazamiento “sine die” del pleno del día 12 a la espera de la sentencia del TEDH.

En cuanto a la decisión del juez Pablo Llarena, se trataba de ver si se dejaba influenciar por la descarada presión que de forma inaceptable ejerció Roger Torrent que, en papel oficial del Parlamento y como Presidente de la Mesa, envió al juez una carta pidiéndole que concediese la excarcelación del golpista Jordi Sánchez para que pudiese ejercer sus derechos. En la misiva se exponía lo siguiente:

• Informar de la propuesta hecha el 5 de marzo del diputado Jordi Sánchez i Picanyol como candidato a ser Presidente de la Generalidad. Así como de la convocatoria el 6 de marzo del debate de investidura para el lunes 12 de marzo adjuntando las resoluciones a tratar.
• Recordar que esas facultades le corresponden a él como Presidente de la Mesa del Parlamento de Cataluña.
• Expresar la legalidad del diputado electo Jordi Sánchez y con el Acta en vigor para ejercer sus derechos de representación política que le otorga su condición de representante de la ciudadanía.
• Afirmar que la propuesta de Jordi Sánchez la adopta tras una ronda de contactos y verificar que cuenta con más apoyos para someterse a la investidura.
• Pedir que acuerde todo lo necesario para que Jordi Sánchez se pueda presentar el día 12 de marzo en el Parlamento de Cataluña para la investidura.

Pablo Llarena finalmente ayer emitió su Auto donde basó su denegación en que “se ha identificado un riesgo de reiteración delictiva” y que “existe una posibilidad razonable de que se reproduzca el ataque al bien jurídico y de que esa eventualidad pueda confluir de nuevo con la voluntad del encausado de sumarse a la ejecución delictiva desde cualquier tarea o función”. Como bien jurídico a proteger expone “aunque cualquier ciudadano tiene el reconocimiento de optar a una investidura democrática y representativa, la facultad no desactiva la obligación judicial de velar porque el ejercicio del derecho por aquel a quien se atribuye una grave actuación delictiva, no ponga en riesgo facultades de mayor relevancia y más necesitadas de protección”. Su fundamento jurídico lo basa en sentencias de Tribunal Constitucional y antecedente del TEDH en el caso de Thierry Delvigne contra Francia.

Es evidente que los delitos imputados a Jordi Sánchez y otros encausados son de extrema gravedad y que existe un riesgo evidente de reiteración delictiva si llega a desempeñar cargos de responsabilidad de la relevancia que conlleva el ser investido nuevo Presidente del Generalidad. Y además, contando con un programa de Gobierno pactado entre las fuerzas golpistas que reincide en el proceso constituyente de una República independiente, previo referéndum inconstitucional al que denominan “pluriconsulta”. Asi que la decisión del juez Pablo Llarena es coherente con todos sus anteriores Autos, el de decretar prisión provisional sin fianza y denegar su excarcelación limitando parcialmente sus derechos a asistir a plenos, aunque permitiendo la delegación del voto, por razones de estricta inseguridad a la hora del traslado y poder ver desbordadas las fuerzas que el Estado puede aplicar en defensa del cumplimiento de la ley. En otras palabras, los antecedentes de violencia no garantizan la seguridad en ese traslado que solicitaba Jordi Sánchez.

No han tardado los abogados de Jordi Sánchez en anunciar su recurso ante el TEDH el próximo lunes, quejándose de la recepción del Auto del juez a unas horas que hacían imposible presentarlo el mismo viernes (lo que demuestra que algo ya tenían preparado previendo el fallo de denegación). Sobre este asunto hay que recordar que "solo se podrá acudir a la jurisdicción del TEDH una vez agotados todos los recursos nacionales disponibles para solventar la violación de DDHH". En el caso de España el último recurso es el del Tribunal Constitucional, que aún no se ha pronunciado sobre este asunto de la excarcelación ni la limitación de derechos negando la asistencia a los plenos y ser investido. Por su parte, la CUP quiso poner la guinda a este pastel infecto anunciando que no iba a modificar su voto de abstención por no encontrar nada nuevo creíble en el texto pactado que ERC y JxCAT le propusieron. Finalmente, el que representa como nadie los intereses del fugitivo Carles Puigdemont, erigido como defensor de los derechos de los golpistas, el impresentable muñidor que presionó al juez Pablo Llarena con una misiva absolutamente improcedente y de injerencia entre poderes del Estado, el Presidente de la Mesa del Parlamento de Cataluña militante de la ultra radical ERC, Roger Torrent, decidió aplazar este pleno de investidura del 12 de marzo, “sine die” y a la espera de que el TEDH se pronuncie sobre el recurso que presenten los abogados de Jordi Sánchez, que sigue siendo el candidato propuesto.

Y es que seguimos en un circo donde las Instituciones están siendo secuestradas por los golpistas en su intento de retorcer la ley, presentando a candidatos imposibles y un programa basado en actuaciones ya clasificadas por la Fiscalía como ilegales y contrarias a la Constitución y al Estatuto de Autonomía de Cataluña. Estamos como en la XI legislatura de la autonomía en una flagrante determinación de los golpistas por revivir su desafío al Estado de Derecho y poner al frente a un fugitivo en un exilio voluntario y cobarde para eludir a la justicia de España, o a un preso o a un encausado, sin la mínima intención de supeditarse a la legalidad que debe regir la administración del Estado en una comunidad autónoma. Una actitud que ningún Estado democrático puede consentir y contra la que se debe luchar con todos los medios que dispone para preservar la legalidad y la unidad de la nación.

Ningún Tribunal externo podrá injerirse en lo que es competencia exclusiva de un Estado democrático y de su Justicia, perfectamente homologada dentro de los cánones exigidos. Y mucho menos dictar medidas cautelares sin haber escuchado a amabas partes, para lo cual deberá comunicar al Gobierno de España la demanda presentada y concederle personarse en la causa y presentar las alegaciones que considere oportunas. La gravedad de los delitos imputados y los antecedentes expuestos son suficiente aval para haber adoptado las resoluciones que ahora se recurren. Nunca se puede admitir una burla ni un fraude ley y, como dice el juez Llarena, ha de prevalecer la defensa de los bienes jurídicos que requieren protección. Y no hay mayor bien jurídico que la seguridad de los ciudadanos y defenderles de los que han cometido desobediencia y rebelión para obtener la secesión de un territorio que forma parte indisoluble de España.

