AGLI Recortes de Prensa   Viernes 6 Abril 2018

El castellano, lengua vehicular en Cataluña
Antonio Jimeno* ABC 6 Abril 2018

El pasado miércoles la Consejería de Enseñanza de Cataluña, que en virtud de la aplicación del artículo 155 está presidida por el ministro de Educación, Íñigo Méndez Vigo, anunció que el modelo de preinscripción escolar para el curso 2018/19 continuará sin permitir elegir entre el actual modelo de inmersión lingüística en catalán y el modelo bilingüe, en el que el castellano, junto con el catalán, también se utiliza como lengua vehicular.

Es inadmisible que haya sido el propio ministro, quien haya decidido imponer la inmersión obligatoria en catalán a todos los hijos de los catalanes castellanohablantes que quieren que sus hijos sean escolarizados utilizando tanto el catalán como el castellano. Conviene resaltar que la enseñanza de todas las materias en catalán es un modelo que dificulta el aprendizaje solo a los catalanes castellanohablantes, porque para los catalanohablantes no es un modelo de inmersión, sino de enseñanza en su lengua materna. De ahí las diferencias en las calificaciones.

Dos son las razones que ha dado Méndez Vigo para justificar su decisión: el fallo del Tribunal Constitucional (TC) del 20 de febrero y la obligación de respetar la Ley de Educación de Cataluña (LEC). La primera es una simple excusa, porque lo que el TC consideró inconstitucional es que se pudiera descontar, de la partida que el Estado da a la Administración autonómica, el coste de la escolarización en un centro privado de aquellos alumnos que, queriendo que en su enseñanza se utilizaran las dos lenguas cooficiales, la Administración autonómica no se lo había permitido, al no ofrecerles ningún centro público o concertado donde hacerlo. Nada pues anuló el TC sobre el derecho de los alumnos a poder utilizar también el castellano en las aulas.

Respecto al obligado respeto a la Ley de Educación de Cataluña (2009) hay que señalar que en su artículo 11.1 simplemente dice: «El catalán, como lengua propia de Cataluña, es la lengua normalmente utilizada como lengua vehicular y de aprendizaje del sistema educativo». O sea, que si el legislador puso «normalmente» fue para que el TC no la considerara inconstitucional, si no, hubiera puesto «obligatoriamente», que presumiblemente era su intención. Esto mismo permite ahora, al actual Consejero de Enseñanza de Cataluña, considerar que establecer que se imparta en castellano un mínimo de un 25% de las horas de clase no es en absoluto contravenir la LEC, porque no es oponerse a que el catalán siga siendo la lengua «normalmente» utilizada como lengua vehicular. No querer hacerlo, es algo que los catalanes castellanohablantes no van a olvidar en las próximas elecciones.

Nadie duda de que se han de respetar las leyes autonómicas, pero con más obligación se han de respetar las leyes generales del Estado, como es la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE), que en su disposición adicional trigésima octava apartado 4.c dice, que si bien las Administraciones pueden establecer modelos de inmersión, esto, sólo lo pueden hacer si garantizan a todos los ciudadanos «una oferta docente sostenida con fondos públicos en los que el castellano sea utilizado como lengua vehicular en una proporción razonable». Párrafo que no fue anulado por el TC.

El anuncio del ministerio de que se está trabajando para que el PP catalán presente una proposición de ley, que esta salga adelante y que así se modifique el ordenamiento educativo en Cataluña, es algo imposible que no va a pasar nunca, es una burda estrategia para poder decir: «lo intentamos pero no nos dejaron», es hacerle hacer el ridículo al PP de Cataluña. Solo hay una solución para mejorar la enseñanza de todos los alumnos de Cataluña, que es ordenar a todos los centros de enseñanza que, de cara al curso 2018/19, modifiquen sus proyectos lingüísticos a fin de cumplir el modelo de conjunción lingüística vigente en Cataluña, según el cual, el castellano también ha de ser lengua vehicular en una proporción razonable, no menor al 25% de las horas de clase.

*Antonio Jimeno es el presidente del sindicato AMES

45% de España, sin español
FEDERICO JIMÉNEZ LOSANTOS El Mundo 6 Abril 2018

Casi la mitad de los españoles tiene toda clase de dificultades o, sencillamente, tiene prohibida la posibilidad de educar a sus hijos en español en cualquier centro público. De los 46,6 millones de habitantes de España, 19 millones se ven obligados a escolarizarlos, con gravísimo perjuicio para su formación, en otra lengua, que, como explica Gregorio Salvador en Lengua española y lenguas de España, será de España, pero no es español. A Cataluña (7.450.000 habitantes), Baleares (1.150.000), Comunidad Valenciana (4.930.000), País Vasco (2.160.000), Navarra (640.000) y Galicia (2700.000) puede unirse este año Asturias (1.000.000) decretando la cooficialidad del bable, que supondrá el arrinconamiento del español en la enseñanza y la vida pública según el modelo catalán. Serían 20 millones.

En esas autonomías, los derechos ciudadanos son conculcados parcial o absolutamente -y en todas con violencia creciente- por los partidos que pretenden destruir España arrancando la raíz de su unidad, que es la lengua común, junto al nombre español de cada ciudad. Lo hacen gracias al apoyo incondicional del PSOE y de Podemos, y a la cobarde, mendaz y miserable actitud del PP, cuyo Gobierno ha traicionado su enésima promesa de hacer cumplir la Ley en la escolarización infantil en Cataluña, aceptando la inmersión, el extrañamiento lingüístico de los niños castellanohablantes. Dicen los nacionalistas y los progres que es buena. ¿Por qué entonces no se aplica a los niños de lengua no española? El español es más práctico, tiene más salidas laborales y une más. ¿Por qué al niño castellanohablante se le escolariza en catalán y al catalanohablante no en español? ¿Por qué a uno se le educa en su lengua materna y al otro se le prohíbe y si lo piden sus padres se les lincha socialmente?

A casi la mitad de los ciudadanos españoles, contribuyentes todos, y todos traicionados, vendidos por todos los Gobiernos y partidos con representación parlamentaria, se nos priva de un derecho nítidamente claro en la Constitución: todos tenemos el deber de conocer y el derecho a usar el español. Pues bien, se nos prohíbe a nosotros para trabajar y a nuestros hijos para aprender. Nadie nos defiende. Y los que deberían hacerlo prefieren apaciguar a quienes ven en esa cobardía la posibilidad de podernos liquidar.

El último fracaso de la operación diálogo
EDITORIAL Libertad Digital 6 Abril 2018

Al juez alemán le debe resultar difícil entender cómo puede ser delito convocar un referéndum cuya celebración el propio Gobierno tolera y financia.

La consecuencia más habitual de hacer algo mal es que salga mal y, si hasta el momento el Gobierno sólo ha sido capaz de encadenar una serie de dramáticos errores en la gestión del golpe de estado separatista, no pueden sorprendernos mucho reveses judiciales como el que ha llegado este jueves desde Alemania.

Por supuesto, ni Rajoy ni Sáenz de Santamaría pueden influir directamente en las decisiones de un tribunal alemán, pero la resolución de la audiencia de Schleswig-Holstein evidencia, para empezar, que no se ha hecho el esfuerzo necesario para explicar a nuestros socios europeos lo que de verdad ha ocurrido en Cataluña, lo que supone el golpe separatista y la colección de delitos cometidos por Puigdemont y sus adláteres desde mucho antes del 1-O.

La realidad es que el Gobierno también ha supeditado estas explicaciones -como todo lo demás- a su interés cortoplacista de no complicarse más su situación política, a un vano intento de no romper unos puentes con el separatismo que los propios separatistas habían dinamitado mucho antes y, por supuesto, a su incapacidad patológica para tomar decisiones complicadas.

Porque a un juez de provincias alemán, o de cualquier otro país, le debe resultar muy complicado entender cómo puede ser un delito gravísimo convocar un referéndum cuya celebración el propio Gobierno español no impide e incluso financie, y tras el cual tarda varias semanas en destituir a sus responsables.

Como igualmente incomprensible debe resultar para un juez alemán que, tras destituir a los golpistas, ese mismo Gobierno convocase inmediatamente unas elecciones y se permitiese presentarse a las mismas a los presuntos delincuentes, y menos aún que incluso se llegase a decir que se veía "con buenos ojos" que el propio Puigdemont fuese candidato a ocupar el mismo cargo desde el que se supone que ha delinquido.

Del mismo modo que es muy difícil convencer a un tribunal alemán, belga, suizo o de cualquier otro sitio que a ese ciudadano europeo al que acusas ahora de ser un peligroso delincuente lo has dejado circular con total libertad y le has permitido protagonizar una fuga con ribetes tragicómicos.

Y como, finalmente, no hay forma de entender, se sea o no un juez de una audiencia regional alemana, que con el desafío independentista a todo tren desde el año 2012 en España no haya habido un gobierno capaz de incluir en la legislación un delito que encajase de una forma más clara en la evidentemente delictuosa actuación separatista -la inmensa mayoría de los países de nuestro entorno reconocen el intento de quebrar la unidad nacional como un delito grave- o de recuperar el delito de convocatoria de un referéndum ilegal que Zapatero retiró del Código Penal en un gesto -otro más- para pastelear con el separatismo.

Un pasteleo y una inacción que son, en el fondo, lo que nos ha llevado a lo ocurrido este jueves en Alemania, después de que el Gobierno español lleve años esperando que sea la Justicia la que asuma el coste político de las decisiones que él mismo no ha sido capaz de tomar, y es prácticamente imposible hacerle entender eso a un juez en otro país al que, además, lo que le está llegando masivamente es la versión separatista de los hechos.

Sólo cabe desear que esta incapacidad del Gobierno no haga inútil la valiosa y valerosa reacción de la Justicia, la Corona y tantos y tantos españoles que han despertado su conciencia nacional tras lo ocurrido en Cataluña y han hecho frente, por fin, a una agresión separatista que llevamos ya muchos años sufriendo.

Javier Ortega: "Hay que plantearse si España debe seguir obedeciendo órdenes de la UE"
El abogado de Vox, indignado con la decisión del juez alemán con Puigdemont, recordaba que si el golpista está fugado es gracias al Gobierno.
esRadio Libertad Digital 6 Abril 2018

El abogado de VOX, Javier Ortega, que es la acusación popular en el proceso contra los golpistas en el TS, ha valorado la decisión del juez alemán de rechazar el delito de rebelión y sólo considerar el de malversación en la euroorden en la que España pide a Alemania que extradite a Puigdemont. Para Ortega es "una decisión judicial incomprensible e inaceptable para la soberanía nacional española". Incomprensible en primer lugar porque "Alemania tiene un delito de alta traición que tiene el mismo tipo penal y los mismos hechos que el delito de rebelión por el que se está juzgando al jugado Puigdmeont".

Por ello, ha anunciado que VOX va personarse en Alemania y "aplicaremos todos los mecanismos posibles para recurrir esa decisión e intentar por todos los medios que sea entregado a España sin restricción de imputabilidad y que se le pueda juzgar por rebelión". No obstante, Ortega ha recordado cómo hemos llegado a esta situación, porque el Gobierno permitió la fuga de Puigdemont, "nosotros presentamos los escritos correspondientes avisando de la intención de fuga y no se hizo absolutamente nada".

Javier Ortega ha adelantado que desde VOX "vamos a apoyar a la Fiscalía española, que en consonancia con la alemana, tenía muy claro que esa extradición era ajustada a derecho". Y aquí entra la parte que anteriormente consideraba Ortega inaceptable, "hay que replantearse cuál es la situación de España respecto a la UE". Un replanteamiento porque "el derecho a defender la integridad de España no puede quedar a expensas de lo que diga un juez alemán" que además "nos desprecia como si fuéramos un estado en el que no existen las garantías".

En este sentido se ha preguntado "hasta qué punto España tiene que seguir obedeciendo órdenes" y ha recordado un precedente, cuando Reino Unido no acató una sentencia del tribunal europeo de derechos humanos, que podríamos decir que era equivalente a la derogación de la Doctrina Parot. Reino Unido contestó que no iba a aplicar la sentencia porque "ponía en riesgo la seguridad de Gran Bretaña".

El abogado de VOX ha subrayado que "vamos a apoyar al magistrado instructor en la decisión que tome" porque "hay que cerrar filas con quienes representan el poder judicial en España, no en Alemania". Las dos opciones por las que pasa el futuro de Puigdemont son: una, que Llarena rechace la extradición sólo por malversación y espere a reactivar la euroorden cuando la situación sea más propicia; dos, que acepte la extradición y Puigdemont sea juzgado sólo por malversación de fondos públicos".

Javier Ortega ha explicado que en el caso de que la vía sea el mejor escenario para Puigdemont y que finalmente sea juzgado en España sólo por delitos menores, ha apuntado que existe una tercera vía. "en cuanto fuese juzgado y condenado y cumpliera su sentencia volveríamos a solicitar su detención y entrada en prisión para juzgarle por los graves delitos por los que no se le habría podido juzgar en un primer momento y que no habrían prescrito".

El abogado de VOX ha sido tajante, "que Puigdemont no crea que va a vivir en la impunidad, que no piense que vamos a olvidarnos de todo el daño hecho a España" al mismo tiempo que ha lamentado que "la estructura del golpe de Estado sigue en marcha y el riesgo es que las intenciones de los separatistas es seguir con la ruptura de la unidad nacional". Por ello ha anunciado que "hay que seguir luchando contra ellos hasta las últimas consecuencias".

Misión imposible.
Vicente A. C. M. Periodista Digital 6 Abril 2018

EL TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA DEL ESTADO DE SCHLESWIG – HOLSTEIN NO APRECIA DELITO DE REBELIÓN EN LA EURORODEN DEL JUEZ PABLO LLARENA.

Ayer, en unas pocas horas, el Tribunal Superior de Justicia del Estado de Schleswig – Holstein de Alemania, dictó un Auto por el que rechazaba considerar el delito de rebelión y solo apreciar el delito de corrupción, equivalente al de malversación de acuerdo con las leyes de ese país federal. Bajo esa consideración dictó libertad bajo fianza de 75.000 euros al no considerar riesgo de fuga y a la espera de resolver sobre la extradición. Una noticia que deja una sensación de profunda decepción y evidencia lo lejos que estamos de una UE donde los Estados miembros actúen de forma coordinada en aspectos como la justicia, al menos en lo que en otros casos debería considerarse “delitos federales” de modo similar a lo que es normal en los USA. Hoy es un gran día para el golpismo y un frustrante día para aquellos que creíamos en la justicia.

