AGLI Recortes de Prensa   Martes 17  Abril 2018

El extrañamiento
¿Se está descomponiendo el proyecto común de España?
Luis Ventoso ABC 17 Abril 2018

La creación de las comunidades autónomas, con algún aspecto positivo, ha generado tras casi 40 años un efecto secundario perverso, grave y soslayado: ha debilitado enormemente el proyecto común español, hasta un extremo que solo se observa en estados fallidos, o en países tan mal cosidos como la problemática Bélgica. El ciudadano español siente -y de hecho es así- que en su vida cotidiana la sanidad, la justicia y la educación dependen del poder regional, lo que contribuye a diluir el sentimiento de pertenencia a España (en el País Vasco y Cataluña hay que añadir el orden público, a cargo de una policía regional instrumentalizada por el nacionalismo). La palabra que podría definir esta situación de deterioro del patriotismo español es extrañamiento. La nación se convierte en un ente lejano, ajeno a la intrahistoria del individuo, que llega a confundir España con Madrid y la Liga de fútbol.

El primer objetivo de las flamantes instituciones autonómicas fue fomentar la idea de pertenencia, a fin de afirmar su legitimidad. Nada nuevo. En la propia historia de la nación española, los Reyes Católicos, el centralismo borbónico y liberal y el propio franquismo habían hecho lo mismo: fomentar desde el poder un proyecto común, donde los españoles se reconociesen como un único pueblo. Las autonomías lo han repetido con la fuerza que otorga la presión cercana. Una de sus prioridades de gobierno, a veces la única, ha sido la exacerbación del hecho identitario, por eso se crearon parlamentos regionales, defensores del pueblo, onerosos y superfluos canales autonómicos, servicios meteorológicos y, en los casos obsesivos, embajadas. Pero hubo algo más serio: al cederles la educación se liquidó el elemento básico para vertebrar un Estado. Sin currículo único, la escuela pasó a ser otro agente del extrañamiento.

Algún lector dirá: su tesis es peregrina, en estados federales como EE.UU. y Alemania el poder local es similar y no se ha debilitado la nación. Tal réplica omite dos diferencias. La primera es que en esos landers y estados federales nunca han gobernado partidos cuya meta manifiesta es la destrucción de la nación. La segunda es que el proyecto común en esos países es muy sólido. Se gustan, y sus culturas -poderosísimas- y sus gobiernos afianzan constantemente la idea de pertenencia. Incluso cuando se regodean en sus traumas están asumiendo una identidad común. Tampoco existe allí la utilización de lenguas locales como ariete nacionalista para erosionar el Estado.

Ayer en Barcelona hubo una manifestación separatista convocada con ayuda de los dos mayores sindicatos españoles, UGT y Comisiones. Hace solo diez años sería impensable y, por supuesto, inadmisible. Un ejemplo más del óxido que va carcomiendo a España, cuyo Gobierno actual no cree que le competa fomentar la idea de pertenencia. Un país con una izquierda felona, que ejerce de cooperadora necesaria del nacionalismo, unos intelectuales que se inhiben, una tele en manos italianas y unos ciudadanos que a veces creen que su patria es ¡Facebook! España ya alberga el virus para dejar de ser un gran país.

Entre la 'omertá' y la amnesia
EDITORIAL El Mundo 17 Abril 2018

No hizo nada, no sabe nada, no recuerda nada. Ésta es la principal conclusión que arrojó ayer la declaración de Manuel Chaves en el juicio por el caso de los ERE, la mayor trama de corrupción de España. Quien fuera presidenta de la Junta de Andalucía durante 19 años prolongó la estrategia de autoexculpación del ex presidente José Antonio Griñán, así como del resto de altos cargos imputados por el latrocinio fraguado en el reparto del dinero público entre trabajadores y empresas en crisis entre los años 2001 y 2010. Se trata de un fraude tan gigantesco que resulta inverosímil que pudiera desarrollarse durante una década sin el conocimiento de quien entonces acaudillaba la Administración socialista en Andalucía. De todo ello cabe colegir que Chaves, pese a las numerosas evidencias que ponen bajo sospecha su actuación, sigue sin dar todas las explicaciones ni asumir todas sus responsabilidades en la adjudicación de las ayudas procedentes del fondo de reptiles.

Durante su declaración en la Audiencia de Sevilla, que juzga la pieza principal de los ERE, el ex presidente andaluz se ha sacudido cualquier responsabilidad sobre las numerosas irregularidades detectadas en un macrofraude en el que se habría malversado o repartido de forma opaca y arbitraria la friolera de 741 millones de euros. Chaves defendió la legalidad del procedimiento en la concesión de ayudas sociolaborales y señaló que no tenía conocimiento de cómo se repartían y con qué criterios. Su ámbito de competencia, según dijo, se limitaba a establecer las líneas generales de las políticas de empleo. Se trata de un subterfugio inconsistente, sobre todo teniendo en cuenta que Chaves se reunió en múltiples ocasiones con comités de empresa y sindicatos para abordar conflictos laborales. No es creíble, por tanto, que el ex presidente del PSOE alegue que no tenía detalles de la gestión de las ayudas, ni tampoco de las contraprestaciones que obtenían los sindicatos a cambio de su papel en los procesos de negociación. La amnesia de Chaves -sobre el que recae una acusación de la Fiscalía por prevaricación- contrasta con su implicación personal en dos ayudas costeadas con el fondo de reptiles, la de Bilore y la de la Faja Pirítica, que se suma a una tercera incriminación. Tal como ha revelado EL MUNDO, la Junta otorgó durante el mandato de Chaves un ERE de 3,6 millones de euros a la sociedad de la familia del empresario que le presta su chalé vacacional.

El juicio por los ERE ha puesto de manifiesto la colosal trama de corrupción tejida a lo largo de cuatro décadas de control omnímodo del PSOE en la Junta de Andalucía. Un entramado a gran escala que, precisamente, ha propiciado que tanto Chaves como Griñán, además de los 20 ex altos cargos investigados, sigan parapetados en un silencio cómplice. Es el resultado de la omertá propia de un régimen clientelar con reminiscencias mafiosas.

Las Autonomías vuelven a desbocar el gasto de personal
En 2017 dedicaron a sueldos 74.800 millones, casi 7.000 millones más que en el año 2013
Roberto Pérez ABC 17 Abril 2018

Los gobiernos autonómicos han vuelto a desbocar sus gastos de personal, tras el tijeretazo que impuso la crisis económica y el peligroso agujero contable que acumuló el sector público regional. Aquel ajuste fue drástico, pero fugaz. Y la mayor parte del ahorro que se consiguió con él ya ha sido dilapidado, porque las Autonomías no paran de aumentar sus gastos de personal desde hace cuatro años.

Según los datos definitivos de 2017 que acaba de certificar la Intervención General del Estado, el sector público autonómico se gastó en sueldos un total de 74.802 millones de euros durante el último año. Fueron unos 1.500 millones más que en 2016; casi 3.500 millones más si se compara con la cifra de 2015; y más de 6.000 millones superior al gasto de personal que registraron en el año 2014. Desde aquel ejercicio, el sector público autonómico está inmerso en una expansión continua del gasto de personal.

Austeridad enterrada
Entre 2009 y 2013, en el cuatrienio en el que la Administración se vio forzada a recortar su gasto estructural, los costes de personal del sector público autonómico se redujeron en un 11%. Pero desde el año 2013 lo han incrementado en prácticamente un 10%. El resultado: las Autonomías ya se están gastando en sueldos más que en el año 2008, cuando la crisis económica empezó a caer a plomo.

Si la vista se echa más atrás, el panorama es demoledor: en quince años, desde 2002, los gobiernos autonómicos han engordado sus gastos de personal un 82%. Es decir, prácticamente los han doblado. En 2002, la plantilla del sector público autonómico consumió un total de 41.048 millones de euros, frente a los 74.802 millones a que ascendió esta «factura» el año pasado.

La dura crisis económica que afloró en 2008 tampoco ha servido para adelgazar los costes de personal de las administraciones autonómicas y de sus extensos entramados compuestos por sociedades mercantiles, fundaciones, organismos autónomos y entes de lo más variado. En sueldos, los gobiernos regionales gastan mucho más ahora que antes de la crisis. Exactamente, del orden de 10.000 millones de euros más cada año. En 2007, los costes de personal del sector público autonómico ascendieron a 64.405 millones de euros, exactamente 10.397 millones menos que en 2017.

Plantillas engordadas
A las Autonomías les costó poner a dieta sus gastos estructurales cuando la crisis desplomó sus ingresos y desbocó la deuda. Sin embargo, han estado muy rápidas para remontar el gasto en cuanto empezó a sentirse la recuperación. Según desvela la Encuesta de Población Activa (EPA), el sector público autonómico ha engordado con 150.000 empleados más en solo tres años. En las administraciones regionales ha cundido la contratación de interinos.

Las administraciones regionales ya gastan más en sueldos ahora que antes de la crisis
La escalada de los gastos de personal condicionan la contabilidad de conjunto de los gobiernos regionales. Hay que tener en cuenta que, con mucha diferencia, los sueldos son la mayor partida de gasto en el sector público autonómico. Y en los últimos años han aumentado sustancialmente el peso que tienen en la estructura global de coses de las comunidades autónomas.

En el año 2007, las nóminas se tragaron el 39,9 por ciento del todo el gasto no financiero que acumuló el sector público autonómico. El año pasado, ese porcentaje se había incrementado hasta suponer el 43,3% del gasto total de las Autonomías -excluidas las operaciones financieras vinculadas a la deuda-.

Las administraciones regionales españolas acumulan décadas de acelerado aumento de los gastos de personal. Entre los años 2000 y 2009, al calor del «boom» económico, engordaron sus plantillas y los sueldos. En esos nueve años, los costes de personal del conjunto de las Autonomías se disparó un 137%.

Susto o muerte
Cayetano González Libertad Digital 17 Abril 2018

He recordado ya en alguna ocasión lo que dijo Alfonso Guerra en la década de los 90, cuando las divisiones internas dentro del PSOE empezaron a aflorar: "Cuando un partido pone en marcha la máquina de perder las elecciones, esta es imparable e implacable". El PSOE las perdió, bien es cierto que por poco margen, ante el PP de Aznar en marzo de 1996; y el actual PP de Rajoy lleva camino de cosechar una severa derrota en las diversas y distintas citas con las urnas que se dibujan en el horizonte.

Uno de los síntomas más evidentes que certifican que esa máquina de perder las elecciones está a pleno funcionamiento es que, haga lo que haga la formación política afectada, todo le sale mal. En la últimas semanas, esto es más que una evidencia en el PP. Por ejemplo, convocan para después de la Semana Santa una convención nacional en Sevilla con la intención de insuflar ánimos a los decaídos cargos públicos y a los militantes que encuesta tras encuesta ven cómo Ciudadanos les pasa por encima, y resulta que unos días antes salta el escándalo del presunto máster de Cristina Cifuentes y el cónclave de los populares se ve lastrado, informativamente hablando, por ese hecho.

Otro ejemplo: cuando la detención de Puigdemont en Alemania parecía devolver algo de optimismo y prestancia a un Gobierno absolutamente desaparecido del escenario catalán, va un juez alemán y lo pone en libertad, diciendo además que lo del delito de rebelión del que le acusa el juez Llarena va a ser que no. Y el clavo lo acaba remachando la ministra de Justicia alemana con unas declaraciones absolutamente insultantes para España y para nuestro sistema democrático. Pero la máquina no se para, sigue en pleno funcionamiento, porque ante esta situación lo único que se le ocurrió decir a Rajoy fue: "El planteamiento del Gobierno alemán ha sido modélico y su comportamiento ha sido el propio de una nación europea de las clásicas y de primera".

La máquina popular tiene en estos momentos un caso pendiente: ¿qué hacer con Cifuentes? ¿Se la deja caer para conservar el Gobierno de la Comunidad de Madrid o se mantiene el pulso a Ciudadanos en la confianza de que, si al final el partido naranja apoya la moción de censura del PSOE, eso le pasará factura en las próximas elecciones? Esta es la típica situación en la que, haga lo que haga el PP, todo le puede salir mal: si sustituye a Cifuentes para evitar perder el Gobierno de la Comunidad de Madrid, mal, y si permite que prospere la moción de censura, amén de que cerca de 300 altos cargos se van a la calle, nadie le asegura que eso suponga un desgaste importante para Ciudadanos. La opinión pública puede entender esa decisión del partido de Rivera.

Otro síntoma son las batallas internas, que en el caso de los populares tiene su máximo exponente en la que desde hace tiempo protagonizan Soraya y Cospedal. Lo hacen con la aquiescencia de quien las ha nombrado para ocupar una silla en el Consejo de Ministros y, en el caso de Cospedal, quien le mantuvo su apoyo para que siguiera siendo la número dos del partido. Lo malo para el PP es que esa guerra entre ambas damas arrastra a otros dirigentes a posicionarse en uno u otro bando, véase el caso de Maillo con el master de Cifuentes o de Zoido con el candidato para la Alcaldía de Sevilla.

En esas estábamos cuando llega Cristóbal Montoro y, en una entrevista publicada este lunes en El Mundo, dice literalmente lo siguiente: "Reconozco que al PP le pasa algo, pero su problema no es Rajoy". Lo dicho: la máquina de perder las elecciones ya está en marcha en el PP y, como decía Guerra, cuando eso sucede es imparable e implacable. Y en ese escenario, incluso poder elegir, como en el chiste, entre susto o muerte resulta absolutamente irrelevante.

Transversalidades
Ignacio Camacho ABC 17 Abril 2018

Mucho cuidado con las apariencias y las simplificaciones. Una manifestación convocada por los independentistas a favor de los presos independentistas, llena de políticos, militantes y simpatizantes independentistas y en la que se profieren consignas de respaldo a los comandos violentos independentistas, no tiene por qué ser en sí misma una manifestación independentista. Para que una manifestación sea estrictamente independentista, su manifiesto oficial debe incluir una proclama explícita por la independencia. Y eso no ocurrió ayer en la marcha de Barcelona, de modo que si un medio o periodista dijese que los sindicatos UGT y CC.OO., junto a Ada Colau y sus comunes, asistieron a una concentración independentista, cometería una odiosa manipulación. Hay que ser, como ellos –y sobre todo como TV3, paradigma de ecuanimidad–, sensible a los matices. Las centrales sindicales catalanas y la alcaldesa de Barcelona acudieron a una manifestación junto con los independentistas. Pero ellos no lo son, faltaría más. Y si alguien piensa que el peor sitio y momento del mundo para no parecer independentista es una manifestación de los independentistas en apoyo de los cabecillas de la revuelta independentista, tiene un problema de susceptibilidad. Que eso es lo que hay en el conflicto de Cataluña, mucha suspicacia, mucho recelo, mucho prejuicio y muy poco diálogo. ¿Estamos o no estamos?

¿Y qué hacían, pues, Colau y los líderes sindicales, en amable compaña con tanto independentista junto? Pues ser transversales. Es decir, estar con los independentistas sin ser ellos mismos independentistas. Vean la diferencia sustancial entre un verbo transitivo e intransitivo, entre la física y la metafísica. Sin embargo, esa transversalidad tan dialogante y transitiva no la mostraron en las diferentes manifestaciones constitucionalistas, donde también podían haber estado sin ser, o incluso siéndolo como dicen serlo. Pero no estuvieron, aunque lo fuesen, para no parecer que lo son, aunque no les importa que parezca que son lo que dicen no ser por estar con quienes sí dicen lo que son. O sea, con la parte contratante de la segunda parte. No sé si me explico porque esto de la metafísica política es muy complicado. Pero creo que se entiende. Y si no, lo diré más claro: metafísicamente no se sabe lo que es la transversalidad, pero físicamente siempre acaba sesgada hacia el mismo flanco. El del separatismo. Por eso no se ha visto todavía a ningún sedicente transversal defendiendo al Estado.