Empiezo a estar harto de este golpismo que, no solo secuestra la autonomía de Cataluña, sino que focaliza la vida nacional y la monopoliza, mientras el Gobierno de España permanece paralizado en su respuesta. Salvo en seguir financiando con fondos del FLA a esa comunidad autónoma en un intento mezquino de acallar las reivindicaciones de los secesionistas. La vieja estrategia de ceder y pagar un chantaje a cambio de paz social. No nos merecemos esto y debemos acabar ya de una vez.¡¡ELECCIONES GENERALES, YA!!

¡Que pasen un buen día!

Política de tanatorio
La diversidad política no ha conllevado pactos, y los Parlamentos, también el Congreso, agonizan
Manuel Marín ABC 11 Marzo 2018

La fragmentación en todos los Parlamentos, la aparición hace ya cinco años de partidos emergentes nacidos para disputar escaños y cuotas de poder al bipartidismo clásico, la resurrección de un centro político huérfano desde la desaparición de UCD, la percepción de que el ciudadano siempre se anticipa a los partidos, y la indignación con la corrupción institucionalizada de la partitocracia nos llevaron a pensar que España había iniciado una nueva etapa política. La regeneración se instaló en el ideario colectivo como un objetivo común, prioritario e inexcusable.

El entierro de las mayorías absolutas y sus rodillos legislativos basados en una suerte de «turnismo» entre PSOE-PP fue acogido como un síntoma evolutivo de nuestra sociedad hacia opciones políticas alternativas como Podemos o Ciudadanos, que iban a condicionar un nuevo modo de gobernar el país… Incluso sin necesidad de recurrir ya a los partidos nacionalistas como recurso para sumar los escaños imprescindibles cuando PSOE o PP los necesitasen.

Se nos hizo creer que esa fragmentación era una exigencia social impuesta por los votantes para la autocrítica de nuestra política tradicional, y que obligaba a alcanzar acuerdos de gobernabilidad con pactos a múltiples bandas, con un consenso abiertamente plural y con cesiones continuas entre partidos antagónicos. Sin embargo, cinco años de experiencia y de convivencia entre la «vieja» y la «nueva» política ofrecen un resultado demoledor. Parálisis legislativa, enconamiento político, enrocamientos y chantajes entre partidos, vetos sistemáticos y tacticismo sin tregua.

España ha dejado de legislar con normalidad y se ha instalado en una precampaña perpetua en la que solo la superficialidad de la política y la estética de la imagen o la propaganda son relevantes. Pero no se aprueban leyes de fondo prácticamente en ningún Parlamento autonómico más allá de las estrictamente presupuestarias, para prolongar artificialmente las respectivas legislaturas y permitir a los partidos sobrevivir en un continuo ninguneo oportunista entre ellos.

La diversidad política en España no ha conllevado pactos, y los Parlamentos, también el Congreso, agonizan entre sesiones de control irrelevantes basadas en el puro efectismo que concede la gloria de un minuto de telediario.

La política en España sobreactúa en un fingimiento constante. Peor aún… sobreactúa bajo la creciente sensación de que la «nueva» política ha tardado poco en adoptar los vicios de la «vieja». Su deriva consiste en adaptarse al sistema, más que en renovarlo. No legislar conduce a una política de tanatorio.

Efectos políticos y beneficiarios del 11-m
Pío Moa gaceta.es 11 Marzo 2018

Obsérvese el principal mensaje feminista: “La maternidad penaliza”. No hay idea más reveladora. El feminismo es histeria misógina, ve como un mal lo que más caracteriza a la mujer, y lo ve en función del dinero (“brecha salarial”), su máximo valor junto con un igualitarismo demente. Es una apología del aborto. No se deben tomar a broma o frívolamente estas cosas. El feminismo mata, y mata masivamente. Millones de vidas humanas sacrificadas a una gigantesca estupidez.
*******
Comisión de la verdad sobre el PSOE en “Una hora con la Historia”: El enigma Negrín. ¿Fue la guerra civil un fracaso?: https://www.youtube.com/watch?v=0Uh8nI3K5nw
*****************
La versión oficial sobre el 11-m tiene evidentes fallos: pruebas falsas rechazadas pero sin investigar su autoría, ausencia de autor intelectual, confusión sobre el designio del atentado y razón de la fecha elegida, destrucción apresurada de pruebas, equívocos sobre el explosivo utilizado, etc.

Otra dificultad de la versión oficial consiste en la atribución del atentado a un grupo de personajes de confusa entidad política, entre ellos un minero esquizofrénico, y varios confidentes de la policía. Este último dato habría exigido una investigación a fondo, de haber sido ellos los autores reales.

Los defensores de la versión oficial arguyen que es imposible que tantos policías, jueces, fiscales y periodistas interviniesen en la acción y su posterior falsificación. Pero no es preciso tal complicidad masiva. Muy pocas personas pueden haberlo hecho, cooperando otras por ignorancia o conveniencia. Y ciertamente existen jueces, periodistas, policías y fiscales corruptos o dispuestos a corromperse.

Otro argumento a favor de la versión oficial es que, después de tanto tiempo, la verdad habría salido a la luz por un lado u otro, pero ello no es necesariamente así: la versión oficial sobre el 23-f se mantuvo durante muchos años, no hace tanto que empezaron a desvelarse sus entresijos y todavía no son conocidos del todo. Y sigue habiendo gente que cree tal cual la versión antigua.

Los defensores de la versión oficial acusan a quienes la ponen en duda de “conspiranoicos”. Pero lo cierto es que detrás de todo atentado existe una conspiración. Un golpe así no se realiza por unos mindundis que pasaban por allí y a quienes se les ocurre la idea sin un objetivo preciso y en fechas que por casualidad coincidían con el final de un proceso electoral.

Hay atentados impresionantes que sin embargo no tienen consecuencias políticas de relieve. Por ejemplo, el asesinato de Carrero Blanco, contra lo que algunos se empeñan en creer, no alteró la evolución del régimen, que después del Vaticano II no tenía otra opción que evolucionar en el sentido en que lo hizo. El propio Carrero Blanco, como otros muchos dirigentes, estaba pensando en una transición lo más tranquila posible, aunque los criterios no estuvieran del todo claros. Sin embargo, el atentado del 11-m ha tenido repercusiones políticas difíciles de exagerar.

La primera repercusión evidente puede expresarse así: el atentado ayudó significativamente a la victoria electoral del PSOE. O quizá no fue tanto el atentado mismo como su rápida utilización para derivar hacia el PP la responsabilidad de la matanza, dejando a los terroristas en segundo plano y ofreciéndoles una especie de justificación por la anterior intervención española en Irak.