El argumento dado por este alto Tribunal del Estado del norte de Alemania se basa en decir que: “Se constata que aquello por lo que es acusado el Sr. Puigdemont no sería punible en Alemania bajo lo contemplado en la ley alemana. Tampoco se cumplen los requisitos necesarios para aplicar el delito de ‘alta traición’ porque no se da el requisito de ‘violencia’. De acuerdo con los casos precedentes similares no se ha aplicado ‘violencia suficiente’ como para rendir al Gobierno (de España) y ceder a las demandas de los que perpetraron la violencia”. Es decir, el Gobierno de España siempre tuvo la oportunidad de doblegar el golpe de Estado, ya que la violencia que se produjo fue insuficiente como para suponer una verdadera rebelión. Entonces, la pregunta es ¿tendría que haber habido una respuesta más contundente como implantar una ley marcial y enfrentarse de modo más contundente con los violentos manifestantes que perseguían a la policía y Guardia Civil?

Es evidente que estos jueces alemanes han ido demasiado rápido al eliminar el principal delito imputado en una situación que les resulta incomprensible y lejana y sin entrar en el fondo del asunto analizando pruebas. Estos jueces no pueden entender que un grupo de exaltados ultranacionalistas hayan llegado al extremo de declarar una república independiente sin una respuesta del Estado más allá de medidas cosméticas, sin haber detenido a los principales responsables de forma inmediata y haber suspendido la autonomía. Es evidente que la violencia la hubo en forma de violación de la ley por parte del Parlamento de Cataluña dominado por las fuerzas separatistas, como pasa ahora. Es evidente que esa violencia fue promovida desde la propia Generalidad al llamar a defender el derecho a decidir. Es evidente que el Gobierno de España no ha sabido estar a la altura de las circunstancias y sus respuestas han sido pacatas, cohibidas e ineficaces.

No es aceptable el que unos jueces se limiten a analizar un relato escrito en papel sin que haya habido una explicación y defensa de cada uno de los argumentos dados. Porque la violencia existe con independencia de se pretenda graduar. No existe una violación parcial si no llega a consumarse la penetración, al igual que no deja de haber violencia solo porque no haya habido víctimas mortales en los altercados. Porque es muy hipócrita graduar la violencia de quien la ejerce para, a continuación, pedir proporcionalidad en la respuesta del que se defiende. Lo que falla es la Institución europea que es incapaz de avanzar en un estado confederal donde existan leyes federales e instituciones por encima de las propias de cada Estado. No puede haber un espacio común de libre circulación de personas como el de Schengen, si no existe a la vez medios policiales y judiciales que garanticen la no impunidad de los delincuentes. Me refiero a esa policía federal similar al FBI de los USA y a una legislación homogénea federal para determinados tipos de delitos como el de terrorismo, secesión, evasión fiscal, etc. etc.

Estamos por desgracia muy lejos de eso, porque la realidad es que coexisten culturas, lenguas e intereses tan dispares que hacen la integración en unos EUE (Estados Unidos de Europa o USE en inglés) una misión imposible. La Europol ha funcionado a la perfección aplicando la euroorden, lo que ha fallado es el sistema legislativo, es decir la clase política europea y sus Instituciones incapaces de resolver este puzle de Estados con raíces y objetivos tan dispares. A efectos reales y legales, cada uno es una isla dentro de este archipiélago donde el mar interior actúa de barrera y frontera. No hay voluntad de avanzar salvo en lo pequeño, en lo meramente económico. Es un engendro que no se diferencia mucho de una comunidad de vecinos con sus rencillas, sus bandos enfrentados, sus discrepancias a la hora de acometer reformas y gastos de mantenimiento, etc. Y así no vamos a ninguna parte y no es de extrañar que algunos quieran irse a un chalé unifamiliar. Yo me iría.

El Tribunal Supremo y el juez Pablo Llarena han quedado en entredicho y, caso de que Carles Puigdemont sea extraditado solo por el delito de corrupción, habría un agravio comparativo con el resto de los procesados no fugados que además lo están por el delito de rebelión sin los matices dados por el Tribunal alemán. El Gobierno de España queda también en entredicho ya que, según la justicia y la ley de Alemania, si no hubo otro tipo de respuesta es porque no hubo suficiente violencia para ello, por lo que no existió la rebelión como la justicia alemana lo entiende.

Es por ello que creo que ha sido la torpeza del Gobierno de Mariano Rajoy desde que el pasado verano del 2017 se incrementó de forma notable el desafío secesionista, tras el fracaso de la misión de Soraya Sáenz de Santamaría, la que nos ha llevado a esta situación en la que los fugados han logrado la comprensión y el cobijo de la justicia de terceros países, incluida Alemania, que con esta decisión lanza un mensaje que va en dirección contraria a la de la construcción de Europa. Porque desde ahora existe vía libre para la autodeterminación de los Länders, como el de Baviera, y de cuantas regiones como la zona flamenca belga, la Padania en Italia, aspiren a independizarse de sus Estados.

No sé si en este caso el TS puede aspirar a algo más y recurrir al Tribunal Constitucional alemán, aunque de ser así, mucho me temo que no cambiaría la decisión tomada por el Tribunal del Estado federal de Scheleswig – Holstein. Sí que, en el mejor de los casos, tendríamos a Carles Puigdemont de vuelta para ser puesto de forma inmediata en libertad bajo fianza a la espera de ser enjuiciado por malversación con una condena de hasta 12 años, que veríamos en qué queda. Una situación que en buena lógica debería aplicarse al resto de procesados por rebelión si no se quiere incurrir en agravios comparativos inadmisibles, donde el máximo responsable se enfrentase a delitos menores que sus subordinados. Una situación que podría llevar a España otra vez ante los tribunales de Derechos Humanos. Y ya está bien de hacer el ridículo.

La justicia de España tiene un grave problema que resolver si quiere mantener su credibilidad, la misma que hace tiempo que ha perdido el Gobierno de España de Mariano Rajoy. Un nuevo fracaso de una política cobarde.

¡¡¡ELECIONES GENERALES, YA!!!
¡Que pasen un buen día!

El Puchi, la justicia alemana y la UE
Pío Moa gaceta.es 6 Abril 2018

Cuando Puigdemot, conocido popularmente como “el Puchi”, fue detenido en Alemania, todos los cantamañanas gritaron eufóricamente: un nuevo triunfo para España, después de la aplicación del 155. En tuíter ya señalé que esas euforias eran prematuras, por no decir ridículas, en tanta gente folclorizada e irritantemente beata con respecto a lo que llaman “Europa” sin saber muy bien de qué hablan. El gobierno está máximamente interesado en volver a la política de antes: chanchullos al margen de la ley (“diálogo”), concesiones ilegales, práctica desaparición del estado en Cataluña y Vascongadas, financiación sin fin de los separatismos. Esto es lo que han hecho los gobiernos, tanto del PP como del PSOE. Es lo que saben hacer, por otra parte, y ni siquiera se molestan en engañar a sus votantes: saben que se engañan solos.

Tengo la sospecha de que en la liberación del Puchi ha pesado el gobierno PP. Los separatistas, mucho más hábiles en la propaganda, y mucho más tenaces que los Pijos y Progres del gobierno, han conseguido crear en Europa una amplia sensación de persecución política por parte de un estado dictatorial. El gobierno prácticamente no ha hecho nada en contra, como no ha hecho ni tiene la menor intención de hacer algo claro contra los procesos separatistas. Al contrario, los viene imitando allí donde ha tenido poder, sea Baleares, Valencia o Galicia. Traer al Puchi a España iba a ser un quebradero de cabeza internacional, y quizá su liberación dé ocasión a que la agitación vaya calmándose sola, que es la estrategia fundamental del PP. Por lo demás, el Puchi no se ha rebelado contra Alemania ni la ha traicionado… Sus “delitos políticos” son solo contra España, un país bastante despreciado por despreciable, debido a sus politicastros.

El “affaire” trae al tablero otras cuestiones: la posición de España en la UE, el carácter de la UE misma, y las derivas de una democracia fallida. En cuanto a lo primero, otro de los rasgos de nuestra miserable casta o chusma política es la idea de que nuestros problemas internos, tal como el de los separatismos, nos los solucionarán fuera. Y es evidente que la UE prefiere evitar la secesión de Cataluña, pero esta depende ante todo de lo que hagan los gobiernos españoles, y estos no han hecho otra cosa durante decenios que alimentar las tendencias disgregadoras y los odios a España. Si las cosas no han ido a más, es porque España no resulta tan fácil de demoler, a pesar de todo: son muchos siglos de historia y de cultura. Por lo demás, es imposible que España goce de cualquier prestigio o crédito en Europa, cuando sus gobiernos no solo actúan así, alimentan de paso la colonia de Gibraltar, una invasión que ni los países del Tercer Mundo toleran con tal servilismo. Dos políticas, con la colonia y con los separatismos, que se complementan y definen por sí solos la clase de infames políticos de que “disfruta” hoy el país.

En cuanto al carácter de la UE, con la OTAN, sus rasgos principales son: intervenciones militares, directas o indirectas, en una variedad de países musulmanes a los que han llevado la destrucción y el caos, y en los que ha participado España no solo al margen sino contra sus propios intereses; hostigamiento a Rusia, que no nos amenaza; inmigración masiva acompañada de políticas proabortistas y homosexistas; multiculturalismo, dejando la cultura europea formada en siglos, al mismo nivel que cualquier otra que pueda importarse o irse imponiendo; ataque y corrosión de las culturas nacionales y disolución solapada de sus soberanías; cristianofobia sistemática… Hay otros rasgos poco tranquilizadores, pero estos bastan pare entender su orientación actual.

Y finalmente, lo del Puchi es un dato más de una democracia fallida que ha llegado al final de su ciclo comenzado en una transición mal hecha, lo cual podía disculparse por la novedad histórica, pero cuyos graves defectos no se han corregido y han ido agravándose como vamos viendo. Y de la que solo será posible salir expulsando a los actuales partidos. Porque o España y la democracia acaba con ellos o ellos acaban con España. Y lo grave del caso es que, mientras el sistema muestra por toda partes su putrefacción, no se vislumbra una alternativa clara a tantos problemas.

**********
Seminario sobre Gibraltar, un problema gravísimo que afecta a nuestra posición internacional, política exterior y de rebote a la política interna. Y que los actuales partidos tratan de ocultar.
Los viernes de abril, a las 19,30 en el Centro Riojano, Madrid, Serrano 25. Inscripción (simbólica): 5 euros, a la entrada:
Día 6: “La victoria de España sobre Inglaterra en la ONU”, por José María Carrascal
Día 13: “Cómo el PSOE anuló la victoria diplomática de España y transformó un Gibraltar ruinoso para la potencia colonial en una ruina para la amplia zona próxima al peñón y en descrédito para España. Por Guillermo Rocafort
Día 20: “Evolución histórica del problema de Gibraltar hasta la guerra civil”, por el general Salvador Fontenla
Día 27: “La situación actual y sus opciones”, por Pío Moa.
Nadie debería ignorar los preparativos precisos del PSOE para la guerra civil. Esas ignorancias provocan grandes males: https://www.youtube.com/watch?v=-n9Qqg4Uilw&t=167s

Cuando un golpe se convierte en revolución
Enrique de Santiago okdiario 6 Abril 2018

Estamos viviendo con ansiedad lo que sucede en una de las “habitaciones” de nuestra casa, en la que escuchamos gritos, oímos golpes, sentimos la violencia y no acabamos de comprender ni los motivos, ni las causas, ni los objetivos últimos de todo ello. No se trata de una “guerra” entre distintos, sino una disputa entre los propios; no es una falta de comprensión de españoles frente a catalanes, sino una trifulca entre catalanes en la que una mitad está en contra de la otra mitad, intentando imponer unos criterios de independencia y lucro. El independentismo no es una burda y cateta forma de intentar ocultar, por medio de los sentimientos, la sistémica depredación económica de unas familias.

De otra parte, ¿de verdad pensamos que en lugar del CNI tenemos a la TIA de Mortadelo? ¿Acaso podemos pensar que Carlitos se escapó y la TIA no lo pudo evitar, que se le detiene ahora por casualidad o porque Mafalda tuvo una ocurrencia? Lo siento, pero no creo en las casualidades, como no creo en la incapacidad de todo un Gobierno para desmontar un golpe como el que se está produciendo sin mover un dedo, dejando la resolución en manos de un juez y los fiscales. No me lo puedo creer. ¿Te imaginas que a Tejero le hubieran tenido en las Cortes durante meses?, ¿que se hubiese permitido su huida o que tras detenerlo en otro país se clamase por su liberación y la falta de democracia de España por “trincarlo”? ¿Cuál es el motivo por el que todo esto se permite y se asume por sesudos personajes que, incluso, gastan nuestro dinero, el suyo ni de coña, en mantener esta situación? ¿Cómo podemos pensar que se está financiando el alzamiento con fondos del Estado y todos nuestros representantes se encuentren mirando para otro lado?

Cuando un golpe se convierte en revolución se puede afirmar que, por parte de los golpistas, se ha conseguido el propósito, pues el golpeado no actúa, se acongoja por la fuerza de la movilización social que suele llevar aparejado y se deja vencer. Cada vez que negamos o dudamos de la insurrección contra la constitución del independentismo catalán y dilatamos la acción contra ellos, limitando la actuación a la que pueda desarrollar la justicia, les damos vida y oxígeno, los hacemos más mártires que cuando carga la Policía contra una muchedumbre exacerbada. Sucede igual que cuando en el pasado no se luchó contra el fascismo o se interpretó que eran buenos muchachos con ideas equivocadas y el resultado que se tuvo es sobradamente conocido. Pues bien, eso mismo está pasando hoy con los delincuentes catalanes.

El golpe no es contra ESPAÑA, que también, sino contra los propios catalanes que no opinan lo que ellos quieren y como ellos quieren, que no encubren su latrocinio y su 3%, sometiendo a más de la mitad de catalanes con amenazas y presiones que les acallan, por lo que actuar con la fuerza de la Ley está muy bien, es necesario, el Estado de Derecho gusta de ello, pero antes, con fuerza, sin miedo, con solvencia, se detiene a los facinerosos y, finalmente, se toman medidas políticas; es decir, actúa el ejecutivo, con la fuerza si es preciso, detienen el alzamiento contra la nación y la Constitución, se pone a disposición de la justicia al delincuente y, con posterioridad, implementa medidas políticas. ¿A quién beneficia pedir medidas políticas, no actuar para restituir el orden constitucional y dejar sólo al juez? Pues eso, amigo, miremos por ahí.

Is Sweden an utopia?
Peter Imanuelsen (PeterSweden) www.latribunadelpaisvasco.com 6 Abril 2018

El periodista sueco Peter Imanuelsen (PeterSweden), uno de los profesionales más perseguidos en su país, ha publicado en su web un artículo en el que describe, con tanta contundencia como profusión de datos, la terrible realidad que esconde el Gobierno de Estocolmo: “Suecia es un desastre socialista”. Reproducimos, en inglés, los primeros párrafos de su ensayo.