En todo caso, esta sutil ontología es propia de sociedades avanzadas y de pensamiento sofisticado. En Norteamérica, donde son tan simples que inventaron la democracia moderna, se atienen a conceptos mucho más zafios. Y dicen que si alguien anda como un pato, tiene plumas y hace cuac (y además se junta con los patos), lo más probable es que se trate –no que sea, por favor– de un pato.

Todos somos Carmen S.
OKDIARIO 17 Abril 2018

Carmen S. se ha convertido por derecho propio en uno de los mayores símbolos del constitucionalismo en Cataluña. A pesar de recibir una brutal paliza por quitar los lazos amarillos a favor de los golpistas, esta mujer de 67 años ha tenido el valor cívico y la valentía personal de comparecer sin pixelar ante la cámara de OKDIARIO para contar su experiencia. A cara descubierta, de frente y con la dignidad por bandera. Valores todos ellos que han de inspirar tanto a los ciudadanos como a los políticos que creen en la legalidad vigente y que están dispuestos a defenderla en Cataluña.

Porque Cataluña es, ante todo y por mucho que traten de impedirlo los violentos, una parte indispensable de España. Una parte que, no obstante, está sumida en una espiral de violencia propiciada por la sinrazón que tratan de imponer los grupos más radicales del separatismo. Valga el ejemplo de la propia Carmen S., quien pudo perder la vida en la barriada Trinitat Vella de Barcelona a manos de un acémila que, como define su manera de proceder, es además un cobarde que se dio a la fuga en cuanto apareció la Guardia Urbana. A pesar de todo ello, Carmen S. continúa convencida de la necesidad de defender la Constitución.

Su admirable valor debe ser una pauta que rija la manera de comportarse de los individuos en sociedad. Ante la violencia y el terror deben prevalecer las convicciones democráticas que conforman dichas sociedades. El temor o la coacción no pueden ganarle jamás la batalla a la libertad. Por eso es tan importante que, a pesar de recibir una brutal paliza, Carmen S. tenga el valor de seguir defendiendo la legalidad vigente sin que nadie logre que baje la mirada o se esconda. Si los constitucionalistas se convencen de ello, el separatismo y los violentos perderán en las urnas lo que tratan de ganar en las calles a base de furia y ruido.

Gibraltar define la posición y la política exterior de España
Pío Moa gaceta.es 17 Abril 2018

Comisión de la verdad sobre el PSOE: Los socialistas se lanzan a la guerra civil. https://www.youtube.com/watch?v=yYPKu3_VSRg
*******************
Dentro del seminario sobre Gibraltar, el profesor de derecho y economía Guillermo Rocafort habló el viernes pasado sobre cómo se echó a perder en la transición la histórica victoria obtenida por la diplomacia franquista sobre Inglaterra en la ONU. Londres jugó con el cuento de la “entrada en Europa”, como decían los botarates que gobernaban España exhibiendo su incultura histórica y política. Así impresionados, los políticos de la transición se inclinaron a aceptar la humillante, parasitaria y por todo concepto perjudicial presencia de la colonia. Esto ya se vio claramente en la Constitución, un tanto chapucera, como he mostrado en La Transición de cristal y que, como ha observado Rocafort, admitió el término “nacionalidades” contrario al aserto de España como nación única e indivisible… y se olvidó por completo de Gibraltar. Lo comparó el conferenciante con Argentina, cuya Constitución establece la reivindicación permanente de las Malvinas, o a Guatemala con respecto a Belice, en cuya frontera hay con frecuencia muertos, de los que no se habla fuera, debido a la política de los ingleses de ir ampliando solapadamente la frontera. Señaló también que Inglaterra ha reconstruido un peculiar imperio a base de refugios o paraísos fiscales, casi todos los cuales pertenecen a ese país, y que incluyen precisamente a Gibraltar, Malvinas o Belice entre otros.

Como es sabido, el cierre de la verja de Gibraltar convirtió el peñón en una ruina económica, cada vez más costosa económica, política y moralmente para Londres. En cambio la apertura de la verja por el PSOE (lo primero que hizo al llegar al poder en 1982), hizo de la colonia y base militar inglesa un emporio de negocios oscuros y contrabando. Así, Gibraltar, cuya riqueza le permite eliminar impuestos, ejerce una enorme presión parasitaria sobre la zona en torno, haciendo de ella la de más elevado paro de España e incluso de Europa. Y ejerce asimismo una influencia corruptora sobre las autoridades no solo de Andalucía, sino del resto de España, financiando asimismo periódicos, pagando a periodistas y políticos, etc. El conferenciante hizo notar que las facilidades otorgadas a la colonia por la junta de Andalucía y los gobiernos de PSOE y PP tienen probablemente contrapartidas en sobornos, blanqueo de capitales y dinero negro: un supuesto con altas probabilidades de ser cierto. Y hay otro factor a considerar: Gibraltar ha sido la sede de reuniones de separatistas, especialmente vascos y catalanes, que muy posiblemente reciban también dinero de la colonia. Tal como en el siglo XIX fue centro de conspiraciones y pronunciamiento militares que mantenían a España en una semidesestabilización permanente.

También se expuso otra de las mentiras sembradas por los ingleses: que la colonia supone un gran alivio económico para el entorno, al ofrecer entre 10.000 y 13.000 puestos de trabajo. Cifra disparatada para un territorio muy pequeño y sin apenas producciones propias, pero a menudo aceptada en España; y doblemente grotesca cuando la zona padece un desempleo tremendo. Con motivo de alguna restricción al paso de personas por la verja, y a fin de no perjudicar a los trabajadores españoles, se habilitó un paso especial para ellos, que solo tenían que documentar la empresa en que trabajaban. El permiso solo fue solicitado por un centenar y medio de personas…

Estos hechos nos acercan al crucial alcance político e histórico de esta invasión de nuestro territorio por una potencia que, por ese mero hecho no puede ser amiga, sino hostil a España, aunque se entienda muy bien con los partidos y políticos españoles. En suma, la invasión colonial afecta al núcleo mismo de nuestra política internacional y posición en el mundo. No solo ocupa el centro mismo de nuestro eje defensivo como base militar y de espionaje, sino que convierte a España en un estado lacayo por obra de sus políticos. Es como una sanguijuela que chupa el valor y las energías del país.

Además, la presencia de esta base, así como de las useñas, pone innecesariamente a España en el punto de mira de los proyectiles nucleares rusos, y nos obliga a actuar de peones de los intereses de la OTAN –es decir, de intereses anglosajones–. Así, el ejército español es obligado por los políticos a intervenir en acciones sencillamente criminales como la destrucción del estado y la sociedad libios. O a cooperar en agresiones a Siria. O a provocar y hostigar a Rusia, que en principio no nos amenaza (ni amenaza a la UE o a la OTAN, basta constatar la aplastante superioridad de los presupuestos militares de estos sobre los rusos. La amenaza es contra Rusia). Operaciones de interés ajeno, bajo mando ajeno y en idioma ajeno.

Otro caso revelador del abyecto servilismo de la actual clase o chusma política fue la intervención a favor de movimientos disgregadores en Yugoslavia, con una política que podría aplicarse a la propia España. Dato poco conocido es que el partido cristianodemócrata alemán incluye en sus programas el “derecho de autodeterminación” (reconocido por la ONU solo para las colonias, pero no para Gibraltar), pensado para la reunificación alemana y aplicado luego en Croacia. Quizá esto ayude a entender algunos aspectos de lo que ocurre con los separatismos catalanes.

Es preciso tener en cuenta la importancia de la posición geoestratégica de España, que aboca al país a la neutralidad o a funcionar como títere de potencias más poderosas. La mera presencia de la colonia –cosa que no toleraría casi ningún país del tercer mundo–, auspiciada por los actuales políticos, convierte a España en un país de pandereta, tratado con desprecio o condescendencia como peón o lacayo. Y esto debe denunciarse. Porque, no casualmente, esos partidos y políticos son también los que han financiado a los separatismos, premiado a la ETA, promovido un creciente despotismo LGTBI o falsificado radicalmente la historia ¡por ley! De modo que el problema de Gibraltar está ligado estrechísimamente a toda la política exterior e interior de España. En cierto sentido condensa todas las miserias de la política actual.

El próximo viernes, dentro del seminario sobre Gibraltar, el general Salvador Fontenla ofrecerá una visión histórica de conjunto sobre la evolución del problema del peñón. A las 19,30, en Centro Riojano de Madrid, Serrano 25

En las sesiones anteriores José María Carrascal y Guillermo Rocafort han tratado la victoria diplomática de España sobre Inglaterra en la ONU, y el significado y consecuencias de la apertura de la verja por el PSOE

Voces contra el nacionalismo en la Eurocámara: "Cualquier frontera de Europa viene de la guerra"
Una jornada en la eurocámara trata de rescatar lo mucho que hay de acervo común europeo y señala la falta de sentido del nacionalismo.
C.Jordá Libertad Digital 17 Abril 2018

Euromind es una iniciativa con la que se está tratando de llevar al Parlamento Europeo una serie de debates políticos y reflexiones que en lugar de basarse en los prejuicios y los lugares comunes lo haga en el conocimiento científico y el humanismo. En una época en la que no pocas discusiones de fondo quieren resolverse a golpe de tuit, la iniciativa de la eurodiputada Teresa Giménez Barbat resulta cuando menos estimulante y casi cabría que decir que provocadora.

Más aún cuando gracias a Euromind ya han pasado por las salas de la eurocámara algunas de las mentes y las voces más influyentes del momento: Steven Pinker, Richard Dawkins y los españoles José Miguel Mulet, Arcadi Espada y Elvira Roca Barea –recientemente entrevistada en Libertad Digital– por poner sólo algunos ejemplos.

La pasada semana una de las numerosas salas de reuniones del gran edificio del Parlamento Europeo en Bruselas fue el lugar elegido para otro de estos encuentros en el que Teresa Giménez Barbat ofició de maestra de ceremonias en un acto en el que participaron el filósofo inglés A.C. Grayling y la exitosa escritora y divulgadora sueca Karin Bojs.

El título elegido para el acto era toda una declaración de intenciones: "Hacia una historia europea común", que coincide con una propuesta que está desarrollando la propia Giménez Barbat para incluir en el currículum educativo de todos los países de la UE un aprendizaje de lo mucho en común que tiene todo el continente.

A pesar de que aún no es muy conocido en España, Grayling es un pensador que, además de una ingente producción –ha publicado ya decenas de libros– mantiene una presencia habitual en los medios del Reino Unido y en los debates de actualidad. En los últimos tiempos, por ejemplo, ha sido uno de los rostros destacados de la campaña antibrexit con la que muchos británicos mantienen aún esperanzas de que su país no abandone la UE.

Con ese telón de fondo la intervención de Grayling fue un contundente alegato asegurando que "los elementos que compartimos son muchos más de los que nos separan" como europeos, y como prueba de ello citó sus lecturas infantiles y juveniles de los clásicos grecolatinos que eran parte habitual de la formación intelectual en todo el Imperio Británico: "Nunca se me ocurrió pensar que aquellos libros eran algo ajeno".

Para Grayling esa antigüedad clásica, los mil años posteriores de religión común –antes de la reforma protestante– o la Ilustración, son elementos capaces de formar un vínculo "mucho mayor de lo que pueden dar a entender los dos últimos siglos de naciones estado".

Contra el nacionalismo
También desde de ese espíritu, Grayling habló sobre un nacionalismo cuyas "demandas deberían ser mucho menos importante en la Unión Europea, quedarse en lo cultural quizás, pero nunca transcender a lo político".

De hecho, para el británico en la UE es fundamental ese papel de freno a un nacionalismo que ha dejado una secuela de terrible destrucción: "Basta con ver dos minutos de un vídeo de Europa en 1945 para damos cuenta de lo importante que son la Unión y el proyecto europeo", aseguró, recordando también que "cualquier frontera de Europa proviene de la guerra, es arbitraria y separa zonas con un legado común".

Un ADN también común
La sueca Karin Bojs, por su parte, es periodista y ha desarrollado toda su carrera en la divulgación científica, convirtiéndose en una escritora de éxito recientemente con su libro Mi gran familia europea, que ha sido un auténtico best seller no sólo en su Suecia natal sino en varios países de Europa.

Bojs tiene siempre cuidado de no transcender el terreno político, pero su investigación del ADN europeo he revelado "un legado común muy anterior incluso a la antigüedad griega", tal y como contó en una intervención en la que explicó el proceso de investigación que ha seguido con su obra.

Una exploración que la ha llevado a remontarse decenas de miles de años en el tiempo y a estudiar la expansión de las tribus indoeuropeas que ocuparon buena parte del continente y de los que tenemos información que quizá a algunos les resulte sorprendente: "Se ha estudiado el aspecto de los humanos entonces –nuestros ancestros comunes– y era igual en toda Europa: morenos, piel oscura y ojos claros".

Obviamente, en zonas como la Escandinavia de la que proviene Bojs se produjo un proceso de adaptación "que fue extremadamente rápido" y en el que también tuvieron que ver nuevas oleadas migratorias. Una capacidad de adaptación y de absorción que quizá también sean parte de ese legado europeo que es, probablemente, mucho mayor y más antiguo de lo que la mayoría sospechamos.

Prólogo de Fernando Aramburu
Primeras páginas del libro "Pardines. Cuando ETA empezó a matar"
www.latribunadelpaisvasco.com 17 Abril 2018

El 7 de junio de 1968, la banda terrorista ETA asesinó al joven guardia civil José Antonio Pardines. El cadáver presentaba cinco heridas de bala en el torso. Debajo, se localizaron cuatro proyectiles y, a menos de un metro del cuerpo, cinco vainas: tres de calibre 9 milímetros parabellum y otras dos de 7,65 milímetros. La funda de la pistola reglamentaria de Pardines seguía abrochada. La primera víctima de ETA no había podido defenderse.

Aquel día, en palabras de José María Garmendia, ?cambió la historia del País Vasco para siempre?. El crimen marcó el inicio de una espiral de violencia terrorista que, después de medio siglo, arroja un saldo trágico: 850 víctimas mortales y más de 2.500 heridos, sin contar a decenas de miles de personas amenazadas, exiliadas, extorsionadas y damnificadas económicamente.

Escrito por algunos de los principales expertos en la materia (historiadores, politólogos, periodistas y juristas), que han consultado documentación inédita, el libro "Pardines. Cuando ETA dejó de matar" gira alrededor del primer asesinato de la banda terrorista ETA y repasa los hechos y cómo se han contado hasta ahora, sus autores materiales, la historia de la organización criminal, las biografías truncadas de sus primeras víctimas y la respuesta policial y judicial al terrorismo.

Lea las primeras páginas del libro:  http://www.edistribucion.es/tecnos/1201184/1201184.pdf

SOPESE UD: 6 MILLONES ASESINADOS en Europa entre 1939-45 o Israel, una potencia exitosa en el colapso de Medio Oriente
Shimshon Zamir Periodista Digital 17 Abril 2018

En esta semana, en la cual el Pueblo Judio pasa de llorar a sus seis millones de asesinados en Europa entre 1939-45 a festejar las cercanas fiestas del 70 Aniversario de Israel, que es una potencia exitosa en el colapso de Medio Oriente, es posible sopesar el enorme exito que constituye el Sionismo...la vuelta de los Judios a su Patria ancestral y el establecimiento de un Estado Moderno...que "brilla' (a pesar del conflicto meso-oriental) en comparacion con su alrededor.

El articulo fue escrito por Daniel Krieger y publicado el 6 de marzo del 2018. Fuente: MIDA/ Aurora

"Los indicadores económicos para Israel mostraron otro año exitoso en 2017 ya que, por primera vez en la historia, el PBI per cápita de Israel ha superado el de los principales países industrializados como Gran Bretaña, Japón y Francia.