A su vez, la victoria electoral del PSOE trajo consigo otras consecuencias fundamentales:

a) Fueron retiradas las tropas españolas que en Irak ayudaban a la reconstrucción del país. El dato es interesante porque las tropas, que no habían participado en la invasión, estaban ayudando a los irakíes contra grupos como los que, según la versión oficial, habían realizado el atentado de Madrid.

b) La ETA, que se hallaba al borde del precipicio por la política de Aznar fue rescatada mediante negociaciones clandestinas, ocultas a la opinión pública, premiándose sus crímenes con relegalización, dinero público, presencia internacional, promesa de liberación de sus presos, etc.

c) Los separatistas catalanes fueron obsequiados con un práctico reconocimiento de soberanía al parlamento regional y con un nuevo estatuto que nadie pedía entonces y fue votado minoritariamente; pero que dejaba en residual la presencia del estado, como se felicitó el socialista Maragall.

d) Fue impuesta, a través de la semisoviética ley de memoria histórica y otras acciones, la condena radical del franquismo, y por tanto, implícitamente, de la transición democrática y la monarquía salidas de él. Con ello se imponía la “ruptura” que izquierdas y separatistas habían intentado en la transición, contra la decisión popular muy mayoritaria del referéndum de diciembre de 1976. Difícilmente un atentado habría podido tener consecuencias políticas de mayor alcance.

Por consiguiente, si bien seguimos sin conocer a los autores reales del atentado, están bien claros sus beneficiarios políticos: PSOE, ETA, separatistas y, más indirectamente, los islamistas. El cui prodest, no es una prueba de autoría, aunque sí un indicio. Sabemos también quiénes han sido los grandes perjudicados: España, la democracia y el estado de derecho. El PP de Rajoy continuó luego la política de Zapatero, hasta llegar a la situación actual, cada vez más peligrosa.

La extraña derrota
La aceptación de la mentira abre la puerta a la tiranía
Hermann Tertsch ABC 11 Marzo 2018

«No he pedido que se recitaran sobre mi tumba las plegarias hebraicas, a pesar de que sus cadencias acompañaron hasta su descanso postrero a tantos de mis antepasados y a mi propio padre. Toda mi vida he tratado de alcanzar una sinceridad absoluta de la expresión y del espíritu. Considero la complacencia con la mentira, por muchos pretextos con que se adorne, la peor lepra del alma. (…) Desearía que sobre mi lápida se gravaran estas palabras sencillas: Dilexit veritatem (Amó la verdad). Por ello no podría tolerar que, en la hora del adiós supremo, cuando cada hombre tiene el deber de resumirse como persona, se apelara en mi nombre a las efusiones de una ortodoxia en la que no creo. Pero más odioso me resultaría aun que alguien pudiera ver en este acto de probidad algo parecido a una renuncia cobarde. Afirmo pues ante la muerte, si es necesario, que nací judío; que nunca se me ha ocurrido negarlo (…). En un mundo presa de la barbarie más atroz, la generosa tradición de los profetas hebreos, que el cristianismo. en su vertiente más pura, retomó para ampliar, ¿no sigue siendo acaso una de nuestras mejores razones de vivir, creer y luchar?».

Esto es parte del testamento de Marc Bloch, el gran historiador francés. Luchó en las dos guerras, líder resistente detenido, torturado y ejecutado por la Gestapo. Es uno de los supremos cantos a la Verdad jamás escritos. Frente a los hombres y al dios de sus mayores. Bloch fue un celebrado intelectual total. Su último libro La extraña derrota lo escribió entre julio y septiembre de 1940, justo después de la vertiginosa ocupación de Francia por las tropas de Hitler. Es otro milagroso canto a la verdad. En él, despliega su inmensa conciencia histórica y conocimiento de la conducta humana para explicar a los franceses cómo y por qué se dejaron arrollar, ocupar y humillar por los alemanes en aquellas terribles semanas del 10 de mayo al 17 de junio.

El libro es relato, análisis y alegato en el que explica a los franceses las causas de su derrota sin lucha frente al enemigo y al mal, de la debilidad del espíritu que engaña y se engaña para aceptar lo inaceptable. De la cobardía y sobre todo de la aceptación colectiva de la mentira. Es un alegato antideterminista y antirrelativista de la historia que anima, arenga a los defensores de la libertad y del pensamiento a luchar. Y explica los mecanismos traicioneros que llevan a una sociedad mimada por los bienes de la historia, la libertad el primero, a renunciar a luchar por ellos.

Antes de morir luchando, Bloch advertía sobre la culpa de no defender el legado de los mayores. Es un mensaje acuciante para todos los europeos, para España y sus gobernantes. Que la aceptación de la mentira como mal menor, para evitar conflictos y en aras de una supuesta paz equivale a entregarle la patria a Hitler sin lucha.

VOX desborda La Latina en la reelección de Santiago Abascal como líder del partido
“El PP ya no defiende en lo que yo creo, en lo que creía y en por lo que fue fundado", dijo Rafael Bardají, que se ha incorporado a la Ejecutiva.
Libertad Digital 11 Marzo 2018

VOX ha celebrado este sábado un acto multitudinario en Madrid después de celebrar su Asamblea General Ordinaria. Un acontecimiento que ha desbordado el Teatro La Latina.

En el acto han participado el recién reelegido Presidente de VOX Santiago Abascal, José Antonio Ortega Lara, Rocío Monasterio, presidenta de VOX Madrid, y Javier Ortega, secretario general de VOX. Uno de los participantes que más ha destacado ha sido Rafael Bardají, alto cargo de FAES y principal asesor en materia internacional de José María Aznar durante su presidencia, que ha anunciado su incorporación al Comité Ejecutivo Nacional de VOX.

En el acto han estado presentes personas de la sociedad civil y antiguos miembros destacados de otros partidos como la ex diputada del PP Lourdes Méndez, la también ex diputada popular Alicia Castro Masaveu y Carlos Bustelo, ministro de Industria y Energía en gobiernos de Adolfo Suárez, entre otros.

De la sociedad civil han participado Juan Carlos Valverde, de la Asociación Stop Impuesto Sucesiones; Carlos Morales, representante de la plataforma de guardias civiles y policías Jusapol; Jenner Lopez, presidente de la plataforma "45 sin despidos"; y Juan Pascual Herrera Coronado, director de la Escuela Nacional de Caza. Durante el acto también se ha estrenado el documental "La revolución de los balcones", realizado por Cake Minuesa, que relata "cómo gracias al pueblo español y a la Justicia se paró el golpe de estado separatista del 1 de octubre".