Think of Sweden. What’s the first thing that comes to mind? Beautiful people and nature, peaceful societies, one of the happiest countries on earth, welfare and state provided care for all, utopia provided by the socialist state. Really?

After Trump’s now famous “last night in Sweden” comments at his rally in Florida, the left, liberals, mainstream media hacks and the Swedish government were quickly peddling the narrative that Trump had no idea what he was talking about. They were ridiculing the notion that there were any problems in the socialist utopia of a country called Sweden.

In their little liberal leftist bubble they all seemed ignorantly unaware of the reality of what is actually happening in Sweden.

The Swedish government PR machine together with mainstream media went into full spin trying to prove how peaceful, tolerant and wonderful Sweden’s multicultural socialist utopia is.

Even Carl Bildt, foreign minister in Sweden’s previous government that decided to open the flood gates to refugees tweeted “Terror attack in Sweden? What has he been smoking? Questions abound”.

Elsewhere on twitter, official Swedish government accounts were tweeting and trying to spin the narrative of how peaceful Sweden is.

Of course, as most probably know by now, the very next day there were riots and cars set on fire in a Stockholm suburb called Rinkeby which is one of Sweden’s many no-go zones.

We even had the Swedish integration minister Ylva Johansson caught spouting fake news on BBC regarding rape statistics in Sweden. She claimed that it’s been going down and down, but in actual reality it’s been going up. In fact, over the last 3 years there’s been nearly a 100% increase in sexual assaults in Sweden. But let’s not let that little inconvenient fact get in the way!

Sweden has been hailed as a model country by the left for a long time.

The truth however is completely the opposite. Sweden is a socialist disaster. And for all the liberals out there, it’s very authoritarian as well. I would even go so far as saying that Sweden is bordering on being a communist country. Sweden has one of the highest taxes in the world. According to the Institute for Private economy at Swedbank, a typical household consisting of one sole income bringer with a monthly salary of SEK 25 000 (circa $ 2 840), will pay SEK 17 200 (circa $ 1 954) in tax when all taxes are included. That is a tax rate of 68.8%. Source: https://www.swedbank.se/privat/?contentid=CID_682697

So with this enormous tax rate you would expect Sweden to have exceptional public services. And in one sense they were fairly good back in the day when Sweden was a homogenous country.

However, when they opened the flood gates for mass migration public services have completely gone down the drain meanwhile violent crime has gone off the charts.

From my own personal experience, I can tell you that the roads have been getting worse and worse. There are reports of women having to give birth to babies in cars because the nearest hospital with a maternity unit has closed down. Sweden has the lowest amount of hospital beds available per 100 000 inhabitants in the whole of the EU (Source: Eurostat). It is well known that elderly care is going down the drain in Sweden, in one case pensioners are forced to live in temporary container buildings. Meanwhile, all of the newly arrived refugees get to live in mansions and top hotels that have been converted into asylum homes…

Read full article http://petersweden.com/sweden-liberal-utopia

Nuevos tiempos en Oriente Medio
Alejo Vidal-Quadras gaceta.es 6 Abril 2018

La prolongación por parte de Bruselas y las capitales europeas de una estrategia de suavidad con el totalitarismo religioso iraní que aúne la colaboración en el plano económico con la permisividad ante las gravísimas y continuas violaciones de los derechos humanos en Irán, corre el riesgo de quedar descolgada del nuevo rumbo de los acontecimientos.

Si se comparan las coordenadas políticas en las que se movía la situación en Oriente Medio, siempre compleja, difícil y potencialmente explosiva, hace tan sólo tres años y el actual marco en el que se desenvuelve, los cambios han sido espectaculares y sin duda van a determinar los futuros acontecimientos en la región de una forma que aún no podemos prever, pero que habrá que seguir con enorme atención por parte de la Unión Europea. Se trata de un terreno en el que la historia, tanto remota como reciente, ha demostrado que los errores se pagan muy caros. Basta recordar las dos guerras de Iraq emprendidas por coaliciones internacionales lideradas por Estados Unidos contra el régimen de Sadam Husein en los años 1990-91 durante la presidencia de George H. W. Bush y en 2003 con su hijo George W, Bush en la Casa Blanca. La primera, conocida como Guerra del Golfo, consiguió sus objetivos militares y políticos acabando con la ilegítima ocupación de Kuwait por parte de la dictadura iraquí, pero manteniendo los equilibrios básicos en la zona, de tal manera que Iraq se mantuvo como Estado-tampón frente al peligro representado por la teocracia iraní. Una operación, por tanto, acertada, de restauración de la legalidad internacional vulnerada, con un coste asumible y unos efectos posteriores beneficiosos. La segunda, en cambio, fue un error monumental. Desestabilizó la región transformándola en un caos sangriento, abrió las puertas a la agresiva hegemonía iraní en Iraq, Siria, Yemen y Líbano y creó un foco permanente de tensiones al que hoy, transcurridos quince años, todavía no se le ve el fin. De hecho, fue en buena medida la brutal represión sobre la población sunita de Iraq a cargo del presidente-títere Nur Al-Maliki siguiendo instrucciones de Teherán, la que generó el caldo de cultivo de la aparición del ISIS y la enorme destrucción y mortandad que esta organización terrorista ha provocado hasta su reciente y esperemos que definitiva derrota.

En 2015 el presidente Obama estaba empeñado en una estrategia de apaciguamiento de los ayatolás iraníes y pugnaba por cerrar el acuerdo nuclear con la República Islámica. Su firma fue presentada como un gran triunfo diplomático de la Administración norteamericana y del Servicio de Acción Exterior de la UE y se anunciaron buenos tiempos en los que Irán abriría sus mercados a Occidente, el levantamiento de las sanciones se traduciría en una mejora de las condiciones de vida del pueblo de Irán y la colaboración de las fuerzas militares iraníes sería muy valiosa para acabar con el ISIS. Ninguna de estas expectativas se ha cumplido. El régimen iraní ha destinado los recursos liberados a la guerra en Siria y Yemen y a la financiación de Hamas y Hezbollah, los supuestos negocios para las empresas occidentales no se han materializado y el pretexto de combatir al ISIS ha asentado aún más sólidamente la presencia y la influencia de Irán en Siria e Iraq.

Este decepcionante panorama ha coincidido con la llegada al poder en Washington de Donald Trump, la aparición fulgurante del príncipe Mohamed Bin Saud como heredero del trono y hombre fuerte en Arabia Saudita y la alianza entre éste y su homólogo en Abu Dhabi, el príncipe Mohamed Bin Zayed. Este triángulo de mandatarios abiertamente hostiles al régimen iraní ha traído un giro copernicano de la posición de los distintos actores en el área del Golfo y en Oriente Próximo y Medio en general. Los clérigos iranís se enfrentan ahora a una alianza árabe-americana muy potente cuyo propósito, lejos de trabajar el diálogo y la vana esperanza de que los “moderados” se impongan en Irán, es el cambio de régimen en Teherán, redoblando la presión diplomática y económica sobre la República Islámica y también militar en los teatros de conflicto armado en los que la Guardia Republicana iraní y sus milicias afiliadas tratan de establecer su dominio. La sustitución del Secretario de Estado Rex Tillerson por Mike Pompeo y del Consejero de Seguridad Nacional H.M. Mac Master por John Bolton, dos notorios halcones que nunca han disimulado su total hostilidad al régimen jomeinista, permite vaticinar una relación de considerable dureza entre la primera potencia del chiismo fundamentalista y sus principales oponentes. Jamenei, Rohani y sus secuaces van a partir de ahora a topar con una pared dura y elástica que no les va a pasar ni una y va a devolver golpe por golpe, lo que marcará una clara diferencia con la benevolencia de Obama y Mogherini a la que estaban acostumbrados.

En este contexto, la prolongación por parte de Bruselas y las capitales europeas de una estrategia de suavidad con el totalitarismo religioso iraní que aúne la colaboración en el plano económico con la permisividad ante las gravísimas y continuas violaciones de los derechos humanos en Irán, corre el riesgo de quedar descolgada del nuevo rumbo de los acontecimientos. Es por ello necesaria una seria revisión de la política de la UE respecto a Irán, sobre todo teniendo en cuenta que la sostenida hasta ahora no sólo no ha dado frutos, sino que únicamente ha contribuido a facilitar los planes expansionistas de la dictadura teocrática y a alargar e intensificar el sufrimiento del pueblo iraní.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

SOLICITA UN REFERÉNDUM
VOX recoge firmas para que el Estado recupere las competencias de Educación
Agustín Benito gaceta.es 6 Abril 2018

La formación exige un referéndum y asegura que quiere un modelo educativo que garantice “el derecho de los padres a que sus hijos puedan estudiar en español en todo el territorio nacional”.

VOX ha iniciado una campaña de recogida de firmas en su página web para para “denunciar la cobardía del Gobierno de Mariano Rajoy” y solicitar la convocatoria de un referéndum para que el Estado recupere las competencias de Educación.

La formación asegura que quiere un modelo educativo que garantice “el derecho de los padres a que sus hijos puedan estudiar en español en todo el territorio nacional”.

En este sentido, es partidaria de que la educación “sea un derecho de las personas y no un mecanismo de adoctrinamiento ni un medio para separar o enfrentar a los españoles” y aboga por “contenidos comunes en todo el territorio y el fomento del uso de los mismos criterios en los libros de texto”, así como por un funcionamiento eficaz de la Alta Inspección Educativa y la corrección de la “gran brecha educativa entre las distintas comunidades autónomas puesta de manifiesto por el Informe Pisa”.

La ausencia de una casilla para escoger el español como lengua vehicular en la hoja de inscripción para la enseñanza obligatoria de 2018-19 en Cataluña ha generado críticas por parte de los sindicatos y entidades que la solicitaron al Gobierno y de esta formación, cuyo líder, Santiago Abascal, ha manifestado en Twitter que Rajoy y la cúpula del PP “no tienen valor ni convicciones”.

“Merecen ser barridos del mapa político por esta traición tan brutal, y por su negativa a garantizar la educación en español”, ha declarado en la red social Twitter, antes de incidir en la importancia para el Estado de recuperar las competencias de Educación “para garantizar la enseñanza en español y la libertad”.

También se ha manifestado en contra Ciudadanos, que ha lamentado que el Gobierno “no haya hecho nada” para incluir la casilla, y la secretaria general de la rama juvenil del PP en el País Vasco, Beatriz Fanjul, que ha dicho que solo recuperando competencias en enseñanza se “conseguirá avanzar”.

El Diario Oficial de la Generalitat de Cataluña (DOGC) hizo pública el pasado miércoles la hoja de inscripción para acceder a la educación obligatoria en Cataluña para el próximo curso, que no incluye ninguna casilla para que las familias puedan decidir si quieren la escolarización de sus hijos en catalán o en español.

El Gobierno anunció el pasado febrero que estudiaba la posibilidad de que en la matriculación del próximo curso escolar en Cataluña se incluyese esta casilla, en la que los padres podrían elegir el español como lengua vehicular para sus hijos, pero finalmente esta intención, que fue solicitada por el sindicato de profesores AMES y Sociedad Civil Catalana (SCC), no se ha llevado a cabo.

Este hecho ha suscitado las críticas del sindicato AMES, cuyo presidente, Antonio Jimeno, ha denunciado la “cobardía” del ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, y le ha acusado de “tener miedo” a las protestas en la calle y a las manifestaciones” y ha reclamado que se “respete el 25 % de lengua castellana en la escuela”.
Cuánta más inversión, mejores resultados

Cabe señalar que el País Vasco es, con diferencia, la comunidad autónoma que más invierte por alumno -8.976 euros al año-. Le siguen regiones como Navarra, Cantabria, Asturias, Galicia o Castilla y León, que gastan anualmente más de 6.000 euros por alumno, un 25% más que Madrid o Andalucía, según los últimos datos publicados por el Ministerio de Educación -cifras de 2014-. A la cola del gasto se sitúan Cataluña, Murcia o la Comunidad Valenciana, todas por debajo de los 5.000 euros.

Los expertos señalan que la brecha del gasto entre regiones tiene su reflejo en los resultados educativos y denuncian que la situación “ofrece síntomas de enquistamiento”. La clave está en que, por ejemplo, el País Vasco y Navarra disfrutan de un sistema de financiación que les favorece y, por tanto, pueden destinar más recursos a educación.

Presidente, esto se acabó
Hay algo peor que no tener principios, es traicionarlos.
Enrique Navarro Libertad Digital 6 Abril 2018

Estimado Mariano, presidente, soy seguramente uno de esos miles de españoles que dio la bienvenida al Partido Popular desde 1996 hasta el 2004, atraídos por un modelo de gobierno eficaz, limpio, que superara la corrupción anterior, que fortaleciera a España frente a los separatismos, que fuera un activo luchador contra el terrorismo etarra, que limpiara las instituciones. También que cambiara el modelo económico con privatizaciones, reduciendo impuestos y manteniendo la cohesión territorial. Que fortaleciera nuestra defensa y nuestra política exterior del lado de nuestros aliados. Pero fíjate qué cosas tiene el destino, todas las razones que entonces llevaron a tantos millones de españoles a votar al PP, son las que ahora le conducen inexorablemente a no votarle. Hay algo peor que no tener principios, es traicionarlos, y después de muchos años, veo con estupefacción que no sólo no te has dado cuenta de las consecuencias de la desidia y de no coger el toro de la corrupción, de la economía, de la unidad de España por los cuernos, es que sigues encantado de conocerte.

En la política, como en la vida, la gota que colma el vaso suele ser minúscula comparada con todas aquéllas que sirvieron para llenarlo. Lo de Cristina Cifuentes es una muestra más de que hay que renovar la clase política, porque hay algo peor que la corrupción económica que es la cutre, y esta sí que no tiene perdón de Dios.

Lo más lamentable de la situación a la que has llevado a tu partido, un pilar fundamental de la democracia española, es que han tenido que ser otros los que te forzaran a hacer la política para la que te votaron. Que haya sido Ciudadanos quien te haya forzado a equiparar los sueldos de nuestras fuerzas de seguridad, las españolas, a las autónómicas, después de cómo las dejaste a los pies de los caballos en Cataluña el primero de octubre, es una prueba más del abandono en el que has dejado a los que supuestamente eran los tuyos. Si la derecha no es el baluarte de las fuerzas de seguridad, algo raro está pasando.

Sé que estarás satisfecho con el modelo económico de crecimiento a costa de restar a los los asalariados cada vez más poder adquisitivo, dejando que se vayan los informáticos y llenando el país otra vez de camareros low cost. Sé que piensas que esto de las pensiones va bien, pero lo cierto es que hace diez años con el mismo número de afiliados tenías un superávit del 2% del PIB y ahora con los mismos ocupados tienes un déficit de casi el 2%. Y me da mucho reparo decirte estas cosas porque entonces te da por subir los impuestos, precisamente a las clases medias, tu nicho de votantes.