Israel se destaca entre las naciones que obtuvieron su independencia después de la Segunda Guerra Mundial. A pesar de enfrentarse a más desafíos que prácticamente cualquier otro país, Israel se ha transformado de un remanso socialista pobre y frágil a una nación Start Up de tecnología y conocimiento de vanguardia durante siete breves décadas, mientras luchaba por su existencia.

Los fracasos del boicot árabe y más tarde del movimiento de campaña de Boicot (BDS) para destruir la economía de Israel no son menos espectaculares que los fracasos árabes musulmanes para derrotar a Israel en los campos de batalla militares. La economía de Israel es mucho más fuerte hoy que cuando se lanzó el BDS en 2005.

The Economist publica un informe global anual con numerosos datos sobre los países del mundo. En su informe recién publicado, el PBI per cápita de Israel ha superado, por primera vez en la historia, los 40.000. Según los datos de The Economist, el PBI per cápita de Israel creció de 38.127 en 2016 a 44.019 dólares en 2017.

La economía de Israel aumentó un 4,4% durante 2017, la tasa de crecimiento más alta entre las economías avanzadas. Por el contrario, el PIB per cápita de Francia fue de casi 41.000 dólares y el de Japón casi 40.000.

El gasto del consumidor privado aumentó 3.0% en 2017, 1.1% per capita. El gasto per capita en bienes semiduraderos (indumentaria, etc.) creció un 4,7%. El gasto per cápita en el consumo actual (vivienda, alimentos, servicios, etc.) aumentó un 2,2%. El déficit de la cuenta en el sector gubernamental totalizó 8 mil millones de shekels en 2017, representando el 1.1% del PBI, por debajo de los 15 mil millones en 2016.

El contraste entre el primer mundo de Israel y el mundo árabe del tercer mundo circundante es hoy mayor que nunca. El PIB per cápita de Israel es casi 20 veces el PIB per cápita del empobrecido Egipto y cinco veces más grande que el Líbano semi-desarrollado.

Al igual que cualquier proyecto humano, Israel es un trabajo interminable en progreso y queda mucho trabajo por hacer para integrar a los judíos ultraortodoxos y los árabes israelíes en la economía del conocimiento de Israel.

Abordar adecuadamente los altos costos de vida de Israel requiere más reformas económicas y legislativas y la eliminación de oligopolios ineficientes que mantienen artificialmente altos los precios. Sin embargo, de todos modos, el estado judío renacido es una historia de éxito notable que superó tremendas dificultades y obstáculos.

Según el profesor Jonathan Adelman, autor del libro The Rise of Israel: a History of a Revolutionary State, el éxito actual de Israel estuvo lejos de ser cierto y requirió dos revoluciones sionistas.

La primera revolución sionista fue socialista democrática y duró aproximadamente desde la primera Aliá moderna en 1882 hasta la derrota del Partido Laborista israelí en las elecciones nacionales de 1977.

Esta revolución logró construir una infraestructura moderna y establecer una sociedad relativamente igualitaria que acogió a millones de judíos en gran medida empobrecidos y no calificados de todos los rincones del mundo.

Aunque en gran medida redundante hoy, el movimiento Kibutz jugó un papel desproporcionado durante la fase de construcción del estado del Israel moderno. Como los recursos y la mano de obra calificada eran escasos, el sionismo socialista hizo hincapié en la necesidad de cooperar y centrarse en las necesidades del colectivo emergente.

La segunda revolución sionista todavía está en curso y comenzó con la victoria del partido Likud de Menajem Begin en 1977. Poco a poco se hizo evidente para los líderes de Israel que las industrias estatales ineficientes no serían competitivas y rentables a menos que fueran privatizadas.

Durante la tempestuosa década de 1980, la economía de Israel luchó con una hiperinflación que alcanzó el 450% en 1985. En contraste, hoy la inflación de Israel es insignificante.

Después de que Arafat lanzó su guerra terrorista contra Israel en los años 2000, el índice de deuda de Israel alcanzó aproximadamente el 100% del PIB. Ahora, el índice de endeudamiento de Israel se ha reducido a alrededor del 62% en la actualidad, uno de los más bajos del mundo desarrollado. La revolución capitalista de Israel está lejos de ser completa, pero ya ha allanado el camino para el surgimiento de la creciente economía del "conocimiento" de Israel.

A menudo se ha bromeado que después de deambular por el desierto durante 40 años, los hijos de Moisés se establecieron en el único lugar del Medio Oriente que carecía de petróleo: Israel. Durante algunas décadas, parecía que los árabes ricos en petróleo tenían una clara ventaja sobre los judíos pobres en petróleo.

Mucho ha cambiado desde que la OPEP lanzó su embargo petrolero contra Occidente después de la fallida agresión árabe contra Israel en 1973. Antes del colapso del imperio soviético pro árabe, China e India no tenían vínculos oficiales con Israel y muchas compañías occidentales y japonesas evitaban tener negocios con Israel.

El colapso de los precios del petróleo ha erosionado dramáticamente el poder de los países productores de petróleo. Se ha vuelto obvio que el futuro pertenece a aquellos que innovan, no a los que se apoyan en el petróleo. Israel tiene hoy fuertes lazos comerciales con China y una asociación próspera con India. Las delegaciones comerciales desde Jamaica hasta Japón están ansiosas por hacer negocios con Israel y beneficiarse de la experiencia de Israel.

Israel está en una posición única para tener éxito en la emergente economía del "conocimiento". Grandes yacimientos de gas frente en la costa de Israel convirtieron al estado judío de importador de energía a nación exportadora de energía. Sin embargo, el principal activo de Israel sigue siendo lo que siempre fue: capacidad intelectual y capacidad para innovar. En un giro irónico de la historia, Siria, que fue el partidario más radical del boicot árabe contra Israel, está en ruinas. Por el contrario, el objetivo del boicot, Israel, está prosperando como nunca antes.

Las diversas tecnologías de innovación de Israel benefician a millones de personas en todo el mundo. El BDS puede intimidar a los estudiantes judíos y pro israelíes en los campus occidentales. Sin embargo, en la vida real, el BDS no tiene ninguna posibilidad de tener éxito contra Israel. La razón es simple: el renacimiento de Israel simplemente se ha convertido en un jugador demasiado valioso en la economía global como para ignorarlo.

La historia según la izquierda: el fascismo contra el pueblo
Pedro Fernández Barbadillo Libertad Digital 17 Abril 2018

En los primeros años 80, el corresponsal en México del periódico que leía hacía malabares con la geografía para no incluir a la tiranía comunista de los Castro cuando escribía sobre las dictaduras en Iberoamérica. Como Cuba está en el Caribe hablaba de dictaduras en Sudamérica o de "juntas militares". Fue una de mis primeras lecciones prácticas de la propaganda izquierdista.

Cuando entré en la exposición organizada por la Oficina de Derechos Humanos y Memoria del Ayuntamiento de Madrid, me sentí como si leyese una crónica periodística de Joaquín Ibarz escrita desde el bar del hotel Florida. Lengua de madera, sí, y con el vocabulario y los conceptos de la propaganda comunista de la guerra civil y la posguerra.

La exposición se limita a los 16 días de noviembre en que las columnas de los ‘nacionales’ se acercan a la ciudad y son detenidas. Así queda justificado, en opinión de los comisarios, que no se mencionen los ‘paseos’, las ‘patrullas del amanecer’, las checas, la matanza del cuartel de La Montaña y los asesinatos de la cárcel Modelo, los saqueos de viviendas, los incendios de iglesias, la exhumación de cadáveres de monjas, la petición de ayuda a la URSS el 25 de julio por José Giral, la llegada del embajador de Stalin, Marcel Rosenberg, en agosto…, y, por supuesto, la incompetencia del Gobierno de la Victoria de Largo Caballero.

La represión contra la población civil no sólo se despacha con un panel, sino que casi se justifica.

Tampoco se describe el aparato de propaganda montado por los comunistas, ya asesorados por ‘técnicos’ de Stalin. A los madrileños se les ocultó durante semanas la marcha triunfal de las columnas rebeldes hasta que las seguridades de victoria fueron sustituidas por gritos de miedo. Entonces los comunistas, con Pasionaria como aulladora, elaboraron el bulo de la quinta columna para amparar el exterminio de los ‘enemigos de clase’.

No hay otros españoles, sino "fascistas"

Se presenta un monstruo informe y sanguinario como el Cthulhu de Lovecraft, el fascismo, contra un pueblo formado por obreros, mujeres y niños de carne y hueso, que sólo quieren trabajar, comer y vivir en democracia.

La palabra que más se repite para definir a los atacantes es fascismo, ni sublevados, ni rebeldes, ni franquistas, ni, por supuesto, nacionales: "los fascistas", "la ofensiva fascista", "el ejército fascista", "el avance fascista"…

Enfrente del "pueblo", no hay otros españoles, sino fascistas, generales (se mencionan a Franco y a Mola, epítomes del mal) y, dos tipos de demonios en los que el Mal se encarna: legionarios y regulares (no se menciona que los regulares eran marroquíes para no caer en la islamofobia).

Y ante ese monstruo, todo está justificado. Desde matar a los sospechosos a mentir. El tiempo no ha suavizado en la izquierda del Ayuntamiento de Madrid su ideología ni su odio.

El Gobierno de Largo queda como cobarde y entreguista al huir de Madrid; sólo le falta el calificativo de burgués. Se omite que, en la huida a Valencia, varios ministros fueron detenidos en Tarancón por unos milicianos anarquistas y a punto estuvieron de ser fusilados.

Se cita a Cipriano Mera entre los defensores, pero se oculta su participación el golpe de Casado (y del PSOE, la CNT, Unión Republicana, Izquierda Republicana y la UGT) de marzo de 1939 contra los comunistas y Negrín.

¿Por qué Franco se desvió a Toledo?
En el tablón de la cronología, se afirma que Franco "decide desviar la ofensiva de Madrid hacia Toledo, lo cual le hace perder un tiempo valioso y da pie a la llegada de armamento soviético y a la reorganización del ejército republicano".

No se explica qué pasa en Toledo. ¿Había más fascistas o Franco, que era idiota, quería comerse unas migas? Y la respuesta es que el general iba a liberar a los sitiados en el alcázar, como se lo había prometido a éstos, y lo hizo conscientemente, sabedor de la importancia del factor moral en una guerra.

Entre las verdaderas curiosidades están el dato del cierre de docenas de cines y la limitación de la cartelera a seis películas, la mayoría de las cuales son de propaganda soviética (se dijo que Rosenberg las trajo en su equipaje) y las primeras cartillas de racionamiento que hubo en España. Madrid fue la ciudad de Europa occidental que más tiempo padeció el racionamiento.

La represión contra la población civil no sólo se despacha con un panel, sino que casi se justifica:
También existió otro Madrid. El de los facciosos (sic), el de los monárquicos, el de los sublevados. También el de los caídos en desgracia. En las calles, checas o prisiones, la represión contra el enemigo acecha en la ciudad acechada. Entre los días 6, 7 y 8 de noviembre, con el ejército fascista (sic) próximo a la ciudad, los 973 presos de la cárcel Modelo de Madrid fueron trasladados. Muchos de ellos fueron asesinados en Paracuellos del Jarama, en su tránsito hacia la cárcel Modelo de Valencia.

Quienes no militan en el Frente Popular no son pueblo; son "facciosos", "monárquicos" o "sublevados". Y por eso acaban en las checas. No se plantean los redactores del texto que estas personas fuesen inocentes, porque, claro, habían cometido el delito de ser sospechosos. Los falangistas ni existen.

¿Y quiénes fueron los asesinos de "muchos" de esos presos? Algún turista despistado (los paneles están traducidos al inglés) podría pensar que fueron los legionarios o los aviones alemanes…

El "pueblo" estaba militarizado y movilizado

Como reconozco que a mí la guerra civil me cansa y la mentira (tanto más con fondos públicos) me carga, el historiador Pedro Corral me ha facilitado otras omisiones realizadas por los comisarios Gonzalo Berger y Tània Balló.

Para no alterar el discurso épico de la propaganda de la resistencia de un pueblo mal armado contra "los fascistas" avituallados por Hitler y Mussolini, no se expone que en esta batalla empezaron a combatir las primeras brigadas del nuevo ejército popular, que se formó con las primeras llamadas a filas de reclutas forzosos. Y tampoco que el 29 de octubre el Gobierno de Largo Caballero había decretado la militarización de todos los varones de 20 a 45 años para labores de fortificación, bajo castigo de deserción.

Previamente, el 15 de octubre, en ejemplo de servilismo a la URSS, Largo había instaurado el comisariado político en las unidades militares.

Además, añade Corral, no se cita la muerte del anarquista Buenaventura Durruti, el 20 de noviembre de 1936, después de varias desbandadas de sus hombres y de un intento de desarmarlos con guardias de asalto.

Ni aparece mención alguna al oficial Vicente Rojo (ascendido a teniente coronel "por lealtad") como artífice de la defensa de Madrid salvo porque se incluye una cita de su libro Así fue la defensa de Madrid. Rechina al discurso izquierdista, que debe ser en blanco y negro, el que un militar profesional y católico, y que encima regresó a la España franquista, mandara al pueblo "antifascista".

18.000 atacantes frente a 45.000 defensores
En la exposición no se halla el principal motivo del fracaso de "la ofensiva fascista". ¿La resistencia popular, los técnicos soviéticos y el material enviado por Stalin (de mucho mejor calidad que el recibido de Alemania e Italia por los nacionales), las Brigadas Internacionales…?

En ningún momento se cuenta que los atacantes eran unos 18.000, encima cansados, mientras que los defensores rondaban los 45.000. El general Miaja y la Junta de Defensa tenían a su favor una proporción de tres soldados a uno y, además, se encontraban en una posición fortificada.

De vuelta por la calle Alcalá, me encontré con varios semáforos paritarios. El hombre con pantalón y la mujer con faldita.

La izquierda, tanto Podemos como el PSOE, después de manipular los planes de estudios y dominar los centros de emisión del discurso público (universidades, cine), está modificando el espacio público para imponer su ideología. A los muchos que se resisten, como no pueden condenarles por deserción, pretenden amordazarles con una nueva ley de memoria histórica. Y ni el PP ni Ciudadanos se quieren enterar.
******************* Sección "bilingüe" ***********************
Montoro y la negación del delito
Guillermo Dupuy Libertad Digital 17 Abril 2018

Lo dije hace cuatro años, durante la primera fase del golpe de Estado en Cataluña, y lo reitero ahora: quien rehúye su obligación de hacer cumplir la ley está abocado a ocultar la existencia del delito tanto como el que lo perpetra. La versión de Rajoy sobre el 9-N constituyó tal negación de la realidad delictiva de aquel primer referéndum secesionista que no me extrañó en absoluto que los abogados de Artur Mas reclamasen, llegado el juicio, la comparecencia del presidente del Gobierno como testigo de la defensa.

Volviendo a la segunda fase del golpe, tampoco me extrañaría que los abogados de Puigdemont, Junqueras y compañía llamaran durante el juicio del 1-O al incompetente y digno ministro de Rajoy Cristóbal Montoro como testigo de su defensa. El hecho de que el ministro de Hacienda vuelva a negar este lunes en el diario El Mundo el delito de malversación de fondos públicos perpetrado por el Gobierno golpista de la Generalidad, tal y como ya hiciera el pasado 31 de agosto, no es que ponga en peligro la extradición de Puigdemont, es que desacredita los cargos contra todos los acusados por ese delito.