"Acusación del pueblo español contra los golpistas"
Santiago Abascal comenzó su intervención afirmando que VOX será la voz de millones de españoles tras las próximas elecciones: "VOX es la voz de una España real. Una voz cada vez más difícil de silenciar. Cada vez son más los españoles que se están conjurando para apoyar a VOX a la primera de cambio, a la primera elección de cambio". También arremetió contra los organizadores del golpe de estado separatista del 1 de octubre: "La Constitución no creó la Nación española. La nación hizo su constitución política. Por ese orden: primero hay una nación y luego se constituye políticamente como quiera porque para eso es soberana. Soberana e independiente. Por eso los independentistas somos nosotros, que creemos en la soberanía e independencia de España. Ellos solo son vulgares y desleales separatistas".

Sobre la acusación popular que ejerce VOX en el Tribunal Supremo contra el separatismo catalán, Santiago Abascal destacó que "la acusación del pueblo español contra los separatistas golpistas", refiriéndose a la que ejerce VOX, es una "acusación que hacía tiempo que con muy pocos medios realizaba todos los esfuerzos para poner en marcha aquel reloj parado y que ya parecía muerto. Pero eso ha terminado. Porque un nuevo tiempo ha comenzado. El cuerpo nacional ha despertado. Y la hora nueva la marcaréis vosotros. La marcaremos todos aquellos que nos hemos sublevado para recuperar las riendas de nuestro destino, y para servir, cada uno en su puesto, a la España por venir".

"Nos une la memoria de los que dieron su vida por España"
José Antonio Ortega Lara, fundador de VOX, fue el que se llevó la mayor ovación. Comenzó afirmando que "VOX es el partido más concienciado con los valores de la vida, libertad y propiedad". "En VOX nos une el recuerdo y la memoria de todos los que dieron su vida por España". "Vamos a seguir fomentando nuestro ideario fundamental y si perseveramos como hasta ahora lo mejor está por venir". Y concluyó, afirmando que "en VOX no hemos venido a medrar, hemos venido a servir a España".

Por su parte, Rafael Bardají dijo sentirse muy orgulloso por incorporarse a VOX: "Es para mi un orgullo y un privilegio estar en VOX, porque creo en su proyecto" y explicó las razones de su salida del PP: "El PP ya no defiende en lo que yo creo, en lo que creía y en por lo que fue fundado. Solo VOX ha salido a la palestra para evitarlo, VOX ha defendido lo que tiene que defender: una España libre del yugo de las autonomías, Estoy convencido que VOX es la alternativa para España".

Asamblea General Ordinaria 2018
Antes del acto, VOX celebró su Asamblea General Ordinaria 2018 con la reelección de Santiago Abascal como presidente, la aprobación de las cuentas de 2017 y el respaldo del presupuesto para 2019 por parte de todos los afiliados.

Carlos Sánchez de Roda, ingeniero y autor del libro Los trenes del 11-M.
España ANIVERSARIO 11-M
"Los trenes del 11-M se destruyeron porque la realidad no casaba con la versión oficial"
Sánchez de Roda, ingeniero y autor de un libro sobre los atentados, asegura que aún queda "mucho por investigar".
Ferrer Molina elespanol 11 Marzo 2018

El 11 de marzo de 2004, hace hoy 14 años, cuatro trenes saltaron por los aires en Madrid, en el que es el peor atentado terrorista de la historia de España. Al producirse las explosiones, los convoyes se encontraban en las estaciones de Atocha, El Pozo, Santa Eugenia y a la altura de la calle Téllez, cerca de Atocha. En total explotaron diez bombas que causaron la muerte a 193 personas e hirieron a otras casi 2.000.

Hay voces autorizadas que consideran que el caso se cerró en falso, porque la instrucción dejó demasiados agujeros negros. Sigue siendo una incógnita, por ejemplo, quién o quiénes fueron los autores intelectuales de los atentados. Una de esas voces críticas es la de Carlos Sánchez de Roda, ingeniero y autor del libro Los trenes del 11-M, que repasa en un vídeo para EL ESPAÑOL cómo ocurrieron los hechos.

"Queda mucho por investigar", señala Sánchez de Roda, que sólo encuentra una explicación a la destrucción de los trenes tras los atentados: "La única explicación es que había que poner una versión oficial que fuera distinta de la real, y como la real -que eran los trenes propiamente dichos- iba a contradecir la versión oficial, pues había que deshacerlos como fuese".

La gestión que se hizo de los convoyes del 11-M es incomprensible, y así se pone de manifiesto al compararla con los procedimientos seguidos en el caso del Alvia accidentado en Santiago por un exceso de velocidad. No ha sido hasta el pasado 1 de febrero, cuatro años después del siniestro, que el juez ha autorizado la devolución de los vagones a Renfe, después de haber realizado todos los informes pertinentes. "Si eso fue así en Santiago", subraya Sánchez de Roda, "cuántas más razones había para conservar los trenes del 11-M, destrozados por explosiones de origen desconocido y que contenían pruebas irremplazables que podrían conducir a determinar qué había explotado y a identificar a quienes habían perpetrado el atentado".

Siete hombres permanecen en prisión
Este domingo, el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, asistirá al mediodía al tradicional homenaje que en memoria de las víctimas se celebra en el Bosque del Recuerdo, en el parque de El Retiro. Habrá una ofrenda floral y la Asociación Víctimas del Terrorismo ha previsto lanzar al cielo 193 globos, uno por cada víctima mortal del 11-M.

En la cárcel ya sólo permanecen siete personas por su relación con los atentados, después de que en los últimos meses fueran excarcelados Saed el Harrak y Hamid Ahmidan al haber cumplido una condena de 12 años. Ambos fueron sentenciados por pertenecer a la célula terrorista.

Jamal Zougam, el único condenado como autor material de los atentados, sigue defendiendo su inocencia. Todas sus iniciativas para tratar de revisar su caso han sido abortadas. La última, un recurso de revisión de condena al Tribunal Europeo de Dderechos Humanos apelando a la endeblez de la única prueba en su contra: el testimonio de dos mujeres. Juristas como Javier Gómez de Liaño han defendido la viabilidad y conveniencia de esa revisión.

El magistrado que dirigió el juicio del 11-M en la Audiencia Nacional, Javier Gómez Bermúdez, está en excedencia voluntaria desde el verano pasado y trabaja en un bufete de abogados dedicado al derecho económico.