A las víctimas, por mucho que has intentado remediar, las dejaste en ridículo cuando soltaste a Bolinaga, ¿Qué gobierno es aquél que siente más congoja del dolor de los presos que del de las víctimas? ¿Por qué tenemos que seguir aguantando los homenajes a asesinos cuando tenemos que esconder la bandera de España en muchos pueblos de Cataluña y del País Vasco, y ahora Navarra y Valencia y Baleares?.

Lo de la corrupción en tu partido es una lacra sin precedentes, y ahora vuelvo a la de verdad; nunca has querido ir más allá de hacerte lo que eres, el gallego, con mucho respeto para todos los gallegos por supuesto. Debías haber entrado como Atila en las estructuras corruptas del partido y más bien parecías el santo Job esperando que amainara la tempestad, cuando a poco que te descuidas te sale una borrasca de donde menos lo esperas. A día de hoy sigo pensando que el partido es una organización corrupta, no porque lo sea, que estoy convencido que el 99% de los militantes son gente honrada, sino porque no se han tomado las medidas ejemplificadoras que transmitieran la imagen de reacción.

Lo de Cataluña ¿para qué te voy a contar?; cuando se fraguaba el golpe todavía hacías manitas con los golpistas y muy a tu pesar aplicaste el artículo 155, que se suponía era para acabar con el golpismo y devolver a Cataluña a las Instituciones. ¡Pues vaya fracaso! Has conseguido que Cataluña sea algo peor que una república independiente, y es que sea la Comuna de París, una república anárquica desnortada, sin orden, sin que los derechos de los ciudadanos sean protegidos, donde el estado ha hecho plena dejación de sus funciones mientras que los comités anarquistas destrozan Cataluña con impunidad en el mejor de los casos y eres incapaz de que tus amigos europeos te traigan a la puerta de casa a los separatistas procesados.

Estimado presidente, a todo el mundo le llega un momento en la vida en el que debe hacer examen de conciencia, yo sé que dirás que lo haces todos los días, pero ahora inexorablemente te ha llegado a ti. Tu obcecación en pensar que eres lo único que puede salvar al partido y ganar las elecciones, es una arrogancia que las encuestas no soportan. España se desangra, tu partido tiene más agujeros que el Titanic después de chocar con el iceberg, y la orquesta de aduladores sigue tocando en lugar de ponerse a achicar agua.

Sin embargo, ahora el problema es mucho más serio para el Partido Popular; porque en política para caer tiene que venir alguien a que te empuje. Frente a un PP que parece gris, Ciudadanos aparece naranja; frente al oscurantismo tuyo la fulgurante estrella de Rivera, aparente seguro, pero estrella; frente a un partido que se dice liberal conservador hay un partido que ha tomado el relevo, y esto es lo que puede conducir al partido, como a otros históricos partidos europeos, a ser comodín del gobierno de las nuevas formaciones.

Vas a conseguir acabar con el partido o llevarlo a una situación de marginalidad, porque esto de los votos es como el envejecimiento demográfico, que cuando empiezan a morirse los mayores se mueren todos de golpe. Ya quizás es tarde para detener la sangría, y quizás hasta mejor que no lo intentes por el bien de España. Sé que eres una persona honrada, y cabal e inteligente, sin tacha; pero eso sirve para ir al cielo, pero no es suficiente para ganar elecciones si no va acompañada de liderazgo y de fidelidad a los principios. Sé que apuestas todo a sacarle a los vascos los presupuestos y ganar tiempo, tu especialidad, como dice el refrán no dejes para mañana lo que puedas hacer pasado mañana, pero eso ya no será suficiente, por mucho de estrategia que veas al éxito de aprobar estos presupuestos.

Querido presidente, esto se ha acabado, y sólo nos queda ver si dejarás que alguien intente remediar el hundimiento o bien te obcecarás en mantenerte hasta que veamos a Rivera en la Moncloa, gracias a los votos del Partido Popular, que a día de hoy ya me parece la única opción viable y necesaria para España.

Spexit
Eduardo Arroyo gaceta.es 6 Abril 2018

¿Quién es hoy el culpable de nuestra desgracia? El Estado alemán. No Alemania, que es diferente. El Estado alemán, a través de un oscuro juez de Schleschwig-Holstein ha dictaminado que Carles Puigdemont no incurrió en el delito de “rebelión” tipificado en el código penal español. Por eso le ha dejado en libertad bajo fianza y con ello ha consumado la rebelión separatista que es en realidad la rebelión de los peores, de la chusma dirigene y de una parte del pueblo infectada de odio, de sofismas, de falsificaciones y de rencor inoculado a golpe de TV3. El Estado alemán ha recompensado con una pena menor a los que salen corriendo, en contra de los que se han quedado para afrontar las consecuencias de sus delitos. Y es que el crimen y lo peor de lo que es capaz una persona también obedece a una lógica.

Con ello el Estado alemán ha perpetrado un crimen contra nuestro país, dando alas a los que han conspirado para acabar con la nación más antigua de Europa. Han sido ellos los que han remendado la bota opresora del separatismo que censura, acosa y, ahora ya a cara descubierta, azuza a los perros de los “comités de defensa de la república” para que persigan y aterroricen a los que no son de su cuerda en las calles, en los colegios o en sus casas. Por si fuera poco ha contribuido a que la estafa de que “España persigue a la libertad de expresión” alcance un inmerecido prestigio internacional. Y decimos “inmmerecido” porque el Estado alemán se ha puesto del lado de los tiranos. La “defensa de la democracia” de la que tanto blasona su “Tribunal Constitucional” no ha resultado ser algo diferente de una fenomenal estafa, aplicable solo a los que ellos quieren. Esto sucede porque el Estado alemán, corrupto primeramente en lo intelectual, es también un corrupto político: hace pocos días ingresaba en la prisión de La Roca-Quatre Camins de Barcelona, el librero Pedro Varela acusado de un derecho contra la propiedad intelectual por la edición del célebre libro “Mi lucha”. Un “fiscal” de la camada de Alberto Ruiz Gallardón se ha encargado de castigar un delito que es delito desde hace poco y de defender los intereses de ese Estado alemán que ahora perpetra la fenomenal puñalada por la espalda contra la nación española. Es lógico si entendemos que el Estado alemán defiende sus intereses. Al fin y al cabo él no tiene otra legitimidad que la que le otorgaron los tanques americanos y de ahí que siempre busque justificar al ocupante estadounidense in extremis, ahora que la Unión Soviética ha dejado de oprimir a la otra mitad del país de Merkel. Para hacer su trabajo de fiel perro guardian el Estado alemán castiga penalmente toda opinión que se salga, aunque sea ligeramente, del coro monocorde establecido y todo ello, pásmense, en nombre de la “libertad de expresión” y de la “democracia” que, por lo que se ve, debe defenderse de sí misma. Con ello se garantiza el derecho a existir del Estado alemán, aunque en el intento le vaya la vida a la nación alemana.

Lo que no es comprensible es que el Estado alemán niege a otros el derecho a sobrevivir. Carles Puigdemont ha utilizado la propia maquinaria del Estado español para difundir embustes y propagandas varias cuyo único fundamente residía tan solo en la exclusión de los contraopinantes, en su ninguneo y, cuando no, en su acoso y derribo, físico también. Ha utilizado a los Mossos d’Esquadra -una fuerza de seguridad del Estado español- para implementar su plan de dinamitar la soberanía del pueblo español y, cuando se le ha respondido, ha enarbolado la bandera de la mentira y el cinismo arrogándose la representación de “el pueblo catalán”. Todo ello con fondos públicos, con los impuestos que pagamos usted, yo y aquél de allí y hasta puede que con fondos provenientes de bolsillos alemanes vía Unión Europea.

El procedimiento abierto por la rebelión de la banda de Puigdemont ocupa varios miles de folios, ¿cuantos de ellos ha conocido el Tribunal alemán para adoptar su decisión? ¿Qué extensión y profundidad posee el escrito remitido por el Gobierno Español a ese tentáculo del Estado alemán que ha permitido a un juez de pacotilla decidir una opción completamente desvinculada de lo que hemos vivido aquí en España?

La conclusión de esto es que la utilidad de la Unión Europea para España es más ideológica y virtual que otra cosa: se basa en los deseos de los ideólogos apesebrados por la Unión y no en mejoras y ganancias concretas. A los gobiernos de ese infecto club, que el Estado alemán inunda con su pestilencia, se les llena la boca defendiendo a cualquier sectario que presenta como “disidente” del régimen ruso, mientras acusan a Rusia del intento de asesinato de un doble espía y de atizar la sublevación de Puigdemont y su jauría, todo ello basado en dimas y diretes, en meras sospechas aderezadas con la machaconería agobiante de su propaganda mediática. Nada de esto ha sido, por supuesto, demostrado pero sí que es un hecho que el Estado ale?an ha hecho causa común con los traidores a la nación. ¿Quienes son los que alientan la rebelión desde fuera? El Estado alemán, no Rusia

Así las cosas, todo este verdadera desastre para los intereses nacionales tiene un aspecto bueno: puede dar alas en nuestro país a una fuerza política emergente que capitalice el descontento y el escepticismo contra la Unión Europea y la globalización, que es lo que ella representa. Es necesario que cuando nos hablen de las bondades de la Unión Europea pensemos que en la Unión mandan los que desde fuera quieren vernos destruidos. Los primeros que no creen en la integridad territorial de nuestra patria son los que nos hablan de “estabilidad” y prestan cobertura al golpismo; dicen defender la “democracia militante” y dan alas a los que vienen imponiendo desde hace cuarenta años una dictadura de las ideas como nunca se vió en estas tierras del sur. Es evidente que para muchos de nosotros toda esa cháchara de la “agenda transatlántica”, que tanto gusta a FAES, la Unión Europea, la OTAN y demás, forma parte de esa estructura de poder que solo nos quiere en la medida en que contribuimos a construir su termitera global del mercado. Por lo demás, no somos nada. Es la hora de comenzar a hablar de un Spexit que nos salve de la catástrofe. Y buscarnos nuevos amigos en el mundo, claro.

Fallo nefasto para España y Europa
 larazon 6 Abril 2018

El prófugo Carles Puigdemont no tendrá que pasar las próximas semanas en la cárcel de Neumünster. La Audiencia Territorial de Schleswig-Holstein rechazó ayer el delito de rebelión en la petición de su extradición a España y acordó su puesta en libertad bajo fianza mientras estudiaba la entrega sólo por un presunto delito de malversación, que sí lo ve posible.

Según los jueces, «los actos que se imputan no serían punibles en Alemania conforme a la legislación vigente» dado que el delito que podría ser equiparable, el de «alta traición», no puede aplicarse al no concurrir el requisito de la «violencia». Con esta decisión, la Audiencia discrepó del criterio de la Fiscalía General de ese Land que sí respaldó la entrega por rebelión y malversación cometidos en la celebración del referéndum del 1-O contrario a la Constitución pese a que se podían esperar disturbios violentos.

El Ministerio Público alemán consideró que la actuación de Puigdemont tenía su equivalencia «en los artículos 81 y 82 del Código Penal alemán». Como en todo procedimiento, que las partes discreparan era una posibilidad porque cualquier fallo está sometido a la controversia.

Aunque el recorrido de esta deliberación está por ver, incluido si es posible algún tipo de recurso, es obvio que el acuerdo de la Audiencia de Schleswig-Holstein es profundamente decepcionante. Debemos lamentar que no se haya impuesto el criterio del Ministerio Público ni el de la petición cursada por la Justicia española, que, a nuestro parecer, construyó una acusación sólida contra el jefe de la rebelión.

Como hemos mantenido aquí, la instrucción del magistrado Pablo Llarena fue concluyente y consistente, a sabiendas de las dificultades que podía encontrar con los criterios manejados en los tribunales europeos ante conductas perfectamente tipificadas en el Código Penal español, pero expuestas a la particular interpretación en virtud de otros ordenamientos.

Lo cierto es que, según el criterio de los jueces alemanes, el proceso insurreccional contra el ordenamiento constitucional en nuestro país debe sustanciarse con de cuatro a ocho años de prisión y de diez a veinte de inhabilitación para el principal responsable de haber arrumbado los principios democráticos hasta extremos desconocidos en este siglo XXI en un rincón de Europa. Un auténtico despropósito y un atentado contra la razón y el sentido común que los separatistas y los antisistema de nuestro país, pero también de Europa, interpretarán como oxígeno para sus proyectos.

Que ayer la noticia fuera recibida con jolgorio por los presuntos delincuentes y sus terminales muestra hasta qué punto la resolución ha prestado un flaco favor a la causa de la libertad.

Más allá del respeto que merecen las resoluciones judiciales, por más equivocadas que nos parezcan, nuestro Estado de Derecho debe mantenerse firme en la persecución de las gravísimas conductas de lo que ayer mismo la jueza Carmen Lamela definió como una organización criminal en su auto de procesamiento por sedición y otros delitos de la antigua cúpula policial y política de los Mossos, incluido Josep Lluís Trapero.

Pese a la lógica desazón, la democracia española tiene la obligación de garantizar el respeto al orden constitucional. Los procedimientos abiertos en nuestro país siguen con todas las garantías y serán nuestros magistrados los que decidan la suerte de los encausados. El tribunal de un Land tiene la competencia que tiene, pero sus resoluciones no son dogma de fe ni suponen magisterio alguno. Con las limitaciones impuestas por la Audiencia alemana, y si no hay revisión, Carles Puigdemont se enfrentará a penas menores de cárcel, pero importantes de inhabilitación. Que los separatistas intenten forzar su candidatura a la presidencia demostrará hasta qué punto buscan la confrontación y arruinar el futuro de los catalanes.

CRÍTICAS DE AMES
Abascal, tras la enésima traición del PP: ‘No tiene valor ni convicciones’
La Gaceta  6 Abril 2018

Conocida la ausencia de una casilla para escoger el español como lengua vehicular en la enseñanza obligatoria en Cataluña.

La ausencia de una casilla para escoger el español como lengua vehicular en la hoja de inscripción para la enseñanza obligatoria de 2018-19 en Cataluña ha generado críticas por parte de los sindicatos y entidades que la solicitaron al Gobierno, del grupo de Cs en el parlamento catalán y del líder de VOX, Santiago Abascal, que ha manifestado que Rajoy y la cúpula del PP “no tienen valor ni convicciones”.

“Merecen ser barridos del mapa político por esta traición tan brutal, y por su negativa a garantizar la educación en español”, ha añadido.