Con todo, la repugnante y reiterada negación de este hecho delictivo por parte de Montoro no nos debe sorprender, teniendo en cuenta la decisiva pero silenciada responsabilidad política del Gobierno de Rajoy en este golpe de Estado, no por nada inconcluso. Rajoy en ningún momento se atrevió –tampoco Albert Rivera, por cierto– a condicionar la financiación extraordinaria a la Generalidad a la renuncia pública al delictivo y carísimo prusés. Tampoco el Gobierno de Rajoy se atrevió a instar querella penal alguna contra los golpistas por sus ostentosos delitos, no sólo de desobediencia. Tampoco el Gobierno se atrevió a aplicar el 155 de la Constitución para evitar, tal y como hubiera sido lo lógico, los delitos que los golpistas con tanta antelación nos habían anunciado.

La cuestión no es qué parte del FLA haya sido destinada a pagar la consulta ilegal. La cuestión decisiva es que el FLA desde 2012 está tapando los agujeros que deja el desvío de fondos públicos de la Generalidad hacia un abierto, público e ilegal proceso secesionista. Dicho de otra forma: aunque la Generalidad acreditase que con los fondos del FLA ha pagado cosas tan legales como el pago a las farmacias, lo que queda en evidencia es que los fondos propios de la Generalidad –aquellos que deberían haber pagado la factura farmacéutica– se han destinado a otra cosa. De ahí la incomprensible estupidez de tanto periodista con los llamados "pagos finalistas" del FLA con los que el Gobierno de Rajoy incomprensiblemente les viene vendiendo la moto desde hace ya tantos años.

La cuestión decisiva e innegable es que los gastos del prusés –que, por cierto, van mucho más allá de los de los referéndums– no los han pagado de su bolsillo los golpistas, sino que proceden del contribuyente. Dado que el dinero es un bien fungible, lo mismo da política y penalmente que el FLA haya pagado directamente las urnas o que haya tapado el agujero que el pago de las urnas haya dejado en otras partidas de gasto, por ejemplo el pago de intereses o el pago a las farmacias. La cuestión es que la Administración golpista destinaba y hasta presupuestaba dinero público a su ilegal proceso de secesión y que el Gobierno de la nación no sólo no la intervino sino que la financió de forma extraordinaria con tal de evitar que los gastos del prusés la arrastraran a la quiebra y a tener ineludiblemente que intervenirla ya por razones estrictamente económicas.

Dicen que el infierno está empedrado de buenas intenciones. También lo está de inconfesables cobardías. Montoro, simplemente, niega la existencia de aquello que su Gobierno no se atrevió a impedir, con la aquiescencia –por cierto– de toda la oposición.

Desafío independentista
TV3: ahora se dan cuenta de que el bicho está descontrolado
Rubén Arranz vozpopuli.es 17 Abril 2018

El independentismo se ha movido durante los últimos meses a golpe de cliffhanger, ese recurso tan manido en la mala literatura y en el cine de baja estofa que consiste en introducir tensión en la trama y pegar volantazos constantemente para tratar de mantener la atención del espectador. En la Cataluña actual, esto se ha convertido en el pan de cada día; y esto ha sido posible gracias a la labor de la cohorte mediática de la Generalitat, tan bien alimentada con jugosas subvenciones –más o menos directas- como especialista en hacer la vista gorda con las corruptelas y contradicciones de los líderes del separatismo. Sobra decir que el altavoz que más ha contribuido a mantener ese estado de neurosis ha sido TV3, que en esta última etapa se ha especializado en fabricar falsos mitos a partir de las desventuras de los secesionistas.

Al Estado nunca se le ha dado bien poner freno a los desmanes de las televisiones autonómicas. En buena parte, porque resulta impopular (así estamos). Hace unas semanas, la EiTB vasca recurría a un ex-prófugo relacionado con ETA para ejemplificar la mala situación de los jubilados sin recursos. El Gobierno de esa región no sólo evitó reprender a los directivos del canal, sino que defendió la aparición del tipo en cuestión en uno de sus programas. Lo contrario, hubiera sido un acto de censura, vino a decir el consejero de Cultura. Ninguna autoridad española hizo nada al respecto, como tampoco actúa en los casos que se registran casi a diario en las cadenas en las que los partidos nacionalistas tienen influencia. O en las que un barón o baronesa regional utiliza ingentes recursos públicos para aferrarse a su trono.

Los partidos acordaron a finales de octubre mantener TV3 fuera del paraguas del artículo 155 y –oh, sorpresa-, esta televisión ha seguido transmitiendo a los catalanes, cada día, a cada hora, esa particular receta del soberanismo catalán que mezcla manipulación, victimismo y resentimiento. El alcance de estos mensajes se puede apreciar al observar los datos de audiencia que ha registrado esta cadena, que han sido los mejores de los últimos años. Este domingo por la noche, su director, Vicent Sanchis -biógrafo de Lluís Prenafeta, otrora tertuliano peleón y actualmente hombre irascible con quien osa cuestionar la neutralidad del medio que dirige-, entrevistó a Carles Puigdemont desde su refugio alemán. Y no se lo va usted a creer, pero la conversación fue amigable y el resultado, todo un lavado de imagen.

Tarde y mal, muy mal
Después de conocer el resultado de la entrevista, Albert Rivera ha asegurado que TV3 es el equivalente al NODO de los independentistas. Lo ha hecho como quien, 16 de abril de 2018, año 35 después del inicio de las emisiones, hubiera tenido una epifanía. Poco después, Ciudadanos proponía la reactivación de la comisión de control parlamentario de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA). Y avisaba: en caso de que los partidos soberanistas se nieguen, iniciará maniobras para que el Senado autorice al Gobierno a aplicar el artículo 155 en la radio-televisión pública autonómica. Es decir, lanzaba un mensaje al Partido Popular para que tenga en cuenta que, en caso de que sus gestiones en el Parlamento catalán no prosperen -lo que no va a ocurrir porque los independentistas lo van a impedir-, le exigirá que haga uso de su mayoría en la Cámara Alta para devolver al orden a TV3. Básicamente porque Ciudadanos, con 3 senadores, poca fuerza puede ejercer.

En este contexto de desmedido tacticismo parlamentario, resulta complicado dirimir si los portavoces de los partidos creen en lo que dicen y están dispuestos a actuar o si realmente hablan para causar daño en las filas enemigas y ganar votos. En cualquier caso, lo cierto es que en el caso de TV3 se ha reproducido el mismo guión que en otras muchas ocasiones, en las que los partidos constitucionalistas estaban obligados a atajar un problema relacionado con el independentismo y no lo hicieron por miedo a pagar peaje político. Bien por el miedo al qué dirán o bien porque las decisiones podían perjudicar sus acuerdos con formaciones bisagra, como fue CiU.

El PSOE maneja Canal Sur y manejó RTVE a su antojo, pero, por alguna razón, se negó a intervenir TV3 en una situación de excepcional gravedad por los reparos que le producía controlar un medio de comunicación. Y el Partido Popular y Ciudadanos votaron a favor. Eso ha posibilitado que los independentistas cumplan con la siguiente parte de su estrategia, que pasa por convertir las imputaciones de sus líderes en medallas de guerra y por moldear ídolos a partir del barro que les llega al cuello a las formaciones rupturistas. Una parte de Cataluña considera hoy héroes a personajes tan oscuros y timoratos como 'los Jordis', Carles Puigdemont, Marta Rovira u Oriol Junqueras. En buena parte, la responsable de esto es TV3. La que consiente que una escritora queme un ejemplar de la Constitución en directo. O la que transmite a los niños que quienes esconder las urnas el 1-O era poco menos que un divertido juego.

Desde luego, hubiera sido complicado establecer un control efectivo sobre unos medios de comunicación en cuyas redacciones el independentismo es dominante. Pero la peor estrategia era la inacción, entre otras cosas, porque hay directivos de TV3 que no deberían seguir ni un segundo más en su cargo. Ni en lo público. Ahora, Rivera anuncia su intención de rectificar. La pregunta es: ¿acaso alguien pensaba que el guión para con TV3 no se iba a desarrollar de esta forma?

Maldita España al revés

Pedro de Hoyos Periodista Digital 17 Abril 2018

Vivimos tiempos complicados. La información lo es todo, todos nos creemos los más listos, los mejores y los más informados. Para opinar contundentemente, sea de fútbol o de política. Valoramos cualquier opinión, sea cual sea, aceptamos todas las opiniones; hasta las más disparatadas pueden ser defendidas con entusiasmo y a veces solo los mejores ceden y callan… porque el otro tiene más razón o más vehemencia al defenderla. Todas las opiniones aparentan valer lo mismo. Y opiniones tenemos todos una. O más. Con información o sin ella, con verdad o sin ella. ¿Es cierto que todas las opiniones valen igual? ¿Hay que defender el derecho a opinar de cualquiera, solo porque la expresa?

La postverdad. Malditos tiempos en que la postverdad se impone a la verdad. Maldita España en la que cualquier zarrapastroso con acceso a tuiter puede hacer callar a un filósofo. Maldita España en la que cuatro mozalbetes más o menos borrachos pero siempre “echaos pa’lante” quieren tener razón contra dos policías. Malditos tiempos en que los sediciosos que se saltan la ley parecen tener tanto valor como los que la defienden, maldita España en la que los mafiosos sacan a la calle a tantos seguidores como la verdad. Maldito pueblo el que se solidariza con el verdugo, el que cree que la ley es fascismo. Maldito pueblo el que calla. Porque otorga.

Complicada España. Malditos españoles. Muchos de ellos. Malditas sus ruedas de molino, malditas las opiniones personales que nos imponen como verdades absolutas. Maldita España que se deja insultar, ofender y despreciar por sus propios hijos. Malditos gobernantes carentes de honor y de arrestos legales para defenderla. Son tiempos en que defender lo obvio resulta difícil, en que se valora más tu inacción ante las ofensas graves que tu reacción, honesta, sana y legítima para defenderte.
Maldita esta España que permite que jornaleros de la mentira, profesionales de la infamia, ofendan la verdad en instituciones europeas, que la deslegitimen por los caminos de Europa con el silencio torpe de sus gobernantes; maldita España que calla y consiente el engaño, el desprecio, la tergiversación, la irrealidad. Malditos sus gobiernos que durante decenios han callado ante los desprecios, clasistas y racistas, de autoridades engreídas y engoladas a otros españoles porque hablaban castellano. Esos silencios, esos consentimientos y esos encogimientos de hombros son los polvos que ahora embarran nuestra libertad.

Malditos gobiernos, malditos españoles, maldita sociedad que calla y consiente que estén todavía en casa quienes han robado por años y años comisiones del tres por ciento, que todavía no hayan sido juzgados, maldita prensa que lo calla; maldita España que consiente políticos troleros, con másteres falsos, con becas falsas, con licenciaturas falsas, maldita prensa sectaria que antepone su verdad, su postverdad, a los graves engaños de quienes tergiversan la democracia y las libertades. Maldita prensa que engaña, manipula y saca a la calle miles de personas detrás de ideas ajenas. Maldita prensa que toma nuestras mentes por campos en barbecho de los que sacar el fruto apetecido, con desprecio de las capacidades humanas.

Maldita España que se deja engañar, que calla y traga y sigue votando como si en ello le fuera su futuro, como si eso fuera señal de libertad. Maldito pueblo español que consiente los más grandes insultos en silencio porque “eso es ser demócrata”, que vive acomplejado por su historia, por sus héroes, por su realidad. Maldito español que asume cuantas memeces oye, cuantas ofensas a la inteligencia le disparan desde la pantalla. Maldita España que se cree más libre, más guapa y más demócrata cuantos más desprecios se hace; maldita España, malditos españoles que oyen silbar el himno y callan y toleran, como si eso fuera signo de libertad, de democracia. Malditos aquellos que creen que el delincuente tiene razón, que los de Alsasua solo eran unos chavales un poco alegres, maldita España que cree que defender la democracia es saltarse la constitución, que piensan que es lícito saltarse las leyes democráticas porque tienen detrás a dos millones de individuos. Malditos españoles que creen que expulsar a unos vecinos que piensan de otra forma es democracia.

Malditos gobiernos que lo han consentido, que siguen encogiéndose de hombros. Maldita prensa que lo publicita, que lo usa, que lo promueve, que lo apoya. Maldito el presidente de la Generalitat que permite la utilización fraudulenta, sectaria y fascista de una televisión que debería ser de todos. Malditos los gobernantes pusilánimes, indecisos y acomplejados que lo apoyan.

Maldita España que cree que los ladrones son buenos, que los timadores son buenos, que los embaucadores son buenos, que los defraudadores son buenos, que las cuentas “black” son buenas, que los títulos falsos o inmerecidos son buenos. Malditos españoles que lo apoyan con su silencio.

A pesar del 155 Cataluña arde en independentismo
La política de esperar a ver lo que sucede, utilizada por el Gobierno, no da resultados
Miguel Massanet diariosigloxxi 17 Abril 2018

Tenemos la impresión de que el tema catalán no ha experimentado modificaciones perceptibles en sentido positivo y sí un aumento del empecinamiento motivado principalmente por la forma tolerante y poco efectiva con la que, el Gobierno de la nación, aplica el 155. Parece imposible que siga en esta inactividad que lleva arrastrando desde que se inició el desafío del señor Mas, sin que haya conseguido más que prolongar una situación de falta de seguridad y de gran peligrosidad a la vez que, la continuada campaña propagandista llevada a cabo por los nacionalistas en el resto de Europa, reforzada por el inoportuno e inesperado resultado de la resolución del tribunal alemán por la que se denegó la extradición de Puigdemont a España; ha vigorizado la causa separatista que encuentra un apoyo inesperado en la bofetada de los jueces alemanes a la Justicia española. Resulta poco menos que incomprensible que, a estas alturas de la segunda legislatura del señor Rajoy y, atendiendo al comportamiento claramente obstinado e irreductible de todos los actores políticos de la sublevación catalana, aparte de las actuaciones de los tribunales españoles que están cumpliendo con su deber al juzgar a todos los presuntos responsables del levantamiento catalán; en el aspecto de las esperadas acciones a cargo del ejecutivo encaminadas a impedir, por los medios que fueren, que el populacho se lance a la calle impunemente, cause destrozos y se ría de las fuerzas del orden público que, a su vez se ven impotentes al verse obligadas, debido a las instrucciones de sus mandos, a permanecer pasivos, por el temor de que el uso de la fuerza y el causar posibles heridos en la refriega sirva de excusa a los revoltosos para acusarles de actuar “ de forma desproporcionada” lo que, evidentemente, les impide realizar la labor disuasoria que tienen encomendada.

Como ya comentamos en el crónica de ayer, en este país estamos coaccionados por una interpretación excesivamente amplia y falta de los límites precisos de la libertad de manifestación y expresión, en la que se apoyan para cometer toda clase de desmanes aquellos que no dudan en ocupar las calles, para así contrarrestar con multitudes de antisistema y fanáticos del separatismo que, con sus banderas ilegales y sus panfletos en contra de España y de sus autoridades, pretenden dar una imagen, especialmente enfocada al extranjero, de que toda Cataluña arde en reclamación de su independencia cuando, la realidad y las encuestas vienen negando que sea así, de tal modo que son la mayoría los ciudadanos de Cataluña los que son contrarios a la escisión de esta autonomía de la nación española. Son las minorías las que, no obstante, tienen muy bien estudiadas sus acciones para dar la impresión de que son una mayoría los secesionistas, las que se hacen oír con más fuerza y las que se muestran más combativas en contra del cumplimiento de las leyes, del mantenimiento del orden, ,en el empleo de la demagogia y del engaño que, en muchas ocasiones, influyen en la opinión de la masa, perezosa en pensar, incapaz de analizar los pros y los contras de las opciones que se les presentan debido a que, para la mayoría de los que las integran, es un terreno que desconocen y ene el que, fácilmente, quedan embarrados en conceptos primitivos y simplistas a los que se aferran, si llegan a la conclusión de que puede sacar algo positivo si escuchan los consejos de los activistas y, a la vez, tendrán ocasión de perjudicar a los odiados “capitalistas” que, no obstante, y eso parece que no son capaces de asimilarlo, son los únicos que pueden darles trabajo y pagan sus salarios.