El 11-M, que como dijo Bob Woodward, el periodista del Watergate, "cambió España y la política española", continúa siendo objeto de polémica y de sufrimiento para muchas personas.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Las autonomías tejen una maraña con 82 impuestos que recaudan solo el 2% de sus ingresos
Cataluña, con diez nuevos tributos en cuatro años, es la región que más impuestos propios tiene y la que más ha elevado la presión fiscal sobre sus ciudadanos
Susana Alcelay ABC 11 Marzo 2018

El sistema impositivo autonómico se ha convertido en un jeroglífico difícil de descifrar para los inversores. Durante décadas las regiones han tejido una red fiscal que grava actividades diversas relacionadas con el agua, los premios del bingo, los vertidos al mar, las emisiones de gases, los depósitos bancarios, el turismo, las tierras infrautilizadas, las grandes superficies y las bolsas de plástico, entre otros. Una maraña impositiva que provoca descoordinación entre lo que hace el Estado y las comunidades, competencia desleal entre regiones y, sobre todo, inseguridad jurídica entre las empresas, lo que contribuye a ahuyentar a los inversores extranjeros.

El enredo fiscal autonómico lo forman una red de 82 impuestos con los que las autonomías solo están consiguiendo recaudar apenas un 2,2% del total sus ingresos, 2.090 millones, según los expertos consultados por ABC.

Son minoría las regiones en España que no han diseñado su propio mapa fiscal. Así, los cánones sobre el agua, que afectan a las tareas de saneamiento y a los vertidos, están en vigor en varias comunidades, la mayoría costeras. Del canon sobre emisiones se están beneficiando Andalucía, Castilla-La Mancha, Aragón, Galicia, comunidad Valenciana y Murcia. También es recurrente el impuesto sobre los depósitos en entidades de crédito, declarado inconstitucional y suspendido en Andalucía, Asturias, Cataluña, Extremadura, Canarias y comunidad Valenciana.

Si se trata de hablar de las regiones con más impuestos, son Andalucía, pero especialmente Cataluña, las que han tejido la mayor red de impuestos en los últimos ejercicios. Esta última tiene 18 impuestos propios, diez de ellos creados en los últimos cuatro ejercicios, en los años del «procés», la cifra más alta en España. En exclusiva aplica algunos tributos, como el impuesto sobre las viviendas vacías, el que grava las estancias en establecimientos turísticos y el canon sobre la incineración de residuos municipales. Además de contar con la mayor creatividad tributaria de todas las comunidades –en 2017 acuñó cuatro nuevos tributos–, los asesores fiscales del Reaf denuncian que la comunidad aprobó numerosas modificaciones de los ya existentes el año pasado.

Este caos fiscal provocado por los independentistas ha llegado al Tribunal Constitucional. Tres de sus impuestos propios han sido declarados inconstitucionales: el que se aplica sobre los depósitos en entidades financieras, el impuesto a la producción de energía eléctrica de origen nuclear y el de provisión de contenidos por prestadoras de servicios de comunicación electrónicas y de fomento del audiovisual y la difusión de la cultura audiovisual.

Esta litigiosidad e inseguridad jurídica no es exclusiva de Cataluña. El impuesto a los depósitos bancarios, existente en seis regiones hasta declararse inconstitucional, es un ejemplo, pero también lo es el de grandes superficies de venta, sobre el que se ha planteado una cuestión prejudicial ante el Tribunal de Justicia de la UE y que aún aplican tres regiones: Asturias, Aragón y Cataluña.

El «sudoku» impositivo autonómico causa la preocupación empresarial. La CEOE lleva años denunciando con dureza el enredo fiscal regional por el impacto negativo que tiene sobre la unidad de mercado y la inversión. Cree la patronal que este entramado ha provocado la «fragmentación del mercado interior creando distorsiones innecesarias entre comunidades e inseguridad jurídica a corto y medio plazo ya que —dicen— de forma constante se aprueban impuestos y tasas, lo que dificulta el diseño de planes de negocio.

El propio Consejo General de Economistas, a través de su presidente Valentí Pich, calificó hace unas semanas de «jungla inexpugnable» la maraña de 82 impuestos propios que han creado las comunidades. Año a año, los asesores fiscales del Reaf los recopilan en su Panorama de Fiscalidad y denuncian que algunos tributos recaudan tan poco que son más caros mantenerlos, por los gastos de gestión, que eliminarlos por su escasa recaudación. También señalan que hay tributos tan confusos que gravan varios hechos imponibles distintos de manera simultánea. «Un ejemplo, aunque no el único, podría ser el impuesto sobre actividades que inciden en el medio ambiente de la comunidad Valenciana que grava la producción de energía eléctrica, el almacenamiento de sustancias peligrosas y la emisión de gases a la atmósfera», señalan.

Los economistas también destacan que la mayor parte de la recaudación procede de cánones al agua: hasta un 78,8% de los ingresos por impuestos propios proceden de estas tasas que existen en doce comunidades. Es decir, doce tributos ingresan casi toda la recaudación de las 82 figuras.

Otros son medioambientales, un terreno en el que Bruselas recomienda a España elevar su tributación, ya que recauda menos que la media continental (un 5,4% del PIB en 2016 frente al 6,4% de la UE). Sin embargo, la mayor parte de estos ingresos no forman parte de estos impuestos propios: se pagan en el recibo de la luz o por repostar vía gravámenes a los hidrocarburos. Desde el Consejo de Economistas recomiendan una armonización tributaria para hacer más efectivo el sistema, simplificarlo y ganar en seguridad jurídica.

GRAN ACTO EN MADRID
VOX llena en la Latina, reelige a Santiago Abascal y ficha a Rafael Bardají
La Gaceta  11 Marzo 2018

VOX ha celebrado este sábado un acto multitudinario en Madrid después de celebrar su Asamblea General Ordinaria, un acontecimiento que ha llenado el Teatro La Latina de la capital.

En el acto han participado el recién reelegido Presidente de VOX Santiago Abascal, José Antonio Ortega Lara, Rocio Monasterio, Presidenta de VOX Madrid, y Javier Ortega, Secretario General de VOX. Uno de los participantes que más ha destacado ha sido Rafael Bardají, alto cargo de FAES y principal asesor en materia internacional de José María Aznar durante su presidencia, que ha anunciado su incorporación al Comité Ejecutivo Nacional de VOX.

En el acto han estado presentes antiguos miembros destacados de otros partidos como la ex diputada del PP Lourdes Méndez, la también ex diputada popular Alicia Castro Masaveu y Carlos Bustelo, ministro de Industria y Energía en gobiernos de Adolfo Suárez, entre otros.

De la sociedad civil han participado Juan Carlos Valverde, de la Asociación Stop Impuesto Sucesiones; Carlos Morales, representante de la plataforma de guardias civiles y policías Jusapol; Jenner Lopez, presidente de la plataforma “45 sin despidos”; y Juan Pascual Herrera Coronado, director de la Escuela Nacional de Caza.