El Diario Oficial de la Generalitat de Cataluña (DOGC) ha hecho pública la hoja de inscripción para acceder a la educación obligatoria en Cataluña para el próximo curso, que no incluye ninguna casilla para que las familias puedan decidir si quieren la escolarización de sus hijos en catalán o en español.

El Gobierno anunció el pasado febrero que estudiaba la posibilidad de que en la matriculación del próximo curso escolar en Cataluña se incluyese esta casilla, en la que los padres podrían elegir el castellano como lengua vehicular para sus hijos. Esta intención, que fue solicitada por el sindicato de profesores AMES y Sociedad Civil Catalana (SCC), pero finalmente no lo ha hecho.

La noticia conocida ha suscitado las críticas del sindicato AMES, cuyo presidente, Antonio Jimeno, ha denunciado la “cobardía” del ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, al no incluir esta casilla. Ha dicho que el ministro “ha tenido miedo a las protestas en la calle y a las manifestaciones” y ha reclamado que se “respete el 25 % de lengua castellana en la escuela”.

En este sentido, el presidente de AMES ha reconocido que “esperaba” esta reacción por parte del Gobierno y ha considerado que “tomó como una excusa para dar marcha atrás” la sentencia del TC. En la línea de AMES, el portavoz de Cs en el Parlament, Carlos Carrizosa, ha lamentado que el Gobierno y el PP “no hayan hecho nada” para incluir la casilla en la hoja de inscripción.

Asímismo, la entidad Asamblea por una Escuela Bilingüe (AEB) ha lamentado que el Gobierno “está perdiendo la oportunidad de normalizar la aplicación del modelo lingüístico catalán” y, al amparo del artículo 155, “se aplique la normativa vigente en materia lingüística en Cataluña”.

EN ALEMANIA
VOX se personará en el caso de Puigdemont para que sea juzgado por rebelión
La Gaceta  6 Abril 2018

Santiago Abascal ha cargado contra Mariano Rajoy por “permitir la fuga” del expresidente de la Generalitat.

La decisión de un tribunal alemán de dejar en libertad provisional al expresidente catalán, Carles Puigdemont, ha obligado a VOX a poner en marcha toda su maquinaria judicial para personarse en el proceso en el país teutón y lograr que el golpista sea juzgado finalmente por los delitos de rebelión y de malversación.

Según explica el partido liderado por Santiago Abascal, sus servicios jurídicos ya están en contacto con abogados alemanes con el objetivo de recurrir la sentencia. El único objetivo es lograr que el líder secesionista sea juzgado por los delitos por los que le procesó el magistrado del Tribunal Supremo Pablo Llarena el pasado 23 de marzo.

En declaraciones para Esradio, Javier Ortega Smith ha cargado contra la justicia alemana y ha pedido reflexión y autocrítica al Gobierno: “Si nuestro estado de derecho queda a expensas de lo que diga el juez alemán, ha llegado el momento de plantearse si debemos seguir obedeciendo”.

El secretario general de VOX ha mantenido que su objetivo es que pueda ser juzgado también por rebelión al igual que otras personas también procesadas en la causa.

La Audiencia Territorial de Schleswig-Holstein descartó el delito de rebelión en la petición de extradición de España de Puigdemont. El tribunal se desmarcó así en parte del escrito presentado el martes por la Fiscalía General del “Land”, que había respaldado en todos sus puntos la petición de cursada por España y solicitado mantener en prisión a Puigdemont por entender que hay riesgo de fuga.

En un comunicado, el tribunal explicó que no cree que pueda tramitarse la extradición por rebelión al no cumplirse el requisito de la “violencia”, aunque estimó que sí puede ser aceptado el delito de malversación de fondos públicos, por lo que el proceso para la eventual extradición a España de Puigdemont sigue adelante.
‘¿Para qué sirve la UE?’

Por su parte, Santiago Abascal ha cargado contra Bruselas: “Hoy es día de dura realidad para los “europapanatas”, -así los llamaría Unamuno-, para los que creían que Bruselas nos resolvería nuestros problemas”, ha sentenciado.

Abascal, que siempre ha defendido una reforma de las relaciones con la UE, ha mantenido que es “la hora de los españoles euroexigentes, de los que creemos que España debe ser respetada en todos los foros internacionales”.

“Si la UE de los mercaderes y burócratas no sirve para proteger nuestros intereses nacionales, -como hemos visto tras las actuaciones de Bélgica y Alemania-, van a tener que explicarnos despacio para qué sirve”, ha remarcado.

Un fracaso europeo que paga España
EDITORIAL El Mundo 6 Abril 2018

QUIZÁ no sepa bien lo que ha hecho el juez de la Audiencia Territorial de Schleswig-Holstein que ha decidido poner en libertad bajo fianza a Carles Puigdemont y descartar por su cuenta y riesgo el delito de rebelión. No se trata de defender la prisión y la rebelión por afán de venganza de una Nación secular ciertamente dañada por la agresión unilateral de Puigdemont al frente de la Generalitat. Se trata de creernos o no que existe la Unión Europea, y que ésta es lo que dice ser: un espacio de alianzas suscritas por países amigos que se protegen de sus viejos atavismos mediante la confianza en el derecho compartido, plasmado en figuras como la euroorden. La misma euroorden a la que el juez alemán acaba de desprestigiar, además de humillar la labor paciente y exhaustivo de las más altas magistraturas españolas. El daño es profundo no sólo para España, sino para las propias instituciones comunitarias acosadas por una ola euroescéptica que ahora será más difícil de contener.

Más allá de que la decisión del juez de Schleswig-Holstein resulte o no recurrible, y de que la euroorden no es algo que pueda retirarse o dictarse a capricho sin desacreditarse, el Supremo debe evitar que los cimientos de su causa, ahora amenazados por la incomprensión extranjera, sean completamente socavados. El juez Llarena podría negarse incluso a aceptar la entrega de Puigdemont exclusivamente por un delito de malversación, responsabilidad muy barata para un golpista que intentó seccionar la soberanía nacional. Pero eso consagraría la libertad de movimientos que disfrutaría el huido indefinidamente a lo largo y ancho de otro país añadido a Bélgica: nada menos que el motor de Europa, Alemania. Lo de menos es el previsible envalentonamiento con que el separatismo celebrará la libertad provisional de su caudillo. Lo desolador es que este hito posiblemente marcará futuras decisiones del Tribunal de Estrasburgo en el exacto sentido que conviene al relato victimista del soberanismo, que encuentra en la misma Europa cuyas bases morales ataca una inusitada, dolorosa complicidad. Magro consuelo trae que el texto niegue el mantra amarillo de la persecución política.

Podríamos especular ahora sobre la astucia de Puigdemont, infravalorada sistemáticamente por el Gobierno de Mariano Rajoy. Pero Puigdemont no es tan poderoso como lo pintan sus ridículos hagiógrafos. En este punto, nadie más que el juez alemán es responsable de la renovada impunidad del prófugo. Si esta es la confianza que los europeos hemos de tener en la solidaridad continental para repeler golpes de Estado internos, entonces la UE es un proyecto fallido. Un país como Alemania, que prohíbe expresamente el secesionismo como opción política y que recientemente sentenció contra el deseo de Baviera de celebrar un referéndum de autodeterminación, se desentiende de ese mismo problema si afecta a España. Niega con ello la naturaleza misma de la euroorden, que consiste en el reconocimiento mutuo de resoluciones judiciales y la asunción de que todos los países de la Unión Europea disponen de sistemas judiciales justos y de garantías legales plenas. Es decir, considera que la justicia española no es de rango europeo.

La bombona de oxígeno alemana alejará a Cataluña aún más de la normalidad constitucional. El conflicto entre facciones separatistas alargará el bloqueo quizá hasta la víspera misma del plazo para nuevas elecciones. Pero lo más preocupante es la reacción del Gobierno, que se limita a pedir respeto y confianza. Rajoy no sólo no abordó a tiempo el desafío separatista sino que tampoco se ha preocupado por hacer pedagogía de su verdadera naturaleza por Europa. Los resultados están a la vista. Los españoles serán duros con este fracaso como con ningún otro del Gobierno. Por la estremecedora razón de que quizá no tenga remedio.

Puigdemont en libertad o los efectos colaterales de la ineptitud
Editorial. vozpopuli  6 Abril 2018

No parece que la explosión de alegría del independentismo, tras conocerse que la Audiencia de la región de Schleswig-Holstein había decidido conceder la libertad bajo fianza a Carles Puigdemont, descartando como posible causa de una futura extradición el delito de rebelión, esté plenamente justificada. Los jueces teutones no han visto suficientes concurrencias entre el delito de alta traición, vigente en Alemania, con el de rebelión, lo que es tan respetable como discutible, pero en ningún caso han rechazado la petición de la Justicia española de que el ex presidente sea entregado para responder por otros delitos de suma gravedad, vinculando la malversación de caudales públicos al delito de corrupción.

La decisión de la Audiencia del länder germano, que es la competente para estudiar el caso, se basa en la muy controvertible convicción de que si durante los meses en los que se desarrolló el llamado procés ha habido episodios de violencia, estos no han sido promovidos ni por Puigdemont ni por el resto de dirigentes secesionistas. En una rigurosa aplicación del principio de garantías, la Audiencia considera que la Justicia española no ha aportado suficientes pruebas de que el detenido haya utilizado medios violentos para alcanzar sus objetivos. Punto. Pero en ningún caso exime al fugado del resto de acusaciones formuladas en la euroorden, y de ahí que le haya retirado el pasaporte imponiéndole una fianza de 75.000 euros, dejándole en libertad a pesar de reconocer que existe riesgo de fuga.

Desde cualquier perspectiva que se elija, la resolución de la audiencia alemana supone un duro revés para el Gobierno y el sistema judicial español

Dicho lo cual, e insistiendo en que este es sólo un lance más de la batalla judicial iniciada por Puigdemont y otros políticos fugados, en la que el procedimiento y los tecnicismos jurídicos pesan en esta fase tanto o más que el fondo de la cuestión, es igualmente necesario reflexionar sobre las razones que han derivado en lo que sin la menor duda va a ser utilizado por el separatismo para impulsar la internacionalización de su causa e incidir en el discurso del Estado represor que limita las garantías y coarta la libertad de expresión.

Desde esa perspectiva, la de la batalla internacional y mediática, la resolución de la Justicia alemana supone un duro revés para el Gobierno en particular y el constitucionalismo en su conjunto. Y en el plano estrictamente técnico-penal, es un golpe a la contundente estrategia del juez Pablo Llarena y, por ósmosis, al sistema judicial de nuestro país.

Y es que la decisión de la Audiencia de Schleswig-Holstein es algo más que un contratiempo inesperado: es la constatación de que cuando el poder Ejecutivo se esconde, cuando se delegan en la Justicia decisiones políticas y todo se fía a la acción de los tribunales, y estos, por desconocimiento o exceso de confianza, fracasan, no siempre hay segunda vuelta. Por eso ayer, cuando conocimos que la estrategia del magistrado Llarena la echaba abajo el tribunal regional de un teórico país ‘amigo’, a la incredulidad siguió la decepción, y a ésta, la impotencia derivada de la creciente sensación de ineptitud que transmiten en este interminable y desgraciado asunto nuestras autoridades.

Que ese juez juzgue en Alemania
OKDIARIO 6 Abril 2018

Carles Puigdemont vuelve a soslayar sus compromisos con la justicia gracias a una Audiencia Territorial del norte de Alemania. A pesar de que la Fiscalía de ese país había solicitado su entrega a España por los delitos de rebelión y malversación, dicho tribunal ha rechazado el primer delito —el más grave y por el que el Tribunal Supremo había activado la euroorden—. El magistrado encargado del caso debería limitarse a juzgar en Alemania, ya que su posición le impide tener el conocimiento de fondo suficiente como para hacer un trabajo efectivo a nivel internacional. Es más, resulta cuanto menos extraño que en tan solo 48 horas haya conseguido escrutar una causa con miles de folios. El exceso de garantismo se está convirtiendo en el principal aliado de los separatistas. Primero fue Bélgica. Ahora, una región del país germano. La colaboración entre los países de la Unión Europea queda de nuevo como mera teoría de cartón piedra a pesar de que dicha euroorden se creó hace más de una década como solución rápida y eficaz para casos graves como el que protagoniza el golpista Puigdemont.

Sin embargo, los subterfugios legales de los diferentes países europeos están permitiendo que puedan saltarse esa norma sin mucha dificultad y, de esa manera, poner en entredicho la confianza entre los sistemas jurídicos de los diferentes países miembros. Alemania había reaccionado con lealtad. Tanto su Gobierno como la propia Fiscalía habían insistido en el respeto incuestionable hacia la Constitución española. No obstante, este fallo por parte de un magistrado regional hace que los separatistas cojan aire, se fortalezcan y radicalicen aún más su posición en Cataluña para desgracia de todos los ciudadanos. La inseguridad jurídica seguirá reinando en la región, las 3.028 empresas que han dejado la comunidad autónoma no volverán y el trabajo y la prosperidad de todos los catalanes se verán gravemente dañados. Aún cabe esperar un posible recurso de la Fiscalía alemana, pero dejar a Puigdemont en libertad bajo fianza de 75.000 euros es, además de insuficiente, incomprensible. Sobre todo porque se cumplían todas las condiciones para ejecutar la extradición y es ahí donde tendría que haber centrado su resolución dicho juez.

El Código Penal español tiene total correspondencia con el alemán tanto en el delito de rebelión como en el de malversación. De hecho, el código de enjuiciamiento criminal germano precisaba dos tipos de violencia: la fáctica y la que va en contra del orden constitucional. Ambos se han dado hasta la extenuación en Cataluña. El referéndum ilegal del 1 de octubre se produjo en contra del mandato del Tribunal Constitucional. Por otra parte, la violencia como realidad física y material es el menú del día en Cataluña. Ahí están los disturbios constantes de esa kale borroka de nuevo cuño que practican los comandos CDR. A pesar de todas estas evidencias, y del clima de represión que los independentistas reforzarán en Cataluña a partir de ahora, el magistrado de Schleswig-Holstein ha decidido dejar a Puigdemont en libertad. Queda una posible contestación por parte de la Fiscalía alemana, pero esto resta credibilidad al rigor que se le presupone a la Unión Europa. Sólo cabe esperar que no tengamos que lamentar consecuencias aún más graves cuando los sediciosos vean que, para Europa, la ilegalidad y la violencia cuentan con bula en Cataluña.