Resulta altamente contradictorio que, todos aquellos que salen a las calles bajo el lema de más libertad, no se den cuenta de que, si pueden salir a la calle sin que nadie se meta con ellos, les impida expresarse libremente y estén amparados por la misma Constitución de la nación es, precisamente, debido a que están gozando del privilegio de la más absoluta libertad y libre albedrío para expresar lo que piensan, sin que ello suponga, como ocurre en países como Venezuela, bajo la dictadura del señor Maduro, ( no olvidemos que es el mecenas y protector de Podemos)que todo aquel que se muestre contrario al régimen, en este caso opresor, y se atreve a manifestarse en las calles para decirlo, su destino inmediato es ser detenido y enviado a la cárcel. Curiosamente allí nadie reclama contra estos abusos porque tienen miedo de ser acallados para siempre.

Ayer, domingo, una multitud que, según la guardia urbana (no olvidemos que una gran parte de este cuerpo municipal son simpatizantes del separatismo)se calculó en unas 300.000 personas, aunque en otras fuentes valoran la asistencia en “unos miles”; en todo caso, una presencia numerosa de personas que no están de acuerdo con que, unos individuos que estuvieron impulsando la revolución en contra del Estado español, que apoyaron la promulgación de unas leyes, en el Parlamento catalán, que iban en contra de la unidad de la unidad de la nación española (aun cuando los parlamentarios habían sido advertidos severamente por el TC de que esta clase de acuerdos iban en contra de la Constitución y eran merecedores de ser sancionados), insistieron en mostrar su repudio a que se mantuvieran encarcelados a los cabecillas del levantamiento catalán y, en consecuencia, fueran acusados de delitos de rebelión, malversación de caudales, desobediencia y, algunos de ellos, prevaricación; no por sus ideas políticas sino por haberlas puesto en práctica y realizado actos que iban en contra de los mandatos constitucionales y de las prohibiciones expresas de los tribunales de Justicia, especialmente del TC, tipificados como delitos comunes por el vigente CP español.

Algo se ha despejado en esta manifestación que tuvo lugar en Barcelona, ha sido que, por fin, ha quedado meridianamente clara la postura de la escurridiza alcaldesa de la ciudad de Barcelona, que siempre se había procurado mostrar equívoca respecto a su simpatía por los separatistas, sin que nunca se hubiera involucrado directamente en una postura que se la pudiera relacionar directamente con dichos grupos. Ayer, la señora Colau, se desmelenó acudiendo en persona a la manifestación separatista que pedía, sin ambages, que se soltara y librase de la cárcel a los que se han considerado los responsables de la convocatoria y seguimiento del seudo referéndum del 1 O en el que, según se ha deducido de investigaciones policíacas posteriores, existía una trama perfectamente organizada en la que estaban compinchados políticos, mandos de la policía autonómica, concejales y directivos, que estuvieron actuando para favorecer que, en algunos lugares de la comunidad catalana, pudieran llegar a instalarse urnas y se llegara a favorecer, incluso, la celebración de las correspondientes votaciones.

A nuestro entender han quedado fuera de la acción de los tribunales otros responsables, sobre los que deberían pesar importantes cargos como ayudantes, cómplices y propagandistas de la causa separatista que, no sólo han sido ignorados por los tribunales, sino que por quienes tenían sobre sí la responsabilidad de aplicar, en toda su amplitud y con todas sus consecuencias, el artículo 155 de la Constitución española. Se puede considerar como un verdadero escándalo el que, toda la acción del 155, se haya limitado a disolver el Parlamento catalán y destituir al presidente de la generalidad, asumiendo el Gobierno una parte de la administración de la comunidad catalana, sin que se haya aplicado en otros aspectos que han resultado ser cruciales en el hecho innegable de que la propaganda, las instrucciones a los ciudadanos, la celebración de encuentros directamente enfocados a cargar contra el Estado español e, incluso, el hecho evidente de que la señora Terribas, de Cataluña Radio, estuviera el mismo día de la celebración del referendo ilegal, indicando y dando instrucciones a los encargados de dificultar la acción de la Policia y la Guardia Civil estatales, para que acudieran a los centros de votación hacia los cuales se dirigían los cuerpos de seguridad para impedir que se celebrara la votación. Ninguno de ellos ha sido citado a declarar y todos se salieron de rositas, a pesar de que fueron una parte necesaria y fundamental para dirigir, desde las distintas TV catalanes y las radios, la logística de aquella triste jornada en la que se saltaron las leyes españoles y una parte de los mossos de escuadra se aliaron con los revoltosos. Lo peor es que dichos periodistas siguen atacando desde sus respectivos medios, la acción del Estado español.

Lo más llamativo y los que nos induce a pensar que el Gobierno sigue con su miedo a atacar de una forma más eficaz el separatismo de Cataluña (a pesar de que ya, en el País Vasco y en Navarra, se están produciendo en sus respectivos gobiernos forales, acciones, declaraciones y posicionamientos en apoyo de los catalanes que, como era de esperar, han movido al Gobierno vasco a negarse a negociar un apoyo a los PGE hasta que el 155 sea retirado de Cataluña). Esta postura equívoca y vacilante del señor Rajoy y su Gobierno, junto a una serie de problemas que han surgido en el momento menos favorable nos hace pensar que, las posibilidades de que se adopte una actitud más severa con los catalanes que se han rebelado contra la autoridad del Estado español, en lo que, con toda seguridad ha influido de forma determinante el hecho de que, el secretario general del partido socialista, señor Pedro Sánchez, haya empezado a recular en su apoyo al 155, afirmando que no está de acuerdo con la forma con la que, el Gobierno del Estado, está llevando el problema de la autonomía catalana.

Periódicos como La Vanguardia se han quitado la careta y, en ejemplar del día de la fecha, ha salido una amplia y detallada reseña de la manifestación de ayer, domingo, con todo tipo de aclaraciones, de fotografías de la muchedumbre y a dos páginas, demostrando el gran interés del periódico de los señores Godó en seguir apoyando, con todos los medios a su alcance, la causa del independentismo catalán. Por cierto, nos queda una pregunta que nos gustaría hacer a la Casa Real para que nos expliquen si es posible, el motivo de que, un señor como el actual conde de Godó, siga ostentando semejante título, si resulta ser evidente que está completamente integrado en el grupo de burgueses que se han adherido ¿o quizá fuera de los fundadores?, a los partidarios de la ruptura de Cataluña de la patria española, especialmente a este grupo de destacados defensores de la causa independentista catalana; el Rey debiera de tomarse en serio el desposeer de semejante distinción al señor Godó, debido a la evidente contradicción de que, un miembro de la nobleza española, se haya aliado con quienes desean la ruptura con España. A algunos esta postura nos huele demasiado a traición.

O así es como, señores, desde la óptica de un ciudadano de a pie, todos los españoles que residimos en la comunidad catalana, que tuvimos unos días de esperanza cuando, un numeroso grupo de verdaderos españoles salieron a las calles para protestar contra la ignominia de que unos catalanes, una minoría de ellos, se abrogase la representación de todos los que residimos en esta autonomía cuando es evidente, y las encuestas lo reafirman, que somos tan o más numerosos los que nos sentimos españoles dentro de Cataluña que los que intentan obligarnos a renunciar a nuestra calidad de ciudadanos españoles. Malos tiempos para España.

Ni rebelión ni malversación
Pablo Planas Libertad Digital 17 Abril 2018

Puigdemont y sus cuates están de enhorabuena. Los jueces Martin Probst, Matthias Hohmann y Matthias Schiemann no apreciaron el más leve atisbo de rebelión en derogar la Constitución Española y el ministro Cristóbal Montoro testifica a favor de los encartados. De la entrevista en El Mundo:

Yo no sé con qué dinero se pagaron esas urnas de los chinos del 1 de octubre, ni la manutención de Puigdemont. Pero sé que no con dinero público.

El procesamiento del Proceso está complicado. Parece que no hay caso. El Gobierno ordenó al fiscal general que pidiera la excarcelación del exconsejero de los Mozos, Joaquim Forn. El mismo Mariano Rajoy se ha congratulado de la decisión de los jueces alemanes de liberar a Puigdemont y Montoro apuntala la estrategia de la defensa golpista contra el cargo de malversación. ¿Qué puede salir bien?

"Urnas de los chinos" y "manutención de Puigdemont"... Mira que es rápido Montoro. Escuela, TV3, propaganda, infraestructuras, comisiones, embajadas, organizaciones, subvenciones, cursos, cargos, deportes, cultura y festejos. ¿De dónde habrá salido tanto dinero? Según el titular de Hacienda, el Fondo de Liquidez Autonómica, alias Fla, no ha sido. Pagan el socio capitalista de Puigdemont, un tal Matamala, y los de los supermercados y las pastas por la patria, botiguers de toda la vida.

Rajoy y Montoro se acogen al derecho a no declarar en su contra. Los socialistas pidieron la amnistía preventiva. Al menos se temían algún delito. Más por el Estatut que por la Constitución seguramente.

Dadas las circunstancias, los procesados se han subido a las barbas de los jueces Llarena y Lamela y les han cantado las cuarenta. Según las defensas, el profeta Junqueras proclamó que votar no es delito, Sànchez miró a los ojos del juez del Supremo y el major Trapero a los de la juez. Aún habrá que hacer el pasillo en la "Copa del Capullo" a los golpistas perjudicados.

Terrorismo en Alsasua y también en Cataluña

Isabel San Sebastián ABC  17 Abril 2018

En contra de lo que algunos piensan ingenuamente y otros pretenden hacernos tragar, el terrorismo no consiste únicamente en cometer atentados suicidas en nombre de Alá. Tampoco en poner bombas o pegar tiros en la nuca, como hacían los pistoleros de ETA. La palabra «terrorismo» abarca un significado mucho más complejo, más profundo, más perverso. Un significado que incluye el concepto «violencia», pero ni define ni cuantifica la forma o intensidad de la misma, siempre que se utilice con la pretensión de ganar un pulso al Estado de Derecho. Un significado que la Justicia debe rescatar estos días de la simplificación a la que ha sido sometido por parte de políticos y medios de comunicación, a veces solo irresponsables, otras, las más, interesados en alcanzar los fines sediciosos que sus cómplices violentos persiguen con sus acciones.

En la Audiencia Nacional arranca esta mañana el juicio contra ocho individuos acusados de lesiones terroristas por agredir salvajemente a dos agentes de la Guardia Civil y sus parejas en Alsasua, mientras tomaban una copa en un bar. La defensa de los imputados alega que aquella paliza no fue un acto de terrorismo, sino una pelea entre borrachos. Y en apoyo de esa versión tan falsaria como miserable acuden miles de manifestantes, convocados a tomar las calles de Pamplona por las fuerzas separatistas que han estado beneficiándose del terror etarra desde la fundación de la banda por los cachorros del PNV hace más de medio siglo. Las que gobiernan el País Vasco y Navarra tras expulsar del censo de votantes a todo el que supusiese un obstáculo para sus planes. Las recogedoras de nueces siempre prestas a justificar y amparar los «excesos» de su vanguardia armada.

Coincide el inicio de este proceso con el debate abierto en Cataluña sobre la naturaleza de los autodenominados Comités de Defensa de la República, una de cuyas dirigentes fue detenida hace unos días por orden de la Fiscalía bajo la acusación de haber perpetrado delitos terroristas. Apenas unas horas después, el juez Diego de Egea ordenaba su puesta en libertad al no ver en la conducta de los citados comités nada más que desórdenes públicos. Ya se sabe que en España tu destino depende en buena medida del juez que te toque. Y lamentablemente hoy en día abundan más los Egeas que los Llarenas, especialmente en la Audiencia creada precisamente para combatir al terrorismo.

Según el Código Penal vigente, el catálogo de finalidades terroristas comprende no solo subvertir el orden constitucional, sino suprimir o desestabilizar el funcionamiento de instituciones políticas o estructuras económicas o sociales del Estado, obligar a los poderes públicos a realizar un acto o abstenerse de hacerlo, y desde luego provocar terror en una parte de la población. La ley tipifica el delito de desórdenes públicos, el de sedición y el de rebelión como terrorismo, si se cometen por persona o personas amparadas por una organización terrorista. ¿No encajan en la definición esos grupos creados con la finalidad de defender una inexistente «república catalana», que paralizan violentamente carreteras o vías de ferrocarril estratégicas con el propósito evidente de desestabilizar el normal funcionamiento de las comunicaciones e infundir miedo en los ciudadanos? Yo diría que sí. Al igual que los agresores de Alsasua, cuya actuación criminal coincide milimétricamente con la exigencia de que la Benemérita se retire del País Vasco y de Navarra, manifestada por ETA desde los tiempos de la «alternativa KAS».

Terrorismo es tratar de poner al Estado de rodillas mediante el uso de la fuerza. Exactamente lo sucedido en Alsasua y también en Cataluña. En manos del Estado está impedir que lo consigan.

La malversación que Montoro niega: 1,6 millones en papeletas, observadores y 'spots'
El ministro de Hacienda cuestiona con sus declaraciones las pruebas aportadas que sustentaron el procesamiento por este delito de ocho acusados, entre ellos Puigdemont
Beatriz Parera elconfidencial 17 Abril 2018

Las declaraciones de Cristóbal Montoro sobre el uso de fondos públicos para la celebración del referéndum del 1-O chocan frontalmente con el informe final que la Guardia Civil entregó al juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena y que sirvió de base del procesamiento de los acusados en la causa por el 'procés'. El ministro de Hacienda ha negado en una entrevista concedida a 'El Mundo' que se utilizara dinero de las arcas del Estado para sufragar la consulta. "No con dinero público", ha asegurado tajante, desmintiendo que existan agujeros en el sistema de control del gasto que lideró desde Hacienda.

Los datos que maneja el instituto armado son, sin embargo, otros. Los agentes tenían acreditadas, a finales de febrero, partidas que superaban el millón y medio de euros. En concreto, 1.602.001,57 euros que se repartieron en cuatro grandes bloques de gasto. Entonces aún faltaban por cuantificar otras líneas económicas vinculadas a la consulta. De hecho, en previsión del hallazgo de nuevas pruebas, el magistrado mantiene abierta una pieza secreta en la que la instrucción sobre el presupuesto destinado para estos fines aún continúa. El juez del 13 de Barcelona impulsa en paralelo una investigación específica sobre esta cuestión.

Así, y pese la insistencia del ministro en que mantiene el control sobre los 35.000 millones que maneja la Generalitat intervenida, la Guardia Civil desgajó el dinero que se dedicó desde la Generalitat para alimentar la campaña de registro de catalanes en el exterior, la publicidad y difusión del referéndum, el suministro de papeletas al censo electoral y las citaciones enviadas para formar parte de las mesas de los colegios y los pagos a observadores internacionales ligados a Diplocat, el órgano de exteriores del Govern.

En base a estos indicios, el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena procesó hace unas semanas a ocho imputados. Atribuye este delito a todos los que integraban el Govern cesado tras la aplicación del 155, con Carles Puigdemont y Oriol Junqueras al frente, a los que se suman seis 'exconsellers', y reflejó en el auto que resume toda su instrucción que los acusados llevaron a cabo "una relevante disposición de fondos públicos" destinados, en su mayor parte, a la celebración del referéndum del 1 de octubre.

Las partidas de gasto
La Guardia Civil cifró el gasto más elevado en el contrato cerrado con la empresa Unipost para la impresión y distribución de papeletas, el censo electoral y las citaciones de las mesas electorales. Un total de 979.661,96 euros que la Generalitat asumió y repartió a cinco distintos departamentos, una forma de ocultar los cargos que asumieron, según el informe, Vicepresidencia, Cultura, Trabajo, Salud y Presidencia.