La revolución de los balcones
Durante el acto se ha estrenado el documental “La revolución de los balcones”, realizado por Cake Minuesa, que relata cómo gracias al pueblo español y a la Justicia se paró el golpe de estado separatista del 1 de octubre.

Santiago Abascal ha comenzado su intervención afirmando que VOX será la voz de millones de españoles tras las próximas elecciones: “VOX es la voz de una España real. Una voz cada vez más difícil de silenciar. Cada vez son más los españoles que se están conjurando para apoyar a VOX a la primera de cambio, a la primera elección de cambio”.

También ha arremetido contra los organizadores del golpe de Estado separatista del 1 de octubre: “La Constitución no creó la Nación española. La nación hizo su constitución política. Por ese orden: primero hay una nación y luego se constituye políticamente como quiera porque para eso es soberana. Soberana e independiente. Por eso los independentistas somos nosotros, que creemos en la soberanía e independencia de España. Ellos solo son vulgares y desleales separatistas”.

Sobre la acusación popular que ejerce VOX en el Tribunal Supremo contra el separatismo catalán, Santiago Abascal ha destacado que es una “acusación que hacía tiempo que con muy pocos medios realizaba todos los esfuerzos para poner en marcha aquel reloj parado y que ya parecía muerto. Pero eso ha terminado. Porque un nuevo tiempo ha comenzado. El cuerpo nacional ha despertado. Y la hora nueva la marcaréis vosotros. La marcaremos todos aquellos que nos hemos sublevado para recuperar las riendas de nuestro destino, y para servir, cada uno en su puesto, a la España por venir”.

José Antonio Ortega Lara, fundador de VOX, ha recibido una gran ovación. Ha comenzado afirmando que “VOX es el partido más concienciado con los valores de la vida, libertad y propiedad”. “Nos une el recuerdo y la memoria de todos los que dieron su vida por España”. “Vamos a seguir fomentando nuestro ideario fundamental y si perseveramos como hasta ahora lo mejor está por venir”. Y ha concluido afirmando que “en VOX no hemos venido a medrar, hemos venido a servir a España”.

Javier Ortega ha comenzado su intervención dando la bienvenida a los asistentes: “Bienvenidos a la rebelión, a la resistencia en defensa de España. Esa España que madruga, que cumple las leyes, esa España que ha visto que partidos proetarras y separatistas y secesionista son partidos legales, esa España que ha visto pisoteada, denigrada la imagen de nuestra Nación, esa España que ha visto como políticos insultaban a nuestra Nación desde los medios de comunicación. “Una vez más ha sido el pueblo español el que ha salido a las calles, a las plazas y a sus balcones para frenar a los enemigos y VOX ha estado acompañando a ese pueblo que ahora representamos con nuestra acusación popular”.

Rafael Bardají, nuevo fichaje
Rafael Bardají ha reconocido sentirse muy orgulloso por incorporarse a VOX: “Es para mí un orgullo y un privilegio estar en VOX, porque creo en su proyecto” y ha explicado las razones de su salida del PP: “El PP ya no defiende en lo que yo creo, en lo que creía y en por lo que fue fundado. VOX ha defendido lo que tiene que defender: una España libre del yugo de las autonomías”. Y ha finalizado afirmando “Estoy convencido que VOX es la alternativa para España”.

Rocio Monasterio ha afirmado sentirse “orgullosa de pertenecer a un proyecto político de servicio a España” y ha adelantado que “desde la verdad, estamos construyendo un proyecto en el que los españoles puedan volver a creer” y donde “hagamos frente a los totalitarios, frente a la gran estafa de los tibios, de quieres nos han traicionado”. La presidenta de VOX Madrid también ha afirmado que “En VOX estamos hombres y mujeres fuertes que defendemos todos los días la igualdad. Vamos a defender la libertad de los padres a educar a sus hijos”, y ha concluido anunciando que “ha empezado la España de los valientes, la España por venir”.
Asamblea General Ordinaria 2018

Antes del acto, VOX celebró su Asamblea General Ordinaria 2018 con la reelección de Santiago Abascal como presidente, la aprobación de las cuentas de 2017 y el respaldo del presupuesto para 2019 por parte de todos los afiliados.

Santiago Abascal consigue el respaldo unánime de los afiliados de VOX para seguir al frente de la presidencia del partido. Afiliados de toda España han ejercido su derecho a voto presencialmente en la Asamblea extraordinaria celebrada este sábado en el Teatro La Latina de Madrid; a los que se les han añadido los votos recibidos a lo largo de la semana por correo postal y de forma telemática.

Despilfarro, desbarajuste y parálisis
LORENZO SILVA El Mundo 11 Marzo 2018

El hombre está solo, meditando, en su despacho del edificio del Parlament de Cataluña, en el corazón del barcelonés Parc de la Ciutadella. Le llegan los ecos del tumulto exterior y, como señal aún más inquietante, los rugidos de los leones hambrientos. En la cabeza del hombre suenan voces; voces que le hablan de su pueblo y de las vicisitudes por las que atraviesa. El hombre las escucha y se afana por ponerlas en negro sobre blanco.

Una voz dice, por ejemplo, que hay que cuestionar los cálculos fríos del moderantismo. Otra le responde que la razón no es fría ni caliente, que eso queda para las entrañas, y que la moderación se basa en el conocimiento: este, en una borrasca desatada, aconseja al piloto, en vez de emborracharse, poner a contribución su arte para salvar el navío. A lo que la primera voz responde que quien así habla se ve condenado a estar solo, entre el aborrecimiento de un bando y el abandono de otro. La otra le replica que si ha de quedarse en soledad, así sea; andando el tiempo, cuando el estrépito y el estrago sólo sean un vago recuerdo, se descubrirá que se ha dado un rodeo pavoroso para alcanzar lo que estaba al alcance de la mano, arruinando el país estúpidamente. Que ya sabe que moderarse le desacredita y le expone al silbido de los suyos, pero que todo el fruto de tanta exaltación se reduce a despilfarro, desbarajuste y parálisis.

Las voces hablan de Cataluña y de lo que ha conseguido aprobando normas contrarias a la ley: que ninguna sea efectiva y que un país rico, populoso, trabajador, con poder industrial, esté como amortizado para la acción, mientras otros se baten para salir adelante; que al insubordinarse su gobierno, a este se le insubordine cualquiera, y se organice incluso una reacción contra él entre gentes que antes se mostraban pacíficas.