Así acosa el independentismo a los jueces en Cataluña
Los principales promotores de la respuesta judicial sufren amenazas incluso en sus casas. Ha aumentado el número de solicitudes de traslado.
Fernando Lorente  Libertad Digital 6 Abril 2018

El pacifismo separatista ostenta una particularidad: no es pacífico con quienes se interponen en su objetivo. Han sufrido esta ira convertida en discurso del odio personas a las que normalmente engloban en colectivos, siempre más fácilmente identificables como el enemigo. Primero fueron los robos de ‘Espanya’ y luego la campaña orquestada desde ‘Madrit’ que acabó con los trabajos de desprestigio contra el resto de comunidades autónomas, salvo el País Vasco. No se ha librado la clase política del constitucionalismo, perseguida en sus sedes catalanas, ni mucho menos la Casa Real, cuyos emblemas y fotografías han servido de material de combustión para las hogueras festivas. Asediadas la Policía y la Guardia Civil del Estado, los últimos en el centro de la diana son los jueces y magistrados que, de acuerdo con la Constitución, arman una respuesta jurídica al permanente desafío.

Emerge en primera plana la figura del juez Pablo Llarena, cuya instrucción ha abocado a los máximos responsables del golpe a un juicio por delitos de rebelión y malversación de caudales públicos. Fue el salvador cuando, recién aterrizada la investigación en el Tribunal Supremo, pidió tranquilidad a los imputados porque aquello "no era la Audiencia Nacional". El reciente auto de procesamiento, demoledor para el futuro de los rupturistas, ha desatado la furia de sus aduladores.

El magistrado estuvo siempre ligado a Cataluña, donde incluso nacieron sus hijos. Allí progresó en la judicatura y de allí se ha marchado hostigado por quienes no respetan las leyes. Su familia ha sufrido el acoso real y virtual, tanto que viven con escolta. A raíz del arresto de Carles Puigdemont en Alemania, una usuaria de la red social Twitter llamada Cori, que se presenta como "sediciosa y tumultuaria", publicó : "La mujer del hijo de puta de Llarena es Gema Espinosa, directora de la Escuela Judicial en Vallvidrera. Vive en Sant Cugat (adonde viene el hdp los fines de semana). Es necesario difundirlo porque han de saber que no podrán ir por la calle a partir de ahora!!!!". Y lo hizo en catalán, el único idioma que atienden sus correligionarios.

Fue en el entorno de otra propiedad que posee el magistrado en la localidad de Das donde Arran, la cantera de la CUP, exhibió el pacifismo con sus pintadas: "¡Llarena fascista! Ni en Das ni en ningún sitio", "Los Països Catalans serán vuestro infierno" y "Libertad presos políticos". La familia ha abandonado la región que también vio desarrollarse profesionalmente a la mujer de Llarena. La cortesía de quienes han escrito en las redes consignas como "El último fascista que apague la luz" o "Que no vuelva más", las firmas en change.org para que para que el Ayuntamiento de Das declare al instructor persona non grata o la quema de sus fotografías en varias concentraciones quizás hayan influido en la decisión de los perjudicados.

El verdadero exilio
Sucede que el delirio ideológico de algunos impacta en la rutina de otros cuyo desempeño se encuadra dentro de lo puramente judicial: la aplicación del marco normativo. El discurso del odio se ha desbordado también en torno al titular del juzgado de instrucción número 13 de Barcelona; otro obstáculo, otro enemigo. Juan Antonio Ramírez Sunyer recibió en 2016 una condecoración por parte de la dirección política de los Mossos, ergo, de los grupos separatistas. No han hecho falta ni dos años para que los premios se transformen en insultos, desprecios y amenazas.

El Juzgado nº13 es el epicentro de la investigación contra el proceso. Armó hace años el primer relato sobre el concierto entre partidos políticos y entidades cívicas que desembocaría en la ruptura entre Cataluña y el resto de España. Aunque el grueso de la causa caminó hacia el Supremo, ha mantenido la competencia para el análisis de lo ocurrido en la previa al referéndum ilegal del 1 de octubre, además de diferentes episodios de adoctrinamiento en las aulas y violencia contra policías.

Ramírez Sunyer fue quien ordenó el registro en la sede de la consejería de Economía en Barcelona y el arresto de altos cargos del departamento. De acuerdo con el auto de procesamiento de Llarena, 60.000 manifestantes se agolparon aquel 20 de septiembre de 2017 en la entrada del edificio. La movilización impidió el trabajo de la Guardia Civil, cuyos vehículos "terminaron devastados y destrozados. Las armas que se encontraban en el interior quedaron al albur del vandalismo. Sobrevino el lanzamiento de objetos contra los agentes y ni hubo un control policial de que la muchedumbre no invadiera el edificio en cualquier momento, ni tampoco era seguro que los integrantes de la comisión judicial salieran el edificio en esas condiciones".

"Solo sobre las 24 horas de la noche pudo diseñarse una salida para que la Letrada de la Administración de Justicia pudiera abandonar el lugar con seguridad, lo que hubo de hacerse infiltrándole entre los espectadores que abandonaban el teatro sito en el inmueble colindante". Si sus resoluciones fueron violentadas, lo mismo ha ocurrido con sus posesiones. El juez Sunyer ha recibido toda clase de amenazas, tanto en Barcelona como en su lugar de veraneo, la localidad gerundense del Port de la Selva. El propietario de un apartamento que tenía alquilado con su mujer en la Costa Brava rescindió el contrato tras la aparición de las pintadas "Fora j. 13" y "M S j. 13 fora de Port" en la fachada de la vivienda y paredes cercanas.

Más que casos aislados
Ramírez Sunyer no denunció los hechos por el bien de la investigación. Quien sí ha reaccionado al asalto de su segunda residencia es la fiscal jefa de Barcelona Ana Magaldi. Unos desconocidos accedieron a la propiedad y destrozaron el sistema de calefacción y el cableado general. Su único objetivo era hacerse notar, porque no robaron nada en el interior del inmueble. La representante del Ministerio Público es una cara conocida –y nada querida– por el separatismo. Fue increpada por ellos a las puertas del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña antes del juicio a Artur Mas y sus exconsejeras Joana Ortega e Irene Rigau por la consulta ilegal del 9N de 2014. Los Mossos se mantuvieron impasibles ante los originales gritos de "fascista".

La ANC desplegó aquel día su poder de concentración en las calles en colaboración con el resto de entidades. El cerco al TSJC fue posible gracias al fletamento de autobuses y la publicidad en internet. Hubo marchas por la ciudad, actuaciones musicales, lecturas y discursos. Un teatro que terminó con la solemne interpretación de "Els Segadors" por los que consiguieron acercarse a la sede del tribunal.

Llarena, Magaldi y Sunyer son rostros distinguidos gracias a la importancia de sus cargos. Sin embargo, no son los únicos afectados por el pacifismo separatista. Unas doscientas personas de los autodenominados Comités de Defensa de la República (CDR) de varios barrios de Barcelona se concentraron el pasado 11 de enero frente a las puertas de la Ciudad de la Justicia de la capital catalana. Los manifestantes taponaron los accesos a las instalaciones corearon consignas a favor de la república y contra la justicia. La acción se convocó a través de las redes sociales.

Jueces y fiscales se han convertido en uno de los principales objetivos de los CDR. Tal y como desveló el presidente de Superior de Justicia de Cataluña Jesús María Barrientos, se ha producido un extraordinario aumento del número de peticiones de traslado por parte de miembros de la carrera en la región. Atribuyó este fenómeno a la "situación de tensión personal" desencadenada por el proceso. Según Barrientos, la mayoría de las peticiones son de jueces no originarios de Cataluña.

Azuzados por sus referentes mediáticos
El productor de televisión Toni Soler es famoso por el espacio humorístico Polònia de TV3. Es el humorista del proceso, con sus peculiaridades propias para entender conceptos como el humor. La reacción al mantenimiento en prisión provisional de Oriol Junqueras acordada en enero por el Tribunal Supremo lo acredita. Transmitió la siguiente reflexión en Twitter: "¿Querer que un trailer atropelle sucesivamente a todos los miembros del Supremo es delito de odio?". El camuflaje de la pregunta.

No es el único. El profesor de Derecho Constitucional de la Universidad Pompeu Fabra Hèctor López Bofill, destacado activista por la independencia, solicitado tertuliano y articulista en los medios catalanes, se emborrachó antes de pacifismo. A colación de la declaración de Francesc Homs en el segundo juicio por el 9N en septiembre de 2017, utilizó la misma red social para plasmar su amenaza particular contra el Poder Judicial: "Cuando seamos independientes yo me acordaré de los jueces, fiscales y funcionarios que contribuyen a extorsionar Cataluña".

Esta escalada de conflicto que sitúa en el punto de mira a los juristas es el siguiente nivel, y era previsible, de los pulsos en la fase embrionaria del proceso. No tuvieron consecuencias los pitidos al himno de España en las finales de la Copa del Rey, ni la quema de fotografías del Rey u otros símbolos nacionales –se repitieron el pasado marzo en la puerta del cuartel de la Guardia Civil en el barrio de Gracia de Barcelona–. Ha degenerado en una caza abierta a los policías españoles en Cataluña y promete embestidas contra cualquiera que se oponga al ideario único en la región.

La última víctima de los Comités de Defensa de la República fue el empresario Karl Jacobi. Su único delito, atreverse a decir al presidente del Parlamento autonómico Roger Torrent en un acto en el Círculo Ecuestre organizado por factorías alemanas establecidas en Cataluña que "los nacionalistas llevan treinta años mintiendo, son los responsables del éxodo empresarial y deberían estar todos en la cárcel".

Apoyo de la Justicia a nivel mundial
La crónica internacional tiene elementos de sobra para una configuración real del pensamiento sobre el pacifismo separatista. Ayuda mucho la ANC con iniciativas como el "taller de resistencia pacífica", dirigido a "personas interesadas en mejorar las capacidades de acción no violenta" y "especialmente a grupos organizados", aunque la ilustración publicitaria se compusiera de un grupo de niños sonrientes y acompañados por una anciana que empujan un muro formado por el número 155.

Asociaciones de todo el mundo se han pronunciado en las últimas semanas por el respaldo a la labor de los jueces españoles. El comunicado más relevante lleva la rúbrica de la Unión Internacional de Magistrados (UIM), profesional y apolítica, fundada en 1953 y en la que están representadas asociaciones de jueces de 73 países en cinco continentes. Destaca que su comité presidencial fue informado de los "actos de vandalismo y violencia perpetrados en diferentes tribunales de la región de Cataluña y también cerca de la casa de un magistrado del Tribunal Supremo" y recuerda que la independencia judicial debe poder desempeñarse "sin presiones indebidas o sin cualquier coacción o amenaza, explícita o implícita".

La Comisión Permanente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) en España solicitó el 25 de marzo al Ministerio del Interior medidas para proteger al juez Llarena y a su familia después de las pintadas de fascista en su casa en Das (Gerona). También para todos los miembros de la carrera expuestos. La vocal Concepción Sáez votó en contra y en solitario contra la protección de sus colegas. La cartera dirigida por Juan Ignacio Zoido ha enviado a Cataluña a una veintena de agentes de la Unidad Central de Protección. Se suman a los aproximadamente 200 –en su mayoría, de los Mossos– que prestan este tipo de servicio de manera habitual en Cataluña.

Guerrilla urbana y CDR's
Desmontando los "Comités de Defensa de la República"
David R.  latribunadelpaisvasco.com 6 Abril 2018

Hace más de un mes publiqué un artículo que se titulaba "Resta y sigue. Cataluña", lo concluía con una frase que a una persona le pareció excesivamente lapidaria: "Estimados lectores, atención a los autodenominados Comités de Defensa de la República (CDR)".

Estas estructuras operativas, ahora ya famosas, nacieron con el objetivo de facilitar la celebración del ilegal referéndum del 1 de octubre del año pasado, por eso lo hicieron con el nombre de Comités de Defensa del Referéndum. Cambiaron de nombre cuando sus iniciales propósitos acabaron en el cubo de la basura, y tras inapelable sentencia del Tribunal Constitucional (TC) decidieron continuar su actividad dedicándose a apoyar la proclamación de una República en Cataluña. La realidad es que nunca tuvieron intención de autodisolverse, ni la tienen; lo que están haciendo es evolucionar y perfeccionarse como estructuras.

No son grupos populares de surgimiento espontáneo. Excepto la violencia que practican, lo demás son mentiras.

Los CDR son grupos perfectamente organizados apoyados desde y por la extrema-izquierda independentista de la CUP; Arran (sus juventudes); Òmnium Cultural; la ANC; Endavant; Sindicat d'Estudiants dels Països Catalans (SEPC); Coordinadora Obrera Sindical (COS), que está muy presente en los bomberos de la Generalitat (¿recuerdan sus sorprendentes actuaciones al año pasado vestidos de uniforme?); JxCAT; ERC; Podemos y la destructiva Ada Colau.

Sus miembros compiten por ganar el título de "campeón radical antisitema" y lucen sus violentas acciones como éxitos a través de unas redes sociales que pretenden sean avales formales, amén de eficientes canales de comunicación y publicidad. Los nuevos CDR han sido creados hace apenas unos meses (entre el 14 de octubre y el 4 de noviembre) con propósitos definidos por personas que no van con capuchas negras, sino que están tras la sombra con corbatas de seda.

Los CDR no pueden funcionar sin coordinación, instrucciones, y por lo tanto jefes, por eso han creado un CDR Central (CDRcat). Y no digo esto porque lo avisase hace más de un mes, sino porque llevo observándoles desde su nacimiento el año pasado. Es cierto que su funcionamiento operativo parece estar inspirado en manuales como el famoso "Black Bloc", en cuyas 72 páginas encontramos desde un relativo conocimiento de las Unidades de Intervención Policial (UIP) de la Policía Nacional y los Grupos de Reserva y Seguridad (GRS) de la Guardia Civil, hasta instrucciones acerca de cómo actuar ante ellos, contra ellos, y despúes de ellos (tras una detención).

Manuales como Black Block "Segunda edición. Corregida y mejorada" hay muchos en Internet (algunos muy peligrosos), así como vídeos de instrucción que no voy a ser yo el que publicite, todos se retroalimentan con sus actuaciones y experiencias de grupos similares en diferentes países, por eso son traducidos a tantos idiomas. Son grupos vinculados por su carácter antisistema y neoizquierdista radical de origen burgués, con presencia física en los sistemas educativos, y sin ningún tipo de problema financiero.

Los CDR han sintetizado parte de esos manuales en siete módulos que a modo de cursillos son impartidos en "talleres" que ellos también llaman "escuelas abiertas".

Su funcionamiento utiliza como elemento básico las asambleas en ámbitos locales, como mucho comarcales, las reuniones no agrupan a gran número de participantes por razones de operatividad, control y seguridad, pero calificar su estructura de horizontal es absurdo, de nuevo nos encontramos con una estructuara piramidal, en cuya cúspide está el CDR Central, que conencta con la CUP, Òmnium Cultura, la ANC, y otras organizaciones. Su frecuente y tolerada presencia en centros educativos y universidades es gravísima porque los utilizan como centros logísticos, de captación y adoctrinamiento. No se está haciendo nada para evitarlo.