Los anuncios de las vías del tren que se difundieron en los días previos a la votación se llevaron otro pico. La campaña de publicidad impulsada desde la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA) se centró en dos 'spots' que costaron un total de 277.804,36 euros y que fueron financiados y gestionados por el departamento de Presidencia que dirigía Jordi Turull. El 'exconseller' remitió un correo, incluido también en el informe, en el que pide más dinero. Nada menos que una aportación extra de 3,4 millones de euros "para una campaña de contenido cívico". Este sustancioso plus fue autorizado, aunque no llegó a adjudicarse ante la negativa de las empresas adjudicatarias Focus y Carat.

La tercera partida de gasto que desgrana la Guardia Civil fue a parar a la campaña para que los catalanes no residentes en España pudieran votar: 224.835 euros. Diplocat gastó para garantizar la presencia de observadores internacionales otros 119.700 euros. Firmó un contrato con The Hague Center for Strategic Studies, cuyos "servicios prestados son realizados en el marco del asesoramiento que se pretendía de esa institución para el desarrollo del 1-O, como observadores internacionales". Diplocat realizó dos trasferencias desde sus cuentas en Bruselas a esta institución los días 21 de septiembre y 9 de octubre en concepto de "contrato de servicios".

La Guardia Civil no basa estas conclusiones en simples conjeturas sino que repasa distintas comunicaciones intervenidas, 'e-mails' y llamadas telefónicas, que sustentan la hipótesis. Por ejemplo, cita un correo enviado por el número dos de Trabajo, Josep Ginesta Vicente, a la 'exconsellera' Dolors Bassa donde se da cuenta de un acuerdo de todos los miembros del Govern para impulsar el gasto.

"Se demuestra que el Govern, mediante un acuerdo tomado por todos los miembros del mismo, aprueba el gasto y las acciones necesarias para hacer efectiva la celebración del referéndum", dicen de forma rotunda estas conclusiones, que dejan abierta la puerta a que la cantidad final engorde. Destacan, por ejemplo, que se sigue la pista a otras partidas, aunque en aquel momento aún no estaban en disposición de especificar su cuantía económica.

El foco se dirige por tanto ahora al aprovisionamiento de material electoral —"las urnas de los chinos", como lo describía Montoro—, la elaboración del censo y el montaje de las distintas páginas webs que dieron soporte a la consulta, como la de referendum.cat, la reserva de dominios y servicios de 'hosting', el registro de voluntarios para el 1-O y en la creación e instalación de un 'call center'.

TRAS LA DECLARACIÓN DEL MINISTRO
La Guardia Civil niega a Montoro: el 1-O se financió con dinero público
La Gaceta  17 Abril 2018

Montoro negó el caso y dio argumentos a la defensa de Puigdemont por malversación.

La Guardia Civil ha desmentido las afirmaciones de Cristóbal Montoro y ha asegurado que el referéndum ilegal de pasado 1 de octubre en Cataluña sí se financió con dinero público. El Instituto Armado ha trasladado esta información a la Justicia junto a unos documentos en los que se afirma que “a la vista de todo lo anteriormente expuesto se puede concluir que la campaña de civismo que el Departamento de Presidencia financia a través de un crédito solicitado al Departamento de Vicepresidencia […] con un presupuesto de 3.430.000 euros podría tratarse de la campaña del referéndum del 1 de octubre”.

“Finalmente la campaña no fue adjudicada a ninguna empresa y se declaró desierta. No obstante, esta se llevó de forma parcial”, ha sostenido la Guardia Civil, que ha señalado que la citada campaña se realizó “a través del anuncio de las vías en diversos medios tales como TV3, algunos medios de prensa escrita y digital”.

Según OKDIARIO, existe un documento que muestra la solicitud del crédito presupuestario que la Generalitat validó para asumir los costes de la campaña publicitaria. Sorprendentemente, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha negado la utilización de fondos públicos para el 1-0: “Yo no sé con qué dinero se pagaron esas urnas de los chinos del 1 de octubre, ni la manutención de Puigdemont. Pero sé que no con dinero público”.

En una entrevista para El Mundo, Montoro subrayó que ni siquiera las partidas controladas directamente por el Govern se utilizaron para la organización del referéndum, facilitando la defensa de Carles Puigdemont por el delito de malversación.

Sin embargo, la Guardia civil acompaña su informe de varios email entre Oriol Junqueras y Jordi Turull las semanas previas al 1 de octubre: “El Departamento de Presidencia a través de la Secretaría de Difusión y Atención Ciudadana, donde se incluye la Dirección General de Difusión, ha previsto dar respuesta a las necesidades comunicativas del Gobierno de la Generalitat durante el mes de septiembre de 2017”, el mes previo al referéndum ilegal. Y que entre esas acciones informativas se encuentra una “campaña de contenido cívico, que promueve los valores de la democracia, la participación, los valores de la sociedad como el bienestar social”.

«Fatxas»
Ignacio Camacho ABC 17 Abril 2018

No es sólo ignorancia. Ada Colau no sabe, ni le importa, en qué época vivió el almirante Cervera, pero sí sabe que, para sus votantes, un personaje de esa índole entra en la categoría de «fatxa». Le da igual si luchó en la guerra de Cuba, en la Civil o en la carlista: era un militar, un marino con uniforme de charreteras y luengas barbas. El arquetipo convencional de lo que el imaginario del progresismo barato entiende por una imagen rancia. Para esta gente autoconvencida de encarnar una misión social refundadora, iluminada por relámpagos de inspiración mesiánica, cualquier figura de cierta solemnidad histórica encaja en el paradigma negativo de su polaridad sectaria. A ese fundamentalismo despectivo y enfermizo hay que sumar, en el caso de Colau, el componente identitario, la conciencia supremacista catalana. Se trata de Cervera como podría tratarse de un héroe de los Tercios, del Cid, del Gran Capitán o hasta de Viriato: facha es, en esta mentalidad rupturista, toda referencia que huela remotamente al concepto de patria. De España.

En el pensamiento (?) de la extrema izquierda y del nacionalismo radical, el fascismo constituye una suerte de constante de la Historia que no cabe acotar a un simple período cronológico concreto. Fascista es cualquier elemento distinto a la ideología redentorista con la que pretenden implantar un orden nuevo. El término «facha», como sinónimo de todo lo que detestan, contiene un significado aún más abstracto y genérico, capaz de abarcar a los Reyes Católicos, a los Borbones reformadores, a Hernán Cortés, a Cánovas, a Gonzalo de Berceo, a Calderón de la Barca o a Quevedo. Para ellos es una definición ecuménica, un dicterio universal, un concepto maldito encastrado en los pliegues del tiempo y perpetuado en una saga infinita de antecedentes y herederos. Es el mismo dispositivo mental que tacha de franquista a cualquier demócrata moderno que se oponga a la hegemonía del secesionismo o trate de frenar el proceso. A la nueva «emperatriz del Paralelo» le resulta indiferente que se trate de Cervera, de Blas de Lezo, de Castaños o de Queipo. Su dogmatismo ignaro puede meter en el mismo saco réprobo a Daoiz, a O´Donnell, a Mola o a Espartero. A cualquiera de ellos le podría quitar una calle porque los condena, al margen de sus variopintas ideas, su común pertenencia al gran símbolo del Fascio por antonomasia: el Ejército. Esa milicia española a la que ya quiso expulsar de una feria municipal por decreto.

Le ha tocado a Cervera porque andaba por allí, en el nomenclátor de la Barceloneta, y había que hacerle sitio a Pepe Rubianes, ese ilustre bufón que mandaba a España a tomar… por la puerta trasera. Pero no hay sólo desconocimiento en la invectiva de la alcaldesa. Hay una intención de fondo, una mira revanchista concreta. La misma que ha convertido su mandato en un pogromo alegórico de estatuas sin cabeza.

Ni un paso al frente
Pablo Sebastián republica 17 Abril 2018

Los procesados por el golpe de Estado catalán que ahora desfilan ante el juez Llarena del Supremo para recibir la notificación de su procesamiento siguen renegando del proceso independentista que ellos organizaron y que votaron en el Parlament como cobardes que son. Sin que ninguno de los pretendidos patriotas dé un paso al frente y diga con valor y gallardía: sí, yo colaboré en el golpe de Estado catalán contra España.

Es lo mismo que ocurre en el juicio de Alsasua contra aquellos que, en esa localidad navarra, agredieron en un bar a varios agentes de la Guardia Civil y se enfrentan al presunto delito de terrorismo. Unos dicen que no estaban en el bar, otros que no hicieron nada y alguno incluso que ‘quiere’ a la Guardia Civil y que por eso los corrieron a golpes.

Y algo parecido ocurre en el juicio de los ERE de Andalucía donde Chaves y Griñán no se acuerdan de nada o no sabían nada sobre la estafa de más de 700 millones de euros. Poca cosa para los ex presidentes andaluces porque según ellos apenas sumaban 70 millones de fraude al año en Presupuestos anuales muy voluminosos.

Las togas impresionan a los presuntos delincuentes sentados ante el juez y ni siquiera los pretendidos patriotas dan un paso al frente. Unos se dieron a la fuga y el resto miente y niega la realidad que tienen ante sus narices y de la que difícilmente se podrán escapar.

El que sí ha dicho algo ante la juez Lamela de la Audiencia Nacional ha sido el mayor Trapero de los Mossos que alardeó de haberle dicho a Puigdemont que él estaba en contra del proceso.

Pero no fue eso lo que vimos en el cerco a la consejería de Economía de la Generalitat donde con el visto bueno de Trapero y sus Mossos dejaron encerrados a varios miembros de la Guardia Civil que registraban esas instalaciones por orden de un juez, o durante la jornada del referéndum 1-O que los Mossos de Trapero no sólo no impidieron como era su obligación sino que en muchos casos colaboraron con el referéndum ilegal.

Y lo mismo podemos decir de las palabras de Junqueras a su abogado (porque se negó a contestar al juez Llaneras) asegurando que en el referéndum no se había gastado ni un euro de los Presupuestos de la Generalitat, lo que tampoco es verdad como probado en informes de la Guardia Civil está.

En realidad el único que sigue presumiendo de golpista es Puigdemont en la confianza de que no será extraditado a España desde Alemania por rebelión y malversación. O ya veremos si por sedición si finalmente España decidiera ampliar la motivación de la euroorden de extradición.

Pero si finalmente Puigdemont es entregado a las autoridades españolas a partir de ese momento, ya lo verán, empezará a renegar de la Patria y de la independencia y, como hicieron otros, dirá que la Declaración Unilateral de la independencia de Cataluña solo era ‘simbólica’ y nada más.

Apología del golpismo.
Vicente A. C. M. Periodista Digital

ENTREVISTA DE TV3 A CARLES PUIGDEMONT EN BERLÍN. / COMIENZA EL DESFILE DE PROCESADOS ANTE L JUEZA LAMELA Y EL JUEZ LLARENA.

Como ya se había anunciado, Vicent Sanchís, Directo de la televisión pública en Cataluña TV3 consumó en hora de máxima audiencia lo que sin duda es un acto delictivo de apología del golpismo y malversación de fondos públicos, al realizar y emitir una entrevista al fugitivo de la Justicia, el expresidente cesado del Gobierno de la Generalidad, Carles Puigdemont. Una entrevista que se realizó en un estudio improvisado y decorado para la ocasión en un local indeterminado de Berlín, con el consiguiente despliegue de medios técnicos de iluminación, atrezo del escueto mobiliario y el desplazamiento de personal de la cadena pública. Un costo que deberá ser valorado y justificado adecuadamente para la exigencia de responsabilidades económicas además de las penales que se deriven de este delito. Y como primera acción exigible al Gobierno de España es el inmediato cese del actual Director, Vicent Sanchís y la presentación de una denuncia por la Fiscalía por un acto de apología de la rebelión. En ningún caso esta entrevista puede enmarcarse en la libertad de expresión, ni de anteponer el interés general de la información a los ciudadanos. Se trata de un acto de propaganda basura en defensa de un golpe de Estado. Y no es la primera vez que este medio público apuesta por esa línea informativa, ni que sus presentadores se involucren de forma vergonzosa.

Resulta patético el que sea precisamente el vídeo que recoge la entrevista de ayer que en TV3 aparezca como “sin derechos de emisión por internet”. La razón puede ser o bien por propia auto censura para que no se les acuse de difusión mayor de la emisión del directo, o bien porque haya sido una medida cautelar impuesta por otros, por ejemplo, por el Gobierno de España, aunque esto ultimo lo dudo. Porque el caso es que al parecer lo que sí que tuvo fue un buen dato de audiencia con algo más del 30% de cuota de pantalla. La actitud del director y entrevistador Vicent Sanchís, fue baboseante hasta la náusea, desde l primer minuto en que se dirigió al fugitivo como “President”, cuando sabe perfectamente que ya no ostenta ese título por haber sido cesado en virtud de las medidas de intervención de la autonomía aprobadas por el Senado de España. Una actitud desafiante que no puede ser de ningún modo tolerada si se quiere defender el Estado de Derecho.

EL presentador incurrió en una afirmación inexacta al dar por definitivo que de producirse la extradición a España, solo sería por el cargo de malversación. Algo que aún no ha sido decidido oficialmente por el Tribunal Superior del Estado de Scheleswig Holstein, ni tampoco recurrido ante el Tribunal de Justicia de la UE por extralimitación en la ejecución de la euroorden. El resto de la entrevista fue una autopista para que el golpista se explayase sobre sus próximos objetivos. Y lo primero que dejó claro es que “a nosotros no nos interesan nuevas elecciones” y avisó que la primera acción del nuevo Gobierno deberá ser “un plan de choque de reconducción de los efectos del 155”. Es decir, devolver al punto donde estaban antes de que fuesen cesados y apartados del Gobierno y restituir todo lo que hubiera sido anulado y eliminado por la intervención, como por ejemplo el DiploCAT y las embajadas.

Defiende la gestión del llamado Consejo de la República para que actúe en sintonía con el Gobierno de la Generalidad en el Palau. Por otro lado indica que ni él ni Toni Comín renunciarán a sus Actas de diputados y que ve muy ben que se explore lo de modificar la ley de Presidencia para permitir la vía telemática y que la investidura no obligue a que sea presencial. En resumen, ningún mensaje nuevo del que se ha venido repitiendo desde hace cinco meses. Carles Puigdemont sigue instalado en su quimera y presentando una versión distorsionada de la realidad. Y como ha dicho un representante del PSC, él es el único obstáculo para que en Cataluña pueda constituirse un Gobierno de la Generalidad.

En otro orden cosas, esta mañana se está sucediendo la comparecencia de los procesados por la jueza Carmen Lamela de la Audiencia Nacional con el exMayor Josep Lluis Trapero y la cúpula de los Mossos por una parte, y Oriol Junqueras, Jordi Cuixart y Jordi Sánchez ante el juez Pablo Llarena del Tribunal Supremo. Se trata de un mero trámite procesal obligatorio por el que los susodichos son formalmente informados de las acusaciones que se les imputan. Tras los respectivos recursos y la resolución de estos, se dará el Auto de procesamiento por firme y se entrará en la fase de enjuiciamiento. Y es entonces cuando el juez Pablo Llarena podrá dictar las medidas de inhabilitación provisionales que impidan que pueda continuar el circo de peticiones de liberación y permisos de asistencia a las sesiones parlamentarias como diputados electos. Ya va siendo hora de cortar el intento de pervertir la ley.

¡Gracias Mariano! Por haber sido tan torpe o tan inconsciente de haber propiciado que los golpistas pudiesen presentarse a unas elecciones, ser elegidos y ahora aducir la violación de sus derechos políticos de representación. Una torpeza aumentada con la no intervención de los medios propagandísticos y proindependentistas como la RAC1 y TV3, donde personajes como Vicent Sanchís y otros colaboradores usan esos medios públicos para enaltecimiento del separatismo y la difusión de mensajes independentistas malversando fondos públicos de todos los españoles para atacar a España y a su Constitución. No se trata ya de una dejación de funciones, sino de simple cobardía en el cumplimiento del deber de defender la legalidad vigente. Y si el Gobierno de España es incapaz de cesar a los responsables, lo ético es dimitir y permitir que los españoles podamos elegir a quien sí que sea capaz de defender nuestros derechos y la Constitución.