Y todo, expone la voz más moderada, por la absoluta falta de solidaridad nacional; porque cuando la casa empezó a arder por el tejado, los vecinos, en lugar de acudir todos a apagar el fuego, han intentado llevarse cada uno lo que podía. Un apetito rapaz, guarnecido a veces de la petulancia de creerse en posesión de mejores luces, de mayor pericia o de méritos hasta ahora desconocidos. En el fondo, añade, provincianismo fatuo, ignorancia, frivolidad, sin excluir en ciertos casos doblez, codicia, deslealtad, cobarde altanería, inconsciencia, traición. Cada cual ha transigido con su miedo, su ambición, su conveniencia.

Aquí se alza de nuevo la voz exaltada, y proclama que la masa puede y debe forjar la legitimidad futura, y más cuando luchan dos modos de entender la vida. Que nace una nueva civilización, salida del poder creador del pueblo. La voz de la moderación se subleva ante esa proclama: cómo va a forjar una nueva civilización quien no ha acertado a asimilar la actual. Eso, aquí y siempre, suena a vaciedad, como toda grandilocuencia.

El problema, alega, es mucho más sencillo: un problema de libertad, de razón, de dignidad humana, de tener un Estado más inteligente, más próximo al espíritu del tiempo, que aproveche mejor el valor de los hombres y, sobre todo, la independencia de juicio. "Veo", dice, "a muchos jóvenes en general desprovistos de las primeras letras, lanzarse a oprimir el juicio ajeno, como si hubieran descubierto razones desconocidas por el Santo Oficio. No hemos sacudido los anatemas de Trento para respetar los de otro colegio por el estilo". Al revés, sostiene, la solución está en la zona templada del espíritu, donde no se aclimatan la mística ni el fanatismo políticos, donde el Estado no tiene por misión embargar el alma del ciudadano, sino desembargarla y oponerse a todos los banderizos que quieren imponerle su traba.

Viendo la imposibilidad de ese hermoso proyecto, la voz de la moderación cae entonces en la melancolía. Constata que los naturales de su país destruyen con una mano lo que construyen con la otra, y para destruirlo se ayudan de los pies: patean, en fin, su propia obra, y el entusiasmo y el arrebato que suelen acompañar al destrozo nada dicen de su valía. "El violento amor a una cosa no prueba nada acerca de su mérito", sentencia.

Al final, dice, cuanto ocurre es ventajoso o satisfactorio para unos (y en igual medida desastroso y penoso para otros) pero nocivo para el espíritu nacional, eso que es y existe más allá de la monserga de las voces de la tierra (que puede ser bella, pero carece de una cualidad moral) y de los muertos, que no chistan y a nadie le han dicho nunca nada. Lo que resuena tras esas pretendidas voces es la erupción del sentimentalismo inepto, o la estratagema artera de un interés no siempre ilegítimo, pero particular. Y así es como la nación, pura y simplemente, deja en fin de existir: eliminando los perfiles indecisos ("ajenos a nuestra moral, nuestra política, nuestra estética", se duele la voz) y arrojando al disidente al suplicio y al destierro, al negarle la cualidad de nacional. "Nos empeñamos", concluye, "en rehacer una nacionalidad a fuerza de unificación moral secesionista".

El diálogo de estas voces en la cabeza del hombre se cierra con la más amarga constatación: lo peor del conflicto que vive es que es inútil. No ha resuelto, no resuelve, no resolverá nada.

Nota: El hombre de esta historia es Manuel Azaña y Díaz, y todo ocurre en mayo de 1937, mientras está sitiado en Barcelona por las milicias anarquistas y escucha incesantemente los rugidos de los leones del zoo del Parc de la Ciutadella, a los que nadie ha dado de comer desde hace días. En esa circunstancia pone a punto sus notas para lo que acabará siendo La velada en Benicarló (Editorial Reino de Cordelia, 2011) de donde están tomadas todas las reflexiones con las que se ha compuesto este texto.

Cs debe romper el juego separatista

 larazon 11 Marzo 2018

La segunda suspensión del pleno de investidura de un candidato a la presidencia de la Generalitat de Cataluña, a la espera, según aseguró el presidente de la Cámara catalana, Roger Torrent, de que el Tribunal de Estrasburgo resuelva un más que problemático recurso contra la prisión preventiva del líder de ERC, Oriol Junqueras, no tiene otra virtualidad que la de ganar un poco más de tiempo, mientras se resuelve en los despachos, a espaldas de la opinión pública, la pugna abierta entre los dos sectores del separatismo que se disputan el poder.

Y aunque es muy dudoso que el alto Tribunal europeo tercie en una cuestión jurisdiccional que no ha agotado todas las instancias nacionales –como señalaba ayer el secretario general de los socialistas catalanes, Miquel Iceta–, la interposición del recurso se convierte, también, en una muleta con la que desviar la atención de los ciudadanos de lo que de verdad ocurre, que no es otra cosa que la falta de apoyos suficientes para que cualquiera de los dos grupos del bloque independentista pueda imponer un candidato, al menos, mientras los cuatro diputados de las CUP se mantengan en su pose ultramontana.

No se trata ahora, sin embargo, de elucubrar sobre las verdaderas intenciones de los contendientes, por más que se apunte a la voluntad de Carles Puigdemont de forzar unas nuevas elecciones, sino de señalar que desde que se celebraron los comicios autonómicos, el 21 de diciembre de 2017, la vida política de Cataluña, y en cierto modo la del resto de España, ha girado en torno a las elucubraciones de los separatistas, muchas de ellas hijas del pensamiento mágico, que es prioritario neutralizar, si lo que se pretende es que el Principado vuelva a la normalidad institucional y a la necesaria gestión de los problemas de sus habitantes.

Creemos, por lo tanto, que ha llegado el momento de romper la estrategia dilatoria de ERC y JuntsxCAT, actuando desde el plano político y con los instrumentos parlamentarios que ofrece el Estatuto de Cataluña.

Dicho de otro modo, ha llegado el momento de que Ciudadanos, el partido que ganó la elecciones autonómicas, haga valer su votos y proponga a su candidata, Inés Arrimadas, a la investidura. Si se puede entender que, en un primer momento, la formación que lidera Albert Rivera prefiriera ahorrarse el mal trago de un rechazo cantado, en las circunstancias actuales nadie en su sano juicio podría interpretar esa investidura en clave de victoria o derrota, sino como una maniobra idónea para acabar con el actual bloqueo y, sobre todo, para forzar a los nacionalistas a buscar una salida legal o repetir las elecciones, con el riesgo de que decaiga la histórica participación popular alcanzada en diciembre, que tanto favoreció al ex presidente fugado, Carles Puigdemont.