Llevan a cabo una guerrilla urbana apantallada bajo el falso discurso de la defensa de las mancilladas libertades, la vulneración de los "derechos principales" (que no los fundamentales), una actividad guerrillera que no puede existir sin el sitemático empleo de la violencia contra otros, porque la acción física se tiene que imponer al discurso, pues sin la acción, el discurso se desvanece. Pero no se les detiene. Estimado lector, pruebe usted a cortar una carretera nacional y después cuénteme cuántos minutos ha tardado en ser neutralizado, detenido, identificado y procesado.

Estos grupos tienen una génesis, que ocurrió el año pasado; una evolución que estamos observando, y un final que suele ser por implosión o por traumática eliminación.

Es habitual que en su seno destaquen personas más radicales, que bajo la ambición de un liderazgo pretendan seguir cruzando líneas rojas, elevando el listón poniendo en práctica una acción directa más violenta, que resulta agradable a los oídos de algunos de sus miembros (y de sus jefes con corbata de seda) y que deviene en la formación de grupúsculos "ultra". Esa manera de "cruzar la raya" la hemos vivido en Euskadi durante demasiados años, y ahora hasta los historiadores escriben que la ausencia de una política activa preventiva por parte de las autoridades, fue co-responsable directa e indirecta de que se llegasen a producir acontecimientos extremadamente graves.

Me gustaría que la historia no se repitiese en Cataluña, aunque me temo que ya está ocurriendo. Estos grupos violentos disponen de un apoyo social e institucional mayor, de unas infrestructuras y logísticas más modernas y globales, y de crédito ilimitado.

El nivel de permisividad está siendo excesivo, y eso tiene un precio.

Como siempre, menos mal que existe la Guardia Civil, y que la Unidad de Policía Judicial de la VII Zona de Cataluña les investiga, está identificando a sus dirigentes, e informando a la Audiencia Nacional y al Tribunal Supremo.

Fe de erratas - En el artículo del pasado día 17.03.2018 "Memorias de un COE", cometí un error. Mi Capitán en la COE 41, D. Francisco Varela Salas, no es actualmente el General Jefe de La Legión. Ha sido ascendido y ahora es el Teniente General que manda la Jefatura del Estado Mayor del Ejército de Tierra en España (JEME) desde el día 31 de marzo de 2017. Enhorabuena y siempre a sus órdenes, mi General.

Odio y autodestrucción
Manuel Peña Díaz cronicaglobal 6 Abril 2018

Es difícil comprender el odio de una o un independentista hacia cualquier objeto o ser animado que les recuerde España o lo español. A los propagandistas del régimen republicanista autosuspendido no les importa que los hechos se inventen o se adapten, con tal de que la ficción alcance el mayor grado de realismo posible.

Decía el inolvidable y añorado Fernando Morán que para entender el enigma sobre como el reino de la fantasía se subsume al de las cosas cotidianas, nada mejor que leer a Borges. Un ejemplo. En Emma Zunz el escritor argentino relata la historia de una joven que venga la muerte de su padre, que se había suicidado tras la ruina a la que le había llevado la traición de un socio. Emma se deja violar por un marinero desconocido y consigue matar al traidor para acusarlo después del acto, fue en defensa propia diría ella. Borges acababa el cuento reconociendo la falsedad que había en los hechos y en los individuos, y la certeza que tenían los sentimientos de la muchacha: “La historia era increíble, en efecto, pero se impuso a todos, porque sustancialmente era cierta. Verdadero era el tono de Emma Zunz, verdadero el pudor, verdadero el odio. Verdadero también era el ultraje que había padecido; sólo eran falsas las circunstancias, la hora y uno o dos nombres propios”.

Cualquier sujeto atrapado en un discurso, construido sobre unos hechos parciales y unos cuantos nombres, es muy difícil que tome conciencia de la falsedad que sustenta su razonamiento. Por ejemplo, la tramoya del 1-O se ha convertido en punto de partida y en lección de historia. Hay que reconocer el éxito del enredo al que condujeron a las fuerzas policiales, lo hicieron con ingenio y con disimulo. En el conjunto de dispositivos que utilizaron los líderes independentistas, los votantes fueron uno más dentro de la teatralidad democrática que se representó durante unas horas. Ni siquiera fue necesario cumplir con la jornada electoral en el Cottolengo, hubiera recordado Italo Calvino.

El principal objeto de aquella representación no era ejercer el derecho a votar --ya reconocido--, sino ocultar el fraude democrático mediante una enorme proyección de antipatía y aversión hacia todos aquellos elementos que se pudieran relacionar con España. Hasta aquí todo es más que comprensible y sabido. Pero ¿qué hay detrás de la apariencia de la ficción realista de un Estado represor y demofóbico? Son muchos los que se preguntan por qué ese profundo odio hacia lo español se ha extendido con tanta intensidad entre centenares de miles de catalanes. Los argumentos pilarraholianos de pueblo oprimido son falsos, además de histriónicos y ridículos; sin embargo, hay que reconocer que tienen su propia lógica, a la vista de sus numerosísimos fieles.

En su cuento, Borges dio una explicación, entre líneas, al éxito de la convincente Emma, a la causa de su comportamiento y al por qué de su premeditada falsedad y manipulación. En realidad ella no fue violada sino que usó al marinero para su propósito perverso: “Ella sirvió para el goce y él para la justicia”. Pero había una realidad primigenia e interiorizada más inquietante, escondía una pesadilla, pensó “que su padre le había hecho a su madre la cosa horrible que a ella ahora le hacían”. El fundamento de su odio hacia el otro no era la maldad ajena, sino su propia perversión y su inclinación hacia la autodestrucción.

¿Cómo explicar la solidaridad que despierta el movimiento xenófobo y supremacista catalán entre la autodenominada izquierda española? El punto de intersección entre unos y otros no puede ser el odio a España sino sus respectivas tendencias autodestructivas. El objetivo de estos fenómenos psico-políticos es reducir a pedazos el “régimen del 78” y aniquilar la actual España franquista. Una excusa.

Cualquier mente --de izquierdas o de derechas, tanto da-- con un cierto equilibrio (seny) comprenderá que esos imaginarios enemigos no son gigantes sino molinos de viento. De ahí que uno de los gritos preferidos de los independentistas (“prensa española manipuladora”) lo repitan una y otra vez para negarse a sí mismos la evidencia. Los nacionalistas y sus cómplices construyen la realidad como consecuencia de sus experiencias y expectaciones previas. Y ansiosos como están por protagonizar su propia novela, no piensan en ahorrar daños, ni siquiera su propia y caprichosa autodestrucción (rauxa), con la que tanto están disfrutando. Los demás les importamos muy poco.

Mariana Boadella: "El nacionalismo ha conseguido atemorizar a la población"
Laura Fàbregas cronicaglobal 6 Abril 2018

Mariana Boadella tiene 37 años. Es la hija pequeña de Albert Boadella y Dolors Caminal. El sábado fue la encargada de leer un manifiesto en apoyo a su padre por el nuevo ataque perpetrado contra su vivienda en Jafre (Girona) por parte de un grupo de independentistas.

Actualmente vive en Ciudad Real, donde tiene una spin off en sanidad animal. Se fue para cursar un doctorado en la Universidad de Castilla-La Mancha, pero dice que no podría volver a vivir en Cataluña debido a la situación política. Pese a ser una excelente estudiante, su tutora de instituto la ha repudiado públicamente: "Le importa más mi pensamiento político que mi doctorado". Boadella se considera una "rebelde" del sistema escolar catalán. No hay duda de que, como le dijo el periodista Carlos Herrera, de "casta le viene al galgo".

—Pregunta. Después de la manifestación del pasado sábado en Jafre de apoyo a su padre, Albert Boadella, ha explicado que muchos vecinos y conocidos temieron expresar su afecto en público. En privado, ¿les han expresado su apoyo?

—Respuesta. Hay gente próxima que nos escribe por e-mail y luego públicamente no se atreven a mostrárselo a un apestado del nacionalismo como es mi padre. El nacionalismo ha conseguido atemorizar porque la gente tiene miedo a estar excluida socialmente, que es lo que nos ha pasado a mi familia y a mí. El nacionalismo lo que hace es excluir socialmente, te dejan de hablar, te cierran las ventanas al paso de una manifestación… Para que quede claro que tú no eres de ellos. Te ponen en el lado de los malos.

—En Jafre, un municipio gerundense de apenas 390 habitantes, ¿también hay gente que vota a partidos constitucionalistas?
—Claro. Hay gente que votó a los partidos constitucionalistas. No recuerdo los números exactos, pero eran como 16 votos a Ciudadanos, unas decenas al PSC y otros pocos al PP. Una treintena o cuarentena de personas que votan a los partidos constitucionalistas pero no se atreven por la situación actual. A mí me parece muy grave lo que hace el Ayuntamiento de Jafre cuando pone el cartel de municipio de la república catalana y el día antes de la manifestación pone la bandera estelada en el balcón. En el momento en que el ayuntamiento de tu pueblo ya se está posicionando públicamente, pues todavía la otra gente se atreve menos a mostrarte su apoyo.

—¿No hay también mucha cobardía? Entiendo la presión, pero perdóneme la siguiente comparación: en el País Vasco mataban a los discrepantes. Aquí, no.
—Eso es verdad. En el País Vasco los que se atrevían a manifestarse contra el nacionalismo eran verdaderos valientes porque se jugaban su vida y las de sus familias. En Cataluña, afortunadamente, no nos estamos jugando la vida, pero no olvidemos que hubo episodios de terrorismo. Terra Lliure mató a gente. Pero sí que es verdad que han conseguido, sin esa violencia explícita, atemorizar a la población. Ellos usan otros tipos de violencia más sutil, como la verbal, la social… Es el grupo fuerte. Se unen mucho, para dejar claro que son muchos. Y los que no somos nacionalistas somos pocos. Se trata de atemorizar a una minoría.

—¿Esta situación que explica también la vive usted?
—Para mí es más fácil porque no vivo allí. Pero los que tienen que aguantar salir de casa y ver su pueblo o ciudad repleta de lacitos amarillos y de consignas independentistas todos los días me parecen valientes, por aguantar. Más que cobardes, lo que hay en España es mucho aguante. Me sorprende lo paciente que es la gente. España fue muy paciente con el terrorismo de ETA y ahora lo está siendo con el tema catalán. Es muy pesado, ya están hartos. Y los nacionalistas no pararán hasta que no vean la oposición de la gente.

—¿Usted planta cara o prefiere evitar el conflicto?
—Carlos Herrera decía el otro día que “de casta le viene al galgo”. Pues eso. Yo no me callo. Sonrío aún más. El otro día se produjo una situación que era cómica por lo surrealista que fue. Íbamos avanzando en la manifestación y la dueña de la tienda de alimentación del pueblo, una señora con la que teníamos relación, al paso de la manifestación, como si fuera venir una panda de delincuentes peligrosos, cerró la tienda a toda prisa. Con tan mala pata que se le atrancó la puerta. A mí esta gente me da risa. Es bastante penoso. Era como una película del Far West, que vienen los malos y todos se esconden en sus casas. Esa fue la sensación.

Hay que superar el momento... hasta que dices “vale, pues ya está. Soy el facha. Soy el malo de la película y decidme lo que queráis".

—Dice que ha perdido amistades por la política. ¿Todos sus amigos catalanes son independentistas?
—Pues te diría que el 95%.

—¿No hay la posibilidad de evitar hablar de este tema y continuar siendo amigos?
—Es muy difícil por el nivel que ha alcanzado. No se ha convertido en un tema solo político, sino más profundo. Hay gente que esto se lo toma como una religión. No es un tema político. Tengo amigos en Ciudad Real que tenemos opiniones totalmente contrapuestas a nivel de política, pero nuestra amistad pasa por encima. Se tiene como un tema político y nada más.

—Con el nacionalismo es más difícil porque apela a la identidad, al sentimiento de pertenencia. Sentirse traidor hacia tu propia gente…
—Lo peligroso del nacionalismo es que apela al sentimiento y eso deja de tener un cariz político. La política es siempre la razón. Dentro de la razón, se puede hablar y se puede estar totalmente en desacuerdo, pero aquí se ha pasado al sentimiento. Por ejemplo, en las pintadas que nos hicieron, me decían que mi padre se lo merecía por todo lo que hacía.

—Pero a su padre nadie le puede reprochar su pasado antifranquista. Quizás duele más que alguien tan catalán como él no sea nacionalista.
—Ellos se apuntan el tanto. Los nacionalistas dicen que eran antifranquistas… Y de mi padre se inventan mentiras, como que trabaja para el Gobierno del PP. Esto es estar mal informado. Mi padre es freelance y está de actor con una obra propia, pero sí que intentan buscar una razón oculta, como que trabaja para Madrid y que allí le aplauden. Pero sí, les fastidia mucho más si eres catalán. Para ellos es la mayor traición que se pueda hacer.

—¿Fue a la escuela pública catalana?
—Sí. Yo fui educada y adoctrinada en la escuela catalana. En Verges. Y luego, el instituto, lo hice en Torroella. En ese entonces ya nos encarrilaban hacia el nacionalismo.

—En su adolescencia, una etapa crítica donde resulta más difícil ir en contra del pensamiento dominante, ¿se discutía con su padre? ¿Tenía contradicciones entre lo que le explicaba él y lo que le explicaban en clase?
—Sí. Me pasó en el instituto. Lo recuerdo muy bien en las clases de lengua catalana. Que nos contaban unas cosas que luego lo comentaba en casa y me decían que esto no era así. En esa época tenía un conflicto para saber cuál era la verdad. Incluso recuerdo en COU, en el último año, que entregué el examen de catalán --que además sacaba muy buenas notas-- y le dije a la profesora que le entregaba el examen con lo que ella quería que pusiera, pero no con la verdad. En Historia de lengua catalana. Allí ya fui haciéndome consciente, pero porque tenía esa visión crítica en casa. Si no hubiera tenido ese contrapunto y esas otras lecturas me hubiera creído las historias que nos contaban.

—¿Ha dicho que una maestra la repudió?
—Un tutora mía. Hace un par de años me posicioné en contra del nacionalismo y ella escribió en mi Facebook que le daba vergüenza haberme dado clase. Fue un golpe para mí. No te esperas que a la maestra del colegio no le importe realmente qué carrera profesional hayas hecho, ni que hayas hecho un doctorado, sino que lo único importante sea mi pensamiento político. Para ella debe ser un fracaso que uno de sus niños adoctrinados le haya salido un rebelde.