¡Que pasen un buen día!

Alsasua o el mundo al revés
Editorial EL RUGIDO DEL LEÓN elespanol 17 Abril 2018

El inicio del juicio por la paliza a dos guardias civiles y sus novias en las fiestas patronales de Alsasua (Navarra) de 2016 ha sido precedida por una campaña encaminada a victimizar a los ocho agresores imputados y presentar a los agredidos como la parte más perjudicada en una simple pelea de bar.

Con esta versión de los hechos, que secundan el entorno proetarra, el Gobierno navarro, el Gobierno vasco y Podemos, se pretende condicionar a los jueces que deben dirimir si el ataque de Alsasua fue un acto terrorista y si los acusados, para los que la Fiscalía pide penas de hasta 60 años, deben por tanto ser condenados como tales.

¿Ensañamiento judicial?
El varapalo que ha supuesto la negativa del tribunal de Schleswig-Holstein a entregar a España a Puigdemont, las condenas a raperos por delitos de enaltecimiento del terrorismo y el hecho de que siete de los acusados estén en prisión provisional desde noviembre de 2016 contribuyen a conformar un clima de opinión propicio a ver a “los muchachos de Alsasua” -como les denominan sus valedores- como las auténticas víctimas del sistema judicial de un Estado autoritario que sobreactúa. Es más, en correspondencia con esta tesis, los dos agredidos serían la coartada de un ensañamiento judicial contra los jóvenes.

Sólo a los jueces corresponde decidir, de acuerdo con las leyes vigentes y las circunstancias del caso, si los linchadores deben responder por lesiones y amenazas terroristas o por otros delitos, y si las penas que solicita el Ministerio Público son o no proporcionadas. Pero reducir este caso a una pelea entre borrachos es una ignominia sólo sostenible desde el más absoluto cinismo.

Hostigamiento premeditado
Los agentes y sus parejas fueron golpeados salvajemente por el hecho de formar parte de los cuerpos de seguridad del Estado, de acuerdo con una estrategia de hostigamiento contra guardias civiles, policías y jueces promovida por ETA y su entorno con la intención de que abandonen el País Vasco.

Los terroristas dejaron de atentar en 2011, pero el mundo abertzale no ha renunciado a esa estrategia de intimidación y acoso violento, en el que se enmarcan los sucesos de Alsasua. No sólo los asesinatos merecen el calificativo y las consecuencias penales de los actos terroristas. Y lo que no tiene un pase es pretender presentar a los agentes apaleados como verdugos; eso es un insulto a la verdad que algunos parecen estar dispuestos a defender.

Germanización de Europa
Ernesto Ladrón de Guevara  latribunadelpaisvasco.com 17 Abril 2018

Como Joaquín Costa, el regenerador del 98, opino que España tiene la solución a la descomposición que se inició en la Guerra de Independencia contra los franceses si forma parte de un proceso de construcción europea creíble y posible. Así, no.

La Europa pangermánica está tras la descomposición de España, que lleva unas décadas en caída libre desde lo alto de los acantilados de la imperofobia del mundo luterano contra el católico representado en las glorias del siglo XVI de los Austrias. Seguimos en la senda de unos prejuicios seculares de los países del centro de Europa respecto a España, a la que consideran un país más próximo a África que a la cultura occidental. Pero es que yo pienso que estamos haciendo algún mérito para que se nos vea así. Y estamos recibiendo un trato que está en consonancia con la imagen internacional que damos con el vodevil catalán, anteriormente con el euskérico y, de trasfondo, el raca-raca de la corrupción, que no cesa. Y no puede parar porque esa corrupción es consustancial al propio sistema. El sistema es corrupto y los epitomes que aparecen, como el del máster de Cifuentes, solo son la erupción que produce un cuerpo enfermo. La enfermedad se llama partitocracia, que es la que infesta el sistema.

Lo acontecido con la famosa resolución del juez alemán no es más que otra manifestación del mismo problema. No somos, como país, una expresión creíble de modernidad, de estabilidad, de compromiso con la construcción europea, ni de Estado que se precie de serlo como maquinaria de protección de derechos y libertades. Porque para serlo el Estado debe tener instrumentos que los garanticen más allá del sistema judicial, o más bien de unos jueces comprometidos con su función esencial para la pervivencia del Estado de derecho, como es el juez Llarena.

Por ejemplo, el Gobierno, en la crisis de Cataluña es un ejemplo de falta de determinación, de compendio de complejos y de miedos por una situación de debilidad y de contingencia. Pero no es una cuestión circunstancial, de ahora; viene de atrás, de cuando Rajoy tenía mayoría absoluta, incapaz de ejercer un liderazgo, porque no es líder, simplemente se limita a detentar el poder administrativo, no el político, abandonando a sus electores.

¿Cuándo ha hecho Rajoy el más mínimo gesto de ejercer algo consustancial con la política, que es la pedagogía, la ejemplaridad, la acción de comunicación y representación en las instancias internacionales de lo que es España, de sus valores, de su forma institucional de gobierno y de las libertades y derechos que los ciudadanos tienen en virtud de la Constitución? Si lo hubiera hecho, si hubiera ejercido su papel de interlocutor entre los ciudadanos españoles de bien, que cumplimos nuestras obligaciones, y el resto del concierto de naciones, el problema catalán estaría encauzado y tendríamos el respaldo y amparo del conjunto de Europa. Pero no es así, y nos tratan de la misma manera que aparentamos, es decir como al tonto del pueblo o al mísero que solicita una limosna en una esquina de cualquier ciudad. Según sea la imagen pública que damos se nos trata. Y no tenemos la imagen internacional que los sufridos ciudadanos de este país merecen. Porque no hacemos nada para lograr una buena imagen. Tenemos al enemigo dentro.

Pero hay más razones de fondo, difíciles de desentrañar porque forman parte de la parte oculta de las cosas. Nada sucede por casualidad.

La ideología mundialista de la Orden de los Iluminados lleva, hace tiempo, practicando el “divide y vencerás”, que es parte sustancial del fomento de los nacionalismos locales y de aniquilación de los tradicionales Estados-Nación, que conlleva la provocación de tensiones desestabilizadoras, tanto dentro de esos Estados como entre ellos.

La teoría geopolítica de McKinder, asumida por Hausshofer para Hitler y Semianov para Stalin predicaba que Alemania era el centro de gravitación geopolítica del mundo y esencial para su dominio. Fue la causa de que en Yalta se lo repartieran los americanos y los soviéticos, cuyos excesos totalitarios, superiores a los hitlerianos, se silenciaron al convertirse en aliado triunfador.

Hoy Europa sigue siendo víctima de la voracidad de empresas multinacionales que tienen más poder fáctico que los propios Estados. Y solamente aquellas naciones suficientemente fuertes como Alemania y Francia, y, por supuesto el Reino Unido, son capaces de resistir los embates desestabilizadores provocados para repartirse los despojos una vez despedazados aquellos Estados en decadencia, como es España. Más aún si estos Estados están gobernados por gentes sin prestigio ni capacidad para ejercer con generosidad y liderazgo su función.

Sucedió en los Balcanes y en las repúblicas periféricas de la desaparecida Unión Soviética. Los USA y su provincia europea, hoy la bamboleante Unión Europea, han estado y siguen detrás del descuartizamiento balcánico y de las atrocidades que lo han jalonado. No nos olvidemos que nos puede ocurrir lo mismo. Si al IV Reich alemán le interesa satelizar los países del Mediterráneo lo hará, sin necesidad de que aparezca un nuevo Hitler ni que los Panzer transiten por las arterias de los países colonizados. Porque la Unión Europea se construyó, no lo olvidemos, para articular una supuesta unidad, que no lo es porque Alemania constituye el eje alrededor del cual giran todos los demás países; y ni tan siquiera Francia tiene el peso que se le supone en la adopción de decisiones reales en las políticas que actualmente rigen nuestro destino. Y una España dividida, fragmentada, es clave en esa dirección y con ese propósito. Nada sucede por casualidad.

¿Es el conglomerado Mas-Puigdemont, Ortúzar-Urkullu, y demás periostio, junto a Rajoy-Sánchez-Ribera, parte constitutiva de esa estrategia?

No lo sé, pero nada sucede por casualidad.

En una entrevista en la revista “Chispas” de Unificación Comunista de España, (2006), al filósofo Gustavo Bueno, recientemente fallecido, preveía lo que se está cumpliendo. Decía lo siguiente: «Es probable que Francia y Alemania estén dispuestas a hacer lo posible para que Cataluña sea una nación independiente dentro de la UE» Y afirmaba que «En cuanto a los ataques externos, yo creo que el principal es el islam. Según los últimos estudios se calcula que más de un tercio de los musulmanes, es decir alrededor de 400 millones de personas, son partidarios o simpatizantes, a distintos niveles, de la «yihadd». Lo cual es algo serio, porque ya no se trata de unas minorías ungidas, cultas y elitistas sino de una masa importante de gente que contribuye principalmente a través de las limosnas recogidas en las mezquitas y a través de las cuales se sufraga las actividades de la «yihadd» en todo el mundo. Y luego está Europa. Con respecto a la cual pienso, aunque no creo en ninguna teoría conspiratoria, pero sí me parece muy probable que las posiciones de Francia y Alemania estén dispuestas a hacer lo posible para que Cataluña sea una región o una nación independiente dentro de la Unión Europea, por ejemplo. En ese sentido ahora hay unos ataques más o menos velados en el sentido de favorecer excesivamente a Cataluña –y al País Vasco más seguramente–. Lo que se ve claramente por ejemplo en Frankfurt, las cátedras de catalán que hay allí, toda la creación en Alemania de grupos culturales que van en esta dirección y que por ahí se empieza»

Poco me queda a mí por añadir. El sabio Gustavo Bueno dio en el clavo. La realidad ha dejado al descubierto su predicción. Si hoy viviera lamentaría haber tenido razón en su pronóstico.

Pero es más. A. Lozano, el entrevistador, añadía el siguiente comentario: « […] por ejemplo, en el Parlamento europeo existe un grupo que se llama Alianza Libre Europea, capitaneado por Los Verdes alemanes y en el que participan los eurodiputados del PNV, ERC, BNG, &c., y con el que trabajan todos los grupos europeos en defensa de las lenguas minoritarias, de las minorías étnicas, de las «naciones sin Estado»,... y cuya financiación principal procede directamente del Ministerio del Interior alemán. Y esto no son teorías conspiratorias, sino hechos palpables y demostrados,...» Porque, lo que no se dice es que la burguesía alemana siempre ha acariciado la Europa de los Pueblos, que tan reincidentemente ha propuesto el PNV, y que es la manera más efectiva de colonizar y germanizar a la actual Europa occidental para crear los estados pangermánicos y distribuir el poder económico a conveniencia.

Gustavo Bueno lo describía con precisión milimétrica en el ejemplo que ponía en el contexto de la entrevista: « […]Y entiendo que el proceso de la Unión política europea lo facilita más que otra cosa. Y lo que ha ocurrido en la última Cumbre, con la que nos va a caer encima ya se ve que es así. Ahora nos van a machacar completamente con los famosos fondos estructurales y de cohesión y a ver que va a pasar aquí. Por ejemplo, en Asturias está la gente alarmadísima. Porque aquí ya con Maastrich la partieron por la mitad, con el carbón, la siderurgia, la leche,... y es una sociedad que prácticamente vive de las jubilaciones. Sólo en la minería hemos pasado de 40.000 a 3.000 mineros. Y el resto viviendo con 40 años o menos de las prejubilaciones, ellos y sus hijos. Jubilaciones que mueven un flujo de dinero muy considerable que por el momento permiten disimular la realidad. Pero ya veremos qué ocurre cuando todo esto empiece a acabarse o a recortarse»

Y es que, como Gustavo Bueno, yo creo que el problema de España no es tanto la unidad de España sino la identidad española, porque los gobernantes sucesivos en su sumiso seguidismo al poder central europeo, han diluido la identidad cultural española, entre la que está la lengua, y con ello han socavado la argamasa que ligaba la unidad del conjunto de los españoles, hasta el punto de que hoy no sabemos lo que somos. Somos pasto fácil para las estrategias que nos llevarán a una nueva forma de esclavitud.

Y lo malo de todo esto es que esa conciencia de que existe un peligro real para nuestros hijos y nietos se ha disipado. Somos borregos en un rebaño al que llevan al matadero.

OKDIARIO habla con los propietarios
Atacan el camping que acogió a la Guardia Civil tras el 1-O: “Destrozaron todo a 300 metros a la redonda”
Borja Jiménez okdiario 17 Abril 2018

El camping Illa Mateua de l’Escala (de la gerundense localidad de Alt Empordà) alojó a decenas de agentes de la Guardia Civil desplegados en Cataluña a raíz del 1-O. Ahí permanecieron, haciendo rotaciones quincenales, desde 24 de octubre hasta el 29 de diciembre. Este mes, semanas después, el negocio ha sufrido un ataque de los CDR como represalia por aquel gesto con la Benemérita.

OKDIARIO ha hablado con Eva, propietaria junto a su marido (ex del PDeCAT) del citado negocio, que nos ha explicado que “nos pintaron el camping, lanzaron 2.000 octavillas y colgaron pancartas con el camping lleno”.

“A unos 300 metros de perímetro de nuestro camping, pintaron todo. Luego, hicieron papeletas haciendo mala propaganda del camping, que repartieron por todo el pueblo. Recogimos en total unas 2.000 papeletas“, comienza exponiendo Eva, que se lamenta de que todo haya sido simplemente por “acoger a los Guardias Civiles”.

“A las seis y media de la mañana nos avisó un vecino que salía a pasear al perro y que se dio cuenta de que nos habían pintado las paredes“, relata Eva. Fue entonces cuando “salió mi marido, vio lo que habían hecho, y empezó a despegar los carteles que habían puesto con cola (…) junto a los de mantenimiento, que llegaron a las 7 de la mañana; además tuvo que venir otro trabajador con disolvente para limpiar las puertas, que estaban todas pintadas”. Estuvieron dos horas recogiendo octavillas y, según explica Eva, había cerca de 2.000. “Más o menos hasta las 9 no logramos que estuviera todo silenciado”, recuerda.

Sin embargo, tampoco el proceso de limpieza quedó exento de polémica, toda vez que, cuando la pareja propietaria del negocio se dispuso a recoger y limpiar el desastre, se encontraron a vecinos de todo tipo, aquellos que les apoyaban, y aquellos que lo aplaudían. “Nos encontramos gente cuando estábamos recogiendo papeletas que nos decía que vaya ‘putada’, que vaya maneras de perder el tiempo y molestar, pero también nos encontramos gente que le decía a mi marido que, si esperaba que esto (el acoger a la Guardia Civil) iba a ser gratis, que ya se lo había encontrado”, recuerda.

Ni llamaron a Mossos
Vistos los precedentes de aparente imparcialidad que existe en el cuerpo policial autonómico catalán, los propietarios del camping Illa Mateua de l’Escala optaron directamente por llamar a la Guardia Civil, obviando así a los Mossos.

“Personalemente, yo me he encontrado con algún mosso que me ha dicho que no iba a venir más por esto. Y, claro, cuando ves esa imparcialidad piensas que es mejor no meter a nadie y ya está”, recuerda Eva.

Represalias
Preguntados sobre si se esperaban algún tipo de represalia, nos recuerda Eva que no es la primera vez que les sucede. Ya en el mismo mes de octubre, los separatistas hicieron ruido a altas horas de la madrugada con cacerolas y petardos, al tiempo que gritaban consignas contra los efectivos de la Benemérita como “¡Fuera!”, mientras estaban alojados en el camping.