No hacer nada por parte de Ciudadanos significaría no sólo entregar el dominio de los tiempos a los nacionalistas, sino dar pábulo a quienes tratan de extender la idea de que la victoria electoral de Arrimadas, que sería estéril, no ha tenido la menor incidencia en el panorama político catalán, dominado por los soberanistas. No es lógico, que el Constitucionalismo en Cataluña, que es mayoritario en voto popular, tenga que buscar vías de expresión y de actuación fuera de los cauces institucionales, que es el caso de movimientos como el de Tabarnia, mientras desde el Parlament se asiste a la inacción del partido mayoritario. Mientras Roger Torrent –que se debate en un equilibrio angustioso entre su temor a acabar imputado como su antecesora, Carme Forcadell, y su adscripción al separatismo radical– y los dirigentes de JuntsxCAT no se vean bajo la presión del calendario, los ciudadanos de Cataluña seguirán bajo el guión irracional que escribe Puigdemont y sin que se puedan poner en marcha políticas a medio o largo plazo.

Un héroe alemán
Alejo Vidal-Quadras. vozpopuli  11 Marzo 2018

Karl Jacobi está en la estela de otros nobilísimos compatriotas suyos, como Oskar Schlinder y Otto Weidt, que resistieron frente a la pesadilla hitleriana

Cuando el pasado martes 6 de Marzo el empresario Karl Jacobi, un fornido licenciado en Psicología y Sociología originario de Colonia que lleva treinta y cinco años establecido en Cataluña, se levantó durante el coloquio subsiguiente a una conferencia pronunciada por el Presidente del Parlamento de Cataluña en el Círculo Ecuestre de Barcelona y le dijo las verdades del barquero en un español gramaticalmente correcto y fonéticamente germánico, despertó la cólera desatada de la tropa separatista a la vez que se ganaba la admiración y el afecto de millones de catalanes hartos de la farsa del “procés”. Lo que la breve y contundente intervención de Karl Jacobi expresó con despiadada claridad es lo que piensan la mayoría de ciudadanos de una Comunidad martirizada por el golpismo totalitario de los partidos secesionistas y la práctica totalidad de los habitantes del resto de España sobre una aventura política disparatada que está causando un daño tremendo a la economía catalana y que se prolonga de forma absurda hasta llevar a sus víctimas, que somos todos los que deseamos seguir siendo simultáneamente catalanes, españoles y europeos, al agotamiento de nuestra paciencia.

Lo que la breve y contundente intervención de Jacobi expresó con despiadada claridad es lo que piensan la mayoría de ciudadanos de una comunidad martirizada por el golpismo secesionista"

Cada una de las profundamente sentidas palabras vertidas por el interpelante de Roger Torrent sin un solo titubeo, como una salva de artillería dialéctica de cañonazos verbales consecutivos y certeros, fue como una liberación de la angustia y la indignación por tanto tiempo contenida de una sociedad atrapada entre la delincuencia organizada y mafiosa de los políticos que han controlado durante casi cuatro décadas la Generalitat y la inanidad pasiva de gobiernos de la Nación incapaces de dar una respuesta adecuada a la conspiración que se iba desarrollando ante sus ojos y a la que inexplicablemente han financiado. Es ya patente que el desafío a la legalidad y a la razón perpetrado por Mas, Puigdemont, Junqueras y sus secuaces jamás hubiera llegado al nivel de corrosión hirviente al que hemos asistido si la sociedad civil catalana, y en particular su clase empresarial, no hubiera colaborado cobardemente bien por fanatismo, por conveniencia o por omisión, con la organización criminal que, incrustada en las instituciones gracias al voto de una población sometida a un lavado unilateral de cerebro, consentido por las instancias centrales del Estado, ha campado a sus anchas sin que nadie hasta ahora pusiese coto a sus desmanes. Con la honrosa excepción de Josep Bou y los aguerridos integrantes de su asociación Empresaris de Catalunya y algunas meritorias individualidades como el llorado José Manuel Lara Bosch o Josep Lluis Bonet Ferrer, el grueso del tejido empresarial catalán o se ha sumado con fanático entusiasmo a la tropelía o ha puesto el cazo o ha callado poseído por el miedo. Siempre será un oprobio para los que fueron considerados un día “el motor de España” y “uno de los cuatro motores de Europa”, con la salvedad de unos pocos valientes, que haya sido un empresario extranjero avecindado y arraigado en Cataluña el que, jugándose el tipo y arriesgándose a las represalias furibundas de los separatistas, haya demostrado la gallardía, la entereza y la dignidad que a ellos les ha faltado. Si desde que empezó este ejercicio de demencia destructiva, los acoquinados socios de Fomento del Trabajo se hubiesen opuesto públicamente a sus autores de manera firme, movilizando los recursos necesarios para despertar a la mitad de los catalanes de su hipnosis identitaria, otro gallo hubiera cantado a la pandilla de irresponsables que están abocando a Cataluña a la ruina.

Siempre será un oprobio para los empresarios considerados un día “el motor de España” que haya sido un extranjero el que haya demostrado la entereza y la dignidad que a ellos les ha faltado"

Como muy acertadamente señaló Karl Jacobi ante un rabioso Roger Torrent, el mal ya causado es enorme y se necesitarán como mínimo veinte años para volver a la situación anterior al malhadado referéndum inconstitucional del primero de Octubre. En el enfrentamiento entre la sensatez y la decencia representadas por un competente empresario y la irracionalidad y la carencia de escrúpulos encarnadas por un presidente del Parlamento de Cataluña tan inútil como persona como desaprensivo como figura institucional, la ventaja estaba claramente del lado de alguien que con su talento, su dedicación y su trabajo ha aportado mucha riqueza a Cataluña frente a un profesional de tres al cuarto de la politiquilla aldeana que no ha hecho otra cosa a lo largo de su improductiva existencia que sorber de la ubre del erario.

Los sulfúreos tuiteros separatistas se han lanzado como hienas sobre Karl Jacobi llamándole nazi y otras lindezas, amenazándole con boicotear sus empresas y demás tormentas del infierno. Sin embargo, la realidad es justo la contraria. Los que se comportan como descerebrados camisas pardas son los que intentan intimidar y expulsar de Cataluña a un hombre que ha expuesto su patrimonio y sacrificado su comodidad para combatir a la opresión y proteger a los sometidos a la barbarie tribal. Karl Jacobi se ha consagrado para la Historia, en la estela de otros nobilísimos compatriotas suyos, como Oskar Schlinder y Otto Weidt, que en los años cuarenta del siglo pasado resistieron frente a la pesadilla hitleriana, como un valeroso y extraordinario héroe alemán
 


 


Recortes de Prensa   Página Inicial