—Fuera de Cataluña se imaginan un adoctrinamiento muy explícito. En cambio, yo que también he pasado por el modelo público catalán, la sensación que he tenido es que lo hacen por nuestro bien. Que ni siquiera son conscientes. Es en lo que creen.
—Claro, la gente cuando piensa en adoctrinamiento se piensa que a lo mejor cantamos Els Segadors por la mañana. El adoctrinamiento es muy sutil. Está muy bien hecho. Hay que reconocerles que como estrategia de marketing es muy buena, porque no se nota. En los libros de texto, donde pone Jaume I, en vez de rey de Aragón, que es lo que era, ponen Cataluña y Aragón. Van poniendo Cataluña en todos lados y siempre cuentan lo bueno. Y de España cuentan lo malo. Es por repetición. Es muy sutil. Pero es durante años. Generaciones educadas así.

Yo centralizaría la educación en Cataluña y en toda España. No puede ser que un niño de Toledo no aprenda las mismas cosas que un niño de Murcia o Cataluña. Conservo los libros del instituto como documento gráfico para ver cómo realmente ya se estaba manipulando la historia hace 20 años. No quiero pensar cómo deben ser los libros de hoy.

—¿Se fue de Cataluña por la situación política?
—Me fui por el doctorado, pero lo que tengo claro es que no volvería. Me costaría mucho convivir allí.

—¿También en Barcelona?
—Allí está más diluido, es más vivible. Ya no es esa mayoría aplastante que te amedrenta. En Barcelona siempre encontrarás a más gente que te apoye.

—¿Cómo lo vive su familia?
—Se han creado su propio paraíso interior. En su casa. Porque realmente en el pueblo se relacionan poco. Hay otros familiares que lo sufren más. Incluso algunos que tienen un negocio y que ven que la situación está delicada a nivel de tener una empresa en Cataluña. Mucha gente me dice que irse está siendo una opción que se plantean.

—¿Qué le parece la idea de Tabarnia? ¿No teme que alguien se la tome en serio?
—Pues me parece genial. El humor es la única terapia contra los fanatismos. Para combatir este fanatismo se les ha puesto un espejo, pero riéndonos. Si alguien se lo toma en serio es la minoría. Tabarnia ha servido para que mucha gente pueda hablar y no sentirse tan sola en esta cruzada contra el nacionalismo. Se le ha dado bola desde un sentido muy positivo, y ese es el gran éxito. Porque el nacionalismo sale de un sentimiento negativo, del egoísmo, de sentirse mejor que los demás... Que nos quiten lo reído, porque yo me he reído mucho con los vídeos de Tabarnia, y hace falta reírse un poquito.

La ‘carrer Borroka’ revienta a palos la sucursal del Santander en la Universidad Autónoma de Barcelona
Raquel Tejero okdiaio 6 Abril 2018

Radicales anticapitalistas han reventado este jueves la sucursal del Banco Santander que se encuentra en la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB). Para ello se han cubierto la cara y han portado palos y pintura con la que han provocado daños materiales.

El incidente ha tenido lugar un par de semanas después de que la UAB y el Banco Santander hayan llegado a un acuerdo para renovar su convenio de colaboración con el que implantan una serie de iniciativas académicas enfocadas a facilitar la realización de estudios universitarios.

Esto parece no haber agradado al grupo de jóvenes que han decidido acudir para romper la cristalera de la sede bancaria.

La UAB es una de las universidades catalanas que más actos y asociaciones de alumnos independentistas radicales reúne. Por ello su rectoría ha sido cuestionada en muchas ocasiones por la pasividad que muestra ante este tipo de asuntos.

Sin ir más lejos, el pasado mes de enero la universidad permitió la celebración de una fiesta de carnaval organizada ‘Sindicato de Estudiantes de los Países Catalanes’. En la propia invitación dejaron claro que “no se admitiría ningún tipo de actitud españolista”.

Además de esto, en varias ocasiones han aparecido pintadas en la fachada de la universidad en las que se llama a la violencia. Algunas con mensajes como “Trapero, mátalos”. Alumnos de dicho centro público denuncian que las pintadas permanecen, a veces, varios días antes de ser eliminadas.
“Nos han llegado a escupir”

“En esta universidad durante mucho tiempo ha habido un monopolio ideológico, nosotros llegamos y rompimos esa dinámica”, afirmaba Josep Lago coordinador de los jóvenes Sociedad Civil Catalana en una entrevista para OKDIARIO, sobre los movimientos de ultra izquierda asentados en el centro educativo.

No pensar de la misma manera no les ha salido gratis. Según cuentan y demuestran los vídeos, SCC ha sufrido una serie de ataques procedentes de los grupos más radicales de la universidad. Aunque estos no forman una mayoría en cuanto al número total de estudiantes, “parece que existe una sola voz”, comentaban ante las cámaras de este medio.

¿Qué ha dicho exactamente el Tribunal alemán de Schleswig-Holstein sobre Puigdemont?
Carlos Ruiz Miguel Periodista Digital 6 Abril 2018

El Tribunal Superior del Estado federado de Schleswig-Holstein ha dictado su resolución accediendo parcialmente a la euro-orden de entrega del dirigente separatista catalanista Carles Puigdemont presentada por España. Algunos han visto en esta decisión una derrota de las pretensiones del Tribunal Supremo español y un triunfo del dirigente separatista. Pero ¿qué ha dicho verdaderamente el Tribunal?@Desdelatlantico.

I. CONSIDERACIÓN PREVIA: QUÉ DELITOS SON DE ENTREGA AUTOMÁTICA Y CUALES NO.
Para comprender correctamente la decisión del Tribunal alemán conviene saber que, de acuerdo con la Decisión Marco de la UE, de 13 de junio de 2002,
relativa a la orden de detención europea y a los procedimientos de entrega entre Estados miembros (2002/584/JAI) existen dos tipos de delitos. Por un lado, aquellos que figuran en la "lista" de delitos establecida en la "Decisión marco" que implican una entrega sin tener que comprobar si la acción imputada por el Estado que pide la entrega está penada en el Estado al que se requiere la entrega ("Estado de ejecución"). Si el delito no está en esa lista, la solicitud queda sometida al criterio de la "doble incriminación", es decir, queda condicionada a que la acción por la que se imputa al sujeto sea delito no sólo en el Estado que emite la orden sino también en el que la tiene que ejecutar.

II. LO QUE SE CONOCE DE LA DECISIÓN DEL TRIBUNAL ALEMÁN
Lo primero que debe advertirse es que, en este momento, no he conseguido acceder al documento íntegro y original de la decisión del tribunal alemán sobre la entrega de Puigdemont a España. Ahora bien, el Tribunal ha emitido un comunicado oficial de prensa, en alemán, que expone (presumo que fiel al original, pues el comunicado lo hace el propio tribunal) los argumentos y conclusiones del Tribunal. Sobre la base de ese documento que se puede consultar EN ESTE ENLACE haré mis consideraciones.

III. EL TRIBUNAL CONSIDERA QUE EL DELITO DE "ALTA TRAICIÓN" NO ES SIMILAR AL DE "REBELIÓN" PORQUE PUIGDEMONT NO USÓ UNA FUERZA SUSCEPTIBLE DE "DOBLEGAR" AL ESTADO
El delito de "rebelión" no se halla en la lista de los delitos que no exigen comprobación de "doble tipificación", es decir, para que el "Estado de ejecución" (en este caso, Alemania) entregue al acusado se requiere que el delito por el que se le acusa en el "Estado emisor" de la euro-orden (o sea, España) también exista en el "Estado de ejecución" (Alemania).

En Alemania existe el delito de "alta traición" (Hochverrat) que, asombrosamente, NO EXISTE COMO TAL en el Código Penal español. Ahora bien, en el Código español existe un delito muy parecido, el de "rebelión". El fiscal alemán consideró que ambos delitos eran homologarles... pero el Tribunal alemán ha dicho que no.

¿Por qué?
Porque para el tribunal alemán el delito de "alta traición" exige el uso de una "presión" que consiga "doblegar" al Estado y "forzarle" a una "capitulación". Esto es lo que ha dicho, textualmente

Das dem Verfolgten zur Last gelegte Verhalten wäre in der Bundesrepublik Deutschland nach hier geltendem Recht nicht strafbar. Der in Betracht kommende Straftatbestand des Hochverrats sei nicht erfüllt, weil es an dem Merkmal der „Gewalt“ fehle. Nach den vom Bundesgerichtshof in einem vergleichbaren Fall aufgestellten Grundsätzen reiche es für die Verwirklichung des Gewaltbegriffs nicht aus, dass ein Täter Gewalt androht oder anwendet, um ein Verfassungsorgan zu einem erstrebten Handeln zu veranlassen. Erforderlich sei vielmehr, dass von der gegenüber Dritten ausgeübten Gewalt ein derartiger Druck auf das Verfassungsorgan ausgehe, der geeignet ist, den entgegenstehenden Willen des Verfassungsorgans zu beugen. Das sei hier nicht der Fall. Zwar seien dem Verfolgten als Initiator und Verfechter der Umsetzung des Referendums die am Wahltag stattgefundenen Gewalttätigkeiten zuzurechnen. Diese seien nach Art, Umfang und Wirkung jedoch nicht geeignet gewesen, die Regierung derart unter Druck zu setzen, dass sie sich „zur Kapitulation vor der Forderung der Gewalttäter“ gezwungen gesehen hätte.

Es decir, el tribunal alemán considera que Puigdemont no podría ser acusado en Alemania de "alta traición" porque la violencia que usó no era "idónea" para "doblegar" al Estado y forzarle a una "capitulación".

IV. EL TRIBUNAL ALEMÁN CONSIDERA QUE EL PRUSÉS SÍ FUE VIOLENTO Y PUIGDEMONT SÍ ES RESPONSABLE DE ESA VIOLENCIA
Ahora bien, aunque el Tribunal diga que la violencia usada por los separatistas no era "idónea" para "doblegar" al Estado hace dos afirmaciones importantes que contradicen la propaganda separatista catalanista:

1) Que el "prusés", contra lo que afirman sus partidarios SÍ FUE VIOLENTO.
Por tanto, queda claro que no fue un prusés "pacífico" y de "sonrisas", sino un proceso violento.

2) Que Puigdemont SÍ ES RESPONSABLE DE LA VIOLENCIA DEL PRUSÉS
En consecuencia, y contra lo sostenido por el abogado del líder golpista ante el Tribunal Supremo español, la violencia ejercida por los golpistas no es imputable exclusivamente a elementos ajenos a la dirección política del prusés sino que los dirigentes separatistas, con Puigdemont a la cabeza, son responsables de esa violencia.

En palabras textuales del Tribunal:
Zwar seien dem Verfolgten als Initiator und Verfechter der Umsetzung des Referendums die am Wahltag stattgefundenen Gewalttätigkeiten zuzurechnen.

V. EL ABSURDO DEL RAZONAMIENTO DEL TRIBUNAL ALEMÁN
El Tribunal alemán en su argumentación incurre en un absurdo lógico fácil de entender con sólo mirar a la historia alemana, por ejemplo.
Si para que un Estado pueda castigar la "alta traición" se requiere que la violencia contra ese Estado sea "idónea" para hacerle "doblegar" y forzarle a una "capitulación"... ¿cómo ese Estado, que ha doblegado y capitulado, va a poder exigir responsabilidad penal a los traidores?

Si miramos hacia atrás en Alemania veamos lo que hizo Hitler en 1934. Ese año dio un golpe de Estado con la ayuda de las violentas SA (de las que los "CDR" son un, de momento patético, trasunto). Es obvio que una vez que triunfó el golpe y alcanzó el poder... ¡era imposible hacerle responder por la traición!

VI. EL TRIBUNAL ALEMÁN CONSIDERA QUE ES POSIBLE ENTREGAR A PUIGDEMONT A ESPAÑA POR UN DELITO DE CORRUPCIÓN
El Tribunal considera que es posible entregar a Puigdemont a España por un delito de infidelidad en el manejo de fondos públicos, el equivalente alemán al delito español de malversación de fondos públicos. Ambos delitos entrarían en la rúbrica de "corrupción" que se halla en la lista del artículo 2, párrafo 2, de la "Decisión marco" de la UE.

Ahora bien, el Tribunal aclara que en este delito los tribunales españoles deben proporcionar algunas informaciones adicionales.

Esto es lo que dice textualmente el tribunal alemán
Eine Auslieferung wegen des Vorwurfs der Veruntreuung öffentlicher Gelder gemäß Art. 432, 252 des spanischen Strafgesetzbuches erscheine demgegenüber jedenfalls nicht von vornherein unzulässig. Insoweit seien noch weitere tatsächliche Umstände zu klären und weitere Informationen einzuholen.

VII. EL TRIBUNAL ALEMÁN CONSIDERA QUE SI SE ENTREGA A ESPAÑA A PUIGDEMONT NO SERÍA PERSEGUIDO POR "MOTIVOS POLÍTICOS"
Por último, el Tribunal no acepta que la euro orden del Tribunal Supremo deba ser rechazada por suponer una "persecución política".
El Tribunal dice que el enjuiciamiento de Puigdemont por malversación de fondos públicos NO es un juicio a sus opiniones políticas.

Esto es lo que dice el Tribunal, textualmente:
Anhaltspunkte dafür, dass der Verfolgte im Falle seiner Auslieferung der Gefahr politischer Verfolgung im Sinne des § 6 Abs. 2 IRG ausgesetzt sein könnte, seien nicht ersichtlich. Dem Verfolgten werde mit der Veruntreuung öffentlichen Gelder eine konkrete, auch nach deutschem Recht als Untreue strafbare Handlung zur Last gelegt, nicht seine politische Gesinnung.

Esta afirmación es muy importante porque supone desmentir la propaganda separatista catalanista que pretende que los golpistas son juzgados por ejercer su "libertad de expresión" y que son "perseguidos políticos".

VIII. BALANCE+
La decisión del Tribunal alemán, ciertamente, libra al golpista de la acusación más grave (la de "rebelión"). Lo hace, eso sí, con una argumentación completamente absurda y, a mi juicio, insostenible.

Por contra, el Tribunal permite la entrega del golpista para ser juzgado por "corrupción". Esto significa que esa parte de la "izquierda" supuestamente "equidistante" respecto al separatismo catalanista pero supuestamente beligerante contra la corrupción queda ante la tesitura de apoyar o rechazar a un corrupto. La decisión del tribunal alemán deja por ello en una delicada situación a Podemos y a los grupos de su entorno.
Finalmente, la decisión del Tribunal alemán desmonta las acusaciones contra la justicia española de estar llevando a cabo un "proceso político" contra los golpistas.

NOTA
El profesor Rafael Arenas García ha publicado un análisis muy riguroso sobre esta cuestión en su blog cuya lectura recomiendo


 


Recortes de Prensa   Página Inicial