“Mi marido tuvo que dimitir del PDeCAT”
De hecho, unos pocos meses antes, Eva y su marido organizaron en el mismo negocio una exhibición, en la parte de atrás del camping, en la que la Guardia Civil simulaba una llegada a la costa. “Nos pusieron a parir por todos sitios, y eso que mi marido era regidor del PDeCAT“. Lamentablemente, tal y como nos cuenta su mujer, “tuvo que dimitir porque se lo comían”.

Cuestionados sobre si, antes de acoger a la Guardia Civil, valoraron la posibilidad de que llegaran más represalias, Eva explica que sí: “Éramos conscientes de que iba a hacer daño, de que iba a haber gente a la que no le iba a gustar y sabíamos que algo pasaría”. De hecho, según explica a OKDIARIO, recibieron bastantes amenazas por todas las vías posibles (teléfono, mail, redes sociales…). “Nos machacaron bastante pero no ha sido hasta ahora cuando hemos empezado a denunciarlo todo”, afirma.

Colau, la izquierda ridícula
Cristina Losada Libertad Digital 17 Abril 2018

El Ayuntamiento de Barcelona le ha quitado a una calle el nombre del almirante Cervera y le ha puesto el del cómico Rubianes. Es normal: de Cervera no sabían nada, mientras que de Rubianes saben muy bien que mandó a cagar a la "puta España" en un plató de TV3. Y es notorio: la alcaldesa Colau se puede sentir mucho más cerca de la hazaña de Rubianes en la tele nacionalista que de la gesta que protagonizó el almirante en la guerra de Cuba frente a la flota estadounidense. No sólo porque le resulte más próxima una gracieta grosera que una batalla naval. También por la proximidad de fondo. A fin de cuentas, Rubianes hizo a su manera, que era el chiste zafio, lo mismo que hace ella a su modo de mosquita muerta activista: servir a los nacionalistas y separatistas.

El acto revolucionario del cambio de placas, que se hizo con la solemne falta de solemnidad de la gente que va de gente plebeya, ha levantado polémica por haber dicho allí Colau que don Pascual Cervera y Topete era un "facha". Como el fascismo aún no se había inventado en la época en que vivió el almirante, se le reprocha a la alcaldesa su falta de conocimientos y cultura, olvidándose que el término facha ya no tiene en España una relación con su significado político original. Facha es cualquiera que alguien dice que es "facha". Para Colau, que debe de saber del Ejército español del XIX lo mismo que de física nuclear, un militar español tiene que ser facha por definición. Vayan a decirle que era un liberal, que venía a ser la izquierda de entonces, que le resbalará. Lo suyo es la brocha gorda.

A mí, sin embargo, lo que me dejó pasmada es que Colau se marcara un discursito sobre los artistas y dijera que "la gente que decide ser artista demuestra que se pueden hacer cosas bonitas, que se puede hacer reír, que el mundo puede ser un lugar mucho mejor". ¿Cosas bonitas? ¿Hacer reír? ¿Un mundo mucho mejor? Todo eso suena a fiesta en el jardín de infancia con payasos, pero sería ofensivo para los niños decir que es algo pueril. Pueril, no. Es simplemente espantoso. Espantoso en lo que revela de ignorancia sobre el arte y los artistas, por el vacío cultural que muestra. No porque dejara inacabados sus estudios de Filosofía, cosa que en el acto maquilló diciendo que tanto ella como Rubianes la estudiaron "y teníamos claro que no íbamos a ser filósofos". No es por no terminar: es por no empezar.

La peculiaridad de esta gente de la izquierda reciente no es que llame facha –o criminal– a todo el mundo. Es que combina el insulto más bestia con la cursilería más ridícula. Es que pasa del matonismo a la ñoñez en cuanto se pone a formular su visión de la sociedad y del mundo. Es que cuando se suelta dice que los artistas quieren hacer "cosas bonitas". Es que cuando se siente emocionada canta "La Estaca" cogidita de la mano. Es que llora como madalenas (así lo escribió una vez Iglesias Turrión) cuando se manifiesta por la libertad de los cabecillas del golpe separatista en prisión provisional. Porque lo ridículo no quita lo servil. De ahí la servil ridiculez de quitar el nombre del almirante Cervera de una calle para ponérsela a quien dijo "puta España" para regocijo de quienes no admiten ni groserías ni bromas con Catalunya. En política, el servilismo une mucho.

EL AGRAVIO NAVARRO
Alsasua, ¿cuántos políticos irán a la manifestación de apoyo a las víctimas?
Marcial Martelo esdiario 17 Abril 2018

El cuatripartito navarro se ha volcado en auxilio de los agresores de Alsasua, y con él miles de vecinos en una manifestación que ahora tendrá una humilde réplica en favor de las víctimas.

Pese a vivir en una época tan propicia para sufrir a diario ataques de vergüenza ajena, es difícil imaginar algo que pueda causar más bochorno que la visión del gobierno navarro apoyando el sábado a los agresores de dos guardias civiles y sus novias en un bar de Alsasua.

Allí estaba la alegre muchachada de Bildu, Geroa Bai, Ezquerra-Izquierda y, cómo no, los monaguillos habituales de Podemos, testimoniando una vez más la miseria moral de esa extrema-izquierda totalitaria que no desaprovecha ninguna ocasión para retratarse con los verdugos y despreciar a las víctimas.

Pero ningún desfile tribal, por numerosos que sean los alienados que marchen, puede hacer olvidar lo que ocurrió en Alsasua: cuatro personas, dos mujeres y dos hombres, fueron apaleados por una manada de cobardes, por un grupo de fanáticos enloquecidos, que tocaron a degüello cuando identificaron a los hombres como miembros de la Benemérita.

La jauría
Los detenidos son ocho, aunque según parece fueron muchos más los valientes gudaris que metían la pierna para rematar a los caídos y apuntarse a la gloria de tanta hazaña. Los dos guardias civiles y sus parejas acabaron la noche en el hospital, alguno con el cuerpo malherido y todos con la cabeza inundada por aullidos de odio. Es difícil imaginar lo que puede sentirse cuando te ves rodeado por una jauría sin control que te amenaza a gritos, mientras te cae encima un alud de puñetazos y patadas.

El cuatripartito navarro no desaprovecha ninguna ocasión para retratarse con los verdugos y despreciar a las víctimas
Las instituciones navarras jamás tuvieron con estas cuatro víctimas un gesto de apoyo, ni un atisbo de piedad. Tampoco ningún colectivo feminista de Navarra se solidarizó con las dos mujeres golpeadas. Pero el sábado pasado miles de personas salieron a la calle para proclamar su apoyo a los agresores y asegurar que lo sucedido era una simple pelea de bar.

Al frente de ellas, los líderes del cuatripartito navarro. De Bildu y sus secuaces, lo extraordinario sería que hubiese sido otra la reacción, pero ¿qué piensa Pablo Iglesias, futuro candidato a la Presidencia del Gobierno de España, de sus camaradas navarros?

¿Y los votantes de Podemos?
O, más bien, ¿qué piensan los votantes de Podemos en el resto de España sobre que sus representantes allí arriba caminen sonrientes del brazo de quienes convierten el linchamiento de unos guardias civiles y sus parejas en una inocente riña de colegio?

Mañana se ha convocado otra manifestación, esta vez en Alsasua y en defensa de los agredidos. Veremos cuántas personas se congregan allí para apoyar a las víctimas. Es más, veremos cuántos políticos de aquí dan la cara y se enfrentan a sus colegas de allí, que el sábado jaleaban a los salvajes.

Serán pocos, unos y otros. Pero nos queda el consuelo de que, al menos, a estos les asistirá la razón y la decencia. A los del sábado en Pamplona sólo les quedará su odio y nuestra náusea.

LA INVESTIGACIÓN FUE ARCHIVADA
La UPV nunca entregó al juez las actas de 76 etarras matriculados para lograr beneficios penitenciarios
Segundo Sanz okdiario 17 Abril 2018

La Universidad del País Vasco (UPV) nunca entregó a la Guardia Civil las actas de los exámenes que supuestamente realizaron 76 presos etarras para superar la Selectividad o acceder a la formación universitaria a través del curso de acceso para mayores de 25 años. Este asunto, que recayó en la titular del Juzgado Central de Instrucción número 3 de la Audiencia Nacional, Carmen Lamela, fue archivado sin que dicha documentación fuese aportada por la UPV a las pesquisas efectuadas por el Instituto Armado, según informaron a OKDIARIO fuentes conocedoras de la investigación.

Fue el Colectivo de Víctimas del Terrorismo (Covite), presidido por Consuelo Ordóñez -hermana del dirigente del PP de Guipúzcoa Gregorio Ordóñez asesinado por ETA en 1995-, el que llevó este caso a la Audiencia Nacional. En un primer momento de la instrucción, el juez Juan Pablo González admitió a trámite la denuncia, con el informe favorable de la Fiscalía, al considerar que los hechos podrían ser constitutivos de un supuesto delito de terrorismo y otro de uso de documento falso.

El magistrado se dirigió en noviembre de 2015 a la Universidad del País Vasco (UPV) y a la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) de Bergara (Guipúzcoa) para que aportaran los certificados “firmados y sellados por el tribunal colegiado” que presentaron los presos etarras para hacer el examen de Selectividad o acceder a la formación universitaria a través del curso de acceso para mayores de 25 años. Así, González requirió las actas de exámenes y solicitó al Ministerio de Educación, Cultura y Deportes -al no estar transferida esta competencia- que enviase los certificados de los denunciados. Junto a ello, el juez instó a la Guardia Civil a emitir un informe sobre la falsedad de estos datos y la pertenencia al ‘frente de cárceles’ de ETA de estos etarras.

En sus pesquisas, la Guardia Civil se dirigió a dichas universidades para que le facilitaran las actas de tales evaluaciones fraudulentas, pero éstas se limitaron a comunicar las inscripciones de matriculación. Y nunca se ha vuelto a indagar en este asunto que compromete, además, al Ministerio del Interior en tanto afecta a Instituciones Penitenciarias pues estos presos esgrimieron que estaban cursando estudios universitarios para acceder a beneficios en el cumplimiento de sus penas.

En su denuncia, Covite, que había tenido acceso a registros electrónicos, aseguró que los documentos “habían sido falseados, por ejemplo, utilizando DNI con números correlativos, duplicando los números de identificación o estableciendo que cursaron los exámenes de acceso hasta diez años después de haber comenzado los estudios”. En otros casos “ni siquiera constaban las vías de acceso”.

Entre los etarras que podrían haberse beneficiado se encuentran Iñaki de Juana Chaos, Inés del Río, Francisco Múgica Garmendia, alias ‘Pakito’, o Domingo Troitiño. También figura el dirigente de Sortu Joxean Agirre Agirre, quien “supuestamente obtuvo la carrera de Sociología pese a que realizó la Selectividad en 2001, más de diez años después de iniciar sus estudios universitarios (1988)”; Ramón Aldasoro Magunacelaia; Imanol Haranburu Carrera; José Antonio López Ruiz, alias ‘Kubati’; e Iñaki Arakama Mendia, alias ‘Macario’.

Así mismo, fueron denunciados Juan Luis Aguirre Lete; Cándido Aspiazu; Dolores Gorostiaga; Juan Lorenzo Lasa Mitxelena; Valentín Lasarte; Idoia López Riaño, ‘la Tigresa’ y Jon Igor Solana Matarran.

El modus operandi del ‘frente de cárceles’ de ETA era movilizarse para que estos presos fueran matriculados en dichas universidades con el fin de acogerse a beneficios penitenciarios.

“Falsedades documentales”
Tras la sustitución de González por la juez Carmen Lamela, la instructora archivó el caso inicialmente en diciembre de 2015 al entender que a pesar de que el colectivo de presos de ETA haya sido considerado “un frente de lucha” de la organización terrorista, las falsedades documentales que se denunciaban “no pueden entenderse cometidas con ninguno de los fines o medios” que el Código Penal atribuye a los delitos de terrorismo. Por ello, se pronunció a favor de remitir la causa al Juzgado de Instrucción número 9 de Valencia, del que partieron las actuaciones.

Después de ello, la Sección Cuarta de la Sala de lo Penal enmendó la plana a Lamela y le instó a reabrir el caso en tanto los hechos archivados podían constituir un delito de terrorismo cometido no tanto por los internos que se beneficiaron de los recortes de penas, sino por “aquellas personas que les hubieran facilitado tales documentos”.

Los magistrados Ángela Murillo, Carmen Paloma González y Juan Francisco Martel señalaron que estos títulos falsos contribuyeron, de forma fraudulenta, a la puesta en libertad anticipada de condenados por pertenencia a la organización terrorista. “Se aprecian indicios de que puede haber existido una práctica concertada en la facilitación de los certificados y que ésta se realizó desde fuera de las instituciones penitenciarias con la finalidad de colaborar con ETA”, subrayaron los tres jueces. Sin embargo, la investigación reactivada por Lamela fue diluyéndose hasta quedar en nada.

Sin miedo y a cara descubierta
La mujer de 67 años agredida por un separatista: “No puedo mover el brazo pero volveré a quitar lazos”
Raquel Tejero okdiario 17 Abril 2018

Carmen fue agredida durante la noche del sábado cuando se disponía a retirar lazos amarillos de la vía pública en un barrio de Barcelona. “Me llevé la peor parte y eso que soy la más mayor”, reconoce la agredida de 67 años en la entrevista concedida a OKDIARIO. Lo hace con valentía, a cara descubierta porque dice no tener miedo a descubrir su identidad. Pese a que fue arrojada al suelo tres veces, la mujer asegura que aunque no puede “mover el brazo”, volverá a “limpiar las calles de Cataluña de lazos amarillos”.

“Estábamos quitando lazos amarillos y vinieron dos hombres y nos increparon”, asegura. Los independentistas desaparecieron y fue en ese momento cuando llamaron a los Mossos d’Esquadra. Tras avisarles de lo ocurrido, los policías catalanes tomaron nota y prosiguieron su marcha. “Dos minutos después salió un señor a por nosotros. Intentaba pararlo para que no fuese a por ellos”, cuenta recordando que el agresor le “cogió del brazo, empujó y me tiró al suelo hasta tres veces”.

Carmen pertenece a una de las ‘brigadas de limpieza’ que retiran propaganda separatista: “Nosotros estamos limpiando Cataluña de toda estar porquería”, asevera. “Los independentistas usan las grúas de los ayuntamientos para colgar cosas de las farolas y nosotros tenemos que salir por la noche y siempre pensando que nos puedes pasar esto”, se queja.

Tras la agresión, la mujer ha tenido que acudir en dos ocasiones a urgencias: la primera tras la disputa y la segunda, por sufrir fuertes dolores. “Me di un golpe en la ceja, tengo el brazo y la rodilla muy fastidiados, y cuando me visto veo las estrellas“, asegura.

“Cuando salimos a limpiar salimos pensando en que esto va a pasar porque no es la primera vez”, afirma contando que en otra ocasión le amenazaron con que le “iban a reventar la cabeza”.

“Cada día hay más españoles que dan la cara y no tienen miedo a decir que son españoles”, reivindica la agredida.

“El Gobierno ha cedido demasiado”
Carmen culpa al Gobierno actual y a los anteriores de haber “cedido ante el independentismo”. “No es normal que tenemos que estar recogiendo firmas para que se den clases de español en las escuelas”, se queja. “Aquí en Cataluña no hay presos políticos, hay golpistas y están libres”, añade.

Además, critica la suave aplicación del 155: “Le pido al Gobierno de España que si no intervienen la autonomía, que lo hagan con la sanidad y la educación“, “No quiero que mis nietos cuando se reúnan con los que tengo en Andalucía, cuenten una Historia distinta a ellos”, se queja.

Recortes de Prensa   Página Inicial